COMENTARIO DE TEXTO 1:

Document Sample
COMENTARIO DE TEXTO 1: Powered By Docstoc
					COMENTARIO DE TEXTO 1:
Fragmento de San Manuel Bueno, mártir.
Miguel de Unamuno. Resumen,
organización de ideas (esquema), tema y
comentario crítico del contenido: “Y ahora,
al escribir esta memoria, esta confesión
íntima…”.

INTRODUCCIÓN:

No hay un comentario único y que los enfoques y perspectivas pueden
ser múltiples e igualmente válidos. Lo importante es que las ideas
expuestas guarden relación con el contenido del texto escogido y sean
expuestas de forma razonada a lo largo del comentario. La selección de
enfoques y temas tratados dependerán del fragmento concreto que se
seleccione del texto y nos sea propuesto para el comentario en el
examen. Esa orientación concreta es la que vamos a tratar de
comprender a continuación.

FRAGMENTO DE SAN MANUEL BUENO, MÁRTIR:

Y ahora, al escribir esta memoria, esta confesión íntima de
mi experiencia de la unidad ajena, creo que Don Manuel
Bueno, que mi san Manuel y que mi hermano se murieron
creyendo no creer lo que más nos interesa, pero sin creer
creerlo, creyéndolo en una desolación activa y resignada.
Pero ¿por qué –me he preguntado muchas veces- no trató
Don Manuel de convertir a mi hermano también con un
engaño, con una mentira, fingiéndose creyente sin serlo? Y
he comprendido que fue porque comprendió que no le
engañaría, que para con él no le serviría el engaño, que sólo
con la verdad, con su verdad, le convertiría: que no habría
conseguido nada si hubiese pretendido representar para con
él una comedia –tragedia más bien-, la que representaba
para salvar al pueblo. Y así le ganó, en efecto, para su
piadoso fraude: así le ganó con la verdad de muerte a la
razón de vida. Y así me ganó con la verdad de muerte a la
razón de vida. Y así me ganó a mí, que nunca dejé
transparentar a los otros su divino, su santísimo juego. Y es
que creía y creo que Dios Nuestro Señor, por no sé que
sagradas y no escudriñados designios, les hizo creerse
incrédulos. Y que acaso en el acabamiento de su tránsito se
les cayó la venda ¿Y yo, creo?

Y al escribir esto ahora, aquí, en mi vieja casa materna, a
mis más de cincuenta años, cuando empiezan a blanquear
con mi cabeza mis recuerdos, está nevando, nevando sobre
el lago, nevando sobre la montaña, nevando sobre las
memorias de mi padre, el forastero; de mi madre, de mi
hermano Lázaro, de mi pueblo, de mi san Manuel, y también
sobre la memoria del pobre Blasillo, y que él me ampare
desde el cielo. Y esta nieve borra esquinas y borra sombras,
pues hasta de noche la nieve alumbra. Y yo no sé lo que es
verdad y lo que es mentira, ni lo que vi y lo que soñé –o
mejor lo que soñé y lo que sólo vi-, ni lo que supe ni lo que
creí. No sé si estoy traspasando a este papel, tan blanco
como la nieve, mi conciencia que en él se ha de quedar,
quedándome yo sin ella. ¿Para qué tenerla ya…? ¿Es que
pueden pasar estas cosas? ¿Es que todo esto es más que un
sueño soñado dentro de otro sueño? ¿Seré yo, Ángela
Carballino, hoy cincuentona, la única persona que en esta
aldea se ve acometida de estos pensamientos extraños para
los demás? ¿Y estos, los otros, los que me rodean, creen?
¿Qué es eso de creer? Por lo menos, viven. Y ahora creen en
san Manuel Bueno, mártir, que sin esperar inmortalidad les
mantuvo en la esperanza de ella [...].

Al llegar la última Semana de Pasión que con nosotros, en
nuestro mundo, en nuestra aldea celebró don Manuel, el
pueblo todo presintió el fin de la tragedia. Y cómo sonó
entonces aquel “Dios mío, Dios mío!, por qué me has
abandonado?”, el último que en público sollozó don Manuel.
Y cuando dijo lo del Divino Maestro al buen bandolero –
“todos los bandoleros son buenos”, solía decir don Manuel-
aquello de “Mañana estarás conmigo en el paraíso”. Y la
última comunión general que repartió nuestro santo!
Cuando llegó a dársela a mi hermano, esta vez, con mano
segura, después del litúrgico… in vitam aeternam, se le
inclinó al oído y le dijo: “No hay más vida eterna que ésta…
que la sueñen eterna…, eterna de unos pocos años…” Y
cuando me la dio a mí, me dijo: “Reza, hija mía, reza por
nosotros”. Y luego, algo tan extraordinario que lo llevo en el
corazón como el más grande misterio, y fue que me dijo con
voz que parecía de otro mundo: “…y reza también por
Nuestro Señor Jesucristo…”.

RESUMEN:

La narradora empieza afirmando su fe en que don Manuel y Lázaro
murieron creyendo no creer. Reflexiona que el no tratar de engañar don
Manuel a Lázaro fue su estrategia para convertirlo a su fe particular.
Dios les hizo creerse incrédulos y quizás lo descubrieran al morir.
Después reflexiona sobre sí misma, con más de 50 años, el tiempo
desdibuja los recuerdos como la nieve en el paisaje. Ya no sabe
exactamente qué creer, ni siquiera en los recuerdos ni los hechos
porque pueden ser sólo un sueño. Tampoco sabe si sólo ella se
atormenta con estos pensamientos, si los demás creen. Acaba con dos
certezas: viven y creen en don Manuel. Acaba rememorando la última
celebración de don Manuel y su despedida de Lázaro y de ella misma al
acercarse a la comunión con una última y terrible duda: acaso el propio
Jesús fuera otro San Manuel.

ESQUEMA:

El texto articula sus contenidos en tres módulos:

1: Reflexión de Ángela sobre las dudas de don Manuel y Lázaro.

……….1.1.: Don Manuel convierte a Lázaro a sus prácticas con la verdad.

…………………a)[porque] Era el único camino válido para Lázaro.

……….1.2:[pero] Dios les hizo creer no tener fe (conciliación).

2: Reflexión personal de Ángela:
……….2.1.: El tiempo (la nieve) confunde hechos y recuerdos.

……….2.2.: Es imposible saber qué es verdad y que es sueño –angustia-.

……….2.3.: Testimonio de soledad en su angustia existencial.

………..2.4.: Confirmación de fe en don Manuel y la vida.

3: Recuerdos de la última celebración de don Manuel:

……….3.1: Frente a la comunidad: don Manuel reivindica el perdón
comparándose al buen ladrón.

……….3.2.: Frente a Lázaro: confirmación de su fe mutua (mantener el
silencio en aras de la felicidad de la comunidad).

……….3.3.: Frente a Ángela: ruega su plegaria para sí y para Jesús.

La organización de los contenidos parte de la reflexión sobre los
personajes centrales de la obra, pasa a la interiorización y análisis de los
pensamientos, creencias y sentimientos de Ángela y finaliza con la
reproducción casi dramática de la última celebración de don Manuel,
que se nos acerca a través de la inserción de los diálogos. La tensión va
en aumento al ir de la reflexiones de carácter general hasta el hecho
concreto.

TEMA:

Dudas existenciales de Ángela ante su vida y sus recuerdos.

EJEMPLO DE UN POSIBLE COMENTARIO CRÍTICO:

El texto es de una enorme densidad de contenido. En él se nos plantea
toda la tesis de la obra y las perspectivas de los personajes centrales. La
angustia que patente en la situación descrita, una angustia que nace de
la tensión de ideas contrapuestas ante las que no existen respuestas
fáciles: presencia frente a ausencia de fe, la posibilidad de que la no fe
sea otra forma de creer, la afirmación de la vida que trasciende frente a
la afirmación de la vida sueño, intrascendente, la dignidad del pecador
simbolizado en el buen ladrón, la posibilidad de que el propio Jesús no
fuera más que otro apostol de la felicidad, la contradicción de vivir
engañando a los demás aunque el fin fuera positivo, la aceptación de
todos estos supuestos desde la perspectiva cristiana de Ángela. Desde
luego, no es un texto fácil de comentar.

Quizás la primera reflexión interesante sea la duda agónica de
Unamuno como verdad humana y universal. Durante mucho tiempo, se
aceptó la fe en Dios como principio general. El propio Descartes, padre
del racionalismo, cuando desarrolla su teoría sobre la “idea clara y
distinta”, aquella que debía servir de base a su sistema filosófico se
planteaba la última duda: ¿Y si un genio maligno me hace creer que son
reales mis percepciones y no lo son? ¿Cómo puedo saber que son
ciertas? Se respondía a sí mismo afirmando que Dios, Todopoderoso y
Bondad pura, no lo iba a permitir. Se le escapaba la cuestión de que ya
había cometido su error, el aceptar la idea de Dios sin cuestionamiento
previo según sus propio planteamiento metodológico, se acoge a las
demostraciones previas -San Agustín, Santo Tomas y San Anselmo-.
Cuando Carlos Marx desarrolla la dialéctica histórica y materialista,
niega la existencia de Dios porque tampoco le interesa que los obreros
se resignen a una vida de penurias sin luchar, movidos por la fe en la
recompensa de la vida eterna. Como Descartes, tampoco se preocupa
demasiado por una cuestión que forma parte de la superestructura que
sirve para manipular la conciencia colectiva.

Llegados a este punto, quizás deberíamos cuestionarnos qué es la fe. La
fe es la creencia en algo como verdad sin tener la confirmación empírica
de lo que creemos. Es la frontera entre el hecho y la hipótesis científica.
Y entre la hipótesis científica y la hipótesis metafísica. Cuando dejamos
caer una manzana, el hecho demuestra la existencia de la fuerza de la
gravedad, disponemos de la prueba o demostración empírica. Cuando
pienso que los agujeros negros en el espacio son partículas de alta
densidad que atrapan todo cuanto se les acerca por su enorme
gravedad, puede ser falso o verdadero, es una hipótesis científica que
aún no está demostrada, pero es susceptible de serlo. Cuando afirmo
que Dios existe o que la materia es eterna, estoy ante dos actos de fe
porque cualquiera de las dos afirmaciones es indemostrable
empíricamente.

