PLANTEO DEL PROBLEMA

Document Sample
PLANTEO DEL PROBLEMA Powered By Docstoc
					                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                      La Nación (1976 – 1977)
                                       Salguero, Paula Andrea




La Construcción Discursiva

   del Enemigo Político

“ La Nación” (1976 – 1977)



                Salguero, Paula Andrea

            1
    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                          La Nación (1976 – 1977)
                           Salguero, Paula Andrea




                         Leg. 9193/0




2
                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                   Salguero, Paula Andrea




INDICE


Planteo del Problema                                                        1


Estado de la Cuestión                                                       5
Objetivos                                                                   14
Marco Teórico                                                               15
      1. I El discurso en lo social                                         17
      1. II El discurso en los medios                                       20
      2. I El Adversario durante la década de los ´70                       23
Estrategias de Análisis                                                     27
      Advertencias                                                          27
      Descripción Panorámica                                                27
      Estructura del Análisis                                               29


Parte Primera: La Construcción de Alteridades
      I El Espacio del Nosotros                                             44
             a) Nuestro universo agroexportador                             45
             b) Nuestra ideología liberal                                   47
             c) Nosotros somos y parecemos                                  50
             d) Progreso, desarrollo y tradición                            51
             e) Nuestro Estado de derecho                                   53
             f) El bienestar y la calidad de vida                           54
             g) La tradición inmigrante                                     55
             h) El Poder central                                            57
      II El Espacio del Otro                                                57
             a) el Otro y la Guerra                                         59
             b) Los móviles del Otro                                        60
             c) El uso de los eufemismos                                    61


                                      3
                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                      Salguero, Paula Andrea




               d) El Otro y la democracia                                      62
               e) La amenaza en el Otro                                        63
               f) El peso de los valores negativos                             65
               g) El otro y el Estado                                          68
               h) La ideología del Otro                                        70
               i) El Otro en las Portadas                                      72
               j) El Otro interno y el apoyo externo                           80
               k) La eliminación del Otro                                      82


Parte Segunda: La Evolución de la Alteridad
       I Etapa de Institucionalización                                         85
       II Etapa de Transición                                                  94
       III Etapa de Consolidación                                              103


Parte Tercera: El Análisis por campos de la alteridad
       I En la Educación                                                       113
               La columna de los martes                                        121
       II En la Juventud y la Familia                                          128
       III En la Iglesia                                                       132
               La columna de los martes                                        134
       IV En lo sindical / gremial                                             139
               La columna de los lunes                                         143
       V En el Contexto Internacional                                          149
               - El Otro en América                                            149
               - El Otro en Europa                                             153
               - El Otro del Este europeo                                      156
               - El Otro en oriente y en los países africanos                  160
Conclusiones                                                                   163
Bibliografía                                                                   172


                                      4
                                   La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                         La Nación (1976 – 1977)
                                                          Salguero, Paula Andrea




“Por medio de la introyección (parcial o total, lenta o
inmediata, violenta o aparentemente espontanea) del
estereotipo hostil propuesto por los perseguidores, las
víctimas acababan perdiendo su identidad cultural
propia”

                                             Carlo Ginzburg




“Como hasta las más laicas de entre las ciencias
humanas nos enseñan, son los demás, es su mirada, lo
que nos define y nos conforma”

                                               Umberto Eco




                         5
                                                  La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                        La Nación (1976 – 1977)
                                                                         Salguero, Paula Andrea




PLANTEO DEL PROBLEMA


      Volver a pensar el Golpe de Estado de 1976 y lo que la fatal mañana de ese
24 de marzo desencadenó implica ejercitar una vez más los mecanismos de la
memoria    y construir    esquemas     nuevos desde      las     interpretaciones,          las
aprehensiones personales y las perspectivas que el fenómeno ha desencadenado.
      Pero pensar los sucesos desde las construcciones simbólicas, desde
aquellas que definen los signos de la identidad y se develan como mecanismos
integradores o segregadores nos lleva a buscar las coordenadas de lo que el
suceso histórico denominó lo Nuestro frente al Otro dicotómico y alterno.
      Develar esos códigos y esas estrategias para los medios de prensa gráficos
impone la urgencia de buscarlas en el papel impreso que circuló de mano en
mano, que fue parte y partido de opinión pública, protagonista más que testigo
privilegiado de los discursos circulantes.


      La década se revelaba ya desde sus comienzos de un modo voraz y
acelerado, con una violencia política que se venía haciendo más generalizada en
todo el país. Luego del brutal estallido del Cordobazo en mayo de 1969 el
panorama político mostraba una profundización de las diferencias e intensificación
de la militancia. Muchos sectores se fundaron en el convencimiento de que
construir estrategias era la manera eficaz de contrarrestar los poderes crecientes.
Con el peronismo proscrito la guerra de guerrillas cobró mayor fortaleza y aún
después, ya con la salida democrática del ’73, el país estaba inmerso en un clima
de convulsiones permanentes, enfrentamientos en las calles y muertes. El
movimientismo de izquierda fue diezmándose por el avance progresivo de una
derecha que desde 1974 cobró mayor fuerza, incluso institucionalizándose:
primero en forma clandestina a través de las organizaciones lopezreguistas y
luego por los militares, con el fracaso del gobierno democrático, la cooptación de




                                             6
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



los aparatos de gobierno y la articulación clara y definitiva del Terrorismo de
Estado en marzo de 1976.
          Muchos autores no dudaron en llamarla la peor década de la historia
argentina; que tanto salpicó y mortificó al periodismo y a los periodistas1.
          Los lectores habituados a la tarea cotidiana de la lectura de información,
comenzaron a acostumbrarse quizás, a las noticias que generaba aquella
violencia. Desde comenzada la década los principales diarios de tirada nacional
titulaban y daban desarrollo con fresca naturalidad acerca de los cientos de
cadáveres, agresiones subversivas, acciones guerrilleras, ataques extremistas,
atentados terroristas y hasta agitaciones marxistas.
          La referencia en los medios de comunicación al Otro/s, y la representación
de ese colectivo externo que no tiene voz, pero sí presencia en las noticias que
dieron cuenta de la violencia a partir de aquel 24 de marzo de 1976, es el principal
tema de preocupación de la presente investigación.
          La conceptualización que elaboraron aquellos medios de comunicación
sobre la diversidad, transformada en diferencia; sobre una realidad pasible de ser
construida discursivamente a partir de una imagen marginadora, discriminadora y
generadora        de    valoraciones     explícitamente      negativas,        de     asociar       dicha
representación con signos de amenaza, patología o peligro es el eje que ha
guiado esta problemática.
          La idea consiste en mirar un fenómeno político que, enlazado a la cuestión
de historia nacional, se inserta en el medio de comunicación masiva. Se trata de
un proceso de construcción social de historia reciente, con trascendencia en la
opinión pública y que pretende acercar un aporte de resolución a los interrogantes
de nuestra actualidad.
          No es tan evidente hasta qué punto las consecuencias y sombras que
proyectó aquella década están entre nosotros y forman aún parte de nuestra
identidad. Es por ello que existen numerosos interrogantes, entre los cuales se
encuentran éstos, a los que prestaremos especial atención: ¿Cómo se plasmó la

1
    Ulanovsky, Carlos. (1997) Paren las Rotativas, Buenos Aires. Espasa. Pág. 203


                                                  7
                                                        La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                              La Nación (1976 – 1977)
                                                                               Salguero, Paula Andrea



idea de enemigo político en los principales medios de comunicación gráfica?.
¿Cómo fue evolucionando el concepto, y en definitiva la identidad de ese enemigo
político?. ¿Dentro de qué marcos conceptuales, se desarrolló e intensificó su
presencia en las crónicas cotidianas de la prensa?. ¿Asociado a qué términos, en
qué marcos contextuales, con qué signos y señales?.
       Subversión, guerrilla, marxismo, extremismo, terrorismo y una amplia
variedad de eufemismos recorrieron los medios de comunicación de la época.
¿Construyeron una identidad social para identificar al enemigo político, instaurar el
miedo a ese otro y coadyuvar de algún modo a crear un estado de violencia
circulante entre la ciudadanía y la opinión pública?.
     Como puede advertirse en los interrogantes planteados, el presente se
inscribe dentro de los estudios que pretenden explicar cómo pensamos o
concebimos el Nosotros, qué inclusiones/exclusiones presuponen los procesos
históricos. Se espera realizar un aporte desde el campo de los medios de
comunicación partiendo de considerar que el periodo en estudio fue decisivo para
comprender el intento del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional
por construir y/o establecer una determinada “identidad nacional”.
     Se pretende buscar una alternativa a los estudios que han predominado
hasta ahora2, que evidencian las culpas y responsabilidades sociales. Esta
investigación consiste en colocar la mirada en los procesos y transformaciones
que son traducibles en prácticas sociales, en las formas de conceptualización
cotidianas, en los dispositivos que operan en el plano de las representaciones
colectivas, cómo se significan y construyen.
     Con el objetivo de arrojar alguna luz sobre las cuestiones planteadas
abordaremos el estudio circunscripto a un caso, que es el del análisis del discurso
que se expresa en la Página Editorial del diario La Nación. Se eligió dicho medio
dada su importancia en cuanto al impacto masivo de su nombre consolidado.


2
  Blaustein, Eduardo y Zubieta, Martín. (1998): Decíamos Ayer. La prensa argentina bajo el
Proceso. Buenos Aires. Colihue. Varela Cid, Eduardo (1984): Los sofistas y la prensa canalla.
Buenos Aires. El Cid Editor S.A. Díaz, César (2002): La Cuenta Regresiva. Buenos Aires.
Ediciones de LA Crujía.


                                             8
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



     Para 1976 el diario tenía un nombre, una impronta, objetivos claros y una
trayectoria muy bien afianzada. Ninguna de sus opiniones pudieron ser azarosas o
apresuradas y por lo tanto su discurso tiene un destinatario que el diario conoce y,
por eso entiende los códigos de comunicación que está entablando. Para marzo
de 1976 el diario era el segundo de mayor tirada nacional y se mantuvo
posicionado durante todo el primer año de gobierno militar; no se conocen
intervenciones realizadas desde el poder central tanto en el cuerpo de
profesionales como en las ideas expresadas desde sus páginas.
     El estudio de este caso nos permitirá centralizarnos en un universo
comprendido por esas ideas focales a las cuales el diario representa en la
construcción de alteridades y la identificación del enemigo político.
     De esta manera, nuestro estudio estará circunscripto a ese medio de
comunicación específico y al período que corresponde al primer año del nuevo
gobierno instaurado tras el último Golpe Militar en la Argentina. Se abordarán
entonces, las Editoriales y Notas de Opinión publicadas entre el 24 de marzo de
1976 y el 24 de marzo del año siguiente. Nos interesa en particular, registrar las
conceptualizaciones operadas acerca del enemigo político durante ese periodo.
     El análisis del discurso de uno de los medios de comunicación de mayor
influencia y penetración en la sociedad civil, nos permitirá acercar tendencias y
aproximaciones sobre la relación entre discurso y sociedad en el marco de la
identificación y construcción de un sujeto colectivo determinado.




                                          9
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea




ESTADO DE LA CUESTIÓN

       En un doble aspecto tendremos en cuenta lo que ha sido elaborado en
torno a la problemática del subversivo y aquello relativo a las problemáticas del
discurso, para brindar un panorama abarcador y rastrear aquellos aspectos
significativos para nuestro estudio.


       Mucho se ha escrito en torno al surgimiento de las organizaciones
guerrilleras como parte de una nueva cultura política en la Argentina 3.
Especialmente los textos de Ollier y Gillespie, tienen como preocupación
fundamental el análisis del fenómeno guerrillero a comienzos de la década del ’70.
Los autores coinciden en focalizar a Montoneros como una de las organizaciones
armadas más importantes del período, tanto por alcanzar legitimidad social y
política, como por cooptar a la mayoría del resto de los grupos armados
peronistas. Estos autores formulan una caracterización ideológica de las
organizaciones, etapas del surgimiento, desarrollo y metodologías de acción.
Aportan dentro de nuestro estudio, a la construcción de la identidad del colectivo
que pretendemos identificar en el discurso del diario La Nación. Pretendemos
avanzar sobre estos rasgos y sobre la lectura que proponen estos autores del
período histórico que hemos de analizar, especialmente en la relación que se
establece con los centros de poder, la naturaleza y efectos de las acciones
guerrilleras, para finalmente contrastarlos con la lectura que de aquello realiza uno
de los diarios de mayor tirada de la época.
       Roberto Baschetti dentro de la misma línea que la de los autores anteriores,
brinda un aporte fundamental e ilustrativo a través de una extensa compilación de
documentos que abarca el período 1955 –1978, y expone el detalle de los
comunicados       de    las   organizaciones         guerrilleras.    Estas       declaraciones           y


3
 Gillespie, Richard (1987): Soldados de Perón. Los Montoneros. Buenos Aires. Grijalbo. Cap 3.
Ollier, María Matilde (1986). El fenómeno insurreccional y la cultura política. 1969 – 1973. Buenos
Aires. CEAL B. Política Nº 145. Baschetti, Roberto (1995). De la guerrilla peronista al gobierno
popular. Buenos Aires. Ed. de la Campana.


                                                10
                                                          La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                La Nación (1976 – 1977)
                                                                                 Salguero, Paula Andrea



comunicados acercan la primera lectura de situación, fundamental y necesaria
para el análisis.
       En líneas generales, los autores focalizan en los elementos que definen la
identidad de los grupos, las diferencias en las corrientes internas y las visiones de
la realidad argentina que estructuraron esa identidad. No obstante la
representación que los medios de prensa realizaron en torno a dichas
organizaciones no es explorada por estos autores y es en este sentido que
pretendemos avanzar.


      Otros autores se han ocupado desde diversas perspectivas del rol de la
prensa durante aquella década. Un grupo ha expresado la necesidad de hallar
culpas y responsabilidades sociales, indagar en qué medida tales o cuales
sectores habían tenido mayor cuota de culpa4.
      La primera vez que se le prestó atención a lo que los medios de prensa
difundieron durante los peores momentos de la década del ’70 fue cuando recién
estrenada la democracia, en 1984 Eduardo Varela Cid publicó un libro de tirada
reducida: Los sofistas y la prensa canalla, que reproduce artículos de periodistas,
“con el propósito de proteger, como interés público actual, el derecho del pueblo
argentino a poseer una información objetiva sobre los sucesos que vivió la
Argentina dentro de los luctuosos años del loperreguismo y la dictadura”.
Abundando en fotografías y colocando la mirada casi exclusivamente en artículos
de Mariano Grondona y Editorial Atlántida representa el primer intento serio por
observar las producciones de venta y difusión masiva de aquellos años. Las
reproducciones se ordenan en el libro, privilegiando más el impacto visual de la
producción gráfica que el tema que aborda. Hay notas de política económica,
derechos humanos, información general e internacionales. Un solo artículo
reproduce abiertamente la cuestión del enemigo subversivo con el título de




4
 Ver Blaustein, Eduardo y Martín Zubieta (1998). Varela Cid, Eduardo (1984), Díaz, César (2002).
Op. Cit..


                                              11
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



“Gobierno, prensa y subversión”5, el resto son alusiones tangenciales y en ninguno
de los casos el autor profundiza su análisis. Los comentarios del escritor llevan
títulos del estilo: “lo que pienso...” , “¿Esto no es complicidad?”, o alguno más
abiertamente inquisitivo como: “¿De dónde sacaba Gente la información?”.
      El trabajo de Varela Cid tiene el mérito se ser la primera aproximación a una
problemática que luego tendría numerosos análisis, pero posee dos carencias
importantes que este trabajo pretende superar. Por un lado en la organización y
clasificación del corpus; dado que Los sofistas y la prensa canalla no fue
concebido como un material de análisis académico sino que apuesta a la
divulgación. La segunda carencia es la del análisis, la presente investigación
pretende articular aquello que ha sido publicado en los medios con una rigurosa
metodología de análisis de discurso, ausente en muchas de las producciones
abordadas.
      Eduardo Blaustein y Martín Zubieta avanzan mucho más, en una extensa
recopilación de fuentes que engloba todos los medios gráficos de difusión de entre
mediados de 1975 y fines de 1983.
      Los autores parten del siguiente supuesto: “la manera en que la prensa
informó y opinó durante la última dictadura, no había sido hasta ahora analizada
globalmente”. El trabajo reproduce fielmente las fuentes de la época, no evalúa en
profundidad la posición de periodistas ni medios porque a propio entender de los
autores, el análisis los convertiría en “traidores” de las versiones originales,
corriendo el riesgo de “desfigurar” el material. Por tanto en la pretensión de ser
veraces, exponen los artículos en la misma ubicación en que fueron publicados a
fin de causar similar impacto visual.
      El análisis aporta elementos que se relacionan con nuestro tema de
investigación. El criterio que los autores han seguido para la selección del corpus
ha privilegiado la relación que se estableció entre los ámbitos del poder y las

5
 Señala desde el primer párrafo: “La Argentina está en guerra: es un hecho. Dentro de este marco,
el Estado, a través de sus poderes, sancionará a aquellos medios de difusión que hiciesen el
ditirambo del enemigo, o que lo ayudasen a propagar su tesis, o que confundieran al público
acerca de la marcha de las operaciones bélicas, de modo de favorecer al adversario” (La Opinión /
09-11-76)


                                               12
                                                     La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                           La Nación (1976 – 1977)
                                                                            Salguero, Paula Andrea



referencias a la subversión y, en relación a los artículos de periodistas, apelan a
las vivencias personales de aquellos durante los años que abarca el informe.
     La principal ventaja de la producción de estos autores consiste en la
extensión del material documental y la notable dimensión del corpus que abarca
ya que ellos mismos definen su obra como la “de los 3000 días más trágicos de la
historia argentina. Textos e imágenes con todo lo que diarios y revistas de la
época dijeron”. Sin embargo es ésta también una notable limitación ya que la
extensa exposición documental no permite un análisis en profundidad y lo que se
plantean como objetivos del trabajo quedan a merced del lector, sin que sea
expuesta una metodología específica.
     César Díaz se propone reconstruir el complejo sistema de comunicación que
existió en la época, la relación entre el poder político y los medios de
comunicación, los circuitos de la recepción, los modos y las prácticas de lectura
periodísticas que predominaron en la época para finalmente arribar a la pretensión
central de su estudio: “el grado de responsabilidad que tuvo la prensa diaria en la
gestación y posterior concreción del golpe de Estado de 1976, con el propósito de
develar hasta qué punto se cumplió en la Argentina el apotegma: cada sociedad
tiene los medios de comunicación que se merece” .
     Sostiene su trabajo con una metodología que incluye entrevistas en
profundidad realizadas a periodistas, docentes, estudiantes, perseguidos políticos;
y por otra parte un análisis del “espacio de opinión” de los medios. El autor
sostiene que tal espacio, se trata del género periodístico más eficaz y que la
influencia de la columna editorial es estratificada e indirecta.
     Al analizar los diarios La Nación, La Opinión, The Buenos Aires Herald y el
matutino El Día el autor reafirma su teoría de la complicidad por acción u omisión
en los procesos desencadenantes del Golpe Militar de 1976. La ausencia de una
planificación metodológica clara es quizás una de sus principales limitaciones, ya
que la presentación del material no se corresponde con un proceso articulado ni
con una sistematización ordenada de un plan de trabajo.




                                           13
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



         En líneas generales para estos tres últimos casos, los trabajos intentan
dilucidar los mecanismos de complicidad que existieron entre los medios y los
representantes del poder. Los tres responden aquello que sintetizan con precisión
Blaustein y Zubieta: “La pregunta más delicada y dolorosa que encierra ese
debate es con seguridad la que se refiere a la responsabilidad social que hizo
posible que en la Argentina se secuestrara, torturara, matara y desapareciera en el
más tenebroso de los silencios”6


         Otros autores, a partir de la utilización de los medios de prensa no se ocupan
de la dilucidación de una problemática específica acerca de la época sino que más
bien enlazan un relato histórico de aquello que ocurría en Argentina, “desde las
páginas de los diarios”7. Por su parte, Sidicaro señala que la alusión al peligro
terrorista derrotado, [en 1977] trazaba un balance que sugería no el fin de la
experiencia castrense de poder pero sí al menos, el deseo de la sociedad de
conocer cuáles eran los ritmos de los cambios. El mismo autor, en su extensa
panorámica del siglo XX construye y describe el imaginario político del diario La
Nación como el orientador intelectual de la clase dirigente argentina, delinea las
transformaciones en las ideas y se presenta como “un aporte original para la mejor
comprensión de la historia argentina”, recorriendo los sucesos del siglo XX desde
las páginas del matutino. El capítulo XIV está dedicado a la etapa de nuestro tema
de interés, definidos claramente como los años de plomo. Con una lectura prolija y
analítica de los hechos, el estudio no se detiene en análisis de estructuras
lingüísticas o semiótico – discursivas, sino que más bien apela a categorías del
análisis sociológico para observar al matutino estructuralmente, como un actor
social en medio del juego de intereses.
         Basta con señalar que este importante estudio guarda puntos de contacto
que resultan enriquecedores para éste y, al mismo tiempo, brinda las pautas de la
necesidad de una profundización en lo estrictamente relativo a la relación que el



6
    Blaustein, Eduardo y Zubieta, Martín (1998). Op. Cit.


                                                   14
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



diario estableció en la construcción de su enemigo, de aquel que atentaba con su
propio statu – quo.
      Ulanovsky, revisa la historia de los medios de comunicación en Argentina
desde la inauguración de la Gazeta de Buenos Ayres en 1810 hasta la puesta en
circulación de los nuevos suplementos por los ya multimedios de la década de los
’90. A lo largo de aquel recorrido exhaustivo por diarios, revistas, sucesos y
periodistas el autor va reconstruyendo la fisonomía de los tiempos y concluye que
“en cada época, todo gran medio encierra un mensaje”. Concebido como un
manual en el que tienen registro los productos y personajes del periodismo escrito
cuenta una historia que atraviesa el cuerpo social argentino.
      Noticias de los años de plomo, denomina el autor a los sucesos posteriores
al Golpe del ’76. A modo descriptivo de titulares, portadas y fotografías comenta
los medios que fueron apareciendo en la década, los censurados y el destino de
los profesionales que en aquellos se desempeñaban. Describe el espíritu de los
ámbitos de trabajo, el comienzo de profesionales hoy reconocidos y/o
desaparecidos, la cobertura que los medios hicieron, los hitos de la década, los
exilios de periodistas y la utilización del humor entre otros temas.
      El estudio resulta una herramienta fundamental para el reconocimiento del
clima de época desde los ojos del profesional de la comunicación, no obstante no
profundiza en el análisis en particular de ninguno de los aspectos descriptos.


      En lo relativo a la particularidad de las construcciones discursivas de la
identidad política el tema ha sido poco explorado, menos aún relacionado con los
procesos derivados de la guerrilla y la conflictividad de la violencia política.
      Importante de señalar es la incursión de Silvia Sigal y Eliseo Verón 8, que
tienen como principal objeto el análisis del último gobierno peronista en tanto
situación definitoria de condiciones de producción, circulación y reconocimiento de

7
  Ulanovsky, Carlos. (1997) Paren las Rotativas. Buenos Aires. Espasa. Cap. “Noticias de los años
de fuego” y “Noticias de los años de Plomo”. Sidicaro, Ricardo (1993). La política mirada desde
arriba. Las ideas del diario La Nación 1909 – 1989. Buenos Aires. Sudamericana. Cap. XIV.
8
  Sigal, Silvia y Verón, Eliseo. (1982) “Perón: Discurso Político e Ideología”. En Argentina, hoy.
Compilación realizada por Alan Rouquié. Bs. As. Editorial Siglo XXI.


                                               15
                                                   La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                         La Nación (1976 – 1977)
                                                                          Salguero, Paula Andrea



discurso político. Los autores se proponen determinar la relación, las posibles
líneas de continuidad, ruptura o diferencia relativa entre la intervención final de
Perón en la escena política argentina y su participación en la década del ’40. Hubo
elementos que persistieron y otros que no entre 1943 y 1973. La estrategia
metodológica se sustenta en el análisis de tres aspectos que para los autores
resultan fundamentales dentro del discurso peronista: “a) el modo en que el
enunciador construye su propia posición de anunciación, b) el modo de
construcción de las entidades (como la Patria) y los colectivos (como los
peronistas) que caracterizan el imaginario del discurso político y c) el modo de
construcción del adversario”. Si bien para el eje de nuestro estudio resulta de
mayor interés el tercero de los aspectos no es posible a mi entender, arribar a una
adecuada conceptualización del adversario si no se considera previamente los
otros aspectos.
     Sigal y Verón colocan la mirada exclusivamente en los discursos de Perón,
no han utilizado otro tipo de material doctrinario, ni los mensajes a grupos o
individuos de carácter semipúblico o privado. Clasifican su estudio para observar
El modelo de la llegada (que definen fuertemente ligado al universo metafórico del
imaginario militar y asociado a la idea del Mesías que brinda algún tipo de
redención social), La redención y la reconstrucción (en donde se produce el
refuerzo de la construcción de la entidad Patria y manifiesta con mayor claridad la
urgencia de unión solidaria dentro del colectivo argentinos – espacio que luego
colocará en relación de simetría con el colectivo peronistas - ), el vaciamiento del
campo político (espacio en el cual analizará especialmente el lugar que ocupa el
“Otro”, como el anti - Patria , en la caracterización de una naturaleza descentrada
y explícitamente asociado a ideologías extrañas, traiciones y malas fuerzas).
     El trabajo brinda innumerables aportes, tanto desde la concepción teórica de
los elementos que componen el discurso como así también desde una perspectiva
metodológica. Si bien los autores abordan un tema que poco se relaciona con lo
específico de la evolución de la violencia política durante la década y con la acción




                                         16
                                                          La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                La Nación (1976 – 1977)
                                                                                 Salguero, Paula Andrea



de las organizaciones guerrilleras, se trata de un aporte que transversalmente
enriquece y complementa notoriamente nuestro estudio.


      La idea de la construcción de un enemigo político en el discurso ha sido
trabajada a partir de los discursos en las cenas de camaradería que pronunciaban
los jefes militares durante la última dictadura.
      Paula Vera Canelo9 se interroga acerca de las creencias que fueron capaces
de sostener la unidad interior de una corporación que se embarcaba en un
proyecto disciplinador y represivo, cuáles fueron las estrategias impulsadas para
crear condiciones de cohesión y el papel que jugó el enemigo político como
amenaza. La investigación está guiada por la hipótesis de que la definición del
“enemigo político” como amenaza extendida a los más variados ámbitos de la vida
social constituyó el principal recurso de cohesión de la identidad militar en un
contexto de significativas diferencias ideológicas.
      El estudio aborda el período 1976 – 1981, porque entiende que para éste
último año las derivaciones del Proceso estaban ya consumadas. Esboza una
división precisa entre una primera etapa (’76 – ’78) que denomina represiva, en la
que el enemigo principal es el subversivo y el rol de las Fuerzas Armadas en la
lucha militar es el principal criterio de legitimación; y una segunda etapa (`79 - `81)
donde el enemigo ya no es militar y externo a la corporación sino interno, político y
se manifiesta en los resquebrajamientos y rupturas facciosas.
      El estudio de Canelo es extremadamente prolijo en la definición conceptual y
la utilización de las fuentes, y sin duda representa el aporte más significativo para
la orientación de nuestro estudio. No obstante la idea de construcción del enemigo
para provocar un efecto de cohesión en la identidad militar y disolver un contexto
de diferencias ideológicas reduce y homogeneiza ciertas particularidades que en
este estudio pretendemos remarcar para el caso de la prensa gráfica de difusión
masiva.


9
  Canelo, Paula Vera. (2000) “La legitimación del Proceso de Reorganización Nacional y la
construcción de la amenaza en el discurso militar. Argentina, 1976 – 1981”. Buenos Aires. Mimeo.


                                              17
                                                   La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                         La Nación (1976 – 1977)
                                                                          Salguero, Paula Andrea



     Consideramos necesario observar la variabilidad en la matriz político –
ideológica a fin de observar objetivos subyacentes que movilizaban a los
matutinos.
      La construcción del adversario para los medios de comunicación no se
conecta con los objetivos y fines de construcción que realiza el cuerpo castrense.
No se persigue la legitimación directa de la situación política; sino más bien, dicha
construcción se representa con su propia visión de mundo, sistema de valores y
creencias.




                                         18
                                                  La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                        La Nación (1976 – 1977)
                                                                         Salguero, Paula Andrea




OBJETIVOS

   Con el propósito de contribuir al conocimiento sistematizado en torno a la
problemática que se ha planteado, y a partir del estado en que dicha problemática
se encuentra según lo que se ha puntualizado en los apartados anteriores, se
propone para el presente estudio el objetivo general de identificar en el diario La
Nación, las marcas discursivas utilizadas para la construcción del enemigo
político durante el primer año de la última dictadura militar en la Argentina.
      Sin embargo, se reconoce que, a los efectos de alcanzar dicho objetivo
propuesto se deberán alcanzar previamente una serie de objetivos secundarios
relacionados tanto con las estrategias de análisis como con aquellas
problemáticas específicas que complementan al mismo.
      Esperamos entonces en los siguientes apartados, poder señalar aquellos
elementos de resignificación conceptual en los enunciados, la evolución de los
conceptos y una puesta en historia de dichas significaciones.
      En este caso, la evaluación discursiva pretende encontrar valoraciones
explícitas e implícitas que acompañan las representaciones del enemigo político,
asociaciones con normalidad, anormalidad, peligro, defensa, etc.
      Procuraremos, rastrear aquellos argumentos que acompañan dichas
construcciones, y que justifican o dan pruebas explicativas de nociones de
desigualdad, subalternidad, etc.
      El análisis proyecta reconocer las categorías a través de los cuales se
estableció la relación nosotros/otros dentro del discurso a través de entidades de
inclusión/exclusión que permitan la definición de espacios de poder.
      Es con todo lo expresado que intentaremos definir los mecanismos por los
cuales en este caso en particular, la prensa escrita proporcionó elementos de
legitimación para dichas categorías.




                                        19
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea




MARCO TEÓRICO


      Siguiendo a Costa y Mozejko10, en el ámbito de las prácticas discursivas, la
probabilidad de imponer sentidos pasa por la capacidad de generar aceptación en
los receptores, la cual a entender de estos autores, tendría dos fuentes principales
que se articulan y potencian. Por un lado la legitimidad otorgada al agente social
que produce el discurso fundada en criterios weberianos de legalidad, tradición y
carisma. Por otro lado las características de las construcciones textuales que
resultan de procesos de selección tendientes a persuadir, manipular y lograr la
adhesión de los receptores.
      Desde otra perspectiva, pero siempre pensando en la idea de la imposición
de los sentidos, se puede atender a que no hay medio más eficaz para dominar a
los hombres que manteniéndolos en el miedo y la esperanza, ni modo de
inquietarlos que con el cambio de las causas; los que tienen aquella ambición
necesitarán estabilizar las causas, las formas y los contenidos del miedo11.


      El siguiente marco teórico está dividido en dos partes que a mi entender
resultan fundamentales para el abordaje del análisis particular del corpus, esto es
y de acuerdo a lo que se ha señalado, el conjunto de portadas, editoriales y notas
de opinión publicadas por el matutino La Nación durante el primer año de la última
dictadura, - entre el 24 de marzo de 1976 y el 24 de marzo de 1977 -.
      La primera parte describe las consideraciones teóricas relativas a los
procesos de discursividad desde la dimensión de las condiciones sociales de
producción12. Dichas consideraciones en las perspectivas de Eliseo Verón sólo

10
   Costa, Ricardo y Mozejko, Danuta. (2001) El discurso como práctica. Lugares desde donde se
escribe la historia Buenos Aires. Homo Sapiens.
11
   Chauí, Marilena. (2004) Fundamentalismo religioso: la cuestión del poder teológico – político. En
Filosofía Política Contemporánea, Controversias sobre civilización, imperio y ciudadanía. Buenos
Aires. Ediciones FLACSO. 2004
12
   Hemos decidido colocar el acento en las condiciones de producción del discurso, dejamos de
lado aquello relativo a la recepción a pesar de entender que en dicho proceso entran en juego
también procesos aptos para ser analizados en el marco de la recepción.


                                                20
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



nos son útiles como herramientas de análisis colocadas en relación con lo social;
esto es, que el discurso en sus condiciones de producción se articule con los
procesos que la misma sociedad se autoimprimió en sus representaciones.
      En la segunda parte de este marco teórico, se desarrolla el abordaje histórico
relativo a las condiciones de producción del discurso. Suponemos que existió una
particularidad histórica que singularizó el carácter de esas prácticas discursivas,
las cuales no hubieran tenido otro desarrollo si no se hubieran presentado de ese
modo.
        Desde la perspectiva que se ha expresado, el presente trabajo pretende
romper con la visión que hasta ahora han tenido muchos de los trabajos relativos a
la relación entre dictadura y medios de comunicación13, los cuales ponen el acento
en la responsabilidad de la prensa en la formación de consenso. En este mismo
sentido se orientó la temática del Seminario sobre Historia de la memoria
Argentina donde la tópica eje estaba constituida por la cuestión de la culpa 14.
Desde aquí se pretende observar los procesos de construcción de identidades
desde los mismos mecanismos de producción discursiva de los medios.15 Sin que
se formule juicio acerca de culpas o subjetividades, bajo la hipótesis de que la
definición del “enemigo político” como amenaza extendida a los más variados
ámbitos de la vida social constituyó el principal recurso de cohesión de la identidad
militar en un contexto de significativas diferencias ideológicas y sin la
profundización de la importancia del miedo como eje motivador del mantenimiento
de los antagonismos.




13
   Ver Blaunstein y Zubieta (1998), De Ipola y De Riz (1982) y Sidicaro (1993). Op. Cit.
14
   Dictado por Gabriela Cerruti durante el año 1999, señalaba: “(...)La tendencia humana natural a
demonizar a los perpetradores, romantizar a las víctimas y apoteoizar los héroes no puede
cegarnos del hecho de que el genocidio tiene también que ser estudiado como un acto del Estado,
en el que participaron los distintos estamentos de la sociedad, que se llevó a cabo durante un
período determinado de tiempo: ante el silencio de buena parte de los medios de comunicación, el
poder judicial y la iglesia (...)” Según apuntes de cátedra.
15
   Aspecto que se inscribe en la problemática que aborda de manera general Paula Vera Canelo
(2000) Op. Cit.


                                               21
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea




1. I EL DISCURSO EN LO SOCIAL


       Según Benveniste16, un individuo puede movilizar la lengua por su cuenta,
tomarla como instrumento, convertirla en discurso y colocarla en posición de
hablante por medio de índices específicos, se refiere al acto mismo de producir un
enunciado que en la conceptualización de Ducrot17, aparece como el resultado de
ese proceso, la entidad concreta producida en un particular contexto y que
contiene una carga semántica tal que compromete su sentido.
      Todo texto o discurso es interacción entre sujetos, que dejan su impronta o
marca de subjetividad. Las huellas subjetivas, según Kerbrat-Orecchioni18,
aparecen en forma constante, sistemática, y constituyen las marcas textuales que
señalan la posición del locutor.
       Así definidos estos conceptos, podemos avanzar en la suposición de que
estas estrategias discursivas apuntan a producir efectos perlocutivos: influyen,
seducen, convencen, consuelan, emocionan, impresionan, calman y un sinfín de
finalidades accionales y psicológicas19.
       A fin de complementar los conceptos hasta aquí propuestos, quisiéramos
introducir la perspectiva de Eliseo Verón y su propuesta de modelo ternario, esto
es lo que él llama tricotomía cualidad/hecho/pensamiento: “(...) el concepto de
“discurso” abre la posibilidad de (...) tomar a su cargo lo que yo llamo
pensamiento ternario sobre la significación (...)”20
       En el desarrollo de su Teoría de la discursividad, Eliseo Verón propone una
metodología para el estudio empírico de la producción de sentido.



16
    “Adaptación de textos teóricos de Benveniste, Mangueneau, Kerbrat-Orecchioni, Ducrot”
Documento de Cátedra. Língüística y Metodología del análisis lingüístico. La Enunciación
17
   Ducrot, Oswald (1980). Diccionario Enciclopédico de las Ciencias del Lenguaje. México. Siglo
XXI
18                                                                                              da
   Kerbrat – Orecchioni, Caterine (1993). La enunciación: De la subjetividad en el lenguaje. 2
Edición. Buenos Aires. Edical.
19
   Adaptación de Claude Cabrol realizada por Costa R, y Mozejko D. (2001) Op. Cit.
20
   Verón, Eliseo. (1987) La Semiosis Social. Fragmentos de una teoría de la discursividad. Buenos
Aires. Gedisa. Pág. 111.


                                               22
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



          Uno de sus puntos de partida consiste en rebatir el concepto binario que la
lingüística asigna al discurso. Establece entonces un pensamiento ternario sobre
la significación y da lugar a una reformulación que le permite recuperar por un lado
la materialidad del sentido y por otro la construcción de lo real en una red
semiótica.
          Cuando Verón habla de semiosis se refiere a una acción dinámica inserta
en una o alguna de las diferentes áreas de la sociedad, puesto que considera un
doble anclaje del sentido en lo social y de lo social en el sentido. Pero bien,
decíamos entonces que para Verón esta acción dinámica implica la interrelación
de tres sujetos: (sujetos en el sentido de términos) un objeto, un signo y un
interpretante.
          Ahora bien, en relación a los conceptos definidos pero desde la perspectiva
abarcadora de Verón, cuando hablamos de rasgos enunciativos, nos referimos al
efecto de sentido de los procesos de semiotización por los que en un texto se
construye una situación comunicacional a través de dispositivos que podrían ser o
no de carácter lingüístico. La definición de esa situación puede incluir la de la
relación      entre    un    emisor     y     un   receptor   implícitos      no     necesariamente
personalizables. “(...) Hablar de enunciador implica una modelización abstracta
que permite el anclaje de las operaciones discursivas a través de las cuales se
construye, en el discurso, la imagen del que habla (...)”21.
          Esta metodología propone un ejercicio de interdiscursividad puesto que nos
llama a concebir los fenómenos de sentido como conglomerados de materias
significantes y como remitiendo por al funcionamiento de la red semiótica,
conceptualizada como sistema que cristaliza las tres posiciones funcionales
(operación – discurso – representaciones). Sin embargo Verón destaca que se
debe atender que siempre partimos de configuraciones de sentido identificadas
sobre un soporte material, esta materialidad del sentido define la condición
esencial, el punto de partida. “Cualquiera que fuera el soporte material, lo que
llamamos un conjunto discursivo no es otra cosa que una configuración espacio

21
     Verón, Eliseo. (1987) Op.Cit. Pág. 120


                                                   23
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



temporal de sentido”22. Más aún, a continuación aclara: “analizando productos
apuntamos a procesos”.
       Hay que recordar que todo discurso tiene determinaciones que restringen
su generación y su recepción. Verón llama a las primeras, condiciones de
producción y a las segundas condiciones de reconocimiento, y establece que las
distancias entre producción y reconocimiento son extremadamente variables
según el nivel de funcionamiento en que uno se coloca en el análisis.
       No obstante es importante destacar que lo que interesa al análisis no está
ni dentro –“en”- los discursos, pero tampoco está “fuera” de ellos, sino en alguna
parte de la realidad social objetiva. El análisis no es ni externo ni interno, son
sistemas de relaciones que todo producto mantiene con sus condiciones de
generación por una parte y con sus efectos por otra.
       En un aporte que realiza al análisis político propiamente, válido para
nuestro estudio puesto que los hechos se encuadran en un marco de neta
actividad de gestión. Verón sostiene que el discurso político supone la
construcción de adversarios, en este sentido el autor habla de la dimensión
polémica del discurso político “es evidente que el campo discursivo de lo político
implica enfrentamiento, relación con un enemigo, lucha entre enunciadores. (...) La
enunciación política parece inseparable de la construcción de un adversario”23.
       Siguiendo a Verón, la situación discursiva en el plano político supone la
construcción siempre de un destinatario, Verón habla de al menos dos
destinatarios, un destinatario positivo y uno negativo, el discurso político se dirige
a ambos al mismo tiempo. “El destinatario positivo es esa posición que
corresponde a un receptor que participa de las mismas ideas, que adhiere a los
mismos valores y persigue los mismos objetivos que el enunciador. El destinatario
positivo es antes que nada el partidario. Hablaremos de prodestinatario (...) La
relación entre el enunciador y el prodestinatario cobra en el discurso político, la
forma característica de una entidad que llamaremos colectivo de identificación. El

22
  Ib. Idem. Pág.127
23
   Verón, Eliseo (1987). “La palabra adversativa. Observaciones sobre la enunciación política” En
El discurso político. Lenguajes y Acontecimientos. Buenos Aires. Hachette. Págs. 11 – 26.


                                               24
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



colectivo de identificación se expresan en el “nosotros” inclusivo (...) El destinatario
negativo está excluido de ese colectivo de identificación, esta exclusión es la
definición misma del destinatario negativo al cual llama contradestinatario.”
       Un plano del enunciado a señalar es el de los componentes, nivel que
según Verón opera como articulación entre el enunciado y la enunciación, ya que
los componentes definen las modalidades a través de las cuales el enunciador
construye su red de enunciaciones con las entidades del imaginario. Así, Verón
distingue los cuatro componentes: descriptivo, didáctico, programático e
interpelativo. El autor advierte que a lo largo de los discursos políticos, el
enunciador permanentemente pasa de un nivel a otro.


1. II EL DISCURSO EN LOS MEDIOS


       Martín Barbero afirma que informar es dar forma a un hecho acontecido,
que los acontecimientos no hablan sino convertidos en noticia, esto es, puestos en
discurso. “(...) La prensa muestra cada día que el sentido no existe sin la forma y
que toda forma es una imposición de sentido. No hay formas neutras ni
universales. La ideología es no sólo la forma sino la materia prima de la
información (...)”24
      A partir de esta conceptualización, concebimos a la Página Editorial como el
mecanismo por excelencia a través del cual el medio atraviesa su ideología 25; más
aún la editorial en su conjunto y como paquete de significados que se conforma
tanto a través de la nota editorial propiamente como así también acompañada de
la Nota de Opinión y la selección de las Portadas.
      Lo que en términos de Lalinde Posada sería: “(...) Los medios masivos de
información participan activamente de los avatares políticos, económicos y


24
   Barbero, Martín. (1987) Procesos de Comunicación y Matrices culturales. México. Ed. G. Gili.
25
   No desconocemos que el espíritu de la propuesta de Barbero supone que en todo género
informaivo se transmite ideología y que todo proceso de selección compromete grados de sentido
pero nuestra acotación a la sección Editorial responde al convencimiento de que se trata del núcleo
central de representación de la ideología de un medio, más aún para las características y
particularidades del caso –La Nación - .


                                                25
                                                          La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                La Nación (1976 – 1977)
                                                                                 Salguero, Paula Andrea



culturales de la sociedad. Considerarlos implica una “puesta en historia”, una
atención especial por el desarrollo de la sociedad de la que son productores y
producto a la vez”26.
      El trabajo de Jacques Aumont, brinda considerables aportes en torno a la
concepción que se pretende imprimir a la importancia fundamental del dispositivo
técnico. Este autor detalla que se trata de aquello que regula una relación entre el
que recibe y emite el mensaje, y que determina así lo que llama contexto
simbólico, “este contexto simbólico es también, necesariamente un contexto
social, puesto que ni los símbolos ni la esfera de lo simbólico en general existen
en abstracto sino que son determinados por las características materiales de las
formaciones sociales que lo engendran”27.
       En definitiva, todo mecanismo constructor de ideología como dispositivo
determinante de un contexto simbólico posee aquella retórica propia que
Steimberg28, define para el caso específico de los medios masivos de
comunicación como “la dimensión esencial a todo acto de significación, abarcativa
de todos los mecanismos de configuración de un texto que devienen de la
combinatoria de rasgos que permite diferenciarlo de otros”. Pero que en su sentido
general puede se concebida como una técnica y además, como una práctica
social lúdica que no deja de ser un metalenguaje. Roland Barthes en “La retórica
antigua” dice que “de la inventio parten dos grandes vías, una lógica y una
psicológica: convencer y conmover” según la misma definición ésta requiere un
apartado lógico o pseudológico que se denomina en conjunto la probatio:
mediante el razonamiento se trata de introducir una violencia justa en el espíritu
del oyente, cuyo carácter, las disposiciones psicológicas, no se tienen en cuenta:
las pruebas tienen una fuerza propia.




26
   Lalinde Posada, Ana María. Las industrias culturales. Comunicación, Identidad e Integración.
México, 1992
27
   Aumont, Jacques. (1992) La Imagen. Madrid. Ed. Paidós.
28
   Steimberg, Oscar. (1993). Semiótica de los medios masivos. Buenos Aires. Atuel. Pág.48


                                              26
                                                          La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                La Nación (1976 – 1977)
                                                                                 Salguero, Paula Andrea



     Como se ha señalado, el enfoque de este estudio pretende englobar otras
perspectivas para el desarrollo del análisis, de modo tal que resulte más
integradora y que pueda puntualizar en concreto nuestra problemática.
     La perspectiva desarrollada desde la sociología del conocimiento a través del
aporte de Berger y Luckmann, estudio que es fundamental en el intento de
interpretación de los mecanismos sociales de construcción de la realidad 29, nos
brinda ese acercamiento a nuestros interrogantes esenciales: La cuestión del
subversivo en la construcción social de la realidad30.
     Nuestro problema de análisis nos enfrenta a la disyuntiva de indagar si aquella
construcción discursiva conlleva o conduce de algún modo a un proceso de
institucionalización. Dicho en otras palabras, Si la reiterada alusión a la idea de
subversivo; con un puntual refuerzo y acompañamiento de cualidades y
cualificaciones, introducido en un marco discursivo particular, es factible de
conducir a un proceso de transformación de aquello que la sociedad percibe como
“realidad”31.
     Debe atravesarnos una cuestión fundamental que ya inquietaba a Berger y
Luckman pero al que matizaremos con nuestra problemática particular: ¿Cómo es
posible que la apreciación subjetiva del concepto de subversivo se transforme en
una facticidad objetiva, y en qué radica ese proceso de institucionalización que lo
objetiviza?
     Existen procesos sociales que se producen desde la individualidad que la
conforman, y la vuelven relativa a otras subjetividades. La auto producción del
hombre es siempre y por necesidad una empresa social. Los hombres producen

29
   Berger, Peter y Lukmann, Thomas. (1999) La construcción social de la realidad. Buenos Aires.
Amorrortu Editores. Parten de que hay una esencia en la sociología del conocimiento relacionada
con aquello de lo que participan todos los integrantes de una sociedad y que debe ser su
verdadero objeto de estudio. Que esa área del conocimiento debe dar cuenta los modos por los
cuales las “realidades” se dan por “conocidas” en las sociedades humanas, los procesos por los
que cualquier conjunto de conocimientos queda establecido socialmente como realidad. La obra
sienta sus bases en las perspectivas teóricas de Durkheim y Weber, y sobre todo luego del aporte
de Alfred Schutz.
30
   Berger y Luckman (1999) Op. Cit.
31
   Vale mencionar que la propuesta de los autores parte de la preocupación por aquello “que la
gente `comoce´ como `realidad´ en su vida cotidiana, no-teórica o pre-teórica. Dicho de otra
manera, el `conocimiento´ del sentido común más que las ideas” ib idem, pag. 31.


                                              27
                                                         La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                               La Nación (1976 – 1977)
                                                                                Salguero, Paula Andrea



juntos un ambiente social con la totalidad de sus formaciones socio-culturales y
psicológicas32. Los medios de comunicación son en este sentido un engranaje
esencial en esta empresa


2.I EL ADVERSARIO DURANTE LA DÉCADA DE LOS ´70

       El objetivo del siguiente apartado en el presente Marco Teórico, pretende
aclarar las cuestiones relativas al contexto histórico en el que se encontraba
nuestro país a mediados de la década de los ´70, dentro de la cual se inserta
nuestro objeto de análisis. Asimismo brindaremos en esta sección las implicaturas
ideológico políticas que el diario La Nación fue construyendo a lo largo de su
propia historia y que lo refuerzan en su producción discursiva.
       Pretendemos romper con una serie de concepciones que tiñeron las
observaciones que suelen realizarse acerca de los procesos que se produjeron
durante esta década. Pretendemos también, desechar definitivamente la muy
difundida teoría de los dos demonios y evitar el apasionamiento militante, que nos
cegaría de una perspectiva más plural y abarcadora de visiones integrales.
       Sin duda el Proceso de Reorganización Nacional no se instituyó por
generación espontánea en marzo de 1976 y sería erróneo para nuestro análisis
desconocer las condiciones históricas previas de posibilidad, en definitiva en – por
lo menos – una descripción de los años de convulsión y efervescencia que se
signaron desde los comienzos de la década.
       Una vasta producción bibliográfica ha llevado como eje de atención la
década de 197033. Luego de la modernización económica que se había vivido en
la década anterior, una variedad de consecuencias sociales habían comenzado a
estallar, el Cordobazo había sido la expresión más significativa, pero parecía ser
más un punto de partida que un hecho aislado. El espacio sindical se había

32
  Ib idem pag 72
33
   Cavarozzi, Marcelo: (1983) “Autoritarismo y Democracia (1955-1983)”. Buenos Aires. CEAL;
Rouquié, Alain: (1982) “Hegemonía militar, estado y dominación social”, en Alain Rouquié comp.
Argentina Hoy Buenos Aires. Siglo XXI; Romero, Luis Alberto: (1994) Breve historia
contemporánea de la Argentina. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica; Torrado, Susana:
(1992) Estructura social de la Argentina (1945-1983). Buenos Aires. Ediciones de la Flor.


                                             28
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



transformado, la radicalización ideológica emergía en los diferentes sectores de la
sociedad y un nuevo escenario político asistía a una conflictividad social creciente.
       Las nuevas izquierdas y particularmente las organizaciones guerrilleras
comenzaron a formar parte de una nueva cultura política, también para el caso es
de destacar que así presentadas las cosas, el peronismo tuvo un rol central34.
       La posibilidad cercenada de construir espacios de disidencia en la
legalidad,    la   proscripción     del   peronismo       como      eje     depositario        de     las
manifestaciones populares alimentan las manifestaciones guerrilleras. Ollier35
analiza, para una representación del sentido que queremos darle en esta
investigación y siguiendo a Pasquino y Della Porta, que “se trata de una actor
colectivo que opta por recorrer el camino de la violencia como medio de lucha
política”, y observa tres niveles para su constitución. Colocando el acento en las
raíces ideológicas de la llamada cultura del ´68, es decir de los movimientos
culturales emergentes: “Si bien no es posible encontrar un denominador social
común en el movimiento, es cierto que desde el punto de vista psicológico, esa
generación parece dotada de un verdadero coraje, de una espantosa voluntad de
actuar y de una confianza no menos espantosa en las posibilidades de un
cambio”36.
       Con el líder político en el exilio y la violencia permanente en las calles, la
década de 1970 no comenzó con buenos augurios para el poder militar. El retorno
de Perón al país intensificó las fracciones dentro y fuera del propio partido, la
sociedad completa fue espectadora de una ola creciente de violencia que tomaba
las calles, los campos, y las maneras de ver y de actuar en la política.
       Con la muerte del presidente y luego de atravesado el primer periodo de
duelo, la situación de caos y de irregularidad ocupaba todos los estrados. Para


34
   Sobre la preocupación del análisis del fenómeno guerrillero en la Argentina a principios de la
década del ´70, ver Gillespie, Richard (1987); Ollier, María Matilde (1986); Baschettti, Roberto
(1995). Op.Cit. Los textos de Ollier y Gillespie coinciden en destacar a los Montoneros como una
de las Organizaciones Armadas más importantes del período, no sólo porque alcanzó cierta
legitimidad social y política, sino también porque logró cooptar a la mayoría de los grupos armados
peronistas.
35
   Ollier, María Matilde (1986) Op.Cit.


                                                29
                                                          La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                La Nación (1976 – 1977)
                                                                                 Salguero, Paula Andrea



fines de 1975 – tiempo histórico en el que pretendemos posicionarnos – la
situación era insostenible.
       Novaro y Palermo37 han relatado los sucesos desde fines de aquel año, a
mediados de la década. En el mensaje navideño previo al Golpe, Videla había
colocado el eje en “la guerra antisubversiva” como ultimatum a las autoridades
constitucionales. Poco después desde la editorial, La Nación advierte que “las
fuerzas militares hacen destacar reiteradamente que nadie podrá decir que no lo
habían señalado38.
       El golpe de 1976 no es simplemente un eslabón más en la cadena de
intervenciones militares que se inició en 1930. La crisis inédita que lo enmarcó, dio
paso a un régimen mesiánico inédito que pretendió producir cambios irreversibles
en la economía, el sistema institucional, la educación, la cultura y la estructura
social, actuando de cara a una sociedad que se presentó debilitada y dócil.
       El diario publica también el “Acta de objetivos” el mismo 25 de marzo de
1976. Allí se señala: “vigencia de los valores de la moral cristiana, de la tradición
nacional y de la dignidad del ser argentino (...) vigencia de la seguridad nacional,
erradicando la subversión y las causas que favorecen su existencia (...) relación
armónica entre el Estado, el capital y el trabajo, con fortalecido desenvolvimiento
de las estructuras empresariales y sindicales, ajustadas a sus fines específicos;
(...) conformación de un sistema educativo que sirva efectivamente a los objetivos
de la Nación (...) ubicación internacional en el mundo occidental y cristiano.
       Según los investigadores, el asalto al poder se venía pergeniando por lo
menos desde febrero de ese año. Se preveían tareas de inteligencia, despliegue
de tropas, acción psicológica y la lista de personas a detener en las primeras
horas del operativo. Se clasificó entre “enemigos activos” y “enemigos
potenciales”.



36
    De Arendt Hannah en “Du Mensonge a la Violence”, citado por Ollier, María Matilde: “El
fenómeno insurrecional y la cultura política (1969-1973), Buenos Aires, CEAL 1986. Pag. 77
37
   Novaro, Marcos y Palermo, Vicente (2003) Historia Argentina. La Dictadura Militar 1976/1983.
Del Golpe de Estado a la Restauración Democrática. Vol. 9 Buenos Aires. Paidós.
38
   Ib. Idem. Pág. 18


                                              30
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



          Las primeras medidas pretendieron evidenciar los alcances del régimen:
intervención de los sindicatos; prohibición de huelgas, negociaciones colectivas y
actividad estudiantil; la supresión de la CGE y de los partidos políticos; todos
acusados de promover actividades subversivas. Pretendían según sus propias
palabras, poner en vereda una sociedad sumida en el caos, cuyos males la
convertían en presa fácil de la subversión39.
          Novaro y Palermo evalúan además que la ruptura del orden constitucional
contaba con un amplio consenso social y con un monopólico respaldo en las
FFAA., en algún punto motivado por la fuerte tensión de la etapa previa, el temor
por la generalización de la violencia, la evaporación del orden público, desafección
frente a la política democrática, los partidos y las organizaciones sociales.
          También se persiguió un definitivo objetivo de despolitización de la
población. De un modo que sería revolucionario se operó desde el nuevo gobierno
una profundización de transformaciones con el doble objeto de utilizar a la
población como garantía de acatamiento y convertirla en rasgo permanente del
nuevo orden social. La politización para determinados sectores había demostrado
ser peligrosamente permeable a la subversión.




39
     Ib. Idem. Pág. 22


                                          31
                                                          La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                La Nación (1976 – 1977)
                                                                                 Salguero, Paula Andrea




       ESTRATEGIAS DE ANÁLISIS


       I.      ADVERTENCIAS


       El estudio que a continuación se presenta se circunscribe a una etapa
particular de la historia y a un tiempo específico dentro de un medio de
comunicación determinado. Las conclusiones a las que arribaremos sólo pueden
ser contempladas dentro de dichos marcos y son factibles de representar el
puntapié inicial de indagaciones posteriores ya que sin duda se encuadran dentro
de otras problemáticas mayores.
       Esta investigación ha sido realizada a partir de un recorte puntual del objeto
de análisis, atendiendo al marco de conceptualizaciones teóricas y metodológicas
que se circunscriben al universo que ha sido definido a lo largo de estas
consideraciones previas que singularizan su particularidad.


       II.     DESCRIPCIÓN PANORÁMICA


       Se realizó una observación detallada del diario “La Nación” a lo largo del
periodo comprendido entre el 24 de marzo de 1976 y el mismo día del año
siguiente. Tal relevamiento estuvo concentrado en la observación de tres aspectos
considerados esenciales para este estudio ya que de acuerdo a lo expuesto
entendemos que la Página Editorial en su conjunto refleja de un modo articulado
no sólo aquello sobre lo cual la dirección del medio desea expresarse, sino
también, la ideología del mismo.
       De este modo, el presente análisis estará circunscripto al conjunto de
relaciones y a la particularidad de las expresiones puestas de manifiesto en el
discurso publicado en40:

40
  Siguiendo a Martínez Albertos. (1962) Guiones de clase de redacción periodística. Pamplona. De
acuerdo al esquema de clasificación que el autor esboza y teniendo en cuenta una tradición
anglosajona se analizarán aquellos géneros periodísticos englobados bajo la denominación de


                                              32
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea




        a) La Tapa o Portada.
        b) La Nota Editorial.
        c) La Nota de Opinión.


