APUNTES MAGISTRAL ALBERTO SERENO

Document Sample
APUNTES MAGISTRAL ALBERTO SERENO Powered By Docstoc
					                             Ponencia
                             Ponencia
     Apuntes sobre la evolución de un modelo de servicio público


                                                                 Alberto Sereno Álvarez
                                                                       Director General
                                                   Instituto Geográfico Nacional, España


Introducción
El Instituto Geográfico Nacional de España es una de esas Instituciones que hacen
grande a un país; o, dicho de otra forma: una de esas Instituciones de las que no puede
carecer un país que quiera ser grande.


   España, a pesar de haber sido uno de los protagonistas estelares de la historia del
mundo —y eso es particularmente cierto desde una visión americana—, no constituyó
su Instituto Geográfico hasta finales del siglo XIX, muchos años después que otros
países europeos. Eso no significa que la cartografía española no tenga una muy larga
tradición, o que deba ignorarse el profundo saber geográfico de San Isidoro de Sevilla,
hoy Patrón del Instituto, que en el siglo VII dedicó a la Geografía dos de sus 20 tomos
de las Etimologías (“Geografía física” y “El mundo y sus partes”) que durante siglos cons-
tituyeron la máxima expresión de la sabiduría del mundo cristiano; o que deba ignorarse
a los cartógrafos baleares autores de los famosos Portulanos. Ni a tantos otros que,
durante el Imperio español y mucho después, pusieron la imagen del mundo en el
despacho de sus Reyes.


   Sin embargo, la creación del IGN responde a una voluntad “moderna” de “hacer
país”, de construir centros punteros de articulación y mejora de los saberes científico-
técnicos dispersos en la sociedad con la finalidad de convertirlos en servicios públicos
para la sociedad, incluso como imagen con la que identificar a un Estado preten-
didamente moderno.




                                         1 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

   Entre esos Centros, tienen particular relevancia los Institutos Geográficos porque
atienden a lo más primario: el conocimiento del propio territorio sobre el que se asienta
el Estado; un conocimiento que va más allá del puramente descriptivo, que ahonda en
la precisión de sus descripciones, con lo que se abría un infinito abanico de posibi-
lidades prácticas de desarrollo, como la reordenación del territorio, el establecimiento de
un catastro y su consiguiente fiscalidad o llevar a cabo una política de obras públicas;
en fin, de asentamiento del propio Estado y, por tanto, de su legitimidad social.


   En las siguientes páginas se presenta la esencia de la aportación del Instituto
Geográfico Nacional al desarrollo de España, al principio sólo al Estado —como
regulador de potestades públicas— y actualmente también a la Sociedad desde un
Estado prestador de servicios.


   Por eso, se comienza con un recordatorio sobre la historia de la representación de la
Tierra —mediante métodos astronómicos primero y ya puramente cartográficos después—
y con una mirada sobre el proceso de transición desde la cartografía como instrumento
de poder (en manos de los poderosos, por tanto) a la cartografía como herramienta
para la toma de decisiones, en manos oficiales pero también a disposición de los
agentes económicos y sociales.


   En un segundo apartado, centrado en el Instituto Geográfico Nacional, se pasa
revista a su historia y a cómo hoy, dotado de un Plan Estratégico, encara su futuro y
devuelve a la Sociedad, en forma de Servicios, los medios puestos a su disposición.


   Para acabar, se analiza el cambio de modelo que se está produciendo al ser con-
siderada la cartografía como infraestructura del conocimiento y del desarrollo, y cómo
las Infraestructuras de Datos Espaciales que se están construyendo en el mundo,
también en España, constituyen un paradigma de servicio público universal. Paradigma
en el sentido de Kuhn, como marco de referencia que en un determinado momento
histórico permite interpretar los fenómenos.
                                          2 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia



La descripción de la Tierra
La imago mundi ha sido prácticamente la misma hasta que la modernidad se asentó en
Occidente. Claudio Ptolomeo abre una etapa, de más de un milenio, hasta la invención
de la imprenta que permite la difusión de aquellos conocimientos e, incluso, sirve para
fundamentar las ideas de Colón.


   Hasta el siglo XIV, la Astronomía (ya sea en sus versiones de Cosmografía o de
Cosmología) y la Cartografía imponen una visión pragmática del mundo bajo el orden
romano y absolutamente irreal y fragmentada en el medioevo. La imagen del mundo era
geocéntrica y con un tamaño de las tierras emergidas muy inferior al real, ideas que
estuvieron vigentes hasta la Era de los grandes descubrimientos.


   Así, Astronomía y Cartografía configuraron la visión científica terrestre, como se
pone de manifiesto en este apartado, que pretende analizar la evolución desde esa
visión soportada en la ciencia conocida hasta la información geográfica generadora de
servicios de valor añadido.


La Astronomía
Seguramente, el hombre antes de describir la Tierra, o al menos el entorno amplio que
le rodeaba, intentaría describir el firmamento que tenía sobre su cabeza. De éste
alcanzaba a ver una amplía extensión, y podía apreciar, e incluso medir, el movimiento
de los astros en él. La repetibilidad de este fenómeno estimuló a los primitivos
astrónomos, especialmente a los babilónicos y griegos, a establecer un modelo
explicativo del universo que les permitiera predecir los fenómenos astronómicos,
culminando esta descripción con Ptolomeo, que sintetizó y sistematizó los resultados de
sus predecesores.


   Precisamente este conocimiento de los movimientos de los astros permitió introducir
una métrica exacta para describir entornos amplios terrestres. Posiblemente ésta fue,
                                        3 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

junto con la del calendario, la primera aplicación práctica de los conocimientos astro-
nómicos. Un ejemplo es cómo Eratóstenes aprovechó el hecho de que en el mediodía
local del solsticio de verano el Sol iluminaba el fondo de los pozos de Siene, actual-
mente Asuán, en Egipto, al pasar por la vertical, para determinar un diámetro terrestre
bastante próximo al valor real. Asimismo, la determinación de la posición a partir de la
observación de los astros permitió el desarrollo de la navegación y la transformación de
la cartografía de grandes extensiones de territorio en una ciencia de precisión.


   De esta forma, la descripción de La Tierra siempre ha estado ligada al desarrollo y
perfeccionamiento de la Astronomía. En efecto, aspectos tan diversos, aunque inter-
relacionados, como la determinación de la figura de La Tierra, y el posicionamiento
preciso sobre ella, objeto de la Geodesia, o la descripción y representación de la
realidad física de la superficie terrestre mediante la Cartografía o, más recientemente, el
conocimiento de su estructura interna, utilizan los avances de la Astronomía y sus
técnicas y métodos. De hecho, las tres Ciencias (Astronomía, Geodesia y Cartografía)
han sufrido un desarrollo paralelo, y casi siempre totalmente conexo; a las tres hay que
añadir, actualmente, la Física de la Tierra (Geofísica), que cada vez utiliza más técnicas
y resultados derivados de la Astronomía.


La Cartografía
Según el Profesor Salichtchev, “Un mapa es una representación reducida, generalizada,
matemáticamente precisa de la superficie terrestre sobre un plano, que muestra la
situación, distribución y relaciones de los diversos fenómenos naturales y sociales,
escogidos y definidos en función del objeto de cada mapa. El mapa permite igualmente
mostrar las variaciones y los desarrollos de los fenómenos en el tiempo, así como sus
factores de movimiento y desplazamiento en el espacio." Es decir, un mapa es algo
más que una mera descripción del territorio al que hace referencia. El mapa describe el
territorio indicando para cada elemento de él la posición, la distribución respecto a los
restantes elementos y la relación de dicho elemento con los otros elementos del mapa.
Normalmente, el cartógrafo, autor del mapa, trata de destacar algún tipo de relaciones
                                           4 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

entre determinados elementos del territorio que representa. En consecuencia, puede
decirse que cada mapa tiene un lenguaje interno propio, y por tanto es necesario saber
“leer” el mapa.


   Esta doble característica de la cantidad de información que el mapa puede aportar
de la manera más concisa, de forma que en una simple superficie mínima, que cuando
es una hoja de papel puede transportarse, doblarse, guardarse y, si se quiere, escon-
derse, cabe toda la descripción del territorio; y de utilización de un “lenguaje” especial-
mente orientado para un uso, o incluso para unos usuarios, lo convierte en una
magnifica herramienta para la transmisión del conocimiento del territorio, y por tanto en
un instrumento de poder.


   El ser humano desde la época prehistórica conoció y utilizó el potencial del uso del
mapa. La primera representación cartográfica, sin capacidad de medir en ella,
corresponde a lo que se denomina un croquis, que constituye un dibujo mediante el cual
su autor trata de comunicar una descripción de una información geográfica específica
sobre un territorio. El croquis no aporta la posición exacta de los elementos, pero sí su
distribución simbolizada y la relación entre ellos que interesa destacar. Su realización no
precisa conocimientos técnicos, sólo de una capacidad de expresión gráfica, que nor-
malmente es innata. Si se considera que los pueblos primitivos actuales, o aquellas
culturas primitivas de las que se tiene referencia ya en época histórica, utilizan croquis
como mapas elementales, puede intuirse que éste podría ser el uso de muchas de
las pinturas rupestres.


   Es interesante considerar algunos ejemplos. Así, la cultura de las islas de la
Polinesia que se encontraron los navegantes en el siglo XVIII: los instrumentos que
utilizaban, incluidos sus medios de navegación, eran muy rudimentarios. Sin embargo,
sus técnicas de navegación les permitían realizar viajes a grandes distancias alejados
de las costas. Para conseguirlo, y a falta de medios en los que dibujar, realizaban
urdimbres con varillas de bambú y nervaduras de hoja de palma, que representaban los
                                          5 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

frentes de olas y actuaban a la vez como soporte para representar las islas mediante
conchas o trozos de coral atados sobre ella. Parece que la utilización de tales “cartas
náuticas” estaba relacionada con un conocimiento avanzado de las posiciones de las
estrellas, ya que debían saber qué estrella, en su posición de orto y ocaso, marcaba la
dirección a seguir para ir de una isla a la otra. Más próximo a croquis de tipo itinerarios
actuales es el plano egipcio encontrado en Dar el Medina, en 1820, que representa
unas minas en Nubia, con la ruta de acceso y un embarcadero a orillas del Nilo.


   Quizás de la civilización babilónica data el mapa más antiguo de un territorio, el
distrito de Ga Sur a unos 300 km al norte de Babilonia, representado en una tableta de
arcilla. Pero de la civilización egipcia es de la que han quedado los mejores ejemplos
cartográficos, y el desarrollo claro de la cartografía catastral para la reconstrucción de
las lindes arrasadas por las aguas del Nilo en cada inundación. Además, a ellos se les
puede atribuir la invención de la geometría y la agrimensura.


   Ciertamente, lo mismo podría decirse de las láminas cartográficas de algunos
códices indígenas mesoamericanos, como el de Coatlichán o el Lienzo de Tlaxcala.


   La representación más antigua del Occidente europeo es un mapa oculto en los
pliegues de un papiro que contiene una edición de lujo del Libro Segundo de la
Geografía, escrita por Artemidoro de Efeso entre los siglos II y I a.C. y que fue copiada,
probablemente, en Alejandría. Es una obra importantísima que enlaza la cartografía
helenística con la romana y que contiene un mapa de la antigua Iberia. Dice Artemidoro
que la Geografía es “una ciencia silenciosa que habla con sus propios teoremas”, y
describe el trabajo del geógrafo como el de un infatigable investigador “que carga con
su trabajo como Atlante con su peso”.


   Todos los ejemplos anteriores hablan de los mapas como instrumentos de poder,
tanto para asegurar la capacidad de conquista, colonización y explotación de un pueblo


                                          6 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

en relación con sus vecinos territoriales, como para mantener y explotar relaciones
comerciales establecidas o asegurar la propiedad y explotación del territorio.


   Los mapas españoles, y también los portugueses, alcanzaron un notable grado de
perfección técnica a partir de 1521; eran muy buenos desde el punto de vista científico,
pero adolecían de incorrecciones (como el cálculo de la longitud) y estaban condicio-
nados a una política de construcción imperial que implicaba manipulaciones y sesgos
muy llamativos. El oficio alcanza, en aquella época, un alto valor sin que el arte deje de
estar presente. De ello es una buena expresión el alto número de funcionarios expertos
de la Casa de Contratación de Sevilla, o los mapas mejicanos de Alonso de Santa Cruz.


   Puede asegurarse así que la información geográfica, en general, y los mapas, en
particular, son la base para la toma de decisiones. Para llegar a esta conclusión basta
considerar, por un lado, la necesidad de la perspectiva cartográfica para la comprensión
del territorio; por otro, cómo el proceso cartográfico conduce del análisis a la síntesis
mediante una comprensión progresiva y, por último, cómo este proceso colabora en la
toma de decisiones.


   El territorio es una realidad compleja en el que confluyen hechos y fenómenos
debidos a los seres que existen en él y a las fuerzas de la naturaleza, así como a la
acción del hombre, que es necesario considerar. Para comprender esta realidad es pre-
ciso localizar los objetos y fenómenos de interés, y analizar su distribución y las
conexiones y relaciones existentes entre ellos, así como su variación en el tiempo.
Realmente, éste es el objeto principal de la Geografía, como ciencia. Pero si es válida la
definición dada anteriormente de mapa, es fácil deducir que éste, como herramienta,
coincide en finalidad con el objeto de la Geografía. Esta es la razón de que los mapas
sean la herramienta natural utilizada en análisis geográfico. Pero el mapa no es sólo la
herramienta de la Geografía, es también herramienta fundamental en campos tan diver-
sos como la biología, la ecología, la economía, la ingeniería y, en general, todas las
ciencias que necesitan efectuar una planificación y gestión territorial de la información.
                                          7 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia



   Hoy en día se puede decir que casi todos los estudios tienen la necesidad de
considerar la componente espacio-temporal de los objetos sobre los que se desarrollan
y, por lo tanto, los mapas son su herramienta. Así, la Cartografía constituye una ciencia
horizontal utilizada por otras muchas ciencias, que ayuda en la comprensión del
territorio y de los sucesos que sobre él acontecen.


