CPFG Aristizabal by 8VG6j46

VIEWS: 0 PAGES: 183

									UNIVERSIDAD DEL SALVADOR                      COLEGIO INTERAMERICANO DE DEFENSA
 Buenos Aires - ARGENTINA                                   Washington D.C. - EE.UU.




     “SI VIS PACEM PARA BELLUM: REALIDAD LATINOAMERICANA
                        ACTUAL. CASO SUDAMÉRICA”




                                           Por

  CAPITÁN DE FRAGATA ENRIQUE HUMBERTO ARISTIZÁBAL VITERI




                                    Tesis de Master
                                  para optar al título de

                MASTER EN DEFENSA Y SEGURIDAD HEMISFÉRICA



                        Tutor de Tesis.- CNEL Juan Mandiola.
                            Asesor Académico: Dr. Javier Ortiz
                      Washington D.C. EE.UU. Mayo 31 del 2007
                                   ÍNDICE.
INTRODUCCIÓN. ……..………..…………………………………………………… 01

CAPÍTULO 1. MARCO TEÓRICO ……………………………………….……... 09

1.1   Relaciones entre los Estados. …………………………………………….......... 09

1.2   La Guerra. ……………………………………………………………………… 10

1.3   Latinoamérica. ………………………………………..………………………. 14

1.4   Sudamérica. ………………………………………………………………….... 18

1.5   El Sistema Interamericano. ……………………….……………………………. 22

1.6   Conceptos Básicos. ……………………………………………………….......... 29

CAPÍTULO 2. ¿CÓMO MANTENER LA PAZ EN SUDAMÉRICA? …..……... 31

2.1   Los organismos internacionales como garantes de la paz. ………………......... 31

2.2   La desmilitarización de los países sudamericanos. ……………………………. 44

2.3   Las Fuerzas Armadas como medios para mantener la paz. …………………...... 84

2.4   Conclusiones del capítulo. ……………………….……………………………. 96

CAPÍTULO 3. REALIDAD SUDAMERICANA ACTUAL.                  …..…………..……. 99

3.1   Argentina.   ………………..….………………………………………............…103

3.2   Bolivia. ……...….....…………..….…………………………………………... 107

3.3   Brasil.   …….......………………..….……………………………………......… 109

3.4   Chile.    ……......…………………..….………………………………………... 111

3.5   Colombia.    ………………………..….………………………………………. 116


                                       i
3.6    Ecuador.    ………………………..….…………………………………………. 120

3.7    Paraguay.   ………………………..….………………………………………… 122

3.8    Perú.   ……………………………..….……………………………………….. 124

3.9    Uruguay.    …..…………………..….………………………………………….. 126

3.10   Venezuela. ……………………..….………………………………………….. 128

3.11   Cuadro resumen. …………………………………………………………….... 129

3.12   Conclusiones del capítulo. ……………………..…………………………….. 130


CAPÍTULO 4. LAS FUERZAS ARMADAS EN SUDAMÉRICA. ………..….. 133

4.1    Naturaleza de las fuerzas armadas en Sudamérica. ……………………………134

4.2    Marco Jurídico. ……………………………………..………………………… 138

4.3    Capacidades. …………………………………………………………….…… 149

4.4    Misiones de las Fuerzas Armadas. ……….……………………………………152

4.3    Conclusiones del capítulo.   …..………………………………………………. 166

CAPÍTULO 5. CONCLUSIONES. ….……………………………………………168

BIBLIOGRAFÍA. ……………………………..……………………………………. 170




                                        ii
                                        INTRODUCCIÓN.




        “Si vis pacem, para bellum”1, es una antigua frase, que traducida al castellano
significa: “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”; a pesar de ser acuñada en la época
del imperio romano, no tiene que ver con una idea expansionista o imperialista, sino todo lo
contrario, es una idea pacifista y defensiva, que hace ver la necesidad de estar preparados
para la guerra, como una manera de impedir que un país sea atacado y por consiguiente se
pueda mantener la paz. Este enunciado con más de 1600 años indica que una y tal vez la
mejor manera de mantener la paz, es que los países tengan un alto grado de alistamiento
para la guerra, esto es: Fuerzas Militares entrenadas y con el armamento adecuado.

        Tiene relación con el concepto de “Disuasión”, el cual implica que la capacidad
militar de cada uno de los Estados, evita el desenlace de una guerra, a sabiendas que
ninguno va a ganar, o el costo de obtener la victoria es mucho mayor que el beneficio a ser
obtenido; de esta manera, el equilibrio de poder, basado en la capacidad militar, es
fundamental para el mantenimiento de la paz.

        Según el General francés André Beaufré, la disuasión “Tiende a impedir que una
potencia adversa tome la decisión de emplear sus armas o, que actúe o reaccione frente a
una situación dada, debido a la existencia de un conjunto de disposiciones que constituyan
una amenaza suficiente; por lo tanto, es un resultado psicológico el que se busca mediante
la amenaza, impresionando al adversario hasta impedir que utilice su fuerza de ofensiva.
Pero para que la disuasión funcione, hay que tener una capacidad de destrucción tal que la



1
 Flavius Renatus Vegetius, escritor romano de la época del emperador Valentino II, a fines del siglo IV de la
era cristiana. Del libro “De Rei Militaris” (De las cosas de las milicias). [s.a.] [s.e.]


                                                     1
tema lo bastante; luego, hay que llevarlo a creer que se es capaz de desencadenar la
represalia como réplica o como primera andanada.”2

        De lo enunciado se deduce que son dos los requisitos necesarios para que la
disuasión sea efectiva: la capacidad de destrucción, representada por las Fuerza Armadas; y
la voluntad de ser utilizada por el Poder Político. Estos requisitos son indispensables para
mantener la paz a través de la disuasión, por lo tanto es de suma importancia que los países
tengan Fuerzas Armadas preparadas para la guerra, lo que coadyuvará a alcanzar y
mantener la paz.

        Justamente es la paz, uno de los más altos intereses concebidos por los países
sudamericanos, y entre otros medios, se tiene a las Fuerzas Armadas para alcanzar dicho
objetivo. Comenzando el accionar de las mismas en las luchas por la independencia de
nuestros pueblos, constituyéndose desde un inicio en el pilar fundamental para la defensa
de los más altos intereses de nuestros Estados; señalándose en las respectivas
Constituciones, la función principal de “La defensa de la soberanía             y la integridad
territorial”.

        Pero en el mundo globalizado en que vivimos, los valores de patriotismo y
nacionalismo, no son bien vistos, ya que el mercantilismo ha hecho que afloren otro tipo de
intereses como la globalización, el libre comercio y la riqueza material; de esta manera, la
soberanía de los Estados está pasando de moda, con lo que las instituciones militares en
Sudamérica, aparentemente habrían perdido su naturaleza o razón de ser. Es mas, existe la
percepción por parte de la sociedad sudamericana en general, que las fronteras de sus
Estados se encuentran definidas y no existen diferencias limítrofes pendientes, razón por la
cual no deberían haber conflictos de tipo convencional que requieran la utilización de
fuerzas militares; existiendo sectores de la población que piensan que sería una muy buena
opción la desmilitarización en la región, lo que permitiría destinar los fondos de la defensa
hacia otros sectores de la sociedad más necesitados.



2
  VALENZUELA, Renato. “De la diplomacia preventiva a la diplomacia coercitiva” Revista Política y
Estratégica. 2005. Y GARCÍA, Jaime. “La disuasión Convencional”. Lectura recomendada Colegio
Interamericano de defensa 2007.


                                               2
       El ¿por qué? de la investigación o la importancia de este trabajo radica en establecer
el valor y la trascendencia que han tenido, tienen y continuarán teniendo las Fuerzas
Armadas en Sudamérica; por cuanto la soberanía no es un concepto anticuado u obsoleto
como se pretende hacernos creer; ya que gracias a la presencia de las Fuerzas Armadas y la
disuasión que ellas generan se ha logrado una relativa paz en Sudamérica; además, la
desmilitarización no necesariamente es la solución a los problemas de pobreza y desarrollo
social existentes en nuestros países. En definitiva, las Fuerzas Armadas son una de las
pocas instituciones organizadas para proveer una real protección a nuestros Estados, de ahí
su valor e importancia.

       El presente trabajo tiene una utilidad práctica, cuyo beneficiario directo será la
sociedad latinoamericana en general, pues al llegar a comprender la importancia de las
Fuerzas Armadas, se generará una mayor integración civil-militar, disminuirá la natural
oposición y antagonismo existente, se incrementará el apoyo a su funcionamiento, se
comprenderá que los militares son un bien público al servicio de la sociedad, se creará una
predisposición a combatir contra las amenazas de manera conjunta, pues, la defensa y la
seguridad requieren la participación cooperativa y colectiva de todos los componentes de la
sociedad; lo que permitirá alcanzar y mantener la paz en Sudamérica. Por otro lado tiene
una utilidad práctica para la Organización de Estados Americanos y la Junta Interamericana
de Defensa, pues al llegar a confirmarse la hipótesis; la sociedad civil ya no cuestionará a
las Fuerzas Armadas de la región, lo que permitirá la integración civil-militar para combatir
las amenazas presentes en la región.

       Problema a investigar.- Lo anteriormente expresado me permite formular el
siguiente problema para la investigación:

       ¿Deben los países sudamericanos contar con Fuerzas Armadas, para que
       contribuyan ha alcanzar la paz en la región?

       Se plantea este problema, porque como se mencionó anteriormente, no existe una
clara concepción de lo que son las Fuerzas Armadas en la sociedad; de ahí el planteamiento
del problema, pues es algo que no se conoce con certeza, razón por la cual a lo largo de la
investigación se demostrará la utilidad de las Fuerzas Armadas.


                                             3
       Objetivo general.- Considerando el problema antes enunciado, y el tema de la
Tesis, se plantea el siguiente objetivo general, o el para qué investigar:

       “Determinar si en la realidad Sudamericana actual, se requieren Fuerzas Armadas
       con el fin de alcanzar la paz en la región”.

       Pero para llegar al objetivo general, se plantean los siguientes objetivos específicos
concordantes con el mismo:

       1. Determinar que las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, pueden ser
           un factor para alcanzar la paz en la región.

       Para conseguir este objetivo específico, se plantearán algunas alternativas para
lograr y mantener la paz en Sudamérica; teniendo como primera alternativa a los
Organismos internacionales como garantes de la paz, la segunda alternativa será la
desmilitarización de los países sudamericanos; y como tercera alternativa se planteará a las
Fuerzas Armadas como responsables de la paz. Por medio de este objetivo específico, y en
base a los antecedentes históricos, se pretende demostrar que gracias a la existencia de las
Fuerzas Armadas y la disuasión que estas generan, no se han presentado muchas guerras en
Sudamérica. También se demostrará que cuando ha existido un balance de poder militar
entre los países vecinos, no han existido conflictos interestatales.

       2. Analizar la realidad Sudamericana, en relación con las amenazas reales o
           potenciales que podrían afectar la paz de la región y en base a ellas definir la
           necesidad de contar con Fuerzas Armadas.

       Para alcanzar este objetivo se analizará la realidad de cada país sudamericano y se
establecerán los problemas tradicionales por cuestiones de soberanía o territorio que aún se
encuentran sin resolver y, se determinarán las amenazas asimétricas presentes en la región,
ante las cuales las Fuerzas Armadas, dependiendo del Marco Jurídico de cada país,
deberían cumplir tareas en forma directa o en apoyo a las Fuerzas de Seguridad Interna.
Cabe señalar que no se considerarán problemas o amenazas que son de orden político,
económico o social que si bien podrían afectar a la seguridad, en la solución de los mismos




                                               4
las Fuerzas Armadas no tienen ingerencia directa o tareas de apoyo; por ejemplo la
pobreza, la salubridad, el analfabetismo, etc.

          3. Determinar las bases fundamentales de las Fuerzas Armadas de los países
             sudamericanos y, las misiones que deben cumplir en relación a la realidad
             sudamericana actual.

          A través de este objetivo, se demostrarán los diferentes escenarios de actuación que
tienen las Fuerzas Armadas. Pudiendo ser utilizadas contra las amenazas convencionales,
ya que la soberanía, la integridad territorial y todos los objetivos nacionales, son intereses
permanentes que no pueden ser soslayados, siendo la defensa de los mismos la naturaleza o
razón de ser de las Fuerzas Armadas. En segundo lugar y dada la situación actual de
Sudamérica, pueden ser utilizadas en misiones no convencionales actuando directamente o
en apoyo a otros organismos nacionales contra las amenazas asimétricas, de acuerdo con el
Marco Jurídico de cada país. En tercer lugar se considera el campo de actuación a nivel
internacional en operaciones a cargo de organismos internacionales, como por ejemplo en
operaciones de mantenimiento de paz y operaciones de apoyo en caso de desastres
naturales. Finalmente se consideran las acciones de apoyo al desarrollo de los respectivos
países.

          Es así como en una forma secuencial y coordinada, se irán alcanzando los objetivos
específicos propuestos, lo que me permitirá llegar al objetivo general antes planteado.

          Hipótesis.- En estrecha relación con el tema, el problema y el objetivo general a
continuación se plantea lo que se pretende demostrar en este estudio, es decir la hipótesis:

          “La existencia en los países sudamericanos de Fuerzas Armadas, contribuiría ha
          alcanzar la paz en la región”.

          Si se llega a verificar esta hipótesis, se dará respuesta al problema planteado, en el
sentido de que los países latinoamericanos, “SI” deben contar con Fuerzas Armadas, para
alcanzar la paz regional.




                                                 5
       Si se refuta la hipótesis, la respuesta al problema sería que para alcanzar la paz en la
región, “NO” es necesario que los países latinoamericanos cuenten con Fuerzas Armadas;
en cuyo caso, sería conveniente la desmilitarización y el tema de la investigación debería
cambiarse a “Si quieres la paz, no es necesario tener Fuerzas Armadas”.

       Este estudio es de carácter social, y como tal, tendrá la característica de ser
subjetivo, pues no puede demostrarse a través de instrumentos objetivos o fórmulas
irrebatibles, por lo que la hipótesis no necesariamente será una respuesta irrefutable al
problema planteado; lo cual de ninguna manera significa que la investigación carece de
valor. En su gran mayoría se tratará de un estudio bibliográfico y documental,
complementado con: las opiniones de los Asesores y Alumnos del Colegio Interamericano
de Defensa; y con las entrevistas y consultas a expertos civiles y militares de los países
latinoamericanos que trabajan en la Organización de los Estados Americanos (OEA), en la
Junta Interamericana de Defensa (JID), en las Embajadas y Agregadurías, y en los centros
académicos que tienen relación con la defensa como son: La Universidad Nacional de
Defensa y el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa. Por otro lado, una importante
contribución al presente trabajo, constituyen las exposiciones que se realizan como parte de
la malla curricular del curso de Defensa y Seguridad Hemisférica en el Colegio
Interamericano de Defensa.

       Dadas las limitaciones de tiempo, el presente estudio se centrará en los países
sudamericanos, esto es: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay,
Perú, Uruguay y Venezuela. Sin embargo, el estudio será de mucha valía para toda
Latinoamérica, ya que ésta es una región en la cual los países que la conforman tienen
características similares: una historia común, una población con rasgos culturales casi
idénticos en cuanto a idioma, religión e idiosincrasia; en el ámbito político se encuentra
presente la democracia como sistema de gobierno; en el ámbito económico a pesar de
poseer grandes riquezas naturales, la mayoría de los países se encuentran en vías de
desarrollo; en el ámbito socio cultural existen graves problemas debido a la pobreza y a las
principales amenazas que atentan contra la seguridad como el narcotráfico, la delincuencia,
la migración y el tráfico de armas; en el ámbito militar, sus Fuerzas Armadas han dejado de




                                              6
lado el campo político, constituyéndose en garantes de la constitución y de los más altos
intereses en sus respectivos Estados.

        El período que abarca la investigación es desde 1970 hasta el 2006; especialmente
en lo que respecta a la verificación de los conflictos fronterizos y problemas de
desestabilización democrática que han existido en la región sudamericana. Sin embargo en
los temas concernientes a los organismos internacionales y la política internacional de los
Estados Unidos, se abarcará un período más extenso para tener una referencia más clara
sobre dichos asuntos.

