Docstoc

decisiones

Document Sample
decisiones Powered By Docstoc
					LA TOMA DE DECISIONES Y LA COMPOSICION DE LA FUERZA DE TRABAJO

Fuerza de trabajo es un término acuñado por Karl Marx y desarrollado en profundidad en su obra
cumbre, El Capital, cuya primer edición data de 1867. Hace referencia a la capacidad física y
mental, inherente a todo ser humano, de realizar un trabajo.


Definición de fuerza de trabajo

Conjunto de condiciones físicas y espirituales que se dan en la personalidad viviente de un hombre
y    que     ésta    pone      en    acción   al    producir    bienes   de     cualquier      clase.
En la sociedad capitalista, señala la teoría marxista, la fuerza de trabajo se transforma en
mercancía. Esto se debe a que al no tener acceso a la propiedad de los medios de producción, el
hombre, para subsistir, se ve obligado a vender su capacidad o fuerza de trabajo como mercancía.
La fuerza de trabajo es una particular mercancía cuyo valor de uso es el trabajo y cuyo valor de
cambio                              es                          el                           salario.
Para Marx, los economistas anteriores a la formulación de sus ideas confundían los conceptos de
trabajo y fuerza de trabajo. Mientras que la fuerza de trabajo no pasa de ser una capacidad, el
trabajo es la materialización de esa capacidad en un producto determinado. No podemos, por
tanto, hablar de trabajo independientemente de un producto: no podemos decir tampoco que el
obrero venda su trabajo, ya que ello significaría la venta de un producto elaborado.
Fuerza de trabajo es un concepto importante dentro de la teoría del valor marxista. Ella constituye
la única fuente generadora de nuevo valor; incorpora al producto en el cual se plasma, un valor
mayor          que          aquel        en        que         fue       adquirida          (salario).
La Fuerza de trabajo del proletario se conoce vulgarmente como mano de obra, mientras que a su
trabajo se le llama obra de mano.

Diccionario de economía política


de Borísov, Zhamin y Makárova


FUERZA DE TRABAJO: capacidad del hombre para trabajar, conjunto de fuerzas físicas y
espirituales de que el hombre dispone y que utiliza en el proceso de producción de los bienes
materiales. La fuerza de trabajo es la condición fundamental de la producción en toda sociedad. En
el proceso de producción, el hombre no sólo actúa sobre la naturaleza que le rodeo, sino que
desarrolla, además, su experiencia productiva, sus hábitos de trabajo. En las sociedades
antagónicas de clase, los obreros carecen de medios de producción y son explotados. Las formas
en que la fuerza de trabajo se explota dependen del tipo de propiedad imperante. Bajo el
capitalismo, la fuerza de trabajo se conviene en una mercancía. Las condiciones necesarias para
que la fuerza de trabajo se convierta en mercancía son: 1) la libertad personal del individuo, la
posibilidad de disponer de su fuerza de trabajo; 2) la carencia de medios de producción en lo que
respecta al trabajador, la necesidad de vender la capacidad de trabajo para obtener medios de
subsistencia. Bajo el capitalismo, la fuerza de trabajo, como cualquier otra mercancía, posee valor
y valor de uso. El valor de la fuerza de trabajo se determina por el valor de los medios de vida
indispensables para mantener la normal capacidad de trabajo de su poseedor y sostener a los
miembros de su familia, y también por los gastos que implica el aprendizaje del obrero. Con el
desarrollo de la sociedad, el valor de la fuerza de trabajo cambia de magnitud, dado que se
modifican el nivel de las necesidades y la cantidad de medios de vida necesarios al obrero y a su
familia; también cambia el valor de dichos medios de vida a causa del avance de las fuerzas
productivas. Así, por ejemplo, el valor de la fuerza de trabajo de un obrero inglés en nuestros días
es esencialmente distinto de lo que era a mediados del siglo XIX. Las diferencias de nivel en el
desarrollo económico, las peculiaridades nacionales e históricas de los países, así como las
condiciones naturales y climáticas hacen que el valor de la fuerza de trabajo en los diferentes
países presente diferencias esenciales. A medida que la producción progresa, se registra una
tendencia general a que se eleve el nivel de las necesidades del obrero y aumente el valor de la
fuerza de trabajo. El precio de esta fuerza tiende a situarse por debajo de su valor, lo cual se halla
condicionado por el aumento del paro forzoso. Los capitalistas procuran reducir al mínimo las
necesidades materiales y culturales de los trabajadores disminuyendo los salarios. El valor de uso
de la mercancía fuerza de trabajo estriba en la facultad que posee el obrero de crear, en el proceso
de trabajo, un valor que supera al de la propia fuerza de trabajo, es decir, estriba en la facultad de
proporcionar plusvalía (ver). En la facultad que la fuerza de trabajo posee de crear plusvalía reside
el principal interés del capitalista. Únicamente en ello ve el capitalista el sentido de comprar y
consumir fuerza de trabajo. En la sociedad socialista, la fuerza de trabajo no es una mercancía.
Gracias al dominio de la propiedad social sobre los medios de producción, los trabajadores, en
dicha sociedad, son los dueños de todas las riquezas. Las relaciones entre los obreros y el Estado
socialista, así como con las uniones cooperativas, se establecen sobre la base de la utilización
planificada de los recursos de trabajo en interés de todos los miembros de la sociedad. Las
relaciones socialistas de producción hacen posible el desarrollo integral de las facultades físicas y
espirituales de los trabajadores, la incesante elevación de su nivel cultural y técnico y de su
bienestar material.




