Presentaci�n by 60UqYX

VIEWS: 20 PAGES: 85

									ARZOBISPADO DE SANTIAGO
DEPARTAMENTO DE PASTORAL VOCACIONAL




                                                      Santiago, 1 de julio 2008



Estimados Hermanos:

Les presento el trabajo realizado por el equipo de la Vicaría de la Esperanza
Joven, los asesores vocacionales zonales, el equipo vocacional del Seminario
y el equipo de la Pastoral Vocacional arquidiocesana.

Ellos se han reunido desde el mes de marzo del año pasado para elaborar las
propuestas presentadas en el “Proyecto de Pastoral Vocacional al Presbiterado
Secular” que el señor Cardenal me encomendó el 10 de marzo de ese año.
Como primera tarea, nos dedicamos a elaborar el material para la etapa
“Jeremías” que corresponde al trabajo de cada unidad eclesial de la diócesis,
sobre todo pensando en parroquias y colegios. La figura del profeta Jeremías
recorre todos los documentos presentados.

El material se basa en un trabajo para jóvenes de ambos sexos, realidad
presente en la mayoría de nuestras unidades pastorales, que estén terminando
su etapa de “Discípulos”, segunda etapa del “Plan de la Esperanza Joven”. O
en un itinerario formativo propio, su preparación a recibir el sacramento de la
confirmación. Esta decisión pedagógica, de presentar la experiencia “Jeremías”
aquí, se debe a que esta etapa es la que tiene las mayores preguntas
vocacionales de parte de los jóvenes.

Los documentos que les adjunto corresponden a:

FICHAS: son fichas correspondientes al inicio de la etapa “Discípulos II” del
Plan de la Esperanza Joven que pueden ser usadas también como una unidad
autónoma por quienes no conocen o no utilizan el plan pastoral de la VEJ.

ENCUENTRO DE ORACION: La idea es utilizarlo en el retiro previo a la
confirmación o dentro del contexto de la “Semana Vocacional” de la unidad
eclesial.

JORNADA VOCACIONAL AMPLIA: Se trata de un encuentro para los jóvenes
ya confirmados que se realiza a nivel parroquial, si son varios los grupos que
se han confirmado, o por un grupo ya confirmado que ha formado una
comunidad de vida.

ENCUENTRO CON EL VICARIO: se propone que el Vicario Zonal pueda tener
algún encuentro durante el año con los jóvenes que él u otro obispo o vicario
haya confirmado en su zona. La idea es reforzar la idea de ser discípulos de
una Iglesia que es más que la sola unidad eclesial donde participan estos

                                                                             1
jóvenes. Se propone como una actividad realizada en conjunto entre pastoral
juvenil y vocacional zonal. Las anteriores actividades son responsabilidad de
los equipos juveniles locales asesorados y apoyados por los equipos juvenil y
vocacional zonal.

La idea es que al terminar esta etapa los jóvenes que hayan descubierto una
inquietud vocacional más madura puedan pasar a una etapa “Samuel”,
trabajada a nivel zonal, que ya está más relacionada directamente con un
discernimiento a un proyecto de vida consagrado.

Encomendándolos a la Santísima Virgen María, Madre de todas las
Vocaciones, se despide,




                                                         Andrés Moro, pbro.
                                                         Delegado Episcopal
                                             Pastoral Vocacional de Santiago




                                                                           2
Arzobispado de Santiago
Vicaría de la Esperanza Joven
Departamento de Pastoral Vocacional




     “PROYECTO DE LA PASTORAL
           VOCACIONAL”




               “PROPUESTA METODOLÓGICA”
            EXPERIENCIA JEREMÍAS


                                          3
Introducción

“Todo ser humano, sin excepción, es llamado por Dios porque todos somos
amados por él ("Ser llamado significa ser amado", Pablo Vl).
      Es necesario escucharlo para saber qué nos pide a cada uno. Dios ha
pensado en cada persona, amándola, desde toda la eternidad, y la llama a
colaborar con él en la redención del mundo de una manera concreta, con un
llamado personal “. 1

       La implementación del Plan Pastoral Vocacional Arquidiocesano,
plantea un itinerario pastoral y pedagógico, presentado y vivido en forma
procesual, integrado en el proyecto pastoral, centrado en la persona, de
acuerdo a su madurez y la capacidad de internalizar los valores vocacionales.
     Con este material queremos impulsar el diálogo vocacional, fortaleciendo
el desarrollo de actitudes de apertura al Otro y a los otros, de gratitud y
confianza en Dios, en el marco de los procesos pastorales juveniles, propios de
cada comunidad parroquial y escolar.

     El itinerario que propone contempla una primera etapa denominada
Experiencia Jeremías, a continuación Experiencia Samuel y finalmente la
Experiencia Juan.
El material de las etapas Samuel lo implementará el encargado de Pastoral
Vocacional Zonal y su Equipo y la Experiencia Juan, propiamente el Seminario
Pontificio Mayor.
El material que ofrecemos corresponde sólo a la primera etapa, Experiencia
Jeremías, este material está disponible para los agentes de pastoral juvenil, y
escolar que animan y acompañan la dimensión vocacional amplia.

Primer momento. …Junto a Jeremías, estas fichas corresponden al inicio
de la etapa Discípulos II, del Plan Pastoral Esperanza Joven (PPEJ).
       La vocación, ante todo, es llamada personal de Dios a cada persona para
vivir la plenitud de ser hijo suyo, hermanos en su Hijo Jesús y miembros de la
Iglesia en la comunión del Espíritu Santo.
       La figura bíblica de Jeremías y su vocación profética, nos viene a iluminar
nuestros procesos. Su vocación no tuvo ninguna manifestación fulgurante de
Dios, sino que lo esencial fue interior. En este diálogo de Dios con Jeremías, va
expresando su amor, su esperanza, lo alienta, lo respalda , lo elige para algo
grande, para entregarse, para servir….”arrancarás y derribarás, perderás y
destruirás, edificarás y plantarás……” (Jr.1, 10).

Segundo momento es un Encuentro de oración, se puede emplear en el
retiro previo a la confirmación o dentro del contexto de la Semana Vocacional.
Quiere fortalecer, bajo la figura de Jeremías, las pistas de discernimiento al
llamado que Dios hace a cada joven de construir su proyecto de vida desde
una vocación específica.
1
    Plan de Pastoral Vocacional Arquidiocesano cap.V.15
                                                                                4
Tercer momento es una Jornada Vocacional Amplia, destinada para los
jóvenes ya confirmados. El objetivo es detenerse a orar y compartir sus
reflexiones respecto de la vocación al ministerio ordenado, a la vida religiosa y
a la vocación laical como camino de vida en Cristo y al servicio de la Iglesia y
del mundo.


Cuarto momento es un Encuentro con el Pastor, se propone que el Vicario
Zonal tenga un encuentro con el grupo o grupos de Discípulos que hayan sido
confirmados por él u otro Obispo en su Zona. La idea es reforzar la identidad
del discípulo en la unidad eclesial. Se propone realizar esta actividad entre la
pastoral juvenil y vocacional zonal.


       Confiamos en la Santísima Virgen María, que este material, pueda
ayudar a los agentes pastorales juveniles a iniciar procesos de discernimiento
vocacional en el amplio sentido de la palabra, para ofrecer a los jóvenes
proyectos de vida en las realidades que les toca vivir, tanto como laicos, y si
Dios lo quiere en el sentido mas específico, en la vocación al presbiterado y a
la vida consagrada.




                                                                               5
  EXPERIENCIA JEREMÍAS
        “Primer Momento”
    Material de Encuentro del
  Plan Pastoral Esperanza Joven
           Discípulos II




EXPERIENCIA JEREMÍAS PRIMER MOMENTO
         “JUNTO A JEREMIAS”


                                      6
                       ¿SEÑOR QUE QUIERES DE MÍ?

Presentación

Buscar el sentido de nuestra vida y preguntarnos por nuestra existencia
requiere de valentía y decisión. Mirar de cara al Señor y decirle ¿qué quieres
de mí? Implica profundizar en el misterio del amor que Dios tiene por cada uno
de nosotros. Amor que se refleja en un proyecto, un camino para la vida. Esta
dinámica de búsqueda y encuentro es dinámica de conversión. Es dejar que el
Espíritu Santo actúe desde dentro de nuestra vida. La pregunta por el sentido
es una pregunta de profunda espiritualidad; implica descubrir que Dios mismo
va abriendo nuevos horizontes y suscitando anhelos para movilizarnos en la
dirección que su amor nos traza en la vida.

Descubrir el llamado personal que nos hace el Señor y actuar en consecuencia
es una tarea permanente. Un camino que se avanza en el encuentro con la
persona de Jesús y su seguimiento, pero que no siempre es tan fácil de
reconocer “Señor, mira que yo no sé hablar; soy joven” (Jr. 1, 6) y encontramos
diversas objeciones y dificultades para las cuales es necesario contar con otro
en el camino.

Muchas veces hablamos ligeramente de la vocación, por eso en los sucesivos
encuentros queremos profundizar en cómo los jóvenes pueden vivir su
vocación cristiana en el mundo, su llamado a la santidad, a la plenitud, a través
de un discernimiento consciente y llenos del Espíritu Santo; como pueden
servir al Reino poniendo todos sus talentos al servicio de los demás y viviendo
la radicalidad del amor.

En las Sagradas Escrituras nos encontramos con un sinnúmero de personajes
que van descubriendo al Señor en sus vidas y que lo dejan todo para seguirle,
hoy estamos llamados a ser sus servidores a anunciarle con la fuerza del
testimonio en este mundo de lo inmediato y lo desechable. Intentaremos
avanzar en esta invitación vocacional, siguiendo especialmente los pasos del
profeta Jeremías, “Yo estaré contigo”, palabras de aliento de Dios para este
muchacho que siendo muy joven recibe la vocación profética (Jer. 1,4-10)

Debemos estar atentos al llamado de Dios, pues si no hay llamado de Dios no
hay vocación, como no la habría sin respuesta del hombre. Cuando hablamos
de abrirnos a este llamado vocacional hablamos de un doble movimiento:
poner nuestra confianza en el Señor y correr el riesgo de aceptar sus
invitaciones. Por eso la figura de Jeremías y su llamado nos ilustra y adentra
en los intensos y misteriosos caminos de un proceso vocacional.
¡Acompañemos a los jóvenes en sus búsquedas para que puedan responder
en la verdad de sus vidas a este Cristo que los llama!




                                                                               7
                                ENCUENTRO 1
                                MI VOCACIÓN



JUNTO A JEREMÍAS…
 “Antes de formarte en el vientre de tu madre te conocí” (Jr 1,5)

Dios piensa en Jeremías desde siempre, sueña para él compartir lo
trascendental; una misión en su Plan eterno.
¿Qué sueña Dios para ti?



1. DESCRIPCIÓN DE LA FICHA

1.1. Presentación

Cuando hablamos de vocación nos referimos a aquello que da sentido a
nuestra vida, nos preguntamos ¿para qué vivimos? y descubrimos que nuestro
paso por el mundo es algo trascendental que responde a un trazado hecho por
Dios mismo. Entonces se hace necesaria una permanente actitud de búsqueda
y apertura al proyecto del Señor.

Este concepto suele tener diversas interpretaciones e incluso asociarse a
cosas diferentes, nuestra invitación es abordar las inquietudes respecto a su
significado, pero aún más importante lograr que cada joven sienta el llamado
personal a vivir su vocación cristiana en el mundo.

¿Qué se piensa de vocación? Por una parte puede parecer que es sólo
realización personal, donde uno desarrolla al máximo sus cualidades o
aptitudes, pero si fuese sólo eso, olvidaríamos nuestra sociedad e historia.

También en ocasiones la vemos como una opción altruista (tengo tal o cual
vocación porque soy buena persona), algunas veces se puede reducir a la
profesión u ocupación que se elige e incluso al gusto (hago esto porque me
fascina o divierte). Para muchos la vocación se confunde con la forma en que
ella se vive (ejemplo: el matrimonio o el celibato); y finalmente podemos
entenderla erróneamente como un privilegio de algunos.

La vocación se descubre en una historia personal donde ya han ocurrido
hechos, al igual que un trapecista que ya sabe que ha practicado, y sin
embargo, tiene que desafiarse cada día para realizar su acto. No es sólo una
decisión sino que es examinar permanentemente lo que el Señor nos va
diciendo en nuestra vida.

Así como el trapecista al lanzarse sabe que están esperando por su acto, que
disfruten al verlo y que al soltarse tendrá soporte, y confiado realiza su prueba;
también nosotros sabemos que Dios está desde el comienzo, que nos soñó
desde antes de nacer, que nos regaló talentos y que espera mucho de
nosotros; reconocemos también, que hay una comunidad que tiene
                                                                                 8
necesidades y que ha depositado en nosotros confianza; por todo aquello es
que nos entregamos esperanzados a nuestra misión. Sucede que vivirla
requiere audacia, atreverse a ser distinto. Reconocernos como profetas en un
mundo que necesita de testigos que den cuenta con su vida de la buena noticia
del Señor Jesús para nuestro mundo.

Descubrir la vocación de cada uno es una tarea permanente, personal y
comunitaria, donde el encuentro con el Señor Jesús ocupa un lugar
fundamental.

1.2. Para profundizar

La vocación de la humanidad es manifestar la imagen de Dios y ser
transformada a imagen del Hijo Único del Padre. Reviste una forma personal,
puesto que cada uno es llamado a entrar en la bienaventuranza divina;
concierne también al conjunto de la comunidad humana. La sociedad es
indispensable para el desarrollo de la vocación humana. En particular, el bien
común reside en las condiciones de ejercicio de las libertades naturales que
son fundamentales para la realización de la vocación humana: "derecho
a...actuar de acuerdo con la recta norma de su conciencia, a la protección de
la vida privada y a la justa libertad, también en materia religiosa" (GS 26,2). La
sociedad asegura la justicia social cuando realiza las condiciones que
permiten a las asociaciones y a cada uno conseguir lo que les es debido
según su naturaleza y su vocación (Cf. Cat. 1877, 1886, 1907, 1928).

"Los laicos tienen como vocación propia el buscar el Reino de Dios
ocupándose de las realidades temporales y ordenándolas según Dios... A ellos
de manera especial les corresponde iluminar y ordenar todas las realidades
temporales, a las que están estrechamente unidos, de tal manera que éstas
lleguen a ser según Cristo, se desarrollen y sean para alabanza del Creador y
Redentor" (LG 31). (Cat. 898)

Los fieles laicos se encuentran en la línea más avanzada de la vida de la
Iglesia; por ellos la Iglesia es el principio vital de la sociedad. Por tanto ellos,
especialmente, deben tener conciencia, cada vez más clara, no sólo de
pertenecer a la Iglesia, sino de ser la Iglesia; es decir, la comunidad de los
fieles sobre la tierra bajo la guía del Jefe común, el Papa, y de los Obispos en
comunión con él. Ellos son la Iglesia (Pío XII, discurso 20 Febrero 1946; citado
por Juan Pablo II, CL 9). (Cf. Cat. 899)

Como todos los fieles, los laicos están encargados por Dios del apostolado en
virtud del bautismo y de la confirmación y por eso tienen la obligación y gozan
del derecho, individualmente o agrupados en asociaciones, de trabajar para
que el mensaje divino de salvación sea conocido y recibido por todos los
hombres y en toda la tierra; esta obligación es tanto más apremiante cuando
sólo por medio de ellos los demás hombres pueden oír el Evangelio y conocer
a Cristo. En las comunidades eclesiales, su acción es tan necesaria que, sin
ella, el apostolado de los pastores no puede obtener en la mayoría de las
veces su plena eficacia (cf. LG 33). (Cat. 900).



                                                                                   9
1.3. Objetivos
 Iniciar un tiempo de diálogo sobre la vocación de cada uno.
 Compartir el concepto de vocación que surge desde el Evangelio.

1.4. Materiales
Una tira de cartulina que diga en vertical Vocación.
Biblia.
Cirio.
Un trapecio.
Copias de la Oración de abandono.
Tarjetas con conceptos (anexo1), repetir al menos tres veces cada uno.

2. DESARROLLO

2.1.   Ambientación

Un trapecio colgando al medio de la sala con la palabra Vocación.

2.2. Oración inicial

El animador saluda a los jóvenes invitándolos a entrar en ambiente de oración
invocando a la Trinidad presente en la historia, en cada una de sus personas.
En el nombre del Padre, que es fuente de amor y está presente en nuestra
vida; del Hijo, amor engendrado, vivo y resucitado; y del Espíritu Santo, que es
amor y se proyecta en cada rincón de la tierra. (+)
(Se enciende un cirio)

Posteriormente, se invita a contemplar el trapecio que está al centro, mientras
se escucha una música suave.

Proclamación de la palabra: Efesios 4,14: "No seamos niños caprichosos, que
se dejan llevar por cualquier viento"

El animador lee: Hoy queremos ofrecer nuestras vidas al Señor y pedirle que
nos ayude a comprender los sueños que tiene para cada uno. (Les invita a
cerrar los ojos) y continúa leyendo: "Nuestra vida está llena de grandes
decisiones, nuestras decisiones involucran toda nuestra vida" (lo repite dos
veces y mueve el trapecio). Los invita a abrir los ojos y les indica que hoy
profundizarán en torno a la Vocación.



