INFORME PAITITI�BASE AZUL 2007 by 8h7G6kx1

VIEWS: 9 PAGES: 24

									INFORME PAITITI–BASE AZUL
          2007




Al pie de la montaña en la Base Azul, los siete acompañados de los Machiguengas y el guarda
 parques del Parque Nacional del Manú. (Iñaki, Johnny, Hugo, Calixto, Darío, Rubén, Luis,
                              Gloria, Melitón, José y Panchito)

“En el 2007, integraran un nuevo grupo de viaje al Paititi donde irán
hermanos de México, República Dominicana, Perú y Uruguay y será en
dirección a la Base Azul, por ello lo que sentisteis. “Prepárense”, que
tendrán sus confirmaciones, abran los ojos y sientan en su corazón cuan
importante es este tiempo y todo lo que pueden hacer por el planeta.”

                                                                 “Con Amor Sampiac”


   A todos los hermanos del mundo, los siete participantes (Anitam,
Eritel, Eltiarem, Alatad, Odaiem, Lemac y Se-Sham) del viaje a la
Base Azul 2007 hacemos llegar junto con nuestro amor vivido en la
práctica, el presente informe grupal de esta Misión por la
Humanidad; una aventura en la selva, concientes del rol a
representar en el lugar y en el momento preciso y que fue apoyado
por todos Ustedes y muchos más seres despiertos en conciencia.
Nuestro más sincero agradecimiento a cada uno, así fue que en
   aquellas tierras donde se puede hacer y desear, donde se aclaran
   conceptos y la comprensión se hace transparente; se puso en
   práctica la Unidad y la Fuerza del común-unión grupal para ayudar
   a nuestra Madre Tierra, en su tránsito dimensional.

      30 de Julio

     Mientras Eltiarem (Darío) estaba de tránsito en Santiago de Chile
rumbo a Perú, junto al hermano Eritel (Hugo), recibió lo siguiente:

      “Amados hermanos, Sampiac con vosotros. Activen sus centros de
percepción, pues Cuzco los espera. Estén atentos a las señales,
contactarán con el emisario, él les dará pautas y les mostrará el camino”.
“El 8 en Pusharo y el 14 también; las puertas están abiertas”.

      31 de Julio

      Durante una reunión en la casa del hermano Miguel Morales, en
Lima, la hermana Josselin Chacón, de los grupos de Los Ángeles,
California, comentó que había tenido un sueño en el que vió una mujer de
blanco, que era una entidad solar, que nos acompañaba en el viaje a la Base
Azul.

      1 de Agosto

       El grupo de 7 caminantes asistimos en la mañana, junto a 6 hermanos
de España y un Peruano Francisco Miranda (Paco de la tradición Inka
llamado Romi Sonko y Guardián del Manú), en un área situada detrás de
Sacsayhuamán, a una ceremonia de tributo o pago a la Tierra, por todo lo
recibido de la Pachamama. Allí, con los pies descalzos sentimos claramente
la energía de la Madre al momento de entregar nuestra ofrenda.

       Durante la tarde los 7 peregrinos visitamos el Coricancha, donde
ahora está el Convento Santo Domingo de Guzmán, ya que varios
habíamos venido sintiendo trabajar todos en el sitio donde en otra hora se
encontrase el Disco Xolar. Al entrar a dicho recinto en una parte donde aun
se encuentran los muros originales llegamos a un salón intermedio donde
hay tres puertas, ingresamos por la puerta izquierda y realizamos allí un
trabajo de irradiación al planeta durante el cual se escuchó un golpe en el
techo seguido del sonido que emite un objeto al caer al suelo, muy cerca de
donde estábamos, como queriendo distraernos e interrumpir nuestra labor.
Al abrir los ojos observamos el cuerpo inerte de una palomita que en su



                                                                          2
vuelo había chocado con un muro de vidrio que circunda el sitio y se había
roto el cuello, cayendo sin vida al piso.

       Sentimos entonces, ante la imagen de la hermanita menor muerta,
que una fuerza contraria, de igual intensidad a la que nos impulsaba,
pretendía amedrentarnos (la intuición nos hacia percibir como si se tratase
de un atentado contra el espíritu) pero algo muy singular dentro de cada
uno de nosotros tomó fuerza y nos impulsó a seguir adelante. El hermano
Anitam (Pancho) tomó la palomita muerta en sus manos y la colocó en su
morral; luego, salimos al área de los jardines, donde la enterró. A
continuación, realizamos una meditación seguida de una cadena de
irradiación al planeta en un jardín peculiar con piedras cuadradas
dispuestas en forma de media luna y con una roca cuadrangular de mayor
tamaño al centro, mas de uno tuvo visualizaciones de cómo éramos
cubiertos por un manto energético y sentíamos la presencia de las
jerarquías de luz; posteriormente subimos hasta el lugar donde estuvo
colocado el disco xolar en tiempo de los incas, antes de que fuera
trasladado a Paititi, y allí cantamos los mantrams de la Misión y nuestros
nombres cósmicos; luego hicimos prácticas de dermóptica. Al cabo de un
rato entramos en silencio y llegaron unos turistas que le preguntaron a
Eltiarem que quién estaba cantando, pero en ese momento ya nadie lo
hacía, pues estábamos en meditación. Se escuchaba con claridad como si
estuviesen mantralizando el Zin Uru. Luego de algunas explicaciones dadas
por el hermano, los turistas también practicaron dermóptica. Al mismo
tiempo pero mas retirado el hermano Eritel prestaba atención reflexivo al
trabajo que se realizaba y se decía a si mismo que bien vocalizan los
hermanos el Rahma (los hermanos nunca mantralizaron dicho mantram).
En ese lugar pudimos ver la entrada sellada del túnel que conecta el
Coricancha con Paititi y algunos de nosotros sentimos con intensidad el
momento en que se produjo el éxodo hacia la selva, observando el
peregrinaje junto con el Choque Auqui, así mismo los túneles de forma
semi-triangular por donde algunos andaban.

