CBA SIGNOS DE PUNTUACION by vHtc06

VIEWS: 0 PAGES: 30

									Redacción judicial



Poder Judicial de Córdoba
         (2010)
      Signos
          de
  Puntuación
-… . , ; : ¡! ¿? “” ‘’-
“Cuando el pensamiento está bien ordenado y la
     frase es clara hacen falta menos signos de
     puntuación. Un posible ideal de escritura
 consiste en tratar de alcanzar la máxima claridad
  con un mínimo de signos. Más puntos internos
   al párrafo, para organizarlo. Menos territorio
 entre un punto y otro, para disminuir el número
  de comas y las posibilidades de conflicto con el
     punto y coma. Menos incisos, no siempre
      indispensables. Como dice Adorno: toda
 evitación de un signo es por ello una reverencia
 que la escritura tributa al sonido al que ahoga”.
       (David Lagmanovich, lingüista)
            Gran diferencia
• La palabra oral se encuentra en permanente
  evasión. Es más desordenada y su
  preservación sólo depende de la memoria de
  quienes la escuchan y la repiten.
• En Roma y en Grecia, la tradición era oral. El
  poeta sólo hablaba (con gracia, por cierto),
  pero no escribía; de esto, tardíamente,
  comenzó a encargarse otro: el escriba, el
  copista. En el Derecho, la codificación
  también fue tardía.
           La palabra escrita
• Supone una detención (más pensada) respecto
  de ese dinamismo y del tránsito verbal que
  implica la oralidad. Por eso, Martín Lutero solía
  decir: “cuando se echa a volar una palabra, ya
  no hay cómo agarrarla del ala”.
• Para cumplir con su misión expresiva, la palabra
  moldeada por la escritura, al haber penetrado
  en el mundo de las combinaciones, necesitó de
  signos que la eslabonaran: nació la puntuación.
• Surge para evitar las confusiones y dar
  seguridad a los relatos. Y la puntuación es lo
  que, en definitiva, precisa lo que se escribe. Se
  parece al solfeo y a los procedimientos
  ordenadores de la matemática.
                Conclusión
• Se ha perdido la vergüenza de escribir bien
  (Alex Grijelmo). No obstante, una persona
  educada no puede permitirse puntuar mal.
• La puntuación transmite o precisa la estructura
  lógica de un texto. Precisamente, se asienta
  sobre dos bases: la lógica y la musicalidad.
• Aunque supone reglas, no puede reducirse a
  ellas, como la ortografía. Además, implica optar
  y tomar decisiones, lo que vuelve a cada forma
  de puntuar muy personal (hay personas más
  sintéticas y otras, más barrocas).
      Los signos de puntuación
      persiguen estos objetivos:
1)Evitar episodios de insuficiencia
  respiratoria al leer un texto largo sin
  puntuación.
2)Hacernos entender (precisar qué
  queremos decir) y comprender qué
  nos quieren comunicar otros.
3) Suponen conocimiento sobre las
  reglas a las que ellos están sujetos y
  tomar decisiones.
Son doce los signos de puntuación
      de la lengua española
          1)    Punto (.)
          2)    Coma (,)
          3)    Punto y coma (;)
          4)    Dos puntos (:)
          5)    Puntos suspensivos (…)
          6)    Signos de interrogación (¿?)
          7)    Signos de exclamación (¡!)
          8)    Paréntesis ( )
          9)    Corchetes ([ ])
          10)   Guiones (- -)
          11)   Raya (-)
          12)   Comillas (“” ‘’)
   1) El punto se utiliza para…
-Cerrar una idea con sentido completo.
-Marcar una abreviatura. No debe ser utilizado
  en los casos de siglas y acrónimos.
  Advertencia: Jamás se usa el punto para
  separar los miles en la escritura de los
  años (“año 2008” no es lo mismo que
  deber “2.008 pesos”). Tampoco, en la
  numeración de las páginas (pág. 1197)
  ni de las leyes y decretos (Ley 26080).
   2) Breve historia de la coma
• Deriva del latín “comma” y esta del griego:
  “trozo, corte, parte de un período del discurso”.
