HISTORIA - Download as DOC

Document Sample
HISTORIA - Download as DOC Powered By Docstoc
					                              ÍNDICE


1.- INTRODUCCIÓN


2.- EFECTO INVERNADERO
    2.1.- ¿Por qué se produce el efecto invernadero?
    2.2.- Gases con efecto invernadero
    2.3.- Como las actividades humanas producen gases de efecto
    invernadero


3.- CAMBIO CLIMÁTICO
    3.1.- Causas del cambio climático
    3.2.- Impactos del cambio climático


4.- RESPUESTA INTERNACIONAL AL CAMBIO CLIMÁTICO
    4.1.- Década de los 70.
    4.2.- Década de los 80.
    4.3.- Década de los 90.
    4.4.- Del año 2000 en adelante.




5.- GRUPO INTERGUBERNAMENTAL DE EXPERTOS SOBRE EL
CAMBIO CLIMÁTICO (IPCC)
    5.1.- Introducción
    5.2.- ¿Qué aporta?
    5.3.- Organización del IPCC
    5.4.- Productos del IPCC
    5.5.- Otros productos del IPCC
    5.6.- Proceso de redacción y revisión
    5.7.- Resúmenes para responsables de políticas
    5.8.- Informe de síntesis


6.- CONVENCIÓN MARCO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL
CAMBIO CLIMÁTICO
    6.1.- Introducción
    6.2.- Principios guías
    6.3.- Compromisos
    6.4.- Instituciones
    6.5.- Organismos asociados
    6.6.- Asociaciones


7.- CONFERENCIA DE LAS PARTES
    7.1.- Introducción
    7.2.- Órganos subsidiarios y secretaría
    7.3.- Cronología


8.- PROTOCOLO DE KYOTO
    8.1.- Introducción
    8.2.- Objetivo
    8.3.- Los 6 gases de efecto invernadero que aborda el Protocolo
    8.4.- Porcentajes objetivos asignados a los diferentes países
    8.5.- ¿Cómo lograr los compromisos del Protocolo de Kyoto?
         8.5.1.- Medidas y Políticas
         8.5.2.- Sumideros de Carbono
         8.5.3.- Mecanismos de Flexibilidad
               A/ Objetivo
                 B/ Marco Regulador
                 C/ ¿En qué consiste el Comercio de emisiones?
                 D/ ¿En qué consiste el Mecanismo de Desarrollo
                 Limpio?
                 E/ ¿En qué consiste el Mecanismo de Aplicación
                 Conjunta?
    8.6.- Entrada en vigor
    8.7.- Conclusión
    8.8.- Situación actual




9.- ESTRATEGIA EUROPEA ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO
   9.1.- Introducción
   9.2.- Estrategia de la UE para el logro de los objetivos de
   Kyoto.
            9.2.1.- Programa Europeo para el Cambio Climático
            9.2.2.- Directiva 2003/87/CE
   9.3.- Avances registrados en la ejecución del Protocolo de Kyoto
   en la UE.
   9.4.- Características del mercado europeo de emisiones
   9.5.- Actuaciones sectoriales e intersectoriales
   9.6.- Acción ambiental de la UE
            9.6.1.- Introducción
            9.6.2.- Adoptar una visión de conjunto
            9.6.3.- Participación pública
            9.6.4.- Promoción de los productos y prácticas
            respetuosas con el medio ambiente
            9.6.5.- La Agencia europea de Medio Ambiente
         9.6.6.- Financiación de la investigación
         9.6.7.- Desafíos internacionales


10.- ESTRATEGIA ESPAÑOLA ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO
    10.1.- Introducción
    10.2.- Organismos
         10.2.1.- Antecedentes nacionales
         10.2.2.- Reforma del Consejo Nacional del clima.
         10.2.3.- Oficina española del Cambio Climático.
                     A/ Objetivos
                     B/ Funciones
    10.3.- Estrategia española frente al Cambio Climático
    10.4.- Compromisos nacionales
    10.5.- Situación actual de España


11.- ESTRATEGIA ANDALUZA ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO
    11.1.- Introducción
    11.2.- Medidas atribuidas a las diferentes Consejerías
         1. Consejería de Medio Ambiente.
         2. Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico.
         3. Consejería de Agricultura y Pesca.
         4. Consejería de Salud.
         5. Consejería de Obras Públicas y Transportes.
         6. Consejería de Educación y Ciencia.
     11.3.- Panel de seguimiento
         a) Composición
         b) Funcionamiento
    11.4.- Metodología de los inventarios
         a) Inventario de emisiones
         b) Inventario de sumideros


12.- BIBLIOGRAFÍA


13.- ENLACES DE INTERÉS
    1/ Organismos internacionales
    2/ Programas de ámbito internacional
    3/ Organismos nacionales (España)
    4/ Organismos locales (Málaga)
    5/ Organizaciones no gubernamentales preocupadas por la
    conservación de la naturaleza
    6/ Revistas de medio ambiente
    7/ Otros lugares de interés
                             ANEXOS


ANEXO I: EL CLIMA DE TIEMPOS PASADOS
      1. Cambio y variabilidad del clima
      2. El clima pasado
      3. Rápidas transiciones del clima
      4. ¿Cómo se puede conocer el clima de tiempos pasados?
      5. Algunos datos obtenidos con estos estudios


ANEXO II: IMPACTOS GLOBALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO
      1. Agricultura y seguridad alimentaria
      2. Nivel del mar, océanos y áreas costeras
      3. Diversidad biológica y ecosistemas
      4. Recursos hídricos
      5. Salud humana
      6. Asentamientos humanos, energía e industria
      7. Desastres y eventos extremos del clima
      8. Seguros


ANEXO III: EL CAMBIO CLIMÁTICO EN EUROPA


ANEXO IV: EL CAMBIO CLIMÁTICO EN ESPAÑA
    A/ Introducción
    B/ Impactos ecológicos y sobre recursos agrarios e hídricos
    C/ Impactos en sectores económicos y sociales


ANEXO V: EL IMPACTO DE KYOTO EN ESPAÑA
ANEXO VI: AGENDA 21
    1.- ¿Qué es la Agenda 21?
    2.- Agenda 21 Local
         2.1.- Carta Aalborg
    3.- Agenda 21 Local en Málaga
         3.1.- Introducción
         3.2.- Objetivos
         3.3.- Esquema cronológico
         3.4.- Problemas ambientales de la provincia de Málaga
                       1.- INTRODUCCIÓN


        El clima de la Tierra no es constante. En realidad ha venido variando
continuamente desde la formación de nuestro planeta hace 4.500 millones de
años.
        A lo largo de su historia, el clima de la Tierra ha pasado por sucesivas
épocas de glaciaciones y periodos interglaciares. En estos ciclos la temperatura
media del planeta ha variado en un rango de unos 5ºC a 7ºC. En la actualidad
nos encontramos en una fase interglaciar relativamente cálida.


(Para más información ver Anexo I: “Clima de tiempos pasados”)


        Para comprender el concepto de cambio climático hemos de explicar
primero el sistema del clima de la Tierra. Podemos vivir en la Tierra gracias a la
energía irradiada por nuestro Sol y a un fenómeno conocido como efecto
invernadero, en el que gases como el vapor de agua y el dióxido de carbono
retienen cierta cantidad de la energía radiada por la superficie de la Tierra. Esto
permite mantener la temperatura de ésta en límites soportables para la
humanidad. Como veremos, los efectos de la intensa actividad humana están
aumentando las concentraciones de algunos de esos gases fomentando más el
efecto invernadero.
                 2.- EFECTO INVERNADERO


      Dentro de un invernadero la temperatura es más alta que en el exterior
porque entra más energía de la que sale, sin necesidad de que empleemos
calefacción para calentarlo.


      En el conjunto de la Tierra se produce un efecto natural similar de
retención del calor gracias a algunos gases atmosféricos. La temperatura media
de la Tierra es de unos 15ºC y si la atmósfera no existiera sería de unos -18ºC.
(El efecto invernadero hace que la temperatura media de la superficie de la Tierra
sea 33ºC mayor que la que tendría si no existieran gases con efecto
invernadero).




2.1.- ¿Por qué se produce el efecto invernadero?

      El efecto invernadero se origina porque la energía que llega del sol, al
proceder de un cuerpo de muy elevada temperatura, está formada por ondas de
frecuencias altas que traspasan la atmósfera con gran facilidad. La energía
remitida hacia el exterior, desde la Tierra, al proceder de un cuerpo mucho más
frío, está compuesta por ondas de frecuencias más bajas, y es absorbida por los
gases que producen el efecto invernadero. Esta retención de la energía hace que
la temperatura sea más alta, aunque hay que entender bien que, al final, en
condiciones normales, es igual la cantidad de energía que llega a la Tierra que la
que ésta emite. Si no fuera así, la temperatura de nuestro planeta habría ido
aumentando continuamente, cosa que, por fortuna, no ha sucedido.

  Podríamos decir, de una forma muy simplificada, que el efecto invernadero lo
que hace es provocar que la energía que llega a la Tierra sea "devuelta" más
lentamente, por lo que es "mantenida" más tiempo junto a la superficie y así se
conserva la elevación de temperatura.
2.2.- Gases de efecto invernadero

      Se denominan genéricamente gases de efecto invernadero a aquellas
sustancias presentes en la atmósfera que absorben parte de la radiación solar
originando un calentamiento de la misma. Algunos de estos gases forman parte
de la composición natural de la atmósfera, pero su concentración está
aumentando debido a las emisiones antropogénicas y a la deforestación
(disminución de los sumideros).

      A continuación se presenta una descripción general de los principales
gases que originan el efecto invernadero:

            Vapor de agua: es el más grande contribuyente al efecto
             invernadero natural. Su presencia en la atmósfera no se ve afectada
             directamente por la actividad humana, de todas maneras influye en
             el cambio climático ya que existe una importante “retroacción
             positiva” (El calentamiento de las capas bajas de la atmósfera
             aumenta la evaporación, lo que a su vez contribuye a incrementar la
             temperatura).




            Dióxido de carbono (CO2): se trata del compuesto que más
             contribuye al efecto invernadero después del vapor de agua, por ser
             el más abundante en la composición de la atmósfera. Sus
             principales fuentes naturales son los océanos, volcanes, incendios,
             así como la respiración de los seres vivos o la descomposición de
             materia orgánica. Como fuentes antropogénicas encontramos la
             utilización de combustibles fósiles, los procesos industriales y la
             deforestación. La fotosíntesis de las plantas actúa como su principal
             sumidero. La permanencia del gas en la atmósfera se evalúa en
             más de 100 años.
            Metano (CH4): es el tercer gas invernadero más nocivo. En la
             naturaleza las fuentes de metano más importantes son los
             incendios, los océanos y la fermentación anaeróbica que se produce
             en los pantanos, en la digestión de los rumiantes… De origen
             antropogénico podemos citar los incendios, la agricultura, la
             ganadería, los escapes de biogás en los vertederos de residuos,
             etc. Su permanencia en la atmósfera es de unos 11 años.




            Óxido nitroso (N2O): fuentes naturales: emisiones de suelos y
             océanos, desnitrificación de suelos, tormentas y volcanes. Fuentes
             antropogénicas: utilización de combustibles fósiles, fertilizantes
             nitrogenados, procesos industriales, deforestación, etc. Permanece
             en la atmósfera mucho tiempo (alrededor de 130 años).




            Clorofluorcarbonos (CFCs): se trata de compuestos de origen
             exclusivamente humano, con una permanencia muy larga en la
             atmósfera debido a su estabilidad química. Se utilizan en sistemas
             de refrigeración y aire acondicionado, propulsores de aerosoles,
             extintores de espuma, etc. No se conocen sumideros.




NOTA: algunos contaminantes atmosféricos de origen humano provocan el
enfriamiento del planeta. El más importante es el azufre, liberado en la
combustión del carbón y el petróleo. Sin embargo, dado que son contaminantes
relativamente efímeros en la atmósfera, su efecto de enfriamiento es muy leve.
2.3.- Cómo las actividades humanas producen gases de

efecto invernadero

      La mayor parte de las actividades humanas emiten gases de efecto
invernadero (GEI). Las emisiones comenzaron a aumentar drásticamente en el
siglo XIX debido a la Revolución Industrial y los cambios en el uso de la tierra.


      Muchas actividades que producen gases de efecto invernadero resultan
hoy esenciales para la economía mundial y forman una parte fundamental de la
vida moderna.


            El dióxido de carbono proveniente de la quema de combustibles
     fósiles es la fuente individual más grande de emisión de gases de efecto
     invernadero derivado de las actividades humanas. El suministro y uso de
     combustibles fósiles representa un 80% de las emisiones de dióxido de
     carbono de origen humano, un quinto de las de metano (CH4) y una
     cantidad significativa de las de óxido nitroso (N2O). También producen
     óxidos de nitrógeno (NOX), hidrocarburos (HCs) y monóxido de carbono
     (CO), que aunque en sí mismos no son gases de efecto invernadero,
     influyen sobre los ciclos químicos de la atmósfera que crean o destruyen
     otros gases de efecto invernadero, como el ozono troposférico.


             La mayor parte de las emisiones asociadas al uso de la energía
     tienen lugar cuando se queman combustibles fósiles. El petróleo, el gas
     natural y el carbón (que emite la mayor cantidad de carbono por unidad de
     energía suministrada) son las fuentes de gran parte de la energía utilizada
     en la generación de electricidad, el transporte, la calefacción doméstica y la
     energía industrial. Si el combustible se quema completamente, el único
     subproducto que contiene carbono es el dióxido de carbono. Pero la
     combustión a menudo es incompleta, así que también se producen
     monóxido de carbono y otros hidrocarburos. El óxido nitroso y otros óxidos
     de nitrógeno se producen debido a que la quema de combustible hace que
el nitrógeno del combustible o del aire se combine con el oxígeno del aire.
Los óxidos de azufre (SOx) son el resultado de la combinación de azufre
(proveniente básicamente del carbón y el fuel oil pesado) con oxígeno; los
aerosoles de sulfato resultantes tienen un efecto de enfriamiento sobre la
atmósfera.


       La   extracción,   procesamiento,   transporte   y   distribución   de
combustibles fósiles también libera gases de efecto invernadero. Esta
liberación puede ser deliberada, tal es el caso del gas que se enciende o se
ventea en los pozos de petróleo, y se emite mayoritariamente como dióxido
de carbono y metano, respectivamente. O puede también originarse en
accidentes, mal mantenimiento o pequeñas pérdidas en las cabezas de los
pozos, los accesorios de las cañerías y los conductos. El metano que existe
naturalmente en las vetas de carbón, en bolsillos de gas o disuelto en el
carbón mismo, se libera cuando se mina o pulveriza el carbón. Los
hidrocarburos ingresan en la atmósfera a consecuencia de pérdidas de
petróleo de los buques tanque o de pequeñas pérdidas en la combustión de
rutina de los vehículos motorizados.


       La deforestación es la segunda fuente en importancia de dióxido de
carbono. Cuando se talan los bosques para la agricultura o la construcción,
la mayor parte del carbono que se genera en la quema y descomposición de
los árboles escapa a la atmósfera. Sin embargo, cuando se plantan nuevos
bosques, los árboles que crecen absorben el dióxido de carbono,
eliminándolo de la atmósfera. Recientemente ha tenido lugar una
deforestación neta principalmente en los trópicos. Hay una gran dosis de
incertidumbre científica sobre las emisiones provenientes de la deforestación
y de otros cambios en el uso de la tierra, pero se estima que se liberan entre
800 millones y dos mil millones de toneladas de carbono en el mundo cada
año.


       La producción de cal (óxido de calcio) para generar cemento
representa el 3% de las emisiones de CO2 de las fuentes industriales. Como
el CO2 emitido por los combustibles fósiles, el dióxido de carbono liberado
durante la producción de cemento se deriva de la piedra caliza y, por lo
tanto, es de origen fósil, primariamente conchas de mar y otro tipo de
biomasa enterrada en los antiguos sedimentos oceánicos.


       Los animales de cría emiten metano. El segundo gas de efecto
invernadero más importante después del dióxido de carbono, el metano, se
origina en el ganado vacuno, los búfalos, las cabras, las ovejas, los
camellos, los cerdos y los caballos. La mayor parte de las emisiones de
metano relacionadas con el ganado se producen por la fermentación de
alimentos por parte de las bacterias y otros microbios en los tractos
digestivos de los animales; otra fuente es la descomposición de estiércol
animal. El ganado es responsable del 30% de las emisiones de metano
provenientes de las actividades humanas.


       El cultivo de arroz también libera metano… Los arrozales anegados
producen, a grosso modo, entre la quinta y la cuarta parte de las emisiones
de metano provenientes de las actividades humanas. El arroz en tierras
anegadas representa más del 90 por ciento de toda la producción de arroz.
Crece en campos inundados o irrigados durante gran parte de la estación de
crecimiento. Las bacterias y otros microorganismos del suelo de los
arrozales descomponen la materia orgánica y producen metano.


       ... al igual que la disposición y el tratamiento de los desechos.
Cuando los desechos de los hogares se entierran, en algún momento sufren
una descomposición anaeróbica (libre de oxígeno) y emiten metano (y algo
de dióxido de carbono). A menos que el gas se capture y utilice como
combustible, el metano en última instancia escapa a la atmósfera. Esta
fuente de metano es más común cerca de las ciudades, donde los desechos
de muchos hogares se llevan a un relleno sanitario central, que en las áreas
rurales, donde, en general, la basura se quema o se abandona al aire libre
para que se descomponga. También las aguas servidas (saneamiento)
producen metano cuando son tratadas anaeróbicamente, por ejemplo en
pozos o lagunas anaeróbicas.
       El uso de fertilizantes aumenta las emisiones de óxido nitroso. El
nitrógeno que contienen muchos abonos y fertilizantes minerales y
orgánicos aumenta los procesos naturales de nitrificación y desnitrificación
que producen las bacterias y otros microbios en el suelo. Estos procesos
convierten parte del nitrógeno en óxido nitroso. La cantidad de N2O emitido
por cada unidad de nitrógeno aplicado al suelo depende del tipo y la
cantidad de fertilizante, las condiciones del suelo y el clima - una ecuación
compleja que no se comprende completamente -.


       La industria ha creado un número de gases de efecto invernadero
potentes y de larga vida para usos especializados. Desarrollados en los
años 20, los clorofluorocarbonos (CFCs) han sido utilizados como
propelentes en las latas de aerosol, en la manufactura de espumas plásticas
para almohadones y otros productos, en las bujías refrigerantes de los
refrigeradores y equipos de aire acondicionado, como materiales de
extinción de fuego y como solventes para limpieza. Gracias al Protocolo de
Montreal de 1987 relativo a Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono,
las concentraciones atmosféricas de muchos CFCs se han estabilizado y se
espera que disminuyan en las próximas décadas. Otros halocarbonos que
se usan como substitutos de los CFCs y que no son agotadores del ozono –
notablemente los hidrofluorocarbonos (HFCs) y los perfluorocarbonos
(PFCs) - contribuyen al calentamiento global y existen metas para su
reducción en el marco del Protocolo de Kyoto de 1997. El Protocolo también
apunta a la disminución de las emisiones del hexafluoruro de azufre (SF6)
que se usa como material dieléctrico, conductor de calor y agente de
refrigeración; molécula a molécula, su potencial de calentamiento global es
23.900 veces mayor que la del dióxido de carbono.
                3.- CAMBIO CLIMÁTICO


   Del aumento en las concentraciones atmosféricas de gases de efecto
invernadero se pueden esperar aumentos en la temperatura al haber mayor
absorción de radiación infrarroja. Este fenómeno da lugar al Cambio Climático
Global. Es decir, lo podríamos definir como el aumento o disminución de
energía calorífica en la troposfera, lo que viene acompañado de cambios en
los patrones de lluvia y temperatura en todo el mundo.


3.1.- Causas del cambio climático:


a) Naturales: entre los factores naturales que alteran el clima figuran
   variaciones en la órbita y la inclinación de la Tierra, la posición relativa de
   sus ejes, los cambios en la actividad solar, las erupciones volcánicas y los
   cambios en la distribución de los aerosoles atmosféricos que se producen
   naturalmente.




b) Origen humano, entre las que podemos mencionar:


     I. Cambio en el uso de la tierra: con el aumento de la población
        mundial, la presión para disponer de una superficie de tierra cultivada
        se ha multiplicado. Con la explotación agrícola intensiva, el pastoreo y
        la gran extracción de aguas subterráneas para regadío se ha
        degradado el suelo en multitud de zonas (Ej. Almería). Los cambios
        en el uso de la tierra afectan a parámetros climáticos de la región,
        como la temperatura y la humedad, lo que a su vez repercute en el
        clima regional y mundial. Desde la Revolución Industrial, los bosques
        verdes del mundo entero, actualmente abundantes en la zona de
        lluvias tropicales, han sido sustituidos por cosechas vendidas al
        contado y otros cultivos. También el hombre altera el medio ambiente
        mediante la cría de ganado, que requiere más agua. Además del
           pastoreo de las especies silvestres, el hombre ha modificado
           sustancialmente la frecuencia, la intensidad y la extensión del
           pastoreo mediante la ganadería doméstica.




        II. Urbanización: se ha observado que la urbanización contribuye al
           cambio climático. En los albores del presente siglo, los habitantes
           urbanos representaban casi la mitad de la población mundial. Se
           estima que una ciudad de un millón de habitantes genera 25.000
           toneladas de dióxido de carbono y 300.000 toneladas de aguas
           residuales al día. La concentración de actividades y emisiones basta
           para modificar la circulación de la atmósfera local en torno a las
           ciudades. Esas modificaciones son tan importantes que cambian la
           circulación regional, lo que a su vez afecta a la circulación mundial.


       III. Procesos industriales que liberan gases de larga vida ( ej.:
           hexafluoruro de azufre)


      Y los dos hechos seguramente más importantes:


       IV. Un continuo proceso de deforestación, que ha reducido uno de los
           principales sumideros del gas.


       V. El uso de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas).




      Las concentraciones en la atmósfera de los gases invernadero han variado
a lo largo de la historia de nuestro planeta por causas naturales, como
demuestran los análisis del aire atrapado en el hielo antártico. Sin embargo,
durante los mil años anteriores a la Revolución industrial su concentración fue
relativamente constante. A partir de mediados del siglo XVIII, tras la Revolución
Industrial, las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera han ido
aumentando sin control debido fundamentalmente a la utilización de combustibles
fósiles. En la reacción química de combustión de estos compuestos además de
energía en forma de calor y otros productos, se produce CO2 que se emite a la
atmósfera. Desde las primeras calderas de carbón a las actuales centrales
térmicas, la utilización de combustibles fósiles (carbón, derivados del petróleo y
gas natural) ha venido incrementándose continuamente ligada al progreso de
nuestra sociedad. El problema se agrava porque se sabe que este componente
dura en la atmósfera una media de entre 50 años y 200 antes de ser absorbido,
por lo que se espera que su concentración siga aumentando aunque se tomen
medidas para reducir su emisión.


       Para hacer una idea de la magnitud del problema, la concentración de
dióxido de carbono en la atmósfera en la era preindustrial permanecía estable en
torno a los 280 ppm. Desde entonces se ha producido un incremento de 1,5 ppm
(0.4% anual) de forma que en la actualidad la concentración alcanza los 370 ppm




   3.2.- Impactos del cambio climático


       El cambio climático tendrá efectos importantes sobre el medio ambiente a
nivel mundial. Es difícil saber cuáles serán las consecuencias prácticas del
calentamiento global para cada país o región en particular, debido a la enorme
complejidad del sistema climático mundial.



       Según el Tercer Informe del Grupo Internacional de Expertos sobre el
Cambio Climático (IPCC) se prevén impactos significativos en aspectos tan
dispares como las actividades agrícolas, la salud humana o ciertos sectores
financieros, como el de los seguros. Las proyecciones del futuro a escala global
arrojan :

             En todos los casos, un aumento de la temperatura a lo largo del
            siglo XXI, que en el mejor de los supuestos se reduce a 1’4 ºC y en el
            peor se eleva a 5’8 ºC. Esta tasa de calentamiento es muy superior a
            los cambios observados en el siglo XX y probablemente no tenga
            precedentes en los últimos diez mil años. Se espera que el
calentamiento de las áreas continentales sea superior a la media,
especialmente en las latitudes altas del Hemisferio Norte y en invierno
por la disminución del albedo superficial ante la retirada de las
superficies nevadas. El calentamiento será inferior a la media en el sur
de Asia y Sudamérica, en la Antártida y en el Atlántico Norte.




    Los impactos sobre las aguas superficiales y subterráneas
dependerán de las regiones consideradas dentro de un contexto de
alteración general de las precipitaciones. La precipitación media
aumentará en las latitudes altas y el sudeste asiático y disminuirá en
Asia Central, área mediterránea, sur de África y Australia. Se
producirán incrementos de la demanda de agua, especialmente para
irrigación, a la vez que aumentarán la frecuencia y magnitud de las
inundaciones.




 En concordancia con el comportamiento de temperatura y
precipitación se espera un aumento de la humedad del suelo en las
latitudes altas del hemisferio norte en invierno y una disminución
durante el verano en las latitudes medias del hemisferio norte, sobre
todo, en el sur de Europa y Norteamérica.




      También se prevén algunos cambios importantes en relación con
el comportamiento de los fenómenos extremos. Es probable que estos
fenómenos aumenten en frecuencia y en gravedad, especialmente las
olas de calor y de frío, las precipitaciones torrenciales, las sequías
prolongadas y la intensidad de tifones o huracanes en los mares
tropicales.
      Como consecuencia del calentamiento global se espera una
reducción de la cubierta de nieve y de la extensión del mar de hielo en
el hemisferio norte, así como un retroceso de los glaciares. Sin
embargo, el casquete de la Antártida aumentará su masa por el
aumento de la precipitación. El de Groenlandia sí disminuirá por el
aumento de la escorrentía que es superior al de la precipitación.




    El nivel medio del mar subirá por la expansión térmica del agua y
por la pérdida de masa de los hielos. El aumento se evalúa entre 0’09 y
0’88 metros entre 1990 y 2100




   La respuesta de la producción agrícola al cambio climático será
muy diversa igualmente. Los posibles beneficios de la mayor
concentración de dióxido de carbono para la fotosíntesis parecen
contrarrestarse con los efectos combinados del calor y la sequía.
Aunque algunas regiones pueden beneficiarse de los cambios
climáticos, se prevén impactos negativos en las regiones precisamente
más vulnerables y de mayor inseguridad alimentaria como el continente
africano.




 Los modelos prevén la alteración de muchos ecosistemas, con
modificaciones importantes en la composición de la vegetación. La
distribución, tamaño, densidad y comportamiento de los grupos
animales se verán alterados directamente por el cambio climático o
indirectamente por los cambios de la vegetación. La tasa de variación
es demasiado rápida para que las especies se adapten a ella, por lo
que se prevén extinciones o enrarecimiento de especies en todos los
ecosistemas.
             En cuanto a la salud humana se espera una extensión de las
          enfermedades infecciosas. Las olas de calor y la contaminación del aire
          aumentarán los problemas respiratorios y la mortandad en zonas
          urbanas. La incidencia de catástrofes como inundaciones incrementa el
          riesgo de epidemias asociadas al hambre o la malnutrición por la
          destrucción de recursos alimenticios.




NOTA: Para obtener más información:

      Ver Anexo II: “IMPACTOS GLOBALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO” donde
       se detallan los impactos del cambio climático de forma pormenorizada a
       escala mundial.
      Ver Anexo III: “CAMBIO CLIMÁTICO EN EUROPA”.
      Ver Anexo IV: “EL CAMBIO CLIMÁTICO EN ESPAÑA”, trabajo realizado
       por Francisco J. Ayala-Carcedo, Miembro del Consejo Nacional del Clima y
       Asesor científico del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático
       (IPCC) de la ONU.
4.- RESPUESTA INTERNACIONAL AL CAMBIO
               CLIMÁTICO



       4.1.- Década de los 70


       La inquietud ante las consecuencias que puede generar un posible cambio
climático se ha traducido en un creciente interés por el clima y su evolución
temporal tanto desde ámbitos políticos como científicos.

             El proceso se puede considerar iniciado en 1972 en Estocolmo con
             la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente
             Humano, de la que se pueden destacar los siguientes hitos:

      Sugerencia a la ONU sobre la necesidad de crear el Programa de las
       Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).
      Recomendación a la Organización Meteorológica Mundial del inicio de la
       investigación sobre las causas del cambio climático.

Fue el evento que convirtió al Medio Ambiente en un tema de relevancia en el
ámbito internacional.

             En 1979 tuvo lugar la Primera Conferencia Mundial sobre el
             Clima donde por primera vez se consideró a nivel internacional el
             cambio climático como una amenaza real a nivel planetaria. La
             Conferencia adoptó una declaración que exhortaba a los gobiernos
             a prever y evitar los posibles cambios en el clima provocados por el
             hombre. Al año siguiente se estableció el Programa Mundial sobre
             el clima (PMC) con el objetivo de ofrecer el marco de referencia
             para la cooperación internacional en investigación y la plataforma
             para identificar las cuestiones climáticas de los años 80 y 90: el
             agotamiento del ozono y el calentamiento de la Tierra.
4.2.- Década de los 80

    En octubre de 1984 se reunió por primera vez la Comisión Mundial
    sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, creada por la Asamblea
    General de la ONU en 1973, cuyos trabajos desembocaron en 1987
    en el informe Nuestro futuro común también conocido como
    Informe Brundtland que proponía la adopción de un programa
    mundial para hacer posible un desarrollo sostenible, que definía
    como “ el desarrollo que satisface las necesidades actuales de las
    personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones
    para satisfacer las suyas”.




    En la década de los ochenta, el cambio climático y especialmente el
    agotamiento de la capa de ozono acapararon la atención de
    numerosas conferencias. El problema de la capa de ozono quedó
    regulado internacionalmente por el Convenio de Viena de 1985 y el
    Protocolo de Montreal de 1987 que obliga a la eliminación de los
    compuestos CFC´s que también son gases de efecto invernadero.




    El final de la década permitió que se centrase la atención sobre el
    cambio climático en sí. Entre las conferencias organizadas destacan
    la de Toronto en 1988 donde se enunció por primera vez el objetivo
    político de reducción de emisiones de dióxido de carbono (un 20%
    para el año 2005), la de La Haya (1989), la de Noordwijk (1989) y la
    de Bergen (1990).
    4.3.- Década de los 90

    En 1990 se celebró la Segunda Conferencia Mundial sobre el Clima, en
    la que se inició el proceso de negociación que finalmente desembocó en la
    elaboración de un tratado internacional sobre el clima. Se consiguió
    concienciar a los gobiernos sobre la gravedad del problema y la necesidad
    de asumir principios universales como el de responsabilidad, equidad,
    precaución y desarrollo sostenible.




    En este mismo año (1990), el Grupo Intergubernamental de Expertos
    sobre el Cambio Climático (IPCC) publicó su Primer informe de
    evaluación.    Creado en 1988 por el PNUMA y la OMM, el Grupo fue
    establecido con el mandato de evaluar el estado de conocimiento existente
    sobre el sistema climático y el cambio climático.
          Aprobado después de un riguroso proceso de revisión por partes, el
    Informe confirmó la evidencia científica sobre el cambio climático. Esto
    tuvo un fuerte efecto sobre los responsables de políticas y también sobre
    el público en general y proporcionó las bases para las negociaciones de la
    Convención sobre el Cambio Climático.




    En 1992 tuvo lugar la CUMBRE DE LA TIERRA: esta cumbre, celebrada
    en Río de Janeiro, puso la primera piedra en el proceso de atajar las
    consecuencias del cambio climático; aquí se alcanzaron siete logros muy
    importantes:

   La Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en cuyos
    27 principios se definen los derechos y responsabilidades de las naciones
    en la búsqueda del progreso y el bienestar de la humanidad;
   La Agenda 21, un plan de acción para llevar el desarrollo y el medio
    ambiente al siglo XXI. Es el instrumento no vinculante más importante e
    influyente en el campo del medio ambiente; para profundizar sobre la
    Agenda 21 y su repercusión en Málaga acudir al Anexo V.

   La declaración de Principios para el Manejo Sostenible de los Bosques.



   La Comisión sobre el Desarrollo Sostenible.



   El acuerdo para negociar un convenio mundial de desertificación.



   Además, por separado pero en paralelo a los preparativos de la Cumbre
    para la Tierra, se negociaron dos convenciones que suscribieron la
    mayoría de gobiernos reunidos en Río de Janeiro: Convención Marco de
    las Naciones Unidas sobre el Cambio climático (UNFCC) y la Convención
    sobre la Diversidad Biológica.




       a) El propósito de la Convención Marco de las Naciones Unidas
          sobre el Cambio Climático es la estabilización de los gases de
          efecto invernadero presentes en la atmósfera en niveles que no
          trastoquen peligrosamente el sistema climático mundial. Para ello se
          requiere la disminución de emisiones de gases tales como el dióxido
          de carbono.




       b) En el Convenio sobre la Biodiversidad Biológica se exhorta a los
          países a encontrar cauces y medios para preservar la variedad de
          especies    vivientes y    velar   por   el   equitativo   beneficio   del
          aprovechamiento de la diversidad biológica.
     La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio
     Climático entró en vigor el 21 de marzo de 1994. La siguiente fecha
     crítica fue el 21 de septiembre cuando los países desarrollados
     comenzaron a enviar sus comunicaciones nacionales, describiendo las
     estrategias adoptadas para el cambio climático. Entre tanto, el CIN
     continuaba su trabajo preparatorio, reuniéndose en otras seis Sesiones
     para analizar los problemas relativos a los compromisos, disposiciones
     para el funcionamiento de un mecanismo financiero, apoyo técnico y
     financiero para los países en desarrollo, y otros temas institucionales y de
     procedimiento. El CIN fue disuelto después de su sesión número 11, la
     última, en febrero de 1995, y la Conferencia de las Partes (COP) se
     transformó en la autoridad máxima de la Convención.


40
     La Conferencia de las Partes celebró su primera sesión en Berlín del
     28 de marzo al 7 de abril de 1995. En la COP-1 participaron delegados
     de 117 países Parte y 53 países Observadores, conjuntamente con 2.000
     observadores y periodistas. Se acordó que los compromisos contenidos en
     la Convención para los países desarrollados eran inadecuados y se
     lanzaron las conversaciones del mandato de Berlín sobre obligaciones
     adicionales.


     El IPCC terminó su Segundo Informe de Evaluación en diciembre de
     1995. Publicado a tiempo para la COP-2, el Segundo Informe de
     Evaluación fue escrito y revisado por 2.000 científicos y expertos de todo el
     mundo. Fue ampliamente difundido por sus conclusiones de que el
     balance de la evidencia sugiere que existe una influencia humana
     discernible en el cambio climático mundial. Sin embargo, el Informe hizo
     mucho más que esto, como por ejemplo confirmar la disponibilidad de las
     llamadas opciones siempre aceptables y otras estrategias costo-efectivas
     para combatir el cambio climático.


