MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD - Download Now DOC by uWJ1xI

VIEWS: 139 PAGES: 8

									                             Movimiento de Cursillos de Cristiandad
                                          CHILE
         2002



       REGLAMENTO DEL MOVIMIENTO
   DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD DE CHILE
                   Titulo Primero: DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD

Art 1.- El Movimiento de Cursillos de Cristiandad, es un Movimiento de Iglesia que, mediante un método propio,
posibilita la vivencia y la convivencia de lo fundamental cristiano, ayuda a descubrir y a realizar la vocación
personal y propicia la creación de núcleos de cristianos que vayan fermentando de Evangelio los ambientes (I.F.
VC .C. 74)

Art. 2.- El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Chile, estará constituido por las siguientes instancias
orgánicas: los Secretariados Diocesanos, la Asamblea Nacional, el Secretariado Nacional y los Secretariados
Regionales, todos los cuales tendrán la estructura obligaciones, funciones y atribuciones que regula el presente
Reglamento.

                         Titulo Segundo: DE LOS SECRETARIADOS DIOCESANOS.

                                              I.-: De su Estructura:

Art. 3.- Los Secretariados Diocesanos son el organismo máximo del Movimiento en cada Diócesis.

Art. 4.- Cada Secretariado Diocesano, se dacha la estructura y organización que estime más adecuadas a sus
necesidades, posibilidades y circunstancias concretas, debiendo estar compuesto, por lo menos, de un
Presidente, un Secretario, un Vocal de Piedad, un Vocal de Escuela y un Asesor Diocesano.

Art. 5.- El Matrimonio Presidente será nombrado por el Obispo de la Diócesis respectiva de una terna propuesta
por el Asesor de la Diócesis. Los demás integrantes del Secretariado serán nombrados por el Matrimonio
Presidente, de común acuerdo con el Asesor Diocesano.

Art. 6.- Cuando por disposición de la Jerarquía Eclesial, se cree una nueva Diócesis, los cursillistas que existan
en esta, podrán, a travé6s de su obispo, solicitar al Secretariado Nacional los reconozca como Pre-
Secretariado. En el caso el Secretariado Nacional, designara una Diócesis 'Madrina', debiendo preferir la
Diócesis a que originalmente pertenecían los cursillistas.

El reconocimiento de un Pre-Secretariado, como Secretariado Diocesano se hará a petición de la Diócesis
'Madrina y será aprobado en una Asamblea Nacional.

Art. 7.- Un Secretariado Diocesano perderá su reconocimiento como tal, cuando:

a) Lo determine el Obispo respectivo cuente

b) Lo acuerde la Asamblea Nacional, por haberse comprobado qua ha caído en una total inactividad por un
lapso de 2 (dos) años, o cuando existan antecedentes graves que afecten la Esencia, o la Mentalidad, o la
Finalidad, o el Método del Movimiento, o la comunión eclesial o la Doctrina de la Iglesia Católica.

c) La Diócesis no cuente con un Asesor (Sacerdote o Diacono)

                             II. De sus Obligaciones, Funciones y Atribuciones
Art. 8.- A los Secretariados Diocesanos, les compete ser custodios de la Identidad del Movimiento de Cursillos
de Cristiandad y atender a la promoción, desarrollo y orientación del Movimiento de Cursillos de Cristiandad
conforme a la autenticidad de su Mentalidad, Esencia, Finalidad y Método, en las realidades de su propia
Diócesis, pare lo cual deberá:

a) Velar por el recto funcionamiento de la Escuela, en sus diversas vertientes, procurando y posibilitando los
medios necesarios para que esta cumpla con su cometido;
b) Delegar en la Escuela un máximo de tareas, tratando de utilizar en la mejor forma los medios y recursos con
que cuenta y procurando la capacitación, promoción y formación de dirigentes.
c) Estudiar en forma permanente y adecuada los diversos ambientes que conforman la Diócesis, de modo que
el Movimiento de Cursillos de Cristiandad responda a sus necesidades pastorales.
d) Programar y realizar los Cursillos en su Diócesis y cuyos participantes puedan ser atendidos en el Pos-
Cursillo.
e) Seleccionar a los Candidatos a vivir Cursillo, considerando la Finalidad y Método del Movimiento de Cursillos
de Cristiandad.
f) Designar al equipo de Dirigentes de cada Cursillo, seleccionando a aquellos que se encuentren preparados
espiritual, técnica y metodológicamente y estén activos en la Escuela.
g) Velar para que los integrantes de los Equipos de Cursillo, sean testimonios vivos de su proceso de
conversión, su inserción en la Pastoral de la Iglesia y su compromiso apostólico en el Mundo.
h) Procurar que el equipo de Dirigentes de cada Cursillo asuma la responsabilidad de continuar en contacto con
los participantes del mismo.
i) mantener contacto permanente con el Secretariado Nacional contribuyendo a la unidad del Movimiento de
Cursillos de Cristiandad en el país, aceptando las orientaciones que el mismo Movimiento de Cursillos de
Cristiandad imparta como utilizando sus servicios y ayudando en la medida de sus posibilidades, a su
sostenimiento material.
j) Hacer realidad el espíritu de comunión y participación, con una presencia activa, en los Encuentros
Regionales y Nacionales, Asambleas Nacionales, Cursillos de Cursillos, Jornadas, Ultreyas Regionales y
Nacionales y otras reuniones que organice y promueva el Secretariado Nacional.
k) Colaborar en el marco de la Pastoral de Conjunto, con los demás Movimientos y Asociaciones de la Iglesia.
I) Fomentará la creación de Grupos Naturales y Núcleos de Cristianos.
m) Organizar Escuelas de Dirigentes, Escuelas ABC y Ultreyas, o cualquier tipo de actos colectivos a nivel
Diocesano, con el objeto de estudiar el Método, intercambiar experiencias, unificar criterios y revitalizar la Fe.
n) Llevar un archivo de documentos relativos a la marcha e historia del Movimiento en la Diócesis.
o) Llevar a cabo las misiones o trabajos encomendados por el Secretariado Nacional.

Art. 9 Cada Secretariado Diocesano saliente deberá entregar toda la documentación, materiales y haberes
concernientes al Movimiento, al Secretariado que asuma dichas funciones, dentro de un plazo de 30 días
contados desde la notificación del nuevo Secretariado.

Art. 10.- El Secretariado Diocesano tendrá una duración de tres (3) años en sus funciones y deberá, con 60 días
de anticipación a la finalización de su período, proponer una tema de reemplazo al Obispo de la Diócesis, quien
elegirá de esta al Presidente o Matrimonio Presidente del Secretariado Diocesano.

                                Titulo Tercero: DE LA ASAMBLEA NACIONAL

                                              I.- De su Estructura

Art. 11.- La Asamblea Nacional, es el máximo organismo del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Chile, y
estará integrada por: los Miembros del Secretariado Nacional, representantes de los Secretariados Diocesanos
o Arquidiocesanos reconocidos o, en su defecto, por personas designados especialmente por dichos
Secretariados. Podrá asistir a ella, con derecho a voz y voto, un representante de la Conferencia Episcopal de
Chile.

Podrán, asistir a ella, en calidad de Delegados invitados, con derecho a voz, dos representantes de los Pre-
Secretariados reconocidos, e igualmente los Ex Presidentes y Ex Asesores Nacionales; si estas personas no
pudieran asistir, podrán hacerlo en su reemplazo, alguna de las personas que integraron con ellos el
Secretariado Nacional.




                                                        2
Art. 12.- La representación de cada Secretariado Diocesano o Arquidiocesano en la Asamblea Nacional, no
podrá ser superior a 5 delegados por Diócesis y estará integrada, en lo posible, por el Presidente, el Vocal de
Escuela y el Asesor Diocesano respectivo.

En los casos en que en una Diócesis o Arquidiócesis, el Movimiento esté actuando organizado en Secretariados
Diocesanos y Secretariado Zonales, correspondientes a Zonas a cargo de Vicarios Episcopales, la
representación a la Asamblea Nacional, podrá estar compuesta de un máximo de 3 miembros del Secretariado
Diocesano o Arquidiocesano, mas 3 miembros de cada Secretariado Zonal, incluido el Asesor.