        Así, de acuerdo a lo que detalla el Anexo I del presente estudio, se realizó
el fichaje y recolección de los principales conceptos referidos a nuestro asunto de
estudio a lo largo de los 365 días iniciales de la última dictadura argentina, esto
supuso como criterio básico para la selección del material, la transcripción de
fragmentos y referencias explícitas (o que estuvieran a nuestro entender sugeridas
pero de algún modo latentes en la trama textual) relativas al conjunto de los temas
que se entrelazan con la problemática específica que nos preocupa, esto es el del
enemigo político en el discurso del diario La Nación.
        Hemos advertido que el diario no sostiene una secuencia o periodicidad en
la alusión al enemigo político. Por ese carácter aleatorio, decidimos al momento de
la recolección y conformación del corpus de análisis, realizar una observación
detallada de todas las Editoriales, Portadas y Notas de Opinión, y una vez fichado
ese universo, registrar para el análisis la totalidad de las referencias explícitas o
sugeridas que han sido publicadas durante el período seleccionado.
        Surgieron de este modo una variedad de referencias que agrupamos a
través de un fichaje cronológico (una ficha por día), en las que fueron consignadas
aquellas alusiones manifiestas por el enunciador acerca de la subversión, a la
violencia política y a las expresiones de alteridad o disidencia. También se tomó
nota de ciertos temas recurrentes que el diario expone, giros gramaticales
reiterados, tópicos y expresiones que a lo largo de la continuidad de las editoriales
y luego de la confrontación, nos dan la pauta de que identifican al medio, lo dotan
de rasgos cualitativos propios y distinguen al conjunto o colectivo que para nuestro
análisis hemos denominado como el Nosotros.


comments que el autos señala como de una inequívoca personalidad informativa: el artículo
editorial y el artículo comentario. El autor detalla que este tipo de artículos no tienen la finalidad


                                                 33
                                                       La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                             La Nación (1976 – 1977)
                                                                              Salguero, Paula Andrea



       En lo relativo a las especificaciones técnicas, es importante mencionar que
se tomó nota exclusivamente de los titulares de portada relativos a la cuestión del
subversivo / la subversión, y en algunos casos se prestó atención además a
aquellos titulares cuya trascendencia resultara significativa en un aspecto
relacional con el resto de nuestro análisis. En general, pero no en todos los casos,
se desecharon los titulares de índole económica, deportiva y artística por
considerarlos en abundancia de contenidos técnico específicos. Sólo se los ha
incluido cuando el tema al que refieren o las características del discurso que
proponen son relacionables con nuestro tema.


       III.   ESTRUCTURA DE ANÁLISIS


       Nos interesa particularmente describir el modo en que será presentada la
investigación a lo largo de los próximos capítulos o partes subsiguientes, puesto
que en la estructura del presente estudio radica buena parte del enfoque
metodológico que deseamos imprimir al análisis del discurso.
       El lector podrá observar que el material está estructurado en tres partes que
la descripción detallará una a una. Sin dudas poseen características propias, pero
forman parte de una unidad indivisible y describen la problemática en forma
integral. Cada nueva categoría amplía la información consignada en la categoría
precedente que a la vez explica de algún modo a la posterior. Cada nuevo
apartado pretende desarrollar aspectos novedosos acerca del asunto particular,
complementar la información y abordarlo desde vértices particulares.
       En una primera aproximación se puede denominar de un modo
esquemático cada una de ellas de la siguiente manera:


       Parte Primera: La identificación de la oposición Nosotros / Otros y la
construcción que realiza el diario La Nación de una relación de alteridad en la
sociedad.


rigurosa de transmitir datos sino que más bien trabajan sobre ideas y deducen consecuencias


                                            34
                                                     La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                           La Nación (1976 – 1977)
                                                                            Salguero, Paula Andrea



       Parte Segunda: La evolución cronológica de la alteridad.
           A) Etapa      de    Institucionalidad: La alteridad        en el marco del
               establecimiento de los objetivos y la planificación de un nuevo
               Estado.
           B) Etapa de Transición: Las transformaciones en las características del
               discurso: “De una lucha militar contra la guerrilla al enfrentamiento
               cultural al subversivo”.
           C) La Consolidación: El refuerzo del sentimiento de nosotros y de la
               identidad nacional. Se consolida en el discurso la idea del enemigo
               latente en todos los espacios de la sociedad.


       Parte Tercera: El análisis de la alteridad en relación a los distintos campos o
ámbitos de la vida social. Se pretende desentrañar cómo ha operado la
construcción de esa alteridad y su evolución en espacios puntuales de intercambio
social de significados, esto es colocar la mirada en la manera como el diario los ha
percibido y ha dado cuenta de la existencia del enemigo en aquellos:


       A) En el sector Gremial. (implica también la opinión que el diario manifiesta
           acerca del enemigo en el marco de los sindicatos, el discurso acerca de
           la actividad oficial en la cartera de Trabajo y de las distintas
           consideraciones del el sector empresarial)
       B) En el espacio de la Familia y la Juventud. (Relacionado aquí con los
           valores morales y las conceptualizaciones acerca de la ética).
       C) En el sector Educativo. (Pretendemos dar cuenta de aquello que el
           diario advierte como enemigo en los claustros universitarios y en el
           marco de la educación media. Las prácticas, normativas y contenidos
           sobre los cuales el discurso del medio se encuentra poniendo el
           énfasis).



ideológicas de los acontecimientos.


                                           35
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



      D) El sector eclesiástico, la Iglesia. (En este apartado vale también la
          relación que puede establecerse con los valores éticos y morales pero
          es necesario identificar aquello que el diario toma del discurso oficial de
          la iglesia acerca del enemigo y cuánto lo que reconstruye en su propio
          discurso).
      E) La Política Internacional. (En este apartado es preciso identificar la
          manera en que el diario se refiere al enemigo político en el contexto
          internacional y la relación que establece entre el enemigo exterior a las
          fronteras nacionales y el enemigo interior).


      Teniendo en cuenta el esquema inicial que ha sido expuesto y pretendiendo
acercar mayores especificaciones acerca de la metodología que se ha optado
para el presente estudio, consideramos necesario precisar que el primero de los
aspectos describirá la relación que se establece a lo largo de las páginas del
matutino entre el enunciador nosotros que esboza y construye el discurso, y el
enunciatario ellos u los otros, al cual se refiere. Pretendemos en primer término
dar cuenta de los momentos y evidenciar los términos con los que el diario narra u
establece opiniones acerca de ese otro colectivo al que identifica como opositor /
enemigo político.
      Se trata de una primera distinción, que diferencia en el discurso al agente
nosotros, de un ellos u otro/s, en cuanto construcción discursiva que remite a la
separación de colectivos sociales en tanto pertenecientes o excluidos de un
determinado bien social, o cualidad identitaria.
      La clasificación que se expone a lo largo de este apartado, identifica a
ambos colectivos sociales como parte de una misma relación a través de la cual el
uno no podría tener entidad sin la afirmación del otro. Señala aquellos estereotipos
o naturalizaciones que hemos advertido en el discurso y desmenuza desde la
mirada desnaturalizada la representación de cualidades, rasgos, ubicación
contextual, apariencia física, descripciones psicológicas, asignación de roles,




                                          36
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



actitudes verbales, signos de pertenencia, lugares desde donde provienen, valores
que promueven, etc.
       A lo largo de la observación panorámica que hemos realizado, luego del
fichaje del material y considerando la visión global del corpus, esto es sin el
desmenuzamiento en particular, podemos decir que el diario estaría construyendo
una posición de enunciador41 situando los enunciados desde un espacio a
través del cual puede ser identificada una determinada matriz de pensamiento 42 y
una identidad particular.
       No obstante como ya expresáramos anteriormente, la identificación del yo
sólo puede construirse a partir de otro, sólo a partir del reflejo en el otro es que se
develan las particularidades propias y es por ello que esta primera aproximación
espera dar cuenta de esa relación que el diario establece entre el yo en cuanto
grupo social constituido / instituido; con intereses, valores, conceptualizaciones y
formas de ver el mundo, frente al enemigo dicotómico.
       La primera sección de nuestro análisis entonces, pretende dar cuenta de
una relación antagónica y de enfrentamiento político reflejado en el discurso del
diario. Se trata de una contienda desigual en tanto que el objeto de nuestro
estudio es el discurso hegemónico y la perspectiva es el abordaje desde la
posición del que se sabe dominante.
       Hemos expuesto anteriormente que concebimos a la construcción de
identidad como un proceso relacional y que por tanto es en la identificación de los
demás que tomamos conocimiento de los rasgos propios.


41
   En palabras de Kerbrat – Orecchioni (1993) Op. Cit. el enunciador se construye a partir de la
actividad lingüística ejercida por el que habla. Desde una conceptualización ámplia, la autora
sostiene que la lingüística de la enunciación tiene como meta describir las relaciones que se tejen
entrre el enunciado y los diferentes elementos constitutivos del marco enunciativo, como los
protagonistas del discurso – aspecto que particularmente nos interesa – y la situación de
comunicación. Kerbrat – Orecchioni. (1993) Op. Cit. Pág. 41.
42
   Entendiendo a matriz de pensamiento como a la articulación del conjunto de categorías y valores
constitutivos que conforman la trama lógico – conceptual básica y establecen los fundamentos de
una determinada corriente de pensamiento. En este sentido, la matriz de pensamiento contiene
definiciones acerca de la naturaleza humana, la constitución de las sociedades, su composición y
desarrollo, interpretaciones de la historia, elementos para la comprensión del presente y modelos
de organización social. Argumedo, Alcira (2001) Los silencio y las voces en América Latina.
Buenos Aires. Ediciones del Pensamiento Nacional. Pág. 79


                                                37
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



          La primera clasificación consistirá entonces en buscar aquellas marcas
discursivas que definen la posición desde la que se esboza el discurso. Se trata de
representar no sólo a quién habla sino también desde dónde se habla, el cómo y
el por qué. Pretendemos también identificar las temáticas que son abordadas, y
que le sirven a ese enunciador para reforzar el sistema de representaciones por
encima de los cuales construye tal identidad.
          El diario La Nación, a la altura en que ocurren los acontecimientos que nos
ocupan, poseía como se ha dicho una historia consolidada de nombre y tradición,
llevaba ya 106 años de existencia y acumulaba elementos políticos, ideológicos
(cuanto también económicos), que le fueron de suma utilidad para el
establecimiento de legitimidad para sus opiniones.
          No es casual que ya desde el titular de la editorial se defina como “una
tribuna de doctrina”, cuando la Real Academia Española hace referencia a la idea
de doctrina como la enseñanza que se da para la instrucción, como ciencia o
sabiduría y como la opinión de uno o varios autores en materia de algún asunto.
Nociones de instruir y opinar no se pierden de vista a lo largo de las páginas
editoriales que han sido relevadas, y se mantienen como una constante
permanente e ineludible.
          El diario tenía pleno conocimiento del universo de lectores que consumía
sus páginas, el Manual de Estilo y Ética periodística del diario, publicado tiempo
después, en 1997 pone de manifiesto un elemento que ya en las ediciones de la
década del ’70 puede constatarse: “hay algo que caracteriza cada producto
editorial, simboliza su más íntima personalidad y lo identifica con sus lectores de
manera indiscutible. Ni el fárrago noticioso ni el ingenio popular alcanzan a
alterarlo: es el estilo”.43
          En 1944 Luis Mitre, definió el lugar y la importancia que acordaba a su rol y
que confería a los editoriales en el diario: "preservar 'la doctrina, es decir, la
defensa de las instituciones y los medios de estimular el adelanto del país en sus
más variadas manifestaciones es objeto de su continuo desvelo. Sino fuese así no

43
     La Nación. Manual de Estilo y Ética periodística. (1997) Buenos Aires. Espasa. Pág. 9


                                                  38
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



cumpliría sus obligaciones para el pueblo'. Al centrarse sobre temas de coyuntura,
los editoriales suelen tener un toque dramático, al anunciar que quizás se esté
ante la última oportunidad de evitar catástrofes o males mayores. Luego, en
nombre de la tradición, la ciencia o el buen sentido, explican la solución del
problema"44
          Blaustrein y Zubieta se ocupan de describir con detalles el perfil del lector a
quien los autores denominan: “ (...) universo cautivo de lectores notables:
funcionarios        judiciales     y   diplomáticos,      hombres     de      empresa,         políticos
semijubilados pero no clandestinos, la gente del campo, miembros de las FFAA,
profesionales, la Curia, figuras de la cultura señera y de la que hoy
denominaríamos progresía liberal (...) el público de La Nación, en un sentido un
                                                                                               45
tanto exacerbado, sería el de un club selecto que se sabe dominador (...)”                       .


          Por otro lado, al referirnos al colectivo ellos u otros hablamos puntualmente
del enemigo político que fue designado a partir de la noción o idea de subversivos,
terroristas, extremistas, etc. Pretendemos llevar adelante un recorrido que ponga
en evidencia los distintos calificativos que el diario utilizó en el diseño discursivo
de una identidad de grupo particular.
          Esperamos aproximarnos a establecer las categorías a través de las cuales
el diario trabajó cualidades, asignó valoraciones, y describió una particular visión
de mundo y de objetivos.


          Una vez evidenciada esta relación dicotómica, el segundo apartado o
sección pretende indagar en las transformaciones que operaron a lo largo del
período de estudio en torno a esa dicotomía puesta en evidencia en el primer
análisis.
          La segunda sección espera detallar las distintas etapas de esa dialéctica y
desde una visión diacrónica del fenómeno, establecer aspectos de evolución y la


44
     Ricardo Sidicaro. (1993) Op. Cit. Pág. 9
45
     Blaustein, E y Zubieta, M. (1998) Op. Cit. Pág. 36


                                                   39
                                                     La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                           La Nación (1976 – 1977)
                                                                            Salguero, Paula Andrea



forma en que se fue transformando la relación establecida entre el Nosotros y el
Otros que fue puntualizado en la sección anterior.
      Esta segunda etapa de análisis pretende ubicar la relación de alteridades
en un plano temporal/cronológico y observar las características distintivas de
etapas diferenciadas. Dichas etapas de ningún modo son definitivas o tajantes,
sino que más bien constituyen el reflejo de tendencias aproximadas que pueden
deducirse a partir de rasgos generales.
      Podríamos ubicar cronológicamente una primera etapa entre marzo de
1976 y fines de julio – principios de agosto de ese año. Etapa a la que
denominamos como de Institucionalización.
      A lo largo de estos primeros meses y en líneas generales identificamos que
las temáticas que el diario aborda para sus editoriales y opiniones son aquellas
referidas a la organización general del nuevo gobierno, la idea del enemigo político
se encuentra fuertemente asociada al establecimiento de los objetivos iniciales del
Proceso y a una Planificación metodológica estructural. En esta etapa las
preocupaciones giran en torno a quién ocupará los distintos cargos operativos, la
designación de mandatarios provinciales, interventores, funcionarios menores y
diplomáticos. Las notas pretenden interpretar los primeros comunicados oficiales y
las declaraciones oficiales de la Junta Militar. Conceptos como idoneidad, eficacia,
y moralidad están fuertemente vinculados a los de metas, objetivos y proceso. En
este tiempo se instala la idea de que una etapa ha culminado, de que debe
realizarse una “limpieza” en el Estado y fundamentalmente en los ámbitos
administrativos y burocráticos es imprescindible alcanzar un “equilibrio”. No
obstante los objetivos o metas que explicita concretamente son dos: “la primera
erradicar la subversión, y la segunda promover el desarrollo económico de la vida
nacional” (viernes 26/03/76).
      En esta primera etapa el espacio que se le asigna al enemigo político es
fuertemente de naturaleza militar, de enfrentamientos armados y lucha física. Las
portadas hablan de capturas, enfrentamientos que no cesan en Tucumán, muertes
en sucesos violentos y aparición de cadáveres. La portada del viernes 23 de abril



                                          40
                                                  La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                        La Nación (1976 – 1977)
                                                                         Salguero, Paula Andrea



de 1976 enfatiza declaraciones de Videla quien comienza a señalar que “La lucha
contra la subversión se llevará con la máxima energía en todos los terrenos”.


      En una segunda etapa, que podríamos ubicar entre principios de agosto y
fines de noviembre, se observan elementos de Transición en el discurso del
medio y pueden señalarse procesos de transformación en las características de
identidad del enemigo político. Se opera a nuestro entender, una transpolación de
espacios y el enemigo deja de ser la guerrilla militar para instaurarse
definitivamente como una subversión que comienza a operar ahora en los distintos
ámbitos de la vida cultural. La idea de “infiltración ideológica”, de “penetración
extremista”, está más presente en las notas sobre educación, iglesia y familia;
comienza a aumentar la cantidad de notas sobre política internacional y se
observan las primeras evidencias de una relación entre un supuesto enemigo
político que opera desde el exterior de las fronteras nacionales y un enemigo
interno difícil de identificar. Tanto las editoriales como las notas de opinión
comienzan en esta etapa a referirse a un enemigo que se traslada de los espacios
rurales, sugiriendo que deja las armas y comienza a tomar otros elementos
simbólicos para un supuesto “convencimiento de las voluntades”.


      Finalmente en una tercera etapa, que podemos ubicar entre diciembre de
1976 y marzo de 1977, el diario trabaja elementos de Consolidación Nacional.
Con el supuesto de encontrarse ante la evidencia de una “penetración ideológica
subversiva”, se produce un refuerzo de elementos nacionales, se advierte a la
población para que reconozca al enemigo, se realizan grandes convocatorias
masivas en ocasión de festejos tradicionales y actos oficiales, y se apela más que
en otras ocasiones a los valores representativos o identificatorios del ser y la
identidad del argentino asociado a los vocablos de nosotros o la conjugación de
verbos en la primera persona del plural.




                                           41
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



      La tercera perspectiva que se ha señalado, la de los distintos campos de la
vida social espera describir la visión del diario La Nación, acerca de la alteridad en
los mismos espacios sociales de intercambio.
      Los criterios para la selección de los campos obedecen principalmente a la
recurrencia con la que el propio diario ha decidido abordar dichos tópicos. Luego
de la recopilación del material, hemos advertido que ciertos temas resultaron para
el diario motivo de opinión habitual, de seguimiento y análisis permanente. A
nuestro entender, tanto desde las Editoriales como desde las Notas de Opinión, el
diario profundiza los distintos aspectos que hemos seleccionado y en particular el
tema de análisis: la presencia del enemigo político se evidencia en cada una de
sus páginas.
      Sin duda algunos aspectos se presentarán comunes para uno o varios de
los espacios, otros sin embargo tendrán particularidades que precisan ser
señaladas. Cada uno de los apartados que a continuación se detallan aborda la
problemática desde una perspectiva distintiva, cada uno le agrega elementos de
análisis particulares pero sin duda todos se encuentran relacionados e imbricados.




                                          42
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea




PARTE PRIMERA: LA CONSTRUCCIÓN DE ALTERIDADES


            Durante las primeras semanas de producido el golpe, la alusión al
subversivo se presenta asociado a elementos de planificación y en el marco del
establecimiento de objetivos estructurales para el nuevo gobierno instaurado. Es
importante inclusive señalar que, durante estos primeros meses el enemigo no es
identificado claramente por el diario y sólo las referencias asociadas a otros
asuntos nos dan la pauta de que se lo está mencionando. En ocasiones también el
diario utiliza tópicos o palabras para construir la relación de opuestos aunque sin
referirse claramente al Otro político de forma explícita. Se redunda en la cuestión
de una “crisis general”, “la necesidad de reordenamientos” y “el vacío de poder
preexistente”.
            Si observamos la editorial del mismo 24 de marzo de 1976, ésta se aboca al
análisis de la apertura del ciclo lectivo y hace referencia al discurso del ministro del
área evidenciando una situación de crisis que el diario observa. La cuestión del
subversivo se entreteje con el resto de las argumentaciones, el diario se refiere al
asunto pero sin mencionarlo directamente: “(...) Antes, durante y después del
discurso del ministro, la subversión más decidida ha continuado cobrando víctimas
(...)”46.
            Sin embargo y para el análisis específico de nuestro tema de estudio,
comenzaremos colocando nuestro punto de partida en la Editorial publicada el
primer domingo siguiente a la instauración del Golpe, bajo el título “Una doble
lección”47. El diario hace referencia a la detención por parte de fuerzas militares
de quien denomina “la integrante de una organización subversiva”48. El autor del

46
   Otras expresiones que denotan signos de alteridad: “Hay un país que tiene valiosas reservas de
confianza, pero también hay un terrorismo en acecho” (25/03/76); “como la ilegitimidad ha invadido
grandes partes del mundo esta es una causa decisiva de la crisis en que estamos sumergidos“
(26/03/76)
47
   Domingo 28 de marzo de 1976, página 8.
48
   “Una doble lección” (...) Las declaraciones formuladas públicamente por la integrante de una
organización subversiva capturada por las fuerzas del ejército en Tucumán, constituyen un aporte
esclarecedor con respecto a los peligros que acechan hoy a la juventud argentina (...) Existen


                                               43
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



texto ha optado de entre varios conceptos y ha decidido finalmente referirse a la
idea de “organización”. Podría haberse referido a un “grupo”, un “conjunto”, una
“asociación” o “agrupamiento”, no obstante la selección semántica que el autor del
texto realizó adquiere una especificación conceptual que remite a componentes
específicos y un carácter particular ya que, estando “organizado” un grupo
responde a determinados preceptos ideológicos y pragmáticos.
       El texto cumple una funcionalidad específica ya que muestra a la juventud
como blanco de “un peligro que asecha”, de hecho son “las declaraciones
formuladas” por esta chica las que “constituyen el aporte esclarecedor”. Es notable
que el texto no precisa datos acerca de la detenida: ni su nombre, ni su edad, ni su
lugar de pertenencia revisten importancia, la filiación al grupo contrario a la
ideología de pertenencia es la cualidad única sobre la que se coloca el hincapié al
momento de la emisión de un juicio de valor acerca de ella. Sin embargo, el diario
manifiesta a la vez un sesgo de optimismo en relación a que existirían “razones
para a abrigar esperanzas”. Se atribuye a los jóvenes un doble carácter: de
víctimas – de fines y métodos – a los que califica de “siniestros”, y a la vez los
llama también victimarios – de las instituciones y de sus compatriotas -. Concluye
que para el caso de “la terrorista” (vale la observación además de que el sujeto
que había sido señalado inicialmente como “la integrante de una organización
subversiva”, atravesó los calificativos de “víctima” y “victimario” hasta llegar
finalmente al mote de “la terrorista” como en una cadena ascendente de
peligrosidad) debe ser culpada por “el terrible mal que han hecho a la sociedad”
pero cuestiona también su vulnerabilidad a lo que denomina “esas capturas
iniciales”.




razones para abrigar esperanzas mayores con respecto a cuanto se pueda hacer en el futuro para
impedir que otros jóvenes resulten también víctimas de una organización de fines y métodos
siniestros, y a la vez victimarios de las instituciones y de sus compatriotas. En el caso de la
terrorista (...) deben analizarse las dos caras del problema. Por un lado el terrible mal que han
hecho a la sociedad. Por otro, la culpa (...) de sus maestros ideológicos, sus mentores
doctrinarios. El origen de los procesos mediante los cuales es factible trastornar las mentes y los
corazones de los adolescentes y de los jóvenes, apartarlos de sus núcleos familiares, hacerlos
renegar de valores, principios (...) Editorial del 28/03/76 – Página 8.


                                                44
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



       Este texto resulta significativo para observar también la manera en que el
diario estructura su propio análisis acerca del fenómeno ya que seguidamente
coloca el acento en las vertebraciones y explora las causas de que este mal se
encuentre entre los jóvenes: “la culpa (...) de sus maestros ideológicos”. Coloca en
la descripción de causas, una supuesta deficiencia en los núcleos familiares, en
los valores y principios, con lo cual podemos deducir que habría una relevancia
que el diario otorga a la cuestión moral.
       Esta editorial, publicada a pocos días de establecido el golpe, nos sirve
como catalizador o punto de partida. En ella se entrecruzan pautas para observar
distintos aspectos relativos a las categorías que hemos establecido para nuestro
análisis en el establecimiento de las estrategias: por un lado el diario está
materializando un sujeto físico a través del cual objetiviza sus afirmaciones (la
integrante de una organización subversiva, la terrorista capturada por las Fuerzas
del Ejército), establece una dicotomía pero, además, explicita las características
de esa integrante en el marco de una confrontación de fuerzas político -
doctrinarias.
       La nota comenta que las fuerzas armadas prosiguen su lucha contra la
subversión y el terrorismo, poniendo en evidencia el proceso de acción concreta
en el campo militar. Esta es la característica propia de esta primera etapa en la
que se inserta el artículo dando cuenta, además, de los distintos campos en los
que observa plausible el enfrentamiento con el enemigo político49.
       No es casual la decisión de publicar una Editorial de estas características el
primer domingo siguiente de producido el golpe. Vale recordar que los diarios
ampliaron su tirada en estos días y suponemos - además - que las características
particulares de la coyuntura motivaron un incentivo en las ventas, y por lo tanto
aumentó la masa de lectores que tuvo contacto con el mensaje publicado este día.




49
   (...) Mientras las fuerzas armadas y de seguridad prosiguen su lucha contra la subversión y el
terrorismo, otras fuerzas, las de educación, de la escuela, de los medios de comunicación, de los
padres de familia, de las instituciones formativas de cualquier tipo, deben ahondar su propia lucha
por evitar esas capturas iniciales (...) Editorial del 28/03/76 - Página 8.


                                                45
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



          Sidicaro menciona una editorial publicada un día más tarde de la que
hemos analizado (el 29/03/76), y cuyo título “La edad de la razón” expresa las
expectativas positivas con el nuevo gobierno, coincidente con el día en que el
General Videla asumía la presidencia. El texto, según la interpretación de Sidicaro
podría haber hecho recordar a los lectores la trilogía de Jean-Paul Sartre y dado
que finalizaba con una conocida incitación de Ortega y Gasset: “Argentinos a las
cosas mismas”, inspira a interpretar que la satisfacción y el tono atemperado
caracterizan este primer tiempo para las editoriales del diario50. La recurrencia a la
idea del “vacío de poder” también da la pauta de que para el diario no está
definido del todo el enemigo político, sino que esta identificación permanece aún
latente.
          Nuestra editorial de partida, “Una doble lección”, marca un hito o punto
inicial analítico en el corpus documental y brinda una panorámica acerca del tono
general de las editoriales frente al análisis cuidadoso que se expresa en las notas
de opinión. Con un sesgo más literario, los títulos con los que presenta las
editoriales pretenden el giro metafórico, Raramente se expresan con verbos
conjugados y abundan en indeterminados o sustantivos abstractos e inmateriales.
Son ejemplos de ello los siguientes titulares:


-     “Lo que termina y lo que comienza”         (25/03/76)
-     “El rumbo de las Fuerzas Armadas”          (26/03/76)
-     “Los problemas de la prosperidad”          (27/03/76)
-     “Una doble lección”                        (28/03/76)
-     “La edad de la razón”                      (29/03/76)
-     “La tarea por delante”                     (30/03/76)
-     “Mensaje refirmatorio”                     (01/04/76)
-     “El fondo y las formas”                    (05/04/76)
-     “Una corriente bifurcada”                  (06/04/76)
-     “El corto y el largo plazo”                (13/04/76)
-     “Contrabando y desidia”                    (20/04/76)

          En numerosas ocasiones, tales titulares anuncian oposiciones como punto
de partida para los artículos. No anticipan aquello sobre lo cual se desarrolla el

50
     Sidicaro, Ricardo (1993) Op Cit. Pág. 398


                                                 46
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



artículo sino que se tratan de oraciones sugerentes, a fin de que el lector pueda
encontrar las respuestas en el texto. En la mayoría de los casos, la editorial ofrece
una moraleja de enseñanza o un consejo desde una perspectiva paternal. En
ocasiones diagnostica y hasta se permite formular propuestas concretas de
política, de acciones específicas acerca de los más variados temas.
       Hemos observado que la Nota de Opinión en cambio, posee una estructura
más analítica y pretende acercar una perspectiva de examen que oriente la visión
del lector acerca de distintos aspectos de la realidad. Se puede decir que,
mientras que en la editorial el enunciador se permite ciertas licencias literarias, en
la nota de opinión el diario marca una línea ideológica fuertemente interpretativa
de los principales temas que para el diario están latentes o en agenda. Algunos de
los ejemplos más sobresalientes en este sentido son los siguientes:


-   “El Proceso de Reorganización Nacional”                      (28/03/76)
-   “Concluyó una época”                                         (29/03/76)
-   “¿Es posible el marxismo nacional?”                          (01/04/76)
-   “El poder de un primer ministro británico”                   (07/04/76)
-   “En el campo laboral. La política y los gremios”             (19/04/76)
-   “Panorama en la enseñanza superior”                          (22/04/76)
-   “La futura política exterior de EE.UU.”                      (23/04/76)
-   “El fin de los códigos morales y el futuro del hombre”       (29/04/76)
-   “Necesidad de la investigación científica”                   (05/05/76)
-   “Moscú frente a los disidentes”                              (20/05/76)

       En líneas generales y en forma descriptiva panorámica, se puede decir que
las Notas de Opinión definen de un modo algo más explícito la perspectiva
analítica del diario. Las hemos incluido especialmente en nuestro estudio porque
introducen el valor agregado del análisis directo acerca de los acontecimientos, sin
la carga metafórica de la editorial. Es más habitual encontrar en los títulos de las
Notas de Opinión, indicadores de acciones concretas, de necesidad y obligación.
A través del título de las Notas de Opinión es más fácil deducir el asunto acerca
del cual el autor va a referirse. Para el lector habituado a incursionar en la página
editorial, la sola mención de determinados autores que firman recurrentemente sus
artículos constituye un signo del tema, estilo y particularidades del asunto de


                                          47
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



referencia. Hemos constatado la existencia de notas de opinión firmadas por
autores cuyas columnas son de publicación recurrente, se trata de especialistas
en distintos temas pero también hay columnas firmadas de autores esporádicos o
eventuales a los que se convoca a efectos de que brinden colaboración específica.
Asimismo no dejaremos de considerar aquellas columnas de opinión que el diario
publica en forma semanal y que inamoviblemente desarrolla acerca de temas
específicos. Las columnas semanales serán abordadas en el tercer apartado de
este estudio puesto que se corresponden con el tratamiento por campos que el
matutino realiza de los temas, pero no quisiéramos dejar de mencionar que el
diario posee una estructura claramente definida de las cuestiones a las que alude,
estructura que se mantiene inalterable a lo largo de todo el período que hemos
seleccionado para nuestro análisis51.


       La construcción de las alteridades se presenta tanto a partir de la estructura
textual como del contenido semántico – pragmático de los conceptos. Si bien
aquellas referencias textuales que nos dan la pauta de un ente colectivo contrario,
o que nos significan la presencia de un enemigo político no se encuentran aisladas
esperamos a continuación brindar un acercamiento a su identificación a fin de
desmenuzar el contenido discursivo.
       Reconocemos que la noción del otro político sólo se construye en relación
permanente con la idea de nosotros en un interjuego lingüístico indiferenciado, no
obstante el análisis en particular de cada una de las categorías nos permitirá
distinguir las cualidades específicas de cada uno de los sujetos colectivos de
nuestro estudio.
       Elementos como tiempos y personas de los verbos52, la aplicación del
discurso directo e indirecto53, el empleo de subjetivemas54, las asociaciones


51
   La ejemplificación detallada de cada uno de estos aspectos está puntualizada oportunamente en
cada uno de los apartados subsiguientes y a lo largo del recorrido del análisis.
52
   Marafioti, Roberto (1998) Recorridos semiológicos, Compilación. Buenos Aires, Eudeba, Pág.
241. Sobre este tema puede consultarse también Dominique Maingueneau. (1980) Introducción a
los métodos de análisis del discurso. Buenos Aires, Hachette. Pág. 121. La autora detalla que "los
tiempos de los verbos no son solamente elecciones operadas en último término, una vez que la


                                               48
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



alrededor de un término (enlaces positivos)55 y la utilización de ciertas palabras
clave, nos servirán como herramientas de análisis a partir de las cuales podremos
desentrañar mecanismos utilizados para la construcción de la relación de alteridad
que pretendemos describir.


        I El espacio del Nosotros


        Según lo señaláramos oportunamente en el Marco Teórico de este estudio,
la idea que abordamos del Nosotros corresponde a una concepción analizada en
diversas oportunidades por la lingüística tradicional. Ducrot explica que lo que
debe observarse en el caso del pronombre yo, no es solamente el hecho de que
constituya una manera abreviada de hablar de uno mismo, sino y sobre todo que
el empleo de yo constituye un aprendizaje y un ejercicio permanente de la
reciprocidad56. En un sentido similar, Benveniste aplica este concepto al señalar
que los pronombres personales marcan en el interior mismo de una lengua, la
intersubjetividad57.
        Hemos señalado que para el tiempo en que ocurren los acontecimientos, el
diario llevaba ya más de un siglo en circulación. Desde su fundación estuvo
vinculado a la historia de nuestro país y, por tanto, la construcción de su discurso



sintaxis y el sentido han sido puestos en su lugar, sino que intervienen en toda la trama del
discurso".
53
   El discurso directo produce un efecto de fidelidad al originar la ilusión de reproducir el discurso
del otro mientras que el discurso indirecto libre se define por la imposibilidad de reconocer una
fuente enunciativa única. Véase Ib Idem. Pág. 152 y 155. También puede consultarse Ducrot, O.
(1980) Op. Cit., Pág. 139.
54
   Ducrot, O. (1980) Ib Idem. Pág. 140. Presenta tres figuras: "el principio de autoridad intercalado
en la exposición de un argumento, permite deducir una conclusión de ese argumento mismo sin
necesidad de demostrar su verdad, la ironía opera del mismo modo pero en sentido inverso. Para
demostrar que una tesis es falsa se utilizan a favor de ella argumentos absurdos que se atribuyen
a defensores de esa tesis (...) y la concesión: siguiendo una estrategia esencial al liberalismo
concede la palabra a un adversario real o ficticio aunque argumente en dirección opuesta para
reforzar la imagen de objetividad de nuestra propia conclusión".
55
   Los enlaces positivos son: "relaciones sintagmáticas que no alcanzan el status de sinónimos". Ib
Idem. Pág. 67, 136 y 137.
56
    Ducrot, Oswald. (1982) Decir y no decir. Principios de semántica lingüística. Barcelona.
Anagrama. Pág. 8.
57
   Benveniste, Emile (1974) Probèmes de linguistique générale. T. II. París. Gallimard.


                                                 49
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



se establece a partir de elementos sólidos de una definida identificación ideológica
y sin filtraciones en los argumentos y las exposiciones.
          Una línea de pensamiento adusta y doctrinaria recorre cada uno de los
textos donde las referencias al grupo de pertenencia se presentan a través de
elementos retórico – enunciativos, estéticos, estilísticos y temáticos no tanto
asociados a la coyuntura histórica de crisis en el sistema político de gobierno sino
más bien a aspectos estructurales, relacionados con todas las opiniones del diario
acerca de los más variados temas.
          Lo que a continuación detallan cada uno de los apartados es el ejemplo de
la adustez y rectitud con que el matutino se expresa desde una misma posición
cuando habla de política, deportes o vida cotidiana, editorializando habitualmente
sobre temas que podríamos asignar como de competencia o interés de un grupo
específico de la sociedad.
          Coincidimos en este punto con Sidicaro cuando interpreta que el diario
mantuvo su posición de interlocutor del poder sin dejarse confundir con quienes lo
ejercían58, y advertimos además que a lo largo de sus editoriales y notas de
opinión La Nación deja en claro aspectos relacionados con su matriz de
pensamiento59 que no necesariamente se vinculan en todos sus aspectos con la
construcción ideológico – conceptual del nuevo poder instaurado.


a) Nuestro universo agroexportador


          Temas recurrentes son los de la problemática de la productividad agrícola,
la enfatización del poder agrario nacional, los índices de exportación y la situación
del sector ganadero. El día viernes 9 de abril de 1976, en página 4 la Editorial
titulada “La nueva política agropecuaria” recalca la ineficacia del gobierno
anterior y apunta que la prioridad ahora es la promoción de toda producción
exportable. Reclama además la necesidad de afianzar el sector rural con



58
     Sidicaro R. (1993) Op. Cit. Pág. 399.


                                             50
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



tecnología e inversión, señalando expresamente: “La política agropecuaria deberá
jugar dentro del contexto general de la política económica”.
        En ocasión de la inauguración de la exposición Rural en Palermo, el diario
dedica una amplia cobertura al evento: con Portadas, Editoriales y Notas de
Opinión que ocupan buena parte de la primera semana del mes de agosto de
197660. El diario a través de su página editorial se expresa en reiteradas ocasiones
sobre reuniones y conferencias internacionales relativas a la cuestión agraria,
ganadera y de carnes61, la cuestión de la frontera agropecuaria62 y la cuestión de
los precios y los mercados para las exportaciones63.
        Hacia fines del mes de octubre incluso, cuando ya la alineación con muchas
de las políticas del gobierno se hace más evidente desde las páginas del diario, se
observan editoriales y notas de opinión que avalan ciertos reordenamientos en el
ámbito del campo64. Opiniones reforzadas para fines de 1976 cuando se observa

59
   De acuerdo a lo que ya habíamos señalado y siguiendo a Alcira Argumedo (2001). Op. Cit.
Entendemos que el diario articula en esa matriz el conjunto de categorías y valores constitutivos
que conforman su trama lógico - conceptual.
60
   “Fue inaugurada la exposición rural” (Portada del 01/08/76), la editorial de ese día reclama en
página 8, “Una política agraria realista”. El 03/08/76 nuevamente titula desde la portada: “Las
ventas en la exposición rural” y el 04/08/76 anuncia la finalización de tales ventas.
61
   “El Congreso Mundial de Carnes” Editorial del 13/08/76 - Página 6. / “Agricultura y ganadería”
Editorial del 20/08/76 – Página 6. / “La financiación en el comercio libre de granos” Nota de Opinión
firmada por Rafael Martínez Raymonda el 02/09/76 - Página 6.
62
    “La frontera agropecuaria” Editorial del 16/08/76. Página 8. / “Más tierra útil” Editorial del
28/08/76 donde analiza la necesidad de ampliar las fronteras agrarias - Página 4.
63
   “Productividad y precios del ganado”. Análisis a partir de un estudio publicado por la Fundación
de la Cámara Argentina de Martilleros y Consignatarios de ganado en el que se analiza la
productividad, eficiencia y precios. Concluye: (...) no sólo, pues, para comprender las corrientes
ideológicas sino para adoptar las correctas pautas de política económica, el estudio aludido resulta
un valioso antecedente. Editorial del 17/06/76 – Página 8. / “Las exportaciones de carnes”.
Desarrolla estadísticas, compara niveles de ingresos a partir de fuentes privadas y oficiales, y
evalúa la respuesta de los mercados extranjeros que a su criterio han respondido favorablemente.
Editorial del 20/10/76 - Página 8. / “Mercados favorables”. Detalla perspectivas en el mercado
mundial según el Secretario de Agricultura y Ganadería. Editorial del 26/10/76 - Página 8. /
“¿Exportar más? ¿Cuánto más?”. Nota de Opinión escrita por el Dr. Ramón L. de Olivera Cézar y
publicada en Página 8 el 10/11/76. / “La comercialización del trigo”. Editorial del 05/12/76 - Página
8. Manifiesta preocupación por la demanda internacional, costos de comercialización y precios.
64
   “La recuperación del INTA”. Brinda datos, funciones, quiénes lo integran y propone un instituto
modernizado. (...) El Estado, el personal del INTA y los productores, que son sus beneficiarios,
tendrán que trabajar mucho en los años próximos para lograr un INTA fortalecido y
modernizado(...). Editorial del 29/10/76 - Página 8. / “Campo, tecnología, educación”. Sobre la
necesidad de una reforma tecnológica en el campo, en el marco de la inauguración de la
exposición rural. (...) La revolución tecnológica del agro argentino, pues, espera los hombres
formados y capacitados para poder llevarla a cabo (...) Editorial del 01/11/76 - Página 6.


                                                 51
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



que el diario toma incluso un rol de mediador entre el gobierno y los empresarios,
desde la página editorial el diario llama a estos últimos a prestar colaboración y
buena voluntad65.
        Aún en cuestiones de exportación agropecuaria, el diario no pierde
oportunidad de diferenciarse del enemigo político66. Presenta un análisis
comparativo de exportaciones, califica el carácter favorable para nuestro país, lo
legitima al señalar que la fuente es el INDEC, y menciona la situación cubana en
esta materia comentando además la cuestión política en la isla y la opinión del
diario al respecto.


b) Nuestra ideología liberal


        Al diario le interesa dejar en claro su posición liberal que ha sido signo
identificatorio desde su fundación. Si bien la Editorial del 25 de marzo de 1976
describe el primer diagnóstico y las iniciales expectativas en torno a los
acontecimientos ocurridos67, la Nota de Opinión de ese día firmada por Carlos
Brignone, elogia al pensador británico y a su libro La Riqueza de las Naciones con
titulando el recordatorio como “Bicentenario de una obra de Adam Smith”.




65
   “Perspectivas para el agro”. Editorial del 30/12/76 – Página 8 anuncia un escenario positivo
vinculándolo al panorama de política económica y al sector externo favorable. No obstante
advierte: (...) no podrá confiarse todo al esfuerzo oficial, en cuyo ámbito podrían citarse muchas
responsabilidades. El sector privado tiene una no menor obligación de actuar a la altura de las
circunstancias (...)
66
   “Saldo favorable del intercambio externo”. (...) El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos
(INDEC) ha hecho conocer las cifras correspondientes a las exportaciones (...) han crecido, pues,
más del 20 por ciento (...) la situación de Cuba en el quinto lugar podría ser recibida con
satisfacción, no obstante la poca simpatía que merece su régimen (...)Editorial del 03/12/76 -
Página 8.
67
   (...) En la madrugada de ayer concluyó el desmoronamiento de un gobierno cuya única fortaleza
consistía, en los últimos seis meses, en el empeño que para sostenerlo pusieron quienes no
compartían sus propósitos. Nunca hubo en Argentina un gobierno más sostenido por sus
opositores (...) la crisis ha culminado, hay una enorme expectación (...) por la magnitud de la tarea
por emprender la primera condición es que se afiance en las Fuerzas Armadas la cohesión con la
cual han actuado hasta aquí. Hay un país que tiene valiosas reservas de confianza, pero también
hay un terrorismo en acecho (...)


                                                 52
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



Tiempo después y en diversas oportunidades el diario volverá a dedicarle
editoriales y notas de opinión para analizar la vigencia de su pensamiento68.
        Siguiendo con el tinte liberal que predominará en numerosas ocasiones, es
dable mencionar los elogios repartidos a la doctrina y pensamiento del equipo
económico y en especial a la figura del ex ministro Martínez de Hoz 69. No
obstante, en ocasiones el diario también suele mostrarse cauto y, a través de giros
metafóricos o comparaciones expresa en ocasiones precaución o expectativas 70.
        A lo largo de fines de abril y principios de mayo una serie de artículos
recorren la cuestión de la libertad relacionando el concepto con la noción del
orden, la moral y las normas jurídicas; asuntos recurrentes y de permanente
análisis por el matutino71. El disciplinamiento y el orden constituyen elementos
fundamentales para el diario a quien le preocupan las desviaciones en los distintos
campos72.


68
   “Un pensamiento secular y su esencia” (...) La Riqueza de las Naciones y el pensamiento de A.
Smith son también de hoy (...) (28/04/76) Página 8. / “Adam Smith y la naturaleza humana”. Por
Abraham Scheps. Nota de Opinión publicada el 25/08/76 - Página 6.
69
    “El programa económico”. (...) Deberíamos llamar clase magistral a la exposición hecha el
viernes por el ministro de Economía (...) anuncio de la corrección de flagrantes desaciertos tuvo un
acento didáctico y pedagógico. Editorial del 07/04/76 - Página 6. / “La mentalidad estatista”. A
propósito de un discurso del ministro de economía argumenta y concluye que no es fácil vencer la
resistencia estatista a pesar de que el estado y la situación económica lo requieran. Editorial del
09/10/76 – Página 6.
70
   “Ahora que empieza 1977” (...) la situación en la Argentina es similar a la de una tripulación que
lucha en medio de una tempestad pero advierte la posibilidad de llegar a puerto con la nave (...)
este año de 1977 servirá para poner a prueba el ánimo nacional en su conjunto y la capacidad de
esfuerzo de cada uno de los habitantes del país (...) el país debe responder con la madurez de sus
mejores espíritus y con la firmeza de las convicciones sobre las cuales debemos marchar de ahora
en más (...) Durante 1977 habremos de recorrer una parte de esta larga senda: será difícil, pero si
el rumbo se mantiene firme, será una buena lucha. Editorial del 31/12/76 – Página 8. / “Un paso
atrás”. Evalúa un mensaje del ministro de economía: (...) En política económica como en esgrima o
en boxeo, quien no ha aprendido a dar un paso atrás en el momento oportuno difícilmente obtiene
una victoria (...) Si su paso atrás es el resultado de la fuerza del adversario, que propone una
orientación económica con otra filosofía – y decimos adversario porque la política económica, como
cualquier otra política, es un duelo – tendríamos que opinar lo contrario (...)
71
    “Las condiciones anuladas”. (…) El orden es la antesala de la libertad, la norma moral su
condición previa ineludible. El fin de los códigos morales y el futuro del hombre (…) Editorial del
29/04/76 - Página 6.
72
   Uno de ellos, y que será analizado en profundidad en el tercer apartado de este estudio es el
que refiere al sector gremial/sindical, al respecto el diario señala: (...) es indispensable corregir los
excesos y errores, acabar con la corrupción y las prácticas que perjudican la disciplina y atentan
abiertamente contra los intereses de los patronos y de la sociedad (...) Nota de Opinión del
03/05/76 - Página 6.


                                                   53
                                                                 La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                       La Nación (1976 – 1977)
                                                                                        Salguero, Paula Andrea



        El diario también manifiesta preocupación cuando a mediados de abril de
1976, en ocasión de una reunión de la UNESCO expresa: “(...) Si la UNESCO
intenta de verdad seguir sirviendo a la causa universal de la educación, la ciencia
y la cultura deberá olvidarse en adelante un poco más del Estado, del
planeamiento y de las tendencias colectivistas. Deberá en cambio, recordar más
frecuentemente la raíz de donde surgen las grandes conquistas del espíritu
humano: la libertad (...)”73.
        Hay otro problema recurrente que le incomoda al diario, relativo a las
políticas de implementación económica en relación con el dimensionamiento del
Estado74. Evidencia en cada una de las apreciaciones, el convencimiento acerca
de la necesidad de limitar los gastos fiscales, promover la inversión privada y
privatizar los recursos públicos75. En este aspecto, se observa también que hay
una cierta euforia por el futuro económico en fuerte oposición a las políticas
implementadas por el gobierno depuesto. La Editorial “La filosofía de la
orientación económica” lo señala en este sentido76.
        Para mediados de abril aún no se evidencia claramente que el enemigo
político esté situado en el subversivo. La afirmación del Nosotros se entremezcla
con las desavenencias hacia el anterior gobierno peronista. La cuestión de los
ferrocarriles77 y aquellas relacionadas con la Administración Pública 78, son dos
puntos en los que se coloca el énfasis no sólo para atacar al gobierno anterior sino


73
   “Preocupaciones Justificadas”. Editorial del 14/04/76 – Página 8.
74
    “Una nueva comisión” (…) Acaba de crearse por decreto del Poder Ejecutivo, la Comisión
Permanente para la Racionalización Administrativa (…). El diario se manifiesta claramente a favor
de cuanto implique achicamiento del Estado. Habla de que se trata de un primer paso para la
reducción del déficit y el logro de la eficacia en los servicios públicos. Editorial del 04/08/76 -
Página 6.
75
   (...) Los países ricos en recursos y de población escasa, como el nuestro, contarán con nuevos
ejemplos de cómo la limitación de los gastos fiscales y la promoción de la inversión privada opera
aparentes milagros. Editorial del 27/03/76 – Página 4.
76
   (...) Hemos dado vuelta una hoja del intervencionismo estatizante y agobiante de la actividad
económica para dar paso a la liberación de las fuerzas productivas que traerán abundancia de
producción (...) Editorial del 18/04/76 – Página 8.
77
   Nadie, en nuestro país, tendrá dudas de la fuerte influencia en el descalabro económico fiscal del
desordenado manejo de los ferrocarriles (...) carga deficitaria (...) creatura costosa (...). Editorial del
14/06/76 – Página 6. / “Del bosquejo al proyecto”. Sobre la magnitud de los déficits y la necesidad
de privatización. El caso de los ferrocarriles. Editorial del 05/08/76 - Página 6.


                                                    54
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



para poner de manifiesto el orden de las prioridades que le son de interés para el
diario en este proceso de reordenamiento que espera observar en los distintos
ámbitos de la vida social.


c) Nosotros somos y parecemos


       La cuestión de las apariencias pareciera ser un signo de pertenencia a ese
sector de la sociedad identificado con el recato y las buenas costumbres. La
editorial del día lunes 5 de abril de 1976 resulta ilustrativa en este sentido. Titulada
“El fondo y las formas”79 asocia y establece semejanzas entre las líneas de
conducta ciudadana en un plano del “deber ser” con los elementos visibles de
tales comportamientos. Desde una manera compleja pareciera que el diario está
enunciando: “no sólo de debe ser sino parecer”.
       Para la descripción de este aspecto hemos optado por incorporar al análisis
una Carta de Lectores publicada el 3 de junio de 1976 firmada por la señora María
Delia Rivera de Basavilbaso domiciliada en La Lucila, que detalla: “(…) nos ha
escrito para denunciar una situación que es incómoda y peligrosa. Mi casa linda
con un terreno donde desde hace años, se está edificando. La construcción sirve
de vivienda a un alcohólico vagabundo. Se entiende que el barrio La Lucila es
residencial y debe contar con la colaboración policial o municipal para prevenir
estos casos. Las repetidas denuncias de los vecinos no han tenido eco en las
autoridades. La obra en cuestión está ubicada en José Ingenieros 766, La Lucila
(...). El texto pretende exponer una denuncia acerca de una situación que califica
de “incómoda y peligrosa” y sobre la cual se refiere a través de un verbo
impersonal acerca de lo que “se entiende”, condición imprescindible para aspectos
de necesidad, de deber ser (expresados en los infinitivos de “contar con


78
   “Racionalizar la administración”. Plantea un retraso en relación a la necesidad de reducción del
déficit. Editorial del 13/07/76 – Página 6.
79
   (...) El aspecto de las formas mediante las cuales los miembros de una sociedad desenvuelven
sus actividades cotidianas (...) constituye el signo visible de una voluntad nacional, de un
comportamiento colectivo, de un camino elegido, en fin, de un cambio de rumbo. Editorial del
05/04/76 – Página 8.


                                                55
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



colaboración” y “prevenir estos casos”). La identificación de entidades concretas,
con nombre, apellido y una dirección física específica contribuyen a reforzar la
verosimilitud acerca del asunto que se denuncia.


d) Progreso, desarrollo y tradición


        Hay una preocupación reiterada en torno a la necesidad de impulsar la
investigación científica y fortalecer canales que posibiliten la inserción del país
entre los más desarrollados del mundo80. Hay referentes profundos en las
tradiciones norteamericana y europea que el diario toma permanentemente como
modelos a seguir81, y dentro aún del grupo europeo simpatiza con determinadas
sociedades a las que considera en avanzada. La tradición española representa
uno de los soportes fundamentales de la identidad americana82, pero también el
diario tematiza acerca de la forma de vida y el desarrollo de otros países
europeos83.

80
    (...) no es la investigación científica fundamental un lujo que sólo las grandes potencias pueden
permitirse, es una necesidad absoluta e impostergable de todos aquellos países que aspiran a
disfrutar el sentimiento de saberse sanos (...) “Necesidad de la investigación científica”. Nota de
Opinión del 05/05/76 - Página 6. / “Ciencia y liberación” (...) Hoy la ciencia es la aliada fundamental
del hombre en su lucha contra la opresión de cualquier origen, contra la pobreza, la enfermedad y
el hambre. Por eso se puede afirmar el papel liberador de la ciencia (...) Editorial del 11/11/76 –
Página 8. / “Reunión de ministros de educación”. Acerca de un encuentro internacional, se
abordará la relación entre educación, ciencia y tecnología; pero también se tratarán cuestiones
financieras. Editorial del 30/01/77 - Página 8.
81
   “Europa y nuestro país” Por Víctor Luis Funes. (...) Europa fue y todavía tímidamente representa
el papel histórico de la Cristianidad, con lo cual nos identificamos y nos confundimos. Razones
trascendentes, teleológicas, definitorias nos asocian a la suerte del continente europeo, en el cual
nos espejamos, con el cual nos emparentamos, merced al cual razonamos y exponemos. Entre
Europa y nosotros persiste una relación que excede el idioma, la costumbre, la cultura, el origen
(...)Nota de Opinión del 13/01/77 – Página 6.
82
   (...) España y todos los países hispanoamericanos constituyen una unidad no política sino social,
no saturada sino tenue, sin más Poder conjunto que un Poder espiritual: un repertorio de vigencias
comunes, cuyo principal elemento, vehículo o excipiente de todos los demás, es la lengua
española (...) Nota de Opinión del 29/12/76 – Página 6.
83
    “¿El italiano es feliz?” Por Rolando A. Riviére (...) Una reciente encuesta (...) afirma que el
italiano es un hombre feliz (...) Desmenuza resultados de la encuesta, estadísticas, se refiere a
nivel de ingreso como determinante, niveles de consumo y variables económicas. Nota de Opinión
del 14/02/77 – Página 4. / “Carta de Londres. Los cerebros fugan de la Argentina y de G. Bretaña”.
Por Luis Mario Bello. Relata las causas y consecuencias del fenómeno, establece paralelismos y
según el autor, el fenómeno repercute de igual modo en ambos países. Nota de Opinión del
16/02/77 – Página 6.


                                                  56
                                                                 La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                       La Nación (1976 – 1977)
                                                                                        Salguero, Paula Andrea



        La conmemoración de las festividades patrias y de aquellas relevantes para
el fortalecimiento de la unión nacional, constituye otro signo característico de
consolidación del universo de lectores del matutino. Los días de la Armada 84, del
Ejército85, las festividades religiosas86 y conmemoraciones patrias87 ocupan las
portadas, y son motivo de reflexión y difusión.
        El diario no olvida la celebración de independencia de países que toma
como modelos, (por ejemplo Estados Unidos o Francia88), recuerda los
fallecimientos de próceres nacionales y de personalidades fuertemente vinculadas
con algún aspecto simbólico del universo de lectores del diario. Un caso
significativo es el que se publica el martes 9 de noviembre de 1976, la Editorial de
la página 8 titula “A 100 años de Charles Tellier”89. El diario informa que se trata
de un homenaje al ingeniero francés inventor del proceso de congelamiento de
carnes para exportación. A modo de relato, describe el contexto en el cual el
invento se implantó en el país y remarca el impacto significó para el desarrollo de
las exportaciones de carne. Abunda en la primera persona del plural para
reafirmar el sentido de pertenencia y mezcla tiempos pasados con presentes al
mencionar la “posición dominante” y el “nivel de competencia”.

84
   “El día de la Armada será celebrado hoy”. Portada del 17/05/76
85
    “La defensa de la soberanía. En el día del Ejército, el teniente general Videla reiteró la decisión
de terminar con la subversión”. Portada del 30/05/76
86
    “Mensaje Pascual del General Videla. Culmina la celebración de Semana Santa con la misa de
gloria” – “Celebración en el Vaticano”. La primera plana reproduce textualmente el mensaje dirigido
por Videla al resto de la Nación. (Ocupa tres columnas). Portada del 18/04/76
87
   “Conmemórase la Independencia” Portada del 09/07/76 / Se evocó la figura del almirante Brown.
“El espíritu nacional inculcado por San Martín y Brown es el que heredaron las Fuerzas Armadas
(...) Por eso, hoy como ayer, las Fuerzas Armadas, solidariamente unidas, no vamos a tolerar
intromisiones de ningún tipo en nuestros problemas internos (...) Portada del 04/03/77
88
    “Dos siglos de vida política”. (...) Cúmplese hoy dos siglos del nacimiento político de la nación
más vieja de nuestro continente (...). Desarrolla factores emancipadores y resalta del propio texto
de declaratoria: (...) “Consideramos las siguientes verdades como evidentes en sí mismas: que
todos los hombres son creados iguales, que su creador les confirió ciertos derechos inalienables y
que entre ellos figuran la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad (...) al cumplir el bicentenario
de su vida independiente y de su estabilidad institucional, los Estados Unidos de Norteamérica
exhiben este proceso cívico y democrático, reconfortante y aleccionador”. Editorial del 04/07/76 -
Página 8.
89
     (...) punto de partida de una industria nueva para el país (...) Muy pronto Argentina se
transformaría en el principal exportador de carnes del mundo (...) la riqueza de nuestras pampas,
la introducción de la alfalfa y el refinamiento del ganado británico nos colocaban en tal posición
dominante (...) nuestro agro y nuestra industria siguen teniendo un excelente nivel de
competencia (...) Editorial del 09/11/76. Página 8. La negrita es nuestra


                                                    57
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



e) Nuestro Estado de Derecho


        A lo largo de todo el período, se ha observado un respeto explícito y
manifiesto por el ordenamiento de la sociedad a través de los instrumentos
devenidos del Derecho, la legislación y la jurisprudencia. En este aspecto la
Editorial del 14 de noviembre de 197690, no sólo asocia las nociones de “desarrollo
material”, “posibilidades productivas” y “estructura jurídica” con el aseguramiento
de conceptos universales como “orden”, “vida”, “bienes” y “propiedades”, sino que
además establece una relación de opuestos entre aquello que denomina
“funcionamiento regular y armónico” con la descripción de lo que supone el estado
en ausencia de tales instrumentos legales, presentándole al lector/destinatario un
escenario de desamparo, intimidación física y anulación de las perspectivas de
progreso. El diario en esta editorial subraya el juego de opuestos cuando coloca
por un lado el Derecho y por otro a los Estados con ideologías marxistas –
leninistas a los que denomina y descalifica como “una parodia del derecho”.
        Acerca del respeto que se manifiesta por la legislación y las normas,
aspecto acentuado además por la necesidad de asimilarse a los grandes países
desarrollados, resulta ilustrativa una Nota de Opinión firmada por el señor Juan
Francisco Linares y publicada el 5 de julio de 1976 cuyo título tan sólo anuncia los
objetos de los cuales va a referirse: “La Constitución Argentina y la de los
Estados Unidos”91. El autor describe una relación de parentesco entre ambos

90
    “El Derecho, hoy, aquí”. A propósito de un acto realizado en la Facultad de Derecho de la UBA
para poner en funciones al nuevo decano; a partir de discurso del nuevo funcionario evalúa una
situación general: (...) Nuestro país vive tiempos difíciles en lo económico y en lo político (...)
ninguna sociedad tiene oportunidad de alcanzar un buen nivel de desarrollo material ni de poner en
marcha sus posibilidades productivas y económicas, cuando no cuenta con una estructura jurídica
capaz de asegurar el orden, la vida, los bienes, las propiedades y el funcionamiento regular y
armónico de los individuos o las entidades particulares que componen el conjunto de un pueblo o
de una nación. Cuando las normas del derecho son suplantadas por la fuerza irracional de la
violencia y la voz de los códigos o de las leyes cede ante la acción de grupos o bandas armadas;
cuando los ciudadanos están desamparados y sienten sobre sí y sus familias la certeza de la
intimidación física (...) entonces no hay perspectivas de progreso (...) El derecho (...) tiene como
punto de partida la moral y como punto de llegada, la justicia, los Estados dominados por el
marxismo – leninismo y sus aliados contemporáneos sostienen una parodia del derecho
(...).Editorial del 14/11/76 - Página 8.
91
    (...) nuestra constitución no es una copia de su modelo. Ni esta es un modelo de aquella. Es
simplemente un ejemplo que los Padres de la Constitución Argentina supieron utilizar (...)


