Un secreto a voces que ning�n peruano debe olvidar: �Cu�l es la

Document Sample
Un secreto a voces que ning�n peruano debe olvidar: �Cu�l es la Powered By Docstoc
					       Importancia geopolítica del mar para Chile y
       necesidad de implementar una estrategia de
       respuesta peruana.
                                                Nino Contavalli Núñez del Arco.

Introducción.

Desde su aparición en la superficie de la Tierra, el ser humano experimentó el
peso impuesto por la geografía. Los pueblos que tuvieron la habilidad y
oportunidad de adaptarse a las hostiles condiciones del medio ambiente
circundante perduraron y prosperaron. En tanto, aquellas sociedades incapaces
de reconocer la gravitación del hosco medio geográfico, sucumbieron en silencio
y sin dejar rastros en las obscuras sombras del pasado.

Algunos pensadores, a principios del siglo pasado, percibieron la influencia
ejercida por la geografía en la vida de los Estados e iniciaron el estudio
sistemático del tema. Bautizaron a esta disciplina como "Geopolítica".
Actualmente, se le acepta como una herramienta para evaluar la influencia que
ejerce el ámbito geográfico en la vida de las naciones y resulta útil para diseñar
políticas eficientes, armónicas con la realidad del entorno natural.

En el caso chileno, la perspectiva geopolítica nos resulta imprescindible para
tomar conciencia de su condición geográfica, esencialmente marítima. Y, a
partir de ello, empezar a entender cuáles son las motivaciones más profundas que
impulsan a ese país a dominar el espacio marino, en cuanto proyección de su
espacio vital.

Al respecto, el escritor chileno Benjamin Subercaseaux (1906-1973) expresó:

"Chile es una tierra de océanos, o sea, un país que por su estructura y su posición
geográfica no tiene mejor objetivo, ni mejor riqueza, ni mejor destino – más aún – ni otra
salvación que el mar. Para el mar nació; del mar se alimentaron sus aborígenes; por el mar
se consolidó su conquista; en el mar se afianzó su independencia; del mar deberá extraer
su sustento; sin el mar, no tiene sentido su comercio".

Desde este punto de vista, el control del mar para Chile no sólo es un factor de
seguridad nacional, sino que también está estrechamente unido al desarrollo de
su economía e integración como país; define su identidad como país e impulsa su
Proyecto Nacional.

Igualmente, desde esta misma perspectiva geopolítica, cabe preguntarnos si el
Perú puede darse el lujo de ignorar las reales motivaciones que Chile tiene en el
desarrollo portuario peruano. O, si acaso, no es un buen momento para enfrentar
el desafío del marketeado progreso chileno, resguardando nuestros intereses
nacionales y limitando estratégicamente su influencia en el Mar de Grau.
El teorema geopolítico que los peruanos deben tener siempre presente es que
Chile ha visto al Perú, históricamente, como su enemigo natural. Y hacen muy
mal los panegiristas del entendimiento y la cooperación vecinal en olvidar,
soslayar o edulcorar este hecho. Ese teorema fluye fácilmente del análisis del
comportamiento histórico de Chile con respecto al Perú y nos da la pauta de
cómo es menester actuar, porque nunca es tarde, para que por fin podamos
encarrilar las relaciones vecinales sobre un terreno común de mutuo respeto y
ventajas recíprocas.

Y es aquí cuando el Perú debe imaginar, concebir e implementar una política de
respuesta y contención igualmente duradera, ambiciosa y agresiva en diferentes
planos, sobre la base del principio rector que en los tratos con el usurpador es éste
quien tiene que hacer las concesiones y no al revés.