Valor de la fuerza de trabajo

Según la teoría del valor-trabajo de Marx, el valor de la fuerza de trabajo, como el de cualquier otra
mercancía, está determinado por el tiempo de trabajo socialmente necesario para producirla. En
este caso por ser una mercancía especial su valor se determina por el tiempo de trabajo
socialmente necesario para producir los medios de existencia y reproducción del trabajador, es
decir los suyos y los de su descendencia. El valor de la fuerza de trabajo es el valor de la masa de
mercancías que constituyen la canasta promedio de consumo de la clase trabajadora. El valor de
la fuerza de trabajo incluye un carácter social, histórico y cultural. En una época y sociedad dada
podemos considerar que el valor de la fuerza de trabajo es conocido.

Importancia de la distinción entre fuerza de trabajo y trabajo

Según la teoría marxista, los conceptos de "fuerza de trabajo" y "trabajo" no son sinónimos. Este
último es la materialización, la concreción del potencial representado por la primera. El trabajo es el
resultado de emplear la fuerza de trabajo.

Engels destaca la importancia de esta distinción en la Economía Política, y para la crítica que de
ella hace Marx, pues es crucial para explicar la plusvalía y las distintas formas en que ella se
concreta como la ganancia.

Dice Engels que éste es uno de los puntos en que la teoría del valor de Marx se desliga de la
de David Ricardo y la profundiza. Hasta antes de que Marx introdujera esta distinción, en la
Economía se trataba al trabajo mismo como una mercancía, esto conducía a una contradicción
tautológica, pues no se podía determinar el valor del trabajo (una hora de trabajo es igual a una
                                                                   1
hora de trabajo) y a otra serie de paradojas y errores teóricos.

En cambio, al introducir la distinción entre trabajo y fuerza de trabajo, se da cuenta Marx que la
solución a las paradojas y contradicciones al respecto estriba en determinar el valor de la fuerza de
trabajo y aquello lo que los economistas denominaban coste del trabajo o costo de producción del
trabajo, en realidad era el costo de producción de la fuerza de trabajo en tanto mercancía. O sea,
no el costo de producción del trabajo, sino el costo de producir esa fuerza de trabajo o sea de
producir al propio obrero viviente.

