Docstoc

nUEVO CIRCO obra de teatro de Rub�n Dar�o Gil

Document Sample
nUEVO CIRCO obra de teatro de Rub�n Dar�o Gil Powered By Docstoc
					                                                                              1




NUEVO CIRCO
                              OBRA TEATRAL

                     RUBÉN DARÍO GIL

Esta obra nace después de largas e inolvidables conversaciones con el Maestro
Carlos Giménez, el mejor director de teatro de Venezuela de todos los tiempos,
fundador del grupo RAJATABLA. Él quería que se escribirá una obra que reflejara
la vida, la picardía y la inmortalidad de dos grandes amigos suyos: los actores
Wilfredo torres y Juan “Pichu” Rodríguez.
                                                                                2




                  Nuevo circo
                    Obra TEATRAL DE RUBÉN DARÍO GIL
PERSONAJES:
TULIO YUPANQUI
JOSÉ RAFAEL BONILLA.
ESCENOGRAFÍA:
LA HABITACIÓN DE UNA PENSIÓN. LA HABITACIÓN ESTARÁ ENMARCADA DENTRO DEL
ESTILO MORISCO, HAY MUY POCOS ELEMENTOS: UNA CAMA, UN BAÚL, UNA MESA,
UNA BAÑERA Y UNA SILLA.


JOSÉ RAFAEL ESTÁ DURMIENDO EN EL PISO, ES DE NOCHE, LA LUZ SE CUELA POR
LA HABITACIÓN ORIGINANDO UN AMBIENTE SOMBRÍO. JOSÉ RAFAEL SE VE AGITADO,
COMO SI TUVIERA UNA PESADILLA, SE DESPIERTA DANDO GRITOS. SE LEVANTA MUY
AGITADO, CAMINA POR LA HABITACIÓN Y SE ACURRUCA EN UNA DE LAS PAREDES
HASTA QUE AMANECE. AFUERA SE ESCUCHA POR UN PARLANTE LEJANO, EL ANUNCIO
DE UNA CORRIDA DE TOROS EN EL NUEVO CIRCO DE CARACAS.
JOSÉ RAFAEL AGARRA LA COBIJA DE LA CAMA Y COMIENZA A REALIZAR UNA FAENA
FICTICIA. ENTRA TULIO MUY VITAL Y SE BURLA DE JOSÉ RAFAEL.
TULIO: (RIENDO) ¡Ole!!!Ole!, bravo por el morenito de Acarigua.
JOSÉ RAFAEL: (DEJA LA FAENA Y SE APROXIMA A TULIO CON MUCHA
PREOCUPACIÓN) Tulio, ¿te encuentras bien? ¿Te sientes bien?
TULIO: Bien no, estupendo.
JOSÉ RAFAEL: Anoche tuve una terrible pesadilla, soñé que…
TULIO: Ayy, Petit noir, qué cara tan trágica tienes. Por favor, no se te ocurra
arruinarme esta felicidad.
JOSÉ RAFAEL: Anoche soñé con la señora Mary.
TULIO: A mi que me importa que sueñes con la señora Mary o con quien a ti te de
la gana. Nada que venga de ti es interesante. ¡Ah!, pero a mi me pasaron cosas
divinas, el conde fue a verme cantar y aplaudió hasta que sus manos sangraron.
JOSÉ RAFAEL: Hace algunos días te hablé de la señora Mary, ella lee la vista.
                                                                               3



TULIO: ¡coño José Rafael! Y dale con la señora Mary. Que me importa que lea la
vista o la oreja o el hueco del culo.
JOSÉ RAFAEL: Es que cuando sueño con la señora Mary, alguna desgracia pasa.
TULIO: (PAUSA) No a mí.
JOSÉ RAFAEL: La Señora Mary te leía la vista y…
TULIO: Es increíble que tenga que escucharte todos los días. He debido dejarte
parado frente al Nuevo Circo, pero no, la muy idiota siempre le han conmovido los
desamparados y te traje a vivir aquí… ahh, por eso es que nos matan.
JOSÉ RAFAEL: Tengo que protegerte.
TULIO: (RISA IRÓNICA) ¿Tú?... ¿de quién?
JOSÉ RAFAEL: De la muerte.
TULIO: (LE DA UNA CACHETADA) Te prohíbo que hables de la muerte en mi casa.
Muerte y vejez son palabras obscenas que jamás toleraré, ¿me entiendes?
JOSÉ RAFAEL: … sí.
TULIO: El conde fue tan gentil conmigo, no me quitó la vista en toda la noche.
Estoy seguro que le gusto, cuando un hombre te mira fijamente y te sonríe de
lado, es que le gustas, ¿no lo crees así?
JOSÉ RAFAEL: Yo que voy a saber de esas cosas.
TULIO. (RÍE) ¿Seguro?
JOSÉ RAFAEL: Claro Tulio, entre nosotros hay mucha distancia.
TULIO: Afortunadamente. (PAUSA PÍCARA) Cuéntame, ¿los hombres en Acarigua
son ardientes?
JOSÉ RAFAEL: Con una temperatura promedio de 37 grados centígrados durante
todo el año, en Acarigua todo es ardiente.
TULIO: …Uhhhh!!!!!!!, una respuesta evasiva, estás dando muestra de inteligencia
¨Petit noir, voy a tener que cuidarme. (PAUSA CORTA) Mira, yo te pregunto sobre…
¿cómo te explico?, ardiente sería igual a cama, a piel, a brazos fuertes, a…
JOSÉ RAFAEL: Te puedo hablar de mi novia.
TULIO: ¿Novia?... ¿cómo se llama?
JOSÉ RAFAEL: … Hortensia.
TULIO; ¿Bella?
JOSÉ RAFAEL: Como una flor.
TULIO: Y… ¿se siguen viendo?... ¿se escriben?
                                                                                 4



JOSÉ RAFAEL: Ya no, todo terminó.
TULIO: ¿Por qué?
JOSÉ RAFAEL: Porque el amor no le dura a nadie.
TULIO: ¡qué fatalista!, cuéntame, ¿te acostaste con ella?
JOSÉ RAFAEL: Me niego hablar de mi vida privada.
TULIO: No te pongas bravo, es una conversación entre amigos.
JOSÉ RAFAEL: Me parece un interrogatorio.
TULIO: Dime… ¿te acostaste con ella?, anda, habla… ¿te acostaste con ella?
JOSÉ RAFAEL: Sí… una vez.
TULIO: ¿Una vez? ¿Pero que clase de novia es esa?
JOSÉ RAFAEL: Una novia de Acarigua.
TULIO: Eso no sucede ni en Lima, que es mucho decir. (PÍCARO)¿Te gustó?... ¿a
qué huelen las mujeres?
JOSÉ RAFAEL: Me gustó y mucho.
TULIO: Veo que vivir en Acarigua es complicado.
JOSÉ RAFAEL: No lo es.
TULIO: Entonces… ¿para qué viniste a caracas?
JOSÉ RAFAEL: La señora Mary me leyó la vista y me dijo que yo sería un hombre
famoso, que me viniera a Caracas, que aquí encontraría fama, poder y fortuna.
Ella me dijo que lo primero que viera en Caracas y que me impactara, allí
encontraría mi suerte. La señora Mary nunca se equivoca.
TULIO: No me digas que cuando te encontré perdido frente a la Plaza de Toros
Nuevo Circo… ¿por esa razón quieres ser torero?
JOSÉ RAFAEL: Vi esos viejos carteles en la Plaza de Toros y me dije: “algún día tu
nombre estará allí, entre los más grandes toreros del mundo”
TULIO: Ven acá negrito, ¿cómo te lo explico?... tú nunca vas a ser feliz.
JOSÉ RAFAEL: ¿Por qué no?, tu eres el menos indicado para hablarme a mí de
felicidad, siempre estás entre triste y contento, ¿eso es la felicidad?
TULIO: Así es la fama.
JOSÉ RAFAEL: ¿Fama?... yo necesito ser famoso.
TULIO: ¿Para qué?
JOSÉ RAFAEL: Es mi secreto.
                                                                              5



