. . . . . . . . . ..... FERNANDO ULLOA - FileDen.com | Free file

Document Sample
. . . . . . . . . ..... FERNANDO ULLOA - FileDen.com | Free file Powered By Docstoc
					                          0Psicología de las instituciones
                                        Fernando Ulloa

¿Qué es una Institución? es una organización social con el alcance que habitualmente tiene este
término, o sea, un organismo con una geografía y una ordenación del tiempo y de las
responsabilidades; con objetivos a alcanzar y medios racionales para tal fin. Todo regulado por un
código y por normas de naturaleza implícita y explícita. La designación correcta es de
organizaciones institucionales.

Son instituciones por su finalidad:

Las que se ocupan del hombre enfermo
Las que se ocupan del hombre aprendiendo
Las que se ocupan del hombre trabajando
Las que se ocupan del hombre en el tiempo libre.

Principales proposiciones del texto:

      Organizadas según una distribución geográfica, del tiempo y de las responsabilidades. Esta
       distribución constituye el organigrama
      Existen ciertos observables que resultan de interés para comprender su dinámica.
      El primero lo constituyen los movimientos que se dan en una organización institucional
      Un movimiento diferente al resto lo constituye el interjuego de la integración o
       institucionalización frente a una tendencia a la dispersión de sentido opuesto a la anterior.
       De la presencia de ambas tendencia y de su mutua regulación resulta el crecimiento
       complejo de una institución.
      Los movimientos suponen la existencia real e ideal de puntos de contacto particulares
       entre los diferentes elementos en juego cuyas articulaciones están reguladas por las
       normas de la institución. Una articulación perturbada constituye una fractura. Sobre ellas
       se organiza la patología de la institución.
      La fractura representa la particularidad de favorecer la depositación proyectiva de aspectos
       fragmentados del self, transformándose en pantalla receptora de objetos internos
       (principalmente ansiedades). En cambio, las articulaciones no fracturadas favorecen la
       delegación o proyección de aspectos totales, cuya reintroyección refuerza la identidad del
       sujeto.
      Esta proyección en las articulaciones fracturadas, constituye el nivel latente dentro de la
       patología institucional, siendo el nivel manifiesto sintomático el que resulta de los
       mecanismos de defensa a que recurren los miembros de la institución frente al peligro de
       tener que reintroyectar lo proyectado en las fracturas.
      El monto de articulaciones normales o fracturadas en una institución incidirá
       sensiblemente en las posibilidades de elaborar o reactivar los conflictos arcaicos de sus
       integrantes.
      Un objeto institucional es factible de ser abordad con una metodología clínica adecuada.


Panorama dinámico de un organismo institucional
Todas las instituciones están organizadas básicamente sobre tres distribuciones; espacial, de
tiempo y de responsabilidades (roles y funciones). Esta distribución significa elementos distintos
y articulados entre sí, que posee diferentes movimientos. Importan entonces categorizar los
distintos movimientos que se dan en una institución y describir simultáneamente algún indicador
que señale la perturbación de tales dinamismos.

Antes, describe cuatro movimientos o sectores dinámicos principales:

       a) Integración y dispersión
       b) Las instituciones reflejan y dramatizan el contexto en que están incluidas y, a su vez,
          tienden a modificar este contexto.
       c) Esta circulación supone un movimiento interno o circulación intrainstitucional
          representado por las distintas formas, modalidades y niveles de comunicación.
       d) Toda esta estructura institucional representa para el sujeto que la integra, un objeto real
          con normas formales y espontáneas para la utilización del espacio, del tiempo y de las
          responsabilidades, objeto con el cual mantiene una relación explicita de naturaleza
          racional, a través del desempeño de su rol, y simultáneamente y en tanto objeto
          interno, mantiene con la institución una vinculación implícita de naturaleza fantástica.