1.      Situación geográfica y condición marítima de Chile.

    “Al observar una carta de la cuenca del Pacífico, se advierte que, ante Chile, se
     extiende un enorme triángulo de agua enmarcado por pedazos de tierra esparcidos
     en tres continentes: América, Antártica y Oceanía. Son los pilares donde se afirma el
     Mar Presencial de Chile. Esta nación tricontinental, carece de suelos en comparación
     con la inmensa superficie de mar que encierra el gigantesco atolón. Aquí, aplicar la
     geopolítica - término que se relaciona con el ámbito terrestre - con el propósito de
     estudiar sus posibilidades y su proyección futura, es un evidente contrasentido. En
     consecuencia, para su caso singular corresponde analizar la influencia de los
     inmensos espacios acuáticos encuadrados por los vértices territoriales en el desarrollo
     del anómalo país. Es imprescindible recurrir a una ciencia que aún no se crea, cuyo
     nombre puede ser la "Talasopolítica" u "Océanopolítica". Esta debería evaluar el
     efecto ejercido por los mares en el devenir de un estado constituido mayoritariamente
     por agua.” (Contraalmirante ERI SOLÍS OYARZÚN. VISIÓN MARÍTIMA DE CHILE.).

Chile es país marítimo y debido a su especial conformación geográfica, su
extenso y estrecho litoral, que abarca casi un cuadrante de la cuenca del
Pacífico, situado en el confín austral de la tierra, distante de las grandes masas
continentales del hemisferio norte y lejano de los poderosos centros políticos y
económicos del mundo, mantiene una lucha constante por ampliar su espacio
vital, que lo obliga a salir de su presente marginalidad.

“Esa particular disposición geográfica implica una dependencia marítima y también
condiciona la distribución de sus recursos naturales y de su potencial de desarrollo y de
crecimiento sustentable, constituyendo un elemento determinante del Poder Nacional.”.
(GERMÁN GODDARD DUFEU. Vicealmirante. ROL DE CHILE Y DE LA ARMADA EN LA
CUENCA DEL PACÍFICO.).

En este sentido, la condición marítima de Chile se configura en un rasgo esencial
de su identidad como Nación, de su destino y de su necesidad de perdurar.
2.       Importancia de la vía marítima para el desarrollo económico de Chile.

Por otra parte, el desarrollo económico de Chile depende, vitalmente, del exterior
por la vía marítima.

“En cuanto al comercio, el mar provee una vía de comunicación para el transporte
rápido, seguro y eficiente de grandes volúmenes de carga. El rápido desarrollo de las
naciones del otro borde de la cuenca del Pacífico, erigiéndose como atractivos
mercados para los productos nacionales y de la región, permite visualizar a este océano
como la vía de comunicaciones marítimas de mayor importancia, lo cual generará un
alto grado de actividad, que se deberá aprovechar y controlar adecuadamente. En todo
caso, nuestro comercio de exportaciones e importaciones no sólo se mueve en el ámbito
de la Cuenca del Pacífico, sino que también abarca la costa este de Estados Unidos,
Europa, Medio Oriente y todos los centros comerciales del mundo.
Las estadísticas señalan que aproximadamente el 90% de nuestro comercio exterior fluye
por mar. Nuestro principal producto de exportación (el cobre) y nuestro principal
producto de importación (el petróleo) se transportan íntegramente por vía marítima. En
consecuencia, su protección adquiere una especial importancia.” (LIBRO DE LA DEFENSA
NACIONAL DE CHILE. pp.33 y 34.).

La ubicación de Chile favorece su contacto comercial con las crecientes
economías del Asia-Pacífico y le abre interesantes expectativas como país-
puerto, para vincular esos mercados con algunas regiones situadas en el corazón
del subcontinente, pertenecientes a Bolivia, Brasil, Paraguay y Argentina.

3.       Evolución histórica y control del mar para Chile.

La historia de Chile ha consistido en la evolución de una nación cuyo destino
estuvo atado, desde siempre, al mar.

Basta repasar, brevemente, la evolución histórica de Chile, contada por los
propios autores chilenos, para entender cuán relevante fue y es el mar para Chile
y cómo dicho factor geográfico influenció de modo determinante en sus políticas
de relación con el Perú y el resto de sus vecinos.

