Este libro fue editado por Ficciones, una editorial Espa�ola, con by 9dayrJ0u

VIEWS: 5 PAGES: 12

									                                                                       1


DISERTACIÓN “LITERATURA FANTÁSTICA Y REALIDAD” PARA
“EL GATO NEGRO” 27 DE JUNIO DE 2007.


Quiero ante todo agradecer a Jorge Crespo por promover estos

encuentros culturales en el Gato Negro , al escritor Juan Carlos

Escalante por acompañarnos esta tarde y a todos ustedes por estar acá.

Les cuento que está entre nosotros el escritor granadino José Carlos

Gallardo, mi profesor y amigo. Según la opinión pública española uno de

los mejores poetas españoles después de Federico García Lorca; opinión

que los hechos se encargaron de confirmar el año pasado cuando fue

uno de los tres nominados a dicho premio. Entre una larga lista de

premios que ahora no recuerdo.



El libro “Del otro lado del sendero” fue editado por Ficciones, una

editorial Española.

Lo presenté en la Feria del Libro del año pasado que se celebró en mayo

en Granada. Y posteriormente, en agosto en la Sociedad Argentina de

escritores, en un acto en el que hablaron de la obra los escritores José

Carlos Gallardo y Antonio Requeni.

El libro se distribuye en España principalmente y en tres librerías de

Argentina.
                                                                            2




“Del otro lado del sendero” es un libro de cuentos de lo que –alguien,

alguna vez - decidió denominar literatura fantástica.

Borges decía que se trata de un género que podríamos definir como de

imaginación razonada, pero lo géneros no son otra cosa que rótulos y

ni siquiera sabemos con certidumbre si el universo es un espécimen de

literatura fantástica o de realismo.

Hecha esta salvedad...




¿Qué es la literatura fantástica?

Lo fantástico se caracteriza por una intrusión del misterio en el marco de

la vida real. En un mundo plenamente creíble sucede de repente un

hecho increíble. En vidas consuetudinarias y domésticas como las del

lector sucede un hecho extraordinario. Los personajes son hombres o

mujeres como nosotros, ubicados de pronto ante lo inexplicable.

Me pareció que sería ilustrativo hablar de literatura fantástica leyendo

algunos fragmentos del libro que ejemplifican la teoría. De esta manera,

definimos las características del género y a la vez leemos cuentos... (1)

Voy a leer para ustedes un fragmento de Extraña Cofradía Vecinal,

cuento dedicado a mi hermano Pablo que vive en Lobos.
                                                                       3


Dijimos recién que los personajes son hombres o mujeres como nosotros

ubicados de pronto ante lo inexplicable.



Yo considero a la literatura fantástica una manera particular de

interpretar los acontecimientos.



Un género para todos aquellos que nos animamos a creer que la

realidad puede ser más amplia que la captada por los cinco sentidos.



Más que forjar una literatura de fantasía, se trata de conferirle a la

realidad una dimensión ambigua y contradictoria. Y hacerlo desde un

enfoque que admita la existencia de mundos paralelos. Mundos vecinos,

hasta los que podemos escabullirnos, de manera inesperada, por la

rendija abierta por un hecho... cualquiera.




El género se caracteriza por una continua transgresión de los conceptos

de realidad y por una irritación o disolución de lo racional.

En esta literatura opera una realidad intervenida por un factor que

nuestra racionalidad rechaza; un factor que rompe con las leyes de la
                                                                      4


naturaleza y las normas de la lógica. Se produce un quiebre entre    el

hombre y el universo. Un quiebre temporal o espacial.

La literatura fantástica es una experiencia de los límites temporales y

espaciales.



Como dice Saccomanno: “Espero de una narración que ponga en duda

nuestras certezas, que nos incomode, y que a la vez revele un costado

oscuro de la realidad haciéndonos sentir extraños en el mundo,

solidarizándose con nuestras derrotas y nuestras esperanzas.”



                           ******************



El título de libro,   “Del otro lado del sendero” invita a observar la

realidad a través de otra lente. Pararse, precisamente al otro lado del

sendero.

Intergran el volumen 10 cuentos cortos: Sí son cortos.

Como decía Cortázar : El cuento es siempre como una visita corta y

grata que sabe despedirse a tiempo.

