Desarrollo Local by F925FrA

VIEWS: 7 PAGES: 9

									                            EL DESARROLLO LOCAL Y LA PARTICIPACIÓN DE LA MUJER

CONTENIDO

1. Desarrollo Local

2. Contenido y Componentes del Desarrollo Local

2.1.- La Participación de la población local
2.2.- La democratización de los procesos sociales
2.3.- Desarrollo de la infraestructura y los servicios básicos
2.4.- Desarrollo de las personas
2.5.- Crecimiento económico. Desarrollo económico local
2.6.- Reducir las desigualdades
2.7.- Respetar la capacidad de la naturaleza

3. El desarrollo local debe unir esfuerzos entre Municipios

4. La necesidad de impulsar procesos de desarrollo local

5. El desarrollo local es un compromiso nacional y tarea de todos y todas

6. Limitantes o dificultades para impulsar procesos de desarrollo local con participación

7. Limitantes para la participación de las mujeres en el proceso de desarrollo local

1.- El Desarrollo Local

El desarrollo significa mejorar la calidad de vida y el bienestar de la población, empezando por las necesidades inmediatas:
salud, alimentación, educación, trabajo, vivienda, ambiente limpio, sano y agradable.

Para lograrlo es necesario llevar siempre hacia adelante un proceso que beneficie al conjunto de la población sin afectar a
otros.

Este proceso implica organizar mejor el espacio donde vive la población y el entorno que la rodea, y además, ir
construyendo o reconstruyendo un tejido de relaciones sociales y oportunidades
económicas que permita vivir en armonía al conjunto de la población presente y futura.

Cuando hablamos de desarrollo local estamos hablando de este proceso de transformación pero referido a una localidad a
un lugar determinado, que cuenta con un territorio delimitado, una población y un gobierno o autoridad que rige sobre este
espacio.

En este sentido, en el país, este espacio local se puede referir a una localidad, un municipio, un grupo de municipios
circunvecinos o conectados unos con otros (una microregión), un departamento, o una región. Esto es así si nos guiamos,
principalmente, por los límites políticos administrativos del territorio.

Así mismo, al estar en un espacio regional centroamericano, a veces se utiliza el término de desarrollo local para hablar del
desarrollo de alguno de los países de Centroamérica.

Pero además, desarrollo local se puede referir también al proceso que se desarrolla en una cuenca hidrográfica, una
subcuenca o una microcuenca, esto es si nos guiamos por los límites naturales del territorio.

Entonces, el término local no es propiamente un sinónimo de municipal o del municipio, aunque es como más frecuente se
usa este término, para referirse al desarrollo de un determinado municipio o del conjunto de municipios del país.

Si se agrega el apellido "Local" al nombre o a la palabra "Desarrollo", entonces se está haciendo referencia al desarrollo en
un territorio que tiene unos límites determinados.

Desarrollo Local es la situación resultante y potenciadora de un proceso integral e integrador de componentes sociales,
políticos, culturales, económico-productivos, ambientales, que se da en un territorio delimitado en el que se involucra la
población y que busca generar en la actualidad y a futuro, mejores condiciones de vida de la población y mejorar las
condiciones de entorno, de un determinado territorio o localidad.

El desarrollo local en un país es este proceso que se realiza en un territorio determinado del país, que considera las
particularidades de estos lugares o localidades, pero que no es aislado, sino que debe estar vinculado o articulado al
desarrollo nacional, ya que forma parte de éste.

El desarrollo implica componentes sociales, económicos, políticos, culturales y ambientales, que tienen elementos que
están interrelacionados, y para lograr un desarrollo equilibrado es necesario el avance de todos los componentes.

2.- Contenido y componentes del Desarrollo Local.
                                               1
2.1. La participación de la población local.
Es el involucramiento de la gente en el quehacer del municipio o de un territorio determinado. Se refiere a la participación de
la población, que es parte de esta unidad territorial, para conocer y analizar su situación, identificar y priorizar sus
necesidades y problemas, proponer formas de atender esas necesidades y solucionar esos problemas.
Es pues, la participación para decidir qué hacer en función del interés común del municipio; es participar, como individuos y
como colectividad, en la toma de decisiones de su localidad, caserío, cantón y municipio; es participar en la orientación de
este proceso. Requiere entonces de planificación, de organización, de concertación, de coordinación, de aportar en la
realización de este proceso.
1
 Véase Galván Bonilla., Guillermo. “Consideraciones sobre Desarrollo Local”, Documento de trabajo,
FUNDAMUNI, San Salvador, abril-mayo, 1996.

Esta participación debe permitir también, velar por el buen desempeño de la administración pública, tanto del gobierno local
como del gobierno central, así mismo, de cualquier instancia comunal y otras instituciones que tienen interés en apoyar
alguno o varios aspectos del desarrollo local.

Por tanto, el desarrollo local es y requiere de la participación de la población local.

2.2. La democratización de los procesos sociales

Implica ampliar y asumir responsablemente los derechos, deberes y libertades que estos procesos generan. Por ejemplo,
este proceso de participación ciudadana en el quehacer del municipio, así como requiere de condiciones de apertura,
tolerancia e igualdad de oportunidades para participar, y de metodologías adecuadas para hacer posible esa participación,
exige además, apertura, responsabilidad y compromiso por parte de cada persona involucrada en este proceso.