TULIO: Tú no puedes tener secretos con tu maestro de Fama que soy yo. Sino
hablas claro, voy a tener que suspender las clases de la tarde. Habla, cuéntame
ese secreto.
JOSÉ RAFAEL: Es que me da pena confesarlo.
TULIO: Tú lo dices y yo hago que no lo oigo.
JOSÉ RAFAEL: Por venganza.
TULIO: ¿Venganza?... ayyyyy, petit noir, se te está saliendo la clase.
JOSÉ RAFAEL: Sí, quiero vengarme de todos, incluso de la gente que no conozco.
Tengo que demostrar que soy capaz de ser alguien en la vida. Tulio, tengo una
lucha contra el mundo, y sabes una cosa, no se como ganarle… me da miedo,
mucho miedo, tengo miedo de fracasar.
TULIO: Bien, yo te haré famoso.
JOSÉ RAFAEL: ¿Cómo?, acaso no me doy cuenta que eres un pobre diablo.
TULIO: No sabes nada de mí, yo soy famoso.
JOSÉ RAFAEL: ¿Viviendo en este tugurio?
TULIO: Esa es mi fama.
JOSÉ RAFAEL: Yo quiero una fama de verdad, donde la gente me ame, me pidan
autógrafos, que mi fotografía sea capaz de hacer milagros. (SUEÑA) Cuando sea
torero, porque lo voy a ser, seré el mejor torero del mundo.
TULIO: Olvídalo, allí no está tu futuro.
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué sabes tú de mi futuro?, ya estoy viendo al público de pie,
aplaudiendo mi faena y gritando mi nombre: ¡José rafucho! Bravo matador, bravo,
José Rafucho.
TULIO: Así gritaba anoche el conde: ¡Tulio!, adorable Tulio!
JOSÉ RAFAEL: Esta noche no irás a trabajar.
TULIO: Imposible, yo soy el hombre de la casa.
JOSÉ RAFAEL: Alguien tiene que cuidarte, iré yo.
TULIO: Te lo prohíbo.
JOSÉ RAFAEL: No saldrás esta noche de aquí, así tenga que amarrarte.
TULIO: Creo que mis oídos han escuchado una impertinencia.
JOSÉ RAFAEL: Escúchame Tulio, la señora Mary me dijo en el sueño que tienes la
marca de la muerte, por favor, esta noche no debes salir.
                                                                                 6



TULIO: Salgo cuando me de la gana, ¿ves esta carta?, me la dio el conde…
perfumada, perfume a hombre de mundo. Aún no la he leído pero me imagino lo
que dice, esta noche tengo que darle una respuesta, esta noche le diré que sí.
JOSÉ RAFAEL: Entonces iremos juntos.
TULIO: Ni lo sueñes.
JOSÉ RAFAEL: Es que…
TULIO: Cuidado negrito… ¡silencio!...ya te lo dije, esa palabra está prohibida en
esta casa.
JOSÉ RAFAEL: (CON RABIA GOLPEA Y TIRA ALGUNAS COSAS AL PISO)!eres un
idiota!, la última vez que soñé con la señora Mary, se murió mi perrito Míster, mi
único amigo.
TULIO: Te voy a dar un consejo José Rafael Bonilla y espero que me escuches…
has tus maletas ahora mismo y vete al terminal de autobuses, en este instante
debe estar alguien gritando: Acariguaaaaaa… acariguaaaaaaaaaa!!!!!... y hay
gente que regresa. Tú crees que si en este preciso momento me dicen que hay un
bus partiendo a Lima, ¿no lo tomaría?, pero yo no tengo regreso, en cambio tú
estás a tiempo.
JOSÉ RAFAEL: ¿A tiempo para qué?
TULIO: Prepárame la tina, me voy a dar un baño.
JOSÉ RAFAEL: ¿A tiempo para qué?
TULIO: Dije que quería darme un baño.
TULIO MIENTRAS SE QUITA LA ROPA Y QUEDA TOTALMENTE DESNUDO, CANTA UNA
CANCIÓN DE EDITH PIAF, JOSÉ RAFAEL ARRASTRA UNA BAÑERA HASTA EL CENTRO
DEL ESCENARIO Y LA LLEVA DE AGUA.
JOSÉ RAFAEL: ¿A tiempo para qué?
TULIO: Pero… el agua está sucia.
JOSÉ RAFAEL: Es la misma de ayer y la misma de antier.
TULIO: ¡Qué incompetente!, cámbiala por agua limpia.
JOSÉ RAFAEL: Majestad, hace tres días que no llega agua a la pensión.
TULIO: ¡Cállate!, tú discurso sobre la pobreza me enferma. (ENTRA A LA BAÑERA Y
GRITA) Esta agua está helada, deberías atenderme mejor, para eso te estoy
pagando.
JOSÉ RAFAEL: Sabes muy bien que no tememos calentador.
                                                                                 7



TULIO: No me importan las carencias de esta pensión, tú solamente debes
servirme.
JOSÉ RAFAEL: ¿A tiempo para qué?
TULIO: Para vivir idiota, para vivir. (PAUSA) Tráeme el baño de rosas, esta
princesa del Perú, esta joya del imperio Inca, debe oler bien para esta noche.
JOSÉ RAFAEL. BUSCA UN DESINFECTANTE PARA PISOS Y SE LO PONE AL AGUA.
TULIO: Yo sé que para ti, yo soy un ser misterioso, una diosa ancestral, dime, ¿qué
te gustaría saber de mí?
JOSÉ RAFAEL: ¿Por qué saliste de tu país? ¿Por qué dejaste Lima?
TULIO: Salí buscando la fama, también lo hice por venganza.
JOSÉ RAFAEL: Pero la fama nunca te llegó.
TULIO: A lo mejor sí… yo me siento famoso.
JOSÉ RAFAEL. Pero no lo eres.
TULIO: (SE SUMERGE EN LA TINA Y DICE ESTE PARLAMENTO BAÑADO EN AGUA) A
veces pienso que la fama no existe, que hay gente que se da a conocer por un
tiempo y luego desaparecen. Debe ser doloroso que en un momento todo el mundo
te conozca y al pasar de los años, nadie te da ni un vaso de agua. Yo he realizado
mil cosas a la vez: cantar, bailar, modelar, actuar, hacer de estatua en una plaza
pública… ¿y sabes qué?, lo he hecho para llenar mi soledad. A lo mejor ser
famoso es descubrir que se está muy solo en la vida. José Rafael, si te vas detrás
de la mentira, tienes que tener mucha fuerza cuando te aplaste la realidad.
JOSÉ RAFAEL: Perú debe ser un lugar hermoso, vuelve… regresa…
TULIO: Nunca… nunca… nunca… Lima es un gran espejo para mí, allá me vería tal
cual soy… nada.
JOSÉ RAFAEL: ¿Cuántos años tienes viviendo fuera de tu país?
TULIO: Trece largos años. Fui todo un aventurero, busqué ser el mejor actor del
mundo, mi baúl es testigo de todos esos vestuarios… estuve en Paris cuatro años,
luego fui a Roma, Londres, New york y por esas cosas del destino, terminé en
Caracas. José Rafael, el trópico tiene sus trampas, Venezuela estaba full de gente
cordial, de gente hermosa y de gente que estaba dispuesta a meterse en mi cama
sin muchas preguntas. Negrito, por un tiempo conocí aquí la fama, esa, la que
tanto a ti te gusta, pero la fama también atrae cuanto bichos de uñas hay y uno no
sabe en que momento comienza a mezclarse la soledad con el whisky y viene el
derrumbe… y ya nadie te quiere saludar, y todo lo bello se vuelve feo. Sabes, es
una fealdad tan significativa, a mi me condujo a esta pensión y a un trabajo
insólito… cantante de cabaret.
                                                                                8



