Andaluc�a y la Uni�n Europea - Andaluc�a Libre (Recopilaci�n).rtf by Y6203Y

VIEWS: 0 PAGES: 96

									          Andalucía y la Unión Europea
          Recopilación de artículos de ANDALUCIA LIBRE sobre la Unión Europea




Presentación

       De lo publicado en ANDALUCIA LIBRE en los últimos cuatro años, hemos
       seleccionado buena parte de aquellos artículos que ofrecen datos, cifras y
       análisis sobre la situación de Andalucía desde la perspectiva de su relación
       con la Unión Europea, editados en secuencia cronológica.

       Al agrupar de esta forma los textos publicados, queremos facilitar tanto una
       visión panorámica de la realidad andaluza como también su utilización
       especifica y sectorial como material de consulta al servicio del NO
       ANDALUZ A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA.

       Los textos reproducidos –elaborados desde una posición de izquierda
       independentista andaluza- abordan, siguen y analizan política y
       económicamente los sucesivos pasos de la construcción neoliberal europea y
       aportan datos que ilustran sobre sus repercusiones en la configuración
       dependiente actual de la economía y sociedad andaluzas, tanto global como
       sectorialmente (pesca, agricultura, turismo, industria, finanzas, comercio...).
       Se incluyen asimismo algunos textos de análisis político sobre las diversas
       manifestaciones de oposición política y social y sobre la coyuntura.

       Para no extendernos en demasía y especialmente porque se encuentran ya
       agrupados en selecciones específicas asequibles también en nuestro Archivo,
       no hemos incluido textos relativos a tres asuntos: Análisis del Regimen
       político español; Inmigración y Subsidio Agrario/Movimiento jornalero.

       Esperamos que este material os sea de utilidad.

                                                                  ANDALUCíA LIBRE



ANDALUCIA LIBRE nº 61
domingo, 10 de diciembre de 2000
Opinión
Andalucía y la ampliación de la UE

Andalucía   no está presente en la cumbre de Niza. Andalucía es un objeto político
nacional dentro de la UE, que sufre sus orientaciones y prioridades, pero no es un
sujeto político que participe en la determinación de su futuro con voz propia en
función de sus intereses nacionales. Sus 7.250.000 habitantes (más inmigrantes y
expatriados), más que Dinamarca, Finlandia, Irlanda o el gran ducado de
Luxemburgo -entre los Estados ya miembros- más que Eslovaquia, Lituania,
Letonia, Eslovenia, Estonia, Chipre griego y Malta - entre los candidatos-, no tienen
representación propia. Su lugar esta subsumido y usurpado por el Estado
español.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             1
¿Alguien cree que el Estado español considera prioritarios los intereses de este país
de camareros y productores de vino, aceitunas y tomates?. Ninguna de las
empresas industriales importantes del Estado español es andaluza; ninguno de esos
bancos que ahora pastorean Latinoamérica por ejemplo, tiene sede matriz en
Andalucía. Los centros políticos y económicos del imperialismo español no residen
aquí; están en Madrid, en Euskadi, en Cataluña...

En Andalucía tenemos el flamenco, un tercio de la población en paro y otro
precario; la inversión en infraestructuras más baja por habitante del Estado español
y una masa de energúmenos dispuesta a jalear a la selección española de fútbol
cada vez que lo necesite. Somos un mercado, una playa, un week-end romántico a
la sombra de la Alhambra... Ya no exportamos mano de obra barata porque hay
otros al Sur y al Este más necesitados aún, dispuestos a trabajar más por menos
aún que los andaluces; pero aún hoy nuestro salario medio es sustancialmente
inferior al de otras zonas del Estado; no digamos de la UE.

¿Alguien cree que el Estado español hará algo por desarrollar industrialmente
Andalucía?. ¿Alguien cree que lo hará la UE?. Álvarez Colunga, el jefe de la sección
andaluza de la patronal española, acaba de admitir que "Andalucía tardará entre
30 y 40 años en converger con la media de la UE" y que hoy "Andalucía se
encuentra en el 60% de convergencia con la media de UE y que este tiende a
incrementarse". Ante esto, siguiendo su tradición centenaria, la burguesía
andaluza sólo se acomoda al marco existente; instalada en la subsidiariedad acepta
su subordinación y la de Andalucía; las sobras ya le resultan suficientes. Nada
puede esperarse de ese lado.

La integración en la UE ha favorecido la agroexportación andaluza a Europa,
concentrada en frutas y hortalizas. Ha traído las ayudas agrarias, muy
desigualmente repartidas y que favorecen fundamentalmente a los latifundistas. Ha
traído también los fondos de cohesión, invertidos en algunas infraestructuras y en
cursillos para desempleados. Estos fondos, que el Estado español recibe como
retorno compensatorio de la UE -básicamente por la situación de países como
Andalucía- han sido distribuidos arbitrariamente por el Gobierno español,
robando millones que corresponderían a Andalucía y que han terminado invertidos
en otras zonas desarrolladas del Estado. Los fondos, por su cuantía escasa y por su
uso, no han modificado el paisaje y el papel económico de Andalucía. De igual
manera que el español Fondo de Compensación Interterritorial establecido en la
Constitución española y uno de los argumentos tramposos que fueron usados en su
día en su defensa en Andalucía, han resultado inoperantes y un auténtico insulto a
la dignidad andaluza. Las transferencias de competencias administrativas y de
gestión a la Junta de Andalucía se han hecho en condiciones leoninas sin que haya
ninguna perspectiva de que algún día se abonen desde el Estado español las
cantidades que configuran lo que se conoce usualmente como deuda histórica.

En la renta familiar andaluza y por tanto en el ambiente político y social nacional
tienen, paradójica y tristemente, mucha mayor importancia las transferencias vía
pensiones o el subsidio agrario (cuyo gasto anual equivale a la compra de un avión
de combate F-18). No hay mejor manera de resumir la brutalidad de la condena a
la que esta sometida nuestra nación. Ahora, además y en fiel aplicación de la
doctrina neoliberal del déficit cero, con su propuesta sobre limitaciones
presupuestarias, el Gobierno español del PP quiere ya no sólo de hecho sino de
derecho impedir a la Junta de Andalucía cualquier veleidad futura de política
expansiva; a pesar de que en sus veinte años de Gobierno andaluz el PSOE ya ha
demostrado sobradamente que es un fiel, leal y aplicado discípulo en esos
menesteres. La integración en la UE ha facilitado, por otro lado, el copo del
mercado andaluz y la compra de empresas andaluzas. Quizá lo más espectacular



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            2
ocurra en el ramo de la distribución comercial y la agroindustria, pero es un
fenómeno ampliamente extendido.

La Unión Europea es un engendro capitalista. Un proyecto pensado y construido al
servicio del capitalismo en general y de los mayores capitalistas en particular. Su
objetivo es estabilizar política y económicamente Europa, protegiendo los intereses
de las potencias imperialistas europeas y manteniendo su jerarquía. La desigualdad
social y nacional, dentro y fuera de Europa, es consustancial a la UE. Forma parte
de su naturaleza profunda, al margen de la retórica que use coyunturalmente.
Responde a una dinámica antigua del desarrollo capitalista, ya atisbada claramente
a principios del siglo XX por los marxistas. La unificación mercantil de Europa se ha
intentado en ocasiones históricas precedentes por la fuerza de las armas; ahora se
hace por medio de los acuerdos diplomáticos y la presión en los despachos. El
discurso europeísta dominante es adormecedor y alienante; pretende justificar con
nobles y elevados propósitos la defensa de mezquinos y egoístas intereses. Cada
paso adelante de la unificación capitalista europea ha supuesto mayores retrocesos
para la izquierda; sustrayendo espacios de decisión susceptibles de ser influidos o
determinados desde el ámbito nacional; justificando presuntos inevitables y fatales
recortes o retrocesos. La Unión Europea no es reformable. Es un enemigo. La Unión
Europea no lleva en germen los Estados Unidos Socialistas de Europa -recordando
la vieja consigna de Trotsky- sino que es su antitesis; más bien estos sólo podrían
surgir de la ruina de la UE, lo que no está lamentablemente a la orden del día. El
internacionalismo no tiene nada que ver con el librecambismo; de igual manera que
la constatación de la dinámica económica capitalista no ha de conllevar la
aceptación del escenario político multinacional más adecuado y coherente a esa
dinámica.

Reconocida la UE como enemiga, que la izquierda nacionalista andaluza no
plantee como propuesta política inmediata la salida de la UE sólo es un
reconocimiento responsable, no sólo de su debilidad sino también de la correlación
de fuerzas en Andalucía y en la escena europea. La cuestión es cómo avanzar en la
oposición a lo que la UE es y representa y cómo defender en el camino de mejor
manera los intereses andaluces y la toma de conciencia nacional, plasmando en la
coyuntura este análisis. Esto significa buscar en cada momento los elementos que
de mejor manera pueden conciliar oposición a la denominada construcción europea
y a sus mecanismos de legitimación. La izquierda nacionalista ha de hacer el
esfuerzo de pensar qué defendería para Andalucía si ya fuera un Estado nacional
miembro de la UE, sin olvidar a la vez que no lo es y que lo que proponga ha de
ayudar a avanzar hacia ese objetivo.

La denuncia de la ausencia de Andalucía en la UE ha de ser un dato persistente,
estable. También la vulneración del derecho a consulta democrática: a la población
andaluza no se le permitió manifestarse sobre el ingreso, ni sobre el euro ni
tampoco se le permitirá pronunciarse sobre la reforma institucional o la ampliación
al Este.

La normalidad, la dinámica natural de las cosas... va en contra de los intereses
andaluces. Andalucía debería estar a favor de todos los mecanismos institucionales
que le proporcionaran mayor capacidad de veto y bloqueo y un mayor nivel de
Soberanía; en contra pues, de todos las propuestas que favorecen la determinación
de políticas y decisiones por vía mayoritaria; bien sea intergubernamental bien sea
a través de la codecisión del Parlamento de Estrasburgo. Las dos vías favorecen la
construcción capitalista de la UE y la consolidación de la desigualdad. No podemos
admitir que, según los temas a conveniencia, nos refrieguen argumentos
presuntamente democráticos. No es democrático tratar de igual manera a los que
parten de situaciones desiguales pues esta presunta neutralidad objetiva lo que



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            3
favorece es a los que se encuentran mejor de partida. Además nunca hay que
olvidar que la correlación política y social en la Unión asegura por mucho tiempo
aún que todos los avances en ese sentido, reviertan en contra de los intereses
andaluces. La historia de la Unión Económica y Monetaria, desde el Acta Única a
Ámsterdam pasando por Maastricht así lo atestigua. En contra pues de todo
federalismo europeo o similar.

En el concreto asunto de la ampliación al Este sería justo reclamar un referéndum.
Y pronunciarse por el NO, de la misma manera que hicieron en Dinamarca contra la
adhesión al euro. La ampliación al Este favorecerá a Alemania y al norte de la
Unión. En este marco político neoliberal donde ni se contempla la posibilidad de
mayores presupuestos, una fiscalidad única o la homologación salarial y de
servicios la ampliación significará una disminución de los retornos compensatorios
directos y vía PAC a Andalucía que tenderán a coger camino hacia el Este para abrir
paso y consolidar la penetración fundamentalmente alemana en Polonia, Chequia,
etc.

A Andalucía como nación es obvio que no le interesa la ampliación; a su
izquierda tampoco. Si las fuerzas políticas mayoritarias en Andalucía no lo
expresan así es: 1º. Porque son sucursales de fuerzas políticas españolas; 2º.
Porque dado el fatalismo dominante, dado que la consideran inevitable, prefieren
no contribuir a deslegitimar a la UE.

A los pueblos del Este tampoco les interesa objetivamente, porque consolidará la
transición al capitalismo en condiciones de subordinación y estabilizará sus
regímenes políticos. Es muy posible que buena parte de sus poblaciones no lo vea
hoy así -como tampoco se veía en Andalucía antes del ingreso y aún todavía; como
tampoco se ve mayoritariamente a la independencia y al socialismo como objetivos
posibles o siquiera deseables- pero esto no ha de detenernos; más aún cuando
desde Andalucía no podemos intervenir eficazmente en la evolución de la conciencia
social en países tan lejanos.

La ampliación fortalecerá a medio plazo a la UE -la que hemos concluido que es
nuestra enemiga-, consolidando su status vía justificaciones a costa de la
ampliación y además no tiene nada de integradora o idealista: cabe recordar que
excluye de partida a Ucrania, Bielorrusia, Armenia, Georgia y Azerbaiján,
entregadas de antemano a la voracidad de Rusia.

Nuestro planteamiento no significa desconocer el contexto internacional en que nos
movemos. Más bien lo contrario. Leyendo la realidad pueden atisbarse datos
contradictorios pero lo importante es determinar cuales son los dominantes -
aunque sean aparentemente paradójicos- y cuales secundarios. Las contracumbres
son tribunas positivas; buenos escaparates de la rabia contra el capitalismo, la
globalización o la opresión nacional. La coordinación de luchas y el intercambio de
experiencias y reflexiones son tareas positivas. Pero construir mecánicamente a
partir de ellas una estrategia política es iluso y desproporcionado en su
interpretación revolucionaria y paralizante en su versión reformista. Lo sustantivo
no es lo ocasional sino lo cotidiano. Como un ejemplo cualquiera, lo realmente
significativo es que no haya todavía una sola tabla de salarios unificada y
homogénea en el ámbito de la UE y para toda la Unión de una multinacional de la
automoción y por tanto una negociación colectiva europea, no se sabe cuantos años
después de que se fundara el Mercado Común. No hemos olvidado que Trotsky
tenía razón -y así lo ha confirmado la historia- cuando recordaba que el socialismo
no se puede construir en un sólo país, pero hoy aunque la economía tienda a ser
global la política es y será fundamentalmente nacional o estatal y es ahí donde
podemos y debemos intervenir.



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          4
ANDALUCIA LIBRE nº75
6 de febrero de 2001
Economía andaluza
El 90% de los productos que se consumen en Andalucía
proceden de fuera
Andalucía24horas   03/02/2001

Un diez por ciento de los productos que se consumen en Andalucía están
elaborados en la nación, mientras que el 90% restante procede de otras
comunidades o países. De este modo, el "escaso" autoconsumo de los andaluces es
27% inferior a la media que registran otras comunidades como la catalana o la
vasca, lo que provoca que el PIB de la nación sufra comparativamente una pérdida
anual de 1,5 billones de pesetas.

Así lo revela un estudio elaborado por la asociación ¿Yo? ¡Producto Andaluz! y la
Facultad de Empresariales de la Universidad de Málaga, en el que se realiza un
análisis de los productos ofertados en grandes y medianas superficies y pequeños
comercios de toda la nación, así como una comparativa con los porcentajes
obtenidos en el resto de comunidades del Estado español.

El presidente de este colectivo, Bartolomé Florido, indicó que el autoconsumo
andaluz es el de menor incidencia de todo el territorio estatal, a 17 puntos del
siguiente más bajo registrado (28%) y a 27 de países como Cataluña, País Vasco
(32%) lo que, "transformado en pesetas, representa un billón y medio que se nos
escapa cada año del PIB de la economía andaluza", aseguró.

Este índice se acentúa en el caso la farmacología, ya que, según otro informe
elaborado por el colectivo farmacéutico de Benalmádena, de los 142 medicamentos
genéricos consumidos por los andaluces sólo dos son elaborados en Andalucía, un
calmante vitaminado y un jabón desinfectante, ambos procedentes de la provincia
de Córdoba.

Asimismo, el informe intenta demostrar que si en Andalucía se alcanzara una media
de autoconsumo similar a la del resto del Estado español, en un periodo máximo de
cinco años se generarían 500.000 nuevos puestos de trabajo porque "al incentivar
el autoconsumo en un nación tan grande como Andalucía, que recibe cerca de 20
millones de turistas al año, sería necesaria una industrialización del campo,
inexistente en la actualidad, para abastecer ese nuevo mercado".

Florido tomó como ejemplo el caso de las aguas minerales ya que en Andalucía se
comercializan tanto andaluzas como procedentes de otros lugares: "Si una botella
de agua cuesta 100 pesetas y nosotros consumimos la andaluza la totalidad de ese
dinero se queda en la comunidad con lo que estamos creando riqueza en Andalucía,
pero, sin embargo, si optamos por la que proviene de otro país sólo retenemos 15
pesetas y las restante 85 salen fuera para generar bienestar en otro lugar".

Del mismo modo, el presidente de la asociación denunció que a pesar de que
Andalucía es la mayor productora agrícola de Europa es también la comunidad
autónoma con menor industrialización en este sector; al igual que ocurre con el
excedente de grasa vegetal para lo que Andalucía carece de fábricas de margarina
o la producción de cítricos "que es mayor incluso que la de Valencia o Murcia
aunque no existen fábricas para elaborar zumos".

La asociación ¿Yo? ¡Producto andaluz! existe desde hace cuatro años con la
voluntad de potenciar el consumo de productos andaluces en Andalucía. Durante
este tiempo ha recorrido 157 municipios de Andalucía y más de 50.000 kilómetros.


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                        5
     ANDALUCIA LIBRE nº 76
     lunes, 12 de febrero de 2001
     Andalucía sigue atrás
     Andalucía Libre

     La Fundación del BBVA acaba de hacer publico su informe bianual sobre la situación
     económica estatal y la evolución en su seno de las diferentes naciones del Estado.

     El BBVA dice que si la media estatal de renta personal bruta ascendía en 1998 a
     unas 2.132.000 pesetas (12.813€; 11.762$) la media nacional se quedaba
     entonces en 1.474.455 pesetas (8.862€; 8.134$). Un dato a comparar
     también con la media de, por ejemplo Álava (2.917.301); Baleares (2.778.591) o
     Madrid (3.235.207). Por renta familiar bruta se entiende el importe total de los
     ingresos procedentes del trabajo personal y empresarial, más los intereses de los
     ahorros más el importe de prestaciones publicas (pensiones, subsidios) a los que
     previamente se le han detraído los impuestos directos.

      Relación provincial y nacional con la media estatal de Renta
Almería   Cádiz        Córdoba   Granada   Huelva     Jaén      Málaga     Sevilla Nacional
          69,90%                            81,32%    79,69%    82,12%     69,02% 75,92%
91,04%                 79,56%    70,25%

     Andalucía, con sólo el 75,92% de la media estatal sigue siendo la ultima
     comunidad en renta de las 17 en que se encuentra dividido administrativamente el
     Estado español.

     En el periodo 1987-1998 la población andaluza fue de las que mayor crecimiento
     del Estado experimentó. El crecimiento vegetativo andaluz ha estado en una media
     constante acumulada del 0,55% (la de Granada sólo del 0,14%, igual que Córdoba
     y mejor que Jaén, única provincia que ha perdido gente; las poblaciones de Sevilla
     y Málaga han crecido mucho en este periodo). Los avances para el año 1999
     indican que los andaluces hemos aumentado en otro 0,57%. Andalucía tiene
     7.250.000 habitantes.

     Utilizando el concepto "convergencia europea" (con la Unión Europea a 15) que
     combina elementos como renta per capita, índice de desempleo, tasa de actividad,
     valor añadido bruto, PIB, rentabilidad media por trabajador, etc) el BBVA dice que
     en 1999 Andalucía se quedaba en el 56,98% de la media europea (con alguna
     provincia como Granada y Jaén cayendo en torno al 50%). El Estado español se
     situaba en el 83,17%; un 26,19% más. (Hace un par de meses, el jefe de la
     sucursal andaluza de la patronal española, Álvarez Colunga, declaraba: "Andalucía
     tardará entre 30 y 40 años en converger con la media de la UE").

     Andalucía sigue en cabeza del desempleo, incluso con los datos oficiales: 25,09%
     de la población activa, que es a su vez muy inferior a la media europea; con puntas
     como Cádiz (31,59%); Sevilla (25,83%) y Granada (25,43%). La economía
     andaluza ha crecido algo más que la media estatal; 2,89% frente al 2,79 del
     Estado.

     Opinión
     Tenemos razones
            Podemos casi asegurar que ningún independentista andaluz ha participado
            en la elaboración del informe del BBVA. Y sin embargo, cada dato que aporta
            es una razón adicional más para la independencia nacional de Andalucía. El
            escenario que dibuja es claro. Andalucía sigue en la cola del Estado español


                  ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                         6
        y sin perspectivas de remontar esa situación. No es de extrañar el escaso
        eco obtenido en la prensa por este Informe. Sus cifras demoledoras son un
        alegato irrebatible contra lo que supone y conlleva la subordinación política
        de nuestra Nación.

        El españolismo de izquierda suele polemizar contra el movimiento
        nacionalista aduciendo que ellos se preocupan de los andaluces reales y no
        de mitos. ¿Llamaran también mitos a estos números?. Siempre han
        intentado achatar las reivindicaciones nacionales del pueblo andaluz a un
        nivel economicista; vendiendo virtualidades ignotas del régimen autonómico
        o del Estatuto. ¿Cómo justificarán entonces que tras 19 años de Estatuto,
        Andalucía siga como está?. En el terreno que le es más grato también
        resulta evidente que la llamada autonomía no es solución para los problemas
        andaluces. Andalucía sigue indefensa frente al orden capitalista continental e
        internacional. Andalucía no dispone de instrumentos económicos propios
        para revertir esta situación porque no dispone de soberanía política nacional
        para establecer su propio régimen legal en asuntos claves para su
        futuro: fiscalidad, expropiación forzosa, banca, ciudadanía... Andalucía no
        está representada en Bruselas. Los doscientos años que llevamos encima
        desde que se inventó la España moderna han sido dos siglos de decaimiento
        para Andalucía. Los fulgores aparentes de la reciente coyuntura no pueden
        tapar los fundamentos profundos de nuestra situación nacional.

        Es cierto. El manto de la dependencia y el complejo de inferioridad
        andaluz hacen que el día a día se sobreponga a la toma de conciencia sobre
        los elementos esenciales estructurantes de nuestra realidad. Además,
        tenemos enfrente el hecho de la opción subordinada de la burguesía
        andaluza; el españolismo de todas las fuerzas parlamentarias, de los
        sindicatos mayoritarios; la inexistencia de prensa diaria andaluza; la traición
        de la mayoría de la intelectualidad, más preocupada por el ascenso personal
        en los departamentos universitarios que en revertir sus conocimientos al
        servicio de la liberación de su pueblo... Existe realmente un abismo entre las
        motivaciones y estatura de las presuntas fuerzas vivas y las necesidades
        nacionales. Para constatarlo, baste recordar como en la polémica presente
        sobre la Caja Única destacan más las ambiciones grupales o las ambiciones
        localistas (con propuestas de foros incluida, como ha hecho CCOO-Málaga)
        por dónde instalar su hipotética sede central (que si en Málaga, que si en
        Sevilla...) que la reflexión sobre lo que supone el drenaje financiero, la
        inexistencia de una banca andaluza o la definición de cómo combinar la
        actuación que tendría que ejercer un sistema público de ahorro e inversión
        junto a la acción institucional, para promover el desarrollo andaluz.

        Aún así, este Informe vuelve a decirnos al movimiento nacionalista que,
        sean cuales fueren las dificultades y obstáculos que tengamos enfrente,
        tenemos razones sólidas. Nuestra causa es la de Andalucía.

ANDALUCIA LIBRE nº 81
lunes, 05 de marzo de 2001
La Junta denuncia la pérdida de 656.000 millones en inversiones
L. B. | Sevilla EL PAIS

La consejera de Economía, Magdalena Álvarez, denunció ayer en el Parlamento
andaluz que el reparto de los fondos europeos que realizó el Gobierno central entre
las regiones objetivo 1, aquellas cuya renta pér cápita no llega al 75% de la
media de la Unión Europea, supone una pérdida de 656.000 millones de
pesetas (3.942.639.404€; 3.604.395.604$), para la comunidad andaluza en el



              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            7
periodo 2000-2006. Afirmó también que la Junta ha ejecutado completamente los
fondos europeos del Marco de Apoyo Comunitario 1994-1999.

En marzo de 1999, la Comisión Europea hizo el reparto de los fondos estructurales
y asignó a España casi siete billones de pesetas. Bruselas tomó en consideración
tres criterios para hacer esta distribución (renta, población y desempleo) y en julio
de ese año apuntó que a Andalucía le correspondía el 40,5% de esta partida
adjudicada a España, es decir, 2,65 billones de pesetas. Sin embargo,
posteriormente, el Gobierno español, que tiene libertad absoluta para hacer el
reparto de ese dinero entre las comunidades pese a las indicaciones de Bruselas,
adjudicó a Andalucía 1,99 billones de pesetas (el 30,5%).

'La decisión del Gobierno central es un mazazo para las expectativas del desarrollo
andaluz, pues estos recursos son fundamentales para acelerar y, por tanto,
impulsar más el proceso de convergencia real de esta comunidad autónoma, por lo
que con su decisión, el Gobierno central frena las posibilidades de desarrollo de
Andalucía', afirmó ayer Álvarez ante la comisión de Economía del Parlamento.

La titular de Economía puso tres ejemplos para significar la importancia de esta
medida. Afirmó que esta reducción equivale a cinco veces el coste previsto del AVE
Córdoba-Málaga; habría permitido incrementar las inversiones de la Junta en este
periodo un 20% al año y habría propiciado un crecimiento económico de la
comunidad en casi dos puntos en esos siete años.

Además, la consejera se quejó de la 'sorprendente' distribución de los recursos.
Aseguró Álvarez que el Gobierno de José María Aznar se ha reservado el 64%
de la gestión de la partida asignada a Andalucía y que la Junta gestionará el
34% restante pese a que la mayoría de las competencias afectadas están
transferidas a la comunidad autónoma.

En dinero, esto significa que el Ejecutivo central gestionará 1,28 billones de pesetas
(7.692.954.936€), mientras que el andaluz, 714.000 millones (4.291.226.425€), En
este caso, reveló que la Administración central se reserva gestionar 69.000
millones de pesetas del Feoga, fondo para la agricultura y la ganadería, cuando
esta competencia está transferida al 100% a Andalucía.

El diputado del PP Juan Ramón Casero reconoció que la ejecución de los fondos en
el marco de 1994-1999 había llegado al 100%, pero cuestionó el destino de las
partidas. Así, dijo que buena parte de los fondos Feder han ido a arreglar la A-92
debido a sus errores iniciales de construcción. Además, Casero señaló que el
montante total de recursos europeos que han llegado a la comunidad en los últimos
años no han servido para que ésta recorte las diferencias con otros territorios. Puso
también el acento en que la posible ampliación de la Unión Europea y la entrada de
países más pobres supondrá, en el futuro, una merma de fondos europeos para
Andalucía, por lo que, en los próximos, años será clave cómo se gestionan los
recursos disponibles ahora.

El portavoz popular dijo comprender el discurso de Álvarez sobre los fondos que
debían asignarse a la comunidad, pero añadió que el Gobierno español tiene que
'poner orden' en el reparto de los recursos para equilibrar entre las
diferentes comunidades, argumento que la consejera replicó diciendo que el PP
debería defender también la llegada de este dinero.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             8
Opinión
Fondos europeos, robos españoles e impotencia
andaluza
En un país normal un anuncio como el efectuado por la Consejera de Economía
llevaría a dos escenarios: o bien a la dimisión de la consejera por embustera o bien,
en caso de confirmarse su denuncia, a una declaración de guerra política e
institucional en toda regla entre el país robado y el Gobierno ladrón. Como
Andalucía no es un país normal sino un país drogado; lo único que ha ocurrido es
que los periódicos han tenido tema para llenar un día un par de columnas (y
algunos, ni eso).

Resulta que se reconoce que el Gobierno español le roba con todo descaro a
Andalucía en torno a un tercio de su presupuesto anual (a sumar a otros robos,
estables o eventuales) y ni la llamada oposición ni los presuntos regionalistas
consideran el asunto de entidad como para montar el menor jaleo político.

Los fondos europeos no son un regalo. Son una menguada compensación a cambio
de la entrega de un mercado de cerca de ocho millones de personas, entre
residentes y transeúntes. Son también un instrumento para la homogeneización de
infraestructuras que faciliten la penetración europea, a la vez que un recurso para
atenuar situaciones sociales potencialmente explosivas y generar europeismo.

El imperialismo español va por América Latina de nuevo rico, mientras Andalucía le
financia. Como si estuviéramos de nuevo en el siglo XVII, cuando Andalucía
sostenía el grueso de las cargas del dichoso Imperio Habsburgo español. Al Estado
español se le devuelven desde Bruselas recursos, precisamente por la pobreza y el
subdesarrollo andaluz y el Gobierno español va y los coge para invertirlos donde le
parece, robándolos a los andaluces. Y de los que magnánimamente considera que
deben dejársele a Andalucía se reserva el control de un 64% de lo que nos deja. Y
¿qué hace el presunto Gobierno andaluz?. Alegrarse porque tiene tema para dar
carnaza a los gacetilleros un día. Abrumador. Esta es la Andalucía estatutaria y
constitucional.

La lista de injurias es tan larga como evidente nuestra impotencia. Un motivo más
para la Independencia.


ANDALUCIA LIBRE nº84
martes, 3 de abril de 2001
Opinión
Ruptura de las negociaciones pesqueras Marruecos-Unión Europea
Pesca, fracaso nacional.
Las negociaciones con Marruecos para la renovación del Tratado pesquero se han
roto. Bruselas -por mediación del siniestro Fischler- ha dicho basta y se ha
levantado de la mesa. Al margen de lo que pueda ocurrir en el inmediato futuro, es
buen momento para hacer balance.

Como hemos dicho en ocasiones anteriores (ver pagina ARCHIVO), siempre hay
que partir de que Marruecos tiene pleno derecho a disponer como le parezca
oportuno de una riqueza natural como son sus caladeros. Presuntos derechos
históricos adquiridos gracias al dominio colonial español sobre Marruecos no pueden
ser aducidos nunca como fundamento de ninguna posición andaluza coherente. Es
lógico que Marruecos quiera desarrollar su propia industria pesquera, dar trabajo a
sus desempleados, generar riqueza en su costa...



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            9
La cuestión clave es que todo ello se plantea a costa exclusiva del sector pesquero
andaluz y de su vecina Andalucía. Porque no deja de resultar llamativo que la pesca
se convierta en excepción en el marco de la política entreguista al capital extranjero
que desarrolla tradicionalmente el Régimen marroquí.

¿Porque ocurre esto?. Pues porque desde la óptica europea y española el sector
pesquero andaluz es económica, social y políticamente secundario y prescindible.
La flota artesanal andaluza puede ser condenada a la desaparición sin alternativas
económicas y sociales sin consecuencias políticas significativas, al menos en lo
inmediato. Al imperialismo europeo y español le interesa mucho más la estabilidad
política y social marroquí; sus ya cuantiosas inversiones allí; la perspectiva de
convertir a Marruecos en un segundo Norte mexicano lleno de maquiladoras donde
ubicar actividades deslocalizadas aprovechando los irrisorios costes de la mano de
obra (ejemplo, la Telefónica que traslada a Marruecos el servicio de atención al
cliente e información).

Y en ese contexto la dependencia política y económica de Andalucía (es decir, su no
independencia) la sitúan como candidata predestinada a soportar los costes de esta
estrategia. ¿Demagogia oportunista por nuestra parte?. ¿Sueños nacionalistas sin
base real?. Entonces, ¿porque plantea Chaves, presidente de la Junta de Andalucía
y dirigente del muy español y españolista PSOE en el ultimisimo momento la
perspectiva de una nueva negociación bilateral Andalucía-Marruecos?. ¿Existe quizá
mejor prueba y reconocimiento implícito de que Andalucía no se defiende desde
Madrid ni desde Bruselas?. Rabat ha respondido aduciendo que sus interlocutores
políticos son Madrid y Bruselas y que Marruecos es respetuoso de la realidad
diplomática. Por supuesto, Chaves no extraerá las consecuencias políticas lógicas ni
de su propuesta ni de la respuesta obtenida, pero, para quien tenga ojos y oídos, lo
que ha hecho Chaves es reconocer de hecho que Andalucía se defendería mejor
sola que tan mal acompañada; que a Andalucía le sobran España y Europa; al
menos una Europa donde la blanquiverde no ondee como bandera nacional y en
donde el Gobierno andaluz no tenga voz, voto y veto propios.

Andalucía y Marruecos somos vecinos. Lo hemos sido y lo seremos siempre. A un
vecino no se le hacen ciertas cosas de cierta manera... salvo que el vecino viva
realquilado en su propia casa y el propietario resida a cientos o miles de kilómetros.
El interés nacional marroquí no puede apostar por generar una imagen de
confrontación y competencia irreconciliables entre Andalucía y Marruecos.
Obviamente, no se puede contemplar la perpetuación indefinida de una actividad
extractiva como la que desarrollaba la flota pesquera andaluza en aguas
marroquíes. Y tiempo ha habido y se ha perdido para prevenir este futuro
anunciado planificando alternativas; pero esto de planificar no es muy del agrado
de los liberales gobiernos de Madrid y Sevilla. Pero, aún así, si el final era claro, los
plazos y medios sí podían ser todavía negociados para facilitar una transición
ordenada a un nuevo escenario, sin tan dramáticas consecuencias para pueblos y
comarcas enteras que ahora se ven abocadas al desempleo, la marginación, el
monocultivo turístico y hostelero o el narcotráfico; sobre todo una vez que
desaparezcan los subsidios sedantes que hasta ahora han servido para
mantener tranquilo el patio mientras la liquidación se preparaba en los
despachos. Pero ni en Madrid ni en Bruselas ni en Rabat se tiene el menor respeto a
Andalucía. No hay tampoco que extrañarse, esa falta de respeto hacía nuestra
Nación comienza y tiene su sostén en la propia Andalucía; cada vez que se deposita
un voto para fuerzas españolistas o regionalistas se ahonda y consolida un poco
más la impotencia andaluza.

En cualquier caso, siempre será un error equivocarse de enemigo. El objetivo
político no son los camiones que transportan pescado capturado por barcos



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                              10
marroquíes a nuestro país y al Estado español sino el Gobierno español que
nuevamente deja tirada a Andalucía. Nuestro discurso reivindicativo nacional no
puede apuntar hacia el Sur que es todavía más Sur que nosotros sino hacia el Norte
(al menos mientras no seamos una nación dueña de su destino). Otra Andalucía y
otro Marruecos -democráticos, soberanos, libres- serían aliados y no adversarios
manejados como títeres por intereses exteriores tanto a Andalucía como a
Marruecos, como actualmente ocurre. Pero ello implica abandonar y combatir aquí
en nuestra Nación todo españolismo por muy residual y camuflado que pretenda
mantenerse y todo papanatismo europeísta.

Hoy la pesca, de aperitivo; mañana, la ampliación de la UE al Este, un plato
fuerte... ¡Y viva el Euro!



ANDALUCIA LIBRE nº85
jueves, 26 de abril de 2001
Andalucía es un magnífico cliente e inversor que no es tratado como
un socio privilegiado
IGNACIO MARTÍNEZ | Málaga

Andalucía es un magnífico cliente de Marruecos: le compró más del doble de lo que le vendió
en la década de los 90. En proporción el comercio con Andalucía fue mucho más rentable
para Marruecos que sus intercambios con España o la Unión Europea (UE). El año pasado, la
balanza comercial fue favorable para la UE incluso en el capítulo agrario, debido a la escasez
de cereales del vecino del sur. España importó en 1999 por valor de 200.000 millones de
pesetas y exportó 130.000 millones, una relación menos deficitaria que la andaluza.

Los empresarios andaluces están cada vez más presentes en Marruecos, sobre todo en el
norte. La Confederación de Empresarios de Andalucía calcula que un 20% de las 700
empresas españolas radicadas en suelo marroquí son andaluzas: unas 150 sociedades sobre
cuya inversión total no hay cifras oficiales. Este buen cliente e inversor no tiene, de
momento un trato privilegiado. Francia sigue siendo el socio preferido y el primer inversor.

Marruecos quedó muy marcado por los acuerdos del GATT de 1993, para la liberalización del
comercio mundial, que teóricamente acabaron con las barreras arancelarias, pero
establecieron unos precios mínimos de entrada que ponían sus productos agrarios más caros
que la producción interna europea. Francia y España hicieron de valedores ante la UE en
1995, para conseguir unos derechos de entrada para frutas y hortalizas, que inquietaron a
los productores de Almería y Huelva. Pero Francia capitalizó mejor sus buenos oficios, porque
es el primer cliente de Marruecos, mientras que España, y en particular Andalucía, es un
poderoso competidor. Juan Colomina, gerente de Coexphal, la asociación exportadores
almerienses, se teme 'lo peor', cuando la UE y Marruecos se sienten a negociar la renovación
de los acuerdos del 95, un trato que se quiere cerrar antes de octubre: 'Quieren hacer
concesiones muy importantes, que nos quitarán mercado a nosotros'.

Entretanto, empresas agrícolas andaluces están tomando posiciones al otro lado del
Mediterráneo. Alconeras, de Moguer, está exportando fresas desde Kenitra. La sevillana Erba
está produciendo arroz en Larache. La CEA anima a sus asociados a vender tecnología,
invernaderos y riego por goteo a la industria agraria marroquí. La empresa sevillana Sadrín,
líder mundial en tecnología para la aceituna de mesa, factura unos 500 millones de pesetas
al año a su centenar de clientes marroquíes.

El grupo sevillano Iturri ha establecido una filial en Tánger para confeccionar ropa de trabajo.
En Tetuán están la antequerana Campomar, que produce productos de baño y perfumes; la
malagueña Ubago tiene una fábrica de conservas pesqueras, y la granadina Lanima se
dedica a los perfiles de aluminio. En turismo casi no hay presencia andaluza, según el
presidente de los hoteleros de la Costa del Sol, Miguel Sánchez. Este empresario, con socios
malagueños, estudia la creación en Marraquech de un complejo de ocio y residencial, con
hoteles y campo de golf, que supondría una inversión de más de 50.000 millones de pesetas.



              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                    11
La poderosa flota industrial marisquera de Huelva, que tiene 160 barcos faenando en 12
países y factura al año casi 30.000 millones de pesetas, no ha podido seguir implantándose
en Marruecos, a pesar de que controlan, junto a empresarios de Cádiz, 40 de las 54 únicas
licencias que Marruecos tiene concedidas a los barcos de bandera propia para marisco
congelado. Las licencias también están congeladas. El consejero de Pesca, Paulino Plata
precisa que Marruecos sólo ha aumentado en 7.000 millones de pesetas su exportación de
pescado el año pasado, mientras antes cobraba 20.700 millones por alquilar sus aguas, así
que no está haciendo un buen negocio. Pero de momento, no habrá más, hasta que
Andalucía consiga un trato privilegiado.

Las leyes europeas y marroquíes obstaculizan las empresas mixtas

La creación de empresas mixtas, con aportación de capital extranjero y marroquí, como
alternativa para que los armadores andaluces sigan faenando en aquellas aguas, con
pabellón de Marruecos, se topa con tres inconvenientes graves: Falta dinero y mentalidad,
pero sobre todo, las actuales leyes europeas y marroquíes obstaculizan de hecho una
operación semejante.

Las leyes de Marruecos no admiten para una teórica empresa mixta barcos con más de diez
años, mientras los reglamentos de la UE no permiten exportar embarcaciones con menos de
diez años. (Más de la mitad de la flota andaluza tiene menos de 10 años). Pero aunque no
existiera esta incompatibilidad, los voluntarios se encontrarían con otros dos inconvenientes:
aunque el código de inversiones de Marruecos no pone límite al porcentaje de participación
extranjera en la empresa mixta, en la práctica el Ministerio de Pesca de Rabat nunca concede
una licencia a un barco con mayoría de capital foráneo. Y resta otro obstáculo europeo: El
armador tendría que devolver las ayudas comunitarias que recibió para construir su buque.

Anticipándose a estos inconvenientes y a la entrada de España en la UE, en 1985 un grupo
de empresarios de Huelva y Cádiz exportaron sus barcos y crearon hasta 40 empresas
mixtas con socios marroquíes. 'No era gente del sector pesquero, sino con influencias para
importar los barcos y conseguir las licencias', aclara el onubense Andrés Perles, que tiene
nueve barcos con pabellón marroquí, con capital mixto al 50% y de presidente de la sociedad
a un ciudadano de Marruecos.

Opinión
Pesca, acto final.
¿Donde estaba el "ministro" andaluz de Pesca, Paulino Plata, mientras la Unión
Europea daba carpetazo en Luxemburgo a las negociaciones pesqueras con
Marruecos y decidía liquidar la flota pesquera andaluza?. Respuesta: En el pasillo;
esperando junto a los periodistas y los representantes del sector pesquero las
noticias que pudieran salir de la sala.

Nuevamente se demuestran las consecuencias de la ausencia de Soberanía
Nacional. Andalucía asiste como espectadora impotente a como otros deciden su
destino.

El final ha sido un broche acorde con todo el proceso. Una encadenada sucesión de
disparates, incompetencias, abandonos... El Gobierno español se ha opuesto a la
propuesta de Portugal de seguir negociando con Marruecos para salvar a la flota
artesanal (el 80% de la andaluza, lo es) y aprovechar las señales lanzadas desde
Rabat de apertura a negociar específicamente su futuro. Se ha preferido liquidar la
flota el mismo día que la UE aprobaba un costoso acuerdo pesquero con
Groenlandia (territorio danés pero fuera de los márgenes de la Unión por voluntad
propia).

Si ya de por sí la pesca tenía un significado económico y una entidad social
diferente para Andalucía que para el Estado español o para la UE en el contexto de



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                   12
sus relaciones globales con Marruecos (aquí reproducimos un enlace a un
interesante articulo de A. Cubillo sobre la vertiente petrolera de esas relaciones);
en el específico ámbito pesquero ya resultaba claro desde un principio los muy
diferentes y contradictorios intereses entre las flotas andaluza, canaria o gallega.
No podían ser lo mismos entre una flota básicamente artesanal como la andaluza y
otras, capacitadas por su autonomía y especialización, para faenar en otros
caladeros más lejanos. Tampoco Marruecos podía considerarlas de igual manera por
razones económicas obvias. Resulta difícilmente discutible la impresión de que si
Andalucía hubiera negociado como Estado nacional independiente hubiera obtenido
de Marruecos condiciones mucho más favorables y además compatibles con
los derechos marroquíes a recuperar la explotación de una actividad extractiva
como la pesquera, importante para el desarrollo económico marroquí.

Las ultimas bravatas de Aznar afirmando que Marruecos pagará su actitud a la hora
de las condonaciones de deuda o las inversiones en infraestructura son una cortina
de humo porque los lazos económicos y políticos mutuos son demasiado fuertes y
además el Estado español carga con el fardo de la preservación de su presencia
colonial en Ceuta y Melilla, que le obliga a una prudencia y cuidado particular para
sostener al Régimen monárquico marroquí.

