Docstoc

18

Document Sample
18 Powered By Docstoc
					                                  18. Patrick Grogan

(1) Tell me about your background.

Right, well I was born in Bexley in Kent in 1935. Dad worked in... he worked in the
ordnance factory at Woolwich, mostly throughout the war, because he actually was a
heating engineer. And anyway, he… after the war, he volunteered, while he was... to
go into the RAF, but he wasn't taken in to the RAF because he was considered to be
too old. So then they said they'll put him in the army, and they put him in Remy.
Then he was discharged in 1947. And I think it was in 1945 my mother had my
youngest sister - she's ten years younger than me - and then my mother stayed at
home, as did most of the mothers at that time. So, because of that, during this period
of time, all throughout the war, we stayed in that area, except for I think it was about a
fortnight, whilst the air raid shelter was moved from down the garden up nearer to the
house because it flooded. And I remember that quite well, because I used to make
little paper things to float on the water, and there was a spring in the garden. Then we
came into Birmingham when Dad decided to change his job from working… he went
back into the… Yes, that's right. He went back into the Royal Arsenal, but then
changed into the Royal Dockyard, where he did - I don't know what he was doing
exactly, but plumbing work, sort of heating work, and that. And he decided that he
wanted to move up into Birmingham, where they came from. And I'd already got
another sister as well, and she's four years younger than me. So we then came into
Birmingham,

(2) and we lived on the east side of Birmingham; that's Alum Rock.

What year did you move to Birmingham?

I think it was 1950. It wouldn't be... yeah, it would be 1950, because I've got a
photograph which is dated 1951, so, of the family, so therefore we'd know that's when
it was, you know.

And when were you diagnosed with diabetes?

At the age of thirteen, when… I didn't feel terribly well. It was a Tuesday morning -
I remember it because I asked my mother, I said "I think I've got the 'flu coming on",
and anyway, she said "well, in that case, you'd better stay away from school". And I
stayed away, and I gradually… I didn't feel right anyway; I don't know what it was.
But anyway, I didn't feel right that day, and sort of the following morning I began to
drink a lot; and when I say drink a lot - by the end of the day I was drinking probably
a glassful of water every five minutes, or maybe three minutes in some cases after a
bit. And my mother, when my father came home, she said "you'll have to get him to
the doctor's, you know, because there's something really wrong". And having done
that we went to the GP, and this doctor - he was an elderly man, he was about
probably coming on to his sixties, I should say - and he must have told my father what
was wrong with me. And anyway, I went back… I went to bed anyway, and I was in
bed from overnight, and I was told I couldn't eat anything - only cabbage, and that's
all, because the rationing was still on then. And if you think about it, they sort of cut
everything out. And I lost - between that time that he saw me and the following



Patrick Grogan                                                                          1
Monday, which was the earliest date they could take me into the hospital to go and get
some treatment, I lost half a stone, which was

(3) not very pleasant. And anyway, I managed to get up on the Monday morning to
go to the hospital, which was an hour and a half's bus ride away and three different
buses. I went to King’s College Hospital in Denmark Hill, and I saw a Dr Lawrence,
and Dr Lawrence was the leading specialist at the time in diabetes. And when I went
to have a blood test in my arm - it was the right arm - I mean, to take some blood out
of, I passed out, and all I can remember is a voice shouting "get him up to the ward!".
And there was these two - they must have been hospital porters, I presume. Now I
was very lucky, because it was either the eleventh of August or the twelfth of August,
that Monday. So having done that, they rushed me up there, and I remember they ran
with me down the corridor on a trolley, and this nurse put me into bed. The next thing
was about half an hour later, they came and they said "right, we're going to give you
this injection". And she gave me this injection in my arm, and said "right, in a few
minutes we'll give you a dinner", and I thought "ooh, great". And in the meantime,
after feeling... I was lying down, and then about twenty minutes later or so I began to
feel all right, and I sat up in the bed and I was right as nine pence in about half an
hour. And they gave me a dinner, which was the first real food I'd had for a few days.
And the following... oh, then my father came and saw me after I'd eaten my dinner,
and they must have explained to him what was going on, and what I'd got to do and
all this sort of thing. And then he told me, he said "oh, I'll bring your Mum up tonight
to see you", and he went home.

(4) And the nurse, I think it was the following day, turned round and said "you'll have
to have insulin for the rest of your life". And then, I think it was either the second day
or the third day, she turned round and said "oh, well, as you've got to have it for the
rest of your life, you might as well learn how to do it - here you are, put that into
yourself". There was no sort of preparation like there is today, where they teach you
how to inject an orange or whatever it is - none of that. It was just a case of "there it
is. Do it". And, of course, the choice is stark - it was either do it or die, so you do it!
And that's exactly what I did. And then I was allowed to get up and walk around the
ward. It was only… it was a side ward, a small side ward with only two beds, and I
occupied the one and then somebody else came, and they occupied the other one for a
period of time. The thing that struck me most was that there was a young baby there,
eighteen months old, who'd got the same problem, and they were treating that child.
And after a bit you realise that you weren't the only one with that problem. So when
they discharged me, it was about three, maybe four weeks later, I then had to go to the
hospital every two weeks, every Monday, on a Monday. Yeah, that was right, every
Monday on a two weeks. And I kept doing that until I left school, which was at the
age of fifteen then.

Have you got any other memories of RD Lawrence?

Well, yes, he was a big tall man. He'd only got one eye. I always remember that,
because I don't know what happened to his eye, but I do know that he'd only got the
one eye. And he'd got quite a powerful voice as well, and this one Christmas they had
a children's party, and I remember him saying to one of the, I think it was a staff nurse
or something like that, "oh, there's an awful lot of carbohydrates around here", you
know, and I


Patrick Grogan                                                                           2
(5) heard him say it! And it always struck me as quite a funny remark, you know.
But nevertheless, he obviously knew what he was doing, and he was quite a brilliant
man, you know.

Apart from being taught how to do injections, or rather not being taught how to do
injections, what other education did you get about testing sugars, or diet?

Well, you were told... Everything had got to be weighed, literally had to be weighed.
And they gave you a small plate. It was like a stainless steel plate, which was used to
put on... if you get a slice of bread, and you can imagine this plate was about two
thirds of the length of a piece of bread, and you had to cut the top of the bread off so
that the amount of carbohydrate in the bread was equal. And this was a thin sliced
bread, by the way, which you can hardly get today. And you were told "cut it off", so
that that would be the exact amount. Now, they gave you... what they did, they gave
you a book telling you all the different values of the different foods, so that you
eventually learnt what you could eat and what you couldn't eat. But, because of the
fact that it was a rationed - everything was rationed in those days - they used to allow
diabetic patients extra meat and extra cheese, but obviously you didn't get sugar; they
took that off the list of things that you could have. So when you went shopping,
because everything was rationed, you have to go and you'd have to give the coupons
in. I've still got a ration book, by the way, somewhere in the house, so I can
remember all these things, like tea was rationed, soap, meat, bacon, margarine or
butter, whichever you… if you could get butter, but you couldn't get it very often.
And you couldn't get, unlike today, you can't get

(6) fresh fruit then, or you couldn't get... it was limited, so you only got... you could
get an orange probably, if you were lucky, at Christmas, but you couldn't get it all the
year round, and that was it. It was... they got rid of... Well, I remember when my
sister first had a banana. I had to tell her that you had to take the skin off the banana
to eat it! 'Cause she didn't know what a banana was, and because she'd never seen one
before. And gradually things did get better. There was more food began to get into
the shops, and they gradually eased off the rationing of the foods and things like that.
One of the first things that I can ever remember was going, when I was quite... I must
have been about five, five or six, no, five I think, because it was right at the beginning
of the war, they had… some sweets came into a shop, which was about a mile and a
half away, and the word got round that this shop had sweets. It was in a place called
Sidcup, Halfway Street, and everybody from miles around went down to this shop to
see if they could get any sweets, because… There was queues were formed all over
the place. And that was last time that I remember getting any sweets, and that was...
After that they stopped.

(7) You were diagnosed in 1948 when you were thirteen, so was everything taught to
you as a responsible thirteen year old, or was it taught to your parents?

It was a bit of both. They expected you to learn as rapidly as possible the different
food values, and they taught your parents as well. They had to, because fortunately
my parents realised that they'd got to know these things. And my mother was rather
strict, and everything... she religiously weighed everything. Now, it's quite funny,
because later on in life, I think when my Mum was about fifty six, she actually


Patrick Grogan                                                                          3
developed diabetes, and she was fortunate that she went straight to the doctor. And
the doctor said to her "well, how did you know you've got diabetes?", and she said
"because my son's got it", and he said "oh". And that way, she'd learnt to recognise
the signs. Now, it's obviously genetic in my particular family, because my sister - the
oldest sister - developed it later on in life when she was, I think, early fifties;
something like that, because I know she's had it for some time now. So it's obviously
there within the family. And I know that an aunt on my father's side has also
developed it in later life, so it just happens to be a bit unfortunate that it's come into
both families when they merged together. But okay, this is one of those things that
happens. It could be that because the diets long ago were different to what they are
today. They're probably better for you, because you didn't eat so much. There were
no ready made meals then – none. No freezers - you couldn't go into a shop and buy
something out of a freezer, because there were no such things. And

(8) everything that you got, you either grew it yourself, or you would buy it when it
was in season. So, for example, apples - you could only get them when they were in
season. They'd be English apples; no foreign apples at all. Plums, when they were in
season. Strawberries would be more or less a rarity, but they would come in for about
maybe three or four weeks, and then that was it, the season had finished. And it was
always like that, and you just got used to it, because winter vegetables were available,
and you would eke out the things like that. Everything that you had, it was always the
same. You decided how much you were going to get and you'd have to make it last,
because that was the way of life then. And all the neighbours were the same; they all
had just a certain amount of food or whatever. But some people were better at
managing some things than others, for example, my mother, because we lived in a
hard water area, we had great difficulty in making the soap ration last. Now a lady up
the road, she managed to have... she made her soap go a bit further, so what happened
was that my mother used to swap tea for the soap you see, because tea was rationed.
And it worked fine; everybody did things like that, they swapped various things. Of
course, your clothing was rationed as well in those days, but there you are. All the
clothing had utility marks on. That was a mark to say that it was up to a certain
standard, and that was it.

Just backtracking to the story of your diagnosis. It sounded very, very sudden. Had
you felt ill at all before that day?

Well, it was very sudden. I'd had, previous to that, I'd had all the normal sort of
childhood illnesses that you had then, such as whooping cough, chicken pox, measles,
and then I had rubella. Now I had rubella about six months

(9) after I'd had measles, ordinary measles, and I'm convinced to this day that
somehow or other it sort of weakened my immune system to such a degree that it
brought on this other problem that I've now got, you see. So no, I can't say that I
really felt ill; it just came on almost over night.

And do you think that your parents or you had heard of diabetes before that?

I hadn't heard of it, but I don't know about my parents, whether they'd actually heard
of it. They might have done, because I know they'd got a big medical book, and it's



Patrick Grogan                                                                          4
possible that they looked it up to see what there was about it, and maybe that was it; I
don't know.

When you were in hospital, how were you taught to monitor your sugar levels?

Well, the truth is that, at that time, there was no home monitoring kits or anything like
that. All you could do was to monitor urine samples, and that was it. And that
involved having a little test tube, heating it over the... putting, I think it was eight
drops of urine into this test tube with this, I think it was... something, you had to drop
something into the test tube, I can't remember exactly what it was now. Anyway, you
dropped it in and you boiled it up for one minute, and then you compared the colour
to a colour chart, and that would tell you roughly whether you were right or wrong.
Subsequently though, I went into - while I was living in Birmingham - I'd be
somewhere in my mid twenties when I was asked to go into the General Hospital,
where I had then become a patient. And I went there over the weekend to help this
doctor look at my blood sugar levels and my urine output etcetera. And he compared
all that, and discovered that there was no point in taking urine samples off me because
I've got a low threshold, and it always gave a positive reading, even though

(10) my blood sugar level might be quite low. And so, as soon as I found that out, I
literally gave up doing any urine testing, because it was a waste of time. And so for a
number of years, I could only tell by the way I felt whether I was right or wrong.
Because you couldn't... the only blood test that you could get came from the hospitals,
and they usually took quite a long time to do those tests. If you went into the hospital
and you got an appointment, say the appointment was at say one thirty in the
afternoon, it wasn't uncommon to not come out of the hospital until, say, five o'clock.
There'd be great queues. I can remember what the hall looks like in the old General
Hospital in Birmingham, which is now the children's hospital. It was full of patients;
there'd be lines of people sitting on the chairs all waiting to go and see the doctors,
and well, that was it. You had to accept it because there was nothing you could do
about that.

When you were in King's, what were you prescribed in the way of insulin? How
often did you have to take it?

Twice a day. No, I can't remember what it was... oh, one was a zinc protamine, I
remember that. That was the longer acting of the two insulins that I had. Exactly...
no, I can't remember the first one, but anyway. And I've always had two injections a
day ever since, so... You get used to it. You know that you've got to have it, so you
govern your life according to maybe the time that you do the insulin, or... But I have
a theory about this, that you don't let the diabetes rule you. I had an aunt, who was
my mother's sister. She was diabetic, and she used to regiment herself really tightly.
Now, I found that that was a waste of time.

(11) I didn't believe in it, and I actually think that what you've got to do is to realise
what you're eating and assess how much there is within it, within the product that
you're eating. So when you look at it - nowadays most of the products have got an
analysis on them and you can read what's on them - see if you think it's the right thing
for you. If it's got lots of sugar in it, you'd probably say "no, I won't have that", or if
you do, you'd take a limited amount, so that you know exactly what to do with it. I


Patrick Grogan                                                                           5
don't believe that you need to go eating special diabetic foods, because you don’t.
They're a waste of time and they're a waste of money, and they're a bit of a con trick.
And it's much the same with a lot of the dietary foods, which you'll see in the shops,
saying "this is good for you", and the probability is it's no better than anything else.
So you just eat a little less of whatever there is.

Now let's go back to you coming out of hospital after, you said, three or four weeks in
hospital. How did your family react to what had happened?

Well, they just had to... they had to adjust to the idea that I'd got to have a more strict
regime, you know. I think it was a bit of a shock, you know, but they got used to it.
And they realised that I'd got to do this sort of thing and keep to this very limited diet,
because at that time it was a limited diet, because, unlike today where you can go out
and you can buy whatever you like from wherever you like, there were no
supermarkets as there are today. In fact, I can remember… yes, in about 1948, '49,
one of the first Tesco’s stores opened near us. And it was only a small shop, probably
like, well, if you take two ordinary shops and put them together - that would be as big
as it would be, and that was it. And most people in those days

(12) used to shop at the nearest… there was Co-op shops, and then there was things
like the Home and Colonial Stores - they were the forerunners of Safeways, by the
way. So those sort of shops were the shops, and there was a few departmental stores,
but not many. Large stores didn't really exist.

Did your mother find it difficult fitting your diet in with the needs of the rest of the
family?

I don't think so, because what she did, she adjusted the... I think what she did, she
looked at what the rest were eating, and then sort of gave me more or less the same,
but slightly less, if you know what I mean. So she didn't have this great problem in
getting used to it. But she was, well, very strict in the amount that I could have, you
know - "You mustn't eat this" and "you mustn't eat that".

Can you remember the reactions of your neighbours and friends to your diagnosis?

Well, some of them, I think, were a bit... I think some of them were a bit surprised and
didn't fully understand what it was about. But when I was at school, I remember - I'd
be about fourteen, yeah, be fourteen then - one of the teachers, who taught generally, I
suppose you'd call it biology and that sort of thing, he asked me if I would mind if he
taught the rest of the class about diabetes. And I said "no", because I thought then it
might be better for me if they understood it rather than them not understanding it.
And so he took this lesson on how the pancreas worked etcetera and what it did, you
know, so much the same as he'd done with explaining how the heart works etcetera.
But you didn't get, in those days, you didn't get sex lessons, there was none of that.
That wouldn't... I don't suppose that there would be one child in the whole school
who actually knew anything about sex at all.

(13) How did you manage your diabetes at school?




Patrick Grogan                                                                           6
Well, I suppose my blood sugars used to run somewhat higher than perhaps was
desirable, but… Most of the people, because they only got checked at their hospital
appointments - the hospital appointments were more frequent than they are nowadays;
I only go once every, what, year? And… or the last time I went it was fifteen months,
I think, before I was checked. And you can… nowadays, where you can check your
own, but then when you were at school… My father wrote a letter to the school telling
them what was wrong with me, and that if I were seen eating something in the school
lessons, they'd just take no notice, you see. But normally I didn't require anything,
and I would come home for my lunch or I would take something with me, so this
didn't make a great deal… it wasn't really a problem.

What about sport?

Well, I just took part in the things that everybody else was doing, so it didn't really
make any great difference, you know. It's just one of those things - you did what you
wanted to do, and I've… The way I look at it is, you do what you want to do, not what
some of these people will tell you - "ah, you mustn't do this and you mustn't do that" -
because it's a load of rubbish.

Who did say "you mustn't do this and you mustn't do that"?