        En la ejecución de la investigación científica del presente trabajo se utilizará el
método inductivo, para lo cual, se realizará la observación en libros y documentos, de los
hechos existentes sobre el tema. La investigación será en su gran parte de tipo descriptiva, y
la hipótesis planteada será demostrada por medio del relacionismo3 de los conocimientos,
logrando de esta manera una objetividad relacional en la conclusión general o hipótesis.

        El primer capítulo abarca el Marco Teórico, en el cual se plantean los temas
necesarios para introducirnos en la investigación, siendo estos los siguientes: Las relaciones
entre los Estados, en donde se indica que la política tiene dos medios para alcanzar sus
objetivos: la diplomacia y la guerra. A continuación se realiza una descripción de lo que es
el área de estudio Latinoamérica y Sudamérica, lo que permite realizar una distinción
geopolítica y geoestratégica entre las dos regiones. Se proseguirá con la descripción del
Sistema Interamericano, especialmente en lo que respecta a las instituciones relacionadas
con la paz y la seguridad de la región. Finalmente se realiza una definición de términos
considerados necesarios para una cabal comprensión del tema.

        En el segundo capítulo, se plantearán diversas alternativas para alcanzar y mantener
la paz en la región sudamericana. Entre las cuales se menciona en primer término, a las
organizaciones internacionales como garantes de la paz. Como segunda alternativa se
plantea la desmilitarización de los países sudamericanos. Finalmente se plantea como
tercera alternativa a las Fuerzas Armadas como garantes de la paz, por la disuasión que

3
 ORTIZ, Javier. “Notas para la investigación científica”. Folleto utilizado en el Colegio Interamericano de
Defensa en el Seminario de Investigación Científica. 2007


                                                    7
ellas generan, estableciéndose eso si, que es sumamente necesario que exista un balance de
poder entre las Fuerzas Armadas de los países de la región.

       En el tercer capítulo, se analizará la realidad sudamericana actual país por país, para
determinar si éstos mantienen pendientes problemas tradicionales de índole limítrofe que
afecten la soberanía e integridad de los Estados, y ante los cuales, al fallar la política y la
diplomacia en la búsqueda de la solución, sería necesario utilizar a las Fuerzas Armadas en
forma convencional. Además se determinarán los problemas, desafíos y amenazas
asimétricas prevalecientes en cada país; sin considerar problemas o amenazas cuya solución
no amerita el uso de las Fuerzas Armadas de manera directa o en apoyo a otras
organizaciones.

       En el cuarto capítulo, se describen las bases fundamentales de las Fuerzas Armadas,
esto es su naturaleza o razón de ser, la misma que se encuentra determinada en forma legal
en las Constituciones de los respectivos Estados y básicamente se refiere a la defensa de los
más altos intereses y objetivos nacionales permanentes; el marco jurídico que legaliza su
accionar y, las capacidades para cumplir las tareas y funciones ha ellas encomendadas. En
base a lo cual se establecen las misiones en las cuales deben actuar las Fuerzas Armadas de
la región.

       Finalmente, en el quinto capitulo, se plantean las conclusiones a las que se ha
llegado luego de realizar este estudio, dando énfasis al logro de los objetivos específicos los
cuales nos conducen a alcanzar el objetivo general y, consecuentemente con ello a la
demostración de la hipótesis planteada.




                                              8
                                           CAPÍTULO 1

                                     MARCO TEÓRICO.




1.1     Relaciones entre los Estados.

        En las relaciones internacionales entre los Estados, se generan discrepancias,
desacuerdos u oposición de principios e intereses, lo que da lugar a conflictos los cuales se
pueden materializar por medio de la ruptura de relaciones diplomáticas, presiones
económicas, embargos, boicots, intervenciones, bloqueos, o crisis las cuales pueden
desembocar en el uso generalizado de la fuerza a través de la guerra.

        Ante las discrepancias o desacuerdos mencionados, el Estado tiene dos maneras
generales de obrar frente a los demás Estados, para alcanzar sus Objetivos Políticos:

            La acción diplomática que permuta intereses y se vale del poder mediante
             presiones que no llegan al empleo violento de los medios de destrucción; y,

            La acción bélica que recurre al empleo ostensivo y violento del poder.

        Diplomacia y guerra, por consiguiente, se basan en los mismos elementos esenciales
de la Política y tienen un propósito común que es la situación de paz futura que abarque el
Objetivo Político deseado por el Estado.4 Cabe aquí muy bien la frase expresada por Carl
Von Clausewitz en el sentido que “la guerra es la continuación de la política por otros
4
 “Elementos de la Estrategia”. Libro digitalizado de la Academia de Guerra Naval del Ecuador. Capítulo I
Relaciones entre los Estados. 2005.


                                                     9
medios”, la cual indica simple y llanamente que si el medio diplomático falla, se recurre al
otro medio que la política tiene a la disposición que es la guerra.

       La Diplomacia es el arte de conducir pacíficamente las relaciones entre Estados,
para lo cual se vale de normas, precedentes, leyes, tradiciones, tratados, convenios y
jurisprudencia; buscando soluciones que den atención a los intereses de los participantes
involucrados. En las actividades diplomáticas, las presiones de poder son utilizadas sólo
para comprometer los ajustes finales; sin embargo cuando están en juego intereses vitales
como aquellos referidos a la seguridad, a la defensa de la soberanía e integridad del Estado,
el desenmascaramiento de la fuerza tiende a ser hecho en progresión creciente; por lo tanto
mayor preponderancia tendrán los países que tengan mayor poder para imponer las
decisiones a su favor. Es decir la fuerza es la base que sustenta la actividad diplomática de
cada país; esto ha sido una constante en la historia, donde las grandes potencias deciden y
tienen preponderancia sobre los Estados con pequeño poder.

       La crisis es un conflicto de intensidad limitada, en el que se trata de lograr ciertos
objetivos mediante presiones o negociaciones sin llegar al enfrentamiento; sin embargo, la
previsión de emplear la fuerza siempre debe estar presente; bien para disuadir, bien para
imponer o bien para ser utilizada cuando la crisis escale y no se logren los objetivos a
través de los medios pacíficos de negociación; en tal situación el empleo violento del poder,
o sea la guerra, es la opción abierta que tiene el Estado; adquiriendo mayor relevancia el
uso de la fuerza militar como elemento central del esfuerzo bélico.

       Como se puede ver las relaciones internacionales son un proceso dinámico que
involucra situaciones de paz, de crisis o de guerra; en las cuales las Fuerzas Armadas son
un instrumento valiosísimo para que el Estado alcance o mantenga sus intereses vitales.

1.2    La Guerra.

       Al hacer un análisis del reino animal, podemos definir al instinto de supervivencia o
conservación, como un elemento esencial en la vida de estas especies, este instinto les
incita a defenderse o atacar con el fin de buscar y satisfacer sus necesidades básicas de




                                              10
alimentación, proteger su vida y su territorio; generándose de esta manera las peleas o
luchas entre animales, las cuales pueden darse de manera particular o en forma grupal.

          Las luchas entre animales de manera grupal podemos calificarlas como guerras
entre animales, como ejemplo de ello tenemos: la guerra entre chimpancés, cuando una
manada pretende ocupar el territorio de otra manada. La guerra entre hormigas, cuando
hormigas invasoras pretenden apoderarse del territorio y esclavizar a otras hormigas. Algo
parecido sucede entre las abejas, las cuales defienden su territorio contra abejas que
pretenden adueñarse del panal y de la miel fruto de su trabajo. En estos casos se aprecia la
disputa por territorio, libertad y riqueza; los cuales se constituyen en los objetivos o
intereses fundamentales de los grupos contendientes.

          Si comparamos estos casos con el hombre, se encontrará una gran similitud la cual
se debe a que nosotros también somos animales territorialistas, con un alto sentido de
dominación y con un insaciable deseo de poder y riqueza; intereses estos que están
involucrados y son los generadores de los conflictos y guerras; en las cuales los
participantes por un lado buscan defender su territorio, mantener la libertad y proteger sus
riquezas; mientras que los adversarios pretenden adueñarse del territorio, imponer su
voluntad, colonizar y esclavizar; así como aprovecharse y usufructuar de las riquezas
ajenas.

          Es improbable que el hombre primitivo fuese un ser pacífico, sobre todo porque su
vivencia diaria era muy difícil, ésta consistía en la búsqueda de alimentación, vestido y
territorio que le permita satisfacer sus necesidades básicas y alcanzar un nivel adecuado de
seguridad contra los animales y contra otros grupos de seres humanos; de esta manera se
puede afirmar que la guerra ha existido desde la horda original, lo cual con el paso de los
años se fue acrecentando, pues a lo largo del tiempo existen innumerables hechos que son
testimonio de la presencia de la guerra en la historia de la humanidad y en todos los lugares
del planeta, así por ejemplo tenemos: la invasión de Atila y los hunos a territorios
germanos, los cuales a su vez invadieron los territorios del Imperio Romano; la invasión
del pueblo hebreo a Palestina y la ocupación de las ciudades de los cananeos y filisteos que
eran los pueblos originarios de esa región; la invasión de los mongoles de Genghis Khan a
China, el Oriente Medio y Rusia.

                                             11
           Hechos más recientes como la Primera Guerra Mundial (1914-1918), muestran que
la conquista territorial era parte de la política de los países imperialistas, al respecto Lenin
decía que: “El único contenido, significado y sentido reales de la guerra es anexionar tierras
y sojuzgar a otras naciones, arruinar a la nación competidora, saquear sus riquezas, y
desviar la atención de las masas trabajadoras de las crisis internas del país.”5 El resultado de
la Primera Guerra Mundial fue la pérdida de Alemania la cual con el paso de los años se
convirtió en un enemigo más encarnizado, que desencadenó la Segunda Guerra Mundial;
guerra de revancha por la recuperación de los territorios que le habían sido cercenados y
por la conquista de territorios para el pueblo alemán, cuya población había aumentado
enormemente; es decir lo que motivaba a Hitler era la recuperación y la búsqueda del
espacio vital, comúnmente conocido como territorio y las riquezas naturales que este
contiene.

           Después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo se vio amenazado de una guerra
nuclear entre el bloque capitalista encabezado por Estados Unidos y el bloque socialista
encabezado por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas; guerra que de haberse
realizado habría acabado con el planeta o por lo menos nos habría puesto al borde de la
extinción. Los líderes y políticos de ambos bloques comprendieron que en una guerra de
este tipo, nadie hubiera ganado, o los costos de una eventual victoria serían tan altos que no
ameritarían entrar en una guerra nuclear, de esta manera durante todo el tiempo que duró la
guerra fría (fin de la Segunda guerra mundial, hasta la caída de la Unión Soviética), la
disuasión nuclear fue un elemento que evitó el desenlace de una guerra. Sin embargo, esto
no evitó un sinnúmero de guerras periféricas de tipo convencional auspiciadas por ambos
bloques con el fin de alcanzar la supremacía mundial.

           La caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en 1990, le dio un respiro
a los Estados Unidos para seguir su carrera ascendente de líder mundial. Pero el coloso
Soviético está siendo reemplazado por China, por lo que en un futuro muy cercano
probablemente se generará tensiones y guerras periféricas; actualmente ya existe una gran
preocupación por parte de Estados Unidos respecto a Estados que puedan aliarse a China,
como por ejemplo Irán y Corea del Norte.

5
    LENIN, “La Guerra y la socialdemocracia rusa”. Tomo 26, página 15 [s.a], [s.l], [s.e.].


                                                        12
        En la era moderna, la conquista territorial aunque no puede ser descartada, ya no es
la causa principal de las guerras. Ahora la causa tiene más bien un trasfondo político y
económico, que puede sintetizarse en el adueñarse de los recursos fundamentales y
necesarios para la vida diaria y recursos propulsores de la economía mundial, como por
ejemplo los energéticos. Se puede ilustrar esto con el caso Estados Unidos-Irak, en el cual
se emprendió la guerra con el deseo aparente de terminar con las armas de destrucción
masiva de los iraquíes; pero cuyo trasfondo era el de controlar el petróleo de Irak, en este
caso Estados Unidos no necesitó conquistar para sí un territorio, bastándole solamente con
derribar a Sadam Hussein, para de esta manera controlar a dicho país y sus recursos.

        Esta ha sido la historia de la humanidad, la cual ha estado matizada y escrita con la
sangre derramada en los diferentes conflictos y guerras que han existido, existen y seguirán
existiendo. Porque el egoísmo, la crueldad, la discrepancia y la lucha son parte de la
naturaleza de los hombres y, la ambición de poder los lleva a tratar de intentar el control del
mundo. Por eso, la paz que todos buscamos está muy lejos de conseguirse; al respecto
alguien acertadamente dijo: “La paz es el sueño de los sabios, pero la guerra es la historia
de los hombres”, determinando de esta manera que la historia de la humanidad seguirá ese
mismo sendero.

        Julian Corbert al respecto de la guerra señala que ésta es un acto de violencia para
obligar al adversario a someterse a nuestra voluntad. Pero ese acto de violencia no es
simplemente el choque de las Fuerzas Armadas, sino que debe ser realizado con todos los
medios al alcance del Estado y con toda la voluntad de los gobernantes y de la población.6

        Por su parte el Libro de Defensa de Chile indica que la guerra es un conflicto en el
que están amenazados los intereses vitales de un Estado, es el más extremo de los
conflictos y compromete la acción de todo el potencial del país para lograr los fines
perseguidos. En ella adquiere relevancia el uso de la fuerza militar como elemento central
del esfuerzo bélico, siendo la función de las Fuerzas Armadas quebrantar la voluntad de




6
 CORBETT, Julián. “Algunos principios de la estrategia marítima”. Libro digitalizado de la Academia de
Guerra Naval del Ecuador. Guayaquil 2005.


                                                 13
lucha de las fuerzas adversarias, lo que puede lograrse por su derrota total o por colocarlas
en una condición tal que torne inútil para ellas proseguir la lucha.7

        De los conceptos antes enunciados, quedan claras algunas características de la
guerra, entre las que se pueden mencionar:

           La guerra es un medio utilizado por el ente político para alcanzar sus objetivos.

           Es un acto de violencia, en el que están en juego intereses vitales.

           En ella participan todas las expresiones del Poder Nacional, cobrando relevancia
            el poder militar.

        En síntesis se puede manifestar que la guerra es un conflicto en el que se busca
imponer la voluntad por medio de la fuerza. Al respecto Clausewitz decía que “la guerra es,
pues, un acto de fuerza para obligar al contrario al cumplimiento de nuestra voluntad”8

        Pero, se debe aclarar que si bien la fuerza está representada por los militares, estos
tan solo son los instrumentos bélicos de los Estados; pero los Estados están dirigidos por
los políticos, por lo que la guerra empieza en la política y termina en la política. Como diría
Clausewitz: “La guerra se origina en una situación política y estalla por un motivo político.
Es, pues, un acto político”9. Sin embargo, debemos recordar que la economía está
íntimamente relacionada con la política, por lo que la guerra también tiene fines
esencialmente económicos. Es decir, el dominio político y económico es el fin fundamental
de la guerra.

1.3     Latinoamérica.

        Según William Thompson, tres son los criterios o atributos que definen un Sistema
Regional siendo estos los siguientes: Que los actores se encuentren geográficamente
próximos; que se reconozca a la región como un área distintiva; y que la interacción entre



7
  CHILE. “Libro de la Defensa Nacional de Chile” 2002.
8
  Karl von Clausewitz. “De la Guerra”. Página 27.
9
  Kart Von Clausewitz. De la Guerra. Página 42


                                                  14
los actores y sus esquemas de relaciones muestre un grado de regularidad e intensidad.10 Un
subsistema regional, entonces, consiste en un conjunto de Estados geográficamente
próximos que interactúan regularmente y comparten hasta cierto punto un sentido de
identidad regional.

        En base a estos criterios, América Latina puede ser vista como una región
significativa en el manejo de asuntos internacionales; la región incluye el territorio del
hemisferio occidental al sur de Estados Unidos, mide 7000 millas desde el norte de México
hasta el Cabo de Hornos en el extremo sur de Chile y Argentina. Está conformada por
veinte y tres Estados soberanos en los que se hablan lenguas romances derivadas del Latín
que son el español, el portugués y el francés; de estos, dieciocho Estados forman la
América hispana, en orden alfabético son: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica,
Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México,
Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, los cuales ocupan el 59% del
total de la superficie terrestre de América Latina. Por otro lado tenemos la América
portuguesa o Lusoamérica que básicamente se refiere a Brasil, país que fue colonia de
Portugal, es el Estado más grande de América Latina tanto en población como en territorio
cubriendo aproximadamente el 40% de la tierra latinoamericana. Finalmente tenemos a
Haití, antigua colonia francesa.