2.3. Desarrollo de la infraestructura y los servicios básicos.
No podemos decir que un municipio tiene un alto grado de desarrollo local si existen muchas necesidades básicas
insatisfechas. Por tanto, para lograr el desarrollo local es necesario contar con la infraestructura y los servicios básicos que
requiere la población local.

Está claro que son limitadas las posibilidades de desarrollo de una población que no cuenta con calles de acceso al
municipio ni calles internas, o que éstas se encuentran en mal estado, o que carece de agua potable y energía eléctrica, o
que le faltan locales adecuados para atender la educación y la salud de la población, o que no dispone de las instalaciones
y/o las maquinarias y herramientas necesarias para poder crear riqueza.

Sin embargo, sería erróneo limitar el desarrollo local de un municipio, únicamente a la construcción de la infraestructura
básica que necesita. No se puede considerar a un municipio desarrollado por haber resuelto la mayoría de necesidades de
infraestructura y servicios, si aún hay otros componentes del desarrollo que no avanzan o que no están en camino de ser
resueltos.

Pero es un hecho que al contar con la infraestructura y servicios básicos, si se aprovechan adecuadamente, se generan
condiciones que permiten o potencian avances importantes en otros componentes y en el proceso del desarrollo local.

Porque de nada serviría contar con infraestructura en educación y en salud, con edificaciones para escuelas y clínicas, si no
hay quien les de vida para que funcionen. Hacen falta maestros y maestras, personal médico, enfermeras, promotores de
salud, etc., y recursos para que desarrollen los programas necesarios. Esto implica atender también necesidades sociales y
económicas.

Por otra parte, tampoco se puede decir que un municipio ha logrado su desarrollo por el hecho de tener resueltas la mayoría
de necesidades en la cabecera municipal o casco urbano, si en las demás localidades (cantones y caseríos que son parte
de ese municipio) sigue habiendo muchas necesidades que no se han resuelto.

Entonces, la cobertura de esta satisfacción debe ser en todo el municipio, o en todas las localidades que se encuentran
dentro del área de una determinada unidad territorial.

2.4. Desarrollo de las personas.

Para atender las diversas actividades administrativas, técnicas, educativas, de salud, productivas, ambientales, etc., que se
requieren en un municipio, es necesario contar con la población. La participación de la gente será más efectiva o podrá
aportar de mejor manera si cuenta con más posibilidades para hacerlo, por tanto necesita de conocimientos y habilidades.
Es decir, se trata de contar con gente que pueda sacar provecho del uso de los recursos; que le dé vida a la infraestructura
o a las instalaciones, que las haga funcionar, y también que sepan utilizarlas y mantenerlas.

El desarrollo local debe fortalecer las capacidades locales del municipio o de la unidad territorial que se trate, en todos los
aspectos que sean necesarios para mejorar la condición de vida de la población que habita en estos espacios. Se trata de
educación, formación y capacitación, de, la apropiación de valores que lleven a la práctica de la democracia, así mismo, de
superar las desigualdades entre hombres y mujeres.

Es clave desarrollar el potencial humano de niños, niñas y jóvenes. Es con ellos y ellas en esta etapa de sus vidas, que más
se puede trabajar y lograr cambios en cuanto a las desigualdades entre hombres y mujeres; generar y afianzar valores como
la solidaridad, responsabilidad, respeto y otros; promover y motivar su participación activa, dinámica y propositiva, en
relación con sus actividades y las de sus comunidades o municipios u otras unidades territoriales. Es la población joven la
que dará continuidad a los procesos de desarrollo local, por tanto se debe contribuir a su crecimiento, formación,
capacitación y recreación.

Este proceso para desarrollar los recursos humanos, el potencia de las personas, implica también que la población
disponga de posibilidades de recreación. Es necesario contar con oportunidades y espacios para una sana recreación, tener
tiempo y lugares donde divertirse, hacer deporte, socializar e intercambiar con las demás personas.

2.5. Crecimiento económico. Desarrollo económico local.
No podemos hablar de desarrollo sin crecimiento, tampoco podemos hablar de crecimiento económico del conjunto de
municipio si existen colectividades locales que no están consideradas en el esfuerzo o en el resultado de ese crecimiento.
Los problemas de estabilidad económica, falta de empleo y de ingresos, etc., son considerados prioritarios por la población
local, resolverlos es una necesidad del desarrollo local que a su vez permitirá desarrollo o lograr mayor desarrollo.

Una clave estará en invertir parte de la riqueza generada, y siempre seguir haciéndolo, para seguir generando riqueza en
forma permanente y a futuro; y en cómo hacer esta situación sostenible.

Si los logros en el crecimiento económico de un municipio sólo puede disfrutarlo parte de su población pero no todos sus
habitantes, o sólo un lugar pero no todas las localidades, lo más seguro es que generará desigualdades que afectarán las
posibilidades de avanzar en el desarrollo local.

2.6. Reducir las desigualdades.

El ámbito de las desigualdades es amplio. Una de ellas es la desigualdad generada por la injusta e inadecuada distribución
de los recursos o beneficios obtenidos en un municipio o territorio determinado, entre la población que lo habita. Esta
desigualdad es una de las más críticas porque impide o puede desbalancear el desarrollo local, y además, porque repercute
en otras desigualdades.

