Docstoc

Opciones de crecimiento

Document Sample
Opciones de crecimiento Powered By Docstoc
					                                  México, D.F., 9 de mayo de 2012.

Versión estenográfica de la Sesión “Opciones de Crecimiento
para el sector asegurador” durante el tercer día de trabajos de la
XXII Convención de Aseguradores de México, organizada por
AMIS, efectuada en el salón Diezmo 1 del Centro Banamex de esta
ciudad.

Presentadora: Este panel va a estar moderado por el actuario
Clemente Cabello, quien fue Director General de GNP por 22 años,
actualmente es miembro del Consejo Directivo de AMIS y del CCE y
fue Presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios de la AMIS y
de FIRE, es Actuario Matemático por la UNAM, cuenta con un
Diplomado en el Programa de Alta Dirección de Empresas del IPADE
y un Diplomado en el Programa de Ideas Instituciones de México del
ITAM.

Xavier de Bellefon es Presidente Ejecutivo de AXA México, cuenta con
una larga trayectoria dentro de AXA en donde se ha desempeñado
como Director de Estrategia del grupo, Director de Desarrollo de
Negocio en AXA Europa, del norte y del este; asimismo, es miembro
del Comité Ejecutivo de AXA España, entre otros; es miembro del
Consejo Directivo de AMIS y es Sponsor del Comité de Accidentes y
Enfermedades de la Asociación, cuenta con una Licenciatura en
Administración de Empresas por la Escuela Superior de Ciencias
Comerciales y Económicas de París.

Mario Vela, es Director General de Seguros Monterrey, New York Life,
asimismo, es Presidente del Consejo de New York Life México, que
involucra tanto los negocios de seguros, como los de fianzas; es
miembro del Consejo Directivo de AMIS y cuenta con el grado de
Licenciatura en Economía de la Universidad M&M de Estados Unidos
y una Maestría en Administración de Negocios del IPADE.

Ernesto Dieck, es el Vicerrector de Administración y Fianzas de los
Centros Médicos del Tec-Salud. Tec-Salud es el sistema de salud
afiliado al Sistema Tecnológico de Monterrey, el cual comprende el
Centro Médico Hospital San José y el Centro Médico Zambriano Elliot,
los Institutos de Salud, la Escuela de Medicina del Tec de Monterrey
los programas auspiciados por la Fundación Santos y de la Garza
Evia, actualmente es Presidente de la Asociación Nacional de
Hospitales Privados y bajo esta carácter es miembro del Consejo
Consultivo del Consejo de Salubridad General.

Guillermo Torre, es Rector del Tec de Salud, además atiende diversas
responsabilidades académicas y de investigación en el Tec de
Monterrey, es miembro distinguido del Sistema Nacional de
Investigadores de CONACYT, con un Nivel 3 y ha publicado más de
100 investigaciones clínicas, es Médico Cirujano egresado del Tec de
Monterrey y la Universidad de Chicago le otorgó el grado de Doctor en
Inmunología.

Enrique Ruelas, es Asesor Estratégico del Instituto de Mejoramiento
de la Atención de la Salud de Estados Unidos, Director del Instituto
Internacional de Futuro de la Salud y Vicepresidente de la Academia
Nacional de Medicina y Presidente de la Sociedad Latinoamericana de
Calidad de la Atención en la Salud, entre otros puestos que
actualmente ocupa, algunas de las posiciones que ha ocupado fue
Secretario del Consejo de Salubridad General y Subsecretario de
Innovación y Calidad de la Secretaría de Salud.

Les pido a nuestro moderador y ponentes pasen adelante para dar
inicio a este panel.

Clemente Cabello Pinchetti: Muy buenos días, amigos.

Es un honor para mí tener el honor de moderar este panel, que estoy
seguro va a ser muy interesante.

En primer lugar, estamos hablando de un tema que es particularmente
importante para la industria, yo diría para el país que es el desarrollo
de los Seguros de Gastos Médicos.

Pero además, lo vamos a poder discutir oyendo la opinión y los puntos
de vista de grandes personalidades en este segmento.,

En realidad, como ustedes saben, la problemática del desarrollo de
estos seguros es sumamente compleja y abarca tanto cuestiones
propias, digamos, del sector asegurador, como otros relacionados con
su entorno, con el sector en su sentido más amplio.
En el panel anterior se pudo hace un análisis muy interesante, muy
importante de la visión, digamos, interna del seguro. Escuchamos
propuestas muy interesantes, muy de fondo.

Hoy el propósito de este foro es tener una visión más general. Por eso
se ha invitado a las personalidades que hoy nos acompañan, es decir,
la autoridad máxima, por ejemplo, en materia de seguro y salud en
AMIS, donde Xavier es el sponsor de todo este comité, un asegurador
que opera en una compañía tan importante como Monterrey New York
Life, en donde tienen también un interés enorme en este ramo, pero
además académicos y expertos en los servicios de salud
reconocidísimos en México.

Entonces creo que vamos a tener una experiencia muy grande.

La experiencia es que cada uno de ellos nos comente sus puntos de
vista en relación a estas temáticas del desarrollo de los seguros de
gastos médicos.

Y al final de todas las exposiciones vamos a tener un tiempo para
preguntas y respuestas.

Sí los invitaríamos con mucho entusiasmo que vayan ustedes
preparando sus preguntas, por aquí van a pasarles unos papelitos,
nos las van a hacer llegar y al final de la sesión las presentaremos a
nuestros expositores.

Así es que sin quitarles más tiempo, yo le pediría a Xavier de Bellafon,
que pase a dirigirnos su mensaje.

Muchas gracias.

Xavier de Bellafon: Buenos días a todos.

Con mi colega competidor y amigo Mario Vela, vamos a presentarles
un punto de vista desde compañías de seguros sobre nuestras
reflexiones para los retos de crecimiento en gastos médicos aquí en
México.
Creemos que lo interesante en gastos médicos es una problemática
entre el potencial evidente que existe para este mercado en México.
Ahí tienen el porcentaje de la economía del gasto de salud en México,
es menor que muchos países de Latinoamérica, tanto en gastos en
total, como la parte que representa los seguros privados dentro de
esta parte.

México comparado con otros países de Latinoamérica, también el
peso de los seguros dentro del gasto de la salud en cada país es muy
bajo en México.

Entonces evidentemente el número de personas es muy bajo. Todo
indica que hay un potencial muy fuerte.

Pero cuando miramos el número de asegurados, si bien creció mucho
desde el año 2000, con un ritmo muy fuerte del 12 por ciento anual,
desde el año 2007 hay un estancamiento.

¿Cómo explicar, y nuestra perspectiva en esta presentación va a ser
intentar dar reflexiones, pistas, que explican por qué ven esto y qué
medidas de reflexión tenemos sobre esto?

Un dato más para todos, volvemos sobre este punto importante; una
de las problemáticas que vemos muy fuerte y que condiciona un poco
toda la reflexión que aportamos, ese que el año más caro para los
mexicanos es seguros en salud.

Las primas de seguro que pagan los mexicanos para asegurar su
salud creció 1.7 más, 70 por ciento más que le nivel de vida de los
mexicanos.

Comparado con el año 2000 es mucho más caro por el mismo servicio
asegurarse aquí.

¿Qué podemos hacer?

Vamos hablar dos prácticas. Mario va a comentar un poco más sobre
cómo colaborar juntos para salir de ahí.
Colaborar juntos es complicado, porque tenemos que trabajar,
creemos nosotros, médicos, agentes de seguros, hospitales,
compañías de seguros juntos para que algo vaya cambiando.

Pero antes hay cosas que podemos plantear y que nos ofrecen las
medidas de crecimiento. Vamos a hablar de ofertas con la seguridad
social que está llegando casi al 100 por ciento hoy de la población de
México, proveen las ofertas más baratas, el de precio es evidente un
tema muy importante.

Reforzar reglas de conducta entre el paciente y las compañías de
seguro. Mario nos hablará de este tema de colaboración.

Creemos que cuando se está desarrollando el sistema de seguridad
social en el país, ofrece evidentemente a medidas de colaboración
entre el sector privado de seguros y el sector público.

¿Por qué va a ser muy complicado al país ofrecer una cobertura social
al conjunto de la población asumir todos los costos?

México tenemos dos datos muy interesantes: Uno. es un país muy
joven, tiene mucho crecimiento en término de edad, pero entonces a
pesar de ser tan joven México tiene unos tristes recuerdos en una
serie de cosas que va terminar costando mucho en la salud. La
población mexicana es número 1 en diabetes, la población número 1 y
2 en obesidad infantil y obesidad infantil de la población.

Estos datos hacen que poco a poco con la creciente edad del país, el
costo de atender a la gente, si el servicio solamente lo da el servicio
público, es decir, los que pagamos los impuestos aquí en este país, va
a ocurrir como en muchos otros países, va a ir creciendo, creciendo.

Por eso pensamos que hay mucha posibilidad de colaboración y ahí
necesitamos una serie de oportunidades que ya presentamos en su
momento a nuestros reguladores, tenemos que platicarlo con la
Secretaria de Salud, porque es más un tema de habilitar el sistema
público hoy de seguridad social para permitir que se colabore. Pero
creo que hay muchas opciones.
Se puede imaginar una participación en la cobertura general de la
población, se puede imaginar que las compañías privadas aseguren,
por ejemplo, la gente que tiene un nivel de ingresos superior a tal,
como existe en Alemania, por ejemplo, o a la gente más grande o más
joven.

Hay muchas posibilidades de organizar la colaboración entre mundo
privado y el mundo público.

También se puede imaginar que el sector asegurador privado llegue a
un acuerdo con el sector público para cubrir los ciclos catastróficos,
para permitir dar un servicio de calidad a mucha gente en los peores
momentos.

También se puede imaginar, como existe en varios países de Europa,
sistemas suplementarios, el Seguro Popular o el IMSS llega hasta tal
nivel y a partir de ahí se puede ir contratando niveles superiores de
cobertura o de reembolso y también la subrogación de algunos
servicios del IMSS o del Seguro Popular.

Yo creo que hay muchas oportunidades de colaboración, existen todos
los países donde hay una seguridad social fuerte, un sistema
establecido de colaboración entre el mundo privado y el mundo
público.

Hoy México está estableciendo su seguridad social, es el momento de
pensar en esas cosas.

Pensamos que ahí ofrece muchas oportunidades.

También a más corto plazo, creo que las compañías de seguros
tenemos que ir construyendo, ofreciendo y promoviendo ofertas más
baratas.

Hay países que viven el mismo tipo de problemas, donde
fundamentalmente se desarrollaron seguros para alcances, seguro
para diabetes, seguros nominados o seguros que cubren
hospitalización, que existen, no es que no existan, sino que no los
promovemos. Pero va a ocurrir un momento en que la gente no se va
a poder pagar el servicio completo.
Entonces yo creo que esas opciones ofrecen oportunidades.

También estamos trabajando mucho con la comisión dentro de AMIS
para hacer que podamos ofrecer poco a poco, generalizar sistemas de
prevención, ofrecer servicios de prevención a nuestros asegurados.

¿Por qué? Una de las razones que explica el costo, es la fuerte
concentración de los costos vinculados a algunas pocas personas con
los que se cuidan y pagan por los demás.

Hay un potencial importante que ofrece servicios de prevención y de
reconocer, de incentivar y/o de sancionar en el precio, en las
coberturas, la gente que aplican medidas de prevención antes o
después de un problema y los que no.