Enfrentados al origen del universo podemos pensar que surgió de la
nada y la materia se organizó a partir del caos, y la vida surgió como
accidente; o podemos pensar que existe un ser con voluntad creadora
que fue el inicio y organizó el caos con un propósito determinado. Si
aceptamos el primer supuesto, la vida carecería de sentido. Seríamos
una partícula ínfima en un Universo en permanente expansión. Un
accidente. Es la vida como un sueño en medio de la nada que va desde
el instante mismo del nacimiento –nada preexiste a nuestra primera
conciencia de ser-, hasta la propia muerte –nada subsiste a nuestro
último aliento. Si aceptamos el segundo, aceptamos la existencia de una
parte inmaterial en nosotros, el alma, con un propósito y un destino en
la eternidad.

Cada ser humano deberá elegir su verdad, aquella en la que deposita su
fe. Porque no hay más opciones. Y puestos a elegir, yo creo que tanta
maravilla como nos rodea, el milagro de la vida consciente y de
nuestros sentimientos, no son fruto del azar, y espero como Ángela, que
las dudas sean connaturales al ser humano y alcanzar la comprensión
de mi existencia más allá de la frontera de la muerte.
 COMENTARIO DE TEXTO 2:
SAN MANUEL BUENO, MÁRTIR.
MIGUEL DE UNAMUNO. CAPÍTULO 8:
RESUMEN, ESTRUCTURA, TEMA Y
COMENTARIO DE OPINIÓN (MODELO
SELECTIVIDAD ANDALUCÍA)

INTRODUCCIÓN:

No existe una solución única para la resolución correcta de las
preguntas de cometario. Para su elaboración debemos tener en cuenta
los criterios dados desde Coordinación. Son públicos y están a
disposición de todos los centros y los vocales que asisten a las pruebas.
A continuación, desarrollamos un modelo de realización correcta de la
prueba. En cuanto al comentario crítico, esbozaremos algunas ideas
vinculadas con el contenido que podrían servirnos de base y que
deberían ser ampliadas.

SAN MANUEL BUENO, MÁRTIR, DON MIGUEL DE
UNAMUNO

COMENTARIO DE TEXTO, CAPÍTULO 8:

“Con aquella su constante actividad, con aquel mezclarse en
las tareas y en las diversiones de todos, parecía querer huir
de sí mismo, querer huir de su soledad. “Le temo a la
soledad”, repetía. Mas aun así, de cuando en cuando se iba
solo, orilla del lago, a las ruinas de aquella vieja abadía
donde aún parecen reposar las almas de los piadosos
cirtercienses a quienes ha sepultado en el olvido la Historia.
Allí está la celda del llamado Padre Capitán, y en sus
paredes se dice que aún quedan señales de las gotas de
sangre con que las salpicó al mortificarse. ¿Qué pensaría
allí nuestro don Manuel? Lo que sí recuerdo es que como
una vez, hablando de la abadía, le preguntase yo cómo era
que no se le había ocurrido ir al claustro, me contestó:
-No es sobre todo porque tenga, como tengo, mi hermana
viuda y mi sobrino a quienes sostener, que Dios ayuda a sus
pobres, sino porque yo no nací para ermitaño, para
anacoreta; la soledad me mataría el alma, y en cuanto a un
monasterio, mi monasterio es Valverde de Lucerna. Yo no
debo vivir solo; yo no debo morir solo. Debo vivir para mi
pueblo, morir para mi pueblo.. ¿Cómo voy a salvar mi alma
si no salvo la de mi pueblo?

-Pero es que ha habido santos ermitaños, solitarios… -le
dije.

-Sí, a ellos les dio el Señor la gracia de soledad que a mí me
ha negado, y tengo que resignarme. Yo no puedo perder a mi
pueblo para ganarme el alma. Así me ha hecho Dios. Yo no
podría soportar las tentaciones del desierto. Yo no podría
llevar solo la cruz del nacimiento.”




RESUMEN:

San Manuel multiplicaba su actividad como queriendo huir de sí
mismo. Pero, a veces, se iba solo a orillas del lago, a las ruinas de la
vieja abadía. Ante la pregunta de si no se planteó la vida monacal,
responde que no fue por ocuparse de su familia sino porque no
soportaba la soledad; no podía vivir solo ni morir solo. Su monasterio
es el pueblo y la salvación de sus gentes está la salvación de su alma.
Aunque se pueda ser santo en soledad, a él Dios no le había concedido
esta gracia.

ESQUEMA:

El texto aparece estructurado en dos partes: una narrativa y otra
dialogada. El esquema de organización de contenidos podría ser el
siguiente:

1. PARTE NARRATIVA:

………………..1.1 Don Manuel huye de la soledad multiplicando su
actividad
………………..1.2 <pero> a veces busca la soledad en la abadía, junto al
lago.

………………..1.3 ¿Por qué no buscó la santidad en la vida eremítica?

……….2. PARTE DIALOGADA:

………………..2.1 Reconocimiento de no poder asumir la vida ni la muerte
en soledad.

………………..2.2 Afirmación de la aldea como su monasterio -su misión-.

………………..2.3 <porque> Dios no le ha concedido la gracia de la
soledad.

La parte narrativa pone de manifiesto la contradicción entre el afán de
hacer y los paseos en soledad de don Manuel. A través del diálogo se
nos dan las claves del personaje.

TEMA:

La angustia de la propia soledad.

COMENTARIO CRÍTICO:

El texto nos introduce en una interrogante sobre la actitud vital del
protagonista en ese acercamiento progresivo que Ángela realiza sobre el
secreto de don Manuel: su ausencia de fe. Ante la contradicción entre
su frenética actividad y sus paseos en soledad, se cuestiona cómo no se
planteó la vida eremítica en su camino hacia la santidad; pero la
respuesta de don Manuel confirma que necesita la actividad y poner
como objetivo de su ministerio la salvación de los demás para lograr la
propia salvación. Entiende la capacidad de estar solo como una gracia
divina que no le ha sido concedida. El texto nos proporciona tres claves
básicas del personaje: la primera que Dios no le ha otorgado la gracia
de la soledad; la segunda, que su monasterio, su camino hacia la
santidad, es la propia aldea; y, la tercera, que sobre él y a través de sus
actos, ejerce su ministerio. Hasta aquí todas las claves son ortodoxas.
Pero aparecen, además otras dos claves detrás de esa cortina de humo
tan correcta en el magisterio de la Iglesia: no aceptar la muerte en
soledad; el miedo a la muerte; y la envidia de aquellos que se bastan a sí
mismos, los ermitaños, en su camino hacia la salvación.

Son varios los temas que Unamuno plantea, pues, a través de este
diálogo. Y quizás el más importante sea el tema de la soledad. Decía
Antonio Machado “converso con ese hombre que siempre va conmigo /-
quien habla solo, espera hablar a Dios un día-”, y, en efecto, a la soledad
no puedes llevar sino lo que va contigo, lo que llevas dentro. ¿Y si lo que
llevas dentro es la duda agónica? La soledad solo implicaría
sufrimiento. Unamuno supera a través de su obra la dicotomía
medieval que enfrentaba la razón y la fe. Lo que nuestra mente es capaz
de racionalizar y aceptar como cierto a través de la experiencia palpable
y aquello que aceptamos sin tener prueba empírica. Y lo supera
introduciendo un tercer elemento inherente al propio ser humano: el
sentimiento.

Hay en todos nosotros una ansiedad –sentimiento-, una sed de
eternidad. Pero la puerta hacia la eternidad es Dios y el creer en Dios es
un acto de fe. La angustia se produce en esa tensión, en esa lucha que
ejerce nuestra voluntad por creer y lograr una proyección
individualizada hacia el infinito, y la evidencia de la razón incapaz de
aportar pruebas que secunden lo que el corazón necesita para alcanzar
la tranquilidad. Entre la fe –afirmación ciega- y la razón atada a la
evidencia, está el sentimiento del corazón humano que guía nuestros
pasos continuamente. Cuando la duda no está resuelta, vives en la
agonía, en la anticipación de la finitud de la muerte.

El siguiente problema es que la fe no es una conquista personal, es algo
que se tiene o no se tiene, es un don que Dios concede arbitrariamente.
Por eso, don Manuel, en el texto, traslada esa prerrogativa a la
capacidad de estar solo. Aquel cuya fe acredita la eternidad, no tiene
por qué sufrir, porque Dios actúa como principio organizador del
universo, todo adquiere sentido en esta clave interpretativa: los buenos
actos son premiados, los malos castigados, nuestros actos se encaminan
hacia el juicio, la muerte es una puerta hacia el infinito.

Pero ante la duda, solo queda la supervivencia, y para sobrevivir, paliar
esa angustia aplicando mecanismos de evasión. Entre ellos, el más
importante, construir el ser a partir del hacer. Dicho de otro modo, soy
lo que hago. Multiplicamos las acciones volcándonos en el mundo
exterior, en el caso de don Manuel, en los demás porque cabe otra
posibilidad que nos da el propio Unamuno, el que quizás solo alcance la
eternidad quien luche por ella y sea capaz de concebirse como tal. Su
eternidad, la eternidad de sus aldeanos salvados por su fe en su
sencillez sin dudas, y a través del amor, sería una garantía de la propia
eternidad, una forma de alcanzar el “ser” imposible de concebir sin la fe
en Dios. Por eso, ese es su ministerio, debe salvarlos para salvar su
propia alma.

El mundo actual nos proporciona un sinfín de mecanismos evasivos
que nos permiten sobrevivir sin pensar en una sucesión continua de
imágenes y sonidos, de forma pasiva –como la televisión- o de forma
activa –videojuegos, Internet, etc.-, y esta evasión en compañía virtual e
inútil resulta el gran descubrimiento de nuestro tiempo. Hemos creado
una sociedad en la que lo habitual es “no pensar”. Sin embargo, poco ha
cambiado la cuestión desde que Unamuno escribiera la obra. La muerte
es inevitable, y cuando te asomas a esta realidad solo puedes sentir
vértigo y buscar tu postura personal ante el gran misterio de lo que nos
espera más allá.
COMENTARIO DE TEXTO 3:
Fragmento de San Manuel Bueno, mártir,
Miguel de Unamuno. “Y entonces, serena
y tranquilamente, a media voz, me contó
una historia que…”

Las ideas que quedan aquí expresadas son de carácter orientativo.
Cada comentario puede elaborarse desde distintas perspectivas
igualmente válidas y certeras. Lo importante es “razonar” y, a partir
de las perspectivas seleccionadas, alcanzar una conclusión personal.