      3 Agosto – Día 1

       Partimos desde la estación de autobús en Cuzco cerca del mercado
Wanchaq (que significa nacimiento) a las 8:40 AM rumbo a Pilcopata
después de transitar la mayor parte por una terracería al borde de
desfiladeros ascendiendo a más de 3,800 metros de altitud una breve escala
en Paucartambo para ingerir alimentos después continuamos descendiendo
ya en la zona selvática arribando a las 6:00 PM a nuestro primer punto. Allí
nos esperaba el hermano Pablo Torres Guzmán quien nos acompañó al



                                                                          3
poblado de Salvación en el Departamento de Madre de Dios donde era
nuestro destino ese día (llegando a las 9:30 PM).

      4 Agosto – Día 2

       Salimos hacia el puesto de vigilancia de Santa Cruz conocido
también como embarcadero 250, en el autobús con placa UZ-1333 (mismo
que nos trasladó de Pilcopata a Salvación). En la oficina del Parque
Nacional de Manú nos recibieron los guarda parques Jesús y José, donde
cada hermano se registró. Mas de uno observamos la bitácora de ingreso
donde aparecen los nombres y fechas de los misioneros anteriores a dichas
tierras. Y desde allí nos dirigimos al embarcadero a la orilla del Río Madre
de Dios donde nos esperaban dos peque-peques (embarcaciones) para
trasladarnos a la comunidad de Palotoa-Teparo llegando allí a las 3:00 PM.
La comunidad nos recibió con almuerzo de arroz, plátanos, yuca y carne de
guangana (chancho salvaje).

       De nuestra parte compartimos los regalos que traíamos para ellos,
consistiendo en dulces y galletas para los niños, balones de fútbol, una red
de pesca para Pancho (hijo de Cachán) y sal para la comunidad. Al cabo de
un rato jugamos un partido de fútbol con los niños y jóvenes machiguengas
quedando en un empate 7 a 7. De allí nos trasladamos para festejar a la
orilla del río Palotoa (el embarcadero) donde nos dimos un baño junto con
los niños machiguengas.

       En la noche se realizó un trabajo de sanación a las personas enfermas
en la iglesia de la comunidad. Luego los hermanos Carlos y Maribel (de
España) realizaron trabajos de curación y primeros auxilios en la iglesia.
De su parte, Hugo, Darío e Ignacio reportaron el avistamiento de dos naves,
por lo cual nos pusimos a meditar. Se inició con el grupo de los siete
hermanos y después se unieron los otros siete hermanos de España. Luego
se realizó una recepción de cristales, confirmándose la recepción y energía
de encaje en algunos de los hermanos participantes. Félix Joaquín, niño de
diez años, hijo de Pablo, fue uno de los que recibió los cristales de cesio.
Así como también se percibió la presencia de guías y maestros a nuestro
alrededor. Al terminar nos dispusimos a dormir los catorce en la escuelita
de la comunidad.

      5 de Agosto – Día 3

     Partimos todos a pie rumbo al Tambo, el equipaje fue trasladado vía
peque-peque junto con nuestro hermano Alatad (Johnny) quien se sentía un
poco mareado. Varios miembros de la comunidad nos acompañaran por la


                                                                          4
trocha (ruta) a través de la selva llegando al medio día. En el trayecto
tuvimos oportunidad de observar la naturaleza y el presidente de la
comunidad Guillermo nos fue mostrando en una área las distintas plantas y
árboles medicinales que utiliza dicha comunidad nativa.

       Al llegar al Tambo (refugio para turistas construido por los
machiguengas y financiado por una ONG (CEDIA) – un verdadero oasis en
la selva ya que cuenta con habitaciones, comedor, baños con agua) nos
recibieron con botellines de agua helada y con alimentos (arroz con huevo
frito). Recogimos nuestro equipaje al llegar las embarcaciones, allí
pudimos descansar, bañarnos y convivir con los hermanos de España.
Durante la conversación de esa noche, el hermano Carlos observó en dos
ocasiones la silueta de un ser de blanco (la altura del piso a la ventana del
refugio es de mas de 2 mts.) Allí los siete hermanos que partiríamos al día
siguiente a Pusharo pudimos descansar en habitaciones con camas cómodas
y frescas (debido a que hay pocas habitaciones los hermanos españoles
cedieron su espacio para que nosotros pudiésemos descansar bien).

      6 de Agosto – Día 4

       Desayunamos y nos aprestamos para partir temprano, se nos había
indicado que nos acompañaría Guillermo y nuestro guía Calixto (hermano
menor de Josefina y ambos hijos de Julio quienes fueron guía de las
primeras expediciones). Antes de partir los hermanos de España Carlos y
Maribel nos hicieron un trabajo de despedida, colocándonos a los siete al
centro y ellos siete colocándose al exterior. El trabajo que guió Carlos fue
utilizando una copia de la Síndone (Sábana Santa) que le prestara el
hermano Sixto Paz. Fue colocando dicha réplica en el corazón de cada uno
mientras que iba repitiendo lo siguiente:

      “Abre tu corazón para entrar en el Corazón de Corazones y así
tendrás la llave para abrir la puerta cerrada desde antiguo del más
purísimo amor”.

       Posteriormente se colocaron los siete hermanos a cada lado de donde
iniciaba la trocha y después de abrazos y despedidas partimos con nuestras
mochilas al momento que con todo su amor y alegría nos cantaron los
hermanos la canción “Hacia Ti”, canto que compusieron todos los
integrantes de la expedición al Paititi en el 2005. Aquel canto nos vibró en
lo más profundo del ser, sacándole a más de uno las lágrimas mientras ya
andábamos sobre el camino en dirección a la aldea casi abandonada de
Aguaroa.



