La Sociedad de la Informaci�n y los m�todos de ense�anza

Document Sample
La Sociedad de la Informaci�n y los m�todos de ense�anza Powered By Docstoc
					La Sociedad de la Información y los métodos de enseñanza/aprendizaje: algunas
consideraciones.


Trabalho apresentado no CONTEC 2003. III Consenso de Tecnología Educativa
Apropriada. Fundación CEDIPROE - Centro de Diseño, Producción y Evaluación de Recursos Multimediales para el
Aprendizaje. Buenos Aires, 9-10 de maio de 2003.


                                   Nivalde José de Castro, Profesor del Instituto de Economía de la UFRJ.
                                                                Coordenador del Núcleo de Computación
                                                                                           nivalde@ufrj.br
                                           Rubens Rosental, Investigador del Núcleo de Computación del
                                                                         Instituto de Economía de la UFRJ
                                                                                     rubens@nuca.ie.ufrj.br




Resumen del artículo

Con el advenimiento de la Sociedad de la Información, los métodos de enseñanza, los
recursos instructivos y los contenidos están recibiendo un gran impacto por parte de la
dinámica de la producción del conocimiento y de la información. Desde este punto de
vista, la educación vislumbra, como uno de sus principales papeles, estimular el “hacer
pensar” y el “aprender a aprender”. Este trabajo tiene como objetivo identificar y
analizar las cuestiones relacionadas con los métodos de enseñanza y la formación de
profesores, particularmente en las Instituciones de Enseñanza Superior (IES), que
durante el proceso de transición de la Sociedad Industrial hacia la Sociedad de la
Información enfrentan la necesidad de cualificarse nuevamente y de asumir nuevos
métodos de enseñanza/aprendizaje.


Palabras clave: metodología de enseñanza, tecnología educacional, Sociedad de la
Información




I – Introducción




                                                                                                          1
En 1999, se realizó en la ciudad italiana de Bolonia una reunión con el objetivo de
discutir el inicio de una revisión crítica de la enseñanza superior en la Unión Europea
(2000). Uno de los objetivos prácticos alcanzados, en el marco de la realidad de estos
países, fue la cuestión de la integración del tiempo de duración de los cursos superiores,
donde se consiguió confluir hacia una propuesta de ocho años de duración para la
formación superior: tres años de graduación, dos de maestría y tres de doctorado.


Otro aspecto importante y polémico de las discusiones - que dieron inicio a lo que pasó
a llamarse de "Proceso de Bolonia" - fue la evaluación y análisis de la difusión del
impacto de las Tecnologías de la Información (TI) en la educación superior. En este
aspecto, se planteó, aunque no de una forma directa, una crítica a los métodos y
procesos de enseñanza/aprendizaje en vigor en las universidades europeas. Según las
críticas formuladas, la que tuvo un carácter más general indicaba que, estos métodos, en
su conjunto, tienden a priorizar la enseñanza en detrimento del aprendizaje. Esta
crítica partió del hecho de constatar que las Instituciones de Enseñanza Superior (IES)
están formando y cualificando a sus nuevos profesionales en desacuerdo y descompás
con las exigencias y necesidades de una nueva Sociedad, la cual se encuentra en rápido
y profundo proceso de transformación hacia lo que viene llamándose de Sociedad de la
Información (Castells, 1997 y 2001).


Lo que se plantea como aspecto más característico y notable en esta nueva Sociedad en
formación es la importancia y papel estratégico del conocimiento, el cual tiene
tendencia a convertirse, rápidamente, en la principal fuente de creación de riquezas y de
valores de los países. Tomando como punto de partida las premisas que sirven como
base a las Ciencias Económicas, los tres factores de la producción son: capital, trabajo y
recursos naturales. Estos factores están definidos en la Economía Política de Adan
Smith (1981), David Ricardo (1985), Karl Marx (1984) y otros tantos. Con el
advenimiento de la Sociedad de la Información, está emergiendo de las profundidades
de la sociedad un cuarto factor de producción, el conocimiento, el cual está imponiendo
una nueva dinámica de organización económica, social, política y cultural (Capra,
2002).


