Trucos de cocina by za187cY

VIEWS: 0 PAGES: 6

									Vinagre: Si echamos a una ensalada demasiado vinagre, añadiremos una bola de miga de pan a la
ensalada. esta se encargara de absorber el exceso de vinagre.

Endivias: Para que no amarguen, las limpiaremos por dentro y por fuera con un paño limpio de
cocina.

Huevos: si queremos que al cocer los huevos la yema quede centrada, los introduciremos en agua
hirviendo muy despacio para que no se casquen, y los moveremos un poco para que la yema no se
deposite en un lado.

Horno: Para limpiar un horno convencional, ponemos en un cacharro agua con amoniaco y
metemos un paño de cocina para que se empape bien, ponemos el trapo empapado en un plato y
lo introducimos en el horno. Antes de esto el horno tiene que estar templado. Esto lo haremos
desde la víspera hasta el día siguiente, tras lo cual podremos limpiarlo sin problemas.

Pan rallado: Para conservar el pan rallado, introduciremos unas hojas de laurel con él y lo
guardaremos en un frasco cerrado en un sitio fresco y oscuro.

Requesón: Para que el requesón aguante uno o dos días mas si no lo consumimos en el día, lo
sumergiremos en agua y meteremos en la nevera.

Cafeteras: Para evitar que la cafetera cerrada coja olores o humedades cuando estamos sin
utilizarla durante varios días, introduciremos en su interior dos o tres terrones de azúcar antes de
cerrarla.

Posos de café: Poner los posos del café durante toda la noche en el agujero del desagüe de la pila
de fregar y por la mañana dejar correr el agua, así evitaremos que se acumule la grasa y se
obstruyan las tuberías.

Alubias: Para conservas las alubias, las introduciremos en un tarro herméticamente cerrado, en un
sitio seco y a oscuras, junto con dos dientes de ajo, para que no críen bichos.

Para evitar que el aceite refrito coja sabor dorar en él unas rodajas de patatas.

Para rescatar un estofado quemado cambiarlo de olla. Añadir agua y pimienta, para disimular el
sabor.

Para que salga la salsa de los botes de ketchup insertar una pajita y soplar

Para evitar que la coliflor se ponga amarilla, añadir 30 ml. de leche al agua de cocción

Para conseguir que los frutos verdes maduren, meterlos en una bolsa de plástico perforada.

Para evitar el color marrón de los plátanos, cortarlos en rodajas y añadirles un poco de jerez, zumo
de piña o limón.

Para pelar fácilmente los tomates sumergirlos en agua hirvendo dos minutos y luego en agua fria.

Para eliminar los olores del microondas, rellenar un recipiente con zumo de limón, hervirlo un
minuto y limpiar el microondas a continuación.
Para evitar los olores a fritos colocar un recipiente con vinagre blanco junto al lugar donde se está
friendo.

Para eliminar los olores de las tablas después de cortar pescado o ajo, frotarla con medio limón.

Para evitar que se forme una película en la superficie de las salsas, rociar una capa de mantequilla
sobre la salsa al retirarla del fuego.

Para eliminar el exceso de grasa en los platos cocinados, dejar el plato en la nevera hasta que la
grasa forme una capa dura, retirándola posteriormente.

Para mantener tierno el pan, colocar un trozo de manzana o patata en el cajón del pan.

Para evitar que se fome moho en la panera, limpiarla con un paño humedecido en vinagre blanco,
dejándola abierta para que se seque.

Para evitar que los limones cortados se sequen, Frotar la superficie del corte con clara de huevo.

Para conservar los limones durante un mes, sumergirlos en una jarra de agua fria

Para sustituir la nata para montar por leche condensada, añadir medio limón en zumo y la leche se
hinchará.

Para conseguir que el pescado congelado sepa a fresco, Descongelarlo mojándolo en leche.

Al recalentar la comida es mejor agregar un poco de agua en lugar de aceite, para que no se
alteren sus propiedades.

Si se te ha pegado la comida, tranquilidad!. El mal sabor puede evitarse colocando el cazo sobre
una bayeta mojada. Solo una precaución: después de servir la comida cuidad con no remover el
fondo, donde se habrá quedado el mal sabor...

Se te ha ido la mano con la sal ??. Añadir un terrón de azúcar. Para corregir una sopa o guisa con
excesiva sal, agregar un par de rodajas de patata cruda, dejarlo a fuego lento e ir probándolo hasta
que esté al punto. Otra forma es añadir unas cuantas cucharadas de leche sin cocer.

Para las salsas demasiado picantes ponerles un chorrito de nata o manzana rallada.