En nuestro medio, esta desigualdad suele condicionar o limitar posibilidades, derechos y libertades a la población que
carece de recursos, e incidir en otras desigualdades, aunque estas se salgan de la esfera propiamente económica, por
ejemplo, la desigualdad en las posibilidades de participación, o la desigualdad en la posibilidad de tener una buena
educación, formación y capacitación, o de oportunidades para obtener un empleo, o de tener acceso a una buena atención
en salud y a una buena alimentación.
Unas resultantes de esta situación son más población dedicada a la delincuencia, y más población dispuesta a emigrar de
sus comunidades y municipios hacia fuera del país, porque no encuentran perspectiva de mejorar su calidad de vida en los
lugares donde viven.
Otro ámbito de desigualdad se presenta a nivel de género, la exclusión o la limitación de la mujer en diferentes actividades
por razones de una desigual carga de responsabilidades en el hogar y/o por patrones culturales muy arraigados que la
excluyen de participar en la dinámica del desarrollo de su comunidad o de su municipio y que la relegan a la casa. Son
patrones que pesan en el plano nacional y están también presentes en el ámbito local y muy marcadamente en los
municipios del interior del país, que tienen características más rurales que urbanas

Es decir, que no basta con reducir determinado tipo de desigualdades ni hacerlo sólo en algún momento en particular o de
manera temporal, sino que la preocupación debe ser por generar el marco, las condiciones y el ambiente necesarios para
que haya igualdad de oportunidades en estos campos. Y habrá que poner especial atención a la desigualdad generada por
la forma de distribuir el producto social, ya que esta agudiza o genera otras desigualdades.

2.7. Respetar la capacidad de la naturaleza.

Si se logra mejorar la calidad de vida de la población, que es buena parte de lo que se busca con el desarrollo, pero a costa
de sangrar a la naturaleza de una manera que esta no se recuperará, este desarrollo no será sostenible.

De igual forma no habrá sostenibilidad, si la acción de la gente sobre el medio ambiente hace disminuir la productividad de
la naturaleza de manera que esta no podrá proveer en el futuro los recursos con que contamos hoy. Esto significa que en la
búsqueda del bienestar humano hay también límites que impone la naturaleza.

El desarrollo local debe asumir los condicionantes que implica respetar esos límites, pero a la vez debe buscar la
recuperación, mejoramiento y conservación del ambiente para tener un mayor margen de servirse de la naturaleza en
función del bienestar humano.

Este desarrollo del medio ambiente, significa cuidar la tierra, los animales, las plantas, el agua; crear un lugar donde se
pueda respirar a gusto, sin contaminaciones, con abundante agua limpia; y cuidar todo lo que la naturaleza nos proporciona.

3.- El desarrollo local debe unir esfuerzos entre municipios

El objetivo de avanzar en sus procesos de desarrollo local debe llevar a los municipios del país a unir sus esfuerzos, de
manera que les permita compartir y potenciar mutuamente sus procesos.

En la perspectiva de un proceso gradual de reorganización política administrativa territorial, los municipios deben empezar a
caminar, como lo están haciendo algunos, hacia la constitución de microregiones, pero estas deben tener como punto de
partida los procesos de desarrollo local de cada uno de los municipios que desean trabajar conjuntamente.

Mal se haría en no partir de la situación concreta de cada municipio, sin considerar el estado de su proceso y sus
proyecciones.

Un proceso de construcción de microregiones, debe partir de la voluntad de los municipios, no debe ser impuesto, por el
contrario debe ser promovido, incentivado, apoyado e institucionalizado. El documento de la Estrategia Nacional de
                                                                                                                            2
Desarrollo Local plantea primero promover y también incentivar la asociación entre municipios, para posteriormente exigirla

El proceso microregional debe ser también participativo que tenga continuidad con su experiencia de proceso participativo
como municipio. Habrá más posibilidades y ventajas para que el proceso de desarrollo local de una microregión sea
participativo, si los procesos de desarrollo local de los municipios que lo van a constituir tienen un carácter participativo.
2
 "Sobre un plan estratégico de consenso se promoverá la libre asociación de municipios en forma autónoma en
una primera fase; de forma indicativa con incentivos en una segunda, y de carácter obligatorio en la tercera",
Grupo Consultivo/ FISDL, Propuesta de Estrategia Nacional de Desarrollo Local, Gobierno de El Salvador,
noviembre 1999, p.15.
La constitución de microregiones que permita la coordinación, cooperación y concertación intermunicipal, debe ser
impulsada mediante la asociación o mancomunidad de dos o más municipios circunvecinos o interconectados, de manera
que reúna el esfuerzo del conjunto.
Considerando las limitaciones que tiene un municipio con poca población y escasos recursos para impulsar su proceso y
lograr desarrollo económico local, la opción de integrarse a un ámbito territorial mayor podría resultarle ventajosa.
La proyección de este trabajo en forma asociativa podrá llegar tan lejos como los municipios lo deseen y el marco legal de la
organización política administrativa de nuestro territorio lo permita. Actualmente, la Constitución Política y el Código
Municipal establecen la posibilidad de asociarse y trabajar conjuntamente entre dos o más municipios. Además, trabajar en
                                                                     3
forma asociativa o mancomunada representa ventajas concretas.