No es justo, que si alguien se está comportando de manera muy bien,
se está cuidando en salud, se da que pague lo mismo que alguien que
no lo está haciendo. Hay que ofrecer muchas oportunidades también
para abaratar el costo.

Le dejo la palabra a Mario.

Mario Vela Berrondo: Buenos días.

Yo vengo a sonar la alarma. Este es un mercado que se nos va a
acabar muy rápido y creo que no estamos consciente de ellos.

Yo creo que todos creemos que los seguros que tenemos hoy son
para siempre y el modelo que tenemos hoy se nos está acabando.

Yo lo que vengo a proponer o lo que venimos a proponer Xavier y yo,
es mayor colaboración entre todos.

Creo que es la primera vez en muchos años, o cuando menos los
años que llevo en el sector, en la que dos aseguradoras que
competimos todos los días en la calle, estamos dispuestos a colaborar
en una presentación y a mandar un mensaje a todos. Pero eso es lo
que necesitamos, necesitamos empezar a trabajar mucho más en
colaboración.
Yo lo que vengo a proponer, primero, las aseguradoras tenemos que
empezar a trabajar en ciertos temas juntos y después la petición es
que los hospitales también nos ayuden y creo que justamente es el
foro, teniéndolos a todos ustedes aquí.

Déjenme enseñarles una foto que yo no sé si a ustedes les aterra,
pero a mi suegro le aterra, dice que a mí me va a aterrar después.

En la lámina que les quiero presentar, imagínense ahora que tienen
una póliza individual de gastos médicos y la prima anual, ustedes
escojan cuál es la suya, 50 mil, 75 mil ó 100 mil, dependiendo de sus
edades y dependiendo de si tienen hijos metidos en la póliza o no.

Si nosotros dentro de cinco años vemos la inflación, esta es la
inflación en México que es alrededor del 4 por ciento, dentro de 5 años
esa persona que está pagando 100 mil pesos va a pagar solamente si
fuera la pura inflación nuestros incrementos de tarifas, estaría
pagando 121 mil pesos y si me voy al año 30 estaría pagando 324 mil
pesos.

¿Alguien de ustedes tiene hoy 60 años? ¿Les gustaría llegar a los
90? ¿Cuándo menos a los 90?

Vamos hacer esto un poquito más interactivo para que no se me
duerman todos.

Yo no soy actuario, entonces me equivoco con los números, alguien
corríjame por favor.

Si nosotros agarramos y nos vamos en lugar de la inflación porque
nunca hemos incrementado la tarifa a la inflación, hasta donde yo sé.

Vamos a ver los incrementos de tarifas reales o cuando menos
parecidos a los que tenemos en el sector.

Esa misma prima inicial de 100 mil, 75 mil ó 50 mil pesos, si
agarramos los incrementos de 10, ¿qué es lo que les estamos dando
a los jóvenes, no se los estamos dando a nadie que tenga 60 años, ni
50 años. ¿Va?
Alguien que tenga hoy 40 años dentro de 30 años va a tener 70. Si
tenía una prima de 100 mil pesos, esa persona de 40 años va a tener
que pagar 2 millones casi casi de pesos de prima.

¿Quién está dispuesto a pagar una prima de 2 millones de pesos?

El peso vale en ese momento 324 mil pesos, la diferencia es de 1
millón 400 más por el incremento de la siniestralidad y de los costos
que tenemos todos nosotros. Es una pequeña diferencia 1 millón 400
que tendían que pagar ustedes de más.

Ahora vamos a ver a alguien que ya llegó a los 60, pero que sí quiere
llegar a los 90 y quiere tener una póliza seguramente cuando llegue a
90, porque probablemente es cuando más la va a necesitar.

Esa persona si tenía una prima inicial hoy de 100 mil pesos, va a
estar pagando dentro de 30 años 6 millones y pico de pesos.

¿Quién puede pagar hoy 600 mil pesos mensuales de prima?

¿Qué nos va a pasar? Pues nadie se va a asegurar.

 ¿Qué nos va a pasar, que los únicos que van a ser asegurados son
los sanos o los enfermos? Los enfermos, porque es el único que
tiene que pagar la póliza sin importar cómo, pues si ya tienes un
cáncer o tienes una diabetes o tienes un problema cardiovascular
tienes a fuerza qué seguir pagando tu póliza, nada más que si ya se
fueron los sanos el incremento ya no va a ser de 15, entonces el
número o va a ser 6 millones y fracción, el número se va a volver 7, 8,
9, 10, el que ustedes quieran.

¿Qué nos va a pasar en ese momento? Nadie va a estar en gastos
médicos mayores.

Entonces el tema que tenemos hoy enfrente es un tema preocupante,
es un tema preocupante para todos los aseguradores, porque tarde o
temprano nos vamos a encontrar que en la siniestralidad va a ser
impagable.
Es un tema preocupantes para los hospitales, porque si hoy el 50
por ciento de lo que ellos reciben viene de nosotros y nosotros ya no
tenemos asegurados, su facturación tiende a bajar rápidamente.

Entonces por eso vengo yo a invitar a todos a que colaboremos juntos
y empecemos a ver el problema como es, es un problema grande.

Ayer Manuel Aguilera lo tocó en la presentación, lo tocó muy rápido,
dijo: “Ya no es viable” y se brincó al siguiente punto. Pero ya no es
viable y necesitamos cambiar.

Hoy es viable, hoy si fuera yo uno de los candidatos que se presentó
ayer e hiciera yo mis números como los hace él, les diría que sí es
viable. Hoy sí es viable… En un tiempo muy corto no lo va a ser.

¿Por qué tenemos el problema de las primas, por qué suben tanto?

Porque estamos metidos en un círculo vicioso, es un tema que
empieza con el sector asegurador, no con nada más.

Nosotros no crecimos, se acuerdan de la lámina del “slade” de Xavier
donde el crecimiento en los últimos años fue casi nulo, el crecimiento
en los últimos años de asesores fue casi nulo también. Si no tenemos
más asesores vendiendo pólizas es imposible que crezcamos el
número de asegurados. El primer problema es que no tenemos
suficientes asesores.

El 40 por ciento de la gente que se encuesta, le preguntan: “¿Por qué
no tienes una póliza?”, contesta: “Porque nadie se la ha ofrecido”. El
40 por ciento está disponible, pero no sabemos cómo llegar porque no
tenemos suficientes asesores y como no tenemos suficientes asesores
tampoco tenemos suficientes asegurados.

En lo individual tenemos 2 millones de asegurados y fracción y hay
110 millones de mexicanos. 2 millones y fracción de 110 es nada. Es
un error contable.

Si tenemos pocos asegurados la mutualidad es muy chica.
Aquellos que están en una aseguradora, que está entrando hoy a
gastos médicos y que tenga pocos asegurados, les toca un caso
catastrófico y el mes, el trimestre, el semestre y el año ya no salió,
porque la mutualidad es muy chiquita. No hay suficientes primas por
pagar ese caso catastrófico de 2 ó 4 millones de pesos, no hay
suficientes primas.

Si a los que somos, los que tenemos mayor participación en el
mercado nos pegan los catastróficos y cuando llega un catastrófico en
el mes grande te pega en la siniestralidad del mes, mientras más
chiquita sea la mutualidad es peor. Entonces volvemos al tema que
necesitamos más asesores.

Como nosotros no tenemos suficientes asegurados, los hospitales no
pueden invertir ten tener más camas; como no pueden invertir en más
camas, cuando se voltean ellos a negociar con las farmacéuticas
tienen un poder de negociación muy chico.

Entonces los precios que pagan ellos a las farmacéuticas o a
G-Medical o a quien sea, son precios altos cuando los comparas con
países mucho más avanzados donde hay una penetración más
grande. Los precios que pagamos en México por un sistema de
resonancia magnética debe ser mucho más alto en México, que en
Europa o que en Estados Unidos.

¿Por qué? Porque ahí sí existe la masa y aquí no existe la masa.

Entonces el problema es en hospitales caros, si es el que es caro
porque no tiene suficiente volumen.

¿Quién puede llenarlos de volumen? Nosotros.

Como ellos no tiene suficiente volumen, los costos que ellos nos
ofrecen a todos nosotros son caros, altos. Y como son altos, cuando
nosotros sacamos las primas del siguiente año, cuando se lo
presentamos a alguien, te dicen: “Yo no la puedo pagar”.

No hay muchos mexicanos que puedan pagar 100 mil pesos anuales,
hay muchos menos que puedan pagar 6 millones de pesos anuales,
pero hay muy pocos.
Entonces el problema este es un problema de volumen. Necesitamos
nosotros los aseguradores generar mucho más volumen del que hay.

Nosotros necesitamos, como dije, mucho más asesores.

Sólo el .06 por ciento de la población en México son asesores. En
países en Asia es el 1 ó el 2. Lo que nos faltan son asesores.

Necesitamos nosotros muchos más agentes porque es imposible
cubrir a 46 millones de personas económicamente activas con 27 mil
asesores, no hay suficientes horas en el día, en el mes o en el año
para poder hacerlo.

En Estados Unidos o en Asia ya dijimos que la proporción es mucho
mayor.

Ahora, ya platicamos de la mutualidad, platicamos que mientras más
chiquita es la mutualidad los guamazos que te da un siniestro
catastrófico es mucho más grande y la tarifa que le tienes que pasar
al siguiente año es mucho más alta.

Entonces la meta es ¿cómo le pegamos nosotros a tener una
mutualidad más grande para que la contribución de todos nos ayude a
absorber esos gastos catastróficos que nos pegan.

Si nosotros logramos hacer eso, vamos a poder salirnos de este
círculo vicioso en el que estamos hoy metidos, que creo que nos urge.

Vean ustedes el número de camas que hay hoy en México.

Estas son camas de hospitales sean privados o públicos, mientras que
en Alemania por cada 10 mil habitantes hay 82 camas de hospital en
México hay 16, en Chile hay 5 más. No soy actuario, pero 5 más que
16 es cerca del 30 por ciento más.

Yo no creo que Chile sea 30 por ciento mejor país que México, pero
tienen 30 por ciento más camas que nosotros.
Argentina, que todos sabemos los problemas que se viven en
Argentina, están mejor que nosotros en número de camas de hospital.
Es penoso, pero es la realidad.

Entonces parte de lo que yo vengo a proponerles, es que nosotros
traemos de incentivar que hayan más camas, teniendo más asesores,
pero también apoyando más a los hospitales. Y ahorita voy a entrar a
eso.

De esas 16 camas la mitad son privadas y de esas 8 camas sólo 2
están en hospitales certificados, o sea, sólo 2 son hospitales en los
que todos ustedes estarían dispuestos a entrar.

Quiere decir que hay 14 camas de 16 en la que ninguno de nosotros
estaríamos dispuestos a entrar.

Volvamos a un tema, que esto es un tema de volumen, necesitamos
cambiar esta tendencia muy rápidamente.

Déjenme brincarme a nuestras propuestas.

La primera es más asesores. Yo quisiera un compromiso de todos los
que estamos del lado de las aseguradoras, que vamos a crecer el
número de asesores.

El segundo compromiso tiene que ver con cómo podemos nosotros
ayudar a los hospitales y ayudarnos a nosotros mismos. No es que
seamos caritativos y digamos cómo le vamos ayudar a los grupos
hospitalarios, sino vamos a ver cómo nos ayudamos mutuamente.