TEXTO:

Y entonces, serena y tranquilamente, a media voz, me contó
una historia que me sumergió en un lago de tristeza. Cómo
Don Manuel le había venido trabajando, sobre todo en
aquellos paseos a las ruinas de la vieja abadía cisterciense,
para que no escandalizase, para que diese buen ejemplo,
para que se incorporase a la vida religiosa del pueblo, para
que fingiese creer si no creía, para que ocultase sus ideas al
respecto, mas sin intentar siquiera catequizarle, convertirle
de otra manera.
-Pero ¿es eso posible? -exclamé consternada.
-¡Y tan posible, hermana, y tan posible! Y cuando yo le
decía: «¿Pero es usted, usted, el sacerdote, el que me
aconseja que finja?», él, balbuciente: «¿Fingir?, ¡fingir no!,
¡eso no es fingir! Toma agua bendita, que dijo alguien, y
acabarás creyendo». Y como yo, mirándole a los ojos, le
dijese: «¿Y usted celebrando misa ha acabado por creer?», él
bajó la mirada al lago y se le llenaron los ojos de lágrimas. Y
así es como le arranqué su secreto.
-¡Lázaro! -gemí.
Y en aquel momento pasó por la calle Blasillo el bobo,
clamando su: «¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has
abandonado?». Y Lázaro se estremeció creyendo oír la voz
de Don Manuel, acaso la de Nuestro Señor Jesucristo.
-Entonces -prosiguió mi hermano- comprendí sus móviles, y
con esto comprendí su santidad; porque es un santo,
hermana, todo un santo. No trataba al emprender ganarme
para su santa causa -porque es una causa santa, santísima-,
arrogarse un triunfo, sino que lo hacía por la paz, por la
felicidad, por la ilusión si quieres, de los que le están
encomendados; comprendí que si les engaña así -si es que
esto es engaño- no es por medrar. Me rendí a sus razones, y
he aquí mi conversión. Y no me olvidaré jamás del día en
que diciéndole yo: «Pero, Don Manuel, la verdad, la verdad
ante todo», él, temblando, me susurró al oído -y eso que
estábamos solos en medio del campo-: «¿La verdad? La
verdad, Lázaro, es acaso algo terrible, algo intolerable, algo
mortal; la gente sencilla no podría vivir con ella». «¿Y por
qué me la deja entrever ahora aquí, como en confesión?», le
dije. Y él: «Porque si no, me atormentaría tanto, tanto, que
acabaría gritándola en medio de la plaza, y eso jamás,
jamás, jamás. Yo estoy para hacer vivir a las almas de mis
feligreses, para hacerles felices, para hacerles que se sueñen
inmortales y no para matarles. Lo que aquí hace falta es que
vivan sanamente, que vivan en unanimidad de sentido, y
con la verdad, con mi verdad, no vivirían. Que vivan. Y esto
hace la Iglesia, hacerles vivir. ¿Religión verdadera? Todas
las religiones son verdaderas en cuanto hacen vivir
espiritualmente a los pueblos que las profesan, en cuanto les
consuelan de haber tenido que nacer para morir, y para
cada pueblo la religión más verdadera es la suya, la que le
ha hecho. ¿Y la mía? La mía es consolarme en consolar a los
demás, aunque el consuelo que les doy no sea el mío». Jamás
olvidaré estas sus palabras.“

RESUMEN:


Lázaro cuenta a Ángela cómo don Manuel le había revelado su secreto
en sus paseos: lo había convencido para que fingiese creer y actuase
procurando el bien de los demás. Y cómo ante su requerimiento de la
verdad, don Manuel le confiesa su falta de fe y el porqué fingía él
mismo. Su misión era procurar la felicidad de los demás, si les quitaba
la fe les impondría la carga de la angustia de aceptar la muerte. Si la
felicidad pasa por la ilusión de la vida eterna, toda religión es buena y
necesaria. Lo había elegido a él porque necesitaba desahogarse con
alguien antes que traicionarse a sí mismo y gritarla a los cuatro vientos.
Su forma de consolarse era buscar el consuelo en los demás. Así fue
como convirtió a Lázaro a sus prácticas. Ángela queda escandalizada
por las declaraciones.

ESTRUCTURA:

1) Lázaro revela a Ángela el secreto de don Manuel: no tiene fe.
2) Lázaro reproduce para Ángela la argumentación de San Manuel.
…..2.1. La ausencia de fe significa el reconocimiento de la muerte.
…..2.2. Esta realidad condena al ser humano al sufrimiento –
experiencia propia-.
…..2.3. La fe en el más allá conforta al ser humano en su sed de
eternidad.
…..2.4. La revelación de su secreto solo traería sufrimiento e infelicidad
a los demás.
…..2.5. Su único consuelo es procurar la felicidad de los demás.
…..2.6 [por lo tanto] Hay que actuar como si se creyera.
……….Toda religión es bueno en cuanto satisface esa sed de eternidad.

La estructura presenta una parte de narración introductoria (párrafo 1)
y un diálogo posterior con las intervenciones de Ángela y Lázaro. El
contenido se centra en las intervenciones de Lázaro (intervenciones 2 y
4). En la primera se produce la revelación (1) y en la segunda la
argumentación. Las intervenciones de Ángela son expresivas;
transmiten su reacción de asombro y estupor ante el relato de su
hermano.

TEMA: Procurar la felicidad ajena contra la angustia existencial

COMENTARIO CRÍTICO DEL CONTENIDO:

Estamos ante un fragmento de San Manuel Bueno, Mártir donde
Ángela actúa como narrador-testigo. En él se nos reproduce una
conversación clave en el argumento de la obra. En ella Lázaro, su
hermano, la informa de la revelación del gran secreto del protagonista.
Don Manuel es un sacerdote sin fe que vive para mantener en su pueblo
la ilusión de la vida eterna que les permita ser felices en esta vida sin la
angustia de pensar en la muerte como el final de todo. Se marcan así
una serie de hechos que constituyen el núcleo de la obra. Don Manuel
es un sacerdote y ejerce su ministerio a pesar de no creer lo que
predica, ¿es esto una actitud ética? Considera que las mentes sencillas
no podrían ser felices en el conocimiento de su verdad, que las
condenaría al sufrimiento, ¿justifica esto la ignorancia? La acción como
medio de redención de la angustia existencia enfocada a procurar la
felicidad de los demás, ¿no es un planteamiento vital evangélico?
¿Pueden caber otras actitudes ante idénticos planteamientos?

Nos enfrenta el texto a algunas de las interrogantes clave en la
existencia de cualquier ser humano. La fe consiste en creer en algo sin
prueba empírica que lo demuestre. El problema es que no llegamos a
alcanzar la fe a través de la razón porque son cuestiones
contradictorias. La razón nos pide demostración empírica, la fe se
afirma a sí misma en ausencia de estas. O se tiene o no. Cuando
tratamos de creer en Dios a partir de la razón el resultado suele ser un
fracaso –a pesar de algunos intentos desde la filosofía como los de
Santo Tomás de Aquino-, y el propio Evangelio nos habla de la fe como
un don que Dios otorga, lo que significaría que el hombre no puede
alcanzarlo por sí mismo.

La ausencia de fe no significa la no existencia de Dios. En cierta ocasión
un amigo estaba confuso por tener que explicarle a un hijo el don de la
ubicuidad de Dios y su invisibilidad. Le contesté que le explicara como
funcionan las ondas de radio. El que no tengamos capacidad para
percibir las ondas no significan que estas no existan. Cuando
alcanzamos el grado de conocimiento técnico necesario aprendimos a
controlar ciertas ondas, generar aparatos capaces de emitirlas e
interpretarlas. Encendemos una radio y oímos una emisora
determinada. Encendemos la televisión y vemos una cadena
determinada. Y están determinadas por unas frecuencias fijas, lo que
significa que simultáneamente hay otras ondas llegando al receptor que
no son sintonizadas por vibrar en una frecuencia diferente, ¿significa
eso que no existen?

Esto nos lleva al concepto de “verdad”. Ya Machado ponía en los
cantares esta palabra entre interrogaciones (“¿Tu verdad no; la verdad/
y ven conmigo a buscarla/ la tuya, guárdatela”). El que nosotros
creamos algo no significa que necesariamente esa sea “la verdad” en
mayúsculas, de hecho sabemos que la diferencia entre dos verdades
irreconciliables como un círculo y un rectángulo puede resolverse
dando un paso lateral para contemplar que constituyen una realidad
única: un cilindro. Esta es la prudencia que otorga la reflexión y el
conocimiento. Y es el planteamiento que Ángela nos aporta al final de la
obra:” acaso murieran creyendo no creer” lo cual no sería sino otra
forma de fe.
Lázaro exige la verdad a don Manuel, don Manuel sufre con su verdad y
necesita comunicarla para desahogar su alma. Pero, ¿es esa la verdad?
Si no lo fuera, y cabe la posibilidad de que así sea, estaría condenando a
un sufrimiento innecesario a aquellos que él cree (nuevo acto de fe) que
no podrían ser felices compartiendo esta certeza. ¿Merece la pena
afirma esta verdad, la suya, como única y verdadera? Si yo tuviera la
certeza de que el receptor no iba a poder con la carga que soporto sobre
mis hombros, también optaría por no descargarla sobre él si no fuera
por propia supervivencia –no dejaría caer una bombona de butano
sobre los hombros de mi hijo de cinco años, sé que no soportaría el
peso-.

Con independencia del concepto de verdad, Unamuno introduce un
tercer elemento en la dicotomía clásica entre razón y fe: el sentimiento.
Nuestro filósofo centra su atención en lo que el ser humano siente con
independencia del concepto de “verdad” objetiva. Unamuno defiende
que el ser humano siente la necesidad de autoafirmarse en la existencia
de la eternidad. La negación de esta afirmación conduce a la angustia
vital, otro sentimiento. La lucha ha de enfocarse a la felicidad –otro
sentimiento- de los demás, ofreciéndoles la visión de una vida más allá
de la muerte, o de la acción para procurar esa felicidad –terapia de la
acción para mitigar el sufrimiento-. Hoy llamaríamos a esto inteligencia
emocional en tanto en cuanto se enfoca a la capacidad del ser humano
de gestionar sus propios sentimientos. ¿Es un error de don Miguel de
Unamuno o fue un adelantado a su época?

Lo que parece incuestionable es que estamos ante ideas, actitudes y
planteamientos que nos invitan a la reflexión, la crítica y la adopción de
posturas vitales coherentes con nuestras conclusiones, ¿qué más se
puede pedir de un texto?
COMENTARIO DE TEXTO LITERARIO 4:
ANTONIO MACHADO: “En estos campos
de la tierra mía…”.

COMENTARIO LITERARIO DE TEXTO: POESÍA: ANTONIO
MACHADO: “En estos campos de la tierra mía…”.

