Nomenclatura y taxonom�a de las bacterias by 1u9WTsx

VIEWS: 136 PAGES: 4

									   3.2.3.   Nomenclatura y taxonomía de las bacterias

   La ciencia de clasificación de los seres vivos recibe el nombre de
   taxonomía y atiende a dos aspectos:

1.-Identificar y describir de la manera más completa posible, las unidades
taxonómicas básicas, las especies.

2.-Desarrollar un sistema para ordenar y catalogar estas unidades

   Taxonomía: (taxis = orden, rango). Es la rama de la biología que se ocupa de la
   clasificación de los seres vivos.

   Las especies como unidades de clasificación

   Una especie constituye un grupo de individuos (o poblaciones clonales, en el
   caso de los microorganismos) que presentan un grado elevado de semejanza
   fenotípica, siendo, al mismo tiempo, claramente diferenciable de los integrantes
   de otros conjuntos del mismo tipo general.

   Cada conjunto de individuos muestra un cierto grado de diversidad fenotípica
   interna a causa de la variación genética. Por lo tanto, es la capacidad de
   apreciación científica la que permite decir que grado de similitud fenotípica
   pueden justificar el dividir un determinado conjunto en dos o más especies, o
   dicho de otra forma, que grado de diversidad interna es admisible dentro de
   una especie.


   Las opiniones sobre esta cuestión son muy distintas, de ahí que los propios
   taxonómos clasifican en términos generales en dos grupos:


   1.-los unificadores> que fijan límites amplios a cada especie y
   2.-los disgregadores> que distinguen unas especies de otras por motivos más
   sutiles

   De un modo ideal, las especies deberían caracterizarse basándose en la
   descripción completa de sus fenotipos o incluso de sus genotipos. La práctica
   taxonómica no llega a estos ideales ya que en la mayor parte de los grupos de
   seres vivos la descripción del fenotipo es fragmentaria y la caracterización del
   genotipo es incompleta.

   Los caracteres fenotípicos de más fácil determinación son los estructurales y
   anatómicos que pueden observarse directamente. La clasificación de las
   bacterias constituye una excepción dada su extrema simplicidad estructural,
   esto hace que se disponga de un rasgo demasiado reducido de caracteres para
   poder hacer una caracterización adecuada.
Por ello, los taxónomos bacterianos se vieron forzados a buscar otros tipos de
propiedades, bioquímicas, fisiológicas, ecológicas, para añadir a las
propiedades estructurales.

La clasificación de las bacterias se basa en atributos funcionales, la mayor
parte de las bacterias sólo pueden identificarse por lo que hacen y no
simplemente por su apariencia. Esto representa un problema adicional para el
taxónomo bacteriano, el estudio de estas propiedades funcionales conlleva a la
realización de experimentos, por lo tanto éste nunca podrá estar seguro de
haber llevado a cabo los experimentos adecuados con fines taxonómicos:
podría ocurrir que omitiera la realización de ciertos experimentos que indicaran
la existencia de agrupamientos significativos dentro de una colección de cepas.

Sin embargo, está tomando auge una nueva alternativa que podría resolver
pronto el problema, son las técnicas moleculares para la caracterización
genotípica bacteriana, que proporcionan una posible base objetiva para la
definición de especie bacteriana.

De acuerdo con la convención que establece el sistema binomial de
nomenclatura, cada especie biológica lleva un nombre latinizado que consiste
en dos palabras: la primera indica en grupo (género) a que pertenece la
especie, y la segunda palabra indica la especie de ese género: por ejemplo,
Escherichia coli, Escherichia (nombre genérico – género) y coli (nombre
específico – especie).

En la ordenación taxonómica de un grupo biológico, las distintas especies se
van agrupando sucesivamente en una serie de categorías de orden superior:
género, familia, orden clase, y división (o phylum). Esta es la llamada
ordenación jerárquica, porque cada categoría, en la serie descendente, agrupa
un número cada vez mayor de unidades taxonómicas, basándose en un
número cada vez menor de propiedades compartidas.

El reconocimiento del hecho de la evolución biológicas añadió una nueva
dimensión        al    concepto       de      la     clasificación     natural.
Para los biólogos del siglo XVIII los agrupamientos basados en la tipología
expresaban simplemente parecidos, sin embargo para los postdarwinianos,
indicaron relaciones. En el siglo XIX el concepto de sistema natural cambió y
pasó a ser el agrupamiento de los organismos en función de sus afinidades
evolutivas.

"La jerarquía taxonómica, en algún sentido, llego a ser el reflejo de un árbol
genealógico y la taxonomía adquirió de repente una nueva meta: la
reestructuración de las jerarquías para acomodarlas a relaciones evolutivas".

Este sistema taxonómico recibe el nombre de clasificación filogenético

TIPOS DE CLASIFICACIÓN EN BACTERIAS.

FENÉTICA.
Las agrupaciones se realizan en función de la semejanza en sus características
fenotípicas.
(morfología, tinción de gram, movilidad, tolerancia al Oxígeno, fermentación de
azúcares, etc).

NUMÉRICA. Agrupamiento mediante métodos numéricos de unidades
taxonómicas basadas en la semejanza general determinada por comparación
de numerosas características, recibiendo cada una de las cuales el mismo
valor (deben compararse muchas características, a veces cientos).

Una vez realizado el análisis de caracteres, se calcula, para cada par de cepas
del grupo, un coeficiente de asociación que determina la concordancia de los
caracteres que presentan ambas bacterias.
Coeficiente de emperejamiento simple (SSM): proporción de factores
concordantes tanto (+) como (-).
Coeficiente de Jaccard (SJ): sólo tiene en cuenta las concordancias positivas.
Ambos coeficientes aumentan linealmente de valor desde 0,0 (no hay existe
ninguna concordancia hasta 1,0 (100% de concordancias).
Con los coeficientes obtenidos se elabora una MATRIZ DE SEMEJANZA y con
la matriz se realiza un DENDOGRAMA.

FILOGENÉTICA.
Está basada en las relaciones evolutivas más que en las semejanzas
generales. En bacterias, donde no existe abundancia de fósiles que permita
conocer su evolución, se hizo muy complicado.
En la actualidad la comparación directa del material genético y sus productos,
ARN y proteínas, permite superar muchos de estos problemas.

La identificación de las bacterias es tanto más precisa cuanto mayor es el
número de criterios utilizados. Esta identificación se realiza a base de
modelos,    agrupados     en   familias    y   especies   en   la   clasificación
bacteriológica. Las bacterias se reúnen en 11 órdenes:
1.-- Las eubacteriales, esféricas o vacilares, que comprenden casi todas las
bacterias patógenas y las formas fotótrofas.
2.-- Las pseudomonadales, orden dividido en 10 familias entre las que cabe
citar las Pseudomonae y las Spirillacae.
3.-- Las espiroqueta les (treponemas, leptospiras).
4..- Las actinomicetales (mico bacterias, actinomicetes).
5.-- Las rickettsiales.
6.-- Las micoplasmales.
7.-- Las clamidobacteriales.
8.-- Las hifomicrobiales.
9.- Las beggiatoales.
10.- Las cariofanales.
11.- Las mixobacteriales.

								
To top