Las organizaciones del sector pesquero andaluz (tanto cofradías de armadores
como sindicatos) tampoco salen bien paradas. Se han llevado meses dormitando,
contentadas con las subvenciones y pensiones. Han dejado que su futuro se
mezclara con el de otras flotas y a la hora de movilizarse han tomado la vía fácil
pero errónea de bloqueos de pescados y mercancías marroquíes (que además los
burlan con toda facilidad) en lugar de apuntar a otros objetivos sensibles, ligados a
los responsables reales de su situación: España y la UE. Han mirado a Rabat
(cuando a Marruecos, lo que había que ir era a hablar) en lugar de a Madrid y
Bruselas.

La Junta de Andalucía ahora tampoco puede escurrir el bulto, contentándose con
recordar que no tiene competencias y con cargarle la culpa al Gobierno español del
PP. Si Andalucía no tiene competencias al respecto es responsabilidad de todos los
que apoyaron la Constitución y el Estatuto así que, llegada la ocasión, lo que
tendría que hacer el Gobierno andaluz es exigirlas; intentar establecer acuerdos con
Marruecos; encabezar la reivindicación de fondos para la reconversión a Madrid y
Bruselas que no sean simplemente el coste de unos desguaces y prejubilaciones y
diseñar y ejecutar las políticas necesarias para evitar la marginalización de las
comarcas afectadas.

Mucho nos tememos que, nuevamente, el españolismo de la Junta la haga abdicar
de esa responsabilidad y la debilidad de la conciencia nacionalista impida, por su
parte, articular desde el sector y el conjunto de la sociedad andaluza las estrategias
que demandan la situación.


ANDALUCIA LIBRE nº108
miércoles, 26 de diciembre de 2001
El CES señala que el ritmo de convergencia de
Andalucía con la media de la Unión Europea es 'muy
lento'
A. B. |EL PAIS Sevilla 19/12/2001

La 'bonanza' por la que pasa la economía andaluza desde hace cinco años no ha
sido suficiente para recortar de modo apreciable las distancias con la media



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           13
europea. Más aún, según el informe hecho público ayer por el Consejo Económico y
Social (CES) de Andalucía, la comunidad ha perdido puestos con relación a otras
economías regionales que partían de una situación similar.

En su informe, el CES recoge los datos de Producto Interior Bruto (PIB) por
habitante publicados por la Comisión Europea para el periodo 1986-1998. Según
estas cifras, Andalucía era hace 15 años una de las 25 regiones europeas con
menor renta per cápita de la UE, con un nivel que sólo alcanzaba al 53% de la
media comunitaria, por encima de Extremadura (44%), Alentejo (37%) y Algarve
(44%), en Portugal, y muy cerca de Castilla La Mancha (54%) o Galicia (55%).

El panorama doce años después no era nada halagüeño para la economía andaluza.
Como el resto de las regiones menos desarrolladas y gracias, entre otras cosas, a
los fondos comunitarios, Andalucía acortó distancias con la media europea en este
periodo, pero lo hizo en mucha menor proporción que otras economías similares.
Así, en 1998, la renta media per cápita andaluza se situaba en el 58% de la media
comunitaria, cuatro puntos de avance respecto a 1986. Pero en otras regiones del
furgón de cola del tren comunitario, la convergencia ha sido mucho mayor: el PIB
por habitante del Algarve (76%) y Alentejo (67%) ha pegado un importante
estirón, al igual que Castilla La Mancha (67%) y Galicia (76%).

La renta per cápita andaluza sólo es superior a Extremadura (50%) y similar a
Macedonia y Tesalia (Grecia), las islas Madeira (Portugal) o Guayana y Guadalupe
(Francia). 'Andalucía mantiene un ritmo de convergencia muy lento e inferior al de
las regiones de su entorno', concluye el CES, que se basa en el PIB por habitante
como único índice de convergencia. Otros expertos señalan que, si se tiene en
cuenta el crecimiento demográfico y la creación de empleo, la comunidad sería una
de las que más distancias ha recortado.

Chaves dice que la convergencia con la UE ya no se mide con el PIB

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, dijo por su parte que el informe del
Consejo Económico y Social de Andalucía (CES) que advierte que la comunidad
converge a un ritmo 'muy lento' e 'inferior' al de otras regiones europeas, se ha
basado en un criterio 'inadecuado'. Para Chaves el Producto Interior Bruto (PIB) per
cápita 'ya no sirve para medir la convergencia de la región respecto a la media
europea'. Dijo que el Instituto Internacional San Telmo llegó a la conclusión de que
Andalucía era la región que 'más había convergido con Europa'. En su opinión, hay
que tener en cuenta otros criterios como población o crecimiento económico, con
los que 'nosotros crecemos por encima de la media española y europea'. La
consejera de Economía, Magdalena Álvarez, declaró que el informe 'carece de
fundamento real y de rigurosidad'.


Opinión
La Andalucía dependiente y el cinismo del PSOE
El CES es un órgano que, por regla general, se muestra manifiestamente inútil. Su
función básica es servir de correlato institucional a la concertación social -vulgo,
colaboración de clases- y para algunos neosocialdemocrátas del PCE-IU estar
llamado en un hipotético futuro a ser sede de una inoperante e impotente
planificación indicativa (en la que, como es sabido, lo adjetivo anula siempre lo
sustantivo).




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          14
Sin embargo, hasta allí ha surgido la constatación de lo que resulta una evidencia
manifiesta: el mantenimiento de la situación dependiente y subordinada de
Andalucía. No es que el CES se haya convertido al nacionalismo revolucionario,
simplemente se ha limitado en su informe a reflejar la realidad socioeconómica que
ofrece la estadística y que el PSOE habitualmente oculta o manipula. La conclusión
política es nítida: veinte años de autonomía constitucional española no han
reducido en nada la dependencia y supeditación de Andalucía; el nivel económico
real de Andalucía es hoy equiparable al de la Guayana francesa.

La respuesta del PSOE ha sido tan cínica como patética. El Sr. Presidente del
Gobierno andaluz, Manuel Chaves, aporta al mundo la buena nueva de que el
desarrollo económico de un país no ha de tener en cuenta ni valorar a su Producto
Interior Bruto, ni en términos absolutos ni relativos. Seguro que esta novedosa
teoría económica sería del agrado de los gobiernos de Rusia, Argentina o Burkina
Fasso. Si faltara algo, ha tenido la desfachatez de referirse al empleo como
presunto aval de su tesis, cuando es notorio que Andalucía es la nación con mayor
índice de desempleo de Europa, al que hay que sumar además unas proporciones
de empleo precario y economía sumergida aterradoras.

Los fríos datos evidencian que tanto la inclusión en España como en la Unión
Europea no sirven para recuperar el diferencial andaluz de subdesarrollo. La
ausencia de Soberanía Nacional para desarrollar una política económica nacional
propia y la asunción disciplinada de los dogmas neoliberales han conducido a
Andalucía a esta consolidación del subdesarrollo, eso sí, modernizado.

Además, cara al futuro, están en el alero incluso los efectos epidérmicos
secundarios de la inclusión en la UE. Los fondos europeos que han alterado, sin
modificar en su fondo, la subordinación andaluza, financiando redes clientelares e
infraestructuras insertas en el modelo dependiente no dejaran de resentirse de la
anexión neoliberal de la Europa oriental a la UE que tan incoherentemente apoyan
las fuerzas parlamentarias andaluzas. Seguro que aún entonces, Chaves y su
cuadrilla seguirán encontrando argumentos para defender lo indefendible y así
continuaran hasta que el pueblo andaluz convierta la realidad objetiva en decisión
subjetiva de eliminar su relegación.




ANDALUCIA LIBRE nº111
martes, 22 de enero de 2002
El PSOE aboga por nuevas alianzas con los
empresarios
'Es necesario un cambio de mentalidad para depender menos y emprender más',
afirman en el documento sobre modernización
LOURDES LUCIO | Sevilla EL PAÍS

El PSOE quiere poner de moda la palabra y el concepto de riesgo. Los redactores
del documento base sobre Segunda Modernización. Andalucía, iguales en Europa,
que se debatirá en una conferencia política a primeros de mayo en Granada,
apostaron ayer por 'un cambio profundo' en su organización que, sin renunciar a los
valores tradicionales de la izquierda, les lleve a establecer nuevas alianzas con los
empresarios. Por primera vez, el PSOE ha puesto en negro sobre blanco una serie
de declaraciones estratégicas impensables hace unos años.

El PSOE convocó ayer un desayuno de trabajo en el que, además de explicar el
contenido del documento sobre la segunda modernización, visualizó que hay un
equipo distinto de dirigentes regionales. Todos ellos, comandados por la


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           15
vicesecretaria general, María del Mar Moreno, resaltaron la necesidad de 'un cambio
de mentalidad para depender menos y emprender más'.

La palabra emprendedor empezó a circular en el PSOE en la pasada campaña
electoral, por boca del ex presidente del Gobierno Felipe González, quien en sus
mítines y en reducidas reuniones con militantes de su partido, sobre todo del
interior de Andalucía, y empresarios defendió la necesidad de propiciar un giro en la
mentalidad conformista y estática de los andaluces. En algunos documentos del
PSOE -como el elaborado hace cinco años por un grupo de expertos y dirigentes- se
apuntan estas ideas, aunque no tuvieron mucha proyección.

'El futuro de Andalucía no seguirá dependiendo sólo de la protección institucional y
el gasto público'. Esta declaración de la vicesecretaria del PSOE impregna los cuatro
capítulos del texto -globalización, sistema de ciudades, nuevos retos sociales y la
nueva Administración-, en el que no hay concreciones o propuestas específicas, a la
espera de que los militantes presenten sus aportaciones y se recojan en el
documento definitivo que se apruebe en la conferencia.

Dado que el PSOE no suele descontrolar sus tiempos políticos y mantiene un
estricto calendario de trabajo, habrá reflexiones que ahora se apuntan como
posibilidad que se conviertan más tarde en compromisos, como es el caso de la
reforma del Estatuto de Autonomía, proyecto que el PSOE parece dispuesto a
acometer después de un amplio debate político y social. 'Al PSOE nunca le va a
faltar valentía, pero vamos a hacer una reforma útil, que persiga objetivos, no sólo
técnica', aseguró Moreno.

'Sin complejos'

Lo que más llama la atención del borrador es la apuesta por la iniciativa privada.
'Planteamos un cambio fundamental: mantener desde la izquierda no sólo las
alianzas tradicionales, sino con los empresarios y la sociedad del conocimiento',
aseguró Antonio Fernández Poyato, secretario de Educación e Investigación. A la
iniciativa privada se le concede el papel de 'protagonizar muchos de los grandes
cambios' necesarios para lograr la convergencia con Europa. Se propone nuevos
mecanismos de financiación -básicamente concedidos por las entidades financieras,
a las que se les reprocha su conservadurismo- en lo que se tenga en cuenta no
sean las garantías reales que presenten los 'emprendedores' sino el 'capital
intangible' del proyecto. También se cuestiona las políticas públicas de
subvenciones 'que suponen un premio a la inversión' más que un instrumentos de
financiación.

Los dirigentes del PSOE son conscientes de que en todo partido hay tendencias al
conservadurismo, que provoca reticencias, en palabras de la responsable regional
de Economía, Clara Aguilera, por lo que apostó por que el PSOE 'asuma con riesgo
y sin complejos' un debate en el que se persigue marcar nuevos horizontes de
autogobierno y la convergencia real con Europa en un periodo de 20 años.

Más que reticencias, el portavoz adjunto del grupo parlamentario del PSOE, Manuel
Gracia, cree que 'hay inercias' internas en su partido, al igual que hay dirigentes,
básicamente los alcaldes, que desde hace tiempo buscan otros enganches de
financiación al margen de las subvenciones oficiales.

Los dirigentes del PSOE pusieron más énfasis en la defensa de lo que significa los
programas LEADER, donde la inversión de la UE va ligada a proyectos de negocio y
empleo, que el programa de empleo rural, aunque el secretario de Ciudades y
alcalde de Ardales, Salvador Pendón, defendió la continuidad de este sistema. No



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           16
obstante, desde el PSOE se afirma que su 'política de subvenciones tiene que ser
diferente' y plantea 'cambios en los instrumentos' de ayuda, aseguró Aguilera.

En cuanto a la propuesta sobre la Administración, en el PSOE son conscientes de
que será polémica, ya que apuestan por encargar a la iniciativa privada la gestión
de determinados servicios. 'No hablamos de reducir el papel de lo público en
Andalucía, sino de incorporar sustancialmente el papel de lo privado', aseguró la
vicesecretaria del PSOE. Para María del Mar Moreno, una vez logrado el objetivo de
la universalización de los servicios, se trata ahora de hacer una apuesta por la
calidad y 'la excelencia'. Los redactores proponen una 'apuesta audaz' para lograr
una 'Administración pública eficaz'. Varios principios rigen esa declaración entre los
que destaca el de la descentralización que 'debe llevar a introducir en el sector
público las técnicas que el sector privado usa para lograr una mayor eficiencia
económica, como la subcontratación o la externalización de determinados servicios,
la encomienda de gestión de servicios, el concierto o el contrato programa'.

La idea de modificar el criterio de las ayudas de la Administración gravita
implícitamente en el documento base. En el capítulo dedicado a las ciudades se
afirma en el apartado sobre la Andalucía rural la necesidad de 'abordar la reforma
de los instrumentos de protección del empleo agrario', sin ir más allá en el
enunciado que a la postre supondría un cambio total del actual sistema de subsidio
por otro en el que se prime el empleo y el negocio.

La conferencia política es una de las tres vías elegidas por el PSOE para impulsar el
debate sobre la segunda modernización lanzado por Manuel Chaves. Las otras dos
son el Parlamento, a través de la comisión de Desarrollo Estatutario, y el Gobierno.
El coordinador de los proyectos del Ejecutivo, Manuel Pezzi, tiene previsto
mantener esta semana una reunión con un grupo de expertos en distintas
disciplinas para organizar foros de participación ciudadana. Algunos de los citados -
entre ellos Francisco Ferraro, Juan Montabes, Antonio Porras Nádales, Manuel Pérez
Yruela- ya elaboraron junto con los dirigentes del PSOE José Asenjo y Javier Torres
Vela, un documento que titularon Andalucía proyecto XXI: apuntes para una
propuesta socialista en febrero de 1996. Muchas de las reflexiones recogidas
entonces están ahora en primer plano.

Opinión
Cuando las palabras suceden a los hechos.
El PSOE aclara paulatinamente lo que nos preparaba con aquel montaje de la
Segunda Modernización (ver ANDALUCÍA LIBRE 93, 94 Y 95). Se trata de dar
amparo y cobertura presuntamente intelectual a lo que ha sido la orientación
dominante de su política en Andalucía los últimos veinte años. Se pretende que las
palabras -por si faltaba alguna todavía- sintonicen y pretendan legitimar y justificar
no sólo los hechos sino también una nueva vuelta de tuerca en las practicas. A una
política neoliberal, más argumentos neoliberales. A un fracaso evidente en superar
el subdesarrollo andaluz, una nueva hornada de justificaciones que exculpen
traiciones, responsabilidades e incompetencias gubernamentales haciendo recaer
las culpas mediante recursos esencialistas en no se sabe bien qué cargas genéticas
insertas en el ADN andaluz. Quien no se desarrolla es porque no quiere, viene
a decir el PSOE; quien es pobre es por sus pecados, decían los burgueses
pietistas del brumoso norte continental en la época de la Revolución Industrial, allá
por el siglo XIX. ¡¡Enriqueceos, emprendedores!!, afirma el PSOE.

Recuperar lo más salvaje y reaccionario del neoliberalismo es la propuesta del
capitalismo de izquierda; ¿qué pensaran dejarle a la derecha capitalista?.
*Crisis del Sector Minero de Huelva: La mina se jubila



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            17
ANDALUCIA LIBRE nº114
miércoles, 24 de abril de 2002
Chaves se entrevista con miembros del movimiento
antiglobalización ante la próxima cumbre de la UE en
Sevilla
Andalucia24horas, 23/04/2002 -

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, recibe en el Palacio de San
Telmo a representantes del Foro Social de Sevilla, plataforma que agrupa a
organizaciones, colectivos y personas que integran el movimiento antiglobalización
y están preparando actos a favor de su proyecto alternativo con motivo de la
cumbre de la Unión Europea que se celebra a finales de junio en la capital
hispalense.

El encuentro, que tendrá lugar a partir de las 17.00 horas en el Palacio de San
Telmo, será la primera toma de contacto de las autoridades de la Junta con el
movimiento antiglobalización después de que el pasado 10 de marzo el propio
Chaves anunciara en un acto público su intención de mantener una "relación fluida"
entre el PSOE y el sector pacífico del movimiento antiglobalización.

El presidente andaluz señaló que la cumbre de la UE en Sevilla "debe ser una
oportunidad para hablar y abrir un proceso de diálogo sincero, abierto y distendido
con el movimiento pacífico antiglobalización para poner encima de la mesa las
diferencias y coincidencias que tenemos en relación con este proceso".

Chaves considera que una relación fluida con el movimiento antiglobalización
contribuirá al "éxito" de la cumbre de la UE en Sevilla que, en su opinión, no debe
limitarse a las cuestiones que afectan directamente a los países europeos, sino que
debe abordar igualmente "temas netamente mediterráneos" como los problemas de
seguridad derivados del conflicto árabe-israelí o la cooperación con los países de la
orilla sur.

En una reciente intervención en el Parlamento andaluz, Chaves llegó a apuntar la
posibilidad de convertir a Sevilla o, en su defecto, a otra ciudad andaluza en un foro
de debate permanente para analizar las consecuencias de la globalización y
defendió la necesidad de adoptar medidas para acortar las distancias entre "países
globalizadores y países globalizados".

Opinión
Malas compañías
       Celebrada la reunión con el Presidente de la Junta, la radio informa que el
       social-liberal Chávez se ha manifestado encantado con el encuentro y
       dispuesto a subvencionar en el futuro algunas actividades del movimiento
       antiglobalización (sector pacifico, por supuesto).

       ¿De qué va el Foro Social de Sevilla?. ¿En qué país viven?. ¿Por qué y para
       qué avalan a un social-liberal confeso como Chávez?. ¿A qué le regalan a
       este bruto una imagen dialogante y abierta?. ¿Qué objeto tiene introducir
       más confusión política entre la gente?.

       La sucursal andaluza del PSOE lleva veinte años aplicando de forma
       implacable y empecinada la doctrina neo-liberal, traicionando los intereses
       nacionales andaluces y contribuyendo a la precariedad y sobreexplotación de



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            18
       la clase obrera andaluza. El modelo del PSOE en Andalucía merece incluso
       ser estudiado internacionalmente como un ejemplo de lo que significa
       política y socialmente la implantación en un medio nacional dependiente y
       sin soberanía política del modelo neo-liberal. Para todas aquellas fuerzas,
       plataformas y colectivos que tengan una mínima coherencia anticapitalista y
       antiglobalización ha de ser algo evidente y una posición de principio que el
       PSOE no es siquiera un posible compañero de viaje sino directamente un
       adversario en la lucha contra la mundialización capitalista. Y si no se tiene
       este mínimo claro -como así lo manifiesta este episodio- habrá que concluir
       que esta gente esta ubicada en el lado equivocado de la barricada.

       Súmese a todo esto el evidente interés del PSOE por criminalizar a los
       sectores combativos consecuentes del movimiento antiglobalización andaluz,
       deslindando y separando entre si al sector integrado -que merece no sólo
       respeto y buen trato sino incluso subvenciones desde el poder- del sector
       presuntamente extremista, que ha de ser convenientemente reprimido
       llegado el momento si no admite reproducir y limitarse al guión establecido
       de procesiones inocuas al uso, como única forma de protesta política y social
       admisible.

       Con compadreos como estos queda clara la urgencia de una clarificación y
       delimitación políticas nítidas en el seno del movimiento, de manera que
       nadie pueda pensar que todos los gatos son pardos o que sigan
       confundiéndose churras con merinas. Andalucía no lo merece.

ANDALUCIA LIBRE nº115
miércoles, 1 de mayo de 2002
Antiglobalización
Entrevista con el Foro Social de Sevilla
'Si el alcalde no pone medios, puede ser un caos' - 'Sevilla es conservadora y
mariana, no es de izquierdas y es difícil de movilizar'
TEREIXA CONSTENLA | Sevilla - El País - Andalucía / 28 de Abril de 2002

Este texto es un resumen de la entrevista con Federico Noriega, de CGT, José María
Trillo, de Ecologistas en Acción, y Javier García, del Movimiento de Resistencia
Global. Los tres pertenecen al Foro Social de Sevilla.

¿Qué es el movimiento antiglobalización y el Foro Social de Sevilla?

Noriega. Una respuesta de la sociedad civil ante la incapacidad de partidos tradicionales de
izquierda para contrarrestar el empuje de las políticas neoliberales y sus desigualdades. La
cumbre de junio fue la chispita que aunó la voluntad de movimientos que ya trabajaban en
Sevilla. Trillo. Es un reflejo de nuevos movimientos sociales y nuevas demandas ante el
hiperdesarrollismo actual. El Foro defiende una serie de mínimos en los que coincidimos
movimientos tradicionales, sociales y ciudadanos. García. El término es un invento
periodístico, porque es contra la globalización capitalista. El concepto es la esperanza de la
humanidad para transformar esta catástrofe, que acaba con el medio ambiente y llega a
cotas de pobreza sin precedentes. El Foro defiende en la práctica que es posible otra Europa
diferente a la del capital y la que condena a morir a cientos de inmigrantes.

'Una cosa es debatir con la administración y otra venir a nuestro lado de la
barricada'

P. Grupos de la izquierda tradicional pertenecen al movimiento. ¿No temen ser
fagocitados?

Noriega. Ciertos partidos tradicionales ven una referencia en el movimiento. Para mí dista
mucho de que tengan la posibilidad de integrarse en él, tendrían que andar un largo camino



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                   19
del desierto y reflexionar sobre sus errores. Quizá fueran bien acogidos después de esa
revisión, no a corto plazo. Flirtean con nosotros, pero no pueden ni deben estar dentro.
Trillo. La izquierda tradicional es también la base del movimiento, no se pueden dejar de
reconocer luchas anteriores. Por otro lado hay un intento de acercarse de opciones del
neoliberalismo que aún se siguen definiendo de izquierdas. La tradicional puede intentar
repetir sus estructuras dentro del movimiento, pero no entiendo el papel que pretenden
jugar los sectores neoliberales. Garcia. El movimiento está llenando un vacío creado porque
la izquierda oficial no ha estado a la altura de las circunstancias. Los partidos socialistas se
han socialiberalizado con la tercera vía y los comunistas se han socialdemocratizado. Al ver
lo que ocurrió en Seattle, a la izquierda tradicional empezaron a sonarle las campanas. Éste
es el movimiento social más fuerte desde los sesenta. El Foro de Porto Alegre es el medio
por el que la izquierda tradicional está aterrizando en el movimiento. Pero no hay que
ponerle ninguna barrera. Lo que nos preocupa es que organizaciones con una práctica
neoliberal, que gobiernan en algunas zonas, pretendan convertirse en la voz del movimiento.
Nos preocupa que intenten manipularnos.

P. ¿Cerrarán las puertas?

Noriega. Tenemos un manifiesto de mínimos, pero en un momento dado uno se puede tapar
la nariz y firmar el manifiesto. No vamos a poner cortapisas, si no las cosas claras. Una cosa
es debatir con las administraciones y otra venir a nuestro lado de la barricada, a eso no
estamos dispuestos. Trillo. El Foro se ha estructurado como algo democrático, participativo
y coherente. No ha dado ni va a dar muestras de incoherencia en su funcionamiento
democrático. Quien juegue a sacar rentabilidad mediática con su incoherencia, pagará los
costes. No tengo problemas en que se me acerque nadie, pero que se concrete en demandas
reales, no sólo hablamos contra las multinacionales de Estados Unidos, también estamos
contra las bases militares de Rota y Morón y a favor de una estructura participativa en los
ayuntamientos. El que juega a dos bandas pagará las consecuencias del doble juego.
García. Los partidos estatales han podido vincularse a la campaña estatal contra la Europa
del capital y la guerra. No es lo mismo un partido pequeño como el PSA de Pacheco que otro
que gobierna. La globalización también afecta a Andalucía y las políticas del Gobierno
andaluz tienen que ver con los efectos perniciosos de la globalización.

P. ¿Qué opinan de las distintas actitudes de las administraciones para colaborar
con el Foro?

Noriega. En la medida en que tienen más responsabilidades para organizar la cumbre tienen
más problemas para facilitar la otra. No pedimos que se incorporen al movimiento, sino que
garanticen el derecho a manifestarse. Eso implica que los medios públicos, que pagamos
todos, puedan ser utilizados. Trillo. El diálogo es fundamental para resolver conflictos, pero
esperamos que la finalidad de las administraciones al dialogar con nosotros sea para atender
nuestras demandas y no para hacer un uso mediático del movimiento y de la fuerza que
podemos tener de aquí a junio. Hasta ahora todavía no han concretado espacios. Si no lo
hacen pronto tendríamos que romper el diálogo y empezar a utilizar otras medidas para
conseguir un derecho como es el uso de espacios públicos. García. El Ayuntamiento de
Sevilla debería tomarse en serio la lección del de Barcelona, que tuvo un nivel de
conflictividad menor que el de Génova gracias a la responsabilidad de los organizadores.
Pero hay que agradecer los medios materiales y económicos que aportó el Ayuntamiento de
Barcelona para el éxito de esa movilización. Si el Ayuntamiento de Sevilla no pone los
medios para hacer una buena organización de la contracumbre, esto puede ser un caos.

P. ¿Cuál es el modelo a seguir en Sevilla?

Noriega. No vamos hacer una cumbre de bloqueo, sino de diferenciación de espacios. Hay
temas que tendrán más importancia, como la inmigración o el rural. Trillo. Barcelona ha sido
un referente organizativo y de contenidos. García. Barcelona es un modelo a seguir. Fue un
éxito con medio millón de manifestantes, la movilización más grande de la historia del
movimiento, mayor que Seattle.

P. ¿Y aquí esperan más?




              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                    20
Noriega. Hay un problema geográfico. Barcelona está cerca de Europa y tiene un área
metropolitana de cinco o seis millones de habitantes. El éxito no es tanto que la gente venga
de fuera, si no que impliquemos a la ciudadanía de aquí. García. Sevilla es una ciudad
conservadora y mariana por excelencia, no es de izquierdas y es difícil de movilizar. En junio
más. Tenemos que plantear a la sociedad sevillana que en esta movilización también se
reivindica otra manera de hacer la ciudad. Barcelona es el modelo, aunque se podrían
mejorar algunos aspectos. Allí se vivió la infiltración de policías en las manifestaciones
autorizadas. El movimiento antiglobalización es pacífico en su 99%, a lo mejor hay un sector
muy minoritario que puede provocar incidentes, pero que nos dejen manejarlos y no nos
metan infiltrados para provocar luego la intervención policial. Es la única nota triste que hay.

P. ¿Se sienten responsables de actos violentos?

Noriega. Desde el 11-S todavía nos criminalizan más, todo lo que se mueve contra el
imperio es terrorismo. Todo lo que organizamos son actos pacíficos. En Sevilla pondremos
todos los medios para que sea así, hasta ahí nuestra responsabilidad.

Los mimbres del Foro Social de Sevilla

MRG. El Movimiento de Resistencia Global es uno de los grupos que ha nacido de las
protestas contra el actual modelo de globalización económica. En Sevilla está integrado por
personas a título individual y colectivos (Jóvenes contra el Racismo, Asamblea de
Cooperación por la Paz, Izquierda Revolucionaria, CGT, IU, SOC y Ecologistas en Acción,
entre otros). Se reúnen dos veces al mes en la sede de la CUT. ATTAC. La Asociación por
una Tasa a las Transacciones Financieras Especulativas para la Ayuda a los Ciudadanos, un
movimiento internacional, se constituyó en Sevilla en 2001. Está implantada en varias
ciudades andaluzas. Es uno de los colectivos que ha nacido en respuesta al avance de la
globalización económica. El Foro Social de Sevilla está integrado, en la actualidad, por medio
centenar de organizaciones, además de personas independientes. Entre los colectivos del
Foro figuran la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Caravana por la Paz, CCOO,
CGT, la Coordinadora de ONG, Ecologistas en Acción, la Federación de Asociaciones de
Solidaridad con el RCADE Sáhara, Izquierda Andaluza, IU, Los Verdes, Movimiento por la
Objeción de Conciencia, Mujeres de Negro, ODITE, PCE, PSA o USTEA. Y MÁS La Red
Ciudadana por la Abolición de la Deuda Externa surgió en 1999 para organizar una consulta
popular sobre la abolición durante las elecciones del 12 de marzo de 2000. Más de un millón
de personas participaron en la consulta, en la que el 97% se pronunció a favor de que el
Gobierno español cancelase las deudas con los países empobrecidos. Tienen representación
en Sevilla.-

Manifiesto del Foro Social de Sevilla 2002
OTRO MUNDO ES POSIBLE, OTRA EUROPA ES POSIBLE

1. Los hombres, mujeres y entidades ciudadanas de Sevilla firmantes de este manifiesto nos
declaramos a favor del justo y libre acercamiento social, económico, político y cultural entre los
pueblos y países del mundo, dentro de los valores democráticos que defendemos y que
quisiéramos ver reforzados en el siglo XXI en todo el mundo. En ese contexto, está la Europa
social y justa que debemos construir entre todos. Nos emplazamos pues a defender y
promover una Europa solidaria, social y profundamente democrática. Los valores de las
personas deben estar por encima de los enfoques económicos y financieros del proceso
europeo en marcha, un proceso centrado desde sus inicios en el mercado único, a través de
políticas económicas, monetarias y financieras abiertamente neoliberales, donde prima y
predomina la visión económica capitalista.

2. Estamos a favor de una redistribución de rentas y de una fiscalidad europea común y
socialmente avanzada, ante la existencia de conflictos financieros mundiales que afectan
directamente a la vida cotidiana de las personas de este mundo. Creemos en la necesidad de
crear instrumentos y mecanismos recaudatorios para impedir la especulación y las guerras
financieras, destinados básicamente a paliar los efectos más dramáticos de la globalización en
los países del mundo.




              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                      21
3. Estamos a favor de abolir, condonar y hacer desaparecer la deuda externa de los países
económicamente dependientes. Necesitamos y defendemos una economía mundial justa y
solidaria frente a los abusos del capital hacia el medio ambiente y las personas. Una nueva
economía que establezca nuevas relaciones económicas y sociales distintas a las actuales que
establece el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del
Comercio con los países. Una economía al servicio de las personas y de los pueblos.

4. La construcción política de Europa se escapa al control democrático de la ciudadanía. Una
de sus características es su carácter antidemocrático. Las instituciones europeas toman
decisiones sin tomar en cuenta la opinión de los ciudadanos. Algunas de ellas ni siquiera tienen
que rendir cuentas a los gobiernos de los países miembros. La única institución donde la
ciudadanía europea tiene representación directa es el Parlamento Europeo que apenas tiene
poder real. Ante la ausencia de una verdadera unidad de los pueblos de Europa, abogamos por
una construcción europea desde la única instancia que puede legitimarla: los ciudadanos y de
una recuperación por estos de los espacios públicos transferidos a los poderes financieros y
empresariales.

5. Estamos a favor de políticas sociales reales, y en modo alguno podemos aceptar la actual
Carta Social Europea, verdadero exponente de una Unión Europea de mínimos sociales y
democráticos inaceptables y más que complaciente con las desregulaciones neoliberales que
en materia social se están realizando. Los contenidos de esta Carta se hallan bastante por
debajo del ordenamiento jurídico que en materia social y laboral es recogido en la totalidad de
las Constituciones de los estados miembros y de los tratados internacionales firmados por
estos, cuyos textos no se cumplen y son insuficientes.

6. Abogamos por un pensamiento crítico, libre y democrático. No aceptamos los principios y
contenidos del pensamiento único y de su reflejo en las políticas exterior y de inmigración,
centradas en solucionar problemas sin establecer una verdadera política de solidaridad con los
pueblos y países del mundo.

7. El actual enfoque del mundo después de los sucesos del 11 de septiembre y el conflicto de
Afganistán ha establecido a Europa como aliada de Estados Unidos en su afán
imperialista. Expresamos nuestra preocupación por la regresión del estado de derecho, que
con la excusa de combatir al terrorismo, ataca las libertades que dice defender y amordaza a la
sociedad civil. Para establecer una nueva Europa y otro mundo posible hay que hacer una
defensa activa de los derechos humanos y la paz . Preconizamos una Europa que impulse el
derecho internacional y una cultura de resolución pacífica de los conflictos.

8. Europa también se arma y elabora políticas militaristas. La Unión Europea esta poniendo en
marcha una fuerza de intervención rápida capaz de llegar a cualquier parte del planeta, más de
100.000 soldados dispuestos a desplegarse para defender los intereses de la Europa del
capital. De esta manera cada parlamento nacional tendrá que destinar parte del presupuesto
anual a aumentar los gastos militares, que irán destinados la mayoría de ellos al desarrollo de
la investigación militar para la producción de nuevas armas, reduciéndose aún más los fondos
destinados a asuntos sociales.

9. Ante el futuro de este planeta y de los que lo habitamos, y de las nuevas generaciones,
necesitamos de una Europa más comprometida con el medio ambiente y sus habitantes. Ante
el hecho de los graves abusos que cometen los poderes económicos a través de la política
económica, social y medioambiental europea denunciamos su reflejo en la estrategia europea
de desarrollo sostenible destinada a ser base de los que quieren convertir el planeta y sus
habitantes en un recurso más.

10. Saludamos la celebración del II Foro Social Mundial en la ciudad de Porto Alegre, nos
hacemos eco de las denuncias y alternativas allí vertidas por centenares de movimientos
sociales, sindicatos y partidos políticos de izquierdas de todo el mundo.




              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                    22
Hombres, mujeres y entidades ciudadanas de Sevilla firmamos este manifiesto y en torno a él
nos constituimos en Foro Social de Sevilla por otra Europa y otro Mundo más democrático y
justo. Llamamos a nuestros convecinos y conciudadanos a participar en su construcción .

Foro Social de Sevilla

Opinión
Foro Social de Sevilla: Reflexiones a vuelapluma
*Leyendo el Manifiesto constituyente del Foro Social de Sevilla salta a la vista y
llama la atención que en todo su texto no aparezca ni en una sola ocasión la
palabra "Andalucía". Andalucía, simplemente, no está. Habrá quien piense que
esta opción por situarse al margen del espacio -definiéndose a partir de un discurso
que se pretende igualmente valido para Dinamarca que para Córcega- es una
muestra de internacionalismo. Por otra parte, habrá también -como en nuestro
caso- quienes sabiendo que el internacionalismo nada tiene que ver con el
cosmopolitismo abstracto, valoren esta omisión primariamente como una muestra
de la debilidad política del Foro, reflejo de una situación de la izquierda social
andaluza que explica en parte su propia marginalidad. El tono europeísta del
documento o la ingenua referencia al derecho internacional como talismán
justiciero, abundan en esta impresión.

*Dicen los portavoces del FSS que Barcelona es un modelo a seguir y un referente
organizativo y de contenidos. Nadie niega el éxito de convocatoria en la
movilización de la capital de Cataluña. Sin embargo, es mucho más discutible que
sus efectos políticos se hayan situado a la altura de los precedentes de Seattle,
Praga, Gotemburg o Génova. Más bien parece que Barcelona supuso un remanso
agradecido en el camino de los lideres neoliberales de la Unión Europea, que -como
buenos demócratas- no tuvieron mayor problema en convivir con una manifestación
demostrativa -eso sí, muy grande- realizada una vez terminadas sus tareas y que
en ningún momento se planteo aún como objetivo simbólico obstaculizar ni tan
siquiera fuera formalmente sus planes y funciones. Federico Noriega (CGT) pone el
dedo en la llaga cuando en la entrevista anuncia la apuesta del FSS por una cumbre
de diferenciación de espacios y no de bloqueo. Más bien parece que la Unión
Europea y lo que representa, puede convivir perfectamente con quienes de entrada
ya prefieren recluirse en su espacio hasta consumirse en él; más dudoso es que
mantuviera similar actitud tolerante si a los discursos de condena, le acompañaran
las convocatorias en sitio, hora y fecha coherentes al objeto de dificultar su faena.
Ni es lo mismo uno que lo otro, ni son las mismas las consecuencias de una u otra,
ni son iguales las enseñanzas que desprenden en la conciencia social y
especialmente juvenil una u otra, ni seguramente la actitud de las fuerzas social-
liberales o de algunos añadidos en su seno sería la misma ante el Foro si en lugar
de optar por una, hubiera optado por la otra. He aquí un ejemplo claro de como lo
pretendidamente organizativo es tan político como la letra de un manifiesto. Quizá
quepa rectificar todavía.

*Y es que en los últimos días el FSS ha saltado a la palestra publica al haberse
visto implicado en toda una operación de integración mediática desde el PSOE, en
la que ha participado hasta el mismísimo Presidente Chaves (ver Andalucía Libre nº
114) y que puede seguirse en detalle en Andalucía24Horas. Merced a una
entrevista con Chaves y las consecuentes declaraciones en cascada, tanto propias
como ajenas, el PSOE ha conseguido transmitir la imagen de que se encuentra a los
dos lados de la barricada: responsablemente, como fuerza institucional, del lado de
los lideres de la UE y también del sector pacifico y responsable -a manera de una
ONG- del llamado movimiento antiglobalización.




             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                23
Lo de menos en este episodio ha sido que en su origen la implicación de Chaves
pretendiera enmendar la torpe actitud reaccionaria del alcalde Monteseirin (PSOE)
que, estúpido como siempre, cateto y más papista que el Papa, preocupado por no
molestar a la Sevilla Eterna y orgulloso de su segundo de gloria al recibir en su
ciudad a tanto jerifalte, se había preocupado de manifestar una ostentosa sordera a
las peticiones de espacios públicos de infraestructura para la Contracumbre
realizadas reiteradamente desde el Foro Social de Sevilla. Cabe ante ello
preguntarse si hubiera sido (o sería) tan grave que los forasteros, tras comprobar
como se las gasta el PSOE en Andalucía llevándose esa noticia por Europa, tomaran
paseos y espacios sevillanos, disfrutando de la primavera andaluza y sus noches
sensuales. Cabria también interrogarse sobre si un centro de prensa -que por otra
parte puede sustituirse por las sedes de las organizaciones políticas y sociales
autóctonas o por otros recursos- y un camping, compensan no sólo la alteración de
las prioridades políticas sino también todos sus efectos colaterales. Quizá las gentes
del FSS tendrían que repetirse a sí mismas que ni han de competir ni han de
demostrar nada ante nadie de fuera y que, en todo caso, por lo que podrán ser
medidos no es por la variedad de los recursos materiales que ofrezcan sino por la
tarea realizada de clarificación política y consecuente convocatoria a la población
andaluza. (Lo que viene a recordar que una mijita de dignidad nacionalista es hasta
buena para la salud psicológica de la gente).

*Finalmente, dos constataciones al hilo de la entrevista. Primera, que todas las
horas dedicadas a los mecanismos y florituras habituales se demuestran poco
practicas ante la obviedad de que todo hijo de vecino es incapaz (y en su derecho
está, además) de abstraerse de sus principios y prejuicios a la hora de explicarse y
que mejor partir de ello. Segunda, que mejor una roja que ciento amarilla, es decir,
que hubiera sido mucho más claro que en lugar de tanto eufemismo alguien
hubiera citado a Chavez y al PSOE por su nombre, al hablar de los intentos de
usurpación y acercamiento oportunista e hipócrita al Foro. (Aunque puede que esto
se dijera y quedara cortado, claro).

ANDALUCIA LIBRE nº123
lunes, 17 de junio de 2002
Cumbre de Sevilla de la Unión Europea
El Gobierno español prepara la Cumbre de Sevilla de la Unión Europea:

      Entre los días 20 y 24 de Junio, con el acuerdo de la Junta de Jueces, los Juzgados de
       Sevilla se trasladaran a las Comisarías (para incrementar la productividad, se supone).
      Los controles policiales dentro de la ciudad y en las inmediaciones están provocando
       ya retenciones de vehículos de horas. Los recintos de la Cumbre, en torno al Palacio
       de Congresos en Sevilla Este y al Hotel Alfonso XIII, han configurando sendos
       espacios ya conocidos como La Ciudad Prohibida, cercados y vallados.
      Además, el Gobierno español -nuevamente con el aval judicial- ha prohibido la
       manifestación convocada por el Foro Social de Sevilla, pretendiendo desplazarla a la
       calle Torneo -entre el casco histórico y el río Guadalquivir- una autentica ratonera.


La manifestación del Foro no irá por Torneo pese al fallo del TSJA
Reyes Rincón | EL PAIS-Edición Andalucía Sevilla

El Foro Social de Sevilla aseguró ayer que habrá una manifestación antiglobalización el
sábado 22, pero no discurrirá por el itinerario alternativo propuesto por la Delegación del
Gobierno en Andalucía y que ayer respaldó el TSJA. El alto tribunal andaluz desestimó ayer el
recurso del Foro contra la prohibición del Ejecutivo de que se manifiesten por el centro, a
través de la ronda histórica. El texto de la sentencia incluirá un voto particular del
magistrado Julián Manuel Moreno Retamino. En la práctica, la decisión del TSJA implica la



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                   24
autorización de que la marcha antiglobalización discurra por el itinerario alternativo
propuesto por el Gobierno, que desplaza la protesta del centro hacia la isla de la Cartuja. Los
portavoces del Foro anunciaron que no se manifestarán por la calle Torneo, como pretende el
Ejecutivo. 'Esa es una manifestación convocada por el PP, no por nosotros, así que
suponemos que detrás de la pancarta irá Torres Hurtado [delegado del Gobierno español en
Andalucía]', subrayó José María Sanz, miembro del colectivo. 'No se le pueden poner puertas
al campo, así que la gente vendrá y paseará'. 'Una manifestación no es más que un ejercicio
pacífico y democrático que hace un conjunto de personas para expresarse, haya o no
consentimiento administrativo', subrayó Sanz. El colectivo está dispuesto a mantener nuevos
contactos con la Delegación del Gobierno para negociar otro itinerario y que la manifestación
se legalice, pero empieza a dudar que el Ejecutivo acepte alguna propuesta que tenga el
sello del Foro Social. Insisten en que la resolución del TSJA ha sido 'una decisión política' sin
fundamento jurídico y que 'suscita muchas dudas' sobre la neutralidad del alto tribunal.

Granada: Un retrato del movimiento antiglobalización andaluz
Biodiversidad global
Unos mil granadinos irán los días 21 y 22 a Sevilla a la 'contracumbre' del Foro Social
paralela a la reunión de dirigentes de la Unión Europea
Inés Gallastegui. IDEAL / Granada

"SEVILLA va a ser un hito. A nivel simbólico será muy importante, porque coincide con el fin
de la presidencia del señor Aznar. Se van a juntar bastantes decenas de miles de personas",
augura Antonio. «Tenemos inmigrantes refugiados en la Universidad que exigen sus
derechos, hay estudiantes cabreados, los agricultores se están manifestando... Sevilla va a
unir a todos estos movimientos sociales», vaticina María. «Yo voy a Sevilla porque me parece
un marco donde se van a proponer alternativas al desarrollo que se nos está intentando
vender y donde se va a demostrar que algunos no estamos conformes con lo que hay y
vamos a intentar cambiarlo. Creo que voy a aprender bastante», pronostica Nora.

