ACCESIBILIDAD AL MEDIO FISICO

Document Sample
ACCESIBILIDAD AL MEDIO FISICO Powered By Docstoc
					Introducción

       El presente trabajo tiene como objetivo reflexionar, cómo ha sido la
evolución de los conceptos de discapacidad y accesibilidad en los instrumentos
internacionales y en la legislación local.

Se hará una referencia de la perspectiva de la discapacidad desde los distintos
modelos y se analizaran las implicancias del lenguaje como creador de
pensamiento.

Desde esta óptica veremos la implicancia del modelo médico en la CONVENCION
PARA LA ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN
CONTRA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD y en la CONVENCIÓN
INTERNACIONAL DE DERECHOS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD.

Nos introduciremos en el tema principal de esta exposición: la accesibilidad,
Definiendo a la misma desde diversos enfoques, arribando al diseño universal
receptado por la Convención de los derechos de las Personas con Discapacidad.

Asimismo se introduce una descripción de la evolución de este concepto en el
contexto Internacional. Para ello se tomará en cuenta las prescripciones de la
ONU con la Declaración de los Derechos de los Minusválidos (1975), Las Normas
uniformes sobre igualdad de oportunidades (1983) - entre otras- para finalmente
arribar al análisis de la Convención firmada por la Argentina.

Continuando con el contexto normativo, analizaremos la reformulación léxica
realizada en los textos de las leyes argentinas, se buscará describir la ampliación
del campo temático de la discapacidad, que irá más allá del modelo médico para
dar paso al modelo social de la discapacidad.




                                                                                 1
Asimismo, se reflexionará sobre los actores implicados en el proceso para lograr la
accesibilidad universal. Entendiendo que si bien el rol de Estado en la
programación de políticas públicas y en el control de la normativa vigente es
fundamental. El compromiso de la sociedad en su conjunto y de aquellas
organizaciones de la sociedad civil debería acompañar este proceso.


Preguntas iniciales

Las preguntas que guiaron la realización del presente son:

   o ¿De que hablamos cuando hablamos de discapacidad?
   o ¿ Hemos destarrado la concepción del modelo médico?
   o ¿Podemos pensar en igualdad real de oportunidades sin garantizar la
       accesibilidad al medio físico?
   o ¿Qué es lo que falta para lograr un hábitat que nos incluya a todos?
   o ¿Cuál es el rol que cumple la sociedad a fin de garantizar la accesibilidad
       al medio físico?


Hipótesis

       El derecho a la accesibilidad de las personas con discapacidad al entorno físico,
a la información a la comunicación cobra particular significación en cuanto es el
vehículo que permite acceder al ejercicio de todos los derechos humanos propios de
las personas en general, la interacción con el espacio es lo que permite a cualquier ser
humano potenciar su capacidad. Sin accesibilidad, la igualdad de oportunidades, la
integración, la vida independiente y la visibilidad de las personas con discapacidad
continua siendo un espejismo




                     El ENFOQUE DE LA DISCAPACIDAD

                                                                                      2
       Un poco de Historia


       Las perspectivas del concepto de discapacidad, sin duda han evolucionado
junto con la humanidad, desde una visión animista (castigo divino o posesión diabólica),
hasta la explicación científica y el reconocimiento de los derechos; oscilando
pendularmente del rechazo a la compasión, de la exclusión-reclusión a la intervención
médico-profesional, de la resignación al autoreconocimiento y respeto, de la
normalización a la inclusión. Ni la evolución conceptual ni la reacción actitudinal se han
superado por completo, consecuentemente la discusión no se ha agotado.


       Hemos asistido a la transformación de una serie de estereotipos negativos
que a lo largo de los siglos ha arrastrado a las personas con discapacidad.
Incipientemente se van produciendo cambios en el lenguaje, en la legislación, en la
educación y en otros órdenes de la vida.


       En los últimos 30 años existe una superación de esa dicotomía entre normal y
anormal ofreciéndose en la actualidad propuestas enriquecedoras que minimizan los
efectos de la desventaja priorizando en cambio las posibilidades.


       Pero aún hoy existen ciudadanos y ciudadanas que son discriminados por una
sociedad que se encuentra distante del modelo de sociedad inclusiva. Lejos quedaron
las sugerencias de La Biblia donde la discapacidad era considerada un castigo de Dios:
En el Viejo Testamento Dios amonestó a la población para que obedeciera a sus
peticiones o les inflingiría ceguera.


       Indudablemente se superaron las prácticas que en historia de la Grecia o Roma
antiguas, cunas de civilizaciones, llevaban al infanticidio de los deformes, al abandono
de las personas “inválidas” o la aceptación de las mutilaciones para mendigar. O
practicas más recientes, llevadas a cabo por el genocidio nazi denominado programa




                                                                                        3
de eutanasia 1 como eufemismo al término griego –muerte sin dolor- para el asesinato
deliberado por medio de gases o sobredosis de medicamentos de miles de personas
con discapacidad.


         Con el cristianismo se condenó el infanticidio, y los “anormales” comenzaron a
ser temidos y rechazados ya que se presumía que eran portadores de algún maleficio,
de una advertencia de peligro inminente. Luego fueron objeto de compasión, de
limosna y de caridad. La respuesta para uno y otro caso, se traducía en la exclusión y
la marginación (profundas implicancias sociales hemos heredado de esta concepción
del cristianismo).


         El mecanismo de exclusión se manifiesta de diferentes maneras, entre las
cuales se encuentran los estereotipos, que nos dice que toda persona que no se
condice con los patrones sociales imperantes, tales como la belleza, la buena
presencia y la juventud, debe ser rechazada. Así sucede no sólo con las personas con
discapacidad sino con los indígenas, los adultos mayores, los migrantes etc. Estos
postulados se han reflejado, como no podía ser de otra manera, en la imagen que
tienen las personas con discapacidad sobre sí mismas, y en las percepciones que
tenemos sobre ellas.

         La superación de estereotipos ha constituido un factor decisivo, tanto por
parte de quienes pretendían integrarse, como por parte de quienes tenían la
convicción y obligación de incorporarlos a la sociedad en condiciones de igualdad.




1
    Basados   en la autorización de Hitler con efecto retroactivo al 1º de septiembre de 1939. Pese a

elaborados esfuerzos por ocultar las muertes, éstas tomaron estado público. A partir de octubre de
1939 hasta agosto de 1941 fueron asesinados más de 70.000 alemanes y austriacos discapacitados. A
partir de agosto de 1941 se inicia la fase descentralizada conocida como "eutanasia salvaje". El
programa de "eutanasia" se mantuvo vigente hasta el final de la guerra. En total fueron asesinados
entre 200.000 y 250.000 discapacitados, incluyendo a miles de discapacitados polacos y soviéticos
asesinados en el este.




                                                                                                   4
       El mundo social difiere del natural al menos en un aspecto fundamental: el
ser humano asigna significado a los objetos en el mundo social y orienta su
comportamiento hacia dichos objetos en los términos del significado que le ha
asignado



       El lenguaje como identidad social


                                               “El lenguaje es un instrumento de
                                               poder. El cómo algo es llamado
                                               tiene importantes implicaciones
                                               en la forma cómo se habla acerca
                                               de ello y cómo es entendido”


       La construcción de la imagen de una persona, se relaciona con los términos
con que se las designa, para las personas con discapacidad el lenguaje ha sido
siempre utilizado para denotar la falta o la disminución de una o de alguna
capacidad.


Así se han utilizado y se utilizan términos tales como:

IDIOTA: Tonto, poco inteligente. Que padece idiotez. Que molesta por su
inoportunidad   o   indiscreción.   Nótese   que    muchas   personas   con
discapacidades físicas eran englobadas en esta clasificación, a pesar de
mantener su inteligencia conservada

DÉBIL MENTAL. La característica fundamental que etiquetaba era la que
hacía referencia a su inteligencia, pero seguían encuadrándose aquí todas
aquellas personas que presentaban condición de discapacidad, aunque
esta consistiera en sordera, ceguera, o en amputaciones de miembros
inferiores




                                                                               5
RETRASADO: Es verdad que muchas personas con discapacidad
intelectual       sufren un retardo en alguno de los procesos cognitivos
implicados en eso que llamamos genéricamente inteligencia general, ¿pero
hacer de esto la clave de su etiqueta?

INVÁLIDO: ¿para qué no válido? Este término surgió a raíz de la primera
guerra mundial, y continua utilizándose en nuestra legislación en materia
laboral. 2

IMPEDIDO: toda persona incapacitada de subvenir por sí misma, en su
totalidad o en parte, a las necesidades de una vida individual o social
normal a consecuencia de una deficiencia, congénita o no, de sus
facultades físicas o mentales.3

LISIADO: Esta palabra deriva de la palabra "lisión", forma antigua de
"lesión", si bien es una palabra neutra adquiere connotación en la actitud
que adopta el hablante ante los hechos.

        Otro de los conceptos que nos acercan al análisis de la discapacidad como
hecho social es el del estigma. El estigma4 como condición, atributo, rasgo o
comportamiento que hace que su portador sea incluido en una categoría social
hacia cuyos miembros se genera una respuesta negativa y se les ve como
"culturalmente inaceptables" o inferiores.

        La noción de estigma se relaciona con la interacción entre las personas,
más que a los atributos reales que tenga un individuo. Y en esta interacción el
lenguaje      toma      una     connotación         relevante,      podemos         encontrar       términos

2
  Pensión por invalidez, Retiro por invalidez.-
3
  Declaración de los Derechos del Impedido , 1975. “El término “impedido” designa a toda persona
incapacitada de subvenir por sí misma, en su totalidad o en parte, a las necesidades de una vida individual o
social normal a consecuencia de una deficiencia, congénita o no, de sus facultades físico mentales”.

4El  sociólogo estadounidense, Erving Goffman, acuñó el término en 1963, y distinguió entre tres tipos de
estigma asociados con abominaciones del cuerpo, defectos del carácter del individuo y membresía a un grupo
social menospreciado.




                                                                                                                6
estigmatizantes como invalido, que si bien no tienen una definición, son utilizados
para designar a las personas con discapacidad, en particular a las personas
usuarios de sillas de ruedas.


      Brevemente, diremos que a partir del análisis realizado, se desprende que
las actitudes negativas hacia este colectivo se manifiestan en el lenguaje
construido y en la actitud social. Todo ello se traduce en discriminación y prejuicio.




LA DISCAPACIDAD COMO CONCEPTO.

      A partir de la última década del siglo XX, el concepto de discapacidad se
fue enriqueciendo con enfoques que tienden a resaltar menos la patología del
individuo y resaltar sus capacidades. Así en la actualidad, ya no se habla de
discapacitado, sino de persona con discapacidad, de esta forma lo que el individuo
tiene es una característica pero esta es un atributo más de su persona y no es lo
que lo define como tal.

      Desde los años ‘70 la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la
finalidad de traspasar las barreras de la enfermedad desde su concepción
secuencial clásica:    PATOLOGÍA ------- MANIFESTACIÓN y en búsqueda de
alternativas diferentes para términos de origen científico que en el uso cotidiano
terminaban siendo peyorativos e insultantes, realizó un esfuerzo de consenso
cuyo producto fue la publicación en inglés de la versión oficial de la Clasificación
Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM.

