Siglo XII: Escuelas Chartres, San Victor, Claraval by 6ZCx53

VIEWS: 0 PAGES: 6

									Historia de la Filosofía Medieval - Unidad 8                                           1
Pbro. Hernán H. Quijano Guesalaga- 1/4/2012

                                   UNIDAD 8
                       CARACTERES GENERALES DEL SIGLO XII


        Según G. Fraile1, el siglo XII presenta en Occidente los siguientes caracteres
generales.
        Es un siglo de renovación en todos los aspectos de la vida social, económica,
política y cultural, en el arte, la teología y la filosofía.

        Socialmente se destaca: el transito del régimen feudal al centralismo cada vez mayor
y la consolidación de las monarquías; se pasa del predominio del campo, el castillo feudal y
las Abadías al florecimiento de las ciudades2, la industria y el comercio; además de la
nobleza y los plebeyos, nace la clase social de los burgueses con los banqueros y
mercaderes3; surgen los Parlamentos, para defender los derechos del pueblo frente a la
monarquía; en España continúa la lucha de los cristianos contra los moros; las Cruzadas
(siglo XI a XIII) amplían el horizonte geográfico y social de Occidente al ponerlo en
contacto con la cultura de Bizancio y los pueblos sirio, árabe y judío.

        En cuanto a la vida intelectual:
       surgen nuevas Escuelas, predominan las escuelas catedralicias de las ciudades
        sobre las monacales del campo4;
       el fenómeno de la concentración de las escuelas, sobre todo en París, prepara la
        fundación de las Universidades en el siglo XIII;
       el carácter del saber es esencialmente eclesiástico, pero utiliza las artes liberales
        como auxiliares para el estudio de la Sagrada Escritura;
       aparece las primeras escuelas para mercaderes y con ellas se inicia el fenómeno de
        laicización de la educación5;
       gradualmente se va desarrollando la “ratio” frente a la “auctoritas” y van
        apareciendo nuevas formas literarias como las Sentencias y las Sumas;
       el contacto con el mundo musulmán, poseedor de las obras científicas y filosóficas
        griegas, lleva a la labor de traducciones en España e Italia;
       ingresa a Occidente la teología griega6;
       crece el prestigio de algunas Escuelas como las de Chartres, San Víctor y Claraval;
       efervescencia y calor de controversias y disputas teológicas7;
       aparecen “heterodoxos” como los “panteístas” y los “dualistas”.

      En el Arte, el siglo XII es
     el momento de esplendor del estilo románico y de transición al gótico en
      Arquitectura8;
     se consolidan las lenguas romances y aparecen las primeras obras literarias9;
     retorna el interés por la lengua latina y por la antigüedad grecorromana10.

      En Política, continúan los enfrentamientos de los señores feudales con la
monarquía; de los Emperadores y Reyes con los Papas y Obispos.

        Religiosamente, el XII es un siglo de despertar evangélico11 en el que se advierte en
la Iglesia la necesidad de una reforma.

1
   Cf. Historia de la Filosofía.
2
   Cf. H. Pirenne, Las ciudades en la Edad Media.
3
   Cf. Cf. J. Le Goff, Mercaderes y banqueros en la Edad Media.
4
   Cf. F. Martin, Historia de la Iglesia, vol. XIV, El pensamiento medieval: Las doctrinas en las Escuelas
urbanas y monásticas del siglo XII.
5
   Cf. Cf. J. Le Goff, Mercaderes y banqueros en la Edad Media.
6
   Cf. Chenu - La teologia nel XII secolo.
7
   Entre las Escuelas místicas de Claraval y San Víctor y el humanismo y las preocupaciones cosmológicas de
la Escuela de Chartres, por ejemplo.
8
   Algunas importantes Catedrales, como la de Chartres, junto a la cual existía la Escuela del mismo nombre,
se estaban construyendo durante el siglo XII.
9
   Como la Canción de Rolando.
10
   La Escuela de Chartres se caracterizará por un renacimiento humanístico cristiano.
11
   Cf. Chenu - La teologia nel XII secolo.
Historia de la Filosofía Medieval - Unidad 8                                              2
Pbro. Hernán H. Quijano Guesalaga- 1/4/2012