INTRODUCCIÓN: Recordamos que no existe un único
modelo de comentario. Cada Comunidad Autónoma plantea
las pruebas de Selectividad siguiendo un esquema propio,
aunque básicamente, los apartados de tema, resumen y
esquema son comunes.

TEXTO:

En estos campos de la tierra mía,
y extranjero en los campos de mi tierra
—yo tuve patria donde corre el Duero
por entre grises peñas,
y fantasmas de viejos encinares, -5
allá en Castilla, mística y guerrera,
Castilla la gentil, humilde y brava,
Castilla del desdén y de la fuerza—,
en estos campos de mi Andalucía,
¡oh tierra en que nací!, cantar quisiera. -10

Tengo recuerdos de mi infancia, tengo
imágenes de luz y de palmeras,
y en una gloria de oro,
de lueñes campanarios con cigüeñas,
de ciudades con calles sin mujeres -15
bajo un cielo de añil, plazas desiertas
donde crecen naranjos encendidos
con sus frutas redondas y bermejas;
y en un huerto sombrío, el limonero
de ramas polvorientas -20
y pálidos limones amarillos,
que el agua clara de la fuente espeja,
un aroma de nardos y claveles
y un fuerte olor de albahaca y hierbabuena,
imágenes de grises olivares -25
bajo un tórrido sol que aturde y ciega,
y azules y dispersas serranías
con arreboles de una tarde inmensa;
mas falta el hilo que el recuerdo anuda
al corazón, el ancla en su ribera, -30
o estas memorias no son alma. Tienen,
en sus abigarradas vestimentas,
señal de ser despojos del recuerdo,
la carga bruta que el recuerdo lleva.

Un día tornarán, con luz del fondo ungidos, -35
los cuerpos virginales a la orilla vieja.

Lora del Río. 4 de abril de 1913


Estamos ante una obra de don Antonio Machado, poeta perteneciente a
la Generación del 98. El poema aparece en su obra Campos de
Castilla, pero en la edición de 1917. La fechación de 1913 nos sitúa la
obra tras la muerte de su esposa Leonor (1912), inmediatamente
después de la primera edición de la obra, el mismo año, cuando el
poeta, incapaz de seguir viviendo en Soria, pide el traslado de instituto
y viaja por Andalucía camino de Baeza.

La Generación del 98, frente al preciosismo escapista del Modernismo,
trata de enfrentarse al problema de España, la crisis finisecular.
Unamuno, de la mano del Regeneracionismo y el krausismo, propone
volver los ojos a la esencia y la intrahistoria de Castilla. Antonio
Machado, por su vivencia y sensibilidad personal, será el único poeta de
esta corriente.

Nacido en Sevilla (1875- Colliure, 1939), se educó en Madrid en la
Institución Libre de Enseñanza; tras unos inicios modernistas,
evoluciona hacia una poesía comprometida con el ser humano y su
época. Busca la esencia de la España y lo español a través de su paisaje
y de sus gentes. Es un filósofo tocado por una sensibilidad especial, lo
que otorga a su poesía una trascendencia única en el panorama español.
Los temas de su poesía siguen una trayectoria pareja a su vida. En su
obra más importante, Campos de Castilla (1912, poco antes de la
muerte de Leonor), aparecen recogidas todas sus vivencias y
preocupaciones: las males que acechan España como la envidia, el
cainismo, la ignorancia, el caciquismo, la superstición… ; la necesidad
de enamorarse de la esencia castellana, con su austeridad, su pobreza,
su fuerza espiritual… ; el dolor por la muerte temprana de su amada
Leonor; la nostalgia desde Andalucía de una época asociada a un
paisaje y a un tiempo de plenitud; la reflexión sobre el propio ser
humano…

Este poema, en concreto, trata del sentimiento de desarraigo del poeta
en su propia tierra en su ensoñación de Soria.

TEMA: desarraigo sentimental en su tierra natal.

El poema se inicia constatando lo paradógico de sentirse extraño en la
tierra donde uno nació. Pero constata que él hizo de Castilla su patria, a
pesar de su austeridad, pobreza y grandeza. Ahora no le sale el
sentimiento en Andalucía, quiere cantar y tiene la belleza de sus
recuerdos infantiles, pero no mueven su corazón. El tiempo se
encargará de devolver esos recuerdos vivos a su alma.

RESUMEN

Para desarrollarlo, el poeta ha optado por la silva arromanzada muy
propia del modernismo (versos endecasílabos y heptasílabos, pero con
rima asonante como los romances), salvo los dos últimos versos,
alejandrinos.

ESTRUCTURA EXTERNA: silva arromanzada con variación final.

El contenido se desarrolla en tres bloques, así:

……….1: IDEA PRINCIPAL: El poeta se siente extraño en su propia
tierra.

……………1.1. [porque] Castilla fue su patria.

…………………….DESARROLLO de Castilla: Descripción esencial de
Castilla (dura, humilde, gentil, mística, guerrera, orgullosa)
……………1.2. [aunque] Nació y quisiera cantar a Andalucía.

…………………….DESARROLLO de sus recuerdos: Descripción de sus
recuerdos de infancia, luminosos, positivos, agradables (luz, limonero,
naranjas, agua, atardecer, campanarios, aromas, etc.).

………2:[porque] Los recuerdos no forman parte de su alma.

………3:[pero] Confianza de que volverán a formar parte de ella.

El contenido nos muestra tres partes: en un primer momento (versos 1-
2) el autor constata sus sentimientos: se siente extrañamente
desarraigado en su propia tierra. Para constatar esta paradoja, enfrenta
sus recuerdos de Castilla (v. 3-10), con sus recuerdos de Andalucía y
desarrolla esta sensación afirmando su alma en Castilla; en la segunda
parte (v. 11-28), el poeta nos da una descripción de sus recuerdos
andaluces, positivos, sensuales; en la segunda parte, nos da la clave
(versos 29-33) de este desarraigo: le falta alma a sus recuerdos. Pero el
poeta no se resigna y en los dos últimos versos, tercera parte, afirma
que volverá el sentimiento a sus recuerdos (versos 35-36).

[PÁRRAFO DE DESARROLLO EXPLICATIVO SOBRE
ESTRUCTURA INTERNA]

El poema comienza con una aparente paradoja “Tierra mía y extranjero
en los campos de mi tierra”, ¿cómo se puede ser extranjero en la propia
tierra?; el sentido paradójico se refuerza con el baile de los posesivos en
el primer y segundo verso, “tierra mía”, v.1 / “mi tierra”, v2. Pero el
poeta nos lo aclara inmediatamente mediante un inciso explicativo
situado entre guiones: “yo tuve patria donde corre el Duero…”. Si
aquella la tuvo por patria propia, ahora entendemos cómo es posible
que en Andalucía, la tierra que lo vio nacer, donde pasó su infancia, se
sienta extranjero. El poeta se recrea en los recuerdos de la que
considera su patria, aquella donde fue feliz: “…Castilla, mística y
guerrera, Castilla la gentil, humilde y brava, Castilla del desdén y de la
fuerza-“ (v. 6-8). La reiteración del nombre “Castilla”, acentuada por
anadiplosis de los versos 7 y 8 se torna casi obsesiva. En una estructura
nominal, los adjetivos explicativos por posición, antepuestos –grises
peñas, v. 4; viejos encinares, v.5- o entre pausas –mística y guerrera, v.
6; humilde y brava, v. 7- se convierten en difinición por sí mismos de
aquella tierra -el adverbio de lugar “allá” choca con el demostrativo
“estos”, dos zonas, alejadas en la distancia y en la realidad de sus
sentimientos. Las cualidades con que se viste Castilla forman parte
esencial de ella misma: el misticismo, la belicosidad, la gentileza, la
humildad, la bravura, la fortaleza y el orgullo –desdén- Son estas la
cualidades que una y otra vez ha cantado el poeta a lo largo de su obra y
que representan el amor a una tierra cuya pobreza y sencillez inspiran
la honradez y la fortaleza, el ansia de lucha que debe recuperarse para
salvar España de la decadencia: la intrahistoria de Unamuno llevada al
paisaje. Por eso no hay halago a los sentidos y sí reconocimiento de una
dureza expresada a través de adjetivos negativos –viejos, humilde- de
colores apagados –grises- en contraste con valores espirituales
positivos la mayoría –misticismo, ardor guerrero, gentileza, bravura-.
Los significados se han destacado por contrastes, situando vocablos con
significados enfrentados de forma sucesiva: frente al misticismo
espiritual, la belicosidad guerrera (v.6), frente a la humildad, la bravura
(v. 7), frente al desdén, la fuerza (v. 8). En tres versos, queda definida
Castilla (6, 7 y 8).

La exclamación marca la frontera entre Castilla y Andalucía “¡Oh tierra
en que nací!” el uso del subjuntivo marca el deseo insatisfecho, “cantar
quisiera”. Los elementos objetivos destacan los aspectos positivos de
ésta, su tierra: “imágenes de luz y de palmeras, …gloria de oro, lueñes
campanarios con cigüeñas, …cielo añil, …naranjos encendidos con sus
frutas redondas y bermejas; y un huerto sombrío, el limonero de ramas
polvorientas y pálidos limones amarillos…”. El contraste con la rudeza
del paisaje anterior y los sentimientos inspirados se agudiza. Todo es
positivo en esta Andalucía excepto la soledad marcada por las “ciudades
con calles sin mujeres…” y “… plazas desiertas…”. ¿Es la soledad de
Andalucía o la soledad del poeta? Los adyacentes del nombre, adjetivos
simples o complementos del nombre, aparecen pospuestos, objetivos,
descriptivos, destacando la realidad rotunda de “su tierra” (“imágenes
de luz”, v.12; “gloria de oro”, v. 13; ”calles sin mujeres”, v.15; “cielo de
añil”, v.16; ”plazas desiertas”, v. 16; “naranjos encendidos”, v.17; “frutas
redondas y bermejas”, v. 18; “huerto sombrío”, v. 19; “limones
amarillos”, v.21; que sigue identificando con la primera persona en los
verbos y determinantes posesivos (“tengo”, v. 11; “mi infancia”, v.11). La
sensualidad está presente en el color (luz (v.12), oro (13), añil (16),
encendidos (17), bermejas (18), pálidos (21), grises (25), azules (27); en
las sensaciones (sombrío (19), tórrido (26), polvoriento (20), clara (22),
espeja (23)), olores (de albahaca y herbabuena (24), de nardos y
claveles (23)). Se diría que los recuerdos del poeta son una explosión de
sensualidad tan grande como su propia frustración al constatar que le
falta alma a sus recuerdos.

