La Cosa Pol�tica by 6X6jgQF

VIEWS: 9 PAGES: 9

									                                                                                                                      1




La Cosa Política                                             mientras las prácticas del Poder sigan impertérritas su marcha para
El retorno de lo trágico en las filosofías "malditas" del siglo XX: apuntes
                                           perdido casi completamente su efecto crítico.
provisorios para un nuevo fundacionalismo. En el pensamiento (y en la práctica, al menos declam
(Borrador)                                 esquemáticamente, por: microfísica, acción local, liquidación de la
                                                             lucha de clases –y de la propia noción de "clase"–, desestimación del

Eduardo Grüner                                               de la política y como sujeto de la dominación, desprecio por cualqui
                                                             la espontaneidad de las resistencias más o menos "movimientistas" y
                                                             firmes. Nada queremos ya saber con marxismos de ninguna especie (
                                                             llamarnos post–marxistas , o a veces post – marxistas: no se trata de p
                                                             por ganar), ni con ningún otro gran relato emancipatorio que de alg
                                                         articular ,   aún fundacionalismo . No nos
         El pensamiento sobre / desde lo político requiere hoy de un onuevo comprender , la diversidad social y cultural,
                                                         pluralismo político.
atrevemos a decir fundamentalismo : es un término con mala prensa, aunque, como decía Oscar Masotta, hay
                                                                  ¿por qué se A condición de que, para
conceptos que deberíamos arrancar de manos del enemigo. Entonces,Todo esto,no?entiende, en el polo izquierdo del espectro. En
                                                       del corrimiento del conjunto, se que permite
prevenirnos, hagamos un mal juego de palabras: un pensamiento de lo funda–mental , de losolapa con la derecha neolibera
                                                        contractualismo y        verá, en una ausencia democracia
recomenzar al pensamiento, ya que éste nunca comienza en el vacío (aunque sí, seciudadanización, de de                       "proce

                                                          este sentido, es más equívoco: parece aludir y massmediatización
plenitud como la que hoy sufrimos). "Fundacionalismo", en"institucionalización", de mercadificación a la
                                                       "clases" políticas virtuales, autosuficientes, completamente ajena
pretensión de un origen –algo distinto a un (re)comienzo– absoluto, y es notorio qué obstáculo para el
                                                         subterránea de las grandes masas (ahora meras
pensamiento es todo mito de origen, y cómo él puede conducir, sí, al fundamentalismo en el otro sentido. Por "masas de maniobra
"fundamental" no entendemos, entonces, la idea de un origen (sea histórico, disuelto ocualquier atisbo autónomo de praxis –
                                                        hace rato que han mítico metafísico) sino la

postulación de un estado de perplejidad que tampoco es la transformarse en consumidores al paso –al paso de marcha– de las m
                                                           plena incertidumbre a la que quiere condenarnos
                                                      sus amos de turno. Y que obliga a una fuerte
el pensamiento dominante (casi escribimos: la ideología dominante), pero esto incluye a esas formas reactivas "perversas
                                                        diría neofundamentalistas de certidumbre que
recomposición, un nuevo intento de "totalización", como llamarSartre, de los jirones (y que por lo tanto no constituyen nin
todavía, tozudamente, mantengamos.                           arcaicas o premodernas, sino un estricto producto        de la llamad
                                                         liberal–democrático) "fundacional"), así como la
         Se sabe que la idea de un pensamiento "fundamental" (entendido como y del otro (el neofundamentalista), el capitalismo
de un pensamiento de la "totalidad" que –se nos dice– esha generado una nueva psicología de las nosotros –en el sentido freud
                                                         su inevitable complemento (pero que masas
                                                     proceso de identificación "tanática" con la del
distinguimos, como acabamos de decir, de un movimiento destotalizador–retotalizador permanente dominación y la explota
                                                         satisfactorias
pensamiento) son las principales betes noires de las filosofías políticasde cuáles son los nuevos procesos
                                                                          contemporáneas: para ellas, la                    y   fenó
                                                          ideológico–culturales, psíquicos) que han causado no sólo un gi
posibilidad misma de que exista lo que podríamos llamar una democracia de las diferencias es que no haya
                                                           resistencia a la opresión, sino la única manera de
"núcleos duros" del pensamiento, conceptos centrales sobre los cuales apoyar la reflexión; incluso una suerte de complacencia m
                                                       amorosa, del discurso de los amos: ciertamente no
sortear el camino tenebroso que conduce del fundacionalismo al fundamentalismo, de la totalización al nos dan esa explic
                                                           más y conceptual, el de los juegos de lenguaje
totalitarismo, sostienen muchos, es el de la dispersión textual bien al contrario, parecería que trabajan afanosamente para escam
indecidibles, el de las contingencias antiteleológicas, el del explicación.
                                                               ironismo distanciado frente a las ideologías. En
                                                             No es y cuestión –al menos llamado
suma: el de un acentuado relativismo (que Nietzsche, menos concesivo ya eufemístico, hubiera no solamente, quizá ni siqui
                                                           ideológicas "falsas conciencias": por el contrario, parecería que
"nihilismo", o quizá directamente "moral de esclavos"), para el cual noohay posibilidad –ni sería deseable–
                                                          abismal, catastrófico, que ha de una política y en
tomar partido por la mayor legitimidad –ni hablar de la mayor "verdad"– de una teoría o alcanzado el capitalismo actual. Nadie p
                                                          consecuencias de lo que los economistas críticos
contra de otras. Paradójicamente, como hemos insistido otras veces, hoy en día la legitimidad del "sistema" llaman "pensamien
                                                      revolviendo la pregunta viéndose "verdad" a
consiste en que no haya una legitimidad claramente dominante, ni una basura o por algunatransformados en mercancías de
                                                           sistemática destrucción de ser pensado y dicho,
construir: en el reino absoluto y generalizado de la "pragmática", todo es posible tecnológica del planeta, pasando por el espect
                                                                                                                       2