Para solucionar una bechamael granulada, pasarla por la batidora.

Si quitais los rabitos verdes del corazón a los ajos tendrán un sabor más discreto, sin "repetir".
También se pueden supergir en agua hirviendo tres veces seguidas, refrescándolos cada vez en
agua fria.

Ningún molusco se resiste a ser abierto si lo sumerjís durante 6 segundos en agua hirviendo. Al
sacar los moluscos no tireis el agua. Servirá para gelatinas, sopas, salsas...

No guardeis las sobras en el frigorífico más de tres días. Además de ser peligroso pierden más del
75% de sus vitaminas.
Regla de oro para el aliño: El vinagre como un avaro; el aceite como un millonario y la sal
comedido, como un sabio.

Si te ha salido aguada una salsa se tapa aún caliente, ya que el vapor se condensa.

Para que no se corte la mahonesa, los ingredientes, el recipiente y la batidora tienen que estar a
temperatura ambiente.

Para dar mejor sabor y evitar la acidez a una salsa de tomate, añadir una cucharada de mostaza y
otra de azúcar.

Si quieres salsear como un profesional, utiliza un sencillo dosificador, por ejemplo un envase de
ketchup. Administrarás la salsa con mayor precisión.

Para dar un toque distinto a los platos, aromatiza el aceite con especias, hierbas, setas. Y si te
atreves usa vainilla o canela.

Para ahorrar tiempo y tener a mano caldos sabrosos congélalos en cubitos.

Para tener setas todo el año, durante la temporada confitarlas en aceite aromatizado. Cubiertas con
aceite en un bote de cristal hermético se conservan en la nevera durante todo el año.

Para pasar por la sarten langostinos, vieiras, setas u otros alimentos de cocción rápida y delicada,
colócalos sobre un rectángulo de papel sulfurizado (empleado en pastelería) y vuélcalos todos
sobre la sartén al mismo tiempo.

Para comprobar la temperatura del aceite, echar un dadito de pan. Cuando suba estará listo.

Para que los alimentos no absorban demasiada grasa al freirlos, echa una cucharada de ron el el
aceite.

Para las patatas fritas utiliza dos tiempos: primero pochadas, con el fuego muy flojo, y luego sube
la temperatura.

Para evitar que la carne de cerdo quede demasiado grasa, se puede guisar con un puerro y una
cebolla.

Evita la carne asada reseca. Envuélvela en rodajas de tomate y ponla diez minutos en el horno a
fuego medio.

La sal, por reacción química, acelera la cocción, por lo que es mejor no salar los alimentos justo al
final, o podrían pasarse.

Las coles de bruselas se hierven más uniformemente si se cortan en forma de cruz en su base
antes de introducirlas en el agua.

Para detener la cocción y mantener el intenso color y textura de las verduras, sumergirlas
inmediatamente después de hervirlas en un bol con agua y hielo.

La coliflor queda más blanca y sabrosa si se añade un chorrito de leche o de limón al agua para
hervirla.
Tendrás un arroz blanquísimo añadiendo unas gotas de limón en el agua en el que vas a hervirlo.
También saldrá más suelto.

Para que no te quede seco el arroz, déjalo reposar unos minutos después de su preparación, para
que adquiera la textura adecuada.

Una curiosa comprobación de los espaghettis: si al lanzar uno contra la pared se queda pegado
está "al dente".

Para evitar que se pegue la pasta añade un chorrito de aceite al agua antes de cocinarla.

No tires la corteza de limón. Congélala y te servirá para pasteles y otras recetas.

Para comprobar el punto de cocción de un bizcocho pínchalo. si el cuchillo sale limpio, está listo.

Si te sobra café congélalo en cubitos. Te servirá para muchos postres.

Para batir las claras cierra la ventana, para evitar cambios bruscos de temperatura. Subirán mucho
mejor.

Para trabajar con chocolate fundido sin necesidad de templarlo, viertelo sobre una superficie helada
y tendrás unos segundos para darle las más curiosas formas.

Como norma general, 1 litro de líquido equivale a 10 tazas de café llenas, 1 decilitro de líquido
equivale a 6 cucharadas soperas y 2,5 centilitros de líquido caben en un vasito de licor.

Al cocer las espinacas si se añade un poco de azúcar, además de mejorar el sabor se quita el
posible gusto a tierra que pueda tener.

Cuando se añade cebolla cruda a las ensaladas se puede picar unas horas antes y sumergirla en un
poco de vinagre. De esta manera pierde su sabor fuerte y resulta más digestiva.

Al preparar filetes empanados, probar, antes de empanar, a adobarlos con un poco de ajo y perejil.
Una interesante variación.

