DISCURSO GRADUACI�N ENFERMER�A

Document Sample
DISCURSO GRADUACI�N ENFERMER�A Powered By Docstoc
					                    DISCURSO GRADUACIÓN ENFERMERÍA


Estimados profesores, compañeros, miembros del colectivo universitario,
autoridades presentes, familiares y amigos que han tenido a bien
acompañarnos en este acto de nuestra graduación, sean ustedes bienvenidos
que tengan muy buenas noches.


Antes de empezar, me gustaría dirigirme a mis compañeros, para agradecerles
la oportunidad que me brindaron de poder expresar estas palabras en nombre
propio y representación de todas ellas y ellos, en este emotivo momento en el
que muchos de nosotros ponemos fin a nuestra vida universitaria, dando lugar
a otra etapa de nuestra vida profesional y laboral.


Cuando se me propuso decir estas palabras, fueron muchos los pensamientos,
vivencias y anécdotas que me pasaron por la mente, tantos y tan variados, que
creía no tendría papel suficiente ni tiempo en este acto para compartirlo con
todos ustedes. Pero, no se asusten, al final voy a ser muy breve, después, no se
si por la responsabilidad, lo emotivo del momento o quizás, más sencillo,
porque elegí ser enfermera, no periodista, ni escritora; por lo que en definitiva,
no era capaz de hilvanar tres frases seguidas y había olvidado todo lo que en
un primer momento me había recorrido la mente y créanme que era mucho.


Será todo un placer compartir con ustedes la historia que explica la razón por
la que hoy estamos aquí… Será un paseo por nuestros recuerdos, nuestra
vivencias, por todas las sensaciones que hemos vivido durante estos años y
que, seguro, no olvidaremos fácilmente.
Porque las despedidas siempre duelen, pero como las añoramos, ¡Cuántos de
nosotros no hace ya un tiempo nos preguntamos, que cuándo llegaría este
momento, que cuando íbamos a salir, que faltaba mucho tiempo, pero ya ha
llegado, y no puedo seguir sin antes darles mi más sincera felicitación porque
ya lo hemos conseguido y lo hemos logrado.


El momento ha llegado aunque a todos nos tiemblan las piernas (a mí, quizá,
también la voz…) Mil cuatrocientas sesenta noches hemos soñado con este
momento, aunque ahora tenemos el corazón encogido, sobrecargado de las
infinitas dudas que nunca preguntamos en clase, dudando de nuestra
capacidad, dudando incluso, de nuestra existencia.


Pero lamento, o me complace, decirles que ya estamos muy cerca de ser
licenciadas y licenciados en enfermería y a punto de dar el gran salto que
tanto deseábamos.


Nuestra presencia aquí hoy no es casualidad, todos los que estamos aquí
formamos parte de una ilusión con nombre propio; para algunos este
transcurso significará haber cumplido un sueño, para otros ha sido más bien
un reto, pero sea como sea, lo que está claro es que la razón por la que estamos
hoy aquí nos ha mantenido unidos en pensamiento y esfuerzos. Muchos de
nosotros hoy estamos poniendo punto final a 4 años de dedicación y empeño,
otros están aquí para acompañarnos en nuestra despedida pues, aunque el
punto de partida fue el mismo, el ritmo que decidieron llevar se motivó por
otras prioridades. Pero todos, incluso los que no están aquí somos
protagonistas de una misma historia…
Todo empezó en el mes de agosto del 2005, era un día soleado típico de la
estación, aunque para nosotros especialmente caluroso… ¿Quién no se sintió
perdido, extraño y confuso al buscar el aula donde había una butaca reservada
para comenzar el vuelo que estaba a punto de despegar? Los primeros
eligieron su lugar según sus preferencias: están los que eligieron la parte de
adelante aunque acabaron atrás, los que eligieron la parte de atrás para acabar
enfrente, los que se pusieron en medio y acabaron en la cafetería… Todos
elegimos nuestro lugar y como un pacto silencioso empezamos a edificar
nuestra cabaña de relaciones y sacrificio. Hemos sido un montón de historias
distintas con un mismo fin en común. Los múltiples trabajos y presentaciones
nos permitieron conocernos unos a otros. Hemos compartido sorpresas y
decepciones, cafés y cervezas, apuntes y mesa en la biblioteca aunque al
principio veíamos puros libros de economía y soñamos con un día tener una
así, hay la llevamos ya van algunos libros. Hemos aprendido millones de
lecciones,    sobretodo      de    frases      extrañas   que   salieron    de    nuestros
profesores…¿recuerdan aquellas como?


