Docstoc

Anfiteatro Flavio

Document Sample
Anfiteatro Flavio Powered By Docstoc
					         Anfiteatro Flavio
                                  Sergio Adrian Serrano
                                 Universidad de Valencia
                                   Historia del arte 3ºA


                            -Contexto histórico-

       El Anfiteatro Flavio, más conocido como Coliseo, se comenzó a construir
sobre el año 72 d.C. bajo el mandato de Vespasiano (9-79). Esta personalidad,
fue el primer emperador de la dinastía Flavia, el cual subió al poder en el 69
d.C. como consecuencia de un levantamiento contra Nerón (37-68), último
emperador de la dinastía fundada por Augusto (63 a.C.- 14 d.C.)

        La inauguración de este anfiteatro data del año 80, siendo llevada a
cabo por Tito (39-81), debido a que su progenitor, Vespasiano, había muerto un
año antes de su finalización. Para celebrar la construcción de este imponente
edificio, se realizaron diez días de juegos donde murieron un gran número de
hombres y animales. Algunos aspectos de estos juegos inaugurales fueron
recogidos por el poeta Marcial (40-104) en su Liber spectaculorum. Una de las
historias que más destaca en este documento, es la de los gladiadores Vero y
Prisco, los cuales lucharon hasta quedar extenuados sin que consiguieran
ninguno de los dos imponerse, por lo que el publico los aclamó y el emperador
les perdonó. Este hecho fue muy poco habitual, ya que lo normal es que solo
uno quedara en pie.

        Dos años después, el emperador
Domiciano (51-96), sucesor e hijo de Tito,
terminó la obra con la construcción del hipogeo
y del último piso, acabando, por lo tanto, el
segundo anfiteatro que hubo en la ciudad. El
primer edificio de este tipo en Roma, fue el
anfiteatro de Estatilo Tauro, destruido en el
incendio que vivió Roma en el 64 a.C.
Posteriormente, el lugar seria tomado por
Nerón para crear su Domus Aurea,
suprimiendo un lugar dedicado para la                                 Vista del hipogeo del Coliseo
diversión del pueblo. Al crear el Coliseo, se le
devolvía a la gente lo que les correspondía1.

1-Historia del arte: Roma imperial, Antonio Blanco Freijeiro, Historia 16, 1999, pág. 43.




                                                1
       Los tres emperadores que llevaron a cabo su construcción, se ganaron
al pueblo, ya que en época imperial el máximo mandatario de Roma tenía,
sobre todo, dos preocupaciones por encima de todas: proveer de alimentos a la
población y divertirlos, evitando, de esta forma, posibles rebeliones. Por este
motivo, muchísimas ciudades del imperio contaban con circo, anfiteatro y
teatro, o con alguno de estos edificios destinados al ocio.

       Los espectáculos públicos, por lo tanto, fueron un aspecto importante en
la sociedad romana, sobre todo en época imperial. Los juegos más importantes
eran los anuales, realizándose en una fecha fija, aunque también se realizaban
espectáculos extraordinarios establecidos por el emperador, siendo los
curatores ludorum los encargados de prepararlos. Los gastos de los juegos
corrían a cuenta de las arcas públicas, aunque en ocasiones eran los
magistrados los que gastaban su dinero, deseosos de conseguir el favor del
pueblo, ya que el acceso era gratuito.

       Los juegos realizados en su interior, se prolongaban durante todo el día,
soltándose por la mañana fieras que peleaban entre sí o en contra de
personas. Estos juegos matinales, pasaron a la historia bajo el nombre de
venatio, utilizándose desde osos a elefantes, siendo la mayoría animales
africanos.

