FICHA DE REGISTRO - DOC 9 by vRaGRt

VIEWS: 100 PAGES: 8

									                                                 FICHA DE REGISTRO

NOMBRE DE LA INNOVACIÓN                 “Aprendizaje de música tradicional propia de Karankas,
Soras y Urus en el ámbito de la Educación Permanente”.

DATOS DE IDENTIFICACIÓN

Área temática de la innovación:                             Educación y cultura
Localidad y país:                                           Bolivia, ciudad de Oruro
Persona de contacto:                                        Noel Aguirre Ledesma, cebiae@entelnet.bo
Institución responsable:                                    Institución cultural “Por un Nuevo Amanecer,
                                                            Illawara1
Ámbito de la innovación:                                    Sector periurbano de la ciudad de Oruro y
                                                            provincial del departamento.
Tiempo de Desarrollo:                                       2001-2002
Población Beneficiada:                                      Comunidad, Centros Educativos.
Nivel y modalidad educativa:                                Educación permanente

DESCRIPCIÓN DE LA INNOVACIÓN

1.          Qué es la innovación.

           En la ciudad de Oruro es la primera experiencia de aprendizaje de música tradicional propia
            de Karankas y Soras en el ámbito de la Educación Permanente. No se cuenta con datos de
            experiencias similares.
           Se respeta la ejecución de los instrumentos tradicionales según las épocas del año. Esto a
            diferencia de otros aprendizajes en las escuelas, pues se puede ver con frecuencia que en
            agosto, por ejemplo, en las escuelas tocan tarqa y en carnavales tocan zampoñas, lo cual
            rompe la tradición andina.
           En nuestros Talleres de Aprendizaje y Promoción Intercultural reproducimos aprendizajes
            de los instrumentos según las épocas del año. Esto es: para la época fría y seca (otoño e
            invierno) ejecutamos instrumentos de la familia de los sikus (jula julas, siku lakita, siku
            llanu, sikuras) de la misma manera que se lo hace en nuestras comunidades. Asimismo,
            para la época húmeda y cálida (primavera y verano) ejecutamos instrumentos aerófonos de
            boquilla y de cuerdas (tarqas, anatas y guitarrillas).
           Se reproduce el aprendizaje de la ejecución del instrumento en forma contestada, esto es de
            ira-arka.
           La música se convierte en un eje articulador y relacionador de otros aprendizajes como son:
            la danza (en hileras serpenteadas, rondas, pachakutis, tinkunaku, qilla, etc.), las poesías (en
            aymara, quechua y castellano), la ritualidad andina (el sereno, las ch’allas, las oraciones), la
            solidaridad y la hermandad (pues todos somos hijos de la Tierra Madre).
           La modalidad de trabajo es de Aula Libre, porque la asistencia es abierta y libre. El
            participante que llega con retraso no es sancionado de ninguna manera, pues sabe que si
            llega a tiempo no perderá el ritmo de aprendizaje. Además como la ejecución de los


1
     Trabajo presentado por Paulo Ramiro Paricagua al Concurso de Experiencias de Innovación Educativa, siendo acreedor al primer
    lugar. Modalidad: Educación Permanente.




                                                                                                                               1
         instrumentos es en parejas y grupal, se siente la ausencia de un integrante, y si éste ha
         llegado con retraso es reclamado no por el facilitador, sino por el grupo.
        Con absoluta seguridad podemos afirmar que en ningún establecimiento escolar se realiza
         la ejecución de música tradicional utilizando estas formas. Si bien en varias escuelas se
         conforman las llamadas “bandas de instrumentos nativos”, la misma denominación refiere a
         una mezcla de formas expresivas impropias, pues se trata de agrupaciones escolares con
         instrumentos, en general “zampoñas”, que son ejecutados al unísono, sin diferenciar
         medidas, incorporándose tambores de hojalata, charreteras de papel o plástico,
         “guaripoleras” que nos recuerdan a los desfiles deportivos y circenses de otros ámbitos y
         contextos ajenos.

Los talleres permitieron además generar una dinámica grupal basada en la amistad y en las
inquietudes musicales.

