Que es el testamento:

Document Sample
Que es el testamento: Powered By Docstoc
					               LA IMPORTANCIA DEL TESTAMENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Primeramente, es menester hacer mención que el testamento es un acto jurídico unilateral,
individual, personalísimo, libre, solemne y revocable por el cual una persona capaz dispone de sus
bienes y derechos, declara o cumple deberes para después de su muerte.

En los siguientes apartados trataremos a manera simplificada algunos temas de interés en
relación con los testamentos, como lo son su finalidad, beneficios, tipos o clases y algunas
recomendaciones que pudieran ser útiles para tomar la correcta e indispensable decisión de hacer
un testamento.

Finalidad:
Esencialmente la finalidad del testamento es que las personas dispongan de su patrimonio para
después de su muerte, nombrando a sus herederos y la forma de distribución y administración de
los bienes y derechos transmisibles que en vida les pertenecen.

Beneficios de otorgar un testamento:
El testamento garantiza que los derechos sobre los bienes que se tienen, se puedan transmitir en
forma ordenada, legal y pacifica a quien el testador lo decida.

Por medio del testamento, se puede designar inclusive al tutor que se hará cargo de los hijos
menores de edad o incapaces, y/o designar al albacea (representante legal de la sucesión) que
administre los recursos económicos y bienes en tanto son adjudicados.

De igual forma, a través del testamento, si se requiere, se puede reconocer a los hijos procreados,
así como las deudas contraídas.

Con el testamento se evitan posibles gastos económicos innecesarios, perdida de tiempo y
desequilibrio en la estabilidad familiar.

Con el otorgamiento del testamento se sigue siendo propietario de los bienes hasta el fallecimiento
del testador.

Tipos de testamentos:
Existen diversos tipos de testamentos previstos en el Código Civil para el Estado de Sinaloa, en
cuanto a su forma existen los Testamentos Ordinarios y los Especiales.
En ese orden los testamentos ordinarios estipulados en ese ordenamiento legal son:

       Testamento Público Abierto.- Es el que se otorga ante Notario Público.

       Testamento Público Cerrado.- Puede ser escrito por el testador o por otra persona a su
        ruego y en papel común, pero se debe formalizar su otorgamiento ante Notario con las
        especificaciones que prevé el Código Civil en esta materia.

       Testamento Ológrafo.- Es aquel escrito de puño y letra del testador. Los testamentos
        ológrafos no producirán efecto si no están depositados en el Registro Público de la
        Propiedad.

El testamento más usual en nuestro país y también el mas recomendable es el testamento público
abierto, en razón de la seguridad jurídica que implica para el otorgante y para los beneficiarios de
éste, puesto que representa la asesoría previa de un Notario Público, que en la actualidad es el
profesionista del derecho mas capacitado para ello. El Notario Público es la persona a quien el
Estado ha investido de fe pública y por consiguiente tiene la atribución de hacer constar la
existencia real de un acto jurídico que se haya realizado ante él, como pudiera ser el caso del
otorgamiento de los testamentos.

Este tipo de testamento es dictado por el testador y redactado por el Notario sujetándose
estrictamente a la voluntad del primero; el documento deberá mencionar el lugar de otorgamiento,
el año, el mes, el día y la hora en que se otorgó; concluido el testamento, el Notario lo leerá en voz
alta para que el testador manifieste su conformidad y de ser así lo firmará en unión del Notario y,
en su caso, por los Testigos que marca la ley, o bien imprimir su huella digital en caso de no saber
o poder firmar y otra persona deberá firmar a su ruego.

Por su parte, el testamento público cerrado y el testamento ológrafo, son menos convenientes,
pues al fallecimiento del testador dichos testamentos deben ser examinados por un Juez, ya que
no son testamentos perfectos si no se les reconoce como tales judicialmente, en razón de que la
autoridad judicial debe declararlos con validez plena, en tal virtud existe una necesidad ineludible
de que el heredero acuda ante un juez para llevar a cabo la tramitación sucesoria.