En esta parte yo propongo que nosotros aprovechamos el dinero que
tenemos en reservas, en inversiones, para asociarnos con fondos de
Prevert Ecuty, para que los fondos de Prevert Ecuty nos ayuden a
levantar el dinero nuestro, más el dinero externo de las Afores, de los
bancos, de los grandes inversionistas y con ese dinero podamos
nosotros crear más hospitales, tener más camas.

Nosotros tenemos hoy casi 600 mil millones de pesos en inversión
todo el sector.
Si nosotros agarráramos nada más el 5 por ciento y ese 5 por ciento lo
pusiéramos en un fondo de Prevert Ecuty o en varios fondos de
Prevert Ecuty, nosotros tendríamos nada más la oportunidad de crear
casi 5 mil camas más de hospitales y tomen en cuenta que el hospital
más grande de todo México tiene 400 camas y el que lo sigue tiene
ciento y tantos. Crear 5 mil camas mas es un brinco muy importante.

Si nosotros podemos apoyar a los hospitales, para que los hospitales
empiecen a poder tener más camas, para que tengan ellos más
volumen después de que nosotros hayamos tenido más asesores
vendiendo más pólizas, eso va a permitir que los hospitales puedan
bajar sus precios.

Nosotros con el dinero que ya tenemos en inversión, una de las
oportunidades que tenemos nosotros legalmente, es invertir en este
tipo de herramientas.

Nosotros podríamos invertir en eso y generar ó 117 hospitales más,
ayudar a que se den 117 hospitales más ó generar casi 5 mil camas
más.

Yo lo que vengo a invitarlos a todos ustedes, es que los que estamos
en el sector asegurador traigamos más asesores de seguros y con ello
más asegurados y le vengo a pedir a los hospitales que nos ayuden a
abrir más camas y continuar los precios más, porque si no nos vamos
nosotros a dar juntos un guamazo que no nos va a gustar a ninguno
de los dos.

Muchas gracias.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias, Xavier, Mario.

Creo que fue un planteamiento muy claro de la situación del ramo, de
los riesgos y retos que enfrentan, pero también un planteamiento muy
claro, me parece a mí muy interesante, de situaciones creativas,
novedosas.

Una cosa que a mí me parece que es fundamental, que se hizo mucho
énfasis en esto, la necesidad de colaboración.
Al final de cuentas tenemos una enorme interdependencia, sobre todo
con los hospitales y necesitamos apoyarnos mejor en bien de todos.

Una cuestión que me queda a mí también la inquietud de oír estos
planteamientos, la necesidad que tenemos de actuar pronto. Se ha
dicho, el tiempo se está acabando.

Entonces no basta con discutir los problemas y analizar, tenemos qué
encontrar la manera de implantar soluciones y pronto.

Finalmente, queda un tema que si no es del corazón de este evento,
de esta parte de la convención, es fundamental para la industria de
seguros, el desarrollo de asesores de seguros, de agentes
profesionales, que se ha dicho de manera meridiana y es un tema en
relación actual, se discutirá en otros foros, pero es nuevamente un
tema que tenemos que afrontar y actuar ya, porque ahí estamos
hipotecando nuestro futuro en hacerlo.

Muchas gracias otra vez.

Felicidades.

Vamos a pedirle al ingeniero Ernesto Dieck, que nos haga el favor de
acompañarnos para hacernos su presentación.

Ernesto Dieck Assad: Gracias por la invitación.

Voy a tratar en un corto tiempo platicarles probablemente algo que yo
haría en unas cinco horas, pero bueno, es parte de la dinámica que
nos dieron hoy, porque hablar del tema de salud no es tan sencillo
hacerlo en tan poco tiempo, pero vamos a ver qué les puedo decir.

Miren, yo en términos generales quiero platicarles rápidamente
nuestra percepción de dónde venimos en el tema de la industria de la
salud, en dónde estamos y un poquito algunas consideraciones para
mejorar nuestro sistema de salud, porque la definición de ¿qué hacer?
Yo creo que todavía nadie la tenemos.
Y coincido con lo que se ha dicho aquí, de que tenemos que ponernos
de acuerdo por el bien de los usuarios y de los usuarios de los
servicios de salud y por el bien del país.

Miren, en términos generales ya se dijo que el sector asegurador por
alguna razón se ha estancado. Esta información ya se compartió, así
es que no me voy a meter mucho en ese tema.

Pero un problema que también se comentó brevemente, es que la
edad de nuestras personas en el país sigue envejeciendo, de tal
manera que la salud en el país nos va a costar más, a todos por ese
simple hecho, más por otros hechos que comentaré más adelante.

La epidemiología en nuestro país ha variado, ya la gente no se
enferma de cosas menores y se muere tempranamente, sino ahora
tenemos muchas enfermedades que son enfermedades que son
crónicodegenerativas, que tienen un costo muy grande a través de la
vida de las personas y a través de los años. Entonces es otro factor
problemático que tenemos que también ya se mencionó.

Un tema muy importante, ese que el gasto en salud en nuestro país de
todo el sistema de salud es alrededor del 6.4 por ciento del Producto
Interno Bruto. Pero ese 6.4 que son algo así como cuarenta y tantos
mil millones de dólares se maneja alrededor del 50 por ciento, se
mencionó de manera de gasto de bolsillo y otro tanto de a través de
instituciones de gobierno federales, estatales, etcétera.

Si vemos la parte de seguros es muy pequeñita, no llega ni al 10 por
ciento.

No obstante, en países de la OCDE el 70 por ciento del gasto en
promedio de esos países está pagado a través de los gobiernos. O
sea, México por alguna razón a lo mejor estamos atrasito, pero esto
probablemente va a cambiar.

Otro dato interesante es que México gasta, ya dije hace rato, 6.4 por
ciento del PIB. El promedio de los países de la OCDE gasa el 9.2 por
ciento.
Es obvio que nuestro país va a crecer la industria de la salud y ahí hay
una gran oportunidad para las compañías de seguro, para los
hospitales y para las personas que están dedicadas al tema de salud,
sólo que hay que hacerlo organizadamente, porque si no, como dijeron
hace ratito, no va a alcanzar aunque haya más gasto en salud o más
dinero que se destine a eso no va a alcanzar por la dinámica de
complejidad que tiene nuestra población en proyección hacia el futuro.

Ahora, eso es un poquito una pequeña introducción, ¿pero en dónde
estamos con relación a las compañías de seguros?

El modelo privado de financiamiento, como se mencionó,
desafortunadamente, todos coincidimos, está desgastado. Las
compañías de seguro buscan obviamente una estrategia de contener
costos y la realidad no ha sido posible.

¿Por qué? Porque tenemos una dinámica bien interesante.

En nuestra opinión, no se presta, por ejemplo, los estilos de vida
reductores del gasto, o sea, se paga actualmente por hacer, no por
dejar de hacer.

Una compañía de seguros a nuestra institución o a cualquier médico
inclusive, le paga porque hizo una cirugía, no porque dejó de hacerla.

Nos ha tocado casos donde un apéndice, por poner un ejemplo, se
pagó y se saca un costo promedio y el costo promedio es muy barato
en no sé donde, pero nunca se mide que en realidad el número de
apéndices o el porcentaje de apéndices blancas sea un valor muy
pequeñito o comparado con los niveles mundiales. Pero no importa
porque sale barato, sale barato hacer algo que no se necesitaba
hacer. Ese es un factor bien interesante que tenemos que desarrollar
una estrategia juntos para beneficio no sólo de las aseguradoras sino
también de los pacientes.

Obviamente es frecuente que los individuos paguen una póliza durante
todos los años, a veces la utilizan poco, y al final de la vida, cuando
más la necesitan ya no la pueden pagar. Eso se mencionó aquí.
La grafiquita ésta que tengo de este lado muestra, por ejemplo,
pacientes. A lo mejor el paciente uno tuvo una siniestralidad a través
de los años de esta manera con un precio promedio de la póliza. Si el
paciente uno termina su vida aquí, pues el paciente uno siempre fue
rentable, si la termina acá no necesariamente, y eso es lo que están
cuidando los grupos de las pólizas de seguros. Entonces, hay que
buscar una estrategia para que en grupo, la colectividad siempre sea
de beneficio para las aseguradoras y para las comunidades.

Lo que acabo de decir es que las utilidades o pérdidas se cuantifican
anualmente y no a través de ejercicios o multianuales o por un estado
de resultados del individuo. Es muy triste ver, ahorita se preguntaba
que por qué una persona de 60 años ó 70 años, cuánto le va a costar
la póliza, cuánto le cuesta hoy.

Pero la pregunta es ¿cuánto ha pagado que nunca usó? Y ya se
marcó como una utilidad para una compañía u otra. Entonces, hay que
cuidar esa parte, y hay que desarrollar obviamente modelos para que
haya tantos subsidios a través de los años de grupos de personas
nuevas con personas de edad.

No tengo la respuesta para eso, pero tenemos que trabajar, coincido
que hay que trabajar junto con las compañías de seguros para
desarrollar los modelos que necesitan los sistemas de salud.

La mayor parte del gasto se ejerce en la etapa final de la vida. Eso ya
lo sabemos, y desafortunadamente un asegurador, un asegurado con
prexistencias está encadenado a su compañía de seguros de por vida,
no importando si la compañía es eficiente o no. Entonces, esos son
algunos temas importantes de la realidad.

En términos genéricos, si nosotros juntamos a todo el grupo de gentes
con pólizas de seguros probablemente se vería de esta manera, es
decir, tenemos las personas o los grupos de personas. En la línea
negra vemos la prima que pagan y el objetivo es que la siniestralidad
acumulada a través de los años, obviamente nunca sobrepase la
prima pagada, que de lo que se mencionó aquí.

Entonces, aquí lo que conviene, fíjense una cosa bien interesante, si
dependiendo de la edad del grupo de la póliza, si estoy en esta etapa
de la vida pues voy a tener grandes rentabilidades. Pero a medida que
la edad del grupo de pólizas obviamente va aumentando puedo llegar
a tener números rojos.

Entonces, tenemos que mirar a modelos que nos sean favorables a
todo mundo.

Ahora, hay una serie de características interesantes en la industria en
general de salud, que está basada en tres pilares: Calidad y
seguridad, y la pongo número uno. El acceso o accesibilidad a todo
mundo y el precio. Tenemos que encontrar la manera de focalizar
estos tres conceptos o estas tres características para que tengamos
todo mundo un mejor nivel de seguridad privada y pública en el país.

Obviamente es muy difícil de balancear estos tres componentes, y ese
es el reto que tenemos las aseguradoras y los hospitales.

Las políticas de contención de costos generan un ambiente, a veces,
muy complejo entre aseguradoras y prestadores de servicios de salud.

Realmente nosotros buscamos siempre el enfoque de calidad y
seguridad para el paciente, y a veces es muy complicado cuando hay
otros servicios equivalentes que de alguna manera no cumplen, a lo
mejor los mismos niveles de calidad y seguridad para el paciente, pero
sí son más baratos, pero no se alcanza a entender qué tipo de
producto o servicio estoy recibiendo. Entonces, ese es un tema
importante.

Ahora, una cosa muy importante también, es que el costo del tercer
pagador siempre aumenta cuando se aumentan las capacidades
resolutivas de la medicina, y esto no lo miden los actuarios, nunca lo
han podido medir.

Hace 30 años no teníamos idea de que iba a existir un CTPDS o un
equipo que por emisión de positrones te iba a detectar ciertos
diagnósticos que en aquel entonces no se diagnosticaban.

O sea, la pregunta es ¿qué queremos, que no sigan los avances
tecnológicos, que nos detengamos y que cuando nosotros tengamos
70 años no nos den un nivel de calidad de vida del futuro, que nos lo
den del pasado?