Lo que el obrero vende al capitalista no es su trabajo sino su fuerza de trabajo, o sea que el obrero
se compromete mediante un contrato a realizar un trabajo a cambio de un salario equivalente al
valor de la fuerza de trabajo o sea al valor del conjunto de bienes necesarios para su existencia. El
proceso de trabajo no es lo mismo que el proceso de valorización, es decir, la cantidad de trabajo
que realiza el obrero en la jornada laboral para producir la mercancía es superior a la cantidad de
trabajo necesario para reproducir el valor de su fuerza de trabajo. Esto permite explicar cómo se
produce la plusvalía y el plusproducto..
                                     FUERZA DE TRABAJO


INTRODUCCION


El hombre desde tiempos remotos posee un conjunto de fuerzas físicas y espirituales los cuales
permitieron trabajar y así producir los bienes y los productos indispensables para su subsistencia.
La capacidad del hombre para trabajar, aunado con el conjunto de fuerzas físicas y espirituales de
que el dispone y que utiliza en el poder de producción de los bienes materiales se denomina fuerza
de trabajo. Esta fuerza de trabajo será el punto central y de partida de nuestra investigación.
También podremos conocer la situación actual de la fuerza de trabajo en Venezuela.


Obligatoriamente, al hablar de la fuerza de trabajo se desprenderán de este concepto una serie de
términos fundamentales para el mejor entendimiento del mismo, como lo son: población
económicamente activa (P.E.A) y otros términos que están estrechamente relacionados con fuerza
de trabajo tales como: economía formal e informal; siendo esta ultima una de las afecciones que
mayor alcance tiene en diferentes niveles y estratos de nuestra sociedad. La economía informal
será uno de los puntos en el cual profundizaremos debido a lo perjudicial que resulta para algunos
países latinos y caribeños, y en especial en Venezuela desde el punto de vista judicial, tributario,
urbano, social entre otros.


Esta economía informal también llamado economía sumergida se define como el tipo de economía
por medio del cual un conjunto de sujetos comercializan productos bajo la estela de la ilegalidad,
en nuestro país esta economía tan perjudicial, en los últimos años se ha incrementado de una
manera exorbitante, originando la proliferación exagerada del buhonerismo, la delincuencia, la
insalubridad urbana etc. Mediante el desarrollo de esta investigación la misma será explicada y
analizada.


FUERZA DE TRABAJO


Concepto de fuerza de trabajo


Capacidad del hombre para trabajar, conjunto de fuerzas físicas y espirituales de que el hombre
dispone y que utiliza en el proceso de producción de los bienes materiales. La fuerza de trabajo es
la condición fundamental de la producción en toda sociedad. En el proceso de producción, el
hombre no sólo actúa sobre la naturaleza que le rodee, sino que desarrolla, además, su
experiencia productiva y sus hábitos de trabajo.


Componentes de la fuerza de trabajo
Población económicamente activa


Es la población en edad de trabajar que está ejerciendo algún tipo de ocupación remunerada o que
está buscando empleo. La población económicamente activa también se conoce como fuerza
laboral y es un indicador de la disponibilidad del factor trabajo en la economía.


Población económicamente pasiva


Potencial de trabajo de una población activa que, siendo capaz de una manera u otra de agregar
bienes o servicios la producto total de una economía, no tiene la oportunidad de efectuar dicho
aporte, esto puede ser por falta por encontrase en situación de imposibilidad como en el caso de
los estudiantes, reos, incapacitados, pensionados y jubilados ya que estos están aptos para el
trabajo pero no se encuentran disponibles.


Población Ocupada


Porcentaje de personas de 15 años o más de edad, de uno u otro sexo, quienes declaran estar
trabajando o tener empleo, con respecto a la población económicamente activa. Esta población
esta representada por el porcentaje de personas que laboran en empresas tanto del sector público
como el privado; así como del sector formas e informal con respecto al total de la población
ocupada.


Población Desocupada


Es una población activa que estando apta para el trabajo, con la capacidad plena para producir los
bienes y servicios al desarrollo de la economía, no encuentran acceso expendido al campo laboral.


SECTORES DE POBLACIÓN ACTIVA


   Sector primario (I):


Esta integrado por todos los individuos activos que extraen los productos del suelo o del subsuelo
(agricultura, caza, pesca, explotación forestal, ganadería y minería).


   Sector secundario (II):


Incluye a los dedicados a la transformación de estos productos.