                                                58
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



instrumentos legales utilizando para tal descripción los calificativos de “obra” y
“milagro”.


f) El bienestar y la calidad de vida


        Otro tema de interés para el diario es el de la calidad de vida en las
regiones urbanas92, se han observado numerosas editoriales que hacen referencia
a la situación de salubridad de la tercera edad93 e incluso a los problemas de
contaminación y urbanismo propios de países desarrollados con los cuales el
diario desea emparentarse94. El diario abunda, al referirse a estos temas, de la
primera persona del plural en los verbos para significar la pertenencia al nosotros.
Por otro lado, la mención de lugares comunes a determinado sector social como
“Le Corbusier” y “San Isidro” supone una audiencia específica y de características
particulares. Otro ejemplo se observa en una editorial publicada el 6 de enero de
1977 bajo el título “La limpieza del aire”95 donde al Riachuelo se le asigna la


demuestra que los constituyentes argentinos lograron, por algún oculto designio de la historia, una
obra que es casi un milagro. Nota de Opinión del 05/07/76 – Página 4.
92
   “Panorama ciudadano”. Editorial del 16/11/76 en Página 8 que relata problemas de la ciudad de
Buenos Aires en crecimiento: el jardín zoológico, la contaminación ambiental, el sistema de quema
de la basura y su reemplazo por compactadores. Es llamativo que la portada de ese día menciona
dos asuntos de significativo interés político y sin embargo ninguno es abordado en la editorial: (...)
“Malvinas: apoyo de la UN a la Argentina. Aprobó una comisión la tesis de nuestro país sobre su
soberanía en las islas y exhorta a una solución” – “Fueron muertos 12 extremistas en 4 tiroteos” /
“El cambio de Buenos Aires”. Editorial del 16/03/77 - Página 6. Resalta su desarrollo y progreso
urbano; detalla la relación entre aquel desarrollo y las normas edilicias establecidas y elogia la
voluntad del gobierno local de corregir deficiencias a fin de adecuar iluminación, espacios verdes,
mantenimiento de la limpieza, etc.
93
    “La vejez, novedad de nuestro tiempo”. Describe cómo ha ido cambiando la idea de la
ancianidad y cómo representa ésta, la etapa del ocio libre de la responsabilidad del trabajo.
Editorial del 21/10/76 - Página 8 / “La tercera edad” Reflexión a partir de un congreso (...) los
fenómenos jurídicos y sociales y hasta los usos y costumbres deben comprender la realidad actual
y las perspectivas futuras, procurando forjar un nuevo marco social eficiente y justo para la tercera
edad. Editorial del 01/06/76 - Página 6.
94
   “Hacia normas justas y duraderas”. Editorial del 21/02/77 – Página 4 que describe problemas de
contaminación y urbanismo que afronta la ciudad de Buenos Aires. (...) Hemos llegado a aquel
futuro urbanístico que Le Corbusier vaticinó para Buenos Aires (...) Acaso sólo San Isidro pueda
enorgullecerse (...) ya es tiempo de evitar, entre nosotros, las marchas y contramarchas (...)
Impidamos el imperio de provisionales arbitrariedades y sepamos instituir, en esta materia, normas
tan justas como duraderas (...). La negrita es nuestra.
95
   “La limpieza del aire”. Editorial del 06/01/77 – Página 6 que detalla las medidas que toma el
gobierno para reducir la contaminación ambiental: (...) Asimismo debe recordársele al gobierno


                                                 59
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



funcionalidad simbólica del Támesis o del Sena, con lo cual se revaloriza la
categoría de la ciudad de Buenos Aires colocándola a la par de las grandes
capitales del mundo. También el diario opta en otras circunstancias, por referirse
a antiguas tradiciones y apelar a modelos propios de civilizaciones clásicas, como
el caso de la Antigua Grecia el 10 de diciembre de 197696.


g) La tradición inmigrante


        La cuestión de la inmigración es un tema de preocupación para el diario.
Observa con buenos ojos la que procedente de los países europeos llegó a la
Argentina en el siglo XIX, pero mantiene una cierta reserva por los efectos que
pudiera producir la llegada masiva de extranjeros de los países limítrofes. En este
sentido se expresa la editorial publicada el 3 de noviembre de 1976 bajo el título
de “Inmigración y futuro”97.
        Otro ejemplo de ello observamos en la conmemoración del Centenario de la
Ley de Inmigración y Colonización dictada por Nicolás Avellaneda. El 12 de agosto
de 1976 el diario publica una Editorial titulada “La situación de los
extranjeros”98. La nota se refiere a un Otro que posee características que no se


municipal de Buenos Aires la necesidad urgente de insistir ante los organismos oficiales (...) el
problema del saneamiento del Riachuelo (...) Para que se asemeje al Támesis y al Sena actuales
deberá ser sometido, como éstos, a los procedimientos de depuración que la técnica pone al
alcance de cuantos se propongan utilizarlos (...)
96
   “Calidad de vida” Por Jorge Pegoraro. (...) El problema básico de la protección de la calidad de
vida adquiere un nuevo y trascendente significado (...) Han transcurrido unos 2500 años desde la
época de esplendor de Delfos y aún mantiene intacto el hombre civilizado y culto el jerarquizado
amor a la calidad (...) Nota de Opinión del 10/12/76 – Página 8.
97
   “Inmigración y futuro”. (...) Enfocar el tema no ya con sentido de visión histórica sino con los ojos
puestos en el futuro (...) la constante inmigración proveniente de los países limítrofes (...) la falta de
control por parte del gobierno nacional (...) la carencia de toda selección en función de los
intereses o necesidades del país (...) No se trata de cerrar las puertas indiscriminadamente (...)
sino de orientar con inteligencia el proceso y de intensificar las posibilidades de recobrar las
corrientes inmigratorias más convenientes para nuestros propios intereses (...)le falta cultura y
capacitación laboral (...) Hay un tono de xenofobia y racismo en las palabras del diario, se lo trata
al inmigrante como un ser inferior, con una carencia. No es visto como una amenaza sino que la
amenaza es la irresponsabilidad del que permite su ingreso al país. Editorial del 03/11/76 - Página
8.
98
   “La situación de los extranjeros” (...) la residencia en nuestro país de alrededor de medio millón
de inmigrantes, procedentes de los países limítrofes, que han venido en procura de mejores


                                                   60
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



corresponden con el ideal liberal que proyectaba el espíritu de aquella ley de
Avellaneda. Vale la pena resaltar de este fragmento la evaluación expresada por
el diario y las categorías semánticas que son utilizadas para denotar que; mientras
los inmigrantes de los países limítrofes “proceden en procura de mejoras
laborales”, los viejos inmigrantes europeos “establecen hogares”. En el mismo
mes de agosto, el diario publica una editorial acerca de la necesidad de instrucción
para el ejercicio de la ciudadanía99, cuestionando además que se dé ciudadanía a
inmigrantes analfabetos particularmente de países limítrofes.
        La cuestión se retoma en ocasión del Día de la Raza, para el 12 de octubre
de 1976 el diario publica una Editorial titulada “Los 100 años de una ley
generosa” a partir de la cual retoma la ley de inmigración y colonización para
referirse a la política de migraciones. En ella, revaloriza el aporte de aquellos
europeos a los que llama “nuestros inmigrantes” y recalca el origen de esa
herencia recibida100.
        De un modo algo transversal, unos meses después y a través de una Nota
de Opinión firmada por James Reston, la reflexión se focaliza en el caso
inmigratorio norteamericano. El texto detalla la relación que ese país establece
con las demás naciones del Caribe (principales inmigrantes de su territorio), brinda
estadísticas que califica de “alarmantes”, no obstante en numerosos fragmentos
no define con claridad el sujeto que implementa las políticas sino que de un modo
impersonal habla de “una nación”, como si se tratar de cualquiera que tuviera este
tipo de padecimientos101.




condiciones de trabajo (...) sin el aliento de la vieja inmigración europea que venía a establecer su
hogar (...). Editorial del 12/08/76 – Página 8.
99
   “La relativa obligatoriedad de instrucción”. Editorial del 23/08/76 – Página 6
100
     (...) la herencia que hemos recibido de nuestros ascendientes europeos (...) Editorial del
12/10/76 – Página 6.
101
    “¿Qué clase de Estados Unidos?” Por James Reston. (...) ¿qué pasaría con una nación de
tasas, aceptablemente elevadas de desocupación que no cumplirá sus tareas, sino que importará o
tolerará un ejército de trabajadores ilegales que coseche sus frutas y vegetales para servicio de
sus mesas? (...) No se trata, meramente, de un problema referido a la contratación de una nueva
clase de trabajadores manuales, mozos, lavaplatos, etc. para que cumplan las tareas menores y
sucias de la vida, en los Estados Unidos, sino que hasta la profesión médica está confiando en los


                                                 61
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



h) El poder central


        Acerca de la posición relativa al gobierno centralizador de políticas, el diario
se muestra partidario de un poder central. La editorial del 11 de mayo de 1976
remarca en este sentido las limitaciones que deben colocarse a las autonomías
provinciales en función de la coyuntura y de las dificultades del momento102.
        Para principios de julio el asunto se publica en la portada del diario y a partir
de declaraciones del Jefe de Gobierno103. Un día después el diario lo retoma pero
ahora bien, a través de la Página Editorial en la que titula “La Nación y las
provincias” a fin de mencionar la necesidad de una unidad nacional por efecto de
la convocatoria a los gobernadores y asociando la salud republicana con el fin de
la subversión y la cuestión económica104.
        La cuestión de la unidad nacional comenzará a tener mayor trascendencia
para el diario hacia fines de 1976. Para entonces la etapa de lucha militar contra el
subversivo termina y las características de los enfrentamientos comienzan a
ocupar los espacios simbólicos y los distintos ámbitos de la cultura.


        II El espacio del Otro


        A pesar de que como se ha señalado, en los comienzos del periodo no se
visualizan con claridad las referencias a ese otro enemigo, el énfasis se coloca en
la caracterización, las referencias a las condiciones de la crisis y la necesidad de
encontrar elementos de legitimación para el nuevo gobierno.



inmigrantes para que cumplan tareas en los hospitales de nuestras grandes ciudades (...) Nota de
Opinión del 26/01/77 – Página 6. La negrita es nuestra.
102
     “Los gobiernos de provincia”. (...) Es indispensable coordinar mecanismos de enlace y
coordinación eficaces (...) la realidad política de esta hora argentina significa un período de sombra
para las instituciones de nuestro federalismo (...) con la vista puesta en un plazo que vaya algo
más allá de los asuntos inmediatos, será indispensable elaborar un marco jurídico institucional apto
para asegurar un desenvolvimiento eficaz de los gobiernos provinciales (...) Editorial del 11/05/76 -
Página 6.
103
    “Videla habló a gobernadores. Abogó por un federalismo realista y por una política nacional
integrada.” Portada del 01/07/76.


                                                 62
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        De acuerdo a lo descripto en el apartado anterior, los elementos
identificatorios del Nosotros de pertenencia están distribuidos a lo largo de una
numerosa cantidad de artículos. Se expresan y se mezclan con el entramado
propio de las argumentaciones tanto de las Editoriales como de las Notas de
Opinión. Si extendiéramos nuestro corpus de trabajo y abordáramos otro período
probablemente tales cualidades de pertenencia permanecerían sin modificaciones
y el diario seguiría abordando los mismos tópicos y reclamando por las mismas
cuestiones.
        Las referencias explícitas al Otro en cuanto enemigo político, se concentran
en    cambio      en    artículos    puntuales        que   hemos        identificado,        dispersos
cronológicamente, especialmente a partir de elementos de titulación, referencias
explícitas y construcciones simbólicas en el cuerpo de los textos105.
        Estos veintitrés artículos constituyen la aproximación más directa que el
diario esboza sobre el colectivo subversivo, concentrando en el discurso de éstas
notas las cualificaciones negativas, subordinadoras y marginadoras institutoras de
identidad.
        En líneas generales el Otro es presentado en estos artículos como un
enemigo político que representa una amenaza creciente hacia la sociedad,



104
     (...) “Nadie sensato podría opinar hoy que existe algo más prioritario para la salud de la
República que acabar, por un lado con la subversión y las manifestaciones terroristas y, por otro,
poner en orden la economía nacional”. Editorial del 02/07/76 – Página 6.
105
    “Nadie es neutral”. Editorial del 06/05/76 - Página 8 / “El imperio de la muerte”. Editorial del
04/06/76 - Página 6 / “Crimen y Traición”. Editorial del 19/06/76 - Página 6 / “El terrorismo
selectivo”. Nota de Opinión del 20/06/76 - Página 8 / “Tentáculos activos”. Editorial del 11/07/76
Página 8 / “Filosofía de la guerra”. Editorial del 10/08/76 – Página 6. / “De horror en horror”.
Editorial del 22/08/76 – Página 8. / “El rigor de la voilencia”. Nota de Opinión del 22/08/76 - Página
8 / “Civilización o barbarie”. Editorial del 11/09/76 – Página 6. / “La causa de Occidente, aquí y
ahora”. Editorial del 19/09/76 – Página 8. / “Tema central: la subversión”. Nota de Opinión del
03/10/76 – Página 8. / “Derechos humanos y terrorismo”. Editorial del 07/10/76 – Página 8 / “Tomar
conciencia”. Editorial del 22/10/76 – Página 6. / “La seguridad como condición necesaria”. Editorial
del 05/11/76 – Página 8. / “Dialéctica de nuestra realidad”. Editorial del 10/11/76 – Página 8. / “La
forja de una doctrina”. Nota de Opinión del 21/11/76 – Página 8 / “La eficacia del mal”. Editorial del
07/12/76 – Página 8. / “Un código sin fronteras”. Editorial del 15/01/77 – Página 6 / “Autonomías y
separatismos”. Editorial del 17/01/77 – Página 6 / “Los derechos humanos en el mundo de hoy”.
Editorial del 11/02/77 – Página 6. / “La estructura del poder”. Nota de Opinión del 20/02/77 –
Página 6. / “Terrorismo y realismo”. Por Jean Claude Soyer. Nota de Opinión del 11/03/77 – Página
6. / “El contagio de la violencia”. Editorial del 17/03/77 – Página 6.


                                                 63
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



poseedor de una ideología y de códigos de comportamientos negativos, asociado
siempre a la violencia y a una coyuntura histórica de guerra.


a) El Otro y la guerra


        En este marco, el referente simbólico de la guerra es reiterado en
numerosas oportunidades y es uno de los pilares fundamentales sobre los que se
sustenta la construcción de los antagonismos. La guerra supone una contienda,
oponentes, lucha, agresión y enfrentamiento; todos términos que se repiten con
frecuencia en los enunciados de estos artículos. En ocasiones el diario se refiere
también a la idea de que las reglas del juego son poco claras y que la línea
divisoria entre la guerra y la paz es confusa106.
        La situación de guerra es en ocasiones tratada con naturalidad en los
artículos del diario. La Nota de Opinión dominical del 4 de julio de 1976 en el
marco de un debate sobre la pena de muerte, y luego de una reciente explosión
que dio muerte a efectivos policiales, analiza la situación subrayando el carácter
de guerra. Abunda para la construcción textual en verbos impersonales las
cuestiones de “matar” y “vencer”, y coloca a la comunidad en el rol de espectador
pasivo107.
        Pero no se trata sólo de una contienda militar, la guerra es para el diario un
enfrentamiento cotidiano que se inserta en los distintos espacios de la vida




106
    “Los derechos humanos en el mundo de hoy” (…) hace también bastante tiempo que la línea
divisoria antes clara y definida entre las situaciones de “guerra” y “paz” ha desaparecido para dejar
lugar a una zona intermedia y conceptualmente confusa. La Argentina, entre otros casos es un
típico ejemplo de una nación empujada – contra su voluntad y contra la de sus fuerzas Armadas –
hacia esa línea intermedia (...). Editorial del 11/02/77 – Página 6.
107
    (...) colocadas las cosas en el terreno en que se mata para vencer - tal como es de rigor en la
guerra – el ruido de la lucha ahoga, en materia de pena de muerte, las voces de quienes desean
razonar para convencer. En estos días lo único que gravita en el sentimiento de la comunidad es la
certidumbre de que la subversión mata con todos los procedimientos a su alcance (...) las
organizaciones subversivas han destruido pues, lo que la tradición humanitaria había edificado con
la lucidez de su doctrina (...) Nota de Opinión del 04/07/76 – Página 8. La negrita es nuestra.


                                                 64
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



social108. El enemigo político ha instalado según el diario una situación de guerra
en la que debe incluso subordinarse el respeto por los derechos humanos109.
        Las construcciones compuestas de “guerra nuclear”, “guerra fría” y “consejo
de guerra”, entre otras se hacen habituales tanto en las portadas como en las
Páginas Editorial donde el referente no siempre alude a la relación con el enemigo
político pero si en buena medida contribuye a generar un proceso de habituación o
acostumbramiento por parte del lector a la dimensión simbólica del enunciado.


b) Los móviles del Otro


        Los elementos de motivación que sustentan las acciones que el diario
atribuye a ese Otro son siempre negativos, se refuerza la idea de móviles como la
traición, la inmoralidad, la infidelidad de los valores, la anestesia moral y la
infamia. El ejemplar del 19 de junio de 1976 resulta representativo en este sentido,
el diario aborda la cuestión del asesinato del Jefe de la Policía Federal tanto desde
la portada110, como desde la editorial111. Subraya los aspectos motivacionales del

108
    (...) Está bien. No hay guerra que se gane si no se gana en el campo de la cultura (...) se ha
dicho que la subversión comienza por la subversión del lenguaje (...). Nota de Opinión del 11/07/76
– Página 8.
109
    “Derechos humanos” (...) cuando el orden público requiere que un habitante sea sometido a
interrogatorios o procedimientos policiales o judiciales, constituye el punto de partida de toda
organización política. En gran medida, este respeto por los derechos humanos es la finalidad
esencial del ordenamiento político y de las instituciones consecuentes (...) la guerra y la
delincuencia son la mayor afrenta a los derechos humanos (...) Una guerra llevada a cabo sin
piedad por la subversión ha hecho tabla rasa de los derechos humanos y a llevado a los
gobiernos a una lucha sin cuartel, en cuyo transcurso es muy difícil atender a consideraciones
en otro tiempo invioladas (...) El gobierno nacional debe proseguir sin desmayos su camino para
concluir la acción subversiva. Editorial del 17/08/76 – Página 6. La negrita es nuestra.
110
    “Una joven mató al general Cardozo. Amiga de una hija de la víctima, colocó la bomba en la
cama matrimonia; aún se halla prófuga”. Portada del 19/06/76.
111
    “Crimen y traición” (...) No es la primera vez que el Jefe de la Policía Federal es asesinado (...)
pero en el hecho del asesinato del general Cesario Cardozo (...) la investigación se ha orientado
desde un primer momento detrás del móvil de la traición (...) mayor descalificación posible de que
pueda ser moralmente objeto una persona (...) Frente al crimen habría, pues, que anteponer esta
vez la aberración de la infidelidad como expresión de los efectos de una anestesia moral por la
cual los ideólogos de la subversión han dejado inertes los resortes más primarios del hombre (...)
manifestaciones de violencia como fenómeno global se sientan por fin turbadas por la acción
monstruosa que mató a un hombre y destrozó una familia en su propio hogar (...) son episodios de
los que emana una sangre que unifica la Nación (...) pero la evidencia de la infamia ayudará a
aislar aún más a estas sectas subversivas del resto de la población. Editorial del 19/06/76 – Página
6.


                                                  65
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



hecho, la cuestión moral y de principios. La víctima es despojada de toda
connotación política y se recalca su condición de hombre de familia. Nuevamente
se observa en este caso una voluntad de proyectar a la opinión pública, la
calificación del episodio, en este caso describiéndolo como “emanador de una
sangre unificadora de la Nación”, entendiendo que permite “aislar las sectas
subversivas del resto de la población”112.
       Un nuevo hecho ocurrido en agosto del mismo año motiva la opinión del
diario en un sentido similar. Nuevamente a la víctima se la despoja de toda
connotación política y sobre los victimarios se atribuye el móvil de la alevosía 113.


c) El uso de los eufemismos


       Un eufemismo de acuerdo a la definición de la Real Academia Española es
una manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería
dura o malsonante.
       El modo más común que el diario utiliza para referirse al enemigo político es
a través de un sujeto cuya referencia se establece a través de un sustantivo
colectivo, individual y abstracto: (la subversión, el extremismo, el terrorismo, la
guerrilla, la amenaza y la izquierda son los más utilizados). De esta manera el
diario instituye en el núcleo de los sintagmas nominales atributos que desde la
perspectiva     morfológica      terminan     dirigiéndose     a    un     género        y    número
indeterminados.
       También la combinatoria de varios de ellos es común para el diario como
instrumento     de     identificación:    “delincuentes      subversivos         autodenominado
Montoneros”114, o “restos erpistas”115 donde la denominación del grupo adversario

112
    La cursiva es nuestra.
113
    (...) Es evidente, por cierto que al general Actis lo asesinaron – con toda la alevosía de las
patotas que matan a indefensos – por su condición de presidente del comité organizador del
campeonato mundial de fútbol, que debe realizarse aquí en 1978 (...). Nota de Opinión del
22/08/76 – Página 8. La negrita es nuestra.
114
    Portada del 24/02/77.
115
    (…) los restos erpistas estarían proponiendo una unificación total, definitiva y absolutamente
inmediata (…) Nota de Opinión del 03/10/76 – Página 8.


                                               66
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



está en todos los casos acompañada por complementos descalificatorios o de
subordinación.
          Un mecanismo frecuente es la construcción de nuevos conceptos
semánticos estableciendo categorías simbólicas nuevas y potenciando el efecto
de cada una a partir del agrupamiento de términos que tienen significados
individuales. Nociones como: “profesionalismo del asesinato”116, “agentes del
caos”117, “bandas diezmadas”118, “falsos pastores”119, “subversión apátrida”120,
“maldición de la bomba”121 y “la apología del delito”122 son las más habituales.
          También es común la presencia de conceptos con aptitudes inverosímiles,
casi irracionales como el caso de la Editorial del 22 de agosto de 1976 que detalla:
“(...) se expande por el aire y germina como una violencia subjetiva (...)” o la
apelación a imágenes repulsivas, como el caso de la Nota de Opinión del 19 de
diciembre del mismo año cuando habla de “la baba ideológica de los fanáticos”.


d) El Otro y la democracia


          El artículo editorial del 6 de abril esboza una referencia puntual acerca de la
posición del enemigo político frente a la democracia123, valor que el diario defiende



116
      (...) ha surgido una suerte de profesionalismo del asesinato (…) Editorial del 22/08/76 – Página
8.
117
    (...) los agentes del caos coinciden en agredir a cierto código no escrito de que el pueblo es
depositario sin fronteras (...) Editorial del 15/01/77 – Página 6.
118
     (…) no debe haber ninguna tregua, porque es evidente que ella será beneficiosa para las
bandas ahora diezmadas (…) Editorial del 29/08/76 – Página 8.
119
    “La lucha contra la subversión y las causas del caos que vivió el país deberá continuar hasta
tanto los ideólogos, los dirigentes corruptos y los no auténticos, los irresponsables y los
delincuentes económicos, y los falsos pastores que ahondaron y exacerbaron esas causas, sean
erradicados total y definitivamente de la vida política, social, espiritual, económica, cultural y
educacional de la Nación” Portada del 05/01/76.
120
    Portada del 02/03/77.
121
     “El terrorismo” Por Luis Mario Bello. (…) Cada día, en todas partes, trae su carga de
pesadumbre. La maldición de la bomba hace víctimas inocentes (…). Nota de Opinión del 05/03/77
– Página 4.
122
    Idem anterior.
123
    Una corriente bifurcada. El maquiavelismo más o menos hábil o ágil es una de las cualidades de
un marxista – leninista (...) se mimetizan como democráticos al comprender que nadie quiere
renunciar a la libertad en beneficio de la dictadura de una oligarquía bolchevique (...) Editorial del
06/04/76 – Página 6.


                                                   67
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



como propio a pesar del reconocimiento de que el país se encuentra atravesando
una crisis que lo priva de ella.
        El 23 de septiembre de 1976 el tema es tratado en Nota de Opinión que
firma el especialista Raymond Aron. Titulada “Democracias en crisis. El
síndrome de Weimar”, desarrolla cómo en distintos lugares del mundo los
mecanismos de gobierno están siendo discutidos, especialmente en Europa.
Según el artículo la crisis ha puesto en evidencia la dificultad esencial de toda
democracia representativa: suscitar a partir de las divisiones de la sociedad un
gobierno que se imponga al conjunto de la nación124.


e) La amenaza en el Otro


        La virulencia de la opinión llegará el 6 de mayo, el diario plasmará su propia
descripción e interpretación de los antagonismos y del enemigo político en la
Editorial de ese día. Extrañamente ya desde el título construye una oración
contundente y define con claridad el sujeto, el predicado y el verbo (verbo que
había permanecido ausente en los títulos de editoriales anteriores): “Nadie es
neutral”125.

124
     (...) La crisis no solamente ha puesto en evidencia la dificultad esencial de toda democracia
representativa: suscitar, a partir de las divisiones de la sociedad, un gobierno que se imponga al
conjunto de la nación (...). Nota de Opinión del 23/09/76 – Pág. 8.
125
     “(...) Estamos abocados a una amenaza constante proveniente del proceso de guerra
revolucionaria (...) con toda evidencia es un problema de magnitud. El deber de la hora es el
enfrentamiento global hasta su final reducción. Sorprende en esta emergencia que siendo su
gravedad potencial tan notable para muchos este problema es casi inexistente (...) es dable
advertir una débil conciencia de la infección que nos asedia. Su órbita de agresión no alcanza sólo
a campos delimitados de la actividad laboral o estudiantil. El proceso morboso que nos afecta
pretende abolir convicciones religiosas, sentimientos patrióticos, historia y tradiciones nacionales,
instituciones jurídicas y educativas, el respeto por el matrimonio y la familia, las normas morales, la
eticidad de la vida sexual, los valores de la persona, el diálogo entre jóvenes y adultos. Para el
maniqueísmo subversivo todo lo que no sea el planteo marxista – nihilista debe ser exterminado
(...) las circunstancias prueban que para estos enemigos de la sociedad nada es ya inocente ni
sagrado (...) la atmósfera se ha venido poblando de distintos medios de ataque. Desde un teatro de
títeres a una campaña por una supuesta educación sexual (...) En este cuadro de cosas nadie
puede ser neutral (...) no es el caso proponer una cacería de brujas por doquier. Pero concierne a
toda la ciudadanía sana, precisar el orden de las prioridades (...) Es indispensable que se afirme
una acción mentalizadora capaz de resistir y deshacer las formas sutiles de penetración que nos
atacan. En este aspecto una batalla de honda resonancia es la que se cumple en el área de las
palabras. Éstas como lo sabemos subyugan el pensamiento. Tenemos que apuntar a una vigorosa


                                                  68
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



          El planteo encierra una problemática compleja de contenido filosófico,
político e histórico. La cuestión de la nada constituye un problema que ya desde la
tematización griega se remonta a un concepto asociado al no ser. En el contexto
histórico de post Guerra Fría que contextualiza la problemática de nuestro análisis,
aquella pertenencia de ser y no ser (formar y no formar) parte de un ente positivo
occidental se entremezcla con la problemática interna de nuestro país.
          El texto de la editorial comienza refiriéndose a la amenaza en sentido
genérico, menciona su procedencia relacionada a cuestiones políticas y la califica
como “de magnitud evidente”. No es casual que la conjugación verbal se enuncie
en primera persona del plural a fin de incluir al lector como partícipe activo de
aquello sobre lo cual está hablando. Abundan en el texto construcciones
metafóricas de alarma que remiten a imágenes semióticas sin consistencia
material como “enfrentamiento global”, “gravedad potencial”, “débil conciencia de
la infección”, “órbita de agresión” o “proceso morboso que nos afecta”.
          Este texto resulta útil además para establecer los campos o espacios en los
que el diario instala la confrontación, aquellos sobre los que se asienta la
identificación de pertenencia al Nosotros: (la religión, los sentimientos patrióticos,
la historia y las tradiciones nacionales, las instituciones jurídicas y educativas, el
respeto por el matrimonio y la familia, las normas morales y la eticidad de la vida
sexual).
          Se evidencian los primeros signos de un desplazamiento discursivo de la
confrontación que pretende trasladar la contienda desde el campo militar
(suprimiendo además del discurso la identificación del enemigo en la guerrilla y en
los grupos armados) para resituar al enemigo en los distintos campos de la vida
social.
          Se trata para el diario de un ente abstracto al que denomina “maniqueísmo
subversivo”, cuya única característica identitaria reduce en una oración de
enunciado negativo al mote de “planteo marxista – nihilista”. Agrega no obstante
que “debe ser exterminado” debido a razones que sienta en el texto como


cohesión lingüística que exprese la peculiaridad de la gran concepción del mundo y de la vida que


                                               69
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



evidentes: “las circunstancias prueban que para estos enemigos de la sociedad
nada es ya inocente ni sagrado”.


f) El peso de los valores negativos


       El mismo artículo126 presenta un contraste muy fuerte en la descripción de
los valores del enemigo. Mientras el diario utiliza al menos ocho aspectos de la
vida social para recalcar las carencias de ese Otro (recordemos que según el
diario no tienen convicciones religiosas, no tienen sentimientos patrióticos, no
tienen historia ni tradiciones nacionales, no respetan instituciones jurídicas, ni
educativas, ni la familia, ni las normas, etc.) describe el imaginario que
afirmativamente detentan a través de una sola categoría teórica de interpretación
compleja: “maniqueísmo, marxista – nihilista”, donde además sobrecarga con
“ismos”, en oposición a los términos simples y de uso habitual por parte de la
población lectora como familia, religión o tradición a los que apeló en la
enumeración de tales carencias.
       El mismo artículo, esboza en su primera parte un contundente diagnóstico
de la situación, expone los antagonismos que hemos descripto, y dedica el tramo
final de la editorial a formular una propuesta programática. Utiliza para ello un ente
colectivo impersonal pero al que dota del requisito imprescindible de una supuesta
sanidad frente a la “infección” diagnosticada: “concierne a toda la ciudadanía sana,
precisar el orden de las prioridades”. Habla de un enemigo que es inmaterial y
abstracto, dueño de una metodología de acción incierta: “Es indispensable que se
afirme una acción mentalizadora capaz de resistir y deshacer las formas sutiles de
penetración que nos atacan”.
       La alusión a la idea de Nosotros es permanente y con claridad se pone en
evidencia en el remate de este texto. El diario lo refuerza con modos verbales de
deber y de hacer, vinculando la potencialidad del lenguaje a la noción de
integración, y convocando a un contrato con el receptor del mensaje (a partir de lo


hemos asumido por obra del cristianismo y de los fundadores de nuestra nacionalidad.


                                               70
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



cual instituye una comunidad lingüística), y remarca finalmente elementos propios
de identificación: “Tenemos que apuntar a una vigorosa cohesión lingüística que
exprese la peculiaridad de la gran concepción del mundo y de la vida que hemos
asumido por obra del cristianismo y de los fundadores de nuestra nacionalidad”.
        En un sentido similar la editorial del 10 de noviembre de 1976, “Dialéctica
de nuestra realidad”, expone ya desde el título la relación de los antagonismos
presente en el contexto político nacional y se refiere a cualidades propias del
carácter del enemigo127. Habla de que tienen armas poderosas, pero al
enumerarlas lo hace a través de adjetivos sustantivizados (como la insidia, la
demagogia y la promesa). Enumera acciones relacionadas con la traición
combinando el significado del verbo con sustantivos abstractos (jugar + ilusión /
decepcionar + impacientes / sembrar + terror / utilizar + miedo / convocar +
fantasmas) y dichas acciones resultan además connotativas de acciones de valor
negativo (derrota, destrucción, etc.).
        El autor de esta nota sintetiza sus apreciaciones hacia el final del texto a
través de las declaraciones de un jefe militar, nuevamente ejerce una doble
funcionalidad legitimando el discurso castrense y construyendo uno propio en el
cual la acción moralizadora y la predominancia de los verbos del “deber hacer”
constituyen un rasgo distintivo, y donde además hay un refuerzo de los verbos
“trabajar”, “resistir” y “denunciar” junto al apelativo de la figura de “nuestra
idiosincrasia”128.

126
    Ver nota anterior según Editorial del 06/05/76 – Página 8.
127
    “Dialéctica de nuestra realidad” (...) Hay enemigos y enemistades. Tienen armas poderosas al
disponer de la insidia, de la demagogia, de la promesa. Juegan con la ilusión, el
deslumbramiento y la decepción de los impacientes. Sin embargo están marcados por el signo
de la derrota. Su ánimo es primordialmente nihilista. Destruyen. No elevan como recambio nada
constructivo. Sus ofertas son vagas, mendaces, necesitan de apoyos externos. No son suficientes
ni idóneos para persuadir, para convencer. Su triunfo mayor, su meta más neta, su propósito más
claro es sembrar terror. Utilizar el miedo, convocar a un aquelarre de fantasmas. En suma, como
las calificó con acierto el comandante general de la Armada, su aliento es mortal. Ofrecen la
muerte. Por terribles que sean sus amenazas y sus intenciones, tienen el freno de la nada (...)
Editorial del 10/11/76 – Página 8. La negrita es nuestra
128
    “Dialéctica de nuestra realidad” (...) Esforzarse trabajando, resistir superando el ataque aleve,
cruel e injusto, denunciándolo para dar así el contraste indispensable de cuanto espacio de nuestra
idiosincrasia, es la consigna de la hora (...) Cuando los argentinos hayamos comprendido como
estamos comprendiendo ahora, sabremos que no en balde constituimos una nación indestructible.
Editorial del 10/11/76 – Página 8.


                                                 71
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        En la editorial del 7 de diciembre de 1976, “La eficacia del mal”, el acento
se encuentra colocado en la metodología del enemigo en la denominada “guerra
subversiva”129. Resalta la apelación a fuerzas que describe a través de adjetivos
relativos (como “irregulares”) o indeterminados (como “cualquiera”). Construye un
escenario de posibilidades contra fáctico para alertar e interpretar subjetivamente
la posible utilización de armamento nuclear por parte del enemigo. En el contraste
de antagónicos (bien / mal), coloca las figuras connotativas del mal en
superioridad por sobre las del bien a fin de reforzar el carácter negativo del
artículo. Finalmente, el texto se remata con preguntas retóricas cuya funcionalidad
está dada por la necesidad nuevamente de consolidar el vínculo con el nosotros
lector a través de la utilización de verbos de “deber hacer” (como “creer”, “alentar“,
“unir” y “cooperar”), y la reiteración de la primera persona del plural en la
conjugación de tales verbos.
        La Nota de Opinión del 11 de marzo de 1977 firmada por Jean Claude
Soyer y titulada “Terrorismo y realismo”,130 presenta una situación de alarma
desde los propios elementos de la titulación, redundando en la aplicación de los


129
    “La eficacia del mal” (...) apela a fuerzas irregulares y a cualquier recurso -, es necesario
observar que la probabilidad de que un artefacto nuclear llegue a manos de grupos terroristas
constituye la peor amenaza dentro del cuadro de extorsión y deterioro por el horror (...) Nos
consterna el progreso del mal. Como contrapartida nos desalienta la ineficiencia del bien. Se
descubre que la serie de poder absoluto ha quebrado la posibilidad de una creciente humanización
de la historia. ¿Por qué creemos más en una política del terror que en una de justicia?, ¿Por qué
alentamos más la disuasión por la amenaza que la persuasión racional?, ¿Por qué nos unimos
para odiar y no para cooperar? (...) Editorial del 07/12/76 – Página 8.
130
    “Terrorismo y realismo”. (…) Secuestros de aviones, capturas de rehenes, atentados con
bombas, cartas o paquetes con explosivos..., estas masacres de inocentes, esta desenvoltura para
matar, indignan y perturban a la opinión pública. Pues si es cierto que la violencia ciega no es una
novedad, el mundo moderno multiplica el temor hacia ella. En primer término por las facilidades
que ofrece a los terroristas (...) el terrorismo tiene como juego golpear en forma indiscriminada (...)
Cada uno siente el riesgo como cotidiano, omnipresente, inevitable (...) En nuestra época, el
terrorismo llega a ser un fenómeno internacional (...) invocan a menudo motivos políticos (...)
quieren forzar a un cambio de régimen o de sociedad (...) no se presentan como vulgares
criminales, sino como nobles combatientes, movidos por un ideal muy alto y desinteresado (...) El
realismo enseña que una solidaridad represiva tiene tantas más chances cuanto que se establece
entre Estados que practican una concepción cercana a la de la democracia pluralista y un respeto
similar por los derechos del hombre (...).
Hacia el final de la misma nota, el autor detalla el caso de Francia, comenta sus tratados y pactos
políticos en relación al tema. (...) Formulemos, pues, el deseo de que las convenciones
antiterroristas de Europa – de 9 o de 19 – no sigan siendo papeles mojados que obstruyen los
cestillos de la historia. Nota de Opinión del 11/03/77 – Página 6.


                                                  72
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



“ismos” para las nociones conjuntas de “terror” y “realidad”. La nota ya desde el
comienzo expone una enumeración continua de acciones cuyo sujeto permanece
tácito o indeterminado, y donde tales acciones tienen el fuerte peso negativo de
“secuestrar”, “capturar”, “atentar”, “masacrar” y “matar”.
        Se encuentra en la trama textual, la aseveración de que se refiere a un
enemigo “que golpea en forma indiscriminada”, concentrándose para tal
descripción en el riesgo que representa para el hombre común. Se refiere a un
fenómeno con caracteres de “cotidianeidad”, “omnipresencia” e “inevitabilidad”;
cualidades propias de entes abstractos (como si se tratara de Dios, de la muerte,
de un virus o una enfermedad endémica contagiosa).


g) El Otro y el Estado


        El diario apela a la potestad del Estado para el ejercicio de los mecanismos
de represión, para la defensa nacional y el establecimiento del orden que en
ocasiones reclama. No sólo se coloca a la par del discurso castrense sino que
además legitima su accionar a través de los canales de difusión masiva.
        En el análisis dominical del 9 de mayo, el diario encabeza su Nota de
Opinión con un explícito apoyo a las Fuerzas Armadas131. El 4 de junio de 1976 la
editorial titulada “El imperio de la muerte”132, menciona el rol que cumplen las
fuerzas de seguridad en ocasión de la muerte del ex presidente boliviano Juan
José Torres y describe una situación de “angustia colectiva” como efecto de una
“dramática realidad”. El análisis político dominical del día 20 del mismo mes,
menciona el tema en término de los motivos/razones que impulsan el accionar de




131
    (…) El poder está en la Junta Militar como órgano supremo del Estado, poder constituyente,
poder de custodia del cumplimiento de los objetivos trazados (...) Nota de Opinión del 09/05/76 –
Página 8.
132
    (...) Con esto se significa que los males de adentro no han cedido sino en parte su peligrosidad,
bien que la lucha contra la subversión ha entrado decisivamente en un terreno favorable a las
fuerzas de la represión (...) Editorial del 04/06/76 – Página 6.


                                                 73
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



las fuerzas de seguridad: razones de estado que el diario traslada a la ciudadanía
a través de mecanismos de correspondencia de motivaciones en los deseos133.
        En un marco de similares características, el diario presenta al enemigo
como condicionante de la vida civil en la edición del 1° de julio de 1976. La
Editorial “Bajo Otro signo” establece puntos de comparación entre el gobierno de
Onganía y esta coyuntura diez años después a fin de remarcar las diferencias con
respecto a otras experiencias militares y reforzar la idea de continuidad en la
presencia de la subversión durante otras experiencias de gobierno134.
        En todo momento el diario respalda los esfuerzos realizados por el Estado
para establecer el monopolio de la fuerza. En Nota de Opinión dominical el 22 de
agosto de 1976, expresa tales intenciones135; y el 7 de octubre del mismo año
menciona el modo en que será extinguido el conflicto: esto es, no por la retirada
del enemigo político sino a través de la cohesión y del accionar del Estado136.
        La cuestión de la política subyace en las menciones del diario sobre las
prohibiciones de realizar actividades partidarias. El análisis del domingo 6 de junio
lo aborda en relación con la ley recientemente dictada137. En dicha columna apela

133
     “La semana política. El terrorismo selectivo” (...) la razón antes que el impulso como guía de la
lucha que libran las Fuerzas Armadas. Esta razón precisamente, es la que acentúa el deseo
ciudadano de que el estado consiga asumir el monopolio absoluto del uso de la fuerza y la
subversión y el terrorismo en cualquiera de sus manifestaciones ideológicas desaparezcan del país
(...) Nota de Opinión del 20/06/76 – Página 8.
134
     “Bajo otro signo” (…) Lo que dará carácter a la década ´66 al ´76 [es] (...) la forma en que han
estado condicionadas todas las actividades de la Nación por una subversión que consiguió
penetrar dentro de los mecanismos más delicados del Estado (…) Editorial del 01/07/76 – Página
6.
135
     “La semana política. El rigor de la violencia” (...) más allá de una desarticulación irreversible de
una de las dos principales organizaciones subversivas y del probable comienzo del ocaso de la
otra, el Estado debe hacer todavía supremos esfuerzos para monopolizar el ejercicio de la fuerza
(...) Nota de Opinión del 22/08/76 – Página 8.
136
      (...) el terrorismo trajo al país la más sucia de las guerras. No han de ser, sin duda, los
delincuentes que se baten en retirada o sus cómplices ideológicos quienes alivien
espontáneamente al país de tanta violencia. A la República la salvará la propia conciencia de
su pueblo, afirmada en la voluntad de que bajo ningún concepto es posible que algún sector
o grupo utilice la fuerza que debe estar en monopolio a cargo del Estado; esto es, en manos
exclusivas de las Fuerzas Armadas. Editorial del 07/10/76 – Página 8. La negrita es nuestra.
137
     “(…) Lo sancionable son las reuniones “políticas – partidarias” es decir las que conciernen a la
orientación de un partido o al debate de sus fracciones internas. No lo son en cambio, las
reuniones en las cuales a título personal cualquier ciudadano se reúne con otros para analizar el
desenvolvimiento político del país. Por ejemplo: en la comida que la Sra. María Cristina Guzmán
sirvió a principios de la semana pasada en agasajo de un alto jefe militar y de los ciudadanos
Carlos Sylvestre Begnis, Emilio Galaretto, Guillermo Acuña Anzorena (...) es obvio que debieron


                                                   74
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



al sentido común para interpretar la normativa y resguarda “agasajos” y
“reuniones” del grupo social al que llama “ciudadanos”, donde además incluye la
participación de integrantes militares y menciona que “es obvio que debieron
tratarse temas políticos”, aunque “nadie podría objetar que haya sido una reunión
‘político – partidaria’ ”.


h) La ideología del Otro


        Además de aquellas descripciones del enemigo político que se refieren a
sus rasgos de conducta y de carácter, a los lugares físicos de establecimiento o a
las metodologías de acción, también hay editoriales que construyen un esbozo de
la ideología de ese Otro, y esperan acercarle al lector una interpretación del modo
de pensar y de los mecanismos que el enemigo político utiliza en la construcción
de sus razonamientos.
        Uno de los casos más claros de ello es la Editorial del 10 de agosto de
1976, que con el título “Filosofía de la guerra” busca desde la página 6 un
lenguaje interpretativo para dilucidar la ideología de la subversión.
        El artículo detalla las características de la doctrina y afirma la idea de que la
“la guerra es de ellos, no nuestra”138. Reconoce que se refiere a un asunto
complejo y advierte que no se ocupará de las cuestiones del pensamiento
dialéctico (que califica de “sutilezas”), desestimando además el conocimiento real
que de ella puedan tener los sujetos que denomina “cultores de la subversión” 139.
Suprime las explicaciones racionales que pudieran impulsar las acciones del
enemigo político y se concentra en una motivación de goce o placer por la



tratarse temas políticos, sin embargo, nadie podría objetar que haya sido una reunión “político –
partidaria” (...) la ley es clara cuando dice que están penadas “las tareas de organización o de
difusión ideológico – partidaria”. No sanciona la difusión de meras ideas, sanciona la difusión de las
ideas cuando ésta se hace en nombre o como propias de un partido (...) Para interpretar esta ley
se requiere sentido común (…)”.
138
    (...) La guerra subversiva posee su doctrina alimentada en fuentes diversas que arrancan de la
interpretación marxista de Hegel, así como de las contribuciones de las psicologías profundas (...)
139
   (...) Más acá de las sutilezas del pensamiento dialéctico, que pocos de los cultores de la
subversión práctica realmente conocen, la raíz motivacional se descubre en la gratificación de los


                                                 75
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



violencia140, explicita un punto de separación de blanco o negro sin dejar lugar a
puntos intermedios, una cuestión de vida o muerte141. Define su espacio de
inclusión, su campo de acción, sus objetivos y fines; y finalmente marca el lugar
donde está la brecha142. Hay en este texto una acentuada superioridad del
Nosotros que refuerza el pacto de lectura a través de valores universales en las
acciones de creer, trabajar y amar (al hermano y al país).
        En Nota de Opinión del 21 de noviembre, se profundiza la búsqueda de los
puntos doctrinales del enemigo político, en este caso respaldando el discurso del
diario en las manifestaciones oficiales de los jefes del Ejército143.
        La cuestión de la violencia es explorada nuevamente por el diario el 17 de
marzo de 1977, la Editorial titulada “El contagio de la violencia” describe, a
partir de un incidente ocurrido en Washington, los supuestos mecanismos
agresivos que utilizan los sectores que denomina “minoritarios”144. El titulo trabaja
en torno al concepto de la violencia de un modo similar al de una enfermedad
endémica. Sugiere al lector que así como uno puede contagiarse de una gripe o
de una peste, puede estarlo también de aquellos dispositivos.
        A lo largo del texto, el diario no explicita el sujeto de los enunciados sino
que construye los argumentos de un modo indefinido y utilizando verbos

instintos del placer y muerte considerados por el freudismo como fuentes de la energía psíquica
(...).
140
    (...) La alianza de una gratificación hedónica con la violencia es la vertiente que promueve el
juego de destrucción (...).
141
      (...) No hay lógica posible de complementación sino de incompatibilidad. La ruptura niega
cualquier acuerdo, es la ley del todo o nada (...)
142
     (...) sólo cabe una respuesta lúcida: construir un estado superior de justicia y de posibilidades
de realización para jóvenes y adultos. En este proyecto debemos participar los que creemos, los
que trabajamos, los que amamos a nuestro hermano y al país en el cual vivimos (...)
143
     La semana política. La forja de una doctrina (...) actos permitieron a miembros de las Fuerzas
Armadas abundar en expresiones relativas a los puntos doctrinarios sobre los cuales se asienta la
acción antisubversiva (...) la subversión es un elemento transeúnte en nuestra realidad (...). Nota
de Opinión del 21/11/76 – Página 8.
144
     “El contagio de la violencia” (...) Curiosamente, se comprueba que las formas de la violencia
colectiva asumen formas regulares. Se tiende a generar rituales de la agresión, verdaderos
patrones institucionalizados del terror que pueden llamarse en momentos y lugares distintos,
linchamientos, atentados, secuestros de rehenes, etc. Estos procesos canalizan modelos fanáticos
acaso ancestrales. Los agresores liberan de ese modo sus fantasmas y los proyectan contra la
sociedad (...) Felizmente no todos los receptores son predispuestos ni accesibles; los hay
indiferentes y refractarios que debilitan o neutralizan la onda del miedo (...) Editorial del 17/03/77 –
Página 6.


                                                  76
                                                        La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                              La Nación (1976 – 1977)
                                                                               Salguero, Paula Andrea



impersonales. El adverbio “curiosamente”, recalca el carácter sorpresivo que le
produce al diario referirse a las cuestiones que a continuación detallará. Interpreta
que el enemigo político establece formas institucionalizadas para el ejercicio de
tales hechos de violencia, no obstante se refiere a ellos a través de construcciones
metafóricas    o   figurativas   como     “rituales     de     la     agresión”,         “patrones
institucionalizados del terror”, etc. En este caso al enemigo se lo trata como “el
agresor”, que ejerce una acción “liberadora de fantasmas” y “los proyectan contra
la sociedad”. No obstante una vez más, el autor del texto apela al adverbio de
modo para expresar la felicidad que le provoca la existencia de un universo de
paradestinatarios, aquella población de receptores indecisos ante el mensaje.


i) El Otro en las Portadas


      Hemos incorporado esta categoría analítica en razón de dos cuestiones
fundamentales. Por un lado el hecho de que las menciones más recurrentes se
presentan en tal ubicación del diario, por otro lado a fin de establecer una
comparación de correspondencia entre los titulares de portada y los temas que el
diario analiza en las editoriales y notas de opinión.
      Este análisis para la construcción del enemigo político nos ha permitido
observar que en numerosas ocasiones la mención a enfrentamientos, luchas y
abatimientos se hace muy frecuente en las Portadas, mientras que en las Páginas
Editoriales se preserva el tono atemperado y sólo se refieren a los sucesos
cuando cobran una singular relevancia.
      En el mes de marzo y hasta fines de junio de 1976, los titulares de las
portadas abordan primordialmente la cuestión programática del gobierno,
anuncian temas relativos a la designación de funcionarios, medidas de orden
político - económico, y la puesta en marcha de acciones relacionadas con actos de
gobierno de la Junta Militar. El diario suele reproducir en la Primera Plana, los
discursos textuales de Videla y los mensajes papales en razón de las festividades
patrias o en el caso de la Semana Santa.



                                          77
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        En ocasiones los titulares mencionan enfrentamientos ocurridos en otros
países, donde el titular se presta a confusión y no queda claro que se trata de
conflictos en Europa o en países africanos145, uno debe leer el artículo para
comprender que se trata de una problemática externa.
        El martes 20 de abril de 1976 aparece una referencia explícita al enemigo
político por primera vez en Portada aunque como título secundario146. Tres días
después el tema es ampliado a partir de las declaraciones de Videla acerca del
particular147. Desde entonces las referencias se incrementan de un modo
cuantitativamente ascendente aunque respaldadas siempre a lo largo de los
primeros meses por el discurso oficial castrense148 o por acciones puntuales
llevadas adelante por el gobierno149.
        Un hecho ocurrido el 19 de junio romperá el ritmo monocorde y casi
monótono de las Portadas del diario en lo relativo a la información sobre hechos
protagonizados por el Otro político. La Portada de aquel sábado titula en Primera
Plana: “Una joven mató al general Cardozo”, y aclara: “Amiga de una hija de la
víctima, colocó la bomba en la cama matrimonial; aún se halla prófuga”. Mientras
que el diario enuncia un sujeto tácito para las acciones que son llevadas adelante
por las fuerzas del gobierno militar, la frase nominal que comunica la acción para
los hechos protagonizados por el enemigo político se construye de una manera

145
    Recapturaron en España a 22 extremistas. Portada del 07/04/76 - Violencia en España. Portada
del 10/05/76 - En España hubo atentados. Portada del 19/07/76.
146
    Detúvose a 8 integrantes de una célula extremista. Portada del 20/04/76.
147
     Lucha contra la subversión. Se llevará con la máxima energía en todos los terrenos afirmó el
Tte. Gral. Videla. (Aparece en foto de cuerpo entero, por primera vez vestido con uniforme de
combate). Las declaraciones fueron efectuadas en el Comando del III Cuerpo de Córdoba. Portada
del 23/04/76.
148
     La defensa de la soberanía. En el día del Ejército, el teniente general Videla reiteró la decisión
de terminar con la subversión. Portada del 30/05/76 / Grave denuncia de Harguindeguy. Dijo que
desde el exterior se intenta entorpecer el actual proceso. Portada del 03/06/76.
149
     Lucha contra la subversión. Es el tema de cuatro proyectos enviados a la CAL. Los cuatro
proyectos fueron elaborados por el Ministro del Interior y calificados de significativa trascendencia.
Portada del 06/05/76 / Sanciones por la acción política. La violación de la ley será penada con
prisión – declaran disueltas a 48 agrupaciones
El enunciado no expresa sujeto: ¿quién las declara disueltas?, la exposición de la nota explica: (…)
El Poder Ejecutivo Nacional declaró ayer disueltas a cuarenta y ocho organizaciones o
agrupaciones políticas y sindicales. Las medidas respectivas implican la clausura de los locales
utilizados las entidades para cualquier fin y el bloqueo de las respectivas cuentas bancarias(…).
Portada del 05/06/76.


                                                  78
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



ortodoxa a fin de que la información explicite de un modo directo el sujeto, la
acción desarrollada y el predicado.
          Luego de aquel hecho de fines de junio, las Portadas informan con mayor
asiduidad las referencias al enemigo, siempre con carácter de subordinado y en
relación a su exterminio o desaparición física150. Los titulares en todos los casos
reafirman la idea del “extremista”, “elemento subversivo” y “terrorista”, denotan la
acción de abatimiento, muerte y enfrentamiento pero en ninguno de los casos
señalan el sujeto que ejecuta tales acciones.
          Otro grupo de titulares que hemos observado se refiere a los actos de
gobierno y declaraciones oficiales esbozadas por los militares151. Denotan también
en estos casos la sensación de antagonismos, la voluntad de supresión de tal
enemigo político y el traslado de la contienda militar al plano simbólico de la vida
social.
          Un nuevo hito bisagra en las portadas se publica en la edición del 21 de
julio de 1976. “Un duro golpe a la subversión” aclara que (...) con la muerte de
Mario Roberto Santucho quedó decapitada una de las organizaciones extremistas
(...). El diario comunica que la información es oficial y expone ante todo la fuente:
el Ejército. Dice que fue un enfrentamiento y detalla cada uno de los nombres de
los muertos. El texto señala que el operativo fue realizado por efectivos militares,
la Policía Federal y la bonaerense. El trabajo conjunto refleja para el matutino que:
a) se precisó personal de todas las fuerzas de seguridad para contenerlos y b) que

150
    En dos enfrentamientos murieron 11 extremistas. Portada del 21/06/76 - Fueron muertos 10
extremistas en tiroteos. Portada del 25/06/76 - Dieron muerte en La Plata a 12 terroristas. Portada
del 30/06/76 - Fueron muertos siete elementos subversivos. Portada del 02/07/076 - Reclusión por
25 años para un extremista. Portada del 09/07/76 - En cuatro enfrentamientos murieron 14
extremistas. Portada del 13/07/76 - Grave enfrentamiento con extremistas. Murió un capitán y
habrían sido abatidos cabecillas de la subversión. Portada del 20/07/76.
151
    “Habrá vencedores y vencidos” Dijo el almirante Massera en Rosario al referirse a la lucha de
las Fuerzas Armadas contra la subversión. Portada del 23/06/76 - Habrá fusilamiento para algunos
delitos. La pena de muerte incorpórese, con otras formas al Código Penal; será cumplido en el
lugar y por las fuerzas que el PE establezca. Portada del 26/06/76 - La reunión de los
gobernadores. Al inaugurarla, Harguindeguy dijo que la lucha contra la subversión condiciona
todas las medidas de gobierno. Portada del 29/06/76 - Habló Videla en la comida de las FFAA.
Afirmó que la subversión sirve a una causa esclavista y contraria a los derechos humanos, y que la
lucha se dará en todos los campos. Portada del 08/07/76 - A partir de hoy rige la pena de muerte.
Portada del 15/07/76.