Well, you get this from a lot of people, generally sort of more from GPs rather than
anything else. I'm sorry to say this, but over a period of time, certain GPs didn't quite
understand. I'm not being critical of them, because it's not their fault; they didn't get
enough education about what diabetes is all about. Most of my GPs, in fact, were
excellent - they were brilliant with me, but every now and again they might say
something, and you have to sort of say "ah, no, that's not quite right", and you have to
tell them. And I found myself telling them

(14) how it could be controlled and how you do it, and yes, they actually learnt from
the patients.

But you weren't told by hospital staff not to do things?

No, not generally speaking. They would leave you to do whatever you wanted to do,
you know. They didn't generally turn round and say "you can't do this or you can't do
that". They would… all they would do is to sort of... they might occasionally refer
you to a dietician if they needed to, but in general they didn't do that. And I found
that the dieticians in the hospitals generally deal with new patients and not with
existing patients, because most existing patients have learnt what they're supposed to
do, and if they haven't learnt, then they jolly well should have done.

You were diagnosed at the beginning of what we would now call your teens, often a
chaotic time full of drinking, smoking or whatever. How did you find this strict
regime in your teens?

Well, I never took any notice, because I didn't smoke and I didn't go out drinking, so,
because my parents didn't drink and they didn't smoke either, so it really didn't bother
me, you know. I just sort of thought "oh well", you know. It's one of those things -
you either put up with it or not bother. And I found that it was best to ignore it, you


Patrick Grogan                                                                         7
know, and not broadcast the fact that you've got something wrong with you. I can't
stand people who carry on about saying "I've got this wrong with me or I've got that
wrong with me". If they have, why don't they just deal with it and not make
everybody else’s life a misery by going on and saying "I've got a bad heart"? And
they broadcast it all over the place that they've got a bad heart or something, you
know. There's no point in doing that. You just have to get on with life and say "okay,
well, so you've got to be a bit more careful than you might otherwise be, but…".

Did you let people know that you'd got diabetes when you were applying for work
after school?

Oh yes, I always told every employer, because a) you would need time off to go to a
clinic to

(15) get checked over, and b) it was important that they did know, because at one time
I worked for a company, a machine tool company - I was building machine tools - and
during that period when I was there - that was in the early ’70s - I did in fact collapse
on a couple of occasions. But fortunately they'd got a surgery - there was a nurse
there. And anyway, they just treated you and got you round, you know, so. So long
as the nurse knew what was wrong with you, you'd be okay, you know, so.

Did your diabetes affect your choice of work when you left school?

I don't know if it did or not. I think it did, yes. Overall, yes it has, because I'm no
good at it with a job which is... where I don't move around. Overall, I chose to do
maintenance work throughout my life, and by doing that I was free to move around
and do a job which was sufficiently physically active to keep me in sort of reasonably
good health, without having to... I don't see the point of sitting at a desk. I did, at one
time, operate what's known as a CNC miller, which is a machine which is computer
numerically controlled. And you have to write out programmes for this, and spend
quite a lot of time looking at drawings and working out how to make the machine
work. But when the machine was working, that... you weren't doing anything after
that. You were just sitting there doing nothing, and that used to irritate me a great
deal. All right, that was in a tool room, but that's not the point. I found that that was
somewhat boring, not being able to move around. And I found that when I was doing
other jobs that I'd previously done, I could move round the factory where I was
working, and I could chat to people and do the things which I wanted to do, which I
felt that that was a much better system.

(16) What did you do immediately after you left school?

Well, I went in to do watch repairing, and it was all right, but when my father decided
that we're gonna move up into Birmingham, 'course that job finished, and we moved.
And then I looked around Birmingham, and I got another job with another man in the
jewellery quarter doing watch repairing, and I stayed there for a while. But eventually
I realised that my eyesight wasn't quite up to doing things like that, so I moved out of
that trade into... I went, actually, into instrument making. And then… it was all right,
but again I was tied down and I didn't really enjoy it, so I - jobs were more easy to get
then - so I managed to find a job which was doing maintenance work. And it suited
me down to the ground, because I like that, and it was... And I carried on doing


Patrick Grogan                                                                           8
maintenance work ever since, and right up until, more or less until I retired, you
know.

And when did you get married?

1968, so I'd be thirty-three, or something like that; or thirty odd anyway!

How did your wife, or previous girlfriends perhaps, react to your diabetes?

Well, some people would understand, and other people... My wife understands, you
know, but the first... I remember the first time that I had a hypo, my wife was... she
panicked a bit. And then, after a bit, she realised... I don't know, I think she sort of
found out what to do, and after that she just takes it in her stride; it doesn't bother her
now. In fact, she's more able to tell if my blood sugar's going down than I am. She
just looks at me and says, you know, "you better get something to eat". And the
reason for that is that over a long period of time, the sensitivity to insulins decreases.

(17) And I had… when I had human insulin, I couldn't tolerate it at all. In fact, there
was one morning when I got up, and I'd just done my insulin, and I'd only walked two
steps across the landing - now my blood sugar must have been low at the time, but I
didn't realise it - and I just went flat out onto the floor. She heard me hit the floor, and
she tried to get me round but couldn't, so she called the paramedics. The paramedics
couldn't get me round either, and they rushed me to Selly Oak Hospital, which is the
hospital which I'm under, and they spent about probably an hour before they got me
round. And they were, I believe, they were quite worried at one time, and then…
Funnily enough, I was only in my pyjamas at that time, but I was whipped off to the
hospital with just my pyjamas on and nothing else. So then, when they'd fixed me
and I was okay, they said "right, you can go home now", you know, and so I had to
get a taxi to go home. But it's one of those things. I couldn't tolerate human insulin
because I got no warning at all. And as a result I asked to go back onto animal
insulins, because, I understand, I was told by a doctor that I know, he said "yes, there
is a difference". The animal insulin has got… the chain of molecules has got a little
tail on it, if you like, to put it like that. And he said "that is the difference between
this so-called human insulin and the animal insulins - there isn't this tail on this human
insulin". Now the human insulin is a synthetic insulin, it's not indeed human at all; it's
made from E. coli and it's a by-product. And the company that sort of rules the roost,
if you might put it

(18) like that, did threaten at one time to take away animal insulins, which are made
from a powder, and they’re... they add a liquid and that, and a preservative in them, to
reconstitute them. Whereas, the ones which they call human insulin, whilst they suit
most people, there is a group of people whom they obviously don't suit. And there
has been cases recorded which people have actually died, because - usually young
people, by the way, who've not got much experience of diabetes and how to control it
- and usually they've died of hypos, usually in their sleep.

Can you remember what age you were when you changed onto human insulin and had
this crisis?




Patrick Grogan                                                                            9
I don't know about what age I was, but I do know that it would be somewhere in the
eighties, because I certainly couldn't... I found it very difficult to control. With this
human insulin, it was... I couldn't sense any difference in myself at all, and then you'd
suddenly feel… you'd suddenly start to… well, it's difficult to explain. Sometimes,
with some people, you get all sorts of different feelings, like you might feel sweating
for no particular reason, or you might get double vision - things like that, or you just
may just feel unsteady on your feet. This sort of thing happens, and, but it just affects
different people in different ways. My sister tells me that if she gets low blood
sugars, she feels hungry. Now, I have to admit that it doesn’t necessarily apply to me,
but I do know, with the present insulin that I'm on, that

(19) I do get some sort of warning. I get... I feel shaky and I don't feel right, and
therefore I know that there's something wrong. And what I usually do then is to either
go and eat something, or go and take a blood test and find out what level the blood
sugars are at. Now, I've had blood sugar levels go down as low as 1.8, which is
extremely low and extremely dangerous, and it's this loss of sensitivity which causes
the danger to you. Now, I never go out without first of all eating before I go out,
because that way I know that I shall be safe. If I walk down the road to wherever I
want to go - I go to the shops or somewhere - I'm not going to collapse in the middle
of some thoroughfare. So, I can go out for the day, like I went out the other day to
London for a lobby. And I was perfectly okay, because I'd done my insulin before I
got on the coach to go, I'd eaten before I got on the coach, I'd take some food with me
while I'm on the coach, and I eat while I'm on the coach. And on the return journey, I
knew that I could do my insulin on the coach, and then eat again. So, it really is a
case of doing what you want, and not sort of letting it govern you; you can't do that -
you can't let it govern you.

(20) How did the staff at Selly Oak react to you wanting to change off human insulin?

Oh great, they didn't mind at all. The doctor that I asked turned round and said "yes,
that's perfectly okay". And I told him the reason why, and he said "right", and he
wrote me a prescription out. And it was only for a small amount, and then he wrote a
letter to my own GP saying that I'd been prescribed a different insulin, and that was it;
there was no problem at all. Usually the staff in the hospitals have specialist nurses,
and they are usually… if you've got a problem and you want to get some advice, you
can go to them, and they'll give you the advice, and they will tell you what to do, you
know, and how to do it. And I was in there for some reason or other, I don't know
what it was now, and they said about where did I inject, and I was injecting into my
thighs. And I said "well, no one's ever told me anything different", and I said "but it's
caused them to swell up", and that is excessive fat tissue, and the insulin then doesn't
disperse in the way that it should. So, when I mentioned this to the nursing specialist,
she turned round and said could she have a look, and I said "yes", and she said "oh,
have you not changed the sites?", and I said "well, no-one's ever told me to change the
site", and she said "well, anyway", she said, "you should change the site". And she
suggested that I put it in my stomach and that, and so they calculated out how much
less insulin I'd got to take. And I did that, and it worked fine. And

(21) much to my surprise, the insulin was working much better and I was taking a lot
less, so I was quite pleased over that, and I thought "that's great", you know.



Patrick Grogan                                                                        10
What sort of age were you then?

Ooh, probably fifty, I should think.

So, for perhaps nearly forty years - am I doing my maths right? - you'd injected in the
same site, and nobody had told you to change? So how much contact had you had
with the medical profession in those forty years?

Well, I suppose I went on a regular basis to the hospitals, but when you go to your
GP, really they hadn't got real responsibility for your care, because it's only in more
recent times that they've altered the system. Nowadays, the PCT is doing more of the
actual day to day running of the system.

Can you spell out what PCT is?

Yes, wait a minute… it's the Primary Care Trust. The Primary Care Trust is
responsible for allocating the money which goes to each GP within your area, and
they also give money to the hospitals within their area as well. It's quite a
complicated system, but… because each of the hospitals is looking for money. But a
certain amount of the money comes direct through grants from government, and then
the rest of it they get by doing various other things, like getting a certain amount from
the local authority for care of the elderly, and there's lots of other ways in which they
try to get money. Now, the system is changing, where they're being awarded so many
stars according to how good they’re rated. And each hospital, they're suggesting that
they all are turned into - each hospital has got a trust running the hospital - and each
hospital is going to be turned into what they call foundation hospitals. Now these
foundation hospitals will be receiving money from the government, but they've also
got to... they will get paid according to how many patients they treat. Interestingly
enough, I've just discovered that the acute beds in Birmingham are to be cut across
Birmingham and the West Midlands by thirteen hundred beds, however some of the
intermediate beds will be increased, so maybe the balance might be all right in the
end, but it's questionable. The cost of running these foundation hospitals - they're not
going to be owned by the NHS, they're going to be owned by private consortiums -
and the money, they will have to pay back a rental for the hospital, the use of the
hospital. This is quite interesting

(22) in my opinion, because over a period of time it's been discovered that all these
new foundation hospitals are beginning to run into problems. They've all been built
over budget. Now, Birmingham has... in south Birmingham they are proposing to
build this new hospital, the new Queen Elizabeth Hospital, and when they do do
that… They started off some years ago at a figure of one hundred and ninety two
million for this hospital. The latest figure that I've heard is six hundred million, and
I'm prepared to bet that it will go up even more, because none of the hospitals which
have been built like this have kept to budget.

How did it work in the past, during those forty years when you were always injecting
in the same site?




Patrick Grogan                                                                        11
Well, the hospitals previously were all... My blood sugar levels kept reasonably okay,
but it was... it's hard to tell, because for a long period of time I had no means of telling
how good the blood sugar control was, until I bought a blood glucose meter.

When was that?

Probably ten years ago now, I suppose. And, of course, one of the problems was that
when they first brought blood glucose meters out for the public to buy, they were
expensive. And the first ones, if I remember rightly, came out at about anything from
about eighty pound, hundred pound a piece. Now, my income wasn't that good, so I
left it until they came to a more reasonable price. When I bought my first meter it
was about thirty pound or so. Of course, you can get the VAT back on that by
claiming exemption, so you don't have to pay the VAT on that. Now you can get a
blood glucose meter for ten pound, so they're more affordable, they're much better and
more cheaply made. They're just as accurate,

(23) and in fact, because they're easier to use, it's probable that most people can obtain
one for themselves. In general, the hospitals do not give a blood glucose meter,
except in certain cases. Now, if they find that a patient is on a low income and unable
to afford it, and they consider that that patient should have one, they are able to give
the patient a blood glucose meter. And they will do that, because it's in their interests
that the patient keeps good control of the diabetes, because the complications from
diabetes are serious. You can lose your eyesight, you can get strokes or heart attacks;
all these things are there, and it's much better if you can keep it within reason. The
more you can keep it normal, in what they would describe as a normal level, which is,
for a normal person it's between the level of about five to seven, and that is quite a
close tolerance. If it falls below five, you're going toward being hypo, and if you go
the other way and it's too high, and it runs too high for too long, it will certainly
damage your general health; it depends on how bad it is, you know. I did know of a
case where one lad refused to do insulin, and as a result - he was only in his thirties -
he was going blind. Now that was... to me, that was absolutely stupid, but then that
was up to him, wasn't it?

You said that as soon as you started using a fresh injection site, the insulin dispersed
better and, you know, everything improved. So why do you think you or the medical
profession had allowed yourself to go so long using one site?

I think it was just that they didn't realise that... they'd no reason to ask me whether I
was moving it around or not. I was... you see, you start at the top of the leg and work
down, and then alternate the legs, so... I suppose it didn't occur to them - why should
it? I mean, it wasn't the sort of question that they would normally ask

(24) people, and the probability is that they thought that somebody else had already
told you how to move the sites around. For example, you could do it in your arms or
in your stomach; wherever, so long as there's sufficient flesh on you to enable you to
do it, you know, so. And since the needles are only comparatively short and small... I
suppose, if you were a doctor, you wouldn't necessarily sort of say to every patient
"ah, do you move the site around?", because if the patient comes to see you and the
blood sugar levels are reasonable, and they've been reasonable over the previous, say,



Patrick Grogan                                                                           12
three months, you've no reason then to suppose that the patient is not doing the right
thing.

Who have you found most helpful with your diabetes: GP, hospital consultant, nurse,
podiatrist?

Oh, undoubtedly the consultants are usually the best. It's very rarely that I've gone to
the clinic and sort of said "I didn't like that particular doctor that was on".
Occasionally I found there was only one doctor which I didn't particularly like. But
most of the doctors, or a good many of them, actually had diabetes themselves, so
perhaps that helped them to understand what was happening to you, and I believe that
that was probably a good thing.

But it was a nurse who advised you to inject on a different site. How do you find the
nurses?

Most of them I find are excellent, because... I've never had any complaint about any
of the nurses in the hospitals, or indeed even in the doctor's surgery, now that they've
put nurses into the surgeries, which is a comparatively new thing. They're all...
they're training the nurses more frequently than they used to. All of them get training
about diabetes, they get training about people with heart problems, renal failure. All
this sort of thing is taken into account, so therefore the

(25) system has improved enormously; there's no doubt about that. Waiting times -
when you go for an appointment now, you're likely to be seen within... if not bang on
time for your appointment, certainly within a very short time of that appointment
being given to you. So the system is greatly improved.

How is it that you know so much about the National Health Service?

Well, one of the reasons I know such a lot about the health service is because I'm a
member of NHS Concern, which is, if you like, a group... whilst it's political, it's non-
political; it's not tied up with any political party. What we do is, we monitor what's
going on in our local hospitals and what's going on within the community. And I'm
also a member of the West Midlands Pensioners Convention, and as a result of that, I
represent the West Midlands Pensioners Convention on BACUP, which is an
organisation which the City Council and the... Various organisations have come
together to give advice to the City Council as to the needs of the elderly, and this
includes members from social services, or rather social care as it's now known, and
other... The medical staff come to the meetings as well, so you get to know these
people who are within the organisations, and you know what they're doing - this
includes mental health - and everything else that there is. Because, throughout life,
most people, or by far the greatest number - about eighty percent of the population,
will go through some form of mental health crisis. It's not unusual. Really, there isn't
any stigma to it, if you think about it, because they now call it stress and all sorts of
things like that. But

(26) it happens, 'cause most people find that there is a point in life when things get on
top of them.



Patrick Grogan                                                                        13
Has that happened to you?

Well, no... I don't know really. Some things are a bit more stressful than others, but
no, not all the time. I think it's one of those things. I happen to be very laid back, and
I let things roll over me and I don't take any notice. I don't make... if somebody
upsets me, sort of thing, I don't carry that on because I just accept it. And okay,
they've got a difference of opinion with me, and I shall just leave it at that and say
"okay, we'll agree to differ". And I think that's the best way of dealing with things,
because most people do have differences. They see things from a different angle,
maybe because they're... some people don't care. Now I go out doing... I also go out
doing charity house to house collections, like last week I went out doing house to
house for asthmatic people. I believe you've got to put something into society before
you can draw out of it. And there's one thing that I always tell people, that is "when
you came into this world, you needed somebody to help you. When you go out,
you're going to need somebody to help you. And while you're here, you're certainly
going to need somebody else to help you".

