NIETZSCHE 1 logse by OnJjzm

VIEWS: 6 PAGES: 12

									NIETZSCHE.
A) MARCO VITAL
1.- VIDA.
        Friedrich Wilhelm Nietzsche nació en 1844 en Röcken (Prusia) de padre polaco
y madre alemana. Estudió en la famosa escuela de Pforta, en Turingia, y desde muy
temprano se aficionó a la música. Y también desde muy temprano comenzaron sus
dolores de cabeza, primeros síntomas de su enfermedad. En 1864 empezó sus estudios
de filología clásica en Bonn, y al año siguiente los continuará en Leipzig, donde entrará
en contacto con la filosofía de Schopenhauer, pensamiento por el que se muestra
entusiasmado. En 1868 conoce a Wagner y en seguida se siente atraído de forma
especial por su música. En 1869 es nombrado catedrático extraordinario de filología
clásica en la Universidad de Basilea, aunque por esa época su interés se decanta ya por
la Filosofía. Su amistad con Wagner se va a ir estrechando cada vez más pues, por esa
época, Wagner es todavía un rebelde y un revolucionario, aunque por poco tiempo,
seguidor de Schopenhauer en Filosofía. También es esta época Nietzsche va a trabar
amistad con el teólogo radical F. Overbeck y con Paul Rée. En 1872 publica El
Nacimiento de la Tragedia y en 1878 rompe su amistad con Wagner. Al año siguiente el
avance de su enfermedad le obliga a abandonar la cátedra de Basilea. A los treinta y
cinco años Nietzsche va a comenzar una vida de viajes continuos, especialmente hacia
el Mediterráneo y los Alpes, buscando un alivio para su mal que por esa época se
manifiesta en forma de terribles dolores de cabeza, de ojos y vómitos. De esta manera,
en 1881, estando en el balneario de Sils-Maria, en la Alta Engadina, en Suiza, recibe la
inspiración de la idea del eterno retorno, clave de bóveda de su obra fundamental Así
hablaba Zaratustra. En 1882 va a conocer a una mujer que marcará de forma
determinante el resto de su vida. Lou Andreas Salomé, quien va a rechazar su petición
de matrimonio pero que le va a inspirar un nuevo deseo de vivir. En 1889 va a sufrir un
colapso en una plaza de Turín y deberá ser internado en una clínica psiquiátrica con
parálisis progresiva: a partir de entonces pierde definitivamente la razón, quedando al
cuidado de su madre y de su hermana. Muere en 1900, la primera edición de sus obras
completas aparecerá entre los años 1901 y 1903, sin embargo, hay que tener en cuenta
que la hermana de Nietzsche falsificó numerosos pasajes de sus escritos, especialmente
de las cartas.




                                                                                       1
2.- MARCO HISTÓRICO.
       El marco histórico en el que se encuadra el pensamiento de Nietzsche es el de la
segunda mitad del siglo XIX. En Europa, esta época va a venir marcada por las
consecuencias de la Revolución francesa. En efecto, la Revolución va a traer sobre
Europa los nuevos aires de la Ilustración, que en Alemania se van a personalizar en la
figura de Kant. E, desarrollo posterior de la Revolución va a desembocar en el Imperio
de Napoleón Bonaparte, que emprende una guerra de conquista en Europa. Los
intelectuales alemanes, sobre todo los prusianos, enfrentados al absolutismo de Federico
Guillermo II van a apoyar en su mayoría a los ejércitos franceses que invaden los
territorios alemanes durante los primeros años del siglo. En 1815, la Santa Alianza,
formada por Austria, Rusia y Prusia derrota a Napoleón, pero los aires de la Revolución
ya han prendido en Europa. De esta forma, se van a suceder a partir de 1830 una serie
de Revoluciones burguesas, las más importantes de las cuales van a ser, por lo que a la
futura Alemania respecta, la de 1848, donde se va a empezar a forjar la unificación de la
nación bajo el mando de Prusia y la de 1871, que supondrá la unificación alemana bajo
el nombre de Imperio Alemán o Reich y que tendrá especial importancia por cuanto va
a constituir el primer ensayo de un régimen socialista en Europa.