   Además, el proceso cartográfico ayuda a percibir los fenómenos que interesa
destacar mediante una comprensión progresiva. Precisamente, la construcción de una
cartografía, especialmente si se trata de una cartografía temática, implica una labor de
análisis y síntesis fundamental, ya que es necesario considerar todos los aspectos que
influyen en la información final a destacar, localizarlos, distribuir los objetos y
fenómenos y relacionarlos y, a partir de ellos, construir indicadores, índices y nuevos
objetos que representen a éstos, para finalmente ubicarlos, y establecer su distribución
y relaciones en un mapa. Este mapa debe tener la virtud de comunicar “de un solo
vistazo” la información sintética, y solamente ella, que se pretende comunicar.


   Todos estos factores hacen de los mapas una herramienta imprescindible para la
toma de decisiones. En efecto, el proceso de toma de decisión, cuando se basa en in-
formación geográfica, referenciable sobre el terreno, requiere antes que nada de un
sustrato cartográfico adecuado que represente aquellos elementos del territorio que van
a constituir el marco de referencia para la toma de decisión; por ejemplo: los límites
administrativos, la red de carreteras o hidrográfica, la orografía, etc. Este sustrato lo
proporciona la cartografía topográfica, básica o derivada. Sobre el sustrato anterior hay
que considerar la localización y distribución de los objetos y fenómenos que pueden
influir en la toma de decisión, reflejándolos en una cartografía que puede denominarse
de diagnóstico, cuyo análisis y correlación conducirá a la representación sintética que
resume la información necesaria para tomar las decisiones correctas.




                                         8 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia

   En algunos casos, entre la cartografía de diagnóstico y la sintética será preciso
desarrollar cartografía de simulación de situaciones hipotéticas. La capacidad de rápida
percepción de la información a partir del mapa, hacen a éste la herramienta ideal para
apoyar la toma de decisiones.


   Ahora bien, el poder ha estado, y está, ligado a la toma de decisión, ya sea en el
campo militar o en el económico; por tanto, su herramienta ha sido, y es, el mapa. En
efecto, las grandes conquistas territoriales, y sobre todo el asentamiento de éstas, o el
predominio económico, han estado tradicionalmente ligados a que el pueblo que
dominaba conocía en detalle el territorio dominado mediante una cartografía adecuada.
De hecho, la cartografía —como señaló Herodoto hace 2.500 años— era un bien estra-
tégico que los países mantenían de forma reservada, e incluso en algún caso secreta,
para que otros no tuvieran el mismo conocimiento sintético y rápido del territorio,
reservándose ellos mismos el conocimiento y, en consecuencia, el poder sobre él.


Nuevos retos de la Cartografía
La evolución en la tradicional utilización de los mapas como una herramienta impres-
cindible en el proceso de toma de decisiones basado en información cuya localización y
distribución en el territorio interviene de forma sustancial en el resultado final, ha
forzado la aparición de nuevos paradigmas en la manera de enfocar la cartografía.


   Este cambio ha sido promovido, y acelerado, por la introducción de las tecnologías
de la información en la producción y gestión de la cartografía y de la información
habitualmente representada en ella.


   En efecto, considerando que un banco de datos es una colección de datos
interrelacionados, procedentes de diversas fuentes, pero relativos a una materia, inte-
grados en una única organización y disponibles para múltiples usuarios, en cualquier
caso un mapa constituye un banco de datos. Además, cuando una colección de
datos digitales interrelacionados están almacenados como un conjunto en sistemas
                                         9 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia

informáticos, sin redundancias perjudiciales o innecesarias, con la finalidad de servir a
más de una aplicación, de modo que resulten independientes de los programas que los
usan, y son accedidos empleando métodos informáticos establecidos para incluir datos
nuevos y para modificar y extraer los datos almacenados, se dice que esta colección de
datos constituye una base de datos. Para poderse denominar base de datos, la colec-
ción de datos debe ser gestionada por un recurso lógico específico, que asuma la
estructuración de datos, las operaciones de inclusión, modificación o extracción de
datos, y la interfaz con los usuarios. Este recurso lógico se denomina gestor de bases
de datos.


   Por tanto, una cartografía digital, constituida por la modelización de entidades
geográficas reales, organizada y gestionada por un gestor de bases de datos de forma
estructurada para mostrar de la forma más rápida y directa posible la situación,
distribución, relaciones y características de dichas entidades, destacando de ellas los
aspectos claves para facilitar la toma de determinadas decisiones, constituirá en sí
misma una base de datos cartográfica.


   Pero el proceso de toma de decisiones basado en la utilización de las tecnologías
de la información pasa por la creación de Sistemas de Información, como métodos o
secuencia de procedimientos de modelado de información, captada del mundo real, que
permiten obtener una nueva información útil para la toma de decisiones. El sistema de
información se orienta a conseguir la obtención de una información útil para la toma
de decisiones y el cumplimiento de unos determinados fines. Cuando la información o
datos de entrada del Sistema de Información está constituida por Información
Geográfica, el Sistema de Información que efectúa el modelado de dicha información se
denomina Sistema de Información Geográfica. El núcleo del Sistema de Información
Geográfica es la base de datos cartográficos, o geográficos en general, que se adecua
al modelo de datos diseñado para optimizar la gestión, el mantenimiento y la consulta
de la información necesaria para la consecución de los fines de la organización.


                                        10 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

   Este proceso, desde principios de los años 80 hasta finales de los 90 del siglo XX,
ha dado lugar a un cambio de paradigma en la producción y gestión de la cartografía.
Se pasó de una producción de cartografía topográfica o temática, de carácter general,
concentrada en unas pocas instituciones públicas especializadas, y realizada para
que constituyese una representación que pudiese ser interpretada por los usuarios
para extraer de ella la información que necesitaban en sus procesos de toma de de-
cisión, a una generación de información digital cartográfica, y geográfica en general, de
tal manera que formara directamente el núcleo del Sistema de Información Geográfica
que ayuda a la organización en el desarrollo de su función. Por tanto, las orga-
nizaciones usuarias han tenido, desde entonces, un mayor control e implicación en la
producción de ese núcleo de información cartográfica, lo que ha dado lugar a que las
instituciones tradicionalmente productoras de cartografía hayan tenido que reorientar
sus procesos productivos, por un lado para conseguir la información digital estructurada
tal como la necesitan los sistemas de información geográfica; por otro, asegurando su
capacidad para constituir la base geográfica de referencia de un gran número de
aplicaciones, algunas de las cuales eran hasta entonces insospechadas; y por último,
con un grado de actualización superior que permitiera garantizar el éxito de múltiples
procesos de toma de decisión.


   Este cambio de paradigma, de cartografía como representación “inamovible” del
territorio a cartografía como base referencial núcleo de un proceso de toma de decisión,
ha posibilitado la introducción de la cartografía, y de la información geográfica en
general, en aplicaciones tan diversas, y algunas tan insospechadas en el mundo
cartográfico, como la gestión de emergencias, la planificación territorial, la gestión de
recursos patrimoniales y naturales, la planificación y gestión logística, el geomarketing,
los servicios basados en la localización, la geonavegación de vehículos, etc. También
obligó a los productores de cartografía a orientarse a facilitar la información requerida
por los sistemas de información geográfica.




                                         11 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia

    Actualmente, se está produciendo un nuevo cambio de paradigma que afecta a la
cartografía. Este cambio comenzó a partir de 1997 y desde entonces no ha dejado de
acelerarse: Se está pasando del paradigma del suministro de datos cartográficos al
de los servicios basados en la cartografía, aunque con algunos factores de retardo. En
efecto, conforme al nuevo modelo, considerando el volumen de datos que implica esta
información y la necesidad de utilizar herramientas informáticas especialmente orien-
tadas para el manejo y análisis de la componente espacial, como son los sistemas de
información geográfica, se puede decir que el uso extensivo de los datos cartográficos
se ve frenado por los problemas y coste que supone la obtención de la información
adecuada, debido a:


   La dificultad de identificar y localizar la información existente, así como su
    adecuación para el uso pretendido. Normalmente, la información necesaria existe,
    pero está dispersa en diversas fuentes.


   La necesidad de asegurar que se cuenta con los datos geográficos de referencia
    adecuados para referir a ellos los restantes datos espaciales a manejar.


   Los problemas para integrar en el sistema informático de la organización receptora
    los datos geográficos extraídos de la organización suministradora.


   La calidad de los datos geográficos disponibles, que debe ser conocida y difundida
    para que sus potenciales usuarios puedan analizar su validez para sus sistemas de
    información geográfica.


    Por tanto, para ampliar la utilización de la información cartográfica o geográfica, y
posibilitar una dinámica económica que pueda generar un importante mercado del valor
añadido sobre los datos geográficos, se debe conseguir reducir los costes intermedios
en la cadena de valor añadido, eliminando los problemas indicados anteriormente.


                                        12 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia

   Esto se está consiguiendo con el paso al paradigma de servicio que supone el estable-
cimiento de las Infraestructuras de Datos Espaciales, como se verá más adelante.


Evolución del Instituto Geográfico Nacional de España
Sobre esa evolución en los modelos (y utilidades) de la representación de La Tierra,
fueron surgiendo Centros, Instituciones, Gabinetes creados por los Estados, dotados de
maquinaria administrativa y con propósitos arbitristas (fiscales, obras públicas…) que
habrían de suponer el impulso definitivo a ese cambio de paradigma que el propio
proceso de tecnificación había preconfigurado. También éste es el caso español, como
se pone de relieve en este apartado, que describe la creación y desarrollo del IGN a
través de sus realizaciones más significativas, tanto históricas como en marcha.


La historia del IGN
España es un buen ejemplo de cómo las ciencias de descripción de la Tierra (Astrono-
mía, Geodesia, Geofísica y Cartografía) se han desarrollado en paralelo, y en total
comunión, bajo el paraguas de una única organización. En efecto, como parece natural,
primero se constituyó como ciencia organizada la Astronomía. Así durante el reinado de
Carlos III, en 1790, comenzó la construcción, en el actual Parque del Retiro, hoy en el
centro de Madrid, del primer edificio, obra del arquitecto Juan de Villanueva, que debía
albergar al Real Observatorio Astronómico, cuya creación había sido ordenada por el
Rey a propuesta del marino Jorge Juan, que pasó a la Historia, entre otros logros, por
los trabajos geodésicos, que realizó en América del Sur, de colaboración en la medición
del arco de meridiano. A partir de 1845, una vez superadas las nefastas consecuencias
que sobre la actividad del Observatorio tuvo la invasión napoleónica, se desarrolló en él
una etapa de interesantes trabajos astronómicos, geodésicos y meteorológicos.


   En 1870 se creó el Instituto Geográfico Nacional, con el cometido principal de
realizar la cartografía de España en escala 1:50.000. Para llevar a cabo este cometido
debía comenzar por establecer la Red Geodésica de Referencia para España. La nece-
sidad de que esta Red se basara en las observaciones astronómicas adecuadas, y la
                                        13 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia

utilización de técnicas equivalentes, llevaron a que en 1904 el Observatorio se integrase
como una sección del Instituto Geográfico Nacional. Desde entonces, las tres ciencias,
más la Geofísica, han estado unidas en el Instituto, y también en él nacieron la Meteoro-
logía y la Metrología, que posteriormente alcanzaron su mayoría de edad y se constitu-
yeron como instituciones independientes especializadas. Es interesante reseñar,
también, que durante un amplio periodo el Instituto, bajo la denominación de Instituto
Geográfico y Estadístico, albergó y desarrolló el conocimiento estadístico en España.


   Por iniciativa del Ministro D. José Echegaray, quien más tarde recibiría el Premio
Nobel de Literatura, el 12 de septiembre de 1870 se crea por Decreto, en el Ministerio
de Fomento, un organismo científico denominado Instituto Geográfico, que ejecutará,
según el artículo 5.º, “los trabajos relativos a la determinación de la forma y dimen-
siones de la Tierra, triangulaciones geodésicas de diversos órdenes, nivelaciones de
precisión, triangulación topográfica, topografía del mapa y del catastro y determinación
y conservación de los tipos internacionales de pesas y medidas”, al tiempo que en el
artículo 6.º se determina que “el Observatorio Astronómico de Madrid, de acuerdo con
el Instituto Geográfico, tendrá a su cargo la determinación de latitudes, longitudes y
acimutes en algunos vértices geodésicos”.


   Antes, desde el año 1854, la Dirección de la Carta Geográfica de España había
iniciado los trabajos del Mapa de España. Así, se iniciaron los trabajos geodésicos con
la medida de la base de Madridejos en 1858 a partir de la cual se daría escala al Mapa.


   En 1873, se constituye la Dirección General del Instituto Geográfico y Estadístico,
dependiente directamente del Ministro de Fomento. Al año siguiente, en 1874, se
finaliza la observación de la Red Geodésica de Primer Orden. En 1875, el Instituto
Geográfico y Estadístico publica la primera hoja del Mapa de España a escala 1:50.000.