                                                                             10
2.3. Trabajo personal

Responder la siguiente pregunta:
¿Qué es la vocación?

2.4. Trabajo grupal 1

Comparten en plenario la respuesta de cada uno, luego se invita a que elijan y
retiren las tarjetas de palabras (anexo 1) que les parezcan más cercanas o
lejanas al concepto vocación. Cuando las tengan seleccionadas se van
ubicando en el suelo bajo el trapecio o lejos de él y explican el porqué.

A continuación se analizan uno a uno los términos, se despejan dudas con
elementos de la presentación de esta ficha relacionados con la figura del
trapecio y se concluye preguntando: ¿Estamos dispuestos a ser firmes y no
dejarnos llevar por el viento como decía la lectura de la carta de San Pablo a
los cristianos de Éfeso?".

2.5. Trabajo grupal 2

Se divide a la comunidad en ocho grupos, a cada uno se le entrega un
concepto (anexo2) y dialogan: ¿Cómo se hace real y presente esa dimensión
en nuestra vida? Luego presentan el concepto y su reflexión en plenario.

2.6. Oración

Se invita a los jóvenes a cantar. Puede ser un canto como “El Profeta
Jeremías” “me tocaste Jesús”, u otro parecido.

(Reparten las oraciones de abandono)

Animador: "Te presentamos Señor nuestra vida y te pedimos que nos
acompañes en el trapecio… que nuestra vocación esté guiada por tu mano y
que sea un hermoso vuelo, lleno de desafíos. Danos fuerza en los momentos
de temor y permítenos desarrollar nuestros talentos y ponerlos al servicio de la
sociedad,




                                                                             11
Leen juntos:


                        "Oración de abandono"

                     Padre, me pongo en tus manos.
                        Haz de mí lo que quieras.
                     Sea lo que sea, te doy gracias.
                 Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo,
   con tal que tu voluntad se cumpla en mí y en todas las criaturas.
                          No deseo más, Padre.
    Te confío mi alma, te la doy con todo el amor de que soy capaz.
    Porque te amo y necesito darme a ti, ponerme en tus manos, sin
   limitación, sin medida, con una confianza infinita, porque tú eres
                                mi Padre.
                                 AMEN.

                      (Padre Charles de Focauld)



Animador: Señor, gracias por darnos una historia para ser constructores de tu
Reino. (Invita a la comunidad a bendecirse unos a otros).


3. ANEXOS
Anexo 1
 Realización
 Altruismo
 Profesión
 Gusto
 Estado de vida
 Privilegio
 Algo sagrado
 Algo exclusivo
 Experiencia ocasional
 Futuro
 Presente
 Pasado
 Imposición
 Decisión
 Aventura
 Seguridad
 Invento




                                                                          12
Anexo 2:

Vocación es:
Un acontecimiento. La vocación acontece en la vida del hombre. Queremos decir
que sucede como algo nuevo, rodeado de circunstancias históricas, sucede en el
tiempo. Por ello es preciso descubrirla, discernirla, disponerse para entrar en
diálogo.


Un acontecimiento misterioso. Es decir, que se comprende solamente desde la
conciencia de la presencia de Dios. No se dice misterioso como si fuera oscuro u
oculto. Exactamente lo contrario: el misterio de la vocación ilumina grandemente la
vida del hombre y todas sus circunstancias, da claridad y seguridad para obrar, da
sentido claro a la vida. En cuanto misterio es un acontecimiento que crece,
profundiza y se abre a nuevos horizontes, a cada paso al dejarse iluminar por
Dios.


El hombre como actor. Aunque es Dios quien llama, evidentemente el hombre
tiene calidad de persona actuante, de colaborador con Dios en el misterio de su
vocación. Es el hombre y su conciencia quien realiza un proyecto vocacional por
voluntad de Dios. Por ello el hombre tiene la responsabilidad de acoger el llamado
que se le hace.


Apertura al mundo: La realización de la vocación revela a la persona humana en
plenitud. No es ocultamiento o marginación, pues se vive siempre de cara al
mundo al que pertenecemos y que es obra de Dios. Es una apertura que puede
realizarse como participación activa dentro de la sociedad o desde un lugar
retirado: desde un protagonismo dentro del mundo movido por el Espíritu de Dios,
o desde la intimidad de quien dialoga profundamente con el Señor a favor del
mundo.


Dialogando con Dios: La relación con Dios es fundante para el ser humano. Es
una de las características que lo definen: es persona porque puede relacionarse
consigo mismo, con los demás y con Dios. Para un cristiano, y para cualquier
hombre o mujer normal, la voz que llama implicando toda su personalidad y su
vida, solamente puede ser de Dios.
Dialogar con la historia, consigo mismo es, en síntesis, dialogar con Dios que
llama. Aún más, las situaciones, los acontecimientos, las inclinaciones y aptitudes
son signo o mediaciones en la que Dios nos manifiesta lo que quiere de nosotros.


Una misión. La vocación se caracteriza como una realidad. Dios llama a todas las
personas motivado por el amor a ellas y al pueblo y la historia a la que pertenecen;
pero la vocación no es un simple privilegio, tiene un último destinatario: el pueblo.
El hombre es llamado por Dios y es enviado a la vez por Él que llama a enviar.
Vivir una vocación es así asumir una misión en medio del mundo, remediar una
necesidad o para comunicar un mensaje.

                                                                              13
Servicio: La vocación implica salir de sí, disponer de los propios talentos para el
bien de los otros. Es un camino de servicio y entrega. Parte de la persona y
conduce a la humanidad. Se crece en ella contando con el aporte de los demás y
siendo a su vez aporte para el camino de otros en su propia madurez. Es una
experiencia que se verifica en el amor dado cuyos frutos germinan en la tierra del
otro.


Una respuesta concreta. La respuesta humana es un componente esencial de la
vocación. Por tanto, si no hay llamado de Dios no hay vocación, como no la habría
sin respuesta del hombre. La vocación es la conjunción de estos dos elementos:
humano y divino. Dios toma la iniciativa, es verdad, pero toma en cuenta al
hombre. Nos ama y respeta y nos invita a colaborar con Él.

(Cfr. "Llamados por Jesús": Fichas de formación para la Pastoral Vocacional.
Comisión Nacional de Pastoral Vocacional. Pág. 10-11) .




                                                                            14
                            ENCUENTRO 2
                      “LLAMADOS A LA SANTIDAD”



JUNTO A JEREMIAS…
“Este día hago de ti una fortaleza, un pilar de hierro y una muralla de
bronce…” (Jr 1,18ss)
Las palabras dichas a Jeremías son de fuerza y esperanza; confiado en el
llamado.

Frente al llamado que te hace Dios, ¿tienes la fuerza para responderle?
¿Qué te da fuerza?

1. DESCRIPCIÓN DE LA FICHA

1.1 Presentación

Desde el momento en que Dios nos soñó estamos llamados a seguir el camino
de la santidad y el día de nuestro bautismo estamos especialmente llamados a
escuchar su voz y responder a ella en el mundo.

Santidad implica crecer en la respuesta a Dios y discernir el cómo poner al
"Servicio del Reino" los dones que Él nos ha regalado.

"Ser santo significa acomodar la propia vida a esa santidad a la que uno es
llamado. Compromete, por tanto, al hombre desde una exigencia para la vida
práctica" (Cfr. "Llamados por Jesús": Fichas de formación para la Pastoral
Vocacional. Comisión Nacional de Pastoral Vocacional. Páginas 55 y ss).

En la santidad reconocemos que hemos sido salvados y que el amor de Dios
vive en nuestros corazones, y que por lo tanto actúa en nosotros la gracia, lo
que nos mueve a disponernos en escucha permanente de lo que el Señor
quiere de cada uno.

"El Divino Maestro y Modelo de toda perfección, el Señor Jesús, predicó a
todos y cada uno de sus discípulos, cualquiera que fuese su condición, la
santidad de vida, de la que Él es iniciador y consumador: Sed, pues vosotros
perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto (Mt 5,48). Envió a todos el
Espíritu Santo para que los mueva interiormente a amar a Dios con todo el
corazón, con toda el alma, con toda la mente y con todas las fuerzas (cf. Mt
12,30) y a amarse mutuamente como Cristo los amó. Los seguidores de Cristo
llamados por Dios no en razón de sus obras, sino en virtud del designio y
gracia divinos y justificados en el Señor Jesús, han sido hechos por el
bautismo, sacramento de la fe, verdaderos hijos de Dios y partícipes de la
divina naturaleza, y por lo mismo, realmente santos. En consecuencia, es
necesario que con la ayuda de Dios conserven y perfeccionen en su vida la
santificación que recibieron". (Constitución "Lumen Gentium" nº 40)



                                                                            15
"Toda pastoral juvenil es educación a la santidad, pues "el don el Espíritu hace
actual y posible para todos el antiguo mandato de Dios a su pueblo: `Sean
santos porque yo, el Señor, su Dios, soy santo (Lev 19,2). Llegar a ser santos
parece una meta ardua, reservada a personas totalmente excepcionales, o
destinada a quien quiera permanecer ajeno a la vida y a la cultura de su
tiempo. Sin embargo, llegar a ser santos es don y tarea arraigados en el
bautismo y en la confirmación, encomendados a todos en la Iglesia, en todo
tiempo" (Mensaje de SS Juan Pablo II con ocasión de la XIII Jornada Mundial
de la Juventud, nº 7). "A todos se les pide que profundicen y asuman la
auténtica espiritualidad cristiana. `En efecto, espiritualidad es un estilo o forma
de vivir según las exigencias cristianas, la cual es vida en Cristo y en el
Espíritu (…) En este sentido, por espiritualidad, que es la meta a la que
conduce la conversión, se entiende no sólo `una parte de la vida, sino la vida
toda guiada por el Espíritu Santo" (Ecclesia in América 29). En este sentido
buscamos formar a la verdadera libertad, que es abierta y dócil al Espíritu
Santo.



1.2. Para profundizar




En el agua del bautismo, hemos sido "lavados, santificados, justificados en el
Nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios" (1 Co 6, 11). A lo
largo de nuestra vida, nuestro Padre "nos llama a la santidad" (1 Ts 4, 7) y
como nos viene de él que "estemos en Cristo Jesús, al cual hizo Dios para
nosotros santificación" (1 Co 1, 30), es cuestión de su Gloria y de nuestra vida
el que su Nombre sea santificado en nosotros y por nosotros. Tal es la
exigencia de nuestra primera petición.

¿Quién podría santificar a Dios puesto que él santifica? Inspirándonos nosotros
en estas palabras 'Sed santos porque yo soy santo' (Lv 20, 26), pedimos que,
santificados por el bautismo, perseveremos en lo que hemos comenzado a ser.
Y lo pedimos todos los días porque faltamos diariamente y debemos purificar
nuestros pecados por una santificación incesante... Recurrimos, por tanto, a la
oración para que esta santidad permanezca en nosotros (San Cipriano, Dom
orat. 12). (Cat. 2813).

1.3. Objetivos

   Reconocer que toda persona está llamada a la santidad.
   Describir el camino sacramental que cada uno ha realizado.
   Renovar el compromiso cristiano.



                                                                                 16
1.4. Materiales

   Biblia
   Cirio
   Cruz
   Vasija con agua
   Pocillo con aceite de oliva y perfume
   Hojas de árbol, tierra, flores, etc. Para crear un sendero.
   Una copia independiente de cada cartilla del anexo 1

2. DESARROLLO

2.1. Ambientación
Crear un sendero con hojas, tierra, clavos, flores, etc. donde estén ubicados la
cruz, la vasija con agua, el pocillo con aceite y como meta la Biblia abierta.

2.2. Motivación

Cantan: El Alfarero.
El animador los invita a recordar los sacramentos que han recibido y qué
elementos tuvieron esos sacramentos, puede preguntar, ¿qué recuerdan de los
bautismos que han presenciado? ¿Qué recuerdan con mayor claridad de las
confirmaciones que han participado? Y les interpela a responder ¿quiénes son
santos?, luego los invita a realizar un trabajo personal.

2.3. Trabajo personal

Responden las siguientes preguntas:
          3. ¿Qué sentido tienen para mí los sacramentos que he recibido?
          4. ¿Qué impacto van teniendo en mi vida?
          5. ¿Me siento llamado a la santidad?
          6. ¿Cómo puedo vivir la santidad?
(Mientras los jóvenes trabajan estas preguntas el animador ubica las cartillas
en orden correlativo en el sendero, procurando dejar en la cruz, el agua y el
aceite las que correspondan a esos signos)

2.4. Trabajo grupal

En grupos de a tres comparten las respuestas y luego en plenario se les pide
que expresen lo más significativo del diálogo.
A continuación el animador recoge brevemente lo conversado y destaca que
todos estamos llamados a la santidad a través del bautismo, que no es algo
privativo de algunos, y que por medio de la confirmación recibimos el don del
Espíritu para reafirmar nuestra respuesta a este llamado que el Señor nos
hace. Señala la importancia de que cada uno sea un servidor del Reino desde
el lugar en que esté, en su entorno, familia, barrio, colegio, trabajo, etc. Y que
debemos estar atentos a las necesidades que él tiene para responder de
buena manera. Mirar a nuestro alrededor con los ojos de Jesús.



                                                                               17
2.5. Celebración

Se invita a los jóvenes a ponerse de pie y a contemplar el sendero que sirvió
de ambientación. Se les pide a algunos de ellos que vayan leyendo las cartillas
en orden correlativo y que realicen el signo que se les indica. Anexo 1.

2.6. Oración Final

Para finalizar se toman todos de las manos, rezan un Padre Nuestro y piden
que el Señor los bendiga en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

2.7. Anexo1

Cartilla 1 : Introducción
Cada sacramento es un paso de Dios en medio de nosotros, es la memoria,
presencia y profecía del misterio pascual y la efusión de su Espíritu. Son
signos y medios con los que se expresa y fortalece la fe, se rinde culto a Dios
y se realiza la santificación de los hombres.
Signo: Se hace silencio y cada uno ruega al Señor por su propio camino de
santidad.



Cartilla 2 : La señal de la cruz
En nuestro bautismo fuimos marcados por primera vez con la cruz de Cristo,
con la Confirmación fortalecemos nuestro compromiso y reafirmamos
conscientemente su significado, queremos configurar nuestra vida a la de Él.
Hacemos su señal.
Signo: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo



Cartilla 3 : Imposición de manos:
Pertenecer a una comunidad de creyentes es un regalo que el Señor nos da,
porque en ella encontramos el soporte y el aliento para vivir esperanzados en
Cristo. Renovemos también la oración por nuestros hermanos.
Signo: Ubicarse en parejas e imponerse mutuamente las manos repitiendo:
"que el Señor te libere y proteja de todo mal"



Cartilla 4: El agua
La inmersión o efusión del agua es signo del renacer del hombre. Hoy también
queremos una vida nueva, llena de Cristo, santa. Que sea nuevamente el
agua la que nos purifique en lo profundo de nuestro ser y en las acciones
hacia los demás.
Signo: Otra vez en parejas nos hacemos la señal de la cruz con agua en la
frente y en las manos. Diciendo; "Señor renuévanos”


                                                                             18
Cartilla 5: La unción y la luz
Hemos sido bautizados en el agua y también en el Espíritu Santo, por medio
de la unción con el santo crisma reconocemos que es la fuerza del Espíritu la
que se impregna.
Signo: Se canta Ven Espíritu y cada uno se acerca al aceite y se dibuja la
señal de la cruz en la frente diciendo "Espíritu Santo condúceme". Al terminar
se enciende el cirio comunitario y se dice "que la luz de Cristo siga iluminando
nuestras vidas".




                                                                              19
                               ENCUENTRO 3

                     "ESTOY A TU SERVICIO SEÑOR"




JUNTO A JEREMÍAS…

“Yo dije: “Ah, Señor Yahvé, mira que soy un muchacho” (Jr. 1, 7)

El no saber cómo enfrentar la decisión de seguir al Señor le produce temor,
pese a esto Jeremías se decide de realizar su proyecto de vida y jugársela por
su vocación.
¿Cuáles son tus sueños o proyecto de respuesta al Señor?




DESCRIPCIÓN DE LA FICHA

1.1. Presentación

"Tú conoces lo profundo de mi ser, nada mío te era desconocido cuando me
iba formando en lo oculto y tejiendo en las honduras de la tierra. Tus ojos
contemplaban mis acciones, todas ellas estaban escritas en tu libro y los días
que me asignaste, antes de existir" (extracto Salmo 139). Dios desde antes de
nuestra creación nos soñó, en un lugar, una familia, llevando una vida única y
particular.

Cuando intentamos dimensionar el inmenso amor que Dios nos tiene
observamos la diversidad de regalos que nos ha dado: una familia, amigos,
comunidad y no es difícil elevar una oración diciendo gracias Señor; un
segundo paso, que a veces olvidamos, es preguntarnos: ¿Señor qué quieres
de mi? En nuestra comunidad algunos ya han realizado algunas opciones
fundamentales, estudian algún determinado oficio o profesión, son deportistas,
artistas u otro; sin embargo, una decisión que todos en algún momento
debemos tomar es nuestro estado de vida, ser casado o célibe, dos opciones
que implican mucho discernimiento, oración y reflexión personal, familiar y
comunitaria.