3.- MARCO SOCIAL Y POLÍTICO.
       La segunda mitad del siglo XIX se caracteriza por la división de la sociedad en
clases y, especialmente por la aparición de una nueva clase social: el proletariado.
Producto del nuevo modo de producción capitalista, el proletariado nace como aquella
clase que no posee absolutamente nada, sólo su prole (de ahí el nombre de proletariado)
y su fuerza de trabajo, que es lo que puede vender a cambio de un salario que le permita
subsistir, es decir, renovar la fuerza de trabajo. En estas condiciones, siendo el
proletariado la negación absoluta de la riqueza de la sociedad capitalista de la época, se
va a convertir en la clase revolucionaria, frente a la burguesía dominante. Esta idea es
importante por cuanto Nietzsche va a acusar al proletariado de ser los esclavos que se
rebelan contra los amos, los débiles que se levantan contra los fuertes.
       Por otra parte, en lo que a la situación política se refiere, el siglo XIX, y
especialmente su segunda mitad, se ve marcado por la aparición de nuevos sistemas
políticos enfrentados.. de esta forma, en el siglo XIX van a tener, en mayor o menor
medida, relevancia las siguientes concepciones políticas: a) Liberalismo. Los orígenes
del liberalismo se encuentran en la doctrina del contrato social de Locke, en el siglo


                                                                                        2
XVII, pero se va a desarrollar como ideología política a lo largo del siglo XIX. Las
ideas centrales del liberalismo son la defensa de la propiedad privada y de la llamada
“libertad negativa” es decir, la idea de que el estado no intervenga en los asuntos de los
ciudadanos, especialmente en los asuntos económicos. Surge así la doctrina del laissez
faire, fundamental en la concepción económica liberal, y según la cual el estado no debe
intervenir en los asuntos económicos de un país, dejándolos en manos de los
empresarios y los industriales.
       b) Tradicionalismo. El tradicionalismo se va a enfrentar al liberalismo bajo la
forma del conservadurismo. Los conservadores son partidarios de la idea de que lo que
debe marcar la vida política de una nación debe ser la tradición y las costumbres –la
llamada política consuetudinaria- frente a la idea liberal de de que el eje de la política ha
de ser la economía. De esta forma, los tradicionalistas van a defender la idea de un
estado fuerte, absolutista -frente al Estado mínimo de los liberales determinado por el
laissez faire- que regule en intervenga en todas las facetas de la vida de la nación,
incluida la economía.
       c) La democracia. La democracia en el siglo XIX aparece como consecuencia de
las doctrinas políticas de los ilustrados, especialmente de Rousseau. Sin embargo, es tan
sólo una teoría política, que no se desarrollará en la práctica hasta los primeros años del
siglo XX, y no se convertirá en sistema generalizado hasta la segunda mitad de este
siglo, después de la Segunda Guerra Mundial.
       d) El socialismo y el anarquismo. La aparición del proletariado y su situación de
alienación y explotación van a hacer surgir -de la mano especialmente de Karl Marx, y
Friedrich Engels, pero también de otros autores, como Proudhon, Owen, Fourier o
Blanqui- el socialismo como teoría política. La idea central del socialismo es la
liberación del ser humano de la alienación a la que le conducen las condiciones de
trabajo en la sociedad capitalista industrial. Siendo la propiedad privada de los modos
de producción la causante de esta situación, la clave del pensamiento socialista será la
abolición de la propiedad privada y el establecimiento de unas nuevas relaciones de
producción donde el ser humano no se aliene en su trabajo sino que, en él se relacione
con la naturaleza y el resto de las personas. El anarquismo surge del socialismo pero se
enfrenta a él en tres aspectos: la abolición del estado que mantienen los anarquistas
frente a los socialistas; la destrucción de las condiciones materiales del capitalismo,
frente a la idea socialista de su conservación como logros de la humanidad que habrán