                                                79
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



este tipo de “enfrentamientos” unifica bajo una sola identidad ideológica a las
distintas fuerzas. Según lo publicado los muertos pertenecían a ”una organización
extremista declarada ilegal en 1973” pero no especifica el nombre de la misma.
        Luego de este episodio los titulares con este tono se intensifican en
número. Casi todos los días las Portadas publican nuevas informaciones acerca
de muertes y abatimientos152. El 8 de agosto de 1976 la Portada refleja el primer
indicio del impacto del conflicto en el exterior153, y a lo largo del resto de ese mes
al menos seis Portadas vuelven a mencionar enfrentamientos154.
        A lo largo de septiembre la cantidad de titulares se intensifica, al menos en
doce oportunidades se refieren a la cuestión del enemigo político155. Para fines de

152
     Fueron muertos 4 extremistas en Tucumán. Portada del 22/07/076 - Fueron muertos 4
extremistas y detúvose a 21 (En Bahía Blanca). Portada del 23/07/76 - Caen abatidos ocho
extremistas. Portada del 30/07/76 - Murieron nueve extremistas y un oficial de la policía. Portada
del 03/08/76.
153
    “Una imagen falsa de la Argentina”. En Europa se desarrolla una campaña que deteriora el
prestigio de nuestro país. Nota firmada en portada por Luis Mario Bello desde París. Anuncia la
“mala prensa” en Europa y reclama con urgencia una remodelación de la imagen. Responsabiliza
a los años de gobierno peronista, supone que con el gobierno de marzo aquello cambiaría, pero
desde hace dos meses la prensa internacional estaría refiriéndose a supuestas desapariciones de
extranjeros. Alemania, Francia, Inglaterra (...) ¿Cuáles son los instrumentos adecuados para
reducir los efectos de una campaña que no hace ningún bien al país? (...) la nota descarta que
pueda llevarse adelante una guerra informativa o que se deban realizar gestiones diplomáticas que
limiten la libertad de expresión. Portada del 08/08/76.
154
    En Córdoba matan a tres extremistas. Portada del 13/08/76 - Fueron muertos 9 delincuentes
subversivos. Portada del 15/08/76 - Descubrieron un arsenal de la subversión. Portada del
17/08/76 - Pídense penas máximas por un copamiento. Portada del 19/08/76 - Halláronse 30
cadáveres en la localidad de Fátima (...) Comunicado oficial: Ante el nuevo hecho de violencia que
significa la aparición en la zona de Pilar de 30 cadáveres, el gobierno nacional, por medio del
Ministerio del Interior, repudia terminantemente este vandálico episodio sólo atribuible a la
demencia de grupos irracionales que con hechos de esta naturaleza pretenden perturbar la paz
interior y la tranquilidad del pueblo argentino, así como también crear una imagen negativa del país
en el exterior (...) Portada del 21/08/76 - Fueron muertos 5 extremistas en Córdoba. Portada del
22/08/76
155
     Un plan subversivo para la fabricación de armas – Un desafío a la voluntad del mundo
occidental. Portada del 02/09/76 - Reglamento de la pena de muerte. Portada del 04/09/76 -
Fueron abatidos cinco extremistas. Intervino el Ejército, el tiroteo fue en San Isidro y duró varias
horas. Portada del 05/09/76 - Otro duro golpe al extremismo. En Bahía Blanca el Ejército abatió a 4
terroristas y quedó destruida una importante célula subversiva. Portada del 06/09/76 - Dieron
muerte a ocho extremistas. Portada del 08/09/76 - El hallazgo de un refugio extremista (Importante
fotografía). Portada del 09/09/76 - Severo golpe a un grupo subversivo. Desarticularon al que
asesinó a Quijada, Genta, Saccheri, Alberro y al juez Quiroga. Portada del 11/09/76 - Once
muertos en un atentado en Rosario – Extremistas asesinaron a un comisario. Portada del 13/09/76
- Doce extremistas muertos en tiroteos. Portada del 15/09/76 - Panorama de la lucha contra la
subversión. “Sin el apoyo de la población, la subversión pierde dinámica, se estabiliza, decrece y
muere”, dijo el titular del Comando de Artillería 141 coronel Miguel Ángel Fernández Gez. Portada


                                                80
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



ese mes el mensaje de Videla acerca de la derrota de la guerrilla en el campo
militar156 cambia la orientación de los titulares, que no denotan ya la acción en
enfrentamientos locales sino que a partir de octubre se matizan también con tintes
del conflicto a nivel internacional en al menos cinco oportunidades157.
        Los últimos meses se refuerza en las portadas la noción de Consolidación
Nacional (tema que desarrollaremos en la próxima parte de este análisis). Período
final caracterizado por la búsqueda y el refuerzo de los valores nacionales.
        Es entonces a partir de noviembre que las Portadas comienzan a advertir
(además de enfrentamientos y “abatimientos”), los actos de homenaje y
conmemoraciones de honor a militares muertos, donde además se incluyen las
declaraciones de los mismos jefes militares158. Las Portadas se refieren ahora a la

del 18/09/76 - Amplios operativos en Bahía Blanca. Fuerzas de seguridad abatieron a dos
extremistas y detuvieron a 32 personas. Portada del 19/09/76 - Hónrase a combatientes en la lucha
antisubversiva. Portada del 24/09/76.
156
    Videla dirigió un mensaje al país. Apoyó el plan económico, refirióse al futuro político y dijo que
está próxima la derrota de la guerrilla. Portada del 25/09/76 - Videla señalo los avances logrados.
Destacó la exitosa lucha antisubversiva y la recuperación de la confianza pública. Portada del
27/09/76.
157
    Importante Titular en Pág. 2 “UN: lucha coordinada contra la subversión” Edición del 28/09/076 -
Acción internacional contra la guerrilla – Caen 5 cabecillas de la subversión. Se realizó un
importante operativo del Ejército en la zona de Villa Luro en el que hubo, además 4 detenidos.
Portada del 02/10/76 - Guzzetti condenó en la UN al terrorismo. Abogó para que se encare a fondo
ese flagelo mundial: también se refirió a las Malvinas; derechos humanos. Portada del 06/10/76 - Al
terrorismo se refirió Guzzetti. En EEUU afirmó que tiene sus bases en ciudades europeas, entre
ellas en París – Dan penas de 17 y 18 años a extremistas. Portada del 09/10/76 - Contra el
terrorismo diose un documento. Fue suscripto por Guzzetti y su colega dominicano. Portada del
11/10/76 - Harguindeguy habló de la subversión. Dijo en Tucumán que su accionar es casi nulo en
el país. “Hemos obtenido una victoria”, afirmó. Portada del 13/10/76 - El canciller habló del
terrorismo. “El gobierno condena al de izquierda y al de derecha"” Dijo que el problema de la
violencia no es ideológico. Portada del 16/10/76 - Varios atentados con bombas incendiarias.
Produjéronse en diversos lugares de la ciudad contra vehículos de transporte. Portada del
18/010/76 - El Presidente viajó ayer a Río Negro. Dijo que la derrota de la subversión en el plano
militar está próxima – Fueron incendiados con bombas más colectivos. Portada del 19/10/76 -
Matan en Tucumán a otro jefe de la subversión. Portada del 22/10/76 - Podrán salir del país los
detenidos a orden del PE – Dieron muerte en La Plata a 10 terroristas. Portada del 29/10/76 -
Abatieron el La Plata a 10 extremistas. Portada del 30/10/76
158
     A los muertos por la Patria evocóse. La Junta Militar rindió homenaje a los caídos, hubo
ceremonias en todo el país – “Han muerto para el triunfo de la vida”. Portada del 03/011/76 - A 17
extremistas matan en operativos. Portada del 06/11/76 - “El proceso es de todos”; dijo Videla.
Portada del 09/11/76 - Hallan un arsenal de la subversión. En Villa Domínico descubren una fábrica
de explosivos, depósito de armas y un refugio para los secuestrados – Grave atentado en La Plata:
once heridos. Portada del 10/11/76 - Informóse sobre la muerte de 21 extremistas. Portada del
11/11/76 - Identificaron al autor del atentado an La Plata – Nueve extremistas murieron en tiroteos.
Portada del 12/11/76 - Detenidos por subversión en la Universidad del Sur. Fueron abatidos en La
Plata otros ocho extremistas. Portada del 13/11/76 - Enérgica actitud de la Argentina y Chile.


                                                  81
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



cuestión del enemigo político a un ritmo de día por medio. (en los meses de
noviembre y diciembre de 1976159).
        Resulta significativo que mientras en las Portadas podemos hablar de una
referencia al enemigo como de alto impacto, en numerosas ocasiones no se
corresponde este seguimiento que el diario realiza de los enfrentamientos en las



Videla y Pinochet condenaron al terrorismo y la subversión, y pidieron urgentes medidas a los
organismos internacionales para sancionarlos – Otros 6 terroristas muertos en La Plata – Posición
nacionalista, humanista y cristiana. Portada del 14/11/76 - Fueron muertos 12 extremistas en 4
tiroteos. Portada del 16/11/76 - La unidad nacional es objetivo del Ejército – Fueron muertos otros
catorce subversivos. Portada del 17/11/76 - Auméntanse las penas por los delitos subversivos –
Dan muerte a 9 delincuentes terroristas. Portada del 20/11/76 - Fueron muertos otros cinco
terroristas. Portada del 21/11/76 - Las fuerzas de seguridad abatieron a 9 extremistas. Portada del
23/11/76.
159
    Asesinaron en Palermo al coronel D’Amico. En el barrio de Palermo, ayer por la mañana, un
grupo de delincuentes subversivos atacó el automóvil en el que viajaba un alto jefe del Ejército y
profesor de estrategia de la Escuela Superior de Guerra. Portada del 02/12/76 - Mataron en un
tiroteo a la extremista Arrostito. Portada del 04/12/76 - Murieron seis extremistas en tiroteos.
Portada del 05/12/76 - Dos procesados por una acción contra el país. (Se trata de un pequeño
recuadro en el margen inferior izquierdo de la portada. La nota es confusa y tiene lenguaje técnico
judicial. Menciona que dos personas -Gustavo Roca y Lucio Maceda-habrían efectuado
declaraciones ante una subcomisión de la Cámara de Representantes de los EEUU que investiga
las violaciones a los derechos humanos en nuestro país). Portada del 08/12/76 - Cesa el arresto de
198 detenidos. Lo dispuso el PE. Además, expulsó a 13 ciudadanos extranjeros por atentar contra
la seguridad nacional – Distinciones a víctimas de la acción extremista. Portada del 10/12/76 -
Emotivo homenaje rindió el Ejército. En la Capital y el interior, la institución honró a militares
muertos o heridos por la subversión. – Cayeron un jefe subversivo y 7 terroristas más. Portada del
11/12/76 - En el Gran Buenos Aires mataron a 7 terroristas. Otros tres extremistas fueron abatidos
en el Chaco (...) las terroristas que murieron en el desarrollo de esas acciones serían el
responsable político del grupo Columna Norte, Enrique Juárez (a) Cacho, el responsable de la
secretaría de organización, Marcelo Cerviño (a) Alejandro, la responsable de prensa y propaganda,
conocida por el apodo de Leticia, el responsable de enlaces (a) Ignacio, el responsable de
agitación (a) Fermín, el encargado de impresión de prensa (a) Chicho, y otra mujer, apodada
Bombón. Portada del 14/12/76 - Muertos y heridos por un atentado. Estalló una bomba en una
dependencia de Defensa; serían 10 las víctimas fatales y 30 los heridos. Un poderoso artefacto
explosivo (...) Al parecer, en esos momentos era un Teniente coronel el que hablaba. La bomba, al
detonar, habría causado la muerte de ese militar y la de otros oficiales. Trascendió también que
algunos soldados habrían dejado de existir. Es notable que dos días antes, en ocasión de la
muerte de opositores detallara nombres, apellidos y apodos y en este caso se reservara la
identidad de las víctimas. Portada del 16/12/76 - Son 9 los muertos por el atentado. Los fallecidos
son cinco militares y cuatro civiles; hay, también, diecinueve heridos de distinta gravedad.
Importante fotografía aérea del ligar del atentado. Epígrafe: Aspecto del microcine tras el estallido
del poderoso artefacto explosivo. Solamente las paredes medianeras del inmueble quedaron
firmes. El resto se convirtió, como consecuencia de la onda explosiva, en escombros. Portada del
17/12/76 - Identificaron al autor del atentado. Es un sociólogo de 29 años que trabajaba donde
estalló la bomba. Hubo 2 decesos más y los heridos llegan a 23. Expone dos fotografías estilo
policial del hombre y señala en epígrafe: El Ministro de Defensa distribuyó dos fotografías del autor
del atentado, en una de las cuales aparece con bigote. Portada del 18/12/76 - Matan en tiroteos a
doce extremistas. Portada del 19/12/76 - Fueron liberados 541 detenidos. Estaban a disposición


                                                 82
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



Páginas Editoriales. Es notable que, mientras que el 24 de noviembre de 1976 la
Primera Plana menciona: “Consejos de guerra para la subversión. Han sido
creados por ley, son de carácter estable”, la Página Editorial de ese día trata el
tema de los accidentes de tránsito como una de las primeras causas de mortalidad
y en Nota de Opinión desarrolla las vivencias personales de los artistas160.
        Otro ejemplo de ello puede citarse en la edición del 4 de diciembre de 1976.
La Portada anuncia la muerte de Arrostito y publica un primer titular que comenta:
“Enérgico discurso de un jefe naval. Enjuició Lambruschini a la subversión,
a los egoístas, los impacientes, los asustados y los indiferentes”; sin
embargo la Página Editorial aborda una columna de opinión sobre temas de arte y
esboza un recorrido por la historia de la fundación de la Facultad de Filosofía y
Letras de la UBA161.
        Finalmente para los meses de enero y febrero las Portadas mantienen
cierta continuidad con lo descripto para los meses anteriores. Los titulares
referidos a la subversión son publicados a un ritmo de día por medio 162. A las


del P.E. ; expulsóse a otros 18 ciudadanos extranjeros – Dieron muerte a diez terroristas.. Portada
del 23/12/76.
160
     “La primera causa de la mortalidad” (...) se trata de los accidentes de tránsito (...) será necesario
encarar alguna vez, además, una efectiva tarea de educación vial (...). Nota de Opinión “Premio a
unos artículos” Por Eduardo Mallea. Relato de una vivencia personal a partir de la convocatoria de
Victoria Ocampo para que disertara en un ciclo de conferencias, el texto se desarrolla de modo
literario y referencial, pretende dar como “lección de vida” o moraleja acerca de las vivencias de un
artista – intelectual. Página Editorial del 24/11/76 - Página 8.
161
     “La Facultad de Filosofía y Letras” (...) desde los primeros años alcanzó merecido prestigio por
el alto nivel de sus cursos, por el relieve de sus profesores, por la seriedad y la altura de sus
investigaciones (...) No obstante el reclamo de la nota se orienta a una crítica a su estructura
edilicia. (...) Pero es ineludible referirse, hoy, a las penosas condiciones materiales (...) la Argentina
de 1976 afronta, es verdad, dificultades económicas, políticas y morales muy grandes. No se debe
caer en el error de una visión parcializada de sus problemas (...). Editorial del 04/12/76 - Página 6.
162
     En enfrentamientos fueron abatidos 14 extremistas. Delincuentes subversivos asesinaron a un
conscripto – Lucha que debe seguir hasta la victoria. “La lucha contra la subversión y las causas
del caos que vivió el país deberá continuar hasta tanto los ideólogos, los dirigentes corruptos y los
no auténticos, los irresponsables y los delincuentes económicos, y los falsos pastores que
ahondaron y exacerbaron esas causas, sean erradicados total y definitivamente de la vida política,
social, espiritual, económica, cultural y educacional de la Nación”. Así lo expresó el vicealmirante
Luis María Mendía (...). Portada del 05/01/77 - Murieron 24 extremistas en varios enfrentamientos.
Portada del 06/01/77 - Abatieron a otros doce extremistas. Portada del 07/01/77 - Cesan arrestos
por el P. Ejecutivo (...) entre el 29 de diciembre y el 6 del actual, el cese de arresto a disposición
del Poder Ejecutivo Nacional de 27 personas. La nómina es la siguiente: (y detalla minuciosamente
nombres y apellidos de los liberados) Portada del 08/01/77 - Condenan a extremistas en Tucumán
(...) Dos subversivos fueron condenados a veinte años de reclusión y otros dos a 17 años (...)


                                                   83
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



referencias en los discursos oficiales y en la información sobre enfrentamientos, se
incorpora el tratamiento del enemigo en la difusión de atentados con bombas en
espacios públicos, la liberación por parte del Estado de detenidos y la expulsión de
extranjeros sospechados de actos subversivos.
        Se mantiene en estos meses la escasa correlación entre los titulares de alto
impacto de las Primeras Planas y los temas que se abordan en las Páginas
Editoriales, tanto más preocupadas por mantener el tono sereno de las opiniones.
Un hito de ello se publica en la edición del 30 de enero de 1977, cuya Portada
menciona en un breve recuadro las sanciones aplicadas al diario La Opinión163 no
obstante dicho episodio no se menciona en la Página Editorial de ese día abocada
a una reunión internacional de ministros de educación, al presupuesto de 1977, y
a las actividades de agenda del Ministro Martínez de Hoz.
        La publicación del “abatimiento” no ya de opositores anónimos sino de
adversarios protagonistas de pasados enfrentamientos cobra trascendencia
pública para febrero de 1977164. Se hace más habitual asimismo, la referencia al


Habían sido apresados en 1974, en la localidad de Monteros, a 65 kilómetros al sur de esta capita,
y pertenecían a la organización ilegalizada en primer término (...). Portada del 12/01/77 - Dispuso
el PE arrestos y libertades (...) dispuso, entre el 7 y el 14 del actual, la expulsión del país de dos
ciudadanos chilenos y el cese de arresto a disposición del Poder Ejecutivo de 25 personas. La
información oficial, dada por el Ministerio del Interior a través del comunicado número 92, añade
que desde el 1 de enero fueron arrestadas (artículo 23 de la Constitución nacional) 37 personas.
La nómina es la siguiente (...) (y en diario enumera nombres y apellidos de cada uno de los sujetos
en dos columnas). Portada del 15/01/77 - Murieron siete delincuentes subversivos. Portada del
20/01/77 - Libertades, arrestos y expulsiones. En dos comunicados, el Ministerio del Interior,
informó que se dispuso la expulsión de tres ciudadanos extranjeros, el cese de arresto de veintiuna
personas que estaban a disposición del Poder Ejecutivo y el arresto de otras treinta y una (...)
Portada del 22/01/77 - Mataron a ocho delincuentes subversivos. En la lucha contra la subversión,
ayer se registraron varios episodios que se conocieron, algunos de ellos, a través de comunicados
del Ejército (...) Portada del 26/01/77 - Otro rudo golpe se dio a la subversión (...) entre el 10 del
actual y anteayer fueron muertos 16 delincuentes subversivos en la provincia de Buenos Aires,
pertenecientes a la banda autodenominada Montoneros (...) Portada del 27/01/77.
163
    Sancionóse al diario La Opinión. Ayer, entre las 0.35 y la 1.15 efectivos policiales de la sección
30 secuestraron la tirada de La Opinión (...) Portada del 30/01/77.
164
    En Ciudadela abaten a nueve extremistas (...) Una de las mujeres muertas era la esposa del
autor material del atentado contra la Jefatura de la Policía bonaerense (...). Portada del 04/02/77
- Mataron a la asesina del Jefe de Policía Cardozo (...) De fuentes habitualmente bien
informadas trascendió que en la primera semana del mes pasado, habría sido muerta Ana María
González, la asesina del jefe de la Policía Federal (...) Indicóse que la mujer habría sido localizada
durante un operativo realizado por fuerzas conjuntas (...) cuando se desplazaba, acompañada por
un joven que sería su concubino, en un automóvil Fiat, desde el cual abrieron fuego contra los
efectivos que realizaban un control de vehículos (...) Sostúvose que el grupo de delincuentes


                                                 84
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



conflicto en el plano internacional, especialmente al accionar del enemigo en
países limítrofes165.
        En el mes de marzo, las Portadas describen un tiempo de balances y
lineamientos de documentos oficiales que informan conclusiones del primer año
de gestión166. La intensidad de los conflictos armados o enfrentamientos en la vía
pública disminuye y a lo largo de este último mes las Primeras Planas se
impregnan de declaraciones oficiales.


j) El Otro interno y el apoyo externo

        Si bien el enemigo para el diario es interno y combatido por la acción de las
fuerzas de represión y la conciencia colectiva que se refuerza a través de los
valores nacionales, hay un tópico recurrente en la supuesta apoyatura que el
enemigo recibe desde el exterior. Debemos recordar que en el contexto histórico
en el que se inserta este análisis, la “amenaza” que se describe desde el discurso
ha sido en numerosas ocasiones interpretada como “un mal global que afecta a
todo Occidente”.
        La editorial del 11 de julio de 1976, se titula a través de una metáfora:
“Tentáculos activos”, y comenta que los lazos de las organizaciones del frente
internacional juvenil comunista se han acrecentado en la región, interpretando
además que el objeto aparente es efectuar la propaganda para el 11vo festival de
la juventud que tendrá lugar en La Habana en 1978. El diario califica a dicho

subversivos autodenominado Montoneros habría dado gran importancia a la baja sufrida en sus
filas (...) Hija de un médico y de una psicóloga (...) estudiante de 18 años, saltó a la triste
notoriedad pública (...). Portada del 24/02/77. La negrita es nuestra
165
     Infiltración comunista en Brasil (pequeño recuadro sobre el margen inferior derecho de la
página) (...) Un alto oficial del ejército denunció en Porto Alegre un plan comunista para infiltrarse
en las Fuerzas Armadas, la prensa y otras instituciones. Portada del 26/02/77.
166
    Los lineamientos del documento de la Armada (...) el balance general para los mandos de la
Armada ha resultado positivo hasta el presente (...) se ha dado una lucha sin cuartel a la
subversión apátrida y los logros en materia de una real dimensión moral del hombre argentino
resultan evidentes (...) Portada del 02/03/77 - Reunión militar a un año de gobierno. Luego de un
almuerzo que reunió a los más altos jefes efectuó un brindis por la Patria el brigadier Agosti.
Portada del 23/03/77 - Difunde un mensaje la Junta Militar. Se leerá en la ceremonia con que se
recordará la asunción del gobierno por las FFAA hace un año. – Rechazo oficial al informe de
Amnesty. El gobierno lo considera antijurídico y juzga temerarias sus afirmaciones. – Videla señaló
el valor del diálogo. Portada del 24/03/77.


                                                 85
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



festival como “una campaña de adoctrinamiento” y subraya lo que considera una
obviedad: (...) como se ve, no hay campo donde la influencia de Moscú no se
muestre activa (...).
        Este sentimiento se reafirma en la editorial del 19 de septiembre de 1976.
Anuncia la existencia de una causa propia para Occidente pero inserta en la
realidad de nuestro tiempo y lugar (a través de los adjetivos relativos del “aquí y
ahora” en el título de la misma167), y describe elementos de la metodología de
acción del enemigo político en el contexto internacional.
        Nuevamente en la editorial publicada el 7 de octubre de 1976 el diario se
refiere a un punto de confluencia entre las distintas manifestaciones de terrorismo
en todo el mundo, subrayando que la forma de adversario que al diario le
preocupa es particularmente aquel de naturaleza marxista - leninista168. También
la editorial del 22 de octubre, en la que llama a “Tomar conciencia”, menciona a
partir de declaraciones del gobernador de la provincia de Buenos Aires los modos
de financiación del enemigo, que reiteramos, si bien es interno tiene una fuerte
vinculación con adversarios externos169.
        A entender del diario, ese enemigo actúa de acuerdo a códigos
motivacionales que trascienden los espacios geográfico - nacionales. La editorial
del 15 de enero de 1977 titulada “Un código sin fronteras”, describe el efecto
que producen los denominados “atentados terroristas” frente a la “conciencia de



167
     “La causa de Occidente, aquí y ahora” (…) El siglo XX quedará en la historia - se puede
afirmarlo ya – como el escenario de dos gigantescas luchas contra los principios esenciales del
derecho, de la libertad y del respeto por la persona por encima de cualquier discriminación (...) Una
de las luchas terminó, por fortuna con éxito para quienes defendieron la civilización occidental (...)
la otra lucha está en pleno desarrollo (...) No enciende focos de guerra armada o de
enfrentamientos directos en todo el mundo a la vez. Avanza cautelosamente: conquistando
hoy un país, mañana otro (...) Editorial del 19/01/76 – Página 8. La negrita es nuestra
168
    “Derechos humanos y terrorismo” (...) las manifestaciones de terrorismo habidas en diversas
partes del globo reconocen al fin un punto de confluencia común, aún cuando no todas tengan un
origen estrictamente marxista – leninista y algunos provengan de fascismos de raíz vernácula (...)
Editorial del 07/10/76 – Página 8.
169
    “Tomar conciencia” (...) como se sabe, la subversión de la cultura ha sido financiada no sólo por
empresas nacionales sino por empresas multinacionales (...) Falta de fe y de coraje, pero también
mucho de dramática inocencia. Dueña del poder la subversión no pagará las facturas de ese tipo
que se le presenten al cobro (...). Editorial del 22/10/76 – Página 6.


                                                 86
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



las comunidades” a partir de un hecho producido en la ciudad de Moscú 170. El
texto descalifica y duda de la legitimidad de tales motivaciones, con la idea de
“justificaciones que son un pretexto”, justificaciones que además son contradichas
para el autor del texto por una condición criminal a la que atribuye los calificativos
de “concreta”, “indiscriminada” y “artera”.
        En el plano internacional, el enemigo está localizado geográficamente en
todos los países de regimenes comunistas171, donde además la interpretación
doctrinaria remite a condiciones de connotación negativa como “represión”,
“despotismo”, “duplicidad ética” y “falseamientos lógicos”.


k) La eliminación del Otro


        Segregar y crear las condiciones para suprimir al enemigo son objetivos
que para el diario corresponden al Estado como ente legítimo del poder de
coerción y de la fuerza172. A poco de cumplirse el primer año de gobierno, el diario
reflexiona a través de una Nota de Opinión firmada por C.L. Sulzberger y a partir
de un seminario sobre las relaciones entre Oriente y Occidente173, acerca de las

170
    “Un código sin fronteras” (...) La explosión de un artefacto terrorista en un vagón de uno de los
ramales del subterráneo de Moscú constituyó un hecho insólito (...) Hasta tal punto, en efecto los
atentados terroristas repudian la conciencia de las comunidades, que sus móviles y pretextada
justificación quedan automáticamente contradichos por su inconcebible condición criminal y
concreta, indiscriminada y artera, siempre inaceptable para los habitantes de cualquier parte del
mundo que llamamos civilizado (...) los agentes del caos coinciden en agredir a cierto código no
escrito de que el pueblo es depositario sin fronteras (...) el terrorismo más difundido entre nosotros
cuenta con dinámicos simpatizantes en los países comunistas (...) impónese la búsqueda de
fórmulas que permitan la concreción de normas ante todo eficaces de aplicación universal para la
prevención y represión del terrorismo en todas sus manifestaciones, con prescindencia del signo
que motive los casos concretos (...) Aguardemos las cosas con un prudente optimismo. Editorial
del 15/01/77 – Página 6.
171
    “Los derechos humanos en el mundo de hoy “ (...) los regímenes leninistas o sus sedicentes
aliados y seguidores son en la realidad los campeones de la represión y del despotismo y ni
siquiera [se] puede ignorar que la duplicidad ética y aún los falseamientos lógicos y la
subordinación del hombre hacia el Estado constituyen la trama ideológica y confesada de esas
doctrinas (...)Editorial del 11/02/77 - Página 6. La negrita es nuestra.
172
    (...) lo que apremia es concluir con la característica de un terrorismo cuyos agentes tienden a
agruparse (...) o derivan hacia el terreno de la delincuencia común (...) corresponde al Estado, y
sólo a él, por medio de las fuerzas de seguridad, llevar hasta sus últimas consecuencias una
misión de tal naturaleza. Editorial del 22/08/76 – Página 8
173
     “El equilibrio del poder” (...) el llamado equilibrio del poder parece estar en un proceso de
cambio significativo y comparativamente rápido (...) una analista se alejó del lugar murmurando:


                                                 87
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



estrategias que están en juego y los imperativos que tienen mayor preponderancia
en el presente contexto.
        Hay editoriales que de modo explícito exponen el juego de antagónicos174,
interpelan al lector a que tome conciencia de la existencia de una contienda, (en
este caso puntual se dirige al grupo empresario) y que advierta la existencia de un
enfrentamiento del que surgirán triunfadores. La Editorial del 17 de enero de 1977
anuncia desde su titulación que habrá de referirse a un contraste de antagónicos:
“Autonomías y separatismos”175. Reflexiona acerca de los procesos de signo
opuesto como inherentes a la vida social y califica a la cooperación como
generadora de dinámicas positivas mientras que el antagonismo produce efectos
negativos. No obstante recalca un aspecto que considera una evidencia (poco
explorada en las enunciaciones), una lógica del diario que establece un vínculo de
causalidad entre la fortaleza de los vínculos en una sociedad con los conflictos
hacia grupos externos176 y donde, además, para la construcción del enunciado el
diario traslada la afirmación general al caso particular de la unidad nacional.
        La editorial conmemorativa del fallecimiento de Domingo Faustino
Sarmiento es ocasión propicia para referirse al enemigo político. De toda la obra
del autor del Facundo, el diario selecciona el tópico de la civilización versus la


(...) “Reducir al enemigo sin luchar es el máximo de la habilidad. Por lo tanto, lo que resulta de
extrema importancia es atacar la estrategia del enemigo (...) Nota de Opinión del 02/03/77 –
Página 4. La negrita es nuestra.
174
     “Tomar conciencia” (...) Si un empresario dedica ocho, diez o más horas por día a lograr la
rentabilidad de su empresa, más comprensible todavía sería que dedicara algún tiempo a salvar la
titularidad de su empresa. Porque si el enemigo triunfa – y el enemigo es quien busca destruir
nuestro sistema de vida -, la mayor modernización o mejor tecnificación de dicha empresa estaría
en definitiva al servicio de ese triunfador (...). Editorial del 22/10/76 – Página 6.
175
     “Autonomías y separatismos” (…) Sabido es que en la vida social tenemos que contar con dos
procesos de signo opuesto cuyas alternativas dinamizan por igual los comportamientos humanos:
se trata de la cooperación y el antagonismo. Mientras el primero genera las relaciones positivas
entre los hombres y grupos que concurren solidariamente a metas comunes, el segundo provoca
tensiones y conflictos cuya resolución abre una serie de opciones (...) Editorial del 17/01/77 –
Página 6. Luego de aquella introducción con sesgo filosófico – antropológico, el caso puntual al
que se refiere es el de Québec en Canadá y Cataluña en España y la cuestión separatista.
176
     (…) Es evidente, por ejemplo, que los conflictos con grupos externos fortalecen los vínculos
internos de las fuerzas en pugna, así como la ausencia de oposición produce el debilitamiento de
la cohesión intragrupal (...) la unidad nacional es el triunfo laborioso de una serie de intentos de
acomodación social, en los cuales han obrado supremacías de un sector más fuerte y dominante
que le ha permitido subordinar a otros, o bien traduce formas precarias de transacción, tolerancia,


                                                88
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



barbarie para titular la editorial del 11 de septiembre de 1976 177 y describir la
vigencia de aquellos elementos que de acuerdo a su interpretación forman parte
de ambos. Mientras que para referirse a los elementos constitutivos de “lo
civilizado” utiliza un tiempo verbal de continuidad con el pasado, junto a conceptos
sustantivizados que hemos descrito como identificatorios del Nosotros (derecho,
justicia, progreso, salud, educación y perspectivas de una vida libre y elevada
espiritualmente), se refiere a la barbarie a través de un verbo que define una
circunstancia de tiempo presente (”asecha” y “ha regresado”)178. El tópico de la
barbarie presente es retomado el 7 de octubre de 1976 a propósito de las
repercusiones del discurso del canciller Guzzetti179




conciliación, o – en los mejores casos – de asimilación cultural de los grupos originalmente
heterogéneos (...) Editorial del 17/01/77 – Página 6.
177
    (...) Hoy, como cuando escribió “Facundo”, el dilema de la civilización contra la barbarie está
presente entre nosotros (…) Editorial del 11/09/76 – Página 6.
178
     (...) Civilización era el derecho y la justicia, el progreso y la salud, la educación y las
perspectivas de una vida libre y elevada espiritualmente. La barbarie asecha sin embargo entre
nosotros en 1976. Ha regresado en nombre de extrañas ideologías (...). El texto termina hablando
de política educativa, asignando responsabilidad al Estado y demandando medidas.
179
    (...) el representante argentino ratificó la decisión de su gobierno de buscar instrumentos que
comprometan a todos en la lucha contra tanta barbarie (...) Editorial del 07/010/76 – Página 8.



                                                89
                                                   La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                         La Nación (1976 – 1977)
                                                                          Salguero, Paula Andrea



PARTE SEGUNDA: LA EVOLUCIÓN CRONOLÓGICA DE LA ALTERIDAD


      El presente apartado pretende describir desde una perspectiva cronológica,
las distintas tematizaciones que fueron objeto de la producción discursiva de la
Página Editorial y las maneras en que la problemática de la alteridad se incorporó
al repertorio conceptual del diario para formar parte de las distintas alternativas
sobre las que el medio publicó el mensaje editorial.
      La observación realizada del material permitió identificar tres etapas en la
construcción del enemigo político, desde el momento en que se produjo el Golpe,
el 24 de marzo de 1976 y hasta el mismo día del año siguiente. Si bien estas tres
etapas no son de ninguna manera concluyentes ni unívocas, representan
tendencias, y constituyen una construcción analítica sobre la cual hemos optado
en razón de distinguir particularidades que pueden ser generalizables en uno u
otro momento a lo largo del año.
      Las características que pueden definir a una de ellas pueden presentarse
de un modo más atenuado en otra e incluso las fronteras temporales que las
determinan no están signadas por acontecimientos puntuales, se trata de
incorporaciones conceptuales progresivas que el diario va adaptando en su
discurso.


      I. Etapa de Institucionalización


      El período que tuvo su inicio el 24 de marzo de 1976 se plasmó en las
páginas del diario La Nación con una clara referencia a la idea de nuevo tiempo y
a una noción prospectiva y esperanzadora de las posibilidades que aquel
encerraría. A lo largo de los primeros meses tanto las editoriales como las notas
de opinión se manifiestan partidarias y dan cuenta de los procesos de planificación
de objetivos, designación de funcionarios, establecimiento de metas, etc. Los
artículos en ocasiones utilizan tanto en los elementos de titulación como en su




                                         90
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



contenido, nociones que denotan la idea de cambio, comienzo, rumbo, dirección a
la que se dirigen, etc.180
        Las portadas inclusive, a lo largo de todo este período que hemos de ubicar
entre el 24 de marzo de 1976 y principios de julio del mismo año, especifican y
detallan las designaciones de quienes ocuparán los espacios de decisión política y
los principales funcionarios que ocuparán el Poder Ejecutivo181.
        Las nociones de “época concluida”, “tarea por delante” y “tiempo bisagra
entre dos épocas”, recorren tanto Editoriales como Notas de Opinión a lo largo de
los primeros meses y abordan aquellos aspectos que a entender del diario
ameritan reformas. La Editorial del 1° de abril de 1976 aborda la cuestión de los
objetivos del nuevo gobierno que el diario interpreta a través de la misma palabra
presidencial. Con el título de “Mensaje refirmatorio” la editorial describe como
“ingente” a la tarea que emprende el nuevo gobierno, explica la voluntad de
omisión del término “revolución” y llama al apoyo por parte de la ciudadanía para
la comprensión de los objetivos182.


180
    “El comienzo del año lectivo”. Editorial del 24/03/76 - Página 6. / “Lo que termina y lo que
comienza”. Editorial del 25/03/76 - Página 4 (...) En la madrugada de ayer concluyó el
desmoronamiento de un gobierno cuya única fortaleza consistía, en los últimos seis meses, en el
empeño que para sostenerlo pusieron quienes no compartían sus propósitos. Nunca hubo en
Argentina un gobierno más sostenido por sus opositores (...) la crisis ha culminado, hay una
enorme expectación (...) por la magnitud de la tarea por emprender la primera condición es que se
afiance en las Fuerzas Armadas la cohesión con la cual han actuado hasta aquí. Hay un país que
tiene valiosas reservas de confianza, pero también hay un terrorismo en acecho.
181
    Asumieron el Gobierno los tres comandantes generales. Disolvióse el Parlamento, remoción de
la Corte Suprema, prohíbese la acción política y gremial; oportunamente se nombrará Presidente.
Portada del 25/03/76 / EL P.E. lo ejercerá un oficial superior de las Fuerzas Armadas. Así lo
establece el reglamento de la Junta. Portada del 26/03/76 / Videla jurará pasado mañana como
Presidente de la Nación. Afirmó la Junta Militar que los cargos son actos de servicio y que por ellos
no se perciben sueldos. Portada del 27/03/76 / El Teniente General Videla asumirá hoy la
Presidencia de la República. Portada del 29/03/76.
182
    “Mensaje refirmatorio” (…) La palabra presidencial ensanchó la perspectiva que favorece una
visualización del espíritu con el que se emprendió la ingente tarea de poner en orden el Estado (...)
la voluntad de omitir el clásico nombre de “revolución” a lo ocurrido el 24 de marzo (...) la idea de
revolución se connota con la experiencia de un cambio realizado con medios de fuerza (...) el punto
de partida de la tesis militar es el de no haber derrocado a una autoridad legalmente instalada sino
el haber ocupado un vacío de poder (...) no hubo proclama porque no hubo revolución, en cambio
hay una convocatoria a la ciudadanía para que apoye al nuevo gobierno por la vía de la
comprensión de las causas determinantes del cambio (...) el renacimiento de los partidos políticos
y la reinstalación de los mecanismos de la democracia son hechos sujetos a un tiempo de
maduración, no a una urgencia de plazos. Editorial del 01/04/76 - Página 6.


                                                 91
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



        Esta es la etapa de configuración del entramado de instituciones que
conducirá la gestión del gobierno militar. El 2 de abril de 1976 se anuncia en la
Primera Plana la constitución de la Corte Suprema183, en la misma edición el diario
dedica la nota de opinión a la descripción del nuevo organismo que habría de
asumir las funciones del Poder Legislativo184. Un día más tarde la Editorial titulada
“La Junta Militar” describe las funciones y atribuciones del nuevo ejecutivo de
acuerdo a los estatutos y documentos difundidos185. Desarrolla la naturaleza y
facultades según lo que disponen los instrumentos, ofrece un marco legal
instituyente, acompañando legitimidad en los papeles con el discurso que reclama
colaboración ciudadana.
        Los titulares de Portada se ocupan a lo largo de esta etapa de la
designación de gobernadores, ministros, rectores de universidades, diplomáticos e
interventores     de    los   distintos    organismos186.       En     escaso        grado       reflejan
enfrentamientos callejeros y tiroteos, titulares que estarán presentes con mayor
asiduidad a lo largo de la etapa siguiente.
        A lo largo de los primeros meses, muchas de las notas de opinión realizan
el seguimiento del aspecto reorganizativo en los distintos ámbitos de la vida social.
La universidad y los gremios son los ejemplos más claros donde la preocupación
por saber quién ocupará los espacios de conducción y la ideología que en tal caso


183
     Se constituyó la Corte Suprema. La integran los doctores Heredia, Gabrielli, Rossi, Caride,
Videla Escalada. Se desempeñará como procurador general el doctor Guastavino. Portada del
02/04/76
184
    “La Comisión Asesora Legislativa” Organismo que determinará si las iniciativas del ejecutivo son
susceptibles de calificarse como de “significativa trascendencia”. Editorial del 02/04/76 – Página 6.
185
    “La Junta Militar” (…) Con el Estatuto para la Reorganización Nacional se completó el conjunto
de documentos (...) los otros documentos son el “Acta para el Proceso de Reorganización
Nacional”, el “Acta fijando propósitos y objetivos” y el reglamento de la Junta Militar, Poder
Ejecutivo Nacional y Comisión Asesora Legislativa. Editorial del 03/04/76 - Página 6.
186
     La designación de gobernadores. Nombróse a los de Buenos Aires, Córdoba, Santiago del
Estero y Mendoza. Portada del 08/04/76 / Asumió ayer Saint Jean. El gobernador bonaerense fue
puesto en funciones por el Ministro del Interior. – Juraron tres secretarios. Portada del 09/04/76 /
“Se designó a dos gobernadores, son los de Corrientes y Neuquén, ayer asumieron el cargo los de
Córdoba, Mendoza y Santiago del Estero. Portada del 13/04/76 / Nombróse a cinco gobernadores.
Son los de Entre Ríos, San Luis, La Rioja, La Pampa y Río Negro. Portada del 14/04/76. / Dos
nuevos gobernadores. Portada del 15/04/76. / Nombróse anoche a 9 gobernadores. Portada del
20/04/76. / Asumieron dos gobernadores. Portada del 21/04/76. / Asumen otros gobernadores. Son
los de La Pampa y Río Negro. Portada del 22/04/76. / Asumieron ayer tres gobernadores. Chaco,


                                                 92
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



se le imprimirá a los organismos constituyen una preocupación esencial para el
diario.
          En lo relativo a la construcción del Otro en esta etapa, la primera vez que se
hace referencia a enfrentamientos o a subversivos se publica en portada el día 20
de abril de 1976, como título secundario: “Detúvose a 8 integrantes de una
célula extremista”. Tres días más tarde, también en Primera Plana (junto a una
fotografía de cuerpo entero de Videla, vestido singularmente con uniforme de
combate militar) se publica: “Lucha contra la subversión. Se llevará con la
máxima energía en todos los terrenos afirmó el Tte Gral. Videla”, a partir de
declaraciones formuladas en un acto realizado en el III Cuerpo de Córdoba. Más
aún, al día siguiente (sábado 24 de abril) el mensaje es afirmado con un titular que
manifiesta: “Coincidencias de Chile y Uruguay. Los presidentes Pinochet
Ugarte y Bordaberry denunciaron la amenaza comunista contra Occidente”.
          Así, la cuestión del enemigo político se va configurando, después del primer
mes de gobierno, con tibias alusiones. Para comienzos del mes de mayo, el diario
se limita a algunos titulares y crónicas para la cuestión del enemigo político, con
cautela a la espera de los discursos oficiales.
          Esta etapa también está caracterizada por la descripción de las funciones o
atribuciones que tendrán las nuevas instituciones que, a los fines políticos, el
nuevo gobierno creó luego del Golpe. La composición y atribuciones de la Junta
Militar187, de la Comisión de Asesoramiento Legislativo 188 (órgano que habrá de
reemplazar en sus funciones al Poder Legislativo), y el rol que desempeñarán los
actores que con el nuevo gobierno ven modificadas sus funciones habituales.

Formosa y Misiones. Portada del 24/04/76. / Completóse la nómina de gobernadores. Portada del
28/04/76.
187
    “La semana política. La tradición presidencial” (...) El poder está en la Junta Militar como órgano
supremo del Estado, poder constituyente, poder de custodia del cumplimiento de los objetivos
trazados (...) y hasta poder arbitral si respecto de un proyecto de ley llegaran un día a diferir el
Presidente y la CAL. Pero el poder está también en la Casa Rosada (...) La sabiduría consiste por
un lado en respetar la lógica de la tradición presidencial (...( pero también consiste en seguir
respetando las reglas de juego establecidas para este proceso. Nota de Opinión del 09/05/76 –
Página 8.
188
    “La Comisión Asesora Legislativa” (...) Organismo que determinará si las iniciativas del ejecutivo
son susceptibles de calificarse como de “significativa trascendencia”. Editorial del 02/04/76 –
Página 6.


                                                  93
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        Es claro lo que expresa Sidicaro acerca de que el diario considera
adecuada la decisión castrense pero deja abierto el interrogante sobre las
orientaciones que, de allí en más, formarían los nuevos encargados de conducir
los asuntos públicos.189
        El tono de los títulos de editorial durante marzo y abril de 1976, se refieren
al cierre de una época, a la necesidad de emprender nuevas tareas que incluyan
sinceridades políticas en programas y deseos, y llama a dar nuevos pasos
iniciales.
        El día 1º de abril, la Editorial analiza un reciente mensaje presidencial y
coloca el énfasis en el espíritu de la empresa en tanto de la tarea y en el carácter,
que califica de “ingente” para la misma. “La palabra presidencial ensanchó la
perspectiva que favorece una visualización del espíritu con el que se emprendió la
ingente tarea de poner en orden el Estado (...).
        Junto a la idea de cambio, rumbo y de etapas que terminan y comienzan,
hay un notable refuerzo de la idea de instauración del orden, de reestructuración y
de encauzamiento190.
        En esta etapa se encuentra muy presente un llamado a la racionalidad de la
comprensión de los objetivos por parte de la ciudadanía pero siempre con el




189
    Sidicaro, Ricardo. (1993) Op. Cit.
190
    La Semana Política. “El Proceso de Reorganización Nacional” (...) Culminará mañana con la
asunción del Presidente Videla, ha sido la de la toma del gobierno, del afianzamiento de las FFAA,
fiscalización, inventario y limpieza de la administración pública, del aseguramiento del orden (...)
Nota de Opinión del 28/03/76 – Página 8. / La semana política. “Los primeros pasos” (...) La parte
sustancial del ordendamiento jurídico que regirá el funcionamiento del Estado se encuentra en
vigor (...) Nota de Opinión del 04/04/76 – Página 8. / “En los ámbitos escolares” (...)la finalidad de
la medida [suspensión del estatuto docente] debe enderezarse a restituir a la docencia argentina la
simplicidad y la eficacia de un ordenamiento administrativo y laboral apto para garantizar sus
derechos (...)Editorial del 08/04/76 - Página 6. / “ El corto y el largo plazo” (...) Mucho tiempo y
mucha paciencia serán necesarios para asegurar el resurgimiento argentino. El fácil entusiasmo y
el `repentismo` son celosos enemigos del reordenamiento que se requiere (...) Editorial del
13/04/76 - Página 6. / “Las condiciones anuladas” (...) El orden es la antesala de la libertad, la
norma moral su condición previa ineludible (...)Editorial del 29/04/76 – Página 6 / “La reparación
debida” (...) dentro del concepto de reorganización no debe contarse solamente el orden jurídico
sino también el espíritu (...)Editorial del 30/04/76 - Página 6. La negrita en todos los casos es
nuestra.


                                                 94
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



refuerzo de los términos de “nuevo gobierno”, “causas determinantes”, y
cambio191.
        En todo momento, si bien la amplia ciudadanía es convocada al
entendimiento de las causas y el acompañamiento en los objetivos, la exclusión
taxativa del enemigo político no se escatima en el discurso192.
        Es en definitiva el período del establecimiento del entramado institucional
que regirá la vida ciudadana en los futuros años. Así como el diario da cuenta
minuciosamente de la designación de funcionarios, de los hombres que ocuparán
los cargos de gobierno (gobernadores, rectores de universidades, diplomáticos,
ministros, etc.), se aboca también a detallar funciones de los nuevos organismos.
        Las Editoriales de los días 2 y 3 de abril describen funciones y atribuciones
de la Comisión Asesora Legislativa. En el primero de los casos se refiere a esta
comisión como el Organismo que determinará si las iniciativas del ejecutivo son
susceptibles de calificarse como de “significativa trascendencia”. Un día más
tarde, reflexiona sobre los documentos emitidos desde el gobierno nacional, actas
de propósitos y objetivos. Estas primeras editoriales desarrollan la naturaleza y
facultades de los organismos según lo que disponen los instrumentos, ofrece un
marco legal instituyente, y acompaña la legitimidad en los documentos con un
discurso que reclama colaboración ciudadana.
        Por lo tanto, se puede decir también que a lo largo de esta primera etapa, la
cuestión de la legitimidad del gobierno está asociada a la autoridad193.
        Es significativo el balance del diario cumplido el primer mes de gobierno. No
se concentra aún en la cuestión del enemigo político como un objetivo del


191
    (...) no hubo proclama porque no hubo revolución, en cambio hay una convocatoria a la
ciudadanía para que apoye al nuevo gobierno por la vía de la comprensión de las causas
determinantes del cambio (...) Editorial del 01/04/76 – Página 6.
192
     La semana política. “Los primeros pasos” (...) La palabra “revolución“ ha estado
deliberadamente ausente (...) Más que una proclama, ha habido una convocatoria a participar del
proceso inaugurado a toda la ciudadanía, con la sola exclusión de los delincuentes de cualquier
índole (...) Editorial del 04/04/76 – Página 8.
193
    “Los partidos y el hombre partido” . Por Julián Marías (...) Todo poder sin legitimidad social,
carece de autoridad y se reduce a mera fuerza; como la ilegitimidad ha invadido grandes partes del
mundo esta es una causa decisiva de la crisis en que estamos sumergidos (...). Nota de Opinión
del 26/03/76 – Página 6. / “Mensaje reafirmatorio” (...) el punto de partida de la tesis militar es el de


                                                   95
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



gobierno, la política antisubversiva no está todavía instalada en el discurso.
Minimiza su significación y menciona la posible desarticulación de los grupos en
función del recambio de algunas administraciones provinciales que les habrían
brindado apoyo en años anteriores. Sigue manifestando preocupación por la
planificación estructural del nuevo gobierno, la identificación de los elementos o
campos que precisarían el restablecimiento de orden y la puesta en marcha de
programas eficaces194.
        Como señaláramos, en esta etapa el enemigo político no está claro en el
discurso editorial del diario, oscilando el matutino en ocasiones en el peronismo
como enemigo político195.
        Lo que sí puede verse, es que el diario a lo largo de esta primera etapa no
dispara certeramente hacia un enemigo concreto. La problemática de la
subversión está latente como un hecho transversal pero el diario no lo explicita
todavía como uno de los objetivos específicos del nuevo gobierno. El diario
visualiza que las fuerzas militares “han llegado” para combatir “algo” pero ese otro
aún no se expresa claramente en el discurso.
        La etapa se define desde abril y puede observarse significativamente en el
título de la Nota de Opinión del martes 20 de ese mes en la que, si bien se refiere
a la cuestión educativa, docente y eclesiástica menciona - una supuesta - “La




no haber derrocado a una autoridad legalmente instalada sino el haber ocupado un vacío de poder
(...) Editorial del 01/04/76 – Página 6.
194
     “Al llegar al primer mes” (...) como factor en principio exógeno, la subversión ha estado activa
en algunas áreas industriales mucho más que en otras (...) Esta semana hubo hechos notorios de
terrorismo de cuya autoría se hizo cargo la organización proscrita en 1975 (...) se trató de hechos
de escasa significación militar pero indudable repercusión pública. En momentos en que la
subversión se encuentra seriamente desarticulada 1) por el accionar de las fuerzas armadas, 2) por
la pérdida de apoyatura de algunas administraciones provinciales que han sido totalmente
reemplazadas. Se estima sin embargo que el grado de desarticulación de la organización proscrita
en 1973 es más grave (...) Nota de Opinión del 18/04/76 – Página 8
195
     “El respeto por el pasado” (...) Ha llegado el instante en que la Argentina retoma, en este punto,
la senda de la cual en estos últimos años parecía haberse desviado (...) las figuras decisivas de la
historia patria resultaban permanentemente denostadas o disimuladamente oscurecidas, mientras
se exaltaba sistemáticamente, al margen de cualquier fundamentación a aquellas aptas para
exaltar pasiones demagógicas y útiles para fines partidistas inmediatos (...)Editorial del 19/04/76 -
Página 6.


                                                  96
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



primera etapa. Ordenamiento”196. La descripción de los móviles que orientan las
actividades militares, comienza a justificarse a partir de lo que el diario denomina
“las ideologías subversivas” y la necesidad en torno a ellas de “asegurar
funcionamientos” y “suprimir fenómenos irritativos”. El texto deja ver que el diario
espera del nuevo gobierno los objetivos de funcionalidad y supresión del enemigo
político, reclamos que se refuerzan por la transcripción de discurso indirecto a
través de las alocuciones en este caso del presidente de la Nación.
        En el marco de la legitimidad y el apoyo, en algunos casos a través de la
coincidencia de pareceres, que el diario expresa acerca del nuevo gobierno hay
Editoriales y Notas de Opinión adulatorias que en algunos casos pretenden marcar
diferencias con otras experiencias de naturaleza militar197, o que en ocasiones
presentan un balance de los acontecimientos para subrayar la recuperación de
aquella condición de crisis que el diario diagnosticara en marzo de ese año198.
        Para fines de mayo y a lo largo del mes de junio, se perfilan indicios de lo
que será la segunda etapa. Tras evocarse la Revolución de Mayo, el día 26

196
    “Asuntos en debate. La primera etapa. Ordenamiento” (...) para asegurar el funcionamiento de
las actividades docentes y para suprimir los fenómenos más irritativos o más definidos desde el
punto de vista de la ideología subversiva. En este sentido parecen estarse moviendo los actuales
delegados militares encargados del gobierno de universidades y facultades (...) la celebración de
Pascua ha dado oportunidad para que tanto los pastores católicos como el Presidente expusieran
su pensamiento (...) en las distintas alocuciones se observa una clara coincidencia (...) en la
exigencia de un esfuerzo conjunto y también en la fe serena (...) el presidente de la Nación, ha
querido hablar (...) para reiterar que fue la crisis moral, económica y social del país el exclusivo
factor determinante de la decisión del 24 de marzo (...) vamos hacia un cambio en profundidad,
cambio en lo moral para que todo lo que pueda lograrse sea el fruto del trabajo honesto (...). Nota
de Opinión del 20/04/76 – Página 6.
197
    “La Semana Política. El Poder y sus hombres” Un mes ayer se cumplió (...) hay diferencias
marcadas con otras expresiones históricas de poder político militar (...) La representación ideal de
un equipo de hombres en el gobierno es la de una aristocracia política (...) cohesión como fuerza
creadora (...) por el cual las FFAA han tomado el gobierno sin una sola disidencia en su seno
interno (...) La tesis del vacío de poder. El profesor Américo Ghioldi, cabeza virtual del socialismo
democrático dijo esta semana en un acto de homenaje al doctor Alfredo Palacios que “los militares
no buscaron el acceso al poder”. Esto es, al fin, la tesis militar ampliamente compartida de la
inevitabilidad de la ocupación de un vacío de poder. Nota de Opinión del 25/04/76 – Página 8.
198
     “El primer trimestre de 1976” El texto desarrolla detalles de un estudio de la Universidad
Argentina de la Empresa acerca de que la realidad de crisis no cambiará abruptamente. (...) Como
lo informaron las nuevas autoridades (...) habíamos descendido en todos los ordenes [detalla
índices económicos], de manera que los progresos susceptibles de consignarse en el segundo
trimestre, y más adelante, son el inicio de una recuperación aunque estén lejos de ser la
recuperación y el acrecentamiento propiamente dichos. No obstante principio quieren las cosas.
Editorial del 03/05/76 - Página 6.


                                                 97
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



publica una Editorial en Página 6 analizando un mensaje difundido por el general
Videla. El artículo titulado “Búsqueda de autenticidad”199 descubre en el diario
los primeros tintes de una política antisubversiva. Lo que hasta ahora había sido
denominado “ineficacia de las gestiones precedentes” se amalgama y se trasunta
como “pantalla de la subversión”. Se trata de un proceso de mutación lenta que
tiene sus primeras manifestaciones a fines del mes de mayo del ‘76 y que se irá
afianzando con fortaleza en el discurso.
        Son los discursos oficiales difundidos en la semana de los festejos por la
Revolución de Mayo y por el Día del Ejército los que producen el quiebre
discursivo que habrá de instalar la fisonomía de la Segunda Etapa, momento de
implantación definitiva de una política antisubversiva desde el discurso y la
construcción de un Otro político a través de los rasgos y caracterizaciones que
hemos desarrollado en la Primera Parte de este estudio200.
        Habíamos dicho que de ningún modo las referencias cronológicas son
tajantes y definitivas, puesto que aún, a lo largo de aquellos meses de mediados
del año 1976, le preocupan cuestiones relativas a la planificación estructural del
nuevo gobierno, las definiciones en torno al nuevo marco legal y el establecimiento
de una legitimidad sólida para el poder establecido desde los acontecimientos del
24 de marzo. Días después de los discursos oficiales publicados tras los actos del
25 de mayo, las portadas continúan anunciando la designación de nuevos
funcionarios y representantes; y la promulgación de nuevos documentos
normativos201.