No se trata de videntes. Son Antonio Capilla, miembro de la Red por la Abolición de la
Deuda Externa, María Salvador, que representa a la Coordinadora Unitaria de Estudiantes,
y Nora Miñán, integrante del Grupo de Mujeres de Algarive (sección juvenil de Acción
Alternativa, antes MC). Los tres están en el Foro Social de Granada y viajarán el próximo
viernes a la capital andaluza para participar en la 'contracumbre' paralela a la reunión de
jefes de Estado y de Gobierno que cierra el semestre de presidencia española de la Unión
Europea.

Ecologistas, voluntarios, feministas, inmigrantes, políticos de izquierdas, parados,
estudiantes, sindicalistas, profesores y hasta curas y monjas. Los militantes antiglobalización
conforman una 'fauna' heterogénea y plural. Probablemente no tienen nada que ver unos con
otros en su vida cotidiana. Pero todos están de acuerdo en que Israel debe cesar sus ataques
contra Palestina, los países ricos abolir la deuda externa de los pobres, y la UE dar un giro a
su política capitalista neoliberal. Apoyan la causa de los 'sin papeles', el feminismo y la
defensa del medio ambiente. Coinciden, en fin, en que «otro mundo es posible», como reza
su lema.

¿En qué idioma hablan un cura y una feminista? ¿Qué tienen en común Ingeniería sin
Fronteras y las Hermanitas de la Asunción? ¿Hay peleas? «Hasta ahora no ha habido ningún
problema -asegura Josefina Justicia, una de las portavoces del Foro Social de Granada,
que agrupa a ésas y casi cuarenta organizaciones más-. Las decisiones se alcanzan siempre
por consenso. En otros foros sí se han producido conflictos, pero más que por el trasfondo
ideológico se ha tratado de crisis de crecimiento: de repente se han juntado setenta
colectivos intentando ponerse de acuerdo. El Foro Social de Granada lleva año y pico
funcionando. Tenemos un rodaje -agrega Justicia-. Todos se esfuerzan por llegar a acuerdos,
pese a la diversidad de grupos».

La 'biodiversidad' es la clave: el foro junta a individuos muy dispares, con 'pelajes'
ideológicos multicolores, pero unidos por las mismas preocupaciones. «Quizá los intereses de
los diferentes colectivos no sean tan distintos -reflexiona Manuel Morales, otro portavoz-.
Yo vengo de un grupo cristiano, después me comprometí con una ONG que coopera con




              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                     25
Latinoamérica y finalmente me metí en Izquierda Unida. Yo mismo arrastro esa pluralidad y
creo que eso le pasa a la mayoría de la gente que está en los foros».

Este representante admite, no obstante, que la unidad se ha logrado a base de «aparcar el
debate ideológico y apostar por luchas muy concretas». «Este verano -avanza- tendremos
una jornada de debate en la que vamos a teorizar un poco más. A lo mejor es ahí cuando
nos peleamos».

A su juicio, el objetivo de 'contracumbres' y manifestaciones masivas es, sobre todo,
informativo: «La finalidad es crear una mayoría social concienciada, informada y que
desarrolle una visión crítica de las políticas neoliberales». En cuanto al nombre, globalización
o mundialización es sólo un modo de llamar a la amenazante expansión del capitalismo más
salvaje, la generalización de la injusticia en el mundo -el tercero, sí, y también el primero-,
el poder de los ricos sobre los pobres. Pero 'antiglobalización' no es una denominación muy
ajustada a la realidad. «No hay nada más globalizado que este movimiento», dice Morales.

Violencia

Granada aporta su grano de arena a la marea humana que -con toda probabilidad- llenará la
capital de la Giralda los días 21 y 22. Esta semana estaban contratados cinco autobuses,
pero los organizadores esperan hasta mil pasajeros. Junto a la Casa de la Paz de Sevilla, el
foro local organiza el Eje Antimilitarista -hay otros once, dedicados al feminismo o la
exclusión social, pasando por el indigenismo y las alternativas a la economía capitalista-. Los
granadinos montarán un puzzle gigante en la plaza del Salvador, un cine-forum sobre la
película yugoslava 'Tierra de Nadie', un taller de desobediencia civil y una mesa redonda.

Manuel Morales está convencido de que no habrá en Sevilla los incidentes violentos que
caracterizaron otras convocatorias. «No se plantea como una cumbre de asedio: no existe el
objetivo de paralizar la cumbre, como en Seattle, en Praga o en Niza. Entonces se les pilló de
sorpresa. La táctica de Génova ya está caducada», añade, en referencia a los sangrientos
choques entre Policía y manifestantes, que se saldaron con un muerto -Carlo Giuliani, primer
'mártir' del movimiento- y decenas de heridos y detenidos.

El portavoz sí reconoce que «se está caldeando muchísimo el ambiente», en parte por la
negativa de la Delegación de Gobierno a admitir el recorrido de la manifestación de día 22
por el centro de la capital hispalense. Carlos Martínez, de ATTAC, expresa su preocupación
por la previsión del Ejecutivo de establecer en Sevilla «cuatro centros de detención» y
destinar allí a varios jueces con la excusa de agilizar las diligencias. «Es gravísimo. Intentan
crear un estado de alarma y criminalizar el movimiento antiglobalización», dijo. «En
Barcelona, de 500.000 personas, 499.000 íbamos de forma tranquila, pero un grupo
pequeño la emprendió con los escaparates. Es imposible de controlar», recuerda Josefina
Justicia. Y asegura que la Policía encendió la mecha: «Los mismos policías se pusieron un
pasamontañas e iniciaron los disturbios».


Chaves afirma que la Cumbre de Sevilla debe fijar la
fecha para la Adhesión a la UE de la Europa oriental
Andalucía24horas - 1/06/2002

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, advirtió de que la Cumbre de Jefes
de Estado y de Gobierno, que tendrá lugar en Sevilla los próximos días 21 y 22 de junio,
debe dar "una señal clara para la posible fecha para la firma del Tratado de Adhesión y, en
consecuencia, para el calendario", puesto que "todas las reformas realizadas por estos países
han tenido un coste social y tenían como horizonte la adhesión, por ello debe enviarse un
mensaje claro sobre las perspectivas en tiempo y en condiciones de ampliación".

Durante su intervención en la inauguración de la Conferencia sobre la Ampliación de la Unión
Europea (UE), el presidente de la Junta aseguró que desde la Administración andaluza
"consideramos que la UE no tendría sentido si no se extendiera a los países del Centro y Este
de Europa".




              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                    26
"Considero como un proceso necesario e irreversible incrementar el número de miembros a
todos los países europeos que lo han solicitado", apuntó Chaves, que aseguró que "los
ciudadanos españoles se encuentran entre los más favorables a la ampliación del conjunto de
la UE", a la vez que indicó que "resulta lógico considerar que la ampliación aportará savia
nueva y, sin duda, revitalizará el proyecto europeo".

En este sentido, el máximo responsable del Gobierno andaluz explicó que para conseguir el
objetivo de ampliar la UE y hacer más Europa, "debemos reformar el actual sistema, puesto
que estamos ante un modelo concebido por seis estados miembros, adaptado con ciertas
disfuncionalidades a 15, difícilmente puede soportar una UE de 27 o más miembros, ahí
radica la importancia de los trabajos de la Convención y del acuerdo que se alcance en la
Conferencia Intergubernamental de 2004". Chaves expresó su conformidad con los puntos
acordados en la Cumbre de Laeken, que inciden en acercar Europa a los ciudadanos y
abordar una reforma de su arquitectura institucional y competencial, ya que, a su juicio,
"deben conducir a una nueva Europa, adaptada a las nuevas circunstancias y, por tanto, con
renovados objetivos que continúen y refuercen la singularidad del proyecto".

"Debemos abordar un debate y propuestas para reformar el actual sistema competencial,
eliminando aquellos elementos que ha quedado anquilosados y que producen efectos que
contribuyen a erosionar la imagen de la UE", señaló el presidente de la Junta durante su
intervención, que insistió en la necesidad de "ganar en eficacia, en representatividad y,
especialmente, en trasparencia y en democracia, para conseguir una UE que dé respuesta a
las expectativas de sus ciudadanos y desarrolle eficazmente su compromiso con los objetivos
y fundamentos de la Unión". Asimismo, el presidente de la Junta resaltó que "la pertenencia
a la Unión Europea constituye un permanente esfuerzo de adaptación, por lo que compensa
y se convierte en un factor de desarrollo económico y social". Un claro ejemplo de la
importancia que tiene para el desarrollo de las comunidades la entrada en la UE, es
Andalucía, puesto que según Chaves, "desde la adhesión de España, hemos tenido un
progreso espectacular, especialmente porque partíamos de una situación difícil en cuanto a
nuestro desarrollo".

Por último, Chaves destacó la necesidad de que la ampliación de la UE vaya acompañada de
una profundización del proyecto europeo. "No deben desaparecer objetivos que han
constituido el emblema de la Unión Europea, como la cohesión económica y social",
concluyó.



Opinión.
La Contracumbre se calienta
ANDALUCIA LIBRE


Hasta hace unas semanas si alguien miraba políticamente al Foro Social de Sevilla -
y a buena parte de sus homólogos en otras comarcas andaluzas, como puede
comprobarse en el articulo sobre el de Granada- la imagen que de ahí se
desprendía no era precisamente modélica.

Su manifiesto constituyente estaba impregnado de un europeismo ramplón y
políticamente estéril (con la excepción de la exigencia de anulación de la deuda
externa), infiltrado a tope de nociones liberales (del mismo estilo y nivel de las que
hicieron inútil al movimiento por la insumisión); silenciaba las reivindicaciones a la
autodeterminación de las naciones sin estado, tampoco se oponía a la anexión de
Europa oriental a la UE y como santo y seña definitorio, ni siquiera citaba en una
sola ocasión a Andalucía. Posteriormente, entre los llamados ejes temáticos, como
uno más y no como una base transversal, añadieron uno titulado Andalucía y la
Globalización.

No hay que extrañarse pues de que fuerzas comprometidas con el Gobierno social-
liberal andaluz como Los Verdes, las JJSS o las JJAA -por citar sólo algunas- no
tuvieran problema en firmar o incorporarse al Foro, sirviendo estas ultimas como
canales de presencia de sus respectivos partidos.



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                27
A la hora de intentar poner puntos de delimitación cercanos no hallaron mejor caso
que referenciarse en las circunstancias de un enclave marginal como Los
Bermejales. Llegado el momento, por una combinación de calculo, torpeza y
angustia por no quedar mal ante los guiris que vinieran a Sevilla, se dejaron
instrumentalizar por el Gobierno andaluz de Chavez que quedó ante la opinión
publica como estadista responsable pero a la vez sensible ante el sector
aprovechable del llamado movimiento antiglobalización. Luego -cuando ya no tenía
remedio- intentaron enmendar el entuerto, aprobando una redundante condena de
la Cumbre de la UE.

Lo más paradójico del caso era que todo esto coexistía con un discurso
retórico para consumo interno antiinstitucional (sic) emanado tanto desde fuerzas
hiperinstitucionalizadas como alguna secta política de esas de la primacía de lo
moral, como desde las diversas variantes del reformismo social bienpensante (sea
de matriz cristiana, gandhiana o libertaria) y que por su vaciedad e
inconsistencia, por supuesto, en nada molestaba a las diversas expresiones de la
cultura PCE. También llamaba la atención el interés por subrayar lo novedoso del
invento cuando -como no podía ser de otra manera- todo su curso denotaba la
hegemonía política en su seno de aquellas corrientes y organizaciones que han ido
marcando la historia de la izquierda política y social andaluza de los últimos
decenios. Realmente, el hecho de que en Andalucía no se reprodujera la división de
Barcelona o de otros lugares no respondía más que a la debilidad de los sectores
políticamente consecuentes, nacional y socialmente, a los que a partir de esta
constatación, hay que respetar en su decisión de permanecer en su interior y sobre
todo en su esfuerzo individual o colectivo por intentar realizar su trabajo de la
mejor manera posible, al amparo de esta correlación desfavorable de fuerzas.

En coherencia con estas limitaciones, el Foro planificó una contracumbre de
diferenciación de espacios y no de bloqueo (en palabras del secretario general de
CGT) y fue incapaz de aprovechar las oportunidades de difusión masiva de un
mensaje alternativo que se les ofrecieron (hubo por ejemplo, un programa en Canal
2-Andalucía con una representación simplemente patética que, por si faltaba algo,
ni siquiera hablaba en andaluz).

Sin embargo, primero la convocatoria de Huelga General el día 20; luego, las
sucesivas acciones del SOC y a continuación la catarata de acciones represivas
gubernamentales (lo de los juzgados; la construcción de la Ciudad Prohibida y para
broche, la prohibición del recorrido propuesto por el Foro) han calentado la Cumbre
y la Contracumbre y abierto nuevas perspectivas. Veremos que pasa.


ANDALUCIA LIBRE nº124
jueves, 20 de junio de 2002
Lo que Andalucía debe agradecerle a España
El 64% de los más pobres del Estado español son
andaluces
Andalucía24horas / 18/06/2002

El 64% del total de ciudadanos de todas las naciones del Estado español con
menor nivel de renta familiar disponible, esto es, menos de 6.975 euros anuales,
residen en Andalucía, según refleja el Anuario Económico de España elaborado por
la Fundación La Caixa, que fija entre 8.275 y 9.125 euros los ingresos medios
estatales para el año 2001.

Así, de los 1.020.882 personas que se encuentran en los niveles económicos 2 (de
6.400 a 6.975 euros) o 1 (menos de 6.400) establecidos por este informe, 654.020


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                         28
se encuentran en Andalucía, lo que supone el 64% del total estatal. En concreto,
600.391 de ellos se encuadran en el nivel económico 2 (el 64,79% del total estatal)
y 53.629 en el 1 (56,91%).

La situación andaluza sólo es comparable a la extremeña, una región a la que
pertenecen el 35,77% de los españoles más pobres, esto es, 365.262, el 88,88%
de ellos en el nivel 2 (35% del total estatal) y el 11,12% en el 1 (43%).

El 0,23% restante de españoles con los ingresos más bajos se distribuyen
geográficamente entre Castilla La Mancha (1.103 ciudadanos), Castilla-León (251),
Madrid (191) y Aragón (55), aunque todos ellos pertenecen al nivel económico 2.
De hecho, todas las personas con un nivel 1 de renta se concentran entre la
provincia andaluza de Cádiz (53.629) y la extremeña de Badajoz (40.598).

Estos datos significan, a su vez, que 8,83% de los residentes en Andalucía cuentan
con unos ingresos inferiores a 6.975 euros, cuando el total estatal con este nivel de
renta es del 2,48% sobre el volumen íntegro de población del Estado español.

Hay que tener en cuenta, además, que ningún ciudadano andaluz supera el nivel
medio de renta de España, situado en el escalón 5 (entre los 8.275 y 9.125 euros),
y que sólo 811.853 de ellos (el 11,91% de la población nacional) lo iguala. En el
lado opuesto se encuentran los catalanes, donde el 100 por ciento de la población
supera los 9.125 euros (el 40,54% de ellos disponen más de 12.000).

Así, la mayoría de los andaluces (el 78,65%) poseen el nivel 3 (de 6.975 a 7.800
euros) o el 4 (de 7.800 a 8.275) de renta. En concreto, 3.331.544 ciudadanos
(43,24%) están en el escalón 3 y otros 2.606.551 (37,09%) en el 4.

Atendiendo a las cifras de municipios, sólo 15 de las 769 localidades andaluzas
alcanzan la renta familiar media del Estado español (nivel 5), entre ellos cuatro de
las ocho capitales: Almería, Granada, Jaén y Sevilla. De las restantes, Córdoba,
Huelva y Málaga se sitúan en el escalón 4, mientras que Cádiz es, junto a Badajoz,
la única capital de provincia del estado español con nivel 3. Además de las
anteriormente citadas, las únicas localidades andaluzas con nivel 5 de renta familiar
por habitante son, Mojácar, Roquetas de Mar (en Almería)), Cájar, Cenes de la
Vega, Gójar (en Granada), Aljaraque (en Huelva), Ubeda (en Jaén), Benahavís,
Marbella (en Málaga), El Coronil, Gines y Tomares (en Sevilla).

Así, el 98,05% de los municipios andaluces está por debajo de la media estatal en
cuanto a volumen de ingresos, a pesar de que el 62,9&% de las localidades del
Estado español iguala o supera este nivel 5.

La provincia que concentra más localidades pobres es Cádiz, dado que 14 de sus 44
municipios (el 31,82%) cuentan con una renta media familiar por habitante menor
a 6.400 euros, esto es, el nivel 1. Asimismo, otros 23 se sitúan en el nivel 2 (el
52,27%), mientras que los siete restantes poseen el nivel 3 (15,91 por ciento). En
esta provincia, de hecho, no existe ningún municipio con una renta familiar media
por habitante superior al nivel 3.

En el nivel 2 de renta se encuentran también 29 de los 105 municipios de Sevilla
(27,62%), 19 de los 100 de Málaga (19%), 12 de los 79 de Huelva (15,19%), ocho
de los 75 de Córdoba (10,67%) y 16 de los 168 de Granada (9,52%). Tan sólo las
provincias de Jaén y de Almería no disponen de ninguna localidad con un escalón
de ingresos inferior al 3.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           29
        Todo ello significa que 121 de los 300 municipios del todo el Estado español con
        una renta familiar por persona inferior a los 6.975 euros están en nuestra nación
        (el 30% en Cádiz), lo que significa el 40,33% por ciento del total estatal.

        Acuerdo sobre el itinerario de los antiglobalización, que partirá de la
        estación de Santa Justa hasta el puente de La Barqueta

        El delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, y representantes del Foro Social
        de Sevilla, organización que aglutina a miembros del movimiento antiglobalización,
        alcanzaron hoy un acuerdo para la manifestación de estos colectivos el próximo 22 de junio,
        según el cual se manifestarán desde la zona de la estación de Santa Justa --calle José
        Laguillo-- hasta La Barqueta, atravesando parte de la ronda histórica de la ciudad. Torres
        Hurtado, que calificó la reunión de "cordial y breve" aseguró a los periodistas que no
        encuentra "ningún inconveniente" desde el punto de vista político y de seguridad a la
        propuesta de itinerario acordada hoy, aunque explicó que hasta esta misma tarde no ha
        recibido la sentencia, y es necesario por tanto comprobar que no hay "roces legales" que
        impidan este recorrido. Además, considera que debe informar también al Ayuntamiento de
        Sevilla para que "mande informe o no, por lo menos esté informado".

        El delegado explicó que el obstáculo fundamental para prohibir el primer itinerario por la
        ronda histórica era el lugar en que éste finalizaba, en la avenida de El Cid junto al cerco de
        seguridad establecido en torno al Hotel Alfonso XIII, lugar donde residirán los jefes de
        Estado y Gobierno. Esto obligaría a los manifestantes a atravesar el casco histórico de la
        ciudad para dirigirse al lugar de acampada o donde se celebrará el concierto con el que
        culminará la "contracumbre".

        Por otra parte, desde el Foro Social se considera aceptado el itinerario a falta de "un mero
        trámite administrativo", con lo que sus representantes han hecho un llamamiento a la
        población para que el sábado 22 a las 20 horas se concentre en la calle José Laguillo. La
        portavoz de este colectivo, Lucía Villar, indicó que la manifestación será "tranquila y masiva"
        y que espera que sea "un éxito". Asimismo, dijo haber tenido la impresión de que "el
        Gobierno también quiere que haya una manifestación y han facilitado las cosas porque no
        pueden tirar más de la cuerda", en referencia a la prohibición del recorrido anterior.

        18/06/2002

El Foro social mantiene que a Sevilla "no va a venir ningún grupo violento"

El Foro Social de Sevilla, organización que aglutina a los colectivos antiglobalización, defendió que a
la capital hispalense "no va a venir ningún grupo violento", en respuesta a las declaraciones
realizadas ayer por el delegado del Gobierno, José Torres Hurtado, quien aseguraba tener constancia
a través de la Interpol de que una decena de grupos violentos pretenden acudir a la ciudad con
motivo de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno.

Para el representante del Foro Social Joaquín Urías, las afirmaciones de Torres Hurtado responden a
una "estrategia" para lograr que haya una menor asistencia de público a la manifestación convocada
por los antiglobalización para el próximo sábado 22 de junio bajo el lema "Contra la Europa del
capital" que comenzará a las 20.00 horas en las inmediaciones de la estación de trenes de Santa
Justa y finalizará en la Barqueta. Para Urías, al Gobierno le "interesa" que acuda el menor número
de personas posibles a los actos y manifestaciones de los antiglobalización por lo que suponen de
contestación a las "políticas neoliberales europeas representadas por el presidente de turno de la UE,
José María Aznar". "Si yo fuera Torres Hurtado también iría por ahí diciendo que iban a venir 3.000
violentos", agregó. En su opinión, esta cifra sale de "la imaginación" de Torres Hurtado y aseguró
que es "completamente infundada, se lo inventan para lograr que venga menos gente a la
manifestación". Urías garantizó que la protesta será "pacífica, multitudinaria, familiar y festiva"
aunque con un claro contenido de reivindicación en contra de las políticas neoliberales de la UE que
"la gran mayoría de la población repudia".

Asimismo, argumentó que si la Policía "tiene controlados a los grupos violentos, saben por dónde
vienen y quiénes son, los detendría". El representante del Foro Social insistió en que "el movimiento
antiglobalización no es un movimiento de malos y buenos", que "no existen violentos" ni tampoco el



                      ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                   30
"famoso Black Bloc", que fue un movimiento que "en un momento determinado optó por una lucha
que tuvo algo de violencia".

Preguntado por los incidentes que se registraron al término de la manifestación antiglobalización
celebrada con motivo de la Cumbre de Barcelona, señaló que fueron "mucho menores de los que
suceden cuando el Real Madrid gana una la Copa de Europa. En ese caso nadie dice, cuidado, que si
ganamos 3.000 violentos van camino de la plaza Cibeles, porque son incidentes espontáneos
indeseables que se producen en el último momento". En este sentido, considera que en Barcelona
ocurrió algo similar y mostró su convencimiento de que en Sevilla "ni si quiera va a pasar eso" sino
que la manifestación será "alegre, tranquila, como fue la de los sindicatos el domingo pasado". De
otro lado, para el también miembro de la organización José María Sánchez, el Gobierno está
intentando crear un "clima previo de miedo o de criminalización que hace que la opinión pública no
reaccione de forma demasiado contundente cuando se vulnera el derecho de libre circulación de las
personas", en referencia a los controles de fronteras y pidió que no se produzcan "detenciones
injustificadas" y que se permita la libre circulación. Asimismo, dijeron que "defenderán a los
ciudadanos de Sevilla de acciones desproporcionadas o injustificadas de los poderes públicos" a
través del grupo de abogados que gratuitamente se han puesto a disposición de los antiglobalización
y de la denuncia pública a fin de alertar sobre la "presión policial y la vulneración de derechos".
19/06/2002

La policía comienza las identificaciones e intenta el registro del Centro de Comunicación y
Prensa

La policía ha iniciado las identificaciones masivas y arbitrarias a personas en Sevilla, incluyendo las
personas que se acercan a recabar información en los puntos establecidos por el Foro Social de
Sevilla en las estaciones de tren y autobús. Asimismo, han intentado entrar en el Centro de
Comunicación y Prensa a identificar y registrar, impidiéndoles el paso al carecer de orden de
registro. Hemos iniciado acciones legales para preservar los derechos civiles y repudiamos el mero
acto 'intimidatorio' de la policía que persigue crear un clima de tensión y desánimo hacía todas las
personas que trabajamos en la cumbre alternativa de Sevilla y aquellas que se acercan a interesarse
por nuestras actividades.

Foro Social de Sevilla

        Opinión:
        Contracumbre de Sevilla
        Hay lo que hay
        El Foro Social de Sevilla ha pactado finalmente con el Gobierno español un
        recorrido para la manifestación que culmina la Contracumbre. Por si no fuera
        suficiente garantía la hora de convocatoria, el sentido de la manifestación esta
        hecho para alejar a la gente de la Ciudad Prohibida. Tras el amago de insumisión,
        vuelve a predominar la restricción. La principal inquietud en el discurso de los
        portavoces del FSS sigue siendo subrayar que son gente pacifica y responsable, a
        tono con lo que ha sido la trayectoria dominante en el movimiento general de
        protesta ante la presidencia española de la Unión Europea. Sevilla será (o pretende
        ser) una ejemplar contracumbre de "diferenciación de espacios y no de bloqueo",
        en palabras tan sintéticas como inolvidables.

        Y será también, mayoritariamente, una cumbre "en el sur de España" y no un acto
        de expansión y afirmación de la conciencia nacional de los andaluces en oposición a
        la UE. Si el propio FSS no incluye ni la palabra "Andalucía" una sola vez en su
        manifiesto ni la bandera nacional andaluza en su web, no hay que extrañarse
        luego de que en Rebelión se titule a propósito de las movilizaciones del SOC
        paralelas a la preparación de la Contracumbre "jornaleros españoles etc" o que en
        Rouge la información sobre la preparación de la Cumbre alternativa de Sevilla la
        firme un catalán que tampoco, por cierto, caiga en citar una sola vez a Andalucía en
        su crónica como marco nacional y soporte de la acción.




                      ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                   31
Por supuesto, no dudamos de que se verán banderas andaluzas en abundancia en
algunos cortejos de la Manifestación del 22. Y también tenemos bien en cuenta el
esfuerzo denodado y la perseverancia de algunas personas y colectivos por intentar
colar y desarrollar en este contexto actos de otra dimensión y con un real
compromiso nacional. Con todo, permítasenos quedarnos con esa impresión de una
ocasión desaprovechada globalmente -con las consabidas excepciones- en lo
político, social y nacional.

Y es que, como suele decirse, hay lo que hay... y es tarea nuestra, de la izquierda
nacionalista andaluza, contribuir a cambiarlo. Lo primero para ello,
evidente, reflexionar sobre nuestras propias carencias.

Pero eso es otra historia...




ANDALUCIA LIBRE nº126
lunes, 24 de junio de 2002
CONTRACUMBRE DE SEVILLA
Sevilla demostró que «otra movilización es posible»
J. L. LOSA / M. D. ALVARADO ABC
Sevilla le dio su propio carácter a la manifestación antiglobalización y la hizo pacífica, alegre
y sin perder un espíritu reivindicativo que llenó las calles de gritos contra el sistema. Todo un
hito. La marcha, en la que participaron miles de personas de muy distinto signo político, se
saldó con sólo tres detenidos, por tirar piedras a una Caja de ahorros y a la Policía, y ni un
sólo herido.

SEVILLA. El amplio dispositivo policial distribuido por el recorrido de la manifestación una
hora y media antes de su inicio quizás echó atrás a alguno con intenciones violentas, quizás
lo hizo el calor, o fue la charanga que en todo momento acompañó a la manifestación, pero
lo cierto es que Sevilla hizo ayer historia y consiguió devolver a las protestas
antiglobalización su carácter pacifista saldándose con muy pocos incidentes.

Desde una hora antes de su inicio oficial, los distintos colectivos identificados con este
movimiento se fueron colocando en los lugares que le correspondían con pancartas y lemas
contra la Europa del capital, algunas con leyendas en inglés, reclamando cambiar el mundo.

Los gritos fueron animando poco a poco el ambiente. Los del frente rojo, formado sobre
todo por miembros del SOC y la CUT, se formaban a las puertas de Santa Justa mientras por
la calle Juan Antonio Cavestany se acercaba una pancarta de enormes dimensiones, 150
metros, y llenas de fotos reclamando la abolición de la deuda social. Poco a poco la calle José
Laguillo se fue llenando de gente y la cabecera, con el lema «Contra la Europa del capital» y
«Otro mundo es posible», y llevada por varios representantes del Foro Social de Sevilla, la
organizadora, empezó a prepararse a iniciar la marcha. Entonces, Joaquín Urías, uno de los
portavoces del Foro, destacaba que la manifestación sería pacífica y lo aseguraba con un
curioso discurso: «cuando éramos tres mil personas no quedaba más remedio para llamar la
atención, pero ahora somos 300.000 y no es necesario romper escaparates, hace falta
echarnos a la calle».

La manifestación inició su recorrido con cierto retraso, a las ocho y veinte de la tarde, tras
recibir con aplausos a los antiglobalización que se habían encerrado en la Plaza del Salvador.

Tras la pancarta, los diversos colectivos, feministas, ecologistas, gays, estudiantes,
anarquistas, independentistas, contra la deuda externa, pro saharauis... no paraban de
corear sus consignas mientras buscaban desesperados agua ante el calor reinante. Sin
embargo, el miedo de los comerciantes hizo que la manifestación fuera recibida con las
puertas cerradas de los bares de la zona, lo que impedía comprar bebidas.




              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                     32
Sin embargo, muchos vecinos se prestaron a dar botellas de agua a los manifestantes e
incluso a tirarles cubos, que estos recibían con agrado. La marcha se fue estirando conforme
avanzó por José Laguillo dejando grandes espacios entre sus manifestantes pero sin perder
el carácter lúdico y festivo.

Entre los asistentes se pudo ver al delegado de Economía del Ayuntamiento, Emilio Carrillo,
vestido informalmente para la ocasión, y numerosos representantes de IU, con Julio Anguita
y Francisco Frutos a la cabeza.

A mitad del recorrido, un grupo de unos 40 jóvenes se colocaron pasamontañas y pañuelos
con dudosas intenciones. Los manifestantes que se encontraban delante de ellos adelantaron
su paso mientras que los de atrás se quedaron parados, aislándoles de tal forma que se
vieron obligados a quitarse sus máscaras y salir corriendo para integrarse en la bulla.
Muchos de los presentes increparon a los alborotadores. Sin embargo, uno de ellos tuvo
tiempo de romper a pedradas un escaparate de Unicaja, por lo que fue detenido
inmediatamente por la Policía Nacional.

La marcha concluyó finalmente en la Barqueta sin más incidentes. A la hora de hacer
balance, el Foro Social de Sevilla estimó en 200.000 las personas presentes mientras que la
Delegación del Gobierno las cifró en sólo 20.000 participantes. Sin embargo, a pesar de la
guerra de cifras, el resultado fue la imagen ante el mundo de una ciudad que supo
manifestarse pacíficamente durante una cumbre.

Al finalizar, el jefe superior de Policía, Antonio Bertomeu, consideró que la manifestación
había sido «un éxito para todo el mundo».



                     Balance oficial del Foro Social de Sevilla
   COMUNICADO FINAL DE PRENSA DEL FORO SOCIAL DE SEVILLA
                DURANTE LA CONTRACUMBRE

Anoche, con un concierto al que acudieron más de quince mil personas se dieron
por terminados los actos de la contracumbre de Sevilla organizada por el Foro
Social. Horas antes una manifestación absolutamente masiva hizo de la cumbre
alternativa uno de los mayores eventos reivindicativos de la historia de la Ciudad.

De acuerdo con los últimos datos del Foro Social de Sevilla, en la manifestación
habrían llegado a participar más de 200.000 personas. Se trató de un acto cargado
de contenido reivindicativo. Destacamos que la inmensa mayoría de las consignas
que se corearon tenían un contenido positivo, planteando alternativas al modelo de
construcción global que se nos quiere imponer desde quien sólo maneja cifras
macroeconómicas. Destacó la participación de muchos de los vecinos de Sevilla,
que al paso de la manifestación se unieron a ella, la aplaudieron y ofrecieron, de
diversos modos, agua a los manifestantes.

En toda la manifestación no hubo ni un solo incidente destacable. El impresionante
despliegue policial demostró su inutilidad absoluta. Todos los colectivos desfilaron
con alegría y en un todo festivo que no le quitó un ápice de carácter reivindicativo.

El Foro Social de Sevilla quiere destacar que se trata de una de las manifestaciones
más multitudinarias jamás celebradas en nuestra ciudad, y con ella se abre una
nueva etapa en Sevilla, que va a convertirse, sin duda, muy pronto en un foco
permanente de pensamiento crítico.

El único incidente a reseñar fue el acoso policial a muchas de las personas que
intentaron sumarse a la manifestación: numerosos autobuses de jornaleros,
simpatizantes de otras provincias y varios colectivos fueron retenidos por la policía



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                 33
o la guardia civil que impidió su presencia en la manifestación. Del mismo modo,
muchas personas de los alrededores de la ciudad que tenían anunciada su
presencia no pudieron finalmente acudir ante la intensidad de los controles
policiales y la expectativa de tardar varias horas en poder llegar.

Antes, por la mañana, una serie de conferencias y debates organizados en el
entorno del campus universitario de Reina Mercedes congregaron a varios miles de
ciudadanos, en especial en las conferencias en las que participaban prestigiosos
intelectuales de todo el mundo en el área de los movimientos sociales, la
agroecología, el estudio para la paz, etc.

Pedimos responsabilidades

El Foro Social de Sevilla considera que ha llegado el momento de pedir
responsabilidades a los responsables políticos por las mentiras, coacciones,
amenazas y vulneraciones de los derechos de los ciudadanos que se han producido
estos días. ¿Dónde están los tres mil violentos que iban a venir?. Quien lanzó ese
rumor debe dimitir tras explicar a la ciudadanía por qué se decidió a crear
inseguridad y temor en la ciudad. ¿Por qué se prohibió realmente el recorrido inicial
de la manifestación?. Después de varias manifestaciones transcurridas por el
mismo itinerario sin ningún incidente, ayer las vallas que rodeaban la Universidad
en la zona del Prado fueron levantadas sobre las tres de la tarde. Cinco horas antes
del inicio de la manifestación. Quienes violaron el derecho a la libertad de
manifestación –y quienes lo consintieron- debe dimitir y explicar a los ciudadanos
porqué se atreven a saltarse las libertades públicas más esenciales de lo que
debería ser un Estado democrático. ¿Para qué se trasladaron los juzgados a la sede
de la policía?. Varios jueces de guardia y un equipo de traductores, funcionarios
judiciales y fiscales han permanecido encerrados en dependencias policías sin tener
ni una sola oportunidad de intervenir. Quienes vulneraron el principio de
imparcialidad judicial debe dimitir y explicar por qué se arriesgaron a tomar una
medida que socaba las bases de la democracia con la confusión entre poder judicial
y fuerzas policiales, convirtiendo a los jueces –a los ojos de la ciudadanía- en
comparsa de la policía antes que en garantes de nuestros derechos.

En definitiva, el Foro Social de Sevilla pide públicamente explicaciones del clima
enrarecido que se ha creado y quiere hacer patente su preocupación honda por una
sociedad en la que bajo amenazas sin fundamento pueden recortarse las libertades
públicas sin que voces significativas de nuestros representantes se alcen
contundentemente para protestar. Exigimos la dimisión del delegado del Gobierno y
estamos a la espera de las disculpas públicas de quienes desde tribunas políticas o
de prensa han contribuido a amenazar a los ciudadanos y a acusarnos de ser
peligroso y violentos, en contra de nuestras propias declaraciones.

Hoy es el día, tras el éxito de la manifestación y de todos los actos celebrados, para
que comparezcan de nuevo todos los que hablaban de actos antisistema que iban a
destrozar nuestra ciudad. Esperamos sus disculpas a la ciudadanía y que asuman
sus responsabilidades.

                                                                Foro Social de Sevilla
                                                                 23 de Junio de 2002
Opinión.
Contracumbre, Un Balance alternativo
Andalucía Libre

Imaginemos unos sindicalistas de una multinacional del automóvil -la Wolkswagen,
la Ford o la Suzuki, tanto da- que se ponen de acuerdo para realizar una


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            34
movilización mundial contra la empresa. Saben que su Consejo de Administración
se va a reunir en Sevilla y dada la extrema gravedad de la situación (despidos,
rebajas de sueldos, atentados ecológicos, cierres, represión policial...), convocan
una manifestación mundial para protestar y denunciar la política de la empresa. No
obstante, tienen buen cuidado en fijar la hora de la mani, asegurándose no sólo de
que ya ha terminado la reunión del Consejo de Administración sino de que,
además, en ese momento, todos los altos ejecutivos de la multinacional no sólo se
encuentran ya fuera de la Ciudad sino que incluso se hallan nuevamente en los
países en donde habitualmente realizan sus funciones, desde donde -
cómodamente- podrán ver por televisión como sus trabajadores protestan. Por si
faltaba algo y al objeto de salvaguardar el necesario respeto incluso al halo que
dejan tras de sí estos ejecutivos allá por donde pasan, la manifestación se
desarrolla -previo acuerdo entre sindicalistas y el Gobierno local- justo en sentido
contrario adonde se han juntado. Como es lógico, el Consejo de Administración se
muestra públicamente plenamente satisfecho de la madurez de los sindicalistas,
mientras en privado, claro, se felicitan de su candidez.

No pretendemos a cuenta de esta metáfora que se nos reconozca ningún merito
literario. Por ello y en aras de la claridad política no desarrollamos indefinidamente
el argumento, ni le introducimos más elementos y variaciones y nos detenemos
aquí. Con lo dicho basta y sobra para constatar algunas de las limitaciones políticas
de la Contracumbre de Sevilla (que siguen y potencian a las ya vistas en
Barcelona). De hecho no hay que ser un lince para apreciar que algo no cuadra
cuando el acto principal de una Contracumbre está previsto y se realiza cuando la
Cumbre ya ha terminado hace horas.

Algún pazguato ha dicho por ahí que el planeamiento de lo de Sevilla era "una
forma de evidenciar hasta que punto el movimiento antiglobalización había
aprendido de la experiencia de Génova, Gotemburgo o Seattle y avanzado a partir
de ellas". Por nuestra parte, afirmamos que con avances de este tipo no hacen
falta retrocesos. Para que nadie se llame a engaño, recordamos que en esas
ciudades lo que hubo fueron manifestaciones y acciones de bloqueo masivas,
destinadas a evidenciar simbólicamente el compromiso y la voluntad de los
participantes de impedir o al menos dificultar la labor de los criminales
encorbatados que suelen juntarse en este tipo de eventos. La existencia de un
perímetro controlado -como ha ocurrido también en Andalucía- permitía medir y
fijar de antemano a cada una de las personas y sectores participantes hasta donde
estaban dispuestos a llegar, haciendo posible una convivencia y colaboración
fructíferas. La seriedad que desprendía la movilización trascendía el lugar concreto
de su realización e incluso el numero de sus participantes, obteniendo dimensión
mundial. Además, la actuación policial represiva y la respuesta popular no sólo
visualizaba a través de los medios de comunicación el alcance del conflicto sino
que, por la vía de la imagen y de los hechos, reivindicaba actitudes y métodos
esenciales para la lucha cotidiana. No es de extrañar el impacto de esas
experiencias en la juventud a nivel mundial. Por supuesto, estas experiencias no
tenían nada que ver con el recurso estúpido y cobarde de refugiarse dentro de una
manifestación masiva para hacer salidas al objeto de destrozar algún escaparate,
justificando una represión policial salvaje e indiscriminada.

En Sevilla esa batalla política se perdió nuevamente cuando el FSS optó por fijar la
fecha y hora de la manifestación masiva el sábado 22 a las 20 horas; cinco después
de concluida la cumbre. No obstante, la posterior convocatoria de la Huelga
General; la existencia de otras manifestaciones menores previstas y sobre todo,
los problemas habidos en torno a la legalización del recorrido abrieron una pequeña
posibilidad de recuperar y reconducir políticamente el proceso. A esta intención
respondieron los sucesivos comentarios que aquí publicamos* -con las auto



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            35
restricciones debidas a elementales precauciones de seguridad- aunque,
finalmente, hubimos de asumir que no había posibilidad alguna de reconducción.

Como es lógico, a esta orientación política se le ha sumado desde las portavocias
del FSS un discurso pacifista vomitivo, destinado a justificar y legitimar esta línea
de actuación, que por si fuera esto poco, ha integrado sin dificultad los lugares
comunes del pensamiento liberal -como si los hubiera ido inspirando paso a paso
algún aspirante a leguleyo- en cada ocasión que ha tenido que analizar las
actuaciones políticas del Estado español ante la contracumbre. Salvando las
distancias y las especificidades, hemos vuelto a sentir el mismo malestar que
antaño, cuando similares pamplinas contribuyeron a limitar o eliminar los efectos
políticos positivos del movimiento antiOTAN o del movimiento de insumisión, sin
contribuir un ápice a su victoria -antes al contrario- pese a los esforzados
argumentos pretendidamente realistas esgrimidos en su defensa.

Todos los lectores y lectoras de este Boletín conocen nuestra actitud critica ante el
PCE-IU. Sin embargo, en este caso, hemos de explicitar que el PCE-IU no es el
responsable principal de que el FSS optara por este curso político. Tampoco es que
estuviera en contra, desde luego. O que no le viniera bien que otros le hicieran el
trabajo. Pero, si hay que ser justos, hay que reconocer que, sin la orientación de
CGT; del exMC (ahora Acción Alternativa, directamente y/o a través de otras
organizaciones), del acompañamiento de algunas otras corrientes y colectivos y de
las carencias de otras (para no variar, CUT-BAI no ejerció políticamente; lo que no
es lo mismo que militantes y afiliados suyos sí fueran activos en el FSS), esta
orientación no se hubiera convertido en carta de naturaleza del FSS a partir de su
aval desde la izquierda. Vendría bien que algunas organizaciones de las llamadas
sociales, habitualmente preventivamente distantes, criticas y despreciativas hacia
el PCE-IU, se plantearan si realmente, aparte las diferencias históricas o
personales, tienen realmente diferencias políticas con él o son solamente
funcionales.

Así no es de extrañar que, además de lo dicho, Andalucía estuviera políticamente
ausente no sólo del Manifiesto sino también de la imagen y del discurso central del
FSS o que pudieran colarse sin mayores problemas en su seno organizaciones que
sostienen al Gobierno social-liberal de Chaves como Los Verdes, JJSS o JJAA,
abriendo el camino estas dos ultimas al aprovechamiento del FSS por parte de sus
respectivos partidos.

En este punto, cabe repasar que la Contracumbre se ha desarrollado en medio de
un hostigamiento policial desproporcionado e injustificado. Con todo, no sería justo
achacarle a la presión policial la menor asistencia de la prevista tanto a la
acampada del Alamillo como a las actividades paralelas del día 21; reconocidas
ante Canal Sur TV por Joaquín Urías, uno de los portavoces del FSS. Los
acontecimientos, por cierto, desautorizaban a posteriori la fijación de prioridades y
sobre todo las consecuencias políticas que de ellas derivaron.