        “La fantasía del Lord Thomas Alexander Cochrane coincidiendo con un
         pensamiento geopolítico de Don Bernardo O'Higgins, que había presenciado en
         Inglaterra la importancia del factor naval en el predominio de aquella potencia,
         llegó a abrigar el proyecto de formar en el Pacífico un imperio marítimo chileno
         que, en cierto modo, se asemejase al británico. Sus planes eran la incorporación a
         Chile de la zona sur; Valdivia, que logró ganar, y Chiloé, cuya campaña no
         alcanzó a dirigir. Fuera del territorio chileno, su idea era la de conquistar las islas
         Filipinas, dominio español en el otro lado del océano y obtener bases navales en
         Callao y Guayaquil. La escuadra chilena, acabado el poder de España, impondría
         el orden comercial en todo el Pacífico, con un comercio liberal y abierto a todas
         las naciones ...
         El derecho de Chile para emprender este proyecto se basaba en que era el país
         que había creado la Escuadra Libertadora del Perú y logrando con ella suprimir
         toda la fuerza naval española en esta orilla del océano Pacífico. El interés chileno
    para lograrlo, fuera de la ganancia territorial de las Filipinas, tenía claros
    antecedentes económicos ...
    Pero Chile no estaba capacitado ni espiritual ni económicamente para semejantes
    ambiciones.”. ISIDORO VÁSQUEZ DE ACUÑA Y GARCÍA DEL POSTIGO. EL PROYECTO
    FRUSTRADO DE UNA TALASOCRACIA CHILENA.

   “O´Higgins, demostró su clara visión talasopolítica en una carta a un amigo
    británico en 1838: "Una simple mirada al mapa de Sudamérica basta para probar
    que Chile posee las llaves de esa vasta porción del Atlántico del Sur. Esto es, desde
    el paralelo 30 hasta el polo y también posee las llaves de todo el gran Pacífico,
    igual en tamaño a un tercio del globo, hasta tanto Nueva Zelanda y la tierra de
    Van Diemen pueden compartir con Chile este imperio". ERI SOLÍS OYARZÚN,
    Contraalmirante de la Armada chilena. VISIÓN MARÍTIMA DE CHILE.

