PATOLOGIA DE RODILLA - Ning by lanyuehua

VIEWS: 43 PAGES: 8

									                    PATOLOGIA DE RODILLA




                    LA ARTROSIS DE RODILLA


INTRODUCCIÓN
La artrosis es un proceso degenerativo que aparece principalmente en las
articulaciones con mayor movilidad y articulaciones de carga (columna vertebral,
cadera, rodilla, dedos). Esta patología está producida por un desgaste del cartílago
articular.

El cartílago articular es una estructura que recubre las superficies articulares a modo
de almohadilla y sirve para amortiguar los impactos sobre la articulación o repartir
las cargas y presiones articulares. Protege la articulación de los roces excesivos.
Pero con el paso del tiempo este cartílago comienza a desgastarse, a erosionarse,
dejando al descubierto el hueso subyacente. Esto es básicamente lo que conocemos
con el nombre de artrosis.

Cuando se produce este desgaste, el hueso que yace bajo el cartílago reacciona
endureciéndose e incluso aumentando de tamaño a modo de intento de reparación
de la articulación, para una mejor repartición de las cargas. En artrosis avanzadas
aparecen prolongaciones óseas llamadas osteofitos (los famosos “picos de loro” en
la columna vertebral).


Los factores que favorecen la aparición de la artrosis son:
 Edad. El cartílago articular se deshidrata y fibrosa (endurece).
 Predisposición familiar.
 Sexo. En las mujeres es más frecuente la artrosis en manos y rodillas, mientras
   que en los hombres es más frecuente en la cadera. Las mujeres presentan
   además una mayor sintomatología.
 Obesidad. Influye negativamente sobre todo en las articulaciones de carga como
   rodilla o cadera.
 Microtraumatismos repetidos en el deporte o actividad laboral.
 Lesiones previas del cartílago articular: traumatismos, artritis, intervenciones
   quirúrgicas...

ARTROSIS DE RODILLA

Es más frecuente en mujeres a partir de los 50 años. Entre las causas podemos
encontrar:

   Traumatismos anteriores como:
-   Fracturas de tibia, fémur o rótula
-   Lesiones meniscales
   Alteraciones en la alineación de la pierna:
-   Rodillas en valgo (exis) o en varo (paréntesis)
-   Desviaciones de la rótula
-   Anomalías del pie o de la cadera.

Todas estas afecciones modifican la distribución de las presiones a nivel de la rodilla
favoreciendo un mayor desgaste del cartílago articular. Por ejemplo si existe un varo
de rodilla, la parte interna de la articulación sufrirá en teoría un mayor desgaste. Si a
esto añadimos obesidad o deportes que sobrecarguen la rodilla la posibilidad de
desarrollar artrosis será mayor.

síntomas

 Dolor.
-   En fases iniciales aparece dolor tras el ejercicio y mejora con el reposo. Aparece
    también en alguna actividad como subir y bajar escaleras, levantarse de un sillón
    o ponerse de cuclillas. El dolor suele localizarse en la cara anterior e interna de la
    rodilla.

    Inflamcióna
-   Pueden aparecer crisis inflamatorias con derrame articular que ocasionan dolor
    continuo, incluso en reposo. Pese a esto la artrosis no es una enfermedad
    inflamatoria, sino degenerativa.

 Deformidades.
-   En artrosis avanzadas pueden aparecer deformidades en varo, valgo, o en flexo
    (la rodilla no se extiende del todo).

 Atrofia muscular, inestabilidad articular.
-   En fases medias y avanzadas aparece una atrofia o adelgazamiento del músculo
    cuádriceps. En fases más avanzadas se presenta inestabilidad articular, dolor
    persistente y cojera. La artrosis interfiere cada vez más en las actividades del
    paciente, momento en que se plantea el tratamiento quirúrgico.



Recomendaciones para el paciente.
La artrosis es un proceso irreversible, pero se puede frenar su evolución. Se ha
demostrado que la fisioterapia y rehabilitación constituyen las medidas más eficaces
para evitar el dolor que produce esta patolgía. A esto sumaremos el tratamiento
farmacológico prescrito por un traumatólogo para aliviar el dolor durante crisis
inflamatorias o dolorosas.



1. Medidas de economía articular.
   Evitar largas caminatas. Es mejor dar varios paseos cortos intercalando
    descansos que uno largo que suponga una sobrecarga para la rodilla.
   Evitar permanecer de pie o sentado durante largos periodos de tiempo.
   Evitar o tratar la obesidad, así como transportar pesos.
   Evitar los tacones altos. Evitar los asientos muy bajos.
   Evitar actividades con carrera y salto o subir y bajar escaleras de manera
    prolongada.
   En general, hay que evitar todas aquellas actividades que supongan una flexión
    excesiva de rodilla.
   Realizar ejercicio físico regularmente, especialmente aquellos que supongan la
    tonificación del músculo cuádriceps, como por ejemplo la bicicleta estática. La
    natación también es un ejercicio muy recomendable.
   Aplicar calor seco para aliviar el dolor. En caso de haber mucha limitación
    durante la marcha se puede utilizar un bastón en la mano contraria a la rodilla
    afectada.