        El subsistema latinoamericano comenzó su desarrollo en el período colonial a partir
del siglo XV, cuando el colonialismo sujetó a toda la región a los poderes europeos;
durante esta etapa de tres siglos, la mayor parte de la región pertenecía a España, por su
parte Brasil pertenecía a Portugal, mientras que Haití era colonia de Francia. Luego de este
período de sumisión, comienza a gestarse la independencia latinoamericana, principalmente
como reflejo de la política internacional europea, cuando el equilibrio de poder europeo fue
alterado por las guerras napoleónicas. Al invadir el ejército francés la península ibérica en
1807, la familia real portuguesa huyó a Brasil, mientras el rey español y su heredero fueron
apresados; estos acontecimientos fueron aprovechados y facilitaron las revoluciones
independentistas en América Latina; para cuando Fernando VII recuperó el trono en 1814,


10
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980.


                                                   15
la mayoría de América hispana se había rebelado contra el trono español, cuya capacidad
para ocuparse de las colonias rebeldes era muy reducida debido al desorden interno que
predominaba en España.

       La independencia de la mayoría de Estados se alcanzó entre 1810 y 1830, mientras
que Cuba lo hizo en 1898 tras una corta guerra entre Estados Unidos y España, por su parte
Panamá que fue una provincia de Colombia logró su independencia en 1903. En lo que
respecta a la Lusoamérica, Portugal cedió la libertad a Brasil de una manera relativamente
pacífica; pues cuando los brasileños decidieron declarar la independencia en 1822, fueron
dirigidos por el heredero del trono portugués, quien en ese momento era regente de Brasil.
En relación a Haití, este se constituye en el Estado más antiguo de la región, pues su
independencia data de 1804, año en el que se separó de Francia tras un levantamiento
exitoso de los esclavos negros, no obstante Francia se negó a reconocer la independencia
haitiana hasta 1837.

       La ruptura de los vínculos coloniales que habían sujetado a la región a las potencias
de ultramar por más de tres siglos y la tenían aislada del resto del mundo que no fuera
España o Portugal, sometió a los nuevos Estados Latinoamericanos a los caprichos del
poder del sistema político internacional; ya que durante las primeras décadas de vida
independiente, la inestabilidad interna imperante, generada por intereses mezquinos de los
grupos de poder, dio origen a las condiciones que favorecieron los conflictos entre Estados
vecinos y la intervención de Estados europeos y de Estados Unidos, este último jugó un
papel importante en las áreas contiguas, especialmente en México y Centroamérica.

       Los Estados latinoamericanos tienen mucho en común, prevalecen ciertos aspectos
importantes que les dan un alto grado de parentesco y una identificación mutua; entre las
características similares pueden mencionarse las siguientes: una fuerte unión cultural e
identidad mutua, similar idiosincrasia, gran parecido étnico de su población; la mayoría de
sus componentes son países ricos en recursos naturales pero pobremente administrados,
razón por la cual aún se encuentran en vías de desarrollo y son económicamente
dependientes de las naciones poderosas; tienen un sentido de comunidad basado en sus
compartidas condiciones de pobreza, historia colonial y dependencia económica; comparten



                                            16
los objetivos de política exterior de neutralidad, no alineación, anticolonialismo, de
independencia económica y progreso.

        Los Estados latinoamericanos no han ejercido un gran poder dentro de la corriente
política mundial; al contrario, todos operaron desde una posición débil con respecto a las
potencias, salvo algunas excepciones como Brasil, Argentina y Cuba. Desde que alcanzaron
su independencia la mayoría han tendido a unirse a otros para hacer frente a las amenazas
reales o potenciales del mundo exterior, así se conformó la unidad hispanoamericana la cual
se basó principalmente en el temor a los extranjeros y en el deseo de aliarse en contra de
ellos; de igual manera los planes de integración económica desde la Segunda Guerra
Mundial han sido motivados no solamente por esperanzas de beneficio económico mutuo,
sino también por la posibilidad de escapar de la dependencia económica de los Estados
industrializados.

        Los países latinoamericanos a lo largo del tiempo, han tenido la predisposición de
apoyarse mutuamente cuando intereses foráneos ejercen presión en la zona, como ejemplo
de ello tenemos a los siguientes casos: la intervención norteamericana en el Caribe durante
el primer tercio del siglo XX provocó fuertes protestas de Argentina, a pesar de que dicho
país no era afectado por esta acción; a mediados de los años setenta el tema del Canal de
Panamá ya no era solo un enfrentamiento entre Panamá y Estados Unidos, sino que se
había convertido en una preocupación para todos los países de América Latina que
apoyaban los intereses panameños; más recientemente, el conflicto en América Central
desembocó en la organización del Grupo Contadora con la participación de México,
Colombia, Venezuela y Panamá, respaldados por un grupo de apoyo de Estados
sudamericanos; otro ejemplo de unidad regional fue la decisión mayoritaria de Estados
latinoamericanos al expresar su apoyo a Argentina durante su guerra con el Reino Unido en
1982 por la posesión de las Islas Malvinas.11

        En la actualidad, la unidad latinoamericana sigue inalterada en el respaldo al
multilateralismo y al imperio del Derecho Internacional; es así que durante la crisis de Irak,
los Estados de México y Chile, como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad

11
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980.


                                                   17
de la Organización de Naciones Unidas, se opusieron a la acción unilateral de Estados
Unidos para invadir Irak; tal postura contó con un sólido respaldo en la región, con escasas
excepciones, pues sólo seis Estados latinoamericanos respaldaron o integraron la coalición
encabezada por Estados Unidos, y actualmente solo El Salvador permanece con tropas en
terreno iraquí.12

           En la actualidad, América Latina se ve amenazada por graves problemas como la
pobreza, la delincuencia organizada en especial en zonas urbanas, el narcotráfico y el
lavado de dinero que trasciende las fronteras, el incremento de la violencia que se
constituye en la primera causa de muerte de la región, el tráfico de armas, la migración
ilegal; a lo cual se suma la peligrosa amenaza de desintegración nacional en algunos países
en donde se han radicalizado los movimientos étnicos como son el caso de Bolivia y
Ecuador, o en Colombia país que alberga una guerra interna prolongada a causa de la
narcoterrorismo.13

           Sin embargo ante esos problemas, se observa una escasa coordinación entre las
autoridades de los países de la región para encarar estas amenazas; subsistiendo la
necesidad de la concertación regional para enfrentar estos problemas que trascienden las
fronteras nacionales.

1.4        Sudamérica.-

           La región sudamericana, es un subsistema internacional más coherente, los países
que la conforman presenta una firme base de lazos comunes, de índole histórica y cultural,
siendo estos en orden alfabético: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador,
Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

           Una de las características más importantes que distingue a este subsistema regional
ha sido el relativo aislamiento de la corriente política internacional, en gran parte debido a
su singular situación geográfica. Su remota ubicación a gran distancia de Europa y Estados
Unidos, combinado con la pequeña fuerza relativa de sus Estados, ha liberado a la región de


12
     MUÑOZ, Heraldo. “¿El fin de América Latina? Foreign Affairs. http://www.foreignaffairs-esp.org
13
     MUÑOZ, Heraldo. “¿El fin de América Latina? Foreign Affairs. http://www.foreignaffairs-esp.org


                                                     18
ser incluida en las rivalidades mundiales de equilibrio de poder y la ayudó a resistir
influencias externas sobre el manejo de asuntos internos a través de intervenciones.

        Durante la primeras década de vida independiente, Sudamérica atravesó un período
de transición que solidificó su identidad y la diferenció más aún del resto de América
Latina; los Estados desarrollaron sistemas políticos viables, pues deseaban modernizar sus
naciones en todos los sentidos y para lograrlo buscaban ayuda del extranjero; se
concentraron en sus problemas internos y en un modelo de desarrollo nacional que
implicara cooperación antes que conflicto. La lejanía de los centros de poder, tuvo gran
importancia para que su desarrollo se realizara de manera libre, ya que las potencias
exteriores se concentraron en una nueva era de imperialismo en otras partes del mundo.

        Por su parte, las relaciones al interior de la región en el siglo XIX, se caracterizaron
por equilibrios de poder firmes y persistentes en los cuales los Estados más pequeños
funcionaron como amortiguadores de las rivalidades entre los Estados más grandes en
temas que abarcaron problemas limítrofes, de liderazgo en la región, seguridad, poder,
bienestar, prestigio y recursos.

        El sistema de equilibrio de poder en Sudamérica, se caracterizó por la rivalidad de
Argentina, Brasil y Chile, llegando a tener implicaciones en toda la subregión; pues la
política chilena del Pacífico estaba destinada a dominar la costa Oeste; por su parte
Argentina tenía la decisión de predominar en el área del Río de la Plata y de restaurar el
control según los viejos límites virreinales que habían incluido a Uruguay, Paraguay y parte
de Bolivia; mientras tanto la preocupación de Brasil era expandirse y asegurar sus propias
fronteras. Los conflictos sudamericanos más importantes fueron entre Argentina y Brasil en
el lado del Atlántico y entre Chile y la alianza de Perú y Bolivia, en el lado del Pacífico.14

        Argentina rivalizaba con Chile por tener influencia sobre Bolivia y Perú, y con
Brasil por dominar Paraguay y Uruguay. Por su parte Chile comenzó a pensar en términos
más amplios, y buscó mantener su posición de poder congraciándose con Ecuador y
Colombia en contra de Perú, y con Brasil y Paraguay en contra de Argentina, por temor a

14
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980.


                                                   19
que Argentina cooperara con Bolivia y Perú en el enfrentamiento del Pacífico. Chile y
Argentina, después de evitar una guerra inminente en la década de 1890, llegaron a un
acuerdo mediante los Pactos de Mayo (1902), donde explícitamente reconocían las mutuas
esferas de influencia, acordaron una paridad naval y formalizaron el sistema de equilibrio
de poder entre ellos; este acuerdo dejó a Chile temporalmente seguro en el Oeste. Pero la
rivalidad atlántica entre Argentina y Brasil siguió y creció en el siglo XX, la competencia
se mantuvo indecisa por aproximadamente cuatro décadas más; en las cuales Brasil
extendió notablemente su territorio al ganar terreno de sus ocho países vecinos.

           En la segunda mitad del siglo XX las relaciones sufrieron una evolución con
relaciones más cooperativas entre Argentina y Brasil, y entre Chile y Argentina. En la
actualidad a las disputas fronterizas activas o latentes, se suman problemas intraestatales
como: narcotráfico, crimen organizado, tráfico ilegal de armas, terrorismo y movimientos
guerrilleros; estas situaciones se presentan con diversa intensidad en algunas áreas de la
región, afectando a las personas, las sociedades, la identidad nacional, los valores y las
instituciones.

           Sin embargo, se debe mencionar que Sudamérica es una zona al margen de los
conflictos internacionales y, se encuentra aparentemente libre de conflictos intraregionales
importantes. La estabilidad estratégica relativa se refleja en que el índice de conflictividad
entre los Estados y dentro de los mismos es el más bajo del mundo. Según la información
producida por el Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz (SIPRI,
en inglés), con la excepción del conflicto colombiano, Sudamérica no registra ningún
conflicto mayor en su suelo desde hace más de una década; incluso el conflicto entre Perú y
Ecuador, que culminó en 1998, no alcanzó a ser catalogado como un conflicto mayor.15

           Se puede decir que se ha consolidado en la región sudamericana una tendencia a la
disminución de los conflictos entre Estados; no obstante, sería prematuro sostener que la
conflictividad inter-estatal ha desaparecido pues subsisten algunas cuestiones territoriales
pendientes entre algunos países en América del Sur, que eventualmente podrían originar
crisis, por lo que las políticas orientadas a la prevención de conflictos y a la cooperación


15
     CHILE. “Libro Blanco de la Defensa Nacional de Chile”. 2002


                                                     20
continuarán teniendo gran importancia. Dentro de los hitos importantes que marcan esta
tendencia se encuentran los siguientes: 16

          La superación de situaciones de rivalidad o conflicto que afectaban las
           relaciones en el área del Cono Sur, particularmente entre Argentina y Brasil, así
           como entre Argentina y Chile, proceso que se inició a mediados de los años 80 y
           continuó con fuerza con los acuerdos argentino-brasileños en el ámbito nuclear
           en 1991 y la cooperación chileno-argentina en materia de construcción de
           confianza recíproca y transparencia.

          El término del diferendo limítrofe entre Perú y Ecuador.

          La culminación en 1999 de la etapa de ejecución de algunas cláusulas
           pendientes del Tratado de 1929 y su Protocolo Complementario entre Chile y
           Perú.

       A pesar de las características muy similares existentes en la región, la historia
compartida y solidaria de nuestras naciones; la convergencia de sus intereses políticos,
económicos, sociales y de seguridad; y la baja conflictividad entre los países
sudamericanos, no se ha logrado materializar el ideal de unión e integración de los Estados
sudamericanos en una gran Nación. Han existido algunas iniciativas entre las más actuales
se encuentran: La Comunidad Suramericana de Naciones del 8 de diciembre del año 2004 y
la Unión Suramericana de Naciones del 17 de abril del 2007.

       En el año 2004 en la ciudad del Cuzco, el sueño de integración americana de
nuestros libertadores comenzó a concretarse, al crearse la Comunidad Suramericana de
Naciones C.S.N. cuyas bases y objetivos son los siguientes:17

          Concertación y coordinación política y diplomática de la región.

          Convergencia entre el MERCOSUR y la Comunidad Andina en una zona de
           libre comercio.

16
  Ibíd.
17
   “Declaración del Cusco sobre la Comunidad Suramericana de Naciones”. 2004. Obtenido en CLAES
Centro Latino Americano de Ecología Social.


                                              21
              Integración física, energética y de comunicaciones en América del Sur.

              Armonización de políticas de desarrollo rural y agroalimentario.

              Transferencia de tecnología y de cooperación horizontal en todos los ámbitos de
               la ciencia, educación y cultura.

              Interacción entre las empresas y la sociedad civil, en la dinámica de la
               integración de Sudamérica.

           Actualmente, en el contexto de la Primera Cumbre Energética Suramericana,
celebrada en el mes de abril del 2007 en la Isla de Margarita - Venezuela, los diez
mandatarios participantes de la misma, cambiaron de nombre a la Comunidad y aprobaron
denominar a la integración política, económica y social de la región como: “UNASUR”
Unión de Naciones Suramericanas. Acordando además crear una Secretaría Permanente
con sede en Quito, capital de la República del Ecuador. Proponiéndose como Secretario
Ejecutivo al Dr. Rodrigo Borja Cevallos ex presidente del Ecuador, quién manifestó que
“UNASUR, aún no existe, hay que levantar este edificio desde la primera piedra hacia
arriba” además comentó que “UNASUR es un proceso de integración que irá tan lejos
como sea la voluntad política de los gobiernos de América del Sur.”18

            Cabe señalar que esta idea no cuenta con un documento constitutivo que indique el
régimen y la materia que abarcará esta organización, pues estos aspectos se tratarán
posteriormente en la III Cumbre de Jefes de Estado a realizarse en Cartagena de Indias –
Colombia en octubre de este año; allí se espera suscribir los acuerdos constitutivos formales
de la Unión y darle vida formal a la Secretaría Permanente. Es decir, es apenas un ideal de
integración de los países de la región, que está en proceso de organización.

1.5        El Sistema Interamericano.

           Como parte del Marco Teórico se procederá a continuación a realizar una revisión
de las organizaciones del hemisferio occidental que desde la independencia de nuestros
Estados hasta la época actual se han ocupado de la legislación, paz, seguridad y desarrollo;

18
     El Comercio. Quito, 11 de mayo 2007. Periódico del Ecuador.


                                                     22
formando en un inicio el Sistema Interamericano de Cooperación Multilateral, que con el
devenir del tiempo dio como resultado de manera formal desde 1948 a la Organización de
Estados Americanos (OEA). Para el presente estudio solamente se considerará la
institucionalidad hemisférica que se refiera a aspectos de paz y seguridad, dejando a un
lado cuestiones de tipo económico, de desarrollo o de otra índole.