   Así, en el año 1875, en el primer tomo de las memorias del Centro, se detallan en el
prólogo, por su primer Director General, el General Ibáñez de Ibero, sus misiones:
                                        14 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia



   “Trabajos de Geodesia superior, que, ordenados en forma de red y cubriendo la
    extensa superficie de nuestro territorio peninsular, concurren con los de las demás
    naciones de Europa a la determinación de la forma y dimensiones de la Tierra y son
    a la vez fundamento sólido de nuestro gran Mapa Nacional; determinación de latitu-
    des geográficas, diferencias de longitud, acimutes e intensidad de la gravedad;
    triangulaciones de tres órdenes geodésicos, para llegar por grados sucesivos a
    una triangulación topográfica en que se asiente la representación del terreno;
    nivelaciones de precisión, en dilatadas líneas radiales y transversales, formando la
    red altimétrica fundamental; estudio continuo en varios parajes de nuestras costas
    para llegar al conocimiento del nivel medio de los mares, como superficie de
    referencia geográfica; traza y publicación del mapa topográfico de España;
    metrología de gran precisión; catastro de la riqueza inmueble y estadística general
    de la nación en sus diferentes ramas.”


    En 1878, la Dirección General del Instituto Geográfico y Estadístico se hace cargo
del Servicio de Pesas y Medidas, encomendado hasta dicha fecha a la Dirección
General de Obras Públicas, Comercio y Minas. En el año 1904, el Observatorio Astro-
nómico se integra en la Dirección General del Instituto Geográfico y Estadístico y, por
tanto, los trabajos de Física terrestre, que desde 1885 el Observatorio tenía encomen-
dados. Amplió, pues, el Instituto sus competencias con la Astronomía y Geofísica.


    Como consecuencia del papel que en el Real Decreto-Ley, de 3 de abril de 1925,
del Catastro Parcelario Jurídico, corresponde desempeñar al Instituto Geográfico, éste
pasa a denominarse Instituto Geográfico Catastral, reuniéndose en él “el Instituto
Geográfico y los Servicios Técnicos Catastrales de la Riqueza Rústica”. Queda definido
como una Dirección General en el orden administrativo y, en el científico, como un
centro nacional dedicado a Geografía, Meteorología, Metrología, Astronomía, Geofísica
y Catastro.


                                        15 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

   Con esta breve reseña se pretende constatar que el Instituto Geográfico Nacional,
desde su creación, asumió competencias que excedían de las estrictamente carto-
gráficas, aunque el mapa de España, Mapa Topográfico Nacional, a escala 1:50.000
(MTN50), sería el cometido emblemático del denominado, desde 1977, Instituto
Geográfico Nacional, y para su ejecución eran necesarios conocimientos y trabajos
geodésicos, topográficos y cartográficos.


   La evolución en la captura y el tratamiento de la información geográfica, junto con la
evolución de la instrumentación y metodologías utilizadas, supone un paralelo recorrido
por la historia del IGN, centrado en la ejecución del MTN 50.


   Como ya se ha dicho, en el año 1875 se publicaron las primeras hojas del Mapa de
España (Núm. 559, Madrid y Núm. 534, Colmenar Viejo). Cada hoja abarcaba una
extensión de 14.500 x 9.250 metros, y sus características más importantes eran:


    Escala: 1:50.000
    Elipsoide de referencia: Struve
    Proyección: Poliédrica de Tissot
    Formato de hoja: 10 minutos de latitud por 20 minutos de longitud
    Meridiano Origen: Madrid
    Origen de altitudes: el nivel medio del mar en Alicante


   Las minutas se formaron a escala 1:25.000, y la representación del relieve se rea-
lizó por curvas de nivel con una equidistancia de 20 metros. Para la impresión se
adoptó el litografiado a cinco colores.


   Las metodologías de captura de información eran las clásicas (triangulaciones, po-
ligonaciones y radiaciones) con la instrumentación existente: teodolitos, taquímetros,
brújulas y planchetas para medidas angulares, y los hilos invar, reglas bimetálicas, cintas


                                          16 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia

y estadías para medidas de distancias. El cálculo se hacía manualmente, auxiliado por
tablas, y el dibujo de minutas y la delineación con los útiles clásicos de dibujo.


   La técnica litográfica permitía eliminar la figura del grabador, y había sido bien
acogida entre dibujantes hábiles, que ahora sólo debían emplear una tinta grasa sobre
la superficie de una piedra caliza. Su carácter químico, y no mecánico, con mínimo des-
gaste del soporte y el dibujo, convirtió a la litografía en un sistema de reproducción más
sencillo que el calcográfico utilizado tradicionalmente para la reproducción de mapas.


   La litografía permitía, así mismo, la impresión de mapas con colores, lo cual
constituía una auténtica revolución del lenguaje cartográfico.


   La escala elegida para la edición fue de 1:50.000. Era una escala notablemente am-
biciosa para la época; valga como ejemplo saber que el mapa de Francia se publicaba
a escala 1:80.000, el del Imperio Austro-Húngaro a escala 1:75.000, y el de Gran Bretaña a
1:63.360, por citar países con una gran tradición cartográfica. La escala 1:50.000
para series cartográficas sólo había sido adoptada por países de reducida superficie.


   En 1915 se abandona la impresión litográfica porque la reproducción fotomecánica
se impone. Las hojas editadas a partir de ese año fueron impresas por el procedimiento
de heliograbado en cobre.


   Aunque desde el año 1914 se conocía la fotogrametría terrestre en el levantamiento
de planos, es en 1931 cuando se utiliza en España la fotogrametría aérea, y en 1935
cuando se lleva a cabo la captura de información en la ejecución del Mapa Topográfico,
de parte de la hoja Núm. 484, a través de esta nueva herramienta.


   Pero es durante la Segunda Guerra Mundial cuando se desarrolla verdaderamente
la fotogrametría aérea y, consecuentemente, la producción cartográfica de forma ex-


                                          17 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

traordinaria; como ejemplo, en la invasión de Normandía los norteamericanos
distribuyeron varios millones de hojas correspondientes a 3000 mapas diferentes.


   El Army Map Service, en febrero de 1945, antes de que acabara la contienda, inició
un vuelo estereoscópico completo del territorio peninsular español, y es a partir de esta
fecha cuando comenzó a utilizarse la Fotogrametría como herramienta de captura de
información de manera generalizada en toda la producción cartográfica.


   Entre 1948 y 1950, el Coast and Geodesic Survey de los Estados Unidos de
América compensó en un solo bloque la red geodésica fundamental española,
dejándola enlazada con las redes de Francia, Portugal, y el Norte de África. La
compensación de la triangulación fundamental española comprende 300 vértices
geodésicos, y para la resolución conjunta de las redes de España y Portugal se
formaron 709 ecuaciones condicionadas. Los resultados finales incluyen la longitud y
latitud de los vértices de la red fundamental, los acimutes de los lados, y las longitudes
de los lados.


   A partir de 1950, el Army Map Service tomó el relevo en los trabajos sobre la red
geodésica española, acometiendo la compensación de los cuadriláteros de la red com-
plementaria de primer orden. Posteriormente, este mismo organismo realizaría “un
ajuste expedito de las redes de segundo y tercer órdenes, calculando las coordenadas
rectangulares de sus vértices en la proyección UTM”.


   Así, con este escenario, se publica en 1968 (casi cien años después de su inicio) la
última hoja de la serie. Como resumen, debe significarse que de las 1.106 hojas que
forman esta serie, el 80% fueron levantadas por el Instituto Geográfico Nacional y el
20% restante por el Depósito de la Guerra y el Servicio Geográfico del Ejército.


   Durante la década de 1960 se desarrollan y ponen a punto toda una serie de
conocimientos e instrumentos en el mundo de la física, matemáticas e ingeniería, que
                                         18 de 59
                                                                         Ponencia
                                                                         Ponencia

hacen posible que los avances en la aeronáutica, electrónica, óptica e informática,
catapulten múltiples aplicaciones de uso civil, pero siempre a remolque de la tecnología
militar. La cartografía se enriquece de todo este proceso, porque:


    Se perfeccionan los vuelos fotogramétricos.
    Se construyen potentes aparatos de restitución.
    Se consiguen instrumentos capaces de medir por medios electrónicos distancias
       y ángulos.
    Se desarrollan equipos de análisis de imagen y cartografía automática.
    Se obtiene información sistemática del territorio a través de los satélites artificiales.


   Es a lo largo de los años 70 cuando todos estos desarrollos irrumpen de manera
generalizada en el ámbito de la información geográfica.


   En los trabajos del MTN50, se produce en 1970 un cambio profundo, ya que se
modifica el sistema de referencia geodésico y el sistema de representación del mapa. El
tradicional elipsoide de Struve fue sustituido por el de Hayford, y se adoptó Greenwich
como el origen de longitudes. La red geodésica quedó referida al datum Postdam y para
la representación se adoptó la proyección UTM, en lugar de la proyección poliédrica.


   Las innovaciones se extendieron también al proceso de diseño y edición del mapa.
La selección de colores se realizó por esgrafiado. El relieve pasó a representarse por
curvas de nivel y sombreado con iluminación nordeste. En la impresión se emplearon
siete colores.


   Es también a partir de 1970 cuando el Instituto Geográfico Catastral comienza los
trabajos de reconstrucción, observación y cálculo de la Red geodésica.


   La observación, aunque se hace con teodolitos ópticos y se obtienen latitudes,
longitudes y acimutes por métodos astronómicos, a lo largo de los años se van
                                           19 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

incorporando los desarrollos que se producen en la instrumentación geodésica y, como
consecuencia, nuevas metodologías. Se miden lados de triángulos con geodímetros y
telemómetros, y ya se miden coordenadas a través de la geodesia espacial con la
constelación TRANSIT por método Doppler puesto a disposición de los usuarios civiles
desde 1967.


   Al principio de esta década, el Instituto Geográfico Catastral crea dos unidades que
van a ser determinantes en el desarrollo futuro de la Institución:


    La de Teledetección, como conjunto de técnicas de captura de información a
       distancia, que utiliza la radiación electromagnética emitida o reflejada por los
       objetos, para lo que se equipa con un radiómetro, complementos de campo, y
       software informático para el tratamiento de información.


    La de Cartografía asistida por ordenador, para lo que en el año 1971 se adquirió
       un doble equipo de digitalización y trazado, comenzando así los primeros
       trabajos de automatización de la cartografía en España.


    La decisión de abordar un nuevo levantamiento a escala 1:25.000 se había
       tomado en 1970. El nuevo mapa debía obtenerse a partir de restitución
       fotogramétrica, formándose minutas separadas de planimetría, altimetría y
       cultivos. El sistema de referencia sería el mismo que el del 1:50.000 moder-
       nizado: elipsoide internacional de Hayford, datum europeo y origen de longitudes
       de Greenwich. La Red europea unificada en 1950 serviría como soporte geodé-
       sico, y para la representación se adoptaría la proyección UTM. El nuevo mapa
       hereda el cuadro de distribución del 1:50.000, dividiéndose cada una de las
       hojas en cuatro cuartos, que se identifican con numeración romana.


   El Mapa Topográfico Nacional, a escala 1:25.000 (MTN25) se concibió inicialmente
como una serie complementaria del MTN50. La cobertura prevista para la edición
                                          20 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

impresa no era completa, sino que se limitaba a algunas zonas de especial interés: la
periferia costera, las áreas fronterizas y los grandes núcleos urbanos. Para el resto del
país se preveía el mantenimiento del 1:50.000 como escala básica. Posteriormente, en
la década de 1980, el MTN25 se proyectó como una serie con cobertura nacional, cuya
edición completa constaría de 4.169 hojas.


   La realización de un nuevo levantamiento a escala 1:25.000 abría dos vías paralelas
para la modernización de la cartografía nacional: la actualización de la vieja serie a
escala 1:50.000, y la realización de un mapa a mayor escala para el conjunto del país.
En la práctica, el segundo objetivo acabó primando sobre el primero.


   La formación del MTN25 se inició en 1971 con la restitución de los cuatro cuartos
correspondientes a la hoja Núm. 334 (Girona) y no concluyó hasta 2004. El proyecto
definido entonces comprendía las fases siguientes: vuelo fotográfico, apoyo de campo,
aerotriangulación, restitución fotogramétrica, trabajos de gabinete, delineación y revisión
final. La hoja apareció impresa en 1975.


   La producción de la serie MTN25 ha atravesado dos fases bien diferenciadas, tanto
desde el punto de vista de las metodologías empleadas como del marco legal para su
realización. La primera fase arranca en 1971 y se prolonga hasta 1985. Durante esos
casi tres lustros, la restitución fotogramétrica se realizó por procedimientos exclusi-
vamente analógicos. Este hecho, unido a la relativa lentitud del proceso de esgrafiado,
limitó el ritmo de publicación, que entre 1975 y 1985 no llegó a superar la media de
80 hojas anuales, alcanzándose en 1985 un máximo de 181 hojas impresas.


   En 1986 se habían editado en total 856 hojas, todas ellas restituidas analógicamente,
que representaban una cobertura próxima al 20% del territorio nacional.


   Para acelerar el proceso, en 1986 se planificó la producción del MTN25 con una
nueva metodología que incorporaba innovaciones en el proceso cartográfico con la
                                           21 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia

informatización de casi todas sus fases. Las principales novedades fueron la implan-
tación de un sistema de restitución numérica y la incorporación de sistemas de edición y
trazado automático.


   Todas estas innovaciones coincidieron en el tiempo con una modificación del marco
legal de la cartografía básica. El 24 de enero de 1986 las Cortes habían aprobado la
Ley de Ordenación de la Cartografía, que venía a sustituir la establecida el 18 de marzo
de 1944. Ante la creación, a principios de la década de 1980, de nuevos organismos
cartográficos con competencias sobre la cartografía de ámbito autonómico, el objetivo
explícito (y todavía no conseguido) de la nueva ley era evitar la duplicidad y dispersión
de los trabajos cartográficos oficiales.