                                               Al mediodía se retiraban los cadáveres y
                                        se preparaba la tierra para el espectáculo por
                                        excelencia: la lucha de gladiadores. Estos
                                        guerreros eran prisioneros de guerra o esclavos,
                                        que se les adiestraba en cuarteles con
                                        instructores. Según sus capacidades se les
                                        otorgaba para un tipo de armamento,
                                        destacando los samnitas que usaban escudo y
                                        espada, los ecuestres que luchaban armados
                                        con lanza a lomos de un caballo, los tracios que
                                        llevaban rodela y puñal, y los murmilones que
                                        llevaban un casco decorado con la imagen de
                                        un pez. Estos últimos, combatían habitualmente
Pollice Verso, Jean-Léon Gérôme, 1872   con los retari que iban armados con la red y el
                                        tridente.

       Había ciertas tradiciones que se realizaban cada vez que se comenzaba
una disputa. La más conocida era el saludo por parte de los combatientes al
emperador, con el clásico: “Ave, imperator, morituri te salutant”. Tras él
comenzaban las batallas, combatiendo varios grupos o parejas a la vez. Una
vez herido de gravedad un contendiente podía pedir el indulto, opinando el
público si lo merecía o no. Si había luchado con dignidad, los espectadores
enseñaban pañuelos para que fuese indultado por el emperador, de lo contario
la gente volvía hacia abajo el pulgar, siendo el gladiador vencedor o un
sirviente, el encargado de acabar con su vida.

      El premio más valorado por estos luchadores era el sable de madera,
conocido en aquellos tiempos como rudis, el cual era símbolo de su libertad.




                                                2
Pocos lo conseguían, solo aquellos que habían realizado varias hazañas
dignas de mención.

        Otras de las prácticas llevadas a cabo en este y otros anfiteatros eran
las conocidas como sylvae. Lo que hacían era recrear paisajes naturales con
árboles y arbustos reales, poblando el anfiteatro de animales. Estos escenarios
eran destinados a ser utilizados
para la caza o para llevar a cabo
representaciones          mitológica,
disfrazando de forma adecuada a
los participantes. Otra práctica que
se ejerció, fue la de simulacros de
batallas navales, inundando la
arena de agua. Se cree, que se
realizaron en los primeros años de
la utilización de este anfiteatro,
antes de que se construyeran los
sótanos bajo la arena. Para                       Recreación de una naumaquia
conseguir llevar a cabo estas
representaciones, establecieron en
el Coliseo un avanzado sistema de canalización, llenando y vaciando
rápidamente el piso inferior.

      Se calcula que murieron en la arena de este escenario entre 500.000 y
1.000.000 de personas. Uno de los juegos más espectaculares, fue el realizado
por Trajano (53-117) para conmemorar sus victorias en Dacia en el 107.
Duraron más de cuatro meses, en lo que se utilizaron unos 11.000 animales y
10.000 gladiadores, lo que nos hace ver la magnitud de tales eventos 2.




2-Historia del arte: Roma imperial, Antonio Blanco Freijeiro, Historia 16, 1999, pág. 64.




                                                3
                            -Características-

       Este edificio cuenta con una
planta ovalada de 188 m. de largo por
155 m. de ancho y 48 m. de altura, y
con un perímetro elíptico de 524 m. A
pesar de sus enormes dimensiones,
los arquitectos romanos consiguieron
que se pudiera apreciar el espectáculo
desde cualquier punto del Coliseo, algo
digno de valorar. El ruedo es otro ovalo
de 75 por 44 metros, construido en
madera y cubierto de arena. En el 217,
                                                   Reconstrucción virtual del Coliseo
este edificio sufrió un gran incendio,
causado por una tormenta eléctrica,
destruyendo el suelo de madera del interior, no siendo reparado hasta el 240.

        Actualmente no queda nada del pavimento del ruedo, pudiendo
observarse el hipogeo que se hallaba bajo la arena. Estas zonas, estaban
dedicadas a la armería, sala de maquinas, elevadores, escotillones, etc.,
alojándose en este lugar a los gladiadores, a los condenados y a las fieras. Aun
quedan en pie las dos puertas por donde pasaban los luchadores después de
cada pelea, situándose a la derecha el acceso principal a la arena, conocida
bajo el nombre de puerta triunphalis. Enfrente de esta, se hallaba la puerta
libitínaria, por donde abandonaban los caídos esta gran construcción.