Aparte de las charlas y encuentros, las acciones que tuvieron alguna repercusión
mediática tuvieron formas y contenidos discutibles. El strip-tease, de una parte, era
evidentemente una acción en busca de foto. El pasacalle con gente disfrazada con
traje de flamenca, inexplicable al realizarse en Sevilla y desde luego no
precisamente el mejor recurso para llegar a los andaluces normales*. El encierro
espontáneo, sobrevenido o autoorganizado, en la Iglesia de El Salvador, aparte de
motivarse por el apoyo a los inmigrantes ilegales encerrados en la UPO y reafirmar
con ello la identificación pública del FSS con la consigna "Papeles para todos", podía
haber dado lugar a una sabrosa campaña de contrapropaganda contra el FSS si la
pareja que celebraba su boda, no se lo hubiera tomado con buen talante (lo que no



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            36
era nada seguro dada la zona donde está la Iglesia y por tanto el perfil político
dominante entre sus parroquianos).

La manifestación del 22, con todo, fue una buena manifestación. Por supuesto, ni
de lejos comparable al 4 de Diciembre de 1977 y algunas más, pero si una
concentración de gente apreciable. El FSS, primero dio públicamente la cifra de
100.000 asistentes y luego la duplico (de ahí que haya medios que recogen una u
otra), con lo que se restó a si mismo credibilidad cuantitativa. Pero en todo caso,
hubo mucha gente y cortejos extremadamente combativos, contribuyendo a ello
seguramente la cercanía de la Huelga General.

Ciertamente, esa misma gente; la mitad, o incluso la quinta parte, hubiera
producido un efecto político mundial cualitativamente superior de haber sido
convocados y haberse manifestado el día antes, con todos los jerarcas de la UE
recluidos en el Palacio de Congresos o en sus Hoteles. Algo que debería hacer
reflexionar a quienes adelantan que Sevilla será, a partir de ahora, un foco
permanente de pensamiento critico -aplicándose el cuento- es que el jefe superior
de Policía Antonio Bertomeu, consideró que la manifestación había sido «un éxito
para todo el mundo». Aún así, quienes fueron a la mani, manifestaron
indudablemente con ello su rechazo al orden existente.

Pese a todo y a la oportunidad general perdida, hay que valorar además
positivamente el esfuerzo y la dedicación de muchas personas y algunos de los
resultados obtenidos.

Y además, finalmente, hemos de contar con el aspecto positivo de que, a cuenta de
lo vivido en Sevilla estos días, con temperaturas de más de 40º C a la sombra, un
buen montón de guiris españoles y europeos ya saben perfectamente a que nos
referimos en Andalucía cuando hablamos de la calor y quizá habrán entendido con
ello no sólo lo adecuado y fundado de algunas costumbres andaluzas sino lo injusto
de algunos tópicos antiandaluces que todavía circulan con profusión allende
Despeñaperros.

* Hemos publicado comentarios sobre el movimiento antiglobalización, la Contracumbre y el
FSS en los nºs 68, 78, 95, 97, 114, 115 y 123.

** Esta acción de disfrazarse de andaluces, de tan extremadamente absurda al realizarse en
Andalucía -a diferencia de otros casos, también criticables, ejecutados hace años en otros
países del Estado a cuenta de reutilizar las imágenes de la película de Berlanga, Bienvenido
Mr. Marshall-, no llegamos siquiera a atisbar cuales podían ser los razonamientos que
llevaran a su ejecución.


El 47% de los trabajadores andaluces, en la
precariedad
La media del Estado español es del 35,3%

Según datos del Boletín de Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo español,
el 47% de los trabajadores andaluces trabaja bajo contratos precarios y sólo el
53% lo hace bajo régimen indefinido. El índice de precariedad se ha incrementado
en Andalucía un 1,3% entre el ultimo trimestre de 2001 y el primero de 2002.

Las cifras oficiales españolas referentes a Andalucía reconocen que los
trabajadores andaluces sufren de un índice de precariedad 11,7 puntos superior a
la media estatal. Canarias -con un 44,5% de precariedad- es la nación que nos
sigue en esta desafortunada lista.




             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                 37
Por contra, en Cataluña el índice de precariedad baja al 28,4%; siguiéndole la
provincia castellana de Madrid -donde residen los poderes del Estado español- que
tiene un 28,6%. En Euskadi, la cifra sube a un 31,65% y en el País Valenciano a un
36,1%.

Por otra parte, Andalucía cuenta en la actualidad con un total de 581.000
desempleados, lo que significa una tasa de paro del 19% sobre el total de la
población activa. El desempleo ha crecido con respecto al primer trimestre del 2001
un 3,5%, lo que se traduce en un total de 20.000 parados más que hace un
año. De esta manera, los parados en Andalucía representan el 28% del total de
desempleados del Estado español, según estadísticas oficiales.

Estos datos acreditan nuevamente tanto el mantenimiento del diferencial de
dependencia y subdesarrollo de Andalucía en relación al Estado español como la
necesidad de contar con un marco andaluz de relaciones laborales ante la evidencia
de que la supeditación andaluza al marco español sólo sirve para congelar o
incrementar la desigualdad.

ANDALUCIA LIBRE nº136
lunes, 23 de septiembre de 2002
Gobierno español sustrae a Andalucía 2.200 millones de euros - La Junta
dispuesta a pactar acuerdos financieros con Madrid
Andalucía sólo recibió el 8,5% del fondo de cohesión
europeo en 2001
La ayuda comprometida es de 143 millones para medio ambiente
IGNACIO MARTÍNEZ | Málaga EL PAIS

Andalucía sólo recibió un 8,5% de los 1.676 millones de euros comprometidos por
el Gobierno español en 2001 con cargo al fondo de cohesión europeo. El porcentaje
se deduce del informe anual del Ministerio de Hacienda sobre programación
regional y es aproximado, dado que el Gobierno publica la relación de proyectos. En
el inventario no aparece subvencionada ninguna infraestructura de transporte
andaluza y para proyectos de medio ambiente hay 143 millones, un 16,5% del total
español.

El fondo de cohesión fue creado en 1991, en el Tratado de Maastricht, a iniciativa
del Gobierno español, y estaba pensado para ayudar a las economías de los países
cuyo producto interior bruto (PIB) fuera inferior al 90% de la media comunitaria. El
objetivo era que estos estados miembros (España, Portugal, Grecia e Irlanda) no
redujeran la inversión pública por los esfuerzos que tenían que afrontar para entrar
en la moneda única. Coloquialmente, durante la negociación del Tratado se le llamó
fondo de convergencia. Aunque el Gobierno no facilita los datos precisos de
inversión en cada comunidad autónoma, de los anuarios de la Comisión Europea y
del Ministerio de Hacienda se deduce que la parte española de este fondo que se
destina a Andalucía (que está en el 60% del PIB comunitario) oscila alrededor del
10%. En 2001, el porcentaje habría sido del 8,5%, según los datos elaborados a
partir del informe anual del Ministerio de Hacienda sobre programación regional.
Esta cifra no es exacta, porque algunos proyectos de las cuencas del Guadiana o
del Segura no están especificados y se ha atribuido un porcentaje a Andalucía.

Según esta estimación 14 de los 80 proyectos de medio ambiente afectan al
territorio andaluz, con una ayuda comprometida total de unos 143 millones de
euros, el 16,5% de los 866,5 millones de ayudas a inversiones medioambientales
en toda España. En esta materia, la obra más importante dotada con subvenciones
ha sido el abastecimiento de agua potable al área metropolitana de Granada, con
un fondo de 18 millones de euros. En infraestructuras de transportes ninguno de los



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          38
15 proyectos aprobados afectaba a Andalucía. Está pendiente de aprobación el
puerto de Campamento en Cádiz, con 13,26 millones de ayuda que se
comprometerían para el presupuesto de este año, según se recoge en la misma
publicación de Hacienda.

El porcentaje de 2001 no es una excepción, en el informe anual de la Comisión
Europea sobre el fondo de cohesión, los compromisos contraídos en Andalucía en
1999 fueron alrededor de un 11% del total español. La Comisión tampoco facilita
datos regionales y utiliza como referencia los proyectos.

Subvención nacional

El fondo de cohesión es una subvención de carácter nacional y la dirección general
de Política Regional de la Comisión Europea no interviene en la adjudicación
regional. Esto permite a cada Gobierno una inversión por territorios independiente
del desarrollo regional relativo. La gestión de proyectos por distintas
administraciones arrojó en 2001 un reparto de 939 millones para el Gobierno
central, 406 millones para la administración local y 331 para las
autonomías. España recibirá 11.160 millones de euros (a precios de 1999) entre
2000 y 2006 para el fondo de cohesión. Si se consolidara el porcentaje que
Andalucía viene recibiendo esto supondría en este período unos 1.100 millones. Una
cifra que representa casi la mitad de lo que le correspondería a la comunidad
autónoma en función de su población y territorio y la tercera parte de lo
que podría recibir si se tiene en cuenta su riqueza relativa.

Ya con el reparto del paquete de fondos estructurales decidido en la cumbre de
Berlín de marzo de 1999, Andalucía tuvo una rebaja del cheque que le habría
correspondido hasta 2006, si España hubiera distribuido estas subvenciones en el
interior del país con los mismos criterios con los que la Unión Europea las adjudicó
a los estados miembros. Con los criterios de Berlín a Andalucía le habría
correspondido un 40,6% de los 37.744 millones que España obtuvo para regiones
objetivo 1 (con un PIB por habitante inferior al 75% de la media comunitaria). Sin
embargo a la hora del reparto el porcentaje se redujo hasta el 30,2%.


ANDALUCIA LIBRE nº137
jueves, 26 de septiembre de 2002
Según un estudio del Consejo Económico y Social (CES) de Andalucía
El 21,7% del PIB andaluz está en la economía
sumergida
Agencias / Córdoba

Un estudio elaborado por el Consejo Económico y Social (CES) de Andalucía recoge
que el 21,7% del Producto Interior Bruto (PIB) andaluz corresponde a la economía
sumergida, superior en más de 3 puntos a la media estatal.

El director del estudio, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de
Sevilla, Francisco Ferraro, explicó en conferencia de prensa que el trabajo se ha
centrado entre 1980 y 2000 y una de las conclusiones obtenidas es que la
economía sumergida «se acentúa en las épocas de expansión económica» y que ha
ido en aumento con el transcurso de los años. Ferraro indicó que Sevilla es la
provincia del Estado español con más economía sumergida, seguida de Granada,
mientras que la comunidad autónoma donde más se detecta es Madrid, seguida de
Andalucía y Cataluña.

Los sectores en los que más se ha detectado esta economía son el servicio


             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                         39
doméstico, la agricultura, ganadería y pesca; textil y confección; la construcción; la
hostelería; la reparación de vehículos y el comercio al por menor.
El director de este estudio hizo hincapié en que también hay otros sectores donde
la economía sumergida «es muy importante pero que no tiene mucha relevancia
porque el nivel de empleo que genera es muy bajo», como ocurre en el alquiler de
viviendas y en la promoción inmobiliaria.

Las actividades de mayor grado de ocultación de economía se caracterizan por el
tamaño reducido de las empresas, el uso intensivo del factor trabajo, la escasa
cualificación laboral requerida y la baja complejidad tecnológica. Francisco Ferraro
aseguró que entre las motivaciones detectadas para que no emerja la economía
están el evitar el pago de las obligaciones tributarias, la facilidad para la ocultación
y la permisividad y aceptación que hay, en general, en la sociedad para este tipo de
actividad. Cabe citar al respecto que se observa que la temporalidad en el empleo
aumentó en 2001 en un 5,7%. De esta forma, del número de contratos registrados
en Andalucía en 2001 -3,23 millones- el 96,4% -3,11 millones- fueron temporales y
sólo el 3,6% -117.549- indefinidos.

La economía sumergida provoca competencia desleal entre los distintos sectores
productivos, ya que al no pagar los impuestos, pueden poner precios más bajos;
«gorrones sociales», que son aquellas personas que disfrutan de los beneficios
sociales sin contribuir; precarización laboral y «además distorsiona la realidad»,
según Ferraro.

El estudio del CES recomienda la puesta en marcha de algunas medidas para
combatir la economía sumergida como son campañas de sensibilización, medidas
de control y sanción a los infractores, sobre todo en el ámbito fiscal, así como la
modificación del panorama inmobiliario. También serían necesarias reformas en la
Administración y actuaciones específicas en aquellos sectores donde hay más
economía sumergida.

La presidenta del Consejo Economía y Social, Rosamar Prieto-Castro, explicó que a
final de 2000 se decidió poner en marcha este estudio porque «consideramos que
se trata de un tema que es de interés generalizado para Andalucía» y es un
fenómeno que existe en todo el mundo. Prieto-Castro resaltó la «especial»
dificultad con que se han encontrado para elaborar el estudio, ya que por sus
características «no es fácil obtener los datos» y por ello se han utilizado métodos
de los denominados indirectos.


ANDALUCIA LIBRE nº146
domingo, 1 de diciembre de 2002
La inversión andaluza en el exterior supone el 0,05%
del total estatal
Las empresas andaluzas sólo invirtieron 34,37 millones de euros en países extranjeros, lo
que supone una reducción del 87% respecto a 2001, la mayor caída en toda España
ANTONIO CHAMORRO. Diario de Sevilla

La empresa andaluza no termina de ver las ventajas de dar un paso más allá de las
exportaciones y desarrollar una política de inversiones en el extranjero que
impliquen unos mayores beneficios. El montante de la inversión bruta de las
empresas de la comunidad durante el año 2001 en el extranjero fue de 34,37
millones de euros, lo que representa tan sólo el 0,05% del total estatal y con un
descenso del 87,02% respecto a lo invertido en el ejercicio anterior, según datos
del Ministerio de Economía.




             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                    40
 Lógicamente, este ínfimo porcentaje está muy alejado de las inversiones de las
empresas de la comunidad de Madrid que, con más de 59.000 millones de euros,
representó el 79,33% del total español. En esta cuenta se incluyen empresas
como Telefónica, Repsol o los grandes bancos, con lo que los datos andaluces
siempre saldrán perdiendo en la comparativa. Sin embargo, si los números se
enfrentan a los de comunidades con un nivel económico similar a la andaluza como
Murcia, que invirtió más de 3.400 millones de euros; o Galicia, que casi llega a los
500 millones; el esfuerzo del empresariado andaluz queda aún más en entredicho.

Durante el año 2000, las inversiones andaluzas superaron los 264 millones de
euros, un 0,35% del total estatal, y un 90,34% más que el año anterior, en el que
las empresas de Andalucía destinaron algo más de 139 millones a la compra de
otras sociedades extranjeras o a la creación de una mínima infraestructura en los
países en los que se quiere desembarcar, los dos principales destinos a los que se
dirigen este tipo de inversiones, según confirmaron desde el Ministerio de
Economía. Desde la Junta de Andalucía, sin embargo, las explicaciones se centran
en tratar de aclarar las razones de este brusco descenso respecto al año 2001 -el
mayor que se produjo entre todas las comunidades-, y no tanto en determinar el
motivo de esta debilidad de la presencia andaluza más allá de las fronteras
nacionales. Fuentes de CEA señalaron que el 87,50% de caída se debe a que "la
inversión andaluza en el extranjero es tan pequeña y tan débil que cualquier
mínima variación se representa con un porcentaje tan grande como ése". Sin
embargo, no existen razones para comprender por qué los andaluces no se atreven
a instalar sus fábricas o sus tiendas en otros países. Es algo "tradicional", que no
parece que vaya a cambiar a corto plazo. De ahí que la Confederación de
Empresarios de Andalucía (CEA) organizara recientemente unas jornadas para
mostrar las excelencias de la inversión en el extranjero o de las exportaciones o
que el IFA tenga una delegación en Tokio con un trabajo mínimo, ya que reconocen
que no existe ninguna delegación de empresas andaluzas en el país nipón, "tan sólo
la marca El Caballo abrió una sucursal aquí hace un tiempo, pero no sabemos qué
ha sido de ella", reconocen desde la oficina.

Existe otra razón para comprender este 87,50% de reducción de las inversiones
brutas -aquellas que se envían al Ministerio, que debe dar el permiso último-. Por
sectores, la mayor parte del dinero invertido fue a parar a la gestión de sociedades
y tenencia de valores, es decir, a la inversión en bolsa. En total, las empresas
andaluzas invirtieron en este sector durante 2001 más de 15 millones de euros,
sólo seguida de cerca por la inversión destinada a la agricultura, ganadería, caza y
pesca, con 11,4 millones. Sin embargo, la inversión realizada en 2000 en los
parqués extranjeros aumentó hasta los 241 millones de euros, el 91 por ciento del
total. La situación actual de los mercados financieros no es muy atractiva y los
inversores se han retraído, de ahí ese descenso tan brusco. "Lo triste es que esa
inversión no es productiva y no incide en el desarrollo de la empresa andaluza",
explican desde CEA. El sector agrario, que en el caso de las exportaciones
convierten a Andalucía en la líder estatal, ha reducido sus inversiones en los
últimos tres años. En 2001 se quedó en los 11,4 millones, el 33% del total andaluz,
mientras que en 2000 llegó a los 13,4 millones y en 1999 a los 19,43 millones.

La reforma de la PAC provocará que en Andalucía dejen
de cultivarse 155.459 hectáreas
Andalucia24horas 17/10/2002

La propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) provocará que la
comunidad andaluza reduzca en 155.459 hectáreas la superficie cultivada, lo que
supone un 14,3 por ciento de la superficie que actualmente se cultiva en la




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          41
comunidad autónoma y el 8,84 por ciento del total de superficie que se dejaría de
cultivar en el conjunto nacional.

La superficie susceptible de reducirse es la que se destina a la producción de
herbáceos y leguminosas de grano, cultivos a los que afecta la prevista disminución
de ayudas que se plantea en la propuesta de reforma de la PAC elaborada por la
Comisión Europea.

Concretamente, en Andalucía se cultivan 1.086.554 hectáreas. De ellas, 52.154 se
destinan al trigo duro; 68.532 al blando; 97.394 a la cebada; 55.428 a may;
301.270 hectáreas al girasol; 38.818 a leguminosas de grano y 12.958 hectáreas a
proteaginosas.

En un informe del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) sobre los
efectos y el impacto que la reforma planteada tendrá en España, se analiza la
situación en la que quedarán seis comunidades autónomas -Andalucía, Aragón,
Castilla León, Castilla la Mancha, Extremadura y Navarra-, que representan el 90%
de la superficie acogida al sistema de ayudas.

El informe de impacto se ha realizado sobre un total de 6.997.683 hectáreas de
cultivo en estas comunidades y en él se concluye que, partiendo de un descenso del
20 por ciento del importe inicial de la ayuda y un descenso del 10% de los precios,
así como del desacoplamiento total de las ayudas, la superficie global que podría
dejar de cultivarse será de 1.757.251 hectáreas, lo que supone la cuarta parte de la
superficie destinada a estos cultivos en las seis comunidades consideradas.

En cuanto al descenso de las rentas el análisis permite estimar que los márgenes
brutos de los cultivos de secano podrían verse reducidos entre un 20 y un 80% con
respecto a la situación actual. Como consecuencia, el informe alerta de la situación
de "riesgo" en la que quedarían las explotaciones de menor rendimiento y las
consecuencias que de ello se derivarían para el medio rural. Por último, con los
datos que maneja el estudio se supone, que con la retirada de más de un millón y
medio de hectáreas de cultivo al ser esta opción más rentable, tal y como se
plantea la reforma, la pérdida de capital circulante en el sector agrario sería de
alrededor de 168,5 millones de euros. Además, desaparecerían del mercado de
trabajo 1,77 millones de jornales.

Este informe fue entregado el pasado fin de semana por el ministro de Agricultura,
Miguel Arias Cañete, al comisario europeo del ramo, Franz Fischler.

Andalucía - De ayer a hoy
La decadencia económica andaluza
SANTIAGO ROLDAN, JUAN MUÑOZ y ÁNGEL SERRANO
EL PAÍS | Economía -

La economía andaluza se encuentra sumida en un proceso de regresión que arranca
de lejos y adquiere señas de identidad desde que se inicia la industrialización
española con una dinámica propia, en especial a partir de la segunda mitad del
siglo XIX. La historia de la decadencia andaluza coincide, precisamente, con el
desarrollo del capitalismo español, en cuanto que, hasta entonces, la economía
andaluza ocupa un primerísimo lugar -generalmente desconocido- entre las
diferentes regiones y nacionalidades españolas. Todavía en 1800, según
estimaciones de J. Plaza Prieto, el producto bruto de Andalucía ascendía al 24,75%
del total español, en tanto que, por ejemplo, Cataluña sólo sumaba el 8,28% -una
tercera parte del producto bruto andaluz- y el País Vasco el 2,02%, datos todos
ellos que, a pesar de su limitada fiabilidad, revelan una considerable distancia entre


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            42
Andalucía y el resto de las regiones españolas. Sólo Sevilla, que ocupaba el primer
lugar entre todas las provincias españolas, absorbía un 14% del producto bruto
total, superando con creces a toda Cataluña y País Vasco juntas. Incluso en los
comienzos del proceso de industrialización, Andalucía consigue todavía éxitos
importantes con las primeras factorías metalúrgicas de las provincias de Málaga y
Sevilla, que fuerzan -en la primera mitad del siglo XIX- lo que Jordi Nadal,
catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha denominado la«
industrialización del Sureste». Pero tanta fortuna se desvanece en poco tiempo,
justamente cuando el proceso de industrialización arranca definitivamente. A partir
de entonces -y ya sin solución de continuidad durante más de cien años- la suerte
se vuelve de espaldas para Andalucía. Al final de esa etapa, según las más
recientes estimaciones del servicio de estudios del Banco de Bilbao, el producto
bruto de Andalucía había descendido al 12% del total, mientras que la provincia
de Barcelona se había situado en el 16%, y la de Vizcaya por encima del 4%. Sólo
la provincia de Madrid cuenta con un producto bruto -casi el 17% del total- que
supera ya al de toda Andalucía. Por su parte, la evolución de la población es un
dato más que significativo de los desequilibrios espaciales y la concentración de la
producción: mientras que Madrid, Barcelona o Vizcaya han visto multiplicada su
población por más de siete desde los comienzos de la industrialización española, la
de Andalucía -a pesar de su más elevada tasa de natalidad- sólo se ha duplicado en
el mismo periodo.

El resultado es que, en 1975, la renta per cápita de Andalucía se sitúa en 103.103
pesetas, muy por debajo de la media nacional -144.731 pesetas- e incluso por
debajo de la media de otras dos regiones, Castilla la Vieja-León y Castilla-La
Mancha, que han atravesado también una progresiva y acentuada decadencia.

Especialización productiva y dependencia comercial

Andalucía se halla, pues, inserta en un proceso de regresión estructural que no
puede explicarse al margen del otro proceso que sigue la economía española a
partir de la segunda mitad del siglo XIX. No se trata aquí de abordar un análisis
detenido de esos factores, pero no se puede omitir la simple mención de algunos de
ellos. Así, es obligada la referencia a la explotación colonial de la excepcional
riqueza minera de Huelva, Jaén, Córdoba, Sevilla, Granada, etcétera, en cuanto que
la economía andaluza se convierte en el principal abastecedor de materias primas
minerales que van a facilitar el despegue industrial de determinadas metrópolis.
Todo ello, tras el triunfo revolucionario -curiosa «paradoja» para Andalucía- de
1868. No menos importancia tiene en la explicación del subdesarrollo andaluz la
gran propiedad latifundista que diversos autores, como Martínez Alier, Malefakis,
Antonio Bernal, Manuel Artola o las obras ya clásicas de Pascual Carrión han
valorado con precisión. Y, finalmente, tampoco puede olvidarse la progresiva
articulación de un sistema proteccionista, propiciado por los intereses sectoriales
que dominan el proceso de industrialización (metalúrgicos, siderúrgicos, textiles,
etcétera), que asegura ventajas comparativas a los intereses industriales frente a
los agrarios andaluces. A este respecto, conviene recordar que el reiterado pacto de
la restauración, entre agrarios e industriales, fue siempre menos ventajoso para los
primeros, que se ven obligados, en diversas ocasiones, a aceptar acuerdos
netamente favorables a los segundos. Bastaría una referencia a los numerosos
debates que suscitan los aranceles de 1891, 1906 y 1922, o a la simple
composición de la junta de aranceles y valoraciones, o al examen de sus acuerdos,
para comprobar hasta qué punto salieron perjudicados los intereses de la burguesía
andaluza.

Las consecuencias de todo ello son ampliamente conocidas: a) La balanza
comercial de Andalucía con el exterior es fuertemente dependiente en bienes de



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          43
alto valor y productos manufacturados, además de bienes de capital, pero también
en productos elaborados del propio sector agrario. b) La balanza de dependencia
sectorial es fuertemente excedentaria, lo que significa que son mucho más
importantes y numerosas las exportaciones de inputs -que son elaborados y
transformados en otras regiones- que las importaciones de esos mismos productos.

Finalmente, el análisis de las relaciones intersectoriales a través de las tablas input-
output -recientemente elaboradas por el Instituto de Desarrollo Regional de la
Universidad de Sevilla y el Departamento de Política Económica de la Universidad
de Málaga- revela la escasa articulación existente en la economía andaluza, que se
comporta en la práctica como una estructura productiva típica de un área
subdesarrollada.

También los flujos financieros han contribuido en el caso de Andalucía -como en las
restantes regiones atrasadas- a acentuar la dependencia económica respecto a los
centros industriales que protagonizan el crecimiento económico de las últimas
décadas. Gran parte del ahorro de la región se ha canalizado hacia inversiones en
los centros industriales que han concentrado el capital y la mano de obra. Así, los
datos relativos a la distribución provincial del crédito -utilizados con las debidas
salvedades, pues no siempre los créditos concedidos o dispuestos se invierten en
las provincias que se conceden- y las cifras correspondientes de depósitos
confirman esta hipótesis. Como puede observarse en el cuadro número 2, Madrid,
Barcelona y Bilbao están recibiendo, a través de la banca privada, importantes
recursos financieros que son en gran parte captados en espacios económicos
subdesarrollados. Concretamente en Andalucía -véase el cuadro número 2-, de
cada cien pesetas depositadas en la banca, sólo se invierten 74,7 pesetas,
correspondiendo los mayores desfases a Almería -de cien pesetas depositadas sólo
24,4 pesetas se invierten en créditos en la provincia-, a Granada (50,5 pesetas), a
Jaén (64,5 pesetas), y a Málaga (57,4 pesetas). En el extremo opuesto, Madrid
absorbe 143,3 pesetas en créditos por cada cien pesetas en depósitos; Barcelona,
121,3 pesetas por cada cien pesetas, y Bilbao, 180,5 pesetas por cada cien
pesetas. En total, los citados centros aportan el 46,1 % de los depósitos bancarios,
mientras que reciben en créditos el 63,9 %.

Estos trasvases de flujos financieros se acentúan a través de las Cajas de Ahorros.
En especial, a causa del coeficiente de inversión obligatoria en valores computables
de grandes empresas que, en las últimas décadas, han canalizado gran parte de los
recursos de estas instituciones financieras: más de un 40 % hasta 1977, y en torno
al 30 % en la actualidad, como consecuencia de las reducciones previstas por un
decreto de agosto de 1977. Como es bien conocido, las empresas cuyos títulos han
figurado tradicionalmente como valores computables para la inversión de las Cajas
son grandes sociedades (Altos Hornos de Vizcaya, Iberduero, Hidroeléctrica
Española, etcétera) la mayor parte de ellas localizadas, o con actividades
predominantes, fuera de la región. No en vano, de las 1.200 grandes empresas
industriales, sólo 59 tienen su domicilio social en Andalucía; sólo 31, en Galicia; 35,
en Castilla la Vieja y León; en tanto que, en Madrid, están domiciliadas 448; en
Barcelona, 317, y en Bilbao, 83.

Los trasvases de flujos financieros también se acentúan a través del plan de
inversiones -si es que así pueden denominarse- del INI, o las transferencias de
rentas que generan las cuantiosas pérdidas de las empresas públicas (Hunosa,
Ensidesa, etcétera), pocas de ellas localizadas en Andalucía. En efecto, el
inmovilizado acumulado por el INI en Andalucía, a 31 de diciembre de 1976, sólo
representaba el 4,2% del total, cifra muy inferior a cualquier otro indicador
regional, como la distribución de la población o la producción neta. Así, el
inmovilizado acumulado por habitante -3.899 pesetas- se sitúa en uno de los



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             44
últimos lugares, rebasando sólo al de Extremadura y País Valenciano. El resto del
sector público compensa, en parte, estos trasvases a través de las transferencias
de la Seguridad Social -dado el carácter de subvención con que funciona el régimen
agrario- y las entidades oficiales de crédito que tienen efectos redistributivos de
signo contrario. Por último, el sistema fiscal arroja también un saldo de flujos
favorables que se reduce drásticamente si se tiene en cuenta los recientes trabajos
sobre imputación de los ingresos y gastos públicos. La cuestión más polémica se
centra en la discutible identificación de la recaudación provincial de los impuestos
con los pagos impositivos realmente efectuados en cada una de las provincias. En
el caso de Andalucía, la Dirección General de Tributos ha demostrado que las
recaudaciones provinciales de los impuestos que registran las delegaciones de
Hacienda son muy inferiores a los ingresos fiscales efectivamente satisfechos por
sus ciudadanos.

En definitiva, la economía andaluza se encuentra sumida en un proceso de
regresión estructural que coincide -y se inicia- con el desarrollo del capitalismo
español y la industrialización de los siglos XIX y XX

Santiago Roldán es profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona. Juan Muñoz y Ángel
Serrano lo son de la Universidad Complutense de Madrid. Los tres pertenecen al equipo de
economistas del PSOE.

                                                                  6 de Marzo de 1980

De ayer a hoy...

1980, Andalucía, 12% del PIB del Estado español
1999, Andalucía: 12,41% del PIB del Estado español

datos del Informe Eseca:
PIB Andalucía 2000: 13.161.000.000 de pesetas
Relación PIB Habitante Andalucía/Estado español en 1999: 72,9%
Renta familiar disponible por habitante, 1999: 75,6% de la media estatal
Presupuesto Junta de Andalucía, 2000: 2.735.000.000 de pesetas
Porcentaje del PIB del presupuesto de la Junta: 20,8%
En el incremento del empleo el peso de la construcción fue del 22,1%
1 Euro = 166,386 pesetas

Fundación del BBVA - 2001
Andalucía, con sólo el 75,92% de la media estatal sigue siendo la ultima comunidad en
renta de las 17 en que se encuentra dividido administrativamente el Estado español.
Utilizando el concepto "convergencia europea" (con la Unión Europea a 15) que combina
elementos como renta per capita, índice de desempleo, tasa de actividad, valor añadido
bruto, PIB, rentabilidad media por trabajador, etc) el BBVA dice que en 1999 Andalucía se
quedaba en el 56,98% de la media europea (con alguna provincia como Granada y Jaén
cayendo en torno al 50%). El Estado español se situaba en el 83,17%; un 26,19% más.
(Hace un par de meses, el jefe de la sucursal andaluza de la patronal española, Álvarez
Colunga, declaraba: "Andalucía tardará entre 30 y 40 años en converger con la media de la
UE").

Datos de Producto Interior Bruto (PIB) por habitante, publicados por la Comisión
Europea para el periodo 1986-1998
Andalucía
1986, 53% de la media comunitaria
1998, 58% de la media comunitaria

La renta per cápita andaluza sólo es superior a Extremadura (50%) y similar a Macedonia y
Tesalia (Grecia), las islas Madeira (Portugal) o Guayana y Guadalupe (Francia). 'Andalucía
mantiene un ritmo de convergencia muy lento e inferior al de las regiones de su entorno',




             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                               45
concluye el CES. Para Chaves el Producto Interior Bruto (PIB) per cápita 'ya no sirve para
medir la convergencia de la región respecto a la media europea'



ANDALUCIAL LIBRE nº 150
jueves, 19 de diciembre de 2002
COAG-A regala 10.000 kilos de hortalizas ante un
Carrefour para protestar por los "abusivos" márgenes
Agricultores afiliados a la COAG-A ha repartido 10.000 kilogramos de hortalizas
ante el Carrefour Macarena de Sevilla para protestar por los "abusivos" márgenes
de la gran distribución y los consiguientes precios de los productos.

Según informó el responsable de frutas y hortalizas de COAG, Eduardo López, la
acción desarrollada por la coordinadora pretendía llamar la atención de la sociedad
por las prácticas "abusivas" que la gran distribución está llevando a cabo. "Lo que
perseguimos es que el Gobierno, de una vez por todas, tome cartas en el asunto y
refuerce el observatorio de precios, que en estos momentos funciona mal",
manifestó, añadiendo que "lo que queremos es tener información en tiempo real
que nos permita adoptar medidas". También piden el doble etiquetado, para que el
consumidor sepa realmente "quién es el culpable y responsable directo de la subida
del IPC, con estas prácticas mafiosas y abusivas a los consumidores, y no se nos
eche la culpa a los agricultores, que estamos sumidos en la ruina".

COAG ha diseñado dos actuaciones durante dos días consecutivos, que en
Andalucía se ha realizado en Sevilla y el jueves en Granada, y a partir de aquí tiene
la intención de preparar otras medidas de presión para fechas posteriores. "No nos
pueden dejar al albur del mercado, porque es al capital concentrado de Carrefour al
que le interesa este libre mercado", sentenció, al tiempo que demandó que el
Gobierno "no olvide su responsabilidad". Por último, López dijo que al Ejecutivo
central le preocupa que no se dispare el IPC por encima de las previsiones que
estableció a principios de año, "pero le importa un bledo lo que ocurre con los
consumidores y los agricultores".

El Remate:
Luego vendrán las lagrimas...
       Acaban de aprobar en Dinamarca los jefes de los gobiernos y estados
       miembros la ampliación de la UE al Este sin que en Andalucía ninguna fuerza
       parlamentaria o sindical haya levantado la voz para afirmar, ni antes ni
       ahora, que esta decisión -en el contexto de la actual UE- supone una
       intolerable agresión a los intereses nacionales andaluces. Tampoco se ha
       reclamado que el pueblo andaluz tenga oportunidad de pronunciarse al
       respecto. Nada. Se vuelve a repetir la misma historia del ingreso de 1986
       (que está detrás del control semimonópolico de las grandes redes de
       distribución por capital extranjero del que ahora se queja COAG). Andalucía
       sigue ausente de todo y por todo. La cobardía, el servilismo o la estulticia
       siguen imperando. Cuando comiencen a verse las consecuencias de esta
       ampliación, crezcan quejas y corran algunas lagrimas, será nuevamente
       hora de decir: ya lo advertimos los nacionalistas. Corto consuelo.




             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                               46
La inversión extranjera en Andalucía aumenta un 67% en 4 años,
aunque sólo supone el 1,5% del total en el Estado español
Andalucía24horas 15/12/2002

La inversión extranjera en sociedades andaluzas no cotizadas ha aumentado un
67% en los últimos años, pasando de 436,28 millones de euros en 1998 a 729,27
millones en 2001, aunque sólo supone el 1,5% de la inversión en todo el Estado
español -que fue de 48.188,23 millones ese mismo año-, mientras que en 1998
alcanzaba el 3,2%.

La mayor parte de la inversión del pasado año (38%) se produjo en el sector de la
intermediación financiera, banca y seguros, con 278 millones de euros, a poca
distancia de los fondos extranjeros en el sector de la alimentación, bebidas y
tabacos (29%), con otros 213,4 millones de euros.

Dos sectores más registraron importantes inversiones extranjeras: las actividades
inmobiliarias y servicios (88,85 millones) y las manufacturas de madera y corcho,
productos minerales no metálicos, metalurgia, construcción de maquinaria, material
eléctrico, electrónico y óptico, material de transporte y manufacturas diversas
(84,25 millones de euros). Asimismo, el resto de sectores económicos alcanzó una
inversión extranjera total de 36,36 millones de euros, lo que supone menos del 5%,
según datos del Ministerio de Economía.

De otro lado, haciendo un análisis comparativo de los últimos años, cabe destacar
la diferencia de inversión extranjera que se registra en el sector de industrias
extractivas, refino de petróleo y tratamiento de combustibles, puesto que mientras
en 1998 los fondos aportados por este concepto superaron los 137,7 millones de
euros en los tres siguientes años apenas alcanzaron los 207.000, los 191.000 y los
3.000 euros, respectivamente. Esta diferencia se debe a distintas inversiones
importantes en el sector, entre ellas la que hizo la empresa irlandesa Navan
Resources en el yacimiento de Aguas Ceñidas de Minas Almagrera, situada en
Huelva, fundamentalmente en infraestructuras y mejoras de instalaciones.

Por países, el Reino Unido y los Países Bajos fueron las naciones que más inversión
propiciaron en Andalucía durante 2001, superando los 308,7 millones y los 249,9
millones de euros, respectivamente, seguido de Estados Unidos, con 74,4 millones
de euros más. A gran distancia se encuentran los paraísos fiscales de Gibraltar
(18,7 millones), Islas Vírgenes Británicas (11,08 millones) y Panamá (10,9 millones
de euros).

ANDALUCIAL LIBRE nº 154
jueves, 16 de enero de 2003
El Remate:
La estadística es un cachondeo
¿Quién se cree que la inflación ha subido este año en Andalucía sólo un 4%?.

Seguramente habrá algún oculto gabinete de estudios, trabajando para algún
banco o multinacional, que disponga de los datos reales. Y lo mismo ocurre con
esto como con los documentos oficiales de la CIA, que dentro de cincuenta años los
desclasifican y allá por 2053 algún estudioso le descubre a nuestros nietos lo que
realmente pasó a cuenta del euro.

Pero hoy ya, los datos del INE ni coinciden con la percepción social ni tienen
credibilidad, tras las múltiples reformas sufridas para cuantificar la inflación. Ocurre
lo mismo que con las cifras del desempleo en la Encuesta de Población Activa; que



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             47
ya se pierde la memoria de tantas modificaciones que ha sufrido para sacar gente
de las estadísticas y lavarle la cara a los datos.

La diferencia entre una cuenta y la otra es que los parados no se ven identificados
y no se notan todos los días (hasta que perdida la vergüenza, se imponga lo de ir
por la calle con un cartel, que todo se andará, y entonces se vería cual es el
panorama). Pero lo de la inflación sí lo sentimos todos cada vez que vamos al
supermercado, al bar o nos montamos en el autobús. Que no se llega a fin de mes;
que este dinero nuevo es de juguete; que cunde menos... eso es lo que se escucha
y se comenta en la calle.

¿Habrá alguien que cuantifique el inmenso trasvase de rentas de los asalariados a
las grandes empresas que ha producido la introducción del Euro?. Lo decíamos en
ANDALUCÍA LIBRE a contracorriente cuando se vivía la inducida euforia europeísta
de hace un año -¿se recuerda ahora?-: que la moneda única significaba -entre otras
muchas agresiones- que íbamos a seguir cobrando salarios andaluces, pero con
precios europeos. Y nuestros muy europeístas sindicatos oficiales -CCOO/UGT-
vistiendo de combativa la aceptación del referente del 4% para no afectar a la
competitividad... cuando, sólo para recuperar lo perdido, tendríamos que estar
pensando en demandas de subida salarial de dos dígitos.

¡Toma euro!.



Protestas campesinas
EL CAMPO ALMERIENSE PARALIZA SU ACTIVIDAD EN PROTESTA POR LOS
BAJOS PRECIOS Y LA COMPETENCIA DE MARRUECOS
14/01/03 Canal Sur

El sector agrario de la provincia ha echado el cerrojo prácticamente en su totalidad
secundando el paro agrario convocado por COAG y ASAJA. En algunas localidades
del poniente los comercios también han cerrado sus puertas en solidaridad con los
agricultores. Cajamar ha tenido también sus oficinas cerradas durante dos horas.

La actividad agrícola ha sido nula hoy en la provincia tanto el Poniente como el
Levante, las principales cooperativas y alhóndigas han cerrado sus puertas
secundando el paro convocado por las organizaciones agrarias COAG y ASAJA. La
crisis de los precios, el aumento del cupo de tomates a Marruecos y la
refinanciación de la deuda de los agricultores ha llevado a que los centros
comerciales y tiendas de algunas localidades como El Ejido cerrasen también sus
puertas en solidaridad con los agricultores.

Y es que la crisis se comienza a sentir en los comercios. La huelga también ha
dejado sentir también colegios e institutos como este de José Salazar de El Ejido
donde las clases estaban prácticamente vacías. Los niños conocían perfectamente
el porqué de la ausencia de sus compañeros. Las oficinas de Cajamar han cerrado
sus puertas durante dos horas también en solidaridad con un sector agrícola que de
esta forma quiere dar un toque de atención al gobierno central para que atienda
sus reivindicaciones.

La Unión Europea negocia en Rabat el acuerdo de exportación que permitirá
aumentar los cupos de Marruecos. Los agricultores dicen que puede ser la ruina del
campo de Almería. Una situación en la que el gobierno ha mantenido oscurantismo
según el sector que acusa al Ministro de Agricultura de no defender los intereses de
Almería.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          48
El campo teme a Marruecos pero las organizaciones agrarias están divididas. Ha
habido dos manifestaciones paralelas, COAG acusa a ASAJA de defender los
intereses del gobierno. ASAJA se defiende diciendo que no responderá a estas
acusaciones y acusa a COAG de provocadores.

La Junta prepara un plan de ayuda al sector hortofrutícola

El ejecutivo andaluz prepara un plan de ayuda al sector hortofrutícola de Almería,
que ha sido presentado hoy por el consejero de agricultura en la reunión del
consejo de gobierno. El plan, que se firmará con el sector el próximo mes, prevé
una inversión de 300 millones de euros de los que 120 son públicos. El consejero se
ha dirigido por carta al ministro del ramo para pedirle que, tanto el gobierno central
como la UE, colaboren en el necesario respaldo al sector.

Plata ha solicitado al Gobierno central que defienda con eficacia ante la Unión
Europea (UE) los intereses de la horticultura mediterránea, frente a la posibilidad
de que se incremente el contingente de exportación de tomate marroquí por encima
de las 200.000 toneladas, y que promueva la elaboración de un plan de adaptación
para este sector de cara a los acuerdos de asociación. El consejero, que se ha
pronunciado de este modo sobre las negociaciones que abren mañana las
autoridades comunitarias y marroquíes sobre el capítulo agrícola, ha remitido una
carta al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Miguel Arias Cañete, en la
que además de solicitar una reunión urgente, le pide que defienda al sector,"sobre
todo, en un año en que se va a plantear la reforma de la OCM de frutas y
hortalizas". Según la nota, la UE y Marruecos alcanzaron en septiembre de 2001 un
acuerdo para la campaña 2001-2002 que establecía un contingente de tomate de
169.757 toneladas, distribuido un 66% entre enero y mayo, y el resto en
noviembre y diciembre, mientras que en las próximas negociaciones se pretende
incrementar en 60.000 toneladas el contingente, a cambio de abrir el mercado
marroquí a productos continentales como leche, cereales y carne.

En su misiva, Plata informa al ministro sobre la "preocupación" que han despertado
en Andalucía estas negociaciones y defiende que si se incrementa el contingente
debe ampliarse "paralelamente, el calendario de estas operaciones a fechas no
coincidentes con nuestras producciones", de modo que el conjunto de la UE
"comparta las consecuencias y no se perjudique exclusivamente a las zonas
mediterráneas".

