Modelo Ideal.DOC - Di�cesis Mao-Montecristi by ZyM7NnzX

VIEWS: 0 PAGES: 131

									PRESENTACION
INTRODUCCIÓN GENERAL
Este trabajo describe a la Diócesis en una situación de futuro. A este trabajo se le llama:
EL MODELO IDEAL; es el punto de llegada del recorrido del Plan Diocesano de pastoral.
Este MODELO describe operativamente cómo la Diócesis responde a su vocación
comunitaria a la santidad; a ser signo del Reino de Dios, basado en las enseñanzas de la
tradición, de la Biblia y del Magisterio de la Iglesia y asumiendo la realidad que hay que
desarrollar.
El Modelo Ideal detalla la fisonomía de la Diócesis en forma concreta y armónica; es lo
que quisiéramos sea nuestra iglesia local.
Este paso, dentro del proceso del III Plan Nacional de Pastoral, es como plano de un
edificio; es el ejemplo visual de lo que luego será construido. Por eso, el Modelo Ideal es
la relación armónica y la proporción que guardan las diferentes áreas pastorales con la
sociedad en el conjunto.
Primera Parte: IDEA-FUERZA:
Es el núcleo central del modelo, es una idea generadora de energía, es el centro de un
sistema que describe la vida. En torno a ella se organizan y construyen los demás
elementos del modelo.
Segunda Parte: CONFIGURACIÓN Y FISONOMÍA:
Es la definición del “deber ser” de cada uno de los componentes del Modelo y de las
relaciones que guardan entre sí. Tiene tres apartados o capítulos:
1. Los espacios comunitarios donde se integran las diferencias: Familia, Pequeñas
Comunidades, Parroquia, Diócesis. O sea los Centros de Comunión y Participación del
Documento de Puebla o las Comunidades vivas y dinámicas del Documento de Santo
Domingo.
2. Los Espacios donde se promueven las diversidades (Roles y Funciones, Vocaciones,
Carismas y Ministerios). O sea, los agentes para la comunión y participación.

3. Las Estructuras de organización, ideales para la Comunión, Participación y Misión
Tercera Parte: FIN Y OBJETIVO ULTIMO
FIN: es el horizonte que marca la dirección del modelo. Es la descripción de los valores
absolutos que dan sentido y justificación al ideal. Es la orientación de todo cuanto se
programa.
OBJETIVO ÚLTIMO: Es el término más perfecto a lograr, alcanzable en el tiempo. El
estado último del modelo, logrado concreta, medible, evaluable y verificable.



                                                                                          1
Primera
   Parte


       2
Idea Fuerza




              3
          IDEA FUERZA DEL MODELO IDEAL


                            INTRODUCCION

La idea fuerza es el núcleo central del modelo y la clave para comprender los elementos
que lo integran. No es un concepto o una afirmación simple, ni es la idea más importante.
Es más bien, la IDEA-GENERADORA-DE- ENERGIA Y VIDA.

Constituye La fuerza de atracción, que pone en movimiento a las personas y a las
comunidades para su realización.

Es un centro de un sistema vivo, en torno a la cual se organizan y construyen los demás
elementos del modelo.

Es la idea clave que permite comprender la totalidad de la Diócesis en un modelo histórico
futuro. Este ideal o “deber ser” contiene una visión dinámica comunitaria-evangelizadora
de la Diócesis.




                                                                                        4
La Iglesia Diocesana de Mao-Montecristi se expresa como un
pueblo en comunión, participación y misión guiado por el
Obispo con su Presbiterio y sus Diáconos, los Religiosos (as),
sus Presidentes de Asamblea , en colaboración con los Laicos.
Vive y celebra su fe, esperanza y caridad en distintos espacios
comunitarios: (familia, pequeña comunidad, parroquia y
diócesis); peregrina en un constante camino de evangelización y
conversión; promueve la participación y corresponsabilidad en
diversos carismas y ministerios para edificación de la
comunidad y servicio al mundo; atiende especialmente con
sentido de solidaridad a los más pobres y necesitados e integra a
todos y todas en el crecimiento hacia la perfección de santidad
comunitaria, el Reino de Dios.




                                                                5
          Segunda
             Parte

CONFIGURACION
Y FISONOMIA
DEL CONJUNTO
Y DE LAS PARTES
QUE LO INTEGRAN




                  6
                              INTRODUCCION

Esta Segunda parte contiene el cuerpo del Modelo Ideal. Se refiere al conjunto, a las partes
y a la relación que se da entre ellas. Se presenta la configuración ideal, es decir, la
disposición ideal de cada una de las partes que componen la Diócesis, y que le dan su figura
o forma peculiar y propia. Por eso comparamos esta parte con la maqueta del arquitecto en
el que se presenta la futura construcción con los diversos componentes.

En ella se describen:

   -   Los espacios comunitarios donde se integran las partes para expresar la unidad del
       conjunto de la Diócesis (capitulo primero).

   -   Los espacios donde se promueven las diversidades (carismas, y ministerios) que
       sirven al bien del conjunto de la Diócesis (capítulo segundo).

   -   Las estructuras que garantizan el funcionamiento de la vida comunitaria (capitulo
       tercero).


En cada capítulo se describe concretamente el “deber ser” del conjunto, los valores que lo
definen, los modos concretos como lo viven, el ser ideal de los protagonistas, de las
estructuras básicas, intermedias y generales que aseguran la relación armoniosa de las
partes entre sí y con el contorno, o sea, la organización con la que se coordinan los roles de
las personas y de los grupos al servicio de la vida y de los valores de Reino de Dios.




                                                                                            7
CONFIGURACION DE ESPACIOS
   DE VIDA COMUNITARIA



LA SOCIEDAD DOMINICANA

COMUNIDADES ECLESIALES
VIVAS Y DINAMICAS.
 - La Diócesis en conjunto
 - La parroquia
 - Las pequeñas comunidades
 - La Familia




                              8
                       INTRODUCCION
Toda la Iglesia, como nos indica el Concilio Vaticano II, aparece “como un pueblo reunido
en virtud de la unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (LG 4). “Por tanto, el
Pueblo de Dios, por El Elegido, es uno: un Señor, una fe, un bautismo” (Ef 4,5). Es común
la dignidad de los miembros, que deriva de su regeneración en Cristo; común la gracia de la
filiación; común la llamada a la perfección: una sola salvación, única la esperanza e
indivisa la caridad” (LG 32b).

Esta comunión se vive en espacios comunitarios concretos donde las diversidades de
edades, de sexos, de culturas, de razas, de status social, de papeles en la sociedad, de
corrientes políticas, de grados de pertenencia, de sanos y enfermos, de santos y pecadores,
carismas y ministerios se encuentran y permiten vivir la experiencia de la Iglesia,
comunidad de hijos e hijas de Dios.

En este primer capítulo presentamos la configuración ideal de esta Comunidad que es la
Iglesia, en sus cuatro espacios donde ella expresa y vive su ser y su misión:

 La Iglesia Diocesana, que “es una porción del Pueblo de Dios”, en la que “congregada
 en torno al Obispo, en la escuela de la Palabra, en la comunión fraterna y en la “fracción
 de pan” (Hch 2,42) está “verdaderamente presente y actúa la Iglesia de Cristo, una, santa,
 católica y apostólica” (NMI 3b; CD11).

 La Comunidad Parroquia, que es “una determinada comunidad de fieles, constituida
 de modo estable en la Iglesia Particular, cuyo cuidado pastoral, bajo la autoridad del
 Obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio” (CIC 515). Viene
 a ser para los cristianos “el lugar de encuentro, de fraterna comunión de personas y
 bienes” (DP 644).

 La pequeña comunidad eclesial, que “integra familias, adultos y jóvenes, en íntima
 relación interpersonal en la fe” (DP 641).

 La familia, que es la “Iglesia Doméstica”, en la que el bautizado “es llamado a la
 primera experiencia de comunión en la fe, en el amor y en el servicio a los demás.

Incluimos también el Modelo Ideal de Sociedad Dominicana, espacio común donde vive la
Iglesia y en la que Ella está llamada a ser luz, sal, levadura y fermento del Reino de Dios,
es decir, Sacramento de Salvación (cf LG 1).




                                                                                           9
       1- LA SOCIEDAD DOMINICANA
1. La sociedad conformada por los hombres y las mujeres que habitan en el
   territorio de la Diócesis de Mao- Montecristi, República Dominicana, viven
   bajo el lema de Dios, Patria y Libertad, en igualdad de derechos, de
   oportunidades y de obligaciones ciudadanas.

2. Es una sociedad organizada, laboriosa, solidaria, responsable, honesta y
   creativa.

3. La sociedad dominicana cuenta con una población que la engrandece e
   interactúa para lograr sus éxitos y enfrentar los problemas que se presentan
   con sabiduría, entrega y constancia.

4. Es una sociedad en que lo más importante es el ser humano, su dignidad y su
   desarrollo integral.

5. Toda la sociedad dominicana contribuye al bien común y participa
   gozosamente en él, logrando de este modo que las personas, las familias y las
   asociaciones intermedias se desarrollen de manera armónica

6. A través de sus organizaciones civiles, con imaginación, creatividad y
   valentía, enfrentan los problemas, trabaja por las soluciones adecuadas y exige
   los derechos que les corresponden.

7. La sociedad Dominicana tiene una clara identidad cultural, consciente de sus
   raíces históricas indígenas, españolas, africanas, y de otras influencias étnicas.
   Cultiva sus valores culturales, festeja su historia, mantiene en alto su
   patriotismo y religiosidad.

8. Su principal inversión es la educación, que llega todos y se caracteriza por su
   excelente formación humana y cívica, por sus profesores altamente
   capacitados, estimados por todos y bien remunerados. La familia y toda la
   sociedad participan en su realización.

9. Aprovecha y desarrolla todos su recursos naturales, a los que cuida con amor y
   dedicación.

10. En este sentido, hace rendir la agropecuaria, a un nivel moderno e industrial,
    de tal forma, que sus comunidades campesinas son un atractivo modelo de
    vida por su desarrollo integral.

11. El país está industrializado, con nuevas áreas de tecnología moderna y con un
    personal técnico bien capacitado y laborioso.




                                                                                  10
12. La producción y la productividad es creciente, a la vez que la distribución de
    los beneficios alcanzados es justa y equitativa.

13. Debido al desarrollo que hemos alcanzado como país, los dominicanos sólo
    emigran a otro país por razones culturales o profesionales.

14. La sociedad dominicana se beneficia de sus posibilidades turísticas: de su sol,
   se sus playas, de sus paisajes y de sus monumentos históricos así como de su
   hospitalidad y alegría de su gente.

15. Despierta en todo el mundo el deseo de visitar el país para compartir nuestras
    riquezas naturales y humanas.

16. Acoge con alegría y espíritu fraterno a los inmigrantes de diferentes países,
    especialmente, los que llegan a nuestra tierra con el deseo de contribuir al
    desarrollo de nuestro pueblo.

17. Todos los servicios básicos de agua, electricidad, salud e higiene, drenaje
    pluvial y vivienda están debidamente cubiertos y al alcance de todos.

18. Todos los ciudadanos gozan de un régimen de seguridad social que provee los
    servicios de salud y los servicios necesarios para los pensionados y jubilados.

19. Los niños acogidos, promovidos y cuidados con especial cariño y se les
    facilita todo lo que necesitan para su desarrollo físico, intelectual y espiritual.

20. El gobierno está dedicado por completo a servir a su pueblo: distribuye con
    equidad todos los beneficios que se adquieren,; se preocupa porque el
    bienestar, económico, social y cultural llegue a todos; cuida que los más
    débiles sean atendidos debidamente y la pulcritud en el manejo de los bienes
    públicos es admirable.

21. Asegura la estabilidad macroeconómica y combate la inflación, a la vez que
    logra que la microeconomía sea fuerte y estable.

22. Estimula la expansión de la producción y del empleo con leyes sensatas y
    firmes.

23. Juega un pape importante en la infraestructura                   energética,    de
    telecomunicaciones, trasporte terrestre y aeronáutico.

24. Todos los ciudadanos son fieles y veraces con los impuestos a pagar. Al
    mismo tiempo el Gobierno maneja los ingresos con transparencia y a favor de
    todos, especialmente de los más necesitados

25. La política se ejerce como un servicio al bien común y a los mejores intereses
    al pueblo dominicano.


                                                                                    11
      26. Los líderes políticos se distinguen por su competencia, honestidad,
          generosidad, responsabilidad, sensibilidad social, conciencia de los problemas,
          voluntad de superarlos, actitud dialogante, talento y creatividad.

      27. La justicia se ejerce con imparcialidad, oportunamente, con apego a la ley,
          libre de ataduras económicas, políticas, sociales y culturales y le sirve a todos
          los ciudadanos de acuerdo a sus legítimos derechos..

      28. Los legisladores son hombres y mujeres capacitados, serios, honestos, con
          amor a la patria a la que defienden y aman con decisión. Aprueban leyes que
          benefician el progreso humano de todos los dominicanos y dominicanas,
          apegados a su conciencia y como servidores de los más genuinos intereses de
          la nación.

      29. La sociedad dominicana es abierta y solidaria con todas las naciones del
          mundo, especialmente, con las del Caribe y de América. Con la hermana
          República de Haití mantiene relaciones bilaterales, armoniosas, fraternas, de
          respeto mutuo, con un intercambio comercial transparente y con unos
          acuerdos precisos sobre la inmigración en ambos países.




      2- COMUNIDADES ECLESIALES VIVAS Y
                  DINAMICAS
2.1_ LA DIÓCESIS EN SU CONJUNTO
      30. La Diócesis de Mao-Montecristi es la porción de Pueblo de Dios que
          comprende el conjunto de los bautizados y bautizadas que viven en la zona
          que comprende la Línea Noroeste del país conformada por las provincias de
          Valverde, Montecristi, Santiago Rodríguez y Dajabón. Conducida por su
          Obispo, sus presbíteros, sus diáconos y sus religiosos (as), se sabe y vive en
          comunión con el Papa, Sucesor de Pedro y con la Iglesia Universal.
      31. Vive en constante proceso de renovación, a impulsos del Espíritu Santo por
          medio de un Plan Diocesano de Pastoral de Conjunto que ha realizado 23
          Encuentros Diocesanos de Pastoral; en un período de 27 años de existencia.
          Ha logrado inyectar energía a toda la región, tratando de ser el sostén de los
          más pobres, tal y como lo expresa el escudo de su Obispo, “ voy para
          evangelizar a los pobres ”. Es una tarea de toda la misión de la Iglesia.
      32. Está centrada en la fe y el amor a Cristo, fruto de una profunda experiencia de
          Señor Resucitado, del que es testimonio alegre y entusiasta para todo el
          pueblo.



                                                                                        12
33. La sociedad civil que vive en el territorio de la Diócesis Mao-Montecristi, ha
    asumido y vive los valores del Reino de Dios y los aplica a su convivencia
    humana. La persona es reconocida y respetada, los negocios se realizan con
    limpieza y honradez y existe una conciencia colectiva del bien común.

34. En sus 28 Años de vida pastoral, se ha logrado un nivel de vida más digno en
    el que hemos alcanzado mayor desarrollo y se ha promovido un estilo de
    relación con las autoridades competentes para que atiendan con prontitud las
    nuevas necesidades de nuestras gentes y responder colectivamente a los
    nuevos desafíos y a las nuevas situaciones. Todos, desde los mas humildes
    hasta los mas ricos, se sienten siempre acogidos y tomados en cuenta..

35. La administración pública tiene como meta el servicio a todos los ciudadanos,
    teniendo como criterios la justicia y la honestidad y como forma de actuar la
    eficacia y la transparencia en el uso de las finanzas.

36. Los ciudadanos tienen conciencia de serlo y son todos reconocidos como tales,
    ejercen su voto responsablemente y colaboran con las autoridades en actitud
    crítica, dispuestos a denunciar si se dieren las desviaciones, la corrupción y la
    injusticia.

37. El pueblo tiene conciencia de que la administración pública está a su servicio,
    fiscaliza la actuación de los gobernantes y ha logrado una participación activa
    en la gestión de los presupuestos. Los dirigentes políticos, con la colaboración
    de toda la ciudadanía y grupos de la sociedad civil, trabajan eficazmente para
    que todos tengan resueltas sus necesidades básicas: alimentación, salud,
    educación. Seguridad, vivienda, empleo, agua potable y energía eléctrica.
38. Las autoridades locales planifican la emigración, de tal manera que los nuevos
    grupos y familias (haitianos) que viene a vivir a nuestras ciudades se sientan
    integrados socialmente, mejoran su calidad de vida y no son focos de violencia
    e inseguridad social.
39. Los turistas reciben atención desde el parámetro de los valores cristianos y se
    sienten invitados a conocer la cultura, el arte y el folclor dominicano para
    mejor apreciar al pueblo y su cultura.
40. La diócesis, en colaboración con otras entidades de la sociedad civil, ha
    tratado de buscar respuestas a la problemática de la emigración haitiana. Pero
    la situación es de mucha preocupación. Por esta razón, las Diócesis
    Fronterizas, están elaborando algunos planes comunes con las diócesis que
    hacen frontera con las nuestras. Son proyectos que todavía está en proceso.
41. El nivel de educación es bajo, pero también se va elevando considerablemente,
    contando con buenos profesionales, en todas las áreas de servicio.
42. Confía en María, y la invoca como estrella de la Nueva Evangelización para
    que el anime en su caminar.


                                                                                  13
43. Pone su interés y su esfuerzo en vivir la santidad comunitaria mediante unas
    relaciones de respeto, de acogida y de amor mutuo.

44. Todas las personas, grupos y comunidades trabajan unidos, con gran alegría,
    entusiasmo, con un mismo espíritu y hacia la misma meta de servir al Reino
    de Dios.
45. Todos se sienten parte del conjunto y aportan su colaboración y su servicio
    perseverante, integrados en acciones concretas dentro de un Plan Global de
    Pastoral.
46. Es una verdadera familia en la que todos y todas intercambian y comparten los
    dones de cada uno con generosidad.

47. Es una Iglesia abierta, accesible y humilde en la que existe una buena
    comunicación, comprensión y armonía, como corresponde a los miembros del
    único cuerpo de Cristo.
48. Su objetivo común es la evangelización de todo el pueblo sin distinción de
    raza, posición económica o social y nacionalidad.

49. Convoca a todos en la Pastoral de Multitudes y promueve la evangelización de
    la cultura, anuncia el kerigma en todos los sectores y lo comparte en los
    encuentros de las pequeñas comunidades. De este modo alienta la conversión
    progresiva de todo el Pueblo de Dios.
50. La Diócesis está en un proceso permanente de evangelización y renovación a
    través de un Plan Pastoral común en el que se proyecta y se coordina una
    acción pastoral sistemática que promueve los espacios de comunión y fomenta
    la convergencia de las diversidades que la integran.
51. Celebra la liturgia con gran alegría y entusiasmo, activa y conscientemente. En
    ella, con sus propias expresiones culturales, manifiesta su fe viva, su
    esperanza firme y su amor ardiente. Su oración es constante y marca todo su
    caminar.
52. Desarrolla su dimensión profética de anuncio de Reino y denuncia el mal en
    todas sus formas. Proclama con fuerza el Evangelio de la vida y promueve el
    respeto y el desarrollo integral de la vida humana.
53. Se entrega al servicio de las personas más desposeídas, especialmente de los
    pobres, de los marginados, de los presos, de los ancianos, de los enfermos, de
    los huérfanos, de los inmigrantes y de los que no pueden trabajar. En ella
    todos los que sufren encuentran consuelo
54. Tiene ante la sociedad el prestigio que nace de un servicio humilde y
    desinteresado de los derechos humanos, en la denuncia de los problemas
    sociales y en la promoción de los derechos éticos y morales.




                                                                                14
55. El Obispo es el animador de la vida y misión de la Diócesis y promotor de su
    renovación permanente. Se hace presente en las distintas comunidades que lo
    sienten cercano y acogedor como padre y pastor. Los más pobres y
    vulnerables sienten que están cerca de su corazón de pastor y está presto a
    defenderlos y animarlos.

56. Los sacerdotes están unidos al Obispo como su presbiterio, sienten y viven la
    dimensión diocesana de su ministerio mediante su participación en las
    Comisiones y su compromiso con el Plan Diocesano de Pastoral.

57. Los diáconos realizan la misión encomendada con alegría y espíritu de
    servicio en el área específica en unión afectiva y efectiva con el Obispo y los
    presbíteros.

58. Las personas de vida consagrada se sienten integradas en la pastoral de
    conjunto desde sus carismas particulares que ponen a disposición de todo el
    Pueblo de Dios, para que , por una parte, éste sea compartido por laicos y
    laicas voluntarios y, por otra parte, el servicio que promueven, pueda llegar a
    todos.

59. Los laicos y laicas se sienten iglesia, participan activamente en la vida y en la
    misión de la Diócesis, y se sienten comprometidos con la promoción y
    vivencia de los valores del Reino de Dios, como son la verdad, la justicia, el
    amor, la solidaridad, la libertad, la paz y la unidad.

60. Los grupos apostólicos se relacionan en la búsqueda del objetivo común y
    confluyen en la misma meta desde sus respectivos caminos.

61. La diócesis tiene comunicación permanente con otras Iglesias y grupos
    cristianos. Con gran espíritu ecuménico oran juntos, se muestran amor mutuo
    y emprenden acciones comunes a favor de los más pobres.

62. La Diócesis desarrolla su vocación misionera con la oración y con el envío de
    misioneros y misioneras a evangelizar en las naciones de misión y en las
    iglesias más necesitadas.

63. Impulsada por el Espíritu y animada por la caridad, trabaja con entusiasmo
    para que Cristo, compartido en la fe y añorado en la esperanza, sea el centro
    de la vida común de todos los diocesanos. Sus grandes valores son los del
    Reino: Los siete Dones del Espíritu Santo, sus doce frutos, las siete virtudes
    teologales y cardinales, las ocho bienaventuranzas.

64. La Virgen María es la madre y maestra de todos los fieles y su influencia
    maternal se nota en la ternura con que se acogen a los pequeños, a los que
    sufren, a los ancianos y en general a los más necesitados.




                                                                                  15
65. Los valores de la Diócesis están representados en estos grandes símbolos:
    pobreza, humildad y solidaridad.

66. El Plan de Pastoral se lleva a cabo con la colaboración y participación de los
    organismos diocesanos y de todas las parroquias, comunidades, grupos,
    asociaciones, movimientos y familias.

67. La pastoral diocesana promueve actitudes de apertura de alegría y de
    participación en las actividades lo cual genera un fuerte sentido de pertenencia
    y una actitud de corresponsabilidad en la misión de la Iglesia.

68. Existe entre las personas cristianas un estilo comunitario que produce un
    intercambio amoroso, sencillo, solidario y desinteresado. Todos se reconocen
    y comparten sus vidas, gozos y esperanzas.

69. El trabajo pastoral es misionero, todos se sienten llamados a promoverlo y en
    su realización, se aplican los criterios de corresponsabilidad, y se expresan los
    valores de comunión y participación.

70. Se aprovechan todos los medios positivos y lícitos para promover la
    evangelización de la cultura, es decir, para anunciar los valores del Reino en
    las ocasiones de convivencia y de celebración. Para este fin las fiestas más
    significativas se celebran siguiendo las líneas señaladas en la programación
    diocesana

71. Estas celebraciones se asumen como un llamado de Cristo a compartir y
    alcanzar un mejor conocimiento de la verdad del Evangelio, buscando la
    participación, promoviendo el folklore popular y teniendo como meta la
    renovación de las relaciones, hacia una santidad comunitaria.

72. Se celebra la religiosidad popular con espíritu cristiano, se incluyen en las
    celebraciones de las parroquias, los sectores, a las pequeñas comunidades,
    todos los grupos apostólicos y las personas alejadas, para que todos se sientan
    integrados en el camino común de evangelización.

73. Se busca que a todos lleguen las actividades parroquiales y diocesanas a través
    de la prensa escrita, la radio y la televisión.

74. La diócesis es libre con respecto al poder político y económico y usa esa
    libertad profética en defensa del amor, de la verdad y la justicia. Es voz de los
    que no tienen voz.

75. Es signo visible de la opción preferencial por los pobres y da testimonio de
    constante entrega y servicio. A ejemplo de la primera comunidad cristiana, en
    la diócesis se comparten los bienes, así como los anhelos, las esperanzas, la
    conciencia de las limitaciones y la alegría de los logros.



                                                                                  16
76. Es una diócesis ministerial y misionera en ella están organizados los diversos
    servicios y surgen nuevos carismas en respuesta a las nuevas necesidades. Las
    mujeres desempeñan un papel protagónico en la misión evangelizadora y se
    sienten reconocidas e integradas activamente en el proceso común.

77. Ha ido aumentando las vocaciones para todos los servicios y ministerios y las
    parroquias están pastoreadas por sacerdotes jóvenes y casi todos nativos.

78. Existen numerosos agentes de pastoral en los diversos servicios que hacen
    posible el proceso de la nueva evangelización.

79. Se promueve la dignidad de cada bautizado, su sentido de corresponsabilidad
    y su compromiso de vida. Todos los fieles tienen los mismos derechos y
    deberes y se sienten comprometidos con su ministerio.

80. Los agentes de pastoral reciben una atención continua que acentúa la
    formación en la acción.

81. La formación de los agentes de pastoral está organizada, es gradual y
    permanente, prepara para la misión, siguiendo las directrices del Plan de
    Pastoral.

82. Los fieles se unen entorno a su Obispo, de quien se sienten amados con
    verdadero sentido de pastor y a quien aman a su vez con afecto respetuoso.
    En él descubren al sucesor de los apóstoles y a través de él mantienen la
    unidad con la Iglesia universal.

83. Los diáconos por la imposición de manos del Obispo, están estrechamente
    unidos a él en comunión sacramental, pastoral y filial, de tal manera que la
    expresión de los Santos Padres “El Obispo con sus Presbíteros, Diáconos y
    Religiosos (as)” encuentran en la Diócesis una plena realización.

84. Los sacerdotes, por su parte, como presbiterio del Obispo, colaboran con él, en
    unidad de criterios pastorales y colaboran entre sí en la ayuda mutua, sea en el
    ejercicio orgánico de la comunión de bienes, en la colaboración pastoral, en
    el participar en momentos comunes de espiritualidad, en reuniones de clero,
    retiros y reuniones del Consejo de Consultores. En estos gestos de compartir
    se evidencia la fraternidad entre el Obispo y sus sacerdotes y de todos ellos
    con el pueblo.

85. Existe una comunión profunda entre la diócesis y las parroquias que se traduce
    en una constante colaboración e integración y esto favorece la realización de
    la pastoral de conjunto. En los tiempos fuertes litúrgicos, se programan actos
    penitenciales en los que participan casi todos los sacerdotes de la diócesis,
    como signo de colaboración y solidaridad entre el clero.

86. La Diócesis está en comunión con las demás diócesis del país con las que


                                                                                 17
         lleva una línea común de pastoral a través del Plan Nacional de Pastoral.

      87. La actividad pastoral de la diócesis está centrada en la evangelización y la
          gestión administrativa, está al servicio de la misma, en un proceso
          permanente de evangelización que llega a todos.

      88. Se organizan proyectos económicos para, en primer lugar, formar a los agentes
          de pastoral, ayudar a las comunidades más pobres y apoyar las múltiples
          actividades pastorales.

      89. El Plan diocesano se desarrolla en una serie de planes específicos y creativos,
          dirigidos a cada sector de la pastoral. Permiten la inclusión de todos y
          desarrolla su conciencia parroquial y diocesana, promoviendo su compromiso
          con algún servicio específico.

      90. Todos los fieles de la diócesis tienen conciencia del aporte que tienen que
          hacer a las finanzas diocesanas.

      91. Se programan proyectos económicos específicos para socorrer las necesidades
          básicas de los más necesitados a través de Caritas Diocesana y otras
          Instituciones afines.


2. 2. LA PARROQUIA

      92. Las parroquias de la Diócesis de Mao-Montecristi son un testimonio de vida
          evangélica que encamina al Pueblo de Dios hacia la santidad comunitaria
          entendida como la actitud de dar la vida por los demás.

      93. Los feligreses se dejan guiar por la fuerza del Espíritu Santo y muestran su
          amor a través de la acogida y del servicio.

      94. Las parroquias son un verdadero santuario de la Palabra de Dios vivida y
          predicada, de vivencia sacramental, de amor, de unidad, con un fuerte sentido
          de pertenencia. Son refugios de los pobres y alegría de los tristes.

      95. La pastoral está plenamente organizada siguiendo las líneas del Plan
          Diocesano de Pastoral que se aplica a la situación concreta de cada parroquia
          para atender de este modo a sus peculiaridades.

      96. La comunidad parroquial es una comunidad viva y evangelizadora que percibe
          al párroco, ante todo, como, consejero, promotor de su unidad y animador,
          junto con el Consejo Parroquial de todo el trabajo pastoral en el marco del
          Plan Diocesano.

      97. La línea apostólica parroquial es prioritaria, tiene como meta la evangelización
          de todos e incluye a todos en su realización a los grupos, asociaciones y


                                                                                       18
   movimientos apostólicos desde su aportación al trabajo común y desde el
   respeto de sus carismas específicos. Todos trabajan con generosidad se
   ayudan y aceptan mutuamente.

98. La evangelización permanente anima la vida comunitaria y hace de la Palabra
    de Dios y de los sacramentos, presencia de Cristo que salva, perdona y
    alimenta a todos, atendiendo especialmente a los más pobres.

99. Los Párrocos y los Sacerdotes con los Diáconos viven y comparten su vida en
    la parroquia, acogen a todos y visitan a las familias de la comunidad
    periódicamente y de manera sistemática, ya que ellas son las comunidades
    células de la comunidad parroquial.

100. Los laicos viven su compromiso bautismal y la parroquia es una respuesta
   viva y eficiente a las angustias de los pobres y necesitados y a las urgencias
   de los menos dotados.

101. Las religiosas y otros institutos de vida consagrada de la parroquia están
   plenamente integradas en la pastoral de conjunto que animan y en la que
   colaboran, así como en los diversos niveles de la pastoral a los que aportan su
   dedicación y su entusiasmo.

102. Han revitalizado su carisma original con la cooperación de un voluntariado
   de laicos que quieren vivir la espiritualidad propia del instituto religioso,
   consagrado y acompañando en su servicio peculiar, teniendo siempre presente
   el bien común de todos. También desde de oración contemplativa y el carisma
   de la vida religiosa en el claustro.

103. Los grupos, asociaciones y movimientos han tomado conciencia de su propio
   carisma y de su aportación al conjunto del Pueblo de Dios y están plenamente
   integrados a la parroquia en el marco del Plan Pastoral Parroquial.

104. La parroquia promueve las celebraciones de pastoral de multitudes (fiestas
   patronales,.solemnidades y otras) que se proponen en el Plan Diocesano de
   Pastoral y les da en cada caso su matiz parroquial de acuerdo a sus propias
   características culturales.

105. Las relaciones con el Párroco son de respeto y confianza ya que en él
   descubren al buen pastor que busca el crecimiento humano y espiritual de cada
   uno de sus feligreses.

106. Existen entre los feligreses relaciones de confianza, fraternidad y
   solidaridad, se ayudan en momentos de necesidad y colaboran en aquellas
   tareas que son para el bien común.

107. Hay intercambio de experiencias pastorales con las parroquias vecinas en el
   ámbito del Plan Diocesano.


                                                                               19
      108. La evangelización, en todas sus etapas, y en los diferentes pasos de su
         proceso dinámico es un proceso constante que se vive en cada barrio y en
         cada sector, promueven la experiencia de la fe, buscan el seguimiento de Jesús
         y difunden los valores del Reino.

      109. Existe en la parroquia un Consejo Parroquial y un Equipo Parroquial de
         Animación Pastoral (EPAP) que es su brazo ejecutivo.

      110. La vida parroquial está organizada en pequeñas comunidades de base, que
         se agrupan a su vez en sectores. En la pequeña comunidad y en el sector todos
         se conocen y se tratan como verdaderos hermanos.

      111. Cada sector cuenta con su capilla y una escuela de evangelización animada
         por un diácono. Existe un equipo de coordinación del sector con su propio
         coordinador y una red de colaboradores en los diversos ministerios o servicios
         que permiten que el proceso de evangelización llegue a todos.