How has your life with diabetes changed over the years?

Well, I think it's got easier if anything, because nowadays the regime isn't as strict as
it was. There's more choice of food, which I've already mentioned. You can buy
almost anything that you want, so by selecting the right sort of foods, you can keep
reasonably healthy throughout your life. There's no reason why you shouldn't; not the
way I look at it anyway.

Have you had any complications?

Not really, no. The only thing that I've got now is I've got a very slight beginnings of
cataracts on my eyes. Now, my mother had that, so whether that is just ageing, which
I suspect it is, rather than anything else. And if you keep your blood sugar levels
under control, cataracts should not grow fast, but if you have got bad control then the
eye will deteriorate much quicker. So, the real answer is to try and keep yourself as
near normal as you can for as long as you can, and there's no reason why you
shouldn't. I mean, I can still read even quite small print - because I'm short sighted -
without glasses, so to me, the answer is got to be just look after yourself. And if you
look after yourself, you'll be fine, you know.

Can you describe your daily regime then, which is looking after yourself?

Well, I always... I usually have the same sort of breakfast. I usually have a cereal
which is, how can I put it, not a sugary cereal. In the winter we eat lots of porridge,
which... and the reason for that is, not only is it cheap, but it's good for you. It keeps
your ticker going okay, and it keeps the cholesterol levels lower, which is what you
want, so. Well,

(27) you know, something that is perfectly normal. I don't think that I... We eat a lot
of fruit and vegetables.

When do you take your injections?



Patrick Grogan                                                                         14
First thing in the morning, and then in the evening. And if I find that something does
go wrong, like you get... maybe you get 'flu or something - you shouldn't, because I'm
supposed to have a 'flu jab - then after that you should be fine. You know, there's no
reason why you shouldn't remain perfectly all right. If you do get something like a
very heavy cold or 'flu or some other thing, the answer is that you check your blood
sugar levels. If it means increasing the amount of insulin that you have, or the
frequency of the insulin, then do it.

What type of insulin are you on and what kind of injection?

I'll have to go and have a look and tell you, 'cause I can't... oh, Actrapid and
Insulatard. These are both pork insulins, which are fine as far as I can see. They don't
affect me. They make me, you know, they keep me okay, so as far as I'm concerned,
that's it.

And what kind of… What do you use to inject?

Well, I'm just using the ordinary plastic syringes, which, unlike the old syringes,
which used to be... When I first had diabetes you had a glass syringe, and then you
had to replace the needles on the syringe. Now, at one time, in order to keep those
syringes clean, what they suggested you did, you kept it in a case, which I'll show you
in a bit. And the syringe was put into surgical spirit, which they don't do any longer,
because they've realised that surgical spirit, if you keep on rubbing it on your skin, it
hardens the skin. And if you get any of that spirit still left on the needle or inside the
syringe or anything, it'll hurt like hell.

(28) And so what they did then, in order to keep the syringe clean, you had to boil it -
take the syringe apart and put it in a saucepan, and boil the syringe in water for about
five minutes. And that would take away any sort of thing which had built up in it, or
anything wasn't right, it would sterilise it again. And then you just let it cool off, and
you could re-use it, you know. And the syringes used to last, or they lasted me,
usually about anything between six to twelve month, and then you'd have to go and
get them replaced, because they gradually, a glass syringe gradually wears away. But
with these disposable syringes, you're supposed to use them once and then get rid of
them. Well, that works fine, but I'm afraid that I sometimes use the syringe more than
that.

How much more?

Oh, it depends. I have used the syringe the whole week if necessary. But I was told
that this, you know - I don't know who told me, but somebody told me anyway - you
ought not to do that. So I decided that the best thing to do was to comply with the
instructions on the syringe, which is use once only and then destroy it. So I do tend to
do that more frequently now. And that's it, you know; this is what I do.

Have you been offered a pen instead of a syringe?

No, I haven't been offered a pen. When I did ask about pens, unfortunately the nurses
in the clinic sort of said "no, they don't do them for that type of insulin that you're on".
But I've subsequently found out that isn't quite true, that it was probably lack of


Patrick Grogan                                                                           15
knowledge at that time, that they didn't realise that you can actually get a pen now.
But I've been using the syringe for that long that I don't take any notice now. I just
sort of say "oh well, you know, I might as well just use a syringe", 'cause it works,
and

(29) it's convenient, so I don't take any notice. A pen would be better in certain
circumstances, but they're also more expensive I believe, and so it's questionable,
really, whether you ought to put the health service to extra cost. And I feel that there's
no need to put them to extra cost, because if you've got something that works: keep it.
There's no point in repairing something that is not broken.

And then continuing with your daily routine, how do you spend the rest of the day
after your morning injection?

Well, that depends. I take the dog out, and then I'll come back home. I'll probably
do... I don't know, I'll probably... I might do some gardening, I might do anything; it
all depends… I might go out to a meeting. I'm not too regimented, in the sense that I
always do the same thing at the same time.

Do you have a lot of exercise?

Well, I walk a fair bit, yes. I can... it's not uncommon for me to walk, say, three miles
a day quite easily, and I don't take any notice, 'cause I'm quite used to that. I believe
that it's fairly good for you; you might as well do that. You might as well walk, 'cause
there's no point in... When I go to get my pension, sometimes I'll walk down to the
post office, which is about half a mile away, so it's half a mile there and half a mile
back. But I'm so used to it that I don't take any notice, you know; it's easy to do.

In your life, has your diabetes stopped you from doing anything you wanted to do?

No, not really. No, it hasn't, because I... The only thing that diabetes will stop you
doing is, you can't drive public vehicles, you can't drive a train and you can't be an
airline pilot. But other that, unless you've got ambitions to be one of those sort of
persons, in which case it'll probably irritate you to death and you won't be very
pleased. But really, they only do that for common sense, because if you're an airline
pilot and you suddenly had a hypo, it wouldn't be too good if you crashed the plane,
would it? So, they're only common sense rules. And I think that no, it's not stopped
me doing whatever I want, you know. If I want to do it, I'll do it, you know.

How do you see the future?

(30) Ah well, that depends on whether you're... As a pensioner, I would say that it
depends really upon whether you can persuade the political... the people who are in
politics to give you a better deal. And I am not just doing this for myself; I'm doing it
for the people of the future, because, you see, our pensions are not good enough. And
the reason they're not good enough is quite simply, they means test people if you are
on a very low income. Now, if you get above, for a single person, a hundred and five
pound a week and a few odd pence - it's twenty five pence, if you go above that, they
will turn around and say you've got adequate to live on. Now, I personally think that
just over a hundred pound a week is hardly a king's ransom, and it's not linked to


Patrick Grogan                                                                         16
earnings, which I believe is wrong. It should be linked to earnings. The reason I say
it should be linked to earnings is, that as other people's standard of living rises, so
should the standard for pensioners, and that isn't happening. In fact, because the link
was severed in about 1980, a single person is now thirty pound a week worse off than
they ought to be, and a married couple are about fifty pound a week worse off than
they ought to be.

And will this affect you with diabetes?

Well, yes, because… It would do, because, you see, at one time there used to be an
allowance for people who'd got diabetes, to enable you to get a better diet. But now
they've decided that because of the way in which the food manufacturers make things,
and that food in proportion to income is slightly lower - that the average person
spends slightly less on food than they did say twenty or thirty years ago. However for
pensioners, the proportion that they spend on food is still comparatively high, and the
same applies for fuel as well. They spend more on fuel than does the average person
who's at work, because the average wage now is over five hundred pound a week

(31) Well, if you compare that with what they're paying out for a pensioner. And by
the way, there's about… there's several billion pounds in the exchequer which is in the
NI fund, and even some of our MPs didn't realise there is a national insurance fund,
which I find absolutely strange. That just goes to show just how much they care
about pensioners. They ought to know things like that, and they don't. And so what
I'm saying is, pensioners should get certain things free, like travel. Now, in
Birmingham you do get free travel, and incidentally it was because of myself that they
got free travel, 'cause I triggered my father to come up with the idea of free travel for
pensioners. But I was only sort of... it was about 1950..., must have been about 1958
or so, round about then - I'm going to go up to the library and have a look and find out
exactly when it was - but - I know that, because I was in the library the other day
looking through some of the old stuff, and there it said that the older people's free
travel pass wasn't included in the figures for transport when Birmingham owned its
own bus services for 1959, so it was prior to that that the free travel came in.

And was your father a local councillor?

No, he wasn't. He was just an ordinary person, who... He belonged to the Labour
Party, as I did at that time, and we put it through a system, having got the idea. I just
happened to be sitting at home, and I was watching the busses go past, and I said
"why are they empty? Why aren't they full of people?". And my father just turned
round and said "oh, they can't be", and I said "they are", I said "they're empty". And
he came and he looked, and we sat watching them for about probably twenty minutes,
and more than half of them were going past empty. And I said "that can't be right,
you can't... What are they doing? There's something wrong there". So, dad came up
with this idea. About half an hour or so later, he said "why don't we do what they do
for the blind, that's give the pensioners a pass?". And that's how it came about.

(32) What has kept you going all these years with diabetes?

What keeps me going? Well, I'm not frightened of it, you see, and I believe that, quite
frankly, you'll live as long as you're supposed to live. I don't know who controls how


Patrick Grogan                                                                        17
long we live - whether it's some god or whatever, you know, whatever you like to say,
or whether it's just that you're programmed to live a certain length of time and that's it.
I can't answer that question. So, what keeps me going? Well, it's an interesting life, I
think, because I believe that there are things to do in this society which need doing.
We need to improve it, and everybody needs to improve it. And the more we take an
interest in it, and the more we try to improve it, the better it'll be for everybody.

What would be your advice to someone diagnosed with diabetes now?

My advice would be to check their blood sugar levels fairly frequently, and until they
got used to it, and make sure that they took the treatment that they were given,
whether it be tablets or whether they were put on a diet. And exercise and eat
sensibly; don't go, sort of, having a binge of something and making yourself ill.
Everything should be done in moderation in my opinion.

And from your long years of experience of dealing with the medical profession, what
would be your advice to doctors and nurses who are dealing with diabetics?

I don't know that I'd like to give them advice. What I would say to them is listen to
the patients. Listen to what their problems are, and then see if you can help them to
put them on the right track. It's no good telling people that "oh well, you're all going
to be diabetic 'cause you're overweight", because the majority of people won't listen to
that. They'll just turn round and say "oh, to hell with that", we're going to carry on
eating our pizzas and our fish and chips and everything else, you see, so, and not
exercising. You can't make people do things they don't want to do. What you've got
to do is to persuade them by example. It's rather like telling people not to smoke. For
thirty years we've been telling people "don't smoke", but the children are still
smoking; they're still trying it out. And if ever you've been in a ward where you've
seen people dying as a result of chest infections, mostly caused by smoking, you'll
never want to go there again, I'll tell you, 'cause I've seen it, and I can tell you, you
won't want to do it. But the same thing applies to diabetics. You can't make a person
do what they don't want to do. All you can do is give them advice, and say "well, if
you don't do it, you'll die prematurely", and, okay, that's their choice, and if they want
to do that, leave them alone, you know. Make them do... just say, "if you do things
sensibly, you can live for quite a long time, and you'll live a perfectly reasonable life.
But if you don't want to, and you want to kill yourself, well, do it, you know, carry
on".

(33) Have you received a medal for having diabetes for fifty years?

No, I haven't, you see, I'm not a member of the Diabetic UK. I was at one time, but I
found that the book that they gave you, which was a quarterly magazine called
Balance, generally it contained the same things year in and year out. Now, there came
a point in my life when things got a bit tough, so I cut it out. And I can't say that I
really regret it, because I actually don't believe that you should have a medal. Why
should you have a medal just because you happen to live a certain length of time?
That doesn't mean that you deserve it. It's not necessary. And if you did have a
medal, who on earth is going to take any notice of it anyway? So, it's like walking
round the street advertising, saying "I've got this" or "I've got that", and I don't really
believe in doing that sort of thing.


Patrick Grogan                                                                          18
endientes a la accesión (artículo XXXIII);
c) negociaciones no específicamente autorizadas en GATT.

- Renegociaciones, modificaciones y rectificaciones:
a) negociaciones trienales (artículo XXVIII:1);
b) negociaciones bajo circunstancias especiales (artículo XXVIII:4);
c) renegociaciones bajo reserva de derecho (artículo XXVIII:5);
d) renegociaciones compensatorias como resultado de la formación de una unión aduanera o
zona de libre comercio (artículo XXIV:6);
e) retiro de una concesión bajo artículo XXVII.

En adición a los casos enunciados, diversas provisiones en el Acuerdo General permiten la
suspensión o modificación temporaria de una concesión; por ejemplo, la compensación
temporaria bajo artículo XIX (salvaguardias).

De acuerdo con la evolución descrita en la Parte I, la mecánica de las ruedas de negociación
requería originalmente, que cada parte contratante presentara una lista de pedidos de
concesiones al resto de las partes contratantes con destino a las cuales -normalmente- la
primera ya exportaba determinados productos en forma sustantiva, posteriormente, la misma
parte contratante elaboraba una lista de oferta de concesiones que estaba dispuesta a
otorgar como contrapartida. En esta etapa, la negociación avanzaba normalmente a través de
reuniones bilaterales y, una vez que las concesiones eran acordadas, se hacían públicas para
el resto de las partes contratantes. Dado que el principio de la nación más favorecida
generaliza la concesión, la parte contratante que la otorgaba podía solicitar a terceras partes
contratantes que, a su vez, otorgaran concesiones equivalentes al valor residual de los
beneficios que resultaban para ellas como consecuencia de la concesión original.

Dado, a su vez, que las concesiones eran consideradas técnicamente "tentativas" hasta que
la rueda de negociación se hubiera completado, cada parte podía evaluar la totalidad de sus
concesiones otorgadas contra el conjunto de las demás concesiones obtenidas antes de
aceptar el paquete de la negociación.

A medida que las sucesivas ruedas de negociaciones avanzaron, el procedimiento descrito
fue resultando cada vez más complejo, pari passu con el agotamiento de la capacidad de
reducir aranceles en forma puntual por producto. En consecuencia, la Rueda Kennedy (1963-
67) introdujo una innovación sustantiva respecto del procedimiento previo, al adoptar criterios
lineales de reducción tarifaria aunque ello no eliminó completamente las técnicas de
negociación producto por producto.

Así como sucede con el proceso de negociación de nuevas concesiones, GATT contiene el
marco específico para modificar las concesiones contenidas en las listas. Como ya se ha
señalado, algunos de estos cambios son de carácter temporario en razón de las diversas
excepciones previstas en el Acuerdo General. Aun cuando algunas de estas modificaciones
implican negociaciones por compensación, ellas no son teóricamente, de carácter
permanente. Por el contrario, cuando se procede a negociar cambios en las listas de
productos consolidados se concluye con una alteración de las mismas sin plazo. Este
procedimiento se denomina "renegociación" o "modificación".

El proceso de renegociación se centra en el artículo XXVIII del Acuerdo, aun cuando, como
ya se anticipara, existan otras provisiones específicas que contemplan circunstancias
especiales de renegociación.

En primer lugar, el artículo XXVIII prevé que cada tres años -a partir del 1.1.58- podrá
procederse a modificar o retirar concesiones incluidas en las listas. Para ello, la parte
contratante interesada debe negociar y acordar una compensación con la parte contratante
con la cual dicha concesión fue inicialmente negociada y con cualquier otra parte contratante
reconocida por las PPCC como abastecedora principal. Asimismo, la parte convocante debe
también sostener consultas con cualquier otra parte contratante cuyo interés substancial en
dicha concesión sea reconocido por las PPCC.

En caso de que las partes arriba mencionadas no pudieran alcanzar un acuerdo, la parte
convocante podrá avanzar igualmente con la modificación o retiro de concesión propuesta.
En contrapartida, los principales abastecedores y aquellos con un interés substancial podrán
proceder a retirar concesiones substancialmente equivalentes que hayan sido negociadas
originalmente con la parte contratante demandante.

Como puede observarse de la lectura del artículo XXVIII, sólo tres categorías de partes
contratantes tienen derechos inherentes a la renegociación, aunque la misma puede afectar a
muchas otras partes contratantes.

En tal sentido, la determinación de la parte contratante con la cual se negoció originalmente la
concesión plantea problemas interpretativos a partir de la introducción de los criterios de
reducción tarifaria lineal. Ello ha conducido a que, a partir de la Rueda Kennedy, dicho
concepto se asocie -por vía de interpretación- al de "interés como abastecedor principal",
previo al momento de la negociación.

También la definición de la existencia de un interés como abastecedor principal plantea
dificultades de interpretación que han sido remitidas a las propias PPCC. Estas han
determinado que dicha definición se refiere a una parte contratante con una proporción mayor
del mercado del producto objeto de negociación que el que ostenta la parte contratante con la
cual se negoció la concesión originalmente. Asimismo, si la modificación de la concesión
afecta una parte sustantiva del comercio de exportación de una parte contratante, esta última
podrá ser considerada como con un interés como abastecedor principal.