JOSÉ RAFAEL: Manda a la mierda todo esto, Lima debe haber cambiado.
TULIO: Lima jamás cambiará para mí. Existe una Lima dentro de mí que se quedó
en el tiempo.
JOSÉ RAFAEL: ¿Y tú gente? ¿Tú familia?
TULIO: Sigo queriendo a Lima porque algún día será la guardiana de los huesos de
mi madre.
JOSÉ RAFAEL: ¿Tú mamá está viva?... ¿y la llamas?, ¿te comunicas con ella?
TULIO: ¿Para qué? La voz de mi madre me recuerda que voy a morir solo en esta
habitación.
JOSÉ RAFAEL: Eres demasiado fatalista, yo no voy a ser como tú. En Caracas me
van a sobrar amigos y fanáticos.
TULIO: José Rafael, escucha lo que te voy a decir, fuera de tu tierra jamás verás
una cara amiga, todas las personas que conozcas en Caracas serán gente de
paso.
LARGO SILENCIO, DE PRONTO TULIO SE SUMERGE EN LA BAÑERA.
JOSÉ RAFAEL: Pero… ¿qué estás haciendo?
TULIO: (SALE DEL AGUA) Intento morir en forma ridícula. (SE VUELVE A SUMERGIR)
JOSÉ RAFAEL: Eso es pecado.
TULIO: ¿Qué dices?
JOSÉ RAFAEL: El que se quita la vida va a parar al infierno.
TULIO: Nací con el infierno ganado.
JOSÉ RAFAEL: Tulio, sal del agua, te vas a ahogar de verdad.
TULIO: (CON LA RESPIRACIÓN AGITADA) ¿Quieres salvar mi alma?
JOSÉ RAFAEL: (BUSCA UN PAÑO GRANDE) Sal inmediatamente de esa bañera y deja
de hacerte la víctima.
TULIO: (RÍE BURLONAMENTE) ¿Qué harías si de verdad me ahogara?
JOSÉ RAFAEL: Usaría la bañera de ataúd.
TULIO: Te acusarían de un crimen, eres demasiado negro como para pasar por
inocente.
JOSÉ RAFAEL: A nadie le importaría la muerte de un peruano.
TULIO: (SALE DEL AGUA PENSATIVO) Me da igual, a mi no me importa la muerte de
nadie.
                                                                              9



JOSÉ RAFAEL: Prepararé el almuerzo.
TULIO: ¿Le tienes miedo al infierno?
JOSÉ RAFAEL: Tulio, yo sé que se muere para siempre.
TULIO: (SE VUELVE A SUMERGIR EN LA BAÑERA) Quiero descubrir el misterio del
más allá.
JOSÉ RAFAEL: Ahora no solo estás loco del culo sino de la cabeza.
TULIO: (SACA LAS PIERNAS DE LA BAÑERA Y LAS MUEVE COMO UNA VEDETTE) ¿Qué
será más ridículo, un ángel marico o un demonio marico?
JOSÉ RAFAEL: Ambas cosas.
TULIO SALE DE LA TINA Y SE SECA CON EL PAÑO, CANTA LA CANCIÓN DE EDITH PIAF
PADAM PADAM, SE COLOCA UNA GRAN BATA AZUL CON MUCHOS ENCAJES Y
PLUMAS. MIENTRAS TANTO JOSÉ RAFAEL PREPARA LA COMIDA.
TULIO: ¿Por qué ambas cosas?
JOSÉ RAFAEL: Apúrate para que comas.
TULIO: ¿Por qué ambas cosas?
JOSÉ RAFAEL: No preguntes tonterías.
TULIO: No respondas tonterías. (OBSERVA A JOSÉ RAFAEL) ¿Qué estás haciendo?
JOSÉ RAFAEL: Tú alimento.
TULIO: Prepárame un buen salmón, necesito mi libido alta para esta noche, ese
Conde no se me va a escapar. Como aperitivo, ponme en la mesa un buen pedazo
de queso camembert y para tomar, un Cabernet Sauvignon de Bodeaux.
JOSÉ RAFAEL: Inmediatamente princesa.
TULIO: Me encanta también cuando asumes tu rol de sirviente, es que te va tan
bien con tu color de piel.
JOSÉ RAFAEL: Princesa, ya puede venir a comer.
TULIO: (VIÉNDOSE EN UN ESPEJITO DE PENSIÓN Y COLOCÁNDOSE EN LA CARA
CREMA DE VARIOS COLORES) ¿Qué crees? ¿Seré Ángel o demonio?
JOSÉ RAFAEL: Primero muérete y luego lo sabrás.
TULIO: A lo mejor compartimos la misma paila en el infierno.
JOSÉ RAFAEL: Jamás.
TULIO: ¿Por qué?
JOSÉ RAFAEL: Pues no.
                                                                               10



TULIO: Cierto, tienes razón, pon un minuto se me olvidó lo de Hortensia, tu
exnovia.
JOSÉ RAFAEL: A quien extraño mucho.
TULIO: Ah, mira negro del coño, me agota tu dualidad.
JOSÉ RAFAEL: Ninguna dualidad, en Acarigua está Hortensia y ahora más que
nunca, yo le quiero demostrar, no mi amor, sino mi odio… por eso es que quiero
ser famoso, porque ella tiene que darse cuenta, que este minúsculo ser humano, a
quien tanto despreció, iba camino a la gloria.
TULIO: Petit Noir, vivir no es fácil. Te aconsejo que juegues, que te burles de la
vida, que pises antes que te pisen. Asume la vida como una competencia donde
siempre debes ser el ganador, perder en la vida es perder la vida.
JOSÉ RAFAEL: Tú eres un perdedor.
TULIO: (VA HACIA SU CAMA Y SE MOLESTA) ¿Por qué mi cama no está tendida?
JOSÉ RAFAEL: La comida se va a enfriar.
TULIO: No cambies el tema, ¿estás durmiendo en mi cama?
JOSÉ RAFAEL: ¿Va a comer o no?
TULIO: Estamos hablando de mi cama.
JOSÉ RAFAEL: Soñar con la señora Mary me da mucho miedo, por eso dormí en tu
cama.
TULIO: No abuses de la confianza, mira que tu lugar es el suelo, que no se te
olvide.
JOSÉ RAFAEL: No me gusta que me trates como un perro.
TULIO: La puerta está allí, eres libre de largarte cuando a ti te de la gana. No
faltaba más, perros es lo que sobra en la calle.
JOSÉ RAFAEL: Me voy a ir.
TULIO: Adiós.
JOSÉ RAFAEL: Tulio, no estoy jugando.
TULIO: Yo tampoco.
JOSÉ RAFAEL: O te disculpas conmigo o me voy.
TULIO: ¡Qué aburrido eres José Rafael Bonilla!, te repites y te repites sin
cansancio. ¿Crees qué algún día vas a llegar a ser famoso?, pues no. Sal de ese
encierro provinciano y entrégate a la vida, escúchame, es preferible morir en el
riesgo que tener una vejez sin historias.
                                                                               11