        A raíz de los procesos de independencia en los países latinoamericanos, nace la idea
de unificación de los mismos, para garantizar la seguridad de las nuevas naciones y crear un
contrapeso al imperialismo estadounidense y a las potencias europeas.

        El 7 de diciembre de 1824 el gobierno Gran Colombiano encabezado por Simón
Bolívar envió invitaciones a varios Estados para asistir a un congreso en Panamá, cuyo
principal objetivo era establecer una unión hispanoamericana. La posibilidad de que
España, con la ayuda de la Santa Alianza liderada por Francia, recuperara mediante el uso
de la fuerza su imperio americano era una de las mayores preocupaciones. El Congreso de
Panamá se reunió desde el 22 de junio al 15 de julio de 1826, siendo el tema principal la
unidad de América hispana y la defensa de su soberanía y de su integridad territorial, en
dicho congreso se determinaron entre otros, los siguientes acuerdos: 1) Establecer
principios que preservaran la paz entre los Estados americanos, 2) Crear organizaciones de
defensa mutua, 3) Promover la no intervención como concepto legal internacional.19

        El Tratado de Perpetua Unión, Liga y Confederación resultado de éste congreso
declaraba en parte que: “El objeto del perpetuo pacto será sostener de común acuerdo
defensiva y ofensivamente, si es necesario, la soberanía e independencia de todas y cada
una de las potencias confederadas de América contra la dominación extranjera. 20

        A la par, se desarrollaron Doctrinas de Derecho Internacional para regular las
relaciones interamericanas, imponiendo limitaciones a países que ejercían influencia en la
región como: Estados Unidos, Inglaterra, España y Portugal; entre estas vale la pena




19
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo Editor Latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 238.
20
   Colegio Interamericano de Defensa. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a distancia 2006.


                                                   23
mencionar la Doctrina de Inmunidad Soberana contra la intervención extranjera y la
Doctrina Calvo21 que afirma los principios de soberanía y equidad entre todos los Estados.

        A continuación en 1848 se realizó la conferencia en Lima, denominada Congreso
Americano, en el se redactó el Tratado de Confederación cuyo propósito era “sostener la
soberanía e independencia de todos y cada uno, mantener la integridad de sus territorios
respectivos, asegurar en ellos su dominio y soberanía, rehusarse a aceptar que pudieran
sufrir atropellos u ofensas”. El tratado establecía, la ayuda mutua entre las partes firmantes
con fuerzas navales y militares en caso de un ataque por una potencia exterior.

        La siguiente conferencia se realizó el 15 de septiembre de 1856 en Chile;
nuevamente el temor a una agresión exterior originó la cooperación, esta vez fueron las
expediciones filibusteros de William Walter y otros norteamericanos contra América
Central y México, las que aumentaron las aprensiones frente a la ambición territorial de
Estados Unidos. La conferencia adoptó otro tratado de alianza y confederación llamado
Tratado Continental. Finalmente en Lima desde el 14 de noviembre de 1864 hasta el 13 de
marzo de 1865, se realizó la cuarta y última conferencia hispanoamericana; la ocupación
francesa de México, la reocupación española de Santo Domingo y la guerra española con
Perú y Chile, volvieron a replantear la conveniencia de la unión política. El Tratado de
Unión y Alianza Defensiva emanado de esta conferencia volvió a establecer la
confederación y a comprometer la defensa mutua en caso de agresión.22

        Cabe señalar que ni el Tratado de Confederación, ni el Tratado Continental, ni el
Tratado de Unión y alianza Defensiva fueron ratificados por los países participantes.

        Después del Segundo Congreso en Lima en 1865, los Estados latinoamericanos
abandonaron toda iniciativa por la unión y comenzaron a depositar su confianza en la
legislación internacional. Poco después en 1889, los latinoamericanos combinaron su
interés en la legislación internacional con la organización regional, al fundar el Sistema
Interamericano en colaboración con Estados Unidos.23 Esta organización internacional

21
   CALVO, Carlos. Diplomático e historiador argentino.
22
   POPE, G. “América latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Páginas 239 y 240.
23
   Ibíd. Página 241.


                                                   24
provee mecanismos para la resolución pacífica de disputas y para la seguridad recíproca,
siendo ambos conceptos compatibles con los intereses de todos los Estados, especialmente
de los Estados militarmente débiles.

           La historia institucional del Sistema Interamericano comenzó con la Primera
Conferencia Internacional de Estados Americanos, realizada el año 1889, en la ciudad de
Washington, en donde se promovió la paz, amistad y comercio en la región, se proscribió la
conquista territorial y cualquier reconocimiento de adquisiciones por la fuerza. Se
mantuvieron otras siete Conferencias Internacionales de Estados Americanos en forma
regular y tres especiales entre 1901 y 1945, en diferentes ciudades capitales de América
Latina; en esas reuniones se crearon diversos organismos y procedimientos. El nombre
oficial del sistema general fue cambiado en la Conferencia de Buenos Aires en 1910 a
Unión de Repúblicas Americanas y, en 1928, en la Conferencia de La Habana a Unión de
Estados Americanos.24

           En 1923 en la República de Chile se aprobó un pacto para prevenir las guerras entre
las naciones americanas. En 1928 en la ciudad de Lima se afirmó la solidaridad de los
Estados americanos y su intención de defenderse a si mismos contra la intervención
extranjera. En la ciudad de La Habana, el año 1940, se firma la “Declaración de Asistencia
Recíproca y cooperación para la defensa de las Américas” en la cual se reafirmó que
"cualquier intento de parte de un Estado no-americano contra la integridad o inviolabilidad
del territorio, soberanía o independencia política de un Estado americano debe ser
considerado como un acto de agresión contra todos”. Estableciéndose un marco para la
consulta, asistencia y defensa cooperativa de los Estados miembros en caso de cualquier
acto de agresión.25 En 1942 se crea la Junta Interamericana de Defensa.

           De 1945 a 1948 se codificaron y ampliaron formalmente las instituciones del
Sistema Interamericano; así:

           En el año 1945, en la ciudad de México, se realizó la Conferencia Interamericana
sobre los Problemas de la Guerra y la Paz, en donde los países del hemisferio reafirmaron

24
     Ibíd. Página 273.
25
     Colegio Interamericano de Defensa. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a distancia 2006.


                                                      25
su solidaridad y la doctrina de que cualquier amenaza o ataque contra uno de los Estados
miembros constituye una amenaza o ataque contra todos. En esta conferencia conocida
como Conferencia de Chapultepec se redactaron tres documentos básicos: 1) Tratado de
asistencia recíproca que permitía a los Estados americanos unirse frente a actos concertados
de agresión tanto hemisféricos como extra hemisféricos. 2) Acta que funcionara como
constitución básica de la organización regional. 3) Tratado que coordinara y consolidara los
muchos acuerdos sobre resolución pacífica de disputas.26

        En el año 1947 en la República de Brasil, se estableció el Tratado Interamericano de
Asistencia Recíproca (TIAR), también conocido como Tratado de Río, el cual entró en
vigencia en 1948, éste instrumento se ha constituido en el mecanismo más importante para
la estructuración y regulación de la defensa y es uno de los fundamentos principales de la
seguridad colectiva en el hemisferio. El tratado manifiesta la necesidad de la adopción de
medidas colectivas en caso de ataques armados, conflictos extra-continentales e inter-
continentales o ante cualquier otra contingencia que pueda poner en peligro la paz y la
seguridad en el hemisferio; además establece los fundamentos jurídicos mediante los cuales
se aplican los procedimientos para la resolución pacífica de las disputas.27 El Tratado de
Río fue el primer tratado permanente de defensa colectiva al que se integró Estados Unidos
y sirvió como guía inicial para otros arreglos durante la guerra fría.

        En la conferencia realizada el año 1948 en la ciudad de Bogotá se trató sobre el
tema de la colaboración hemisférica en asuntos militares, se aprobó el Tratado Americano
sobre la Resolución Pacífica de Controversias conocido como Pacto de Bogotá; y además
se dio un hecho trascendental para el continente y el mundo en general, al establecerse la
Organización de los Estados Americanos (OEA).28 Cuya Carta entró en vigencia en 1951 y
sirve de constitución básica de la organización regional americana; en 1967 en Buenos
Aires se aprobó el Protocolo de Enmienda de la Carta de la OEA.




26
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo Editor Latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 276.
27
   Colegio Interamericano de Defensa. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a distancia 2006.
28
   Colegio Interamericano de Defensa. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a distancia 2006.


                                                   26
         A continuación se mencionan los principales asuntos sobre seguridad hemisférica
incluidos en la Carta de ésta organización: 29

         En el capítulo IV se indica el tema de la seguridad colectiva, estipulando que un
acto de agresión contra un Estado americano es un acto de agresión contra los otros Estados
americanos y establece que si la integridad del territorio de cualquier Estado americano es
afectado por un ataque armado o por un acto de agresión (conflicto extra-continental,
conflicto entre dos o más Estados americanos o cualquier otra situación que pueda poner en
peligro la paz del continente americano), los estados americanos actuarán de conformidad
con los principios de la solidaridad continental (auto-defensa colectiva).

         El Capítulo V trata sobre la resolución pacífica de las disputas, estableciendo que
las controversias de carácter internacional que surgieren entre dos o más estados
americanos deberán ser resueltas por medio de los procedimientos pacíficos incluidos en la
Carta.

         El Capítulo XII establece que el Consejo Permanente de la Organización de Estados
Americanos, mantendrá la vigilancia de las relaciones amistosas de sus miembros y les
asistirá en la resolución pacífica de las disputas.

         Los mecanismos de Seguridad de la Organización de los Estados Americanos son:
El Comité de Seguridad Hemisférica, el Comité Interamericano contra el Terrorismo
(CICTE), la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD).

         Otras instituciones y mecanismos relevantes en el tema de la seguridad a nivel
hemisférico, son las “Cumbres de las Américas”, reuniones al más alto nivel de decisión,
cuyo propósito es buscar soluciones a los problemas comunes de los países americanos; en
éstas se ha reafirmado el compromiso para mantener la paz y la seguridad en la región por
medio del diálogo y adopción de medidas para el fomento de la confianza y la seguridad en
el Hemisferio; se ha reconocido la naturaleza multidimensional de las nuevas amenazas a la
seguridad, se ha promovido el combate contra el terrorismo, el desminado, la democracia


29
  Resumen fundamentado en: “El Sistema Interamericano". Curso de educación a distancia impartido en el
Colegio Interamericano de Defensa. 2006


                                                 27
como forma de gobierno, la transparencia en los asuntos relacionados con la defensa y la
resolución pacífica de disputas.

       También a nivel hemisférico, se han firmado importantes tratados y convenios que
tienen relación con la seguridad hemisférica, entre los cuales podemos mencionar: El
tratado para la proscripción de las Armas nucleares en América Latina y el Caribe, firmado
en Tlatelolco en 1967. La Convención Interamericana contra la fabricación y el tráfico
ilícito de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados (1997), su
propósito es la erradicación de las armas ilegales cuyo mercado está relacionado con el
tráfico de drogas, el terrorismo, el crimen internacional organizado, las pandillas y la
delincuencia común. El Compromiso de Mar de Plata contra el terrorismo (1998). La
Convención Interamericana sobre la transparencia en la adquisición de armas (1999) cuyo
objetivo es implementar un mecanismo concreto para fortalecer la estabilidad regional, la
paz y la seguridad por medio de la confianza mutua y la transparencia.

       La Declaración de Bridgetown del 2002, donde se da un enfoque multidimensional
a la seguridad hemisférica sobrepasando los ámbitos convencionales y se reconocen que las
amenazas actuales son de carácter transnacional. La Convención Interamericana contra el
terrorismo adoptada el año 2002. La Declaración de Seguridad de las Américas aprobada el
2003 en México, en la que se plantea la nueva concepción de la seguridad en el hemisferio,
la cual es de alcance multidimensional, incluye las amenazas tradicionales y las nuevas
amenazas, preocupaciones y desafíos a la seguridad; contribuye a la consolidación de la
paz, al desarrollo integral y a la justicia social, y se basa en valores democráticos, respeto,
defensa de los derechos humanos, la solidaridad, la cooperación y el respeto a la soberanía
nacional.

       Otros Mecanismos para la Seguridad Hemisférica, son las reuniones de Ministros de
Defensa de las Américas, en las que se discuten temas de seguridad de la región, entre
otros: La definición de nuevos roles para las Fuerzas Armadas en la región. El
fortalecimiento de las medidas de confianza, a través de la transparencia e intercambio de
información sobre asuntos de defensa. La cooperación en materia de mantenimiento de paz,
desminado y desastres naturales. Estrategias para combatir el narcotráfico, el crimen
organizado, el terrorismo y el tráfico ilegal de armas.

                                              28
       También tenemos a la Junta Interamericana de la Defensa establecida en Río de
Janeiro en 1942, para promover la cooperación en materia de seguridad hemisférica; la cual
provee únicamente servicios de asistencia técnica y asesoría y tiene prohibido brindar
servicios militares operativos. Entre las principales áreas de actuación se encuentran el
desminado humanitario, la implementación de Medidas para el Fomento de la Seguridad y
Confianza, la mitigación y prevención de desastres naturales y programas educativos sobre
seguridad regional.

1.6    Conceptos básicos.

       A pesar de que los términos ha utilizarse son comunes, es necesario definir algunos
conceptos que se exponen a continuación:

       Amenaza.- Conjunto de capacidades, intenciones, acciones actuales o potenciales
que buscan impedir o interferir el logro exitoso de los objetivos de un Estado.

       Amenaza convencional.- Son aquellas que atentan contra la defensa de los Estados
y su formulación está dada por antagonismos interestatales.

       Amenaza no convencional.- Son aquellas que involucran la acción de actores de
constitución asimétrica, y por lo tanto no siempre estatales.

       Defensa.- Conjunto de medidas y acciones destinadas a alcanzar las condiciones de
seguridad.

       Medidas de fomento de confianza.- Medidas que adoptan los Estados con el
propósito de prevenir situaciones de crisis y de conflicto; contribuyendo al desarrollo de
mejores relaciones entre las naciones, con el fin de fortalecer la paz y la seguridad
internacional.

       Seguridad.- Condición de paz y tranquilidad que permite el desarrollo y la
prosperidad de los pueblos, libres de presiones, interferencias o amenazas que puedan
impedir el logro de sus intereses y objetivos.




                                                 29
       Soberanía.- Concepto esencial a la independencia del estado que se expresa en su
personalidad jurídica y que constituye el poder supremo en el territorio de su jurisdicción.
Se caracteriza internamente por la imposición de un orden jurídico y externamente por su
capacidad para no someterse a restricciones que pretendan imponerse y que no se apliquen
al concepto de las naciones.




                                            30
                                     CAPÍTULO 2

           ¿CÓMO MANTENER LA PAZ EN SUDAMÉRICA?




       La región sudamericana, se caracteriza por ser una zona de paz, en la que los
conflictos convencionales se presentan esporádicamente. Pero no debemos considerar la
paz actual entre las naciones sudamericanas como algo inalterable, la paz de hoy no se
cuidará sola, tenemos que mantenerla consientes de que en el pasado se han desencadenado
guerras, a pesar de la muy difundida idea de que no volverían a ocurrir.

       En este capítulo se analizarán algunas alternativas para que esta situación de paz se
mantenga, siendo estas las siguientes:

          Los Organismos Internacionales como garantes de la paz,

          La desmilitarización de los países sudamericanos y,

          Las Fuerzas Armadas como medios para mantener la paz.

2.1    Los Organismos Internacionales como garantes de la paz.

       2.1.1 A nivel Mundial

       Sin abarcar toda la historia de la institucionalidad por la paz, se realizará un análisis
de las principales organizaciones y tratados, con el fin de verificar si ellos han sido
respetados y han cumplido el cometido de ser instrumentos de paz; o por el contrario si han
sido quebrantados e interpretados según los intereses de los diferentes actores.