   “Por último, el conflicto comercial con el Perú, ocurrido hacia 1832, hace a don
    Diego Portales mostrar toda su firmeza, no sólo en materias internacionales sino
    también en su propósito de avanzar en el control marítimo.
    Perú se negaba a recibir la mercadería chilena y si lo hacía era fuertemente
    gravada en el Callao, situación que estaba perjudicando significativamente a los
    comerciantes chilenos. Además, Perú había decidido gravar también con fuertes
    impuestos a toda mercadería que hubiese estado siquiera en tránsito en
    Valparaíso... Portales se daba cuenta que lo que Perú quería era obligar a los
    buques a transitar directo al Callao, en desmedro de los puertos chilenos.
    La tensión político comercial entre Perú y Chile se dilató por años ... Portales,
    enfrentado a decidir medidas ante la inconsistencia en que eran llevadas a cabo
    las conversaciones diplomáticas, manifestó lo siguiente: "o nos humillamos ante el
    Perú o los presionamos militarmente. Y, por cierto, no nos humillamos jamás".
    Portales encargó al Almirante Manuel Blanco Encalada que dirigiera la expedición
    al Perú, llevando al Ministro Plenipotenciario Mariano Egaña, para que, tras
    presionar con las armas, se lograra un rápido y conveniente arreglo diplomático.
    Las cartas que Portales hizo llegar al Almirante Blanco Encalada evidencian el
    sentido que el Ministro le atribuyó a la misión. En una de éstas, fechada el 10 de
    septiembre de 1836, le dice que el triunfo de sus armas significará "la segunda
    independencia de Chile", agregando que "la Confederación debe desaparecer
    porque de lo contrario ahogaría a Chile antes de muy poco" y termina con energía
    expresando:... "Adios, y por última vez, no se vengan ustedes sin gloria de algún
    género, porque con la batería de San Antonio mando a echar a pique la
    escuadra con Almirante y todo".
    ...
    Dirá Portales, en carta a Garfias, del 17 de abril de 1832, escrita desde Valparaíso,
    que "encuentro más necesario, en nuestra posición, un buque de guerra que un
    ejército. Por grande y bueno que éste (ejército) sea, podremos ser insultados
    impúnemente en nuestras costas y en nuestros puertos mismos por un acorazado
    de cuatro cañones...(si no tenemos qué oponerle). Por lo tanto, la verdadera
    libertad la tendrá Chile cuando realmente domine el mar. De otro modo, será
    presionado de una u otra manera, se pondrán condiciones al comercio marítimo,
    al tráfico, al abastecimiento, a la recalada de naves. La libertad marítima es
    equivalente pues a la segunda independencia nacional. Para conseguir lo
    anterior, Chile debe lograr una notable superioridad naval regional, no con el fin
    de ofender a sus vecinos, sino con vistas al dominio del mar que asegura la
    soberanía real de la nación".” (GERMÁN GODDARD DUFEU. Vicealmirante.
    PORTALES Y EL PENSAMIENTO MARÍTIMO).
      La Patria estuvo amenazada por la Confederación Perúboliviana (1836-1839),
       formada a base de intrigas por don Andrés de Santa Cruz. ... Portales presintió el
       peligro y, al igual que O`Higgins, advirtió el significado que tiene el mar para el
       país. La primera acción contra la Confederación fue capturar su flota mediante un
       audaz golpe. Una vez dueño del mar, el Ejército Restaurador fue transportado al
       Perú que, bajo el mando de Don Manuel Bulnes se cubrió de gloria en Yungay.
       Esta batalla trajo la disolución de la Confederación y el nacimiento del sentido
       nacional en el pueblo chileno.

       En 1866, Chile fue arrastrado a la guerra contra España por la pasión insensata de
       sus dirigentes políticos, poseídos por un americanismo exaltado... El país pagó un
       alto precio por la alocada aventura: nuestra floreciente marina mercante
       desapareció y soportó inerme el bombardeo de Valparaíso ...

       La Guerra del Pacífico se decidió en el mar y se resolvió en tierra enemiga ... El
       Perú perdió la mitad de su fuerza naval. En Angamos, con la captura del Huáscar,
       Chile consolidó el control del mar. Las sucesivas campañas alcanzaron el corazón
       del poder político y económico del adversario, provocando su derrota definitiva...

       En todas las guerras en que ha participado nuestro país, con excepción de la que
       tuvo con España, Chile logró hacerse dueño del mar y así llevar la guerra a
       territorio adversario, convirtiéndolo en el campo de las batallas hasta llegar al éxito
       final.”. ERI SOLÍS OYARZÚN, Contraalmirante de la Armada chilena. VISIÓN
       MARÍTIMA DE CHILE.

4. Política oceánica chilena.

      “La naturaleza evidentemente marítima de Chile responde a su condición
       geográfica insular, su patrimonio territorial tricontinental y su responsabilidad sobre
       un área marítima que abarca aproximadamente 30 mil millones de kilómetros
       cuadrados en el océano que concentra la mayor densidad demográfica del
       planeta.

       La Seguridad Nacional se sustenta en dos pilares fundamentales, la Defensa y el
       Desarrollo, y en Chile el mar está presente día a día en el devenir del desarrollo y
       bienestar de los habitantes de esta tierra. El mar como fuente de oportunidades,
       contribuye al desarrollo de la nación y constituye un aporte efectivo al bien común
       de la sociedad chilena. En consecuencia el accionar en el mar cobra un rol
       indispensable e irreemplazable ...