                                                                           5
                                 Hacia Ti

                        Hacia Ti, montaña santa
                        Hacia ti, reinos del Paititi
                         Peregrinos, caminantes
                         Vamos hacia ti. … (1)

                          Llegamos a las tierras
                         De tribus Machiguengas
                         Nos abrieron las trochas
                          También el corazón.
                                   (1)

                        Siguiendo los mensajes
                        Que nos dieron los Guías
                          Llegamos a Pusharo
                         Tras la Dama de Luz.
                                  (1)

                         Cruzamos el Meganto
                         Y el Cañón del Temple
                           Y luego divisamos
                           El rostro del amor.
                                   (1)
                         Con nuestros corazones
                           Activamos el disco
                          Con la sagrada clave
                          Amón, Amón, Amón.
                                   (1)

                          Y luego regresamos
                        Siguiendo el Sinkibenia
                        Compartiendo los sueños
                         Y lo que Dios nos dio.
                                  (1)


       En Aguaroa nos dió alcance nuestro otro guía machiguenga Melitón,
acompañado de su joven esposa Gloria (nieta directa de Cachán – hija de
Soro Soro), confirmándose la participación directa de la energía femenina
en el viaje. Llegamos a Pusharo a las 2:22 PM habiendo cruzado por trocha
la selva, los ríos Sinkibenia y Rinconadero, caminando sobre piedras y
arena así se llegó a dicho lugar disparándose las emociones y los recuerdos


                                                                         6
de vidas pasadas. Sintiendo más que nada un retorno a tierras conocidas
con hermanos de antaño. Allí tuvimos que despejar el área para acampar ya
que lo que en el 2005 era una playa de arena ahora era un mar de piedras.
Instalamos el campamento, nos bañamos en el Sinkibenia y comimos. En el
conversatorio de la noche se comentó sobre si continuar y cruzar el
Meganto el día 7 o bien trabajar en el muro hasta el 8 partiendo el 9 de
agosto. Aquí pasa algo curioso nuestro guía Calixto nos indicó que era
necesario partir al día siguiente ya que en dos días llovería y nos impediría
el cruce del cañón. Se releyeron las comunicaciones y se externaron las
opiniones al respecto. Dos hermanos sentían quedarse, mientras que los
otros sentían avanzar.

      Eritel compartió una comunicación recibida el 4-07 que decía:

      “Somos vuestros hermanos guías en misión, comunicándonos
desde la Base Azul. Este será un viaje de valor y fe, pero también de
humildad para dejarse guiar desde lo alto. Una vez que lleguen y trabajen
despertarán las programaciones que están en vuestro interior y que no
corresponden a esta última encarnación. Envuelvan en Luz y protejan a
los hermanos que van al Gobi, así como también a los que estarán en el
Lago y a todos. Aprovechen la oportunidad que les da la vida para
irradiar desde aquí donde los sueños y la realidad son uno. Sean fuertes,
las acechanzas que han vivido y vivirán demuestran el temor que les
tienen a que recuerden y actúen. Los maestros los estarán observando y
evaluando y se manifestarán en estos días a ustedes y a quienes están a
vuestro alrededor. El 7 u 8 cruzarán el Meganto. Los días 12, 13 y 14
serán momentos tan esperados por ustedes, nosotros y los maestros. Que
la Paz, el Equilibrio y la Armonía les guíe al Inimón y se les permita
acceder al Libro de la Vida a través del Corazón del Corazón. Con amor,
Sampiac.”




      “La Humanidad (representada por el rostro), vibrando en la energía del Amor (el corazón), con
                         una conciencia superior, crística (la cruz).”



                                                                                                  7
   Con el recuerdo a flor de piel del gesto de amor, amistad y generosidad de la comunidad
   Machiguenga, se llego al Muro de Pusharo cruzando varias ocasiones el río observando absortos
   las señales de la naturaleza.


       7 de Agosto – Día 5

       Durante esa noche Se Sham (Ignacio) tuvo un sueño en el cual le
decían algo; al despertar aún sin recordar todos los detalles se sintió con
una gran angustia y desesperación por salir, por lo que alistó sus cosas para
partir e inclusive estuvo a punto de quitar su casa de campaña; en eso
recordaba que en el sueño le decían que compartiera con los demás
hermanos que era necesario partir ya. Cabe notar que él era uno de los
hermanos que sentía quedarse y realizar los trabajos de triangulación desde
Pusharo.

Cuenta el hermano Se-Sham que el 7 de julio del presente año, durante la
activación del disco xolar situado en el Valle de Las Siete Luminarias,
México, un Maestro le muestra el libro de la vida al observar unas planchas
metálicas en dicho libro se detiene en una; y trata de entender, al no poder,
observa al Maestro y este le pide: “Solo Recuerda – Solo Recuerda” sin
embargo no logra recordar nada y al empezar a preocuparse el Maestro le
toca suavemente por el hombro y le dice “No te preocupes en 33 días
recordarás”. Conciente de la fecha después de meditar junto al río


                                                                                                   8
visualiza y le pide al Maestro Alcir y a Soromez que conciente, que están
por cumplirse los 33 días; que por favor le ayuden a recordar que solo
desea recordar… Así justamente ese 7 de agosto a los 32 días después de
regresar de la meditación dicho hermano al campamento; el hermano Eritel
le dice: “Se-Sham, venid y escuchad esto que te voy a leer del Libro de los
Símbolos”:

                           “Sumis et sum viescum lat
                            sethiromi nefar et faram
                                   Sites hett”.

                “Aguardando el tiempo, espera el libro de la vida.
                 Esperando su meta, los guardianes del templo,
         que lleguen los hermanos que comprometieron su existencia”.

       Se-Sham casi no podía creer lo que estaba escuchando y lleno de
asombro viendo los símbolos aunado a lo dicho, le preguntaba a Eritel:
“¿Por qué me lees esto?” Y Eritel sólo respondió: “No sé”. Increíblemente
se estaba dando la respuesta a la petición de recordar lo que dicha lámina
dorada contenía.

       Tanto Lemac (Luis) como Eltiarem (Darío) sintieron acechanza en el
astral la noche anterior, mientras que si cruzábamos el Meganto estaríamos
todos protegidos por estar en terrenos de la Hermandad Blanca.

      Esa mañana visitamos el muro de Pusharo, el hermano Se-Sham
recibió, frente al símbolo del rostro en forma de corazón con una cruz
encima, lo siguiente:

       “Asistid a quienes os necesitan, es así con el corazón que se llega a
la transformación, a la unificación de razas, seres, de mundos.