                                         Escuela de Chartres12

        Tres son los centros de irradiación de cultura cristiana en la Cristiandad occidental
del siglo XII: la Escuela de Chartres, la Escuela de Saint Victor y la Escuela de Claraval.
Chartres tiene una orientación filosófica, cosmológica y humanística; San Víctor se interesa
por los aspectos psicológicos y de teología natural pero en función de la Teología Mística;
Claraval, la Escuela de San Bernardo, es predominantemente mística y casi no tiene interés
filosófico.
        Fuera de estos centros intelectuales, Pedro Lombardo (+1164), autor de las famosas
Sentencias, y Alano de Lila (1128-1202) pueden ser considerados autores independientes.
        La Escuela de Chartres fue fundada en el 990, junto a la famosa Catedral13, por
Fulberto (+1028), después Obispo de Chartres, ciudad situada a 88 km. al sudoeste de París.
        En el siglo XII fueron maestros en ella San Ivo de Chartres (+1117), los hermanos
Bernardo (+ hacia 1130) y Teodorico (+1155) de Chartres, Gilbert de la Porrée, Guillermo
de Conches (+1145), Juan de Salisbury (1110-1180), los panteístas Amalrico de Bene y
David de Dinant y otros.
        Las características de la Escuela14 son su eclecticismo; el predominio del
platonismo difuso de segunda mano; realismo exagerado en la polémica de los universales;
influjo de la lógica de Aristóteles; peligro de panteísmo15; humanismo científico y literario;
preocupación por las ciencias naturales: matemática, astronomía y medicina; conocimiento
de las obras árabes; pureza y elegancia del latín; revalorización de la gramática y de la
lógica.

       Bernardo de Chartres (+ hacia 1130) fue el primer pensador importante de la
Escuela. Inaugura el humanismo de Chartres revalorizando la antigüedad clásica. Es un
gramático, profesor de literatura latina clásica. Con él, la lógica invade la enseñanza de la
gramática como con San Anselmo la dialéctica invade la teología. Representa la enseñanza
de las humanidades clásicas conforme a la tradición de Quintiliano. Es un realista
exagerado.

        Gilberto Porretano (1076-1154) fue discípulo de Bernardo y su sucesor como
Canciller de la Escuela. Enseñó también en París. Murió como Obispo de Poitiers. Junto a
Abelardo es el más poderoso espíritu especulativo del siglo XII16. Abelardo lo supera en
lógica; el Porretano le gana como metafísico. En su obra Tratado acerca de los seis
principios, que fue estudiada con el mismo rango que los escritos de Aristóteles y Boecio,
da una interpretación metafísica del tratado lógico de las Categorías de Aristóteles.
Aunque contiene algunas distinciones originales y no del todo claras, la obra sirvió de punto
de partida para numerosas investigaciones. Tratando de “la relación”, inicia la controversia
acerca de si la relación es ente real o de razón.
        El Porretano también tiene algunos Comentarios a obras de Boecio, sobre todo al De
Trinitate, en los cuales hallamos su tesis metafísica, clave de su pensamiento17, de la
distinción entre sustancia (lo que es, el “id quod est” de Boecio) y subsistencia (por lo cual
es, el “quo est” de Boecio). De acuerdo a ella, afirma Gilberto que las categorías son
subsistencias y no sustancias; que las ideas ejemplares o formas puras en la mente de Dios
son subsistencias; que los géneros y las especies, formas ejempladas, o sea los universales,
son subsistencias.

12
   Chartres, ciudad localizada al norte de Francia. El punto más elevado de la ciudad está coronado por la
catedral de Notre Dame. En 1594 Enrique IV fue coronado rey de Francia en Chartres. De la Enciclopedia
Microsoft Encarta.
13
   Catedral de Chartres, iglesia consagrada a Nuestra Señora la Virgen. El factor decisivo que la hace
prevalecer entre otras catedrales francesas es su buen estado de conservación, especialmente el de las
esculturas y las vidrieras. La figura más importante en la historia de esta diócesis fue el obispo Fulbert,
teólogo escolástico que comenzó en el siglo XI las obras de la catedral. El edificio construido por Fulbert se
incendió hacia finales del siglo XII e inmediatamente se acometieron las obras de reconstrucción, que se
prolongarían durante 60 años. La adición más importante es la torre del noroeste, la Clocher Neuf, concluida
en el año 1513. En total, el edificio cuenta con más de 150 vidrieras medievales, la mayoría de ellas del siglo
XIII, que proporcionan un magnífico efecto lumínico al interior del templo. De la Enciclopedia Microsoft
Encarta.
14
   Cf. Fraile, Historia de la Filosofía.
15
   Amalrico de Bene y David de Dinant, panteístas, eran Maestros de la Escuela.
16
   Juicio de Gilson.
17
   Caturelli: Filosofía Medieval.
Historia de la Filosofía Medieval - Unidad 8                                              3
Pbro. Hernán H. Quijano Guesalaga- 1/4/2012