       El siglo XXI encuentra al país estructuralmente preparado para capitalizar las
       oportunidades que representa el privilegio de ser una Nación Oceánica, las
       mismas que tuviera el Padre de la Patria General Bernardo O'Higgins Riquelme.

       Sus gobernantes han definido una estrategia de desarrollo que obliga a la
       inserción de Chile en un mundo globalizado e interdependiente, en donde las
       naciones legitiman la defensa de sus Intereses Nacionales...”. (En www.armada.cl,
       página web de la Armada de Chile.).

      “...he venido sosteniendo durante estos años, la necesidad de una doctrina
       oceanopolítica fundada en la influencia y gravitación permanente que ejercen los
       espacios oceánicos en la formulación de las políticas nacionales, en todos los
       niveles de nuestra sociedad. Ello con el propósito de determinar, a la luz de sus
       principios, qué acciones son posibles de establecer, con el fin de integrar a lo que
       he llamado el "Territorio Oceánico Nacional" como la parte más importante del
       país en el próximo siglo XXI, para que sea un verdadero espacio de crecimiento y
       de desarrollo del Estado.”. (JORGE MARTÍNEZ BUSCH. Almirante Comandante en
       Jefe de la Armada chilena. POLITICA OCEANICA NACIONAL. SUGERENCIAS PARA
       UNA FORMULACION.)


      “En tiempos de paz, el Control del Mar tiene dos dimensiones. En el contexto de la
       Convención del Mar, el espacio marítimo tiene una jurisdicción hasta las 200 millas
       de la costa. En la segunda, el Control no está asociado a la soberanía, sino a la
       promoción y defensa de nuestros intereses en cualquier lugar. ...

       Para explicar nuestra acción, hemos divido los espacios marítimos. Uno, dentro del
       ámbito de jurisdicción que nos ofrece el Derecho Internacional Marítimo. El otro, en
       el ancho mar, donde quiera que sea necesario promover o proteger nuestros
       intereses.” (Almirante, MIGUEL A. VERGARA VILLALOBOS, Comandante en Jefe de
       la Armada chilena en la clausura del Seminario del Mes del Mar en Iquique.) .

La política oceánica (“oceanopolítica”) chilena, sustentada en su condición
marítima y los antecedentes históricos antes reseñados, constituye un factor clave
para la comprensión del expansionismo chileno.

En este sentido, la estrategia marítima chilena de capturar el tráfico continental
del sur responde a una estrategia competitiva nacional, no depende del interés
circunstancial o particular de algunos capitales privados. Por tanto, estamos
hablando de una política oceánica impulsada por el propio Estado como parte
de una propuesta política de desarrollo nacional, que aspira a relacionar los
mercados regionales y de ultramar, mediante un sistema que incorpora la
habilitación de ciudades-puertos modernos, vías de comunicación eficientes y la
necesaria intercomunicación con los corredores bioceánicos, desde la especial
posición geográfica del país vecino.

Bajo esta premisa geopolítica, cabe destacar que el Estado chileno se convierte
en un ente regulador y responsable de articular la inserción de Chile en el proceso
de globalización e interdependencia económica internacional. Pese a que el
Estado chileno ya no tiene el ejercicio monopólico de la política internacional y
que su poder relativo ha decrecido, es el único actor capaz de comprometer a
los diversos agentes económicos tras algunos de sus objetivos esenciales, como
sucede en el caso de la presente política oceánica.

Comentarios finales: necesidad de adoptar una estrategia de respuesta peruana
ante el desafío expansionista chileno.

      “Si el ayer es luz de hoy, debemos tener bien claro que la única manera de vivir en
       paz con nuestros vecinos es estar siempre en condiciones de derrotarlos en guerra,
       si pretenden violar los tratados que con tanto esfuerzo y generosidad -y a veces
       ingenuidad- nos legaron nuestros mayores, después de regar con su sangre los
       territorios recuperados o legítimamente conquistados”. (RAÚL HERMOSILLA HANNE.
       Historiador chileno. En Página Web www.despiertachile.cl).