                                              31
        A lo largo de la historia han existido una serie de tratados, cuya finalidad
fundamental ha sido la búsqueda de la paz, a manera de ejemplo, se anotan los siguientes:
“La Paz de Calias”, del año 449 A.C. entre la Liga de Delos (Atenas) y el imperio Persa,
con el objetivo de finalizar las guerras Médicas. “La Paz de Nicias” en el 421 A.C. entre
Atenas y Esparta, dando término a la primera parte de las guerras del Peloponeso. “La Paz
de Antálcidas” entre Griegos y Persas en el año 387 A.C. Posteriormente en la era cristiana,
y especialmente en Europa se puede mencionar: “La Paz de Cambrai” de 1529 entre España
y Francia, “La Paz de Cateau-Cambrésis” tratado que tuvo una gran trascendencia pues sus
acuerdos perduraron a lo largo de todo el siglo XVI, fue firmado por España, Francia e
Inglaterra. El “Tratado de Adrianopolis” entre Rusia y el imperio Otomano en 1829. La paz
de Westfalia (1648) que siguió a la guerra de los treinta años entre reyes, papa y emperador,
mediante este tratado de paz se reconoció la independencia de los estados-nación.30

        Estos instrumentos indicados a manera de ejemplo, no fueron establecidos en una
situación de paz; por el contrario, en muchos casos establecieron las condiciones o
imposiciones de los vencedores contra los vencidos, como paso previo para finalizar el
conflicto; lógicamente si no existía la aceptación por parte del vencido, la guerra
continuaba y la devastación era peor. Si bien se alcanzaba una paz aparente, las propias
imposiciones generaban en el vencido un sentimiento de indignación y revancha, que con el
paso del tiempo degeneraban en nuevas guerras.

        Adentrándome en el siglo XX, en las postrimerías de la Primera Guerra Mundial, en
el año 1919 se realizó la Conferencia de paz en París, en la cual, los países Aliados31
acordaron las condiciones de paz que se impondrían a los países del Entente, los cuales ni
siquiera participaron de la        conferencia. Resultado de la misma fue el “Tratado de
Versalles” del 28 de junio de 1919, el cual puso fin de manera oficial a la Primera Guerra
Mundial; en el se presentaron los acuerdos de los vencedores como un hecho consumado al
que simplemente los vencidos deberían plegarse, tras ser amenazados con una invasión


30
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980.
31
   Países Aliados durante la Primera Guerra Mundial: Gran Bretaña, Canadá, Francia, Italia Rusia, Estados
Unidos. Fueron los vencedores de la Primera Guerra Mundial. Los países del Entente: Imperio
Austrohúngaro, Bulgaria, Alemania, Imperio Otomano; fueron los vencidos en esta guerra.


                                                   32
total y la continuación de la guerra; Alemania consideró al tratado como un dictamen
impuesto a la fuerza.

       Como se puede ver, la Conferencia de Paz de París y el Tratado de Versalles, se
convirtieron en un elemento de tensión y posiblemente fue uno de los motivos que
desencadenó el inicio de la Segunda Guerra Mundial, pues a los Estados vencidos les
fueron impuestas condiciones que con el paso del tiempo se volvieron inaceptables e
indignantes. Al respecto en el artículo titulado los “Tratados de paz” se indica que “Al
rastrear las causas de la Segunda Guerra Mundial, rápidamente nos encontramos con que
los errores cometidos en los Tratados que pusieron fin a la Primera Guerra Mundial, fueron
claves a la hora de desencadenar de nuevo los horrores de un conflicto Mundial apenas
veinte años después de la conclusión de la Primera Guerra Mundial.”32

       También, luego de la Primera Guerra Mundial se estableció la “Sociedad de
Naciones”, organización que tuvo como objetivo lograr una seguridad colectiva que
garantizase la integridad de todos los Estados, se instauró el arbitraje de los conflictos
internacionales para prevenir que se llegara a un enfrentamiento bélico, este organismo
estuvo compuesto originariamente por 45 países, siendo excluidas en un principio
Alemania y la Unión Soviética, lo que limitó su potencialidad.

       El 27 de agosto de 1928, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Alemania, Italia,
Japón, Bélgica, Polonia, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Irlanda, India y
Checoslovaquia, firmaron en París el “Pacto de Kellogg-Briand” por medio del cual
acordaron renunciar a la guerra como instrumento de política internacional y accediendo a
solucionar los conflictos de manera pacífica, más tarde otros cincuenta y siete países se
adhirieron a el. Este tratado no estableció ningún método para forzar su cumplimiento y fue
quebrantado por los países firmantes que intervinieron en la Segunda Guerra Mundial;
demostrando que este instrumento de paz, resultó ser ineficaz, pues no terminó con los
conflictos armados. Al respecto, Thomas Bailey33, indicó que el “Pacto resulto ser un



32
 “Los Tratados de Paz.” Clio.rediris.es/udidactica/IGM/tratados.htm
33
  Historiador de la diplomacia. Tomado de ¿Por qué fracasó el Consejo de Seguridad? Por GLENNON
Michael J.


                                              33
monumento a la ilusión. No solo era engañoso, sino peligroso, pues inducía al público a
una falsa sensación de seguridad”.

        Volviendo a la Sociedad de Naciones, también conocida como la “Liga de las
Naciones”, vale la pena resaltar que ésta obtuvo algunos éxitos, pues ayudó a solventar
varios conflictos en el período de postguerra; sin embargo, no contribuyó en lo absoluto ha
estabilizar la situación europea y mundial y, cuando surgieron graves problemas a nivel
internacional, fue incapaz de mantener la paz; las agresiones de las potencias fascistas y
militaristas en los años treinta mostraron su ineficacia y marcaron el inicio de su fracaso, el
cual se confirmó con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, acto bélico que vino a
certificar la muerte de la primera organización universal de naciones, creada para mantener
la paz. Al respecto G. Pope indica que “La seguridad colectiva, apoyada por la Liga de
Naciones fracasó, al no impedir la Segunda Guerra Mundial”.34

        En 1945, la Sociedad de Naciones, fue sustituida por la Organización de las
Naciones Unidas (ONU), la cual fue considerada por Cordell Hull35, como el factor
determinante para el cumplimiento de las más altas aspiraciones de la humanidad. Dentro
de esta organización se encuentra el Consejo de Seguridad cuya tarea principal es el
mantenimiento de la paz y seguridad mundial. Lastimosamente desde sus orígenes, muchos
países han utilizado la fuerza violando de manera evidente la Carta de las Naciones Unidas;
como ejemplos de quebrantamiento de este orden jurídico internacional mencionaré a dos
casos que por su actualidad, lo controversial y por la dualidad de criterios que han generado
en la opinión pública, representan muy buenos referentes, estos son: Kosovo e Irak.

        Efectivamente, en el artículo ¿Por qué fracasó el Consejo de Seguridad?, Michael
Glennon manifiesta que dicho organismo “no concedió autorización a la Organización del
Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para utilizar la fuerza contra Yugoslavia, ni autorizó
explícitamente el uso de la fuerza contra Irak, por lo que se violó flagrantemente la Carta de
las Naciones Unidas, la cual no permite la intervención humanitaria, ni la guerra



34
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980.
35
   Secretario de Estado de Estados Unidos de aquella época.


                                                   34
preventiva.”36 Esta opinión es confirmada por Francisco Orrego en su artículo “Uso de la
Fuerza y derecho internacional” quien indica que: “el quebrantamiento más evidente fue
determinado por el bombardeo de Belgrado por la OTAN, en que numerosas potencias
europeas junto a los Estados Unidos utilizaron la fuerza sin autorización del Consejo de
Seguridad, organismo que ni si quiera fue consultado con anterioridad. Luego el orden
multilateral ha sido dramáticamente afectado por el uso de la fuerza en Irak.”37 A ellos se
adhiere Thomas Frank, quién en el periódico parisino Le Monde, el dos de abril del 2003,
indica que “toda acción que involucre el uso de la fuerza y que no cuente con una
autorización expresa del Consejo de Seguridad es contraria a la Carta de las Naciones
Unidas y al Derecho Internacional”.

        Del otro lado de la moneda se encuentra la opinión pública que piensa que: Si se
contaba de antemano con una autorización suficiente. Específicamente en el caso de Irak,
aunque la Organización de las Naciones Unidas no autorizó explícitamente el uso de la
fuerza, en su resolución 1441 encontró a dicho país en flagrante violación de resoluciones
anteriores; por lo que se considera que una autorización ni siquiera era necesaria, pues las
condiciones para el ejercicio de la legítima defensa, estaban presentes, así lo sostiene
Richard Gardner, en el periódico Newsday, del 20 de marzo del 2003.38 De la misma
manera lo estimó el Congreso estadounidense que otorgó la potestad al Presidente Bush de
usar la fuerza contra Irak, sin necesidad de obtener la aprobación previa de la Organización
de las Naciones Unidas; y así lo entendió el Presidente estadounidense cuando atacó a Irak;
con lo cual el mensaje enviado por Estados Unidos al mundo era: “No necesitamos al
Consejo de Seguridad”.39

        La Organización de las Naciones Unidas, ha alcanzado muchos éxitos, pero
lastimosamente, éstos se han visto opacados por contundentes fracasos acompañados por la
violación sistemática de la carta, dejando latente en el ambiente la sensación de



36
   GLENNON, Michael. “¿Por qué fracasó el Consejo de Seguridad?” De Foreign Affairs. Julio-septiembre
2003.
37
   ORREGO, Francisco. “Uso de la fuerza y derecho internacional.” [s.a.] [s.e.]
38
   ORREGO Francisco. “Uso de la fuerza y derecho internacional.” Trascripción textual. [s.a.], [s.e.]
39
   GLENNON, Michael. ¿Por qué fracasó el Consejo de Seguridad? De Foreign Affairs. Julio-septiembre
2003.


                                                 35
incertidumbre respecto del sistema internacional, el cual al parecer se ha vuelto obsoleto,
no obligatorio y yace como letra muerta en el papel de la demagogia.

       Al respecto, Anne Marie Slaughter, en el Washington Post, el 13 de abril 2003
indica que: “La Organización de las Naciones Unidas hace ya varios años que no responde
a las realidades y expectativas de la comunidad internacional”. Lo cual es corroborado por
un informe del North-South Center, en el que denuncia que antes de la guerra de Irak, la
Organización de las Naciones Unidas ya proyectaban la imagen de una estructura con
crecimiento descontrolado, burocratizada, costosa, mal administrada, corrupta y con
personal de poco nivel; después del espectáculo de desunión en la guerra de Irak, esa visión
negativa se afianzó.40

       Corolario.-

       Del análisis realizado se desprende que los Tratados de Paz en muchas ocasiones,
son imposiciones de los Estados poderosos a los débiles, o de los vencedores a los
vencidos, siendo el origen para el desencadenamiento de nuevas guerras, lo que dificulta
que el objetivo final de la paz no se alcance de manera definitiva.

       Las organizaciones internacionales son producto del siglo XX y fueron
fundamental, aunque no exclusivamente, la respuesta al problema de la guerra.
Organizaciones mundiales tales como la Liga de las Naciones, el Pacto de Kellogg-Briand
y la Organización de las Naciones Unidas, han utilizado una variedad de orientaciones para
promover la paz atacando lo que suponían eran las causas de la guerra. Ellas consideraban
que la guerra debe ser evitada sin importar los temas en discusión y que las potencias del
mundo deberían unirse en una organización mundial para impedir las agresiones.

       La institucionalidad por la paz mundial ha contado con nobles ideales,
lastimosamente a lo largo del tiempo se comprueba que ha fracasado el intento de someter
el uso de la fuerza al imperio de la ley. En la actualidad la Organización de las Naciones



40
  NORTH-SOUTH CENTER. La reforma de las Naciones Unidas. Una visión desde el Sur para fortalecer y
democratizar a la comunidad internacional, Montevideo, Instituto del Tercer Mundo, 1998. Tomado de
SANCHEZ Walter. “Las Naciones (des) Unidas después de la guerra de Irak.”


                                               36
Unidas no provee protección y seguridad a sus miembros de manera total, ya que el
Consejo de Seguridad no suple las carencias de poder de cada Nación.

        Por otro lado, el hecho de que los Estados poderosos hayan dependido de las
doctrinas militares de disuasión mutua, del establecimiento de alianzas militares hostiles y
de la continuidad de las esferas de influencia, demuestra la falta de fe en la Organización de
las Naciones Unidas, para alcanzar la paz que es el interés supremo de la humanidad.

        2.1.2 A nivel hemisférico.

        Luego de las luchas libertarias en América Latina, si bien es cierto se logró
mantener la independencia de los nuevos Estados, no se alcanzó a establecer la paz entre
los mismos, dándose inicio a guerras interestatales motivadas por diferendos territoriales, a
causa de la deficiente delimitación, lo que motivó antojadizas interpretaciones por cada una
de las partes. Por otro lado, los acuerdos a los que se llegó en los cuatro congresos
convocados entre 1826 y 1865, estaban esencialmente basados en el miedo al mundo
exterior; cuando los peligros externos parecían superados, la unidad desaparecía. Además,
los intentos de unión se vieron impedidos y agudizados por los movimientos separatistas
dentro de las naciones razón por la cual ningún tratado fruto de estos congresos fue
ratificado por los Estados participantes y quedaron como letra muerta símbolo de la falta de
una verdadera unión latinoamericana.

        El Tratado de Unión Perpetua, Liga y Confederación, producto del Congreso de
Panamá de 1826 en el que se acordó mantener defensiva y ofensivamente, la soberanía e
independencia de todos los estados de América contra toda dominación extranjera, solo fue
ratificado por Colombia, por lo que el plan de un sistema político hispanoamericano
terminó en fracaso.41

        Las bases constitucionales del Sistema Interamericano se pueden agrupar en las
siguientes categorías: 1) No intervención e igualdad soberana; 2) Seguridad mutua; 3)
Democracia representativa y derechos humanos; 4) Resolución pacífica de disputas; y 5)
Cooperación económica y desarrollo. Los Estados miembros les asignaron distintas
41
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional.” Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 239.


                                                   37
prioridades y niveles de compromiso, tendencia que refleja los propósitos conflictivos que
siempre están presentes dentro del Sistema Interamericano, dando como resultado etapas de
hostilidad entre las naciones miembros, generalmente con una marcada desavenencia entre
Latinoamérica y Estados Unidos, lo que en muchas ocasiones hizo peligrar la supervivencia
del sistema.42

        A continuación se analizarán los principios de no intervención, de seguridad mutua
y de resolución pacífica de disputas, los cuales tienen relación con el tema de investigación,
para determinar si estos principios han sido respetados, o si por el contrario no han sido
observados desmoronando así las bases constitucionales del Sistema Interamericano.

        En lo referente al principio de no intervención, después de la enunciación del
Corolario Roosevelt en 1904 y de las sucesivas intervenciones de Estados Unidos en la
región de Centroamérica y el Caribe, el desaliento latinoamericano frente a la organización
aumentó; la hostilidad reprimida hacia Estados Unidos de comienzos de 1900 se transformó
en fuertes acusaciones públicas a fines de los años veinte. Los países latinoamericanos
lograron utilizar las reuniones para tildar de injusta e ilegal la intervención de Estados
Unidos, calificaron la interferencia en los asuntos internos como violaciones de su
soberanía e intentaron persuadir a Estados Unidos para que aceptara el principio de no
intervención como corolario legal de la soberanía. En la conferencia de 1928 en La
Habana, los países latinoamericanos dejaron asentado que la futura cooperación dependía
de que Estados Unidos desistiera de su resistencia a la no intervención; esta hostilidad tan
abierta amenazó con destruir el Sistema Interamericano. Estados Unidos abandonó el
Corolario Roosevelt y aceptó la no intervención como parte de su jurisprudencia
internacional, a través de un tratado aceptado con reservas durante la conferencia de
Montevideo de 1933.43

        Sin embargo, la Ley Interamericana de No Intervención no ha impedido la
intervención en América Latina, ni ha disuadido a los países latinoamericanos de intervenir
en los asuntos de otros países vecinos. Estados Unidos se ha apartado de este principio en

42
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional.” Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 284.
43
   Ibíd. Página 288.


                                                   38
varias ocasiones, todas las cuales merecen la calificación de intervencionismo, así por
ejemplo: en Guatemala en 1954, en Cuba en 1961, en República Dominicana en 1965, en
Chile en 1970-1973, en Grenada en 1983 y en Nicaragua en 1984.