Este es un libro breve, pero como lo define un colega escritor “es un

libro de proporciones inversas a su intensidad”
                                                                          5


El lector emprende, con las primeras palabras de “Hombres”, un

recorrido que lo adentra en fugaces y versátiles aventuras que, aunque

escuetas, no se agotan en sus líneas finales. Por el contrario, las

últimas palabras quedan resonando, y el eco despierta en el        lector el

juego de sucesivas interpretaciones.

Y hablando de interpretaciones, el relato “La biblioteca” tiene a la fecha

tantas interpretaciones como lectores.

Para que se queden tranquilos , en el relato fantástico, los hechos

irreales no tienen justificación alguna. No existe una certeza sobre lo

que está ocurriendo, el lector necesita explicaciones y estas no son

provistas por el relato. Como lo afirma Todorov: "la ambigüedad

subsiste hasta el fin de la aventura: ¿realidad o sueño? ¿Verdad o

ficción?"

                               *****************



Los diez    relatos que integran el libro son historias aparentemente

simples, que plantean la existencia de mundos paralelos. Durante el

transcurso del texto, lo sobrenatural se va infiltrando de manera

solapada en la vida cotidiana.

Los personajes -personajes comunes, incursionan en una realidad

insospechada que coexiste con la conocida en donde reina el orden y la
                                                                            6


costumbre. De este modo, casi sin proponérselo, se internan en un

territorio ajeno, atrayente y...a veces... peligroso.



Algunos relatos desenmascaran con simbología y a veces ironía, la carga

de catástrofe de la realidad cotidiana. (2)Voy a leer un fragmento del

cuento “Hay males peores”, que precisamente desenmascara con ironía

parte de la carga de catástrofe de la realidad cotidiana.



Estos personajes por lo general poseen una actitud poco cuestionadora

y   toman   con   naturalidad   los   hechos   extraños   que   se   les   van

presentando.

Les voy a leer la actitud del personaje de este cuento “Hay males

peores” cuando lo mandan a una hostería en desuso en Córdoba y el

micro lo deja en medio de la nada . A propósito de una actitud poco

cuestionadora. (3)




Hay dos elementos recurrentes en los cuentos: el viaje y las

casas.
                                                                        7


El viaje (o un paseo) es un ingrediente presente en varias narraciones

porque permite al protagonista alejarse transitoriamente de su

rutina.

Distanciarse   por ejemplo a los valles de Paravachasca, en Córdoba a

una hostería abandonada en el fragamento que acabamos de leer.



O un paseo en una lancha colectivo por el delta del Tigre, en otro relato,

“Pompeya y más allá la ilusión”. Voy a leer un Fragmento de este

cuento. (4)



Las casas tienen un rol protágónico en los relatos.

Son   fundamentales     porque    representan   ámbitos   herméticos   sin

solución de continuidad con el contexto que las rodea. En los textos: “La

Biblioteca”, “Extraña cofradía vecinal” y “Senderos Celestes” las casas

tienen poderes insospechados.

Existe dentro de las casas una transformación del tiempo, a veces, la

idea del tiempo suspendido. (5) Fragmentos de Senderos Celestes.




La función del lector en la literatura fantástica:
                                                                           8


Voy a citar   a Isidoro Blaisten, uno de mis cuentistas preferidos, para

hablar de la función del lector de literatura Fantástica y dice: “Sucede

que leer es aceptar una convención: el lector asume creer en la ficción,

en la magia, en las mentiras que alguien urdió con palabras. Y muy

irónicamenete Blaisten agrega. “El lector acepta con pureza de corazón y

humildad que el que narra puede ser un muerto, un idiota, o

simplemente una casa. Porque en definitiva busca el placer, la felicidad.”



El texto fantástico obliga al lector a considerar el mundo de los

personajes como un mundo real, esa es la primera condición del que lee

literatura fantástica.

Lo fantástico implica una integración del lector al mundo de los

personajes. Se define por la percepción ambigua que tiene el propio

lector ante los acontecimientos relatados. Hay una función del lector.

Entonces, la “vacilación” del lector es la primera condición del género.

Una vez que el lector sale del mundo de los personajes y vuelve a su

propia práctica, comienza la “interpretación” del texto y a “vacilar” entre

una explicación natural y una sobrenatural de los acontecimientos

evocados.