                                                                                           3
de cambiar su condición de elementos de explotación en la nueva sociedad sin clases y
la acción directa en política, frente a al idea socialista, o más bien marxista, de la
necesidad de conjugar la teoría y la praxis en vistas a la revolución social.
       e) El nacionalismo y el imperialismo. El siglo XIX es el siglo de los
nacionalismos. Las revoluciones burguesas van a dar como resultado el afianzamiento
del sentimiento nacional de la mayoría de los pueblos europeos. En Alemania, en
concreto, las revoluciones de 1848 y 1871 suponen la unificación del Reich alemán,
unificación que necesita de un sentimiento de identidad nacional que aúne a todos los
pequeños estados que van a pasar a constituir el imperio. Este sentimiento se consigue –
en Alemania y en cualquier otra país- con la creación de un mito nacional que haga
crecer en los individuos el sentimiento de pertenencia a una tierra, una raza y una
cultura comunes. Es la idea de la madre tierra o de la madre patria y de los héroes que la
forjaron. En Alemania, el mito nacional van a ser las leyendas de los nibelungos, Tristán
e Isolda, el oro del Rhin o las walkirias, que serán los temas sobre los que trabajará
Wagner. El imperialismo es consecuencia necesaria del nacionalismo. Una vez que se
ha exaltado el espíritu nacional es preciso que ese espíritu se expanda hasta constituir un
imperio a costa de aquellos pueblos que no comparten esa unión espiritual, es decir, los
pueblos bárbaros.


4.- MARCO CULTURAL.
       El marco cultural de la segunda mitad del siglo XIX está determinado por el
auge y declive del romanticismo. Los rasgos generales del romanticismo, que en
Alemania estará representado por Goethe, en la primera mitad del siglo y por Wagner
en la segunda, y que van a marcar de forma decisiva la filosofía de Nietzsche, que en
gran parte será una filosofía romántica, son los siguientes: a) En primer lugar en un
movimiento que alude a las facultades irracionales del ser humano, a los deseos y
sentimientos, a la voluntad, y deja de lado la razón; b) exalta la individualidad frente a
la especie. Es una muestra del nominalismo que va a marcar el pensamiento de
Nietzsche, c) El romanticismo va a hacer especial hincapié en la idea del espíritu del
pueblo, de un espíritu portador de los valores tradicionales de la raza. Esta idea que
desemboca en la imagen del culto al héroe, muy presente en la música de Wagner, está
íntimamente relacionada con el desarrollo del nacionalismo citado más arriba; d) se
mantiene la idea de que la naturaleza es un todo orgánico y vivo, idea clave en la


                                                                                         4
concepción vitalista de la filosofía nietzscheana; e) hay una exaltación de la tradición y
de la historia, relacionada con la idea del Espíritu del pueblo; f) la verdad es una
creación humana. Esta concepción de la verdad, que viene a afirmar que no existe algo
así como una verdad universal, sino que la verdad es una cuestión de la perspectiva
individual de cada uno, va a ser determinante, como veremos, en la idea de verdad de
Nietzsche.
       Frente al romanticismo, a finales del siglo XIX y principios del XX, va a
aparecer el positivismo que, en literatura y en arte , se va a plasmar en movimientos
como el realismo y el naturalismo, que defiende la primacía del hecho real, positivo,
frente a las ideas románticas.


5.- MARCO FILOSÓFICO.
       En la Filosofía del XIX nos podemos encontrar con los siguientes elementos: por
un lado, el idealismo, que a mediados del siglo se encuentra en pleno auge con su
máximo representante, Hegel, que mantiene la idea de la dialéctica del espíritu en su
camino hacia el Absoluto. Por otro lado, y como reacción frente al idealismo aparecerán
en primer lugar, el positivismo, fundado por Auguste Comte, que frente a la metafísica
del absoluto del idealismo mantiene que los hechos positivos, reales, deben ser el único
objeto de la investigación filosófica.
En segundo lugar,     Karl Marx se enfrenta a Hegel al afirmar que el movimiento
dialéctico de la historia no se da en el espíritu, sino en la realidad, con lo cual la
dialéctica pasa de ser un elemento justificador de la realidad a ser un elemento
transformador. Marx también se va a enfrentar al positivismo al establecer un deber-ser
que se enfrenta al ser o la realidad positiva, que según los positivistas es el único marco
de referencia para cualquier tipo de juicio moral.