Por ejemplo, un convenio de trabajo conjunto puede ser solamente para coordinar la manera de resolver problemas
comunes de infraestructura y servicios entre dos municipios, o puede llegar a integrar los esfuerzos y recursos de varios
municipios circunvecinos para elaborar un plan de desarrollo microregional.

En el futuro, en el marco de un esfuerzo de reorganizar política administrativamente el territorio, habrá que considerar para
los procesos asociativos que constituyen microregiones, no solamente los límites municipales que existen en la actualidad,
sino también los límites del territorio establecidos por la naturaleza, es decir, cuencas hidrográficas.

4.- La necesidad de impulsar procesos de desarrollo local

Ante los retos que plantea la situación de la población del país, los municipios deben impulsar procesos participativos de
desarrollo

3 Véase "Municipalismo", módulo de contenido de apoyo a capacitaciones, elaborado por FUNIDAMUNI, para
programa de capacitación implementado por RTI y FISDL, con fondos de USAID, San Salvador, abril 2000,
pp.20-22.

local y, por tanto, es necesaria una estrategia nacional que apoye el esfuerzo de los municipios para impulsar estos
procesos con participación de la población.

Estos procesos, además de mejorar la calidad de vida y bienestar de la población, deben construir y/o fortalecer la
democracia participativa en el municipio e ir construyendo gobernabilidad.

Un proceso participativo, sobre todo en los momentos iniciales, requiere sentar bases o crear condiciones para que tenga
perspectivas de avanzar. Se debe generar el espacio y el ambiente adecuado para que el gobierno y la población de cada
municipio se puedan entender y se pongan de acuerdo en función del interés común del municipio.

Son procesos que requieren de coordinación, cooperación y concertación entre los distintos actores locales, para que el
proceso avance hacia el desarrollo local en forma participativa.

Requiere pues, de apertura y madurez política, que tanto el gobierno municipal como la población, con esfuerzo, voluntad y
el apoyo adecuado, pueden generar e incrementar a medida que se desarrolla el proceso.

La formación y capacitación de la población involucrada en el proceso debe ser parte de crear las condiciones necesarias
para que pueda avanzar este proceso.

Logradas estas condiciones que ayudarán a orientar adecuadamente el proceso y como una parte importante de éste, el
conjunto del municipio debe elaborar su plan de acción para el desarrollo, con proyección estratégica para el período de
años que considere conveniente, y con planes operativos para cada una de las prioridades establecidas por el conjunto del
municipio.

Esto implica que gobierno y población definan en qué se debe invertir en el municipio.

Las instituciones u organizaciones que apoyen estos procesos deben conocer la situación del municipio, contar con
suficientes elementos y criterio que les permita apoyar y facilitar el proceso. Esta debe ser su función.

Estas instituciones deben mantener su carácter de apoyo como facilitadores del proceso, nunca sustituir a la gente del
municipio en la toma de decisiones, cuidando de no inhibir a las personas del lugar ni inducir sus decisiones. Definir lo que
consideran se debe hacer en el municipio y en qué orden de prioridad, es algo que solo compete a las personas que lo
habitan, para lo cual podrán solicitar la asesoría que consideren necesaria.

Apoyar para que ese plan se concrete será tarea que no solo involucra al conjunto del municipio (gobierno municipal y
población), sino al gobierno nacional, instituciones no gubernamentales, empresa privada, organizaciones internacionales,
etc.
Otro aspecto fundamental dentro del proceso es la constitución de mecanismos de participación más permanentes, que
posibiliten que la población del municipio se involucre y partícipe en la toma de decisiones estratégicas y participe también
con su gobierno en definir el rumbo de su proceso.

Se trata de cambiar la forma de relación entre estado ciudadanos, entre gobierno y población, que esta deje de ser
autoritaria, verticalista, excluyente. Se trata de posibilitar el involucramiento de la población en la vida pública. Esto implica
aprovechar los mecanismos de participación establecidos (cabildo, consulta, etc.) y constituir otros nuevos que potencien
este derecho y este deber de todos y todas de participar para aportar en los destinos de su pueblo, su ciudad, su municipio,
su país.

Este es el sentido y la razón de ser de los Comités de Desarrollo, integrados por miembros del gobierno municipal y por
personas con liderazgo, representativas y representantes de la población de las distintas localidades y sectores del
municipio.
Se trata de instancias-mecanismos que permiten ejercer en forma directa la democracia, contribuir y velar porque el
gobierno municipal actúe en forma transparente. Es a la vez, una instancia-mecanismo que puede contribuir a gobernar
para el conjunto de municipio. Por tanto, el gobierno municipal no debe verla como un apéndice suyo, sino como un recurso
en el que puede apoyarse para avanzar hacia el desarrollo local y garantizar la gobernabilidad.

En este sentido, las experiencias que hasta ahora se han desarrollado de procesos participativos de desarrollo local, con
diferentes resultados, deben ser materia de aprendizaje y deben seguir siendo un laboratorio permanente de cómo lograr
avanzar en los procesos de desarrollo local con participación de la población y cómo construir gobernabilidad en diferentes
tipos de municipios.

