previstos en la legislaci�n vigente by VWneeI

VIEWS: 30 PAGES: 83

									            Procuraduría Delegada Disciplinaria Para la Defensa
                        De los Derechos Humanos
    Radicación      : 008- 56614-2001
    Implicados       : Wilmar Otalvaro Pulgarin y Otros.
    Cargo y Entidad : Teniente – Policía Nacional
    Quejoso         : José Luis Valencia Murcia
    Fecha Queja     : 24 de Junio de 1998
    Fecha Hechos    : 19 de Junio de 1998
    Asunto          : Fallo Primera Instancia


Bogotá D.C., 3 de junio de 2003

Surtidos los trámites procesales previstos en la legislación vigente, al no observarse
causal de NULIDAD que invalide lo actuado y en el ejercicio y goce de las facultades
conferidas en el Decreto Ley 262 de 2000, procede el despacho a proferir fallo de
primera instancia dentro de la presente investigación disciplinaria, seguida en contra
del Te. WILMAR OTALVARO PULGARIN CC.17.339.747 de Villavicencio,
HERNANDO ACUÑA MARTINEZ CC. 5.489.516 de San Cayetano, N. De S., JOSE
ORLANDO ROSERO TOBAR CC. 13.063.387 de Túquerres (N), LUIS ALBERTO
MURAYARY CHUÑA CC 6.567.003 de Leticia, JOSE HERMES GODOY GODOY
CC.79.875.280 de Bogotá, CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCIA CC. 79.965.326 de
Bogotá, LUCELLY MARYOLY ORTIZ MORALES CC. 60.389.907 de Cúcuta N.S,
LIZANDRO EMANUEL LEYVA PEREA CC. 6.566.590 de Leticia, MARCO AQUILES
VELA PINTO CC. 15.889.410 de Leticia, HENRY IPUCHIMA MARTINEZ CC.
6.566.544 de Leticia y JUAN ORLANDO RUIZ LOZANO CC.79.396.973 de Bogotá
miembros de la Policía Nacional adscritos a la SIJIN del Departamento de Policía del
Amazonas con sede en la ciudad de Leticia para la época de los hechos materia de la
presente investigación.

                                   I.     HECHOS

El día 24 de Junio de 1.998, el señor JOSE LUIS VALENCIA MURCIA, rindió queja
juramentada contra miembros de la SIJIN del Amazonas, ante la entonces
Procuraduría Departamental de la referida localidad, por los hechos de retención y
posterior muerte de su hijo LISANDRO VALENCIA CRIOLLO, registrados en la ciudad
de Leticia el día 19 de Junio de 1998.

Refiere el quejoso que el día de los hechos pudo observar cuando su hijo fue
introducido en un vehículo policial de manera normal, no tenía golpes y se fue muy
tranquilo ( Fl. 9 c.o.1 )

Así mismo refiere el señor Valencia Murcia que al otro día de los hechos, ( 20 - 06 –
98 ), acudió a las instalaciones de la SIJIN a llevarle alimentos y se pudo enterar que
su hijo había sido remitido al Hospital Regional San Rafael, donde su hijo - aún
convaleciente - le informó que había sido objeto de golpes por parte de policiales
dentro de las instalaciones de la referida agencia judicial.

El día 23 de Junio de 1998 el señor LISANDRO VALENCIA CRIOLLO falleció en el
aludido centro asistencial, según necropsia allegada al informativo a consecuencia de
shock hipovolémico secundario a estallido del hígado causado por lesiones de tipo
contundente.
                                   II. ANTECEDENTES


Mediante auto del 24 de Junio de 1.998, la entonces Procuraduría Departamental (
hoy Regional) del Amazonas, abrió Indagación Preliminar ( Fl. 11 c.o.1 ).

El día 13 de Julio de 1998, la referida instancia disciplinaria dispuso la emisión del
Auto de Apertura de Investigación disciplinaria ( Fl. 139 c.o.1 ).

En similar proveído la Procuraduría Regional del Amazonas el 3 de Septiembre 1999
, elevó Pliego de Cargos contra presuntos implicados dentro de los hechos objeto del
presente pronunciamiento.( Fl. 220 c.o.1 y 796 del c.o. 3 )

Con fecha del día 22 de Marzo de 1999 la entonces Procuraduría Departamental del
Amazonas remitió a la Procuraduría Delegada para la Policía Judicial las diligencias
para fallo de primera instancia, el cual arribó en apelación del auto de pruebas,
remitiéndose para el efecto a la sala disciplinaria.( Fl. 267 c.o. 5 )

La Sala Disciplinaria mediante auto emitido el día 30 de Marzo de 2000 revocó la
negativa de la Procuraduría Departamental para la practica de Pruebas. ( Fl. 1.277
c.o.6 ).

La Procuraduría Delegada para la Vigilancia Judicial y la Policía Judicial, mediante
auto emitido el día 2 de Febrero de 2001, decretó la nulidad de lo actuado a partir del
auto del día 3 de Septiembre de 1999, mediante el cual la Procuraduría formuló
cargos contra el señor Wilmar Otalvaro Pulgarin y otros. ( Fl. 1363 c.o. 6 )

Mediante auto signado el día 20 de Abril de 2001, la referida instancia disciplinaria
remitió por competencia las diligencias que nos ocupan a esta Delegada Disciplinaria
de Derechos Humanos, la cual recibió las referidas foliaturas el día 3 de Mayo de
2001. ( Fl. 1378 c.o. 6 )
A través de auto emitido el día 9 de Agosto de 2001, esta instancia disciplinaria
avocando el conocimiento de las diligencias elevó pliego de cargos a los señores
WILMAR OTALVARO PULGARIN, HERNANDO ACUÑA MARTINEZ, CARLOS
RAMIRO PEDROZA GARCIA, JOSE ORLANDO ROSERO y HENRY IPUCHIMA
MARTINEZ, archivando de manera provisional a la patrullera LUCELLY MARYORI
ORTIZ, LISANDRO EMANUEL LEYVA PEREA, MARCO AQUILES VELA PINTO,
JUAN ORLANDO RUIZ LOZANO, LUIS ALBERTO MURAYARI CHUÑA y JOSE
HERMES GODOY GODOY. ( Fl. 1387 c.o. 6 )

El día 14 de Febrero de 2002 se dejó constancia secretarial de la notificación del auto
de Cargos a la totalidad de disciplinables quienes rindieron descargos dentro del
término hábil, así mismo a través de la referida diligencia, se informó del archivo
provisional a los miembros policiales respectivos. ( Fl. 1552 c.o.6 )

El día 2 de Agosto de 2002 se ordenó la practica de las diligencias solicitadas en los
escritos de descargos y las emitidas de oficio por el despacho, entre las que se
destacan las de solicitar copia de las piezas probatorias del proceso penal a fin de que
obren como prueba trasladada dentro del presente informativo. ( Fl. 1563 c.o.6 )



 Pág.2 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
                   III. SINTESIS DE LAS PRUEBAS RECAUDADAS

A.-) TESTIMONIALES

1.-  Denuncia y declaración respectivamente rendida por el señor JOSE LUIS
VALENCIA MURCIA. ( Fl. 4,9, 10 y 198 c.o. 1 – Fl.693 s.s. c.o.3 )

El día 24 de Junio de 1998 declaró bajo juramento ante la entonces Procuraduría
Departamental del Amazonas. ( Fl. 9 s.s c.o.1 ). Así mismo allegó nota a la referida
instancia, manifestando los posibles móviles por los cuales pudo ser agredido su hijo.
( cfr. Fl. 198 c.o.1 )

2.-    Declaración testimonial de la Sra. GLORIA DE JESUS ESPAÑA. ( Fl. 6 y 7
c.o.1)

Dijo en su juramentada: “…..allá en la SIJIN le dieron una golpiza, me lo dijo mi
sobrino antes de entrar a cirugía…” “…..me describió a un policía que era alto,
delgado de piel blanca y de cabello negro que el más patadas le dio…”

Ampliación de declaración de la señora GLORIA ESPAÑA. ( Fl. 698 a 699 c.o.3 )
Rendida el día 11 de Noviembre de 1998 ante la Fiscalía 33 Seccional de Leticia.
Persona con grado de instrucción bachiller, de 35 años para la época de los hechos
Manifestó que aproximadamente a las 3:30 de la tarde del día 20 de Junio de 1998, la
fueron a buscar pues necesitaban una orden para operar a su sobrino, que su
hermano el señor José Luis Valencia Murcia se encontraba desde las doce de la tarde
de dicho día pero que no lo dejaban entrar. “.. como él no se desenvuelve bien ni
nada, entonces nadie se aparecía ahí él no supo explicar eso, yo cuando ingresé no
me encontré con él, con mi hermano, entre directo al hospital y hablé con mi
sobrino….yo le pregunté que por qué estaba así y me dijo que en la SIJIN siete
policías lo habían golpeado, entonces yo le pregunte nombres, apellidos, no me
supo decir nombre y apellidos solo me dijo que siete policías lo habían
golpeado y que uno le había dado una patada en el estómago y me dijo que ese
era alto, delgadito, de cabello negro y de piel blanca eso fue todo lo que yo
puede hablar con él…” ( Fl. 698 c.o.3 ). La señora manifestó que luego le contó al
padre de Lisandro lo que él su sobrino le había comentado. Precisó que entre
3:30 y 4:00 de la tarde su sobrino fue ingresado al quirófano. ( Subrayado fuera de
texto )

3.-Declaración Juramentada del Médico JORGE ASDRUBAL GARCIA OSPINA. (
Fl.105 y 106 c.o.1 – Fl. 113 c.a 1 - Fl. 988 c.o.4 )
Rendida el día 2 de Julio de 1998 ante la entonces Procuraduría Departamental.

Manifiesta el referido médico cirujano, que valoró a Valencia Criollo el día Sábado 20
de Junio de 1998 alrededor de medio día.

“….encontré un paciente en mal estado general, taquicardico con aumento de su
frecuencia respiratoria, muy pálido…. se le practicó una laparotomía la cual se
encontró abundante cantidad de sangre fresca…. Una gran herida del hígado que
prácticamente lo seccionaba en dos….” ( Fl. 105 c.o.1 ) Sobre el estado de
alicoramiento en que pudo encontrar al referido paciente dijo: “ No era de mi
competencia hacer un dictamen de embriaguez, no lo busqué pero el paciente al


 Pág.3 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
menos no tenía aliento alcohólico en el momento de la intervención”( Fl. 106 c.o.1
) ( Subrayado fuera de texto )

Sobre los actos de Tortura infligidos al médico dijo: “Aunque el paciente tenía
tendencia a la somnolencia en sus momentos de alerta se le formularon preguntas
acerca del mecanismo de su lesión a lo que el paciente respondió que había sido
golpeado en varias partes del cuerpo entre ellas su abdomen…. El Paciente
mismo informó que había sido golpeado por la policía sin mencionar nombres
propios ni descripción de ninguna persona en especial.” ( Fl. 106 c.o.1 ) (
Subrayado fuera de texto )
4.-    Declaración Juramentada del Médico Legista, Dr. ALVARO GALLEGO
MARULANDA. ( Fl. 17 s.s c.o.1; 990 s.s. c.o. 4 - 1763 s.s. c.o.7- 672 c.o.3 – 978 c.o.4
)
“….lo encontré en grave estado de salud en la unidad de cuidados intensivos…” “…
Cuando lo examiné ese día 22 a las diez de la mañana, encontré al señor en estado
de shock o sea en estado severo de inconsciencia, conectado a un respirador artificial,
ya había sido operado, presentaba escoriaciones y mallugaduras en la cabeza, tronco
y en las extremidades superiores, presentaba marcas de haber sido esposado, no le
encontré aliento alcohólico…” “…. Me entrevisté con el cirujano y revisé la historia
clínica….presentaba un trauma cerrado de abdomen, que es un síndrome en el cual
hay una lesión interna del abdomen no causada por heridas penetrantes sino por
algún traumatismo que produzca lesiones sin haber sido perforado, también
presentaba estallido hepático y presentaba shock hipovolémico…” ( Fl. 17 c.o.1 )

5.-) Declaración Juramentada del señor JUAN CARLOS RIVEROS RAMIREZ. (
Fl.92 a 94 c.o. 1 ) rendida el día 1 de Julio de 1998 ante la entonces Procuraduría
Departamental del Amazonas.

Manifiesta que conoció a Lisandro Valencia. Eran amigos de más de diez años sobre
la materialidad de los hechos de Tortura dijo en su declaración recepcionada el 1° de
Julio de 1998 ante la entonces Procuraduría Departamental: “….yo llegué a la
Estación de la SIJIN de aquí de Leticia, un día Viernes 19 de Junio de este año
cuando lo estaban torturando..” Fl. 93 c.o.1
Esta declaración la citaremos y desarrollaremos en el acápite de
consideraciones.

6 .-) Ampliación de declaración del señor JUAN CARLOS RIVEROS. ( Fl. 658 a 665
c.o. 3 ) rendida ante la Fiscalía 33 Seccional de Leticia el día 9 de Noviembre de
1998. Diligencia que contó con la presencia de la defensora de los implicados. El
señor Riveros ya había rendido declaración bajo juramento ante el citado despacho
fiscal el día 2 de Julio de 1998. ( Fl. 1003 c.o.4 )

Sobre lo que obra en autos del señor Murallary ( Fl. 1663 c.o.7 ) y Godoy ( Fl.1674 c.o
7 ) quien le capturó y dijo que tuvieron que esperar a Acuña y Pedroza manifestó: “
No me acuerdo de una vez me entraron”. Manifiesta que el señor Valencia Criollo las
manos no las podía cerrar, no podía coger el lapicero ( Fl. 664 c.o.3 )

El día 4 de Mayo de 1999 el señor Juan Carlos Riveros Ramírez. Rindió a su vez
diligencia de declaración en la Procuraduría Departamental del Amazonas ( Fl. 756 s.s
c.o.3 ).
El señor Riveros es consecuente con su dicho en cuanto a los gritos que escuchó al
ingresar a las instalaciones de la SIJIN: “…empece a escuchar los gritos entonces,
 Pág.4 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
escuchaba golpes….escuchaba gritos y golpes… Yo no supe que era el finado sino
hasta el otro día que me trajeron del Gaitán y yo lo ví en el calabozo a el tirado en el
piso… después desde la celda lo mire y escuché estaba quejándose, del dolor
gemía. Le pregunté, qué fue lo que paso, me dijo creo que estos me mataron, que le
habían golpeado…” ( Fl. 756 c.o.3 )

El señor Juan Carlos Riveros, rindió con motivo de su captura, diligencia de
Indagatoria ante la Fiscalía Local de Leticia el día 23 de Junio de 1998. ( Fl. 990 s.s
C.A.5 )

7.-) Versión del Teniente WILMAR OTALVARO PULGARIN. Fl. 539 a 545

Manifiesta en su versión que se enteró del estado de salud en que se encontraba el
señor Valencia Criollo a través del patrullero Cortes, quien le dijo que el referido
señor no se podía parar para la toma de dos radiografías.

Así mismo manifiesta que como oficial de guarnición conoció y dirigió la retención del
señor Lisandro Valencia Criollo.

El señor Otalvaro trata de justificar los golpes que le aparecían en su cuerpo, con
presuntas caídas y contusiones al golpearse con moto y a una presunta riña diciendo:
“.. el señor Lisandro venía de una pelea o haber fomentado una riña en un lugar de la
palizada…después afuera de las instalaciones de la SIJIN cuando intentó escaparse
se golpeó con varias motos y forcejeo con los policías que trataban de dominarlo…” .
Así mismo refirió pese al cúmulo de lesiones sintomáticas que reflejan un patrón de
conducta compatible con actos de Tortura que nadie utilizó un bastón de mando, ni
patadas, solamente se intentó sujetarle los brazos y piernas.( Fl. 543 c.o.3 )

El señor Teniente Wilmar Otalvaro Pulgarin rindió diligencia de indagatoria el día 31
de Julio de 1998 ante la Fiscalía Seccional de Leticia. ( Fl. 98 C.A.2 )

Manifestó: “.. no salí de las circunstancias que ya relaté…el agente RUIZ quien se
encontraba también realizando primer turno, me manifestó que el señor le decía que
le dolía el estómago y que lo tenía un poco hinchado.

Así mismo el señor Otalvaro Pulgarin rindió diligencia de ampliación de indagatoria
ante la misma autoridad ( Fl. 271 C.A. 2 )

Pese a lo dicho por algunos de sus subalternos, manifestó: “.. Y encontré a una
persona bastante alterada, lanzando palabras soeces, con bastante mucosidad en la
nariz, tenía aliento alcohólico y tenía una fisura en la ceja creo que en el lado
derecho..” ( Fl. 271 C.A.2 )
8.-) Versión del señor JOSÉ ORLANDO ROSERO TOBAR. ( Fl. 547 s.s. c.o. 3 – 556
c.o.3 – 81 C.A.2)

Manifiesta que el día de los hechos se encontraba patrullando desde las 7 A.M.
hasta las 7 P.M. en compañía del agente Ipuchima Martinez Henry. Así mismo refirió
que le dejaron en consigna cinco persona que se encontraban retenidas, dentro de los
cuales estaba el señor Marcelino Lesmes Celis, quien para la época de los hechos
era solicitado por el Juzgado Único de Mocoa Putumayo por el delito de homicidio. (
Fl. 549 c.o. 3 )


 Pág.5 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Así mismo manifestó que pudo observar lo siguiente refiriéndose al señor Valencia
Criollo: “Vi cuando el agente Ruíz Lozano Juan Orlando y el Patrullero Suárez lo
sacaban sosteniéndolo uno por un brazo y el otro por el otro para que pudiera caminar
hacia el carro de la vigilancia que se encontraba fuera…. Lo embarcaron a la patrulla
la cual estaba conformada por el señor patrullero Cortes Ruiz Iván Ricardo, como jefe
de turno, Patrullero Tovar Amin Alid, como conductor del vehículo y el patrullero
Suárez como tripulante fueron estos tres que lo llevaron a urgencias” ( Fl. 550 c.o.3 )

“ El señor Marcelino Lesmes Celis continúo en mi oficina sentado sobre una silla hasta
las seis de la mañana, no se metió a los calabozos ya que el único que estaba
ocupado se encontraba muy sucio porque el retenido Valencia Criollo se había
orinado y vomitado….” ( Fl.551 c.o.3 ) Sobre la ubicación de los retenidos la noche
de cautiverio del señor Valencia dijo: “… Es de anotar que la madrugada del 20
amanecieron los señores Armando Vargas Bravo…Carlos Eduardo Cabrera Hurtado
quienes amanecieron en una silla en la sala de denuncias….el señor Lesmes Celis
amaneció en una silla en mi oficina o sea la sala técnica o de Criminalística…” ( Cfr.
Fl.551 c.o.3 9 ). ( Subrayado fuera del texto )

9.-) Versión Libre del señor HERNANDO ACUÑA MARTINEZ. ( Fl. 561 s.s. c.o.3 )

Manifiesta en su versión que asistió a la retención del occiso y que al llegar al sitio de
los hechos pudo observar cuando el señor Valencia Criollo se “ .. encontraba botando
sangre a la altura de una sus cejas.”( Cfr. Fl. 561 c.o. 3 )

En forma contraria a lo depuesto por personal de la Contraloría manifestó que el señor
Valencia Criollo, ya estando en el calabozo trató de huir ( Fl. Ibídem )

Pese a la graves lesiones que se encontraron        en el señor Valencia Criollo el
versionado advierte en varias comunicaciones que el señor se autolesionó. ( Cfr. Fl. Ct
)

Manifiesta sobre las circunstancias de cautiverio del señor Lisandro Valencia lo
siguiente: “… y salían unos olores bastantes fuertes, ya que este señor se había
orinado y vomitado dentro de la sala de retenidos…” ( Cfr. Fl. 563 c.o.3 )

Manifiesta que cerró las instalaciones y se fue a patrullar los barrios. ( Fl. Ibídem )

Contrariamente al informe suscrito por el señor Rosero Tobar donde advierte que le
señor Lesmes, Vargas y Hurtado fueron capturados en su turno, el versionado
manifestó ( Cfr. Fl. 558 c.o.3 ): “… como a las 12:30 de la madrugada, nos llamaron
para conocer un caso en el muelle fluvial, donde eran cinco sujetos que los traían del
río y que los trasladáramos hasta la unidad para cuestión de investigación, a esa hora
llegué a las instalaciones de la Sijin….” ( Cfr. Fl. 563 c.o.3 )

El señor Hernando Acuña rindió diligencia de Indagatoria y de ampliación de la misma
manifestando sobre la presuntas motos: “… Con la segunda moto él se golpeó en la
parte del estómago al igual que con la primera moto, porque él en ese momento ya
trata de salir a correr él se va encima de la moto…” ( Fl. 310 C.A. 2 )

10.- Versión del señor JUÁN ORLANDO RUÍZ LOZANO. ( Fl. 566 s.s. c.o. 3 )



 Pág.6 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Manifiesta que llegó a las instalaciones de la Sijin a las 18:40 del día 19 de Junio de
          1
1998        y al poder ver el estado del señor Valencia Criollo esto dijo: “… observé a
una persona que se encontraba acostado boca arriba en la sala de detenidos…me
manifestó que había tenido un problema en el Puerto Civil y que le hiciera el favor y le
quitara las esposas, me dirigí hasta la guardia, no recuerdo quien estaba en ese
momento de guardia pues fue cuestión de segundos, le dije présteme las llaves
para quitarle las esposas a ese muchacho que está en la sala de retenidos, me
dirigí a esta y le quité las esposas, le volví a echar candado a la sala y fui y le
entregué las llaves al muchacho y le dejé las esposas sobre el mesón de la guardia.” (
Cfr. Fl.566 c.o. 3 ) ( Subrayado fuera de texto )

Sobre la captura de los señores Vargas Bravo, Lesmes Celis y Hurtado Cabrera dijo,
refiriéndose al turno que prestó el día 20 de Junio de 1998 después de la una de la
mañana: “….Cuando llegué aproximadamente a la una de la mañana me senté en el
ante jardín a esperar que llegaran los compañeros los compañeros para recibir el
respectivo turno y observé en esos momentos que la patrulla de la SIPOL y la patrulla
de ZAFIRO 4 de la SIJIN tenían a 5 personas en la guardia tomándole los datos y
verificando quienes eran…” ( Cfr. Fl. 566 c.o. 3)
Así mismo el señor Ruíz Lozano, hace una serie de conjeturas en cuanto a la
verdadera hora en que el señor Valencia Murcia, padre del occiso, pudo entrevistarse
con éste y el momento exacto en que fue operado. ( Cfr. Fl. 570 c.o.3 )

El señor Ruíz Lozano, amplio su versión           ante la entonces Procuraduría
Departamental el día 25 de Enero del 2000.
Es reiterativo en afirmar que él solicito al señor Otalvaro que llevaran al señor
Valencia Criollo al Hospital. ( Fl. 210 c.o.5 )

El señor Juán Orlando Ruíz Lozano rindió diligencia de Indagatoria el día 30 de Julio
de 1998 ante la Fiscalía Seccional de Leticia. ( Fl. 95 C.A. 2 )

11.- Versión del señor LUIS ALBERTO MURAYARI CHUÑA. ( Fl. 572 c.o.3 – 1662
s.s. c.o.7 )

Manifiesta no obstante estar de comandante de guardia que ese día realizó otras
actividades propias de sus funciones. Arribando a las instalaciones de la SIJIN
después de las 4:20 de la tarde del día 19 de Junio de 1998. Para ese momento 2
dominaba las acciones el señor Teniente Otalvaro Pulgarín. Sobre el particular
Murayari dice: “…. Y el señor Teniente Wilmar Otalvaro me informa de la presencia de
un retenido en la sala y debido a esto me dijo para que hiciera la respectiva anotación
en la minuta de guardia… hice la anotación porque ya el señor LISANDRO VALENCIA
se encontraba dentro de la sala de retenidos y no pude observar nada del
procedimiento policial….” ( Cfr. Fl. 572 c.o. 3 )

 Sobre la particular circunstancia de quien le pudo quitar las esposas al señor
Valencia Criollo dijo: “…. No habló con nadie, creo que solo con el compañero RUIZ
quien le quitó las esposas porque se estaba lastimando…” ( Cfr. Fl.574 c.o.3 ) (
Subrayado fuera de texto )

12.-) Versión del señor CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCÍA. ( Fl. 575 c.o.3 )

1
    El Versionado refiere la misma hora y fecha en su versión del día 25 de Enero de 2000. Fl.209.co5
2
    Sobre esta circunstancia se hará el análisis en el acápite pertinente
    Pág.7 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
    3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
      142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Sobre el estado de salud del señor Valencia Criollo aproximadamente a las nueve de
la noche del día 19 de Junio de 1998 dijo: “… LISANDRO era una mezcla de
quejidos, lamentos y maldiciones, se quejaba contra los policías, se lamentaba,
estando dentro del calabozo…” ( Crf. Fl. 576 c.o.3 )

Sobre la retención de las cinco personas dentro de los cuales se encontraba el señor
Lesmes Celis, Vargas Bravo y Hurtado Cabrera los cuales fueron capturados a la
media noche del día 19 de Junio de 1998 dijo: “…y como a las 12:00 de la noche el
comandante del CAI fluvial nos reportó para decirnos que venían por el río llegando al
muelle con 5 personas y que bajáramos al muelle para la respectiva identificación..” (
Cfr. Fl. 576 c.o.3 )

Así mismo el señor Pedroza realiza una serie de relatos sobre la presunta forma en
que el señor Valencia Criollo se autoflagelaba, y sobre su permanencia en el sitio de
los hechos cuando observó al hoy occiso dijo: “…el día 19 de Junio cuando llegué
como a las 5:30 él estaba ahí en su propio charco de orina, estaba en el piso y se
revolcaba y llegaba a la pared y le daba cabezazos…” ( Cfr. Fl. 576 c.o.3 )

Así mismo el señor Pedroza manifiesta conocer a cabalidad la conducta del señor
Valencia Criollo. ( Cfr. Fl. 577 c.o.3 )

El señor Carlos Ramiro Pedroza García solicitó ampliación de versión libre y
espontánea, la cual rindió el día 16 de Noviembre de 1999, ante la Procuraduría
Departamental del Amazonas.

“… cuando la Fiscalía dictó Resolución de acusación, el cabo HERNANDO ACUÑA,
nos habló a los que estábamos retenidos SI ROSERO TOBAR, PT. MURAYARY
CHUÑA, PT. GODOY GODOY, AGTE. LEYVA PEREA, AGT . HIPUCHIMA
MARTINEZ y al suscrito, nos dijo que él ya no podía estar más tiempo callado, que él
se sabía, que estaba presente, cuando le habían pegado al finado LISANDRO
VALENCIA y nos comentó que la tarde que lo condujeron al difunto a la SIJIN, en
horas de la tarde más o menos 4:05 PM, entraron a la antesala de los calabozos, el Sr
TE OTALVARO, PT. TOBAR AMIN, PT. ARIAS quien ese día estaba de civil, PT.
SUAREZ MARTINEZ, PT. MARTINEZ MACEDO, AGT CURICO WILSON, AGT.
CALDERON PAREDES y estando adentro, los que le pegaron al hoy difunto
LISANDRO VALENCIA, fueron PT. SUAREZ MARTINEZ, PT. TOBAR AMIN y el TE
OTALVARO. Razón por la cual le dijimos que hablara porque nosotros estábamos
pagando por algo que no habíamos cometido…”( Fl. 1232 c.o.4 u 1673 c.o.7)

13.-) Versión del señor Patrullero JOSÉ HERMES GODOY GODOY. ( Fl. 579 c.o. 3 )
Sobre la captura del señor Juan Carlos Riveros dijo: “…a las 9:30 de la noche por el
radio manifestaron hacer presencia por el parque Santander ya que al parecer se
encontraban unos sujetos… al llegar allí… mi compañero Murayary me manifestó que
uno de ellos correspondía al nombre de Juan Carlos Riveros..” ( Cfr. Fl. 579 c.o.3 )

Sobre el estado de higiene en que encontró al señor Valencia Criollo dijo: “…… ví a
un señor en una de las celdas el cual se encontraba vomitado y un olor fuerte a orines
el cual tenía la celda con candado …” ( Cfr. Fl. 580 c.o.3 )

Manifestó que a las 9:49 el patrullero Pérez Lizarazo firmó el oficio de custodia del
señor Juan Carlos Riveros.


 Pág.8 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Sobre la retención de las cinco personas ( Lesmes, Vargas y Hurtado entre otros )
dijo: “…y regrese nuevamente a las instalaciones como a las 12:30 de la madrugada
del día 20 y fue allí donde observé como 4 o 5 personas las cuales las habían traído
del muelle fluvial para investigación….” Cfr. Fl. Ct

Así mismo el señor José Hermes Godoy Godoy, quien soporta archivo provisional
dentro del presente informativo, bajo juramento en diligencia practicada en la ciudad
de Leticia, refiriéndose al cabo Hernando Acuña Martínez dijo: “…Acuña nos
manifestó que los autores de las posibles lesiones que se le causaron al señor
LISANDRO VALENCIA fueron ocasionadas por el señor Teniente WILMAR
OTALVARO PULGARIN, patrullero SUAREZ MARTINEZ VICENTE, Patrullero
TOVAR MORENO AMIN ALI y ARIAS RINCON ALEXANDER, momentos en que
fue traído en horas de la tarde del Puerto Civil.” ( Cfr. Fl.1721 c.o. 7 ) ( Resaltado
fuera de texto )

14.-) Versión del señor MARCO AQUILES VELA PINTO. ( Fl. 589 s.s. c.o.3 )

Sobre las circunstancias en que fue ingresado el señor Lisandro Valencia Criollo a las
instalaciones de la SIJIN dijo: “…Ese día del 19 de junio yo me encontraba haciendo
labores normales; en la tarde como a las 4:30 aproximadamente me encontraba
haciendo un oficio en la oficina de la sala de denuncias de la SIJIN cuando ví llegar a
la patrulla, entonces yo para observar a quien traían salí a la puerta y ví que bajaba
LISANDRO VALENCIA no se encontraba esposado…luego ví que lo rodearon al
frente de la casa del señor PEDRO NEL que queda en la esquina, diagonal a la
SIJIN, lo rodearon varios policías, estaban el agente CURICO, entre otros, que no me
acuerdo, el patrullero SUAREZ al ver que no se dejaba trasladar a la SIJIN lo
inmovilizó y cayeron al piso…ya esposado VALENCIA CRIOLLO se calmó en el piso,
quedó acostado y el patrullero MARTINEZ y yo lo levantamos sin ninguna
complicación, con ayuda de él mismo y lo llevamos de los brazos hacia la SIJIN;
llegando a la puerta de la SIJIN, éste señor volvió y quiso safarse de nosotros y nos
caímos los tres hacia dentro de la SIJIN, fue donde llegó el Teniente OTALVARO lo
cogió junto con el cabo ACUÑA, MARTINEZ MACEDO y lo entraron a los
calabozos…” ( cfr. Fl.589 c.o.3 )

En cuanto a los instantes siguientes al ingreso del retenido al calabozo dijo: “…Entré
lo ví acostado en el piso, no estaba cerrada la celda, estaba abierta y se quejaba y se
golpeaba contra las rejas y el piso tratando de safarse de las esposas; posteriormente
tal vez unos 10 minutos, ví que entraba la enfermera CAROLA BERRIO a hacerle
unas curaciones que tenía en la ceja derecha; posteriormente salí y al rato llegó el
Personero Municipal y no supe más de él…” ( cfr. Fl.590 c.o.3 )
El señor Marco Aquiles Vela Pinto, el día 18 de Septiembre de 2002, manifestó: Si
me enteré cuando escuché al cabo primero Acuña Martínez Hernando cuando dijo
que quienes golpearon o propinaron golpes al señor Valencia Criollo fueron los
señores Teniente OTALVARO PULGARIN WILLIAM, patrullero TOVAR AMIN ALID y
patrullero ARIAS RINCON ALEXANDER…” ( Fl. 1711 c.o.7 )

15.-) Versión de la señora LUCELLY MARYOLI ORTIZ MORALES(Fl.595 c.o.3 – 52
C.A.2 – 94 c.o.5 )

16.-) Versión del señor HENRY IPUCHIMA MARTINEZ ( Fl. 600 s.s. c.o. 3 – Fl.245
C.A.2 – Fl. 130 a 134 c.o.1 )


 Pág.9 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Manifiesta que no participó de la retención del señor Valencia Criollo. (Fl. 600 c.o.3 )

Manifiesta que ese día el 19 de Junio de 1998, él cargaba las llaves del calabozo de la
SIJIN donde después el Teniente Otalvaro Pulgarin le ordenó abrir para introducir al
referido retenido.

Refirió que una vez abierto el sitio de cautiverio, se trasladó nuevamente a la
Inspección Judicial que apoyaba, en la cual estuvo hasta las cinco de la tarde en que
regresó nuevamente a las instalaciones de la SIJIN.

Sobre la presencia de la enfermera dijo: “… Posteriormente que el señor Teniente
OTALVARO manifestaba que ubicaran a la enfermera para que le hiciera curación a
la herida que presentaba en la ceja el señor VALENCIA posteriormente ordenó que se
ubicara al Ministerio Público para que observará el estado anímico en que se
encontraba el retenido ya que estando dentro de la celda se retorcía tratando de
safarse las esposas, cuando llegó la enfermera algunos uniformados tuvieron que
sujetarlo e incluso lo amarraron las piernas con un poncho…. Después llegó el
Personero Municipal..” ( Fl. 245 C.A. 2 9

17.-) Versión libre del señor LISANDRO EMANUEL LEYVA. ( Fl. 609 c.o.3 - 75 C.A.2
)

18.-) Declaración Juramentada del señor CARLOS EDUARDO HURTADO CABRERA.
( Fl. 636 s.s. c.o.3 - 784 c.o.3)

Rendida el 27 de Octubre de 1998 en la entonces Procuraduría Departamental del
Amazonas. Persona retenida la noche de los hechos.