Art. 13.- La Asamblea Nacional deberá reunirse bajo la presidencia del Secretariado Nacional y a convocación
de éste, por lo menos una vez cada 2 años, y a Reuniones Extraordinarias y cada vez que lo solicite, a lo
menos dos tercios de los Secretariados Diocesanos o Arquidiocesanos reconocidos.

Art. 14 Para que la Asamblea Nacional, pueda válidamente adoptar acuerdos o resoluciones, será necesario la
asistencia de Delegados que representen, a lo menos, a los dos tercios de los Secretariados Diocesanos o
Arquidiocesanos reconocidos. No obstante, pare que dichos acuerdos o resoluciones sean válidos y tengan
fuerza obligatoria para todo el Movimiento en Chile, se deberá contar con la aprobación de la mitad más uno de
los asistentes con derecho a voto en dicha asamblea. Exceptuando lo referente a reformas o modificaciones
reglamentarias, para qua estas sean aprobadas, requerirá de una aprobación de los dos tercios de los
Secretariados del país.

Art. 15.- En la Asamblea Nacional, se votará por Secretariado Diocesano o Arquidiocesano, cada uno de los
cuales tendrá derecho a emitir un solo voto.
La Diócesis que tenga deudas con el Secretariado Nacional, correspondiente al año anterior a la Asamblea
Nacional, no podrá emitir su voto, sino hasta regularizar su situación con la Tesorería del Secretariado Nacional.

Art. 16.- El Presidente del Secretariado Nacional, deberá citar a la Asamblea Nacional, mediante Carta
Certificada, enviada a lo menos con 60 días de anticipación a la fecha en que esta debe llevarse a efecto,
comunicando el temario a tratarse.

El Secretariado Nacional, deberá dar cuenta en la Asamblea Nacional, de las Diócesis que fueron invitadas y
las excusas de las que no pudieron asistir.

                                     II.- De sus Funciones y Atribuciones

Art. 17.- Corresponde a la Asamblea Nacional conocer, analizar y pronunciarse sobre los puntos que
comprenda el Temario de sus Reuniones, el que será elaborado por el Secretariado Nacional a proposición de
los Secretariados Diocesanos o Arquidiocesanos.

Existiendo acuerdo de los dos tercios de los Secretariados presentes en la Asamblea, se podrá tratar materias y
tomar acuerdos sobre puntos no incluidos en el Temario.

Al término de la Asamblea Nacional, deberá confeccionarse un documento que contenga las conclusiones y
acuerdos del mismo.

Art. 18.- Reconocer, a proposición del Secretariado Diocesano o Arquidiocesano que haya actuado como
“padrino”, en la calidad de Secretariado Diocesano de un Pre-Secretariado. Este, una vez reconocido, entrara
en funciones, cuando el Obispo respectivo, comunique la designación del Presidente o Matrimonio Presidente
del nuevo Secretariado Diocesano.

Art. 19.- La Asamblea Nacional designará la Diócesis Sede del Secretariado Nacional, señalará su plan de
trabajo y conocerá la cuenta que este deberá rendir al término de su periodo.

Art. 20.- Corresponde también a la Asamblea Nacional, la fijación de las fechas de los Encuentros Nacionales,
su Sede, su Temario y la determinación de las Diócesis que tendrán a su cargo la elaboración de las ponencias.

Si posteriormente, a alguna de estas Diócesis le es imposible dar cumplimiento a este compromiso, deberá
informar oportunamente al Secretariado Nacional, el que estará facultado para designar a otra Diócesis que
reemplace a la que se excusó.

                                                        3
Art. 21.- El Secretariado Nacional presidirá la Asamblea Nacional, sin derecho a voto.

                              Titulo Cuarto: DEL SECRETARIADO NACIONAL

                                              I.- De su Estructura

Art. 22.- La Asamblea Nacional designará, de acuerdo con lo dispuesto en el Art. 19, la Diócesis Sede del
Secretariado Nacional.
Art. 23.- Los integrantes del Secretariado Nacional deberán ser miembros activos de Movimiento de Cursillos de
Cristiandad y residir en la Diócesis Sede.

Art. 24.- El Presidente o Matrimonio Presidente, será nombrado por la Conferencia Episcopal, de una terna
propuesta por el Asesor al Obispo de la Diócesis Sede.

Los demás integrantes del Secretariado Nacional, serán nombrados por el Presidente o Matrimonio Presidente
de común acuerdo con el Asesor Nacional designado.