La manera más perceptible de constatar la fuerza de este cuarto factor de producción es
a través del impacto, difusión y utilización de las TI en el día a día de diferentes


                                                                                        2
segmentos de la sociedad. Desde una simple operación bancaria en un cajero automático
hasta la aplicación de la robótica en los espacios de producción de bienes de consumo
duraderos y no duraderos, las TI están cada vez más presentes.


El principal símbolo de este nuevo mundo es la computadora. Pero no más una
computadora aislada. Es la computadora en red, conectada a la Internet. La Internet, en
realidad, le da formato a un espacio virtual, agregando, organizando y poniendo a
disposición una cantidad tal de información y conocimiento que asumen dimensiones
inmensurables e inimaginables hasta hace pocos años. El impacto simbólico y real de
este nuevo espacio virtual fue de tal orden que pasó a denominarse de Ciberespacio, un
concepto tomado de la novela de ficción científica Neuromancer (Gibson, 1991).


El Ciberespacio puede entenderse a partir de una analogía con la formación del Cosmos.
El Cosmos surgió y comenzó a expandirse hacia el infinito a partir del momento de la
explosión conocida como Big Bang. En función del papel del conocimiento en la
Sociedad de la Información, la expansión del Ciberespacio es infinita y está movida por
la propia dinámica de la producción del conocimiento, de la información.


Frente a estas transformaciones, que tienen como punto de referencia en el tiempo el
inicio de los años 70 y como punto de referencia en el espacio los Estados Unidos, la
educación y sus métodos de enseñanza/aprendizaje empiezan a sufrir impactos y
presiones para ajustarse, adecuarse y funcionar en los límites dinámicos de esta nueva
realidad social. Se pueden entender, como origen de estos impactos, básicamente, dos
fuentes. La primera es una variable externa a la educación. La Sociedad de la
Información está demandando nuevas capacitaciones y habilidades que surgen con el
proceso de desarrollo social, económico y cultural determinados por la Sociedad de la
Información. Como ejemplo se puede citar el e-learning y la educación continuada. La
segunda variable es interna al sistema educacional, se trata de la acción y reacción de las
IES, de los profesores y de los estudiantes frente a los impactos del proceso de difusión
y utilización de las TI en las clases, en los estudios y en las investigaciones y búsquedas.


El presente trabajo tiene como objetivo central identificar y analizar cuestiones más
conceptuales relacionadas con el método de enseñanza y la formación de los profesores.
Se toma como elemento analítico a los profesores de IES, especialmente del área de las


                                                                                          3
Ciencias Sociales y Humanas, que se deparan con la necesidad de una nueva
cualificación y de nuevos métodos de enseñanza/aprendizaje con el advenimiento del
Ciberespacio.


El trabajo está estructurado en tres partes. La primera analiza las principales
características de la Sociedad de la Información y del Ciberespacio. La segunda parte
examina, de forma crítica, el método de enseñanza que prevaleció en la Sociedad
Industrial y las perspectivas de cambios con el advenimiento de la Sociedad de la
Información. Y por último, la tercera parte presenta las principales conclusiones
derivadas de la línea analítica desarrollada en las partes que le anteceden.


Parte I – El Mundo Virtual: La creación del Ciberespacio


En el momento exacto en que se escribió, se envió, se recibió y se respondió el primer
mensaje entre dos redes remotas de computadoras, se hizo el Ciberespacio. Algo
análogo al Big Bang había ocurrido y se había creado. Un nuevo espacio, el
Ciberespacio comenzaba a expandirse a partir de un simple, aunque complejo,
intercambio de bits. A partir de este momento, las redes de computadoras de gran porte
(mainframes) con sus terminales "brutas" empezaron a conectarse, gracias a la
utilización de protocolos de comunicación.