En efecto, al alcanzar la segunda parte, desaparecen los adjetivos y el
lenguaje se vuelve más en clave machadiana, nocional, esencial: “mas
falta el hilo que el recuerdo anuda al corazón o estas memorias no son
alma. Tienen en sus abigarradas vestimentas señal de ser despojos del
recuerdo, la carga bruta que el recuerdo lleva”. El “hilo” es aquello que
nos ata con lo que amamos, lo que se rompe con la muerte, aquello que
cortó la propia muerte al entrar por el balcón para acercarse al lecho de
Leonor. El hilo es el amarre del barco, lo que lo mantiene unido al
muelle, a la vida; igual que el ancla aferrada en el fondo. Son recuerdos
muertos, sin vida. Por eso, todo el despliegue de sensualidad anterior,
como sucedía con los “ropajes” de Juan Ramón, se convierte ahora en
“abigarradas vestimentas”, adornos que no sirven para nada, “despojos
del recuerdo”, algo desechable porque no forma parte de la esencia
actual del poeta cuya alma quedó vagando por los campos de Soria.
Son, a pesar de su sensualidad y belleza, una “carga bruta” que lleva el
recuerdo, “bruta”, se enfrenta ahora a “neta”, es decir, una carga que
aún no ha sido depurada y conserva lo accesorio, que aún no se ha
quedado exclusivamente con la esencia. Y ahora comprendemos cómo,
en el alma del poeta, Castilla es la esencia, le han bastado cinco versos
para definirla; Andalucía, sus recuerdos de Andalucía, son la “carga
bruta”, no depurada, por eso ha necesitado dieciocho versos para
enumerarlos, describirlos.

Pero el poeta no se resigna y finaliza el poema con una afirmación de
futuro: “Un día tornarán, con luz del fondo ungidos, los cuerpos
virginales a la orilla vieja”. Es una afirmación esperanzada. Sus
recuerdos de la infancia -cuerpos virginales- regresarán a su corazón -
orilla vieja- más brillantes -ungidos con luz- desde la oscuridad -fondo-.
Se ha producido un hipérbaton violento que nos obliga a reorganizar los
elementos de la oración, pero se ha antepuesto la afirmación de la
esperanza en el tiempo -”un día volverán”; el juego de metáforas va
abriéndose paso poco a poco: la orilla vieja, el corazón del poeta, espera
el retorno de esos cuerpos jóvenes, sus propios recuerdos de infancia,
desde el fondo de su conciencia, bañado de una nueva luz, ungidos -
consagrados- de luz, de sentimiento y de conciencia de ser.

En conclusión, se trata de un magnífico poema donde aparecen las
claves poéticas y simbólicas de Antonio Machado. En el aspecto formal,
el uso magistral de la silva arromanzada, con esos dos alejandrinos
finales donde se concentra el aliento y la esperanza. En el aspecto de
contenido, el sentimiento de perplejidad ante el hecho de sentirse
extraño en su tierra natal. Destaca el juego de contrastes entre la
descripción de Castilla y Andalucía, la pobreza y la austeridad, frente a
la sensualidad. El poeta analiza este sentimiento, comprende cómo su
alma pertenece a Castilla, cómo sus recuerdos infantiles de Andalucía,
no depurados, no llegan hasta su alma y confía en recuperarlos algún
día para su corazón en todo su esplendor.
COMENTARIO DE TEXTO 5:
ROMANCE DE LA PENA NEGRA,
FEDERICO GARCÍA LORCA

COMENTARIO DE TEXTO: ROMANCE DE LA PENA NEGRA,
FEDERICO GARCÍA LORCA. RESUMEN, ESQUEMA, TEMA Y
CLAVES INTERPRETATIVAS.

La dificultad propia de cualquier comentario de texto, se intensifica en
los textos literarios, especialmente líricos por la opacidad del lenguaje.
Trataremos de dar algunas claves para mejorar nuestra práctica en los
apartados habituales en este tipo de comentario. Pero no entraremos,
en este caso, en la elaboración del comentario de opinión. Respecto al
literario, nos limitaremos a comentar algunos de los símbolos clave
lorquianos para mejorar la comprensión del texto.

Romance de la Pena Negra

Las piquetas de los gallos
cavan buscando la aurora,
cuando por el monte oscuro
baja Soledad Montoya.

Cobre amarillo, su carne, 5
huele a caballo y a sombra.
Yunques ahumados sus pechos,
gimen canciones redondas.
Soledad, ¿por quién preguntas
sin compaña y a estas horas? 10
Pregunte por quien pregunte,
dime: ¿a ti qué se te importa?
Vengo a buscar lo que busco,
mi alegría y mi persona.
Soledad de mis pesares, 15
caballo que se desboca,
al fin encuentra la mar
y se lo tragan las olas.
No me recuerdes el mar,
que la pena negra, brota 20
en las sierras de aceituna
bajo el rumor de las hojas.
¡Soledad, qué pena tienes!
¡Qué pena tan lastimosa!
Lloras zumo de limón 25
agrio de espera y de boca.
¡Qué pena tan grande! Corro
mi casa como una loca,
mis dos trenzas por el suelo,
de la cocina a la alcoba. 30
¡Qué pena! Me estoy poniendo
de azabache, cama y ropa.
¡Ay mis camisas de hilo!
¡Ay mis muslos de amapola!
Soledad: lava tu cuerpo 35
con agua de las alondras,
y deja tu corazón
en paz, Soledad Montoya.

Por abajo canta el río:
volante de cielo y hojas. 40
Con flores de calabaza,
la nueva luz se corona.
¡Oh pena de los gitanos!
Pena limpia y siempre sola.
¡Oh pena de cauce oculto 45
y madrugada remota!

RESUMEN:

Al amanecer, Soledad Montoya baja del monte. Es una mujer en
plenitud. Una voz le pregunta por su búsqueda. Soledad responde a la
defensiva, va a buscar su propio destino, a intentar ser feliz, algo que
solo a ella importa. Pero su interlocutor parece conocerla, vaticina
cómo sus deseos acabarán por destruirla. Soledad se lamenta por su
sino, por su potencia inútil y desaprovechada, por esa pena que la
condena en vida. La voz, tras desearle que halle la paz, trasciende ese
penar en soledad a todo el pueblo gitano. Mientras, la naturaleza sigue
su curso en el amanecer.

ESQUEMA:

El poema, en cuanto al desarrollo del contenido, se ha estructurado en
tres partes diferenciadas por el modo de expresión:

1: Descripción del amanecer y de Soledad Montoya (v. 1-8)

………………..1.1. Localización temporal: amanece (v.1-4)

………………..1.2. Descripción física de la protagonista (v. 5-8).

2: Diálogo: una voz interpela y dialoga con la protagonista.

2.1. Pregunta sobre el destino: se busca a sí misma y su felicidad. (v.9-
14).

2.2.La voz lamenta el destino que aguarda a Soledad: las pasiones la
arrastrarán a la fatalidad (v. 15-18).

2.3. Soledad se lamenta de una pena inevitable, que nace de la tierra (v.
19-22).

2.4. La voz se hace eco de su lamento (v.23-26).

2.5. Soledad describe la condena –el luto- de sus dones por la pena
(v.27-34).

2.6. La voz le desea que cese su sufrimiento.

3: Descripción y elevación a símbolo del personaje:

3.1. Avanza la luz del amanecer en el paisaje (v. 39-42)

3.2. Lamento por la pena misteriosa que condena a todo un pueblo
(v.43-46).

La estructura externa desarrolla la forma de romance, versos de ocho
sílabas con rima asonante en los versos pares. Visualmente, se han
separado los siete últimos versos, que corresponden a la última parte
descriptivo-exclamativa (3).

En cuanto a la estructura interna, el texto presenta un esquema muy
teatral. Se inicia a través de la descripción, una pincelada temporal y de
paisaje y la descripción física del personaje protagonista (1), sería el
equivalente a la acotación inicial en un texto de teatro para puesta en
situación del espectador. A continuación se desarrolla el diálogo entre
la voz y Soledad (2), el cuerpo principal del texto. Por último,
regresamos a través de la descripción del paisaje y el amanecer (3) a
una última reflexión de esa voz que ha intervenido interrogando e
identificándose con la protagonista.

TEMA: La pena irracional pero inevitable de Soledad.

ALGUNAS CLAVES INTERPRETATIVAS DEL TEXTO:

1: EL CABALLO: En Lorca, el caballo es el símbolo de las pasiones, de
los sentimientos. El jinete, en cambio, simboliza la razón que domina
esas pasiones y trata de conducirlas. De ahí que cuando el caballo se
desboca, es cuando las pasiones son tan fuertes que desoyen a la razón
para seguir sus ciegos instintos. Así entendemos la carga erótica del
caballo encabritado o desbocado, cuando se refiere al deseo amoroso, o
la carga siniestra de violencia cuando se refiere a la venganza; en
cualquiera de los casos, simboliza el ser ciego por sus instintos a los que
da rienda suelta.

2: EL MAR: Desde Jorge Manrique, el mar simboliza con mucha
frecuencia la muerte (“nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar
que es el morir…”). En el poema, la voz vaticina cómo las pasiones
acabarán por llevarla hasta la desgracia o la muerte ¿propia? Una de las
claves de este poema es el misterio. El poeta no lo resuelve, no quiere
resolverlo, porque multiplica así el efecto sugestivo. Con frecuencia
tendemos a interpretar que alguien ha muerto, quizá su marido -me
estoy vistiendo de luto-, pero no es sino una posible interpretación. Lo
cierto es que la muerte acecha amenazante en la escena “la pena negra
brota…” como si formara parte integrante y necesaria del paisaje,
connatural a esta tierra y a estas gentes. Estoy seguro de esto porque el
propio poeta lo afirma así en la conferencia recital del Romancero
gitano en el Ateneo de Madrid -ver entrada del Romancero gitano en
este mismo blog- cuando presenta este poema.

El poema parece anticipar el cuadro teatral de Bodas de sangre, donde
la pasión irracional de la mujer -caballo desbocado- lleva a los
personajes protagonistas -Leonardo y el marido- a la muerte -el mar-
condenando a la protagonista a la “soledad y el luto”, el destino de las
mujeres en esta tierra, según la escena final de la obra.

3: EL PUEBLO GITANO:

El pueblo gitano vuelve ahora a ser un símbolo, como en todo el
romancero. Simboliza a todo el pueblo oprimido y marginado.
Simboliza, a través de él, a la Andalucía profunda y olvidada -ver
Conferencia-recital-. De ahí que en la exclamaciones finales, trascienda
al personaje como ente individual y le otorgue en el poema este valor
simbólico. La pena descrita es la que afecta como una maldición a toda
la raza, a todo un pueblo.