Manifiesta que venía con ARMANDO VARGAS el día 19 de Junio de 1998.
“…veníamos más o menos a la altura de Leticia y la policía nos detuvo de 11 a 12 de
la noche más o menos…la policía nos detuvo nos trajo a la SIJIN a una investigación,
éramos cinco personas con el motorista..; mientras yo estuve ahí miré que entraron a
un señor ayudándolo a entrar el señor venía quejándose y como tocándose por el
estómago, lo entraron entre dos señores de civil hasta el calabozo que queda
entrando de frente… ellos fueron y lo dejaron allá y salieron…” ( Fl.636 c.o.3 ).
Manifiesta que no conoce al señor Marcelino Lesmes. Manifiesta que no escuchó ni
pudo ver que maltrataran al señor Valencia Criollo.
El señor Hurtado Cabrera el día 6 de Diciembre de 1999 rindió así mismo diligencia
juramentada ante la entonces Procuraduría Departamental.

“..desde que entramos y nos tuvieron a todos interrogándonos, luego nos separaron, y
cada uno quedó solo y en distinto lugar, entonces cada uno podía ver o escuchar
diferentes cosas…” ( Fl. 150 c.o.5 )

19.-) Declaración juramentada del menor BLADIMIR ROZO GOMEZ. ( Fls.5 y 6 c.a1)

Es la persona con la cual el señor Valencia Criollo disgustó.

El día 24 de Junio de 1998 rindió declaración juramentada ante la Auditoría Auxiliar de
Guerra No. 59 de Leticia.



Pág.10 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Sobre las circunstancias del pugilato y las circunstancias que motivaron la
aprehensión de Valencia Criollo por parte de la Policía dijo: “… El llegó y pidió dos
cervezas y andaba con un muchacho que creo que se llama ANDRES, le
despachamos las cervezas y él nos dio cinco mil pesos, se le devolvió los tres mil
pesos, y de ahí el estaba pidiendo dos cervezas más y yo no se las quise despachar
de ahí se fue con su amigo y en seguida se regresó a reclamarme las vueltas del
billete de cinco mil pesos, yo le dije que ya le había dado las vueltas y de ahí el me
empujó, después se metió GUERRA…. Él me dijo que si quería que llamara a mis
familiares, que él no le tenía miedo a nadie, golpeaba las sillas y de ahí fueron a
llamar a la policía….” ( Fl.8 c.a1 )

En diligencia de ampliación de declaración juramentada el joven ROZO GOMEZ ya
de 22 años de edad, dijo el día 19 de Septiembre de 2002 ante la Delegada
Disciplinaria lo siguiente: “…el cogió dos bolas de billar en la mano y se fue
caminando con las dos bolas en la mano y donde mataron a GUERRILLERO los
policías le quitaron las dos bolas de billar sin ningún problema. Ahí fue donde llegaron
los otros policías y se lo llevaron…” ( Fl. 1716 c.o.7 )

“…O sea él a los primeros que llegaron se les quiso como escapar a no dejarse coger
dándole la vuelta a la mesa de billar, pero después los policías lo controlaron, él se
calmó y se lo llevaron, él no le tiró a pegar a los policías..” ( Fl. 1671 c.o.7 )

Ante el interrogante del conocimiento de vista y trato que tenía el joven Rozo Gómez
con el señor Lisandro dijo: “…Él casi a diario acudía al billar, pues todos los de la
plaza iban a jugar al billar como les quedaba cerquita. A él le decíamos, COLORAO
porque al papá también le decíamos COLORAO…” . Así mismo el deponente
manifestó conocer a más integrantes de la familia de Lisandro Valencia Criollo. ( Fl.
1716 c.o.7 )
20.- Declaración juramentada del Médico JORGE ALEJANDRO GONZALEZ
TEJADA. ( Fl.45 a 47 c.a1 – Fl. 672 s.s. c.o.3 – 978 s.s c.o.4)

Rendida el 25 de Junio de 1998 ante la Auditoría Auxiliar de Guerra No. 59 de Leticia.

Este médico fue el primer facultativo que se enteró de la situación de salud del señor
Valencia Criollo.

Refiere el Galeno que el señor Valencia Criollo fue llevado a un reconocimiento
médico – legal y en cuanto a los actos de tortura sobre el señor en mención dijo :
“…..Yo le pregunté que qué le había sucedido, él respondió literalmente me pegaron
una patada yo le pregunté que a qué horas había ocurrido eso y me respondió que a
las cinco de la tarde y no me dijo quién se la había proporcionado…El paciente refería
dolor , el abdomen, cara , brazos y otras partes del cuerpo, por orden mía se le aplicó
DICLOFENAL INTRAMUSCULAR.”( Fl. 45 y 46 c. a 1 )

21.- Declaración juramentada del Personero Delegado en lo Penal de la ciudad de
Leticia, señor. LUIS HERNAN AGUILAR DIAZ. ( Fl.26 s.s c.o.1 ;111 y 112 c.a1)

“…al llegar observé que estaba siendo atendido por dos enfermeras que le
practicaban una curación en la frente…”

Sobre la agresión de que fue objeto la víctima dijo: “ Si, efectivamente el día sábado
cuando fui hablar con él para saber qué era lo que le pasaba, el señor me manifestó
Pág.11 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
que había sido golpeado, yo le dije que precisamente por eso iba a ser examinado
para ver qué era lo que realmente tenía. El señor en sí no me precisó quién o qué
personas lo golpearon, yo tomé la determinación llevarlo para el hospital para evitar
problemas posteriores.” “ Si, tal vez se me pasó por alto en la versión inicial cuando el
viernes cuando llegué estaba inmovilizado con esposas y los pies atados con un
poncho. Sobre ese punto se charló con el comandante y no se hizo demasiado
objeción al respecto porque era medida de protección para la salud del señor….”
Al señor LUIS HERNAN AGUILAR DIAZ se le recepcionó declaración juramentada el
día once de Noviembre de 1998 ante la Fiscalía Seccional de Leticia. ( Fl.681 a 684
c.o.3 )

En esta diligencia también reiteró el hecho de que el señor Valencia Criollo le pudo
informar sobre las causas de su convalecencia: “…le pregunté que qué tenía me
manifestó que le dolía el cuerpo que le dolía la región abdominal que no se podía
mover o levantar, le pregunté que debido a qué y me manifestó que había sido
golpeado, yo no realmente hice o no tomé más averiguaciones porque en ese
momento creía que el señor estaba diciendo mentiras…” ( Fl. 681 c.o. 3 )
Así mismo el Personero Delegado en lo Penal manifestó sobre la forma que encontró
al señor Valencia Criollo: “…observé además que estaba esposado y maniatado…” (
Fl. 111 c.a1 )

22.- Declaración juramentada de la enfermera de la Policía Amazonas, Sra.
CAROLA BERRIO DE VASQUEZ. ( Fl. 116 y 117 c.a1)

“.. manifiesta que se daba muchos golpes en la cabeza contra la pared y se arrodillaba
y se daba contra el piso….” Sobre el momento en que llegó: “… cuando yo llegué
estaba suelto no lo tenían amarrado no tenía esposas, ahí lo tenían encerrado en la
pieza con la puerta cerrada..” ( Fl. 116 c.o.6 )

23.- Ampliación de declaración de la señora MARIA PAULINA POSADA VERGARA.
( Fl. 102 a 104 c.o.1 Fl.676 a 680 c.o.3 )

Declaración rendida el día 2 de Julio de 1998 en la entonces Procuraduría
Departamental del Amazonas.
Manifiesta que valoró por primera vez al señor Valencia Criollo el día 20 de Junio de
1998 a las 10:30 A.M, el cual arribo al Hospital San Rafael en compañía de dos
policías.
Sobre la materialidad de los actos de Tortura dijo: “…. Yo encontré un paciente en la
camilla que ingresó quejumbroso y en mal estado general, ante el interrogatorio hecho
al paciente acerca de las causas de su estado de salud, manifestó haber recibido
una patada en el abdomen aproximadamente hacía unas 15 horas, el paciente
esta muy quejumbroso y no pregunté quien había sido porque me pareció que no era
procedente por el delicado estado de salud, el paciente estaba acompañado por dos
policías…. Mucosas deshidratadas ( boca seca ), presentaba a las inspección general
múltiples escoriaciones en brazos, presentaba una escoriación en la región costal
anterior izquierda recientes, y una escoriación en abdomen a nivel epigastrico e
hipocondrio derecho…Hago un diagnóstico de un trauma abdominal cerrado lo que
indicaría que sin haber una herida abierta debería haber algún daño en un órgano,
con una sospecha diagnóstica de un estallido de víscera hueca.. …Debo anotar que
este paciente llegó tan grave que inmediatamente se ordenó su traslado a la sala de
procedimientos sin los trámites administrativos de la historia clínica….En el momento
de la valoración el paciente no tenía aliento alcohólico…. ” ( Fl. 102, 103 y 104 c.o.1 )
Pág.12 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
24.- Declaración juramentada del señor MARCIAL MORI DAVILA. ( Fl. 687 a 689
c.o.3 – 789 a 790 c.o.3 )

Persona de Nacionalidad Peruana quien estuvo retenida para la época de los hechos.

 Sobre los hechos dijo: “.. a eso de las nueve o diez de la noche más o menos nos
retuvieron en el río Amazonas y nos trajeron para el muelle fluvial.….estuvimos casi
hasta las once de la noche ahí, después nos trajeron para acá para la SIJIN..” ( Fl.
687 c.o.3 ). Manifestó que desde el momento en que ingresó a la SIJIN no escuchó,
gritos ni golpes.

25.-Declaración del señor EDGARDO ACOSTA ARANCIBIA. ( Fl. 690 a 692 c.o. 3 )

Persona retenida quien pudo estar en el sitio de los hechos donde estuvo cautivo el
señor Valencia Criollo.

En la presente declaración hizo presencia la entonces defensora de los disciplinados.
Sobre los hechos dijo: “…llegamos como a las diez o diez y pico u once de la noche,
no recuerdo exactamente, cuando llegamos entramos al pasillo de la SIJIN…” ( Fl.
690 c.o.3 ) Sobre gritos, golpes y personas que pudieran haber ingresado a la celda
del señor Valencia Criollo, manifestó que él no escuchó ni vió nada. Manifestó no
conocer al señor MARCELINO LESMES. Contrariamente a lo dicho por policiales en
el sentido de los lamentos y gritos del señor Valencia Criollo, ante el interrogante
Escuchó usted a alguien quejarse por estar enfermo dijo: “.. No tampoco escuché…No
yo no escuché nada de eso, la verdad yo en persona propia aquí presente no escuché
nada, y yo siempre estuve ahí en el pasillo..”( Fl. 691 c.o.3 )

26.- Declaración del señor MARCELINO LESMES CELIS. (Fl. 90 c.o.1;
( Fl. 666 s.s, 753 .s.s y 754-759 c.o.3)

Persona capturada quien ingresó para las horas en que el señor Valencia Criollo fue
conducido al Hospital.

Manifiesta que aproximadamente a las dos de la mañana llegó a las instalaciones de
la SIJIN y refiriéndose al occiso dijo “… ví a un señor en otro calabozo, estaba
golpeado en la cabeza, el señor gritaba de un dolor horrible en el estómago y pedía
que lo llevaran al hospital…”. Después el señor Lesmes Celis manifiesta que pudo
enterarse de golpes que le pudieron dar los policiales al señor Valencia Criollo y a los
cuales referiremos más adelante.

El señor Lesmes Celis también rindió ampliación de declaración el día 10 de
Noviembre de 1998 ante la Fiscalía Seccional de Leticia, la cual ya había rendido el
día 10 de Julio de 1998. ( Fl. 666 c.o.3 conc. Fl.996 y s.s. c.o.4 ) A esta última
diligencia acudió la Procuradora delegada en lo penal y la defensora de los
implicados.

Vale destacar que el señor al ingresar a las instalaciones de la SIJIN pudo escuchar
lo siguiente sobre los actos de tortura: “…Yo escuchaba golpes y conforme golpes
la persona gritaba no me peguen, no más, hasta el momento en que me
metieron al calabozo ya el señor que estaba se quejaba de dolor, se quejaba


Pág.13 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
duro que por favor lo llevaran al hospital que estaba muy grave y que le dolía
mucho..” ( Fl. 667 c.o.3 y 999 c.o.4 ) ( Resaltado fuera de texto )

El señor Marcelino Lesmes Celis, el día 19 de Abril de 1999, ya en el sitio de
reclusión en la cárcel del circuito de Leticia, envió escrito a la Procuraduría
Departamental del Amazonas, temiendo por su vida ante las declaraciones que ha
rendido. ( Fl. 725 c.o.3 ). Para este efecto rindió declaración bajo juramento ante la
Procuraduría el día 27 de Mayo de 1999. ( Cfr. Fl. 753 c.o. 3 )

El referido señor, depuso ante la Procuraduría Departamental el día 4 de Junio de
1999. ( Fl. 759 y 760 c.o.3 ) corrobora su dicho anterior.

27.- Declaración de la señora MARLENY DE JESUS QUICENO SANCHEZ. ( Fl.
761 )

28.-   Declaración del señor WILLIAM MURIEL RENGIFO. ( Fl. 763 y 764 )

El señor Muriel precisa las circunstancias modales en que se pudo verificar, una
grabación del señor Marcelino Lesmes, para la cual apoyo al señor José Orlando
Rosero Tobar. ( Fl. 763 c.o.3 )

29.-   Declaración de ARMANDO VARGAS BRAVO. ( Fl.786 a 788 c.o.3 )

Diligencia rendida ante la SIJIN el día de su retención junto con los señores Lesmes,
Marcial Mori, Acosta y Hurtado Cabrera.

Refirió que no conoce al señor Marcelino Lesmes Celis, persona que tenía orden de
captura vigente al momento de su aprehensión, sobre las circunstancias en que
Lesmes Celis abordó la lancha dijo: “…no señor no lo conozco, lo vi anoche, en el
bote cuando lo recogió el motorista, lo recogió por el lado de la primavera, el estaba
solo, lo recogió tipo nueve o nueve y media no estoy seguro..” ( Fl. 786 c.o.3 ) Es
preciso manifestar que la hora referida por el deponente según se desprende es en la
mañana

30.- Declaración de la señora ANGELA MARIA OSSA GUARIN. ( Fl.36 y 37 c.o.1,
121-122 c.a 1 y 1765 a 1766 c.o.7 )

Persona que trabaja en la Contraloría General de la República. La cual obran pruebas
queda en frente de la instalaciones de la SIJIN en la ciudad de Leticia.

Sobre el estado de pre- sanidad del hoy interfecto y las circunstancias en que ingresó
a las referidas instalaciones dijo:

“ Yo salí a la sala para ver por la ventana del edificio donde funciona la Contraloría y
observé que cinco policías tenían detenido a un señor en el ante- jardín de la casa
contigua a la Contraloría. El señor estaba gritando se escuchaban desde acá adentro
los gritos del señor, estaba como alterado, sin camisa, él era moreno, alto, no se
dejaba poner las esposas. Me di cuenta que lo pararon y entre dos agentes lo
cogieron y lo llevaron a la estación que queda al frente de donde yo me encontraba, él
gritó que no lo cogieran y quería irse entonces volvieron y lo cogieron entre varios y lo
entraron a la estación.” “… No ví que tuviera golpes y tampoco se quejaba por dolor


Pág.14 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
alguno, no le vi la cara, yo me encontraba a unos 25 metros aproximadamente del
sitio de la aprehensión” ( Fl. 36 y 37 c.o.1 )

Y sobre el presunto golpe del interfecto en las motos dijo : “…. En el momento en que
yo salí a observar por la ventana al señor ya lo tenían detenido en el antejardín
contiguo a la residencia de la Contraloría” ( Fl. 121 y 122 c.a.1 )

31.-) Declaración del señor LISIMACO GUTIERREZ GUZMAN. ( Fl. 38 y 39 c.o.1; y
126 y 127 del c.a 1 )

Manifiesta que desempeñándose como funcionario de la Contraloría General de la
República, cuyas instalaciones como ya se ha dicho, quedan en frente de la entrada
principal de la SIJIN en la municipalidad de LETICIA, pudo observar lo siguiente en
cuanto al arribo del retenido: “…aproximadamente unos cinco policías fueron
caminando hacia él y cuando llegaron justamente a la vivienda del lado de la
contraloría este señor se encontraba completamente rodeado y uno de los policías lo
sujetó por detrás, en estos momentos al ser sujetado por detrás el comenzó a
forcejear con el policía inmediatamente dos o tres compañeros del policía se fueron
hacia el señor y cayeron al piso…. Cuando volví nuevamente a observar el hecho vi
que le estaban colocando las esposas en los brazos hacia la espalda a este señor e
inmediatamente lo levantaron los tres o cuatro policías que estaban con él en el piso,
se lo llevaron hacia las instalaciones de la policía y se encontraba gritando que lo
soltaran y que no lo trataran de la forma que lo habían tratado. El decía “suéltenme
que yo voy solo”. ( Fl. 38 c.o.1 )

Al igual que en la anterior declaración dice que hubo un momento en que no observó
el desarrollo de los hechos, pero es claro su deposición que tal inobservancia se
presentó cuando todavía estaba en el sitio adyacente a la contraloría sitio de su
trabajo. Así mismo ante la Auditoría Auxiliar de Guerra No. 59 de la policía,
interrogado sobre el presunto golpe del occiso en las motos dijo: “ No, observé eso ya
que comencé a ver la escena en el momento que el señor casi estaba en la mitad de
la carretera y echando hacia atrás, en el trayecto desde el momento que lo ví hasta el
sitio de la aprehensión no se tropezó con obstáculo alguno.” ( Fl. 127 c.a No.1 )
Subrayado fuera de texto.

32.-) Declaración del señor HENRY BARRETO SERRANO. (Fl. 86 c.o.1 y Fl. 1704 s.s
c.o.7 )

Persona que conoció al occiso en el sitio de trabajo en la bodega que comerciaba
pescado:

Sobre la presanidad del occiso, refiriéndose al día de los hechos manifestó: “…el
Viernes fue por la mañana a la bodega donde yo trabajo como él llegaba
rutinariamente casi todos los días por asunto de negocios de pescado. Nos saludamos
me dijo que estaba esperando a don Raimundo Noguera que le debía una platica a él,
se demoró una media hora, él estaba sano no estaba ebrio, después no recuerdo la
hora del mismo Viernes yo lo ví dentro del carro de la patrulla que se lo llevaban y no
lo volví a ver más… Yo lo conocía por el nombre de colorado al papá también le dicen
colorado, lo vi que estaba sentado en la patrulla de la policía, lo vi como tranquilo.” (
Fl. 86 c.o.1 )



Pág.15 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Sobre el real estado en que pudo estar el señor Lisandro Valencia, a la pregunta de
un eventual estado de alicoramiento del occiso dijo: “… Si de pronto como
enguyabado …. Él se veía bien, se le sentía el olor a tufo.” Fl. 1704 c.o. 7 )

33.- ) Declaración bajo juramento del señor JOSE RODRIGO GAMBA MORENO. (
Fl. 88 s.s. del c.o.1 y 1743 del c.o. 7 )

Manifiesta que para la época de los hechos el occiso les colaboraba cargando o
empacando pescado en la Bodega Pirarucú en Leticia:

Sobre el estado de presanidad en que pudo observar al occiso el día de los hechos
dijo: “ Lo ví el día Viernes 19 sin recordar la hora exacta pero puede ser después de
las dos de la tarde en el CAI del Puerto civil esta sin camisa y se aprestaban los
policías a montarlo a una patrulla, estaba aparentemente con sus tragos, él me volteó
a mirar y yo le hice señas para preguntarle qué pasaba…. Él me volteó a mirar pero
no me contestó , porque en esos instantes los agentes lo estaban llevando a la
patrulla, fue la última vez que lo ví…..Él se encontraba visualmente en perfecto
estado de salud, se le veía en el rostro que había ingerido licor o estaba trasnochado,
caminó hacia la patrulla y se fue bien sin forcejear con los policías….” ( Fl. 88 y 89
c.o.1 )

Así mismo en su última deposición al solicitársele la ratificación en su dicho al
declarante hoy consejal de Leticia, manifestó: “ Que quiero rectificar que en dicha
declaración se colocó que a las dos de la tarde y fue aproximadamente a las doce del
día, es posible que se haya confundido el dos con las doce. Yo me acuerdo porque
no había ido a almorzar pues siempre lo hago a la una de la tarde y ese día todavía
estaba tomándome un tinto en una cafetería que queda cerca del CAI”. ( Fl. 1697
c.o.7)

Sobre las circunstancias modales en que conocía al occiso dijo: “ Prácticamente
desde que había llegado a Leticia, sería por hay unos cinco años. Él trabajaba con el
papá a quien le dicen COLORAO, al finado también lo conocían como COLORAO.
Lisandro o COLORAO trabajaba como cotero, cargando bultos de pescado,…. Era
una persona fuerte, porque en la bodega se cargan bultos de cincuenta y sesenta
kilos de pescado congelado o fresco y el trabajo de cotero de por sí es de personas
fuertes.” ( Fl. 1698 c.o. 7 )

34.- Declaración de la señora MARLENY DE JESUS QUICENO SANCHEZ. Secretaria
del Juzgado 111 Penal Militar de Leticia ( Fl. 761 s.s c.o. 3)

Manifiesta que pudo encontrarse en el lugar de los hechos, pero no precisa el sitio, la
hora y la fecha.

35.- Declaración bajo juramento rendida por el señor                    VICENTE SUÁREZ
MARTÍNEZ. ( Fl. 1011 s.s c.o.4 – Fl.113 C.A.2 – 1012 c.o.4)

36.- Declaración bajo juramento del señor IVÁN RICARDO CORTES RUÍZ. ( Fl. 1013
c.o.4 – Fl. 116 s.s. C.A.2 )

37.- Declaración del señor TOVAR MORENO AMIN ALÍ. ( Fl. 1014 c.o. 4 - Fl.128
C.A. 2)


Pág.16 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
38.- Declaración del señor FRANCISCO MARTINEZ MACEDO. Fl. 91 c.o.5

Rendida el día 2 de Diciembre de 1999 en la entonces Procuraduría Departamental.
Diligencia que contó con la presencia de la defensa de los implicados.

El señor en su declaración dejó constancia sobre lo siguiente: “…Sí, deseo dejar
constancia que he recibido presiones, del señor SUBINTENDENTE ROSERO, y del
TENIENTE OTALVARO, para que testifique o aclare sucesos que a mi no me
constan, no es más.” ( Fl. 93 c.o.5 )

Sobre la forma en que el señor Valencia Criollo abordó el vehículo policial dijo:
“…subimos al señor Valencia Criollo a la NISSAN sin el resistirse, y sin emplear
fuerza o violencia, lo trasladamos hasta la SIJIN…” ( Fl. 92 c.o.5 )

El día 3 de Agosto de 1998 ante la Fiscalía 32 Seccional de Leticia. Según el
administrador del mencionado establecimiento me informó que había sido agredido
físicamente por el señor LISANDRO VALENCIA, entonces llegamos, lo calmamos y lo
conduje en ese momento, entonces le pregunté al señor teniente OTALVARO
PULGARIN que si lo dejábamos ahí, porque el teniente también estuvo ahí en el CAI
del puerto civil, o si lo llevábamos a la estación Leticia…mi teniente me informó que si
lo dejábamos en el CAI, él iba a seguir fomentando riñas y escándalos, entonces que
lo trasladáramos a la SIJIN ya que ahí presentaba mejores instalaciones y sala de
retenidos. De inmediato lo subimos al móvil.. y lo condujimos a la SIJIN.” ( Fl. 135
C.A. 2 )

Manifiesta que en el momento de entrar a la SIJIN se alteró y salió huyendo. Cfr. Fl.
Ctd

39.- Declaración del señor CARLOS ALBERTO CALDERON PAREDES. ( Fl. 97 c.o.5
)

Para el día de los hechos dijo: “….me encontraba realizando tercer turno de vigilancia
en la patrulla motorizada moto 028, en compañía del señor patrullero Suárez Martínez
José Vicente, donde a la hora fuimos solicitados por parte del señor Patrullero
Martínez que nos trasladáramos.... a colaborarle a un caso de policía al Puerto Civil…
al llegar al CAI del puerto se encontraba la patrulla móvil NISSAN 037, el señor
Teniente Otalvaro, como oficial de guarnición, el patrullero Martínez Macedo, el jefe de
vigilancia y no recuerdo quién estaba de comandante de guardia                    en el
CAI…inmediatamente el señor Oficial de Guarnición Teniente OTALVARO, le ordena
al patrullero MARTINEZ que trasladaran a este señor a las instalaciones de la
SIJIN…” Fl. 97 y 98 c.o.5

40.- Declaración del señor OTONIEL QUICEÑO SANCHEZ. ( Fl. 114 c.o.5 )

41.- Declaración del señor GERLEY HERNÁN AMAYA DAZA. ( Fl. 118 c.o.5 )

42.- Declaración del señor OMAR ALVARADO SERRANO. ( Fl. 121 c.o.5 )

Diligencia rendida el día 4 de Diciembre de 1999, la cual contó con la presencia de
abogado defensor.



Pág.17 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Manifiesta que pudo ingresar a las cinco de la tarde del día de los hechos a las
instalaciones de la SIJIN. Y pudo observar miembros policiales de civil y uniformados.
Los cuales señaló y comentaremos más adelante.

43.- Declaración del señor JORGE ELIECER QUIÑONEZ PUSQUIN. ( Fl. 129 c.o.5 )

44.- Diligencia de declaración rendida por la señora MELVA PAULINA ROSERO
TOBAR. ( Fl. 132 s.s c.o.5 )

45.- Declaración del señor MARIO HERNANDEZ LASPRILLA. ( Fl. 140 c.o.5

Sobre las condiciones de cautiverio del señor Valencia Criollo dijo que
aproximadamente a las 7:30 de la noche del día 19 de Junio de 1998 en
inmediaciones de la SIJIN: “… estando aquí con mi señora ella me hizo énfasis de
que había una persona quejándose, dentro de esa pieza o sea la sala de retenidos de
la SIJIN, y escuché en forma detenida unos quejidos bastante profundos donde el
señor, por intermedio de ellos demostraba dolor en alguna parte del cuerpo en forma
exagerada…” ( Fl. 140 c.o. 5 )

46.- Declaración del señor FRANCISCO GALDINO CEDEÑO. Fl. 145 c.o. 5

Sobre la calidad de la placa radiológica que levantó dijo: “…el inconveniente se
presentó para la toma del abdomen porque el paciente no controlaba la respiración y
respiraba muy rápido, entonces eso puede afectar la calidad de la placa…” ( Fl. 146
c.o.5 )

Así mismo declaró ante esta delegada en la ciudad de Leticia el día 18 de Septiembre
de 2002. Sobre las circunstancias en que llegó el señor Valencia Criollo dijo:”.. Lo que
le se decir es que el señor olía a orines a vómito y a un olor nauseabundo..” ( Fl. 1707
c.o.7 )

El señor Galdino Cedeño también declaró ante la Fiscalía Seccional de Leticia el día
7 de Enero de 1999.

“…. lo que yo recuerdo bien es que se le tomó una placa de abdomen simple y una de
tórax, pero el no se mostraba colaborador porque casi no se podía parar, el estaba
muy mal, casi ni hablaba, yo lo veía como grave, se quejaba y no se podía sostener..”
interrogado sobre la calidad de las placas dijo: “.. Yo generalmente es muy difícil
ponerme a ver las placas, yo simplemente saque las más rápido posible y como
estaba en urgencias las entregue, pero no revise esas placas…” ( Fl. 654 C.A. 3 )

47.- Declaración del señor JORGE OCTAVIO CARVAJAL FIGUEREDO. ( Fl. 152
c.o.5 )
Sobre los llamados de auxilio la noche del 19 de Junio de 1998 del señor Valencia
Criollo dijo: “…Si inicialmente si escuché algo como a las 10:00 de la noche
aproximadamente… llamé al cabo ACUÑA.. me dijo que era un borracho que estaba
dentro de las instalaciones… me informó por radio..” ( Fl.153 c.o.5 )
El mismo deponente rindió declaración ante esta delegada el día 19 de Septiembre de
2002. ( Fl. 1714 c.o.7 )

48.- Declaración de la señora ELIANA PEREZ. ( Fl. 155 c.o.5 y 1722 c.o.7 )


Pág.18 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
49.- Declaración de la señora EDILMA TORO CASADO. ( Fl. 1723 c.o.7 )

Manifestó que para la época de los hechos el señor Acuña residía diagonal a su casa,
donde éste vivía con su esposa.

La señora Toro Casado ya había rendido declaración el día 26 de Enero de 2000. ( Fl.
220 c.o.5 )
50.- Declaración del señor VICTOR JULIO CORREA NIÑO. ( Fl. 157 c.o.5 y 1815
c.o.7 )

51.- Declaración del señor Belisario Palomino García. ( Fl. 159 c.o.5 )

52.- Declaración del señor ABSALAÓN DUARTE CAICEDO. ( Fl. 165 c.o. 5 )

Miembro de la Policía

53.- Declaración del señor ALVARO HARRISON HAYDEN. ( Fl. 170 c.o.5 )

Miembro de la Policía

54.- Declaración de la señora KAREN ANELDI RODRIGUEZ. ( Fl. 172 c.o. y Fl.1651
c.o.7 )

55.- Declaración del señor WILSON CURICO CAHUACHE. ( Fl. 204 c.o.5 )

Miembro de la policía para la época de los hechos.

Contrariamente a lo dicho por compañeros sobre la aprehensión del señor Valencia
Criollo dijo: “…tenía en la mano dos bolas de billar y en grave estado de excitación y
al parecer en grave estado de embriaguez….forcejeamos para poder esposarlo,
porque ya se encontraba muy excitado. El no quería caminar, lo cogimos uno de las
piernas y de los brazos y lo llevamos a la SIJIN, a la guardia…” ( Fl. 205 c.o. 5 )

56.- Declaración de la señora DENNY ESTHER DULCE PACHECO. ( Fl. 212 c.o.5 )

Secretaría Judicial de la Fiscalía Local de Leticia.

57.- Declaración de la señora LUZ MARINA RODRIGUEZ. ( Fl. 214 c.o5 )

58.- Declaración del señor ELBER OLAYA CASTRO. ( Fl. 222 c.o.5 )

Celador del Hospital San Rafael de Leticia. Persona que estaba en la portería para la
noche del 19 de Junio de 1998.

59.- Declaración de la enfermera del Hospital San Rafael BLANCA IRMA MARIN
CASTAÑO. ( Fl. 251 c.o.5 )

Persona con trece años de antigüedad en el referido centro.

Diligencia practicada el día 17 de Febrero de 2000 en la Procuraduría Departamental
de Leticia y a la cual acudió la defensora del señor Otalvaro Pulgarin.


Pág.19 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Sobre el tiempo en que ingresó el paciente a cirugía dijo: “…Yo se que a cirugía entró
a las doce del día pero al quirófano entró a las seis y quince de la tarde…”. ( Fl.252
c.o.5 )

Sobre la búsqueda que pudo referir la tía del señor Valencia Criollo ( Sra. España (
Cfr. Fl. 6 y 7 c.o.1 ) la enfermera Blanca Marín quien manifestó conocer de vista y
trato a la familia del occiso dijo: “…si nosotros llamamos a urgencias y orientamos al
conductor de la ambulancia donde vivía la familia, para que el fuera a avisar, y llegó
una tía , habló con él directamente, no reacción no hubo ninguna, cuando yo salí, ella
lo único que me dijo fue que ellos no sabían nada, que ahora viene el problema,
quien sabe en qué se había metido por ahí.. Me dijo que iba a avisarle al papá, ella si
estuvo dialogando con él un buen rato.” ( Fl. 253 c.o. 5 ) Así mismo manifestó que
estuvo en el procedimiento y sobre la eventual transfusión de sangre dijo: “… Si se
habla de estabilización no ví que le instalaran sangre antes del procedimiento pre-
quirúrgico.

60.- Declaración de la enfermera del Hospital San Rafael, NORA SANTANA SHMITT.
( Fl. 256 c.o. 5 )

Persona con veinte años de antigüedad en el referido centro. Instrumentadora
quirúrgica.

Diligencia rendida el día 17 de Febrero de 2000 ante la Procuraduría Departamental,
la cual contó con la participación de la Defensora del señor Otalvaro Pulgarín.
“… Me llamó la atención como él se encontraba con marcas de esposas en la
mano……” ( Fl. 256 c.o.5 )

Sobre los actos de Tortura la enfermera dijo: “… Yo lo único que vi fue que el tenía
una lesión en la mano y él me dijo que era de las esposas, no me acuerdo en
que parte era pero el me mostró que el estaba quemado con cigarrillo y me dijo
que esos hijuetales me pegaron porque yo estaba esposado y no me pude
defender, pero no le pregunte quien le había pegado. No recuerdo cuantas
quemaduras eran. Yo digo que estaban recientes porque el me dijo hasta me
quemaron con colilla de cigarrillo. No me dijo quiénes de esos hiju de putas me
pegaron..” ( Fl. 257-8 c.o.5 ) ( Resaltado fuera de texto )

Así mismo la enfermera manifestó las circunstancias en que se pudieron perder las
radiografías tomadas al señor Valencia Criollo. ( Fl. 260 c.o.5 )

61.- Declaración rendida por la enfermera auxiliar de instrumentación del Hospital
San Rafael MIRIAM OLAYA FERREIRA. ( Fl. 261 c.o.5 )

62.- Declaración del señor SIMON TOVAR RICARDO. ( Fl. 123 c.a1 )

Declarante del cual no quedó consignada dirección para citarle en ampliación.

Manifiesta el declarante sobre los hechos: “ Ví a un señor salir corriendo,
estrellándose con motos, hasta la casa del frente del edificio de la policía y unos tres
policías que lo condujeron nuevamente hacia la estación… El intentó volarse de la
SIJIN salió corriendo y se estrelló con las motos..”. El referido ciudadano manifestó
que el pudo apreciar los sucesos, en virtud a que iba entrando al edificio nuevo de la
policía. ( Fl. 123 c.a1 )
Pág.20 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
63.- Declaración del señor DANIEL ALBERTO BERRIO BARAONA. ( Fl. 120 C.A. 2 )
Prueba trasladada.

El día 3 de Agosto de 1998 rindió declaración ante la Fiscalía Seccional de Leticia.
Patrullero Berrío.

