El que habita al abrigo del Alt�simo morar� bajo la sombra

Document Sample
El que habita al abrigo del Alt�simo morar� bajo la sombra Powered By Docstoc
					El que habita al abrigo
           del Altísimo
morará bajo la sombra
      del Omnipotente




      Dr. Samuel Pagán
Los Salmos

   La lectura de los Salmos ha acompañado a los
    creyentes a través de la historia, pues en esos
    poemas la gente de fe ha descubierto sus
    sentimientos, anhelos, quebrantos, aspiraciones,
    esperanzas, gozos, tribulaciones... ¡En esos poemas
    espirituales nos vemos retratados! ¡Sentimos que
    los salmistas articulan nuestros sentimientos!
   Por esa particular afinidad espiritual y emocional, los
    Salmos se cantan, bailan, recitan y oran; además,
    han servido de fundamento para la consejería,
    predicación, educación cristiana y teología.
Salmo 91

   El Salmo 91 es una plegaria de confianza,
    una oración de seguridad, una afirmación de
    fe: «El que habita...».
    Es la exclamación gozosa y confiada del
    creyente que comparte con toda la
    comunidad el fundamento de su fe, la base
    de su esperanza: «Caerán mil y diez mil a tu
    diestra...».
Salmo 91

   Utiliza una gama extensa de imágenes de
    confianza y liberación, para poner de
    manifiesto su mensaje de seguridad: «Diré
    yo a Jehová, esperanza mía...».
    Además, este salmo tiene la peculiaridad de
    haber sido utilizado --o mejor dicho, mal
    citado-- por Satán en la tentación de Jesús.
   El triunfo no se alcanza escuchando malos
    consejos, sino obedeciendo a Dios.
Propósito del salmo

   El poema, que se puede dividir en dos grandes
    secciones principales, revela las preocupaciones
    básicas y los deseos fundamentales del autor:
   El salmista desea poner claramente de manifiesto la
    seguridad que produce tener fe en el Señor; quiere
    destacar la confianza que genera sentirse parte de
    la familia de Dios; anhela subrayar la esperanza
    como un valor fundamental en la vida, como un
    principio espiritual que propicia la salud mental; e
    intenta poner de relieve la protección de Dios como
    elemento indispensable para vivir una espiritualidad
    saludable.
Salmo 91.1-8

   En los vv-1-8 se presenta la base o el fundamento
    de la seguridad del salmista: La gente de fe
    descansa en la confianza que produce sentirse
    amparado y protegido por un Dios extraordinario.
   El Dios nuestro nos ayuda a crecer en los diversos
    órdenes de la vida --p.ej., como creyentes,
    profesionales, padres y madres, etc.--, nos cuida en
    la adversidad y nos evita dificultades; además, nos
    guía por los caminos de la vida y nos anima en el
    momento de crisis.
Salmo 91.9-16

   En los vv.9-16 se plantean las bendiciones
    extraordinarias que se desprenden de esa seguridad
    en el Dios Altísimo y Omnipotente. Confiar en el
    Señor produce una serie intensa y grata de
    resultados que incentivan la salud emocional y
    espiritual de los creyentes:
   Sus ángeles o enviados nos acompañan en el
    camino de la vida; nos brinda las fuerzas necesarias
    para triunfar en las contiendas más difíciles,
    descritas como «cachorros del león» o «dragón»; y
    nos garantiza su presencia continua en la vida.
Base de nuestra seguridad

   Nuestra seguridad en la vida descansa sobre la
    naturaleza divina. El Dios bíblico es la fuente de
    nuestra esperanza: «Dios es nuestro amparo...»;
    también es nuestro «Pastor»; y, además, como
    afirma este salmo, es «Altísimo y Omnipotente».
   Esa confianza no se fundamenta en la sabiduría
    humana, ni en las virtudes económicas, ni en los
    seguros de vida, ni en las conexiones políticas, ni en
    el poder de las milicias, ni en la eficacia de la
    tecnología, ni en la capacidad de comunicación, ni
    en los éxitos alcanzados, ni en la sagacidad
    empresarial...
Los verbos «habitar» y «morar»

   La gente que «habita» al abrigo del Altísimo,
    «morará» bajo la sombra del Omnipotente.
   «Habitar» y «morar» son dos verbos que revelan
    confianza, intimidad, cercanía, pertenencia,
    familiaridad. Ponen claramente de manifiesto la
    relación estrecha entre la persona creyente y Dios.
   La gente de fe no está de visita en la casa de Dios,
    no está de pasada en el Templo, no está en el culto
    por casualidad, no llegó al servicio porque no tenía
    nada que hacer, no está entre los creyentes por
    capricho.
¡No somos visitas!