Antes de montar las claras a punto de nieve, frotar las paredes del recipiente, que deberá de estar
frío, con un gajo de limón. Subirán antes y quedarán más firmes.

Para evitar que las cazuelas de barro se rajen la primera vez que se usan, dejarlas
aproximadamente una hora en agua hirviendo. Esto también sirve para la vajilla de loza.

Para comprobar la pureza del agua llenar un vaso, añadir un terrón de azúcar y dejar reposar toda
la noche. Si a la mañana siguiente el agua está clara, todo va bien. si está lechosa, mejor será
hervirla...

La leche no se quemará si antes de calentarla enjuagamos la cacerola con agua fría, sis secarla
luego.

Para hacer la leche más digerible hervirla añadiendo unas hojas de menta.
Para hacer desaparecer el sabor a rancio del aceite añadir carbón de cocina, finamente pulverizado
(100 grs. por litro) y agitar unos minutos. Luego lo filtrais y ya está.

Para freir bien los alimentos que contienen naturalmente agua (patatas, berenjenas, calabacines...)
la temperatura del aceite debe ser de 135º C. A esta temperatura un pedazo de pan echado al
aceite burbujea simplemente.

Para quitar el olor a frito del aceite calentarlo y echar un manojo de perejil seco y un trozo de pan
húmedo. Esmumadlo cuidadosamente.

Otro trucopara los guisos pegados. Poner el recipiente en la pila y , después de asegurar bien la
tapadera, dejar correr el agua del gripo durante 10 minutos, cambiando luego el guiso de cacerola.
El sabor a quemado habrá desaparecido.

Si tienes un trozo de queso gruyere duro como una piedra déjalo unas horas envuelto en un trapo
mojado en vino blanco y bien escurrido. Como nuevo...

Para hacer más digeribles los quesos fuertes, como el de cabrales, sírvelos con unos granos de
comino.

No hagas juegos malabares con las dos mitades del huevo para separar la yema de la clara.
Cáscalo sobre un embudo, colocado previamente sobre una taza, que dejará pasar la clara,
mientras que la yema (si el huevo está fresco, ojo) se quedará en el fondo el embudo.

Si quieres conservar las yemas dos o tres días agujerea cuidadosamente los dos extremos de la
cáscara con una aguja de punto fina o cun un cuchillo muy puntiagudo. La yema quedará dentro de
la cáscara que envolverás en papel de aluminio y guardarás en la nevera.

Claras a punto de nieve muy consistentes, añadir al empezar a batirlas, una pizca de sal y unas
gotas de zumo de limón.

Salvad la mahonesa !!. Pon en un tazón una buena cucharada de mostaza y añade un poco a la
mahonesa cortada, batiendola en la batidora. Otra: Añade una pizca de sal y media cucharadita de
vinagre o zumo de limón. Y la última: Preventivamente, empezar por diluir la yema en mostaza,
antes de echar las primeras gotas de aceite.

Una loncha de jamón olvidada en el frigorífico se vuelve reseca y un poco dura. Ponerla a remojo,
diez minutos por cada lado, en un plato con un poco de leche.

Si después de comer ajo notas que los demás te huyen... masctica unas ramitas de perejil y la cosa
cambiará.

Si cuando haces coliflor tienes que irte a casa de la vecina, pon sobre la tapadera un paño mojado
en vinagre o cuece al mismo tiempo un trozo de pan envuelto en un trozo de gasa.

Para hacer más digerible la coliflor añádele unas cabezas de manzanilla o unos granos de comino al
agua en la que la vas a cocer.

Cuando las judías verdes no estén muy frescas, quedarán mejor si las cocéis en agua fría,
calentada poco a poco, y tenéis buen cuidado de no echarles la sal hasta el último momento.
Para la lechuga mustia, deshojar y meter en agua algo más que tibia. A los pocos minutos las
hojas tendrán su frescor original.

para pelar las castañas cuécelas durante varios minutos en agua salada y luego, sin esperar ,
restriégalas con fuerza con un paño seco y rugoso.

Para conservar fresco el perejil. Después de lavar y sacudir bien, envolverlo en un trapo húmedo,
que introducirás en una bolsa de plástico y guardarás en la nevera.

Las patatas en ensalada absorberán menos aceite y estarán mejores si, cuando todavía están
tibias, les echas vino blanco.

Para que los croissants no estén duros por la tarde envolverlos cada uno en papel de seda húmedo
y mételos unos momentos en el horno tibio. Esto vale también para el pan duro.

Para sacarle todo el zumo al limón, hacerlo rodar previamente presionándolo con la palma de la
mano.

								
To top