Manifestó que se encontraba de comandante del CAI del puerto civil el día de los
hechos. Estaba prestando turno que es de la una de la tarde a siete de la noche… “ ví
que estaban como alegando ahí dos personas, estaban alegando el administrador con
el señor Valencia Criollo… entonces pregunté que qué pasaba entonces el me dijo
que era unas vueltas que él pedía pero que él se las había dado entonces le pedí
explicación a VALENCIA, entonces le dije vamos al CAI a arreglar las cosas y hacer
una anotación de lo que ha pasado, entonces VALENCIA cogió unas bolas de billar y
dijo que a él no lo llevaban para ningún lado, entonces me tocó llamar a la patrulla
que estaba de vigilancia, es decir al carro o al móvil, entonces al ratico llega el móvil
con OTALVARO, el cabo Acuña, el comandante de vigilancia Patrullero MARTINEZ
MACEDO, el conductor Tovar, el tripulante Agente CURICO, entonces lo primero fue
quitarle las bolas, entonces al ver tantos policías las entregó y de ahí se dejó conducir
al carro, yo me quede en el billar y vi que a él se lo llevaron en el carro.” ( Fl. 120
C.A.2 )

64.- Denuncia suscrita por hurto suscrita por la Gerente del Hospital San Rafael por la
pérdida de radiografías tomadas al señor Lisandro Valencia Criollo. ( Fl. 656 A s.s.
C.A.4 )

B.-) DOCUMENTALES

1.-   Álbum fotográfico ( Fl.20 a 25 c.o.1)

Allegado por el Médico Gallego Marulanda, quien registro las lesiones halladas en la
necropsia del señor Valencia Criollo

2.-   Oficio enviado por el señor Personero Municipal para la época de los hechos
doctor RAFAEL MORENO GODOY. Fl. 41 c.o.1

3.- Oficio solicitando custodia del señor JUAN CARLOS RIVEROS. Fl. 448 c.o.2

En dicho documento se consigna la hora de las 9:49 P.M. del día 19 de Junio de 1998,
como el momento en que ingresó el señor Riveros a la estación Leticia remitido de la
SIJIN. Con oficio 847 del 20 de Junio de 1998 se solicitó por parte de la Fiscalía Local
004 la custodia. Sumario 504/04

4.- Informe del señor José Orlando Rosero Tobar, dejando a disposición al señor
Marcelino Lesmes Celis a las 02:00 horas del día 20 de Junio de 1998. ( Fl. 558 c.o. 3
)

5.-    Diligencias practicadas por la Fiscalía Delegada ante el juzgado Penal del
Circuito de Gachetá. ( Fl.655 s.s )

6.-   Copias del libro de Guardia y Minuta de la SIJIN. ( Fl.776 a 783 c.o.3)


Pág.21 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
7.-   Plano de las instalaciones de la SIJIN de la Policía Nacional en el
Departamento del Amazonas. Fl. 446 y 791 c.o.3

8.- Oficio 0580 SIJIN DEAMA-C212 de Junio 23 de 1.998, suscrito por el Te.
WILMAR OTALVARO PULGARIN, informando practica de diligencias. ( Fl. 5 c.o.1)

9.- Álbum Con siete copias de fotografías, allegado mediante 0639 SIJIN-DEAMA por
el Agente Juan Orlando Ruiz Lozano ( Fl.157 a 160 c.a1 )
En dichas placas fotográficas se pueden apreciar las lesiones con escaras en las
muñecas de ambos brazos del occiso Valencia Criollo.

10.- Historia Clínica del señor LISANDRO VALENCIA CRIOLLO, remitida por el
Gerente del Hospital San Rafael ( Fls. 45 a 46 c.o.1 y Fls. 731 a 742 c.o.3 y Fl.446 al
560 C.A.3 ).

Mediante prueba trasladada se logró obtener la transcripción de la historia Clínica del
señor Lisandro Valencia Criollo.

11.- Transcripción de la Historia Clínica del señor Lisandro Valencia Criollo. ( Fl. 562
al 581 C.A.3. Prueba Trasladada

20-06-98. 10:55 A.M. “ Paciente.. que es traído en la ambulancia por presentar
          herida en el párpado derecho más abdomen extendido…5:50 P.M. se
          pasa una unidad de sangre total . 6:50 P.M .... paciente que está siendo
          operado de laparotomía abdominal con líquidos a chorro. 3:40 Paciente
          dialoga con un familiar…7:00 P.M. 500 centímetros cúbicos de
          sangre…8:40 se termina procedimiento quirúrgico..12:40 P.M. Inicia
          Quinta unidad de sangre fresca transfundida” ( Fl. 562 y 563 C.A.3 ) (
          Resaltado fuera de texto ) Esta última anotación es preciso manifestar que
          al parecer no es P.M. si no A.M. por cuanto en el mismo documento
          después de dicha hora aparece la 1:30 A.M. y sucesivamente las 3:00
          A.M. situación indicativa de un yerro calami.

Hoja de Evolución. 20-06-98 12:30 M. Cirugía. “ Paciente con trauma cerrado
abdominal de varias horas de evolución ahora con dolor abdominal difuso… palidez
cutánea. Abdomen defendido generalizado.. Análisis paciente con trauma cerrado
abdominal y abdomen quirúrgico. Dx. Trauma cerrado abdominal. Perforación de
visera hueca? Sangrado intraabdominal? Plan: preparar yá para cirugía- laparotomía;
reservar 4 unidades de sangre fresca total, iniciar cobertura antibiótica.” ( Fl. 577
C.A.3)

Sobre el diagnóstico pos operatorio se tiene: “ Choque hipovolémico. Hemoperitoneo
de 2500 cc. Trauma hepático grado 5. Procedimiento: laparotomía, drenaje de
Hemoperitoneo. Sutura de venas suprahepaticas. Empaquetamiento y laparotomía.
Pronóstico: Reservado.” ( Fl. 578 C.A.3 )
Intervención.

Fecha: 20/06/98 Hora Inicio:18:30 Hora Finalización:20:20

21-06-98. 10:00 A.M. “Cambio de apósito en abdomen, drenando bastante líquido
sanguinolento… 8:20 P.M. Cirujano valora paciente, controla presión venosa central
ordena… transfundir 2 unidades de sangre total. 8:40 P.M. Cirujano pide la sangre al
Pág.22 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
laboratorio y le informan que solo hay una unidad de glóbulos rojos y ordena pasarla
por catéter de presión venosa central verbalmente.9:00 P.M. se inicia a pasar 250
centímetros cúbicos de glóbulos rojos a 20 grados…” ( Fl.565 C.A. 3 ) (
Resaltado fuera de texto )

22-06-98 9:30 A.M. “Paciente recibe visita de los familiares más padre A. Miguel.” (
Fl. 566 C.A.3 )

12.- Registro de defunción No.426341 del hoy occiso LISANDRO VALENCIA
CRIOLLO.

13.- Informe 0569 SIJIN DEAMA del 22 de Junio de 1998 suscrito por el Te.
Wilmar Otalvaro Pulgarin, dirigido el Comandante de Policía Amazonas. Fl.2 al 4 c.a1
Manifiesta el referido oficial en su informe que él se apersonó del caso en compañía
del señor Cabo Primero Hernando Acuña Martínez.

14.- Informe suscrito por el Comandante de la SIJIN de la Policía Amazonas,
mediante el Oficio No.0585 de Junio 23 de 1.998, sobre los antecedentes y
anotaciones del señor Lisandro Valencia. ( Fl.12 al 15 c.a1

Trae el entonces comandante Otalvaro Pulgarin, las anotaciones que obran desde el
día 26 de Agosto de 1991 los antecedentes de hurto del señor Valencia Criollo. Así
mismo las anotaciones del señor en mención en la policía.

 Del folio 26 a 29 obran las constancias que hablan de las retenciones efectuadas
por la policía, en especial por el comando de estación Leticia, por el presunto “
avanzado estado de excitación” que casualmente siempre se hallaba el señor
Valencia Criollo.

15.- Diligencia de levantamiento del              cadáver del hoy occiso Lisandro Valencia
Criollo. ( Fl.16 a 18 c.a1)

16.- Solicitud de reconocimiento médico - legal al señor Lisandro Valencia,
solicitado mediante oficio No. 336 de Junio 20 de 1.998 por el Te. Wilmar Otalvaro
Pulgarin. ( Fl. 34 c.a 1 )

17.- Obra oficio signado por el señor Wilmar Otalvaro Pulgarin, elevando queja ante la
Defensoría del Pueblo, Procuraduría y Fiscalía, por presuntas denuncias infundadas
del señor Marcelino Lesmes Celis. ( Fl. 1237 c.o.4 )

18.- Mediante oficio 0489 SIJIN DEAMA-C del 14 de Noviembre de 1998 el
planimetrista Judicial de la SIJIN ABSALON DUARTE CAICEDO allegó a once planos
de acuerdo a las diferentes versiones de los testigos e implicados dentro de los
hechos que nos ocupan3 ( Fl. 584 C.A.3 )

C.-) VISITAS ESPECIALES

1.- Visita Especial practicada en la Dirección del Hospital San Rafael de la ciudad de
Leticia. ( Fl.730 c.o.3). A esta misma unidad de salud se practicó Visita Especial. ( Fl.
1740 y 1741 c.o.7 ). Se solicitó copias y originales de la historia clínica del señor

3
    Sobre este análisis haremos el correspondiente análisis.
    Pág.23 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
     3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
      142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Lisandro Valencia Criollo, la cual obra transcrita en la diligencias penales, según visita
practicada en la Fiscalía 142 Penal Militar, de las cuales se solicitaron fotocopias.

2.-   Visita Especial practicada en el Juzgado Penal del Circuito de Leticia, al
proceso penal radicado bajo el número 1.999 - 0031. ( Fl.743 y 744 c.o. 3 )

3.-    Visita Especial practicada en las instalaciones de la SIJIN del Departamento de
Policía Amazonas. ( Fl. 95 a 99 c.o.1, 769 a 771 c.o. 3 y 1747 c.o7 )

Se inspeccionaron todos los libros de registro de ingreso y salida del señor Lisandro
Valencia Criollo y las circunstancias modales de su cautiverio. ( Fl. 95 a 99 c.o.1 )

Visto el Libro de Servicios ( Folio 211 ):

Se estableció que la noche del 19 de Junio de 1998 entre el turno de siete de la
noche a una de la madrugada, el servicio de vigilancia lo prestaron los señores
HERNANDO ACUÑA MARTINEZ y CARLOS RAMIRO PEDROZA quienes
conformaban la patrulla ZAFIRO cuatro. ( Ver Fl. 1703 c.o.7 )

Obra en el Libro de Minuta de Guardia, ( Folio 119 ) anotación del día 19 de Junio
de 1998 a las 18:40 sobre presunta auto agresión del señor Valencia Criollo y a las
02:00 horas ya de la madrugada del día 20 de Junio de 1998 salida del señor al
Hospital Local ante dolores estomacales, así mismo se advierte que se encuentra más
calmado y los efectos de las bebidas alcohólicas ya han pasado en su totalidad, solo
presenta síntomas de guayabo. A las 02:30 de la madrugada del día 20 de Junio de
1998, ( mismo folio ) reposa anotación del ingreso nuevamente a las instalaciones
policiales del señor Valencia Criollo. ( Fl. 1755 c.o. 7 )

A las 10:30 del día 20 de Junio de 1998, obra remisión al hospital Local de Leticia, del
señor Lisandro Valencia Criollo por petición del personero, así mismo reza: “ Es de
anotar que fue necesario trasladarlo en camilla ya que el señor Lisandro
Valencia, manifestó no poder caminar porque le dolía mucho la barriga ( sic )
este procedimiento fue hecho en presencia del señor Personero”( Fl. Ibídem ). (
resaltado fuera de texto )

Libro Oficial de Guarnición

Inspeccionado tal documento a folios 76 al 79 reposa la constancia y anotación del
oficial de guarnición del día 19 al 20 de Junio de 1998. A folio 77 Ibídem a las 08:35
del día 19 de Junio de 1998 obra recibo del turno del señor Wilmar Otalvaro Pulgarin
de oficial de guarnición el cual entregó a las 08:00 horas del día 20 de Junio de 1998.
( Fl. 1759 al 1761 c.o. 7 )

4.-  Visita Especial al proceso adelantado en su momento por la Auditoria Auxiliar
de Guerra No. 59. ( Fl.117 a 124 c.o. 1)

5.- Visita Especial practicada en la estación de Leticia del Departamento de Policía
Amazonas. ( Fl. 1767 c.o.7 )

Se encuentra a folio 16 del libro control de retenidos que el día 16 de Mayo de 1998
por daño en bien del estado el señor LISANDRO VALENCIA al parecer estuvo
retenido en la estación Leticia, conocida como Gaitán, es decir un mes antes de los
Pág.24 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
hechos. Situación a la cual refirió el entonces Personero HERNAN AGUILAR en sus
declaraciones.

6.- Visita Especial practicada en la Fiscalía 142 Penal Militar al proceso 094, a través
del cual se impulsan las diligencias penales. Se solicitaron copias de piezas
procesales de importancia para la investigación. No obstante el despacho Fiscal copio
piezas probatorias ya existentes dentro del informativo que nos ocupa. Constante en
cinco cuadernos anexos las cuales en cada acápite han quedado como prueba
trasladada. ( Fl.1774 c.o.7 )

7.- Diligencia de Inspección Judicial practicada a la causa No. 1.999-076 que por el
homicidio del señor OSWALDO SOLISMAN se impulsa contra el señor MARCELINO
LESMES CELIS. ( Fl. 984 s.s. C.A. 5

D.-) PERICIAL

1.- Primer reconocimiento médico legal practicado al señor Lisandro Valencia Criollo
el día 20 de Junio de 1998 a las 02:00 horas
 En dicho dictamen el médico de turno consignó las lesiones físicas encontradas al
señor Lisandro Valencia Criollo en el examen practicado destacamos las siguientes: “
… Edema circular en muñecas bilateral…. Sin aliento alcohólico, no presentaba
signos de embriaguez.. las lesiones fueron causadas con elemento contundente. La
incapacidad medico legal provisional es de quince ( 15 ) días. ..” ( Fl. 447 c.o.2 y Fl.99
c.a 1 )
2.- Transcripción de una conversación consignada en un cassette. ( Fl. 617 c.o.3

En la conversación se habla del señor Marcelino Lesmes persona que según
interlocutores se dice que está mintiendo en sus diferentes versiones. La
comunicación también versa sobre aspectos que pudieron conocer los interlocutores
del comportamiento del señor Valencia Criollo.

3.- Protocolo de Necropsia No. 012/98. ( Fl.127, 136, 137 a 139 c.a1)

El dictamen advierte: “…Presenta equimosis recientes, escoriaciones y hematomas
superficiales en cuero cabelludo, cara, tronco y extremidades superiores. Hemorragia
subconjuntival de 4 mm de diámetro en conjuntiva ocular derecha. Edema periorbitario
bilateral….CUERO CABELLUDO: presenta hematomas superficiales en región
temporal derecha, ambas regiones parietales y región occipital.. causa de la muerte
shock hipovolémico secundario a estallido del hígado causado por lesiones de tipo
contundente.” ( Fl. 136 c.a 1

4.- Experticia Médica de Medicina Legal en la cual se sientan las bases sobre las
causas de muerte del señor Lisandro Valencia Criollo. ( Fl. 766 C.A.4 ). Dictamen
emitido mediante oficio 015.99.PAT.DRO del 13 de Enero de 1999.

En el acápite DISCUSIÓN. “Las lesiones descritas por el reconocimiento médico legal
son muy leves, en tejidos blandos, e inclusive, según las radiografías ordenadas por el
médico, y las cuales, desafortunadamente no fueron aportadas para el presente
análisis….un nuevo observador encuentra signos intrabdominales de alarma que le
hacen plantear el diagnóstico de trauma abdominal cerrado, asociado a choque, lo
que obliga a una intervención quirúrgica de urgencias…” ( Fl. 772 C.A. 4 ) ( Resaltado
fuera de texto ).
Pág.25 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
El ser humano adulto normal tiene un volumen sanguíneo total de aproximadamente 5
litros. Una pérdida mayor al 15 % del volumen sanguíneo conduce al paciente a un
estado de choque y luego, si continúan las condiciones deletéreas para su estado
hemodinámico, la muerte sobreviene rápidamente, en los casos de anemización
aguda, dado que no ha habido tiempo suficiente para que el organismo se reacomode
a las nuevas condiciones fisiopatológicas. El choque hemorrágico se clasifica en
cuatro grados, de acuerdo con la magnitud de la pérdida de sangre; de tal modo, el
grado I implica pérdidas hasta de 15% del volumen, el grado II, entre 15 y 30%, el
grado III entre el 30 y 40% y el grado IV mayores a 40%. Esto quiere decir que el
señor Valencia, para el momento del acto operatorio estaba en un estado de
choque severo, grado IV por la magnitud de la pérdida cercana al 50% del
volumen sanguíneo.”( Fl.773 C.A.4 ( Resaltado fuera de texto )

“…Dada la magnitud tan grande del traumatismo hepático descrito en el acto
operatorio y posteriormente en el procedimiento de necropsia médico legal, resulta
imposible que este individuo hubiera presentado la lesión en el hígado durante un
tiempo tan prolongado como el que transcurrió entre su detención y momento en el
cual recibió el traumatismo abdominal…” ( Fl. 773 C.A.4)

“.. De igual modo, la magnitud de las lesiones y de la pérdida de sangre, hacen
improbable que el individuo hubiera sobrevivido por un período comprendido entre las
02:00 hora del reconocimiento médico legal y las 10:30 horas, momento en el cual fue
hospitalizado…. Desafortunadamente, no se cuenta con información sobre los eventos
clínicos entre ambas horas.” ( Fl.773 C.A.4)

“… igualmente, y por las mismas razones, se descarta que a las 2:00 horas cuando
fuera examinado en el hospital, tuviera las lesiones abdominales que se han descrito
antes…” ( Fl. 774 C.A. 4 )

Sobre el hallazgo o bridas encontradas por el Forense en la necropsia practicada al
señor Valencia Criollo y la incidencia que pudo tener en la lesión hepática hallada al
referido señor dijo el perito médico: “… Ninguna.. No hay, en consecuencia, relación
de ninguna clase entre el hecho de tener adherencias peritonales y el hecho de
presentar un traumatismo hepático grave como el del caso del paciente que nos
ocupa…” ( Fl. 779 C.A.4 )

4.1 Ampliación del dictamen medico legal emitido el día 3 de Mayo de 1999. ( Fl. 924
C.A. 4 )

 Se integra al análisis global del caso, los resultados de la lectura especializada de las
radiografías, practicada por el médico radiólogo forense , doctor DANILO NIÑO
PALMA, y las opiniones calificadas de los cirujanos de trauma, los doctores
FEDERICO PEÑALOSA y RUBEN CAICEDO del hospital san Juan de Dios. Este
dictamen es el producto de la reunión conjunta de los peritos de la Regional Oriente,
en su sede de Bogotá. En el acápite de muerte se consignarán los extractos
pertinentes del dicho medico legal.

5.-) Dictamen médico legal practicado en la sangre del señor Valencia Criollo a fin de
ubicar Alcohol Etílico. ( alcoholemia ) ( Fl. 919 C.A.4 )

El dictamen manifiesta que “ No se detectó Alcohol Etílico”
Pág.26 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
                                     IV. DESCARGOS


1.-) El señor Agente HENRY IPUCHIMA MARTINEZ, fue notificado personalmente el
20 de Septiembre de 2001 del auto de Cargos Formulado en su contra y dentro del
término legal, presentó escrito de descargos el día 4 de Octubre de 2001. ( Fl. 1467
c.o.6 )

Afirma el disciplinado que la formulación de Cargos en su contra no corresponde a la
prueba documental, testimonial y pericial allegada a las diligencias.

Manifestó en su favor que para los días de los hechos, prestó turno de 7:00 A.M a
7:00 P.M. para el día 19 de Junio de 1998 y para el día 20 de Junio del mismo año,
1:00 A.M. a 7:00 A.M., que durante el tiempo probable de ocurrencia de los hechos el
suscrito no se encontraba en las instalaciones de la SIJIN.

Alegó que quienes recibieron el 4° turno del día 19 de Junio de 1998, o sea de 7:00
P.M. de Junio de 1998 a la 01:00 A.M. del siguiente día 20 de Junio de 1998, fueron
el cabo HERNANDO ACUÑA y el patrullero RAMIRO PEDROZA, quienes tenían el
manejo de las llaves de la celda.

Manifestó que para la época de los hechos solo se designa comandante de guardia
durante el segundo y tercer turno, esto es para los turnos correspondientes al horario
comprendido entre las 7:00 A.M. y 7:00 P.M.

Solicitó como pruebas, las obrantes hasta este momento dentro del investigativo, la
orden de servicio 024 del día 16 de Junio de 1998, la minuta de guardia, la
declaración de la señores Alberto Murayary Chuña, Marco Aquiles Vela, José Hermes
Godoy, miembros de la policía Nacional.

La declaración del señor FRANCISCO GALDINO CEDEÑO, quien solicito deponga
sobre la apreciación personal dele estado físico del señor Valencia Criollo en la
madrugada del 20 de Junio de 1998.

2.-) El señor Cabo HERNANDO ACUÑA MARTINEZ fue notificado personalmente el
21 de Septiembre de 2001 del auto de Cargos Formulado en su contra y dentro del
término legal, presentó escrito de descargos el día 5 de Octubre de 2001. ( Fl. 1482
c.o.6 )

Manifiesta que en compañía del señor Wilmar Otalvaro Pulgarín, estuvo en el sitio de
los hechos al momento de la aprehensión del señor Valencia Criollo. - Contrariamente
a lo dicho por algunos miembros policiales - manifestó que pudo observar al referido
señor cuando estaba lesionado en una de sus cejas.

Manifestó que ya estando dentro de las instalaciones el señor Valencia Criollo este
trato de huir golpeándose con unas motocicletas. “.. cabe anotar que durante el
transcurso de mi turno no observe que ninguna persona entrara a la sala de retenidos
y como se puede observar en mis descargos solamente yo maneje las llaves de dicha
sala y que se puede comprobar con testigos presenciales que durante el transcurso
de mi servicio permanecí en la calle y no en las instalaciones de la unidad como se
venido afirmando..” ( Fl. 1484 c.o.6 )
Pág.27 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Refiere el señor Acuña Martínez, que en cuanto a la captura del señor JUAN CARLOS
RIVEROS, él no estaba en las instalaciones al momento de éste ser trasladado a las
instalaciones de la SIJIN por los señores MURAYARY y GODOY. Que éste señor
salió de las instalaciones de la SIJIN a las 9:49 de la noche

Manifiesta que los lamentos y quejidos que pudo escuchar el señor JUAN CARLOS
RIVEROS se presentaron y quedaron registrados por el estado de excitación del
señor Lisandro Valencia.

Señaló el señor Acuña que estando el señor Riveros en la sala de Criminalística no
podía ver lo que podía estar pasando en la sala de retenidos.

Así mismo el referido disciplinado, ataca los testimonios de los señores Juan Carlos
Riveros y Marcelino Lesmes Celis, personas éstas que pudieron enterarse de los
golpes que recibió el señor Valencia Criollo.

Manifiesta que el señor Riveros es un conocido delincuente, que            por sus
antecedentes penales hacen sospechoso su dicho y que por tanto no debe tener
credibilidad frente a este despacho. Alude a una venganza de sus captores todas las
manifestaciones incriminatorias del referido ciudadano.

Sobre el señor MARCELINO LESMES, manifiesta que si este estuvo en la sala de
Criminalística, le era imposible ver la sala de retenidos. Manifiesta que existe una
flagrante violación al principio de favorabilidad.

Solicita se haga una inspección judicial a las instalaciones de la SIJIN 4.

Así mismo el señor Acuña Martínez cita en su alegato, algunos apartes de la obra del
profesor FRANCOIS GORPHE, donde             advierte de los testimonios de los
malhechores. Así mismo se riega en prosa citando a otros ilustres tratadistas como el
doctor JAIRO PARRA QUIJANO en su obra manual de Derecho probatorio y del
doctor JORGE CARDOZO ISAZA en su obra de las pruebas judiciales.

En ese mismo discurrir ataca el señor Acuña Martínez a todos los testimonios de
oídas que según su dicho no ofrecen al fallador una certeza probatoria. Cita para el
efecto las declaraciones de los señores JOSE LUIS VALENCIA MURCIA, GLORIA
DE JESUS ESPAÑA, MARIA PAULINA POSADA, JORGE ASDRUBAL GARCIA y
ALVARO GALLEGO MARULANDA.

Reitera que durante su servicio solo él tuvo las llaves y que el calabozo donde se
hallaba Lizandro no lo abrió durante el servicio y menos prestó las llaves para que lo
golpearan.

Sobre la responsabilidad, manifestó que se debió investigar más las personas que
estuvieron en el procedimiento de retención a las cinco de la tarde del día 19 de
Junio de 1998.




4
 Esta prueba quedó debidamente practicada a través de prueba trasladada, obtenida en visita
Especial en la Fiscalía 142 Penal Militar
 Pág.28 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
   142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Solicitó así mismo sea llamado a declarar al comandante de guardia para tercer turno
de ese día. Para el efecto el despacho además de las versiones ya obrante en el
informativo, escuchó en declaración al señor Luis Alberto Murayary Chuña.

Solicito se llamaran a declarar a los policiales que atendieron el caso del señor
Lisandro Valencia Criollo. Para dicho propósito se citó a todo el personal, se
practicaron las declaraciones con los que se encontraban en la ciudad de Leticia y
se tiene como base de recaudo las diferentes declaraciones que en fechas pasadas
las referidas personas habían aportado.

Solicita sean aportadas las declaraciones del doctor ALVARO GALLEGO
MARULANDA. Para dicho propósito se practicó lo solicitado a lo cual se adicionó las
declaraciones del referido médico, ya obrantes en el presente informativo.

Impetra el señor Acuña Martínez normatividad de rango superior del debido proceso,
de la presunción de inocencia, de la favorabilidad y en virtud de ello solicita se le
absuelva de responsabilidad.

3.-) El señor Sub Intendente JOSE ORLANDO ROSERO TOBAR fue notificado
personalmente el 23 de Agosto de 2001 del auto de Cargos Formulado en su contra.
Así mismo el 25 de Febrero de 2002 se notifica personalmente al doctor JUAN DAVID
ZARATE LOPEZ apoderado del disciplinable, quien presentó            dentro del término
legal, escrito de descargos el día 11 de Marzo de 2002. ( Fl. 1507 c.o.6 )

Advierte el memorialista que su defendido no tenía el manejo para permitir el acceso
al calabozo donde se hallaba el señor Valencia Criollo. Para el efecto allega apartes
de la Indagatoria del señor Henry Ipuchima rendida ante la Fiscalía que en su
momento había avocado el conocimiento de los hechos.

Manifestó el defensor que pese a Rosero Tobar, conformar en su momento la
patrulla ZAFIRO 4 con el Agente Ipuchima Martínez no tuvo el manejo como así lo
refiere de los aludidos elementos para ingresar al calabozo donde se hallaba cautivo
el señor Valencia Criollo.

Manifiesta que única y exclusivamente mediante un indicio de presencia, consistente
en que su defendido se encontraba desempeñando sus funciones en el comando de
la SIJIN de Leticia Amazonas para el día de los acontecimientos, se le formuló el
cargo de autor de la supuesta Tortura y posterior muerte del señor en mención.

Como Pruebas solicitó la declaración del señor Hernán Rúa Quintero y Herley Amaya
Daza quienes para la época de los hechos se desempeñaban como radio operadores
a fin de que expliquen el turno de refuerzo en qué consiste.

Así mismo solicitó la declaración de la patrullera Lucelly Maryory Ortíz de la y Marcos
Vela, Alfonso Galeano, Dennis Dulce Pacheco, Luz Marina Rodriguez.

De estas personas obran ya obran las respectivas diligencias dentro del informativo.

Así mismo el testimonio del señor Belisario García Palomino a fin de testificar sobre la
presencia del señor Murayary en casa del señor Damas Camacho desde las 2:30 a
las 4:30 de la tarde del día 19 de Junio de 1998.


Pág.29 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Esta persona fue citada por la delegada. ( Fl. 1630 c.o.6 ). Pero no acudió a la hora y
fecha citada. No obstante lo solicitado por la defensa ya es un hecho probado dentro
de las diligencias.

Solicitó así mismo el testimonio del señor JUAN RUIZ LOZANO, para interrogarlo
sobre la permanencia del señor Murayary en el puesto de comandante de guardia el
19 de Junio de 1998 a las 4:15.

Sobre este partícular, ya obran diligencias de versión y testimoniales del referido
agente, tal como se observa en el acápite pertinente.

Testimonio de la señora Karen Aneldi Rodriguez, esposa del señor Murayary. Para
que indique y precise la presencia de su esposo en casa después de las siete de la
noche y la compañía con el señor Godoy.

Ya obran en el informativo las solicitadas declaraciones.

Declaraciones de los miembros de la policía ABSALÓN DUARTE CAICEDO, ALVARO
HAYDEN HARRISON y CAMILO BUITRAGO GAMBOA. Ya obran en el informativo
las diligencias solicitadas.

Declaración del señor RAFAEL EDUARDO BOSSIO GALLARDO, declarante del cual
no aportó dirección siendo imposible su ubicación.

Declaración del señor JUAN CARLOS RIVEROS. De esta personas ya existen
múltiples testimonios con presencia de la defensa en su momento del implicado
Otalvaro Pulgarin.

Testimonio del señor Mayor OMAR RUBIANO CASTRO, para que precise a qué
horas trasladaron a los señores MARCIAL MIRI DAVILA, MARCELINO LESMES
CELIS, CARLOS EDUARDO HURTADO                  CABRERA, EDGARDO ACOSTA
ARANCIBIA y ARMANDO VARGAS BRAVO, desde el muelle hasta las instalaciones
de la SIJIN. Sobre este interrogante ya existe bastante ilustración dentro del
informativo, a través del testimonio del señor VICTOR JULIO CORREA NILO,
comandante para la época de los hechos del CAI FLUVIAL.

Ampliación del testimonio del señor EDUARDO ACOSTA ARANCIBIA, CARLOS
EDUARDO HURTADO CABRERA, MARCIAL MORI DAVILA y MARCIAL MORI
DAVILA. Con el fin de que precisen sus respuestas dadas sobre la permanencia de
cada uno en calidad de retenidos en las instalaciones de la SIJIN.

Sobre lo solicitado ya existe dentro del informativo en promedio tres diligencias por
cada uno de ellos declarando sobre ese particular.

Declaraciones de los patrulleros IVAN RICARDO CORTES RUIZ, VICENTE SUAREZ
MARTINEZ y AMIN ALI TOVAR. Con el fin de que expongan la actividad realizada
por ellos durante la madrugada del 20 de Junio de 1998. Sobre ese propósito ya
existen las respectivas deposiciones de los uniformados.

Así mismo solicitó las declaraciones de los señores FRANCISCO GALDINO
CEDEÑO, ELVER OLAYA, EDILMA TORO, ELIANA PEREZ, JORGE OCTAVIO


Pág.30 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
CARVAJAL FIGUEREDO. Personas cuyas declaraciones ya obran en el informativo y
a las cuales referiremos en el acápite pertinente.

Ampliación del testimonio técnico científico de los doctores ALVARO GALLEGO
MARULANDA , JORGE ALEJANDRO GONZALEZ, MARIA PAULINA POSADA
VERGARA, JORGE ASDRUBAL GARCIA OSPINA y NELSON TELLEZ RODRIGUEZ,
a fin de resolver el tema específico de la antigüedad de la herida causante del
fallecimiento del señor Lisandro Valencia.

Sobre este pedido se practico lo pertinente, existiendo suficiente ilustración sobre la
inquietud de la defensa del señor Rosero Tobar.

Así mismo solicitó Ampliación del testimonio del señor Marcelino Lesmes Celis. A fin
de contra interrogarlo sobre las inconsistencias y contradicciones que han sido
observadas por la defensa.

Existen más de cuatro declaraciones del referido ciudadano, alguna de las cuales
acudió la defensa de varios de los implicados en el caso de autos obtenidas a su vez
mediante prueba trasladada.

A fin de establecer que en la ocasión en que el señor Lisandro Valencia era
golpeado, el señor Rosero Tobar no se encontraba en las instalaciones de la SIJIN,
solicitó Inspección Judicial al libro de minuta de guardia, de población de servicio de
la SIJIN.
Sobre ese particular ya boyante prueba dentro del informativo así como visita
especial practicada en el mes de Septiembre del presente año.

Así mismo solicitó inspección judicial a la minuta de la estación Leticia a fin de
establecer la hora en que ingresó a dicho centro policivo el señor JUAN CARLOS
RIVEROS. Así mismo solicitó inspección judicial al archivo de actas de entrega de
elementos de la jefatura de la SIJIN para establecer la existencia de una embarcación
al señor MARCIAL MORI DAVILA.

De esta prueba ya existe suficiente ilustración al despacho y en su acápite pertinente
se hará el correspondiente análisis.

Inspección judicial a la Fiscalía Local 4 de la ciudad de Leticia, para recaudar copia de
la Indagatoria del señor Juan Carlos Riveros dentro del sumario 504 por el delito de
Hurto. Manifiesta que en dicha diligencia el señor Riveros, dejo constancia del dicho
de una canción que tarareaban algunos miembros de la policía al momento de saber
de la muerte del señor Lisandro Valencia.

Inspección Judicial al proceso penal seguido en el Juzgado Único del Circuito de
Mocoa – Putumayo contra el señor MARCELINO LESMES CELIS.

Sobre estas dos diligencias ya obra prueba trasladada de la cual referiremos más
adelante en el acápite pertinente.

4.-) El señor Teniente WILMAR OTALVARO PULGARIN fue notificado
personalmente el 19 de Febrero de 2002 del auto de Cargos Formulado en su contra.
Su apoderada LINA MARCELA OTALVARO JARAMILLO, presentó escrito de
descargos dentro del término legal el día 4 de Marzo de 2002. ( Fl. 1530 c.o.6 )
Pág.31 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
a.- ) La ilustre apoderada del señor Otalvaro Pulgarín, ataca las diferentes piezas
probatorias allegadas al informativo. Inicia su discurrir tachando las declaraciones del
señor José Luis Valencia Murcia ( Padre de la Víctima ) en virtud a las
contradicciones en que este señor ha podido incurrir, cita algunos apartes en que el
mismo declarante acepta que ha mentido.

b.- ) Así mismo ataca las declaraciones de los médicos MARIA PAULINA POSADA.