   Sector terciario (III):
Es el que no produce directamente, pero asegura con su trabajo la existencia de los otros dos
sectores, y comprende los individuos dedicados a transporte, administración, comercio y servicios
en general.


EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA FUERZA DE TRABAJO EN VENEZUELA.


A partir de la segunda guerra mundial, la fuerza de trabajo en Venezuela va experimentar sensibles
cambios, al pasar de menos de un millón y medio a 3,7 millones para 1978. Pero más que los
cambios cuantitativos, es interesente destacar los producidos dentro de la estructura de la
actividad económica. En efecto la agricultura dejo de ser el sector básico de la economía y por lo
tanto aparece con una proporción menor a la de la población activa; lo contrario ha ocurrido en el
sector terciario.


Mucho se ha hablado sobre este hecho y la no concordancia entre las magnitudes del cambio y,
mejoramiento general del nivel de vida. Existen tres hechos asociados a esta desproporción; uno
corresponde al hecho de la agricultura no se expandió en productividad y organización, etc., en la
misma magnitud en que crecía la población y en que se producía la migración rural - urbana.


El segundo es el retraso en el impulso de la industrialización y el tercero la inadecuada expansión
de los servicios, los cuales a pesar de absorber ahora el mayor volumen de trabajo, son
deficientes, tanto en cantidad como calidad.


La fuerza de trabajo en Venezuela se ha visto afectada por factores sociales y económicos entre
los cuales destacan:


1.- La evolución del trabajo femenino, lo cual ocasiona menos carga debido a la incorporación de la
mujer al trabajo.


2.- La escolaridad .Se prepara una parte de la población y está ocupada en empleo.


3.- Descenso de la mortalidad, ya que hay, más personas económicamente activas.


4.- Descenso de la morbilidad; hay mas rendimiento económico porque hay menos enfermos.


5.- Las leyes de trabajo y de seguridad social, protegen a la fuerza de trabajo.


La década de los setenta es el periodo que se considera más significativo en cuanto al
comportamiento de nuestra estructura económica y al aprovechamiento de la fuerza de trabajo.
En efecto , a raíz del boom petrolero de 1974, se origino una serie de acontecimientos de notable
repercusión para la vida nacional que incidieron sobre la evolución del mercado de trabajo de dos
maneras diferentes: primero, porque el ingreso fiscal aumento intempestivamente y en un volumen
extraordinario , que permitió emprender proyectos que hasta la fecha estaban paralizados por la
escasez de recursos que impedían su ejecución y que posteriormente se llevaron a cabo ante la
favorable coyuntura que se abría paso , aumentando en consecuencia la demanda de trabajo.


Segundo, porque el clima de satisfacción y prosperidad aumentó las expectativas en los negocios,
incrementándose en consecuencia la propensión marginal a invertir. Ambas situaciones
incrementaron la demanda especialmente por aquellos trabajadores con cierto grado de
calificación.


Sin embargo, mucha de esa demanda no pudo ser satisfecha con trabajadores venezolanos,
puesto que las necesidades de mano de obra especializada eran superiores a la que se podía
hallar en el mercado local, con lo cual la importación de la mano de obra represento la alternativa
para cubrir ese desequilibrio.


Al mismo tiempo, muchos trabajadores sin calificación lograron emplearse, desempeñando cargos
de baja productividad. El estado absorbió gran parte de esa mano de obra no capacitada,
empleándola fundamentalmente en las oficinas de servicios gubernamentales; otro tanto lo hizo la
empresa privada, esta última logro absorber el 81,6% del crecimiento operado en la fuerza de
trabajo ocupada entre un periodo y otro, según cifras que se desprenden de la encuesta de
hogares.


A partir de 1979 el Gobierno se traza tres metas esenciales: frenar la inflación, corregir el déficit en
la balanza de pagos y estimular la productividad. Para tal efecto se adoptan medidas como
disciplinar el gasto para disminuir o moderar la liquidez que alimentaba la inflación y se estimula,
por la vía de la liberación de precios y del crédito a los productores, el normal abastecimiento del
país.


