Modelo de atencion integral en salud visual by pVErGYG

VIEWS: 81 PAGES: 9

									                                                                                             1



                      MODELO DE ATENCIÓN INTEGRAL EN SALUD VISUAL


                                          Sub-Grupo Salud
                            IMMA QUITZEL CAICEDO MOLINA. FT, Msc. SP
                        INGRID AYDÉ FRANCO ORTIZ, FT, Candidata a Msc. SP
                      BEATRIZ MENA BEJARANO. FT, Mg. Discapacidad e Inclusión
                                        Universidad Nacional
                     MYRIAM YANETH HERRERA GAMEZ. Profesional Especializada
                          LUIS IGNACIO MAYA PEÑA. Profesional Universitario
                       MARTHA DEL PILAR GÓMEZ NIÑO. Profesional Universitaria
                    CLAUDIA ALEJANDRA VALDÉS LAGUNA. Profesional Universitaria
                                 Proyecto de Atención en Salud - INCI
                                    Bogotá, D.C., Octubre de 2010


Conscientes de que los servicios de atención en el campo de la salud visual no ofrecen
las condiciones para cubrir la demanda de la población, y sabiendo que se termina
propiciando la falta de tratamiento de defectos visuales y en el peor de los casos,
conduciendo a la presencia de una discapacidad visual con todos los costos humanos,
sociales y económicos que esto implica para un país1, el texto comienza ilustrando el
panorama global surgido desde los movimientos sociales que las personas en situación
de discapacidad han liderado para franquear los límites de las perspectivas objetivadas
que, centradas en las deficiencias y las limitaciones, sustentan el modelo médico. Así
mismo, se establece un marco conceptual basado en la determinación social como punto
de partida para proponer conjuntamente un modelo de atención en salud visual,
denominado MASV.

La segunda parte comparte, desde el modelo de la CIF de discapacidad, la perspectiva de
derechos humanos y el enfoque diferencial, un campo de análisis integral y comprensivo
donde van a converger, además de las objetividades, las subjetividades y las
intersubjetividades, los determinantes sociales de la salud interpretados de manera
propositiva para el diseño de un modelo que intenta superar las barreras de acceso a la
salud y las exclusiones o desigualdades sociales.

                                                 1. DELIMITACIÓN

Aunque se afirma que ningún país ha suprimido todas las barreras ambientales que
contribuyen a la discapacidad, en Norteamérica y en algunos países Europeos se han
logrado avances significativos. Desafortunadamente en Colombia, los avances no son
tangibles y se relaciona directamente con la brecha entre lo que dice la legislación y lo
que sucede en la realidad. Estas contradicciones se generan por la estructura misma del
Sistema de Salud Colombiano basado en una lógica de aseguramiento que de antemano
genera inequidades asociadas a condiciones socioeconómicas y laborales de las
personas. Por tanto, aunque la constitución reconoce a la salud como un derecho
fundamental, en la realidad esta se convierte en un servicio al que se puede acceder si se
cuenta con los recursos económicos suficientes para acceder a ella.



1
    Tomado de UNESCO. Informe de la salud visual en Suramérica; 2008
                                                                                                 2

El artículo 49 de la carta magna establece que la salud es un servicio público a cargo del
Estado. Esta noción de servicio público queda desdibujada por la visión de subsidio que
aparece en la parte dogmática de la Ley 100 de 1993. Según Corsi (2002) el principal
problema consiste en la contradicción entre la parte dogmática y la parte orgánica de la
norma. La primera, se inspira en una visión del ser humano de tipo solidario y humanista,
mientras que la segunda lo hace en una de tipo individualista en la que predomina la
competencia o guerra económica contra la solidaridad y en la cual lo que define el perfil
de las instituciones es el poder del capitalismo que gobierna la globalización. Este perfil
no corresponde al principio del servicio a la vida en la solidaridad, sino al de la
competencia para alcanzar la mayor rentabilidad del dinero invertido en el negocio de la
salud.