En el matrimonio se consuma la entrega total de la pareja, por eso es
necesario el prepararse conscientemente y asumirlo como camino de santidad.
"El matrimonio de los bautizados se convierte en el símbolo real de la nueva
alianza, sancionada con la sangre de Cristo. El Espíritu que infunde el Señor
renueva el corazón y hace al hombre y a la mujer capaces de amarse como
Cristo nos amó" (Exhortación apostólica Familiaris Consortio nº 13). Para
Jesús, el matrimonio es algo más que una institución regulada por las leyes. Es

                                                                             20
una opción que es vivida en la interioridad de una persona libre y responsable
(ver Mt 5,27-32). Una alianza celebrada ante Dios, y que ningún poder humano
puede deshacer.

El matrimonio cristiano es un sacramento en el que el amor humano es
santificante y comunica la vida divina por la obra de Cristo, un sacramento en el
que los esposos significan y realizan el amor de Cristo y de su iglesia, amor
que pasa por el camino de la cruz, de las limitaciones, del perdón y de los
defectos para llegar al gozo de la resurrección” (Doc. Santo Domingo 212)

El celibato es otro estado de vida que implica una opción por vivir la castidad
renunciando al ejercicio de la sexualidad propia del matrimonio. Esto significa
que una persona célibe vive su sexualidad de una manera distinta a la de los
esposos, sin negarla o neutralizarla, sino que canalizándola en el servicio al
Reino. Un estilo diferente de vivir la vocación donde se subraya la dedicación
total y exclusiva, con un corazón indiviso, a los intereses de una obra
determinada. Para ser presbítero en la Iglesia Católica es preciso ser célibe, al
igual que para los especialmente consagrados; por otra parte, existen laicos
que por medio del celibato, se dedican plenamente a una obra, que
generalmente es un servicio a la comunidad.

El Concilio Vaticano II, reconoce al celibato como un signo y un estímulo del
amor expresado en la pastoral y fuente particular de fecundidad espiritual en el
mundo. Lo llama don precioso de Dios al que quienes han optado por él deben
apresurarse a corresponder libre y generosamente con el estímulo y ayuda de
la gracia del Espíritu Santo. Nos recuerda también que el celibato es el primero
de los consejos que debe ser puesto en práctica por los religiosos. "un símbolo
especial de los beneficios celestiales, y para los religiosos es un forma muy
efectiva de dedicarse con todo el corazón al divino servicio y a los trabajos del
apostolado”. (cfr. Presbyetrorum ordinis 16; Optatam totius 10).

El matrimonio y el celibato son formas plenas para vivir el amor y la sexualidad,
tanto ante sí, como con el otro y toda la comunidad. Son un camino que debe
ser educado y madurado.

Es importante destacar que el peso de la vocación se proyecta desde la forma
o estado de vida que pueda adoptar el llamado del Señor, hacia la función que
desempeña en medio de la comunidad y los frutos que por medio de ella logra.

1.2. Objetivos

   Describir los estados de vida.
   Relevar el discernimiento del estado de vida.

1.3. Materiales

Biblia
Cirio
Radio
Casette o CD con música suave
Cartel o lienzo que diga "soy tu siervo"
Salmo 139 para cada uno
                                                                              21
Tarjetas anexo , papelógrafo

Para esta reunión es necesario contactar con antelación a un matrimonio de la
parroquia y también a un célibe (religioso/a, seminarista o laico; para un
próximo encuentro reservaremos la posibilidad de invitar a un sacerdote), los
cuáles darán testimonio de su estado de vida a la comunidad. A ellos se les
entregará una pauta para la preparación del testimonio.

Pauta para el matrimonio:
 ¿Cómo se conocieron?
 ¿Cómo se dieron cuenta de que querían tomar este camino de la vocación
  matrimonial?
 ¿Cómo Dios se inserta en esta decisión de ser matrimonio?
 ¿Cuáles son los principales desafíos que te presenta optar por una vida?
  matrimonial ?. Al pasar el tiempo ¿cómo han ido cambiando esos
  desafíos?
 ¿Cuáles son las principales alegrías que te presenta optar por una vida
  matrimonial ?. Al pasar el tiempo ¿cómo han ido cambiando esas alegrías?




Pauta para el célibe:
 ¿Cómo descubriste que estabas llamado a la vida célibe?
 ¿Qué sentido tiene para ti?
 ¿Es una opción definitiva o transitoria?
 ¿Cómo Dios te ayuda en tu opción por el celibato?
 ¿Cuáles son los principales desafíos que te presenta optar por una vida
  célibe ?. Al pasar el tiempo ¿cómo han ido cambiando esos desafíos?
 ¿Cuáles son las principales alegrías que te presenta optar por una vida
  célibe ?. Al pasar el tiempo ¿cómo han ido cambiando esas alegrías?




                                                                            22
1. DESARROLLO

2.1. Ambientación y acogida

Se ubican la sillas en un semicírculo y se deja espacio para que se sienten las
personas que darán los testimonios, al centro hay un cirio apagado, una Biblia
abierta en el salmo 139 y escrito en grande "soy tu siervo".

2.2. Oración inicial

El animador saluda a los jóvenes invitándolos a entrar en ambiente de oración.
En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo.

Mientras se escucha una música suave. Se oye el golpe de una puerta y se lee
lentamente:

  "Jesús llama a la puerta de tu             Si me abrieras feliz me sentiría, haciéndote
             corazón"                                   feliz con mi presencia.

                                                  Ya me voy lamentando tu dureza;
     Múltiples años he pasado ansioso
                                                  No he tenido de ti la bienvenida.
      a tu puerta velando noche y día,
                                                  Yo quise darte celestial riqueza,
    y esperando me abrieras generoso,
                                                  El mismo cielo con mi misma vida.
      he llamado y llamado con porfía.
                                                  Yo no puedo violar esta morada
          Pero tu corazón ignora
                                                Que se me cierra sin mirar mi anhelo:
           mi insondable amor,
                                                 Sin voluntad, mi amor sería nada,
   me ha dejado llamar hora tras hora,
                                                Y muy triste también el mismo cielo.
 sin correr de tu puerta el cruel cerrojo.
                                                Llamaré con paciencia en otra puerta,
   Mas Yo no vengo a demandarte abrigo,
                                                   En otro corazón tal vez ansioso,
  aunque estoy tan cansado y tengo frío...
                                                Allí yo sé que al encontrarla abierta,
                                                   Feliz seré con impartir mi gozo.
    Yo quiero darte lo que tú no tienes:
      A tu pecho la paz y la ventura,
                                                (Arturo Borja Anderson. Adaptación)
    colmarte, sí, de celestiales bienes,
     y tornar en delicia tu amargura.

  Vengo a ofrecerte mi amistad sincera,
  la que te pruebo con mi mano herida...
      ¡Ay! posar a tu lado Yo quisiera
         todos los días de la vida.

      Heme aquí, a la puerta todavía,
   llamo, llamo, el murmullo se asilencia,




                                                                                         23
2.3. Motivación

El animador dice: "Sabemos que el Señor toca a nuestra puerta permitámosle
entrar hoy día a nuestro encuentro y en la vida de cada uno".

Luego presenta a los invitados.

2.4. Trabajo grupal

Se divide al grupo en tríos y contestan las siguientes preguntas:
 ¿Qué es el matrimonio?
 ¿Qué es el celibato?
 ¿Por qué alguien se casa?
 ¿Por qué alguien es célibe?


Luego en plenario se comparten estas primeras impresiones.
Se plantea brevemente el tema de los estados de vida (apoyarse en
presentación de la ficha) y destacar que ambos son presencia del amor que el
Padre nos tiene.

2.5. Trabajo comunitario

Se da comienzo a los testimonios que no deben durar más 15 minutos cada
uno para dar paso a una ronda de preguntas de al menos 20 minutos donde
pueda interactuar la comunidad.

El animador cierra el diálogo destacando que ambas son una donación de
amor, caminos que se viven con esfuerzo que no son fáciles al principio y que
hay que saber ofrecer al Señor para que nos acompañe, el matrimonio y el
celibato no es decir sí una vez y con eso estamos bien para el resto de la vida
sino que es un sí minuto a minuto, día a día, que se debe trabajar, que no está
exento de dificultades y que hay que saber superarlas para vivir con plenitud
cualquiera de las dos opciones.

2.6. Oración final

El animador le pide a un joven que motive a la oración teniendo presente el dar
gracias al Señor por los testimonios y por la realización de sus proyectos de
vida, así como por los de cada uno de los integrantes de la comunidad.

Luego se le pide a cada joven que seleccione una tarjeta (anexo 1) y la pegue
en el papelógrafo (anexo 2), y que al hacerlo justifique el porqué. Al concluir
este momento el animador lleva los atributos de un lado al otro y dice que
todos están dentro de ambos estados de vida, y que tanto el matrimonio como
el celibato son caminos válidos en el plan de Dios.


                                                                            24
Para finalizar se invita a leer a dos voces el Salmo 139 señalando que
debemos descubrir los sueños que Dios quiere realizar en cada uno.


  Anexos
Anexo 1

Tarjetas con los siguientes conceptos:

   Don de Dios
   Generosidad
   Jugársela
   Acoger al otro
   Compartir un proyecto
   Alianza indisoluble
   Camino profético
   Compromiso por el mundo
   Fecundidad
   Servir al Reino
   Realización personal
   Fidelidad
   Desafío
   Experimentar a Dios
   Construir el reino
   Exclusividad
   Entrega
   Riqueza
   Felicidad

Anexo 2

Un Papelógrafo que esté dividido en dos:

Matrimonio es:                           Celibato es:




                                                                    25
                            ENCUENTRO 4
                   “SERVIR AL REINO EN LA FAMILIA”




JUNTO A JEREMÍAS…

“No temas yo estoy contigo” (Jr. 1, 10)

Al enfrentar un desafío no estamos solos, como a Jeremías, el Señor nos
acoge, abraza, anima y acompaña, Él va a nuestro lado mientras nosotros lo
busquemos y nos abracemos a Él. Al igual que Jeremías eres elegido(a), eres
invitado(a) a vencerte y a enfrentar tus debilidades humanas.

¿Aceptas el desafío de una decisión por amor, tan valiosa y radical?




1. DESCRIPCIÓN DE LA FICHA

1.1. Presentación
Para que una persona pueda entregarse sin reserva a otra, primero debe
conocerse y aceptarse a sí misma y luego tiene que conocer y aceptar a la
otra. La alianza matrimonial supone una elección mutua y toda elección implica
reconocer y aceptar los valores de la persona que se ha elegido.

Cuando uno asume la decisión de contraer matrimonio es porque también está
pensando en sus descendientes y en el proyecto familiar que Dios le tiene
preparado.

La familia, es una realidad en la que los esposos se dan mutuamente a sí
mismos, a sus hijos y a los demás miembros de ella. Reconocemos que la
familia es la base de la sociedad pues en ella se aprende, vive y expresa el
amor, la misericordia, el perdón y la donación. Es un camino de amor en el que
                                                                            26
se comparten la fe y los valores que el Evangelio nos inspira. Por eso la Iglesia
llama a la familia como la escuela del más rico humanismo, don precioso del
Señor que todos los actores sociales debemos proteger.(Cfr. Gaudium et Spes
52)

Para emprender un camino en pareja, vinculados por el amor y sacramentados
por Dios en el matrimonio, se debe asumir una vocación profunda por la familia.

1.2. Objetivos
    Valorar la familia como camino de santidad.
    Entregar elementos para discernir la vocación familiar



1.3. Materiales

Imagen de la sagrada familia
Recortes de diferentes familias
Papelógrafo con oración de la Sagrada Familia
Radio
CD o cassettes con música suave


2. DESARROLLO

2.1. Ambientación y acogida

Al llegar los jóvenes el animador los recibirá de forma muy cordial y los invitará
a pasar al salón o lugar de reunión, el que se encontrará ambientado con una
imagen de la Sagrada Familia además de recortes de diferentes familias
(procurar que hayan algunas familias compuesta por abuelos y nietos, mamás
con hijos, personas de diferentes razas, de distintos estratos sociales, parejas
solas, etc.), estas se colocarán a los pies de la imagen de la Sagrada Familia.
A su ingreso el Animador los invitará a observar detenidamente estos recortes
y la imagen central.

2.2. Oración inicial

El animador invitará a los jóvenes a comenzar colocándose en presencia del
Señor. Leerán todos juntos la oración


   Oración a la Sagrada Familia
                                           Enséñanos lo que es la familia, su
   Sagrada Familia de Nazaret;                   comunión de amor,
    enséñanos el recogimiento,
          la interioridad;                    Su belleza simple y austera
      danos la disposición de
escuchar las buenas inspiraciones y        Su carácter sagrado e inviolable.
            las palabras
                                                          Amén
                                                                                27
    de los verdaderos maestros.

      Enséñanos la necesidad
     del trabajo de reparación,
             del estudio,
    de la vida interior personal,
            de la oración,
   que sólo Dios ve en los secreto




2.3. Motivación

El animador los invitará a ir compartiendo en forma espontánea lo que fueron
percibiendo de los recortes, en aproximadamente 10 a 15 minutos.
En conclusión el animador dará a entender que existe al menos una cosa que
une a las familias en las fotografías y esto es el “amor”. El animador invitará a
los jóvenes a cerrar los ojos y relajarse, a ir escuchando lo que les irán
contando (leerán un hombre y una mujer se recomienda música suave de
fondo):


Él: Estoy en la calle pasa la gente, los autos tocan sus bocinas, los árboles
apenas se mueven por el poco viento y el calor… De pronto, en mis
pensamientos, recuerdo a esa joven que desde hace un tiempo me atrae, todo
toma sentido, recuerdo sus ojos, su pelo desordenado, su sonrisa contagiosa,
¿qué me pasa? siento cosquillas en el estómago, ¡tonteras! no me cae tan
bien…




                                                                              28
Ella: ¿Donde estará a esta hora?, seguro que con lo amigos o en la cancha.
Probablemente ni se da cuenta que existo. Voy a la plaza en una de esas lo
veo.

Él: Sigo caminando y casi al llegar a la plaza me encuentro con ella, ¡me
sonrió!… no sé que decir… tengo temor, nervios, ¡vamos, no es para tanto!…
Mi hola tembloroso recibe por respuesta un beso…

(Se deja un momento de silencio y se continúa leyendo)

Ella: Han pasado los años… ese dulce enamoramiento ya es amor, vamos de
la mano compartiendo nuestra juventud, nuestros logros y fracasos, ya no
tenemos tanto tiempo para nuestros hobbies, algunos los compartimos. Hemos
vivido momentos súper importantes juntos.

Él: Todos nos preguntan si nos vamos a casar, yo también me lo pregunto:
¿queremos compartir el resto de nuestras vidas?. ¡Sí, es lo que anhelamos y
Dios está presente en este amor que es de donación plena!.

Ella: Decidimos casarnos. ¡Fue preciosa la fiesta!, estaba toda la familia, pero
esto no es un final de cuentos, ahí no se acaba la historia, desde ese día se
construye otra. Somos familia, encontramos el verdadero amor, hay más
intimidad, nuevos proyectos, exclusividad y prioridades.

Él: Sentimos que la voluntad de Dios es que tengamos hijos, que nuestro amor
se multiplique en nueva vida… Queremos tener hijos que también sean un
sueño de Dios y un regalo para ser cuidado tiernamente…

Ella: Tenemos dos hijos, hemos sufrido dificultades, problemas, enfermedades,
pero nos amamos… juntos y en compañía de Dios las superamos.

Él: Siguen ocurriendo cosas en el mundo, los autos ya son más modernos y la
contaminación es un mal recuerdo, nuestros padres han sido abuelos y pronto
lo seremos nosotros, siempre las alegrías han sido superiores a las penas.

Ella: El amor que nació desde esos primeros, tímidos y nerviosos encuentros a
crecido y madurado, tanto como nuestros cuerpos desgastados por los años".



2.4. Trabajo en parejas
Los jóvenes contestan en forma personal las siguientes preguntas y las
comparten de a dos.




                                                                             29
¿Qué sentiste con el cuento?
¿Sabes cómo comenzaron su vida familiar algunas personas que tú
conozcas?
¿Qué dificultades han enfrentado con el tiempo?
¿Cómo han salido adelante?
¿Qué es lo que más valoras de esas historias familiares?
¿Han sido significativas tus relaciones de pareja?
¿Te has planteado el matrimonio y la vida familiar?


Luego uno le pregunta al otro:


¿Cómo me imaginas que seré yo como esposo (a)?
¿Cómo me imaginas que seré yo como madre o padre?



Finalmente, cada uno plantea si está de acuerdo con esa visión.


2.5. Celebración
Se invita a los jóvenes a tomarse de las manos en torno a la imagen de la
Sagrada Familia y dar gracias a Dios por la familia de cada uno, y por haber
reconocido que el matrimonio es también una vocación a la cual podemos estar
llamados por Dios.

Como signo cada uno elige un valor, virtud o característica que pide al Señor
para que acompañe su vida familiar.