El objetivo de la liberación de precio es estimular la competencia en todos los niveles. Sin embargo
tomando en cuenta las características de nuestra economía y la voracidad especulativa de algunos
productores, la liberación de precio condujo a un alza en los costos de vida cuyos cálculos más
conservadores estiman que en 1979 oscilo entre 15 y un 17%.


Como respuesta a esta situación, el sector de los trabajadores organizados, conjuntamente con los
partidos políticos, introdujo en el Congreso de la Republica un proyecto de ley de aumento de
salario, el cual fue aprobado y entro en vigencia a partir del mes de enero de 1980. A partir de ese
año se observo que muchas empresas habían disminuido de personal y otras habían cerrado.
Todo conforma un cuadro de desaprovechamiento de la fuerza de trabajo a tal punto que se
considera que el desempleo aumento para ese lapso en mas de 12%.


Se esperaba que para finales de 1980 los efectos positivos de la nueva política económica se
dejaran sentir y en consecuencia el mercado de trabajo tomara un ritmo normal de acuerdo con la
oferta y la demanda.


IMPORTANCIA DE LA FUERZA DE TRABAJO


La fuerza de trabajo constituye probablemente el recurso más importante de que puede disponer
una nación desde el punto de vista de su calidad. Su función en la actividad económica se extiende
tanto al ámbito del consumo como al de la producción; es en esta última donde la calificación
teórica y profesional del recurso humano adquiere mayor significación en relación con los niveles
elevados de productividad, alcanzables por la mano de obra.


La importancia que se le otorga a este factor en el desarrollo económico, tanto en el área
desarrollada como en el resto del mundo , tiene relación , precisamente , con esto ultimo , esto es ,
con la función que le toca cumplir en el proceso productivo . En el caso venezolano adquiere
particular relevancia por las circunstancias de que el recurso humano constituye uno de los
trabajos de mayor envergadura que enfrentan el actual proceso económico del país, debido a los
recursos financiero que dispone. El estudio, tanto de su composición como de su evolución resulta
entonces perentorio en esta coyuntura, ya que permitiría evaluar la posibilidades de crecimientos
económico del país a través del diagnostico que puede hacerse de sus recursos humanos.


SITUACIÓN ACTUAL DE LA FUERZA DE TRABAJO EN VENEZUELA.


La situación actual con respecto a la población económicamente activa tiene una disonancia
estadística referida a las cifras totales que representan la misma, por lo tanto concluiremos dicha
situación con lo siguiente: Debido al fenómeno social, económico y político la situaciones de
economía formal e informal han ido de forma inversamente proporcional debido a la crisis mundial
y especialmente a los tercermundistas. Venezuela ha sido victima de una repuesta cultural y de
tradición familiar al problema de desempleo y gradualmente mantienen una vinculación
complementaria y de servicio al sector formal; naciendo así la venta callejera o informal. Existen
condiciones externas que incluyen las variaciones económicas que se han suscitado en los últimos
años que entre ellas podríamos nombrar la crisis petrolera y la depresión económica a nivel
mundial. A razón de estos la familia venezolana ha sido duramente golpeada debido a la
usurpación de los derechos a terceros, ocupación ilegal de espacios públicos, desorden,
congestión de espacios urbanos, conflictos de intereses que dificultan el dialogo y propician
situaciones delictivas produciendo inseguridad al ciudadano, por lo que en los últimos años se ha
venido desarrollando en América latina y especialmente en Venezuela una crisis económica de tal
magnitud que en este país el aumento de la pobreza ha crecido de forma vertiginosa consecuencia
de la disminución de las fuentes de empleo que a su vez causa un deterioro del poder adquisitivo
de nuestra población, el aparato productivo por lo tanto ha sido desactivado por una reseción
económica y ha llevado a su vez el cierre de diversas empresas privadas y el deterioro de la
institución publica originando las tasas de desempleo mas altas de la historia y las tasas de empleo
mas bajas de la misma.