      112. En todos los sectores las personas de las comunidades se integran en
         pequeños equipos que representan los distintos ministerios tales como: la
         pastoral familiar, la catequesis, la pastoral juvenil, la pastoral social,
         (asistencia y promoción humana), la pastoral de enfermos etc. Están en
         contacto permanente con las respectivas Comisiones Diocesanas y
         Parroquiales para aplicar conjuntamente las líneas del Plan Pastoral
         Diocesano.

      113. Los ministros de la Eucaristía se encargan de llevar la comunión y de
         acompañar espiritualmente a los enfermos en cada sector y de gestionar con el
         Párroco la recepción de los sacramentos.


2. 3. LAS PEQUEÑAS COMUNIDADES

      114. Las pequeñas comunidades eclesiales son comunidades de vida que
         comparten la fe, la esperanza y la caridad y se animan a sí mismas a vivir
         intensamente el seguimiento de Cristo. Esta vida se expresa en el compromiso
         de servicio en el ámbito de la pequeña comunidad en la atención a los niños, a
         los ancianos, a los enfermos etc.

      115. Se dejan guiar por la fuerza del Espíritu Santo y viven entre ellos el amor,
         la reconciliación y la unidad fraterna, como testigos del Reino de Dios.

      116. Viven de modo práctico esta espiritualidad de las relaciones, cultivando una
         buena comunicación que culmina en el mutuo compartir de su experiencia de
         Dios. Viven en el amor mutuo y esto se manifiesta especialmente en el
         compartir de bienes, especialmente en situaciones de necesidad.



                                                                                     20
117. La comunidad ideal consta de un máximo de 20 a 30 personas adultas o de
   un grupo máximo de 10 a 15 familias, que tienen conciencia de la existencia
   de un Cristo vivo y han asumido el compromiso de seguirle. Para ello recorren
   juntos el camino de la santidad comunitaria mediante la santificación de sus
   relaciones

118. A imitación de las primeras comunidades se reúnen para compartir
   periódicamente la palabra de Dios y la oración. Cada hermano se siente
   valorado y amado e invitado a participar activamente en las reuniones y a
   asumir servicios concretos en la pequeña comunidad o en el ámbito del sector
   o de la parroquia o de la diócesis.

119. La celebración de la palabra es una necesidad sentida por la comunidad que
   vive periódicamente según ella misma decida. La comunidad se organiza
   para repartir la comunión en el ámbito de las celebraciones de la palabra.

120. En las pequeñas comunidades se celebra periódicamente la Eucaristía, dando
   testimonio de su fe y de su vida evangélica.

121. Existe un coordinador de la vida de la comunidad llamado “animador de
   asamblea” y un animador de las reuniones. Hay un diácono que atiende y
   anima a todas las comunidades del sector. Cada comunidad tiene su catequista
   y sus ministros de la Eucaristía

122. Existen, además, en la comunidad otros servicios o ministerios       para
   atender a las necesidades internas de la misma comunidad, a las necesidades
   de sus miembros o a las urgencias y necesidades de su entorno vecinal, por
   ejemplo la atención a los niños, a los enfermos o a los ancianos.

123. Las PCE se ocupan de manera directa e inmediata de fomentar cada familia
   como iglesia doméstica. Los que han sido llamados y quieran servir en un
   ámbito más amplio se integran a nivel de sector en pequeños equipos que
   representan los distintos ministerios tales como: La pastoral familiar, la
   pastoral juvenil, la catequesis, la pastoral social (asistencia y promoción
   humana), pastoral de ancianos. Están en contacto permanente con las
   Comisiones diocesana y parroquial que atienden a cada servicio para aplicar
   conjuntamente las líneas del Plan Pastoral.

124. Los miembros de las comunidades no se limitan al servicio intra-eclesial,
   sino que cada miembro de las pequeñas comunidades se siente animado/a a
   vivir su compromiso cristiano en las tareas de su trabajo o profesión civil
   creando un espacio en el que la sociedad asume y vive los valores del Reino
   de Dios.

125. En las pequeñas comunidades han surgido vocaciones sacerdotales, de
   Vírgenes y Viudas consagradas, religiosas , ministerios y servicios laicales
   que actúan a nivel diocesano, parroquial o de sector, con un verdadero
   sentido misionero.


                                                                              21
       126. Conviven unidos y han superado las diferencias raciales, sociales,
            económicas o políticas.

       127. Se relacionan con las demás comunidades de su sector y se reúnen
            periódicamente para celebrar su fe y promover la unidad en la caridad.
            Su relación con el vecindario, incluyendo a quienes no pertenecen a las
            comunidades, es atenta, de acogida, de servicio gratuito y de amor
            desinteresado como corresponde a los discípulos de Aquel que vino a servir
            y no a ser servido.

       128. La comunidad es organizada, responsable, acogedora, alegre, compasiva,
            decidida y servicial. Tiene su lugar de reunión donde celebran las actividades
             religiosas, sociales y culturales.

       129. Las comunidades se encuentran organizadas a nivel de cada sector que tiene
            un equipo responsable.

       130. Por medio del sector están en constante comunicación con la Comisión de
          las Pequeñas Comunidades que supervisa su camino espiritual, les
          proporciona los materiales de reflexión y prepara a sus líderes para un
          acompañamiento técnico y espiritual adecuado.

2.4. LA FAMILIA.

       131. Las familias de la Diócesis de Mao-Montecristi dan testimonio de ser
          verdaderas iglesias domésticas, que viven la fe, se animan en la esperanza y
          practican el amor fraterno y el amor conyugal como Cristo ama a su Iglesia.
          Cultivan y viven los valores humanos y cristianos y tratan de imitar el sentir
          de la familia de Nazaret.

       132. Tienen a Cristo como centro de su vida. Asumen los valores evangélicos y
          los promueven en el ámbito familiar, dando ejemplo de fidelidad, de ayuda
          mutua, de respeto y de perdón.

       133. En cada una de nuestras familias está presente la lectura diaria de la Biblia,
          la devoción a la Virgen María (rezo del santo Rosario) y al Sagrado Corazón
          de Jesús.

       134. El ambiente de la familia es acogedor, sanos, donde sus miembros viven una
          actitud de servicio, son sensibles a la justicia social, promueven la calidad de
          vida y cultivan el amor y la sensibilidad por la ecología. Las responsabilidades
          son asumidas y compartidas por todos sin diferencias de sexos.

       135. Tienen cubiertas las necesidades básicas de techo, alimentación, vestido y
          educación. Cada miembro aporta en lo posible al sustento cotidiano y busca la
          vivencia de los valores humanos y cristianos.


                                                                                        22
136. En la familia se preserva el espacio de cada miembro y se respeta su
   intimidad. Se promueve la libertad de los hijos y se les educa a trabajar en
   equipo en un espíritu de corresponsabilidad. Cada uno asume su parte en las
   tareas domésticas.

137. Las parejas se forman para el matrimonio en un proceso de preparación en el
   que aprenden a ser padres y madres de familias responsables y aprenden
   también a respetarse, a dialogar, reconocer sus diferencias y a complementarse
   en su relación, de modo que su matrimonio es fruto de una opción libre, adulta
   y responsable del uno por el otro.


138. Las familias educan a sus hijos en la fe y les transmiten los valores
   evangélicos. Tienen la Biblia como libro de lectura familiar y comparten en la
   oración sus ideas y proyectos de donde sacan la inspiración para dirigir su
   conducta

139. El padre y la madre o aquel o aquella que es cabeza de la familia ofrece el
   mejor ejemplo de evangelización para los hijos e hijas, que son imitadores de
   su trabajo honrado y de la fe inquebrantable en el Señor.

140. Los padres y madres son acogedores y promueven el diálogo con sus hijos.
   En él se favorece la participación, se escucha la opinión de cada uno y se
   busca el consenso para llegar a conclusiones concretas y cuando este se
   alcanza los padres toman la decisión conveniente.

141. En este marco de diálogo y participación los hijos son obedientes a sus
   padres y estos son respetuosos y acogedores para con sus hijos, dialogan con
   ellos como amigos y promueven en ellos la libertad responsable y la capacidad
   de tomar decisiones.

142. Todos los hijos son formados académica, humana y espiritualmente.
   Aprenden a ser responsables para con los demás y descubren su futuro trabajo
   o profesión como una vocación de vida y como un servicio a la comunidad.

143. Los esposos se aman, se valoran, se respetan mutuamente, comparten la
   atención al hogar y el cuidado de los hijos; existe entre ambos una verdadera
   comunión. Cada uno tiene sus propias ideas y su modo de ver, lo que
   enriquece la comunicación. De este modo se complementan mutuamente.

144. La familia es al mismo tiempo objeto y sujeto de evangelización. En ella los
   padres son los primeros catequistas y ministros de oración de sus hijos. Los
   hijos, igualmente, son evangelizados en el seno de la familia.

145. La comunicación familiar nace de la confianza, del amor y del respeto
   mutuo. Se vive la unidad en la diversidad y se promueve la acogida en un


                                                                              23
   diálogo mutuo entre sus miembros.

146. Aceptan a cada miembro de la familia tal como es y viven en paz, armonía y
   comprensión. Son ejemplo a seguir por la calidad humana y espiritual de sus
   vidas, por su nivel moral, por el ejercicio de una libertad responsable y la
   actitud de cooperación y compromiso mutuo.

147. Acogen a los miembros de la pequeña comunidad, a sus amistades y a sus
   vecinos con cariño y comprensión. Aconsejan a quien se lo pide y siempre
   están dispuestos a atender las verdaderas necesidades de los demás.

148. Las familias se reconocen como parte de la sociedad más amplia y se
   proyectan en ella involucrándose activamente en diversos servicios. Protegen
   la vida, se oponen al aborto, defienden los derechos humanos, promueven la
   justicia, son solidarias con los desfavorecidos y fomentan la sensibilidad
   ecológica de la comunidad.

149. Las familias son atendidas, como iglesias domésticas, desde las estructuras
   diocesanas, parroquiales y de las pequeñas comunidades eclesiales.

150. Para los otros servicios son atendidas desde las estructuras de la Pastoral
   Familiar. Ésta responde a las diversas necesidades de las familias en su ciclo
   vital. Desde la pastoral de novios, a la pastoral de matrimonios adultos, desde
   como atender a la educación de los hijos hasta reflexionar con las personas
   solas (viudas o divorciadas) para que encuentren el sentido de su vida en la
   nueva situación. La Pastoral Familiar cubre todos estos aspectos y acompaña
   a las familias en cada momento de su existencia.




                                                                               24
   ESPACIOS DE SERVICIO
   DONDE SE PROMUEVEN
     LAS DIVERSIDADES
 MINISTERIOS DE UNIDAD

 SERVICIOS PARA LA COORDINACION Y ANIMACION

 SERVICIOS PARA LA CONVOCACION       DE   LA
  COMUNIDAD COMO UN CONJUNTO

 SERVICIOS PARA LA PASTORAL SECTORIAL O DE
  AREAS ESPECIFICAS

 LOS SERVICIOS PASTORALES

 SERVICIOS PARA ATENCION Y FORMACION DE
  AGENTES PASTORALES

 ESTRUCTURAS DE APOYO




          INTRODUCCION
                                               25
“Por designio divino, la Santa Iglesia está organizada y se gobierna sobre la base de una
admirable variedad. “Pues a la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, y
todos los miembros o tienen a misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un solo
cuerpo en Cristo, pero cada miembro está al servicio de los otros miembros” (Rom 12,4-5)”
(LG 32). De ahí resulta que en el Pueblo de Dios hay “entre sus miembros una diversidad,
sea en cuanto a los oficios, pues algunos desempeñan el ministerio sagrado en bien de sus
hermanos, sea en razón de la condición y estado de vida” (LG 134,c)

Esta diversidad es fruto del Espíritu Santo, que a la vez que crea la comunión, “distribuye
gracias especiales entre los fieles de cualquier condición, “ distribuyendo a cada uno según
quiere” (1 Cor 12,11) sus dones con lo 1ue los hace aptos y prontos para ejercer las diversas
obras y deberes que sean útiles para la renovación y la mayor edificación de la Iglesia” (LG
12,b).

De ahí que en la Iglesia local se manifiesta la multiforme riqueza de los carismas que le
regala el Espíritu Santo, que se convierten en servicios estables o ministerios de acuerdo a
las múltiples necesidades y desafíos del momento histórico.

En este segundo capítulo presentamos la configuración ideal de los diferentes servicios en
los que se expresan y se promueven las diversidades de carismas y ministerios tales como:

-   los ministerios de unidad;
-   servicios para la convocación de la comunidad como un conjunto;
-   servicios para la pastoral sectorial o de áreas específicas;
-   los servicios pastorales;
-   servicios para la formación de agentes pastorales;
-   servicios propios de las estructuras de apoyo;

Se describen aquí los espacios en los que se experimenta la originalidad de cada cual, sean
personas, grupos o instituciones. Se explican, a grandes rasgos, en cada nivel y campos de
la Diócesis: la acción pastoral que, en situación ideal, se debe realizar; los ministros que
exige y la organización que requiere.




1. MINISTERIOS DE LA UNIDAD

1.1 Ministerios de Presidencia en la Caridad.


                                                                                          26
EL OBISPO.

      151. El Obispo unifica a su diócesis en la caridad. En su misión pastoral realiza
         en primer lugar la tarea de congregar y unir a todos sus fieles. Para ello
         promueve y coordina las actividades diocesanas por medio de un Plan
         Diocesano de Pastoral cuya elaboración él preside y aprueba.

      152. En unión con su presbiterio y sus diáconos es el profeta del amor de Dios
         que redime y congrega a su pueblo en la caridad. Desde la vivencia de la
         Eucaristía invita al mismo pueblo a vivir una espiritualidad de las relaciones,
         que culmine en el don de sí a los demás, para ser una comunidad viva, reflejo
         de la Comunión Trinitaria.

      153. El obispo es sabio, sencillo y humilde, tiene buen trato con todas las
         personas, está disponible para todos y es solidario con los problemas de sus
         fieles, especialmente de los más necesitados.

      154. Da un testimonio de santidad, de fe, de esperanza y de caridad. Vive el
         evangelio desde los pobres y se identifica con las comunidades bajo su
         pastoreo. Por su entrega a la misión evangelizadora demuestra que es el
         primer responsable de la pastoral de la Diócesis y el promotor del crecimiento
         del Pueblo de Dios.

      155. Da, igualmente, testimonio de amor y obediencia a la Palabra de Dios y a
         través de su ministerio evangelizador reproduce los sentimientos de Cristo
         salvador y liberador de todos, especialmente de los más pobres y
         desfavorecidos.

      156. Como el Buen Pastor, guía a su comunidad diocesana, es compasivo y
         misericordioso, crea un ambiente de afecto y solidaridad, en el que todas las
         personas se sienten acogidas y comprendidas.

      157. Es un profeta y maestro del Evangelio, que escucha a todos y recoge su
         sentir en las diversas situaciones donde está en juego la proclamación del
         mensaje, para discernir la respuesta adecuada como expresión de toda la
         Iglesia diocesana. Como Pontífice y litugo, promueve una liturgia viva y
         participativa.

      158. Como sucesor de los apóstoles mantiene a la diócesis unida a la Iglesia
         universal, cultiva especialmente la unidad con el Papa cuyos mensajes
         promueve y da testimonio ante todos de la fe común de toda la Iglesia. Su
         relación con la Conferencia Episcopal Dominicano es muy buena. Cuida de la
         buena administración económica de la Diócesis.

      159. Tiene como primera responsabilidad el cuidado de sus sacerdotes, diáconos
         y religiosos/as y promueve su formación pastoral.


                                                                                     27
160. En el término de cada año realiza la visita Pastoral a las Parroquias, visita,
   además, cada año a las comunidades parroquiales, para las fiestas patronales,
   administración del sacramento de la confirmación, institución y envío de
   ministros y otras actividades pastorales propias de su ministerio.

161. En su relación con los presbíteros y diáconos favorece la comunicación y les
   muestra un afecto sincero, creando un ambiente de confianza, de respeto, de
   sinceridad y dedicación a todos, para formar una verdadera comunidad
   diocesana.

162. Atiende a sus sacerdotes, los visita con frecuencia en sus parroquias, procura
   su formación doctrinal, estimula su crecimiento espiritual e impulsa con su
   ejemplo y motivación su compromiso pastoral. En caso de necesidad les
   brinda su apoyo incondicional.

163. Con los miembros de institutos de vida consagrada el Obispo mantiene una
   relación de confianza, de respeto y de comunión. Esta siempre dispuesto a
   recibirlos, a dialogar con ellos y a darles apoyo en las dificultades que se les
   presenten.

164. Está abierto a acoger los carismas particulares, los anima y los promueve.
   Procura que tengan una dimensión diocesana o parroquial y que asuman
   colaboradores laicos para que pueda proyectarse a todos los que necesita
   ayuda en el campo que cada carisma quiere remediar.

165. Procura incluir a todos los consagrados en la pastoral diocesana y promueve
   encuentros que favorezcan el mutuo entendimiento y faciliten esa integración.

166. Su relación con el pueblo es de acogida y entrega a todos. Ejerce su
   autoridad con carácter de servicio, corrige y enseña con bondad y camina con
   su pueblo en el seguimiento de Jesús.

167. En los momentos difíciles de la vida del pueblo el Obispo se hace presente
   con actitud valerosa, anuncia la enseñanza social de la Iglesia y denuncia los
   abusos que en este campo se cometen. El pueblo lo ve como su defensor y
   desde la comunión en la fe se siente apoyado y defendido.

168. Planifica las actividades diocesanas a través del Consejo Diocesano de
   Pastoral y del Equipo Diocesano de Animación Pastoral (EDAP) que hace las
   veces de comité ejecutivo del mismo Consejo.

169. Cuida de que en todas las parroquias funcione el Consejo pastoral y el
   Equipo Parroquial de Animación Pastoral (EPAP) a fin de que el Plan
   Diocesano se implante en todas ellas con las debidas acomodaciones a cada
   realidad cultural.



                                                                                28
      170. Está atento al trabajo de las distintas Comisiones Diocesanas y procura que
         sus proyectos estén bien planificados y su gestión llegue a la base en los
         diversos sectores.


LOS PRESBITEROS.

      171. Los presbíteros de la Diócesis de Mao-Montecristi dan un testimonio de
         amor encarnado en la realidad, como seguidores de Jesús, en comunión con su
         Obispo y con la Iglesia, entregados a la voluntad del Padre.

      172. Mantienen la coherencia entre lo que dicen y lo que hacen. Como fruto de la
         experiencia de Cristo resucitado que está presente y actuando en la
         comunidad, tienen una fe viva y comprometida que se refleja en su
         conversación, en su predicación y, sobre todo, en su testimonio de vida.

      173. Irradian amor, honestidad, desprendimiento. En sus relaciones con los demás
         presbíteros, diáconos, religiosas, ministros, y feligreses viven la espiritualidad
         comunitaria que les mueve a promover a las personas en el servicio a los
         demás y a crear una comunidad de hermanos.

      174. Cada uno de ellos se manifiesta como un hombre sencillo, humano,
         espiritual, trabajador incansable e inteligente.

      175. En el ejercicio de su misión pastoral son fieles a Dios y a la Iglesia. Velan
         por sus feligreses con amor y misericordia y lo hacen con alegría a imitación
         de Jesús.

      176. Están siempre al servicio de los demás, disponibles para todos y son
         solidarios con los problemas del pueblo, especialmente de los más
         necesitados.

      177. El pueblo ve en el sacerdote al pastor entregado que sabe dar su tiempo y su
         atención a todos, que se preocupa por el bienestar espiritual humano y social
         de su pueblo y trata a todos por igual.

      178. Mantiene la comunión con él y comparte el trabajo de la diócesis bajo la
         guía del Plan Diocesano de Pastoral en cuya elaboración ellos aportan su
         creatividad y cuya redacción final ellos aprueban como presbiterio diocesano
         junto a su Obispo.

      179. Los sacerdotes, además del cuidado de la parroquia, reciben la encomienda
         de integrarse en alguna de las comisiones diocesanas. Desde esa comisión,
         realizan con entusiasmo la pastoral que se les encomienda y se sienten de este
         modo doblemente corresponsales de la pastoral diocesana.

      180. Tienen con el Obispo una relación de confianza, dialogan con él sobre su


                                                                                        29
        trabajo pastoral y tienen la apertura para compartir con él situaciones
        personales en las que requieran su apoyo y su consejo.

     181. Con frecuencia invitan al Obispo a sus parroquias, especialmente con motivo
        de asambleas parroquiales o celebraciones, previstas en el Plan de Pastoral.

     182. Existe entre los sacerdotes una relación de amistad, de fraternidad, de
        colaboración y de confianza que crea un clima de armonía, ayuda a superar las
        dificultades y sirve de estímulo permanente para su entrega pastoral. Se da
        entre ellos una comunicación franca y se intercambian ideas e instrumentos
        para el trabajo pastoral.

     183. Por parte de los sacerdotes diocesanos existe un clima de respeto, de
        amistad, de mutua relación y de confianza con los religiosos sacerdotes, de
        institutos seculares o de asociaciones de vida consagrada con quienes forman
        un mismo presbiterio. La existencia de un Plan común Diocesano favorece el
        diálogo y el intercambio pastoral.

     184. Comparten solidariamente con las religiosas y otros miembros de institutos
        consagrados en actitud de confianza, apoyando todos el trabajo de
        evangelización, sea en el plan general de evangelización de todo el pueblo, sea
        en los campos específicos de cada línea pastoral, especialmente aquellas líneas
        que son más afines con el propio carisma de las religiosas.

     185. El sacerdote, a su vez mantiene una buena comunicación con sus feligreses,
        manifiesta una actitud solidaria y humilde en el trato con las comunidades y
        favorece la participación activa en la pastoral creando para ello los espacios
        suficientes previstos en el Plan.

     186. Es organizado y trabaja con planes. Aplica a su parroquia el Plan Diocesano
        de Pastoral en colaboración con el Consejo Pastoral, EPAP (Equipo
        Parroquial de Animación Pastoral) y lo traducen en programas concretos.
        Fomenta los diferentes ministerios, la multiplicación y preparación de
        ministros, se preocupa de su formación e invierte económicamente en ella,
        como renglón prioritario del presupuesto parroquial.

LOS DIACONOS PERMANENTES

     187. Los diáconos permanentes son servidores que dan la vida en su ministerio.
        Son imitadores de Cristo en el amor, la santidad de vida, la pobreza y la
        entrega a los demás. Son personas de fe y oración que viven y aman lo que
        celebran.

     188. Los diáconos de la diócesis son tolerantes, se dejan ayudar y no imponen su
        criterio a los demás. Por su bondad y su comprensión dan testimonio a sus
        comunidades de los valores evangélicos, especialmente del servicio.



                                                                                    30
189. Comparten la vida comunitaria en el lugar donde les corresponde acompañar
   y evangelizar. Conocen a sus comunidades, saben los nombres de las
   personas, conocen las dificultades de las familias y sirven a todos con
   humildad y paciencia.

190. Son esposos y padres ejemplares, fieles el uno al otro con su esposa, que
   colabora en su acción pastoral; cercanos a sus hijos, amigables con ellos;
   respetuosos, honrados, trabajadores y buenos administradores de los bienes de
   sus hogares. En su celo apostólico, saben mantener el equilibrio entre la
   dedicación a sus familias y el servicio a las demás comunidades eclesiales.

191. Reciben la encomienda de un Sector en el que promueven y dinamizan la
   vida de las comunidades en una actitud de servicio humilde, respetando la
   autonomía de cada comunidad y la organización que se ha dado el Sector
   siguiendo las líneas del Plan Pastoral.

192. El diácono acompaña, motiva y anima a las pequeñas comunidades
   eclesiales en su proceso de crecimiento en la fe. Respeta las responsabilidades
   asignadas en las comunidades, dando espacio a los coordinadores y
   animadores para que cumplan adecuadamente sus funciones.

193. Siguiendo el modelo de los primeros diáconos tiene especial interés y
   preocupación para que, en el sector o sectores que él anima, los pobres sean
   atendidos, los enfermos y ancianos sean acompañados y nadie padezca hambre
   ni necesidad extrema.

194. Reciben ayuda de la diócesis para su formación inicial en la Escuela
   Diocesana para Diáconos permanentes, para los encuentros de su formación
   permanente. Por lo demás se auto-subvencionan económicamente.

195. Celebran en las Parroquias y en las pequeñas comunidades los sacramentos
   del bautismo y del matrimonio y cuidan de que sea una celebración festiva y
   participada. Igualmente celebran las exequias y se sienten disponibles para
   cualquier ministerio que les confíe la Iglesia, sea a nivel Nacional como
   diocesano o parroquial.

196. Cuidan de que en las pequeñas comunidades se organicen celebraciones de
   la palabra y se distribuya la comunión cuando no haya sido posible la
   celebración de la Eucaristía.

197. Mantienen una buena relación con el Obispo a quien respetan y aman como
   a su Padre y pastor, cumplen con fidelidad sus orientaciones pastorales. Se
   sienten servidores de la Iglesia en todos sus niveles comunitarios.

198. Mantienen criterios de unidad pastoral con los presbíteros Tiene con ellos
   una relación de confianza, respeto y responsabilidad y comparten con el
   párroco sus experiencias pastorales y sus preocupaciones comunitarias.


                                                                               31
      199. Los diáconos por su cercanía al pueblo se identifican con sus penas y
         alegrías. Se sienten servidores de ese pueblo y animadores de su camino de
         fe hacia la santidad comunitaria.

      200. Los diáconos trabajan normalmente a nivel de sector y animan varias
         pequeñas comunidades, los servicios parroquiales presentes en el sector y
         mantienen la conexión con la pastoral parroquial y diocesana. Respetan la
         función del Equipo de Coordinación del Sector, las religiosas, los animadores
         y mantienen su función de animación espiritual de acuerdo al Plan Diocesano
         de Pastoral.

      201. Existe la comunión diocesana para el diaconado permanente, que se
         mantiene dinámica, acompañando a los diáconos en toda su vida y ministerio.


2. SERVICIOS DE COORDINACION Y ANIMACION

      202. Para la convocación a la vida y acción comunitarias existen servicios de
         coordinación y animación. Las pequeñas comunidades , los sectores, las
         parroquias, las zonas pastorales, cuentan con servidores de la construcción de
         la unidad.

      203. Estas personas viven en unidad, fraternidad y comunión con aquellos a
         quienes sirven. Tienen un profundo sentido del servicio, saben delegar
         funciones y crear espacios de participación para todos.

      204. Están entregadas a la tarea que se les encomendó y la llevan a cabo con amor
         y responsabilidad, se preocupan por cumplir su agenda, son fieles a sus
         compromisos y viven para servir a la Iglesia.

      205. Algunos presbíteros tienen este tipo de ministerios como Vicarios de Zona,
         como parte del equipo de coordinación del Consejo Presbiteral como
         coordinadores de la curia o alguna de sus secciones pastorales.

      206. Muchos laicos y laicas ejercen este tipo de servicio de animación-
         coordinación en las pequeñas comunidades, en los sectores y en las parroquias
         son auténticos delegados del Párroco para esta misión. Cuando es posible, el
         servicio de coordinación se realiza en equipo en el que se distribuyen las
         responsabilidades.

      207. En la práctica los que ejercen el ministerio de la coordinación tienen

    presente las siguientes funciones:
      Convocar a las reuniones a quienes corresponde.
      Preparar previamente la agenda.
      Coordinar la reunión.


                                                                                     32
      Promover la participación activa de todos.
      Dar cauce a las opiniones hasta llegar a una síntesis.
      Velar por el cumplimiento de lo convenido.
      Promover el ejercicio de la corresponsabilidad
      Animar los planes y programas
      Mantener las relaciones con otros organismos.

      208. Tienen una actitud comunicativa, trabajan con orden, saben escuchar, sugerir
         y animar, son serviciales y se hacen uno con todos. Planifican con tiempo las
         tareas a realizar, siguiendo las guías diocesanas y parroquiales, y buscan en su
         creatividad aportar los elementos necesarios para hacer factible en su
         ambiente la realización de la programación diocesana y parroquial.

      209. Ejercen además, cuando han sido enviados por el Obispo, en ceremonia
         pública, después de la formación requerida y la presentación del Párroco, los
         ministerios aprobados por el I Concilio Plenario Dominicano.

      210. Reciben una buena formación en la acción y en las escuelas diocesana de
         animadores de Asamblea, que les prepara para actuar plenamente cada
         programa y les motiva para vivir la espiritualidad de comunión que es el alma
         del Plan Diocesano. Al crecer en la comunión son cada vez más fieles a
         Cristo y entregados a la construcción de su Iglesia.

      211. La formación en la acción les permite crecer en su capacidad de liderazgo
         junto a un pueblo que crece en la conciencia de su dignidad y en su capacidad
         de autonomía y corresponsabilidad.

      212. La tarea de coordinación de Sector es la de conservar la unidad en esas áreas
         pastorales y realizar la conexión con la parroquia.

      213. Están en constante relación de armonía, respeto y colaboración con el
         Obispo y los presbíteros y se reúnen en equipo con ellos para implantar los
         programas presentados y analizar y solucionar los problemas de la comunidad
         conforme se presenten.

      214. Los coordinadores de Sector son miembros del Equipo Parroquial de
         Coordinación y, como tales, planifican y evalúan periódicamente la aplicación
         parroquial del Plan Pastoral Diocesano que ha preparado el Equipo Parroquial
         de Animación Pastoral.

      215. Se rigen por la normativa establecida en el I. Concilio Plenario Dominicano
         o por la Diócesis.

2.1 ANIMADORES DE ASAMBLEA

      216. Los animadores de Asamblea o “animadores de sector” o “animadores de la
         comunidad” son elegidos por el párroco, previa consulta de la comunidad,


                                                                                      33
         quien los presenta al Obispo para que colaboren como delegados del párroco
         en la animación, crecimiento y coordinación de la vida cristiana de las
         asambleas sectores, y pequeñas comunidades eclesiales de su parroquia.

      217. Ellos coordinan y animan los diferentes ministerios de la Palabra, tanto a
         nivel del anuncio del kerigma, de la catequesis, y de otras iniciativas para la
         propagación de la Palabra y de la preparación espiritual a los sacramentos.

      218. Cuidan de la Liturgia con esmero, forman equipos litúrgicos, distribuyen la
         comunión cuando están facultados, y la llevan a los enfermos.

      219. Se preocupan de manera especial de los más pobres de la comunidad y
         organizan la pastoral social en su sector.

      220. Dan participación a toda la comunidad y crean espacios para acciones
         comunes.


2.2 CARISMAS AL SERVICIO DE LA UNIDAD Y DE LA SANTIFICACION.


LAS PERSONAS DE VIDA CONSAGRADA

      221. El ideal de la vida consagrada consiste en el seguimiento de Jesús de un
         modo radical, viviendo los consejos evangélicos para servir a los hermanos y
         hermanas, especialmente a los más pobres y necesitados. Por eso las personas
         consagradas presentes en la diócesis son ejemplo de disponibilidad, de
         sensibilidad ante el dolor humano, de sencillez de comprensión y de amor
         gratuito.

      222. Las personas consagradas tienen conciencia de su inserción en al vida de la
         Iglesia diocesana, se integran a la dinámica del Pueblo de Dios y asumen las
         directrices pastorales diocesanas y parroquiales.

      223. Programan sus actividades comunitarias y pastorales en consonancia con el
         Plan Diocesano de Pastoral y las directrices del Obispo. Mantienen lazos de
         amistad y comunión fraterna con los sacerdotes diocesanos y con los agentes
         de pastoral en las parroquias donde ejercen su ministerio.

      224. Los consagrados y consagradas presentes en la diócesis se integran a la
         pastoral de conjunto en dos niveles: en el que es común a todos y en aquel
         servicio particular que es expresión de su carisma comunitario o personal.

      225. Las comunidades contemplativas aportan a la acción pastoral de la diócesis
         el valor de su oración en la que descubren el paso de dios por su pueblo. En
         momentos significativos comparten su carisma contemplativo con todo el
         pueblo de Dios.


                                                                                     34
     226. Las casas de los religiosos/as están abiertas a todas las personas que buscan
        ser escuchadas o acogidas, facilitan espacios comunes en los que se puede
        compartir la oración y en al medida de lo posible tiene disponibles sus
        facilidades para la pastoral.

     227. Los laicos y laicas que colaboran con los consagrados/as en la línea de su
        carisma particular asumen los valores de su espiritualidad y se familiarizan
        con su vida y misión. Los colaboradores/as laicos/as son la fuente principal de
        vocaciones consagradas.