JOSÉ RAFAEL: (ABRE LA PUERTA DE LA HABITACIÓN Y CUANDO PARECE QUE SE VA,
LA CIERRA DE NUEVO LENTAMENTE) Quisiera tener 20 centímetros más de
estatura, la piel blanca y los ojos azules, quisiera haber vivido en una casa
grande, con perros de raza y mucha servidumbre, quisiera haber nacido en otro
paisaje, con nieve, pinos y un cielo eternamente gris… quisiera no ser yo.
SILENCIO.
TULIO: Chéri… debes aceptarte tal cual eres… así lo quiso Dios.
JOSÉ RAFAEL: ¿Tu crees que con esta cara voy a creer en Dios?, en mi no existe la
menor duda que descendemos del mono.
TULIO: Sin blasfemia, en estas paredes se respeta a Dios.
JOSÉ RAFAEL: Me gustaría verle la cara a Dios y preguntarle: por qué carajo me
hizo chiquito, feo, negro, bruto y…
TULIO: ¿Y qué?
JOSÉ RAFAEL: Y… de Acarigua.
TULIO: Dios sabe lo que hace.
JOSÉ RAFAEL: No lo creo.
TULIO: Dudar de Dios trae desgracias, así que cállate.
JOSÉ RAFAEL: Esta en mi casa, yo te trabajo, tengo derecho a opinar.
TULIO: No estás opinando, estás hiriéndome. Petit noir, te juro que me caes
chévere, es como tener una mascota en casa, yo te cuido y Tú meneas la cola,
¿no te parece lindo?
JOSÉ RAFAEL: La comida está servida desde hace un rato.
TULIO: ¿Y qué esperas para servirme?, eres un inútil. (MIRA LA COMIDA QUE ESTÁ
EN LA MESA)¿Qué es esto?
JOSÉ RAFAEL: Lo que usted ordenó.
TULIO: Te hablé de manjares y tú sirves esto.
JOSÉ RAFAEL: Es todo lo que hay.
TULIO: Me estás ofendiendo petit noir con el almuerzo, me niego a comer.
(EXAMINA CON CUIDADO LO QUE ESTÁ EN LA MESA) !Qué horror!, sardinas con pan
y diablitos. Mírame la nariz, ¡no te dice nada?, esta nariz es un homenaje a mis
ancestros, soy descendiente del Sol, mi rostro está esculpido por una cultura
milenaria, no pretenderás que con este abolengo tenga que comer eso.
JOSÉ RAFAEL: Está bien retiraré todos estos manjares… pero para mi estómago.
                                                                              12



TULIO: Ni se te ocurra, no me voy a quedar muerto de hambre frente a mi
sirviente.
JOSÉ RAFAEL: Su majestad se va a sentar, ¿sí o no?
TULIO: ¡Qué insolente!, eres más negro de lo que pensé.
JOSÉ RAFAEL: (SE SIENTA) Esto se ve delicioso.
TULIO: (LO TUMBA CON LA SILLA) Fuera de mi mesa, voy a comer para no darte
gusto.
JOSÉ RAFAEL: (EN EL SUELO) Maldita peruana hambrienta, sabe Dios que clase de
escoria eras en Lima… ¿y qué actor?, con esa cara solo te contratarían para
obras de terror. No creas que me engañas, si estás aquí debe ser por algo.
TULIO: (SE SIENTA A COMER E IGNORA A JOSÉ RAFAEL) Al conde lo tengo
enloquecido, va todas las noches a verme. A lo mejor me lleva a París con un
jugoso contrato y es lo menos que le voy a pedir. (PAUSA) Recuerdo tanto a París,
allí conocí a Abdellah Ali Mohamed, un muchacho del Magreb que me trataba
como una sultana. Yo me vestía, en esa época, con mi traje chinchero… una falda
sobre otra, floreadas y bordadas, con mis trenzas adornadas de cintas de colores
y un sombrerito muy elegante que le daba un ligero toque folklórico. Eso lo
enloquecía, era un amante impresionante, todo un Bereber adornado por el sol
del Sahara, era dotado… de todo. Lástima que nos separamos por esa gonorrea
que me pegó, ¿te imaginas que falta de glamour?... ¡!!!Pegarme a mí una
gonorrea!!!!!, que vergüenza me dio cuando tuve que ir al médico, Dios mío, yo en
cuatro patas en aquel consultorio parisino, cuando el doctor me hacía el tacto
rectal, yo sentía que los últimos vestigios del glorioso imperio Inca se
derrumbaban.
SIGUE COMIENDO MIENTRAS JOSÉ RAFAEL LA OBSERVA:
JOSÉ RAFAEL: Eres un pobre marico.
TULIO LE ARROJA LOS RESTOS DE LA COMIDA CON MUCHO ENOJO:
TULIO: No soy marico, soy una princesa Inca.
JOSÉ RAFAEL: (COMIENDO DE LOS RESTOS QUE CAYERON AL PISO) Estás loco.
TULIO: Mal agradecido, negro tenías que ser.
JOSÉ RAFAEL: Este color me honra.
TULIO: La oscuridad no honra a nadie.
JOSÉ RAFAEL: A mí sí.
TULIO: Imbécil, resentido… acabas de confesar que te gustaría ser rubio y de ojos
azules. Te odias y por eso odias al mundo.
                                                                                 13



JOSÉ RAFAEL: Yo no odio al mundo.
TULIO: Quieres vengarte de la humanidad, menos mal que eres estúpido porque si
no tendríamos un nuevo Hitler.
JOSÉ RAFAEL: India hambrienta, quieres despreciarme como te lo hicieron en
Perú. Hablas fino y bonito, pero en boca de una cholita como tú, todo suena falso
e impostado.
TULIO: Una vez leí un grafiti en un baño de New York lo siguiente: favor no bajar el
agua, puede ser que entre un negro con hambre. (RÍE).
TULIO SE LEVANTA DE LA MESA, VA HACIA SU CAMA Y SE ACUESTA. JOSÉ RAFAEL,
DISCIPLINADAMENTE, RECOGE Y ARREGLA LA MESA.
JOSÉ RAFAEL: Mamá, cuanto te extraño, cierro lo ojos y te veo: pequeña… delgada,
con tus vestidos de flores y la cartera siempre combinada con los zapatos. Mamá,
con qué felicidad regresaría a tu vientre, es que me siento tan solo sin tu
protección. Mientras más adulto soy, más niño me siento. A pesar que estamos
separados por yo no se cuantos kilómetros, no puedo vivir sin ti. Me aterra pensar
que algún día te vas a morir… no soportaría verte fría y sin expresión. Mamá, sigo
siendo tu bebé, cántame el arroz con leche, con esa hermosa voz desafinada que
me hacía dormir.
TULIO: (SACA UNA BOTELLA DE RON Y TOMA) Ven Petit Noir, cántame el
cumpleaños feliz.
JOSÉ RAFAEL: Hoy no es tu cumpleaños.
TULIO: ¿Y cómo lo sabes?
JOSÉ RAFAEL: Por que la gente cuando está cumpliendo años, siempre amanece
con una sonrisita estúpida.
TULIO: Yo tengo esa sonrisita desde que me desperté.
JOSÉ RAFAEL: Tú sonrisita se debe a que solo piensas en sexo.
TULIO: ¿Yo?... estoy cumpliendo años, créemelo.
JOSÉ RAFAEL: No te creo.
TULIO: Detesto cumplir años, esa es la venganza de Dios contra los que sufrimos
ataques de vanidad.
JOSÉ RAFAEL: ¿Cuántos años cumples?
TULIO: Esa pregunta no se le hace a una princesa.
JOSÉ RAFAEL: Te estás poniendo viejo.
                                                                                14