        Juan de Salisbury18 (1115-1180), filósofo y humanista, una de las principales
figuras del renacimiento literario inglés del siglo XII. Nacido en Salisbury, Wiltshire,
estudió en París con el filósofo francés Pedro Abelardo. Trabajó como secretario de dos
arzobispos de Canterbury: Teobaldo y su sucesor Santo Tomás Becket. Fue testigo del
asesinato de este último en 1170. Fue nombrado obispo de Chartres en 1176 y permaneció
allí hasta el final de su vida.
        En su tiempo fue un latinista muy respetado. Sus dos principales obras son
Policraticus, un tratado sobre los principios del gobierno, y Metalogicon, un ensayo sobre
problemas filosóficos y un alegato a favor de la inclusión de la gramática, la retórica y la
lógica en el sistema educativo. Su trabajo histórico Historia Pontificalis, y su
correspondencia, parte de la cual escribió en nombre de los arzobispos bajo los que sirvió,
son importantes fuentes de información sobre ese periodo.


                                         Escuela de San Víctor

       San Víctor es una Abadía de Canónigos Regulares de San Agustín situada cerca de
París. Allí se había retirado (1108-1113) el Maestro Guillermo de Champeaux, quien es
el fundador de la Escuela19.
       Son caracteres generales de San Víctor20 la conciliación de la dialéctica, a través de
Abelardo, y de la mística; el seguimiento principalmente de San Agustín y también de San
Anselmo; centros de interés en las pruebas de la existencia de Dios, la clasificación del
saber y la psicología del conocimiento y de la voluntad por su importancia para la teología
mística.
       Sus representantes más importantes son Hugo de San Víctor (1096-1141) y Ricardo
de San Víctor (+1173). Se formó en esta escuela Pedro Lombardo (1100-11160).

        Hugo de San Víctor21, sajón, conde de Blankenburg, fue a París a los 18 años.
Estuvo al frente de la Escuela desde 1133 hasta su muerte. Presenta una gran síntesis del
saber medieval que culmina en la especulación mística. En ella estima y asume la dialéctica
y el saber profano. Cada “ciencia” es un escalón para ascender a Dios.
        Su teoría del conocimiento es aristotélica. La teoría de la abstracción lo encamina
hacia la solución del realismo moderado en la cuestión de los universales.
        Hugo de San Víctor es autor de la primera Suma de la Edad Media, sobre los
Misterios de la fe cristiana. Se ubica en la línea de la tradición mística de San Agustín y de
Dionisio y Escoto Eriúgena, o sea del neoplatonismo cristiano. Del conocimiento de la
propia existencia arriba a al de la existencia de Dios. Presenta un árbol de las virtudes que
destaca la humildad y la caridad.

       Ricardo de San Víctor, escocés, discípulo y sucesor de Hugo en la Escuela hasta su
muerte (1141-1173), es más sistemático y didáctico. Acentúa el misticismo de San Víctor.
Da tres pruebas de la existencia de Dios pero no parte sólo de la experiencia interna (San
Agustín) sino también de la experiencia externa (Aristóteles).