Con esta posibilidad de conexión, las computadoras en red empezaron a compartir
recursos, espacios en disco, servicios, informaciones y conocimientos. Desde el punto
de vista físico, la materialización del concepto de Ciberespacio se da en los discos
duros, memorias RAM y softwares de millares y millares de computadoras que se van
construyendo y conectando a través de los sistemas de telecomunicaciones.


El Ciberespacio surgió a partir de la interacción y convergencia de dos procesos. Uno
fue la constitución de la infraestructura "física", formada por computadoras, protocolos,
softwares y sistemas. La analogía con la formación de las redes de ferrocarril y redes de
electricidad ayudan a entender este elemento de formación del Ciberespacio.


El segundo proceso debe entenderse en términos de variables de flujos. Se parte de las
siguientes preguntas: ¿para qué sirve esta infraestructura? y ¿qué es lo que transporta?


                                                                                       4
Las respuestas a estas preguntas indican que esta red física tiene una doble función:
sirve para viabilizar la comunicación y también la información. Se deben entender
como redes de comunicación y redes de información. Es de este doble proceso que
emerge la constitución de algo intangible, infinito, inmensurable. De un mundo virtual:
del Ciberespacio. Análogo al Cosmos, que es infinito, el Ciberespacio puede crecer
indefinidamente, no tiene límites de expansión, debido a la capacidad creativa del
hombre de producir informaciones, conocimientos y saber. Dada esta capacidad de
producción infinita de conocimiento, existe la necesidad intrínseca de distribuirlo,
emergiendo así la necesidad de comunicación. Mientras en el Cosmos la fuerza de
expansión se da por la energía generada a partir del Big Bang, en el Ciberespacio el
elemento que tiene esta función es la producción de información y comunicación en
formato digital.


Cuanto más información y más comunicación haya, más se expande el Ciberespacio. Y
su expansión se materializa a través de la formación de sitios o sites, comunidades
virtuales, envío de mensajes electrónicas o mails, etc.


La fuerza de este movimiento de expansión del Ciberespacio es visible en las calles. En
los vehículos comerciales y transportes colectivos es posible encontrar propagandas y
publicidad con la indicación de las direcciones de sitios electrónicos. En los canales de
televisión aparecen sugerencias para que la gente "vea más informaciones en el site tal".
Al pasar al lado de algún grupo de gente es cada vez más común escuchar determinados
fragmentos de conversaciones que incluyen frases como "recibí un mail; envié un mail".


En síntesis, la expansión del Ciberespacio se da por la fuerza de dos movimientos. Por
el lado de la red de información, el Ciberespacio crece con la ampliación del número de
sitios y la cantidad de informaciones en los sitios. El segundo movimiento ocurre por un
proceso de inclusión digital. Cada vez más gente empieza a acceder de forma más
continua y rutinera al Ciberespacio. La entrada formal en este nuevo mundo ocurre
cuando esta gente crea la dirección electrónica personal, o como también se le llama, su
e-mail o simplemente su mail. En este momento, reciben una identidad virtual, una
cédula de identidad. Con la misma será posible que se los identifique. Podrán recibir y
enviar mensajes electrónicos. Será posible estar en red. Es la Sociedad en Red, término



                                                                                       5
firmado por Castells (2001) que expresa, con bastante propiedad, el advenimiento de
esta nueva Sociedad.


Parte II – Métodos de Enseñanza en la Sociedad Industrial y transición hacia el
Ciberespacio.


Los métodos y procesos de enseñanza que prevalecieron en la Sociedad Industrial a lo
largo del siglo XX tuvieron la tendencia, en su casi totalidad, a priorizar el desarrollo de
la capacidad de memorización. De cierta forma, este método, que está íntimamente
asociado e identificado con el método expositivo, estaba directamente relacionado y
articulado con una sociedad cuyo paradigma ya estaba constituido y centralizado en la
Industria, principal espacio de creación de valores. A partir de este espacio físico de
producción, el grueso de la población ejercía actividades económicas basadas en
operaciones repetitivas.