En tal razón, exceptuando al Testamento Público Abierto, los demás testamentos implican riesgos
para dar cumplimiento a la real voluntad del testador y por lo tanto graves riesgos para los
herederos, en tanto que el Público Abierto, es perfecto desde que se otorga, en virtud de no
requerir ser declarado formal testamento.
Para elaborar cualquier tipo de testamento se requiere que al momento de otorgarlo el testador
tenga 16 años cumplidos y disfrute de su cabal juicio.

Es importante reiterar que los testamentos son esencialmente revocables, lo cual puede hacerse
en cualquier momento hasta antes de la muerte del testador, al otorgar uno nuevo se revoca
automáticamente el anterior.

No es necesario hacer un listado de los bienes sobre los cuales se es propietario, salvo que se
quiera dejar algún bien en especial a alguien, que eso es lo que se llama un legado, en ese caso
se tendrá que mencionar al Notario la ubicación exacta del inmueble y el nombre completo de la
persona a la que quiera dejárselo para después de su fallecimiento.

Tampoco es necesario exhibir las escrituras de las propiedades que se tengan, solo se requiere
que se le manifieste al Notario, a qué persona o personas quiere que pasen todos sus bienes
cuando fallezca, es decir, a quien o a quienes se quiere nombrar como herederos.

Esta es precisamente otra gran ventaja del testamento, pues al no ser necesario que se haga una
lista de los bienes que se posean, tampoco será necesario que cuando se compre o venda algún
inmueble, se modifique testamento, salvo que se desee hacerlo.

El testamento, contra lo que mucha gente piensa, tiene un costo sumamente bajo, sobre todo si se
le compara con los gastos de un juicio intestado.

Para realizar algún cambio en el testamento otorgado sólo debe cumplir con los mismos requisitos
que fueron necesarios para otorgar el anterior, es decir, acudir de preferencia con el mismo
Notario ante el que se otorgó el testamento para manifestarle los cambios que se desean realizar.

Si el testador está casado por sociedad conyugal, que es lo que comúnmente se conoce como
"bienes mancomunados", sí es necesario que ambos cónyuges otorguen testamento, pues
generalmente los dos cónyuges tienen derechos sobre todos los bienes que se hayan adquirido
durante el matrimonio; no obstante que el bien o los bienes que se tengan sólo estén a nombre de
uno de los cónyuges, por lo que resulta conveniente que ambos otorguen testamento para que
todo su patrimonio quede protegido.

Como ya dijimos, el testamento es un acto personal, por lo que en este caso es necesario que
cada cónyuge haga su testamento, cumpliendo con los requisitos ya mencionados.
Ahora bien, si usted se casó por separación de bienes y el inmueble o los inmuebles que se hayan
adquirido están a nombre sólo de uno de los cónyuges, no será necesario que el otro cónyuge
otorgue testamento.

Por lo enunciado con antelación, es de concluirse que si no se otorga un testamento se provoca
que los beneficiarios (herederos o legatarios) enfrenten gastos mucho mayores y pérdidas de
tiempo, inclusive se llegan a crear graves conflictos entre aquellas personas que consideren tener
derecho a recibir los bienes, pues tendrá que gestionarse un juicio de intestado ante una autoridad
judicial (juzgado de lo familiar), con asesoría de un abogado.

Al fallecer intestado, los bienes no pasan de manera inmediata a las personas que se hubiese
querido, sino que el Juez que conozca del asunto, aplicando las reglas que marca la Ley,
determinarán a quienes se declararán como herederos y como albacea.

Como se puede apreciar, las ventajas que tiene el testamento otorgado ante Notario Público son
enormes y muy sencillas de obtener, para con ello evitar los gastos, pérdida de tiempo y demás
dificultades, que con frecuencia se presentan en los juicios intestados.

Finalmente, debemos olvidar la idea de que por hacer testamento está próxima nuestra muerte,
debemos más bien pensar en que es una sencilla medida de previsión para que se cumpla
fielmente nuestra voluntad cuando faltemos y para no provocar mayores problemas y gastos a
nuestras familias, protegiendo con ello el patrimonio que hemos logrado formar durante nuestras
vidas; por ello es de señalarse que el testamento, obviamente, no anticipa el momento de nuestra
muerte.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:60
posted:2/23/2012
language:Spanish
pages:4