PARA TRABAJAR LAS VIRTUDES TEOLOGALES by qingyunliuliu

VIEWS: 77 PAGES: 5

									                         ¿UNA NUEVA ESPIRITUALIDAD?

        "Espiritualidad" es una palabra desafortunada. Para muchos sólo puede
significar algo inútil, alejado de la vida real. ¿Para qué puede servir? Lo que
interesa es lo concreto y práctico, lo material, no lo espiritual.
        Sin embargo, el "espíritu" de una persona es algo valorado en la sociedad
moderna, pues indica lo más hondo y decisivo de su vida: la pasión que la anima, su
inspiración última, lo que contagia a los demás, lo que esa persona va poniendo en
el mundo.
        El espíritu alienta nuestros proyectos y compromisos, configura nuestro
horizonte de valores y nuestra esperanza. Según sea nuestro espíritu, así será
nuestra espiritualidad. Y así será también nuestra religión y nuestra vida entera.
        Los textos que nos han dejado los primeros cristianos nos muestran que
viven su fe en Jesucristo como un fuerte "movimiento espiritual". Se sienten
habitados por el Espíritu de Jesús. Solo es cristiano quien ha sido bautizado con ese
Espíritu. «El que no tiene el Espíritu de Cristo no le pertenece». Animados por
ese Espíritu, lo viven todo de manera nueva.
        Lo primero que cambia radicalmente es su experiencia de Dios. No viven ya
con «espíritu de esclavos», agobiados por el miedo a Dios, sino con «espíritu de
hijos » que se sienten amados de manera incondicional y sin límites por un Padre.
El Espíritu de Jesús les hace gritar en el fondo de su corazón: ¡Abbá, Padre! Esta
experiencia es lo primero que todos deberían encontrar en las comunidades de
Jesús.
        Cambia también su manera de vivir la religión. Ya no se sienten
«prisioneros de la ley», las normas y los preceptos, sino liberados por el amor.
Ahora conocen lo que es vivir con «un espíritu nuevo», escuchando la llamada del
amor y no con «la letra vieja», ocupados en cumplir obligaciones religiosas. Éste
es el clima que entre todos hemos de cuidar y promover en las comunidades
cristianas, si queremos vivir como Jesús.
        Descubren también el verdadero contenido del culto a Dios. Lo que agrada
al Padre no son los ritos vacíos de amor, sino que vivamos «en espíritu y en
verdad». Esa vida vivida con el espíritu de Jesús y la verdad de su evangelio es
para los cristianos su auténtico «culto espiritual».
        No hemos de olvidar lo que Pablo de Tarso decía a sus comunidades: «No
apaguéis el Espíritu». Una iglesia apagada, vacía del espíritu de Cristo, no puede
vivir ni comunicar su verdadera Novedad. No puede saborear ni contagiar su
Buena Noticia. Cuidar la espiritualidad cristiana es reavivar nuestra religión.
                                        (Nueva espiritualidad, de José Antonio Pagola)

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

La fe

2087 Nuestra vida moral tiene su fuente en la fe en Dios que nos revela su amor.
San Pablo habla de la ‘obediencia de la fe’ (Rm 1, 5; 16, 26) como de la primera
obligación. Hace ver en el ‘desconocimiento de Dios’ el principio y la explicación de


                                                                                    1
todas las desviaciones morales (cf Rm 1, 18-32). Nuestro deber para con Dios es
creer en El y dar testimonio de El.

2088 El primer mandamiento nos pide que alimentemos y guardemos con
prudencia y vigilancia nuestra fe y que rechacemos todo lo que se opone a ella. Hay
diversas maneras de pecar contra la fe:

La duda voluntaria respecto a la fe descuida o rechaza tener por verdadero lo que
Dios ha revelado y la Iglesia propone creer. La duda involuntaria designa la
vacilación en creer, la dificultad de superar las objeciones con respecto a la fe o
también la ansiedad suscitada por la oscuridad de ésta. Si la duda se fomenta
deliberadamente, puede conducir a la ceguera del espíritu.

2089 La incredulidad es el menosprecio de la verdad revelada o el rechazo
voluntario de prestarle asentimiento. ‘Se llama herejía la negación pertinaz,
después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y
católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe
cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con
los miembros de la Iglesia a él sometidos’ (Cf can. 751).