     La COP-2 se realizó en el Palacio de las Naciones en Ginebra entre el 8 y
     el 19 de junio de 1996.
       En el seno de la III Conferencia de las Partes, celebrada en Kyoto, fue
       aprobado el Protocolo de Kyoto el 10 de diciembre de 1997, documento
       internacional de gran relevancia, porque a través de él, los países
       industrializados se comprometen, por primera vez, a poner en marcha una
       reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, al objeto de
       afrontar la amenaza del cambio climático.
             El citado Protocolo fue firmado por España y por la Unión
       Europea en su conjunto, a finales de abril de 1998, en el marco de la VI
       reunión de la Comisión para el Desarrollo Sostenible, de la ONU,
       celebrada en Nueva York. Estados Unidos lo firmó en noviembre de 1999,
       y Rusia, segundo productor global de gases de efecto invernadero, lo hizo
       en marzo de 1999.
             Ahora bien, para su entrada en vigor, el propio Protocolo señala la
       necesidad de su ratificación por al menos 55 países, cuyas emisiones
       igualen al 55% de las emisiones de CO2 producidas en el año 1990.




       En noviembre de 1998, se celebró la IV Conferencia de las Partes del
       Convenio sobre Cambio Climático, o Cumbre de Buenos Aires. En
       síntesis, la Conferencia estableció un Plan de Acción con el que se
       perseguían los siguientes objetivos:


• Elaborar un documento sobre los mecanismos de flexibilidad para reducir la
contaminación, que empezaría a debatirse en mayo/junio de 1999, dando
prioridad al Mecanismo para un Desarrollo Limpio, CDM (MDL en español). En
el debate sobre los mecanismos de flexibilidad debería fijarse la cuantía de
emisión de efecto invernadero que un país puede comprar a otros para cumplir la
cuota asignada en Kyoto. En cualquier caso, se adoptaría una decisión final
sobre todos los mecanismos de cumplimiento y control de los compromisos en la
VI Conferencia de las Partes, prevista para noviembre del año 2000.


• Estudiar la identificación y el debate de los aspectos relativos al cumplimiento
del Protocolo, que tiene gran importancia para conseguir los resultados
previstos.
• Urgir a las partes a la cooperación en materia de información y tecnología, con
el fin de eliminar los obstáculos y acrecentar lo más posible la transferencia de
tecnologías apropiadas a los países en desarrollo.


      En la V Conferencia de las Partes, celebrada en Bonn del 25 de octubre
      al 5 de noviembre de 1999, persistieron las diferencias entre los distintos
      grupos de países, pero también se constató la existencia de una voluntad
      común por avanzar en el proceso de ratificación y puesta en vigor del
      Convenio, fijando como objetivo político la entrada en vigor del Protocolo
      de Kyoto en el año 2002.




      4.4.- Del año 2000 en adelante

      La VI Conferencia de las Partes tuvo lugar en la ciudad holandesa de La
      Haya, del 13 al 24 de noviembre del año 2000, planteándose como una
      cumbre decisiva para la puesta en marcha del Plan de Acción de Buenos
      Aires y, consecuentemente, para el cumplimiento de los compromisos de
      Kyoto. La propia Presidencia Francesa de la UE, en el segundo semestre
      de 2000, consideraba esta Conferencia entre las cuatro grandes
      prioridades de su política de medio ambiente.
      De cara a la misma, la Unión Europea, en Consejo informal de Ministros de
      Medio Ambiente celebrado en París el 15 de julio de 2000, trató de
      consensuar una postura común, basada en la cooperación con los países
      en desarrollo para conseguir que el Protocolo fuera ratificado por el
      máximo número de países.
      A pesar de las expectativas creadas, la Conferencia de La Haya no
      consiguió un acuerdo de los países desarrollados que permitiese la
      ratificación y la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto en el año 2002.
      En particular, la falta de acuerdo en La Haya tuvo como telón de fondo las
      posiciones enfrentadas entre la Unión Europea y los Estados Unidos (que
      lidera a los países del llamado “grupo paraguas”, en el que también figuran
Canadá, Japón, Australia, Nueva Zelanda y otros), al negarse este país a
toda limitación del uso de los mecanismos de flexibilidad y a cualquier tipo
de penalización en caso de incumplimiento del Protocolo, así como al
pretender contabilizar en su saldo de emisiones el efecto de absorción de
carbono, como sumideros, por los bosques, las actividades forestales y los
cultivos.
No obstante, la Conferencia suspendió sus sesiones sin darlas por
clausuradas, previendo la continuación de las negociaciones en Bonn, en
julio de 2001, y, posteriormente, en Marruecos (VII Reunión de las Partes).


Desde enero de 2001, durante el tránsito hacia la segunda cumbre de la VI
Conferencia de las Partes, y a lo largo de todo ese año, concluyeron y se
hicieron públicos los respectivos informes de los diferentes Grupos de
Trabajo relativos al Tercer Informe del Panel Intergubernamental de
Expertos sobre Cambio Climático (IPCC). En dichos trabajos se
confirma la existencia de pruebas cada vez más fehacientes de la
influencia humana en el clima terrestre. También se describen los
resultados sobre los efectos del cambio climático en las diferentes zonas
del mundo, anunciando que el calentamiento previsto será mayor de lo que
se venía considerando, por lo que son de prever importantes cambios en
los ecosistemas, la economía, los sistemas sociales y una mayor
inestabilidad atmosférica en todo el planeta, aumentando las situaciones
de tormentas, inundaciones y sequías.


La situación por la que atravesaba el Protocolo de Kyoto venía a
complicarse aún más con la decisión de la nueva presidencia de Estados
Unidos, en marzo de 2001, de retirarse del mismo (EE.UU. es el país que
más emisiones lanza a la atmósfera), a pesar de los esfuerzos de la
Comisaría europea de Medio Ambiente, en su viaje a Washington en abril
de ese año. A la vista de la nueva situación, la UE, que, en cualquier caso,
asumía el cumplimiento de sus propios compromisos, intentaría por todos
los medios aunar los esfuerzos de los países industrializados para llevar a
cabo la entrada en vigor del Protocolo sin los Estados Unidos de América.
En la negociación preparatoria de la reanudación de la VI Conferencia de
las Partes (COP-6 bis), celebrada en La Haya a finales de junio de 2001, la
UE se mostró más flexible sobre los mecanismos para la aplicación del
Protocolo, tratando especialmente de aproximar posiciones con Japón.


Con estos antecedentes tuvo lugar, como estaba previsto, la Segunda
Parte de la VI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de
Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, entre los días 16 al 27 de
julio de 2001, en la ciudad alemana de Bonn. En esta cumbre el Protocolo
de Kyoto parecía considerarse salvado, gracias al compromiso de
ratificación del mismo por parte de Japón y de otros Estados, pese a
ciertas condiciones, que se pasa a comentar a continuación.
El desbloqueo del proceso de negociación garantizaba, en efecto, la
viabilidad del Protocolo, puesto que si se conseguía reducir las emisiones
de gases de efecto invernadero, aunque sea en menor proporción del
5,2% previsto, se habría marcado un punto de inflexión de enormes
consecuencias potenciales, ya que el crecimiento parecía imparable.


La UE cedió en varios temas relevantes, entre los que destacan los
siguientes:


• Inclusión del régimen de sumideros en los Mecanismos para un
Desarrollo Limpio (CDM), pero permitiendo sólo proyectos de forestación
y reforestación, con un límite determinado. También se permite contabilizar
descuentos por actividades adicionales, aunque sólo se consideran
elegibles el manejo forestal, agrícola y ganadero y la revegetación.


• Acceso a mecanismos de flexibilidad, que serán de carácter
suplementario a la adopción de medidas internas destinadas a la reducción
de las emisiones de gases invernadero. En este punto, la UE también
defendió el abandono de la energía nuclear como mecanismo de
flexibilidad.
• Modificación de la naturaleza jurídica del régimen sancionador, que
pretendía un sistema de cumplimiento eficaz y disuasorio.
Los países en vías de desarrollo (G77) cedieron en el grado de vinculación
de las aportaciones a los fondos previstos en el Protocolo y Convenio y, al
igual que la UE, en la naturaleza jurídica del régimen sancionador.


Por último, los países del “Grupo Paraguas”, excepto Estados Unidos,
(Canadá, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Rusia, Ucrania, Noruega e
Islandia) aceptaron un régimen de consecuencias tasadas, basado en la
aplicación de una tasa de restauración, la aprobación y seguimiento de un
plan de adaptación al cumplimiento de la reducción de vertidos y la
suspensión    del   acceso   al   mercado    de   emisiones    en    caso   de
incumplimiento de la obligación de reducir las emisiones.
Con respecto a otra posición emblemática como es la utilización de la
energía nuclear, el texto finalmente aprobado expresó la conveniencia de
que las Partes eviten su uso, sin incluir una prohibición tajante.
Todas las Partes cedieron en sus planteamientos anteriores, salvo los
EE.UU., que, en consecuencia, quedaban aislados. El resto de los países,
incluido Japón, dieron un mensaje claro sobre la importancia de luchar
contra los efectos adversos del cambio climático. Este acuerdo ha de
verse, pues, como el primer paso, un cambio de tendencia favorable a la
reducción real de emisiones de gases de efecto invernadero.


La tendencia apuntada se vería confirmada, efectivamente, en la cumbre
correspondiente a la VII Conferencia de las Partes (COP7) del Convenio
sobre el Cambio Climático, celebrada en Marrakech (Marruecos), del 29
de octubre al 9 de noviembre de 2001. Con la UE, Japón y Rusia, podría
alcanzarse el mínimo exigido, tanto por número de países como por el
porcentaje de sus emisiones, para que el acuerdo internacional entrara en
vigor en el año 2002.
Este nuevo avance, mediante el que se lograba traducir a textos jurídicos
el acuerdo político alcanzado en Bonn sobre las reglas de aplicación del
Protocolo de Kyoto, no estuvo, sin embargo, exento de nuevas dificultades,
cediéndose al final a las demandas de los países más conflictivos en la
negociación. Así, Rusia logró duplicar las cantidades de carbono anual de
su inventario nacional de emisiones, tras reconocerse un error en la
valoración de la capacidad que podía emitir, y Japón, que se aplazase
hasta el 2003 la aceptación del régimen de cumplimiento, en el que
constan las sanciones por no reducir las emisiones de gases de efecto
invernadero. En cuanto a Estados Unidos, se mantuvo al margen.


En línea con su anterior postura, el presidente Bush, presentó el 14 de
febrero de 2002 un plan alternativo de Estados Unidos al Protocolo de
Kyoto, propuesta que incluye una reducción gradual y moderada de las
emisiones contaminantes de ese país, en lugar de los recortes más duros
y obligatorios establecidos en el acuerdo internacional, además de una
provisión de 4.600 millones de dólares durante los próximos cinco años en
incentivos fiscales para las empresas y particulares que decidan contribuir
de forma voluntaria a disminuir tales emisiones.
Tras la presentación del “Plan Bush”, el primer Consejo de Ministros de
Medio Ambiente de la presidencia española de la UE, celebrado a
comienzos de marzo de 2002, acordó la necesidad de convocar el Grupo
de Alto Nivel constituido en la Cumbre Transatlántica de Gotemburgo en
junio de 2001, para mantener una vía de diálogo entre ambas partes en
materia de cambio climático. Como consecuencia de ello, el 23 de abril de
2002 el ministro español de Medio Ambiente y la Comisaria Europea de
Medio Ambiente se reunieron en Washington con la subsecretaria de
Estado para Asuntos Globales del Departamento de Estado de EEUU.


Posteriormente, en la Cumbre de Johannesburgo, en agosto-septiembre
de 2002, Rusia, Canadá y China manifestaron su compromiso de ratificar
el protocolo de Kyoto, frente a la continuada negativa de los Estados
Unidos. Hasta ese momento, habían ratificado el Protocolo de Kyoto 94
Estados, que representaban el 37,1% de las emisiones de gases de
efecto invernadero.


La VIII Conferencia de las Partes del Convenio Marco se celebró en
Nueva Delhi (India), del 23 de octubre de 2002 al 1 de noviembre
      siguiente. En la misma, todavía adquiría especial significado la decisión
      final de ratificación o no del Protocolo por países como Rusia, Canadá y
      Polonia, por lo que la Conferencia realizó una exhortación al mundo entero
      para lograr su confirmación.


      La IX Conferencia de las Partes se reunió del 1 al 12 de diciembre de
      2003 en Milán y dejó claro que el proceso de Kyoto continúa a pesar de las
      dudas de Rusia. También quedo clara la postura de apoyo de la UE,
      aunque España (el mayo incumplidor dentro de la UE) pidiera una mayor
      flexibilidad por los compromisos adquiridos. La Conferencia alcanzó dos
      importantes acuerdos. El primero de ellos es un procedimiento para los
      proyectos adscritos al llamado Mecanismo de Desarrollo Limpio, que
      permitirá a los países industrializados contabilizar como propia la
      reducción de emisiones en terceros países a través de la ejecución de
      proyectos que supongan transferencia tecnológica del Norte al Sur. El
      segundo tiene que ver con la puesta en marcha de dos fondos
      económicos: el Fondo para los Países Menos Desarrollados, acordado dos
      años atrás en Marrakech; y otro de nueva creación, el Fondo Especial para
      el Cambio Climático.




El futuro de las negociaciones en este momento (junio 2004) depende de Rusia;
119 países han ratificado el Protocolo, representando el 44.2% de las emisiones
de 1990.

Pero las perspectivas todavía no son buenas. El Kremlin ha recuperado sus
objeciones a la ratificación del Tratado de Kyoto sobre gases contaminantes y,
obviando sus recientes promesas a la Unión Europea, ha subrayado que es
"incompatible" con los intereses de Rusia.

Apenas pasados diez días desde la celebración en Moscú de la cumbre Rusia-
Unión Europea (finales de mayo de 2004) en la que el presidente ruso, Vladimir
Putin, se comprometió a "avanzar a buen paso hacia la ratificación del Protocolo
de Kyoto", el Kremlin ha dado marcha atrás y ha renovado sus críticas a ese
documento internacional.

"El Protocolo de Kyoto es incompatible con los intereses de Rusia y también con
los intereses a largo plazo de los países que lo han ratificado y se han
comprometido a aplicarlo", ha afirmado el consejero de Putin sobre temas
económicos, Andréi Ilariónov.

Con ocasión de la cumbre de Moscú del 21 de mayo, Putin quiso responder al
apoyo de la UE a la entrada de Rusia en la Organización Mundial del Comercio
(OMC) con una promesa vaga de que Moscú ratificaría el Protocolo, pero esta
postura contrasta notablemente con la ofrecida posteriormente por Ilariónov,
cerebro financiero del Kremlin.
5.- Grupo Intergubernamental de Expertos sobre
           el Cambio Climático (IPCC)


   5.1. Introducción

   Ante el problema del cambio climático, la Organización Meteorológica Mundial
y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente establecieron en
1988 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático
(IPCC). El Grupo de Expertos no realiza nuevas investigaciones, ni controla los
datos relacionados con el clima. Su mandato es evaluar la información científica,
técnica y socioeconómica sobre el cambio climático que se difunde a nivel
mundial en artículos, publicaciones periódicas y libros refrendados por otros
expertos en la materia. Los informes del IPCC se esfuerzan por presentar una
posición equilibrada entre los diferentes puntos de vista y las políticas
correspondientes, pero no recomiendan ni prescriben actuaciones específicas.




   5.2.- ¿Qué aporta?


      Dado que el IPCC no desarrolla una investigación en sentido estricto, ni
   realiza el seguimiento de los indicadores climáticos básicos, su aportación
   consiste en la recopilación y evaluación de la información publicada y la
   preparación de la más significativa para su difusión. Como resultado de esa
   actividad, emite Informes de Evaluación, aproximadamente cada cinco años e
   Informes especiales o Técnicos a petición de la Convención Marco de las
   Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Además, ha desarrollado y
   actualiza permanentemente la metodología para la elaboración de los
   Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero, basándose en los
   requerimientos específicos de la Convención.
   5.3.- Organización del IPCC


      El IPCC se compone de diferentes órganos decisorios y asesores, con
funciones diversas:


           El Plenario acepta y aprueba la estructura de los Informes del IPCC
             y decide sobre el plan de trabajo y presupuesto de los Órganos y
             Programas. Sus sesiones son de periodicidad anual.


           El Bureau está formado por 30 miembros que representan a las
             regiones de la Organización Meteorológica Mundial. Su constitución
             trata de mantener un equilibrio geográfico entre Regiones.


           Los Grupos de Trabajo están dedicados a tres aspectos diferentes
             del cambio climático, de modo que entre todos cubren las áreas
             consideradas de interés por los gobiernos:


                     El Grupo de Trabajo I evalúa los aspectos científicos del
                      sistema y del cambio climático.
                     El Grupo de Trabajo II aborda cuestiones relativas a la
                      vulnerabilidad de seres humanos y sistemas naturales al
                      cambio climático, sus consecuencias negativas y positivas y
                      las posibilidades de adaptación a esos cambios.
                     El Grupo de Trabajo III examina las opciones de limitar la
                      emisión de gases de efecto invernadero y mitigar el cambio
                      climático, así como cuestiones económicas.


      Cada grupo de trabajo celebra reuniones plenarias, reuniones de expertos
y cursillos para determinar y orientar los informes en curso. El Grupo de Expertos
realiza reuniones plenarias aproximadamente una vez al año, en las que decide
sobre la estructura del IPCC y sus principios y procedimientos, su programa de
trabajo y presupuesto; también elige al Presidente y a la Mesa. Aprueba los
mandatos y planes de trabajo de los grupos de trabajo, el contenido y estructura
de los informes y aprueba o adopta los informes del IPCC. Las reuniones se
llevan a cabo en los seis idiomas de las Naciones Unidas y, en general, cuentan
con la asistencia de cientos de participantes.


         La Mesa del IPCC está integrada por el Presidente y los tres
Vicepresidentes del IPCC, los Copresidentes y Vicepresidentes de los tres grupos
de trabajo y los Copresidentes del Equipo especial sobre inventarios. La Mesa
debe garantizar una representación geográfica equilibrada de los miembros con
las debidas calificaciones científicas y técnicas.
         El IPCC, la Mesa y el Presidente cuentan con el apoyo de una pequeña
Secretaría del IPCC ubicada en Ginebra. Las actividades del IPCC, incluidos los
gastos de viaje de muchos expertos procedentes de países en desarrollo y de
países con economía en transición, se financian con contribuciones voluntarias
de los gobiernos y, en menor grado, de la CMCC. Las dos Organizaciones
fundadoras del IPCC, es decir la OMM y el PNUMA, proporcionan personal y
apoyo financiero.




   5.4.- Productos del IPCC

         El IPCC ha preparado tres Informes de Evaluación en varios volúmenes; el
primero se publicó en 1990, el segundo, en 1995 y el tercero en 2001. Cada uno
de esos Informes incluye un Resumen para responsables de políticas, que refleja
los conocimientos más avanzados en la materia y está redactado de manera que
su lectura sea fácil de comprender por el lector profano; los informes se publican
en los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas. El IPCC publica también
Informes Especiales, Documentos Técnicos y Guías Metodológicas.


         El Primer Informe de Evaluación del IPCC (1990) tuvo gran una
resonancia en el público en general. Al confirmar la existencia de bases
científicas de las preocupaciones relativas al cambio climático, ese informe de
cuatro     volúmenes    llevó   a   los   gobiernos   a   establecer   el   Comité
Intergubernamental de Negociación, que adoptó en 1992 la Convención Marco
sobre el Cambio Climático (CMCC), de las Naciones Unidas. La Convención
quedó abierta a la firma en la Cumbre para la Tierra celebrada en Río de Janeiro
en junio de 1992.
El Suplemento de 1992 al Primer Informe de Evaluación contenía más
información actualizada para respaldar el proceso de negociación.
El Informe Especial de 1994 se presentó a la consideración de la Primera
Reunión de la Conferencia de las Partes (CP-1) de la CMCC en Berlín (1995).
Ese Informe incluye:
- un informe sobre el forzamiento radiativo del cambio climático;
- una evaluación actualizada de los escenarios de emisiones IS92 del IPCC;
- las Directrices técnicas del IPCC para evaluar los impactos del cambio climático
y las estrategias de adaptación, y
- las Directrices del IPCC para realizar los inventarios nacionales de los gases de
efecto invernadero.


         El Segundo Informe de Evaluación, adoptado en 1995 y publicado en
abril de 1996, comprende:
- una Síntesis sobre la información científica y técnica pertinente para interpretar
el Artículo 2 (el objetivo) de la CMCC;
- el Informe del Grupo de Trabajo I sobre la ciencia del cambio climático;
- el Informe del Grupo de Trabajo II sobre los análisis científicos y técnicos de
impactos, adaptaciones y mitigación del cambio climático;
- el Informe del Grupo de Trabajo III sobre las dimensiones económicas y sociales
del cambio climático.
El Segundo Informe de Evaluación se presentó a la consideración de la Segunda
Reunión de la Conferencia de las Partes celebrada en Ginebra (1996). Ese
Informe contribuyó a las negociaciones que condujeron a la adopción del
Protocolo de la Convención de Kyoto un año más tarde, durante la CP-3 (Kyoto,
1997).


         El Tercer Informe de Evaluación, como los anteriores, es una
investigación resumida y actualizada de las dimensiones científica, técnica y
socioeconómica del cambio climático pertinentes para la formulación de políticas.
Se centra en los resultados de los últimos estudios realizados desde 1995,
prestando especial atención al ámbito regional (y no sólo al mundial) e incluye, en
la medida de lo posible, publicaciones en otros idiomas además del inglés. El
Tercer Informe de Evaluación, adoptado y publicado en 2001, comprende:
- Cambio climático 2001: la base científica [Resumen para responsables de
políticas y Resumen técnico]. Contribución del Grupo de Trabajo I al Tercer
Informe de Evaluación;
- Cambio climático 2001: impactos, adaptación y vulnerabilidad (disponible en
pdf). Contribución del Grupo de Trabajo II al Tercer Informe de Evaluación
(disponible en pdf)
- Cambio climático 2001: mitigación. Contribución del Grupo de Trabajo III al
Tercer Informe de Evaluación (disponible en pdf)
- Cambio climático 2001: Informe de Síntesis del Tercer Informe de Evaluación
(disponible en pdf)


El Informe de Síntesis aborda diversas cuestiones científicas y técnicas que
tienen repercusiones para las políticas sobre la base de los documentos
presentados por los gobiernos y definidas por el IPCC en consultas con los
órganos subsidiarios de la CMCC.
Sintetiza e integra la información contenida en el Tercer Informe de Evaluación y
se basa en todos los informes del IPCC ya aprobados.


      Los datos más importantes que podemos extraer el tercer informe de
evaluación son:


                     CONCLUSIONES S.XX:
          - Confirmación del aumento de las temperaturas en el último siglo.
          - Constatación del aumento de la frecuencia de fenómenos climáticos
          extremos,     retroceso   de   glaciares,   subida   del   nivel   del mar,
          confirmándose cambios en el sistema climático global.
          - Relación entre el calentamiento del clima y la acción humana: el
          informe del IPCC presenta “evidencias nuevas y más poderosas de
          que el calentamiento observado en los últimos 50 años es debido a las
          actividades humanas”.
                    PREVISIONES S. XXI:
           - Aumento de la temperatura entre 1,4 y 5,8 ºC durante el periodo 1990
           y 2100.
           -Crecimiento del nivel del mar entre 9 y 88 cm. durante el período
           1990-2100.
           -Cambio en el régimen de distribución de precipitaciones.
           -Endurecimiento de las sequías, en particular en el Sur de Europa.
           -Mayor frecuencia e        intensidad   de fenómenos meteorológicos
           extremos.


   5.5.- Otros productos del IPCC

       El IPCC publica asimismo Informes Especiales sobre temas concretos.
Esos informes se preparan en respuesta a las solicitudes de las Partes en la
Convención Marco sobre el Cambio Climático o atendiendo a las decisiones
tomadas por el IPCC.
       Se preparan bajo la orientación de uno o más grupos de trabajo, siguiendo
los mismos procedimientos utilizados para redactar y examinar los informes de
evaluación. Además del Informe Especial de 1994, el IPCC ha completado los
siguientes Informes Especiales:
- Impactos regionales del cambio climático: evaluación de la vulnerabilidad
(1997);
- La aviación y la atmósfera global (1999);
- Cuestiones metodológicas y tecnológicas de la transferencia de tecnología
(2000);
- Escenarios de emisiones (2000);
- Uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura (2000).


       Los Documentos Técnicos se preparan cuando las Partes de la
Convención Marco sobre el Cambio Climático requieren una perspectiva
internacional científica o técnica sobre un tema específico. Los Documentos
Técnicos pueden ser preparados también en respuesta a la solicitud de otros
convenios sobre cuestiones ambientales. Se basan en la información que
contienen los Informes de Evaluación y los Informes Especiales del IPCC, y
deben reflejar el equilibrio y la objetividad de esos informes. El examen de los
expertos y de los gobiernos se realiza simultáneamente para garantizar que la
información sea lo más oportuna posible. El Grupo de Expertos no acepta ni
aprueba esos documentos; de ello se encarga la Mesa del IPCC. El IPCC ha
publicado hasta el presente cinco documentos Técnicos, a saber:
- Tecnologías, políticas y medidas para mitigar el cambio climático (noviembre de
1996);
- Introducción a los modelos climáticos simples utilizados en el Segundo Informe
de Evaluación del IPCC (febrero de 1997);
- Estabilización de los gases atmosféricos de efecto invernadero: implicaciones
físicas, biológicas y socioeconómicas (febrero de 1997);
- Implicaciones de las propuestas de limitación de emisiones de CO2 (octubre de
1997);
- El cambio climático y la diversidad biológica (junio de 2002).


         Por último, el IPCC lleva a cabo las tareas sobre metodologías y prácticas
relacionadas con los inventarios de gases de efecto invernadero. Las Directrices
del IPCC para realizar los inventarios nacionales de los gases de efecto
invernadero se prepararon de manera que las Partes de la Convención Marco
sobre el Cambio Climático puedan usar metodologías comparables al calcular las
emisiones y eliminación de estos gases en sus países. Las primeras Directrices
se prepararon en estrecha colaboración con la Organización de Cooperación y
Desarrollo Económicos (OCDE) y la Agencia Internacional de la Energía (OIE) en
1994 y fueron adoptadas por la Conferencia de las Partes en 1995 como
directrices para la preparación de comunicaciones nacionales por los países
desarrollados (Anexo I). Desde aquella fecha se han publicado las siguientes
metodologías y documentos de orientación en materia de inventario:
- Directrices revisadas del IPCC para realizar los inventarios de gases de efecto
invernadero (1996);
- Buenas prácticas y gestión de la incertidumbre en los inventarios nacionales de
gases de efecto invernadero (2000).
   5.6.- Proceso de redacción y revisión

   Unos 1.000 expertos de todo el mundo han intervenido directamente en la
redacción, el examen y la aprobación definitiva de los informes del IPCC.
Además, cerca de 2.500 expertos participan en el proceso de examen de las
comunicaciones. Los autores del IPCC han sido designados por los gobiernos y
por organizaciones internacionales, proceden de universidades, centros de
investigación, empresas y asociaciones de protección ambiental, así como de
otras organizaciones de 120 países. A través de esa red mundial, el IPCC trata
de tener una representación de todas las regiones geográficas y reflejar una gran
variedad de opiniones y conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos.




   5.6.1.- Proceso de redacción


   El IPCC comienza en general una nueva evaluación con la preparación de un
plan general, a menudo durante una reunión de expertos para la evaluación del
alcance de los problemas. Se consulta a los responsables de las políticas y a
otros usuarios de los informes del IPCC para determinar las principales
cuestiones que guardan relación con las políticas. Cada uno de los grupos de
trabajo prepara y aprueba un esquema de los capítulos de los que se encargará y
la mesa de cada grupo de trabajo selecciona los grupos de autores principales
para cada capítulo. Los miembros de los equipos que preparan cada capítulo
deben ser representativos de una amplia variedad de los puntos de vista
científicos y técnicos actuales, tener experiencia en los campos correspondientes
e incluir una representación apropiada de expertos procedentes de países en
desarrollo y desarrollados, y también de países con economías en transición.
      Los autores principales preparan primero un borrador basado, sobre todo,
en artículos que han sido refrendados por expertos en la materia, asegurándose
que se incluyan los publicados en otros idiomas además del inglés. Consideran
asimismo los resultados e informes científicos más recientes de las academias de
ciencias nacionales, la industria y los organismos de las Naciones Unidas,
sopesando cuidadosamente la información que no haya sido examinada con
anterioridad por otros expertos. Se celebran reuniones y cursillos de expertos
para recopilar más información.


   5.6.2.- Proceso de revisión


   Para garantizar su credibilidad, transparencia y objetividad, los informes del
IPCC deben pasar a través de un riguroso proceso de revisión de dos etapas. En
la primera, los borradores de cada capítulo se envían a especialistas con mucha
experiencia y que tienen en su haber otras publicaciones en la materia. Los
especialistas consultados formulan comentarios sobre la integridad y la
objetividad   del   contenido   científico   y técnico.   Los autores   principales,
conjuntamente con los colaboradores, preparan la versión preliminar revisada,
que se distribuye a los gobiernos para su examen por los respectivos técnicos,
así como a los autores y revisores expertos.
      La versión preliminar final, teniendo en cuenta los comentarios formulados
por expertos y gobiernos, se envía nuevamente a los correspondientes grupos de
trabajo para la aprobación final del contenido.




   5.7.- Resúmenes para responsables de políticas

      Al preparar el informe principal de los Informes de Evaluación e Informes
Especiales, los grupos de trabajo redactan también un Resumen para
responsables de políticas. Los Copresidentes de cada grupo de trabajo tienen a
su cargo la redacción del respectivo Resumen, que debe ser coherente con la
evaluación científica y técnica. Esos Resúmenes se someten al examen
simultáneo de expertos y gobiernos. Posteriormente, el grupo de trabajo aprueba
el informe línea por línea, con la anuencia de los autores principales, para
garantizar una armonía con el informe científico y técnico. Los revisores se
aseguran de que el informe presente una evaluación equilibrada. Por último, los
Resúmenes para responsables de políticas son aceptados oficialmente por todos
los miembros del IPCC.
   5.8.- Informe de síntesis

       El Informe de Síntesis del Tercer Informe de Evaluación fue preparado por
   un equipo de redacción bajo la dirección del Presidente del IPCC y adoptado
   por el Grupo de Expertos en reunión plenaria. Proporciona una síntesis de las
   políticas pertinentes de las evaluaciones de los grupos de trabajo y aborda
   cuestiones de política científica y técnica pertinentes, identificadas por el IPCC
   en consultas con los gobiernos y órganos subsidiarios de la CMCC.


   1. NOTAS:


Está disponible en pdf:


   -   Tercer informe de Evaluación – texto íntegro (español).


   -   Fichas resumen del Tercer informe de Evaluación (de los tres grupos de
       trabajos y del informe de síntesis) elaboradas por Greenpeace.
 6.- CONVENCION MARCO DE LAS NACIONES
    UNIDAS SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO


   6.1.- Introducción

       La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio
climático (abierta para su firma en 1992 en la Cumbre de la Tierra de Río) forma
parte de una serie de acuerdos recientes por medio de los cuales los países de
todo el mundo se han unido para hacer frente a este problema. Otros tratados
abordan cuestiones como la contaminación marina, el deterioro de la capa de
ozono, la extinción de especies animales, etc. La Convención se centra en un
problema: ¿estamos alterando la forma en que la energía solar interactúa con la
atmósfera y escapa de ella? y esto ¿puede modificar el clima mundial?.


       Ante esta situación, la Convención:


   -   Reconoce que el problema existe, lo cual es ya un avance significativo
       porque no es tarea fácil que las distintas naciones del mundo se pongan
       de acuerdo para adoptar un plan de acción común.
   -   Establece un objetivo: lograr la estabilización de las concentraciones de
       gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida
       interferencias antropogenias peligrosas en el sistema climático (el objetivo
       no especifica cuáles deben ser esos niveles de concentración solo estipula
       que no deben ser peligrosos).
   -   Indica que “ese nivel debería lograrse en un plazo suficiente para permitir
       que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático,
       asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir
       que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible”.
   6.2.- Principios guías


La Convención establece algunos principios guías:


   1. Protección del sistema climático para futuras generaciones: establece un
       marco y un procedimiento para acordar las medidas específicas que será
       necesario adoptar más adelante; fomenta las investigaciones científicas
       sobre el cambio climático.
   2. Precaución: consiste en que la ausencia de una certidumbre científica total
       no debe servir de excusa para posponer la acción cuando existe una
       amenaza de daño grave o irreversible.
   3. El principio de las “responsabilidades comunes pero diferenciadas” de los
       estados, establece que los principales responsables en el combate
       climático deben ser los países desarrollados, concretamente:


   -   atribuye a los países ricos la mayor cuota de responsabilidad en la lucha
       contra el cambio climático: observa que la mayor parte de las emisiones
       del pasado y actuales tiene su origen en los países desarrollados. Su
       principio cardinal es que estos países deben encabezar la lucha contra el
       cambio climático y sus efectos adversos.
   -   Reconoce el derecho de las naciones más pobres al desarrollo económico
       (observa que la contribución de los países en desarrollo a las emisiones
       mundiales de gases de efecto invernadero irá en aumento a medida que
       éstos amplíen sus industrias para mejorar las condiciones sociales y
       económicas de sus habitantes).
   -   Admite la vulnerabilidad de los países más pobres a los efectos del cambio
       climático.


   4. Importancia de promover el Desarrollo Sostenible: la Humanidad tiene que
       aprender a aliviar la pobreza de un enorme y creciente número de
       personas sin destruir el medio natural. Propone que deberán hallarse
       nuevas pautas para que el desarrollo económico pueda sostenerse a largo
       plazo y que la solución sea idear métodos que nos permitieran vivir bien
      utilizando los recursos naturales esenciales a un ritmo que no supere el
      necesario para su reposición.