• Es el signo más dinámico y más usado. Por ello,
  algunos dicen que la coma, en realidad, es la
  “maldita coma”.
• Supone una pausa, pero no cualquier pausa,
  sino una llena de sugerencias. Es el freno o
  intervalo que contiene el empuje de las
  palabras, que tienden a arrastrarla.
Una coma mal puesta cambia todo…
 Al rey Carlos V le elevaron una resolución
que, respecto de un reo, decía (sin signos de
puntuación): “Perdón imposible que cumpla
la condena”. Entonces, según la ubicación
de la coma en la oración, eran posibles dos
interpretaciones: 1) “Perdón imposible, que
cumpla la condena”. Postura contraria a un
posible indulto. 2) “Perdón, imposible que
cumpla la condena”. Postura favorable al
condenado, que expresaba la imposibilidad
de ejecutar la pena impuesta.
Una coma mal puesta cambia todo…
Lo mismo puede decirse sobre el Evangelio
de San Lucas, 23, 43, en relación con las
palabras que Jesús dirigió al “buen ladrón”:
“Verdaderamente te aseguro hoy estarás
conmigo en el Paraíso”. Luego de la Reforma,
hubo una discusión entre católicos y
protestantes respecto de dónde iba la coma:
1) “Verdaderamente te aseguro, hoy
estarás conmigo en el Paraíso” (católicos).
2) “Verdaderamente te aseguro hoy,
estarás conmigo en el Paraíso”
(protestantes).
    La coma se utiliza para…
- Separar miembros consecutivos y de la
  misma categoría gramatical, en una
  enumeración simple, cuando no están
  precedidos por una conjunción (y, e, o, u).
- Pero se coloca una coma delante de la
  conjunción (“y”) cuando la secuencia que
  encabeza expresa un contenido distinto del
  elemento o elementos anteriores. Separa
  proposiciones breves, con evidente conexión
  de sentido.
 Ejemplo: “Esperó su turno en la barandilla y
  presentó el escrito, y salió de Tribunales”.
  La coma también sirve para…
- Marcar pequeñas interrupciones (aposiciones) en el discurso,
  que aclaran o amplían el sentido de la proposición:
  Explicativas: “Los empleados públicos, que son aplicados,
  suman 5.000 en la Provincia”. La proposición va entre comas
  y aporta información sobre el antecedente: da a entender que
  todos los empleados públicos, genéricamente, son aplicados.
   Especificativas: “Los empleados públicos que son aplicados
   suman 5.000 en la Provincia”. No va entre comas, porque
   especifica el antecedente (empleados que son aplicados)
   dentro del colectivo al que pertenece (los empleados públicos).
- Luego de locuciones y adverbios (sin embargo, no obstante, es
   decir, generalmente, esto es, en fin, etcétera).
- Reemplazar un verbo que se haya utilizado antes.
     Advertencia: No use una coma para separar, sin
       elementos intermedios, el sujeto del predicado
     verbal. Tampoco para distinguir los minutos de las
        horas cuando estas se expresan con números.
 La coma también sirve para…
• Para ubicar el conjunto de palabras que
  sirven para invocar o llamar (vocativo).
  Ejemplo: “Saben ustedes, amigos jueces,
  debemos…”.
• Para indicar la modificación que altera el
  orden natural de la relación “sujeto-
  predicado”. Ejemplo: “Cuando la gente tira
  el derecho y lo arroja lejos, perdemos
  toda posibilidad de una coexistencia
  pacífica y racional” (cita de Eugenio Raúl
  Zaffaroni).
Asimismo, la coma sirve para…
• Separar los verbos consecutivos, que corresponden a
  diferentes partes de la oración. Ejemplo: “el que afirma,
  prueba”.
• Para separar los días, meses y años (expresados en
  números) en las cartas o notas. O para separar el lugar
  de la fecha (“Córdoba, 3 de junio de 2010”).
• Para separar una ciudad del nombre de la provincia o
  nación, cuando se escriben sin nexo (Ejemplo: “Salta,
  Argentina”).