Ataca la expresión patadas referidas por la medica en alguna de las declaraciones,
argumentando la defensora que “ en los hallazgos médicos no se puede determinar
con fría certeza manifestaciones físicas de agresión con características que denoten
punta pie contra la humanidad del interno.” ( Fl.1532 c.o.6 )
Manifiesta la jurista que “Dónde queda la responsabilidad médica.. Se agotaron
todos aquellos procedimientos tendientes a la defensa de la salud .. El
cuestionamiento sobre la causa de la muerte no queda plenamente definido y sólo
plantea múltiples posibilidades….” Refiriéndose al señor Valencia Criollo, dijo “…por
qué no fue dejado en observación ocho horas antes, si expresaba la misma
sintomatología?.” ( Fl. 1532 c.o.6 )

En consecuencia, la Dra. Otalvaro manifiesta que este testimonio se debe desestimar
“ por cuanto no determina elementos de juicio, que individualicen la acción, y
conduzcan inevitablemente por lo menos a una prueba indiciaria que involucre la
responsabilidad de mi patrocinado.” ( Fl. ctd )

c.-) Así mismo también ataca la declaración del médico JORGE ASDRUBAL GARCIA
OSPINA. Manifiesta la censora que si “la causa final del deceso fue la gran perdida
de sangre a partir de la lesión hepática que lo llevó a una anemia aguda, un choque
hipovolémico sostenido y finalmente una falla renal aguda” al decir del médico García.
Concluye la Dra. Otalvaro que si hubiese mediado un tiempo menos prolongado entre
la Lesión y la Intervención quirúrgica en la humanidad del señor Lisandro Valencia no
habría constituido un riesgo mortal la perdida de sangre, y en consecuencia
disminución del riesgo de anemia, consecuente choque hipovolémico y falla renal.”
(cfr. Fl. ctd )

Concluye la defensora citando la declaración de la enfermera IRMA MARIN
CASTAÑO 5 que “ … en justo derecho y guardando el principio de igualdad ante la
Ley, existe una falla en la prestación del servicio médico que se ha quedado IMPUNE,
y en un estudio armónico del expediente la causa del deceso del señor VALENCIA
CRIOLLO, responde a la prestación irresponsable del servicio médico conocida como
falla en la PRESTACIÓN DEL SERVICIO MEDICO, en una entidad sometida a las
normas del sector público.”( Fl. 1533 c.o.6 )

 d.-) Solicita se tenga en cuenta la declaración testimonial del señor Personero
Delegado en lo Penal LUIS HERNAN AGUILAR rendida ante la Fiscalía el día 11 de
Noviembre de 1998. Para dicho efecto este despacho abordará el tema en el acápite
pertinente.
e.-) Ataca el dicho del médico ALVARO GALLEGO MARULANDA cuando este en sus
declaraciones manifiesta que el señor Valencia Criollo, tiene marcadas huellas de las
esposas, pero solicita la defensa se tenga en cuenta el valor probatorio del

5
    Véase a folio 251 s.s c.o.5
    Pág.32 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
     3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
      142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
testimonio rendido por el facultativo el día 7 de Enero de 1999 ante la Fiscalía 33
Seccional de Leticia, dando por “un hecho” la defensa que solo este testimonio las
agresiones físicas originadas en punta pies, acerca en un plazo máximo de 2 horas
anteriores a la intervención quirúrgica estallido hepático, reclama la inmediatez de la
intervención quirúrgica y expresa las condiciones especiales del intervenido.

f.-) Ataca las declaraciones de los señores JUAN CARLOS RIVEROS y MARCELINO
LESMES CELIS por cuanto en su escrito censor manifiesta que la “..Procuraduría
credibilidad a personas sospechosas que requieren de tratamiento resocializador, que
trataron de comprar conciencias… sus testimonios registran horarios en los que mi
patrocinado no se encontraba en servicio activo, y mucho menos en las instalaciones
de la SIJIN.” ( Fl. 1534 c.o.6 )

g.-) Sobre las declaraciones del señor Lesmes Celis dice: “…Estas declaraciones
deben ser bien analizadas y comparadas con las declaraciones dadas por las demás
personas que estuvieron en las demás instalaciones de la Sijin en la misma calidad
que estuvo el señor MARCELINO ya que fueron conducidos por personal de la
policía del muelle fluvial para investigación esto quiere decir a la misma hora, en el
mismo sitio y en el mismo recinto. Los cuales en sus declaraciones manifestaron no
haber escuchado nada…” ( Cfr. Fl. 1535 c.o.6 )

h.-) Solicita haya un pronunciamiento de las declaraciones de la enfermera CAROLA
BERRIO y del señor FRANCISCO GALDINO CEDEÑO.

i.- ) Se estudie el comportamiento del galeno que asistió a VALENCIA CRIOLLO en
horas de la madrugada.

j.- ) Se estudie la historia clínica del señor Valencia Criollo.

k.-) Se valore los testimonios de los señores SIMON TOVAR RICARDO, ANGELA
MARIA OSSA GUARIN, LISIMACO GUTIERREZ GUZMAN y la doctora MARTHA
VIRGINIA SIERRA, quienes según el escrito censor coinciden en circunstancias de
tiempo, modo y lugar sobre la verificación de los acontecimientos registrados en la
parte externa de las instalaciones de la policía judicial.

l.-) No existe valoración del testimonio de la auxiliar IRMA MARIN CASTAÑO.

Sobre la Retención Ilegal dijo:

Critica al órgano porque “ no se ocupa en sus motivaciones de los antecedentes y
estudios personales del retenido…. Si se analiza la prueba legal y oportunamente
allegada al proceso, puede desprenderse un hombre con un bajo compromiso social y
un ciudadano, ni siquiera porta documentos de identificación cédula que nunca solicitó
de la Registraduría del Estado Civil, con un perfil eminentemente antisocial y tipo
sociopata, con evidente trastorno de personalidad, con actitud autolesionante y
reacción física al encuentro y/o contacto con los miembros policiales.” ( Fl. 1533 c.o.6
)

Sobre los motivos fundados cita el testimonio del menor BLADIMIR ROZO GOMEZ
en el sentido que el retenido, empujó al menor, golpeaba sillas, ante la autoridad
continuaba la agresión, oponía resistencia, se encontraba ebrio, que después se
calmó.
Pág.33 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Manifiesta que el señor Valencia Criollo en no pocas ocasiones presentó episodios
repetidos y constantes de excitación, que psiquiatricamente se califican como una
falta de sensibilidad personal.

Para la “ilustración del despacho” citó las diferentes épocas en que el señor Valencia
Criollo fue retenido ante el presunto ( no está probado ) y trillado estado de
excitación. ( Fl. 1539 c.o.6 )

Manifiesta la defensa que los agentes conocían con suficiencia las cualidades del
retenido, su capacidad de daño, la falta de sensibilidad social, y la retención era la
respuesta adecuada y apremiante para los co - asociados en los momentos que se
practicó.

Pese a las ordenes impartidas por el señor Otalvaro Pulgarin para ordenar la retención
del señor Valencia Criollo 6 olímpicamente la defensa dice: “..No es a cargo del
entonces TENIENTE ACTIVO WILMAR OTALVARO PULGARIN , que se efectúo la
detención, el señor VALENCIA CRIOLLO Q.E.P.D, SE ENCUENTRA A CARGO
EXCLUSIVO DE LA ESTACIÓN LETICIA COMANDANTE WILSON HERNANDES
LASPRILLA, Y SI ESTE INGRESO A LAS INSTALACIONES DE LA SIJIN FUE EN
CALIDAD DE CUSTODIA.” Y en ese mismo discurrir en una maniobra que en su
momento analizaremos la defensa dice: “…La Procuraduría tratando de buscar
responsables quiere endilgarle una presunta retención arbitraria y no se ha dado
cuenta que en el expediente se encuentra desde el inicio de la investigación una
fotocopia de oficio de custodia de No. 0786, con fecha 19 de Junio de 1998 donde el
señor cabo primero WILSON HERNANDEZ LASPRILLA quien se encontraba como
comandante encargado de la estación Leticia - Amazonas solicita la custodia del
señor LIZANDRO VALENCIA, por encontrarse los calabozos fuera de servicio.” ( Fl.
1540 c.o.6 )7

Sobre la Tortura y Posterior Muerte el escrito Censor dijo:

La defensa dice: “..Punto en el que no hay claridad en las afirmaciones de la
Procuraduría que ha tartamudeado en el señalamiento de los verbos rectores de la
conducta desplegada por mi patrocinado, se indican posibilidades, supuestos…” ( Fl.
1541 c.o.6 )8

Manifiesta la defensa “… En consecuencia el supuesto señalado por la
PROCURADURIA no tiene fundamento probatorio y vulnera ostensiblemente la
PRESUNCIÓN DE INOCENCIA.” ( Cfr. Fl. ctd )
Para el efecto citó la sentencia C-444 de 1995 de la obediencia debida. A renglón
seguido la defensa dice: “..No encontramos declaraciones de inferiores jerárquicos
que denuncien una orden inconstitucional por cuenta de mi patrocinado.” ( Fl. 1542
c.o.6 )



6
  En el acápite pertinente ampliaremos el concepto
7
   Sobre este dicho existe boyante prueba en el informativo que da cuenta del manejo y ordenes
impartidas por el señor Teniente Otalvaro Pulgarin, lo que se traduce en una estratagema de la defensa
para eludir la calidad ostentada por el oficial. En el acápite pertinente se observará.
8
  La anterior afirmación la hace la defensa desconociendo que en el auto de cargos no hay certeza,
pues de asegurar se estaría violentando la presunción de inocencia.
  Pág.34 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
   3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
    142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Es tajante la defensa en manifestar: “ Y este no omitió auxilio por cuanto es claro que
en su permanencia en las instalaciones de la SIJIN, no se presentaron actos de
violencia en la humanidad del señor VALENCIA CRIOLLO Q.E.P.D… El despacho de
una manera filosófica ha querido unir su condición de jefe con el delito, pero ¿ dónde
está ese vínculo, ese nexo, esa palabra o esa señal por la que usted ha considerado
que deba ser responsable en los hechos que se le imputan?… Ahora en el evento
que el Teniente OTALVARO como jefe hubiera cometido un error, una equivocación,
un abuso, una omisión. Por favor señalen, expresen y directamente dígame cuál fue?
Por qué en el proceso no aparece?” ( Fl. 1545 c.o.6 )

En conclusión la defensa manifiesta que el señor Otalvaro Pulgarín no dio órdenes, ni
instrucciones, sugerencias o comentarios, entonces donde está el delito o la
complicidad que se proclama? ( Fl. 1545 c.o.6 )

Pese a estar en el acápite del cargo de Tortura, la defensa del señor Otalvaro
Pulgarin, centra las posibles causas de la muerte del señor Valencia Criollo en lo
siguiente:

a.-) cubrimiento de un cuadro clínico suministrando medicamentos con consecuencias
de analgesia, sin internar al estudiado y delegando la práctica de pruebas en personal
totalmente descalificado.

b.-) Retardo injustificado en la intervención quirúrgica.

c.- )Generación de anemia, con choque hipovolémico.

d.-) Alteraciones en la Historia Clínica.

e.-) Testimonios en los que se antepone una actividad aplazable ( almuerzo ) ante una
urgencia vital.
f.-) falta respaldo en la disponibilidad de las instalaciones del Hospital de
conocimiento.

g.-) El médico legista habla de un antecedente en la lesión que causa el estallido de
dos horas, tiempo que transcurrió en la entidad hospitalaria.

Solicitudes

a.- Escuchar en declaración al señor WILSON HERNANDEZ LASPRIELLA. En forma
general sobre los hechos y en forma especial sobre la solicitud de custodia del señor
VALENCIA CRIOLLO.

b.- Prueba Pericial. Solicitó la designación de tres peritos médicos con especialidad en
cirugía General, Neumología y Patología, que no tenga vinculación directa o indirecta
con los funcionarios de LETICIA para que examine el procedimiento desencadenado a
nivel médico sobre la humanidad del señor LISANDRO VALENCIA CRIOLLO, a partir
de las dos de la madrugada del 20 de Junio de 1998 y hasta el día de su muerte,
determine la certeza médica en los procedimientos desplegados, y la incidencia del
tiempo tomado para la intervención quirúrgica, y además, para indicar los
antecedentes médicos por tuberculosis, su influencia en los resultados.



Pág.35 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
c.- solicitó así mismo se oficie al ministerio de salud, para que informe sobre las
irregularidades registradas en el manejo de la historia clínica, y este designe un perito
especializado en el manejo de la misma como prueba documental y establezca la
responsabilidad conceptual de ella derivada en materia eminentemente legal.

Pese a obrar constancia de la comunicación del auto de pruebas accediendo a la
prueba solicitada por la defensa, no obra el cuestionario a que alude en escrito visible
a folio 1551 c.o.6. Para el efecto, este despacho valorará la prueba pericial trasladada
de las diligencias penales, las cuales fueron objetadas y aclaradas.
5.-) El señor Patrullero CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCIA fue notificado
personalmente el 20 de Septiembre de 2001 del auto de Cargos Formulado en su
contra. Estando dentro del término legal, presentó escrito solicitando se escuche en
diligencia de declaración de descargos la cual se llevó a cabo el día 20 de
Septiembre de 2002.

Sobre los cargos dijo: “.. que yo no tuve ningún contacto físico con LISANDRO y en el
único tiempo que permanecí de servicio entre las siete de la noche del 19 de Junio de
1998 y la una de la mañana del 20 de Junio de 1998, únicamente lo vi cuando el cabo
Acuña le dio agua. Además yo nunca maneje las llaves de los calabozos las llaves las
maneja el comandante de la patrulla que era el cabo Acuña y en el Procedimiento de
su retención y conducción a la SIJIN no estuve presente.” ( Fl. 1672 c.o.7 )

Al ponérsele de presente que si se ratificaba de su dicho obrante en el Folio 577 del
cuaderno No.3, cuando manifiesta que el señor Valencia Criollo se pudo golpear con
unas motocicletas dijo: “.. no me ratifico en ello, por cuanto primero que todo no
estuve en el procedimiento y no lo vi, y segundo para la fecha el cabo ACUÑA no nos
había comentado la versión que rendí el día 16 de Noviembre de 1999 en el folio 1232
del cuaderno original 4….nos dijo cómo habían sido los hechos, que el ya no podía
estar más tiempo callado que él había estado presente cuando le habían pegado al
finado LISANDRO. En cuanto a los que le pegaron fueron los Sub Intendentes
SUAREZ MARTINEZ VICENTE, Sub Intendente ARIAS, TOVAR MORENO AMIN y el
Teniente OTALVARO…” ( Fl. 1673 c.o.6 )

Al preguntársele sobre si tiene algo más para agregar dijo: “.. que en la versión libre
del 28 de Septiembre de 1998, folio 575 del Cuaderno original 3 cuando yo digo que vi
cuando LISANDRO se golpeaba contra las rejas, lo dije porque estaba convencido de
que ningún compañero lo había golpeado. Quería demostrar que él se había auto
golpeado pues aún no sabía lo que ACUÑA nos contó…” ( Fl. 1673 c.o.7 )


                                 V. CONSIDERACIONES

A fin de adoptar la decisión prevista en el Art. 93 y 155 del A.C.D.U ( ley 200 de 1995
), se hará una evaluación detallada de los diferentes medios de prueba aportados al
paginario que serán su soporte y arraigo, dado que son suficientes en su contenido,
ofrecen claridad y permiten la reconstrucción histórica de los hechos.
De las Consideraciones Jurídico Probatorias

Del Hecho.

Como se advierte del estudio probatorio, son pruebas boyantes y prósperas en
advertir, que en efecto el día 19 de Junio de 1998 el señor LISANDRO VALENCIA
Pág.36 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
CRIOLLO fue retenido por una presunta riña por miembros de la SIJIN al mando del
señor Teniente WILMAR OTALVARO PULGARIN, quien para la época de los hechos
era el Comandante de la referida Agencia Judicial en la ciudad de Leticia y oficiaba
como Oficial de Guarnición. Sujeto aquel que ingresó a las instalaciones de la referida
guarnición policial en uso de sus facultades y sistema sicomotriz para la tarde del
referido día y salió el 20 de Junio a las 10:30 de la mañana en camilla hacia el
Hospital San Rafael de la mentada localidad, falleciendo en dicho centro asistencial a
las 07:00 horas del día 23 de Junio de 1998 a consecuencia de un “shock
hipovolémico secundario a estallido del hígado causado por lesiones de tipo
contundente por mecanismo de alta energía”.

De la Retención Ilegal

A fin de dar dinámica a la exposición y en virtud a que al único disciplinado que se le
elevó cargos por Retención Ilegal ha sido al señor Otalvaro Pulgarin, sin ambages de
ninguna naturaleza este despacho se adentra en el análisis de tal acaecer.

Sobre este cargo, como ha quedado escrito la defensa del mencionado oficial centro
su alegato básicamente en dos aspectos:

a.-) Que el señor Lisandro Valencia Criollo, primero poseía un gran prontuario delictivo
y segundo que tenía antecedentes en la policía de cuadros de excitación uno de
los cuales daba cuenta que un mes a tras de los hechos, el referido ciudadano había
dañado la puerta del calabozo de la Estación Leticia, situación que lo tornaba un
peligro inminente frente al presunto pugilato y que obligaba a su retención.

b.-) Que el señor Otalvaro Pulgarin, solo apoyó una solicitud de custodia que le hiciera
el comandante encargado de la referida estación señor MARIO HERNANDEZ
LASPRILLA para una vez retenido ingresarlo a las instalaciones de la SIJIN bajo las
ordenes de este señor, para lo cual citó el oficio que este le enviara al comandante de
la SIJIN, tardíamente a las 6:15 de la tarde de 19 de Junio de 1998.

Al primer punto Vale decir, que valorados los testimonios de los señores DANIEL
ALBERTO BERRIO BARAONA, comandante para la época de los hechos del CAI del
puerto Civil, quien en compañía de un auxiliar bachiller fue la persona que primero
hizo presencia al lugar de los hechos, y del joven BLADIMIR ROZO GOMEZ quien
administraba el billar los Pinos, se concluye que no estaban - al menos para esos
hechos – colmadas las exigencias para haber retenido al señor Valencia Criollo.
Los mismos miembros de la Policía entre ellos Berrio ( Crf. 120 C.A.2 ), dice que el
señor Valencia, al ver la presencia del señor Teniente Otalvaro, del Cabo Acuña, del
señor Martínez y Curico entregó las bolas de billar y se dejó conducir. El mismo
Martínez Macedo quien estuvo al momento de la retención dice que “…subimos al
señor Valencia Criollo a la NISSAN sin el resistirse, y sin emplear fuerza o violencia,
lo trasladamos hasta la SIJIN…” ( Fl.92 C.O.5 ). Es decir, este despacho se pregunta
a dónde queda el grave estado de embriaguez y excitación a que aluden algunos
miembros policiales entre ellos Wilson Curico Cahuache, Hernando Acuña y el señor
Teniente Otalvaro Pulgarin que también hicieron presencia al sitio de los hechos,
cuando los también presentes Martínez y Berrío no advierten tan particular y evidente
situación.

Es preocupante saber dentro de este informativo, afirmaciones de las efectuadas por
Martínez Macedo del siguiente tenor: “…Sí, deseo dejar constancia que he recibido
Pág.37 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
presiones, del señor SUBINTENDENTE ROSERO, y del TENIENTE OTALVARO,
para que testifique o aclare sucesos que a mi no me constan, no es más.” ( Fl. 93
c.o.5 ).

Y es que resulta paradójico que mientras el señor Otalvaro y Acuña, digan que el
señor Valencia Criollo cuando ellos llegaron al sitio de la retención ya estaba
lesionado en su ceja y manando sangre- situación que haría pensar en una verdadera
riña - otros que también acudieron al mismo sitio ( Curico, Martinez y Berrío, Calderón,
Suárez ), no digan nada de tal pregón, y peor aún, sean otros como el señor Agente
Vela Pinto quien estuvo al momento del ingreso del señor Valencia a la SIJIN, diga
que fue en dichas instalaciones donde el señor Valencia se lesionó en su ceja. Vale
decir, que esta situación es consecuente con lo dicho con los empleados de la
Contraloría quienes vieron el desembarque de la patrulla del señor en mención y que
no refirieron en nada dentro de sus juramentadas, de la lesión a que aluden Otalvaro y
Acuña, ya tenía el señor Valencia Criollo, producto al parecer de la Riña que como
queda de manifiesto no existió.

Y por qué no existió la riña?, porque sencillamente un empujón como el que dice el
señor ROZO GOMEZ, no puede convertirse en un elemento del todo para pregonar
como aquí se ha dicho que hubo una Riña, pues ésta requiere de otros ingredientes
(vg. Injustas agresiones ) que la diferencien de la contravención vigente para la época
de los hechos: “Ejercicio Arbitrario de sus propias razones”. En consecuencia, el
pregonar como así lo han dicho algunos de los policiales implicados que en el billar
los Pinos hubo una riña, nunca se ha probado a la luz de las piezas arrimadas al
informativo, pues de haber existido riña ellos debieron haber expulsado del sitio
público como lo dice el Código de Policía al señor Valencia Criollo. ( adelante lo
desarrollaremos )

Otro ingrediente que entra en franca contradicción con el dicho de los policiales
comprometidos disciplinariamente es que estos registran el ingreso de Valencia Criollo
a las 4:16 minutos en la SIJIN, en visita practicada en la Estación de Leticia obra la
anotación en el folio 275 del Libro de Población del CAI No.1 del día 19 de Junio de
1998 por los hechos que nos ocupan a las 4:00 P.M. ( Cfr. Fl.1772 c.o.7 )

Empero, el señor Concejal JOSE RODRIGO GAMBA MORENO, quien pudo observar
al señor Valencia Criollo al momento de su retención dijo.

“ Que quiero rectificar que en dicha declaración se colocó que a las dos de la tarde y
fue aproximadamente a las doce del día, es posible que se haya confundido el dos
con las doce. Yo me acuerdo porque no había ido a almorzar pues siempre lo hago a
la una de la tarde y ese día todavía estaba tomándome un tinto en una cafetería que
queda cerca del CAI.”( Cfr. 88 s.s c.o.1 – 1743ss c.o.7 )

El referido concejal, manifestó en su juramentada que el señor Valencia Criollo, para
la época de los hechos trabajaba con ellos en la bodega PIRAROCU, cargándoles
pescado, que tenía bastante fuerza, pues cargaba bultos de pescado de más de 60
kilos. ( Cfr. 1697 c.o.7 )

En ese orden de ideas el señor HENRY BARRETO, quien a su vez labora en la
mentada bodega sobre los hechos de retención del señor Valencia Criollo dijo:



Pág.38 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Sobre el real estado en que pudo estar el señor Lisandro Valencia, a la pregunta de
un eventual estado de alicoramiento del occiso dijo: “… Si de pronto como
enguyabado …. Él se veía bien, se le sentía el olor a tufo… eso fue un Viernes antes
de medio día…” Fl. 1658 c.o. 7 )

El hoy Joven Bladimir Rozo Gómez, persona que atendía el billar de su tía María
Consolación Gómez, sobre el conocimiento que tenía de valencia Criollo dijo: “…a
LISANDRO si más tiempo, como hacía tres años, pues el dormía debajo de una mesa
de billar algunas veces. Yo conocía al papá de él…él casi a diario acudía al billar,
pues todos los de la plaza iban a jugar billar..” ( Fl. 1670 – 1671 c.o.7 )

Así las cosas, surgen dos hipótesis de la hora real en que fue introducido el señor
Valencia Criollo una la hora en que posiblemente ocurrieron los hechos y a los que
alude el Patrullero Berrío en su declaración las 3:30 de la tarde ( Cfr. Fl. 120 C.A. 2 ) y
otra la de los señores Henry Barreto y José Rodrigo Gamba. Quienes bajo juramento
dijeron que los hechos sucedieron aproximadamente a medio día y a las horas del
Almuerzo.

Pero ello no tendría importancia, sino fuera porque este despacho encuentra a la luz
de las prueba allegadas que el señor Valencia Criollo subió tranquilo al vehículo
policial y descendió alterado, a lo cual referiremos en el acápite de Tortura. No obra
en el expediente prueba indicativa por parte de los policías, sobre el hallazgo de la
mora que se desprende de las declaraciones de los señores GAMBA y BARRETO,
para ingresar al señor Valencia Criollo a las instalaciones de la SIJIN donde a la
postre estuvo Cautivo un largo tiempo después de su retención.

Probado como está el hecho indicante de las lesiones en la SIJIN, lo anterior se
constituye en un indicio connotante de que al señor VALENCIA CRIOLLO, también se
le castigo durante un lapso temporal no registrado por los policiales en el carro
policial.

Otro aspecto que es importante destacar, es el dicho de la defensa del señor Otalvaro
Pulgarin la cual expone que entre otro de los motivos que se tenían para retener al
señor Valencia Criollo, es el hecho de criticar a este despacho porque “ no se ocupa
en sus motivaciones de los antecedentes y estudios personales del retenido…. Si se
analiza la prueba legal y oportunamente allegada al proceso, puede desprenderse un
hombre con un bajo compromiso social y un ciudadano, ni siquiera porta documentos
de identificación cédula que nunca solicitó de la Registraduría del Estado Civil, con un
perfil eminentemente antisocial y tipo sociopata, con evidente trastorno de
personalidad, con actitud autolesionante y reacción física al encuentro y/o contacto
con los miembros policiales.” ( Fl. 1533 c.o.6 ) ( Resaltado fuera de texto )

Planteada la discusión es importante valorar si el dicho de la memorialista se adecua
a las exigencias de un estado social y democrático de Derecho. Para el efecto, en
cuanto a los antecedentes judiciales del señor Valencia Criollo tenemos que el 26 de
Agosto de 1991, se le sentenció a un arresto de seis meses por el delito de hurto por
la Inspección Primera de Policía Municipal saliendo en libertad condicional el día
200991, el día 26 de Marzo de 1995 fue sentenciado por hurto a seis meses de
arresto, saliendo el día 260495 a libertad.

El Juzgado segundo penal Municipal lo sentenció a cuatro años de prisión el cinco de
Enero de 1996, saliendo en libertad el 14 de enero de 1998. ( Cfr. Fl.13 y 14 C.A1)
Pág.39 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Este despacho considera que si bien el prontuario delictivo del señor Valencia Criollo
hace parte de lo que conocemos como hurtos menores, su resocialización era
evidente para la época en que sucedieron los hechos. No se olvide la defensa, que
son los señores José Rodrigo Gamba Moreno ( concejal de Leticia ) y el señor
HENRY BARRETO quien están dando cuenta que el señor trabajaba en la bodega
PIRARUCU en la misma localidad. De ahí a decir que por el hecho de haber sido
penado, no quiere decir que el señor fuera para la época de los hechos un
Antisocial, pues sería cobrarle una pena que ya pagó dentro de unos nuevos hechos
en el presente.

Nuestra normatividad para efectos judiciales solo tiene como antecedentes las
condenas debidamente ejecutoriadas 9.Para el caso pese a ello, la aludida abogada
manifiesta que el señor Valencia Criollo tenía un perfil sociopata con evidente
trastorno de la personalidad, situación que no obra en el expediente situación que la
torna en una conjetura.

Vale decir y al hacer un esfuerzo sobre la pretensión de la mentada defensa con
respecto a los adjetivos usados, se encuentra que el señor Valencia Criollo le obran
anotaciones efectuadas por la policía por casos de daños en bienes del Estado por “
estados de embriaguez y alta excitación” ( Fl. 13 C.A. 1) Que si tales antecedentes se
presentaron como el caso que nos ocupan, los mismos estarían en tela de juicio,
como adelante los demostraremos.

Al Segundo Punto

Alegado por la defensa del señor Otalvaro Pulgarin, se centra en que este solo apoyó
una solicitud de custodia que le hiciera el comandante encargado de la referida
estación Leticia señor MARIO HERNANDEZ LASPRILLA para una vez retenido
Valencia Criollo ingresarlo a las instalaciones de la SIJIN bajo las ordenes de este
señor, para lo cual citó su defensa el oficio que este le enviara al comandante de la
SIJIN y el cual obra en las presentes diligencias.

Para este despacho a la luz de las pruebas recaudadas, tal aserto no deja de ser una
estratagema del señor Otalvaro Pulgarin para eludir su directa responsabilidad al
ordenar la retención del señor Valencia Criollo, así como safarse de la posición de
garante 10 que asumió al momento de conculcar el derecho de locomoción del señor
Valencia Criollo.

En consecuencia, pregonar como así lo ha planteado la defensa del Teniente
Otalvaro que el señor Valencia Criollo, necesariamente debió retenerse por el
conocimiento que éstos tenían de él no deja de ser una vieja practica del
PELIGROSISMO ya derogada de nuestra normatividad punitiva. 11
De la Responsabilidad del señor Wilmar Otalvaro Pulgarin en la Retención Ilegal
9
  Véase decreto 2398 de 1986
10
   Ya desarrollaremos este concepto más adelante
11
    La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de la OEA, el día 1° de Marzo de 1996
analizando el caso del señor Jorge Alberto Jiménez a través del informe No. 12/96 dijo: “La presunción
de inocencia, protegida por la Convención, es un principio que infiere una presunción a favor del
individuo acusado de un delito…La decisión de mantener la prisión preventiva del señor Jiménez como
resultado de sus condenas previas vulnera claramente este principio establecido, así como el concepto
de la rehabilitación en el derecho penal. Fundar en esta condenas previas la culpabilidad de un
individuo o la decisión de retenerlo en prisión preventiva es, en esencia, una perpetuación del castigo.”
 Pág.40 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
   3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
     142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Vale decir que si bien obra en el expediente una solicitud de custodia del comandante
de la mentada estación Leticia ( enviada dos horas después de la retención ), esto
daría entender que quien decidió la retención sería el comandante de la referida
estación HERNÁNDEZ LASPRILLA, situación que no se presentó ni obra prueba de
ello, de tal suerte que sería de la razón pensar que tal oficio no deja de ser un
formalismo ex post ( pretende quitarle la inmediatez de los hechos ), cuando el fondo
del asunto es que quien tenía el deber funcional para ordenar o no la retención de
Valencia Criollo - como en efecto obra en el expediente - fue el señor Teniente
Wilmar Otalvaro Pulgarin por lo siguiente:

Ya se ha dicho que al sitio de los hechos al apoyo del Patrullero Berrio, acudieron de
primero los señores Martínez Macedo, Curico, Acuña y el Teniente Otalvaro este
último oficial de guarnición.

MARTINEZ MACEDO dijo ante la Fiscalía Seccional de Leticia: “…entonces le
pregunté al señor Teniente OTALVARO PULGARIN que si lo dejábamos ahí, porque
el Teniente también estuvo ahí en el CAI del puerto civil, o si lo llevábamos a la
estación Leticia…mi teniente me informó que si lo dejábamos en el CAI, él iba a seguir
fomentando riñas y escándalos, entonces que lo trasladáramos a la SIJIN ya que ahí
presentaba mejores instalaciones y sala de retenidos. De inmediato lo subimos al
móvil.. y lo condujimos a la SIJIN.” ( Fl. 135 C.A. 2 )

El Agente CARLOS ALBERTO CALDERÓN PAREDES quien también participó de la
retención del señor Valencia Criollo dijo: “...al llegar al CAI del puerto se encontraba la
patrulla móvil NISSAN 037, el señor Teniente Otalvaro, como oficial de guarnición, el
patrullero Martínez Macedo, el jefe de vigilancia y no recuerdo quién estaba de
comandante de guardia en el CAI…inmediatamente el señor Oficial de Guarnición
Teniente OTALVARO, le ordena al patrullero MARTINEZ que trasladaran a este señor
a las instalaciones de la SIJIN…”( Fl. 97 y 98 c.o.5 ). Este dicho confirma lo
juramentado por el patrullero Berrio, comandante del CAI quien manifestó que los
primeros que llegaron fueron Martinez Macedo, Acuña, Otalvaro y Curico.

El patrullero TOVAR MORENO AMIN ALÍ.

Estuvo al momento de la retención del señor Valencia Criollo. El señor Amin Alí
confirma el dicho del señor Martínez Macedo. Sobre el momento de la aprehensión
dijo: “..…Le dijimos que nos acompañara hasta el CAI del puerto y como el señor
VALENCIA estaba calmado, no nos insultaba, ya que el decía que eso fue un
problema, por lo que le manifestamos que nos acompañara a la estación…de ahí nos
fuimos para la SIJIN ya que el comandante de guardia le preguntó al TE. OTALVARO
que se encontraba de oficial de guarnición que a dónde lo llevaba.... lo llevamos a la
SIJN.” ( Fl. c.o.1014 c.o.4 - Fl. 128 C.A 2 )

El patrullero VICENTE SUAREZ MARTINEZ, confirma el dicho de Calderón que
estaban en la patrulla motorizada. “.. cuando llegamos al CAI de Puerto Civil ya todo
estaba controlado por la patrulla del puerto y por la patrulla de la Sección de Vigilancia
o sea el P T. Martínez.. por lo que se dirigía al señor que supuestamente estaba
riñendo abordó la patrulla por sus propios medios..” ( Fl. 113 C.A. 2 )




Pág.41 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
En consecuencia, queda de manifiesto como se evidencia que fue OTALVARO
PULGARIN y no HERNANDEZ LASPRILLA quien decidió sobre la retención del
señor Valencia Criollo.

Vale decir que sobre la CULPABILIDAD del Teniente en mención, tenía el pleno
conocimiento de su ilegítimo actuar, de la intención a toda costa de retener a Valencia
Criollo, situación que lo responsabiliza como autor en grado de DOLO en el hecho.

 Dicho aserto es consecuente con lo manifestado precedentemente, pues el señor
Otalvaro ha tratado de evadir su responsabilidad, adjudicándosela a HERNANDEZ
LASPRILLA cuando dicho sea de paso, que obra prueba que horas después ( 18:30
P.M. Fl.1708 c.o.7 ) se envió un escrito de custodia. Tal hecho denota que la decisión
de hacer una custodia se verificó mucho tiempo después.

En Cuanto a la ANTIJURIDICIDAD, es preciso manifestar que con el actuar de
OTALVARO PULGARIN de retener en forma ilegal a un ciudadano, se vulneraron
preceptos de corte supralegal, que dada su calidad de servidor público hace más
gravoso su conducta.

Y frente a la TIPICIDAD de la conducta, violento un Derecho Fundamental
consignado en la Carta Política cuales la libertad, cuya violación hace parte de
descripciones típicas consignadas en instrumentos del Derecho Internacional de los
Derechos Humanos, los cuales describiremos en el acápite de normas infringidas.