   6.3.- Compromisos


   Tanto los países desarrollados como los países en desarrollo aceptan un
cierto número de compromisos, concretamente podemos distinguir tres tipos:


            Generales para todos los países
            Específicos para los países desarrollados (Anexo I)
            Específicos para los países OCDE (Anexo II)


Vamos a analizarlos:
            Generales para todos los países :
                -   Elaboración y publicación de los inventarios nacionales de
                emisiones.
                -   Elaboración y aplicación de programas nacionales para
                mitigar el cambio climático y para desarrollar estrategias para
                adaptarse a los impactos.
                -   Información     sobre    la   aplicación   de   la   Convención
                (Comunicaciones nacionales).
                -   Promoverán la transferencia de tecnología y el manejo
                sostenible, conservación y mejora de los sumideros y reservorios
                de gases de efecto invernadero (como bosques y océanos).
                -   Promover la educación y sensibilización pública respecto al
                cambio climático.
                -   Promoción de la observación sistemática y la investigación
                sobre el cambio climático.
            Específicos para los países desarrollados. Anexo I:
                    -   se comprometen a adoptar políticas y medidas que
                    mitiguen el cambio climático limitando sus emisiones
                    antropogénicas de GEI, protegiendo y mejorando los
                     sumideros de dichos gases, con el fin de volver a los niveles
                     de emisión de 1990 en el 2000.


             Específicos para los países OCDE. Anexo II:


                     - proporcionar recursos nuevos y adicionales a países en
                     desarrollo.
                     - ayudar a países en desarrollo particularmente vulnerables a
                     hacer frente a sus costos de adaptación.
                     -   facilitar   la   transferencia   de    tecnologías   apropiadas
                     (ecológicamente racionales) a países en desarrollo.


NOTA: La Convención divide a los países en tres grupos principales, de acuerdo
con sus diferentes compromisos:
   -   Las Partes incluidas en el Anexo I: son los países industrializados que
       eran miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo
       Económico (OCDE) en 1992, más las Partes en proceso de transición a
       una economía de mercado, en particular, la Federación Rusa, los Estados
       Bálticos y varios Estados de Europa central y oriental.
   -   Las partes Anexo II: son los países miembros de la OCDE incluidos en el
       anexo I, pero no los países en proceso de transición a una economía de
       mercado.
   -   Las Partes no incluidas en el anexo I: son en su mayoría países en
       desarrollo.



   6.4.- Instituciones


   El máximo órgano responsable de la toma de decisiones de la Convención es
la Conferencia de las Partes (COP).
       La COP comprende a todos los estados que han ratificado o aceptado la
Convención. Se reúne todos los años y su papel                 es promover y revisar la
implementación de la Convención. Revisará de forma periódica los compromisos
existentes a la luz del objetivo de la Convención, los nuevos hallazgos científicos
y la efectividad de los programas nacionales para el cambio climático. La COP
puede adoptar nuevos compromisos a través de enmiendas y protocolos de la
Convención; en diciembre de 1997 adoptó el Protocolo de Kyoto.




   6.5.- Organismos asociados


   Otros dos organismos, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el
Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ofrecen
servicios a la Convención, aunque oficialmente no forman parte de ella.


   -   El FMAM administra el mecanismo financiero de la Convención, que
       encauza fondos hacía países en desarrollo en forma de donaciones o
       préstamos. Fue establecido en 1991 a través de sus organismos de
       ejecución (el Banco Mundial, el PNUMA -Programa de las Naciones
       Unidas para el Medio Ambiente- y el PNUD -Programa de las Naciones
       Unidas para el Desarrollo-) para financiar proyectos en países en
       desarrollo con repercusiones positivas para el medio ambiente mundial, no
       sólo en la esfera del cambio climático sino también en las de la
       biodiversidad, la protección de la capa de ozono y las aguas
       internacionales. La Conferencia de las Partes ofrece orientación normativa
       periódica al FMAM acerca de sus políticas sobre cambio climático,
       prioridades   programáticas   y   criterios   exigidos   para   poder   recibir
       financiación, mientras que el FMAM informa cada año a la Conferencia de
       las Partes sobre su actividad relacionada con el cambio climático.


   -   El IPCC es una fuente fundamental de información sobre el cambio
       climático. Cada cinco años publica informes completos de situación sobre
       los avances de la ciencia del cambio climático, el último de los cuales (el
       tercer informe de evaluación) apareció en 2001. Prepara también informes
       especiales o documentos técnicos sobre temas específicos en respuesta a
       peticiones de la CP.
   6.6.- Asociaciones


      La labor de la Convención está interrelacionada con la de otras
organizaciones internacionales que consideran como objetivo primario el
desarrollo sostenible. Para aprovechar al máximo las posibles sinergias y evitar la
duplicación de esfuerzos, reciben especial atención las esferas en que los
respectivos programas podrían superponerse.
      En 2001 se estableció un Grupo conjunto de enlace por iniciativa de las
secretarías de las tres "Convenciones de Río": la CMCC, el Convenio sobre la
Diversidad Biológica (CDB) y la Convención de Lucha contra la Desertificación
(CLD). A través de él pueden compartir opiniones, identificar posibles actividades
conjuntas y prever los problemas que podrían presentarse. Otras instituciones
competentes en este terreno a las que se consulta periódicamente son la
Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la Convención de Ramsar sobre
los Humedales.
      Pueden solicitarse aportaciones sobre cuestiones concretas, por ejemplo,
a la Secretaría del Sistema Mundial de Observación del Clima (SMOC) de la
OMM acerca de la investigación y observación sistemática o al PNUMA acerca de
la educación, formación y sensibilización pública. El SBSTA colabora también con
los órganos del Protocolo de Montreal para determinar las posibles sinergias y
conflictos entre los esfuerzos por combatir el cambio climático y las medidas para
reducir el agotamiento de la capa de ozono, ya que algunas sustancias que
agotan la capa de ozono y algunos de sus productos sustitutivos son también
gases de efecto invernadero.
      En lo que se refiere a asociaciones y sinergias de alcance regional, la
secretaría mantiene contactos con las de otros órganos competentes creados en
virtud de tratados para coordinar sus esfuerzos. Por ejemplo, en relación con el
artículo 6 de la Convención, sobre la educación, formación y sensibilización
pública, la mayoría de las Partes europeas en la CMCC son también Partes en el
Convenio sobre acceso a la información, participación pública y acceso a los
procedimientos judiciales en cuestiones de medio ambiente (Convenio de
Aarhus), cuyos servicios de secretaría corren por cuenta de la Comisión
Económica de las Naciones Unidas para Europa.
       En lo que respecta al acceso del público a la información, la participación
pública y la cooperación internacional sobre estos temas, la secretaría mantiene y
fomenta contactos con ONG’s nacionales e internacionales, órganos establecidos
en virtud de tratados y otras instituciones.


   NOTAS


       Es posible acceder en PDF al texto íntegro en español de la Convención
       Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático dentro de la
       carpeta del mismo nombre.
La

      3 7.- LA CONFERENCIA DE LAS PARTES


      7.1.- Introducción


      La Conferencia de la Partes (COP) es el “órgano supremo” de la
Convención. Comprende a todos los estados que han ratificado o aceptado la
Convención (la cual entra en vigor para un estado 90 días después de que el
Estado la ratifique). Se reúne todos los años y examina la ejecución de la
Convención, adopta decisiones para el ulterior desarrollo de las normas de ésta y
negocia nuevos compromisos sustantivos. Revisará de forma periódica los
compromisos existentes a la luz del objetivo de la Convención, los nuevos
hallazgos científicos y la efectividad de los programas nacionales para el cambio
climático. La COP puede adoptar nuevos compromisos a través de enmiendas y
protocolos de la Convención; en diciembre de 1997 adoptó el Protocolo de Kyoto.


      7.2.- Órganos subsidiarios y secretaría

      Dos órganos subsidiarios se reúnen al menos dos veces al año para
realizar los preparativos de la Conferencia de las Partes:


          o El    Órgano     Subsidiario    de    Asesoramiento    Científico   y
             Tecnológico (SBSTA) que asesora a la CP acerca de materias de
             carácter científico, tecnológico y metodológico referidas a la
             Convención, en particular las directrices para mejorar las normas de
             comunicaciones nacionales y los inventarios de emisiones.


          o El Órgano Subsidiario de Ejecución (SBI) que ayuda al
             asesoramiento y revisión de la ejecución de la Convención. Se
             ocupa también de cuestiones financieras y administrativas.
          o Dos órganos más fueron establecidos por la COP-1, el Grupo Ad-
             hoc del Mandato de Berlín (AGBM) que concluyó su trabajo en
             Kyoto en diciembre de 1997 y el Grupo Ad-hoc sobre el artículo
             13 (AG13) que concluyó su trabajo en junio de 1998.


      La COP y sus Órganos subsidiarios cuentan con los servicios de una
secretaría: la secretaría interina que funcionó durante la negociación de la
Convención se transformó en secretaría permanente en enero de 1996. La
secretaría hace los arreglos pertinentes para las sesiones de la COP y sus
órganos subsidiarios, redacta los borradores de los documentos oficiales, notifica
las reuniones, compila y transmite los informes que se le presentan, facilita
asistencia a las Partes en lo referente a la compilación y comunicación de la
información, coordina con otras secretarías de otros organismos internacionales e
informa sobre sus actividades a la COP. Su sede está en Bonn.
      NOTA: un aspecto fundamental del proceso intergubernamental de la CP
es la necesidad de compartir, transmitir y responder a la información mediante
comunicaciones nacionales, estas son el medio a través del cual la CP supervisa
los progresos realizados por las Partes para cumplir sus compromisos y alcanzar
los objetivos últimos de la Convención. Por razones de transparencia,
comparación y flexibilidad en la presentación de la información, la CP establece
las directrices que éstas deben utilizar para presentar la información en sus
comunicaciones nacionales.




7.3.- Cronología de las Conferencias de las Partes

COP- 1:    Berlín, 28 de marzo – 7 de abril 1995
COP- 2:   Ginebra, 8-19 julio 1993
COP- 3:    Kyoto, 1-12 Diciembre de 1997
COP- 4:   Buenos Aires 2-13 noviembre 1998
COP- 5:    Bonn, 25 octubre - 5 Noviembre 1999
COP- 6:    La Haya, 12 - 24 Noviembre de 2000
COP- 7:    Marrakech, 29 Octubre - 10 Noviembre 2001
COP- 8:    Nueva Delhi, 23 Octubre- 1 Noviembre 2002
COP- 9:   Milán, 1-12 Diciembre 2003
COP- 10: Se celebrará en Buenos Aires del 6-17 Diciembre 2004




COP -1 : la Conferencia de las Partes realizó su primera sesión en Berlín
desde el 28 de marzo al 7 de abril de 1995. La Convención exigió que la COP-1
analizara si el compromiso de los países desarrollados de tomar medidas
destinadas a que sus niveles de emisión volvieran a los de 1990 en el año 2000
era adecuado para cumplir con el objetivo de la Convención. Las Partes
decidieron que se necesitarían nuevos compromisos para el periodo posterior al
año 2000. Adoptaron el Mandato de Berlín y crearon un nuevo Órgano
subsidiario, el Grupo Ad-hoc del Mandato de Berlín (AGBM), para que redactara
un protocolo u otro instrumento legal para ser adoptado por la COP-3 en 1997. En
la reunión de Berlín también comenzó el proceso de análisis para la
consideración de la instrumentación de la Convención, discutiendo una
compilación y síntesis de las primeras 15 comunicaciones nacionales
presentadas por los países desarrollados.


COP – 2: la segunda sesión de la COP (celebrada en Ginebra en 1993)
recogió los avances relativos al Mandato de Berlín. Los Ministros enfatizaron la
necesidad de acelerar las conversaciones sobre cómo fortalecer la Convención
sobre el Cambio Climático. La Declaración Ministerial de Ginebra aprobó el
Segundo Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre
el Cambio Climático (IPCC) como la evaluación científica más amplia y autorizada
existente hasta el momento sobre el cambio climático, sus impactos y las
opciones de respuesta disponibles actualmente La COP-2, celebrada en el
Palacio de las Naciones en Ginebra entre el 8 y el 19 de julio de 1996, también
consideró el proceso de análisis de las comunicaciones nacionales y decidió
sobre los contenidos de las comunicaciones nacionales que los países en
desarrollo debían comenzar a presentar en abril de 1997.
COP – 3: la tercera sesión de la Conferencia de las Partes adoptó el Protocolo
Kyoto. Las Partes se reunieron en Kyoto, Japón entre el 1 y el 11 de diciembre de
1997 para terminar el proceso del Mandato de Berlín. El Protocolo que elaboraron
es un acuerdo legalmente vinculante bajo el cual los países industrializados
deben reducir sus emisiones colectivas de seis gases de efecto invernadero en
un 5.2% para el periodo 2008-2012, calculado como promedio en este periodo de
cinco años. Para ayudar a las Partes a reducir las emisiones en forma costo-
efectiva mientras se promueve el desarrollo sostenible, el Protocolo incluye tres
mecanismos: el mecanismo para un desarrollo limpio, un régimen de
comercialización de emisiones y la implementación conjunta. La COP-3 también
consideró la financiación, la transferencia de tecnología y el análisis de la
información en el marco de la Convención.


COP- 4 : entre el 2 y el 13 de            noviembre de 1998 se celebró la IV

Conferencia de las Partes del Convenio del Cambio Climático, o Cumbre de
Buenos Aires, sin haberse logrado alcanzar prácticamente ningún progreso sobre
las cuestiones importantes que siguen separando a las Partes desde antes de
Kyoto. En síntesis, la Conferencia estableció un Plan de Acción para finalizar los
detalles pendientes del Protocolo. Se perseguían los siguientes objetivos:

      Elaborar un documento sobre los mecanismos de flexibilidad para reducir
       la contaminación, que empezarían a debatirse en mayo/junio de 1999,
       dando prioridad al Mecanismo de Desarrollo Limpio. En el debate sobre los
       mecanismos de flexibilidad debería fijarse la cuantía de emisión de efecto
       invernadero que un país pude comprar a otros para cumplir la cuota
       asignada en Kyoto. En cualquier caso, se adoptaría una decisión final
       sobre todos los mecanismos de cumplimiento y control de los
       compromisos en la VI Conferencia de las Partes, prevista para noviembre
       del año 2000.
      Estudiar la identificación y el debate de los aspectos relativos al
       cumplimiento del Protocolo, que tiene gran importancia para conseguir los
       resultados previstos.
      Urgir a las partes a la cooperación en materia de información y tecnología,
       con el fin de eliminar los obstáculos y acrecentar lo más posible la
       transferencia de tecnologías apropiadas a los países en desarrollo.


COP – 5: en la COP5 celebrada en Bonn del 25 de octubre al 5 de noviembre
de 1999, persistieron las diferencias entre los distintos grupos de países pero se
constató la existencia de una voluntad común de avanzar en el proceso de
ratificación y puesta en vigor del convenio. La COP5 estableció un cronograma
agresivo para completar el trabajo del Protocolo. Ésto incluyó establecer el
proceso a seguir por parte de los negociadores en los 12 meses siguientes. Otras
decisiones resolvieron temas importantes. Por ejemplo, se logró un acuerdo
sobre cómo mejorar el rigor de los informes nacionales de los países
industrializados y cómo fortalecer las guías para medir las emisiones de gases de
efecto invernadero. También se tomaron medidas para abordar los cuellos de
botella en la entrega y consideración de las comunicaciones nacionales de los
países en desarrollo.


COP – 6: la COP-6, reunida entre el 6 y el 25 de noviembre, adoptó un
acuerdo político sobre las normas operativas del Protocolo; realizó avances en
darle forma a un paquete de apoyo financiero y de transferencia tecnológica para
asistir a los países en desarrollo en su contribución a la acción global sobre el
cambio climático. Pero los temas políticos clave -incluyendo el sistema
internacional de comercio de emisiones, el mecanismo para un desarrollo limpio,
las reglas para la contabilización de la reducción de las emisiones en los
sumideros de carbono, y el régimen de cumplimiento- no pudieron ser resueltos
en el tiempo disponible. Por este motivo se suspendió la sesión, que se reanudó
algunos meses después en Bonn, entre el 16 y el 27 de julio. Esta vez las Partes
fueron capaces de resolver sus diferencias sobre los grandes principios y
adoptaron los Acuerdos de Bonn. Estos Acuerdos proporcionaron orientación
política sobre el avance en la implementación de la Convención y la redacción de
la normativa operativa detallada del Protocolo. Concretamente los cuatro grandes
capítulos de acuerdo alcanzados en Bonn, en julio fueron:
   -   Régimen del cumplimiento del Protocolo: los países que no cumplan con la
       reducción de gases de efecto invernadero tendrán una doble sanción a
       partir de 2012. Serán penalizados con rebajar su cuota un 0.3% más y no
       podrán usar ningún mecanismo de flexibilidad.
   -   Ayuda financiera a los países en vía de desarrollo: la UE, Noruega, Suiza y
       Nueva Zelanda se comprometieron a dar 410 millones de dólares anuales
       a partir de 2005.
   -   Sumideros: es un mecanismo de flexibilidad que tiene en cuenta el efecto
       sumidero que ejercen las masas forestales y la tierra para retener carbono.
   -   Comercio de emisiones: este mecanismo de flexibilidad consiste en la
       compra de cuotas de carbono de los países contaminantes a los países
       menos contaminantes.



COP-7: los delegados se reunieron para la COP-7 en Marrakech, Marruecos,
desde el 29 de octubre hasta el 10 de noviembre de 2001. Tras largas
negociaciones, la noche del jueves 8 de noviembre, se propuso un acuerdo en
paquete sobre LULUCF, mecanismos, Artículos 5, 7 y 8 del Protocolo y un aporte
para la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible. Aunque este acuerdo fue
aceptado por la mayor parte de los grupos regionales, algunas Partes del Anexo I
–entre ellas, Australia, Canadá, Japón, Nueva Zelanda y la Federación Rusa- no
se sumaron al consenso. Entre otros temas, plantearon una disputa con los
requerimientos de elegibilidad para el uso de los mecanismos y el traspaso de
créditos de carbono a periodos de compromiso futuros. Los logros más
importantes alcanzados en Marrakech fueron:

   -   El acuerdo político alcanzado en Bonn en julio se mantuvo íntegramente.
       Todas sus disposiciones fueron traducidas a textos legales.
   -   Se estableció un poderoso sistema de sumisión que se pondrá en
       funcionamiento una vez entrado en vigor el Protocolo de Kyoto.
   -   Se decidieron normas y modalidades de los Mecanismos de Kyoto.
   -   El comercio internacional de emisiones podrá empezar en 2008.
   -   Se crearon procedimientos de control e información que proporcionarán
       transparencia y claridad para la puesta en marcha de los mecanismos de
       Kyoto.
   -   Se establecieron reglas para el uso de créditos provenientes de
       actividades de sumideros en silvicultura y agricultura.
   -   Se adoptó un paquete especial para los Países Menos Desarrollados que
       son más vulnerables a los efectos adversos del cambio climático.




COP- 8: los delegados de la COP-8 se reunieron del 23 de octubre al 1 de
noviembre de 2002, en Nueva Delhi, India. El último día de la COP-8 adoptaron la
Declaración de Delhi sobre Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. La
Declaración reafirma el desarrollo y la erradicación de la pobreza como las
prioridades     superiores   en   los   países   en   desarrollo   y   reconoce   las
responsabilidades comunes pero diferenciadas de las Partes y las prioridades y
circunstancias nacionales de desarrollo en la implementación de los compromisos
de la UNFCCC. En la COP-8, las Partes consideraron las cuestiones
institucionales y de procedimientos bajo el Protocolo y adoptaron varias
decisiones, incluyendo las reglas y procedimientos de los mecanismos de
desarrollo limpio (CDM).




COP – 9: la novena conferencia de las partes se reunió del 1 al 12 de Diciembre
de 2003 en Milán y dejó claro que el proceso de Kyoto continúa a pesar de las
dudas de Rusia. También quedo clara la postura de apoyo de la UE, aunque
España (el mayo incumplidor dentro de la UE pidiera una mayor flexibilidad por
los compromisos adquiridos. La Conferencia ha alcanzado dos importantes
acuerdos. El primero de ellos es un procedimiento para los proyectos adscritos al
llamado Mecanismo de Desarrollo Limpio, que permitirá a los países
industrializados contabilizar como propia la reducción de emisiones en terceros
países a través de la ejecución de proyectos que supongan transferencia
tecnológica del Norte al Sur. El segundo tiene que ver con la puesta en marcha
de dos fondos económicos: el Fondo para los Países Menos Desarrollados,
acordado dos años atrás en Marrakech; y otro de nueva creación, el Fondo
Especial para el Cambio Climático. El compromiso de financiación adicional es de
410 millones de dólares anuales a partir de 2005, aportados por la UE Canadá,
Islandia, Nueva Zelanda , Noruega y Suiza.




COP – 10 : Se celebrará en Buenos Aires del 6 al 17 de Diciembre de 2004

      Es posible acceder a los informes especiales en español de todas las COP
en la siguiente dirección:

http://maindb.unfccc.int/library/?language=en&screen=timeline&FLD1=tr&VAL1=c
onference+reports
                 8.- PROTOCOLO DE KIOTO


8.1.- Introducción

      La Convención de 1992 fue un buen punto de partida pero ya en la
Primera Conferencia de las Partes (COP) de Berlín de 1995 se reconoce que los
compromisos fijados no aseguran el cumplimiento de la Convención y que es
necesario desarrollar nuevos instrumentos. Después de dos años y medio de
negociaciones, en la tercera Conferencia de las Partes celebrada en Kyoto
(Japón) en diciembre de 1997 se aprobó una considerable ampliación de la
Convención, en la que se esbozaban compromisos jurídicamente vinculantes. Era
el Protocolo de Kyoto.
      Un protocolo es un acuerdo internacional autónomo pero vinculado a un
tratado existente. Esto significa que el protocolo sobre el clima comparte las
preocupaciones y los principios establecidos en la Convención sobre el Cambio
Climático. Luego basándose en ellos, añade nuevos compromisos, que son más
enérgicos y mucho más complejos y detallados que los estipulados en la
Convención. Esta complejidad es un reflejo de los enormes problemas que
plantea el control de las emisiones de gases de efecto invernadero. Es también
resultado de los diversos intereses políticos y económicos que es preciso
equilibrar para llegar a un acuerdo.
      Como el protocolo de Kyoto virtualmente ha de afectar a todos los
principales sectores de la economía, se considera que es el acuerdo de más
largo alcance jamás adoptado sobre medio ambiente y desarrollo sostenible.
      El protocolo de Kyoto complementa y refuerza la convención. Sólo las
partes de la Convención pueden ser Partes en el Protocolo. Éste tiene como base
los mismos principios que la Convención y comparte su objetivo último, así como
la forma en que los países se agrupan en Partes (anexo I y anexo II). Tiene
también en común las mismas instituciones de la Convención incluidos los
órganos subsidiarios y la secretaría. La conferencia de las Partes servirá como
“reunión de las Partes “ en el Protocolo y el IPCC le prestará apoyo en las
cuestiones científicas, técnicas y metodológicas.
8.2.- Objetivo del Protocolo de Kyoto

      Su objetivo es detener y revertir la tendencia al aumento de las emisiones
de gases de efecto invernadero.


      Pide que los países industrializados reduzcan sus emisiones de gases
que contribuyen al calentamiento del globo en aproximadamente un 5% por
debajo de los niveles de 1990 para el período 2008-2012 (los países adoptaron
diferentes porcentajes objetivo dentro de este compromiso general).


      Aclaración:
                     Las reducciones en los tres gases más importantes,
                      dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso
                      (N2O), se medirán contra la base de 1990 (con las
                      excepciones de algunos países con economías en
                      transición).
                     Las reducciones en los tres gases industriales de larga vida
                      -hidrofluorocarbonos (HFCs), perfluorocarbonos (PFCs) y
                      hexafluoruro de azufre (SF6)- se pueden medir contra una
                      línea de base de 1990 o de 1995.


      El Protocolo permite que los participantes deduzcan las emisiones en sus
países de origen y/o se beneficien de los llamados mecanismos flexibles
(Comercio de Emisiones, el Desarrollo Limpio y la Aplicación Conjunta), así como
contabilizar el carbono absorbido por los llamados sumideros como los bosques
o las tierras de cultivo. Se impondrán sanciones a aquellos países que no
cumplan sus objetivos.
      Aunque como ya hemos dicho los objetivos relativos a las emisiones
deben alcanzarse, por término medio, durante el primer periodo de compromisos
de 2008-2012, con el fin de mostrar resultados desde el comienzo, cada Parte
deberá “poder demostrar para el año 2005 un avance concreto” en el
cumplimiento de sus compromisos contraídos en virtud del Protocolo de Kyoto, y
presentar un informe sobre los progresos realizados en este sentido no más tarde
del 1º de enero de 2006. Se prefirió utilizar un periodo de 5 años, en vez de un
año único, con el fin de compensar las fluctuaciones anuales de las emisiones
derivadas de factores imprevistos, como los ciclos económicos o los factores
climáticos.




      8.3.- Los seis gases de efecto invernadero que

aborda el Protocolo

      El protocolo aborda los seis principales gases de efecto invernadero,
concretamente habla de:


      -       el dióxido de carbono, que es con mucho el gas más importante en
              el conjunto (procede de la quema de combustibles y la
              deforestación).
      -       el metano (es liberado por el cultivo de arroz, los animales
              domesticados y la evacuación y tratamiento de basuras y
              desechos humanos).
      -       óxido nitroso (resulta en general de la utilización de abonos).
      -       tres   gases   industriales   de   larga   vida:   hidrofluorcarbonos,
              perfluorcarbonos y hexafluoruro de azufre.


NOTA: otro grupo importante de gases de efecto invernadero que el Protocolo no
abarca es el de los clorfluorocarbonos. Se debe a que estos gases están siendo
eliminados en virtud del protocolo de Montreal de 1987 sobre sustancias que
agotan la capa de ozono. Gracias a este acuerdo, las concentraciones
atmosféricas de mucos clorofluorocarbonos se están estabilizando y se espera
que disminuyan en los próximos decenios.


      Estos gases deberán combinarse en un conjunto a fin de que las
reducciones de cada gas se acrediten en una única cifra fijada como objetivo.
Ello se ve complicado por el hecho de que, por ejemplo, un kilo de metano tiene
un efecto más fuerte en el clima que un kilo de dióxido de carbono. Para
solucionar este problema lo que se hace es traducir en “equivalentes de CO2”
todos los demás gases de forma que pueden sumarse para producir una cifra
única.




TABLA: LOS GASES COMUNES DE EFECTO INVERNADERO, SUS ORIGENES Y LA
CONTRIBUCIÓN AL CALENTAMIENTO DE LA ATMÓSFERA
Y LA CONTRIBUCION AL CALENTAMIENTO DE LA ATMOSFERA
             Gas                           Fuentes principales                  Contribución al
                                                                               calentamiento %
  Dióxido de carbono (CO2)      *Quema de combustibles fósiles (77%)                  55
                                *Deforestación (23%)
Clorofluoros Carbonos (CFC) y   *Diversos usos industriales: refrigeradoras,
  gases afines (HFC y HCFC)     aerosoles de espuma, solventes.                      24
                                *Agricultura intensiva
                                *Minería de carbón.
                                *Fugas de gas
         Metano (CH4)           *Deforestación                                       15
                                *Respiración del plantas y suelos por
                                efectos del calentamiento global.
                                *Fermentación entérica.
                                *Agricultura y forestaría intensiva
         Oxido Nitroso          *Quema de biomasa                                     6
                                *Uso de fertilizantes
                                *Quema de combustibles fósiles




         8.4.-           Porcentajes           objetivo            asignados        a      los

diferentes países


         Los países desarrollados deben reducir sus emisiones colectivas de los 6
gases de efecto invernadero más importantes en al menos un 5%. Este objetivo
colectivo será alcanzado a través de una reducción de:


                  las emisiones del 8% de Suiza, la mayoría de los estados de
                   Europa Central y del Este, y la Unión Europea (la Unión Europea
                   cumplirá con el objetivo colectivo distribuyendo porcentajes
                   diferentes entre sus miembros);
                  7% de los Estados Unidos;
                  6% de Canadá, Hungría, Japón y Polonia;
              Rusia, Nueva Zelanda y Ucrania deben estabilizar sus emisiones,
               y
               Noruega podrá aumentar sus emisiones hasta en un 1%,
               Australia hasta en un 8% e Islandia hasta en un 10%.


NOTA: la Unión europea ha suscrito su propio acuerdo interno para satisfacer la
meta del 8%, mediante la distribución de diferentes porcentajes entre sus Estados
miembros. Estas metas varían de una reducción del 28% en el caso de
Luxemburgo y del 21% en el caso de Dinamarca y Alemania, hasta un 25% de
aumento en el caso de Grecia, un 15% en el caso de España y un 27% en el
caso de Portugal. (¿Por qué aumento? Sólo es para 4 países europeos (España,
Portugal, Grecia e Irlanda), con tasas de emisión per cápita de CO2 por debajo
de la media comunitaria; estos países contribuirán al esfuerzo común limitando su
incremento previsto inicialmente).




8.5.- ¿Cómo lograr los compromisos del Protocolo de

Kyoto?


      Establece las siguientes opciones:
             1. Políticas y Medidas
             2. Sumideros de Carbono
             3. Mecanismos de flexibilidad:
                          - Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).
                          - Implementación conjunta.
                          - Comercio de emisiones.


   8.5.1.- Políticas y Medidas

   El artículo 2 el Protocolo de Kyoto propone un conjunto de políticas y medidas
con el fin de promover el desarrollo sostenible y facilitar el cumplimiento de los
compromisos cuantificados de limitación y reducción de las emisiones:
   Fomento de la eficiencia energética en los sectores pertinentes
    de la economía.


   Protección y mejora de los sumideros y depósitos de los gases
    de efecto invernadero no controlados por el Protocolo de
    Montreal, teniendo en cuenta sus compromisos en virtud de los
    acuerdos internacionales pertinentes sobre el medio ambiente,
    promoción    de   prácticas    sostenibles   de   gestión   forestal,
    forestación y reforestación.


   Promoción de modalidades agrícolas sostenibles a la luz de las
    consideraciones del cambio climático.


   Investigación, promoción, desarrollo y aumento del uso de
    formas nuevas y renovables de energía, tecnologías de
    secuestro del CO2 y tecnologías avanzadas y novedosas que
    sean ecológicamente racionales.


   Reducción progresiva o eliminación gradual de las deficiencias
    del mercado, los incentivos fiscales, las exenciones tributarias y
    arancelarias y las subvenciones que sean contrarias al objetivo
    de la Convención en todos los sectores emisores de gases de
    efecto invernadero y aplicación de instrumentos de mercado.


   Fomento de reformas apropiadas en los sectores pertinentes con
    el fin de promover unas políticas y medidas que limiten o
    reduzcan las emisiones de los gases de efecto invernadero no
    controlados por el Protocolo de Montreal.


   Medidas para limitar y/o reducir las emisiones de los gases de
    efecto invernadero no controlados por el Protocolo de Montreal
    en el sector del transporte.
                   Limitación y/o reducción de las emisiones de CH4 mediante su
                    recuperación y utilización en la gestión de los desechos, así
                    como en la producción, el transporte y la distribución de energía.




   8.5.2.- Sumideros de carbono

       Se conoce como sumidero todo sistema o proceso por el que se extrae de
la atmósfera un gas o gases y se almacena. Las formaciones vegetales actúan
como sumideros por su función vital principal, la fotosíntesis (proceso por el que
los vegetales captan CO2 de la atmósfera o disuelto en agua).

       En el Protocolo de Kyoto se consideran como sumideros las actividades de
uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y selvicultura (LULUCF). Se incluyeron
en el Protocolo de Kyoto, al igual que los Mecanismos de Flexibilidad, para
facilitar el cumplimiento de los compromisos de reducción de emisiones.

       Concretamente las actividades de las que habla el Protocolo en sus
artículos 3.3 y 3.4 son:

Artículo 3.3:

                   Forestación
                   Reforestación
                   Deforestación

Las Partes tienen la obligación de informar de las emisiones por las fuentes y
absorciones por los sumideros de CO2 y otros gases de efecto invernadero
debidas a actividades LULUCF bajo el artículo 3.3. Estas actividades deben de
haberse realizado con posterioridad al 31 de diciembre de 1989 y con
anterioridad al 31 de diciembre del último año del período de compromiso.

Artículo 3.4.
Las actividades recogidas bajo el artículo 3.4. son adicionales a las anteriores y
opcionales. Pueden elegirse varias, una o ninguna. Estas actividades adicionales
son:

               Gestión de tierras agrícolas.
               Gestión de bosques.
               Gestión de Pastos.
               Restablecimiento de la vegetación.




8.5.3.- Mecanismos de Flexibilidad
       A/ Objetivo

       El Protocolo de Kyoto establece tres Mecanismos de Flexibilidad para
facilitar a los Países del Anexo I de la Convención (países desarrollados y con
economías en transición de mercado) la consecución de sus objetivos de
reducción y limitación de emisiones de gases de efecto invernadero.

       El Protocolo innova al conceder a las partes créditos para reducir las
emisiones en otros países. La idea es que los países que consideran
particularmente oneroso reducir las emisiones en el propio país puedan optar por
pagar un precio más económico para reducir las emisiones en otros. De este
modo, aumenta la eficiencia económica de la reducción de las emisiones a nivel
mundial, sin dejar de atender la meta de reducción general de un 5%. Sin
embargo, el Protocolo estipula que los créditos para proceder a esas reducciones
en otros países deben ser complementarios a algunas reducciones de emisiones
en el propio país.

Los tres Mecanismos son:

               Comercio de Emisiones.
               Mecanismo de Desarrollo Limpio.
               Mecanismo de Aplicación Conjunta.
       Los objetivos que se persiguen con la introducción de estos Mecanismos
en el Protocolo de Kyoto son:


          a) Facilitar el cumplimiento de los países del Anexo I del Protocolo
   (países desarrollados y países con economías en transición de mercado) de
   sus   compromisos de reducción y limitación de emisiones al menor coste
   posible.


          b) Apoyar el desarrollo sostenible de los países en desarrollo (países
no incluidos en el Anexo I), a través de la transferencia de tecnologías limpias.


B/ Marco Regulador


      El Protocolo de Kyoto en sus artículos 6, 12 y 17, donde se definen,
       respectivamente, el Mecanismo de Aplicación Conjunta, el Mecanismo de
       Desarrollo Limpio y el Comercio de Emisiones.
      El Acuerdo Político de Bonn, resultado de la COP 6-bis, julio de 2001,
       que estipula los principios y las líneas generales para la utilización de los
       Mecanismos.
      Los Acuerdos de Marrakech, de la COP 7, Noviembre 2001, formados por
       cuatro decisiones: una, común, sobre el ámbito y los principios generales
       de los Mecanismos de Flexibilidad (Decisión 15/CP7); las otras tres,
       relativas a las reglas de funcionamiento de los Mecanismos de Aplicación
       Conjunta (Decisión 16/CP7), Desarrollo Limpio (Decisión 17/CP7) y
       Comercio de Emisiones (Decisión 18/CP7), respectivamente.
      Las Decisiones y recomendaciones de la Junta Ejecutiva del Mecanismo
       de Desarrollo Limpio.