Para finalizar piden a María que proteja a sus familias. Dios te salve María…


Para preparar la próxima reunión.

El animador invita a un sacerdote para dar su testimonio. Le realiza la siguiente
entrevista para preparar la reunión. A partir de ella él presentará su testimonio
a los jóvenes.


Entrevista a sacerdote o religioso:
¿Con quién vives?
¿Cómo te vinculas con tu familia de origen?
¿Tienes amigos?
¿Quiénes son tus amigos?
¿Qué te divierte?
¿Cuándo descansas?

                                                                                30
¿Qué te da más trabajo o te cuesta más?
¿Cuáles son los mayores sufrimientos de un sacerdote o
religioso/a?
¿Cuáles son las mayores alegrías?
¿Qué crees que los jóvenes opinan de ti y tu opción vocacional?
¿A qué personas especialmente consagradas admiras por sus obras?
¿Cuál es el aporte que tú haces a la comunidad?


También se les pide a los jóvenes que realicen unas dos o tres entrevistas a
otros jóvenes. La idea es que ordenen los resultados para presentarlos en la
próxima reunión.


Entrevista a jóvenes:
¿Con quién viven los religiosos/as y sacerdotes?
¿Cómo se vinculan con sus familias de origen?
¿Tienen amigos?
¿Quiénes son sus amigos?
¿Qué les divierte?
¿Cuándo descansan?
¿Qué les da más trabajo o les cuesta más?
¿Cuáles son los mayores sufrimientos de un sacerdote o
religioso/a?
¿Cuáles son las mayores alegrías?
¿Qué opinan de la opción vocacional de especial consagración?
¿A qué personas especialmente consagradas admiras por sus obras?
¿Cuál es el aporte que hacen a la comunidad?
¿Cuál es el aporte que hacen a la comunidad?



                               ENCUENTRO 5

          "SERVICIO AL REINO EN ESPECIAL CONSAGRACIÓN"

JUNTO A JEREMÍAS…

“…Yo te consagré, y te destiné a ser profeta de las naciones” (Jr. 1, 5)

Jeremías es llamado a una misión, con grandes exigencias y dificultades, pero
comprende que la invitación del Señor implica también compartir las riquezas
divinas. Podría decirse que implica también compartir la misión de Dios: que se
salven los hombres y mujeres que El ha elegido como su pueblo
¿Te has preguntado a qué te invita el Señor?


                                                                               31
DESCRIPCIÓN DE LA FICHA

1.1. Presentación
Seguir el llamado que nos va haciendo Dios libres de ataduras no es fácil. Sólo
estaremos en condiciones de ser plenamente libres, si el conocimiento de
nuestra realidad es verdadero y si nuestras elecciones nos llevan a concretar
nuestra vocación.

Cuando hablamos de abrirnos a la vocación hablamos de entregarnos a Él y
eso implica cierta dosis de riesgo y lo único que nos da seguridad inconmovible
en esta vida es Dios: Si no se pone la confianza en Dios, entonces toda
seguridad parece poca. Al colocar nuestra confianza en Dios, vamos
descubriendo lo que quiere Él para nosotros.

Dios nos invita a todos a consagrar la vida y llevar su mensaje, su Buena
Nueva al mundo; respondiendo a las diferentes formas en las que hemos sido
llamados con creatividad, entusiasmo y valentía.

En esta ficha hablaremos de la vocación sacerdotal y la vida religiosa. Estas
especiales consagraciones son difíciles de aceptar hoy día, dado el mundo en
el cual vivimos, un mundo preocupado de si mismo más que de los demás. Por
ello la importancia de acercarnos a estas vocaciones, conocerlas y motivarlas,
reconocer los aportes que han hecho y hacen a la sociedad mostrando a Cristo
Como modelo de vida.




1.2. Objetivos

      Comprender las vocaciones de especial consagración
      Valorar la capacidad de respuesta y decisión de los consagrados.

1.3. Materiales
Biblia
Lápices
Cirio
Velas chicas
Papel
Fotocopia con “Oración de un Joven por las vocaciones”
Fuente de greda o cesto de mimbre


                                                                            32
2. DESARROLLO

Para este encuentro es necesario que el animador haya realizado la entrevista
al sacerdote señalada al final de la ficha anterior y que los jóvenes por su parte
hayan realizado las otras entrevistas. Recuerden invitar con tiempo al
sacerdote o religioso a compartir su testimonio.

2.1. Acogida

La actividad será realizada en un salón o capilla. Los jóvenes al llegar serán
recibidos por él o los animadores de forma muy cordial y alegre. Se les invitará
a ir pasando, al centro del lugar se encontrará la Biblia abierta, un cirio
encendido, varias velitas alrededor del cirio, el canastillo o pocillo de greda.

2.2. Oración inicial

Al iniciar la reunión el animador invita a comenzar colocándose en presencia
del Señor.

Cantan: "Jesús estoy aquí"
Una vez finalizada la canción se invita a mantener el silencio y se lee el texto
bíblico 1 Sam 3, 1-10 "Vocación de Samuel"

2.3. Motivación

Se reúne a los jóvenes en dos grupos y se les pregunta: ¿Qué es la vida
religiosa?, y al otro, ¿Qué es el sacerdocio? Luego de unos cinco minutos se
les entregan las definiciones (anexo) y las contrastan con lo reflexionado. A
continuación se realiza un plenario y cada grupo expone lo más relevante del
concepto y el animador les presenta la persona que dará testimonio.

2.4. Trabajo comunitario

El momento del testimonio se organizará de la siguiente manera: el animador
preparará un papelógrafo y anotará las respuestas de los jóvenes a las
preguntas de la entrevista, las que se contrastarán con las respuestas que
personalmente contestará el sacerdote o religioso/a, luego se dará paso a un
pequeño diálogo para cerrar agradeciendo el testimonio y la misión en la
sociedad de los especialmente consagrados.

Después del testimonio el animador invitará a los jóvenes a escribir una oración
personal por las vocaciones de especial consagración y por su propia vocación.

2.5. Oración Final

Para terminar se invitará a algunos de los jóvenes a leer su oración, el
animador culmina diciendo:




                                                                                   33
                        "Te pedimos en ese momento
                       generosidad, valor, audacia y fe
                     para aquellos jóvenes que ahora te
                              están escuchando.
                     Señor: danos sacerdotes, religiosos
                         y religiosas según tu imagen
                    y mueve los corazones de los jóvenes
                              para que no vacilen
                                    y digan:
                      "Sí, estoy dispuesto a seguirte".



Una vez realizada la oración, se depositarán todas las oraciones en el
canastillo o fuente de greda. Estas serán entregadas en el ofertorio de la misa
dominical de la comunidad parroquial, dando a conocer la intención de esta
ofrenda y ojalá pudiendo leer alguna.




2.6. Anexo

Textos para ayudar a la motivación:

La vida religiosa. Se trata, ante todo, de un seguimiento, lo más cercano y fiel
posible, de la vida de Jesús y de su tarea. Algunos hablan de radicalidad en
el vivir el Evangelio, el espíritu evangélico. Así empezaron los grandes
fundadores.

También se podría hablar de un seguimiento de Jesús no más radical, sino
más significativo, más expresivo, más transparente. Se pretende convertir la

                                                                              34
propia vida en un signo del Espíritu de Jesús, de sus bienaventuranzas. Hacer
de cada uno de los gestos de la vida un sacramento, un testimonio tangible y
palpable del Reino que Jesús anticipa.

Rasgo capital de este seguimiento de Jesús es la fraternidad universal, el
amor acogedor de todos, la comunidad abierta a todos. Aquí, el celibato tiene
su sentido. Permite esta caridad, este amor inmediato, profundo hacia cada
persona en particular y hacia todas en general. Lo mismo habría que decir de
la pobreza y de la obediencia. Ayudan a estar siempre disponibles, para el
servicio fraterno. Los consejos evangélicos apuntan de por sí a lo que es
primario en el cristianismo: el amor, la comunidad.

(Cfr. Profesión religiosa, "Misal de la Comunidad". Ritual de los sacramentos).



El sacerdocio Diocesano: Los presbíteros por la unción del Espíritu Santo y
la imposición de manos, son hechos para siempre sacramento de Cristo,
Pastor y Cabeza de la Iglesia. Así pueden actuar en el nombre y la persona de
Cristo, y son llamados a prolongar la presencia de Cristo, único y supremo
Pastor, siguiendo su estilo de vida.

Unidos al obispo como sus colaboradores, hermanos y amigos, unidos entre sí
en fraternidad presbiteral, forman con su pastor un solo presbiterio dedicado a
diversas tareas pastorales en la Diócesis a cuyo servicio se consagran.

La nota característica es el servicio a todo el Pueblo de Dios, en la comunión
fraterna al presbiterio; y, en obediencia al Obispo, el amor especial a la propia
Iglesia. Participan de la vida de los hombres en medio del mundo. De esta
manera, son capaces de anunciar el Evangelio a los hombres de su tiempo, de
forma apropiada a la mentalidad y a los problemas de éstos.

La caridad pastoral unifica la personalidad de los presbíteros: es la virtud con
la que el sacerdote quiere imitar a Cristo en su entrega de sí mismo y de su
servicio.

(Cfr. Llamados por Jesús: fichas de formación para la pastoral vocacional.
Comisión Nacional de Pastoral Vocacional. Pág. 83-86)




                                  ENCUENTRO 6

                      “Mis talentos al Servicio del Reino”




JUNTO A JEREMÍAS…

                                                                                  35
“..En este día te encargo los pueblos y las naciones “ Jr 1,10

Es a jeremías a quien escoge, con sus capacidades, talentos y también
temores, su encuentro con el Señor le da la certeza para responder a
algo grande.

¿Qué te ayuda a ser audaz para arriesgarte en la aventura de Jesús?




En tus manos tienes un material que te ayudará a profundizar personalmente
en las temáticas que abordamos en esta unidad. Esta ficha se trabaja de
manera personal fuera de la reunión de la comunidad. Es una pausa para
decantar lo reflexionado hasta ahora. Te invitamos a leerlo detenidamente,
meditando cada parte. Dialogando con el Señor, con una actitud atenta y
disponible.

1.- Constructor de Catedrales

      “Era una pequeña aldea. Sin embargo contaba con todo lo necesario
      para que sus habitantes llevaran una vida digna: Allí estaba la plaza con
      sus jardines y el pequeño anfiteatro donde la banda tocaba cada tarde
      de domingo; también tenía un correo y un pequeño hospital, un cuartel
      de bomberos y uno de policía; incluso había un cine, una confitería y un
      banco. Todos estaban muy orgullosos pues, aunque diminutos, eran
      toda una ciudad.

      Sin embargo, no había Iglesia, pues la que tenían era un pequeño salón
      adaptado para las misas, los bautizos y los entierros; desde el tiempo en
      que las primeras casas conformaron la aldea. Creció el pueblo, pero el
      pequeño templo siguió igual, hasta que el último temblor, terminó por
      derrumbarlo.
      Como esa situación era insostenible, todo el pueblo decidió poner
      manos a la obra. Unos coordinaron el proyecto consiguiendo dineros
      necesarios para llevarlo a cabo, otros haciendo cálculos de ingeniería


      atentos para que ningún detalle se les escapara y algunos dibujaban los
      planos y proyectaban sus ideas sobre el terreno. En medio de tanto
      trabajo tres hombres sentados sobre la tierra con martillo y cincel
      cortaban piedras y las apilaban.

      Pasaron muchas semanas y uno ya estaba desganado, se preguntaba
      ¿Cuándo terminaremos? Otro pensaba en lo que se estaba perdiendo
      por estar allí, las verdes praderas floreciendo en primavera y el río
      cantando el correr del agua cristalina… y se inundaba de tristeza. El
      tercero en cambio trabajaba concentrado: medía cuidadosamente cada
      piedra, casi pidiéndole permiso apoyaba el cincel y con suaves golpes
                                                                             36
       de su martillo lentamente les iba dando forma. Volvía a medir las piedras
       y delicadamente hacía sus ajustes. Irradiaba felicidad…, cantaba y
       silbaba suavemente; su gozo se trasmitía.

       Un día llegó al pueblo un grupo de extranjeros; habían aportado una
       suma importante de dinero y querían conocer la obra. Se entrevistaron
       con el alcalde, el obispo, el arquitecto y los ingenieros. Cuando ya se
       retiraban observaron a estos hombres, curiosos se acercaron para
       conocerlos.

       Cuando llegaron al primero le preguntaron: ¿Tú quien eres? Él contestó:
       soy un labrador de las tierras de más abajo, como la cosecha estuvo
       mala aquí estoy… picando piedras.

       Repitieron la pregunta con el segundo: soy estudiante, y en este tiempo
       no hay clases; así es que aquí estoy… picando piedras para juntar un
       poco de dinero.

       Se acercaron al tercero y le preguntaron lo mismo, ¿quién eres? Él
       tomó el cincel y el martillo y los puso cuidadosamente a un costado,
       limpió el polvo de la superficie de la piedra, los miró extrañado y
       preguntó: ¿Cómo?, ¿No lo ven? Y poniéndose de pié, sacudió sus
       manos, levantó su cabeza, despejó el cabello de su frente y con los ojos
       brillantes les dijo: ¿Yo?, Soy un Constructor de Catedrales.”

       (Cuento anónimo)




2.- Meditación

En la realidad que vivimos suceden muchas cosas, algunas nos preocupan
más que otras, pero nuestra convicción como cristianos es que no podemos
estar ajenos a ella. Al ser constructores de Reino debemos promover con
audacia la solidaridad, el amor, la justicia, la libertad y la fraternidad entre otros
valores.

Te presentamos una reflexión del Padre Galo Fernández, Vicario de la
Esperanza Joven, que te puede iluminar a la hora de preguntarte por tu ser
discípulo del Señor.
                                                                                   37
“Está claro que los jóvenes cristianos no se distinguen porque aborrecen el
carrete y prefieren la soledad, la vida tranquila y sana. Está claro, también,
que no somos los cristianos los únicos a quienes nos indigna la pobreza, la
injusticia y por ello nos alegra poder hacer algo. Todos conocemos tantos
amigos, creyentes y no creyentes, que están dispuestos de igual modo a
trabajar con mucha generosidad para aliviar la pobreza, para acompañar al
que está solo, para despertar una sonrisa. No somos los propietarios de la
solidaridad, de la generosidad, del amor al prójimo. …y que bueno que sea
así. Me parece una torpeza proponer que los cristianos nos distinguimos del
resto porque somos más buenos…


…La novedad de la vida cristiana surge del encuentro con Jesús, de la
experiencia del amor que recibimos del Señor. El cristiano es un hombre y
una mujer que se sabe amado por Dios, que experimenta en la base de su
ser la certeza del amor y vive en esa alegría. Ello es lo que lo transforma
todo. Como un joven que ha recibido el sí de la amada, que vive en la
confianza de ese amor, está lleno de gozo de entusiasmo. Mira así la vida
con ojos enamorados.

Su gozo es el Señor… Quien ha conocido a Cristo encuentra en El una
certeza en la que se funda toda la vida. Un cimiento sólido, seguro. ¡Soy
amado de Dios y todo hombre y toda mujer es hijo o hija amada de Dios! La
fe es vivir en la fidelidad a ese amor. No es solo creer que Dios existe, sino
que El nos ama.

El creyente tiene aquí un rasgo original que ofrecer: en lo más profundo
tiene una convicción que le permite estar contento, dichoso, en paz…El
cristiano desde sus convicciones profundas tiene un don precioso para
ofrecer a nuestra generación: Una paz profunda y un gusto por la vida a
pesar de los pesares, el amor a las cosas sencillas, la capacidad de gozar y
asombrarse, de vivir sorprendidos por la belleza de la vida…




Con la audacia de mirar más lejos…La fe en Cristo, vencedor de la muerte
nos otorga la audacia necesaria para arriesgarse en la aventura de construir
el futuro. ..…Es cierto que la esperanza no es exclusividad de quienes
confiesan el nombre de Cristo. Pero es evidente que quien cuenta con el aval
de un Dios que se ha entrometido en la historia, que camina junto a nosotros,
que ha vencido a la muerte, tienen como rasgo distintivo la esperanza. Más
aún, solo quien pone su apoyo en Dios, puede dar razón de su esperanza…


Los reconocerán por el amor. El tercer rasgo y más definitivo de todo
cristiano. Los reconocerán por el amor. Hemos conocido el amor que Dios
                                                                 38
      nos tiene y hemos creído en él. Es preciso transparentar que nos mueve el
      amor, porque solo el amor convence. El arma de la cruz con la cual Dios ha
      vencido al mundo es el arma del amor. Es el sello cristiano por excelencia.
      Sin él no podemos hablar de vida cristiana…

      … Un amor atento que lo lleve siempre a descubrir nuevas fronteras, nuevos
      espacios de miserias y de exclusiones, un amor inquieto que inventa
      creativamente caminos novedosos para llegar a quienes están más allá,
      porque está sediento de encontrar nuevos amados. Un amor maternal que no
      se queda nunca satisfecho hasta no tener a todos junto a su corazón.