        Se utilizaron diversos materiales para su construcción, usando hormigón
para unos cimientos de siete metros y medio de profundidad, mármol de
travertinos para la estructura de los pilares de contención y para su interior, y la
sillería descubierta, toba y hormigón revestido de ladrillo para los muros
radiales entre los pilares. También se utilizó 300 toneladas de metal para las
grapas que mantenían unidos los bloques. En las partes inferiores y en los
sótanos se empleo la toba, y en las bóvedas que sostienen la cávea, argamasa
de cemento vertido directamente sobre cimbras de madera.

       Se desconoce la identidad del arquitecto de esta gran obra, hecho
habitual en las construcciones romanas. Esto ocurría, porque se realizaban,
como en otras culturas antiguas como la egipcia, para la gloria del gobernante.
No cabe duda, de que el encargado de levantar este anfiteatro tenía unos
grandes conocimientos arquitectónicos, ya que fue una de las mayores obras
romanas, a la que podían acceder entre 45.000 y 55.000 espectadores. Nunca
otro edificio romano alcanzó las magnitudes de este, siendo el mayor de todos
los construidos en esta etapa de la historia.

      Al realizar un edificio con gran aforo, surgía el problema que planteaba la
entrada y salida del público, el cual fue resuelto mediante una ingeniosa
disposición de escaleras y corredores, llamado vomitorios. Con este método, se
consiguió conducir a los presentes a la planta baja, la cual está compuesta de



                                           4
arcos de medio punto, consiguiendo con ello, desalojar el anfiteatro en tan solo
cinco minutos.

       En el exterior, aun se puede apreciar la utilización abundantemente del
arco de medio punto, elemento esencial de la arquitectura romana con el que
se conseguía realzar la fuerza y solidez de la estructura de sillería. Los arcos,
estaban enmarcados por columnas, siendo de un orden diferente cada piso. A
esto se le conoce como superposición de órdenes, utilizando en este caso,
como en la mayoría de edificios el siguiente orden: dórico, jónico y corintio.
Esta secuencia se realizaba para mejorar la estética, situando el dórico en la
parte inferior ya que es más fuerte estéticamente. El corintio, por su parte, no
otorgaba esa fortaleza, situándolo por ese motivo en los pisos más elevados.

         Para la rápida construcción del Coliseo, se realizó un sistema de varios
turnos, así como la prefabricación de ciertos elementos. También fue necesaria
la utilización de maquinaria y la construcción modular, provocando todo un reto
para los maestros de obra. En el lugar, se encontró una inscripción que decía:
“El emperador Vespasiano ordenó que este nuevo anfiteatro se erigiera usando
su parte del botín como general”. Esto da a entender que se construyó para
celebrar una victoria, algo habitual en Roma, pudiendo ser el botín conseguido
tras la victoria en la Gran Rebelión Judía del año 70.

       En el 82 d.C., se llevó a cabo una reforma añadiendo un cuarto piso, el
cual es catalogado como un estilo compuesto, ya que se trata de una pared
ciega con pilastras adosadas y ventanas en uno de cada dos vanos, que otorga
mayor monumentalidad a la construcción. Era corriente que se realizara una
superposición de órdenes, pero no que hubiera una cuarta planta de estas
características.