                                  2. CONTEXTUALIZACION

Los cambios en la concepción de la salud, es decir, el paso de abordar la salud como la
ausencia de enfermedad a abordarla en un sentido social, positivo, donde se habla de un
completo bienestar físico–mental y social, junto con el interés creciente por el análisis y la
proposición de nuevas estrategias para la interacción con la comunidad, han llevado a
pensar en sistemas que tengan en cuenta las situaciones sociales, el entorno y el sujeto
como dinamizador del proceso de salud enfermedad.

Desde la institucionalidad, ha sido importante reconocer a la comunidad como sujeto
colectivo de saber y de poder, abandonando la posición donde se asume como objeto de
estrategias y acciones tendientes al logro de cambios comportamentales en pro de un
mejoramiento de estilos de vida saludables. Ello, sin dejar de ser importante, no
constituye una alternativa integral a los problemas de salud en tanto se dejan de lado las
condiciones de vida de los colectivos que son también un elemento sustancial para el
mejoramiento de las condiciones de salud. Lo anterior es comprensible en el marco de
una visión de la salud y la enfermedad que no ha podido ser superada ni por el sistema de
salud, ni por las políticas sectoriales.

Sin embargo, asumiendo que una particularidad del ejercicio ciudadano es la defensa del
derecho a la salud, es interesante revisar los postulados del sistema de protección
universal (ONU) y regional (Interamericano), en relación con la responsabilidad del Estado
entendida como el respeto y la garantía de los derechos humanos en todos los escenarios
de la vida social y política de ciudadanos y ciudadanas. No solo es necesario avanzar en
el reconocimiento de la titularidad de los derechos por parte de las personas, sino que es
indispensable ser sujetos de derechos, como una manifestación del respeto a la vida,
propia y de los demás, en las relaciones sociales, productivas y culturales.

En este contexto, la construcción de un modelo de salud acorde a las necesidades de las
personas con limitación visual o con baja visión ha de tener como directriz las acciones
institucionales del INCI. En consecuencia, es necesario señalar algunas características de
la estructura y del funcionamiento de la institución, sus modos de operar en los territorios
junto con los alcances y limitaciones de sus acciones:

EL INCI COMO INSTITUCIÓN. El INCI es una entidad gestora de políticas públicas para
la inclusión social de la población con limitación visual y con baja visión que contribuyan al
mejoramiento de la calidad de vida. El Decreto 1006 de 2004 establece que el INCI es un
establecimiento público, del orden nacional, adscrito al Ministerio de Educación Nacional,
con personería jurídica, autonomía administrativa y financiera y con patrimonio
                                                                                                                           3

independiente. Su objeto fundamental apunta a la organización, la planeación y la
ejecución de políticas públicas orientadas a obtener la rehabilitación, la integración
educativa, laboral y social de las personas ciegas y con baja visión, el bienestar social y
cultural de los mismos, y la prevención de la ceguera. En desarrollo de su objeto, el INCI
coordinar sus acciones con los Ministerios de Educación Nacional, Protección Social y
Comunicaciones en las áreas de su competencia.

El funcionamiento del INCI se basa en programas, proyectos y acciones de alcance
nacional a través de la gestión territorial. El proyecto de atención en salud forma parte del
programa de sistemas de atención, cuyo objeto es ampliar y mejorar las condiciones de
equidad en los sistemas de atención para promover la inclusión de la población con
discapacidad visual2; en particular, el proyecto de atención en salud busca desarrollar
estrategias para la promoción de la salud visual y la implementación de servicios de
rehabilitación a la población ciega o con baja visión, de acuerdo con las condiciones de
cada entidad territorial. De otra parte, aunque las cifras no permiten con claridad
establecer datos sobre multidiscapacidad, es una realidad relevante que aparece en las
mesas de trabajo y en las discusiones con las entidades territoriales, y su atención
requiere plantear una respuesta intersectorial.