La esperanza

2090 Cuando Dios se revela y llama al hombre, éste no puede responder
plenamente al amor divino por sus propias fuerzas. Debe esperar que Dios le dé la
capacidad de devolverle el amor y de obrar conforme a los mandamientos de la
caridad. La esperanza es aguardar confiadamente la bendición divina y la
bienaventurada visión de Dios; es también el temor de ofender el amor de Dios y
de provocar su castigo.

2091 El primer mandamiento se refiere también a los pecados contra la esperanza,
que son la desesperación y la presunción:

Por la desesperación, el hombre deja de esperar de Dios su salvación personal, el
auxilio para llegar a ella o el perdón de sus pecados. Se opone a la Bondad de Dios,
a su Justicia -porque el Señor es fiel a sus promesas - y a su Misericordia.

2092 Hay dos clases de presunción. O bien el hombre presume de sus capacidades
(esperando poder salvarse sin la ayuda de lo alto), o bien presume de la
omnipotencia o de la misericordia divinas (esperando obtener su perdón sin
conversión y la gloria sin mérito).

La caridad

2093 La fe en el amor de Dios encierra la llamada y la obligación de responder a la
caridad divina mediante un amor sincero. El primer mandamiento nos ordena
amar a Dios sobre todas las cosas y a las criaturas por El y a causa de El (cf Dt 6, 4-
5).




                                                                                     2
2094 Se puede pecar de diversas maneras contra el amor de Dios. La indiferencia
descuida o rechaza la consideración de la caridad divina; desprecia su acción
preveniente y niega su fuerza. La ingratitud omite o se niega a reconocer la caridad
divina y devolverle amor por amor. La tibieza es una vacilación o negligencia en
responder al amor divino; puede implicar la negación a entregarse al movimiento
de la caridad. La acedía o pereza espiritual llega a rechazar el gozo que viene de
Dios y a sentir horror por el bien divino. El odio a Dios tiene su origen en el orgullo;
se opone al amor de Dios cuya bondad niega y lo maldice porque condena el
pecado e inflige penas.

                            Espiritualidad de M. Carmen

1. Las virtudes teologales
        Las fuentes dejan entrever una mujer de gran fe y piedad no de prácticas
externas sino sólida y espiritual. Los testigos que la han conocido más de cerca y la
documentación de la época nos la presentan como una religiosa muy observante,
que da prioridad a la vida interior de oración, pero también de carácter activo, con
celo auténticamente misionero. Resalta su sólida devoción a la Santísima Trinidad y
la centralidad que vive, y hace vivir a sus religiosas, del Misterio eucarístico. Esta
sólida devoción eucarística se ve desde el inicio de su vida espiritual. En efecto, las
fuentes nos dicen, que ya de muy joven, la Sierva de Dios tuvo una sólida y tierna
veneración por el Misterio eucarístico. Esto explica que su primera elección religiosa
fuera justamente de una congregación de adoratrices del Santísimo Sacramento. Con
el pasar del tiempo, siguiendo los datos que nos ofrece el Proceso, se ve madurar lo
que sería su peculiar carisma: una vida dedicada a la instrucción y promoción
humana y cristiana de la mujer, anclada en una sólida fe que sabe trasmitir la alegría
de ser cristiana. Su fe aparece muy atenta a la Palabra de Dios y deseosa de
instrucción sólida y no de devocionalismos convencionales. En la Sierva de Dios
vemos que solidez de fe y piedad afectuosa van a la par. Se deja entrever, por los
testimonios y citaciones, el influjo de la personalidad de Santa Teresa de Jesús, hacia
la que la Sierva tenía una gran devoción. Las religiosas de la congregación que la han
conocido o que han escuchado los testimonios de las primeras seguidoras de la
Sierva de Dios, admiran el ejemplo de fidelidad a la Iglesia y a la autoridad
eclesiástica, por encima de las personas. Como fundadora tuvo contradicciones
provenientes del campo eclesiástico, pero siempre la veían humildemente atenta a
seguir los pareceres de los obispo. Ninguna debilidad humana de las personas de la
Iglesia crea en la Sierva de Dios dudas o perplejidades o resentimientos.: "Hay que
vivir en el espíritu de la Iglesia", enseñará a sus religiosas. Los testigos declaran
sobre el fervor eucarístico de la Sierva de Dios, que edificaba a las religiosas de su
congregación. Siguió con alegría, en sus colegios, el impulso eucarístico dado por S.
Pío X y dedicó tiempo y esfuerzo a preparar las niñas para recibir la Primera
Comunión.
        Trasparenta su fe, también en el respeto y reverencia con respecto a los
sacerdotes, nota muy distintiva de su personalidad espiritual. Y debemos decir que
no fueron pocos los sufrimientos ocasionados, a la Sierva de Dios, por la intromisión
de algunos sacerdotes y religiosos. La fe de la Sierva de Dios resplandece en la
confianza en el Señor ante las dificultades que debió superar para llevar adelante la
fundación. Es admirable la fuerza de ánimo y confianza en Dios frente a auténticas
persecuciones anónimos contra la Sierva de Dios hechos llegar a los Obispos, etc.


