LOS SEIS PERIODOS GENERALES DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA

Document Sample
LOS SEIS PERIODOS GENERALES DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA Powered By Docstoc
					     LOS SEIS PERIODOS GENERALES DE LA
           HISTORIA DE LA IGLESIA

I.- LA IGLESIA APOSTOLICA
       Desde la Ascención de Cristo, 30 D.C.
       Hasta la muerte de San Juan, 100 D.C.

La iglesia de Cristo empezó su historia como un movimiento mundial el Día de
Pentecostés, a fines de la primavera del año 30 D.C., cincuenta días después de la
resurrección de nuestro Señor, y diez días después de su ascensión. Durante el ministerio de
Jesús, sus discípulos creyeron que él era el tan esperado Mesías de Israel, el Cristo. La
iglesia empezó en la ciudad de Jerusalem, y evidentemente se limitó a aquella ciudad y a
sus alrededores durante los primeros años de su historia. Las sedes generales de la iglesia
en aquella época primitiva eran el aposento alto en el Monte de Sión y el pórtico de
Salomón en el Templo. Todos los miembros de la Iglesia Pentecostal eran judíos; y, hasta
donde podemos percibir, ninguno de los miembros, ni aun de los de la compañía apostólica,
soñaban al principio que los gentiles pudiesen ser admitidos como miembros. Ellos
pudieran haber supuesto que el mundo gentil llegara alguna vez a hacerse judío y luego
aceptara a Jesús como el Cristo. Los judíos de esa época eran de tres clases, y todas estaban
representadas en la iglesia de Jerusalem. Los hebreos eran aquéllos cuyos antecesores
habían habitado por varias generaciones en Palestina y eran de pura raza israelita. Su
idioma era llamado “la lengua hebrea”, que en el curso de los siglos había sido cambiado
del hebreo clásico del Antiguo Testamento a lo que ha sido llamado un dialecto arameo o
siro-caldeo.


II.- LA IGLESIA PERSEGUIDA
       Desde la muerte de San Juan, 100 D.C.
       Hasta el Edicto de Constantino, 313 D.C.

El hecho más promimente en la historia de la iglesia en los siglos segundo y tercero fue la
persecución del cristianismo por los emperadores romanos. Auque esta condición no fue
continua, era a menudo repetida por años a la vez y propensa a estallar en cualquier
momento en formas terribles. Duró en el siglo cuarto hasta 313 D.C., cuando el Edicto de
Constantino, el primer emperador cristiano, puso fin a todos los intentos de destruir la
Iglesia de Cristo.


III.- LA IGLESIA IMPERIAL
       Desde el Edicto de Constantino, 313 D.C.
       Hasta la Caída de Roma, 476 D.C.

En este período, el hecho más notable y también más poderoso, tanto para bien como para
mal, fue la victoria del cristianismo. En el año 305 D.C., cuando Diocleciano abdicó el
trono imperial, la religión cristiana era estrictamente prohibida, su profesión era castigada
con tortura de muerte y en contra de la misma era ejercido todo el poder del estado. Menos
de 20 años despues, en 324 D.C., el cristianismo fue reconocido como la religión oficial del
Imperio Romano, y un emperador cristiano ejercía autoridad suprema con una corte de
cristianos profesantes a su derredor. Los cristianos pasaron entonces, en un instante, del
anfiteatro romano, donde tenían que enfrentarse con los leones, a ocupar un sitio de honor
en el trono que regía al mundo.

Toda persecución de los cristianos cesó de una vez y para siempre. Por más de 200 años, en
ningún momento el cristiano había estado libre de acusación y muerte, y en muchos
períodos, como hemos visto, todos habían estado en peligro inminente. Pero desde la
publicación del Edicto de Constantino en el año 313 D.C., hasta que terminó el Imperio
Romano, la espada de la persecución no solamente fue envainada, sino que fue sepultada.


IV.- LA IGLESIA MEDIEVAL
       Desde la Caída de Roma, 476 D.C.
       Hasta la Caída de Constantinopla, 1453 D.C.

