Your Federal Quarterly Tax Payments are due April 15th Get Help Now >>

POES�A L�RICA by 0qcZMX8

VIEWS: 6 PAGES: 6

									    CARACTERÍSTICAS DE GÉNERO DE LA
      LÍRICA, LA NOVELA Y EL TEATRO

                                POESÍA LÍRICA

Es uno de los tres grandes géneros literarios. Se caracteriza por transmitir
vivencias, sentimientos y pensamientos aparentemente propios del autor, lo
cual la convierte en un género subjetivo, frente a la objetividad de la novela.

En consecuencia, suele predominar en ella la función expresiva o emotiva,
ligada al emisor, además de la poética. A veces, el receptor puede aparecer en
un texto lírico proyectado en la figura del destinatario para quien ha sido escrito
y que no tiene por qué ser siempre humano.

Una definición precisa del concepto de poesía es prácticamente imposible,
porque cada autor tiene su poética, es decir su propia forma de entender la
creación. Para Antonio Machado, por ejemplo, “el elemento poético no era la
palabra por su valor fónico, ni el color, ni la línea, ni un complejo de
sensaciones, sino una honda palpitación del espíritu: lo que pone el alma... en
respuesta animada al contacto del mundo. En esta misma línea de abrirse a los
demás, dice Vicente Aleixandre que “la poesía es comunicación”. Para Juan
Ramón Jiménez, en cambio, la poesía es expresión de la belleza y, también, un
modo de conocimiento, de penetración en la esencia de las cosas.

El nombre de lírica procede de la lira, instrumento con que los griegos
acompañaban musicalmente los poemas.

Su forma propia de expresión es el verso. No obstante hay autores que
prefieren la prosa para expresar sus sentimientos. Es lo que se denomina
prosa poética, que cultivó, por ejemplo, Juan Ramón Jiménez en “Platero y yo”.

Se considera a la lírica popular la más antigua de las manifestaciones literarias
orales de cualquier civilización evolucionada, porque recoge los sentimientos
de las personas. Este tipo de poesía acompañaba al trabajo en el campo, los
trabajos domésticos, las fiestas, las reuniones nocturnas frente al fuego... En la
literatura española, las manifestaciones más antiguas son las jarchas, poemas
de temática amorosa que datan del siglo XI. La lírica culta en cambio es más
tardía que la popular.

En los textos líricos, y en concreto en los textos en verso, es donde las figuras
retóricas, relacionadas con la función poética del lenguaje, se manifiestan de
forma más clara.

Se distinguen diferentes subgéneros líricos:

   El himno expresa sentimientos colectivos.

                                                                           Página 1
   La oda es un poema lírico de larga extensión que puede tratar asuntos
    diversos y en tonos muy diferentes.

   La elegía expresa sentimientos de dolor por la muerte de un ser querido.

   La égloga es una composición amorosa en boca de pastores.

   La sátira presenta de forma humorística vicios o defectos individuales o
    sociales.

Durante el siglo XX, han aparecido innovaciones técnicas en la poesía lírica
que le proporcionan un aire nuevo y siempre original, entre las que
destacamos dos:

   El verso libre, que se caracteriza por prescindir de la rima, que deja de ser
    necesaria como elemento caracterizador del poema, y también del metro.

   La poesía visual del experimentalismo que expresa el máximo grado de
    rechazo a la tradición, al incorporar elementos gráficos como los recortes de
    periódicos o la combinación, aparentemente sin sentido, de palabras para
    formar imágenes nuevas.


                                  LA NOVELA

Es un género narrativo en prosa, de extensión variable y de imprecisa
definición. El vocablo “novela” procede del italiano “novella”, que designaba la
novela corta y, en su origen, se aplicó en español sólo a las de este tipo. El
significado que le damos hoy día en España a este término se fragua con el
Realismo del XIX.