6.- PRINCIPALES INFLUENCIAS RECIBIDAS.
       El pensamiento de Nietzsche es tremendamente original en sus planteamientos.
Es muy difícil hablar de autores que hayan influido en él, puesto que su filosofía es una
crítica despiadada a toda la cultura occidental anterior. Aún así, hay una serie de
pensadores que determinan la formación de su pensamiento. Por un lado Heráclito, que
con su idea del devenir frente al ser influye en la concepción nietzscheana de que no
existe un ser fijo y determinado y en su idea del eterno retorno. También es notable la

                                                                                         5
influencia de Demócrito en la concepción azarosa de la realidad,. De hecho, Nietzsche
va a reivindicar a los autores presocráticos en general frente a la filosofía posterior que
se inicia con Sócrates.
       Es también innegable la influencia que Nietzsche va a recibir de Arthur
Schopenhauer. La idea de Schopenhauer de que el mundo se divide en voluntad y
representación –el noúmeno y el fenómeno kantianos- y que la voluntad, una fuerza
irracional e incognoscible, es lo que subyace a la representación, determinándola, va a
ser fundamental en la concepción de la vida de Nietzsche y en su idea de la voluntad de
poder como generadora de valores. Además, a través de Schopenhauer Nietzsche va a
recibir la influencia de la Filosofía oriental, sobre todo de los Vedas, que va a ser
rastreable en su idea del eterno retorno


B) FILOSOFÍA DE NIETZSCHE
1.- OBRA
       Se distinguen cuatro períodos.
       1.- Período romántico. Filosofía de la noche. Es el período de Basilea. Se inspira en
los presocráticos (sobre todo en Heráclito) Schopenhauer y la música de Wagner y escribe
El Nacimiento de la Tragedia, dedicado a Wagner. Considera el arte como el medio de
penetrar en la realidad, en el fondo nocturno de la existencia (lo dionisiaco contrapuesto a
la luminosidad de lo apolíneo). Dioniso, dios de la noche, y el poeta trágico son en este
período las figuras de la actitud auténtica de la vida. La contraposición dionisiaco-apolíneo
es el tema principal de este período, sobre el que volverá continuamente.


2.- Período ilustrado. Filosofía de la mañana. Hay una brusca ruptura con el período
anterior. Rompe con Wagner y Schopenhauer y se inspira en Voltaire y los ilustrados
franceses y adopta una postura científica para condenar la metafísica, la religión y el arte.
La figura ahora es el hombre libre.
3.- Período del mensaje de Zaratustra. Filosofía del mediodía. Nietzsche llega a su máxima
altura y escribe su obre fundamental: Así habló Zaratustra. Zaratustra será a partir de ahora
la figura misma de Dioniso, pero también el superhombre.
4.- Período crítico. Filosofía del atardecer. Nietzsche ataca directamente a toda la cultura
occidental: la Filosofía la religión y la moral tradicionales. Es éste un período violento y



                                                                                               6
apasionado (está en la fase terminal de su enfermedad. Zaratustra baja de las alturas hacia
una civilización que está en su ocaso, minada por el nihilismo. La expresión de Nietzsche
es cada vez más agresiva y la figura es el filósofo a martillazos, el que maldice al último
hombre que precede al superhombre.


2.-CONCEPTO DE VIDA.
Basado en dos figuras fundamentales: Dioniso y Zaratustra.
2.1.DIONISO.
       El Nacimiento de la tragedia es la primera obra de Nietzsche, dedicada a Wagner e
inspirada en Schopenhauer. Según Nietzsche la tragedia griega se origina gracias a la
fusión de dos elementos fundamentales del espíritu griego: Dioniso (que representa la
noche, la oscuridad, la voluntad irracional, la cosa-en-sí, el Uno primordial e impersonal, la
embriaguez y el dolor cósmico) y Apolo (que representa el día, la luminosidad, el
fenómeno, el principio de individuación, el ensueño y la alegría solar). Según Nietzsche el
auténtico héroe de la tragedia y el representante de la vida es Dioniso, pero a partir de
Eurípides, de la entrada de la razón, de la anti-vida, desaparece Dioniso, pero también
Apolo y solo queda Sócrates. Sócrates es el enemigo de la vida, el gran corruptor, con él
triunfa el hombre teórico sobre el hombre trágico, el impone el optimismo en la ciencia, el
diálogo platónico sustituye a la tragedia griega, el saber se convierte en medicina universal
y el error es el supremo mal.
       Nietzsche afirma que existe una lucha eterna entre la consideración teórica y la
consideración trágica del mundo. Gracias a Schopenhauer y a Wagner vuelve a triunfar lo
trágico-dionisíaco. Nietzsche nunca abandonará su aceptación de Dioniso y Zaratustra es
Dioniso transfigurado.
2.2. ZARATUSTRA.
       Dioniso se identificaba demasiado con la metafísica de Schopenhauer. La nueva
visión de Nietzsche en su tercera época rechaza toda metafísica y se mantiene únicamente
en el campo axiológico de los valores morales. Por eso Nietzsche recoge la figura de
Zaratustra, que según él es el creador de la moral -la contraposición entre el bien y el mal-.
Por eso, invirtiendo su significación, lo convierte en el que supera la moral, en el que va
más allá del bien y del mal. Sin embargo, en su afirmación de la vida y de su voluntad de
vivir, en su decir sí al mundo, Zaratustra significa lo mismo que Dioniso: Zaratustra es
Dioniso despejado de la metafísica de Schopenhauer. Su gran enemigo es también