2.       Contexto.

La reproducción de música tradicional en las escuelas, “en las horas cívicas” y otros actos han
expresado manifestaciones distorsionadas y ajenas a las culturas karankas, soras, y urus del
departamento de Oruro. Es así que se baila k’antus con música de Italaque, p’ujllay con música de
pasacalle nortepotosino, vestimenta de jula jula con música de pasacalle, y otras tergiversaciones.
En cambio, la música de karankas, soras, y urus, las mismas que hacen la conformación étnica y
mayoritaria del departamento, es la menos practicada. Nuestras experiencias se volcaron pues a
reproducir estas manifestaciones culturales.

Nuestra música tradicional, llamada también música nativa, es la vía para encontrarse y compartir
con todos, como hermanos, pero es también agua que da alegría y vida para encontrarse a sí
mismos. Ésta es pues la senda para poder comprender nuestra voluntaria y decidida actividad.

Animados por la fuerza de nuestros mayores, de nuestros pueblos, con profundo respeto por
nuestras culturas y sentimiento de cariño por nuestra música, la institución cultural Por Un Nuevo
Amanecer Illawara, ha decidido llevar adelante el proyecto Talleres De Aprendizaje y Promoción
Intercultural (TAYPI). Por otro lado, el proyecto se sustenta en la legislación educativa boliviana, la
cual, en sus Bases y Fines de la Educación, expresados en la Ley de Reforma Educativa, y el
Decreto Reglamentario de Organización Curricular, señala lo siguiente:

Artículo 78º, Cap. X. D. S. Nº 23950, del 1º de febrero de 1995: “La Educación Permanente es la
que se prolonga a lo largo de toda la vida, recoge todos los conocimientos y experiencias adquiridos
y desarrollados cotidianamente a nivel individual y colectivo. Se caracteriza por estar instituida e
impulsada a iniciativa de grupos sociales organizados en respuesta a sus necesidades e intereses en
la línea de la Participación Popular”. Artículo 80º, Cap. X. D. S. Nº23950: “La Educación
Permanente tiene las siguientes características:

     1. Es abierta porque ofrece posibilidades de acceso que se adecuan a las necesidades de los
        participantes y sus contextos, ofreciendo a su vez tiempos flexibles de formación.
     2. Es intercultural, en concordancia con la naturaleza multiétnica, pluricultural y multilingüe
        del país y es además bilingüe cuando las condiciones lo exijan y permitan.
     3. Es participativa porque involucra a la comunidad en la toma de decisiones y en los distintos
        procesos de diagnóstico, organización, ejecución y evaluación de actividades.
     4. Comprende actividades puntuales, talleres de arte, teatro, música, expresión corporal, etc.



                                                                                                     2
3.      Desde dónde y por qué surge la innovación.

La entidad está compuesta por ciudadanos hombres y mujeres procedentes de diversas comunidades
rurales del departamento de Oruro. Karankas, urus y soras, de lengua aymara, puquina, y quechua,
que mantienen relaciones estrechas con sus comunidades de origen, con los rituales, las tradiciones,
las fiestas, los procesos agropecuarios, y las responsabilidades de poderes locales que se dan en las
mismas.

Si bien la institución inicia sus actividades el año 1992 con diversas actividades de apoyo a las
instituciones educativas y publicaciones que hacen referencia a la problemática de la autoestima, la
reproducción de valores humanos ancestrales, las culturas de los pueblos andinos, los rituales y la
música, fruto de permanentes reflexiones, experiencias y capacidades adquiridas por sus
componentes, es con posterioridad que se comienza a ver con especial atención la problemática
educativa con afán crítico. Es decir, la forma, por ejemplo, cómo se privilegian como muy
importantes sólo algunos conocimientos como son matemática y lenguaje. Además asumimos que
la herencia de saberes y voluntades de nuestros abuelos, jachatatanaka y jachamamanaka, pueden
constituir un referente para el progreso armónico y de respeto por la vida entre todos los seres, y
que sí se los puede transmitir, si no es en las escuelas, dentro del núcleo familiar, en las calles, pero
principalmente en espacios abiertos y flexibles como son las denominadas aulas libres y abiertas,
donde no prime la asistencia por un puntaje, y la evaluación no sea un examen sino más bien donde
lo más importante sea la voluntad de aprender, recrear y reproducir saberes, y la evaluación sea la
satisfacción del haber podido compartir aprendizajes.

Así se inician en abril de 2001 los Talleres de Aprendizaje y Promoción Intercultural TAYPI, con
niños y jóvenes de ambos sexos, para volcar allí todo el esfuerzo y voluntad, con actividades de
aprendizaje de música tradicional propia de Karankas, Urus, y Soras y con instrumentos musicales
tales como jula julas, sikus, sikuriadas, choquelas, lichiwayus, tarqueadas, wakapinqillus, y otros,
como ejes armonizadores de otros saberes, en una comprensión holística del saber y la cultura.