EL TRABAJO EN LAS REGIONES. Como mecanismo de indagación e interrogación
territorial se encuentran las Matrices de Capacidades y Competencias, un insumo que
permite conocer la voz de las comunidades: ¿qué desean para aliviar necesidades y
problemáticas específicas y en qué la forma han enfrentado estas situaciones? No
solamente se refieren a salud, también se remiten a la participación social y política
porque es indispensable comprender el despliegue de las subjetividades políticas dentro
del marco de vivencias que enfrentan desde el sector salud.

LA ATENCIÓN ACTUAL EN SALUD VISUAL. La matriz de debilidades, oportunidades,
fortalezas y amenazas –DOFA- es una evaluación subjetiva a partir de un conjunto de
datos organizados en un orden lógico para comprender, presentar, discutir y tomar
decisiones colectivamente. Es un instrumento para identificar acciones viables mediante
el cruce de variables considerando que las acciones estratégicas se caracterizan por su
posibilidad y que la factibilidad de cada una de ellas se encuentra en el mismo sistema
objeto de análisis. En este sentido y de acuerdo con el análisis de las acciones realizadas
por el proyecto de atención en salud visual se pueden establecer las siguientes
conclusiones en el marco del componente de rehabilitación del SGSSS:

DEBILIDADES. 1) Baja promoción del servicio de rehabilitación debido a la falta de
conocimiento de las instituciones que prestan esta clase de servicios, por parte de
entidades públicas y privadas, profesionales de la salud, población, familias y colectivos.
2) Ausencia de integralidad e interdisciplinariedad en el esquema del SGSSS porque no
se ha implementado un proceso articulado y armonizado con el desarrollo de habilidades
funcionales, ocupacionales y sociales, mediante programas de duración limitada, objetivos
claramente definidos que fomenten la participación individual o colectiva de la gente, el
involucramiento de profesionales de diferentes disciplinas, de la familia y la comunidad, y
de diferentes sectores para asegurar la integración familiar, social y ocupacional de la
persona con discapacidad3. 3) Falta de referencia de profesionales de optometría y

2
 Instituto Nacional para Ciegos, 2010 Plan Operativo Anual. Bogotá, Colombia
3
 Ministerio de la Protección Social, Mayo de 2004, Lineamientos de política Habilitación/Rehabilitación integral para el
desarrollo familiar, ocupacional y social de las personas con discapacidad.
                                                                                                                            4

oftalmología a los servicios de rehabilitación. 4) Las IPSs dentro del SGSSS no ofrecen
servicios de promoción en salud visual porque orientan la mayoría de sus acciones hacia
la atención y el tratamiento de la enfermedad. 5) La normatividad existente reglamenta la
detección de alteraciones de la agudeza visual en grupos de edad muy específicos (4, 11,
16, 45, 55 y más) dificultando la identificación temprana y el tratamiento oportuno de
dichas alteraciones.

OPORTUNIDADES. 1) Existencia de redes de discapacidad en todo el territorio nacional
conformadas por entidades de salud, instituciones gubernamentales, ONGs, fundaciones,
entidades prestadoras de servicios, que pueden hacer valer los derechos de las personas
con discapacidad en todos los aspectos de la vida familiar, social, política, económica y
cultural, garantizando su inclusión y equiparación a través de acciones orientadas hacia
el respeto, la no discriminación y el desarrollo inclusivo. 2) Acciones de movilización social
de la población con limitación visual y con baja visión en los ámbitos locales y regionales
a través de diferentes mecanismos para una resignificación social de las instituciones y de
los sujetos. Esta es una estrategia de participación efectiva, que le permite a los diversos
sectores sociales, en este caso la población con discapacidad y sus colectivos, intervenir
en aquellos asuntos de los cuales venían siendo excluidos. En este sentido, propiciar o
provocar condiciones para la movilización social y política es una ruta que ayuda a formar
mayores niveles de autonomía, organización y participación de dicha población, para que
sus necesidades partan en gran medida de sus expectativas y sus intereses. 3) La
organización del Sistema Nacional de Discapacidad –SND- o conjunto de orientaciones,
normas, actividades, recursos, programas e instituciones que permiten la puesta en
marcha de los contenidos de la Ley 1145 de 2007. Las normas consagradas en esta ley,
tienen por objeto impulsar la formulación e implementación de la política pública en
discapacidad, en forma coordinada entre las entidades públicas del orden nacional,
regional y local, las organizaciones de personas con y en situación de discapacidad y la
sociedad civil, con el fin de promocionar y garantizar sus derechos fundamentales, en el
marco de los Derechos Humanos (art.1)4. 4) Una política pública con tres componentes
básicos: promoción de entornos protectores y prevención de la discapacidad,
habilitación/rehabilitación y equiparación de oportunidades, los cuales se articulan para
consolidar acciones con el objeto que las personas con discapacidad, la familia, la
comunidad y el Estado promuevan y provean las condiciones para lograr la máxima
autonomía y participación en los espacios cotidianos y de vida ciudadana5.