Yo creo que no. Yo creo que todos debemos de empujar a que eso se
dé, a que busquemos una mejor calidad de vida con el nivel de
tecnología que va creciendo.

Hace algunas semanas le escuchaba al doctor Ruelas, que aquí está,
que el número, si udizáramos, por así decir, el conocimiento del
mundo, empezando allá en el año, cuando nació Cristo, con valor de
uno, tardaba como 1,800 años en crecer a dos, y así sucesivamente.

Hoy, según la conversación que tuvimos en aquel entonces con el
doctor Ruelas, decía que hoy cada dos años se duplica el
conocimiento.

Entonces, yo quiero ser, cuando tenga 70 años parte de ese
conocimiento para vivir mejor y tener una mejor calidad de vida, y yo
creo que todos estamos en esa misma dinámica.

Los aumentos en costo, obviamente son atribuibles a las distintas
características. Ya vi que me faltan cinco minutos. Voy a tratar de irme
un poquito rápido, para buscar llegar a las conclusiones a cómo mejor
nuestro sistema de salud, más bien es una perspectiva.

En términos generales yo creo que hay que buscar una estrategia de
transformar el sistema de mercado de salud. Los proveedores y
pagadores, obviamente tenemos que enfocarnos hacia una evaluación
integral del paciente.

Un factor fundamental para ese desarrollo tiene que ver, y yo lo puse
aquí como una piedra angular, con el desarrollo de la estrategia del
expediente clínico electrónico.

No puede ser posible que ahorita, como es en la actualidad, las
compañías de seguros o los usuarios miden un pedacito del
procedimiento con un costo del pedacito, sin entender que la dinámica
de salud es toda una característica completa integral y hay que
medirla integralmente. Nos miden a veces porque el paciente se
atendió, pero nunca miden si hubo reintervenciones, si eso le derivó
otros problemas. Hay que buscar una estrategia clara, que nos dé una
información integral, y el expediente clínico-electrónico es la gran
herramienta para eso. O sea, hay que usar la tecnología.

La eficiencia en costos, obviamente el equilibrio, los modelos de
operación que creemos que vamos a tener que explorar algunos de
ellos, es apoyos a la prevención, mayor acceso a medicina de primer
contacto. Ya están las ISES por ahí; capitation o capitación;
administración de grupos con practicas con cierto nivel de riesgo
compartido, sólo que tenemos que llegar a acuerdos con los terceros
pagadores de en qué tipo de negocios vamos a entrar y bajo qué
premisas, porque no necesariamente para todos los tipos de pólizas.
Entonces, son algunos de los comentarios.

Y en modelos económicos obviamente también tenemos que buscar
incentivar a las personas que mantienen estilos de vida que reducen el
gasto, obviamente tenemos que entrar en una estrategia de medición
de la rentabilidad y la efectividad de los sistemas hospitalarios y
sistemas de salud, y obviamente buscar incentivos para proveedores
que ejercen la medicina, obviamente en favor del paciente con la
mayor calidad y seguridad para el paciente.

Déjenme termino diciéndoles, les voy a robar dos minutillos más.
Termino diciéndoles una cosa que creo que es muy importante: Hoy,
tanto las compañías de seguros o terceros pagadores, como los
hospitales tenemos una gran oportunidad sabiendo que ha habido un
parteaguas, mi opinión, o cuatro parteaguas a través de la historia de
la salud en el país.

La primera fue cuando nace el Seguro Social. La segunda es en los
80’s, cuando se descentralizan los recursos del gobierno hacia los
estados, a las diferentes secretaría de Salud. El tercero, y no menos
importante, el Consejo de Salubridad General, que busca la estrategia
de equidad, calidad y seguridad para el paciente. Y el cuarto
parteaguas recientemente en este siglo, el tema del Seguro Popular,
cobertura universal.

¿Qué es lo que estamos viendo aquí? Hay una convergencia de los
servicios de salud. O sea, el Gobierno Federal está buscando dejar de
ser un proveedor de servicios para ser solamente un regulador. Y eso
nos da una gran oportunidad a hospitales privados y a compañías de
seguros o terceros pagadores.

Muchas gracias.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchísimas gracias, Ernesto.

Yo creo que aquí tuvimos la oportunidad de participar, de escuchar
reflexiones interesantes sobre los problemas en general del sistema
privado de atención en salud en México, y muy particularmente, por lo
menos a mí fue de las cosas que más me llaman la atención y me
preocupan, el reconocimiento y la manifestación tan clara de los
problemas para su financiamiento, cuestión que había sido expresada
también en al plática anterior.

Y aquí también se plantean opciones interesantes de solución, es
decir, no son males irremediables, son complejos, son importantes y
son urgentes, por lo que nos está diciendo aquí Ernesto que, desde su
punto de vista, hay cosas que podemos hacer, y además que
podemos hacer muchas de ellas juntos para mejorarla. Todos estos
serán temas, desde luego, a profundizar en el futuro.

Y ahora quisiera pedir la presencia aquí del doctor Guillermo Torre,
que es el rector del Sistema de Salud del Tecnológico, y el cual
seguramente nos va a dar una perspectiva muy interesante, un punto
de vista de un, no sólo un académico, pero un experto en los temas de
salud.

Doctor, por favor.

Guillermo Torre: Buenos días. La verdad que la mayoría de las
pláticas que yo doy son para colegas médicos, entonces es muy fácil
para mí hablar y discutir y tener una dinámica de esa naturaleza.

Yo les voy a tratar de presentar una perspectiva médica de esta
problemática, y yo aquí a lo largo de esta presentación me ha quedado
claro que todos entendemos la problemática y la verdad necesitamos
buscar una solución importante, no nada más para la compañía de
seguros o para los hospitales, para los médicos también, porque es el
otro elemento aquí crítico.
Yo creo que sin una buena práctica médica puedes tener seguros,
puedes tener hospitales y el sistema no va a funcionar, y la presión
que tienen las aseguradoras y los hospitales la tienen los médicos.

Mis colegas batallan día por día por tener pacientes, batallan por tener
una compensación económica adecuada, batallas con las compañías
de seguros, batallan con el paciente y con el agente, o sea, la
dinámica en la práctica privada en México es de extrema complejidad.

Yo les doy un poquito de historia, yo soy mexicano y viví en México
hasta los 22 años, y me fui a Estados Unidos Mexicanos, apenas volví
hace dos años, y he aprendido a trabajar en la práctica privada en
México en los últimos años.

Y les quiero decir que es extraordinariamente difícil, más difícil que en
Estados Unidos y ciertamente en los países socializados o en donde la
medicina es más socializada, como en Europa.

Son los retos que aquí tenemos, son de una magnitud muchísimo
mayor a la dinámica americana, por ejemplo, en donde el volumen no
es un factor, el volumen es incalculable. La dinámica económica,
aunque en 20 años la sufrirán, hoy no se ve de esa forma, sin
embargo, las presiones existen.

Entonces, la práctica médica en México vive una complejidad enorme,
y la complejidad la vive por la competitividad, por el número de
médicos que producimos, todos trabajando en la parte social quieren
participar en el mercado privado. Hay un exceso de oferta con una
demanda muy limitada, como ya lo vieron anteriormente.

Y eso es lo que provoca, es una serie de estrategias de trabajo que no
son muy productivas. Las prácticas médicas en México también tienen
la presión de la alta cantidad de conocimiento, y Ernesto un poquito
manejó ese tema.

Y lo que pasa es que sucede de una forma muy real. Las
especialidades médicas avanzan de una forma extraordinaria. Por
ejemplo, yo soy cardiólogo, tenemos súper, súper especialistas en
cardiología, si una persona no está al tanto de una técnica de ablación
de fibrilación auricular o la puede hacer. Para ser especialista en
electrofisiología tuviste que ser internista, cardiólogo, cardiólogo
ectofisiólogo y luego desarrollar esa especialidad.

Entonces, la dinámica de entrenamiento es muy compleja, de tal forma
que las prácticas individuales en México yo creo que van a ir por
terminarse, como ha sucedido y está sucediendo en los Estados
Unidos.

Hay ciudades en Estados Unidos donde las practicas de cardiología
privada ya no existen, todas están agrupadas, y eso me lleva un
poquito como introducción al modelo que hemos tratado de desarrollar
en el tecnológico y les voy a presentar, que no es ningún invento
nuestro. Simplemente creemos que dentro del tecnológico de
Monterrey, en donde podemos empatar una visión un poquito
progresiva para el estándar de la práctica en México, empatarla con
una misión académica y una misión asistencial.

Estamos tratando de construir una estrategia de trabajo que combine
todos esos ejes, pero eventualmente también la parte asistencial y la
relación con las compañías y los hospitales se vuelve crítica en este
proceso.

Entonces, les voy a comentar brevemente un modelo de salud que
tenemos en el tecnológico. ¿Qué son los institutos de salud del
Tecnológico? Que hace años cuando yo platicaba eso era un concepto
teórico, ahora ya estamos viviendo una realidad muy imperfecta, pero
una realidad que yo creo que es una alternativa muy buena para
realmente, que se convierte como un vehículo, para proveer volumen,
mejorar la calidad, medir la calidad y hacerlo más eficiente desde el
punto de vista económico.

Entonces, mira, en el Tecnológico de Monterrey hace unos cinco o
seis años decidió agrupar lo que el Tecnológico tenía en salud y
convertir una unidad que se le llama TecSalud. Simbólicamente para
nosotros era muy importante, porque entonces el sistema universitario
define que la parte de salud se convierte como un foco primario de
desarrollo hacia el futuro.
Y no solamente en la parte educativa, porque la Escuela de Medicina
del Tecnológico ya tenía más de 30 años, yo estudié en la primera
generación. Entonces, eso no era el punto. El punto es desarrollar una
estrategia de salud distinta, y el modelo crítico más importante de esta
estrategia de salud está basado en la idea de que las prácticas
médicas individuales no van a existir en el futuro. Esa es nuestra
premisa, y ciertamente creemos que ese es el diferencial más
importante. A lo mejor estoy siendo también muy radical, pero
contrastando la realidad.

¿Y por qué? Porque si uno tiene un problema complejo en un
paciente, es insuficiente la capacidad de un solo médico, es
insuficiente la tecnología que pueda tener en su oficina, es insuficiente
la capacidad de mantener el conocimiento al nivel que queremos
resolver, al nivel resolutivo que queremos de excelencia. Entonces,
nosotros estamos agrupando prácticas médicas.

¿Alguno de ustedes en su experiencia personal o lidiando con
médicos se da cuenta que el agrupar médicos en nuestro país es
terriblemente difícil? Yo no voy a decirles es imposible, porque en esa
estrategia ya tenemos aproximadamente 150 médicos, pero yo no
tenía canas cuando vine, y yo creo que el año que entra voy a estar
completamente blanco.

Es un tema muy difícil y es un tema difícil no nada más por nuestra
cultura, no es un problema genético ni de DNA, sino es la presión
económica y la presión de la práctica médica en nuestro país que es
extremadamente compleja, mucho más que en los Estados Unidos.
Sin embargo, cuando agrupamos, y hoy por hoy, por ejemplo, en el
área mía clínica, en Cardiología tenemos 20 doctores trabajando en un
grupo, y no les voy a decir que es perfecto, pero ya rompimos esa
barrera del miedo de que yo trabaje con otro colega, de que si mi
paciente ve al otro hoy le gustó cómo estaba vestido se va a ir con él,
o que si le habló mejor, que es la dinámica real en la práctica médica.
Que evita la facilidad de intercambio de trabajo en equipo, de
compartir un expediente electrónico, y te pone una resistencia a una
auditoria, que es otro punto fundamental de la creación de estos
institutos.
Si ustedes se ponen un poquito a pensar en todo lo que compran hoy,
hay auditoría, vas a comprar el carro, compras un carro usado lo llevas
al taller antes de comprarlo. Si lo compras de la agencia piensas que
la agencia lo revisó y lo checó, tú vas y lo checas.