3. SERVICIOS PARA LA CONVOCACIÓN DE LA COMUNIDAD COMO UN
CONJUNTO

PASTORAL DE MULTITUDES

     228. Es un servicio que ofrecen la diócesis y las parroquias a fin de que todos los
        bautizados en conjunto tengan la experiencia de la integración de las
        diversidades en la comunidad a nivel de Sector, de Parroquia o de Diócesis.

     229. Este servicio tiene como objetivo la evangelización de la cultura del pueblo
        y de la religiosidad popular que es parte de la misma cultura.

     230. Promueve experiencias multitudinarias de fe, a un ritmo más o menos
        mensual en las celebraciones del año litúrgico y en otras celebraciones
        religiosas populares (fiestas marianas, patronales, día de los difuntos,
        Aguinaldos, caminatas penitenciales semana santa etc.)

     231. Se pueden vivir estas experiencias en fiestas culturales, sentidas por el
        pueblo ya que forman parte de su cultura y tradición introducir nuevos temas
        culturales que respondan a la sensibilidad de pueblo (siembra masiva de
        árboles, marcha contra la violencia, etc.)

     232. Con estas celebraciones se busca crear las condiciones para que el pueblo de
        una respuesta libre y progresiva al mensaje de evangelización.

     233. Se organizan de diversas maneras, tales como celebraciones diocesanas
        masivas (una o dos veces al año) celebraciones parroquiales, encuentros de
        sector o de pequeña comunidad o un pequeño gesto en cada casa, (una
        oración, un saludo, una merienda, etc).

     234. Se utilizan las actividades que se celebran tradicionalmente ( procesiones,
        caminatas,      peregrinaciones, dramatizaciones, mensajes, testimonios,
        programas de radio etc). Se busca que la actividad sea una experiencia
        significativa de la fe que suscite una comunicación espontánea e informal
        incluso entre aquellos que no participaron.


                                                                                     35
      235. Estas experiencias constituyen la clave de organización del proceso de
         evangelización de un pueblo en cuanto tal y toda la acción pastoral se organiza
         entorno a ellas.

      236. A cargo de la Pastoral de Multitudes existe una Comisión Diocesana,
         Comisiones parroquiales y Equipos de Sector que promueven, organizan y
         evalúan estas experiencias.


3.2 PASTORAL DE LAS PEQUEÑAS COMUNIDADES

      237. La experiencia comunitaria recibe un acompañamiento constante por parte
         de la Diócesis y de las Parroquias. Esto exige tanto el seguimiento de las
         comunidades en sus fases de crecimiento como el acompañamiento en los
         momentos de crisis.

      238. La Pastoral de las Pequeñas Comunidades cuida de formar y capacitar a los
         animadores y moderadores para que puedan acompañar y dar seguimiento a
         aquellas en su proceso de crecimiento en la fe.

      239. Existe una Comisión Diocesana para este servicio que tiene además sus
         equipos parroquiales y sus contactos en los sectores o equipos sectoriales.


PASTORAL FAMILIAR

      240. La Pastoral de la Familia de la Diócesis ofrece a todas las familias la
         oportunidad de responder a su vocación a la santidad y hacer de su vida
         familiar un camino de Iglesia en pequeño.

      241. La experiencia comunitaria de la familia, como iglesia doméstica recibe un
         acompañamiento constante de la Diócesis, de las parroquias y de las PCEs.

      242. La “Pastoral de la Familia” se diferencia de la Pastoral Familiar la cual reúne
         todos los movimientos familiares y servicios más generales lo que la familia
         necesita.

      243. La Pastoral de la familia cuida de formar y capacitar a los padres para que
         sean los primeros ministros de la fe de sus hijos. UN momento importante
         para iniciar a los padres en su ministerio intra-familiar es la iniciación en la
         vida cristiana de sus hijos, mediante la catequesis familiar.

      244. Existe una Comisión Diocesana para este servicio, que tiene además sus
         equipos parroquiales y sus contactos en los sectores y pequeñas comunidades.




                                                                                       36
4. SERVICIOS PARA LA PASTORAL SECTORIAL O DE AREAS ESPECIFICAS


4.1   PASTORAL DE LA INFANCIA.

       245. La Pastoral de la Infancia se propone convocar sistemáticamente a todos los
          niños como grupo social en constante dinamismo para integrarles en la
          comunidad y realizar para ellos/as diversos tipos de servicios.

       246. Se ocupa de los niños de seis a doce años de edad para que, como grupo
          social, se exprese y tenga palabra en la sociedad. No le corresponde a este
          grupo la catequesis infantil o escolar.

       247. Los adultos que promueven este servicio organizan con los mismos niños
          diversos programas - religiosos, culturales y sociales - por medio de los cuales
          transmiten un mensaje de Evangelización a toda la comunidad. Son
          actividades en favor de la comunidad que permiten a los niños participar en la
          vida de la misma.

       248. La Pastoral Infantil organiza además, para los mismos niños, ocasiones de
          diálogo, de recreación, de fiesta y de planificación y evaluación de
          actividades.

       249. Ofrece tiempos de formación humana, cívica y de valores, que preparen el
          paso de los niños a la Pastoral Juvenil.

       250. En estos procesos se practican métodos y actividades creativos como
          campamentos de verano, escuelas de manualidades, jornadas vocacionales,
          dramatizaciones, películas formativas según la edad y los intereses de los
          niños.

       251. Los Equipos Parroquiales están compuestos por alguna religiosa y varias
          personas laicas en preferencia parejas jóvenes. El coordinador/a de este
          equipo es designado por el mismo párroco y es miembro del Consejo
          Parroquial. La Comisión parroquial mantiene una buena relación con la
          Comisión Diocesana.. El responsable de este equipo es designado por el
          mismo párroco y es miembro del Consejo Parroquial.

       252. La Comisión Diocesana y las Comisiones Parroquiales tienen prioridad
          para los infantes y los niños que carecen de amor y comprensión, o están
          desamparados, los niños trabajadores o que viven en la calle o tienen
          problemas de salud, de nutrición, de vivienda, educación, o despreocupación
          por parte de los padres. La Pastoral infantil está presente en los
          acontecimientos que afectan la vida de los niños.

       253. La Pastoral Infantil, en relación con la Pastoral Social tiene en cuenta la
          formación de centros para acoger niños pobres y abandonados; casas


                                                                                       37
         albergues, centros de salud, comedores escolares y escuelas vocacionales y de
         artes como son el teatro, la pintura y otras manualidades; organizadas según
         las posibilidades, potencial, edad y creatividad de los niños.

      254. Los responsables de la pastoral Infantil tienen carisma especial para tratar
         con la niñez: poseen ciertos conocimientos de sicología y pedagogía, o son
         personas que por su profesión estén especialmente preparadas para este
         servicio.


4.2 PASTORAL DE LOS ADOLESCENTES

      255. La catequesis es un servicio de la diócesis destinado a preparar los niños
         para la vida a través de un método de confrontación entre fe y vida. Sus
         contenidos están relacionados con el camino de evangelización de todo el
         pueblo que se señala desde los temas básicos de la pastoral de multitudes.
         Estos temas siguen la línea del anuncio inicial del carisma y de evangelización
         posterior.

      256. La catequesis promueve las experiencias en forma dinámica, actual, amena,
         sencilla y clara. Es sistemática y gradual. Busca una participación activa de los
         niños y procura que los contenidos que se transmiten sean siempre avalados
         por experiencias de vida.

      257. Los niños y adolescentes comunican a la comunidad eclesial lo que han
         aprendido en la catequesis. Usan para ello mensajes, representaciones,
         celebraciones y actividades varias. Pueden aprovechar diversas festividades y
         celebraciones.

      258. Siempre se procura que los padres de los niños se integren en la catequesis
         de sus hijos, al menos con algunos encuentros anuales y con motivo de la
         preparación para los sacramentos.

      259. En coordinación con las pequeñas comunidades, la Comisión de Catequesis,
         a través de los Equipos de Sector, orienta a los padres y madres y les ofrece
         instrumentos para promover en el ámbito familiar la experiencia de la
         catequesis con sus hijos e hijas. Con ello la familia se convierte en la primera
         escuela de evangelización.

      260. Las Comisión Diocesana y las Comisiones Parroquiales de catequesis
         promueven la formación y capacitación de los catequistas y se responsabilizan
         del funcionamiento de este servicio mediante una adecuada supervisión.

      261. Los catequistas han recibido una formación básica apropiada a las tres etapas
         de la catequesis y se reúnen periódicamente con el coordinador parroquial o
         sectorial de catequesis para evaluar el trabajo realizado y planificar las
         próximas reuniones.


                                                                                       38
      262. Hay suficientes catequistas convencidos de su fe y fieles a su compromiso
         de bautizados que dan testimonio cristiano en la catequesis y en la vida. Son
         honestos, confiables, respetuosos y dinámicos. Facilitan la transmisión del
         mensaje mediante la pedagogía apropiada y buscan siempre que éste se
         convierta en experiencia de vida.

      263. La catequesis está organizada en todos los sectores parroquiales con
         catequistas suficientes para acoger a todos los niños y adolescentes. Existe un
         Equipo o Comisión Parroquial de Catequesis que coordina todos los Sectores
         y está a su vez en conexión con la Comisión Diocesana. Si se viera
         conveniente cada Sector Parroquial busca tener un enlace con las pequeñas
         comunidades a través de un representante para la catequesis.


4.3 PASTORAL JUVENIL.

      264. La Pastoral Juvenil se propone integrar sistemáticamente a todos los jóvenes
         como grupo social en constante dinamismo, en al marco de toda la comunidad.

      265. En los procesos y programas de la Pastoral Juvenil los jóvenes descubren
         que Cristo es su único salvador que les ayuda a enfrentar los desafíos actuales
         que dan significado a su vida y la dirección a su futura vocación humana y
         cristiana al servicio de la Iglesia y de la sociedad.

      266. La Pastoral Juvenil es atractiva, dinámica, alegre, encarnada en la realidad
         que viven los/as jóvenes y capaz de llenar sus vacíos humanos y espirituales.
         Sus programas de actividades van en sintonía con el Plan de Pastoral
         Diocesano y Parroquial e integran los avances de la tecnología con el
         entusiasmo evangelizador. Promueven en los/as jóvenes la opción para el
         servicio.

      267. Organiza a los jóvenes en distintos tipos de servicio, - religiosos, culturales,
         sociales - que ellos mismos crean, preparan y realizan y a través de los cuales
         transmite el mensaje de Evangelización.

      268. Las actividades que desarrollan siguen cuatro líneas principales:

      269. La Comisión de Pastoral Juvenil organiza a los jóvenes por grupos de edad
         para su formación. Esta se da en función de las opciones vocacionales de los
         mismos jóvenes.

      270. Capacita a los líderes del movimiento juvenil en los diversos grupos
         promotores a nivel Diocesano, Zonal o Parroquial; promueve el trabajo de las
         Comisiones o Equipos en esos niveles; evalúa la realización del plan
         específico de la Pastoral Juvenil y elabora el esbozo del nuevo plan propio de
         este nivel.


                                                                                        39
      271. La Comisión Diocesana de Pastoral Juvenil es coordinada por un sacerdote,
         alguna religiosa y jóvenes delegados de cada parroquia. Esta formación del
         Equipo se repite a nivel Zonal y Parroquial según las posibilidades.

      272. Los asesores (adultos ) acompañan a los jóvenes en sus procesos y
         programas, especialmente los de formación, respetan en todo momento su
         protagonismo y a la vez, con su presencia, dan continuidad al Plan de Pastoral
         Juvenil frente a la inestabilidad de la juventud. En cuestiones pastorales.

      273. Los asesores son personas afables, buenos comunicadores, comprometidos y
         entregados al trabajo de la Iglesia, interesados en preparar una juventud libre
         y capaces de integrar a los jóvenes a nivel personal, educativo, familiar y
         social.

      274. En el marco de estas iniciativas de la Pastoral Juvenil pueden organizarse
         diversos programas complementarios como son: programas de protección a los
         jóvenes abandonados, eventos deportivos, preparación para la adquisición de
         empleo, programas de rehabilitación a jóvenes drogadictos o delincuentes,
         programas complementarios de estudio. Algunos de estos programas se hacen
         en colaboración con la Pastoral Social.

      275. Todo cuanto se vive en la Pastoral Juvenil es formativo y ayuda a los
         jóvenes a descubrir su vocación cristiana fundamental que es darse a los
         demás para una Iglesia de comunión y una sociedad justa y solidaria. En este
         contexto de vocación al servicio tienen sentido las vocaciones eclesiales y son
         parte del plan de formación.

      276. Los jóvenes actúan como verdaderos cristianos y evangelizadores dentro de
         la comunidad. La Pastoral Juvenil les prepara para un liderazgo creativo, una
         acción participativa, y una responsabilidad a toda prueba. Promueve su
         sensibilidad social y su testimonio de vida.

      277. Se invita a los jóvenes a integrarse en otros niveles de la pastoral en
         colaboración con los responsables de los mismos, como son: la catequesis, la
         pastoral carcelaria, la hospitalaria, la Pastoral Infantil, la atención a los
         ancianos, la visita a los enfermos etc.


4.4 PASTORAL UNIVERSITARIA

      278. La Pastoral Universitaria de la Diócesis de Mao-Montecristi es el servicio
         pastoral a la familia universitaria que anima la fe y la practica de los valores
         cristianos, impulsa la evangelización de la cultura y crea dentro del ambiente
         universitario una comunidad cristiana.

      279. apoya y motiva en su fe a todos los cristianos comprometidos en la vida


                                                                                      40
   universitaria, como son los          profesores,   estudiantes,   investigadores,
   funcionarios y personadle apoyo.

280. Anuncia el Evangelio de diversas formas a los que en la universidad no lo
   conocen o su fe se ha debilitado.

281. Prepara para la vida sacramental a los que así lo necesitan.

282. Inculturariza el Evangelio en el mundo académico, científico y cultural.
   Desarrolla un diálogo permanente entre fe y ciencia, fe y economía, fe y
   política, fe y cultura, así como otras facetas del quehacer humano.

283. La pastoral universitaria es creativa y responde a las necesidades del mundo
   universitario con mucha calidad.

284. Forma verdaderos líderes cristianos, constructores de una nueva sociedad en
   que prevalece la verdad, la justicia, la igualdad de derechos y deberes.

285. Crea conciencia crítica frente a los acontecimientos del mundo de hoy,
   enseña a realizar un verdadero discernimiento de la realidad y a
   comprometerse con su transformación.

286. En todas las universidades existe una capellanía que coordina el
   Departamento de Pastoral; ofrece diferentes servicios pastorales, anima los
   grupos y comunidades cristianas de universitarios y coordina las asignaturas
   de teología que se imparten en ellas.

287. Organiza diferentes actividades de formación y de experiencia cristiana tales
   como retiros, seminarios y conferencias sobre temas bíblicos, teológicos y de
   la doctrina social de la Iglesia, campamentos, misión entramuros y hacia
   lugares necesitados.

288. Promueve tiempos fuertes de oración y celebraciones litúrgicas marcadas por
   el tiempo litúrgico, y preparadas con esmero y dedicación.

289. Tiene organizada diferentes comunidades y acoge diferentes movimientos
   eclesiales que inciden en la universidad y los integran a todos en el Plan
   Pastoral Diocesano que realiza aplicado a la realidad universitaria.

290. Sus agentes pastorales son personas idóneas, de gran capacidad académica y
   teológica, abiertas, dialogantes, y firmes en los principios cristianos, con gran
   capacidad de discernimiento de los signos de los tiempos y comprometidos en
   la Iglesia a que aman y sirven.

291. Depende de la Vicaría de Pastoral Educativa, en la que forman la comisión
   Diocesana de Pastoral Universitaria. Se relaciona con otras comisiones como
   es la Pastoral Juvenil, vocacional, catequesis, Pastoral Social y con la


                                                                                 41
         Comisión Nacional de Pastoral Universitaria.


4.5 PASTORAL VOCACIONAL.

      292. Es el servicio que promueve entre los adolescentes y jóvenes las vocaciones
         sacerdotales, a la vida consagrada, al matrimonio cristiano y a los ministerios
         laicales, a la vez que les ofrece un proceso para descubrir su vocación
         especifica en la Iglesia y hacer opciones de vida.

      293. Organizar círculos vocacionales en las que se presentan las diferentes
         vocaciones específicas que se viven en la Iglesia y se promueve una cultura
         vocacional del servicio y la donación en las diversas opciones de la vida
         cristiana.

      294. Promueve encuentros de adolescentes y jóvenes en colegios, parroquias y
         otros. Distribuye materiales de promoción vocacional y produce programas
         radiales y de televisión con el fin de afianzar la cultura vocacional en toda la
         sociedad.

      295. La pastoral vocacional mantiene relaciones y comunicación permanente con
         otros jóvenes que no están integrados en grupos juveniles, a los que llega por
         medio de ellos mismos, de las campañas y jornadas vocacionales y de los
         diferentes medios de comunicación social.

      296. Está inserta en la pastoral de conjunto de tal modo que todos los agentes de
         pastoral se sienten responsables de la Pastoral Vocacional. De una manera
         especial está integrada con la Pastoral Juvenil, con la que coordina acciones y
         servicios.

      297. Existen los socios y colaboradores de la Obra Diocesana de las Vocaciones
         Sacerdotales, que son hombre y mujeres de fe que oran por las vocaciones,
         motivan a los jóvenes a seguir a Jesús, fomentan y fortalecen toda iniciativa a
         favor del Seminario.

      298. La Pastoral Vocacional depende de la Vicaría de Pastoral del Clero. Está
         coordinada por un equipo central que coordina y anima a los equipos de cada
         zona pastoral, parroquia, comunidad, con los que mantiene comunicación
         continua, permanente y directa a través de los diferentes canales que tienen
         establecidos.

      299. El Equipo Coordinador trabaja a tiempo completo en este ministerio cuenta
         con la ayuda y colaboración de equipos integrados por las distintas vocaciones
         específicas en la Iglesia.

      300. Sus miembros están bien identificados con su vocación específica y son
         personas de fe profunda y de arraigada comunión con la Iglesia. Se distinguen


                                                                                      42
         or ser coherentes, pacientes, disponibles, humildes y entregados. Conocedores
         de la realidad y situaciones de los jóvenes, saben dialogar, ser discretos,
         respetuosos y solidarios conillos.


4.6 PASTORAL CON PROFESIONES, OBREROS Y EMPRESARIOS.

      301. Es el servicio que se ofrece a los católicos que pertenecen a diversos sectores
         de la sociedad en la que desempeñan una determinada función social como
         son los educadores, empresarios, obreros, abogados, médicos, ingenieros,
         arquitectos, enfermeras, farmacéuticos, agrónomos, artistas, comunicadores
         sociales, contadores, políticos, economistas, comerciantes y empleadas
         domesticas.

      302. Convoca a todos los católicos de acuerdo a su categoría social a formar
         parte de una Asociación específica para ayudarles a cumplir su propia función
         de acuerdo con las exigencias de la fe, a testimoniar el Evangelio en el propio
         ambiente y a dilatar el Reino de Dios en el mundo.

      303. También promueve un conjunto de actividades que, coordinadas en el plan
         global d la Diócesis, sirven a la formación cristiana de la conciencia colectiva,
         tanto de la comunidad eclesial como del sector o grupo humano en el que se
         trabaja.

      304. Realiza encuentros de amistad o de integración fraterna que permite a todos
         los miembros de las distintas categorías sociales sentirse parte de una sola
         familia.

      305. Coordina todos los grupos, asociaciones, movimientos e instituciones
         apostólicas que actúen en este campo específico.


5. LOS SERVICIOS PASTORALES.
5.1 PROCLAMACION DE LA PALABRA.

      306. El Ministerio de Palabra se realiza en la Diócesis como proclamación gozosa
         de la vida, palabra y misterio de Jesucristo a todas las gentes y ambientes, en
         diferentes momentos y circunstancias, dentro de un proceso bien definido.

      307. Se anuncia con el anuncio entusiasta del kerigma en el que se testimonia a
         Jesucristo, muerto y resucitado y se favorece el primer paso hacia la fe, la
         primera conversión y la integración en la Iglesia.

      308. Se continúa y profundiza con la Catequesis y se desarrolla con otros medios
         y formas como son: la homilía en las celebraciones litúrgicas, la formación


                                                                                       43
         teológica, la predicación a través de los medios de comunicación social, el
         anuncio casa por casa, libros, folletos, misiones, y la Pastoral de Multitudes.


5.2 LA CATEQUESIS.

      309. La catequesis es una verdadera escuela de formación cristiana en la que se
         afianza, se solidifica, se fortalece y se madura la fe.

      310. Realza un ordenado proceso de iniciación cristiana que de modo gradual
         hace vivenciar la historia de a salvación. Sus frutos son una conversión
         permanente y una fe convencida y decidida, la participación conciente y activa
         en los sacramentos, y una vida cristiana y eclesial comprometida dentro de la
         Iglesia y de la sociedad.

      311. La Catequesis está centrada en Jesucristo a quien presenta como persona
         viva y cercana. Con él hace penetrar en el misterio trinitario de Dios,, como
         origen, modelo y meta de la Iglesia.

      312. Inicia en la liturgia, en la oración personal y comunitaria y fundamenta una
         espiritualidad firme.

      313. %Refuerza el desarrollo humano y el crecimiento psicológico para la
         transformación personal y social.

      314. Tiene en cuenta e ilumina desde la fe los problemas sociales actuales. Para
         esto a conocer la doctrina social de la Iglesia e incluye la orientación familiar
         y social y educa en los valores de la moral cristiana.

      315. La catequesis se realiza en las pequeñas comunidades en las que los
         catequizando aprender a vivir su fe en comunidad.

      316. En su metodología sigue un plan progresivo y continuado de formación
         integral, con un programa común y líneas comunes que parten de la vida y
         tienen en cuenta la edad, la situación psicológica, familiar, social, económica y
         cultural de los catequizandos.

      317. Los materiales de catequesis llegan a todos a tiempo y están preparados con
         todas las técnicas modernas. Su lenguaje es llano, sencillo y claro.

      318. La catequesis es creativa. Aprovecha todos los medios modernos de
         comunicación y técnicas de animación grupal. En concreto, utiliza la
         televisión, radio, prensa, Internet, para difundir el mensaje y complementar las
         enseñanzas impartidas en grupos y comunidades.

      319. Realiza evaluaciones continuas de sus contenidos, métodos, materiales
         actividades y resultados.


                                                                                       44
      320. Integra a los padres y madres de tal modo, que la catequesis primera se hace
         desde, por y para la familia. Ellos son los primeros y permanentes catequistas
         de sus hijos. A su vez, los catequistas, los padres y las madres están en
         continua comunicación y juntos les dan seguimiento a los catequizados.

      321. Los catequistas de la Diócesis de Mao-Montecristi son testigos de Jesucristo
         con su vida y su palabra. Ellos comunican el amor de Dios que está en su
         corazón y son un modelo a seguir. Viven su compromiso eclesial de difundir
         el Evangelio. Son hombres y mujeres de oración, de corazón puro y llenos del
         Espíritu Sano.

      322. Son personas psicológicamente integradas y sanas. Son cariñosas, abiertas,
         sinceras, humildes, serenas, prudentes y llenas de amor a sus catequizandos.

      323. En su trabajo son responsables, cooperadoras, entusiastas, dinámicas,
         puntuales, disciplinadas y organizadas. Tienen una gran vocación de servicio.
         Saben trabajar en equipo.

      324. Poseen una excelente y actualizada formación bíblica, doctrinal y espiritual y
         moral a tono con los nuevos tiempos. Se guían de las directrices de la Iglesia
         Universal y Diocesana.

      325. Tienen facilidad de comunicación, tienen el carisma de la enseñanza, son
         didácticos y dialogantes.

      326. La catequesis está organizada en varias áreas: Catequesis se Niños, de
         Adolescentes, de Jóvenes y de Adultos, de Comunidades y Presacramental.
         Trabaja en comunicación con las Comisiones de Pastoral de la infancia, de la
         Juventud, de Liturgia y de Comunidades.

      327. Existe un programa de formación permanente de los catequistas a través de
         talleres, encuentros, retiros, cursos teológicos, conocimiento de metodologías
         y de recursos que revitalizan su vida y compromiso.

5.3 PASTORAL LITURGICA.

      328. La liturgia es la celebración en la que Cristo realiza y hace presente su
         Muerte y Resurrección en el Espíritu Santo para glorificar al Padre y santificar
         al Pueblo de Dios. La finalidad de la liturgia es comunicar y vivir la Buena
         Nueva del Señor e identificarnos con la Iglesia para celebrar el gran
         acontecimiento de nuestra liberación en Cristo Jesús.

      329. En la liturgia la comunidad celebra y vive profundamente los sacramentos,
         especialmente la Eucaristía, que es el centro de la vida diocesana y parroquial.
         El momento en que celebramos la vida, asumimos la palabra de Dios y nos
         unimos al misterio de Cristo que da su vida por nosotros.


                                                                                      45
330. La celebración es amena, alegre, organizada e inculturada. Fomenta la
   participación activa y comprometida de los laicos/as, incluyendo jóvenes,
   niños, adultos y ancianos. Expresa los valores de la cultura del pueblo (gestos,
   ritos, signos) en formas participativas y vitales que permite y fomentan una
   auténtica experiencia de oración.

331. La predicación es profética y realista. Recoge las situaciones humanas y
   sociales de la comunidad y las lee la luz de la palabra de Dios para iluminar la
   respuesta del Pueblo de Dios y moverle a un compromiso de vida.

332. La liturgia responde al estilo de vida espiritual que se vive en cada
   comunidad donde el don que hace cada uno/a de su vida se convierte en
   servicio y en amor mutuos. Nadie queda excluido de la comunidad. Todos
   viven la hermandad y asumen formas solidarias de convivencia.

333. Los templos son sencillos y acogedores y las parroquias tienen capillas en
   todos los sectores. Todos tienen la posibilidad de vivir la liturgia semanal y
   los grandes acontecimientos de la liturgia cristiana.

334. Se promueve el intercambio de experiencias litúrgicas entre las parroquias y
   entre los sectores tales como el uso de signos, la promoción de cantos que
   respondan a nuestra cultura y las diversas formas de facilitar la participación
   del pueblo. Para ello se buscan ocasiones de encuentro para compartir
   impresiones y para crear un dinamismo litúrgico en toda la Diócesis.

335. En la Diócesis funciona una Comisión de Liturgia activa, creativa y
   capacitada, que motiva periódicamente a los Equipos Zonales, Parroquiales,
   de Sector y a las pequeñas comunidades. Los miembros del Equipo Diocesano
   poseen cualidades de animadores, oran, viven la caridad, tienen una buena
   formación y están deseosos de promover la vivencia litúrgica en la Diócesis.
   Para ello animan a todos los demás equipos para que asuman la misma
   actitud.

336. La Comisión Diocesana organiza diversas sub-comisiones para atender a la
   formación de los diferentes         ministerios que se dan dentro de las
   celebraciones: monitores, lectores, servidores del altar, coros de personas que
   cuidan el servicio de acogida y otro

337. Promueven la presencia de un coro en cada celebración y en cada centro de
   celebración. Preparan canciones nuevas de nuestro pueblo acorde con la época
   y la necesidad de cada celebración litúrgica.

338. La liturgia es la celebración en la que Cristo realiza y hace presente su
   Muerte y Resurrección en el Espíritu Santo para glorificar al Padre y santificar
   al Pueblo de Dios. La finalidad de la liturgia es comunicar y vivir la Buena
   Nueva del Señor e identificarnos con la Iglesia para celebrar el gran


                                                                                46
   acontecimiento de nuestra liberación en Cristo Jesús.

339. En la liturgia la comunidad celebra y vive profundamente los sacramentos,
   especialmente la Eucaristía, que es el centro de la vida diocesana y parroquial.
   El momento en que celebramos la vida, asumimos la palabra de Dios y nos
   unimos al misterio de Cristo que da su vida por nosotros.

340. La celebración es amena, alegre, organizada e inculturada. Fomenta la
   participación activa y comprometida de los laicos/as, incluyendo jóvenes,
   niños, adultos y ancianos. Expresa los valores de la cultura del pueblo (gestos,
   ritos, signos) en formas participativas y vitales que permite y fomentan una
   auténtica experiencia de oración.

341. La predicación es profética y realista. Recoge las situaciones humanas y
   sociales de la comunidad y las lee la luz de la palabra de Dios para iluminar la
   respuesta del Pueblo de Dios y moverle a un compromiso de vida.

342. La liturgia responde al estilo de vida espiritual que se vive en cada
   comunidad donde el don que hace cada uno/a de su vida se convierte en
   servicio y en amor mutuos. Nadie queda excluido de la comunidad. Todos
   viven la hermandad y asumen formas solidarias de convivencia.

343. Los templos son sencillos y acogedores y las parroquias tienen capillas en
   todos los sectores. Todos tienen la posibilidad de vivir la liturgia semanal y
   los grandes acontecimientos de la liturgia cristiana.

344. Se promueve el intercambio de experiencias litúrgicas entre las parroquias y
   entre los sectores tales como el uso de signos, la promoción de cantos que
   respondan a nuestra cultura y las diversas formas de facilitar la participación
   del pueblo. Para ello se buscan ocasiones de encuentro para compartir
   impresiones y para crear un dinamismo litúrgico en toda la Diócesis.

345. En la Diócesis funciona una Comisión de Liturgia activa, creativa y
   capacitada, que motiva periódicamente a los Equipos Zonales, Parroquiales,
   de Sector y a las pequeñas comunidades. Los miembros del Equipo Diocesano
   poseen cualidades de animadores, oran, viven la caridad, tienen una buena
   formación y están deseosos de promover la vivencia litúrgica en la Diócesis.
   Para ello animan a todos los demás equipos para que asuman la misma
   actitud.



346. La Comisión Diocesana de Liturgia organiza diversas sub-comisiones para
   atender a la formación de los diferentes ministerios que se dan dentro de las
   celebraciones: monitores, lectores, servidores del altar, coros de personas que
   cuidan el servicio de acogida y otro.



                                                                                47
      347. Promueven la presencia de un coro en cada celebración y en cada centro de
         celebración. Preparan canciones nuevas de nuestro pueblo acorde con la época
         y la necesidad de cada celebración litúrgica.

5.4 LA PROMOCION DE LA ORACION Y LA ESPIRITUALIDAD
    COMUNITARIA.

      348. Esta Diócesis vive una espiritualidad comunitaria en las líneas marcadas por
         el Concilio Vaticano II. Promueve la oración y la espiritualidad en el marco
         del Plan Diocesano de Pastoral y siguiendo las líneas de programación que
         éste ofrece.

      349. La Comisión que trabaja en este nivel está comprometida en la animación
         espiritual del Plan Diocesano de Pastoral y para este fin moviliza en campañas
         de oración a todo el pueblo, cuidando especialmente de la oración por los
         enfermos, impedidos o ancianos. También existen                  las religiosas
         contemplativas.(Hermanas Carmelitas)

      350. Promueven los grupos de oración en los que las personas participantes
         tengan experiencia de la misma, en distintas formas y enriquezcan de este
         modo su vivencia cristiana. La misma en distintas formas y enriquezcan de
         este modo su vivencia cristiana.

      351. El servicio para la promoción de la oración y de la espiritualidad comunitaria
         ayuda a crecer en la fe. Desarrolla en el pueblo la santidad de las relaciones y
         al don gratuito y mutuo de la propia vida.

      352. El servicio a la espiritualidad de comunión atiende y acoge las demás formas
         de espiritualidad que promueven los diversos grupos o movimientos. Estos
         enriquecen su propia espiritualidad al entender la espiritualidad de comunión e
         integrarse en el proceso colectivo hacia la santidad comunitaria.

      353. A su vez los grupos y movimientos que promueven la oración y los valores
         espirituales son invitados a vivir con todo el pueblo alguna de las experiencias
         de oración que ellos cultivan. De este modo el pueblo conoce la riqueza de los
         diversos carismas y enriquece su experiencia espiritual en el marco de una
         espiritualidad de comunión.

      354. Los equipos que trabajan en este campo mantienen una buena relación con
         las personas de los diversos equipos de servicio y se integran con ellas en los
         equipos de coordinación de los diversos niveles de la pastoral.

      355. Procura la formación de agentes adecuados para este servicio, tanto en lo que
         se refiere al acompañamiento espiritual de las personas como al asesoramiento
         de los grupos, con el fin de ayudar a la comunidad a mantenerse fiel y
         creciendo en la unidad.