4.      Fundamentación.

La fundamentación del proyecto se basa en la comprensión y la transmisión de la dimensión
filosófica del ser comunitario en la cultura andina, expresado en textos de apoyo producidos por
nuestra institución. En nuestras comunidades, desde hace mucho tiempo, desde mucho antes de dos
mil años fuimos construyendo nuestros saberes, aprendiendo a respetar nuestras diferencias, pero
principalmente respetando nuestro medio ambiente, cuidando y amando a la tierra, al sol, al agua, a
las estrellas, a los animales, a las plantas, y con mayor razón a los seres humanos.

La manera de lograr esta forma de vida ha estado marcada por el hecho de sentirse comunitario,
pues el ser comunitario se asume emparentado con todo lo que le rodea, con todo lo que es nuestro
cosmos, desde el ser más pequeño, acaso no perceptible, hasta los seres más grandes como el
Kunturi. Así el ser comunitario trata a sus semejantes como hermanos y hermanas (Jilatanaka,
Kullakanaka), hijos todos de nuestra Pachamama, de nuestro Tata Inti (Padre Sol), Sach’a Mama,
Yaku Mama y Phaxsi Mama.

Si un hijo aprende a respetar a su madre y a su padre, a amar y proteger a sus hermanos, entonces
puede sentirse también amado, protegido y respetado. Así, es el ser comunitario que aprende a
respetar y cuidar a la tierra, al tiempo que le ha tocado vivir, al Sol y a la Luna, a los cuales les
llama con respeto “Padre” y “Madre”, y aprende también a amar, proteger y comprender a sus



                                                                                                       3
semejantes. Ésta es la forma de vida que caracteriza al ser comunitario”, (Texto de Apoyo Teórico,
Taypi Kawsanay Rayku).

Esta cosmovisión es acompañada, en el amplio y diverso espacio territorial andino, por diversas
expresiones culturales y prácticas artísticas musicales. Cada comunidad perteneciente a un
determinado ayllu tiene su forma particular de hacer música, cada espacio de tiempo tiene su
especial forma de comunicarse con el ser comunitario. El ser humano se siente comunario con su
tiempo, con su espacio, con otros seres, con todo lo que le rodea, y se comunica con diversas formas
expresivas. Una de estas formas (acaso la más rica) es la música.

Este análisis de principio nos ha servido para proponer la reproducción de la forma de ejecución de
instrumentos musicales en comprensión comunitaria, (algo parecido a una orquesta) en la que todos
los componentes tienen su importancia. Se forman parejas de músicos en las cuales unos son
Iranaka, los que comienzan, (también llamados abajeños), y otros son Arkanaka, los que siguen
(también llamados arribeños). Esta modalidad no consiste en que unos toquen abajo y otros arriba,
sino que se trata de un ordenamiento lógico para que los músicos puedan contestarse al momento de
la ejecución instrumental. Pero no se trata solo de eso, pues por parejas asumen la ejecución de una
medida de un determinado instrumento, esto es: una pareja asume tocar medida Tayka
(instrumentos de dimensión de casi un metro de largo, así le siguen según la medida los Bajos,
Malas, Segundas, Ikas, y Chilis que se pierden en las manos, pues llegan a medir como 7
centímetros.

5.      Propósitos u objetivos de la innovación.

El objetivo central del Taller es capacitar a un grupo de estudiantes del tercer ciclo de primaria, con
posibilidades de constituirse en sujetos potenciales de promoción artística y re-conocimiento
cultural en el sector y en sus comunidades educativas.

Objetivo terminal. A la culminación del taller, los participantes estarán en la capacidad: de
comprender, valorar, manipular y ejecutar determinados instrumentos del arte musical tradicional
Qhiswa-aymara; de consolidar un taller estable y permanente y de promover en sus instituciones
educativas experiencias de la música y cultura tradicionales de nuestros pueblos.

Metas.
  A la culminación del primer trimestre (Fase de iniciación): Interpretación del instrumento Jula-
   Jula.
  A la culminación del segundo trimestre (Fase de afianzamiento): Interpretación del instrumento
   Sikuri y Siku.
  A la culminación del tercer trimestre (Fase de consolidación): Interpretación del instrumento
   Chuqila.