El concepto de "interés sustancial" resulta aun más difícil de definir que el de "interés como
abastecedor principal" aunque se interpreta que se trata de aquella parte contratante que
concentra una parte significativa del mercado del producto en cuestión. En rigor, mientras que
las dos primeras categorías de partes contratantes mencionadas en el artículo XXVIII tienen
el derecho de negociar, la parte con "interés sustancial" sólo tiene derecho a sostener
consultas. Sin embargo, en la medida en que las tres categorías citadas tienen derecho a
eventuales compensaciones, puede inferirse que la consulta deberá constituir finalmente una
negociación.

Por su parte, el párrafo 4 del artículo XXVIII introduce la posibilidad de que las partes
contratantes -en cualquier momento y, debido a circunstancias especiales- puedan proponer
renegociaciones que se desarrollan mayormente de acuerdo con el procedimiento previsto
para las renegociaciones trienales.

La diferencia más notable en cuanto a estos procedimientos consiste -sin embargo- en que,
ante la falta de acuerdo en las consultas, las PPCC -a las que el caso debe ser sometido-
pueden bloquear el retiro de la concesión durante un período de seis meses alegando que la
parte demandante " no ha hecho todo cuanto le era razonablemente posible hacer para
ofrecer una compensación suficiente". En la práctica, este caso nunca se ha presentado.

Por último, el párrafo 5 del artículo XXVIII prevé que las partes contratantes podrán
reservarse el derecho de modificar la lista respectiva a la apertura del próximo período trienal.

En cuanto al artículo XXVIII, no contempla específicamente las renegociaciones sino el
eventual retiro de concesiones respecto de un país que deja de ser miembro del GATT. Para
ello, la parte contratante que solicita el retiro de las concesiones deberá sostener consultas
con las demás partes contratantes que tengan un interés sustancial en el producto de que se
trate.


3. Restricciones cuantitativas (artículo XI y XIII)

La barrera no tarifaria que mayores debates ha provocado en el comercio internacional ha
sido indudablemente la restricción cuantitativa. Por esa misma razón, en los trabajos
preparatorios del Acuerdo General, la parte más larga y difícil debió ser dedicada a la
redacción de los cuatro artículos concernientes al tratamiento de las restricciones
cuantitativas. Estos artículos son el conjunto más extenso y detallado de normas sobre un
único tema que se halle contenido en el Acuerdo, siendo su esquema el siguiente:

Artículo XI:
prohibición del uso de restricciones cuantitativas y sus respectivas excepciones.

Artículo XII:
excepciones al artículo precedente para proteger el equilibrio de la balanza de pagos.

Artículo XIII:
aplicación no discriminatoria de las restricciones cuantitativas en caso de subsistir las
mismas.

Artículo XIV:
excepciones al artículo precedente en casos referidos al balance de pagos.

A su vez, estos artículos se interrelacionan con el artículo XV que establece una vinculación
entre el GATT y el FMI, lo cual en definitiva afecta las excepciones referidas al balance de
pagos; y con el artículo XVIII que contempla excepciones particulares al respecto para los
países en desarrollo. Si se analiza el texto de las normas citadas, podrá observarse que la
obligación básica de evitar la utilización de cuotas deriva del párrafo 1 del artículo XI que
señala que no se impondrán ni mantendrán -aparte de los derechos de aduana, impuesto u
otras cargas- prohibiciones ni restricciones a la importación o exportación aplicadas mediante
contingentes, licencias o por medio de otras medidas.

Cabe señalar que el párrafo citado concierne a las cuotas de importación pero nada dice
respecto de las restricciones cuantitativas o requisitos internos que también pueden ejercer
un importante efecto proteccionista. Estos últimos son enfocados dentro del marco del
artículo III referido a tratamiento nacional. Por otra parte puede agregarse que, por vía de
interpretación, se ha determinado que el término "restricciones" incluye a aquellas hechas
efectivas a través de operaciones comerciales llevadas a cabo por empresas del Estado, y
que son contempladas en forma más amplia por el artículo XVII.

El propio artículo XI contiene una serie de excepciones específicas a la prohibición básica
contra la utilización de restricciones cuantitativas. Ellas se refieren a los productos
alimenticios y agropecuarios, complementando -como se verá en otras secciones- el
tratamiento diferenciado que en general subsiste en el Acuerdo General respecto de los
mismos.

En efecto, las disposiciones del artículo XI:1 pueden ser dejadas de lado con carácter
temporal para prevenir o remediar una escasez aguda de productos alimenticios u "productos
esenciales" a través de restricciones a la exportación apartado (a). Originalmente, el concepto
de productos esenciales parece haber sido realizado en términos de aquellos recursos
agotables sobre los cuales un país podría requerir un tratamiento de excepción aunque no
existe interpretación efectiva en el GATT al respecto.

Por su parte, el apartado (c) del artículo XI permite establecer restricciones a la importación
de cualquier producto agrícola o pesquero cuando ellas sean necesarias para la ejecución de
medidas gubernamentales cuyo efecto sea restringir la cantidad del producto sustitutivo de
origen nacional que pueda ser vendido o producido; eliminar un sobrante de tales productos
sustitutivos importados a través de la distribución gratuita o a precios inferiores a los de
mercado; o restringir la producción de cualquier producto de origen animal cuando ella
dependa mayormente del producto importado.

Esta excepción especial de la prohibición de establecimiento de restricciones cuantitativas
para productos agropecuarios ha sido repetidamente criticada por los países productores de
tales bienes primarios. Estos países alegan que, mientras ellos no pueden utilizar las cuotas
para proteger sus industrias incipientes, los países industrializados se han beneficiado
utilizando dicho método para proteger a sus productos agrícolas de la competencia
internacional.

Para poder poner en práctica estas excepciones, la parte contratante involucrada debe,
además, informar públicamente el volumen o valor total del producto cuya importación se
autorice por período específico. Por otra parte, las restricciones aplicadas en virtud de
medidas nacionales que tiendan a reducir la producción nacional, no deberán tener como
consecuencia la reducción de la relación entre el total de las importaciones y el de la
producción nacional; teniendo en consideración un período de referencia anterior y todos los
factores especiales que afecten el comercio del producto en cuestión.

En resumen, las complejas limitaciones para el uso del apartado (c) del artículo XI:2 pueden
sintetizarse señalando que las importaciones no pueden ser restringidas si la producción
doméstica no lo es también, de forma que las cuotas no pueden ser utilizadas con propósitos
de protección ordinaria. En segundo lugar, el producto doméstico debe ser restringido en la
misma medida que el importado, de forma que los países no puedan aplicar restricciones
como método para expandir su producción doméstica sobre la base de recortar las
importaciones.

Como ya se ha señalado, las restricciones cuantitativas sólo pueden ser utilizadas en casos
de excepción, y en cualquier situación deben ser sometidas a las obligaciones contenidas en
el artículo XIII.

Dicho artículo constituye básicamente un intento de aplicar el trato de la Nación más
favorecida a las cuotas, lo cual no resulta fácil en la medida en que una restricción
cuantitativa parece ser intrínsecamente discriminatoria.

El artículo XIII contiene tres tipos de obligaciones. En primer lugar, el criterio de la Nación
más favorecida es introducido en el párrafo 1 que establece que ninguna parte contratante
impondrá prohibición ni restricción alguna a la importación o exportación de un producto
determinado proveniente de otra parte contratante a menos que imponga una restricción
semejante a los productos en cuestión originarios de terceros países. El problema que
naturalmente surge a continuación es el de la administración de la cuota de forma de evitar
actitudes discriminatorias. Por ello, el párrafo 2 del artículo XIII introduce una serie de
requisitos tendientes a asegurar la aplicación del principio de no discriminación en la
asignación de los contingentes, procurando así una distribución del comercio que se
aproxime lo más posible a la que las distintas partes contratantes podrían esperar en
ausencia de tales restricciones.
A tal efecto, las reglas contenidas en el artículo XIII:2 obligan a las partes contratantes a
cumplir las disposiciones que siguen:
a) la utilización de cuotas globales siempre que ello sea posible;
b) evitar la utilización de licencias en la medida de lo posible y, en caso contrario, aplicarlas
sólo en forma global;
c) cuando el criterio de globalidad resulte impracticable y se asignen cuotas a los diversos
países proveedores, deberá acordarse con estos últimos la distribución de las mismas sobre
la base de la proporción de cada parte contratante en el volumen o valor total de las
importaciones del producto en cuestión durante un período de referencia anterior y teniendo
en cuenta los factores especiales que afecten el comercio de dicho producto.

Los problemas interpretativos del apartado (d) del párrafo 2 del artículo XIII se centran en
estos últimos conceptos. La práctica del GATT ha determinado que la asignación de cuotas
finalmente se realice en muchos casos entre los países proveedores. En primer lugar, la
referencia a un período representativo anterior presenta el peligro de que la composición del
comercio resulte congelada en una estructura rígida como consecuencia de la imposición de
una restricción cuantitativa. Esto sin duda, parecería atentar contra alguno de los objetivos del
Acuerdo General y, por ello, puede interpretarse que este concepto debe ser evaluado en
contraposición a la expresión más general del propio párrafo 2, en el sentido de que la
distribución del comercio se aproxime a la que se podría esperar en ausencia de restricciones
cuantitativas.

En segundo lugar, la atención que se debe a los factores especiales que afecten el comercio
del producto sujeto a una cuota, tiende precisamente a contemplar los cambios en la
eficiencia relativa de los diversos productos de forma de evitar el congelamiento de las
corrientes de intercambio, previendo inclusive la distribución parcial de la cuota a una parte
contratante que en el período precedente no había participado de las exportaciones de un
determinado producto.

Por último, la tercera obligación prevista en el artículo XIII se refiere al sostenimiento de
consultas previo al establecimiento de cuotas con todas las partes contratantes con un interés
como abastecedor principal.


4. Restricciones para proteger el equilibrio de la balanza de pagos (artículo XII y XVIII)

Es evidente que un país enfrentado a dificultades de balanza de pagos tendrá una tendencia
natural a limitar sus importaciones, ya sea incrementando su arancel, estableciendo
restricciones cuantitativas o a través de cualquier otro mecanismo. El Acuerdo General se
propone inhibir tales acciones autónomas, enmarcarlas en un contexto multilateral y
sujetarlas a ciertos límites y criterios comunes, de forma tal de evitar que acciones
unilaterales trasladen el peso de las dificultades de balanza de pagos de un país a las demás
partes contratantes y generen una escalada retaliatoria.

A este efecto, el Acuerdo General ha construido una estructura de excepciones de manera tal
que algunas medidas -de lo contrario prohibidas en el GATT- puedan ser tomadas en
situaciones definidas como de dificultades de la balanza de pagos.

En efecto, el artículo XII constituye una excepción sustantiva a la prohibición de establecer
restricciones cuantitativas contenida en el artículo XI. Asimismo, dado que la aplicación tanto
del artículo XII como del XIII (Sección B) involucran evaluaciones de carácter económico que
pueden resultar dispares, los esfuerzos para lograr el cumplimiento de las obligaciones en
ellos previstas han confiado más en la persuasión, negociación y presión internacional que en
la determinación de una violación de la letra del Acuerdo.

Las provisiones más sustantivas del artículo XII están contenidas en los primeros tres
párrafos del mismo, que permiten utilizar restricciones cuantitativas con el propósito de
salvaguardar la posición financiera externa y de balanza de pagos de una parte contratante,
pero sólo en la medida necesaria para impedir una grave declinación de las reservas
monetarias o para alcanzar un razonable crecimiento de las mismas cuando su nivel sea
exiguo. En ambos casos, se deben tener en cuenta los factores especiales que puedan influir
en las reservas monetarias de la parte contratante interesada; así como la necesidad de
prever el empleo apropiado de créditos especiales externos u otros recursos cuando se
disponga de los mismos.

El segundo enfoque para determinar si los criterios del artículo XII se verifican está dado por
el artículo XV:2, donde se especifica que las PPCC aceptarán las determinaciones del FMI
respecto de los criterios del artículo XII:2 apartado (a).

Por otra parte, las obligaciones de una parte contratante que introduce cuotas en virtud del
artículo XII incluyen la necesidad de cumplir con los siguientes compromisos:
a) las restricciones deberán ser progresivamente atenuadas a medida que las condiciones lo
permitan;
b) Las medidas deberán evitar la utilización de manera antieconómica de los recursos
productivos;
c) en lo posible, las medidas deberán tender al desarrollo de los intercambios más que a su
restricción;
d) evitar todo perjuicio inútil a los intereses económicos o comerciales de cualquier otra parte
contratante;
e) permitir la importación en cantidades comerciales mínimas de mercancías de cualquier
naturaleza cuya exclusión dificulte las corrientes normales de intercambio;
f) permitir la importación de muestras comerciales;
g) evitar restricciones que obstaculicen la observancia de los procedimientos relativos a
patentes, marcas, derechos de autor y reproducción.

Sin embargo, las importaciones de ciertos productos conceptuados como más esenciales
para la parte contratante que aplicara el artículo XII, pueden ser tratados con carácter
prioritario respecto de otros productos de importación, párrafo 3, apartado (b).

Teniendo en cuenta que buena parte de los países en desarrollo tiene o han tenido
problemas crónicos de balanza de pagos, es comprensible que hayan sido los más usuales
demandantes de las excepciones contenidas en el artículo XII.

Por ello, en 1955 las PPCC decidieron reformar el artículo XVIII para contemplar formalmente
esta situación. Una vez que una parte contratante reúne los requisitos previstos en el párrafo
4 apartado (a) del artículo XVIII, puede invocar la Sección B del mismo, de forma de instaurar
restricciones cuantitativas a pesar de la prohibición explícita del artículo XI en este sentido.
Naturalmente, también subsiste a su favor la posibilidad de invocar el artículo XII.

Tanto el artículo XII como el artículo XVIII Sección B contienen tres categorías de
provisiones. En primer lugar, ambos establecen criterios, requisitos y límites para invocar la
excepción bajo análisis. Luego, detallan con minuciosidad las reglas que se aplicarán a las
restricciones cuantitativas resultantes de la excepción. Y, por último, describen los
procedimientos para sostener las consultas necesarias en relación con el establecimiento de
las restricciones cuantitativas.

Los criterios para la excepción en razón de dificultades de balanza de pagos aplicables a los
países en desarrollo surgen básicamente del párrafo 9 de la Sección B del artículo XVIII. Aun
cuando dicho párrafo se encuentra modelado en forma similar a los dos párrafos iniciales del
artículo XII, se diferencia por reconocer específicamente que el problema de reservas de los
países en desarrollo está ligado a su programa de desarrollo económico. Por lo tanto, la
utilización del término "inminente" contenido en el artículo XII:2 apartado (a) está excluida del
párrafo 9 del artículo XVIII Sección B dada su irrelevancia en este caso. En forma análoga,
los párrafos 10 y 11 del artículo XVIII Sección B reproducen en esencia las provisiones de los
párrafos 2, apartado (b), y 3 del artículo XII con ciertos reajustes.

En efecto, el párrafo 11 hace mención a la política de desarrollo de una parte contratante,
estableciendo que, aun cuando las restricciones deben ser progresivamente atenuadas, no
requieren ser suprimidas ni modificadas meramente porque un cambio en la política de
desarrollo las torne innecesarias.
En cuanto a los procedimientos de consulta en relación con los problemas de balanza de
pagos, el Acuerdo General incluye provisiones específicas en los artículos XII, XIII y XVIII,
que comportan cuatro tipos de procedimientos de consulta, a saber:
- consultas en los casos en que se introducen nuevas restricciones o se refuerce
sustantivamente las ya existentes;
- consultas anuales o bianuales para aquellas partes contratantes que aplican restricciones
en virtud de dificultades de balanza de pagos;
- consultas extraordinarias y reexámenes; y
- procedimiento de consultas iniciado por queja de otra parte contratante.

En caso de introducción de nuevas restricciones o refuerzo de las existentes, tanto el artículo
XII:4 (a) como el XVIII:12 (a) requieren que las consultas se efectúen previo a que se
efectivice el refuerzo de las restricciones, aunque en la práctica siempre tiene lugar a
posteriori.

Por otra parte, los países que apliquen restricciones por razones de balanza de pagos deben
sostener consultas regularmente a este efecto con las PPCC, las que se deben desarrollar
con carácter anual en caso de aplicarse bajo artículo XII y cada dos años si se invoca el
artículo XVIII.

Este tipo de consultas son conducidas en el marco del Comité de Balanzas de Pagos de
acuerdo con un calendario y un plan que son sometidos al Consejo para su aprobación, y con
la colaboración del FMI. Al concluir cada consulta, el Comité prepara un informe sobre la
misma que se presenta a las PPCC para su aprobación.

En tercer lugar, varias normas del Acuerdo General contemplan llevar a cabo reexámenes
generales de las prácticas relativas al uso de restricciones cuantitativas. El párrafo 12
apartado b del artículo XVIII establece que, en una fecha que ellas mismas determinarán, las
PPCC examinarán todas las restricciones que se apliquen en virtud de dicha sección. En
forma análoga, el párrafo 5 del artículo 12 prevé que, en caso de que la aplicación de
restricciones a la importación en virtud de dicho artículo revistiera un carácter duradero y
amplio, indicativo de un desequilibrio general, y generador de una reducción del volumen de
los intercambios internacionales, las PPCC entablarán conversaciones para examinar si se
puede adoptar otras medidas con el fin de suprimir las causas fundamentales de este
desequilibrio.