199
    El mensaje dirigido al país el lunes pasado constituye el más minucioso desmenuzamiento de
los efectos de la demagogia (...) por todo lo que aquella encierra de falso ha servido a la perfección
como pantalla de la subversión (...) entre nosotros no podrá llegarse nunca a una democracia con
buena salud si no es por el camino de la reafirmación de nuestras costumbres republicanas
aplicadas tanto en la administración pública como en la vida cívica (...)
200
    El general Videla habló al país. Afirmó que el gobierno se ejercerá para todos, pero también en
el concurso de todos para el bien común. Portada del 25/05/76 - La defensa de la soberanía. En el
día del Ejército, el teniente general Videla reiteró la decisión de terminar con la subversión. Portada
del 30/05/76 - Grave denuncia de Harguindeguy. Dijo que desde el exterior se intenta entorpecer el
actual proceso. Portada del 03/06/76.
201
    Dos nuevas secretarías. Asumieron sus funciones los titulares de minería y de intereses
marítimos – Designarán a sindicalistas para la OIT. Titulares de Portada del 27/05/76 - La Junta
habría finalizado la elaboración del estatuto que contiene las normas que con carácter permanente
estarán destinadas a castigar los hechos delictivos, la corrupción, los abusos de poder,


                                                  98
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        II. Etapa de Transición


        Los indicios que tibiamente se evidenciaban desde fines de mayo y
principios de junio, asociados a transformaciones en el escenario político y a
cambios en la metodología de acción de las organizaciones subversivas202
comienzan a visualizarse con más fuerza en el mes de julio.
        A partir de entonces la acción militar contra la guerrilla se disuelve en el
discurso frente a una visión del enemigo extendida ahora a todos los campos
posibles de la vida social. El análisis político que se publica el domingo 4 de julio
resulta    significativo    en    este aspecto203, diagnostica               la   realidad de           las
organizaciones armadas describiéndolas como entes debilitados para ejercer
acciones en espacios militares.
        En el uso del lenguaje persisten los indeterminados y el uso de verbos
impersonales: “se mata para vencer”, “el ruido de la lucha ahoga”. No obstante
anuncia que hay algo que “gravita en el sentimiento de la comunidad”, hay un Otro
que mata con todos los procedimientos a su alcance y destruye lo que la tradición
humanitaria había edificado.
        Es la etapa en la que se refuerza la idea de “actuar en todos los campos”, la
cuestión del miedo y la noción de “penetración ideológica”204.


enriquecimientos ilícitos (...) la medida se aplicará a unos cuarenta ex funcionarios y ex dirigentes
políticos, empresarios y gremiales del anterior gobierno. Portada del 03/06/76.
202
     La semana política. “El terrorismo selectivo” las organizaciones subversivas (...) dan la
sensación de estar más desarticuladas que a fines de 1975 (...) la subversión debió después de
varios y duros fracasos, abandonar los métodos de acción masiva y dedicarse enteramente a la
violencia selectiva (...) el método del terrorismo selectivo es precisamente el que ha estado previsto
como todavía más al alcance de ser desarrollado por esa izquierda (...) Nota de Opinión del
20/06/76 – Página 6.
203
    Ninguna de las organizaciones subversivas está hoy en condiciones de producir tal número de
víctimas en enfrentamientos revestidos ni siquiera de la apariencia de acciones militares. (...)
colocadas las cosas en el terreno en que se mata para vencer - tal como es de rigor en la guerra –
el ruido de la lucha ahoga, en materia de pena de muerte, las voces de quienes desean razonar
para convencer. En estos días lo único que gravita en el sentimiento de la comunidad es la
certidumbre de que la subversión mata con todos los procedimientos a su alcance (...) las
organizaciones subversivas han destruido pues, lo que la tradición humanitaria había edificado con
la lucidez de su doctrina (...)
204
    La semana política. “Renovar hombres e ideas” Desarrollo a partir de una entrevista a Videla
que publicará el diario O’ Globo de Río de Janeiro en la cual se abordan varios temas de
actualidad (política, economía, relación con los partidos, etc.). (...) Sólo sabemos (lo cual no es


                                                 99
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        Un aspecto a tener en cuenta para esta etapa, es que se trata del tiempo en
que comienza a regir para la vida civil la pena de muerte. Según lo publicado en la
Portada del 15 de julio de 1976: “A partir de hoy rige la pena de muerte”. La
nota se publica en la tapa, en el vértice inferior izquierdo. Es notable cómo
comunica brevemente que: comenzó a regir a las 0 horas del día; que dichas
normas están previstas en la ley N’ 21.338; que introduce modificaciones en el
Código Penal; que las nuevas normas implantan la pena de muerte por
fusilamiento para autores de asesinatos a funcionarios, magistrados y miembros
de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. El artículo de la portada explica también
que las disposiciones ya habían sido dispuestas por el Poder Ejecutivo, pero
transcurridos los 15 días desde su publicación en el Boletín Oficial, el diario
simplemente informa sobre su entrada en vigencia, aclarando – particularmente -
que “se penarán a aquellos que entreguen medios económicos a la subversión.
        Lo notable es que la editorial de ese día, publicada en página 8, se refiere a
la situación ganadera, a la agudización de una crisis en el campo que data de
1974 y cuya recesión comprime el mercado interno. La Nota de Opinión, titulada
“El juego más peligroso” y escrita por C.L. Sulzberger del The New York Times
desarrolla el papel de Yugoslavia en el escenario europeo.
        El diario no analiza en Página Editorial la puesta en vigencia de la pena de
muerte ningún día. La única nueva disposición sobre la que editorializa es la del
Ministerio de Educación, para orientar el tinte de las celebraciones en los actos
escolares, el 16 de julio de 1976.
        El sentimiento de alineación del diario con el gobierno militar es más
evidente y notorio en esta Segunda Etapa205, incluso en algunas oportunidades el


poco) que una ola de antinacionalismo, intolerancia y anticientificismo – en suma de antiliberalismo
– se volcó sobre la cultura argentina en estos últimos años. El Presidente ha dicho que la
subversión no sólo se combatirá militarmente; también se dará batalla en el campo de la
cultura. Está bien. No hay guerra que se gane si no se gana en el campo de la cultura (...) se ha
dicho que la subversión comienza por la subversión del lenguaje (...). Nota de Opinión del 11/07/76
– Página 8. La negrita es nuestra.
205
    La semana política. “Flexibilidades operativas” (...) el punto noveno de los objetivos básicos
enunciados el mismo día en que las FFAA asumieron el poder, decía “ubicación internacional en el
mundo occidental y cristiano, mantenimiento de la capacidad de autodeterminación y asegurando
el fortalecimiento de la presencia argentina en el concierto de las naciones (...) Nota de Opinión del


                                                 100
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



matutino se permite formular analogías entre los objetivos del gobierno y las
expectativas del sector a quien el diario representa206.
        Un hecho fundamental a fines de julio de 1976 será ocasión para que el
diario publique notas de optimismo frente al panorama de lucha contra la
subversión, la muerte de Mario Roberto Santucho, asunto al que el diario dedica
portada y comentario dominical207.
        El peligro frente al enemigo político es asociado a una variedad cada vez
mayor de temas, que serán analizados específicamente en la Parte Tercera de
este estudio. Se trata de nuevos espacios como el mercado común europeo 208, las




18/07/76. - La semana política. “El rigor de la violencia” (...) más allá de una desarticulación
irreversible de una de las dos principales organizaciones subversivas y del probable comienzo del
ocaso de la otra, el Estado debe hacer todavía supremos esfuerzos para monopolizar el ejercicio
de la fuerza (...) Nota de Opinión del 22/08/76 – Página 8.
206
    La semana política. “Dos alivios. El fracaso aleccionante” (...) Pero en esta semana no sólo cayó
una organización subversiva. También cayó agua, y la lluvia tan oportuna sobre la pampa ha sido
sin duda, un alivio de no menor importancia. Hubo pues dos alivios grandes. Uno porque el objetivo
prioritario es la lucha contra la subversión. El segundo, porque otro objetivo principal es la
recuperación económica y es en los frutos del campo (...). Nota de Opinión del 25/07/76 – Página
8.
207
    Un duro golpe a la subversión. Con la muerte de Mario Roberto Santucho quedó decapitada una
de las organizaciones extremistas. (El diario aclara que la información es oficial, expone antes que
nada la fuente: el ejército. Dice que fue un enfrentamiento lo cual no coloca en posiciones activas a
los actores. Aclara los nombres de los muertos y detalla enfrentamientos que se produjeron
paralelamente en otros lugares. El operativo fue realizado por efectivos militares, la Policía Federal
y la bonaerense. El trabajo conjunto refleja que: a) se precisó personal de todas las fuerzas de
seguridad para contenerlos y b) que este tipo de “enfrentamientos” unifica bajo una sola identidad
ideológica a las distintas fuerzas. Los muertos pertenecían a ”una organización extremista
declarada ilegal en 1973” pero no especifica el nombre de tal organización) Portada del 21/07/76. /
La semana política. “Dos alivios. El fracaso aleccionante” (...) El grupo subversivo de raíz trotskista,
ilegalizado en 1973 ha sido aniquilado esta semana como fuerza orgánicamente constituida (...) la
guerrilla operante en la Argentina puede ser definitivamente erradicada (...) el ciclo de violencia
subversiva abierto en la década del sesenta, no ha sido formalmente cerrado en Villa Martelli, pero
concluye con un capítulo (...) Nota de Opinión del 25/07/76 – Página 8.
208
    “La lucha internacional” Sobre la cuestión del terrorismo en el Mercado Común Europeo y la
necesidad de acuerdos de extradición. (...) No hace falta mucha agudeza para advertir que existe
una amplia ayuda internacional entre los elementos subversivos, que utilizan el terror como medio
de lucha, por lo que se hace indispensable una alianza entre los gobiernos (...)Editorial del
30/07/076 - Página 6.


                                                  101
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



relaciones con el resto de los países de la región209, el marco de la familia, la
religión, la educación y los distintos espacios de la cultura210.
      El diario describe en esta Segunda Etapa a un nuevo Ejército, observa un
cambio y le atribuye una fisonomía renovada de acuerdo al carácter de las
circunstancias211 El Ejército que el editorialista analiza no forma parte de ese
nosotros de pertenencia, se trata más bien de un Otro funcional a las necesidades
particulares del sector al que pertenece el diario.
      Así como la violencia está sectorizada y es profesional en esta etapa, el diario
alerta porque “cualquiera” puede ser víctima de ella212.
      Entre fines de agosto y principios de septiembre el diario publica tibias
alusiones sobre noticias difundidas en el extranjero acerca de la situación de
violencia y derechos humanos en el país. Fuera de los esquemas habituales de
las portadas, el 8 de agosto de 1976 se publica una Nota de Opinión en Primera
Plana con el título de “Una imagen falsa de la Argentina”. Firmada por el
corresponsal Luis Mario Bello desde París, anuncia la “mala prensa” reclamando
con urgencia una remodelación de la imagen. La nota responsabiliza a los años de
gobierno peronista, revela que había supuesto que con el gobierno de marzo
aquello cambiaría, pero informa que desde hace dos meses la prensa
internacional estaría refiriéndose a supuestas desapariciones de extranjeros,


209
    “Política definidamente fraterna“ Sobre el diálogo y la buena relación con otros países de la
región. (...) La concordancia en el tema relativo a la acción subversiva y al terrorismo ha sido
categórica (...) no puede serlo menos, tanto por el nexo espiritual como por el intercambio
comercial (...)Editorial del 31/07/76 - Página 6.
210
    El presidente habló de la subversión. Dijo que no se agota en el campo militar. Tiene también
una dimensión política, económica, social y cultural. Portada del 08/09/76.
211
    La semana política “Hechos y tendencias. El Ejército de hoy” (...) el Ejército que entró en el
monte tucumano y después salió a las calles en todo el país para combatir a la subversión, ya no
es el de antes (...) El ejército de hoy es, en definitiva, el ejército post – Perón y post – “azules” y
“colorados”. Es el Ejército en el que el mérito militar se ha estado forjando, de modo decisivo
últimamente, en las acciones contra la subversión (...)Nota de Opinión del 08/08/76 – Página 8.
212
    “De horror en horror” (...) ha surgido una suerte de profesionalismo del asesinato que no sólo
determina un destino para los que no pueden salir del círculo de fuego por ellos creado, sino que
se expande por el aire y germina como una violencia subjetiva (...) lo que apremia es concluir con
la característica de un terrorismo cuyos agentes tienden a agruparse (...) o derivan hacia el terreno
de la delincuencia común (...) corresponde al Estado, y sólo a él, por medio de las fuerzas de
seguridad, llevar hasta sus últimas consecuencias una misión de tal naturaleza. Editorial del
22/08/76 – Página 8.


                                                 102
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



(especialmente alemanes, franceses e ingleses213), aunque descarta que pueda
llevarse adelante una guerra informativa o que se deban efectuarse gestiones
diplomáticas para limitar la libertad de expresión.
      El diario retoma el tema pero esta vez en su Página Editorial el 29 de agosto
titulando “Para responder con lenguaje argentino”, esta vez a partir de la
emisión de un noticiero francés que desarrolló el tema de la violencia en Argentina
y de las menciones de Le Monde acerca del tema214.
      La construcción de la alteridad en este período nos permite sugerir que para el
diario el gobierno se encuentra en una etapa de cumplimiento de una primera fase
de objetivos propuestos: la extinción de la lucha militar contra la guerrilla armada y
el paso a un enfrentamiento simbólico contra la subversión en los distintos
espacios de la cultura, en la búsqueda de elementos de cohesión y unidad
nacional215.

213
     “Una imagen falsa de la Argentina” Por Luis Mario Bello. (...) En Europa se desarrolla una
campaña que deteriora el prestigio de nuestro país (...) ¿Cuáles son los instrumentos adecuados
para reducir los efectos de una campaña que no hace ningún bien al país? (...) Está demostrado
que decir la verdad, la simple y difícil verdad, pega mejores réditos que las medias verdades,
siempre sospechosas (...) Buscar la comprensión internacional sobre este particular momento de la
vida argentina demanda un ejercicio de fina inteligencia política. Portada del 08/08/76.
214
     “Para responder con lenguaje argentino” (...)El terrorismo es una realidad. El gobierno ha
anunciado que ponerle fin es uno de los objetivos primeros de su gestión. En el combate interno no
debe haber ninguna tregua, porque es evidente que ella será beneficiosa para las bandas ahora
diezmadas (...) pero las características de la lucha exigen que no se deje sin respuestas al amplio
aparato propagandístico aplicado a inducir a error a quienes juzgan la peripecia argentina sin más
elementos que los ofrecidos por los núcleos afines con los agentes de la subversión (...) el
gobierno trata con igual severidad al terrorismo filofascista y al terrorismo de ultraizquierda, en
tanto ambos sientan su juego en el crimen, el secuestro, la bomba y la extorsión (...) editorial del
29/08/76 – Página 8.
215
     La semana Política. “Tema central: la subversión”. Relata y describe la serie de hechos
ocurridos durante la semana, comenta a partir de los comunicados y partes oficiales.
(...) Molinas Benuzzi habría sido el sucesor de Quieto en el cargo de secretario político de la
organización proscripta en 1975. Los observadores militares vacilan en dictaminar si el dirigente
subversivo abatido el miércoles ocupaba el puesto número dos o número tres en esa organización,
por debajo de Mario Firmenich (...) la lucha antisubversiva está siendo llevada a un ritmo en
virtud del cual tal vez no sea descartable que a fines de año pueda trazarse una raya entre
dos épocas (...). Pareciera como si el diario tuviera una dimensión global del asunto, o que quizás
estuviera poniéndole plazos al gobierno.
(...) lo que interesa es que el terrorismo quede circunscripto a operaciones aisladas,
carentes de organicidad y sistematización (...) se dispondría ahora de otros elementos más de
juicio para evaluar el curso inmediato del proceso subversivo: 1) los hombres vinculados con la
junta de coordinación montada tiempo atrás aquí con la participación de elementos subversivos de
varios países (...) habrían recibido instrucciones de levantar campamento; 2) la tesis prevaleciente
(...) es decir, un desbande general; 3) y, como consecuencia de esa tesis, los restos erpistas


                                                103
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



        Durante la primera semana de octubre, el diario publica editoriales que
mencionan los discursos de Videla y del Canciller Guzzetti, quienes se habrían
referido públicamente a la cuestión del enemigo político. El 6 de octubre de 1976,
la Editorial titulada “La corrupción ideológica”, expresa puntuales concordancias
con el discurso del militar. A propósito del mensaje presidencial que conmemorara
los seis meses del Golpe, publica: (...) incluyó un párrafo con cuyos conceptos
sólo cabe coincidir de manera absoluta (...), (y cita a continuación el texto literal
del discurso). Un día más tarde también como Editorial, aunque titulando esta vez
como “Derechos humanos y terrorismo”, se refiere a él como un criminal que
“quiebra la tradición nacional”; que representa una manifestación que recorre todo
el mundo; que tiene un fin común; que la lucha contra lo que califica “esta
barbarie” compromete a todos; y que compete a las Fuerzas Armadas la utilización
de la fuerza216.
        Una tibia expectativa puede advertirse en algunas Editoriales y Notas de
Opinión que a lo largo de este mes describen los procesos y avatares de la
eliminación de las organizaciones subversivas217. Ciertas expresiones evidencian


estarían proponiendo una unificación total, definitiva y absolutamente inmediata, como última carta
por jugar, con la organización subversiva encabezada por Firmenich (...) Nota de Opinión del
03/10/76 – Página 8. La negrita es nuestra.
El resto de la nota habla de la agenda del ministro de Economía, de gira por el exterior, de la
creación del ministerio de planeamiento, quién lo comandará y en qué sede funcionará.
216
    “Derechos humanos y terrorismo” (...) no tuvo sino que subrayar, con la autoridad de hablar en
nombre de un gobierno identificado con la continuidad de una corriente histórica nacional, que el
terrorismo, a través de crímenes de más extrema gravedad, ha tratado de quebrar, en definitiva,
esa tradición admirable del país (...) ha sido reticente en comprender que las manifestaciones de
terrorismo habidas en diversas partes del globo reconocen al fin un punto de confluencia común,
aún cuando no todas tengan un origen estrictamente marxista – leninista y algunos provengan de
fascismos de raíz vernácula (...) el representante argentino ratificó la decisión de su gobierno de
buscar instrumentos que comprometan a todos en la lucha contra tanta barbarie (...) el terrorismo
trajo al país la más sucia de las guerras. No han de ser, sin duda, los delincuentes que se baten en
retirada o sus cómplices ideológicos quienes alivien espontáneamente al país de tanta violencia. A
la República la salvará la propia conciencia de su pueblo, afirmada en la voluntad de que bajo
ningún concepto es posible que algún sector o grupo utilice la fuerza que debe estar en monopolio
a cargo del Estado; esto es, en manos exclusivas de las Fuerzas Armadas. Editorial del 07/10/76 –
Página 8.
217
    La semana política. “A la espera de la solución” (...) La subversión no ha estado inactiva. Su
desarticulación le impide encarar acciones armadas de magnitud; en términos militares, las
Fuerzas Armadas han entrado en la última fase de la lucha que libran, que es la de la
“persecución” del enemigo. Pero esto al margen, los grupos todavía operantes de la subversión
cuentan con un resto de capacidad de movilización como para tratar, siquiera, de sacar provecho


                                                104
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



un acompañamiento con el gobierno que más y más se va intensificando a partir
de la premisa de la paciencia que se reclama a la población, y lo que el propio
diario denomina con palabras roussonianas como “contrato de adhesión”218.
        A partir de esta etapa comienzan a ser más asiduas las Editoriales y Notas
de Opinión con tintes reflexivos o moralizadores. Se trata de textos cargados de
semblanzas, apreciaciones personales, conjugaciones de verbo en primera
persona (tanto en singular como en plural), analogías, remembranzas y
comparaciones. Un ejemplo de ello es la Editorial del 14 de octubre de 1976, el
título de la misma no anticipa en absoluto el tema acerca del que va a referirse:
“Memoria e imaginación”, sugiere probablemente que va a tomar alguna
cuestión de tiempo pasado para lo cual requerirá el uso de la memoria, pero junto
a esa idea está presente la sugerencia de proyección a partir de las posibilidades
que otorga el ejercicio de la imaginación. El texto a continuación hace un balance
de las ocasiones en que los militares han mencionado el estado de situación,
contrasta con la descripción de los sucesos del 24 de marzo, utiliza la primera
persona del plural para señalar verbos de acción negativa como “nos + olvidar” y
“nos + quejar”, y finalmente remata el texto con una moraleja de enseñanza que
sintetiza la parábola: “recordar = madurez”219.




de los problemas sociales más espinosos (...) Nota de Opinión del 17/10/76 – Página 8. La negrita
es nuestra.
218
     La semana política. “Las tendencias” (...) seguramente un observador político que hoy
abandonara su atención sobre nuestra escena y volviera sus ojos sobre ella, al término del próximo
verano, no encontraría cambios fundamentales (...) expresiones eventuales de terrorismo selectivo
serán suficientes para corregir la dirección de una tendencia inexorable y rápida destrucción de
todas las organizaciones subversivas actuantes en nuestro medio (...) formar la idea de que por
un tiempo no habrá cambios sustantivos en la política nacional (...) es imprescindible crear una
corriente de opinión que dé acompañamiento activo a la conducción gubernamental (...) en
términos jurídicos, el programa de aquella corriente de opinión, por decirlo así, oficialista,
vendría a ser como un contrato de adhesión (...).Nota de Opinión del 10/10/76 – Página 8. La
negrita es nuestra.
219
    “Memoria e imaginación” (...) en las diversas ocasiones en que el Presidente de la Nación o los
secretarios de Estado han debido referirse a la especial coyuntura (...) se han sentido en el
compromiso de tener que recordar el estado de las cosas vigente hasta el 24 de marzo (...) somos
proclives a quejarnos del presente como a olvidar en el futuro (...) Muy pronto olvidamos los errores
que padecimos y nos llevaban a un seguro desastre (...) Recordar tiene el signo de la madurez
experimentada (...). Editorial del 14/10/76.


                                                105
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



        Las moralejas y reflexiones se utilizan desde entonces con un objetivo
didáctico y se aplican a los más diversos temas: economía220, educación y
sociedad221.
        A lo largo del mes de noviembre la segunda etapa parece ir cumpliendo los
objetivos previstos. El diario expresa que de acuerdo a las afirmaciones oficiales la
lucha abierta en el campo militar está siendo extinguida. Lo relata en términos de
“retroceso ajustado a la realidad y visible en los hechos”. Sin embargo esta
finalización de la contienda armada no supone en ninguna medida para el diario el
fin del enemigo político. El Otro se representa ahora como aquello que atenta la
seguridad personal sobre vidas y bienes222, que está presente en los distintos
espacios de la sociedad, que puede ser el vecino, el maestro, el compañero de
trabajo, y hasta el hijo. Hay artículos que en este sentido instalan miedo al Otro y
sentimiento de inseguridad a través de la incorporación en el discurso de
elementos relativos y abstracciones junto a los colectivos inclusivos del
paradestinatario223.


220
    “La crisis y la austeridad” (...) El cortejo entre el dispendio y el trabajo, expresado en la célebre
fábula sobre la cigarra y la hormiga, encuentra hoy su justa aplicación (...) El diario se manifiesta en
términos moralistas. La nota es de corte económico pero esboza un llamamiento generalizador: (...)
El camino es áspero y largo. No todos entre nosotros lo entienden así (...).Editorial del 18/10/76 -
Página 8.
221
    “El hombre inventa lo humano”. Por Jean Fourastié. (...) el hombre medio de las sociedades de
hoy, aún de las sociedades occidentales, y hasta del personal medio de las empresas industriales
más “técnicamente avanzadas”, no comprende el mundo en que vive (...) uno de los mayores
males sociales hoy parece realmente ser que “todo” se antoja posible, cualquier imagen de ser
degenera en deseo de tener (...)Nota de Opinión del 22/10/76 – Página 6.
222
     “La seguridad como condición necesaria”. (...) Las afirmaciones oficiales referentes a la
situación de retroceso sufrida por las actividades terroristas y subversivas en los últimos meses –
en particular después de marzo de este año – son sin duda ajustadas a la realidad, visible en los
hechos (...) esas apreciaciones en cuanto expresan, en cambio, la posibilidad todavía a largo plazo
de acciones criminales o de destrucción e intimidación en forma aislada e indiscriminada (...)
Quiere decir que la lucha contra la subversión no ha dejado de ser, todavía, el primer problema de
la República. Sus perspectivas anteriores en materia de acciones espectaculares o de lucha en
campo abierto, como pretendió en las selvas tucumanas, han desaparecido y ello es un
triunfo parcial muy importante. Es necesario ahora proseguir una etapa quizás más difícil,
hasta alcanzar índices razonables (...) de seguridad personal sobre vidas y bienes. Editorial del
05/11/76 - Página 8.
223
    “Dialéctica de nuestra realidad” (...) los argentinos atravesamos en estos tiempos una etapa
harto significativa de nuestra existencia como nación (...) Habíamos vivido engañosamente una
vida fácil (...) Se podía perder o se podía ganar pero siempre el juego tenía escenario y espacio
para su desarrollo (...)Editorial del 10/11/76 - Página 8.


                                                  106
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



        Una Editorial publicada el 19 de noviembre de 1976 comienza a referirse a
la cuestión subversiva en otros términos. Ya no se habla explícitamente de un
ataque armado, no detalla cuáles son las características de este tipo de lucha, la
editorial retoma conceptos del propio Videla224 quien habría expresado que la tesis
del Ejército se concentra ahora en la cohesión nacional, definiendo una nueva
metodología de exclusión del Otro sustentada ahora en la noción de “respuesta
totalizadora de todos los componentes de la Nación”.
        Días más tarde, esta vez en Nota de Opinión el diario retoma los conceptos
esta vez interpretando al General Viola. Nuevamente las palabras militares marcan
el tiempo y pautan el tinte de las notas que el diario publica en su Página Editorial.
Los primeros pasos de la Tercera Etapa comienzan a visualizarse y la
Consolidación Nacional empieza a formar parte de los enunciados. El 21 de
noviembre de 1976 la Nota de Opinión, con el título de “La forja de una
doctrina”225, desarrolla los puntos principales de la política del gobierno militar en

224
     “El Ejército de hoy” (...) sea porque el vértigo propio de la vida pública argentina de estos
últimos años recomiende una reafirmación permanente de las ideas que se sustentan (...) lo cierto
es que periódicamente suelen ser útiles los discursos como el que pronunció el jefe del Estado
mayor General del Ejército con motivo del 165º aniversario de la creación de tal organismo militar
(...) señalar la imprescindibilidad de cada una de las piezas integrantes de la institución en
circunstancias en que se encuentra en operaciones en todo país (...) El orador exaltó la unidad
nacional como tesis del Ejército argentino (...) la diferencia abismal que media entre la sociedad
comunista y la sociedad democrática, la elección de nuestro suelo para una experiencia subversiva
“planeada, conducida y apoyada desde el exterior “, la necesidad de que la lucha antisubversiva
sea la respuesta totalizadora de todos los componentes de la Nación y no sólo de sus Fuerzas
Armadas y de seguridad contra el enemigo común, y, en fin, el señalamiento de la acción militar
contra la subversión se desarrolla con un sentido de irrenunciable obligación nacional y dentro de
las características que este tipo de lucha exige (...)Editorial del 19/11/76 - Página 8.
225
     La semana política. “La forja de una doctrina” (...) actos permitieron a miembros de las Fuerzas
Armadas abundar en expresiones relativas a los puntos doctrinarios sobre los cuales se
asienta la acción antisubversiva (...) El general Viola ha definido un virtual mecanismo para el
acceso al futuro político (...) se ha referido a la unidad nacional no como un ideal retórico, sino
como un punto al cual es posible llegar a través de las ideas con las cuales se afronta hoy la
guerra antisubversiva (...) la subversión es un elemento transeúnte en nuestra realidad (...)
Todavía las fuentes militares mantienen en reserva la noticia de que el viernes 12 de este mes se
apagó en los montes de Tucumán la última brasa de lo que pudo ser la hoguera de la
soberanía nacional. En la ciudad misma de Tucumán hace seis meses que no estalla un petardo.
A la vez, las rigurosas acciones antisubversivas han determinado un repliegue de los agentes
terroristas hacia la línea conurbana que une a La Plata con la Capital Federal (...) en términos
generales la lucha contra un enemigo organizado avanza gradualmente hacia una liquidación
efectiva (...) se empieza a vislumbrar el fin de las bandas organizadas militarmente para producir el
caos y la indefensión de los argentinos (...) habría una perspectiva sombría en la eventualidad de
que con la conclusión de la guerrilla, desapareciera también el elemento unificador de las Fuerzas


                                                107
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



materia antisubversiva, sostenida particularmente en la cohesión nacional frente al
enemigo político, frente a ese Otro.


        III. Etapa de Consolidación


        Desde fines del mes de noviembre comienzan a visualizarse los primeros
elementos y signos de lo que dentro de este esquema analítico y de construcción
heurística hemos denominado la Etapa de la Consolidación.
        A lo largo de los últimos cuatro meses considerados para este análisis, los
artículos reúnen particularidades que pretenden afianzar sentimientos de
pertenencia al grupo nacional, en la consolidación de un discurso unificante y
homogéneo del sentir patriótico, y tomando - también - numerosos elementos del
nosotros de pertenencia que hemos descripto en la Parte Primera de este estudio.
        La etapa tiene sus inicios a partir de la difusión del fin de los conflictos
armados226. El diario lo menciona a través del verbo “erradicar”, término que de
acuerdo a la Real Academia Española supone arrancar de manera definitiva y de
raíz y que se aplica especialmente a las enfermedades, en particular infecciosas y
también a la eliminación de agentes patógenos.
        A partir de entonces las Editoriales y Notas de Opinión se concentrarán
prácticamente hasta el fin de nuestro periodo de análisis en el sentimiento de
integración y optimismo227. Dado que se trata del mes de diciembre, abundan las
notas que hacen referencia a balances anuales y expectativas por el año que
comienza en los distintos planos del gobierno.
        La primera Nota de Opinión que alude al asunto se publica el 28 de
noviembre de 1976 con el título indicativo del modo en que su autor evalúa el



Armadas (...) la subversión no sólo le ha dado unidad a las Fuerzas Armadas, sino, lo que es más
trascendente, le ha permitido coincidir en una doctrina que tambiébn tiene naturaleza unificadora y
que está destinada a perdurar más allá de las peripecias estrictamente militares (...) Nota de
Opinión del 21/11/76 – Página 8. La negrita es nuestra.
226
    “La subversión está erradicada de Tucumán”. Portada del 25/11/76
227
     “Imagen promisoria” (...) En los últimos lustros se ha venido avanzando en la idea de “integrar”
al país (...) Es verdad que, haciendo balance, hemos vivido etapas de demoras y estancamientos,


                                                108
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



acontecer de la semana política: “Con premura de fines de año”, se refiere al fin
de los combates armados que fueron anunciados por el general Bussi como la
sofocación de “la última brasa de la hoguera”, evaluando a continuación que la
lucha antisubversiva se ha trasladado a la Capital y al Gran Buenos Aires228.
        A través de distintos temas, la cuestión de la consolidación nacional
comienza a tomar fuerza desde el mes de diciembre. Se trabaja en el imaginario a
partir de tópicos como la soberanía sobre las Islas Malvinas229, el rol del Ejército230
y la genealogía de la tradición nacional231. Los temas son inscriptos en un marco
de valores positivos y ligados a las nociones de Nosotros inclusivo, reforzando a
través de la conjugación en primera persona del plural de los verbos y la


pero es justicia reconocer que asistimos al perfilamiento definido de una promisoria imagen del
país (...)Editorial del 27/11/76 - Página 6.
228
     La semana política “Con premura de fines de año” (...) El general Bussi anunció esta semana
que la subversión ha sido erradicada de Tucumán. La última brasa de la hoguera se apagó allí el
viernes 12 (...) En rigor, la lucha antisubversiva está actualmente concentrada en la Capital Federal
y en las localidades de la línea del Roca, hasta La Plata incluido (...) Más y más, pues, tiende a
afirmarse la impresión de que, con la llegada de 1977, en cierto sentido se cruce una frontera en
los esfuerzos por abatir la subversión (...) si tal frontera se cruza, en efecto, con alguna nitidez, es
posible que en las clásicas arengas de diciembre, enero y febrero, en las ceremonias de asunción
de mandos en las unidades militares de todo el país, quepa un tono de acompañamiento advertidor
de nuevas circunstancias. Nota de Opinión del 28/11/76 – Página 8.
229
     “La cuestión de las Malvinas”. Por Bonifacio del Carril. Expone el estado de situación actual
ante los organismos internacionales, cuestiona la fuerza ejecutiva de las resoluciones de las
Naciones Unidas. (...) la fijación de un plazo para concluir el proceso de descolonización no sólo se
impone por sí misma en el estado actual de las cosas sino que será un paso decisivo para resolver
la situación existente entre la Argentina y Gran Bretaña (...) Mantengamos firme nuestra
reclamación y la exigencia de que se respeten nuestros derechos (...) Nota de Opinión del 01/12/76
230
     “El ejército nacional civilizador”. Por Tomás A. Sánchez de Bustamante. Menciona una serie de
hechos históricos, que fueron - para el autor - consolidados como decisiones de política militar.
(...) la paz interior consolidada, el apoyo a la inmigración, la solución de la crisis económica, el
fomento de la capacidad agropecuaria y la exportación diversificada de sus productos (...). Recorre
sucesos del siglo XIX en Argentina y resalta el rol fundamental del ejército en todos ellos. Tiende a
mostrarlo como signado a cumplir un rol trascendental en nuestra historia nacional. Nota de
Opinión del 02/12/76.
231
     “Pluralismo y tradición nacional” (...) Está inscripta en la mejor tradición argentina – en realidad,
en la tradición por la cual la Argentina se distingue en el mundo y en la historia – la aceptación
abierta de todas las razas, de todos los credos y de todos los hombres (...) Estas características
fueron nuestras ya en los días augurales de 1810, aunque desde antes, incluso, se insinuaban en
formas sociales y en la difusión de ideas propicias a las doctrinas políticas y filosóficas en las
cuales encontraban sustento (...) En Buenos Aires, días atrás, las doctrinas contemporáneas sobre
ese tema fueron reafirmadas en una Primer Coloquio Latinoamericano (...) la participación en una
empresa común de hombres y mujeres cuyas posiciones en cuestiones particulares o en áreas
parciales, o en todo lo referido a convicciones religiosas o a modalidades de vida y de
comportamiento pueden variar sin alterar principios esenciales sobre los cuales se funda la idea de
unidad nacional (...)Editorial del 02/12/76 - Página 8.


                                                   109
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



asociación en todos los casos a construcciones de “crisol de raza y tradiciones”,
“nuestros derechos” y “paz interior consolidada”.
       Sin embargo, así como el diario define los espacios y los conceptos que se
agrupan dentro de su repertorio de valoraciones positivas, del mismo modo
expresa y aclara aquellos a los que considera excluidos:232, (los egoístas, los
impacientes, los asustados y los indiferentes). Vale la observación de que los
calificativos no hacen alusión a cuestión política alguna, se refiere más bien a
rasgos de carácter, no obstante la referencia contextual es claramente dirigida al
enemigo político, al Otro de ideología diferente.
       La Portada del 12 de diciembre de 1976, se refiere explícitamente a las
cualidades del adversario pero sin brindar detalles. Elabora más bien
construcciones discursivas cuyo principal sustento es la retórica de alto impacto.
Se habla de un adversario que aniquila valores, pero no aclara cuáles, que somete
al hombre (genérico) pero no dice a qué, y que siembra descreimiento pero no
detalla acerca de qué cuestiones233. En este caso, cuando el diario toma las
declaraciones de Capellini sobre el adversario, no entrecomilla la cita a la que
hace referencia, pudiéndose prestar a confusión si se trata de un error de imprenta
o de una opinión del matutino.
       En esta nueva etapa, a partir de los actos de cierre de fin de año en
instituciones y dada la abundancia de oportunidades para la declaración de
discursos oficiales, se abre una nueva oportunidad para tomar el discurso
castrense, y adaptarlo al formato y enunciación periodística.
       El mismo día pero esta vez en Nota de Opinión, el diario anuncia que dará
una buena noticia: “Un suceso feliz”, y exalta lo que considera el hecho más
importante de la semana: la fuga del secuestrado coronel Pita, a quien el autor de
la nota le otorga calificativos positivos como la entereza y la fortaleza psicológica,
evaluando los efectos que dicha fuga habría producido en los sectores del
adversario. En el marco del refuerzo de las argumentaciones, el autor se permite


232
   Enérgico discurso de un jefe naval. Enjuició Lambruschini a la subversión, a los egoístas, los
impacientes, los asustados y los indiferentes. Portada del 04/12/76.


                                              110
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



la analogía con el caso de Aramburu en 1974, resaltando lo que para el autor
representa un comportamiento ético y trayendo a colación la imagen del
secuestrador atándole el cordón de los zapatos minutos antes de su muerte234.
        El domingo 26 de diciembre de 1976, tanto desde la Portada 235 como desde
la Página Editorial, el diario se refiere a la necesidad de encontrar las vías y los
mecanismos para fortalecer la unidad nacional. La Nota de Opinión de ese día
expone el balance de la semana política, titulado “Las últimas fintas”236 anuncia
esta nueva etapa que pretende revertir la lógica de enfrentamiento que
preponderaba en el discurso por una nueva de unificación ciudadana bajo los
conceptos y valores nacionales.
        La Editorial de fin de año llama a ese objetivo237, y la primera Nota de
Opinión de 1977, el domingo 2 de enero, define los lineamientos específicos como


233
    Egresan oficiales de la Fuerza Aérea. Estamos ante un adversario que aniquila valores, somete
al hombre y siembra el descreimiento, dijo Capellini. Portada del 12/12/76.
234
    La semana política “Un suceso feliz” (...) El suceso más importante de esta semana fue la
reaparición del coronel Juan Alberto Pita (...) la fortaleza psíquica del militar secuestrado el 30 de
mayo ha sido, primero, el factor sin el cual hubiera resultado imposible la hazaña (...) las hechos
como éste que comentamos – no todos iguales entre sí, pero intrínsecamente comunes por su
trasfondo ético – tienen, como contrapartida no menos deseable, un pronunciado valor por sus
efectos psicológicos negativos sobre los hombres actuantes en la subversión (...) ya señalábamos
aquí en 1974, a propósito del relato hecho a una hoja banderiza por los asesinos del teniente
general Aramburu, que el comportamiento ético del hombre a quién habíase comunicado una
sentencia de muerte se reflejaba hasta en la requisitoria a su carcelero para que le atara el cordón
de uno de sus zapatos (...) el ex presidente enseñó que el orden y el aseo nunca están de más, ni
ante la muerte: en ese caso, llevaron a hincarse simbólicamente a sus pies a alguien del grupo que
se disponía a asesinarlo (...) la organización que retenía en un estrecho sótano y en condiciones
por demás infrahumanas al coronel Pita, era el Partido Comunista Marxista Leninista, de filiación
chinoista. La verborragia patronímica es ociosa, excepto para los marxistas – leninistas que
pueden considerar que el Partido Comunista es otra cosa (...) las dimensiones reducidas de la
organización subversiva con funciones principales en este episodio habían determinado que se
pidiera apoyo logístico a los trotskistas (...)Nota de Opinión del 12/12/76 – Página 8.
235
    “Mensaje al país del Gral. Videla. Aquietadas las pasiones, serenados los espíritus, debemos
avanzar – dijo – hacia la unidad nacional”. Importante fotografía de Videla sentado en el escritorio
presidencial, hay una bandera y un crucifijo a su derecha. Portada del 26/12/76.
236
    (...) Previsiones para 1977. En su conferencia de prensa del miércoles, el presidente consideró
que terminaba con 1976 una etapa y comenzaba en 1977 otra, la que llamó de la consolidación.
Dicho con palabras diferentes, parecería que ese mismo pensamiento estuvo implícito en las
declaraciones que el comandante general de la Armada hizo a una agencia de noticias cuando
afirmó: “Ahora hay que ponerse a trabajar no en contra de algo, sino a favor de algo” (...) campeó
un espíritu indicativo de que 1977 puede marcar el comienzo de una tarea imaginativa destinada,
en suma, “a repensar el país” (...). Nota de Opinión del 26/12/76 – Página 8. La negrita es nuestra.
237
    “Ahora que empieza 1977” (...) el país debe responder con la madurez de sus mejores espíritus
y con la firmeza de las convicciones sobre las cuales debemos marchar de ahora en más (...)


                                                 111
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



si se tratara de un nuevo tiempo titulando: “Etapa de consolidación” resaltando
virtudes personales de Videla y utilizando sus propias palabras para describir esta
nueva etapa. Vuelven a abundar las construcciones semánticas como unidad
nacional, suma de voluntades y acciones creativas. Hacia el final del artículo el
autor advierte, como un aspecto positivo, que los cálculos de gastos del Ministerio
de Defensa para 1977 son un 5 por ciento inferiores a los del año anterior. En
algún sentido esto traduce una inferencia inmediata en el lector que concluye el
razonamiento “menor gasto = menor peligro o amenaza armada sobre la que
defenderse”238.
        Para mediados de enero la cuestión de la unidad nacional se aplaude y se
analiza atendiendo a categorías sociológicas y la interpretación de procesos de
acomodación en los que inevitablemente entran en juego la confrontación de
antagonismos239.
        De un modo similar, a lo largo de los meses de febrero y marzo la cuestión
del enemigo ya no sólo se vertebra y entrelaza a los distintos aspectos de la vida
social y a la posición de unión nacional, sino que aparece en la mayoría de los
asuntos que el diario aborda desde su Página Editorial.



Durante 1977 habremos de recorrer una parte de esta larga senda: será difícil, pero si el rumbo se
mantiene firme, será una buena lucha.(...) Editorial del 31/12/76 - Página 8.
238
    La semana política. “Etapa de consolidación” (...) La armonía entre el orden y el dinamismo (...)
el teniente general Videla ha reiterado que en 1977 empieza la etapa que él mismo ha llamado de
consolidación (...) hay que anotar la sugestión progresiva encerrada en las declaraciones del
General Díaz Bessone en cuanto a los mecanismos insertos en la idea de la elaboración de lo que
usualmente se denomina el “proyecto nacional” (...) susceptible de ser articulada con el juicio del
almirante Massera acerca de la necesidad de repensar al país y buscar la unidad a través de
acciones creativas (...) el primer resultado sería el de determinar casi aritméticamente quiénes
están de acuerdo con los lineamientos fundamentales fijados por las Fuerzas Armadas y, por
oposición, quiénes están en franco desacuerdo con ellos. Es evidente que la mayor parte de la
población pensante del país tiene conciencia de las cosas que han fracasado como elementos
fortalecedores de las ideas republicanas (...) El miércoles último en plena reunión de gabinete (...)
el cálculo de los requerimientos del Ministerio de Defensa es un cinco por ciento menor que el
correspondiente a 1976 (...) Nota de Opinión del 02/01/77 – Página 8.
239
    “Autonomías y separatismos” (...) la unidad nacional es el triunfo laborioso de una serie de
intentos de acomodación social, en los cuales han obrado supremacías de un sector más fuerte y
dominante que le ha permitido subordinar a otros, o bien traduce formas precarias de transacción,
tolerancia, conciliación, o – en los mejores casos – de asimilación cultural de los grupos
originalmente heterogéneos (...) Editorial del 17/01/77 – Página 6.



                                                112
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        Estos meses previos al primer aniversario del Golpe, buscan encontrar un
equilibrio a la gestión de gobierno, legitimidad a través de elementos de cohesión
ciudadana e integración colectiva del ser nacional. El análisis político semanal del
6 de febrero de 1977 advierte esta búsqueda de equilibrio por parte del gobierno, y
extiende al colectivo “Nosotros” la necesidad de reorganización del país como
condición indispensable de soberanía240.
        No obstante en el marco de esta búsqueda de equilibrio para la gestión de
gobierno, los actos y celebraciones que recuerdan las gestas militares contra la
guerrilla se vuelven un elemento simbólico sobre el cual se enfatiza la
permanencia en el imaginario de la lucha y el enfrentamiento contra el Otro241.
        Los comienzos del año representan para el diario un tiempo de balance y
análisis de perspectivas, en todos los casos abundan los elementos que aluden al




240
    La semana política. “El sentido de ‘la propuesta’ ” (...) Transcurridos once meses, lo que
principalmente concentra los esfuerzos del gobierno militar es el hallazgo de un ritmo adecuado
para la tarea de reorganizar la República (...) Basta echar una mirada a nuestra experiencia de
casi cincuenta años para comprender que el problema constante de los gobiernos militares en la
Argentina no ha consistido en gobernar con eficacia (...) sino en lo que genéricamente llamamos “la
salida”. Si cada una de las salidas halladas en 1930, 1943, 1955 y 1966 no hubiese derivado en
sucesivas frustraciones cívicas, ahora no estaríamos pensando todos en cómo reorganizar este
país, sino que concordaríamos en que lo mejor es retornar a alguna de las experiencias ya
realizadas (...) Puede decirse que la totalidad de la ciudadanía ha comprendido que es una
necesidad vital – sí, vital porque se refiere a nuestra vida como nación soberana – recomponer la
vida institucional a fin de que mañana tengan solidez la libertad, el bienestar social, el pluralismo
político y la seguridad de la República (...) Este es un país con un alto sentido de su dignidad
colectiva (...)Nota de Opinión del 06/02/77 – Página 6. La negrita es nuestra.
241
    Recuérdase hoy el operativo independencia. Ante las evidentes manifestaciones de la presencia
de grupos subversivos en la provincia de Tucumán, y establecida la importancia de su número y
armamento, así como la significación de su sostén logístico (...)
Hasta aquí no se enuncia verbo alguno, la frase está plagada de sustantivos, no hay acción ni
sujeto alguno. (...) el Ejército dispuso – hace hoy dos años – el envío de efectivos para actuar
contra ellos (...) Precisamente, el Comando en Jefe del Ejército dio ayer una información en la que
se señalan los notables éxitos alcanzados por la acción indicada hace dos años. Su texto es el
siguiente: “El éxito alcanzado en dicho “operativo”, se desprende del logro de los siguientes
objetivos: .’1 Interrupción total en esa provincia del accionar subversivo, impidiendo de tal manera
el establecimiento de una “zona dominada” en la provincia de Tucumán. ‘2. Seguridad a la
población, desvinculando a los delincuentes subversivos de la misma. '3. Obtención de la adhesión
de la población, la que adquirió conciencia de la importancia del accionar de las fuerzas legales. ‘4.
Se causó importantes bajas al aparato paramilitar de la delincuencia subversiva y se destruyó el
aparato de apoyo rural y urbano que les permitía actuar en la mencionada provincia. Portada del
09/02/77.


                                                 113
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



ser nacional, a la eliminación efectiva del enemigo político del campo militar y que
se apoyan en el discurso de representantes del poder castrense242.
        El sábado 19 de febrero de 1977 anuncia en la Portada lo que califica de
“hecho terrorista”243, y un día más tarde en su balance político dominical titula “La
estructura del poder” la columna que analiza el atentado relacionándolo con
fracciones de los grupos que fueran desplazados de territorio tucumano. Interpreta
los objetivos de tales grupos y los sintetiza con la noción de “vietnamización de la
Argentina”, reforzando la idea del apoyo desde el exterior y enfrentándolos con
una “disciplina colectivamente actuante”. Hacia el final se vuelve más notoria la
necesidad de construir alteridades “(...) llegar a esa participación de la ciudadanía
de la que sólo han sido excluidos los corruptos, los delincuentes económicos y los
subversivos (...)”244.


242
    La semana política. “Para poner los cimientos” (...) Tres urgencias dieron su carácter al año
inicial: la batida del campo físico de la subversión, el traslado de la economía a un carril que le
permita alcanzar suficiente salud y, en fin, el establecimiento de pautas de disciplina social (...)
para poder vislumbrar desde el orden lo que se hará en pro de una mayor participación de la
comunidad en la elaboración de nuestro futuro político (...) algunos párrafos del discurso del
vicealmirante Vañek (...) Dijo: “No hubo, hay o habrá grupo o sector que valga más que la Patria
misma. Porque en los intereses de grupo, cuando éstos sobrepasan la medida de la prudencia,
reside el germen de la desintegración del cuerpo social (...)Nota de Opinión del 13/02/77 – Página
6.
243
    El hecho terrorista en el Aeroparque (...) Ayer por la mañana se perpetró en el Aeroparque
Jorge Newbery un atentado con explosivos, en el momento en que el avión Foker que conducía al
presidente de la Nación, teniente general Videla, a Bahía Blanca (...) la bomba, de gran poder, fue
colocada en la bóveda del desagüe del arroyo Maldonado (...) la máquina habría tomado un rumbo
no previsto por los extremistas, lo cual impidió que la onda expansiva dañase al avión (...) Expone
a continuación el comunicado oficial textualmente, presenta además una importante fotografía
panorámica de la pista con numerosos rodados estacionados en torno del avión y efectivos.
Epígrafe: Fuerzas de seguridad rodean, en la pista de la base militar, el lugar donde se halla el
cráter dejado por el artefacto explosivo. Portada del 19/02/77.
244
    La semana política. “La estructura del poder” (...) Según referencias oficiosas, el atentado fue
hecho por uno de los segmentos restantes de la organización sediciosa que fracasó en su intento
de disponer, en tierras tucumanas, de un territorio destinado a concretar la vietnamización de la
Argentina (...) los teóricos que desde el bando de la subversión evalúan el efecto de sus acciones
contra las defensas de la Argentina demuestran que en la elección de sus objetivos siguen
aplicando pautas florecientes en cabezas extranjeras. Porque sus golpes miden exclusivamente el
efecto alcanzable fuera de las fronteras del país (...) Hay un dato que la subversión es incapaz de
computar adecuadamente: las Fuerzas Armadas no giran hoy alrededor de un caudillo, (...) reflejan
una dinámica institucional en la cual las jefaturas son producto de la disciplina colectivamente
actuante. (...) La existencia de vías rápidas de comunicación con diversos sectores de la
comunidad parece una condición operativa para llegar a esa participación de la ciudadanía de la
cual sólo han sido excluidos los corruptos, los delincuentes económicos y los subversivos (...) Nota
de Opinión del 20/02/77 – Página 6.


                                                114
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



        En el mes de marzo comienzan a ser publicadas tibias referencias a un
tema que al diario le preocupará en forma creciente: las limitaciones financieras en
la concesión de créditos en los Organismos Internacionales debido a la
preocupación en esos ámbitos por la cuestión de los derechos humanos. En la
Editorial del 2 de marzo de 1977, el diario interpreta la situación como una
intromisión en asuntos internos, reclamando respeto y comprensión 245. El mismo
día, publica una Nota de Opinión firmada por el señor Sulzberger titulada “El
equilibrio del poder” abordando los nuevos mecanismos de “reducción” del
enemigo para esta nueva Etapa de Consolidación en la que hay un interés
manifiesto por alejar del discurso la lucha armada246.
        Unos días más tarde, también en el marco de esta nueva redefinición de los
espacios desde donde se posiciona el enemigo, el corresponsal Luis Mario Bello
firma una Nota de Opinión titulada “El terrorismo”247, en la que extiende su
influencia a “todas partes” y coloca al sustantivo colectivo “la sociedad” como actor
que “intenta defenderse”. La utilización en el texto de conectores como
“casualmente”, de adjetivos como “sospechosos”, o de construcciones semánticas
como “la maldición de la bomba” o “desborde de la violencia”, asociados a
acciones de connotación negativa para las distintas definiciones de terrorismo

245
    “En un punto negativo” (...) El documento de la Cancillería argentina puntualiza que la reducción
del proyectado crédito para ventas militares importa una intromisión en nuestros asuntos internos
en tanto es producto “de la preocupación existente en torno a los derechos humanos” (...) el
presidente Carter considera no una táctica política, sino una cuestión de principios (...) Deploramos
la falta de claridad con que en los Estados Unidos nos ven (...) Como queremos ser respetados en
la elección de nuestro destino nacional, queremos ser comprendidos en nuestras vicisitudes
actuales (...)Editorial del 02/03/77 - Página 4.
246
    “El equilibrio del poder”. Por C.L. Sulzberger (...) el llamado equilibrio del poder parece estar en
un proceso de cambio significativo y comparativamente rápido (...) una analista se alejó del lugar
murmurando: (...) “Reducir al enemigo sin luchar es el máximo de la habilidad. Por lo tanto, lo que
resulta de extrema importancia es atacar la estrategia del enemigo (...)Nota de Opinión del
02/03/77 – Página 4.
247
     “El terrorismo”. Por Luis Mario Bello (...) Cada día, en todas partes, trae su carga de
pesadumbre. La maldición de la bomba hace víctimas inocentes. Ocurre en Irlanda del Norte, en la
Argentina, en Brasil, en países de África (...) frente al desborde de la violencia, la sociedad intenta
defenderse. Curiosamente grupos políticos de izquierda e intelectuales de salón hacen la apología
del delito (...) en capitales de Europa Occidental, particularmente, funcionan sospechosos comités
que enarbolan la bandera de la defensa de los derechos humanos (...) ha llegado el momento de
crear comités denunciadores de los excesos de libertades esenciales en los países comunistas. No
se trata de organizar una “caza de brujas”. Nada más que denunciar hechos agraviantes para la
dignidad del hombre (...) Nota de Opinión del 05/03/77 – Página 4.


                                                  115
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



acentúan los rasgos de peligrosidad y culpabilidad de éstos tanto como “grupos
políticos de izquierda” o “intelectuales de salón”.
        Indudablemente esta Etapa de Consolidación está graficada en el discurso
periodístico del matutino como la contienda en un plano simbólico por las
voluntades y las ideas de la masa ciudadana, particularmente de la población
lectora de La Nación. No es casual que desde las notas de la Página Editorial se
realicen lecturas interpretativas de ciertos actos de gobierno o de señales de los
comandantes castrenses en clave de estrategias frente al enemigo político, frente
a la figura del subversivo248. Inclusive en ocasiones, sin referirse directamente al
Otro político, el diario consiente métodos encubiertos de censura o distorsión de
contenidos en pos del reordenamiento cultural, cívico y moral con el que
concuerda249.
        Otro ejemplo de esta continua confrontación que se pretende en el discurso
entre la opinión pública y el Otro se publica el 11 de marzo de 1977, a través de la
Nota de Opinión firmada por Jean Claude Soyer y que hemos analizado
oportunamente, resaltando esta vez la metodología de acción del otro frente a la
actitud de indignación y perturbación de la opinión pública250.
        Finalmente, no debemos dejar de considerar las notas que evalúan la
marcha del Proceso y que desde la segunda semana de marzo se publican
aguardando con expectativas las celebraciones por el primer aniversario del

248
    La semana política. “Con uniforme de combate” (...) En el homenaje a Brown, el almirante
Massera hizo formar a las fuerzas navales con uniforme de combate. La alegoría hubiera sido
entendida aunque no se reflejara en palabras, pero el comandante en jefe de la armada quiso ser
todavía más preciso, subrayó oralmente que las tropas vestían ese atuendo “porque la lucha no ha
terminado” (...) Sin duda su aptitud combativa está presente en el abrupto terreno en que se libra el
enfrentamiento con la subversión y el terrorismo (...) Nota de Opinión del 06/03/77 – Página 8.
249
    “Directivas para la TV” (...) El panorama descripto explica por qué la mayoría de la opinión
pública del país ha recibido con beneplácito el documento emanado de la Dirección General de
Radio y Televisión en el cual se marcan aspiraciones para los programas televisivos del año actual
y se indican orientaciones básicas (...) difícilmente podría nadie discrepar con esas orientaciones,
pues todas tienen como objetivos la superación cultural, cívica y moral de los telespectadores (...)
el país vive momentos difíciles y sus instituciones sufren especialísimas circunstancias derivadas
del ataque lanzado por quienes tratan de destruirlas de raíz (...) Editorial del 06/03/77 - Página 8.
250
    “Terrorismo y realismo” Por Jean Claude Soyer (...) Secuestros de aviones, capturas de
rehenes, atentados con bombas, cartas o paquetes con explosivos..., estas masacres de
inocentes, esta desenvoltura para matar, indignan y perturban a la opinión pública. Nota de Opinión
del 11/03/77 – Página 6.


                                                116
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



Golpe. La nota dominical del 13 de marzo de 1977 titulada “La marcha del
proceso”, anuncia que nos encontramos en tiempos de balance y comenta
reuniones que se han producido en ese sentido251. El análisis enfatiza un acuerdo
general acerca de la inexistencia de fuerza política o social alguna que pueda
oponerse a la actual conducción. El diario aplaude tal ausencia de oposición
política, observa algunos puntos sobre los que el gobierno debe afianzarse: la
homogeneidad del poder, el ordenamiento institucional, la disolución de fisuras
internas que califica de “diferencias de estilo” y hacia el final de la nota menciona
la cuestión del abatimiento de la subversión “Como sin duda el más elocuente de
todos los logros”.
        La Editorial del 24 de marzo de 1977 lleva el título directo de “El primer
año”. Se remonta a contextualizar al lector acerca de aquel estado de situación
previa a la que califica de “decadente”. Se refiere a la subversión a partir de la
interpretación de fines que exacerba con la utilización de connotaciones negativas:
“organizada para el crimen y el terror”, y sobre las que extiende el mote de
“bandas asesinas”252.




251
     La semana política “La marcha del proceso” (...) Se podrá discutir mucho si las Fuerzas
Armadas, constituidas como gobierno directo del país, han conservado, a lo largo de un año,
intacto o no el consenso con el cual emprendieron el arduo camino de reorganizar el Estado; en
cambio, es incontrovertible la observación de que a lo largo de doce meses no ha emergido una
sola fuerza política o social lo suficientemente vigorosa como para influir, aunque sea en muy poca
medida, en la dirección militar de este proceso (...) Como sin duda el más elocuente de todos los
logros es el abatimiento de la subversión organizada, a un gobernador atento a los fenómenos
nacionales como el gobernador Bussi no se le escapará que existe la posibilidad de que el 24 de
marzo el gobierno declare terminado el Operativo Independencia, con el cual se batió el brazo
armado de la subversión afincada en Tucumán (...) Nota de Opinión del 13/03/77 – Página 8.
252
    “El primer año” (...) El punto de partida para evaluar doce mese de gobierno militar debe ser el
franco reconocimiento de la preexistencia de un cuadro político y económico decadente (...) no
eran, pues, esas las condiciones más aptas para desarticular definitivamente a la subversión
organizada para el crimen y el terror (...) siempre será poco lo que se haga por lograr que la
sociedad recupere plenamente la certeza sobre su seguridad y la de sus individuos. Y tal certeza
se perdió años atrás, con la irrupción de bandas asesinas alimentadas ideológica y materialmente
por muchos de entre quienes hoy, desafortunadamente, pretenden desde el exterior levantar su
dedo acusador contra el país (...) Editorial del 24/03/77 - Página 8.