FORTALEZAS. 1) Instituciones prestadoras de servicios de optometría, oftalmología,
rehabilitación a nivel nacional que están dentro del Sistema General de Seguridad Social
en Salud, ONGs, fundaciones, asociaciones de personas con limitación visual y baja
visión que de alguna forma están atendiendo las necesidades de la población en general
y con discapacidad visual. 2) La normatividad vigente (Acuerdo 08/2009, Ley 1145/2007,
Lineamientos de política), aunque no garantiza la prestación de servicios de rehabilitación
integral, contempla su existencia y permite avanzar en la consolidación de una
reglamentación que finalmente establezca la obligatoriedad de prestar un número
determinado de sesiones y el abordaje integral de las necesidades y demandas de las
personas con limitación visual y con baja visión.

4
  Tomado de:
http://www.minproteccionsocial.gov.co/asistenciaSocial/Paginas/Sistema%20Nacional%20de%20Discapacidad.aspx
5
  Ministerio de la Protección Social, Mayo de 2004, Lineamientos de política Habilitación/Rehabilitación integral para el
desarrollo familiar, ocupacional y social de las personas con discapacidad.
                                                                                                         5

AMENAZAS. 1) Desconocimiento de la población con discapacidad visual de los
derechos a servicios específicos y el valor agregado que les proporciona en su autonomía
e independencia personal y laboral. 2) Imaginarios y representaciones sociales de la
discapacidad por parte de las personas con limitación visual o con baja visión. 2) La
población con limitaciones visuales se encuentra dispersa en muchas regiones del país, la
gran mayoría en zona rural, donde no hay servicios de rehabilitación. 3) Desconocimiento
de la importancia de los procesos de rehabilitación integral.

En consecuencia, la definición del modelo de atención en salud considera las rutas
observadas para el acceso a servicios de salud por parte de los y las usuarias de los
diferentes regímenes (contributivo, subsidiado, vinculado), siguiendo los niveles de
atención, trascendiendo la perspectiva de asistencia clínica y de rehabilitación y
promoviendo la articulación con el contexto de la salud familiar, el empoderamiento y las
demás acciones de carácter social que influyen en la salud y el bienestar de niñas, niños,
mujeres, hombres, jóvenes y mayores con limitación visual o con baja visión.

                                3. OBJETIVO Y DEFINICIONES

El objetivo del modelo de atención en salud visual –MASV- es constituirse en una
herramienta de gestión institucional aplicable en los territorios con fundamento en la
perspectiva de derechos, el enfoque diferencial y la determinación social del proceso
salud-enfermedad, con el fin de generar y promover acciones apropiadas a las
necesidades poblacionales para incrementar la cobertura territorial y el acceso equitativo
de niñas, niños, mujeres, hombres, jóvenes y mayores a servicios clínicos y sociales
basados en el trabajo transdisciplinar, la planificación intrainstitucional y la conexión
intersectorial (figura 1).