Cada una de las metas se constituye en un momento de evaluación del proceso. Al término de la
tercera fase se desarrollará una presentación formal de los logros alcanzados.

6.      Cómo se realiza la innovación. Estrategias utilizadas.

Para describir la experiencia y hacer conocer las diversas actividades que se realizaron para
promover los TAYPI, se hace necesario nuevamente considerar el referente de las actividades
agrícolas:



                                                                                                     4
       El momento del diagnóstico y la justificación. Lo relacionamos con el “barbecho”, es decir,
        se trata de ver con claridad el terreno, ver sus posibilidades de producción, y empezar a
        mover la tierra y disponerlo para la siembra. Es así que en un primer momento se tuvo que
        ver con qué herramientas se contaba. La mayoría de los componentes pertenecen a
        comunidades y ayllus, con predominancia karankas, pero que además han tenido la
        posibilidad de realizar estudios superiores en la ciudad. Por lo tanto, es un grupo
        multidisciplinario con predominancia del compromiso con actividades educativas:
        maestros, antropólogos, arquitectos, economistas, comunicadores, artesanos, músicos,
        estudiantes universitarios, estudiantes normalistas, y estudiantes de secundaria.

        Estas son las herramientas: los conocimientos adquiridos durante los estudios, las
        experiencias de vida y la herencia cultural de los mayores. Con estas herramientas se buscó
        un buen terreno de cultivo, y se pudo comprobar con preocupación el mapa de expresiones
        culturales en la ciudad de Oruro.

        Después de permanentes reflexiones se advirtió que la expresión cultural en la urbe orureña
        no está solo relacionada al carnaval, que no todo es folclore, que las tradiciones culturales
        ya no están en la clandestinidad, que se pueden ver con facilidad en los rostros de las gentes
        que bajan de los cerros o que suben al centro de la ciudad desde los barrios pobres, trayendo
        consigo idioma, vestimenta, formas de trato, valores. Y si se visita las casas, se encuentran
        p’ullus, k’’onchas, etc., es decir, todo un conglomerado cultural tradicional vivo.

        Todo esto pasa en los cerros y en los barrios alejados del centro de la ciudad, y es ahí donde
        primero se buscó identificar lugares para ayudar a reproducir las expresiones culturales
        propias. Así se llevaron a cabo encuentros preliminares con el Centro Educativo Ignacio
        Zalles, de la zona del Rosario; con el Centro de Promoción Kantuta, del extremo noreste de
        la ciudad y con el Municipio de Curawara de Carangas. En cada uno de estos momentos se
        produjeron encuentros con personas dispuestas a brindar su apoyo a estas experiencias, por
        lo que se visitó los centros educativos aledaños a los lugares de emplazamientos, lanzando
        las convocatorias para estudiantes del ultimo ciclo de primaria, utilizando pizarrones,
        afiches, y reuniones preliminares para convocar a los participantes.

En la zona del Rosario se ubicó el Taypi Kawsanay Rayku Rayku “Ignacio Zalles” en ambientes del
Centro Educativo Ignacio Zalles, dependiente de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, ubicado
en la calle Arce, entre Arica e Iquique, (zona este de la ciudad de la ciudad de Oruro). Su horario
fue de 15:30 a 17:30 todos los días domingo, durante 8 meses. Se inscribieron un total de 55
participantes que pertenecían a diversos colegios y escuelas. Efectuado desde el mes de abril de
2001 hasta diciembre del mismo año. Todos los participantes son de descendencia quechua y
aymara con pocas posibilidades económicas.

En el Barrio de La Kantuta se ubicó el Taypi Jakawislayku “La Kantuta”. Desarrollado en
ambientes del Centro de Promoción Kantuta, CEPROK, desde agosto de 2001 hasta abril de 2002.
Tiene un total de 43 inscritos (niños y niñas del barrio y de las “Comunidades Educativas La
Kantuta” de Fe y Alegría,), y su horario es de 14:30 a 16:30 todos los días sábado y domingo.
Todos los participantes con parentesco y descendencia quechua y aymara, hijos de padres con pocas
posibilidades económicas.