Por último, tanto el artículo XII:4 (d) como el artículo XVIII:12 (c) introducen un procedimiento
de consulta similar al que establece el artículo XXIII ya que requiere que una parte
contratante establezca prima facie que las restricciones cuantitativas aplicadas por otra parte
contratante en virtud de dificultades de balanza de pagos resultan inconsistentes con los
artículos XII y XIV del acuerdo; y que, por ende, su comercio resulta adversamente afectado
por este hecho. Si en estas circunstancias las consultas bilaterales entre las partes no
resultan exitosas, se podrán sostener consultas con las PPCC que recomendarán -
eventualmente- el retiro o modificación de la restricción; o autorizarán medidas retaliatorias
equivalentes si no se cumpliera con su recomendación.

En forma similar, los artículos XII:4 (c) y XVIII:12 (c) prevén que, si en el curso de consultas
entabladas con una parte contratante de conformidad con los respectivos apartados (a) o (b),
las PPCC consideran que las restricciones no son compatibles con las disposiciones de este
artículo o con las del artículo XIII, podrán recomendar la modificación apropiada de las
restricciones.

Si, adicionalmente, las PPCC determinan que las restricciones implican una incompatibilidad
importante en las disposiciones de los artículos XII y XVIII -respectivamente- o con las del
artículo XIII, originando un perjuicio o amenaza de perjuicio para el comercio de una parte
contratante, formularán recomendaciones adecuadas con el objeto de lograr la observancia
de las disposiciones del AG. Si la parte contratante no se ajustase a dichas
recomendaciones, las PPCC podrán eximir a la parte contratante afectada de cumplir con las
obligaciones que consideren apropiadas en relación con la parte contratante que impuso la
restricción.
Las diferencias técnicas entre los procedimientos bajo apartado (c) y (d) son notables. En
efecto, las consultas bajo apartado (c) no requieren una acción de demanda sino que son
iniciadas por las PPCC. Pero al mismo tiempo, sus requisitos son más rígidos que los del
apartado (d) pues implican determinar que la inconsistencia de la restricción surge de su
incompatibilidad con disposiciones del artículo respectivo.

Los cuatro tipos de procedimientos de consulta y solución de diferencias incluidos en los
artículos XII y XVIII parafrasean de alguna manera las provisiones del artículo XXIII. Ahora
bien, dado que los procedimientos son más restrictivos que los del artículo XXIII, es muy
improbable que una parte contratante se aparte de este último e invoque los párrafos
respectivos de los artículos XII ó XVIII. En efecto, el artículo XXIII no requiere probar, prima
facie, inconsistencia con otras normas del Acuerdo General sino exclusivamente la existencia
de anulación o menoscabo respecto de alguna ventaja. En este sentido, cabe recordar que
en la práctica del GATT una restricción cuantitativa ha sido calificada como anulación o
menoscabo "prima facie" de una concesión y ello tiende a favorecer el recurso al
procedimiento del artículo XXIII.


5. Subsidios y subvenciones (artículo XVI)

La utilización por parte de los gobiernos puede asumir dos direcciones distintas: primero, a
través del subsidio interno, puede protegerse a la producción nacional desalentando
simultáneamente la importación. En segundo lugar, mediante un subsidio a la exportación
puede favorecerse la competencia en terceros mercados a precios inferiores a los que
surgirían de una vigencia plena de las ventajas comparativas. Aun cuando el GATT ha estado
preocupado por el tema de los subsidios desde los inicios, ha resultado difícil obtener
consenso respecto de un enfoque común tendiente a lograr una reglamentación internacional
de esta práctica. Esto se debe, en parte, a las dificultades inherentes al tema de cuestión, así
como las cuestiones políticas existentes en la mayoría de los países en contra de la
eliminación de los sistemas vigentes. A pesar de la oposición de los países productores de
bienes primarios, las sucesivas cláusulas del AG en materia de subsidios han diferenciado
siempre entre los referidos a la producción y aquellos destinados a la exportación. En efecto,
en el texto vigente sólo los subsidios a la exportación de cualquier producto "que no sea un
producto básico" están cubiertos por la cláusula de prohibición (párrafo 4), mientras que los
productos básicos sólo están sujetos al requisito que las partes contratantes "deberán
esforzarse por evitar la concesión de subvenciones" y "no aplicarán las mismas de manera tal
que dicha parte contratante absorba entonces más de una parte equitativa del comercio
mundial de exportación del producto de referencia, teniendo en cuenta las que absorbían las
partes contratantes en el comercio de este producto durante un período de referencia
anterior".

Este texto enfatiza el tratamiento diferencial del subsidio en cada uno de los casos citados, y
ha generado grandes interrogantes respecto del significado del concepto de "parte equitativa"
del comercio mundial.

Asimismo, el párrafo 4 del artículo XVI se completó con una cláusula temporal que preveía
que hasta 1957, las partes contratantes no introducirían nuevas subvenciones ni ampliarían
las existentes en 1955. Esta cláusula, que se denominó de "congelamiento" (standstill), debió
extenderse sucesivamente hasta 1967 poniendo de manifiesto la enorme dificultad de las
partes contratantes en cumplimentar las provisiones relativas a subsidios. Más aun, sólo
algunas partes contratantes suscribieron la declaración respectiva, por lo cual técnicamente
el artículo XVI:4 no se aplica a todas las partes. Dicha declaración tampoco ha sido ratificada
en los protocolos de accesión posteriores a la fecha mencionada, con excepción del caso de
Suiza.

Básicamente, el artículo XVI contiene tres obligaciones para las partes contratantes:
1) notificar al GATT acerca de cualquier subvención que tenga directa o indirectamente por
efecto aumentar las exportaciones o reducir las importaciones, y sostener consultas
tendientes a limitar dicha subvención;
2) no otorgar subsidios a la exportación sobre dichos productos primarios que pudieran
resultar en la absorción de más de una parte equitativa del comercio mundial de exportación
de dicho producto; y
3) cesar los subsidios a la exportación sobre los demás productos que no sean productos
básicos.

Teniendo en cuenta lo señalado respecto de la vigencia del párrafo 4 para ciertas partes
contratantes exclusivamente; puede inferirse que el efecto neto del artículo XVI se reduce, en
primer lugar, a no imponer limitación alguna respecto de los subsidios que operan como un
mecanismo de protección a la producción interna, con la excepción de informar y sostener
consultas. En segundo lugar, su efecto es imponer una restricción relativa a los subsidios a la
exportación de productos básicos (limitada a no absorber más de una parte equitativa del
mercado). Y por último, y sólo para un pequeño grupo de países desarrollados (los firmantes
de la declaración de 1960 que ponen en vigencia el párrafo 4), el efecto es imponer una
restricción absoluta para el otorgamiento de subsidios a la exportación de productos que no
sean básicos (manufacturas industriales).

Dado que, en definitiva, el marco legal del GATT no elimina la posibilidad de subsidiar, el
Acuerdo General autoriza la aplicación de diversas contramedidas a las partes contratantes
que, en determinadas circunstancias, busquen remediar el eventual daño que les produzca la
política de subsidio de otra parte contratante. Las principales normas de esta naturaleza
vinculadas con el artículo XVI son las previstas en el artículo VI (derecho anti-dumping y
compensatorios), el artículo XIX (salvaguardias en relación con incrementos de importaciones
que amenazan serio perjuicio a la producción local), el artículo XXIII relativo a la anulación y
menoscabo de concesiones; y, por último el artículo III referido al tratamiento nacional. Todos
ellos han sido objeto de análisis en esta Parte III.

En rigor, no existe una definición del término "subvención" en ningún texto del Acuerdo
General; la aproximación más concreta es la contenida en el propio artículo XVI:1 referida a
toda forma de protección a los ingresos o de sostén de los precios que directa o
indirectamente, tenga por efecto aumentar las exportaciones de un producto o reducir las
importaciones del mismo. Sin embargo, interpretaciones posteriores han concluido que un
incentivo destinado a incrementar la producción tendría como consecuencia -en ausencia de
otras medidas que lo contrarresten- ya sea el incremento de exportaciones o la reducción de
las importaciones. De esta forma, puede concluirse que la definición de subsidio contenido en
el XVI:1 es comprehensiva tanto en los subsidios a la producción como a la exportación.

En este sentido, un grupo de trabajo del GATT determinó que las prácticas listadas más
abajo son consideradas subsidios:
a) sistemas cambiarios que involucran una prima de exportación;
b) otorgamiento a los exportadores de subsidios directos por parte de los gobiernos;
c) el reintegro en relación a las exportaciones de impuestos directos o cargas sociales;
d) la exención de impuesto en relación a la exportación, salvo los impuestos indirectos o
devolución de tributos pagados a la importación sobre los insumos contenidos en el bien
exportado;
e) aprovisionamiento a las empresas por agencias gubernamentales de materias primas
importadas en condiciones ventajosas;
f) otorgamiento de garantías de crédito, a la exportación por parte de los gobiernos a tasas
diferenciales que manifiestamente no cubren los costos operativos de las instituciones;
g) el otorgamiento por agencias gubernamentales de créditos a la exportación a tasas
inferiores a las de mercado;
h) la absorción por el gobierno de parte o todos los gastos incurridos por los exportadores
para obtener crédito;
i) sistema de sostenimiento de precios en el cual los gobiernos mantienen los precios por
medio de compras y reventa con pérdida;
j) subsidios financiados por imposiciones no gubernamentales;
k) la utilización de tipos de cambio múltiples salvo los acordados con el FMI.


6. Derechos antidumping (artículo VI)
En esencia, estas disposiciones constituyen una excepción a la aplicación de los principios
básicos del AG que se permite únicamente en circunstancias perfectamente definidas y
estrictamente circunscriptas por las previsiones del artículo.

El AG condena la práctica del dumping y obliga a las partes a tomar medidas para
contrarrestarlo en el caso que cause perjuicio a una industria o retrase su instalación o
desarrollo, lo que podría ocurrir cuando "productos de un país se introducen en otro país a un
valor menor que el normal para dichos productos". Dicho valor menor se refiere al precio de
exportación del producto en comparación con el valor normal del mismo. Por lo tanto, el
margen de dumping sería igual a la diferencia entre el valor normal y el precio de exportación.

La cuestión de los productos a tomar en consideración para comparar los valores es muy
delicada. En principio, el artículo VI se refería a los "mismos" productos y, posteriormente, la
acepción se extendió a productos "similares", es decir, aquéllos con características que lo
asemejen al producto en cuestión (Código antidumping 1967).

En cuanto al precio de exportación, la comparación deberá hacerse entre el precio con el cual
se exportó el producto y el precio del mismo en el mercado interno del país exportador.

Una dificultad que surge inmediatamente en cualquier situación en la cual se sospeche la
existencia de dumping, es la de cuál es el precio de exportación que debe tomarse para
realizar la comparación tendiente a comprobar la existencia de dumping.

De la misma forma, la determinación del "valor normal" constituye un problema de gran
complejidad y difícil resolución. El artículo VI prevé una serie de posibilidades, tales como la
de tomar el precio del producto cuando se vende para consumo en el país exportador; el
mayor precio comparable de exportación a terceros países o el costo de producción del
producto en el país de origen (más gastos y margen de ganancia):

a) La verificación de la existencia de perjuicio es fuente de grandes controversias. El artículo
VI establece que no podrá imponerse un derecho a menos que se determine que el efecto del
dumping sea causar o amenace causar un perjuicio material a una producción existente o si
retrasa sensiblemente la creación de una producción nacional. Estos conceptos presentan sin
duda diversos problemas interpretativos. En este sentido, el Código de 1967 sugiere que el
dumping debe ser la "causa principal" en comparación con otros factores que afectan a la
industria perjudicada y releva un conjunto de factores que deben tomarse en cuenta para
determinar la magnitud y la existencia del perjuicio.

b) Si se comprueba la existencia conjunta de dumping y de perjuicio en los términos
sintetizados más arriba, entonces es posible proceder a la imposición de un derecho que
contrarreste el dumping y cuyo monto deberá ser igual al margen de dumping que se haya
establecido en función de la diferencia entre precios de venta del producto (precio de
exportación y valor normal).

c) El procedimiento para la determinación de la existencia de dumping ocupa gran parte del
artículo VI, reformado posteriormente por el Código de 1967 y ajustado en 1979 para
adaptarse a las reformas introducidas en el Código de Subvenciones y Derechos
Compensatorios. Una de las cuestiones centrales de las normas de procedimiento está
referida a la carga de la prueba. Es decir, ¿quién es responsable de probar que existe
dumping? El artículo VI atribuye al país importador la responsabilidad de llevar a cabo la
investigación y la demostración de la existencia de una situación de dumping y del perjuicio
que provoca para la producción nacional.

El detalle de los procedimientos a seguir fue ampliado por el Código en 1967 y retomado por
la versión de 1979. Se prevén las formas de recoger las pruebas, la posibilidad de establecer
medidas provisorias, la duración de los derechos antidumping y la retroactividad de su
aplicación. Se agregó también una nueva disposición relativa a la posibilidad de finalizar el
procedimiento de investigación en caso que los exportadores manifiesten voluntariamente su
disposición para aumentar los precios a fin de eliminar el margen de dumping. Este
compromiso adquirió mayor entidad en la versión del Código de 1979 y constituye una forma
práctica de solucionar conflictos entre partes que pueden llevar mucho tiempo o no definirse
creando situaciones de tensión.

d) En el momento de discutirse las normas antidumping en la Rueda Tokio, los PED
plantearon que su situación requería consideración especial debido a las dificultades que
afrontaban ante las disposiciones establecidas en materia de determinación del "precio
normal" de las mercaderías por ello exportadas.

Las Partes Contratantes aceptaron que las condiciones económicas de los PED influyen
sobre los precios de su mercado interno, de manera tal que éstos no pueden constituir una
base realista para los cálculos concernientes a una situación de dumping y que el hecho de
que el precio de exportación sea inferior a los del mercado interno no justificaría, de por sí,
una investigación o la existencia de un dumping. En ese caso, el valor normal a tomar para
establecer la existencia de dumping debería surgir de comparaciones entre el precio de
exportación con precios de exportación a otros países o con los costos de producción
aumentados por otros gastos y un beneficio razonable.

Se reconoció igualmente la dificultad de los PED de adaptar sus legislaciones a las
disposiciones del Código y se concedió la posibilidad de excepciones, limitadas en el tiempo,
para su aplicación.


7. Derechos compensatorios (artículo VI)

a) El artículo VI establece la posibilidad de imponer derechos compensatorios para
contrarrestar la concesión de una prima o subvención directa o indirecta a la manufactura, la
producción o la exportación de un producto en su país de origen o de exportación, incluyendo
cualquier subsidio especial para su transporte. En este caso son aplicables las mismas
normas sobre existencia de un perjuicio o la amenaza de perjuicio que rigen para la
imposición de derechos antidumping. La diferencia radica en que el derecho compensatorio
se aplica ante la existencia de un subsidio y el subsidio puede o no producir una situación de
dumping. Dado que las normas referidas a los derechos compensatorios no fueron objeto de
interpretación ni de aclaración en el momento de adoptarse el Código Antidumping en 1967,
su situación permaneció confusa y carente de estructuración hasta 1979 cuando se aprobó el
llamado Código de Subvenciones y Derechos Compensatorios. Una posible explicación de la
falta de clarificación de estas disposiciones debe buscarse en que los EE. UU. contaban,
desde 1930, con una ley de comercio por la cual la imposición de derechos compensatorios
no requería investigación ni determinación de la existencia de un "perjuicio". Esta ley es
contraria a las normas del AG, pero fue aceptada como excepción en virtud de la posibilidad
que se brindó originalmente a los países firmantes (1948) de mantener sus legislaciones
nacionales.

El hecho es que la misma noción de "subsidio" es ambigua. ¿Se trata de pagos efectivos
únicamente o se incluyen también medidas de efecto equivalente? Esta cuestión puede
definirse apelando a un concepto amplio de subsidio como el contenido en la fórmula
"cualquier ingreso o gasto gubernamental directo o indirecto que afecta el rendimiento de una
actividad económica".

Teniendo en cuenta que la cuestión de los subsidios también se relacionaba con el contenido
del artículo XVI del AG; que tanto las normas respectivas del artículo VI como las del XVI
habían presentado grandes dificultades para su aplicación; que subsistían situaciones
anómalas como la excepción concedida a los EE. UU.; y, finalmente, que la cuestión exigía
ser tratada en el marco de las discusiones sobre medidas no tarifarias, las NCM de la Rueda
Tokio se ocuparon de este tema. Luego de prolongados debates se llegó a un acuerdo
relativo a la interpretación y aplicación de los artículos VI, XVI y XXIII que se conoce como
Código de Subvenciones y Derechos Compensatorios.

b) Código de Subvenciones y Derechos Compensatorios (Acuerdo relativo a la interpretación
y aplicación de los artículos VI, XVI y XXIII del AG).
El campo de aplicación del Código abarca las subvenciones concedidas a productos
industriales y productos básicos (de la agricultura, la pesca y la silvicultura). Los productos
minerales incluidos anteriormente como básicos se clasifican a partir del Código entre los
industriales.