(chayito) Que les vuele el pelo, I am sorry,
(mares) es fácil: media, mediana y moda; ¡que tienen déficit de atención o que!
(lucy) mis niños, he inclusive. En un momento dado.
(izmar) me vale después de mi no entra nadie, ya dije, pero profe…, no me asustes.
(chole) mis estimados.


Y sobre todo aquellas frases de nuestros compañeros
(jorge) error de dedo
(wendy) otxigeno, forcess
(sergio) 1.2 y 3 tamarindo.
(Sarahy) todo tiene una vida, los milagros existen.
(karla) hagan la cuenta
(idaly) quien nos callaba en clase shhhh…
(yo) lila como el color


Y una frase que trascendió en el tiempo y nunca olvidaremos “yo opino lo
mismo” verdad prisma.


No creo que nadie olvide jamás estos momentos. En el que descubrimos los
verdaderos nombres como: diabetes es diabetes, analis que es análisis.


Qué gran descubrimiento, ¿verdad? De golpe nos enteramos que las
enfermeras y enfermeros diagnosticamos, que el ser humano sólo tiene 14
necesidades. Nos enseñaron que el ser humano no es tan simple, que todos
estamos envueltos de una especie de esfera bio-psico-social o más bien un ser
holistico que sólo nosotros somos capaces de ver…¡Y vaya si la vemos!
Ahora cuando vamos por la calle y alguien nos pregunta la hora somos
incapaces de responder sin antes haber hecho una valoración general de la
persona detectando todas y cada una de las necesidades. Observamos el
aspecto de su piel mucosas, insinuamos su hábito intestinal y su ingesta
hídrica, controlamos su dieta. La vida, en realidad, se nos ha complicado
muchísimo pero creo que todos estamos de acuerdo en decir que todo este
esfuerzo ha valido realmente la pena. Hay ciertas cosas que no olvidaremos
nunca: respecto a nuestra escuela creo que por fin la sabemos nuestra, y es
importante brindar nuestro agradecimiento a la Facultad de Economía
Internacional por habernos abierto las puertas para iniciar lo que hoy hemos
logrado ser la primera generación de licenciados en enfermería, gracias
ingeniero Luis Carlos Rivera por ese apoyo incondicional.


Respecto a los viajes hemos descubierto que el consenso es imposible pero
que cualquier destino siempre será el mejor. Congresos visitas a Chihuahua a
la sierra todos ellos ideales donde las experiencias y las carcajadas fueron la
acción más practicada.


También se crearon nuevos clanes como “las flawers” “las cristhis” “las
lilas””Los jorges”


Hoy que terminamos, es oportuno dar las gracias a todas aquellas personas
que de una manera u otra han estado ahí en el transcurso de estos años
brindándonos su apoyo.