       En la parte superior del graderío, se situó un toldo gigante para proteger
a los espectadores de las inclemencias meteorológicas. Esta lona era sujetada
por 250 mástiles de madera, siendo
manipulada a través de cuerdas
unidas a poleas colocadas en el
pavimento que rodeaba el anfiteatro.
Al principio se realizó con telas de
velas, sustituida más tarde por unas
de lino, ya que se trataba de un
material más ligero. Cada trozo de
cubierta se podía mover de manera
independiente de las otras partes,
siendo los marineros de la flota
romana los encargados de esta tarea
por su complejidad. Como se puede                     Reconstrucción del Coliseo
observar en la ilustración que
acompaña al texto, solo la arena
recibía directamente la luz del Sol, consiguiendo, de esta forma, la sombra para
los espectadores y la suficiente luz para el espectáculo que se llevaba a cabo
en la ruedo.




                                        5
       El graderío, por su parte, se situó cuatro metros por encima de la arena,
construido encima de un pódium. Contaba con 80 filas de gradas, las cuales se
hallaban divididas por escalafón social. Las primeras, denominadas pódium,
estaban destinadas a personalidades. En esta zona, se aposentaban
senadores, magistrados, sacerdotes y vestales. Se construyeron dos palcos,
uno enfrente del otro, situándose en uno al emperador y a la familia imperial, y
en el otro al prefecto de la ciudad y a los magistrados. Por la proximidad a la
arena de estas localidades, se instaló una red metálica y arqueros para
protegerlos de cualquier amenaza.

       Para los aristócratas que no pertenecían al senado se les destino la
siguiente parte en la cávea, llamada maenianum primun. Encima de esta zona
se hallaba el maenianum secundum, el cual se dividía entre el imun, destinado
para los ciudadanos ricos y el súmmum para los pobres. Por último, la zona
más alejada de la arena era reservada para las mujeres pobres. Se cree que
era de madera y sin asientos, denominándose maenianum súmmum in ligneis.
También algunos órdenes sociales como los tribunos, sacerdotes o la milicia,
tenían sectores reservados según su grado3.




3-Historia mundial del arte, Hugh Honour y John Fleming. Ediciones Akal, 2004, pág. 35.




                                              6
                        -Declive y patrimonio-
        En el 523 se realizó el último espectáculo de gladiadores en el anfiteatro,
lo cual quiere decir que se siguió utilizando después del 476, fecha que
corresponde a la caída del imperio Romano de Occidente. Durante el siglo VI,
se construyo dentro del complejo una iglesia pequeña, aunque no le otorgó un
significado religioso al edificio entero.

       Este edificio ha sufrido y ha aguantado
varios terremotos, como los del 801, 847 y
1349, provocando este último la caída del lado
externo sur. Muchas de las piedras
derrumbadas       se   reutilizaron   para   la
construcción de iglesias, palacios, etc., pero
aún así, se conserva gran parte de su
esplendor, atrayendo cada año a miles de
turistas que no dudan en visitar uno de los
vestigios de la antigüedad más importantes                         Estado actual del Coliseo
del mundo.

        En el papado de Gregorio I Magno (540-604), el cual es considerado
como uno de los cuatro Padres de la Iglesia latina, muchos monumentos
paganos pasaron a manos de la Iglesia. Este pontífice discernía de aquellos
que pretendían destruir los templos paganos por las practicas realizadas en sus
interiores, por lo que sus ordenes fueron claras: “No destruyan los santuarios,
límpienlos”4.

       Estos monumentos pertenecientes a la iglesia, fueron cayendo en el
abandono por la falta de recursos que les fueron otorgando, por lo que tras la
expulsión de la ciudad del Papa Gregorio VII (1020-1085), el Coliseo, como
otros monumentos, pasaron a manos de familias nobles. En el caso de este
anfiteatro, se debe comentar que pasó a engrosar los edificios pertenecientes a
la familia Frangipane, fortificándolo y convirtiéndolo en el centro de su área de
influencia. Tras pertenecer a esta familia, fue cambiando de dueño hasta que
en 1312 volvió de nuevo a manos de la iglesia.

