Docstoc

LA CASA DEL TÚMIN “Sembremos justicia y el fruto será paz” (DOC)

Document Sample
LA CASA DEL TÚMIN “Sembremos justicia y el fruto será paz” (DOC) Powered By Docstoc
					    LA CASA DEL TÚMIN: “Sembremos justicia y el fruto será
                           paz”
                                                           Dr. Fernando Antonio Noriega Ureña*
                                                                           México, D.F. 1 de febrero de 2012




S
       egún informan los medios de comunicación, el Túmin ha surgido como una respuesta
       de la comunidad del municipio de Espinal, en el estado de Veracruz, ante la escasez
       de oportunidades y deterioro de la vida material de sus habitantes; es decir, ante el
empobrecimiento. Organizados bajo la promoción y orientación técnica de científicos
sociales de la Universidad Veracruzana Intercultural, un grupo de agricultores,
comerciantes, prestadores de servicios, artesanos e incluso artistas, se congregaron en la que
hoy se conoce internacionalmente como la Casa del Túmin; lugar de deliberación del
consejo comunitario responsable de la emisión de medios de pago y de la regulación de su
circulación. Entró en vigencia a finales de 2010, como un gesto de desobediencia popular en
el marco del bicentenario de la Independencia Nacional y del centenario de la Revolución.
Se trata, según reporta la prensa, de una forma efectiva de respuesta a las injusticias
derivadas de la escasez de crédito, de circulante y de actividad productiva. Se reporta
también que el volumen de transacciones entre los miembros de la red, que a la fecha suman
más de 100, ha crecido considerablemente y ha fomentado la actividad productiva de todos
ellos desde la emisión del Túmin.
    ¿Qué y a quién juzgar? El Túmin, a la luz del artículo 28º, párrafos sexto y séptimo de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y del Capítulo II, artículos 12 y 13
de la Ley Monetaria vigente en el país, si es definido como moneda, es ilegal. Sin embargo,
si nos remitimos a los artículos 3° y 4° de la Constitución, y al primer párrafo del 28°, cabe
perfectamente la posibilidad de poner en tela de juicio la eficiencia con la que el Banco de
México (BM), ha cumplido su papel de garantizar la estabilidad del poder adquisitivo de la
moneda, y de otorgarles razón a quienes ante ese fracaso han conseguido un mecanismo de
defensa que, técnicamente hablando, podrá siempre diferir de lo que es una moneda de curso
legal, o podrá aproximarse a está tanto como se quiera. Esto significa, en resumen, que la
autoridad monetaria se encuentra frente a un problema complicado que puede poner en
evidencia su propia ilegitimidad, y una especie de controvertido intento de hacer imperar la
ley donde la gente se las ha ingeniado para restaurar la dignidad de su vida material.
   El carácter autónomo del BM no lo exime de su responsabilidad constitucional ante la
sociedad. Aquí hace su inevitable aparición un aspecto de carácter teórico, importante para
evaluar su autonomía: según los testimonios de los habitantes del Espinal que forman parte
de la red de mercados alternativos a través del Túmin, el dinero es un objeto no neutral, y su
administración por tanto puede beneficiar o perjudicar. Ellos, ante el perjuicio que han
resentido, e incluso como un mecanismo de defensa ante "la crisis global", según dicen, han
creado su propia solución. ¿Qué argumento puede esgrimir el Banco de México para
demostrar su eficiencia social y cancelar legítimamente el Túmin, detener el progreso de la
red de comuneros que participan de este sistema de pagos, e imponer la exclusiva vigencia
del peso mexicano en el Espinal? La respuesta no me es evidente.
                              --------------------0--------------------

*
  Profesor Titular de TC Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Miembro del Seminario
Permanente sobre Teoría de la Inexistencia del Mercado de Trabajo. Contacto: noriega@correo.azc.uam.mx

				
DOCUMENT INFO
Tags:
Stats:
views:70
posted:2/19/2012
language:
pages:2