TULIO: ¿Viejo yo?, ahora es que me falta mundo. El problema es que la edad
exacta no se puede decir, puede ser un arma para los enemigos. Yo cumplo de
acuerdo a mi estado de ánimo, hoy por lo menos me conviene cumplir… 20, sí,
veinte es una ideal para impresionar al conde. Esta noche le diré al conde que me
posea como si fuera una indiecita en retoño, que me lleve a una cama cualquiera
de un hotel cualquiera.
JOSÉ RAFAEL: Estas cumpliendo años, ¿sí o no?
TULIO: Claro que no, de todos modos quiero que me cantes el cumpleaños feliz.
JOSÉ RAFAEL: Vas a terminar loco.
TULIO: Sería espantoso si terminara cuerdo. Vamos, cántame el happy birthday to
you.
JOSÉ RAFAEL: ¿Sin torta?
TULIO: Los pasteles son muy cursis. (ENCIENDE UNA VELA)
Joyeux Anniversaire
Joyeux Anniversaire
Joyeux Anniversaire... Princesa.
Joyeux Anniversaire
Pediré un deseo… (TULIO APAGA LA VELA Y SUCEDEN DESCARGAS ELÉCTRICAS, SE
CAEN OBJETOS EN EL CUARTO Y LA VELA SE CAE)
JOSÉ RAFAEL: … es la muerte Tulio, la señora Mary jamás se equivoca. Te lo pido,
no salgas esta noche.
TULIO: (TOMA DIRECTO DE LA BOTELLA) No me importa lo que haya dicho la
señora Mary, la muerte no me va a estropear esta felicidad. (SILENCIO) Petit noir,
no sabes cantar el cumpleaños feliz en francés en forma apropiada pero te
agradezco el intento. (SE VA QUEDANDO DORMIDO) Por favor, arregla un poco el
cuarto, saca esa bañera, limpia el piso, que por lo menos está miseria se vea
impecable.
JOSÉ RAFAEL REALIZA SUS TAREAS DOMESTICAS MIENTRAS TULIO TOMA ACOSTADO.
TULIO: Nunca te comenté que mi verdadera madre fue una indiecita de la selva,
ella murió el día que yo cumplía cuatro añitos. Los señores de la casa donde ella
trabajaba como sirvienta, me criaron… debo confesarte que me quisieron como su
propio hijo, crecí en un hermoso hogar de Barranco, me dieron educación
privilegiada, en los mejores colegios de la perla del pacífico, en la ciudad de los
reyes, la hermosa Lima. Pero nunca dejé de ser el cholito, el hijo de la sirvienta.
La discriminación en Perú es asquerosa, en la primera audición que asistí en la
                                                                                15



Escuela Nacional Superior de Arte dramático del Perú me eliminaron por mi porte
de Indio… francisco Pizarro no ha muerto.
JOSÉ RAFAEL: Trata de dormir.
TULIO: ¿Fuiste un niño feliz en Acarigua?
JOSÉ RAFAEL: Creo que sí… bueno, menos en el internado.
TULIO: ¿Por qué?
JOSÉ RAFAEL: Cosas que pasaron.
TULIO: No se porque me vino a la cabeza la novela de Vargas Llosa, La ciudad y
los perros, en la historia había una perrita coja llamada la malpapeada que todos
los internos la violaban. Yo creo que esa perrita era negra.
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué insinúas?
TULIO: Nada.
JOSÉ RAFAEL: Deja la ironía.
TULIO: Disculpa, se me olvidó lo de hortensia.
JOSÉ RAFAEL: Tengo derecho a mis secretos.
TULIO: Que hermoso que ocultes algo, yo adoro adivinar los rollos existenciales de
los demás, tú serías para Freud, la mejor rata de laboratorio. Yo no nací para eso,
mi vida es un libro abierto.
JOSÉ RAFAEL: Yo más bien veo un libro deshojado.
TULIO: ¿Sabes en que momento nació mi personalidad solitaria, aventurera,
bebedora y amante de la vida?
TULIO: Soy todo oído.
TULIO: Fue cuando tenía ocho años y un vecinito alemán, mayor que yo, me bajó
los pantalones debajo del puente de los suspiros y… llegué a la cumbre de Machu
Picchu. No me quedó nada de Machu pero si mucho de Picchu. (SILENCIO) José
Rafael, llévame para Acarigua, quiero conocer ese mundo que se encuentra en tu
silencio.
TULIO SE QUEDA DORMIDO. JOSÉ RAFAEL LO CONTEMPLA, TOMA UN FILOSO
CUCHILLO, SE ACERCA A TULIO LENTAMENTE, HACE QUE LE VA A DAR UNA
PUÑALADA Y SE ARREPIENTE. SE RETIRA ARREPENTIDO. TOMA LA BOTELLA DE RON.
JOSÉ RAFAEL: (MURMURANDO) Hijo de puta, agradece que soy un cobarde… como
me encantaría verte a mis pies, sirviéndome mientras te maltrato. Indio
desgraciado, eres otra plasta de mierda que se queda en mi país… yo seré negro,
sí, con mucho orgullo, pero… ¿quién coño eres tú fuera del Perú? Si los de tu
                                                                              16



tierra te desprecian, no esperes de mí, ni un poquito de compasión. (PIENSA) No,
no, no… ¿qué estoy diciendo?, la rabia hace que la lengua se exprese sola…
(SUELTA EL CUCHILLO. JOSÉ RAFAEL ABRE EL BAÚL Y SACA UNA CANTIDAD DE
TRAPOS) Debo hacer algo para que no salga esta noche para la calle… si le pasa
lo peor, me quedaré en la calle, la señora Mary no se equivoca. (SE PONE UN
TRAJE ELEGANTE DE CORTESANO, SE PEINA DIFERENTE, SE SUBE A LA MESA DE
COMER Y LE HABLA FUERTE A TULIO, CON VOZ ENGOLADA Y ARTIFICIAL) Oh
princesa del Perú, bella flor cuzqueña, vuestro Conde ha venido para rendirle
honores y decirle que estoy aquí para amarla siempre…
TULIO SE DESPIERTA Y MIRA AL CONDE, AL PRINCIPIO NO ENTIENDE LO QUE PASA.
TULIO: ¿Quién dice que me amará para siempre?
JOSÉ RAFAEL: Yo… tu conde… de…. ¿Marruecos?
TULIO: ¡Conde!, ¿es usted?
JOSÉ RAFAEL: El mismo que brinca y calza… Princesa, he venido de muy lejos para
llevarla a París.
TULIO: ¿París?... ese es mi sueño.
JOSÉ RAFAEL: Tú eres mi sueño.
TULIO: Ayyyy, que vergüenza, encontrarme en estas fachas.
JOSÉ RAFAEL: Al natural te ves más hermosa.
TULIO: Conde, no estoy soñando, ¿verdad?
JOSÉ RAFAEL: Soy tu deseo de cumpleaños.
TULIO: Sí, eso fue lo que pedí, que viniera un conde a buscarme.
JOSÉ RAFAEL: Tienes que darle una respuesta a mi carta.
TULIO: Sí, si todo a lo que usted quiera.
JOSÉ RAFAEL: Entonces ya todo está dicho, salimos esta misma noche para París.
Tengo los pasajes comprados, solo necesito tu nombre completo y tu número de
pasaporte para irnos a disfrutar de los mejores salones de Europa, de los mejores
banquetes… tú serás la consentida del Jet Set internacional.
TULIO: ¿Yo?
JOSÉ RAFAEL: Sí, mí querida flor incaica.
TULIO: Me cambiaré enseguida.
JOSÉ RAFAEL: ¿Para qué?, así te ves hermosa.
                                                                              17