Del Control de Legalidad de la Retención

Con los presupuestos fácticos planteados de ocurrencia del hecho de retención y de
quién su responsable, es preciso hacer un sucinto análisis, a fin de establecer si los
episodios que dieron cuenta del conculcamiento de la libertad del señor Valencia
Criollo se adecuo a los principios legales y constitucionales y a los Estándares
Internacionales del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, cuyos
instrumentos ha ratificado el Estado Colombiano, o si por el contrario fue un ejercicio
arbitrario y deliberado de quien tenía el deber funcional de evitar o ordenar que se
hiciera.

Es preciso manifestar que aquí no se trata de buscar responsables como se sea,
como lo ha planteado en su escrito de descargos la defensa del señor Otalvaro
Pulgarin, de lo que se trata es de asumir con seriedad el estudio de la decisión que
tiene que ver con libertad de las personas. No se olvide ni un solo instante, que el
Estado reconoce, sin discriminación alguna, la primacía de los derechos inalienables
de la persona, entre los cuales se destaca la libertad individual.

Vale decir que para suspender el derecho constitucional y fundamental de la libertad o
prolongar ese estado, tienen que presentarse particulares situaciones y actuarse
conforme a los preceptos establecidos por el ordenamiento jurídico en situaciones
excepcionales y solo para aquéllos derechos fundamentales que los tratados
internacionales sobre Derechos Humanos permiten transitoriamente su restricción.
Todo ello justifica una refulgente motivación. Situación que como se evidencia, no se
presentó en el caso en estudio.

Así las cosas desarrollaremos los conceptos que sobre la materia ha precisado la
Corte Constitucional, y los cuales evocábamos en el Auto de Cargos.
Pág.42 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
 Los policiales más allá de los hechos sucedidos, han manifestado que el señor
Valencia Criollo, les gritaba y provocaba para que le pegaran. Vale decir que sobre
ese particular la Corte Constitucional declaró inexequible el numeral primero del
articulo 207 del Decreto 1355 de 1970 que contenía tal presupuesto fáctico.

Los policías en sus diferentes deposiciones han manifestado que el señor Valencia
Criollo se encontraba riñendo con el administrador del Establecimiento. Como
decíamos, el Art. 209 del referido código policivo ordena que la medida correctiva al
que riña en un establecimiento público - para el caso Billar Los Pinos – ha de ser la
expulsión del sitio.

“ Art. 209.- La expulsión de sitio público o abierto al público será impuesta por el
            oficial, suboficial o agente de policía que se halle en el lugar: …3. Al que
            en establecimiento abierto al público riña o en cualquier otra forma
            perturbe la tranquilidad”. ( Código Nacional de Policía)

A la luz de la prueba arrimada al plenario los policiales como presunta medida
correctiva no aplicaron el precepto anterior como queda en evidencia pues retuvieron
a Valencia Criollo, por presunta embriaguez y estado de excitación y no por riña como
debió ser. Situación que necesariamente obliga a este despacho a valorar la legalidad
de tal episodio al amparo del Nral 3 del articulo 207, norma que al parecer sería la
usada para haber aplicado la medida correctiva al entonces ciudadano. No sin antes
manifestar, Primero: Que a la luz de la prueba corrida el señor pudo haber sido
expulsado del sitio público a la luz del art. 209 Nral 3, y Dos: Que las presuntas
provocaciones que hiciera el señor Valencia a los policiales para efectos de una
eventual retención transitoria, como se ha indicado, quedaron a las luz del numeral 1°
del art. 207 Ibídem, teñidas de inexequibilidad por la Corte Constitucional:

Decreto 1355 de 1970. ( Código Nacional de Policía )

“Art. 207.- Compete a los comandantes de estación y de sub- estación aplicar la
           medida correctiva de retenimiento en el comando:

          1. Inexequible, Corte Constitucional, sentencia C-199 de
            1998. Al que irrespete, amenace o provoque a los funcionarios
             uniformados de la policía en el desempeño de sus tareas.

          2. Al que deambule en estado de embriaguez y no consienta en
             ser acompañado a su domicilio.

          3. Al que por estado de grave excitación pueda cometer
             inminente infracción de la ley penal.”
La Honorable Corte Constitucional en sentencia C-199 del 13 de Mayo de 1.998 con
ponencia del Magistrado Hernando Herrera Vergara, precisó los requisitos para, que
los miembros de la Policía Nacional, pudieran retener a una persona en estado de
Embriaguez y excitación, en aras de no violentar el precepto constitucional del
Monopolio Judicial en materia del derecho fundamental de la libertad, visible en el
Art.28 superior.

Como dijimos, la referida Corporación precisó que la adopción de este tipo de
medidas debe ser de carácter excepcional y solo cuando existen motivos “
Pág.43 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
fundados, objetivos y ciertos”, que comprometan gravemente valores
constitucionales superiores. Dicho en otras palabras la Policía bajo el ropaje de una
función preventiva y correctiva no puede conculcar bajo una falsa motivación derechos
superiores, inherentes a la dignidad del ser humano, como la libertad.

Ahora bien, dicha corporación ya había aludido tal análisis, al manifestar que es claro
que las condiciones para que una persona sea privada de la libertad deben ser fijadas
previamente por la ley, y los supuestos de su afectación, deben regirse por el principio
de excepcionalidad12
13

Pero en ese orden de ideas en qué consisten lo motivos fundados objetivos y
ciertos14:

              La     Corte en comento, desarrollando el instituto de la detención
               preventiva, ha establecido que los Motivos Fundados, aluden a hechos,
               situaciones fácticas, que si bien no tienen la inmediatez de los casos de
               flagrancia...deben ser suficientemente claros y urgentes para justificar la
               detención. El motivo fundado que justifica una aprehensión material es
               entonces un conjunto articulado de hechos que permiten inferir de
               manera objetiva que la persona que va a ser aprehendida es
               probablemente autora de una infracción o partícipe de ella. Por
               consiguiente la mera sospecha o la simple convicción del agente policial
               no constituye motivo fundado.

En consecuencia, los motivos fundados objetivos y ciertos que ha fijado la Corte,
deben basarse a su vez en el requisito de la necesidad de la retención, de suerte tal
que ésta, solo debe operar estrictamente en situaciones de apremio, es decir que de
no hacerse, resultaría ineficaz la salvaguarda del mandato constitucional a la fuerza
pública contenido en el Art.2 Nral.

De la amplia jurisprudencia de la Corte Constitucional sobre la materia15 , sólo en
aquellos casos en los cuáles se deba proceder con urgencia o cuando la demora
implique un peligro inminente, podrá la autoridad policial darle aplicación a tan
restringido ejercicio contenido en el referido Art. 207 Nral.3

La detención preventiva debe ser necesaria, esto es, debe operar en situaciones de
apremio en las cuáles no pueda exigirse la orden judicial, porque si la autoridad
policial tuviera que esperar a ella para actuar, ya probablemente la orden resultaría
ineficaz. Por eso, sólo en aquellos casos en los cuáles se deba proceder con urgencia
para no perjudicar la investigación judicial o cuando la demora implique un peligro
inminente, podrá la autoridad policial proceder a una detención preventiva sin orden
judicial.

Ahora bien, si estamos hablando que la Policía para el caso que nos ocupa pudo
tener la facultad de manera transitoria y como medida correctiva de haber retenido al
señor Valencia Criollo, al haber desaparecido las causas que la motivaron debió
dejarse al señor en mención en libertad. A guisa de ejemplo, el señor JUAN

12
  Sentencia C-239 de 1.997 Mg.Fabio Morón Díaz ; Con.Sentencia C-024 de 1.994 Mg.Alejandro
Martínez Caballero.
13
14
  Véase su desarrollo en la C-024
15
  Sentencias citadas y C-301/95; C-395/94 ; C-327 de 1.998
 Pág.44 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
   142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
ORLANDO RUIZ LOZANO bajo juramento dijo cuando ingresó a las instalaciones de
la SIJIN a las 18:40 del día 19 de Junio de 1998: “… observé a una persona que se
encontraba acostado boca arriba en la sala de detenidos…me manifestó que había
tenido un problema en el Puerto Civil y que le hiciera el favor y le quitara las esposas,
me dirigí hasta la guardia, no recuerdo quien estaba en ese momento de guardia
pues fue cuestión de segundos, le dije présteme las llaves para quitarle las
esposas a ese muchacho que está en la sala de retenidos, me dirigí a esta y le
quité las esposas, le volví a echar candado a la sala y fui y le entregué las llaves al
muchacho y le dejé las esposas sobre el mesón de la guardia.” ( Cfr. Fl.566 c.o. 3 ) (
Subrayado fuera de texto ), esta situación la confirma el señor Murayary Chuña. ( Cfr.
572 c.o.3 )

Como se evidencia, ante la remota posibilidad de una retención legítima, si le
sumamos la valoración medico legal que da cuenta que al retenido no se le halló
aliento alcohólico ( Cfr Fl.447 c.o.2 y 99 c.a1 ) y que el examen de alcoholemia ( Fl.
919 C.A.4 ) dio negativo, este despacho razonablemente considera que el señor en
mención debió ser dejado en libertad mucho tiempo antes de que empeorara su
estado de salud por cuanto estaban agotados los presupuestos o causas que dieron
lugar a su retención, situación que más adelante comentaremos en el acápite de
Tortura.16

De la Tortura

Al adentrarnos en el estudio y valoración de los hechos y correlativa responsabilidad
por actos de Tortura dentro del plenario, sea lo primero en decir que la prueba
allegada al paginario, es boyante en ilustrar los actos de Tortura.

A fin de darle celeridad y dinámica a la exposición, es pertinente hablar de los estados
inherentes a la tipicidad disciplinaria de la Tortura.

De la Presanidad

Obra prueba allegada al informativo que el estado                   de salud del señor Valencia
Criollo, era de plena sanidad física.

Como decíamos y consignamos en el acápite anterior, los señores BLADIMIR ROZO
GOMEZ ( Cfr. 5 y 6 c.a1 ), JOSE RODRIGO GAMBA RODRIGUEZ ( 88 s.s. c.o.1 y
1743 c.o7 ), son consecuentes en decir la tranquilidad y la no resistencia con que
abordó el vehículo policial el señor Valencia Criollo. A ello se suma la aseveración del
señor comandante del CAI del puerto patrullero DANIEL ALBERTO BERRIO
BARAONA ( Fl. 120 C.A.2) y del agente FRANCICO MARTINEZ MACEDO ( Fl. 92
c.o. 5 ), AMIN ALI TOVAR MORENO ( Fl. 1014 c.o.4 y 128 c.a. 2 ) y VICENTE
SUAREZ MARTINEZ ( Fl.113 C.A. 2 ).

El dicho de los policiales guarda congruencia con las diferentes deposiciones de la
testigo ANGELA MARIA OSSA GUARIN funcionaria de la Contraloría de la localidad
de Leticia, que tal como se evidencia en el álbum allegado para el efecto - ( Fl.1801

16
   La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de la OEA, el día 1° de Marzo de 1996
analizando el caso del señor Jorge Alberto Jiménez a través del informe No. 12/96 dijo sobre la
privación de la libertad prolongada: “..Por lo tanto, cuando la prolongación de la detención deja de ser
razonable, bien sea porque las justificaciones para la detención no son “pertinentes o suficientes”, o
cuando la duración del proceso judicial no es razonable, se debe otorgar la libertad provisoria.”
 Pág.45 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
    142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
s.s c.o.7…. ) sus instalaciones quedan en frente de las de la SIJIN - pudo observar la
forma en que descendió el señor Valencia Criollo del vehículo policial. “No vi que
tuviera golpes y tampoco se quejaba por dolor alguno, no le ví la cara, yo me
encontraba a unos 25 metros aproximadamente del sitio de la aprehensión.” ( Fl. 37
c.o.1 – Fl.121 y 122 c.a 1 )

A la deposición bajo juramento de la señora OSSA GUARIN se adiciona la de su
compañero señor LISIMACO GUTIERREZ GUZMAN quien sobre el momento en que
descendió el señor Valencia Criollo del vehículo policial dijo: “.. se lo llevaron hacia
las instalaciones de la policía y se encontraba gritando que lo soltaran y que no lo
trataran de la forma que lo habían tratado. El decía “suélteme que yo voy solo”. ( Cfr.
Fl.38 c.o.1 – 126 y 127 c.a1 )
Del Reconocimiento Médico Legal

A.- Declaración juramentada del Médico JORGE ALEJANDRO GONZALEZ TEJADA. (
Fl.45 a 47 c.a1)

Rendida el 25 de Junio de 1998 ante la Auditoría Auxiliar de Guerra No. 59 de Leticia.
Este médico fue el primer facultativo que se enteró de la situación de salud del señor
Valencia Criollo.

Refiere el Galeno que el señor Valencia Criollo fue llevado a un reconocimiento
médico – legal y en cuanto a los actos de tortura sobre el señor en mención dijo:
“…..Yo le pregunté que qué le había sucedido, él respondió literalmente me pegaron
una patada yo le pregunté que a qué horas había ocurrido eso y me respondió que a
las cinco de la tarde y no me dijo quién se la había proporcionado…El paciente refería
dolor , el abdomen, cara , brazos y otras partes del cuerpo, por orden mía se le aplicó
DICLOFENAL INTRAMUSCULAR.”( Fl. 45 y 46 c. a 1 )

B.- 1.- Primer reconocimiento médico legal practicado al señor Lisandro Valencia
Criollo el día 20 de Junio de 1998 a las 02:00 horas.

 En dicho dictamen el médico de turno consignó las lesiones físicas encontradas al
señor Lisandro Valencia Criollo en el examen practicado destacamos las siguientes: “
… Edema circular en muñecas bilateral…. Sin aliento alcohólico, no presentaba
signos de embriaguez.. las lesiones fueron causadas con elemento contundente. La
incapacidad medico legal provisional es de quince ( 15 ) días. ..” ( Fl. 447 c.o.2 y Fl.99
c.a 1 )

C.-     Ampliación de declaración de la señora MARIA PAULINA POSADA VERGARA.
( Fl. 102 a 104 c.o.1 Fl.676 a 680 c.o.3 )

Declaración rendida el día 2 de Julio de 1998 en la entonces Procuraduría
Departamental del Amazonas.
Manifiesta que valoró por primera vez al señor Valencia Criollo el día 20 de Junio de
1998 a las 10:30 A.M, el cual arribo al Hospital San Rafael en compañía de dos
policías.
Sobre la materialidad de los actos de Tortura dijo: “…. Yo encontré un paciente en la
camilla que ingresó quejumbroso y en mal estado general, ante el interrogatorio hecho
al paciente acerca de las causas de su estado de salud, manifestó haber recibido
una patada en el abdomen aproximadamente hacía unas 15 horas, el paciente
esta muy quejumbroso y no pregunté quien había sido porque me pareció que no era
Pág.46 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
procedente por el delicado estado de salud, el paciente estaba acompañado por dos
policías…. Mucosas deshidratadas ( boca seca ), presentaba a las inspección general
múltiples escoriaciones en brazos, presentaba una escoriación en la región costal
anterior izquierda recientes, y una escoriación en abdomen a nivel epigastrico e
hipocondrio derecho…Hago un diagnóstico de un trauma abdominal cerrado lo que
indicaría que sin haber una herida abierta debería haber algún daño en un órgano,
con una sospecha diagnóstica de un estallido de víscera hueca.. …Debo anotar que
este paciente llegó tan grave que inmediatamente se ordenó su traslado a la sala de
procedimientos sin los trámites administrativos de la historia clínica….En el momento
de la valoración el paciente no tenía aliento alcohólico…..Por el tipo de lesión
provocado se necesitó de un impacto de mucha energía lo cual lleva a pensar que
pudo ser un agente externo, él solo sin ningún otro elemento es poco probable que se
hubiera causado ese daño… en las extremidades se encontraban bilateralmente
marcas longitudinales a los ancho a nivel de la muñeca de tiempo no mayor de un día.
” ( Fl. 102, 103 y 104 c.o.1 - Fl.676 a 680 c.o.3 )

D.- Declaración Juramentada del Médico JORGE ASDRUBAL GARCIA OSPINA. (
Fl.105 y 106 c.o.1 )

Rendida el día 2 de Julio de 1998 ante la entonces Procuraduría Departamental.

Manifiesta el referido médico cirujano, que valoró a Valencia Criollo el día Sábado 20
de Junio de 1998 alrededor de medio día.

“….encontré un paciente en mal estado general, taquicardico con aumento de su
frecuencia respiratoria, muy pálido…. se le practicó una laparotomía la cual se
encontró abundante cantidad de sangre fresca…. Una gran herida del hígado que
prácticamente lo seccionaba en dos….” ( Fl. 105 c.o.1 ) Sobre el estado de
alicoramiento en que pudo encontrar al referido paciente dijo: “ No era de mi
competencia hacer un dictamen de embriaguez, no lo busqué pero el paciente al
menos no tenía aliento alcohólico en el momento de la intervención”( Fl. 106 c.o.1
) ( Subrayado fuera de texto )

E.-   Álbum fotográfico ( Fl.20 a 25 c.o.1)

Allegado por el Médico Gallego Marulanda, quien registro las lesiones halladas en la
necropsia del señor Valencia Criollo

F.- Álbum Con siete copias de fotografías, allegado mediante 0639 SIJIN-DEAMA por
el Agente Juan Orlando Ruiz Lozano ( Fl.157 a 160 c.a1 )

Levantado por la SIJIN a través del señor agente Juán Orlando Ruíz Lozano.

G.- Protocolo de Necropsia No. 012/98. ( Fl.127, 136, 137 a 139 c.a1)

El dictamen advierte: “…Presenta equimosis recientes, escoriaciones y hematomas
superficiales en cuero cabelludo, cara, tronco y extremidades superiores. Hemorragia
subconjuntival de 4 mm de diámetro en conjuntiva ocular derecha. Edema periorbitario
bilateral….CUERO CABELLUDO: presenta hematomas superficiales en región
temporal derecha, ambas regiones parietales y región occipital..” ( Fl. 136 c.a 1 )



Pág.47 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
H.- Experticia Médica de Medicina Legal en la cual se sientan las bases sobre
las causas de muerte del señor Lisandro Valencia Criollo. ( Fl. 766 C.A.4 ).
Dictamen emitido mediante oficio 015.99.PAT.DRO del 13 de Enero de 1999.

I.- Ampliación del dictamen medico legal emitido el día 3 de Mayo de 1999. ( Fl. 924
C.A. 4 )

Anotaciones en Libros y Documentos

A folio 118 del libro de Minuta de Guardia de la SIJIN, obra la anotación de las 16:15
horas para el día 19 de Junio de 1998 en la cual se consigna el ingreso del señor
Valencia Criollo a las instalaciones de la referida agencia investigativa. ( Cfr. Fl. 1754
c.o.7 )

A folio 212 del Libro de Servicio de la SIJIN, obra la anotación de 01:30 del día 20 de
Junio de 1998, donde se consigna la salida del señor Valencia Criollo para el Hospital
de Leticia. ( Cfr. Fl. 1704 c.o.7 )

De las Consideraciones Jurídico Probatorias de la Tortura

Hasta la saciedad existen dentro del informativo los testimonios de oídas 17que dan
cuenta de los golpes que dijo el señor Valencia Criollo recibió de parte de miembros
de la Policía.
Desde el señor Personero LUIS HERNAN AGUILAR DIAZ. ( Fl.26 s.s c.o.1 ;111 y 112
c.a1), los médicos       que atendieron al moribundo paciente doctores JORGE
ASDRUBAL GARCIA OSPINA. ( Fl.105 y 106 c.o.1 ), MARIA PAULINA POSADA
VERGARA. ( Fl. 102 a 104 c.o.1 Fl.676 a 680 c.o.3 ), JORGE ALEJANDRO
GONZALEZ TEJADA. ( Fl.45 a 47 c.a1, 672 s.s c.o.3, 978 s.s. c.o.4 ), La enfermera
NORA SANTANA SHMITT ( Fl. 256 c.o.5 ), la Tía del señor Valencia Criollo de quien
si obra prueba que habló con él, GLORIA DE JESUS ESPAÑA. ( Fl. 6 y 7 c.o.1, 698
c.o.3), y los mismos policiales MARCO AQUILES VELA PINTO ( Fl. 1666 y 1667 c.o.7
), JOSÉ HERMES GODOY GODOY ( Cfr. 1721 c.o.7 ) CARLOS RAMIRO PEDROZA
GARCÍA ( Cfr.Fl.1232 c.o.4 y 1718 c.o.7 ).

Al punto, es preciso decir que la tesis mayoritaria de la doctrina se inclina por otorgar
un muy reducido valor al testimonio de oídas o negárselo por completo , bajo el
razonable argumento de que es una declaración de una persona que no ha estado
en contacto directo con el hecho que ha escuchado de su interlocutor
, situación que lo hace más álgido y complejo para su valoración si tenemos como
base de recaudo los errores propios de la percepción inicial de la fuente y eventuales
deficiencias en su relato, esto es del testigo presencial u ofendido en el hecho.

En consecuencia el testigo de oídas puede tener absoluto valor, pero solo de aquello
que haya caído bajo su percepción, es decir sólo puede probar que oyó afirmar algo,
pero sin poder demostrar si lo que oyó comentar como positivo corresponde o no al
mundo de la realidad.



17
  Con este nombre ha dicho la doctrina se designa a los testigos que han escuchado de otras personas
el relato de unos hechos relevantes para la investigación que se adelanta y declaran sobre esa
percepción auditiva que tuvieron. Véase La Prueba Testimonial, Yesid Reyes Alvarado, 1ra Edición
1988
 Pág.48 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
    142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Bajo los anteriores presupuestos, forzoso es concluir que por si mismo el testigo de
oídas no puede descartarse, pues su dicho se adentra en los estados en que se
puede encontrar la mente humana frente a la verdad, esto es en situación de duda,
probabilidad y certeza. Vale decir, que entre más cercano este el testigo de oídas de
la fuente de su decir ( testigo presencial, ofendido o perjudicado ) la probabilidad se
acercará más a la certeza debiendo para este efecto el juzgador u operador
disciplinario, cotejar su decir con otros medios probatorios pues el testigo de oídas por
si solo dada su naturaleza no da certeza de los hechos. A contrario sensu tendrá
menos valor a medida que el testigo de oídas se muestra más alejado de la fuente (
testigo presencial, ofendido o perjudicado ) principal del hecho que se oyó afirmar en
su relato, de tal suerte que es preciso concluir que en virtud a la lejanía del testigo de
oídas con la fuente la probabilidad se acercará más a la duda.

En ese orden de ideas es preciso manifestar que este despacho valorará el decir de
los testigos de oídas sopesado con las pruebas arrimadas al plenario, en virtud a que
ellos tuvieron relación y comunicación directa con el señor Valencia Criollo.

Para el efecto La Dra. MARIA PAULINA POSADA VERGARA dijo al momento de
valorar al señor Valencia Criollo: “.. manifestó haber recibido una patada en el
abdomen aproximadamente hacía unas 15 horas,…” ( Fl. 102, 103 y 104 c.o.1 ). (
Subrayado fuera de texto )

El doctor JORGE ASDRUBAL GARCIA OSPINA, médico cirujano quien intervino
quirúrgicamente a Valencia Criollo dijo: “Aunque el paciente tenía tendencia a la
somnolencia en sus momentos de alerta se le formularon preguntas acerca del
mecanismo de su lesión a lo que el paciente respondió que había sido golpeado en
varias partes del cuerpo entre ellas su abdomen…. El Paciente mismo informó
que había sido golpeado por la policía sin mencionar nombres propios ni
descripción de ninguna persona en especial.” ( Fl. 106 c.o.1 ) ( Subrayado fuera de
texto )

El Médico JORGE ALEJANDRO GONZALEZ TEJADA dijo: “…..Yo le pregunté que
qué le había sucedido, él respondió literalmente me pegaron una patada yo le
pregunté que a qué horas había ocurrido eso y me respondió que a las cinco de
la tarde y no me dijo quién se la había proporcionado…”( Fl. 45 y 46 c. a 1 ) (
Subrayado fuera de texto ).

La enfermera NORA SANTANA SHMITT. ( Fl. 256 c.o. 5 )

Sobre los actos de Tortura la enfermera dijo: “… Yo lo único que vi fue que el tenía
una lesión en la mano y él me dijo que era de las esposas, no me acuerdo en
que parte era pero el me mostró que el estaba quemado con cigarrillo y me dijo
que esos hijuetales me pegaron porque yo estaba esposado y no me pude
defender, pero no le pregunte quien le había pegado. No recuerdo cuantas
quemaduras eran. Yo digo que estaban recientes porque el me dijo hasta me
quemaron con colilla de cigarrillo. No me dijo quiénes de esos hiju de putas me
pegaron..” ( Fl. 257-8 c.o.5 ) ( Resaltado fuera de texto )

El agente de la Policía MARCO AQUILES VELA PINTO




Pág.49 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
En declaración recaudada directamente por esta delegada dijo: “.. el me manifestó
que le dolía el estómago ya que unos policías le habían pegado..” ( Fl. 1666 y 1667
c.o.7 )

La tía del occiso señora GLORIA ESPAÑA dijo: “… hablé con mi sobrino…yo le
pregunté que por qué estaba así y me dijo que en la SIJIN siete policías lo
habían golpeado, entonces yo le pregunte nombres, apellidos, no me supo decir
nombre y apellidos solo me dijo que siete policías lo habían golpeado y que
uno le había dado una patada en el estómago y me dijo que ese era alto,
delgadito, de cabello negro y de piel blanca eso fue todo lo que yo puede hablar
con él…” ( Fl. 698 c.o.3 )

Sobre el testimonio de oídas de la señora GLORIA ESPAÑA, se ha dicho que entra
en gran contradicción con el dicho de su hermano JOSE LUIS VALENCIA MURCIA,
la defensa del señor Otalvaro Pulgarín lo ataca a este último.

Sobre el particular, es preciso manifestar que las enfermeras NORA SANTANA
SHMITT ( Fl. 256 c.o.5 ) y BLANCA IRMA MARIN CASTAÑO. ( Fl. 251 c.o.5 ) dan
cuenta que en efecto la señora España se entrevisto con su moribundo sobrino
Lisandro. En la misma transcripción de la Historia Clínica de Valencia Criollo, obran
las anotaciones: Del día 20-06-98 3:40 P.M. “ Paciente dialoga con un familiar” ( Cfr.
562 y 536 C.A.3). 22-06-98 9:30 A.M. “Paciente recibe visita de los familiares más
padre A. Miguel.” ( Fl. 566 C.A.3 )

De la Relación de los Testimonios de Oídas con otros Medios de Prueba.

A.- Hasta este momento es necesario advertir que todos los testigos de oídas son
homogéneos en manifestar que una vez entrevistados con la fuente o el señor
Valencia Criollo éste les refirió que quienes le agredieron fueron policías. Así mismo
es necesario referir que si los mismos son disimiles en cuanto a las circunstancias
modales de su acaecer, es porque obra prueba en el plenario que las agresiones
infringidas en la humanidad de Valencia Criollo, se verificaron en diferentes episodios.

Para el efecto, valoraremos la relación que pueden tener los precitados testimonios de
oídas con los medios de prueba arrimados al plenario.

Obsérvese a guisa de ejemplo, que el dictamen médico legal descarta de plano, las
lesiones - que manifiestan los sujetos procesales – se pudo causar el señor Valencia
Criollo en su humanidad con unas motos. Pues al decir, de los expertos
traumatólogos, si bien pudo haber una secuencia de eventos, hubo al menos uno de
estos ( un evento ) de alta energía.

“ Se plantea como posible que el sujeto hubiera tenido una secuencia de eventos
traumáticos iniciada con el golpe contra las motocicletas, seguida por el golpe
causado por el agente de policía en la caída durante la detención, y uno o más
eventos traumáticos de alta energía, entre las 17 horas del 19 de Junio y las 10:30
horas del día siguiente…” ( Fl. 935 y 937 C.A.4) ( Resaltado fuera de texto )

Este despacho, al hacer un elevado análisis de los testimonios de los funcionarios de
la Contraloría Municipal de Leticia, señores ANGELA MARIA OSSA GUARIN. ( Fl.36
y 37 c.o.1, 121-122 c.a 1 y 1765 a 1766 c.o.7, LISIMACO GUTIERREZ GUZMAN. ( Fl.
38 y 39 c.o.1; y 126 y 127 del c.a 1 ), califica como de dudosa aceptación el aserto de
Pág.50 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
los testigos que dicen haber visto golpearse al señor Valencia Criollo con unas motos
y más dudoso aún que este después de estar cautivo se hubiera devuelto al escuchar
que lo introdujeran en el calabozo. Las razones?.

1.- Este despacho tuvo la oportunidad de recepcionar declaración testimonial a la
señora Ossa Guarín, pues el señor Gutiérrez Guzmán ( obra constancia de su no
ubicación ) y en ella se deja expresa constancia dentro de la diligencia que el sitio que
esta señala cayó el señor Valencia Criollo, queda a escasos diez metros de donde
ella se encontraba. Ahora bien, el señor Gutiérrez Guzmán advierte que también se
encontraba aproximadamente a diez metros. Por ningún lado advierten estos testigos
se pudo golpear el señor Valencia Criollo con motos. Pues al momento de ser
levantado del sitio donde fue esposado ingresó caminando a su sitio de cautiverio. La
mayoría de los policiales que estuvieron en el desembarque del señor Valencia Criollo
manifiestan que éste estaba sin esposas al quererlo ingresar a las instalaciones de la
SIJIN, situación que va en contravía de testigos imparciales como los que nos ocupan.

2.- Obran las fotografías levantadas por el personal del DAS que da cuenta del sitio
de labores y ubicación para la época de los hechos de los mentados testigos
véase la copia de la fotografía No.8, visible a folio 18 del Cuaderno Anexo 1 A
la cual obra su original a folios 1801 y siguientes del c.o.7 . En ellas se puede
apreciar que en efecto los testigos tenían un sitio probado de ubicación.

3.- Los testigos son personas desprevenidas, que no hacen parte de la agencia
investigativa de la policía de Leticia. Situación que los exonera de lazos de amistad y
compañerismo, elementos estos que según la doctrina y las reglas de la experiencia
y sana crítica pueden contaminar un testimonio. Vale decir que existen testimonios
como los del señor SIMON TOVAR RICARDO . ( Fl.123 a 124 c.a1) que “ilustran” con
fino detalle los supuestos golpes que se dio el señor Valencia Criollo con las
mentadas motocicletas ( ante el interrogante capcioso del despacho interrogador de si
el señor Valencia se golpeo el estómago ) , situación que tiñe de duda su decir
conforme a lo planteado, y al particular y especial hecho que el señor en su
juramentada no dio la dirección y que la Auditoría Auxiliar de Guerra No. 59 de Leticia
debió consignar en su “juramentada”.
4.- Véase como los planos levantados conforme al dicho de los implicados no guardan
relación con el dicho de los testigos presenciales señoras Angela Ossa y Lisimaco
Gutiérrez. ( Fl. 584 C.A.3 ). A ello obsérvese en un día hábil común y silvestre (
Similar al día Viernes 19 de Junio de 1998 de los sucesos ), cómo están las
instalaciones de la SIJIN. Véase las fotografías 1 , 2 y 8 ( Fl. 17 C.A.1 A y 1801 y
siguientes del c.o.7

En consecuencia, este despacho considera que no deja de ser una estratagema el
pregonar que el señor Valencia Criollo se pudo golpear de manera letal con las
motocicletas. Situación que busca crear al operador disciplinario duda sobre la
verdadera causa de las lesiones del occiso. Vale decir que el dictamen médico legal
deja mucha claridad sobre este particular, pues descarta que un “eventual” golpe con
motocicletas pudiera ser letal. “..la magnitud de las lesiones sólo puede ser explicada
por un trauma de alta energía, lo que hace altamente improbable que un individuo a
una velocidad de huida que no alcanzaría en el mejor de los casos 15 kilómetros por
hora, se golpeara pocos instantes después de emprender la carrera contra un objeto
estático y se causara tales lesiones tan severas a baja velocidad y con baja intensidad
y baja energía.” ( Fl. 929 C.A. 4 )


Pág.51 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
5.- Un hecho que causa partícular interés, es el hecho de la “auto - flagelación” que
advierten ciertos testimonios y pruebas se infligía el señor Valencia Criollo.
Vale decir que esta instancia disciplinaria ha encontrado evidentes contradicciones
que dejan sin sustento probatorio tal decir.

a.- Mediante diligencia de Inspección a través de Visita Especial en las instalaciones
de la SIJIN Leticia, en el Libro Minuto de Guardia que se llevaba para la época de los
hechos, en su folio 119 ( Cfr. Fl. 1708 c.o.7 ) reza: “19-06-98 18:40 A la hora el señor
Lisandro Valencia quien se encuentra retenido en las instalaciones aún se golpea
contra las paredes y piso de la sala de retenidos y demuestra grave excitación.”