18
   De la Enciclopedia Microsoft Encarta 2000.
19
    Cf. Reale-Antiseri, o.c. en la bibliografía.
20
    Cf. Van Steenberghen, Filosofía Medieval, pp. 68-69.
21
   Hugo de San Víctor (1096-1141), teólogo que fundó la escuela que hizo del monasterio de Saint Victor de
París uno de los principales focos de enseñanza en la edad media. Descendiente de la familia real de
Blankenburg en Sajonia, adoptó la regla de san Agustín en el monasterio de Hamersleven a temprana edad.
Hacia 1115 viajó a París y entró en el monasterio agustino de Saint Victor. En 1133 dirigía la escuela del
monasterio, donde murió el 11 de febrero de 1141. Bajo la influencia de los escritos de san Agustín, Hugo
dividió en tres fases la vida contemplativa: la primera, cogitatio, o pensamiento, durante la cual se descubre a
Dios en la naturaleza; la segunda, meditatio, o meditación, cuando se encuentra a Dios en uno mismo, y en
tercer lugar, contemplatio, o contemplación, en la que se ve a Dios cara a cara. Propuso también una
clasificación del conocimiento, estructurándolo en ciencias teóricas (como la teología, las matemáticas, la
física o la música), ciencias prácticas (la ética), ciencias mecánicas (las artes mecánicas) y ciencias del
discurso (retórica y dialéctica). Entre sus obras más importantes se cuentan Didascalion, un compendio de
conocimiento, y Summa Sententiarum, un manual de filosofía y teología. De la Enciclopedia Microsoft
Encarta.
Historia de la Filosofía Medieval - Unidad 8                                               4
Pbro. Hernán H. Quijano Guesalaga- 1/4/2012

       Al fin del siglo, la batalla contra los antidialécticos está ganada. La filosofía puede
ser asumida al servicio de la fe. En el siglo XIII, por el conocimiento de las obras de
Aristóteles, se hará posible la aparición de grandes síntesis filosófico teológicas22.


                                           Escuela de Claraval

        La Escuela Cisterciense o de Claraval se caracteriza por sus temas de teología
mística: Dios y el alma, las virtudes, y sobre todo la caridad, la moral. Fue fundada por San
Bernardo de Claraval (1090-1153)23.
        Bernardo nació en el castillo de Fontaines, cerca de Dijon, en la Borgoña francesa,
de estirpe noble. Ingresó en 1111 en la austera abadía cisterciense24 de Citeaux, de reciente
fundación, cuando apenas tenía 20 años. A los 25, en 1115, ya era Abad fundador de
Clairvaux o Claraval, por encargo del Abad Esteban Harding. Fue ordenado sacerdote.
Animó el florecimiento de Claraval con sus 160 fundaciones y llevó a su apogeo a la Orden
del Cister. Fue autor de innumerables obras espirituales como Sermones Marianos,
Comentario al Cantar de los Cantares.

        Su fama de santo, taumaturgo y consejero lo condujo a tener un rol muy importante
en la vida pública de su siglo como árbitro y mediador: en la disputa entre cistercienses y
cluniacenses25; frente al “racionalismo” de Abelardo y Gilberto Porretano; en el cisma del
Antipapa Anacleto, a pedido del rey de Francia. Fue predicador, en Vézelay, en 1146, de la
segunda Cruzada. Fue acusador intransigente de la herejía. Fue llamado Doctor Melifluo,
destilador de miel, por sus elevaciones místicas y por su caridad. Es considerado uno de los
fundadores de la mística medieval.
        No desprecia el valor del saber profano pero frente a él tiene una actitud de
sospecha. Afirma: “Mi filosofía consiste en conocer a Jesús crucificado”. Las ideas
filosóficas de interés se reducen al campo de la moral. Sus tres grados de verdad son:
reconocer la propia miseria (humildad); la miseria del prójimo (compasión); purificar el
corazón (contemplación). Para llegar a Dios se debe pasar de la consideración a la
contemplación, después al éxtasis, luego a la visión beatífica.
        Pertenecen a la Escuela de Claraval Guillermo de Saint Thierry (+1148) e Isaac
Stella (+1169).