   Según la normativa aprobada en 1986, las atribuciones del Instituto Geográfico Na-
cional en materia cartográfica pasaron a ser: 1) “el establecimiento y mantenimiento de
las redes nacionales geodésica y de nivelaciones”; 2) “la formación y conservación
de las series cartográficas a escala 1:25.000 y 1:50.000, que constituyen el Mapa
Topográfico Nacional”; 3) “la formulación de series cartográficas a otras escalas, de
ámbito nacional, que en su momento fueren aprobadas reglamentariamente”. Así pues,
de acuerdo con el nuevo marco legal, el Mapa Topográfico Nacional pasó a contar con
dos series paralelas a las escalas 1:25.000 y 1:50.000, que quedaron como
competencia exclusiva de la Administración del Estado a través del IGN.


   También en la publicación de las hojas se mejoró sustancialmente; así, en 1985 fue
adquirido un nuevo sistema de edición y trazado automático y, posteriormente, en 1992,
se procedió a la automatización del proceso de obtención de fotolitos mediante fil-
mación láser. Este esfuerzo de innovación tecnológica, que arranca con fuerza a
mediados de los ochenta, ha tenido continuidad en la década de los noventa, orientán-
dose hacia la completa informatización del proceso cartográfico.




                                           22 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

    Importante fue el Real Decreto 585/1989, de 26 de mayo, por el que se desarrolla la
Ley 7/1986, de 24 de enero, en materia de cartografía catastral, que en su artículo 5º
punto 1 dice: “Es competencia del Ministerio de Economía y Hacienda, a través del
Centro de Gestión Catastral y Cooperación Tributaria, la producción y mantenimiento de
la cartografía catastral necesaria para la formación, conservación y revisión del
Catastro”. Por lo que desde ese momento el Instituto Geográfico Nacional deja de tener
competencias en la ejecución y conservación del Catastro Topográfico Parcelario.


    Este mismo año fue creado, como organismo autónomo de carácter comercial, el
Centro Nacional de Información Geográfica (CNIG), por el Artículo 122 de la Ley de
Presupuestos Generales para 1989. El punto Dos del citado Artículo 122 señala que el
CNIG “tendrá por finalidad producir, desarrollar y distribuir los trabajos y publicaciones
que demande la sociedad, incluyendo la comercialización de los que realiza la Dirección
General del Instituto Geográfico Nacional en ejecución de las funciones que le están
atribuidas legalmente, la elaboración de productos derivados y temáticos y su
distribución nacional e internacional...”.


    En los años 80 y 90 irrumpen de manera generalizada, en toda la sociedad
geográfica, las nuevas tecnologías que habían comenzado a desarrollarse en los años
setenta. Siguiendo una descripción análoga a las etapas anteriores, se pueden
significar como hitos transcendentes en el desarrollo de la información geográfica la
puesta en operación de:


     Estaciones totales topográficas.
     Fotogrametría digital.
     Programas de teledetección.
     Automatización de la cartografía y Sistemas de Información Geográfica.
     El Sistema de Posicionamiento Global.



                                             23 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia


 La medición de distancia a través de la radiación electromagnética ya había sido
   utilizada durante los años setenta, pero es en los años ochenta cuando se
   construyen distanciómetros de poco peso y volumen y con un precio adecuado
   para cualquier usuario. Así mismo, en esos años comienzan a aparecer los
   teodolitos electrónicos, que poco a poco van sustituyendo a los teodolitos ópticos
   y constituyendo con un distanciómetro integrado la estación total.


 Durante los años 80 se va definiendo cómo debe ser la nueva generación de
   restituidores, culminando al final de la década y principios de los 90 con los
   aparatos de restitución digital. Con pequeñas diferencias, según el fabricante,
   estos nuevos restituidores tienen las siguientes características:


   o   Aceptan imágenes de múltiples fuentes: fotogramas rasterizados, imágenes
       digitales de satélite, etcétera.
   o   Mecanismos de visión estereoscópica de las imágenes digitales a través de
       uno o dos monitores, auxiliándose normalmente con gafas polarizadas.
   o   Realizan la restitución tradicional y asistida con guiado automático en el eje Z.
   o   Restitución automática de curvas de nivel.
   o   Generan Modelos Digitales del Terreno (MDT) por correlación de imágenes.
   o   Generan automáticamente ortofotos.
   o   Generan perspectivas fotográficas.


 Los programas de teledetección se multiplican, utilizando sensores cada vez
   más potentes en términos de resolución, tanto espacial como espectral y radio-
   métrica (LANDSAT, SPOT, ERS, MOS, IRS, NOAA, GOES ) disponiéndose de
   imágenes de toda la superficie terrestre de forma periódica, y con resoluciones
   cada vez mejores.




                                          24 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

   Las aplicaciones desarrolladas en Teledetección a lo largo de los años han sido
muy diversas, pero cabe destacar la utilización del sensor TM, tanto del LANDSAT 5
como del LANDSAT 7, en el programa CORINE.


    Durante la década de los ochenta, la cartografía asistida por ordenador
       alcanza la optimización de todos sus componentes y fases de trabajo, con lo que
       su implantación se generaliza en todos los centros cartográficos, empresas y
       usuarios de cartografía.


   Por otro lado, y generalmente por usuarios distintos, proliferan en la sociedad las
Bases de Datos Temáticas. De una manera simplista, consisten en poner en soporte
informático una serie de datos referenciados espacialmente de tal manera que puedan
ser explotados óptimamente en diferentes aplicaciones.


   La integración de la cartografía numérica constituyendo una Base Cartográfica
Numérica (BCN) con las distintas Bases de Datos (BD) da origen al concepto de Siste-
ma de Información Geográfica (SIG). Los últimos modelos de SIG en el mercado son
capaces de trabajar con todo tipo de información (ráster, vectorial, etc.), y la comunica-
ción se puede hacer de manera óptica y acústica (sonido, imagen, recorridos virtuales,
video, imagen en movimiento, etcétera).


   Por otro lado, los sistemas integrados de producción cartográfica, que son equi-
pos de autoedición concebidos para el diseño cartográfico, han facilitado la producción
cartográfica al poder obtenerse directamente los positivos de impresión.


   Estos equipos constituyen por sí mismos toda una cadena de producción
cartográfica, desde la que se permite:


    Capturar información, tanto ráster como vectorial.
    Incorporar la información temática.
                                          25 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia


    Tratar el conjunto, creando topología si fuese necesario.
    Crear e incorporar simbología.
    Producir positivos de impresión en trazador láser de alta resolución.


   Hoy, a partir de la restitución del MTN25, se obtienen el mapa en formato digital, el
mapa en papel y la Base Cartográfica Numérica a escala 1:25.000 (BCN25) que
constituye una serie digital orientada a constituir referencia para los sistemas de
información geográfica. Y el Modelo Digital del Terreno 1:25.000 (MDT25) que se ha
obtenido a partir de las curvas de nivel y puntos acotados del MTN25; está constituido
por una malla de 25 m., en X e Y en coordenadas UTM, que se extiende en forma
contínua para toda España.


   Desde el año 1995 prácticamente quedó paralizada la actualización del MTN50,
pero pensando obviamente en una nueva serie digital que habría de obtenerse a partir
del MTN25 digital por generalización cartográfica. Así, en el año 1999 ya aparece la
primera hoja digital del MTN50.


   En el año 1973 comienza a desarrollarse por el Departamento de Defensa de los
Estados Unidos el proyecto de la constelación de satélites NAVSTAR (satélites de navega-
ción, cronometría y distanciometría), consiguiendo, el 22 de febrero del año 1978, que
se lanzase el primer satélite, y siendo operativo el sistema una década más tarde.


    La posibilidad de situar puntos con gran precisión de manera fácil y rápida, ha
hecho que las aplicaciones del GPS (Global Positioning System) se generalizasen a
multitud de disciplinas. En cada caso se utiliza el método, tipo de receptor y duración de
la observación que garanticen la precisión requerida. Es evidente que no es lo mismo
utilizar GPS para navegación en tiempo real (precisión decamétrica, en que el receptor
puede ser expedito observando por seudodistancias) que con fines geodésicos, donde
se requieren precisiones mejores que 4 partes por millón, en que los receptores serán
de doble frecuencia y el sistema de medida será por diferencia de fases.
                                         26 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia



    El rápido desarrollo de las metodologías de trabajo con GPS y las altas precisiones
conseguidas, hizo que, a comienzos de la década de 1990, el Instituto Geográfico
Nacional se plantease establecer una red geodésica observada por técnicas espaciales,
denominada REGENTE. La observación comenzó en 1994, y los vértices se eligieron
uno por cada hoja del MTN50, coincidiendo con un vértice de la Red de Orden Inferior.
La Red está formada por unas 1.200 estaciones y su cálculo se realizó sobre el
elipsoide WGS84 con Datum ETRS89.


    El Instituto Geográfico ha implementado y controla una red de estaciones
permanentes denominadas ERGPS. Desde el año 2001, el Instituto Geográfico pasa a
ser un centro de análisis de EUREF, con esta red de 28 estaciones permanentes, cuyos
objetivos son:


    Proporcionar registros continuos de datos GPS para aplicaciones geodinámicas,
       estudios de observación del nivel medio del mar, estado de la ionosfera en
       tiempo real, troposfera, etcétera.
    Contribuir a la Red de Estaciones Permanentes GPS EUREF y, por tanto, a la
       formación de su Marco de Referencia (European Reference Frame) en la Penín-
       sula Ibérica.
    Servir de soporte a la red nacional DGPS, como el proyecto RECORD
       (Radiodifusión Española de Correcciones Diferenciales); proyecto iniciado en
       1996, mediante la emisión de correcciones diferenciales de código en colabora-
       ción con Radio Nacional de España.
    Hoy, la recepción de correcciones del código y fase dentro del proyecto EUREF-
       IP se hacen a través de Internet. El propio IGN instaló, en febrero de 2004, un
       servidor secundario de EUREF – IP.


   Aunque se ha seguido evolucionando en la instrumentación y metodología utilizadas
en la producción cartográfica, de igual modo en las otras competencias del Instituto
                                            27 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

Geográfico Nacional, el desarrollo y evolución se ha ido adaptando en cada momento a
los avances tecnológicos. Como ejemplo, se pasa revista, de manera breve, a la
Astronomía y Física de la Tierra.


   El Observatorio Astronómico Nacional, tradicionalmente, no se ha dedicado sólo
a desarrollar las observaciones astronómicas necesarias para los trabajos geodésicos y
cartográficos, sino que ha constituido una institución de referencia en España, y a nivel
mundial, en el desarrollo y evolución de la ciencia astronómica. Este hecho se mani-
fiesta claramente a partir de 1970 con la creación de la Estación de Observación de
Calar Alto (Almería) y del Centro Astronómico de Yebes (Guadalajara), y el inicio en
España de la técnica de investigación radioastronómica. En la última década del siglo
XX, el Observatorio Astronómico Nacional ha participado en la creación y funcionamien-
to de instituciones astronómicas de carácter internacional, como el Instituto hispano-
franco-alemán de Radioastronomía Milimétrica (IRAM) o el Consorcio Europeo para la
Interferometría de Muy Larga Base (EVN/JIVE), en los que lleva a cabo las investiga-
ciones científicas y desarrollos más punteros, aplicables tanto en la propia Astronomía
como en la Geodesia y la Geofísica.


   La investigación científica se ha centrado principalmente en el estudio del medio
circunestelar y del medio interestelar, tanto galáctico como extragaláctico. También se
investiga en el campo de la radioastronomía milimétrica, y en programas internacionales
de Astronomía, Geodesia y Geofísica, que utilizan las técnicas VLBI para el estudio de
cuerpos celestes, rotación de la Tierra, movimiento de placas tectónicas, etc.


   Para todo ello se dispone de la instrumentación adecuada, destacando en el Centro
Astronómico de Yebes el radiotelescopio de 13,7 metros de diámetro, con receptores de
radio a 2,8 y 44 GHz , utilizado desde hace años y, más recientemente, el nuevo
radiotelescopio de 40 metros, inaugurado el día 26 de abril de este año, que funciona
con frecuencias entre 2 y 115 GHz.


                                         28 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia


        En el ámbito de la Física de la Tierra, las actividades llevadas a cabo pueden
          agruparse en tres grandes áreas: Sismología, Geomagnetismo y Gravimetría.


        La Sismología, iniciada con los instrumentos analógicos instalados entre
          1885 y 1887 en el Observatorio Astronómico, pasó a constituirse ya desde
          1906 en un Servicio Nacional de Sismología, instalándose instrumentos sis-
          mológicos en Toledo en 1909 en los sótanos de la Diputación, y en 1933 en
          el Observatorio Geofísico.


   Se construyeron otra serie de Observatorios (Logroño, Málaga, Almería, Alicante,
Santiago de Compostela, Las Mesas-Güimar), pero es a finales de los años setenta
cuando ya se piensa en proyectar una red sísmica centralizada, que se inició con
estaciones de corto periodo y una componente, y con transmisión analógica, hasta la
actual Red Sísmica Digital Española (RESIDE) en la que los equipos son de tres
componentes, sensores de banda ancha y transmisión digital.


   El Geomagnetismo evoluciona en paralelo con la sismología, y ya en el año 1924
se publicó el primer mapa magnético de España.


   La Red de Observatorios (Toledo, 1934 a 1981), San Pablo (1982), Las Mesas
(1961 a 1962), Güimar (1993), Almería (1955 a 1985) y Logroño (1958 a 1976) fueron
adaptándose en cada época a las necesidades del momento y dotándose de la
instrumentación adecuada.