A esa misma hora y fecha, ha sido reiterativo en sus diferentes juramentadas,
versiones, e injuradas el señor JUAN ORLANDO RUIZ LOZANO, quien como se
advierte manifestó que llegó a las 18:40 del día 19 de Junio de 1998 a las
instalaciones de la SIJIN y al poder ver el estado del señor Valencia Criollo esto dijo:
“… observé a una persona que se encontraba acostado boca arriba en la sala de
detenidos…me manifestó que había tenido un problema en el Puerto Civil y que le
hiciera el favor y le quitara las esposas, me dirigí hasta la guardia, no recuerdo
quien estaba en ese momento de guardia pues fue cuestión de segundos, le dije
présteme las llaves para quitarle las esposas a ese muchacho que está en la
sala de retenidos, me dirigí a esta y le quité las esposas, le volví a echar candado a
la sala y fui y le entregué las llaves al muchacho y le dejé las esposas sobre el mesón
de la guardia.” ( Cfr. Fl.566 c.o. 3 ) ( Subrayado fuera de texto ) ( Cfr. Fl.95 C.A.2 –
Fl.210 C.O.5 – Fl.566 s.s c.o.3 ).
Sobre el momento en que Ruiz Lozano le quitó las esposas al señor valencia Tovar, El
patrullero Murayary Chuña dijo: “..… No habló con nadie, creo que solo con el
compañero RUIZ quien le quitó las esposas porque se estaba lastimando…” ( Cfr.
Fl.574 c.o.3 ) ( Subrayado fuera de texto )

Se diría en gracia de discusión que el señor Murayary Chuña, quien oficiaba de
comandante de guardia fue la persona que escribió tal anotación, empero obra
declaración del señor en mención reconociendo la anotación del día 19 de Junio de
1998 a las 16:15, pero como se evidencia no manifestó en sus declaraciones haber
elaborado la clandestina anotación de las 18:40 del mismo día, situación que se
desprende al hacer una observación desprevenida de los rasgos y trazos de sus
grafías pues éstas, no concuerdan con la letra del referido amanuense( Obsérvese
para el efecto los folios 118 y 119 y las anotaciones de las 16:15 y 18:40 visibles a
folios 1707 y 1708 del c.o.7 )

En ese orden de ideas, no son de recibo de esta instancia el argumento exhibido por
la defensa del señor OTALVARO PULGARIN y ACUÑA MARTINEZ que advierten de
las lesiones que supuestamente se auto infligió el señor Valencia Criollo.

b.- Sobre el mismo tema de la auto flagelación, véanse los testimonios de las señora
CAROLA BERRIO quien presuntamente curó al señor Valencia Criollo, la verdad que
no se sabe hasta este momento en qué consistieron los actos de curación - pese al
gran esfuerzo en entender - pues la ceja abierta del señor Valencia Criollo nunca se
suturó tal como lo muestra la fotografía No.5 de Detalle levantada por la misma SIJIN
( Cfr. Fl. 159 c.a.1 ). No obstante si obra su deposición donde advierte que el referido
señor Valencia Criollo cuando ella llegó no estaba esposado ni amarrado ( Cfr. Fl.
116 y 117 c.a1), situación que desmiente el señor Personero LUIS HERNAN
AGULAR DIAZ. ( Fl.26 s.s c.o.1 ;111 y 112 c.a1), quien llegó después de la referida
Pág.52 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
señora advirtiendo que cuando él llegó el señor en mención se hallaba esposado y
amarrado en sus pies. Así las cosas a semejante contradicción y tratándose de una
testigo presencial adscrita a la Policía Nacional, no queda más que decir que su
apreciación fue parcializada.

Y en ese orden de ideas, el expediente, se encuentra saciado de estratagemas de las
cuales da cuenta a guisa de ejemplo el señor Martínez Macedo, cuando manifiesta
“…Sí, deseo dejar constancia que he recibido presiones, del señor SUBINTENDENTE
ROSERO, y del TENIENTE OTALVARO, para que testifique o aclare sucesos que a
mi no me constan, no es más.” ( Fl. 93 c.o.5 ).

Así mismo el señor CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCIA en su declaración de
descargos ante este despacho dijo: “…cuando digo en el folio 577 del cuaderno No. 3,
que muy probablemente se pudo golpear con una moto a las cuatro y treinta en
promedio cuando lo llevaron a la SIJIN no me ratificó en ello por cuanto primero
que todo no estuve en el procedimiento y no lo vi, y segundo para la fecha el cabo
ACUÑA no nos había comentado la versión que rendí el día 16 de Noviembre de
1999 en el folio 1232 del cuaderno original 4” ( Cfr. 1718 y 1719 c.o.7 ) ( Subrayado
fuera de texto ).

B.- Un hechos que ha causado especial reproche por parte de los sujetos procesales
son las declaraciones de los señores MARCELINO LESMES CELIS y JUAN CARLOS
RIVEROS RAMIREZ.

Tal como obra en el acápite del resumen de las pruebas recaudadas, el señor
MARCELINO LESMES CELIS. (Fl. 90 c.o.1; Fl. 666 s.s, 753 y 754 c.o.3), fue en
principio retenido en el CAI del puerto de Leticia la noche del 19 de Junio de 1998
según prueba allegada a esta instancia a las once de la noche, arribando a las
instalaciones de la SIJIN aproximadamente a las 11:30 de la noche del referido día,
en compañía de los señores          CARLOS EDUARDO HURTADO CABRERA,
ARMANDO VARGAS BRAVO, EDGARDO ACOSTA ARANCIBIA y MARCIAL MORI
DAVILA.

Obra así mismo prueba que advierte que al señor Lesmes Celis para ese momento
estaba solicitado por el delito de Homicidio por el Juzgado Único de Mocoa –
Putumayo. En igual suerte informe de captura signado por el señor ROSERO TOBAR
el cual informa que el capturado trató de sobornarlo para que callará el hallazgo de la
solicitud y por ende dejarlo en libertad.

Los disciplinados se han venido lanza en ristre contra las afirmaciones del señor
Lesmes Celis en virtud a los eventos referidos. Y a que el señor en mención se ha
contradicho en la hora en que ingresó a la SIJIN pues afirmó llegar a las 2 de la
mañana del 20 de Junio de 1998, cuando obra en autos que ingresó entre las 11:00 y
las 11:30 de la noche del día 19 de Junio de 1998.

Manifiesta que aproximadamente a las dos de la mañana llegó a las instalaciones de
la SIJIN y refiriéndose al occiso dijo “… ví a un señor en otro calabozo, estaba
golpeado en la cabeza, el señor gritaba de un dolor horrible en el estómago y pedía
que lo llevaran al hospital…”.

Si se analiza, con sana crítica se entiende que el señor Lesmes Celis ingresó a las
instalaciones referidas dos horas antes que llevaran al señor Valencia Criollo al
Pág.53 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
hospital, y que durante el momento en que ingresó a la SIJIN escuchaba golpes y al
mismo tiempo escuchaba la persona quejarse.

El señor Lesmes Celis también rindió ampliación de declaración el día 10 de
Noviembre de 1998 ante la Fiscalía Seccional de Leticia, la cual ya había rendido el
día 10 de Julio de 1998. ( Fl. 666 c.o.3 conc. Fl.996 y s.s. c.o.4 ) A esta última
diligencia acudió la Procuradora delegada en lo penal y defensa de algunos de los
implicados.

Vale destacar que el señor al ingresar a las instalaciones de la SIJIN pudo escuchar
lo siguiente sobre los actos de tortura: “…Yo escuchaba golpes y conforme golpes
la persona gritaba no me peguen, no más, hasta el momento en que me
metieron al calabozo ya el señor que estaba se quejaba de dolor, se quejaba
duro que por favor lo llevaran al hospital que estaba muy grave y que le dolía
mucho..” ( Fl. 667 c.o.3 y 999 c.o.4 ) ( Resaltado fuera de texto )

Lo anterior permite colegir, en sana lógica que los golpes y gritos que escuchó el
señor Lesmes Celis se verificaron entre el tiempo en que él llegó a la SIJIN y hasta
antes de que el señor Valencia Criollo fuese conducido para el Hospital( 1:30 de la
mañana del día 20 de Junio de 1998 ) y al momento en que él pudo ingresar a la
precitadas instalaciones ( 11:00 a 11:30 de la noche del día 20 de Junio de 1998 ).

El señor Marcelino Lesmes Celis, el día 19 de Abril de 1999, ya en el sitio de
reclusión en la cárcel del circuito de Leticia, envió escrito a la Procuraduría
Departamental del Amazonas, temiendo por su vida ante las declaraciones que ha
rendido. ( Fl. 725 c.o.3 ). Para este efecto rindió declaración bajo juramento ante la
Procuraduría el día 27 de Mayo de 1999. ( Cfr. Fl. 753 c.o. 3 )

El referido señor, depuso ante la Procuraduría Departamental el día 4 de Junio de
1999. ( Fl. 759 y 760 c.o.3 )

 Manifestó que estuvo en varios sitios dentro de las dependencias de la SIJIN. Sobre
los actos de Tortura, manifestó: “.. Cuando estaba en los otros sitios como los antes
mencionados de las diferentes oficinas y el pasillo escuché unos gritos diciendo hay
no me peguen, no más, en varias ocasiones y se escuchaban golpes y donde estaba
sentado pasaban varias personas por la entrada a los calabozos….. los que pasaban
eran unos uniformados y otros sin uniforme..”
( Fl. 759 c.o.3 )

En consecuencia, de las afirmaciones del señor Lesmes Celis, se colige que él
escuchó los gritos que lanzaba el señor Valencia Criollo al momento de ser castigado.
Que él nunca observó quiénes agredieron al hoy occiso. El señor Lesmes Celis es
reiterativo con el pasar de los meses en las circunstancias de modo y lugar en que
se desarrollaron los hechos.

Su dicho guarda relación con los testimonios de oídas que ya hemos bastanteado, en
cuanto a las lesiones encontradas en la humanidad de Valencia Criollo y a las
circunstancias en que éstas pudieron causarse.

Ahora bien es preciso pronunciarnos por qué el dicho del señor Lesmes Celis, no se
identifica con las otras personas que estuvieron al igual que él cautivas en la SIJIN,


Pág.54 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
esto es el señor CARLOS EDUARDO HURTADO CABRERA, ARMANDO VARGAS
BRAVO, EDGARDO ACOSTA ARANCIBIA y MARCIAL MORI DAVILA.

Este despacho encuentra, que existen indicios que dan cuenta que los señores en
mención callaron la verdad de las cosas. Recuérdese que para que se hable de
Indicio el hecho indicante debe estar probado, y es que esta probado hasta la
saciedad, con la prueba testimonial, la documental, la pericial que el señor Valencia
Criollo fue castigado alevemente en la instalaciones de la SIJIN.

Y entonces, cuales son los hechos connotantes que pregonan el indicio de mentira
por omitir la verdad de los cuatro señores?

Obran en el plenario declaraciones no de personas ajenas a la institución sino de los
mismos policías que indican que el señor Valencia Criollo, gritaba, se quejaba y pedía
agua. Si los cuatro señores dicen que ellos al llegar a la SIJIN dicen “No vi nada, no
escuche nada” como mínimo debieron escuchar los lamentos y gritos del señor
Valencia Criollo pues es prueba que obra en el informativo. 18

En ese orden de ideas el señor JORGE ELIECER QUIÑONEZ PUSQUIN. ( Fl. 129
c.o.5 )

Diligencia practicada en la entonces Procuraduría Departamental del Amazonas el día
4 de Diciembre de 1999 con presencia de abogado defensor. Obrante a su vez como
prueba trasladada.

Patrullero de la Policía Nacional. Manifiesta que se encontraba en inmediaciones del
sitio donde estuvo cautivo el señor Valencia Criollo, efectuando la edición de un vídeo
que estaban haciendo para una instrucción en compañía de la patrullera MELBA
ROSERO. Que en el lapso después de las ocho de la noche y hasta un tiempo
indeterminado después de las once de la noche del día 19 de Junio de 1998 dijo:

“…Después de que ya lo habíamos editado se escuchó a un señor que pedía agua,
que gritaba, como quejándose, que agua, eso fue pausado se quedaba por ratos
callado… descansaba un rato y volvía y se quejaba. Eso fue como hasta las once o
más tarde no recuerdo bien… fue ahí cuando nos pegamos a la ventana, nos
acercamos, nos acercamos a la ventana y escuchamos los quejidos..” ( Fl. 130 c.o.5 )
( Resaltado fuera de texto )
La Patrullera MELVA PAULINA ROSERO TOBAR. ( Fl. 132 c.o.5 )

Refiriéndose a las condiciones de cautiverio del señor Valencia Criollo el día 19 de
Junio de 1998, las cuales quedaron registradas en su audio en un vídeo dijo:
“…Nosotros revisamos el vídeo y salieron algunas voces de este señor, no se
escuchaban bien como pidiendo agua, o moviendo la reja, volvimos a grabar y eso
quedo en el vídeo, los ruidos, sonidos..” ( Fl. 132 .c.o5 )

Sobre el tiempo en que pudieron darse los gritos dijo: “…Al aula llegamos tipo 8:00 de
la noche como hasta las once y media… hasta las nueve aproximadamente, en este
tiempo yo no percibí los sonidos, después empezamos a grabar el vídeo, como diez
minutos, luego miramos el vídeo y fue cuando pusimos cuidado que el señor hacía
18
  “El temor que el testigo sienta respecto de las consecuencias que pueda acarrearle su declaración es
un factor que debe tenerse en cuenta al momento de valorar el testimonio, porque puede significar la
causa de una falta de sinceridad” Yesid Reyes ob. Ct pág. 215
 Pág.55 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
    142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
ruidos y sonidos. …teníamos que pasar por la guardia y se seguía escuchando..” A la
pregunta de dónde queda el aula donde estaban grabando el vídeo y a qué distancia
dijo: “…Queda al pie de los calabozos por detrás, cuatro metros aproximadamente…”
( Fl. 133 c.o.5 )

El señor Intendente JORGE OCTAVIO CARVAJAL FIGUEREDO. ( Fl. 152 c.o.5 ),
también escucho los gritos del señor Valencia Criollo.

Sobre los llamados de auxilio la noche del 19 de Junio de 1998 del señor Valencia
Criollo dijo: “…Si inicialmente si escuché algo como a las 10:00 de la noche
aproximadamente… llamé al cabo ACUÑA.. me dijo que era un borracho que estaba
dentro de las instalaciones… me informó por radio..” ( Fl.153 c.o.5 )
El mismo deponente rindió declaración ante esta delegada el día 19 de Septiembre de
2002. ( Fl. 1668 c.o.5 ) ( Resaltado fuera de texto )

El señor Cabo primero MARIO HERNANDEZ LASPRILLA. ( Fl. 140 c.o.5 ) también
escuchó después de las 7:30 de la noche del día 19 de Junio de 1998, los lamentos y
quejidos del señor Valencia Criollo.

Sobre las condiciones de cautiverio del señor Valencia Criollo dijo que
aproximadamente a las 7:30 de la noche del día 19 de Junio de 1998 en
inmediaciones de la SIJIN: “… estando aquí con mi señora ella me hizo énfasis de
que había una persona quejándose, dentro de esa pieza o sea la sala de retenidos de
la SIJIN, y escuché en forma detenida unos quejidos bastante profundos donde el
señor, por intermedio de ellos demostraba dolor en alguna parte del cuerpo en forma
exagerada…” ( Fl. 140 c.o. 5 ) ( Resaltado fuera de texto )

Como queda de manifiesta, si los gritos y quejidos del señor Valencia Criollo, fueron
desde tempranas horas de la noche, y si se tiene como prueba que solo a partir de la
1:30 de la mañana del día 20 de Junio de 1998, por petición del señor Juan Orlando
Ruíz Lozano al teniente Otalvaro, se le trasladó al hospital, forzosamente y en sana
lógica se concluye que los señores acompañantes del señor Lesmes Celis, debieron
escuchar como mínimo los lamentos del señor Valencia Criollo.
Otro aspecto que va en contra vía de las reglas de la experiencia y la sana crítica,
teniendo como base de recaudo la prueba obrante en el informativo, es el hecho de
que los policiales comprometidos de autos a través de sus diferentes versiones y
mecanismos de defensa, hagan creer a esta delegada disciplinaria que el señor
Lesmes Celis, no podía escuchar ni ver lo que dice escuchar en virtud a la ubicación
en que estuvo en la sala de Criminalística.

Este despacho se pregunta, cuánto tiempo pudo durar la consulta que indicara la
solicitud de homicidio que le pesaba al señor Lesmes Celis y la no solicitud por
ningún despacho judicial de sus demás acompañantes? Al tener los policiales el
conocimiento de semejante orden, las referidas reglas nos indican que los policiales
acrecentan aún más la seguridad del individuo, y esta se verifica en sitios propios de
cautiverio como un calabozo o pasillo inmediato al mismo, donde pueda ser
observado y no en un sitio poco habilitado para dichos propósitos como una sala de
Criminalística. Pregonar como se ha dicho que el señor Lesmes Celis, estuvo por
horas dentro de una sala de Criminalística a sabiendas de que era un reo de la
justicia, es un despropósito que se cae de su peso con base a las pruebas arrimadas
al informativo. Hay pruebas que indican entre otras cosas que él ( Lesmes Celis )


Pág.56 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
ocupo la celda del señor Valencia Criollo cuando éste fue llevado al hospital y se aseo
dicho sitio y que este pudo entrevistarse con Valencia Criollo.

B.1 Otro recluso que en su momento y de manera reiterada ha declarado y cuyos
dichos han sido motivo de discusión por parte de los sujetos procesales es el señor
JUAN CARLOS RIVEROS RAMIREZ.
El día 1 de Julio de 1998el señor JUAN CARLOS RIVEROS RAMIREZ. ( Fl.92 a 94
c.o. 1 ) rindió ante la entonces Procuraduría Departamental del Amazonas Declaración
Juramentada.

Manifiesta que conoció a Lisandro Valencia. Eran amigos de más de diez años sobre
la materialidad de los hechos de Tortura dijo en su declaración recepcionada el 1° de
Julio de 1998 ante la entonces Procuraduría Departamental. Por ser pertinente lo
transcribimos: “….yo llegué a la Estación de la SIJIN de aquí de Leticia, un día
Viernes 19 de Junio de este año cuando lo estaban torturando, yo escuché los
gritos y palasos que sonaban dentro de la SIJIN, eran como las nueve o diez de
la noche…. Me dijeron los de la SIJIN que me iban a meter a mi también…No me
dijeron mas nada y me embarcaron en el carro panel de la policía y me llevaron para
el calabozo del barrio Gaitán. Esa noche cuando yo oí los gritos no sabía que eran de
Lisandro, al otro día me trajeron del Gaitán para el calabozo de la SIJIN entre ocho y
diez de la mañana, cuando yo entré al calabozo vi a Lisandro tendido en el piso en
otra celda desde donde nos podíamos comunicar. El me dijo: “Huy, Juan Carlos, estos
manes me mataron” yo ví que los agentes de la SIJIN lo querían levantar a la fuerza
del piso para ponerle la ropa para decirle que se fuera. Lisandro dijo que no se podía
levantar, porque cuando los agentes lo fueron a levantar, Lisandro pegó un grito de
dolor… De ahí lo dejaron como dos horas tendido en el piso. Él decía que llamaran
una ambulancia para que lo llevaran para el hospital y los agentes no le hacían caso.
Como a las dos horas vino aparecer la ambulancia, cuando llegó la ambulancia los
policías lo fueron a querer levantar para colocarle la ropa…. Y Lisandro pegó otro grito
de dolor porque no podía levantarse. El dijo que le trajeran una camilla porque no
podía levantarse…” Al preguntársele sobre la identificación de los autores quienes
infligían castigo al señor Valencia Criollo dijo: “ No sé los nombres, entraba uno al
calabozo de Lisandro y se oían los gritos, cuando salía el agente se callaba Lisandro;
después entraba otro agente al calabozo de Lisandro y escuchaban nuevamente los
gritos de Lisandro; hicieron unas tres o cuatro entradas al calabozo de Lisandro…
esas entradas al calabozo de Lisandro las hicieron más o menos entre las nueve y
once de la noche del día Viernes 19, o sea hasta cuando me llevaron al CAI del barrio
Gaitán” Fl. 93 c.o.1

6 .-) Ampliación de declaración del señor JUAN CARLOS RIVEROS. ( Fl. 658 a 665
c.o. 3 ) rendida ante la Fiscalía 33 Seccional de Leticia el día 9 de Noviembre de
1998. Diligencia que contó con la presencia de la defensa de alguno los implicados. El
señor Riveros ya había rendido declaración bajo juramento ante el citado despacho
fiscal el día 2 de Julio de 1998. ( Fl. 1003 c.o.4 )
Sobre lo que obra en autos del señor Murallary ( Fl. 1663 c.o.7 ) y Godoy ( Fl.1721 c.o
7 ) quien le capturó y dijo que tuvieron que esperar a Acuña y Pedroza manifestó: “
No me acuerdo de una vez me entraron”. Manifiesta que el señor Valencia Criollo las
manos no las podía cerrar, no podía coger el lapicero ( Fl. 664 c.o.3 )

El día 4 de Mayo de 1999 – casi un año después de los hechos - el señor Juan
Carlos Riveros Ramírez. Rindió a su vez diligencia de declaración en la Procuraduría
Departamental del Amazonas ( Fl. 756 s.s c.o.3 ).
Pág.57 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
El señor Riveros es consecuente con su dicho en cuanto a los gritos que escuchó al
ingresar a las instalaciones de la SIJIN: “…empece a escuchar los gritos entonces,
escuchaba golpes….escuchaba gritos y golpes… Yo no supe que era el finado sino
hasta el otro día que me trajeron del Gaitán y yo lo ví en el calabozo a el tirado en el
piso… después desde la celda lo mire y escuché estaba quejándose, del dolor
gemía. Le pregunté, qué fue lo que paso, me dijo creo que estos me mataron, que le
habían golpeado…” ( Fl. 756 c.o.3 )

El señor Juan Carlos Riveros, rindió con motivo de su captura, diligencia de
Indagatoria ante la Fiscalía Local de Leticia el día 23 de Junio de 1998. ( Fl. 990 s.s
C.A.5 )

Vale decir que la defensa de los diferentes implicados y los mismos implicados han
manifestado que el testimonio del señor Riveros Ramírez, debe desvalorarse porque
ha mentido. La censura manifiesta que el señor en mención ha dicho que pudo estar
en las instalaciones de la SIJIN hasta las once de la noche del día 19 de Junio de
1998, cuando obra prueba documental consistente en el oficio de custodia del señor
Riveros Ramírez signado por el patrullero Pérez Lizarazo de la estación Leticia a las
9:49 minutos de la noche del mentado día.

La censura arremete también a que el señor ha aceptado en sus declaraciones su
falta de memoria producto de la ingesta de alucinógenos. Que es una persona con un
marcado prontuario delictivo, situación que según los juicios de reproche elevados
contra él – al decir de la defensa de Otalvaro y Acuña - lo hacen marcadamente un
testigo “sospechoso”.

Sobre estas especiales, circunstancias es preciso manifestarnos sobre el lapso
temporal en que pudo estar el señor Riveros Ramírez en la SIJIN.

Quienes conocieron de su captura, los señores JOSE HERMES GODOY GODOY ( Fl.
579 c.o.3 ) manifiesta que esta se verificó a las 9:30 de la noche del día de los
hechos, el señor MARCO AQUILES VELA PINTO manifiesta que aproximadamente
fue a las nueve y media de la noche ( 1589 c.o.3 ) y quien poseía el documento físico
de la orden señor LUIS ALBERTO MURAYARY CHUÑA ( Fl.1708 c.o.7 ) dijo que
aproximadamente a las nueve de la noche.

El señor CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCÍA. ( Fl. 575 c.o.3 ) al hablar del estado
de salud del señor Valencia Criollo, precisó la hora a las nueve de la noche del día
19 de Junio de 1998 ( Crf. Fl. 576 c.o.3 ), admitiendo estar en las instalaciones de la
SIJIN ante el pedido de los antes mencionados agentes que traían cautivo al señor
Riveros Ramírez.

En consecuencia este despacho en virtud a que no existe prueba documental
indicativa de la hora en que ingresó el señor Riveros Ramírez, evidencia que
aproximadamente entre las 9:00 y 9:49 de la noche del día 19 de Junio de 1998 el
señor Juan Carlos Riveros Ramírez estuvo dentro de las instalaciones de la SIJIN.

El señor en mención es reiterativo en sus diferentes declaraciones en manifestar que
pudo escuchar gritos y golpes que durante ese lapso de tiempo se le propinaban a
una persona la cual él desconocía para ese momento.


Pág.58 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Como se advierte, el señor Riveros Ramírez según las declaraciones a que ya hemos
referido, perfectamente pudo escuchar tales sonidos. Su decir guarda congruencia
con la prueba arrimada al plenario la cual da cuenta que el señor Valencia Criollo fue
torturado en diferentes episodios.
Contrariamente a lo planteado por la defensa de los implicados dentro del asunto
objeto de estudio, por el hecho de que los señores Lesmes Celis y Riveros Ramírez
son presuntos delincuentes, que en algunas de sus apreciaciones en sus testimonios
hayan omitido o faltado a la verdad, NO SE PUEDE DE PLANO DESCARTARLOS por
cuanto su decir deberá ser valorado con otros elementos de juicio aportados al
proceso, para con dichos elementos y bajo las reglas de la sana crítica, “llenarnos de
motivos y razones” y ahí si poder descalificarlos o aceptarlos por congruentes o
incongruentes, con los demás medios probatorios arrimados al informativo.

En consecuencia, con base en el dicho del señor Riveros Ramírez y cotejados los
demás elementos de prueba allegados al proceso y darles el valor probatorio que se
merecen, este despacho en sana lógica concluye que entre las 9:00 a las 9:49 de la
noche del 19 de Junio de 1998 se presentaron episodios de tortura en la humanidad
del señor Valencia Criollo. Sin perjuicio que después de esa hora existan indicios
connotantes de que el referido señor fue castigado de forma inmisericorde. Así se
desprende de lo manifestado por los patrulleros Quiñonez, Melba Rosero y Intendente
Jorge Octavio Carvajal Figueredo quienes escucharon gritos y lamentos después de
las 9, 10 y hasta después de las once de la noche del día 19 de Junio de 1998.

Así lo acredita también el señor Lesmes Celis y los demás elementos de prueba
allegados al proceso que al darles el valor probatorio que se merecen, este despacho
en sana lógica concluye que entre las 11:00 de la noche del mentado día y hasta
antes de la 1:30 del 20 de Junio de 1998, hora en que fue llevado al Hospital el señor
Valencia Criollo, fue torturado. Situación a la que se suma el episodio después de las
cuatro de la tarde del día 19 de Junio de 1998 donde también fue torturado cuando
ingreso por primera vez a las instalaciones de la SIJIN.

Y es que no es gratuito la particular circunstancia de los implicados de descalificar al
señor Lesmes Celis, que obran evidentes enmendaduras en libro de Población del
CAI del puerto, para significar una hora totalmente contraria a la señalada por los
mismos retenidos y el entonces comandante WILSON CORREA. ( Cfr. Fl. 1823 c.o.7
– y Testimonios de Correa, Vargas, Hurtado, Morí, Lesmes y Acosta ).

En consecuencia en virtud a los Indicios ha que ya hemos referido, sobre marcadas
irregularidades dentro del informativo, se tiene como hora de referencia la señalada
por un número más amplio de intervinientes.

Es preciso manifestar que en virtud al dictamen médico allegado que da cuenta que
el señor Valencia Criollo pudo ser lesionado momentos antes de ingresar al hospital,
nos pronunciaremos en el acápite de “ La Muerte”.

De la Legalidad de la Valoración del Testimonio                de los Señores Lesmes y
Riveros

Sobre los testimonios en comento debidamente valorados por esta instancia, en su
sazón la defensa de OTALVARO PULGARIN manifestó: “ Ha dado la Procuraduría
credibilidad a personas sospechosas que requieren de tratamiento resocializador, que
trataron de comprar conciencias en los miembros de la SIJIN, con disposición
Pág.59 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
mitómana que no respetan la GRAVEDAD Y COMPROMISOS DEL JURAMENTO,
tratando de beneficiarse en relación con su condena bajo cualquier precio.” El señor
ACUÑA citando al tratadista Francois Gorphe dice que “ los malhechores están
habituados a mentir…Testigos de esta naturaleza, lisiados de inmoralidad tienen que
ser sospechosos y estar sometidos a un mayor control por parte del instructor..”
Al respecto y frente al reproche planteado, conjugados y consignados los elementos
de valoración probatoria frente a los testimonios de los señores Lesmes y Riveros, en
sana lógica permiten colegir que sus críticos no aportan pruebas que ataquen directa
o indirectamente el tema de prueba que nos ocupa, las situaciones que plantean
quienes solicitan que se desoiga el dicho de los referidos ciudadanos no constituyen ni
tan siquiera indicios dentro de los hechos de muerte en estudio.

Si ese es el entendido, bajo qué concepto jurídico estaríamos frente al decir de la
defensa?. Esta instancia disciplinaria considera que estamos en presencia de un
típico caso de sospecha que es la más falaz y gratuita de las intuiciones que pueda
tener un ser humano, asunto que no sería grave sino fuera porque se le confunde con
el Indicio. 19 Vale decir que al concepto anterior también ha de adicionarse el gran
caudal de conjeturas, que han planteado implicados y no implicados, defensores
gratuitos en contra de los mentados señores que a su vez plagan las diferentes
piezas testimoniales de una pluralidad de hechos diferentes que nada tienen que ver
con el objeto de la instrucción los cuales de ser acogidos por esta instancia
disciplinaria vulnerarían importantes principios de rango supralegal.

La Ley disciplinaria le impone al funcionario competente considerar, además de la
prevalencia de los principios rectores, que la finalidad del proceso disciplinario es la
prevalencia de la justicia, la efectividad del derecho sustantivo, la búsqueda de la
verdad material y el cumplimiento de los derechos y garantías debidos a las
personas que en el intervienen.

Por tanto, en ese entendido y jurídicamente dentro del razonar objetivo y subjetivo,
desencantan las respetuosas apreciaciones y censuras de quienes advierten que la
Procuraduría no debe valorar el testimonio de los referidos ciudadanos.

Sobre ese particular es preciso manifestar que la Sala Penal de la Corte Suprema de
Justicia en sede de casación, en una acertada postura en reciente pronunciamiento ha
indicado:

" … la retractación no es por sí misma una causal que destruya de inmediato lo
sostenido por el testigo en sus afirmaciones precedentes. En esta materia, como en
todo lo que atañe a la credibilidad del testimonio, hay que emprender un trabajo
analítico, de comparación, a fin de establecer en cuál momento dijo el declarante la
verdad en sus opuestas versiones. Quien se retracta de su dicho ha de tener un
motivo para hacerlo, y este motivo debe ser apreciado por el Juez, para determinar si
lo manifestado por el testigo es verosímil, obrando en consonancia con las demás
comprobaciones del proceso (….) si el testigo varía el contenido de una declaración
en una intervención posterior, o se retracta de lo dicho, ello en manera alguna traduce
que la totalidad de sus afirmaciones deben ser descartadas . No se trata de una regla
de la lógica, la ciencia o la experiencia, en consecuencia, que cuando un declarante
se retracta, todo lo dicho en sus distintas intervenciones pierda eficacia

19
  Para desarrollar aún más el concepto consúltese las Pruebas Penales del Doctor Jorge Arenas Salazar, Ediciones
Doctrina y Ley, Bogotá, 1996, Capitulo II
 Pág.60 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
   142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
demostrativa…" ( Casación, Mayo 25 de 1999, Rad. 12855, M. P. Dr. Carlos E. Mejía
E.)20

La Mayoría de la doctrina Nacional ha coincidido en dicha postura, advirtiendo que el
testimonio como acto complejo que es, perfectamente es posible que en el alguna de
sus partes sean objeto de credibilidad mientras otras no la merezcan.

“ así el hecho de que una o varias respuestas del testigo no puedan considerarse
dignas de crédito no hace perder toda su validez al testimonio sino sólo a esas
concretas afirmaciones21…”22

De la Muerte

Uno de los hechos bastante complejos y álgidos hallados dentro del plenario, lo
constituye sin lugar a dudas las causas que pudieron motivar la muerte del señor
Lisandro Valencia Criollo.

En efecto, la necropsia medico legal practicada al occiso concluye como causa de la
muerte “shock hipovolémico secundario a estallido del hígado causado por lesiones de
tipo contundente” ( Fl.127, 136, 137 a 139 c.a1).

Dicha conclusión no tuviera problemas para relacionar las Torturas que hemos
descripto en el acápite anterior, sino fuera porque a la luz de los elementos
probatorios arrimados al informativo y los dictámenes medico legales con su
respectiva ampliación han saciado de probabilidades la real causa de muerte del
señor Valencia Criollo. A fin de darle dinámica a la exposición este despacho
desarrollará un completo análisis desde el momento en que el señor Valencia Criollo
es valorado médicamente por primera vez.