Un buen ejemplo de este proceso de trabajo se nos da a través del Taylonismo y del
Fordismo (Brawerman, 1981 Coriat, 1994 y Tauile, 2001). La base de estos procesos de
trabajo tiene como objetivo transformar el trabajo en actividades repetitivas ad
nauseum. De esta forma, se pretende controlar la productividad del trabajo a través de
su subordinación a los tiempos y movimientos de las máquinas y equipamientos. De un
modo más general, el proceso de trabajo queda, de esta manera, subordinado a la
dinámica de la acumulación de capital que genera un proceso de sustitución constante y
creciente del trabajo (repetitivo) por la máquina. La primera parte de la película
Tiempos Modernos expresa, de forma angustiante, aunque magistral, una real caricatura
de este proceso.


Ya que el sector dinámico de la Sociedad Industrial tiene esta lógica de funcionamiento,
de producción de valores y de reproducción del capital, se van creando las condiciones
para que un fuerte elemento ideológico se imponga sobre prácticamente todos los
segmentos y capas sociales.


La Educación, sus instituciones y sus métodos de enseñanza también se "contaminan"
por esta ideología. Específicamente, con relación a la metodología de enseñanza, se
verifica la consolidación del método expositivo, unidireccional, donde el estudiante,


                                                                                          6
sujeto del proceso educativo, asume un papel pasivo, receptivo de información y
conocimiento. El elemento activo de este método es el profesor que "habla" sobre el
contenido de la asignatura. Es el estudiante quien debe "oír", apuntar en su libreta,
memorizar lo que el profesor ha considerado como lo más relevante. Y, en determinado
espacio y tiempo predeterminado, el estudiante tendrá que reproducir algunos "pedazos"
de los "pedazos" preseleccionados por el profesor. El uso e incentivo de la
investigación, de la reflexión, de la lectura de textos complementarios, y, en la mayoría
de los casos, de la propia bibliografía básica no tiene mucho espacio y función en este
método. Las principales cuestiones y preocupaciones del estudiante se resumen a saber
previamente lo que el profesor dio en la clase. Lo que va a "salir" en la prueba.


Pensar y reflexionar se transforman en memorizar. Escribir en copiar. He aquí una
visión crítica, aunque sintética, de la esencia del método expositivo-memorístico.


Se debe admitir que el uso al extremo de este método no puede acreditársele única y
exclusivamente al profesor o a la IES. Se trata de una cuestión que tiene origen en la
dinámica de la Sociedad Industrial. El paradigma y la ideología de esta sociedad
formatean e imponen comportamientos y lógicas de funcionamiento a sus instituciones
y actores sociales.


Sin embargo, este método no está completamente desprovisto de valor y de funciones en
el proceso de enseñanza/aprendizaje.


¿Se consideraría el método expositivo completamente arcaico en el siglo XXI? La
respuesta a esta pregunta exige, en los límites de espacio de este trabajo, enfocar
algunos aspectos relevantes. Inicialmente, se debe partir de un planteamiento más
general, que se refiere a lo que se puede llamar de tradición antropológica del proceso
de enseñanza/aprendizaje.


Desde hace varios siglos, se ha construido en el imaginario social la idea de que el acto
de aprendizaje formal es un aula con el profesor en el centro del escenario y las hileras
de pupitres y mesas alineadas. El "punto de fuga" de esta imagen es la figura del
maestro, hacia donde convergen todas las atenciones y de donde emana toda la



                                                                                       7
autoridad. Este cuadro hace parte del colectivo social que fortalece y reproduce el
propio método expositivo.