                                                                                              7
Sócrates, Platón y todo lo que ellos representan. La única diferencia es que ahora
Nietzsche representa a ese enemigo en la civilización cristiana: Dioniso contra Sócrates,
Zaratustra contra el cristianismo. Toda la filosofía de Nietzsche es el mensaje de
Zaratustra.


3.- CRITICA A LA CULTURA OCCIDENTAL.
       Muestra siempre las mismas constantes: a) Un mismo método: el análisis
psicológico, que consiste en denunciar los instintos que animan las distintas
manifestaciones culturales. Cuando el método psicológico se desarrolla en todas sus
posibilidades se convierte en genealogía de los valores. b) Un mismo diagnóstico. Todo
procede de un mismo instinto: la voluntad de nada, el odio y el temor a la vida. Por lo tanto
la cultura occidental está sumida en el nihilismo, en su propia destrucción. c) Un mismo
enemigo. La crítica de Nietzsche se dirige a todos los aspectos de la cultura occidental:
Ciencia, arte, filosofía, religión, etc.. Todo ello se resume en una sola palabra: cristianismo.
Nietzsche ataca tanto al cristianismo como a la cultura occidental en su conjunto.


4.- CRITICA A LA MORAL.
       Nietzsche aborda el estudio de la moral a partir del estudio de los prejuicios
morales. Para ello emplea el método genealógico que consiste en una investigación
etimológica e histórica de la evolución de los conceptos morales. Según él su investigación
le llevó al resultado siguiente: en todas las lenguas bueno significó originariamente lo
noble y lo aristocrático, contrapuesto a lo malo (lo simple, lo vulgar y lo plebeyo). Más
tarde surge otra contraposición: bueno-malvado. Esta contraposición se enfrenta a la
anterior y la desplaza. El origen histórico de este desplazamiento es el siguiente: los
considerados malos se rebelan, se llaman a sí mismos buenos y consideran a los nobles
como malvados. Esta transmutación es iniciada por los judíos y continuada por los
cristianos. La moral surge como producto de una rebelión de esclavos y es producto del
resentimiento. Este creó los valores morales de occidente y es responsable de la aparición
de una civilización enemiga de la vida.
4.1 -LA TRANSVALORACIÓN DE TODOS LOS VALORES
       Nietzsche vuelve continuamente sobre los mismos temas, y todos se reducen a uno
sólo: la afirmación de la vida. Por eso, la transvaloración de los valores es otra perspectiva
de lo mismo. Hasta ahora la humanidad ha valorado todo lo que se opone a la vida y la