En la práctica médica tú vas con un cirujano que te opere la apéndice,
y yo no creo que nadie aquí haya checado las credenciales, ni le haya
preguntado cuántos casos ha hecho el último mes.

Y si les preguntan te vas a dar cuenta que en una gran cantidad de
médicos o pacientes tenemos una variabilidad enorme en nuestro
país, ¿por qué? A lo mejor porque los órganos colegiados no son tan
exigentes, aunque la exigencia ahorita ha aumentado radicalmente.

A lo mejor los hospitales con el afán de tener más pacientes son un
poquito más laxos, las compañías de seguros no han podido, a lo
mejor, penetrar con una exigencia de calidad, que a fin de cuentas
reditúe para el paciente, no nada más para ellos.

Entonces, este proceso de auditoría lo estamos tratando de desarrollar
a través de estas prácticas médicas, yo les diría que iniciamos hace un
par de años un proceso de revisión por pares en el área de
cardiología, y lo hemos extendido a las otras áreas.

Y tuvimos una resistencia tremenda para hacerlo, pero, hoy por hoy,
funciona de una forma que yo no me hubiera esperado. No tiene los
resultados tan dramáticos, como a lo mejor el impacto que tiene unos
hospitales en Estados Unidos o en Europa, pero ya en nuestro país
con la cultura mexicana, con la dificultad de la práctica médica hemos
podido establecer programas que estén midiendo la calidad. No me
estoy refiriendo a cosas muy genéricas de calidad, a definir si la
indicación de un procedimiento o intervención estaba correcto, si el
número de asistencias fue correcto. Si el medicamento que se dio fue
correcto o no. Que eventualmente creemos que impacta la calidad,
independientemente de las mediciones que hagamos el que el grupo
de médicos sepa que estamos en una forma colegiada tratando de
medir eso, hace que la práctica cambie de una forma importante.

Todo este proceso lo tenemos centrado en la adaptación de un
expediente electrónico, un expediente electrónico que nos va a
permitir hacer una auditoría de una forma más práctica, que la
información de un grupo médico fluya al otro, que fluya de la clínica
hacia el hospital en una forma más sencilla.

Algo que suena muy fácil, pero es realmente difícil de implementar.
Simplemente en la práctica privada no tenemos siempre la autoridad
como institución hospitalaria de exigirle al médico, cómo hemos
tratado de lograr eso estableciendo grupos de médicos colegiados que
libremente deciden tomar esas estrategias por el beneficio que
perciben de estar asociados en un grupo, en este caso auspiciado por
el Tecnológico.

Entonces, aquí en breve les resumo un poco lo que estamos buscando
en esas prácticas. Tenemos beneficios que se pueden ver en más de
un área. Esperamos y creemos que los médicos lo reciben
directamente, pero muy importantemente el paciente, y eventualmente
yo estoy convencido que esto debe redituar en hacer procesos
médicos que sean más costo-efectivos.

Tenemos, hoy por hoy, en el Sistema del Tecnológico de Monterrey
tenemos 10 institutos de salud, que son prácticas médicas grupales.
Nosotros llamamos institutos, porque tenemos una misión educativa,
una misión formativa y una misión asistencial.

Tenemos desarrollo de programas de investigación clínica.
Probablemente el más avanzado es cardiología, yo soy cardiólogo y
me empecé a involucrarme en este proceso hace cinco años.

Pero tenemos ya una serie de programa o de institutos que van
avanzando en diferentes niveles. Este es un modelo que creemos que
es reproducible, no estamos ahorita en una etapa de expansión
geográfica, estamos realmente probando la forma de afiliación del
médico, su compensación, la relación con la universidad y mantener
sobre todo la autonomía en la práctica privada, entendiendo el
compromiso para la institución, en este caso para el instituto.

Nosotros estamos convencidos que el medir la calidad de la práctica
no solamente le reditúa al paciente, le reditúa al médico y le va a
redituar al Sistema de Salud en general, porque prácticas que son
auditadas, son prácticas que tienen un mayor control, que van a ser
más eficientes y a fin de cuentas yo, que esa es una de las estrategias
más importantes, y el vehículo para nosotros, para hacer eso, es la
información, tener información bien documentada con el expediente
electrónico y la aceptación de los médicos de estos procesos de
revisión por pares que yo creo que es fundamental.

¿Cómo le hacemos para que un médico esté dispuesto a toda esta
exigencia, a la percepción de que le vamos a quitar un poco la
autonomía de su relación privada? Que no es cierto. Estamos creando
una alineación de incentivos, que ahorita realmente no es el objetivo
hacerlo. Pero tiene que tener una compensación directa.

El médico recibe compensación teniendo más volumen, pudiendo
desarrollar especialidad. El médico mientras practique con más
volumen está dispuesto a tener una menor compensación por un
evento.

Entonces, estamos buscando estrategias para aumentarles el
volumen, para que puedan desarrollar especialidad, dar un campo
para que florezca en la parte académica, crear otras estrategias de
negocios, si lo queremos ver así, para las prácticas médicas, pero a fin
de cuentas la estrategia total está centrada en le objetivo primario de
medir la calidad y establecer protocolos y estrategias de trabajo que
puedan documentar en una forma clara un proceso de mayor
eficiencia, desde el punto de vista clínico, operacional y financiero.

Muchas gracias.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias, doctor Torre.

Sin lugar a dudas en un evento de esta naturaleza, pero era
indispensable escuchar la opinión y una opinión tan autorizada como
la del doctor Torre. De los médicos, desde la perspectiva de los
médicos, y yo creo que hemos tenido también ahora la oportunidad de
escuchar un planteamiento, por lo menos para mí muy novedoso de
un camino para lograr algo que creo que a todos nos ha preocupado
de tiempo atrás, de cómo lograr una práctica médica de excelencia, en
los momentos actuales, y por supuesto que resulte adecuada también
y justa para los propios médicos.
Y me parece que estos son caminos en donde efectivamente podemos
llegar a situaciones de ganar-ganar, y me parece que son temas,
desde luego, en donde los aseguradores no nos podemos mantener al
margen. Debemos estar enterados y participar en todo lo que
podamos. Así que muchísimas gracias, doctor.

Y ahora sí para terminar con nuestras presentaciones quisiera yo
pedirle al doctor Enrique Ruelas, que es asesor Senior del Instituto de
Mejoramiento de la Atención de la Salud en Estados Unidos
Mexicanos, que nos dirija también su mensaje.

Enrique Ruelas: Muy buenas tardes ya. Hablaré no solamente desde
la posición que acaba de referir Clemente, como asesor Senior del
Institute Healt Prugman de Estados Unidos, sino también desde mi
posición como, del recientemente creado Instituto Internacional de
Futuros de la Salud, y en mi calidad de Vicepresidente de la Academia
Nacional de Medicina.

Quiero señalar que la presentación que haré está fundamentada en
las participaciones de otros cuatro colegas nuestros. Hablo en plural
porque entre ellos hay un actuario, el doctor Antonio Alonso Concheiro
y el doctor Santiago Cejo, del propio Instituto Internacional de Futuros
de la Salud, el licenciado Javier Potes, Director del Consorcio
Mexicano de Hospitales y el actuario Eduardo Lara, que a quienes
ustedes conocen muy bien de Miliman.

El tema es “Opciones de crecimiento para el Sector Asegurador”,
permítanme plantear el siguiente objetivo. Apuntar hacia un
rompimiento de paradigma y terminaré justamente con esto. Creo que
hemos estado buscando, y hablo en plural nuevamente, porque se
trata de una búsqueda de aseguradoras, de hospitales, de médicos.
Hemos estado buscando las llaves debajo del farol, pero ahí no se
perdieron. Aunque ahí creemos que están, porque ahí está la luz.

Con el objeto de apuntar hacia ese rompimiento de paradigma,
quisiera yo partir de una premisa. Todo sistema está perfectamente
diseñado para producir lo que produce. Todo sistema está
perfectamente diseñado para producir lo que produce.
Los diagnósticos que se han hecho, lo que hoy hemos escuchado no
es casual. Lo venimos escuchando como diagnóstico desde hace
años. No es casual. Lo que se está produciendo es porque así está
diseñado el sistema, así lo hemos diseñado.

Quiero entonces empezar simplemente listando cuáles son esos
productos que produce este sistema, y lo haré, iba yo a decir de
manera telegráfica, esas ya son frases de museo, ya no hay
telegramas. Lo haré en formato Twitter si me lo permiten.

Primero, entonces, qué produce el actual sistema, si decimos que todo
sistema está perfectamente diseñado para producir lo que produce
qué está produciendo.

Segundo, ¿por qué no funciona? ¿Por qué no está funcionando, como
nosotros quisiéramos?

Tercero, ¿qué hemos intentado hacer?

Cuarto, ¿hacía dónde va ese sistema? Y,

Quinto, ¿cuáles serían las posibles opciones de crecimiento desde mi
punto de vista?

En primer lugar, ¿qué produce el actual sistema? Y yo quisiera señalar
a qué me refiero con sistema. Estoy hablando de ese sistema
construido por hospitales, médicos y aseguradoras pero que tiene de
manera no muy clara, de manera casi implícita pero están presentes
como parte del sistema no solamente los médicos, los hospitales y las
aseguradoras, sino los coordinadores médicos que operan para las
aseguradoras distribuyendo pacientes en los hospitales, y que tienen
un papel para bien o para mal importante. Los propios agentes de
seguros, que también juegan en esto y, por supuesto, los asegurados-
pacientes.

Todo eso es lo que concebiré como sistema, al cual me he de referir, y
que está produciendo aquello para lo cual está perfectamente
diseñado.
Enlisto, pues, solamente o que yo denominaría la decena de productos
diez. Simplemente para apuntarlos. Probablemente haya más y
ustedes coincidan con algunos otros o no. Solamente citaré diez, y a
esta decena de productos la voy a denominar la Decena Trágica.

Y me voy a referir a este concepto no por nuestro prócer, y la época
en que se vivió hace un siglo, sino porque trágico significa, Diccionario
de la Real Academia de la Lengua, “obra dramática cuya acción
presenta conflictos de apariencia fatal”.

Cualquier coincidencia es mera casualidad, en la cual la pugna entre
libertad y necesidad termina generalmente en un desenlace funesto,
esto es que es origen de pesares y de ruina.

La decena trágica, la decena de productos que está produciendo el
sistema.

Uno, juego, suma cero, lo que unos ganan los otros lo tienen que
perder, y viceversa. O peor aún, dentro de la teoría de juegos el
dilema del prisionero. Cuando dos personas pudiesen haberse puesto
de acuerdo para ganar ambos, por alguna extraña razón no se ponen
de acuerdo y pierden los dos. Y así se llama en la teoría de juegos “el
dilema del prisionero”.

Dos, incentivos perversos. Insisto, no me voy a detener en cada uno
porque no hay tiempo, pero prácticamente todos se explican por sí
mismos, si ustedes saben a qué me refiero.