Un segundo aspecto importante está asociado a la cuestión de la memorización. El
proceso de enseñanza expositivo tiene como objetivo implícito la memorización, o lo
que vulgarmente llamamos en portugués de "decoreba"1. Este método tiene una función
en el proceso de aprendizaje. El dominio del conocimiento demanda ejercicios de
entendimiento y comprensión cuya mejor manera de presentarlos y asimilarlos es a
través de la memorización. Una analogía con la pintura de cuadros nos puede facilitar la
comprensión de esta función.


En una visita realizada al Museo del Prado, en el invierno del 2002, en la sala dedicada
a los pintores de los Países Bajos del siglo XVI, nos topamos con una imagen curiosa.
Frente a un cuadro que retrataba la agonía de Jesucristo mientras lo crucificaban, un
pintor llevaba a cabo un trabajo concentrado y meticuloso. Estaba intentando
reproducir, con la máxima precisión posible, en un lienzo de iguales dimensiones, el
cuadro original. Durante este proceso, el pintor utilizaba y desarrollaba habilidades
técnicas que le permitían capacitarse para pintar sus propios cuadros.


Un ejemplo más famoso es el de Edgard Degas (1834-1917). Uno de sus primeros
cuadros, realizado en 1853, fue la copia de la Crucifixión de Mantegna. Posteriormente,
en 1862, conoce a Manet en el Museo del Louvre. Ambos estaban pintando copias de
cuadros de Velásquez. Con el conocimiento, aprendizaje y dominio de las innumerables
técnicas necesarias, Degas consiguió evolucionar y pintar cuadros como Prima
Ballerina y Clase de Baile. Pinturas que les hicieron más feliz la vida a las generaciones
futuras, gracias a la belleza construida con la conjugación de colores y perspectivas.


Si aceptamos la validez de estos argumentos, se hace evidente entonces la relevancia del
método expositivo. Asociado a la práctica de registrar informaciones y reflexiones
transmitidas por el profesor en el aula, le permite al estudiante consultar posteriormente
sus apuntes, leyendo, releyendo y memorizando.


1
 Término derivado del verbo decorar, que en portugués equivale a aprender de memoria, pero que se usa
con cierto sentido peyorativo, algo más o menos equivalente en español al uso de la frase "repetir como
un loro". (Nota del Traductor)


                                                                                                      8
Por más que se pueda tener una visión crítica de este método y de este proceso de
enseñanza/aprendizaje, el mismo tiene un valor educacional y un significado
antropológico. Se puede criticar la relación costo-beneficio, pero no se puede negar su
valor y simbolismo.


De esta manera, la memorización, en tanto que método de enseñanza, debe utilizarse
como un nivel básico de información que se va a alcanzar y consolidar, permitiendo el
surgimiento de una fase posterior, la de la "pintura de la propia obra", o sea, del estudio
reflexivo y creativo.


En suma, hay un momento en que se pasa de la memorización hacia la creación, de la
observación hacia la construcción. ¿Cuándo se da este momento? ¿Cuándo ocurre el
salto hacia adelante, cuyo elemento motor estaría dado por la acumulación de
información, de "memorias" y de técnicas? Es muy difícil determinar este momento, ya
que esto está revestido de una dimensión muy personal. Sin embargo, este momento
está asociado a una etapa previa de ejercicios de memorización.


El caso es que, en una sociedad donde la fuente de creación de valores está en la
búsqueda y producción de nuevos conocimientos, el método expositivo muestra la
tendencia a tener un papel y una función relativa cada vez más reducida. Este método y
la memorización no van a desaparecer, ya que tienen una función preliminar en el
proceso de aprendizaje, pero tendrán cada vez menor relevancia.


Existe otro factor que corrobora esta línea de pensamiento. Se trata del carácter voluble
y temporal del conocimiento. A medida que se avance en el tiempo, alejándose del siglo
XX, la capacidad de producción de conocimiento e información avanzará, "soterrando"
conocimientos que la propia dinámica de producción va volviendo cada vez más
rápidamente obsoletos. De esta manera, la Sociedad de la Información intensificará el
proceso de creación y renovación de conocimientos, que se irá acelerando a medida que
el hombre vaya abriendo nuevos horizontes.