C/ ¿En que consiste el Comercio de Emisiones?
(compra y venta de permisos de contaminación a otros países)
      El uso de este Mecanismo, contemplado en el Art. 17 del Protocolo,
permite a las Partes Anexo I adquirir créditos de otras Partes Anexo I para
alcanzar, de forma eficiente desde el punto de vista económico, los compromisos
adquiridos en Kyoto. De esta manera, los que reduzcan sus emisiones más de lo
comprometido podrán vender los créditos de emisiones excedentarios a los
países que consideren más difícil satisfacer sus objetivos.

      Bajo este régimen, los países Partes del Anexo I o aquellas personas
jurídicas a las que éstos hayan autorizado, pueden intercambiar en el mercado
los distintos tipos de unidades contables reconocidos por el Protocolo de Kyoto.
Se trata de un sistema muy práctico, ya que permite a las empresas superar su
cuota de emisiones a condición de que encuentren otras empresas que
produzcan menos emisiones y les vendan sus cuotas.

      Para evitar que las Partes vendan en exceso los diferentes tipos de
unidades y se vean imposibilitados para cumplir los compromisos de Kyoto, cada
una de las Partes del Anexo I tiene la obligación de crear lo que se conoce como
"Reserva del Período de Compromiso", que consiste en mantener un nivel
mínimo de unidades de emisión, que quedan excluidas del Comercio de
Emisiones. Si alguna de las Partes incumple con esta reserva, se le prohibirá
vender unidades hasta que restaure, en un plazo de 30 días, los niveles exigidos.


D/ ¿En qué consiste el Mecanismo de desarrollo Limpio?
    (proyectos en países en desarrollo)


   Está contemplado en el artículo 12 del Protocolo y ha sido objeto de
   regulación para su adaptación en las posteriores reuniones de la Conferencia
   para el Protocolo. Consiste en la inversión por parte de los países
   desarrollados (anexo I del Protocolo) en los no desarrollados en proyectos de
   reducción de emisiones GEI o de fijación de carbono, a cambio de lo cual
   recibirá certificaciones de emisiones que podrá utilizar en el cumplimiento de
   sus obligaciones de reducción. Con esto, la Parte inversora cumplirá de
   manera eficiente su meta de reducción, la Parte receptora se beneficiará
   recibiendo transferencia de tecnología y de capital y se contribuye a alcanzar
   el objetivo último de la Convención de Cambio Climático.


   En un proyecto del MDL interviene:


   * La Junta Ejecutiva: órgano de supervisión del funcionamiento del MDL, que
   trabaja bajo la autoridad y orientación de la Conferencia de las Partes en
   calidad de Reunión de las Partes.


   * El País no incluido en el Anexo I, país en desarrollo receptor del proyecto.


   * El País Anexo I, país inversor.


   * Las autoridades nacionales designadas en cada uno de los países
   participantes en el proyecto, que hacen la labor de puntos focales para la
   tramitación de los proyectos MDL


   * El promotor del proyecto


   * Las entidades operacionales acreditadas por la Junta Ejecutiva, cuya labor
   es valorar los proyectos y verificar y certificar las reducciones de emisiones o
   absorciones de carbono por sumideros.


Requisitos que han de cumplir los países para poder participar:


      -       País Anexo I:
             * Ratificar el Protocolo de Kyoto
             * Determinación previa de la cantidad atribuida
             * Tener un sistema nacional para estimar las emisiones
             * Tener establecido un Registro nacional
             * Presentación del inventario anual
             * Presentación de información suplementaria sobre la cantidad
             atribuida
             * Designar una Autoridad Nacional
      -        País no Anexo I:


             * Ratificar el Protocolo de Kyoto
             * Designar una Autoridad Nacional


      Con el fin de fomentar la ayuda a los países en desarrollo que son más
vulnerables al cambio climático, se ha establecido que las certificaciones de
reducción de emisiones se graven con un impuesto del 2%, que se dirigirá a un
fondo creado para este fin. Adicional a este impuesto se recaudará una tasa que
cubra los gastos administrativos del proyecto.




E/ Mecanismos de Aplicación Conjunta
(proyectos en países industrializados)


      Este mecanismo permite la inversión de un país, Anexo I en otro país
Anexo I, en proyectos de reducción de emisiones o de fijación. El país receptor,
se descuenta las unidades de reducción de emisiones (UREs) del proyecto, que
adquiere el país inversor aplicando este mecanismo, los países desarrollados se
benefician en el sentido de que el inversor cumple con sus compromisos
adquiridos a un coste más eficiente y el receptor recibe una tecnología ambiental
que por sus recursos propios no podría desarrollar. Los potenciales países
receptores, bajo el ámbito de estos proyectos, serán los países con economías
en transición de mercado.


NOTA. El uso de estos tres mecanismos es complementario a las medidas
tomadas a nivel nacional.




8.6.- Entrada en vigor

      Entrará en vigor 90 días después de que lo hayan ratificado al menos 55
Partes (países) , entre ellos, los países desarrollados (anexo I) que representen al
menos el 55% del total de emisiones de dióxido de carbono de dicho grupo en
1990.       Hay que tener en cuenta que éste difícilmente entrará en vigor sin la
ratificación de los Estados Unidos y Rusia, ya que ambos países representan
más del 50% de las emisiones mundiales de CO2 (36.1% EEUU y 17.4% Rusia).


NOTA: las emisiones de la UE representan el 24.2% del total).




8.7.- Conclusión


        El Protocolo alienta a los gobiernos a:
        -         cooperar entre sí,
        -         mejorar la eficiencia energética,
        -         reformar los sectores de energía y transporte,
        -          promover las formas de energía renovable,
        -         eliminar las medidas fiscales inapropiadas y las imperfecciones del
                  mercado,
        -          limitar las emisiones de metano provenientes del manejo de
                  desechos y de los sistemas de energía
        -         y manejar los sumideros de carbono, entre los que se encuentran
                  bosques, cultivos y tierras de pastura.


En el marco de la Convención, tanto los países en desarrollo como los
desarrollados acordaron:


        -         tomar medidas para limitar las emisiones y promover la adaptación
                  a los futuros impactos del cambio climático;
        -         presentar la información sobre sus inventarios y programas
                  nacionales para el cambio climático;
        -          promover la transferencia de tecnología;
        -         cooperar en la investigación científica y tecnológica,
        -         y promover la conciencia en la opinión pública, la educación y la
                  capacitación.
          El Protocolo también reitera a necesidad de proporcionar recursos
          financieros nuevos y adicionales para cubrir los costos totales acordados
          en los que incurrieran los países en desarrollo al llevar adelante estos
          compromisos. Se estableció un Fondo de Adaptación del Protocolo de
          Kyoto en el año 2001.




8.8.- Situación actual

          El futuro de las negociaciones a corto plazo depende de Rusia. En estos
momentos 119 países han ratificado el Protocolo, representando el 44.2% de las
emisiones de 1990. Puede Vd. consultar el termómetro del Protocolo para
conocer el estado actual de las ratificaciones.



          Lo decisivo es que el proceso continúe para lograr avanzar en la lucha
contra el principal reto ambiental en la lucha contra el principal reto ambiental del
s. XXI.


NOTA: se puede acceder en formato pdf:


-Al texto íntegro del Protocolo de Kyoto en español.
- A la decisión de aprobación del Protocolo de Kyoto por parte de la UE.
       9.- ESTRATEGIA EUROPEA FRENTE AL
               CAMBIO CLIMATICO

9.1.- Introducción


       La Unión Europea ha venido jugando un importante papel en el ámbito
internacional ante el problema del cambio climático, al considerar al Protocolo de
Kyoto como el instrumento más eficaz para combatir las emisiones de efecto
invernadero, dado que aborda el problema de forma global y multilateral y
establece compromisos de reducción concretos para todos los países
industrializados. Por ello, además de promover la entrada en vigor del Protocolo,
instando a nivel mundial su urgente ratificación por los distintos Estados, la Unión
Europea acordó por unanimidad ratificar el Protocolo de Kyoto, hito decisivo
acontecido en la reunión del Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la UE
celebrada en Bruselas el 4 de marzo de 2002.
       Como consecuencia de ello, tanto la UE como grupo, como cada una de
sus Quince Estados miembros depositaron, paralelamente, los dieciséis
instrumentos de ratificación correspondientes, en la sede central de Naciones
Unidas en Nueva York, el día 31 de mayo de 2002.
       En este marco, la UE está desarrollando una política comunitaria para el
cumplimiento de sus compromisos en Kyoto con importantes esfuerzos al más
alto nivel, siendo las políticas encaminadas a la reducción de las emisiones de
efecto invernadero la principal muestra de la integración del medio ambiente y el
desarrollo sostenible en las restantes políticas comunitarias.


9.2.-      Estrategia de la UE para el logro del objetivo

de Kyoto
       La estrategia de la UE para el logro del objetivo de Kyoto se basa en dos
pilares:
       1.       Acciones reductoras de emisiones en el marco del     Programa
                Europeo sobre el Cambio Climático (planes de ahorro y uso
                eficiente de la energía, desarrollo de ecotasas, programas
                voluntarios de reducción de emisiones, etc.)


       2.       Directiva 2003/87/CE sobre Comercio de Derechos de
                Emisión de Gases de Efecto Invernadero.



   9.2.1.- Programa Europeo sobre el Cambio climático

   (PECC)

       La piedra angular del trabajo de la Comisión para aplicar el Protocolo de
Kyoto es el «Programa Europeo sobre el Cambio Climático (PECC)», puesto en
marcha en marzo de 2000. El objetivo del PECC es definir y formular, junto con
todas las partes interesadas pertinentes, medidas eficaces y poco costosas que
ayuden a la UE a alcanzar su objetivo de Kyoto del 8%, complementando los
esfuerzos de los Estados miembros. Desde que se puso en marcha el PECC,
más de 200 partes interesadas han participado en once grupos de trabajo
distintos.

       A/ Primera fase de implementación del PECC

       En su Comunicación de 29 de octubre de 2001, relativa a la primera fase
de implementación del Programa Europeo sobre Cambio Climático (PECC), la
Comisión contempla una selección de 12 de las 40 políticas y medidas
inicialmente evaluadas. La Comisión pretende desarrollar las propuestas durante
el presente bienio y estima que tienen una capacidad de reducción de emisiones
entre 122 y 178 Mt de CO2 equivalente, a las que podrían añadirse 100 Mt de
CO2 equivalente si la promoción de biocombustibles y de la generación
combinada de calor y electricidad es eficaz. Como las cifras de reducción
manejadas con este conjunto de medidas no permiten el logro del 8%, también se
profundizará en el estudio y posible aplicación de otras medidas incluidas en el
PECC.

      En la citada Comunicación también se aborda la necesidad de proseguir e
intensificar los esfuerzos en investigación climática, en particular los impactos
climáticos negativos sobre Europa, y el desarrollo y la innovación tecnológica.
Estas iniciativas se plasman en la propuesta de creación de un Espacio Europeo
para la Investigación, el nuevo Programa Marco de Investigación y Desarrollo
Tecnológico y la implementación de la Vigilancia Global para el Medio Ambiente y
la Seguridad (GMES).

Las 12 políticas y medidas seleccionadas se agrupan en cuatro categorías:

            Cuestiones transversales: promoción de la implementación de la
             Directiva de Prevención y Control Integrado de la Contaminación
             (IPPC); propuesta de Directiva para enlazar los proyectos bajo
             Aplicación Conjunta y Mecanismo de Desarrollo Limpio con el
             comercio de emisiones comunitario, y propuesta de revisión de la
             Decisión 1999/296/CE sobre el Mecanismo de Seguimiento de las
             emisiones (actualmente revisada por la Decisión 280/2004).
            Sector energético: propuesta de Directiva Marco sobre requisitos
             mínimos en eficiencia energética para equipos de uso final de
             energía; propuesta de Directiva para la gestión de la demanda de
             energía; propuesta de Directiva para la promoción de la generación
             combinada de calor y electricidad, y propuestas adicionales de
             carácter no legislativo, como la iniciativa para incrementar la
             eficiencia energética a través de procesos de adquisición de las
             Administraciones Públicas, más el lanzamiento de campañas de
             información y sensibilización pública.
            Sector del transporte: propuesta para modificar el balance
             intermodal del transporte; propuesta para mejorar el uso de
             infraestructuras   y   peajes-tasas,     y   promoción   del   uso   de
             biocombustibles en el transporte.
            Sector industrial: propuesta de Directiva sobre gases fluorados.
B/ Segunda Fase de implementación del PECC

       La segunda fase del Programa (2002-03) tiene como objetivo facilitar la
implantación de las medidas identificadas en la primera fase, así como investigar
la viabilidad de medidas adicionales.

Medidas ya abordadas y completadas por la Comisión Europea:

      Directiva sobre Comercio de Emisiones.
      Comunicación y Directiva para la promoción de los biocombustibles.
      Propuesta de Directiva para la promoción de la generación combinada de
       calor y electricidad (cogeneración).
      Comunicación sobre la imposición a los vehículos.

Medidas adicionales que se están analizando:

      Mecanismos flexibles: la incorporación del Mecanismo de Desarrollo
       Limpio y la Aplicación Conjunta al ámbito comunitario;
      Suelos agrícolas: mejora de la gestión agrícola para la reducción de
       emisiones;
      Sumideros: análisis del potencial de captación de carbono de los bosques
       europeos.

       También se está evaluando el potencial de reducción de emisiones y la
relación coste-beneficio de otras medidas ya identificadas en la primera fase del
Programa, como los Esquemas de Gestión y Auditoría Energética, y la promoción
de las energías renovables para la calefacción en edificios.

       Las conclusiones del segundo informe provisional del PECC, publicado en
abril de 2003, señalan la existencia de gran número de medidas eficaces y poco
costosas. Se ha reconocido que cuarenta y dos posibles medidas de reducción
de las emisiones a un coste de 20 euros por tonelada de CO 2 equivalente tienen
un potencial total de reducción de las emisiones de hasta 700 millones de
toneladas de CO2 equivalente. La reducción de emisiones necesaria para cumplir
el objetivo de Kyoto de la UE se estima en alrededor de 340 millones de
toneladas de CO2 equivalente.

      Si bien el régimen de comercio de derechos de emisión es la medida con
mayor potencial, el Consejo y el Parlamento Europeo han adoptado varias otras
iniciativas, tales como legislación de fomento de las energías renovables en la
producción de electricidad y de los combustibles biológicos en el transporte por
carretera y legislación sobre la eficiencia energética de los edificios. La Comisión
ha propuesto otras medidas, tales como la vinculación de la Directiva AC/MDL al
régimen comunitario de comercio de derechos de emisión y una Directiva dirigida
a fomentar la producción combinada de calor y electricidad. Se están elaborando
otras propuestas como, por ejemplo, legislación sobre la regulación de los gases
fluorados. La Comisión Europea también ha negociado un acuerdo con todos los
fabricantes de automóviles europeos, japoneses y coreanos para rebajar las
emisiones medias de CO2 de los vehículos nuevos del orden del 25% por debajo
de los niveles de 1995 para 2008 o 2009.




   9.2.2.- Directiva 2003/ 87/ CE

      Uno de los pilares de la estrategia comunitaria sobre el cambio climático es
el plan de intercambio interno de emisiones de gases de efecto invernadero en la
UE. Para alcanzar este objetivo la Comisión aprobó en marzo de 2000 un Libro
Verde COM (2000) 087, de 8 de marzo, para mejorar la comprensión de la
compraventa de derechos de emisión entre instalaciones.

      Sobre la base de los trabajos del Libro Verde, la Comisión presentó en el
Consejo de Ministros de la UE de octubre de 2001 la propuesta de Directiva
sobre el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, con el
fin de establecer un marco comunitario para dicho comercio. Después de dos
años e intensas negociaciones, en el seno del Consejo y del Parlamento
Europeo, se adoptó la Directiva 2003/87/CE de 13 de octubre por la que se
establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de
efecto invernadero en la Comunidad y por la que se modifica la Directiva 96/61.



       Esta directiva prevé el establecimiento de un mercado intracomunitario
(UE-25) de permisos de emisión de gases efecto invernadero a partir de 2005. En
un primer periodo (2005 – 2008) tendrá carácter experimental (limitado sólo a
CO2) y luego definitivo (a otros gases también). Inicialmente el mercado se
circunscribe a los sectores de: electricidad, refino, cemento, cal, vidrio, cerámica,
siderurgia, pasta y papel. En el futuro, posiblemente se amplíe a otros: aluminio y
resto de industria química.
       Se trata de que las instalaciones emitan CO2 con la cobertura de permisos
para emitir una TM equivalente y si no tienen tal permiso habrán de obtenerlo en
mercado o pagar una multa, inicialmente fijada en 40 euros / Tm, y a partir de
2008, 100 euros.
       El texto de la Directiva regula un instrumento de política ambiental, que
persigue los siguientes objetivos:


      1. Ayudar a cumplir con las obligaciones derivadas de la Convención
          Marco de Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto.
      2. Ser una herramienta complementaria al conjunto de políticas y medidas
          que conforman la respuesta de la UE frente al Cambio Climático.
      3. Disminuir los costes de reducción de emisiones, pues el sistema
          permitirá que, en la UE, el mayor esfuerzo de reducción se realice allí
          donde sea más económico realizarlo.
      4. Garantizar el buen funcionamiento del mercado interior y prevenir la
          distorsión de la competencia, que podría derivarse del establecimiento
          de regímenes nacionales separados.
      5. Adquirir experiencia en el funcionamiento del comercio de emisiones
          antes del año 2008, año en el que entrará en funcionamiento el
          mecanismo del comercio de emisiones internacional previsto en el
          artículo 17 del Protocolo de Kyoto.
      La Directiva, en su artículo 9 establece que cada Estado Miembro,
periódicamente, deberá establecer un Plan Nacional de Asignación de Derechos
de Emisión que deberá ser aprobado por la Comisión. Estos planes deberán ser
públicos y se basarán en criterios transparentes, objetivos y contrastables. En el
primer periodo, la asignación del 95% de los derechos será gratuita, luego sólo el
90%. La Comunicación COM (2003) 830 final establece y desarrolla once criterios
generales que sirven de guía para los Estados a la hora de establecer tales
asignaciones en los Planes Nacionales. Los sintetizamos como sigue:


      a) Dado que el mercado de derechos de emisión sólo se refiere a algunos
sectores industriales, la cantidad de permisos a repartir ha de ser consistente con
el compromiso de cada Estado Miembro (en el caso español, las emisiones de
1990 más un 15% cómo media en el periodo 2008 – 2012). En otras palabras, no
se deben otorgar permisos por mayor cantidad que la que proporcionalmente les
corresponda a los sectores implicados en el mercado respecto a la emisión total
nacional salvo que se justifique una evolución divergente hasta 2008.


      b) La asignación será desglosada por actividad y el Plan recogerá una lista
detallada de instalaciones sujetas a este mercado.


      c) La asignación tendrá en cuenta los compromisos y proyecciones de
emisión del país, así como el potencial tecnológico para lograr tales objetivos.


      d) No se discriminará entre empresas o sectores, es decir, no habrá una
metodología para un sector y otra para otro.


      e) La asignación habrá de tomar en cuenta futuros nuevos entrantes en
esos sectores, para lo que se recomienda reservar derechos para ser
subastados.


      f) Se tendrá en consideración las mejores prácticas internacionales en
cada sector.
         g) Los Planes deberán ser abiertos a información pública durante un
tiempo, para recogerse, si procede, reclamaciones, sugerencias, comentarios,
etc.


         h) Deberá prever como podrán competir en ese mercado países fuera de
la UE.


9.3.- Avances registrados en la ejecución del Protocolo

de Kyoto en la UE

         Conforme al Protocolo de Kyoto, la UE se ha comprometido a reducir sus
emisiones de gases de efecto invernadero en un 8% durante el primer período de
compromiso comprendido entre 2008 y 2012. Los Estados miembros comparten
este objetivo con arreglo a un acuerdo jurídicamente vinculante de reparto de la
carga, que fija objetivos individuales de emisión para cada Estado miembro. El 31
de mayo de 2002, la UE y todos sus Estados miembros ratificaron el Protocolo de
Kyoto.

         Los análisis económicos del Protocolo de Kyoto y de sus implicaciones
para la UE indican que los costes globales de cumplimiento son difíciles de
calcular y pueden variar considerablemente, dependiendo de una serie de
factores.

         A condición de que se dé total prioridad a unas políticas eficaces y poco
costosas, se estima que el cumplimiento costará anualmente a la economía de la
UE alrededor del 0,06% del PIB o 3.700 millones de euros entre 2008 y 2012.

         Los diez países candidatos a la adhesión a la UE en mayo de 2004 han
ratificado todos el Protocolo de Kyoto y tienen sus propios objetivos de Kyoto que
varían entre el 6% y el 8%. El objetivo de la UE del 8% sólo afecta a los 15
Estados miembros actuales, lo que no cambiará con la ampliación.

         La UE cumplió su compromiso conforme a la Convención Marco de las
Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de estabilizar sus emisiones de
gases de efecto invernadero en los niveles de 1990 en 2000 al reducir sus
emisiones en un 3,3% entre 1990 y 2000. Esta reducción también significa que la
UE registró progresos hacia el cumplimiento de su objetivo de Kyoto de reducir
sus emisiones en un 8%. Sin embargo, las emisiones aumentaron un 0,3% entre
1999 y 2000 y un 1% entre 2000 y 2001, de manera que en 2001, el último año
del que se disponen cifras, las emisiones de gases de efecto invernadero de la
UE fueron un 2,3% inferiores a las de 1990.

      Un porcentaje considerable del progreso inicial se debió a amplios recortes
de las emisiones en Alemania (un 18,3% menos; la mitad de esta cifra se atribuye
a la reestructuración económica en la antigua Alemania Oriental) y el Reino Unido
(un 12% menos, en parte gracias a la transición del carbón al gas) y Luxemburgo
(un 44,2% menos, sobre todo a resultas de la reestructuración de la industria del
acero). Diez de los quince Estados miembros están muy avanzados en lo que se
refiere al cumplimiento de sus compromisos en virtud del acuerdo comunitario de
reparto de la carga.

      Por sectores, las emisiones se han reducido desde 1990 en las industrias
manufactureras, en el sector de la energía (producción de electricidad y calor) y
en las instalaciones de combustión pequeñas, incluidos los hogares. Por el
contrario, las emisiones de CO2 del transporte aumentaron un 18% entre 1990 y
2000, sumando un porcentaje del 21% de las emisiones totales de gases de
efecto invernadero.

      Estas cifras demuestran que la UE y sus Estados miembros deben seguir
trabajando para cumplir sus compromisos conforme al Protocolo de Kyoto. Está
previsto que el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión
desempeñe un papel importante a la hora de llevar al buen camino a los Estados
miembros de la UE con un comportamiento menos satisfactorio al respecto.




9.4.-       Características           del     mercado         europeo        de

emisiones
    Las principales características de este mercado son las siguientes:


   A Partir del 1 de enero de 2005, las emisiones de CO2 procedentes de
    instalaciones “grandes” dedicadas a la generación de electricidad y calor
    (instalaciones de combustión y de cogeneración con una potencia térmica
    nominal superior a 20 MW), refino, metalurgia, fabricación de cemento,
    papel, vidrio y cerámica estarán obligadas a disponer de derechos de
    emisión de CO2 por una cantidad idéntica a las emisiones que realicen a lo
    largo del año.


   Por cada tonelada emitida sin permiso se establece una penalización de
    €40 que se incrementará a €100 a partir de 2008.


   Los derechos de emisión serán asignados anualmente por los gobiernos
    de cada país a las empresas incluidas en el mercado de emisiones. El plan
    de asignación de permisos debe remitirse a la UE antes del 31 de marzo
    de 2004. Al menos el 95% de estos permisos serán transferidos
    gratuitamente a las empresas (al menos el 90% a partir de 2008), el resto
    podrá subastarse.


   Los derechos de emisión son transferibles.


   La cantidad de derechos otorgada anualmente deberá ser consistente con
    los objetivos establecidos para cada país. Aunque la directiva enumera
    algunos criterios generales para la elaboración de los planes, el criterio
    último de asignación de los permisos no está establecido y queda a la
    discrecionalidad de las autoridades nacionales.


   En el periodo 2005-07 los países podrán excluir determinadas
    instalaciones –potencialmente todas las instalaciones de un sector- del
    mercado de emisiones pero esta exclusión es condicional a que las
      instalaciones estén sujetas a condiciones equivalentes a las que impone la
      directiva.




9.5.- Acuerdos sectoriales e intersectoriales


      Por lo que respecta a las actuaciones sectoriales e intersectoriales, que
son sin duda un elemento clave para conseguir los objetivos deseados, se vienen
acometiendo en los últimos años iniciativas importantes.


      1/ Una de estas políticas, que en concreto se remonta a 1996, sería la
impulsión de una Estrategia comunitaria para reducir las emisiones de CO2
producidas por los automóviles particulares y mejorar el ahorro de
combustible.


      Los tres pilares de esta estrategia son los siguientes:


• Firma de acuerdos voluntarios de la industria del automóvil con la Comisión,
que permitan reducir el promedio de emisiones de los turismos de nueva
matriculación. Aunque la reducción que se pretendía conseguir en principio era
de 120 gramos de CO2/km en el horizonte del año 2005 o, como más tarde, en el
año 2010, el mandato del Consejo a la Comisión obliga a una reducción de 140
gramos/CO2/km en el año 2008.


• Plan de seguimiento de la media de las emisiones específicas de dióxido de
carbono de los turismos nuevos, que supone el control del cumplimiento de los
acuerdos voluntarios.


• Información al consumidor: toda publicidad que se refiera a un nuevo modelo
de automóvil deberá incluir, junto a otros requisitos, información sobre su
consumo de combustible y emisiones de CO2, exigiéndose concretamente el
etiquetado de cada vehículo y una guía de información con las emisiones de
todos los tipos de vehículos que se comercializan, disponible en cada
concesionario.


      2/ En el campo de la integración del medio ambiente y el transporte, la
Unión Europea, dentro del proceso iniciado en Cardiff, también ha elaborado una
Estrategia del transporte, ha planteado nuevas medidas en el Consejo
Europeo de mayo de 2001, ha adoptado el nuevo Libro Blanco del Transporte
en septiembre de 2001, etc.


      3/ En relación con el papel de los bosques en la retención de carbono y el
cambio climático, la Unión Europea ha aprobado el Reglamento sobre el
seguimiento de los bosques y de las interacciones medioambientales en la
Comunidad (Forest Focus).


      4/ Otro proyecto importante de la Unión Europea, fue la elaboración de un
Libro Blanco sobre las energías renovables, que representan una importante
oportunidad para alcanzar los objetivos de Kyoto manteniendo los niveles de
desarrollo económico. En dicha reunión se apuntó la necesidad de duplicar la
utilización de este tipo de energías antes del año 2010, obteniéndose un 12% de
la energía necesaria a partir de fuentes renovables para esa fecha, lo que
requiere estrategias específicas de cada uno de los Estados Miembros y una
aproximación integral de las políticas sectoriales.


      Para la consecución práctica de este objetivo en el marco de los
compromisos de Kyoto y por impulso de los Consejos de Ministros Europeos de
Energía, se consiguió dar luz verde, en diciembre de 1999, a una iniciativa de la
Comisión Europea sobre la presentación de una propuesta de Directiva relativa
a la producción de electricidad a partir de fuentes de energía renovables en
el mercado interior de la electricidad. En diciembre de 2000, el Consejo
Europeo de Energía aprobaba la propuesta de la citada Directiva, aprobándose
definitivamente por el Consejo de la UE en septiembre de 2001. La Directiva
obliga a los Estados miembros a fijar objetivos nacionales de consumo interior
futuro de electricidad producida mediante fuentes de energía renovables,
objetivos a los que la Comisión debe dar su conformidad, para alcanzar, como se
dijo, el objetivo global del 12% del consumo interior de energía bruta en la UE.
También plantea como objetivo alcanzar el 22% de la electricidad a partir de
fuentes renovables (España, en 1997, alcanzaba el 19,9%). Los Estados
miembros también deberán instaurar un sistema de certificación de origen de la
electricidad “verde” y a crear condiciones justas que favorezcan el acceso
prioritario a la electricidad producida a partir de fuentes de energía renovables,
respetando las reglas de la competencia.


      5/ Otro elemento de la estrategia comunitaria de reducción de las
emisiones de CO2, es el Programa ALTENER, de fomento de las energías
renovables.


      6/ Por otra parte, en abril de 2000 la Comisión Europea adoptó un plan de
acción para mejorar la eficacia energética, tanto a nivel de la Unión Europea
como al de sus Estados miembros. El tema es de gran trascendencia, ya que se
calcula que en el momento de poner en marcha este plan, existe en la UE un
potencial de mejora de dicha eficacia energética superior al 18 por 100, lo que
equivale a más de 160 Mtep, es decir, el equivalente de la demanda energética
final total representada por el conjunto formado por países como Austria, Bélgica,
Finlandia, Dinamarca, Grecia y Países Bajos.




      7/ Otra iniciativa comunitaria a destacar ha sido el “Informe ACACIA”,
cuyos antecedentes se remontan al año 1997, en el que la Comisión Europea
designó a un grupo de expertos para realizar una Evaluación del Impacto Previsto
del Cambio Climático en Europa. Las conclusiones del Informe fueron
presentadas tres años después, a finales de enero de 2000, en España, en
Toledo, en acto presidido por la ministra española de Medio Ambiente.
El estudio realizado es preocupante, pues venía a constatar el incremento de las
temperaturas anuales en Europa entre 0,1 y 0,4 grados centígrados en cada
decenio, calentamiento progresivo que es más acusado en los países europeos
mediterráneos. El sur de Europa se calienta a una tasa dos veces mayor que el
norte del continente. Se apuntan consecuencias importantes, como la posible
desaparición en Europa de los inviernos clasificados como fríos, el aumento de la
frecuencia e intensidad de las olas de calor, el aumento de los riesgos de
inundaciones en gran parte del continente, el aumento de las sequías en el sur,
etc.


9.6.- Acción ambiental de la UE


       9.6.1.- Introducción
       Pero no todos los esfuerzos europeos se centran exclusivamente en el
cumplimiento del Protocolo de Kyoto, sino que van más allá. La UE considera la
protección del medio ambiente como algo esencial para la calidad de vida de las
generaciones actuales y futuras. Su reto radica en combinarla con un crecimiento
económico continuado de manera sostenible a largo plazo. En general la política
ambiental de la Unión Europea se funda en la creencia de que unas normas
ambientales rigurosas estimulan las oportunidades de innovación y negocio.

       La piedra angular de la acción ambiental de la UE (en general, no solo
centrada en Kyoto) es el Sexto programa de acción de la Comunidad Europea en
materia de medio ambiente titulado Medio ambiente 2010: el futuro está en
nuestras manos, que cubre el período comprendido entre 2001 y 2010.

   Sus prioridades son:

      Tratamiento del cambio climático y del recalentamiento del planeta.
      Protección del hábitat y de la fauna natural.
      Tratamiento de las cuestiones medioambientales y sanitarias.
      Conservación de los recursos naturales y gestión de los residuos.

La Comisión Europea tiene también la tarea de velar por que:

      Las leyes no sólo se aprueben, sino que también se cumplan.
      Todas las políticas pertinentes de la UE (p. ej., agricultura, desarrollo,
       energía, pesca, industria, mercado interior y transportes) tengan en cuenta
       su impacto en el medio ambiente.
       Las empresas y los consumidores participen estrechamente en la
        búsqueda de soluciones a problemas ambientales.
       La población disponga de la información necesaria para tomar decisiones
        respetuosas con el medio ambiente.
       Aumente el convencimiento de la importancia de utilizar el suelo
        razonablemente para preservar los hábitats y paisajes naturales y reducir
        al mínimo la contaminación urbana.

   Medio ambiente 2010: el futuro está en nuestras manos se basa en cinco
programas de acción anteriores y en 30 años de fijación de normas. La UE tiene
un sistema completo de controles del medio ambiente para tratar temas muy
variados, desde el ruido hasta los residuos de envases y desde la protección del
hábitat natural hasta los gases de escape de los vehículos, desde las sustancias
químicas hasta los accidentes industriales. El alto nivel de protección que
proporcionan es más o menos equivalente en toda la UE, pero la política es
bastante flexible para poder tener en cuenta las circunstancias locales. El sistema
se mantiene al día constantemente

        Toda la política se basa en el principio de quien contamina, paga. Se
puede exigir que el contaminador pague mediante las inversiones necesarias
para cumplir normas más rigurosas o la creación de un sistema para devolver,
reciclar o eliminar los productos después de su uso. El pago puede también ser
un impuesto sobre las empresas o los consumidores por la utilización de un
producto perjudicial para el medio ambiente, tal como algunos tipos de envase.
Una gran iniciativa de lucha contra el cambio climático ha sido la aprobación por
la UE del comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero en
toda la Unión, empezando por el CO2 en 2005 y siguiendo con otros gases en
2008.

        Las amenazas ambientales son a veces más potenciales que probadas.
En ese caso, la Comisión Europea adopta un planteamiento prudente conocido
como el principio de cautela. Si el riesgo parece real, la Comisión propondrá
medidas protectoras aún a falta de una certeza científica absoluta.


9.6.2.- Adoptar una visión de conjunto
      Durante las últimas dos décadas, la política ambiental ha superado el mero
control del uso de sustancias o productos específicos, una tendencia que se
refleja con intensidad en los programas de acción quinto y sexto. No sólo se exige
a las empresas limitar el uso de determinadas sustancias químicas, sino que
también se les anima a recurrir a alternativas como sustancias químicas más
seguras o tecnologías completamente distintas. Cuando se diseñan automóviles,
se debe pensar en cómo reciclar o eliminar las piezas cuando se acabe retirando
el automóvil de la circulación. Este planteamiento integrado de la política de
productos reconoce que la Tierra tiene un límite en su capacidad de absorber la
contaminación y de seguir proporcionando recursos naturales.




9.6.3.- Participación pública

      La participación de la sociedad en general en la toma de decisiones sobre
la protección del medio ambiente es también una prioridad. De otro modo, los
distintos ciudadanos no pueden sentirse comprometidos personalmente en un
medio ambiente sostenible. La participación pública es un elemento central en los
procedimientos comunes aplicados en toda la UE para evaluar las consecuencias
para el medio ambiente de las políticas y los programas públicos y de los
proyectos de inversión. Las organizaciones de base disfrutan de un mejor acceso
a la información gracias a la Secretaría europea de redes de comunicación
ambiental financiada por la Comisión.