   De manera análoga, la Gravimetría, que comenzó en el año 1882 con la deter-
minación de la gravedad absoluta mediante péndulo de inversión, ha ido mejorando
paulatinamente con nueva instrumentación. Fue desarrollándose con observación de
redes gravimétricas y las observaciones necesarias para los trabajos de nivelación
de precisión y mapas de anomalías.


                                       29 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

    Actualmente, con la adquisición de dos nuevos gravímetros de absolutos FG5 y A10
se está llevando a cabo desde el año 2002 el proyecto REGA, consistente en la
observación de una red de gravedad absoluta de orden cero en unas veinte estaciones
y una red de primer orden de mayor densidad.


    Por último, en el marco de las Ciencias de la Tierra, por el Real Decreto 1476/2004,
de 18 de junio, la Dirección General del Instituto Geográfico Nacional ejerce las funcio-
nes de “observación, vigilancia y comunicación de la actividad volcánica en el territorio
nacional y determinación de los riesgos asociados”, habiéndose iniciado un ambicioso
proyecto de monitorización del Teide, en la Isla de Tenerife


El IGN actual
En el año 2003, coincidiendo con una nueva dirección al frente del Instituto, se pone en
marcha un impulso de modernización basado en la mejora continua y con el objetivo de
alcanzar la calidad total en sus servicios. El instrumento fue un Plan Estratégico.


El plan estratégico
Orientación
Sobre la base de ese “IGN HISTÓRICO”, se diseñó e inició, entre el año 2003 y 2004,
un camino de reflexión estratégica con el propósito de lograr su modernización y alinea-
miento en un proceso de mejora continua, a partir de un diagnóstico organizativo y el
análisis estructural correspondiente que dibujara una configuración estratégica ideal
para permitir al Instituto “crear su propio futuro”.


    Tan, aparentemente, ambiciosa pretensión sólo se dirige a diseñar el escenario fa-
vorable, aquel en el que el Instituto Geográfico Nacional pudiera alcanzar sus objetivos
de la manera más eficiente. Y ese diseño tuvo en cuenta los siguientes aspectos:


    1. Recursos humanos, organización y estructura.
    2. Financiación.
                                            30 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia

   3. Participación en la política ministerial.
   4. Calidad de los servicios.


   De acuerdo con este esquema, se resume a continuación la orientación estratégica
del Instituto según esos cuatro “puntos cardinales”.


   Ya ha quedado de manifiesto el alto potencial técnico del personal del Instituto, pero
también es preciso considerar la necesidad de proceder a rediseñar los flujos de
trabajo, ya que los actuales (por inexistencia o por ineficiencia) no estaban produciendo
los resultados, en cantidad y calidad, que cabría esperar.


   La organización del funcionamiento del IGN resultaba muy “vertical”, muy sectoria-
lizada —hasta el punto de que cada departamento o unidad podría parecer un organis-
mo autónomo en sí mismo— y no se generaba ninguna sinergia ni colaboración alguna.
Era imprescindible poner en marcha políticas de “transversalidad” para favorecer el
conocimiento, la colaboración y el aprovechamiento mutuos.


   Otro problema de la organización era el producido por la duplicidad en determinados
trabajos y, sobre todo, la “cultura de la casa” —sólo respetuosa con la “perfección cien-
tífica y técnica” y que despreciaba lo burocrático por innecesario e improductivo— no
favorecía el desarrollo de una “conciencia directiva” que permitiera, en cada nivel de
responsabilidad, la asunción de decisiones orientadas a la mejora continua.


   De acuerdo con este diagnóstico, se pusieron en marcha medidas de Reorde-
nación de la estructura administrativa conforme al flujo de información, partiendo de
una Unidad de captación de la información básica, la investigación y el desarrollo en
materia de Astronomía, Geodesia y Geofísica; pasando a otra unidad de Producción
Cartográfica, encargada de la cartografía básica, tanto en soporte analógico como
digital; otra Unidad de Aplicaciones Geográficas, para aprovechar y explotar la carto-
grafía básica y dotarla de valor añadido; que luego se pone a disposición pública (y se
                                          31 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia

personaliza, en su caso) a través del Centro Nacional de Información Geográfica; y todo
ello, con soporte gerencial, jurídico y administrativo de la Secretaría General.


   Esta reordenación de la estructura ha supuesto el redireccionamiento de los
flujos de trabajo, orientados ahora con una mayor “transversalidad” y buscando la
máxima operatividad y eficiencia del sistema IGN/CNIG.


   El objetivo prioritario debe ser que los flujos se direccionen hacia el CNIG para que
éste pueda satisfacer las necesidades y demandas sociales.


   Esta “línea general de actuación” no puede suponer sólo un “enfoque comercial” de
la actividad del IGN/CNIG, sino fundamentalmente un “enfoque servicial” que es el
que da sentido a la existencia de un Instituto Público. Igualmente, este enfoque de ser-
vicio público exige que la actividad de producción científico-técnica del Instituto se dirija
a la satisfacción de necesidades públicas, particularmente las dirigidas a la prevención
e información sobre desastres naturales en materia de sismología y vulcanismo.


   Tal orientación, de carácter pragmático, no puede implicar el menoscabo de la
investigación básica, sino su más eficiente realización a través de líneas colectivas de
actuación y su concepción y diseño a partir de las oportunidades, posibilidades y ven-
tajas de su desarrollo y aprovechamiento en toda la organización. Además, la propia
elaboración del Plan supuso un estímulo para el personal del IGN/CNIG, que ni
estaba acostumbrado a ser “consultado” sobre su trabajo ni era consciente de que éste
tuviera la trascendencia social que le es propia.


   Esas expectativas suscitadas, junto con la innegable existencia de problemas
previos, exigieron la adopción de un programa de actuación en materia de Recursos
Humanos, a desarrollar mediante acciones de optimización del conocimiento científico
y técnico, puesta en valor del apoyo técnico y de gestión, aprovechamiento exhaustivo
de todo el personal y mejora del clima laboral.
                                          32 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia



   También se produjo una apuesta decidida por la mejora de las líneas de
financiación. Dentro de un Ministerio tan potente como es el de Fomento, especial-
mente desde el punto de vista de las inversiones, resultaría inadecuado hablar de
escaseces en la financiación del Instituto; y ello es así si no se pretenden abordar
nuevas iniciativas, pero si algo generó este Plan fue un sinnúmero de proyectos, alguno
de ellos muy ambicioso, que requerían una financiación adicional.


   Se pretendió conseguir, a lo largo de los primeros cuatro años, un incremento en
inversiones que, de manera sostenida, supusiera cada ejercicio un 10% sobre el an-
terior, a fin de desarrollar con suficiencia los proyectos contenidos en el Plan Estratégico.
En el primer año, el incremento presupuestario conseguido ha sido del 27 por ciento.


   Además, era preciso obtener otra financiación adicional, por lo que se exploraron
otras fuentes, como Fondos FEDER, Fondos de Cooperación y Ayuda al Desarrollo,
programas de investigación, cofinanciación con otras Administraciones españolas, y
mayor eficiencia de la actividad comercial: La gran capacidad del IGN/CNIG para la
producción de bienes y servicios debe trascender a la sociedad, de tal manera que
la cantidad y calidad de esos bienes y servicios pueda satisfacer la creciente demanda
social y ésa debe ser la mejor garantía de continuidad —e incluso de éxito— del
sistema IGN/CNIG.


   Otra línea de acción del Plan consistía en lograr una mayor participación en la
política ministerial: El Ministerio de Fomento es el actor principal en la vertebración del
territorio y sólo se puede vertebrar aquello que se conoce.


   La actividad esencial del IGN estriba en el conocimiento del territorio, y ese
conocimiento debe ser aprovechado por el Ministerio de Fomento, que no debería verse
obligado a obtenerlo por otros medios, siempre costosos.


                                          33 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia

   La adecuada consideración del IGN en el seno del Ministerio supondría el
aprovechamiento de su conocimiento y tecnología y su reconocimiento como “gestor de
la infraestructura de las Infraestructuras Nacionales”.


   El último aspecto considerado, por ser el más importante para la sociedad, fue el de
la calidad de los bienes y servicios que debe producir el IGN, que depende tanto del
fortalecimiento interno de sus recursos humanos, organizativos y financieros como
del diseño de una política acertada para el desarrollo de sus funciones.


   El acierto de esa política está condicionado por el éxito en la selección de proyec-
tos concretos, aquellos a realizar para lograr eficientemente tanto los Objetivos Opera-
tivos como los Objetivos Estratégicos, que se habían de diseñar a partir de la Visión que
se quisiera para el Instituto. Y esa Visión estaría configurada a partir de la Misión que se
le ha encomendado al Instituto Geográfico Nacional y del Propósito General implícito en
la voluntad de éxito que se manifestaba en el propio Plan.


   Ese Propósito General cuya formulación más ambiciosa sería la de convertir al
Instituto en la Autoridad Nacional en las actividades que le son propias.


   La caracterización del IGN como AUTORIDAD NACIONAL exige el desarrollo de las
siguientes acciones, todas ellas en marcha:


   ●
   ●   Reordenar el Consejo Superior Geográfico. El Consejo Superior Geográfico
       es el órgano superior colegiado, consultivo y de planificación del Estado en el
       ámbito de la cartografía, cuya opinión debe ser considerada en los procesos de
       elaboración de cuantas disposiciones afecten a la producción cartográfica oficial.
       Sin embargo, hasta el lanzamiento del Plan, se trataba de un órgano consultivo
       al que nadie consultaba, que no se reunía y que no aportaba valor al sistema
       público nacional. En todo caso, es necesaria una Autoridad Nacional que


                                          34 de 59
                                                                  Ponencia
                                                                  Ponencia

    asegure que el gasto público en cartografía se ejecuta de manera eficiente y sin
    las duplicidades existentes todavía hoy en día.


    
        En los últimos meses se ha dotado de gran ejecutividad a las Comisiones
         dependientes de la Comisión Permanente del Consejo, a fin de determinar su
         operatividad y capacidad real de funcionamiento y se ha elaborado un
         Borrador del Real Decreto que asegura la posición del IGN como cabecera
         del Sistema Cartográfico Nacional.


    
        Parece claro que sólo el IGN puede ejercer como AUTORIDAD CARTO-
         GRÁFICA NACIONAL, siempre que actúe con el respaldo y el impulso de un
         renovado Consejo Superior Geográfico que acoja a todos los productores
         públicos de cartografía oficial.


●
●   Racionalizar el modelo “Civil-Militar” de la Cartografía Oficial dependiente
    del Gobierno de la Nación. Los Servicios Cartográficos del Ministerio de
    Defensa se encuentran repartidos entre cuatro unidades distintas: Centro Geo-
    gráfico del Ejército, Instituto Hidrográfico de la Marina, Centro de Estudios
    Cartográficos y Fotográficos del Ejército del Aire y la Unidad de Coordinación de
    las tres anteriores ubicada en la Secretaría General Técnica del Ministerio.


    
        No parece conveniente mantener una situación conforme a la cual puede
         darse la impresión de que varias Organizaciones Públicas, todas ellas depen-
         dientes del Gobierno de la Nación y sujetas al mismo presupuesto de
         ingresos del Estado, duplican el gasto público para producir idénticos bienes
         y servicios que, además, compiten entre sí.


    
        Por ello, resulta de una importancia estratégica fundamental el conseguir que
         los Servicios Geográficos del Ministerio de Defensa trabajen exclusivamente


                                            35 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia

         por encargo (o bajo la supervisión, o a demanda, o bajo el control, o conforme a
         la planificación) de la Autoridad Cartográfica Nacional, es decir: del IGN.


    
        El planteamiento más común en los países europeos pertenecientes a la
         OTAN (excepto Italia) consiste en la existencia de una Agencia Cartográfica
         Nacional civil que proporciona las bases cartográficas necesarias a los
         usuarios especializados (militares, por ejemplo) y un Servicio Cartográfico
         militar (bajo el paraguas OTAN) cada vez más preocupado por los teatros de
         operaciones ajenos al territorio nacional.


●
●   Comercialización eficiente. La Ley 37/88 crea el CNIG como un organismo
    autónomo (de carácter comercial) “…para producir, desarrollar y distribuir los
    trabajos y publicaciones de carácter geográfico que demanda la Sociedad,
    incluyendo la comercialización de los que realiza la Dirección General del
    Instituto Geográfico Nacional…”.


    
        Así pues, el legislador –a impulsos del Gobierno de la Nación (se trataba de
         una Ley de Presupuestos)– quiso crear un organismo para comercializar los
         productos y servicios geográficos. Con esa premisa ¿qué sentido tiene que
         existan otros múltiples órganos administrativos vendiendo productos y
         servicios geográficos?


    
        La configuración jurídica de esos órganos, dependientes todos ellos del Go-
         bierno de la Nación, es muy variada: Desde Centros de Publicaciones (Medio
         Ambiente, Agricultura) hasta Organismos Autónomos (Fondo Español de
         Garantía Agrícola); desde Direcciones Generales (D. G. del Catastro, del
         Ministerio de Hacienda) a órganos con rango muy inferior (Centro Cartográ-
         fico y Fotográfico del Ejército del Aire, Instituto Hidrográfico de la Marina).




                                         36 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia

    
        Esta diversidad de fuentes de información y de canales de distribución contri-
         buyen a generar desconocimiento entre la sociedad y, siempre, ineficiencias
         que podrían ser fácilmente subsanadas si se le atribuyera al CNIG el carácter
         de comercializador exclusivo (o al menos, preferente) de todos los bienes y
         servicios geográficos que se produzcan por la Administración General del
         Estado.