      Un amor que no se queda en sentimentalismo y es capaz de verificarse
      responsablemente en un testimonio de servicio generoso, comprometido. La
      fe sin obras está muerta…."



Podemos recoger de sus palabras una invitación concreta a velar por el bien
común y a hacernos cargos de la responsabilidad que tenemos de hacer
presente el amor.

¡Estamos llamados a anunciar a Cristo con la fuerza de nuestro testimonio!.


3.- Oración

Te invitamos a hacer lectura orante de la Palabra. Tú ya conoces el método:
lee detenidamente el texto, medita lo que en él Dios te dice, preséntalo en
oración y entrégate a esa experiencia de diálogo profundo, sintetiza aquello
que queda resonando en tu corazón, anótalo como compromiso entre tú y el
Señor de la vida.




Para ello te proponemos el siguiente texto:

Mateo 25, 14-30 "Parábola de los talentos"

También te proponemos algunas preguntas para complementar tu oración:


*Al mirar a mi entorno ¿Cuáles son las necesidades más urgentes de mi
pueblo?

*¿Qué talentos me entrega el Señor?
                                                                              39
*¿Qué cosas me invitan a esconder estos talentos?

*¿Cómo puedo desarrollar estos dones para que rindan fruto abundante?

*En mi vida ¿Cuál es el gran proyecto que Dios me invita a edificar?




                              ENCUENTRO 7

                        “SERVIDORES DEL REINO”


JUNTO A JEREMÍAS…

“Arrancarás y derivarás, perderás y destruirás, edificarás y plantarás” (Jr.
1, 10)


                                                                          40
Jeremías es enviado con un mensaje muy claro, su misión será de servicio, de
entrega apasionante y convincente.
¿Puede haber una respuesta débil a ese compromiso?
¿Te sientes interpelado por anunciar y ayudar a la construcción del Reino
de Dios?




1 DESCRIPCIÓN DE LA FICHA

1.1. Presentación
Cuando hablamos de servir al Reino nos referimos al modo que tiene cada
hombre, cada mujer de unirse con Dios, en donde las opciones de vida están
orientadas por las opciones del Evangelio de Jesucristo.
El vivir de cara a Dios ofrece la gracia de una vida en donde la solidaridad, la
misericordia, la austeridad o la serenidad, entre otras virtudes, son fruto de una
atenta y evangélica lectura de la realidad. Al mirar la vida desde esta
perspectiva veremos al otro con rectitud y acudiremos a Dios en nuestras
necesidades.

En resumen el Señor nos dice: "Tratad a los demás como queréis que os
traten; en esto consiste la Ley y los profetas". (Mt 7, 12). El que vive así
alcanzará la vida eterna aunque el camino sea estrecho. Dará frutos buenos y
abundantes, construirá sobre roca y no sobre arena, de modo que las
dificultades no lo destruyan.

Podemos decir que servir al Reino, decidirse por ser cristiano implica: " AMAR
A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y AL PROJIMO COMO A UNO MISMO".

San Pablo dice que hay que "vivir en Cristo". Esto quiere decir que en el alma
del cristiano hay una nueva vida. Dios está presente en el alma de un modo
nuevo. Dios está en nuestra alma por medio de la gracia, que es un don de
Dios por el que está presente en el alma y la vivifica. Como dice San Pedro, el
hombre, con la gracia, se hace "partícipe de la naturaleza divina" y descubrir
esa gracia y dar frutos en el Reino requiere de un profundo discernimiento,
¿cuál es mi tarea?, ¿a qué me llama el Señor? ¿Cuáles son las necesidades
del Reino?




1.2. Objetivos


                                                                               41
   Discernir pistas que ayuden a identificar el proyecto de Dios para cada uno.
   Entregar elementos que les permita tomar conciencia de la necesidad de
    vivir con un estilo de Vida Cristiana.
   Reconocer a qué valores le dan mayor importancia los jóvenes

1.3. Materiales

Biblia
Cirio
Fotografías de testigos de fe, locales y universales
Fotografía de cada uno de los integrantes d la comunidad.
Rostro de Cristo
Scotch
Lápices, hojas
Canción grabada: "Tuyo soy"
Música de taizé
Radio

2. Desarrollo

2.1. Ambientación y acogida

La sala esta ambientada con el Rostro de Cristo al centro y muchos rostros de
personajes que simbolizan testimonio de vida. La idea es representar a
personajes famosos y otros propios de la comunidad local (asesor, párroco,
jóvenes, etc.). Además también deben ir los rostros de los integrantes de la
comunidad.

Un cirio, flores y la Palabra, cierran la ambientación de esta sesión.

2.2. Oración inicial: En la presencia de Dios, pedimos que se manifieste el
Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (+)

Se invita a los jóvenes a contemplar los rostros que aparecen en la
ambientación y compartir qué aspecto de su vida conocemos y que los hace o
hizo ser testigos.

Luego de compartir se les invita a orar (repiten después del lector):




                                                                              42
            Padre santo, te pedimos que nunca falten en el mundo
                   Discípulos que quieran vivir a tu estilo,
                  Y preparar el camino hacia tu encuentro.

                     Espíritu Santo infúndenos la fuerza
             para ser hombres y mujeres con una vida coherente
                       y fundada a imagen de tu Hijo.

                  Te pedimos ardientemente que nos permitas
                   ser buenos discípulos en medio del mundo,
                     que vivamos con valentía el testimonio
                             de tu infinita bondad.


                                    ¡ Amén !




2.3. Motivación

El animador los invita a entrar en un profundo silencio y les hace un recorrido
por lo que han ido descubriendo de la vocación, les recuerda qué significa el
término, que todos estamos llamados a la santidad, que hay diferencia entre
los estados de vida (matrimonio y celibato) y las vocaciones (la familia y la
especial consagración), y que en este encuentro harán un alto para discernir.

Se explica el concepto discernimiento. (Se puede tener un papelógrafo que
todos vean).




"Discernir es, como dice la palabra misma, pasar por la criba, seleccionar,
distinguir. En lo referido a vocación se aplica como "las opciones o decisiones
que hay que ir tomando en el caminar vocacional. La criba sería la experiencia
de Dios desde la meditación de su palabra y la participación en los misterios
de la fe, a través de la Liturgia y los Sacramentos" (Cfr. "Llamados por Jesús":
Fichas de formación para la Pastoral Vocacional. Comisión Nacional de
Pastoral Vocacional. Pág. 121)


                                                                              43
Discernir es entonces, dialogar con Dios, mirando nuestra vida y separando sus
elementos, es examinar cada cosa por su mérito, preguntando al Señor, ¿me
ayuda a crecer?, ¿me humaniza?

2.4. Trabajo personal

Se invita a los jóvenes a centrar la mirada en las fotografías, y luego a que
cada uno recoja la suya y la observe (el animador recoge rápidamente el resto
de las fotos y solo deja el rostro de Cristo). A continuación les indica que miren
el rostro de Cristo. (Se escucha la canción. "Tuyo soy") y les hace las
siguientes preguntas para reflexionar en silencio.




¿En qué aspectos de tu vida sientes con mayor fuerza la presencia de
Cristo?
¿De qué manera Cristo está presente en los diferentes ambientes en los
que te mueves?
¿De qué manera quieres vivir tu vida?
¿Sientes la necesidad de ser testigo de Jesús para otros?


Luego los invita a revisar una pauta de discernimiento (anexo1) y a compartir
en parejas (anexo 2).
Les da un tiempo prudente para reflexionar y nuevamente se escucha la
canción: "Tuyo soy" pero con volumen bajo.




2.5. Plenario

Luego en comunidad se comentan los proyectos y sueños de cada uno,
destacando la importancia de tener un estilo de vida cristiano, el cual cada uno
debe sentir en lo profundo, basados en una experiencia fuerte con Jesús, que
nos ama.

2.6. Celebración

                                                                               44
Se propone cambiar de ambiente (un salón, una capilla, etc) para celebrar
juntos nuestros proyectos fundados en Cristo.

En el lugar encontramos el rostro de Cristo junto a cartulinas de colores en
forma de huellas, de distintos tamaños, que señalan distintos caminos.

Con música taizé hacen ingreso al nuevo lugar y se invita a descalzarse, por
que el lugar que pisan es sagrado, es su propia vida y lo que cada uno quiere
ser y hacer.

Contemplan unos minutos el rostro de Cristo, ayudados por música de Taizé.

Luego el animador invita a cada joven a presentar al Señor en breves palabras
sus proyectos.

Posteriormente se reza la Oración Juvenil.

Se concluye haciendo hincapié en que este momento es fundante en sus vidas
ya que las están poniendo en las manos del Señor, que están realizando un
acto de confianza y de certeza que a su estilo encontrarán la felicidad plena.

7. Anexos
Anexo1
Pauta de discernimiento

                                   De mí mismo:
De quienes me rodean:              ¿Cuáles     de   esos    valores   o
¿Cuáles      son    sus    valores dificultades me reflejan más?
característicos?                   ¿Con     cuáles  me    siento    más
¿Qué actitudes deben mejorar?      identificado/a?
 Familia                           En mis relaciones familiares
 Amigos                            Con mis amigos
 Compañeros                        Con mis compañeros
                                    En mis afectos
                                    En mis proyectos personales




Anexo 2:
Pauta para compartir

De cara al compañero que les tocó de pareja se responden:

¿Cuál es tu principal virtud?
¿Qué actitudes creo que es necesario que trabajes?
¿Cómo te veo en 5 años más? ¿aportando donde?
                                                                             45
INDICE

                             Junto a Jeremías….
ENCUENTRO 1
MI VOCACION
“Antes de formarte en el vientre de tu madre te conocí” Jr.1,5

ENCUENTRO 2
LLAMADOS A LA SANTIDAD

                                                                 46
“Este día hago de ti una fortaleza, un pilar de hierro y una muralla de bronce”
Jr.1, 18ss

ENCUENTRO 3
ESTOY A TU SERVICIO SEÑOR
“Yo dije: “Ah, Señor Yahvé, mira que soy un muchacho” Jr. 1,7

ENCUENTRO 4
SERVIR AL REINO EN LA FAMILIA
“No temas yo estoy contigo” Jr.1,10

ENCUENTRO 5
SERVICIO AL REINO EN ESPECIAL CONSAGRACION
“Yo te consagré, y te destiné a ser profeta de las naciones” Jr. 1,5

ENCUENTRO 6
MIS TALENTOS AL SERVICIO DEL REINO
“En este día te encargo los pueblos y las naciones” Jr. 1,10

ENCUENTRO 7
SERVIDORES DEL REINO
“Arrancarás y derribarás, perderás y destruirás, edificaras y plantarás “ Jr. 1,10

ANEXOS
Oración por las vocaciones




                      ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

                         Buen Pastor, Señor Jesucristo,
                            que sientes compasión
                          al ver a las muchedumbres
                            como ovejas sin Pastor.
                                  Te pedimos
                             que envíes a tu Iglesia
                                                                                  47
   Sacerdotes según tu corazón,
          que nos alimenten
  con tu Cuerpo y con tu Sangre.
               Diáconos
que sirvan en el ministerio sagrado
  y en la caridad a sus hermanos.
      Religiosos y Religiosas
 que, por la santidad de sus vidas,
sean signos y testigos de tu Reino.
                Laicos,
         que como fermento
        en medio del mundo,
 proclamen y construyan tu Reino
            por el ejercicio
       de su diario quehacer.
 Fortalece a los que has llamado,
     ayúdalos a crecer en amor
              y santidad,
 para que respondan plenamente
            a su vocación.
                María,
 Madre y Reina de las vocaciones,
         ruega por nosotros.

              Amén




  Oración por las vocaciones

  Dios, Padre y Pastor de todos,
 Tú no quieres que falten hoy día
     hombres y mujeres de fe
     que consagren sus vidas
     al servicio del Evangelio
    y al cuidado de tu Iglesia.
                                      48
             Haz que tu Espíritu Santo
               Ilumine los corazones
            y fortalezca sus voluntades
         para que acogiendo tu llamado,
   lleguen a ser los sacerdotes y diáconos,
      religiosos , religiosas y consagrados
              que tu pueblo necesita.

         La cosecha es abundante
           y los operarios pocos.
     Envía, Señor, operarios a tus mies.

                   Amén.




EXPERIENCIA JEREMÍAS

                                              49
        “Segundo Momento”

     ENCUENTRO DE ORACIÓN




EXPERIENCIA JEREMÍAS SEGUNDO MOMENTO

       ENCUENTRO DE ORACIÓN


                                       50
                              JORNADA JEREMIAS
                      "¡Ah, Señor! Mira que soy un muchacho”
                                       (Jr.1,7)

Presentación

Al igual que jeremías que lo desconcertó el llamado que le hizo Dios y justifico
su miedo en su condición de “muchacho” quizás de inexperto, hoy se está
cuestionando el vivir de opciones que se fundamentan en principios generales
que orienten y den sentido vital. Pues más bien sé da píe para vivirse desde lo
inmediato e individual, es decir, desde una vida fundamentada en la felicidad
inmediata y provisional.

Quienes tenemos un trabajo de acompañamiento y formación de jóvenes, el
tema de la opción vocacional, que se concretiza en un proyecto de vida
discernido y decidido no puede sernos indiferente. Surge continuamente una
serie de cuestionamientos: ¿Los estamos acompañando para que tomen
decisiones que les permitan tener una vida personal elegida?, ¿están siendo
formados para asumir una opción que englobe, de sentido y orientación a todas
sus opciones vitales desde la perspectiva cristiana?

El joven esta tentado a dejarse llevar por el ambiente que actualmente se
respira de vaciedad y de descreencia, parece que nada tiene suficiente
fundamento para orientar la existencia. Esto lleva a varios jóvenes a vivirse
desde el inmediatismo desacreditando todo compromiso permanente. Este
contexto ha generado que la capacidad de optar de los jóvenes merme. La
Iglesia en América Latina se pregunta “¿qué hacer ante los jóvenes que
manifiestan comportamientos adolescentes de una cierta inconstancia y
dificultad para asumir compromisos serios para siempre?” (EA 47).

Por ello esta jornada de oración quiere ser el punto de partida del la etapa que
lleva su nombre “Jeremías”, quiere dar respuesta a esta situación que viven
muchos de nuestros jóvenes. Por ello asumimos como objetivo de esta jornada




el mismo que corresponde a su etapa: “Queremos ofrecer la oportunidad
de mirar la propia vida desde el proyecto de Dios, ayudando a los jóvenes
que participan a transformar la vocación a la que Dios llama en proyecto
de vida”2.

Presentamos una jornada de oración de una tarde o mañana, (3 o 4 horas) que
está centrada en la persona del Profeta Jeremías. Su condición de llamado, su
respuesta, la gracia recibida y los destinatarios a quien es enviado, creemos

2
    Plan de Pastoral Vocacional Arquidiocesano, cap V.28, Santiago, 2006
                                                                             51
que pueden ser una luz en la vida de los jóvenes, que deseamos entusiasmar
para iniciar un proceso vocacional.




                           NUESTRO PERSONAJE:
                                JEREMIAS

JEREMIAS: LA VOCACIÓN EN TIEMPOS DIFÍCILES

Muchos han experimentado cómo la mayoría de la gente no comprendía su
vocación. Los proyectos humanos no coinciden con los caminos de Dios. La
denuncia de la injusticia y el anuncio de la verdad, de parte de Dios, a través
del profeta son rechazados, Estorban. Molestan. Ser fieles a Dios sin dejarse
“domesticar” no es fácil. La experiencia de Jeremías, es una etapa de profunda
crisis en el pueblo de Israel, se ha repetido en la historia. También hoy hay
indiferencia y oposición. Se sufre el desprecio por ser llamado. Pero en este
tiempo de intemperie se hace más veraz la vocación.

1. SU BIOGRAFIA.
El profeta Jeremías era de familia sacerdotal. Nace en Anatot, pequeña aldea
situada a unos 7 km., al norte de Jerusalén, hacia el año 650 a. Cr. Su vida
comprende dos períodos muy distintos: antes y después del año 609, fecha de
la muerte del rey Josías. Antes de este acontecimiento son años de optimismo:
independencia política, prosperidad creciente, reforma religiosa. Los años
siguientes son de decadencia: Judá dominada por Egipto (609-597) y por
Babilonia: dos asedios y dos deportaciones (597 a. Cr., al rey Joaquín, y 586 a.
Cr., al rey Sedecias). En este año Jerusalén cae en manos de los babilonios y
el reino de Judá desaparece definitivamente de la historia. Jeremías quedará
en Jerusalén junto al gobernador Godolías. Este será asesinado por unos
fanáticos. Al temer las represalias de Nabuconodosor huirá a Egipto
arrastrando en su fuga al profeta. Nadie como Jeremías ha sentido en su
corazón y vivido en su propia carne el drama de su pueblo.