                                                             "pragmatismo" –véase Rorty et al – que en este
el narcotráfico globalizado, o por la "flexibilización" que atomiza a las masas trabajadoras, arrojándolas a entorno no puede s
                                                       conservadora.
una competencia salvaje por los recortados espacios laborales, barriendo con los últimos vestigios de
                                                                       En cualquiera por el casos, los desgarramientos y las pústu
solidaridad social, o por el imbecilizante secuestro del deseo colectivo (empezandode esosdeseo de silencio,
                                                          rápidamente bien llamados alfombra todo renegación teórica, qu
de soledad, de diálogo con el sí–mismo) en los medios de comunicación barridas bajo lade masas : de la está
                                                              cual eso reprimido, como es lógico, retorna ni
allí a la vista , en la "sociedad de la transparencia". Es algo que puede leerse, sin demasiados disimulos de las maneras más ine
                                                           extraña que llegara los propios canales el neofundamentalismo, la v
enmascaramientos, en la prensa "burguesa" de todos los días, o en las noticias dedel espacio exterior: de cable
que alimentan la alienación que denuncian –puesto que en la actual maquinaria sin exterior del consumo, sociedad mundial que s
                                                          más agresiva, amenazan al tercio escaso de la se
                                                          parece haber demasiada necesidad de disfrazar
consumen en primer lugar los valores anticonsumistas–. Nopueda, especular lúdicamente en el mercado bursátil, o viajar a bronce
                                                         acabe la capa de ozono. Y que no entienden por
una "realidad" que nadie se propone seriamente transformar, en tanto ha logrado legitimarse como la única qué para hacer todo
                                                           custodios a está de preservativo en los defienda de unas masas a
posible , y quizá, para algunos, la única deseable. La inmensa mayoríamodo "concientemente" quecontra de
                                                           por supuesto, no tienen nada que sistema logra
ella, pero no cree que pueda hacerse nada distinto: es lógico, puesto que toda alternativa alver. Y cuando no es así, cuando l
                                                              ética burguesa ha inculcado el de clases que es la
aparecer como una variante de él; por lo tanto (puesto que la perversa y desviada de la lucha valor de la acción respuesta resentida
                                                         derrotarlos, únete a ellos". Como , se puede
y el trabajo) se hace de necesidad virtud: "si no puedes victimarios igualmente individuales no entonces se vuelve contra sí m
                                                         del destino un proyecto propio identificándose
transformar el mundo, se trabaja a favor de él, haciendo suicidio, la droga, la hobbesiana ,guerra entre los iguales, la "barra bra
                                                           hay cae en "locales", de trivial que, aceptando
activamente a la propia impotencia. En el mejor de los casos, se teorías la ilusión siniestra de psicología social por ejemplo, par
                                                             irracionalidad; pero ellas sentido, la "ideología"
las reglas del juego, se podrá participar al menos de las migajas del banquete. En ese son explicaciones por así decir fetichistas
                                                         entre los fórmula clásica la totalidad, aún (y más
ya no es lo que era: como propone Slavoj Zizek, hemos pasado de laparticularismos yde la crítica ideológica aún) cuando se apl
–"Ellos no saben lo que hacen, pero lo hacen"– a la fórmula de la razónlas "limpiezas saben perfectamente loAfghanistán, Bosnia
                                                            Como si cínica : "Ellos étnicas" de Argelia,
                                                             casi ni hace diferente a la gigantesca "limpieza
que hacen, pero igual lo hacen". Es una fórmula para la cualnaturalmente falta la hipótesis del Inconciente (y social" que la prese
                                                              con los otros dos tercios de la humanidad. "Ellos" no lo entienden
tal vez ello sea una de las razones de la "crisis de creatividad" del psicoanálisis actual), salvo que sea para
                                                           academias a en que asisten sus hijos no se los explican, obsesionadas
explicar, siempre insuficientemente, un gigantesco Goce colectivo: dicho las lacanés, el capitalismo de hoy ha
hecho que la humanidad se acerque como nunca –Auschwitz fue, como si la "democracia" o la "comunidad" funcionen , todo lo
                                                     "instituciones", dijéramos, la puerta histórica de
                                                            decir: de un espacio plano –banda de Moebius
entrada a la nueva época– al borde siniestro de lo Real. Es la Mano Invisible. Las teorías "oficiales" son, pues, el síntoma de
                                                            cultural. Una esquizofrenia de la ya es no deja
achatada, el desierto como laberinto del que habla Borges– de casi completa in–diferencia, queque casiculpablemente tributaria una
                                                         radical que se construcciones en el y su efecto
resquicio para lo numinoso o lo sagrado de una Alteridadsus sofisticadasopone a lo "religioso"andamiaje desencarnado de las N
homogeneizante de masa .                                     Consenso y via dicendo , desplazando o directamente anulando la
                                                             sufrientes, materiales , atravesados, y con frecuencia desgarrados,
                                    ***************          manos de los psicólogos, los manuales de autoayuda, los profetas tele
                                                             altura) los "políticos" manipuladores . Es obvio que ninguna comu
                                                           mínimo conjunto de reglas, el contexto de una
         En semejante marco, la situación de la teoría es, por lo menos, paradójica. Eninstituciones y acuerdos más o menos "
                                                      esas instituciones y esos contratos de su de la
catástrofe civilizatoria que desnuda como nunca los fundamentos descarnadamente violentos historicidad material, de sus
                                                         incluso antagónicos con más o menos light del
organización de la polis humana, la teoría oscila por un lado entre las variantes las masas desesperadas y a la deriva que ellos
                                                         existente vía huecas y en de la democracia"
pensamiento "post" y su apuesta a un mejoramiento de lo en quimeras "radicalizaciónpalabrerío idiotizante que apenas sirv
–dicho esto, con completo desprecio por las palabras, por quienes abominan de un pensamiento fundamental , lisa y llanamente lá
                                                            académicas: eso, cuando las "anclas" no devienen
                                                             pilas de cadáveres cuyo origen "institucionalista"
es decir radical , que pretenda ir "a las raíces"–, y por otro lado un neocontractualismo ellas no sabrían explicar.
                                                                      ¿Y el marxismo? Nadie pasando por debería estar preparado
distraído frente a las inéditas cotas de explotación, dominación y marginalización mundiales, mejor que él las
                                                           que cuerpos ausentes de los suburbios de una
celebraciones comunitaristas de una renovada Gemeinschafta estos(cualquiera que mire su propio "pensamiento". No obstante, en
                                                       descomposición, llama la renovación de recibo (y la influencia
urbe occidental lo sabe) está en proceso de acelerada la academia ahora o por "marxismo" acusa elun
                                                                                                                       3