El venezolano ha tenido la necesidad de transferir su productividad al campo informal como único y
definitivo medio de subsistencia, creando en Venezuela mercados populares de buhonería ilegal,
así como un incremente considerable de la delincuencia común. Particularmente podríamos decir
que el generador económico que brinda el aparato productivo afecta la vida del individuo que de el
priva los ingresos que le permiten llevar una vida integral, conduciendo a este a una deficiencia en
su salud, educación y estabilidad psicológica.


Para concluir podemos decir que el crecimiento de la población ha ido en crecimiento constante y a
pesar de que los números de empleados crezca la proporción de desempleados también aumenta,
permitiendo así la manipulación de datos que distorsionan la efectividad de percepción de
información que requiere el país.


CONCEPTO DE ECONOMÍA INFORMAL


La economía informal, llamada también economía subterránea, sumergida, descalza, de
proximidad, paralela o mercado negro; es el tipo de economía por medio del cual un conjunto de
sujetos comercializan productos bajo la estela de la ilegalidad. Es un fenómeno social, económico,
político que conlleva a la usurpación de los derechos de terceros, ocupación ilegal de espacio
publico, desorden y congestión de espacio urbanos, conflictos de interés que dificultan el dialogo y
propicia situaciones delictiva, produciendo inseguridad al ciudadano. se trata del sector de la
economía que no aparece en las estadísticas oficiales, las transacciones se llevan a cabo
principalmente en efectivo y no se pagan impuesto.


LA INFORMALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA EN VENEZUELA


La Economía Informal es un fenómeno social, económico, político, que conlleva a la usurpación de
los derechos de terceros, ocupación ilegal de espacios públicos, desorden y congestión de
espacios urbanos, conflictos de intereses que dificultan el diálogo y propicia situaciones delictivas,
produciendo inseguridad al ciudadano.
Las características de la economía informal son diversas en cada país y para cada ciudad, están
directamente relacionadas con el tipo de ordenamiento vigente, la situación socioeconómica, legal,
política y estructural, que establecen los marcos políticos institucionales vigentes.


La economía informal constituye una respuesta cultural y de tradición familiar al problema del
desempleo y gradualmente mantienen una vinculación complementaria y de servicio al sector
formal. La cultura urbana vecinal también propicia la consolidación de la venta callejera.


Dada la magnitud del problema y la mano de obra que ocupa, amerita una preocupación y atención
particular de los Gobiernos Locales, ya que mediante su formulación simultáneamente abre nuevas
posibilidades de desarrollo.


Las Instituciones más adecuadas para desarrollar estrategias de intervención de la economía
informal son los gobiernos locales, que requieren reforzar su capacidad de gestión y articulación
con otras instancias públicas y privadas, así como de suficientes recursos financieros y de la
capacidad de ejercer la autoridad local con autonomía política y administrativa.


En diferentes países utilizan nombres diferentes: economía informal, economía subterránea,
economía sumergida, economía descalza, economía de proximidad, economía paralela o
simplemente mercado negro. Pero la definición es la misma. Se trata del sector de la economía
que no aparece en las estadísticas oficiales, las transacciones se llevan a cabo principalmente en
efectivo y no se pagan impuestos.


Gracias a la labor de un economista austriaco, ahora tenemos un estimado de su tamaño en el
ámbito mundial: 9.000.000.000.000 de dólares. Un nueve acompañado de 12 ceros. Son 9 trillones
de dólares si utilizamos la más usual traducción literal del inglés, pero en buen español serían 9
billones.


En los últimos años se ha venido desarrollando en América Latina y especialmente en Venezuela,
una crisis económica de tal magnitud que en este país el aumento de la pobreza ha crecido en
forma vertiginosa, consecuencia de la disminución de las fuentes de empleo que a su vez causa un
deterioro del poder adquisitivo de nuestra población.


La recesión económica se destaca generalmente por una desactivación del aparato productivo,
provocando el cierre de muchas empresas y numerosos despidos de personal, en aquellas
empresas que logran sobrevivir, originan una tasa de desempleo de las más altas en la historia
económica, en el caso venezolano.
Paralelamente a esta situación ha venido creciendo y desarrollándose un fenómeno que muchos
economistas y estudiosos del tema, lo consideran un deterioro de las condiciones económicas de
una nación; para otros, este fenómeno puede alivianar el problema del desempleo; se trata de la
economía informal.