      Os decimos que es aquí en el muro (Pusharo) el acceso interior a
otra dimensión de conciencia donde podéis acceder al recuerdo conciente
de vidas pasadas, de hechos y del devenir y del actuar humano, siempre y
cuando estéis dispuestos al desapego, al uso del corazón por sobre la
razón.

      Fuisteis convocados, seguid a la Base Azul, es así como llegarán al
encuentro pactado. Confiad en vuestro interior, el camino se abrirá
conforme avancen unidos caminantes de la luz, peregrinos de antaño que
han dado la pauta para continuar.



                                                                           9
      Bien, os encontramos preparados, cuanto mas deseáis estar más os
acercaremos, pero siempre y cuando vuestra actitud y entrega estén
dispuestos a la luz, a la transformación interior donde yace vuestra clave
de seguir con humildad al maestro de antaño, al Señor del Tiempo.

      Os esperamos, vibren en el más purísimo amor en vuestros
corazones, pues os verán más de uno.

                            El guardián de la Hermandad Blanca Alcir.”

Odaiem (Rubén) recibió lo siguiente frente al símbolo que semeja un 5:

      “La quinta raza o la quinta humanidad pasando de la tercera
dimensión de conciencia a la conexión con el Real Tiempo del
Universo.”
      Después, a las 11:00 AM cruzamos al otro lado del río para buscar
los símbolos en la otra pared de piedra. No se encontraron símbolos en la
parte superior, mas en la inferior se detectaron unos pocos. Uno de ellos
semejaba el rostro de un niño, el mismo que condujo a Alatad (Johnny)
tomado de la mano en junio 05 en una proyección al lago Titicaca,
apoyando un encuentro internacional que se realizaba allí. También los
hermanos observaron los petroglifos en forma de una llama sobre unos
escalones de piedra y un rostro dentro de un cuadrado.

       De allí retornamos al campamento donde teníamos las mochilas
listas para partir, al medio día estábamos cruzando el Meganto y a las 15:00
horas llegamos a una playa de arena que bautizamos con el nombre de
“Playa Paraíso” – Cañón. El hermano Anitam y Melitón fueron a
corroborar si estábamos en el sitio correcto ya que Anitam desconocía la
conformación de las tierras y sentía que nos habíamos pasado. Mientras
que a los demás la intuición nos decía que faltaba más y que la desviación a
la Base Azul estaba más adelante. En la playa donde había varias huellas de
animales (Sachavacas y otorongos) los machiguengas se instalaron allí y
nos aseguraron que no habría problema, así montamos el campamento, allí
tomamos nuestros alimentos y nos dispusimos para iniciar los trabajos a las
6:00 PM ya que ese día 7-08 a las 7:00 PM deberíamos iniciar los trabajos
de la triangulación dada la diferencia horaria con el Gobi (13 horas
adelante).

        El trabajo se realizó mantralizando el nombre del Disco del Paititi
Ilumana y luego procedimos a mantralizar nuestra clave vibratoria personal
para activar y conectar nuestro Disco Xolar Interior con el Disco Xolar del
Paititi. Luego visualizamos los demás discos xolares del Gobi y el del Lago


                                                                         10
Titicaca para producir la triangulación e interconexión energética Paititi-
Gobi-Titicaca. Así pudimos completar el ciclo de siete años que en Agosto
del 2000 se inició con la conexión de la Cueva de los Tayos-Roncador-
Paititi.

      8 de Agosto – Día 6

      El día lo iniciamos con una segunda triangulación Paititi-Gobi-
Titicaca a partir de las 7:00 AM en la cual sentimos con claridad la
conexión energética con los discos xolares de estos tres lugares sagrados y
con los hermanos y hermanas participantes de las expediciones.

      A las 10:00 AM partimos hacia la Base Azul y luego de un rato de
caminata llegamos a una bifurcación del río Sinkibenia y tomamos hacia la
izquierda, ingresando por un pequeño cañón desde donde se podía ver la
montaña sagrada, un lugar mágico con grandes piedras que como una
puerta dejaba sentir la energía y la sensación de entrar en otro lugar,
arribando finalmente a la base de la Montaña Azul a la 1:10 PM. En la
montaña observamos a lo lejos una caverna mientras varias mariposas
multicolores en los que se destacaba el color azul revoloteaban a nuestro
alrededor, dándonos la bienvenida.

       Acampamos en un islote cerca de un manantial con caída de agua
que nos supliría el líquido vital durante nuestra permanencia en el mágico
lugar; aquí estaríamos a las faldas de la montaña azul. Días después nos
daríamos cuenta que la caverna que habíamos divisado quedaría por
encima del campamento.

      Al final de la tarde llegó al campamento el Sr. José W. Mamani,
guarda parque del Manú, quien llegaba desde Pusharo donde había llegado
junto a Carlos, Maribel y demás hermanos. Nos preguntó si seguiríamos
caminando y le contestamos que no, que hasta ahí llegábamos, luego nos
dijo que las piedras del lugar eran diferentes a los demás y que eran rojizas.
Manifestó que se marcharía al día siguiente, pero la lluvia se lo impidió y
se quedó con nosotros todo el tiempo que permanecimos en el lugar.

       En la meditación de la tarde Anitam vió a Sampiac llegando y
sentándose a su lado derecho vestido con ropa de faena, de trabajo,
acompañado de una niña que él sentía que tenía muchas necesidades y que
representaba a la Madre Tierra. Más tarde, Eritel le explicó a José el
símbolo de la estrella de seis puntas que había dejado dibujado, antes de
partir, en la arena de Playa Paraíso y que el guarda parque había visto
cuando pasó por allí siguiendo nuestro rastro.


                                                                           11
      9 de agosto – Día 7

      En la madrugada Eritel oyó a Anitam cantar en un idioma
desconocido, mientras dormía, por espacio de unos diez minutos; relata el
hermano que los cantos eran bellísimos y esto lo llenó de alegría y
emoción. Al comentarlo con Anitam, éste no recordaba nada de lo
sucedido.