   Los creyentes no son merodeadores ni visitas en la
    casa del Señor: ¡Son parte del hogar grande y noble
    que les permite disfrutar el «abrigo» y la «sombra»
    divina!
   Esta imagen del abrigo revela la capacidad
    extraordinaria de protección divina. El abrigo nos
    ayuda a mantener una temperatura adecuada en el
    cuerpo y, además, nos evita las enfermedades.
   La imagen evoca las acciones de los pájaros que
    protegen a sus crías debajo de sus alas: p.ej. Is 40.
La sombra de Dios

   La gente de fe reconoce en Dios el poder que libera,
    transforma, sana, guía, orienta, salva, redime y
    protege. La sombra divina es aliento, refugio,
    refrigerio, seguridad, sobriedad, descanso y salud.
    Su sombra nos inspira a meditar, orar, cantar,
    celebrar, llorar, reír, escribir, danzar y recitar. Su
    sombra es mucho mejor que las pastillas de dormir,
    los masajes orientales, las lecturas de la mano, el
    horóscopo, el yoga, la adivinación y los aeróbicos.
El Dios Altísimo y Omnipotente

   El Dios bíblico, que es Altísimo y Omnipotente, no
    nos ofrece un lugar de habitación temporera: ¡Nos
    brinda un hogar estable y permanente para habitar y
    morar! De repente, el Señor nos invita a su hogar, y
    nos convierte no en sus inquilinos temporeros ni en
    sus hospedados, sino en parte de su familia, en
    parte de su hogar, en parte de su grupo de apoyo,
    en parte integral de su núcleo íntimo. ¡No somos
    visitas! ¡No somos transeúntes! ¡No somos invitados
    de última hora! Porque «el que habita al abrigo del
    Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente».
El Dios Altísimo

   La Biblia se refiere a Dios como Altísimo (en
    hebreo, Elyon) para enfatizar su poder y
    autoridad.
   Es el Dios que todo lo gobierna y que tiene
    potestad absoluta sobre toda la creación.
   Es el Dios que dirige el universo, y gobierna
    los pueblos, y gobierna la iglesia, y gobierna
    los creyentes.
El Dios Altísimo

   Para los antiguos israelitas, el Señor habitaba en la
    cima de las montañas y en el Templo (p.ej., Sal
    121).
   Sin embargo, a Elías se le apareció en el Monte
    Carmelo; a Isaías se le reveló en su trono alto y
    sublime; a Jeremías se le manifestó como un
    poderoso gigante; a Ezequiel se le reveló en el río; y
    para nosotros, el Dios Altísimo habita y se revela
    donde dos o tres estén reunidos en su nombre,
    donde se ama, se bendice, se ayuda, se apoya al
    necesitado, se libera al cautivo...
El Dios Altísimo

   El Dios Altísimo está en el templo y en la
    casa, en el trabajo y en el carro, en el parque
    y en la escuela, en el culto público y la
    meditación privada, en el gozo y la
    tribulación, en las risas y las lágrimas, en la
    vida y en la muerte, en la crisis y en el
    disfrute pleno de la existencia humana.
El Dios Altísimo

   El Dios nuestro no está escondido ni huye ante la
    adversidad, no se amilana ni se desorienta. Está
    siempre presente y nos acompaña, aunque
    pasemos por el valle de la sombra de muerte;
    aunque no lo sintamos; aunque no lo entendamos;
    inclusive, aunque no lo busquemos.
   Un Dios soberano y eterno no se deja amedrentar
    por nuestras pequeñeces ni por nuestras
    inmadureces. ¡El Dios Altísimo nunca nos deja!
Un Dios que cuida

   La verdad divina nos protege de cometer errores y
    nos ayuda en los importantes procesos decisionales
    de la vida.
   Esa verdad del Señor -- que en el Nuevo
    Testamento se relaciona con Cristo (Jn 14.1)-- nos
    ayuda a mantener la fe, aunque las fuerzas
    humanas se estén esfumando, aunque la energía
    personal se esté extinguiendo, aunque las rodillas
    se estén doblando: ¡La palabra de Dios es la verdad,
    y la verdad es la fuerza que nos libera y transforma!
El Dios Omnipotente