                                                                                      48
      356. Se organiza en Equipos a nivel Diocesano, Parroquial y Sectorial a fin de
         mantener la conexión con el pueblo en su base y promover las pequeñas
         acciones que ayudarán al crecimiento en la oración y en la espiritualidad
         comunitaria.

5.5 PASTORAL SOCIAL.

      357. Es un servicio centrado en el Evangelio, que conoce y difunde la doctrina
         social de la Iglesia poniendo de manifiesto prácticas concretas para una
         pastoral social fraterna, promoviendo el bien común y el compartir los
         recursos humanos y materiales, especialmente hacia los más pobres y
         necesitados.

      358. Procura que todos los bautizados/as estén implicados y comprometidos en la
         Pastoral Social, sea en el cuidado de la salud, sea en la práctica de los
         servicios de caridad, sea en la promoción humana, Tomando siempre en
         cuenta las necesidades reales de las personas y promoviendo un tipo de ayuda
         que las dignifique y las haga protagonistas de su propia recuperación.

      359. Cuidan la salud mediante la asistencia a los enfermos en los hospitales y en
         las casas, la atención a los ancianos y personas solas, la atención a los
         incapacitados.

      360. Promueven la educación sanitaria, la prevención y la promoción de formas
         alternativas de medicina que hagan asequibles a todos los remedios naturales.

      361. Viven la caridad en la atención a los pobres hambrientos, a los que no tienen
         techo ni hogar, especialmente niños abandonados y los jóvenes que están en
         situaciones de exclusión.

      362. La Pastoral Social atiende a las necesidades de la promoción humana,
         especialmente a difundir la alfabetización, a promover la conciencia de los
         derechos y deberes cívicos, a formar la conciencia política de los
         ciudadanos/as.

      363. Promueve el acceso a centros de enseñanza en los bateyes y en zonas
         geográficas apartadas y prepara humana y técnicamente a los jóvenes, mujeres
         y hombres, para integrarlos a una vida laboral.

      364. Atienden al desarrollo de la comunidad, promoviendo formas de economía
         alternativa, como son las empresas comunitarias, pequeñas empresas
         propiedad de trabajadores, cooperativas y otras formas de participación,
         especialmente en el área de los servicios.

      365. Promueve igualmente nuevas formas de cultivo de la tierra y de la
         producción de animales y mejora de este modo el nivel de vida de los
         campesinos/as. Promueve en este campo formas de asociación y colaboración


                                                                                     49
         que ayuden al campesino en su esfuerzo por dignificar su vida y su trabajo.

      366. Las personas que trabajan en la pastoral social conocen la doctrina social de
         la Iglesia, poseen un espíritu de servicio, denuncian las injusticias con gran
         valentía y se solidarizan con los sectores más vulnerables de las comunidades.

      367. Son líderes cristianos que anuncian el evangelio, actúan a favor de la vida y
         los derechos humanos, con carisma para la solución de problemas, honestos,
         dinámicos, humildes, saben ver a Jesús en cada situación humana y atienden
         todos los problemas sociales sin descuidar ninguno de los sectores.

      368. La Pastoral Social integra a personas especializadas en diversos campos
         como abogados, médicos, obreros y campesinos para promover un desarrollo
         integral en las áreas delicadas de salud, vivienda y desarrollo rural,
         agricultura.

      369. Promueve campañas de concientización en las diversa áreas de interés
         común, como son los problemas del mundo laboral, de la ecología, de la
         problemática social, en especial de la promiscuidad, de las enfermedades
         sexualmente transmisibles, en especial el SIDA y de las drogas. Colabora con
         quienes trabajan en esas áreas y promueve en las mismas el compromiso de
         los cristianos/as.

      370. Han surgido nuevos grupos de asistencia social, que atienden a los más
         necesitados. En todos los Sectores funcionan los Equipos de Pastoral Social
         que promueven el compromiso social de los miembros de las pequeñas
         comunidades en proyectos concretos, factibles y graduales.

      371. En todas las parroquias se da una atención especial a los Sectores
         marginados y se procura con el intercambio parroquial de visitas y encuentros
         y la comunicación inter-parroquial, con actitudes de respeto y dignidad que
         promueven la igualdad de todos/as.

      372. La Pastoral Social elabora sus planes en el marco del Plan Diocesano de
         Pastoral y está plenamente integrada a la Diócesis que promueve su
         desarrollo. El Obispo le da especial atención y los sacerdotes promueven sus
         iniciativas en las parroquias. Se organiza en una Comisión Diocesana , en
         Comisiones Parroquiales y Federaciones de Centros de Madres y desarrolla
         las subcomisiones necesarias para atender a las diversas situaciones.



5.6 PASTORAL DE LA MOVILIDAD HUMANA.


      373. La Pastoral de la Movilidad Humana es un servicio evangelizador dirigido a
         todos los migrantes que llegan de otras tierras a nuestro país, a los que llegan


                                                                                       50
   de los campos y pueblos a la gran ciudad, a los que nos visitan como turistas, a
   los dominicanos que emigran a otros países y a los que regresan después de un
   tiempo largo fuera de ella.

374. Desarrolla una armónica integración de culturas diferentes y construye la
   vivencia de la verdadera y real comunión del amor de Dios que hace una sola
   familia a toda la humanidad.

375. Enfatiza desde el Evangelio la acogida, la ayuda y el respeto de los valores
   propios de cada cultura y promueve la integración plena del migrante en la
   comunidad.

376. Acompaña espiritual y pastoralmente al migrante a quien proporciona
   asistencia dentro de las posibilidades y en el marco de la solidaridad y caridad
   evangélica. Crea en el migrante un compromiso hacia la comunidad y la
   parroquia, a través de una orientación adecuada, respeto y espacio de
   participación y compartir fraterno.

377. Brinda atenciones y oportunidades a los diferentes grupos étnicos, culturales
   y socioeconómicos; les ofrece hospitalidad, acogida, solidaridad, protección,
   seguridad, confianza, tolerancia, esperanza, capacitación, espacio para
   desarrollar su fe y su cultura.

378. Vela porque se respeten sus derechos humanos, se actualiza
   permanentemente en el conocimiento de las leyes de migración de cada país
   promueve leyes que favorezcan a los migrantes.

379. La pastoral de la Movilidad Humana, dada la gran migración haitiana,
   desarrolla una labor especial con ella coordinada por el Centro de Pastoral
   Haitiana y se relaciona con la Embajada y el Consulado de ese país , con a
   Dirección de Migración y otras instituciones que le sirven.

380. Tiene un servicio especializado dirigido a los turistas que nos visitan
   dándoles acogida, información y servicios litúrgicos. Les proporcionan la
   posibilidad de conocer y compartir la experiencia de las parroquias,
   comunidades y obras sociales de la Iglesia Diocesana.

381. La Pastoral de la Movilidad Humana muestra especial interés por los
   refugiados políticos que llegan a nuestro país. Les ofrece acogida, apoyo
   jurídico, oportunidades de integrarse a las comunidades parroquiales.
   Establece mecanismos de cooperación con las instituciones gubernamentales,
   internacionales y nacionales que brindan servicios especiales a estos
   refugiados.

382. Los que trabajan en esta pastoral son personas idóneas, de muy buena
   preparación y experiencia en los servicios que atañen a esta pastoral; tienen
   disposición y sensibilidad al sufrimiento humano, son alegres, acogedoras,


                                                                                51
         entregadas humildes y sencillas, están comprometidas en la evangelización,
         tienen capacidad de escucha, de liderazgo e iniciativa.

      383. Dominan otros idiomas y conocen los derechos y deberes de los ciudadanos
         y extranjeros.

      384. Manifiestan siempre en sus relaciones actitudes evangélicas entre ellos y con
         las personas con quienes ejercen su servicio pastoral. Actúan con justicia y
         verdad y ven en cada ser humano en situación de emigrante al mismo Cristo.

5.7 PASTORAL PENITENCIARIA.

      385. La Pastoral Penitenciaria es un servicio a un sector de la población (los
         reclusos/as) especialmente marginado y excluido de la sociedad. Busca para
         ellos un trato justo en el respeto a los derechos humanos; promueve su
         reinserción en la sociedad y favorece su crecimiento humano y cristiano.

      386. Es un servicio planificado conducido por un Equipo de Pastoral
         Penitenciaria que se organiza en los lugares donde hay centros de reclusión,
         tiene personas contacto en todas las parroquias y logra que la comunidad
         diocesana y parroquial perciba a los confinados/as como una parte doliente de
         la familia cristiana.

      387. Ha logrado de las autoridades el servicio de capacitación laboral,
         asesoramiento legal y acceso a las facilidades. Ha formado un número
         suficiente de personas para atender este ministerio y las acompaña
         sistemáticamente en el desarrollo del mismo.

      388. Labora para brindar al preso servicios continuos con asistencia profesional y
         judicial, junto con las autoridades militares, civiles y eclesiásticas. Les ofrece
         programas educativos, laborales, de salud, consejería, sociología y medicina
         preventiva para mejorar su calidad de vida. Desarrolla sus valores humanos,
         logrando convertir al recluso en una persona nueva que puede integrarse y
         funcionar en la sociedad.

      389. Luego de capacitar al recluso para el trabajo productivo y prepararle para su
         inclusión en la sociedad, sensibilizan a la misma sociedad civil para que ésta
         facilite su reinserción positiva.

      390. La Pastoral Penitenciaria trabaja con los presos, su familia, con las
         autoridades responsables de ellos, con otras organizaciones de la sociedad
         civil y con la comunidad, de manera que los presos se sientan en todo
         momento acompañados, visitados con frecuencia y atendidos en sus
         necesidades.

      391. Las cárceles se han convertido en centros de encuentro con Dios en los que
         se prepara a la recepción de los sacramentos de iniciación cristiana y se viven


                                                                                        52
         los demás sacramentos en un proceso de evangelización análogo al que está
         viviendo todo el pueblo.

      392. Los integrantes y colaboradores de la pastoral penitenciaria son personas
         sensibles a los derechos humanos, que conocen la doctrina de la Iglesia, saben
         de psicología social y proyectan un testimonio de vida.

      393. Entre los colaboradores hay muchos abogados cristianos que ofrecen
         alternativas de solución legal a los problemas de los reclusos/as, defienden sus
         derechos y luchan para que todos reciban un trato igual.


5.8 PASTORAL EDUCATIVA.

      394. Las escuelas católicas son ámbitos de evangelización y de servicio a la
         comunidad y al ambiente para todos aquellos que están involucrados en las
         mismas: alumnos, educadores, padres y madres y personal auxiliar. Todos
         profundizan su fe y su vida comunitaria y toman parte en la vida y misión de
         la parroquia a la que pertenecen.

      395. La escuela organiza tiempos especiales para promover experiencias de fe y
         celebraciones litúrgicas en forma gradual y progresiva.

      396. . La escuela se organiza a partir de los valores de participación, de diálogo y
         de corresponsabilidad, de respeto por las diversidades y de servicio al propio
         ambiente. Promueve la creatividad, el sentido de fraternidad universal, el
         diálogo inter-religioso y busca crear en el ambiente una cultura de respeto a
         las tradiciones del pueblo de acogida a las personas, de solidaridad humana y
         de compromiso con al naturaleza.

      397. La escuela se organiza en forma comunitaria, con diversos organismos
         representativos de las diversas categorías de personas involucradas en la
         misma escuela y con un grupo dirigente que actúa con espíritu de familia.

      398. La escuela, por medio de proyectos educativos de servicio a la comunidad,
         educa a los jóvenes a la libertad y al servicio a la comunidad humana y
         cristiana.

      399. Hay una Comisión Diocesana que coordina y promueve la dimensión
         pastoral de las escuelas.

5.9 EL ECUMENISMO.

      400. El Ecumenismo se reocupa de la relación con otras confesiones cristianas, y
         si es el caso, con otras religiones o grupos en la línea de acción pastora que
         presenta el Magisterio eclesial.



                                                                                       53
      401. Este ministerio dirige la formación ecuménica de los fieles, así como las
         actividades ecuménicas, indica el modo seguro y concreto de actuar, resuelve
         las dudas que surgen, teniendo en cuenta todas las circunstancia de tiempo,
         lugar y personas, en conformidad con los documentos del Pontificio Consejo
         para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y las directrices de la
         Conferencia del Episcopado Dominicano.

6. SERVIOS PARA         LA     ATENCION        Y   FORMACION          DE     AGENTES
PASTORALES

6.1 ATENCION Y FORMACION PERMANENTE DEL CLERO

      402. La formación permanente de los sacerdotes los capacita para guiar al pueblo
         de Dios en su proceso de crecimiento, tal como está previsto en el Plan
         Diocesano de Pastoral y en respuesta a los desafíos de la actualidad.

      403. El proceso de formación permanente los ayuda desarrollar su sensibilidad
         social, su espíritu de solidaridad y su respuesta de caridad; los ayuda a
         mantenerse cercanos y atentos a los excluidos, enfermos y necesitados

      404. La formación permanente ha logrado promover en los sacerdotes un
         equilibrio psicológico y emocional que les da la madurez para enfrentar las
         dificultades que se presentan constantemente en un mundo en cambio y les
         ofrece los subsidios necesarios para enfrentar las nuevas situaciones.

      405. La formación permanente del clero fomenta la vida espiritual de los
         sacerdotes en el marco de una espiritualidad comunitaria que pone el acento
         en las relaciones y promueve todas las formas de integración en comunidad.

6.2 ATENCION      Y FORMACION            DE    LOS CANDIDATOS            AL ORDEN
SACERDOTAL

      406. La formación pastoral de los candidatos al sacerdocio es integral,
         actualizada, dinámica y de calidad y sobre todo comunitaria, es decir,
         destinada a preparar la construcción y el cuidado de la comunidad mediante el
         don de sí mismos a los demás, fruto de un amor desinteresado y gratuito.

      407. Esta formación, encarnada en la realidad, les frece unas sólidas bases
         humano-cristianas, ecológicas, bíblicas, psicológicas, morales, espirituales,
         pastorales, metodológicas y pedagógicas que son contrastadas
         permanentemente con la realidad.

      408. Su principal campo de formación es la experiencia pastoral. Viven
         experiencias apostólicas a través del compromiso con las comunidades y de
         los servicios específicos que se le asignen en las distintas líneas de pastoral.
         De este modo entran en contacto directo con la comunidad y aprenden a
         compartir los procesos comunitarios y a reflexionar sobre ellos.


                                                                                      54
      409. La formación que reciben les ayuda a una reflexión sobre la acción pastoral
         que experimentan. Para eso reciben una formación en la conducción de
         grupos, en la promoción de un conjunto social, en la promoción del cambio y
         en las ciencias de la comunicación.

      410. Los seminaristas se preparan, por una parte, en la sencillez, humildad y
         laboriosidad de la vida doméstica en la que aprenden a ser servidores de los
         demás; por otra parte en el auto-conocimiento y aceptación personal, donde
         aprenden a ser humildes y comprensivos con todos/as.

      411. Se ejercitan en la vida de oración, austeridad, entrega y amor, con una visión
         profunda de la vida evangélica, para expresar el seguimiento de un Cristo vivo
         y encarnado.

      412. Para promover este tipo de formación existe un equipo de formadores,
         maestros, guías de vida interior, de vida ejemplar y esmerados en la
         formación, educación y acompañamiento espiritual de los seminaristas en
         función de su servicio a la comunidad.

6.3 ATENCION Y FORMACION DE LOS DIACONOS PERMANENTES.

      413. La formación de los diáconos se realiza en la actividad pastoral y como parte
         de dicha actividad. La parte teórica ilumina siempre la vertiente pastoral de
         modo que hay una constante interacción entre la pastoral que ejercen y la
         formación que reciben.

      414. La formación es integral, sistemática, permanente y adecuada a su
         ministerio. Incluye conocimientos de psicología, de Sagrada Escritura,
         filosofía, teología, espiritualidad, liturgia, asuntos legales, pedagogía, moral,
         predicación, relaciones humanas, pastoral, etc.

      415. Su formación es de calidad, encarnada en la realidad social y eclesial, para
         responder a las exigencias de una Nueva Evangelización, basada en el amor,
         en la confianza, en la fidelidad al servicio de la comunidad y en la obediencia
         a la voluntad de Dios.

6.4 ATENCION Y FORMACION DE LOS AGENTES LAICOS.

      416. La diócesis y las parroquias ofrecen diversos servicios de formación general
         en aquello que es común a todos los agentes de pastoral. Esta formación
         comprende los aspectos doctrinales, espirituales, pastorales y metodológicos.

      417. La formación está avalada constantemente por la experiencia, especialmente
         en la entrega a los demás que le dan unidad y solidez. Los agentes laicos
         manifiestan con el testimonio de su vida y la calidad de su servicio la
         formación que han recibido.


                                                                                       55
      418. Las relaciones interpersonales que establecen con todas las personas y su
         trato con los más necesitados, modelan en ellos un estilo de servicio a los
         demás que se expresa en el compromiso humilde y en la responsabilidad con
         toda la comunidad.

      419. Poco a poco han adquirido en el servicio al Evangelio y en la vivencia de su
         fe, una sólida madurez espiritual, profundidad de reflexión, capacidad de
         entrega y disponibilidad para el servicio.

      420. Los colaboradores de los diferentes servicios reciben a partir de la acción
         una formación acorde con el ministerio que les toca desarrollar.

      421. Esta formación proporciona, paso a paso, los contenidos y recursos
         psicológicos, bíblicos, teológicos, litúrgicos y otros necesarios para el
         ejercicio de su servicio.

      422. La formación de agentes laicos debe preparar y acompañar sobre todo a las
         personas que quieren vivir su fe en aquellos ámbitos de la sociedad donde se
         realiza la transformación del mundo de acuerdo a los criterios y valores del
         Reino de Dios.

      423. Los/as agentes que forman a los laicos, son personas que han alcanzado una
         madurez humana y espiritual que se refleja en el trato respetuoso, en la
         paciencia, en la constancia y en la capacidad de esperar los momentos
         adecuados para exigir y promover el cambio.

      424. Viven la espiritualidad comunitaria como camino de santificación y por eso
         tienen la energía para animar a otros.

6.5 LOS CENTROS DE FORMACION

      425. La diócesis cuenta con un centro especializado que capacita para el
         diaconado y para otros ministerios. Este centro anima las escuelas de
         formación de agentes laicos ubicadas en las diversas zonas pastorales, por
         medio de seminarios, talleres, encuentros, retiros convivencias, jornadas de
         reflexión y oración.

      426. Existe un cuerpo de profesores preparados adecuadamente para estos fines,
         que trabajan en equipo con la comisión designada por el Obispo para la
         formación de los diáconos y de los demás ministerios.


7. ESTRUCTURAS DE APOYO

      427. Mediante los servicios para las estructuras, se promueve en a Diócesis, la
         identidad y pertenencia ala Iglesia, el compromiso, la organización, la


                                                                                    56
         colaboración, la participación, y el aporte según las posibilidades de cada uno,
         par favorecer el crecimiento y la comunión eclesial.

      428. También favorece el acercamiento a las familias y a las comunidades, se
         crean espacios de mayor participación y representación en las decisiones,
         planificación, ejecución y evaluación del proceso de evangelizacioón y de la
         marcha de las comunidades.

      429. Se establece una comunicación abierta, directa, rápida y efectiva y
         permanente.

7.1 PASTORAL DE LA COMUNICACIÓN.

      430. La Pastoral de la Comunicación es parte de una pastoral orgánica y
         planificada que orienta en masa a toda la población; llega a todos los hogares
         de la Diócesis y mantiene viva la comunicación en ambas direcciones. La
         Pastoral de los medios de Comunicación es un aspecto de esa pastoral.

      431. Su finalidad es llevar a través de los medios de comunicación social el
         anuncio del Evangelio a todos los lugares en una dinámica que presenta el
         amor de Dios manifestado en Jesucristo. Lo hace adaptándose al itinerario de
         evangelización que propone el Plan de Pastoral,

      432. Promueve la mejora de las relaciones sociales, crea conciencia critica en los
         oyentes y televidentes y anima a las comunidades a vivir el evangelio de
         acuerdo a los pasos del Plan Pastoral señalados para ellos/as.

      433. Los medios de comunicación propios de la Diócesis tienen identidad católica
         y son utilizados para la evangelización. Tiene un alto nivel de profesionalidad
         y se proyectan con realismo y honestidad. Pueden también firmarse convenios
         y acuerdos con otras entidades que manejen los medios para conseguir
         tiempos de proyección.

      434. El equipo de coordinación de la pastoral en los medios de comunicación
         está siendo evangelizado en su proceso con el pueblo, preparado y enviado
         por el Obispo, tiene una estrecha relación con las parroquias y las
         comunidades.

      435. Actúan en el respeto a la ley de la Iglesia, bajo la ética y las costumbres de
         las comunidades, orientadas en la fe católica y asesorada por el ordinario del
         lugar. Mantienen actualizado un archivo de las intervenciones realizadas en
         los medios de comunicación social.

      436. Promueven la colaboración con universidades e institutos católicos para
         programas de enseñanza, de información y de formación en diversos temas de
         interés.



                                                                                      57
7.2 ADMINISTRACION ECONOMICA.

      437. La administración económica de la Diócesis es llevada por un consejo
         económico bajo la dirección del Obispo y compuesto por laicos competentes
         en administración, con la adecuada asesoría técnica de planificación y
         programación.

      438. Esos agentes son personas de fe profunda y testimonio de vida cristiana.
         Cuentan con una formación sólida y son conscientes de su vocación de
         servicio en la Iglesia.

      439. Son personas identificadas con la misión evangelizadora de la Iglesia y se
         enfrentan a los retos de los nuevos tiempos para ayudar a las necesidades y
         problemas que se presentan.

      440. Son personas capacitadas, dispuestas a su comunidad eclesial con
         entusiasmo, dinamismo, generosidad y desinterés.

      441. Trabajan organizadamente con iniciativa y creatividad. En los equipos cad
         uno aporta su experiencia y los conocimientos de su especialidad. Todos
         trabajan unidos y reina en ellos el amor de Cristo.

      442. Asumen el servicio con alegría y perseverancia, con sabiduría y prudencia.
         La administración es llevada con transparencia, honestidad y pulcritud.

      443. El pueblo de Dios es generoso y responsable de las obras de la Diócesis, y
         estas cuentan con todos los recursos necesarios para la evangelización y para
         socorrer a los más pobres.

      444. El estado financiero de la Diócesis se da a conocer al Pueblo de Dios. El
         Obispo da cuenta del uso y utilidad de los bienes de a Diócesis.

      445. Existe un registro contable de entradas y salidas en el que se detalla con
         claridad todo el movimiento económico.

      446. Se da una verdadera comunicación de bienes, en la que siempre se toma en
         cuenta cada una de las necesidades y prioridades de la Iglesia y sus
         comunidades.

      447. Asesora a los consejos económicos de las parroquias, con los que mantiene
         un intercambio permanente a nivel técnico, económico y administrativo. Les
         ayuda a mantener el sentido espiritual de su servicio a la Diócesis, las
         parroquias y comunidades.

      448. Organiza campañas de captación de fondos para cubrir las diferentes
         necesidades que surgen de los desafíos actuales que presenta la nueva


                                                                                   58
         evangelización.

      449. Realiza la auditoria de la contabilidad de las parroquias y de las instituciones
         eclesiales, con toda la competencia propia de la administración moderna.

      450. Motiva y da seguimiento a las diferentes colectas que se realizan para obras
         diocesanas y para expresar nuestra comunión con la Iglesia Universal.

      451. Mantiene un archivo de datos de los bienes de la Iglesia y de todas las
         transacciones económicas.

      452. En el nivel parroquial funciona un equipo administrativo presidido por el
         párroco que mediante un sistema técnico y con criterio evangélico, le da al
         dinero y a los bienes parroquiales, el uso y la distribución el uso y la
         distribución adecuada a las necesidades de la parroquia.

      453. Cada comunidad administra sus propios fondos y asume sus obligaciones
         con la parroquia y la Diócesis.

      454. El Comité económico de la Parroquia presenta un informe financiero
         mensualmente a la comunidad parroquial y al Obispado.

      455. Promueve actividades pro-fondos para captar recursos e incentivar el apoyo
         y colaboración de todos los miembros de la comunidad.

      456. Los que realizan un servicio a tiempo completo en la Curia Diocesana y en
         las parroquias, reciben un sueldo apropiado para vivir dignamente, dar
         testimonio de pobreza evangélica y credibilidad ante los fieles.

7.3 SERVICIOS TECNICOS DIOCESANOS Y PARROQUIALES.

      457. Los servicio de secretaria, apoyo técnico y archivo, funcionan por separado
         de acuerdo a cada Vicaría o Comisión.

      458. Los realizan equipos integrados por personas católicas que aman la Iglesia y
         están comprometidas e identificadas con su fe.

      459. Son personas responsable, confiables, prudentes, discretas, honestas, con
         capacidad e iniciativa, conocedoras de las tecnologías modernas que le
         permiten organización y eficiencia en su trabajo.

      460. Son cariñosas, amables, sencillas, serviciales, humildes y entregadas.

      461. Asimismo, están capacitadas, y entrenadas adecuadamente con los mismos
         lineamientos diocesanos, para realizar los distintos servicios requeridos con el
         funcionamiento eficiente y eficaz que exigen la práctica operativa.



                                                                                        59
462. Las personas que están al frente de las oficinas, están informadas de todos
   los servicios, horarios y actividades, para acoger y orientar con precisión a
   todos los que acuden en busca de información.




 ESTRUCTURAS IDEALES
                                                                              60
               PARA LA COMUNION
                Y PARTICIPACION

               A. COMUNION ORGANICA DEL PUEBLO DE DIOS
                    ESTRUCTURAS A NIVEL DIOCESAANO.
                         ORGANISMOS DE ELABORACION DE
                          PROPUESTAS PASTORALES.

                         ORGANISMOS DE PRODUCCION Y
                          COORDINACION.

                         ORGANISMOS DE EJECUCION.

                         ESTRUCTURAS A NIVEL DE LAS ZONAS
                          PASTORALES.

                         ESTRUCTURAS A NIVEL DE LA PARROQUIA.


               B. COMUNION DINAMICA DEL PUEBLO DE DIOS.

                          INTRODUCCION
Estas Estructuras son un medio para expresar y vivir la comunión, la unidad en la
diversidad. También, ellas permiten que las personas desarrollen sus propios carismas
al crear un dinamismo que permite que se pongan al servicio del bien común.

Las estructuras eclesiales constituyen el modo o estilo concreto de organizar la vida y la
misión de la Iglesia para hacer eficaz su objetivo único y total que es su servicio al
Reino en el medio y momento concretos que le toca vivir.

También, las estructuras y una organización adecuadas que aseguran la comunión y la
participación porque permiten resolver las tensiones que surgen en las relaciones


                                                                                             61
comunitarias, entre la unidad y la diversidad, entre lo personal y lo comunitario, entre la
doctrina y la praxis, entre la liturgia y la espiritualidad, entre lo administrativo y lo
pastoral, entre la autoridad y participación y entre lo espiritual y lo económico.

Este tercer capítulo describe las estructuras organizativas ideales que configuran el
modelo ideal de la Iglesia Local. Son los ámbitos en los que se experimenta la
diversidad de sus carismas y ministerios y su complementariedad en la organicidad del
Cuerpo de Cristo y se realiza la articulación de unos con otros de tal modo que crean un
dinamismo a favor de su edificación y su misión evangelizadora.

Se trata de definir los diferentes organismos en los que el conjunto de bautizados en el
nivel apropiado están organizados, ubicando a cada uno en el conjunto, estableciendo
las relaciones entre unos y otros y su funcionamiento específico.

En definitiva, se trata de la explicación del organigrama diocesano ideal, es decir, la
visualización de las relaciones de dependencia y de cooperación mutuas.

Este capítulo tiene dos apartados:

   A. COMUNION ORGANICA DEL PUEBLO DE DIOS.

   Antes de la descripción de las estructuras se recuerdan los principios que deben
   iluminar la búsqueda y la definición de las estructuras ideales que configuran la
   Iglesia local en su situación ideal.

   Luego, se presentan los cuatro organismos fundamentales de comunión y
   participación a nivel diocesano, zonal y parroquial:
   - los organismos de Elaboración de propuestas,
   - los organismos de Decisión y de ayuda para la decisión,
   - los organismos de Conducción,
   - los organismos de Ejecución.



   B. COMUNICACIÓN DINAMICA DEL PUEBLO DE DIOS.

Describe el funcionamiento del conjunto diocesano para manifestar su vida y su
dinamismo. Se presenta la espiritualidad del conjunto, de un conjunto de movimiento y
se muestra como las estructuras favorecen y potencian la vida del Pueblo de Dios que
se expresa principalmente en la participación, conscientes de que una acción pueda
llegar a su término necesita ser pensada creativamente, decidida comunitariamente y
realizada eficazmente.

                   A. COMUNION ORGANICA DEL PUEBLO DE DIOS.

         463. Las estructuras pastorales son las formas de organización de la vida y de
            la misión de la Iglesia, para lograr una verdadera comunión entre todos los


                                                                                              62
       que la formamos y en todo lo que hacemos, para hacer presente el Reino
       de Dios en nuestra realidad.

    464. Ellas están al servicio de la comunidad; expresan, concretan y
       promueven los valores del Reino en un momento histórico y en el contexto
       de cultura del pueblo.

    465. Las estructuras pastorales de la Diócesis se rigen por estos principios:

    El bien común de la Diócesis, subordinado al de la Iglesia Universal,
     prevalece sobre el bien personal o de las comunidades particulares
     existentes en ella.
    La unidad: Todos en todo buscan la unidad, de la cual es Obispo es garante
     y fundamento.
    Colaboración de modo responsable. Todos/as los bautizados/as colaboran de
     modo responsable en la marcha de la Iglesia Diocesana, de acuerdo a su
     vocación particular y a los dones recibidos del Espíritu Santo.
    La subsidiariedad: En la Diócesis se estimula y practica la subsidiariedad, de
     modo que cada uno hace todo y sólo lo que le corresponde. Existe
     delegación de funciones y facultades, se respetan las legítimas competencias
     de los otros y las justas iniciativas de las personas, de los grupos,
     comunidades y movimientos apostólicos.
    La coordinación del Obispo: Toda la vida actividades de la Diócesis están
     coordinadas entre ellas por el Obispo, lo que le da unidad, armonía y mayor
     eficacia.
    La persona adecuada en el puesto adecuado: El Obispo designa a la persona
     adecuada en sitio adecuado de acuerdo a sus posibilidades, capacidades y
     carismas, de modo que pueda desarrollar su misión con mayor competencia
     y utilidad.
    Organización participativa: La Diócesis tiene una organización participativa
     por lo que se distribuye el mayor número de responsabilidades al mayor
     número de personas. Así amplía al máximo las oportunidades de comunión
     y participación.


    466. Las estructuras tiene cuatro niveles: elaboración de propuestas, la
       decisión, la conducción y la ejecución; establecidas de acuerdo a los tres
       momentos del Plan de Pastoral que son: la decisión, la conducción y la
       ejecución. En cada nivel las personas son diferentes, realzan todo lo que
       les corresponde y dan espacio para que muchas personas participen.

    467. La Diócesis tiene diseñado un organigrama en el que se visualizan las
       relaciones de colaboración y dependencia de las partes con el conjunto.




                                                                                      63
64
        ESTRUCTURA
           A NIVEL
         DIOCESANO




1. ORGANISMOS DE ELABORACION DE PROPUESTAS PASTORALES

      468. Los organismos de elaboración de propuestas son los que presentan ideas,
         orientaciones, sugerencias y criterios para la acción pastoral. Piensan,
         analizan, estudian, consultan al pueblo de Dios para descubrir lo que el Señor
         quiere que se realice a nivel diocesano parroquial.

      469. Las estructuras de elaboración son: El Consejo Diocesano de Pastoral, el
         Equipo Diocesano de Animación Pastoral, la Reunión del Clero, las Filiales
         Diocesanas, de la Conferencia Nacional de Religios/as y de la Conferencia
         Nacional de Institutos Seculares y el Consejo de Laicos.



                                                                                    65
CONSEJO DIOCESANO DE PASTORAL

     470. El Consejo diocesano de Pastoral es el organismo de participación del
        pueblo de Dios en la elaboración de las propuestas pastorales globales o
        parciales. Es un espacio cualificado para la participación de los laicos en la
        misión de la Iglesia. Está integrado por fieles (presbíteros, miembros de
        institutos de vida consagrada y laicos) que están plenamente comprometidos
        en el Plan diocesano de Pastoral y que verdaderamente representan a todo el
        Pueblo de Dios de modo equilibrado y operativo. Las personas que lo
        integran se destacan por su fe, buenas costumbres y prudencia.