       Durante estos siglos, el expolio de las obras de arte y de sus materiales
no cesó, desapareciendo todo el mármol de los asientos durante los siglos XV
y XVI. Esto demuestra la poca importancia espiritual que tuvo en un tiempo
donde los lugares en los que murieron mártires eran extremadamente
venerados. Se saben que muchos cristianos murieron en el Coliseo, pero no
fue algo habitual, por lo que no tuvo el mismo interés que otros lugares al que
acudían una gran cantidad de fieles a honrar a los mártires que habían
derramado su sangre. Uno de esos lugares visitado masivamente fue el Circo
Máximo, donde muchos cristianos perecieron a manos paganas.



4-Historia mundial del arte, Hugh Honour y John Fleming. Ediciones Akal, 2004, pág. 30.




                                              7
       Con el Papa Pio V (1504-1572) se comenzó a detener el expolio de sus
piezas, ya que el pontífice recomendó a los peregrinos que recogieran arena
del anfiteatro por estar manchada con la sangre de los mártires. Realmente fue
un movimiento minoritario, pero se consiguió cambiar el devenir del edificio, el
cual de haber continuado siendo una cantera no habría llegado hasta nuestro
tiempo.

        Un siglo más tarde, la idea de preservar esta construcción por los
mártires que habían fallecido allí se hizo más patente. Fioravante Martinelli
(1599-1667), dio un paso al frente al incluir al Coliseo como un lugar sagrado
en su Roma ex ethnica de 1653. Esta designación fue clave para que se
empezara a preservar este majestuoso edificio, aunque no fuera por su interés
cultural, sino religioso. Síntoma de esto, fue que en 1749, el papa Benedicto
XIV (1675-1758) decidió conservar los monumentos en los que habían sufrido
los cristianos, incluyendo al Coliseo.

       Otro hecho importante en ese siglo XVIII, fue cuando San Benito José
Labre (1748-1783), canonizado en 1881, pasó la
última etapa de su vida, unos seis años,
durmiendo en este anfiteatro hasta que la muerte
lo asoló en 1783. Gracias a este hecho, el lugar
adquirió un mayor significado religioso. De esta
forma, se detuvo el expolio y comenzó a palparse
una preocupación latente por su conservación que
perdura hasta la actualidad5.

       Estos acontecimientos, supusieron que a
principios del siglo XIX se comenzara a llevar a
cabo las primeras medidas para su conservación y             San Benito José Labre
las primeras tareas de reconstrucción ordenadas
por los pontífices. En esta época tan importante para la cultura, surgió un
movimiento artístico y cultural conocido como Neoclasicismo, en el cual
amaneció una especie de conciencia sobre el patrimonio, realizando ciertas
labores de conservación de las obras clásicas como el foro de Roma o el
propio Coliseo. En este periodo, se valoró en exceso la pureza del arte clásico,
tanto griego como romano, por lo que no podían dejar que se perdiera los
pocos vestigios de aquellas épocas. Fue un movimiento que llevó a construir
templos siguiendo los patrones clásicos, como en el caso de la Madeleine, algo
que ni en el Renacimiento había ocurrido, ya que estos utilizaban los elementos
clásicos para adaptarlos a sus necesidades y no para recrear los edificios del
pasado.




5- www.franciscanos.org/bac/bjlabre.




                                        8
      Por lo que respecta al caso concreto del Coliseo, comentar que por
primera vez se llevó a cabo tareas de reconstrucción, las cuales no fueron
excesivamente ortodoxas, pero no se puede negar su importancia para que el
monumento aguantara hasta nuestros días.