TULIO: (SE VISTE CON RAPIDEZ, ES UN VESTIDO DE MUJER MUY EXÓTICO) ¿Dónde
estará el inútil de Petit noir? Ahora que lo necesito, desapareció.
JOSÉ RAFAEL: Tengo que llamar a la agencia de viaje para reservar nuestros
pasajes en primera clase a París, el vuelo saldrá en una hora, así que no tenemos
tiempo que perder.
TULIO: Ya voy, ya voy, estaré lista en un segundo.
JOSÉ RAFAEL: ¿Dónde hay un teléfono?
TULIO: En teléfono monedero está en la esquina. Esta pensión de mala muerte
apenas le llega el agua… teléfono, ni soñando.
JOSÉ RAFAEL: Apúrate o perderemos el vuelo.
TULIO: Dios, ¿dónde estará ese bueno para nada de José Rafael?
JOSÉ RAFAEL: ¿José Rafael? ¿Quién es él?
TULIO: El que comparte el cuarto conmigo.
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué?
TULIO: Mi sirviente.
JOSÉ RAFAEL: Me estás engañando… y yo que pensé que eras una mujer der
principios… así que vives con un tal José Rafael.
TULIO: Un momento, no me mal interpretes.
JOSÉ RAFAEL: Me voy.
TULIO: (LO DETIENE DESESPERADAMENTE) No conde, por favor, no se vaya sin mí…
José Rafael es una lagartija muerta de Acarigua. No es como usted, elegante,
distinguido, con clase, con mundo, con los dientes parejitos… en fin, un conde.
JOSÉ RAFAEL: Princesa, mire que el matrimonio con un conde es una cuestión de
honor.
TULIO: le seré fiel eternamente.
JOSÉ RAFAEL RÍE A CARCAJADAS.
TULIO: Señor Conde, no se burle de mí, yo he esperado este momento desde niña,
siempre tuve el presentimiento que un ser mágico me daría la vida que tanto he
soñado. Mire, mire como estoy subsistiendo, esta ratonera no es digna de una
princesa Inca, ya me cansé de esta pobreza asquerosa. Observe mi nariz, es
orgullo de mis ancestros… ambos tenemos sangre azul, la suya de… ¿dé dónde
fue que me dijo que venía?
JOSÉ RAFAEL: …Marruecos.
                                                                              18



TULIO: De allí mismo y la mía, del Cuzco, soy descendiente directo del sol.
JOSÉ RAFAEL: Hace exactamente un año en París, durante un fuerte invierno, soñé
con una señora misteriosa, su nombre nunca se me olvidó, era la señora Mary
(TULIO SE SORPRENDE). Esa mujer me dijo que en un lugar insignificante del
mundo llamado Caracas, en una posada humilde llamada Nuevo circo, se
encontraba la princesa más bella e inteligente de la tierra. Sabes mi reina, te
estuve buscando desde ese momento hasta que te encontré bailando en un infame
Cabaret. Ahora que te veo, me doy cuenta que la señora Mary tenía la razón.
TULIO: ¿La señora Mary?
JOSÉ RAFAEL: Parece que es una vidente famosa de Acarigua.
TULIO: ¿Tú eres la muerte?
JOSÉ RAFAEL: No te entiendo.
TULIO: ¿Dónde estará el negrito para que me aclare todo este enredo?
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué negrito?
TULIO: Mi sirviente… es un pobre diablo de Acarigua que también me ha hablado
de la Señora Mary. ¿En dónde estará?... ¿será que se fue por lo que le dije?
JOSÉ RAFAEL: Princesa, no me haga perder el tiempo con un pedazo de negro
extraviado…
TULIO: Es cierto…
JOSÉ RAFAEL: Tengo que llamar a la agencia.
TULIO: Estoy casi lista.
JOSÉ RAFAEL: Princesa, dígame su nombre completo, es para comprar el boleto de
avión.
TULIO: ¿Mi nombre?
JOSÉ RAFAEL: Por supuesto.
TULIO: ¿El verdadero?
JOSÉ RAFAEL: Claro, el nombre que tiene en el pasaporte.
TULIO: (PIENSA Y TRAGA DURO) Señor Tulio Yupanqui.
JOSÉ RAFAEL: ¿Señor Tulio?... creo que escuché mal.
TULIO: No le haga mucho cerebro a eso, son tecnicismos sin importancia. Ponga
Tulio Yupanqui y ya, es que en el Perú, las princesas tenemos nombres muy
extraños. No piense más en eso, vaya y haga la llamada, estaré lista cuando
regrese.
                                                                              19



JOSÉ RAFAEL: Un momento… un momento… no iremos para ninguna parte… ¿qué
clase de burla es esta?, usted no es una princesa, usted es un marico.
TULIO: (COMO SI ESTÁ A PUNTO DE UN INFARTO) No diga esa palabra.
JOSÉ RAFAEL: Yo pensé que estaba hablando con la princesa Cusy Coullu del Perú.
TULIO: Señor conde, véame como un accidente Biológico. Míreme bien, soy toda
una princesa, una digna representante del glorioso Imperio Inca.
JOSÉ RAFAEL: No la mato en este segundo porque no valdría la pena.
TULIO: (EN FRANCÉS) Señor conde, lo importante es la felicidad, no se fije en mi
cuerpo sino en mis sentimientos.
JOSÉ RAFAEL: (CONFUNDIDO) Oui.
TULIO: (EN FRANCÉS) Si le molesta que tenga algunas cosas extras, en París me
puedo cambiar el sexo. Piense que lo nuestro fue amor a primera vista.
JOSÉ RAFAEL: Oui.
TULIO: (EN FRANCÉS) Sabía que iba a entender. Conde, sellemos nuestra felicidad
con un beso.
JOSÉ RAFAEL: Oui.
TULIO: (EN FRANCÉS) Dios, no puedo con tanta felicidad. Conde, nacimos el uno
para el otro. (INTENTA BESARLO Y JOSÉ RAFAEL RETROCEDE) ¿Qué le pasa Conde?
¿Por qué me rechaza?
JOSÉ RAFAEL: Oui.
TULIO: (EN FRANCÉS) Soy una amante excepcional. Usted se ha sacado la lotería
conmigo. Eso sí, en Francia no me vaya a engañar porque soy muy celosa.
JOSÉ RAFAEL: Oui.
TULIO: (EN FRANCÉS) ¿Me va a engañar?
JOSÉ RAFAEL: Oui.
TULIO: (YA EN ESPAÑOL) Basta con decir “Oui” a todo.
JOSÉ RAFAEL: Es lo único que se decir en francés.
TULIO: (LO MIRA CON DETENIMIENTO) ¿Qué? (LE QUITA EL TURBANTE) Pero si es el
maldito Petit noir.
JOSÉ RAFAEL RÍE A CARCAJADAS.
TULIO: Te burlaste de mí.
JOSÉ RAFAEL: Señor tulio Yupanqui, a mi no me parece nombre de princesa
(LANZA UNA FUERTE CARCAJADA)
                                                                               20