9.6.4.- Promoción de los productos y prácticas respetuosos con

el medio ambiente

      Los ciudadanos pueden elegir productos ambientalmente sanos gracias al
sistema de etiqueta ecológica. Existen normas de etiquetado ecológico para una
amplia gama de productos, tales como lavaplatos, ordenadores, colchones y
bombillas, por citar sólo algunos.
       Las empresas que desean demostrar su conciencia ambiental pueden no
sólo solicitar etiquetas ecológicas para sus productos, sino también participar en
el sistema comunitario de gestión y auditoria medioambientales (EMAS). Unos
expertos independientes comprueban entonces las afirmaciones de las empresas
sobre su comportamiento ambiental.


9.6.5.- La Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)

   El control de la situación del medio ambiente y la detección temprana de
problemas futuros es el trabajo de la Agencia Europea del Medio Ambiente, sita
en Copenhague. La UE creó esta Agencia, pero la componen miembros de toda
Europa. La Agencia:

      Proporciona a los responsables políticos información en la que fundar sus
       decisiones.
      Fomenta las mejores prácticas de protección y tecnologías del medio
       ambiente.
      Ayuda a la Comisión Europea a difundir los resultados de la investigación
       ambiental.

   En consonancia con la importancia dada al cambio climático por las
   instituciones medioambientales de la Unión Europea, y para poder cumplir su
   objetivo en este ámbito concreto, la Agencia da un tratamiento especial a este
   problema. Ello se refleja en la presencia habitual del cambio climático en los
   informes generales de la Agencia, así como en la publicación regular de
   informes temáticos específicos.

   Nota: La “Estrategia de la AEMA 2004-2008” y también el resumen de la 3º
   evaluación de la AEMA, finalizada en el 2003 están disponibles en Pdf.


9.6.6.- Financiación de la investigación

       La investigación sobre cuestiones relacionadas con el medio ambiente o el
hábitat natural reciben financiación en virtud del Programa LIFE. Financiado
fundamentalmente por la UE, pero también por otros países con los cuales la UE
mantiene lazos estrechos, LIFE tiene un presupuesto de 640 millones de euros
en el período comprendido entre 2000 y 2004. Además de los 25 Estados
miembros, los beneficiarios principales son Rumania, Turquía y los países de los
Balcanes y del Mediterráneo oriental y meridional. La investigación de mejoras
ambientales o del efecto de los factores ambientales en la salud pública también
puede recibir fondos de otros programas de investigación de la UE.


9.6.7.- Desafíos internacionales

      Poner en condiciones las normas y prácticas de protección del medio
ambiente ha sido un reto importante de la ampliación y ha costado a los nuevos
países miembros de la UE de Europa central y oriental decenas de miles de
millones de euros. La UE ha aportado varios miles de millones al efecto.

       Proyectos ambientales en países del sur del Mediterráneo pueden
acogerse a financiación gracias al programa MEDA de ayuda económica general
a esta región. Las prioridades son la gestión integrada del agua, la gestión de
residuos, los focos en que existe una amenaza especial de contaminación o para
la biodiversidad, la gestión integrada de las zonas costeras y la desertificación.

       Muchos problemas ambientales superan las fronteras de la UE. Por ello, la
UE ha firmado programas y convenios internacionales sobre una amplia serie de
problemas como, por ejemplo, la lluvia ácida, la biodiversidad, el cambio climático
y los gases de efecto invernadero, la desertificación, los residuos peligrosos, los
vertidos de hidrocarburos y la protección de ríos importantes (el Elba, el Danubio
y el Rin), así como sobre el océano Antártico, el Mar Báltico, el Mar Mediterráneo,
el Océano Atlántico nororiental y los bosques tropicales.

NOTA: está disponible en pdf el Programa de Acción de la Comunidad Europea
en Materia de Medio Ambiente: “MEDIO AMBIENTE 2010 – FUTURO EN
NUESTRAS MANOS”.
       10.- ESTRATEGIA ESPAÑOLA ANTE EL
               CAMBIO CLIMATICO

10.1.- Introducción

       España es país firmante de la Convención Marco sobre Cambio Climático
(CMCC), de Naciones Unidas, y país miembro de la Organización Meteorológica
Mundial (OMM) y del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente
(PNUMA). Por ello, participa en la elaboración de los informes sobre cuestiones
específicas dentro de los Grupos de Trabajo del PanelIntergubernamental de
Expertos sobre Cambio Climático (IPCC)


       Antes de suscribirse el Protocolo, dentro del reparto interno de países de la
Unión Europea se preveía para España, en los gases del primer grupo (CO2,
CH4 y N2O) un incremento de hasta el 17% en el año 2000, con respecto a los
niveles de 1990; pero tras la firma del Protocolo (mayo de 1998), de acuerdo con
lo previsto en el reparto de cargas establecido en el citado Consejo de
Luxemburgo (junio de 1998), fue necesario rebajar la cuota hasta un máximo del
15%, lo que obligará a diseñar políticas más eficaces en el terreno energético
(políticas de ahorro, fomento de energías renovables, especiales esfuerzos en los
sectores del transporte y los servicios, etc.).
10.2.- Organismos
      10.2.1.- Antecedentes nacionales

                         1. Comisión Nacional sobre el Clima (1992)

      El Real Decreto 568/1992, de 29 de mayo, creó la Comisión Nacional del
Clima, regulando sus funciones, composición y funcionamiento y estableció su
adscripción al Ministerio de Obras Públicas y Transportes, hoy suprimido. En
dicho Real Decreto se justificó su creación por el impulso dado en la Comunidad
Europea y las Naciones Unidas al problema del Cambio Climático.

      La principal finalidad de la Comisión era la colaboración en la elaboración
del Programa Nacional del Clima, así como la coordinación de todas las
actividades realizadas en esta materia con las propias de los Organismos
Internacionales creados al efecto. También debía encargarse de los mecanismos
de aplicación de las directrices asumidas en el Estado Español tanto por parte del
Gobierno Central como por parte de las Comunidades Autónomas.

Las funciones asumidas por la Comisión fueron:

   1. Colaborar en la elaboración, desarrollo y reforma del Programa Nacional
      del Clima.
   2. Armonizar las actividades de dicho programa con otros planes nacionales
      que tengan relación con el cambio climático.
   3. Proporcionar directrices a los estudios científicos y de evaluación de
      impactos en las áreas y sectores afectados.
   4. Promover actividades de difusión e información social sobre el problema.
   5. Asesorar técnica y científicamente a las delegaciones nacionales en
      organismos internacionales sobre el cambio climático.
   6. Facilitar la coordinación de la posición política y técnica en tales
      organismos.
   7. Asesorar al Gobierno sobre la política en materia de cambio climático y
      sobre las estrategias de respuesta.
   8. Estudiar y proponer las medidas necesarias para el cumplimiento de los
       compromisos internacionales asumidos por España.
   9. Coordinar la realización de informes nacionales sobre el cambio climático.
   10. Proponer las actuaciones correspondientes en los sectores afectados por
       el cambio climático.

       La Comisión podía funcionar tanto en Pleno como en Comisión
Permanente. El Pleno debía reunirse al menos una vez al año y cuantas veces
fuera convocado por el Presidente. En dicha reunión anual debían aprobarse los
planes de actuación y los presupuestos asignados a cada uno de los proyectos
definidos en el correspondiente plan.




                         2.- Consejo Nacional del Clima

       El Real Decreto 177/1998, de 16 de febrero, crea el Consejo Nacional del
Clima en sustitución de la Comisión Nacional del Clima. Se establecen como sus
objetivos básicos la aprobación de una estrategia española frente al cambio
climático    y   la   comprobación      del   cumplimiento   de   los   compromisos
internacionales adquiridos por España en la materia.


10.2.2.- Reforma del Consejo Nacional del Clima.

       A la luz del carácter transversal de las medidas que se debían adoptar y la
trascendencia que éstas tienen para las políticas sectoriales hicieron aconsejable
modificar el régimen y las funciones del Consejo Nacional del Clima (Real
Decreto 1188/2001, de 2 de noviembre). Se estimó necesario que a los distintos
departamentos afectados de la Administración General del Estado, se sumaran
las Comunidades Autónomas, la Federación Española de Municipios y
Provincias, representantes del ámbito de la investigación, los agentes sociales y
las organizaciones no gubernamentales.

       Al Consejo Nacional del Clima, adscrito al Ministerio de Medio Ambiente,
se le encomiendan las siguientes funciones en materia de lucha contra el cambio
climático:
   1/ Elaborar y elevar al Gobierno para su aprobación la "Estrategia española
   de lucha frente al cambio climático".

   2/ Realizar el seguimiento y evaluación de la "Estrategia española de lucha
frente al cambio climático", recabando para ello la información necesaria de los
órganos competentes.


   3/ Elaborar propuestas y recomendaciones para definir políticas y medidas de
lucha frente al cambio climático en los ámbitos de la ciencia del cambio climático,
impactos y estrategias de adaptación y estrategias de limitación de emisiones de
gases de efecto invernadero


      Con el fin de dotar de un mayor dinamismo al Órgano Colegiado, el Real
Decreto incorpora como novedad la creación de una Comisión Permanente, a
quien le corresponde el seguimiento ordinario de las funciones encomendadas al
Consejo Nacional del Clima, así como velar por el adecuado cumplimento de los
mandatos adoptados por el Pleno. La Oficina Española de Cambio Climático,
como Secretaría, realiza el apoyo técnico y administrativo a los órganos que
integran el Consejo Nacional del Clima.


10.2.3.- Oficina Española del Cambio Climático.

      Tal como recoge el Real Decreto 1477/2004, de 18 de junio, por el que se
desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Medio Ambiente, la
Oficina Española de Cambio Climático se configura como Subdirección General
del Ministerio de Medio Ambiente, dependiente de la Secretaría General para la
Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático.

      Bajo la supervisión del Secretario General para la Prevención de la
Contaminación y del Cambio Climático es el Director quien desempeña las
funciones directivas de la OECC que está estructurada en cuatro áreas técnicas:

   - Área de Asesoría Científica

   - Área de Análisis y Políticas Sectoriales
   - Área de Cumplimiento y Desarrollo

   - Área de Mecanismos e Instrumentos

      Los técnicos de las distintas áreas realizan sus funciones bajo la
supervisión de la Coordinadora de la OECC quién, a su vez, canaliza las
relaciones externas de la Oficina, la participación en acciones formativas y la
atención a peticiones de información.


   A/ Objetivos

Los objetivos básicos de la Oficina Española de Cambio Climático son los
siguientes:

       Fortalecer técnica y científicamente la capacidad negociadora de
          España    en   foros de     negociación,   tanto   internacionales   como
          nacionales.
       Efectuar el seguimiento de la aplicación en España de la Convención
          Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y del Protocolo de
          Kyoto.
       Colaborar con las distintas Administraciones del Estado Español,
          instituciones públicas y privadas y demás agentes sociales en
          iniciativas tendentes a la lucha frente al cambio climático.
       Impulsar la información, formación, y sensibilización social siguiendo
          las directrices establecidas en el Programa de Trabajo de Nueva Delhi
          sobre el Artículo 6 de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre
          Cambio Climático.


   B/ Funciones

      Desde su creación en el año 2001 (El Real Decreto 376/2001, de 6 de
abril), la OECC se configuró como un instrumento especializado para desarrollar
la política del Ministerio de Medio Ambiente en materia de cambio climático. Es el
Real Decreto 1477/2004, de 18 de junio, el que determina como funciones de la
Oficina Española de Cambio Climático las siguientes:
 Realizar las funciones técnicas y de gestión del secretariado del Consejo
   Nacional del Clima.


 Realizar el seguimiento de la Convención Marco sobre Cambio Climático
   de Naciones Unidas e impulsar las políticas y medidas para su correcta
   aplicación en España.


 Actuar como punto focal del Ministerio de Medio Ambiente respecto de los
   organismos y convenios internacionales especializados en materia de
   cambio climático.


 Participar en la representación institucional del Ministerio en los foros
   internacionales en materia de cambio climático.


 Prestar a los distintos órganos de las Administraciones Públicas el
   oportuno asesoramiento en los asuntos relacionados con el cambio
   climático.


 Colaborar con las Comunidades Autónomas en el análisis de las
   repercusiones que el cambio climático tiene en las materias de su
   competencia.


 Relacionarse con las Administraciones Públicas, organizaciones no
   gubernamentales, instituciones y entidades públicas y privadas y demás
   agentes sociales para colaborar en iniciativas tendentes a la lucha frente al
   cambio climático.


 La propuesta de normativa y el desarrollo de los instrumentos de
   planificación y administrativos que permitan cumplir con los objetivos
   establecidos en materia de cambio climático.
      10.3.-        Estrategia         española       frente      al     Cambio

Climático

      Tal y como establece el artículo 3 del Real Decreto 1188/2001, la
"Estrategia"   es   el   instrumento   planificador   necesario   para   que   las
Administraciones Públicas y demás entes públicos y privados interesados
dispongan de un marco de referencia en el que queden definidos todos los
ámbitos y áreas sectoriales en los que sea preciso adoptar políticas y medidas
para mitigar el cambio climático, paliar los efectos adversos del mismo y hacer
posible el cumplimiento de los compromisos internacionales adquiridos por
España en esta materia.

      El Pleno del Consejo Nacional del Clima, en su reunión de 29 de abril de
2002, encomendó a la Comisión Permanente que iniciase los trabajos, a la mayor
brevedad posible, para elaborar una propuesta de Estrategia española de lucha
frente al cambio climático. A tal fin, la Comisión Permanente celebró 28 sesiones,
desde finales de junio de 2002 hasta mediados de diciembre de 2003. El Pleno
del Consejo Nacional del Clima, en su reunión de 5 de febrero de 2004, aprobó la
propuesta de Estrategia Española sobre Cambio Climático.
      Este Documento constituye el punto de partida para la elaboración de
planes de acción de lucha contra las causas y efectos del cambio climático
      Para llevar a cabo el desarrollo de sus competencias el MMA viene
trabajando, efectivamente, en la elaboración actualizada de inventarios de datos
de emisiones de CO2 y en el impulso a las políticas sectoriales relacionadas con
el problema del cambio climático.
      En este marco, la información más reciente relativa a las condiciones en
que se desenvuelve la política de lucha contra el cambio climático en nuestro
país, incluyendo las cifras presentes en los inventarios de gases de efecto
invernadero, las medidas en curso, los impactos previsibles como consecuencia
del cambio climático y la investigación, observación sistemática y educación en
esta materia, está contenida en la Tercera Comunicación Nacional de España
a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
(disponible en pdf), hecha pública por el MMA a comienzos del 2002.
      El citado documento responde a la obligación de las Partes de la
Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, de remitir al
mismo las comunicaciones nacionales, periódicamente.
      Entre las medidas concretas ya adoptadas en nuestro país para alcanzar
los compromisos adquiridos en la limitación de emisiones de efecto invernadero,
figura el Plan de Fomento de las energías renovables 2000- 2010, aprobado
por el Consejo de Ministros en diciembre de 1999.
      En marzo de 2001, el MMA suscribió un convenio de colaboración con
la Comisión Nacional de la Energía (Ministerio de Economía) para impulsar el
desarrollo sostenible en la planificación energética, mediante actuaciones que,
entre otros compromisos internacionales, se enmarcan también en el Protocolo
de Kyoto (limitación de emisiones, utilización racional de los recursos no
renovables, como los fósiles, fomento de energías renovables, etc.).


      El Plan Nacional de Residuos Urbanos 2000-2006, el fomento de los
transportes alternativos y la aplicación de la Directiva de Grandes Instalaciones
de Combustión son otras importantes medidas a tener en cuenta para contribuir a
atenuar el crecimiento de emisiones de efecto invernadero, reforzar los planes de
reforestación (papel de los árboles como sumidero de CO2) y promover la
“arquitectura bioclimática”, que implica la utilización de aislamientos térmicos
adecuados y la certificación energética de los edificios. También se destaca la
importancia del papel de coordinación que debe jugar el Instituto para la
Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), adscrito al antiguo Ministerio de
Industria y Energía (MINER) y, en la actualidad, al nuevo Ministerio de Ciencia y
Tecnología.




10.3.- Compromisos nacionales

      El principal compromiso asumido por España es el de limitar el crecimiento
neto de las emisiones de gases de efecto invernadero de manera tal que en el
periodo 2008-2012 sus emisiones de los seis gases considerados no superen en
un 15% las emisiones de 1990.
      Junto a éste persisten los compromisos genéricos asumidos por la
Convención (elaboración de inventarios nacionales de gases efecto invernadero,
elaboración de planes de minimización de emisiones y desarrollo sostenible, etc.),
se incluyen compromisos adicionales en la obtención y remisión de información a
los organismos internacionales y se obliga a que el cumplimiento de las
obligaciones tenga lugar de acuerdo con las formas y procedimientos
establecidos.

      Asimismo,    como    consecuencia    del   proceso    negociador,   España
conjuntamente con los demás miembros de la UE, Canadá, Islandia, Noruega,
Nueva Zelanda y Suiza suscribió la declaración política por la que se
comprometían a facilitar recursos destinados a países en desarrollo para financiar
acciones de lucha contra el cambio climático y de adaptación a sus efectos por
un importe de 450 millones de euros anuales a partir del 2005. Se trata de un
compromiso político que requiere remisión periódica de información sobre la
cantidad de recursos aportados.

      España habrá de responder ante el Comité creado al amparo del Protocolo
en caso de incumplimiento de cualquiera de estas obligaciones. En función de
cual sea la infracción, será una u otra sección del Comité la que entienda del
asunto. Pero además deberá responder ante las instituciones de la Unión
Europea ya que su incumplimiento puede provocar que el conjunto de la Unión
incumpla sus compromisos globales.


10.4.- Situación actual de España

      El Protocolo de Kyoto contempla una serie de instrumentos - Comercio
de Emisiones, Mecanismo para un Desarrollo Limpio y la Aplicación Conjunta -,
destinados a facilitar a los países desarrollados el cumplimiento de las
obligaciones establecidas en el mismo. En particular la Comunidad Europea ha
publicado recientemente la Directiva 2003/87/CE por la que se establece un
Régimen para el Comercio de Derechos de Emisión de Gases de Efecto
Invernadero en la Comunidad Europea, a fin de fomentar reducciones de las
emisiones de estos gases. Aparecen afectadas determinadas actividades de
producción energética y refinerías, de producción y transformación de
metales férreos, de fabricación de cemento, vidrio, productos cerámicos,
pasta de papel y papel y cartón.

       Dicho Derecho de Emisión de Gases de Efecto Invernadero serán
asignados por cada Estado miembro a los titulares de cada instalación afectada,
a partir de la elaboración del Plan Nacional de Asignación en la que se
determinará la cantidad total de derechos de emisión que se prevé asignar y el
procedimiento de asignación

      España superará una media del 24% las emisiones de Gases de Efecto
Invernadero, principalmente CO2, en el periodo 2008-2012, respecto a la cifra de
1990, frente al 15% límite establecido por el Protocolo de Kyoto.

       Esta es la mejor previsión que contempla el Plan Nacional de Asignación
de Derecho de Emisión de CO2, presentado por la ministra de Medio Ambiente,
Cristina Carbona a mediados de junio de 2004

       No obstante, según se explica en el Plan, esa diferencia de nueve puntos
será absorbida en un 7% por las "medidas de flexibilidad", que se traducen en la
compra de derechos de emisión en el mercado internacional, y en un 2% por el
efecto de los "sumideros" -políticas forestales-.

       Desde el punto de vista monetario, este desfase significa que las
empresas más contaminantes tendrán que comprar derechos por unos 20
millones de toneladas al año, lo que en precios del mercado supone unos 100
millones de euros.

      En apenas un mes y tres semanas de trabajo, se ha elaborado este
proyecto que consta de dos fases. En la primera, de 2005 a 2007, se tratará de
marcar el cambio de rumbo y se abogará por la estabilización de las emisiones.
En dicho periodo, se ha fijado un objetivo de emisiones totales de 398,1 millones
de toneladas de CO2 por año. Esto supone una reducción del 0,4% respecto a
los últimos datos de emisiones disponibles, los de 2002, cuando alcanzaron los
399,7 millones de toneladas. Respecto a un informe del sindicato CCOO sobre
2003, la rebaja sería del 1%. En un segundo periodo, de 2008 a 20012, se hará el
mayor esfuerzo

       Para la industria, el Plan recoge el reparto entre los diferentes sectores de
un total de 156,25 millones de toneladas de CO2 en promedio anual para 2005-
2007, además de reservarse un 3,2% adicional para "nuevos entrantes" o
industrias que emitan gases contaminantes.

       En datos anuales, resulta una asignación media de 161,25 millones de
toneladas, lo que supone una reducción del 2,7% respecto a los datos de 2002
(165,75 MT).

       Con todo esto, se abre ahora el plazo para el debate, para cerrar acuerdos
sobre lo más espinoso: cómo repartir los derechos de emisión entre las diferentes
industrias.

       El Plan separa las industrias generales de las eléctricas. Para este último,
la asignación prevista es de 264 millones de toneladas para el periodo, 88 al año,
lo que supone un 6,4% menos respecto a la tendencia y un 3% menos frente a la
media de emisiones entre 2000 y 2002. No obstante, el secretario general de
Energía, Antonio Joaquín Fernández Segura, explicó que "el Gobierno deberá
minimizar el impacto sobre las tarifas".

       A este respecto, el secretario general para la Prevención de la
Contaminación y el Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, adelantó que entre
las previsiones no figura que se aumenten las tarifas eléctricas. Otro asunto
importante para las eléctricas es que no se permitirá la agrupación de
instalaciones eléctricas para repartir las cuotas.

       Dentro del sector eléctrico, Endesa, Unión FENOSA, Hidrocantábrico y
Viesgo reclaman 290 millones de toneladas para el periodo 2005-2007, mientras
que Iberdrola y los nuevos entrantes proponen 209 millones de toneladas, según
informa Efe.

       Para el resto de sectores industriales (refino de petróleo, siderurgia,
cemento y cal, pasta de papel, papel y carbón), el borrador propone asignar 71,69
millones de toneladas a los operadores existentes, y reservar 3,17 millones más
para nuevos operadores. En total, el Plan asigna a la industria 74,86.

       Estos datos fueron comparados por sectores con las peticiones de cada
uno de ellos y, según se explicó, el grado de cobertura de las demandas
sectoriales ronda el 90%.

       El Plan recoge de manera separada los sectores afectados por las
diversas directivas europeas y los denominados "difusos". Para estos últimos, se
requieren medidas que aseguren la reducción total de emisiones de CO2 por
unas 52 millones de toneladas entre 2005 y 2007. Para ello, se está elaborando
un Plan de Acción 2004-2007, en el que las Comunidades Autónomas y
Municipios jugarán un papel central al depender de ellas las políticas
residenciales y viales.

       Cristina Narbona hizo hincapié, en la importancia del papel del
consumidor. Según el secretario general para la Prevención de la Contaminación
y el Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, donde más medidas hay que
fomentar es fuera de la industria, en los "sectores difusos", en concreto, en el del
transporte y el residencial.

       "Debe haber un reparto equitativo del esfuerzo, la industria no se puede
hacer cargo de los excesos de emisiones que no depende de ella sino de
políticas públicas y decisiones de los ciudadanos, que son los que están más
alejados de la Directiva que hay que trasponer", aseguró Gonzalo Aizpiri.

       El 1 de julio está previsto que se dé por cerrado el borrador definitivo, que
habrá que someter a aprobación pública y que deberá recibir el visto bueno de la
Comisión Europea. El 31 de ese mismo mes, se podrá presentar el Plan
definitivo.

       De esta manera, desde el ministerio esperan que desde enero de 2005
todas las empresas puedan tener, como exige la ley, su certificado de emisiones
de Gases.
- Es posible acceder a los : ”Criterios para la elaboración del plan nacional de
asignación de derechos de emisión de CO2” de España en pdf.

- Evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en España (1990-
2003)” elaborado por CC.OO. (pdf)



NOTA: Para más información ver ANEXO V: “El IMPACTO DE KYOTO EN
ESPAÑA” trabajo elaborado por ( Extraído del trabajo realizado por Joaquín
Nieto y José Santamaría: “el impacto económico del Protocolo de Kyoto en
España”)




      11.- ESTRATEGIA ANDALUZA ANTE EL
              CAMBIO CLIMATICO


      11.1.- Introducción

      La Junta de Andalucía, con el fin de expresar de forma clara la voluntad
del ejecutivo andaluz de contribuir al cumplimiento de los compromisos del
Estado Español con Kyoto, y como miembro del Pleno del Consejo Nacional del
Clima y de la Comisión Permanente encargada de elaborar la Estrategia
española ante el cambio climático consideró necesario aprobar la adopción de
una Estrategia Andaluza ante el Cambio Climático. Dentro de esta Estrategia,
la Dirección General de Planificación de la Consejería de Medio Ambiente de la
Junta de Andalucía ha puesto en marcha el Subsistema de Información de
Climatología Ambiental (S.I.C.A.) que, dentro de la Red de Información Ambiental
de Andalucía, se configura como un instrumento básico al permitir la gestión y
explotación conjunta de los datos proporcionados por las diferentes redes de
observación meteorológica presentes en Andalucía.
       La Estrategia Andaluza ante el Cambio Climático consiste en un conjunto
de medidas, a ejecutar por los distintos Departamentos del Gobierno Andaluz,
como aportación de esta Comunidad Autónoma a la Estrategia Española ante el
Cambio Climático.

      Esta serie de medidas que componen la estrategia andaluza, aunque
virtualmente implican a todos los componentes de la Administración Andaluza, se
han atribuido a una serie de Consejerías para que las desarrollen. Las
Consejerías implicadas son:

1. Consejería de Medio Ambiente.
2. Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico.
3. Consejería de Agricultura y Pesca.
4. Consejería de Salud.
5. Consejería de Obras Públicas y Transportes.
6. Consejería de Educación y Ciencia.




11.2.- Medidas atribuidas a las diferentes Consejerías

   1. LA CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE asume la representación de la
Junta de Andalucía en el Pleno y la Comisión Permanente del Consejo Nacional
del Clima, así como las labores de coordinación e impulso de esta Estrategia.
Como medidas concretas dentro del ámbito de sus competencias se encuentran
las siguientes:

A) Panel de Seguimiento de la Estrategia Andaluza ante el Cambio Climático.


      • Creación de un Panel de Seguimiento de la Estrategia Andaluza ante el
Cambio Climático y una Secretaría Técnica de apoyo a la Estrategia. Sus
objetivos básicos serán: analizar y evaluar la evolución de las emisiones de gases
de efecto invernadero en Andalucía y su adecuación a los objetivos globales
pactados y las políticas derivadas de la ratificación y entrada en vigor del
Protocolo de Kyoto; elaborar informes, en consonancia con los avances
científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, sobre la
repercusión en Andalucía de los efectos de este problema y su incidencia en la
economía, la calidad de vida de los ciudadanos y los ecosistemas, proponer
recomendaciones a los organismos competentes. Su composición se determinará
reglamentariamente.


B) Instrumentos de prevención y control ambiental.


      • Propuesta normativa sobre calidad del medio ambiente, actualizando la
normativa andaluza (Ley 7/1994) a los estándares ambientales comunitarios más
exigentes, en especial, a la Directiva 96/61, de Prevención y Control Integrados
de la Contaminación, así como a su transposición al ordenamiento interno del
Estado, Ley 16/2002, de 1 de julio, de la misma denominación, y facilitando
directa o indirectamente, la reducción de emisiones de gases de efecto
invernadero.


      • Elaboración de un Inventario de emisiones y sumideros en Andalucía
conforme a las metodologías utilizadas por el Panel Intergubernamental de
Cambio Climático.


      • Como organismo responsable del control de emisiones aportará la
información sobre los datos de emisiones y propondrá la reducción de las
mismas, conforme a la mejores técnicas disponibles, mediante las autorizaciones
ambientales integradas, fruto de la aplicación de la Directiva de prevención y
control integrado de la contaminación, así como mediante los mecanismos
tradicionales de prevención del impacto ambiental.


      • Colaborar, en el marco del Programa CIUDAD 21 de la Junta de
Andalucía con la Asociación de municipios de ámbito autonómico con mayor
implantación, para promover entre los municipios andaluces la máxima eficiencia
en la gestión de los residuos urbanos a fin de reducir las emisiones y la
aprobación de normas de ordenación urbana donde se exijan determinadas
condiciones de eficiencia energética y utilización de energías renovables, así
como una planificación del transporte urbano con las mínimas emisiones.
C) Política Forestal y de Biodiversidad.


       • Como Administración Forestal de la Junta de Andalucía y de acuerdo con
los contenidos del Plan Forestal Andaluz para el periodo 2002- 2006 y el Plan
Andaluz de Medio Ambiente, potenciará las políticas de conservación,
restauración y ordenado aprovechamiento multifuncional, adecuado y sostenible
del monte mediterráneo, como contribuidor neto en la fijación del CO2 debido a
sus largos ciclos vegetativos. En dicho periodo se repoblarán 150.000 nuevas
Has y se actuará sobre la conservación de otras 800.000. En este sentido cobra
especial relevancia la mejora de los niveles de eficacia de la vigilancia y extinción
de los incendios forestales a través del Plan INFOCA, ya que recoge la doble
vertiente de conservar el monte mediterráneo como sumidero de CO2 y a su vez
evitar la emisión de este gas por combustión. También se potenciará la
conservación y establecimiento de las praderas de fanerógamas del litoral marino
de nuestra comunidad y la vegetación de orla de los humedales andaluces, así
como la protección de la biodiversidad a ellos asociada.


       • Se favorecerán las políticas de protección del suelo y de control de la
erosión y la desertificación.


       • Elaboración de mapas de seguimiento sobre la capacidad de sumidero
de nuestro monte, humedales y pradera de fanerógamas y de usos del suelo, y
realización de un control exhaustivo de la afección del cambio climático a los
diferentes ecosistemas, mediante la Red de Información Ambiental de Andalucía,
contando con la consolidación de la Red Fitosanitaria de daños forestales, la
utilización de sensores remotos, y diversos programas de investigación con
Universidades andaluzas.


D) Instrumentos de Planificación, Información e Indicadores de seguimiento.


       • Consideración en la planificación ambiental de los escenarios futuros de
cambio climático, con el objetivo de conseguir su eficaz adecuación a procesos
cambiantes caracterizados por un alto grado de incertidumbre.
      • Establecimiento de un sistema de indicadores de seguimiento según las
directrices de EuroStat. La política iniciada de elaboración de indicadores de
seguimiento y vigilancia del medio ambiente, puede tener especial significación al
proporcionar umbrales fiables para desplegar los mecanismos de adaptación
oportunos, que deberían preverse mediante el desarrollo de planes específicos, a
medio plazo, de adaptación a los impactos del cambio climático sobre el sistema
ambiental.


    • Puesta en funcionamiento del Subsistema de Información de Meteorología
Ambiental de Andalucía, que permitirá la integración de las redes de observación
meteorológica gestionadas por el Instituto Nacional de Meteorología, la
Consejería de Agricultura y Pesca y la propia Consejería de Medio Ambiente.
Esta integración supondrá la creación de una herramienta eficaz para el control y
la vigilancia de los procesos atmosféricos y climáticos que interactúan con el
medio ambiente, permitiendo también el seguimiento de las posibles variaciones
que a medio plazo puedan experimentar los elementos del clima y su repercusión
sobre el medio ambiente andaluz

         el desarrollo de instrumentos de prevención y control ambiental.
         la puesta en marcha de políticas específicas en materia forestal y de
          biodiversidad.
         el desarrollo de instrumentos de planificación e indicadores de
          seguimiento del fenómeno, entre los que se encuentra el Sistema de
          Información de Climatología Ambiental.

      En cumplimiento de la medida de desarrollo de instrumentos de
planificación ambiental e indicadores de seguimiento de este fenómeno se ha
desarrollado una aplicación informática en la Red de Información Ambiental de
Andalucía que, con los objetivos de integrar las principales redes de obtención de
datos meteorológicos en Andalucía, permitirá la consulta y evaluación de dichos
datos de cara a realizar un más adecuado seguimiento de las posibles
incidencias del cambio climático en Andalucía
   2. La CONSEJERÍA DE EMPLEO Y DESARROLLO TECNOLÓGICO asume
la planificación y realización de las siguientes medidas:

      APROBACIÓN DEL PLAN ENERGÉTICO DE ANDALUCIA 2002-2006
      FOMENTO ENERGÍAS RENOVABLES HASTA QUE PROPORCIONEN
       UN 15% DE LA ENERGÍA PRIMARIA CONSUMIDA EN EL AÑO 2010
           o   Instalación de 230 MW de energía solar a alta temperatura (año
               2010)
           o   Instalación de 936.000 m2 de paneles solares (año 2010)
           o   Instalación de 16’4 MWp de energía solar fotovoltaica (año 2006)
           o   Producción de 250 MW de electricidad y 210.000 tep de
               biocarburantes a partir de biomasa (año 2010)
           o   Instalación de 2700 MW de energía eólica (año 2006)




      AHORRO DE 1549.6 KTEP EN EL 2010 MEDIANTE FOMENTO DE LA
       EFICIENCIA       ENERGÉTICA       EN    INDUSTRIA,      TRANSPORTE         Y
       SERVICIOS

      MEJORA          DE   LA    INFRAESTRUCTURA           DE    GENERACIÓN,
       TRANSPORTE Y DISTRIBUCIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA con los
       siguientes objetivos: reequilibrar la tasa de generación en el territorio
       andaluz, favorecer una adecuada          infraestructura de transporte y
       distribución así como la instalación de centrales de elevado rendimiento y
       bajo impacto ambiental.

      MEJORA DE LA DISTRIBUCIÓN GASISTA EN ANDALUCIA
           o   Aplicación a las nuevas centrales de ciclo combinado
           o   Ampliación uso en ámbito industrial, doméstico y comercial

   3. CONSEJERIA DE AGRICULTURA Y PESCA en el ámbito de las políticas
de adaptación de la agricultura europea al cambio climático y de la Política
Agrícola Común, contribuirá a los objetivos de la Estrategia con las siguientes
medidas:
      Fomento de sistemas, métodos y prácticas de cultivos extensivos y
       respetuosos con el Medio Ambiente.
      Intensificación del apoyo a la modernización de los regadíos.
      Colaboración en el desarrollo del uso de la biomasa como energía
       renovable.
      Fomento de la capacidad de sumidero de las áreas sujetas a su
       responsabilidad.