Según Benito Pérez Galdós la novela es imagen de la vida y consiste en
reproducir los caracteres humanos, las pasiones, las debilidades, lo grande y
lo pequeño, lo espiritual y lo físico que nos constituye y nos rodea. No muy
distinta es la opinión de Ricardo Gullón, para quien la novela intenta reflejar un
mundo con toda su diversidad y complejidad.

Su origen debe buscarse en la épica. En palabras de Muñoz Molina surge de la
crisis y el descrédito de la narración épica. La novela es el lugar de los
renegados o de los expulsados de la épica, por eso sus héroes son el reverso
del heroísmo, un pícaro sin porvenir, como Lazarillo de Tormes, o un hidalgo
enloquecido, como Don Quijote.

En los textos narrativos que incluye una novela suele predominar, además de
la función poética, la representativa o referencial, porque en principio interesan
los hechos, los sucesos, es decir, los referentes que forman parte de la
situación. El emisor se proyecta en el texto en la figura del narrador, que es la
voz que cuenta los hechos. Aunque no es muy frecuente, a veces el receptor

                                                                          Página 2
también puede aparecer en los textos narrativos proyectado en la figura del
narratario o destinatario de la narración. Así sucede en “La familia de Pascual
Duarte”, donde el narrador, Pascual –distinto del autor de la obra- cuenta a un
tal Joaquín Barrera fragmentos de su vida especialmente tristes que sirven
para explicar sus crímenes.

Entre los rasgos más notables de la novela, deben destacarse los siguientes:
   Es una obra de ficción en la que se relatan, por lo general mediante el
    desarrollo de una acción, aspectos de la vida de los personajes.
   Puede indagar la psicología de estos personajes o verlos desde fuera.
   Estar escrita desde diferentes puntos de vista: narrador omnisciente, editor,
    observador externo, protagonista, personaje secundario, en segunda
    persona...
   Abarcar periodos de tiempo amplios o muy cortos.
   Tener una gran extensión o ser breve.
   Narrar hechos contemporáneos o no al autor, que, a veces, recrea el
    pasado o aventura el futuro.
   Tener un protagonista o varios, o toda una colectividad.
   Presentar una ordenación clásica con exposición, nudo y desenlace, o
    fragmentarse yuxtaponiendo escenas o episodios.
   Utilizar predominantemente la narración y la descripción sobre el diálogo, o
    al revés, o ser totalmente dialogada, o un monólogo del principio al fin.
   Presentar una evolución temporal ordenada o todo lo contrario.
   Narrar hechos en sucesión o simultáneos.
   Relatar trepidantemente una acción o aparentar la suspensión del tiempo.
   Estar dividida en partes, capítulos, secuencias, o no presentar división
    alguna.

La novela suele diferenciarse del cuento en que tiene más extensión, más
profundización en el seguimiento de los problemas de los personajes, tiempo
más amplio, mayor variedad espacial y mayor esfuerzo en el sostenimiento de
una intriga.

A lo largo de la historia de la literatura se han cultivado diferentes tipos de
novela:

   En la Edad Media: la novela en verso que da lugar a los libros de
    caballerías.

   En el Renacimiento: la novela sentimental, la pastoril y la picaresca.



                                                                             Página 3
   En el XVII aparece el Quijote que va a ser fuente de todas las novelas
    escritas hasta hoy.

   En el XIX: la novela histórica, la realista y la naturalista.

   En el XX: la novela experimental con el Ulises de Joyce a la cabeza, pues
    es la novela con más innovaciones y aportaciones, después del Quijote.


                                     EL TEATRO

La palabra “teatro” procede del griego “theatron”, “lugar desde el que se mira”,
pero hoy día tiene los significados de: edificio construido para representar
obras dramáticas; género literario compuesto por el conjunto de las mismas;
obras dramáticas escritas en una determinada lengua o por un autor...