                                                117
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        PARTE TERCERA: EL ANÁLISIS POR CAMPOS DE LA ALTERIDAD


        I.      En la Educación


        A lo largo de todo el periodo observado, el diario defiende como propio el
espacio de la educación253, ámbito que como otros interpreta amenazado por la
penetración de elementos ajenos a la naturaleza misma del campo.
        La construcción del enemigo político en el marco de la formación educativa
institucionalizada y en las instituciones de enseñanza formal es, tal vez, uno de los
aspectos más notorios, no sólo por la contundencia de las argumentaciones sino
también por el contraste que tales juicios evidencian entre lo propio y lo ajeno.
Dicotomía que puede describirse en materia de una enseñanza, a partir del
acuerdo con pautas ”normales”, “probas”, “nobles” y “apropiadas” a las cualidades
del Nosotros, ajustadas a los aspectos de la identidad y la tradición de
pertenencia.
        Es notable que en este sentido el discurso del diario no se refiere al Otro en
cuanto carente de capacidades, de formación o de inteligencia sino que se habla
del enemigo político en términos de equivocación de objetivos o utilización de tales
capacidades para “fines nefastos”.
        A entender del diario el peligro es extremo, claramente ideológico y se
infiltra por canales de intercambio personal (especialmente aquellos que fomenta
la democracia: amplitud de ideas, debate, etc.). A pesar de ser de carácter externo
parecería como si precisara la colaboración de agentes internos. En ocasiones,
especialmente después de mediados de 1976, la figura retórica de la guerrilla se
va eliminado del lenguaje, término que desaparece de las páginas del matutino,
particularmente de las reflexiones de la Página Editorial.

253
   Un ejemplo de ello: “La causa de Occidente, aquí y ahora” (...)los ámbitos culturales, artísticos y
escolares, en todos sus niveles y manifestaciones, tradicionalmente abiertos en las democracias a
las ideas dispuestas a la confrontación honesta, terminan siendo vías idóneas de penetración (...)
En nuestro país el fenómeno es bien visible (...) la doctrina y el sistema político, económico y social
vigentes hasta el 24 de marzo último constituían un buen aliado (...) muestra de cuánto ha
favorecido el régimen derrocado a los objetivos de la penetración marxistoide. Editorial del
19/09/76 – Página 8.


                                                 118
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        A tal punto resulta de prioridad extrema para el diario la cuestión de la
educación que, el mismo 24 de marzo de 1976 al editorializar acerca de los
sucesos acaecidos en la madrugada de ese día, el diario mantiene una prevista
Editorial que aborda el comienzo del ciclo lectivo anual, y resalta el vínculo
fundamental entre la escuela y la iglesia254.
        La primera vez que la cuestión del Otro en la educación es abordada
directamente es el 4 de abril de 1976 en el marco de un refuerzo por parte del
diario de señalar los aspectos o instituciones de la sociedad que deben ser
revisados por el nuevo gobierno. “La tarea esencial en educación” coloca el
acento en los desaciertos de gobiernos anteriores que posibilitaron lo que el diario
define con acciones de peso negativo como “comenzar a penetrar”, o “destruir
basamentos de civilización”255.
        Menos de una semana después, y luego de que se anunciara desde el
gobierno la suspensión del Estatuto Docente, el diario vuelve a dedicar su nota
central de Editorial al tema de la necesidad de implantar orden y combatir los
excesos. Esta vez no apela desde los elementos de titulación a la tarea por
realizar sino que coloca el énfasis en el lugar donde debe éste realizarse: el 8 de
abril de 1976 “En los ámbitos escolares”, interpreta la finalidad de la medida,
aplaude una supuesta búsqueda de eficacia y se muestra preocupado por los
contenidos de las materias, en especial de la asignatura denominada Estudios de
la Realidad Social Argentina256.

254
    “El comienzo del año lectivo” (...) El discurso ministerial consagró el año escolar a la memoria
de fray Mamerto Esquiú, pero por lo demás hizo caso omiso de una realidad social y política
dentro de la cual, necesariamente se integra el mundo de la escuela. Antes, durante y después del
discurso del ministro, la subversión más decidida ha continuado cobrando víctimas (...)Editorial del
24/03/76 – Página 6.
255
    “La tarea esencial en educación” (...) Tomando como excusas fáciles y de buen rendimiento
demográfico, pretendidas tendencias igualitarias a favor de los grupos económicamente menos
favorecidos, o sobre la base de presuntas innovaciones pedagógicas siempre atractivas para los
espíritus ingenuos o mal informados, comenzaron a penetrar en los ambientes escolares
ideologías subversivas o al menos decididamente idóneas para destruir los basamentos de una
civilización (...) se ofrecía una alfabetización “concientizadora” enmarcada en un adoctrinamiento
de inspiración marxista evidente (...)Editorial del 04/04/76 - Página 8.
256
    “En los ámbitos escolares” (...)la finalidad de la medida [suspensión del estatuto docente] debe
enderezarse a restituir a la docencia argentina la simplicidad y la eficacia de un ordenamiento
administrativo y laboral apto para garantizar sus derechos (...) se conoció una resolución ministerial
para fijar pautas con respecto a los contenidos de la asignatura Estudios de la Realidad Social


                                                 119
                                                                 La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                       La Nación (1976 – 1977)
                                                                                        Salguero, Paula Andrea



        En un sentido similar y reforzando aspectos de lo que ya hemos
denominado Etapa de la Institucionalización, el 17 de abril se publica una editorial
acerca de “Las líneas de la política educativa”257, y dos días más tarde en un
artículo firmado por Patricio H. Randle la reflexión se orienta desde la misma
perspectiva hacia el campo de la enseñanza superior258.
        El primer diagnóstico de la situación se publica en Nota de Opinión firmada
por Luis Jorge Zanotti el 19 de mayo de 1976 bajo el título “La peor
consecuencia”. Destaca y clasifica lo que denomina “los grandes males” de la
educación, establece una conclusión acerca de lo que aquellos le representan y
llama al resto de la población a excluir y marginar a los que señala como
“aprovechadores”, “explotadores” y “deformadores de ideologías”259. El mismo
autor, pero invirtiendo para este caso sus nombres de pila y firmando la nota como
Jorge Luis, titula el 9 de junio del mismo año: “El Poder” para explicar que
analizará la teoría del concepto, que se referirá al “poder” desde la idea de
“Política” e “Instituciones”. (Vale recordar la importancia para esta Primera Etapa
de la cuestión institucional, punto de partida para el establecimiento del orden que
el diario reclama desde el discurso).




Argentina (...) dicha asignatura dio lugar a la introducción en las aulas de la enseñanza media de
toda clase de problemas ideológicos o políticos (...) resultó inteligentemente aprovechado por
quienes intentaron servirse de la enseñanza media como buen terreno para una clara infiltración
marxista(...)Editorial del 08/04/76 - Página 6.
257
    “Las líneas de la política educativa” (...) El discurso del ministro de Educación (...) se refirió a la
necesidad de restaurar principios esenciales (...).Editorial del 17/04/76 - Página 4.
258
    “Panorama en la enseñanza superior”. Por Patricio H. Randle. (...) la enseñanza superior clama
por ser enmarcada dentro de alguna forma comprensiva a efectos de superar el desajuste en que
se encuentra. Reflexiónese acerca de a qué edad de la juventud se presentan los mayores
problemas y se comprenderá que, en buena parte, son consecuencia de esa falta de estructuración
de la enseñanza a nivel superior (...)Nota de Opinión del 22/04/76 – Página 6.
259
     “La peor consecuencia”. Por Luis Jorge Zanotti. (...) Los sistemas educativos y los círculos
pedagógicos padecen desde hace varios lustros dos grandes males. Uno es la penetración de
ideologías disolventes de los más altos principios de nuestra civilización (...) El segundo consiste
en el afán (...) por apropiarse de las novedades o las propuestas didácticas para explotarlas
inescrupulosamente (...) Ambos males terminan en estropear las posibilidades de un adelanto serio
en las ciencias de la educación (...) separemos con decisión y con valentía a los aprovechadores
de novedades a quienes las explotan como proselitismo personal (...) a quienes las utilizan
deformadas y bastardeadas para sus apetencias ideológicas y subversivas (...). Nota de Opinión
del 19/05/76 – Página 6.


                                                   120
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        El autor de este artículo se refiere a la dificultad para desentrañar sus
mecanismos, raíces, manifestaciones visibles y procedimientos260. ¿Pretende de
algún modo instalar que el poder está en algún lugar pero no podemos
visualizarlo? (¿Quizás de algún modo orweliano, parecido a 1984, un Poder
todopoderoso y omnipresente?).
        El texto aclara que desentrañará un aspecto que “el hombre común
desconoce”. Con la visión del iluminado que devela una verdad oculta, anuncia
cómo entiende que debe ser el vínculo entre el Ejército como detentor del Poder y
las masas261. Analiza las supuestas vías a través de las que a su entender se
estaría produciendo la infiltración ideológica del Otro: la intelectualidad, la
formación, el conocimiento y los medios de comunicación262.
        Dos días más tarde el diario se refiere al tema, esta vez sin firma de autor y
como Nota Editorial titula “Definiciones en política educativa” y opina en
relación a las nuevas medidas adoptadas por el Área Educativa: la cesación de
organismos, la supresión de las direcciones de enseñanza artística y
agropecuaria, unificaciones, descentralizaciones y otras transformaciones en la
estructura de la vida escolar263.


260
     El Poder. Por Jorge Luis Zanotti. (...) Para acceder al poder se debe desalojar a quien lo
detente. Luego inevitablemente, más tarde o más temprano, será necesario defenderlo de quienes
quieren, a su turno, hacer lo propio (...) Nota de Opinión del 09/06/76 – Página 6.
261
     (...) Los ejércitos, precisamente y contra la noción ingenua del hombre común no son sólo
fuerza y ni siquiera principalmente fuerza; son, en primer término y esencialmente organización,
conjunción organizada de fuerzas, disciplina; cohesión inteligente y ordenada con vistas a un fin
(...) El Poder, sin embargo, ha necesitado siempre otro elemento: algún grado de aceptación por
parte de las masas sobre las cuales es ejercido (...) he aquí que hoy ese carácter eterno de la
relación entre el poder y las masas sufre una alteración muy grande, no en su esencia sino en el
modo de establecerse: es la aparición de los medios masivos de comunicación. (...) Nota de
Opinión del 09/06/76 – Página 6.
262
     La raíz del poder entre los seres humanos está en la inteligencia, y hoy, en nuestro siglo en los
intelectuales propiamente dichos (...) Esta lección la han aprendido a la perfección los
marxistas (...) por eso se han ocupado de penetrar y dominar el centro neurálgico de la
formación y el descubrimiento de los intelectuales de raza: la educación de un país (...)
dominando o infiltrando el sistema educativo formal y los medios de comunicación se poseerá la
llave de la educación de un país (...) los intelectuales serán así la vía de acceso al poder. Nota de
Opinión del 09/06/76 – Página 6. La negrita es nuestra.
263
     “Definiciones en política educativa” (...) Si estas modificaciones se consiguen efectuar con un
signo positivo en cuanto se refiere a los resultados finales de la tarea escolar y se traducen
además en la mayor economicidad del sistema, deberá admitírselas como un paso beneficioso (...).
Editorial del 11/06/76 – Página 6.


                                                 121
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        La penetración ideológica en educación es uno de los ámbitos que más le
preocupa al diario, esto se advierte por la abundancia de artículos que dedica a la
cuestión y por la contundencia de las argumentaciones. Al menos dos notas
semanales se publican en la página Editorial sobre esta cuestión, y en todos los
casos la alusión al enemigo político advierte sobre los posibles ataques del Otro.
        Los mecanismos de selección docente264, la situación de la ciencia
argentina265, la cuestión de los contenidos266 y la formación267 son los temas por
excelencia sobre los que se editorializa y se coloca el énfasis al momento de emitir
opiniones y de dejar en claro cuáles son las ideologías adecuadas y cuáles no lo
son.
        Acerca de los contenidos de las asignaturas, el diario establece en
numerosas oportunidades un vínculo entre las materias de interpretación socio –
histórica y la cuestión de guerra subversiva. La formación cívica es un ejemplo de
ello, la señala como el resultado del funcionamiento integral de la sociedad y




264
     “La designación de profesores en las universidades estatales”. Por William Leslie Chapman.
Profesor de Ciencias Económicas durante periodos militares – UBA – Aclara especialmente que
fue suspendido en sus funciones a partir de octubre de 1973. Aborda en la nota su perspectiva en
torno al sistema de designaciones, explica la reglamentación comparándola con otros países y se
refiere al sistema de concurso público. Nota de Opinión del 24/06/76 – Página 6 / “La carrera
docente”. Se refiere a una necesidad de mejoramiento del régimen de cargos docentes, plantea el
caso de los interinos y la incertidumbre que conlleva esa situación. Editorial del 05/07/76 – Página
4.
265
    “Desaprovechamiento del talento argentino”. Por Teófilo M. Tabanera. Desarrolla la situación del
científico argentino, el poco aprovechamiento del técnico, profesional o científico. Llama a una
actitud más positiva hacia las ciencias, la investigación y las manifestaciones técnico – industriales
del más alto nivel. Nota de Opinión del 07/07/76 – Página 6.
266
     “Formación Cívica” Comenta cómo han evolucionado desde 1955, materias escolares con
contenidos de formación ciudadana y democrática. Dice que el actual gobierno la ha denominado
ahora “Formación Cívica” pero observa que: (...) Difícilmente, sin embargo, aportarán claridad,
pues, como carencia principal, no terminan de señalar en ningún momento, con precisión, una
condena frontal a las ideologías marxistas – leninistas y a las corrientes subversivas (...)
Cuanto antes se elimine este tipo de materias, de tratamiento siempre conflictivo y delicado, de las
aulas de la escuela media, será mejor para la formación de los estudiantes (...) Editorial del
20/07/76 - Página 6. La negrita es nuestra.
267
    “Recursos humanos para un nuevo país”. Por Alberto Tarquini. Plantea la necesidad de una
revisión de estrategias en la formación de recursos humanos. (...) por ello la urgencia de una ley
general de educación que norme este sector prioritario de la vida de la república, en la que se
forman actualmente seis millones y medio de jóvenes argentinos. Nota de Opinión del 08/07/76 –
Página 6.


                                                 122
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



sostiene que, de la marcha de las instituciones y del respeto por el orden jurídico
deriva la ética y el civismo que los ciudadanos incorporan268.
        El 16 de julio de 1976, el diario concentra su atención en torno a “Los
actos patrióticos escolares” y opina sobre las normas del Ministerio de
Educación para orientar las celebraciones en las escuelas. Propone distinguir el
“fondo” de la “forma” y construye la necesidad de conformación de un sentimiento
nacional a través de este tipo de actos en los cuales la educación representa para
el diario el eje estructurador de ese nosotros de pertenencia269.
        En diversas oportunidades, son convocados especialistas que opinan sobre
la necesidad de implementar una reforma educativa270, editorializa dudando de la
autenticidad de temas como la deserción escolar271 y duda también de la
obligación de instrucción para algunos sectores de la sociedad272.
        En otras oportunidades, la cuestión educativa se enlaza a un discurso de
características políticas en las que emerge con mayor fortaleza el componente
didáctico y la intencionalidad explicativa. Un ejemplo de ello es la Nota de Opinión
del 8 de septiembre titulada “Docencia republicana” que, firmada por el general
(R) Bernardino Labayru comienza citando a Aristóteles y explica que se referirá al
“Marxismo comunizante”. La utilización aquí de un metacolectivo singular y
además en cuanto forma nominal con poder explicativo, refuerza las cualidades de
ese supuesto tipo de marxismo. Que sea “comunizante”, que tenga poder de



268
    “Para una mejor formación cívica” (...) y orientarse según bibliografías bien definidas para evitar
e impedir desviaciones doctrinarias contrarias a los ideales de democracia y libertad (...)Editorial
del 03/08/76 - Página 6.
269
     “Los actos patrióticos escolares” (...) el fondo esencial de los actos patrióticos escolares,
consiste en el cumplimiento de una de las finalidades esenciales de la acción educadora nacional:
la formación de los sentimientos de adhesión a la comunidad histórico – política. (...) Editorial del
16/07/76 – Página 6.
270
    “Sobre la reforma educativa”. Por Raúl A. Ondarts. Desarrolla una recopilación histórica de las
distintas medidas implementadas, reclama la necesidad de realizar reformas de fondo y de
establecer objetivos claros. Menciona los valores y logros alcanzados por los intelectuales
argentinos como el fruto de una educación efectiva. Establece un parentesco cultural con España y
reclama lo que “debe ser” la reforma educativa. Nota de Opinión del 13/08/76 – Página 6.
271
    “Estadísticas e interpretaciones” El título es confuso hasta pasado el primer párrafo. (...) Sobre
el tema de la deserción escolar se ha escrito mucho (...) las estadísticas no son siempre tan
exactas como aparentan (...)Editorial del 18/08/76 - Página 8.


                                                 123
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



prédica, supone una voluntad activa que el autor recarga con valor negativo. La
nota abunda en construcciones descriptivas, con componentes didácticos del tipo:
“(...)las repúblicas no pueden vivir como tales cuando albergan en su seno los
gérmenes de su propia destrucción. Por eso la ciudadanía argentina anhela que
se adapten las medidas indispensables(...)”. Nótese que utiliza un colectivo al que
identifica una identidad más inclusiva para con el paradestinatario al que quiere
convencer.
        Pasados seis meses de la instalación del nuevo gobierno, el diario publica
una Editorial en la que formula su evaluación acerca de la realidad universitaria.
Sobre la penetración en dichos ámbitos del enemigo político, pero también se
refiere a otras cuestiones que sostiene, deben ser postergadas mientras la
subversión siga presente273. Un perfil similar imprime la Editorial del 5 de octubre
de 1976 que bajo el título: “Problemas educativos mundiales”, a propósito de
un Congreso realizado en Caracas sobre nuevas formas de educación post –
secundaria, detalla las preocupaciones en lo metodológico y la aplicación de
nuevas tecnologías. Habla de que antes de que se puedan aplicar en nuestro país
esas tecnologías es preciso resolver “otros” problemas, aunque no explicita
cuáles.
        Un día más tarde, el 6 de octubre del mismo año, se refiere a la
permeabilidad de los espacios educativos para la infiltración de lo que denomina
“un proceso de corrupción ideológica”274. Esta Editorial abunda en construcciones

272
    “La relativa obligatoriedad de instrucción” Acerca de la necesidad de instrucción para el ejercicio
de la ciudadanía, cuestiona que se dé ciudadanía a inmigrantes analfabetos particularmente de
países limítrofes. Editorial del 23/08/76 - Página 6.
273
    “Al cabo de seis meses” (...) la realidad de la cuestión universitaria argentina no se agotaba, ni
se agota, en las circunstancias dadas por la penetración subversiva (...) el tema de los límites o los
alcances precisos de la autonomía universitaria deberá postergarse (...) mientras entre otros
fenómenos, una subversión cruel y ensañada sigue golpeando con fuerza la vida nacional y
dejando un reguero cotidiano de muerte y destrucción (...).Editorial del 16/09/76 - Página 8.
274
     “La corrupción ideológica” [A propósito de un mensaje presidencial] (...) “un proceso de
corrupción ideológica – afirmó – penetró en escuelas, colegios, universidades y centros culturales y
científicos, y trató de poner la educación, la búsqueda de la verdad y la aventura de la creación, al
servicio de un perverso apetito de poder (...) [a continuación el diario califica] (...) la descripción es
exacta, además de dramática (...) los ámbitos universitarios en particular la padecían desde varios
lustros (...) No fue difícil entonces penetrar en los restantes niveles de la enseñanza (...) Una
cuidadosa penetración bibliográfica (...) la lucha contra esa penetración es difícil y requerirá una
larga paciencia (...) no bastará, en modo alguno, con una acción dirigida a negar las doctrinas


                                                   124
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



de fuerte impacto negativo y materialmente inexistentes que cumplen la función de
sugestionar e impresionar por las posibilidades semióticas que proporciona, como:
“perverso apetito de poder” o “la construcción omniexplicativa del materialismo –
dialéctico y el dirigismo asfixiante”. Además se refiere a ellas en un sentido de
“descripción dramática”, “lucha difícil”, “requerirá paciencia”; apelando hacia el final
del artículo al factor moral y la actitud didáctica. El autor entonces deja en claro
cuáles son los valores que promueve y considera válidos: la verdad, la libertad
creadora y la dignidad.
        Una semana más tarde el diario retoma el tema de los lineamientos en
política educativa, en razón de las reuniones en espacios internacionales de
debate, advirtiendo sobre las posibilidades de aprovechamiento de tales foros por
parte de quienes denomina “elementos profesionales de la guerrilla y la
subversión”275.
        En ocasiones el diario reconoce en la tarea docente una carrera con
dificultades, pero reflexiona acerca de ello a través de categorías generales y no
puntualiza ningún asunto en particular276.
        Llegando a fin de 1976, el diario publica un balance del año transcurrido en
materia educativa. Subraya como uno de los logros, aunque a su entender
incompleto, el “ordenamiento en aspectos formales básicos” y un “proceso de
eliminación de las peores infiltraciones subversivas”. La Editorial proyecta además



falsas o a destruir los supuestos ideológicos sobre los cuales se estructura la gran construcción
onmiexplicativa del materialismo – dialéctico y del dirigismo asfixiante. Hace falta, por sobre todo,
explicar y difundir la buena semilla de la verdad, de las ideologías basadas en la libertad creadora
de cada ser humano, en la dignidad del hombre, en los principios políticos y económicos sobre los
cuales se ha forjado la grandeza de los pueblos (...) Editorial del 06/10/76 – Página 8.
275
     “Una realidad de nuestro tiempo” (...) sin caer tampoco en prejuicios estrechos o en fobias
ideológicas, es indispensable estar prevenidos, asimismo contra la infaltable pretensión de
aprovechamiento de estos organismos por parte de los elementos profesionales de la guerrilla y la
subversión internacional (...) las ideologías marxistas – leninistas saben bien la importancia de los
ámbitos educativos y culturales y no han cesado nunca de infiltrarse lenta, pero incesantemente
(...) Editorial del 13/10/76 - Página 8.
276
     “La docencia universitaria” (...) ninguna sociedad puede – en estos momentos de la historia –
desinteresarse de la suerte y del destino de ese cuerpo profesional sin un profundo daño para sí
misma (...) No es de extrañar, entonces, que sea ya casi imposible reclutar personal docente
universitario joven dispuesto a comenzar a recorrer los peldaños iniciales de una carrera cuyas
perspectivas son de una naturaleza desconocida (...)Editorial del 20/11/76 - Página 6.


                                                125
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



las formas mediante las cuales deberá ser completada la acción a la que se refiere
como “obra de eliminación”277.
        En los primeros meses de 1977 las Editoriales raramente se refieren a la
cuestión del enemigo político en educación. Los temas que abordan, se relacionan
con asuntos de coyuntura: salarios, designaciones, política legislativa educacional,
etc.
        Dado que estos meses de 1977 se insertan en el receso de la actividad
educativa, las escasas Editoriales mencionan la cuestión del calendario 278, el
precario estado de la organización legal de las universidades279 y las
transformaciones en el sistema que el gobierno tiene previsto implementar,
(especialmente en lo relativo a formación de docentes, creación de institutos
terciarios no universitarios y modificación de asignaturas en los planes de
estudio280).


La columna de los martes: Asuntos en debate


       A lo largo de todo el año que ha sido relevado, casi sin interupciones y como
una estructura estable y permanente del diario, la Nota de Opinión de los días
martes, titulada “Asuntos en debate”, se enfoca en la cuestión escolar.
Desarrolla y analiza sin firma de especialista alguno el devenir en los ámbitos de la

277
    “El sistema educativo: 1976 y 1977” (...) es posible admitir dos series de hechos indiscutibles en
la realidad del sistema educativo durante 1976 (...) La primera muestra el transcurso de un año
lectivo ordenado en sus aspectos formales básicos (...) y con un incompleto aunque importante
proceso de eliminación de las peores infiltraciones subversivas actuantes (...) la segunda serie de
hechos revela deseos de producir transformaciones de fondo (...) será indispensable en 1977
completar la obra de eliminación de las ideologías disolventes, no sólo mediante la acción contra
tales doctrinas, sino mediante la afirmación constante de los sanos principios de nuestra sociedad
democrática (...).Editorial del 10/12/76 – Página 8.
278
     “Calendario escolar único” (,,,) Ha de admitirse, de todos modos, la identificación de esta
tendencia a la uniformidad educativa con la naturaleza política de la Argentina (...) desde los
organismos de supervisión respectivos y desde las direcciones de escuelas y colegios debe
atenderse innecesariamente a este aspecto, para evitar, inclusive, que los formalismos de los actos
patrióticos puedan llegar a conspirar contra los altos objetivos perseguidos (...)Editorial del
27/02/77 - Página 6.
279
    “Las instituciones universitarias” (...) El balance, en el plano comentado, sea en el referido en el
ordenamiento legal e institucional, es por lo tanto desalentador (...)Editorial del 08/03/77 - Página 8.
280
    “Interrogantes sobre la enseñanza”. Editorial del 19/03/77 – Página 6.


                                                  126
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



enseñanza primaria, secundaria y universitaria colocando - según un criterio de
relevancia propio - más énfasis en uno u otro.
      Los primeros artículos mencionan escasamente la cuestión del subversivo,
se ocupan más bien de la derogación de normas y regímenes de ordenamiento
que estaban vigentes y también de la designación de nuevas autoridades281.
      La Nota de Opinión del 20 de abril, a pesar de no mencionar concretamente
la cuestión subversiva y de no disparar hacia un enemigo concreto, visualiza que
el ejército “ha llegado” para combatir “algo” pero ese Otro aún no se expresa
claramente en el discurso, se trata sólo de los que denomina eufemísitcamente
como “fenómenos irritativos”282.
      Un mes más tarde la columna mencionará la cuestión del subversivo, para
principios de mayo la visión está relacionada con espacios escolares en plena
acción283 y en el mes de junio la cuestión operativa se intercala con la acción del
enemigo político, reclamando desde esta columna la necesidad de actualizar el
régimen disciplinario y de que los representantes militares que intervienen las
casas de estudios permanezcan en esas dependencias284.

281
     Asuntos de debate. “Pasado, presente, futuro”. Acerca de la legislación educativa vigente. Nota
de Opinión del 30/03/76 – Página 6. / Asuntos en debate. “Seis meses de plazo”. Sobre la
derogación de la Ley Universitaria, la necesidad de estabilidad. Nota de Opnión del 06/04/76 –
Página 6 / Asuntos en debate. “Un paso inicial”. Se están realizando consultas para la elaboración
de la ley universitaria definitiva. Aclara que de todos modos no se ha alterado la vida cotidiana de
los estudiantes, que las inscripciones y las clases comienzan con normalidad / Asuntos en Debate.
“En vísperas” (...) No se registraron novedades de fondo en los ámbitos universitarios pero se
advirtieron síntomas de la cercanía de definiciones (...). Informa sobre directivas en Educación
Media y la cuestión eclesiástica. Nota de Opinión del 25/05/76.
282
     Asuntos en debate. “La primera etapa. Ordenamiento”. (...) para asegurar el funcionamiento de
las actividades docentes y para suprimir los fenómenos más irritativos o más definidos desde el
punto de vista de la ideología subversiva. En este sentido parecen estarse moviendo los actuales
delegados militares encargados del gobierno de universidades y facultades (...) Nota de Opinión
del 20/04/76 – Página 6.
283
     Asuntos en debate. “Visión Panorámica”. Situación del personal docente en las universidades
(...) Se dispuso la limitación de servicios o cesantía de un alto número de profesores, tal como ha
ocurrido por ejemplo en La Plata(...). Explica que los militares se encuentran trabajando también
sobre los planes de estudio, se consideran nombres para cubrir cargos de Secretarías de Estado
en el Ministerio de Cultura y Educación. Nota de Opinión del 11/05/76 – Página 6 / Asuntos en
debate. “Números reveladores”. Desarrolla índices económicos, la cuestión de la elección de
decanos y rectores para las universidades. Nota de Opinión del 18/05/76 – Página 6.
284
    Asuntos en debate. “La Subsecretaría de Educación”. La nota educativa de los días martes
incluye además, información acerca de la cuestión religiosa o de culto. (...) La Universidad de
Buenos Aires, casi coincidentemente con una circular sobre el mismo tema de la Dirección
Nacional de Enseñanza Media y Superior, dio hace alrededor de quince días una Resolución


                                                127
                                                           La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                 La Nación (1976 – 1977)
                                                                                  Salguero, Paula Andrea



      Una cierta monotonía que impregnaba el tono monocorde de las columnas
de los martes se interrumpe a mediados de junio de 1976, el asesinato de un
decano de la Universidad Nacional de Córdoba moviliza al diario a opinar al
respecto. Si bien el tema no es tratado desde la Nota Editorial, la columna de
Opinión de los martes detalla los sucesos del asesinato y enfatiza a los ámbitos de
educación como blanco de la subversión y como otro de los objetivos de ese
enemigo político. Se trata de un enemigo que no está sólo enfrentado a las
fuerzas de seguridad, sino a “todos los planos de la vida nacional”285.
      Para julio nuevos hechos merecen atención y análisis en la columna habitual
de los martes. El diario advierte que podría haber una relación entre el
nombramiento del Presidente del Centro Argentino de Ingenieros como Rector de
la Universidad de Buenos Aires y una bomba que destruyó la biblioteca de la
entidad. Según el artículo se trataría de una advertencia de que la violencia va a
volver a los claustros286 y hace alusión nuevamente como en otras oportunidades
a la labor a realizar, tarea que califica de “fundamental”: el desplazamiento a
través de su reemplazo de ese Otro al que le atribuye “prédica disolvente” e
“influencia subversiva”.
      Para fines de julio, la decisión del gobierno de intervenir directamente en las
cuestiones de organización académica es anunciada con bombos y platillos desde


mediante la cual se estableció un régimen de comportamiento y de normas generales de conducta
para los estudiantes de todas sus dependencias (...) se maneja la posibilidad de que los
representantes militares permanezcan en las dependencias del ministerio de Cultura y Educación.
Nota de Opinión del 08/06/76 – Página 6.
285
    Asuntos en debate. “Rectores y mandatos” (...) El asesinato del decano de la Facultad de
Ciencias Económicas de la UNC (...) ha quebrado una constante (...) desde unos cuantos meses
atrás a esa fecha no se producían sucesos de violencia de extrema gravedad en los claustros. La
subversión parecía haber centrado sus ataques en los miembros de las fuerzas de seguridad (...)
ese luctuoso suceso revela que la violencia mantiene su amenaza latente en todos los planos de la
vida nacional y que las casas de altos estudios siguen siendo ámbitos en los que tiene puesta su
mira la acción subversiva. Nota de Opinión del 15/06/76 – Página 6.
286
     Asuntos en debate. “Algo ha cambiado”.           (...) Es la continuación de la obra de
desmantelamiento académico e inclusive material realizada, organizada y decididamente a partir
del 25 de mayo de 1973 (...) Entre tanto, en otros niveles de la enseñanza parecen ponerse en
marcha procesos tendientes a detectar focos de acción ideológica (...)
Se refiere a las acciones en la enseñanza media y las matices que esto conlleva debido a que
numerosas instituciones dependen de la Iglesia: (...) resta iniciar otra labor, la fundamental:
reemplazar la prédica disolvente y la influencia subversiva por una auténtica acción educadora.
Nota de Opinión del 13/07/76 – Página 6.


                                              128
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



esta columna287 y el tema se extiende al menos hasta fines de agosto, cuando el
diario, desde esta columna, sigue reclamando las reformas prometidas y las
nuevas normas para la designación de personal en educación media a pesar de
los elogios a la derogación de los viejos estatutos y leyes de anterior vigencia 288.
      Para el mes de septiembre, la columna de los martes anuncia un panorama
de educación en pleno funcionamiento289, aunque luego esa supuesta normalidad
de funcionamiento se quiebra por la renuncia del recientemente designado rector
de la UBA, Ing. Constantini290. Es allí cuando el diario criticará la situación de
estancamiento en la que se estaría encontrando la Casa de Altos Estudios y la
paralización que podría favorecer “la infiltración subversiva”291.
      A lo largo de octubre, a través de esta columna semanal el diario dedica
poco espacio a la cuestión del otro en la problemática educativa. Se ocupa más
bien de comentar la sanción de una ley de emergencia para el sector universitario,
la problemática del cargo que dejó el ingeniero Constantini, la situación docente y
la ocupación de algunos cargos vacantes. Se perfila como un tema que abordará



287
     Asuntos en debate “Los decanos. La segunda parte del proceso”. El tema de los decanos
merece una consideración aparte (...) El gobierno y la administración de las universidades serán
ejercidos por el Ministerio de Cultura y Educación y los rectores y decanos designados por dicho
ministro (...)Nota de Opinión del 27/07/76 – Página 6. / De la misma manera la nota del martes
3/08/76 titulada “El afán de explicar” describe el lapso de cambio de autoridades en las
universidades. Remarca la necesidad de tiempo y paciencia para que se cierren ciclos y comiencen
los nuevos equipos. Está en duda el destino de las Facultades de Psicología y Sociología. En el
orden educativo medio, el Consejo Federal de Educación procura alcanzar una mejor coordinación
entre Nación y Provincias.
288
    “Los compromisos contraídos” Nota de Opinión del 24/08/76 – Página 6.
289
    Asuntos en debate. “La reunión de los rectores”. Cubiertos todos los cargos, las problemáticas
son ahora de funcionamiento operativo: la cuestión del ingreso en cada universidad y lo relativo a
salarios del personal. Nota de Opinión del 07/09/76 – Página 6.
290
    Asuntos en debate. “La delegación hacia arriba”. En el marco de la renuncia del recientemente
designado rector de la UBA, el Ing. Constantini, quien había declarado que se debía a diferencias
con el Ministro de Cultura y Educación, el diario realiza una evaluación de las funciones de dicho
ministerio en los últimos 30 años y concluye que de ahora en más la universidad debe ser
responsabilidad de la Secretaría de Estado de Educación. Se refiere luego brevemente a los
salarios docentes. Nota de Opinión del 14/09/76 – Página 6.
291
    Asuntos en debate. “La sucesión” (...) Desde el punto de vista de la gravedad de los disturbios
estudiantieles y la infiltración subversiva – tanto en el orden ideológico como en el concreto y
material de la guerrilla armada – son varias las universidades del interior que superaron siempre
con creces la significación, al respecto, de la de Buenos Aires (...).Nota de Opinión del 21/09/76 –
Página 8.


                                                129
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



en lo sucesivo, la cuestión del ingreso universitario y los nuevos mecanismos que
al respecto habrá de implementar el nuevo gobierno.
      La Nota de Opinión del 26 de octubre de 1976 titula y desarrolla una cuestión
que centrará la atención de los análisis semanales por parte del diario en cuestión
educativa: “De aquí a fines de marzo”, detallando lo que a entender del diario es
“un compromiso inédito”: la selección de los estudiantes que comenzarán estudios
universitarios292. El diario se introduce en el tema y a propósito de ello comienza a
editorializar atendiendo claramente a intereses que definen su Nosotros de
pertenencia, criticando la reducción de vacantes en carreras relacionadas con el
desarrollo del sector agrario y el aumento en otras como sociología293.
      Casi llegando a fin de año, los temas giran en torno a una reunión de
rectores que para mediados de noviembre ha decidido mantener el criterio de
gratuidad universitaria, la unificación de calendarios y el reclamo por aumentos en
las remuneraciones docentes. La preocupación por el enemigo político se enlaza
raramente a aquellas problemáticas más asociadas con cuestiones operativas de
gestión. En el aspecto que sí pervive la figura del Otro es aquel del ingreso
universitario ya que el diario relaciona este asunto con lo que denomina “aspectos
vinculados a la seguridad y la infiltración ideológica”294, señalando además los
cursos que a su entender deben ser suprimidos.


292
     Asuntos en debate. “De aquí a fines de marzo” (...) El Ministerio de Cultura y Educación ha
asumido un compromiso inédito en la historia de la política educativa nacional: montar un
mecanismo referido a la orientación primero, a la selección después, de los estudiantes dispuestos
a comenzar su vida universitaria en el verano 1976 – 1977 (...) consiste en tareas de “información y
orientación vocacional” (...)Nota de Opinión del 26/10/76 – Página 8.
293
     “El régimen de ingreso universitario” (...) ¿Cómo puede comprenderse o admitirse que se
reduzcan severamente las vacantes en carreras como Agronomía o Veterinaria y en cambio se
aumenten – siempre con respecto al año anterior – las disponibilidades para sociología? (...) Si
esta ejecución efectiva – sobre todo en cuanto se refiere a los cursos de apoyo y a su calificación –
se cumple deficientemente, sobrarán razones para una crítica muy severa y se habrá introducido
un gravísimo factor de irritación y descontento entre la juventud y las familias argentinas
(...)Editorial del 28/10/76 - Página 8.
294
     Asuntos en debate. “Medidas concretas” (...) al margen por supuesto, de los aspectos
vinculados con la seguridad y la infiltración ideológica en los claustros (...) [ Acerca de las medidas
tomadas] puede señalarse una orientación inicial bien definida: los cursos y carreras suprimidos
eran, en su mayoría, del área psicológica, sociológica, de comunicaciones o artísticas. El país
registraba un notorio exceso de esfuerzos académicos y financieros al respecto (...) si hay un
ámbito en el que puede pensarse que la violencia y la intimidación moral o física comenzaron a


                                                 130
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



      Llama la atención una Nota de Opinión publicada el 7 de diciembre de 1976
bajo el título “Investigadores y docentes”, donde el diario critica duramente la
iniciativa de algunas universidades de priorizar actividades de investigación 295. En
un sentido similar, editorializa el día 15 del mismo mes titulando “Universidad e
investigación” y criticando nuevamente la iniciativa de fomento de tales
actividades desligadas de la función docente296.
      Los meses de enero y febrero representan un impasse en lo referente a las
notas que desarrollan temas acerca de política educativa. Abordan cuestiones
tangenciales como las expectativas en torno a la definición de contenidos para la
educación media, la cuestión salarial docente, la conveniencia de cursos de apoyo
para el ingreso universitario, y las ventajas/desventajas de la descentralización.
      Escasas notas hacia el final de nuestro periodo de análisis rompen aquella
monotonía temática y colocan el acento en cuestiones referidas a la penetración
ideológica y la presencia del enemigo político. Una de ellas es la Nota de Opinión
del 25 de enero de 1977 que titulada “Los valores permanentes” analiza
apreciaciones difundidas del Ministro de Educación. El discurso del ministro se
confunde con las opiniones del diario297, la argumentación hipotetiza sobre una

hacer sus primeros ensayos en la Argentina, pocas dudas caben de que ese ámbito fue el
universitario. Nota de Opinión del 30/11/76 – Página 8.
295
     Asuntos en debate. “Investigadores y docentes” (...) En los últimos años surgieron algunos libros
cuyo contenido los aproximaba a una especie de ciencia – ficción pedagógica. Muchos de ellos
estaban fuertemente teñidos de contenidos claramente subversivos (...) En una palabra: mientras
el problema capital de esta hora es atender de algún modo siquiera parcial o de emergencia la
situación de los docentes, las autoridades de las casas de altos estudios más grande del país
anuncian la dedicación de importantes cantidades de recursos materiales para quienes se
consagren exclusivamente a “investigar” al margen de cualquier acción docente. Nota de Opinión
del 07/12/76 – Página 8.
296
     “Universidad e investigación” (...) Instalar, dentro de la Universidad, como una carrera dentro de
su seno, a la investigación, escindida formalmente de la docencia, es una contradicción (...)
Editorial del 15/12/76 – Página 8
297
      Asuntos en debate. “Los valores permanentes” (...) considera el ministro [ se refiere al de
educación ] que los valores son permanentes y pueden estar ocultos o visibles para una sociedad,
manifestándose merced a los individuos que por su racionalidad los descubren y proyectan hacia el
futuro común. Cuando una sociedad entra en crisis se salva si asume valores que permiten su
resurgimiento y de aquí la importancia que para nuestro país reviste una pedagogía de este tipo
(...) esa pedagogía tiende básicamente a “formar ciudadanos, racionales responsables, altruistas,
pero básicamente autónomos, es decir dueños de su propio yo “ (...) Esto significa que debe
introducirse en la educación una moral deliberada y aceptar que la pedagogía coincide con la
sustancia de la política (...) existen dos cuestiones cuya elucidación no necesita esperar más
tiempo que el año lectivo finalizado. Una es el grado de comprensión con que los docentes hayan


                                                 131
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



supuesta sociedad que, cuando entra en crisis es salvada por los valores. Aquí,
como en otras numerosas ocasiones, la acción se describe a través de la voz
pasiva del verbo, la sociedad es pasiva y son los valores los que permiten su
resurgimiento. No se trata de cualquier tipo de valores sino de los probos “que
forman ciudadanos racionales, responsables, altruistas y autónomos. El texto
señala que se trata de principios que acerquen la pedagogía con la política y que
parten de un “ideario oficial” comprendido por los educadores y plasmado en los
programas de enseñanza.
      Cerca de cumplirse el primer aniversario del Golpe, en materia educativa las
cuestiones siguen girando en definiciones postergadas y temas relativos a la
coyuntura operativa de salarios y designaciones docentes. El diario manifiesta
impaciencia por la designación del nuevo rector de la UBA, más aún considerando
la inminencia de una reunión de rectores a realizarse en febrero de 1977.
      La columna informa que el debate de una nueva ley universitaria ha pasado
a consideración de la CAL (Comisión de Asuntos Legislativos). El día sábado 19
de febrero, el diario editorializa sobre este particular en un tono básicamente
informativo, esbozando una panorámica histórica sobre los modos de selección en
las casas de altos estudios y sin referirse a la cuestión del enemigo político. Titula
“Rectores y decanos” e informa que según la CAL, su designación será facultad
exclusiva del titular del Poder Ejecutivo.
      En la primera semana de marzo de 1977, tras la designación del nuevo
rector de la UBA, la columna de los martes toma nuevamente palabras del
discurso oficial. El martes 1º de marzo titulada “Inteligencia y libertad” interpreta
las primeras declaraciones del flamante rector. Coloca el énfasis en la relación que
se establece entre las nociones de universidad, sociedad y política, enfatiza lo que
“no se puede hacer” en la universidad y trae a colación episodios anteriores de
revueltas y violencia. Comenta un episodio reciente que habrían protagonizado



captado el ideario oficial – pese al costoso empeño que le dedicó el ministerio – (...) la otra está en
la real eficacia con la cual sirvan los actuales programas de la asignatura Formación Cívica
(...).Nota de Opinión del 25/01/77 – Página 8.


                                                 132
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



“miembros de una banda subversiva”, no obstante alienta sobre lo positivo de la
marginación que habrían recibido298.
      El resto de las columnas de opinión de los días martes abordan cuestiones
referidas a la designación de un nuevo Jefe de Asesores militar para el Ministerio
de Educación299, las distintas instancias de exámenes de ingreso en las unidades
académicas de la universidad300, la preocupación por la cantidad de aplazos, los
criterios de evaluación y estadísticas de ingresos anteriores301.


        II.      En la Juventud y la Familia


        En numerosas ocasiones el diario se refiere al joven y a la familia como
víctimas del accionar subversivo, y como uno de los blancos preferidos del
enemigo político que hemos descripto a lo largo del presente análisis.
        Ya había representado cierto punto de partida la Editorial del 28 de marzo
de 1976 que analizada en la Primera Parte del presente estudio advierte cómo
dentro del discurso del diario, la juventud representa uno de los focos principales
donde se concentran los calificativos negativos atribuidos al enemigo político a
pesar de representar a la vez el elemento “a salvar” o que “debe ser limpiado” de
supuestas “penetraciones ideológicas”.

298
    Asuntos en debate. “Inteligencia y libertad” (...) recordó otra distinción, ésta de orden político: la
Universidad no puede ser una ínsula donde rija una suerte de extraterritorialidad que impida o
trabe la aplicación de las leyes. “Lo que no pueda hacer un ciudadano fuera de la Universidad
tampoco lo podrá hacer impunemente dentro de su recinto.” (...) la experiencia probada en los
últimos veinte años, por lo menos (...) demuestra que los episodios de revueltas o violencias
estudiantiles en los ámbitos universitarios casi siempre se dan como manifestaciones simultáneas
en diferentes países (...) En nuestro país, a mediados del mes anterior se produjo un episodio casi
inadvertido por la opinión pública, a pesar del comunicado oficial publicado en los medios de
información. Tres sujetos, titulándose miembros de una banda subversiva intentaron arengar a
los estudiantes de un curso de apoyo para el examen de ingreso universitario (...) Fueron
rechazados por los alumnos presentes y abandonaron rápidamente el lugar. La actitud de los
jóvenes que se negaron a escucharlos es un síntoma muy positivo (...) Pero queda por verse
si 1977 no marcará esfuerzos de reagrupamientos ideológicos en los mismos lugares (...) Editorial
del 01/03/77 – Página 6.
299
    Asuntos en debate. “Nuevo jefe de asesores” (...) Hay razones para pensar que la tarea del
nuevo jefe de asesores del ministro no se reducirá al asesoramiento técnico especializado, sino
que se extenderá hasta abarcar lo que podría llamarse, quizás, control de gestión (...) Nota de
Opinión del 08/03/77 – Página 8.
300
    Asuntos en debate. “El ingreso de 1978” Nota de Opinión del 15/03/77 – Página 8.


                                                   133
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



        La primera Editorial que se refiere directamente a este tema se publica a
mediados del mes de mayo de 1976 bajo el título “El porvenir de la familia”302.
Los elementos de titulación nos permiten observar ya a primera vista, que el autor
del artículo pretende argumentar sobre el futuro de la institución familiar. El texto
contiene una fuerte enumeración de componentes abstractos e ideales del “deber
tener” para esa institución, (solidez, sustento religioso, vigencia secular, afectos),
en tanto variables dependientes del factor “tipo de sociedad” para enumerar
finalmente una serie de verbos de hacer (consolidar, cuidar, promover) que asocia
a la primera persona del plural “nos”, al colectivo “nosotros” y en ocasiones
también, a los actos que le competen al Estado, en tanto planificador de políticas
generales.
        De esta manera, el diario evidencia también una preocupación constante
por el establecimiento de una política desde el Estado que ampare a la familia en
cuanto núcleo principal de la sociedad, política que no menoscabe el espíritu
liberal que, ante todo debe predominar303.
        La Editorial del sábado 10 de julio de 1976, bajo el título “Los
adolescentes”304, describe un proceso a través del cual, el Otro político

301
    Asuntos en debate. “La información necesaria” Nota de Opinión del 22/03/77 – Página 8.
302
    “El Porvenir de la familia” (...) nadie ha mostrado ninguna entidad más sólida y perfecta, dotada
de sustento religioso y vigencia secular, en la que el niño pueda crecer asistido de los afectos que
necesita (...) si los anuncios desoladores no disipan nuestras esperanzas de que una sociedad
mejor es posible, nuestra tarea es consolidar, cuidar y promover la institución del matrimonio y la
familia, con palabras y con actos consistentes. En esta tarea concierne al Estado elaborar las
políticas que contribuyan al bienestar del grupo familiar (...) consiste en educar a las jóvenes
generaciones en el culto de una vida doméstica genuina (...) los hombres nuevos son los que
transmiten el siempre renovado evangelio del amor, cuyo ámbito natural es la familia. Editorial del
13/05/76 - Página 6.
303
    “El menor y la familia” (...) La legislación y la preocupación por la defensa de la institución
familiar no deben derivar en una acción política que inesperadamente conduzca al
intervencionismo estatal en el ámbito más delicado de la vida privada (...) Será muy conveniente
deslindar más cuidadosamente estas esferas de intervención oficial y sentar criterios sobre los
cuales no quepan desviaciones peligrosas para las estructuras familiares tradicionales (...) Nota de
Opinión del 21/06/76 – Página 6.
304
    “Los adolescentes” (...) el proceso de captación mental por parte de las ideologías capaces de
llevar a cabo estas acciones monstruosas se efectuó, precisamente durante la etapa de su plena
adolescencia (...) son, pues, los adolescentes quienes han sido seleccionados como candidatos
ideales para una obra cuidadosa, fría y racionalmente ejecutada de convencimiento ideológico (...)
en el momento en que el adolescente requiere ayuda para completar su evolución y ser guiado
honestamente en el difícil camino de la reconquista de la verdad, aquellos mercenarios explotan su
rebeldía, sus conflictos y sus angustias y lo empujan por el abismo de la negación, del


                                                134
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



interpretaría la lógica juvenil, para convertirla en blanco ideal y receptáculo de
ideologías contrarias a las que el diario manifiesta. Se refiere a éste como un
“proceso de captación”, que ejerce “acciones monstruosas”, tomando a los
jóvenes como “candidatos ideales de una obra cuidadosa, fría y racionalmente
ejecutada”. El Otro político es denominado con calificativos de “mercenario”,
“resentido” y “alejado de los afectos familiares”. La Editorial considera al
adolescente como un ser incompleto, conflictuado y angustiado; y advierte que en
este proceso debemos tener cuidado hasta de nosotros mismos que por
incapacidad o por temor podamos estar contribuyendo en ese copamiento
ideológico.
        La cuestión de la juventud y la familia, se enlaza en ocasiones a otras
preocupaciones como la problemática de ingreso al mercado laboral y la relación
con el aumento de estudiantes universitarios305.
        El 19 de octubre de 1976 el diario publica una Editorial titulada “La clase
de 1958” en la que manifiesta un acuerdo con las nuevas medidas que disponen
la conscripción a los 18 años en vez de a los 20. Destaca los ámbitos militares
como espacios de educación y contención y menciona como “prueba cívica” la
“responsabilidad de vestir el uniforme”306. El mismo día la Nota de Opinión habla
de los planes de estudio universitarios y las reformas educativas307. El espíritu de
aquella, se deposita en la eliminación de lo que denomina “la influencia de falsos




resentimiento, del alejamiento de los afectos familiares (...) Pero en esta obra, los ideólogos de la
subversión no están solos: sus mejores cómplices son los padres, los docentes y los funcionarios
que por desidia, incapacidad, comodidad o temor ceden sus posiciones (...) Desde estas páginas lo
advertimos hace tiempo. El 6 de abril de 1975 titulamos una editorial sobre este tema: “la guerrilla
que no se combate”. Denunciamos textos en los cuales se aludía al “exacerbado anticomunismo
del Ejército que le hace confundir las justas reivindicaciones populares con la subversión”
(…)Editorial del 10/07/76 - Página 4.
305
    “Crisis de una gran ilusión” – Editorial del 26/07/76 - Página 6.
306
    “La clase de 1958” (...) Inútil sería – y profundamente equivocado, además – disimular o dejar
de comentar las especialísimas circunstancias sociales y políticas del país en la hora actual y su
repercusión en la juventud, en particular en quienes apenas salen de la adolescencia con sus 18
años flamantes (...) vestir el uniforme constituirá una alta y particular responsabilidad y
representará una prueba cívica (...) siempre la conscripción ha sido ocasión propicia para el
cumplimiento de funciones educadoras, a veces desconocidas por la opinión pública (...) Editorial
del 19/10/76 – Página 8.


                                                135
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



psicologismos” y no hace referencia a otra cosa que al enemigo político como
“responsable del debilitamiento espiritual de la juventud”.
        La peregrinación al Santuario de la Virgen de Luján es motivo de análisis y
elogio al grupo de jóvenes que emprendió dicha procesión. La Nota de Opinión del
16 de noviembre de 1976 se refiere a la caminata como “cruzada de oración en
familia”, resaltando el número de caminantes y oponiéndolos a los Otros políticos
que denomina “aquellos que queman sus energías en equivocados y
antipatrióticos objetivos”308.
        Para fines de 1976 el mismo Videla extiende la convocatoria e integra a la
juventud como actor partícipe de su estrategia política. El diario lo publica en la
Primera Plana del 2 de diciembre de 1976309, se trata de la misma fecha en que se
refuerzan los lazos de Consolidación Nacional revisados en la Parte Segunda de
este análisis, y en el que además, enfatiza el interés por los exámenes de ingreso
universitarios. El análisis dominical de esa semana retoma las ideas expresadas
por Videla y dictamina un porvenir de la juventud ligado al ser nacional
característico de esta etapa310.
        En los meses siguientes, se menciona escasamente a la juventud. El 1 º de
febrero de 1977, la Nota de Opinión alude a la ausencia de valores formativos y la
necesidad de incorporar una pedagogía del esfuerzo 311. Diez días más tarde el
diario publica una reflexión acerca de las distintas etapas de la vida, puntualizando


307
      (...) Se formulará una pedagogía del esfuerzo... que tienda a eliminar progresivamente la
influencia de falsos psicologismos responsables en buena parte del debilitamiento espiritual de la
juventud (...) Nota de Opinión del 19/10/76 – Página 8.
308
     (...) Hace poco más de un mes – lo destacamos en estas columnas – más de cien mil jóvenes
dieron también un claro testimonio de las fuerzas que infunden un sólido espíritu de oración,
durante su marcha, en peregrinación al santuario de Luján. Eran jóvenes que rezaban y por eso,
en contraposición de aquellos que queman sus energías en equivocados y antipatrióticos objetivos
(...) Nota de Opinión del 16/11/76 – Página 8.
309
     Mensaje de Videla a la juventud. El Presidente habló en la proclamación de los Diez Jóvenes
Sobresalientes de 1976. Portada del 02/12/76.
310
     (...) Fue el valor rescatable de una actitud reflexiva sobre la necesidad de que una juventud sin
la cual no hay futuro se sienta partícipe del andar de la Nación (…) Nota de Opinión del 05/12/76 –
Página 8.
311
     (...) no puede dejarse a la escuela sin valores formativos, que la ausencia de éstos fue el mejor
aliado de la subversión, que hay que recuperar una pedagogía de valores y de esfuerzo (...) la
pedagogía del esfuerzo implica ante todo las intención de formar moralmente al joven a fin de que


                                                 136
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



a la juventud como la fase de los conflictos emocionales, recalcando las carencias
(lo que no tiene el espíritu joven) y estableciendo relaciones con el concepto de
familiaridad312.
        Cerca del fin de nuestro período de análisis, el ejército formaliza un
llamamiento a la juventud y pide a los jóvenes que se encuadren en la concepción
humanista del ser nacional. El diario reproduce la convocatoria en la Primera
Plana de la edición del 28 de febrero de 1977313. Un día más tarde publica una
Editorial donde no sólo manifiesta preocupación por el poco interés que se le da al
deporte sino que, además, focaliza en la necesidad de forjar una juventud
consagrada al deporte por afición314.


        III.    En la Iglesia


        La Iglesia representa un ámbito esencial en el discurso del diario La Nación.
Tanto Portadas alusivas a las grandes festividades de la iglesia315 como Notas de
Opinión que detallan los discursos oficiales de sacerdotes y obispos son un canal
más que nutre el discurso del diario y sobre el que se refuerza la imagen negativa

rinda desde sí mismo lo mejor posible como imperativo que surge naturalmente de la dignidad de
su condición humana (...) Nota de Opinión del 01/02/77 – Página 6.
312
    “El sentimiento de la vida continua”. Por Julián Marías. (...) si el joven no es muy agudo y está
muy alerta, al relegar a los mayores al pasado cree que el mundo empieza con él (...) si se analiza
el contenido concreto de la imagen que de dla realidad tienen los jóvenes, especialmente los más
“rebeldes” y discontinuistas, se encuentra que en su máxima parte es tópico, recibido, ni siquiera
pensado en la familiaridad (...).Nota de Opinión del 10/02/77 – Página 6.
313
    Exhortación del Ejército a la Juventud. A través del Panorama Semanal Informativo del Ejército,
que se difunde los domingos por Radio Belgrano (...) se exalta el papel de la juventud en la hora
presente, a la vez que se la exhortó a desarrollar todas sus manifestaciones dentro de la
concepción humanista del ser nacional y manifestándose con libertad. Portada del 28/02/77.
314
    “El valor del deporte” (...) Quedó atrás el calificar al deporte como una de las formas aceptables
de distraer los ocios de la comunidad (...) La idea es la de llegar a dichos triunfos mediante la
existencia de una juventud consagrada al deporte por afición, sin otros propósitos inmediatos que
los de cultivar su físico y su mente (...)Editorial del 01/03/77 - Página 6.
315
    La Bendición de los ramos. Monseños Aramburu presidió la ceremonia en Plaza de Mayo. Paulo
VI exhortó ayer a los jóvenes. Portada del 12/04/76 - Celebróse el viernes santo – Los oficios en
Tierra Santa. Millones de peregrinos visitaron el Santo Sepulcro. Portada del 17/04/76 - Mensaje
Pascual del General Videla. Culmina la celebración de Semana Santa con la misa de gloria –
Celebración en el Vaticano. La primera plana reproduce textualmente en tres columnas el mensaje
dirigido por Videla al resto de la Nación. Portada del 18/04/76 – La Pascua fue celebrada ayer.
Mons. Aramburu dijo que debemos aportar esfuerzos para lograr el bienestar del país. Portada del
19/04/76.