4: SOLEDAD: EL NOMBRE:

También el nombre es simbólico. A Lorca le gusta manejar nombres
que se trascienden a sí mismos y nos ofrecen claves del personaje -
recuerda la importancia de los nombres en La casa de Bernarda Alba,
por ejemplo-. Soledad es la condena, inexplicada, permanente, rigurosa
de pueblo marginado. Lorca lo condensa en un solo personaje,
femenino. Lo tiene todo, está en plenitud, es joven -su pecho, sus
muslos, su color y su piel- pero es una plenitud condenada a la soledad,
a no poder encontrar su destino. No hay un porqué, es simplemente así.
Angustia permanente en la Soledad.

5: LOS COLORES: El negro se asocia al luto, al dolor. Con frecuencia
anticipa la muerte. La pena negra, en el poema es la pena que anuncia,
anticipa o sigue a la muerte que nos condena a la soledad. También la
novia en Bodas de sangre viste de negro, y es negra la jaca que conduce
al jinete hacia Córdoba, como preside el luto la casa de Bernarda tras la
muerte del marido. Pero no deja de ser un factor más de ambientación
para sobrecogernos en el misterio de lo que le ocurre a la protagonista.
Algo va a pasar, algo ha pasado, algo debe explicar la desesperación de
esta mujer y el ánimo y consuelo que la voz trata de transmitirle, pero
¿qué? Es la misma sensación de desesperación que puede experimentar
Adela viéndose enterrada en vida en la casa, condenada a estar siete
años sin salir por respetar la tradición del luto, mientras va haciéndose
vieja, lamentando cómo toda su juventud acabará marchitándose
inútilmente.

Lo precioso del poema es que no pasa del plano sobrecogedor de lo
intuitivo. Déjate envolver por el misterio. No trates de comprenderlo.
Comprueba cómo a cada lectura, los matices y los significados se
multiplican y permanecen. Vuelve ahora a leerlo después de estas
pinceladas. Ya ha cambiado.
COMENTARIO DE TEXTO 6:
“PERDÓNAME POR IR ASÍ
BUSCÁNDOTE”, TEMA, RESUMEN,
ESQUEMA Y ORIENTACIONES PARA EL
COMENTARIO LITERARIO Y CRÍTICO.

INTRODUCCIÓN:

No existe un modelo único. Lo que te presento a continuación
es una aproximación sobre un texto en concreto con
sugerencias para el desarrollo de los distintos apartados.

COMENTARIO:

Pedro Salinas es uno de los más conocidos poetas españoles de la
Generación del 27, Nació en Madrid (1891) y al finalizar la Guerra
Civil se exilió viviendo hasta su muerte en América hasta su muerte en
Boston en 1951. Estudió Derecho y Filosofía y letras y ejerció como
profesor en prestigiosas universidades europeas (Cambridge y la
Sorbona) y americanas. Entre sus obras destacan “Presagios”, “Razón
de amor” y “Largo lamento”. El poema seleccionado pertenece a su obra
“La voz a ti debida”.

TEXTO:

Perdóname por ir así buscándote -
tan torpemente, dentro -
de ti. -
Perdóname el dolor alguna vez. -
Es que quiero sacar 5
de ti tu mejor tú. -
Ese que no te viste y que yo veo, -
nadador por tu fondo, preciosísimo. -
Y cogerlo -
y tenerlo yo en lo alto como tiene 10
el árbol la luz última -
que le ha encontrado al sol. -
Y entonces tú -
en su busca vendrías, a lo alto. -
Para llegar a él 15
subida sobre ti, como te quiero, -
tocando ya tan sólo a tu pasado -
con las puntas rosadas de tus pies, -
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo -
de ti a ti misma. 20
Y que a mi amor entonces le conteste -
la nueva criatura que tú eres. -

RESUMEN:

El poeta se disculpa por su torpeza al buscar en el interior de la persona
amada pero trata de hallar lo mejor de ella misma para revelárselo,
para que se reconozca y se transforme en lo que ha sido desde siempre
sin saberlo; y que, así, su amor pueda dialogar con ella.

ESTRUCTURA:

ESQUEMA DE ESTRUCTURA:

…..1: El poeta lamenta el daño que causa a su amada al indagar en su
interior. (1-3)

……….1.1. [porque] Busca lo mejor que hay en ella. (4-7)

……….1.2. Lo que él conoce y ve y ella no ve. (7-8)

……….1.3. [para] mostrarlo a la luz. (9-12)

…..2: El poeta revela su ilusión: (13-20)

………2.1. que ella descubra ese nuevo ser.

………2.2. [para] que se transforme a sí misma.

…..3: Su amor espera dialogar con ese nuevo ser. (21-22)

ESTRUCTURA EXTERNA: El poema se compone de 22 versos libres
polimétricos entre los que dominan los endecasílabos y heptasílabos –
de ahí su aire de silva-, pero alternando con algún trisílabo (v.3),
tetrasílabo (v.9), eneasílabo (v.22) y algunos pentasílabos (v. 13 y 20)

ESTRUCTURA INTERNA: El desarrollo del poema se ha realizado en
tres fases: la primera, en la que el autor se disculpa y se justifica (1; 1.1.;
1.2.: 1.3); la segunda, en la que expresa su ilusión, aquello que le
gustaría lograr (2; 2.1.; 2.2); por último, cierra expresando su deseo de
dialogar con su amada transformada (3)

TEMA: El amor como fuente de conocimiento y transformación del ser
humano.

ALGUNAS CLAVES DE INTERPRETACIÓN Y SUGERENCIAS
PARA EL COMENTARIO LITERARIO:

1) SOBRE EL HETEROSILABISMO MÉTRICO: El heterosilabismo
métrico sugiere el tono dubitativo de quien duda al pedir disculpas;
esto se consigue introduciendo en la estrofa versos cortos que sugieren
una continuidad que no llega a producirse: fíjate en cómo aparece ese
trisílabo después de la pausa versal en el verso 3: “[…] tan torpemente
dentro / de ti.”. Esta sensación se refuerza a través de los
encabalgamientos, el del verso 2-3 y el del verso 5-6 (“[…] porque
quiero sacar / de ti tu mejor tú”), especialmente bruscos por tratarse de
grupos preposicionales que presentan una mayor dependencia de
posición y entonación con el elemento al que complementan.

2) SOBRE EL USO DE LOS PRONOMBRES: Es un poema muy
“nocional”, poco descriptivo, en el que la estructura dialogada se centra
en los interlocutores. Esto otorga una relevancia enorme a las formas
personales tanto en el verbo (observa el baile entre la segunda, primera
y tercera persona a lo largo del poema), los pronombre (el yo que habla,
el tú a quien me dirijo, el él/ella que está en ti desde siempre sin tú la
conozcas), y los determinantes posesivos. Fíjate la fuerza del verso 6, un
verso heptasílabo en el que tres de sus sílabas (4 si contamos la añadida
por ser la última palabra del verso el pronombre tónico) son formas
pronominales o determinantes de segunda persona: “[…] de ti tu mejor
tú”.

3) ALGUNAS CLAVES SEMÁNTICAS:
NADADOR: Quien se sumerge y contempla aquello que no se ve en la
superficie. En sentido metafórico, quien se sumerge en la mente o
personalidad de la amada para descubrir lo oculto. Pero también
podemos interpretarlo en clave “erótica”.

ÁRBOL: Sus raíces se hunden en el suelo como nosotros en nuestro
pasado, pero sale a la superficie y se yergue buscando la luz del sol.
Desde siempre la luz ha sido tomada como símbolo de la razón y el
conocimiento. Los últimos rayos de sol se transforman así en la
revelación del conocimiento.

TREPAR POR EL ÁRBOL: La imagen de la amada escalando es muy
gráfica, alegórica, se mantiene el plano de significado. Sólo el sujeto, a
través de su esfuerzo, escalando, logra el conocimiento. La
transformación se completa cuando se logra superar el pasado (versos
16-20).

El plano real y el imaginario se tocan en esta imagen, lo pies apenas
rozan ya el suelo, ese suelo se ha transformado en el poema en “el
pasado” devolviéndonos al plano real.

4) INTERESANTES JUEGOS VERBALES: “[…] le conteste la nueva
criatura que tú eras” (V.22)

El subjuntivo implica acción necesariamente futura, la incoherencia
semántica se produce cuando en la proposición subordinada adjetiva
introducimos un pasado “eras”. Esto nos obliga a reinterpretar
significados. El poeta no desea cambiar a su amada, desea mostrarle
quién es ella de verdad, quién ha sido realmente desde siempre sin
saberlo a la luz del amor. Desde esa perspectiva, esa criatura
“preciosísima” que le hablará, lo hará desde el pasado, en el presente y
para el futuro ¿no es precioso?

5) INTERESANTE JUEGO CON EL DETERMINANTE EN 3ª
PERSONA:

“[…] en su busca vendrías a lo alto” (v.14)

Con el uso de este determinante en 3ª persona el autor distingue las dos
personalidades de su amada como si fueran seres diferentes: 1) aquella
a la que se dirige y se desconoce a sí misma, tú, y 2) aquella que habita
en tu interior, la que yo conozco y busco, la que tú ignoras y yo quiero
que descubras para transformarte sacando de tu interior todo lo
maravilloso que hay en ti sin tú saberlo.

6) INTERESANTE USO DEL VERBO “VENIR” (NO “IR”): “[…]
vendrías a lo alto” (v.14).

El autor la espera en su propio terreno, en la postura personal desde la
que contempla a su amada “idealizada”, enamorado de su fondo
“preciosísimo” (v. 8). Deberá “venir” hasta él, trepar ella el árbol, para
contemplar la imagen que el poeta ve de ella.

PROPUESTA PARA EL DESARROLLO DE UN COMENTARIO
DE OPINIÓN SOBRE EL CONTENIDO DEL TEXTO.

El tema del texto nos ha planteado el amor como fuente del
conocimiento –a través del amor conozco a la persona amada- y de
transformación –sacarás lo mejor de ti cuando te lo descubra
mostrándotelo-. Sobre esta base, trata de responder las siguientes
preguntas:

¿Permite el amor el conocimiento objetivo de la persona amada?

¿Tratar de hacer ver a otro lo que tú “sabes” que hay en él para que
cambie no es un intento de transformación que va contra el principio
mismo del amor? ¿Debemos intentar cambiar a la persona amada aún a
costa de su dolor cuando sabemos –o creemos saber- que puede ser
mejor de que es o de cómo ella se ve?