El objetivo principal del Código es evitar que el recurso a las subvenciones afecte
desfavorablemente o perjudique los intereses de las partes y que las medidas
compensatorias no impongan trabas injustificadas al desarrollo del comercio. Con esta
finalidad, se diseña un marco internacional concertado de derechos y obligaciones
complementado por mecanismos de vigilancia internacional y de solución de diferencias,
cuyos elementos sustantivos son los siguientes:

I) Las subvenciones

Los signatarios comprometen sus esfuerzos para evitar que el otorgamiento de cualquier
forma de subvención sea la causa de serios perjuicios a los intereses de otras partes. Se
hace mención explícita de las subvenciones internas (a la producción u otras) ya que el caso
de las subvenciones a la exportación ya había sido objeto de una prohibición para los PED en
el año 1960, como se mencionara en la sección correspondiente al artículo XVI. En este
sentido, el Código proporciona ejemplos de las subvenciones internas que podrían originar un
perjuicio.

En cuanto a las subvenciones a la exportación de productos manufacturados industriales que
están prohibidas, el Código establece una lista que amplía la existente en ocasión de la
Declaración de 1960.

Respecto de los productos básicos, el Código define -por medio del artículo 10- con mayor
precisión el concepto de "perjuicio" causado por subvenciones que permiten al país
exportador la absorción de "más de una parte equitativa de comercio mundial".

La transparencia de cualquier medida de subvención es objeto de tratamiento especial por
parte del Código, al determinarse las normas necesarias para asegurar los mecanismos
destinados a permitir su conocimiento a todas las partes; aun cuando el país que concede la
subvención no haya notificado la misma. En tal sentido, cualquier país puede solicitar
información sobre subvenciones aplicadas por otro país y éste tendrá la obligación de
responder a la brevedad posible.

Complementariamente, el Código instituye un procedimiento de consulta y conciliación para el
caso que un país considere que una subvención a la exportación se aplica en forma ilícita y le
causa un perjuicio, anula una ventaja o atenta contra sus intereses comerciales y no le resulta
posible recurrir a los derechos compensatorios.

II) Derechos compensatorios

Los signatarios se comprometen a respetar las disposiciones que en materia de
procedimiento de aplicación de derechos compensatorios se encuentran definidas en el
artículo VI del AG. De manera especial, este compromiso se refiere a la determinación de la
existencia de un perjuicio como criterio para la aplicación de un derecho compensatorio.

La definición de "perjuicio serio" (grave) prevé la necesidad de fundar la determinación de su
existencia sobre la base de un examen objetivo del volumen de las importaciones
subvencionadas y de su efecto sobre los precios de productos similares en el mercado
interno y del impacto de estas importaciones sobre la producción nacional del mismo
producto.

El Código se completa con el detalle de los procedimientos a seguir en la investigación; el
establecimiento de la obligación de consultar con el país exportador previa apertura de la
investigación; la posibilidad de reemplazar los derechos compensatorios por compromisos
voluntarios en materia de precios; y, por último, la reglamentación de la aplicación provisoria y
retroactiva de los derechos compensatorios.
III) Solución de diferencias

El Código prevé que, si no se arriba a una solución mutuamente satisfactoria en un cierto
plazo a contar desde la solicitud de celebrar consultas, todo país puede presentar su caso
ante el Comité de Signatarios que se crea (el Comité).

Los signatarios se esforzarán por llegar a una solución aceptable dentro del plazo previsto
para consultas; y, en caso contrario, cualquiera de las partes podrá solicitar al Comité la
creación de un Grupo Especial encargado de examinar el problema. El Grupo presentará sus
recomendaciones al Comité quien deberá decidir al respecto y, si la decisión del Comité no es
acatada, se podrán autorizar medidas retaliatorias. La innovación respecto del contenido del
artículo XXIII -tratado en la sección respectiva- radica en que la decisión es adoptada por el
Comité y no por el Consejo de Representantes del GATT y que ello ocurre en plazos
rigurosos.

Esta última circunstancia -la autorización de medidas de retorsión- resulta importante en
casos en que los derechos compensatorios no son efectivos como ocurre ante subvenciones
que tienden a sustituir importaciones y subvenciones para exportar a terceros mercados.

IV) Los PED

El Código reconoce que los subsidios constituyen parte integral de las estrategias de
desarrollo de los PED y que la intervención del Estado mediante medidas de apoyo financiero
no debe ser considerada, en si misma, como subsidio en dichos países. Los PED tienen el
derecho de utilizar subsidios tanto para sus exportaciones de productos primarios como
manufacturados. Sin embargo, esta excepción está condicionada a la firma de un
compromiso para la reducción o la eliminación de los subsidios cuando su existencia se torne
inconsistente con las necesidades competitivas y de desarrollo económico. Además, los PED
están obligados a respetar la disposición de no utilizar subsidios en forma tal que causen
"perjuicio serio" al comercio o a la producción de otro país signatario. Si los PED se
comprometen a reducir o eliminar los subsidios que otorgan, entonces no serán objeto de
aplicación de derechos compensatorios. A pesar de ello, la excepción no incluye acciones
que pudieran iniciar países que consideren que sus beneficios emergentes de las
disposiciones del AG se ven anulados o menoscabados.


8. Cláusula de salvaguardia (artículo XIX)

La mayoría de los acuerdos internacionales de comercio contienen ciertas cláusulas que
habilitan a los países miembros a actuar en contra de las reglas en circunstancias
excepcionales. La presencia de estas previsiones tiende a asegurar la adhesión de los países
al acuerdo respectivo, al brindarles la seguridad de una salida ante casos extremos. Ahora
bien, esta vía debe estar necesariamente bien delimitada para evitar los abusos de parte de
los países y que se apele a ella en lugar de proceder a la realización de ajustes en su
estructura productiva.

El objetivo del artículo XIX del AG es permitir a los gobiernos la ayuda a ciertas industrias que
ya no son competitivas a nivel internacional estableciendo, simultáneamente, las condiciones
para promover el ajuste y no demorarlo.

Las "medidas de emergencia referidas a la importación de ciertos productos" contenidas en el
artículo, determinan las condiciones que deben cumplirse para que la parte contratante
interesada pueda recurrir a su aplicación.

El origen del perjuicio debe reunir tres requisitos: emerger de una reducción tarifaria, la
misma que se trata de anular; ser el resultado de acontecimientos imposibles de prever en el
momento de negociar la concesión; y ser provocada por un aumento de las importaciones en
relación con las ventas internas del mismo producto. No se requiere aumento del volumen
absoluto de importaciones ni diferencias entre los precios de importación e interno del
producto.
La naturaleza del perjuicio se define con la expresión "serio perjuicio" aunque sin
caracterizarlo específicamente. La práctica ha indicado que esto implica tanto un perjuicio
real como la amenaza de producirlo. A su vez, los efectos de dicho perjuicio deben afectar a
los productores nacionales del producto en cuestión.

Las medidas de emergencia conciernen, necesariamente, a un producto específico y su
vigencia es temporal. Sin embargo, el plazo establecido es flexible y podrá llegar a tener
duración indefinida, aun cuando ello contradiga el sentido de todo el mecanismo; ya que la
expresión "por el tiempo requerido para evitar o remediar el perjuicio" [art. XIX:1 (a)] no está
definida.

El artículo XIX tampoco delimita el tipo de medidas de protección permitidas, aunque
contenga ciertas referencias a la posibilidad de aumento de tarifas consolidadas. Los
antecedentes de la discusión y la práctica posterior revelan que las medidas incluyen
igualmente el establecimiento de restricciones cuantitativas.

Las medidas a aplicar están sujetas al principio de "no discriminación" de acuerdo con los
artículos I, II y XIII del AG. Por lo tanto, se prohibe implícitamente la aplicación de medidas de
carácter selectivo de conformidad con el principio de tratamiento igualitario consagrado por el
AG.

Las medidas a aplicarse deben ser notificadas a las PPCC con la finalidad de permitir una
revisión multilateral de las mismas previo a su puesta en vigencia. Todo país con un "interés
sustancial" tiene derecho a solicitar y tomar parte en la celebración de consultas con el fin de
preservar sus intereses.

Las consultas pueden llevar a una renegociación de concesiones o bien a dar compensación
a las partes perjudicadas por las medidas de protección. Si la consulta no arriba a resultados
satisfactorios, las partes contratantes perjudicadas están autorizadas a adoptar medidas
retaliatorias.

En el caso de fracasar las consultas, las partes afectadas pueden apelar también al
procedimiento de solución de diferencias previsto en los artículos XXII y XXIII del AG. Sin
embargo, lo que distingue a las medidas de urgencia es la vigilancia multilateral ejercida por
las PPCC. Ellas deben aprobar las medidas retaliatorias [artículo XIX:3 (a)] y legitimarlas
aunque no sea expresamente. En efecto, la retaliación será legítima siempre que no sea
cuestionada por las PPCC.

Finalmente, las medidas de emergencia pueden ser adoptadas sin consulta previa si existen
"circunstancias críticas en las que cualquier demora entrañaría un perjuicio difícilmente
reparable" (artículo XIX:2). En ese caso, la parte afectada puede tomar medidas sin realizar la
consulta previa con las otras partes interesadas. Ahora bien, estas últimas tendrán, en el
mismo caso, el derecho de aplicar medidas retaliatorias en forma inmediata.

Las medidas retaliatorias tienen carácter punitorio y, consecuentemente, son de carácter
selectivo, excepto en el caso que respondan inmediatamente a decisiones adoptadas en
circunstancias críticas como las mencionadas.


9. Excepciones relativas a la seguridad (artículo XXI)

a) Las excepciones contenidas en el artículo XXI están sin duda entre las más sensibles del
texto del Acuerdo General y, por ende, más sujetas a eventual abuso por las partes
contratantes.

En este sentido, no sorprende observar que su texto es de carácter amplio y permisivo, ya
que señala que ninguna disposición del Acuerdo General deberá ser interpretada en el
sentido de imponer o impedir a una parte contratante la aplicación de medidas que estime
contrarias a su seguridad o a sus compromisos internacionales en la materia.
Las excepciones señaladas constituyen una brecha significativa en las obligaciones del
GATT. Sin embargo, sus defensores señalaron, con justicia, en los trabajos preparatorios del
Acuerdo, que la mayoría de los países hubiera aplicado este tipo de excepciones aunque
ningún artículo específico las hubiera autorizado. Por lo tanto, en caso de abuso en la
aplicación de esta norma, la parte contratante afectada sólo tendría como vía de recurso la
invocación de la anulación y menoscabo de una concesión de acuerdo con el procedimiento
del artículo XXIII. En cualquier caso, la naturaleza político-económica de los conflictos en los
cuales se ha recurrido al artículo XXI hace difícil pensar que se dé lugar a una satisfacción en
el marco del procedimiento de solución de diferencias.

Las medidas que una parte contratante estime necesarias para la protección de los intereses
esenciales de su seguridad incluyen las relativas no sólo al tráfico de armas sino también al
de todo otro material destinado directa o indirectamente al abastecimiento militar. Este criterio
ha permitido ampliar prácticamente al infinito el tipo de bienes incluidos en esta excepción ya
que la determinación de aquello que indirectamente pueda estar destinado al abastecimiento
militar resulta de muy difusa definición.

Por último, otro problema interpretativo se plantea respecto al apartado (c) del artículo XXI en
relación con el cumplimiento de las obligaciones de una parte contratante contraídas en virtud
de la Carta de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz y de la seguridad
internacionales. En efecto, el texto en cuestión no resulta claro en cuanto a si la excepción
concierne a las acciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas exclusivamente,
o si también resulta aplicable a otras medidas de menor fuerza legal tales como las
recomendaciones de la Asamblea General. En este sentido, el único caso registrado bajo
este apartado ha sido el embargo contra Rhodesia dispuesto por el Consejo de Seguridad de
las Naciones Unidas en 1966, que no dio lugar a debate alguno en el seno del GATT.

b) La Argentina y el artículo XXI; El caso del recurso a las excepciones previstas en el artículo
XXI por parte de la CEE (y otros países, entre los cuales Australia, Nueva Zelandia, etc.) en el
momento de producirse la guerra de Las Malvinas, constituye un claro ejemplo de la dificultad
que genera una norma que no especifica claramente las circunstancias en las cuales es
posible, y lícito más que posible, adoptar medidas invocándola.

El 7 de mayo de 1982 la Argentina realizó una presentación ante el Consejo de
Representantes del GATT señalando que era objeto de restricciones comerciales aplicadas
por razones no-económicas, ni comerciales; que ellas no estaban cubiertas por las
disposiciones del AG y que se basaban en principio sin precedentes en el GATT. Además,
esas medidas no habían sido notificadas en el GATT, se derivaban de razones políticas y su
objetivo era ejercer presión política sobre las decisiones soberanas de la Argentina tomando
partido en un conflicto donde la CEE directamente no era parte y sólo uno de sus países
miembros estaba involucrado.

La Argentina calificó la situación como de "agresión económica", haciendo referencia al
artículo 32 de la Carta de derechos y obligaciones económicas de la ONU. Para evitar las
graves consecuencias que podrían derivarse de este hecho, la Argentina solicitó al Consejo
del GATT su intervención para evitar que se atentara contra la credibilidad misma del AG.

En tal sentido, la Argentina solicitó la suspensión inmediata de las medidas adoptadas, para
poner fin a la situación creada y evitar que las mismas se repitieran en el futuro. A su juicio,
dichas medidas no estaban justificadas, ni por la Resolución 502 de la ONU que instaba a las
partes a cesar las hostilidades, ni por el contenido del artículo XXI del AG.

La Argentina aclaró que solamente ponía a la consideración del Consejo los aspectos
comerciales del problema creado por el conflicto y que no pretendía entrar en los aspectos
políticos que se trataban en otros foros.

El Consejo de Representantes constató que había una divergencia de opiniones en cuanto a
si las medidas comerciales violaban obligaciones emergentes del AG, si se basaban en
"derechos naturales" de los países; si requerían justificación, notificación y/o aprobación; si
era un problema Norte-Sur o si la cuestión era puramente política y no competía al GATT.
Posteriormente, la Argentina reiteró su planteo ante el Consejo de Representantes (29-30 de
junio de 1982) manifestando que se reservaba los derechos emergentes del AG, incluyendo
la posibilidad de invocar eventualmente las disposiciones de solución de diferencias del
artículo XXIII con la finalidad de determinar el perjuicio causado por las sanciones de que
había sido objeto.

Volviendo a analizar la cuestión, Argentina recordó que las partes que aplicaban las medidas
habían declarado que el artículo XXI les confería un "derecho natural" para adoptar
restricciones independientemente de toda notificación, justificación y compensación. Dadas
las profundas implicancias de semejante argumentación, la Argentina solicitó al Consejo que
se pronunciara bajo la forma de una nota interpretativa del artículo XXI a fin de que todas las
partes contratantes pudieran conocer los derechos y obligaciones que les cabían a título de
esas disposiciones del AG. Alternativamente, y si no pudiera decidir por consenso, el Consejo
podía establecer un grupo especial o de trabajo con el mandato de clarificar la cuestión del
juego.

- La cuestión pasó a la consideración del Consejo en sus sesiones subsiguientes de 1982 sin
que se adoptara una decisión al respecto.

- En el curso de la sesión anual de las Partes Contratantes en Noviembre de 1982, que
coincidió con la Reunión Ministerial del GATT, la Argentina presentó un proyecto por el cual el
Consejo decidía que, hasta el momento de llegarse a una interpretación del artículo XXI, las
PPCC aprobaban ciertos lineamientos acordados para la aplicación de medidas basadas en
el mismo. El proyecto contenía la obligación de notificar las medidas al GATT, preveía la
celebración de consultas entre las partes y posibilitaba que se recurriera al artículo XXIII en
caso de no haber solución satisfactoria en la consulta bilateral.

- Los hechos narrados precedentemente ponen en evidencia las dificultades resultantes de la
invocación de "razones de seguridad" con el fin de aplicar medidas restrictivas de índole
comercial y, como lo señalara Argentina, crean una situación en la cual se corre el riesgo de
poner en duda y afectar la credibilidad del AG.


PARTE IV
La Parte IV del acuerdo general - Una aproximación a las necesidades de los PED


En la actualidad los PED constituyen más de dos tercios del total de países que han adherido
al GATT, y participan activamente de las actividades de la organización a través de una
expresión conjunta que se canaliza por el denominado Grupo Informal de PED. A pesar de
ello, la expresión de los PED en el GATT dista mucho de ser uniforme y homogénea y, en el
momento de discutirse problemas concretos, generalmente aparecen opiniones encontradas
entre ellos y que se manifiestan en posiciones independientes del Grupo Informal que las
nuclea.

En líneas generales, los PED consideran que el GATT y las normas establecidas por el AG
para regular el comercio internacional son contrarias o, en el mejor de los casos son poco
coincidentes con las necesidades reales emergentes de la situación de menor desarrollo
económico que los caracteriza.

Puede señalarse que, aun los PED que presentan un mayor desarrollo económico relativo se
sienten igualmente desfavorecidos por la aplicación de las disposiciones del AG. En otras
palabras, los PED estiman que el AG fue concebido para responder a los intereses de los
PED más que para generar un estímulo al desarrollo económico de los países atrasados.