      Constituyó un avance notable pero la causalidad lineal que plantea la
CIDDM fue criticada conforme crecía la participación de los actores directos, que
obligó a un nuevo planteamiento resultado de una construcción socializada: la
Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud
(CIF), aprobada por la 54ª Asamblea Mundial de la Salud, en 2001. La CIF
incorpora conceptos, estándares y métodos, considera la discapacidad en


                                                                                     7
términos globales, relaciona una interacción multidireccional entre la persona y el
contexto socio-ambiental

       Sin entrar en un análisis exhaustivo de la Clasificación mencionada (CIF),
hay quienes sostienen que es un instrumento apropiado para la implantación de
los mandatos internacionales sobre los derechos humanos, así como de
legislaciones nacionales. Además de una herramienta estadística y de
investigación; la CIF ayuda a la valoración de las necesidades clínicas y es por
sobre todas las cosas un marco de referencia conceptual para la mejora de la
participación social, tanto en la concientización como en el diseño de políticas.
       Ya la CIDIMM, tenia como enfoque erradicar el término discapacitado, “por
persona con”, poniendo el acento en la individualidad de la persona, la
clasificación de la CIF reforzó ese concepto al abandonar el concepto de
discapacidad como consecuencia de una enfermedad.

De que hablamos cuando hablamos de discapacidad.-

                                                  Yo soy una persona con discapacidad,
                                                                pero la discapacidad
                                                                no define quién soy yo.
                                                                         Yo soy
                                                                         Un esposo
                                                                         Un amigo
                                                                         Un empleado
                                                                         Un contribuyente
                                                         Un miembro de un directorio
                                                         (Robert Martin, auto-defensor
                                                         con discapacidad intelectual)



       No cabe duda de que la definición de discapacidad es una cuestión que genera
discrepancias, y que presenta variaciones según el modelo filosófico en el que se base,
y según los contextos culturales dentro de las cuales se la defina.


       En lo que concierne a la discapacidad, si la misma es vista como una
tragedia, entonces las personas con discapacidad son tratadas como si fueran
víctimas de algo trágico. Dicho tratamiento no solo se manifiesta en las


                                                                                        8
interacciones cotidianas, sino que también se traslada a las políticas sociales, a
través de las cuales se intenta compensar a aquellas víctimas por las tragedias
que padecen. Por el contrario, si la discapacidad es definida como un problema
social, las personas con discapacidad son vistas como un colectivo, víctima de
una sociedad discapacitante, más que víctimas individuales de las circunstancias.
Y de este modo, dicha visión es trasladada a las políticas sociales, tendentes a
aliviar las barreras sociales y actitudinales, más que a compensar a las personas
de manera individual.

       En consonancia con lo expuesto anteriormente, podemos decir que a lo
largo de la historia existen dos formas de pensar la discapacidad, básicamente
dichos tratamientos se agruparon en dos modelos:

a) Modelo Médico.-

       Con el avance de la ciencia devino el modelo de atención médica basado
en la rehabilitación meramente física de la persona con discapacidad. El fin
primordial que se persigue desde esta filosofía es normalizar a las personas con
discapacidad, aunque ello implique forjar a la desaparición o el ocultamiento de la
diferencia que la misma discapacidad representa.


       Se entendía a la discapacidad como una anomalía o una enfermedad que
no tenía su origen en un castigo divino, sino en una imperfección física o psíquica,
natural o provocada que situaba a algunos sujetos por debajo de niveles que se
consideraban como normales. El “problema” de la discapacidad radicaba en la
persona, por lo tanto sus consecuencias debían ser enfrentadas por ésta y por su
núcleo familiar, la sociedad no-tenia ninguna responsabilidad al respecto, y el Estado
debía brindarles salud o en el mejor de los casos beneficiarlas con políticas
asistenciales.

       El auge de los especialistas médicos justifica los criterios de clasificación de
los individuos en patologías y sobre la base de este criterio se separa a las



                                                                                     9
personas en instituciones, se las educa de acuerdo a su patología, y en el reino de
los especialistas éstos son lo que definen como deben vivir sus vidas.

       Desde este modelo las personas con discapacidad no son consideradas
inútiles o innecesarias (como en la antigüedad) siempre y cuando puedan ser
rehabilitadas, son meros pacientes y como tales deben ser curados o se debe
hacer el máximo esfuerzo para cambiar su conducta


       Por la influencia de este enfoque, fueron diseñadas políticas encaminadas a
la asistencia paliativa, separadas y protegida, ya que desde esta óptica solo la
cura puede traer la dignidad y la felicidad. Así también, se vio reflejada en las
políticas legislativas, que abarcaban sólo materias concernientes a la asistencia y
seguridad social, o como parte de ciertas cuestiones del derecho civil relacionadas
con la incapacitación y la tutela.


       El modelo sin duda trascendió las fronteras de la salud y dominó las áreas
de la educación, el empleo, la edificación y el servicio social, en donde la
integración de las personas estaba ausente, para ellas existían programas y
lugares especiales.
       Ante las críticas de las personas con discapacidad a este modelo que los
encasillaba en ciudadanos de segunda, manteniéndolos por fuera de la sociedad,
se comenzó a gestar una nueva mirada hacia este grupo.



b) Modelo Social.

       En la década de los años sesenta, y ante el escenario precedentemente
descripto, las personas con discapacidad de Europa y Estados Unidos comienzan
a organizarse para luchar por sus derechos.


       De esta forma emerge el modelo social de la discapacidad, que tiene su origen
en Estados Unidos      por una iniciativa en la Social Disability Movement, quienes



                                                                                 10
afirmaban que las dificultades – o la mayor parte de ellas- enfrentadas son el resultado
de la forma como la sociedad trata las limitaciones y las secuelas físicas, intelectuales,
sensoriales y múltiples de cada individuo.


        El modelo social considera a la discapacidad como un fenómeno complejo,
que no se limita simplemente a un atributo de la persona, sino que es el resultado
de un conjunto de condiciones, muchas de las cuales son creadas por el contexto
social. Precisamente, uno de los presupuestos fundamentales de éste radica en
que las causas que originan la discapacidad no son individuales —como se afirma
desde el modelo médico—, sino que son preponderantemente sociales.


        Se sostiene que el acceso a la salud es apenas un derecho más a ser
garantizado entre tantos otros, igualmente primordiales y simultaneaos, como la
educación, el empleo, la cultura, la vida independiente y la recreación. Todos
estos derechos contribuyen a garantizar la equiparación de oportunidades.5
        La evolución de este modelo reorienta la atención hacia el impacto de las
barreras sociales y ambientales, como el transporte y los edificios inaccesibles, las
actitudes discriminatorias y los estereotipos culturales negativos, que contribuyen
a discapacitar a las personas.


        El modelo social, entonces, está muy relacionado con la consideración de la
discapacidad como una cuestión de derechos humanos. Que exige entre otras cosas
que la persona sea el centro de las decisiones que le afecten en iguales oportunidades
que el resto de personas en el diseño y desarrollo de sus propios planes de vida. Como
consecuencia de este modelo social, a escala global se ha ido avanzando en la
perspectiva de la discapacidad desde los Derecho Humanos. Como se ha mencionado,
el movimiento de personas con discapacidad venía exigiendo derechos en reemplazo
de beneficencia, y la respuesta jurídica se dio principalmente a través de leyes

5
  El concepto de equiparación de oportunidades esta expresado en el Programa Mundial de Acción de los
Impedidos, adoptado por la ONU en diciembre de 1982, quien define equiparación de oportunidades como el
“procesos a través del cual diversos sistemas de la sociedad y del ambiente tales como servicios, actividades,
información y documentación, están disponibles para todos, particularmente para las personas con
discapacidad.


                                                                                                            11
antidiscriminatorias. Este fue el primer paso, pero la comunidad internacional consideró
necesario redactar una Convención Internacional especifica que proclame y ratifique
los derechos de las personas con discapacidad – mucho de los cuales se encuentran
contemplados en otros Tratados-.


           Y es en el seno de las Naciones Unidas que se comenzó a elaborar un Tratado
que abordara la protección contra la discriminación, pero que, asimismo, provee
herramientas a fin de que el goce y ejercicio de derechos de las personas con
discapacidad no se quede solo sobre el papel, y resulte aplicable en cada derecho o
área particular. Tras un proceso de cuatro años, se aprobó el 13/12/2006 La
Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad; no es
ni debe ser interpretada como un instrumento aislado del resto de los Tratados de
Derechos Humanos, sino que intenta restaurar la visibilidad de las personas con
discapacidad.




LAS CONVENCIONES Y SUS DEFINICIONES DE DISCAPACIDAD


           En este contexto es dable señalar que en la actualidad existen dos
Convenciones referidas específicamente a las personas con discapacidad:


                  CONVENCION PARA LA ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS

DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD:

Aprobada en la primera sesión plenaria, celebrada el 7 de junio de 1996, en
Guatemala, fue incorporada a nuestra legislación a partir de la sanción de la ley 25.280.
Cabe aclarar, que es de carácter regional (Interemaricana.)




6
    Anterior a la Aprobación de la CIF.


                                                                                      12
                    CONVENCION SOBRE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS

CON DISCAPACIDAD aprobada por La Asamblea de Naciones Unidas en diciembre

de 2006, firmada por nuestro país, pero aún sin incorporar a nuestra legislación.7


           La primera plantea como objetivo primordial la eliminación y prevención de
todas las formas de discriminación contra las personas con discapacidad. Y en el tema
que ocupa este desarrollo define a la discapacidad estableciendo:

             “ El término "discapacidad" significa una deficiencia física, mental o
sensorial, ya sea de naturaleza permanente o temporal, que limita la
capacidad de ejercer una o más actividades esenciales de la vida diaria, que
puede ser causada o agravada por el entorno económico y social “

           Definir la discapacidad desde la deficiencia es retomar el modelo médico,
es quizás retroceder por lo que se ha pugnado durante muchos años. Pese a ello,
el avance es que el límite a la capacidad de ejercer las actividades de la vida
puede ser causada o agravada por el entorno y no sólo por la deficiencia. Sin
embargo, no se ha logrado romper con la estigmatización de la persona como
portadora de una deficiencia. Asimismo, en lo referente al entorno, se lo restringe
a la esfera de lo económico y social, prescindiendo de mencionar el entorno
ambiental y de la comunicación.

           La Convención Internacional es el único instrumento universal de derechos
humanos en que se aborda concretamente la situación de las personas con
discapacidad. El objeto o propósito de la Convención bajo análisis no es otro que
“promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de
todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas
con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente”8 Una de las
diferencias con la Convención citada anteriormente es que no se circunscribe al
7
    Existen dos proyectos presentado en las respectivas Cámaras a fin de proceder a su aprobación.-
8
    Artículo 1 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.




                                                                                                      13
tema de la discriminación, si bien lo aborda, va más allá proponiéndose asegurar
el ejercicio de dichos derechos, que en determinadas circunstancias requieren de
un plus; resaltando el valor inherente de las personas con discapacidad.

      Es un logro importantísimo que destaca: la visibilidad de este colectivo
dentro del sistema de protección de derechos humanos de Naciones Unidas, la
asunción del fenómeno de la discapacidad como una cuestión de derechos
humanos, y el contar con una herramienta jurídica vinculante - Protocolo
Facultativo- a la hora de hacer valer los derechos de estas personas -

      Uno de los grandes debates de los delegados representantes de los países
fue: si la Convención debia o no incluir una definición sobre “discapacidad”. Sin
embargo, y a fin de llegar a un acuerdo se optó por definir “personas con
discapacidad”. De modo tal en su Art. 1, segundo párrafo establece:

       “Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan
deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que,
al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y
efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.”