       A las 11:00 AM hicimos una conexión con el disco xolar de Paititi
vocalizando el mantram de activación AM – ON recibido por el hermano
Tell - Elam en el viaje del 2005.
       Eltiarem sintió en la meditación que éramos observados por los
Guías y los maestros y le decían:

     “Esperamos de Ustedes una actitud diferente, hasta ahora han sido
guiados, comienza una etapa de madurez.”

      “Es tiempo de que se dejen guiar por su corazón y por la intuición,
de ser responsables por sus actos y pensamientos”

      “Ya es llegado el momento de asumir el rol al cual se han
comprometido en el pasado, siendo parte de la Hermandad Solar de
Tierra caminando junto a los Guías y los Maestros.”

      A las 10:44 AM, mientras meditaba, Anitam visualizó un sol tan
bello y luminoso que parecía como si fuese el sol físico. También vió una
niña como de 12 años de edad, con muchas necesidades y la identificó
como una expresión de la Madre Tierra.

      A las 11:58 AM Se Sham recibió lo siguiente:

      “Somos vuestros Guías en Misión desde el retiro interior del Paititi
y Base Azul”.

      “Precisáis actuar con el corazón; os preguntáis qué hacer y os
decimos que ustedes ya lo saben. Pedís confirmación, ésta se os dará;
estén atentos, conexión interior”.

      “En el servicio y la humildad está la clave. Estáis siendo
observados en vuestro interior, más cerca de lo que ustedes perciben”.

“Vivan día a día; la clave 8 es la vibración personal con la que
alcanzarán una conciencia comunitaria para llegar a transformarse”.


                                                                       12
      “Atentos, pero sin expectativas. Todo se os dará de acuerdo a lo
establecido por el Plan”.

      Desde las 12:33 PM hasta la 1:33 PM hicimos ayuno silente y en este
intervalo Se Sham percibió la presencia de dos niños vestidos de azul.

      A las 8:30 PM Odaiem se proyectó al interior de la Base Azul,
entrando por la cueva que se observa desde abajo. Allí pasó por unos
túneles profundos de formación rocosa y se encontró con una puerta de
metal con un símbolo que no recuerda, que se abrió a su paso; luego pasó
por unos pasillos de color blanco luminoso y a la izquierda, en una sala vio
una Guía y unos símbolos en la pantalla de una computadora que tenía
enfrente, algunos parecidos a los que vió en Pusharo y otros que no
reconoció. Sintió que la Guía le decía que teníamos grabados esos símbolos
en nuestro ADN y en nuestra aura y que podíamos trabajar con ellos y
transmitirlos a otros hermanos.

       Siguió por un pasillo y llegó a un lugar con gradas, como un estadio,
donde había muchas personas de distintas razas caminando, como si fueran
visitantes de otros lugares. Llegó a un salón con una mesa oval donde
habían personas trabajando, que eran los Guías en concilio.

      En la noche hicimos guardia y para ello formamos tres turnos:

   - De 9:00 PM a 12:00 AM: Eltiarem, Se-Sham y Alatad.
   - De 12:00 AM a 3:00 AM: Anitam y Eritel
   - De 3:00 AM a 6:00 AM: Lemac y Odaiem.

       Los hermanos asignados al primer turno leyeron y comentaron
extractos de comunicaciones y luego cantaron el OM de siete tonos que les
elevó al máximo la vibración, lo cual aprovecharon para irradiar al planeta
en lugares específicos pidiendo por la paz, por los enfermos y por los que
sufren todo tipo de carencias; también pidieron perdón a la Pachamama por
todo el daño que le hemos hecho y por la extracción indiscriminada de
combustibles fósiles de sus entrañas. Durante la irradiación la bóveda
celeste se abrió y el cielo se llenó de miles de luminarias.

       Faltando unos minutos para las 12:00 AM despertaron a Anitam y
Eritel cantando “Las Mañanitas” y luego se fueron a dormir.

     Durante el segundo turno comenzó a llover, pero aún así los
hermanos Eritel y Anitam mantuvieron el fuego de la fogata encendido y se



                                                                         13
escuchaba un ameno diálogo entre ellos. El fuego encendido significa que
los guardianes mantuvieron la luz por encima de todas las dificultades.

       Cerca de las 4:00 AM despertaron a Lemac y Odaiem, quienes luego
de un breve diálogo empezaron a meditar y así se mantuvieron hasta el
final de su turno, al amanecer.

      10 de agosto – Día 8

       Se Sham soñó que estaba haciendo una negociación y sintió que le
sugirieron pedirle ayuda a San Ramón para cerrarla con éxito. Entonces el
pensó: Ah!, San Ramón, pero en eso oyó una voz que le dijo: “No estás
entendiendo” y así cayó en la cuenta de que la palabra Ramón contenía la
clave RA-AM-ON, o AM-ON.

      En el antiguo Egipto Ammón - Ra era el gran dios de Tebas, dios
becerro, animal símbolo de la fertilidad, cuyo país de origen era Carnac.
Los egipcios de una época posterior vieron en él una forma de Ra, mientras
que para los griegos era Zeus, como el asociado al becerro en ciertos cultos.
Es divinidad cósmica y abstracta. Durante el reino de Amenofis IV el
culto monoteísta del disco xolar Atón eclipsó por un instante al dios,
pero al morir el faraón hereje, renació la devoción por Ammón
(Diccionario Enciclopédico Quillet, Editorial Argentina Arístides Quillet,
Edición 1968, Tomo I, Pág. 282).

       En la mañana realizamos una meditación solar cantando nuestros
nombres cósmicos y luego el hermano Anitam dirigió un trabajo de
reactivación del disco xolar de Paititi, para lo cual vocalizamos el mantram
AM - ON, en los tonos de las letras de la escala musical MI y SI
respectivamente.

       A continuación, Eritel dirigió un trabajo de sanación a distancia por
la salud del hermanito Walki Enoc, hijo de Anitam, y luego por la curación
de los enfermos cuyos nombres fuimos mencionando cada uno de los
participantes.