2. EN ANATOT.
Siendo muy joven, recibe la vocación profética (Jer. 1,4-10). En este relato
destaca la irrupción de Dios en la vida del hombre como algo inesperado y
diferente:
* Encuentro con Dios: “El Señor me habló así” (v.4)
* Discurso introductorio: “Antes de formarte en el vientre de tu madre te
conocí.” (v.5)
* Objeción: “Yo dije: ¡Ah Señor Dios, mira que yo no sé hablar; soy joven” (v.6).
* Orden: “Pero el Señor me respondió: No digas: soy joven. porque adonde yo
te envíe, irás, y todo lo que yo te ordene, dirás” (v.7).
* Palabras de aliento: “No tengas miedo de ellos, porque yo estoy contigo...”
* “El Señor extendió su mano, tocó mi boca y me dijo: Yo pongo mis palabras
en tu boca.” (v.9-10)



                                                                              52
En este relato vocacional Jeremías indica: “El Señor me habló así”. La palabra
del Señor es lo único decisivo en su vida. Todo lo demás -el lugar, el modo- es
secundario. Todo el peso recae en esa palabra que se comunica al hombre.

En el discurso introductorio se indica la misión: “Te constituí profeta de las
naciones”. Dimensión universal. Misión que desborda los límites de la patria.
Dios piensa en Jeremías antes que nazca. Tres verbos destacan la acción de
Dios: te he formado, te he elegido, te he consagrado. Es el profeta de la
intimidad. No ha sido elegido para gozar de Dios, sino para entregarse a los
demás, como profeta, mensajero de Dios.

Jeremías tiene miedo. Por la grandeza de su misión. Se considera inadecuado.
Es la reacción humana ante la vocación. Aduce que no sabe hablar. Que es
muy joven. Pero Dios no acepta su objeción.

“Yo estaré contigo”. Palabras de aliento. Dios toca la boca de Jeremías. Pone
sus palabras en ella. Se refrenda la autoridad del profeta. Su palabra será
palabra de Dios. Su misión: arrancar-arrasar; destruir-derribar; edificar-plantar.
Denuncia del pecado del pueblo y anuncio de salvación.

1. EN JERUSALÉN.

Pronto marcha a Jerusalén, en la época de Josías: reforma política y religiosa.
El profeta ve con buenos ojos esta reforma. (Coincidió con cinco reyes y sólo
habló bien de éste). La muerte de Josías (en Meguido, 609) provoca su cambio
de vida. En el reinado de Joaquín (609-589), en un discurso, ataca la confianza
fetichista de los jerosolimitanos que han convertido el templo en una cueva de
bandidos (Jer. 7, 1-15). Con el discurso pone en peligro su vida. En el 605
Nabuconodosor vence a los egipcios. Babilonia, gran potencia. Jeremías
anuncia la invasión de los babilonios en castigo por los pecados de Judá. (Jer.
19, 1-20,6). No le escuchan. Lo azotan y lo encarcelan. A través de su
secretario Baruc sigue leyendo en el templo las palabras recibidas del Señor.
Joaquín rompe el escrito y lo tira al fuego. Arresta al profeta y a su secretario.
Pero consiguen escapar. Tantas persecuciones influyeron en el profeta.
Escribe sus “confesiones”. Aflora el cansancio y el dolor profundo por su
misión. Muestra su rebeldía ante Dios. Se desahoga de su propia desgracia.
No siente la presencia de Dios. Su vocación entra en crisis. Reclama del Señor
el cumplimiento de sus promesas. Se lamenta de tanta persecución (Jer. 15,
10-20). El Señor le responde que tiene razón, pero que es para su bien y que
debe ser fuerte, pues también la suerte de su pueblo será dura. Aduce tanto su
intimidad con la palabra de Dios como su soledad. Una soledad exigida por
Dios y no recompensada con su presencia prometida. Jeremías analiza su
vocación, las consecuencias que le ha traído. La oposición contra él crece. Su
tensión interna alcanza cotas más elevadas. La quinta confesión (Jer. 20, 7-8)
es el culmen del desgarramiento psicológico. Es la confesión más dura de
todas. Ya no se fija ni en Dios ni en los hombres. Se encierra en si mismo, en el
absurdo de su existencia, “para pasar trabajo y fatigas y acabar mis días
derrotado’. Sólo le queda maldecir y desearse la muerte. La experiencia
termina en el silencio de Dios. Ya no hay ni consuelo interior. Pero la palabra
del Señor siguió llegando a Jeremías. Continúo proclamando el mensaje. Su
oficio se había vuelto muy problemático. Había aceptado la misión por
obediencia y le parecía sobrehumana. Recorrió su camino hasta el fin, en el
                                                                               53
abandono de Dios. Sólo desde el misterio de Dios entendemos cómo su
mensajero más fiel cumplió la tarea desde la noche más espantosa y la
incomprensión más absoluta.

4. EN RAMÁ.
Julio del 586, los babilonios entran en Jerusalén. Unos son deportados. Otros
quedarán libres. Otros serán juzgados. Jeremías queda en libertad (Jer. 38,
28b-39,l4). En medio de la confusión es hecho prisionero. Conducido a Ramá
con los deportados. Después le liberan (Jer. 39, 11-12). Le ofrecen tres
posibilidades. Elige quedarse en Jerusalén con el gobernador Godolias.
Asesinan a éste. Jeremías aconseja permanecer en Judá, pero no le hacen
caso y le obligan a marchar con ellos a Egipto.

5. LA VOCACIÓN EN TIEMPOS DIFÍCILES
Le tocó vivir uno de los momentos más difíciles de su pueblo: la caída de
Jerusalén y el destierro de Babilonia. Es un profeta de corazón abierto, que
transparenta su grandeza y su tragedia. Es el hombre con sus miedos, dudas,
debilidades. Pero con la firme confianza de que Dios puede sostener y dar
sentido a una existencia como la suya, marcada por la incomprensión y el
fracaso. Nos acerca a los abismos de soledad y abandono, a sus riesgos y
desafíos, y a esa fidelidad última de una palabra encendida en sus entrañas
que pugnará por salir, venciendo decepciones y resistencias.

Hombre de fe: Descubrimiento de la vocación y maduración de la fe. Fe de
receptividad y acogida. Confianza y simplicidad. Necesidad de purificar y
personalizar: de una religión de obras a una de fe profunda. De una religiosidad
cultual a una religión del corazón (Jer. 31, 3-6).

Hombre de Dios: Elegido por Dios. Ya no se pertenece. Vida prendida sólo
desde Dios. Consagrado antes de nacer. Amor divino desde el seno de la
madre: amor particular, electivo, determinante. La vocación es aquí don y en
estado puro. Dios se fija con preferencia en lo que es menos apto o es
desproporcionado o indigno.

Hombre del pueblo: La vocación se vive en el seno de una comunidad.
Descubre su vocación “político-social”: está llamado a restaurar a Israel como
pueblo, y la presencia del Señor en medio de las naciones. La situación del
profeta es terrible en relación con el pueblo: es “un hombre sin pueblo”. A
Jeremías: Yavé le prohíbe hasta orar por su pueblo. El profeta no puede ni
llorar con su pueblo (16, 3-7) ni hacer fiesta con ellos (15, 18). Esto es voluntad
de Dios.



                           JORNADA DE ORACION
                    "¡Ah, Señor! Mira que soy un muchacho”
                                    (Jr.1, 7)




                                                                                54
RESPONSABLES:
Animadores de Pastoral Juvenil, pastoral escolar.
DESTINATARIOS:
Jóvenes de grupos parroquiales, de colegios y liceos, que estén por recibir el
Sacramento de la Confirmación y que hayan vivido el primer momento de la
etapa Jeremías.
TIEMPO
Alrededor de 2 a 3 horas.
MATERIALES
Pergaminos con acrósticos
Hojas con lecturas y preguntas para cada joven.
Papelógrafo escrito.
Huinchas de papel para construir nuevo acróstico.
Plumones y lápices
Proyector de imágenes o fotografías.
Radio y/o reproductor de música.
CANCIONES, que la temática sea el llamado.

OBJETIVO:
Favorecer un ambiente de oración, y reflexión, para encontrar pistas de
discernimiento al llamado que Dios hace a cada joven de construir su proyecto
de vida desde una vocación especifica.

CONTENIDOS:
El llamado desde la figura de Jeremías
El sujeto del llamado: “Antes de haberte formado yo en el vientre, te conocía,
y antes que nacieses, te tenía consagrado” (Jr.1,5)

La respuesta del llamado: “Yo dije: "¡Ah, Señor Yahvé! Mira que soy un
muchacho".(Jr.1,7)

La misión del llamado: “yo te constituí profeta de las naciones”. (Jr.1,5)

Los destinatarios del llamado: “hoy te he convertido en plaza fuerte…”
(Jr.1,18ss)

Dios da la gracia para el llamado: “No temas yo estoy contigo…. Desde hoy
mismo te doy autoridad sobre las gentes y sobre los reinos para extirpar y
destruir, para perder y derrocar, para reconstruir y plantar” (Jr.1,10)

AMBIENTACION



                                                                             55
Disponer un lugar para realizar la oración: velas, telas, imágenes de
situaciones de la realidad actual, pueden ser de los diarios, noticias de país y
del mundo. La Palabra en el centro del lugar, iluminada etc.

Disponer en el mismo lugar una pantalla de proyección para la presentación
de unas diapositivas.


1. BIENVENIDA

1.1. Indicaciones:
Mientras inicia se puede ambientar con cantos y se va ensayando el canto
lema. “Padre e Hijo”, que marca el encuentro ver canto mas abajo.

Quien anima da la bienvenida a todos los participantes, hace evidente quienes
son los que están, ¿de qué comunidades son? etc., les comunica el objetivo
del encuentro y da comienzo.



II. AQUI ESTOY SEÑOR:

2.1. Oración inicial: Con música ambiental, se les invita a contactar consigo
mismo, desde lo más externo…… respiración, sonidos externos hasta lo más
interno, sentimientos, sensaciones, pensamientos, etc.

2.2. Proclamación de la Palabra:
Indicaciones: Se entroniza la Palabra con un canto y se pone en su sede,
inmediatamente se proclama el siguiente texto de Jeremías:




                                                                             56
  “Entonces me dirigió Yahvé la palabra en estos términos:
 Antes de haberte formado yo en el vientre, te conocía, y antes que
 nacieses, te tenía consagrado: yo te constituí profeta de las naciones
 Yo dije: "¡Ah, Señor Yahvé! Mira que soy un muchacho".
 Y me dijo Yahvé: No digas "soy un muchacho", pues a dondequiera que yo
 te envíe irás, y todo lo que te mande dirás.
 No les tengas miedo, que contigo estoy para salvarte -oráculo de Yahvé-.
 Entonces alargó Yahvé su mano y tocó mi boca. Y me dijo Yahvé: Mira que
 he puesto mis palabras en tu boca.
 Desde hoy mismo te doy autoridad sobre las gentes y sobre los reinos
 para extirpar y destruir, para perder y derrocar, para reconstruir y
 plantar”. (Jer 1, 4-10)
Indicaciones: Después de se da un momento de silencio se vuelve a
proclamar, se entrega el texto escrito, se da un momento para releerlo en
silencio, subrayando aquellas frases o palabras que resuenen en su corazón.

3. PROFUNDIZACIÓN DE LA PALABRA
A continuación vamos a dialogar con este texto y profundizar sobre el llamado
vocacional.

Indicaciones: Esta actividad será a partir de narradores que favorezcan la
reflexión y la oración, con momentos de silencio, preguntas, etc.
Imágenes o fotos de amanecer, de dolor, de pobreza y de las actividades de
la ciudad.
Música según la intensidad de la narración…

                         Vocación de Jeremías
Narrador: (con voz de desencanto) Está amaneciendo como todos los
días. Hoy, el eterno y monótono amanecer, como tantos días, está viejo,
roto y cansado.

Voz 1: El amanecer, desgastado por el hombre, de todos los días, de todos
los países, de todos los tiempos...
Voz 2: Triste amanecer para el hombre que tendrá que soportar de nuevo
el peso de los eternos segundos, de los eternos minutos y de las eternas
horas, bajo la oscura y engañosa luz creada por él mismo.

Imágenes de amanecer, de oscuridad, de caos…
Narrador: Otro día está amaneciendo. Sin embargo, los leves y dulces
rayos de luz penetran hasta el mismo corazón del hombre para gritarle:
Voz 1: Si yo amanezco a pesar de la larga y negra noche, también tú,
hombre, tienes derecho a amanecer.
Voz 2: Sí, amanece a pesar de que la noche, nuestra noche, sea más larga.
Voz 3: Sí, a pesar de que la noche, nuestra noche, sea más negra.

                                                                          57
MOMENTO DE REFLEXIÓN : se les hace tomar conciencia de la monotonía
en la que a veces viven los jóvenes, de sus vacíos, de sus sinsentidos, etc…

Imágenes de amanecer, de la ciudad….

Narrador: La luz lívida del alba nos ha hecho ver a lo lejos una ciudad
medio dormida. Es la ciudad de siempre, la ciudad de todos los tiempos, de
todos los lugares. Es la ciudad del joven Jeremías, hijo de Jilquías y de
Josefa.
Voz 1: Jeremías tenía un carácter amable, era no violento. Deseaba la paz.
Le gustaban la naturaleza y los animales.
Voz 1: Era tímido, huía de las peleas y se ponía colorado cuando el maestro
le preguntaba.
Voz 1: El tiempo que le tocó vivir, el tiempo de siempre, era difícil:
violencias, guerras, explotación, marginación, desencanto...
Narrador: Y, Jeremías, dijo: (a partir de aquí la voz 2 es Jeremías)



MOMENTO DE REFLEXIÓN: Se les hace tomar conciencia de sus ganas de
vivir, de lo que les da sentido (Jesús, personas, situaciones, etc)


Voz 2: ¡ESTO NO PUEDE SER! ¿NO SE PODRÍA CAMBIAR ESTA
SITUACIÓN?   ¿QUÉ  PODRÍA   HACER  YO?  ¿QUIÉN  PUEDE
LEVANTARNOS?



PROYECCION DE LAS DISPOSITIVAS “YA ES TIEMPO”
Narrador: Sus ideales chocaban siempre con la dura realidad. Un día,
mientras Jeremías daba vueltas en su cabeza a estas ideas, se dejó oír una
voz:
Voz 3: (Suave) Antes de haberte formado yo en el seno materno, te
conocía.
Voz 3: (Suave) Antes de que nacieses te tenía consagrado, pensaba en tí.
Voz 3: (Suave) Yo... te he constituido Profeta de las naciones.




MOMENTO DE REFLEXIÓN: se les hace tomar conciencia de su llamado a la
vida… de su llamado a la fe, de las llamadas de Dios, de momentos, de
personas, etc…
                                                                         58
Narrador: Jeremías se quedó asustado y perplejo... Contestó tímidamente
y tartamudeando:
Voz 2: ¡Ah, Señor! Yo no sé expresarme. No valgo para profeta. Soy un
simple muchacho y además soy un poco cobarde.
Voz 3: (Fuerte) ¡No digas, que eres un muchacho!
Voz 3: (Fuerte) ¡A DONDE QUIERA QUE YO TE ENVÍE IRÁS Y TODO
LO QUE YO TE MANDE DIRAS!


MOMENTO DE REFLEXIÓN: se les hace tomar conciencia de sus respuestas
al llamado de Dios… sus miedos, sus rresistencias sus bloqueos….

Voz 3: No le tengas miedo a nadie, contigo estoy yo para salvarte y
acompañarte.
Narrador: Entonces, el Señor, alargó la mano y tocó la boca de Jeremías
(silencio)... y dijo:
Voz 3: Mira, he puesto mis palabras en tu boca.
Voz 3: Desde hoy mismo te doy autoridad sobre las gentes y sobre los
reinos,

Voz 3: PARA EXTIRPAR Y ARRANCAR, PARA DESTRUIR Y DEMOLER,
PARA EDIFICAR Y PLANTAR.


MOMENTO DE REFLEXIÓN: Se les hace tomar conciencia de su llamado al
servicio, lugares de servicio, personas, etc….

Narrador: Y a continuación, el Señor, le dijo:
Voz 3: ¿Qué estás viendo Jeremías?
Voz 2: Es primavera y veo un almendro en flor.

Narrador: El almendro significa vigilancia porque es el primer árbol que
echa flores.
Voz 2: Veo que así como el almendro anuncia la primavera, así tú, Señor, te
desvelas el primero por nosotros, por nuestros problemas.


MOMENTO DE REFLEXIÓN: se les hace tomar conciencia de los aprendizajes
vividos en el servicio y seguimiento de Jesús.




                                                                          59
Voz 2: Señor, tú me sondeas y me conoces,
sabes cuando me siento o me levanto,
penetras mi pensamiento desde lejos,
observas si voy de viaje o me acuesto.

Todas mis sendas te son familiares.
No está aún la palabra en mi lengua,
y tú, Señor, ya te la sabes toda.

Me aprietas por detrás y por delante
y tienes tu mano puesta sobre mí.
Tu saber me sobrepasa,
está lejos y no lo puedo alcanzar.

¿A dónde iré lejos de tu Espíritu?
¿A dónde escaparé de tu mirada?
Si subo hasta el cielo, allí estás tú;
si en el abismo me acuesto, allí te encuentro

Si vuelo hasta la aurora,
si navego hasta el fin del mar,
también allí tu diestra me conduce
y tu mano me sostiene.