TULIO: Esto no te lo voy a perdonar.
TULIO LE TIRA ALGUNAS COSAS Y JOSÉ RAFAEL NO PARA DE BURLARSE.
JOSÉ RAFAEL: Te ves hermosa princesa, no te conocía ese vestido.
TULIO: Hablando de vestidos, ¿con qué autorización sacaste ese traje del baúl?, te
prohibí abrir mi baúl, allí guardo todos mis vestuarios del teatro. Ese que llevas
puesto, fue cuando interpreté Laurence de Arabia en un teatro de Arequipa.
JOSÉ RAFAEL: Corre, corre, el avión para Marruecos está a punto de partir.
TULIO: (LLORA CON RABIA) Me llamaste marico y eso no te lo voy a perdonar.
JOSÉ RAFAEL: Soy el conde Mohamed la bemba.
TULIO: (LLORANDO) Pensé que todo era verdad, me has humillado petit noir.
(TRANSICIÓN) Ahora sí, fuera de mi cuarto, vete… vete. Corre al Nuevo Circo y
diles que quieres ser torero para que veas la respuesta que te van a dar.
Escúchame negrito, con todos los defectos que tú me veas, yo ya hice mi vida,
pero en cambio tú no sabes hacia dónde vas y déjame jugar al pitoniso, vas hacia
una gran plasta de mierda, hacia ya va tu vida.
TULIO SE DESPLOMA
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué te pasa Tulio?
TULIO (PÁLIDO) Qué has logrado desplomar mi tensión arterial.
JOSÉ RAFAEL: Te preparo una manzanilla caliente.
TULIO: No quiero nada de ti, fuera.
JOSÉ RAFAEL: Es que tomaste demasiado.
TULIO: ¡Coño! Cuando se vive una soledad como la mía, jamás de toma
demasiado.
JOSÉ RAFAEL: (LE PONE AGUA EN LA CARA) Tranquilízate.
TULIO: (LO TOMA POR EL CUELLO) Me la vas a pagar Morenito de Acarigua.
JOSÉ RAFAEL: Te voy a traer una aspirina para que se te quite el “ratón”.
TULIO: Lo que quiero es que se me quite la arrechera que tengo.
JOSÉ RAFAEL LANZA UNA RISOTADA.
TULIO: Tenme miedo petit noir, los indios somos muy vengativos y más un inca y
más un inca marico.
GRAN SILENCIO.
JOSÉ RAFAEL: Maestro, es tiempo para la lección de la tarde.
                                                                                    21



TULIO: Qué descaro… la clase está suspendida.
JOSÉ RAFAEL: No puede suspenderla.
TULIO: … y suspendida hasta nuevo aviso.
JOSÉ RAFAEL: (SE SIENTA FRENTE A TULIO) Hoy seré un alumno ejemplar.
TULIO: Dije que estaba suspendida, ¿eres sordo?
JOSÉ RAFAEL: Tienes que enseñarme el arte de ser famoso.
TULIO: Ah sí, creo que vas a tener que regresar con hortensia, llenarla de hijos y
morir en tu tierra.
JOSÉ RAFAEL: Por favor, no sigas enojado conmigo, fue solo una bromita inocente.
TULIO: Jamás ridiculices los sueños de los demás.
JOSÉ RAFAEL: Está bien… discúlpame.
TULIO: ¿Qué?
JOSÉ RAFAEL: Te estoy pidiendo disculpa.
TULIO: Carajo, que fácil es joder al otro y luego llegar con una simple disculpa.
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué hago para que me perdones?
TULIO: Quítate ese traje de Conde que te queda ridículo y ponte este… (BUSCA
DENTRO DEL BAÚL Y SACA UN TRAJE DE LUCES) quiero que te pongas este
vestuario.
JOSÉ RAFAEL: (MARAVILLADO VIENDO EL TRAJE) Increíble, mi primer traje de
torero.
TULIO: Lo lucí en la Opera Carmen, hace algunos años atrás en un montaje muy
íntimo en Paraguay.
JOSÉ RAFAEL: (VISTIÉNDOSE) Se siente la fuerza del vestuario.
TULIO: Hoy te vas a enfrentar con la muerte, hoy será tu última lección.
JOSÉ RAFAEL: Que bien se siente este traje.
TULIO: Es la magia del teatro.
JOSÉ RAFAEL: Es la magia de la fama.
TULIO CANTA EL RELICARIO MIENTRAS QUE JOSÉ RAFAEL SE TERMINA DE VESTIR DE
TORERO.
JOSÉ RAFAEL: ¿Cómo me veo?
TULIO: Elegante.
                                                                              22



JOSÉ RAFAEL: Te lo dije, mi vida son los toros.
TULIO: Claro que sí… los toros fuertes, musculosos, dominantes y sensuales. A mí
en particular me gustan los toros de mirada profunda, de patas grandes y fuertes,
porque las patas de los toros me parecen eróticas. Que tengan una buena cola y
los cachos deben ser largos, gruesos y afilados, que impresionen. Ahhh, peludos,
mientras más pelos tenga el toro, más capotazos le doy.
JOSÉ RAFAEL: Eres un experto en la materia.
TULIO: Ayyyyyyyyyyyyyyy, los adoro, he consagrado mi vida a ellos, que me
corneen, que me corneen, me encanta que me corneen.
JOSÉ RAFAEL: Maestro, ya estoy listo.
TULIO: Hoy te enseñaré el gran misterio de la fama.
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué debo hacer?
TULIO: A ver… camina.
JOSÉ RAFAEL CAMINA.
TULIO: Pero así no, mi amor, debes hacerlo con clase. Obsérvame (TULIO CAMINA
IMITANDO A UN MODELO, LO HACE MUY BIEN) Ves, hazlo tu ahora.
JOSÉ RAFAEL CAMINA Y TRATA DE HACERLO MEJOR
TULIO: Mejor, pero mueve las caderas, busca sensualidad en tu cuerpo, tienes que
estar seguro de ti. La cabeza siempre alta, el mentón hacia arriba, así te verás
ligeramente altanero y enigmático. Vamos, quiero verte.
JOSÉ RAFAEL LO HACE.
TULIO: Más o menos, quiero ver mayor seguridad, la mirada es importante, a la
gente hay que hacerle creer cualquier cosa y los ojos son ese instrumento de
poder.
JOSÉ RAFAEL INTENTA HACERLO BIEN.
TULIO: Muy bien petit noir, estás aprendiendo rápidamente. Como ves, la fama
consiste en tu propia seguridad, en tu propia capacidad de dominio sobre los
demás y sobre todo… hay que creerse diferente, hay que ser un transformador de
las propias emociones de uno. La fama consiste en crear una gran mentira dentro
de ti y hacerle creer a los demás que esa mentira es una gran verdad.
JOSÉ RAFAEL SE DESPLAZA POR EL ESCENARIO CON MUCHA DISTINCIÓN.
JOSÉ RAFAEL: Qué lejos… qué lejos… que lejos estoy sintiendo a Acarigua.
TULIO: (APLAUDE) Estás naciendo de nuevo.
                                                                              23



JOSÉ RAFAEL: ¡Qué impresionante!, estoy escuchando voces que vienen de las
graderías, hay música, música española… veo un sinfín de pañuelos blancos
agitándose en el aire. (TRANSICIÓN ANGUSTIANTE) Tulio, no hay un solo toro en la
plaza… el Nuevo Circo está lleno de Leones… estoy rodeado de leones… han
soltado los leones… ¡Dios mío, qué va a ser de mi vida!
TULIO DEVELA UN GRAN ESPEJO QUE TIENE TAPADO.
TULIO: Ven petit noir, te voy a dar la última lección… mírate en el espejo… ¿qué
ves?
JOSÉ RAFAEL: … no hay imagen.
TULIO: Porque ese que estás viendo no eres tú.
MÚSICA DE GUITARRA NOSTÁLGICA MARCA UNA TRANSICIÓN VIOLENTA Y
DRAMÁTICA DEL DÍA A LA NOCHE. ESE PASE DE TIEMPO ESTARÁ MARCADO POR LAS
LUCES NOCTURNAS QUE ENTRAN DE LA CALLE Y LAS LUCES DE LA HABITACIÓN SE
ENCIENDEN SOLAS.
JOSÉ RAFAEL: (MIRA A TULIO QUE VA A SALIR) Tulio, no salgas… hay algo feo en la
calle esperándote, lo puedo sentir.
TULIO: En la calle siempre hay cosas feas para personas como yo.
JOSÉ RAFAEL: No hay manera de convencerte.
TULIO: Y menos esta noche… a lo mejor viajo a París al amanecer.
JOSÉ RAFAEL: Cuídate, aquí estaré esperándote.
TULIO: ¿Y qué vas hacer?
JOSÉ RAFAEL: Buscar mi imagen perdida.
TULIO: Ojalá la encuentres, porque conozco personas que de tanto ser otras, se
les olvidó quienes realmente son.
JOSÉ RAFAEL: Eso no me va a pasar de aquí.
TULIO: No estoy tan seguro, petit noir, hay personas que están arriba y personas
que están abajo… pero peligrosamente hay personas que siempre estarán en el
medio: sin ambiciones, sin decadencias, sin aventuras, sin amores tormentosos,
sin grandes acontecimientos, sin recuerdos miserables, personas asquerosamente
buenas y felices.
JOSÉ RAFAEL SE SIENTA FRENTE AL ESPEJO SIN DECIR UNA PALABRA, TULIO LO
MIRA Y SE VA. MÚSICA, HAY UNA TRANSFORMACIÓN MÁGICA Y SÓLO VEMOS LUZ EN
EL ESPEJO, DE PRONTO VEMOS A TULIO, VESTIDO DE MESONERO DENTRO DEL
ESPEJO.
                                                                              24