2. Ejercicios
En los últimos años los estudios realizados sitúan al ejercicio como la técnica más
eficaz en el tratamiento de la gonartrosis (artrosis de rodilla). El ejercicio en este
caso persigue recuperar o impedir la pérdida de movilidad de la rodilla y fortalecer la
musculatura que la rodea. Así disminuirá la sintomatología dolorosa.

a) Ejercicios de movilidad
Es importante conservar la extensión completa de rodilla para evitar el flexo (rigidez
de la rodilla que no alcanza la extensión completa) de la misma, lo cual aumentaría
el desgaste del cartílago articular. Estos ejercicios pueden ser:
- Pasivos (realizados por un fisioterapeuta). Persiguen mejorar la elasticidad de los
    elementos blandos que rodean la articulación. Consisten principalmente en
    estiramientos pasivos suaves.
- Ejercicios activos en el agua (sobre todo en agua caliente) favorecen la movilidad
    de la rodilla.

b) Ejercicios de fortalecimiento
Estos ejercicios ayudan a estabilizar la articulación y disminuir el dolor. La bicicleta
estática será un buen ejercicio. Además la realización de los ejercicios que se
describen a continuación será muy beneficiosa y tan sólo le llevará unos minutos al
día. Para la realización de los mismos puede colocarse un peso de 1-5 kilogramos
en el tobillo (opcional).

                                           1. Eleve la rodilla totalmente
                                           estirada hasta la vertical. Mantenga
                                           esta posición 5-10 segundos y baje la
                                           pierna lentamente. Repita entre 10 y
                                           20 veces.
c) Estiramientos

        2. Eleve la rodilla flexionada         3. Tumbado boca abajo,
        al abdomen. Luego extiéndala           flexione la rodilla intentando
        lo más posible y llévela de            alcanzar la nalga. Repita 10-20
    4. nuevo al con las piernas colgando,
         Sentado suelo. Repita 10-20           veces.
    extienda la rodilla y llévela después a
        veces.
    flexión máxima, realizando el arco
    articular completo de la rodilla. Repita
    entre 10 y 20 veces.




También podrán ser pasivos (realizados por un fisioterapeuta) o activos (realizados
por el paciente). Los músculos que debemos estirar son:
- Cuádriceps
- Isquiotibiales
- Gemelos
- Psoas iliaco
- Adductores
- Glúteos.




                CONDROMALACIA ROTULIA


La condromalacia rotuliana también conocida como condromalacia patelar es una
enfermedad caracterizada por la degeneración de la superficie del cartílago que
constituye la cápsula posterior de la rótula. Produce malestar o dolor sordo alrededor
o detrás de la rótula, y es un padecimiento bastante común entre adultos jóvenes,
especialmente jugadores de fútbol, ciclistas, tenistas, remeros, bailarines de ballet y
corredores. Los jugadores de rugby son también proclives a esta enfermedad,
especialmente quienes juegan en posiciones en las que las rodillas realizan
esfuerzos importantes.

Puede generarse a partir de una lesión aguda de la rótula o mediante la fricción
crónica entre la rótula y la articulación del fémur al mover la rodilla. 1

Etiología
Tratándose de una descripción sintomática, la etiología de la condromalacia
rotuliana no es única, y existen factores que predisponen al padecimiento, tales
como traumas, sobrepeso, sinovitis prolongada, mal alineamiento del mecanismo
extensor de la rodilla, pronación del pie, rótula alta, subluxación, antecedentes
genéticos, anomalías congénitas de la rótula. entre otros.

De acuerdo a las investigaciones más recientes, el padecimiento suele originarse en
una carga mecánica o fisiológica excesiva, junto a la irritación de las terminales
nerviosas que generan un proceso inflamatorio que involucra a la sinovial,
produciendo sin tratamiento adecuado síntomas crónicos.

Grados
Existen varios grados para determinar la evolución de la misma:


Grado 1. En el que existe edema y el cartílago rotuliano ya está reblandecido.

Grado 2. Fibrilación o alteración en la superficie del cartílago. Esto se ve en las
artroscopias como si el cartílago "se deshilachara"

Grado 3. Fisuración, existiendo ya hendiduras que alcanzan las capas más
profundas.