Los planes de acción para el desarrollo son un instrumento primordial de los municipios y los comités; son la
herramienta-guía que orienta su trabajo para impulsar el desarrollo del municipio.

Este proceso participativo implica a los comités de desarrollo y concejos municipales mantener comunicación con la
población de todas las localidades del municipio y motivarla para que se involucre, según sus posibilidades, en el impulso
del plan de acción del municipio, sobre todo, en aquellas acciones en su localidad (casco urbano, cantón o caserío).

Implica, además, mantener comunicación con las instituciones (gubernamentales, no gubernamentales y otras), de manera
que éstas conozcan la situación, prioridades y proyecciones del municipio, y que le permita a éste gestionar y coordinar el
aporte ,institucional, a nivel nacional, regional, departamental, o municipal, para impulsar sus planes de acuerdo a las
prioridades establecidas el conjunto del municipio.

Desde esta perspectiva, llegado el momento, las instituciones que constituyen una oferta de apoyo al impulso de los planes
del municipio, deben de aportar de acuerdo a sus posibilidades y especialidades. La diferencia es que ahora ya no serán las
instituciones que lo pauten al municipio lo que debe hacer, sino que el municipio ordenará la oferta de apoyo institucional
que se le presente. Además, el municipio deberá impulsar su propia gestión para solventar aspectos donde no cuenta con
apoyo.

Visto de la forma planteada, el desarrollo local con participación de la población, es un proceso complejo y de largo plazo,
que requiere de mucho trabajo dirigido a potenciar las capacidades del municipio, de su gobierno, la alcaldía y la población;
es fundamental desarrollar los recursos humanos del lugar. Solamente
así, ganando la gente en conocimiento, autoestima, confianza y seguridad, será posible que asuma y se apropie de su
proceso.

Pero el avance y la consolidación del proceso solamente serán posibles si se concretan al menos algunas de las metas que
los municipios se están planteando.

La combinación del fortalecimiento de los recursos humanos, el funcionamiento del mecanismo permanente de
participación para buscar entendimiento y decidir de manera concertada, según el interés común del municipio, y la
concreción de sus prioridades, que muestra logros y mejora su calidad de vida, es lo que hace que el avance del proceso se
fortalezca y se vuelva irreversible.

El ritmo y la solidez del avance del proceso son diferentes en cada lugar o tipo de municipio.

Del tipo de municipio dependerá lo complejo que pueda ser cada proceso. La situación en que se encuentra el municipio, las
dimensiones del lugar en cuanto a territorio y población, determinadas características urbanas o rurales, son algunos
factores que influirán en el desarrollo del proceso.
Otros factores que también incidirán en el proceso son, la posibilidad o no de contar con apoyos, la intensidad con que se
impulse el trabajo, la receptividad de la población para involucrarse en el proceso, el grado de apertura y madurez política
del gobierno municipal y población, y los avances o logros concretos en los planes de acción. Así mismo, la posibilidad o no
de contar con instituciones que apoyen y faciliten este proceso, y la cantidad y calidad de tiempo que brinde alguna
institución que apoye el proceso.

Si se impulsan procesos de desarrollo local con una estrategia metodológica que promueve la participación efectiva de la
población, se contribuye a fortalecer la democracia participativa y que la gente de los municipios logre mejorar su calidad de
vida, asimismo, nuestro país avanza y gana experiencia en cómo impulsar procesos de democratización con posibilidades
de gobernabilidad.

5.- El desarrollo local es un compromiso nacional y tarea de todos y todas.

La perspectiva de que avance el desarrollo local en el país, en concreto de que avance en los municipios y microregiones
(grupos de municipios circunvecinos o conectados entre sí), no es un asunto exclusivo de los gobiernos municipales ni del
conjunto del municipio; aunque está claro que es un reto para cada municipio, es también un reto para el país entero.

Por tanto, el desarrollo local requiere de un compromiso nacional:

-del gobierno nacional; si queremos que sea un proceso nacional se requiere del gobierno central, pero es un asunto que si
solo lo asume el gobierno no se podrá impulsar, por lo que se vuelve tarea de todos. Son necesarias voluntad y decisión
políticas e inversión pública que corrija los desequilibrios territoriales en el desarrollo del país. Se requiere, por tanto, de una
política y una estrategia nacional de desarrollo local, que enfrente el problema integralmente. Esto requiere de un Poder
Ejecutivo y Legislativo enterados y pendientes de que los procesos marchen, respondiendo con agilidad y no entrampando
los requerimientos de los procesos de desarrollo local.

-de los gobiernos municipales; se necesitan gobiernos con capacidad, eficientes, modernizados, abiertos mental y
políticamente a la participación de la población en el proceso de desarrollo local, y de coordinar éste con sus municipios
circunvecinos y de articularlo con los planes nacionales. Los gobiernos municipales deben promover y brindar condiciones a
las organizaciones comunales para que la población se involucre y participe. COMURES juega un papel importante en
contribuir que sus agremiados se fortalezcan y asuman de esta manera su gestión municipal, así mismo, para establecer
una comunicación intergubernamental, entre los municipios y el Ejecutivo.