   El Dios Omnipotente (en hebreo, Shadday) alude a
    la capacidad y el deseo divino de intervenir con su
    poder salvador y libertador, cuando las fuerzas
    humanas se están esfumando; es una referencia a
    las grandes manifestaciones divinas, cuando la
    gente está agobiada y se siente herida, angustiada,
    derribada, derrotada y caída. Es una referencia al
    Dios que se le reveló a Abrahán en Ur, al Señor que
    llamó a Jeremías desde antes de nacer, al Dios que
    intervino con el Apóstol Pablo camino a Damasco, y
    al Señor que llegó a Patmos y bendijo al vidente
    Juan.
Nuestra seguridad y esperanza

   El salmista declara a viva voz la confianza que tenía
    en el Señor: «Diré yo al Señor, esperanza mía y
    castillo mío, mi Dios en quien confiaré».
   El poeta afirma de forma clara el fundamento de su
    fe: Dios es como un castillo que protege de los
    ataques del enemigo; es como una fortaleza que
    inspira seguridad; es como un refugio que produce
    esperanza; es como un alcázar que genera
    confianza.
   El Dios del salmista no es un talismán que engaña ni
    es una imagen inmóvil, no es un amuleto de la
    buena suerte ni es una divinidad pequeña e inerte.
El Dios bíblico es fiel

   Nuestro Dios es refugio, esperanza y castillo, para
    librarnos del «terror nocturno», que puede ser una
    buena imagen de los temores que nos llegan
    cuando estamos solos y repasamos nuestra vida. Es
    el recuerdo de nuestras acciones adversas y la
    memoria de nuestros pecados. Es la conciencia que
    nos acusa, cuando estamos en el anonimato de la
    noche.
   El Señor nos salva del «lazo del cazador», que es
    una imagen que revela las acciones de nuestros
    enemigos, es una alusión a la gente nos desea mal,
    simbolizan las tramas y artimañas humanas.
Dios es fiel

   El salmista reconoce que el Dios Altísimo y
    Omnipotente es el que le evita la «peste
    destructora», que para los antiguos representaba las
    cosas invisibles, el mundo espiritual de maldad, las
    fuerzas malévolas que tratan de quitar la paz, las
    dinámicas humanas que se fundamentan en el odio
    y el rencor para quitarle la tranquilidad a la gente de
    bien.
   ¡Dios es más poderoso que las fuerzas destructoras
    en la vida!
Seguridad del salmista

   Dios puede más que los terrores nocturnos, puede
    más que los lazos de cazadores humanos, puede
    más que las pestes destructoras, y puede mucho
    más que los ataques del enemigo.
   El Señor puede más que los temperamentos
    incontrolados, puede más que las lenguas viperinas,
    puede más que los ambientes de trabajo hostiles,
    puede más que los esposos o esposas
    impertinentes, puede más que las familias
    disfuncionales, puede más que la crisis económicas,
    y puede mucho más que el mal genio y las malas
    palabras.
Dios es más poderoso …

 Nuestro Dios puede más que todas las
  fuerzas del mismo infierno, pues
  «caerán a tu lado mil y diez mil a tu
  diestra, mas a ti no llegarán».
 Y ese extraordinario poder, está al
  servicio de la gente de bien y de las
  personas en necesidad.
Dios cuida a su pueblo

   Con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas
    estarás seguro». Esta es una metáfora de
    seguridad, confianza y esperanza.
   Las imágenes de «plumas» y «alas» aluden al
    mundo animal, revelan el amor de las aves por sus
    polluelos. Las plumas y las alas son a la vez
    instrumentos de vuelo y de protección. Con ellas se
    conquista el espacio, y con ellas se protegen de los
    animales enemigos.
El poder divino en acción

   Las plumas y las alas representan el poder
    divino que nos levanta sobre nuestras
    dificultades; nos levanta sobre las
    adversidades; nos levanta sobre nuestros
    enemigos; nos levanta sobre lo que nos
    impide volar, crecer, pensar, analizar y
    desarrollarnos en la fe.
La verdad divina nos fortalece

   «Escudo y adarga es tu verdad». La confianza del
    salmista en el Señor identifica otras características
    importantes de las intervenciones divinas:
   La verdad de Dios --p.ej., que alude a su naturaleza
    santa, esencia liberadora y poder transformador--
    funciona como escudo, adarga y espada: ¡Actúa
    como instrumento de defensa y ataque! El escudo
    es para la protección; y la espada o adarga es un
    arma de combate.
Imágenes de protección