   4. LA CONSEJERÍA DE SALUD en el marco de sus competencias y en el
ámbito de las recomendaciones del Informe ACACIA (2000) encargado por la
Comisión Europea y del Centro Europeo para Medioambiente y Salud de la
Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud contribuirá
a los objetivos de la Estrategia del Gobierno Andaluz ante el cambio climático
mediante las siguientes medidas:

      Desarrollo de un programa de vigilancia de los efectos en la salud
       causados por el Cambio Climático.
      Reforzamiento de los sistemas de vigilancia epidemiológica.
      Seguimiento de la mortalidad diaria y su relación con variables climáticas o
       de niveles de contaminación medioambiental.
      Aumento de la atención sanitaria relativa a problemas alérgicos y del uso y
       venta de fármacos antihistamínicos como indicadores de la exposición al
       polen.

   5. LA CONSEJERIA DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES en el marco
de sus competencias, contribuirá a los objetivos de la Estrategia mediante los
siguientes instrumentos:

      Facilitar criterios en la elaboración de normas urbanísticas que fomenten la
       eficiencia energética.
      Impulso a la instalación de elementos en viviendas o instalaciones que
       permitan el uso de energías renovables.
      Desarrollo de políticas de apoyo al transporte público.
      Impulso de políticas de gestión sostenible y eficiente del uso del agua.
      Incorporación de balances energéticos en los proyectos de infraestructuras
       y obras públicas.

   6. LA CONSEJERÍA DE EDUCACION Y CIENCIA contribuirá a los objetivos
de la Estrategia dentro de los programas de actuación en el ámbito de sus
competencias mediante:

      Realización de campañas de divulgación y de participación ciudadana para
       impulsar el ahorro, la eficiencia y la promoción de las energías renovables
       entre los distintos agentes sociales.


11.3.- El panel de seguimiento

       La Orden de 21 de noviembre de 2002 de la Consejería de Medio
Ambiente crea el Panel de Seguimiento de la Estrategia Andaluza ante el Cambio
Climático dando cumplimiento así a una de las medidas que le fueron
encomendadas en el Acuerdo de 3 de septiembre del Consejo de Gobierno, por
el que se crea la Estrategia Andaluza ante el cambio climático.

a) Composición

El Panel de Seguimiento está integrado por los siguientes miembros:

   a. La Consejera de Medio Ambiente, que asume la Presidencia del mismo.
   b. El Director General de Prevención y Calidad Ambiental como miembro del
       Pleno del Consejo Nacional del Clima.
   c. Los vocales, entre 15 y 25, nombrados por la Presidencia de entre
       miembros de reconocido prestigio en aquellas ciencias relacionadas con el
       Cambio Climático.
   d. Un secretario, funcionario de la Consejería con rango mínimo de Jefe de
       Servicio.

b) Funcionamiento

Los objetivos básicos del Panel de Seguimiento son los siguientes:
   a. Conocer y hacer el seguimiento de los análisis y evaluaciones de la
      evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en Andalucía y
      su adecuación a los objetivos globales pactados y las políticas derivadas
      de la ratificación y entrada en vigor del Protocolo de Kyoto.
   b. Elaborar informes sobre la repercusión en Andalucía de los efectos del
      cambio climático y su incidencia en la economía, la calidad de vida de los
      ciudadanos y los ecosistemas.
   c. Proponer recomendaciones a los organismos competentes en todos
      aquellos aspectos relacionados con la emisión de gases de efecto
      invernadero, así como la elaboración de propuestas de actuación que
      tengan como fin la reducción de las emisiones y la mitigación de sus
      efectos.
   d. Dar a conocer a la sociedad andaluza los posibles efectos y
      consecuencias del Cambio Climático, así como sus repercusiones sobre la
      misma,     de   acuerdo   con   las   conclusiones   extraídas   durante   su
      funcionamiento.

      El Panel de Seguimiento tiene reuniones periódicas en las que se trabaja
sobre los objetivos básicos antes mencionados de acuerdo con un Orden del día,
propuesto por el Coordinador del Panel. En el periodo entre reuniones existe una
Secretaría General Técnica que se encarga de llevar el día a día de las
actuaciones propuestas.

      En la reunión de creación del Panel se estableció un mecanismo de
recepción y discusión de propuestas a través de correo electrónico y de Internet
con el que se intenta crear un foro de discusión sobre el Cambio Climático que
sea el germen de actuaciones posteriores del Panel de Seguimiento. (Es posible
mencionar que se admiten todas las aportaciones de personas interesadas en
colaborar en este asunto).


11.4.- Metodología de los inventarios

      Entre los trabajos más urgentes a realizar como parte de las Estrategia
Autonómica ante el Cambio Climático está la elaboración de un estudio relativo a
las cuotas de emisión y captación de gases de efecto invernadero en la
Comunidad Autónoma Andaluza. Actualmente se está poniendo a punto la
metodología para la elaboración de inventarios de emisiones de gases efecto
invernadero y el seguimiento anual de los mismos. Así mismo, se esta
desarrollando un método para la cuantificación de las captaciones de CO2 en
Andalucía.

a) Inventario de emisiones

       Los Inventarios de Emisiones de Gases Efecto Invernadero para Andalucía
correspondientes a los años 1990 y 1995 se han derivado de la información los
Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero y los Inventarios
CORINAIR.

       El Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero para el año
2000 se ha elaborado a partir del Inventario de Emisiones Atmosféricas en
Andalucía 2000, realizado la Consejería de Medio Ambiente de Andalucía como
parte de las medidas dirigidas al control y vigilancia de la calidad del aire. En este
inventario se han seguido las directrices de diferentes metodologías de
elaboración de inventarios de emisiones entre las que destacan las propuestas
por la Guía EMEP/CORINAIR de Inventario de Emisiones Atmosféricas de
Europa, las Directrices del libro de trabajo del Programa IPCC sobre Inventarios
Nacionales de Gases de Efecto Invernadero, la Guía USEPA "Compilation of Air
Pollutant Emission Factors"- AP42 y los Manuales Técnicos para la Estimación de
Emisiones (National Pollutant Inventory de Australia). Los métodos de estimación
de las emisiones han estado condicionados por la naturaleza de la actividad y la
información de partida y han estado orientados a obtener el resultado más
completo y preciso de las emisiones de cada actividad y se han basado en
medidas de emisiones en los focos de las plantas industriales y no industriales
(periódicas o en continuo), en balances de materia, en la aplicación de factores
de emisión o en modelos informáticos.

       El proceso de adecuación del Inventario de Emisiones Atmosféricas en
Andalucía 2000 a los criterios del IPCC se ha basado en la correspondencia
existente entre las fuentes contaminantes consideradas en el mismo y la
nomenclatura de fuentes contaminantes SNAP (Selected Nomenclature for
Sources of Air Pollution). Asimismo, se ha tenido en cuenta la correspondencia
entre la nomenclatura SNAP y la clasificación de actividades contaminantes
consideradas por el IPCC que se recoge en la 3ª Edición de la Guía del Inventario
de Emisiones EMEP/CORINAIR.

      Actualmente, los tres inventarios (1990, 1995, 2000) están siendo
revisados. El objeto de esta revisión es identificar en qué actividades los cambios
en las emisiones observados en los distintos años se deben no a la evolución real
de las emisiones sino a la utilización de criterios metodológicos distintos en las
estimaciones. Una vez identificadas estas actividades se unificarán los criterios a
seguir en inventarios autonómicos futuros y se procederá a recalcular las
emisiones de dichas actividades para los años 1990, 1995, 2000. No obstante
adjuntamos en el diskette estos tres inventarios bajo el nombre “INVENTARIO DE
EMISIONES DE GASES EFECTO INVERNADERO – ANDALUCIA”




b) Inventario de sumideros

      Se está elaborando un inventario de captaciones de CO2 para Andalucía.
En una primera fase se cuantificará la capacidad de fijación anual de CO2 de las
principales especies arbóreas presentes en Andalucía. Para ello se están
realizando los siguientes trabajos:

   1. Medidas destructivas de biomasa. Para una muestra de cada especie se
      medirá la biomasa radical y aérea según fracciones (fuste, ramas mayores
      de 7 cm., ramas de 2 a 7 cm. y ramillas menores de 2 cm. y acículas) por
      clase diamétrica (insertar fotos 1, 2 y 3).
   2. Análisis de la información. Se elaborarán para cada especie unos modelos
      que relacionen biomasa acumulada y diámetro normal así como modelos
      que relacionen incremento de biomasa anual y diámetro normal.

      Estimaciones de carbono acumulado y carbono fijado anualmente por cada
especie a partir de los modelos creados, la información del Segundo Inventario
Forestal Nacional y estadísticas relativas a cosechas anuales de las distintas
especies




12.- Bibliografía

       EL EFECTO INVERNADERO Y ALGUNOS DE SUS EFECTOS EN LA
        ANTARTIDA (Autor Santiago G. de la Vega)

           www.ecoportal.net/articulos/invernadero.htm

           Fuente: Ecoportal


       ¿QUÉ ES EL CALENTAMIENTO GLOBAL?

              http://ecoportal.net/temas/calenta.htm

              Fuente: EcoPortal.


       CAMBIO CLIMATICO GLOBAL

              www.cambioclimaticoglobal.com
     Fuente: Cambio climático Global


 “EL CAMBIO CLIMÁTICO EN ESPAÑA: UNA REALIDAD” realizado por
  Francisco J. Ayala-Carcedo

     www.meteored.com/ram/numero21/cambioclimatico.asp

     Fuente: Meteored


 CAMBIO CLIMATICO

     http://www.choike.org/nuevo/informes/153.html

     Fuente: Instituto del Tercer Mundo


 PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL TERCER INFORME DE
  EVALUACIÓN

     http://www.mma.es/oecc/documenta/doc_div.htm

     Fuente: Oficina Española del Cambio Climático


 CAMBIO CLIMATICO

     http://www.wrm.org.uy/actores/CCC/inicio.html

     Fuente: Movimiento Mundial por los Bosques


 CAMPAÑA SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO

     http://www.foei.org/climate/index.html

     Fuente: Amigos de la tierra


 SOLUCIONES AL CAMBIO CLIMATICO

     http://www.newint.org/issue357/contents.htm

     Fuente: Climate change solutions


 DATOS VARIOS
      http://www.foroba.org.ar/

      Fuente: Foro del Buen Ayre


 CAMBIO CLIMATICO

      http://www.tierra.org/

      Fuente: Amigos de la Tierra


 GUÍA ELEMENTAL DE LA CONVENCIÓN MARCO DE LAS
  NACIONES UNIDAS Y EL PROTOCOLO DE KYOTO

      http://unfccc.int/resource/convkp.html

      Fuente: Naciones Unidas:

 INTRODUCCIÓN AL IPCC

      http://www.ipcc.ch/about/about.htm

      Fuente: IPCC



 CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL

      http://www.bbc.co.uk/spanish/especiales/clima/index.shtml

      Fuente: BBC Mundo

   CAMBIO CLIMÁTICO:

      http://www.tierramerica.net/cambioclimatico/index.shtml

      Fuente: Tierramérica.

 PROGRAMA DEL CLIMA MUNDIAL

      http://www.wmo.ch/index-sp.html

      Fuente: Organización Meteorológica Mundial

 LLEVANDO EL CALENTAMIENTO GLOBAL A LA GENTE

      http://www.ambiente-ecologico.com/revist58/e&n58.htm

      Fuente: Ecología & Negocios - Ambiente Ecológico
 CAMBIO CLIMÁTICO: EL ROL DE LOS BOSQUES COMO
  SUMIDEROS DE CARBONO

      http://www.ciefap.org.ar/novedades/notas/nota1/default.htm

      Fuente: CIEFAP

 CAMBIO CLIMÁTICO Y MODELO SOCIOECONOMICO (Artículo
  desarrollado por Rafael León Rodríguez)

      http://inicia.es/de/cgarciam/leonrodriguez.htm

      Fuente: Tiscali

 CAMBIO CLIMÁTICO: LA CONVENCION MARCO Y EL PROTOCOLO
  DE KYOTO ( Ponencia realizada por Teresa Ribera Rodríguez – oficina
  española del cambio climático)

      www.ingenierosdemontes.org/download/kioto_ribera.pdf

      Fuente: Colegio de Ingenieros de Montes

 CAMBIO CLIMÁTICO: COMPENDIO INFORMATIVO. (Traducción
  realizada por la unidad de cambio climático de Uruguay)

      http://unfccc.int/resource/iuckit/infokit_es.pdf

      Fuente: UNFCC

 LA CIENCIA DEL CAMBIO CLIMÁTICO

      http://www.ine.gob.mx/dgicurg/cclimatico/ciencia.html

      Fuente: Instituto Nacional de Ecología de México

 EL CALENTAMIENTO GLOBAL ES UNA REALIDAD

      http://www.crisisenergetica.org/staticpages/index.php?page=200404
      27184910779
      Fuente: Crisis energética

 BAJO EL EFECTO INVERNADERO

      http://revista.consumer.es/web/es/19991101/medioambiente/30903.
php

      Fuente: Revista consumer

 ¿QUÉ SIGNIFICA?
      http://www.mct.gov.br/CLIMA/ESPAN/CONVENCAO/OQUE.HTM

      Fuente: Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil

 CAMBIO CLIMÁTICO Y EFECTO INVERNADERO

      http://www.esi.unav.es/asignaturas/ecologia/Hipertexto/10CAtm1/35
0CaCli.htm#Cambio%20climático

      Fuente: Ciencias de la tierra y del medio ambiente

 DATOS CIENTIFICOS SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO:

      htpp://www.foeeurope.org/dike/download/science_spanish.PDF

      Fuente: Amigos de la Tierra


 El PNA del Gobierno Español (José Santamarta)

      http://www.ecoportal.net/content/view/full/30908

      Fuente: Ecoportal



 CUIDAR EL CLIMA- GUÍA DE LA CONVENCIÓN SOBRE EL CAMBIO
  CLIMÁTICO Y EL PROTOCOLO DE KYOTO

      http://unfccc.int/resource/cfc_es.pdf

      Fuente: UNFCCC

 BOLETÍN ECONÓMICO DEL ICE Nº 2747


 ESTRATEGIA ANDALUZA ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO

      http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/

      Fuente: Consejería de Medio Ambiente- Junta de Andalucía

 CAMBIO CLIMÁTICO: HACIA UN NUEVO MODELO ENERGÉTICO

      http://www.cofis.es/publicaciones/libros/cambio.html

      Fuente: Colegio Oficial de físicos

 ESTRATEGIA DE LA AEMA 2004 – 2008
     http:// local.es.eea.eu.int/about_us/ strategy/ES-strategy_web.pdf

     Fuente: Agencia europea de Medio Ambiente

 ESTRATEGIA FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO

     www.mma.es/info_amb/act_pub/pdf/9_estrategia.pdf

     Fuente: Ministerio de Medio Ambiente Español


 ESTRATEGIA DE LA UE ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO Y PARA LA
  IMPLEMENTACIÓN DEL PROTOCOLO DE KYOTO ( Autores: Javier
  de Quinto y Jeannette Ferreira)

      www.ucm.es/info/unisci/portada5.pdf

     Fuente: Unisci Discusión Paper

 INTRODUCCIÓN AL GRUPO INTERGUBERNAMENTAL DE
  EXPERTOS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

     www.ipcc.ch/about/bspanish.pdf

     Fuente: IPCC

 EVOLUCIÓN DE LAS EMISIONES DE GASES DE EFECTO
  INVERNADERO EN ESPAÑA (1990- 2003) (Autores : Joaquín Nieto y
  Jose Santamaría)

      www.ccoo.es/pdfs/emisiones2003.pdf

     Fuente: CC.OO.

 CAMPAÑA PARA PARAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

     http://www.greenpeace.org/espana_es/campaigns/intro?campaign_i
d=135612

     Fuente: Greenpeace España

 CONSERVACIÓN: CAMBIO CLIMÁTICO

     http://www.wwf.es/cambio_climatico.php

     Fuente: WWF/ADENA

 LA AGENDA 21 Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

     http://www.foroba.org.ar/Agenda21yCambioClimatico.htm
      Fuente: Foro del Buen Ayre

 ENERGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO

      http://www.ecologistasenaccion.org/rubrique.php3?id_rubrique=4

      Fuente: Ecologistas en acción

 AGENDA 21

      http://www.dipumalaga.org

      Fuente: Diputación Provincial de Málaga

 CAMBIO CLIMÁTICO

      http://europa.eu.int/scadplus/leg/es/s15009.htm

      Fuente: Unión Europea

 ANTE EL CAMBIO CLIMATICO MENOS CO2 (Campaña realizada por
  AEDENAT, CODA, UGT, CC.OO.)

      http://www.ccoo.es/Publicaciones/DocSindicales/menosco2.html

      Fuente: CC.OO

 EL IMPACTO DEL PROTOCOLO DE KYOTO SOBRE LA ECONOMÍA
  ESPAÑOLA ( trabajo elaborado por Carlos Ocaña Pérez de Tudela)

      http://catedrasamca.unizar.es/archivos/OCANA-emisiones.pdf

 EL IMPACTO ECONOMICO DEL PROTOCOLO DE KYOTO EN
  ESPAÑA ( trabajo elaborado por Joaquín Nieto y José Santamaría)

 PROTOCOLO DE KYOTO, SITUACION ACTUAL Y PERSPECTIVAS


      Fuente: WWF

     AGENDA 21

            http://www.ubp.edu.ar/todoambiente/agenda_21/

            Fuente: Todoambiente

     EL MEDIO AMBIENTE EN ANDALUCÍA EN EL SIGLO 21
     www.juntadeandalucia.es/medioambiente/educacion_ambiental/
Educam3/publicaciones/ma_andalucia_1_2.pdf - Resultado
Suplementario

        Fuente: Junta de Andalucía.

 CAMBIO CLIMÁTICO

           http://www.tecnociencia.es/especiales/cambioclim/7.htm

           Fuente: Tecnociencia

 IMPACTOS REGIONALES DEL CAMBIO CLIMÁTICO:
  EVALUACIÓN DE VULNERABILIDAD

           www.grida.no/climate/ipcc/spmpdf/region-s.pdf

           Fuente: IPCC

 PLAN NACIONAL DE ASIGNACIÓN EN ESPAÑA

           http://www.rebelion.org/ecologia/040311pna.htm

           Fuente: Rebelión


 POLÍTICAS PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

        http://www.tierra.org/cambioclimatico/politicafrenocambioclimatic
o.htm

        Fuente: Amigos de la Tierra
              13.- ENLACES DE INTERÉS


13.1.- ORGANISMOS INTERNACIONALES



    SECRETARÍA SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO (CMNUCC)


     Web home page: http://unfccc.int


     Mailing addres: P.O. Box 260124
                    D-53153 Bonn (Germany)


     Fax: (49-228) 815-1999
    E-mail: secretariat@unfccc.int


   ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS)

    Sitio web: http://who.int/es/

    Avenue Appia 20
    1211 Geneva 27
    Switzerland

    Telephone: (+ 41 22) 791 21 11
    Facsimile (fax): (+ 41 22) 791 3111

   ORGANIZACIÓN METEOROLÓGICA MUNDIAL (OMM)

    Sitio web: http://www.wmo.ch/index-en.html

    7 bis Avenue de la Paix

    CP 2300 – 1211 Geneve 2 – Switzerland

    Tel. : +41 22 730 8111

    Fax : +41 22 730 8181

    Information about WMO: ipa@wmo.int

    Publications: PubSales@wmo.int

   NACIONES UNIDAS

    Sitio web: http://www.un.org/spanish/

    Sede de las Naciones Unidas

    First Avenue at 46th Street

    New York, NY 10017


   FONDO PARA EL MEDIO AMBIENTE (FMAM)

    Pagina web: http://www.gefweb.org/index.html
    The Global Environment Facility Secretariat is located in Washington, DC,
    USA. You may write to us at the following address:

           GEF Secretariat
           1818 H Street, NW
           Washington, DC 20433
           USA

    Call or send a fax to the Secretariat at:

           Telephone: (202) 473-0508
           Fax: (202) 522-3240/3245
           E-mail: secretariat@TheGEF.org

   GRUPO INTERGUBERNAMENTAL DE EXPERTOS SOBRE EL CAMBIO
    CLIMÁTICO (IPCC)

    Página web: http://www.ipcc.ch/about/secret.htm

    Contact information

    C/O World Meteorological Organization
    7bis Avenue de la Paix
    C.P. 2300
    CH- 1211 Geneva 2, Switzerland
    Phone +41-22-730-8208 / 84
    IPCC Secretariat
    Fax +41-22-730-8025 / 13
    E-mail: IPCC-Sec@wmo.int



   INTERNACIONAL ENERGY AGENCY


    Sitio web: http://www.iea.org/
     Address: International Energy Agency
     9, rue de la Fédération
     75739 Paris Cedex 15
     France

     Tel: +33 1 40 57 65 00/01
     Fax: +33 1 40 57 65 59

     Email: info@iea.org

    OECD AND CLIMATE CHANGE

     Sitio web:
http://www.oecd.org/department/0,2688,en_2649_34361_1_1_1_1_1,00.ht
ml

     For general information about the OECD:

     OECD
     2, rue André Pascal
     F-75775 Paris Cedex 16
     France

     Main Switchboard, tel. : +33 1.45.24.82.00

    ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA
     AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN (FAO)

     Sitio web: http://www.fao.org/

     Sede de la FAO:
     Viale delle Terme di Caracalla
     00100 Roma, Italia
     Teléfono: (+39) 06 57051
     Telegramas: FOODAGRI ROME
     Télex: 625852/610181 FAO I
      Fax: (+39) 06 570 53152
      Correo electrónico: FAO-HQ@fao.org

     AGENCIA EUROPEA PARA EL MEDIO AMBIENTE (AEMA)

      Sitio Web: http://www.eea.eu.int/

      European Environment Agency,

      Kongens. Nytorv 6, DK-1050 Copenhagen K,

      Denmark - Phone: +45 3336 7100

      Área temática del cambio climático:

      http://themes.eea.eu.int/Environmental_issues/climate

     CENTRO TEMÁTICO EUROPEO SOBRE AIRE Y CAMBIO CLIMÁTICO

      Sitio web: http://air-climate.eionet.eu.int/

      P.O. Box 1
      3720 BA Bilthoven
      The Netherlands
      Phone: +31 30 2749111
      Fax: +31 30 2744433



13.2.- PROGRAMAS DE ÁMBITO INTERNACIONAL:


     PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO
      (PNUD)


      Sitio Web: http://www.undp.org
      United Nations Development Programme
      One United Nations Plaza
      New York, NY 10017
      Estados Unidos de América
      Fax: (212) 906 5364
   PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL MEDIO AMBIENTE
    (PNUMA)


    Sitio web : http ://unep.org
    United Nations Environment Programme
    United Nations Avenue, Gigiri
    PO Box 30552,
    Nairobi, Kenya
    Tel : (254-2) 621234
    Fax : (254-2) 624489/90


   PROGRAMA MUNDIAL DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL CLIMA (PMIC)


    Sitio web: http://www.wmo.ch/web/wcrp/wcrp-home.html

    WCRP Joint Planning Staff
    c/o World Meteorological Organization
    7 bis, Avenue de la Paix
    Case Postale 2300
    1211 Geneva 2, Switzerland
    Tel: +41 22 730 81 11
    Fax: +41 22 730 80 36
    email: dwcrp@wmo.int

   PROGRAMA INTERNACIONAL DE LA GEOSFERA- BIOSFERA (PIGB)


    Sitio web: http://www.igbp.kva.se/cgi-bin/php/frameset.php


    IGBP Secretariat
    Royal Swedish Academy of Sciences
    Box 50005
    S-104 05 Stockholm
    Sweden
     Tel: +46-8-16-64-48
     Fax: +46-8-16-64-05


    PROGRAMA INTERNACIONAL DE LAS DIMENSIONES HUMANAS
     (IHDP)


     Sitio web; http://www.ihdp.uni-bonn.de/


      omisión onal Human Dimensions Programme
     on Global Environmental Change
     Walter-Flex-Str. 3, 53113 Bonn, Germany
     Tel: +49-228-73 90 50
     Fax: +49-228-73 90 54
     Email:ihdp@uni-bonn.de


    LOS PROGRAMAS MARCO DE INVESTIGACIÓN DE LA UNIÓN
     EUROPEA (SEXTO PROGRAMA MARCO DE INVESTIGACIÓN 2002-
     2006)


     Sitio web: http://europa.eu.int/comm/research/fp6/index_en.html


     European   omisión, SDME 2/85
     B-1049 Brussels – Belgium
     Fax: (32-2) 295.82.20
     Email: research@cec.eu.int




13.3.- ORGANISMOS NACIONALES

    MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE

     Página web: http://www.mma.es/

        1. OFICINA ESPAÑOLA DEL CAMBIO CLIMATICO (OECC)
           C/ Alcalá, 92, 3º y 4º planta, 28009 Madrid

           Telef.: 91.436.48.84

           Fax: 91.431.72.94

           e-mail: buzon@oecc.mma.es

       2. CENEAM “CENTRO NACIONAL DE EDUCACION AMBIENTAL”

           Paseo José María Ruiz Dana s/n
           40109 Valsaín - SEGOVIA
           Tel: 921 471711 / 921 473868
           Fax: 921 471746
           Correo-e: ceneam@oapn.mma.es

   CENTRO DE INFORMACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA
    ESPAÑA

    Página web: http://www.onu.org/Trabajo/practicas01.htm

    Email: unicspa@mbox.unicc.org

    Avd. general Peron 32, 1º 28020 madrid

    telf: (34) 91 555 80 87 / 91 555 81 42

    fax: (34) 91 597 1231

          CONSEJERIA DE MEDIO AMBIENTE DE LA JUNTA DE
           ANDALUCÍA

           Página web: http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/

           Servicios centrales:
            Avda. Manuel Siurot, 50
            41071 – Sevilla
            Tlf.: 955.00.34.00 / 955.00.35.00 / 955.00.34.




13.4.- ORGANISMOS LOCALES (MÁLAGA)

     AREA DE MEDIO AMBIENTE DEL AYUNTAMIENTO DE MÁLAGA

      Sitio web: http://www.ayto-malaga.es/

      Telf.: 952135085

      Fax.: 952135088

      Plza. del GENERAL TORRIJOS, s/n (Edif. Hospital Noble)

      C.P.: 29016 Málaga



     DIPUTACION PROVINCIAL DE MALAGA (AGENDA 21)


      Sitio web: http://www.agenda21malaga.org/index_2.php

      Agenda 21 Provincial Málaga.
      Área de Medio Ambiente y Actividades Industriales.
      C/ Molina Lario, 13, 5ª planta.
      29015-MALAGA

      Tlno: 952.069.302
      Fax: 952.069.344

      e-mail: info@agenda21malaga.org



     ÁREA DE MEDIO AMBIENTE DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE
      MÁLAGA
     Sitio web: http://www.dipumalaga.org/
     Plaza de la Marina, s/n. – Málaga     29071
     Tfno:952 133 723 / Fax: 952 133 733
           DELEGACIÓN PROVINCIAL DE MÁLAGA DE LA CONSEJERÍA
            DE MEDIO AMBIENTE DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA:

            C/ Mauricio Moro Pareto
            Edificio Eurocom. Bloque Sur, Planta 3ª y 4ª
            29071 – Málaga
            Tlf.: 951.04.00.58
            Fax: 951.04.01.08



13.5.- ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES

PREOCUPADAS POR LA CONSERVACIÓN DE LA

NATURALEZA

    UNIÓN MUNDIAL PARA LA NATURALEZA (IUCN)
        1. OFICINA CENTRAL

        Sitio web: http://www.iucn.org/

        IUCN - The World Conservation Union Headquarters
        Rue Mauverney 28        Gland    1196 (Switzerland)
        Phone: +41 (22) 999-0000
        Fax: +41 (22) 999-0002
        Email: mail@iucn.org



        2. CENTRO DE COOPERACIÓN DEL MEDITERRÁNEO

        Sitio web: http://iucn.org/places/medoffice/

        Parque Tecnológico de Andalucía.
        Marie Curie, 35 (Sede Social)
      29590 - Campanillas (Málaga)
      Teléfono: +34 95 202 84 30
      Fax: +34 95 202 81 45
      E-Mail: uicnmed@iucn.org

   GREENPEACE



      1. INTERNACIONAL

        Página web: http://www.greenpeace.org/international_en/

        Greenpeace International
        Ottho Heldringstraat 5
        1066 AZ Amsterdam
        The Netherlands
        Tel: +31 20 5148150
        Fax: +31 20 5148151
        Email: supporter.services@int.greenpeace.org

      2. ESPAÑA

        Página web: http://www.greenpeace.org/espana_es/
        San Bernardo 107, 1º
        28015 Madrid
        España
        Tel: +34 91 444 14 00
        Fax: +34 91 447 15 98
        email: informacion@greenpeace.es

   WWWF/ADENA



      1. INTERNACIONAL

      Sitio web: http://www.panda.org/
        2. ESPAÑA

        Página web: http://www.wwf.es/home.php

        Oficina Central de WWF/Adena
        Gran Vía de San Francisco, 8
        28005 Madrid
        Tel. 34 91 354 05 78
        Fax. 34 91 365 63 36
        E-mail: info@wwf.es

    ECOLOGISTAS EN ACCION

Pagina web : http://www.ecologistasenaccion.org/inicio.php3

        1. Secretaría Confederal de Ecologistas en Acción
           Marqués de Leganés 12 - 28004 Madrid
           Tel: 915312739 Fax: 915312611
           Correo electrónico: secretaria@ecologistasenaccion.org


        2. Ecologistas en Acción de Andalucía
           Parque S. Jerónimo, s/n - 41015 Sevilla
           Tel./Fax: 954903984




    AMIGOS DE LA TIERRA

     1. INTERNACIONAL

     Sitio web: http://www.foei.org/index.php

     friends of the earth international
     secretariat po box 19199, 1000 gd amsterdam, the netherlands
     tel: 31 20 622 1369. fax: 31 20 639 2181

     2. ESPAñA
    Página web: http://www.tierra.org/

    Amigos de la Tierra España
    Avda de Canillejas a Vicálvaro, 82 - 4ª
    28022 Madrid
    Tel: 913 06 99 00   Fax: 913 13 48 93
    e-mail: tierra@tierra.org

    3. ANDALUCÍA

    Amacva - Amigos de la Tierra Axarquía
    Att. Conchi Navas
    Conjunto Florida Blanca, 1º portal - 1º E
    29700 Vélez Málaga
    Tel: 654 33 00 37
    e-mail: informacion.velez@centroiris.org




   WORD WATCH INSTITUTE

    Sitio web: http://www.worldwatch.org/

    General Correspondence:
    Worldwatch Institute
    1776 Massachusetts Ave., N.W.
    Washington, D.C. 20036-1904
    USA
    Phone: 202.452.1999
    Fax: 202.296.7365
    Email: worldwatch@worldwatch.org



   CLIMATE ACTION NETWORK (CAN)

    Sitio web: http://www.climatenetwork.org/
    Climate Action Network Europe asbl
    Rue de la Charite, 48
    1210, Brussels
    Belgium
    Tel: +32 (0) 2 229 52 20
    Fax: +32 (0) 2 229 52 29
    Email: info@climnet.org



   COLUMBIA UNIVERSITY'S EARTH INSTITUTE

    Sitio web: http://www.earth.columbia.edu/

    Mailing Address
    The Earth Institute at Columbia University
    405 Low Library, MC 4335
    535 West 116th Street
    New York, NY 10027

    General Information
    David Phelan
    dphelan@ldeo.columbia.edu
    phone: (845) 365-8565 fax: (845) 365-8164




   CENTER FOR INTERNATIONAL CLIMATE AND ENVIRONMENTAL
    RESEARCH (CICERO)

    Sitio web: http://www.cicero.uio.no/index_e.asp

    Mailing address : Pb. 1129 Blindern 0318 Oslo Norway

    Telephone: (+47)22858750

    Telefax: (+47)22858751
    Email: admi@cicero.uio.no

   WORLD RESOURCES INSTITUTE

    Sitio web: http://www.wri.org/

    General information
    World Resources Institute
    10 G Street, NE (Suite 800)
    Washington, DC 20002 USA
    Phone: 1+202/729-7600; Fax: 1+202/729-7610

   CONSEJO IBERICO PARA LA DEFENSA DE LA NATURALEZA

    Web site: www.bme.es/cidn

    Oficina de coordinación ibérica del CIDN:
    Moreto, 7. 5º dcha.
    E- 28014 Madrid
    Fax: +34 91 429 62 90
    e-mail: cidn@bme.es



   APROMA

Sitio web: http://www.aproma.org/

C/ TERUEL , 8 5-D

Torrejon Madrid.

Telf: 635045033085

   COMISION INTERDISCIPLINARIA DE MEDIO AMBIENTE:

Sitio web: http://www.cima.org.ar/

Su sede postal y administrativa:
  Calle 14 Nº 106. (6600).

  Mercedes, Buenos Aires, Argentina.

  Telefax: 02324 421042.

  E mail: marem@lq.com.ar




13.6.- REVISTAS DE MEDIO AMBIENTE



     WORLD WATCH : http://www.nodo50.org/worldwatch/
     EL ECOLOGISTA: http://www.ecologistasenaccion.org/revista/
     THE ECOLOGIST: http://www.theecologist.org/
     QUERCUS: http://www.natuweb.com/paginasasp/index.asp
     GLOBO TERRÁQUEO: http://clientes.vianetworks.es/personal/jigonsa/
     NATURALEZA SALVAJE:        http://www.naturalezasalvaje.com/
     REVISTA + MAS: http://www.fungesma.es/fungesma/revista.htm
     AMBIENTE ECOLÓGICO: http://www.ambiente-
      ecologico.com/ediciones/075-10-2000/075-principal.html
     MEDIO AMBIENTE PARA LOS EUROPEOS:
      http://europa.eu.int/comm/environment/news/efe/16/index_es.htm
     WASTE: http://waste.ideal.es/
     INFOECOLOGÍA: http://www.infoecologia.com/



13.7.- OTROS LUGARES DE INTERÉS:


     INTERNACIONAL INSTITUTE FOR SUSTAINABLE DEVELOPMENT:


      Página web: http://www.iisd.org/
    IISD's Head Office
    161 Portage Avenue East, 6th Floor
    Winnipeg, Manitoba, Canada
    R3B 0Y4
    Telephone: 1 (204) 958-7700
    Fax: 1 (204) 958-7710
    E-mail: info@iisd.ca

   FUNDACIÓN ECOLOGÍA Y DESARROLLO:

    Sitio web: http://www.ecodes.org/

    Plaza San Bruno, 9 Oficina 1

    50001 Zaragoza · España

    Tel: + 34 976 29 82 82

    Fax: +34 976 20 30 92

   IBERICA 2000 (Centro de Investigaciones y Promoción de Iniciativas para
    Conocer y Proteger la Naturaleza).

    Página web: http://www.iberica2000.com/

    Telf. Información. 653 378 661 /2, 617284139.