En el caso de la Arquidiócesis de Santiago, el Secretariado Nacional, será conformado por 5 matrimonios de las
5 Zonas de la Arquidiócesis y la Conferencia Episcopal nombrará al Matrimonio Presidente de uno de ellos.

Una vez aprobado el Matrimonio Presidente, por la Conferencia Episcopal y conformado el Secretariado
Nacional, estos tendrán la facultad de darse la organización que les parezca, sin que en ello tenga participación
en todo el funcionamiento y desarrollo el Secretariado Arquidiocesano local.

Art. 25.- El Secretariado Nacional durara cuatro (4) años en sus funciones, pudiendo la Diócesis Sede ser
reelecta para el periodo siguiente por dos (2) años mas.

La Asamblea Nacional, podrá indicar, que se reelija la Sede con cambio de todo o parte del Secretariado
Nacional o que continúe el del primer periodo, sin que en ello intervenga el Secretariado Diocesano de la Sede.

La Diócesis Sede del Secretariado Nacional, no podrá ser elegida nuevamente hasta que transcurran dos
periodos después de haber cesado su periodo, en razón a que deberá ser elegida una Diócesis por Región, de
acuerdo al siguiente orden:

Región Sur.- Coyhaique, Puerto Montt, Osorno, Villarrica, Valdivia, Temuco, Concepción, Los Ángeles.
Región Centro.- Chillán, Linares, Talca, Rancagua, San Bernardo, Santiago, San José de Melipilla, Valparaíso,
San Felipe.
Región Norte.- Illapel, La Serena, Copiapó, Calama, Antofagasta, Iquique, Arica.

No obstante lo anterior, la Asamblea Nacional, con acuerdo de a lo menos los dos tercios de los asistentes,
podrá prorrogar el período, por un tiempo definido no superior a dos años, al término del cual deberá realizarse
una nueva Asamblea Nacional para elegir la nueva Diócesis Sede del Secretariado Nacional.

Art. 26.- El Secretariado Nacional estará integrado por un Presidente, un Secretario, un Vocal de Escuela, un
Vocal de Piedad, un Vocal de Finanzas, un Asesor Nacional y un Vice Asesor Nacional.
Los cargos indicados serán los mínimos que deberán componer el Secretariado Nacional y serán servidos, en el
caso de los laicos, en lo posible por matrimonios.

Para el mejor cumplimiento de sus funciones, el Secretariado Nacional podrá crear otras Vocalías qua estime
convenientes.

Art. 27 El Secretariado Nacional deberá sesionar una vez al mes a lo menos, y siempre que lo convoque su
Presidente. Sus decisiones se tomarán de común acuerdo por sus miembros, y para reunirse, deberán concurrir
todos sus integrantes. En el caso de cargos servidos por matrimonios, es suficiente la asistencia de uno de los
dos cónyuges.

Art. 28.- El Secretariado Nacional será financiado por los Secretariados Diocesanos, sobre la base de una
Cuota Mensual que fijara la Asamblea Nacional, y por la distribución exclusiva de materiales como: Esquemas
de Rollos, Guías del Rector, Guías del Peregrino, Ideas Fundamentales, Cruces Metálicas, Pescaditos de
Colores, Brechas, Revista Fe y otros materiales.
                                                        4
                                     II.- De sus Funciones y Atribuciones

Art. 29 El Secretariado Nacional es el organismo ejecutivo de la Asamblea Nacional, y tendrá las funciones y
atribuciones que se señalan en los siguientes artículos:

Art. 30 Serán funciones del Secretariado Nacional, en forma especial:
1.- Velar por que el Movimiento se mantenga en su Esencia y Finalidad, tanto en el PreCursillo, como en el
Cursillo y en el Post-Cursillo, siempre fiel a la Mentalidad que lo originó.
2.- Publicar Calendarios de los Cursillos a realizarse en las distintas Diócesis del país, sobre la base de los
antecedentes que proporcionen los Secretariados Diocesanos y Secretariados Regionales.
3.- Comunicar las noticias y hechos importantes, relativos al Movimiento que acontezcan dentro y fuera de
Chile, resultado de Encuentros, de Cursillos de Dirigentes, de Ultreyas Nacionales o Internacionales.
4.- Coordinar la labor de los Secretariados Diocesanos, con el fin de unificar criterios frente a las dificultades
que se susciten en la marcha del Movimiento, en su expansión y en el logro de su Finalidad
5. Publicar un Boletín o Revista informativa a nivel nacional, basándose en la colaboración de los Secretariados
Diocesanos.
6.- Publicar e informar de textos o documentos de interés para la formación colectiva o individual de los
miembros del Movimiento, en sus propias publicaciones como colaboración en publicaciones pastorales,
diocesanas o informativas.
7.- Promover la realización y la asistencia a Cursillos de Dirigentes, Cursillos de Cursillos, Jornadas
Metodológicas, etc., en Chile o en el extranjero.
8.- Promover y coordinar la iniciación del Movimiento en las diócesis donde no exista_ En ningún caso, podrá
iniciarse el Movimiento en una diócesis sin la autorización del Obispo respectivo.
9.- Mantener una existencia permanente de Esquemas de Rollos, Guías de Rector, Cruces Metálicas, Guías del
Peregrino a disposición de los Secretariados Diocesanos.
Por acuerdo de la Asamblea Nacional realizar la revisión de alguno de ellos y evacuar un proyecto de
actualización, el que será ratificado en la Asamblea Nacional o Encuentro Nacional más próximo.
10.- Organizar jornadas de Dirigentes o Asesores. Ultreyas y cualquier otro tipo de actos colectivos a nivel
nocional a objeto de estudiar el Método, intercambiar experiencias y unificar criterios.
11.- Promover el intercambio de Dirigentes y Asesores para la realización de Cursillos entre las diferentes
diócesis, en conocimiento y coordinación con los Secretariados Diocesanos.
12- Llevar un archivo de documentos relativos a la marcha e historia del Movimiento, basándose en los
antecedentes que deberán proporcionar los Secretariados Diocesanos. 13. Llevar a cabo todas las misiones
que le encomiende la Asamblea Nacional.
14.- El Secretariado Nacional saliente deberá entregar toda la documentación concerniente al Movimiento,
materiales y haberes al Secretariado que asuma dichas funciones, dentro de un plazo de 30 días contados
desde la nominación del nuevo Secretariado.

Art. 31.- Son atribuciones del Secretariado Nacional, especialmente las siguientes:
1.- Representar al Movimiento ante la Jerarquía de la Iglesia, ante las Autoridades Civiles, ante las Estructuras
Nacionales e Internacionales del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y ante otros Movimientos.
2- Establecer, cuando lo exija la mejor marcha del Movimiento en el país, Secretariados Regionales, para
atender a dos o más diócesis de acuerdo a la reglamentación que se señala más adelante. Estos, en todo caso,
serán organismos de coordinación, y como tales no integrarán la Asamblea Nacional.
3.- El Secretariado Nacional, si lo estima necesario, podrá invitar a uno o mas de los integrantes del anterior
Secretariado Nacional a reuniones del G.L.C.C., Cono Sur o cualquier reunión en el extranjero, quien podrá
ofrecer un apoyo permanente al nuevo Secretariado Nacional cuando se presente ante los organismos
indicados, informándoles acerca de las materias acordadas en reuniones o Encuentros anteriores.
4.- La realización en el país de Cursillos de Cursillos, es de exclusiva atribución y responsabilidad del
Secretariado Nacional.
5.- El Secretariado Nacional estará facultado para resolver cualquier situación no contemplada en el presente
Reglamento, pudiendo, si lo estima conveniente, citar a una reunión extraordinaria de la Asamblea Nacional con
el fin de tratar esta materia, o, de no ocurrir esto ultimo, deberá informar a la Asamblea Nacional en su próxima
reunión, la que se pronunciará sobre la validez de lo obrado por el Secretariado Nacional, pudiendo reprobar su
resolución, ratificarla o modificarla.

       Titulo Quinto: DE OTROS ORGANISMOS OPERATIVOS Y DE SERVICIO DEL MOVIMIENTO.