●
●   Reforma normativa. La “ideología” de la orientación estratégica que se está
    describiendo debe plasmarse en una norma, con el rango adecuado, para
    satisfacer el siguiente esquema:


●
●   El IGN COMO REGULADOR: Como Autoridad Cartográfica Nacional, ejecutora
    de la política cartográfica nacional que emane del Consejo Superior Geográfico,
    el IGN deberá mantener operativo y ajustado a la realidad el sistema normativo
    que ampara toda la actividad cartográfica oficial en España.


●
●   El IGN COMO ACREDITADOR: Como Autoridad Cartográfica Nacional, eje-
    cutora de la política cartográfica nacional que emane del Consejo Superior
    Geográfico, el IGN —a través del CNIG— será la única entidad nacional capa-
    citada para acreditar empresas, productos y servicios en materia cartográfica en
    todo el territorio nacional.


●
●   El IGN COMO EJECUTOR SUBSIDIARIO: El IGN no debe duplicar los esfuerzos
    de otras organizaciones públicas, para lo que no debe actuar allí donde –bajo la
    regulación y la acreditación de la Autoridad Cartográfica Nacional– ya esté
    actuando (en ejercicio de competencias normativamente atribuidas) otro
    productor cartográfico oficial. Sin embargo, allí donde no exista ese productor
    oficial o éste no realice alguna de las escalas que se consideren de “interés
    nacional”, el IGN deberá actuar conforme al principio de subsidiariedad.


                                       37 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia

    
        Éstos son los tres ejes sobre los que se desarrollan los contenidos del referi-
         do Borrador de Real Decreto que regulará el Sistema Cartográfico Nacional.


●
●   Otras acciones de acompañamiento. La calidad de los servicios, que sólo
    podrá satisfacerse a partir de las cuatro acciones anteriores, depende en gran
    medida del desarrollo adecuado de algunas otras acciones instrumentales que
    deben acompañar la operación estratégica hasta aquí descrita. Esas acciones
    instrumentales son las siguientes:


●
●   Representación internacional: Casi ninguna de las actividades propias del IGN
    puede realizarse al margen de las orientaciones que se deciden en ámbitos
    internacionales, especialmente desde la Unión Europea. Este hecho provoca la
    necesidad de una presencia operativa en todos los foros en los que se tomen
    esas decisiones; y, también, una mayor colaboración con todos los países
    americanos y sus organizaciones, como IPGH o DIGSA.


●
●   Formación: El IGN-España colabora activamente con las agencias cartográficas
    oficiales de los países de Sud-América, en base a sus capacidades técnicas y a
    la transmisión de éstas mediante cursos anuales que se imparten en aquel
    subcontinente y que podrían ampliarse a Centro-América.


    
        Igualmente, la necesidad —y la conveniencia estratégica— de actuar como
         cabecera del sistema cartográfico oficial de España impone al IGN el come-
         tido de asegurar, mediante la formación específica que se requiera, la
         coherencia técnica de los expertos que hayan de actuar en el ámbito de
         la cartografía pública española.


    
        El óptimo desarrollo de esta acción instrumental debería conllevar una
         reflexión profunda acerca de la oportunidad y conveniencia de crear un
         “Centro Español de Formación Experimental en Geografía y Astronomía”.
                                       38 de 59
                                                                    Ponencia
                                                                    Ponencia



●
●   Proyección cultural: El inmenso acervo científico-técnico que posee el IGN debe
    ser puesto, de manera más evidente y eficaz, al servicio de la sociedad. Para
    este fin, se ha iniciado la construcción de un “Museo de Ciencias de la Tierra y
    del Universo” en los terrenos del Real Observatorio Astronómico de Madrid,
    ubicado en el Parque del Retiro, en el centro cultural de la ciudad.


●
●   Liderazgo científico: La capacidad de liderazgo científico del Instituto deberá
    formar parte de su esencia (visión), pero también ha de ser considerada como
    una acción instrumental que conlleve la reconfiguración tanto de la Comisión
    Nacional de Astronomía como de la Comisión Española de Geodesia y
    Geofísica, ambas necesitadas de planteamientos que faciliten su operatividad y,
    más importante aún, su aproximación a los Centros de Excelencia Científica para
    que ambas Comisiones puedan llegar a constituirse en autenticas locomotoras
    de los sistemas respectivos.


●
●   Gestión de Calidad: Y, finalmente, todas estas acciones que se proponen —ya
    se trate de acciones esenciales o instrumentales— deben desarrollarse en un
    marco de gestión pública que garantice la fiabilidad de los bienes y servicios
    producidos, la eficiencia en la gestión de los fondos públicos, el máximo
    aprovechamiento de las nuevas tecnologías, un clima laboral que refleje el
    orgullo de formar parte del IGN, el aporte a la comunidad científica de modelos
    óptimos de gestión y una relación fluida y productiva con los demás actores del
    sistema cartográfico público: un marco de gestión pública excelente.


    
        De esta manera, a partir de la Misión que tiene encomendada y con la
         orientación estratégica hasta aquí descrita, el IGN quiere llegar a convertirse
         en la institución pública española de referencia que, mediante la formulación
         de políticas, la aplicación de alta tecnología y el liderazgo sectorial, dirige,
         planifica, coordina y gestiona, a nivel nacional, la información de carácter
                                       39 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

         oficial en los campos de la astronomía, la geofísica, la geodesia y la
         cartografía con el fin de garantizar la disponibilidad y fiabilidad de los datos
         geográficos y espaciales, para su utilización por las administraciones
         públicas, los agentes económicos y el conjunto de la sociedad, contribuyendo
         al progreso del conocimiento territorial, al desarrollo económico y social y a la
         investigación científica y técnica.


    
        Para alcanzar esta Visión, ha sido preciso añadir algunas funciones a las
         que, tradicionalmente, venía desarrollando el Instituto; entre otras:


●
●   Planificación/Autorización, Coordinación/Control y/o Ejecución de toda la
    cartografía oficial y la optimización de los recursos públicos utilizados en
    materias cartográficas.


●
●   Dirección de una política integradora, a nivel nacional, de producción, conser-
    vación y explotación de datos geográficos espaciales que dé lugar a una
    Infraestructura Nacional de Datos Espaciales.


●
●   Participación en proyectos internacionales de investigación y desarrollo,
    relacionados con las Ciencias Geográficas.


●
●   Desarrollo de sistemas de teledetección e interpretación geofísica con cobertura
    nacional para la colaboración con Protección Civil y Salvamento Marítimo.


●
●   Mantenimiento y desarrollo de sistemas de navegación de referencia geodésica
    (GPS, Galileo).


●
●   Asistencia técnica a otros Organismos Públicos (Catastro, Ministerio de Agricultura,
    Institutos Meteorológicos, Ayuntamientos y Diputaciones, Redes de Transporte Pú-
    blico) o Empresas Privadas y, en particular, a los Registros de la Propiedad Privada.
                                        40 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia



   Una vez analizada la Misión y definida la Visión, se determinaron los Objetivos
Estratégicos y Operativos establecidos para el Instituto de acuerdo con ambas, para
garantizar así que se avanza en la dirección adecuada.


   Los Objetivos Estratégicos son las líneas de actuación clave, a medio y largo plazo,
que se relacionan directamente con los elementos esenciales de la Misión/Visión, y
cuya consecución asegura el éxito en la obtención de resultados mediante 100 pro-
yectos concretos, de los que 45 eran de mejora y 55 de completa innovación.


   Desde ese planteamiento, se han definido los siguientes Objetivos Estratégicos para
el IGN/CNIG:


   1. Planificar, coordinar y gestionar, a nivel nacional, la información de carácter
      oficial en los campos de la astronomía, geofísica, geodesia y cartografía
      (Objetivo al que se contribuye mediante 10 proyectos).


   2. Garantizar la disponibilidad y fiabilidad de los datos básicos geográficos,
      geofísicos y espaciales del Estado español (17 proyectos).


   3. Contribuir al progreso del conocimiento territorial y a la investigación científica y
      técnica en ámbitos específicos de las Ciencias de la Tierra y del Universo
      (24 proyectos).


   4. Coadyuvar al desarrollo económico y social de España desde la base de sus
      competencias (24 proyectos).


   5. Constituirse en centro de excelencia administrativa y de servicio público
      (25 proyectos).


                                         41 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

   Por su parte, los Objetivos Operativos son las líneas de actuación, a corto y medio
plazo, supeditadas a los Objetivos Estratégicos, que implican el desarrollo de sus
aspectos básicos y cuya consecución asegura el cumplimiento de tales Objetivos
Estratégicos en los distintos ámbitos de actuación.


   De acuerdo con ello, se han definido dos Objetivos Operativos para cada uno de los
Objetivos Estratégicos:


   1.a) Diseñar y ejecutar políticas integradoras y de armonización de la información
         oficial generada en los campos de la astronomía, geofísica, geodesia y
         cartografía (6 proyectos).


   1.b) Establecer las regulaciones y normativa necesarias para el adecuado desarro-
         llo de las competencias en los campos de la astronomía, geofísica, geodesia y
         cartografía, así como los mecanismos complementarios de garantía, inspección
         y control del correcto desenvolvimiento de tales competencias (4 proyectos).


   2.a) Incorporar y aprovechar las ventajas que proporcionan las nuevas tecnologías
         en la producción y gestión de datos geográficos, geofísicos y espaciales
         (13 proyectos).


   2.b) Constituirse en garante de la calidad de la información geográfica y espacial
         (4 proyectos).


   3.a) Investigar y desarrollar técnicas y metodologías de obtención, tratamiento y
         aplicación de datos geográficos, geofísicos y espaciales (7 proyectos).


   3.b) Constituirse en centro de referencia científica nacional y proporcionar
         asistencia técnica a otros órganos y centros directivos de las Administraciones
         Públicas españolas, europeas e iberoamericanas (17 proyectos).
                                         42 de 59
                                                                        Ponencia
                                                                        Ponencia



   4.a) Promover productos y servicios que se ajusten a las necesidades de la socie-
         dad y de los ciudadanos y garantizar su accesibilidad, así como impulsar la
         calidad, la competitividad y el desarrollo técnico en el sector empresarial
         (16 proyectos).


   4.b) Cooperar con las Administraciones públicas españolas, europeas e iberoa-
         mericanas para el desarrollo económico y social (8 proyectos).


   5.a) Aplicar modelos de gestión de calidad a todas las actividades del Instituto e
         impulsar una orientación de servicio público en las relaciones con los agentes
         económicos y sociales (9 proyectos).


   5.b) Desarrollar políticas internas que favorezcan el funcionamiento integrado y
         eficiente de todas las unidades y departamentos administrativos (16 proyectos).


   Concluido el primer año de desarrollo del Plan, y una vez evaluados sus logros (en
términos cuantitativos se ha superado la correcta ejecución del 75% de los Proyectos; y
en términos cualitativos se han superado todas las expectativas) se consideró oportuno
proceder a la reprogramación y a una cierta reorientación. De esta manera, se han
priorizado cuatro líneas de acción para garantizar el éxito del Plan:


   1. Fortalecimiento de los Servicios Básicos del IGN.
   2. Fortalecimiento de su liderazgo institucional.
   3. Fortalecimiento de posiciones de futuro, y
   4. Fortalecimiento de la presencia social.


   Esta reprogramación 2005 supone un plan de inversiones para este ejercicio de 25
millones de euros y de 100 millones hasta 2008.


                                         43 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia

Algunos proyectos del Plan Estratégico
Dado que describir todos los Proyectos del Plan requeriría un espacio/tiempo excesivo,
se analizan a continuación, brevemente, sólo una decena de los más destacables
dentro de cada uno de los ámbitos científicos y técnicos que componen la Misión del
IGN de España.


Astronomía
Proyecto 48: ARIES. Instalación y puesta a punto del nuevo Radiotelescopio de
40 m del Centro Astronómico de Yebes. Participación en las Redes Europea y
Mundial de VLBI (Obj. Oper. 3b)
El IGN, mediante su Observatorio Astronómico Nacional, ha construido un nuevo
radiotelescopio de 40 m de diámetro en el Centro Astronómico de Yebes, situado a
80 km al NE de Madrid. Actualmente, el radiotelescopio ya está instalado, esperando
que una vez finalizada la fase de ajustes y pruebas pueda entrar en operación durante
2006. Su coste ha superado los diez millones de euros.


   El radiotelescopio de 40 m trabajará en varias bandas desde 13 cm (2,3 GHz) a
2,6 mm (115 GHz), en ambos casos como antena simple y como elemento de un “array”
VLBI, y está equipado con un nuevo sistema de adquisición de datos Mark-5 VLBI. Este
sistema se encargará de todos los proyectos VLBI de Geodesia y Astronomía en los que
participe el IGN. El nuevo radiotelescopio sustituirá al antiguo de 14 m, también situado en
Yebes, como estación del Servicio Internacional VLBI (IVS), para mantener y desarrollar la
participación del IGN en las principales campañas geodésicas internacionales de VLBI para
estudiar los movimientos de las placas tectónicas, la rotación de La Tierra y el movimiento
del Polo.


Proyecto 49: ALMA. Participación en la construcción y puesta en funcionamiento
del Gran Interferómetro Milimétrico de Atacama (Obj. Oper. 3b)
El IGN está participando en la construcción del Gran Interferómetro Milimétrico de
Atacama (ALMA), que constituye un “array” de radiotelescopios. Este proyecto combina
                                          44 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia

esfuerzos de científicos de Europa, Norte América y Japón, y hoy en día constituye uno
de los proyectos prioritarios en Astronomía a nivel global. El coste para España
asciende a 28 millones de euros hasta el año 2012.