1. De la Carta de La Habana a la reforma de AG en 1965

Al elaborarse la Carta de La Habana los PED participantes lograron incorporar dentro de la
misma una serie de puntos importantes para sus intereses; tales como la posibilidad de
implantar restricciones cuantitativas para proteger industrias nacientes; las posibilidades de
establecer controles de las inversiones extranjeras; el recurso de los acuerdos
internacionales de productos básicos a los fines de estabilizar los precios y los ingresos de
exportación; la facultad de crear zonas de libre comercio con tratamiento preferencial. De
todos modos estos "derechos" estaban teóricamente sujetos -en el marco de la Carta- a un
control estricto por parte de la OIC, por cuanto ellos constituían excepciones a la libertad de
comercio y al principio de no-discriminación.

El éxito obtenido por los PED en este sentido, debe valorarse doblemente por el momento en
el que se logró (1947-48), ya que en esa época la problemática del desarrollo estaba aun
poco considerada o admitida como digna de un tratamiento diferencial orgánico. Sin
embargo, ese logro se esfumó debido a lo acontecido con la Carta y que ya se explicitara en
la Sección I.

Por su parte, el AG del GATT no recogió de igual forma los planteos de los PED a que se hizo
referencia ya que se limitó a retomar disposiciones basadas fundamentalmente en el principio
del libre comercio, dejando de lado todo aquello que se relacionara o que diera un principio
de respuesta a las necesidades de desarrollo económico de los PED. En consecuencia, sólo
subsistieron en el AG ciertas disposiciones contenidas en el artículo XVIII denominado
justamente "Asistencia del Estado en favor del desarrollo económico", como una excepción a
las reglas generales.

En efecto, el artículo XVIII permite a los PED una elevación de los derechos de aduana con el
fin de proteger industrias nacientes, así como el establecimiento de restricciones cuantitativas
a las exportaciones -o su mantenimiento- en vista de la existencia de dificultades en sus
balanzas de pagos.

En todos los casos, los PED están obligados a consultar con las demás partes contratantes
del GATT que pudieran verse afectadas por estas medidas y someter el caso a la aprobación
de la organización. Las PPCC reunidas en Consejo de Representantes pueden autorizar
eventuales compensaciones a las partes afectadas.

El tratamiento excepcional del artículo XVIII resulta notoriamente insuficiente como respuesta
a la vastedad de los problemas de los PED. Durante la década de 1950, el GATT no ofrece
ninguna otra alternativa favorable al crecimiento de las economías de los PED como, por
ejemplo, acciones tendientes a la estabilización de sus ingresos por exportaciones o de los
precios de los productos básicos exportados mayoritariamente por ellos u orientadas a
posibilitar un mayor o más fácil acceso a los mercados de los PD para las exportaciones de
los PED.

Ante las presiones de los PED, los PD se deciden en 1957 a aceptar la creación de un grupo
de expertos para estudiar los problemas comerciales del mundo en desarrollo. El informe del
grupo, conocido como Informe Haberler, propuso un "programa de acción para la expansión
del comercio internacional" compuesto de una nueva negociación tarifaria, la reducción del
proteccionismo agrícola y el mantenimiento y aumento de los ingresos de exportación de los
PED. El aspecto tarifario de la propuesta, se concretó en las negociaciones de la Rueda
Dillon.

Por su parte, la cuestión agrícola no registró mayores progresos en el corto plazo y sólo cinco
años después, gracias a los esfuerzos de un comité creado al efecto en el GATT, se logró la
adopción de un programa de trabajo referido a los productos básicos y al acceso a los
mercados. Dicho programa se adoptó en 1963 pero sin establecer obligaciones o plazos para
su puesta en vigencia.


2. La UNCTAD y el sistema de preferencias

Las dificultades de los PED en el seno del GATT alentaron la participación de estos países en
los intentos de las Naciones Unidas de encuadrar el problema del desarrollo a principios de
los años 60, que se coronaron con la creación de la Conferencia de la N. U. sobre Comercio y
Desarrollo (UNCTAD) en 1964.
Sistema generalizado de preferencias

El establecimiento de estos sistemas preferenciales por parte de la mayoría de los países
miembros de la OCED (y algunos del este europeo) presenta ciertas características
distintivas que son comunes a todos ellos; a saber:
- Otorgan a los PED beneficiarios una preferencia tarifaria, parcial o total, para sus
exportaciones de productos manufacturados sujetas, en la mayoría de los casos, a límites
cuantitativos.
- Estas ventajas no se extienden, en principio, a los productos agrícolas ya que en este caso
se limitan a pequeñas concesiones y dentro de límites de muy estricto cumplimiento, y
- Los esquemas están sujetos a una revisión anual y tienen carácter "autónomo" por cuanto
los países que los adoptan lo hacen unilateralmente y, en consecuencia, los pueden modificar
en base a sus necesidades particulares.

Durante la primera década de aplicación de los esquemas se fue registrando un aumento
paulatino y de cierta importancia en los productos cubiertos por la preferencia. Sin embargo,
las crisis de ciertos sectores industriales de los países avanzados y el dinamismo de ciertos
PED exportadores han llevado a muchos PD a reducir las preferencias, imponer mayores
limitaciones a intentar diferenciar entre los PED beneficiarios de modo de excluir a los de
mayor desarrollo económico relativo. Los PED se han opuesto a estas características de los
SGP, habiendo solicitado reiteradamente su consolidación y permanencia, así como
rechazado los nuevos esquemas de diferenciación entre los PED beneficiarios.


3. La Parte IV del Acuerdo General

En aparente respuesta a los acontecimientos de principios de la década del 60 y a la
creciente magnitud de los problemas de desarrollo económico de los países más atrasados,
el GATT procedió en 1965 a una reforma que consistió en la incorporación de tres nuevos
artículos (XXXVI a XXXVIII) donde se fijan los principios y objetivos, los compromisos
asumidos en favor del crecimiento del comercio de los PED y las acciones a llevar a cabo con
tal finalidad.

La principal falencia de esta nueva sección radica en su limitación conceptual, ya que
presupone que la supresión de las barreras tarifarias, no tarifarias o fiscales a las
exportaciones de los PED deberá ser suficiente para provocar el aumento de las mismas y el
beneficio de los países exportadores.

Quizá lo más importante en ese sentido sea la introducción del principio de no reciprocidad de
parte de lo PED en las negociaciones comerciales, a los cuales no se les exigirán tampoco
compromisos incompatibles con las necesidades de su desarrollo, ni de sus finanzas o de su
comercio.

A pesar de todo, la Parte IV constituye un gran avance en términos de la filosofía del AG que
centra en la libertad de comercio la solución para todas las dificultades de las relaciones
comerciales internacionales. En esta línea, para favorecer la puesta en vigencia de las
disposiciones de la Parte IV, se conviene lacreación de un Comité de Comercio y Desarrollo
(CCD) en el seno de la estructura funcional del GATT, cuyo objetivo es el seguimiento de
todas las actividades del organismo a efectos de que se otorgue atención prioritaria a los
problemas de los PED.

En efecto, sobre la base de la incorporación de la Parte IV, el GATT ha realizado esfuerzos
en beneficio de los PED a fin de contrarrestar la creciente participación de los mismos en la
UNCTAD y hacer frente a la "competencia" de ese organismo en las cuestiones comerciales
que son propias del GATT.

Como hemos señalado en el punto 2, la UNCTAD aprobó y sugirió a los PD el
establecimiento de sistemas generalizados de preferencias a favor de los PED. Por su parte,
el GATT autorizó en 1971 a las partes contratantes a poner en vigencia estos mecanismos
como una excepción al principio de la NMF.
4. La acción del GATT en relación con los PED

Estas acciones han contemplado los siguientes aspectos:

a) consideración preferencial de los intereses de los PED en el momento de proceder a
negociaciones comerciales multilaterales.

A partir de la Rueda Kennedy, los PED van obteniendo mayores concesiones de los PD a
pesar de no poder ofrecer reciprocidad por las mismas. Si bien esto está limitado a
determinadas líneas de productos no conflictivos para los PD, se puede considerar que
marca un paso adelante que se verá confirmado por lo sucedido durante la negociación
encarada en la Rueda Tokio.

Uno de los principales resultados de la Rueda Tokio es la admisión de la necesidad de un
"Tratamiento diferencial y más favorable" para los PED por el cual se consagran los
compromisos asumidos por los PD hasta ese momento y se instituye como instrumento legal
permanente el tratamiento preferencial en materia tarifaria y no tarifaria. Este tratamiento se
denomina "Cláusula de Habilitación" y proporciona una base jurídica permanente a los
sistemas generalizados de preferencias establecidos por los PD en favor de los PED, con el
agregado de un tratamiento especial para los países menos adelantados.

Complementariamente los PD declaran que no requerirán reciprocidad por los compromisos
que asuman y los PED reconocen que se irán regularizando en el cumplimiento de los
derechos y obligaciones del GATT a medida que sus economías lo permitan.

Como puede observarse, con sus limitaciones, esta Declaración de 1979 constituye un
progreso en el marco del GATT aun cuando deje en pie importantes cuestiones sin resolver,
tales como la exigencia de los PED de establecer una diferenciación entre los PED en función
de su grado de desarrollo económico, los efectos consecuentes de una reducción en las
preferencias otorgadas, la exigencia de mayores compromisos a los PED o mayor
reciprocidad en las negociaciones con ellos.

b) Búsqueda de soluciones a los problemas generados por la industrialización y el
crecimiento de las exportaciones de ciertos productos manufacturados por los PED.

A lo largo de las dos décadas que se extienden desde 1960 a 1980 se registró un ligero
aumento de la participación de los PED en el comercio mundial, fundamentalmente debido al
avance de los productos energéticos y primarios.

Sin embargo, el aumento registrado en la participación de los PED en las exportaciones
mundiales de productos manufacturados resultó proporcionalmente mucho más significativo,
aunque ello no implique haber obtenido una importancia decisiva en las corrientes de dicho
comercio.

Ahora bien, ¿cuál ha sido la reacción de los PED ante este aumento de las exportaciones de
los PED? Aquí debemos tener en cuenta que los PD se han visto confrontados con una crisis
de su "modelo" de crecimiento y de funcionamiento económico a partir de los comienzos de la
década de 1970, marcada por el abandono de la convertibilidad del dólar y el colapso de los
tipos de cambio (1971-73) y por el estallido las crisis de los precios del petróleo y sus
consecuencias (1973-74), que van a determinar una nueva etapa para la economía mundial
en su conjunto.

En condiciones normales, la demanda de los PED puede constituir un sostén nada
despreciable para la actividad productiva de los PD. Al mismo tiempo, las importaciones de
los PD de productos manufacturados provenientes de los PED se ven más que compensadas
por sus exportaciones a esos países. La crisis en determinados sectores productivos de los
PD podrán agravarse por la competencia de los PED, pero nunca serán originadas
exclusivamente por el avance de éstos como ocurre en el caso de la colocación de productos
textiles, siderúrgicos, o calzado.
Ahora bien, es aquí donde radica el centro de la cuestión para los PD.

La concentración de las exportaciones de los PED en determinados sectores o líneas de
productos que, simultáneamente, se encontraban ante crecientes dificultades de adaptación
en el mundo desarrollado (obsolescencia de los activos y de la tecnología), determinó la
aparición de crecientes tendencias proteccionistas en la mayoría de los PD que debían hacer
frente a situaciones similares.

El caso de los productos textiles es un ejemplo claro de la forma en que actuaron los PD en
esta materia y de las soluciones que buscaron en el marco del GATT para protegerse -por la
vía de excepción- al cumplimiento de disposiciones específicas del AG.


El Acuerdo Multifibras (AMF)

I) En 1960, por iniciativa de los EE. UU., las partes contratantes del GATT acordaron tratar el
problema del comercio de productos textiles. Los EE. UU. argumentaban la existencia de
serios problemas en su mercado interno y en su industria algodonera debido a la presencia
creciente de importaciones provenientes de Japón y de una serie de PED. El GATT aceptó la
propuesta y se negoció un acuerdo de corto plazo, que permitía a los países afectados por
importaciones la adopción de medidas de protección temporales (un año) y que entró en
vigencia en julio de 1961 para los textiles de algodón exclusivamente.

Al año siguiente, se acordó una regulación de largo plazo del comercio de textiles que dio pie
a los PD para establecer restricciones al acceso de estos productos sobre la base de la
existencia de dificultades en sus mercados. Las restricciones se aplicaron selectivamente y
adoptaron la forma de cuotas determinadas en función de los niveles de importación de un
período de referencia anterior. Resulta evidente que estas medidas eran directamente
contrarias a las normas y principios del AG y en particular a la cláusula de la NMF y a las
disposiciones en materia de restricciones cuantitativas (artículo XI; ver Parte III de este
trabajo).

Este acuerdo llamado de largo plazo (ALP), se previó originalmente por cinco años y
finalmente rigió hasta 1973 inclusive. En ese momento, y ante la aparición de otras fibras
distintas del algodón como materia prima de grandes volúmenes del comercio de textiles, se
hizo necesario rever el acuerdo. Aunque parezca contradictorio, este acuerdo ALP no actuó
como freno a las exportaciones de los PED debido a la continuidad del crecimiento
económico durante los años 60 y al subsecuente aumento de la demanda de textiles así
como al mayor peso de las exportaciones de textiles y vestimenta fabricados con fibras
artificiales.

II) En 1972 fueron nuevamente los EE. UU. los que plantearon en el GATT la necesidad de
revisar la situación. Los EE. UU. ya habían reaccionado unilateralmente frente al aumento del
comercio de fibras artificiales mediante la conclusión de acuerdos bilaterales al margen del
acuerdo anterior, que no cubría dichos productos. En realidad, parecería que los EE. UU.
buscaron una legitimación de su actitud, al proponer que se iniciaran negociaciones que se
prolongaron a lo largo de 1973.

El acuerdo que surgió en consecuencia, conocido como Multifibras (AMF), entró en vigor el
1.1.74 por un período de cuatro años.

El AMF fue negociado en un contexto favorable para los países exportadores dada la
predisposición de los EE. UU. a hacer concesiones a cambio de legitimar sus acuerdos
bilaterales. En base a esta premisa, se intentó conciliar el interés de los PED de continuar
aumentando las ventas de productos que representaban alrededor del 30% de sus
exportaciones de manufacturas, con la exigencia de los países importadores desarrollados de
contar con un instrumento que evitara dificultades en sus mercados como consecuencia de la
irrupción masiva o repentina de textiles importados.

El principal dispositivo del AMF contempla la figura denominada "desorganización de
mercado", ante la cual el país importador tiene derecho a llamar a consulta al o a los países
exportadores y puede, si estima necesario, adoptar medidas restrictivas de las importaciones.
Hay tres condiciones ... medidas restrictivas que se adopten deben asegurar, en principio, un
crecimiento mínimo del 6 % de las importaciones anuales futuras; las medidas deben
comunicarse y ser objeto de control por las Partes Contratantes del GATT.

Para esto último se creó en el marco del GATT un Comité de Textiles con el objeto de
proceder a analizar el funcionamiento del acuerdo, las tendencias de la producción y el
comercio y de rever anualmente los acontecimientos del sector.

Conjuntamente se estableció un Organo de Vigilancia que controla el cumplimiento de los
acuerdos bilaterales alcanzados entre las partes y oficia de conciliador entre las partes para
que se atengan a las disposiciones del AMF en sus acciones individuales y bilaterales.

La esencia del AMF radica en la autorización otorgada para celebrar acuerdos bilaterales
destinados a "regular" el comercio de textiles entre las partes. Estos acuerdos constituyen
mecanismos de limitación de las exportaciones que fijan cuotas en base a los niveles
históricos de importación, establecen cláusulas de crecimiento anual, permiten la sustitución
entre los distintos productos incluidos y la transferencia de cuotas de un año al siguiente en
caso de no cubrirse o de excederse la cuota correspondiente a un año dado.

III) AMF - 2. En 1977 se iniciaron las negociaciones para la prórroga del AMF, en un contexto
decididamente marcado por las presiones proteccionistas de parte de los países
desarrollados importadores, especialmente la CEE. Los países de la CEE habían sufrido un
gran impacto en los años previos por el creciente ingreso de importaciones textiles, a lo que
se sumó la dificultad en alcanzar una posición negociadora común para concluir acuerdos
bilaterales con los países exportadores. Finalmente, la CEE aunó criterios y comenzó a
negociar acuerdos bilaterales en 1976-77, poco antes de la expiración del AMF, y bajo
amenaza de oponerse a la prórroga del mismo. A cambio de la firma del acuerdo, la CEE
planteó la introducción del concepto de "desvíos razonables" respecto de las disposiciones
del AMF, que consistía, fundamentalmente, en la posibilidad de reducir las cuotas negociadas
en los acuerdos bilaterales por debajo de los niveles históricos de los años inmediatamente
anteriores, en la limitación del crecimiento anual al 6 % máximo y en una menor flexibilidad
en lo relativo a sustitución de productos en un año o traslados de cuotas de un año a otro.

El AMF - 2 resultó así un acuerdo más limitativo que el primero en la medida que permitió
acciones más restrictivas de parte de los PD, aun cuando éstas implican una violación de las
disposiciones del AMF.