   Los dos pares de imágenes de protección
    ponen de manifiesto la totalidad de la
    cobertura divina.
   «Las plumas y las alas», y «el escudo y la
    adarga» denotan algo completo. Se toman
    del mundo animal y del humano, que es una
    manera de enfatizar lo completo de la ayuda
    y protección de Dios.
Protección total

   «Pestilencia en la oscuridad y mortandad en medio
    del día»: Estas imágenes revelan que el Señor está
    constantemente pendiente de su pueblo, su ayuda y
    protección es de día y de noche.
   «Las saetas» pueden aludir a los enemigos
    humanos, y «la pestilencia» que trae mortandad es
    posiblemente una referencia al mundo espiritual.
   No importa la naturaleza o extensión del problema,
    el Señor no permitirá que nos venza...
Beneficios de la seguridad

   Cuando la gente confía en al Dios Altísimo y
    Omnipotente, el Señor hace lo siguiente:
   Envía a sus ángeles para que nos cuiden en todos
    los caminos, «para que nuestro pie no tropiece en
    piedra».
   Nos da la victoria en la vida, simbolizada en el
    triunfo definitivo sobre el león, el áspid y el dragón.
   Y establece comunión con los seres humanos, que
    es una garantía de ayuda, protección, perdón,
    misericordia, liberación y salvación.
Dios nos protege

   La seguridad del salmista y de los creyentes se
    fundamenta principalmente en la naturaleza
    extraordinaria del Dios bíblico:
   Nuestro Dios está muy interesado en proteger al ser
    humano, para propiciar el ambiente de
    agradecimiento, alabanza y crecimiento
    indispensable para la vida plena y grata que el
    Señor quiere para su pueblo. Nos protege el Señor
    para que podamos amar, bendecir, ayudar,
    agradecer y perdonar. El Señor nos hace mejores
    padres y madres, mejores esposos y esposas,
    mejores amigos y empleados, mejores jefes...
Nuestra confianza

   Nuestra confianza se basa en que el Dios Altísimo
    no quiso vivir en la lejanía y se metió en nuestro
    mundo para enseñarnos a amar, perdonar, bendecir
    y dar por gracia lo que por gracia hemos recibido.
    No se quedó en el más allá, y llegó a Palestina para
    enseñarnos cómo se vive la fe en medio de
    adversidades, problemas, persecuciones,
    desesperanzas, estrecheces, conflictos, contiendas.
Dios responde a nuestros clamores

   El Dios del salmista está interesado en responder a
    los clamores humanos:
   Le ayuda ante los peligros físicos, emocionales y
    espirituales; le fortalece en medio de las
    adversidades más complejas de la vida; le apoya en
    las crisis más difíciles de la existencia; le ampara
    cuando atraviesa las tempestades más complejas y
    peligrosas; le cuida en tiempos de enfermedad y
    salud; y le brinda el poder necesario para ponerse
    de pie y ser más que vencedor por medio de Aquel
    que nos amó.
El apóstol Pablo

   En la tradición de este salmo, el Apóstol indicó:
   «Tenemos este tesoro en vasos de barro, para que
    la excelencia del poder sea de Dios y no de
    nosotros: «Que estamos atribulados en todo, mas
    no angustiados; perplejos, pero no desesperados;
    perseguidos, pero no derrotados; caídos, pero no
    derrotados».
   Además indicó: «Que ni la muerte ni la vida, ni
    principados ni potestades, ni lo presente ni lo
    porvenir, ni ninguna cosa creada nos podrá separar
    del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor
    nuestro».
La esperanza de los creyentes

   Las iglesias y los creyentes de hoy deben entender
    que la esperanza nuestra no está en nuestros
    recursos, aunque son muy importantes. El
    fundamento de nuestros programas no está en
    nuestras capacidades, aunque son necesarias. La
    efectividad de nuestra misión no se relaciona con
    nuestras destrezas, aunque son requeridas. El
    futuro de nuestros proyectos no descansa en
    nuestra sabiduría, aunque es fundamental.
Nuestro futuro

   Nuestro futuro efectivo se relaciona con una buena
    comprensión e interpretación de nuestro pasado y
    de nuestras tradiciones.
   La teología reformada, que afirma y celebra la
    soberanía de Dios en medio de la historia humana,
    no es un extra optativo de las iglesias del siglo XXI
    sino un requisito indispensable.
   Nuestra afirmación teológica indispensable es la que
    dice: «El que habita al abrigo del Altísimo, morará
    bajo la sombra del Omnipotente».

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:18
posted:2/21/2012
language:
pages:35