del 17 de diciembre de 2009 by H6CnsdK

VIEWS: 9 PAGES: 3

									COMISIONISTAS DE BOLSA, POSICIÓN PROPIA, INVERSIONES, COMPRA
VALORES EXTRANJEROS
Concepto 2009093918-001 del 17 de diciembre de 2009.


Síntesis: Además de las inversiones de capital que deben ser autorizadas por esta
Superintendencia, los valores sobre los que pueden invertir las sociedades
comisionistas de bolsa en el exterior son aquellos emitidos por entidades bancarias del
exterior, o por gobiernos extranjeros, siempre que dichas inversiones tengan por objeto
otorgar rentabilidad a su liquidez en moneda extranjera. El objeto social exclusivo
autorizado a estas sociedades no les permite comprar valores extranjeros en su
posición propia y posteriormente distribuirlos a sus clientes y contrapartes. La entidad
que incurra en esta conducta, además de extralimitarse en el desarrollo de su objeto
social, efectuaría una actividad ilegal y podría incurrir en la infracción establecida en
el, literal q) del artículo 50 de la Ley 964 de 2005.


«(…) mediante la cual consultó a esta Superintendencia lo siguiente:

“De la manera más respetuosa, me permito solicitarle su concepto respecto si ¿es
posible que una sociedad Comisionista de Bolsa compre valores extranjeros en su
posición propia y posteriormente los distribuya a sus clientes y contrapartes?”

Sobre el particular, debemos comenzar por recordar que en su calidad de intermediarios
del mercado cambiario las sociedades comisionistas de bolsa que ostenten esa calidad
únicamente pueden efectuar las operaciones de cambio señaladas en el numeral 2 del
artículo 59 de la Resolución Externa 8 de 2000 de la Junta Directiva del Banco de la
República.

Dentro de esas operaciones, se encuentra la establecida en el literal g) del citado
numeral, consistente en la “Realización de inversiones de capital en el exterior de
conformidad con las normas aplicables y efectuar inversiones financieras temporales y
en activos financieros emitidos por entidades bancarias del exterior distintas de sus
filiales y subsidiarias, o en bonos y títulos emitidos por gobiernos extranjeros que
permitan otorgar rentabilidad a su liquidez en moneda extranjera.” (Negrilla fuera del
texto original)

En consecuencia, además de las inversiones de capital que deben ser autorizadas por
esta Superintendencia, los valores sobre los que pueden invertir las sociedades
comisionistas de bolsa en el exterior son aquellos emitidos por entidades bancarias del
exterior, o por gobiernos extranjeros, siempre que dichas inversiones tengan por objeto
otorgar rentabilidad a su liquidez en moneda extranjera.

Lo anterior, es confirmado por el artículo 2.2.18.4 de la Resolución 400 de 1995, el cual
dispone lo siguiente:

“Las sociedades comisionistas sólo podrán efectuar las siguientes inversiones en
divisas, siempre y cuando sean de corto plazo: inversiones financieras temporales,
inversiones en activos financieros emitidos por entidades bancarias del exterior e
inversiones en bonos y títulos emitidos por gobiernos extranjeros.” (Negrilla fuera del
texto original)

Ahora bien, en cuanto a la posibilidad que una sociedad comisionista distribuya los
valores extranjeros adquiridos en su posición propia a sus clientes y contrapartes,
consideramos necesario efectuar las siguientes precisiones:

De acuerdo con el artículo 7 de la Ley 45 de 1990 las sociedades comisionistas de bolsa
son entidades que tienen por objeto social exclusivo el desarrollo del contrato de
comisión para la compra y venta de valores, aún cuando pueden desarrollar, previa
autorización de esta Superintendencia, las actividades contenidas en los literales a) a h)
del mismo artículo, y las demás que de manera general señale este Organismo.