A) interjuego integración y dispersión

En toda institución se observa una tendencia a la integración (eros) que se da de inicio entre los
núcleos pre institucionales. Estos serán también el origen de la tendencia opuesta, a la dispersión
(tanática), que parece guardar estrecha relación con el grado de no explicitación y ulterior
negación de las diferencias que inicialmente presentaban los núcleos pre – institucionales.
En la medida que estos núcleos continúan no explicitados, frente a cualquier crisis o emergencia,
se produce una verdadera regresión a los mismos, originando una modalidad de conflictos que
fueron enquistados.
Se transmite como una herencia cultural, siendo esto más probable cuando no hay un verdadero
conocimiento de la crónica o historia de la organización, permitiendo una mayor acción de los
mitos.
El índice más evidente de una buena regulación de ambas tendencias, está dado por la aparición
de grupos formales que colectivamente detentan y regulan el poder y asumen responsabilidades
dentro de la organización, que se transforman en grupos de trabajo con interacción real.
Una variante; en un momento la organización alcanza un alto grado de eficacia. Pero puede
observarse que esta tendencia integradora no se acompaña de un crecimiento geográfico. Se ha
transformado en un organismo denso cuyo final es la fragmentación. Es el caso de una familia
donde los hijos crecen en función de una buena tendencia endogámica pero que si no surgen
claros proyectos exogámicos se incrementa una lucha a veces de de contenidos incestuosos que se
materializan en conflictos permanentes de rivalidad o en empobrecimientos del grupo familiar.


B) La institución y el contexto

Esta circulación depende del tipo de finalidad de la organización, no obstante se puede establecer
una formulación general que destaque como indicador de alteración de este movimiento, la
producción efectiva. Este indicador marca el grado de coincidencia y logro que existe entre los
objetivos explícitos y posibles de la organización y los resultados reales, como así también los
medios empleados para tales fines.
Las instituciones mejor adaptadas tienden a reflejar y dramatizar dentro de sus propios límites al
medio ambiente más amplio en que se mueven. Se traduce como acción modificadora y creadora
de nuevas condiciones. Las que cumplen estas condiciones están actualizadas. Las que no se
entienden como instituciones del tipo arcaicas o de tipo maníacas (aquellas que pretenden
funcionar sobre supuestos irreales propios de un futuro previsible pero lejano)
Finalmente, una buena circulación entre institución y comunidad depende de que la institución
haya encontrado una adecuada regulación de las tendencias organización – dispersión. Ambos
movimientos son complementarios.

C) Formas, modalidades y niveles de comunicación

Simplificando, cuando la comunicación está coartada en su libre juego, se producen formas
clandestinas; rumor, chisme, grafittis, y en general una producción cultural ampliamente mítica
que se manifiesta una acción normativa sobre sus integrantes.
Puede darse tanto en forma horizontal como vertical.
Una forma de perturbación especialmente interesante, que se da tanto en la circulación interna
como externa de instituciones cuyos sujetos constituyen parte momentánea de la organización
(hospital, colegio) esta perturbación se da cuando la participación tiende a ser permanente. Se da
por un mecanismo de identificación proyectiva – introyectiva, que lleva a una confusión en cuanto
a sunción, distribución y desempeño de los roles dentro de la institución.
La nivelación de roles, estereotipados, surge como un intento de control de ansiedades psicóticas.
El resultado es una especie de incorporación del síntoma a la conducta habitual, resultando
precisamente esta la defensa. Incluso pueden surgir de estas conductas defensivas, normas
institucionales.

D) Relación formal y fantaseada entre el individuo y la institución.

Existe una adecuada pertenencia del individuo a la institución cuando, a la par que se siente
incluido en la institución, siente que ésta le pertenece en alguna medida.
Dos situaciones: aquellos individuos que tienden a tomar la institución como soporte de su vida y
aquellos otros que propenden a tomarla como instrumentos de su propio proyecto.
Los primeros tienden a resistir cualquier modificación, los segundos, suelen ser con frecuencia
promotores de cambios.
Un aspecto de mayor interés en este movimiento es que la pertenencia del sujeto se organiza en
función del interjuego entre vinculación formal o real desempeñada en la institución y la
vinculación con la misma como objeto interno. Ambos niveles fueron descritos por Bion en los
grupos de trabajo y los grupos de supuestos básicos, que desarrolla las ideas de M. Klein acerca
de los mecanismos identificatorios.
Otro tanto hace Jacques cuando se refiere a la utilización de las instituciones como control de las
ansiedades psicóticas. La necesidad de hacer o no tal utilización dependerá el tipo de pertenencia
del individuo.
También, Freud cuando describe la identificación del sujeto a la organización; cuando internaliza
un objeto mediante la identificación introyectiva (la iglesia) o cuando reemplaza el yo ideal por un
objeto externo (el ejército)