       La primera de ellas fue realizada por
Raffaele Stern (1774-1820) entre el 1805 y el
1807, haciendo un contrafuerte de ladrillo para
consolidar la ruina. Este arquitecto italiano
cegó los dos arcos más próximos a la
construcción que había realizado para
consolidar toda esa parte del edificio. Por lo
tanto, dejó su huella en la ruina, hecho que
actualmente seria criticable, pero que en
aquellos tiempos se consideró necesario.                    Reconstrucción de Stern



      La segunda reconstrucción fue llevada a cabo por Valadier en el 1828.
Este arquitecto, realizó también un contrafuerte como hizo Stern, pero siguió la
                               estética del edificio, ya que reconstruyó varios
                               arcos utilizando ladrillo liso. Su idea de
                               reconstrucción fue diferente a la de su
                               predecesor, ya que a pesar de dejar también su
                               huella en la ruina al utilizar otro material distinto
                               al usado en el siglo I, intentó no dañar en exceso
                               su estética. Tanto esta personalidad como Stern
                               realizaron otras reconstrucciones significativas,
                               como por ejemplo las realizadas en el arco de
                               Tito, viéndose la obsesión de la época por
    Reconstrucción de Valadier
                               mantener los vestigios de la antigüedad.

                                     Estas reconstrucciones encargadas por el
pontífice Pio VII, supusieron el establecimiento de símbolos religiosos en el
Coliseo, cristianizando de esta forma un lugar ajeno a esta religión. Estas
acciones también se llevaron a cabo en otros monumentos, como por ejemplo
en la columna Trajana, demostrando que se trataba de un hecho habitual en el
seno la iglesia. En esta columna, el pontífice Sixto V ordenó que coronaran el
monumento con una estatua de San Pedro, cristianizando una obra que en el
pasado pretendía honrar las victorias militares del emperador Trajano.

        No solo el Coliseo fue salvado de la destrucción por la iglesia, sino que
también otras obras significativas de la antigüedad fueron conservadas por esta
institución al cristianizarlas. Desde 752 hasta el 1870, los Estado Pontificios
con su sede en Roma, adquirieron un gran poder en la ciudad, dominando la
Italia central, por lo que estos vestigios de la antigüedad pasaron a
pertenecerles. Obviamente debían darle un aspecto cristiano a una estructura
pagana para poder conservar el monumento. Como ejemplo de lo comentado,
podría nombrar el Panteón, el cual pasó a la historia por ser el primer templo
pagano que se convirtió al culto cristiano, conociéndose a partir del año 608
como Santa María de los Mártires. Gracias a ello, es uno de los mejores




                                         9
edificios conservados del imperio Romano, el cual pasó a ser declarado en
1980 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

       Otro ejemplo, lo encontraríamos en las famosas termas de Diocleciano
del 305 d.C., en las que se cree que murieron un gran números de cristianos en
su construcción. Por este motivo, el pontífice Pio IV, decidió construir en el siglo
XVI, una iglesia dentro de las termas para conmemorar aquellas muertes. Este
templo pasaría a ser conocido como Santa María de los Ángeles y de los
Mártires, el cual fue realizado por Miguel Ángel. Por lo tanto, la labor de
patrimonio realizada por la iglesia, aunque sea distinta de la que se lleva a
cabo en la actualidad, fue clave para que muchos de estos monumentos no
acabaran destruidos por el paso del tiempo y por la acción de las personas.

        Durante el siglo XIX, tras la unificación
de Italia, el Coliseo pasó a ser gestionado por
el gobierno de esta nación. A pesar de ello, el
edificio continuó teniendo un carácter sagrado
para la iglesia, ya que el pontífice encabezaba
un viacrucis cada Viernes Santo que recorría
varios puntos de roma, incluyendo a este
anfiteatro. Con esta acción, realizada también
en la actualidad, se pretende recordar y
honrar a los cristianos muertos en su arena.
En la instantánea que acompaña al texto, se                        Viacrucis del Viernes Santo
puede apreciar una enorme cruz, que marca
la zona como un lugar de pasó de la
procesión.