        Con respecto al principio de seguridad recíproca; durante la Primera Guerra
Mundial Estados Unidos deseaba un frente americano unido contra las potencias centrales,
pero los países latinoamericanos no obraron de acuerdo con estas expectativas; de los ocho
Estados que declararon la guerra, solo Brasil era importante y el único sudamericano, las
otras naciones líderes Argentina, Chile, Colombia y México, se mantuvieron neutrales,
haciéndose evidente la falta de solidaridad hemisférica. Después del ataque japonés a Pearl
Harbor en diciembre de 1941, se alcanzó una resolución que recomendaba la ruptura de
relaciones diplomáticas con Japón, Alemania e Italia; doce Estados latinoamericanos
habían cortado relaciones diplomáticas con el eje y nueve de los mismos le declararon la
guerra. Brasil envió a la lucha en Italia a una fuerza expedicionaria y la marina brasileña
colaboró con Estados Unidos en el patrullaje antisubmarino del Atlántico frente a las costas
de América del Sur. México despachó un escuadrón aéreo hacia las Filipinas. La mayoría
de países latinoamericanos permitieron que Estados Unidos establezca bases militares. Otra
resolución creó la Junta Interamericana de Defensa compuesta de asesores militares
pertenecientes a todos los países miembros con la tarea de estudiar los problemas de
defensa hemisférica y de recomendar soluciones.44

        La conferencia de Río de Janeiro de 1947 generó el Tratado Interamericano de
Asistencia Recíproca, principal fuente de principios y procedimientos de seguridad mutua.
Ha sido aplicado en muchas instancias para tratar con amenazas a la paz hemisférica que en
la mayoría de los casos involucraron disputas interamericanas así tenemos: Conflicto Costa
Rica y Nicaragua 1948-1949, conflicto República Dominicana y Haití 1949-1950, conflicto
República Dominicana contra Haití, Cuba y Guatemala 1950, Guatemala 1954, conflicto
Costa Rica y Nicaragua 1955-1956, conflicto Honduras y Nicaragua 1957, conflicto
Panamá y Cuba 1959, conflicto Nicaragua, Costa Rica y Honduras 1959, conflicto
Venezuela y República Dominicana 1960-1962, crisis cubana de misiles 1962, conflicto


44
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional.” Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Páginas 292 y 293.


                                                   39
República Dominicana y Haití 1963-1965, guerra civil en la República Dominicana 1965,
guerra El Salvador y Honduras 1969, revolución nicaragüense en 1979, conflicto Perú y
Ecuador en 1981, se invocó en 1982 a solicitud de Argentina durante el conflicto de la
guerra de las Malvinas. En general se pudo detener las hostilidades entre los contendientes
los cuales aceptaron un alto al fuego, pero no se logró resolver los problemas causantes de
los conflictos; en muchos de los casos las causas de los mismos aún continúan pendientes.45

           El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca como se indicó anteriormente,
es el mecanismo más importante para la estructuración y regulación de la defensa y es uno
de los fundamentos principales de la seguridad colectiva en el hemisferio; sin embargo, éste
perdió credibilidad ante claros casos de conducta agresiva estadounidense en contra de
Nicaragua y Panamá en la década de los ochenta y, especialmente en la guerra de las
Malvinas donde Estados Unidos al brindarle a Inglaterra inteligencia militar para librar la
guerra contra Argentina, violó este solemne tratado, privilegiando su compromiso con la
Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a lo que se suma el hecho de que no
todos los países americanos concurrieron al llamado realizado por la República Argentina;
demostrándose una vez más que en las relaciones internacionales no existen amigos, sino
tan solo intereses.

           Al respecto de este hecho G. Pope indica que “la permanente insatisfacción de la
América Latina con las condiciones de los procedimientos de seguridad mutua se reveló
aún más durante la guerra anglo-argentina. El 2 de abril de 1982 Argentina invadió la
colonia británica de las islas Malvinas, afirmando que estaba imponiendo su derecho
soberano sobre ese territorio. La invasión Argentina y la contraofensiva Británica crearon
una situación extraña para el Sistema Interamericano; Estados Unidos se mantuvo neutral
durante el conflicto hasta el 30 de abril de 1962, terminando por apoyar sus intereses
europeos, con lo que perjudicó sus ya deteriorados intereses latinoamericanos. Cuando las
fuerzas británicas habían penetrado en la Zona de Seguridad Hemisférica, como fuera
definida por el Tratado de Río, Argentina propuso que la amenaza a la paz hemisférica
fuera enfrentada con sanciones conjuntas, según lo previsto en el artículo 8; ante los cual se
adoptó una resolución de compromiso apoyando los reclamos argentinos con respecto a su

45
     Ibíd. Página 295


                                              40
soberanía sobre las Malvinas, pero los países rehusaron aplicar sanciones contra
Inglaterra”.46

           En cambio, después de que Argentina ingresó en las Islas Malvinas el 2 de abril de
1982, la Comunidad Europea reaccionó a la solicitud de apoyo del Reino Unido,
condenando la agresión de Argentina; impuso sanciones a este país, prohibió la venta de
armas europeas y embargó las exportaciones provenientes de Argentina. Con esto se
demuestra que la Comunidad Europea actuó, mientras que la Organización de Estados
Americanos y el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca no funcionaron
adecuadamente; debido principalmente a que este instrumento no proporciona los
mecanismos necesarios para la cooperación y la acción militar, llegando a ser un
documento más que no puede activarse en los momentos más necesarios.

           El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca también se lo invocó luego de
los ataques terroristas del once de septiembre a Estados Unidos, emitiéndose una resolución
de conformidad que expresaba el apoyo para la campaña contra el terrorismo, en la
resolución se declaró que todos los Estados parte del Tratado de Río deben brindar
asistencia recíproca efectiva para tratar dichos ataques y la amenaza de cualquier ataque
similar contra cualquier Estado americano. También se indicó que si un Estado parte tiene
razón para creer que personas en su territorio pudiesen estar involucradas o haber
colaborado de alguna manera con los ataques del once de septiembre, encubriendo a sus
perpetradores o que puedan estar involucrados en actividades terroristas, dicho Estado
parte debe utilizar todos las medios jurídicos disponibles para perseguir, capturar, extraditar
y castigar a dichos individuos.47

           Con respecto al principio de resolución pacífica de las disputas, los
procedimientos están contenidos en varios tratados y el régimen actual presenta un sistema
inarmónico. En 1902 se firmó un tratado de arbitraje obligatorio en la ciudad de México,
sin embargo se incluyeron tantas reservas por parte de los países, que el carácter
inicialmente obligatorio quedó seriamente afectado. La Conferencia de Santiago de 1923
estableció procedimientos de pacificación adicionales con la adopción del Tratado para

46
     Ibíd. Página 300.
47
     Colegio Interamericano de Defensa. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a distancia 2006.


                                                      41
evitar o prevenir conflictos entre los Estados americanos, conocido como Tratado Gondra.
La conferencia de Washington de 1929, agregó dos convenciones más al cuerpo de tratados
de resoluciones pacíficas. El Tratado Interamericano se Soluciones Pacíficas o Pacto de
Bogotá, calificaba como alternativas satisfactorias todas las técnicas pacíficas usuales,
incluyendo buenos oficios, mediación, investigación, conciliación y arbitraje, el tratado
entró en vigencia con tan solo trece Estados que lo ratificaron.48

        Del análisis realizado a los principios de no intervención, de seguridad mutua y de
resolución pacífica de las disputas, los cuales constituyen bases constitucionales del
Sistema Interamericano, se desprende que los mismos no han sido respetados, como
tampoco han sido adoptados con la seriedad y obligatoriedad requerida. Algunos países han
quebrantado el principio de no intervención, referencia especial al respecto merece los
Estados Unidos; por su parte el principio de seguridad mutua, cuando más fue requerido no
dio resultado, alineándose los países según sus propios intereses dejando a un lado el
interés colectivo. Por su parte el principio de resolución pacífica de disputas no ha contado
con la ratificación ni siquiera del 50% de los países del hemisferio, lo que demuestra la
poca importancia que los Estados dan a la institucionalidad hemisférica, lo cual
probablemente está correlacionado con la falta de fe y confianza en ella.

        La Organización de Estados Americanos ha cumplido en buena manera con los
propósitos para los cuales fue creada, sin embargo tampoco ha evitado que existan guerras
en la región; desde su establecimiento se han presentado algunos conflictos, como por
ejemplo las guerras entre Perú y Ecuador en 1981 y 1995. Lo que si hay que reconocer es
que gracias a la acción oportuna con las medidas tomadas por parte de los países garantes
del Tratado de Río y la anuencia y apoyo de la Organización de Estados Americanos, estos
conflictos no escalaron.

        Como se indicó en el Marco Teórico existen otras instituciones y mecanismos
relevantes en el tema de la seguridad a nivel hemisférico, entre las cuales vale la pana
destacar a las Cumbres de las Américas, el tratado para la proscripción de las Armas
nucleares en América Latina y el Caribe (Tlatelolco 1967), la Convención Interamericana

48
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional.” Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Páginas 301 y 302.


                                                   42
contra la fabricación y el tráfico ilícito de armas de fuego, municiones, explosivos y otros
materiales relacionados (1997), el Compromiso de Mar de Plata contra el terrorismo
(1998), la Convención Interamericana sobre la transparencia en la adquisición de armas
(1999), la Declaración de Bridgetown (2002), la Convención Interamericana contra el
terrorismo adoptada el año 2002, la Declaración sobre Seguridad en las Américas, las
reuniones de Ministros de Defensa de las Américas, la Junta Interamericana de Defensa
establecida en Río de Janeiro en 1942.

       En síntesis se puede decir que existen muchas organizaciones, tratados, convenios y
declaraciones que tienen como finalidad el establecimiento de la paz y la seguridad en el
hemisferio, sin embargo, la mayoría de ellas no se sustentan ni en la voluntad de los
Estados ni en una fuerza que pueda contrarrestar a las amenazas convencionales o
asimétricas que afectan al hemisferio; prueba de ello son:

          La existencia en la región de amenazas asimétricas como el narcotráfico, el
           terrorismo, el crimen organizado, las pandillas, la delincuencia común.

          Algunas guerras inter estatales a pesar de la existencia de estos instrumentos.

          En la guerra de las Malvinas no se puso de manifiesto y se aplicó el principio de
           seguridad recíproca.

          Las intervenciones de Estados Unidos que reflejan el irrespeto al principio de no
           intervención.

       Todos estos hechos son un indicativo de la falta de eficacia del Sistema
Interamericano. Está última aseveración, puede ser complementada por lo expresado en el
año 2005 por José Miguel Insulza, actual Secretario General de la Organización de los
Estados Americanos, quien manifestó: “la institucionalidad hemisférica aún no es capaz de
llegar al nivel de concertación política que implique una verdadera asociación. Mientras
Estados Unidos discute sus puntos de vista estratégicos en la Organización del Tratado del
Atlántico Norte y en otras sedes, ello no ha ocurrido casi nunca en la Organización de
Estados Americanos. Al mismo tiempo los demás países mayores han tendido a disminuir
su interés por la OEA, que hoy atraviesa por una serie crisis. Por lo tanto, fortalecerla y


                                             43
convertirla en el centro de búsqueda de consensos y propuestas para concretar la agenda
hemisférica es indispensable para hacer avanzar el multilateralismo en la región.49

       2.1.3 Corolario.

       Los organismos internacionales a nivel mundial y hemisférico, cumplen nobles y
loables tareas tendientes a garantizar la paz y la seguridad, sin embargo a lo largo del
tiempo han existido quebrantamientos del imperio de la ley que demuestran la ineficiencia
de las mismas, lo que ha influido en la pérdida de credibilidad en dichas instituciones; por
lo tanto, si bien son necesarias, no son el mecanismo idóneo para mantener y garantizar la
paz.

2.2    La desmilitarización de los países sudamericanos.

       Otra de las alternativas para mantener la paz en Sudamérica, es la desmilitarización
de los países de la región, ya que es lógico pensar que si no existen fuerzas militares, no
habrían enfrentamientos y por ende no podrían haber guerras; esta opción es alentada por
parte de la opinión pública que considera que la región es una zona de paz, en donde todos
los problemas limítrofes se encuentran resueltos y no existen conflictos de carácter
convencional, razón por la cual los militares son innecesarios.

       El Centro para la Política Internacional (CIP)50, trabajando conjuntamente con otras
organizaciones como la Fundación Arias51, aboga por políticas para la desmilitarización de
los países latinoamericanos. Para lo cual considera que los siguientes temas deben tenerse
en cuenta si un país desea una desmilitarización exitosa: El fortalecimiento de la
democracia, el cambio de la política exterior de los Estados Unidos en la región, para que
sea este país el encargado de la seguridad y defensa del hemisferio; el desarrollo de
mecanismos de seguridad cooperativa, la reforma de las Fuerzas de Policía y, el apoyo para
el personal militar desmovilizado.



49
   INSULZA, José Miguel. “La cooperación hemisférica en la segunda administración hemisférica. En
Foreign Affairs en español, enero-marzo 2005.
50
   CIP. Organización no gubernamental de Washington D.C.
51
   Fundación de Oscar Arias, ex Secretario General de la Organización de Estados Americanos y ex
presidente de Costa Rica.


                                               44
       En base al estudio de estos temas se podría determinar si los países sudamericanos
se encuentran en condiciones de desmilitarizarse; razón por la cual a continuación se
realizará el análisis de dos de estos temas: el fortalecimiento de la democracia y el
cambio de la política exterior de los Estados Unidos en la región. No se considerará el
tema de desarrollo de mecanismos de seguridad cooperativa porque anteriormente ya se
analizaron los instrumentos de seguridad hemisféricos y se llegó a concluir que estos si
bien son de suma utilidad, no han cumplido a cabalidad el propósito de mantener la paz
hemisférica. Con respecto a los temas sobre la reforma de las Fuerzas de Policía y el apoyo
para el personal militar desmovilizado, no serán analizados, por cuanto se pretende
demostrar con los dos primeros temas que no se pueden desmilitarizar los países
sudamericanos, por lo tanto sería irrelevante su estudio.

       2.2.1 Fortalecimiento de la Democracia.

       El elemento común que aglutina a la mayor parte del continente americano es la
democracia representativa, que rige como única forma aceptada de gobierno, tal como lo
establece la Carta Democrática Interamericana. En las últimas décadas la democracia ha
sido adoptada como régimen político por todos los Estados sudamericanos, sustentándose
en la idea de una sociedad respetuosa de los derechos y libertades individuales, solidaria y
justa en lo social, próspera y estable en lo económico, más participativa, en la que no haya
espacio para la marginalidad, pero si para el progreso social.52

       Por sí misma, la vigencia de la democracia no elimina el riesgo de conflicto ni
garantiza predictibilidad en el comportamiento internacional de los Estados, sin embargo, el
registro histórico internacional muestra que esta forma de gobierno ofrece mejores
condiciones para la paz y la estabilidad que otros regímenes políticos, así como mayor
seguridad para que los países sujeten sus relaciones mutuas a pautas de conducta más
predecibles, por cuanto la democracia implica la vigencia de valores que contribuyen al




52
   GAVIRIA, César. “Democracia y derechos humanos en el siglo XXI” Foro sobre derechos humanos
organizado por el Comando Sur de los Estados Unidos. 15 de abril de 1999.


                                              45
consenso y enmarca los disensos en determinadas reglas y además se reducen las
posibilidades de que las decisiones queden al arbitrio de un gobierno unipersonal.53

        Según Pedro Villagra Delgado, “entre democracias, las suspicacias se resuelven
mediante la negociación y la búsqueda de consensos, al tiempo que existen reglas claras
sobre lo que está permitido y lo que no. Es un hecho que la seguridad de un país se
beneficia si sus vecinos son Estados democráticos. Las democracias no inician guerras de
agresión a otras democracias; es un viejo axioma, pero una verdad comprobable”54 esto es
corroborado por el libro de la Defensa Nacional de Chile donde se considera la “paz
democrática” en la cual se entiende que la probabilidad de conflicto bélico entre Estados
democráticos es baja en comparación con otros tipos de regímenes políticos.

        Al respecto, solamente cabe indicar que el país que más defiende y preconiza la
democracia ha participado en las dos guerras mundiales, junto con otros Estados
democráticos, lo que nos indica que la democracia no necesariamente es sinónimo de paz.
Sin embargo, no es el objetivo de este estudio determinar que entre Estados democráticos
se producen guerras de agresión o no; sólo se determinará si existe estabilidad democrática
en los países sudamericanos, lo que permitiría la desmilitarización de los países de la
región, bajo el supuesto no consentido de que: entre países democráticos no se producen
guerras.