En este sentido, se debe evaluar la validez del método expositivo y de la memorización.
La capacidad de transmitir conocimiento e información quedará comprometida por la


                                                                                         9
masa creciente de nuevos conocimientos y por su transitoriedad. Este "nuevo mundo"
de comunicación, información y conocimiento tiende a impactar también a la
educación. Frente a la velocidad de producción y distribución de la información y del
conocimiento, la educación como un todo y en especial la educación superior tendrá que
modernizarse, estructurarse y capacitarse para cumplir una nueva función social.


La búsqueda y definición de un nuevo método de enseñanza/aprendizaje vinculado a la
Sociedad de la Información debe partir de prácticas que utilicen la memorización y el
entrenamiento de recursos y herramientas de las TI. A partir de esta dinámica, se debe
orientar y estimular a los estudiantes hacia prácticas de investigación en las que se
demanden las etapas de recolección, selección, procesamiento y análisis de
informaciones.


Una primera aproximación a esta nueva dinámica de la enseñanza es utilizar de forma
intensiva la herramienta básica del Ciberespacio que es el correo electrónico. Sería algo
análogo al proceso de alfabetización. Es la alfabetización virtual. Este uso debe
extenderse al aprendizaje del uso de las listas de discusión, forma de reunión y
convivencia de las comunidades virtuales. Saber dialogar virtualmente en grupo,
conocer las "netiquetas" y aprender a anexar documentos, tener mails de reserva, usar
webmails, etc., son la base de este proceso de alfabetización.


Paralelamente a esta alfabetización, el estudiante debe saber aprender a navegar,
investigar y realizar búsquedas en el Ciberespacio. Las formas de estimular e inducir
este aprendizaje son innúmeras y dependen, en buena medida, del contenido y objetivo
programático de cada asignatura. Sin embargo, partiéndose de la premisa de que el
conocimiento es mucho más amplio y de que un determinado asunto o tema, por más
amplio o específico que sea, puede explicarse de formas diferentes, se abre para los
estudiantes la posibilidad de que ellos desarrollen más sus habilidades de investigación.
Habilidades como recolectar, seleccionar, procesar y analizar masas crecientes de
información y conocimiento que están disponibles en la Internet. El uso de los motores
de búsqueda, del tipo Google, es un buen inicio. A partir de los resultados de las
búsquedas efectuadas con estos motores, el profesor puede orientar el aprendizaje hacia
la elaboración de ponencias en formato de informe, con principio, medio y fin. Estos
informes deben estar estructurados de acuerdo con las normas académicas. Se trata de


                                                                                      10
un tipo de aprendizaje que refuerza el conocimiento de contenidos específicos. De esta
forma, se crea una fuerte sinergia entre la forma y el contenido, preparándose a los
estudiantes para una Sociedad donde la abundancia de información será una de sus
principales características.


En este momento de inicio de una nueva Sociedad y de la difusión de sus características,
no existe un método establecido. Sí podemos decir que existe la necesidad de desarrollar
experiencias que estimulen a los estudiantes a que creen sus propios métodos.
Posiblemente, un objetivo importante en este inicio del proceso de consolidación de la
Sociedad de la Información, con las ventajas que el uso de las TI nos ofrecen, es el de
enseñar a "aprender a aprender", por más rara que esta frase nos pueda parecer.


Parte III – Conclusiones


El paso hacia un nuevo siglo está trayendo consigo, por coincidencia, la construcción de
una nueva sociedad, la Sociedad de la Información, conformando un nuevo paradigma
social, económico y cultural. Una de las principales características de esta nueva
sociedad es la importancia que la información, el conocimiento y el saber empiezan a
tener como factores determinantes para el desarrollo económico y social.