      Ahora bien, el Preámbulo de la Convención reconoce que la discapacidad
es el resultado de la interacción entre la persona con deficiencia y los obstáculos
tales como barreras físicas y actitudes imperantes que impiden su participación en
la sociedad en igualdad de condiciones que las demás cuantos más obstáculos
hay, más discapacitada se vuelve una persona.

      Si bien hay quienes expresan que la deficiencia es una realidad de las
personas con discapacidad, sin duda hubiese sido más acertado que el concepto
de deficiencia no este presente. No obstante ello se reconoce que esta definición
avanza y va más allá de la de la Convención anteriormente citada.

      Al respecto El Dr. Pablo Rosales expresa “La definición que asume la
Convención se mantiene en el marco conceptual del modelo biomédico definiendo



                                                                                14
la discapacidad desde la deficiencia, con algunos agregados que limitan el alcance
de la misma. La definición establece que esas deficiencias deben ser - a largo
plazo-, concepto amplio que parece exigir una cierta cronicidad, lo que de alguna
forma relativiza las situaciones de discapacidad adquirida” 9

           Por su parte el Lic. Carlos Eroles expresa “La definición considera que la
dificultad mayor no se encuentra en las deficiencias, sino en las barreras físicas,
comunicacionales, culturales y actitudinales, que son las que pueden impedir la
participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los
demás” y continua “la discapacidad debe ser conceptualizada en términos de las
oportunidades que se abren a las personas con deficiencias, si se eliminan las
barreras que impone la sociedad o que surgen del contexto”                    10   .

           Por otro lado se ha dicho que la Convención establece un mínimo, a partir
del cual        cada Estado en su legislación local podrá ampliar el concepto de
discapacidad o de persona con discapacidad. Es por ello que el articulo deja una
puerta abierta al establecer que “las personas con discapacidad incluyen a
aquellas…” lo que no significa que excluya a otras situaciones o personas que
puedan estar protegidas por las legislaciones internas de los Estados,

           Mas allá de las consideraciones expuestas en torno al concepto de
discapacidad, indudablemente que la filosofía que guía a éste Instrumento
internacional es sustentada por el modelo de los derecho humanos cuyos valores
son: dignidad; libertad entendida como autonomía e independencia que exige
entre otras cosas que la persona sea el centro de las decisiones que le afecten; la
igualdad inherente de todo ser humano —inclusiva de la diferencia—, la cual
asimismo exige la satisfacción de ciertas necesidades básicas.




9
     “La nueva Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con
Discapacidad” Publicada en www.pablorosales.com.ar
10
     Discapacidad: El enfoque de los Derechos Humanos, publicado en www.vocesenelsilencio.gov.ar.


                                                                                                    15
      A continuación analizaremos un concepto que ha tomado trascendencia en
la Convención Internacional, como vehículo para que las personas con
discapacidad puedan gozar plenamente de todos los derechos humanos y las
libertades fundamentales. Nos referimos a la accesibilidad al medio físico.




                    ACCESIBILIDAD AL MEDIO FISICO




La construcción de las ciudades

      La estructura edilicia no ha sido ajena a la construcción que ha girado en
torno a la discapacidad y a la concepción de individuo de la Antigua Grecia. Las
ciudades en donde se despliegan todas las actividades de sus habitantes fueron y
sigue siendo diseñada para personas con capacidades físicas y psíquicas
óptimas; para personas “sanas” “normales” “jóvenes” y “atlética”. A esta imagen
heredada de la antigüedad, en donde el individuo aparece como un ser perfecto,
se opone otra imagen que nos demuestra que la          sociedad se conforma con
personas que no presentan características homogéneas.

      Pese a ello, esta concepción de “hombre universal” se perpetúa en la
arquitectura de nuestras ciudades, que continua siendo hostil a quienes no
coinciden exactamente con los parámetros heredados. Se ha ignorado que la vida
de las personas con discapacidad trasciende de las instituciones y centros de
rehabilitación, y en este sentido la filosofía del modelo médico permanece como
un fantasma.

      Nuestro hábitat presenta innumerables impedimentos o limitaciones para el
desplazamiento de personas con discapacidad denominadas barreras físicas que
se pueden observar       en   la obstrucción de la vía pública con puestos y
propagandas, con falta de señalización en los accesos a edificios públicos y


                                                                              16
privados, escuelas sin rampas, ascensores reducidos o con puertas tijera,
ausencia de vados en la acera, carencia de barandas, anchos insuficientes, así
como disfuncional distribución, circulación, mobiliario y equipamiento dentro de
los inmuebles. Las dificultades se presentan también en el acceso a los medios de
transporte y en los lugares de esparcimiento, todo ello evidencia que vivir
dignamente resulta no ser accesible para todos.

      Es imperiosa la necesidad de tomar conciencia de lo indispensable de
hacer nuestras ciudades y su hábitat accesibles para atender a las necesidades
sociales de todos, y especialmente de aquellos que por verse privados o limitados
de manejarse o desarrollarse libremente terminan inmersos en la soledad de sus
hogares y con escasas posibilidades de superación.

      Sin duda las personas con discapacidad, son quienes se ven más afectados
por la falta de accesibilidad, toda vez que la plena accesibilidad al medio físico es
una condición ineludible para la equiparación de oportunidades en toda comunidad
que se proponga incrementar la calidad de vida. A nadie escapa, que la igualdad
de oportunidades y la integración de las personas con discapacidad sólo será
posible cuando se cumpla el requisito indispensable de suprimir las barreras
físicas y comunicativas y culturales que excluyen, marginan, discriminan a un

grupo de la población.


Aproximaciones al concepto de Accesibilidad.

      El   Diccionario de la Real Academia Española define a la accesibilidad
como “calidad de accesible”, por otro lado accesible tiene varias acepciones,
definiéndose como “que tiene acceso”, “de fácil acceso o trato”, o de “fácil
comprensión, inteligible “se trataría de un término escasamente conocido y
utilizado a nivel popular. Estas precisiones no sólo aluden a una condición
espacial sino también a los aspectos relacionados con la comunicación y la actitud
de la sociedad.




                                                                                  17
           La accesibilidad se trata           de un “conjunto de características que hacen
posible que cualquier entorno, servicio, sistema de gestión o mantenimiento se
diseñe, ejecute o sea apto para el máximo número de personas en condiciones de
confort, seguridad e igualdad por todas las personas y, en particular, por aquellas
que tienen alguna discapacidad. La accesibilidad puede entenderse en relación
con tres formas básicas de actividad humana: movilidad, comunicación y
comprensión; las tres sujetas a limitación como consecuencia de la existencia de
barreras”11


           Estas características son referidas, en primer lugar al diseño de los
entornos (edificios, espacios públicos, vehículos), productos (ergonomía, diseño
industrial accesible) o servicios (telecomunicaciones, información, ocio); pero
también a la forma de gestionarlos y a su correcto mantenimiento. Es interesante
esta propuesta, que plantea cómo una solución accesible termina convirtiéndose
en inaccesible por la falta de mantenimiento o la ejecución sin atender al propósito
de las normas de construcción. Es frecuente encontrar vados que se inundan de
agua o construidos con una pendiente mayor, baños públicos adaptados pero
utilizados como depósitos.


           Otras definiciones expresan que es la “posibilidad de que las personas con
discapacidad permanente o transitoria o con circunstancias discapacitantes
cuenten con las adecuadas condiciones de seguridad y autonomía para el
desarrollo de sus actividades en edificios y ámbitos urbanos, y utilizar los medios
de transporte y sistemas de comunicación12


           No hay una definición única o generalizada del término que responda a la
acepción citada, lo cierto es que más allá de las diferencias conceptuales se sostiene
que, la accesibilidad es lo que permite a los ciudadanos participar en las actividades
sociales y económicas para las que se ha concebido el entorno construido.


11
     Libro Verde de la Accesibilidad, España, Edición 2002.
12
     Coriat, Silvia Aurora “Lo Urbano y lo Humano. Hábitat y Discapacidad”, Feb. 2002.-


                                                                                          18
      En virtud de lo expresado anteriormente, el concepto de accesibilidad está
muy unido al modelo de “vida independiente”, que defiende la participación activa
de las personas con discapacidad como ciudadanos titulares de derechos, que
pueden tomar decisiones sobre su propia vida. Este movimiento rompe con el
paradigma del modelo medico, entendiendo que el control de sus vidas, las
decisiones y las consecuencias son asumidas por el propio individuo, de forma tal
se lucha por romper con el estigma del paciente eterno.


      El movimiento a favor de una vida independiente exigió en un primer
momento entornos más practicables. Posteriormente, se pasó a demandar “diseño
para todos”, reivindicando la accesibilidad universal como condición que deben
cumplir los entornos, productos y servicios para que sean comprensibles,
utilizables y practicables por todas las personas.


El Diseño Universal


      El termino “Diseño Universal” fue utilizado por primera vez en EE.UU. por
Ronald L. Mace en 1985, arquitecto de reconocido prestigio, diseñador, profesor, y
usuario de silla de ruedas. Su trabajo fue pionero en el diseño accesible, participó
en la Ley de Americanos con Discapacidad (ADA), fundó el Centro de Diseño
Universal en 1989 y celebró la 1º Conferencia Internacional en Diseño para Todos,
con el lema “Diseñando para el Siglo XXI”.


      El Diseño Universal o Diseño para Todos implica tener en cuenta en el
diseño la diversidad de requerimientos por una gran heterogeneidad física y
funcional de las personas. Significa tomar como patrón de medida, los
requerimientos dimensionales y funcionales de las personas con movilidad
reducida y/o comunicación reducida. Tres aspectos básicos de esta concepción
son: seguridad accesibilidad y confort.




                                                                                 19
      El Centro para el Diseño Universal de la North Columbia State University de
Estados Unidos define siete principios básicos en los que se ha de basar el
desarrollo de productos bajo este concepto:
1. Uso universal, para todos: diseño útil y aprovechable para cualquier grupo de
usuarios.
2. Flexibilidad de uso: el diseño se adapta a un amplio abanico de preferencias y
destrezas individuales.
3. Uso simple e intuitivo: el diseño permite un uso fácil de entender, con
independencia de la experiencia del usuario, su conocimiento, habilidad de
lenguaje o capacidad de concentración.
4. Información perceptible: el diseño aporta la necesaria información de forma
efectiva al usuario, con independencia de las condiciones ambientales o las
habilidades sensoriales del individuo.
5. Tolerancia para el error o mal uso: el diseño minimiza daños y consecuencias
adversas de las acciones realizadas involuntariamente o por error.
6. Poco esfuerzo físico requerido: el diseño puede ser utilizado eficientemente y
confortablemente y con mínima fatiga.
7. Tamaño y espacio para acercamiento, manipulación y uso: Tamaño y
espacio adecuados para aproximación, alcance, manipulación y uso, con
independencia del tamaño corporal del usuario, la postura o movilidad.