Tres, trampas, reproches y distribución de culpas múltiples. Y aquí sí
me detengo un momento, porque me llamó poderosamente la atención
cuando me senté aquí en esta mesa esta hojita. Lo único que le faltó
fueron signos de admiración y que dijera, como si fuera un ocho
columnas: “Y no se deje robar ¿no?

Y aquí sí hago el paréntesis, porque lo he dicho en repetidas
ocasiones en un foro como estos, o en varios foros como estos,
cuando recuerdo la historia de aquel individuo que se sentaba a la
orilla de un río para descansar y empezó a ver a un personaje que se
estaba ahogando, se tiró al río, lo sacó, lo empezó a reanimar, cuando
estaba reanimándolo, otro empieza a pasar por ahí ahogándose,
vuelve a lanzarse al río, lo vuelve a sacar. Después de un rato ya tiene
a 15 personas tiradas ahí a un lado del río, el tipo está exhausto y
llega alguien y le dice: ¿qué haces? Pues sacando a todos estos que
se están ahogando, y dice: oye, por qué no te tomas dos minutos para
ver quién demonios los está aventando allá arriba.

Hay que perseguir cada fraude, bueno, pues así nos la pasaremos
persiguiendo yo no sé qué, y no sé qué vamos a ganar con eso,
francamente.

Pero en fin, lo dejo así, porque como se dan cuenta, es un tema que
me preocupa porque llevo años diciéndolo.

Cuatro, corrupción, y saben a qué me refiero.

Cinco, ineficiencia.

Seis, costos crecientes.

Siete, acceso difícil, y estoy repitiendo lo que ya se dijo.

Ocho, pago por insumos, y no por resultados.

Nueve, calidad invisible.

10, la enfermedad es el paradigma y no la salud, algo que ya también
se dijo.

Se gana en un caso por el temor a enfermarse, y por el otro se gana
precisamente porque hay enfermos. Esa es la decena trágica.

¿Por qué no funciona? Y aquí diría yo que es atribuible
exclusivamente al modelo de negocio que hemos generado en este
país, y no nada más aquí, si no se trata de un asunto de personajes
malévolos y perversos que han diseñado esto y que actúan de manera
deliberada para ganar haciendo que los otros pierdan, y entonces
tenemos que convencernos de los dos lados de que somos buenos,
para no perder.
Por eso creo que llevamos años tratando de componer esto, pero el
modelo de negocio así está hecho, todo sistema está perfectamente
diseñado para producir lo que produce. En este caso del modelo de
negocio también utilizaría otros 10 elementos, 10 características.

Ahora no sería una decena trágica, diría yo: es una decena fáctica,
son hechos.

Uno, pago por evento.

Dos, descuentos por volumen.

Tres, compensación de unos costos por otros, si es que yo tengo que
negociar precios.

Cuatro, y eso genera poca transparencia.

Cinco, hospitales totipotenciales que hacen de todo con un altísimo
que generan un alto costo.

Seis, incentivos, y ya lo dijo Ernesto muy bien, incentivos a atender la
enfermedad.

Siete, eventos esporádicos independientes, esto es las enfermedades
y los eventos quirúrgicos, incluso, de repente se tratan como si fueran
separados cunado probablemente fueron parte de la misma cadena de
eventos.

Ocho, espiral perversa, costos, precios, primas.

Nueve, sistemas desintegrados, hospitales, médicos, aseguradoras al
interior de los propios hospitales, al interior de los propios médicos y al
interior de las propias aseguradoras, procesos desintegrados.

10 ¿esto qué genera? Riesgo de inseguridad, procesos interrumpidos,
mala calidad, altos costos.

Tres ¿qué se ha intentado hacer y con qué resultados? Yo recuerdo
por lo menos un par de ejercicios de planeación impulsados por AMIS,
en donde participaron médicos, hospitales tratando de encontrar
respuestas.

Hace unos cuatro años AMIS con Miliman, con Coalinova, hicieron un
ejercicio de priorización, sobre las acciones que debiesen ser
tomadas, precisamente para corregir esto.

Otro, ya lo mencionaba Ernesto Dieck, el Consejo de Salubridad
General con AMIS, y la Asociación Nacional de Hospitales Privados,
impulsaron la certificación de manera que se creara un incentivo para
hacer mejor las cosas.

Hay una innumerable cantidad de reuniones que llevan a cabo, me
consta la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros y la
Asociación Nacional de Hospitales Privados, para tratar de encontrar
los puntos de convergencia, y me parece, si ustedes me lo permiten
así que parecería que estamos sentándonos a discutir cómo hacer que
camine mejor un automóvil, pero en realidad lo que queremos es que
tenga alas y que vuele y estamos entonces queriendo componer algo
que no es para lo que está hecho.

Otra vez, todo sistema está perfectamente diseñado, para producir lo
que produce. ¿Cuál es el resultado? Seguimos discutiendo lo mismo,
año tras año.

¿Hacía dónde va este sistema? Y tal vez también sintetice ya mucho
de lo que se ha dicho.

Costos insostenibles para el sector asegurador, disminución de
precios con efecto paradójico para mala. ¿A qué me refiero? Baja tus
precios, baja tus precios, baja tus precios, hasta dónde puede llegar
un hospital en estos términos.

Tres, se retirarán del mercado de gastos médicos mayores, las
aseguradoras, y esto va en esta ruta, cuando ya los precios o los
costos se hagan insostenibles, y si es así, crisis de 500 hospitales
privados en este país, porque hoy dependen en buena medida de
personas que ya no pueden pagar de su bolsa los servicios
hospitalarios, y entonces ¿qué? Sobrecarga del sistema público, con
qué consecuencias para todo el sistema.
¿Y los asegurados y los pacientes? Por lo menos altísimos costos
inaccesibles para obtener qué nivel de calidad.

Vuelvo a usar metáforas. Parecería que seguimos cavando cada vez
más en el mismo agujero, para ver si logramos salir y ver si aparecen
las llaves.

Y quinto y último punto, las opciones de crecimiento. Son tres. La
primera que denominaría mejorar el modelo actual.

¿Cómo qué? Transparencia mutua certificada, sistemas de
información sobre resultados, ejecución del modelo de colaboración
con base en prioridades que ya se había establecido, mejorar la
regulación, el caso de las ISES parece cada vez más absurdo,
solamente un pequeño sector puede hacer prevención cuando una
gran cantidad de la población hoy lo que requiere es incentivos para
atender mejor su salud y prevenir, mejor regulación de las
administradoras de servicios, incentivos, insisto, hacia la prevención,
como algunas de las características para mejorar el modelo actual, y
se agregarían las que aquí hemos escuchado.

Esa sería una opción.

Segunda opción, la denominaría la opción disruptiva. Y en la opción
disruptiva habría dos opciones me parece, una parcial y una completa.

¿Cuál sería la parcial? Pensemos en el nuevo paradigma, pensemos
en un ejercicio de página en blanco. Pero esto no lo pueden hacer con
el propio modelo de negocio que tienen hoy el sector asegurador y los
hospitales.

Hablo de parcial porque lo que habría que hacer, me parece, es
separar unidades que empiecen a innovar, pero casi independientes
de sus estructuras más amplias.

Si no separamos la innovación de la inercia cotidiana, no habrá
innovación. Y la denomino parcial, porque estoy asumiendo que sería
una pequeña parte de alguna de las grandes compañías aseguradoras
o no tan grandes, alguna de las grandes compañías aseguradoras o
no tan grandes, algún elemento de atención hospitalaria y de los
grupos médicos que pudieran empezar a probar nuevas opciones.

La opción disruptiva completa, yo diría y parecería muy radical, pero
ahora les pongo un ejemplo de cómo funciona esto, nuevos jugadores
disruptores, empleadores, prestadores, financiadores, nuevos
modelos, integración por sistemas, nuevos modelos, integración por
sistemas, nuevos incentivos, hacia la salud, nuevos mercados, parte
media de la pirámide.

Quiero dar una advertencia. En ningún caso de innovación, las
innovaciones en las empresas y en la industria, se han generado por
los líderes de los mercados.

El mejor ejemplo que tenemos es pensar dónde está BEC, dónde está
NCR y cómo entraron muy tarde al mercado de las
microcomputadoras IBM y Hewlett Packard.

Nunca creyeron que alguien iba a aparecer debajo de la mesa, y les
iba a dinamitar el negocio con el modelo que ellos tenían.

La tercera opción sería hacerlo simultáneo; esto es mejorar el modelo
actual, al tiempo que pudiese empezar a ser explorado una opción
disruptiva en cualquiera de las dos modalidades, parcial o completa.

Conclusiones. Para pasar de la decena trágica y la decena fáctica, a lo
que ahora yo llamaría una decena mágica, porque hay una acepción
también en el diccionario que habla de que mágico            es algo
maravilloso y estupendo, plantearía también 10 elementos.

Ese paradigma, ese nuevo paradigma tendría que tener varias
características. Por supuesto, no suma cero, y menos dilema del
prisionero, sino ganar, ganar, ganar. ¿Cuántas veces hemos
escuchado eso?

Dos, salud como prioridad, no la enfermedad. Tres, necesidades de
asegurados y pacientes, en el centro de todo este ejercicio de
identificación de nuevos paradigmas.
Cuatro, incentivos a la calidad-eficiencia, como un solo concepto.
Cinco, pagos por tipo de proceso y resultado. Seis, integración de
sistemas y ya vimos un ejemplo en la presentación del doctor Torre,
hablando del caso de los médicos.

Pero aquí solamente advierto, cuando hablamos de ese sistema, al
que me refería al principio, no podemos perder de vista que aquí
estamos hablando de una muñeca rusa, una matrioska.

Esto es el sistema que acabo de definir, simplemente para ponernos
de acuerdo en lo que estoy hablando por sistema, no está aislado del
macrosistema de salud, y más nos vale que también haya
coincidencias ahí.

De manera que seis, decía yo, integración de sistemas; siete, rediseño
de hospitales por procesos resultados; ocho, sistemas de información
enfocados; nueve, transparencia multilateral; diez, regulación.

Pero lo dejo al final, porque también se sabe que los procesos de
innovación, el peor enemigo es la regulación, la regulación se hace
para mantener el status quo, para que nadie se salga del carril.

De lo que se trata hoy, me parece, es de salirse justamente del redil e
inventar.

Se dice, por ejemplo que algunos buscan descubrir el mundo, y otros
inventarlo, creo que hay que inventarlo, creo que hay que inventarlo.

Se dice también que la mejor manera de anticiparse al futuro es
inventándolo.

Concluyo con una propuesta concreta, a partir del Instituto
Internacional de Futuros de la Salud. El Instituto con un proyecto
conjunto entre la Universidad de Harvard y el TEC de Monterrey,
recientemente creado, cuenta con tres centros, el Centro de Futuros,
el Centro de Intersecciones y el Centro de Estrategias.

Nuestras metáforas, tener un futuroscopio que nos permita saber
hacia dónde vamos, un caleidoscopio que nos permita enriquecer las
opciones de estrategia a partir de puntos de vista múltiples, y
estrategia, el centro de estrategia como en la brújula que permita
conducir hacia la concreción de resultados.

Se trata de manifestar hoy una convocatoria desde el Instituto
Internacional de Futuros de la Salud, a un foro de innovación-
ejecución, como un solo concepto nuevamente, para discutir la opción
disruptiva.

Habrá muchas opciones para mejorar lo que se está haciendo. El
Instituto invitará, por supuesto AMIS, a la Asociación Nacional de
Hospitales Privados, al Gobierno, a empleadores, para que entre todos
empecemos a pensar en las opciones disruptivas; sino, seguiremos
buscando las llaves debajo del farol cada año.