                                                 137
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



que se construye del enemigo político y de la coyuntura de crisis que el país
atravesaba316. Otras veces el diario suele ceder el espacio dedicado a la Nota de
Opinión para que algún representante de la iglesia publique reflexiones o alegorías
relativas a la cuestión espiritual o religiosa317. Cabe aclarar que tales espacios sólo
se destinan a la religión católica romana, excluyéndose de tales posibilidades a
cualquier otra que no sea la que profesa la línea editorial del matutino.
        Las notas que abordan la cuestión eclesiástica apelan en numerosas
oportunidades a lo moral, a las buenas costumbres y a la necesidad de reforzar su
propia doctrina social. En este sentido se orienta la Nota de Opinión del día 13 de
abril de 1976 que difunde conclusiones de un coloquio que tuvo lugar en Roma
sobre “Iglesia y liberación”318.
        El tema de las antinomias y los debates que confrontan opiniones
divergentes también es retomado en diversas notas que abordan la cuestión de la
iglesia. Todas ellas redundan en la idea de “debates” y “guerras que jalonan la
historia”319.
        El diario se yergue en vocero e interpreta el espíritu de la doctrina social de
la iglesia, le transmite al lector su propia visión de fines y objetivos, en tanto
religión liberadora de valores320.

316
     Asuntos en debate. “La primera etapa. Ordenamiento” (...) la celebración de Pascua ha dado
oportunidad para que tanto los pastores católicos como el Presidente expusieran su pensamiento
(...) en las distintas alocuciones se observa una clara coincidencia (...) en la exigencia de un
esfuerzo conjunto y también en la fe serena (...) Nota de Opinión del 20/04/76 – Página 6.
317
     “Una trayectoria espiritual” Por Mons. Adolfo Tórtola. Nota sobre la evolución e historia del Opus
Dei, Acción y principales representantes. La nota ocupa dos columnas que abarcan un tercio del
total de la página con una superficie de 42 cm de alto x 13 cm de ancho. Nota de Opinión del
01/07/76 – Página 6.
318
      “Un paso inicial” (...) Se analizaron experiencias derivadas de la ideología capitalista, de la
ideología marxista y de los sectores cristianos que están penetrados en estas expresiones
seculares (...) concluyeron que es urgente profundizar la doctrina social de la Iglesia (...) Nota de
Opinión del 13/04/76 – Página 6.
319
     “Las dos misas”. Por Jean Guitton. Opinión sobre un libro escrito que trata de las crisis y los
concilios de la iglesia. (...) En este doloroso conflicto (como en esos “debates”, esas “guerras” que
jalonan la historia) la distribución sutil entre las dos misas, que no puede ser percibida sino por
eruditos, encubre una separación más secreta, un equívoco patético (...)Nota de Opinión del
11/11/76 – Página 8.
320
     (...) la doctrina social de la iglesia no procura dar autenticidad a una determinada estructura o
proponer un modelo prefabricado, sino brindar a cada hombre la posibilidad de discernimiento
personal indispensable para valorar y actuar en cada situación con auténtico espíritu cristiano (...)
Nota de Opinión del 15/02/77 – Página 6.


                                                 138
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



La columna de los martes: Asuntos en debate


        Junto a la información relativa a los temas de educación, la Pagina Editorial
dedica al menos una columna de análisis semanal los días martes a la cuestión
eclesiástica bajo el mismo título que se utilizara para las cuestiones de educación:
“Asuntos en debate”. En líneas generales, la columna analiza declaraciones
oficiales de los principales representantes de la Iglesia en materia doctrinaria, en
ocasiones difunde detalles de los mensajes dominicales de sacerdotes y obispos;
y suele pronunciarse sobre documentos y anuncios difundidos desde las casas
episcopales.
        La Nota de Opinión del día martes 8 de junio de 1976 es un caso de ello. Si
bien la nota está titulada y refiere sobre cuestiones educativas, hacia el final del
articulo esboza un raconto de las opiniones que históricamente los Papas han
tenido del comunismo. En las expresiones abundan los calificativos de
“antireligiosidad”, “anticlericalismo”, y “antihumanismo” en un mismo nivel,
enfatizando luego, enunciados que se asocian a los sentidos perceptivos del
hombre: “mortal pestilencia que se filtra por las articulaciones más íntimas de la
sociedad humana”. Tras estas palabras que el diario atribuye al exclusivo discurso
eclesiástico, el matutino atempera con una interpretación - a su entender más
racional del marxismo -, que incluye los conceptos de “pretender dar respuesta”,
“destino” y “existencia”321.
        En un contexto de tales características, observamos que frecuentemente
los sacerdotes u obispos mencionan exclusivamente la cuestión del subversivo o
del marxismo, sin referirse a otros temas. En estos casos el diario suele
exponerlas textualmente no obstante entendemos que el recorte del medio sobre

321
    (...) “El Papa Paulo VI (...) en referencia a la doctrina marxista concluyó a despecho de ciertas
declaraciones en contrario, sigue siendo antireligiosa, anticlerical y en última instancia antihumana”
(discurso del 20/05/76) (...) “mortal pestilencia que se filtra por las articulaciones más íntimas de la
sociedad humana y la pone en peligro de muerte” León XIII. La Nación explica “el marxismo implica
una concepción total del mundo, pretende ofrecer una respuesta al problema del hombre, de su
origen, de su destino histórico, de su existencia y de la posibilidad del ejercicio de la libertad y esta
posición es diametralmente opuesta a la concepción trascendentalista cristiana (...) Nota de
Opinión del 08/06/76 – Página 6.


                                                  139
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



estas     declaraciones,        constituye      un      aspecto      editorial       cuya       exclusiva
responsabilidad es del diario322.
        El martes 6 de julio de 1976, la columna semanal comenta declaraciones
realizadas en el marco de un acto de egresados de la Universidad Católica
Argentina. El énfasis se coloca en el deterioro moral y religioso como causa de lo
que denomina “decadencia de la Patria”, y como el origen de la relación entre el
colectivo “país” y “la subversión” 323.
        Dos semanas más tarde, la misma columna se refiere a un documento que
elaboró el episcopado en lo relativo a la cuestión de los abatidos en
enfrentamientos armados. Tales cuestionamientos son atribuidos a sectores
contrarios al gobierno que desde el exterior pretenden acrecentar la supuesta
campaña de desprestigio324. Un nuevo documento elaborado a mediados del mes
de septiembre, se refiere a la fraternidad dentro de las filas de la iglesia y la
interpretación del diario legitima la excomunión/exclusión de aquellos que se
aparten del respeto, la obediencia y la unidad325.
        La columna de los días martes pretende servir de guía para el cristiano y lo
informa sobre temas de doctrina, política y discurso de la iglesia. En ella se
difunden algunas homilías relevantes y sermones de las misas dominicales que

322
     Sobre declaraciones de Mons. Pío Laghi: (...) el problema de la subversión que afecta en estos
momentos al país, es de alcance mundial y de origen ideológico (...) en esta lucha, señaló el
nuncio, cada uno tiene su cuota de responsabilidad (...) Nota de Opinión del 29/06/76 – Página 6 /
Reflexiones de Monseñor Vicente Zaspe, arzobispo de Santa Fe: (...) “el marxismo no es una
opción lícita para los bautizados” (…) Nota de Opinión del 20/07/76 – Página 6.
323
     (…) grave deterioro moral y religioso [que] es la raíz principal, no la única de esta decadencia de
la Patria. La gravedad de esta situación ha determinado que el país tome conciencia de la misma
frente a la subversión y al terrorismo que ponen en peligro la vida y el orden jurídico de la Nación
(...) y a eso aspira la Universidad Católica, al conferir a sus estudiantes una formación científico,
técnica y artística integrada en una visión humana y cristiana (...) Nota de Opinión del 06/07/76 –
Página 6.
324
     (...) El episcopado ha elevado una nota (...) "“todos los días la crónica periodística nos trae la
noticia de otras muchas muertes sobre las cuales el tiempo pasa y nunca se sabe cómo ocurrieron,
quién o quiénes son los responsables (...) Nada ha trascendido de la respuesta oficial (...) Noticias
difundidas en el exterior que forman parte indudablemente de la campaña de descrédito que
realizan contra el país sectores claramente identificados (...) Nota de Opinión del 27/07/76 –
Página 6.
325
     (...) se han conocido dos documentos episcopales (...) el llamado del Papa (...) está encaminado
a iluminar la reflexión a la luz del Evangelio para lograr que, cuantos se hayan apartado del camino
que trazan el Papa y el Concilio, retornen a la buena senda del respeto, la obediencia y la unidad
(...) Nota de Opinión del 14/09/76 – Página 6.


                                                  140
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



desde distintas latitudes del país y del exterior opinan acerca de la realidad
nacional. Al mencionar la posibilidad de fracaso del Proceso de Reorganización
Nacional, se utilizan referencias propias del Apocalipsis y se justifica el uso de la
violencia “cuando es para detener a otra violencia anticristiana”326.
        El 7 de septiembre de 1976 el diario hace una breve referencia desde esta
columna a varios fallecimientos, entre ellos el del Padre Enrique Angelelli, sin
embargo el comentario reviste un tono administrativo y se enfoca en la urgente
necesidad de buscar los reemplazantes para tales lugares dentro de la jerarquía
de la iglesia. Sorprende que no menciona las circunstancias de los decesos sino
simplemente los fallecimientos327.
        Para mediados del mes de octubre un nuevo debate cubre las líneas de la
columna de los días martes. El diario marca la preocupación de la iglesia por una
versión de las escrituras denominada “La Biblia Latinoamericana”. Si bien la
columna refleja textualmente y a través del discurso indirecto la opinión de
distintos prelados, el matutino se mantiene expectante ante la ausencia de una
opinión centralizadora desde Roma328.
        La columna semanal del 26 de octubre menciona la llegada de un cable
desde el Vaticano a la Conferencia Episcopal; a pesar de que no se expresa
particularmente sobre la Biblia Latinoamericana, llama a la unidad de la iglesia. La

326
     (...) si este proceso iniciado en nuestra Patria hace seis fracasa, el heredero será el marxismo.
Entonces habrá caído el telón sobre el país. La oscuridad de las sombras se habrá apoderado de
él.. Más adelante, mencionando otra homilía y refiriéndose a una cita de Santo Tomás señala: (...)
“es el amor el que lleva a la defensa de todo un país y al uso de la violencia para detener a otra
violencia que es anticristiana, que es antihumana (...) En síntesis, un común planteo del problema y
tres medios de concurrir a resolverlo: la defensa de los principios morales, la defensa del espíritu
del Evangelio frente a las tentativas de la ideología, la lucha – aún en el plano militar – para impedir
que quienes desean aniquilar el orden establecido - no reformarlo – para instaurar regímenes que
culminan en la destrucción de la libertad esencial del hombre, puedan lograr sus fines. Nota de
Opinión del 12/10/76 – Página 6.
327
     Se refiere al fallecimiento de los obispos de La Rioja, Enrique Angelelli; de Rafaela, Antonio
Brasco y de Concordia, Ricardo Rosch. (...) se ha creado la necesidad de proceder a su reemplazo
(...) hay tres diócesis vacantes y por tanto será necesario designar, en un lapso más o menos
breve, los obispos a quienes corresponderá gobernarlas (...) Nota de Opinión del 07/09/76 –
Página 6.
328
     (...) La decisión del Vaticano, instancia en la que parece habrá de dilucidarse esta cuestión,
puede ser diversa. Puede instar a la asamblea de obispos argentinos a estudiar el caso (...) y
puede también sugerir que luego del análisis se dé una información moderada (...) Nota de Opinión
del 19/10/76 – Página 8.


                                                  141
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



opción editorial del diario puntualiza en las relaciones entre gobierno y la
institución eclesiástica329.
        Del mismo modo, en otra nota publicada el 9 de noviembre de 1976, el
matutino continúa dando a conocer pronunciamientos sobre la publicación330.
Califica de “inequívoca” a la condena formulada hacia las ideologías del Otro
político y acuerda en que se coloque bajo tela de juicio los distintos aspectos que
componen dicha edición.
        Para fines de 1976, la columna reproduce y comenta algunos párrafos de
una carta que Videla enviara al Papa Paulo VI. En ella se resaltan la idea de
“defender la vida” y la noción de “paz amenazada”; en referencia a la lucha contra
la subversión como algo externo al colectivo “Nosotros” (destacando que “no
hemos impuesto ni provocado”) y se refiere al enemigo político como un objetivo
pendiente a saldar y concluir331.
        El 18 de enero de 1977, la columna semanal de los días martes titulada
“Católicos y comunistas”332, difunde los resultados de una encuesta publicada

329
    (...) el Papa ha creído conveniente llamar la atención de los obispos, para poner el acento en el
espíritu de colegialidad (...) no lo son menos algunos gestos de las autoridades nacionales, que
pueden gravitar en la consolidación de las relaciones entre el gobierno y la Iglesia argentina (...)
Nota de Opinión del 26/10/76 – Página 8.
330
     (...) la Declaración, luego de una inequívoca condena de la ideología y la praxis marxista,
analiza por separado el texto y la traducción, las introducciones y notas, y las fotografías, y dispone
una revisión y complementación: “que supere los elementos discutibles y logre salvar sus muchos
aspectos positivos” (...) Nota de Opinión del 09/11/76 – Página 8.
331
    (...) “Defender la vida humana contra toda injusta agresión que la elimine o la disminuya en su
dignidad, nos parece a los argentinos una tarea primordial” (...) la paz, señala el Papa, está
amenazada en los sentimientos de los hombres, en contestaciones parciales y locales, y “en
espantosos programas de armamento que calculan en frío el potencial de aterradoras
destrucciones (...) la paz, dice también, no se conquista con la muerte, ni la vida se afirma en la
lucha (...) no sólo sucede ello con la guerra (...) con el terrorismo como instrumento de afirmación
política o social, con la tortura que no mira el restablecimiento del orden, sino a imponer una
innoble represión (...) al referirse a la lucha contra la subversión “ – una lucha que no hemos
impuesto ni provocado –“ y en consonancia con las ideas expuestas, el teniente general Videla
señaló que la disposición de terminar con el enemigo debe, sin embargo, tomar en cuenta el
respeto por los derechos humanos (...) Nota de Opinión del 21/12/76 – Página 8.
332
    Asuntos en debate. “Católicos y comunistas” (...) Curiosa encuesta. La revista italiana Familia
Cristiana realizó recientemente una encuesta de opinión pública que incluía una pregunta sobre la
compatibilidad entre catolicismo y comunismo, que un 45% de los entrevistados – cuidadosamente
elegidos – respondió expresando que “se puede ser buen comunista y buen católico” (...) [Italia es]
el país occidental europeo donde el comunismo ha hecho mayores avances (...) La posición de la
Iglesia respecto del comunismo es la misma desde que en 1846 – hace 130 años – Pío IX condenó
– a poco de su aparición – “la nefasta doctrina del llamado comunismo”; la cual, agregaba, “una


                                                 142
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



por la revista italiana “Familia Cristiana”. El diario aclara que la misma se realizó
sobre un cuestionario que incluía una pregunta sobre la compatibilidad entre
catolicismo y comunismo, y argumenta sobre las razones por las que ambas
formas de pensamiento son incompatibles. Expone para ello el pensamiento de
jerarcas de la iglesia que hablan de la ideología comunista a través de metáforas y
exacervación de calificativos como “nefasta doctrina”, “radical subversión” y al
comunismo como “infiltración en la sociedad humana que la coloca en peligro de
muerte”.
        Se reconoce desde esta columna la existencia de un debate en la
institución católica. El enfrentamiento es descripto como un “integrismo”
conservador al que se le atribuyen adjetivaciones y valoraciones positivas; frente a
un “progresismo” que el diario designa como peligroso y alejado de lo que predica
la iglesia333.
        La religión interpreta que el enemigo político es necesariamente pecador,
aquello que no es igual a lo profesado por el Nosotros es falible de caer en falta
mortal. Una de las últimas notas observadas para este análisis detalla claramente
los aspectos a través de los que se devela el Otro político. El 15 de marzo de 1977
reproduce en la columna semanal de interpretación eclesiástica los aspectos a
través de los cuales, a su entender, se objetiviza el pecado334; enumerando,


vez admitida, llevaría a la radical subversión de los derechos, bienes y propiedades de todos y aún
de la misma sociedad humana “ (...) León XIII (...) afirmaba que el comunismo “se infiltra por las
articulaciones más íntimas de la sociedad humana y la pone en peligro de muerte (...) Frente, pues,
a tan claras evidencias sobre cuál debe ser la posición de los cristianos respecto del comunismo,
cabe dudar de la “cuidadosa elección” de los entrevistados por la revista Familia Cristiana,
o convenir en que el grado de penetración de las conciencias a que se ha llegado en Roma
es alarmante. En este último caso, convendría esperar que, a la luz de la encuesta mencionada y
la documentación que debe existir sobre el tema, pueda encararse una acción de esclarecimiento
más eficaz entre los cristianos, sugestión válida, por supuesto, también para nuestro país (...)Nota
de Opinión del 18/01/77 – Página 8. La negrita es nuestra.
333
     (...) debate planteado en la cristiandad entre quienes predican un “integrismo” o
consevadorismo cerrado y quienes propugnan un “progresismo” peligroso, falto de mesura y
equilibrio, y sobre todo, ante la impresión generalizada de que estas dos posiciones agotan las
posibilidades dentro de la Iglesia (...) [sobre el Movimiento Cristianos para el Socialismo] (...)
discute estas tesis, concluyendo que no pueden ser aceptadas, ya sea porque se alejan de todo
aquello que en cuanto a la fe enseña y vive la Iglesia (...) Nota de Opinión del 22/02/77 – Página 4.
La negrita es nuestra.
334
    (...) El pecado, agrega, se objetiviza en los sistemas de valores, en las ideologías, en las
tradiciones, costumbres y profesiones, en ciertas estructuras y comportamientos sociales y en la


                                                143
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



además, aquellos actos de la vida cotidiana que refuerzan la valoración ética de la
iglesia condenables como malvados e impropios.


        IV.     En lo Sindical / Gremial


        En líneas generales, las notas que se refieren a la cuestión gremial suelen
colocar el acento en la relación que los representantes sindicales mantienen con el
sector empresario. En algunas oportunidades los artículos hacen referencia
también a estos espacios obreros o de la industria como posibles receptáculos del
accionar subversivo. La subversión es para el movimiento sindical un factor
exógeno de acuerdo al discurso del diario, pero activo en las acciones de algunos
dirigentes que “no han permanecido ociosos”335. En su diagnóstico general, el
matutino reconoce la fortaleza del aparato sindical, no desconoce sus
posibilidades apoyadas por la tradición histórica y su potencial de negociación336, y
por tanto en diversas oportunidades anima a incorporar al sector de los
trabajadores a participar del nuevo gobierno y del renovado contexto político. El
diario se suma en este sentido a las palabras oficiales de los representantes
castrenses.

mentalidad común (...) Y aún con los terroristas que colocan bombas en el Departamento de
Policía o en el microcine del Ministerio de Defensa, en actos de criminalidad irreversible (...) Incluye
en su enumeración el arzobispo al abogado que defiende a sabiendas al cliente culpable – punto
sobre el cual debiera haber sido más explícito -, el juez moroso o venal, al periodista que calumnia,
al ideólogo solapado, al cineasta que pervierte, al profesor que aprueba al alumno ignorante, a
quien acepta un cargo sin competencia, al que afirma lo falso. Ninguna de estas acciones es
moralmente indiferente, todas están afectadas por una dimensión ética (...) la vitalidad y aún la
supervivencia de u a comunidad están determinadas por su conciencia moral (...) Nota de Opinión
del 15/03/77 – Página 8.
335
     La Semana Política. “Al llegar al primer mes” (...) la pregunta de si debe incorporarse un
régimen de pluralidad en la representatividad sindical o no, ya no se contesta solamente con
argumentos teóricos, sino también en función del cuadro que presenta en la actualidad el
movimiento sindical y las expectativas existentes sobre su evolución (...) como factor en principio
exógeno, la subversión ha estado activa en algunas áreas industriales mucho más que en otras
(...) la actividad gremial está suspendida pero sus dirigentes no han permanecido ociosos (...) se
perciben las siguientes líneas: los verticalistas, los antiverticalistas y los ex – combativos (...) el
Ministerio de Trabajo no sería el ministerio de los trabajadores pero tampoco el de los empresarios
(...) Nota de Opinión del 18/04/76 – Página 8.
336
     En el campo laboral. “La Política y los gremios” (...) La fuerza que es legítima aplicable al
sindicalismo argentino procede de dos causas notorias, su volumen numérico y su mayoría de
edad en materia de gimnasia organizadora (...) Nota de Opinión del 19/04/76 – Página 6.


                                                  144
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



        El 2 de mayo de 1976 con motivo de las celebraciones del Día del
Trabajador, el diario publica en la Portada las declaraciones del recientemente
designado Ministro de Trabajo337. Es este un ejemplo de la preocupación central
que manifiesta el sector al cual el diario representa, de que el enemigo político
pueda encontrarse entre las filas de los sectores obreros. En el análisis dominical
del 18 de julio de 1976, lo expresa taxativamente338 y, un día más tarde (en la
columna de los lunes) deja sentado un carácter intransigente para con los
trabajadores manifestando que, en la medida que el gremialismo vaya por los
cauces legales y pidan las audiencias correspondientes, el diario lo considerará
“civilizado” ya que “el diálogo no se le niega a nadie”.
        El diario reconoce que pueden tener preocupaciones, pero establece límites
al apoyo que desde el Estado debe brindárseles. Cuando el sector manifiesta
intenciones de medidas de fuerza, el diario trata de desvincularlas de las acciones
subversivas, e insiste en el control y seguimiento que el estado debe ejercer de la
situación, subrayando la voluntad política que desde el gobierno se manifiesta, de
renuncia a la represión directa339.
        Para el mes de octubre, las negociaciones no conducen a desenlaces
favorables y se desencadena el enfrentamiento abierto con los sectores gremiales
combativos. El diario da cuenta de ello como una desobediencia, un reto




337
     Habló Liendo a los trabajadores. Descontó la participación de la clase obrera para cerrar
definitivamente un ciclo histórico y abrir otro. Portada del 02/05/76.
338
     “Flexibilidades operativas” (...) no es descabellado suponer que los dirigentes subversivos
tiendan a forjar una suerte de CGT “negra”, ilegal y enemiga del orden social. Nota de Opinión del
18/07/76 – Página 8.
339
     La semana política. “Llamado de atención” Paros en la industria automotriz (...) el gobierno
utilizará los instrumentos legales indispensables para mantener la situación de equilibrio que había
conseguido preservar en los medios fabriles desde el 24 de marzo (...) los paros están de estas
dos semanas reconocen una fuerza generadora bastante espontánea. Es como decir que los paros
se han gestado al calor de condiciones naturales antes que al abrigo compulsivo de una o más
organizaciones subversivas (...) por lo demás hay ciertos datos que, una vez verificados no deben
ser excluidos por las agencias periodísticas con despachos al exterior y por las oficinas de los
corresponsales extranjeros (...) Nota de Opinión del 12/09/76 – Página 8. / En el campo laboral.
“Otra vez el juego de la ley” Comenta la iniciativa del gobierno por frenar las reuniones de los
gremios no intervenidos (...) el gobierno renunció a la represión directa para evitar que continuase
la huelga y optó por la prevención (...)Nota de Opinión del 13/09/76 – Página 6


                                                145
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



merecedor de pacificación a través de lo que llama “mecanismos convenientes” 340.
Con este escenario de conflicto, el diario enlaza con evidencia en el discurso, una
relación entre estos sectores intransigentes y las organizaciones subversivas,
exponiéndolas como las responsables de los disturbios341.
        Hacia fines de 1976 la relación con los sectores sindicales es expresada a
través de Editoriales y Notas de Opinión de un modo casi irreconciliable. Se
redunda en la idea de “perdurabilidad de convicciones erróneas”, “perturbadores
de la vida nacional” y “negativas justificadas” cuando se menciona todo tipo de
iniciativa propuesta desde los sectores trabajadores342. El sector obrero se
encuentra para entonces directamente emparentado con la imagen del enemigo
político, se lo considera de hecho un subversivo. Más aún el diario se refiere a un
grupo dentro de las filas de los trabajadores como el asociado con los
mecanismos del terrorismo y la subversión343.

340
     En el campo laboral “El epílogo previsible” (...) La desobediencia a esta prescripción legal, que,
en el fondo constituyó algo que se aproximó a un intento de reto al gobierno determinó, sin
demora, la reacción de éste a través de la intervención del Comando Militar de la Zona I (...) Nota
de Opinión del 11/10/76 – Página 6.
341
     La semana política. “Con planeamiento por delante” (...) Desde principios de la semana anterior,
círculos políticos y gremiales estaban atentos a ciertas evidencias de que la principal de las
organizaciones subversivas existentes trataba de incitar a la organización de una huelga general
(...) una de las propuestas de procedencia oficial (...) fue la de intervenir militarmente a SEGBA (...)
En el Norte entretanto, era abatida en un enfrentamiento con tropas del Ejército, una de las
principales figuras de la organización que encabezaba Mario R. Santucho (...) Nota de Opinión del
24/10/76 – Página 8.
342
     “La validez de un interlocutor” (...) Acontecimientos, declaraciones o esfuerzos efectuados en
los últimos meses en el país, en el campo de las organizaciones obreras, demuestran la
perdurabilidad de convicciones erróneas y gravemente perturbadoras de la vida nacional (...) los
derechos políticos de la ciudadanía están suspendidos en función de las condiciones de
indiscutible emergencia vivida por la Nación (...) las mejores espíritus democráticos aceptan – no
sin dolor – esa circunstancia, porque comprenden la necesidad extrema sobre la cual esa medida
se impone como inexcusable (...) Editorial del 08/11/76 – Página 6. / “La negativa explicable” (…)
La respuesta al pedido fue negativa. Por lo que ha trascendido, puesto que no hubo información
oficial al respecto, el interventor fundó su contestación en las circunstancias que vive la República,
que no son las más propicias para una reunión de semejante naturaleza (...) nadie puede dejar de
comprender que mientras subsistan las condiciones actuales no es posible alterar ni precipitar las
etapas (...) Editorial del 13/11/76 – Página 4.
343
     La semana política. “Por fin, un debate de ideas” (…) La subversión fracasó en su decisión de
que anteayer fuera en los medios fabriles una jornada de sabotaje organizado como lo había
propuesto en sus panfletos (...) la “CGT” negra o clandestina hizo sapo cuando el éxito de su
acción dependió del acompañamiento colectivo de las bases obreras (...) el grupo subversivo del
cual esa “CGT” es un apéndice logró su aberrante objetivo cuando el medio utilizado para su fin
estuvo circunscripto a la traición homicida de un solo individuo que ni siquiera es obrero, sino
profesional (...) Pero al margen de que la baba ideológica de los fanáticos haya embotado a tal


                                                  146
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



        Algunas Editoriales de principios de 1977 denotan el clima negativo en el
aspecto sindical y descalifican a los dirigentes dudando de una auténtica
representatividad. El 8 de enero de 1977 el diario publica su Editorial “Una
coyuntura delicada”, y califica a ese Otro político de terco y caprichoso
sugiriendo que se trata de sujetos “empeñados” en convocarse para fines no
legales344.
        Días más tarde y a propósito de la insistencia por la promulgación de la Ley
de Asociaciones Profesionales, titula nuevamente “Una ley de saneamiento
justo” y destaca el carácter que debe asumir la normativa, atribuyendo la crisis
política actual, a supuestos excesos de poder que ha tenido históricamente este
sector345.
        A lo largo del tramo final de nuestro periodo de análisis, las notas que
describen la cuestión laboral reflejan una preocupación por la dilación en la


punto los sentimientos como para que el asesino no trepitara en mutilar cueros y tronchar las
familias de sus compañeros, en esta (...) violación de los derechos humanos del día miércoles,
debe rescatarse un dato útil en la caracterización de la dirección global de la subversión todavía
subsistente. Ha sido en efecto, la primera vez que el terrorismo abate simultáneamente vidas de
civiles y de jefes del Ejército (...) resulta más nítida que nunca la observación de que la vesanía
subversiva tiene a todos por víctimas eventuales de su acción. Se refuerza a partir de esta etapa la
idea de que ahora la lucha no es contra el Ejército y en el campo militar sino contra la sociedad y
en todos los espacios posibles. (...) No sería de extrañar, entretanto, que alguna secta radicalizada
se empeñe en hacer antes de fines de año una nueva manifestación de violencia espectacular (...)
Pareciera que quisiera generar un clima de paranoia (...) Aún así, las evidencias de que la lucha
contra la subversión sigue una tendencia que inexorablemente lleva a corto plazo a la desaparición
de las formas de terrorismo orgánico y sistematizado, (…) un nuevo ejercicio espectacular de
comportamientos criminales destinados a producir otros efectos psicológicos colectivos, no logrará
sino afirmar la idea, tanto o más vieja que el siglo, de que la violencia selectiva siempre será
posible mientras haya un par de fanatizados dispuestos a cometerla (...) La nota se refiere además
a una reunión entre dirigentes radicales que el diario llama “tertulia de amigos”, recordando que se
encuentra vigente la prohibición de actividad política y de la cual habría surgido un documento
respaldando la actividad militar contra la subversión. Cita al documento textualmente (...) “Por un
lado – dirá el memorandum – se ha procedido eficazmente a sofocar militarmente a la subversión y
a restablecer el orden social y laboral (...)Nota de Opinión del 19/12/76 – Página 8.
344
    “Una coyuntura delicada” Se refiere a sus dirigentes como: (...) hombres de la conducción
obrera (...) asumiendo lo que no es impropio calificar de dudosa representación de la clase
trabajadora (...) en más de una oportunidad procuraron autoconvocarse para la misma finalidad en
que ahora se muestran empeñados, y esto a pesar de que desde el 24 de marzo del año anterior
quedó suspendida, en términos inequívocos la actividad gremial (...)Si no se advierten los riesgos
latentes en su real magnitud, correspondería pensar en que hay un nuevo rumbo, en que ha
surgido una dirección imprevista (...)Editorial del 08/01/77 - Página 4.
345
    “Una ley de saneamiento justo” (...) Nadie con sentido estricto de la justicia podría negar que
uno de los factores determinantes de la situación caótica en que se encontraba el país cuando se


                                                147
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



definición del texto final de la ley. Comenta que las divergencias giran en torno a la
personería sindical que habrá de otorgárseles a las entidades obreras y aboga por
su restricción, con el argumento de un posible deslizamiento de las actividades
propias sindicales hacia las que persiguen fines políticos.


La columna de los lunes: En el campo laboral


        El espacio que el diario dedica por excelencia a la cuestión gremial es la
columna de los días lunes titulada “En el campo laboral”, que sin excepción
coloca en el espacio destinado a las Notas de Opinión, sobre el vértice superior
derecho de la Página Editorial.
        El sector sindical representa un ámbito que, a entender del diario, debe ser
ordenado y reinstitucionalizado por el nuevo gobierno; es por tanto el aspecto
donde se observa en mayor medida su alineación con el discurso militar.
        El primer artículo luego de producido el Golpe del 24 de marzo, es
publicado el lunes posterior bajo el título contundente enunciando a través del
tiempo verbal imperfecto del indicativo: “Concluyó una época”. El diario sienta
las bases aquí de dos aspectos que desarrollará en notas sucesivas: por un lado
la bisagra que el nuevo gobierno representa en la historia del sindicalismo, y por
otro, las cualidades imprescindibles para los trabajadores de esta nueva etapa: la
disciplina346.
        A lo largo del mes de abril esta idea se refuerza en las columnas de los días
lunes. Buscar el orden y una supuesta idea de “normalidad” es la premisa de todos
los artículos347. El diario se refiere a la tarea sindical como una misión que
requiere compromiso y abnegación, sin perseguir propósitos que han predominado


registró el cambio institucional en marzo del año pasado fue el exceso de poder sindical, a menudo
convertido en poder político (...)Editorial del 28/01/77 - Página 6.
346
    En el campo laboral. “Concluyó una época” (...) Se ha clausurado una época del sindicalismo
argentino. Treinta años han quedado atrás (...) El País requiere una legión de trabajadores
disciplinados (...) Nota de Opinión del 29/03/76 – Página 4.
347
    En el campo laboral “Los efectos inmediatos” (...) Es transparente el propósito de reencauzar
por los carriles de la normalidad absoluta el movimiento gremial (...) Nota de Opinión del 05/04/76 –
Página 8.


                                                148
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



desde los años ‘40348. Las reformas en materia de legislación y las modificaciones
que se deben aplicar a la estructura gremial, son temas que aborda tanto desde la
columna de los días lunes como desde los análisis políticos dominicales en los
primeros meses de gobierno349.
        También el diario se suma a la voluntad que expresan los militares de lograr
a través de este nuevo gobierno un cambio en las mentalidades y en las prácticas.
En numerosas oportunidades el discurso que evidencia los cambios que debe
realizar el sector sindical repite conceptos como “reencauzamiento”, “innovación
de fondo” y “reestructuración”350.
        Para fines de mayo de 1976 la temática de la columna semanal de los días
lunes, vira hacia los preparativos de la realización de la Asamblea anual de la OIT
que se realizará durante la primera quincena de junio y las dudas que genera la
participación argentina. Las notas comunican que habría desacuerdo en sectores
de las Fuerzas Armadas que no quisieran recibir cuestionamientos en los foros
internacionales351. Finalmente la decisión de participar del encuentro se difunde




348
    En el Campo Laboral: “La misión del dirigente” (...) Uno de los problemas más arduos que
plantea la organización gremial es el relativo al comportamiento que debe caracterizar al dirigente
en el plano sindical y en el de su conducta personal (...) El obrero se movía en una sola esfera, la
de las reivindicaciones salariales (...) el dirigente del futuro asumirá el compromiso de conducirse
con el sentido auténtico que se halla implícito en la índole de su representación, para servirla
abnegadamente y no con propósitos que apoyen su ambición (...) le es indispensable dar el
ejemplo de probidad, de mesura y discreción (...)Nota de Opinión del 12/04/76 – Página 6.
349
    En el campo laboral. “Capítulos de una definición” (...) Las modificaciones que se introduzcan en
los instrumentos legales vinculados con la actividad y la estructura gremial no lesionarán los
principios de protección ni el derecho de los hombres de trabajo. Pero es indispensable corregir los
excesos y errores (...) Nota de Opinión del 03/05/76 – Página 6.
350
    En el campo laboral. “Largo camino por recorrer” (...) Es mucho lo que hay que remover y
cambiar para que se alcancen los objetivos imprescindibles en una innovación de fondo (...) el
reencauzamiento gremial está inserto en el amplísimo cuadro de la reestructuración del país. Es
decir, el esfuerzo que demande la transformación de los conceptos (...) se coordinará íntimamente
con el que exigirá lo de índole económica, la educación y todas las demás expresiones vitales de
nuestra existencia colectiva (...)Nota de Opinión del 10/05/76 – Página 4.
351
    En el campo laboral. “Un primer paso importante” (...) lo realmente importante es que se pueda
ir a Ginebra con una auténtica delegación de dirigentes gremiales, imbuidos de la responsabilidad
que asumen en un foro mundial en cuanto a la defensa del buen nombre del país y de sus
intereses vitales que están más allá de las oscilaciones políticas (...).Nota de Opinión del 31/05/76 -
Nota de Opinión del 31/05/76 – Página 6.


                                                 149
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



durante la primera semana de junio y se detalla que encabezarán la delegación, el
general Horacio Tomás Liendo y Antonio Baldassini por el sector gremial352.
        Desde el mes de julio, la problemática sindical vuelve al reclamo
permanente por la promulgación de una nueva Ley de Asociaciones Profesionales
que reglamente el espectro de agrupaciones de tipo sindical. Informa sobre la
insistencia de sectores que el matutino denomina “combativos” por realizar un
Plenario General, iniciativa que inquietaría no sólo al gobierno sino también a los
representantes del empresariado353.
        En el mes de agosto, el diario aplaude el establecimiento de diálogo con
algunos sectores sindicales que han tomado cierto perfil oficial; pero las
menciones toman siempre como fuente a los informes que difunde el gobierno y la
intención que desde allí se pretende de los encuentros354.
        Esta columna se ocupa en detalle y a lo largo de todo el año, de realizar un
seguimiento cuidadoso de las distintas instancias en la elaboración, redacción y
consulta para la implementación de la Ley de Asociaciones Profesionales 355. El
diario subraya que la información proporcionada por el Ministerio de Trabajo es la

352
     En el campo laboral. “Lo que se verá en Ginebra” (...) la posición de su sector ya está definida
para exponerla en cuanto llegue la oportunidad (...) traducirá la realidad de lo que ocurre en el país
(...) estimó como consigna irrenunciable “los problemas actuales debemos resolverlos los
argentinos dentro de nuestras fronteras”. Nota de Opinión del 07/06/76 – Página 6.
353
     En el campo laboral. “Contra el plenario, la ley” (...) En la Casa Rosada se ha procedido con
cautela y absoluta serenidad. Para que los dirigentes no avanzasen en un tiempo peligroso (...)
esta actitud de sosiego, de rehuir las precipitaciones de medidas no muy meditadas es la que
prevalece (...) Nota de Opinión del 26/07/76 – Página 6.
354
      En el Campo Laboral. “En definitiva hubo diálogo” (...) En síntesis: el coloquio sirvió
manifiestamente para que los dirigentes comprendiesen lo que las circunstancias permiten en el
orden sindical y para que pudiesen transmitir sus inquietudes acerca de cuestiones que repercuten
a diario entre los trabajadores (...) Aquí rige en toda su plenitud, el “tiempo sindical”, que no es
distinto ni se computa por separado del tiempo de Reorganización Nacional (...) Nota de Opinión
del 02/08/76 – Página 6.
355
     En el campo laboral. “No se agotó aún el examen” (...) En el Ministerio de Trabajo, por lo que
han podido establecer los observadores a través de indicios y versiones de fuentes dignas de
crédito, el criterio      que prevalece en el sentido anotado, es el de lograr un efectivo
reencuadramiento sindical fundado en normas precisas que eliminan la posibilidad de los
desbordes y deformaciones en que incurrieron los dirigentes desapartados de sus verdaderos
deberes (...)
Las consultas del gobierno se orientan a ex – ministros de trabajo (Aguirre Legarreta, Alfredo
Allende, Bernardo Bas y Rubens San Sebastián) y a los dirigentes actuales de la intervenida CGT.
(...) las autoridades militares de la CGT habrían solicitado al ministro de Trabajo, de acuerdo con lo
que trascendió de una fuente próxima a la central obrera, la intervención a unas veinte entidades
gremiales (...) Nota de Opinión del 16/08/76 – Página 8.


                                                 150
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



verdaderamente “digna de crédito” y afirma que el criterio que prevalece para el
gobierno es el “encuadramiento en las normas”. Se dedica a dicha ley, una
Editorial el día 14 de septiembre de 1976 que, titulada: “Empresarios, gobiernos
y asociaciones”, apela su argumentación y consejo a las autoridades, señalando
acciones de “deber hacer” y encuadrándose explícitamente en la diferencia entre
lo moralmente correcto y lo incorrecto356.
        En numerosas oportunidades el matutino expresa su apoyo a la
probabilidad de intervención de las entidades gremiales, ya sea de manera directa
por parte de representantes militares o a través lo que el diario denomina “influir
en ellos para que comprendan la situación del país”357.
        En el mes de noviembre de 1976 los enunciados se vuelven más severos
hacia las acciones sindicales. Los líderes de las organizaciones se transforman a
lo largo del discurso en “cabecillas”; los obreros y trabajadores son ahora
“recalcitrantes adictos”; y las acciones del gobierno son “demostraciones de
imperio del poder” que actúan frente a “la rebeldía”358.
        Se intensifica a lo largo de este mes y también durante diciembre de 1976
el seguimiento y reclamo por la Ley de Asociaciones Profesionales. En estos
meses el tema se aborda en numerosas oportunidades tanto a través de la
columna semanal de los días lunes como del análisis dominical de política359.
        Esta columna suele reconocer la existencia de trabajadores detenidos y, en
el marco de las acusaciones por la violación a los derechos humanos, hace

356
    “Empresarios, gobiernos y asociaciones” (...) convendrá que las autoridades recuerden que un
buen gobierno no es necesariamente el que más legisla o reglamenta sino aquel que legisla sólo
cuando es necesario y cuanto es necesario (...) Editorial del 14/09/76 - Página 6.
357
     En el campo laboral. “Para conocer la realidad” (...) mantener un diálogo abierto con los
dirigentes de los sindicatos no intervenidos e influir en ellos para que, comprendiendo la gravedad
de la situación socio – económica y subversiva que vive el país, ejerzan un control efectivo (...)Nota
de Opinión del 23/08/76 – Página 6.
358
    En el campo laboral. “No mermará la reacción” (...) Pareció que a los cabecillas y a sus más
recalcitrantes adictos les hacía falta esta demostración de imperio del poder para que cediesen en
su rebeldía (...) Nota de Opinión del 01/11/76 – Página 6.
359
    La semana política. “Avances en política sindical” (...) Ley de Asociaciones Profesionales que
cambiará substancialmente, en las organizaciones profesionales más poderosas, el régimen de
recaudación y distribución de fondos sindicales y de intervención – por parte de una entidad de
grado superior – de los sindicatos (...) convendrá insistir en que se reafirma por todos los medios
de gobierno la observación ya expuesta aquí en la edición del domingo anterior acerca de que no
habrá aumentos salariales (...)Nota de Opinión del 07/11/76 – Página 8. /


                                                 151
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



referencia a ellos y a posibles destinos que aminoren los cargos en los
Organismos internacionales360. La iniciativa del sector sindical de presentar un
escrito a las autoridades militares es catalogada negativamente, duda que se
ajuste a la prohibición de actividades político/gremiales, y recomienda prudencia al
sector de los trabajadores361.
        Ya en enero de 1977 la confección del documento crítico y la negativa del
Ministro de Trabajo de recibirlos rompen todo diálogo posible. El diario no sólo
justifica al gobierno sino que sugiere además, la intervención de los disidentes 362,
reforzando esta idea a lo largo de todo el mes tanto en el espacio de la columna
de los días lunes363 como también en el análisis dominical364.


360
    En el campo laboral. “Aumento a un solo sector” Se encuentra deliberando en Ginebra una
comisión de la OIT (...) la delegación argentina a esa reunión se integra, exclusivamente, con
funcionarios oficiales. Para que nuestra representación pueda contestar a los cargos (...) A fin de
darle todavía más pertrechos para defenderse en caso de ataque, se dispondría la libertad de
algunos dirigentes detenidos a disposición del Poder Ejecutivo, mientras que otros serían
sometidos a la acción de la justicia, acusados de delitos comunes (...)Nota de Opinión del 15/11/76
– Página 8. / En el campo laboral. ”Los signos de la realidad” (...) sobre el pedido de libertad de los
detenidos que no están encausados, el titular de la cartera de Trabajo habría acotado que es
conveniente saber con absoluta precisión el motivo de la detención de cada caso (...)
361
    En el campo laboral. “Se prefirió el silencio” (...) Por lo que anticiparon no pocas versiones
coincidentes, sugeridas todas ellas de los medios sindicales, se iban a subrayar allí, entre otros, los
problemas de salario, la política económica del gobierno y la exclusión del sector laboral del
proceso de reorganización laboral (...) Lo cierto fue, sin embargo, que la idea quedó en el aire (...)
faltaba saber con certeza si con esa actitud no se infringía la ley que prohíbe terminantemente la
actividad gremial por un plazo indeterminado (...) Aquí – se dijeron – hay que hacer lo que
aconsejaban, con excelente tino, los viejos hombres de campo: desensillar hasta que aclare, hasta
que en la alborada sea dable apreciar por qué camino hay que seguir para evitar los riesgos
innecesarios (...) Nota de Opinión del 06/12/76 – Página 8.
362
     En el campo laboral. “Interrupción del diálogo” (...) En consecuencia, el saldo de ambas
negativas admite una única interpretación: se interrumpió el contacto establecido en la fecha
recordada. Acaso se reanude pronto pero el hecho concreto subraya que el camino sindical no es
un camino despejado de obstáculos ni siquiera abierto totalmente aún a la corriente del tiempo
nuevo (...) Nota de Opinión del 03/01/77 – Página 4.
La semana política. “Con ritmo fuerte” (...) Sin duda, la jugada más espectacular hasta aquí ha sido
la difusión intensa del manifiesto “a la Nación” de setenta y dos organizaciones gremiales no
intervenidas (...) todavía más espectacular que un documento crítico de la política oficial podría ser
un plenario de secretarios generales (...) pocas dudas caben en cuanto a lo que pueda ocurrir. Si
se hace, el gobierno seguramente dispondrá detenciones. Cabe pensar, pues, que los gremialistas
acuerden una postergación (...) Nota de Opinión del 09/01/77 – Página 8.
363
    En el campo laboral. “Derivaciones para pronto” (...) Sería como cerrar los ojos a la evidencia no
advertir la inquietante situación de tirantez que se ha planteado entre el gobierno y un sector de
dirigentes gremiales (...) Es este un cuadro que debe considerarse lógico y en atención al cual es
dable comprender por qué ha vuelto a circular la versión de que se decretaría, de un momento a
otro, la intervención de varios sindicatos (...) Nota de Opinión del 10/01/77 – Página 4.


                                                 152
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



        Entre fines de enero y principios de febrero, se difunde un documento
publicado por una organización sindical latinoamericana, que describiría una
situación crítica para el sector de los trabajadores presentando casos de
detenciones injustificadas y violación a los derechos humanos en nuestro país. El
diario minimiza tales observaciones y cuestiona los mecanismos de relevamiento
de la organización365.
        La presencia en el país de representantes de la organización incomoda al
matutino. La columna de los lunes relaciona esta información con otros
pronunciamientos en el extranjero de casos de violación a los derechos humanos.
El texto habla en términos de “atmósfera desfavorable” y “evitar errores de
apreciación”366.
        En marzo la expectativa de anuncios en el exterior acerca de las
observaciones realizadas se suma a las apreciaciones sobre reuniones del
gobierno con dirigentes de los gremios intervenidos, los reclamos por la cuestión
salarial y el balance del año institucional difundido desde el Ministerio de Trabajo.


364
    La semana política. “Sólo los coletazos” (...) el malestar provocado en el ámbito oficial – léase,
en las Fuerzas Armadas – por el documento de los setenta y dos, endureció necesariamente los
términos de la comunicación entre el gobierno y los sindicatos (...)Nota de Opinión del 16/01/77 –
Página 8 / En el campo laboral. “La precaución, ante todo” (...) se ha entrado en un paréntesis de
quietud transitoria en el plano laboral (...) Está muy lejos de constituir un secreto la noticia de que,
por exigencias insoslayables de la reducción del déficit que a cualquier precio se ha propuesto
obtener el gobierno, se prescindirá de alrededor de 15.000 obreros y empleados ferroviarios (...) es
conveniente subrayar que no es un misterio el estilo que caracteriza al gobierno frente a conflictos
como el que eventualmente podría suscitarse en dicho ámbito (...)Nota de Opinión del 17/01/77 –
Página 6.
365
    En el campo laboral. “Documento para discutir” (...) En el brevísimo lapso de dos días, pues,
tuvieron tiempo suficiente para la realización de entrevistas – ninguna en el plano oficial, es preciso
aclarar -, la indagación de antecedentes y la verificación del hecho de que haya “detenidos
gremiales no sometidos a proceso judicial y la existencia de otros factores concernientes a la
violación de los derechos humanos (...) Con el transcurrir de los días se advertirá la verdadera
proyección de las reacciones de quienes no admiten de buena gana el reordenamiento del trabajo,
dispuesto con la finalidad de tornarlo de costo más económico (...) Nota de Opinión del 24/01/77 –
Página 8.
366
    En el campo laboral. “Las puertas abiertas” (...) El viaje de los representantes de la CIOSL por
otra parte, coincidía con la inminencia de posibles pronunciamientos en el extranjero acerca del
problema de los derechos humanos, de manera que no hubiese sido exagerado hablar de la
formación de una atmósfera desfavorable, capaz de dañar seriamente la objetividad con que han
de contemplarse los cuadros complejos para evitar los errores gruesos de apreciación (...) Es
menester subrayar ya mismo que las puertas se les abrieron de par en par con la finalidad de
facilitarles el cumplimiento de la misión (...)Nota de Opinión del 28/02/77 – Página 4.


                                                  153
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        V.      En el Contexto Internacional


        - El Otro en América


        El sentimiento de solidaridad entre los distintos países de la región es
reforzado en el discurso del diario enfatizando las relaciones positivas que
establecen los mandatarios de todos los gobiernos. Hacia fines de junio de 1976 y
en el marco de la finalización de la VI Asamblea de la OEA el diario desmiente una
supuesta campaña contra el gobierno chileno sobre un asunto de abuso de los
Derechos Humanos. La opinión del diario se muestra solidaria con el régimen
trasandino367.
        Se refuerza a lo largo de todo el período de análisis, un sentimiento
latinoamericanista a través del cual se apunta a la cohesión y a las relaciones
fraternas, particularmente con los países limítrofes368, y más aún cuando éstos
poseen gobiernos instaurados por la fuerza369. Sin embargo, cuando se pretende
poner en evidencia una situación de crisis, de desorden o inestabilidad, se apela
necesariamente a la presencia del Otro político como agente promotor del
desorden370. Diferentes son las expresiones referidas a la posición política de

367
     “Los derechos humanos en América” (...) Con todo, algo quedó en evidencia y no ha sido poco.
La realidad de una conciencia moral (...) positiva en pro de un manifiesto espíritu de solidaridad
continental. De ahora en más, en América, los gobiernos saben que es imprescindible sujetarse a
la ley (...) Editorial del 25/06/76 – Página 6.
368
    “Política definidamente fraterna” Detalla el diálogo y la buena relación con otros países de la
región. (...) La concordancia en el tema relativo a la acción subversiva y al terrorismo ha sido
categórica (...) no puede serlo menos, tanto por el nexo espiritual como por el intercambio
comercial. Editorial del 31/07/76 - Página 6. / “Bases firmes de una relación fraternal“. Nota
descriptiva sobre las buenas y estrechas relaciones entre Argentina y Chile. Editorial del 10/09/76 -
Página 6. / “La medida histórica de una visita” (…) La presencia en Buenos Aires del presidente
boliviano coincidió con la reafimación de los lazos de beneficios a reciprocidad de todos los
ordenes (...) Editorial del 30/11/76 - Página 8. / “Con espíritu americanista” (…) A partir de
declaraciones del Canciller en una conferencia en Brasil, resalta el carácter positivo de la cumbre
(...) los intereses argentinos y brasileños son confluyentes (...) Editorial del 14/12/76 - Página 8 /
“La amistad argentino – peruana” Comunión y fraternidad. Se refiere a circunstancias políticas
favorables para un excelente entendimiento. Editorial del 07/03/77 - Página 4.
369
     “El futuro del Perú”. Desarrolla logros políticos y económicos del gobierno instaurado desde
1975 por el general Morales Bermúdez. Editorial del 04/01/77 - Página 6.
370
     “La situación colombiana” (...) según lo enseña la experiencia de esta época en América Latina,
el aparato del desorden sistemático se manejaba mediante los hilos que son tópicos de la extrema
izquierda (...) Editorial del 16/10/76 - Página 6.


                                                 154
                                                                La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                      La Nación (1976 – 1977)
                                                                                       Salguero, Paula Andrea



Cuba, país sobre el que se refuerza la información de los lazos con la URSS y se
pone en duda su lugar en el escenario mundial371.
        En los meses finales de 1976, y cuando los primeros cuestionamientos a la
situación de derechos humanos en el país comienzan a suscitarse desde el
exterior, el diario dedica algunas Editoriales al tema. El 23 de septiembre, titulada
“Los derechos humanos en América”, desmiente lo que califica de “tales
injusticias” en un territorio americano al que le agrega el apelativo nominal e
integrador de “nuestro”. Establece una comparación con la situación que se
produce en los territorios que, a su entender, están “sometidos a la hegemonía
comunista” y aporta en ese contexto nuevos calificativos para una subversión a la
que considera “mañosa”372.
        Para el diario, el territorio norteamericano es fuente de inspiración y de
respeto. Una alineación automática se establece entre los ideales liberales del
diario y los valores de democracia que los Estados Unidos representan para ese
imaginario. El matutino no olvida la fecha de declaración de su independencia 373 y
derrocha elogios sobre su forma de gobierno y el tipo de sociedad.
        Sin embargo a partir del mes de octubre de 1976, el diario se hace eco de
un rumor en el Senado norteamericano y de supuestas denuncias de infracciones
a las normas de derechos humanos en Latinoamérica. La Editorial del 3 de
octubre titulada “Valoraciones paradógicas” cuestiona la opinión del Congreso


371
     “Cuba y los no alineados” (...) los lazos de La Habana con Moscú son tan estrechos y definen
una correspondencia ideológica y política tan nítida que resulta absurdo considerar a Cuba como
ubicada en una posición tercera (...) Editorial del 18/11/76 - Página 8.
372
     “Los derechos humanos en América” (...) Sería contrario a la verdad decir que nuestra América,
el continente íntegro, es tierra donde tales injusticias no se cometen. No obstante, resulta
necesario señalar que en todo el ámbito sometido a la hegemonía comunista, en Asia y África, el
más elemental respecto a esa dignidad es violado. Se advierten campañas tendenciosas y
encontradas contra los países latinoamericanos cuya fuente es indudablemente de filiación
comunista (...) La subversión es, por su propia naturaleza, mañosa y no se condiciona a la
controversia jurídica, aunque no vacile en reclamar la aplicación de normas que le son útiles
(...)Editorial del 23/09/76 - Página 8.
373
     “Dos siglos de vida política” (...) Cúmplese hoy dos siglos del nacimiento político de la nación
más vieja de nuestro continente (...) Consideramos las siguientes verdades como evidentes en sí
mismas: que todos los hombres son creados iguales, que su creador les confirió ciertos derechos
inalienables y que entre ellos figuran la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad (...) al cumplir
el bicentenario de su vida independiente y de su estabilidad institucional, los Estados Unidos de


                                                   155
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



de ese país. En ella se sostiene que estaría tomando partido por la subversión
negando asistencia militar a la Argentina374. Algunas notas en este sentido
responsabilizan a quienes denomina “esos grupos” como los causantes de tales
violaciones y cataloga a las opiniones internacionales como “deliberadamente
miopes”375.
        Las notas del mes de noviembre realizan un seguimiento exhaustivo de las
elecciones presidenciales celebradas en los Estados Unidos. Los artículos
manifiestan en líneas generales, expectativas de resultados que no provoquen
cambios sustanciales tanto en la situación política mundial como en la relación con
los países latinoamericanos. El 4 de noviembre de 1976 el matutino titula en
Primera Plana: “Carter es presidente electo de los EEUU”, y publica una
Editorial en página 8 brindando detalles técnicos sobre el número de votantes,
electores y fórmula ganadora, y dejando manifiesta su lectura de la relación de
interdependencia entre los países con la superpotencia376.
        Desde entonces y hasta finales de nuestro período de análisis, numerosas
Editoriales y Notas de Opinión habrán de retomar la cuestión de política exterior
de los Estados Unidos y la influencia del nuevo gobierno en las relaciones
internacionales377.