                                                                                              8
moral vigente procede de un espíritu decadente. Por eso hay que transvalorar los valores y
afirmar de nuevo la vida. Es en este sentido en el que Nietzsche se llama a sí mismo
inmoralista y afirma que hay que recuperar la inocencia primitiva y estar más allá del bien
y del mal
4.2- EL SUPERHOMBRE.
       El superhombre anunciado por Zaratustra es el nuevo hombre, pero
fundamentalmente es un tipo moral. Nietzsche lo contrapone al "último hombre", es decir
al hombre más despreciable que es incapaz de despreciarse a sí mismo. Como aparece el
superhombre no lo explica Nietzsche. Es probable que lo traiga el eterno retorno y que el
superhombre sea el hombre primero, el inocente primitivo que perdura en los
presocráticos.
       En todo caso el superhombre es el producto de tres transformaciones del espíritu:
camello, león y niño. El camello carga con todo, es el "tú debes". El león es la rebelión
contra la carga, es el "yo quiero". Pero el león no puede crear nuevos valores. Para hacerlo
es necesario que se transforme en niño, porque el niño es el que posee la inocencia, es el
que está más allá del bien y del mal, es el primer hombre y el nuevo comienzo del eterno
retorno. El superhombre, pues, no es un personaje terrible (Hitler), es un niño.
4.3-. LA VOLUNTAD DE PODER.
       El mundo, el hombre y la vida son voluntad de poder. En primer lugar la voluntad
de poder no es la voluntad según la definen los psicólogos (una voluntad abstracta e
indiferente) ni es la voluntad en el sentido de Schopenhauer. Es en este doble sentido en el
que Nietzsche afirma que no hay voluntad.. La Voluntad no es voluntad pasiva (voluntad
de obedecer) ni tampoco voluntad de nada, voluntad simplemente aniquiladora. Tampoco
es la voluntad de verdad del hombre teórico (reflejo pasivo del mundo) ni una voluntad
que busca el placer y evita el dolor. No es ni siquiera una voluntad de vida, sino al
contrario, la vida misma es voluntad de poder, y en este sentido voluntad de poder es
voluntad de ser más, de vivir más, de superarse, de demostrar una fuerza siempre creciente,
en una palabra, voluntad de crear. El interés de Nietzsche por los valores morales hace que
la voluntad de poder sea voluntad creadora de valores y aniquiladora de los valores
anteriores


4.4 . NIHILISMO
       El nihilismo se define en virtud de la voluntad de poder. Cuando esta disminuye o

                                                                                          9
se agota da lugar al nihilismo pasivo. Según Nietzsche, este nihilismo está a punto de
llegar, porque todos los valores creados por la cultura occidental son falsos, son la
negación de la vida y proceden de una voluntad de nada. La civilización occidental se
quedará sin los valores que ha poseído hasta ahora: del "Dios es la verdad" se pasará al
"todo es falso", se pierde la meta, toda finalidad. Este estado se anuncia en el pesimismo de
Schopenhauer, en la decadencia y el agotamiento generales. Cuando llegue será el tiempo
del último hombre.
        Contra este nihilismo pasivo reacciona Nietzsche con el nihilismo activo. Por un
lado es una potencia creciente de destrucción que procede de un creciente poder del
espíritu para el que los valores actuales no tienen ninguna vigencia. Es un nihilismo activo
porque en este caso los valores no se derrumban por sí mismos, sino que son destruidos
por la voluntad de poder. Por otro lado es condición de que a continuación la voluntad de
poder cree valores nuevos.


5.- CRÍTICA A LA FILOSOFÍA
        La filosofía ha quedado corrompida desde Sócrates y Platón. Sócrates hace triunfar
la razón contra la vida. Platón crea otro mundo desvalorizando éste, al mismo tiempo que
inventa el espíritu puro y el bien en sí. Según Nietzsche toda verdad filosófica revela un
instinto, un temor o un deseo inconfesados. Detrás de Sócrates y de Platón se escondería el
espíritu de decadencia, el odio a la vida y al mundo. Nietzsche no perdona casi nada a la
Filosofía occidental. Ataca los principales conceptos metafísicos como engaños del
lenguaje o gramaticales. Todos estos conceptos proceden de la desestimación del
testimonio de los sentidos y una sobreestimación de la razón. Nietzsche dice que tenemos
que aceptar el testimonio de los sentidos, lo real es la apariencia. El supremo error de la
metafísica es haber admitido un mundo verdadero frente a un mundo aparente, cuando sólo
éste último es real.
        Finalmente Nietzsche modifica el concepto de verdad. Nietzsche no admite
verdades en sí. Una verdad es verdadera por su valor pragmático. La voluntad de poder es
voluntad de verdad. Es verdad lo que aumenta el poder, lo que sirve a la vida. Contra el
dogmatismo filosófico defiende un perspectivismo.
        El deseo de conocimiento, la voluntad de saber, depende de la voluntad de
poder, es decir, del impulso de un tipo determinado de seres para dominar un cierto
campo de la realidad y ponerlo a su servicio. El objetivo del conocimiento no es saber,