El autor se posiciona en una certeza de conocimiento, pero ¿esto es
posible hablando de personas?

¿Es un chantaje lo que plantea el autor o una alabanza a la persona
amada?

Si respondes cada una de estas preguntas en un párrafo diferenciado de
ocho a diez líneas tendrás un magnífico comentario de opinión.
COMENTARIO DE TEXTO 7:
FRAGMENTO DE “LOS
GIRASOLES CIEGOS”.

INTRODUCCIÓN:

Debo insistir en que no hay un comentario único y que los enfoques y
perspectivas pueden ser múltiples e igualmente válidos. Lo importante
es que las ideas expuestas guarden relación con el contenido del texto
escogido y sean expuestas de forma razonada a lo largo del comentario.
La selección de enfoques y temas tratados dependerán del fragmento
concreto que se seleccione del texto y nos sea propuesto para el
comentario en el examen. Esa orientación concreta es la que vamos a
tratar de comprender a continuación.




TEXTO (FRAGMENTO ESCOGIDO DE LOS GIRASOLES
CIEGOS).

Una de las cosas que más me sorprende es que,
inevitablemente, todos teníamos recuerdos de la guerra
civil, del cerco de Madrid, de los acosos de las bombas y de
los obuses. Sin embargo, nunca hablábamos de ello.

En el colegio, Franco, José Antonio Primo de Rivera, la
Falange, el Movimiento eran cosas que habían aparecido
como por ensalmo, que habían caído del cielo para poner
orden en el caos, para devolver a los hombres la gloria y la
cordura. No había víctimas, eran héroes, no había muertos,
eran caídos por Dios y por España, y no había guerra
porque la Victoria, al escribirse con mayúscula, era algo
más parecido a la fuerza de la gravedad que a la resolución
de un conflicto entre los hombres.

Del grupo de amigos que formaban parte de aquel universo
sólo uno, Javier Ruiz Tapiador, vestía muy de tarde en tarde
el uniforme de Flecha. Tenía ocho años y ya parecía un
hombre en miniatura: hablaba con voz grave, tenía un tupé
inalterable por la brillantina y una forma de vestir que
reflejaba cierto bienestar en su familia. Su casa era caliente,
y acogedora y, para corroborar su liderazgo, tenía un
hermano mayor, Carlos, que nos contaba cuentos de terror
a todo el grupo de amigos con una pasión en sus
descripciones, con una maestría para crear situaciones
horrendas, que aún hoy sigue sorprendiéndome su inefable
capacidad de narrar historias improvisadas.

A la luz de una vela que le confería un aire fantasmal,
hablando cadenciosamente y salpicando su narración de
onomatopeyas escalofriantes, comenzaba siempre su relato
hablándonos de unos hechos pavorosos que él había
presenciado.

Los protagonistas eran siempre un grupo de niños de
nuestra edad acosados por un ejército de leprosos que se
movían lenta y amenazadoramente buscando nuestras
vísceras como si fueran su única posibilidad de sobrevivir.
La lepra no era una enfermedad infecciosa, era una
enfermedad del alma y su peligro no estribaba en el
contagio sino en su voracidad caníbal.




1ª) INDIQUE EL TEMA Y ESCRIBA UN RESUMEN DEL
TEXTO:

TEMA: La posguerra desde la inocencia de la infancia

RESUMEN: En la posguerra no se hablaba de los recuerdos. Los
vencedores camuflaban los horrores tras las palabras. Del grupo de
amigos destacaba como líder Javier Ruiz Tapiador, por ser Flecha,
tener una buena casa y un hermano mayor con una maravillosa
capacidad para contar relatos de terror sobre niños de nuestra edad
acosados por un ejército de leprosos caníbales.
2ª) INDIQUE LA ORGANIZACIÓN DE LAS IDEAS DEL
TEXTO:

El texto se organiza en dos bloques de contenido, que podríamos
nombrar como 1: Recuerdos de ambiente (1º y 2º párrafo) y 2:
Recuerdos sobre Javier y los amigos (3º, 4º y 5º párrafo). Dentro de
cada uno de los apartados podemos distinguir los siguientes
contenidos:

…………1) Recuerdos de ambiente (generales):

……………………..1.1. Los horrores en los recuerdos se silenciaban (L.1-3).

……………………..1.2. Los eufemismos de los vencedores pretendían
transformar la realidad y los recuerdos (víctimas/héroes;
muertos/caídos por Dios; guerra/Victoria, etc.)(L.4-10)

………..2) Recuerdos sobre Javier y los amigos (concretos).

……………………2.1. Descripción de Javier (L. 11-14)

……………………2.2. El magnetismo de su hermano Carlos (L.15-19)

………………………………….a) Su capacidad para inventar y contar
historias de terror (L.20-3).

………………………………….b) Estructura del relato de terror: a) Principio
de hechos vividos, b) niños, pandilla, protagonista, c) Leprosos
antropófagos, antagonista (L.24-29).




ORIENTACIONES PARA EL COMENTARIO DE OPINIÓN:

El texto nos presenta varias opciones a través de las ideas expresadas:
en el primer párrafo nos habla del silencio que sellaba los horrores de
los recuerdos de la guerra. Hay silencios complices, silencios culpables
y silencios necesarios. Complices cuando sancionamos con nuestro
silencio un orden establecido, silenciamos lo que no nos interesa
recordar, lo que no nos interesa que nos sea recordado porque
evidencia la mentira en la que vivimos, nuestra falta de honestidad. Es
el silencio de quien impone un nuevo orden basado en los horrores.
Hay otro silencio culpable, el de quien puede hablar y silencia por su
propio interés aún consciente de la doblez de su actitud. Hay un
silencio necesario, irremediable, el de aquellos a los que la vida no da
otra opción. Este es el silencio del texto. El silencio de quienes con su
voz se exponen al exterminio, el silencio cantado por Quevedo cuando
se quejaba de vivir en un país donde siempre había que silenciar lo que
se siente, siempre hay que sentir lo que se dice. Es el silencio impuesto
por el instinto de supervivencia.

La idea expuesta en el segundo párrafo no es menos interesante para
comentar: el poder de la palabra para transformar la realidad y el
recuerdo. El uso de eufemismos que ocultan o disfrazan la realidad tras
las palabras. El texto nos ofrece algunos ejemplos, pero es una práctica
continua que podemos observar en el lenguaje del poder no solo en
aquella época, sino siempre. Parece que una crisis lo es menos cuando
se nombra como “desaceleración económica”, o que una bajada de
sueldo lo es menos si se trata de un “ajuste presupuestario”, o que los
despidos no duelen tanto si se nombran como un “reajuste de plantilla”,
que el paro no es lo mismo que “desempleo”, o que una suspensión de
pagos da miedo mientras que una “concurso de acreedores” es algo
menos serio, casi televisivo. El fondo, los significados, son el mismo,
pero endulzan la realidad, la hacen digerible enfocándola desde la
perspectiva que en cada momento interesa destacar.

La tercera idea intereresante es la asociación que realiza el texto entre
la “afinidad” al poder y la prosperidad familiar o personal. La afinidad
queda expresada por la exhibición que su amigo hace de los símbolos
del nuevo poder: uniforme de flecha, voz grave, tupé inalterable,
brillantina. Y el bienestar familiar en su forma de vestir, su casa caliente
y acogedora. Durante la transición española se acuñó el término
“chaquetero” para señalar a la persona que se cambiaba de chaqueta y
de discurso para lograr la afinidad con los vencedores en las elecciones,
cambiar de bando y seguir viviendo de la política. ¿Sigue siendo el
arribismo, el peloteo, el hacer pasillos, la hipocresía y la adulación un
forma de medrar en la vida? Y no nos referimos solo al ámbito político
o sindical, también en ámbitos como el académico o el empresarial. Ya
sé que la respuesta es que sí, la siguiente pregunta es ¿hasta qué punto
es ético o moral usar las influencias por proximidad o las apariencias
para medrar a costa de quien puede valer más que otro?

Por último, creo que otra línea interesante de comentario es el
desarrollo de la alegoría que aparece en los dos últimos párrafos: los
cuentos de terror. Podemos estar hablando de la intolerancia como
enfermedad social, del rechazo a quienes no son como nosotros, a
quienes necesitamos a toda costa destruir para nuestra propia
supervivencia. El intolerante no piensa, como los leprosos se mueven
siempre en masa, lenta y amenazadoramente. El problema no es que
sea una enfermedad infecciosa porque no pueden contaminarte con sus
creencias, sino su voracidad caníbal, devorar, destruir a los demás, a
quienes no son como ellos. El asunto no es sencillo de reflexionar, sería
un lugar común asociar dictadura con intolerancia y ausencia de
libertad, pero en ese caso el obligar a la expresión de un pensamiento
único es algo explícito. Si dices algo contrario al régimen, te meten en la
cárcel. Pero, por eso, preserva la libertad del alma. Sabes dónde estás tú
y qué quieres. Se convierte en enfermedad del alma cuando te
transformas en un leproso y denuncias a tu vecino porque en su
intimidad lo has oído expresarse contra lo “politicamente correcto”.
¿Estamos viviendo ahora una epidemia de lepra intolerante bajo la
bandera de la tolerancia? ¿Podemos, en nuestra sociedad moderna
expresar nuestras opiniones sinceras sin correr el riesgo de ser anulado
como indeseable bajo estigmas como “homófobo”, “intolerante”,
“fascista”, “xenófobo”, “machista”, u otra etiqueta parecida? ¿Te sientes
libre para expresar tu opinión en grupo? Es posible que esta
enfermedad del alma que nos describe el autor siempre haya existido
por la propia naturaleza humana: nazis-judíos; proletarios-burgueses;
cristianos-moriscos; musulmanes-cristianos; ingleses-indios, etc.
COMENTARIO DE TEXTO 8:
SELECTIVIDAD ANDALUCÍA: JUNIO
2010: OPCIÓN A: FRAGMENTO DE
BODAS DE SANGRE.

INTRODUCCIÓN: No existe un modelo único de examen. Este que os
presento se ciñe a lo solicitado por la coordinación para el desarrollo
del ejercicio. No quiere decir que no existan otras formas correctas de
realización. Respecto al comentario crítico, os enuncio posibles
desarrollos vinculados con el texto, para su realización.



TEXTO:

MUJER (Entrando y dirigiéndose a la izquierda):

Era hermoso jinete,

y ahora montón de nieve.

Corría ferias y montes

y brazos de mujeres.