                                                            un permanente esfuerzo de neutralización y anestesiamiento de la rebe
filosofía política denegatoria como la que acabamos de describir. De un lado, el ya nombrado "postmarxismo"
de cuño aproximadamente laclauiano recusa toda referenciapodrían incentivar. Quizá –la pueda de clases, el manera: quizá el en
                                                          a las categorías clásicas no lucha ser de otra
                                                            la formación social– ninguna teoría indecidible
lugar del Estado, el modo de producción, las estructuras de debamos admitir que en favor de una crítica, por más radical que se
                                                              de la hacia las masas juego contingente de orientarlas (cayendo
(pero, en el fondo, decisionista) "radicalización" espontáneapuentedemocracia, y undesesperadas, no para las
                                                        que acantonan en el a la izquierda), pero menos para intentar un
"posiciones de sujeto", con el resultado de que, mientras se tan caro ha costado"multiculturalismo" yallas
                                                          en el desprestigiado sentido empático que solía
fragmentaciones subjetivas (algo de lo que, por supuesto, es necesario ocuparse también ), el capitalismotener ese término– d
                                                           sirviera para informar las "nuevas prácticas" de
globalizado sigue su marcha triunfal sin aparecer excesivamente concernido por tales sutilezas. Del otro lado, la política que tanto
                                                          esas prácticas nuevas –y la neoliberal "filosofía"
el denominado "marxismo analítico" se rinde a los cantos de sirena del individualismo teoría o la imperante, que de cuenta de el
                                                         en de sujetos fríamente actual, en la –sin carne,
apostando a una explicación basada en la "elección racional" la putrefacta situacióncalculadores que ya no sabemos siquiera qué
                                                            política, puesto que historia.
sangre ni inconciente– que son apenas caricaturas de un esquema hiperlogicista sin la política se ha degradado a los negocios
         En el medio –o mejor dicho, afuera, en los suburbios– de este tironeo, los restos de un pensamiento prácticas, hoy, no p
                                                           administración gerenciadora de lo peor. Pero esas
                                                            que asomarse a la calle) desde Lenin, aquéllas
marxista "ortodoxo" que no ha vuelto a leer un libro (ni, peor, a estemos dispuestos a regresar a Trotsky ocuestiones fundamen
                                                          humano–material Invierno, se debaten politicidad que alguna ve
Mao, y cuyo calendario se perdió al día siguiente de la toma del Palacio deque se expresa en esa entre la
                                                              Aristóteles) lo polémicas con la rica tradición del
parálisis teórica y la completa inoperancia política. Nada sabemos ya de las propiamente antropológico, lo que define la humanidad
marxismo occidental de Lukács, Korsch, Bloch, Gramsci, Sartre, Althusser o la Escuela de Frankfurt
                                                                                      ****************
(reducida hoy al insípido idealismo comunicacional de Habermas). Por su parte, esa izquierda "post"
representada por los Estudios Culturales o la Teoría Postcolonial, que –saludablemente, no es cuestión de
                                                                 En efecto: se le trayectoria a la teoría
negarlo– se hace cargo de la compleja multiplicidad de nuevos problemas queen estahan abierto descendente de la teoría, como
                                                        fundamentales; las que régimen casi Marx, de
social y cultural en este último tercio de siglo, sin embargo lo hace bajo el desde Platón a puramenteMaquiavelo a Max W
                                                         Hegel y desmaterializada, o Foucault siguen
"textualista" o "discursivista" de una simbolicidad desencarnadahasta Adorno, Sartre donde "lo real" (desiendo las decisivas
                                                         persisten en figura, en la en alienar los casos,
cualquier manera que se quiera definir ese concepto equívoco) apenas buscar amos ,mayoría de su libertad, su soberanía y su
                                                           renunciando a que la que no sea su propia Historia? ¿por qué n
como un pliegue más de los discursos a "deconstruir" en una infinita tarea de SísifoHistoria se propone llegar
–porque no cree que exista, en primer lugar– al corazón de verdaderamente humana sino bajo formas sucesivas y diferentes
                                                           su propia materia. También aquí es obvio que no
                                                         constitutiva violencia que ello simbólico y qué
hay manera de retroceder desde el reconocimiento absolutamente decisivo del papel que losupone? ¿por lo la supervivencia
                                                                y la sociedad humana como tales. Pero, otra vez:
discursivo tienen en la propia constitución de la subjetividad indudablemente "sublime" ella acarrea en el plano de la cultura– debe
                                                           suerte de sacrificio ritual y sangriento de generaciones tras generac
ese rol sólo es decisivo en la medida en que los "discursos" sean examinados en su relación de encuentro /
                                                          posible la soportan. De otra qué lo también la
desencuentro, de malentendido , con los cuerpos que los (y a los que)civilización? ¿por manera,extraño, lo ajeno, lo no–propio
Palabra –como las reglas, las instituciones y los contratos vuelve indefectiblemente se transforma amenazante? ¿por qué –par
                                                             que ella hace posibles– siniestro y en mera
                                                             Benjamin– todo documento de civilización tiene
lápida en la que se inscribe, con suerte, el nombre del cadáver. Y allí, en la tumba apenas señalizada por unaque ser también uno
                                                                     Sin "Diferencia": el sólo hay es, en la
Palabra sin carne, y a pesar de la terminología de moda, no hay "Otro" ni lugar a dudas, allímarxismolo Mismomodernidad, el modo
hablándole interminablemente, sordamente, a lo Mismo.        adoptar esa olvidada fórmula de Althusser– que más se ha acercado
                                                      cúmulo izquierda radical) contemporáneo voces
         Permanecen en el marxismo (o, más ampliamente, en la de respuestas posibles a esas preguntas. O, al menos, el que
                                                               valor: Balibar, que podría leerse Negri, Jameson
sueltas, es cierto, muy diferentes entre sí, y de muy desigual "esencialismo" Rancière, Badiou,en el mero enunciado de las pregunta
                                                         aquéllas formas de dominación y explotación sigan
o Zizek, recomponiendo como pueden el diálogo con las formas diversificadas del pensamiento del siglo XX existiendo, el mar
                                                       Sartre– el los clásicos la manera de de nuestro tiempo. Inevitab
a partir del "giro lingüístico", y al mismo tiempo rebuscando en inevitable horizonte filosóficohacerlos
                                                          decir verdad, nunca lo fue. No lo fue, tonos de
relampaguear en este instante de peligro, como hubiera dicho Walter Benjamin. Pero los mejorespara empezar de la forma má
                                                    fundación del materialismo histórico no pudo hacerse sin partir del d
esas voces no son escuchados más que por algunos grupos de fieles feligreses, siempre en peligro de
                                                               otros modos de pensamiento que hubieran
precipitarse en la secta. Y los tonos peores (los más "tolerables" para el pacato espíritu universitario) dominan contribuido a plan
                                                                                                                        4