                  Figura 1. Modelo de atención en salud visual –MASV-

                                                        MASV
                                   Fomento,
                                  protección y
                                  prevención


                                   Detección y
                                   tratamiento           Acciones
                                      precoz


                                Tratamiento y
                                rehabilitación

                                                                                 Implica ó
                  Territorios                                                     requiere


                       Dinámica         Instituciones
        Poblaciones                                                 •Conexión Intersectorial.
                                                                    •Planificación Intrainstitucional.
                      Actores                                       •Trabajo Transdiciplinar.
                                                                                                6

LA SALUD DESDE LA DETERMINACIÓN SOCIAL. Como responsabilidad estatal, la
salud se relaciona con la construcción y el fortalecimiento de lo público. Cuando la salud
se conciba como bien público, derecho fundamental e indivisible y responsabilidad del
Estado, la situación de salud poblacional tendrá otros desarrollos. En tanto la salud se
considere como bien público, no será generador de exclusión ni de rivalidad (Betancourt,
2003); como derecho humano la salud implica la articulación de cuatro componentes
básicos: la vida misma, la asistencia médica, la búsqueda de condiciones de bienestar y
la participación de las personas; y si la salud es un derecho fundamental ha de tener las
características de los derechos humanos; esto es, universalidad, indivisibilidad,
interdependencia, carácter individual y social, progresividad, irreversibilidad,
irrenunciabilidad, además de basarse en los principios que sostienen los derechos -
igualdad, accesibilidad, gratuidad y equidad-.

Pensar la salud desde la perspectiva de la determinación social es reconocer a la salud
como un derecho irrenunciable y fundamental para el derecho a la vida y al bienestar
porque existe una estrecha relación entre la salud y las condiciones de vida. Romper las
inequidades en salud y en salud visual requiere acciones centradas en superar la
pobreza, las restricciones del mercado de trabajo, la violencia, la discriminación en todas
sus manifestaciones y todo aquello que afecta las posibilidades de gozar de una vida
digna.

LA PERSPECTIVA DE DERECHOS. El Modelo de Atención en Salud propuesto está
cimentado sobre la perspectiva de derechos que fundamenta las políticas públicas
destinadas a mejorar la calidad de vida de la población con discapacidad, enfoque que
considera los derechos consagrados en la Constitución Política de Colombia y en la
Convención Internacional de los derechos humanos de las personas con discapacidad de
Naciones Unidas. Su proyección y aplicabilidad social, económica y cultural se encuentran
fundamentadas en los principios de equidad, autonomía, participación, solidaridad,
integralidad, concertación, interdisciplinariedad, descentralización, corresponsabilidad
social y transversalidad.

Tanto los derechos como sus principios son reconocidos y legitimados por la comunidad
internacional por ser congruentes con principios ético-políticos ampliamente compartidos
para el empoderamiento y el desarrollo personal y social de la gente. Como
consecuencia, el modelo queda constituido por un conjunto interactivo de personas y
procesos enfocados a promover los derechos de estas personas con sus capacidades,
deseos y sueños, teniendo en cuenta el reconocimiento de la diversidad cultural, étnica,
social, corporal e intelectual.

                                     4. COMPONENTES

Cuando hablamos de un Modelo de Atención en Salud Visual necesariamente tenemos
que tener en cuenta la interdisciplinariedad, la cual es el resultado del desarrollo
histórico de los saberes. El punto de partida de la interdisciplinariedad es la existencia de
la complejidad de los sistemas y los procesos que integran la realidad que se estudia y, a
partir de ella, se comparten marcos teóricos y metodológicos mediante el encuentro y la
cooperación entre dos o más disciplinas, donde cada una de ellas aporta sus esquemas
conceptuales, formas de definir problemas y métodos de integración. (Núñez Jover, 1994
y Mañalich Rosario, 1997). En este sentido la interdisciplinariedad no solo se refiere a
simples relaciones entre disciplinas sino que comprende interrelaciones que parten de la
existencia de sistemas complejos para generar una forma de organización de trabajo
                                                                                               7

intelectual integrado. La interdisciplinariedad no reduce unas disciplinas a otras, sino que
las relaciona para enriquecer sus aportes requiriendo respeto recíproco y cooperación.