• Para indicar que se altera el orden del nombre de la
  persona (“Pérez, María Estela”) en las nóminas
  alfabéticas.
• Para encerrar la palabra intercalada para marcar una
  reiteración. Ejemplo: “el derecho, realmente, busca el
  orden social. Te lo dije (sí, lo recuerdo) muchas
  veces”.
3) Se utiliza punto y coma para…
- Separar unidades más extensas y/o complejas dentro de
  una enumeración. Ejemplo: “Pedro Pérez, argentino,
  casado, domiciliado en la ciudad de Córdoba;
  Carlos López, argentino, casado, domiciliado en
  Villa María (Córdoba), y Luis Macías, soltero,
  domiciliado en Río Cuarto (Córdoba), deducimos
  la presente acción de amparo”.
- También, para separar proposiciones que guardan relación.
  La vinculación semántica que haya entre las proposiciones
  definirá si debemos usar punto y coma o punto
  seguido. Si el vínculo es débil, se prefiere este último. Si es
  más fuerte, el primero.
  Ejemplo: “Si las partes, en cambio, no lograran un
  acuerdo, será labrada un acta y el reclamante
  quedará habilitado para recurrir a la vía judicial;
  con tal fin acompañará las constancias de haber
  intentado la mediación obligatoria”.
   Más sobre el punto y coma
• Debe emplearse cuando, en el interior de una
  estructura para la que normalmente se usarían
  comas, son introducidos ciertos elementos que, por
  razones de precisión, también demandan comas: en
  este caso, las primeras se deben transformar en
  punto y coma. Ejemplo: “será reprimido con
  reclusión o prisión de seis meses a cuatro
  años el que abusare sexualmente de una
  persona de uno u otro sexo, cuando esta
  fuere menor de 13 años; o cuando mediare
  violencia, amenaza, abuso, coactivo o
  intimidatorio, de una relación de
  dependencia, de autoridad o de poder, o
  aprovechándose de que la víctima, por
  cualquier causa, no haya podido consentir
  libremente la acción” (artículo 119 del C.P.).
  En la redacción actual del artículo sólo hay comas.
    4) Los dos puntos permiten…
- Abrir una enumeración.
- Referir una cita textual expresada por otro tribunal o autor. Hay
  dos variantes para citar. 1) Estilo directo: La CSJN tiene
  dicho: “el amparo es la vía”. 2) Estilo indirecto o
  referencial: La CSJN tiene dicho que el amparo es la vía. En
  este caso no son necesarias las comillas, pero si se las coloca hay
  que tener en cuenta quién narra. Mal ejemplo: C. Argibay suele
  decir que “yo me opongo a la revisión de las causas pasadas en
  autoridad de cosa juzgada”. Buen ejemplo: Argibay suele decir
  que se opone a la revisión. Nunca es admisible esta variante
  mixta: “La CSJN tiene dicho que: ‘el amparo es la vía’”.
- Las fórmulas de saludo en las cartas y documentos (en este caso
  es incorrecto utilizar una coma, variante válida en otros
  idiomas, como en el inglés). En esta hipótesis, después de los dos
  puntos, hay que escribir con mayúsculas.
- Conectar proposiciones (ideas) relacionadas entre sí sin la
  necesidad de utilizar otro nexo (Ejemplo: “El derecho positivo
  no deja lugar a dudas: sus normas siempre están
  previstas de antemano”).
        Más sobre los dos puntos
Si la cita (de jurisprudencia o de doctrina) es larga (ocupa más
de cuatro renglones) no es mala alternativa diferenciarla y
escribirla con una tipografía menor, para evitar que largos
párrafos queden consignados en cursiva. Se sugiere:
No está de más recordar que la CSJN ha concluido:
“(…) en el marco del debate público sobre temas de interés
general, y en especial sobre el gobierno, toda expresión que
admita ser clasificada como una opinión, por sí sola, no da
lugar a responsabilidad civil o penal a favor de las personas
que ocupan cargos en el Estado; no se daña la reputación de
éstas mediante opiniones o evaluaciones, sino exclusivamente
a través de la difusión maliciosa de información falsa (…)”. |

Así se evita esta variante: No está de más recordar que la
CSJN ha concluido: “(…) en el marco del debate
público sobre temas de interés general, y en
especial sobre el gobierno, toda expresión que
admita ser clasificada como una opinión, por sí
sola, no da lugar a responsabilidad (…)”.
