AUDITORIA INTEGRAL DE LA COMUNICACI�N INTERNA by nVE9NAvB

VIEWS: 21 PAGES: 2

									1.1 AUDITORIA INTEGRAL DE LA COMUNICACIÓN INTERNA

La auditoría comunicacional es una base sólida e indispensable para construir una campaña
integral de comunicación interna y externa para realizar un trabajo de promoción de alto
impacto. Todo proceso de comunicación, requiere de un trabajo de planeación que le
permita obtener resultados medibles, en tiempos marcados, con objetivos concretos y una
adecuada inversión. La eficiencia de los procesos de comunicación depende de conjugar
estos factores estratégicamente.

Es necesario tomar en cuenta el control de calidad de los contenidos y los efectos de los
mismos en un contexto político, social y económico determinado, que va más allá de la
segmentación de la audiencia.

En este sentido es posible auditar el trabajo de comunicación que se realiza para hacerlo
más eficiente al prevenir y corregir problemas.

La auditoría comunicacional tiene como objetivo elaborar un diagnóstico del estado de las
prácticas de comunicación en todos los sentidos. De esta manera, es posible definir
objetivos de comunicación, estrategias para alcanzarlos, diseñar contenidos significativos
con efectos controlados, optimizar el presupuesto de producción y de medios a través de un
plan racional que no desperdicie impactos.

Este trabajo, profundo en su análisis, estrictamente confidencial y ambicioso en sus
planteamientos constituye un manual perfecto para el desarrollo de las actividades de
comunicación de acuerdo con un plan calendarizado y con resultados a corto y mediano
plazo, que pueden medirse concretamente y que además no pierde la flexibilidad para hacer
frente a situaciones críticas.

La auditoría comunicacional es un análisis que debe valorar el trabajo que se está haciendo,
planteando cambios sólo cuando es estrictamente necesario y optimizando de los recursos
con los que se cuenta.

Se trata de un "traje a la medida "cuyo diseño y talla son únicos, como la personalidad de la
institución. De esta forma no se adaptan modelos ajenos para resolver problemas, sino que
se crean los propios para cada caso.

Los rubros que debe considerar son los siguientes:

Análisis general

Diagnóstico de las necesidades de la institución
Evaluación de la estructura de las áreas encargadas de estas tareas
Evaluación de los productos (forma, contenido y distribución)
Evaluación de costos

Diagnóstico

Valoración de los logros obtenidos hasta el momento
Imagen de la institución ante sus públicos (internos y externos)
Balance y prospectiva
Conclusiones y recomendaciones

Objetivos

A partir de los dos puntos anteriores, es posible elaborar el planteamiento de la situación
contemplando las necesidades de comunicación de la institución en un contexto de realidad,
teniendo conciencia de sus fortalezas y debilidades.


Trazar los objetivos comunicacionales de esta forma permite planear con precisión, trabajar
en etapas y evaluar los resultados permanentemente en un período determinado.

Estrategia

Con objetivos claramente definidos y anclados en la realidad, se elabora la estrategia
general para alcanzar las metas propuestas. Con conocimiento de nuestros públicos se
elaboran los mensajes en dos etapas, primero el contenido, ¿qué decir? (análisis y
planeación estratégica), luego la forma ¿cómo decirlo? (creatividad y medios).


Los mensajes se prueban con grupos de enfoque para valorar el impacto y se elabora el plan
de medios, procurando un trabajo de precisión quirúrgica que optimice los tiempos y los
espacios, seleccionando los medios adecuados y ejerciendo racionalmente el presupuesto
sin desperdicio de impactos. La comunicación de masas es cosa del pasado.

http://cimm.com.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=177

								
To top