Mientras en la Sociedad Industrial el principal símbolo eran las chimeneas de las
fábricas, en la Sociedad de la Información el símbolo más expresivo tiende a ser la
computadora. De acuerdo con Turkle (1997) "las computadoras no se limitan a hacer las
cosas por nosotros, ellas nos hacen cosas a nosotros, incluyendo nuestras formas de
pensar acerca de nosotros mismos y de los demás" (p. 37). En la evolución vertiginosa
de las computadoras, en asociación con las telecomunicaciones, la creación de las redes
de computadoras ha hecho surgir un "Nuevo Mundo", el Ciberespacio, que ha
comenzado a atraer, tal como los huecos negros del Universo, la nueva fuente de
energía de la humanidad, que es la información y el conocimiento. Con la expansión a
alta velocidad, a este Ciberespacio se le han ido añadiendo nuevas comunidades
virtuales, sitios, motores de búsqueda, etc.


Este "nuevo mundo" les plantea a los educadores y profesores un reto análogo al del
surgimiento de la imprenta en 1440 gracias a Guttenberg. La cantidad, diversidad y


                                                                                     11
facilidad de acceso a la información y al conocimiento tiende a ser el gran reto para los
educadores. En una visión casi futurista, se puede afirmar que el Ciberespacio será el
nuevo Cosmos de la Humanidad, donde todo de todo estará disponible. Ante esta
perspectiva, la educación reforzará la búsqueda de elementos con el objetivo de
estimular el "hacer pensar", "aprender a aprender" y "aprender siempre".


Con el advenimiento y expansión del Ciberespacio, los métodos de enseñanza, los
recursos instructivos y los contenidos están sufriendo un gran impacto de forma
inexorable e irreversible. El uso de las tecnologías de la información serán herramientas
potentes para el desarrollo de los procesos de enseñanza/aprendizaje. En estos
momentos iniciales del proceso de transición hacia la Sociedad de la Información,
podemos percatarnos de la importancia que la educación tendrá que desempeñar. Sin
embargo, no existen todavía condiciones culturales para definir y construir los nuevos
métodos de enseñanza. En este sentido, observar críticamente los métodos de enseñanza
inherentes a la Sociedad Industrial y desarrollar experiencias en el uso de las TI y del
Ciberespacio parece ser un camino factible y prometedor.




Bibliografía



BRAVERMAN, H. Trabalho e Capital Monopolista. Rio de Janeiro: Zahar Editora,
1981.

CAPRA, Fritjof. As Conexões ocultas. São Paulo: Cultrix, 2002.

CASTELLS, Manuel: La Era de la Información – Economía, Sociedad y Cultura,

vol.1. Madrid: Alianza Editorial, 1997.

_____. La Galáxia Internet. Barcelona: Arete, 2001.


CONFEDERATION OF EU RECTORS. The Bologna Declaration on the European
Space for Higher Education: an Explanation. Mimio, 2000

CORIAT, B. Pensar pelo Avesso: o modelo Japonês de trabalho e organização. Rio
de Janeiro: Revan/UFRJ, 1994.



                                                                                      12
GIBSON, Willian. Neuromancer. Lisboa: Meribéria Lider, 1991.

MARX, K. O Capital. São Paulo: Difel, 1984.

RICARDO, D. Princípios de Economia Política e Tributação. São Paulo: Nova
Cultural, 1985.

SMITH, A. Uma Investigação sobre a Natureza e Causas da Riqueza das Nações.
São Paulo: Hemus, 1981.

TAUILE, J.R. Para (re) Construir o Brasil Contemporâneo: Trabalho, Tecnologia e
Acumulação. Rio de Janeiro: Editora Contraponto, 2001.

TURKLE, Sherry. A Vida no ecrã. Lisboa. Relógio D’Água, 1997.




                                                                            13

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:9
posted:5/27/2012
language:Spanish
pages:13