                                      I.- De los Encuentros Nacionales
                                                        5
Art. 32.- Los Encuentros Nacionales son instancias de estudio y resolución, destinados a orientar la vida y la
acción del Movimiento en lo relativo a su doctrina, su metodología u otros aspectos específicos que se
realizarán cuando la Asamblea Nacional lo estime necesario. Desde el punto de vista reglamentario, los
Encuentros Nacionales son una Asamblea Nacional ampliada y sus acuerdos tienen el mismo valor que los de
estas.

Art. 33.- El temario de los Encuentros Nacionales será fijado por la Asamblea Nacional, la cual además
determinara la diócesis que se hará cargo de la Sede y los Secretariados Diocesanos encargados de preparar
las ponencias. No obstante, el Secretariado Nacional tendrá las mismas atribuciones referentes a comisiones de
trabajo, indicadas en el Art.20, párrafo 2.

Art. 34.- En los Encuentros Nacionales, cada Secretariado y Pre-Secretariado tendrá derecho a acreditar un
numero de delegados igual al de comisiones previstas para el mismo, sin perjuicio de lo anterior, cada
Secretariado y Pre-Secretariado podrá siempre acreditar una delegación de a lo menos 5 miembros.
En los casos en que en una diócesis, el Movimiento esté actuando organizado en Secretariados Diocesanos y
Secretariados Zonales, correspondientes a zonas a cargo de Vicarios Episcopales, la representación a los
Encuentros Nacionales podrá estar compuesta de un máximo de tres miembros del Secretariado Diocesano o
Arquidiocesano, mas tres miembros de cada Secretariado Zonal, incluido el Asesor.

Art. 35.- El Secretariado Nacional deberá aprobar para cada Encuentro Nacional un Reglamento Especial,
propuesto por la Diócesis Sede, en el que deberá contemplarse el lugar y fecha, la organización administrativa
del mismo, la posibilidad de invitados especiales, el Calendario de Sesiones, el Sistema de Trabajo, y otros
aspectos de organización y funcionamiento del evento.

Art. 36.- En caso de dudas o conflictos entre lo establecido en el Reglamento Especial del Encuentro y el
presente Reglamento, primará este último. En todo caso será el Encuentro Nacional, como Asamblea Ampliada,
el que determinara la interpretación de cualquier disposición reglamentaria a aplicarse durante el mismo. Con el
acuerdo de los dos tercios de los Secretariados Diocesanos asistentes.

Art. 37.- El Presidente del Secretariado Nacional deberá citar a Encuentro Nacional mediante Carta Certificada,
enviada a lo menos con 60 días de anticipación a la fecha en que este debe llevarse a efecto, comunicando el
temario a tratarse, junto con enviar los antecedentes correspondientes.

Art. 38.- En las decisiones de los Encuentros Nacionales, se deberá contar con la aprobación de la mitad mas
uno de los Secretariados presentes, y tendrá fuerza obligatoria para todo el Movimiento en Chile.

Art. 39.- En los Encuentros Nacionales, se votara por Secretariado Diocesano, cada uno de los cuales tendrá
derecho a un voto.

Art. 40.- El Secretariado Nacional presidirá los Encuentros Nacionales, sin derecho a voto.

Art. 41.- AI término de un Encuentro Nacional deberá confeccionarse un documento que contenga las
conclusiones y acuerdos del mismo.

                                     II.- De los Secretariados Regionales

Art. 42.- Los Secretariados Regionales son órganos de servicio al igual que los demás órganos del Movimiento
de Cursillos de Cristiandad. Colaboran con el Secretariado Nacional en el cumplimiento de las funciones y
atribuciones de éste, en una determinada región, entendiéndose por esta última, a las dispuestas en el Art.26
del presente Reglamento.

Art. 43.- El Secretariado Nacional creará los Secretariados Regionales si así lo estima conveniente a petición de
los dos tercios de los Secretariados Diocesanos de la región, y procederá a designar la Diócesis Sede de éste.
Esta designación deberá ser comunicada por el Secretariado Nacional a todos los Secretariados Diocesanos, al
Obispo de la Diócesis elegida y a la Conferencia Episcopal, en un plazo no mayor a 30 días.

Art. 44.- El Secretariado Diocesano, de la Diócesis Sede del Secretariado Regional, propondrá al Obispo
respectivo, el nombre de los componentes del Secretariado Regional.