      Esta filosofía de diseño implica superar el estigma de la diferencia y asumir
que los condicionantes de la discapacidad en la relación con el entorno están en
igual plano que otros más comunes y compartidos, tales como la edad, la actividad
que se realiza o la limitación temporal de alguna función; supone asumir que la
dimensión humana no está definida por capacidades, medidas o prestaciones,
sino que debe contemplarse de manera más global donde la diversidad es la
norma y no la excepción. Este concepto se ha generalizado en todos los ámbitos,
tanto en lo que respecta a lo académico como en el de la investigación, y a través
del tiempo se ha ido perfeccionando, ampliando y se han suscitado diferentes
acepciones sobre esta nueva concepción.



                                                                                20
          Lógicamente existe discrepancias de carácter conceptual, así la Arquitecta
Ma. Nélida Galloni Balmaceda, plantea algunas limitaciones al mismo y refiere “El
concepto de Diseño Universal se centra en el diseño para todas las personas,
pero hay que considerar que en el uso del entorno intervienen otros aspectos,
como la calidad de ejecución, el mantenimiento, los recursos económicos, las
limitaciones propias de las personas, la cultura, el ambiente, etc.; que no deben
olvidarse. Todo esto significan limitaciones al concepto propuesto de Diseño
Universal”13.
          Otros autores refieren que la discapacidad no se vive uniformemente en
todas las latitudes y en todos los sectores sociales, por lo tanto no se deben
generalizar las soluciones, antes de comprender el contexto en el cual se opera y
teniendo en cuenta los requerimientos de las personas. De lo expuesto podemos
concluir diciendo que las dimensiones universales de acceso deberían:


       o Reconocer el contexto social.-
       o Considerar la situación de la persona.-
       o Tener en cuenta la edad y los factores culturales.-
       o Apoyar los análisis en lo que se refiere a la persona y el entorno.


       Asimismo la Convención sobre los Derechos de las Personas con
Discapacidad, introduce la definición de diseño universal expresando que “se
entenderá por Diseño Universal el diseño de productos, entornos, programas y
servicio que puedan utilizar todas las personas en la mayor medida posible, sin
necesidad de adaptación ni diseño especializado. El “diseño universal” no excluirá
las ayudas técnicas para los grupos particulares de personas con discapacidad,
cuando se necesiten” 14


          A modo de conclusión cabe aclarar que el concepto de Diseño para Todos
no sustituirá la idea de accesibilidad, por mucho que suponga su máxima
13
     Galloni Balmaceda, Nèlida . Exposición presentada en Jornada CIBAUT-COPRONA. Oct.2006.-
14
     Art. 2. Definiciones.


                                                                                               21
expresión, puesto que éste último concepto está también vinculado a la necesidad
de gestionar, acondicionar o reformar aquello que se ha concebido con barreras.




        ¿Que se entiende por Barreras?


        No podemos referirnos a la accesibilidad sin hacer mención al significado,
implicancia y clasificación del concepto Barrera.                     El término barrera alude a
obstrucción u obstáculo, es aquello que                    impide el acceso. En palabras del
Arquitecto Steinfeld, Edward: “Las barreras pueden bloquearnos, frenarnos,
alejarnos de nuestros objetivos, cansarnos, limitar nuestras oportunidades,
restringir nuestra capacidad de expresarnos o canalizarnos en una dirección
determinada, normalmente determinada por otros. Aunque el término nos evoca
bloqueos o muros, son solamente los ejemplos más obvios 15


        Las barreras están intrisecamentes relacionadas con un “no poder hacer”,
“no poder ingresar”, “no poder circular”; para muchos existirá una alternativa,
quizás incomoda pero aceptable, para otros supone la ruptura total de la cadena
de desplazamiento y la imposibilidad de utilización del edificio, entorno o servicio.
Por lo tanto la barrera implica la negación del ejercicio de un derecho


        Cuando se restringe un derecho deviene la exclusión, y con ella la
discriminación. Es aquí en donde la igualdad de oportunidades y la integración se
desdibujan. Por ello el modelo social, pregona que cuando todas las barreras de
acceso fueran removidas, la relación de desventaja pasará a ser parcial o
completamente abolida, ello toda vez que la discapacidad es una condición flexible


        Las barreras se pueden clasificar a grandes rasgos en:


15
   Steinfeld, Edward (2003) La experiencia reciente en los Estado Unidos. Hacia una sociedad para
todos. Encuentro Internacional sobre Eliminación de Barreras Arquitectónicas. Pamplona, 17-18
Enero 2003.




                                                                                                    22
Barreras físicas:


       Barreras arquitectónicas: las que se presentan en los edificios tales como
        escaleras.
       Barreras urbanísticas: las que se presentan en la estructura e instalaciones
        urbanas y en los espacios no edificados de dominio público y privado.
       Barreras en el transporte: las que se presentan en las unidades de
        transporte particulares o colectivas (de corta, media y larga distancia),
        terrestres, marítimas, fluviales o aéreas.


Barreras de la comunicación:


       Barreras en las telecomunicaciones: las que se presentan en la
        comprensión y captación de los mensajes, vocales y no vocales y en el uso
        de los medios técnicos disponibles.


Barreras culturales o sociales: Constituyen la base donde se construyen las
demás. Porque no debemos olvidar que la barrera es una construcción humana. El
prejuicio al diferente, la reducción a la persona a la mera carencia o falta de
funcionalidad, son las barreras intangibles, conscientes o inconscientes. Que sin
duda son mucho más profundas ya que tiene sus raíces en comportamientos
culturales y sociales.




        La inaccesibilidad: Un problema de todos


        La reivindicación de la accesibilidad, de la supresión de los obstáculos que
dificultan una circulación fluida por el interior de un edificio o a través del territorio
urbano no es un tema que deba considerarse sólo concerniente a las personas
con algún tipo de discapacidad, es un asunto en el que la totalidad de la población


                                                                                       23
debe sentirse implicada puesto que, de un modo u otro, todos somos vulnerables
a las dificultades planteadas por las barreras arquitectónicas. Ser ajenos a esta
temática, es negar que en el estadio de nuestra vida transitaremos por diferentes
etapas etareas y             veremos limitadas nuestra capacidad de movilidad y/o
comunicación ya sea en forma temporal o permanente.
            Se sostiene que la accesibilidad favorece la calidad de vida de toda la
población. En consecuencia, consideramos tres grupos de beneficiarios:


Personas con discapacidades permanentes:
           Físicas
           Sensoriales
           Intelectuales.


Personas mayores o niños.

Personas          afectadas     por   circunstancias     transitorias:   derivadas   de
actividades o situaciones coyunturales que pueden resultar discapacitantes.


En este grupo distinguimos:
            Personas con discapacidad transitoria física.
            Mujeres embarazadas.
            Resto de la población (Llevar niños pequeños en brazos o en cochecito,
             transportar bultos pesados o, simplemente tener las manos ocupadas
             motivan que una persona no discapacitada pueda ser, temporalmente, una
             persona con movilidad reducida.


        En consecuencia, la accesibilidad es un tema que nos compete a todos, no es
un interés sectorial de un grupo de personas diferenciadas, toda sociedad que
aspire ser una sociedad inclusiva, debe tener presente que uno de los pilares para
alcanzar dicho objetivo es la accesibilidad.




                                                                                     24
    Una sociedad inclusiva debe ser capaz de contemplar todas las condiciones
humanas y encontrar medios para que cada individuo tenga el derecho de
contribuir con su mejor talento para el bien común.


    Los conceptos de sociedad inclusiva y desarrollo inclusivo sustentan el
principio de que los temas relacionados con la discapacidad deben ser incluidos
transversalmente en todos los programas y políticas públicas. Ese concepto
valoriza la contribución de cada ser humano para el proceso de desarrollo,
superando los limitados modelos asistencialistas que acostumbran caracterizar la
lucha contra las desventajas.


      Invisibilidad y accesibilidad.


      Una de las mayores consecuencias de la falta de accesibilidad, sin duda, es
la invisibilidad de las personas con discapacidad.
       Claudia Werneck, en un proyecto presentado para el Banco Mundial
plantea como acontece el ciclo de invisibilidad de las personas con discapacidad
desde la siguiente lógica:
   1) la persona con discapacidad no consigue salir de su casa, por lo tanto, no
       son vistas por la comunidad.
   2) al no ser vistas por la comunidad, dejan de ser reconocidas como parte de
       ella.
   3) por no ser reconocida como parte de ella, garantizar el acceso de las
       personas con discapacidad a derechos, bienes y servicios no es
       considerado un problema que la comunidad debe enfrentar y solucionar
   4) sin tener acceso a bienes y servicios, permanecen excluidas y sometidas a
       constante discriminación.


   El proceso de invisibilidad planteado por la autora, describe en forma simple
como se produce la exclusión de las personas con discapacidad y en particular de
las usuarias de sillas de ruedas de la vida cotidiana.


                                                                              25
   No es necesario hacer grandes razonamientos para entender esta lógica: Lo
que no se ve no existe. Y lo que duele no se mira.


   Si la accesibilidad fuera la regla y no la excepción, las personas usuarias de
silla de ruedas formarían parte de esta sociedad; Viajarían en los colectivos, irían
a los bares, al supermercado, a los cines, a las Universidades, a las escuelas
convencionales, en definitiva serian parte de esta sociedad.


   Mucho se reclama por el cumplimiento del cupo del 4 % en los cargos de la
administración pública por personas con discapacidad, nos preguntamos en
cuantos edificios de la administración ¿podría ingresar una persona en silla de
ruedas a trabajar Si pudiera ingresar, ¿el baño estará adaptado? ¿Y en el caso
que todo eso exista podrá viajar en un transporte público? Siguiendo el mismo
razonamiento, mucho se ha hecho por la educación inclusiva de niños con
diferentes discapacidades: maestra integradoras, adaptación de curricula, etc.,
ahora bien ¿qué sucede con los niños / as con discapacidad motora? ¿Cuál es la
integración por la cual se está pugnando? En palabras de Silvia Coriat existe un
agujero negro en lo referente a estos niños. Y me permito decir que aquí otro de
los grandes escollos es la falta de información, de a quien reclamar en estos caso.
¿Quien se responsabiliza por la exclusión de esos niños del sistema educativo
convencional? ¿Quien paga los daños psíquicos y físicos de este niño?
   A la hora de pensar en la inclusión se debiera también pensar en la
accesibilidad de las escuelas. Insisto, la falta de accesibilidad implica la negación
de un derecho en consecuencia la igualdad de oportunidades comienza a ser sólo
un principio.


   El principio de igualdad efectiva de derechos, supone que las necesidades de
todas y cada una de las personas son de igual importancia, que el respeto a la
diversidad humana debe inspirar la construcción de las sociedades y que deben
emplearse todos los recursos disponibles para garantizar que todos los
ciudadanos dispongan de oportunidades iguales a la hora de participar en la vida



                                                                                  26
social. La mayoría de los programas de apoyo puestos en marcha a lo largo de los
años se han orientado fundamentalmente hacia la compensación de las
desventajas de las personas con discapacidad y no hacia su cualificación para
participar en la vida social.

        Existen normas internacionales que enfatizan la importancia global de las
posibilidades de acceso dentro del proceso de lograr la igualdad de oportunidades
en todas las esferas de la sociedad, e incluyen recomendaciones relativas a la
implementación de programas de acción para que el entorno físico sea accesible y
la adopción de medidas para garantizar el acceso a la información y la
comunicación.     No   obstante,    la   respuesta   de   los   gobiernos nacionales,
particularmente en los países en vías de desarrollo, ha sido lenta y se han tomado
pocas         iniciativas       a        nivel       de         políticas    públicas
Por otro lado, tanto a nivel nacional como internacional existen movimientos de
organizaciones de personas con discapacidades que reclaman por entornos
inclusivos, ellos han suplido en muchos casos la inercia del Estado, presentando
proyectos, organizando jornadas de capacitación y de información, se han
mancomunando esfuerzos con todos los protagonistas, realizaron denuncias ante
la justicia e intentan por todos los medios que el tema de la accesibilidad sea un
tema de preocupación y de reflexión.