MOMENTO DE REFLEXIÓN: Se les hace tomar conciencia de los momentos
de crisis de fe, de duda, de miedo, de cruz, etc…

Narrador: Y el Señor continuó:
Voz 3: ¿Qué más ves, Jeremías?
Voz 2: Un puchero que se vuelca de norte a sur y lo arrasa todo. Veo que el
hombre es un lobo para el hombre.
Voz 2: Veo que unos pocos hombres acumulan alimentos, escuelas, casas,
hospitales...
Voz 2: Veo que hay hombres de primera, segunda y tercera categoría.
Veo morir de hambre.


                                                                         60
MOMENTO DE REFLEXIÓN Se les hace tomar conciencia del dolor por
sembrar la fe y la vida y ver que todavía no hay el cambio esperado, es decir,
de las expectativas que hay por que Dios sea todo en todos…

Un momento de silencio…
Indicación: Intervención de todos los jóvenes a manera de coro…

Voz 2: Por las calles de santiago,

TODOS: VEO MORIR AL HOMBRE
Voz 2: En la miseria de la droga,

TODOS: VEO MORIR AL HOMBRE
Voz 2: En las poblaciones de santiago,

TODOS: VEO MORIR AL HOMBRE

Narrador: Jeremías veía todo esto porque,
Narrador: No alababan a Dios,

TODOS: SE ALABABAN A ELLOS MISMOS.

Voz 2: No confiaban en Dios,
TODOS: CONFIABAN EN SUS MÁQUINAS DE GUERRA.
Voz 2: No amaban a su hermano,
TODOS: AMABAN MÁS AL DINERO.

Narrador: Y Dios fue desterrado.
TODOS: Y DIOS FUE DESTERRADO. (Bajo) Y DIOS FUE DESTERRADO.
(Más bajo) Y DIOS FUE DESTERRADO.

Narrador: Jeremías se sentía cansado. Su lucha le parecía inútil. Y en esos
momentos de desesperación, gritaba:
Voz 2: No volveré a hablar más en tu nombre. No quiero volver a
comprometerme. Déjame en paz, Señor.
Voz 2: Todos aquellos con los que comía y trabajaba, me están tendiendo
una trampa. Déjame en paz, Señor.
Voz 2: Los políticos, los periódicos, los amigos... me echan fuera. Déjame
en paz, Señor.

TODOS: (Fuerte) ¡VETE LEJOS, JEREMÍAS, VETE LEJOS!

Narrador: Y Jeremías también fue desterrado. (Pausa de reflexión, en
silencio, sin música).
                                                                                 61
Narrador: Allí, fuera de su casa, de su país, de los paisajes familiares; allí,
en soledad, en el desierto que purifica toda misión, le fue anunciada la
palabra del Señor:

TODOS: No temas, Jeremías, Yo, el Señor, estoy contigo.
Nosotros, también queremos estar contigo, para que no desfallezcas, para
que vuelva a pronunciarse la Palabra del Señor, para que vuelva a cumplirse
la Salvación del Señor.

TODOS: ASÍ SEA. DEMOS GRACIAS A DIOS.

Canto: ……..



Indicación: Se recomienda que se recupere este momento lo que suscitó,
sentimientos, pensamientos etc.… se puede compartir espontáneamente.

3. ELEMENTOS DE DISCERNIMIENTO:




Acróstico vocacional
Esta actividad quiere ayudar a descubrir que pasos podemos dar para ir
haciendo un discernimiento del llamado que nos hace Dios.
Propuesta:
a) Presentar el acróstico (ver anexo) en un lugar destacado y a la vista de
todos
b) Se distribuye a cada participante.el acróstico y las preguntas
 Se invita a que cada uno lo lea lentamente y anote aquellos conceptos que
parecen en negrilla.
c) Se aclaran las dudas, pero sin entrar en las explicaciones desarrolladas de
los conceptos del Acróstico.
d) Reflexionar y responder las preguntas.


¿Qué me sugieren todas esas palabras o al menos algunas de ellas?
¿En qué aspectos pondría yo el acento para el momento que estoy viviendo?
En mi búsqueda vocacional ¿echo de menos algo que ahora considero
importante?
Sobre qué puntos concretos me gustaría dialogar:
- sea con mi acompañante espiritual
- sea en grupo?


                                                                              62
e) Compartir en grupos las reflexiones y responden las preguntas
Se forman tantos grupos cuantas letras tiene el Acróstico, es decir, ocho (8) o
bien cuatro grupos, de suerte que cada uno responda, sea a los contenidos de
una letra, sea a los contenidos de dos letras, sea de todas.

Ya en grupos, se responde las preguntas en base a los acrósticos siguientes:


¿Qué nos sugieren estas palabras o estas expresiones?
¿Cómo explicamos esos conceptos?
¿Hemos tenido alguna experiencia de lo que indican esos conceptos?
¿Qué podríamos hacer en grupo para discernir mejor nuestra vocación?




Con las mismas letras del acróstico que hemos reflexionado en grupo (v, o, c,
o, i...) intentamos hallar otras palabras que empiecen por las mismas letras y
que signifiquen algo de lo que convendría hacer para discernir mejor la
vocación (v.g.)
- V_ alentía... Vida nueva...
- A_ mor a los pobres...
- I_ lusión o ideal...
- N_ orte espiritual..., negación de sí mismo..
- C_ onstancia... confianza...
Se escribe en franjas de papel kraft, y en plenario se va armando un nuevo
acróstico con las franjas , en orden.

Oración comunitaria. Acompañada de algunos cantos y algún texto vocacional.
Esta oración-celebración puede basarse en este tema:
“A la búsqueda de la propia vocación”




Tendrá dos                   momentos claves: uno de aclamación y otro de
petición, escogiendo motivos que se encuentren en los acrósticos.
Aclamación (de forma espontánea)
- “Señor, te bendecimos porque nos muestras tu voluntad de amarnos y
elegirnos”
TODOS: Señor, te bendecimos.
- “Señor, te bendecimos porque quieres dialogar con nosotros...
TODOS: Te bendecimos
-... (y así sucesivamente).

Petición (también de forma espontánea)


                                                                               63
- “Señor, ayúdanos a escuchar tu voz para que podamos encontrar nuestra
vocación”.
TODOS: Amén
- “Señor, enséñanos a orar para que podamos hallar nuestra vocación”.
TODOS: Amén
    ... (y así sucesivamente)

CIERRE DE LA ORACIÓN:

Se les entrega el Acróstico Vocacional en forma de pergamino como signo y
recuerdo de este momento de oración, y de inicio de esta etapa de Jeremías,
se canta el tema del día “Padre e Hijo” y se agradece su participación…



ANEXO




                                                                        64
                ACRÓSTICO VOCACIONAL
               (Como un signo tipo pergamino)

V oluntad de Dios: Búsqueda diaria
- “Que quieres Señor de mi
- a la escucha de Dios y del Mundo


O ración personal: Diaria, Semanal
- diálogo con Dios
- diálogo con el mundo


C risto-motivo primero y último de la respuesta
vocacional
- encuentro con El en el Evangelio: lectura
- encuentro con El en los Sacramentos: seguimiento
- encuentro con El en los Pobres: amor

A compaflamiento personal:
- para el crecimiento personal
- para el discernimiento de las llamadas
- diálogo con el acompañante

C ompromiso: Eclesial-Social
- sentido de Iglesia
- sentido de la historia

I glesia: Vida en grupo
- hermano y servidor de los hermanos
- la misión de la Iglesia


O rientación de la vida: Organización de la vida
- proyecto personal de vida

N o :- saber decir No a cuanto rompa el equilibrio
con todo lo anterior
- saber decir No a cuanto impida la respuesta




                                                     65
EXPERIENCIA JEREMÍAS

     Tercer Momento



    Jornada Vocacional




                         66
         EXPERIENCIA JEREMIAS TERCER MOMENTO

                           JORNADA VOCACIONAL

     “Andrés encontró en primer lugar a su propio hermano Simón y le dijo: Hemos encontrado al
                              Mesías (que quiere decir Cristo). Y lo llevó a Jesús” Juan 1, 41-42




JUSTIFICACIÓN
LA VOCACIÓN CRISTIANA

En la Iglesia cada cristiano está llamado a responsabilizarse de la propia
vocación y de la de los demás, sabiendo que quien llama es Dios, en forma
personal y libre, para que, en comunión y participación, seamos signo de la
presencia salvadora de Cristo en la historia del mundo 3. La Iglesia realiza su
misión con el aporte sinfónico de todas las vocaciones suscitadas en ella por el
Espíritu del Señor.

La vocación, siendo una llamada divina a la plenitud del amor, es una luz que
se enciende en la vida para iluminarla por entero: es una gracia, una iniciativa y
una elección de Dios. La vocación lleva a una misión: corredimir con Cristo,
llevar la Buena Noticia del Evangelio, a todos los hombres; acercar a todos los
hombres a la plenitud del Amor y la Belleza; a la máxima felicidad, que es la
unión con Dios.
Cristo no vivió su vida para sí mismo, sino para nosotros, desde su
Encarnación "por nosotros los hombres y por nuestra salvación" hasta su
muerte "por nuestros pecados" (1 Co 15, 3) y en su Resurrección para nuestra
justificación (Rom 4,25)……. Catecismo de la Iglesia Católica, 519.
Cristo nos invita a seguirle y nos da ejemplo de entrega libre a la voluntad de
Dios, quien al regalarnos una vocación, nos concede la gracia necesaria y
conveniente para llevarla a cabo, para cumplir su Voluntad: para aceptar y
encarnar en nuestra vida la vocación que nos ha dado, …mi vocación….por
grandiosa e inalcanzable que pueda parecer ese panorama vocacional desde
nuestra pequeña perspectiva.

Al darme una vocación, Dios me confía una misión concreta, irrepetible, una
tarea de apostolado-discipulado que yo debo realizar durante mi vida.
“Nosotros no podemos como el Señor multiplicar los panes, ni resucitar a los
muertos, pero podemos ser los cooperadores abnegados de los que trabajan
en aliviar todos los sufrimientos humanos.” (Alberto Hurtado)




3
    Proyecto de Pastoral Vocacional al Presbiterado Secular, presentación, pagina 1
                                                                                              67
OBJETIVO: Descubrir la diversidad de vocaciones, como camino de vida en
Cristo y al servicio de la Iglesia y del mundo

DESTINATARIOS: Jóvenes que se hayan confirmado durante el presente año
en su unidad pastoral




RESPONSABLES: Asesores y coordinadores de Pastoral Juvenil local

MATERIALES: Pauta entregada por la pastoral vocacional arquidiocesana;
aportes de la pastoral juvenil y vocacional zonal; aportes propios de la unidad
pastoral.

DURACION: Un día.

LUGAR: Se sugiere que sea en un espacio abierto que permita tener
momentos de reflexión personal: santuarios, colegios, casas de retiro

ESQUEMA:

   1. ACOGIDA(10 minutos)


   2. ORACIÓN INICIAL (15 minutos)
   Iniciar la oración con un canto puede ser: “Abre tu Jardín”, “Misioneros del
   2000”.
   Luego propiciar el silencio del corazón para escuchar el texto bíblico y
   hacer en conjunto la oración: leerla, hacer silencio e invitar a releerla y a la
   reflexión en torno a la pregunta:
   Señor, tú me llamaste ¿Para qué me llamaste Señor?



Texto Bíblico

“Ustedes no me eligieron a mí. Soy yo quién los elegí a ustedes y los he puesto
para que vayan y produzcan fruto, y ese fruto permanezca”
Juan 15,16




                                                                                68
JESÚS, NO TIENES MANOS
                                          Jesús, no tienes medios.
Jesús, no tienes manos.                   Tienes solo nuestra acción
Tienes solo nuestras manos                para lograr que todos
para construir un mundo                   los hombres sean hermanos.
donde habite la justicia
                                          Jesús nosotros somos tu Evangelio,
                                          el único Evangelio
Jesús, no tienes pies.
                                          que la gente puede leer,
Tienes solo nuestros pies
                                          si nuestras vidas son obras
para poner en marcha
                                          y palabras eficaces.
la libertad y el amor

                                          Jesús, danos
Jesús, no tienes labios.
                                          tu fuerza moral
Tienes solo nuestros labios
                                          para desarrollar nuestros talentos
para anunciar por el mundo
                                          y hacer todas las cosas bien.
la buena Noticia de los pobres

                                          Anónimo




    3. TRABAJO PERSONAL I ( 45 minutos)4

    PAUTA, de trabajo personal
   Aléjate de los demás, busca la soledad, deja de lado todo aquello que no
    puedes resolver ahora, busca una postura cómoda.
   Pide al Espíritu Santo, que te ayude a abrir tu mente y tu corazón, para
    escuchar a Jesús.
   Cuando leas, saborea cada palabra, repite en voz alta y subraya las que
    más te gusten o digan algo.
   Deja un espacio de silencio, para que las palabras hagan eco en tu
    corazón.
   En seguida trata de reflexionar en torno a las preguntas, no trates de
    contestarlas todas, tampoco en orden, deja que vaya hablando tu corazón
   Luego escribe una oración, contándole a Jesús, lo que te ha llegado, lo que
    has pensado y sentido.
   Termina diciendo un Padre Nuestro, Ave María o la oración anterior.




4
 Recoger en las preguntas que frutos han recibido o encontrado a partir del
sacramento de la Confirmación.
                                                                               69
   TEXTO BÍBLICO
   “Viene el Espíritu Santo” Hch 2, 1-13




¿Qué pensamientos o sentimientos llegan a ti?
¿Qué recuerdos surgen al recordar la Confirmación?
¿Qué frutos y dones has recibido del Espíritu Santo?



      4. PRESENTACIÓN DE LA VOCACIÓN CRISTIANA
      Exposición del Sacerdote o Animador de la Jornada.
      (20 minutos)
      5.- TRABAJO PERSONAL II (45 minutos)
      Seguir la pauta del trabajo personal anterior…………..



TEXTO BÍBLICO
“Del mismo modo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y
todos los miembros, aun siendo muchos, forman un solo cuerpo, así
también Cristo. Todos nosotros, ya seamos judíos o griegos, esclavos o
libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un
único cuerpo. Y a todos se nos ha dado a beber del único Espíritu.
Ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno en particular es miembro
de él.
Así, pues, Dios nos ha establecido en su Iglesia. En primer lugar los
apóstoles, en segundo lugar los profetas, en tercer lugar los maestros.
Después vienen los milagros, después el don de curación, la asistencia
material, la administración en la Iglesia y el don de lenguas.
¿Acaso son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos
maestros? ¿Pueden todos obrar milagros, o curar a los enfermos, o
hablar en lenguas? Ustedes, sin embargo, aspiren a los dones más
preciosos”.
                                                       1Co.12,12-13.27-31




                                                                       70
¿A qué te llama hoy, Jesús?
¿Qué dones tienes para ofrecer?
¿Qué dones ves en los otros, que pueden ofrecer al servicio de la
Iglesia?

Compartir las reflexiones con un compañero.



      6. ALMUERZO ( 1 hora)


      7. PRESENTACIÓN DE UN TESTIMONIO 45 minutos

      En base a la presentación de la vida de un Cristiano Ejemplar o de la vida
      de un Santo, ya sea un texto escrito o una proyección audiovisual 5. ( 20
      minutos)
      Compartir preguntas en base a la vocación de cada testimonio y su aporte a
      la Construcción del Reino.

                 ¿Cuál fue el llamado que le hizo Dios?
                ¿Qué dones o talentos pudo desarrollar?
          ¿De qué manera se puso al servicio de la humanidad?
         ¿Qué necesidades vio en su realidad? ¿Cómo respondió?
    ¿Qué ejemplos o claves nos da, para transformar nuestra realidad?


      Formar grupos y compartir reflexiones.

      8. TRABAJO GRUPAL, VOCACIONAL

       Invitar a los grupos de la mañana a elaborar una “página Web” con recortes
      y textos para explicar las distintas vocaciones en la Iglesia centrándolo en
      un llamado personal y en clave de proyecto de vida (con frases como “a ti te
      llamo”, “¿te atreves a decirle sí al Señor?”, “haz algo distinto con tu vida, ser
      cura o monja”, “estamos buscando santos en la vida profesional, estudiantil
      o familiar ¿te atreves?”, “ser levadura, ser luz, ser sal, ¿dónde?”, etc). La
      idea es presentar testimonios de santos actuales que a ellos les llamen la
      atención. Luego los grupos presentan en plenario lo que hicieron. Los

5
    Puede ayudar también el libro “Cristianos Ejemplares” que salió para el Jubileo.
                                                                                       71
   animadores deben ayudar a reflexionar al grupo sobre el porqué de las
   preguntas formuladas y si fue fácil o difícil elaborar esa página Web.
   (45 minutos)

Compartir las experiencias y los testimonios conocidos por ellos, también se
puede presentan algunos testimonios, idealmente conocidos con anterioridad
por los jóvenes, de vocaciones a la vida consagrada o laical. La idea es ayudar
a los jóvenes a darse cuenta de la importancia de insertarse en la comunidad
que los ha acogido en todo su proceso de confirmación. Intercambio de
impresiones y preguntas.
        (45 minutos)




   9. ONCE
    Servida en los distintos grupos que aprovechan de cerrar el momento
    previo. (15 minutos)

   10. ROSARIO VOCACIONAL comunitario (45 minutos) u otro tipo de
       oración, personal o comunitaria, Adoración al Santísimo, etc.