                                                        6
Art. 45 El Secretariado Regional, se financiará con los aportes de los Secretariados Diocesanos que componen
su región, siendo este como mínimo el 50% de lo que cada Secretariado Diocesano aporta al Secretariado
Nacional. Sin perjuicio de lo anterior, el Secretariado Regional podrá autogestionar otros recursos para su
financiamiento, siempre que dichos medios no atenten contra la Esencia, Mentalidad, Finalidad y Método del
Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

Art. 46 Serán funciones del Secretariado Regional:
1.- Informar periódicamente al Secretariado Nacional acerca de la marcha del Movimiento en la Región, el
calendario de los Cursillos a realizar en ella y nuevas experiencias diocesanas del Movimiento.
2.- Procurar la integración del Movimiento en la Pastoral de la Diócesis que lo Integran.
3.- Promover la asistencia de dirigentes de la región a los Cursillos de Cursillos, Cursillos de Dirigentes,
Asambleas Nacionales, Encuentros Nacionales, Encuentros Regionales, Convivencias Nacionales de Dirigentes
y Asesores y Ultreyas Regionales y Nacionales, que haya programado el Secretariado Nacional.
4.- Promover la asistencia y el funcionamiento de las Escuelas de Dirigentes en las distintas Diócesis de su
región.
5.- A petición del Secretariado Nacional, promover el intercambio de dirigentes y asesores para la realización de
Cursillos entre los distintos Secretariados que lo componen.
6.- Cumplir todas las misiones que le encomiende el Secretariado Nacional.
7.- Efectuar visitas periódicas a las diócesis de su región, a fin de conocer la realidad de cada una, y colaborar
efectivamente con ellas.
8.- Producir una comunicación efectiva entre las distintas diócesis, incentivando con esto el crecimiento de las
mismas.

Art. 47.- La designación de una Diócesis Sede de un Secretariado Regional, tendrá una vigencia de dos años, al
cabo de las cuales el Secretariado Nacional procederá a una nueva designación o a renovar la anterior, según
estime procedente, previa las consultas que estime necesarias con los Secretariados Diocesanos de la región
que lo componen.
La fecha de inicio y/o término de vigencia del Secretariado Regional debe coincidir con la vigencia del
Secretariado Nacional.

                             Titulo Sexto: DE LA REFORMA AL REGLAMENTO

Art. 48.- Los Secretariados deberán hacer llegar al Secretariado Nacional sus ponencias de modificación del
Reglamento con 45 días de antelación a la celebración de la Asamblea Nacional, para que el Secretariado
Nacional estudie y ordene dichas ponencias e informe al respecto, en un plazo máximo de 30 días después a
los Secretariados Diocesanos del país.

                                Titulo Séptimo: ARTICULOS TRANSITORIOS
Art. 1.- El presente Reglamento fue estudiado y modificado con el aporte de las Diócesis de Valparaíso, Puerto
Montt y el Secretariado Nacional, de acuerdo a una solicitud de la Asamblea Nacional de Antofagasta el año
2000, la cual se entregó a las Diócesis en el Encuentro Nacional de Coyhaique para su revisión. En una
segunda instancia se recibieron aportes de:
Diócesis de Concepción Diócesis de Copiapó, Zona Centro Oeste de Santiago, Diócesis de Valparaíso,
Diócesis de Temuco Secretariado Arquidiocesano de Santiago
Para dar término al presente Reglamento que fue aprobado por la 25° Asamblea Nacional celebrada en la
Diócesis de San José de Melipilla, entre el 18 y 20 de octubre de 2002.

Art. 2.- Se hace mención a que el Reglamento modificado es el aprobado en la Asamblea Nacional de
Antofagasta, entre el 6 y 7 de diciembre de 1986.

Art. 3.- Declarase reconocidos hasta la fecha los siguientes Secretariados Diocesanos:

Región Sur.- Coyhaique, Puerto Montt, Osorno, Villarrica, Valdivia, Temuco, Concepción, Los Ángeles.
Región Centro.- Chillán, Linares, Talca, Rancagua, San Bernardo, Santiago, San José de Melipilla, Valparaíso,
San Felipe.
Región Norte.- Illapel, La Serena, Copiapó, Calama, Antofagasta, Iquique, Arica.



Santiago, 01 de octubre de 2002.
                                                        7
8

								
To top