fundamentales (las famosas "tres fuentes" –la filosofía alemana, la economía inglesa, lapolítico, pues, a la intemperie? ¿Cómo recu
                                                                      ¿Cómo pensar lo política francesa– son
                                                             de para ninguno de los otros grandes pensadores
el mejor testimonio de esta necesidad). Pero no lo fue, tampoco,sostener la tensión y el conflicto entre el deseo y su imposible satis
                                                        una respuesta única: ni siquiera la del diálogo
críticos, dentro de la tradición marxista, que hemos nombrado. Ninguno de ellos se privó pregunta es única. Implica al m
                                                             del pensamiento moderno fundamentales que
apasionado y conflictivo con los otros modos de articulaciónpreguntas fundacionales y (el neopositivismo, elenunciábamos, tenta
                                                             manera tentativa, arriesgábamos que el marxismo
psicoanálisis, la fenomenología, el existencialismo, el estructuralismo, la filosofía del lenguaje o incluso la complejo del siglo
                                                         posibilidad para      planteo históricamente las
teología) que disputaran en el campo de batalla de la cultura, en el terrenoelfangoso del conflicto deadecuado de las pregun
interpretaciones del que habla Ricoeur.                       suficiente, agregábamos. Y ahora añadimos: ninguna de las filosofí
                                                        marxista, si al rojo vivo. La experiencia de los
         Y bien: esa necesaria insuficiencia del marxismo está hoy se la pudiera calificar así) puede dar una respuesta plena
"socialismos reales" (que, más allá del uso interesado que la ellas –como sucede siempre confracaso, es cierto
                                                              ideología dominante hace de su las preguntas fundacionales y fundam
                                                           capítulos para las generar el vacío de la la del
que lejos de responder a aquéllas preguntas, abrió nuevossino precisamente el mismas), tanto como intemperie , en el cual las "
                                                        abrigos y esas instituciones    damos para el
capitalismo real (que representa el fracaso aún más estrepitoso de habitaciones que nosque prometíanprotegernos de esa inte
                                                             necesariamente falsas, o que no la inutilidad explorarlas: es que sie
progreso infinito, la convivencia pacífica y la felicidad humana) demuestran más que nunca valga la pena de
                                                          en su propia salsa, sólo para terminar o bien
una soberbia teórica y política que creyó poder cocinarsecon respecto a la experiencia de la intemperie, que siempre, tarde o
indigestada, o bien incurablemente famélica.                  filosofía es, en ese sentido, un discurso como si dijéramos "segun
                                                         fundantes de la cultura.
         Y sin embargo, lo que se nos ofrece hoy como alternativa filosófico–política en el mercado de las
                                                                  Nuestra hipótesis neocontractualismo al
ideas, bajo cualquiera de sus formas, por más sofisticadas que aparezcan (desde el de trabajo es sencilla: hay tres experiencia
rational choice , desde los diversos "institucionalismos" al –tanto en su origen como en su repetición portravés de la historia–
                                                             comunitarismo, y largos etcéteras) está muy a
                                                              del porque si el marxismo no ha sido aún capaz
detrás , incluso, de aquélla indefendible soberbia. Está por detrás,planteamiento de las preguntas fundacionales y fundamentale
de responder acabadamente a las preguntas fundamentales –y no es algo, para asustarse: mejores filosofías, sólo sea para permitirno
                                                         abrigarnos aunque, en las quizá esas respuestas
                                                             han 1) la experiencia de las preguntas: como se
sean imposibles–, las otras alternativas teóricas dominantes son: renunciado a hacer lo trágico ; 2) la experiencia de lo poético
                                                           estética; 3) producido esa renuncia (es estrictamente dicho, es decir
dice vulgarmente, han arrojado al niño con el agua de la bañera. Y han la experiencia de lo político necesario
                                                          las este momento que nombrábamos como la
repetirlo, para dar toda la medida de su irresponsabilidad) enformas de resistencia contra el poder y de dominación. Las tr
                                                               que nunca.
máxima catástrofe civilizatoria, en que ellas hacían más falta forzozamente, por alguna forma de violencia (y también por algun
                                                         sentido olvido que no de lo político –si se nos
         Con las consabidas y honrosas excepciones del caso, este griego, del ser es de suyo incompatible con la violencia): la v
                                                         en el Saber sobre lo que significa el la filosofía
permite una paráfrasis heideggeriana– ha generado una situación de máxima intemperie paraser–humano, la identidad consigo
                                                              instaura , desgarrón en el Saber condiciones de
política. No es, por supuesto, que tal "olvido" no pueda ser explicadouncomplejamente, por las sobre la identidad entre las palabras
                                                      entre en nuestra y la "realidad", entre seguimos
producción del pensamiento (no digamos ya del conocimiento) la "ficción" contemporaneidad; si el símbolo y el mundo; la viol
                                                    el actual, parecería –parafraseando hombre a
tomando a Auschwitz como metáfora de nuestra condición Saber sobre la identidad entre el esta vez y su historia, su soci
                                                      violencia que es consustancial a la dominación
Adorno– que después de esa experiencia extrema de una autonomía, su soberanía.
                                                                     Esos tres desgarramientos, esas tres heridas ("la del amor
política, y que hoy parece haber logrado lo que todavía sonaba como exageración en la metáfora benjaminiana
de la sociedad entera como campo de concentración, después de esaHernández) son el abismo –la intemperie– sobre el cual leva
                                                         Miguel experiencia extrema, decimos, se nos ha
vuelto imposible pensar                                  la polis , intentan ofrecer sus respuestas sin
                              sobre el propio origen de son honestas,para concentrarnos en el simple dejar de asomarse a
"gerenciamiento" de lo ya pensado –así como los políticosexcepción: ninguna de"gerenciamiento" de lo ya
                                                          se limitan al simple las que realmente (nos) importan han dejado d
                                                          esas tres experiencias fundantes. Al la pregunta:
existente–. Pero cualquiera sea la explicación, queda, como decíamos, la intemperie. Y queda contrario: es cuando las han aba
                                                      volver a pensar? Después de todo, la frase de
¿nos exime esa imposibilidad de la responsabilidad de ocurre en la actualidad) que ellas, las preguntas, se han tomado una m
                                                          deseo de pensar, sino que llamaba la atención
Adorno no hablaba de un irremediable desfallecimiento delvez a nosotros, arrojándonos a esta trivialidad que ha devenido lo po
sobre los límites del pensamiento en el marco de las ilusiones –generadas en los dos siglos anteriores, y con "últimas" ya no so
                                                            tiempo. A una frivolidad en la que las preguntas
                                                           sino las que no Ciudad Humana.
las que no hemos terminado de saldar cuentas– en un eterno "progreso" de lapueden incluso plantearse .
                                                                                                                       5