        La vida republicana de los Estados sudamericanos en el ambiente político, ha estado
matizada con la participación de muchos gobiernos de facto militares o civiles que han roto
la Constitución y la democracia en los respectivos países. La última época de este tipo de
regímenes en la región, se presenta durante los años sesenta, setenta y mediados de los
ochenta del siglo pasado, donde prevalecieron las dictaduras civiles y militares como
sistema de gobierno establecido, entre otras cosas con el fin de contener el avance del
comunismo.




53
  CHILE. “Libro Blanco de la Defensa Nacional” 2002
54
   VILLAGRA, Pedro. “Nuevo paradigma de seguridad hemisférica”. Foreign Affairs en español octubre-
diciembre 2003. Maestro en Derecho Internacional Público y Profesor adjunto en la Universidad de Buenos
Aires.


                                                  46
        La concertación latinoamericana a favor de los regímenes democráticos comenzó
con el Grupo de Río que, en su declaración de Acapulco de 1987, postuló que la
democracia era un elemento central constitutivo del grupo. Por otra parte, el Compromiso
de Santiago con la Democracia y la resolución 1080 de la Organización de Estados
Americanos establecieron en 1991 mecanismos multilaterales para defender la democracia,
proceso que más tarde se consolidó en la Carta Democrática Interamericana del 2001, que
reconoce que los pueblos del hemisferio tienen el derecho a la democracia y sus gobiernos
la obligación de promoverla y defenderla, paralelamente el MERCOSUR estipuló en su
protocolo de 1998 diversos grados de suspensión de cualquier gobierno de un Estado
miembro que surja producto de un golpe de Estado.

        Actualmente, en todos los países de la región se ha instaurado la democracia, razón
por la cual se podría decir que uno de los requisitos para que los países puedan
desmilitarizarse se ha cumplido. Sin embargo, Heraldo Muñoz en su artículo “¿El fin de
América Latina?” manifiesta que “Hoy, el problema es la fragilidad de la democracia que
se refleja en la remoción de presidentes electos por vías democráticas, siendo remplazados
ya sea por sus vicepresidentes o por presidentes de otros poderes del Estado como ha
ocurrido repetidamente en algunos países de la región. La calidad de la democracia, la
frustración ciudadana con la pura dimensión electoral y los altos niveles de desigualdad
social constituyen serios desafíos para la cooperación política regional,”55

        Precisamente, a continuación se realizará un análisis para determinar si existe
estabilidad política y si el sistema democrático se encuentra consolidado en Sudamérica;
para tal efecto, se verificará si los presidentes electos por decisión popular, se mantuvieron
firmes en el ejercicio del poder y finalizaron el período de mandato para el cual fueron
elegidos; también se considerará si durante el ejercicio del mando se realizaron acciones
que resquebrajaron el orden constitucional.56 Se debe aclarar que no se considerarán
aspectos de orden económico y social que indiquen la calidad de la democracia en la
55
   MUÑOZ, Heraldo. “¿El fin de América Latina?”. Foreign affairs en español. http://www.foreignaffairs-
esp.org
56
   La fuente primaria de información para realizar el análisis, es la Tesis presentada por el Sr. CPFG-EM
SOSA Diego, cuyo tema es “Identificación de los países latinoamericanos que cuentan con las democracias
más estables de la región y determinación de los factores comunes que lo han permitido” Tesis de Master en
Defensa y Seguridad Hemisférica, año 2006. Universidad del Salvador, Argentina. Colegio Interamericano de
Defensa, EEUU.


                                                   47
región, simplemente se abordarán los temas de orden electoral y de cumplimiento de los
períodos presidenciales y los resquebrajamientos del orden constituido que ha generado la
destitución de los presidentes.

        Argentina.-

        El General Alejandro Lanusse, quien gobernó desde 1971, se propuso restaurar el
gobierno democrático, para lo cual convocó a elecciones para marzo de 1973, de este
proceso salió electo como presidente Héctor Cámpora asumiendo el cargo el 25 de mayo de
1973, pero apenas dos meses después presentó su dimisión, siendo sustituido por Raúl
Lastiri quien convocó a elecciones de las cuales resultó electo Juan Domingo Perón, el cual
gobernó desde 1973 hasta el primero de julio de 1974 fecha en la que falleció; le sucedió en
el cargo su esposa, María Martínez de Perón, en cuyo gobierno se deterioró la situación
política y económica, florecieron las actividades terroristas, lo que motivó que en diciembre
de 1975 se de un intento de rebelión militar el cual resultó fallido, pero el 24 de marzo de
1976, se produce un resquebrajamiento de la democracia argentina al tomar el poder la
Junta Militar dirigida por el General Jorge Videla instaurando de esta manera un régimen
dictatorial. En marzo de 1981 continua el gobierno militar pero ahora al mando del General
Roberto Viola, el cual fue sustituido por el General Leopoldo Galtieri en diciembre del
mismo año; tras la guerra de las Malvinas de 1982, Galtieri fue reemplazado por el General
Reinaldo Bignone quien convocó a elecciones, iniciándose la transición hacia la
democracia.57

        El ganador de este proceso democrático fue el Dr. Raúl Alfonsín, quien gobernó
desde 1983 hasta 1989, sin embargo cabe aclarar que debido a la debacle económica que
vivía el país en el último año de gobierno, no logró culminar su mandato; siendo sustituido
por el ganador de las elecciones de 1989, es así como en forma anticipada el Dr. Carlos
Saúl Menem, asume el poder gobernando desde 1989 hasta 1995, durante este período
presidencial, el año 1990 se realizó una protesta militar en su contra, la cual no fue de
mayor gravedad y no se resquebrajó el orden constituido. Tras ser reelecto, dirigió la
Nación desde 1995 hasta 1999 donde existieron problemas, pero en ningún caso fueron

57
  CORNEJO, Rafael y NUNEZ, Fernando. “Estudio País. Argentina”, año 2007. Colegio Interamericano de
Defensa.


                                                48
motivos para romper el ordenamiento democrático. El siguiente presidente electo fue
Fernando de la Rua quien debía gobernar desde 1999 hasta el año 2005, sin embargo
debido a graves problemas económicos e intensas manifestaciones, renunció a su cargo el
20 de diciembre del 2001, siendo reemplazado en forma provisional por Ramón Puerta y
Adolfo Rodríguez durante una semana; posteriormente estuvo en el poder Eduardo Camaño
hasta el año 2002, siendo éste sustituido por el gobierno interino al mando de Eduardo
Duhalde, quien gobernó desde el 2002 hasta el 2003. Luego de un proceso eleccionario,
asumió el poder el 25 de mayo del 2003, el Dr. Néstor Kirchner,58 con el cual al parecer,
nuevamente se ha logrado el restablecimiento de la democracia pues ya lleva en el poder
cuatro años.

        En síntesis se puede manifestar que: María Martínez de Perón fue destituida de su
cargo, el Dr. Raúl Alfonsín no terminó su período de gobierno, el Dr. Fernando de la Rua
renunció al poder, desde el año 2001 hasta el año 2003 existieron cuatro presidentes
provisionales; de lo que se desprende que debido a múltiples problemas políticos y
económicos, se han dado en la República de Argentina acciones que resquebrajaron el
orden constituido, siendo este un indicativo que la democracia en este país aún es inestable,
todavía no se encuentra consolidada; no obstante se encuentra en proceso de desarrollo.

        Bolivia.-

        El General Hugo Banzer el 21 de julio de 1978, fue sucedido en el poder por el
General Juan Pereda el cual se mantuvo en el cargo por cuatro meses, siendo reemplazado
por el General David Padilla desde el 24 de noviembre de 1978 hasta el 8 de agosto de
1979 (casi un año); a continuación por tan solo tres meses asume el poder Walter Guevara,
el 1 de noviembre de 1979 le sucede el General Alberto Natusch quien gobernó por tan solo
dieciséis días hasta el 16 de noviembre de 1979; a partir de esa fecha se hace cargo de la
presidencia Lidia Leiden Tejada quien gobierna por ocho meses hasta el 17 de julio de
1980. A continuación se hace cargo de la presidencia el General Luís García Meza desde el
17 de julio de 1980 hasta el 4 de agosto de 1981. Le remplaza el General Celso Torrelio


58
  Dirección Nacional Electoral. Ministerio del Interior. Datos Históricos. Presidentes de la República
Argentina 1826-2007. Argentina. LANIC, Latin American Network Information Center.


                                                 49
Villa quien gobierna hasta el 21 de julio de 1982; siendo sucedido por el General Guido
Vildoso quien gobernó hasta el 10 de octubre de 1982.

        De esta manera los gobiernos militares terminaron el 10 de octubre de 1982 cuando
asumió el poder el presidente electo por votaciones populares Dr. Hernando Siles Zuazo,
durante los años 1983 y 1984 enfrentó una fuerte crisis económica, que ocasionó su
renuncia, motivando el adelanto de las elecciones de las cuales salió electo Víctor Paz
Estensoro quien asumió el cargo en agosto de 1985 gobernando sin mayores problemas,
llegando a finalizar su mandato el 6 de agosto de 1989. Para el año de 1989 gana las
elecciones el Dr. Gonzalo Sánchez de Lozada, pero por decisión del Congreso asumió la
presidencia Jaime Paz Zamora,59 de esta manera la voluntad popular expresada en las urnas
no fue respetada, siendo este un indicativo de un resquebrajamiento del orden
constitucional y de la debilidad democrática existente en este país.

        El Dr. Jaime Paz Zamora gobernó desde el 6 de agosto de 1989 hasta el 6 de agosto
de 1993. Fecha en la cual asume el poder por decisión popular Gonzalo Sánchez de Lozada
quien gobernó sin mayores complicaciones hasta el 6 de agosto de 1997; siendo sucedido
en esta fecha por Hugo Banzer electo por decisión popular, en las postrimerías de su
régimen convocó a elecciones en las que intervino como candidato a presidente, sin
embargo el fraude que montó para prorrogar su régimen quedó al descubierto, por lo que
tuvo que dejar la presidencia, haciéndose cargo de la misma Jorge Quiroga Ramírez quién
gobernó por un año desde el 7 de agosto del 2001 hasta el 6 de agosto del 2002.60

        En el año 2002 gana las elecciones Sánchez de Lozada quien durante su gobierno
soportó permanentes conflictos sociales, en febrero de 2003 una revuelta iniciada por la
policía casi ocasionó su caída; en octubre del mismo año se agudizaron las protestas y fue
depuesto de su cargo mediante una insurrección popular el 17 de Octubre luego de apenas
catorce meses de gobierno. Accedió al poder el vicepresidente Carlos Mesa Gisbert, quien
se vio obligado a renunciar el 9 de Junio del 2005 debido a una fuerte división social y una
59
   SOSA, Diego. “Identificación de los países latinoamericanos que cuentan con las democracias más estables
de la región y determinación de los factores comunes que lo han permitido” Tesis de Master en Defensa y
Seguridad Hemisférica, año 2006. Universidad del Salvador, Argentina. Colegio Interamericano de Defensa,
EEUU.
60
   Bolivia.gov.bo. Portal del Gobierno de Bolivia. Galería de Presidentes de la República de Bolivia. LANIC,
Latin American Network Information Center.


                                                    50
fuerte oposición radical, su período de gobierno fue de tan solo veinte meses. El 9 de junio
de 2005, fue nombrado como presidente el Dr. Eduardo Rodríguez, quien convocó a
elecciones generales que se realizaron en el mes de diciembre de 2005 siendo elegido
presidente el líder indígena Evo Morales Ayma actual presidente de la república,61 quien se
encuentra en el ejercicio del poder desde el 21 de enero del 2006 hasta la actualidad.

        Lo anteriormente analizado permite sintetizar que a partir del año 1982 en que se
restablece la democracia como sistema de gobierno en Bolivia, han existido dos renuncias
de presidentes, en una ocasión no se acató la voluntad popular expresada en las urnas y se
nombró a otro presidente; además, se depuso del cargo a un presidente electo; por otro lado,
en un período relativamente corto que va desde el 6 de agosto del 2002 hasta el 21 de enero
del 2006 existieron tres presidentes. Todos estos hechos son un indicativo que permiten
manifestar que el sistema de gobierno democrático en Bolivia ha sido muy inestable; las
violentas manifestaciones sociales y crisis políticas han resquebrajado la democracia, la
misma que aún no se encuentra consolidada y todavía está en vías de desarrollo.

        Brasil.-

        La política brasileña, luego de la dictadura militar que abarcó el período
comprendido desde 1964 hasta 1985, se ha caracterizado por un avance en la estabilización
de la democracia; sin embargo el “29 de septiembre de 1992, el panorama político brasileño
se vio ensombrecido, cuando el presidente Fernando Collor de Mello fue acusado de
corrupción, originándose manifestaciones callejeras de miles de personas, que lo obligaron
a renunciar el 29 de diciembre de dicho año; dándose de esta manera un resquebrajamiento
del orden constitucional instituido”.62

        Este ha sido el único hecho que ha ensombrecido el panorama político de Brasil en
el período comprendido desde 1985 hasta nuestros días; el cual podría considerarse como
un hecho aislado en la institucionalidad democrática brasileña, la cual ha avanzado
grandemente en el proceso de afianzamiento de este régimen de gobierno.


61
  BÁEZ, Jorge y BELTRÁN, Héctor. “Estudio País. Bolivia”, año 2007. Colegio Interamericano de Defensa
62
  SMALL, Gretche. “El complot para aniquilar a las Fuerzas Armadas y a las Naciones de Iberoamérica”.
1994. Editada por la Secretaría de la Defensa Nacional. Edición exclusiva para el Ejército mexicano.


                                                 51
        Chile.-

        En 1970 las fuerzas políticas de izquierda llevaron a la presidencia a Salvador
Allende, luego de tres años de gobierno en septiembre de 1973 debido a la fuerte presión
social y al descontento general de la población, la Corte Suprema declaró inconstitucional
al gobierno, por lo que las Fuerzas Armadas intervinieron el 11 de septiembre, deponiendo
al presidente mediante un golpe de estado, dando paso al gobierno militar del General
Augusto Pinochet, quien gobernó hasta 1990; en 1988 fue derrotado en un plebiscito lo que
significó la realización de elecciones las cuales se cumplieron en 1989, dando como
triunfador a Patricio Aylwin quien asumió el poder el 11 de marzo de 1990, año en el cual
Chile vuelve a la democracia.63

        Patricio Aylwin gobernó a Chile desde el 11 de marzo de 1990 hasta el 11 de marzo
de 1994, sin tener mayores problemas en su gestión durante el periodo para el cual fue
electo. En las elecciones de 1993, Eduardo Frei Ruiz-Tagle fue elegido presidente,
ejerciendo el mando desde el 11 de marzo de 1994 hasta el 11 de marzo del 2000, durante
los seis años que duró su mandato presidencial, no se dieron hechos que determinen un
resquebrajamiento de la democracia en Chile. Le sucede en la presidencia por elección
popular Ricardo Lagos Escobar, quién gobierna a Chile desde marzo del 2000 hasta marzo
del 2006, sin que existan problemas que atenten contra la institucionalidad democrática
durante este periodo de gobierno. A partir de esa fecha, se encuentra en el poder la Sra.
Michael Bachelete, electa presidente en elecciones populares.64

        Este breve recuento de la política chilena demuestra que desde que se reinstauró la
democracia en Chile el año 1988 hasta nuestros días, todos los presidentes electos en las
urnas han culminado su período presidencial; no han existido hechos que de una u otra
manera hayan resquebrajado la democracia. Siendo esto un indicativo de un alto grado de
estabilidad institucional y de la consolidación de la democracia como sistema de gobierno
en este país.
63
   CHILE. Galería de Presidentes. www.gobiernodechile.cl LANIC Latin American Network Information
Center. Países. Chile.
64
   SOSA, Diego. “Identificación de los países latinoamericanos que cuentan con las democracias más estables
de la región y determinación de los factores comunes que lo han permitido” Tesis de Master en Defensa y
Seguridad Hemisférica, año 2006. Universidad del Salvador, Argentina. Colegio Interamericano de Defensa,
EEUU.


