Your Federal Quarterly Tax Payments are due April 15th Get Help Now >>

Efectos secundarios de la RT by 82Ws7i4a

VIEWS: 39 PAGES: 10

									Efectos secundarios


                      La radioterapia, al mismo tiempo que elimina células
                      enfermas, puede afectar a los tejidos sanos cercanos al área
                      de tratamiento. Como consecuencia pueden aparecer
                      diferentes efectos secundarios.

                      Estos efectos son difíciles de prever con exactitud, ya que
                      dependen de múltiples factores. Influyen en su aparición: la
                      zona del organismo donde se realiza el tratamiento, la dosis,
                      el fraccionamiento y la susceptibilidad individual de cada
                      persona.


                      De hecho, en algunos pacientes se producen efectos mínimos,
                      mientras que en otros son más importantes, siendo necesario
                      administrar tratamiento médico complementario para su
                      control.


                      Existen una serie de efectos secundarios generales que
                      aparecen más o menos intensamente, y son independientes
                      de la zona del tratamiento.
                      También        pueden          aparecer         otros      efectos
                      secundarios específicos que son diferentes según la zona del
                      cuerpo radiada.
                      Hay que tener           en   cuenta,   en     ocasiones,   algunas
                      consideraciones especiales sobre los efectos secundarios.




                      EFECTOS SECUNDARIOS GENERALES

                        Son fundamentalmente tres tipos de alteraciones, que
                      pueden controlarse, al menos en parte, con una serie de
                      cuidados y recomendaciones:
                      Cansancio (astenia)


                             Recomendaciones para sentirse mejor


                      Reacciones en la piel


                             Recomendaciones para minimizarlas


                      Caída del pelo (depilación)




                      Cansancio (astenia)
                      Es frecuente que durante el tratamiento, el paciente se
                      encuentre más cansado de lo habitual. Suele ser
                      consecuencia   del propio      tratamiento,    de otras terapias
asociadas, y del desplazamiento diario al hospital.

Esta sensación de cansancio es temporal, y desaparece
algún tiempo después de finalizar la radioterapia.

Algunas personas continúan realizando sus tareas normales,
pero es aconsejable que se descanse unas horas tras recibir
la sesión.

Alguna de las siguientes recomendaciones pueden servir de
ayuda para sentirse mejor:


       Descanse todo lo que necesite. Duerma por lo menos
        8 horas por la noche y duerma la siesta.
       No haga esfuerzos, ahora no es el momento de
        demostrar que usted puede con todo.
       Limite sus actividades. Haga sólo lo que sea más
        importante para usted.
       Solicite ayuda, si la necesita, a sus familiares y
        amigos (para actividades como hacer la compra,
        cuidar de los niños, hacer la comida, etc.)
       Lleve una dieta sana y equilibrada.
       Recuerde que el cansancio es debido al tratamiento,
        no     a    que     la    enfermedad     evolucione
        desfavorablemente.




Reacciones en la piel

La piel del área tratada puede sufrir alteraciones a lo largo
del tratamiento, muy similares a una quemadura solar.

Tras dos o tres semanas de radioterapia aparece una
coloración rojiza o eritema en la piel de la zona. Según
avanza el tratamiento, ese área va adquiriendo una
coloración más pigmentada y oscura. Suele desaparecer en
uno o dos meses tras finalizar la terapia.

La radioterapia puede producir dermatitis más severas, que
requieran tratamiento específico por parte del personal
sanitario. Aunque es muy poco frecuente con las técnicas
actuales. Esto se puede dar en algunas ocasiones,
generalmente debido a la susceptibilidad individual y según
la zona de la piel (sobre todo pliegues).

Es fundamental tener un cuidado especial de la zona desde el
momento de inicio del tratamiento.
Conviene conocer las siguientes recomendaciones para
minimizar los efectos secundarios que puedan aparecer:


       No se aplique ningún tipo de crema, pomada o loción
        sobre la zona sin consultarlo previamente con el
        personal sanitario.
       No se cubra la zona de tratamiento con esparadrapo,
        tiritas, etc., ya que al tratar de despegarlos, puede
        lesionarse la piel.
       Es conveniente que se lave la piel sobre la que se va
        a recibir tratamiento sólo con agua, evitando
        jabones. En caso de radioterapia sobre algún pliegue
        (como la ingle, axila, etc.) es importante dejar esa
        zona al aire, procurando que esté muy seca.
       Para secar la piel de la zona de tratamiento, hágalo
        suavemente con pequeños toques.
       Si la axila está incluida en el área a tratar, no es
        conveniente la depilación ni la aplicación de
        desodorante.
       En caso de recibir radioterapia en la cabeza y el
        cuello, es recomendable que se afeite con maquinilla
        eléctrica, evitando las cuchillas. No se aplique loción
        para después del afeitado.
       Es importante que evite lesiones (rasguños, cortes en
        la piel, etc.) en el área del tratamiento.
       Cuidado con el sol: Las áreas tratadas con
        radioterapia son muy sensibles al sol. Por tanto es
        conveniente que no las exponga a él, al menos
        durante el primer año tras finalizar el tratamiento.
        Se deben utilizar cremas solares, gorros, camisas de
        manga larga, etc. Pueden ayudar a reducir la
        exposición solar sobre la zona radiada.
       Es aconsejable que utilice ropa adecuada: Debe ser
        poco ajustada. Hay que evitar prendas con elásticos
        sobre la piel de la zona de tratamiento, pues el roce
        continuo puede erosionarla fácilmente. Utilice ropa
        de fibras naturales, ya que son menos irritantes y
        más cómodas.
       Si necesita una prótesis externa de mama, es
        conveniente utilizarla lo menos posible durante el
        tratamiento.



Estas recomendaciones sólo hacen referencia al área
tratada, el resto de la piel del cuerpo se cuidará
normalmente.




Caída del pelo (depilación)

La radioterapia destruye el folículo piloso. Por esto,
aproximadamente a las dos o tres semanas de iniciar el
tratamiento se aprecia, exclusivamente en la zona
irradiada, la caída del pelo.

Esta caída puede ser reversible (si se han administrado
dosis bajas de radioterapia). El pelo posiblemente saldrá más
débil y en menor cantidad.

Cuando se alcanzan dosis altas de radiación, esta pérdida de
pelo suele ser definitiva.




EFECTOS SECUNDARIOS ESPECÍFICOS DE LA ZONA DE
TRATAMIENTO

Dependiendo de la zona irradiada pueden aparecer efectos
secundarios específicos de la zona tratada. Pero con
frecuencia pueden ser controlados si se siguen algunas
recomendaciones:
Radioterapia de cabeza y cuello
Recomendaciones
Radioterapia del tórax
Radioterapia del abdomen y pelvis
Recomendaciones sobre alimentación




Radioterapia de cabeza y cuello


La mucosa de la boca es altamente susceptible al efecto de la
radiación. Esta provoca alteraciones que, aunque no son
graves, pueden resultar bastante molestas. Comienzan a
apreciarse tras una o dos semanas de tratamiento, y las más
frecuentes son las siguientes:


       Mucositis      (inflamación    de    la   mucosa).
        Inicialmente se observa un enrojecimiento de la
        mucosa de la boca que ocasiona ligeras molestias.
        Según aumenta la dosis recibida, comienzan a
        aparecer pequeñas heridas en la mucosa (aftas),
        generalmente muy molestas y que pueden requerir
        un descanso en el tratamiento. Estas alteraciones
        desaparecen tras finalizar la radioterapia (más
        información)


       Alteración de las glándulas salivares. La
        radiación destruye las células que forman dichas
        glándulas, por lo que disminuye la calidad y cantidad
        de                   saliva                segregada.
        Esta alteración puede mejorar tras varios meses de
        finalizar la radioterapia, aunque lo más frecuente es
        que sea una secuela crónica. Puede producirse
        entonces como resultado boca seca (xerostomía).

       Infección por hongos. Es frecuente que, por la
        alteración de la mucosa por la radiación, se produzca
        una infección por hongos. En caso que esto ocurra, el
        médico recomendará el tratamiento más adecuado
        para solucionarlo en pocos días.




       Alteraciones dentales. Debido a la acción de la
        radioterapia sobre el hueso y a la falta de saliva, es
        frecuente que aparezcan caries en las piezas
        dentales.

       Pérdida del gusto. Es frecuente que se produzca
        pérdida de gusto o aparición de sabor metálico, por
        efecto de la radiación sobre las papilas gustativas.
        Generalmente tras finalizar el tratamiento, se
        recupera el sabor de los alimentos (más
        información).




Estas alteraciones pueden ocasionar al enfermo molestias o
dificultad a la hora de alimentarse o hidratarse y provocar un
cierto grado de desnutrición. Es importante que se
notifique cuanto antes al oncólogo radioterapeuta cualquier
alteración. Así podrá iniciar su tratamiento lo antes posible, y
se reducirá el riesgo de desnutrición.