JOSÉ RAFAEL: Ajá… Tulio… así que gran cantante de Cabaret…
TULIO (DE MESONERO) Adelante, buenas noches… ¿qué van a tomar loas
caballeros?... bueno tenemos pollo en brasa, papitas fritas, ensalada césar… la
especialidad de la casa es mondongo con casabe… ¿cuatro cervezas?... ya se las
traigo.
TULIO HACE UNA EXTRAÑA DANZA CON LA BANDEJA Y SE VA. SE APAGA EL ESPEJO.
JOSÉ RAFAEL: Mentiroso… mentiroso… eres un vulgar mesonero… y yo que pensé
que eras una cantante de cabaret… ¿y así pretendes hacerme famoso?... (TOMA
UNA MALETA Y COLOCA SU ROPA) Me voy para Acarigua, no soporto más esta
farsa… habla y habla sin parar sobre un conde que no existe. Yo no quiero ser
torero… ni actor… ni famoso, seré un fracasado en mi tierra dónde todos somos
iguales. Qué miedo me da convertirme en Tulio… él tampoco tiene imagen. (SE
PARA FRENTE A LA PUERTA Y SE SIENTA SOBRE LA MALETA)Aquí lo esperaré,
cuando llegue, me iré a la estación de autobuses y tomaré el primer bus que vaya
a mi pueblo.
AMANECE.
JOSÉ RAFAEL: ¿Por qué no habrá llegado?, en lo que pase por esa puerta, lo
primero que haré será escupirle la cara.
JOSÉ RAFAEL ESPERA, DE PRONTO ENTRA TULIO TODO GOLPEADO.
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué te pasó?
TULIO: Qué se acabó todo… todo… todo… anoche la policía allanó el lugar donde
trabajo, los dueños estaban implicados en un asunto de drogas, me pidieron los
documentos y todos mis papeles están vencidos, soy un ilegal. Petit noir, estuve
preso toda la noche, me han vejado, golpeado, me obligaron a comer mierda, se
burlaron de mi hasta que se cansaron… coño, a mí, que he querido esta patria
como la mía. Malditos sean esos papeles oficiales que me obligan a ser diferente.
Dime, ¿Qué diferencia hay entre un peruano y un venezolano?... ninguna,
asquerosa geografía oficial… y pensar que yo nací escuchando el término de
países hermanos… ¡hermanos un coño!...mentiras… mentiras… y más mentiras…
anoche descubrí, José Rafael, que no valemos nada… un policía pasó toda la
noche escupiéndome y llamándome maldito extranjero.
JOSÉ RAFAEL: Cálmate, ya pasó.
TULIO: No, no pasó, la policía está afuera esperándome. Me van a deportar petit
noir, me van a echar del país que considero mío… me botan de mi tierra… me
patean de la patria de mis sueños ¡!!! Qué horror!!!!!
JOSÉ RAFAEL: ¿Qué puedo hacer?
                                                                               25



TULIO: Nada, sino me voy ahora, me van a implicar en el asunto del tráfico de
drogas de mis jefes, no tengo alternativas.
JOSÉ RAFAEL: Hay que hacer algo, no te puedes ir, no me puedo quedar solo.
TULIO: La Señora Mary tenía razón, he debido escucharte. (TRANSICIÓN) Tengo
miedo de lo que pueda encontrar en Lima, no se como comenzar de nuevo.
JOSÉ RAFAEL: Cuando arregles tus documentos, regresa. Yo te cuidaré tu palacio.
TULIO: Petit noir, nos estamos viendo por última vez.
JOSÉ RAFAEL: No sé que decirte.
TULIO: El silencio habla por sí solo. Tengo que apresurarme, afuera la policía me
está esperando, me dieron tan solo 5 minutos para que recogiera mis
macundales. José Rafael, son trece años fuera de Lima… yo salí de allá porque no
era nadie y regreso siendo un don nadie, es como no haber viajado.
JOSÉ RAFAEL: Eres mi profesor de fama.
TULIO: Me acabas de dar una idea… sabes, me voy a dar un gusto, regresaré a mi
patria como siempre lo quise hacer… como una princesa Inca. (REGISTRA EL
BAÚL)Por aquí debe estar… (SACA UN HERMOSO TRAJE FOLKLÓRICO) Este era un
vestido de mi madre, ¿verdad qué es hermoso?, ayúdame a ponérmelo. (PAUSA. SE
VISTE DE INDIA PERUANA) Al llegar al Aeropuerto Internacional de Lima, toda mi
ciudad de postrará a mis pies, ¡llegó Cusy Coullo! Llego Cusy Coullu!!! (MÚSICA
DE QUENA MIENTRAS TERMINA DE VESTIRSE) ¿Cómo me veo?
JOSÉ RAFAEL: Cómo una verdadera Reina.
TULIO: Petit noir, voy a florecer en mi tierra y ¿sabes por qué?, porque ya no soy
el indiecito de la sierra que huyo del Perú… ahora soy esto y esto nadie lo espera
en Lima. (TRANSICIÓN) José Rafael, puedes quedarte un mes más en la habitación,
deja correr el depósito… Ah, si el conde llega a tocar esa puerta, dile que la
princesa regresó a su Imperio. (LE DA UN BESO EN LA BOCA A JOSÉ RAFAEL) Hasta
nunca.
TULIO SE VA RECITANDO EL POEMA EN QUECHUA “TARIPAYPAJCHUS” (SERÁ
ALCANZABLE).
Tarisajchus aycapllapas
chacka sonckoy suyasckanta?
Carupichus? Ckayllapichus?
Manacha maypipas cancka ...
Anchami sonckoycka suyan
                                                                       26



mana cananpaj inata:
mosckoypichus ckauay canman
chay inatami suyas causan.
Paca huillaypichus ina
paca huillajnin huillanman
chacka imachus soncko apajnin
mayninllapipas casckanta.
Cunan cusiy, ckaya llaquiy,
iman inasckachus caspa,
canmi yachachcas inachus
mana cananta, suyaylla ...


TULIO SALE. HAY UN GRAN SILENCIO. JOSÉ RAFAEL TOMA LA MALETA Y SE DISPONE
A IRSE. MIRA LA HABITACIÓN.
JOSÉ RAFAEL: Me quedo.


BLACK OUT
LUZ INTENSA POR EL ESPEJO Y LOS PERSONAJES SALEN A SALUDAR POR ALLÍ.


FIN.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Stats:
views:69
posted:4/14/2012
language:
pages:26