        En 1980, la Unesco declaró el centro de Roma histórico como
Patrimonio de la Humanidad, incluyendo al Coliseo en esta denominación. Este
título, es conferido por la Unesco cuando creen que se trata de un lugar de
especial interés para la humanidad, ya sea natural o cultural. Con la inclusión
de una edificación en esta lista, se consigue su conservación y su
reconocimiento internacional. En la actualidad, cuenta con una lista con más de
900 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, siendo la gran mayoría
culturales. Italia es uno de los países con mayor número de lugares
catalogados como tal, 47 en 2010. Con estas medidas de preservación, se
pretende que futuras generaciones disfruten de los mismos bienes que
disfrutamos nosotros, ya sean culturales o naturales6.

       Volviendo al Coliseo, se debe resaltar un hecho curioso que sucede
desde 1999. En ese año, se decidió que el edificio se debía de mantener
iluminado durante 48 horas cada vez que se conmuta o se aplaza una
sentencia de muerte. También se pasó a celebrar de esta forma tan
característica, la abolición de las penas de muerte en otros países.



6-El Patrimonio de la Humanidad, Editorial Blume, 2010, pag. 6-7, 92.




                                              10
      El ultimo nombramiento que obtuvo data el 7 de julio de 2007, fecha en
que entró en la lista de las nuevas siete maravillas del mundo, nombramiento
del que se desligó la Unesco, pero que lo reconoce dentro de los vestigios de la
humanidad más importantes del mundo.

        El Coliseo es uno de los monumentos que más ingresos proporciona, ya
que en 2009 lo visitaron más de tres millones de visitantes, procurando más de
30 millones de euros. A pesar de esos grandes ingresos que cada año genera,
el gobierno italiano de Berlusconi cedió la exclusividad de este anfiteatro a
Diego della Valle, dueño de la empresa de
zapatos Tod´s por 25 millones de euros. Esta
noticia recorrió todas las redacciones del
mundo en abril del 2011, surgiendo multitud
de voces que criticaban la privatización del
símbolo de Italia y del imperio romano. A
pesar de esta medida tan antipopular,
realmente el fin es importante para preservar
este edificio, ya que esa suma de dinero irá
dirigida a la restauración del edificio. El
problema viene cuando della Valle por esa
suma de dinero adquiere la comercialización
y la exclusividad sobre la imagen del Coliseo              Diego Della Valle
durante 15 años. El acuerdo se llevó a cabo
el 27 de enero del 2011, el cual no salió
completo a la luz, por lo que muchas
personas piensan que hay algo oscuro detrás de todo esto. Diego della Valle,
no solo pretende reconstruir el Coliseo, sino que también ha anunciado que
pretende buscar patrocinadores privados que ayuden a tomar medidas de
preservación en Pompeya, Florencia y Venecia. El magnate bautizó a estas
acciones con el nombre de Proyecto Italia, con el que pretende conservar
varios de los vestigios de la antigüedad más importantes de Italia. Si realmente
su postura es la de conservar ciertos monumentos en peligro, estaremos ante
una buena medida, a pesar de que podamos decir que el Coliseo tiene un
dueño privado7/8.




7- El País. com. Artículo: Berlusconi abre sus brazos a la privatización del Coliseo romano.
Miguel Mora. 05/04/2011

8-www.antena3.com/.../mundo/berlusconi-cede-derechos-coliseo-empr...




                                            11
                            -Bibliografía-

-Historia mundial del arte, Hugh Honour y John Fleming. Ediciones Akal, 2004,
pag. 28-45.

-Historia del arte: Roma imperial, Antonio Blanco Freijeiro, Historia 16, 1999,
pag. 43-45, 50, 64.

-El Patrimonio de la Humanidad, Editorial Blume, 2010, pag. 6-7, 92.

-www.wikipedia.org (consultado el 01/10/2010)

-www.elpais.com › Edición impresa › Cultura (consultado el 25/10/2010)

-www.franciscanos.org/bac/bjlabre. (Consultado el 25/10/2010)

-www.antena3.com/.../mundo/berlusconi-cede-derechos-coliseo-empr…
(Consultado el 25/10/2010)




                                      12

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:18
posted:2/23/2012
language:
pages:12