IV) AMF - 3. Durante 1981 se negociaron los términos de una nueva prórroga, finalizando el
22 de diciembre de dicho año con la aprobación de un Protocolo de extensión que no
modifica el texto original, sino que agrega ciertas precisiones referidas a los puntos
analizados en las discusiones previas. Los mismos reflejan, de alguna manera, los intereses
de los PD de contar con la suficiente protección para sus mercados internos ante irrupciones
masivas de productos importados en determinadas situaciones de su utilización de cuotas de
acuerdos bilaterales y otros casos de "desorganización de mercado", así como los intereses
de los PED de contar con un tratamiento más favorable en caso de aplicación de la cláusula
de salvaguardia. También incorpora una consideración particular para el caso de los nuevos
exportadores y de los pequeños proveedores dado que su magnitud no es capaz de producir
impactos negativos o perjudiciales en los mercados importadores.

Los países participantes reconocieron en el Protocolo la urgente necesidad de una estrecha
cooperación con vistas a evitar los recursos a medidas contrarias a las disposiciones del
AMF, que solamente contribuyen a aumentar las dificultades ya existentes en el comercio
internacional de productos textiles y vestido. En este sentido, el Comité de Textiles fue
encargado de someter a estudio las medidas de ajuste sectorial que se fueron aplicando en
los países importadores a fin de adecuar las estructuras existentes a la nueva situación del
mercado.

El AMF - 3 fue prorrogado por 4 años y 7 meses (julio de 1986). En oportunidad de la
Reunión Ministerial de 1982, las PPCC del GATT resolvieron iniciar los estudios necesarios
con el objeto de elaborar disposiciones que posibiliten una liberalización del comercio de
textiles al vencimiento del AMF - 3.

c) Esfuerzos tendientes al aumento de las corrientes de intercambio entre PED.

En primer lugar, cabe mencionar el aspecto concerniente a la creación y el establecimiento
de zonas preferenciales entre PED, bajo la forma de uniones aduaneras, zonas de libre
comercio o simplemente acuerdos preferenciales.

Las PPCC del GATT siempre han apoyado el desarrollo de estos acuerdos en América
Latina, Asia y Africa, independientemente de su calificación jurídica; y los han sometido
únicamente a la exigencia de un examen periódico de su funcionamiento. De esta forma, el
GATT da lugar a que terceros países puedan manifestar sus inquietudes respecto de las
actividades de estas zonas preferenciales.

A pesar de los intentos realizados, la situación de estas zonas preferenciales pueden
considerarse como una experiencia limitada en la medida que la mayor parte de ellas
continúa comerciando principalmente con terceros países y que los progresos ...

Por otra parte, el GATT ha impulsado las negociaciones comerciales entre PED sobre la base
de un Protocolo que entró en vigor en 1973 y que está abierto a todos los PED, sean o no
miembros del GATT. En este marco, los PED pueden otorgarse preferencias mutuas sin
tener la obligación de extenderlas a los PD. Sin embargo, la evolución de esta posibilidad es
muy lenta y se enfrenta con las mismas dificultades que impiden los progresos que,
teóricamente, deberían derivarse de las zonas de libre comercio.

Por último, cabe señalar la actuación del Centro de Comercio Internacional UNCTAD-GATT
(CCI) fundado a pedido de los PED para contribuir a la expansión de sus exportaciones.
Originalmente creado por el GATT en 1964, el CCI funciona bajo la dirección conjunta de
ambos organismos desde 1968. El CCI ha realizado una gran labor en materia de programas
de promoción de exportaciones, de información y asistencia a los exportadores con relación a
determinados mercados, técnicas de comercialización, formación de personal, asistencia
técnica, etc.


PARTE V
El acuerdo general y el equilibrio del sistema multilateral de comercio

1. Características

El Acuerdo General se originó como resultado de la búsqueda de un mecanismo que
asegurara el desarrollo de las corrientes de intercambio mundial sobre bases multilaterales
evitando la recurrencia a soluciones bilaterales o plurilaterales cerradas (zona de la libra, etc.)
que habían surgido como reacción a la crisis de los años treinta.

Las características del nacimiento y de la puesta en vigencia del AG determinaron la
naturaleza de las normas reguladoras del comercio multilateral, así como de las obligaciones
asumidas por las partes en dicho marco. Simultáneamente, la decisión de adoptar, aprobar y
aplicar estas normas independientemente de la Carta de La Habana, sobre la base de las
negociaciones tarifarias realizadas en 1947, mostró ser una solución "pragmática" adecuada
para posibilitar la puesta en vigencia del AG.

En este sentido, puede afirmarse que el AG es una fórmula de compromiso incierto, pues
combina la existencia de una norma legal con la aplicación de soluciones pragmáticas para
resolver problemas que surgen en la relación comercial de las partes contratantes.

En otras palabras, el AG constituye una combinación de los objetivos de estabilidad y
certidumbre contenidos en las disposiciones legales del articulado y de las prácticas de
pragmatismo y flexibilidad permitidas para asegurar el funcionamiento del sistema comercial
sobre bases multilaterales.
Desde otro punto de vista, esta combinación puede enfocarse como un compromiso de difícil
ejecución asumido por partes contratantes con intereses económicos internacionales no
necesariamente coincidentes. El equilibrio de intereses es la contrapartida del balance entre
las normas legales que brindan estabilidad y certidumbre y las soluciones caracterizadas por
el pragmatismo y la flexibilidad.

El equilibrio del sistema de comercio basado en el multilateralismo depende, entonces, de la
seguridad que brinde a las partes de que sus intereses económicos serán respetados.
Cuando las partes consideren que mantener su conducta dentro del marco de las normas
legales establecidas por el AG es más ventajoso que desviarse o actuar en contra de las
mismas, el sistema comercial multilateral podrá funcionar con cierta facilidad y sin
demasiados tropiezos. Es decir, que primará el respeto de las normas legales y que en caso
de conflicto se buscarán soluciones pragmáticas y flexibles dentro del marco legal vigente y
no fuera del mismo.

La situación descrita tiene la apariencia de un equilibrio ideal o teórico al cual debería
tenderse como objetivo de largo plazo, pero no necesariamente se refleja así en la práctica.
En efecto, el AG ha funcionado sin mayores inconvenientes hasta el momento en que se
presentaron alteraciones al "modelo" de crecimiento surgido de las postrimerías de la
Segunda Guerra Mundial. Por supuesto que, en esos veinte años aproximadamente, se
produjeron situaciones conflictivas; pero ellas fueron resueltas dentro del marco legal vigente
y recurriendo a la flexibilidad y al pragmatismo permitidos por el mismo. O bien las
situaciones conflictivas se subsanaron admitiéndose un desvío de las normas legales
vigentes debido a la envergadura y el peso de la parte involucrada en el conflicto o bien
debido a que no afectaban la esencia y la existencia misma del sistema multilateral.

En este sentido, cabe mencionar tanto la "excepción" ("waiver") concedida a los EE. UU. en
1955 para mantener sus instrumentos nacionales de control de ciertas importaciones de
productos agrícolas, como la postergación "sine die" del debate relativo a la compatibilidad
del Tratado de Roma de creación de la CEE con lo términos del artículo XXIV del AG que
regula las uniones aduaneras. Cualquiera de estos ejemplos pone de manifiesto la necesidad
de que el equilibrio de intereses contemple la mayor capacidad de presión de las diversas
partes en razón de su peso económico y participación relativa en el comercio mundial. En
efecto, puede pensarse que los ejemplos citados constituían decisiones políticas de las
principales partes contratantes y se hubieran mantenido independientemente de los dispuesto
en las normas legales del AG.

Por su parte y en cuanto a desvíos que no afectan la esencia y la existencia del AG, cabe
mencionar simplemente el caso de ciertos "recargos" impuestos por encima de los derechos
arancelarios. Estos han sido admitidos como un mal menor a fin de evitar el recurso potencial
de las partes a medidas más drásticas tales como restricciones cuantitativas o prohibiciones
a la importación.

El análisis del AG desde el punto de vista del equilibrio de las normas y la práctica como
reflejo del balance de intereses actuantes en el sistema comercial internacional, lleva
necesariamente a concluir que la efectividad del marco legal-pragmático instaurado por el AG
ha podido funcionar aceitadamente hasta el momento que la confiabilidad en el mismo
comenzó a resquebrajarse. Dicho de otro modo, la validez del AG comenzó a ser puesta en
tela de juicio a partir del momento en que se fueron registrando tendencias crecientes hacia
el incumplimiento de las normas y hacia el desequilibrio de los intereses actuantes.


2. El funcionamiento del marco legal-pragmático

La búsqueda de los objetivos del AG se ha realizado a través del mantenimiento y
perfeccionamiento del equilibrio y el compromiso que lo sustenta. La validez y credibilidad del
sistema multilateral de comercio se han solidificado apelando a diferentes recursos
instrumentales que caracterizan el funcionamiento del marco legal-pragmático al que se hizo
referencia, entre los cuales cabe citar los que se reseñan a continuación:
a) Normas legales sustentadas por procedimientos de resolución de conflictos, diferencias o
reclamos. La mayoría de las organizaciones internacionales presentan una característica que
torna más difícil la evaluación de sus normativas y el grado de respeto de las mismas por
parte de los países que las integran. Se trata de la confusión y la ambigüedad que surgen por
el hecho de coexistir, por un lado, las llamadas "normas de obligación" y, por el otro, las
denominadas "normas de aspiración".

Las primeras son todas aquellas que las partes se sienten obligadas a cumplir, ya sea por
respeto a los principios subyacentes o por reconocer que las consecuencias de no hacerlo
serían demasiado perjudiciales para sus intereses o la eventual supervivencia de la
organización.

Por su parte, las normas de aspiración traducen ciertas expresiones de deseos respecto de la
forma en que "deberían" conducirse las partes, pero no imponen obligación alguna ni prevén
sanciones en caso de incumplimiento.

La coexistencia de ambos tipos de normas en el AG ha sido una de las causas determinantes
para que el marco legal-pragmático pudiere desarrollarse hasta conformar un modo de
conducta. En la medida que imperaron los criterios contenidos en las normas de obligación y
no se produjeron mayores conflictos de interpretación de las mismas, el AG se fue
consolidando. Cuando las partes comenzaron a cuestionar, en forma progresivamente
creciente, las normas de obligación y pasaron a considerarlas muchas veces solamente
como "expresión de deseos", la confiabilidad en el marco legal-pragmático se vio
menoscabada.

b) Análisis conjunto y consultas tendientes a encarrilar las acciones de los países. El marco
del organismo creado a partir de la firma del AG a posibilitado a las partes un lugar de
encuentro y discusión, muchas veces en el ámbito estrictamente técnico y sin trascendencia
oficial. Sobre este telón de fondo se han ido construyendo con el aporte de funcionarios del
organismo técnico (la Secretaría del GATT), las relaciones entre las partes, a través de
reuniones bi, pluri o multilaterales a su vez formales e informales. Estos encuentros han
servido a los participantes para evaluar las alternativas que podrían presentarse en
determinadas circunstancias futuras en caso de adoptarse decisiones de política comercial
de una naturaleza o de otra.

En particular, los Grupos de Trabajo, Comités, Subcomités y las discusiones en sesiones
plenarias de las partes han sido extremadamente útiles como una forma de llevar a los
países a la convicción de la necesidad de cumplir con las normas y objetivos de política de la
organización derivada de la aplicación del marco legal-pragmático del AG.

En otras palabras, estos mecanismos han servido para ejercer una forma de presión moral
sobre los países a fin de que éstos adecuen sus políticas nacionales y sus acciones en
materia comercial a lo instituido por el AG.

c) La negociación. Puede afirmarse que negociar es sinónimo de GATT en la medida en que
la negociación ha estado implícita en el origen del AG y las técnicas respectivas se han ido
perfeccionando a lo largo de todos los años de vigencia del marco legal-pragmático bajo el
impulso consciente y deliberado de la Secretaría y del Director General de la organización.

La negociación tarifaria no es sino uno de los aspectos -de las formas- que asume el proceso
negociador. La negociación incluye todo el conjunto de acciones y actitudes asumidas por las
partes para acomodarse dentro del marco legal-pragmático que hemos descrito en el punto 1.

En definitiva, la negociación constituye la contrapartida de las normas legales o el
procedimiento legal, conformando ambas los fundamentos de la existencia y la perduración
del denominado marco legal-pragmático.

El mayor defecto de las normas legales internacionales es la carencia de poder de sanción o
de policía. El procedimiento de solución de diferencias contenido en el articulado del AG
(artículos XXII y XXIII), sólo tiene capacidad para sancionar a través de una "condena" de las
acciones contrarias a las normas, que puede ser adoptada por las Partes Contratantes
actuando colectivamente. O sea que la publicidad y la presión moral constituyen la máxima
sanción, dada la falta de capacidad para obligar al cumplimiento de dicha "condena".

Por su parte, el proceso negociador tiene una serie de ventajas como procedimiento de
solución de diferencias y, en términos más generales, como instrumento para el manejo de
las relaciones entre las partes integrantes de la organización creada por la aplicación del
marco legal-pragmático del AG. El resultado de una negociación es un acuerdo o convenio
entre las partes que responde a sus intereses y que, por lo tanto, se presume que será
respetado por las partes involucradas.

Las desventajas de la negociación giran en torno del impacto del poder económico, ya que
cuando la diferencia de poder entre las partes es demasiado grande, generalmente la más
poderosa terminará imponiendo su voluntad independientemente de lo que pueda estar en
cuestión.

Este es el mayor peligro en relación al mantenimiento del equilibrio necesario para la
existencia de un sistema multilateral de comercio que funcione en el marco legal-pragmático
del AG.

En resumen, ninguna de las dos caras (la legal y la pragmática) puede existir
independientemente de la otra. Las dos conforman una unidad que funciona, con altibajos y
con tropiezos, pero en definitiva esa es la base de la organización que ampara el sistema
multilateral de comercio. Esa unidad es el equilibrio imprescindible, sin el cual todo el marco
legal-pragmático comienza a resquebrajarse y a ser puesto en duda permanentemente, no
habiendo ninguna posibilidad de que subsista si falta la credibilidad y la confianza.


3. La formulación de políticas nacionales

La accesión de un país al AG y a la organización tutelada por las reglas establecidas en su
articulado, implica un compromiso de conducir su política comercial de manera tal que se
encuadre en el marco legal-pragmático que se ha descrito. Ahora bien, qué significa esta
necesidad de adecuar la política comercial, en términos de la respuesta que debe dar ese
país a las necesidades emergentes de su propia situación interna.

El equilibrio del sistema de comercio sobre las bases multilaterales se mantiene en función de
la conducta de ciertos países o grupo de países que constituyen su núcleo central por su
importancia económico-comercial, y cuyo retiro o falta de cumplimiento de las reglas llevaría
indefectiblemente a la ruptura del equilibrio. Si se compara el sistema multilateral con un
sistema solar, los países o grupos de países centrales cumplirían el papel del sol y el resto de
los países intervinientes de menor peso específico podrían identificarse como cuerpos que
orbitan alrededor del centro-sol. Cuanto más alejados del sol estén las órbitas, menor la
relevancia de los mismos para el mantenimiento del sistema.

La comparación que se ha establecido permite ubicar un país como el nuestro en una órbita,
si bien no demasiado alejada del centro, tampoco muy cercana a él. Por lo tanto, un país de
esas características gozaría -en principio- de la posibilidad de actuar, con cierta libertad, en
materia de medidas de política comercial dentro de ese marco legal-pragmático en el cual se
halla inserto. Los grados de libertad de que dispondría estarían dados por el eventual efecto
de estas medidas de política comercial sobre el sistema multilateral en general y sobre el
comercio de los países centrales en particular.

Aun cuando lo anterior sea una realidad, debe incluirse en el análisis, el hecho de la
existencia del GATT como foro o ámbito de debate y repercusión de los sucesos comerciales
de los países participantes. Por ello, si la medida adoptada por una parte es cuestionada por
el organismo, dicha parte deberá dar explicaciones y fundamentar su conducta. Si esta
conducta afecta intereses sustanciales o puede llegar a constituir un mal precedente, es muy
probable que las PPCC busquen la forma de presionar a dicho país para revertir la situación.

En otras palabras, la naturaleza no obligatoria de las disposiciones del AG y la carencia de un
poder de policía no significan libertad para desviarse sin tener en cuenta el marco legal, pues
allí entran a jugar el pragmatismo y la eventual sanción proveniente de las partes afectadas
de mayor peso.

En consecuencia, un país podrá hacer todo aquello que no implique cuestionar el equilibrio en
el que se mueve el sistema comercial multilateral. Es decir, que podrá programar una política
comercial sobre la base de lineamientos (medidas) que se encuadran legalmente dentro de
las disposiciones del AG de carácter sustancial (respeto de las concesiones, no
discriminación, no prohibición de importaciones, etc.); que se desvíen en mayor o menor
grado de normas de inferior relevancia y que no afecten los intereses económicos de aquellos
países que constituyen los pilares del sistema de comercio mundial basado en el
multilateralismo.

Por otra parte, debe considerarse la posible conducta a seguir en caso de que el país se vea
afectado por medidas adoptadas por otros países partes del sistema. La misma dependerá
de la actitud de la contraparte responsable. Aun en el caso de tratarse de un país central, el
recurso que cabe es el planteo de la cuestión en el seno del organismo para que las partes
contratantes lo discutan y, eventualmente, puedan llegar a una "condena" del responsable. En
estos casos, quizá la conducta deberá guiarse más por criterios pragmáticos y orientarse
hacia una negociación que permita reducir, si no anular el perjuicio sufrido.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:3
posted:12/28/2011
language:English
pages:18