   FUNDACIÓN ENTORNO

    Página web: http://www.fundacion-entorno.org/

    E-mail: canalmedioambiental@fundacionentorno.org

   FUNGESMA


    Sitio web: http://www.fungesma.es/fungesma/contacto.htm
    Avda. Pío XII, 14 - 28016 MADRID
    Teléfono: 91 353 01 56 - Fax: 91 345 18 19
    E-mail: info@fungesma.es



   PORTAL MEDIO AMBIENTE : http://www.medioambiente.com/
              ANEXOS




      Anexo I: El clima de tiempos pasados


1.- Cambio y variabilidad del clima
      Los estudios han mostrado que el clima de la Tierra nunca ha sido
estático. Es dinámico, y está sometido a variaciones en todas las escalas
temporales, desde decenios a milenios y a millones de años. Entre las
variaciones más sobresalientes figura el ciclo, de unos 100.000 años, de períodos
glaciales, en el que el clima de la Tierra es en general más frío que ahora,
seguido de períodos interglaciales más cálidos. Esos ciclos se producen como
resultado de causas naturales. Desde la Revolución Industrial, el clima ha
cambiado a un ritmo acelerado, como consecuencia de actividades humanas.
Este cambio, que se superpone a la variabilidad del clima natural, se atribuye
directa o indirectamente a la actividad humana que altera a composición de la
atmósfera.




2.- El clima pasado

      Numerosos estudios antropológicos realizados han mostrado pruebas del
cambio anterior del clima. Por ejemplo:

-en el desierto del Sáhara se han descubierto pinturas rupestres, realizadas
según se estima hace varios miles de años, que describen animales que sólo
pueden sobrevivir en climas con mucho agua. Hace unos 4000 millones de años
las condiciones se fueron haciendo progresivamente más secas hasta convertirse
en lo que es hoy día.

- Vikingos: entre los años 950 y 1250 dC el norte de Europa tuvo un notable
calentamiento. Los vikingos colonizaron Groenlandia. Nunca debió llegar a ser
una tierra verde, como indica el nombre que le debieron poner para atraer
colonos, pero el clima les permitió establecer granjas. El posterior enfriamiento
hizo imposible el cultivo y las colonias que se habían establecido llegaron a
extinguirse.



-en excavaciones en Egipto se han hallado huesos de elefantes y restos de otros
animales que actualmente existen en otras partes, pero no en Egipto. Esto
prueba que ha habido períodos más verdes en el pasado, en comparación con
las actuales condiciones desérticas.


      Otros descubrimientos en zonas áridas testimonian que antaño eran
riquísimas en vegetación verde y agua. Otros estudios, basados en datos
paleoclimáticos o derivados, como anillos de crecimientos de los árboles,
muestras de hielo, sedimentos de lagos y arrecifes de coral, muestran que el
clima ha sufrido efectivamente cambios en el pasado. Y algunos de ellos se han
producido en períodos relativamente breves.




3.- Rápidas transiciones del clima


      Hace algún tiempo que se sabe que, desde que los casquetes de hielo se
retiraron por última vez de Europa Central, ha habido dos fases de notable y
rápido calentamiento natural. La primera tuvo lugar hace unos 14.700 años, al
final de la última Era de Hielo durante la transición a lo que se denomina la Última
Glaciación. Y la segunda, unos 3.200 años después (hace unos 11.500), durante
la transición de los últimos períodos fríos de nuestro clima (el período Dryas
Joven Temprano) hasta nuestro actual clima cálido (Holoceno).
      El ritmo de cambio desde la Revolución Industrial parece análogo a las
rápidas variaciones de los períodos Dryas Joven Temprano y Holoceno. La
temperatura mundial media declinó en los 10.000 años anteriores debido a
intensas actividades volcánicas u otros forzamientos naturales del clima, y luego
aumentó bruscamente, sobre todo desde los primeros años del decenio de 1900.
      Antes del decenio de 1850, durante varios miles de años, la cantidad de
gases de efecto invernadero en la atmósfera había permanecido realmente
estable. Hoy día, gran parte de la preocupación con respecto al clima se debe a
que el hombre lanza a la atmósfera cantidades sin precedentes de gases de
efecto invernadero, como dióxido de carbono y metano, lo que origina un notable
cambio en la composición química de la atmósfera, que afecta al clima mundial.
      Si continúa la tendencia, se prevé que el clima seguirá cambiando, aunque
no en la misma magnitud en todas las regiones del mundo. En efecto, algunas
regiones son más susceptibles a la influencia del cambio climático que otras. Por
ejemplo, las zonas terrestres de latitudes medias y altas han registrado el mayor
aumento de la temperatura en los 100 últimos años, en tanto que en otras zonas
ha habido algún enfriamiento.




4.- ¿Cómo se puede conocer el clima de tiempos

pasados?

   Para hacerse una idea del clima terrestre en tiempos pasados y de las
temperaturas medias, los científicos acuden a diferentes indicadores indirectos.
Así:

      Testigos de hielo extraídos de los casquetes que cubren la Antártida y
       Groenlandia. En el hielo han quedado atrapadas burbujas de aire con la
       composición en gases y otros elementos característica de la época en la
       que se formaron. Con las distintas proporciones de varios isótopos
       radiactivos se puede deducir la temperatura. Este sistema nos da
       información de hasta hace casi 200 000 años.
      Anillos de los troncos de los árboles. Según su grosor y otras
       características dan indicios de la climatología. Hay árboles de hasta 3000
       años de antiguedad y restos fósiles de troncos que también pueden dar
       información.
      Estalagmitas. También sus anillos de crecimiento contienen indicios de las
       condiciones climáticas.
      Polen y otros sedimentos. Ayudan a identificar la flora y fauna que había
       en ese lugar cuando se formaron y cada tipo de vida y de formación
       sedimentaria es propio de unas condiciones climáticas determinadas.




5.- Algunos datos obtenidos con estos estudios
         Información obtenida de testigos de hielo obtenidos en Groenlandia



                 Profundidad                  Temperatura     media   de   la
Años BP                         CO2
                 hielo                        Tierra

1700             126 m          275 ppm       15ºC (como ahora)

15 000           407 m          subiendo      subiendo

                                              5ºC

20 000           474 m          194 ppm
                                              Antártida 9ºC más fría que
                                              ahora

20 000           474 m
                                bajando       bajando
120 000          1676 m

134 000          1876 m         290 ppm       más de 15ºC

140 000          1928 m         subiendo      subiendo

                                              Antártida 9ºC más fría que
146 000          1998 m         191 ppm
                                              ahora




                                                    En esta gráfica se recoge
                                                    la   evolución    de   la
concentración de CO2 y de las temperaturas en los últimos 160 000 años, según
datos obtenidos de testigos de hielo de Groenlandia.




ANEXO II: IMPACTOS GLOBALES DEL CAMBIO
               CLIMÁTICO

(Extraído del trabajo realizado por la UNFCC: Cambio climático- compendio
informativo)



   1. Agricultura y seguridad alimentaria


   La agricultura mundial se enfrentará a muchos desafíos en las próximas
décadas. La degradación de los suelos y los recursos hídricos determinan serias
dificultades para lograr la seguridad alimentaria de las poblaciones en
crecimiento. Estas condiciones pueden empeorar por el cambio climático.
      En tanto un calentamiento global menor a 2.5ºC podría no tener un efecto
significativo sobre la producción de alimentos en general, un calentamiento mayor
a 2.5ºC podría reducir los suministros de alimentos a nivel global y contribuir al
aumento de sus precios.
      Algunas regiones agrícolas serán amenazadas por el cambio
climático en tanto otras podrían beneficiarse del mismo. El impacto en los
resultados de las cosechas y la productividad variarán considerablemente. Los
cambios en los monzones y los suelos más secos pueden reducir los
rendimientos hasta en un tercio en los trópicos y sub-trópicos, donde las
cosechas estén cerca del máximo de la tolerancia al calor. Las áreas meso-
continentales, como el cinturón de granero de los Estados Unidos, amplios
sectores de latitudes medias de Asia, el África Sub-Sahariana y partes de
Australia sufrirían condiciones de mayor sequedad y calor. Por otra parte,
estaciones de crecimiento más largas y mayores precipitaciones pueden
aumentar los rendimientos en regiones templadas; los registros muestran que la
estación de crecimiento ya se ha alargado en el Reino Unido, Escandinavia,
Europa y América del Norte.
      La humedad del suelo será afectada por el cambio en los patrones de
precipitación. En base a un calentamiento global de 1.4 a 5.8 ºC en los próximos
100 años, los modelos climáticos proyectan que tanto la evaporación como las
precipitaciones aumentarán, al igual que la frecuencia de las lluvias intensas. Si
bien algunas regiones pueden tornarse más húmedas, en otras el efecto será una
pérdida de la humedad del suelo y un aumento de la erosión. Algunas regiones
que ya son propensas a las sequías pueden sufrir períodos de sequía más
severos. Los modelos también proyectan cambios estacionales en los patrones
de precipitación: la humedad del suelo declinará en algunas regiones de latitudes
medias durante el verano, en tanto que la lluvia y la nieve probablemente
aumentarán en las latitudes altas durante el invierno.
      Más dióxido de carbono en la atmósfera podría impulsar una mayor
productividad. En principio, los niveles más altos de CO2 deberían estimular la
fotosíntesis en algunas plantas. Esto es particularmente cierto en cuanto a las
plantas denominadas C3 ya que el aumento del dióxido de carbono tiende a
suprimir su fotorespiración. Las plantas C3 constituyen la mayoría de las especies
a nivel mundial, en particular en los hábitats más fríos y húmedos, e incluyen a la
mayor parte de las especies que se cosechan, como el trigo, el arroz, la cebada,
la mandioca y la papa. Los experimentos basados en un 50% de aumento de las
concentraciones de CO2 actual han confirmado que la fertilización de CO2 puede
aumentar los rendimientos medios de las cosechas de C3 en un 15% en
condiciones óptimas. Las plantas C4 también podrían utilizar el agua de forma
más eficiente, pero los efectos sobre los rendimientos serían menores ante la
ausencia de escasez de agua. Las plantas C4 incluyen cosechas tropicales como
el maíz, la cacao de azúcar, el sorgo y el mijo, los que son importantes para la
seguridad alimentaria de muchos países en desarrollo, así como las pasturas y
las praderas de forraje. Estos efectos positivos podrían verse reducidos, sin
embargo, si son acompañados de cambios en la temperatura, las precipitaciones,
las pestes y la disponibilidad de nutrientes.
      Los riesgos en la seguridad alimentaria se ubican principalmente en
los niveles local y nacional. Los estudios sugieren que la producción agrícola
global podría mantenerse en los niveles de base esperados durante los próximos
100 años con un cambio climático moderado (calentamiento inferior a 2ºC). Sin
embargo, los efectos regionales podrían variar ampliamente, y algunos países
podrían experimentar una reducción de su producción, incluso tomando medidas
de adaptación. Esta conclusión toma en cuenta los efectos beneficiosos de la
fertilización del CO2, aunque no otros efectos posibles del cambio climático, entre
ellos los cambios en las plagas y suelos agrícolas.
       Los más vulnerables son los pobres, los sin tierra y los pueblos
aislados. Las malas condiciones para el comercio, una infraestructura débil,
carencias en el acceso a tecnología e información y conflictos armados, son
condiciones que pueden hacer más difícil a estos pueblos superar las
consecuencias del cambio climático sobre la agricultura. Muchas de las áreas
más pobres del mundo, dependientes de sistemas agrícolas aislados en regiones
semiáridas y áridas, se enfrentan a los riesgos más grandes. Muchas de estas
poblaciones de riesgo viven en el África Sub-Sahariana; el Sur, el Este y el
Sudeste de Asia; las áreas tropicales de América Latina, y algunos países
insulares del Pacífico.
27
   2. Nivel del mar, océanos y áreas costeras


       El promedio global del nivel del mar ha subido entre 10 y 20 cm. en
los últimos 100 años. El ritmo de crecimiento ha sido de 1 a 2 mm por año - algo
así como 10 veces más rápido que el observado en los 3.000 años anteriores. Es
probable que gran parte de este aumento esté relacionado con un aumento de
0.6 ± 0.2 ºC en la temperatura promedio global de la atmósfera baja, que ha
tenido lugar a partir de 1860. Los efectos relacionados que se están detectando
ahora, incluyen un aumento del calentamiento de la superficie del mar, el
descongelamiento de los hielos marinos, mayor evaporación y cambios en la red
de alimentación marina.
       Considerando el incremento de la población y del desarrollo de las áreas
costeras hace que estas zonas sean especialmente vulnerables a un cambio en
el clima. Este afectaría de muy diversas formas a las playas, deltas, estuarios,
acuíferos, etc.
       Los modelos pronostican que los niveles del mar subirán entre 9 y 88
cm. para el año 2100. Esto ocurrirá debido a la expansión térmica del agua
oceánica por el calentamiento y a un flujo de agua dulce proveniente del
descongelamiento de los glaciares y el hielo. La velocidad, magnitud y dirección
del cambio en el nivel del mar variará a nivel local y regional, en respuesta a las
características de las líneas costeras, los cambios en las corrientes oceánicas,
las diferencias en los patrones de las mareas y en la densidad del agua, y los
movimientos verticales de la tierra. Se prevé que los niveles del mar continúen
aumentando cientos de años después de que se estabilicen las temperaturas
atmosféricas.
       Las zonas costeras y las islas pequeñas son extremadamente
vulnerables. Las costas se han modificado y desarrollado intensamente en las
últimas décadas y por esto se han vuelto aún más vulnerables al crecimiento del
nivel del mar. Los países en desarrollo, con economías e instituciones más
débiles, se enfrentan a los riesgos más graves, pero las zonas costeras bajas de
los países desarrollados podrían ser también seriamente afectadas. Ya en los
últimos 100 años, el 70% de las líneas costeras de playas arenosas están en
retroceso.
      Las inundaciones y la erosión costera empeorarían. La intrusión del
agua salada reducirá la calidad y cantidad de reservas de agua dulce. El
crecimiento del nivel del mar podría además producir eventos extremos como
mareas altas, tormentas, y olas marinas sísmicas (tsunamis o maremotos) con
resultados aún más destructivos. El aumento del nivel del mar ya está
contaminando las reservas de agua dulce en Israel y Tailandia, en los pequeños
atolones que salpican los océanos Pacífico e Índico y el Mar del Caribe, y en
algunos de los deltas más productivos del mundo como el Delta del Yangtse de
China y el del Mekong en Vietnam.
      El aumento del nivel del mar podría dañar sectores económicos
claves... Una gran cantidad de alimentos se produce en áreas costeras, haciendo
que la pesca, la acuicultura y la agricultura se vuelvan particularmente
vulnerables. Otros sectores que están en gran riesgo son el turismo, los
asentamientos humanos, y los seguros (que ya han sufrido últimamente pérdidas
récord debido a la ocurrencia de eventos extremos). El aumento esperado del
nivel del mar inundaría buena parte de las tierras bajas del mundo, dañando las
tierras agrícolas costeras y desplazando a millones de personas de la costa y
también a las comunidades de las pequeñas islas.
      ... y poner en riesgo la salud humana. El desplazamiento de las
comunidades inundadas, particularmente aquellas de recursos limitados,
aumentaría la exposición y el riesgo de distintas enfermedades infecciosas,
sicológicas y otras. Los insectos y otros transmisores de enfermedades podrían
difundirse en nuevas áreas. La distorsión de los sistemas sanitarios, de drenaje
de aguas de lluvia, y de disposición de las aguas servidas también tendría
consecuencias sobre la salud.
      Los valiosos ecosistemas costeros estarán en grave riesgo. Las áreas
costeras contienen algunos de los ecosistemas más productivos y de mayor
diversidad del mundo, incluyendo los bosques de manglares, los arrecifes de
coral y las praderas marinas. Los deltas bajos y los atolones y arrecifes de coral
son particularmente sensibles al cambio en la frecuencia e intensidad de las
precipitaciones y las tormentas.
      Los corales generalmente crecen con la rapidez suficiente para
mantenerse al compás del aumento del nivel del mar, pero pueden ser afectados
por el aumento en la temperatura del mar.
       También pueden resultar afectados los ecosistemas oceánicos.
Además de determinar un aumento en el nivel del mar, el cambio climático
reducirá la cubierta de hielo del mar. Se ha registrado una disminución de la
cubierta de hielo de un 14% en el ártico durante las últimas dos décadas, y una
reducción del 25% en el Antártico a partir de mediados de los 50 hasta comienzos
de los 70. El cambio climático también alterará los patrones de circulación del
océano, la mezcla vertical de las aguas, y los patrones de oleaje. Es previsible
que estos cambios afecten a la productividad biológica, la disponibilidad de
nutrientes y la estructura ecológica y las funciones de los ecosistemas marinos.
Las temperaturas cambiantes también producirán cambios geográficos en la
diversidad biológica, en particular en las regiones de latitudes altas, donde
debería aumentar el período de crecimiento (asumiendo que la luz y los
nutrientes permanecen constantes). Cualquier cambio en la actividad del plancton
podría afectar la capacidad de los océanos para absorber y almacenar el
carbono. Esto podría representar una retroacción del sistema climático y moderar
o disparar el cambio climático.




   3. Diversidad biológica y ecosistemas


       La diversidad biológica amenazada por el rápido cambio climático. La
composición y distribución geográfica de los ecosistemas cambiará en tanto las
especies individuales respondan a las nuevas condiciones generadas por el
cambio climático. Al mismo tiempo, es posible que los hábitats se degraden y
fragmenten en respuesta a otras presiones humanas. Las especies que no
puedan adaptarse con suficiente rapidez se extinguirán, lo que representa una
pérdida irreversible.
       Las especies y ecosistemas ya han empezado a responder al
calentamiento global. Los científicos han observado cambios inducidos por el
clima en al menos 420 procesos físicos y especies o comunidades biológicas.
Entre los cambios, podemos mencionar que las aves migratorias llegan antes en
la primavera y se van más tarde en el otoño, la estación de crecimiento en
Europa se prolonga 10.8 días de acuerdo al control de mezcla de especies
realizado entre 1959 a 1993, la reproducción primaveral de muchas aves y
anfibios se ha adelantado, y las mariposas, los escarabajos y los libélulas
sensibles al frío se desplazan hacia el norte.
       Los bosques se adaptan lentamente a los cambios. Las observaciones,
los experimentos y los modelos demuestran que un aumento sostenido de
solamente 1ºC en la temperatura global promedio afectaría al funcionamiento y la
composición de los bosques. La composición de especies en los bosques
existentes cambiará, en la medida en que se establezcan nuevas combinaciones
de especies, y por ende, nuevos ecosistemas. Otras tensiones causadas por el
calentamiento incluirán un aumento en las plagas, agentes patógenos e
incendios. Está previsto que las latitudes más altas se calienten más que las
ecuatoriales, por tanto los bosques boreales serán más afectados que los
bosques templados y los tropicales; los bosques boreales de Alaska ya se están
expandiendo hacia el norte a una velocidad de 100 kilómetros por grado
centígrado.
       Los bosques juegan un papel importante en el sistema climático. Son
una reserva fundamental de carbono; contienen aproximadamente el 80% del
carbono almacenado en la vegetación terrestre y un 40% del que reside en los
suelos. Grandes cantidades de carbono podrían ser emitidas a la atmósfera
durante las transiciones de un tipo de bosque a otro si la mortalidad libera el
carbono más rápidamente que lo que la regeneración y el crecimiento lo
absorben. Los bosques también afectan directamente el clima a escala local,
regional y continental al influir sobre la temperatura de la tierra, la evapo-
transpiración, la aspereza de la superficie, la reflectividad (albedo), la formación
de nubes y las precipitaciones.
       Los desiertos y los ecosistemas áridos y semiáridos pueden tornarse
más extremos. Con pocas excepciones, se prevé que los desiertos se volverán
más cálidos pero no significativamente más húmedos. El aumento en las
temperaturas puede amenazar a organismos que hoy existen cerca de sus límites
de tolerancia al calor.
       Las estaciones de crecimiento de las praderas pueden verse
alteradas. Las praderas son el soporte de aproximadamente el 50% del ganado
del mundo y también sirven de pastura para la fauna silvestre. Los cambios en la
temperatura y las precipitaciones pueden remodelar los límites entre las praderas,
los brezales, los bosques y otros ecosistemas.
       Las regiones montañosas ya sufren considerables tensiones por las
actividades humanas. La reducción prevista en los glaciares de montaña, el
permafrost y la cubierta de nieve afectarán aún más la estabilidad del suelo y los
sistemas hidrológicos (la mayor parte de los sistemas de los principales ríos
comienzan en las montañas). Si especies y ecosistemas se ven forzados a migrar
hacia lo alto de la montaña, aquellos que están limitados a las cumbres ya no
tendrán donde ir y podrán extinguirse.
       Observaciones realizadas en los Alpes europeos muestran que algunas
especies de plantas están desplazándose hacia las alturas a razón de 1 a 4
metros cada década, y que algunas especies de las cumbres ya han
desaparecido. La agricultura, el turismo, la energía hidroeléctrica, la tala de
árboles y otras actividades económicas también resultarán afectados.
      La criosfera continuará encogiéndose. La criosfera, que representa casi
un 80% de toda el agua dulce del planeta, comprende toda la nieve, hielo y
permafrost del planeta. El permafrost se está derritiendo en todo el mundo -
incluso en los alrededores del Lago Baikal en Siberia, el lugar más frío del
Hemisferio Norte- desestabilizando infraestructuras y liberando carbono y metano
adicional en la atmósfera. Los glaciares de las montañas están achicándose; casi
las dos terceras partes de los glaciares del Himalaya se han reducido en las
últimas décadas, y los glaciares andinos se redujeron dramáticamente o han
desaparecido. Esto afectará a los ecosistemas y comunidades cercanos así como
a los flujos estacionales de los ríos y a las reservas de agua, lo que a su vez tiene
consecuencias para la energía hidroeléctrica y la agricultura.
      La reducción en el hielo de los mares podría alargar la estación de
navegación para algunos ríos y áreas costeras. La capa de hielo del mar ártico ha
adelgazado un 40% en las últimas tres décadas, y su extensión ha disminuido
aproximadamente entre un 10 y un 15%.
      Los humedales no relacionados a las mareas también se reducirán.
Las áreas de aguas abiertas y cenagosas proporcionan refugio y lugar de cría
para muchas especies. También ayudan a mejorar la calidad de agua y a
controlar las inundaciones y sequías. Estudios realizados en distintos países
sugieren que un clima más cálido contribuiría a una disminución de los
humedales al provocar un aumento en la evaporación.



   4. Recursos hídricos


      Los cambios en los patrones de precipitación ya están afectando los
recursos hídricos. Ha aumentado la intensidad de las lluvias y las nevadas que
caen en las latitudes medias y altas del Hemisferio Norte, en tanto han disminuido
las lluvias en los trópicos y sub-trópicos de ambos hemisferios. En extensas
zonas del este europeo, el oeste de Rusia, el centro de Canadá y California, los
flujos picos de los cursos de agua se han trasladado de la primavera al invierno,
ya que caen más precipitaciones como lluvias en vez de nieve, y por tanto el
agua llega a los ríos más rápidamente. Entretanto, en las grandes cuencas del
Níger, el lago Chad y Senegal, en África, el total de agua disponible ha
disminuido entre un 40 y un 60%.
      El cambio climático conducirá a mayores precipitaciones - aunque
también a mayor evaporación. En general, esta aceleración del ciclo hidrológico
tendrá por consecuencia un mundo más húmedo. La pregunta es, ¿qué cantidad
de esta humedad irá a parar donde se la necesita?
      Probablemente las precipitaciones aumentarán en algunas zonas y
disminuirán en otras. Realizar predicciones regionales es complicado debido a
la extrema complejidad del ciclo hidrológico: un cambio en las precipitaciones
puede afectar la humedad de la superficie, la reflectividad y la vegetación, que
luego afectarán la evapo-transpiración y la formación de nubes, que a su vez
afectarán a la precipitación además, el sistema hidrológico está respondiendo no
solamente a cambios en el clima y las precipitaciones, sino también a actividades
humanas como la deforestación, la urbanización, y el uso en exceso de las
reservas de agua.
      Cuanto más seco el clima, mayor la sensibilidad del sistema
hidrológico local. En los climas secos, cambios relativamente pequeños en la
temperatura y las precipitaciones podrían causar cambios relativamente grandes
en el escurrimiento. Las regiones áridas y semiáridas serán por tanto
particularmente sensibles a la reducción en las lluvias y al aumento de la
evaporación y la transpiración de las plantas. Muchos modelos de clima
proyectan una reducción de las precipitaciones promedio en las regiones ya
secas de Asia central, el Mediterráneo, el sur de África y Australia.
       Las    regiones    de    latitudes   altas      pueden   experimentar   mayor
escurrimiento debido a mayores precipitaciones. El escurrimiento también
seria afectado por la reducción en las nevadas, la nieve profunda y el hielo
glaciar, particularmente en la primavera y el verano, cuando tradicionalmente se
usa para la energía hidroeléctrica y la agricultura. Todos los modelos de cambio
climático muestran el aumento de la humedad del suelo en el invierno en las
latitudes altas del norte. La mayoría de los modelos producen menos humedad en
los suelos en el verano en las latitudes medias del norte, incluyendo algunas
importantes zonas productoras de granos; estas proyecciones son más
consistentes para Europa que para Norteamérica.
       Los efectos sobre los trópicos son más difíciles de predecir. Los
diferentes modelos de clima producen resultados diferentes sobre la intensidad y
distribución de las lluvias tropicales en el futuro.
Se prevé, sin embargo, que el sur de Asia experimente un aumento en las
precipitaciones entre junio y agosto, en tanto para América Central, se prevé una
reducción de las lluvias en esos mismos meses.
       Los nuevos patrones de escurrimiento y evaporación afectarán los
ecosistemas naturales. Los ecosistemas de agua dulce responderán a la
alteración en los regímenes de inundación y a los niveles de agua. Los cambios
en las temperaturas y la estructura térmica de las aguas dulces podrían afectar la
supervivencia y el crecimiento de algunos organismos, y la diversidad y
productividad de los ecosistemas. Los cambios en el escurrimiento, los flujos de
aguas subterráneas y las precipitaciones directamente sobre los lagos y los
cursos de agua, afectarían los nutrientes y el oxígeno disuelto, y por tanto la
calidad y claridad del agua.
       Los reservorios y los pozos también resultarían afectados. El
almacenamiento de agua superficial podría disminuir en la medida en que las
lluvias extremas y el arrastre de tierra promuevan un proceso de enlodamiento y
por tanto se reduzca su capacidad de reservorio. Un aumento de las lluvias
extremas y las inundaciones podría también llevar a que se perdiera más agua
por escurrimiento. En el largo plazo esto podría afectar también los acuíferos.
Asimismo la calidad del agua puede verse afectada por los cambios en la
cantidad y la ocurrencia de las precipitaciones.
       Con el aumento del nivel del mar, las aguas marinas podrían invadir
las reservas de agua dulce costeras. Los acuíferos costeros de agua dulce
podrían contaminarse por la intrusión salina a partir del aumento de las aguas
subterráneas saladas. El movimiento del frente de agua salada sobre los
estuarios afectaría las plantas de bombeo de agua dulce, la pesca en aguas
salobres y la agricultura.
       La reducción de las reservas de agua agregaría nuevas tensiones a
las poblaciones, la agricultura y el medio ambiente. En la actualidad, 1.7 mil
millones de personas - un tercio de la población mundial- viven en países que
sufren estrés hídrico y está previsto que esta cifra aumente a 5 mil millones para
el año 2025. El cambio climático exacerbará las tensiones generadas por la
contaminación y el crecimiento de las poblaciones y las economías. Las regiones
más vulnerables son las zonas áridas y semiáridas, algunas costas bajas, los
deltas y las pequeñas islas.



   5. Salud humana


   El cambio climático puede tener consecuencias para la salud humana. La
salud pública depende de la existencia de suficientes alimentos, agua potable y
segura, vivienda segura, buenas condiciones sociales y una estructura ambiental
y social adecuada para controlar las enfermedades infecciosas. Todos estos
factores pueden ser afectados por el clima.
       Las olas de calor se asocian a enfermedades cardiovasculares,
respiratorias y otras. Es previsible que las enfermedades y muertes por estas
causas aumenten, especialmente entre los más viejos y la población pobre de las
ciudades. Si bien se pronostica un aumento mayor en el estrés de calor para las
ciudades de las latitudes medias y altas, los inviernos más atemperados en los
climas templados podrían probablemente reducir las muertes por frío en algunos
países. Una frecuencia mayor del tiempo cálido o caluroso, las inversiones
térmicas (un fenómeno meteorológico que puede demorar la dispersión de
contaminantes) y los incendios pueden empeorar la calidad del aire en muchas
ciudades.
      Al reducir las reservas de agua dulce, el cambio climático puede
afectar los recursos hídricos y sanitarios. Esto a su vez podría reducir la
disponibilidad de agua potable para beber y lavar. También podría empeorar la
eficiencia de los sistemas de desagüe, provocando mayores concentraciones
bacterianas y otros microorganismos en las reservas de agua sin tratar. La
escasez de agua puede forzar a las personas a utilizar recursos de agua dulce de
menor calidad, como los ríos, que a menudo están contaminados. Todos estos
factores podrían resultar en un aumento de la incidencia de las diarreas.
      Cualquier aumento en la frecuencia o intensidad de los eventos
climáticos extremos significaría una amenaza. Las olas de calor, las
inundaciones, las tormentas, y las sequías, pueden causar muertes y accidentes,
hambre, el desplazamiento de poblaciones, brotes epidémicos y desórdenes
sicológicos. Si bien los científicos no están seguros sobre cómo afectará el
cambio climático la frecuencia de las tormentas, proyectan que en ciertas
regiones aumentarán las inundaciones y sequías. Además se prevé que
empeorarán las inundaciones de las zonas costeras debido al aumento del nivel
del mar, a menos que se incrementen las defensas marinas.
      Las temperaturas más altas pueden alterar la distribución geográfica
de las especies que transmiten enfermedades. En un mundo más cálido, los
mosquitos, las garrapatas y los roedores podrían expandir su presencia a
latitudes y altitudes más altas. Los modelos de los impactos del cambio climático
sugieren que los mayores cambios en el potencial de transmisión de la malaria
tendrán lugar en los bordes - en términos de latitud y altitud- de las áreas de
riesgo de malaria de la actualidad; en general, la población de estas áreas
fronterizas no habrá desarrollado la inmunidad a la enfermedad. La transmisión y
distribución estacional de muchas otras enfermedades transmitidas por los
mosquitos (dengue, fiebre amarilla) y las garrapatas (enfermedad de Lyme,
síndrome pulmonar del hantavirus, encefalitis) pueden también ser afectadas por
el cambio climático. Además, los cambios inducidos por el clima en la formación y
persistencia de polen, esporas y ciertos contaminantes, podrían promover el
asma, las alergias y las enfermedades cardio-respiratorias.
   6. Asentamientos humanos, energía e industria
      El cambio climático afectará a los asentamientos humanos. Los
asentamientos humanos que dependen fundamentalmente de la pesca comercial,
la agricultura de subsistencia y otros recursos naturales son particularmente
vulnerables. También corren riesgos las áreas bajas y los deltas, las grandes
ciudades costeras, los campos ocupados en las planicies inundables y las laderas
empinadas, los asentamientos en áreas boscosas en las que pueden aumentar
los incendios estacionales y los que sufren las presiones del crecimiento de la
población, la pobreza y la degradación ambiental. En todos los casos las
personas más pobres serán las más afectadas. Aunque el impacto del cambio
climático sobre este sector será en general menor que el que ejerzan el desarrollo
económico, el cambio tecnológico y otras fuerzas sociales y ambientales,
probablemente sea un factor que exacerbe la presión total que sufren estos
asentamientos.
      La infraestructura será más vulnerable a las inundaciones y los
deslizamientos de tierra. Se prevé que la presencia más intensa y frecuente de
precipitaciones produzca un aumento de las inundaciones urbanas. También
puede aumentar el riesgo de inundación en asentamientos ubicados en las
costas de los ríos y en las planicies inundables.
      En algunas zonas los ciclones podrían volverse más destructivos.
También conocidos como huracanes y tifones, estos sistemas de tormentas
masivas combinan los efectos de lluvias fuertes, vientos y tormentas eléctricas y
el aumento del nivel del mar. El posible calentamiento de los océanos podría
aumentar la frecuencia e intensidad de estas tormentas.
      El calentamiento, la sequedad y las inundaciones podrían afectar las
reservas de agua. Es posible que los asentamientos en las regiones que ya
tienen déficit de agua, incluyendo gran parte del Norte de África, Medio Oriente,
Sudoeste de Asia, partes del oeste de Norteamérica y algunas islas del Pacífico,
se vean enfrentados a una mayor demanda de agua en la medida en que el clima
se calienta. No hay formas obvias de bajo costo que permitan obtener mayores
reservas de agua dulce en muchas regiones. En algunas regiones, las reiteradas
inundaciones pueden crear problemas con la calidad del agua.
      El riesgo de incendios podría aumentar. Sin embargo, hay muchas
incertidumbres sobre cómo el tiempo más cálido y seco se combinará con otros
factores para afectar el riesgo de incendios.
      Las olas de calor podrían volverse una amenaza a la salud y
productividad humanas. Las olas de calor producen sus efectos más graves
sobre los viejos, los enfermos crónicos y los más jóvenes. Los efectos probables
sobre la tasa de muerte general son menos claros. Un aumento del efecto urbano
de isla cálida exacerbará aún más los efectos opresivos de las olas de calor al
aumentar las temperaturas del verano en varios grados centígrados. Entre tanto,
en la medida en que el tiempo se vuelve más cálido, la productividad económica
de las poblaciones desprotegidas y sin techo disminuye.
      El aumento del nivel del mar afectará la infraestructura costera y las
industrias basadas en los recursos costeros. Muchas líneas costeras son
altamente desarrolladas y contienen asentamientos humanos, industrias, puertos,
y otras infraestructuras. Entre las regiones más vulnerables se incluyen muchos
de los pequeños países insulares, los deltas bajos, los países en desarrollo y las
costas densamente pobladas que actualmente carecen de sistemas de defensa
marina y costera importantes.
      Varias industrias tales como el turismo y la recreación -los principales
generadores de divisas de muchas economías insulares- son particularmente
dependientes de los recursos costeros.




   7. Desastres y eventos extremos del clima

   La variabilidad natural a menudo lleva a climas extremos. En una escala
de tiempo de días, meses y años, la variabilidad del tiempo y del clima puede
producir olas de calor, heladas, inundaciones, sequías, avalanchas y grandes
tormentas.