   ALMA estará constituido por 64 antenas de 12 m de diámetro, de muy alta precisión,
que estarán situadas en el desierto de Atacama (Chile), a 5.000 m de altitud. La princi-
pal responsabilidad del IGN en el Proyecto ALMA consiste en la construcción de
amplificadores HEMT de ruido ultra bajo, que se instalarán en sus receptores
extremadamente sensibles. Otras actividades del IGN en ALMA, como son el diseño
óptico y la medición holográfica de la alta precisión de las antenas, progresan también
conforme a lo previsto.


Geodesia.
Proyecto 28: Establecimiento de la Red Nacional de Nivelación de Alta Precisión
(REDNAP) (Obj. Oper. 3a)
El IGN está desarrollando el proyecto REDNAP, cuya finalidad es establecer una nueva
Red de Nivelación de Alta Precisión en España que reemplazará a la antigua Red, cuya
antigüedad es de entre 40 y 70 años, y que se encuentra en gran medida destruida por
las actuaciones en infraestructuras realizadas en España en los últimos 25 años.


   El Proyecto REDNAP se ha dividido en siete áreas de actuación anual. Desde el
año 2001 en que comenzó el proyecto, cada campaña anual se ha extendido a lo largo
de 2400-2500 km. El trabajo comprende la nivelación geométrica, las medidas de
gravedad y la observación GPS en todos los puntos que constituyen la nueva RED. El
Proyecto REDNAP deberá finalizar en 2007-2008, con un coste total de unos trece
millones de euros.


Geofísica
Proyecto 68: Ampliación y mejora de la Red Sísmica Nacional. (Obj. Oper. 4b)


                                        45 de 59
                                                                        Ponencia
                                                                        Ponencia

En 2001, el IGN puso en marcha la mejora de la Red Española de Estaciones Sísmicas,
instalando un nuevo conjunto de 34 estaciones sísmicas de banda ancha conectadas al
Centro de Recepción y Proceso de Datos en tiempo real, mediante enlace vía satélite
(VSAT); además, otras 8 estaciones similares conectadas telefónicamente refuerzan la
red y permiten asegurar su continuidad en caso de fallo del satélite.


   El IGN contribuye al Centro Sismológico Euro-Mediterráneo como Centro Nodal.


   El IGN también controla el “Array” Sísmico de Sonseca (Toledo), compuesto de
19 sismómetros de corto periodo, 6 estaciones de largo periodo y 2 instrumentos de
banda ancha, cuyo principal cometido es la monitorización de explosiones nucleares,
siendo una de las estaciones de la CTBTO de las Naciones Unidas.


   Desde 2004, el IGN se encarga también del servicio de alerta para la actividad
volcánica en España y, con esta finalidad, ha comenzado la instalación de estaciones
sísmicas, geodésicas y gravimétricas complementarias en las Islas Canarias.


Cartografía y Teledetección.
Proyecto 47: Plan Nacional de Ortofotografía Aérea de España (P.N.O.A.) (Obj.
Oper. 3b)
El Plan Nacional de Ortofotografía Aérea pretende constituir y actualizar periódicamente
la cobertura completa de España mediante fotografía aérea, ortofotografía digital de alta
resolución (0,5 m) y precisión (1 m) así como un modelo digital del terreno de alta pre-
cisión (2 m) y resolución (malla regular de 5 m), de forma conjunta y coordinada con los
órganos y organismos de la Administración General del Estado (AGE) y de las Admi-
nistraciones Autonómicas, que actualmente están generando y/o utilizando este tipo de
documento cartográfico.


   Esta cobertura se obtiene mediante colaboración, regulada por los correspondientes
Convenios, entre las Consejerías o Departamentos de los Gobiernos de las Comuni-
                                         46 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

dades Autónomas responsables de la producción de ortofotografías, y la Dirección
General del Instituto Geográfico Nacional. Y entre ésta y los distintos órganos y
organismos de la AGE que vayan a ser usuarios de estas ortofotografías.


   Las Consejerías o Departamentos citados anteriormente actúan como órganos de
producción o contratación del trabajo de realización del vuelo fotogramétrico, de la
generación del modelo y de la ortofoto. Deben, asimismo, asumir la gestión de la con-
tratación, conforme a especificaciones acordadas entre todos los participantes en el
Proyecto, y el control de calidad de los trabajos realizados en su ámbito territorial. El
IGN realiza la coordinación general del proyecto, un segundo escalón de control de
calidad y la integración de todos los datos resultantes.


   Del análisis de los planes de utilización y actualización de ortofotografía de los
órganos y organismos de la Administración General del Estado y de las Adminis-
traciones Autonómicas que generan este tipo de datos, se dedujo que la periodicidad
bianual de actualización era la más adecuada, porque permite cumplir los planes de
casi todos los productores y repartir entre dos ejercicios presupuestarios el coste global
del proyecto, cifrado en 20 millones de euros.


   Asimismo, se efectuó un análisis de coste y resolución que se podía lograr con
distintas escalas de vuelo, llegándose a la conclusión que la escala de vuelo más
adecuada, por la relación entre coste y resolución conseguida, era 1:30.000, que con un
coste por km2 de 29 € permite la resolución más próxima a los 0,50 m de píxel
necesarios.


   En el ámbito territorial de cada Comunidad Autónoma, el 66% del gasto de pro-
ducción del vuelo fotogramétrico, el modelo digital del terreno y la ortofoto de 0,5m, ha
sido asumido por la Administración General del Estado, mediante una dotación especial
del Presupuesto del IGN, y el 34 % por la Comunidad Autónoma correspondiente.


                                         47 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia

   Esta forma de actuar, además de conseguir la cobertura completa de España en
forma homogénea y unificada, optimiza el gasto de producción de este tipo de
documentos, ya que consigue que no se repitan trabajos equivalentes realizados por
distintas organismos de la misma o distintas Administraciones en la misma zona
geográfica, y reparte los costes de producción entre las Administraciones que
colaboran, e incluso entre órganos u organismos de la misma Administración.


Proyectos 20 y 22: Sistemas de información de las Bases Cartográficas Numéricas
1:25.000 y 1:200.000 y de producción de las Series Cartograficas Nacionales
equivalentes (Obj. Oper. 2a)
Las Bases Cartográficas Numéricas BCN25 y BCN200 recogen los objetos
cartográficos representados en las series cartográficas nacionales MTN25 y Mapas
Provinciales 1:200.000.


   Ambas son bases de datos orientadas a su utilización en sistemas de información
geográfica, que recogen los objetos con su topología, codificación y atributos, de toda
España, en forma continua, y con precisiones entre 2,5 y 7,5 m, dependiendo del tipo
de objeto, en el caso de BCN25, y mejor de 20 m en los tipos de objeto principales
(hidrografía, carreteras) en el caso de BCN200.


   Estas Bases de Datos se han constituido en el núcleo principal de los respectivos
Sistemas de Información Geográfica que permiten desarrollar toda la gestión y
tratamiento habitual en el IGN para realizar la actualización y producción de las series
cartográficas nacionales MTN25 (1:25.000) y de los Mapas Provinciales 1:200.000.


   En el caso de la información correspondiente a la cartografía MTN25, el IGN,
partiendo del Sistema de Información Geográfica anterior, está desarrollando también la
Base de Datos Topográficos tridimensional correspondiente.




                                        48 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

   Estos Sistemas de Información Geográfica permitirán asegurar el cumplimiento del
reto que se ha impuesto el IGN, en su Plan Estratégico, de asegurar el nivel de
actualización de sus series cartográficas nacionales, de forma que todas las hojas
hayan sido actualizadas en un ciclo máximo de cinco años.


Proyecto 237: SIOSE Sistema de Información de Ocupación del Suelo en España
(Obj. Oper. 3b)
En 1985, en virtud de una decisión del Consejo de Ministros de la Unión Europea se
inició “El Proyecto experimental para la recopilación de datos, la coordinación y homo-
genización de la información sobre el estado del Medio Ambiente y los recursos
naturales en la Comunidad Europea”, denominado Programa CORINE. Dentro de este
Programa, se definió el Proyecto CORINE Land Cover destinado a la captura de datos
de tipo numérico y geográfico para la creación de una base de datos a escala 1:100.000
sobre la cobertura y uso del territorio, y la actualización permanente de dicha base de
datos geográfica.


   Este proyecto constituye una de las iniciativas primigenias orientadas a conseguir
una información armonizada para toda Europa, mediante el establecimiento de una
metodología y especificaciones comunes y el desarrollo de la captura de datos y la
consiguiente formación de una base de datos por cada uno de los países europeos. Por
tanto, fue un precursor de la actual iniciativa INSPIRE dirigida a constituir una Infraes-
tructura de Datos Espaciales para Europa que sirva de base homogénea para el
análisis espacial de los datos medioambientales.


   Para el territorio español, el Proyecto Corine Land Cover se inició en 1987,
finalizando en 1991, y se llevó a cabo bajo la responsabilidad y coordinación del
Instituto Geográfico Nacional.


   En el año 2000, la Agencia Europea de Medio Ambiente puso en marcha para toda
la Unión Europea el Proyecto Image & Corine Land Cover 2000 dirigido a actualizar la
                                         49 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia

Base de Datos de Ocupación del Suelo Corine Land Cover que se había formado entre
1987 y 1991, con fecha de referencia en 1990, y a detectar, y almacenar en base de
datos, los cambios acaecidos en la década, entre las fechas de referencia de 1990 y
2000. Para el IGN, asumir la dirección y coordinación de este Proyecto en España era
una obligación natural, extensión del compromiso adquirido en 1987.


   Pero desde 1991, además del Instituto Geográfico Nacional, un gran número de
instituciones han desarrollado iniciativas de gestión de este tipo de información,
especialmente órganos u organismos de los Gobiernos de las Comunidades Autónomas
y, en consecuencia, se ha venido produciendo una diversificación en la información
sobre cobertura y usos de suelo disponible en España.


   Para evitar esa diversificación, esa heterogeneidad, era muy importante para las
Administraciones Públicas españolas encauzar todas estas iniciativas y así conseguir la
actualización coordinada y homogénea de la base de datos de Corine Land Cover, de
forma que pudiese volver a constituir una base común de partida para todos los trabajos
que se desarrollasen en España sobre cobertura y uso del suelo, y que, simultánea-
mente, pudiera servir para proporcionar a nivel europeo y global una información
unificada de toda España en esta materia.


   Por esta razón, el Centro Nacional de Información Geográfica (por encargo del
Instituto Geográfico Nacional) propuso al resto de la Administración General del Estado
y, muy especialmente, a los Gobiernos de las Comunidades Autónomas, la participación
técnica y económica activa en el Proyecto, transformando éste de tal manera que
sus resultados fueran completamente válidos para todos y específicamente para cada
Comunidad Autónoma, de forma que éstas asumieron la captura e interpretación de los
datos precisos para la ejecución del Proyecto, como punto de partida de sus trabajos de
mayor resolución, y como sustrato homogéneo de cobertura y usos del suelo en
toda España.


                                       50 de 59
                                                                  Ponencia
                                                                  Ponencia

   El Proyecto Image y Corine Land Cover 2000, en España, culminó en el primer
semestre del año 2004. Pero en la reunión de finalización y presentación de los re-
sultados del Proyecto, se consideró la conveniencia de efectuar la captura de datos de
ocupación del suelo con mayor resolución que la equivalente a escala 1:100.000 en que
se basaba el proyecto europeo, ya que varias Comunidades Autónomas (y deter-
minadas necesidades de gestión de la Administración General del Estado) requieren
resoluciones equivalentes a escalas tipo 1:50.000 e incluso 1:25.000. En consecuencia,
y conforme establecerá la futura Directiva europea INSPIRE, era necesario conseguir
que esta información de ocupación del suelo, con la máxima resolución aconsejable
para satisfacer todas las necesidades, tuviera cobertura armónica completa en toda
España, y pudiera fluir desde esa resolución a la equivalente a escala 1:100.000,
necesaria a nivel europeo, de forma directa y coherente.


   En este sentido, el Instituto Geográfico Nacional consideró de verdadero interés
general proponer, conjuntamente con el Ministerio de Medio Ambiente y con el
Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el establecimiento de un Sistema de
Información sobre Ocupación del Suelo en España (SIOSE), que fuera capaz de inte-
grar la información de las Bases de datos de Ocupación del Suelo de la Administración
General del Estado y de las Administraciones de las Comunidades Autónomas.


   El éxito en el resultado de un proyecto de estas características no está asegurado
por la dificultad en su coordinación y, sobre todo, en la armonización de las necesi-
dades de todos los participantes, pero el buen resultado alcanzado en experiencias
anteriores, como es el caso del desarrollo del Proyecto Image y Corine Land Cover en
España, que se ha mencionado antes, o el buen comienzo del Plan Nacional de
Ortofotografía Aérea, fue un acicate para proponer el proyecto de diseño y desarrollo
del SIOSE (Sistema de Información sobre Ocupación del Suelo en España), que
presenta un coste estimado total de quince millones de euros.




                                        51 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

Aplicaciones Geográficas
Proyecto 17: (SIANE) Sistema de Información del Atlas Nacional de España (Obj.
Oper. 2a)
El Atlas Nacional de España es un conjunto inmenso de datos elaborados que recoge la
información geográfica oficial de España obtenida de los diferentes Ministerios de
la Administración española o de otras instituciones.


   El Atlas, como conjunto, está organizado en secciones constituidas por diferentes
Grupos de Información:


    Sección I:       Información Básica General
    Sección II:      El Medio Terrestre
    Sección III:     El Medio Marino
    Sección IV:      Información Demográfica
    Sección V:       Actividades Económicas Básicas
    Sección VI:      Actividades Industriales
    Sección VII:     Transportes y Comunicaciones
    Sección VIII:    Comercio y Finanzas
    Sección IX:      Otras Actividades y Servicios
    Sección X:       Problemas Medio Ambientales
    Sección XI:      Conocimiento del Territorio
    Sección XII:     Información Sociológica
    Sección XIII:    Resumen General


   El Atlas Nacional de España se publica en 5 volúmenes. Además da lugar a una
versión abreviada, a una multimedia, y a diversas publicaciones monográficas.