                                                                                          10
en el sentido de comprender la verdad absoluta en sí misma, sino controlar. La realidad
es un devenir; somos nosotros quienes la transformamos en un ser, imponiendo normas
estables al flujo del devenir. Tal actitud es una manifestación de la voluntad de poder.
La ciencia, por tanto, puede definirse o describirse como la transformación de la
naturaleza con el propósito de gobernarla.
       El conocimiento es, por supuesto, un proceso de interpretación.. Pero este
proceso está basado en las necesidades vitales y expresa el deseo de controlar el flujo
del devenir, incontrolable de otro modo. Es cuestión de extraer una interpretación del
interior de la realidad, más que de, digamos, sobre ella o fuera de ella. De acuerdo con
Nietzsche no existe la verdad absoluta. El concepto de verdad absoluta es una invención
de los filósofos, insatisfechos del mundo del devenir y que anhelan el mundo
confortable del ser.
       Algunas ficciones, claro está, son muy útiles, y prácticamente necesarias para los
hombres por lo que éstos pasan a considerarlas dogmas indiscutibles. Las ficciones que
han mostrado ser menos útiles que otras, o claramente nocivas, se consideran errores.
Sin embargo, aquellas que han probado su utilidad para la especie y han alcanzado el
rango de verdades indiscutibles, han pasado a formar parte del lenguaje. Precisamente
en esto radica el peligro, podemos confundirlas con el lenguaje e imaginar que nuestro
modo de hablar sobre el mundo refleja necesariamente la realidad.
       Todas las verdades son ficciones; todas las ficciones son interpretaciones; todas
las interpretaciones son perspectivas. Hasta cada instinto tiene una perspectiva propia,
un punto de vista que procura imponer a los otros instintos. Las categorías racionales
son también ficciones lógicas, perspectivas lógicas, no necesariamente verdades, no
formas a priori. Dentro de un punto de vista de perspectiva caben, claro está,
diferencias. Algunas perspectivas demuestran ser prácticamente indispensables para el
bienestar de la raza. Otras, sin embargo, no lo son en absoluto. En este punto, la
importancia de las valoraciones adquiere especial relieve.


6. EL ETERNO RETORNO.
       Es el tema clave del Zaratustra. Nietzsche afirma que no hay más mundo que éste,
con lo que niega el mundo de las ideas platónico y el "otro mundo" cristiano. Este es
nuestro único mundo y toda huida a otro mundo es una pérdida de la realidad. Hay que
permanecer fieles a la tierra. El eterno retorno adquiere un sentido axiológico, es la


                                                                                      11
suprema fórmula de fidelidad a la tierra, del sí a la vida y al mundo que pronuncia la
voluntad de poder. Y Zaratustra es el profeta del eterno retorno. En esta fórmula se unen
dos afirmaciones: 1) el valor del devenir y de la evolución (en favor de Heráclito y contra
el platonismo); 2) el valor de la vida y de la existencia contra cualquier doctrina pesimista.
El eterno retorno simboliza, en su eterno girar, que este es el único mundo, mientras que
una historia lineal conduciría a otro mundo. La fórmula del eterno retorno expresa el deseo
de que todo sea eterno, el no querer que nada sea distinto. De este modo la filosofía de
Nietzsche se convierte en una filosofía afirmativa.


7.- REPERCUSIONES.
       Podemos afirmar que las repercusiones que la filosofía de Nietzsche va a tener en
el pensamiento posterior se van a dar a dos niveles: filosófico y político.
       Filosóficamente, el pensamiento nietzscheano va ser fundamental en el desarrollo
de la llamada Posmodernidad. Por un lado, su concepción de la genealogía, desarrollada en
la obra La Genealogía de la Moral va a ser determinante en la configuración del
pensamiento de Michel Foucault, que va a aplicar esta idea haciendo una genealogía, no
sólo de la moral, sino de los más variados aspectos de la vida humana. Por otro lado, la
idea de Nietzsche de sustituir el pensamiento conceptual por un pensamiento metafórico, la
idea de introducir una nueva forma de pensar en Filosofía, va a repercutir en el desarrollo
de la filosofía de autores como Gilles Deleuze, sobre todo en su obra Lógica del Sentido o
Jacques Derrida, con su idea de la deconstrucción del lenguaje basado en conceptos.
       Políticamente, la herencia de Nietzsche es tremendamente polémica. No hay que
olvidar que los nazis utilizaron sus ideas como fundamento teórico de su doctrina. Aun así,
hoy sabemos que fue su hermana quien manipuló sus papeles para que sirvieran de apoyo
al nacional-socialismo. Por otro lado, su concepción del nihilismo ha influido
poderosamente en algunos grupos anarquistas.




                                                                                           12

								
To top