      5) El empleo de los puntos
       suspensivos posibilita…
- Dejar sentado que una enumeración queda abierta o
  incompleta. Entonces, tienen el mismo valor del etcétera.
- Dejar (adrede) un enunciado incompleto o en suspenso.
- Reproducir una cita textual, sentencia o refrán, omitiendo
  una parte (Ejemplo: “el que a yierro mata, …”).
Advertencia: Se colocan tres (sólo tres) puntos
  dentro de los paréntesis o corchetes cuando al
  transcribir un texto se omite una parte de él.
  Ejemplo: “La CSJN tiene dicho: ‘el amparo es
  (...) la vía más idónea”. Si no coloco los
  paréntesis o los corchetes doy a entender que los
  puntos suspensivos forman parte de la cita y no
  que se trata de una forma de advertir (o de
  señalar) que deliberadamente he omitido o
  amputado (cualquiera fuera la razón) la cita.
6) Los signos de interrogación y de
       exclamación permiten…
- Preguntar o exclamar. Esto implica una modificación en
  la entonación: hay una alteración en el ánimo, en el tono.
Advertencia: Después de los signos de cierre jamás se
  coloca punto. Ejemplo: La primera cuestión por
  resolver es: ¿la parte actora está legitimada para
  entablar esta acción?.
  El signo que abre la interrogación o la exclamación debe
          colocarse allí donde empieza la pregunta o la
     exclamación, aunque no comience allí el enunciado u
        oración. Ejemplo: La segunda cuestión por
      resolver es: ¿la causa ha devenido abstracta?
 Es obligatorio colocar el signo de apertura, a diferencia de
        lo que sucede en el inglés. El signo de cierre de la
     interrogación, encerrado entre paréntesis, sirve para
   expresar desconocimiento o incertidumbre acerca de un
      dato. Ejemplo: “En el orden federal, la acción
       declarativa de certeza no se diferencia de la
            acción de inconstitucionalidad (?)”.
   7) Los paréntesis o corchetes
          son usados para…
- Introducir una aclaración incidental, sobre todo si esta es larga
  y no mantiene relación directa con lo anterior o posterior.
- Intercalar algún dato o precisión (de naturaleza objetiva e
  incontrastable): fechas, lugares, significados de siglas, el
  nombre del autor u obra citada, etcétera. Ejemplo:
  “Benjamín Gorostiaga (Santiago del Estero
  [Argentina], 1822-1891 ) fue convencional
  constituyente en 1853”.
- Como se advierte en el ejemplo anterior, las aclaraciones que
  van entre paréntesis y corchetes suelen guardar una relación
  mediata con la proposición (léase idea) central. Se da una
  relación parecida a la que, en el proceso judicial, se genera
  entre la cuestión que se ventila por vía de incidente y la que es
  discutida en los autos principales.
- Antes del paréntesis de apertura nunca se escribe coma.
   8) Se utiliza el guión o raya
            larga para…
- Introducir una aclaración en el discurso, pero que
   guarda mayor relación con el sentido de la proposición
   principal.
- Asignar carga semántica al comentario aclaratorio que
   se introduce (las ironías y aquello que quiero destacar
   generalmente van entre guiones). Ejemplo: “La buena
   fe –no hace falta repetirlo- siempre se presume”.
- Señalar cada una de las intervenciones de un diálogo
   que se reproduce. No suelen usarse en el discurso
   jurídico.
      9) Se utiliza la raya para…

- Dividir una palabra compuesta (por ejemplo: teórico-
  práctico) o para dividir una palabra al final de un
  renglón cuando no cabe en él de forma completa.
 10) Las comillas sirven para…
- Reproducir citas textuales.