Las obras de teatro presentan una peculiaridad frente a las de otros géneros
literarios: son escritas para ser representadas por unos actores que fingen ser
personajes y que actúan como emisores intermediarios entre autor y
espectadores. Éstos, que son los receptores, deben tener una mínima
competencia para descodificar todo lo que pretende transmitírsele a través del
texto dramático.

Como vehículo verbal, se usan los diálogos, que pueden estar escritos en
verso, forma obligada en la época clásica, o en prosa, preferida en la
actualidad. En menor medida, se utilizan los monólogos. Además están las
acotaciones que desempeñan una doble función: por una parte, están
pensadas para la puesta en escena del texto y, por otra parte, facilitan la tarea
del lector, al proporcionarle información sobre el momento y el lugar donde se
desarrolla la acción. A pesar de las acotaciones, la obra de teatro es un texto
abierto a las interpretaciones del director y de los actores, que pueden
introducir pequeños cambios.

La representación de una obra constituye algo irrepetible, pues nunca se
volverá a hacer igual en todo, el tiempo de la representación difícilmente
coincidirá y tampoco serán los mismos los espectadores ni el día ni la hora en
que acuden a la sala.

La obra teatral, en la que, por lo general, se distinguen la exposición, el nudo y
el desenlace, suele estar dividida formalmente en actos, cuadros, escenas,
partes... y puede atenerse o no a la teoría de las tres unidades de tiempo, lugar
y acción.

Tradicionalmente se divide el género teatral en tres subgéneros. Esta
tripartición sigue vigente en la actualidad, si bien predomina el cultivo de la
comedia y del drama.




                                                                            Página 4
En la tragedia los personajes, generalmente pertenecientes a una clase social
alta, sostienen una lucha contra el destino. El tema desarrollado es grandioso y
sublime, y el desenlace, fatal: la muerte.

La comedia trata de sucesos cotidianos protagonizados por personajes
vulgares, sin grandes virtudes, en un estilo humilde o bajo. Los conflictos y las
situaciones se resuelven en un final feliz.

El drama comparte rasgos de la tragedia y de la comedia: presenta un conflicto
doloroso, pero en su desarrollo admite escenas cómicas. Esto supone que el
teatro se acerca a la vida, a lo cotidiano y a la representación en la escena de
la sociedad contemporánea del autor.

Los orígenes del teatro occidental suelen situarse en las fiestas griegas a
Dionisos, pero hay constancia de textos dialogados muy remotos en el antiguo
Egipto (milenio V antes de Cristo), donde antes de los griegos se desarrolló un
importante teatro religioso en torno a Osiris. En Grecia alcanza su esplendor
cuando Esquilo, Sófocles y Eurípides escribieron sus tragedias. En Roma
destacaron los comediógrafos Plauto y Terencio. Las invasiones germánicas,
que acaban con el Imperio Romano, sumen en el olvido el arte teatral, propio
de civilizaciones refinadas y de tiempos de paz. En la Edad Media, el teatro
vuelve a renacer vinculado otra vez a lo religioso. Durante el siglo XVI, el
género dramático que más influencia ejerce en Europa es la comedia del arte
italiana, de origen popular. En el XVII se perfeccionan tanto el teatro culto
como el popular y nos encontramos con dramaturgos tan importantes como el
inglés Shakespeare, los españoles Lope de Vega y Calderón de la Barca, y los
franceses Corneille y Molière. En el XVIII la influencia, entre otros, de los dos
últimos autores citados, origina un teatro contenido y elegante, muy atento a los
valores del texto. En el XIX, durante el Romanticismo (Goethe, Schiller, el
Duque de Rivas...), se vuelve los ojos al barroco potenciando el espectáculo y
el lucimiento de los actores. Durante el siglo XX, las innovaciones, primero de
las vanguardias y después del teatro experimental, las llevaran a cabo no sólo
los autores (Pirandello, Brecht, Ionesco, Buero Vallejo...) sino también los
directores (Stanislavski, Grotowski, Artaud...).




                                                                         Página 5
Página 6

								
To top