                                                                                      3
        De los testimonios aparece un alma grande de vida de oración. Encuentra la
fuerza delante del Sagrario en largas horas de adoración. Se señala también la
continua presencia de Dios en medio del trabajo. Las religiosas se sentían, junto a
ella, estimuladas a amar a Dios con más fuerza. Esta caridad hacia Dios se manifiesta
también, con cimas heroicas, en la disponibilidad para cumplir la voluntad de Dios
ya sea en los momentos de la fundación como a lo largo de los años de crecimiento
de la Congregación y en su trabajo de gobierno. Aparece una mujer atenta a buscar
cual es la voluntad de Dios y cuándo debía actuar. Y esta actitud se manifiesta en la
diligencia con la que busca siempre el consejo de personas prudentes y en la
docilidad a seguir los consejos de los confesores. Su amor hacia Dios se manifiesta en
el cuidado que tenía de las pequeñas cosas de cada día. La frase preferida de la
Sierva de Dios era: "Haz lo que haces" y aconsejaba a sus religiosas de hacer con
mucho amor de Dios los deberes cotidianos. Solía decir: "quien no es grande en lo
pequeño no cumplirá lo mayor". Manifiesta la Sierva de Dios gran devoción por el
Sacramento de la Penitencia y un generoso espíritu de reparación de los pecados.
         De las fuentes aparece su esperanza segura. También en las horas más
oscuras, La Sierva de Dios espera en la ayuda del Señor y en su guía. Esta esperanza
aparece heroica en los trabajos de la fundación, que encontraron serios
contratiempos. Se encontraba también sin medios humanos y con una siembra de
sospechas sobre su persona. Pero la Sierva de Dios, serena y sabiendo que cumplía la
voluntad de Dios, se manifiesta siempre llena de esperanza en la ayuda del Señor.
Manifestación de esperanza aparece también en el desprendimiento de los bienes
materiales, también en circunstancias de gran pobreza. Vemos trabajar a la Sierva de
Dios, con los ojos puestos en la vida eterna en medio de dificultades de todo género,
también cuando las circunstancias políticas (principio de siglo en España)
manifiestan hostilidad hacia la vida religiosa.
        El itinerario de la Sierva de Dios se presenta como un servicio generoso al
prójimo. Es alma ardiente de celo por la salvación de las almas, y muy
concretamente se manifiesta este celo misionero como celo por la instrucción
cristiana de la infancia y de las personas más pobres o necesitadas de ayuda
espiritual y de doctrina. Toda su fundación es un canto a esta ardiente caridad para
llevar la luz de Cristo a tantas muchachas por medio de la catequesis y de la
instrucción. No se puede olvidar que su acción se desarrolla también en beneficio de
la promoción de la mujer: en efecto, la Sierva de Dios, era muy sensible a los
problemas que al final de siglo y principios del XX presentaba la formación y
promoción humana de la mujer. La Sierva de Dios abrió escuelas en zonas donde
había una gran necesidad de ayuda para la instrucción de la mujer y su promoción
(pueblos de Extremadura, La Mancha y Andalucía).
        Los testigos subrayan la caridad grande de la Sierva de Dios hacia sus
hermanas y la dedicación a su formación. Testigos que vivieron con ella se
manifiestan edificados por la actitud de perdón de la Sierva de Dios con respecto a
las personas que la persiguieron o calumniaron. Jamás se lamentó de ninguno. Fue
grande su caridad hacia las almas del Purgatorio.

Para trabajar:
    Destaca los rasgos de su espiritualidad que más te atraen.
    ¿Los ves reflejados en la vida de las religiosas concepcionistas?
    ¿Y en los laicos concepcionistas?
    ¿Qué aspectos de su espiritualidad crees que están más cultivados y cuáles


                                                                                    4
  menos?
 ¿Qué dimensiones de la espiritualidad de M. Carmen crees más necesarias
  vivir ahora?




                                                                            5

								
To top