Otro aspecto importante que se debe tener en cuenta dentro de un Modelo de Atención en
Salud Visual es la integralidad en la atención, definida como el conjunto de servicios,
prácticas y técnicas desarrolladas por profesionales y por el sistema de salud para la
garantía del “cuidado” en los términos apuntados por Ayres (2003). Se puede decir que es
un concepto plural y dinámico basado en la relación social entre profesionales y población
mediada por la valorización de la cultura local, el compartimiento de significados y
sentidos atribuidos a la vida cotidiana y la integración entre acciones curativas,
preventivas o de promoción basadas en los principios de la equidad y de la participación
social.

La equidad en salud es un desafío ético que depende de diversos factores mientras la
bioética se centra en la equidad en los servicios de salud con el fin de disminuir las
desigualdades en este campo. Desde la perspectiva de las políticas públicas no se trata
de conceptualizar la equidad, aunque el contenido de estas responde de una u otra forma
a una aproximación teórica. Se trata fundamentalmente de demostrar que una situación
es inequitativa, en orden a asignar recursos para disminuir esas disparidades a través de
una relación con los modelos de educación, trabajo y movilización con el fin de asegurar
la atención Integral que continúa siendo demandada por personas cada vez mas
empoderadas.

Con base en lo anterior, este modelo busca la consideración del ser humano como un ser
biopsicosocial, que como sistema        abierto, busca ser dinámico y satisfacer las
necesidades de seguridad y supervivencia, a través de la interacción con el medio
ambiente en el cual está inmerso, así mismo, a través de procesos terapéuticos,
educativos, formativos y sociales con un enfoque diferencial el cual:

         (…) busca visibilizar vulnerabilidades y vulneraciones específicas de grupos e
         individuos específicos, así mismo prioriza acciones de protección y
         restauración de los derechos vulnerados e implica tanto identificar los vacios y
         riesgos de protección de cada grupo como desarrollar herramientas para dar
         soluciones, promover la participación equitativa y planear y ejecutar medidas
         afirmativas basadas en caracterizaciones sistemáticas para la garantía del
         goce efectivo de los derechos de los diferentes grupos poblacionales6.

Al respecto, el Ministerio de la Protección Social insiste en el reconocimiento de las
condiciones y posiciones de los distintos actores sociales como sujetos de derechos;
personas en situación de desplazamiento con discapacidad, mujeres, niños, niñas,
mayores, indígenas y personas afrocolombianas, entre otros grupos poblacionales. Para
el caso específico de las personas con discapacidad, se hace énfasis en el
reconocimiento de la diversidad, como un elemento característico del ser humano, si se
tiene en cuenta que sus capacidades se desarrollan de una manera que no es “Común”
para el “Común de la gente”. Así mismo, el reconocimiento de la vulnerabilidad plantea
interrogantes a sus nociones:

         Fragilidad e indefensión ante cambios originados en el entorno, desamparo
         institucional del Estado que no contribuye a fortalecer ni cuida

6
    ACNUR, unidad de servicios comunitarios. 2008.
                                                                                                                 8

       sistemáticamente a sus ciudadanos; como debilidad interna para afrontar
       concretamente los cambios o como inseguridad permanente que paraliza,
       incapacita y desmotiva la posibilidad de pensar estrategias y actuar a futuro
       para lograr mejores niveles de bienestar7.

ÁREAS DE ORIENTACIÓN Y ACCIÓN PARA DEFINIR POLÍTICA PÚBLICA. Las áreas
de orientación y acción permiten definir el objetivo final en la formulación de una política
que recoja el enfoque diferencial. Por lo pronto, se mencionan tres áreas de acción
política, la prevención, la habilitación/rehabilitación y el fomento de la realización humana.