En Rabat, Marruecos presiona a la UE para abrir nuevos mercados

Precisamente hoy en Rabat tiene lugar una nueva ronda negociadora entre la Unión
Europea y Marruecos. En la delegación comunitaria se niega que vayan a aceptar
un aumento de las importaciones de tomate marroquí. Sin embargo, algo tendrán
que ceder pues pretenden que Marruecos acepte aumentar las cantidades de carne,
lácteos y cereales que les exporta la UE.

"No vengo a firmar un aumento de las exportaciones de tomate marroquí a la
Unión Europea, si ese es el motivo de la manifestación de los agricultores podrían
quedarse en sus casas". Son palabras del Director General de Agricultura de la
Comisión Europea, el español José Manuel Silva, momentos antes de iniciar una
nueva ronda en Rabat de las negociaciones para la renovación del protocolo
agrícola del Acuerdo de Asociación entre la UE y Marruecos. Según Silva hay
muchas cosas más sobre la mesa y en todo caso será en Bruselas dentro de unas
semanas cuando se firme el protocolo.

Sea en esta reunión de hoy en Rabat o en otra posterior cuando se amplíen los
cupos al tomate marroquí, lo cierto es que la protección de nuestros productores



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            49
tiene los días contados. Como una Espada de Damocles figura la fecha del 2010,
cuando está previsto que entre en vigor el Acuerdo de Libre Comercio entre la
Unión Europea y Marruecos. Entonces, no habrá barreras para la exportación en
ninguno de los dos sentidos.

COMARCA DE LA COSTA GRANADINA: MILES DE AGRICULTORES CORTAN
LA N-340 EN DEMANDA DE PRECIOS MÁS ALTOS Y ESTABLES
Se vivieron momentos tensos al estar prohibido el acto por la subdelegación del Gobierno. El
paro en el campo fue general y los manifestantes cerraron una gran superficie comercial. La
mesa hortícola se sumó al paro de los 20.000 agricultores. Exigen que termine la
especulación
MANUEL PEDREIRA/MOTRIL - IDEAL

«No pedimos nada del otro mundo, sólo lo que nos corresponde, porque si
vendemos un kilo de tomate cherry a 40 céntimos, cómo es posible que en la calle
valga casi 15 euros». Este discurso no es de un político afín a la causa de los
labradores, ni siquiera el del representante de una organización agraria. Es el
testimonio de Amalia Illescas, una agricultora de Molvízar que ayer se sumó a la
huelga y a la manifestación convocada por COAG en Motril, que reunió a más de
3.000 personas y que incluyó el corte pacífico de la carretera nacional 340 durante
tres cuartos de hora.

El objetivo de la movilización no por repetido dejó de escucharse una y otra vez por
los altavoces y en las conversaciones de los huelguistas. Los agricultores denuncian
que las grandes cadenas de distribución de alimentos y supermercados ofrecen
precios cada vez más bajos a quienes cultivan los frutos... y precios cada vez más
altos a los consumidores que los compran.

Los más de tres mil agricultores que se manifestaron cortaron la carretera N-340 -a
la altura de uno de los accesos a Motril- durante 40 minutos y posteriormente
obligaron a cerrar una gran superficie comercial de la localidad.

Durante el tiempo en que interrumpieron el tráfico se vivieron momentos de
tensión tras advertir el jefe del Servicio de Intervención Rápida de la Guardia Civil,
al frente de medio centenar de agentes, que el corte de la vía estaba expresamente
prohibido por la subdelegación del Gobierno de Granada.

Cierre de hipermercado

Tras un breve encuentro entre responsables de COAG, convocantes de la
manifestación y agentes de la Guardia Civil -con la mediación del alcalde de Motril,
Luis Rubiales-, los agricultores cortaron la carretera, leyeron un comunicado y tras
arrojar al asfalto productos agrícolas abandonaron la N-340, donde apenas se
registraron retenciones en ningún sentido pues el tráfico fue desviado por la
carretera del Puerto hasta el cruce de la N-340 y N-323. Posteriormente, los
manifestantes se dirigieron a una gran superficie comercial de Motril, donde había
empezado la marcha, y obligaron a sus responsables a cerrar sus puertas. En
ninguno de los dos actos de protesta se han registrado incidentes graves ni las
fuerzas antidisturbios de la Guardia Civil ni de la Policía Nacional han tenido que
intervenir.

Según COAG, la práctica totalidad de las empresas hortofrutícolas de la Costa
pararon ayer su actividad. La manifestación estaba encabezada por un féretro con
una corona confeccionada con productos agrícolas con la leyenda «Los agricultores
no te olvidan», junto a la cual se desplegados otras pancartas en las que se podía
leer «Por la concentración de la oferta frente a la gran distribución», «No más
concesiones agrícolas a países terceros», entre otras consignas.



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                 50
Bajada de la renta agraria

La indignación se dejaba ver en los rostros de los manifestantes, que por un día
abandonaron el cuidado de sus explotaciones con la esperanza de que las
administraciones intervengan en un mercado feroz con los cherrys, pepinos y judías
que con tanto mimo cultivan. La «grave» situación económica por la que pasa el
sector se define por una causa fundamental. A saber: descenso continuado de los
precios en origen, a pesar del aumento progresivo de los precios en destino, que
hace que los costes se sitúen por encima de lo que el agricultor percibe. CPAG
estima que, de mantenerse esta situación, el 20% de las explotaciones cambiarán
de titular o habrán desaparecido en la próxima campaña al caer en manos de los
bancos o, peor aún, de los especuladores. La consecuencia de esta crisis de precios
es que la renta agraria media de las familias ha bajado un 31,54%, según datos del
informe anual de Unicaja correspondiente al año 2001.

El campo está endeudado. La afirmación se sostiene, según los datos de COAG, por
la brutal carga financiera que soportan las explotaciones y que cifran en más de
1.800 millones de euros (300.000 millones de pesetas) para las provincias de
Granada, Almería y Murcia, principales productores de hortofrutícolas. Las
organizaciones agrarias demandan del Gobierno central y del resto de las
administraciones una ayuda para «al menos pagar los intereses de los préstamos».
Sobre la bajada de precios generalizada, Emilio Rodríguez, secretario de COAG-
Granada, indicó que es una tendencia que se mantiene desde hace años pero que
en los últimos ejercicios se ha acentuado hasta obligar a muchos titulares de
explotaciones a vender la tierra y tratar de buscarse la vida de otra manera. COAG
reclama la intervención estatal en la creación de redes de distribución de productos
que hagan frente a las grandes cadenas de supermercados y la firma de un acuerdo
marco con las grandes redes de distribución internacionales, que garantice que los
precios recibidos por el labrador en situaciones de crisis superen los costos de
producción. «No se puede entender que los precios finales de venta al público se
mantengan y, al mismo tiempo, cada vez se le pague menos al cultivador»,
apostilló Rodríguez, que añadió que "los costes de las explotaciones se han
disparado ante las exigencias de calidad y productos ecológicos que ahora imperan.
Hace 12 o 14 años se vendía un kilo de judías en una corrida a 1,7 euros y a día de
hoy sigue al mismo precio. Sin embargo, en las estanterías de los hipermercados
los precios se han multiplicado". Adónde va ese dinero y quién se lo queda es la
pregunta que el campo lanzó hoy en Motril.

[En declaraciones a la Prensa hoy, COAG ha amenazado con bloquear los puertos
de Algeciras, Almería y Cádiz para impedir el desembarque y transito de los
productos agrícolas marroquíes y con establecer campamentos de bloqueo
permanentes en la puerta de Hipermercados si no son atendidas sus
reivindicaciones]

ANDALUCIA LIBRE nº 156
viernes, 31 de enero de 2003
La Agricultura Intensiva Almeriense: Los Limites del
Modelo.
Manuel Delgado e Isidoro Moreno
(Catedráticos de Economía y Antropología Social-Universidad de Sevilla)
Le Monde Diplomatique, Enero 2002.

Dentro de la división “natural” del trabajo, Andalucía viene especializándose de
manera creciente en la producción agraria, con un sector primario que, frente al
localizado en el Norte, centrado en cultivos industriales, carne y leche, se dedica
cada vez más a la “fabricación” de productos hortofrutícolas gracias a la abundancia
de sol y mano de obra. Se trata de un modelo hiperintensivo en el uso de energía,


             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                         51
capital y trabajo, que comenzó aprovechando la flexibilidad y capacidad de
adaptación de la explotación familiar y funciona hoy en base a la disponibilidad de
mano de obra inmigrante. Un modelo que supone la disposición de todos los
recursos del sistema productivo local al servicio de intereses lejanos y ajenos.

Más de la mitad de la producción hortofrutícola andaluza, un 57,6% en 1999, es
obtenida de la provincia de Almería lo que significa la cuarta parte de la producción
total agraria de Andalucía, un 23,8%. Y ello tiene lugar en el 1,4% de la superficie
cultivada. Esta altísima concentración espacial sucede en la zona más árida de
Europa, por lo que es necesario un gran consumo de agua y, en general, de
recursos, con fuertes impactos ambientales. Dentro de la provincia, el mar de
plástico conformado por esta agricultura intensiva se concentra en sólo nueve
municipios (Níjar, Almería, Adra, Berja, Roquetas, Vícar, La Mojonera, Dalías y El
Ejido), ocupando los invernaderos un total de aproximadamente 30.000 hectáreas,
a las que se ha llegado en apenas 15 años, a pesar de que en 1984, 1985 y 1986
diversas Leyes y Decretos declararon sobreexplotados los acuíferos y prohibieron la
expansión del regadío. Desde entonces, no obstante, éste ha crecido
incontroladamente en un 225%, llegando incluso a penetrar en terrenos protegidos
del Parque Natural del Cabo de Gata.

Este crecimiento del regadío se ha apoyado, en gran medida, en las posibilidades
proporcionadas por las nuevas técnicas en materia de perforaciones e instalaciones
de bombeo, habiendo llegado dicha intensificación “hasta límites que han puesto de
manifiesto un grado de sobreexplotación de los acuíferos que hace peligrar la
sostenibilidad del regadío que éstos han hecho posible”, evidenciándose así “el
riesgo de un crecimiento vegetativo del regadío incapaz de sostener su desarrollo
racional”(1) El Plan Hidrológico que ha elaborado el gobierno del Estado, cuyo
objetivo es el traslado del agua de unas a otras regiones de España por medio de
grandes obras -contradiciendo los principios recogidos en la Directiva Marco del
Agua de la Unión Europea-, vendría a alimentar este enclave con agua traída desde
el río Ebro, a 600 km. de distancia.

Es este un modelo “productivo” en el que el rápido crecimiento de los costes en
relación a la lenta evolución de los precios ha hecho que los gastos corrientes
hayan pasado de suponer un 48,3% de los ingresos, en 1990, a un 63,2%, al final
de la década. Dentro de esta tendencia de costes crecientes, el volumen de
inversión necesaria se ha más que duplicado en los últimos diez años, de modo
que, ahora, antes de que empiece a producir una hectárea de invernadero hace
falta invertir en ella alrededor de 240.000€. El precio de la tierra, otro de los
factores limitantes de la expansión del modelo, se ha multiplicado por cuatro en el
mismo período, alcanzando hoy los 108.000€ a 120.000€ por hectárea, e incluso
los 180.000€, lo que representa un 45% de los gastos de inversión(2).

Junto a esto, los precios de los productos hortícolas están controlados por las
grandes empresas de distribución que acaparan cuotas de mercado cada vez
mayores, por lo que están en condiciones de imponer sus condiciones de compra a
los productores. Como consecuencia de esta pinza, conformada por unos costes de
producción en ascenso y unos precios que no avanzan al mismo ritmo, tiene lugar
una tendencia a la baja de los márgenes de beneficio. La tasa de rendimiento del
capital ha caído durante los noventa desde alrededor de un 16% a un 2%, siendo
ya el plazo de recuperación de la inversión superior a su vida útil(3).

Dentro de este modelo, para intentar contrarrestar la disminución progresiva de los
márgenes de ganancia, los agricultores están “obligados” a adoptar una doble
estrategia: por una parte, intensificar el uso de los recursos naturales en busca de
mayores rendimientos por unidad de superficie; y, por otra, disminuir los costes del
trabajo.



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           52
Respecto a lo primero, el agricultor ha de incorporar los últimos “avances” en
productos y procesos, convirtiéndose en cliente permanente de los grandes grupos
empresariales del agrobussines, que imponen sus paquetes tecnológicos. Con ello,
la moderna agricultura intensiva de frutas y hortalizas se ha convertido en una
fábrica de vegetales inserta en un modelo de producción industrial en el que, al ser
el primer eslabón de la cadena, adapta sus pautas a las exigencias de procesos de
crecimiento y acumulación ajenas y lejanas al sistema productivo local.

Este modelo de agricultura induce también a una utilización de los recursos
naturales que va en dirección opuesta a la sostenibilidad. Como se señaló
anteriormente, la mitad de los regadíos actuales del poniente almeriense se han
instalado ilegalmente y con sobreexplotación de los acuíferos. Una situación sólo
explicable por el desinterés, e incluso el desconocimiento, de las administraciones
públicas respecto a la gestión y control de cuestiones tan trascendentes como la
extensión de superficie regada, el agua que tienen concedida los regadíos, el agua
que utilizan de hecho, y la que podrían utilizar si se usara más eficientemente.

Junto al problema del volumen de agua existente y al de la intrusión marina en los
acuíferos, ya detectados a mitad de los 80, viene a añadirse una nueva dimensión
cualitativa. Ante la dificultad para la expansión de la superficie, la búsqueda de
mayores rendimientos físicos por hectárea está imponiendo técnicas de cultivo cada
vez más agresivas con el medio físico, sustituyendo el sistema de enarenado por el
de sustrato o suelo artificial. Y éste demanda una media de un 70% más de agua y
casi el doble de fertilizantes para obtener sólo un 25% más de cosecha. Aún más
grave, multiplica el agua lixiviada por 6 o 7 y los residuos de fertilizantes por 10 y
hasta 15(4). De modo que el factor limitante ya no es sólo la cantidad de agua
necesaria para alimentar esta agricultura sino también, y sobre todo, la magnitud
de los costes ambientales asociados al modelo

Respecto a los costes del factor trabajo, la fuerte dependencia de éste que
comporta la agricultura intensiva se atendíó, en un primer período, con mano de
obra familiar. Todavía en 1986 más del 90% de la mano de obra era familiar:
utilizada de manera flexible y adaptada a las necesidades de la producción a lo
largo del año. Con estrategias que tendían más hacia la reproducción social del
grupo doméstico que a la acumulación, en estas unidades familiares no se
contabilizaban como costes saláriales la dedicación, los saberes o el nivel de
especialización de sus miembros, de modo que la autoexplotación de esta fuerza de
trabajo fue uno de los mecanismos para conseguir la viabilidad del modelo. Sin
embargo, y como resultado en gran parte de su propio éxito inicial, las
explotaciones familiares fueron convirtiéndose en explotaciones empresariales, lo
que conllevó un rápido crecimiento de la mano de obra asalariada, cuyos costes se
sitúan hoy en torno al 40% de los gastos totales. Por ello, en esta “nueva
agricultura”, en la que los mercados de trabajo “reproducen las viejas pautas de
eventualidad y máxima flexibilidad que han caracterizado a los mercados de trabajo
agrícolas”(5), la reducción de los costes salariales se ha convertido en pieza clave
para el mantenimiento de la competitividad.

Para lograr esta reducción, se recurre principalmente a una mano de obra
inmigrante, precarizada y muy vulnerable. La segmentación étnica de los mercados
de trabajo, el control del empresariado sobre la situación legal del inmigrante y
otros varios factores son mecanismos que presionan a la baja los salarios, que en el
caso de la inmigración “ilegalizada” llegan a niveles de más de un 30% por debajo
de los estipulados en los convenios(6).

Es en este contexto donde hay que inscribir los sucesos de El Ejido de febrero del
año 2000. Sus motivaciones y la continuidad, más de un año después, de una



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            53
situación éticamente inaceptable, descansan en el hecho de que los inmigrantes,
sobre todo los ilegalizados, son, a la vez, imprescindibles y rechazados.
Imprescindibles, porque sólo ellos están dispuestos a soportar unos salarios y unas
condiciones de trabajo que los jornaleros andaluces no aceptan. Y rechazados,
porque, una vez que cada día terminan su trabajo, se les quisiera hacer
desaparecer hasta la jornada siguiente para que la “sociedad local” pudiera
funcionar como si ellos no existiesen y no formasen parte también de ella.

Esta permanente “esquizofrenia” explica, por ejemplo, la vergonzosa carencia de
política de viviendas para los inmigrantes(7) no sólo del ayuntamiento de El Ejido
sino de todos los ayuntamientos de la comarca, sin distinción entre los regidos por
mayoría popular o psocialista. Y es que, si en los núcleos urbanos se construyeran
viviendas para inmigrantes, ello sería tanto como admitir que estos forman parte de
la sociedad local; que la situación pluriétnica es un dato irreversible de la realidad,
independientemente de cómo pueda ser leída por los diferentes colectivos. La
residencia de autóctonos e inmigrantes en unos mismos núcleos urbanos, en
situaciones de fuerte desigualdad, reflejaría de forma objetiva la existencia de una
única y muy segmentada sociedad local, que sería visibilizada como real e
irreversible. Se intenta, en cambio, mantener la ficción contraria de una sociedad
local formada exclusivamente por un nosotros, que se afirma homogéneo, de
agricultores familiares que están obligados a acudir a la mano de obra inmigrante
para hacer posible sus empresas agrícolas, pero sin que ello afecte a otras
dimensiones de la vida social local que no sea la estrictamente económica en el
ámbito físico de los invernaderos.

Es el imposible objetivo de mantener una supuesta “sociedad local” integrada sólo
por autóctonos, supuestamente homogéneos, lo que explica las posiciones cerradas
de los alcaldes de la zona, apoyados por la mayoría de sus poblaciones, que se
niegan a ceder terrenos en los pueblos para construir viviendas para inmigrantes,
y el empeño en que estos vivan junto a los invernaderos mismos, en cortijos,
chabolas u otras infraviviendas. Esto supone una política de verdadero apartheid
basada en la negación de la propia realidad de que los inmigrantes no son
solamente factores productivos sino personas que existen veinticuatro horas cada
día y, por ello, tienen vida social, tiempo de ocio, tendencias sexuales, creencias
religiosas, sentimientos de pertenencia a colectivos concretos... Todo esto se
intenta ignorar mediante el expeditivo procedimiento de mantener a los
inmigrantes fuera de los núcleos urbanos; de los lugares, contextos y relaciones en
los que se desarrolla la vida social local.

Para la mayoría de los “emprendedores” del Poniente almeriense y de otros lugares
de agricultura hiperintensiva, dentro y fuera de Andalucía, el objetivo a conseguir
no es la integración de los inmigrantes, aunque esta fuera muy desigualitaria, sino
que los inmigrantes aceptaran mantenerse alejados de todos los ámbitos salvo el
del trabajo. Porque, al realizarse este en el campo, en los invernaderos, no tendría
por qué afectar –supuestamente- a ningún otro ámbito. No es casual que la
violencia racista se centrara principalmente, durante los terribles incidentes,
precisamente en quienes, por su propia presencia, mostraban lo imposible de ese
objetivo: los propietarios de pequeños negocios, los casados con mujeres
blancas..., es decir, contra aquellos inmigrantes más realmente integrados en la
sociedad local (8).

El modelo, pues, se acerca a sus límites y puede hacer crisis en alguno de sus
factores centrales: energía, capital y trabajo, o en todos a la vez. No debería
sorprender esto, porque ello ha ocurrido muchas veces en otras zonas de Andalucía
y en otros lugares del mundo, dependientes económicamente y subalternos
políticamente. Allí donde la vida de una comarca, o de regiones enteras, se
pusieron al servicio de intereses foráneos que, durante un tiempo, orientaron la



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             54
utilización de los recursos locales en su exclusivo beneficio. La situación de
profunda depresión en que quedaron esos espacios al dejar de ser “objetos del
deseo” del capital exterior, puede ser un buen elemento para la reflexión. Una
reflexión que ha de hacerse tanto sobre la situación de Andalucía como sobre la
comunidad de intereses que comparten todos los pueblos a los que se ha impuesto
este modelo por un sistema guiado por la ceguera de una única razón, la de la
“eficiencia económica” expresada en términos monetarios. Una “razón”, que, como
nos recordaba Saramago al recoger el Nobel “usamos perversamente cuando
humillamos la vida”.

Notas:

1. José López Gálvez et Juan Losada, in José López Gálvez et José Manuel Naredo, La gestión del
    agua de riego. Ed. Fundación Argentaria, Madrid, 1997.
2. José López Gálvez, Agustín Molina, Manuel Jaén et Jósé Francisco Salazar, Análisis económico y
    ambiental en Agronomia. Editorial Unicaja, Málaga, 2000.
3. Ibidem
4. Du latin lixivia: “lessive
5. José López Gálvez et José Manuel Naredo, Sistemas de producción e incidencia ambiental
    del cultivo en suelos enarenados y en sustratos. Editorial Fundación Argentaria, Madrid,
    1996
6. Andrés Pedreño, “Taylor y Ford en los campos”. Sociología del Trabajo, nº 35, Madrid,
    1999
7. Emma Martín Díaz (Directora), Ángeles Castaño et Margarita Rodríguez, Procesos
    migratorios y relaciones interétnicas en Andalucía. Ed. Ministerio de Trabajo y Asuntos
    Sociales-Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, Sevilla, 1999
8. Victor Ángel Lluch, “En Espagne, un apartheid sous plastique”, Le Monde diplomatique,
    mars 2000.
9. Ángeles Castaño, Informe 2000 sobre la inmigración en Almería. Ed. Consejería de
    Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, Sevilla, 2000 y Ubaldo Martínez Veiga, U. El
    Ejido. Discriminación, exclusión social y racismo. Ed. Los Libros de la Catarata, Madrid,
    2002
10. Hace unos meses, ha aparecido el libro Estampas de El Ejido (Ed. Taurus, Madrid, 2001)
    cuyo autor, Mikel Azurmendi, niega la gravedad de los sucesos de febrero de 2000 y,
    sobre todo, que tuvieran base alguna racista, llegando, incluso, a responsabilizar a los
    propios inmigrantes del deterioro de las relaciones interétnicas en la zona. La obra
    supone una defensa acrítica de los agricultores almerienses y de las autoridades
    municipales y roza la apología del racismo. Lo más inaceptable es que el autor, que
    afirma estar amenazado por la organización terrorista ETA, sea un profesor de
    Antropología, en la Universidad del País Vasco. Significativamente, poco tiempo después
    de publicado el libro, Azurmendi ha sido nombrado por el gobierno español presidente
    del “Foro de la Inmigración”, máximo órgano consultivo para las políticas sobre el tema.


Andalucía recibió 21 millones de turistas en 2002
SUPONE UN 1,2% MÁS RESPECTO A 2001 - El crecimiento previsto para este año
oscila entre el 1,72% y el 3,95%, según ha informado el consejero Antonio Ortega
en Fitur
Andalucía Junta, 30 de enero de 2003

Andalucía recibió unos 21 millones de turistas en 2002, lo que supone un 1,2% más
que en 2001, aunque se produjo un descenso en la llegada de viajeros extranjeros
del 2,53%, según los datos ofrecidos por el consejero de Turismo y Deporte,
Antonio Ortega, en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en Madrid. Estos datos
surgen de la Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía realizada por el Instituto
de Estadística de Andalucía a falta de cerrar el último trimestre del año, y fueron
valorados positivamente por el consejero, quien destacó que destinos competidores
de Andalucía, como Baleares o Canarias, han sufrido descensos en su sector
turístico en un año marcado por la "incertidumbre" internacional.




              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                     55
Del total de viajeros, -alojados en establecimientos tanto hoteleros como
residenciales- recibidos por Andalucía, el 55,77% fueron del Estado español y el
42,24%, extranjeros. Ello supone que el       mercado estatal subió un 4,18%,
mientras que el foráneo descendió un 2,53%. Ortega achacó esta bajada a la
recesión económica alemana, que hizo que este mercado descendiera un 4% en
2002. Sin embargo, el principal emisor extranjero de turistas a Andalucía, el Reino
Unido, subió un 6%. "La economía británica está en un buen momento, la libra
tiene una posición de liderazgo y ha sido un mercado en el que no ha habido
desaceleración", ha explicado el consejero, que ha destacado la "estabilidad" del
turismo nacional y su buen comportamiento en 2002.

Respecto a los ingresos, éstos ascendieron a 13.200 millones de euros, un 1% más
que el año anterior en términos nominales, mientras que en términos reales -sin
tener en cuenta el efecto precios- supuso una pérdida de ingresos del 4,1%.

En cuanto al movimiento hotelero, el consejero aseguró que el número de
pernoctaciones fue de 35,3 millones. Sin embargo, el grado de ocupación de todas
las provincias andaluzas, a excepción de Huelva, bajó en 2002. En el informe
elaborado por el Sistema de Análisis y Estadística del Turismo en Andalucía (Saeta)
se destaca que tanto provincialmente como a nivel andaluz, se produce un
"desajuste entre la demanda y la oferta hotelera", ya que el crecimiento del número
de plazas "no se han visto compensados por crecimientos de igual intensidad en las
pernoctaciones, exceptuando las provincias de Cádiz y Sevilla que en el año 2002
ofrecen un buen ajuste". En Huelva, al contrario que el resto de las provincias
andaluzas, la tasa de crecimiento de la demanda en 2002 fue superior al de la
oferta hotelera. Durante 2002 se produjo un incremento de 7.363 plazas en
Andalucía, lo que supone un incremento del 4,3 %, "crecimiento que no ha sido
compensado por la demanda", que creció sólo un 0,15 %. Respecto al movimiento
en los aeropuertos, el número de viajeros ascendió al 14,3 %, un 1,7 % más, lo
que contrasta con el comportamiento a nivel estatal, donde el número de pasajeros
bajó un 1,1%.

Las previsiones sobre el comportamiento del turismo en Andalucía en 2003, "a
pesar de lo arriesgado que resulta hacer previsiones en un entorno tan cambiante
como el actual" debido al posible ataque de Estados Unidos a Irak, son que este
sector crezca, en el escenario más pesimista, un 1,72 % y, en el más optimista, un
3,95 %.

Ortega ha destacado que el sector turístico andaluz tiene ante sí un "excelente
futuro", aunque ha matizado que "es necesario" estar pendientes a las dos
"incertidumbres que acechan actualmente al sector turístico andaluz" y que son "los
riesgos geopolíticos y la evolución económica de Alemania. El consejero ha
asegurado que Andalucía aspira ser "líder" en el sector turístico y que, para ello,
invertirá 70 millones de euros en la promoción de la Comunidad en 2002 y un total
de 295 millones hasta 2006. El Gobierno andaluz intentará abrir nuevos mercados,
como el de China, país en el que realizará por primera vez una campaña de
promoción en el próximo mes de abril para empezar a posicionarse en él. Ortega ha
explicado que hay entre 40 y 50 millones de chinos con posibilidad de viajar al
exterior, lo que representa "una gran potencialidad" para este mercado.

ANDALUCIA LIBRE nº 157
miércoles, 05 de febrero de 2003
El Remate,   Cifras e inspecciones
Andalucía Libre

CIFRAS - Según el Índice Laboral de Comunidades Autónomas Adecco (ILCA)
correspondiente al tercer trimestre de 2002, un estudio que mide el funcionamiento


             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                        56
del mercado laboral, los salarios en Andalucía se incrementaron en 2002 como
media un 1%. (Andalucia24horas, 3/2/2003). Sin embargo, según datos
oficiales del Ministerio de Trabajo español (también Andalucia24horas,
3/2/2003) el incremento nacional ascendió al 3,25% (recordemos que el Gobierno
español reconoce una inflación del 4%). ¿A quien hay que creer?. Para 2003, el
pacto social apoyado por CCOO/UGT establece un objetivo del 2%.

Con todo este meneo de cifras contradictorias o manipuladas al alza o a la baja
según conveniencia, lo que resta es la impresión de que la perdida de poder
adquisitivo de los trabajadores andaluces sigue imparable y aún más acelerada
desde la entrada en funcionamiento del Euro. Como a ello ha de súmasele la
precariedad (el 90% de los nuevos contratos lo son) o la pobreza (el 60% de los
pobres del Estado español son andaluces) todo esto tiene consecuencias para la
negociación colectiva. ¿Que sentido tiene plantearse demandas del 2 o del 3 o del
4% de subida que se van casi enteras en los descuentos?. ¿Por esa miseria merece
la pena arriesgar el puesto de trabajo?. ¿A que embarcarse en su caso en
complicaciones, por luchas castradas desde el principio en su planteamiento -
huelguitas de un día y cumpliendo los servicios mínimos-, reivindicaciones y gestión
-los mismos que las convocan, pastelean a las primeras de cambio-?. Queden aquí
simplemente apuntados estos interrogantes y luego no se sorprendan de las
reacciones ante determinadas convocatorias.

INSPECCIONES - ¿Existe una inspección de trabajo en Andalucía?. Si es así,
¿cómo      es    posible     que    haya     tantos      talleres    textiles   en
funcionamiento absolutamente ilegales pero públicos y notorios, como por ejemplo,
en la comarca de Loja?. ¿Qué pasa con la madera en la Subbética?. ¿Ya esta
regularizada al completo?. ¿Y con las conserveras y envasadoras fantasmas de
quita y pon del Altiplano?. ¿Que pasa con las subcontratas pistoleras en la
construcción?. ¿Y el trabajo domestico, ya está todo declarado?. ¿Han probado a
darse una vuelta por los bares de copas o de tapas o es que eso está fuera de la
economía?. O por los campos o por los invernaderos... Y la inspección de Hacienda,
¿a qué se dedica?. ¿No se ha dado cuenta de lo que pasa en la Costa, en las
Lonjas...?. ¿Y la joyería de Córdoba?. ¿Y que pasa con las inspecciones de
Urbanismo, Agricultura o Medio Ambiente?.

Lo que más bien parece que pasa con todas estas instancias inspectoras, sean
dependientes del Gobierno español, la Junta de Andalucía o los ayuntamientos, es
que todas-toditas funcionan con el criterio de estar pero sin molestar; de
actuar, pero sin pasarse. No vaya a ser que aplicando su propia legalidad de
forma general hundieran a Andalucía en una depresión que ríase Ud. de la del 29.
Pero dejando hacer o actuando a medio gas o avisando antes de ir, lo cierto es que
lo que ocurre es que Andalucía sigue con una doble economía a cuestas, con el
trapicheo imperando y con la sobreexplotación y la impotencia como normas. Y
entretanto, mientras algunos se forran, el país vegeta y sigue dependiente. De
verdad que dan ganas de hacer un seguimiento exhaustivo de las áreas de
economía sumergida, negra o irregular... Pero para eso nos hace falta colaboración
a lo ancho y largo de la Nación. ¿Alguien se anima?.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          57
ANDALUCIA LIBRE nº170
miércoles, 19 de marzo de 2003
Vergüenzas andaluzas
Andalucía Libre

"EEUU está utilizando profusamente las bases de Rota (Cádiz) y Morón de la Frontera
(Sevilla), así como el espacio aéreo y el mar territorial español, para su despliegue militar
contra Iraq". EL PAÍS, 18/3/2003.

Así presenta la prensa afín al PSOE la ultima utilización por parte del Estado español del
territorio andaluz para su alianza con el imperialismo yanqui. Andalucía está ausente.
Sistemáticamente se obvia el hecho de que todas las bases yanquis en el Estado español se
concentran en nuestra Nación, por una decisión española. Todas las fuerzas parlamentarias
(incluidas las que se oponen a la presencia yanqui) remiten al Parlamento español la
potestad soberana de decidir el uso, la existencia o el cierre de las bases militares yanquis
en Andalucía. El Gobierno andaluz (PSOE-PA-Verdes) -que en anteriores intervenciones se
mantuvo silenciosamente cómplice- se limita ahora a mandar cartas a Madrid mendigando
información, emitir comunicados de protesta platónica o impulsar planes comarcales de
emergencia ante la constatación de que las bases yanquis de Rota y Morón son objetivos
militares de primera magnitud -evidentes y legítimos- que implican riesgos graves para la
vida y la seguridad de cientos de miles de andaluces. El Parlamento andaluz -donde hay
mayoría abrumadora en contra de esta guerra- se limita a utilizar subterfugios
reglamentarios para poder hablar sobre el conflicto, buscando espacios mediáticos, pero ni
siquiera se plantea por nadie tomar decisión política alguna efectiva al respecto. Todo un
ejemplo de impotencia andaluza.



 EL PAÍS (17/3/2003) publica una estimación que afirma que Andalucía ha recibido
desde 1986 casi unos 40.000 millones de euros en subvenciones agrarias y
diversas ayudas europeas (FEDER, Fondo social, FEOGA, Cohesión, Iniciativas...);
el doble del presupuesto de la Junta de Andalucía para 2002 y la mitad del PIB
andaluz reconocido. Unas transferencias que no impiden que, según todos los
indicadores que recoge el Instituto de Estadística de Andalucía, nuestra Nación
persista en el subdesarrollo, la subordinación y acumule una distancia sideral, que
no se acorta sino al contrario, en relación a los países más desarrollados del Estado
y la UE (Andalucía, según Eurostat tiene reconocido un PIB que sólo llega al 67,4%
de la media comunitaria).

Pese a los abundantes maquillajes estadísticos, es innegable la evidencia de que el
desempleo andaluz anda siempre sobre diez puntos como mínimo por encima de la
media estatal (moviéndose en torno al 25%), trabajan menos mujeres, los sueldos
andaluces son más bajos que en España, hay mucha más precariedad, la estructura
económica es perversamente dependiente y distorsionada, el peso de la economía
sumergida es superior... Por no hablar de las deficiencias notorias en calidad de
infraestructuras y servicios.

Por su cuantía, destino y administración, los fondos europeos durante estos años se
han limitado, en resumen, a alimentar una burbuja frágil de falsa y desigualmente
repartida prosperidad.

Aparte de las subvenciones agrarias -que han favorecido esencialmente a la
burguesía latifundista- los fondos europeos gestionados por el PSOE y satélites han
dado lugar a multitud de políticas y organismos inútiles que sólo crean los empleos
de quienes las ejecutan, editan multitud de folletos en costoso papel supurando
hipocresía y cinismo en cada pagina y reparten ayuditas a las empresas de los
colegas. Europa ha contribuido, a bajo coste, a ayudar al PSOE a adormecer
Andalucía sumando sus efectos a los del Subsidio Agrario-Renta Agraria,
para fortalecer el clientelismo sin alterar en absoluto el papel dependiente de


             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                  58
Andalucía y con el mismo objetivo de asegurar el mantenimiento del orden político
y social vigentes. Las transferencias de Bruselas (racanas compensaciones por la
entrega del mercado andaluz) han terminado sustituyendo al ridículo Fondo de
Compensación Interterritorial español (Art.158.2 CE) que en la etapa de redacción
de la Constitución española y el Estatuto, fue abundantemente usado como recurso
narcótico, presentándolo como supremo y omnipotente mecanismo por el que
Andalucía vería satisfechas sus demandas seculares, devolviéndosele los expolios
acumulados y alcanzando la igualdad y la dignidad.

A las ya conocidas propuestas de Reformas en curso de la Política Agraria Común
(PAC) de la UE hay que sumar las estrategias mediterráneas españolas y europeas
íntimamente ligadas a ellas. Este proyecto geopolítico y económico de amplia
entidad (que va más allá del acuerdo de libre comercio con Marruecos) busca
facilitar el control europeo de la orilla sur del Mediterráneo y está pensado de forma
que su factura objetiva repercuta muy negativamente en Andalucía (a mayor
provecho de las fuertes industrias del Norte español y europeo). Cabe añadirle,
además, todas las implicaciones presupuestarias de la anexión de Europa oriental a
la UE. Gran Bretaña acaba de plantear suprimir las ayudas a las regiones pobres
(las regiones objetivo 1 en la jerga bruselense) que se encuentren en la situación
de Andalucía. Suecia, Austria, Holanda y Dinamarca... hace tiempo que ya se
ubican en esa línea. Hace escasos días el Canciller alemán Schröder presentaba en
el Bundestag un programa feroz de recortes neoliberales y es lógico inferir que
estas decisiones tendrán consecuencias adicionales sobre el futuro diseño de la UE,
acelerando y profundizando los recortes que hace tiempo se atisban en el
horizonte. En resumen, incluso el escenario perverso actual -absolutamente
insatisfactorio para cualquier perspectiva de desarrollo y homologación de
Andalucía- se anuncia perecedero y en trance de caducidad.

Paralelamente, tras veinte años de presunto autogobierno, todavía los rasgos
culturales andaluces siguen siendo masivamente usurpados por la españolidad;
sigue adoctrinándose a nuestra juventud en las escuelas en una historia oficial que
niega o oculta la propia historia andaluza -unas veces en forma sutil y otras a las
bravas-; seguimos sin disponer prácticamente de medios de comunicación propios
y las instituciones (aun las gobernadas por regionalistas) continúan celebrando los
mitos fundacionales de la ideología de cruzada españolista.

Ante esto, convendría recordar que nuestra Nación, con su ubicación geográfica y
sus más de 7.400.000 habitantes (más otros dos millones de andaluces
emigrantes) tiene abundantes recursos de defensa que, desafortunadamente,
desaprovecha al confiarse mayoritariamente a las fuerzas españolas.

Recordemos, por ejemplo, que mientras Cataluña escoge 46 diputados al
Parlamento español, Euskadi, 24; Canarias, 14 y Galicia 25, Andalucía sola -pese
a las trampas de la ley electoral- elige 62 (el 17,71% del total). Es decir, la
suma de todos los diputados de Euskadi, Galicia y Canarias sólo tiene un solo
diputado más que Andalucía en solitario; Cataluña y Euskadi juntas (70) tienen sólo
ocho más. Para completar el cuadro, añadamos que mientras que Andalucía no
cuenta con ninguna representación nacionalista*, Cataluña tiene en Madrid 16
diputados nacionalistas sobre 46; Euskadi, 8 sobre 24; Galicia, 3 sobre 25 y
Canarias 4 regionalistas sobre 14.

Es sabido que Andalucía es la clave de bóveda que soporta y decide la continuidad
o la desaparición de ese engendro opresivo, explotador y alienante que se llama
España y que ciertamente, el interés estratégico de Andalucía es conquistar la
República Andaluza, dotándose de un Estado nacional andaluz que la proteja y
desarrolle política, cultural, social y económicamente. Pero, en el camino, sería
absurdo no valorar las posibilidades que tenemos como Nación para conseguir



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            59
retornos y devoluciones, fortaleciéndonos para preparar nuestra independencia;
más aún cuando los cambios relatados dotan de extrema urgencia y redoblado
fundamento la consecución de una voz propia nacional. Sólo hay que mirar afuera,
tanto dentro como fuera del Estado español, hacer balances y contrastar
situaciones y resultados. Teniendo como tenemos una evidente e inigualable
capacidad potencial de presión y chantaje político** a España (que, a fin de
cuentas, se ejercería para una política de justicia redistributiva y construcción
nacional, absolutamente legitimas desde un punto de vista socialista y universal)
que el 84,43% de la representación andaluza se mantenga en manos de fuerzas
capitalistas españolistas como PSOE-PP y el resto en sus satélites, implica un
notorio y absurdo acto de suicidio social y nacional. Es la mayor y más gráfica
expresión y consecuencia de la madre de todas las vergüenzas andaluzas: nuestra
alienación nacional.

Aunque individualmente o a niveles de grupos limitados, la conocida sentencia
pueda considerarse injusta, en términos globales y nacionales hay que reconocer
que, con esta esencial carencia a cuestas, Andalucía sólo recibe de España y Europa
el trato que merece. Una nación y una clase que renuncien a dotarse de proyectos
colectivos alternativos y representaciones propias no pueden lamentarse luego de
ser utilizadas, prostituidas, engañadas, discriminadas o explotadas. El respeto sólo
se obtiene luchando. Defendiendo radical y consecuentemente Andalucía,
contribuiríamos a dinamitar España***, lo que es, indudablemente, el mejor y más
efectivo aporte solidario que podemos hacer desde nuestro país a los pueblos
vecinos y a la Humanidad.

El proyecto nacional andaluz (soberanía nacional para hacer la Reforma Agraria,
para otra fiscalidad, para otra política de promoción económica, para otras leyes
laborales, para controlar la educación, la inmigración; para nuestro medio ambiente
y nuestra seguridad nacional, etc) con el objetivo expreso de hacer de Andalucía
una Nación digna; que implica en ese camino pelear y conseguir devoluciones
significativas (concierto económico, transferencias netas, inversiones, capacidad de
veto en la política europea y exterior...) necesita para desarrollarse encarnarse en
una fuerza política que obtenga apoyo sustancial de los andaluces.

Es obvio -y además la experiencia lo demuestra- que no puede avanzarse en ello
cediendo en lo más mínimo al españolismo (y a su discurso tradicional en
Andalucía, el paralizante agravio comparativo anticatalán y antivasco). No puede
tampoco expresarse a través de personas desacreditadas y organizaciones caducas
que claramente se han demostrado cobardes, oportunistas, clientelares o
directamente corruptas. Implica partir de una clara, rotunda e indisimulada
afirmación de Andalucía como Nación que aspira a emanciparse y autoorganizarse
con plena Soberanía Nacional. No cabe escindir o disociar entre si objetivos
intermedios y finales, sin merma irreversible de su credibilidad, coherencia y
viabilidad; o dicho de otra manera, no pueden obtenerse avances nacionales
significativos inmediatos o de transición, tanto en lo político como en lo
económico, desde una posición regionalista que asume vergonzantemente la
españolidad como la que ha caracterizado hasta hoy al andalucismo (que hoy tiene
como expresiones paralelas al PA y al PSA).

Llegados a este punto, fijado el objetivo y apuntada a grandes trazos la estrategia,
se plantea el gran problema: ¿cómo levantar esta alternativa política
nacional?. Resulta claro que esta fuerza, hoy inexistente, necesitaría atraer a
muchos que hoy se encuentran en otros sitios... También parece sensato reconocer
que su configuración requeriría seguramente de diversos planos políticos y
organizativos convergentes, atendiendo a la pluralidad política y social que ha de
conseguir aglutinar el proyecto nacional andaluz. La construcción de una
organización socialista militante de izquierda nacionalista que atraiga y organice a



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          60
los nuevos elementos de vanguardia, especialmente jóvenes, y los articule en una
perspectiva socialista; el desgajamiento de sectores que aún vegetan en el seno de
fuerzas españolistas; quizá también el resultado de una refundación nacionalista de
algún elemento proveniente del andalucismo regionalista... más el trabajo cultural.
Además, habría de buscar la afirmación del problema nacional andaluz en el
exterior y la obtención de aliados capaces de entender que, desde su
independencia, la conformación nacional de Andalucía no es solamente un proyecto
justo sino también un elemento coincidente con sus intereses, especialmente tal y
como se descubre el siglo XXI. Sólo la mera enunciación de tareas e hipótesis -aún
a un nivel expresamente abstracto- ya manifiestan la entidad de los desafíos
pendientes. Sin pretender resolverlos aquí, quede constancia de nuestra profunda
convicción de que sin afrontarlos y resolverlos no hay vía valida y posible para que
Andalucía supere sus vergüenzas.