-de la población; la sociedad civil debe asumir su derecho y su deber de participar en la vida pública de su comunidad, su
pueblo, de su municipio, contribuir y velar porque su gobierno responda a los intereses comunes del municipio y rinda
cuentas, porque se haga un buen gobierno en función de avanzar en el proceso de desarrollo local de su municipio. Esto
implica participar con visión de municipio, de país, con responsabilidad ciudadana. La población involucrada en el quehacer
de su caserío, cantón y municipio, juega un papel importante en la definición y priorización de sus necesidades y problemas
de distinto tipo, y en la gestión para solventarlos. Las asociaciones de desarrollo comunal y las directivas comunales juegan
un importante papel en generar y posibilitar esta participación. Así mismo, los comités de desarrollo del municipio, que
contribuyen a articular la participación del conjunto de actores locales en el municipio en el impulso del proceso de desarrollo
local.

-de las instituciones no gubernamentales; las ONG's, instituciones de apoyo, de servicio, deben aportar al proceso con
asistencia y asesoría técnicas, contribuyendo a fortalecer las capacidades locales, respetando la autonomía de los
gobiernos y las decisiones del conjunto de la población, sin sustituir. Deben hacer un esfuerzo por coordinar los apoyos con
otras instituciones gubernamentales y no gubernamentales para no duplicar esfuerzos y garantizar que se respeten las
decisiones de los actores locales.

-del sector privado; las empresas grandes, medianas y pequeñas, son claves en la dinamización del desarrollo económico
local, lo cual requiere de coordinación con el municipio o los municipios donde están invirtiendo.

-de las fuerzas políticas; en general los partidos, unos más otros menos, han tenido un comportamiento más electorero que
de apoyo a la construcción de los procesos de desarrollo local, después de la elección se olvidan del municipio, se requiere
que estén enterados y pendientes de los procesos en cada lugar, pero para responder y apoyar con visión de municipio que
contribuya al avance del proceso y no anteponer su interés partidario electorero. Esto exige a los partidos madurez política,
monitoreo, proyección, capacitación, especialización.

6.- Limitantes o dificultades para impulsar procesos de desarrollo local con participación

Existen limitaciones o dificultades para impulsar procesos de desarrollo local con mejores posibilidades de éxito que
provienen de la misma organización y estructura del Estado, de la problemática nacional, y otros que surgen de la situación
y dinámicas locales.

Una primera limitante es la falta de políticas y estrategias nacionales que permitan impulsar los procesos de desarrollo local
y la falta de articulación entre el desarrollo local y el desarrollo nacional.

Es fundamental que el conjunto de esfuerzos locales que hacen los municipios en distintas partes del país, encuentre
correspondencia con las políticas nacionales, así como también es fundamental que estos procesos de desarrollo de los
municipios y de grupos de municipios, aporten y se articulen al desarrollo nacional.

En esto se empieza a avanzar, existe ahora un documento de estrategia nacional de desarrollo local, que establece el
objetivo de éste y el marco para impulsarlo. Este ha sido elaborado conjuntamente en el Grupo Consultivo del Fondo de
Inversión Social de Desarrollo Local (FISDL), integrado por COMURES, la Red (de ONG's) para el Desarrollo Local, el
ISDEM, el FISDL y FUSADES, y en cuya elaboración han apoyado otras instancias e instituciones, como la Secretaría
Técnica de la Presidencia de la República, GTZ y RTI.

La clave está en la continuidad para llevar adelante esta estrategia y hacerla realidad, definiendo su secuencia de acciones
y actividades, debidamente priorizadas en función de los procesos participativos de desarrollo local y todo lo que estos
implican. Lo cual requiere de un compromiso, traducido en medidas y apoyos concretos, por parte del gobierno salvadoreño.
Así mismo, requiere del compromiso de todos los involucrados en estos procesos. Este esfuerzo es un reto de gobierno,
pero que no puede hacer solo el gobierno.

Impulsar una política y una estrategia nacional de desarrollo local requiere también de una institucionalidad nacional
adecuada para coordinarla y llevarla a cabo, por tanto es necesario revisar la actual institucionalidad y las propuestas de
                                                                                               4
como reorganizarla o reestructurarla, para tomar una decisión con los actores involucrados

Una limitante, relacionada con la organización estatal, es el esquema centralizado que mantiene. La Corporación de
Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES), lo expresa diciendo que "hasta ahora se ha demostrado que
la organización centralizada no ha permitido, Construir las bases de una sociedad, que brinde oportunidades iguales para el
                                                                                           5
desarrollo de todos los ciudadanos, sino que se ha constituido en uno de sus obstáculos”.

Está claro que el proceso de desarrollo local requiere de un proceso de descentralización, la vía de solución es impulsarlos
coordinadamente definiendo con los actores involucrados la manera de hacerlo, así mismo, la desconcentración de oficinas
gubernamentales del gobierno central y de los gobiernos municipales de mayor tamaño, que también pueden contribuir al
proceso.