1.- Obra en las pruebas arrimadas que el señor en mención partió de su sitio de
cautiverio ubicado en el SIJIN de Leticia a las 01:30 horas de la mañana del día 20
de Junio de 1998. El señor en mención fue atendido a las 02:00 de la mañana del
mismo día en el Hospital San Rafael de Leticia, por un joven médico de 25 años de
edad doctor JORGE ALEJANDRO GONZALEZ TEJADA.
Al señor Valencia, le acompañaron para su valoración médica: el señor patrullero Iván
Ricardo Cortes Ruiz, como jefe de turno, Patrullero Alid Tovar Amin, como conductor
del vehículo y el patrullero Vicente Suárez Martínez ( Fl. 550 c.o.3 )

Sobre el estado deplorable en que se encontraba el moribundo paciente los policiales
que estuvieron en el sitio hospitalario indicaron:

VICENTE SUÁREZ MARTÍNEZ, sobre las condiciones en que se le tomó la placa
radiográfica y la observación que de ellas hizo el médico dijo: “..…mientras tomaba la
radiografía, el señor Valencia, yo lo estaba ayudando a sostener, mientras le tomaban
la primer placa, y en ese momento se desbonzo ( sic ) completamente, manifestaba
que no tenía fuerza, y tuve que colocarlo en el piso ya el peaba mucho, luego le

20
   En ese mismo sentido véase Casación 8578, 6 de Julio de 1994, M.P. Dr. Guillermo Duque Ruíz
21
    En ese mismo sentido SANGUINETI Luigi Jr., “ La Valutazione della Prova Penale”, Ed.Giuffre,
Milano, 1979, Pág.99 y GORPHE Francois, “ La Crítica del Testimonio”, ed.Reus, Madrid, 5ª Edición,
1971, Trad. De Mariano Ruíz Funes, La Apreciación, pág. 395
22
   Cfr. La Prueba Testimonial, 1ra Edición, 1988, Ediciones Reyes Echandía Abogados Ltda, Bogotá,
1988 Pg.158.
 Pág.61 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
   3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
     142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
tomaron la otra placa en la cual también lo sostuve, apoyándole la cara osea el
mentón en una especie de gancho que había en la pared…ingresó el médico, el cual
lo revisó de inmediato, y manifestó que el mencionado no presentaba ninguna fractura
y que esas placas se veían normales… lo saque apoyado, hasta la sala de urgencias,
donde lo senté en una silla , y éste manifestó que no era capaz de quedarse allí,
porque no tenía fuerzas, que lo dejara acostar en el piso, lo baje al piso, en
presencia del médico….. y ordenó colocarle una inyección para el dolor…”( Fl.
1012 c.o.4 )
( Subrayado fuera de texto )

El señor Patrullero IVÁN RICARDO CORTES RUÍZ, Sobre las condiciones físicas en
que se hallaba el señor Valencia Criollo al momento de ser conducido al hospital dijo:
“…este señor no se encontraba en buenas condiciones, para subirse al carro, y tocó
con la colaboración del PT. Suárez no recuerdo el nombre, para poderlo subir al
vehículo… me dirigí a urgencias y al llegar allá, de igual forma el señor no se podía
bajar solo del vehículo, y manifestaba que se encontraba mal, entonces se ayudo a
entrar al paciente a urgencias…… yo me dirigí a donde el señor médico de turno,
para preguntarle qué presentaba el paciente, a lo que presentaba nada
grave…..únicamente me dijo que tenía afectado los tejidos blandos y que le
había colocado una inyección para el dolor... y que si presentaba desmayo o
vómitos nuevamente lo trajera otra vez al hospital… nuevamente se le colaboró para
que subiera de nuevo al vehículo ya que aparentemente no presentaba buen estado
de salud….” ( Fl. 1013 c.o.4 )

FRANCISCO GALDINO CEDEÑO ( Fl. 145 c.o. 5 ) Técnico en radiología del
Hospital San Rafael de Leticia el cual le tomó la placa de abdomen a Valencia Criollo,
sobre las condiciones físicas en que le           observó indicó en sus diferentes
declaraciones:
“…me acuerdo que el paciente estaba mal pero alcanzó a tenerse porque para la
toma existe un soporte en donde se apoyan los pacientes..… Se veía maltratado,
sudoroso, fatigado, y se quejaba mucho, constantemente gemía…. El caminaba con
ayuda del que venía con él…”( Fl. 146 c.o.5 )

Sobre la calidad de la placa radiológica que levantó dijo: “…el inconveniente se
presentó para la toma del abdomen porque el paciente no controlaba la
respiración y respiraba muy rápido, entonces eso puede afectar la calidad de la
placa…” ( Fl. 146 c.o.5 ) ( Subrayado fuera de texto )

“…. lo que yo recuerdo bien es que se le tomó una placa de abdomen simple y una de
tórax, pero el no se mostraba colaborador porque casi no se podía parar, el
estaba muy mal, casi ni hablaba, yo lo veía como grave, se quejaba y no se
podía sostener..” interrogado sobre la calidad de las placas dijo: “.. Yo generalmente
es muy difícil ponerme a ver las placas, yo simplemente saque las más rápido
posible y como estaba en urgencias las entregue, pero no revise esas placas…” (
Fl. 654 C.A. 3 )

Este despacho encuentra de manera razonable, que con el cuadro que describen los
testigos que estuvieron observando al señor en el centro hospitalario - sin pretender
este despacho de manera atrevida irrumpir en las ciencias médicas – exigían una
observación más prolongada ( al menos de manera razonable se evidencia ) tendiente
a esperar de manera prudente la eventual reacción que podía tener en su organismo
el señor Valencia Criollo con una droga para el dolor como lo es la inyección que se le
Pág.62 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
aplicó al momento de ser valorado, DICLOFENAL INTRAMUSCULAR medicamento el
cual como se probó, no atacó por obvias razones el verdadero mal causante del dolor
del paciente.

Lo anterior no dejaría de ser una mera conjetura o mera sospecha de este despacho,
sino fuera porque el señor Valencia Criollo a las 10:30 de la mañana del mismo día
presentaba el mismo cuadro clínico, al punto que ya para esa hora fue necesario
transportarlo en camilla, y porque, al hacer la evaluación técnica medico legal a través
del dictamen por expertos traumatólogos, estos encuentran que no existen
elementos de juicio para emitir un concepto válido frente a lo que pudo ver el
médico que observó a Lisandro Valencia a las 02:00 horas de la mañana del día 20 de
Junio de 1998.
Lo anterior obedece a que de las dos radiografías tomadas al abdomen del señor una
de ellas levantada a la hora en comento, extrañamente se perdió debiendo la gerente
del Hospital San Rafael instaurar la respectiva denuncia por hurto ( Cfr. Fl. 656 A s.s.
C.A.4 ), mal síntoma!. Fuera de semejante irregularidad, se suma que la única
radiografía del abdomen el radiólogo forense le encuentra: “ No es posible determinar
la hora en la cual dicha radiografía fue tomada, porque no aparece registrada en la
placa disponible para estudio. Del mismo modo, hay que aclarar que tampoco aparece
registrado el nombre del paciente” ( Cfr. Fl. 925 vto. C.A.4 )23

Vale decir que si está probado a través de testimonios el estado deplorable de salud
del señor Valencia Criollo al ingresar por primera vez al Hospital de Leticia, tal aserto
lo tendrá como hecho indicante probado bajo juramento y en consecuencia, colmada
de legalidad el primer presupuesto para hablar de indicio ( El hecho indicante debe
estar probado ) indiciariamente se colige que existen Indicios connotantes de que
pudo existir un mal procedimiento en la valoración médico legal y en la lectura que
hizo el novel médico que atendió a Valencia Criollo por primera vez a las 02:00 de 19
de Junio 1998, situación que dentro de un espacio de tiempo razonable nunca se
podrá esclarecer con certeza en virtud que como se reitera se desapareció la placa
radiográfica que pudo tener el médico como base para decir cualquier dictamen
medico legal “ estuvo o no equivocado”.

Antes de hablar de las conclusiones del dictamen medico legal, es importante colegir
que otro hecho que no encuentra explicación razonable es la partícular
circunstancia de que el señor Valencia Criollo después de el diagnóstico emitido de “
trauma cerrado” con sospecha de estallido de visera hueca, según valoración que
hizo la médico María Paulina Posada Vergara a las 10:30 de la mañana del 20 de
Junio de 1998 ( Crf. 102 c.o.1 ) y con anotación Hoja de Evolución. 20-06-98 12:30
M. Cirugía. “ Paciente con trauma cerrado abdominal de varias horas de evolución
ahora con dolor abdominal difuso… palidez cutánea. Abdomen defendido
generalizado.. Análisis paciente con trauma cerrado abdominal y abdomen quirúrgico.
Dx. Trauma cerrado abdominal. Perforación de                visera hueca? Sangrado
intraabdominal? Plan: preparar ya para cirugía- laparotomía; reservar 4 unidades de
sangre fresca total, iniciar cobertura antibiótica.” ( Fl. 577 C.A.3), no se le haya
intervenido antes.

Y se dice que no encuentra una explicación razonable porque obra la siguiente
anotación “12:40 P.M. Inicia Quinta unidad de sangre fresca transfundida” ( Fl.
562 y 563 C.A.3 ). Es decir que si ha la hora referida ya se encontraba estabilizado el
23
  El dictamen manifiesta a pie de página que “ Esta anotación es de muchísima importancia en el
análisis del caso como se explica más adelante
 Pág.63 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
   142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
paciente, por qué solo después de las seis y quince de la noche se intervinó
quirúrgicamente el paciente, es decir que entre la valoración 10:30 y la intervención
6:30, transcurrieron aproximadamente ocho horas.

La enfermera BLANCA IRMA MARIN CASTAÑO. ( Fl. 251 c.o.5 ) del Hospital San
Rafael, persona con trece años de antigüedad en el referido centro. Sobre el tiempo
en que ingresó el paciente a cirugía dijo: “…Yo se que a cirugía entró a las doce del
día pero al quirófano entró a las seis y quince de la tarde…”. ( Fl.252 c.o.5 ) (
Resaltado fuera de texto )

La señora Marín Castaño, al indagársele sobre el estado del paciente manifestó:

“Yo considero que desde el momento que el cirujano, describió un diagnóstico como
un trauma cerrado grado cuatro y trasladan al paciente a cirugía era una
emergencia.” ( Fl. 253 c.o.5 ) ( Resaltado fuera de texto. ), como se advierte, pese al
dicho de la experimentada enfermera, el diagnostico se efectúo a las 12:30 P.M. y la
intervención solo se efectúo a las 6:30 P.M.

Como si fueran pocas las anteriores circunstancias modales que acrecentan las
concausas de la muerte del señor Valencia Criollo, el dictamen medico legal ampliado
a solicitud de los sujetos procesales y traído al proceso disciplinario como prueba
trasladada, es boyante en probabilidades.

“..En síntesis, como conclusión de la reunión, se tiene que el mecanismo por el cual
este tipo de lesiones es producido es mediante impactos de alta energía, lo que hace
muy improbable que el trauma fuera causado mediante el mecanismo propuesto de
golpe contundente al emprender la huida y tropezar con motocicletas..” ( Fl. 925 C.A.4
)

Pese a que el señor Valencia Criollo, se le tomaron una radiografía de abdomen a las
02:00 del día 20 de Junio de 1998 y otra de abdomen y tórax a las 10:30 del mismo
día apareciendo solo una24 los médicos plantean dos hipótesis a saber:

Opción primera: la Radiografía Abdominal Estudiada fue tomada a las 2:00 del 20 de
Junio de 1998…. “Por los hallazgos radiográficos, en ese momento ya había signos
de un traumatismo abdominal, con líquido libre en la cavidad… sin embargo, los
hallazgos clínicos no sustentaban en nada la presencia de un trauma abdominal
cerrado.” ( Fl. 927 C.A.4 )

Si se acepta que la radiografía abdominal es de las 2:00 horas, esto indica que muy
probablemente el individuo sufrió el traumatismo por mecanismo contundente en un
período comprendido entre su detención hacia las 17 horas y las 2:00 horas del día
siguiente
Opción Segunda: La radiografía abdominal estudiada fue tomada a las 10:30 del 20
de Junio de 1998.

“Definitivamente los hallazgos radiológicos, si la placa corresponde a esta hora, son
reflejo del cuadro clínico del paciente, caracterizado por palidez, taquicardia,
hipotensión, dolor abdominal, indicativos          claramente de un choque muy
probablemente hemorrágico asociado a irritación peritoneal.” ( Fl. 927 C.A.4 )

24
  Ya quedo debidamente consignada a través de denuncia la presunta pérdida de tales elementos.
 Pág.64 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
   142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
“No hay certeza de la hora en la cual fue tomada la radiografía de abdomen que
estuvo disponible para el presente estudio, pero los hallazgos radiológicos
observados son indicativos de trauma abdominal cerrado, lo que hacen mucho más
probable que la radiografía fue la tomada a las 10:30 horas, por su estrecha
correlación con el cuadro clínico presentado por el paciente en ese momento.” ( Fl.
929 C.A.4 ) ( Resaltado fuera de texto )

“Si se aceptara que este paciente tenía las lesiones desde antes de las 2:00 horas, las
dos únicas explicaciones posibles para que no se hubieran presentado tales signos
clínicos precoces son: a.-) que por alguna razón extraordinariamente rara la
hemorragia se hubiera contenido….b.-) que el trauma inicialmente hubiera sido de
baja magnitud y clínicamente no tuviera manifestaciones pero radiológicamente
mostrase algunos de los signos ya comentados…De tal modo, puede plantearse una
secuencia de traumas más que uno solo traumatismo contundente.” ( Fl. 929 C.A. 4 )

Sobre la magnitud de las lesiones encontradas a Valencia Criollo la experticia dijo:
“..la magnitud de las lesiones sólo puede ser explicada por un trauma de alta energía,
lo que hace altamente improbable que un individuo a una velocidad de huida que no
alcanzaría en el mejor de los casos 15 kilómetros por hora, se golpeara pocos
instantes después de emprender la carrera contra un objeto estático y se causar tales
lesiones tan severas a baja velocidad y con baja intensidad y baja energía.” ( Fl. 929
C.A. 4 )

“Se plantea razonablemente que el trauma debió ocurrir entre las 2:00 y las 10:30
horas y mucho más probablemente más cerca de esta última hora que de la primera.
Sin embargo, como se ha mencionado antes, no puede descartarse que se hubiera
presentado una secuencia de eventos traumáticos.…” ( Fl. 929 C.A. 4 ) (
Subrayado fuera de texto )

Sobre la síntesis de las conclusiones el dictamen refiere:

“ Mucho más probablemente las lesiones cursaron de una manera rápida, de modo
que se produjo una significativa hemorragia de manera precoz como es
frecuentemente observado en individuos con lesiones similares, por lo que se plantea
que aunque una        evolución lenta y progresiva sea un evento posible es
extremadamente improbable que ello ocurra ante la magnitud del trauma
documentado en este paciente…. No hay elementos de juicio que permitan
concluir con certeza cuál de todos los posibles mecanismos contundentes fue
el causante de las lesiones, pero cualquiera que el haya sido, fue un
traumatismo de alta energía…A la luz de los nuevos elementos de juicio,
planteamos como un evento extremadamente improbable que desde el momento
de la detención del señor Valencia Criollo, en el cual se golpeo al tropezar con
unas motocicletas, en un intento de huida se hubiera causado las lesiones
abdominales cerradas descritas. Esto en razón de la magnitud y severidad de las
lesiones hepáticas y vasculares encontradas en cirugía y en necropsia25… Se plantea
como posible que el sujeto hubiera tenido una secuencia de eventos
traumáticos iniciada con el golpe contra las motocicletas, seguida por el golpe
causado por el agente de policía en la caída durante la detención, y uno o más
eventos traumáticos de alta energía, entre las 17 horas del 19 de Junio y las

25
  Esta conclusión modifica en parte la emitida en el dictamen previo.
 Pág.65 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
   142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
10:30 horas del día siguiente… se establece, con los elementos de juicio aportados
para el estudio, que desde el punto de vista clínico, al momento del reconocimiento
medico legal del día 20 de Junio a las 2:00 A.M., el paciente no presentaba las
lesiones abdominales traumáticas cerradas que luego desencadenaron la hemorragia
y la muerte… El manejo médico y quirúrgico implementado fue adecuado.” ( Fl. 935 y
937 C.A.4) ( Resaltado fuera de texto )
En virtud a lo anterior dentro de este acápite de la muerte del señor Valencia Criollo, y
teniendo como base de recaudo que no está probado con base en los elementos
probatorios descriptos con la certeza requerida para este efecto, que la muerte
del referido ciudadano se haya dado como consecuencia directa de los actos de
Tortura, esta instancia disciplinaria se abstendrá de sancionar a los disciplinados por
el hecho de la muerte del señor Lisandro Valencia Criollo, y para el efecto compulsará
copias al Tribunal de Ética Médica para lo de su competencia.

De la Responsabilidad de los Disciplinados en los Hechos de Tortura

No es la finalidad de este acápite trazar las diferencias entre el derecho penal y el
derecho disciplinario, pero seguramente que el hecho que uno de los sujetos
procesales en su momento, en una etapa bastante adelantada dentro del Proceso
Penal que se impulsa por estos mismos hechos, diga que las pruebas allegadas son
indicativas de la prueba del hecho, más no de las responsabilidad de quienes
pudieron por acción u omisión ejercer actos de tortura en la humanidad del señor
Lisandro Valencia Criollo, es un suceso bastante gaseoso, que se registra
contradictorio a la luz del Derecho Disciplinario.

Vale decir que mientras el derecho penal tiene la finalidad de proteger bienes
jurídicos, las medidas disciplinarias tienen la de asegurar el funcionamiento de los
distintos sub - sistemas que conforman la administración ( Entendida ésta como un
sistema ), con miras a precaver y eliminar las perturbaciones provenientes de sus
miembros ( Los servidores públicos ).

Más allá de prevenir y eliminar las perturbaciones de sus agentes, la sanción
disciplinaria comporta una función preventiva y correctiva, para garantizar la
efectividad de los principios y fines previstos en la Constitución, la ley y los tratados
internacionales, que deben observar los servidores del Estado. ( Cfr. Art. 16 Ley 734
de 2002 )
Del señor WILMAR OTALVARO PULGARIN

Sobre el señor Teniente Otalvaro Pulgarín se tiene probado que el día de los hechos
ofició además de Jefe de la SIJIN de Leticia como Oficial de Guarnición. El libro de
oficial de Guarnición vigente para la época de los hechos ( Fl. 77 y 78 ) ( Cfr. Fl.1712 y
1713 c.o.7 ) registra que el mentado oficial recibió dicho turno a las 08:30 de la
mañana del día 19 de Junio de 1998 y lo entregó a las 08:00 de la mañana del día 20
de Junio de 1998. En otras palabras el señor Otalvaro estuvo durante todo el lapso
temporal en que se desarrollaron los hechos.

El señor Coronel ALVARO VELANDIA NIÑO ( Fl. 1745 s.s. c.o.7 ) hoy Comandante
del Departamento de Policía del Amazonas, mediante declaración juramentada ilustró
a este despacho sobre las funciones del Oficial de declaración. “está pendiente de lo
que suceda en el departamento de policía del Amazonas….debe recibir los turnos de
vigilancia constatando novedades… debe pasar revista en la mañana y en la noche a
las salas de retención de la estación Leticia y la sala de retención de la SIJIN. Debe
Pág.66 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
estar impartiendo instrucción a las patrullas que se encuentran en la calle y liderar la
vigilancia..”

Así mismo obra prueba que el señor Otalvaro, estuvo durante y después de la
retención del señor Valencia Criollo, coordinando las actividades propias de su labor.

En ese orden quedó debidamente consignado testimonios de oídas de los señores
JOSE HERMES GODOY GODOY, MARCO AQUILES VELA PINTO y el señor
CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCIA ( este último ha depuesto en el proceso penal
), los cuales bajo juramento dan cuenta que escucharon al señor HERNANDO
ACUÑA MARTINEZ, cuando él describió los instantes siguientes al ingreso del señor
VALENCIA CRIOLLO a las instalaciones de la SIJIN, quien según lo que pudieron
escuchar, el señor WILMAR OTALVARO PULGARIN en compañía de otros policiales,
agredieron al hoy occiso. Vale decir, que este hechos adicionado al anterior, permite
elevar el Indicio de Presencia y Oportunidad para cometer el hecho. Este aserto se
concreta en la ubicación del señor Otalvaro Pulgarín en el lugar y la hora donde se
cometió uno de los episodios de tortura en la humanidad del occiso ( después de las
4:00 P.M. 19-06-98 en la SIJIN ), y no solo con mando sino con la disposición de
personal bajo su entera subordinación, lo que hace que según las reglas de lo posible
y la dinámica criminal estuviese en oportunidad de omitir la acción que le estaba
obligada desplegar.

Sobre esta prueba así como se ha dicho que el testimonio de oídas debe valorarse
bajo la óptica de otros medios probatorios, se tiene indicios de mentira del señor
Otalvaro Pulgarin, al hacer creer al despacho que su retenido estaba ya lesionado en
la ceja cuando él llego al sitio de la riña, en atención a que existe hasta la saciedad
prueba que indica que dicha lesión se causó dentro de las instalaciones de la SIJIN
para ese efecto, véase los testimonios del señor LISIMACO GUTIERREZ, ANGELA
OSSA y del mismo policial MARCO AQUILES VELA PINTO entre otros.

Así mismo si está probado como lo es, el hecho indicante de las lesiones causadas
dentro de las instalaciones de la SIJIN, al señor Otalvaro Pulgarín le asisten indicios
de presencia en el sitio donde se le infligieron actos constitutivos de tortura con el fin
de castigar alevemente a Valencia Criollo para el episodio después de las cuatro
de la tarde quien no propiamente lo ingresaron en forma calmada, ante su defensa
legítima a su ilegal retención. A ello se suma que sus propios y entonces subalternos,
bajo juramento digan lo que el señor ACUÑA, en una actitud clandestina les haya
dicho frente a la participación de Otalvaro para golpear a Valencia.

Vale decir que este tipo de situaciones si bien no alcanzan para inculpar a Otalvaro
Pulgarin como autor por acción de las lesiones que se le causaron a Valencia Criollo
dentro de la SIJIN, no le es menos que por omisión se indague qué pudo pasar con
su conducta, pues como ya lo desarrollaremos a las claras él ostentó la calidad de
GARANTE por lo que le pudiera pasar al señor Valencia Criollo dentro de su
retención.

La Posición de Garante del señor Otalvaro Pulgarín

A fin de dar desarrollo dentro del presente fallo al concepto de GARANTE haremos
las siguientes precisiones:

Elementos
Pág.67 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Desde el punto de vista de la Constitución Política nuestra Art.2 Inc.2 y 218 un
miembro de la fuerza pública tiene la calidad de garante al momento de a.-) Crear un
riesgo a un bien jurídicamente protegido b.-) Cuando consecuencia de ese riesgo
asumido se produce un resultado a titulo de DOLO o CULPA y c.-) Cuando el agente
asume deberes por la vinculación a una institución estatal.

a.-) Crear un riesgo, no solamente se predica por el porte o tenencia de elementos
que puedan producir daño, ( V.g. Una Pistola, un Animal fiero etc ), del concepto se
desprende que se crea dicha contingencia cuando se ejerce autoridad o se tiene bajo
la subordinación a alguien ( V.g. El oficial que bajo su mando ordena la captura o
retiene a alguien, el General que tiene bajo su mando a una Brigada o batallón, el
médico garante de la salud del paciente) . Para dicho propósito, quien asume tal
posición, tiene el deber de tomar medidas especiales a fin de evitar, que se lesione
o ponga en peligro el bien jurídicamente tutelado para el caso que nos ocupa V.g. La
libertad y la vida. Si dicho garante no evita que se retenga en forma ilegal o que se
lesione o ponga en peligro se vulnere V.g. La vida – PUDIENDO HACERLO- por el
hecho de ser garante se le imputa el resultado lesivo y no el simple incumplimiento a
un deber funcional.

Esa fuente de posición de garante debe ser cierta, concreta y preexistente al momento
en que debió tener lugar la acción omitida, situación que está probada dentro de las
diligencias.

La Constitución le ha asignado, tanto a las Fuerzas Militares como a la Policía
Nacional una posición de garante. El art. 218 dispone que “ La Policía Nacional es un
cuerpo armado permanente de naturaleza civil, a cargo de la Nación, cuyo fin
primordial es el mantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los
derechos y libertades públicas, y para asegurar que los habitantes de Colombia vivan
en paz..” en ese orden conceptual, la carta desarrollando los fines esenciales del
Estado y las finalidades de quienes le representan indica Art. 2 Inc. 2° “ Las
autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas
residentes en Colombia, en su vida honra, bienes, creencias y demás derechos y
libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de
los particulares”

De ello se desprende que los miembros y quienes representen la policía tienen el
deber constitucional de garantizar el pleno ejercicio de los derechos y libertades por
parte de los asociados. En ese discurrir conceptual , de la razón y en sana lógica es
concluir, que la Policía Nacional tiene la posición de garante derivada de su
obligación de cumplir deberes irrenunciables en un estado Social y Democrático de
Derecho.

b.-) Cuando consecuencia de ese riesgo asumido se produce un resultado a titulo de
DOLO o CULPA - CULPABILIDAD

Con base a los elementos probatorios allegados al plenario, se tiene para el caso de
autos que el señor Valencia Criollo se encontraba en unas condiciones aceptables de
sanidad, que se podía valer por si mismo y que gozaba del pleno uso de sus
facultades para actuar.



Pág.68 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
El señor Valencia Criollo al ser retenido por miembros de la Policía Nacional al mando
del señor Teniente Otalvaro Pulgarín, fue Torturado y sometido a tratos crueles,
inhumanos y degradantes que minoraron su salud. Circunstancias todas ellas de corte
DOLOSO.

Obran pruebas que advierten que el señor en comento salió de la agencia judicial, sin
poderse valer por si mismo y con señales manifiestas de actos tormentosos en su
manos ( producto de las esposas ), ojos, brazos, abdomen etc.

La Tortura es un tipo disciplinario de naturaleza dolosa, vale decir que las pruebas
aportadas al informativo dan cuenta que la acción omitida por parte del señor
Otalvaro Pulgarin fue a titulo de DOLO.

El DOLO que se le imputa al señor Otalvaro Pulgarin en la omisión de los actos de
Tortura desde el punto de vista del presupuesto tripartita de la responsabilidad
disciplinaria – CULPABILIDAD - se predica del pleno conocimiento que el señor
Otalvaro tiene de los elementos que contiene el tipo disciplinario en comento ( Tortura
), además el tenía el pleno conocimiento de su posición de comandante, de garante,
de qué hacer y qué no hacer y, por sobre todo el señor Otalvaro conocía de las
consecuencias, peligros y riesgos asumidos al introducir un ciudadano de manera
ilegal a un calabozo, el cual fue inmisericordemente, aleve y arbitrariamente golpeado.

c.-) Cuando el agente asume deberes por la vinculación a una institución estatal.

Las pruebas allegadas al informativo indican que para la época de los hechos el
señor WILMAR OTALVARO PULGARIN ostentaba el cargo de Teniente de la Policía
Nacional, comandante de la SIJIN de Leticia, cumpliendo un turno de Oficial de
Guarnición.

Al respecto conviene decir que existen probanzas que acreditan que el oficial
Otalvaro Pulgarin, estuvo en el lugar de los hechos, dentro de las horas en que - a la
luz de los testimonios recaudados y demás piezas probatorias - se ejecutaron algunos
de episodios constitutivos de tortura que fue con - causa para la posterior muerte
del hoy óbito 26, situación que necesariamente a la luz de las pruebas allegadas contó
con su consentimiento y aquiescencia.

A este propósito es preciso manifestar obra prueba documental que el señor Otalvaro
Pulgarin además de su calidad de jefe de la SIJIN, prestó el turno de Oficial de
Guarnición desde las 08:30 a.m. del 19 de Junio de 1998 hasta las 08:00 a.m. del 20
de Junio de 1998. Que entre sus funciones estaba la de velar por las condiciones de
la sala de retenidos.

Como dijimos al principio, obra prueba juramentada que al momento del señor
Valencia Criollo ser retenido, estuvo por más de una hora dentro de un automotor sin
un sitio conocido( Crf. Testimonios de GAMBA y BARRETO )

Está probado que después que el señor Valencia Criollo ingresó a las instalaciones de
la SIJIN aproximadamente a las 4:00 P.M. del 19 de Junio de 1998, fue sometido a
malos tratos, inhumanos y degradantes que minoraron su salud y que en ese
momento se encontraba el señor OTALVARO PULGARIN pudiendo evitar tales

26
  Que no se halla logrado demostrar como causa directa es otra cosa
 Pág.69 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
   142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
resultados.( Cfr. Testimonios de Personero Aguilar, Vela Pinto, Pedroza, Godoy,
Murayary, Ipuchima e indicios de oportunidad y presencia en el sitio de los hechos ya
referido )
Obra prueba que el señor Valencia Criollo durante su permanencia en las
instalaciones de la SIJIN fue sometido durante su cautiverio a condiciones
inhumanadas y degradantes de insalubridad y alimentación. ( Cfr. Testimonios de
Hernández Lasprilla, Ruíz Lozano, Carvajal, Quiñonez, Melba Rosero ).

 El señor Otalvaro Pulgarín estuvo entre las 04:00 de la tarde y hasta las 09:00 P.M. (
hora en que se fue a descansar ) del día 19 de Junio de 1998.

Durante ese lapso de tiempo se presentaron como obra en el resumen de la prueba y
de las consideraciones y sus respectivos acápites actos de Tortura en la humanidad
del señor Valencia y tratos inhumanos y degradantes que ya hemos señalado.

A pesar de los gritos de auxilio que probados como están se evidenciaron desde las
07:30 P.M. del día de los hechos ( Cfr. Testimonio de HERNANDEZ LASPRILLA ),
hubo de esperarse hasta que llegara a su turno el señor JUAN ORLANDO RUIZ
LOZANO ( cfr sus testimonios ) a la 01:00 horas de la mañana del día 20 de Junio de
2002 para que informará al señor Teniente Otalvaro sobre el deplorable estado de
salud del señor Valencia Criollo. Vale decir que con este señor no se guardaron ni las
más mínimas reglas que se deben tener para las personas privadas de la Libertad., el
señor tuvo que orinarse en su sitio de reclusión, suplicaba le dieran agua, y no
encontró pese a sus llamados ( obra prueba de ello ) una auxilio en su clamor.

Vale iterar que las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos Adoptado por
el 1er Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del delito y tratamiento del
delincuente, celebrado en Ginebra en 1955 y aprobado por el Consejo Económico y
Social prevé en su 1ra parte Nral.12 “ Las Instalaciones sanitarias deberán ser
adecuadas para que el recluso pueda satisfacer sus necesidades naturales en el
momento oportuno, en forma aseada y decente.”

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por nuestro Estado
Colombiano a través de la Ley 74 de 1968, prevé en su art. 10.1 que toda persona
privada de libertad será tratada humanamente y con el respeto debido a la dignidad
inherente al ser humanos.

De otro lado es preciso manifestar frente a la ANTIJURIDICIDAD DEL ACTUAR del
señor OTALAVRO PULGARIN que él, al asumir el cargo de Teniente de la Policía
Nacional asumió deberes de corte constitucional previsto en la Carta Política ( Art. 2
Inc. 2°, 218 ), que al no cumplirlos como se evidencian, hacen y producen un daño a
la sociedad que esperaba de él una respuesta al deber impuesto, asumido y jurado
por él cuando se posesionó.

Frente a la TIPICIDAD de la conducta, la omisión del señor esta contenida en el
mandato supralegal .Art.6° : “ Los particulares solo son responsables ante las
autoridades por infringir la Constitución y las leyes. Los servidores públicos lo son por
la misma causa y por omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones” (
subrayado fuera de texto ). Cuando el Teniente Otalvaro habiendo asumido su
posición de GARANTE no evita el resultado típico de Torturas, pudiendo hacerlo
violentó como de ello se desprende, precepto de rango superior y del Derecho


Pág.70 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Internacional de los Derechos Humanos y los cuales los consignaremos en el acápite
de normas infringidas.

En consecuencia, en ese entendido las pruebas aportadas a esta instancia, permiten
razonablemente concluir que el señor WILMAR OTALVARO PULGARIN en su
calidad de GARANTE pudo evitar el resultado evidenciado en las Torturas y en los
tratos inhumanos y degradantes en la persona del señor LISANDRO VALENCIA
CRIOLLO, situación que además de las pruebas documentales, periciales y
testimoniales que dan cuenta de este aserto, permiten a su vez ínsitamente deducir
indicios necesarios de su complicidad ( coparticipación ) en dichos actos.

Del señor HERNANDO ACUÑA MARTINEZ

Obra en el plenario, que el señor Acuña Martínez, participó en la retención del señor
Valencia Criollo, que si bien no tenía el manejo de la situación se enteró de todo
cuando sucedió durante y después de la retención del señor Valencia Criollo.

A la amplia, extensa y sistemática violación a los Derechos Humanos que al mejor
estilo de una ordalías propia de la inquisición sufrió el señor Lisandro Valencia Criollo,
se tiene la capacidad del señor Acuña Martínez para diseñar un cúmulo de
estratagemas para su defensa, que han dejado en evidencia su autoría con base
hasta lo ahora allegado, lo cual da cuenta de pruebas documentales, testimoniales e
indicios de oportunidad, presenciales y de mentira que van en su contra y que
comprometen su responsabilidad en los actos de Tortura y tratos crueles inhumanos
y degradantes que sufrió Valencia Criollo.

Veamos cuál es el contexto de este aserto:

Versión Libre del señor Hernando Acuña Martinez. ( Fl. 561 s.s. c.o.3 )

Manifiesta en su versión que asistió a la retención del occiso y que al llegar al sitio de
los hechos pudo observar cuando el señor Valencia Criollo se “ .. encontraba botando
sangre a la altura de una sus cejas.”( Cfr. Fl. 561 c.o. 3 ).
Por ninguna parte, según los testigos presenciales observaron semejante y llamativa
situación. ( Cfr. Testimonios de GAMBA, CALDERON, AMIN ALID, ROZO, MARTINEZ
MACEDO )

En forma contraria a lo depuesto por personal de la Contraloría manifestó que el señor
Valencia Criollo, ya estando en el calabozo trató de huir de dentro de la SIJIN hacia
afuera( Fl. Ibídem ).

Esta estratagema ha quedado en mala evidencia con el dicho de los testimonios de (
Cfr. Testimonios ANGELA OSSA, LISIMACO GUARIN, VELA PINTO )

Pese a la graves lesiones que se encontraron        en el señor Valencia Criollo el
versionado advierte en varias comunicaciones que el señor se autolesionó. ( Cfr. Fl. Ct
)

Contrariamente al informe suscrito por el señor Rosero Tobar donde advierte que el
señor Lesmes, Vargas y Hurtado fueron capturados en su turno, el versionado
manifestó ( Cfr. Fl. 558 c.o.3 ): “… como a las 12:30 de la madrugada, nos llamaron
para conocer un caso en el muelle fluvial, donde eran cinco sujetos que los traían del
Pág.71 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
río y que los trasladáramos hasta la unidad para cuestión de investigación, a esa hora
llegué a las instalaciones de la SIJIN….” ( Cfr. Fl. 563 c.o.3 ). Obra prueba que los
señores en mención arribaron a la SIJIN entre las 11:00 y 11:30 de la noche del 19 de
Junio de 1998.

El señor Hernando Acuña rindió diligencia de Indagatoria y de ampliación de la
misma, manifestando sobre la presuntas motos: “… Con la segunda moto él se
golpeó en la parte del estómago al igual que con la primera moto, porque él en ese
momento ya trata de salir a correr él se va encima de la moto…” ( Fl. 310 C.A. 2 )

 Y como si lo anterior fuera poco, el señor ACUÑA MARTINEZ a fin de dilatar un
proceso disciplinario que el próximo 19 de Junio de 2003 prescribiría, a través de los
señores GODOY GODOY, PEDROZA GARCIA, VELA PINTO entre otros, contó un
episodio que está con los diferentes elementos de prueba aportados al plenario
probado, cuales que al señor Valencia Criollo se le infringió un primer castigo al
momento de introducirlo a las instalaciones de la SIJIN, el cual bajo los mismo
presupuestos contó con la acción omisiva del Teniente OTALVARO. Lo novedoso del
asunto es que el señor a estas alturas a través de sus testigos de oídas, pretenda
comprometer a otros miembros de la Policía Nacional, los cuales no les obra prueba
que los comprometan.

Vale decir que el hombre tiende a decir lo que le favorece, el hombre por necesidad
ingénita aspira a no empeorar su propia condición, sino a mejorarla, lo anterior se
traduce que si el señor ACUÑA MARTINEZ no solicitó hablar ante esta instancia,
forzoso es concluir indiciariamente ( hay hechos indicantes probados ) que también le
impidió su permisivo compromiso y responsabilidad en los actos de tortura.