      “Perú alienta la opción de transformarse en el Puerto de América del Sur hacia el
       Asia y Oceanía. Chile también lo pretende, particularmente con el proyecto del
       Mega Puerto de Mejillones, para despachar y recibir carga de Argentina, Brasil y
       Paraguay. ¿Quién lo va a lograr? De acuerdo a la Frase Rectora de esta
       exposición, el más ágil y, agregaría, aquel con mayor voluntad. ¡Ojalá seamos
       nosotros! (GERMÁN GODDARD DUFEU VICEALMIRANTE. ROL DE CHILE Y DE LA
       ARMADA EN LA CUENCA DEL PACÍFICO.).

      “... que la incursión del capital extranjero proveniente de estos países no
       garantizaría que nuestros puertos puedan desarrollarse en igualdad de
       condiciones considerando que dichos capitales responderían también a
       estrategias competitivas nacionales de su país de origen y de seguridad nacional”.
       (Dictamen de la Comisión de Transportes y Comunicaciones que postula el
       congresista Jacques Rodrich Ackerman, que propone un Proyecto de Ley que
       excluye por 40 años de los procesos de concesión de la infraestructura portuaria
       marítima nacional a las personas naturales o jurídicas provenientes de países
       limítrofes con el Perú.).

No cabe duda que en Chile el mercado, los inversionistas y el resto de los agentes
económicos en su accionar, no sólo no contradicen las políticas de Estado, sino
que más bien lo refuerzan o fortalecen.

En este punto, un ejemplo de ello, resulta el interés manifestado por el Grupo
chileno Claro en los procesos de concesión de los terminales portuarios en el Perú
y su alianza estratégica con grupos económicos nacionales como el Grupo
Romero (ambos como socios en la concesión del Puerto de Arica).

El interés del Grupo Claro, responde a la visión geopolítica de Chile. Al hacer
participar al grupo Romero, el Grupo Claro no ve en los peruanos a una empresa
de punta. No, simplemente los utiliza como testaferros, precisamente para
capturar lo más sensible del litoral peruano, sus puertos, hasta que Chile pueda
contar con uno o dos megapuertos insuperables.

En este contexto, poner restricciones a los capitales vecinos, es un deber
patriótico, que sólo la chatura y entreguismo de nuestra clase dirigente podría
soslayar. Todos los países tienen excepciones en bienes y servicios y sectores en
función, no solo de sensibilidades en algunos sectores productivos, sino también
por razones de defensa y seguridad nacional.

Al respecto, en desconocimiento de nuestra condición de país soberano y de
razones de Estado superiores que garanticen la preservación de nuestra Nación,
se alega la inconstitucionalidad de imponer restricciones al capital extranjero
como aparece en el Proyecto de Ley propuesto por el congresista Jacques
Rodrich Ackerman. Cuando todos sabemos que dicho texto constitucional fue
auspiciado y aupado por un régimen civil dictatorial encarnado por el prófugo
Fujimori, nos preguntamos entonces: qué legitimidad respalda a los defensores del
precepto constitucional supuestamente violado, por encima de razones de
Estado permanentes. En todo caso, si fuera requerida la modificación de la
norma constitucional, que se proceda en consonancia y, mientras tanto, que se
suspenda todo proceso de concesión o privatización en el sector portuario hasta
que dicho punto quede establecido.

Finalmente, consideramos que se debe implementar una estrategia de respuesta
ante el expansionismo chileno, se debe evitar que se complete el control chileno
sobre la economía nacional, y revertir el que ya existe en algunos sectores que
vulneran la seguridad nacional, en especial en el ámbito marítimo.

Quien no entienda, lo que antaño era ley geopolítica, que quien domine el mar,
manda en el continente, seguirá extraviado y persistirá en la contumaz condición
de perdedor eterno.




Lima, 16 de mayo de 2005




NINO CONTAVALLI

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:4
posted:3/5/2012
language:
pages:8