El documento de Estrategia Nacional de Desarrollo Local, establece que la formulación e implementación de un proceso de
descentralización y desconcentración, requiere de "a) una política nacional de descentralización, que norme todos los
procesos en las unidades primarias; b) la formulación de planes de descentralización y desconcentración, a nivel ministerial,
en los que participe la sociedad civil; c) la implementación de las mismas, es decir, el desarrollo de transferencia de
competencias y recursos sobre una base sólida y sostenible a largo plazo. Las acciones
4
 Véase Red para el Desarrollo Local "Hacia la construcción del Desarrollo local y la descentralización del Estado",
San Salvador Mayo, 2000
5.
 COMURES, “Propuesta COMURES. Desarrollo local, descentralización y los gobiernos municipales", San
Salvador, febrero, 1999, pp.4 y 5.
graduales de descentralización pueden llevarse a cabo en las áreas de los servicios de agua potable y alcantarillados,
                                                                                              6
caminos municipales, educación y salud, los mismos que permitirán ir consolidando el proceso”

Otra limitante es el problema de no contar con los recursos suficientes para impulsar el desarrollo local. Muchos municipios,
a pesar de que ahora los 262 municipios cuentan con la transferencia del gobierno del 6% de los ingresos corrientes del
presupuesto nacional, y con lo que logran recaudar localmente, no disponen de suficientes recursos para ir solventando de
manera más ágil las prioridades establecidas en sus planes.

Solventar esta dificultad implica, por un lado, incrementar la proporción de las transferencias, pero por otro lado, que los
municipios trabajen en incrementar los ingresos generados localmente, que mejoren la recaudación y en aumentar las
posibilidades de autosostenibilidad de los servicios. Así mismo, la descentralización del Estado contribuiría a superar este
problema.

Entre otras limitaciones o dificultades en el impulso y avance de los procesos participativos de desarrollo local, que
aparecen con más frecuencia en los municipios, se encuentran las siguientes:

-Bajos niveles de organización y participación de la población, que puede ser producto de apatía, desconfianza del gobierno
local, poca cultura de participación, ausencia o mal uso de mecanismos de participación, aunque también puede ser debido
a comodísimo, acostumbramiento a-patrones paternalistas y asistencialistas.

-En muchos municipios rurales se presenta la recarga de responsabilidades en el conjunto del líderes clave de los
municipios; y dificultades de la mayoría de personas miembros de los comités de desarrollo, concejos municipales,
directivas y otros líderes comunales para dedicar más tiempo al trabajo de desarrollo local, por la necesidad de atender su
seguridad alimentaría y de subsistencia, y sus múltiples ocupaciones derivadas de su participación como dirigentes en
distintas instancias a la vez.
6
 Grupo Consultivo/FISDL, Propuesta de Estrategia Nacional de Desarrollo Local, Gobierno de El Salvador,
noviembre 1999, p.16.

-Falta de algunos recursos mínimos para que los Comités de Desarrollo de la mayoría de municipios rurales puedan atender
adecuadamente todo su trabajo y avanzar en su capacitación.

-Municipios con poca población y cuyo territorio no cuenta con mayores recursos. Ante este problema, el ordenamiento
territorial, y la reorganización política administrativa, mediante la construcción de microregiones a través de la
mancomunidad y asociación de municipios, puede contribuir a dar otra perspectiva.

-Poca capacidad administrativa y carencia de asistencia y asesoría técnicas adecuadas y oportunas.

-Poca apertura mental y política de algunos gobiernos municipales para comunicarse con la población del municipio, menos
aún para brindar espacios de participación. Estas limitaciones hacen más necesario contar con una estrategia metodológica
para el impulso de procesos de desarrollo local con participación de la población.

7.- Limitantes para la participación de las mujeres en el proceso de desarrollo local

La poca organización y participación de la población se plantea como una de las limitaciones de los procesos de desarrollo
local, pero, específicamente, la participación de la mujer se encuentra todavía más limitada.

Se ha constatado la necesidad de que cada uno de los actores del desarrollo local se involucre y aporte sus capacidades, sin
embargo, las mujeres, siendo un sector mayoritario de la población, participan en menor medida que los hombres, con lo
que se está desaprovechando su capacidad.

La reducida participación femenina no se debe únicamente a las oportunidades o espacios que existan en determinada
localidad o municipio para participar. Si vemos el problema desde esta perspectiva únicamente, nos encontraremos con
afirmaciones como «los espacios ahí están, pero las mujeres son las que no quiere aprovecharlos».

Debemos profundizar en las razones por las cuales las mujeres “no quieren aprovechar estos espacios” y reflexionar en los
siguientes aspectos:

a) Participar en un proceso de desarrollo requiere tiempo y, debido a que las mujeres asumen mayoritariamente las
actividades destinadas a garantizar la sobrevivencia y el bienestar familiar, es decir el trabajo doméstico y la crianza de los
hijos, trabajo que no está restringido a un horario, cuentan con menos tiempo efectivo para destinarlo a tareas comunitarias,
sin embargo,.construyen vida comunitaria. Para muchas mujeres participar en las actividades relacionadas al desarrollo
local, implica menos horas de sueño, ya que cuando regresan a sus hogares la ropa sigue sin lavar, la comida sin hacer, etc.

A esto hay que añadirle que cada día son más la mujeres que deben realizar, además del trabajo doméstico, actividades
mediante las cuales pueden generar ingresos económicos para la satisfacción de las necesidades básicas de su grupo
familiar. De manera que el tiempo disponible para otras actividades como las de beneficio para la comunidad, se reduce
significativamente.

b) Por otra parte, se deben considerar los aspectos culturales; hombres y mujeres crecemos dentro de una sociedad
determinada, recibiendo pautas y normas de comportamiento, que son diferentes según la época y la cultura de cada
pueblo, pero que al ser aceptadas por los miembros de cada grupo social, son las que nos dicen como debemos
desenvolvernos y dentro de esas normas vamos desarrollando nuestra personalidad y nuestra identidad.