     471. El Obispo, al designarlos, toma en cuenta las distintas zonas pastorales de la
        diócesis, las condiciones sociales y profesionales de los candidatos, su
        compromiso apostólico, tanto personal como comunitario y las principales
        actividades y servicios que ofrece a la Iglesia.

     472. El Consejo diocesano de Pastoral expresa la corresponsabilidad pastoral en
        la misión salvífica de la Iglesia; dinamiza las tareas evangelizadoras; es signo
        de comunión y participación eclesial; motiva las decisiones de la Iglesia
        mediante el diálogo sincero y el discernimiento pastoral; es punto de
        encuentro de quienes viven su fe en las más diversas situaciones ambientales.

     473. El carácter consultivo de este consejo abre espacios al diálogo sincero y
        comunitario, donde se manifiestan opiniones, se dan informaciones, se
        exponen las necesidades, se sugieren normas y se formulan peticiones.

     474. Analiza la situación de la diócesis en su realidad global y en sus aspectos
        particulares. Actualiza constantemente los análisis de la realidad y re-formula
        el diagnóstico cuando sea necesario.

     475. Elabora las propuestas del Plan diocesano de Pastoral y las relaciona con
        aspectos o asuntos particulares de la diócesis.

     476. Hace estudios sobre temas particularmente importantes para la vida y misión
        de la Iglesia ofreciendo las conclusiones pertinentes al Obispo y a los
        Departamentos y Comisiones Pastorales correspondientes.

     477. El Consejo Diocesano de Pastoral lo convoca y preside el Obispo al menos
        dos o tres veces al año y siempre que lo determine el Plan de Pastoral.

     478. Tiene una mesa ejecutiva compuesta por un secretario permanente, un
        coordinador, un secretario de actas, y varios vocales. Su número no excede a
        la mitad del total de los miembros del consejo.

     479. Existe una excelente relación del Consejo con las asambleas del clero, con
        la conferencia diocesana de religiosos/as y con el consejo diocesano de


                                                                                     66
         laicos/as.


1.2 EQUIPO DIOCESANO DE ANIMACIÓN PASTORAL (EDAP)

      480. El EDAP es un Equipo que está conformado por el Obispo quien lo preside,
         lo elige y lo convoca, el Vicario de Pastoral que lo coordina, y algunos
         presbíteros, religiosas, religiosos y laicos a tiempo completo, que sirven
         según su función al dinamismo comunitario de la Diócesis en su conjunto.
         Está al servicio del Obispo para colaborar en la realización de su ministerio
         profético, de llamar a conversión al conjunto de los bautizados para que como
         pueblo de Dios responda cada vez más a su vocación a la santidad.

      481. Profundiza y promueve la espiritualidad comunitaria que se expresa en el
         Plan Pastoral y que se actúa en su realización, siempre al servicio del bien de
         toda la Iglesia.

      482. Sirve al Consejo Diocesano de Pastoral como equipo técnico.

      483. Anima y coordina la elaboración del Plan Diocesano de Pastoral.

      484. Actúa como Comisión diocesana para la espiritualidad y formación de los
         agentes de pastoral en aquello que es común a todos ellos.

      485. Ayuda y asegura el funcionamiento y capacitación de los equipos
         parroquiales y zonales de animación pastoral en la realización de su tarea.

      486. Prepara y organiza los Encuentros diocesanos de Pastoral así como otros
         encuentros que le sean pedidos por el Obispo.

      487. La elección y nombramiento de este equipo la hace el Obispo tomando en
         cuenta la propuesta del Vicario episcopal para la acción pastoral y sus
         miembros permanecen el tiempo que el Obispo quiera y ellos mismos acepten.

      488. Todo su ritmo de trabajo esta subordinado al Plan de Pastoral y las
         exigencias que se derivan del mismo. Es un grupo de misión y constantemente
         está creando lo que esa misión exige y dando testimonio de la espiritualidad
         que expresa esa misma misión.

      489. En sus encuentros, los miembros del EDAP, estudian, oran, programan,
         elaboran materiales útiles al cumplimiento de sus funciones y de evaluación de
         su vida y de su acción.

1.3- REUNION GENERAL DEL CLERO.

      490. Es el espacio de encuentro y de diálogo de todo el clero en los asuntos que
         toca a su vida y a su bienestar espiritual y material; mediante el cual expresan


                                                                                      67
            la fraternidad sacramental.

         491. Los presbíteros comunican cuanto creen necesario, útil e importante para la
            renovación de la diócesis. Son conscientes y profundizan las implicaciones del
            carácter sacerdotal en su vida y misión. La preside el Obispo y participan
            todos los presbíteros diocesanos y religiosos residentes en la Diócesis, tanto
            los que sirven en las parroquias como los que realizan otros ministerios.

         492. La preside el Obispo y participan todos los presbíteros diocesanos y
            religiosos residentes en la Diócesis, tanto los que sirven en las parroquias
            como los que realizan otros ministerios.

         493. Se reúnen cada dos meses y en otras ocasiones que el Obispo considere
            oportuno.

         494. La asamblea es coordinada por el encargado del clero en comisión con el
            Vicario de Pastoral y un equipo de tres a cinco presbíteros elegidos por la
            misma asamblea y por tres años, de acuerdo con el Obispo. Este equipo
            organiza la agenda, conduce su realización y asume la responsabilidad de
            llevar a cabo lo que la asamblea aprueba en el ámbito de su competencia.


  1.4-    FILIALES DIOCESANAS DE LA CONFERENCIA DOMINICANA DE
          RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS Y DE LA CONFERENCIA NACIONAL
          DE INSTITUTOS SECULARES.

         495. Es el espacio de encuentro de los diversos institutos de religiosos y
            religiosas residentes en la Diócesis.

         496. Se conocen mutuamente y se comunican experiencias, viven el diálogo, la
            aceptación y cooperación.

         497. Viven con profundidad y son conscientes de las implicaciones de la
            profesión religiosa en la vida y misión de la Iglesia.

         498. Participan activamente en la renovación pastoral de la Diócesis de acuerdo
            al carisma y al testimonio de signo escatológico que le es propio y al que se
            sienten llamados a dar al interior de la Iglesia.

1.5- CONSEJO DIOCESANO DE LOS LAICOS/AS.

         499. Es el espacio de encuentro y de diálogo de los laicos organizados en
            asociaciones, movimientos y grupos apostólicos reconocidos por la diócesis.

         500. Promueve el mutuo conocimiento, la reciproca aceptación y cooperación
            entre los diversos grupos apostólicos y asociaciones laicales.



                                                                                       68
     501. Profundiza las implicaciones de la condición laical y de su misión en la
        Iglesia, al servicio de la propagación del Reino de Dios en el mundo.

     502. Se reconocen los diversos carismas y         se da forma a las
        complementariedades de los mismos en el Espíritu. Ofrecen su propio
        carisma al servicio de la Iglesia.

     503. Propone a la diócesis a través de su representante en el Consejo diocesano de
        Pastoral cuanto ellos creen conveniente para la renovación de la Iglesia.

     504. Los laicos se sienten llamados a hacer presente y operante a la Iglesia en
        aquellos lugares y circunstancias en las que ellos viven y actúan como luz del
        mundo, sal de la tierra y levadura en la masa.

     505. El Consejo de Laicos es presidido por el Obispo o por un delegado suyo y
        convocado por el coordinador.

     506. Se reúne al menos una o dos veces al año y las veces que decide el mismo
        consejo, que el Obispo lo convoque o que lo requiera el Plan diocesano de
        Pastoral.

     507. Participan los que tienen responsabilidad en el nivel diocesano y los
        responsables de los diversos movimientos, asociaciones y grupos reconocidos
        oficialmente en la Diócesis.

     508. El Equipo Coordinador, de acuerdo con el Obispo, prepara la agenda,
        organiza las reuniones y asume los encargos que el mismo consejo le
        requiere.

     509. El Equipo Coordinador actúa como enlace entre la Diócesis y los diversos
        grupos y asociaciones apostólicas y entre los mismos grupos en aquello que
        es común a ellos. También es enlace con el Consejo Nacional de Laicos.

     510. Asimismo, mediante el coordinador o un representante del equipo se
        relaciona con el Consejo Diocesano de Pastoral.


2- ORGANISMOS DE AYUDA PARA LA DECISION
     511.    El Obispo, a quien el Señor ha puesto al frente de su pueblo, es a quien le
        corresponde, guiado por el Espíritu Santo, tomar las decisiones de todo lo que
        atañe al bien de la Diócesis.

     512. Para realizar este servicio, el Obispo se auxilia del Pueblo de Dios a quien
        escucha consciente de que el Espíritu Santo también se expresa en su
        comunidad.



                                                                                     69
      513. Los organismos diocesanos para la toma de decisiones son: el Consejo
         Presbiteral, el Colegio de Consultores, el Encuentro Diocesano de Pastoral y
         el Sínodo diocesano.

2.1- CONSEJO PRESBITERAL

      514. Es una institución de carácter consultivo formado por un grupo de
         presbíteros que representan el presbiterio diocesano, para expresar su parecer
         al Obispo sobre diferentes asuntos de la Diócesis, como un aporte en su
         discernimiento a la hora de tomar decisiones conforme a la norma del derecho
         canónico.

      515. Es una expresión de unidad y distinción sacramental y ministerial del
         presbiterio en su corresponsabilidad con el gobierno de la Diócesis.

      516. Provee el bien pastoral del pueblo de Dios en la Diócesis. En diálogo abierto,
         se manifiestan opiniones, se dan informaciones, se exponen las necesidades
         pastorales, se sugieren normas y se formulan peticiones.

      517. Da el propio consejo al Obispo sobre los temas que él consulta para realizar
         su decisión.

      518. Se forman equipos de trabajo para afrontar problemas concretos y cuando lo
         creen necesario hacen uso de los servicios de especialistas en algunas
         materias, aunque éstos no sean miembros del consejo presbiteral.

      519. Ofrecen al Obispo el propio discernimiento sobre la aceptación del Plan
         Diocesano de Pastoral.

      520. También analiza, reflexiona y elabora orientaciones sobre temas
         directamente relacionados con la vida y misión de los presbíteros, para que el
         Obispo tome las decisiones oportunas.

      521. Como órgano representativo del presbiterio diocesano, incluye sacerdotes
         diocesanos y religiosos. Algunos pueden ser elegidos por los sacerdotes de la
         Diócesis, otros por el Obispo y algunos son incluidos en virtud del trabajo que
         tienen encomendado.

      522. Se toma en cuenta los que representan las distintas zonas pastorales de la
         Diócesis y los ministerios que mayor número de sacerdotes concentre.

      523. El número de miembros es equivalente al 10% de los que conforman el
         presbiterio diocesano.

      524. Es convocado por el Obispo cada dos o tres meses y siempre que le parezca
         oportuno.


                                                                                      70
      525. Entre sus miembros el Consejo escoge una mesa ejecutiva (un secretario
         ejecutivo, un secretario de actas, y un vocal) por tres años y pueden ser
         reelegidos para periodos sucesivos.

      526. La reunión siempre se desarrolla como proceso de discernimiento espiritual
         con métodos adecuados.

      527. Todos los asuntos del Consejo son previamente tratados por el presbiterio.
         En la consulta previa se escuchan las opiniones ofrecidas por todo el clero y
         luego los representantes actúan en nombre propio y entrega la información
         necesaria para un real y digna participación.

      528. El Obispo, después de discernir las opiniones y los contenidos de las
         propuestas, comunica sus decisiones al Pueblo de Dios.

      529. El Consejo Presbiteral es permanente pero sus miembros son elegidos por un
         tiempo determinado de modo que todo el Consejo o parte de él se renueva
         cada cinco años.

      530. Los miembros que en razón de su oficio son miembros del Consejo mientras
         ocupan el cargo que representan. Los elegidos por los sacerdotes permanecen
         durante tres años y pueden ser reelegidos, igualmente los elegidos por el
         Obispo. Los que forman parte del colegio de consultores durante el
         quinquenio que lo son continúan en el Consejo Presbiteral.

  2.2- EL COLEGIO DE CONSULTORES

      531. Es un grupo de seis a doce presbíteros elegidos por el Obispo de entre los
         miembros del consejo presbiteral que ayudan más inmediatamente en el
         gobierno y animación de la Diócesis durante un período de cinco años.

      532. Aconsejan al Obispo en la administración económica y da su consentimiento
         en lo que respecta a la administración extraordinaria de los bienes eclesiásticos
         de la Diócesis.

      533. Dan su parecer al Obispo con prontitud y solicitud sobre aquellos aspectos
         de la vida y misión de la Iglesia Diocesana que le son consultadas por él.

2.3- ENCUENTRO DIOCESANO DE PASTORAL

      534. El encuentro Diocesano es el espacio en que se canaliza la participación
         corresponsable de toda la Diócesis. En la toma de decisiones que realiza el
         Obispo para lograr la ejecución del Plan Diocesano de Pastoral al servicio del
         Reino de Dios.

      535. Evalúa el proceso del Plan Diocesano de Pastoral, define sus etapas


                                                                                       71
         sucesivas y da orientaciones para su planificación.

      536. El encuentro Diocesano de Pastoral está integrado por el Obispo que lo
         convoca y lo preside, su consejo Episcopal y Prebisteral, los sacerdotes,
         diáconos permanentes, las religiosas que trabajan en la pastoral diocesana y
         delegaciones de laicos de las diversas comisiones diocesanas.

      537. Se realiza cada año para la programación pastoral y al iniciar y finalizar una
         fase del proceso de evangelización.

2.4- SINODO DIOCESANO.

      538. Es la asamblea de sacerdotes y de otros escogidos por el Obispo que le
         prestan su ayuda para bien de toda la comunidad diocesana.

      539. El Sínodo Diocesano, que continúa una larga tradición de la Iglesia, es el
         modo más destacado y solemne que tiene el Obispo para ejercer sus funciones
         de gobierno.

      540. Es una excelente expresión de corresponsabilidad en la que el Pueblo de
         Dios le presta su ayuda en su misión de legislador de la Diócesis.

      541. El sínodo Diocesano realiza a cabalidad su finalidad de aplicar la doctrina y
         disciplina de la Iglesia a la realidad diocesana; dicta normas de acción
         pastoral; corrige, si fuere el caso, los errores y vicios que existan y cultiva la
         común responsabilidad en la edificación del Pueblo de Dios.

      542. Sus miembros convocados por el Obispo son: el Vicario episcopal, los
         miembros del Consejo Presbiteral, un presbítero elegido por cada Zona
         Pastoral, algunos superiores de comunidades de vida religiosa, laicos
         representantes de las zonas pastorales y de otros niveles o áreas pastorales
         pertenecientes al Consejo Pastoral y otros sacerdotes, consagrados y laicos,
         nombrados por el Obispo.

      543. El Obispo es el único legislador de la Diócesis en el Sínodo Diocesano y
         “los demás miembros de este sólo tienen voto consultivo, únicamente él
         subscribe las declaraciones y decretos del Sínodo, que puede publicarse sólo
         en virtud de su autoridad (Cano 466).

3. ORGANISMOS DE CONDUCCION Y COORDINACION.

3.1- EL CONSEJO EPISCOPAL

      544. El Consejo Episcopal presidido por el Obispo está constituido por los
         siguientes vicarios: General, Judicial, Pastoral, Administrativo, de Vida
         Consagrada, de Pastoral Educativa, de Pastoral Social, de Pastoral del Clero y


                                                                                        72
         otros que puedan ser nombrados.

      545. Ayuda al Obispo a tomar las decisiones operativas necesarias para la
         ejecución y coordinación del Plan Diocesano de Pastoral.

      546. Verifica la puesta en marcha del plan y el desarrollo de su implementación.

      547. Da su opinión al Obispo en todos los asuntos del gobierno de la Diócesis y
         sirve en el propio campo de responsabilidad al cumplimiento de las decisiones
         tomadas.

      548. Se reúne cada mes para evaluar y retomar la programación diocesana.

      549. Cuenta con un Equipo de Coordinación y Seguimiento de las decisiones
         tomadas y que asegure la unidad y el desarrollo del Plan Diocesano de
         Pastoral en cada uno de sus niveles de acción.

      550. El Obispo nombra un secretario que lleva un acta de cada una de las
         reuniones.

4. ORGANISMOS DE EJECUCION.

      551. Los organismos de ejecución son los responsables de la puesta en marcha de
         Plan Diocesano de Pastoral, de modo que se cumplan las decisones y se
         realicen en comunión orgánica.

      552. Estos organismos de ejecución son: la Curia Diocesana con sus vicarios
         episcopales y sus respectivas comisiones correspondiente a los cinco niveles
         de acción pastoral: Comunitaria, Áreas Específicas Pastoral,, Servicios
         Pastorales, Ministerial Estructuras de Apoyo.

4.1- LA CURIA DIOCESANA.

      553. La Curia Diocesana es el conjunto de personas y organismos que colaboran
         con el Obispado en el gobierno de la Diócesis principalmente, en la dirección
         de la acción pastoral, en la administración y en el ejercicio de la potestad
         judicial.

      554. La Curia Diocesana asesora y capacita a aquellos que deben ejecutar las
         decisiones tomadas por el Obispo.

      555. Cada organismo organiza en su propio campo la actuación fiel y eficaz de las
         orientaciones dada por el Obispo. Promueve al mismo tiempo la adaptación
         adecuada a las circunstancias que se presenten.

      556. Crea, de acuerdo al servicio de subsidiariedad, todos los instrumentos
         necesarios para la ejecución de las decisiones tomadas por el Obispo.


                                                                                     73
557. Se compone de tres secciones: Pastoral, Administrativa y Judicial.

558. Está presidida por el Obispo, quien nombra un Vicario General, un
   moderador General de la Curia, Vicarios Episcopales para diferentes áreas
   específicas y los directores de cada departamento y coordinadores de cada
   comisión.

559. Es el moderador de la Curia Diocesana con la competencia de coordinar los
   trabajos que se refieran a la tramitación de los asuntos administrativos y cuidar
   de que el personal de la Curia cumpla debidamente su propio oficio.

560. Los Vicarios Episcopales nombrados por el Obispo, con la misma potestad
   del Vicario General, le ayudan al buen gobierno de la Diócesis en
   determinadas áreas de pastoral y en unas determinadas circunscripciones que
   así lo necesiten.

561. Cada Vicario Episcopal está al frente de una Vicaría Episcopal: Vicaría de
   Administración, Vicaría Judicial, Vicaría de Vida Consagrada, de Pastoral de
   la Familia y Vida, de Pastoral de la Niñez y Juventud, Vicaría de Pastoral
   Social, Vicaría de Pastoral Educativa y Vicaría de Pastoral del Clero. Según
   las necesidades pastorales, el Obispo creará otras vicarías episcopales.

562. Se relaciona con todas las realidades de la Diócesis de acuerdo con la
   naturaleza de cada una de las vicarías episcopales y de sus comisiones.

563. La Vicaría de Administración se ocupa de los asuntos económicos del
   obispado que incluye tesorería, administración de los bienes temporales,
   presupuestos de las vicarías, Comisiones, así como otros organismos de la
   Curia, asesoría y supervisión de las economías de las parroquias, oficina d
   elaboración de proyectos económicos, planeamiento y construcciones,
   departamento legal y servicios generales.

564. La Vicaría Judicial tiene a su cargo el tribunal de Primera Instancia y todo
   lo relativo a la potestad judicial del Obispado.

565. La sección Pastoral de la Curia Diocesana está compuesta por las Vicarías
   de Pastoral; de Pastoral de la Familia y Vida; de Pastoral de la Niñez;
   Adolescencia y Juventud; de Pastoral Social; de Pastoral Educativa; Pastoral
   del Clero y de la Vida Consagrada.

566. Los niveles de acción de la pastoral en los que las Vicarías realizan su tareas
   son: Pastoral Comunitaria, Pastoral de Áreas Específicas, Servicios Pastorales,
   Pastoral Ministerial y Estructuras de Apoyo. Cada Vicaría coordina a los
   Responsables y Equipos de las diferentes Comisiones y Subcomisiones
   propias de su campo de acción.



                                                                                 74
567. Cada Vicario de Pastoral convoca los responsables de las Comisiones y
   Subcomisiones para evaluar y dar seguimiento a los diferentes pasos
   programados del Plan Pastoral en su nivel de acción.

568. A Cada vicaría le corresponde la elaboración de la propuesta de planes
   específicos correspondientes y el acompañamiento de sus Comisiones
   Diocesanas, zonales y parroquiales en la realización de los mismos para los
   que crea todos los elementos necesarios y capacita a los diversos agentes de
   pastoral en su ámbito propio.

569. Cada Vicaría está formada por las comisiones y subcomisiones
   correspondientes a las categorías fundamentales en las que se agrupan el
   conjunto de las acciones pastorales de su nivel de acción.

570. La Vicaría Episcopal de servicios pastorales se ocupa de la Pastoral de
   Multitudes, Pastoral de Comunidades, del Ministerio de la Palabra, de la
   Liturgia, promoción de la espiritualidad y de la oración, Ecumenismo,
   Misiones Ad gentes y Centros de Formación de Laicos.

571. La Vicaría Episcopal del Pastoral Familiar y Vida coordina y anima la
   Pastoral Familiar.

572. La Vicaría Episcopal de Pastoral de la Niñez, Adolescencia y Juventud
   comprende la Pastoral de la Infancia, de la Adolescencia y de la Juventud. Con
   todas las comisiones y subcomisiones correspondientes a las mismas. .

573. La Vicaría Episcopal de Pastoral Social comprende la Pastoral Social con
   todas sus camisiones y Subcomisiones, así a Caritas, Pastoral de la Salud,
   Pastoral penitenciaria, Movilidad Humana y Pastoral Haitiana.

574. La Vicaría Episcopal de Pastoral Educativa, comprende la Pastoral
   Educativa con todas sus comisiones y Subcomisiones para la formación
   humano-religiosa de las escuelas públicas y privadas y para los Colegios,
   escuelas y politécnicos. También incluye la Pastoral Universitaria con sus
   comisiones y subcomisiones; así como todo lo correspondiente a la educación
   y los educadores en el ámbito Diocesano.

575. La Vicaría Episcopal del Clero comprende la Pastoral Sacerdotal, la
   formación y coordinación de los Diáconos, la Pastoral Vocacional, la Obra de
   las Vocaciones y los Seminarios.

576. La Vicaría Episcopal de la Vida Consagrada está al servicio de la Vida
   Consagrada en sus diferentes expresiones y le corresponde todo lo que
   compete al Obispo respecto a ella.

577. Cada Vicaría Episcopal así como las comisiones de Pastoral, tienen la
   siguiente estructura:


                                                                              75
         El Consejo Diocesano: compuesto por representantes de las Zonas Pastorales,
          de los movimientos Apostólicos e Instituciones que trabajan en esa áreas
          pastoral y otras personas nombradas por el Obispo.
         El Equipo Coordinador: formado por los coordinadores de las comisiones y
          dirigido por el Vicario Episcopal.
         Asamblea Ordinaria: compuesta por el Vicario episcopal y los coordinadores
          de las comisiones, de las subcomisiones y de los equipos. Elabora el pla de la
          Vicaría a través de los planes específicos de cada comisión para presentarlo al
          consejo Diocesano de Pastoral.
         Asamblea Extraordinaria: compuesta por el Vicario Episcopal y los
          coordinadores de las diversas comisiones y subcomisiones y equipos. Se
          reúnen para tratar algún problema o asunto de particular importancia y que
          afecta a todos.

4.2- NIVEL DE ACCION DE PASTORAL COMUNITARIA.

      578. Es el ámbito en que se coordina la acción pastoral que se dirige a todos los
         bautizados en cuanto a llamados a la santidad como Pueblo de Dios y
         orientada a promover la experiencia de comunidad en el sentido más pleno de
         integración de las diversidades humanas (sexo, edad, compromiso político,
         status económico, cultura y otros) y eclesiales (dones, carismas y ministerios).

      579. Promueve la vida comunitaria como integración de las diversidades en la
         Pastoral de Multitudes, de pequeñas comunidades, y Pastoral Familiar a través
         de sus respectivas comisiones y subcomisiones.

      580. Coordina las diversas comisiones y subcomisiones, elabora el plan de
         pastoral comunitaria a partir de las propuestas y necesidades de cada
         comisión, le da seguimiento, realiza evaluaciones periódicas de las acciones y
         lo presenta al Consejo Diocesano de Pastoral a través de su Vicario.

      581. Con los Vicarios de Servicios Pastorales y de Familia y Vida, el Obispo
         elige los Responsables de las comisiones y subcomisiones correspondientes,
         por un periodo de tres años y con posibilidad de ser reelegidos.

      582. El Nivel de acción e organizado por los Vicarios de acuerdo a sus funciones
         propias.

      583. Depende de la Vicaría de Servicios Pastorales y de la Vicaría de Servicio y
         Vida y se relaciona con los otros Departamentos de Pastoral y con el Consejo
         Diocesano de Pastoral a través de sus Vicarios.

VICARIA DE SERVICIOS PASTORALES.

COMISION DE PASTORAL DE MULTITUDES.




                                                                                      76
584. Es la comisión diocesana que se ocupa de todos los bautizados en la Iglesia
   católica y de las personas de buena voluntad, como conjunto, es decir como
   pueblo de Dios llamado a la santidad.

585. Sirve a la evangelización del conjunto como multitud, aprovecha y
   evangeliza la religiosidad popular en sus expresiones multitudinarias y la
   cultura, es decir, el modo de ser, de ver y de actuar de nuestro pueblo.

586. Promueve la realización periódica de expresiones multitudinarias y cuida la
   red de mensajeros. De este modo es posible la comunicación rápida y
   personalizada con todas las familias y las personas de la Diócesis.

587. Elabora y distribuye la Carta a los Cristianos, que es un vehículo de
   evangelización simple y popular.

588. Establece relación con las comisiones zonales y parroquiales de la Pastoral
   de Multitudes y capacita los miembros de las comisiones y los equipos
   parroquiales correspondientes.

589. Coordina la acción apostólica de todas las personas y grupos, asociaciones
   movimientos e instituciones eclesiales que actúan en pro del pueblo de Dios
   como         conjunto.

590. Esta comisión esta formada por un responsable y tantos miembros,
   sacerdotes, religiosos/as y laicos, cuantos sean necesarios para cumplir con la
   función que le corresponde.

591. El responsable es elegido por el Obispo, por cinco años, de acuerdo con el
   Vicario de Pastoral, luego de escuchar a los que trabajan en este campo.

592. Los miembros de la comisión son elegidos por el responsable de la misma de
   acuerdo con el Vicario de Pastoral y con el responsable del Departamento de
   Pastoral Comunitaria. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
   correspondiente.

593. Está organizada en tres subcomisiones: pastoral de multitudes, red de
   mensajeros, comité de redacción de la carta de los cristianos.

594. Cada subcomisión trabaja en coherencia con el itinerario de fe de todo el
   pueblo que sigue el Plan de Pastoral y de acuerdo con el plan específico de la
   Comisión.

595. Prepara los programas y materiales necesarios para que las comisiones o
   comités parroquiales correspondientes realicen su cometido.

596. Al inicio del año pastoral o al menos tres meses antes de su realización,
   ofrece los programas de las actividades mensuales de la pastoral de


                                                                               77
        multitudes.

     597. Ofrece la ayuda necesaria y asegura la eficacia, tanto de las comunicaciones
        como de las iniciativas mensuales, con las comisiones o comités parroquiales.

     598. Evalúa y propone el plan específico y la tarea de las comisiones o comités
        parroquiales, zonales y diocesanas a través del responsable del departamento.

     599. Programa su propio ritmo de encuentros y el conjunto de sus tareas de
        acuerdo con el propio plan específico.

     600. Se relaciona con el Departamento, con la Vicaría de Pastoral y con el
        Consejo Diocesano de Pastoral, a través de su responsable. También con los
        Párrocos y las Comisiones o Comités parroquiales correspondientes, así como
        con los grupos asociaciones, movimientos e instituciones que trabajan en este
        campo.

COMISION DE      PASTORAL         PARA     LAS     PEQUEÑAS        COMUNIDADES
ECLESIALES.

     601. Es la comisión diocesana que se ocupa del Pueblo de Dios en cuanto
        organizado en pequeñas comunidades, en la que las diversidades ambientales
        y eclesiales se integran en la unidad. Promueve la creación, el desarrollo y la
        madurez de pequeñas comunidades eclesiales como espacio normal de
        catequesis de adultos y donde los católicos viven habitualmente la dimensión
        comunitaria de la Iglesia: comunidad de fe de culto y de misión.

     602. Promueve la creación, el desarrollo y la madurez de pequeñas comunidades
        eclesiales como espacio normal de catequesis de adultos y donde los católicos
        viven habitualmente la dimensión comunitaria de la Iglesia: comunidad de fe
        de culto y de misión.

     603. Organiza la convocación y promueve la renovación y la reestructuración de
        las pequeñas comunidades eclesiales.

     604. Promueve el compromiso cristiano en el propio ambiente y las iniciativas y
        celebraciones de diverso tipo para que las pequeñas comunidades eclesiales
        crezcan en su dimensión comunitaria.

     605. Crea los materiales para los encuentros mensuales de estas pequeñas
        comunidades y capacita a los animadores y moderadores para el cumplimiento
        de su función.

     606. Coordina los Grupos, Asociaciones, Movimientos e Instituciones apostólicas
        que actúan en este campo.

     607. La Comisión tiene un responsable y un número de miembros, sacerdotes,


                                                                                    78
         religioso/as y laicos, adecuado a las funciones que le corresponde.

      608. El responsable es elegido por cinco años por el Obispo de acuerdo con el
         Vicario de Pastoral, habiendo escuchado a aquellos que trabajan en este
         campo.

      609. Los demás miembros de la comisión son elegidos por el responsable de
         acuerdo con el Vicario de Pastoral y el responsable del Departamento de
         Pastoral Comunitaria. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
         correspondiente.

      610. Funciona como Equipo y se reúne periódicamente para preparar los
         materiales necesarios para la vida y misión de las pequeñas comunidades
         eclesiales.

      611. Mantiene relación permanente con los párrocos y los comités parroquiales
         correspondientes.

      612.

      613. Evalúa periódicamente la marcha de las pequeñas comunidades eclesiales y
         facilita toda la ayuda necesaria para el crecimiento de las mismas y para la
         capacitación de sus responsables.

      614. Tiene su propio programa de encuentros y actividades de acuerdo con su
         plan específico.

      615. Se relaciona con la Vicaría de Pastoral, el Consejo Diocesano de Pastoral y
         con el Departamento correspondiente a través del responsable.

COMISION DE PASTORAL FAMILIAR.

      616. Es la comisión que se ocupa de la acción pastoral a favor de las familias de
         la Diócesis en orden, promover la vocación de toda familia a la santidad
         comunitaria y a superar los problemas específicos que ellas puedan tener.

      617. Promueve el Consejo Familiar Diocesano (CFD) como dinamismo que
         integra a todas las familias de la Diócesis en el itinerario de fe del Plan de
         Pastoral y de acuerdo a las diversas fases en que viven las parejas.

      618. De esta forma la comisión promueve diversas acciones de sensibilización del
         conjunto de las familias, tanto en el nivel parroquial como en el diocesano.

      619. Realiza encuentros de espiritualidad de acuerdo al momento específico que
         viven las parejas.

      620. También, ofrece diferentes servicios para los diversos problemas familiares


                                                                                     79
   especialmente de las familias incompletas.

621. Capacita todas las personas que promueven el CFD y coordina los grupos,
   Asociaciones, Movimientos, e Instituciones que trabajan en este campo.

622. La comisión cuenta con un responsable, un número adecuado de parejas, un
   sacerdote y una religiosa comprometidos en este campo.

623. También cuenta con personas que tienen la preparación profesional
   correspondiente para enfrentar los problemas específicos.

624. El responsable es elegido por el Obispo por cinco años de acuerdo con el
   Vicario de Pastoral, luego de consultar a todos los que trabajan en este campo
   específico.

625. Los demás miembros de la comisión son elegidos por el responsable de
   acuerdo con el Vicario de Pastoral y el responsable del Departamento de
   Pastoral Comunitaria. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
   correspondiente.

626. La comisión funciona subdividida en dos subcomisiones una promueve las
   familias en cuanto comunidad y otra responde a los problemas específicos.