      Durante la meditación Eritel vio una niña y un niño vestidos con
ropas típicas de los incas.

       Eltiarem vio un anciano indígena que estaba triste por haber muerto
lejos de su familia y de su hogar. El supo que había sido el anciano en otra
vida. Luego fue proyectado a la base azul donde se encontró con Xendor y



                                                                          14
Joaquín, quien le mostró una gran pared de piedra con símbolos y le dijo
por tres veces: “la otra piedra, la otra piedra, la otra piedra”.

      Luego de los trabajos, dos mariposas, una de color blanco y otra azul
y negro revolotearon por un rato en torno al grupo, como si estuvieran
saludando a los peregrinos.

      Anitam le preguntó a los Guías que dónde estaban ellos y oyó que le
contestaron “estamos a tu lado”, sintiendo que había un Guía a cada lado
suyo y al lado de cada hermano. Percibió que le decían que estaban
observándonos.

       Al cabo de un rato hicimos una meditación para recibir
comunicación, en la cual Eltiarem se sintió como dormido y luego se vio
irradiando a los Estados Unidos de América.

      A las 2:30 PM Eritel recibió lo siguiente:

      “Si, somos vuestros hermanos Guías en Misión. Deben crear las
condiciones para que nos manifestemos ante ustedes. Tenemos mucho
que informarles, depende si lo pueden entender, aplicar y compartir con
los demás. Abran un portal en este lugar y vuelvan en la noche”.

      “El día 12 en la noche se podrá manifestar el xendra aperturado
por ustedes y nosotros para conectarlos con la Base Azul, donde los
esperan”.

       “Los hermanos de República Dominicana y el Uruguay deben
ubicar el disco xolar desde aquí y una forma de hacerlo es a través del de
Paititi, conectándose con él, pues se guiarán a través de él y encontrarán
el lugar correcto para ubicarlo y una vez en vuestros países activarlo”.

      “De México se esperan compromisos mayores y que con conciencia
entiendan y vean el rol protagónico que como nación se espera de todos”.
Con amor, Amaru”.

      En la tarde, los integrantes del grupo realizamos un interesante
diálogo sobre los discos xolares y su ubicación, luego meditamos y
efectuamos una práctica de activación de los chacras. Finalmente,
preparamos energéticamente el lugar para posible xendra.




                                                                        15
        Después de dejar Playa Paraíso (al otro lado del Meganto) llegamos a la Montaña Sagrada en
la Base Azul. La compañía de nuestros hermanos Machiguengas permitió que trabajásemos en total
confianza de su protección, así pudimos entregarnos a “La tierra donde se tiene el poder de hacer y
desear…”


        11 de agosto - Día 9

       El día se presentó lluvioso y con la neblina arropando parte de las
montañas. No obstante, esta situación no bajó los ánimos de los caminantes
y a la hora acostumbrada nos dispusimos a meditar.

       En medio de la lluvia Se-Sham dirigió una bella meditación, que fue
siguiendo cada uno y en un momento determinado Alatad se dejó fluir con
el sonido de las gotas de agua al caer sobre las hojas de los árboles y el
lecho de piedras que los albergaba. Al cabo de un rato visualizó un rostro
trigueño de ojos grandes color negro, pestañas largas y negras, envuelto en
un hermoso velo azul celeste impregnado de tintes color azul índigo. Sintió
que era la Madre misma, ese espíritu planetario que hacía acto de presencia
en medio de la selva para apoyar el trabajo del grupo de peregrinos y
caminantes. Con su mirada llena de amor y compasión el hermano Alatad
sintió que la Madre le decía: “Hijitos, sois bendecidos; estamos alegres
con vuestro trabajo, no están solos en esta labor”.




                                                                                                16
      12 de agosto - Día 10

      Durante la meditación de la mañana Se Sham recibió lo siguiente:

      “En el tiempo sin tiempo han alcanzado ustedes en este día un
nivel trascendental de armonía; algo único e irrepetible que sin duda
despertará a la humanidad de la oscuridad que ciega”.

      “Hoy es el día en que brillará en el colectivo de mundos y
universos la esperanza del retorno de los orígenes, clave que será en el
devenir de los acontecimientos”.

      “Os preguntáis por qué hasta ahora, por qué este sitio, por qué
nuestra ausencia aparente, nuestra no intervención. Es así como ha sido
dispuesto en el Concilio de los 12 con la presencia y aval de los 24”.

      “Es hora del Octavo de Rahma, un tiempo y espacio en el que los
hombres deberán aportar y con pleno uso de sus facultades ser quienes
determinan, aplican, intuyen y ejercen la fuerza de la luz interior y así
actuar por sí mismos”.

      “Nunca han estado ni estarán solos, mas, llegado el momento es
que ustedes como parte de la humanidad despierten y trasciendan las
conciencias dimensionales. Sólo así estaba previsto el despertar a todos
aquellos seres auto convocados la facultad de evolucionar por sí
mismos”.

      “Os encontramos alegres que pasan una prueba de fe y confianza
en vosotros mismos, en que sin ayuda aparente sois vosotros quienes
llegan a interconectar el Cosmos con una vibración que une a la nueva
humanidad”.

      “Sólo así podría ser; os decimos que sientan ese potencial que yace
en vuestro interior y que es ahora capaz de perdonar, de dirigir, de
transformar, de actuar y de ser así proseguirán actuando en conciencia
en el que el devenir de los acontecimientos será transformado en forma
definitiva y definitoria”.

      “Siendo observados desde el Alto Paititi y la Base Azul os sentimos
entre nosotros como hermanos del Cosmos”.

                                     “Alcir y vuestros Guías en Misión”.



                                                                         17
       Después de la meditación una parte del grupo de peregrinos se
dirigió hacia la montaña azul mientras el resto formado por Eritel, Odaiem
y Alatad se quedó a la mitad del trayecto trabajando en apoyo a los demás,
acompañados por el sonido de una caída de agua.