Notas

*   Considerar nacionalista andaluz al muy españolista diputado del Partido
Andalucista, Sr. Núñez, no llega ni a chiste.

** Algunos de los españoles de izquierda que pueden escandalizarse por esta
aseveración, sin embargo, no tienen empacho bien en reducir arbitraria y
sistemáticamente el problema nacional en el Estado español al tridente
políticamente correcto -las llamadas nacionalidades históricas, en la versión tan del
gusto de los editorialistas de EL PAÍS- o incluso en defender propuestas de
consolidación del privilegio dentro de una España reformada como las que inspira el
llamado Plan Ibarretxe.

***Los españolistas de izquierda -en sus diversas versiones- que dicen
habitualmente que no entienden que la izquierda andaluza sólo puede ser izquierda
y andaluza consecuentemente si se reconoce nacionalista, no acaban nunca de
argumentar porque su españolismo (sea expreso, o oculto tras fanfarrias
cosmopolitas) le reconoce a España (sea capitalista. socialista, unitaria, federal o
confederal) las virtualidades emancipadoras que le niegan a priori a Andalucía ni
porque la solidaridad y el internacionalismo han de vincularse a defender o todo lo
más soportar un Estado español, que, además, hoy es expresión de los intereses
capitalistas y que resulta evidente que sería insostenible en otro escenario social y
político, radicalmente alternativo.

Los contados que siguen asumiendo una traslación mecánica de la estrategia
leninista rusa a nuestra realidad no quieren ver que romper el estado capitalista
realmente existente -el español- exige hoy justo el mismo énfasis en la
descentralización política y simbólica que Lenin le confirió en su momento a la
centralización estratégica; los que se han pasado doctrinalmente a diversas
versiones liberal-democráticas, se quedan parapetados tras fotografías estáticas del
momento que usan para conferir discriminada e injustificadamente valores positivos
a la alienación nacional (la doble identidad hispano-x) mientras la rechazan o
critican en otros ámbitos (de clase, genero, etc).

Teniendo que constatar que las fuerzas vivas de la izquierda en la mayoría de las
naciones del Estado apuestan por su emancipación nacional, insisten en mantener
instrumentalmente a Andalucía encadenada a fuerzas comprometidas con España.
Con amplísimas tragaderas a la hora de formular alianzas -sea en términos clásicos,
modernos o postmodernos; tácticos o estratégicos- siempre y cuando se
construyan admitiendo el ámbito y horizonte español, saltan indignados
descalificando como traición en cuanto la misma discusión se plantea con una
perspectiva nacional, pese a ser indiscutible y empíricamente más subversiva que



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           61
sus elucubraciones cortesanas. En resumen, nunca explican porque es necesario y
positivo incluir o mantener a eso que se llama España entre Andalucía y la
Humanidad, las dos patrias de la izquierda andaluza.

Encuesta Continua de Presupuestos Familiares
Casi un 22% de los hogares andaluces llega a fin de
mes con dificultad
Andalucía24horas

Un 21,8% de los hogares andaluces llega a fin de mes con dificultad y un 13,5%
"con mucha dificultad", según la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares
(ECPF) publicada el martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que recoge
los datos correspondientes a 2002.

De los encuestados, un 30,3% por ciento reconoce también cierta dificultad para
ajustar sus cuentas a final de mes, mientras que, por el contrario, un 22,7%
asegura que lo hace con cierta facilidad, un 10,5% con facilidad y tan sólo un 1,1%
con mucha facilidad.

El INE indica además que un 68,4% de los hogares de la comunidad argumenta
que no puede dedicar dinero al ahorro o que dedican muy poco, mientras que un
31,6% sí afirma ahorrar. Estadística añade que un 59,2% de los hogares considera
que es un "momento inadecuado" para realizar alguna compra importante,
excluyendo la vivienda, y tan sólo un 9,6 por ciento considera que es el adecuado
para ello. La encuesta, correspondiente al cuatro trimestre de 2002, añade que el
gasto medio total por persona en Andalucía se eleva a 1.654,70 euros, de los que
385,37 euros corresponde a alimentos, bebidas y tabaco, y 1.269,33 a otros.

ANDALUCIA LIBRE nº191
lunes, 23 de junio de 2003
Málaga atraerá a las mafias si sigue el "clientelismo
urbanístico"
El Instituto de Criminología avisa que los alcaldes son partidarios de firmar convenios para
recaudar, que las modificaciones en los planes son frecuentes y que la vigilancia sobre
construcciones ilegales es poco intensa
Agencias

MÁLAGA. Un estudio elaborado por el Instituto Andaluz Interuniversitario de
Criminología advierte que la Costa del Sol puede convertirse en lugar de
asentamiento de mafias que acabarán controlando las actividades urbanísticas e
incluso las administraciones locales si éstas continúan con su actitud de
"clientelismo" con dinero de "dudosa" procedencia en el desarrollo urbanístico. El
estudio, que fue presentado ayer por José Luis Díez Ripollés y Per Stangeland,
director y subdirector del Instituto respectivamente, basó su muestra en once
municipios de la Costa del Sol, entre los que no se incluyó Málaga capital y en los
que sólo en nueve pudieron entrevistar al alcalde.

El catedrático Díez Ripollés afirmó en la presentación de este estudio que la "Costa
del Sol es el área de Europa con el crecimiento urbanístico más intenso y en la que
están totalmente probadas las prácticas clientelares". Las entrevistas realizadas
para el estudio, que versaron sobre la regulación de la actividad urbanística, la
autonomía municipal frente a la comunidad autónoma y la planificación urbanística
entre otros aspectos, fueron además completadas con datos de los concejales de
Urbanismo,     funcionarios    municipales   y   afectados   por   esta   situación.

Los autores se centraron en la investigación de veinte casos de presuntas


              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                      62
irregularidades urbanísticas, entre los que escogieron los ocho mejor
documentados, según explicó la profesora Alejandra Gómez Céspedes, coautora del
trabajo, que precisó que los delitos más frecuentes que se detectan son el cohecho,
el tráfico de influencias y el fraude. Los resultados obtenidos revelan, según el
estudio, que "con independencia del modelo urbanístico elegido en cada municipio,
todos los alcaldes están a favor de convenios en esta materia como forma de
conseguir ingresos", que las modificaciones municipales en materia urbanística son
muy frecuentes y que la "vigilancia sobre construcciones ilegales y desviaciones del
proyecto aprobado es poco intensa". Así, otro de los resultados obtenidos apunta a
que "las sanciones administrativas a proyectos ilegales suelen consistir en multas, y
casi nunca se llegan a decretar demoliciones".

Este proyecto, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia y la Unión
Europea dentro de su programa Falcone (llamado así en homenaje Giovanni
Falcone, juez asesinado por la mafia), revela los puntos débiles de los gobiernos
locales y por los que se puede propiciar el desarrollo de infracciones administrativas
y actividades delictivas que "de no contenerse a tiempo pueden llegar a causar
graves prejuicios". La fragilidad y vulnerabilidad de los gobiernos locales se basa en
la falta de información pública y de transparencia, la escasa participación de los
ciudadanos en la toma de decisiones, la puesta en funcionamiento de medidas que
responden a intereses particulares y la falta de legalidad en el desarrollo
urbanístico, entre otros. Catedráticos de Criminología procedentes de varios países
europeos analizaron también ayer cómo es vista la situación de la Costa del Sol
desde su país. Así, según Michael Levi, catedrático de Criminología de la
Universidad de Cardiff, en Gales, en su país la Costa del Sol se conoce como la
costa del delito, "lo que atrae a criminales internacionales a actuar en la Costa del
Sol sobre todo en el blanqueo de dinero e inversiones ilegales".


ANDALUCIA LIBRE nº192
lunes, 30 de junio de 2003
No a la Constitución europea
El pasado 20 de Junio, durante la Cumbre de la Unión Europea en Salónica, el expresidente
de la República Francesa, el derechista Valery Giscard D'Estaing, hizo acto formal de entrega
del Proyecto de Constitución europea, elaborado en un designado conclave denominado
"Convención Europea". Ese texto ha de pasar aún por una Conferencia Intergubernamental
en otoño, en donde acaben de pactarse sus flecos y aristas por los Gobiernos europeos.
Superada esta prueba quedará el tramite de la ratificación por los quince parlamentos
estatales. El Gobierno español ha anunciado su compromiso de someterlo a referéndum,
muy posiblemente haciendo coincidir el plebiscito con las elecciones europeas de Junio de
2004.

Andalucía Libre

Este anuncio abre una ventana de oportunidad importante, a un año vista, para
expresar el rechazo a la opresión nacional y social que sufre Andalucía, que hay que
aprovechar. El voto NO en el Referéndum permitirá en forma sintética oponerse al
modelo capitalista neoliberal imperante en el Estado español y la Unión Europea. Es
la ocasión para rechazar la precariedad, el desempleo, la desigualdad, el
subdesarrollo, la dependencia... indisolublemente unidos a la realidad política y
económica que nos imponen España y Europa; para concentrar y desarrollar la
rabia social y nacional.

La Constitución europea es una garantía política y formal adicional para los estados
en general y para España en particular contra los derechos democráticos nacionales
a la Soberanía Nacional, Autodeterminación e Independencia de las naciones sin
Estado, pronunciándose explícitamente a favor de defender la "integridad territorial
de los Estados". Constata de nuevo que en tanto Andalucía no conquiste su Estado



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                  63
nacional propio no tendrá capacidad para defenderse eficazmente de las agresiones
imperialistas que se incuban en Bruselas.

Es verdad que tener Estado nacional propio no asegura automáticamente el éxito
en este empeño pero también lo es que, especialmente en las condiciones
andaluzas, carecer de Estado nacional es un seguro de sacrificio a intereses ajenos.
No se puede olvidar que Andalucía, pese a ser una nación de 7.480.000 personas,
más poblada que Dinamarca, Finlandia, Irlanda o el gran ducado de Luxemburgo
entre los Estados ya miembros; más numerosa que Eslovaquia, Lituania, Letonia,
Eslovenia, Estonia, Chipre griego y Malta, entre los nuevos, no tiene representación
propia ni reconocimiento alguno.

Es el momento para devolverles en plena jeta el golpe del expolio de la ampliación,
de la Reforma de la PAC o de los costes implícitos para Andalucía de los acuerdos
de libre comercio con Marruecos; de la estrategia imperialista euromediterranea o
de la imposición exterior de una política inmigratoria inextricablemente unida a la
sobreexplotación que no tiene nada que ver con las necesidades reales de una
Andalucía con cientos de miles de andaluces desempleados y precarios. Si Europa
no reconoce a Andalucía; Andalucía debe darle una buena bofetada a Europa. Para
los nacionalistas andaluces sólo cabe oponerse a este proyecto antiandaluz.

El texto europeo es un proyecto rabiosamente capitalista y neoliberal. Reafirma
expresamente el modelo capitalista ("economía social de mercado") en su
formulación neoliberal, la competitividad, la desregulación, la libertad absoluta de
circulación de capitales, el déficit cero europeo, ampara el cierre patronal e intenta
prohibir cualquier otra política económica alternativa a la neoliberal. La Constitución
europea reafirma todo el curso capitalista al servicio de las grandes transnacionales
y los imperialismos centrales que ha marcado a la Unión Europea desde su
constitución a través de sus antecedentes y que ha tenido como hitos el Acta Única,
Maastricht y Niza. Para quienes asuman una posición socialista sólo cabe oponerse
a este proyecto antipopular.

El nuevo tratado europeo sigue dejando el destino de Andalucía al margen de la
legitima e imprescriptible capacidad de decisión y veto especifico nacional de los
andaluces. Manteniendo y reconociendo expresamente los lazos imperialistas con la
OTAN, la nueva formulación europea ampara la posibilidad de incrementar las
intervenciones y agresiones militares europeas para implantar el orden imperialista.
No significa ninguna protección adicional para las libertades democráticas, antes al
contrario, el espacio policial y judicial reforzado, canalizando e institucionalizando el
apoyo mutuo automático, supone un instrumento represivo adicional en manos de
la oligarquía y los estados.

De aquí al prometido Referéndum, el movimiento nacionalista andaluz tiene el
desafío de construir los instrumentos organizativos, afianzar el discurso político y
difundir los argumentos de una visión propia nacional independiente que dote al
proyecto de una Andalucía emancipada de su espacio singular en el debate europeo
abierto y en la campaña política subsiguiente, sin desaparecer, difuminarse o
diluirse ante otros proyectos cosmopolitas o españolistas que puedan coincidir con
la izquierda nacionalista andaluza en el NO por otros fundamentos y objetivos.
Hacerlo así es una tarea obligada consecuente a la seguridad de que sólo una visión
socialista comprometida con la emancipación nacional de Andalucía puede conectar
con la sensibilidad social andaluza convirtiéndola en impulso político liberador.




             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                              64
ANDALUCIA LIBRE nº207
martes, 16 de diciembre de 2003
El Remate
Enseñanzas andaluzas de un desacuerdo europeo y
de una carta española
Andalucía Libre

La Cumbre europea ha concluido sin acuerdo. Se aplaza el envite a la presidencia
irlandesa que comienza en enero de 2004. Las elecciones españolas son en marzo;
las europeas en junio. Veremos si en este nuevo plazo se llega a un acuerdo y se
mantienen las fechas para el referéndum sobre la Constitución europea.

Lo cierto es que el pacto de Niza para el diseño del reparto del poder en la UE ha
sido considerado luego insuficiente por París y Berlín. Señal clara de que en sus
proyectos de futuro cuentan con que necesitaran aún más margen de maniobra
institucional para imponer políticas que prevén que contaran con el desagrado del
Estado español y de Polonia y desactivar de antemano cualquier perspectiva de
oposición viable. La reforma terminal de la Política Agraria Común y el recorte y
reorientación de los ya de por sí débiles fondos compensatorios deben estar muy
arriba en el orden de prioridades de su próxima agenda. El fondo del asunto desde
la perspectiva francoalemana es simple: obtener más por menos.

Visto el asunto desde Andalucía, parece claro que pintan bastos en adelante. El
Estado español -desde su mismo ingreso en la UE- ha venido supeditando los
intereses andaluces a otros. Ya estamos viviendo los efectos de esta constante
estratégica. Muy pronto, las "sobras" que hasta ahora han servido para sustentar el
papanatismo europeista pueden ser insignificantes. La ultima Cumbre de Bruselas
ha tenido la virtud de mostrar en carne viva el núcleo duro de lo que hay detrás de
toda la retórica europeísta y evidenciar que a mayor "federalismo" europeo, más
hegemonía de los más fuertes y mayor impotencia y sometimiento de los débiles.

Andalucía sufrirá en cualquier caso las consecuencias sin tener capacidad para
defenderse. Sean cuales fueren finalmente los votos que conserve el Estado
español en el ordenamiento de la Unión Europea serán votos españoles, no
andaluces. Votos preocupados por REPSOL-YPF, por el BBVA o el BSCH, por
Telefónica; por las industrias radicadas en Madrid, Cataluña o Euskadi. Ya pueden
quejarse o manifestarse algodoneros, aceituneros, horticultores y demás. Algunos -
los más pudientes y avisados- terminarán trasladando explotaciones a Marruecos
para explotar allí -asociándose al Majzen- a quienes ya explotan aquí, siguiendo el
camino del textil. Pero no todos podrán reconvertirse y mudar. Tal y como están las
cosas, es de Perogrullo que la primera medida estratégica que deberían tomar las
federaciones andaluzas de UPA y COAG, por ejemplo, para defender a sus
asociados sería desvincularse de sus matrices españolas y adoptar una perspectiva
nacional; la única desde la que es posible plantear una resistencia políticamente
eficaz. Pero lo previsible, lamentablemente, es que sigan con la bandera española
en el mástil hasta su hundimiento.

En la Unión Europea tendrán voz y voto Estonia, Dinamarca, Luxemburgo... hasta
Malta y Chipre. Andalucía, no. La Cumbre de Bruselas ha demostrado cuan
importante es disponer de uno y de los otros y hasta que punto es decisivo
mantener capacidades de veto y condicionamiento.*

De otra parte, la Carta remitida por Zapatero a Aznar para solicitarle que gestione
la condena de la UE del Plan Ibarretxe -¡como si a Aznar le hicieran falta
sugerencias al respecto!- y especialmente el dictamen adjunto elaborado por el



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                         65
PSOE, aunque sean iniciativas especialmente publicitadas para disminuir el impacto
coyuntural del acuerdo PSOE-ERC en Cataluña reafirmando el españolismo del
PSOE, son fruto de una gestación previa y responden a fenómenos de fondo.

La propuesta del PSOE tiene la virtud de mostrar nítidamente -desde otra esquina-
 elementos claves de la situación. El PSOE comparte con el PP (y con otros, como el
PCE-IU) la defensa de la transferencia de poder desde el Estado español a la UE y
hace años que viene presentándolo como algo no sólo inevitable sino progresivo.
De ahí que -en medio del berenjenal de la trifulca europea- sea tan ilustrativo el
énfasis con que el PSOE recuerda que la nueva Constitución europea no deja
espacio ni resquicio alguno a toda presencia política significativa de las naciones sin
estado en la UE; que niega su derecho a la autodeterminación; que sostiene la
indisolubilidad e integridad de los Estados capitalistas actuales. Como aviso a
navegantes y en pura ortodoxia neoliberal, el PSOE afirma: "La omnímoda
soberanía económica de Euskadi, diseñada en el EPCE (Plan Ibarretxe), Art. 56,
no es compatible con el espacio económico y comercial europeo ni con la
poderosa política de la competencia de la Comisión Europea". Lo que hace el
PSOE no es sólo resguardarse tras el carácter reaccionario de la Constitución
europea; muestra asimismo la simbiosis política funcional entre UE y Estado
español en contra de los derechos nacionales y a favor del orden neoliberal con
toda su carga de desigualdad social y territorial. Si esto es así en relación a un país
industrializado como Euskadi; mucho más evidente si cabe resulta si -leyendo
políticamente el conflicto- aplicamos sus variables al caso andaluz, una nación
subdesarrollada.

Así pues, el desacuerdo europeo y la carta española vienen a converger volviendo a
señalar políticamente la urgencia para Andalucía (y para sus trabajadores y para
sus campesinos...) de construir su Soberanía Nacional. Si ya el pasado a lo largo de
quinientos años y el presente nos suministraron razones para la independencia, el
futuro convertirá ineluctablemente en imperiosa la conquista de la República
Andaluza.




ANDALUCIA LIBRE nº208
martes, 23 de diciembre de 2003
La guerra presupuestaria de la UE amenaza las
ayudas al Estado español
De la Prensa

La pretendida congelación del presupuesto de la UE amenaza con mermar
sensiblemente los casi 9.000 millones de euros anuales que España recibe en
fondos comunitarios. Los principales contribuyentes quieren, además, orientar el
gasto hacia unas partidas horizontales en las que España capta ahora la mitad que
París y la cuarta parte que Berlín.

Seis de los principales contribuyentes del presupuesto comunitario (Alemania,
Reino Unido, Holanda, Francia, Suecia y Austria) exigieron anteayer a la
Comisión Europea el recorte del techo presupuestario de la UE fijado ahora en el
1,27%. 'El gasto medio durante el próximo periodo financiero a partir de 2007 no
debe exceder el 1% del PIB', afirman por escrito esos países. Todos ellos añaden
que 'el gasto de la UE debe suponer un auténtico valor añadido y aspirar más
activamente a transformar la Unión en la zona más competitiva e innovadora del
mundo'. Esa nueva prioridad deja en segundo plano la política estructural y de
cohesión que sólo en 2002 reportó a España 8.833 millones de euros. El nuevo
objetivo, en cambio, obligará a Bruselas a concentrar el gasto en partidas como


               ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          66
I+D, educación o formación continua, a las cuales sólo se dedica ahora el 6,5%
(unos 6.000 millones de euros para 15 Estados) del presupuesto anual.

España apenas capta el 6,4% de esas partidas, en las que Alemania (con el 22%),
Francia (12%) y Reino Unido (11,7%) demuestran mayor capacidad de absorción.
La más que previsible reducción de subsidios para infraestructuras se agrava en el
caso de España por la pérdida del fondo de cohesión, reservado a los países cuya
renta per cápita no alcance el 90% de la comunitaria. España, que recibe más de
2.000 millones de euros al año con cargo a ese fondo, superará el umbral antes de
2007.

Aparte del canciller alemán, Gerhard Schröder, y el primer ministro de Gran
Bretaña, Tony Blair, la carta de los seis ha sido firmada por el mandatario francés,
Jacques Chirac, el holandés, Jan Peter Balkenende, el canciller austríaco, Wolfgang
Schüssel, y su colega sueco, Göran Persson, quien preparó el documento. Alemania
y Gran Bretaña son los dos mayores contribuyentes al presupuesto de la UE: Su
aportación neta representa el 47,8 por ciento del total. El Ministerio de Finanzas en
Alemania explica que el propósito de la carta es el de aclarar que "los recursos
disponibles de los contribuyentes son limitados". Y que dichos países también están
trabajando en consolidar sus propios presupuestos.

Después de que España y Polonia bloquearon el acuerdo para redactar la primera
Constitución Europea, el gobierno alemán dejó claro que presionaría para poner un
límite al presupuesto. Malas perspectivas para ambos países: A Polonia, el más
grande de los países próximos a integrarse en la UE, le correspondería la mayor
parte de las subvenciones. Tal como hasta ahora España recibió los subsidios más
altos.

La petición de recortes en el gasto comunitario no ha caído muy bien en Bruselas.
El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, instó ayer a los seis líderes
europeos que han exigido la congelación del presupuesto de la UE a que aclaren a
los ciudadanos 'qué gastos quieren suprimir'. Prodi reclamó 'cautela' a la hora de
'mezclar con el debate institucional argumentos que no son pertinentes'. 'Por ello',
añadió que 'todos los que quieren ver reducida la capacidad de gasto de la Unión
deben al mismo tiempo asumir la responsabilidad de dar cuenta de qué sectores
pretenden suprimir del presupuesto y sustraerlos a la responsabilidad de la UE'. La
Comisión Europea confirmó hoy que tiene la intención de presentar "antes de
finales de enero" su informe inicial sobre las próximas "perspectivas financieras"
(marco financiero plurianual) para el período que comenzará en 2007, pese a que el
comienzo del debate sobre los presupuestos corre el peligro de solaparse, y
dificultar, la eventual reanudación de las negociaciones sobre la Constitución. A
principios de mes, la CE, en medio de una fuerte división interna, tuvo que retrasar
dicha "comunicación" para no coincidir con la cumbre celebrada en Bruselas el
viernes y sábado pasados. Desde España, el secretario de Estado de Presupuestos
(Ministerio de Hacienda), Ricardo Martínez Rico, consideró 'incongruente' la postura
de los que, como Francia y Alemania, pretenden recortar recursos, y a la vez son
'máximos impulsores de una Europa ampliada y de fondos estructurales para su
desarrollo'.


ANDALUCIA LIBRE nº210
lunes, 29 de diciembre de 2003
La Segunda Modernización
Isidoro Moreno*
El presidente Chaves acaba de enviar al Parlamento el texto sobre la “Segunda
Modernización de Andalucía” elaborado, a petición suya, por veinte expertos. En él



                ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                       67
se ha inspirado, como podía esperarse, el programa de gobierno del PSOE para las
próximas dos legislaturas, añadiéndole algunas medidas sociales, que ya han sido
calificadas en la prensa de electoralistas. No sería acertado, sin embargo, pensar
que la significación del documento es sólo coyuntural; antes al contrario, en él
están contenidos los diagnósticos, objetivos y estrategias, hasta ahora inexistentes
o sólo implícitos, que van a cimentar la política gubernamental en Andalucía en los
próximos años, si, como todo indica, el mismo partido va a seguir conduciéndola,
sea en solitario o con alguna muleta irrelevante. Y sobre ellos, también, va a
pivotar la anunciada propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía.
Aunque en unas pocas líneas no pueden analizarse en profundidad más de 150
páginas, sí conviene señalar, desde ya, que en ellas Andalucía no es definida como
un “pueblo”, con identidad histórica y cultural, y mucho menos como una
“nacionalidad” –que es el término que figura en el artículo primero del Estatuto
vigente-, y ni tan siquiera como “comunidad”, sino como un territorio. Así de
simple. Y de etnocida. La filosofía de la que se parte, compartida en los últimos
tiempos por algunas revisiones, presentadas como progresistas, de nuestra historia
contemporánea, es que aquí no ha sucedido nada realmente singular sino, más o
menos, lo mismo que en otras partes de España, e incluso de Europa, aunque a un
ritmo diferente. En todo caso, habría habido retraso pero no subdesarrollo, ni
dependencia, ni una manera culturalmente diferenciada de vivir y expresar los
problemas vitales. Esta homologación histórica acompaña a la homologación del
presente: tendríamos hoy, aproximadamente, la misma situación, los mismos
valores, los mismos deseos y los mismos problemas que los demás ciudadanos (¿no
habría que escribir, mejor, consumidores?) europeos. Poco parece importar que
nuestra renta sea apenas un 60% de la media de la UE, ni los costes sociales,
humanos y de calidad de vida que produce la homologación en aquellos aspectos de
la realidad en que sí se está produciendo convergencia: en el nivel de intolerancia,
en la indiferencia ante los problemas que no sean los propios, en la marginación de
los perdedores, en el aumento de la exclusión social de cuantos no triunfan en los
diversos mercados en que, cada día más, consiste nuestra vida...
La asimilación acrítica de los valores de “nuestro entorno”, es decir de la
competitividad y el éxito, constituye el objetivo estratégico a conseguir. Pero esto
equivale, y hay que decirlo claramente, a la desaparición de Andalucía como pueblo
y como cultura; a su conversión en un simple territorio desidentificado, que no por
ello dejaría de ser periférico y que acentuaría su subalternidad respecto a los
ámbitos centrales de Europa. Es ese objetivo el que explica que sean definidos
como obstáculos a superar algunos de los valores que son centrales en nuestra
cultura, es decir, en nuestras formas de relación y posicionamiento en el mundo: la
sociabilidad desinteresada, la identificación con lo propio, la importancia de las
redes familiares y vecinales... Cuando se habla de “cultura” se hace casi siempre en
abstracto, asumiendo que lo es aquello que se define, excluyentemente, como tal
desde los centros de poder. Y en los pocos casos en que se menciona la cultura
andaluza, ésta es valorada como “reclamo exterior”, desde una perspectiva
descaradamente mercantilista que la despoja de su significación identitaria.
Los co-autores del documento no parecen sino disciplinados devotos de la
sacralidad del Mercado, de la Globalización mercantilista –que es a lo que llaman
Segunda Modernización- y de la supuesta “Sociedad de la Información y el
Conocimiento” que, afirman, ha inaugurado una nueva era para la humanidad.
Aunque a alguno de ellos pueda dolerle, esto es neoliberalismo puro y duro. Y, así,
internet es convertido en el fetiche cuya presencia taumatúrgica va a solucionar
todos los problemas, sobre todo si lo complementamos con el bilingüismo, que no
consiste, como podríamos creer, en que nuestros jóvenes aprendan, de verdad,
varios idiomas, sino en que nuestra enseñanza, a todos los niveles, se imparta
tanto en español como en inglés, indistinta y obligatoriamente, y quizá también,
aunque esto no se diga tan claramente, en que nuestra investigación se realice o
publique sólo en inglés. ¿Habrá que recordar que nuestra lengua es hablada por


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          68
muchas decenas de millones de personas en el mundo?. A esta fe ciega en el
cosmopolitismo es a lo que Javier Muguerza llama cosmopaletismo.
Practicando sin complejos el darwinismo social –abandonar a su suerte a cuanto no
sea competitivo- y rehusando a lo que somos –a nuestra cultura, resultado de un
proceso de siglos- podremos avanzar, nos dicen, hacia la Segunda Modernización,
globalizándonos a nosotros mismos. Nos invitan, pues, al suicidio colectivo como
pueblo. Hace veinte años, se nos decía que deberíamos convertirnos en la California
de Europa; ahora, se nos sugiere que seamos la Finlandia del Mediterráneo –ya que
Finlandia ocupa, o mejor ocupaba hasta hace un año, el primer lugar en el uso de
las nuevas tecnologías-. ¿No sería mejor que fuéramos, sencillamente, Andalucía,
fijándonos como meta no la incorporación total al mercantilismo, sino una sociedad
más humana, más justa y con mayor desarrollo cultural? Un debate riguroso sobre
algo tan importante como esto parece de todo punto imprescindible.

*Catedrático de Antropología de la Universidad de Sevilla

ANDALUCIA LIBRE nº211
miércoles, 31 de diciembre de 2003
veinticinco años de economía andaluza
Economía y Estatuto
Manuel Delgado Cabeza*


A pesar de las limitaciones y recortes con que nació, el Estatuto de Autonomía de
Andalucía apuntaba en la dirección hacia la que los andaluces querían ir: hacer
realidad los principios de libertad, igualdad y justicia para todos los andaluces, en el
marco de igualdad y solidaridad con el resto de los pueblos y regiones del Estado
español. ¿En qué dirección nos hemos movido desde entonces?. ¿Hacia dónde
hemos ido en relación con el norte al que pretendíamos aproximarnos?. En lo
económico, las aspiraciones de autogobierno recogidas por el Estatuto se
tradujeron en cinco objetivos. ¿En qué medida nos hemos aproximado a ellos?

El primero de los objetivos se refiere a "la consecución del pleno empleo en todos
los sectores de la producción y la especial garantía de puestos de trabajos para las
jóvenes generaciones de andaluces". En este sentido no sólo estamos lejos del
pleno empleo -en el último documento publicado por Eurostat aparece Andalucía
entre las regiones con tasas de paro más altas de la Unión Europea; por debajo,
Isla Reunión, territorio dependiente de Francia, Halle y Dessau, dos regiones de
Alemania del Este, Guadalupe, Calabria y la Guayana Francesa-, sino que, en las
últimas décadas, nuestra participación en el paro español ha sido creciente, de
modo que nos hemos ido separando, por el camino de la divergencia, de las
regiones más prósperas. La diferencia entre la tasa de paro de Cataluña y la de
Andalucía ha pasado de 4,3 puntos en 1981 a 10 puntos en 2002. En el desempleo
juvenil, por el que se mostraba especialmente preocupado el Estatuto, Andalucía
ocupa también los primeros puestos en Europa. La tasa de paro es en este caso
superior al 30%. Diez puntos por encima de la media española, y el doble de la
media                                                                      europea.

La segunda de las aspiraciones recogidas por el Estatuto fue "la Reforma Agraria,
entendida como transformación, modernización y desarrollo de las estructuras
agrarias, y como instrumento de crecimiento y pleno empleo y corrección de los
desequilibrios territoriales". En relación con este asunto, desde la Junta de
Andalucía se propuso una Reforma Agraria que nació ya muerta, vacía de
contenido, pero que fue ampliamente utilizada para alimentar la imagen de que por
fin se emprendía el camino para resolver y superar un problema que en realidad se
desactivaba desde la propia Reforma Agraria "virtual" planteada; un ejemplo, entre
otros muchos, de hasta qué punto no se ha reparado en daños. Mientras tanto, la



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             69
agricultura andaluza ha discurrido por los caminos de la profundización de los
problemas que se pretendían resolver. Así, la desigual distribución de la riqueza
generada por la actividad agraria, uno de los aspectos clave dentro de la
problemática agraria andaluza, se ha acrecentado en las dos últimas décadas. No
sólo en relación con el descenso permanente del empleo en el sector, sino en
cuanto a la participación de las rentas del trabajo en la renta agraria, que han
pasado de representar un 32,1% del valor añadido por el sector en 1980 al 20% a
finales de los 90. Una mayor desigualdad en la distribución de la renta agraria que
se refleja también en el reparto de las subvenciones comunitarias, de modo que,
según pone de relieve un estudio de la UPA, en el año 98 las explotaciones agrarias
andaluzas que superan las 500 hectáreas -el 0,5% del total-, reciben casi el 40%
de las ayudas de la PAC, apropiándose 69 propietarios de más de 4.000 millones de
pesetas. La relación de propietarios la encabezaba la Duquesa de Alba, con más de
370 millones, seguida por el Conde de la Maza, el Duque del Infantado, y otros
"agricultores" "asistidos" cada uno con más de 100 millones de pesetas de dinero
público. A la vez, y también en dirección contraria a lo que se pretendía desde el
Estatuto, la agricultura andaluza se ha convertido en uno de los principales
mecanismos generadores de desequilibrios territoriales en el interior de Andalucía.
En poco más del 3% de la superficie agraria útil se localiza casi la mitad de la
producción final agraria, bajo un modelo que convierte al suelo andaluz en soporte
físico de procesos de "fabricación" de productos hortofrutícolas hiperintensivos en el
uso de energía, capital y trabajo, organizado en función de intereses que, desde lo
global,    gobiernan    la  dinámica    de   los   sistemas    productivos    locales.

El tercero de los objetivos incluidos en el Estatuto se refería a la necesidad de
propiciar "el desarrollo industrial como fundamento del crecimiento armónico de
Andalucía". Nuestra debilidad industrial tenía su reflejo en una participación muy
endeble de la producción industrial andaluza en la española: el 10% a finales de los
70. Un síntoma claro de la desventajosa situación que Andalucía ocupaba en el
sistema. Hoy la industria localizada en Andalucía supone entre un 8 y un 9% de la
española. Estamos donde estábamos hace 30 años. Con una clara regresión de la
parte más importante del tejido industrial andaluz, la industria agroalimentaria,
donde ha tenido lugar una disminución del 20% en el número de establecimientos y
el de empleos durante las dos últimas décadas, además de un estrechamiento de la
especialización productiva alrededor de las actividades de menor rango, más
próximas a la agricultura, integradas dentro del sistema en una cadena
agroalimentaria cada vez más larga y compleja, gobernada por un capital global de
cuyas estrategias dependen hoy los mejores establecimientos de la industria
agroalimentaria situados en Andalucía.

El Estatuto de Autonomía de Andalucía se planteaba también el logro de "la
superación de los desequilibrios económicos, sociales y culturales entre las distintas
áreas de Andalucía, fomentando su recíproca solidaridad". En consonancia con este
objetivo, el Gobierno andaluz se compromete en la Ley del Plan Económico 1984-
86, (Boja 19-6-1984), al "Establecimiento de un Fondo de Solidaridad de Andalucía
para la distribución territorial de las inversiones públicas". Este Fondo, a cuya
descripción y funcionamiento se dedican cinco páginas del Plan, no se ha vuelto a
mencionar desde entonces.

Por otra parte, para poder articular la política de ordenación del territorio, se
especificaba en el citado Plan "la primera medida que se tendrá en cuenta en la
política de ordenación territorial: la institucionalización de la comarca como ámbito
de acción administrativa y como árbitro, a instancia territorial, de gestión y
prestación de servicios públicos". Esta "primera medida" para hacer posible la
ordenación del territorio continúa aún pendiente. Mientras tanto, los resultados del
Censo de 2001 ratifican la profundización de las desigualdades territoriales en el
interior de Andalucía: avanza la concentración de la población en algo menos de la



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            70
quinta parte del territorio andaluz, básicamente la franja litoral y las capitales de
provincia, donde se localiza ya más de la tercera parte de los habitantes de
Andalucía, mientras que más de la mitad del territorio andaluz continúa perdiendo
población en los últimos veinte años. Los 418 municipios que, a pesar de su ya
dilatada trayectoria como áreas de expulsión de población, continúan
despoblándose, pasan de albergar un 27,2% de la población andaluza en 1981 al
20,5% en 2001. Representan el declive de un medio rural sumido en una profunda
crisis, como se reconoce implícitamente cuando se considera que mantener el
subsidio agrario resulta imprescindible.

Como último punto centrado en el ámbito de lo económico, el Estatuto enfatizaba
en la necesidad de una mayor igualdad en las relaciones entre Andalucía y el resto
de los pueblos del Estado, reivindicando "la constante promoción de una política de
superación de los desequilibrios existentes entre los diversos territorios del Estado,
en efectivo cumplimiento del principio constitucional de solidaridad". En este
sentido, la adversa situación de la economía andaluza se venía asociando a dos
cuestiones: 1º. Su capacidad para generar rentas era muy escasa, como ponía de
relieve la persistencia de una débil participación en la economía española -en torno
a un 13% del valor de la producción con un 18% de la población-. Desde los 80,
continuamos en el 13%. También aquí seguimos donde estábamos. 2º. Las razones
de esta escasa capacidad de la economía andaluza para generar valores monetarios
había que relacionarlas con su dedicación a las tareas peor remuneradas dentro del
sistema. De modo que, en la división territorial del trabajo consolidada dentro del
Estado español, Andalucía se venía encargando de la producción agraria, la minería,
y la pesca, dentro de una especialización que giraba alrededor de la explotación de
su patrimonio natural. Andalucía jugaba un papel de rango inferior, subordinado y
dependiente.

¿Cuál es ahora el papel que juega Andalucía, desde los 80, en la globalización?.
Todos los datos coinciden de manera contundente en subrayar que durante las dos
últimas décadas Andalucía ha profundizado su dedicación a las tareas de menor
rango, de menor categoría y peor remuneradas en el sistema. Se acentúa su perfil
de economía extractiva, con una especialización que se estrecha en torno a la
agricultura: abastecedores de hortofrutícolas a los mercados europeos. Por esta vía,
la agricultura andaluza ha pasado de representar un 24,4% de la producción
agraria española en 1981 a un 30% en el 2000. De modo que, a principios del
siglo XXI, en relación a lo que se nos pide desde fuera, cabe decir que Andalucía ha
acentuado su carácter de economía agraria. En menor medida, una actividad
turística que supone sólo el 14% de los ingresos generados por la hostelería
española, y que, con el sector inmobiliario, ha conformado un binomio asociado a
una gestión del territorio en la que la inflación normativa se contrapone con el
fortalecimiento de una malla de intereses de grupos económicos, instituciones y
partidos, desde los que la especulación del suelo se ha convertido en muchas partes
del territorio andaluz en primer factor generador de ingresos.

Esta especialización primaria, extractiva, de la economía andaluza, la diferencian y
la distancian de los territorios en los que se sitúan las actividades de alto valor
añadido, centros de acumulación de capital y de poder, desde los que se definen
relaciones asimétricas, desiguales para con territorios periféricos como Andalucía,
de manera que el camino seguido en este sentido vuelve a ser el contrario al que se
señalaba en el Estatuto. Es el camino de la enajenación, y no el de la autonomía, el
de la divergencia, y no el de la convergencia, el del alejamiento del control de la
gestión de los recursos y la separación del que debiera ser su objetivo prioritario: el
mantenimiento y el enriquecimiento de la vida de sus habitantes.

Contrariado y defraudado el Estatuto vigente, ahora, en un "más difícil todavía", se
plantea su reforma, como si su contenido fuera realmente el obstáculo para poder



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             71
avanzar. En el supuesto de que se llevara a cabo su modificación, y dada la
experiencia sobre su "utilidad" como marco de referencia para el que todavía rige,
¿cuáles son las razones por las que tendríamos que confiar en que, esta vez sí, el
Estatuto nuevo serviría para algo? Porque plantear la reforma del Estatuto como
una jugada de prestidigitación para ganar unas elecciones contiene una dosis de
desprecio hacia la gente que supera con creces los límites de lo tolerable.
*Catedrático de economía de la Universidad de Sevilla

El Remate
Palabras sin Poder
Andalucía Libre

En su articulo Economía y Estatuto, Delgado Cabeza describe con acierto la
situación económica andaluza y su estancamiento estructural en la dependencia
durante los más de veinte años de vigencia estatutaria. Confronta con rigor la
situación andaluza con las declaraciones de intenciones recogidas en el texto del
Estatuto. Los datos que aporta evidencian el flagrante incumplimiento de los
propósitos formales del Estatuto y el rotundo fracaso del marco estatutario.

¿No estaba este presente implícito en la letra estatutaria?. Delgado compara las
palabras con la realidad y aunque constata el fraude, no obstante, deja entreabierta
la posibilidad de que otra gestión hubiera dado lugar a diferentes resultados,
extrayendo del estatuto todas sus presuntas potencialidades.

Sin negar terminantemente la hipótesis en lo accesorio o secundario, más bien
parece que el fiasco iba inscrito en la misma estafa política que amparó la gestación
y aprobación estatutaria. Basta para ello repasar uno a uno los asuntos que el
mismo Delgado enuncia -empleo, reforma agraria, industrialización, desarrollo...-
con todas sus implicaciones conexas y recordar las escasas o nulas competencias
determinantes y exclusivas que el régimen constitucional permitía endosar a la
Andalucía autónoma. En el Estatuto abundaban y abundan las bellas palabras,
pero no había ni hay poder detrás de ellas para materializarlas, desde y por
Andalucía. El Estatuto permitía gestionar la dependencia pero no gobernar la
emancipación ni construir el desarrollo.

Este es el núcleo duro de la cuestión. Revertir la situación andaluza (en lo cultural,
en lo económico, en lo social) requería y requiere de un poder político nacional
soberano fuerte; precisamente por la misma entidad de su dependencia. En otros
países, los corsés constitucionales podían ser insuficientes para obtener muchos
objetivos pero la misma dinámica histórica jugaba a favor de mantener las
preeminencias heredadas; en Andalucía, el marco constitucional español impedía a
nuestra nación plantearse seriamente siquiera empezar a salir del subdesarrollo y la
subordinación sin previa o paralelamente desligarse de sus limites.

En lo que sí cabe coincidir plenamente con Delgado es en su pesimismo sobre el
nuevo proceso de reforma estatutaria. Dado su mismo planteamiento y la
representación parlamentaria previsible, todo apunta a un nuevo engaño, eso sí,
bien repleto de vana retórica.


La EPA reconoce 592.200 parados, un 18,46%
Andalucía sigue con un 7,26% de desempleo por encima de la media española
Agencias / Andalucía Libre

Andalucía continuo siendo en 2003 la primera nación en cuanto a la tasa de paro en
el Estado español, aunque en cifras absolutas fue la que protagonizó el descenso
más importante del desempleo estatal, por delante de Cataluña (-13.400),


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            72
Extremadura (-7.700), Murcia (-2.700) y el País Valenciano (-800). El número de
parados disminuyó en Andalucía durante el pasado año en 40.400 personas (-
6,38%), situándose el número total de desempleados en 592.200, con lo que la
tasa de paro nacional se sitúa en el 18,46%, 7,26 puntos por encima de la media
estatal que fue del 11,2 por ciento según los datos de la Encuesta de Población
Activa (EPA) hecha hoy pública por el INE.