Papel de las articulaciones y fracturas articulares en la dinámica institucional
La existencia de estos movimientos supone también las articulaciones entre los elementos
espaciales, temporales y de roles y responsabilidades. Interesan estas cuando constituyen
patologías, es decir fracturas institucionales.

(Analiza ejemplos de fracturas en cada uno de los elementos)

El papel que juegan las fracturas dentro de la dinámica de las instituciones, o mejor dicho dentro
de su patología. Resulta fácil identificar las articulaciones fracturadas, ya que es en torno a las
mismas que se centralizan y expresan todas las manifestaciones sintomáticas de la organización,
configurando lo que habitualmente llamamos tensión.
Una fractura se transforma en una pantalla utilizada por los integrantes de una institución para
defenderse de sus ansiedades de naturaleza psicopática, proyectando, predominantemente, objetos
parciales, en el sentido que da M. Klein. Este es el primer paso y constituye lo más oculto o
latente de la patología institucional, donde los integrantes realizan una proyección individual de
sus ansiedades prehistóricas. Un segundo paso, las fracturas que han hecho las veces de pantalla
proyectiva, se transforman en fuente generadora de ansiedad que se vuelve sobre los miembros de
la organización, que a su vez, tienden a adoptar conductas defensivas frente al peligro de la
reintroyección. Este segundo paso constituye lo manifiesto, o sea, lo que habitualmente se
denomina tensión institucional. Una institución tiende a manejar la tensión manifiesta a través de
normas cuyo éxito dependerá de lo adecuado de las mismas y de la intensidad del nivel latente,
que está, a su vez, sustentado en la historia preinstitucional de cada integrante del organismo.

(Trabaja el ejemplo de la fractura geográfica en una escuela)

Jackes sostiene que las instituciones son usadas inconscientemente por sus integrantes como
defensa contra las ansiedades paranoides y depresivas de naturaleza psicótica. Esto significa que
los individuos ponen sus conflictos internos en personas reales, externalizando su mundo interno
mediante la identificación proyectiva y, simultáneamente, reincorporan por medio de la
identificación introyectiva los elementos dramáticos que se están desarrollando a su alrededor.
El ejemplo desarrolla esta hipótesis, e introduce como novedad la existencia de un nivel latente y
una conducta sintomática manifiesta, en relación al papel de la fractura institucional que se
transforma así en punto central que tanto sirve a los fines de la defensa como pantalla proyectiva
para el individuo, como de caja de resonancia que devuelve amplificado lo proyectado, creando
una dramatización sintomática del conflicto original.
La existencia de normas y articulaciones adecuadas será de vital importancia para resolver
conflictos arcaicos al tener oportunidad de externalizar y reintroyectar adecuadamente,
modificando sus objetos internos. Lo contrario ocurrirá frente a la presencia de fracturas, que a la
vez que servirán como estímulo proyectivo, lo obligarán a un esfuerzo para defenderse de la
reintroyección de lo proyectado, con doble empobrecimiento del yo por la proyección y por la
defensa, llegando finalmente, en situaciones extrema a perder la evidencia de sus conflictos
internos y a vivir dentro de un conflicto del que es un engranaje no lúcido.

Una articulación adecuada favorece que el sujeto proyecte, predominantemente, objetos totales,
sin que se perturbe su identidad. Es lo que se reconoce como delegación. Este proceso está más al
servicio del control de las ansiedades, al permitir preservar aspectos buenos mediante la
delegación.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:503
posted:3/10/2012
language:Spanish
pages:5