La sociedad nos asigna un rol (o un papel social), desde que nacemos, según seamos niños o niñas y la misma sociedad
vigila que cumplamos estos roles, según el grupo social al que pertenezcamos.
La adjudicación de estos roles, hace que se vean como naturales muchas diferencias que no son determinadas por la
naturaleza, sino por la socialización. Así, terminamos creyendo que es «natural» que los hombres decidan, piensen más,
sean «los fuertes», etc. mientras las mujeres sean más sensibles, piensen menos o sean débiles Aunque de distinta
manera, este mito nos afecta a ambos e incide en la voluntad para participar.

Los roles que desempeñamos, la forma como hemos sido educadas y educados, la construcción de nuestra identidad como
personas, el modo como nos vemos y como creemos que nos ven, hacen que muchas mujeres crean que no son iguales a
los hombres, incluso que tienen menos derechos que los hombres.

c) Debemos reconocer que además existe discriminación; lamentablemente las diferencias físicas entre hombres y mujeres
se han utilizado para tratar de distinta manera a unas y a otros. Este trato limita a la mujer, mientras que le da privilegios al
hombre. Por ejemplo, debido a que parimos a nuestros hijos, automáticamente se ha hecho responsable de su cuidado y
crianza, a pesar que los hombres podrían hacer lo mismo. Ya vimos que por estas obligaciones muchas mujeres no pueden
participar.

Por otra parte, en función de las diferencias físicas, a las mujeres se les paga menos por trabajos similares a los que
realizan los hombres, y tienen más dificultades para ser consideradas sujetas de crédito.

d) Otra limitante que es más difícil de aceptar es el temor; la violencia intrafamiliar es un aspecto que reduce la participación
de la mujer en todas aquellas actividades que no se refieran al trabajo doméstico o al trabajo remunerado. La mayoría de las
víctimas de la violencia doméstica son las mujeres y esto afecta profundamente su autoestima, desvalorizándose ante sí
misma y limitándose en su crecimiento personal y en su disposición de proyectarse hacia su comunidad.

El desarrollo local con equidad de género debe buscar cambios paulatinos en los patrones de socialización tradicional y que
propicien una autovaloración de las mujeres, su reconocimiento social como sujeto económico, social, político y el
mejoramiento de la calidad de las relaciones humanas, y en particular modificar los comportamientos relacionados con la
paternidad irresponsable y la violencia intrafamiliar.

Es un proceso que implica una serie de pasos ordenados y sistemáticos, mediante el cual todas y todos tengan acceso a
oportunidades que les permitan el acceso a recursos educativos y económicos.

Lograr esta equidad en las oportunidades implica considerar cambios en varias dimensiones:

   La dimensión política: que la mujer pueda participar activamente en las organizaciones ciudadanas, en la toma de
    decisiones, en los cargos de poder, en la formulación de políticas municipales y nacionales relacionadas a las
    necesidades de su comunidad y a sus propias necesidades.

   La dimensión económica: acceso de la mujer a los recursos, fomentar oportunidades para que las mujeres obtengan
    mayores ingresos. Equiparar salarios, acceso a la tierra, a créditos y a la propiedad de la vivienda.

   La dimensión familiar: compartir la carga del trabajo doméstico, fomentar y mantener relaciones familiares de respeto
    y sin violencia.

   La dimensión social: acceso a la enseñanza, a la formación y capacitación, posibilidades de educación y orientación
    oportuna y adecuada de la sexualidad de ambos géneros.

                                                                                             Fecha de Publicación: Abril, 2000

El Proyecto de Desarrollo Municipal y Participación Ciudadana (PDMPC) nace como resultado de la firma de un Convenio
de cooperación entre el Gobierno de la República de El Salvador, la Corporación de Municipalidades de la República de El
Salvador (COMURES) y el Gobierno de los Estados Unidos de Norte América, actuando a través de la Agencia para el
Desarrollo Internacional (USAID).

El responsable de la ejecución del PDMPC es Research Triangle Institute (RTI), entidad independiente sin fines de lucro
establecida en 1958 por la Universidad Estatal de Carolina del Norte, Universidad de Duke y Universidad de Carolina del
Norte.

El propósito del Convenio es "fortalecer la participación de la población Salvadoreña en el proceso democrático local y
mejorar la capacidad de las Municipalidades para responder a las necesidades de sus ciudadanos". Para lógralo, el PDMPC
cuenta con tres componentes: Reforma y Formulación de Política, Fortalecimiento Municipal y Desarrollo Democrático
Local.

Este último componente tiene como objetivo facilitar procesos mediante los cuales el gobierno local logre un
involucramiento más efectivo y representativo de la sociedad civil en la toma de decisiones a nivel municipal, bajo tres
características esenciales:

1. representatividad tanto sectorial como territorial.

2. transparencia en el manejo de la información, especialmente la que genera el Gobierno Local,

3. estímulo a la voluntad política de las partes - líderes y gobierno local - para trabajar conjuntamente.
Proyecto USAID 519-0388

								
To top