627. La subcomisión que promueve a la familia en cuanto comunidad se
   subdivide a su vez en cinco equipos: novios, parejas jóvenes, parejas adultas,
   parejas maduras y parejas ancianas; cada uno de estos equipos tiene un
   responsable.

628. La subcomisión que responde a los problemas específicos se subdivide en
   diversos equipos de acuerdo a sus necesidades (divorciados, consultorio
   matrimonial, padres o madres solteros, escuela de padres, etc.) Cada uno de
   estos Equipos tiene un responsable.

629. Cada año todos los responsables de los equipos se reúnen para la mutua
   información, la coordinación y organización del trabajo de acuerdo al plan
   específico. Cada tres años se realiza la evaluación del plan específico y se
   elaboran las propuestas del plan trienal siguiente con la colaboración de las
   Comisiones zonales y parroquiales.

630. La Comisión Diocesana tiene su propio programa de reflexión, oración,
   acción y evaluación.

631. Ofrece diversos retiros y cursos para formar las Comisiones y Equipos
   Zonales y Parroquiales.

632. Se relaciona, a través del responsable, con el Departamento de Pastoral
   Comunitaria, con la Vicaría de Pastoral y con el Consejo Diocesano de


                                                                              80
         Pastoral mediante el responsable. También se reúne con el responsable de la
         Comisión a nivel de Zona Pastoral y con el sacerdote encargado de la Zona y
         con los Grupos, Movimientos, e instituciones que trabajan en este campo.

      633.   La Comisión Zonal de pastoral Familiar se reúne. A su vez, con los
         equipos parroquiales y con los párrocos de las distintas parroquias de la zona.

4.3- NIVEL DE ACCION DE AREAS PASTORALES
     ESPECIFICAS O PASTORALES SECTORIAL.

      634. Este Nivel de Acción con sus comisiones diocesanas se ocupa del conjunto
         de los bautizados y bautizadas en cuanto pertenecen a una categoría social de
         acuerdo a la etapa de la vida y a la función que cumplen en la sociedad.

      635. Entre ellos están: La Pastoral Infantil, la Pastoral de los Adolescentes,
         Pastoral Juvenil, Pastoral de la Tercera Edad, Pastoral Universitaria, Pastoral
         Para Obreros, Empresarios y Profesionales.

      636. En estos niveles trabajan las Vicarías de Pastoral de la Niñez, Adolescencia
         y Juventud, pastoral del Clero y Pastoral Social y se relaciona con los otros
         niveles de la sección Pastoral de la Curia y con el Consejo Diocesano de
         Pastoral a través de sus Vicarios.

COMISION DE PASTORAL INFANTIL

      637. La Comisión de Pastoral Infantil es parte de la Vicaría Episcopal de Pastoral
         de la Niñez, Adolescencia y Juventud.

      638. Se ocupa de los niños y niñas católicos de 6 a 11 años de edad para que
         como grupo social se exprese y tenga palabra en la Iglesia y en la sociedad.

      639. Promueve la Pastoral Infantil al servicio de la comunidad a nivel diocesano y
         parroquial.

      640. Organiza la participación de los niños en la vida de la comunidad y las
         actividades que favorecen el encuentro de los mismos niños como
         movimiento.

      641. También, realiza con ellos encuentros sistemáticos de formación humano-
         cristiana.

      642. Capacita a los miembros de la comisión diocesana y parroquiales y crea los
         materiales necesarios para la promoción de la Pastoral Infantil.

      643. Coordina los grupos, movimientos y asociaciones apostólicas que trabajan
         en ese campo.

      644. La Comisión está compuesta por el Responsable, representantes de niños, los


                                                                                      81
         coordinadores de experiencias de pastoral juvenil y un número suficiente de
         miembros, presbíteros, religiosas, religiosas y laicos que tienen especial
         capacidad para trabajar con los niños, animar sus actividades y guiarlos en su
         formación,.

      645. La Comisión Diocesana funciona organizada en dos comisiones, una para la
         promoción de las actividades y guiarlos en su formación.

      646. Se reúnen regularmente tanto como comisión en su conjunto cuanto como
         subcomisiones específicas de acuerdo al plan específico y a los propios
         programas.

      647. Tienen encuentros regulares con las comisiones parroquiales y mantienen
         con ellas contacto permanente.

      648. Depende de la Vicaría de Pastoral de la Niñez, Adolescencia y Juventud y se
         relaciona con el Consejo Diocesano de Pastoral a través del Responsable; con
         los párrocos y las comisiones parroquiales correspondientes y los grupos,
         asociaciones, movimientos e instituciones apostólicas que trabajan en este
         campo.

COMISION DE PASTORAL DE LOS ADOLESCENTES.

      649. Se ocupa de los adolescentes de 12 a 14 años de edad para que como grupo
         social se exprese y tenga palabra en la Iglesia y en la sociedad.

      650. Promueve la pastoral de los adolescentes al servicio de la comunidad a nivel
         diocesano y parroquial.

      651. Organiza la participación de los adolescentes en la vida de la comunidad y
         en las actividades que permiten se encuentren como grupo.

      652. También, realiza con ellos encuentros sistemáticos de formación humano-
         cristiana.

      653. Capacita a los miembros de las Comisiones diocesanas y parroquiales de los
         adolescentes.

      654. Crea los materiales necesarios para la promoción de la Pastoral de
         Adolescentes.

      655. Coordina, los grupos, movimientos, asociaciones apostólicas e iniciativas
         pastorales que trabajen en ese campo.

      656. La Comisión está compuesta por el Responsable de la Comisión,
         representantes de los Adolescentes y de los coordinadores de experiencias de
         pastoral de los adolescentes y un número suficiente de miembros, presbíteros,
         religiosas, religiosas y laicos que tienen especial capacidad para trabajar con


                                                                                     82
         los adolescentes, animar sus actividades y guiarlos en su formación,.

      657. La Comisión Diocesana funciona organizada en dos comisiones, una para la
         promoción de las actividades y para la organización de la Pastoral de
         adolescentes y otra para la formación.

      658. Se reúnen regularmente tanto como comisión en su conjunto cuanto como
         subcomisiones específicas de acuerdo al plan específico y a los propios
         programas.

      659. Tienen encuentros regulares con las comisiones parroquiales y mantienen
         con ellas contacto permanente.

      660. Depende de la Vicaría de Pastoral de la Niñez, Adolescencia y Juventud y se
         relaciona con el Consejo Diocesano de Pastoral a través del Responsable de la
         Comisión; con los párrocos y las comisiones parroquiales correspondientes y
         los grupos y asociaciones, movimientos e instituciones apostólicas que
         trabajan en este campo.

COMISION DE PASTORAL JUVENIL.

      661. Es la comisión diocesana que sirve a los adolescentes y jóvenes de los 12 a
         los 29 años, en cuanto miembros de la comunidad diocesana y parroquial para
         que asuman su responsabilidad en la Iglesia y en la sociedad. Promueve un
         dinamismo que moviliza a todos los jóvenes en su conjunto como grupo social
         al servicio de la construcción de la comunidad eclesial y humana.

      662. En especial promueve un movimiento de jóvenes para la comunidad, en el
         nivel diocesano y parroquial para integrarse plenamente en la vida de la
         comunidad donde se les acepta y se les da un lugar.

      663. Organiza servicios, actividades y gestos en las que los jóvenes favorecen el
         crecimiento progresivo de la comunidad de acuerdo al itinerario evangelizador
         y al Plan Pastoral que lo expresa.

      664. Realiza encuentros de diverso tipo para todos/as los jóvenes, donde se
         favorecen las relaciones de amistad entre ellos/as y se promueve su
         organización como movimiento.

      665. Se dan también encuentros de formación de acuerdo a grupos de edad y en
         función de la opción vocacional propia de todo joven.

      666. Existen comisiones zonales y parroquiales, que aseguran la organización de
         los jóvenes por grupos de edad y por servicios que prestan.

      667. Capacitan a los líderes del movimiento o los diversos grupos promotores en
         el nivel diocesano, zonal y parroquial.


                                                                                     83
668. Crean todos los materiales necesarios para la promoción de la Pastoral
   Juvenil.

669. Coordinan la acción de grupos, asociaciones, movimientos e instituciones
   apostólicas que trabajan con los jóvenes en el nivel diocesano, zonal y
   parroquial.

670. Evalúan la realización del plan específico y elaboran el esbozo del nuevo
   plan propio de este nivel.

671. La Comisión está compuesta, además de un grupo de jóvenes, por el
   responsable de la comisión y un número suficiente de miembros, presbíteros,
   religiosos/as y laicos asesores, con capacidad para trabajar con la juventud,
   animar sus actividades y servir a su formación.

672. El responsable de la Pastoral Juvenil es elegido por el Obispo de acuerdo con
   el Vicario de Pastoral luego de consultar a los que trabajan en este campo
   específico y dura en su cargo cinco años con posibilidad de ser reelegido.

673. Los demás miembros de la comisión son elegidos por el responsable de
   acuerdo con el Vicario de Pastoral y el responsable del Departamento de
   Pastoral Sectorial. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
   correspondiente.

674. La Comisión de Pastoral Juvenil se articula en tres subcomisiones:

          Subcomisión para los servicios que los jóvenes prestan a la
           comunidad parroquial en orden al crecimiento de la misma.

          Subcomisión para las iniciativas que desarrollan para su propia
           realización como Pastoral Juvenil teniendo en cuenta su agrupación
           por edades.

          Subcomisión para la formación en grupos de edades y en orden a
           definir la propia vocación cristiana específica.

675. Cada subcomisión tiene un responsable que junto al de la Comisión de
   Pastoral Juvenil, constituye el equipo o Comité de coordinación de toda la
   Comisión.

676. El equipo coordinador recoge la información y elabora la propuesta del plan
   específico de Pastoral Juvenil, tiene en cuenta lo que es común a la Pastoral
   Juvenil en general y lo que corresponde a cada subcomisión. Aprobada la
   propuesta por toda la comisión, el responsable la presenta al Consejo
   Diocesano de Pastoral y a la Vicaría de Pastoral mediante el responsable del
   Departamento de Pastoral Sectorial.


                                                                               84
      677. Después de la aprobación del plan por el Obispo, la comisión y las
         subcomisiones elaboran las propuestas de programas que se envían a quienes
         corresponde.

PASTORAL DEL CLERO.

COMISION DE PASTORAL VOCACIONAL

      678. Esta Comisión promueve entre los adolescentes y jóvenes las vocaciones
         sacerdotales, a la vida religiosa al matrimonio cristiano y a los ministerios
         laicales a la vez que les ofrece un proceso para descubrir su vocación
         específica en la Iglesia y hacer opciones de vida. También se ocupa de la
         promoción vocacional a la vida sacerdotal y de la sección de los candidatos al
         sacerdocio.

      679. Promueve diferentes encuentros, campañas de oración, realiza visitas a las
         parroquias, y centros educativos, organiza la semana Vocacional y la Pastoral
         de lo Seminaristas en el verano y hace publicaciones de pastoral vocacional.

      680. La Comisión se compone de un Responsable y tres presbíteros elegidos por
         el Obispo por tres años así como de consagrados, consagradas y laicos.

      681. Depende de la Vicaría de Pastoral del Clero y está coordinada por un
         Responsable y por un Equipo Central que coordina y anima a los equipos de
         cada zona pastoral, parroquia, comunidad; con los que mantienen
         comunicación continua, permanente y directa a través de los diferentes canales
         que tiene establecidos.

      682. Se relacionan con las comunidades de vida consagrada que realizan pastoral
         vocacional y con el Consejo Diocesano de Pastoral a través de su
         Responsable, con los párrocos ligados a los candidatos y con los mismos
         candidatos.

      683. Anima la Obra Diocesana de las Vocaciones Sacerdotales para realizar su
         misión de oración, promoción y fortalecimiento de las vocaciones.

PASTORAL EDUCATIVA.

COMISION DE PASTORAL UNIVERSITARIA

      684. Esta Comisión anima la fe y la práctica de los valores cristianos en la familia
         universitaria, impulsa la evangelización de la cultura y crea dentro del
         ambiente universitario una comunidad cristiana.

      685. Coordina las capellanías que en cada universidad coordina el Departamento
         de Pastoral.


                                                                                       85
     686. Está conformada por los capellanes universitario y delegados por los
        Departamentos de Pastoral Universitaria de cada universidad así como
        representantes de los diferentes movimientos apostólicos que trabajan en la
        universidad.

     687. Depende de la Vicaría de Pastoral Educativa, en la forma la Comisión
        Diocesana de Pastoral Universitaria. Se relaciona con otras Comisiones como
        la Pastoral Juvenil, Vocacional, Catequesis, Pastoral Social, y con la Comisión
        Nacional de Pastoral Universitaria.

PASTORAL SOCIAL

COMISIONES DE PASTORAL                 CON       PROFESIONALES,           OBREROS,
EMPRESARIOS, CAMPESINOS

     688. Son las comisiones Diocesanas que se ocupan de los católicos empeñados en
        los diversos sectores de la sociedad en los que ellos cumplen una función
        determinada.

     689. En Diócesis de Mao- Montecristi tenemos las siguientes Comisiones de
        Pastoral con Católicos Profesionales y que actúan en otros campos de trabajo,
        que están coordinadas pos la Vicaría Episcopal de Pastoral Social.

             Comisión de Empresarios.
             Comisión de Obreros.
             Comisión de Abogados.
             Comisión de Médicos.
             Comisión de de Ingenieros.
             Comisión de Arquitectos.
             Comisión de Enfermeras y enfermeros.
             Comisión de Farmacéuticos
             Comisión de Agrónomos.
             Comisión de Aristas.
             Comisión de Comunicadores Sociales.
             Comisión de Comerciantes.
             Comisión de Empleadas Domesticas.
             Comisión para los Contadores y Economistas.
             Comisión de para los Trabajadores del Turismo.
             Comisión de Campesinos.

     690. Convoca a todos los católicos de acuerdo a su categoría social en un
        proyecto específico para ayudarles a cumplir su propia función de acuerdo con
        la s exigencias de la fe, a testimoniar el Evangelio en el propio ambiente y a
        dilatar el Reino de Dios en el mundo.



                                                                                    86
      691. También promueven un conjunto de actividades que, coordinadas en el Plan
         Global de la Diócesis, sirven a la formación cristiana de la conciencia
         colectiva tanto de la comunidad eclesial, como del sector o grupo humano en
         el que se trabaja.

      692. Realiza encuentros de amistad y de convivencia humana que permiten a
         todos los miembros de la categoría sentirse parte de un movimiento.

      693. Impulsa la formación de la persona para que asuman su papel en la sociedad
         de acuerdo con el Evangelio.

      694. Coordina todos los grupos, asociaciones, movimientos e instituciones
         apostólicas que actúan en el campo específico.

4.4- NIVEL DE SERVICIOS PASTORALES.

      695. El Nivel de Acción de los Servicios Pastorales se ocupa de los servicios que
         la Iglesia ofrece a los católicos de la Diócesis de Mao-Montecristi para su
         crecimiento y madurez en la fe, esperanza y caridad.

      696. Estos servicios estás organizados en comisiones que establecen tomando la
         realidad y las necesidades del Pueblo de Dios.

      697. Coordina las diversas comisiones que constituyen este Nivel y resuelve los
         conflictos de competencia entre las mismas.

      698. El nivel de acción de los Servicios Pastorales está compuesto por la Vicaría
         de los Servicios Pastorales y de la Pastoral Social con todos los miembros de
         las Comisiones correspondientes.

      699. Los responsables de las comisiones y subcomisiones son nombrados por el
         Obispo.


SERVICIOS PASTORALES.

COMISION DE CATEQUESIS.

      700. La Comisión de Catequesis de encarga de la educación en la fe del Pueblo de
         Dios en las diferentes etapas de la vida y áreas pastorales.

      701. Integra la catequesis a una comunidad eclesial en la que se experimentan los
         valores que se anuncian.

      702. Asegura un sistema común de catequesis y la composición y formación de
         las comisiones parroquiales.



                                                                                     87
      703. Se compone de las subcomisiones de:
          Catequesis Infantil.
          Catequesis de Adolescentes.
          Catequesis de Jóvenes.
          Catequesis de Adultos.
          Catequesis Pre-sacramental.
          Catequesis para pequeñas Comunidades.

      704. La comisión tiene un programa de encuentros periódicos y de actividades de
         acuerdo al plan específico.

      705. Desarrolla un amplio programa de formación de los catequistas en el nivel
         diocesano y de las Zonas Pastorales.

      706. La Comisión Diocesana está compuesta por el Responsable General quien la
         convoca y anima y los coordinadores de subcomisiones, los coordinadores
         zonales y los sacerdotes, consagrados y laicos que tienen preparación
         específica para trabajar en este campo.

      707. Del mismo modo, las respectivas subcomisiones tienen su propio
         coordinador, su propio equipo y su propia organización del trabajo.

      708. El Responsable, subcoordinadores y los miembros de la Comisión y de las
         subcomisiones son elegidos por Obispo de acuerdo con el Vicario de Pastoral
         de los Servicios Pastorales por un periodo de tres años reelegibles.

      709. Así mismo, la catequesis está intercomunicada e interactúa con otros
         servicios y acciones pastorales de la Diócesis, a quienes brinda su
         colaboración en la elaboración de subsidios catequéticos y con quienes
         coordina actividades comunes.

      710. A nivel de las zonas exige una Comisión Zonal y a nivel de las parroquias
         hay una Comisión Parroquial con sus respectivos coordinadores que
         mantienen una comunicación y coordinación con la Comisión Diocesana de
         Catequesis y los párrocos.

      711. Depende de la Vicaría de Servicios Pastorales y se relaciona a través del
         Responsable con el Consejo Diocesano de Pastoral, con los párrocos y las
         comisiones y subcomisiones zonales y parroquiales correspondientes.

SUBCOMISION DE CATEQUESIS INFANTIL.

      712. Esta Subcomisión se ocupa de la catequesis parroquial que se ofrece a los
         niños y adolescentes a partir de los seis hasta los quince años; incluye la
         preparación a la primera confesión, primera comunión y la confirmación.



                                                                                   88
      713. Esta catequesis se distingue de las clases de religión que se da en los
         colegios porque su primera condición es la de participar en una comunidad
         eclesial en la que se experimentan los valores que se anuncian.

      714. La Subcomisión de Catequesis Infantil organiza y promueve: la catequesis
         de los niños y adolescentes de 6 a 15 años, los encuentros de los padres de los
         niños que participan en la catequesis, la adaptación permanente de los
         contenidos, del método y de la didáctica; la formación de los catequistas.

      715. Asegura un sistema común de catequesis y la composición y formación de
         las comisiones parroquiales.

      716. Esta compuesta por un responsable y un número suficientes de miembros
         sacerdotes, religiosos/as y laicos que tienen preparación específica para
         trabajar en este campo.

      717. El responsable es elegido por el Obispo de acuerdo con el Vicario de
         Pastoral, luego de escuchar a los que trabajan en este campo. Dura en el cargo
         cinco años y puede ser reelegido. Los miembros son elegidos por el
         responsable de acuerdo con el Vicario Episcopal y con el responsable del
         Departamento de servicios Pastorales.

      718. La Subcomisión tiene sus programas de encuentros periódicos y de
         actividades de acuerdo al plan específico; realiza los encuentros de formación
         de los catequistas en el nivel diocesano; el Responsable es quien convoca y
         coordina la comisión.

      719. Se relaciona con el Departamento de Servicios Pastorales, el Consejo
         Diocesano de Pastoral, la Pastoral Infantil, con los párrocos y las comisiones
         parroquiales correspondientes, a través del responsable de la Comisión.




SUBCOMISION DE CATEQUEIS DE ADOLESCENTES.

      720. Esta Subcomisión se ocupa de la catequesis parroquial que se ofrece a los
         adolescentes desde los doce a los quince años teniendo en cuenta las
         características de esta etapa de la vida.

      721. Incluye la preparación al Sacramento de la Confirmación, losa inicia en el
         compromiso cristiano de acuerdo a sus posibilidades y los introduce en los
         procesos de formación que ofrece la Pastoral Juvenil.

      722. Organiza y promueve la Catequesis de modo que llegue a todos; fomenta
         actividades con los adolescentes; tiene encuentros con sus padres; adapta
         permanentemente los contenidos, el método y la didáctica con que se ha de


                                                                                     89
         ofrecer la catequesis, de acuerdo con las orientaciones de la Diócesis y cuida
         de la formación permanente de los catequistas.

      723. Esta subcomisión tiene un Responsable que la anima y está formada por
         personas experimentadas y competentes en este nivel de la Catequesis.

SUBCOMISION DE CATEQUESIS DE JOVENES.

      724. Esta Subcomisión se ocupa de la catequesis parroquial que se ofrece a los
         jóvenes desde los dieciséis años hasta los veinticinco teniendo en cuenta las
         características de esta etapa de la vida.
      725. Desarrolla un amplio proyecto de Catequesis juvenil, que incluye la
         formación de catequistas para los jóvenes y la elaboración de subsidios para
         las diferentes etapas de esta formación.

      726. Esta Subcomisión tiene un responsable que la anima y está compuesta por el
         Equipo de Formación de la Pastoral Juvenil, y expertos en Catequesis Juvenil
         y los coordinadores de la Catequesis juvenil a nivel zonal.

      727. Se relaciona directa y permanentemente con la Pastoral Juvenil, con la
         Pastoral Comunitaria y depende de la Comisión de Catequesis.

SUBCOMISION DE CATEQUESIS DE ADUTOS.

      728. Esta Subcomisión se ocupa de la catequesis parroquial que se ofrece a los
         adultos desde los veintiséis años teniendo en cuenta las características y
         niveles de esta etapa de la vida, tales como los adultos jóvenes y tercera edad.

      729. Desarrolla un amplio proyecto de Catequesis de adultos que incluye la
         integración en pequeñas comunidades, formación de catequistas para los
         adultos, y la elaboración de subsidios para las diferentes etapas de la vida
         adulta.

      730. Esta Subcomisión tiene un responsable que la anima y expertos en
         Catequesis expertos en Catequesis y los coordinadores de formación de las
         pequeñas comunidades a nivel zonal.

      731. Se relaciona directa y permanentemente con la Pastoral Comunitaria, la
         Pastoral Social y depende de la Comisión de Catequesis.

SUBCOMISION DE CATEQUESIS EN LAS PEQUEÑAS COMUNIDADES.

      732. Esta Subcomisión se ocupa de la catequesis parroquial que se ofrece a las
         pequeñas comunidades para la iniciación y madurez de su fe de acuerdo a un
         proceso catecumenal establecido a nivel Diocesano.

      733. Desarrolla un amplio proyecto de Catequesis en pequeñas comunidades, de


                                                                                      90
           formación de catequistas para las pequeñas comunidades, y la elaboración de
           subsidios de formación para la misma.

        734. Esta Subcomisión tiene un responsable que la anima y está compuesta por el
           Equipo de Formación de las Pequeñas Comunidades a nivel zonal.

        735. Se relaciona directa y permanentemente con la Pastoral Comunitaria, la
           Pastoral Social y depende de la Comisión de Catequesis.

SUBCOMISION DE CATEQUESIS PRESACRAMENTAL DE ADULTOS.

        736. Esta Subcomisión se ocupa de la que piden el bautismo para sus hijos, de los
           adultos que piden los sacramentos de: bautismo y deben hacer su itinerario
           catecumenal; confirmación; unción de los enfermos; y las parejas que desean
           el sacramento del matrimonio.

        737. Promueve y organiza en el nivel parroquial: la catequesis presacramental de
           adultos, la formación de las comisiones y la capacitación de los catequistas y a
           los responsables de esta Catequesis

        738. La Subcomisión está dividida en dos equipos:
          Equipo para la catequesis presacramental de los adultos católicos
          Equipo para los adultos que quieren ser católicos.

        739. Cuentan con los programas de sus encuentros y actividades de acuerdo con
           el plan específico de cada equipo.

        740. Cada equipo tiene su responsable. A la vez, existe un Comité de
           Coordinación formado por los coordinadores y otras personas que planifica y
           evalúa sus actividades.

      741. Depende de la Comisión de Catequesis y se relaciona con la Comisión de
         Liturgia, con los párrocos y las subcomisiones zonales y parroquiales
         correspondientes.
COMISION DE LITURGIA

        742. Se ocupa de las celebraciones dominicales y festivas, de las celebraciones de
           los sacramentos y de los funerales; del arte y de la música sagrada. Promueve
           las diversas celebraciones de modo que eduquen al sentido comunitario, de
           acuerdo con el proceso catecumenal de todo el pueblo de Dios tal como se
           expresa en el Plan diocesano de Pastoral.

        743. Promueve las diversas celebraciones, de modo que eduquen al sentido
           comunitario, de acuerdo con el proceso catecumenal de todo el pueblo de Dios
           tal como se expresa en el Plan Diocesano de Pastoral.

        744. Desarrolla la capacidad pedagógica que tienen las celebraciones litúrgicas

                                                                                        91
         para educar la comunidad cristiana.

      745. Prepara los diversos materiales (guías, para las celebraciones, guiones para
         las homilías, indicaciones sobre gestos() necesarios para las diversas
         celebraciones litúrgicas de modo que todas tengan una misma dirección y al
         mismo tiempo dejen espacio para la adaptación a los diversos lugares y a
         quienes las realizan.

      746. Capacita a los ministros involucrados acólitos, lectores, cantores y músicos,
         recepcionistas, sacristanes, monitores etc.

      747. Esta comisión tiene un responsable y un número suficiente de miembros
         (sacerdotes, religiosos/as y laicos capacitados para realizar este servicio.

      748. El responsable es elegido por el Obispo de acuerdo con el Vicario para la
         Acción Pastoral, luego de escuchar a los que trabajan en este campo; duran en
         su cargo cinco años y puede ser reelegido

      749. Los miembros de la comisión son elegidos por el responsable de la misma de
         acuerdo con el Vicario de Acción Pastoral y con el responsable del
         Departamento de Servicios Pastorales. El Obispo ratifica la elección y hace el
         nombramiento correspondiente

      750. Se relaciona con el Departamento de Servicios Pastorales, el CDP, con los
         párrocos y las comisiones parroquiales correspondiente a través del
         Responsable; con los Párrocos y con las comisiones parroquiales
         correspondientes.

      751. La comisión se subdivide en tres subcomisiones cada una con un responsable
         de acuerdo a los siguientes campos: las celebraciones litúrgicas, la música
         sagrada, el arte sagrado.

      752. La comisión y las subcomisiones cuentan con un programa de encuentros y
         de acción coherente con el plan específico.
      753. El responsable de la comisión y de las subcomisiones forma el Comité o
         equipo de coordinación; se reúnen periódicamente para asegurar la
         coordinación en el trabajo y la actuación del plan específico.

      754. La subcomisión para las celebraciones litúrgicas se subdivide en equipos de
         trabajo de acuerdo a los diversos materiales que se han de preparar y a los
         diversos servicios de capacitación que ofrecen; los encuentros de capacitación
         se realizan en el nivel diocesano o parroquial.

COMISION PARA LA PROMOCION DE LA ORACION Y LA ESPIRITUALIDAD
COMUNITARIA.

      755. Esta comisión promueve la espiritualidad de Iglesia o espiritualidad


                                                                                     92
         comunitaria, para que llegue a todo el pueblo cristiano de la diócesis,
         especialmente aquellos que asumen los diversos ministerios al servicio de la
         comunidad. Se ocupa de las diversas formas de piedad popular y de oración y
         de la espiritualidad para animar al pueblo de Dios en su camino de comunión
         creciente.

      756. Promueve la espiritualidad de Iglesia o espiritualidad comunitaria, para que
         llegue a todo el pueblo cristiano de la diócesis, especialmente aquellos que
         asumen los diversos ministerios al servicio de la comunidad.

      757. Favorece la dimensión comunitaria y eclesial de toda espiritualidad cristiana
         y sirve a la educación del pueblo de Dios, a la oración personal y comunitaria.

      758. Coordina todos los grupos, asociaciones, movimientos, e instituciones que
         trabajan en este campo. La composición, elección, y duración de esta comisión
         así como las relaciones coincide con el EDAP.

      759. Su ritmo de trabajo depende del Plan diocesano de Pastoral y de las
         exigencias que derivan del mismo. Elabora el bosquejo del plan según las
         orientaciones recibidas del CDP y con los elementos que cada comisión y
         organismo diocesano le entrega.

      760. Presenta el bosquejo del plan al CDP y eventualmente lo reelabora y
         devuelve al CDP. Cuando este lo aprueba es una propuesta oficial.

      761. Prepara los materiales y las guías para los diversos momentos de
         espiritualidad y de oración más o menos comunes a la diócesis como son las
         novenas, las 40 horas, las vigilias, las devociones más comunes, hora santa,
         quince minutos, etc.

      762. Prepara las guías para los retiros espirituales incluso para los ejercicios
         espirituales anuales que se ofrecen en todo el pueblo de Dios. Cuenta con una
         programación de encuentros y de actividades correspondientes al plan
         específico.

      763. Como equipo de espiritualidad es un grupo de misión que constantemente
         está creando lo que esa misión, exige y dando testimonio de la espiritualidad
         que expresa esa misma misión como tal tienen un ritmo frecuente de
         encuentros mas o menos prolongados de estudio, oración, programación y
         elaboración de materiales, útiles al cumplimiento de sus funciones y de
         evaluación de su vida y acción.


COMISION PARA EL ECUMENISMO.

      764. Es la comisión que se ocupa de la relación con otras confesiones cristianas, y
         si es el caso con otras religiones o grupos en la línea de acción pastoral que


                                                                                      93
         presenta el magisterio eclesial.

      765. En la Diócesis el Obispo tiene una persona competente como delegado
         diocesano para las cuestiones ecuménicas. Esta se encarga de animar la
         comisión ecuménica diocesana y de coordinar sus actividades.

      766. Participa en la Comisión Nacional de Pastoral Ecuménica que depende
         directamente del Episcopado Dominicano.

      767. La Comisión Diocesana para el ecumenismo dirige la formación ecuménica
         de los fieles así como las actividades ecuménicas, indica el modo seguro y
         concreto de actuar, resuelve las dudas que surgen, teniendo en cuenta todas las
         circunstancias de tiempo lugar y personas en conformidad con los documentos
         del Pontificio Consejo para la promoción de la unidad de los cristianos y las
         directrices de la misma Conferencia del Episcopado Dominicano.

COMISION DE MISIONES “AD GENTES”.

      768. Esta comisión se ocupa de la ayuda que la diócesis ofrece a otras diócesis del
         propio país y de otros países. Fomenta la conciencia misionera en lo que
         respecta al deber de la comunidad cristiana de ayudar a otras iglesias locales,
         tanto en la solución de sus necesidades de personal, materiales y espirituales.

      769. Fomenta la conciencia misionera en lo que respecta al deber de la
         comunidad cristiana de ayudar a otras iglesias locales, tanto del propio país o
         de otros países en la solución de sus necesidades de personal, materiales y
         espirituales.

      770. Promueve el intercambio de personas y de experiencias entre la propia
         iglesia local y las otras iglesias; la constitución de las correspondientes
         comisiones parroquiales y/o de zonales, y las Obras Misionales Pontificias.

      771. Mantiene los contactos con los misioneros de las diócesis presentes en otras
         diócesis.

      772. Capacita a los miembros de las diversas comisiones parroquiales y/o zonales,
         y coordina a todos los grupos, movimientos, asociaciones e instituciones que
         actúan en este campo.

      773. La comisión tiene un responsable y un número suficiente de miembros,
         sacerdotes, religiosos/as y laicos capacitados para estos servicios.

      774. El responsable es elegido por el Obispo (por cinco años) de acuerdo con el
         Vicario para la Acción Pastoral.

      775. Los demás miembros son elegidos por el responsable de acuerdo con el
         Vicario de Acción Pastoral y con el responsable del Departamento de


                                                                                      94
        Servicios Pastorales. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
        correspondiente.

     776. La comisión actúa como un equipo y cuenta con un programa de encuentros
        y de actividades coherentes con el plan específico.

     777. Organiza acciones en el nivel de parroquia y/o de las zonas, respetando el
        principio de subsidiariedad.

     778. La Comisión se relaciona con el Departamento de Servicios Pastorales, el
        CDP a través del responsable; con los párrocos y las comisiones parroquiales
        correspondientes; congregaciones religiosas, grupos, asociaciones,
        movimientos e instituciones apostólicas que trabajan en este campo.


COMISION PARA LA FORMACION HUMANO-RELIGIOSA EN ESCUELAS
DEL ESTADO Y PRIVADAS.