Para minimizar las molestias en la boca, y evitar infecciones y
lesiones a largo plazo, es conveniente seguir unas
recomendaciones:


       Antes de empezar el tratamiento es aconsejable que
        visite al dentista. Especialmente si es necesario
        extraer alguna pieza dental o realizar endodoncias. Si
        se realiza durante o después del tratamiento pueden
        surgir complicaciones serias, tales como infecciones
        repetidas e incluso necrosis óseas (muerte del
        hueso).

       Es importante que mantenga una buena higiene
        dental durante y después del tratamiento. Es
        aconsejable que se cepille los dientes tres veces al
        día (preferiblemente después de cada comida). Para
        ello, empleará un cepillo de cerdas muy suaves (para
        evitar erosionar la mucosa de las encías) y una pasta
        de dientes con alto contenido en flúor.

       Debe evitar colutorios con alto contenido en alcohol.
        Puede enjuagarse la boca con agua de manzanilla.

       No debe fumar ni beber. El tabaco y el alcohol son
        irritantes de las mucosas de la boca.
       Si utiliza dentadura postiza, hay que tener en cuenta
        que, durante el tratamiento, puede ocasionarle
        lesiones en la mucosa de la boca. Es recomendable:


            o   Utilícela sólo si es necesario (comer o salir a
                la calle).
            o   Lávese la boca con un cepillo de cerdas
                blandas, aunque no tenga ningún diente.
            o   Lave la dentadura postiza al menos dos
                veces al día, para evitar el cúmulo de comida
                en ella.




Radioterapia del tórax

Pueden aparecer alteraciones secundarias en distintos
órganos, fundamentalmente en el pulmón y en el esófago,
dando lugar a los siguientes síntomas:

Dificultad para tragar (disfagia). La radioterapia provoca
alteraciones de la mucosa del esófago muy similares a las
que aparecen en la boca, dando lugar a una esofagitis
(inflamación del esógago). Esta inflamación aparece a las dos
o tres semanas de iniciar el tratamiento, provocando
dificultad    para    tragar     determinados     alimentos,
fundamentalmente                                     sólidos.
Este trastorno suele mejorar rápidamente             una   vez
finalizada la radioterapia(más información).

Dificultad respiratoria. Durante la radioterapia sobre el
tórax puede incrementarse o aparecer tos seca y ligera
dificultad                                  respiratoria.
En caso de que esto suceda, consúltelo con su médico.



Radioterapia del abdomen y pelvis

La mayoría de los síntomas que aparecen durante la
radioterapia del abdomen o la pelvis se deben a los efectos
sobre el intestino y la vejiga. Los más frecuentes son los
siguientes:


Diarrea. Es el efecto secundario más frecuente entre las
personas que reciben radioterapia sobre el abdomen y la
pelvis. La intensidad de este síntoma es muy variable de un
paciente a otro (depende de la extensión de intestino incluido
en         el        área          de        tratamiento).
Suele aparecer durante la segunda semana de tratamiento y
desaparece       al      finalizar    la      radioterapia.
En ocasiones puede ser necesaria la administración de
fármacos antidiarréicos, siempre bajo prescripción médica.
(Más información)

Náuseas y vómitos. Algunos pacientes pueden presentar
náuseas que, a veces, ocasionan el vómito. (Más información)
En caso de que aparezcan, consulte a su médico para que
pueda recetar el tratamiento más adecuado.


Pérdida del apetito y de peso. Puede ser consecuencia de
las náuseas, de los vómitos o de las diarreas. (Más
información)
Suele recuperarse tras el tratamiento.


Molestias para orinar. Cuando el tratamiento radioterápico
va dirigido a la pelvis, se puede producir inflamación de la
vejiga o cistitis. Se produce sintomatología muy parecida a
una infección de orina, con sensación de ardor y urgencia
miccional.
A veces, estos síntomas son más marcados durante la noche.
Generalmente se alivian con la ingesta abundante de líquidos.
Debe evitarse el café, el alcohol y el té.
Raras veces se necesita tratamiento con medicamentos.
Estos efectos desaparecen tras el tratamiento.




Recuerde que antes y durante el tratamiento es
aconsejable realizar una alimentación  sana  y
equilibrada. Esto ayuda a tolerar mejor el tratamiento. Por
lo general no es necesario modificar la dieta durante el
mismo, salvo en caso de complicaciones o radioterapia sobre
el abdomen.