En este período de casi mil años, (10 siglos). El hecho más notable en los diez siglos de la
Edad Media es el desarrollo del poder papal. Ya hemos visto como el papa de Roma
afirmaba ser “obispo universal” y cabeza de la iglesia; ahora afirma ser gobernador sobre
las naciones, sobre los reyes y emperadores. Este desarrollo tuvo tres períodos: crecimiento,
culminación y decadencia.

El período de crecimiento del poder papal empezó con el pontificado de Gregorio I, “el
Grande”, y llegó a su apogeo bajo Gregorio VII, mejor conocido como Hildebrando. Debe
notarse que desde los tiempos primitivos cada papa, al asumir su oficio cambiaba de
nombre; y Gregorio VII es el único papa cuyo nombre de familia se destaca en la historia
despues de su ascensión a la silla papal.


V.     LA IGLESIA REFORMADA
       Desde la Caída de Constantinopla, 1453 D.C.
       Hasta el Fin de la Guerra de los Treinta Años 1648 D.C.

En este período de 200 años, el gran acontecimiento que despertó la atención es la
Reforma, que empezó en Alemania y se esparció por todo el norte de Europa , y que dio
como resultado el establecimiento de iglesias nacionales que no debían fidelidad a Roma.
Notemos algunas de las fuerzas que condujeron a la Reforma y que ayudaron grandemente
a su progreso.

Una de estas fuerzas fue el notable movimiento conocido como el Renacimiento, o el
despertar de Europa a un nuevo interés en la literatura, el arte y la ciencia; el cambio de los
métodos y propósitos medievales a los modernos. Durante la Edad Media el interés de los
estudiantes había sido en la verdad religiosa, con la filosofía relacinada a la religión, y los
principales pensadores y escritores, como hemos visto, eran hombres de la iglesia. Pero en
este despertamiento surgió un nuevo interés en la literatura clásica, el griego y el latín, en
el arte, separándose pronto de la religión, y con ese interés vinieron los primeros destellos
de la ciencia moderna. Los dirigentes del movimiento generalmente no eran sacerdotes y
monjes, sino laicos, especialmente en Italia, donde empezó el Renacimiento, no como un
movimiento religioso, sino literario, empero, no abiertamente antirreligioso, sino más bien
escéptico e investigador.

La fecha exacta fijada por los historiadores como el principio de la Gran Reforma, es
octubre 31, 1517. En la mañana de ese día, Martín Lutero clavó en la puerta de roble de la
Catedral de Wittenberg un pergamino que contenía las noventa y cinco tesis o
declaraciones, casi todas relacionadas con la venta de indulgencias, pero en su aplicación
atacaba la autoridad del papa y del sacerdocio.


VI.    LA IGLESIA MODERNA
       Desde el Fin de la Guerra de los Treinta Años, 1648 D.C.
       Hasta el Siglo Veinte, 1901 D.C.

En nuestro estudio del período moderno, los últimos dos siglos y medio, nuestra atención
se dirigirá especialmente a las iglesias que se levantaron de la Reforma. La Iglesia Católico
Romana ha seguido su propio camino, enteramente aparte del mundo protestante; y está
fuera de nuestro horizonte. Nuestro propósito será trazar brevemente ciertos movimientos
importantes que, desde la Reforma, han influenciado los países principalmente protestantes,
como Inglaterra, Alemania septentrional y América del Norte.

Poco después de la Reforma tres diferentes grupos aparecieron en la Iglesia Inglesa: el
elemento romanista, que buscaba amistad y nueva unión con Roma; el anglicano, que
estaba satisfecho con las moderadas reformas llevadas a cabo bajo el rey Enrique VIII y la
reina Isabel; y el grupo radical protestante, que anhelaba una iglesia igual a aquéllas
establecidas en Ginebra y Escocia. Este último grupo llegó a ser conocido alrededor de
1654 como “los puritanos”, y se oponían tan fuertemente al sistema anglicano bajo la reina
Isabel, que muchos de sus dirigentes fueron exiliados. Los puritanos también tenían una
división entre sí de dos elementos; los que favorecían la forma presbiteriana y el elemento
más radical que buscaba la independencia de cada sociedad local, conocidos como
“independientes” o “congregacionalistas:” Sin embargo, hasta entonces, todos estos grupos
permanecían como miembros de la Iglesia Inglesa.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:3862
posted:2/10/2012
language:
pages:3