Yo diría que para definir esta decena mágica, hay que hacer un
ejercicio en blanco, y hay que romper la decena fáctica y eliminar la
decena trágica.

Si alguien creyera que esto no será posible, será también la mejor
prueba de que se trata de romper un paradigma y de crear otro. Así
empiezan todas las innovaciones, a partir de incredulidad, de
escepticismo, de descalificación, de resistencia, pero es la única
manera de avanzar con atrevimiento y a pensar de manera diferente,
insisto, para no seguir cavando en el mismo agujero, a ver si algún
día salimos de él.

Muchas gracias.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias, Enrique.

Pues yo creo que ésta es una sacudida fuerte para todos, sin lugar a
dudas.

Lo planteaste con toda claridad desde el principio, el planteamiento se
sintetiza o se hace un cambio radical o no vamos a salir del proceso
en el que estamos.

Creo que también se plantea la posibilidad de modificar el modelo
actual, pero con reformas de fondo, o como un camino quizás, desde
tu perspectiva, con pocas posibilidades de éxito, o a cometer el reto
enorme de crear un nuevo modelo, aunque y eso yo creo que a todos
nos tranquiliza un poco, con el planteamiento también de algún camino
para hacerlo a través de este esfuerzo que supongo que sería
continuarlo y todo de este foro para la innovación.

Pues seguramente eso nos va a despertar muchos motivos de
reflexión y discusiones en las próximas semanas, y tendremos que
hacer algo al respecto.

Pues muchas gracias a todos nuestros panelistas. Recibimos una
cantidad estratosférica de preguntas, y entre otras cosas, yo me hice
bolas, pero bueno, vamos a tratar.

Traté de agrupar algunos por temas, es imposible tratar todas, pero sí
les ofrecimos como AMIS una cuestión.

Todas se van a hacer llegar a los expositores, todos vamos a estar al
pendiente que nos den sus puntos de vista al respecto, si ustedes
están de acuerdo y que de alguna manera las podamos comunicar,
por lo menos, ver los planteamientos que han sido más comunes y
todo.

Sé que el doctor Ruelas tiene un compromiso y tiene que salir pitando,
no sé si es una expresión muy adecuada para estas circunstancias,
pero yo quisiera tomar un par de preguntas que en realidad no fueron
derivadas ya de su presentación, porque esto lo acabamos de tener
ahorita pero que fueron de presentaciones anteriores y creo que caben
aquí.

Una de ellas es, si nos podría usted decir, cómo podría en adición a lo
que ya se señaló en esta reunión, cómo considera usted que podría el
sector asegurador participar de una manera más eficaz, en el sistema
nacional de salud.

Esa sería la primera pregunta, y tenemos dos para que se pueda
usted ir.

Enrique Ruelas Barajas: Bueno, para empezar, yo diría que la
pregunta vista de manera parcial, no resuelve tampoco el problema.
Qué bueno que lo planteen desde el sector asegurador, pero tiene que
ser un proceso sistémico; o sea, por más ganas que le eche el sector
asegurador, si no hay una respuesta de parte de los demás elementos
del Sistema Nacional de Salud, no puede haber una gran contribución.

Ahora, hablando del sector asegurador, yo les diría, repitiendo lo que
ya dije, Clemente, por un lado tratar de mejorar lo que se tiene,
aunque insisto, mi perspectiva no es muy optimista, es más, es
pesimista, sobre tratar de mejorar el modelo actual.

Tampoco nos podemos quedar cruzados de brazos, hasta que haya
un modelo alternativo. Entonces, por eso planteaba la opción de la
simultaneidad.

Esto es avanzar, pero avanzar con acciones concretas y te escuché
decirlo antes de empezar esta sesión, acciones concretas que
permitan mejorar lo que se tiene, pero al mismo tiempo insisto y lo
reiteraré permanentemente, hay que abrir el espacio para crear
nuevos paradigmas, que por cierto, déjenme decirles, si no se crea
ese espacio, de todas van a parecer debajo de la mesa y muy pronto
jugadores nuevos que se arriesguen con capitales a nuevas opciones,
y de repente alguien los va a tener que ver pasar corriendo volados y
ya no los vamos a alcanzar.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias.

Una pregunta que se repitió con insistencia, tiene que ver con el
proceso de certificación hospitalaria.

Dado el rol que tú has jugado en todo esto, me pareció apropiado
hacértela a ti, y la sinteticé así.

Qué debe de hacerse para que el proceso de certificación hospitalaria
se manifieste de una manera clara y contundente en la calidad de los
servicios médicos.

¿Cuáles han sido sus resultados hasta ahora, y qué hay de la
posibilidad de que se publiquen indicadores al respecto?
Enrique Ruelas Barajas: Son varias preguntas en una, pero yo diría,
primero qué hay que hacer para que esto continúe. Yo diría, no hay
que bajar la guardia, Clemente.

Las aseguradoras han sido firmes al tiempo que se ha sido flexible, y
hablo por lo menos hasta el momento en el que yo me quedé como
Secretario del Consejo de Salubridad General, porque si bien se
manejó el argumento con firmeza de que los hospitales privados
debiesen estar certificados para poder establecer convenios con las
compañías de seguros.

También se hizo flexible. Esto es un sistema firme, pero no rígido, y la
flexibilidad es importante, porque finalmente cuando se empezó a ver
que había hospitales en algunas ciudades que no estaban certificados
y no hay manera de tener algún otro hospital a la mano, lo que se hizo
fue dar los tiempos necesarios, sin bajar la guardia.

Entonces, yo creo que eso hay que seguirlo haciendo.

Segundo, ese es justamente el primer resultado que estamos
teniendo, la curva de inscripción a la certificación, después de que se
anunciaron estas medidas, fue enorme. Esto es sí empezó a penetrar
al mercado, y sí se mandó el mensaje claro.

Alguien decía de los ponentes, a ver quién se mete a un hospital que
no está certificado; lo peor es que nos metemos sin saberlo además.

De tal manera que esto va a tener cada vez más peso.

Sí hay que ir avanzando, hay ya resultados en la cantidad de
hospitales que se van sumando y en la medida en la que se tenga ese
resultado, empezaremos a ver también el resultado de la calidad.

El tema de la transparencia de los indicadores, otra vez es un asunto
nuevamente del sistema como lo tenemos diseñado. No vamos a
poder tener nuevos indicadores, buscándolos como hoy los buscamos,
bajo los modelos de negocio que hoy tenemos.

O sea, le estamos pidiendo peras al olmo, de tal manera que hay que
cambiar paradigmas y hay que empezar a buscar en otro tipo de
indicadores, con otros sistemas de información, mucho mejor
enfocados, para que entonces podamos tener todos acceso a
información que nos sea más útil.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias, Enrique.

Pues oigan, si me permiten, vamos a despedir al doctor Ruelas que
tiene que salir.

Yo le pediría que le entregue el Presidente su reconocimiento.

Estamos ante la posibilidad de una desbandada, porque Mario tiene
que tomar un avión también.

Entonces, si me permiten un par, y creo que Javier anda por las
mismas de preguntas que tenemos por aquí que tienen que ver con el
tema que despertó mucho interés e inquietud de los agentes de
seguro.

Si puedes decir muy rápidamente en tu opinión, cuáles serían las
acciones que la industria podría votar para acelerar radicalmente la
formación de agentes de seguros, no sólo tenemos pocos, sino es un
grupo que se ha ido envejeciendo notablemente.

Y cómo se podría lograr una mayor especialización en ramos como el
de gastos médicos.

Mario Vega Berrondo: Si quieres yo agarro el de la recluta de
asesores y Xavier que te conteste la segunda muy rápido.

Me parece que hay en general, hay nada más tres aseguradoras que
reclutan, de 104 ó 105 aseguradoras en el mercado, yo creo que si
todos nos reclutáramos, sería más fácil que creciera el mercado, y lo
que necesitamos es incentivar a que los promotores focalicen sus
esfuerzos más en recluta y menos en atención de sus viejos
asesores, porque se les van a acabar.

Como tú dices, estamos envejeciendo muy rápidamente el grupo de
asesores, y creo que necesitamos todos crear incentivos para que
nuestros promotores se focalicen mucho más en la recluta y menos
en la administración de la fuerza de ventas.

Pero nuevamente, si solamente tres de 104 reclutan, entonces
imposible que el mercado crezca.

Clemente Cabello Pinchetti: Con toda la especialización, Xavier.

Xavier de Bellefón: Yo creo que ahí otra vez, yo creo que cada
compañía que está trabajando en este sector, pues tiene que hacer
un esfuerzo particular.

Intentamos, creo, en todas las compañías justamente de crear
escuelas especializadas que a veces es más capacitación y fomentar
que el número de agentes que se dediquen a este negocio, que es un
poco particular.

Como lo hemos visto, es al contrario de otras actividades de seguros
en general, pues ahí también hay que tener para vender, para explicar
lo que va a pasar; hay que tener especialización.

Estoy seguro que muchas compañías lo están haciendo.

Hay que invertirle, hay que crear incentivos para que los agentes le
dediquen tiempo y apuesten para ese sector, que como lo hemos
dicho creo que todos, uno va a cambiar y dos, tiene un potencial
enorme para los próximos 20, 30 años.

Entonces, no va a ser esto como agente de seguros o no va a ser esto
como compañía de seguros, no tiene sentido.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias.

¿Podríamos tener unos 10 minutos, Mario? Que no se vaya sin su
reconocimiento.

Bueno, aquí tenemos una pregunta para el doctor Torre.

¿Qué puede hacerse para atenuar las causas más evidentes del
encarecimiento de los servicios médicos, como son la realización de
procedimientos innecesarios, intervenciones quirúrgicas, los excesos,
lo digo tal como se pone en el cobro de los honorarios médicos, las
complicaciones derivadas de negligencia, la sobreutilización de
recursos en general.

Guillermo Torre Amione: Ese obviamente es un tema difícil, pero yo
les puedo decir lo que estamos haciendo y lo que estamos haciendo a
través de las prácticas médicas, es tener protocolos de tratamiento y
revisarlos.

Les pongo un ejemplo, el paciente puede llegar y me pasa a mí en
práctica clínica, como doctor, llega un paciente a emergencias con
dolor de pecho, en una hora y media en emergencias puede tener
obviamente sus pruebas de laboratorio, electrocardiograma, un
ecocardiograma y un angiotac.

Si nosotros tuviéramos un protocolo y decimos: “Esta es una paciente
que tiene 45 años, femenina, no fumadora, sin hipertensión, sin
diabetes, tiene un electro cardiaco normal y un dolor atípico, no tenías
que hacerle nada.

Entonces, la única forma en que podemos cambiar la práctica, es
midiendo la práctica, estableciendo protocolos de investigación y
retroalimentando al médico.

Es muy difícil para un hospital privado, sin tener una estrategia en
donde los médicos del hospital son socios para esos objetivos, poder
establecer esos parámetros.

Con la presión que el hospital tiene ahora, con poco volumen de
pacientes, pues él agarra el doctor y la estrategia de los hospitales es
traer médicos y médicos.

Entonces, cuando tienes un universo grande de médicos, cómo
estandarizas la práctica: imposible, diría yo.