Finalmente, en Curawara de Carangas se ubicó el Taypi Jakawislayku “Quriwara” en ambientes de
la Parroquia Santiago de Curawara, en la Primera Sección Municipal de la provincia Sajama del
Departamento de Oruro. Es un taller en actual ejecución, pues se inició en noviembre de 2001 y su


                                                                                                    5
culminación está programada para agosto de 2002. Sus participantes son de la misma localidad y
comunidades aledañas, todos hijos de padres dedicados a la actividad agropecuaria. Tiene 40
inscritos, y su horario es de 14:30 a 17:30 todos los días sábado.

   El momento de la ejecución del programa. Se denomina “siembra” y “aporque”, pues así como
    se deja la semilla de la papa en la tierra y luego hay que regarla, pues necesita alimento y
    cuidado, del mismo modo los programas desarrollados precisan de ese cuidado.

    Así comenzó la experiencia con el aprendizaje de jula julas para la fase de iniciación en la
    ejecución de instrumentos de viento, luego se continuó con siku lakita y siku llanu, sikuras,
    lechiwayus, chuqelas, tarqeadas, y anatas. Un aspecto importante del proceso de aprendizaje es
    su correspondencia con los ciclos agrícolas, pues para el tiempo frío y seco, Awtipacha, se
    tocan los instrumentos que se soplan hacia arriba, hacia el arax pacha (familia de sikus),
    mientras que para el tiempo húmedo y cálido, Jallupacha, se tocan los instrumentos que se
    soplan hacia abajo (familia de pinqillus). Pero además del aprendizaje de la ejecución de los
    instrumentos se realizaron actividades de aprendizaje de danzas tradicionales, de idioma, de
    vestimenta, de valores y formas de comunicación musical.

Las experiencias de aprendizaje están establecidas por los contenidos, ejercicios, prácticas, técnicas,
pasos y procedimientos de aplicación que el participante desarrollará para satisfacer las
competencias.

Contenidos teóricos
Introducción.
Contexto general.
          La vida comunitaria.
          Persistencia y resistencia cultural.
          Las expresiones artísticas tradicionales.
Contexto específico.
          La música andina.
          Los instrumentos musicales autóctonos o tradicionales.
          Relación entre aspectos socioculturales y aspectos económico productivos.
          Ritmos y estilos musicales.
          Contenido de las canciones
           Vestimenta y coreografía.

Contenidos prácticos:
          Técnicas de respiración.
          Manipulación de la jula, siku, sikuri, en sus dimensiones duales “arka-ira” contestado y
           grupal.
          Series numéricas.
          Ejecución instrumental.
          Coreografía e interpretación musical.

Además se elaboraron textos de apoyo para el aprendizaje musical. El método de
aprendizaje se basó en escrituras seriadas y correspondencias biunívocas, arka–ira o
“contestado”.




                                                                                                     6
    El momento de la finalización de la experiencia se asume como “cosecha”, pues para mostrar el
     producto se realizaron presentaciones públicas juntamente con el Grupo de Música tradicional
     Illawara. Asimismo, se entregaron certificados de participación juntamente con la Unidad de
     Asistencia Técnico pedagógica, la Dirección Departamental de Fe y Alegría, y las instituciones
     promotoras.

Algo digno de resaltar es lo relacionado con las actividades de los participantes en sus diversos
contextos, pues si bien los fines de semana estaban realizando el proyecto, el resto de la semana lo
pasaban entre el barrio y sus colegios y escuelas, y es ahí donde tuvieron que superar dificultades
diversas. Si bien ellos se sentían contentos por lograr nuevos aprendizajes, en sus establecimientos,
sus compañeros de clase muchas veces llegaron a criticarlos con actitudes despectivas hacia su
labor. Les decían: “¿cómo vas a tocar música de viejos?”, “¿cómo pues haces música de
campesinos?”, “si a ti te gustan esas cosas, porqué no te vas a tu campo”. Ante estas y otras
expresiones, muchos de los participantes no pudieron salir adelante y se apocaron y abandonaron el
grupo. Sin embargo, los que siguieron lo hicieron con mucha resolución, hasta el punto de ejecutar
en diversos actos propios de sus establecimientos los instrumentos, cantando en aymara y
mereciendo el aplauso y la aprobación de sus maestros.

Además, el proceso permitió observar en los participantes que hablaban ya de manera más franca
sobre sus pueblos de origen, sobre sus fiestas comunitarias. Por ejemplo, en el programa “Wiñay
Pacha”, del Canal 13 de Televisión Universitaria, invitaron a reflexionar a sus compañeros sobre el
valor de las tradiciones culturales. Estos son algunos de esos testimonios: “compañeros, participen
porque es buena nuestra música y así aprendemos más de nuestros ancestros” (Douglas Alanes, 13
años, participante del taller); “no dejemos perder nuestra cultura, que no se pierda nuestra cultura”
(René Condori Wallata, 14 años, participante del taller).