        Así también lo han hecho los profesionales en las distintas áreas. Estos han
demostrado que el 'diseño universal' beneficia a toda la sociedad y que la mayoría
de las veces las adecuaciones al espacio o la planificación y construcción de ellos
cumpliendo acabadamente con la normativa vigente no implica mayores costos; se
lucha por que las pautas de accesibilidad se incluyan en el diseño y construcción
del entorno físico desde el inicio del proceso de planificación. Se promueve el uso
de prácticas de diseño y de tecnologías adaptivas que mejoren el acceso a los
recursos.




                                                                                   27
      El concepto de accesibilidad en el Contexto Internacional


      La celebración del “Primer Congreso Internacional para la Supresión de
Barreras Arquitectónicas”, realizado en junio de 1963 en Suiza, sirvió como
premisa para pensar en la relación existente entre la persona con discapacidad y
su interacción con el espacio, y      se comienza a tomar conciencia sobre la
existencia del concepto “ACCESIBILIDAD”, el cual iba a adquirir peso específico
como objetivo prioritario hacia la plena integración de este sector de población.

      En 1974, en la “Reunión del Grupo de Expertos sobre el Diseño Libre de
Barreras” realizada en Nueva York, se encuentran los primeros antecedentes
sobre la necesidad de la eliminación de obstáculos físicos que impiden a las
personas con discapacidad participar plenamente de la vida en sociedad.
Estableciendo el requisito de la inclusión del tema, en la formación profesional de
arquitectos, ingenieros, diseñadores, urbanistas y paisajistas.

      Será en 1975, con la Declaración de los Derechos de los Minusválidos,
proclamada por Naciones Unidas, cuando se hace evidente la necesidad de hacer
más accesibles los entornos, la igualdad y el desarrollo individual de la persona
dentro de la esfera política, económica y social, comienzan a ser temas de debate.
En el vigésimo cuarto período de sesiones, la Comisión para el Desarrollo Social
recomienda la eliminación de barreras físicas y arquitectónicas que impiden la
integración social plena de los discapacitados

      En 1981 Naciones Unidas declara el Año Internacional para las Personas
con Discapacidad, estableció que ese año se dedicarse a la integrar plenamente
a las personas discapacitadas en la sociedad. Ello constituyó un acontecimiento
decisivo en la larga historia de la lucha de las personas con discapacidad por
acabar con la discriminación y la segregación y conseguir la igualdad de derechos

      Un año después, en 1982, se aprueba “El Programa de Acción Mundial hacia
los Impedios” cuyo propósito era ” promover medidas eficaces para la prevención



                                                                                    28
de la incapacidad, la rehabilitación y la realización de los objetivos de
«participación plena» de los impedidos en la vida social y el desarrollo y de
«igualdad». Esto significa oportunidades iguales a las de toda la población, y una
participación equitativa en el mejoramiento de las condiciones de vida resultante
del desarrollo social y económico”

      Asimismo insta a los Estados Miembros que adopten políticas que
garanticen a los impedidos el acceso a todos los nuevos edificios, instalaciones,
viviendas y sistemas de transporte público. En cuanto a lo existente, se aconseja
adoptar las medidas necesarias a fin de estimular el acceso a los mismos,
especialmente aprovechando las renovaciones. Los Estados, también deben
procurar que los “impedidos” tengan las mismas oportunidades para participar en
actividades recreativas que los demás ciudadanos. Esto supone la posibilidad de
utilizar restaurantes, cines, teatros, bibliotecas, etc., así como lugares de
vacaciones, estadios deportivos, hoteles, playas entre otros. Los Estados
Miembros deben adoptar medidas para eliminar todos los obstáculos en este
sentido

      El Programa y el Año Internacional habían dado comienzo a una nueva era
que trataría de definir la discapacidad como función de la relación entre las
personas con discapacidad y su entorno. Resultaba indispensable eliminar los
obstáculos impuestos por la sociedad a la plena participación.

      Para hacer realidad el tema del Año Internacional de los Impedidos cuyas
premisas    eran:   «Participación   e    igualdad    plenas»,   se   recomienda
encarecidamente que de todos los locales del sistema de las Naciones Unidas se
eliminen íntegramente las barreras físicas para los impedidos, que se velen por
que las personas con deficiencias sensoriales tengan la comunicación a su pleno
alcance.

      Otro cambio de extraordinaria relevancia ha sido la publicación en Estados
Unidos., en 1990, del A DA o Ley para los Americanos con Discapacidad, una ley
anti-discriminación que en términos de accesibilidad ha supuesto una verdadera

                                                                               29
revolución en aquel país, y que despertó en la opinión pública americana los
aspectos relacionados con los derechos civiles de las personas con discapacidad.


        El 20 de diciembre de 1993 por Resolución de la Asamblea General de
Naciones Unidas aprueba las “Normas Uniformes de Igualdad de oportunidades
                                                        16
para las Personas con Discapacidad”                       , elaboradas sobre la base de la
experiencia adquirida a lo largo de la Década de las personas con minusvalía.
Aunque las Normas no son obligatorias en el sentido estrictamente jurídico del término,
suponen un firme compromiso moral y político por parte de los estados para la
adopción de medidas, al tiempo que invitan a los estados a cooperar en el desarrollo de
políticas a favor de la igualdad de oportunidades de las personas discapacitadas.


        Conforme ello en su articulo 5 señala “Los Estados deben reconocer la
importancia global de las posibilidades de acceso dentro del proceso de lograr la
igualdad de oportunidades en todas las esferas de la sociedad. Para las personas
con discapacidades de cualquier índole, los Estados deben a) establecer
programas de acción para que el entorno físico sea accesible y b) adoptar
medidas para garantizar el acceso a la información y la comunicación


        La finalidad de estas normas es garantizar que personas con discapacidad, en
su calidad de miembros de sus respectivas sociedades puedan tener los mismos
derechos y obligaciones que los demás. Por lo que se promulgan con la intención de
reconducir la discriminación existente y promover la igualdad de oportunidades para
participar activamente en la vida social. En las Normas, se resalta la importancia global
de las posibilidades de acceso tanto al entorno físico como a la información y
comunicación, para conseguir la realización de la igualdad de las oportunidades.




16
   El fundamento político y moral de las normas se encuentra en la Declaración Universal de los
DDHH. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, La Convención sobre los Derechos del Niño y la
Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer




                                                                                                  30
       En el año 1994 en ocasión de la Sesión pública del Seminario
Iberoamericano de Accesibilidad al Medio Físico, en Río de Janeiro, se planteó la
superioridad del Diseño Universal sobre la Accesibilidad al Medio Físico. La
propuesta del Diseño Universal entre otras cosas exigía la eliminación del uso del
Símbolo Internacional de Accesibilidad por considerarlo discriminatorio al
establecer recorridos, espacios e instalaciones específicos para personas con
discapacidad y por consiguiente la exclusión de los otros, utilizados por la mayoría
de las personas.

       La propuesta, radical al extremo, establecía que todo el entorno debía servir
para   todos,        sin   contemplar   soluciones,   muchas      veces   basadas   en   la
discriminación positiva que trata de compensar las diferencias de capacidades con
diferencias en el medio físico que permiten equiparar posibilidades.

       La Asamblea General de la ONU, en su resolución 52/82                     del 12 de
diciembre de 1997, presentaba la accesibilidad como una prioridad en la
promoción de la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad.
En su considerando alienta a los gobiernos y a la comunidad no gubernamental a
examinar       los     problemas    normativos      socioeconómicos       más   importantes
relacionados con la igualdad de oportunidades para las personas con
discapacidad, en particular a) la accesibilidad, b) los servicios sociales y las redes
de protección social, y c) el empleo y los medios de vida sostenibles.

       En Europa la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea
de año 2000, en su artículo 21, señala: “Se prohíbe toda discriminación, y en
particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales,
características genéticas, lengua, religión o convicciones políticas o de cualquier
otro   tipo,   pertenencia      a   una   minoría     nacional,   patrimonio,   nacimiento,
discapacidad, edad u orientación sexual”, y en el artículo 25 se reconocen
específicamente los derechos de las personas mayores. Finalmente, el artículo 26
se dedica a la integración de las personas discapacitadas, reconociendo y
respetando “el derecho a beneficiarse de medidas que garanticen su



                                                                                         31
autonomía, su integración social y profesional, así como su participación en
la vida de la comunidad”.

      Se ha continuado trabajando en esta línea y la Comisión Europea, a través
del Consejo, decide designar el año 2003 como Año Europeo de las Personas con
Discapacidad, lo que colaboró a impulsar la movilización y participación de todos
los agentes implicados.

      La accesibilidad fue una de las prioridades indicadas en el primer período
de sesiones (Nueva York, del 29 de julio al 9 de agosto de 2002) del Comité
Especial encargado de preparar una Convención Internacional amplia e integral
para proteger y promover los derechos y la dignidad de las personas con
discapacidad, establecido según lo dispuesto en la resolución 56/168 de la
Asamblea General.

      En diciembre del 2006, luego de 4 años de negociaciones, la Asamblea de
Naciones unidas aprueba el primer tratado importante de derechos humanos del
siglo XXI La Convención Internacional sobre los derechos de las personas
con   discapacidad.       Dada   la   importancia   de   la   misma   desarrollaremos
profundamente sus contenidos, siempre dentro del contexto de la accesibilidad.

      La Convención viene a llenar un vacío en el marco de las normas
internacionales de derechos humanos y explica detalladamente en sus 50
artículos los derechos de las personas con discapacidad, que comprenden, entre
otros, los derechos civiles y políticos, la accesibilidad, la participación y la
inclusión, el derecho a la educación, la salud, el trabajo y el empleo, y la
protección social. Cabe señalar, por su importancia, que la Convención reconoce
que se necesita un cambio de actitud en la sociedad para que las personas con
discapacidad logren la igualdad de condición. Asimismo, convierte a las personas
con discapacidad en “titulares de derechos” y “sujetos de derechos” con
participación plena en la formulación y aplicación de políticas y planes que los
afecten.



                                                                                  32
           Centrar en primer termino a la persona con discapacidad como un ser
humano en igualdad de derechos y dignidad que los demás, ha sido el fin
primordial de esta Convención, y el segundo es reflejar que en determinadas
circunstancias estas requieren de medidas específicas para garantizar el goce y
ejercicio de los derechos, en igualdad de condiciones que el resto de personas.
Estas medidas específicas es lo que la Convención denomina ajustes razonable,
definiéndolos como:

“las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas, que no
impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en
un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el goce
o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los
                                                       17
derechos humanos y libertades fundamentales “


           Esta definición supone : a) reconocer la demanda del modelo social en
cuanto a que lo que deber ser rehabilitado, modificado, o —en este caso—
ajustado, no son las personas, sino los entornos en donde ellas se incorporan. b)
que la accesibilidad al medio físico está englobada dentro de este concepto, si
bien éste abarca otros aspecto.