Queridos profesores, creo que el sentimiento de agradecimiento y
reconocimiento a su labor es unánime. Nos hemos tenido que aguantar
(mutuamente eso si) durante varios años, pero creo que la relación ha sido
cordial, estrecha y fructífera. Creo que los alumnos de esta primera generación
se van con una grata imagen de sus profesores, así como espero que ustedes de
nosotros a los que han colaborado en formar y desarrollar intelectualmente. En
ocasiones, algunos de ustedes (cuyos nombres citaré al final, recuérdenmelo),
porque no decirlo, nos han aburrido con clases monótonas y prácticas tediosas,
aburridas, pesadas y largas (bueno quizás me esté pasando pero es que estos
adjetivos surgen con facilidad) pero la mayoría, que digo, la intensísima
mayoría han resultado enriquecedoras, agradables, amenas, entretenidas,
distraídas (ven como también tenía muchos adjetivos positivos); es normal, a
ustedes les habrá pasado lo mismo, nos han, como decía transmito unos
conocimientos y por lo tanto enseñando, formado y lo más importante
aguantado, porque seguro que en ocasiones hemos resultado bastante pesados
e incluso desagradables y desagradecidos. Gracias por no dejar de motivarnos
nunca en esta profesión de eternas guardias y turnos variados, Gracias por
enseñarnos lo importante que es todo aquello que se ha perdido en la
enfermería, por habernos enseñado a mirar a las personas de otra manera, por
habernos enseñado enfermedades que no salen ni en House, ni en Anatomía de
Grey y mucho menos en los Expedientes X. Gracias por enseñarnos el reto de
ponernos la bata quirúrgica abrir un paquete de guantes estériles y ponernoslos
aparte de no contaminar, también por descubrir que se pueden sacar cosas
extrañas de agujeros insospechados.


Ah!!! También recuerdo que entramos con la idea de que en enfermería no se
utilizan las matemáticas y Oh decepción, verdad profe Mares… gracias por su
paciencia y dedicación.


Brindo un agradecimiento muy especial a nuestras profesoras Lucy Salas y
Chayito Moreno, por habernos alentado en la realización de nuestra fiesta de
graduación así como su apoyo económico. También es junto reconocer el
apoyo brindado por el Ing. Humberto Olivas y del Ing. Miguel Jurado ya que
su aportación fue significativa para que este evento llegara a su realización. A
todos ustedes muchas gracias por su apoyo.


Gracias a nuestros familiares y amigos por la paciencia que nos han mostrado
al escucharnos hablar de innumerables temas extraños mientras comemos.
Gracias por habernos dejado palpar todas las venas de su cuerpo en el
momento más inesperado, dejarse por primera vez aplicarles una inyección,
por el caso omiso que hacen a nuestras recomendaciones y por lo que nosotros
nos enfadamos. Gracias porque a pesar de todo siempre han estado a nuestro
lado. Hoy se va una generación impetuosa y trabajadora, de alumnos
entregados que supieron hacer un derroche inteligente de energía y de talento,
derroche que ha sido esencial para el crecimiento de nuestra escuela. Somos el
futuro que cuidará de la generación de nuestros padres, pero no olvidemos
nunca que dentro de unos años nacerá otra generación que cuidará de nosotros.


Debemos demostrar que somos los mejores profesionales del mundo y nunca
dejemos de reciclar todos los conocimientos que hemos asumido. Nuestra
profesión habla mucho de nuestra vocación, nuestro deseo y voluntad de
servicio, deseo de corazón que siempre tengamos puesta la camiseta de esa
formación integral en pro del cuidado humano.


Que es el más valioso que una enfermera puede ofrecer a la humanidad.
    Humanizar es tomar para si el dolor del otro con amor.
    Humanizar es dedicarse a los demás con el corazón.
    Humanizar es tratar al prójimo como a nosotros mismos.
    Humanizar es posible. Humanizar es necesario.
                                                   JEAN WATSON


Démosle esta noche un masaje a nuestros sueños. Cambiemos todo eso que
aún puede ser diferente. Hagamos esa fiesta interior que hoy tenemos motivos
de sobra.
Sintámonos bien, que por fin hemos terminado. Esta noche todo es prudente,
porque esta noche nos graduamos y ya nada ni nadie puede cambiar eso.


En realidad, todas las cosas, todos los acontecimientos, para quien sabe leerlos
con profundidad, encierran un mensaje que, en definitiva, remite a DIOS.


Bueno, esperando no haberlos aburrido en exceso, reitero mis agradecimientos
a todos mis compañeros, en cuyo nombre espero haber hablado, profesores,
familiares y amigos que han tenido la disposición de acompañarnos en este
acto de graduación que pone fin, o no (nunca se sabe) a nuestra vida
universitaria, Gracias por su atención y que pasen ustedes muy buenas noches.


Lidia Olga Calderón Salinas

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:2462
posted:1/5/2012
language:Spanish
pages:8