TRASTORNOS DEL DESARROLLO COGNITIVO by uWJ1xI

VIEWS: 0 PAGES: 7

									Dra. Ana Matilde Concha L.
Siquiatra de niños y adolescentes.

TRASTORNOS                  DEL               DESARROLLO                   COGNITIVO
RETARDO MENTAL.

Inteligencia:
Muchas han sido las definiciones de inteligencia a través del desarrollo de la sicología.
Wechsler, la definió.”La capacidad del individuo de actuar deliberadamente, pensar
racionalmente y relacionarse eficazmente con su medio”.
La inteligencia podría definirse como la capacidad para operar eficazmente con
conceptos verbales abstractos.
Crittenden, la define como “la habilidad (de la mente) para usar información”. Esta
información puede ser cognitiva (generada por el cerebro medio) o afectiva (generada
por el sistema límbico).
La habilidad de la mente para utilizar esta información y, particularmente, para
integrar información de diferentes fuentes, es la función que más recientemente
involucra porciones del cerebro, esto es, encéfalo y corteza.

Esquirol en el siglo XIX establece la diferencia entre la demencia y las oligofrenias o lo
que actualmente conocemos como retraso o retardo mental.
La distinción, parte desde la clínica en aquellos sujetos que no alcanzan habilidades
esperadas para su edad cronológica.

Criterios para establecer retraso mental.

I.- Criterio sicométrico:
Por funcionamiento intelectual bajo el promedio se entiende el rendimiento que está
por debajo de dos desviaciones estándar de la media de la población de una edad
determinada (menor de 18 años).
El nivel de funcionamiento intelectual general, puede ser evaluado por el desempeño
del individuo en uno o varios test.
Stern introduce el Cociente intelectual (CI) en reemplazo de lo anteriormente llamado
edad mental. El CI nos entrega sólo un dato cuantitativo sin aportarnos la cualidad de
la organización.

II.- Criterio de adaptación social:
Se define sólo en relación a la sociedad en la cual se desarrolla el niño.
Se deben buscar las capacidades de adaptación, las cuales son muy variables de una
sociedad a otra y diferentes según la edad.

III.- Criterio biológico:
Este criterio nos aporta datos sobre la génesis de la sintomatología, el pronóstico y el
tratamiento.

Para definir un diagnóstico de retardo mental se deben considerar los aspectos:
Biológicos.
Socioculturales.
Afectivos.
Sin la complementariedad de estas esferas no podremos comprender las dimensiones
espaciales y temporales de la personalidad, por lo tanto el RM corresponde a un
fenómeno pluridimensional que comprende, entremezclados, aspectos fisiológicos,
sicológicos, médicos, educacionales y sociales del funcionamiento y la conducta
humana.

DEFINICIÓN:

Actualmente se entiende por retardo mental un estado de funcionamiento intelectual
general por bajo el promedio, que se origina durante el período del desarrollo, antes de
los 18 años y se asocia a un menoscabo en la conducta adaptativa; esto se refiere al
grado de efectividad con que el sujeto se adapta a las demandas naturales y sociales de
su medio ambiente.
Una mala adaptación, se puede reflejar, en:
El curso que sigue la maduración.
La capacidad de aprendizaje y/o
El ajuste que logre socialmente.

Prevalencia del RM:
Goodman y Gruenberg, encontraron:
0.5 % entre los 0-4 años de edad.
2.2 % a los 5 años de edad.
4 % a los 6 años de edad.
8 % entre los 10-14 años de edad.
2.8 % después de los 16-17 años de edad.
Mc Lazaen y Bryson en 1987, refieren una prevalencia de 3.7-5.9 % de RM leve y 3-4
% de RM moderado, severo y profundo.
Es más prevalente en hombres, en una proporción de 1,6:1.


Prevalencia en Chile:
Lira y Rodriguez (1079) en una muestra de 1400 lactantes, encontraron un 12 % de
niños con un CI inferior a 70 y un 17 % con un CI entre 70 y 90.
Gazmuri, Milicic, Sarquis y Schmidt, en 1975 reportaron un 26 % de RM en niños que
asistían a escuelas públicas y un 2-4 % en colegios privados de Santiago.
Seguel, Bralic y Edwards (1989), en una muestra de 1025 niños de 0-6 años, de
familias de bajo nivel socioeconómico, pertenecientes a diversas comunas de Santiago
encontraron:
16 % de déficit en DSM en menores de 2 años.
40 % de déficit DSM entre los 2-5 años.
En los niños de 2-5 años sus áreas comprometidas eran:
50 % déficit en lenguaje.
30 % déficit en coordinación.
17 % en motricidad.
Lira y colaboradores al estandarizar la Escala de Evaluación del desarrollo sicomotor,
constató que no existían diferencias significativas en los CI de lactantes de clase obrera
y de clase media hasta los 18 meses de edad, lo que es significativo después de esta
edad.
RM SOCIOCULTURAL:

En los países subdesarrollados, y principalmente en su población pobre, se aprecia una
disminución en los rendimientos sicómétricos y niveles educacionales inferiores en
relación a individuos que no son pobres.
Uno de los factores que más afectan el desarrollo del pensamiento abstracto, es el área
del lenguaje.
En la mayoría de los casos de RM sociocultural el RM es leve o CI limítrofe y se
detecta cuando el niño ingresa al sistema escolar o se encuentra en él.
Son niños de apariencia física normal y exámenes de laboratorio dentro de límites
normales.

RM BIOLÓGICO:

Corresponde al RM en el cual el rol biológico se puede determinar o sospechar como
génesis del trastorno.
Habitualmente se corresponde con RM moderado, grave o profundo, y su diagnóstico
se realiza en los primeros años de vida.
Pueden pesquisarse exámenes alterados que expliquen el retardo y generalmente son
niños con aspecto y estigmas físicos.
Por ser un trastorno del desarrollo global, impide la maduración de toda la
personalidad, con perturbaciones graves en la cognición, lenguaje, sicomotricidad,
gnosopraxias, y áreas emocional, afectiva y social.


Nivel                     RM sociocultural           RM Biológico

Etiología                 Deprivación ambiental      Noxas que afectan al SNC


Morbimortalidad           Igual   que       población Mayor que       población
                          general                     general

Estigmas físicos          No existen                 Son frecuentes


Grado de retardo          Leve- limítrofe            Moderado-severo


Reconocimiento            tardío                     temprano


Distribución   por   clase 15 veces mayor en NSEB Igual en distintos estratos
social                                            sociales.
RM de tipo biológico:
1.- RM de origen prenatal:
1.1.- Anomalías cromosómicas:
Cromosomas sexuales: Síndrome de Turner (cariotipo 45 XO), Klinefelter (XXY).
Sindrome de Down (cromosoma 21)
1.2.- Otros trastornos genéticos: esclerosis tuberosa y neurofibromatosis, anomalías
craneanas, trastornos del tejido conjuntivo y trastornos renales.
1.3.- Anomalías metabólicas (10 % de los defectos hereditarios):
1.4.- Trastornos endocrinos: hipotiroidismo congénito.
1.5.- Anomalías en genes recesivos: fenilquetonuria, síndrome de Lesch-Nyhan,
trastornos del metabolismo de las grasas, trastornos del metabolismo de los
carbohidratos.

2.- Alteraciones prenatales adquiridas: Exposición del feto a: agentes tóxicos,
enfermedades infecciosas como la rubeóla, toxoplasmosis y citomegalovirus.

RM de origen perinatal:
1.- Prematurez.
2.- Anoxia.
3.- Lesión cerebral por traumatismo.

RM de origen postnatal:
Cualquier causa que afecte al SNC, ya sea traumática, infecciosa, tóxica, accidentes,
hemorragias, hipotiroidismo, encefalitis, meningitis, ingestión de plomo o mercurio,
exposición al monóxido de carbono, kernicterus por incompatibilidad sanguínea,
encefalopatías ante inmunizaciones.


Clasificación de CI.

           N = 2200
CI         Clasificación         % Curva N teórica % Wisc- III USA
                                                   91
130 y +    Muy superior          2,2               2,1
120 - 129 Superior               6,7                   8,3
110 - 119 Superior             al 16,1                 16,1
          promed
90 - 109 Promedio               o 50,0                 50,3
          Normal
80 - 89 Inferior               al 16,1                 14,8
          promedio
70 - 79 Limítrofe                6,7                   6,5
69 y -     Deficiencia           2,2                   1,9
Clasificación conductual:
Limítrofe (70-79):
Déficit moderado en las conductas adaptativas y que se manifiesta durante el
desarrollo.
El funcionamiento intelectual puede ser armónico o disarmónico, lo que implica
orientación escolar y vocacional.
Son niños que se desarrollan en forma similar al niño normal, viéndose afectadas
algunas áreas, principalmente el lenguaje, con un retraso en la adquisición de este,
baja capacidad de abstracción y vocabulario pobre.
Presentan dificultades en el proceso de aprendizaje escolar, con ayuda pueden
terminar la educación básica, con repitencias o deserciones escolares.
Puede presentar además perturbaciones en la sicomotricidad fina, coordinación oculo-
manual.
Son niños más inmaduros, con problemas en el control de impulsos, menor desarrollo
del sentido de responsabilidad, autonomía y desarrollo moral, lo que los lleva a
presentar trastornos de conducta o de tipo emocional.
En la adolescencia pueden presentar crisis desadaptativas por las dificultades de
enfrentar los cambios propios de esta etapa.
Muchos de ellos son muy sugestionables y pueden verse involucrados en conductas
delictivas, uso de alcohol, drogas, abusos sexuales y sexualidad promiscua no
protegida.
La realidad para ellos es simple y a veces no logran medir las consecuencias de sus
actos por déficit de su desarrollo moral e intelectual.
A veces presentan una mala imagen de sí mismos, asociada a sus pobres logros
académicos y a burlas de los otros.
En la adultez pueden cumplir con las tareas propias del ciclo vital y las actividades
laborales suelen ser de poca complejidad.