Grado 4. Ulceración, agravándose las hendiduras anteriores.

Grado 5. Eburnación: debido a la profundización de la ulceración se llega a afectar el
hueso subcondral que tenderá a hipertrofiarse como en la artrosis.




              QUISTE POPLÍTEO O QUISTE DE BAK


En la cara posterior de la rodilla (hueco poplíteo) existen numerosas bolsas que
sirven para facilitar el deslizamiento de los tendones que pasan por esa zona. Estas
bolsas se irritan con cierta frecuencia, inflamándose y aumentando de tamaño. En
algunos casos se pueden deber a la herniación de la envoltura de la articulación de
la rodilla a través d. e los tendones que existen detrás de la rodilla

Causas:
Se ha relacionado con las enfermedades que producen un aumento de líquido en el
interior de la rodilla. En general enfermedades degenerativas como la artrosis y
enfermedades reumáticas.

Síntomas:
El quiste puede producir dolor e inflamación en la cara posterior de la rodilla. Cuando
se rompe produce dolor intenso y una inflamación de toda la pierna desde la rodilla
hasta el tobillo, lo que en algunas ocasiones puede confundirse con una trombosis.

Tratamiento:
El tratamiento varía desde simplemente el tratamiento del dolor hasta la punción del
quiste mediante aspiración. En los casos en los que comprime alguna estructura
importante o no desaparezcan con el tratamiento convencional puede realizarse
extirpación mediante cirugía. Cuando el quiste se rompe el tratamiento consiste en
reposo con la pierna elevada y tratamiento con antiinflamatorios.




              ROTURA DE MENISCOS O MENISCAL



Los meniscos son dos almohadillas que existen en el interior de la articulación de la
rodilla que sirven para amortiguar las cargas. Al romperse pierden esa capacidad de
amortiguar y además los fragmentos rotos pueden introducirse en el interior de la
articulación dificultando la movilidad. El menisco que más frecuentemente se ve
afectado es el interno.

Síntomas

Dolor en la rodilla, en su cara externa o interna, que aumenta al cargar y movilizar la
rodilla lesionada. Frecuentemente se acompaña de derrame articular y en el
momento de la lesión incluso puede aparecer hemartros (cuando el derrame es por
acumulación de sangre). Son frecuentes los bloqueos de la rodilla y los crujidos al
movilizarla. Algunas personas también pueden presentar inestabilidad (al estar de
pie sienten que la rodilla “se les va”
Causas

El motivo más frecuente es un traumatismo, generalmente situaciones que producen
una rotación interna de la pierna con respecto al muslo. Aunque a veces ocurren en
situaciones tan banales como al levantarse desde una posición de cuclillas.

Tratamiento

Cuando la rotura del menisco no produce síntomas importantes y la persona es
capaz de realizar una actividad normal con mínimas molestias que mejoran con la
medicación, se puede realizar tratamiento conservador. Cuando las molestias son
importantes y/o aparecen bloqueos generalmente es debido a que la rotura es
considerable y el fragmento se interpone en la articulación, por lo que se deberá
optar por la cirugía artroscopica; que generalmente va encaminada a la extirpación
del fragmento responsable de los síntomas y a un “afeitado” de la superficie del
menisco para evitar la re-rotura. En algunos casos cuando esta afecta una zona
determinada del menisco se puede optar por la sutura.




TENDINITIS ROTULIANA O RODILLA DE SALTADOR



El tendón rotuliano es el tendón que une la rotula con la tibia, se encuentra en la
cara anterior de la rodilla justo por debajo de la rotula. Interviene en los movimientos
de extensión de la rodilla. Con ciertas actividades que implican sobreesfuerzos
repetidos y pequeños traumatismos el tendón se puede inflamar y producir dolor

Síntomas:
Dolor en la cara anterior de la rodilla, justo por debajo de la rotula. El dolor aumenta
al forzar el tendón, que generalmente ocurre al correr, saltar, subir escaleras y en los
casos mas intensos puede doler incluso al caminar.

Causas:
La sobrecarga del tendón asi como los traumatismos repetidos suelen ser mas
frecuentes en deportistas, aunque cualquier persona puede padecer esta
enfermedad
Tratamiento:
Suele mejorar con reposo, antiinflamatorios y frio aplicado localmente. Seguido de
ejercicios de rehabilitación de la musculatura de la cara anterior del muslo
(cuádriceps). Si con las medidas anteriores no se obtiene mejoría se puede infiltrar
con un corticoide. La cirugía es necesaria en muy contadas ocasiones.




BIBLIOGRAFIA:

Pagina wed:
www.healthbasis.com/spanish
www.elmanualdeterapeutica.com
www.wikipedialibre.com

								
To top