   La creciente vulnerabilidad humana está transformando más y más los
eventos extremos en desastres climáticos. A una manifestación extrema del
clima se la llama desastre climático cuando tiene un impacto negativo muy
importante sobre el bienestar humano. En algunas partes del mundo, los
desastres climáticos tienen lugar con tanta frecuencia que pueden considerarse
parte de la norma. La vulnerabilidad a los desastres crece en la medida en que
más personas se ven forzadas a vivir en zonas expuestas y en condiciones de
marginalidad. En todas partes, la vulnerabilidad mayor es causada por el
desarrollo de mayor número de propiedades de gran valor en zonas de alto
riesgo.


      Se prevé que el cambio climático aumente la frecuencia y severidad
de las olas de calor. Más tiempo cálido significará más muertes y enfermedades
entre los pobres de las ciudades y los más ancianos. En conjunto con veranos
crecientemente más secos, esto llevará a mayor estrés calórico sobre el ganado y
la fauna y flora, mayores daños a las cosechas, más incendios forestales y mayor
presión sobre las reservas de agua. Otros impactos similares son el cambio de
los destinos turísticos y un crecimiento importante en la demanda de energía.
Entretanto, menos olas de frío podrían reducir los riesgos relacionados con el frío
en la población, la agricultura y la demanda de energía para calefacción, a la vez
que determinarían una ampliación de la gama y actividades de algunas pestes y
enfermedades.


      Lluvias   más    intensas    podrían    llevar   a   un   aumento   de   las
inundaciones en algunas regiones. Se prevé que el calentamiento global
acelere el ciclo hidrológico y consecuentemente aumente la presencia de
precipitaciones con rachas violentas. además del riesgo de inundaciones, esto
podría contribuir a mayores deslizamientos de tierras, avalanchas, y a un
aumento en la erosión del suelo.


      Es probable que la intensidad de los ciclones tropicales empeore en
algunas áreas. Los riesgos incluyen amenazas directas a la vida humana,
epidemias y otros riesgos a la salud, daños a infraestructuras y edificios, erosión
costera, y destrucción de ecosistemas como los arrecifes de coral y los
manglares.
      Los grandes patrones climáticos podrían variar. Aunque centrado en el
Pacífico Sur, el fenómeno de El Niño/Oscilación Sur (ENOS) afecta al tiempo y al
clima en los trópicos. El cambio climático podría intensificar las sequías e
inundaciones que se asocian a este fenómeno en esas regiones. En forma
similar, nuevos patrones podrían emerger para los monzones de verano en Asia,
que afectan grandes áreas templadas y tropicales de ese continente. Los
impactos probables incluirían una mayor variabilidad anual en los niveles de
precipitaciones de los monzones, conduciendo a inundaciones y sequías más
intensas.
38


8.- Seguros

      El sector de las aseguradoras puede ser, económicamente hablando, uno
de los que más rápida e intensamente se vea afectado por los cambio climáticos.
Durante el siglo XXI está previsto que haya una mayor frecuencia de los
fenómenos climáticos extremos y que además éstos sean más virulentos, lo que
aumentará las enormes pérdidas económicas que ocasionan este tipo de
fenómenos. Otro efecto adicional, solo perceptible en los países más
desarrollados, ha sido el paulatino incremento del número y valor de los bienes
asegurados. La evolución del clima puede agudizar estas tendencias, provocando
un aumento de las primas contratadas.




     ANEXO III: EL CAMBIO CLIMÁTICO EN
                   EUROPA


      Los estudios llevados a cabo señalan que la región europea no será de las
más afectadas por el cambio climático ya que sus efectos podrán ser mitigados
gracias a la gran capacidad de adaptación de sus sistemas naturales y humanos.
A pesar de eso, las zonas más vulnerables son la región mediterránea y las
zonas de montaña conjuntamente con las zonas árticas.
 La temperatura anual experimentará según los expertos una tasa de
calentamiento que oscilará entre 0’1 y 0’4 ºC por década, frente a los 0’2 ºC
por década que ha sufrido desde 1960. El calentamiento será máximo en el
sur y el nordeste de Europa. En invierno el calentamiento será relativamente
homogéneo pero en verano será mucho más marcado cuanto más al sur del
continente nos encontremos. El acuerdo entre todos los modelos analizados
es muy grande, por lo que se considera que hay más de un 95% de
posibilidades de que esto ocurra. El aumento de las temperaturas diminuirá
el riesgo de heladas en el norte, lo que combinado con el aumento de
precipitación y de dióxido de carbono atmosférico provocará un aumento de
la extensión de las zonas de cultivo y de la productividad. No obstante, en la
zona mediterránea, la disminución de recursos hídricos es un serio riesgo
para la producción agrícola.




 La pauta general del cambio esperable en la precipitación es un aumento
en el norte (en torno a un 2% por década) y un descenso en el sur (en torno
a un 1% por década), así como cambios pequeños y ambiguos en el centro
de Europa. Durante el invierno aumentarán en todas partes las
precipitaciones salvo en los Balcanes pero en verano aumentarán un 2% en
el norte y disminuirán un 5% en la zona sur. No obstante, las diferencias
entre los modelos son importantes, por lo que estas previsiones son menos
fiables que las de las temperaturas.

Entendiendo por verano cálido y por invierno frío aquellos valores de
temperatura que sólo son rebasados una vez cada diez años por término
medio, se espera un aumento considerable de los primeros y una reducción
sustancial de los segundos. Para el caso concreto de España, los inviernos
fríos podrían desaparecer en 2080 y los veranos cálidos podrían convertirse
en la norma a partir de 2060.
 Los ecosistemas naturales europeos se hallan ya muy alterados por lo que
son muy sensibles al cambio climático. La fragmentación de los ecosistemas
provocará que en su mayor parte las especies no puedan adaptarse y estén
abocadas a su enrarecimiento o extinción. Particularmente en la zona
mediterránea las principales amenazas se deben a la disminución de las
precipitaciones y a un posible aumento de los incendios forestales.




 En cuanto a la hidrología, las zonas mediterráneas se verán afectadas por
una disminución importante de sus recursos hídricos afectando a su
capacidad de desarrollo turístico. Las zonas llanas del norte de Europa se
verán afectadas por un aumento de las precipitaciones e incluso del nivel del
mar que deberá tenerse en cuenta. La disminución de las masas glaciares
puede afectar a la navegación en verano, el abastecimiento, la producción
de energía hidráulica e incluso el turismo invernal.




 El ámbito costero se verá muy afectado por la importante presión que
sufren estas zonas en el continente y por el hecho de que gran parte de su
superficie se encuentre por debajo del nivel del mar o poco por encima de
este. Las zonas más vulnerables son las costas de Holanda, Alemania,
Ucrania, Rusia, el Báltico y algunos deltas del Mediterráneo.




 En cuanto al bienestar humano, este se verá aumentado en las zonas
más septentrionales y disminuido en las boreales por el aumento de las olas
de calor. La disminución de la calidad del aire provocará un mayor número
de muertes por calor aunque disminuirán las asociadas al frío. El importante
desarrollo de las medidas de prevención sanitaria en la región minimiza los
riesgos pero estos son muy altos en las regiones de menor cobertura como
el este de Europa.
     En cuanto a otras variables y fenómenos extremos, los resultados son
    menos precisos pero se pueden dar algunas pautas esperables.
    Disminución de heladas, riesgo creciente de avalanchas, severidad
    creciente de las olas de calor, aumento de los episodios de bloqueo
    anticiclónico como el padecido el verano de 2003, riesgo creciente de
    sequías en el sur de Europa, aumento de la frecuencia de precipitaciones
    torrenciales, aumento en la velocidad del viento en el norte del continente y
    posible aparición de fenómenos de tormentas tropicales en el mar
    Mediterráneo.




El panorama presentado solo permite alcanzar una estimación del clima del futuro
porque los modelos actuales adquieren más fiabilidad cuanto mayor es el área al
que se refieren. En particular, hay zonas que presentan unas dificultades
añadidas por tratarse de zonas de frontera entre masas atmosféricas. Es el caso
del Mediterráneo por lo que las predicciones para España figuran entre las más
inciertas de todas, especialmente cuantitativamente, ya que las tendencias
señaladas sí se dan por muy probables.




      ANEXO IV: EL CAMBIO CLIMÁTICO EN
                    ESPAÑA


 (Extraído del Trabajo realizado por Francisco J. Ayala-Carcedo- Investigador
                                   Titular )




A/ INTRODUCCIÓN
El Cambio Climático por aumento del efecto invernadero parece haber
comenzado ya en España. Los elementos que configuran esta realidad, obtenida
del análisis de los datos de 38 observatorios meteorológicos de la red principal
distribuidos por toda la España Peninsular (Instituto Nacional de Meteorología,
2002son los siguientes.



      a) Subida media de la Temperatura media anual en la España
Peninsular en el periodo 1971-2000:. La temperatura ha subido en 36 de los 38
observatorios analizados de forma estadísticamente significativa al 95%.

                                                          Figura1.- Aumentos de
                                                          Temperatura media anual en
                                                          diversos observatorios
                                                          meteorológicos en el periodo
                                                          1971-2000. El aumento ha sido
                                                          mayor en el interior de la
                                                          Península, 1,6 ºC de media, que
                                                          en las zonas costeras, con 1,4 ºC
                                                          de media, atemperadas por el
                                                          efecto termorregulador del mar
                                                          (Análisis realizado a partir de
                                                          datos del Instituto Nacional de
                                                          Meteorología).


                                                                   Hemos           entrado
en una clara africanización del clima peninsular en España, ya que el cuarto
meridional del país tiene ya temperaturas medias iguales a las del norte de
Marruecos hace un cuarto de siglo, y a mediados de siglo, las tendrá toda la
mitad sur.




b) Precipitación anual: sin cambios o a la baja mayoritariamente donde hay
tendencia estadísticamente significativa. Un análisis de los datos del Instituto
Nacional de Meteorología para la media de precipitación en España en el periodo
1947-1999, indica que no se observa aun una tendencia estadísticamente
significativa; sin embargo, la tendencia de la precipitación estacional en invierno,
componente principal de la anual en gran parte del país, y principal fuente de
generación de recursos hídricos, indica una clara tendencia decreciente,
estadísticamente significativa al 95%. Por tanto, El descenso de la lluvia previsto
en los modelos parece haber comenzado.




                                                                     Figura 2.- En algunos
                                                                     observatorios, como este
                                                                     de Navacerrada, se
                                                                     aprecia una tendencia a la
                                                                     reducción de la
                                                                     Precipitación anual,
                                                                     superior al 27 % en este
                                                                     caso. Una reducción
                                                                     continuada de precipitación
                                                                     aunada a una mayor
                                                                     temperatura, podría llegar
                                                                     a crear problemas de
                                                                     abastecimiento de agua en
                                                                     la Comunidad de Madrid,
que se surte de las aguas del Lozoya, con nacimiento cercano a esta estación. La línea continua
representa la tendencia ajustada por mínimos cuadrados, de aquí en adelante.




                                                                   c) Número de días de
                                                                   nieve anuales: a la baja
                                                                   sin excepción.

                                                                   Figura 4.- Uno de los
                                                                   efectos más claros de la
                                                                   subida de temperatura, ha
                                                                   sido el importante
descenso del Número anual de días de nieve, casi un 41 % en el observatorio de
Navacerrada (Madrid), situado en el centro de la Península. Es obvio el riesgo que esto
representa para el turismo de invierno




d) Número de días con Temperatura media mayor de 25ºC, al alza sin
excepción. Esto indica una clara tendencia al aumento de las olas de calor, tanto
en frecuencia como en severidad




                                                 Figura   5.-   En el observatorio de
                                                 Navacerrada, se aprecia el enorme
                                                 aumento del Número de días con
                                                 temperatura máxima superior a los 25
                                                 ºC –un buen indicador de la tendencia
                                                 a las olas de calor-, que en este caso
                                                 se ha multiplicado en el periodo por
                                                 más de siete




e) Humedad relativa del aire: a la baja donde hay tendencia estadísticamente
significativa.



f) Temperaturas máximas anuales y mínimas anuales: al alza sin excepción




g) Nivel medio del mar (Alicante): la tasa anual de subida se ha multiplicado por
3 en la década 1990-2000 (3,875 mm/año) respecto a la década 1980-1990
(1,345 mm/año). Fenómenos similares se han producido en el Cantábrico.
                                                           Figura 6.- Como
                                                           consecuencia del aumento
                                                           de la temperatura media
                                                           del aire, el calentamiento
                                                           del agua del mar y la
                                                           fusión de hielos en los
                                                           glaciares polares, han
                                                           multiplicado prácticamente
                                                           por tres el ritmo anual de
                                                           subida del nivel medio del
                                                           mar en Alicante




              Este conjunto de hechos constituye una primera aproximación al
       problema, claramente significativa, que debería alertar a todos los que
       tienen que ver con el Clima o sus efectos. El resultado coincide con una
       apreciación ampliamente extendida entre la población de que el clima “No
       es como antes”. Dado que se trata de un proceso en marcha, una primera
       repercusión de esta realidad debería ser la incorporación de este aspecto
       en cuantos planes, programas y proyectos, públicos y privados, puedan
       resultar afectados de forma significativa por el mismo.


     B/ IMPACTOS ECOLÓGICOS Y SOBRE RECURSOS AGRARIOS E

                                   HÍDRICOS


1. Ecosistemas forestales:

a) Ralentización del crecimiento y productividad debido al claro aumento del
estrés hídrico.

b) Aumento de la peligrosidad (y frecuencia en los naturales) de los incendios
forestales por la mayor temperatura y sequedad del aire.
c) La menor productividad conlleva inevitablemente un aumento de la
vulnerabilidad de las especies animales asociadas y el descenso de la caza
salvaje, así como un descenso de la materia orgánica en los suelos forestales,
que realimenta una menor productividad.

d) El aumento de temperatura conllevará inevitablemente un corrimiento
altitudinal de las zonas de vegetación; esto puede conllevar tanto la destrucción
de endemismos de la zona sin vegetación más alta, como la conversión a estepa
de algunas zonas bajas actualmente forestadas.




                                    Figura   7.-El     calentamiento     del     clima     en
                                    Cardedeu     (Barcelona),     ha    traído      a    nivel
                                    fenológico       entre   otros      efectos         como
                                    desincronías entre niveles tróficos, un adelanto
                                    casi generalizado de la floración, que si se
                                    acompaña     de     heladas      posteriores,       puede
                                    generar importantes problemas ecológicos




2.   Humedales: La disminución de los recursos hídricos, el aumento de
temperaturas y la disminución de la humedad del aire, conllevan menores láminas
de agua por el severo aumento de la evaporación; pueden darse graves crisis
ecológicas especialmente en humedales de alimentación pluvial dominante

3. Recursos hídricos: El mero aumento de temperatura, a igualdad de lluvia,
conlleva inevitablemente un claro aumento de la evapotranspiración a través de
suelos y plantas, y por tanto una reducción de los recursos disponibles. Esta
reducción ha tenido que darse ya, lo que cuestiona algunas restituciones de
aportación a régimen natural realizadas en algunas cuencas por los organismos
hidrográficos que no muestran tendencia a la reducción y que han sido utilizadas
para el Plan Hidrológico Nacional (PHN) 2002.
El descenso de recursos, junto a la pérdida de productividad de los ecosistemas
naturales tierra adentro, conllevará un descenso de los recursos pesqueros y la
productividad de los ecosistemas marinos, volviéndolos más vulnerables ante la
contaminación marina.




Figura 8.- El Cambio Climático –debido al descenso de precipitación y el aumento de evaporación por la
                                                                   mayor temperatura- supondrá una
                                                                   significativa reducción de los recursos
                                                                   hídricos en todas las cuencas españolas
                                                                   . Esto implica un aumento progresivo
                                                                   de los costes de regulación y, por
                                                                   tanto, del m3 de agua, y un aumento
                                                                   del riesgo en inversiones hidráulicas.




4. Costas: Agravamiento generalizado del retroceso de costas y deltas y erosión
de las playas por la triple combinación de:

a) Subida del nivel del mar debida a la expansión térmica del agua derivada de
una mayor temperatura.

b) Descenso de los recursos hídricos portadores de sedimento.

c) Sobrerregulación de los ríos. Esto hace que las políticas de aguas y costas
deban estar vertebradas, debiendo sujetarse la primera a los requisitos
ecológicos impuestos por la segunda. Una de las consecuencias de estos hechos
previsibles puede que sea probablemente la revisión al alza del límite de 100
metros de dominio público marítimo-terrestre para la construcción en zonas
costeras, ya que el ascenso previsto para mediados de siglo, unos 20 cm. al
menos, supone en numerosas zonas la invasión marina de esta franja de dominio
público.
5. Agricultura:

a) Descenso de la productividad de los secanos y pastos por el aumento del
estrés hídrico y las rachas de sequía.

b) Aumento de la vulnerabilidad de frutales por el adelanto de la floración, debido
a las heladas tardías.

c) Mayor vulnerabilidad de los suelos a la salinización.

d) Probablemente, una mayor incidencia de diversas plagas agrícolas. Algunos
aspectos de estos impactos, han sido analizados por Shafer y Mjedle (1994) e
Iglesias (1995).




        C/ IMPACTOS EN SECTORES ECONÓMICOS Y SOCIALES


a) Aumento de las olas de calor en frecuencia, persistencia y severidad con su
cortejo de efectos asociados: muertes de personas, incendios forestales,
descenso del turismo etc. Cabe recordar, en España, las olas de calor veraniegas
de 1995, con 93 muertos, y la de 2003, con 141 muertos y graves incendios, los
fenómenos con mayor mortalidad de la última década.

b) Penetración de infecciones exóticas propias de zonas más cálidas y
agravamiento de infecciones debidas a legionella y similares.

c) Descenso de los consumos energéticos para calefacción –uno de los efectos
positivos del Cambio Climático- y aumento severo de los de refrigeración /
acondicionamiento. Dado que estos segundos implican consumo de energía
eléctrica, frente al uso directo del combustible en la calefacción, y los
rendimientos en la conversión de energía térmica en eléctrica, menores del 50%,
esto implicará un aumento neto de las emisiones de gases invernadero y, por
tanto, una dificultad adicional para el ya problemático cumplimiento del Protocolo
de Kyoto, que obliga jurídica y económicamente a España a limitar el aumento de
emisiones de gases invernadero para 2012 al 15% sobre las de 1990 (en la
actualidad, se lleva un aumento del 38%).

d) Aunque algunos estudios pronostican un aumento de la frecuencia y severidad
de los riesgos tipo inundación, no se detecta aun en España una tendencia
estadística suficientemente significativa que permita hacer un pronóstico.

      Una parte de los nuevos riesgos puede ser neutralizada a través de
contramedidas adecuadas. Así, en el sector agrícola, mediante el cambio de
variedades o especies mejor adaptadas al nuevo clima o cambio en los sistemas
y calendario de laboreo. Lo mismo puede decirse en el sector energético, aunque
es dudoso sean suficientes para permitir el cumplimiento del Protocolo de Kyoto
tras el escaso interés en el tema de los gobiernos que han seguido a la firma del
Protocolo.




       ANEXO V: EL IMPACTO DE KYOTO EN
                    ESPAÑA

( Extraído del trabajo realizado por Joaquín Nieto y José Santamaría: “el impacto
económico del Protocolo de Kyoto en España”)

      La UE acordó en Kyoto un reparto interno de emisiones, en el que a
España le corresponde emitir en el año horizonte (2012) un 15% más de sus
emisiones de 1990. Nuestro particular problema es que en 2002 emitimos no un
15% sino un 38% más, de las que 81% fueron CO2 y el 19% restante los otros
gases. Las proyecciones apuntan a que en 2012 emitiremos entre un 52 y 56%
más que en 1990. Somos hoy el país europeo más alejado de su propio objetivo.
Y esto va a tener un coste relevante. El caso es que, aún hoy, las emisiones per
cápita de España son un 12% inferiores a la media de la UE – 15. El nuevo
Gobierno deberá decidir la cantidad de derechos que asigna, los criterios de
reparto de estos derechos entre sectores y que derechos se reservan a nuevos
entrantes. A priori deberá optar entre:


      a) Repartir los derechos proporcionalmente a las emisiones de 1990.


      b) Repartir los derechos proporcionalmente a las emisiones actuales.


      c) Repartir los derechos conforme a la capacidad de reducción futura, toda
vez que hay sectores en los que la posibilidad de reducir emisiones es elevada
(electricidad) y otros en los que no tanto (refino o cemento).


Todos los análisis indican que habrá un gran déficit de derechos, que no
podemos cuantificar con exactitud, pero sin duda España será una gran
compradora y por tanto el precio del derecho a partir del 2005 resulta crucial para
valorar el impacto de tal mercado. Ha habido estimaciones para todos los gustos,
pero precios de 15 euros / Tm y año (+/-30%) hoy parece razonable. Si esto fuera
así, las compras de derechos podrían rondar los 250 millones de euros anuales,
en torno a un 0,2% del PIB de ese año. Más incierto aún resulta estimar hoy el
impacto por sectores, pero si partimos que cerca del 55% del CO2 de estos
sectores corresponde al sector eléctrico y el 17% al cemento, tendremos una
idea. Las tensiones están siendo fuertes. Una parte del sector eléctrico ha
cuantificado sus necesidades en 97 millones de Tm / año, cantidad que podría
acercarse al 70% del total de permisos a repartir. Además a propuesto un “pool”
de derechos sectorial, de forma que los permisos que necesitaran comprar se
gestionaran de forma conjunta y se financiaran con un recargo a los
consumidores.
En resumen, nos llega un nuevo nubarrón a la industria española, que junto a
otros cómo la menor percepción de fondos estructurales tras la ampliación de la
UE a 25, el mal comportamiento de la productividad desde 1996, la competencia
de los países de este de Europa y otros, la deslocalización de actividades
industriales, la atonía de la producción industrial, la escasa propensión exterior...
pueden crear una tormenta de nefastas consecuencias para la economía
española.




                     ANEXO VI: AGENDA 21

1.- ¿Qué es la Agenda 21?


      La Agenda 21 “ es un plan de acción de las Naciones Unidas en el que
se establecen de forma detallada las acciones a emprender por los gobiernos
para integrar el medio ambiente y el desarrollo económico y            social en el
horizonte del siglo 21. Se trata de un compromiso político al máximo nivel que
cada uno debe aplicar en su ámbito de actuación          y en la medida de sus
posibilidades.

      El documento se divide en cuatro secciones –en total 40 capítulos- y que
respectivamente se refieren a:


      (1) las dimensiones sociales y económicas,
      (2) la conservación y la gestión de los recursos para el desarrollo,
      (3) el papel de los principales grupos ciudadanos y
      (4) los medios de ejecución.


      El Programa 21 contempla más de 100 ámbitos de actividad y 3000
recomendaciones. Trata de sectores clave como la agricultura, la industria y la
ordenación urbana, de una serie de prioridades medioambientales tales como la
conservación de la biodiversidad, la protección de los océanos y los mares, el
cambio climático, los residuos peligrosos, las sustancias químicas tóxicas y el
agua, así como una serie de temas fundamentales como la transferencia de
tecnologías, la pobreza, la población y el comercio.

      Básicamente la Agenda 21:

                explica que la población, el consumo y la tecnología son las
                 principales fuerzas determinantes del cambio ecológico. Deja
                 claramente sentada la necesidad de reducir en ciertos lugares del
                 mundo las modalidades de consumo ineficaces y con elevado
                 desperdicio, fomentando simultáneamente en otras zonas un
                 desarrollo más intenso y sostenible. Se proponen políticas y
                 programas para la consecución de un equilibrio duradero entre el
                 consumo, la población y la capacidad de sustento de la tierra. Se
                 describen algunas de las técnicas y tecnologías que han de
                 fomentarse para la satisfacción de las necesidades humanas,
                 combinadas con una cuidadosa gestión de los recursos naturales.
   plantea opciones para luchar contra la degradación de la tierra, el
    aire y el agua, así como para la conservación de los bosques y de
    la diversidad de especies. Trata de la pobreza y el consumo
    excesivo, de la salud y la educación, de las ciudades y los
    granjeros. A todos nos incumbe una función: a los gobiernos, a las
    empresas, a los sindicatos, a los científicos, a los docentes, a los
    pueblos indígenas, a las mujeres, a los jóvenes y a los niños.




   no   soslaya el sector de los negocios; dice que el desarrollo
    sostenible es el cauce para luchar contra la pobreza y la
    destrucción del medio ambiente.




   habla de la necesidad de la erradicación de la pobreza,
    concediendo a las personas desfavorecidas el acceso a los
    recursos que les permitirían vivir de manera sostenible. Mediante la
    aprobación   de   la   Agenda     21,   los   países   industrializados
    reconocieron que en el saneamiento del entorno les incumbe mayor
    responsabilidad que a las naciones pobres donde se genera
    relativamente menos contaminación. Las naciones más pudientes
    prometieron, así mismo, aumentar los fondos asignados a la
    asistencia para el desarrollo de otras naciones, conforme a
    modalidades menos perjudiciales para el medio ambiente. Además
    de la financiación, es necesario ayudar a esas naciones a dotarse
    de la pericia, entendida como la capacidad, para planificar y
    ejecutar decisiones que favorezcan el desarrollo sostenible. Ello
    requerirá la transferencia de información y conocimientos.




   exhorta a los gobiernos a que adopten estrategias nacionales para
    el desarrollo sostenible. Estas deberán elaborarse con la amplia
              participación de todos los sectores, incluidas las organizaciones no
              gubernamentales y el público en general. La Agenda 21 coloca a
              los gobiernos nacionales en la vanguardia del proceso de cambio,
              pero destaca la necesidad de que estos obren en amplia asociación
              con las organizaciones internacionales, la empresa, las autoridades
              locales, regionales, provinciales y estatales, así como junto con
              asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales.




             señala que tan sólo mediante un esfuerzo mundial mancomunado
              se logrará un futuro más próspero y seguro para todas las
              naciones.




2.- Agenda 21 Local

      La Agenda 21 Invita a todas las comunidades locales a crear su propia
Agenda 21 Local: con planes y acciones específicas para cada localidad,
basándose en las directrices generales de la Agenda 21. Se trata de un plan de
acción ambiental promovido y desarrollado por autoridades locales en pro del
desarrollo sostenible de su comunidad. El método de trabajo ha de adaptarse a
cada territorio, pero existe un manual por el que se desarrolla un método base
para su elaboración, es la llamada “Guía Europea para la Planificación de las
Agendas 21 locales” auspiciado por The Internacional Coundil for Local
Environmentyal Initiatives (ICLEI) –Iniciativas locales para el Medio Ambiente-
elaborada para ayudar a los municipios participantes en la campaña.




      2.1.- Carta Aalborg
      La llamada Carta Aalborg supone un símbolo y un compromiso sobre la
sostenibilidad de los municipios. La firma de la misma es considerada el primer
paso para la realización de la Agenda 21.

      En respuesta al mandato del capitulo 28 de la Agenda 21, la Conferencia
de Ciudades y Poblaciones Sostenibles celebrada en Aalborg (Dinamarca) en
1994, definió en su declaración final (conocida como Carta de Aalborg), la
filosofía básica del proceso Agenda 21 Local, los principios fundamentales del
desarrollo sostenible a aplicar por las ciudades y pueblos de Europa, y las líneas
maestras para la elaboración de un plan de acción local a favor de la
sostenibilidad.


      Esta carta está compuesta de tres partes:


Parte I: Declaración de consenso de las Ciudades Europeas hacia la
Sostenibilidad
Parte II: “ Campaña de ciudades Europeas Sostenibles
Parte III: Participación en las iniciativas locales del Programa 21 planes de acción
a favor de sostenibilidad


Nota: se puede acceder al texto íntegro en español de la Carta Aalborg en pdf




3.- Agenda 21 Local en Málaga



      3.1.- Introducción

      El proyecto de elaboración de la Agenda 21 Provincial de Málaga (A21P),
se formula siguiendo el llamamiento a todas las comunidades locales a través del
capítulo 28 de la Agenda 21. En dicho documento se reconoce el papel de las
autoridades locales para iniciar y coordinar los procesos necesarios encaminados
al desarrollo sostenible mediante un esquema participativo, desde la aplicación
del principio "Piensa Global, Actúa Local".


Este instrumento de planificación integrada tiene como principio fundamental la
sostenibilidad, contenido en la posterior Carta de Aalborg de las Ciudades
Europeas hacia la Sostenibilidad de 1994, basado en dos principios:

- en primer lugar el de acción ambiental cuyos factores fundamentales son
prevención, precaución, "quien contamina paga", cooperación y "trabajar dentro
de un ecosistema local",

- y en segundo término la toma democrática de decisiones que tiene como
elementos básicos la subsidiariedad, responsabilidad, transparencia y
participación ciudadana.


La Diputación de Málaga expresó su adhesión a la Carta de Aalborg el 9 de
mayo de 2000, lo que implicó adquirir el compromiso sobre la realización de sus
objetivos sobre desarrollo sostenible aprobando un año más tarde la realización
de la Agenda 21 Provincial.


Se inicia así un proceso consensuado entre la administración provincial así como
otras administraciones y los agentes sociales y económicos que propicie recoger
propuestas y medidas con la finalidad de alcanzar un Desarrollo Sostenible,
haciendo compatible la calidad ambiental con el desarrollo socioeconómico.


      3.2.- Objetivos


      A través de la fase de consultas a las entidades ciudadanas y agentes
socioeconómicos se pretende plasmar un plan de acción a medio y largo plazo
que contemple una serie de actuaciones encaminadas al desarrollo sostenible de
la provincia de Málaga. Actuaciones que supondrán un beneficio para la red de
municipios hacia la sostenibilidad y que por la diversidad de proyectos pueden
implicar a distintos Servicios de la Diputación Provincial de Málaga así como a
otras administraciones públicas.




      3.3.- Esquema cronológico


Año 2000         Adhesión a la Carta de Aalborg por Diputación


Año 2001         Acuerdo del Pleno de la Diputación Provincial de Málaga para
                  iniciar el proceso de A21P en colaboración con la Consejería de
                  Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.
                 Jornadas de presentación de la A21P.
                 Constitución de cuatro grupos de trabajo sobre Areas
                  Temáticas
                 Jornadas de debate y elaboración de propuestas.
                 Integración en la Red de Ciudades Sostenibles de Andalucía
                  (RECSA).
                 Publicación del Boletín A21P.
                 Creación de la página web A21P.


Año 2002         Presentación de la 1ª fase del Diagnóstico Ambiental de
                  Málaga.
                 Documento Base de la A21P.
                 Configuración del Consejo Asesor de Medio Ambiente.
                 Determinación de los indicadores ambientales.
                 Propuesta del Plan de Acción Ambiental a medio y largo plazo
                  Creación del observatorio ambiental.


Año 2003         Evaluación y seguimiento de la A21P.
                 Propuestas para la colaboración con los municipios de la
                  provincia de Málaga para la implantación de auditorías
                   ambientales y elaboración de Agendas 21 Locales.




  3.4.-       Problemas       ambientales      más     significativos      de   la

provincia de Málaga

      Los más significativos son:

     Procesos de erosión del suelo por deforestación. Más del 75% de la
      superficie provincial presenta niveles muy altos, altos y medios de erosión,
      afectando sobre todo a la zona centro y oriental de la provincia.
     Ocupación intensiva de la franja litoral como consecuencia de un proceso
      urbanizador desenfrenado originando un continuo urbano, sobre todo en la
      costa occidental, y una demanda insostenible de recursos naturales no
      renovables.
     Pérdida de biodiversidad por el uso intensivo del medio, resultado de las
      actividades intensivas en el medio físico que creciente de productos
      fitosanitarios en agricultura, apertura de vías van desde la ocupación del
      suelo por urbanizaciones, al uso de comunicación e infraestructuras,
      deficientes medidas en cuanto a áreas protegidas y especies amenazadas,
      impactos negativos de modalidades y épocas en la actividad cinegética,
      etc.
     Abuso en la captura de especies marinas, tanto por el empleo de
      modalidades de pesca indiscriminadas como por las cantidades superiores
      a la tasa de reposición y al mismo tiempo por causar graves perjuicios a
      los hábitats de especies protegidas de fauna y vegetación marinas.
     Contaminación acústica. En las áreas urbanas es uno de los más graves
      problemas ambientales y sobre los que hay una menor concienciación.
     Falta   de     planificación   de   ciudades   sostenibles.   Las    grandes
      concentraciones urbanas siguen padeciendo los problemas derivados de la
       falta de un modelo de ciudad sostenible que las haga habitables, hay
       suficientes datos que permiten indicar su reflejo en numerosos núcleos de
       menor demografía.
      Abusos en la utilización de los recursos hídricos tanto en las demandas
       agrícolas que aún no han adaptado tecnologías de optimización como en
       la oferta ilimitada en la áreas urbanas e industriales que lleva a la
       extracción intensiva de acuíferos y a la demanda de infraestructuras
       destructoras del medio.
      Actuaciones prioritarias de una Agenda 21:
      Proceso de participación y responsabilidad social. Estimulando el
       compromiso organizado de las entidades y particulares en los procesos de
       desarrollo local, demanda de protección de áreas naturales, calidad
       ambiental, gestión de residuos urbanos agrícolas, industriales, sanitarios,
       etc.
      Determinación de indicadores de sostenibilidad (IDS) que permitan ser
       utilizados por la Diputación Provincial y todos los municipios de forma que
       reflejen cuantitativamente la realidad del medio urbano y entorno natural o
       seminatural, así como su evolución.
      Corregir procesos de desarrollo insostenibles. Las Agendas 21 Locales se
       elaboran para un medio urbano y natural donde se dan situaciones con
       graves desequilibrios de forma que una planificación integrada puede
       restaurar los impactos ambientales, sociales y económicos.
      Revitalización del desarrollo con criterios sostenibles. Las potencialidades
       en cuanto al desarrollo de las áreas sobre las que se aplica la A21L tienen
       que garantizar la permanencia de los recursos naturales de forma que los
       planes de acción a largo plazo no queden hipotecados por actuaciones
       que agoten el sistema a corto plazo.
      Propuestas para ciudades y núcleos de población habitables. El modelo de
       ciudad compacta y compleja, característica del entorno mediterráneo, se
       está enfrentado al de ciudad difusa dando origen a graves conflictos
       ambientales y socio económicos de forma que la situación debe valorarse.

Propuestas para     una    producción   limpia.   La   elaboración   de   Auditorías
Ambientales, tendentes a minimizar la producción de residuos y el consumo de
recursos naturales, llevará a la aplicación de tecnologías más eficientes con
niveles   mínimos   o   nulos    de   contaminación   ambiental   repercutiendo
decisivamente en la mejora de la calidad de vida.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:48
posted:11/29/2011
language:Spanish
pages:183