En el marco de la Clasificación Internacional de Funcionamiento –CIF- toda alteración en
la estructura del sistema visual deja como consecuencia dificultades en el desarrollo de
actividades que requieran el uso de la visión. Comprende la situación vivida por personas
con limitación visual o con baja visión. Desde el enfoque diferencial las políticas públicas
constituyen respuestas diferenciadas para garantizar la accesibilidad y la inclusión social
de las personas en los ámbitos educativo, laboral, político, económico, social, cultural y
ambiental, puesto que:

       Identificar y analizar la discapacidad con mayor prevalencia en el territorio, a
       partir de la caracterización de su población, información que se obtiene del
       Registro de Localización y Caracterización de las Personas con Discapacidad
       y cruzar la variables que en él se incluyen, constituye un punto de partida para
       la generación de los planes de acción y la articulación con la oferta institucional
       y comunitaria; así como para la adecuada y eficiente generación de espacios
       accesibles en todos los contextos8.

La discriminación positiva o acción afirmativa es una estrategia para “rescatar derechos”
de los grupos poblacionales que tradicionalmente han permanecido “invisibles” ante las
entidades a las que compete prestar ciertos servicios, como es el caso de la rehabilitación
de las personas con limitación visual o con baja visión. La integración de los grupos
sociales desfavorecidos sigue constituyendo en teoría uno de los puntos más destacados
de la agenda política de casi todos los gobiernos. Entre las iniciativas surgidas en los
últimos tiempos en esa dirección destacan, como es sabido, los programas de carácter
social diseñados para compensar a los miembros de los grupos minoritarios que hayan
estado inmersos sistemáticamente en una situación de desventaja.

Esta omisión amerita una revisión del enfoque que ha orientado el POS en lo referente al
tema de rehabilitación, pues si no se tienen en cuenta los procesos de adaptación
psicosocial y funcional (procesos que ameritan apoyos terapéuticos), posteriores al
pronóstico negativo en la pérdida de visión, se están ignorando los apoyos que
precisamente son necesarios para posibilitar la inclusión social del “paciente”:

TRÁMITES Y PROCEDIMIENTOS. En este tema se consideran aquellas gestiones o
rutas que deben seguir las personas para acceder a los diversos servicios así como la

7
  Busso Gustavo, Vulnerabilidad social: Nociones e implicaciones de políticas para Latinoamérica a inicios del
Siglo XXI. Seminario Internacional: Las diferentes expresiones de la vulnerabilidad social en América Latina y
el Caribe. Santiago de Chile. 2001. Página web redadultosmayores.com.ar
8
  COLLAZOS, J., BOTERO, M., 2010, “Directriz de enfoque diferencial para el goce efectivo de los derechos de
las personas en situación de desplazamiento con discapacidad en Colombia”, documento para validar,
Ministerio de Protección Social y ACNUR.
                                                                                                              9

gestión institucional e interinstitucional que debe realizarse para hacer viable el Modelo en
los distintos territorios del país. Se trata de acciones ligadas a la sensibilización social y al
fortalecimiento de las organizaciones y los colectivos que intervienen en su
implementación; y tiene una relación directa con las estrategias comunicativas en las que,
según la estructura del Modelo, se están considerando las rutas normativas y las
deseadas junto con los itinerarios típicos y los vividos, teniendo en cuenta que:

      Uno de los principales retos que enfrenta, es reflejar la diversidad de
      fenómenos y procesos que en primera instancia, se le presentan diferentes e
      inconexos, por lo que debe encontrar la unidad con un sentido de globalidad y
      después determinar las particularidades, sus modos de interrelación y el lugar
      que ocupan en el conjunto9.

En todo caso, como sabemos la política pública de discapacidad abarca la promoción de
entornos protectores y prevención de la discapacidad, la habilitación/rehabilitación y la
equiparación de oportunidades, las cuales se han de articular a los tramites y
procedimientos aquí señalados para consolidar las acciones propias del MASV (figura 1)
con el objeto de que las personas con limitación visual o con baja visión, la familia, la
comunidad y el Estado promuevan y provean las condiciones necesarias para construir y
gozar de una autonomía sin matices y de una amplia participación en los espacios
cotidianos y de vida ciudadana.




9
 García AM, Baeza C. Modelo Teórico para la identidad cultural. En: Hacia los pasos una vez perdidos. La
Habana: Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana; 1998. Citado por Louro, I. B. En: Modelo
de salud familiar. 2005.

								
To top