Según esta encuesta, el paro disminuyó en Andalucía en 2.800 personas en el
cuarto trimestre en relación al trimestre anterior, lo que en términos porcentuales
representa un descenso del 0,46%. De los 592.200 parados que recoge la EPA en
el año 2003, 267.900 son varones y 324.300 mujeres. La tasa de paro masculino
se sitúa en el 13,65%, 5,28 puntos por encima de la media estatal, que es del
8,2%; mientras que la tasa de paro femenino es del 26,05%, 10,49 puntos más
que la media del Estado español (15,56%).

Por lo que respecta a la tasa de actividad quedó establecida en el 53,33%, 2,08
puntos por debajo de la media estatal, que es del 55,38%. En concreto, el número
de activos el pasado año fue de 3.207.400 personas por lo que se registró un
aumento de 74.900, un 2,39% más respecto al año 2002, y un aumento de 26.000
personas, un 0,82%, en el cuarto trimestre.

Según la EPA, en Andalucía hay 2.615.100 ocupados, de los que 1.694.500 son
varones y 920.600 mujeres, por lo que la tasa de actividad masculina se sitúa en el
67,09%, 0,46 puntos por debajo de la media (67,55%), mientras que la femenina
está en el 40,31%, 3,59 puntos por debajo de la media estatal (43,9%).

Por territorios, Cádiz fue la provincia con mayor tasa de desempleo en el año 2003,
con un 25,56%, mientras que en números absolutos fue Sevilla la que ocupó la
primera posición, con 134.100 parados y un 17,19%. Almería es el territorio que
menos desempleados muestra (11,07%) con una tasa de actividad más alta, que
sube al 60,25%. En Málaga, pese al boom de la construcción, sigue reflejándose un
desempleo del 17,33% con una tasa de actividad de sólo el 52,05%. En Córdoba,
Granada, Jaén y Huelva, las tasas de paro están entre el 18 y 19%.

Las familias andaluzas dedican el 50% del sueldo a la vivienda -
El precio subió una media estatal del 91% desde 1998
España es el estado con más consumo de hormigón per cápita del mundo, con unos
4.600 kilos de este material por habitante
M. P. / S. A. ABC

MADRID/SEVILLA. El precio de la vivienda se ha incrementado en un 91,6% desde
1998 hasta 2003, mientras las rentas medias familiares han aumentado en sólo un
27,6%, según un informe realizado por Caixa Catalunya a partir de datos del
Ministerio de Fomento y del INE. Estos datos suponen que, a pesar de que el mibor
-principal índice de referencia en 1998- ha pasado del 3,24% al 2,38% actual, con
un descenso del 26,5%, las familias del Estado español deben hacer un esfuerzo
aún mayor que hace 15 años. Así, en 1998 una familia debía destinar al pago de la
hipoteca del piso nuevo el 40,1% del total de su renta, mientras que en 2003 ha
pasado a ser del 55,4%.

Andalucía está por debajo de la media, ya que los andaluces dedican un 50,2% de
sus ingresos a comprar un piso.

A partir de los datos contenidos en la Encuesta de Presupuestos Familiares, Caixa
Catalunya ha dividido los 12,3 millones de familias en cuatro grupos y ha calculado
el esfuerzo económico que deben realizar para pagar sus viviendas en función del
tipo de vivienda media que adquiere cada grupo. El estudio contempla también las


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                         73
hipotéticas diferencias en las viviendas adquiridas según los niveles de renta. Así
por ejemplo, se estima que las familias con menores ingresos adquieren pisos entre
70 y 85 metros cuadrados, mientras que las del cuarto grupo, con un nivel de renta
mayor, los compran con más de 130 metros cuadrados. De los datos analizados se
desprende, en primer lugar, que la compra de una vivienda de 100 metros, a un
precio medio de 1.622,7 euros el metro cuadrado, por una familia con una renta
media de 30.958 euros, le supone una carga financiera del 55,4% de su renta.

Por otra parte, el Estado español es actualmente el país con más consumo de
hormigón per cápita, ya que en 2003 tuvo una producción de unos 80 millones de
metros cúbicos, lo que supone una media de unos 4.600 kilogramos por cada
habitante, según los datos facilitados por la Asociación Nacional Española de
Fabricantes de Hormigón Preparado (Anefhop).

ANDALUCIA LIBRE nº 223
lunes, 23 de febrero de 2004
Resumen de situación económica
Andalucía en desventaja
MARISA MARTINEZ – ABC

JAÉN. Andalucía afronta el reto del futuro con gran desventaja económica respecto
a la mayoría del resto de comunidades autónomas españolas. Así lo acredita un
estudio del Instituto Lawrence R. Klein para Caja España en el que se recogen
datos sobre la contabilidad regional del Estado español. Aunque Andalucía camina a
impulsos políticos hacia la segunda modernización, del análisis del informe se
desprende la enorme brecha que separa al territorio andaluz de otras zonas del
Estado, algunas de las cuales, como la provincia de Madrid, casi duplica la renta per
cápita andaluza. La distancia es aún mayor si se compara con el ámbito
comunitario. Casi 40 puntos debe crecer el Producto Interior Bruto (PIB) de
Andalucía para converger con la Unión Europea.

Los datos de contabilidad regional tienen como fuente el Instituto Nacional de
Estadística y se refieren a la situación económica de 2002. Según los mismos,
aunque Andalucía es la comunidad más poblada de España, su producto interior
bruto (PIB) en términos absolutos asciende a 76.523 millones de euros, cantidad
lejana de los 101.461 millones de euros de Cataluña y de los 95.765 millones de
Madrid. Incluso el Producto Interior Bruto de la Comunidad Valenciana, que tiene
muchos menos habitantes, se aproxima al andaluz, al situarse en 54.132 millones.

El PIB del resto de comunidades oscila entre los 44.980 de Euskadi y los 4.159 de
La Rioja. Aragón tiene 17.382 millones, Asturias 12.360, Baleares 12.676, Canarias
21.499, Cantabria 7.056, Castilla y León 31.666, Castilla La Mancha 19.026,
Extremadura 9.716, Galicia 29.678, Murcia, 13.296.

Peor parada queda Andalucía en el parámetro de producto interior bruto per cápita.
Así, mientras en Madrid asciende a 18.183 euros, en Andalucía se eleva
únicamente a 10.438 euros. La media española se sitúa en 13.651 euros. Los
aragoneses la superan al contar con un PIB per cápita de 14.918. En Asturias se
eleva a 11.793, en Baleares a 15.321, en Canarias a 12.105 y en Cantabria a
13.310. Por debajo de esta cifra se encuentra la comunidad de Castilla y León
(12.888), Castilla La Mancha (11.009), Murcia (11.537) y Galicia (10.871). Y por
encima Cataluña (16.224), Comunidad Valenciana (13.091), País Vasco (17.080) y
La Rioja (15.485). Tan sólo Extremadura, con 8.996 duros, se encuentra por
debajo.

En términos porcentuales, estas cifras significan que Andalucía requeriría una
avance de más de 23 puntos para converger con la media española, ya que su PIE



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           74
es el 76,46% del español. Poca cosa frente al 133,20% del madrileño, del 127,62
del vasco. Cataluña, Baleares y Aragón también superan la media española. Por
encima de la comunidad autónoma andaluza se sitúan todas las comunidades
autónomas salvo Extremadura, cuyo PIE per capital es únicamente el 65,90% del
español.

La distancia de Andalucía con las zonas desarrolladas de Europa es aún mayor. La
comunidad autónoma andaluza se sitúa a casi 40 puntos de la media de los
países de la Unión Europea. En concreto el producto interior bruto per capital de los
andaluces es el 61,16% del ámbito comunitario.

El informe, además de las cifras relativas al PIE, recoge también otros aspectos de
la economía andaluza que en cierto modo explican su situación. Así, en uno de los
cuadros estadísticos se refleja el impresionante peso del sector agrario y la escasa
importancia del industrial. Al respecto del primero, la comunidad autónoma suma el
28,3% del total estatal. En cuanto al sector industrial las empresas de este tipo
ubicadas en Andalucía producen sólo el 8,7% del conjunto de las españolas. En
cuanto a la construcción, su peso es considerable al sumar el 16,4% de la
actividad estatal. Al igual que sucede en algunos sectores tampoco en empleo se
alcanzan parámetros españoles. En Andalucía la tasa de paro es del 19,65% de la
población activa, lo que supone 8,29 puntos más que la media española. Otro
factor negativo es que en la comunidad autónoma el gasto en investigación más
desarrollo per cápita es, con el 0,62%, muy bajo.


Andalucía Libre nº 234
martes, 4 de mayo de 2004
Secuencia 1ª: La UE reforma el mercado del aceite con el voto
negativo de España
La ministra de Agricultura afirma que “hemos llegado al límite”
La aprobación de las reformas de los tres mercados agrícolas mediterráneos –aceite de oliva,
algodón y aceite– por la Comisión Europea ha sido el primer jarro de agua fría sobre el
nuevo Gobierno. La ministra de Agricultura ha advertido que la negociación comenzó hace
nueve meses “y hemos llegado al límite”

BEATRIZ NAVARRO - 23/04/2004 Servicio especial. Bruselas-

La conocida estrategia de divide y vencerás de Franz Fischler volvió a funcionar. El
comisario europeo pulverizó ayer la oposición del bloque de países del Sur a sus
propuestas para reformar tres mercados mediterráneos por excelencia: el aceite de
oliva, el algodón y el tabaco, que se aprobaron con modificaciones.

Portugal y Francia cedieron tras la promesa de más fondos y de que algunas
hectáreas más de olivares opten a ayudas. España vio reconocidas sus demandas
para el tabaco, pero no obtuvo concesiones para el resto de sectores. La ministra
de Agricultura, Elena Espinosa, que participó ayer en su primer consejo de
ministros europeos, justificó los resultados aduciendo que “España era el único país
con situaciones muy complejas en los tres sectores”. Espinosa, que recibió ayer
fuertes críticas de las organizaciones agrarias, aseguró que “la negociación ha sido
un tira y afloja y hemos llegado al límite”. Su demanda de obtener 120 millones de
euros más para los olivareros, que el antiguo titular Arias Cañete elevó antes a
200, no fue atendida. En el último minuto, el comisario Fischler le ofreció 20
millones si votaba a favor de la reforma, pero la ministra rechazó tal “moneda de
cambio”.

Finalmente, un 60% de las ayudas se otorgará sin obligación de producir. El 40%
restante se repartirá con flexibilidad, como pedía España, para atender las



             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                 75
diferentes situaciones de las comunidades autónomas. También un 65% de las
ayudas a los algodoneros se desvinculan de la producción, un cambio que España
rechaza y podría denunciar ante el Tribunal de Justicia europeo amparándose en el
tratado de adhesión. En cuanto al tabaco, cultivo que varios países del Norte
querían erradicar por ser perjudicial para la salud, la UE permitirá que un 60% de
las ayudas se siga otorgando según la producción. Pero a partir del 2010 la mitad
de las ayudas se dirigirá ya a reconvertir el sector. Con estas medidas, la UE aplica
a los cultivos mediterráneos el nuevo enfoque que se deriva de la reforma de la
política agraria común, aprobada hace un año. Las ayudas se desvinculan de la
obligación de cosechar, para evitar excedentes.

Espinosa acepta 20 millones para el olivar y suaviza la OCM del algodón
Secuencia 2ª: España admite la cuantía que rechazó la semana pasada a cambio de leves
modificaciones para el algodón y no interpondrá recursos ante el Tribunal
AGENCIAS / J.R..
LUXEMBURGO / SEVILLA. El Consejo de Ministros de Agricultura va a modificar hoy
el acuerdo sobre las reformas de los sectores de aceite de oliva y de algodón para
incrementar las ayudas a los productores españoles. España aceptará ahora la
partida adicional de veinte millones de euros -una décima parte de su demanda
inicial- que había rechazado la semana pasada a cambio de suavizar la OCM
(Organización Común de Mercado) algodonera, de manera que el Ministerio de
Agricultura y Pesca cesa en su amenaza de recurrir los acuerdos agrícolas
comunitarios precedentes ante el Tribunal Europeo de Luxemburgo.

El Comité Especial de Agricultura -órgano formado por representantes de los Quince
encargado de preparar los Consejos- aceptó una demanda presentada por España
para incrementar en 20 millones de euros los fondos que recibe el sector olivarero
-en la actualidad, el presupuesto para España ronda los 1.030 millones por
campaña-. Para el algodón, mientras, acordó modificar el tipo de ayuda que
después de la reforma se dará vinculada a la obligación de producir (un 35% de los
fondos). De esta forma, hay un cambio de filosofía: para cobrar la ayuda será
necesario sembrar, frente al pacto de la semana pasada -que rechazó España- que
eximía a los agricultores incluso de sembrar o de sembrar otra producción distinta
pese a cobrar la subvención al algodón.

La reforma establece que un 65% de los apoyos al algodón se transformen en un
pago único independiente de la producción y basado en referencias históricas y el
35% restante, parte a la que afecta la decisión de hoy, es repartido por los distintos
estados miembros dentro de una nueva prima por hectárea. El Comité Especial
aprobó una petición española para que en el caso de esta última ayuda se pague un
importe de 1.039 euros por hectárea -en principio eran 850-, para una superficie de
70.000 hectáreas, frente a 85.000 hectáreas que se aprobaron en el Consejo de
Agricultura de la semana pasada. Pero aquí cabe un matiz: la superficie de algodón
sólo en Andalucía ronda las 90.000 hectáreas. La penalización (rebaja de la ayuda
por exceso de siembra) será, por ende, acusada.

Con la obligación de producir, la actividad de las desmotadoras, en teoría, no se
vería perjudicada. Sin embargo, algunos técnicos se preguntan en qué condiciones
plantarán los agricultores, ya que poseen asegurada la ayuda vía pago único por
explotación, vía pago a la hectárea. No obstante, reabrir una negociación sobre un
compromiso ya cerrado es una decisión "sin precedentes", indicaron fuentes
diplomáticas.

La ministra española de Agricultura, Elena Espinosa, señaló que el acuerdo de ayer
permitirá la supervivencia del cultivo algodonero. En cuanto al aceite, afirmó que
con esta reforma "por primera vez en la historia se ha conseguido aumentar las
ayudas para España", frente a otro productor como Italia. Indicó que gracias al



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            76
acuerdo sobre el aceite de oliva "se ha conseguido una buena solución que
complace" a las comunidades autónomas y al sector. La ministra, que votó contra
las reformas del aceite de oliva, algodón y tabaco la semana pasada, afirmó que
tras los cambios aprobados ayer las nuevas regulaciones son "totalmente
satisfactorias". No obstante, España se abstendrá cuando el Consejo de Ministros
de la UE ratifique el acuerdo sobre estas reformas, previsiblemente el próximo
jueves. El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, felicitó
ayer por teléfono a Espinosa por las rectificaciones que se han producido en las
reformas comunitarias en favor de los intereses españoles, según explicó el director
de comunicación internacional de la Presidencia del Gobierno, Javier Valenzuela. La
ministra expresó su "agradecimiento" a la Comisión Europea y al resto de los países
de la UE "porque han entendido el nuevo mensaje de cooperación" del Gobierno de
Zapatero, ya que "no se olvida que hay otras cosas, como la nueva Constitución
Europea". Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos,
indicó en una rueda de prensa posterior que durante el Consejo de Asuntos
Generales tomó la palabra para trasladar a sus socios europeos "el estupor de
España por el hecho de que el jueves quedara minorizado en la reforma el primer
productor europeo y mundial de aceite". Moratinos transmitió a sus homólogos "en
una intervención muy política" la sensación del Gobierno español de que la UE "fue
poco comprensiva". "Si se espera que España sea constructiva en el proceso
europeo no era el mejor método mostrarnos la cara desagradable", añadió el
ministro.



Andalucía, única autonomía por debajo del 70% de la
renta media europea
La comunidad sigue a la cola de España en convergencia con la Unión Europea y avanzó
menos que la media estatal en los últimos ocho años
Beatriz Colado. Europa Sur

Andalucía ha ingresado en la Europa de los 25 situada en el vagón de cola en
convergencia con la media de los quince países que conformaban la Unión Europea
hasta la incorporación de los diez nuevos miembros del Este la semana pasada.
Según el último informe de Funcas sobre el Balance Económico Regional, Andalucía
sigue siendo al cierre de 2003 la última región española en convergencia con la
renta regional bruta por habitante media de la Unión Europea y, además, es la
única que se encuentra por debajo de la barrera del 70%.

El informe elaborado por los profesores Julio y Pablo Alcaide indica que, en los
últimos ocho años, Andalucía se ha acercado a la renta por habitante media
comunitaria ligeramente más despacio que el conjunto de España, con un avance
de menos de diez puntos desde el 59,5% que tenía en 1995 hasta el 69,25% en
2003. Mientras, España avanzó casi diez puntos y medio en el mismo periodo,
hasta el 91,14%.

En 1995, otras cuatro comunidades (Asturias, Extremadura, Galicia y Murcia) se
situaban por debajo del 70% de la renta bruta por habitante europea y en la
actualidad Andalucía es la única que no alcanza esa barrera. De hecho, las dos
comunidades que se sitúan justo por delante de Andalucía, Extremadura y Murcia,
ya sólo distan 2,12 y 2,73 puntos, respectivamente, del 75% que establece el listón
para las regiones Objetivo 1. Las comunidades españolas más avanzadas en nivel
de renta en comparación con la media europea son Madrid, cuya renta regional por
habitante supone un 112% de la media comunitaria, Cataluña y Navarra, ambas
con más del 106%.




             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                         77
En los últimos ocho años, el Producto Interior Bruto (PIB) andaluz ha crecido a una
tasa media anual del 4,28%, cuatro décimas por encima del 3,88% de media
española. Sin embargo, el ejercicio pasado, la comunidad fue la sexta con menor
crecimiento de su Valor Añadido Bruto (VAB), con un 2,21%, debido a que, pese al
incremento de la ocupación en casi un 5% y el retroceso del paro en un 6%,
Andalucía registró el cuarto mayor retroceso de la productividad, con un descenso
del 1,19%.

El crecimiento económico de Andalucía el año pasado estuvo lastrado por el
retroceso del 6,7% del sector agrícola, la caída más fuerte en toda España, aunque
el tirón de la construcción -sector en el que Andalucía fue la segunda comunidad
que más creció, detrás de Murcia- fue el motor del crecimiento.

La renta bruta disponible de las familias andaluzas se incrementó un 67% en los
últimos ocho años, mientras que en el conjunto de España creció un 64 por ciento.
Así, la renta familiar bruta por habitante en Andalucía ha pasado de representar
sólo el 77,29% de la media española en 1995 hasta el 80,5% en 2003, aunque
todavía sigue siendo la segunda más baja.

El Remate
Bofetadas europeas y carencias andaluzas
Andalucía Libre

Aun resuenan los fastos oficiales a cuenta de la ampliación de la Unión Europea: la
Europa oficial celebra la anexión de diez nuevos Estados y con ella un incremento
sustancial de la masa de consumidores y especialmente de mano de obra barata.

Pocos días antes, Andalucía tuvo un anticipo -largamente anunciado desde la
reforma de la PAC- de lo que va a significarle en adelante la Europa que se está
construyendo. En Bruselas y Luxemburgo se discutieron y aprobaron en sucesivas
secuencias las ultimas reformas del aceite, el algodón y el tabaco. En la practica,
más del 90% de las producciones afectadas, nominalmente españolas, eran
andaluzas. Sin embargo, Andalucía y su bandera estaban ausentes de la mesa de
negociación: España hablaba por Andalucía y lógicamente Andalucía pagaba una
vez más por sus pecados, sufriendo las consecuencias.

El debate sobre si las reformas aprobadas resulta terminalmente desastroso para
las producciones andaluzas o sólo es potencialmente desastroso tras las
modificaciones de ultima hora, sigue abierto entre las sucursales andaluzas de
los partidos españoles, regionalistas y organizaciones agrarias. Por encima de
artificiosas e interesadas posiciones de coyuntura, lo cierto es que lo que nadie
puede ocultar es que la dinámica imperante es negativa para Andalucía. El limitado
presupuesto europeo -elaborado siempre al dictado de los intereses de Francia,
Alemania y Gran Bretaña- cambia de prioridades y de hecho se reduce en lo que
respecta a la cobertura de los intereses productivos andaluces: los ingresos no
aumentan y los gastos se redistribuyen y reparten de manera acorde con las
prioridades de las potencias industriales centrales de Europa. Andalucía paga y
pagará no sólo el coste de la ampliación al Este, también endosa los provenientes
de los pactos de la UE con EEUU en la OMC, las consecuencias de las estrategias de
las metrópolis cara a las antiguas colonias europeas de África y la coberturas a las
expectativas europeas de expansión neocolonial en Latinoamérica. Añádase a todo
esto, específicamente, los obvios efectos futuros del acuerdo de libre comercio con
Marruecos que se consumara en 2010 y de la llamada política euro mediterránea.

Recordemos ahora que ninguna fuerza política representada en el Parlamento
andaluz ha tenido valor nunca para oponerse a la ampliación o a los acuerdos


            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          78
exteriores de la UE por clamorosa ausencia de visión y compromiso nacional, pavor
a ser tachada de poco europeísta y renuncia a reconocer en publico la confrontación
objetiva entre sí de los intereses andaluces y los españoles. Las infraestructuras
cofinanciadas según planes europeos y las corruptelas unidas a los fondos
regionales siguen actuando a la vez como narcótico y como chocolate del
loro. Recordemos también que las organizaciones agrarias andaluzas siguen
ejerciendo como sucursales españolas y no habremos de extrañarnos de adonde ha
llegado la situación y de lo que se avecina. Si el modelo andaluz de los últimos años
-diseñado y gestionado bajo amplio consenso y al amparo del PSOE (y el PA)- se ha
asentado en tres patas: la agroexportación, el turismo y la construcción; forzoso es
advertir que el primero se encuentra bajo serias amenazas; el segundo es
esencialmente dependiente de factores externos (incluida la instalación de
Andalucía como reserva preferencial de retiro para jubilados británicos y
alemanes) y el tercero, incuestionablemente volátil y especulativo.

Los efectos posibles de la deslocalización agraria en Andalucía (en dirección al
Magreb y al Tercer Mundo en general) que promueven las políticas europeas
dominantes pueden ser socialmente aquí a medio plazo sustancial y
cualitativamente más nocivos que los de su correlato industrial que tanto han
inquietado ya a algunos en el Norte peninsular. Si Europa ya dinamita las
potencialidades andaluzas abriendo y desprotegiendo sus mercados agrarios en
provecho de sus consumidores del Norte que a su vez son exportadores de
mercancías industriales y de capitales, las leyes económicas del desarrollo
capitalista desigual y combinado -acentuadas hasta el paroxismo por el liberalismo
europeo y el corsé español- le cierran igualmente a Andalucía otras opciones
industriales. Deslocalización e inmigración(*) son -por mucho que les pese a
algunos bienpensantes- dos manifestaciones paralelas e interrelacionadas del
mismo fenómeno: la reestructuración capitalista bajo dominio del neoliberalismo
librecambista construido a gusto de la industria imperialista europea y española
(**). Sin un Estado nacional andaluz y poder político propio, Andalucía no puede
combatir política y económicamente con eficacia esta escalada y ambos problemas.
Ni aunque quisiera, tiene competencias para intentar reproducir un modelo irlandés
con el que intentar evitar el deslizamiento hacia el precipicio; mucho menos para
construir un proyecto alternativo. Un cambio copernicano del discurso y la practica
dominantes mayoritariamente en la izquierda andaluza son condición ineludible
para resistir a las bofetadas europeas. Ello implica romper con bastantes premisas
del pensamiento políticamente correcto al uso, afianzar organizaciones que sólo
respondan ante Andalucía y asumir de una vez una clara hostilidad hacia el Estado
español y una provocativa deslealtad hacia su Régimen. De no hacerlo, Andalucía -
al rebajarse a pensar y actuar como "región española" y no como nación- sólo
podrá aspirar a recibir el trato merecido por sus omisiones y renuncias y se
quedará, nuevamente, sólo con el derecho al lamento. Así están las cosas.

       (*) Por cierto, no se entiende bien cómo se puede estar -tal y como le
       ocurre hoy a buena parte de los llamados "progresistas"- a favor de la libre
       circulación de fuerza de trabajo y simultáneamente en contra de idéntica
       ausencia de restricciones para los movimientos del capital (sea circulante o
       fijo, dinero o fábricas).

       ¿Por qué es "progresista" apoyar que Marruecos o Ecuador -por ejemplo-
       exporten tensiones sociales a través de la emigración masiva de
       trabajadores suministrando mano de obra barata y por contra es
       "reaccionario" que se trasladen a Eslovaquia o Eslovenia las fabricas que
       asegurarían empleos y salarios allí tan necesarios o seguramente más que
       aquí.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           79
       Si se considera "insolidario" estar contra el "papeles para todos", ¿porque no
       se cualifica de igual modo el oponerse a que -por poner algún ejemplo-
       Volkswagen instale la Seat de Martorell en Varsovia o la industria naval se
       vaya a Corea o Filipinas?.

       Utilizando los términos morales al uso, que desafortunadamente han
       sustituido a los políticos: ¿no hay en ambos casos igual muestra de
       "egoísmo" y "falta de solidaridad (léase caridad)"?. Los liberales no sufren de
       esas    aparentes   contradicciones:    están    claramente     a    favor   de
       ambas libertades -que denominan "derechos"- de forma además ilimitada y
       sin regulación. ¿Es que ambos movimientos de factores económicos no
       responden igualmente a las necesidades y la dinámica de funcionamiento del
       capitalismo?.

       De hecho lo que ocurre es que en el pensamiento "progre" se han omitido
       hasta desaparecer dos premisas y proposiciones clave: a. Que la
       emancipación del Tercer Mundo exige la victoria de la Revolución socialista
       con todo los esfuerzos que ello conlleva y que no se resuelve ni con la
       emigración, ni con el "comercio justo" o la apertura de mercados
       metropolitanos tan del gusto de Lula; b. Que aunque la lucha de clases sea
       internacional en su desarrollo y conclusión, resguardarse tras esta
       naturaleza para renunciar a reconocer que esta se plasma y se salda en
       primera instancia a escala nacional sólo conduce a la pasividad y a
       someterse en la practica a los intereses del capital.

       Estar en contra de ambos recursos del capital no implica desconocer los
       costes humanos inmediatos de esta posición; significa tan sólo tener la
       franqueza mínima suficiente para asumir estratégicamente en toda su
       enormidad la inhumanidad del enemigo y entender que la solidaridad
       internacional real tiene poco que ver con lo que así denominan y practican
       las ONGs (y la parte de la izquierda que ha asumido su filosofía, cambiando
       el internacionalismo socialista por una nueva versión de Caritas y el
       Domund).

       A otro nivel, es también precondición para poder plantear con credibilidad y
       coherencia la compleja integración y asimilación de los inmigrantes ya
       instalados -vía igualdad real de derechos laborales y sociales- evitando que
       se consolide y estalle la creciente fractura social interna.




ANDALUCIA LIBRE nº 238
martes, 25 de mayo de 2004
Incertidumbre en los astilleros
Las factorías de Cádiz y Puerto Real viven su peor crisis tras 25 años de duros
ajustes
MELCHOR MATEO Diario de Cádiz, martes, 25 de mayo de 2004

CÁDIZ. Los astilleros públicos del grupo Izar se encuentran en una encrucijada tras
la decisión de la Comisión Europea de reclamar a esa empresa casi 309 millones de
euros considerados ayudas ilegales de Estado, y ante la posibilidad de nuevas
sanciones de hasta 1.335 millones más derivados de otros expedientes ya incoados,
en todos los casos como consecuencia de aportaciones realizadas durante
mandatos del Partido Popular. El recién llegado gobierno socialista se ha apresurado
a decir que habrá que buscar las fórmulas necesarias para alcanzar la rentabilidad -
en todo caso sin recibir ya en un futuro ni un céntimo de las arcas públicas-, entre



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            80
las que el agrupamiento de los astilleros y, por tanto, el cierre de alguno de ellos,
va ganando cuerpo. Junto a esas posibilidades, también se baraja la reducción de
plantilla.

Aunque todavía no se ha plasmado nada en un papel, a la espera de que la
comisión interministerial creada al efecto diseñe cómo hacer frente a esa primera
sanción firme, es la primera vez desde 1995 en que se asiste a la posibilidad seria
de un cierre de factorías. Ese año, el llamado Plan Estratégico de Competitividad
(PEC) contemplaba el cerrojazo a los astilleros de Cádiz y Sevilla, además de una
significativa reducción de plantilla en el de Puerto Real. Sin embargo la movilización
sindical y social de toda la Bahía de Cádiz y unas duras negociaciones con el
entonces INI (Instituto Nacional de Industria) provocaron entonces que la situación
se salvara, al menos, con la permanencia de la actividad.

Pero la situación de crisis en Izar no era nueva. Este grupo y antes Astilleros
Españoles (AESA) lleva más de 25 años sufriendo reducciones de empleo. Así, la
planta de Cádiz ha pasado desde los 3.084 trabajadores que tenía en 1980 a los
384 de la actualidad. La sangría de mano de obra supone 2.700 empleados menos,
con lo que la plantilla actual suma poco más del 10 por ciento de la que había hace
más de dos décadas. Puerto Real no se ha salvado de la quema, y ha seguido
también esa tónica de recortes de empleo. En este caso, la evolución ha pasado de
los 4.045 trabajadores en la época de vacas gordas a los 1.286 actuales, con un
descenso de 2.759 empleados. De forma conjunta, ambas plantas han padecido un
descenso de 5.459 trabajadores desde 1980, al haberse pasado desde los 7.129 a
los actuales 1.670 operarios.

Desde 1976 ha habido cinco momentos concretos en los que las reconversiones han
sido más drásticas. El primero de ellos, que se prolongó hasta 1984, trajo consigo
la pérdida de 948 puestos de trabajo en Cádiz. La causa fundamental que provocó
esta situación en la factoría de la capital fue la pérdida de la construcción de
buques, que pasó a Puerto Real, lugar al que también se trasladaron muchos
operarios. No obstante, según informes sindicales del momento, la planta
puertorrealeña se construyó en una época en la que los estudios de mercado ya
indicaban una franca decadencia de la fabricación de grandes petroleros. Las
factorías de Cádiz y Puerto Real sumaban en esos momentos una capacidad de un
millón de toneladas de registro bruto de producción, con lo que la Bahía de Cádiz
superaba las previsiones para todo el país. Esta primera reconversión afectó a
Puerto Real en 664 trabajadores, pese a que esa planta era relativamente nueva.

La segunda fase de crisis tuvo lugar entre los años 1985 y 1987. Fue la época más
virulenta y se denominó "reconversión salvaje". Los motivos de este nuevo ajuste
fueron las exigencias de la entonces CEE de repartir la actividad naval comunitaria,
asignando a cada país un tope de capacidad productiva. En ese período fueron
despedidos 710 operarios en Cádiz. Los efectos fueron menos evidentes en Puerto
Real, a la espera de que la situación se agravara en años posteriores. Pero esta
reducción también fue muy importante por lo que significó para el futuro de las
nuevas generaciones, al suprimirse el ingreso de los aprendices y despedirse a los
más jóvenes de cada gremio.

Una tercera fase se llevó hasta 1992 y fue calificada como "reconversión
encubierta", debido a que el Gobierno de Felipe González mantenía la postura
oficial de que no se estaban llevando a cabo reducciones de plantilla y que la
reconversión ya había finalizado. Sin embargo, desde 1987 a 1992 se pasó de los
1.780 empleados a los 869 en Cádiz, mientras que en Puerto Real la reducción fue
de 3.291 a 2.173 personas. Estos ajustes se llevaron a cabo mediante una oferta
de bajas incentivadas, y dieron lugar al famoso colectivo de los sordos de Astilleros.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            81
El plan estratégico diseñado entre 1993 y 1995 dio una vuelta más de tuerca y dejó
a Cádiz rozando los 600 operarios. Puerto Real no quedó mucho mejor y se situó,
por primera vez, por debajo del umbral de los 2.000 operarios.

La quinta fase fue el Plan Estratégico de Competitividad (PEC) con el que se
pretendía obtener la rentabilidad de los Astilleros con nuevas fórmulas, como un
cambio en las relaciones laborales con los trabajadores, un nuevo ajuste de plantilla
y la especialización de los centros productivos. La traducción de todo ello fue que
Cádiz quedó con 390 operarios y Puerto Real, con 1.333. Sobre la especialización,
la factoría de Matagorda se iba a centrar en las construcciones y la de Cádiz en las
transformaciones y reparaciones. No obstante, el PEC era mucho más agresivo en
su inicio al contemplar el cierre de la factoría de la capital.

Sin embargo, ni así se consiguió la rentabilidad y la entrada en los ansiados
números negros. Desde 1999 apenas se ha perdido empleo, pero la reconversión
ha sido a nivel interno con la unión de Astilleros Españoles y Bazán en una sola
firma, Izar. Eso sí, en las plantas las subcontratas han estado a la orden del día, de
manera que han tratado de ahorrar costes fijos de plantilla propia. Los ajustes de
empleo han afectado a este tejido de empresas que trabajan para las factorías.

En estos años el principal problema ha sido la falta de carga de trabajo, sobre todo
en Puerto Real, lo que ha agravado una situación financiera ya bastante delicada.
En ello ha influido la competencia desleal de los astilleros surcoreanos y japoneses
(los primeros especialmente acusados de practicar el dumping social que permite
vender sus barcos a un precio inferior al de coste y, en todo caso, muy lejos de las
posibilidades de las factorías españolas).

El futuro de Izar depende de nuevas sanciones de la CE

Las ayudas concedidas a Izar por los anteriores gobiernos del PP han dejado al
grupo público al borde de la quiebra, ya que las subvenciones estatales a los
astilleros están prohibidas. La Comisión Europea ya ha pedido la devolución de casi
309 millones de euros y ha abierto tres expedientes que suman otros 1.335
millones inyectados por el Estado. Uno de ellos, cifrado en 700 millones de euros,
corresponde a una operación de capitalización de Bazán antes de que en el año
2000 se fusionase con Astilleros Españoles para crear Izar. Otro expediente cursado
por la CE se refiere a tres avales que la Sociedad Estatal de Participaciones
Industriales, SEPI (accionista único de Izar) concedió a Repsol, empresa que a su
vez hizo un pedido de tres gaseros a la compañía naval: Bruselas investiga si fue
una estrategia para obtener un suculento contrato que podría suponer la devolución
de unos 500 millones de euros. El tercer expediente abierto por la CE se centra en
varios créditos fiscales que la SEPI otorgó a astilleros públicos por valor de 135
millones de euros. A todos ellos se le une la solicitud de información de Bruselas a
España por el acuerdo del Consejo de Ministros del pasado de febrero por el que el
Gobierno acordó destinar 715 millones de euros a un plan de choque que pretendía
mejorar la competitividad del sector. Si la CE detecta irregularidades, el conjunto
de la sanción superaría los 2.000 millones y dejaría a Izar herida de muerte.

El Remate
Andalucía y la lucha de astilleros (y II)
Andalucía Libre

Decíamos en el Andalucía Libre nº 222, de 18 de febrero de 2004:

 "La construcción naval fue un sector pionero en sufrir las consecuencias de lo que mucho
después se denominaría "globalización". En astilleros, hace un cuarto de siglo que están
"globalizados"; sufriendo el chantaje de la presunta competencia de Corea, Japón, China...


             ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                               82
para admitir perdidas saláriales, reestructuraciones de plantillas y estancamiento de las
condiciones laborales. El océano social de paro y precariedad que rodea a las factorías
andaluzas ha sido siempre un elemento de presión persistente: acicate para la lucha y a la vez
condicionante limitador de sus aspiraciones y expectativas. Siendo una lucha y una situación
que por su propia dimensión y repercusiones sólo podía sustanciarse en el plano político y
nacional, ha tenido que sobrellevarse en el ámbito sindical de empresa o sector. Sufriendo
reiteradamente las consecuencias de aceptar la lógica enemiga (los marcos
previamente establecidos por la OCDE, OMC, UE y el Estado español) que dan como hechos
indiscutibles la necesidad de someterse y resistir a la competencia asiática o como presuntas
salidas únicas el incremento de la productividad, la inserción en holdings europeos o la
especialización; como proponía no hace mucho el consejero Viera. Siendo carne y sangre de
una nación de ocho millones de personas, nunca se han podido beneficiar del peso político que
esa circunstancia potencialmente encierra. El sudor y la sangre de sus plantillas los han
mantenido abiertos, pero siempre desde hace 25 años bajo amenaza de cierre.

En 1651 Oliver Cromwell, Lord Protector de la República inglesa, hizo aprobar las Navigations
Acts. Por esas nuevas leyes, todas las mercancías importadas de Asia y África, de América y
de Europa, estaban obligadas a transportarse en barcos de bandera del país de origen o
británica. Y prescrito para todas las producciones inglesas el mandato de embarcarse en
buques ingleses. Entre 1651 y 1686 y como consecuencia de estas leyes se doblo el tonelaje
de la flota mercante inglesa.

 Si el trafico naval de mercancías europeas estuviera obligado a transportarse sólo en barcos
europeos construidos en astilleros europeos. Si se prohibieran las banderas de conveniencia (o
se impidiera su uso por empresas europeas o su atraque en puertos europeos) y se obligara a
renovar las flotas obsoletas (impidiendo fondear en puertos o atravesar aguas europeas a las
bombas navegantes). Si hubiera fondos de financiación suficientes... ¿seguirían teniendo
problemas de falta de carga de trabajo los astilleros andaluces?. ¿Se ha explorado alguna vez
esta línea de posibilidades y reivindicaciones para verificar su factibilidad?. ¿Se ha investigado
quien se beneficia -con nombres y apellidos; armadores, bancos, empresas- en sus cuentas de
resultados de los limites a las ayudas y subvenciones que impone la Unión Europea para
presionar de Oriente a Occidente y viceversa en una infernal carrera a la baja de
sobreexplotación y precariedad?.

Los astilleros son algo así como nuestros tomates industriales. Se sacrifican y constriñen a lo
que se explica como lógica objetiva del mercado pero que realmente es sólo balance de
intereses y beneficios (seguramente también, en buena parte, de capitales europeos). ¿Porque
no se reconoce que el librecambismo liberal es lesivo al Norte y al Sur?. ¿Que ha hecho el
Estado español por la construcción naval andaluza?. ¿Que zapatazos ha pegado en Bruselas,
que amenazas ha proferido, que vetos ha realizado...?. ¿Que ha hecho el Gobierno andaluz
para imponer en Madrid y en Bruselas que lleguen las financiaciones pertinentes en cuantías
suficientes y los contratos?. ¿Porque los astilleros de Sevilla, Puerto Real, Cádiz y San
Fernando dependen de Madrid y no de la Junta de Andalucía?. ¿Porque se negocia en Madrid
el futuro de trabajadores andaluces?. ¿Que Gobierno es ese que viendo en riesgo el pan de su
nación se limita a hacer comunicados?. ¿Para que mierda nos sirve Europa?. ¿Para qué nos
sirve España?.

El ejemplo de valor, entrega y dignidad de los trabajadores de astilleros (o de las trabajadoras
de Limpiezas o de los de Acerinox...) es un patrimonio nacional. En tiempos, el movimiento
obrero andaluz recurría a las huelgas generales de solidaridad; en tiempos tambien se
coordinaban las luchas para que los sectores fuertes sostuvieran y fortalecieran a los debiles;
en tiempos tambien se luchaba por demandas que merecieran la pena. En tiempos, la
izquierda política daba coherencia y propuestas globales, objetivos conjuntos nacionales y
explicaciones propias. Ojalá que siga siendo tiempo para que siga habiendo astilleros
andaluces."

De entonces acá la situación ha empeorado cualitativamente. Las multas europeas
suponen una seria amenaza para la continuidad de los astilleros. PSOE y PP se
limitan a echarse en cara mutuamente la responsabilidad. Los del PSOE aducen que



              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                      83
el PP dejo pudrir la situación y los del PP responden que al menos mantuvieron
abiertos los astilleros hasta ahora. Los dos, por supuesto, no cuestionan el fondo
ultimo de la política neoliberal de la UE que ya denunciábamos en febrero y que ha
producido en ultima instancia la crisis naval. No hay interés en cuestionarla de raíz;
en recordar que no es la única posible, que hay ejemplos de proteccionismo naval -
como EEUU- que no se atienen a la hora de la verdad en la practica a la doctrina
neoliberal que propugnan para otros o incluso -como refiere Escudier en su articulo-
que existen otras experiencias europeas que han vulnerado las presuntas reglas
infranqueables.

Interesadas filtraciones ya avanzan desde el Gobierno del PSOE los términos de
una brutal reconversión naval contra Andalucía. Incluso se ha tenido el cinismo de
hacer referencia a los Fondos de Cohesión o Estructurales como presunto recurso
amortiguador, cuando es sabido que su destino está en el aire, su cuantía es
reducida y se recuerdan perfectamente los nulos efectos de las llamadas "medidas
reindustrializadoras" que acompañaron en su día anteriores fases de la
reconversión.

Los sindicatos colaboracionistas españoles CCOO y UGT dan toda la impresión de
acatar el marco global que asfixia la construcción naval, preparándose para situarse
-según su costumbre- en el terreno previamente acotado, limitándose a negociar
las tan consabidas "medidas no traumáticas" en relación a la plantilla oficial de los
astilleros. La Junta de Andalucía ya apunta su seguidismo en relación a sus
patrones de Madrid. ¿Cual será el destino de las subcontratas y de la industria
auxiliar?. ¿Puede una nación desindustrializada como Andalucía conformarse, en el
mejor de los casos, con la pervivencia de Puerto Real a costa del cierre de las otras
factorías andaluzas?.

La verdad es que entrando en la dinámica y aceptando las premisas políticas del
enemigo es bien difícil la salvación. Evitarlo exige previamente identificarlo -
España, Europa- y asumir una línea política y sindical nacional y globalmente
alternativa y una estrategia ofensiva y no defensiva y he aquí el problema. Basta
recordar la predominancia del enfoque españolista -o anacional- y reformista en los
ámbitos político y sindical para motivar un pronostico pesimista. Nuevamente, si
esto no se remedia, Andalucía y los trabajadores andaluces purgaran por enésima
vez por sus pecados...




ANDALUCIA LIBRE nº 240
miércoles, 2 de junio de 2004
¿Qué hacer ante las elecciones europeas?
Andalucía Libre

Las elecciones europeas son unos comicios especiales. Su razón formal es cubrir los
escaños de un Parlamento de la Unión Europea, de no demasiadas competencias,
que sirve esencialmente a las fuerzas políticas para colocar sucedáneos de
embajadores ante Europa -con sueldos millonarios, por cierto- y de altavoz y canal
de información. La ignorancia de la mayoría de la población de las cuestiones
europeas, su manipulación por el pensamiento único europeísta de las fuerzas
mayoritarias y sus intereses electorales -singularmente en el caso de PSOE/PP-
 suele convertirlas en una especie de segundas elecciones generales, algo mas que
una gran encuesta sin consecuencias expresas y sólo simbólicas. Estas
características, de una parte, reducen habitualmente la participación; de
otra, permiten expresar votos de castigo o ideológicos con mayor soltura que en
otro tipo de convocatorias, factor este ultimo que ha solido favorecer a formaciones



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            84
minoritarias (1). La imposición en el Estado español de una circunscripción única
estatal presiona a la configuración de alianzas electorales entre fuerzas políticas
nacionales de diversos países del Estado español para competir con las de ámbito y
referencia españolas (2).