Ahora, musgo de noche

le corono la frente (…)

MADRE:

Vecinas: con un cuchillito,

con un cuchillito,

en un día señalado, entre las dos y las tres,

se mataron los dos hombres del amor.

Con un cuchillito,
con un cuchillito

que apenas cabe en la mano,

pero que penetra fino

por las carnes asombradas

y que se para en el sitio

donde tiemble enmarañada

la oscura raíz del grito.

NOVIA:

Y esto es un cuchillo,

un cuchillito

que apenas cabe en la mano;

pez sin escamas ni río,

para que un día señalado, entre las dos y las tres,

con este cuchillo

se queden dos hombres duros

con los labios amarillos.

MADRE:

Y apenas cabe en la mano,

pero que penetra frío

por las carnes asombradas

y allí se para, en el sitio

donde tiembla enmarañada
la oscura raíz del grito.

(LAS VECINAS, arrodilladas en el suelo, lloran)

F. GARCÍA LORCA, Bodas de sangre, Cuadro último.




1. SEÑALE Y EXPLIQUE LA ORGANIZACIÓN DE LAS IDEAS
CONTENIDAS EN EL TEXTO (PUNTUACIÓN MÁXIMA 1,5
PUNTOS).

El texto se compone de cuatro intervenciones. Corresponden a la mujer,
la madre, la novia y, por último, nuevamente la madre.

El contenido se organiza en dos bloques temáticos:

1: Descriptivo (1ª intervención de la mujer): Se centra en el personaje
de Leonardo a quien describe vivo y muerto.

2: Narrativo-descriptivo (siguientes intervenciones hasta el final): Nos
narran la muerte de los dos hombres, la causa, el modo, la hora, el
momento, y centra la descripción en el cuchillo como herramienta de
muerte.

El planteamiento es circular en las tres últimas intervenciones, se
reitera una y otra vez la misma idea. Se intensifica así la sensación de
dolor, la obsesión y la impotencia ante la magnitud de la tragedia.

2:

2a: INDIQUE EL TEMA DEL TEXTO:

Lamento de las mujeres por la trágica muerte de sus hombres: hijo,
maridos, amante.

2b: RESUMA EL TEXTO:

La muerte ha transformado la belleza y la energía vital de uno de los
protagonistas en frialdad y oscuridad. Dos hombres se batieron en
duelo por amor, un día concreto, entre las dos y las tres. Ambos
murieron de una puñalada en el corazón. Tras su muerte sólo queda
llanto y desolación.

3: COMENTARIO CRÍTICO:

El fragmento nos permite adentrarnos en algunos temas interesantes.
Algunos de ellos pueden ser los siguientes:

1: El fragmento nos habla de la muerte de dos hombres en un duelo por
amor. Los sentimientos son un tema esencial en la obra y en el texto,
¿qué puede mover a dos hombres a la violencia y a la muerte? ¿Estamos
realmente hablando de amor? ¿Los celos son parte inherente al amor o
no? ¿El orgullo es parte integrante o no del concepto amor? ¿La defensa
del honor es amor? Responder a cualquiera de estas preguntas sería
interesante. Sólo un apunte: creo que el amor verdadero antepone la
felicidad de la persona amada a la propia, se vive por y para la persona
que se ama. Todo lo que no sea esto nos llevará al campo del egoísmo,
el orgullo o un falso concepto de dignidad. Si falta generosidad y
renuncia, no existe amor. La reflexión no tiene por qué dirigirse sólo al
amor entre hombre y mujer, también al de una madre hacia su hijo,
cuando la propia madre es inductora de la persecución y valuarte del
honor de la familia (que, por cierto, ya le ha costado dos vidas).

2: El concepto de honor tan presente en nuestra literatura es otro tema
interesante de reflexión sobre el fragmento. ¿Mi honor debe responder
por los actos de terceras personas? ¿Me deshonra a mí el que mi esposa
se vaya con otro hombre? Quizás debiéramos concluir en esta reflexión
con una frase de Miguel de Cervantes en El Quijote:”Cada uno es hijo
de sus propios actos”. Si mi honra personal no puede responder de los
actos realizados por terceros, ¿qué me impulsa a vengarme cuando el
acto realizado por mi mujer ha sido voluntario?

3: Otro tema interesante en el fragmento es la “violencia” como modo
de resolución de diferencias irreconciliables. Sigue presente la violencia
en nuestra sociedad y tiene mucho que ver con la falta de habilidades
del individuo para canalizar sus sentimientos de otras formas.
Tendríamos que concluir con que es necesaria una educación
emocional que nos proporcionara recursos “socialmente aceptados”
para dar salida a esos sentimientos. El hecho de que, cuando se pelean
dos, el grupo forme corrillo para animar y disfrutar del espectáculo en
lugar de mediar, templar, separar, tranquilizar… es una muestra de que
está fallando la educación en este sentido. Las víctimas de violencia
sexista -me niego a hablar de “género” porque es una marca gramatical-
es una buena muestra de ello. A esto podemos añadir los malos tratos a
los menores o lo abusos de menores a sus padres. Vivimos todavía en
una sociedad en la que la cultura de la violencia está muy arraigada.

4: Otro tema es el lamento y la soledad de las mujeres: Lorca centra
mucho la atención en el destino de las mujeres. Hay dos violencias en la
obra reflejadas en el fragmento: una violencia inmediata y contundente,
la masculina, primaria; y otra dilatada, diluida, secundaria. La primera
es rápida, empieza con el enfrentamiento y acaba con la muerte. La
segunda es más cruel porque condena a la mujer a ser espectadora y la
entierra en vida en su dolor en una sociedad que no le permite
alternativa. Se quedarán cociéndose lentamente de por vida en su
aflicción. Sin embargo, observad que la madre actúa como enviante, es
la representante del orden social en la obra y la que impulsa a su hijo en
la persecución y duelo. No es el único caso, ¿recuerdas a Bernarda
Alba?. La reflexión nos podría llevar mucho más lejos, por ejemplo,
¿quién es el transmisor de los valores machistas que perviven en
nuestra sociedad, el padre o la madre? ¿Ha cambiado el planteamiento
de Lorca o sigue vigente?

5: Otra reflexión interesante tiene que ver con el antagonismo entre la
mujer y el cuchillo, obsesivo en el fragmento. Decía Lorca en el
“Romance sonámbulo” (Romancero Gitano) “el barco sobre la mar y el
caballo en la montaña”, y en la obra Yerma, afirmaba que cada mujer
tiene sangre para alumbrar a cuatro o cinco hijos, pero si se le pasa el
momento sin tenerlos, la sangre se le envenena. Cada cosa debe estar
en su sitio, y todo adquiere su sentido cuando sirve al fin para el que ha
sido creado. La mujer es la “dadora de vida”, la que engendra y
transmite vida, para eso ha sido creada según nos cuenta en Yerma. El
cuchillo es un objeto que realiza su destino cuando mata. Es el
antagonismo perfecto. De ahí el que sean irreconciliables. La reflexión
puede ir mucho más allá, si consideramos que el cuchillo es, a la vez
que herramienta de muerte, un símbolo fálico y como tal es el
transmisor de vida cuando se acerca “donde tiembla enmarañada la
oscura raíz del grito”, metáfora que en el contexto significa el corazón
del hombre, y en la segunda lectura, la vagina de la mujer. Elementos
antagónicos irreconciliables.

Todo esto y mucho más, pero recuerda siempre que la reflexión debe
ceñirse al contenido del texto. No puedes usar el texto de pretexto para
hacer un resumen de la obra, ni para hacer un análisis literario del texto
(tipo de estrofa, recursos literarios, antecedentes) ni para desarrollar un
tema (Teatro anterior al 36). Se te pide un comentario crítico de las
ideas expuestas en el texto.

Para el resumen, estructura de la obra, personajes y elementos
simbólicos, recomiendo que visitéis la siguiente página:

http://eltinterodeclase.blogspot.com/2011/04/texto-de-bodas-de-
sangre.html

4. ANALICE SINTÁCTICAMENTE EL SIGUIENTE
FRAGMENTO (PUNTUACIÓN MÁXIMA: 2 PUNTOS):

“[...] con un cuchillo, con un cuchillo, en un día señalado, entre las dos
y las tres, se mataron los dos hombres del amor.”

Se trata de una oración simple que consta de los siguientes elementos:

SUJETO:

……….SINTAGMA NOMINAL: Los dos hombres del amor.

……………….DETERMINANTE (artículo): los

……………….DETERMINANTE (numeral): dos

……………….NOMBRE (núcleo): hombres.

……………….COMPLEMENTO PREPOSICIONAL (Complemento del
Nombre*1): del amor.

………………………….PREPOSICIÓN: de

………………………….SINTAGMA NOMINAL: el amor.

…………………………………………DETERMINANTE (artículo): el.
…………………………………………NOMBRE (núcleo): amor.

PREDICADO:

……….SINTAGMA NOMINAL (Complemento Directo: pronombre
recíproco): se

……….VERBO (núcleo): mataron.

……….COMPLEMENTO PREPOSICIONAL (C.C.Modo): con un cuchillo
(x 2).

……………………PREPOSICIÓN: con.

……………………SINTAGMA NOMINAL: un cuchillo.

………………………………DETERMINANTE (indefinido): un.

………………………………NOMBRE (núcleo): cuchillo.

…………….COMPLEMENTO PREPOSICIONAL (C.C. Tiempo): en un día
señalado.

……………………….PREPOSICIÓN: en.

……………………….SINTAGMA NOMINAL: un día señalado.

…………………………………DETERMINANTE (indefinido): un.

…………………………………NOMBRE (núcleo): día.

…………………………………ADJETIVO: señalado.

……………….COMPLEMENTO PREPOSICIONAL (C.C.Tiempo): entre
las dos y las tres.

………………………PREPOSICIÓN: entre.

………………………SINTAGMA NOMINAL: las dos y las tres.

…………………………………SINTAGMA NOMINAL 1 (coordinado
copulativo con SN2): las dos.
…………………………………………..DETERMINANTE (artículo): las

…………………………………………..DETERMINANTE (núcleo
sustantivado): dos.

…………………………..CONJUNCIÓN COORDINADA COPULATIVA: y.

…………………………………..SINTAGMA NOMINAL 2 (coordinado
copulativo con SN1): las tres.

…………………………………………..DETERMINANTE (artículo): las.

…………………………………………..DETERMINANTE (núcleo
sustantivado): tres.

*1: Este grupo preposicional admite el análisis como Complemento
Circunstancial de Causa. La estructura admite la doble interpretación,
lo que es muy propio del lenguaje poético.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:1782
posted:6/14/2012
language:
pages:47