LA BENDICION DE DIOS

Document Sample
LA BENDICION DE DIOS Powered By Docstoc
					                         LA BENDICION DE DIOS
Todo en cuanto somos y tenemos en nuestra vida es por la gracia de Dios, su bendición
está con nosotros cada día, tener una casa, un trabajo, una familia, nuestro cuerpo, todo
ello y mucho más son bendiciones que recibimos de nuestro Padre celestial, que en su
infinito amor y como hijos suyos nos da con tanto amor.

La Palabra de Dios nos dice en un proverbio que la bendición de Dios es la que nos
enriquece y no añade tristeza con ella, nosotros como cristianos y servidores del Señor
debemos estar seguros y confiados que todo aquello que tenemos y llega a nuestra vida
será de bendición para nosotros porque viene de Dios y esa bendición será grande y no
traerá tristeza, dudas o miedo con ella.

Muchas veces sentimos que cosas que tenemos o personas que nos rodean nos impiden
estar bien porque no nos sentimos bien con ellas o más bien sentimos que eso o aquello
es el culpable de mi malestar o incomodidad. Si nosotros pedimos diariamente la
bendición de nuestro Padre, debemos confiar que todo es bendición de Él, el trabajo que
tenemos, la casa donde vivimos, los alimentos que tomamos, es Dios mismo con su mano
generosa quien nos lo da, y es exactamente lo que Él desea darnos.

El hecho de regresar a tu casa después de un día de trabajo es una bendición de Dios, el
tener el trabajo que tienes, tus compañeros es una bendición de Dios, tomar los alimentos
diariamente es una bendición de Dios, abrir los ojos, caminar, hablar, todo es bendición
de nuestro Padre celestial. Y cuando tenemos todo esto y recibimos en cada momento del
día más y más bendiciones de nuestro Dios, Él nos confirma su gran amor por nosotros,
su misericordia, sus promesas, y nosotros como hijos debemos ser agradecidos por sus
bondades.

Hasta hace algún tiempo empecé a reflexionar en todo esto, en percibir cuánto recibo de
Dios, cuánto tengo por gracia suya y cuánto debo agradecerle. Hace unos días salí a
almorzar con mi familia y entramos a un lugar que no conocíamos, aún cuando habían
decenas de lugares de comida alrededor, nosotros decidimos entrar a este, pedimos la
comida y al llegar lo que pedimos, nos dimos cuenta de que el plato de cada uno era
grande, literalmente era “enorme” la cantidad de comida que nos sirvieron, y nosotros sin
saberlo, entonces pensé “Dios, en verdad todo esto es para mi?... Gracias! Está muy rico”.

Y es que así es, Dios es tan maravilloso que siempre está pendiente de nosotros y sea lo
que sea que estemos haciendo o donde sea que estemos, Él cuida de nosotros y siempre
nos quiere dar lo mejor, a ti, a mí, a cada uno con un amor personal.

Las bendiciones de Dios están con nosotros cada segundo y cada momento debemos
darle gracias por todo ello, Él es nuestro Padre y desea que estemos bien.

Así como al principio señalaba que esta bendición no trae tristeza es porque todo se nos
es dado con amor, y lo que se da con amor no puede ser algo que nos perjudique, al
contrario, multiplicará en nosotros el amor, la confianza, la esperanza de que Dios está
con nosotros, Él nos escucha, nos ama y nos protegerá.

Con un corazón agradecido digámosle a nuestro Padre que sabemos que es Él quien nos
da todo esto que tenemos, que quizás no es lo que yo quiero, o lo que yo necesitaba, pero
con fe creo que es lo que Tú deseas para mí y yo lo acepto humildemente, con mucha
alegría, y en mi corazón confío que Tú me ayudarás a cuidar esto que me confías.



           Bendice al Señor, alma mía, alabe todo mi ser su santo Nombre.
                                     Sal, 103,1

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:95
posted:4/25/2012
language:Spanish
pages:2