Esa es la realidad de hoy de México, y de muchos hospitales en
Estados Unidos.
Entonces, cómo puedes dar un paso hacia tratar de eliminar esta
problemática, es tener grupos médicos que puedas controlar, pero el
control no es institucional del médico, es por voluntad propia de los
grupos médicos, porque aquí cuando uno como médico sientes y me
pongo del otro lado, que la administración te controla, hay una
reacción innata, hay como un sentimiento antagónico natural.

Entonces, es la realidad; aquí quien está de administrador lo ve, esa
es la realidad de la naturaleza médica, no es mexicana, es la
naturaleza.

Entonces lo que tenemos que hacer es que el médico se comprometa
en ese proceso en una práctica colegiada que permite revisión y
transparencia de resultados, y entonces, no por una imposición los
protocolos se van a ejecutar, sino por una retroalimentación, por una
revisión por pares, y eventualmente es una compensación y cierras un
círculo perfecto, porque a la compañía en vez de la evaluación de
pecho, en vez de haberle costado 70 mil pesos, le va a costar 5 mil,
porque lo único que requirió es un electrocardiograma y esos son
casos reales.

Digamos, exceso o no, pues yo puedo decir lo que yo pienso, pero
como no tenemos un protocolo estándar, nadie lo puede definir.

Y el paciente va y le dice al doctor: “Pásame mi práctica” “Oye, doctor,
quiero que me hagas un agiotac, porque me dijo mi comadre que el
angiotac…”

Entonces, el protocolo es una cosa, el paciente te pide y no hay una
capacidad del sistema de poder decir qué es lo correcto, porque nos
falta volumen, porque la compensación está ligada al angiotac, es un
procedimiento más caro, el hospital es más contento.

Entonces, la dinámica tiene que cambiar, Enrique lo puso muy claro.
Este problema no se va a resolver, manteniendo miles de doctores
afuera de un hospital, sin tener regulación, sin tener estandarización y
eso tiene que venir de las prácticas médicas.

Yo creo que es bien difícil por imposición. Entonces, hay que darle al
médico un ganar-ganar en esta relación y es factible.
Bueno, no es fácil, pero eso es lo que estamos buscando en el modelo
que nosotros estamos creando, que hemos tratado de empatar tres
ejes importantes para el médico de desarrollo.

La asistencia, ciertamente con una compensación justa la parte
educativa, la mayoría de los médicos quieren participar de alguna
forma, no necesariamente literalmente docente, y todo mundo tiene un
cierto interés de estar junto con el desarrollo en la parte de
investigación, no que todos sean partícipes, pero es un proceso difícil,
pero creas un núcleo y eso permea hacia la otra comunidad médica
local.

Entonces, esa es la estrategia que estamos viviendo nosotros; pero
les digo, ahorita tenemos ese resultado, hemos corregido problemas,
algunos, hemos revisado casos de médicos que hacían excesos de
procedimientos, y cuando les llegó una carta de su Comisión por
pares, hemos visto una disminución importante, por ejemplo, del uso
de contraste en la sala de hemodinamia, del número de stands
implantados.

Entonces, sí hay pequeñas cosas que yo les puedo decir hoy, a través
de esta estrategia se ha podido lograr, pero es muy difícil lograrlo, y
aquí nosotros, yo creo, que lo que nos ha funcionado es esa misión
educativa que ponemos a la par, en donde se está viendo la alianza
con el tecnológico en una misión más allá de la práctica.

Está viendo estos tres ejes importantes que para el médico, no para
todos, pero para muchos es importante.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias.

Había una pregunta, la última con usted, que me pareció muy
interesante.

¿Podría el Instituto colaborar de manera directa con el sector
asegurador, y si es el caso en qué forma lo podría hacer?
Respuesta: Mira, la respuesta es sí, yo estoy convencido, bueno,
Javier hemos tenido algunas pláticas, y qué va a pasar el siguiente
año, no lo sé.

Pero nuestra práctica médica también tiene que madurar para estar
dispuesta a proveer lo que quieres, pero si a mí me dices: oye,
descríbeme el artículo para la revista News Week, que va a salir en
tres años, y cómo veo yo esta relación.

Yo veo un éxito de las prácticas médicas grupales en donde tengamos
una estrategia de seguro colectivo, que los pacientes entren, lleguen a
AXA, GNP o Monterrey, para no decir otras, y las compañías les den
estos servicios de más bajo costo a través de prácticas grupales
asociados con los hospitales en una forma integral donde cubra la
atención, la prevención, la consulta ambulatoria y la parte hospitalaria.

Y bajas el costo, aumentas la calidad y lo haces a través de establecer
parámetros de certificación de calidad y de medición continua de la
práctica. Hoy eso es imposible, con nosotros estamos a un pasito,
pero a eso queremos llegar.

Entonces sí para mí eso sería el éxito en unos años.

Clemente Cabello Pinchetti: Muchas gracias, doctor.

Ahora un par de preguntas para el ingeniero, y luego volvemos con
don Javier, para terminar.

La primera pregunta dice así: sabemos que se han logrado avances
significativos en la colaboración en relación de hospitales privados y la
AMIS. Sin embargo, es mucho lo que falta por hacer.

¿Cómo podría acelerarse este proceso?

Ernesto Dieck Assad: Yo creo que es una extraordinaria pregunta, y
merece una extraordinaria respuesta que no tengo.

Pero les puedo decir algo, francamente, miren, tenemos que
desarrollar una estrategia de trabajo en equipo, porque ahorita dijo
muy bien Enrique, dijo: un modelo donde unos ganan y otros pierden
es un modelo que todos pierden en el mediano y largo plazo.

Entonces nosotros empezamos desde hace algunos años ya, una
iniciativa muy importante entre la Asociación Nacional de Hospitales
con la AMIS donde nos reunimos, y tú lo sabes, porque has estado
involucrado en esas reuniones mensualmente.

Yo creo firmemente que deberíamos de sentarnos a desarrollar una
estrategia de ambos lados donde participemos de manera grupal en
una estrategia que planeemos cuales son las iniciativas que debemos
de dar seguimiento para fortalecer un modelo que nos parezca de
ganar, ganar, y no que entremos en la dinámica negativa de perder,
perder.

Entonces esa es la única estrategia que se me ocurre hoy, yo
entiendo, y ahorita la pregunta que le hicieron a Enrique, en relación al
tema de los indicadores, yo les puedo mencionar que hay que ser muy
cuidadosos también con lo que se pregunta, y entendí perfectamente
la respuesta de enrique, porque sé que en la mesa se ha abordado, en
esa mesa de AMIS-Asociación de Hospitales, ese tema.

Y la realidad es que yo percibo que hoy no estamos preparados como
modelo de salud para entender un sistema de indicadores, y te voy a
poner un ejemplo: en una ocasión llega una persona y me dice: oye,
es que además soy Presidente de hospital, pero mi relación con el
TEC de Monterrey la conocen, fui Director del Hospital San José, y
ahora soy Vicerrector del Área de Salud del TEC de Monterrey.

De alguna manera, en mi parte hospitalaria me llega una persona y me
dice: oye, ahí en el hospital San José fíjate que escuché a unos
doctores que tienen un indicador de equis porcentaje de
complicaciones en equis padecimiento. Y fíjate que en el Hospital W,
es cero por ciento.

Dije: por supuesto que es cero por ciento, pero no quiere decir que sea
mejor ¿cómo que no? Pues es que aquel no hace ningún
procedimiento de ese tipo ¿verdad?
Entonces es igual que la comadre aquella que le dice a la otra: fíjate
que en promedio mi vecino y yo en promedio tenemos dos carros,
dice: ¿cómo? Si yo no tengo ninguno. No, pero tu vecino tiene cuatro.

¿Me explico?

Entonces los indicadores hay que cuidar la parte estadística de los
errores que puede cometerse cuando uno no entiende la estadística,
para poder entrar en indicadores, hay que hacer comparaciones
justas, para hacer comparaciones justas tenemos que entender que
por ejemplo, un hospital de alta especialidad tiene una mezcla de
casos diferente de un hospital de menor especialidad.

Pero adicionalmente un hospital de alta especialidad que hace mucha
cardiología tiene unos indicadores, probablemente diferentes que un
hospital de alta especialidad en oncología.

Entonces en la medida en que nos reunamos, entendamos esta
dinámica, vamos a hacer una mejor relación de ganar, ganar, y vamos
a hacer una verdadera estrategia de desarrollo y crecimiento.

Clemente Cabello Pinchetti: Gracias, Ernesto.

Xavier de Bellefon: No sé si tienes muchas más preguntas.

Pero lo que me fascinó es el nivel de pasión que hay sobre este tema,
y refleja mucho el nivel de frustración que todos tenemos, los que
tenemos más costumbre de platicar del tema en este foro, no lo
expresamos tan duro, pero creo que refleja mucho.

Lo que sí me llevo de esta junta es que todos tenemos la sensación y
la convicción de que esto no puede seguir así, no le hemos
encontrado el principio de cómo sacar el primer hilo y avanzar. Pero yo
creo que tanto desde AMIS, los hospitales, los médicos nos damos
cuenta que esto no va a ningún sitio.

Lo que creo que hay que llevar entre AMIS y los hospitales es un
primer paso, estoy totalmente de acuerdo contigo que seguramente
tenemos que acordar los próximos tres, cuatro años. Oye, cómo
trabajamos, qué es lo que intentamos conseguir juntos, porque te digo
que hay una muy buena dinámica, hay que aprovecharla.

Pero también creo que igual que en muchos otros países, vamos a
tener que intentar muchas cosas, lo que está intentando el TEC me
parece una iniciativa excelente, las compañías de seguros van a tener
que intentar nuevas maneras de pagos, el Presidente Clinton ayer
decía algo que creo que todos pensamos, que para resumir lo que
decía el doctor Enrique, hay que pasar un sistema donde pagamos por
los actos, un sistema que paga la performance, es lo que decía, es lo
que decimos todos ¿cómo lo hacemos? Ese es el camino, esa es la
pregunta.

Pero creo que lo que es muy positivo es esta voluntad de cambio, son
estas ganas de hacerlo, creo que estas ganas de hacerlo juntos, yo te
conozco, nos conocemos, sabemos que la AMIS hay mucha relación.
Pero todavía, y creo que es un problema no de México, Estados
Unidos está buscando, Francia, soy francés, está buscando, España
está buscando, en el mundo entero el tema de salud es un problemón.

¿Por qué? Porque la edad de la humanidad está creciendo, y esto no
arregla nada, el costo no se puede seguir pagando, los estados no
consiguen pagarlo, Estados Unidos está claro, España está bajando
un 20 por ciento los costos públicos de la salud, es un problema muy
serio y que nos va obligar a reinventarnos, yo creo que la voluntad
está.

Es encontrar el camino.

Clemente Cabello Pinchetti: Estarán de acuerdo conmigo que no hay
mejor manera de terminar este Panel con las reflexiones que ha hecho
en este momento Xavier.

Entonces si me permiten, les damos un aplauso a nuestro panelista. Y
le pedimos al doctor Rodríguez.

Ramiro Rodríguez Magaña: Quería yo expresar algo, Clemente.

Soy Ramiro Rodríguez Magaña, soy Presidente Nacional de la
Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas, pues celebro
este compromiso que se está haciendo de crear este foro de
innovación y discusión de este tema tan importante. Tomamos el
compromiso de sumarnos a ese esfuerzo para procurar el incremento
en el número de asegurados y, sobre todo, aseguradores de calidad
que contribuyan a este propósito, porque creemos que hace falta que
nosotros también participemos.

Nada más quería yo expresarlo públicamente.

                            --- o 0 o ---

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:156
posted:5/9/2012
language:Spanish
pages:51