   Todo el proceso de actualización y publicación del Atlas se realiza en forma digital, y
actualmente se está constituyendo el Sistema de Información que permitirá gestionar la

                                         52 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia

actualización de los diversos objetos (mapas, tablas, gráficos de barras, gráficos de
tartas, fotografías, imágenes, textos y gráficos complejos), para mantener continuamen-
te al día la información que constituye el Atlas. Esto, junto con la utilización de Internet,
mediante la publicación web, supondrá tener en la Red siempre disponible la última
información geográfica sobre España.


   Además, el SIANE estará operativo dentro de la Infraestructura de Datos Espaciales
de España (IDEE), proyecto de gran envergadura y trascendencia social.


Comercialización y Difusión
Proyecto 241: CARTOEXPEND. Puesta en operación de un sistema expendedor
automático de cartografía (Obj. Oper. 4a)
Se trata de conseguir máquinas expendedoras de cartografía. En unos casos ya
elaborada y en otros a demanda mediante conexión telemática. Con algunos prototipos
de ambos modelos, instalados en lugares de fácil acceso público, se pretende poner a
punto sistemas automáticos, versátiles, amigables y eficaces que permitan a los
potenciales usuarios conseguir la cartografía nacional que deseen.


Regulación
Proyecto 25: CERTIFICACIÓN. Acreditación técnica de Empresas, Productos y
Servicios Cartográficos (Obj. Oper. 2b)
En el ya referido marco regulador que se está elaborando, se ha considerado necesario
dotar al Sistema Cartográfico Nacional de un organismo de referencia de la calidad de
la producción cartográfica conforme a las normas del Consejo Superior Geográfico. El
Instituto Geográfico Nacional, como Secretaría Técnica del Consejo, debe ser ese orga-
nismo que garantice la calidad y adecuación de los productos y servicios cartográficos.




                                          53 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

Un nuevo paradigma
Hasta aquí se ha efectuado un recorrido por la historia de la representación de La Tierra
y por la actividad del Instituto que en España tiene encomendada esa función, signifi-
cándose los proyectos más relevantes con los que hoy pretende su mejor desempeño.


   Corresponde ahora, para dar pleno contenido al título propuesto —Apuntes sobre la
evolución de un modelo de servicio público— tomar en consideración la más moderna
visión de la cartografía, de la información geográfica, como infraestructura de las
infraestructuras, como base tangible e imprescindible para el desarrollo del conoci-
miento y para la mejora económica y social en un mundo globalizado; así como tomar
en consideración las IDE’s —Infraestructuras de datos espaciales— como la expresión
más acabada de ese cambio de paradigma que supone, desde otro punto de vista, el
paso desde la cartografía secreta —sólo en poder del dueño, sólo en poder del Rey— a
la cartografía difundible por vía jerárquica o mediante un precio; para acabar, en el
nuevo modelo, como información geográfica en red y a disposición de todos como
servicio público universal gratuito o de bajo coste.


La Cartografía como infraestructura del conocimiento y del desarrollo
El término infraestructura se refiere generalmente a un sistema que da soporte a
actividades sociales y económicas, y que no existe con un fin en sí mismo. Habitual-
mente requiere un gasto de inversión inicial importante, pero tiene una vida larga.


   Un ejemplo de infraestructura es una red de carreteras o de telecomunicaciones,
pero no sólo las redes físicas, sino también las normas de circulación, los protocolos de
transporte, la información sobre condiciones de tráfico, etc.


   En relación con la información contenida en la cartografía en general, y con la
cartografía topográfica en particular, es necesario considerar que muchas aplicaciones,
especialmente aquellas basadas en sistemas de información geográfica, emplean un
número limitado de elementos comunes de datos espaciales georreferenciados; por
                                          54 de 59
                                                                     Ponencia
                                                                     Ponencia

ejemplo: redes de transporte, redes hidrográficas, curvas de nivel. Para casi todos los
sistemas de información geográfica, estos elementos son esenciales porque propor-
cionan la referencia para la integración de otros datos espaciales temáticos que
aparecen sistemáticamente en la mayoría de los mapas tradicionales y en casi todas las
bases de datos y productos de información geográfica actuales. Esto indica que la
cartografía, especialmente la topográfica, constituye una infraestructura sobre la que se
sustenta el desarrollo y gestión de toda la información georreferenciable, o espacial. En
efecto, la referencia primaria común para los cartógrafos y geógrafos, que modelizan y
representan el territorio, son las Redes Geodésicas y de Nivelaciones que proporcionan
los enlaces físicos con un sistema de coordenadas, generalmente global; sin embargo,
para el usuario general de la información geográfica, la información de referencia, para
situar espacialmente los datos de su interés, está más directamente relacionada con el
mundo real a través de temas específicos tangibles como son la red de carreteras y
ferrocarriles, las entidades de población, la red hidrográfica, etc. O temas menos
tangibles, pero de gran importancia referencial, como son los límites administrativos, las
parcelas catastrales, direcciones postales, etc. Este tipo de entidades permiten referir
otros datos susceptibles de localizarse en el mundo real.


   Ahora bien, si las Redes Geodésicas y de Nivelación deben ser únicas y homo-
géneas en un territorio, y perfectamente integradas en las Redes de territorios más
extensos que comprenden al anterior, incluso a escala global, también los restantes
datos espaciales de referencia, entre los que se encuentran los especificados anterior-
mente, deben ser únicos y homogéneos para todo el territorio.


   Esta utilización común, y referencial, de la información geográfica, aconseja el
establecimiento de normas para la información geográfica y para la interoperabilidad de
los sistemas de información geográfica que la gestionan. Pero de acuerdo con lo ex-
puesto, estas normas deben acordarse para ámbitos territoriales extensos, incluso lo
aconsejable es establecerlas en la dimensión global. Lo mismo se puede decir de los


                                         55 de 59
                                                                      Ponencia
                                                                      Ponencia

sistemas de búsqueda e identificación de la información geográfica, y servicios sobre
ella, que constituyen los catálogos de metadatos y servicios.


   Así pues, resulta imprescindible el establecimiento de políticas y acuerdos que
impliquen a los productores de la información geográfica y, especialmente, a los respon-
sables de la información geográfica de referencia, a los integradores de los datos en
sistemas de información geográfica, como encargados de dar valor añadido y pro-
porcionar servicios sobre la información geográfica, y a los principales usuarios de los
sistemas de información geográfica.


   La necesidad de localizar, acceder y utilizar datos geográficos ya existentes
ahorrando tiempo, esfuerzo y dinero en el acceso a éstos y en su uso responsable, y
evitando duplicaciones innecesarias de trabajo, mediante la coordinación y norma-
lización de los datos y de su intercambio, justifica el establecimiento de una Infraestruc-
tura de Datos Espaciales (IDE), entendida como una estructura integrada por datos
georreferenciados, organizados en bases de datos, y distribuidos en diferentes sistemas
de información geográfica, accesible vía Internet con un mínimo de protocolos y especi-
ficaciones normalizadas que, además de los datos y sus descripciones (metadatos),
incluye las tecnologías de búsqueda y acceso a dichos datos, las normas para su
producción, gestión y difusión, así como los acuerdos entre sus productores y entre
éstos y los usuarios.


   En consecuencia, y si se considera la cartografía como la modelización de la
información geográfica para su representación, puede decirse que mediante las IDEs,
aquélla se convierte en infraestructura del conocimiento y del desarrollo.


Las infraestructuras de datos espaciales
Se está pasando de considerar la cartografía como base referencial núcleo de un pro-
ceso de toma de decisión, lo que obliga a instituciones como el IGN a ser productores y
distribuidores de dicha información, a la visión de la cartografía como uno más de los
                                         56 de 59
                                                                        Ponencia
                                                                        Ponencia

servicios geográficos, basados en la cartografía, que se pueden encontrar en la Red.
Esto supone la necesidad de organizarse como proveedores de esos servicios, y de
constituirse en promotores de la cadena de valor añadido que la necesaria dispo-
nibilidad de los servicios geográficos en la Red está generando. En definitiva, se está en
pleno proceso de transición al paradigma de los Servicios de Información Geográfica. Y
esto supone una inmensa responsabilidad, ya que sin los datos espaciales recogidos en
la cartografía, o sin éstos puestos convenientemente en una IDE, la cadena de valor
añadido no puede desarrollarse.


   Al establecer una IDE, se debe tener en cuenta que para conseguir la Intero-
perabilidad entre Sistemas de Información Geográfica hay que asegurar la capacidad
de realizar mapas híbridos con datos procedentes de distintos SIG, la desaparición de
fronteras cartográficas de forma que los datos sean continuos y homogéneos, la
continuidad semántica y la homogeneidad de la información equivalente recogida por
sistemas diferentes, que la geometría debe ser compartible en los sistemas de las
entidades intervinientes …..


   Pero el establecimiento de una IDE, a nivel local, regional, estatal o global, requiere
del acuerdo de los productores, integradores y usuarios de datos espaciales del ámbito
territorial en el que se establece. Este acuerdo debe considerar también las IDE definidas,
o en definición, en otros ámbitos territoriales superiores, hacia las cuales deberá converger.


   En el caso de España, para establecer una Infraestructura Nacional de Datos
Espaciales que sea de todos los productores, integradores y usuarios de datos espa-
ciales españoles, es preciso considerar que los principales productores de información
geográfica en España son Órganos y Organismos de las Administraciones Públicas,
tanto de la Administración General del Estado como de las Administraciones de las
Comunidades Autónomas, y todos esos productores de información geográfica repre-
sentada en cartografía, sea ésta topográfica o temática, participan en el Consejo
Superior Geográfico. Por tanto, se consideró que el Consejo Superior Geográfico era el
                                           57 de 59
                                                                   Ponencia
                                                                   Ponencia

órgano adecuado para plantear, acordar y definir una propuesta dirigida al
establecimiento de la Infraestructura Nacional de Datos Espaciales en España. De esta
forma, la Comisión Permanente del Consejo Superior Geográfico constituyó, entre sus
Comisiones Técnicas, una de Geomática a la que asignó el cometido de definir y
desarrollar la Infraestructura Nacional de Datos Espaciales, que constituye el foro
adecuado para desarrollar los trabajos técnicos que, mediante propuestas y aprobación
por el Consejo, van definiendo y poniendo en marcha la Infraestructura de Datos
Espaciales de España (IDEE).


    La Infraestructura Nacional de Información Geográfica está constituida por el
conjunto de Infraestructuras de Datos Espaciales con todos los datos oficiales
disponibles relativos al territorio nacional.


    Actualmente, está operativo un sitio Web de la Red Internet, organizado conforme a
las normas y especificaciones de una IDE, y mantenido por el IGN como Secretaría
Técnica del Consejo Superior Geográfico, para facilitar la búsqueda de la información y
el acceso de los usuarios en general a los datos, distribuidos en servidores repartidos
por toda España. Este sitio Web constituye el Geoportal Nacional www.idee.es.


    El IGN, además de desarrollar y mantener operativo el Geoportal de IDEE
(Infraestructura de Datos Espaciales de España), como Secretaría Técnica del Consejo
Superior Geográfico ha establecido el Nodo que facilita el acceso, a través de un
servidor web, a los servidores de datos (BCN25. BCN200, Iberpix, vértices geodésicos,
etc) y metadatos (DIGA) del propio IGN.


    El objetivo de este Geoportal es poner a disposición de cualquier usuario la
información georreferenciada que precise y esté disponible a partir de cualquier
productor oficial. Se trata, por tanto, de hacer realidad el nuevo paradigma que permite
comprender, y alcanzar, la Sociedad del Conocimiento.


                                            58 de 59
                                                                       Ponencia
                                                                       Ponencia

Conclusión
Hasta aquí se ha pretendido poner en su justo valor la capacidad, histórica y actual, del
Instituto Geográfico Nacional para ejercer adecuadamente su misión de servicio a la
Sociedad. Algo que sólo se ha podido lograr por el esfuerzo continuado de un personal
altamente cualificado y comprometido con el Instituto: Ingenieros Geógrafos, Astró-
nomos, Ingenieros Técnicos en Topografía, Delineantes, Técnicos en Reproducción
Cartográfica y resto de personal que, hasta un total aproximado de 700 personas en la
actualidad, vienen desempeñando exitosamente la labor que iniciara el fundador del
Instituto, y su primer Director General, el General Ibáñez de Ibero.


    Una labor que consiste en trasladar a escala humana la vastedad de los territorios;
en hacer aprehensible la infinitud del tiempo; en conocer la dinámica terrestre para pre-
venir sus efectos y todo ello con afán de servicio público y el espíritu de mejora propio
de quienes saben que en la ciencia sólo importa lo que todavía no se conoce.


Referencias Bibliográficas
   El mundo de la Astronomía. IGN. 2005.
   Iniciación a la Astronomía. Fred Hoyle. Blume Ediciones. 1979.
   Historia de la Cartografía y de la Topografía. José Martín López. CNIG. 2002.
   La Cartografía: Infraestructura Geográfica para la Toma de Decisiones (El Campo
    de las Ciencias y las Artes). Servicio de Estudios BBVA. Coordinador: Sebastián
    Mas. 2001.
   La Producción Cartográfica del Instituto Geográfico Nacional. Benjamín Piña Patón.
    2005. En preparación.
   Un Mundo por descubrir en el Siglo XXI. Varios Autores. Real Sociedad Geográfica.
    Madrid. 2003.




                                         59 de 59

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:18
posted:3/2/2012
language:Spanish
pages:59