Norteamérica exhiben este proceso cívico y democrático, reconfortante y aleccionador (...)Editorial
del 04/07/76 - Página 8.
374
     “Valoraciones paradógicas” (...) el Congreso de Washington “está tomando lisa y llanamente el
partido de la subversión internacional”. En los hechos, negar asistencia y asesoramiento militar a
las naciones que más lo requieren ante la subversión organizada no cabe en encuadre lógico (...)
Editorial del 03/10/76 - Página 8.
375
     La semana política. “Una fisonomía propia” (...) sin duda a este “efectivo pluralismo” no podrá
llegarse en tanto subsista la agresión de los grupos terroristas. Mientras estos grupos – cuya
violación de los derechos humanos es ignorada por ciertas corrientes de opinión internacional
deliberadamente miopes – continúen actuando como lo han hecho hasta hoy, no sólo será difícil
alcanzar en la Argentina una plenitud cívica, sino que los distintos regímenes militares parecerán
semejantes y tendrán una justificada prolongación en el tiempo (...) Nota de Opinión del 14/11/76 –
Página 8.
376
     “Auténtica muestra de democracia” (...) No puede serle indiferente un cambio en la conducción
de la mayor superpotencia mundial cuando la relación de interdependencia entre los países, sus
sistemas y regímenes políticos y económicos es innegable y necesaria para la convivencia pacífica
(...) Editorial del 04/11/76 - Página 8.
377
      “Los supergrandes cambian de equipo”. Por René Dabernat. Se refiere al nuevo escenario
político internacional a partir de la victoria de Jimmy Carter en EEUU y las posibles estrategias de
países como China y la URSS en ese contexto. Nota de Opinión del 06/01/77 – Página 6 / “El
gobernador Carter, presidente” Por Eduardo A. Roca. Revisa la nómina de presidentes


                                                156
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



        Con el recambio institucional, el desplazamiento del Ministro de Relaciones
Exteriores norteamericano del escenario es motivo de análisis, despedida y
homenajes por parte del matutino. La figura de Henry Kissinger es abordada
fundamentalmente en Notas de Opinión con un tinte mítico y adulatorio. Se exaltan
sus actuaciones e intervenciones en la diplomacia como si se tratara de un prócer
o de un personaje ilustre de la historia nacional. A las notas suelen firmarlas
analistas internacionales, pero abundan en ellas la conjugación verbal en primera
persona del plural y la entidad colectiva de Nosotros, acompañada de acciones
relativas a la honra y el honor378.
        Ya en febrero de 1977 el diario analiza las primeras medidas del nuevo
gobierno norteamericano, expone la opinión de distintos observadores y comenta
las perspectivas en torno a la relación con Moscú, y las estrategias del nuevo
gobierno en torno al poderío soviético379.

norteamericanos de los últimos 50 años. Valora la institución presidencial, sus funciones , los
campos de acción que lo involucran, describe el rol y finaliza señalando datos biográficos y de la
personalidad de Carter. Nota de Opinión del 19/01/77 – Página 6 / “Un nuevo presidente
norteamericano “. Panorámica acerca del escenario de política internacional frente al que se
encuentra el nuevo mandatario. Editorial del 20/01/77 - Página 6 / “El diálogo Norte – Sur”
Panorama de la relación entre EEUU y los países del cono sur. Perspectivas y expectativas a partir
de la nueva presidencia norteamericana. Puntualiza en el aspecto de las relaciones económicas.
Editorial del 25/01/77 - Página 8.
378
     “Por aquí para salir”. Por Anttony Lewis. Enumera actuaciones e intervenciones diplomáticas.
(...) Henry Kissinger es nuestro P.T. Barnum, un Barnum que actúa en un circo mucho mayor y que
dice chistes que tienen un aire de solemnidad. Que honremos a una persona que ha hecho tales
cosas en nuestro nombre es un comentario sobre nosotros (...)Nota de Opinión del 20/01/77 –
Página 6 / “Henry Kissinger: balance y herencia (I)”. Por Raymond Aron. Exalta rasgos de su
personalidad, lo describe en su aspecto físico al que denomina “atlético”, se refiere a la
imprescindibilidad de hacer un balance y analizar su legado y para ello esboza un raconto de sus
intervenciones en los asuntos internacionales más diversos. Nota de Opinión del 21/01/77 – Página
6 / “Henry Kissinger: balance y herencia (II)”. Por Raymond Aron. El tono es similar a la nota
homenaje anterior con el mismo nombre. Focaliza en la relación establecida con la URSS. Nota de
Opinión del 22/01/77 – Página 6 / “Kissinger, América y las realidades del poder”. Por Nicanor
Costa Méndez. (...) Henry Kissinger domina el escenario universal. Tiene, desde luego, en grado
sumo, inteligencia; también, por cierto, capacidad analítica y, sin duda alguna, conocimientos
históricos vastos y profundos (...) Habla de sus cualidades personales, resalta virtudes y menciona
ocasiones en que se lo ha visto actuar. Se refiere hacia el final a la opinión que aquel tenía de la
relación con países como la Argentina: (...) Subrayó siempre la necesidad del diálogo, de la
coordinación, de la comprensión y, en definitiva, de la unión entre los países del mundo libre, sea
cual fuere su poder y su tamaño (...)Nota de Opinión del 28/01/77 – Página 6.
379
     “Análisis norteamericano de la situación actual”. Por Hendrick Smith. Observa que las primeras
medidas de Carter se orientaron a la política exterior antes que a los asuntos internos. Nota de
Opinión del 19/02/77 – Página 4 / “Establecer el poderío soviético es la tarea de un equipo”. Por
John W. Finney. A propósito de un reciente documento producido por la administración Carter y del


                                                157
                                                               La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                     La Nación (1976 – 1977)
                                                                                      Salguero, Paula Andrea



        - El Otro en Europa


        Las notas internacionales que abordan la cuestión europea lo hacen en
referencia al contexto político del continente pero también en numerosas
oportunidades, el viejo mundo es fuente de inspiración y hasta de adulación. Las
Notas de Opinión reflexionan sobre el modo de vida, las costumbres y hasta la
mentalidad del europeo380. Cuando se refieren a lo político privilegian el carácter
Occidental, liberal y conservador de las sociedades, minimizando en ellos las
posibilidades de la izquierda381.
        Acerca de la cuestión española, los artículos se publican en general como
Notas de Opinión firmadas por Julián Marías. El corresponsal envía durante todo
el año, artículos con una periodicidad semanal y detalla el desarrollo del proceso
político en ese país.
        Al menos en dieciséis oportunidades este autor firma notas dentro de
nuestro período de análisis382. Los textos tratan sobre el fin del franquismo en


trabajo que están llevando a cabo los analistas y técnicos norteamericanos para establecer el
poderío armamentístico de la URSS. Nota de Opinión del 23/02/77 – Página 6 / “Superioridad
estratégica”. Por Richard Pipes. Llama “Equipo B” a la junta asesora presidencial que debe evaluar
los objetivos estratégicos de la URSS. (...) se desató una campaña para desacreditar el esfuerzo,
aduciéndose en parte que el papel estaba compuesto de “conocidos militantes de la línea dura”, y
“derechistas” (...) El argumento ad hominem podría descartarse de inmediato: pertenece al reino
infantil, más que al de los adultos (...) la superioridad estratégica, conviene tenerlo en cuenta, tiene
muchas aplicaciones, aparte su empleo en la guerra nuclear puede usarse como cobertura en una
guerra convencional; para lograr concesiones políticas o económicas (...). Nota de Opinión del
24/02/77 – Página 6.
380
    “La materia prima vital de Europa” Por C.L. Sulzberger (...) En la península arábiga es el
petróleo. En Chile o en Zambia se trata del cobre. Para Europa Occidental la materia prima es el
cerebro (...) Nota de Opinión del 15/04/76 – Página 4. / “Hacia la sociedad liberal avanzada. Entre
la incomprensión y los malentendidos”. Se refiere a política actual en Francia y las cualidades del
ser liberal. Destaca las cualidades de la tradición burguesa francesa, menciona proyectos para el
mantenimiento de privilegios, estilos de vida, nociones de libertad y de orden. Nota de Opinión del
07/05/76 – Página 6./ “Qué triste está Venecia...” Por Laurence Bonnet. Describe distintas
instancias que atraviesan los venecianos para “salvar” la ciudad mientras las trabas políticas,
burocráticas y económicas dificultan la tarea (...) no se puede dejar de ver cuán acelerado está el
proceso de degradación en estos últimos años (...)Nota de Opinión del 05/02/77 – Página 6.
381
    “Europa no es revolucionaria” Por Raymond Aron. En referencia a resultados electorales en
distintos países europeos: (...) En respuesta a las dificultades de ayer y de mañana, el cuerpo
electoral se desliza hacia el conservadurismo o el liberalismo y no hacia la izquierda (...)Nota de
Opinión del 16/12/76 – Página 8.
382
    “Los partidos y el hombre partido” 26/03/76 - “El desencanto como trampa” 02/04/076 - Los
programas y los deseos. 08/04/76 - “Los programas y los deseos: La medida del tiempo” 09/04/76


                                                  158
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



España, enfatizan un estado de crisis, describen la inquietud de la sociedad,
relatan la situación como de un “Estado caótico que no se afianza” y en todos los
casos refuerza la importancia de la monarquía en ese proceso político.
        El autor suele poner en dudas la autenticidad de que la reactivación
democrática sea posible383, frecuentemente es escéptico acerca del poder
emergente384 y menciona lo que denomina un estado de “sugestión colectiva” que
cuestiona la auténtica voluntad de la población385.
        Con el definitivo comienzo de la etapa de transición a la democracia, el
desmantelamiento progresivo de las instituciones del régimen anterior y la
aprobación de una ley de reforma en noviembre de 1976, las notas que describen
y analizan la situación política se intensifican hasta fines de nuestro período de
análisis en marzo de 1977.
        Tres días después de que fuera aprobada por amplia mayoría (en
referéndum) la citada ley de reforma política, el diario titula su Editorial “España
                               386
en la vía democrática”               para subrayar el espíritu moderado y de centro que


– “España y América. El influjo involuntario” 26/08/76 - Educación Política. Las recaídas en la
España oficial. 09/09/76 – “Educación Política. ¿Jefe del Estado o cabeza de la Nación?” 30/09/76
– “Educación política. Vía libre” 06/10/76 – “Educación política. El prejuicio de la sociedad amorfa”
13/10/76 – “Educación Política. Ganar tiempo y perder el tiempo” 21/10/76 – “Educación política.
Imaginemos un partido” 09/12/76 – “Un partido político posible” 15/12/76 – “Educación Política. El
horizonte hispánico de España” 29/12/76 – “Educación Política. Instituciones sociales” 05/01/77 –
“Democracia y partidos. Letra pequeña” 29/01/77 – “El sentimiento de la vida continua” 10/02/77.
383
    La sinceridad política. “Los programas y los deseos”. Por Julián Marías. (...) Se intenta hacer
creer a los españoles (...) que desean muchas cosas que tal vez les repugnen, simplemente
porque les son presentadas como válidas. No se puede fundar una política fecunda en la coacción,
la sugestión o la sorpresa. Necesitamos apelar con mayor energía a la sinceridad política (...) Nota
de Opinión del 08/04/76 – Página 6.
384
    Educación Política. “Ganar tiempo y perder el tiempo”. Por Julián Marías (...) En rigor, nadie
tiene hoy el Poder en España, y esto es lo que habría que aclarar pronto. Pues bien, esas fuerzas
son residuales. No tienen futuro porque no tienen proyectos (...)Nota de Opinión del 21/10/76 –
Página 8.
385
    Los programas y los deseos. “La medida del tiempo”. Por Julián Marías (...) el otro día, 21 de
marzo de 1976 leí una editorial de La Vanguardia titulado sobriamente `Cien días`. Y empecé a
frotarme desesperadamente los ojos (...) se está produciendo una especie de `sugestión colectiva`
muy peligrosa, una singular `hipnosis política` que no favorece más que a los encantadores de
serpientes. Y no es discreto que los españoles nos comportemos como serpientes (...) La España
oficial (...) ha estado a distancias astronómicas de la España `real` (...) una parte de los que
ejercen el poder están haciendo esfuerzos para que coincidan.” Nota de Opinión DEL 09/04/76 –
Página 4.
386
    “España en la vía democrática” (...) quedó de manifiesto la vocación moderadora y centrista de
un pueblo cuyo destino jamás fue indiferente para los argentinos (...) tanto las izquierdas utópicas


                                                159
                                                            La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                  La Nación (1976 – 1977)
                                                                                   Salguero, Paula Andrea



predomina en ese proceso político. Desecha asimismo, toda oportunidad que
puedan tener las expresiones extremistas, a las que atribuye como propias de
“agentes de la subversión y el caos”.
       Desde entonces el corresponsal coloca el énfasis en la cuestión de los
partidos políticos y su legalización, acción que habría de producirse en el mes de
marzo de 1977, donde aún el Partido Comunista y las organizaciones sindicales
clandestinas, acompañaron las primeras elecciones democráticas del 15 de junio
de ese año.
       La situación opuesta de nuestro país condicionaba el marco de referencia
para la interpretación de aquellos sucesos. El corresponsal coloca términos de
descreimiento sobre lo que proponen los partidos políticos (en explícita alusión al
Partido Comunista), establece analogías entre ellos y los contratos legales, y
alude a la idea de “letra chica” como aquello a lo que podríamos adherir sin franco
conocimiento387.
       Algunas Notas de Opinión se refieren además, a la realidad en países
centrales como Inglaterra, Italia, Portugal, Francia o Alemania. Suelen describir la
forma de gobierno y el sistema electoral siempre colocando el énfasis en el sector
dirigente y en la importancia institucional del acto. No mencionan abiertamente la
cuestión del adversario político, sino que las alusiones son en todos los casos




cuanto las derechas desplazadas del poder purgaron por sabotear el referéndum (...) señal de los
extremos a que apelan – en esto no hay fronteras – los agentes de la subversión y el caos
(...)Editorial del 18/12/76 - Página 6.
387
     “Democracia y partidos. Letra pequeña”. Por Julián Marías. (...) Un equívoco permanente es el
que afecta a la palabra “socialismo”; la confusión teórica entre esa palabra y “comunismo” es
considerable ya desde sus orígenes (...) Casi todos los partidos hacen unas vagas apelaciones a
principios plausibles, destinados a promover la prosperidad universal. ¿Cómo rechazarlos?
Ninguno promete hacernos infelices, esclavos o pobres de solemnidad. Hay que leer la “letra
pequeña” (...) Hay grupos políticos que pueden suscitar el deseo y la adhesión de minorías
fuertemente politizadas, que han puesto a una carta sin reservas ni restricciones; pero es dudoso
que prometan, si se toman las cosas en concreto, si se imagina el país organizado como ellos
proponen nada que resulte vividero (...) Personalmente, sin entusiasmo la vida no tiene sentido
para mí, y en la medida en que la política es vida, el entusiasmo tiene que animarla. Pero desde la
juventud definí el temple del liberalismo como entusiasmo escéptico. Y desde entonces me
acompaña una breve definición: el liberal es el que no está seguro de lo que no puede estarlo.
Nota de Opinión del 29/01/77 – Página 6.


                                               160
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



tangenciales388. Sobretodo a principios de 1977, algunas notas también presentan
posibles alternativas ante un escenario electoral, siempre desluciendo eventuales
victorias de partidos asociados con la izquierda389.


        - El Otro en el Este europeo


        Tema aparte representa las opiniones que se difunden sobre los países del
Este europeo, actores que el diario coloca en posición de disputa entre el Nosotros
liberal, y el enemigo político: subversivo y marxista.
        En ocasiones las reflexiones sobre procesos políticos en esos países se
realizan a través de preguntas retóricas390, frecuentemente formuladas en notas
firmadas por especialistas y no tienen una periodicidad recurrente en el tiempo, es
decir que son esporádicas o aleatorias. Es frecuente la referencia al
cercenamiento de la libertad en aquellos países391, la utilización de imágenes de
tensión392 y combate cuando se informa sobre los conflictos en aquella parte del

388
    “El poder de un primer ministro británico” Por René Dabernat. Nota de Opinión del 07/04/76 –
Página 6. / “Las elecciones italianas”. Por Rolando Riviére Relata el panorama electoral italiano,
resalta su importancia en el marco europeo, brinda estadísticas y enfatiza puntualmente lo que
llama: “ la importancia institucional del comicio”. Nota de Opinión del 16/06/76 – Página 8./ “Los
sufragios del pueblo de Portugal “. Aplaude con entusiasmo los comicios, califica la elección
popular como el medio más apto para determinar la voluntad de la ciudadanía pero se manifiesta
también a favor de que los partidos se hayan pronunciado en contra de lo que denomina:
“candidaturas prohijadas por el comunismo”. Editorial del 30/06/76 - Página 6 / “Alemania: fin de la
edad de Oro”. Por René Dabernat. Describe transformaciones que se están produciendo en ese
país y habla especialmente de un supuesto ocaso para su actividad económica estableciendo
comparaciones con otras épocas. Nota de Opinión del 03/02/77 – Página 6 / “Retorno al sentido
común”. Por Raymond Aron. (...) Hoy más que nunca es necesario inscribir la economía francesa
en el contexto mundial para apreciar objetivamente la situación presente y las perspectivas
próximas (...) Nota de Opinión del 04/02/77 – Página 6.
389
    “Horizonte 1978”. Por Raymond Aron (...) Va de suyo, por así decirlo, que una victoria de la
izquierda abre una crisis cuyo desarrollo nadie puede prever (...).Nota de Opinión del 03/03/77 –
Página 6.
390
     “¿Es posible el marxismo nacional? Por C. L. Sulzberger (...) Se concibe el comunismo
virtualmente como un absoluto sin posibilidades de cambio porque está controlado por una lógica
inmutable (...) El autor menciona para el análisis los casos de Yugoslavia, Italia y Francia; y
desarrolla las posiciones teóricas de Marx y Lenin. No se considera para el análisis ninguna
corriente latinoamericanista ni experiencia política más allá del caso de Stalin o Tito.
391
    En el Este, jaque a las libertades”. Por René Dabernat. Nota de Opinión del 03/09/76 – Página
6.
392
    “Tensión en Europa del Este” Por René Dabernat. Desarrolla los conflictos en la Unión Soviética
y la relación con Yugoslavia. Menciona sucesos ocurridos en Polonia, Hungría, Checoslovaquia y


                                                161
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



continente europeo. Las notas rescatan ejemplos de experiencias frustradas en
países con influencia del régimen soviético, o su fracaso en naciones donde este
poder está cuestionado (aún en la década de los ´70) por la vinculación con
Occidente, como el caso de Hungría detallada en Nota de Opinión el 3 de
diciembre de 1976393.


        Acerca de la Unión Soviética, el diario no pierde pisada de sus exposiciones
en foros internacionales e intervenciones en el escenario mundial. Tanto
argumentos como actitudes, el diario exacerba para mencionar la cuestión del
enemigo político. Un ejemplo es la Editorial del 10 de abril de 1976 titulada
“Sectorización en la UN”. En ella se comenta una resolución del organismo
internacional que declara a Sudáfrica culpable por haber intervenido en la lucha en
Angola y le reclama el pago de indemnizaciones de guerra, sin embargo la opinión
se focaliza en la participación de Cuba y la URSS en el conflicto394.
        Para el diario La Nación no parece haber ningún dato que conduela a
matizar la Guerra Fría. En particular acerca de la sociedad soviética y de su modo
de vida cotidiano, dedica numerosas notas de opinión, la mayoría con firma de
especialistas. Hemos de suponer que la línea editorial del matutino se deslinda en
algún sentido de la responsabilidad de tales opiniones. Lo que abunda en aquellos
artículos es la reunión, en una misma frase nominal, de conceptos propios de la


Alemania del Este. Nota de Opinión del 20/10/76 – Página 8 / “El polvorín una vez más” Por C. L.
Sulzberger. Menciona a la zona de los Balcanes como una región crítica, que ha dado origen a
numerosos conflictos y se pregunta qué será de esta región con el nuevo gobierno de Carter. Nota
de Opinión del 04/11/76 – Página 8.
393
    “Veinte años después de la revolución húngara. El occidente de la zona soviética” Por Raymond
Aron. (...) Los acontecimientos de Budapest demostraron a la vez la posibilidad y la imposibilidad
para los pueblos de Europa Oriental, de derrocar los regímenes que se han instaurado gracias a la
presencia del ejército ruso (...) Excepcional por su estilo de vida, por ciertas formas de liberación,
Hungría se coloca en un nivel medio dentro de la jerarquía de los niveles de vida de la Europa del
Este (...) ¿Por qué los pueblos de Europa oriental viven mejor que los de la Unión Soviética? ¿Por
qué la potencia imperial acumula los proyectos balísticos y deja a los partidos hermanos los
beneficios de una relativa prosperidad? Estas cuestiones van más allá que el caso de Hungría y
exigen otros estudios. Nota de Opinión del 03/12/76 – Página 8.
394
    “Sectorización de la UN” (...) Toda intervención extranjera en los asuntos internos de un país es
censurable, pero en el caso de la URSS esta influencia no puede ser considerada aisladamente
como el de un apoyo a un grupo ideológicamente afín, sino como la ocupación de otra casilla en el
tablero mundial de ajedrez político (...)” Editorial del 10/04/76 – Página 4.


                                                 162
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



sociología o la política internacional como “ideología marxista”, “imperialismo” o
“militarización” con un vocabulario que acerca esos conceptos a un espectro
mayor de la ciudadanía, como “espíritu de la población” o “niños y
adolescentes”395.
        Se formula la noción de “revelación”, verdad oculta sobre la situación en la
sociedad soviética que construye una visión a partir de imágenes de fuerte
contenido negativo y siempre asociadas a la idea de violencia396.
        A mediados de enero de 1977, y a partir de la explosión de una bomba en
un subterráneo de la ciudad de Moscú, el diario titula en página 6 “Un código sin
fronteras”397 y califica el suceso como “un hecho insólito” estableciendo
correspondencia o analogía con la situación argentina. Se establece en este
artículo una generalización de objetivos y móviles, y explicita el carácter de tales
hechos como “inconcebiblemente criminales”, de “concretos” e “indiscriminados”.


395
     “Moscú frente a los disidentes”. Por René Dabernat (...) en eso que llamamos democracias
populares, la ideología marxista está con frecuencia más profundamente implantada de lo que se
cree en Occidente (...) Nota de Opinión del 20/05/76 – Página 6. / “La militarización de la sociedad
soviética” Por Jerome Dumoulin. Reproduce un artículo de Le Fígaro que analiza el espíritu de la
población soviética. (...) Los enemigos en este caso son todas las naciones “capitalistas e
imperialistas, sin excepción (...) Describe la “formación cívica” de los jóvenes, la militarización de
niños y adolescentes. La nota atraviesa la idea de que se debe conocer el enemigo. Habla de un
enemigo que es tan feroz que exacerba su ideología a punto tal de alienar a su propia población.
(...) ni la naturaleza democrática de nuestra sociedad, ni el estado de nuestra población y de
nuestras finanzas nos autorizan a crear semejante Leviatán militar. Menos, inspirarnos en él. Ante
esta creciente amenaza, es necesario responder al plan político con la precisión del vocabulario,
con la firmeza en la acción. En el plan militar, con la adaptación de los materiales, de las
estructuras, de las doctrinas (...). Nota de Opinión del 04/06/76 – Página 6. / “Sombras franco –
soviéticas”. Por René Dabernat. Preocupación por declaraciones y trascendidos sobre calidad de
vida en Moscú y la relación que la URSS establece con los países de su influencia. Nota de
Opinión del 25/11/76 – Página 8.
396
      “La URSS y la rebelión de los cristianos” Por René Dabernat. (...) Violencias, desalojos,
despidos ilegales, presiones y chantajes, nuevas revelaciones acaban de ser formuladas acerca
del detrimento de libertades en la Unión Soviética (...)Nota de Opinión del 29/09/76 – Página 8.
397
     “Un código sin fronteras” (...) La explosión de un artefacto terrorista en un vagón de uno de los
ramales del subterráneo de Moscú constituyó un hecho insólito (...) Hasta tal punto, en efecto los
atentados terroristas repudian la conciencia de las comunidades, que sus móviles y pretextada
justificación quedan automáticamente contradichos por su inconcebible condición criminal y
concreta, indiscriminada y artera, siempre inaceptable para los habitantes de cualquier parte del
mundo que llamamos civilizado (...) los agentes del caos coinciden en agredir a cierto código no
escrito de que el pueblo es depositario sin fronteras (...) el terrorismo más difundido entre nosotros
cuenta con dinámicos simpatizantes en los países comunistas (...) impónese la búsqueda de
fórmulas que permitan la concreción de normas ante todo eficaces de aplicación universal para la
prevención y represión del terrorismo en todas sus manifestaciones, con prescindencia del signo


                                                 163
                                                             La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                   La Nación (1976 – 1977)
                                                                                    Salguero, Paula Andrea



El Otro político es en el caso de este artículo, un “agente del caos”, poseedor de
“un código no escrito” y “no respeta fronteras”.
        El 9 de febrero del mismo año el diario titula una Nota de Opinión firmada
por David K. Shipler “La religión en la URSS”, en la que interpreta la finalidad de
la política en ese país y la posición del gobierno frente a la iglesia a partir de la
descripción de un caso398.
        Siempre que el diario se refiere a la URSS, relaciona cualquiera de sus
aspectos con la cuestión política internacional y la división en el mundo entre
comunismo y capitalismo. El 8 de marzo de 1977 el diario titula en Primera Plana,
“Acusa la URSS a Estados Unidos” y detalla en el mismo titular: “busca la
guerra fría”399. La incorporación del concepto “guerra fría” marca un punto central
en la construcción de los antagonismos y es significativo de la referencia en el
enunciado a enemigos políticos en disputa. Más aún, en una nota publicada
algunos días subsiguientes, se interpreta la motivación del matutino por enfrentar
la posición de la Unión Soviética con la de los países europeos, y distanciar las
prácticas políticas de ese país con aquellas del eurocomunismo400. Se habla en
términos de “meca del comunismo” y “confesión de temor”, se establece analogías
con los sentimientos religiosos y se da por hecho una verdad a través de la
articulación del: “como se sabe”; es decir un a priori de interpretaciones subjetivas
acerca del régimen soviético.


que motive los casos concretos (...) Aguardemos las cosas con un prudente optimismo (...)Editorial
del 15/01/77 - Página 6.
398
     “La religión en la URSS”. Por David K. Shipler. (...) la política es menos de ataque que de
contención (...) El gobierno reacciona habitualmente con severidad ante cualquier actividad que
atraiga a jóvenes a la iglesia (...) Eduard Fedotov (...) había sido trasladado por la policía a un
hospital psiquiátrico (...) “Pregunté al médico de qué manera se suponía que yo estaba enfermo”,
recordó Fedotov. “Y me dijo que mi enfermedad era que yo soy cristiano, que creo en Dios”. Nota
de Opinión del 09/02/77 – Página 6.
399
     Acusa la URSS a Estados Unidos. Al pedir informes sobre disidentes busca la guerra fría,
afirmóse. Ante ello el documento fue retirado. Portada del 08/03/77.
400
     “El trueno del Kremlin” Por René Dabernat. (...) Con una tirada de siete mil quinientas palabras
el Partido Comunista de la Unión Soviética acaba de reafirmar que la única meca del marxismo es
Moscú (...) El Kremlin condena el eurocomunismo (...) habría que ahondar aún más y preguntarse
si acaso las siete mil quinientas palabras no constituyen una confesión de temor por parte de la
propia URSS (...) Como se sabe, el régimen soviético es totalitario, piramidal y tentacular (...) el
pueblo ruso, en contacto con los occidentales descubre que existe otro mundo, que existe otra vida
(...)Nota de Opinión del 10/03/77 – Página 6.


                                                164
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        - El Otro en Oriente y en los países africanos


        Las referencias a los países orientales son escasas, están frecuentemente
asociadas al análisis de especialistas y en un aspecto temático al contexto de
guerra fría401. Las notas no ponen el acento necesariamente en el enemigo político
pero preservan el clima de época, tienen la funcionalidad de generar expectativas
que posibiliten una relación para el lector desde lo global a lo local.
        Hay referencias de alerta que señalan a estos países como blancos de la
subversión y el terrorismo que, a nivel internacional estaría pretendiendo, ocupar
todos los espacios posibles402.
        Una Editorial publicada el 25 de octubre de 1976 titulada “Auténtica
justicia económica internacional”, retoma el tema de la desigual distribución de
la riqueza en el mundo, argumentando razones que justifican el desarrollo de los
países de Occidente. Atribuye la prosperidad a la condición de “no comunistas” en
tanto factor que favorecería la imaginación, el esfuerzo y la idoneidad de
gobernantes, empresarios y obreros403.
        El caso chino es mencionado frecuentemente por su sistema de gobierno
de tipo comunista. Se lo toma como ejemplo de contraste que lo diferencia con la
realidad de Occidente. Una Nota de Opinión publicada el 28 de octubre de 1976

401
     Corea 1976, enclavado territorio de guerra fría. Por Raymond Aron. Nota de Opinión del
05/08/76 – Página 6.
402
    “China y sus misterios políticos” (...) Si bien por el presente inmediato la agresión abierta no
está al alcance de Pekín, ese método de conquista se prepara para finales del siglo y comienzos
del venidero. Los remolinos internos deben evaluarse dentro de tales posibilidades, ya que el
dominio universal es meta confesada del marxismo – leninismo en cualquiera de sus variantes (...)
Editorial del 15/04/76 – Página 4. / “Crimen y Castigo”. Acerca del secuestro de un avión francés
en Uganda. Advierte acerca del acto terrorista y la red de complicidades entretejidas. Editorial del
08/07/76 - Página 6 / “La ‘pax africana’ de Kissinger” (...) El pragmatismo del secretario de estado
norteamericano ha obtenido ventajas para la causa de la paz en el África austral (...) Detrás de la
hoguera potencial de la región entera, subyace el afán de dominio marxista – leninista (...) la
Argentina ya no está muy lejos del teatro de los sucesos. Editorial del 29/09/76 - Página 8.
403
    “Auténtica justicia económica internacional” (...) Nadie discute la existencia de desigualdades en
la distribución internacional de la riqueza (...) la situación de inferioridad de los llamados países
pobres está causada por la incapacidad, la mala administración, la corrupción con que sus líderes
se han manejado (...) la prosperidad en el mundo no comunista es el resultado de la imaginación,
el esfuerzo, la idoneidad de sus gobernantes, sus empresarios y obreros (...) los inventos y las
realizaciones han sido prácticamente obra exclusiva de Occidente (...)Editorial del 25/10/76 -
Página 6.


                                                 165
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



bajo el título “Campañas electorales” y firmada por el señor Russell Baker,
marca las diferencias entre los países en el aspecto electoral y resalta la dureza
con la que son tratados los candidatos en los tipos de sistemas totalitarios404.
        Sin embargo a pesar de los cuestionamientos y observaciones que el diario
realiza al sistema político chino, se refiere al crecimiento económico de un modo
respetuoso. En Nota de Opinión publicada el 12 de noviembre de 1976, se
destaca de manera halagadora su modo de vida, en contraste con el sistema
ruso405.
        En el marco de los cuestionamientos por la violación de los derechos
humanos en Argentina, el diario saca a colación el tema de la garantía de
autodeterminación y esboza una comparación con el caso africano a partir de la
declaración de independencia de un pequeño país: Transkei406.
        A mediados de febrero de 1977 el asesinato de representantes de la iglesia
en un país africano lleva al matutino a titular su Editorial como “Crimen en
Rodesia”. El hecho es descripto como “masacre perversa y cruel” subrayando
esta cualificación en tanto que los muertos serían católicos de raza blanca. El
artículo refuerza de los homicidas el carácter guerrillero, racista, antiblanco y
anticatólico. La construcción de los antagonismos configura un escenario a partir
de la disposición de los adjetivos connotativos de valores positivos y negativos
para uno u otro de los sujetos que intervienen en las acciones que describe407.

404
     “Campañas electorales”. Por Russell Baker (...) es bastante diferente de la nuestra. Para
empezar nada tiene que ver con la elección (...) en elecciones comunistas, nadie sabe cuál es la
plataforma de los perdedores hasta que la elección pasa (...) En estos países es muy poco común
que un candidato derrotado siga en vigencia como Bryan, Dewy o Nixon para obtener una segunda
oportunidad (...) En las elecciones comunistas, las campañas son demasiado duras para el
perdedor (...) Nota de Opinión del 28/10/76 – Página 8.
405
    “El cambio chino”. Por René Dabernat (...) el chino, a diferencia del ruso, es industrioso, activo,
lleno de iniciativa, ávido de elevarse y aún de enriquecerse (...). Nota de Opinión del 12/11/76 –
Página 8.
406
    “Afirmaciones y negaciones en África” (...) puede inquirirse en qué medida tienen los mismos,
vigencia firme y nítida en la órbita comunista, en los países de partido único (...)Editorial del
07/11/76 - Página 8.
407
    “Crimen en Rodesia” (...) masacre perversa y cruel. Perversa porque fue perpetrada contra
cuatro sacerdotes y tres monjas, todos de raza blanca, por sectores guerrilleros de la Unión
Nacional Africana Zimbabwe (...) los homicidas, que tuvieron un momento de vacilación, finalmente
se atribuyeron amor por su país como causa del crimen (...) la índole racista del atentado es, pues,
clara y, por milagro, no revistió proporciones mayores (...) no ha de omitirse el claro acento


                                                 166
                                                              La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                                    La Nación (1976 – 1977)
                                                                                     Salguero, Paula Andrea



        El 9 de marzo de 1977, con un espíritu similar a la nota anterior, el diario
publica una Editorial titulada “Panorama de Vietnam”, donde el sudeste asiático
es descripto como “escenario de propaganda” del enemigo político. El artículo
afirma como verdad de testimonio a las declaraciones de sacerdotes católicos,
extranjeros y periodistas, y refuerza - a través de ellos -, la idea de que la retirada
de tropas norteamericanas fue inútil408.




antiblanco frente al hecho de ser la Iglesia Católica en Rodesia una crítica tenaz (...) Editorial del
10/02/77 - Página 6.
408
    “Panorama de Vietnam“ (...) Nada fácil resulta la vida en el escenario de esta tremenda lucha
del sudeste asiático que tan útil resultó para la propaganda marxista – leninista (...) cuánta verdad
existe en las declaraciones de sacerdotes católicos, miembros del vietcong, extranjeros,
periodistas, que han logrado salir de Saigón y de otros lugares de Vietnam del Sur (...) Por lo visto,
poco o nada a cambiado (...) Editorial del 09/03/77 - Página 8.


                                                 167
                                                     La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                           La Nación (1976 – 1977)
                                                                            Salguero, Paula Andrea




CONCLUSIONES


       A través del análisis desarrollado, intentamos cumplir con el objetivo
general propuesto, esto es: la identificación de las marcas discursivas utilizadas
por el diario La Nación para la construcción del enemigo político durante el primer
año de la última dictadura en la Argentina.
       Hemos estudiado para ello los artículos editoriales, las notas de opinión y
ocasionalmente de acuerdo a las necesidades de la misma investigación, la
relación entre ellas y las portadas de las distintas ediciones, en el periodo
comprendido entre el 24 de marzo de 1976 y el mismo día del año siguiente, a fin
de constatar los elementos discursivos empleados por el medio para referirse a la
cuestión del Otro político y a la relación que en dichos elementos del discurso se
estableció con el Nosotros (partiendo siempre de que la construcción de ambos es
simultánea y sólo es posible la identificación de una entidad a partir de la otra).
       Hemos desarrollado para el abordaje del corpus documental, un modelo
estratégico de análisis que pretendió caracterizar las distintas dimensiones de la
relación Nosotros – Otros observada en los artículos que el diario publicó en forma
cotidiana.
       Es así como, a partir de las lecturas previas y de un pormenorizado análisis
de dicho corpus, inferimos que La Nación constituyó un escenario esencial
donde se expuso la relación de antagonismos políticos, instalando la
problemática de un Otro y reafirmando elementos de cohesión a través de la
enunciación de valores que se referencian con un colectivo Nosotros de
pertenencia.
       Permaneciendo fiel a su tradición histórica, interpeló a su "público activo"
con quien respetó en todo momento un "pacto de lectura" y orientó a la sociedad
en su conjunto sobre los valores e ideas que lo constituyen desde su fundación.
       Las columnas, tanto editoriales como de opinión pretendieron interpretar el
ánimo de su público, para sobrellevar el cambio institucional que representó el
golpe del 24 de marzo de 1976. El diario no se apartó de su rol pedagógico,



                                          168
                                                     La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                           La Nación (1976 – 1977)
                                                                            Salguero, Paula Andrea



instituyéndose   como     una   de   sus     características      principales.        Ejemplos
paradigmáticos de ello hemos analizado en editoriales como “Una doble lección” y
“La edad de la razón” del 28 y 29 de marzo de 1976 respectivamente; donde la
búsqueda por explicar los acontecimientos y dar enseñanza de ellos es la clave. El
diario llama a que “las instituciones formativas de cualquier tipo, deben ahondar su
propia lucha por evitar esas capturas iniciales” y sostiene que “la madurez de un
pueblo exige alcanzar una edad de la razón (...) argentinos, a las cosas mismas”.
      De este modo, interpretar y esclarecer los distintos aspectos de la
actualidad fue una de las continuidades recurrentes, entremezclada con la
intención paternalista y habitualmente tendiente al adoctrinamiento.


      La dimensión de estructuras que dan cuenta de alteridades colectivas,
constituyó uno de los elementos emergentes del discurso, con fuerza al
momento de describir el clima de la época.
      En tanto categorías que a entender del diario representan las nociones de
pertenencia y que se relacionan en la enunciación, de forma directa con ese
universo del Nosotros, advertimos y analizamos las esferas relacionadas con el
imaginario nacional agroexportador, la vinculación con la ideología liberal,
cuestiones relacionadas con las apariencias y el abordaje de conceptos como
progreso, desarrollo y tradición.
      Han sido claves en estas descripciones, referencias como: “la riqueza de
nuestras pampas (...) nos colocaban en tal posición dominante”, publicadas el 9 de
noviembre de 1976; o “Consideramos las siguientes verdades como evidentes en
sí mismas: que todos los hombres son creados iguales, que su creador les confirió
ciertos derechos inalienables y que entre ellos figuran la vida, la libertad y la
búsqueda de la felicidad”, publicadas el 4 de julio de 1976.


      Asimismo, la idea de Estado de Derecho, la gravitación del bienestar y la
calidad de vida, son tratadas por el diario como componentes del orden. Del
mismo modo ocurre con el tratamiento de la cuestión de la tradición inmigrante y el



                                           169
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



respeto por el poder centralizador. Encontramos ejemplos claves el 29 de abril de
1976: “el orden es la antesala de la libertad, la norma moral su condición previa
ineludible”; o el día 5 del mismo mes: “el aspecto de las formas mediante las
cuales los miembros de una sociedad desenvuelven sus actividades cotidianas
(...) constituye el signo visible de una voluntad nacional, de un comportamiento
colectivo, de un camino elegido”.


      Como contrapartida y al mismo momento que desarrolla esa idea de
Nosotros, el diario construyó una noción de Otro político. Lo situó en un espacio
simbólico, le detalló lugares y ambientes físicos particulares; lo enfrentó
directamente al resto de la población. A lo largo del análisis identificamos que el
diario optó por relacionarlo con conceptos de fuerte connotación negativa como la
idea de guerra, violencia y muerte, reforzando la representación de motivaciones
destructivas. El Otro fue estereotipado y descripto a través de generalizaciones.
      Los ejemplos son numerosos, se ha publicado muestra de ello el 17 de
agosto de 1976 en expresiones como: “una guerra llevada a cabo sin piedad por la
subversión ha hecho tabla rasa de los derechos humanos y ha llevado a los
gobiernos a una lucha sin cuartel”; el 22 del mismo mes: “ha surgido una suerte de
profesionalismo del asesinato”; o el 10 de noviembre de 1976, cuando describe
que “tienen armas poderosas al disponer de la insidia, de la demagogia, de la
promesa (...) su propósito más claro es sembrar terror, utilizar el miedo”.
      La oposición se enunció como una amenaza, en las antípodas de
”nuestra democracia” y ausente de aquellos valores que sirvieron para la
identificación de pertenencia.
      Si bien el diario al describir esta relación antagónica no apeló abiertamente
a la legitimación explícita del nuevo gobierno, reconoció en la figura del Estado a
la única entidad indiscutible para el monopolio de la coerción física. La idea de
caos y desorden condensó en sí misma al adversario político.
      Consecuentemente, así como en su definición intrínseca el diario se
autoposicionó en una línea occidental y cristiana, la identificación y clasificación



                                         170
                                                  La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                        La Nación (1976 – 1977)
                                                                         Salguero, Paula Andrea



del Otro dentro de aquel marco de época estuvo en la amplia gama de las ideas
de izquierda justificando así, los tópicos de asociación con los categóricos de
marginación y exterminio para ese enemigo político.


      El análisis desarrollado, incluyó la observancia de los aspectos relacionados
con las transformaciones que experimentó aquella relación de antagonismos que
evidenciaba el discurso editorial del diario La Nación. Las etapas consignadas
representaron tendencias, en ningún caso definitivas o tajantes sino que
pretendieron resaltar cómo el tratamiento de la temática del enemigo político se
fue modificando a medida que avanzaba la consolidación del nuevo gobierno.
      En la Etapa de Institucionalización el "locutor" habló sobre la
conveniencia de un proceso de normalización institucional que encuadrara al
nuevo gobierno en un marco legal legitimador. Las referencias mencionan la
cuestión de tiempo concluido y comienzo de una nueva época, marginando a un
segundo lugar la figura del enemigo político.
      Hemos analizado, notas paradigmáticas de esta etapa publicadas durante
abril de 1976 bajo los títulos de “Mensaje refirmatorio” el día 1, y “La primera
etapa. Ordenamiento” el día 20.
      Meses más tarde, el discurso evidenció una Etapa de Transición,
preparándose para el proceso de consolidación nacional que sobrevendría en los
meses posteriores. Los editorialistas incorporaron al discurso nuevos tópicos: el
fin de la lucha armada, la extinción de la guerrilla organizada y el
desplazamiento del enfrentamiento a otros campos de acción que se focalizan
ahora más en los aspectos simbólicos y socio – culturales.
      Estos temas dejaron en claro que el debate se había trasladado
significativamente; ya no se discutía sobre la naturaleza y funcionalidad del
gobierno sino sobre cómo encarar al enemigo presente en todos los espacios
de la cultura. Fue en este marco que el diario publicó el 3 de octubre de 1976: “la
lucha antisubversiva está siendo llevada a un ritmo en virtud del cual tal vez no
sea descartable que a fines de año pueda trazarse una raya entre dos épocas” o



                                        171
                                                      La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                            La Nación (1976 – 1977)
                                                                             Salguero, Paula Andrea



el 5 de noviembre: “sus perspectivas anteriores en materia de acciones
espectaculares o de lucha en campo abierto, como pretendió en las selvas
tucumanas, han desaparecido y ello es un triunfo parcial muy importante. Es
necesario ahora proseguir una etapa quizás más difícil”.
      Esta fue la etapa de permutación conceptual, el término “guerrilla” y
“guerrillero” (como sujeto físico, armado, e identificable en el campo de la batalla)
se fue diluyendo de los enunciados hasta casi desaparecer a lo largo de esta
etapa. Apareció con mayor fortaleza la noción de subversivo en tanto adversario
ideológico (un enemigo que ya no combate cuerpo a cuerpo, sino que se halla
imbricado en los distintos ámbitos de la sociedad).
      Ha sido pues, el traslado liso y llano de la lucha armada contra la
guerrilla al enfrentamiento simbólico contra la subversión; y fue a partir de
aquí mucho más notable que en otros momentos, la abundancia de eufemismos,
ambigüedades y analogías, tanto en editoriales como en notas de opinión y
portadas.
      La Etapa de Consolidación mostró en el discurso los signos más
transparentes de una voluntad explícita por adecuar ideas de integración y
optimismo, frente a la existencia concreta de un adversario político. Temas
como la soberanía sobre las Islas Malvinas, el rol del Ejército, y la genealogía de
las tradiciones reforzaron la idea del ser nacional para                         absorber el
enfrentamiento y emparentar la categoría del Nosotros a la de Argentinos. Al
decir “somos nosotros, los argentinos” expulsó discursivamente a todos los que no
pensaban como el diario, y así, el enemigo no sólo lo fue del sujeto Nosotros sino
que también se extendió al colectivo argentinos. Notas como “La estructura del
poder” publicada el 20 de febrero de 1977; “La marcha del proceso” del 13 de
marzo de 1977, o “El primer año” en el mismo día del primer aniversario fueron
ejemplo de ello.
      Finalmente, el análisis se concentró en la observación detallada de las
distintas expresiones que se manifestaron en las temáticas recurrentes que el
diario optó por profundizar. De este modo, el análisis por campos evidenció no



                                         172
                                                     La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                           La Nación (1976 – 1977)
                                                                            Salguero, Paula Andrea



sólo cuáles fueron los espacios de la sociedad que merecieron el interés y
seguimiento del matutino, sino además la manera en que se insertó la alteridad en
ellos.
         El ámbito de la Educación fue uno en los que el diario colocó con
mayor énfasis la alarma frente a la amenaza del enemigo político. La
institución educativa fue a su entender vulnerable, el Otro se volvió hábil e
inteligente para captar la mente de una juventud sin valores ni principios morales
seguros. A entender del matutino, el peligro se extrema por la inmediatez personal
de los intercambios. Por lo tanto, en estos espacios el enemigo adoptó cualidades
de aprovechador, explotador y deformador de ideologías.
         La centralidad de esta temática dentro de las preocupaciones del matutino
se evidenció tanto por la abundancia en términos absolutos de editoriales que
abordaron la cuestión, como así también por la convocatoria a especialistas que
firmaron sus notas de opinión, el examen realizado sobre los contenidos y las
referencias a los discursos en actos patrióticos. La cuestión educativa pudo
enlazarse a un discurso político y se prestó con mayor fortaleza al componente
didáctico. Editoriales analizadas como: “La tarea esencial en educación” del 4 de
abril de 1976; “La peor consecuencia” del 19 de mayo; y “La corrupción ideológica”
del 6 de octubre de ese año aportaron quizás los ejemplos más significativos.
         La columna de los días martes reforzó esa intención del diario por colocar el
énfasis en un análisis pormenorizado de la enseñanza formal, enlazando el tema
con la cuestión religiosa. Educación y religión son dos espacios que corrieron
paralelos en el imaginario del diario y en ambos la función pedagógica y
doctrinaria cobró relevancia.
         Del análisis se ha desprendido también, que el espacio de la familia y la
juventud fueron por excelencia aquellos en los que el diario colocó el foco de la
atención como otro de los principales blancos vulnerables. En todas las
oportunidades en que ha hablado tanto de familia como de juventud, ha sido
recalcando siempre su carácter pasivo, como meros receptores del discurso
externo del Otro. Es en este aspecto que el diario, al considerarlos no productores



                                          173
                                                   La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                         La Nación (1976 – 1977)
                                                                          Salguero, Paula Andrea



de valores y carentes de toda posibilidad creativa, justifica la intervención del
Estado en la vida de las personas. Fue el 13 de mayo cuando publicó
expresamente: “en esta tarea concierne al Estado elaborar las políticas que
contribuyan al bienestar del grupo familiar (...) consiste en educar a las jóvenes
generaciones en el culto de la vida doméstica genuina”; y dos meses más tarde, el
10 de julio: “el proceso de captación mental por parte de las ideologías capaces de
llevar a cabo estas acciones monstruosas se efectuó, precisamente durante la
etapa de su plena adolescencia”.


      El diario abordó también, la cuestión sindical – gremial. En todos los
casos el discurso adoptó una postura de estrecha relación con las posiciones
del sector empresario y del gobierno. Alertó sobre las distintas actividades de
los sectores disidentes y llamó a prestar atención sobre posibles florecimientos de
posiciones contrarias al orden proclamado como propio. Siguió de cerca las
cuestiones relacionadas con este sector y con las distintas legislaciones que
norman el carácter de su entidad, expresando que: “es transparente el propósito
de reencauzar por los carriles de la normalidad absoluta el movimiento gremial” el
5 de abril de 1976.


      Finalmente, en lo que a principales tópicos se refiere, gran preocupación
otorgó a la política internacional. Identificó con mayor precisión el lugar en donde
se encontraba el enemigo político. En este campo, la asociación con ideologías
denominadas “de izquierda” se hizo más evidente, y fue aquí donde ese
enemigo político cobró la entidad de marxista o leninista.
      El discurso del diario presentó leves variaciones al referirse al enemigo
político americano o al Otro en latitudes más distantes. Para las cuestiones
relacionadas con la conflictividad latinoamericana el diario se solidarizó con los
gobiernos de los distintos países, reforzó la idea de relaciones fraternas y de
sentimiento latinoamericanista salvo sobre la posición política de Cuba, que
remarcó los lazos y vinculaciones con la URSS.



                                        174
                                                   La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                         La Nación (1976 – 1977)
                                                                          Salguero, Paula Andrea



         También los derechos humanos y la relación con los Estados Unidos
dieron ubicación al Otro para destacar la diferencia. Se constató una
transformación en las relaciones entre la Argentina y el país norteamericano en
virtud del cambio de gobierno. En este sentido la cuestión del Otro pasó a un
segundo plano y comenzó a tomar mayor relevancia la discusión sobre la potestad
de un país para entender en cuestiones de la política interna de otra nación.
         Las problemáticas europeas en el marco de la instauración del enemigo,
se discutieron en términos de influencia de las doctrinas socialistas y del avance o
retroceso del partido comunista en las distintas instancias electorales. La identidad
europea funcionó como referente de la tradición nacional en el imaginario del
diario y cualquier anomalía se entendió como vulnerable a la democracia y al
orden.
         En el Este Europeo el diario instaló a un sujeto neutral en disputa,
contrastando valores de fuerte contenido positivo para las ideologías liberales de
occidente frente a las prácticas soviéticas calificadas como opresivas. Para el
diario La Nación, no parecía haber ningún dato que conduela a matizar aquel
estado de Guerra Fría, sino que más bien el escenario oriental fue el espacio más
adecuado para referenciar a un tipo ideal de Otro. Del mismo modo ocurrió con los
ejemplos presentados de casos de violencia en países del extremo Oriente o de
regiones africanas, escenarios de disputa, vulnerables a una expansión que
interpretó en términos de carácter global.
         El diario no realizó ningún esfuerzo por comprender o desmenuzar el origen
o la emergencia de las luchas violentas en el panorama internacional. Abundó
siempre en generalizaciones y en visiones parciales que colocan la mirada sobre
algunos aspectos del conflicto. Y esto fue una continuidad evidenciada en notas
como “Valoraciones paradógicas” del 3 de octubre de 1976; “Democracia y
partidos. Letra pequeña” del 29 de enero de 1977; “Un código sin fronteras” del 15
de enero de 1977; o “¿Es posible el marxismo nacional? del 1 de abril de 1976.




                                         175
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea



      Con todo, podemos advertir cómo La Nación orientó sus estrategias para
reforzar su "pacto de lectura" con el sector de la población que configura su
público, su entidad colectiva de pertenencia al Nosotros.
      Es dable recordar cómo habló del sindicalismo, de la iglesia, o de la
educación. Sus "alocutarios" fueron en muchos casos los mandatarios, potenciales
candidatos gubernamentales y responsables de las políticas ejecutivas del
gobierno. Sea cual fuere el tema desarrollado, el diario se dirigió al "público
activo", manteniendo su fidelidad hacia los "lectores de siempre".


      La intención principal de nuestro estudio consistió en contribuir en un aporte
académico a la comprensión del discurso de un "actor político" clave durante el
proceso de toma de decisiones en una coyuntura trascendental de la historia
argentina.
      Debe quedar en claro que este trabajo pretendió ofrecer una respuesta
inicial, no definitiva y probablemente fundacional de estudios posteriores sobre la
totalidad o parte de los aspectos citados en este análisis.
      En consecuencia, entendemos que nuestra contribución fue reconstruir, a
partir de un estudio sistemático, los mecanismos a través de los cuales un
prestigioso medio gráfico elaboró un discurso que una vez difundido sobre la
opinión pública estableció los cimientos que estructuraron una determinada visión
del enemigo político, una manera de concebir al Otro como adversario.
      En definitiva, una manera de concebir a la sociedad y al Estado.




                                      Salguero, Paula Andrea - Diciembre de 2005.




                                         176
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea




       BIBLIOGRAFÍA


Bibliografía Específica

-   AAVV “Adaptación de textos teóricos de Benveniste, Mangueneau, Kerbrat-
    Orecchioni, Ducrot” Documento de Cátedra. Língüística y Metodología del
    análisis lingüístico. La Enunciación.

-   Argumedo, Alcira (2001): Los silencio y las voces en América Latina. Bs. As.
    Ediciones del Pensamiento Nacional.

-   Atorresi, Ana. (1996): Los estudios semióticos. El caso de la crónica
    periodística. Montevideo, Pro Ciencia CONICET.

-   Aumont, Jacques. (1992): La Imagen. Madrid. Ed. Paidós.

-   Barbero, Martín. (1987): Procesos de Comunicación y Matrices culturales.
    México. Ed. G. Gili.

-   Baschetti, Roberto (1995): De la guerrilla peronista al gobierno popular. Bs. As.
    Ed. de la Campana.

-   Berger, Peter y Lukmann, Thomas (1999): La construcción social de la realidad.
    Bs. As. Amorrortu Editores.

-   Blaunstein, Eduardo y Zubieta Martín (1998): Decíamos Ayer: La prensa
    argentina bajo el proceso. Bs. As. Colihue.

-   Canelo, Paula Vera (2000): La legitimación del Proceso de Reorganización
    Nacional y la construcción de la amenaza en el discurso militar. Argentina, 1976
    – 1981. Bs. As. mimeo.


-   Cavarozzi, Marcelo (1983): “Autoritarismo y Democracia (1955-1983)”. Bs. As.
    CEAL

-   Chauí, Marilena (2004): Fundamentalismo religioso: la cuestión del poder
    teológico – político. En Filosofía Política Contemporánea, Controversias sobre
    civilización, imperio y ciudadanía. Bs. As. Ediciones FLACSO. 2004.

-   Costa R, y Mozejko D. (2001): “El Discurso como práctica. Lugares desde
    donde se escribe la historia” Bs. As. Ed. Homo Sapiens.

                                         177
                                                    La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                          La Nación (1976 – 1977)
                                                                           Salguero, Paula Andrea




-   Díaz, César (2002): La Cuenta Regresiva. Buenos Aires. Ediciones de La Crujía.

-   Domínguez, Teódulo (2000): Pragmática periodística. La Plata. Ed. Nieves.
-   Ducrot, Oswald (1980): Diccionario Enciclopédico de las Ciencias del Lenguaje.
    México. Siglo XXI

-   Ducrot, Oswald. (1989): El decir y lo dicho. Bs. As., Hachette.
-   Gilberto Gimenez (1992): en: “La identidad social o el retorno del sujeto en
    sociología”, III Coloquio Paul Kirchhoff - UNAM. México.

-   Gillespie, Richard (1987): Soldados de Perón. Los Montoneros. Buenos Aires.
    Grijalbo.

-   Kerbrat – Orecchioni, Caterine (1993): La enunciación: De la subjetividad en el
    lenguaje. 2da Edición. Buenos Aires. Edical.

-   Lalinde Posada, Ana María. (1992): Las industrias culturales. Comunicación,
    Identidad e Integración. México.

-   Maingueneau, Dominique (1986): Introducción a los métodos de análisis del
    discurso. Bs. As. Hachette.

-   Martín Barbero, Jesús (1987): Procesos de Comunicación y Matrices culturales.
    México.

-   Martínez, Albertos. (1962): Guiones de clase de redacción periodística.
    Pamplona.

-   Novaro, Marcos y Palermo, Vicente (2003): Historia Argentina. La Dictadura
    Militar 1976/1983. Del Golpe de Estado a la Restauración Democrática. Vol. 9
    Bs. As. Paidós.

-   Ollier, María Matilde (1986): El fenómeno insurreccional y la cultura política.
    1969 – 1973. Bs. As. CEAL B. Política Nº 145.

-   Romero, Luis Alberto (1994): Breve historia contemporánea de la Argentina.
    Bs. As. Fondo de Cultura Económica.

-   Rouquié, Alain (1982): “Hegemonía militar, estado y dominación social”, en
    Alain Rouquié comp. Argentina Hoy. Bs. As. Siglo XXI.
-   Sidicaro, Ricardo (1993): La política mirada desde arriba. Las ideas del diario La
    Nación 1909 – 1989. Bs. As. Sudamericana.


                                         178
                                                      La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                            La Nación (1976 – 1977)
                                                                             Salguero, Paula Andrea




-   Sigal, Silvia y Verón, Eliseo (1982): “Perón: Discurso Político e Ideología”. En
    Argentina, hoy. Compilación realizada por Alan Rouquié. Bs. As. Editorial Siglo
    XXI.

-   Steimberg, Oscar (1993): Semiótica de los medios masivos. Bs. As. Atuel.

-   Torrado, Susana (1992): Estructura social de la Argentina (1945-1983). Bs. As.
    Ediciones de la Flor.

-   Ulanovsky, Carlos (1997): Paren las Rotativas. Bs. As. Espasa.

-   Varela Cid, Eduardo (1984): Los sofistas y la prensa canalla. Bs. As. El Cid
    Editor S.A.

-   Verón, Eliseo (1987): “La palabra adversativa. Observaciones sobre la
    enunciación política” En El discurso político. Lenguajes y Acontecimientos.
    Buenos Aires. Hachette.

-   Verón, Eliseo. (1987): La Semiosis Social. Fragmentos de una teoría de la
    discursividad. Buenos Aires. Gedisa.


Bibliografía General


-   Aguilera, Octavio (1991): Las ideologías en el periodismo. Madrid, Paraninfo.
-   Borrat, Héctor (1989): El periódico, actor político. Barcelona. G Gilli.
-   Castelli, Eugenio (1993): Manual de periodismo. Bs. As. Plus Ultra.
-   Etkin, Jorge (1999): Metáfora y doble discurso. Los juegos del lenguaje en las
    prácticas del poder. Bs. As. Eudeba.

-   Graham, Katherine (1978): La página editorial. The Washington Post. México.
    Guernica.

-   Habermas, Jürgen (1994): Historia y crítica de la opinión pública. Barcelona.
    Gustavo Gili.

-   Herrero, Carmen (1996) Periodismo político y persuasión. Madrid. Actas.
-   Hornos Paz, Octavio (1997): La Nación: Manual de estilo y ética periodística.
    Bs. As. Espasa Calpe.


                                           179
                                                     La Construcción Discursiva del Enemigo Político
                                                                           La Nación (1976 – 1977)
                                                                            Salguero, Paula Andrea




-   La Nación, los grandes sucesos del país a través de sus primeras planas.
    (1998): Bs.As. Planeta.

-   La Nación, un siglo en sus columnas (1970): Bs.As. La Nación.
-   Laiño, Félix (1987): Secretos del periodismo. Bs. As. Plus Ultra.
-   Landi, Oscar (1987): Medios, transformación cultural y política. Bs. As. Legasa.
-   Leñero, Vicente y Marín, Carlos (1986): Manual de periodismo. México. Grijalbo.
-   Marafioti, Roberto (1998): Recorridos semiológicos. Bs. As., Eudeba.
-   Martín Barbero, Jesús y Silva, Armando (1999): Proyectar la comunicación.
    Comp. Bogotá. TM editores.

-   Miceli, Walter. (1999): ¿Qué es la noticia en los diarios nacionales? La Plata.
    Gittep.

-   Muraro, Heriberto (1991): Poder y comunicación. Bs. As. Letra Buena.
-   Neilson, James (2001): El tiempo de oscuridad 1976/1983. Bs. As. Emecé.
-   Podetti, Mariana y otros (1992): Política, medios y discurso en la Argentina. Bs.
    As. CEAL.

-   Van Dijk, Teum (2000): El discurso como estructura y proceso. Barcelona.
    Gedisa.

-   Van Dijk, Teun (1999): Ideología. Barcelona. Gedisa.
-   Vasilachis De Gialdino, Irene (1997): Discurso político y prensa escrita. Un
    análisis sociológico, jurídico y lingüístico. Barcelona. Gedisa.




                                          180

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:27
posted:4/25/2012
language:
pages:180