En efecto, el sector informal no es nada nuevo en estos países. En Venezuela en la última década
se ha agudizado el problema del desempleo, consecuencia de la caída de la tasa de crecimiento
económico, crisis externa y desequilibrio fiscal, entre otros, lo que ha configurado una situación en
la cual el crecimiento de la fuerza de trabajo supera el número de empleos, con una remuneración
estable para palear la crisis y poder adquisitivo dé los ciudadanos, los cuales buscan sustentar
económicamente él y sus familiares, vendiendo cualquier tipo de objetos y mercancía en la calle,
reparando artefactos eléctricos del hogar, ofreciendo sus servicios puerta a puerta, aumento de
autos por puestos y taxis y un sin fin de actividades que puedan generar algún ingreso económico
que conlleve a la manutención del hogar.


La mayor parte de estas actividades no están formalmente organizadas, no se lleva algún tipo de
contabilidad, no poseen planes de expansión como empresas generadoras de dividendos y lo más
importante, no se encuentran registradas en alguna de las modalidades que expresa la Ley. Por
eso el término de economía informal o sector informal o esa minada de actividades que los pobres
de América Latina desarrollan.


En Venezuela el sector informal se ha agudizado a medida que se acentúa la crisis económica, los
desempleados se han desplazado hacia las áreas menos productivas y no existe un futuro
prometedor, por la siguiente razón, hay demasiados pobres y muy pocos eficientes, lo que trae
como consecuencia que exista demasiados buhoneros, servicios domésticos, chóferes, y pocas
empresas manufactureras en pequeñas escalas o micro empresas con posibilidades de crecer,
porque no existe una economía de crecimiento por parte del Estado. Aquí como resultado a lo
expuesto anteriormente podemos asegurar que no ha existido ni existe una verdadera política
económica de la pequeña y mediana, micro empresa verdadera, generadora de empleo, por lo cual
existe el desplazamiento de mano de obra calificada o no, hacia las áreas menos productivas.


En consecuencia se puede afirmar que la economía informal venezolana se encuentra concentrada
en aquellas actividades que permitan una mínima subsistencia, uso de poco capital, comercio al
por menor, servicios domésticos, servicios personales, transpone y otros de menos importancia,
donde se use la tecnología y sean altamente competitivos, donde se destaca el comercio al menor,
al detal o al menudeo, el cual conocemos como la buhonería.
Los buhoneros se han apostado a desarrollar sus actividades a lo largo y ancho del país, creciendo
en forma desmedida, en forma anárquica a medida en que la crisis se acentúa en las ciudades
más populosas.


En Maracaibo, ésta actividad ha sido ejercida desde hace varías décadas, ubicándose en los
alrededores de la Plaza Baralt, El Malecón, El Mercado Principal, Calle Comercio, actividad que era
desempeñada por personas excluidas del proceso productivo de la región, por no tener
preparación de ningún tipo, sin referencia de trabajo de cualquier edad y con poco recurso, los
cuales intentaban ganarse la vida en forma honrada, pero en esos momentos no representaban
problema a la ciudad, por lo tanto no representaban ningún interés para el sector oficial, ni para los
estudiosos de la economía, pero en cuanto crecía la población por diversos factores, unida a la
inmigración extranjera (legal o ilegal), disminuía la oportunidad de empleo, debido a que el aparato
productivo no era capaz de absorber esa abundante mano de obra.


Esa gran masa de ciudadanos que fueron desplazados y "excluidos" del proceso productivo, se
fueron ubicando en el sector informal, en particular de la buhonería, lo que incrementó esta
actividad en forma anárquica, desorganizada y como consecuencia tomaron las calles de
Maracaibo de una forma desordenada, obstruyendo las vías peatonales y automotor.