Por su parte el artículo 2 de la Ley 964 de 2005 dispone que la intermediación de
valores es una de las actividades del mercado de valores. En desarrollo de su facultad de
regular las actividades del mercado de valores, el Gobierno Nacional, mediante el
Decreto 1121 de 2008, por el cual se modificó la Resolución 400 de 1995, determinó
que se consideraba intermediación de valores lo siguiente:

“Constituye actividad de intermediación en el mercado de valores la realización de
operaciones que tengan por finalidad o efecto el acercamiento de demandantes y
oferentes en los sistemas de negociación de valores o en el mercado mostrador, sea por
cuenta propia o ajena, en los términos y condiciones del presente Título, para:

1. La adquisición o enajenación en el mercado primario o secundario de valores
inscritos en el Registro Nacional de Valores y Emisores – RNVE;

2. La adquisición o enajenación en el mercado secundario de valores listados en un
sistema local de cotizaciones de valores extranjeros; y

3. La realización de operaciones con derivados y productos estructurados que sean
valores en los términos de los parágrafos 3º y 4° del artículo 2º de la Ley 964 de 2005.”
(Negrilla fuera del texto original)

Por su parte, el artículo 1.5.1.2 de la Resolución 400 de 1995 cataloga como
operaciones de intermediación de valores, entre otras, las siguientes:

Las operaciones ejecutadas en desarrollo del contrato de comisión para la adquisición o
enajenación de valores inscritos en el Registro Nacional de Valores y Emisores – RNVE
o de valores extranjeros listados en un sistema local de cotizaciones de valores
extranjeros; así como, las operaciones de adquisición y enajenación de tales valores
ejecutadas en desarrollo de contratos de administración de portafolios de terceros y de
administración de valores.

Las operaciones de corretaje sobre valores inscritos en el Registro Nacional de Valores
y Emisores – RNVE o de valores extranjeros listados en un sistema local de
cotizaciones de valores extranjeros.

Las operaciones de adquisición y enajenación de valores inscritos en el Registro
Nacional de Valores y Emisores – RNVE o listados en un sistema local de cotización de
valores extranjeros, efectuadas por cuenta propia y directamente por los afiliados a un
sistema de negociación de valores o a un sistema de registro de operaciones sobre
valores, dentro de los que se encuentran las sociedades comisionistas de bolsa.

Como se advierte de las normas anteriormente señaladas, las operaciones de
intermediación de valores que pueden realizar las sociedades comisionistas de bolsa,
dentro de las que se encuentran la comisión, el corretaje sobre valores y la cuenta
propia, únicamente pueden tener por objeto valores inscritos en el Registro Nacional de
Valores y Emisores-RNVE, o valores extranjeros listados en un sistema local de
cotizaciones de valores extranjeros, en los términos del Decreto 3886 de 2008, o
instrumentos financieros derivados y productos estructurados que tengan la calidad de
valores de acuerdo con lo dispuesto en los parágrafos 3 y 4 del artículo 2 de la Ley 964
de 2005.

Así las cosas, el objeto social exclusivo autorizado a las sociedades comisionistas de
bolsa no le permite comprar valores extranjeros en su posición propia y posteriormente
distribuirlos a sus clientes y contrapartes. La entidad que incurra en esta conducta,
además de extralimitarse en el desarrollo de su objeto social, efectuaría una actividad
ilegal y podría incurrir en la infracción establecida en el, literal q) del artículo 50 de la
Ley 964 de 2005 consistente en “Autorizar actos, ejecutarlos, cohonestarlos, o no
evitarlos debiendo hacerlo, en contra de lo dispuesto en la presente ley o las normas que
la desarrollen, o las otras normas que regulen el mercado de valores”.

Finalmente, debemos advertir que de conformidad con lo dispuesto en el literal g) del
numeral 2 del artículo 59 de la Resolución Externa 8 de 2000 de la Junta Directiva del
Banco de la República, en concordancia con lo establecido en el artículo 2.2.18.4 de la
Resolución 400 de 1995 las sociedades comisionistas de bolsa únicamente pueden
efectuar las siguientes inversiones en divisas:

    Inversiones de capital en el exterior, las cuáles deben ser previamente autorizadas
    por la Superintendencia Financiera de Colombia, de conformidad con el Decreto
    2016 de 1992.

    Inversiones financieras temporales y en activos financieros emitidos por entidades
    bancarias del exterior distintas de sus filiales y subsidiarias, o en bonos y títulos
    emitidos por gobiernos extranjeros que permitan otorgar rentabilidad a su liquidez
    en moneda extranjera.


(…).»

								
To top