     779. Esta Comisión se ocupa de la enseñanza de la religión en escuelas del Estado
        y escuelas privadas no católicas. Se relaciona con los organismos competentes
        y asegura que la enseñanza religiosa que se imparte corresponda a las
        orientaciones del Plan Pastoral de la Diócesis.

     780. Actualiza los contenidos y métodos de esta enseñanza y hace las propuestas
        correspondientes al Obispo; también le propone las personas adecuadas para
        realizar este servicio.

     781. Acompaña y capacita a los profesores de religión y realiza los actos
        administrativos que el Obispo le pida en relación con la enseñanza de la
        religión en las escuelas del Estado y privadas.

     782. Lleva adelante el proyecto nacional de pastoral educativa, y lo adapta a la
        realidad diocesana de acuerdo con el plan pastoral y en coordinación con el
        equipo nacional.

     783. Esta comisión está formada por un responsable y tantos miembros
        (sacerdotes, religiosos/as y laicos) cuantos sean necesarios para cumplir con la
        función que le corresponde.

     784. El responsable es elegido por el Obispo (por cinco años) de acuerdo con el
        Vicario de Pastoral, luego de escuchar a los que trabajan en este campo.

     785. Los miembros de la Comisión son elegidos por el Responsable de la misma
        de acuerdo con el Vicario de Pastoral y con el Responsable del Departamento
        de Servicios Pastorales. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
        correspondiente



                                                                                     95
      786. La Comisión cuenta con un programa de encuentros periódicos y de
         actividades correspondientes al plan específico de este nivel. Reúne a los
         maestros y profesores de religión en el nivel diocesano o zona pastoral
         incluso en el nivel de parroquia.

      787. Se relaciona a través del responsable de la Comisión con el Departamento
         de Servicios Pastorales, el CDP, con los párrocos y las comisiones
         parroquiales correspondiente, se reúne igualmente con los maestros y
         profesores; los organismos competentes del Estado y de las escuelas privadas;
         y con los grupos, asociaciones y movimientos, que trabajan en este campo.

COMISION PARA LAS ESCUELAS CATOLICAS.

      788. La Comisión para las Escuelas Católicas, se ocupa de todas las escuelas
         católicas en lo referente a la acción pastoral, no a los aspectos propiamente
         técnicos que se refieren a la instrucción, pedagogía y didáctica. Se encarga de
         la renovación permanente de las escuelas católicas en cuanto comunidades
         eclesiales de evangelización y de educación en la fe. Como comunidades
         educativas expresan el modelo ideal de Iglesia en el servicio a la misma
         Iglesia y a la sociedad.

      789. Promueve la formación cristiana de alumnos, profesores, padres, cuerpo
         directivo y del personal auxiliar. Así mismo el acompañamiento personal y de
         experiencias religiosas significativas para todas las personas involucradas en
         la escuela.

      790. Promueve la pastoral escolar al servicio de la comunidad en orden al
         compromiso de las personas en dicha comunidad.

      791. Constituye las comisiones pastorales en las diversas escuelas, forma y
         capacita a sus miembros

      792. Coordina a los grupos, movimientos, asociaciones e instituciones apostólicas
         que trabajan en este campo.

      793. La composición, elección y duración de esta comisión es similar a la
         comisión para la enseñanza de la religión en escuelas del Estado y Privadas.

      794. Funciona de acuerdo con la realidad y puede organizarse en subcomisiones.
         Los responsables de las subcomisiones forman el Equipo o Comité de
         coordinación. Las subcomisiones se reúnen alguna vez en el año y siempre
         que haya necesidad.

      795. La comisión y las subcomisiones tienen su programa de encuentros y
         actividades de acuerdo al plan específico. La Comisión, por medio de su
         responsable se relaciona con el Departamento de servicios pastorales; con la
         comisión nacional de pastoral educativa; con los directores de los colegios y


                                                                                     96
           con las comisiones pastorales de los mismos; con los párrocos en lo que se
           refiere a los servicios que las escuelas realizan a favor de las parroquias y para
           evaluar las mutuas relaciones con los grupos, asociaciones e instituciones que
           trabajan en este campo.

PASTORAL SOCIAL.

COMISION DE PASTORAL SOCIAL.


      796. Esta Comisión se ocupa de los servicios que la diócesis ofrece por una parte
         en la línea de la promoción humana, la ecología, los derechos humanos, las
         formas de economía alternativa. Por otra parte atiende a todos los pobres y
         necesitados de ayuda material y espiritual presentes en la diócesis.

      797. Promueve los diversos servicios materiales y espirituales que la comunidad
         diocesana debe y puede ofrecer a las diversas categorías de necesitados:
           A los enfermos en las instituciones asistenciales, públicas y privadas
           (hospitales, clínicas, centros de salud, etc.)
           A los que sufren de alguna minusvalía (ciegos, sordos, mudos, etc)
           A los adictos al alcohol, las drogas, a las víctimas del SIDA, etc.
           A los que están en situaciones particulares de necesidad, como son: los
           encarcelados, desocupados, pensionados, ancianos, minorías étnicas,
           migrantes, prostitutas, pobres, niños abandonados, sin techo, etc.
           A los enfermos y solos que están en sus casas.
           A los necesitados de promoción humana y social; campesinos, cooperativas,
           analfabetas, etc.
           Otras necesidades que se presentan en la realidad de la diócesis.

    798.     Analiza periódicamente las nuevas formas de pobreza y propone formas de
            respuesta. Promueve y capacita las comisiones correspondientes en el nivel
            de y/o parroquia, para cumplir su cometido.
            Capacita a todas las personas que colaboran en los distintos campos y de
            acuerdo a su tarea específica.

      798. Coordina la acción pastoral de los diversos grupos, movimientos
         asociaciones e instituciones apostólicas que actúan en este sector.

      799. La Comisión tiene un responsable y un número suficiente de miembros,
         sacerdotes, religiosos/as y laicos capacitados para estos servicios.

      800. El responsable es elegido por el Obispo (por cinco años) de acuerdo con el
         Vicario de Pastoral luego de consultar a los que trabajan en este campo.

      801. Los demás miembros son elegidos por el responsable de acuerdo con el
         Vicario de Acción Pastoral y con el responsable del Departamento de
         Servicios Pastorales. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento


                                                                                          97
         correspondiente

      802. La comisión se subdivide en tantas subcomisiones cuantas sean necesarias
         de acuerdo a la realidad de la diócesis y cada una cuenta con un responsable.
         Así mismo cada subcomisión se puede subdividir a su vez en equipos de
         trabajo.

      803. Los responsables de la comisión y de las subcomisiones forman el Comité o
         Equipo de coordinación; cuentan con un programa de encuentros periódicos y
         de actividades correspondientes al plan específico.

      804. Los servicios de la Pastoral Social se prestan en el nivel parroquial, zonal o
         diocesano, de acuerdo al principio de subsidiariedad.

      805. La Comisión se relaciona con el Departamento de Servicios Pastorales, el
         CDP a través de su responsable; con los párrocos y las comisiones y
         subcomisiones parroquiales correspondientes; con organismos estatales y
         particulares que se ocupan de cuestiones sociales afines a las tareas de la
         comisión; con los grupos, asociaciones, movimientos e instituciones
         apostólicas que trabajan en este campo.

COMISION DE PASTORAL PENITENCIARIA.

      806. Es la comisión que se ocupa de las personas encarceladas, de su
         acompañamiento humano y espiritual y de regeneración e inserción en la
         sociedad. Toma en cuenta todos los elementos que conforman la realidad
         carcelaria y atiende a todas las personas implicadas en este proceso.

      807. Es la comisión que se ocupa de los derechos y deberes del autor del delito y
         de la víctima; realiza su labor teniendo en cuenta todos los elementos que
         conforman la realidad carcelaria con miras a la formación de comunidades
         cristianas sólidas y participativas.

      808. Atiende además de los reclusos las necesidades espirituales del personal
         relacionado con el sistema presidiario; funcionarios civiles, policías, militares,
         jueces, abogados, trabajadores sociales, etc.

      809. Promueve en las cárceles espacios humanitarios que posibiliten la
         regeneración de las personas.

      810. Apoya y promueve la reforma y actualización del sistema carcelario.

      811. Anuncia el mensaje del Evangelio en el mundo penitenciario enfatizando el
         mandamiento del amor. Posibilita el crecimiento en la vida espiritual de sus
         miembros y estimula la coherencia entre fe y vida.

      812. Asiste integralmente al recluso en los aspectos jurídico, social, médico,


                                                                                            98
   familiar y laboral.

813. Hace de la oración una tarea común y permanente en el ambiente carcelario,
   poniendo en manos de Dios especialmente las situaciones más difíciles,
   conflictivas y dolorosas.

814. Anima y coordina en el nivel parroquial, zonal y diocesano el trabajo de la
   pastoral penitenciaria.

815. Promueve la formación integral de los agentes de la pastoral penitenciaria y
   la toma de conciencia de las autoridades para que se sensibilicen con relación
   a la problemática penitenciaria; Así mismo realiza una labor de sensibilización
   de la sociedad para que acoja con caridad a quienes hayan tenido conflicto con
   la justicia.

816. Fomenta la investigación sobre la situación de la pastoral penitenciaria
   examinando sus causas, buscando alternativas de solución a los problemas
   detectados.

817. El Obispo, como responsable de la pastoral diocesana, nombra los capellanes
   de prisiones según las necesidades de la pastoral penitenciaria de la diócesis y
   de acuerdo con las autoridades judiciales y normas de la Iglesia.

818. La Comisión tiene un responsable y un número suficiente de miembros,
   sacerdotes, religiosos/as y laicos capacitados para estos servicios.

819. El responsable es elegido por el Obispo (por cinco años) de acuerdo con el
   Vicario para la Acción Pastoral luego de consultar a los que trabajan en este
   campo.

820. Los demás miembros son elegidos por el responsable de acuerdo con el
   Vicario de Acción Pastoral y con el responsable del Departamento de
   Servicios Pastorales. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
   correspondiente.

821. La Comisión se subdivide en tantas subcomisiones cuantas sean necesarias
   de acuerdo a la realidad de la situación carcelaria de la diócesis y cada una
   cuenta con un responsable. Así mismo cada subcomisión se puede subdividir a
   su vez en equipos de trabajo

822. Los responsables de la Comisión y de las sub-comisiones forman el Comité
   o Equipo de coordinación; cuentan con un programa de encuentros periódicos
   y de actividades correspondientes al plan específico y realizan sus funciones
   en coordinación con las parroquias y zonas pastorales de la diócesis.

823. Establece relaciones de coordinación y apoyo con grupos y organizaciones
   gubernamentales y no gubernamentales que se ocupan de cuestiones sociales


                                                                                   99
         afines a las tareas de la comisión para alcanzar sus objetivos.

      824. La Comisión se relaciona con el Departamento de Servicios Pastorales, el
         CDP a través del responsable; con los párrocos y las comisiones y
         subcomisiones parroquiales correspondientes; congregaciones religiosas,
         grupos, asociaciones, movimientos e instituciones apostólicas que trabajan en
         este campo.

COMISION DE PASTORAL DE LA MOVILIDAD HUMANA

      825. Esta comisión se ocupa del servicio evangelizador dirigido a todos los
         migrantes que llegan de otra tierras a nuestro país, a los que llegan de los
         campos y pueblos a la gran ciudad, a los que nos visitan como turistas y a los
         dominicanos que emigran a otros países y a los que regresan después de años
         fuera de ella.
      826. Se integran a su ves, en cuatro subcomisiones que son:
            Pastoral Haitiana,
            Pastoral con Turistas,
            Pastoral con Refugiados,
            Pastoral con otros Migrantes.

      827. La Comisión tiene un Responsable y un número suficiente de miembros,
         sacerdotes, religiosos y laicos capacitados para estos servicios, que son
         elegidos por el Obispos por tres años renovables.

      828. Los Responsables de la Comisión y de cada una de las subcomisiones
         forman el equipo de coordinación que cuentan con un programa de encuentros
         periódicos y de actividades correspondientes al plan específico.

      829. Realizan sus funciones en coordinación con las parroquias y zonas pastorales
         de la Diócesis.

      830. Establece relaciones de coordinación y apoyo con grupos y organizaciones
         gubernamentales y no gubernamentales que se ocupan de cuestiones sociales
         afines a la tarea de la Comisión para alcanzar sus objetivos.

      831. La Comisión depende de la Vicaría de Pastoral Social y se relaciona con las
         otras comisiones; con los párrocos y las comisiones y subcomisiones
         parroquiales correspondientes; con las órdenes, congregaciones religiosas, con
         los grupos, las asociaciones, movimientos e instituciones apostólicas que
         trabajan en este campo.


NIVEL DE ACCION DE PASTORAL MINISTERIAL

      832. Es el nivel de acción que se ocupa de la formación de los agentes de


                                                                                     100
        pastoral: diáconos, personas de vida consagrada, y todos los laicos
        comprometidos, en cualquiera de los servicios exigidos en forma permanente
        para vida y misión de la comunidad eclesial.

     833. Promueve a través de sus diversas comisiones la formación permante,
        doctrinal, pastoral, espiritual y metodológica de todos los agentes de pastoral y
        la formación inicial de todos los ministerios instituidos y reconocidos.

     834. Coordina los institutos Diocesanos de formación de agentes de pastoral.

     835. Se compone de diferentes comisiones: Comisión para la Formación
        Permanente del Clero, Comisión para la Formación inicial y permanente de
        los Diáconos, Comisión para la Formación de los Agentes de Pastoral Laicos,
        Comisión para la Formación de los Agentes Pastorales de Vida Consagrada.

     836. En este nivel interactúan los Vicarios del Clero, de la Vida Consagrada y de
        los Servicios Pastorales.

PASTORAL DEL CLERO

     837. Se ocupa de la atención espiritual y pastoral del Clero, presbíteros y
        diáconos, incluido el diaconado permanente y la formación pastoral de los
        seminaristas y su inserción gradual en su ministerio.

     838.   Se compone de diferentes comisiones:
           Comisión de Formación del Clero.
           Comisión de Formación Inicial y permanente de los Diáconos.
           Comisión de formación Pastoral de los Seminaristas.
           Comisión del Seguro Social.




COMISION PARA LA ATENCION Y FORMACION PERMANENTE DEL CLERO

     839. Esta Comisión se ocupa de la actualización doctrinal y pastoral de los
        presbíteros.

     840. Promueve la actualización del clero en teología dogmática, bíblica, moral,
        derecho canónico, en la doctrina social de la Iglesia y en otras ciencias
        humanas útiles al ejercicio del ministerio y de la vida de los presbíteros.

     841. Se ocupa de los estudios especializados del Clero tanto en el país como en el
        extranjero. Da seguimiento a los presbíteros que realizan sus estudios fuera del
        país.




                                                                                     101
      842. Se encarga del seguro sacerdotal.

      843. Organiza las reuniones del Clero, los retiros sacerdotales y convivencias
         informales.

      844. La Comisión se compone del Vicario Episcopal y tres presbíteros elegidos
         por el Obispo por tres años.

      845. La Comisión actúa como un Equipo y cuenta con un programa de encuentros
         y de actividades coherentes con el plan específico.

      846. Depende de la Vicaría del Clero, se relaciona con el nivel de Pastoral
         Ministerial y se relaciona con el Consejo Diocesano de Pastoral a través de su
         Vicario.

COMISION PARA LA FORMACION INICIAL Y PERMANENTE Y ATENCION
DE LOS DIACONOS.

      847. Se ocupa de la formación de los diáconos desde el inicio hasta la ordenación
         de los mismos. Selecciona los candidatos al diaconado, les ofrece la
         formación doctrinal, espiritual y pastoral adecuada; les guía en la práctica
         pastoral de acuerdo con los párrocos involucrados; evalúa su proceso y hace
         las oportunas recomendaciones para completar su formación.

      848. Selecciona los candidatos al diaconado, ofrece la formación doctrinal,
         espiritual, y pastoral; les guía en la práctica pastoral de acuerdo con los
         párrocos involucrados; evalúa y si es el caso reformula el plan de formación.

      849. El responsable de la comisión es elegido por el Obispo de acuerdo con el
         Vicario Episcopal de Pastoral escuchados los que trabajan en este campo.

      850. Los miembros son elegidos por el responsable de la misma de acuerdo con el
         Vicario de Acción Pastoral; para las diversas actividades en el nivel diocesano
         o de decanato compone equipos responsables de las mismas.

      851. Se relaciona con el Departamento de Pastoral Ministerial y con el CDP a
         través de su responsable; además se relaciona con los Párrocos ligados a los
         candidatos y con los mismos candidatos. Para las cuestiones personales de los
         candidatos de la comisión se dirige directamente con el Obispo.

COMISION PARA LA FORMACION PASTORAL DE LOS SEMINARISTAS

      852. Se ocupa de la formación pastoral de los seminaristas mayores. Asegura
         que éstos tengan una formación pastoral teórica y práctica adecuada a su
         realidad de pastores; organiza la práctica pastoral progresiva y gradual en las
         parroquias de acuerdo a un plan específico, y les acompaña en su formación y
         capacitación pastoral.


                                                                                    102
     853. Selecciona los candidatos al diaconado, ofrece la formación doctrinal,
        espiritual, y pastoral; les guía en la práctica pastoral de acuerdo con los
        párrocos involucrados; evalúa y si es el caso reformula el plan de formación.

     854. El responsable de la comisión es elegido por el Obispo de acuerdo con el
        Vicario Episcopal para la Acción Pastoral escuchados los que trabajan en este
        campo.

     855. Los miembros son elegidos por el responsable de la misma de acuerdo con el
        Vicario de Acción Pastoral; para las diversas actividades en el nivel diocesano
        o de decanato compone equipos responsables de las mismas.

     856. Se relaciona con el Departamento de Pastoral Ministerial y con el CDP a
        través de su responsable; además se relaciona con los Párrocos ligados a los
        candidatos y con los mismos candidatos. Para las cuestiones personales de los
        candidatos de la comisión se dirige directamente con el Obispo.

VIDA CONSAGRADA

COMISION PARA ATENCION Y FORMACION PASTORAL DE LOS AGENTES
RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS.

     857. Se ocupa de la actualización pastoral permanente de los agentes
        Religiosos y Religiosas.

     858. Promueve la actualización de Religiosos y Religiosas en teología; Así como
        en el derecho canónico, en la doctrina social de la Iglesia y en otras ciencias
        humanas útiles a la evangelización, a su vida y misión en la Iglesia.

     859. También promueve los “Encuentros Pastorales” cuando tengan un carácter
        prevalentemente doctrinal. La comisión se compone de un responsable y un
        número suficiente de miembros, sacerdotes, religiosos/as y laicos capacitados
        para esta tarea.

     860. El responsable es elegido por el Obispo (por cinco años) de acuerdo con el
        Vicario para la Acción Pastoral luego de escuchar a los que trabajan en este
        campo.

     861. Los demás miembros son elegidos por el responsable de acuerdo con el
        Vicario de Pastoral y con el responsable del Departamento de Pastoral
        Ministerial. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
        correspondiente.

     862. La Comisión actúa como un equipo y cuenta con un programa de encuentros
        y de actividades coherentes con el plan específico. Cuando necesita ayuda de
        alguien para alguna iniciativa en el nivel parroquial se sirve del equipo


                                                                                   103
         parroquial de animación pastoral (EPAP) luego del acuerdo con el EDAP.

      863. Para las diversas actividades en el nivel diocesano o de decanato compone
         equipos responsables de las mismas. Se relaciona con el Departamento de
         Pastoral Ministerial y con el CDP a través de su responsable; además se
         relaciona con los Párrocos y Vicarios de Pastoral, según sea el caso y con el
         EPAP para realizar iniciativas en el nivel parroquial

SERVICIOS PASTORALES

COMISION PARA LA TENCION Y FORMACION DOCTRINAL, ESPIRITUAL Y
PASTORAL DE LOS AGENTES LAICOS DE PASTORAL.

      864. Se ocupa de la formación permanente espiritual y pastoral de los diversos
         agentes de pastoral.      Esta formación corresponde a los fundamentos
         espirituales del Plan Diocesano de Pastoral. El EDAP asume el compromiso
         de promover la formación de todos los agentes de pastoral, en grados
         diversificados, en la espiritualidad comunitaria que es fundamento y origen
         del Plan diocesano de Pastoral al servicio de todo el pueblo de Dios en la
         unidad.

      865. Tiene como función servir a la conversión exigida por la actualización del
         Plan de Pastoral y al crecimiento en la unidad. Promover encuentros pastorales
         cuando tengan un carácter prevalentemente pastoral o espiritual; Así como
         también, la constitución y capacitación de los equipos parroquiales o de
         decanatos de animación pastoral.

      866. La composición, elección duración y funcionamiento de esta comisión
         corresponde al EDAP.

      867. Se relaciona con el Departamento de Pastoral Ministerial y con el CDP a
         través de su responsable; además se relaciona con otras realidades de la iglesia
         como el EPAP.


4.6- NIVEL DE ACCION DE LAS ESTRUCTURAS DE APOYO

      868.    Es el ámbito en el que se coordina el apoyo a la acción pastoral a través
         de los medios técnicos.

      869. Este nivel de acción mediante las Comisiones correspondientes contribuye a
         promover las comunicaciones personalizadas en la base; la comunicación del
         pueblo mediante los medios de comunicación; también administra los bienes
         económicos de la sección pastoral de la Curia y asegura los servicios técnicos
         necesarios a la acción pastoral.

      870. Cuenta con un Responsable y un Equipo de Coordinación formado con los


                                                                                     104
         coordinadores de las comisiones y el coordinador del nivel para informar,
         coordinar y evaluar el trabajo de las diversas comisiones.

      871. Depende de la Vicaría de Servicios Pastorales, de Pastoral Educativa y de
         Administración y se relaciona con las otras Vicarías de la sección Pastoral de
         la Curia y con el Consejo Diocesano de Pastoral a través del Responsable.


SERVICIOS PASTORALES.

COMISION PARA LA COMUNICACIÓN EN LA BASE

      872. Se ocupa de las Comisiones que mantienen abierta la comunicación entre los
         bautizados y las parroquias y la diócesis. Asegura un tejido social y
         comunitario en la base misma de la Iglesia en cuanto conjunto social y como
         expresión del misterio de comunión.

      873. Promueve la comunicación personalizada entre las familias y personas
         bautizadas de la diócesis.

      874. Crea, anima y mantiene en eficacia la red de mensajeros de modo que por
         cada 10 o 12 familias existe una persona o pareja que hace de puente entre
         ellas y con la comunidad parroquial y diocesana.

      875. Capacita y promueve las comisiones parroquiales de los Mensajeros y a los
         equipos parroquiales de redacción de la “Carta a los Cristianos”.

      876. La comisión se compone de un responsable y un número suficiente de
         miembros, sacerdotes, religiosos/as y laicos capacitados para esta tarea.

      877. El Responsable es elegido por el Obispo (por cinco años) de acuerdo con el
         Vicario de Pastoral luego de escuchar a los que trabajan en este campo.

      878. Los demás miembros son elegidos por el responsable de acuerdo con el
         Vicario de Acción Pastoral y con el responsable del Departamento de
         Estructuras de Apoyo. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
         correspondiente

      879. La comisión actúa como un único equipo, tiene un programa de encuentros y
         de actividades coherentes con el plan específico; realiza sus actividades en el
         nivel diocesano y de decanato.

      880. Se relaciona con el Departamento de Estructuras de Apoyo y con el CDP a
         través de su responsable; además se relaciona con los Párrocos y las
         comisiones parroquiales.

LA RED DE MENSAJEROS.


                                                                                    105
      881. Es un conjunto de personas que visitan periódicamente a las familias de la
         parroquia; establece relaciones de amistad con ellas.

      882. Funciones: Ser un espacio al mismo tiempo de descentralización de la
         parroquia y de participación directa de todos los bautizados en la vida y
         misión de la Iglesia.

      883. Ser un centro pastoral que promueve y armoniza la vida y misión de los
         bautizados, tanto como realidad personal y familiar cuanto como conjunto y
         porción del pueblo de Dios.

      884. Ser una “parroquia” en pequeño, es decir, de dimensiones humanas no
         anónimas.

      885. El EPAP individualiza y delimita las zonas pastorales de la parroquia,
         teniendo en cuenta los siguientes criterios:
         Los confines naturales (calles con mucho tráfico, ríos o canales, vías de tren,
         zonas baldías...)
         Lugares habituales de convergencia de la gente (centros comerciales, colegios,
         hospitales, centros deportivos);
         Grupos étnicos o socio culturales homogéneos;
         Unidades sociológicas (barrios, fracciones);
         Numero de habitantes por cada zona no más de unos 800 a 1000 habitantes
         por zona para poder alcanzar a todos personalmente y estar cerca de donde
         vive la gente).

      886. Organización: Cada sector pastoral cuenta con su Asamblea Sectorial con el
         Equipo de coordinación Sectorial y los Equipos correspondientes a los
         diversos servicios pastorales. Un diácono o un animador de asamblea preside
         en la caridad estos organismos y la misma comunidad sectorial.

      887. Procedimiento: para determinar los sectores pastorales:
      Alguien prepara un mapa de la parroquia suficientemente grande que exprese los
      componentes indicados en los criterios;
      en una reunión del EDAP se hacen las propuestas que parezcan oportunas,
      En base a esas propuestas, alguien hace un primer esbozo de la configuración de
      las zonas;
      Se delimitan y se determinan las zonas; después de un tiempo de experiencia se
      revisa y se redefinen los sectores pastorales.


CARTA A LOS CRISTIANOS Y EQUIPOS DE REDACCION

      888. Es una hoja de evangelización popular, muy simple en su lenguaje y en su
         estilo, que se expresa en términos afirmativos y no discursivos o
         demostrativos, es decir, lo que afirma no lo demuestra con argumentos tal que


                                                                                    106
         pueda ser leída en tres minutos por las personas menos instruidas.

      889. Esta hoja expresa en forma popular el mensaje evangélico propio del camino
         catecumenal del conjunto de los bautizados y bautizadas y de la gente de
         buena voluntad, en la mediada en la dosis que conviene a cada paso de ese
         mismo camino, determinado por el Plan de Pastoral de Multitudes. No es ni un
         noticiero, ni un calendario de actividades, ni un boletín parroquial.

      890. La composición de la Carta a los Cristianos tendrá modificaciones sucesivas
         de acuerdo a las etapas de renovación de la Diócesis conservando siempre el
         carácter de una hoja de evangelización popular.

      891. La prioridad de la entrega puede variar. Es optima cada semana en relación
         con el tema establecido por la programación anual para cada domingo. El
         mínimo sería una vez al mes.

      892. La carta es elaborada por el Equipo de Redacción el cual está compuesto por
         5 ó 6 personas, en lo posible, jóvenes con la capacidad para dibujar y
         componer gráficamente la carta. Son elegidas por el Equipo Parroquial de
         Animación Pastoral (EPAP) y su función es recoger el material de la carta,
         componerla e imprimirla después de la aprobación del párroco y del Obispo.

PASTORAL EDUCATIVA

COMISION PARA LA PASTORAL DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL

      893. Se ocupa de las comunicaciones de la diócesis a través de los medios de
         comunicación social; los macro medios (T.V. Radio. Prensa) y los micro
         medios (video- cassettes, films breves, etc.) Promueve la producción y
         difusión de la información útil para la vida y misión de la Iglesia. Sirve a la
         evangelización del conjunto de los bautizados y de las personas de buena
         voluntad de acuerdo al plan diocesano de pastoral.

      894. Promueve la producción y difusión de la información útil para la vida y
         misión de la Iglesia. Sirve a la evangelización del conjunto de los bautizados y
         de las personas de buena voluntad de acuerdo al plan diocesano de pastoral.

      895. Capacita a los diversos organismos diocesanos y grupos apostólicos en el
         adecuado uso técnico y pedagógico de estos medios.

      896. Promueve y facilita la capacitación de comunicadores en estrecha
         colaboración con las universidades e institutos de la Iglesia u otros centros
         formativos.

      897. Contribuye a la formación de la conciencia crítica de los cristianos en orden
         al buen uso de los MCS y capacita a quienes trabajan con estos medios.



                                                                                     107
898. Impulsa el uso de los MCS en la tarea de la evangelización y facilita la
   divulgación de material audiovisual e impreso de carácter pastoral. También
   implementa y apoya iniciativas que impulsen el trabajo pastoral dentro de los
   MCS.

899. Canaliza y proporciona la información que se genera desde la Iglesia y traza
   líneas comunes para el trabajo pastoral en los MCS.

900. Acompaña a los que realizan trabajos de comunicación al interior y al
   exterior de la Iglesia.

901. Coordina los diversos MCS de propiedad de la Iglesia y de los grupos,
   asociaciones, movimientos e instituciones apostólicas, tanto en lo que se
   refiere a las informaciones oficiales de la diócesis cuanto a la evangelización y
   a sus programas.

902. Promueve la presencia de la Iglesia en los MCS de propiedad privada o
   estatal en lo que se refiere a la información religiosa y a la evangelización del
   pueblo.

903. La Comisión se compone de un responsable y un número suficiente de
   miembros, sacerdotes, religiosos/as y laicos capacitados para este servicio
   pastoral y técnico.

904. El responsable es elegido por el Obispo (por cinco años) de acuerdo con el
   Vicario para la Acción Pastoral luego de escuchar a los que trabajan en este
   campo.

905. Los demás miembros son elegidos por el responsable de acuerdo con el
   Vicario de Pastoral y con el responsable del Departamento de Estructuras de
   Apoyo. El Obispo ratifica la elección y hace el nombramiento
   correspondiente.

906. La Comisión se subdivide en diversas subcomisiones de acuerdo a la
   realidad de la diócesis; Televisión, Radio, Periódico, micro-medios; cada
   subcomisión tiene su responsable y los diversos responsables constituyen el
   equipo de coordinación, tienen encuentros periódicos para asegurar la
   coordinación entre las diversas subcomisiones y la unidad del mensaje que
   transmiten.

907. El conjunto de la comisión se encuentra al menos una vez al año, para
   determinar el programa común y las orientaciones de los programas de cada
   subcomisión de acuerdo al plan específico de este nivel. Las actividades de la
   comisión se realizan en el nivel diocesano y de decanato.

908. Se relaciona con el Departamento de Estructuras de Apoyo y con el CDP a
   través de su responsable; además cuando es necesario se relaciona con los


                                                                                108
         Párrocos y decanos y con todos aquellos que operan en este campo.

ADMINISTRACIÓN ECONOMICA

COMISION PARA LA ADMINISTRACION ECONOMICA DE LA PASTORAL

      909. Se ocupa solo de la economía de la acción pastoral.

      910. Recoge fondos para sufragar los gastos de la sección pastoral de la Curia
         Diocesana, del CDP y del EDAP.

      911. Administra los fondos destinados por la diócesis a la acción pastoral y
         aquellos que la misma Comisión obtiene.

      912. De acuerdo a los criterios que establece el CDP y las decisiones del Vicario
         Episcopal para la acción pastoral, hace el presupuesto y el balance anual que
         se presenta al CDP.

SERVICIOS PASTORALES

COMISION PARA LOS SERVICIOS TECNICOS

      913. La Comisión de Servicios técnicos se ocupa de dar un apoyo técnico a otras
         Comisiones pastorales y Organismos diocesanos que lo necesitan.

      914. Prepara técnicamente encuestas, guías de evaluación, guías de consulta y
         modos de información. Elabora diseños y gráficos relacionados con el Plan
         cursograma, organigrama, fluxograma, cronograma, etc.

      915. Ofrece técnicas de dinámicas de grupo, métodos de trabajo, técnicas
         pedagógicas y didácticas para la transmisión de los mensajes; también presta
         otros servicios técnicos según sean las necesidades.

      916. La Comisión cuenta con un responsable y un número suficiente de personas
         con la preparación técnica exigida por la función.

      917. El responsable es elegido por el Obispo de acuerdo con el Vicario Episcopal
         para la Acción Pastoral (por cinco años y puede ser reelegido). Los miembros
         de la comisión son elegidos por su responsable de acuerdo con el Vicario y
         con el responsable del Departamento de Estructuras de Apoyo. El Obispo
         ratifica la elección y hace el nombramiento correspondiente.

      918. La Comisión trabaja en Equipos según la preparación técnica de cada uno;
         tiene un programa de encuentro y de actividades de acuerdo a los pedidos de
         las otras Comisiones, éstos pedidos se hacen al responsable de la Comisión y
         con suficiente tiempo de antelación.