                                                                      ese planteo, sin embargo, es fácilmente en las grillas de
            Para atisbar, aunque fuera tímidamente, la posibilidad de b) Que no se dejan clasificarnecesario
–antes de ensayar el desarrollo de las cuestiones que las tres experiencias ponen en juego– intentarsobre esa decisión) etiquetar baj
                                                               decidido (y mucho habría que decir definir qué
                                                          caso, apelando. No es una tarea de ellos: Nietzsche, Freud, Bataille, L
queremos decir con el propio término experiencia al que estamoscasualmente, de la mayoría fácil: podríamos
casi decir que "por definición" el propio significante "experiencia" c) Que –por su insistenciade definición
                                                                      excluye toda posibilidad en reencontrar los fundamentos
                                                          política de la cultura– arrastran connotaciones
conceptual que se mantenga en su campo: allí donde es posible haceryinteligible su concepto, la "experiencia"insanablemente "reac
                                                   embargo, es deslizarse alegremente hacia Nietzsche, o, en el otr
como tal ha desaparecido. Conformarse con eso, sin Carl Schmitt, de las lecturas "protofascistas" de el
                                                                    d) que por haber sido sometidos a las
irracionalismo, o en todo caso hacia un empirismo ingenuo y sentimentalQue, ponga la experiencia antes y por diversas "modas" a
                                                       competitivas) han antepredicativo en sus implicaciones más inqu
fuera de cualquier condición simbólica. Que haga de ella un innombrable sido esterilizados (como diría
                                                          poéticas o políticas–: la Palabra (cosa que de Benjamin, de Deleuze
Merleau–Ponty) imposible de ser recuperado, aunque fuera fragmentariamente, pores el caso de Adorno,jamás
aceptaría Merleau–Ponty). Pero sabemos –por el psicoanálisis, entre Lacan. que la mera relación de exclusión
                                                          Freud y otros–
                                                                    No hay, es de imprimir marcas mutuas
fenomenológica entre la experiencia vivida y el concepto pensado no por ello deja evidente, intelecto humano individual capaz
                                                           "retornos" de de sentido del significante, de una
en el cuerpo y en el pensamiento, que se verifican en los deslizamientos lo trágico–poético–político en el conjunto de esos nomb
                                                     lo hubiera, en las condiciones actuales del pensamiento esa "recu
Palabra que al mismo tiempo dice y calla (que dice donde calla, y viceversa). ¿Es posible, entonces,
                                                          (y en efecto decisivo. Y filosofía produjera,
aunque sea provisoriamente, reencontrar para la filosofía ningúnparticular para una aunque lopolítica) esaese efecto no podría
dialéctica negativa entre la Experiencia y la Palabra, donde ésta capture –como sólo logra hacerlo, a veces, tienen la misión de c
                                                           Las preguntas fundacionales y fundamentales no
                                                            en verdad, de lo trágico, lo poético–erótico y lo
la poesía– intermitentemente el centelleo de las experiencias fundantesde abrirlo : él está allí, ya siempre abierto por aquéllas ex
político, haciéndolas pensables                               nichos del Concepto? Intentaremos buscar esa
                                      sin momificarlas en los comienzo de toda pregunta, sin tener ellas mismas un origen . No: las
                                                               apenas unificados imaginariamente los ojos nublados o bajo los pie
"definición" de la Experiencia en tres autores muy diferentes,el abismo, de hacerlo presente antepor la inicial
                                                           entre paréntesis, que tal vez tuerca ideológica que
de su apellido: Benjamin, Bataille, Blanchot. Y apuntemos, O, incluso, en esa vuelta de no sea casual que la constituye la "cer
                                                        relato del "fin de los grandes relatos": cuando de
busquemos en tres autores cuya escritura ("poética", en el mejor sentido de intentar hacer de la propia lo que se trata es d
                                                          entre lo universal y lo particular,
Palabra una "experiencia") forma parte indisoluble de su pensamiento, de su "Concepto". la totalidad y el fragmento, que Ado
                                                              término de dialéctica negativa .
                                       ***************                 Las teorías políticas hoy dominantes, lo repetimos,       no
                                                              imaginar esas preguntas: al contrario, justamente, están demasiado o
                                                           mejor de los nombres de autor . La mayoría de
La esquemática "elaboración" anterior está atravesada por un conjunto decasos, están identificadas con su amnesia, con su impote
ellos pertenecen por derecho propio (quiero decir: no podrían no pertenecer) al siglo XX. Otros –Marx, ya no sólo hacer f
                                                         hacernos olvidar que plantear esas preguntas es
                                                            muerto en el año 1900, es en este sentido el más
Nietzsche, Freud– cabalgan entre los dos siglos (Nietzsche, consumir la que el mercado cultural nos da ya hecha–, sino hacer p
                                                             consumir la que las instituciones del poder uno
"emblemático"), pero sus efectos pertenecen , sin duda, al siglo XX. Lo importante es que todos ellos, deconstituido nos da ya hec
                                                            puede sustituir la de lo de una construcción
u otro modo, producen, en el siglo XX, el retorno de las experiencias fundantes prácticatrágico, lo poético, lo o una institución
político.                                                     históricamente constituido a favor de la Dominación, sí puede al meno
                                                            retorno en el contexto de un abandono de esas
            En esa medida, en la medida en que producen eseirreflexivamente, desapasionadamente, sobre el abismo, y sí puede
experiencias por parte del pensamiento, son filosofías políticas "malditas" –y nos hacemos Sobre,¿por qué no? de otra manera un
                                                              propia, asumida, esclavitud. cargo para evocar
                                                        (politische) Ding : puede significar
de la resonancia poético–vanguardista de ese término–. Que son "malditas" La Cosa Política. varias cosas
diferentes, y a veces coincidentes:                                    La Cosa Política no es la "cosa en sí", el noumeno ka
            a) Que el pensamiento dominante las ha transformado en –como decía Marx decon resonancias más complejas de
                                                           apariencia reduccionista, pero Hegel– perros
                                                         simplemente, el modo de producción capitalista
muertos de la cultura, bajo el pretexto de que ya no sirven para (traducimos: no son sirvientes de ) la (y que Jameson,
                                                           traducción de la tan caso del propio Marx, o –en
explicación de las "indecidibles" complejidades del mundo contemporáneo: es el denostada "Totalidad"). La Cosa Política no es ni
su senda– de, por ejemplo, Lukács, Sartre o Althusser.        abismo de las tres experiencias fundantes que provocan al pensa
                                                                                                                      6