       Alatad se acostó en una roca y comenzó a visualizar en su entrecejo
el disco xolar de Paititi. Los tres trabajamos con el libro de símbolos que
traía Eritel, así como con nuestros nombres cósmicos. Al cabo de un rato,
mientras meditábamos, escuchamos el mantram Rahma y sonidos que
imitaban los que producen animales como el mono y algunas aves y en
pocos momentos llegaron los hermanos excursionistas acompañados de
José, Melitón y Calixto, siendo este último el que imitaba a los animales
indicados. Nos sentimos muy alegres cuando Melitón se nos acercó
mientras cantaba la palabra Rahma, que había aprendido en el curso de los
días junto al grupo.

      En la noche Eritel dirigió una hermosa irradiación al planeta y luego
siguió Lemac con un trabajo de sanación a todos los enfermos en el que
cada uno de los peregrinos iba mencionando los nombres de personas que
deseaban fueran sanados de sus problemas físicos, mentales o espirituales.

       A continuación Eritel y Lemac comenzaron a cantar la canción
“Nuestra Misión” y luego seguimos todos con la palabra Om, logrando una
vibración que nos sintonizó con la frecuencia del amor divino, concluyendo
así los trabajos en la Base Azul.

      13 de agosto - Día 11

       Los caminantes salimos de la Base Azul hacia Pusharo a eso de las
8:00 AM y llegamos a nuestro destino cerca de las 12:30 PM, siendo
recibidos por la hermana Maribel quien abrazó a cada uno de nosotros con
amor, posteriormente nos dieron la bienvenida el resto de los hermanos de
España y Francisco Miranda.

      A continuación, los recién llegados procedimos a armar las casas de
campaña, lavar las ropas sucias y bañarnos en el río. Al final de la tarde, los
machiguengas Miguel, Noé y Calixto cazaron un caimán negro de unos dos
metros de largo que se escondía en una cueva debajo del muro que está
enfrente del de Pusharo, a unos tres metros del lugar por donde habíamos
cruzado el río la primera vez. Luego, prepararon una fogata donde
ahumaron y asaron la carne de caimán, que les serviría de alimento por
unos días.



                                                                            18
          Cada cual tuvo su prueba, aunque en realidad fue la armonía y sintonía del grupo la que permitió
que se trascendiese todo ello para vibrar en el más purísimo amor, con mucha alegría, satisfacción y
apertura para con la Pachamama, momentos difíciles los hubo… pero fue más el gozo. Lo cual hizo muy
difícil decirnos hasta luego llegado el momento ya que hubo una fusión entre todos los hermanos. Cada
cual se lleva en lo profundo de ser una parte de esa chispa de luz de su prójimo.


       Esa tarde, los hermanos españoles nos invitaron a cenar y cuando la
oscuridad cubrió la zona, de manera espontánea nos sentamos todos
formando un círculo y al poco rato el hermano Anitam dijo: “Arranca con
los cantos Alatad” y de esa manera comenzamos todos a cantar la Canción
de la Alegría, siguiendo con Tú, Has Venido a la Orilla, Paz, Bienvenido
Hombre del Cielo y otras más que llenaron de amor los corazones de todos
los presentes. Luego de un rato, Eritel sugirió cantar el Om de 7 tonos y al
poco tiempo ya el grupo había alcanzado una vibración máxima al punto de
que algunos dejamos fluir de nuestro interior hermosas peticiones a favor
de la paz mundial, por la sanación de los enfermos, por la limpieza de las
aguas, los bosques y el aire, por el equilibrio ecológico, por el cuidado de la
madre naturaleza, por el uso de la cooperación y la negociación como
formas de resolver los problemas entre los individuos y las naciones, por la
unión de las razas y la desaparición de las fronteras y las murallas que
separan a los seres humanos y a los pueblos, y otras peticiones más que
inundaron de amor y compasión a todos los presentes.

      Todos entramos hacia la zona del muro y se escuchó al hermano
Carlos decir: “Esto era lo que yo necesitaba”. Frente al muro cantamos

                                                                                                       19
otras canciones y mantrams y también hicimos prácticas de dermóptica y
luego de un rato todos fuimos saliendo del sagrado lugar. El hermano
Alatad se quedó con una vibración tan alta que apenas pudo dormir esa
noche.

      14 de agosto - Día 12

     Eltiarem cumplía años ese día y temprano se fue a meditar frente al
muro; allí, frente al símbolo de la cara dentro de un corazón, con una cruz
encima, se proyecto visualizando a la dama de Luz y recibió lo que sigue:

       “La puerta ha sido abierta, el corazón aperturado; esta es la clave
del retorno de los orígenes, el nuevo ser, la nueva humanidad”.

      Cecea, La Dama de Luz.

       Observando el símbolo inscrito en el muro Eltiarem sintió la
interpretación siguiente:

      “La Humanidad (representada por el rostro), vibrando en la
energía del Amor (el corazón), con una conciencia superior, crística (la
cruz).”

     El grupo de caminantes le fue a cantar a Eltiarem la canción de
cumpleaños cuando él meditaba frente al muro.

      Durante la noche, frente al muro, los siete caminantes comenzamos a
cantar el mantram Zin Uru y al poco rato Sampiac le dice a Se-Sham lo
siguiente:

      “Sampiac en comunicación”.

      “Vuestros corazones han alcanzado una vibración y armonía que
les ha permitido entrar en contacto con el rayo de RA, es decir, el rayo de
la purísima luz, lo que viene a representar el aliento de vida que está en
todo y en todos”.

       “Vuestros corazones están tan alegres que su alma se regocija y
esto viene a hacer que su espíritu esté consciente con este rayo de vida”.

      En la proyección al interior del muro éste se abre y Se Sham se
encuentra con una mujer que intuye es una guardiana del Alto Paititi. Ella
le pide que la siga y lo conduce por una escalera de piedras y llega a una


                                                                        20
bóveda de roca iluminada. Se Sham le pregunta si ella era la mujer de luz y
ella le contesta: “Yo soy Cecea”.