Rosario Vocacional
MISTERIOS Y PETICIONES VOCACIONALES


MISTERIOS GOZOSOS
(lunes y sábados)

1. La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo
de Dios.
Pidamos a la Virgen que los jóvenes estén abiertos a la llamada de Dios y
dispuestos a decirle Sí, como Ella.
2. La visitación de María a su prima Isabel.
Oremos para que las personas consagradas sean signos de Jesucristo y
Evangelio vivo en el servicio y amor al prójimo.
3. El nacimiento de Jesús en Belén.
Oremos para que Jesús siga naciendo hoy en el corazón de los fieles, por la
palabra y el testimonio de los sacerdotes.
4. La purificación de María Santísima y la presentación del Niño Jesús
en el Templo.
Pidamos para que los padres acojan como un regalo de Dios, la posible
vocación sacerdotal o consagrada de sus hijos.
5. El Niño Jesús perdido y hallado en el templo.
Oremos a Dios, por intercesión de la Virgen, para que los seminaristas sean
fieles a su vocación y se formen bien.
                                                                          72
MISTERIOS LUMINOSOS
(Jueves)

1. El Bautismo de Jesús en el Jordán.
Oremos para que todos los cristianos vivamos la vocación a la santidad, como
fruto de nuestro Bautismo.
2. Las bodas de Caná.
Pidamos a María para que los esposos vivan fielmente su vocación
matrimonial y hagan de su hogar una Iglesia doméstica.
3. La predicación de Jesús y la llamada a la conversión.
Oremos para que no falten en la Iglesia sacerdotes que prediquen el
Evangelio y administren el Sacramento del perdón.
4. La Transfiguración del Señor.
Pidamos por la vida contemplativa, y para que todos los cristianos
descubramos en la oración, la belleza del seguimiento de Jesús.
5. La Institución de la Eucaristía en la Última Cena.
Oremos por la santidad de los sacerdotes, para que imiten en su vida lo que
realizan en la Eucaristía.



MISTERIOS DOLOROSOS
(Martes y viernes)

1. La oración de Jesús en el huerto de los Olivos.
Pidamos para que busquemos siempre en nuestras vidas la voluntad de Dios
con generosidad y fortaleza.
2. La flagelación del Señor.
Pidamos por las personas consagradas que sufren persecución, por ser fieles
testigos de Jesús en la palabra y en las obras.
3. La coronación de espinas.
Oremos para que descubramos el rostro doliente de Cristo en los pobres y
necesitados, y haya jóvenes que consagren la vida a su servicio.
4. Jesús con la Cruz a cuestas.
Pidamos para que los jóvenes de hoy escuchen la llamada de Jesús a tomar
la cruz de cada día y a seguirle.
5. La Muerte de Cristo en la cruz.
Oremos para que Dios conceda una buena ancianidad y una santa muerte, a
cuantos han entregado su vida al servicio del Evangelio.




                                                                         73
MISTERIOS GLORIOSOS
(Miércoles y domingos)


1. La Resurrección de Jesucristo.
Pidamos a la Virgen que las personas consagradas, con su alegría y
esperanza, den testimonio de Cristo resucitado.
2. La Ascensión del Señor al cielo.
Oremos para que los jóvenes de hoy busquen el sentido de la vida y la
verdadera felicidad, que es Dios revelado en Jesucristo.
3. La venida del Espíritu Santo.
Pidamos a la Virgen que cuide de quienes se preparan para ser apóstoles
de su Hijo, y reciban con abundancia los dones del Espíritu Santo.
4. La Asunción de María al cielo en cuerpo y alma a los cielos.
Roguemos a María que las personas consagradas, vivan con fidelidad y
gozo la castidad, pobreza y obediencia en comunidad consagrada.
5. La Coronación de María como Reina de todo lo creado.
Pidamos a María para que todos los cristianos, laicos, sacerdotes y vida
consagrada, colaboremos en la construcción del Reino de Dios, cada cual
según su vocación.




                                                                           74
                 Oración a la Virgen por las Vocaciones

                    "María, humilde sierva del Altísimo,
       el Hijo que engendraste te ha hecho sierva de la humanidad.

              Tu vida ha sido un servicio humilde y generoso:
               has sido sierva de la Palabra cuando el Ángel
               te anunció el proyecto divino de la salvación.

                 Has sido sierva del Hijo, dándole la vida
                  y permaneciendo abierta al misterio.

                   Has sido sierva de la Redención,
             permaneciendo valientemente al pie de la Cruz,
                 junto al Siervo y Cordero sufriente,
                  que se inmolaba por nuestro amor.

           Has sido sierva de la Iglesia, el día de Pentecostés
      y con tu intercesión continúas generándola en cada creyente,
      también en estos tiempos nuestro, difíciles y atormentados.

A ti, Joven Hija de Israel, que has conocido la turbación del corazón joven
ante la propuesta del Eterno, dirijan su mirada con confianza los jóvenes
                             del tercer milenio.

             Hazlos capaces de aceptar la imitación de tu hijo
           a hacer de la vida un don total para la gloria de Dios.

       Hazles comprender que servir a Dios satisface al corazón,
               y que sólo en el servicio de Dios y de su Reino
                   nos realizamos según el divino proyecto
       y la vida llega a ser himno de gloria a la Santísima Trinidad.
                               Amén". (J. P. II)




                                                                          75
11. PREPARACIÓN DE LA EUCARISTÍA

 Para preparar la eucaristía que vivirán en su unidad pastoral el sábado o el
domingo, los grupos trabajan previamente una pauta para agradecer el
aporte de los distintos agentes pastorales consagrados y laicos en la
historia de su Unidad Pastoral. Es el momento para pedir al Señor que
surjan nuevos llamados en medio de los jóvenes de hoy. Aquí se puede
recalcar el apoyo a la comunidad de jóvenes confirmados de proyectarse
como una comunidad viva en medio de la pastoral parroquial. ( 1 hora)




12. EVALUACION Y ORDEN (30 minutos)



13. REGRESO a la unidad pastoral




                                                                          76
PAUTA DE EVALUACIÓN del encuentro
Marca frente a cada momento o aspecto: 1 si lo consideras malo; 2 regular; 3
bueno; 4 muy bueno.

                                                        1     2      3     4
Trabajo personal
Trabajo Grupal
Testimonio Cristiano o de un Santo
Rosario Vocacional ( Otra oración)
Lugar del encuentro


¿Qué aspectos destacarías?

Positivos




Negativos




Otros comentarios




                                                                               77
    EXPERIENCIA JEREMÍAS

            Cuarto Momento

Encuentro Zonal con el Vicario Episcopal




                                           78
      EXPERIENCIA JEREMÍAS CUARTO MOMENTO




          “ENCUENTRO ZONAL CON EL VICARIO EPISCOPAL”



1. Presentación

Proponemos que los jóvenes puedan tener un encuentro con el vicario zonal
para que puedan compartir nuevamente, ahora a partir de la felicidad que
otorga el saberse discípulos del Señor, así como conocer los sueños,
esperanzas y desafíos de quienes se han comprometido con Cristo y poder
acompañarlos en este camino.

El vicario zonal, como representante del Obispo, es el Pastor de la zona
pastoral. Su servicio implica entonces, preocuparse por conocer a quienes la
forman, alentar su compromiso y ser una ayuda en su discernimiento como
testigos de Jesús en medio del mundo. Es un espacio para encontrarse
mutuamente y explorar las vivencias más profundas y auténticas que han
llevado a los jóvenes a un camino de búsqueda de la vocación, de seguimiento
de Jesús vivido en comunidad y con el desafío de tener un proyecto de vida
basado en la fe. En este encuentro los y las jóvenes podrán expresar con
autenticidad, las razones que hoy les mueve a ser testigos comprometidos con
Jesús y su Iglesia en medio del mundo.

Es un encuentro en donde el obispo, su vicario o el párroco pueden enseñar,
entendiendo que esto tiene que ver con la proclamación gozosa del Evangelio,
que es Buena Noticia para la vida del joven, y con la búsqueda de la verdad de
la fe, la cual se expresa en el anuncio del Resucitado. Por esto es importante
que el Pastor entregue una enseñanza significativa para la vida del joven, que
creemos debe estar centrada en la persona de Jesús como alegría y vida que
brota con fuerza en quien ha recibido el sacramento de la confirmación.

En el encuentro con el Pastor, y por su labor de acompañar, los jóvenes deben
vivenciar la experiencia del encuentro con Cristo, Buen Pastor. El Pastor se
presenta como un guía, una ayuda que puede corregir desde el amor, con
criterios pedagógicos, prudencia e interés. Siendo capaz de buscar ante todo el
bien de los jóvenes. El equipo zonal de pastoral juvenil y vocacional puede ver
la posibilidad de adecuar este encuentro a una eucaristía si lo creyeran
conveniente. Aquí se propone un esquema de encuentro de oración.



1.2 Objetivos

         1. Generar un espacio de diálogo y vinculación entre el vicario zonal y
         los jóvenes que ya han recibido el sacramento de la confirmación, de
                                                                             79
         modo que perciban de él una cercanía y preocupación por su proceso
         post confirmación.

2. Recoger la experiencia que han vivido los jóvenes después de su
   confirmación, qué ha significado el sacramento en sus vidas, qué
   perspectivas nuevas han encontrado en el seguimiento de Jesús. Que los
   jóvenes presenten al vicario sus compromisos proyectados.

3. Valorar esta instancia como un espacio para reencontrarse con otras
   comunidades que están en este mismo proceso, compartir sus experiencias
   y testimonios.




1.3 Marco general
Convocar a todas las comunidades confirmadas durante el año en curso.
Propiciar una invitación formal de parte del vicario a los jóvenes que están en
esta etapa.
Sugerimos como responsable de este encuentro al encargado de Pastoral
Vocacional zonal en coordinación con el o los asesores parroquiales que
acompañan estas comunidades. Este encargado deberá formar un equipo
ejecutor para el desarrollo de estos encuentros.

Se sugiere que este encuentro se realice semestralmente, considerando dos
encuentros anuales para acoger a los jóvenes que se han confirmado durante
estos periodos.



1.4 Materiales

   Materiales para ambientar el lugar del encuentro.
   Materiales para ambientar el momento de la oración
   Biblia
   Copias de la oración.
   Data show
   Notebook
   Video en imágenes con música de fondo
   Amplificación.
   Coro.

2. Desarrollo

    Acogida y Bienvenida
(A medida que los jóvenes van llegando completan una ficha de datos para
futuras convocatorias y se les entrega un distintivo con su nombre).




                                                                            80
El Encargado zonal de pastoral vocacional acoge y saluda afectuosamente a
los jóvenes, explica el objetivo de este encuentro y les presenta formalmente al
vicario zonal.

Para ir generando un ambiente más calido y mayor integración entre ellos, se
entonan cantos de acogida.




   Oración
         (Se enciende un cirio y se prepara el momento de oración)

El animador los invita a comenzar este encuentro, poniéndose en la presencia
del Señor, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Iniciamos nuestra oración cantando.
Se sugiere: “Haz cantar tu vida”
             “Siempre estás”



Proclamación de la palabra:
Escuchemos juntos cómo el Señor llama a proclamar a todos la Buena Nueva
de su amor e invita a vivir un proyecto de vida que llena de gozo.


Lc 10, 1-9

Después de esto, el Señor eligió a otros setenta y dos discípulos y los
envió de dos en dos, delante de Él, a las ciudades y lugares a donde Él
debía ir.
Les dijo: “Hay mucho que cosechar, pero los obreros son pocos; por
eso, rueguen al dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha.”

Palabra de Dios.

Breve comentario que refuerce:
  El llamado a una misión-vocación
  El Señor nos escoge a cada uno, con nuestra realidad, debilidad y
    también sueños de felicidad; nuestras aspiraciones.
  La importancia de la oración con Dios, para cada momento de la vida.
     Nos ha dejado la fuerza del Espíritu, que inunda, fortalece, invita y alienta
     en él este camino.




                                                                                81
Se les invita a rezar juntos para que esta oración pueda hacerse vida en
nuestras vidas:


                       SEÑOR, TÚ ME LLAMASTE

       Señor, tú me llamaste para ser instrumento de tu gracia,
          para anunciar la Buena Nueva, para sanar las almas.
   Instrumento de paz y de justicia, pregonero de todas tus palabras,
     agua para calmar la sed hiriente, mano que bendice y que ama.

        Señor, tú me llamaste para curar los corazones heridos,
        para gritar en medio de las plazas, que el Amor está vivo,
       para sacar del sueño a los que duermen y liberar al cautivo.
      Soy cera blanca entre tus dedos, haz lo que quieras conmigo.

       Señor, tú me llamaste para salvar al mundo ya cansado,
   para amar a los hombres que tú Padre, me diste como hermanos.
Señor, me quieres para abolir las guerras y aliviar la miseria y el pecado;
     hacer temblar las piedras y ahuyentar a los lobos del rebaño.
                                  Amén
                                                       Del Libro Liturgia de la Horas




2.3 Presentación de los grupos que se han confirmado:

El encargado zonal de PV presenta al vicario cada una de las comunidades
parroquiales participantes.
El pastor los saluda con cariño.




2.4 Compartir con el Pastor

a) El Pastor saluda afectuosamente a los jóvenes y comenta la alegría de
poder encontrarse personalmente con ellos.
Para comenzar se sugiere que el Pastor comente lo que significa para él este
contacto personal con los confirmados, puede compartir los recuerdos que
tiene de ellos.
                                                                          82
b) TRABAJO GRUPAL:
Motivación al trabajo grupal:

DATA (Video con música de fondo con imágenes de la confirmación, alegrías,
signos, etc., sin palabras, sólo imágenes y música)

Desarrollo del trabajo
Pregunta:


   ¿Para ser apóstol de Jesús, en qué te desafía la realidad en que vives?


PLENARIO

El Vicario escucha atentamente los testimonios de los jóvenes a partir de la
pregunta que han reflexionado, responde brevemente a cada uno entregando
luces, aportes, mensajes de esperanza, validando la experiencia de ellos. Este
debe ser un diálogo amable, cercano y cálido.


c) El Pastor ilumina nuestro compromiso:

Proponemos que el Pastor pueda cerrar este momento del compartir aportando
los siguientes aspectos a la reflexión. (Decálogo, invitación a orar, renovación
en el espíritu de Jesús)

1. Ayudar al joven a valorar la importancia de seguir creciendo siempre
   en el conocimiento de sí mismo y de su historia vital.
2. Motivar al joven a reflexionar en la importancia de profundizar
   su   experiencia cristiana, sobre todo descubriendo quién es y
   qué significa para él Dios. Haciéndose testigo del Señor, un Apóstol,
   en medio del mundo, con un proyecto concreto de servicio a la
   comunidad y en la Iglesia.
4. Ayudar al joven a discernir la necesidad de tener un acompañante
   espiritual, que ayude a conformar su proyecto de vida cristiana.
5. Incentivar en los jóvenes la confianza en Dios manifestada en el
   seguimiento de Cristo vivo en los hermanos especialmente los más
   necesitados y en la apertura a los dones del Espíritu.
6. Comprender que el sacramento de la confirmación marca el comienzo de
   una nueva etapa en el seguimiento del Señor, que implica mayor
   responsabilidad y esfuerzo.
7. La oración, diálogo permanente y necesario.
8. La reconciliación, acercarnos al Señor de la vida.
9. Y sobre todo la Eucaristía como nuestra fuente.
10. Importancia de hacer un camino comunitario
                                                                             83
11. Buscar el proyecto de vida (cómo, con quiénes….)




2.5 En comunidad hacemos oración por nuestra vocación:

El animador invita a los jóvenes a realizar, frente al Señor, breves peticiones
para ir descubriendo, buscando el proyecto de Dios para la vida de cada uno.
Pueden ser breves frases unidas al texto del evangelio de la elección de los
doce o bien peticiones para guiar hacia la búsqueda del proyecto de vida:

(Espacio para las peticiones….)

Canto: Ven Espíritu de Santidad, después de dos o tres intenciones de los
jóvenes

El animador los invita a rezar juntos la siguiente oración:
          Oración del apóstol cristiano

            Haz que llevemos tu Reino
                por hogares y calles,
            por caminos y poblaciones,
              de la cordillera al mar;
             a las casas de los pobres
   y a la oscuridad de nuestro propio corazón.
            Que en Ti permanezcamos
        para producir un fruto verdadero,
        para hacer más bella y más humana
                   nuestra tierra
 para que todos conozcan la hondura de tu amor.

      Que donde vayamos nosotros vayas Tú.
        Que si hablamos sea Tu palabra.
             Que si nos inquietamos
                 sea con tu celo.
      Que si nos alegramos sea con tu gozo.
        Que si sufrimos sea con tu cruz.

                  Gracias, Señor,
                por habernos elegido
               para ser tus enviados.
         Nuestra fidelidad de cada instante
          será nuestro canto de alabanza
        junto a María, nuestra madre. Amén


                                                                            84
Invita a los jóvenes a despedirse con un abrazo fraterno mientras cantamos.
Canto: Envíanos Señor.




                                                                              85

								
To top