En esta ocasión, la cercanía de las recientes generales y la sustitución del PP por el
PSOE tras los atentados del 11-M y el intento de manipulación gubernamental
consiguiente, refuerza su carácter de "segunda vuelta". El PSOE quiere revalidar y
relegitimar su triunfo del 14-M; el PP pretende recuperarse o al menos no
retroceder demasiado, beneficiándose de la mayor abstención; IU, pugna por sacar
de nuevo la cabeza, aprovechando que son las elecciones tipológicamente menos
propensas al "voto útil", tal y como se esfuerza machaconamente en resaltar, para
ganar tiempo, detener su retroceso y que su actual dirección pueda controlar en
mejores condiciones su conflictiva situación interna.

La inmediata amenaza de la aprobación de la reaccionaria y neoliberal Constitución
europea(3) no ha conseguido romper brecha aún en este escenario, quedando
relegada en el debate electoral mediático a un muy secundario plano, sin ejercer de
función delimitadora y polarizadora, como hubiera cabido suponer si la relación
política con Europa se asemejara más a la que las poblaciones mantienen con sus
naciones y Estados respectivos. El debate definitorio en el que no quepa
esconderse parece relegarse al momento en que, una vez pactada y aprobada por
los Gobiernos europeos, llegue el momento de su ratificación parlamentaria en
Madrid. A esta hora, lo que es mucho más grave, aún está por ver si el Gobierno
español del PSOE mantiene la promesa asumida por su antecesor de someterla a
referéndum lo que daría alguna posibilidad para plantear una batalla política
efectiva. Entretanto en buena parte de las fuerzas políticas predomina la duplicidad
y el doble discurso al respecto.

Tampoco hay reflexiones de fondo sobre las razones y los costes de la reforma de
la PAC, la ampliación al Este o demás asuntos europeos para Andalucía(4). Incluso
cuando desde las principales candidaturas se producen referencias a estas
cuestiones se reconducen y manipulan para reclamar al electorado sólo más
apoyo y una más amplia representación en el Parlamento europeo -o
increíblemente incluso un mayor papel decisorio para esta institución- en lugar de
sustentar una critica coherente y un rechazo global a la UE y una reflexión sobre la
imperiosa necesidad de poseer representación estatal propia.

Ayuda en todo ello que PSOE y PP apoyan a dúo la Constitución europea y toda la
construcción neoliberal de la Unión -discrepando sólo coyunturalmente en cuanto a
la valoración sobre el mínimo de poder que debe conservar el Estado español en los
órganos de gobierno real de la UE, las alianzas estatales preferentes y las formas
en la relación con EEUU- y que IU, si bien expresa criticas para singularizarse ("no
le gusta el borrador", dice ahora Meyer), se resiste a pronunciarse claramente por
el No a la Constitución europea, resguardándose tras formalidades para evitar que
la ataquen en campaña por "poco europeísta". Ocurre que el tradicional
escapismo europeísta federalista de IU no puede dar mucho más de sí. Igualmente
coadyuva a toda esta confusión el que en aquellas fuerzas nacionalistas que no
asumen postulados independentistas exista interés por no reconocer el hecho de
que sin disponer de Estado nacional propio cualquier pretensión de influencia
europea efectiva es un puro espejismo, salvo que se ejerza colonizando
políticamente al Estado existente, posibilidad singularmente impracticable en el
caso de aquellas naciones dependientes infradesarrolladas económicamente como
Andalucía.

Se han configurado tres coaliciones nacionalistas o regionalistas.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            85
En Galeuzca-Pueblos de Europa, convergen las formaciones nacionalistas
burguesas de Cataluña -CiU- y Euskadi -PNV-, a las que se suma el BNG gallego,
opción que más allá de su derechización política y su conversión
autonomista, puede quizá explicarse por acuerdos preexistentes heredados de su
situación como única fuerza nacionalista gallega con representación parlamentaria y
por una tradición del nacionalismo gallego de intentar a toda costa asemejar la
situación y sobre todo la condición nacional de Galicia a las de Euskadi y Cataluña,
diferenciándola así del resto. Tambien se encuentran acogidos en esta coalición el
PSM-EN de Baleares y el valenciano BNV. En el caso de la formación balear
especialmente, el hecho de que no se haya llegado a un acuerdo con ERC -mucho
más natural que su alianza con CiU, dadas sus afinidades de definición y
ubicación políticas- proviene de los deseos partidarios de ERC de fortalecerse en la
Islas -incluso ha escogido a un ibicenco para encabezar su lista europea- y de haber
condicionado el acuerdo europeo al establecimiento de compromisos electorales
para otras convocatorias, condición no aceptada por el PSM-EN. Por lo que toca al
BNV, su circunstancia recuerda vagamente una versión mediterránea del proceso
de moderación de su homónimo gallego, apuntalada además por su histórica
pretensión de atraer, reconvertir y apropiarse del espacio social blavero -
valencianismo anticatalán- reacomodado ahora políticamente en su mayoría en el
PP. El eje político y simbólico de esta alianza es la demanda de singularidad de
trato para Euskadi y Cataluña y de un Estado español asimétrico. En Andalucía se
ha podido ver al exministro del PP y líder del Foro Andaluz, Manuel Pimentel,
acompañando a candidatos catalanes y vascos de Galeuzca en visita turístico-
electoral a nuestro país, aprovechada para pontificar sobre la inmigración y la
presunta necesidad de dejar vía libre a los productos agrícolas magrebíes en la
Unión Europea e invertir en Marruecos; propuestas coincidentes con las de la UE y
que lógicamente poco afectan a sus países industriales respectivos pero que sí lo
hacen negativamente -y mucho- a Andalucía. Sobre el proyecto de Constitución
europea expresan algunas criticas y demandas, pero no se pronuncian en contra.

Coalición Europea es la alianza de las formaciones regionalistas de derecha
populista que no cuestionan ni al Estado español ni a la pretendida "nación
española", articulando su discurso con el recurso al "agravio comparativo" dirigido
prácticamente en exclusiva contra las fuerzas nacionalistas vascas y catalanas. La
nuclean el Partido Andalucista (que encabeza la lista con su líder histórico Rojas
Marcos) y la insularista Coalición Canaria; acompañados de la CDN, la versión
menos cerril y montaraz del navarrismo español antivasco proveniente de una
escisión del PP/UPN; blaveros valencianos anticatalanes de UV y otros siete grupos
variopintos regionalistas más. Con algunas reivindicaciones, tampoco rechazan la
propuesta de Constitución europea ni mucho menos el proceso político que le da
soporte.

Europa de los Pueblos reúne en torno a la catalana ERC y a la vasca EA, a la
aragonesa CHA y a la coalición Asamblea de Izquierdas-PSA. También incorpora
a Andecha Astur, CNC, Esquerra Verda-Iniciativa pel País Valencià e incluso a
la Iniciativa Ciudadana de La Rioja. Esta coalición se reclama de los postulados de
la Alianza Libre Europea, grupo internacional europeo que aglutina a
organizaciones políticas de naciones sin estado y minorías nacionales hasta ahora
integrado en el Grupo Verde, aunque Joan, su nº 1, ha dejado abierta su posible
inclusión en Estrasburgo en el Grupo Liberal (!).

Al igual que hace Galeuzca en sus planteamientos europeos, EdelosP enarbola una
serie de subterfugios para edulcorar la ausencia de poder de las naciones sin Estado
en la Unión. Comparten también ambas el hincapié en la necesidad de que sean
reconocidas a escala europea en pie de igualdad sus lenguas nacionales con las que
tienen adjudicado carácter estatal, cuestión que parece que determinará su
posición final ante la Constitución europea (al menos en el caso de ERC).



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          86
El perfil político medio de la alianza, dentro de la heterogeneidad, es el de una
izquierda socialdemócrata nacionalista (es decir, de naciones sin Estado). Su
ampliación y discurso actual está muy marcado por dos factores: primero, por la
euforia despertada por el crecimiento electoral de ERC y el consecuente efecto
demostración en otras naciones del Estado español y en el interés de ERC por
mantener en esta convocatoria su tónica ascendente; segundo, por la
reconversión pragmática de ERC motivada por sus compromisos gubernamentales
en Cataluña y su alianza con el PSOE. Estas circunstancias explican los equilibrios y
ambigüedades del discurso de ERC en campaña, por ejemplo, en cuanto a su
autodefinición independentista -mantenida como activo identitario y cláusula de
escape en Cataluña- mientras que avanza en paralelo su disponibilidad operativa
federalista -para una mejor recepción española- en la que además, para acabar de
rizar el rizo, intenta integrar también su demanda de asimetría (es decir, según su
lectura y a efectos prácticos, de un Estado español que privilegie la situación de
Cataluña y Euskadi a cambio de que se abandonen aspiraciones de secesión). El
recurso a la imagen republicana española -con simbólico uso incluido de su
bandera- se encuadra en esta línea apaciguadora. Carod-Rovira ha intentado salvar
estas contradicciones utilizando el viejo recurso a la metáfora del "tren con diversas
estaciones" (antes se solía usar recurriendo a la imagen del autobús) en las que
unos se bajarían en la República Federal Española mientras otros seguirían hasta la
independencia, aunque como activista con años a las espaldas sepa perfectamente
que no se puede enfocar una estrategia orientada hacia un objetivo pretendiendo
que este te acerque mecánicamente a otro que es esencialmente distinto y que
incluso saltar de un tren en marcha no deja de comportar riesgos de descalabrarse.

La domesticación política de ERC se muestra, por ejemplo, en su sorprendente
asunción del carácter estable e indefinido de la cooficialidad del castellano en
Cataluña(5). En otro orden de cosas, su renovado pragmatismo ha conducido a
Carod-Rovira -una vez establecida su alianza electoral con la ChA (93.865 votos en
las generales del 14-M)- a modificar la posición tradicional de ERC sobre la llamada
Franja de Ponent (comarcas catalanoparlantes en Aragón) -que la Declaración
Ideológica vigente de ERC reclamaba como partes de la nación catalana- que ahora
Carod Rovira, en manifestaciones al respecto en un periódico aragonés, define
como "comarcas aragonesas de lengua catalana"(6). Por contra, el mantenimiento
de la reclamación de la devolución a Cataluña de los archivos catalanes sustraídos
por el franquismo victorioso, actualmente depositados en Salamanca (Castilla),
ha contribuido a impedir la inclusión en la alianza de los castellanistas de TC-
PNC (que no están por su retorno, igual que el PP), aunque posiblemente haya
tenido más que ver en el desencuentro final las diferencias de TC-PNC (8.759 votos
en las generales del 14-M) con EA en cuanto al respeto, reconocimiento y apoyo a
la voluntad de la población del enclave de Treviño (administrativamente en Castilla-
León en la actualidad) de incorporarse a Euskadi. Sea como fuere y como aviso a
navegantes, la inclusión del singular grupo riojano y las reiteradas referencias del
nº 1 de la lista a la existencia de "cuatro naciones en el Estado español (Países
Catalanes, Euskadi, Galicia y...)" aconsejaría controlar el entusiasmo de algunos
de los recientemente incorporados al club por lo que aparentemente quieren leer
como un reconocimiento de su entidad.

¿Qué hacer?

La decisión de Asamblea de Andalucía de no comparecer en esta convocatoria (a
sumar a otros acontecimientos recientes ocurridos entre sus componentes que
afectan a su naturaleza y función políticas) provocan lamentablemente
la inexistencia en estos comicios de ninguna candidatura identificable con el
ámbito de la izquierda nacionalista andaluza. Las circunstancias son pues distintas a
las del 14 de Marzo.



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            87
Seguimos     considerando   vigentes   las   razones   generales que    entonces
expresábamos(7) sobre la conveniencia de optar por votar frente a la abstención
activa, aunque, obviamente, es forzoso reconocer que la orfandad electoral
sobrevenida no deja de afectar a su concreción y rotundidad y a la posibilidad de
plantear una nítida alternativa, abriendo objetivamente un abanico plural de
respuestas y posibilidades.

Tenemos claro -algo es algo- a quien no hay que votar.

Esta apreciación es específicamente valida para IU. La cuestión va mucho más allá
de que ya hay que tener estomago para contribuir a buscarle un puesto en Europa
a Willy Meyer o al catalán de ICV, que defiende la misma política, más o menos,
que la de Los Verdes que hoy están en las listas del PSOE. Ocurre también que ya
está bien de la desvergüenza política, el engaño, la duplicidad y las coberturas de
izquierda del social-liberalismo españolista. Para quien quiera verlo, resulta obvio
que IU no sólo es una izquierda inútil sino que cumple funciones de segunda marca
complementaria y subsidiaria del PSOE. IU puede decir lo que quiera y ondear las
banderas que le apetezca; no tiene ninguna credibilidad. Llegado el momento,
traicionará siempre.

Aunque sea con otra dimensión mucho más minoritaria, esta consideración de no
voto también es aplicable a la coalición PCPE-LI (8), que se presenta como “Por
una Europa de los Trabajadores y de los Pueblos. No a la Constitución Europea”,
pretendiendo con su largo nombre encarnar electoralmente y patrimonializar el
rechazo a la Constitución Europea -en un ejercicio, por cierto, tan torpe como
desvergonzado de oportunismo político- y cuya formación es legítimo y
lógico suponer que algo habrá tenido que ver en la automarginación de Asamblea
de Andalucía (a través de la presencia en su seno, como uno de sus partidos
coaligados, del PCPA, recientemente reinsertado como sección andaluza del PCPE).

Desde nuestro punto de vista, y en una perspectiva más general, no hay que votar
a ningún proyecto de ámbito español. Esta consideración la aplicamos no sólo a los
obvios -PSOE/PP u otros grupos a la derecha- también la hacemos extensiva a los
que se presentan formalmente a su izquierda. Por resumir -y aunque seamos
conscientes del simplismo que encierra en parte la sentencia- nuestra actitud deriva
de entender que hay mucho de verdad en la conocida frase de que "no hay algo
más parecido a un español de derechas que un español de izquierdas". Todos los
proyectos de izquierda española inciden en el mantenimiento del sucursalismo
político y la dependencia nacional de la izquierda andaluza y por tanto en su
inoperancia y esterilidad políticas; todos contribuyen a mantener a Andalucía en la
alienación nacional, el subdesarrollo y la dependencia.

Tampoco creemos que quepa desde la izquierda fortalecer o sostener a proyectos
regionalistas que hacen apología españolista como hace el PA-Coalición Europea.
Una cosa es convenir que el voto PA es un mal menor en relación al voto
directamente españolista y otra muy distinta apoyarlo o compartirlo, aparte de que
no hay más que recordar las patéticas actuaciones de los diputados andalucistas.
En otras palabras, si el PA ejerce de derecha regionalista que pesque si sabe y
puede en los caladeros del PP-PSOE, pero que no busque comprensión ni amparo ni
entre la izquierda ni entre los nacionalistas consecuentes. Por otra parte, el
voto Galeuzca resulta absurdo e impensable desde Andalucía, por razones de clase
y nacionales.

De hecho -una vez superada la opción abstencionista- las posibilidades de voto en
debate posible para una izquierda andaluza consecuente son otras.




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                          88
Cabe el voto nacional de protesta: copiar e imprimir, por ejemplo, nuestro
anagrama de Andalucía Libre -con su bandera y su reclamación de la
Independencia, la Republica y el Socialismo- u otro anagrama o reclamación
similar e introducirlo en la urna, para que se cuente como nulo.

Cabe también un voto internacionalista -ya que no se presentan formaciones
andaluzas similares- apoyando las candidaturas de izquierda independentista de
Cataluña Candidatura d'Unitat Popular o de Galicia Nos-Unidade Popular, que
han conseguido a base de trabajo militante solventar los obstáculos a la
presentación que impone la legislación española. En el caso vasco, la ilegalización
española de Herritarren Zerrenda pensamos que excluye también en Andalucía
el voto a Aralar. Aquí, de una parte, un hipotético voto a HZ no tendría ningún
sentido político ni tampoco seria cuantificado como sí ocurre en Euskadi; de otra no
procede tampoco -al margen de las opiniones y criticas que puedan mantenerse a
unos u a otros- interferir desde Andalucía en la polémica interna de la izquierda
abertzale vasca dando votos cuantificables a unos en detrimento de otros. Esta
solidaridad con las CUP o Nos-UP no respondería a ansias de reconocimiento,
reciprocidad o similares sino a la simple constatación de que entre quienes estamos
en las diferentes naciones del Estado español por romper este Estado de forma
consecuente desde la izquierda existe estratégicamente una coincidencia de
intereses.

No sería intelectualmente honesto concluir sin hacer referencia al debate existente
entre la izquierda independentista andaluza sobre el llamado "voto táctico" al PSA-
AsIzq, puesto de actualidad a partir de la incorporación a la coalición de Rejón, del
anuncio de nueva formación política, de su participación en la lista que encabeza
ERC y del harakiri de Asamblea de Andalucía. Está claro que sin los factores
políticos andaluces y si habláramos sólo de una lista de ERC no habría casi lugar a
discusión porque el proyecto inmediato de ERC -en sus efectos prácticos para
Andalucía- tiene mucho más que ver con los de Galeuzca -o incluso con el
de los españolistas- que con la izquierda independentista (por moderada que se
presente) y es ERC quien encabeza la lista y se beneficiará esencialmente de los
sufragios andaluces obtenidos. Tampoco habría demasiada polémica si
estuviéramos hablando de Pacheco y su PSA en solitario. Su credibilidad es tan
escasa como notorio su transformismo y caudillismo (aunque a la hora de criticarlo,
es obvio que no hay ninguna autoridad política para hacerlo si se hace desde el
PSOE, el PA o IU)(9). Por otra parte, el discurso político de Rejon -federalista y
tomando significativamente como referencia de entre las posibles a la ChA, que
aparece, Labordeta mediante, como la menos rupturista con España de las
posibles- tampoco resulta especialmente entusiasmante ni estratégica ni
ideológicamente. Incluso los esbozos anunciados del nuevo proyecto, tanto por
Rejón como por Pino, tienen demasiados puntos oscuros o directamente
cuestionables y además cargan con el fardo de su pasado. En esto hay amplio
consenso. La cuestión es otra. Quienes tienden a plantearse su voto lo hacen
básicamente por las ganas de tener un espacio político sensible de izquierda
andaluza y por la valoración de que si los resultados electorales son discretos o
simplemente correctos, ello podría contribuir a impulsarlo y especialmente a la
descomposición de la sucursal andaluza de IU, facilitando el traspaso de referencias
e influencias. Quienes no acaban de verlo y se resisten a adelantarles un voto
incluso táctico, relativizan el impacto de los resultados de esta convocatoria
europea, subrayan el tempo medio del proyecto y sobre todo -en una izquierda de
un país en el que casi todo el mundo se conoce- enfatizan la conveniencia de que,
incluso en el mejor de los casos, conviene para que el diseño final de ese proyecto
anunciado sea estimulado a llegar a unos mínimos políticamente satisfactorios o
incluyentes que no obtenga de antemano adhesiones gratuitas o infundadas. Y es
que la prudencia, en política, sabiamente administrada y combinada con el arrojo,
siempre es una virtud.



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           89
Notas y Enlaces:
*(1). Resultados Elecciones Europeas Anteriores
*(2). Para todas las listas presentadas, ver: Andalucía Libre nº 236
*(3). Sobre la Constitución Europea, ver: Campaña Catalana contra la Constitución
Europea (especialmente la selección de textos de sus enlaces); Rebelión-Sección Europa:
Democracia o Plutocracia; No a la Constitución europea, Andalucía Libre nº 192, 30 de
junio de 2003; Consulta Social Europea
*(4). Ver: Europa2004, desarrollo campaña, debates, Programas escritos de candidaturas
*(5). Puigcercos sobre la cooficialidad del castellano en Cataluña: "La Catalunya
independiente que queremos tendría el castellano como lengua oficial, porque no queremos
renunciar a su riqueza. Es cierto que el catalán debería ser la lengua de cohesión, porque es
la nuestra propia. Pero el castellano también es patrimonio de los catalanes, y no
renunciaríamos a él. Aspiramos a que Catalunya sea no bilingüe, sino políglota. Para
nosotros el inglés también tendría que ser una lengua oficial, porque ya no es prescindible.
Cuantas más lenguas, mejor", Treinta preguntas a Joan Puigcercós, portavoz
parlamentario de ERC en Madrid, El País, 6-05-2004
*(6). Carod-Rovira: La consideración de la Franja como parte de la nación catalana en la
Declaración Ideológica de ERC, "Corresponde a una concepción de lo nacional-catalán que en
estos momentos no encaja con la posición ideológica actual de ERC. Una cosa es lo que,
desde el punto de vista puntual, es el ámbito lingüístico y otra el ámbito de identidad
nacional. Las comarcas de la Franja son comarcas aragonesas de lengua catalana y
defendemos que ésta tenga la plenitud de normalidad en todos los territorios que se habla.
En cuanto a preocuparse por los derechos políticos, económicos y sociales de cualquier
territorio de Aragón, para eso están los partidos aragoneses. Con CHA en el escenario
político, la defensa de estos derechos está en buenas manos.". "Nuestro interés por la Franja
aragonesa es sólo cultural y lingüístico", Heraldo de Aragón, 17 de mayo de 2004. Sobre la
Franja de Ponent, desde un punto de vista catalán, ver el sitio La Franja de Ponent
*(7). Andalucía Libre Ante las Elecciones del 14 de Marzo
*(8). El origen del PCPE es una escisión sufrida por el PCE a principios de los años 80 por
parte de quienes rechazaban el eurocomunismo entonces vigente y se identificaban con la
URSS de Breznev. LI-LITCI, por su parte, es una sección simpatizante de la LIT-CI (donde
figura como sección oficial el PRT-IR), corriente trosquista internacional desarrollada bajo la
dirección de Nahuel Moreno.
*(9). Por ejemplo, la referencia que hace el Espacio Alternativo español en su Declaración
electoral de apoyo a IU resulta exóticamente desproporcionada y fuera de lugar, cuando
se critica -con razón- el pacto municipal PSA/PP de Jerez pero para así avalar
empecinadamente el voto a IU, obviando los pactos municipales con el mismo PP que IU
mantuvo por su parte en Manzanilla, Zalamea, Campillos, Mollina, Camas o La Algaba o los
pactos de IU con la derecha mafiosa postigilista en pueblos de la Costa del Sol. Por no ir más
allá, el hecho de que uno de los portavoces y dirigentes de la corriente critica Convocatoria
por Andalucía (CpA) el hoy nuevamente coordinador de IU-Sevilla, Sebastián Martín Recio,
ha sido -como es bien conocido- alcalde de Carmona en dos ocasiones gracias al apoyo del
PP, no ha sido problema, al parecer, para los acuerdos y colaboración de Espacio Alternativo
con CpA en IU.



ANDALUCIA LIBRE nº 241 –
martes, 15 de junio de 2004
El euro contra el empleo
Michel Husson
Rouge nº 2066, mayo de 2004
Traducción de Rossana Cortez,
especial para Panorama Internacional

La Europa neoliberal utiliza la moneda y las finanzas contra los derechos sociales:
esta es la razón de fondo de nuestro combate por otra Europa.

El orden seguido por la construcción europea es muy revelador de su lógica
neoliberal: primero el mercado único, luego la moneda única. Este proceso, desde



              ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                                   90
su inicio, ha sido marcado por una voluntad política claramente afirmada, por la
única razón de la precisión de los famosos criterios de Maastricht. Esta Europa tiene
exigencias bien específicas en materia presupuestaria y financiera, pero se muestra
poco observadora en lo que concierne a los derechos sociales. Esta prioridad se
afirma igualmente en el plano institucional: el emplazamiento del euro fue
acompañado por un dispositivo obligatorio compuesto por el Banco Central Europeo
(BCE) y el Pacto de crecimiento y de estabilidad, mientras que las mayores
reticencias se manifiestan con respecto a una dosis parecida de "supra -
nacionalidad" en materia de política industrial o sobre todo de derechos sociales.

El zócalo y la sujeción

Había entonces dos maneras de analizar este modo de construcción de la entidad
europea, ya sea como un zócalo sobre el que se podría edificar la Europa social, ya
sea como una sujeción destinada, por el contrario, a prevenirse de ella. El social
liberalismo hizo desde hace al menos 15 años la primera elección, al presentar el
saneamiento financiero como una cosa previa a la famosa parte social. Jacques
Delors era el teórico eminente de esta posición, en nombre de la cual los dirigentes
socialdemócratas europeos sufrieron uno tras otro la humillación del capital
financiero. Vean el resultado: la experiencia ha demostrado que se trataba de una
ilusión. La preeminencia de las finanzas está llamada a funcionar duraderamente
como un obstáculo para toda avanzada en el plano social. La mejor prueba de esto
es la alineación del mismo Delors a la campaña "un verdadero Tratado para la
Europa social" iniciada por Larrouturou y que constituye una formidable autocrítica
con relación a la hipótesis sobre la que había fundado toda su política desde hace al
menos 10 años.

Esta sujeción utiliza dos instrumentos principales: la moneda y el presupuesto. El
BCE presenta, en efecto, dos particularidades que lo diferencian, por ejemplo de la
Reserva Federal, su homólogo de EE.UU. En primer lugar, está dotado de una
autonomía total, muy superior a la que puede estar en práctica en EE.UU. Hay aquí
un ejemplo típico de la naturaleza profundamente antidemocrática de la
construcción europea. Todo lo que depende de la supranacionalidad europea se
concibe como que tiene que estar fuera de todo control de los ciudadanos:
legitimidad en dos niveles del Consejo de Ministros, designación tecnocrática de los
miembros del BCE o de la Comisión, criterios abstractos del Pacto, y estatuto de
independencia del Banco Central.

Pero existe otra diferencia que reside en los objetivos asignados al BCE: la única
regla de la que es garante, es la del mantenimiento de una tasa de inflación inferior
a 2%, y esto en cada uno de los países del Euroland. El Banco no está sujeto a
ponderar este objetivo con el del sostenimiento de la actividad, lo que da a su
política monetaria un sesgo antiempleo sistemático. El ejemplo de las advertencias
hechas a Irlanda permite cuantificar con precisión las prioridades del Banco Central:
más vale 8% de desempleo y 2% de inflación (es más o menos el promedio
europeo) que 4% de desempleo y 4% de inflación. Este rigor solo puede tener
efectos desastrosos en países en fase de recuperación como Irlanda, y esto será
peor aún si debe aplicarse a los nuevos países miembros.

Una Europa estúpida

El Pacto de estabilidad es "estúpido" en esto que ha conducido a lo que los
economistas llaman una política pro cíclica, que vuelve a frenar la economía en las
fases de recesión, en lugar de sostenerla mediante políticas presupuestarias más
activas. El conjunto de estas obligaciones ejerce una presión sobre los salarios y la
protección social: por no poder jugar con la tasa de cambio, congelada por toda la
eternidad, la carga del ajuste pesa sobre los salarios, que no puede hacerse más



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           91
que por lo bajo. Alemania es, paradójicamente, la más afectada por este
mecanismo. El país que debe sacar las castañas del fuego se encuentra entrampado
hoy a causa de una moneda que entró sobrevaluada en el euro. También ocurre
más o menos lo mismo en Francia, estos dos países tienen en común un
crecimiento más débil, déficits más importantes y conocen las ofensivas más duras
contra los derechos sociales. El "modelo social" europeo es así atacado en su
corazón.

Este conjunto es a la vez funcional y contra productivo. Es funcional porque logra
bastante bien aquello por lo que ha sido concebido, al imponer a los salarios
(directos o indirectos) una severa disciplina. Pero es contra productivo en el sentido
que pone obstáculos a lo que se llama, en la jerga europea, políticas cooperativas.
En otros términos, la sujeción monetaria y financiera se opone a todo proceso de
convergencia y de integración real en Europa y al contrario, tiende a profundizar los
factores de divergencia, en resumen, a acentuar las contradicciones imperialistas
incluso dentro de Europa. La base económica de esta tendencia al fraccionamiento
puede resumirse así: al ejercer de manera constante una presión recesiva sobre la
actividad en Europa, el aparato monetario y financiero se opone a una real
unificación y constituye un formidable aliento a la extraversión. Por ejemplo, en el
caso francés, se percibe que la inversión interna tiende a estancarse, mientras que
la inversión internacional ha aumentado considerablemente en el transcurso de los
últimos años.

Esta extraversión fragiliza (pero de manera diversificada) a las economías
europeas. En todos los países, el crecimiento del mercado interno es sofocado,
principalmente en lo que concierne a los gastos sociales y a los servicios públicos.
En el exterior, el dinamismo de las economías se vuelve muy sensible a la baja
agresiva del dólar que pesa mucho más sobre la competitividad de los productos
europeos que el famoso "costo del trabajo". La ofensiva neoliberal registra entonces
éxitos internos pero al precio de una suerte de recesión permanente que le impide
a Europa aprovecharse de la actual recuperación mundial, en proporciones
desconocidas hasta aquí.

Por eso, esta implacable maquinaria no es solamente antisocial y antidemocrática
sino también, en un sentido, antieconómica. Pero, por el momento, sus ventajas
triunfan sobre sus inconvenientes para las burguesías europeas. Por lo tanto, es a
la izquierda radical a la que le incumbe la misión de llevar adelante un programa
que apunte a una refundación social y democrática, cuya urgencia está justificada
por la naturaleza intrínsecamente reaccionaria (y por lo tanto no enmendable) de la
construcción europea realmente existente.

ANDALUCIA LIBRE nº 246
viernes, 22 de octubre de 2004
Bruselas exige al Gobierno español que Izar devuelva
1.200 millones de euros
La Comisión Europea (CE) exigirá hoy al Gobierno español la recuperación de unos
550 millones de euros más intereses de las ayudas entregadas en el año 2000 a los
astilleros de Izar, según adelantaron ayer fuentes comunitarias. La nueva ayuda
ilegalizada es parte de las inyecciones de capital público a los antiguos astilleros
militares de Bazán para preparar la fusión con los civiles de AESA, que dio lugar a
Izar.

El nuevo expediente se añadirá a los de 111 y 308,3 millones ya declarados ilegales
por el regulador europeo, por lo que el montante total de subvenciones e intereses
a devolver por el grupo ascenderá ahora a cerca de 1.100 ó 1.200 millones de



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            92
euros, según estimaciones de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales
(SEPI). La portavoz europea de Competencia, Amelia Torres, precisó ayer que el
comisario del ramo, Mario Monti, ya informó en su última reunión con la SEPI y los
sindicatos españoles que la CE debería aún declarar la devolución de esta última
cantidad de ayudas entregada a Izar.

Las acciones de la UE sobre las ayudas a la construcción naval en España se
remontan a 1997, cuando la Comisión y el Consejo aprobaron una ayuda a la
reestructuración de los astilleros públicos españoles por 1.380 millones de euros a
condición de que no pudiera proporcionarse ninguna nueva subvención en este
sentido. Sin embargo, en 1998, las autoridades españolas concedieron una serie de
créditos fiscales a los astilleros por valor de 111 millones, que la Comisión Europea
investigó y declaró ilegales en el año 1999. España recurrió la decisión ante el
Tribunal de Justicia de la Unión Europea, pero en marzo de 2002 los jueces
europeos desestimaron el recurso y en junio de 2003, a instancias de la Comisión,
exigieron la restitución efectiva de las ayudas.

El Ejecutivo comunitario decidió el pasado 13 de octubre el envío de una carta de
emplazamiento al Gobierno español -primer paso en los procedimientos de
infracción- para reclamar el cumplimiento de esta última resolución. El segundo
expediente salió a la luz el pasado 12 mayo, cuando el regulador europeo exigió la
devolución de otros 308,3 millones de ayudas públicas concedidas a astilleros luego
integrados en Izar entre 1999 y 2000.

El Remate
Pasteleo en Astilleros
Andalucía Libre

El Acuerdo Gobierno PSOE/CCOO-UGT sobre la reconversión de Astilleros Izar, se
construye a partir de la aceptación compartida de las dos partes de dos premisas:
a. El acatamiento a la autoridad de la Unión Europea, que con sus multas
millonarias es la causante ultima de la más reciente crisis de Astilleros, sin
cuestionar su parcialidad ni discutir su legitimidad. b. La asunción y plena
aceptación de la política neoliberal y librecambista de la UE en cuanto a la
construcción naval y el transporte marítimo que configura en ultima instancia el
escenario profundo y recurrente de la crisis. De ahí, el compromiso compartido por
construir la salida a la situación combinando un proyecto que, de una parte, se
someta explícitamente a las exigencias europeas (privatización de lo civil y
separación de lo militar) al tiempo que resuelva las necesidades políticas del
Gobierno Zapatero.

Resulta ilustrativo de la situación que haya tenido que ser la derecha españolista
del PP -de entre todos los actores significativos- quien más se ha atrevido, bien sea
que muy débilmente, a arañar algo la legitimidad europea proponiendo la utilización
del recurso ante las instituciones de Bruselas para solicitar la anulación de las
multas. La respuesta de CCOO-UGT es tan descriptiva como definitoria: "no están
los sindicatos para perseguir quimeras y han de centrarse en soluciones
practicas". Es decir: si Bruselas habla, aquí se acata y punto. Todo lo cual es
evidente que no afecta a la absoluta y profunda demagogia de la posición del PP
que ha quedado, de todas formas, evidenciada por la oportuna filtración de sus
propios planes de reconversión; elaborados antes de su derrota electoral y
aparcados en espera de ocasión adecuada.

En ese contexto, los objetivos del PSOE -presentados en forma de compromisos- se
han centrado en conseguir el aval sindical de CCOO y UGT -sus sindicatos afines-




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           93
a una salida pactada articulada en torno a dos patas: 1º. Que ningún astillero
cerrara de inmediato; 2º. Que la actuación sobre la plantilla "no fuera traumática".

Estas dos condiciones fueron asumidas políticamente desde un principio por
Zapatero (aunque utilizando a Solbes y a la SEPI como elementos de presión) y
responden al diagnóstico de lo que el PSOE entendía que eran mínimos necesarios
para desactivar la protesta obrera y conseguir un apoyo político y social suficiente
como para afrontar la reconversión sin costes insuperables. El mantenimiento de
los astilleros abiertos (otra cosa es en qué condiciones) pretendía combatir la
imagen de desindustrialización; la actuación no traumática, ganar la confianza de
las plantillas en lo tocante a la preservación de sus intereses individuales.

La viabilidad industrial a largo plazo (que requería la ambivalencia de dedicación
civil y militar y otro enfoque global) se ha entendido como algo secundario
y sacrificable. De igual modo, el Gobierno español ha considerado que la resistencia
obrera a la privatización era esencialmente sinónimo de temor por una
desprotección desequilibrada ante el futuro y no de otras pretensiones y para
desactivarlo se ha articulado una presunta "privatización atenuada" de la parte civil,
en la que se pretende implicar a las Cajas de Ahorro (contando con la influencia en
su seno del PSOE). La idea implícita que quiere transmitir la presunta cobertura
pública del nuevo superholding es que a la hora de las bajas incentivadas y las
prejubilaciones no habrá discriminación entre "privatizados" y "públicos". Además,
a la hora de distribuir adscripciones, tanto Gobierno PSOE como CCOO-UGT han
tenido muy en cuenta las implicaciones políticas y nacionales de la diversa
implantación territorial de los astilleros. Incluso cabría pensar que los tiempos de
ubicación de cada centro en una u otra de las nuevas subsecciones de la nueva Izar
a lo largo del proceso (el ejemplo mayor es cómo han gestionado lo de San
Fernando) parece diseñado a propósito a efectos de ganar apoyos y vender como
victorias o cesiones, lo que no dejaban de ser variables previstas dentro de su
esquema de prioridades.

El hecho de ser Izar una empresa estatal -sumado a la implantación de CCOO-UGT,
factor negativo clave que hay que reconocer- ha facilitado un marco estatal de
negociación que, como suele ocurrir y por mucho que esto fastidie a los doctrinarios
de la izquierda estatalista, no ha facilitado la "solidaridad", sino antes al
contrario, el control de la crisis y su instrumentalización por parte de los aparatos
estatales de CCOO-UGT, dejando a los otros sindicatos reducidos al papel de
convidados de piedra y dificultando incluso la mera enunciación o planteamiento de
diseños nacionales realmente alternativos. Durante meses el peso de la lucha ha
recaído prácticamente en solitario en los astilleros andaluces, hasta la reciente
incorporación de La Naval de Sestao, en tanto en otros centros las acciones no han
pasado de ser simbólicas o inexistentes; según se vieran o no situados
en perspectivas más o menos preocupantes según los sucesivos planes de los
gobiernos españoles (del PP, primero y luego del PSOE). Pese a ese desgaste, la
ausencia de sindicatos de obediencia andaluza ha terminado permitiendo que este
esfuerzo sea administrado desde Madrid a su conveniencia.

De entrada, es extremadamente significativo que el grueso de inversión prevista -
1.300 millones de euros- vaya destinada a reducir los costes de plantilla -vía
prejubilaciones y otros recursos- mientras que sólo 357 se adjudican a inversiones.
Estas preferencias hablan por si mismas de que la prioridad del Gobierno español
no es mantener o desarrollar la construcción naval o mantener los puestos de
trabajo sino desprenderse de plantilla sin oposición y reducirla, a ser posible
silenciosamente; lo que eufemísticamente será seguramente denominado en su día
como "redimensionamiento de la construcción naval". La nueva ofensiva prevista en




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                            94
cuanto a degradación de las condiciones laborales está pensada para estimular la
aceptación paulatina de esta opción.

Los previsibles efectos del Acuerdo sobre la industria complementaria serán
demoledores. Siguiendo experiencias anteriores, esta será sacrificada; algo
especialmente negativo en naciones desindustrializadas como Andalucía donde su
dependencia es mayor.

En ese contexto general y sufriendo sus consecuencias, de los astilleros andaluces
se ha adjudicado Sevilla a la parte civil (privatizable) en tanto Puerto Real, Cádiz
y San Fernando se ubican finalmente en la militar; quizá porque los terrenos de
astilleros de Sevilla tienen un alto valor urbanístico especulativo y esa
perspectiva puede compensar durante un tiempo los aportes de las Cajas de
Ahorros a implicar. En la Bahía de Cádiz, donde se concentran los otros tres, pasa a
consolidarse un monocultivo militar. La reacción favorable de las plantillas -
especialmente en San Fernando- se explica por la idea de que la construcción
militar -al mantener su carácter publico pleno, depender de decisiones políticas del
Gobierno español y estar menos sujeta a limitaciones europeas- ofrece mayor
seguridad en el empleo; impresión incrementada si cabe por reflejo por las quejas
emanadas desde algunos portavoces de Euskadi o Galicia. En esa reflexión
autosatisfecha parece que no se tiene en cuenta que estos nuevos centros
incorporados habrán de repartirse las contratas con los ya existentes de Cartagena
y Ferrol. Tampoco se valora que la capacidad de peticiones de la Armada
española no es indefinidamente ampliable; por evidentes razones no sólo militares
sino también presupuestarias y de opinión pública. La opción por el mercado
militar exterior, amen de la habitualmente criticable catadura de los clientes, ha de
tener presente también que la competencia aquí será previsiblemente mayor en el
futuro. Lo cierto es que la opción auspiciada por Chaves sitúa al grueso de la
construcción naval andaluza como dependiente de una demanda improductiva e
impopular y controlada directamente por el Gobierno español (y conste que no
tenemos objeciones de principio a una producción naval militar andaluza, pero de
situarse en otro contexto nacional y social soberano y con diferente función).

De momento, el Gobierno PSOE ha conseguido con la colaboración de sus
sindicatos afines una victoria política significativa. Prueba de ello es la inmediata
paralización de los planes de movilización. La protesta ha quedado descoyuntada y
lo que es peor, falta de soportes y visiones propias desarrolladas. Además, el
Gobierno PSOE ha sorteado así un obstáculo importante para continuar
desarrollando sus planes neoliberales en los otros ámbitos económicos (fiscalidad,
pensiones, derechos laborales...). El acuerdo, facilita al PSOE el mantenimiento de
la colaboración de Izquierda Verde/IU -pegada como una lapa a CCOO/UGT- en el
Parlamento español; que había condicionado en publico su continuidad a un pacto
en el sector y ahora puede presentarlo no sólo como satisfacción de las "demandas
razonables" presentadas por CCOO-UGT sino como presunta prueba de su papel
condicionante sobre el Gobierno Zapatero.

Socialmente, forzoso es reconocer que -aun con las ultimas manifestaciones
masivas de Sevilla y San Fernando- la solidaridad con los Astilleros no ha ido
mucho más allá de la simpatía y algunas campañas de propaganda minoritaria.
Difícil era esperar reacciones cualitativamente mayores, dada la precariedad
existente, el retroceso militante acumulado y la hegemonía sindical de CCOO-UGT
en nuestra Nación. Ahora, si el acuerdo sigue adelante, nadie podrá discutirle a los
trabajadores de las plantillas el derecho ganado a pulso de asegurar un sueldo en
sus casas; sea trabajando, de baja o prejubilados. Pero este es un caso evidente en
el que no coinciden el interés individual con el de clase o nacional. Para las familias
directamente afectadas y por extensión para sus barrios y sus pueblos es claro que



            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                             95
no es igual en absoluto tener esa protección y esos ingresos que no tenerla o
tenerlos en forma insegura y la compensación que ello implica. Pero más allá de
este plano, también es innegable que no tardará mucho en verse de nuevo que no
es lo mismo lo obtenido que el mantenimiento de los puestos de trabajo y no
digamos el desarrollo industrial; lo que no dejará de afectar negativamente a la
conciencia social y nacional. Nuevamente se dejara sentir la percepción de que las
salidas atenuantes provienen no de una victoria ejemplar sino por el contrario de
una resistencia derrotada, eso sí, desarrollada desde unas plantillas peleonas, de
dimensión respetable y actuantes en centros concentrados y con repercusión.

Evitarlo requeriría una coordinación efectiva de las cuatro factorías andaluzas, otra
dinámica de reivindicaciones y otro discurso.




                        ------------------------------------
              Direcciones útiles del Boletín ANDALUCIA LIBRE:
                     * Sitio: http://www.andalucialibre.tk
                    * Alta: andalucialibre-alta@eListas.net
                    * Baja: andalucialibre-baja@eListas.net
                   * Correo: redaccion@andalucialibre.tk
 * Archivo de Documentos: http://www.elistas.net/lista/andalucialibre/ficheros/




            ANDALUCÍA VOTA NO A LA CONSTITUCIÓN EUROPEA                           96

								
To top