           La accesibilidad se encuentra prevista expresamente en inc. f) del Art. 3,
referido a los principios generales, y asimismo se encuentra regulado en el Art. 9.
Cabe destacar la importancia de que la accesibilidad universal haya sido prevista,
no sólo como derecho sino también como principio de la Convención, ya que este
principio-derecho resulta ser una condición ineludible para el ejercicio de los
derechos —en igualdad de oportunidades— por todas las personas, y para, en
último término, conseguir el logro de la igual dignidad humana, del libre desarrollo
de la personalidad.




17
     Art 2. Definiciones.


                                                                                  33
       Asimismo, al definir la discriminación sobre la base de discapacidad la
Convención establece que incluye a todas las formas de discriminación,
incluyendo la denegación de ajustes razonables.


       De manera tal, que podemos afirmar que la falta de accesibilidad se traduce
en discriminación, lo establece clara y expresamente con relación a la falta de
ajustes razonables el artículo 2, pero resulta evidente que además la falta de
accesibilidad cabría perfectamente dentro del concepto “cualquier distinción,
exclusión o restricción por motivos de discapacidad que tenga el propósito o el
efecto de obstaculizar o dejar sin efecto el reconocimiento, goce o ejercicio, en
igualdad de condiciones, de todos los derechos humanos y libertades
fundamentales” de mismo articulo.

       Mencionamos que la Convención dedica un artículo específico a la
accesibilidad universal, entendida en un sentido amplio, y como herramienta
imprescindible para lograr la igualdad real de las personas con discapacidad.
De este modo el Art. 9 establece:


“1. A fin de que las personas con discapacidad puedan vivir en forma independiente y
participar plenamente en todos los aspectos de la vida, los Estados Partes adoptarán
medidas apropiadas para asegurar el acceso de las personas con discapacidad, en pie de
igualdad con otras personas, al entorno físico, el transporte, la información y las
comunicaciones, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y las
comunicaciones, y a otros servicios e instalaciones públicos, tanto en zonas urbanas como
rurales. Estas medidas, que incluirán la identificación y eliminación de obstáculos y
barreras al acceso, se aplicarán, entre otras cosas, a:

      a) Los edificios, los caminos, el transporte y otras obras bajo techo y al aire libre, como
       escuelas, viviendas, instalaciones médicas y lugares de trabajo;
      b) Los servicios de información, comunicaciones y de otro tipo, incluidos los servicios
       electrónicos y de emergencia.


2. Los Estados Partes también adoptarán medidas apropiadas para:


                                                                                               34
      a) Desarrollar, promulgar y supervisar la aplicación de normas mínimas y directrices
       sobre la accesibilidad de instalaciones y servicios públicos;
      b) Asegurar que las entidades privadas que ofrecen instalaciones y servicios abiertos al
       público tengan en cuenta todos los aspectos de su accesibilidad para las personas con
       discapacidad;
      c) Proporcionar capacitación a todos los interesados sobre los problemas de accesibilidad
       a que se enfrentan las personas con discapacidad;
      d) Dotar a los edificios y otras instalaciones públicas de señalización en Braille y en
       formatos fáciles de leer y entender;
      e) Proporcionar formas de asistencia personal e intermediarios, incluidos guías, lectores
       e intérpretes profesionales del lenguaje de señas, para facilitar el acceso a edificios y
       otras instalaciones públicas;
      f) Promover otras formas apropiadas de asistencia y apoyo a personas con discapacidad
       para asegurar su acceso a la información;
      g) Promover el acceso de las personas con discapacidad a los nuevos sistemas y
       tecnologías de la información y las comunicaciones, incluida la Internet;
      h) Promover el diseño, el desarrollo, la producción y la distribución de sistemas y
       tecnologías de la información y las comunicaciones accesibles en una etapa
       temprana, de forma de conferir accesibilidad a estos sistemas y tecnologías al
       menor costo.


   Asimismo en su artículo 30 refiere sobre la Participación en la vida cultural, las
actividades recreativas el esparcimiento y el deporte,

   Los países deben promover la participación en la vida cultural, el recreo, el
tiempo libre y los deportes, asegurando el suministro de programas de televisión,
películas, material teatral y cultural en formatos accesibles, haciendo accesibles
los teatros, los museos, los cines y las bibliotecas, y garantizando que las
personas con discapacidad tengan oportunidad de desarrollar y utilizar su
capacidad creativa no sólo en su propio beneficio sino también para
enriquecimiento de la sociedad. Los países deben garantizar la participación en
las actividades deportivas generales y específicas.

   Asimismo el articulo, referido establece expresamente que los Estados Partes
adoptarán las medidas pertinentes para: “Asegurar que los niños y las niñas con
discapacidad tengan igual acceso con los demás niños y niñas a la participación


                                                                                             35
en actividades lúdicas, recreativas, de esparcimiento y deportivas, incluidas las
que se realicen dentro del sistema escolar “ Lo que se intenta garantizar a través
de este artículo, es que niñas y niños con discapacidad puedan tener acceso a las
mismas oportunidades de desarrollo que los niños y niñas sin discapacidad. Esto
incluye muchas áreas, —como la educación—, pero también las actividades de
ocio, juegos, deportes y demás, que deben encontrarse en condiciones de poder
ser aprovechadas por niñas y niños con discapacidad, en igualdad de condiciones
que el resto. Es decir, todas aquellas actividades que resultan ser imprescindibles
para el desarrollo tanto físico, como psicológico, y social de las niñas y los niños
—con o sin discapacidad —.

   Ello se encuentra íntimamente relacionado con otro principio mencionado: el de
accesibilidad universal, que requiere que todos los productos, entornos, procesos,
bienes, servicios, cumplan con los requisitos necesarios para poder ser utilizados
por todas las personas de la forma más autónoma y natural posible. Esta
condición cumple un papel esencial para poder asegurar a los niños una infancia
en sociedad, más allá de cualquier diferencia.




      La accesibilidad en nuestra Legislación

      Desde el año 1981 Argentina cuenta con la ley nacional 22.431, que instituye
“un sistema de protección integral de las personas con discapacidad”, tendiente a
asegurar a éstas su atención médica, su educación y su seguridad social así como a
concederle las franquicias y estímulos que permitan en lo posible neutralizar las
desventajas que la discapacidad les provoca y les de la oportunidad mediante su
esfuerzo de desempeñar un rol equivalente al que ejercen las personas normales”




                                                                                  36
      En su articulo 22 establecía “En toda obra pública que se destine a actividades
que supongan el acceso de público, que se ejecute en lo sucesivo, deberán preverse
accesos, medios de circulación e instalaciones adecuadas para personas
discapacitadas que utilicen sillas de ruedas. La misma previsión deberá efectuarse en
los edificios destinados a empresas privadas de servicios públicos y en los que se
exhiban espectáculos públicos que en adelante se construyan o reformen.”


      Al momento de reglamentarse esta norma (Decreto 498/83), se estableció un
plazo de 10 años para dar cumplimiento a las adaptaciones necesarias.

      En el año 1993, se cumplieron los 10 años de plazo previsto, y los
resultados no fueron positivos. La inaccesibilidad no fue subsanada, y los edificios
nuevos, tampoco cumplieron con la normativa, dada la falta de control y
fiscalización por parte del Estado. Al año siguiente, en 1994, se sanciona la ley
24.314, que reemplaza el capitulo IV de la ley 22.431 referido a “Transporte y
arquitectura diferenciada”, por un extenso capítulo denominado “Accesibilidad al
Medio Físico”. El nuevo texto, es mucho más abarcativo, ya no se refiere al
apelativo persona con discapacidad, hablándose en cambio de personas con
movilidad reducida. Por un lado, esta expresión incluye otras personas que se
hallan con algún impedimento permanente o transitorio en su movilidad: tales
como ancianos, embarazadas, mujeres y hombres con cochecitos de bebes etc.
Por el otro, la disfuncionalidad que definía hace más de una década al
discapacitado, se reduce a sólo una función, la movilidad, dejando latente la
posibilidad que un individuo tiene para mostrar sus capacidades y que la
discapacidad se puede presentar como una condición transitoria.

      Incorpora expresiones que hasta el momento no existían en nuestra
legislación, tales como "supresión de barreras físicas", "accesibilidad" y "personas
con movilidad reducida". Además, se pone de relieve la acción del individuo por
sobre la identificación con su instrumento de movilidad, como era en el caso de la
expresión persona con silla de ruedas, utilizada anteriormente.




                                                                                  37
       Pero por sobre todas las cosas la denominación, persona con movilidad
reducida parece querer subrayar también el vínculo entre el individuo y su entorno
social. Lo cual significa una adecuación más con las tendencias internacionales, y
con la filosofía del modelo social.

       Asimismo, se introduce el concepto de accesibilidad, y se lo define como "la
posibilidad de las personas con movilidad reducida de gozar de las adecuadas
condiciones de seguridad y autonomía como elemento primordial para el
desarrollo de las actividades de la vida diaria".

       El término autonomía, constituye un paso hacia la ampliación del campo
léxico que el discurso normativo nacional estaba conformando en el tema de la
discapacidad. Se enuncia aquí el reconocimiento de las capacidades de un
individuo para vivir en un medio físico restringido para él, y que debe ser
modificado a partir de la aplicación de las normas.

       Expresiones como equiparación de oportunidades es fruto de la
intersección del discurso legislativo nacional con el de las "Normas Uniformes para
la Igualdad de Oportunidades". Recordemos que, este documento mencionaba al
entorno físico como un sistema que debía ponerse "a disposición de todos,
especialmente de las personas con discapacidad". Este principio, que también
comprende distintas áreas sociales, es retomado en la Argentina para reformar la
legislación vigente en materia de discapacidad, acentuando la condición de
personas de los discapacitados dentro de una concepción ligada a los derechos
humanos.

       Se incorpora asimismo la noción de barreras físicas urbanas, también
llamadas barreras arquitectónicas, como representación metafórica de las
dificultades de acceso a una vida plena. La normativa ordena entonces la
construcción de rampas y espacios que permitan la "accesibilidad y traslado de
personas con movilidad reducida".




                                                                                38
       Esta explicación de la existencia de barreras arquitectónicas remite a la
idea de exclusión que implicaría el diseño normal de la ciudad, en tanto estas
barreras no serían colocadas intencionalmente sino que serían producto de la
indiferencia del mundo “normal” ante el problema de la discapacidad. De allí la
resolución paradójica que este enunciado formula: la supresión de barreras
arquitectónicas implica menos una eliminación llana de elementos preexistentes
que una incorporación de otros elementos materiales que modifiquen el entorno
para facilitar la accesibilidad y la integración.

       Por otro lado, define e incorpora términos tales como adaptabilidad,
practicabilidad y visitabilidad. Estas conceptualizaciones son instrumentadas
normativamente como parte de un lenguaje específico que describe los cambios
que la legislación produciría a través de su aplicación sobre el medio físico y el
transporte público. Sin explicitar el destinatario de las normas, que serían los
arquitectos y las empresas de construcción, incluidas las obras públicas, no se
utiliza la forma imperativa de los verbos más que para señalar la finalidad de
alcanzar estos estados ideales. Será el decreto reglamentario 914/97 en el artículo
3, el que establecerá los sujetos responsables del cumplimiento. Interesante es
señalar que su ámbito de aplicación va más allá de los edificios de uso público,
extendiéndose a los ámbitos urbanos y arquitectónicos de uso o concurrencia de
público y transporte público.