                                          Dualistas y Panteístas

22
   El balance es de Gilson.
23
   San Bernardo de Claraval, (1090-1153), nacido cerca de Dijon. En 1113 ingresó como monje, junto con
otros 30 jóvenes nobles, en el monasterio cisterciense de Cîteaux, al sur de Dijon, y en 1115 el abad le envió
a fundar la abadía de Claraval, al norte de dicha ciudad, de la que él fue el primer abad. Bajo su mandato, se
convirtió en el núcleo más importante de la orden cisterciense. Entre 1130 y 1145 se fundaron más de 90
monasterios bajo los auspicios del de Claraval. En la lucha entablada entre el papa Inocencio II y el antipapa
Anacleto II por la Santa Sede, Bernardo resultó decisivo para la victoria del primero. En 1146 y por mandato
del Papa, Bernardo comenzó a predicar la Segunda Cruzada. Su sermón pronunciado en Vézelay provocó gran
entusiasmo en toda Francia; convenció a Luis VII, rey de Francia, para que se uniera a esa Cruzada. La
Cruzada fracasó y ello le supuso un gran contratiempo. Fue canonizado en 1174 y nombrado doctor de la
Iglesia en 1830. De la Enciclopedia Microsoft Encarta. Cf. también Juan Pablo II, Carta con ocasión del IX
centenario de su nacimiento; L’Osservatore Romano del 2/IX/90, pp. 1-2.
24
   Cistercienses, orden monástica fundada en 1098 en Citeaux, Francia, por un grupo de monjes benedictinos
de la abadía de Molesme, que estaban bajo la dirección de san Roberto. También se les llamaba monjes
blancos, por el hábito blanco o gris que usaban bajo sus escapularios negros. Eran partidarios de un rígido
ascetismo, del trabajo manual como parte de la vida monástica y contrarios a las regalías feudales. A pesar de
que san Roberto había recibido órdenes para que volviera a Molesme, su sucesor en Citeaux, san Alberico, en
1099, logró que la orden fuera aprobada por el Papa Pascual II en 1100. Al tercer abad, el inglés san Esteban
Harding, se le atribuye la creación de la constitución de la orden cisterciense, la Carta de la Caridad. En 1113,
san Bernardo ingresó en el noviciado del monasterio de Citeaux; en 1115 se convirtió en el abad fundador de
Claraval (Clairvaux). Más adelante pasó a ser el mentor espiritual que más influencia ejerció en aquella época,
y también el responsable de la rápida expansión de la orden. En 1153 existían ya más de 300 monasterios
cistercienses, 68 de los cuales habían sido fundados directamente desde Clairvaux.
Durante el siglo XII, los cistercienses constituían la orden con más influencia dentro de la Iglesia. Durante el
siglo XIII tuvieron un período de decadencia, etapa que fue seguida por un resurgimiento, al nacer grupos
nuevos de cistercienses reformados. Dentro de éstos, el más destacable es el que surgió en La Trappe. Por lo
general son llamados trapenses. Más tarde este grupo se desgajó del tronco original con el nombre de
cistercienses de la Observancia Estricta. La orden original recibió el nombre de cistercienses de Observancia
Común. De la Enciclopedia Microsoft Encarta.
25
   La austeridad del Cister contra la riqueza de Cluny.
Historia de la Filosofía Medieval - Unidad 8                                              5
Pbro. Hernán H. Quijano Guesalaga- 1/4/2012


       Son dualistas los cataros o albigenses26, herejes con los que polemiza Santo
Domingo de Guzmán, el fundador de la Orden de los Predicadores (Dominicos).
       Caen en el monismo27 panteísta los Maestros Amalrico de Bene y David de
Dinant28, el primero afirmando que Dios es como la “forma” de todas las cosas; el segundo,
más materialista29.

                                   Pedro Lombardo (1100-1160)30

        En función de la sistematización de la teología fue aumentando la exigencia de
recoger y citar los textos de la sagrada Escritura y los de los Padres de la Iglesia sobre
aquellos. Nacieron así las Sentencias, un nuevo género literario de la Escolástica.
        Entre las muchas Sentencias, los “Libri quattuor sententiarum” de Pedro
Lombardo tuvieron una importancia capital para la Escolástica medieval, porque fueron
libro de texto en los comentarios de clase o “lectiones”31 y objeto de innumerables
comentarios de los maestros escolásticos, entre ellos el de Santo Tomás joven, hasta el siglo
XVI.
        Pedro Lombardo había nacido cerca de Novara hacia el 1100, realizó sus primeros
estudios en Bolonia y en la Escuela de San Víctor, en París. Enseñó en la Escuela
catedralicia de París de 1140 a 1159. En 1159 fue nombrado Obispo de París. Falleció en
1160. Es autor de un Comentario a las Cartas de San Pablo y otro a los Salmos. Escribió las
Sentencias entre 1150 y 1152.
        Pedro Lombardo32 es autor de una exposición sistemática, completa y razonada de
las principales verdades de la fe cristiana: las Sentencias, tal como se deduce de la Sagrada
Escritura y de la autoridad de los Santos Padres. Cita a San Agustín, San Hilario, San
Ambrosio, San Jerónimo, San Gregorio Magno, el “De Fide orthodoxa” de San Juan
Damasceno33 pero también Boecio, Casiodoro, San Isidoro y Beda.
        El trabajo no es demasiado original; se trata más bien de una labor de compilación.
En la obra hay poco espacio para la especulación filosófica.
        Predomina la inspiración agustiniana. La originalidad de Pedro Lombardo se reduce
al saber utilizar las tradiciones, rectificándolas o haciendo precisiones, mostrando su
convergencia hasta desembocar en una teoría más sintética.
    Utiliza la distinción agustiniana de “res” y “signa”. Divide las Sentencias en cuatro
Libros, que se designan con números romanos: en los tres primeros trata de las cosas, “res”;
en el cuarto, de los signos, “signa”:

26
   Albigenses, seguidores de la herejía más importante dentro de la Iglesia católica durante la edad media. Su
nombre se lo deben al pueblo de Albi, en el sur de Francia, el centro más importante de este movimiento.
Los albigenses eran fervientes seguidores del sistema maniqueísta dualístico, que durante siglos floreció en la
zona del Mediterráneo. Los dualistas creían en la existencia independiente y separada de dos dioses: un dios
del bien y otro del mal. Dentro de Europa occidental, los partidarios del dualismo, los cátaros (del griego
katharos, que significa 'puro'), aparecieron por primera vez en el norte de Francia y en los Países Bajos a
finales del siglo XI y principios del XII. Perseguidos y expulsados del norte, los predicadores cátaros se
trasladaron hacia el sur, logrando tener una gran aceptación en las provincias semi-independientes del
Languedoc y las áreas próximas. Fue allí donde recibieron el nombre de albigenses. Los seguidores de la
doctrina albigense estaban divididos en dos grupos: los simplemente creyentes y los perfectos.. De la
Enciclopedia Microsoft Encarta.
27
    Monismo porque afirma que existe una sola realidad, que confunde Dios y las cosas, por oposición al
pluralismo, que reconoce la distinción entre el único Dios Creador y las creaturas.
28
    El neoplatonismo univocista, con su realismo exagerado, tiene siempre el peligro del monismo panteísta.
Así ocurrirá también entre los modernos, con el racionalista Spinoza y el Idealista Hegel.
29
   Cf. Chenu, La teologia nel XII secolo.
30
    Pedro Lombardo, (1100-1160), obispo de París, autor de los Cuatro libros de sentencias que se convirtió
en el texto teológico modelo durante la edad media. Nació en Novara (Lombardía) y estudió en Bolonia,
Reims y París, donde fue discípulo de Pedro Abelardo. Enseñó teología en la escuela de Notre Dame (París)
de 1136 a 1150. En 1159 se convirtió en obispo de París, pero murió al año siguiente. Su obra principal,
Cuatro libros de sentencias, trata de una compilación sistemática de las enseñanzas de los Padres de la Iglesia
y de las opiniones de los primeros teólogos, y es importante por su explicación de la teología de los
sacramentos. Sentencias, continuó siendo el principal libro de texto sobre teología en las universidades
europeas hasta el siglo XVI; muchos teólogos y filósofos escolásticos, incluido santo Tomás de Aquino,
escribieron comentarios sobre él. De la Enciclopedia Microsoft Encarta. Cf. también Reale - Antiseri, Historia
del pensamiento filosófico y científico, 1, Antigüedad y Edad Media, pp. 457-458.
31
    Posteriormente se explicará cómo el primer método escolástico de enseñanza fue la lectio, que consistía en
el comentario de un texto de alguna “auctoritas” en algún campo del saber.
32
   Cf. Fiche- Martin, Historia de la Iglesia Medieval, vol. XIV, El pensamiento Medieval, p. 183 ss.
33
   Traducido al latín precisamente en 1151.
Historia de la Filosofía Medieval - Unidad 8                            6
Pbro. Hernán H. Quijano Guesalaga- 1/4/2012

 El primero (I) se ocupa de las cosas (res) de las que gozamos y nos hacen felices: Dios
  Uno y Trino.
 El segundo (II) atañe a las cosas (res) que usamos y nos ayudan en nuestra marcha hacia
  la beatitud: Dios Creador, la gracia y el pecado.
 En el tercer libro (III) estudia las cosas (res) que se pueden gozar y usar: la
  Encarnación, las virtudes y los mandamientos.
 En el cuarto libro (IV) el autor se ocupa de los sacramentos, que son signos (signa) de
  la gracia de Dios, y de los novísimos34.




34
     Escatología: salvación y condenación: cielo, infierno, etc.

								
To top