Claramente también existe una función del escritor, como decía Borges:

“Es necesario que el escritor que escribe una fábula, por fantástica que

sea, crea por el momento en la realidad de la fábula.”
                                                                        9




La ambigüedad en la literatura fantástica



Comentemos algo acerca de la ambigüedad de los relatos: Sí. Los temas

rozan la ambigüedad ya que es lo que equilibra la existencia entre lo real

y lo sobrenatural.

Por eso, la indecibilidad por parte del lector radica en la ambigüedad

estructural de la obra misma. Es cierto. Requiere lectores agudos que

lean entre líneas y se animen a descifrar los mensajes ocultos que

encierran los cuentos. Hay lectores que descifran todos los mensajes

ocultos. Juegan con los anagramas.



Involucra al lector directa y activamente para continuar los finales que

muchas veces parecen abiertos. Lo comprometen en la interpretación.



Les voy a contar una anécdota, El otro día conversando con mi hermano

Pablo por teléfono, me dijo que él no se había dado cuenta de algo

puntual que yo quise transmitir en un cuento que acabo de terminar. Y

no importa. Considero que cada cuento se escribe tantas veces como

lectores haya. Nosotros como lectores, re-escribimos el cuento al

momento de leerlo. Imaginamos los paisajes de una determinada

manera... Los personajes tienen en nuestro imaginario rasgos físicos que

no siempre el escritor se ocupa de definir, sobre todo el cuentista, que a
                                                                          10


diferencia del novelista   busca la economicidad de medios de una

manera casi “minimalista”. Cada lector ve el cuento transcurrir desde

su mente. Y hasta les diría que un mismo lector, en diferentes

momentos de su vida, lo re-escribe. Ustedes quizá leyeron “El

Hombrecito del azulejo de Mujica Lainez” en el colegio y posteriormente

de adultos. Así como algunos cuentos de Horacio Quiroga, que muchos

de nosotros hemos leído de chicos. Cambia el cuento. Porque nosotros

cambiamos. O Edgar Allan Poe cuando lo leíamos de adolescentes.



Alguien podría decir, bueno pero el cuento no cambia. Y yo creo que sí.



Porque ¿qué es la literatura sin los lectores? ¿Un papel que nunca se lee?

Defino a la literatura como una continua re-escritura autor-

lector.



Los lectores trabajamos con el autor. Comprendemos el texto, lo

ilustramos desde nuestra imaginación, en definitiva lo re-creamos.



Nuestras intimidades con un libro son completamente dialécticas y

recíprocas: leemos el libro, pero quizá, más profundamente el libro nos

lea a nosotros. Lo más efímero puede hacer irrupción en nuestra

conciencia y entrar en lo más profundo de nosotros porque el canon de
                                                                          11


lo esencial varía de un individuo a otro. Por eso hay cuentos que le

llegan más a una persona que a otra.



El uso de la primera persona


Ustedes observarán que la mayoría de los cuentos están narrados en

primera persona. El narrador representado favorece a lo fantástico. Es

preferible al simple personaje que puede mentir con facilidad. La

primera persona narrante es la que permite con más facilidad la

identificación del lector con el personaje porque el pronombre yo

pertenece a todos. Además, para facilitar la identificación, el narrador

será un hombre medio en quien el lector puede reconocerse. No va a

ser un espléndido...

El narrador es natural, los acontecimientos son sobrenaturales.



Resumiendo podríamos decir que



Lo fantástico se basa esencialmente en una vacilación del lector, un

lector que se identifica con el personaje principal en cuanto a la

naturaleza   de   un   acontecimiento   extraño.   Esta   vacilación   puede

resolverse ya sea porque reconoce que el acontecimiento pertenece a la

realidad o porque se decide que es de otra naturaleza.

Exige un cierto tipo de lectura.
                                                                 12


Exige en definitiva, cierto tipo de lectores.

Y antes de dejarlos con el poeta Juan Carlos Escalante, siempre

recuerden que contar cuentos es la mejor manera de luchar contra la

fatalidad, la muerte, el infortunio. Y como decía Borges, buscar la

felicidad.

Gracias

								
To top