       Otra de las modificaciones introducidas por la ley 24.314 es la incorporación
de un párrafo al Art. 28 de la 22.431 que establece: “ Las prioridades y plazos de
las adecuaciones establecidas en los artículos 20 y 21 relativas a barreras
urbanas y en edificios de uso público serán determinadas por la reglamentación,
pero su ejecución total no podrá exceder un plazo de tres (3) años desde la fecha
de sanción de la presente ley….”Las adecuaciones establecidas en el transporte
público por el artículo 22 apartados a) y b) deberán ejecutarse en un plazo máximo
de un año a partir de reglamentada la presente. Su incumplimiento podrá




                                                                                 39
                                                 18
determinar la cancelación del servicio.               En consecuencia la modificación
introducida plantea diferencia en cuanto a los plazos para el cumplimiento de las
adecuaciones en el ámbito urbano arquitectónico y en el ámbito del transporte.

           Es llamativa esta diferencia, mientras que para la primera se establece que la
reglamentación determinara los plazos y prioridades para su cumplimiento, dejando a
salvo que la ejecución total no podrá exceder un plazo de 3 años desde la sanción de
la misma; para el segundo supuesto establece que las adecuaciones deberán

ejecutarse en un plazo máximo de 1 año a partir de la reglamentación.


           Dos meses después de la sanción de la ley 24.314, se dicta el decreto 1027/94
por el que se instruye a los organismos de la administración pública nacional sobre los
actos y acciones que deberán llevar a cabo a fin de adoptar en un plazo de 90 días las
medidas necesarias en todos los edificios de sus dependencia para permitir el acceso
de las personas con discapacidad. A esos efectos los organismos, contarán con el
asesoramiento de la Comisión Nacional Asesora para la Integración de Personas
Discapacitadas. Vencido dicho plazo, la Comisión mencionada quedará habilitada para
realizar los trabajos pertinentes, con cargo a las partidas específicas del presupuesto
del ministerio que en cada caso corresponda.


           Tres años pasaron para que el Poder Ejecutivo proceda a reglamentar a través
del Decreto 914/97 los artículos 20, 21 y 22 de la ley 24.314 para entonces ya habían
vencido los plazos que se estipulaban en el Art. 28 analizado precedentemente.
El decreto en análisis en su artículo 3 determina los sujetos responsables del
cumplimiento de la normativa, pero omite establecer multas o sanciones para los
mismos. A su vez, el artículo 4 crea un Comité de Asesoramiento y Contralor del
cumplimiento de los artículos 20, 21 y 22 de la Ley N. 22.431 y sus modificatorias,
cuyas funciones enumeradas en el artículo 5º son: velar por el cumplimiento de
los artículos mencionados, en caso de verificarse el incumplimiento de la norma
citada; formalizar la denuncia al presidente de la Comisión Nacional Asesora para

18
     Hasta el momento esto no ha sucedido.-


                                                                                      40
la Integración de Personas Discapacitadas; asesorar y proponer criterios de
adecuación para la correcta implementación de lo estatuido en los artículos
reglamentados, e informar y fomentar lo dispuesto en la presente reglamentación.
Ahora bien, más allá de estos 2 artículos citados, lo cierto es que el decreto
constituye un “manual de especificaciones técnicas” “una declaración de buenas
intenciones”, que sólo estableció plazos –graduales- para su cumplimiento en el
área del transporte 19 , y no lo hizo en las áreas urbanas y arquitectónicas.
Por lo que podemos concluir diciendo, que la demora en la reglamentación de la
ley, la grave “omisión” de especificar plazos perentorios para su cumplimiento y la
“omisión” de establecer multas a quienes deben velar por su efectivo
cumplimiento, conllevan a la inobservancia generalizada de todos los obligados, y
se resta rigurosidad para su implementación.




                   Situación actual de nuestro país

           La escasa proyección de políticas publicas por parte del Estado (entendido
como los 3 Poderes que lo conforman), el insuficiente protagonismo de la Comisión
Nacional Asesora para la Integración de las Personas Discapacitadas en la lucha de
los derechos de las personas a las cuales representa y la falta de compromiso de la
sociedad en su conjunto acentúa la invisibilidad de las personas con discapacidad.
           La ausencia de voluntad política para con las personas con discapacidad, en
todas las esferas, es preocupante




           El Rol del Estado - Implementación de políticas públicas.-


           Han pasado 10 años desde la reglamentación de los Art. 20, 21 y 22 de la ley
22.431 modificada por la 24.314. Y lo que se ha hecho hasta ahora es insuficiente. A

19
     Vease, Dec. 974/97,Anexo 1, Art. 22, Apt. B,C,D., Dec 467/98 modif. Apt A.1.-


                                                                                     41
16 años de la Sanción de la ley 22.431, cientos de personas encuentran restringida su
libertad de circular, cientos de padres limitan la elección de la escuela de sus hijos
basados en parámetros de accesibilidad y no por la cercanía a sus hogares o por
preferencia en cuanto a la educación que se imparte20 cientos de personas
permanecen en sus hogares, sin trabajar, sin poder tomar un tren, sin acceder a la
educación terciaria universitaria, sin poder concurrir a un teatro o cine sin poder
desplazarse por la ciudad.21..


          Y nos preguntamos que es lo que falta para tener un hábitat que nos
incluya a todos.


          Seguramente no podremos atribuir esto a la carencia de normas, por que la
legislación ha evolucionado y es abundante, seguramente carezca de organización y
habrá cuestiones que merezcan modificaciones. Pero                     lo   cierto    es    que     no     es
precisamente un incremento de los desarrollos normativo formal por lo que debe
pugnarse sino por la aplicación de la misma.
          La calidad de la normativa depende esencialmente de su aplicabilidad. Con
esto, me refiero a la incorporación al proceso normativo de la experiencia y puntos de
vista de las personas directamente afectadas: las agrupaciones tales como las
organizaciones empresariales y sindicales, las asociaciones de colectivos y las ONG de
interés público que actúan como guardianes, educan e informan a los demás y ayudan
a las personas a exigir que se respeten sus derechos. Es preciso dar a estas
agrupaciones el derecho de estar informadas, ser consultadas y participar en el
proceso de aplicación de la ley."22


          El análisis se debe centrar en el rol que ha cumplido el Estado en estos años,
como principal responsable – pero no único – y particularmente los organismos de

20 Vease nota periodística titulado “Pocas escuelas son accesibles para chicos con sillas de ruedas” por
Vivian Urfeig, publicado en el diario “Clarín”, lunes 12 de septiembre de 2005.
21
  Vease nota periodístico titulado “Cuando recorrer la ciudad es un tormento diario” por Cynthia Palacios,
publicado en el diario “La Nación”, lunes 29 de agosto de 2005.
22
     Bob Hepple, Abogado, Catedrático Emérito de la Universidad de Cambridge


                                                                                                           42
gobierno de los cuales dependen decisiones referidas a políticas de construcción del
hábitat, tanto a nivel ejecutivo, como legislativo y judicial.


        Indudablemente deberíamos hacer un análisis más exhaustivo a lo expuesto
posteriormente, pero quisiera centrarme en algunos puntos que a mi entender son
neurálgicos.


1) Inexistencia de políticas públicas:


        La falta de políticas trasciende la orbita de la accesibilidad al medio físico, y
afecta a toda la temática de la discapacidad. La desidia gubernamental es de tal
magnitud, que la mayoría de los edificios públicos no cumplen con las normas de
                 23
accesibilidad      . En los pocos casos que se pretende cumplir, se lo hace en forma
parcial y sin atender las especificaciones técnicas.


        Reforzando lo expresado, la Auditoria General de la Ciudad de Buenos
Aires, en el año 2006, realizó un relevamiento de escuelas a fin de contar su
accesibilidad, más allá de las consideraciones particulares estableció que: 1) no se
cuenta con una planificación a largo plazo que prevea ir eliminando en forma
progresiva las barreras arquitectónicas existentes en los edificios en los que
funcionan los establecimientos escolares. 2) No existe coordinación entre la
Dirección de Escuelas y otros Organismos dependientes del Gobierno de la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires especializados en restauraciones a fin de
planificar y controlar las ejecuciones de obras en los edificios que requieren que
en toda intervención se preserven sus características constructivas originales.24


        Quiero resaltar dos puntos de este informe, por que sintetiza el tratamiento
que se le da a la accesibilidad desde el Estado : Falta de planificación y falta de


23
   Hasta la Casa Rosada ha sido apercibida por falta de rampas, en virtud de un amparo entablado por Gladys
Edith Ferrara.
24
   Informe Final de la Auditoria. Proyecto N 2.05.20. Condiciones de accesibilidad para discapacitados
fìsicos. Relevamiento Edilicio. Ejercicio 2004.


                                                                                                         43
coordinación entre los organismos. Esto se traduce muchas veces en que los
pocos recursos que se destinan se diseminan


           El Plan Nacional de Accesibilidad, bajo la orbita de la CONADIS es la única
política pública referida a la Accesibilidad. Del cual, no podemos hacer un análisis
toda vez que no se cuenta con información al respecto. Merecería un análisis
aparte, desarrollar cual fue la génesis del mismo y cual su real implementación.




2) El escaso accionar de los organismos públicos creados para la defensa de los
       derechos de las personas con discapacidad.


           La Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas
Discapacitadas, organismo responsable en el ámbito del Poder Ejecutivo Nacional,
cumple deficitariamente con sus funciones de programar, organizar y apoyar
programas y proyectos tendiente a la integración de las personas con discapacidad. Tal
es así que han logrado la adhesión de tan sólo 200 municipios sobre 2170,al PLAN
NACIONAL DE ACCESIBILIDAD URBANA, EDILICIA, COMUNICACIONAL Y DEL
TRANSPORTEPLAN                 NACIONAL          DE    ACCESIBILIDAD    URBANA,    EDILICIA,
COMUNICACIONAL Y DEL TRANSPORTE (Resolución N° 1/03) y todavía no han
concretado sus compromisos en obras públicas accesibles.


           A muchos preocupa la pérdida de proyección del organismo como principal
referente de las políticas públicas de afirmación de derechos de las personas con
discapacidad. Esto produce que la temática no tenga presencia en los diversos ámbitos
del Estado nacional con monitoreo del proceso.


           Se desconoce que programas o proyectos se están financiando con la ley de
cheques (ley 25.730 ) y que criterios de selección se utilizan. Al respecto es interesante,
                                            25
detenernos en el informe Nro 70                  del año en curso presentado en la Cámara de

25
     Consultar en www.jgm.gov.ar. Pregunta Nro 331, Pag. 449.-


                                                                                         44
Diputados por la Jefatura de Gabinetes de Ministros, en que se podrá observar que la
mayor parte de los fondos se destinan a las Municipalidades para la adquisición de
transporte institucional. Ahora bien, llamativo resulta que la mayoría de los municipios
no han presentado la rendición de cuenta correspondiente




3) No existe información que permita un análisis de la situación


       No existe información que nos permita evaluar el porcentaje de edificios
públicos o de acceso publico que efectivamente han cumplido con las normas de
accesibilidad, resulta complejo controlar cuando no existen estadísticas, cuando
no se tienen individualizados las instituciones que violan las leyes. Otros de los
tantos ejemplos, de este déficit de información es la inexistencia de registros
adecuados sobre la cantidad de personas con discapacidad               26;   la inexistencia de
información sobre la posible cantidad de personas con discapacidad que necesitan
tratamiento o rehabilitación. Es imposible proyectar e implementar cualquier política
pública sin la información necesaria. La falta de información, de estadísticas, de datos
fidedignos, de proyecciones, de relevamientos, de registros, en los temas vinculados
con la discapacidad, es una constante.