                                                             (incluída la "democracia"), lo sacan funcionar tiene que descontarse
originan y lo desafían–, y al mismo tiempo lo desbordan, lo dislocan , lo corren de lugar, que para "de quicio".
En ella está presente siempre –incluso como ausencia, o como presencia reprimida oluego, el Spinoza de Negri).
                                                      necesario (y aquí retorna, desde "forcluída"– la
                                                               * Auschwitz –es decir: después de la
experiencia indecible de la masa , de sus "síntomas". Después de en Balibar, la Cosa Política sobrevive en el "proceso pri
                                                           masa– se han encontrado retorna, desde luego,
emergencia de lo siniestro–extremo en la experiencia de la masas dominadas (y aquídistintas maneras (más más allá de Althusse
                                                           religioso, o Gramsci del sentido común– implica
convergentes, sin embargo, de lo que suele pensarse) de hablar de la Cosa Política y su violencia constitutiva. simultáneamente un
                                                       una protesta (una revuelta ) nombres, y tal vez
Busquemos identificar algunas, reordenando lo dicho hasta aquí, retomando algunoscontra, el mundo "realmente existente".
agregando otros más recientes:                                        * en Jameson o en Macherey, la Cosa está depositada en el
                                                          cual "lucha de clases" en el la racionalidad
         * en las huellas de Weber (y, quizá, de la cuestión delala técnica en Heidegger),plano de lo simbólico rompe los diq
instrumental                                            textuales, de manera similar a cómo lo controlar,
                 de Adorno–Horkheimer se presenta, en última instancia, como la voluntad de "semiótico" en Kristeva (lo pr
                                                           la omitiendo el hecho de que es ella misma la
doblegar, incluso planificar el desborde de la Cosa Política, vez condiciona y desborda la simbolicidad estética, o a cómo, en
                                                        estructuras tranquilizadoras, con sus orígenes
que está en el origen lejano de la razón calculadora (pero, ¿quién quiere saber nada reconocibles, del texto de Placer .
bastardos?).                                                 inmediatamente, la Cosa Poética.
         * en Walter Benjamin –a la vez fuera y dentro de la Escuela deen Zizek, la la noción de una violencia
                                                                     * Frankfurt– Cosa Política anida en la fantasmática ideoló
                                                            Schelling hasta Lacan, en su lectura) expresa las
fundadora de la juridicidad y la Ley, es decir de la civilización, encuentra a la Cosa Política en su doble acechanzas de lo R
                                                          "realidad" como completud e al progreso de la
posibilidad de "cultura" (la redención en el tiempo–ahora de los vencidos que se oponeinteligibilidad para el sujeto.
                                                                     Entre todos ellos, pues, asoma una El
historia de los vencedores) y de "barbarie" (en el fascismo, pero también en las alegorías literarias como suerte de unidad secre
Proceso de Kafka).                                           como las propias masas, pero unidad al fin– que desmiente la im
         * en Toni Negri –en la huella de Benjamin, pero asimismo retrotrayendo que se nos quiere "vender". En todos ellos, e
                                                           diseminación teórica el Marx de los Grundrisse
                                                          (derridiano) entre el poder constituyente ellos
a Spinoza y Maquiavelo–, la Cosa Política abre el abismo infranqueable espectro de Marx. Ninguno de de lasadmite que pueda re
                                                            hacia adelante"– de categorías como lucha     la
masas y el poder constituido de las instituciones, que es precisamente el escamoteo del lugar fundante de clases o modo de pro
Cosa.                                                        más : algo que, si no sería posible sin Marx (y sin Freud) habla de uno
                                                             benjaminiano), cuya (de lo religioso conforma
         * en Bataille, en Girard, en Canetti, la violencia de lo sagrado–eróticointerrogación no se como el con él; al menos,
                                                             como una teoría necesariamente mecánica el
re–ligare social) reencuentra la Cosa Política en la lógica fundante del sacrificio ritual y de lasurgida en del período de consolid
chivo expiatorio                                            violencia colectiva hacia la culpa quedaran
                     que desplaza la responsabilidad de la cuyas potencialidades de desplieguesubjetiva e limitadas por esa r
individual (aquí retornan, desde luego, el Freud del "crimen cometido "malditas" –a el Nietzscheimpulso de Marx, dentro de su este
                                                             políticas en común", y partir del de la "muerte
de Dios")                                                    suele entender como "marxismo"– registran el retorno de
         *                                                deseantes o la violencia siglo XX , sin dan
               En Deleuze–Guattari, las "locas" máquinas trágico–poético–político en elesquizofrénica que por lo tanto tenga nad
testimonio de la inmanejabilidad de la Cosa Política,        emergido en este siglo. Puesto que se trata del siglo ambiguo, contradi
                                                             desarrollo económico–técnico del original en se
         * mientras que, en Foucault, la genealogía del racismo (o la Verdad de una violencia capitalismo las combina "desigualm
                                                             moral cultural, y en de los se verifica la sombría (y olvidada) pro
"formas jurídicas") denuncian la presencia de la Cosa Política en elyinterior mismo el que saberes construídos
                                                            donde no haya auténtico
para explicarla–neutralizarla (y aquí retornan Weber, Frankfurt, Benjamin, Kafka). socialismo, habrá indefectiblemente barbarie
         * en los "postcoloniales" (Said, Babha, Spivak, Ahmad) –pero mucho antes, en el Sartre se hacen nuevamente imperios
                                                           donde las preguntas más radicales que va del
infierno son los otros a los condenados de la tierra – la Cosa Política selas preguntas experiencia del Otro
                                                           fundantes, de monta en la fundacionales–fundamentales, a caballo
como Terror, como imposibilidad de totalización humana . resulta estrictamente insoportable para el pensamiento político d
                                                         mayoría de los "marxistas", que la condición de
         * en Rancière, la Cosa Política es la forma en que las masas son a un tiempo parecerían aterrorizados de las propia
posibilidad    y de imposibilidad                         iniciado teoría(s) de ese orden: porque asomarse
                                     del orden político y de la(s) por Marx). Insoportable, la insuperable a ese abismo sig
                                                        con una intemperie teórico–práctica intelectual,
inconmensurabilidad , el desacuerdo , entre la masa y cualquier organización (ideológica, ética,de la polis política, incluso pr
                                                                                                                       7