Podemos decir que existe informalidad en la vivienda, informalidad en el comercio, informalidad en
la industria, informalidad en el transporte, en resumen: existe informalidad en diversos sectores
productivos de la economía.


De hecho, no son informales los hombres, son informales sus actividades. No existen venezolanos
formales e informales. El 60 por ciento del trabajo de los venezolanos que se desarrolla en el
mercado informal, lo hacen porque tienen un trabajo el cual desarrolla formalmente y una parte del
esfuerzo productivo desarrollado informalmente. El caso del empleado bancario que tiene un
vehículo y, de ida al trabajo y de regreso del mismo, trabaja como taxista para suplementar su
ingreso personal. Tal es el caso de la señora que después de dejar a los niños en el colegio
elabora pasteles y dulces para venderlos a restaurantes. El caso de la señora que el garaje de su
casa lo convierte en un pequeño restaurante de almuerzos. Así muchos de los venezolanos
reivindican permanentemente su derecho a trabajar con prescindencia del Estado, sin pagar
impuestos y sin obedecer sus regulaciones respecto a la actividad económica que desempeñan.


Es importante entender que la informalidad es de las actividades y no de la gente. Puesto que de
esta forma entenderemos el origen de este fenómeno. Si estudiamos los libros de sociología que
se han escrito veremos que ellos nos dicen que los latinoamericanos y en particular los
venezolanos tenemos el defecto de ser tarados, por lo cual nunca podremos salir adelante.
La herencia indígena y el coloniaje encima de la herencia nos entorpecieron de tal forma que, junto
con la corrupción, el clima, y la comida picante y bien condimentada, nos han convertido en
pueblos ociosos. Esta argumentación está implícita en los textos eurocentristas conservadores y en
los textos alucinados marxistas. En el fondo, parte del mismo rechazo a la imaginación, a la fuerza,
y a la autenticidad de los latinoamericanos. Es un prejuicio contra los hombres de trabajo.


El origen de la informalidad no se encuentra en una tara cultural, en un problema religioso, o un
origen étnico; se encuentra en la ineficiencia de la ley.


En Venezuela desde hace varios años más de 50% de la población trabaja informalmente. Se trata
de un país rico en recursos naturales, donde sus malos gobiernos han construido tan absurdos
obstáculos al trabajo, que un altísimo porcentaje de la ciudadanía no tiene más recurso que vivir y
trabajar al margen de la ley.


La crisis económica del país sigue como si nada y las modalidades de la supervivencia se
consolidan como posibilidades de estrategia de la vida real para no quedarse en el camino. El
sector informal de la economía aumenta gradualmente llegando casi al 60% de la población y está
generando una situación anárquica, sin control, de grandes proporciones en las principales
ciudades del país. Frente al desempleo, el aumento de los precios de los alimentos y la escasez de
vivienda, se dispara esa actividad especialmente en las calles del centro de la ciudad donde hay
vendedores de todo tipo.


No es por falta de educación que muchos se ven compelidos a apelar a la venta callejera. Muchas
instituciones internacionales de estudios sociales han comprobado con sorpresa que el nivel
académico de los vendedores callejeros es alto. Se encuentra hasta un 60% de bachilleres y un
porcentaje considerable de profesionales que se han colocado en esta posición no porque lo
deseen sino porque las oportunidades de empleo no existen.


La economía informal es perseguida por los gobiernos porque los protagonistas de ésta aventura
no se registran oficialmente, por lo tanto no pagan impuestos por consiguiente no reciben ningún
beneficio del Estado.


Por eso lo miran como enemigo y lo tratan como tal. Es precisamente esta "economía descalza"
que muestra una realidad esperanzadora porque sus protagonistas llevan en sí el fermento del
intercambio.


Los desalojos violentos de miles de vendedores de las calles de nuestro país; van acompañados
de decomiso, destrucción de los productos y saqueo por parte de las mismas autoridades que
hacen cumplir la ley. "Sólo quien forma parte de la economía informal conoce la zozobra que
genera el vivir al margen de la sociedad y para muchos el subsistir con sólo el pan de cada día".

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:5
posted:3/8/2012
language:
pages:14