       Las organizaciones sociales han hecho relevamientos de la situación de la
accesibilidad, pero a nadie escandaliza que la mayoría de las escuelas de la Ciudad de
Buenos no sean aptas para personas usuarias de silla de ruedas. La discapacidad
continua siendo un tema del que no se habla, no se apoyan planes de estudio que
aborden la temática y no hay compañas serias de concientización en los medios.




4) Falta de control y fiscalización a fin de lograr el cumplimiento de la ley


26
 Ver ¿Podemos confiar en la ENDI? Eduardo Joly . Exposición presentada en IV JORNADAS
NACIONALES UNIVERSIDAD Y DISCAPACIDAD “RECONOCER LA DIFERENCIA PARA
PROTEGER LA IGUALDAD”Facultad de Derecho- UBA julio de 2006.



                                                                                            45
        En primer lugar la CONADIS, se encuentra habilitada por el Decreto Nº
1027/94 a ejecutar las obras a fin de lograr la accesibilidad en las entidades
nacionales que no lo hubieren hecho en tiempo y forma. Todo ello con cargo a las
partidas presupuestarias de cada organismo. Sin embargo, ha limitado su accionar
a la emisión de notas a las reparticiones obligadas, solicitando información
respecto de su cumplimiento y recordando la obligatoriedad del mismo. En su
mayoría, los organismos han informado “que se estaría en cumplimiento de la
normativa vigente       27   “La reiteración de dichas notas a lo largo de los años, sin
actuaciones contundentes posteriores, invalida el procedimiento.


        El Comité de Asesoramiento y Contralor tiene la obligación por el Dec. 914/97
de denunciar el incumplimiento de las normas sobre accesibilidad ante la CONADIS.
No existen constancias de las denuncias efectuadas la información brindada por la
Jefatura de Ministros es que: “La Comisión Nacional Asesora ha recibido denuncias por
parte del Comité de Asesoramiento y Contralor y ha tomado intervención según lo
establecido en el Decreto citado en su artículo 5º, inciso b) El accionar del citado
durante el transcurso del año 2005 y 2006 se circunscribió a “solicitar los informes
respectivos para corroborar el cumplimiento, recibiendo de los Ministerios las
respuestas correspondientes, las cuales determinan que se estaría en cumplimiento de
la normativa vigente” 28 Pero esto no se refleja en la realidad.




        El rol de las Organizaciones no gubernamentales


        El modelo médico, no ha sido ajeno a la constitución de las ONG. Basta
repasar el criterio con que se han organizado las mismas, para dar cuenta que las
mismas se han divido por patologías, encontramos fundaciones de ciegos de

27
    Véase en www.jgm.gov.ar, Informe 67 del Jefe de Gabinete de Ministros ante el Senado de la Nación.
Preguntas formuladas por la Senadora V. Ibarra Nro 321 y 323.-
28
   Ibid anterior.


                                                                                                         46
sordos, asociaciones de padres de hijos con espina bifida, con trastornos
neurológicos, etc , etc. Y este encasillamiento por patologías, importa que las
mismas personas con discapacidad se vuelvan invisibles las unas de las otras.
Son las menos las que en el reagrupamiento no alude al tipo de discapacidad que
se porta sino el derecho a una vida ciudadana en el ejercicio pleno de las
facultades que ello implica. Lo que no puede negarse es que las organizaciones
han estado presentes allí donde el Estado se ausenta y cumple deficitariamente su
función.


          En lo concerniente al acceso a la justicia, es muy poco lo que se ha
avanzado. Ello pareciera deberse a que algunas organizaciones sociales, a las
que se acude en busca de patrocinio gratuito donde es necesario tener en cuenta
el impacto o la incidencia colectiva que pueda tener el caso que se decide
representar o la eventual conexión que la ONG mantenga con los factores de
poder político o empresaria que las sustentas. No se intenta realizar un juicio de
valor respecto a la actitud de las organizaciones, sino de reflejar una realidad que
impide que las personas con discapacidad logren la tutela judicial de sus
derechos, quedando a mansalva de un estado de impunidad que lejos está de
privilegiar la equiparación de oportunidades.



          Abonando a esta hipótesis, son escasas las demandas judiciales que se
entablan reclamando accesibilidad Sin duda el fallo de mayor resonancia es el
entablado por la abogada Labaton, Ester A. contra el Poder Judicial de la Nación
en donde se ha condenando al Estado Nacional Argentino a ejecutar las obras
necesarias que permitan la remoción de las barreras arquitectónicas en los
edificios referidos en la presentación de autos, dentro de los plazos prescriptivos
en el Art. 28         de la ley 22431, debiendo hacer conocer los estudios técnico
económicos y el cronograma de las obras a realizar en un plazo no mayor a los 45
días de la notificación de la presente.29


29
     Lexis Nº 70008886.


                                                                                 47
      Convendría     recordar   que    la   legislación   referida   a   personas   con
discapacidad, no es materia de estudio en las Universidades y en consecuencia
no se refleja en el quehacer diario de los profesionales particularmente de los
abogados.


      Un párrafo aparte merece la actuación de los magistrados – uno de los
Poderes del Estado - quienes no atienden el requerimiento de los grupos en
situación de vulnerabilidad interpretando integralmente los regímenes de
protección normativos a los efectos de garantizar su cumplimiento Existe un
desconocimiento de la legislación Internacional por parte de quienes imparten
justicia, por parte de los defensores, de los asesores, de los fiscales, digamos del
Poder Judicial en general. Y no hay que olvidar que en los temas de accesibilidad,
el principal demandado es el Estado.


      En palabras de Silvia Coriat “Es que la legislación no alcanza, y no puede
imponerse sobre la base de recursos de amparo; no se puede vivir judicializado. El
tema tendría que instalarse en la sociedad al mismo tiempo que la ley. No se trata
sólo de sacar leyes a todo trapo, para mostrarle al mundo qué buena legislación
tenemos, sino de que los distintos estratos de la sociedad lleguen a
comprometerse en políticas de inclusión, pero claro que bajo el impulso principal
de los organismos de gobierno: capacitando, convocando a ONG, intercambiando
con las empresas “


      El rol de la Sociedad


      La sociedad está lejos del nivel de compromiso que una tarea como la
supresión de barreras requiere. En general la sociedad está poco comprometida
con todo aquello que le es ajeno o que cree que le es ajeno. No es casual que
aquellos que se encuentran comprometidos con la temática de la discapacidad, en
general, son personas a las cuales la discapacidad de un modo u otro les es




                                                                                     48
familiar. Me refiero a madres/padres/tíos/hermanos/esposos/as de personas con
discapacidad, y sin dudas las mismas personas con discapacidad..


       La accesibilidad, en efecto, requiere algo más que una legislación, requiere
un compromiso amplio y profundo de los actores sociales, la accesibilidad no
puede mejorar si no mejora el comportamiento cívico de los ciudadanos y de las
autoridades, si no se interioriza que hay muchas personas que se pueden ver
perjudicadas por la ocupación de veredas, por estacionamientos en lugares
reservados o en rampas, el compromiso por un diseño poco atento a la
funcionalidad también nos corresponde a cada uno de nosotros, desde el lugar
que ocupamos.


       Indudablemente no somos responsables - del todo- de la accesibilidad en
las Escuelas, pero si lo somos de nuestro comercio, de nuestro estudio, del
edificio en el que habitamos, de la página que diseñamos. La esperanza viene por
el compromiso público, que debe encontrar formas más eficientes de trabajo. También
viene por la fuerza y actividad de organizaciones no gubernamentales


       Todos hemos escuchado que la accesibilidad es una cultura; pero hay culturas
que nunca levantan cabeza y otras que se difunden por su propia fuerza o por la
imposición. Las propias administraciones deberían servir de ejemplo para su aplicación,
algo que por el momento no está ocurriendo, tal como denuncian los propios usuarios
con discapacidad.


       La concientización pública en accesibilidad tiene otro punto de apoyo
fundamental: aprender a reconocer las barreras y rechazar su existencia, tomar
conciencia real de la implicancia de la falta de accesibilidad, tan sencillo y triste como
decir : que un niño/a en silla de ruedas no podrá asistir a una Escuela – convencional-
por el sólo echo de tener escaleras en su entrada. Una difusión sencilla y práctica, una
introducción de la accesibilidad en las distintas disciplinas, sobre todo en aquellas




                                                                                       49
vinculadas a la arquitectura y el diseño: a menudo es más gratificante ignorar lo que
nos perjudica. Hace falta mucha labor de concientización.


      Hace falta una valoración de lo público, como espacio integrador y de
encuentro, y esto que parece tan utópico se debe concretar en el respeto e
integración de todos con independencia de sus habilidades. Estos principios que
están perfectamente recogidos en la idea de Diseño Universal o Diseño para
Todos sobre la que se debe construir la accesibilidad de la siguiente década.




                                                                                  50
Bibliografía Consultada


   – Coriat, Silvia Aurora “Lo Urbano y lo Humano. Hábitat y
       Discapacidad”. Edición 2003.
   – Leal; M. José Flujas Protocolo accesible para personas con
       discapacidad, Fundación Once, Nov. 2006.-
   – Galloni Balmaceda, Ma. Nélida: Exposición presentada en octubre
       pasado en la FADU - UBA durante la Jornada CIBAUT
       COPROMA.-
   – Eroles, Carlos “Discapacidad: el enfoque de derechos Humanos”
       Año 2007.
   – Amnegual, Clotilde. “Barreras Arquitectónicas, Urbanísticas y en el
       Transporte “Centro de Investigación en Barreras Arquitectónicas,
       Urbanísticas y el Transporte. Edición CEADIG, Facultad de
       Arquitectura, UBA, 1994.
   – Rosales, Pablo Oscar “La Discapacidad en el Sistema de Salud
       Argentino; Obra Social, Prepagas y Estado Nacional” Segunda
       Edición, marzo 2005.
   – Ester, Labaton “Discapacidad, derechos y deberes” Edición 2005.
   –   Claudia Werneck “Quien pertenece a tu todo? Edición 2004.
   – Eco Humberto “¿Como hacer una tesis”Edición 2006
   –   La igualdad de derechos en la práctica Los interesados tienen la
       palabra 2004 Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de
       las Comunidades Europeas, Año 2004.-




                                   51
– Libro Verde. La accesibilidad en España. Diagnóstico y bases para
   un Plan Integral para la supresión de barreras. IEE, IMSERSO. 1.ª
   edición 2002.-


Paginas de Internet consultadas:


   – www.infoleg.org.ar
   – www.onu.org.ar
   – www.rumbos.org.ar
   – www.accesoya.org.ar
   – www.jgm.gov.ar
   – www.cta.org.ar
   – www.fundaciononce.es
   – www.accesible.com.ar
   – www.sidar.org
   – www.disabilityworld.org
   – www.fuarpe.org.ar
   – www.sinbarreras.com
   – www.lausina.org




                                   52

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:137
posted:2/12/2012
language:Spanish
pages:52