Valorado como está en todo su contexto el decir del señor JUAN CARLOS RIVEROS
RAMIREZ, no queda más que decir dentro de las 9:00 a 9:49 de la noche del día 19
de Junio de 1998, el señor ACUÑA MARTINEZ teniendo la responsabilidad del
acceso al calabozo de LISANDRO VALENCIA CRIOLLO, permitió que a éste se le
torturara. Lo anterior sin perjuicio de los Gritos y lamentos que escucharon los también
policiales ( QUIÑONEZ y MELBA ROSERO ) durante el lapso desde las 9:00 P.M.
hasta más de las 11:00 P.M. del referido día.

Así mismo, no obra prueba que el señor ACUÑA MARTINEZ en su calidad de sub
oficial y comandante de la patrulla ZAFIRO 4, haya hecho alguna acción para evitar
los tratos crueles, inhumanos y degradantes, representados en evidente estado de
insalubridad en que estaba el señor Valencia Criollo ( las pruebas hablan que se orinó
y vomitó en su misma celda ante un carente auxilio ) ( Cfr. Testimonio GALDINO,
VELA, MURAYARY, JOSE ORLANDO ROSERO TOBAR ). Así mismo en la
incomunicación a que estuvo sometido, y sin que se le prestara auxilio, lo cual se
representó en gritos y llamados reiterados que se pudieron registrar desde las 7:30
de la noche del día de los hechos( Cfr. Testimonios de HERNANDEZ LASPRILLA
JORGE OCTAVIO CARVAJAL ) que no eran más que voces pidiendo auxilio.

Aunado a lo anterior valorado como está en todo su contexto y reglas probatorias el
decir del señor MARCELINO LESMES CELIS, forzoso es concluir que desde el
momento en que este hombre ingresó a la SIJIN entre las 11:00 y 11:30 P.M. del día
de los hechos y hasta que el señor Valencia Criollo fuera trasladado moribundo al
Hospital local, se le infligieron torturas.


Pág.72 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
A pesar de los gritos de auxilio que probados como están se evidenciaron desde las
07:30 P.M. del día de los hechos ( Cfr. Testimonio de HERNANDEZ LASPRILLA ),
hubo de esperarse hasta que llegara a su turno el señor JUAN ORLANDO RUIZ
LOZANO ( cfr sus testimonios ) a la 01:00 horas de la mañana del día 20 de Junio de
2002 para que informará al Teniente Otalvaro del manifiesto y deplorable estado de
salud del señor Valencia Criollo. No obstante vale iterar que           estos hechos se
presentaron durante el turno de 07:00 P.M. a 01:00 A.M prestado por el señor
ACUÑA.
A fin de precisar el grado de CULPABILIDAD, al momento en que el señor ACUÑA
MARTINEZ permite el acceso al calabozo de clandestinos miembros de la policía,
donde se encontraba Valencia Criollo en ese momento se convierte en autor de una
infracción disciplinaria sancionable a título de DOLO como lo es el infringir Torturas
y tratos crueles, inhumanos y degradantes en la humanidad de Valencia Criollo, por
cuanto tenía el pleno conocimiento del grave daño que se le estaba ejecutando en su
humanidad y es autor a la luz del derecho Disciplinario porque con su necesaria ayuda
violentó un deber legal a él exigible.
Desde el punto de vista del Derecho Disciplinario, al violentarse un deber asumido (
Art. 2 Inc.2° - 218 C. Pol ) dada la calidad de servidor público, lo convierte en autor de
dicha violación.

Frente a la ANTIJURIDICIDAD es preciso manifestar que al violentar el deber
funcional en comento se le causa un daño a la sociedad representada en el Estado,
y que es este mismo ente el que debe asumir las medidas correctivas.

Y en cuanto a la TIPICIDAD de la conducta desplegada por ACUÑA MARTINEZ, se
predica que con el no cumplimiento del deber asumido por él cuando se posesionó y
juró cumplir, se produjo violaciones de importantes precepto de rango superior ( C.
Pol. Art12 ) y de rango Internacional de los Derechos Humanos, los cuales los
consignaremos en el acápite de normas infringidas.


Del señor CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCIA

El Autor en el derecho disciplinario infringe un deber.

Si es la infracción de deber la que permite calificar al servidor público, basta que el
servidor público ponga una condición para la consumación de la falta para ser autor,
porque con ello viola su propio deber y lesiona o pone en peligro los fines y funciones
del Estado que configurarían el bien jurídico.

Así las cosas, esta instancia disciplinaria encuentra que si bien el señor Pedroza
García en su calidad de Patrullero de la SIJIN para la época de los hechos prestó el
mismo turno con el señor ACUÑA MARTINEZ, no es menos cierto que el señor en
mención no tenía el control en el manejo del acceso al calabozo donde se hallaba el
señor Valencia Criollo, en virtud casualmente a que obra prueba que quien poseía las
llaves para dicho ingreso era el cabo primero Acuña.

La responsabilidad en el derecho disciplinario al igual que en el derecho penal es
individual. De tal suerte que en virtud del principio supralegal de la igualdad el cual se
funda en la equidad entendida como equilibrio natural de las cosas, el señor Pedroza
García no reunía para la época de los hechos la condición para consumir la falta
consistente en actos de Tortura en la humanidad de Valencia Criollo, es decir para
Pág.73 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
permitir el acceso a su sitio de cautiverio, por cuanto como queda demostrado, tal
calidad era del resorte exclusivo del Cabo primero HERNANDO ACUÑA MARTINEZ.
En gracia de discusión se diría que solo por el aspecto objetivo de las llaves se le
endilga responsabilidad al mentado sub oficial, valiendo decir que tal aserto es falso,
por cuanto se tiene en cuenta a su vez, aspectos subjetivos como es entre otros la
capacidad de comandar la patrulla que se hallaba de turno, de disponer acciones y
procedimientos de poder decidir etc. A quien más el Estado le da más le exigirá, pues
culpabilidad es exigibilidad.

En consecuencia, este despacho con base a los planteado absolverá al señor
Patrullero CARLOS RAMIRO PEDROZA GARCIA, de responsabilidad disciplinaria.

De los señores HENRY IPUCHIMA MARTINEZ y JOSE ORLANDO ROSERO
TOBAR.

Esta instancia disciplinaria en su momento, elevó cargos a los referidos policiales
como presuntos autores de Tortura, en virtud a estar probado que prestaron el turno
de 01:00 A.M a las 07:00 A.M. del día 20 de Junio de 1998, y que por tanto tendrían
responsabilidad en el presunto ingreso de personas al calabozo donde se hallaba
Valencia Criollo durante ese lapso temporal, los cuales habrían infringido actos de
Tortura en la humanidad.
El dictamen medico legal pregona como probable que al señor Valencia Criollo se le
hubiera infligido una lesión con mecanismo contundente de alta energía después de
las 02:00 A.M del día 20 de Junio de 1998 - hora y fecha en que emigró del hospital
San Rafael de Leticia – y hasta antes de las 10:30 del mismo días, hora en que fue
valorado y se le diagnosticó tan irreparable lesión.

Como decíamos en el análisis del dictamen médico legal, el mismo es boyante en
probabilidades, situación que iría en contravía del presupuesto básico de todo fallo,
cual es la Certeza. De tal suerte que si, es probable que el occiso hubiera recibido sus
letales lesiones donde el lapso temporal en que se pudieron encontrar prestando su
turno los señores Ipuchima y Rosero, también como lo dice el dictamen
supremamente raro ( pero al fin es una probabilidad ) que Valencia Criollo hubiese
recibido en diferentes eventos las lesiones que fueron concausas para producir su
deceso.

En concreto, tenemos a la luz de la prueba recaudada de todos los testimonios
allegados, de los diferentes indicios etc, que en las horas de la noche en donde se
presentaron episodios de tortura en la humanidad de Valencia Criollo fue al momento
de ingresar Juan Carlos Riveros Ramírez es decir el día de los hechos entre las 9:00 y
9:49 P.M. No obstante es preciso manifestar que los patrulleros QUIÑONEZ y MELBA
ROSERO escucharon gritos y lamentos DESDE LAS 09:00 P.M. y hasta más de la
once del mismo día. Que el señor MARCELINO LESMES CELIS al ingresar a las
instalaciones de la SIJIN entre las 11:00 y 11:30 P.M. del día 19 de Junio de 1998
escucho gritos y lamentos del señor Valencia Criollo, en su dicho provenientes de
castigos, donde el occiso pedía se le llevara a un hospital.

Se pensaría que los actos de Tortura de Valencia Criollo se extendieron hasta antes
de la 1:30 de la madrugada del 20 de Junio de 1998, hora en que fue trasladado al
Hospital Local y que por ende pudiese estar comprometida la responsabilidad de
Ipuchima y Rosero en su condición de garantes de la seguridad de los calabozos y del
sitio donde se hallaba el interfecto, sino fuera porque existe declaración bajo
Pág.74 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
juramento del señor JUAN ORLANDO RUIZ LOZANO quien también prestó turno de
apoyo en el mismo lapso temporal en que los hicieron Ipuchima y Rosero, y Ruiz
Lozano señala que cuando el ingresó a las 01:00 de la mañana de la fecha referida
informó a su superior OTALVARO PULGARIN del estado deprimente de salud de
Valencia Criollo y que es a partir de este momento donde se coordina lo respectivo
con la patrulla que no estaba en las instalaciones para que viniera a transportar al
moribundo paciente, situación que razonablemente y en sana lógica permite concluir
que los hechos de Tortura se presentaron antes de la 01:00 A.M. del 20 de Junio de
1998, y que si se presentaron después de esta hora, NO HAY PRUEBA que así lo
indique y solo tendríamos la PROBABILIDAD emitida en el dictamen médico legal.

En consecuencia, surge una duda razonable que no es posible eliminar a la luz del
caudal probatorio dentro del presente expediente arrimado para su estudio y
valoración, situación que atendiendo las voces del art.6 de la Ley 200 de 1995,
vigente para la época de los hechos, hoy art.9 de la Ley 734 de 2002, habrá de
resolverse a favor de los señores HENRY IPUCHIMA MARTINEZ y JOSE ORLANDO
ROSERO TOBAR.

En consecuencia este despacho con base al conjunto de razones y motivos expuesto
absolverá de responsabilidad disciplinaria a los referidos policiales.

De los señores LISANDRO EMANUEL LEYVA PEREA, MARCO AQUILES VELA
PINTO, JUAN ORLANDO RUIZ LOZANO, LUCELLY MARYORI ORTÍZ MORALES,
JOSE HERMES GODOY GODOY LUIS ALBERTO MURAYARY CHUÑA.

Este despacho mediante el Auto de Cargos emitido el día 9 de Agosto de 2001,
ordenó el archivo provisional de los señores arriba relacionados. Considerando que
aún están vigentes los presupuestos que lo fundaron.

Agente LISANDRO EMANUEL LEYVA PEREA

Del estudio probatorio allegado a esta instancia, se desprenden varias fundadas
hipótesis que permiten deducir que al señor Leyva Perea no le era exigible el manejo
del calabozo donde se hallaba cautivo Valencia Criollo, por cuanto no se encontraba
en la guardia para la noche del insuceso, lo que dicho en otras palabras no le
permitía tener la responsabilidad legal de evitar o permitir el acceso a dicho sitio,
donde al parecer se causaron las lesiones al hoy occiso con el letal resultado.

Agente MARCO AQUILES VELA PINTO

Del estudio probatorio allegado a esta instancia, se desprenden varias fundadas
hipótesis que permiten deducir que al señor Vela Pinto no le era exigible el manejo del
calabozo donde se hallaba cautivo Valencia Criollo, por cuanto no se encontraba en la
guardia para la noche del insuceso, lo que dicho en otras palabras no le permitía
tener la responsabilidad legal de evitar o permitir el acceso a dicho sitio, donde al
parecer se causaron las lesiones al hoy occiso con el letal resultado.

Agente JUAN ORLANDO RUIZ LOZANO

Del estudio probatorio allegado a esta instancia, se desprenden varias fundadas
hipótesis que permiten deducir que al señor Ruiz Lozano no le era exigible el manejo
del calabozo donde se hallaba cautivo Valencia Criollo, por cuanto no se encontraba
Pág.75 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
en la guardia para la noche del insuceso, lo que dicho en otras palabras no le
permitía tener la responsabilidad legal de evitar o permitir el acceso a dicho sitio,
donde al parecer se causaron las lesiones al hoy occiso con el letal resultado.

Patrullera LUCELLY MARYORI ORTIZ MORALES

Del estudio probatorio allegado a esta instancia, se desprenden varias fundadas
hipótesis que permiten deducir que a la señora Lucelly Maryori no le era exigible el
manejo del calabozo donde se hallaba cautivo Valencia Criollo, por cuanto no se
encontraba en la guardia para la noche del insuceso, lo que dicho en otras palabras
no le permitía tener la responsabilidad legal de evitar o permitir el acceso a dicho sitio,
donde al parecer se causaron las lesiones al hoy occiso con el letal resultado.

Patrullero JOSE HERMES GODOY GODOY

Del estudio probatorio allegado a esta instancia, se desprenden varias fundadas
hipótesis que permiten deducir que al señor Godoy Godoy no le era exigible el manejo
del calabozo donde se hallaba cautivo Valencia Criollo, por cuanto no se encontraba
en la guardia para la noche del insuceso, lo que dicho en otras palabras no le
permitía tener la responsabilidad legal de evitar o permitir el acceso a dicho sitio,
donde al parecer se causaron las lesiones al hoy occiso con el letal resultado.

Agente LUIS ALBERTO MURAYARI CHUÑA

Del estudio probatorio allegado a esta instancia, se desprenden varias fundadas
hipótesis que permiten deducir que al señor Murayari Chuña Vale decir que si bien
estuvo en el papel como comandante de guardia entre el turno de 1:00 P.M. a 7:00
P.M. del día de los hechos, también está probado que tal función la desarrolló en
lapsos temporales que permiten en sana lógica concluir que no le era exigible el
manejo del calabozo donde fue introducido Valencia Criollo, por cuanto, si bien surge
un episodio de torturas en la humanidad del occiso después de las 4:00 P.M. a esa
hora el manejo de la situación la tenía el señor WILMAR OTALVARO PULGARIN y
las llaves del sitio de cautiverio las poseía HENRY IPUCHIMA MARTINEZ. ( pese éste
a esa hora no tener la calidad de comandante de guardia )

Se dirá que por qué con la calificación jurídica provisional del hecho este se sitúo
después de las siete de la noche? empero con las pruebas practicadas después de
los descargos y valoradas todas en su conjunto se concluye que después de las 4:00
de la tarde del día 19 de Junio de 1998 dentro de las instalaciones de la SIJIN, surge
un episodio de torturas en la humanidad de Valencia Criollo que no le estaba exigible
evitar a Murayary Chuña, por las razones arriba señaladas.
En consecuencia, con base al caudal probatorio allegado al informativo, este
despacho dispondrá el ARCHIVO DEFINITIVO del diligenciamiento al patrullero LUIS
ALBERTO MURAYARY CHUÑA, Agente LISANDRO EMANUEL LEYVA PEREA,
Agente MARCO AQUILES VELA PINTO, Agente JUAN ORLANDO RUIZ LOZANO,
Patrullera LUCELLY MARYORI ORTIZ MORALES, Patrullero JOSE HERMES
GODOY GODOY.

    VI. DE LA NATURALEZA DE LA FALTA DISCIPLINARIA y LA SANCIÓN A
                              IMPONER



Pág.76 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
El Derecho a la libertad, la vida y la integridad personal, son en su conjunto Derechos
de Rango superior que enaltecen el concepto de dignidad humana. “El hombre digno
de que hablan las constituciones políticas, es un ser en si mismo considerado, pero
necesariamente en su dimensión social y en relación con el medio, pues el respeto al
hombre como ser excepcional implica indispensablemente la preservación y respeto
de las condiciones necesarias para su existencia humana”.27

En ese entendido y a fin de crear una barrera infranqueable al Derecho Interno de los
Estados y a un mal entendido concepto de soberanía y libre desarrollo de los
pueblos, la comunidad Internacional crea el concepto Crímenes de Lesa Humanidad,
los cuales tienen como característica básica y primordial el ofender en forma
gravísima la moral y la ética de la humanidad por tener como componente la
manifestación más atroz, criminal e inmoral a que pueda llegar el ser humano.

En ese orden conceptual y dentro de los crímenes de Lesa humanidad, encontramos
la Tortura, delito y tipo disciplinario sancionado por el Derecho Interno punitivo en la C.
Pol Art 12, C.P. y C.D.U. así como en instrumentos Internacionales de los Derechos
Humanos . Vale decir, que probados como están los actos de Tortura en la
Humanidad del señor Lisandro Valencia, antes de adentrarnos en su dosificación
sancionadora haremos una ilustración de su presupuesto fáctico.

La Convención contra la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o
degradantes por nuestro Estado Colombiano a través de la Ley 70 de 1986 art. 1°.1
indica “ A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término “tortura”
todo acto por el cual se inflija intencionalmente a una persona dolores o sufrimientos
graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero
información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se
sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por
cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o
sufrimientos sean infligidos por un funcionario público o otra persona en el ejercicio de
funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia..”

Se desprende de la definición, que la tortura es un acto intención al no poderse
materializar la conducta por negligencia o impericia, es entonces, un accionar o un no
accionar DOLOSO que se configura con la intención del sujeto agente de atormentar
causando con su acción o inacción, dolor o molestia corporal. Debe en consecuencia,
existir el propósito de causar el sufrimiento grave, o al menos tenerlo como probable, y
en últimas aceptarlo ( con dolo específico o dolo eventual ) por ello es que reprocha
también la OMISIÓN para este tipo de casos cuando se puede evitar la tortura y en su
lugar se permite o no se hace nada para impedirlo, teniendo la capacidad, el deber
legal y la oportunidad para hacerlo.

El dolor o sufrimiento grave, tiene que ser intenso, porque de otra manera, la conducta
encuadraría en una calificación distinta como por ejemplo en unos malos tratos, una
extralimitación de funciones o en últimas, en unas lesiones personales, según el caso.

Surge también de la definición, los cinco elementos necesarios para la configuración
de la tortura, son ellos: acto intencional; producción de dolores o sufrimientos graves,
físicos o síquicos; fin variado, lograr una confesión, obtener información, castigo,
intimidación, coacción; sujeto con capacidades determinantes.
27
   GOMEZ López Jesús Orlando, Tratado de Derecho Penal, Parte General Tomo II, Ed. Doctrina y Ley
, Bogotá, 2001, mismo autor Crímenes de Lesa Humanidad, 1998, Pág.39
  Pág.77 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
   3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
    142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
De las pruebas arrimadas al informativo se desprende boyantemente que el señor
LISANDRO VALENCIA CRIOLLO, fue sometido durante el tiempo que estuvo dentro
de las instalaciones de la SIJIN verdaderos suplicios que reúnen totalmente los
elementos indispensables para la configuración del hecho. Quién no sufre cuando se
le retiene injustificadamente, y es agredido en diferentes ocasiones y episodios de
manera arbitraria y deliberada, y fuera de eso sometido a hacer sus propias micciones
en su sitio de reclusión y sin tener la opción de satisfacer sus mínimas necesidades
cuales son la alimentación y el agua.

Así las cosas nos encontramos ante un típico caso de actos que configuran tortura, ya
que además de ser un acto intencional, de producir dolores, lesiones letales y
sufrimientos graves, de efectuarse con el fin de castigar, se materializó con poder de
hecho sobre la víctima, quien estuvo en total estado de indefensión, perdiendo por
ende sus capacidades determinativas.

Por lo anterior, atendiendo a la clase de bienes jurídicos vulnerados a la extrema
gravedad del hecho por fallar, a la conciencia moral y ética de la comunidad
internacional vulnerada para el caso en estudio,debe necesariamente procederse con
la máxima sanción aplicable en el proceso disciplinario, la cual la constituye la
desvinculación de la Policía Nacional, por cuanto los hechos que nos ocupan
constituyen una clara y flagrante Violación de los Derechos Humanos.

Vale decir que frente a este tipo de faltas y sanciones son amplias las posturas
asumidas por la Corte Constitucional para el impulso juzgador de este género
delictual. Así tenemos que esta clase de delitos de lesa humanidad ROMPEN EL
NEXO FUNCIONAL entre el hecho delictivo y la actividad relacionada con el servicio.
Lo anterior por cuanto esta clase de hechos adquieren una gravedad inusitada que
trasciende las mismas barreras del Derecho Interno. Al decir de la Corte, esta “regla”
tiene como base la idea de que nunca podrán ser considerados como actos
relacionados con el servicio aquellas conductas que desconocen abiertamente el
principio de dignidad humana y que, de manera flagrantes, aparejan la violación de los
derechos constitucionales de los asociados.28

Así las cosas, forzoso y en sana lógica es concluir entre otras cosas:

Que el caso que se impulsa en la Jurisdicción Penal Militar por estos mismos hechos
debe de ser impulsado por la Justicia Ordinaria, lo que obliga a esta instancia
disciplinaria compulsar copia al Ministerio Público de este proveído a fin de que se
Disponga la Agencia oficiosa.

De otro lado, este despacho dispuso en el Auto de Cargos como normas especificas
violentadas los artículos 39, 40, 42 y 88 del régimen especial de la Policía Nacional
vigente para la época de los hechos Decreto 2584 de 1993. Vale decir que la sanción
más alta dentro dicho precepto paradójicamente ( trascendió al régimen ordinario de la
época ) para un caso como el que nos ocupa es la destitución.

     La sentencia C-017 de 1996 de la Honorable Corte Constitucional estableció
“ ( ...) la sanción disciplinaria en los casos investigados por el Delegado de Derechos
Humanos debe ser particularmente severa, pues se trata de conductas muy graves
28
   Véase un desarrollo reciente en la Sentencia SU.1184/01 del 13 de Noviembre de 2001. M.P.
Eduardo Montealegre Lynett
 Pág.78 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
  3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
    142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
(...)”. La sentencia T-358 de 1.997 de la misma corporación, tendiente a salvaguardar
el criterio garantista en materia de violaciones a los Derechos Humanos y al mismo
derecho Internacional Humanitario, declaraba en su momento inexequible entre
otras, las expresiones “ con ocasión del servicio o por causa de este” contenidas
en el Decreto 2584 de 1.993 ( Vigente para la época de los hechos en comento ), para
hacer referencia en especial a aquellos hechos violentos que atentan contra la
integridad de las personas y que degradan el concepto de dignidad del ser humano;
cometidos por miembros de la fuerza pública, no amparados bajo ninguna causal que
justifique su proceder.

Así las cosas, forzoso es concluir que es de tal gravedad el tipo de la TORTURA que
no puede concebirse como ejecutado en actos del servicio a juicio de la Corte
Constitucional, de tal suerte que esta Procuraduría entiende y concluye que dichas
faltas escapan a los normales parámetros de las faltas disciplinarias ejecutadas en
actos del servicio y a los cuales ya se refería el decreto 2584 de 1993 ( Vigente para
la época de los hechos ) hoy Decreto 1798 de 2000 Art.37 “Faltas Gravísimas”, al
punto tal que fue el entonces Procurador General de la Nación quien propuso una
interpretación sobre los límites de la jurisdicción Penal Militar y sobre el concepto de
actos del servicio, aclarando que sí dentro de un operativo un servidor público ejecuta
una desaparición no pueden considerarse cometidos en actos del servicio. Opinión
acogida por la Corte Constitucional en el fallo referido C - 358 de 1997.

Lo anterior se traduce que frente a los preceptos e instrumentos ratificados por el
Estado Colombiano y que regulan los crímenes de lesa humanidad EXISTE UNA
NORMATIVIDAD SUPERIOR A LOS SIMPLES REGLAMENTOS DISCIPLINARIOS
DE CONDUCTA INTERNA ( Cfr. Normas sobre Derechos Humanos Art. 11, 12, 24,
28, 29 y 93 C. Pol. ). Vale decir que en el caso de las faltas disciplinarias en comento,
dicha postura ya tenía su soporte desde la Ley 4 de 1990 Art. 22, norma que fuera
recogida por la Ley 201 de 1995 artículo 60 y hoy en el Art. 25 Decreto 262 de 2000
que describen el tipo disciplinario de Tortura para todos los funcionarios incluidos los
miembros de la Fuerza Pública

En este discurrir conceptual, es preciso iterar que la protección de los derechos
fundamentales e inalienables, como lo son la vida, la libertad, el derecho a no ser
torturado ni desaparecido etc., son COMETIDOS ESENCIALES del Estado, y valores
de rango SUPERIOR de la estructura constitucional. De suerte tal, que axiológica y
jurídicamente su protección, salvaguarda, tutela y garantía están por encima, como
funciones de primer orden por sobre todas las demás del Estado Social y Democrático
de Derecho.

Si ello es así, si ese es el entendido, significa que la protección y garantía de los
Derechos Humanos es lo sustancial, la causa justificada del Estado de Derecho y que
esta superior normatividad constituye de por sí un sistema universal y regional,
previsto en pactos y en convenios que constituyen                 un BLOQUE DE
CONSTITUCIONALIDAD y que en consecuencia, su vigencia y realidad no puede
estar supeditada o sometida a interpretaciones formalistas o meramente
metodológicas o dogmáticas.

En consecuencia, para el despacho es claro que la tipicidad de las faltas que nos
ocupan como la Tortura y la violación a la libertad es de tipo Universal, para los
particulares como delitos y para cualquier otro servidor público como delitos y faltas
disciplinarias.
Pág.79 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Sanción

Señor Teniente WILMAR OTALVARO PULGARIN

Teniendo en cuenta la gravedad de los hechos, el número de preceptos disciplinarios
vulnerados con su accionar en calidad de autor de la Retención Ilegal en forma
DOLOSA pues tenía el conocimiento de su actuar ilegítimo y en calidad de autor por
omisión en grado de DOLO, en virtud a tener el pleno conocimiento de la acción
omitida que dio cuenta de la Tortura del señor Lisandro Valencia Criollo, está última al
extremo reprochable, se impondrá la sanción legal prevista para la época de los
hechos del Decreto 2584 de 1993 de DESTITUCIÓN de conformidad con el art. 36
Ibídem, consistente en la cesación definitiva de funciones y atribuciones del oficial en
la Policía Nacional.

Señor Cabo Primero HERNANDO ACUÑA MARTINEZ

Teniendo en cuenta la gravedad del hecho de Tortura en que esta comprometido
como autor de la violación DOLOSA de un deber constitucional al permitir el acceso al
calabozo donde se hallaba el señor Lisandro Valencia Criollo que es al extremo
reprochable, se le impondrá la sanción legal prevista para la época de los hechos del
Decreto 2584 de 1993 de DESTITUCIÓN de conformidad con el art. 36 Ibídem,
consistente en la cesación definitiva de funciones y atribuciones del oficial en la
Policía Nacional.

                              VII. NORMAS INFRINGIDAS

1.- Constitución Política de Colombia

2° inc. 2° ;6° ; 28 ; 93 inc2°; 95 Nums. 1° y 2° ; 123 y 124 de la Constitución Política


 Art.2° inc. 2°: “ Las autoridades de la república están instituidas para proteger a todas
las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias y demás
derechos y libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del
Estado y de los particulares”.

 Art.6° : “ Los particulares solo son responsables ante las autoridades por infringir la
Constitución y las leyes. Los servidores públicos lo son por la misma causa y por
omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones”.

Art.12 “Nadie será sometido a desaparición forzada, a torturas, ni a tratos o penas
crueles, inhumanos o degradantes”

 Art.28: “ Toda persona es libre. Nadie puede ser molestado en su persona o familia,
ni reducido a prisión o arresto, ni detenido, ni su domicilio registrado, sino en virtud de
mandamiento escrito de autoridad judicial competente, con las formalidades legales y
por motivo previamente definido en la ley...”

Art.93 Inc. 2° “ Los derechos y deberes consagrados en esta carta, se interpretarán de
conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por
Colombia”
Pág.80 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
 Art.95 Num. 1° “ Respetar los derechos ajenos y no abusar de los propios;”

Num. 2° “ Obrar conforme al principio de solidaridad social, respondiendo con
acciones humanitarias ante situaciones que pongan en peligro la vida o la salud de las
personas.”

Art.123 Inc.2° “ Los servidores públicos están al servicio del estado y de la comunidad;
ejercerán sus funciones en la forma prevista por la Constitución, la Ley y el
reglamento.”

Art.124 “ La Ley determinará la responsabilidad de los servidores públicos y la manera
de hacerla efectiva”

2.- Convención Americana de Derechos Humanos o “Pacto de San José de
Costa Rica”, el cual entró en vigor para Colombia el 23 de Marzo de 1.976, en
virtud de la Ley 16 de 1.972.

 Art.7: “ Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o
degradantes...”

 Art.9: “ Todo individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales. Nadie
podrá ser sometido a detención o prisión arbitrarias. Nadie podrá ser privado de su
libertad, salvo por las causas fijadas por la ley y con arreglo al procedimiento
establecido en ésta”.
3.- Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o
Degradantes, ratificada por el estado Colombiano mediante Ley 70 de 1986 Art. 1°.1
indica “ A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término “tortura”
todo acto por el cual se inflija intencionalmente a una persona dolores o sufrimientos
graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero
información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se
sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por
cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o
sufrimientos sean infligidos por un funcionario público o otra persona en el ejercicio de
funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia..”

 Y en cuanto a las específicas, el Decreto 2584 de 1.994, Art.39 Nral.13 “ Dar lugar a
justificadas quejas por parte de los ciudadanos por su comportamiento negligente o
arbitrario dentro o fuera del servicio”. Nral. 14 Causar daño a la integridad de las
personas de los bienes, como consecuencia del exceso en el uso de las armas, de la
fuerza o de los demás medios coercitivos legalmente autorizados” .

Decreto 2584 Art.40 “ Además de las definidas en el artículo anterior, constituyen
faltas disciplinarias, la violación de las prohibiciones, el abuso de los derechos o el
incumplimiento de los deberes contemplados en la Constitución Política, en las leyes y
en los diferentes actos administrativos”.

Decreto 2584 de 1.993 Art.42. Circunstancias de Agravación. (...) “7. El rehuir la
responsabilidad o atribuirla sin fundamento a superiores, compañeros o subalternos.”
“8. El violar varias disposiciones con una misma acción”.



Pág.81 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
Decreto 2584 de 1.993 Art. 88. El ejercicio de la profesión policial, se rige por los
postulados de un código de ética.

En mérito de lo expuesto, La Procuraduría Delegada Disciplinaria para los Derechos
Humanos en uso de sus atribuciones legales,


                                        RESUELVE


PRIMERO: Declarar Responsable Disciplinariamente al señor WILMAR OTALVARO
          PULGARIN C.C. 17.339.747 de Villavicencio, Teniente de la Policía
          Nacional como autor doloso de retención ilegal y autor por omisión
          dolosa de las Torturas ocasionadas al señor LISANDRO VALENCIA
          CRIOLLO, en su condición de Comandante de la SIJIN de Leticia y
          Oficial de Guarnición para la época de los hechos, conforme a la parte
          motiva del presente proveído.


SEGUNDO: Como consecuencia de lo anterior Sancionar con DESTITUCIÓN al señor
         Teniente de la Policía Nacional WILMAR OTALVARO PULGARIN c.c.
         17.339.747 de Villavicencio.


TERCERO: Declarar Responsable Disciplinariamente al señor HERNANDO ACUÑA
         MARTINEZ C.C. 5.489.516 de San Cayetano, N. De S. Cabo Primero de
         la Policía Nacional como autor doloso de Torturas ocasionadas al señor
         LISANDRO VALENCIA CRIOLLO Conforme a la parte motiva del
         presente proveído.


CUARTO: Como consecuencia de lo anterior sancionar con DESTITUCIÓN al señor
         HERNANDO ACUÑA MARTINEZ cabo primero de la Policía Nacional
         para la época de los hechos.

QUINTO:       Ordenar el ARCHIVO DEFINITIVO del presente expediente a los
             señores LUIS ALBERTO MURAYARY CHUÑA C.C 6.567.003 de
             Leticia, JOSE HERMES GODOY GODOY C.C.79.875.280 de Bogotá ,
             LUCELLY MARYOLY ORTIZ MORALES C.C. 60.389.907 de Cúcuta
             N.S, LIZANDRO EMANUEL LEYVA PEREA C.C. 6.566.590 de Leticia,
             MARCO AQUILES VELA PINTO C.C. 15.889.410 de Leticia, y JUAN
             ORLANDO RUIZ LOZANO C.C.79.396.973 de Bogotá. Conforme a la
             parte motiva del presente proveído.

SEXTO:    Absolver de Responsabilidad disciplinaria a los señores JOSE ORLANDO
            ROSERO TOBAR C.C. 13.063.387 de Túquerres ( N ), CARLOS
            RAMIRO PEDROZA GARCIA C.C. 79.965.326 de Bogotá y HENRY
            IPUCHIMA MARTINEZ C.C. 6.566.544 de Leticia. Conforme a la parte
            motiva del presente proveído.




Pág.82 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd
SÉPTIMO:     Contra lo resuelto en los numerales anteriores procede el recurso de
             Apelación, en la forma y términos de los numerales 97, 103, 104 de la
             Ley 200 de 1995.


OCTAVO: Compulsar copias al Tribunal de Ética Médica de Bogotá para lo de su
       competencia.

NOVENO: Compulsar copia al Ministerio Público del presente proveído a fin de que
       se disponga Agencia Especial ante la Fiscalía 142 Penal Militar que impulsa
       en jurisdicción especial los hechos motivo del presente fallo.


DÉCIMO: En firme esta providencia, remítase copia de la misma con su respectiva
        constancia de ejecutoria al señor Director de la Policía Nacional, para que
        haga efectiva la sanción impuesta al señor WILMAR OTALVARO
        PULGARIN y HERNANDO ACUÑA MARTINEZ de condiciones civiles y
        generales de autos conocidas.


COMUNÍQUESE, NOTIFÍQUESE y CÚMPLASE,




                      GABRIEL JAIME TOBÓN NARANJO
             Procurador Delegado Disciplinario para la defensa de los
                              Derechos Humanos




Pág.83 Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos Tel. 3520066
 3360011 Ext.11714 Derhumanos@Procuraduría.gov.co Microondas 2059 Línea de Atención
  142 Fax.2827614 Cra. 5 No. 15 – 80 Piso 17 Fallo de 1ra Instancia Exp. 008 - 56614 – 2001 whd

								
To top