7.      Balance e impactos de la innovación.

Con respecto al objetivo general

    Se logró capacitar a un grupo de estudiantes del tercer ciclo de primaria, con posibilidades de
     constituirse en sujetos potenciales de promoción artística y re-conocimiento cultural en el
     sector, y en sus comunidades educativas. Los estudiantes mismos lograron expresar sus
     aprendizajes en sus establecimientos educativos, esto es en los colegios San Ignacio de Loyola,
     pero principalmente en el Colegio Antonio José de Sainz, siendo reconocidos por su calidad de
     aprendizaje por sus profesores del establecimiento.

    Algunos de los componentes del Taller Taypi Kawsanay Rayku lograron incorporarse a nuestra
     institución, dispuestos a reproducir experiencias similares, pues ya están componiendo música
     tradicional.

    Los talleres permitieron además generar una dinámica grupal basada en la amistad y en las
     inquietudes musicales.

    La evaluación correspondiente de la formación impartida a los jóvenes hace concluir que éstos
     ya no tienen como referente las modas de vestimenta a seguir, las músicas extranjeras o, peor
     aún, la pérdida del tiempo libre en actividades no provechosas, sino el afán de adquirir nuevos
     conocimientos acerca de las expresiones culturales e historia propias.




                                                                                                   7
Con respecto al objetivo terminal
   Los participantes se encuentran a la fecha en proceso de consolidar un taller estable y
    permanente y también de promover en sus instituciones educativas experiencias de la música y
    cultura tradicionales de nuestros pueblos.

   Como producto de las primeras experiencias, la institución se encamina hacia un trabajo ya más
    decidido como apoyo a la educación permanente. De esta manera, con el apoyo de la hermana
    Isabel Verges, del Centro de Promoción Kantuta, actualmente se están iniciando otras
    experiencias bajo la misma modalidad de talleres, pero ya no solamente de música, sino de otras
    expresiones culturales: el taypi de tejidos tradicionales Awasun y el Taypi de titiriteros y
    cuentistas Illawara dedicado a la producción de textos.

Evaluación y seguimiento de la experiencia.
La evaluación de los aprendizajes fue una tarea permanente durante la realización de los talleres, lo
cual permitió ajustar y replantear las dinámicas participativas grupales. Al mismo tiempo, se
aplicaron evaluaciones intermedias y terminales destinadas a medir el cumplimiento de las metas
que nos propusimos:

   A la culminación del primer trimestre (Fase de iniciación). Interpretación del instrumento Jula-
    Jula.
   A la culminación del segundo trimestre (Fase de afianzamiento). Interpretación de los
    instrumento Jula jula, Sikura y Siku.
   A la culminación del tercer trimestre (Fase de consolidación). Interpretación del instrumento
    chuqila, jula jula, y sikuras.

Es decir, que cada una de las metas se constituyó a su vez en un momento de evaluación del
proceso. Al término de la tercera fase se desarrolló una presentación formal de los logros
alcanzados. Con respecto al seguimiento que se llevó adelante con las dos primeras experiencias
realizadas, actualmente están designados dos componentes de Puna Illawara, estudiantes del último
curso del Instituto Nacional de Lenguas Nativas Tawantinsuyu, quienes comenzaron la “segunda
fase” en los dos Taypi, “Jakawislayku”, y “Kawsanayrayku” de “La Kantuta” y “de Ignacio
Zalles”, respectivamente, esto para consolidar los talleres como permanentes.

Finalmente, a manera de conclusión, se pueden citar las destrezas y habilidades que los
participantes de los talleres han adquirido como producto final:

   Aprender la ejecución de instrumentos tradicionales Karankas y Soras.
   Comprender la significación del trabajo grupal
   Valorar nuestras tradiciones culturales.
   Incorporar elementos para la afirmación de su autoestima con respecto a su pertenencia
    comunitaria.
   Comprender que el ser comunitario se caracteriza por el trabajo y respeto con los demás, y que
    nada o casi nada se puede lograr siendo solitario, sino siendo solidario.

INFORMACIÓN DISPONIBLE
 Texto de Apoyo Teórico, Taypi Kawsanay Rayku.




                                                                                                   8

								
To top