Es conveniente seguir las siguientes recomendaciones
relacionadas con la alimentación:


       En el caso de boca seca:
            o   Beba pequeñas cantidades de agua muchas
                veces al día.
            o   Evite comidas secas, añadiendo salsas o
                caldos.
            o   Es preferible que tome la comida en puré.
            o   Recomedaciones            y          recetas



       En el caso de mucositis:
            o Evite alimentos ácidos (naranja, pomelo,
                 limón, etc.).
            o   Evite alimentos duros (galletas,     patatas
                fritas, frutos secos, etc.), que     pueden
                erosionar la mucosa.
            o   Tome alimentos fríos o         a temperatura
                ambiente. Las comidas           calientes son
                irritantes.
            o   Recomendaciones y recetas


       En el caso de disfagia o dificultad para tragar:
            o Introduzca en su boca pequeñas cantidades
                 de alimento.
            o   Evite alimentos sólidos como pan o carne, ya
                que son más difíciles de tragar.
            o   Es preferible que prepare los alimentos en
                puré.
            o   Puede ayudarse con un poco de agua, ya que
                facilita la deglución.
            o   Recomendaciones y recetas




        En el caso de falta de apetito:
            o   Coma poca cantidad y mayor número de
                veces. Haga cinco o seis comidas al día.
            o   Tome los alimentos que más gusten en el
                momento que apetezcan, sin esperar a la
                hora de la comida.
            o   Elija alimentos ricos en hidratos de carbono
                (pan, arroz, pasta,..). Son la base de la
                alimentación y proporcionan energía.
            o   Recomedaciones             y          recetas



       En el caso de radioterapia abdominal o pélvica:


Desde el principio del tratamiento es aconsejable adecuar el
tipo de dieta con el fin de disminuir efectos secundarios como
las diarreas.


            o   La dieta debe ser pobre en residuos, es
                decir, con poco contenido en fibra.
            o   Evite una dieta rica en grasas .
            o   Evite la leche. Sustitúyala por yogures.
            o   Beba abundantes líquidos para prevenir la
                deshidratación.
            o   En el caso de molestias urinarias, es
                importante que beba abundantes líquidos.
            o   Recomendaciones y recetas




CONSIDERACIONES ESPECIALES SOBRE LOS EFECTOS
SECUNDARIOS
Efecto sobre la sexualidad
La sexualidad es un fenómeno complejo sobre el que influyen
múltiples factores físicos, emocionales y de comportamiento.

La disminución del deseo sexual es una consecuencia muy
frecuente cuando se recibe un tratamiento de radioterapia.


Los hombres en tratamiento con radioterapia pueden padecer
impotencia transitoria, debida a la ansiedad que provocan,
tanto el tratamiento como la enfermedad.


En las mujeres que reciben tratamiento en la pelvis, se
produce con frecuencia dolor durante las relaciones
sexuales (dispareunia). Esto se debe a la inflamación de la
mucosa de la vagina. Tras el tratamiento, ésta pierde
elasticidad y puede apreciarse un ligero estrechamiento y
sequedad vaginal. En este caso, el especialista recomendará
la utilización de lubricantes o dilatadores vaginales.


Estos pueden durar semanas tras finalizar la
radioterapia, aunque su recuperación suele ser lenta
pero progresiva.


Una comunicación fluida con la pareja puede ayudar a
mejorar la sexualidad. Y recuerda: no dude en consultar al
médico cualquier cosa que le preocupe sobre este tema




Efecto sobre la fertilidad
Tanto los ovarios como los testículos son órganos muy
sensibles a la radioterapia. Es decir, dosis pequeñas de
radiación alteran su funcionamiento normal, provocando
esterilidad y/o pérdida de la producción de hormonas.


Para que esto ocurra, es necesario que estén situados dentro
del campo de irradiación:


       Puede    darse    en       mujeres   en   tratamiento
        radioterápico por cánceres localizados en la pelvis
        (recto, útero, vejiga…).

       En los hombres, dada la situación anatómica de los
        testículos, es poco frecuente que estén incluidos en
        la zona a tratar.



Si el campo de irradiación no es la pelvis, no tiene por
qué verse afectada la fertilidad. De hecho, muchos
pacientes han tenido hijos tras un tratamiento con
radioterapia.
Si   desea    realizar   anticoncepción    durante   la
radioterapia solicite toda la información que precise a
su médico.

								
To top