       En el piso ella abre una puerta y lo invitó a pasar, bajando una
escalinata vertical; le muestra un libro como hecho de agua y empieza a
darle vueltas a las hojas (estas parecían cristales de roca, traslucidos como
el agua), explicándole el significado del petroglifo que estuvo interpretando
Eltiarem (el de la cara dentro del corazón con la cruz encima):

      “El símbolo es una marca que ahora tienen ustedes y que antes
otros hombres también lo han tenido”.

      “La cruz significa la conciencia en equilibrio, la armonía que es la
conciencia en sintonía. Lo importante de esa marca no es el hecho de ser
marcados, sino el mantenerla, pues muchos antes la han tenido y la han
perdido”.

      “Lo que implica el mantener esa marca viva en ti es ser antorcha
de luz para todos los que te rodean”.

      15 de agosto - Día 13

      El grupo expedicionario se despidió de los Maestros en el muro y
también hicimos un círculo de energía junto a los machiguengas que nos
habían acompañado durante todos esos días inolvidables de vivencias a
todos los niveles en la selva del Manú.

       Salimos de Pusharo a las 8:10 AM y luego de largas caminatas a
paso rápido llegamos a Aguaroa a las 9:50 AM. Allí descansamos un rato
esperando un peque-peque que nos recogería, pero como éste no acababa
de llegar decidimos seguir a pie hasta Tambo, donde arribamos cerca de las
11:30 AM. Un poco antes de llegar a ese punto nos topamos en la trocha
con la expedición de un canal de TV japonés había llegado en helicóptero y
que los peque-peque de la comunidad estaban a su servicio, por lo cual no
llegó el peque-peque a Aguaroa, y a su vez se hacía un tanto difícil alcanzar
el puesto de vigilancia de Santa Cruz, que era la meta del grupo. Sin
embargo, Miguel puso a nuestro servicio su peque-peque, cobrando un
precio razonable y así, finalmente, llegamos a Santa Cruz donde nos
bañamos, almorzamos y descansamos un poco, mientras se gestionaba que
una camioneta nos trasladara a Salvación, aunque se nos indicó que ya no
había ninguna movilidad. Ante esta situación nos dispusimos y decretamos
que llegaría la movilidad y dimos un plazo de tiempo. Finalmente logramos
nuestro propósito ya que una camioneta Pick-up llego por nosotros y


                                                                          21
negociamos el precio. Lo sorprendente de todo esto no solo se concretaba
lo decretado sino que curiosamente era el mismo chofer y vehículo que en
el 2005 transportara también a nuestros hermanos al salir del Parque
Nacional de Manú.

      Fue como a las 6:05 PM el grupo abordó el vehículo que nos llevó a
Salvación, llegando allí a las 8:46 PM. Ya en el hostal que nos albergó nos
enteramos por la TV que a la hora en que estábamos abordando la
camioneta estaba ocurriendo un terremoto de intensidad 7.9 en la costa sur
de Perú que afectó a varias comunidades como Pisco, Ica y otras,
produciendo más de 500 muertos y unos 700 heridos. . La intuición nos
decía que a pesar de la contingencia, se había minimizado el efecto del
sismo tal y como se trabajo con las irradiaciones. Lo mismo sería
confirmado mas tarde también con el huracán que llegase a las costas del
caribe mexicano.




        Es la comunión la tónica que hoy en día nos permitirá a todos los Rahmas acceder al recuerdo
conciente de quienes somos, en donde estamos y a que hemos venido. La Evolución esta en nuestras
manos y la clave de poder yace en nuestro interior… “Ahora es responsabilidad de cada uno en usarla
con Fe y Confianza”.




                                                                                                 22
Conclusiones
Con este viaje a la Base Azul se concretaron los objetivos siguientes:

1.       Llegar físicamente a la montaña azul donde se encuentra en
         su interior la Base Azul.

2.       Los caminantes mantuvimos la conciencia despierta, la
         armonía y sintonía con el entorno.

3.       Los peregrinos actuamos con fe y convicción y nos dejamos
         guiar por la intuición, activando los mecanismos donde se
         tiene el poder de hacer y desear para revertir y atenuar
         cambios derivados del parto planetario, así como para
         decretar y concretar el futuro de la nueva humanidad.

4.       El resultado y alcance de este viaje es el reflejo de todos los
         viajes anteriores, habiéndose alcanzado la unidad en la
         diversidad y reconociéndonos como hermanos en el tiempo
         en una comunión con nuestros hermanos machiguengas y
         con la Madre Naturaleza.

5.       La vibración del amor entre el grupo y el exterior se vio
         reflejada con una apertura sin precedentes desde el apoyo
         logístico para el acceso a la selva y la participación de la
         energía femenina en el otorgamiento del permiso de acceso
         a la comunidad machiguenga a través de la hermana
         Maribel García, quien con un grupo de España fue el apoyo
         de 7 hermanos en el muro de Pusharo más 7 en la Base
         Azul, confirmándose la clave 14.

6.       Asimismo también la valiosa participación de los tres
         hermanos machiguengas Calixto, Melitón y Gloria
         (representando la energía femenina en la Base Azul) que
         con toda humildad y con el corazón en la mano nos
         guiaron, nos protegieron y compartieron su conocimiento
         con el grupo. También estuvo presente José Mamani en
         representación del Parque Nacional el Manú quien expresó
         que los Rahmas estamos clasificados como ecoturismo
         místico y que somos los únicos que ingresamos a esa área
         restringida y reservada del parque.




                                                                     23
7.   Este grupo de peregrinos y caminantes representantes de la
     luz concluimos que es la fuerza del amor manifestada en el
     grupo la que debe trasladarse a todos los seres en este
     mundo para contagiar ese valor y ser puente de luz con el
     universo.

     Así ha llegado el momento en el que todos los Rahmas
     como parte de la humanidad despierten y sientan ese
     potencial que yace en su interior y que es ahora capaz de
     perdonar, de dirigir y de trascender las conciencias
     dimensionales para devolver a todos los seres la facultad de
     evolucionar por sí mismos.




             Gracias, muchas gracias…
                28 de Agosto 2007
                Grupo Baseazulinos




                                                              24

								
To top