Retraso mental leve (50-69):
Corresponde a la categoría pedagógica de “educable”.
Constituyen el 85% de todos los RM.
Pueden desarrollar habilidades sociales y de comunicación durante el período pre-
escolar y tienen un déficit mínimo en las áreas sensoriomotoras.
Pueden cursar con ciertas dificultades hasta 6° básico y durante la vida adulta pueden
adquirir habilidades de tipo social y profesional que les permiten una independencia
mínima.

RM moderado (35-49):

Corresponden a la categoría pedagógica de “entrenable”
Constituye un 10% de todos lo RM.
Durante el período pre-escolar pueden lograr comunicarse, con una pobre adecuación
a las normas sociales.
No logran avanzar en su escolaridad más allá del 2° básico.
Algunos de ellos logran beneficiarse de un entrenamiento laboral e incluso pueden
valerse por sí mismos con una adecuada supervisión.
RM grave (20-34):

Constituyen un 3-4% de la población de RM.
En la etapa pre-escolar presentan un desarrollo sicomotor pobre, con escasas o nulas
habilidades verbales.
En la etapa escolar pueden aprender hábitos de conversación y recibir entrenamiento
en hábitos higiénicos básicos.
En la vida adulta pueden hacer tareas sencillas bajo estrecha supervisión.

RM mental profundo (< 20):

Corresponde al 1-2% del total de RM.
Durante los primeros años muestran una capacidad mínima para el funcionamiento
sensoriomotriz. Para un desarrollo óptimo requieren de un ambiente altamente
estructurado, con ayuda y supervisión permanente y una relación personalizada con su
cuidadora.
El desarrollo motor, la autonomía y las habilidades de comunicación pueden
perfeccionarse con un entrenamiento adecuado.
Viven bajo el cuidado de otros toda su vida.

Procedimiento diagnóstico:
Historia clínica.
Examen físico.
Examen neurológico.
Exámenes complementarios.
Evaluaciones psicológicas.

Diagnóstico diferencial:
El diagnóstico de retardo mental se realiza siempre, a pesar de que existan otros
diagnósticos en eje I.
Se debe realizar diagnóstico diferencial en niños con déficit sensorial, autismo,
enfermedades degenerativas del SNC, trastornos específicos de la lectoescritura y
lenguaje.
Es importante destacar, cuando un niño presenta un nivel intelectual inferior al
esperado y se encuentra interferido por factores emocionales.

TRATAMIENTO:
Prevención primaria:
Programas materno-infantiles. Detección de enfermedades metabólicas, hipotiroidismo.
Lactancia materna, apego, etc.
Programas del desarrollo sicosocial.
Programas de estimulación temprana.
Prevención secundaria:
Diagnóstico y tratamiento precoz de niños con riesgo o déficit.
Diagnóstico y tratamiento adecuado de infecciones del SNC, intoxicaciones con plomo.
Prevención terciaria:
Tratamiento multidisciplinario.
Apoyo farmacológico en casos de que el RM se asocie a otras patologías:
hiperactividad, impulsividad, depresión, angustias, agresividad.
Bibliografía.
1.- Almonte C.;Montt M.;Correa A. Psicopatología infantil y de la adolescencia. 2003.

2.- J. de Ajuriaguerra. Manual de psiquiatría infantil. 4° edición, 2000 (reimpresión).

3.- Montenegro H; Guajardo H (eds) Psiquiatría del niño y del adolescente. 2° edición.
2000.

4.- Almonte C; Apuntes docentes. Universidad de Chile. 1994.

								
To top