- Resaltar una palabra o término. No hay que abusar...
- Identificar palabras extranjeras, jergas, neologismos o
   barbarismos.
- Indicar que una palabra o expresión es impropia, vulgar, o
   típica de un determinado lugar o región. Sólo en este caso
   hay que dejar sentado el SIC (“dicho así”), que implica
   reconocer: “reproduzco textualmente la frase, pese a que sé
   que conlleva una transgresión”. Esto es muy importante en
   la deposiciones en sede penal.
- Señalar que utilizo una expresión con un sentido especial,
   metalingüístico. Por ejemplo: Hay quienes piensan que
   la facultad de destituir al acusado en un juicio
   político es una suerte de “cheque en blanco” para
   decidir “políticamente” (léase: según las
   conveniencias del partido o coalición gobernante),
   si el inculpado ha incurrido o no en las causales
   constitucionales previstas para la destitución.
             Más sobre las comillas…
- Hacer referencia al capítulo de un libro.
- Destacar o precisar el significado de una palabra. Ejemplo:
  “Detentar” (“retener y ejercer ilegítimamente algún
  poder o cargo público”) no significa lo mismo en el
  lenguaje común que en el jurídico.
- Cuando una cita contiene, a su vez, otra, para esta última hay que
  reservar las comillas simples. Ejemplo: En la causa “Mazzeo”,
  Carmen Argibay sostuvo: “Corresponde acoger el agravio
  referido a la violación de la garantía constitucional de la
  cosa juzgada. Esta regla constitucional, reconocida
  tradicionalmente como una de las no enumeradas -artículo
  33 de la Constitución Nacional- e incorporada expresamente
  en los artículos 14.7 del Pacto Internacional de Derechos
  Civiles y Políticos y 8.4 de la Convención Americana de
  Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica) y su
  alcance sobre la efectividad de la prohibición de doble
  persecución penal (non bis in idem), no sólo veda la
  aplicación de una segunda pena por un mismo hecho sino
  ‘la exposición al riesgo de que ello ocurra’ (Fallos: 314:377;
  319:43; 321:1173, disidencia de los jueces Petracchi y
  Bossert y 321:2826, entre otros)”.
   Buenos y malos ejemplos del Código
                 Civil
• Artículo 2.860: “si durante el usufructo sobreviene en la
  posesión personal del usufructuario un cambio de tal naturaleza
  que ponga en peligro los derechos del nudo propietario, por
  ejemplo: si quebrase, este puede reclamar una fianza si el
  usufructuario estuviere dispensado de darla”.
• Artículo 2.796: “compete la acción confesoria a los poseedores
  de inmuebles con derecho de poseer, cuando fuesen impedidos
  de ejercer los derechos inherentes a la posesión, que se
  determinan en este código: a los titulares verdaderos o putativos
  de servidumbres personales activas, cuando fuesen impedidos de
  ejercerlas: a los acreedores hipotecarios de inmuebles
  dominantes cuyos poseedores fuesen impedidos de ejercer
  derechos inherentes a su posesión”.
• Artículo 2.406: “Si la posesión hubiese de tomarse de cosas
  que forman una masa de bienes, no basta tomar posesión de una
  o alguna de ellas separadamente: es indispensable tomar la
  posesión de cada una de ellas, aunque la tradición se hubiese
  hecho conjuntamente”.
  Buenos y malos ejemplos del Código
                Civil
• Artículo 2.468: “Un título válido no da sino un derecho
  a la posesión de la cosa, y no la posesión misma. El que
  no tiene sino un derecho a la posesión no puede, en caso
  de oposición, tomar la posesión de la cosa: debe
  demandarla por las vías legales”.
• Artículo 2.614: “Los propietarios de bienes raíces no
  pueden constituir sobre ellos derechos enfiteúticos ni de
  superficie, ni imponerles censos, ni rentas que se
  extiendan a mayor término que el de cinco años,
  cualquiera sea el fin de la imposición; ni hacer en ellos
  vinculación alguna”. |
Redacción judicial



Poder Judicial de Córdoba
         (2010)

								
To top