Factores de la comprensi�n lectora derivados del texto by iQfl3r5O

VIEWS: 31 PAGES: 4

									Factores de la comprensión lectora derivados del texto
Los factores derivados del texto que inciden en la comprensión lectora son los más
importantes juntos con los derivados del lector. Estos factores pueden dividirse en físicos,
lingüísticos y referenciales o del contenido.

Factores físicos
Existen factores físicos, materiales o sensoriales, en los textos, que influyen en la posibilidad
de comprenderlos adecuadamente: las letras, agrupadas de diversa forma, solas o
acompañadas por otros estímulos, como los icónicos y auditivos.
También se debe considerar que los textos se leen en numerosos soportes (papel, pantalla
luminosa, proyecciones y otros) y que los progresos informáticos permiten nuevas
posibilidades de interconexión entre textos, como ocurre con los hipertextos.
La posibilidad de comprender adecuadamente un texto dependerá de cómo se presenten
las palabras y oraciones en él, de la tipografía, de la extensión de los párrafos y
diagramación de las páginas, y también de las características y calidad del soporte.


Factores lingüísticos
Hoy se considera no solo la oración y la frase como elementos lingüísticos; los estudiosos
sobre el tema han concebido un tipo de lingüística llamada “textual” que va más allá de las
oraciones y estudia las bases lingüísticas que estructuran los textos.
Considerando la lingüística oracional, los factores que influyen directamente en la
comprensión son el léxico y la estructura morfosintáctica de las oraciones y el uso de
elementos deícticos y reproductores.
En cuanto al léxico, la lectura es una fuente de enriquecimiento del vocabulario; por otra
parte, es un factor importante de la comprensión, pues si el texto presenta un vocabulario
difícil, con abundancia de términos técnicos, poco usuales o abstractos, la comprensión se
volverá dificultosa.
La estructura morfosintáctica de las oraciones influye en la comprensión de un texto:
oraciones largas con una sintaxis compleja o extensa pueden impedir una adecuada
comprensión. Así también, un texto compuesto por oraciones simples, sin nexos, le
provocará problemas al lector.
La lectura habitual lleva a los lectores avezados a familiarizarse con estructuras oracionales
muy variadas y complejas y a interpretarlas adecuadamente. En las etapas iniciales, la
estructura morfosintáctica influye decisivamente en la comprensión.
Respecto al uso de los elementos deícticos (pronombres, adverbios de lugar, demostrativos)
y reproductores, la lengua recurre a una serie de procedimientos que sirven para aludir o
reproducir elementos ya mencionados en el texto. En la comunicación oral su comprensión
es más fácil, porque están reforzados con otros indicios, pero en los textos escritos su
dominio no se alcanza de inmediato en forma total.
La lingüística textual estudia las características del texto, las reglas que determinan su
construcción, las partes que la componen y sus propiedades y las relaciones entre las
partes. La comprensión de un texto no exige conocimientos teóricos de este tipo de
lingüística, pero sí se deben captar sus efectos sobre el texto. Se considera que, a medida
que se avanza en la lectura, pierden importancia los elementos aislados o más pequeños y
cobran mayor importancia elementos más extensos y la verdadera comprensión de los
textos está ligada a estructuras mayores.
    Considerando este punto de vista, existen diversos elementos en un texto, que están
    relacionados con la comprensión, son elementos preestructurales, estructurales y
    supraestructurales.

    Los elementos preestructuales o estratos son las partes que forman un texto sin pertenecer
    propiamente a su significación (letras, palabras, oraciones y párrafos). La comprensión
    habitualmente no se refiere a ellos, pero resultan relevantes para ella los tipos de palabras y
    de oraciones, la puntuación y la sonoridad, más en los textos literarios que en los no
    literarios.
    Los elementos estructurales o intratextuales son los que dan unidad y estructura a un texto,
    como las ideas de una reflexión, los hechos y personajes de una narración, los principios de
    una demostración, etc. Son los elementos que conforman el contexto interno de cada uno
    de los componentes del texto y su interacción.
    La comprensión intratextual o propiamente textual consiste en captar el texto como un todo
    (chiste, noticia, cuento, carta, etc.) y las partes que lo conforman (hechos, episodios,
    demostraciones); también se deben descubrir las relaciones que estas partes establecen
    entre sí y las estructuras que surgen de estas relaciones.
    Respecto a los elementos supraestructurales          es necesario tener presente tanto la
    intertextualidad como el supratexto.
    La intertextualidad es el conjunto de los rasgos de un texto que remiten a otros textos. Las
    relaciones entre diversos textos pueden ser muy variadas, incluso se puede decir que son
    “inagotables” y considera no solo el modo más explícito de este fenómeno como las citas
    textuales, sino también esquemas narrativos, tipos de conflictos y motivos líricos.
    En cuanto a la comprensión, mientras más obras conoce un lector y mientras más
    relaciones establece entre estos textos y lo que está leyendo, mejor lo comprenderá.
    El supratexto es el contexto externo constituido por el conjunto de circunstancias que
    enmarcan tanto su producción como su recepción.
    Respecto a la comprensión, las circunstancias en las que el texto se produce o se lee
    pueden ser elementos determinantes que afecten en todo o en parte su comprensión.


    Factores referenciales o del contenido
    El componente referencial de un texto (sus contenidos) influye en su comprensión de
    acuerdo a los lectores concretos. Según los contenidos y códigos manejados por el lector, y
    el contenido de los textos se favorece o dificulta la comprensión.
    La comprensión de la lectura se dificulta por contenidos abstractos o complejos, no
    correspondientes a la edad mental y cronológica del lector.     Cuando los contenidos se
    presentan en forma desordenada, inconexa e incompleta, el lector debe realizar una labor
    muy activa de reconstrucción, por parte del lector avezado y es aplicable a todo tipo de
    escritos. En las etapas iniciales, existe también un activo aporte del lector, pero es
    conveniente que sea facilitado y no obstaculizado por el texto.
    Cualquier referente se incorpora al texto como una entidad semántica y parte de una
    comunicación. Los factores de comprensión de un texto, que provienen de sus referentes,
    en realidad sólo se pueden determinar a partir del propio texto. Al ser transformados en
    entidades semánticas, los referentes pasan a tener características diferentes a las del objeto
    representado, y al ser incluidas en un texto, pasan a ser el objeto de la interacción de los
    elementos del texto, estableciendo con ellos una inacabable cantidad de relaciones. Un
modo de obtener adecuadas categorías de análisis para un texto determinado podría ser,
por ejemplo, determinar los diferentes códigos que se pueden descubrir en él.
Fundamentalmente, la comprensión del texto va a depender de los códigos que maneje el
lector. Sin embargo, examinando el texto, puede descubrir algunos códigos que lo
estructuran o están presentes en él, como el valor simbólico que puede tener el contenido
de un texto.
Entonces, en las etapas avanzadas de la comprensión, el contenido de los textos pasa a ser
uno de los principales factores que influyen en ella. La comprensión de los referentes no
depende tanto del conocimiento del objeto representado en sí, sino de sus características
como entidad semántica incluida en un texto. Como tal el referente entra a formar parte de
una red de interacciones con los otros elementos del texto y con ellos forma conjuntos que
pueden ser incluidos en esquemas significativos dinámicos y abiertos (los códigos) que
permiten la comprensión a todo nivel.

								
To top