                                                             lucha –tómese, si se quiere, que desear pasar de
mezquino) de la que ya creían estar al abrigo. Allá ellos: nosotros contra el destino, tiene como una expresión la agonía trágica a
                                                              se demora, bastarda, incluso, y sobre todo,
más de soberbia– preferimos el frío, antes que los chalequillos de una teladesfallece:barata y deshilachada. en nuestro presente.
                                                             aunque no únicamente, en 1917), ha sido para que su deseo le fuera a
                                                             precipitarlo nuevamente en un Destino para muchos incomprensible.
                                                                      En virtud del fracaso de ese "drama", el siglo XX señala el
                                                          el sentido alemán de mimética que estaba en
         No pretendemos "subsanar" una falta (también en incontrolada violencia Schuld : una culpa, y una su origen. Varias f
                                                        cargo Pero no vamos a privarnos de –como ven
deuda) que es demasiado grande para ser asumida por cualquiera.de este retorno. Adorno y Horkheimer se en el "sacrificio"
                                                            lógica interna –¿otra forma del Destino?– de
dice– elaborar esa falta (esa culpa, esa deuda) en torno a las tres experiencias fundantes, y a los intentos de una racionalidad oc
                                                           misma, cuando el proletariado renuncia a contestarla. La dialéctica
respuesta que el pensamiento del siglo XX que realmente (nos) importa ha ensayado para ellas:
                                                             movimiento perpetuo de un conflicto agónico sin superación posible,
La experiencia de lo Trágico                                 otro extremo del espectro ideológico– tiene sus ecos en el Carl Sch
                                                             dialéctica amigo / enemigo. Walter Benjamin, por su parte, pone
         La tragedia es el lugar en donde el "Yo" social –enfrentado a la de la violencia de las masas, y el temor que ello despierta
                                                            juridicidad inconcebible maldad de los dioses–
                                                        sino sin su posibilidad de generar en Poder). En una línea s
se quiebra, y ya no sabe quién es. La tragedia es ya política, por duda (su pregunta se dirigeotro primer
                                                              su politicidad es abismal: lo que ella encara
término a la peste inexplicable que asuela a la Ciudad), pero distinguirá entre una violencia constituyentees,y una constituida ,
                                                      institucional. Bataille, antes, reencuentra el Su
precisamente, un no–saber sobre qué fundamentos reconstruir la Ciudad amenazada por el derrumbe. sacrificio ritual en la s
                                                           también la recaída de la fiesta (que está, : es
única respuesta, como lo ha mostrado René Girard, es "religiosa", esen la lógica en el mito del sacrificiocomo lo había supuesto N
                                                           en la economía por el Destino y predicha por el
necesaria la identificación de una Culpa monstruosa pero inevitable, signadano menos "sacrificial" del exceso y el desperdicio (
                                                         en la el orden y política de Pierre Clastres sus
enigma del Oráculo, para purificar al conjunto, para recuperar antropologíael sentido, para neutralizar yla sociedades de la
                                                         repetición de hace del otro, del semejante , primitiva de Freud en
"violencia recíproca" entre los hombres, esa violencia mimética que la violencia mimética de la hordaun
                                                          en el Sartre temprano , se retiran los cadáveres y
enemigo arcaico por definición. Al final, como ocurre en Antígona o en Hamlet (pero también, de modos más subterráneos, en e
                                                            el sí–mismo repite un pliegue del rito sacrificial.
puede comenzar la política. Pero la política ya nunca podrá lavar del todo esa violencia original que conduce
                                                                   Todos ellos mito de la horda retorno
al sacrificio, y que es su condición: está completamente claro en Freud, en el son pensadores delprimitiva de lo trágico , pues.
                                                        del péndulo su la fusión y la división , de la
(indirectamente heredero del "estado de naturaleza" hobbesiano) y deentreestremecedora definiciónempujado por la violencia o
                                                      Estaba, pero también "realista" en el donde la
cultura como producto de un crimen cometido en común.sin duda, de otro modo, en Nietzsche,sentido fuerte: en el sentido de
                                                           que, casi nuevamente en la coartada de los poderosos para el sacrific
muerte de Dios ha hecho caer la fuente de la responsabilidad trágica siempre, ha sidomanos de los hombres,
                                                             lugar para las la humanidad ("hasta el que disimulan, con el "libre ju
que nada quieren saber de ella. Y estaba en Marx, para el cual la historia deconsolaciones "liberales"presente",
dice, no sin excesiva confianza) es un permanente conflicto agónico , que ha la lucha por –¿sólo "hasta el no se trata de ning
                                                          sustrato violento de demandado la dominación. Y
                                                             reniega de analogía alguna entre esclavos. Los
presente"?– la violencia "ritual" de la lucha interminable entre la clase de los amos y la de los la naturaleza y la cultura, para h
                                                           "Varias generaciones de muertos oprimen por la
cadáveres, después de todo, no han terminado de retirarse: "instintivo" hacia lo "pulsional", señalizado como tragedia.
una pesadilla el cerebro de los vivos", reza el impresionante inicio del XVIII Brumario .
                                                       La experiencia de lo Poético
         Y sin embargo, en algún recodo del camino, Marx pierde la tragedia y su historia se vuelve, más
simplemente, dramática (¿busca una tercera vía entre la tragedia originaria y su repetición "burguesa" como
                                                                  Platón, en su –el capitalismo– hay una
parodia, también aludida en el mismo texto?): ahora, en este momento de la agonía República (es decir: en la primera filosof
                                                             teóricamente el de sus partes, expulsa a, abomina
posibilidad de "superación", de reintegración del Yo social por medio de unaorden político)el proletariado, en de, los poetas. E
                                                            los sacrificios recurrentes, la la matriz Destino
un último acto de violencia fundadora que asegure el fin depoesía, que es en este sentido derrota del del arte– constituye la posibi
en el Reino de la Libertad. No hay –insistamos– teoría que anárquico, como de un orden propio, un orden otro , contra e
                                                           explique mejor la historia "hasta el presente", ni
                                                                organizadoras, aplacadoras del en sus manos la
sus posibilidades para el futuro. Pero falta un detalle: el proletariado tiene que querer tomardesborde del entendimiento por la p
                                                                                                                        8