                                                                                   109
919. La Comisión se relaciona con el Departamento de Estructuras de Apoyo y
   con el CDP a través de su responsable y con los organismos diocesanos de
   donde provienen los pedidos que desean satisfacer.




                                                                        110
      ESTRUCTURAS A NIVEL
    DE LAS ZONAS PASTORALES.




ESTRUCTURA A NIVEL DE LAS ZONAS PASTORALES.


      920. Las diversas Zonas Pastorales en que está integrada la diócesis   están


                                                                               111
   organizadas siguiendo la estructuración de la misma. Cuentan con un Consejo
   Zonal compuesto por el Vicario zonal, que lo preside, algunos presbíteros, el
   Equipo Zonal de Animación Pastoral, un delegado por cada Comisión Pastoral
   presente en la Zona y un delegado de cada Parroquia.

921. También tiene su Encuentro Zonal de Pastoral para evaluar, planificar y
   aplicar el Plan Diocesano de Pastoral en sus diferentes etapas.

922. La Zona Pastoral tiene diferentes Comisiones Pastorales según sus
   necesidades y características propias en correspondencia directa con las
   Comisiones Diocesanas ya establecidas.




                                                                            112
        ESTRUCTURAS A NIVEL
          DE LA PARROQUIA.




6.1 ESTRUCTURAS EN LA BASE.

     RED DE MENSAJEROS.

     CARTA A LOS CRISTIANOS Y EQUIPO DE REDACCION
      (descrita en el nivel diocesano)


  LAS PEQUEÑAS COMUNIDADES ECLESIALES.

       923. Son el espacio más próximo a las personas y a las familias, en el que se
          expresa el misterio de la Iglesia en sus diversos componentes, es decir, como


                                                                                   113
   comunidad de fe, de culto y de misión; un espacio de información y consulta
   de participación y de diálogo.

924. La red de mensajeros hace de “puente” entre las familias y el Centro
   Parroquial y promueve las relaciones de amistad entre las familias a las que
   visitan e informa al Párroco de las eventuales necesidades de las personas y de
   las mismas familias, tanto de las que ellos descubren cuanto de la de las
   personas que lo solicitan.

925. Entrega personalmente a las familias las comunicaciones de la Parroquia o
   de la Diócesis y ayuda a comprender y aceptar el mensaje de las mismas.

926. La red de mensajeros la componen personas adultas de buena voluntad,
   discretas con capacidad de establecer buenas relaciones con la gente, con
   mente honesta y corazón leal, disponibles para realizar este servicio.

927. Los Mensajeros son elegidos por el Equipo de coordinación zonal (ECZ) de
   acuerdo con el Equipo Parroquial de Animación Pastoral (EPAP). Este
   servicio no tiene límite de tiempo aunque su ejercicio se somete a la
   evaluación de la comunidad, por lo tanto, a los cambios que ella puede pedir.

928. Los Mensajeros de cada Zona Pastoral Parroquial tienen un responsable y un
   sustituto; del mismo modo en el nivel parroquial. Los responsables aseguran el
   funcionamiento y la eficacia de la red de mensajeros y reparten las
   comunicaciones a los otros mensajeros. El conjunto de los responsables forma
   la comisión parroquial para los mensajeros.

929. La Comisión Parroquial asegura la organización y funcionamiento de la red
   de mensajeros y promueve los diversos encuentros que ese funcionamiento
   exige.

930. Por cada diez familias hay un mensajero que las visita regularmente.

931. Los mensajeros de una misma zona pastoral parroquial se encuentran cada
   dos meses para intercambiar las experiencias ver cómo responder a
   dificultades, prever las acciones que han de realizar, estudiar aspectos
   relacionados con las técnicas de comunicación y de relaciones interpersonales
   así como del sentido cristiano del servicio que prestan y con este mismo fin se
   encuentran, alguna vez en el año, los mensajeros en el nivel parroquial.

932. Cada año la Comisión Diocesana para las Comunicaciones a la Base de la
   Pastoral de Multitudes, organiza un encuentro diocesano para los responsables
   parroquiales de la red de mensajeros en orden a habilitarlos en el
   cumplimiento de sus funciones y a profundizar la espiritualidad de su servicio.

933. Para la creación de la red de mensajeros el ECS con un miembro del EPAP
   hace un listado de los posibles candidatos para este servicio. El ECS (del


                                                                              114
        modo que establezca) toma contacto con los candidatos y les propone el
        servicio que van a realizar eventualmente se piden otros nombres.
        Establecidos los mensajeros el ECS siempre con un miembro del EPAP, elige
        el responsable y su sustituto y lo presentan a los otros mensajeros o si es
        oportuno lo eligen los mismos mensajeros y comienza a operar con la entrega
        de la primera “carta a los cristianos”.

SECTORES PASTORALES PARROQUIALES

     934. Son parte del territorio de una parroquia grande ya sea por el número de su
        población (más de 1000 /1500 habitantes); por su extensión geográfica; por
        estar constituidas por un conjunto de aglomerados habitacionales (aunque no
        sean muy extendidas geográficamente) o por unidades sociológicas diversas
        (barrios, urbanizaciones, repartos, fracciones).

     935. Son espacios que permiten al mismo tiempo la descentralización de la
        parroquia y la participación directa de todos los bautizados/as en la vida y
        misión de la Iglesia.

     936. Son centros pastorales que promueven y armonizan la vida y misión de los
        bautizados/as, tanto como realidad personal y familiar como conjunto y
        porción del pueblo de Dios.

     937. Se vive la “parroquia” en pequeño, es decir, en dimensiones humanas no
        anónimas.

     938. El Equipo Parroquial de Animación Parroquial (EPAP) integra y delimita
        los sectores pastorales de la parroquia, teniendo en cuenta los siguientes
        sectores:
         Los confines naturales (calle con mucho tráfico, ríos o canales, vías de
            tren, zonas baldías).
         Lugares habituales de convivencia de la gente (centros comerciales,
            Colegios, hospitales, centros deportivos…).
         Grupos étnicos o socio culturales homogéneos.
         Unidades sociológicas (barrios, urbanizaciones, repartos).
         Número de habitantes por cada sector, no más de unos 800 a 1000
            habitantes por sector para poder alcanzar a todos personalmente y estar
            cerca de donde vive la gente.

     939. Cada sector parroquial pastoral cuenta con su Asamblea Sectorial y los
        equipos correspondientes a los diversos servicios pastorales. El diácono o un
        responsable laico o religiosa, preside en la caridad estos organismos y la
        misma comunidad sectorial.
     940. para determinar los sectores pastorales parroquiales:
         Se prepara un mapa de la parroquia suficientemente grande que exprese
            los componentes indicados en os criterios.


                                                                                  115
          En una reunión del Equipo Pastoral de Animación Parroquial (EPAP) se
           hacen las propuestas que parezcan oportunas, luego, alguien hace un
           primer esbozo de la configuración de los sectores; se delimitan y se
           determinan los sectores.
          Después de un tiempo de experiencia se revisa y se redefinen los sectores
           pastorales.


   6.2- ORGANSIMOS PARROQUIALES DE ELABORACION DE
   PROPUESTAS.

   CONSEJO PARROQUIAL DE PASTORAL (CPP).

   941. Es un grupo de personas, representantes de diversas realidades parroquiales,
      que ayudan al párroco en la elaboración del programa anual de la parroquia y
      de otras propuestas útiles para la vida y misión de la Iglesia.

   942. Funciones: Corresponde al CCP:
        Estudiar e interpretar en la fe la situación de la parroquia en orden a que ésta
        cumpla la misión de la Iglesia en bien del mundo.
        Proponer los caminos más aptos y eficaces para superar los obstáculos y
        aprovechar las potencialidades y posibilidades para la evangelización;
        Adaptar el plan diocesano y sus diferentes programas a la situación de la
        parroquia.
        Evaluar la puesta en marcha del plan diocesano y la realización de los
        diversos programas; Elaborar las propuestas para la elaboración del nuevo
        plan diocesano.
        Definir la programación anual parroquial;
        Elegir sus representantes para el Consejo de Diocesano de Pastoral, de
        acuerdo con las normas dadas por el Arzobispo.

   943. Composición: el CPP está compuesto por:
    El Párroco que lo convoca y preside;
    Los sacerdotes y diáconos asignados a la parroquia en el caso de las
      parroquias pequeñas, o sólo algún representante de los mismos en el caso de
      las parroquias medianas y grandes.
    Los religiosos y religiosas que trabajan a tiempo completo en la parroquia.
    Los miembros del EPAP que opera como equipo ejecutivo del mismo.
    Los responsables de las comisiones pastorales parroquiales
    Algunos de los responsables de los diversos grupos asociaciones y
    movimientos apostólicos operantes en la parroquia.
    Algunos otros miembros elegidos y nombrados por el párroco para asegurar
      la representatividad en el Consejo o para dar lugar a personas expertas en
      materias que son objeto del mismo Consejo.

944.   Duración: los que están en razón del cargo, por el tiempo que duran en éste;


                                                                                     116
        los demás por tres o cinco años, de acuerdo con la norma dada por el
        Obispo.

   945. Funcionamiento: el CPP:
        Tiene un coordinador y un secretario ambos miembros del EPAP, además
        del párroco que lo preside;
        El Párroco prepara con anticipación la agenda, con la ayuda del EPAP,
        El CPP se reúne al menos dos o tres veces al año para elaborar la
        programación anual de la parroquia, para evaluar la actuación de la
        programación y elaborar las orientaciones que ha de ofrecer para la
        formulación del plan diocesano.
        Conocida la agenda los encuentros del CPP se preparan con reuniones
        previas de las comisiones pastorales parroquiales y de los diversos grupos
        apostólicos; si es oportuno, lo que proviene de las diversas comisiones y
        grupos; el EPAP lo sintetiza y presenta en la reunión;

   946. El método y los procedimientos de la reunión los prepara el EPAP

   947. Cuando se trata de la programación del plan diocesano, el CPP da las
      orientaciones y el EPAP la elabora en su forma técnica; del mismo modo se
      procede para otras propuestas o documentos

   948. En todo encuentro hay que tener en cuenta los momentos: de información de
      oración, de diálogo en grupo según los diversos asuntos, de definición de las
      orientaciones, sobre que hacer, y si es el caso, de elección de sus
      representantes para el CDP.

   949. Relaciones: el CPP se relaciona con el CDP a través de sus representantes;
      con el resto de la parroquia, a través del Párroco o el EPAP según sea el caso.

   950. En las parroquias pequeñas las funciones del CPP pueden ser asumidas por
      la Asamblea Parroquial Ordinaria o viceversa.


EQUIPO PARROQUIAL DE ANIMACION PASTORAL.

   951. El Equipo de Animación Parroquial es un grupo de personas elegidas por su
      capacidad, que constantemente se preocupan por el dinamismo del conjunto de
      la parroquia y lo promueve de acuerdo a sus funciones.

   952. Al EPAP le corresponde hacer el análisis y el diagnóstico de la parroquia;
      elaborar técnicamente el programa anual de la parroquia y sus programas
      específicos, de acuerdo con las indicaciones del CPP y los elementos que
      ofrecen las diversas comisiones pastorales, al servicio de la actuación del Plan
      diocesano de Pastoral.

   953. Ayuda a las diversas comisiones pastorales a elaborar su propia propuesta de


                                                                                     117
   programa que ha de presentar al CCP.

954. Promueve la espiritualidad comunitaria que origina y sustenta el plan, y que
   constituye el sentido de toda la renovación parroquial y diocesana, a cuyo
   servicio está el mismo plan.

955. También promueve la formación doctrinal, espiritual y pastoral de los
   agentes de pastoral.

956. Ayuda al Párroco en el cumplimiento de aquellas responsabilidades para las
   que no cuenta con otras ayudas.

957. Asegura la marcha armónica del conjunto, supliendo carencias y previendo a
   la solución de las mismas, siempre de acuerdo con el Párroco.

958. El Equipo está formado por el párroco que lo preside, por los Vicarios
   parroquiales y por algún representante de los diáconos y por otras 5 / 7
   personas, las más comprometidas, con buena formación espiritual y doctrinal
   y con capacidad de promover el proceso de renovación. Si en la parroquia hay
   religiosas a tiempo completo para la pastoral, al menos una de ellas debe hacer
   parte del EPAP.

959. Estas personas son propuestas por el CCP y nombradas por el párroco. Las
   personas permanecen en este servicio por el tiempo que puedan ejercerlo
   eficazmente; con todo, su servicio se somete a evaluación periódica, cuando se
   evalúa el plan diocesano o cuando lo hace el EDAP en razón de la misma
   función.

960. El EPAP es presidido por el párroco que lo convoca; tiene un coordinador,
   elegido por el mismo Equipo, que normalmente conduce las reuniones y que,
   con el párroco, hace la agenda de las reuniones; nombra a uno de sus
   miembros como secretario; se reúne periódicamente, al menos una vez al mes,
   y cada vez que lo exija el cumplimiento de su función.

961. El EPAP es miembro y actúa como equipo técnico del Consejo Parroquial de
   Pastoral y al servicio del mismo; es miembro de la Asamblea Parroquial,
   prepara el método y el procedimiento con que ella va a trabajar, y realiza las
   tareas que ella le puede encomendar.

962. Se relaciona con el Comité de Coordinación Parroquial a través del mismo
   párroco y si es oportuno del coordinador del EPAP que en este caso participa
   en las reuniones del CCP.

963. El EPAP es una prolongación del EDAP en las parroquias y por lo mismo
   hay una relación de complementariedad y al mismo tiempo, de dependencia
   del Vicario Episcopal para la Acción Pastoral; tiene relación de amistad y
   colaboración leal con el Párroco, además de obediencia activa, dialogal y


                                                                              118
       propositiva.

6.3- ORGANISMOS PARROQUIALES DE AYUDA PARA LA DECISION.

ASAMBLEA DEL SECTOR PARROQUIAL.

   964. La Asamblea Parroquial es el espacio de participación y corresponsabilidad
      de los bautizados/as en la definición de las orientaciones pastorales que hacen
      a la vida y misión de la Iglesia.

   965. Le corresponde a la Asamblea del Sector Parroquial:

      discernir la voluntad de Dios sobre la parroquia; ofrecer el propio
       discernimiento sobre las decisiones pastorales que corresponden a la
       Asamblea Diocesana; aprobar la programación anual de la parroquia,
       presentada por el CPP y tratar los asuntos de mayor importancia para la vida y
       misión de la parroquia.
      Evaluar la acción pastoral que la parroquia que la parroquia realiza a nivel del
       sector y la vida de la comunidad eclesial del sector.
      Hacer lasa propuestas oportunas para la elaboración del nuevo plan.
      Proponer o elegir el equipo de coordinación del sector y al Representante del
       sector para el Consejo Parroquial de Asuntos Económicos.
      Proponer personas para los diversos equipos de servicios.

   966. La Asamblea del Sector está compuesta por: El Párroco y el diácono,
      religiosa o laico responsable, que la convocan y presiden; Equipo de
      Coordinación Sectorial (ECS) que la coordina; las personas comprometidas en
      los diversos servicios pastorales y todos los bautizados/as que lo quieran.

   967. La Asamblea del Sector: se convoca dos o tres veces al año para escuchar al
      pueblo en los diversos asuntos parroquiales, para tratar asuntos específicos del
      Sector y para hacer la evaluación de la vida y acción eclesial celebrada en el
      mismo.

   968. A agenda de la Asamblea se comunica con suficiente tiempo de antelación.

   969. La Asamblea se realiza de modo que sea una experiencia de vida cristiana de
      diálogo y de discernimiento, en la que se trata de llegar pacientemente al
      consenso de todos.

   970. Las resoluciones tomadas en la Asamblea se ejecutan por aquellos a quienes
      corresponda.

   971. Según el caso, la Asamblea se relaciona con el Consejo Parroquial de
      Pastoral en el ámbito de la elaboración de propuestas y con la Asamblea
      Parroquial, cuando se trata de la participación en la determinación de las


                                                                                   119
      orientaciones pastorales. Se relaciona además con el resto de la Parroquia a
      través de su coordinador.

EQUIPO DE COORDINACION DEL SECTOR.

   972. Es un grupo de personas a que coordina la acción pastoral de la parroquia en
      los sectores.

   973. Corresponde al Equipo fr Coordinación Sectorial (ECS):
       Asegurar que el dinamismo parroquial alcance a todos los bautizados/as y
         personas de buena voluntad y ofrecer a estas la posibilidad de participar
         activamente en la vida y misión de la Iglesia.
       Coordinar todas las acciones t todos los servicios que la parroquia realiza
         en el nivel del sector.
       Asegurar mediante la descentralización de las estructuras parroquiales, la
         presencia de la Iglesia allí donde la gente vive.
       Asegurar el buen funcionamiento de la red de mensajeros y que todos los
         bautizados /as se sienta llamados ala participación, se integren el camino
         de evangelización y participen eficazmente en la vida y msión de la
         Iglesia.

   974. Lo componen: el diácono, el Coordinador del sector, el sustituto o vice-
      coordinador, el secretario; y el Responsable de cada subcomisión o equipo
      parroquial, correspondiente a la comisión parroquial.

   975. Su elección se hace así: el coordinador, el vice-coordinador y el secretario
      son elegidos de modo más o menos formal, por la Asamblea Sectorial, de
      acuerdo con el Párroco y/o el diácono, o religiosa o laico que preside la
      Asamblea.

   976. Los responsables de las subcomisiones o equipos sectoriales son propuestos
      por la Asamblea Sectorial y elegidos por el Equipo de Coordinación Sectorial
      (ECS), de acuerdo con el párroco, o el diácono, o el religioso/a, o laico/a.

   977. Los miembros de las subcomisiones o de los equipos son elegidos por tres
      años por el Equipo de Coordinación Sectorial (ECS) y por el coordinador de
      los mismos.

   978. El Equipo completo se reúne cada dos meses aproxima, mientras que el
      pequeño (coordinador, vice-coordinador y secretario) se reúne al menos cada
      mes y siempre que haya necesidad.

   979. El equipo completo evalúa todo lo que se ha hecho y lo que está por hacerse,
      de acuerdo con la programación parroquial, al menos con un mes de
      anticipación y toma las decisiones oportunas para la aplicación de los
      programas parroquiales.


                                                                                 120
   980. El Equipo de Coordinación Sectorial (ECS) se relaciona con la parroquia
      mediante el Responsable que, como tal, es miembro del Comité de
      Coordinación Parroquial El Equipo completo hace parte de la Asamblea
      Parroquial.

   981. Se relaciona también con el Consejo de Pastoral Parroquial, cuando sea
      solicitado por el mismo, o ciando el equipo, por propia iniciativa, quiera hacer
      una propuesta a la parroquia.

ASAMBLEA PARROQUIAL.

   982. La Asamblea Parroquial es el espacio de participación y corresponsabilidad
      de los bautizados/as en la definición de las orientaciones pastorales que hacen
      a la vida y misión de la Iglesia.

   983. A la Asamblea Parroquial le corresponde


      Discernir la voluntad de Dios sobre la parroquia y sobre las decisiones
       pastorales que corresponden a la Asamblea Diocesana.
      Aprobar la programación anual de la parroquia, presentada por el Consejo
       Parroquial de Pastoral.
      Tratar los asuntos de mayor importancia para la vida y misión de la parroquia
       en el ambiente circundante.
      También, elige los propios representantes de la Asamblea Diocesana.

   984. La Asamblea está compuesta por el párroco que la convoca y preside, y los
      otros presbíteros y diáconos asignados a la parroquia; los consagrados/as que
      trabajan en el territorio de la parroquia; los laicos comprometidos en las
      diversas actividades y responsabilidades de la parroquia; los miembros de
      varios grupos, asociaciones y movimientos apostólicos.


EQUIPO DE COORDINACION PARROQUIAL.

   985. Este organismo está previsto en las parroquias organizadas en sectores
      pastorales. En las parroquias pequeñas estas funciones son asumidas por la
      Asamblea Ordinaria, o por el Consejo Parroquial de Pastoral o por dos o tres
      personas elegidas por uno de estos organismos, que puedan coincidir con las
      autoridades de los mismos.

   986. El Equipo de Coordinación Parroquial (ECP) es el organismo con que cuenta
      el párroco para la conducción y coordinación de la acción pastoral de la
      Parroquia.




                                                                                  121
   987. Al Equipo de Coordinación Parroquial (ECP) le corresponde como función:
       Coordinar la actuación o ejecución del programa pastoral de la parroquia;
         asegurar la actuación del programa parroquial en los distintos sectores
         pastorales.

         Coordinar las actividades de las diversas comisiones pastorales y asegurar
          el funcionamiento de las mismas en los niveles parroquiales y en los
          sectores pastorales.

         Asegurar especialmente el buen funcionamiento de la Red de Mensajeros
          y de la Pastoral de Multitudes en cada sector pastoral.

         Procurar por todos los medios que el conjunto de los bautizados/as y las
          personas de buena voluntad se sientan envueltas y se integren en el
          itinerario de evangelización permanente del Pueblo de Dios.

   988. El Equipo de Coordinación Parroquial (ECP) está compuesto por el párroco
      que lo preside, los presbíteros, los diáconos y las religiosas que presiden los
      sectores pastorales; los coordinadores de los sectores pastorales parroquiales;
      y el Responsable del Equipo Pastoral de Animación Parroquial (EPAP).

   989. Es convocado por el párroco que lo preside y se reúne al menos una vez por
      mes. En cada encuentro se evalúan las actividades que se han realizado y la
      preparación de las que están por realizarse. También se decide cómo iniciar las
      próximas.

   990. El Equipo de Coordinación Parroquial (ECP) evalúa el funcionamiento de
      las Comisiones; cuando hay que tratar la situación específica de una Comisión
      se invita al Responsable de la misma; y la organización de las iniciativas de la
      Pastoral de Multitudes se inicia con dos meses de antelación.

   991. El Equipo de Coordinación Parroquial (ECP) hace parte de la Asamblea
      Parroquial; se relaciona con el Equipo Parroquial de Animación Pastoral y con
      el presbítero parroquial. También se relaciona con el Consejo Parroquial de
      Pastoral mediante un representante suyo en el mismo.


6.4- ORGANISMOS DE EJECUCION.

COMISIONES PARROQUIALES.

   992. Las comisiones parroquiales son el conjunto de personas que trabajan
      apostólicamente en un determinado campo de la acción pastoral. De acuerdo a
      la magnitud de la Parroquia y del ambiente en que se encuentra, la parroquia
      puede tener más o menos comisiones con mayor o menor amplitud. Algunas
      son comunes a todas las parroquias otras dependen de la condición del


                                                                                  122
   ambiente en que se encuentran. Entre las posibles comisiones parroquiales
   están:
    Pastoral de Multitudes (en todas las parroquias);
    Pastoral de Pequeñas Comunidades (en todas las parroquias);
    Pastoral Familiar (en todas las parroquias);
    Pastoral Infantil (en todas las parroquias);
    Pastoral Juvenil(en todas las parroquias).
    Pastoral para los diversos sectores: en las parroquias medianas y grandes
       ha Comisiones para diversos sectores, de acuerdo a la realidad de la
       parroquia. Por ejemplo:
   Pastoral para Obreros, para los profesionales, pastoral para los trabajadores
   autónomos, pastoral para los comerciantes, pastoral para empleados públicos;
   pastoral para políticos y responsables de la administración pública.
   Pastoral para maestros y profesores; pastoral para escritores; pastoral para
   artistas y otras.


993. Es decir, se organizan tantas comisiones como son las realidades en que
   están presente los bautizados/as y necesitan una ayuda pastoral para el
   cumplimiento de la propia función en la sociedad con espíritu evangélico;
      Catequesis de niños y adolescentes (en todas las parroquias)
      Catequesis pre-sacramental de adultos (en todas las parroquias)
      Catecumenado para no cristianos (en parroquias de ambientes no
        cristianos)
      Escuelas católicas.
      Formación humano religiosa en escuelas del Estado.
      Comisión de liturgia: celebraciones litúrgicas dominicales, festivas y
        celebraciones de los sacramentos (en todas las parroquias).
      Pastoral social (en todas las parroquias). Esta puede ser una sola
        comisión con subcomisiones o varias comisiones, como está detallado a
        nivel Diocesano.
      Pastoral Ministerial (en todas las parroquias coincide con el EPAP).
      Red de mensajeros (en todas las parroquias).
      Equipo de redacción de la carta a los cristianos (en todas las parroquias).
      Comisión para los asuntos económicos (en todas las parroquias).
      Secretaría en todos los servicios técnicos (en todas las parroquias).

994. A las comisiones corresponde:
      Informar al Equipo de Coordinación de Pastoral sobre la propuesta de
         Programación anual de la comisión y, si es el caso, pedir al Equipo de
         Animación pastoral la ayuda necesaria para elaborar os diversos
         programas.

        Asumir la responsabilidad de la acción pastoral en el campo que le
         corresponde, de acuerdo con el párroco y con la Comisión Diocesana


                                                                              123
            Correspondiente
           Involucrar el mayor número de personas en la acción pastoral; delegando
            el mayor número de responsabilidades.
           Coordinar todos aquellos que están comprometidos en varias actividades
            apostólicas, correspondiente a la misma comisión.

995. Cada comisión se compone de un cierto número de personas aptas para el
   servicio que se les pide. Pueden ser formadas por los Responsables de las
   subcomisiones o equipos sectoriales correspondientes. Los diversos grupos,
   asociaciones y movimientos apostólicos, se integran en las comisiones o se
   coordinan con ellas en alguna forma.

996. La elección de las personas por los diversos equipos correspondientes a las
   comisiones es gradual: En un primer momento las personas son invitadas por
   el párroco o un delegado a realizar un servicio. En un segundo momento,
   luego de una experiencia prolongada en el servicio y de contar con la
   conformidad de aquellos que reciben dicho servicio, las personas son
   reconocidas en su servicio con el siguiente procedimiento:

          Son propuestas para el servicio de las Pequeñas Comunidades Parroquiales
           y por aquellos que trabajan en ese campo.

          La Asamblea Parroquial de acuerdo con el párroco las eliges para el
           servicio que se les confía; si las personas aceptan participar en algunos
           encuentros de formación espiritual y son reconocidas por el Obispo o el
           párroco en una celebración litúrgica especial.

997. La Comisión de Asuntos Económicos es elegida de acuerdo al Derecho
   Canónico (CIC 537) y en las parroquias medianas o grandes es ampliada por
   cada representante de cada sector parroquial.

998. Las personas realizan su servicio mientras lo puedan hacer, no hay un
   término fija de duración. Los coordinadores de as comisiones duran en sus
   cargos tres años y pueden ser reelegidos. Para la Comisión de Asuntos
   Económicos se siguen las normas dadas por el Obispo.

999. Cada comisión funciona con un Responsable elegido por la propia Comisión
   de acuerdo con el Párroco, y cada uno tiene su ritmo de encuentro ,
   normalmente una vez al mes, para evaluar los programas realizados , preparar
   los próximo programas, para su formación especifica y para otos momentos de
   oración y distensión.

1000.      Las Comisiones están presentes en la Asamblea Parroquial a través
   de sus miembros; se relacionan con el Consejo Parroquial de Pastoral
   mediante los responsables de las mismas. Guiados por el Equipo Pastoral de
   Animación Parroquial (EPAP), los miembros de las comisiones se encuentran


                                                                                124
      juntos para la formación espiritual y pastoral común a todos los diversos
      servicios.

COMINION DINAMICA DEL PUEBLO DE DIOS.

   1001.       Además de orgánica, la comunión eclesial es dinámica, es decir es
      una comunión en camino, como corresponde al Pueblo de Dios llamado
      colectivamente a la santidad.

   1002.       Por eso el pueblo vive, como tal, un itinerario de evangelización
      permanente en orden a su crecimiento en la caridad, en la conformación con
      Cristo y en la fidelidad a su Evangelio.

   1003.       El itinerario es un proceso educativo de la fe, que se vive en la
      práctica de la participación y de la comunión, en camino hacia la plena
      madurez de Cristo.

   1004.        Es un itinerario de catequesis permanente que busca la coherencia
      entre la fe y la vida y que incluye tanto la profundización de la misma fe,
      cuanto la renovación de la comunidad eclesial, exigida por las nuevas
      situaciones de la historia.

   1005.       Es la comunión dinámica de las diversidades, llamadas a vivir la
      experiencia de la unidad a participar en al vida del Espíritu, principio de
      unidad y de diversidad.

   1006.       Es la comunión dinámica, vivida en la tensión de la esperanza hacia
      metas ulteriores y más plenas de unidad; en esa comunión progresiva se
      resuelven las múltiples tensiones inherentes a la diversidad de visiones
      doctrínales, de percepciones de la realidad, de actitudes ante la vida, de modos
      de actuar.

   1007.        Este esfuerzo vivido como sacrificio espiritual, se orienta al logro de
      una mayor y más profunda unidad y al crecimiento de la santidad de trinitaria
      a la que la Iglesia local está llamada.

   1008.       En el servicio a este dinamismo de la vida y la misión de la Iglesia, el
      Obispo con los presbíteros y diáconos, ejercita su ministerio de presidencia y
      discernimiento, formación y conducción del Pueblo de Dios.

   1009.       Los religiosos/as, por su parte, contribuyen a la vitalidad de la Iglesia
      local mediante sus opciones proféticas por el Reino de Dios, dando testimonio
      de que solo ese Reino y sus exigencias son una realidad absoluta y definitiva.

   1010.       Los laicos/as a su vez, por el testimonio de su vida cristiana,
      contribuyen a este dinamismo eclesial y lo expresan en la vida diaria,
      impregnando el mundo con el espíritu de las bienaventuranzas.


                                                                                    125
Tercera
  Parte
      126
FIN ÚLTIMO
   Y
OBJETIVO ULTIMO.




                             INTRODUCCION
En esta tercera parte se sintetiza el conjunto de todos los elementos ya presentados bajo dos
aspectos complementarios: el Fin y el Objetivo Ultimo del Modelo Ideal de la Diócesis de
Mao- Montecristi.



                              EL FIN ÚLTIMO

                               INTRODUCCCION

                                                                                          127
Expresa el valor o los valores absolutos que la Diócesis contempla como su plenitud. Es la
perfección ideal última a la que tiende toda acción que se realice en la Diócesis, y que, al
mismo tiempo, le da sentido y la justifica.

Es el horizonte de nuestros principios y valores que contienen en germen la clave para
seguir y realizar dicho fin. El fin último es el proyecto es el proyecto de Dios, su Reino, que
es absoluto y va más allá del modelo. Nos mantiene en tensión hacia la realización total y
nos orienta permanentemente en la dimensión del YA el Reino está dentro y en nosotros,
pero, a la vez, TODAVIA NO lo conseguimos plenamente hasta llegar a la Casa Eterna del
Padre.




                                                                                           128
          EL FIN ÚLTIMO
VIVIR EL REINO COMO COMUNION PLENA DE LOS
HIJOS E HIJAS DE DIOS QUE SE EXPRESA EN LA
SANTIDAD Y UNIDAD DE LA IGLESIA Y HACE ASI
CREIBLE EL MENSAJE DE SALVACION QUE ESTA
ANUNCIA.




           OBJETIVO ULTIMO




                                        129
                             INTRODUCCION
Concretiza el Fin en el caminar de la Iglesia Diocesana y expresa la situación final que se
requiere alcanzar. Por ser un objetivo es algo concreto, medible, evaluable y verificable.
Por ser último es el logro ideal más perfecto que se ha podido imaginar, por lo que
permanece abierto a realizaciones ulteriores y más perfectas.

En otras palabras, señala el futuro a largo plazo, permite la selección de los medios y el
orden para usarlos, da el marco para las evaluaciones y para la selección de alternativas.

En cuanto última situación a lograr, el Objetivo Ultimo, contiene y orienta el conjunto de
objetivos y de etapas intermedias. Aunque, no implica un tiempo determinado para su
consecución, es el blanco de la acción o término concreto de la acción y su razón de ser.




                                                                                             130
           OBJETIVO ÚLTIMO
LA DIOCESIS DE MAO ES UNA PORCION DEL PUEBLO DE DIOS
CONDUCIDA POR EL OBISPO CON SUS PRESBITEROS,        DIACONOS,
RELIGIOSOS (AS), PRESIDENTES DE ASAMBLEA EN ARTICULACIÓN
ORGANICA QUE EXPRESA SU COMUNIÓN EN DIVERSOS NIVELES
COMUNITARIOS Y CONSTRUYE SU UNIDAD DESDE LA DIVERSIDAD DE
DONES Y CARISMAS AL SERVICIO DE LA SALVACION UNIVERSAL.




                                                          131

								
To top