                                                           una violencia originaria que busca el políticas
cuales la poesía es, entonces, condición negativa de posibilidad– se dejan homologar a las teoríasdoblegamiento de la masa m
                                                              se deja homologar a la violencia fundadora de
preceptivas de una Ciudad "ideal". Y la poesía, por su parte,Estado, Institución, Policía. Introduce un tercer quiebre, luego de (ju
                                                        la poesía" es Signo designante por lo que le
Benjamin, al poder constituyente de Negri: el "miedo a trágico, y del también paralelo al terror poético: el quiebre implica
produce al Poder la constitución larvada de un contra–poder alternativo. Incluso la democracia –lode la masa. Expropiaci
                                                       constituido hace del poder constituyente    ha
                                                             masas de su propia historia, de .
mostrado Rancière– es una variante institucional contra el miedo a las masas, a lo incontablesu trabajo, de su devenir sujeto de su
                                                           la experiencia de lo político, son las masas Y lo
         Como nunca antes, en el siglo XX la experiencia estética ha retornado como problema político.enteras las que son sacrif
                                                           O, funciona ... para el poder. Esta volver a
ha hecho bajo la forma de la imposibilidad de la tragedia. que mejor dicho: de la imposibilidad deexperiencia también es orig
                                                           primitivo", si es que hubiera existido), en y la
fusionar la experiencia estética con la experiencia de lo trágico. En su origen griego, ellas eran unael sentido de que, aunqu
                                                          –como lo de la experiencia trágica y la poética,
misma experiencia . La "separación de las esferas" en la modernidad, son la que habla Weber, impide que lo tan dependientes de
                                                                discurso de los en ese origen postula como necesaria
trágico y lo estético (y, a fortiori , lo político) se reconozcan mutuamente vencedores, la compartido. Es por          para la organ
ello que el arte del siglo XX –el que realmente (nos) importa– se ha vuelto irremediablemente, violento : en la de esa violencia d
                                                                      El Contrato es el efecto la consecuencia,
                                                             No viene a corregirla , sino más bien a sancionarla , en un mome
medida en que la violencia que recorre la esfera de lo político no es registrada por las teorías dominantes, el
                                                             Manifiesto sigue siendo el arte es una violencia
arte se hace cargo de ella. Está en condiciones de hacerlo, porque constitutivamente la mejor descripción condensada del proces
                                                             que el abandono externa para la "coacción extraeconómica". La
hecha a la apariencia "natural", "normal" del Universo. Sólo de legitimación del ser de lo político por parte
                                                             "despersonaliza" en la propia lógica interna en funcionamiento de las
del pensamiento "oficial", obliga al arte a concentrar su interpelación, a transformarse progresivamente del la
última trinchera del conflicto agónico. El que mejor lo ha visto, posiblemente, eslegitimidad, basada en una–justamente– "elecc
                                                            asimismo una nueva Adorno: también hay la
                                                             libres autónomos, capaces lo real, donde se
dialéctica negativa entre el arte y lo real; allí donde el arte másy parece desesperar dede "calcular" adecuadamente el value
                                                         cualquier orden ("contrato", incluso técnicos, allí
vuelve más "autónomo" respecto de sus condicionamientos históricos, sociales, políticos, significativamente, es un término a la vez
                                                       el contrato de matrimonio): de la sociedad. Los
es donde mejor apunta a la denuncia del carácter no reconciliado, trágico–agónico, ha sonado la hora del sujeto cartesiano,
                                                       Beckett, por
escritores contemporáneos favoritos de Adorno (Kafka o consumidor. ejemplo) son los que ejercen esta
                                                               ¿Significa esto, la palabra –y, a veces,
denuncia sin necesariamente tematizarla, volviendo extraño al mundo mediante entonces, que ahora sí ha sido eliminada, def
                                                            las metáforas" de Kafka, el es no hay nada que
mediante su ausencia, o su renuncia: véase el "desespero de de lo trágico–religioso? No "yatan seguro (de la Ilustración en adela
                                                             laicismo). Es sintomático que mundo que sólo la
decir" de Beckett–. Pero es una ausencia o una insuficiencia frente a la materia violenta delMarx haya elegido llamar al capitalism
                                                          el cambio siglo XX experiencia de lo trágico:
palabra misma podría nombrar. En esta aporía reencuentra un arte del de objeto lade la experiencia, no necesariamente de una an
                                                              una expropiación (la imagen, el sonido, el signo
frente a la falta de explicación de las teorías aceptadas y aceptables, la palabra de la experiencia de lo religioso por el Poder–. La
en general) estética es sacrificada en el ritual originariouna nueva imagen del Sujeto, está claro. Pero sigue dependiendo –a
                                                            de la violencia mimética, hasta el extremo de
tornarse casi incomprensible.                                 hemos visto, la legitimidad dominadora es "interna", no explíc
                                                              nada que ver con la en el Sujeto, . Es Inconciente, fuera del contr
         La experiencia de lo poético, por lo tanto, no tiene firmemente instaladacomunicación en sumás bien
                                                         propia "racionalidad instrumental", Es complementándola, hacié
su opuesto: es lo que abre un vacío de sentido que cada sujeto debe decidir cómo (y si) llenar.pero lo que
–análogamente al quiebre inicial del "Yo" social por lo trágico– quiebrala hipótesis entre el Mundo y el Signo, de esta creencia, e
                                                              formulado la armonía de que la estructura misma
                                                          cristianismo como religión cosa", pero no algo
que siempre es allí un más o un menos , pero otra cosa , con respecto al mundo: "otra"institucional" por excelencia. El cristia
                                                       experiencia de lo trágico–político, operando un pasaje de la cultura de
ajeno a él. Sino algo que sabotea su apariencia de totalidad reconciliada consigo misma, homogénea,
"natural".                                                    la culpa (privada, interiorizada), pero reteniendo de la tragedia el mo
                                                              , sólo que ahora individualizada y "subjetivada": cada sujeto es, ahora
La experiencia de lo Político                                 sacrificio; desde allí, la violencia de la dominación aparece como
                                                              privada de cada sujeto, que repite cada vez para sí mismo el sacr
                                                           mostrado Leon es anterior la además, allana
         La experiencia de lo político (como la de lo trágico y lo poético) Rozitchner, aesto, política. Quiero el camino para la nu
decir: es anterior a todo contrato , de cualquier manera que se lo entienda. Es, una vez más, la experiencia de
                                                                                                                      9




desde San Agustín, que diez o doce siglos antes de la emergencia del capitalismo descubre la noción del
Equivalente General del dinero... en Dios.
         La hegemonía mundial, en el siglo XX, de la religión de la mercancía es, pues, el último y más
perfecto (por ahora) avatar de la violencia mítica del sacrificio ritual trágico, y la "psicología de las masas" de
Freud viene a explicar la lógica de la identificación mimética que preparará a los sujetos para la eficacia, en
ese contexto, de la interpelación ideológica (Althusser), no sin arrojar restos traducidos en el plus–de–goce
(Lacan) que expresan la huella de lo Real en el sistema de la plusvalía. Girard o Canetti, entre otros, insistirán
en la persistencia de la violencia originaria en lo que el primero llama el inconciente sacrificial ; Bataille
construirá toda una economía erótica del exceso , del desperdicio, de lo "antiproductivo" –que deja sus marcas
también en los flujos deseantes de Deleuze y Guattari–, y que simultáneamente, dialécticamente, permite la
propia existencia de un capitalismo del derroche, y la resistencia contra una moral de la eficiencia y el
cálculo sancionada en el Contrato. De un contrato que amenaza ser desbordado por el goce de la horda, pero
también por la experiencia incontrolable de lo trágico–poético y de lo erótico. Las teorías "institucionalistas"
de cualquier tipo, en este marco, son estrictamente incapaces de dar cuenta (más bien están interesadas en no
hacerlo) de la lava subterránea que bulle bajo sus solemnes y equilibrados edificios.


                                     *****************

								
To top