                                                    52
        Colombia.-

        Desde la última Junta Militar de Gobierno presidida por el General Gabriel París
Gordillo quien gobernó desde 1957 hasta 1958, la institucionalidad democrática en
Colombia se ha mantenido inalterable y se ha consolidado por cerca de cincuenta años,
lapso en el cual todos los presidentes han cumplido el período presidencial para el cual
fueron elegidos; así tenemos: Alberto Lleras Camargo (1958-1952), Guillermo León
(1962-1966), Carlos Lleras (1966-1970), Misael Pastrana (1970-1974), Alfonso López
(1974-1978), Julio Turbay (1978-1982), Belisario Betancur (1982-1986), Virgilio Barcos
(1986-1990), César Gaviria (1990-1994), Ernesto Samper (1994-1998), Andrés Pastrana
(1998-2002), Álvaro Uribe (2002-2006), actualmente se encuentra en el poder el Dr.
Álvaro Uribe reelegido democráticamente en las urnas.65

        Este país ha vivido por más de medio siglo una grave crisis interna, debido a la
presencia de grupos guerrilleros subversivos, narcotraficantes y terroristas; sin embargo, a
pesar de todos estos graves problemas, los presidentes electos constitucionalmente se han
mantenido y han cumplido con el período presidencial para el cual fueron electos,
consolidando de esta manera el régimen democrático; aunque éste sea considerado débil
por algunos autores, debido a la influencia negativa que ha tenido el narcotráfico en la
gobernabilidad, corrompiendo a varios sectores de la sociedad, inclusive al sector político.

        Según un informe preparado para el Foro de la sociedad civil, de la Asamblea
General de la Organización de Estados Americanos, “un Estado es gobernable cuando
cumple requisitos mínimos tales como: el control efectivo del territorio, el monopolio de la
fuerza”.66 Al respecto, en Colombia estos hechos no se dan, pues existen zonas del
territorio colombiano en las cuales la presencia de los grupos narcotraficantes ha generado
vacíos de poder, sin que exista un control total por parte del Estado; marcando de esta
manera la ingobernabilidad en este país.



65
   LANIC, Latin American Network Information Center. Países. Colombia. Presidencia de la República.
Otros sitios. Historia.
66
   FLACSO, Amenazas a la gobernabilidad en América Latina, Informe preparado para el foro de la sociedad
civil, Asamblea General de la OEA, 2003. Tomado de “Gobernabilidad internacional: Apuntes para un
análisis sobre el (des)orden contemporáneo” por BELLI Benoni y FONSECA Gelson.


                                                  53
        Ecuador.-

        Luego de un período de nueve años de gobierno militar, el año 1979 se realizan
elecciones que dieron como resultado la elección del Dr. Jaime Roldós Aguilera a
Presidente de la República, quien gobierna desde el 10 de Agosto de 1979 hasta el 24 de
mayo de 1981, fecha en la cual, tras dos años de gobierno falleció en un accidente de
aviación, sucediéndole en el mandato el Vicepresidente Oswaldo Hurtado, quien finalizó el
período presidencial el 10 de agosto de 1984. El nuevo Presidente electo fue el Ing. León
Febres Cordero Rivadeneira, quien gobernó desde el 10 de agosto de 1984 hasta el 10 de
agosto de 1988, en este período presidencial se produjo la imposición por parte del
ejecutivo de una Corte Suprema de Justicia. Al cabo de su mandato le sucedió en el poder
el Dr. Rodrigo Borja cuyo período presidencial abarco desde el 10 de agosto de 1988 hasta
el 10 de agosto de 1992.67

        A continuación le correspondió al Arq. Sixto Durán Ballén dirigir los destinos de la
Nación, tarea que la cumplió desde el 10 de agosto de 1992 hasta el 10 de agosto de 1996,
en este período aparecieron los primeros síntomas de corrupción en las más altas esferas del
gobierno, dictándose orden de prisión preventiva contra el Vicepresidente Alberto Dahik, el
cual renunció a su cargo y huyó del país.68

        Como se puede apreciar con estos cinco presidentes se comenzó a fortalecer la
democracia en Ecuador, pues a pesar de los problemas que tuvieron que afrontar,
finalizaron el período presidencial para el cual fueron elegidos, sin que existan graves actos
que indiquen un resquebrajamiento del orden democrático, aunque como fue dicho, existió
en el gobierno del Ingeniero León Febres Cordero una imposición de una Corte Suprema de
Justicia; mientras que en el gobierno de Sixto Durán se dio un grave caso de corrupción.

        A continuación es electo Abdalá Bucarán Ortiz y con el se inicia el deterioro del
sistema político democrático del Ecuador; al cabo de seis meses de gobierno (10 de agosto

67
   LANIC. Países. Ecuador. Gobierno Nacional de la República del Ecuador. Presidencia de la República.
Historia de los Presidentes.
68
   SOSA, Diego. “Identificación de los países latinoamericanos que cuentan con las democracias más estables
de la región y determinación de los factores comunes que lo han permitido” Tesis de Master en Defensa y
Seguridad Hemisférica, año 2006. Universidad del Salvador, Argentina. Colegio Interamericano de Defensa,
EE.UU.


                                                    54
de 1996 al 6 de febrero de 1997) y tras largas jornadas de protestas contra el régimen
desprestigiado por la corrupción e inmoralidad, los políticos señalaron que el presidente no
era apto para gobernar, siendo cesado de su cargo el 11 de febrero; asumiendo el poder por
apenas un día la vicepresidente Rosalía Arteaga, pero por maniobras políticas fue
desconocida y se hizo cargo como Presidente interino nombrado por el Congreso Nacional
el Dr. Fabián Alarcón, quien finalizó el mandato el 10 de agosto de 1998.69

        En el siguientes acto electoral, se elige como presidente al Dr. Jamil Mahuad, quien
gobernó desde el 10 de agosto de 1998 hasta el 21 de enero del 2000, durante su período de
gobierno se generó una crisis del sistema financiero ecuatoriano, motivo por el cual más de
la mitad de las instituciones bancarias quebraron; la corrupción, la pobreza y el malestar
social se generalizaron, los mismos fueron motivos para derrocar a Mahuad el 21 de enero
2000, fecha en la cual se auto nombró una Junta de Salvación Nacional integrada por el
Coronel Lucio Gutiérrez, el Dr. Carlos Solórzano y el líder indígena Antonio Vargas, esta
junta declinó al cabo de algunas horas y asumió la presidencia el Vicepresidente Dr.
Gustavo Noboa Bejarano, quien gobernó hasta el 15 de enero del 2003, al término del
período presidencial tuvo que abandonar el país y buscar asilo político.70

        El siguiente presidente electo por decisión soberana del pueblo es el Coronel Lucio
Gutiérrez, quien asumió su cargo el 15 de enero del 2003; luego de casi dos años en el
poder, en diciembre del 2004 violando todo precepto constitucional destituyó la Corte
Suprema de Justicia, poniendo en su lugar a una nueva corte cuyo presidente absolvió de
los cargos que tenía en su contra el ex presidente Abdalá Bucaram, esto motivó una serie de
manifestaciones de gran magnitud que acabaron por derrocar al Presidente Gutiérrez el 20
de abril del 2005.71 Le sucede en el poder el vicepresidente Dr. Alfredo Palacio, quien
termina el período presidencial el 14 de enero del 2007; fecha en la cual asume el cargo de
presidente el Economista Rafael Correa, elegido democráticamente en las urnas.72




69
   Ibíd.
70
   Ibíd.
71
   Ibíd.
72
   LANIC. Países. Ecuador. Gobierno Nacional de la República del Ecuador. Presidencia de la República.
Historia de los Presidentes.


                                                 55
        Del análisis realizado se desprende que desde 1979 hasta nuestros días, en el
Ecuador se han producido varios quebrantamientos del orden constituido; siendo lo más
representativo el hecho de que tres presidentes no finalizaron el período presidencial para el
cual fueron electos, se trata de: Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez; en
algunos casos no se respetó la Constitución para nombrar a los sucesores de los depuestos
presidentes, como fue el caso en que la vicepresidenta Rosalía Arteaga, tan solo se le
permitió gobernar por el lapso de un día. Estos hechos constituyen un indicativo que
permite afirmar que en el Ecuador no se ha podido consolidar la democracia como sistema
político de gobierno, la misma que aún se encuentra en proceso de desarrollo.

        Paraguay.-

        En el año 1954 tras un golpe de estado accede al poder el General Alfredo
Stroessner, gobernando hasta el 3 de febrero de 1989 en que fue derrocado por el General
Andrés Rodríguez quien convocó a elecciones populares, las cuales se llevaron a cabo el
primero de mayo del mismo año, producto de las mismas fue electo como presidente el
General Andrés Rodríguez gobernando desde 1989 hasta 1993. En las siguientes elecciones
Juan Carlos Wasmosy obtuvo el triunfo asumiendo el poder en agosto de 1993, en su
gobierno descuidó la gestión gubernamental razón por la cual en abril de 1996 el General
Lino Oviedo intentó derrocarlo, procediendo Wasmosy a refugiarse en la embajada de
Estados Unidos; gracias a la presión internacional recuperó el poder logrando finalizar su
período presidencial en 1998, no sin antes proceder a arrestar al General Oviedo en octubre
de 1997 enjuiciándolo por cargos de sedición.73

        Las siguientes elecciones dieron como ganador a Raúl Cubas, quien accedió al
poder el 15 de agosto de 1998. Durante su gobierno el día 23 de marzo de 1999 fue
asesinado el Vicepresidente Luís María Argaña, debido a ello se realizaron manifestaciones
de protesta por parte de la población, las cuales obligaron a renunciar al presidente Raúl
Cubas quien se refugió en Brasil. El presidente del Congreso, Luís González Macchi,
asumió la presidencia el día 28 de Marzo de 1999 quien gobernó hasta el 15 de agosto del
2003; sin embargo cabe resaltar que en el año 2000 hubo un intento de golpe de estado que

73
 VALENCIA, Gilberto y ESPITIA, Ricardo. “Estudio País. Paraguay”, año 2007. Colegio Interamericano de
Defensa.


                                                 56
no se capitalizó, mientras que en marzo del 2001 una convención declaró que no ejercía
debidamente sus funciones, intentando destituirlo de su cargo. Posteriormente en abril de
2002 fue acusado de uso ilegal de fondos; sin embargo continuó en el cargo hasta Agosto
del 2003. Con un país al borde de la parálisis económica, asume el mandato presidencial
Nicanor Duarte Frutos ganador del proceso electoral, quien se mantiene en la presidencia
desde el 15 de agosto del 2003 hasta la actualidad, debiendo culminar su período
presidencial en el año 2008.74

           De lo anteriormente expresado se desprende que en el período comprendido desde
1989 hasta nuestros días, en Paraguay han existido dos presidentes que han renunciado al
poder debido a problemas surgidos por la ingobernabilidad en dicho país; estos hechos
marcan la debilidad de la institucionalidad democrática paraguaya, la misma que aún no ha
logrado su plana consolidación, encontrándose en proceso de desarrollo.

           Perú.-

           Los últimos gobiernos militares en el Perú fueron los del General Juan Velasco
Alvarado desde el 3 de octubre de 1968 hasta el 30 de agosto de 1975, y del General
Francisco Bermudez desde el 30 de agosto de 1975 hasta el 28 de julio de 1980; fecha en la
cual se establece nuevamente la democracia en el Perú como sistema de gobierno, siendo
elegido en las urnas Fernando Belaunde Terry quien gobernó hasta el 28 de julio de 1985.
Siendo sucedido desde esa fecha hasta el 28 de julio de 1990 por Alan García; durante estos
dos regímenes democráticos, el grupo guerrillero Sendero Luminoso declara la lucha
armada al Estado, desestabilizando el orden constituido en base a acciones terroristas; a este
grupo se suma el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru que también causó graves
daños en el Perú.75

           A continuación, el 28 de julio de 1990 asume el mandato constitucional del pueblo
peruano el Economista Alberto Fujimori; dado el ambiente de ingobernabilidad y ante la
falta de consensos que le permitan manejar la política del país, el cinco de abril de 1992 con
el pleno apoyo de las Fuerzas Armadas disuelve el Congreso y desconoce al poder judicial,

74
     LANIC. Países. Paraguay. Presidencia de la República. Historia.
75
     LANIC. Países. Perú. Portal del Estado Peruano.


                                                       57
rompiendo de esta manera el orden constituido, esta acción fue considerada a nivel
internacional como un caso de ruptura de la democracia a través de un autogolpe.76
Culminando de esta manera su primer mandato electoral el 28 de julio de 1995.

        Fujimori alcanza la reelección, durante su segundo mandato derrota a la subversión
que atentaba contra la estabilidad política y democrática, logrando culminar su período
presidencial sin mayores problemas y con un alto porcentaje de popularidad, lo que le
permite acceder al poder por tercera vez el 28 de julio del 2000. Durante su tercer mandato,
se descubrió la red de corrupción y violación de los derechos ciudadanos que su asesor de
seguridad Vladimiro Montesinos había forjado; lo que originó largas jornadas de protesta,
las cuales dieron como resultado la salida de Fujimori del país el 19 de noviembre del 2000,
enviando su renuncia desde Tokio.77 El 22 de noviembre del 2000 se encargó del gobierno
el Dr. Valentín Paniagua, quien gobernó hasta el 28 de julio del 2001; fecha en la que
asumió el poder Alejandro Toledo, triunfador de las elecciones presidenciales, gobernando
hasta el 28 de Julio del 2006, cuando entrego el poder al presidente electo Alan García
quien gobierna en la actualidad.

        Este breve recuento histórico de la vida política de la República del Perú, permite
verificar que en las últimas décadas la democracia se ha ido desarrollando y se encuentra en
proceso de consolidación, sin embargo se ha presentado un ambiente de inestabilidad
política y resquebrajamientos del sistema democrático con la caída del presidente Fujimori,
que muestran que el sistema de gobierno democrático en Perú aún es inmaduro y no
termina de consolidarse.

        Uruguay.-

        Fruto del estancamiento económico, el deterioro de las instituciones democráticas y
el crecimiento de la izquierda, se produjo un golpe de estado que el Presidente Juan María
Bordaberry con apoyo de las Fuerzas Armadas protagonizó el 27 de junio de 1973,


76
   SOSA, Diego. “Identificación de los países latinoamericanos que cuentan con las democracias más estables
de la región y determinación de los factores comunes que lo han permitido” Tesis de Master en Defensa y
Seguridad Hemisférica, año 2006. Universidad del Salvador, Argentina. Colegio Interamericano de Defensa,
EEUU.
77
   Ibid.


                                                    58
disolviendo la Cámara Legislativa y gobernando con plenos poderes hasta el 12 de junio de
1976, fecha en la cual fue depuesto por el Ejército, procediendo a renunciar a su cargo. Las
Fuerzas Armadas nombran como presidentes a Alberto Demicheli y a Aparicio Méndez
quienes gobiernan de facto del 12 de julio de 1976 hasta el 1 de septiembre de 1976, y
desde el 1 de septiembre de 1976 hasta el 1 de septiembre de 1981, respectivamente. En
esta fecha asume la presidencia el General Gregorio Álvarez, quien en 1984 llama a
elecciones populares, entregando el poder el 12 de febrero de 1985 a Rafael Addiego
presidente de la Suprema Corte de Justicia, quien entregaría el cargo al nuevo presidente
electo por decisión popular.

           El 1 de marzo de 1985, se restaura la democracia con la asunción de Julio María
Sanguinetti como Presidente, quien gobierna hasta el 1 de marzo de 1990. Le sucede en el
poder por la vía democrática Luís Alberto Lacalle desde 1990 hasta el 1 de marzo de 1995.
Sanguinetti accede nuevamente a la presidencia a través de las urnas y gobierna desde 1995
hasta el 1 de marzo del 2000. Sucediéndole Jorge Batlle, que fue el ganador en los comicios
del 1999, gobernando el país desde el 1 de marzo del 2000 hasta el 1 de marzo del 2005. A
continuación asume el cargo como Presidente constitucional el Dr. Tabaré Ramón Vázquez
Rosas, quien asumió el cargo el 1 de marzo del 2005, siendo el actual mandatario de la
República del Uruguay, quien debe gobernar hasta el año 2010.78

           Lo analizado indica que ha raíz de la restauración de la democracia el 1 de marzo de
1985, la institucionalidad democrática en Uruguay se ha fortificado, no han existido
resquebrajamientos del orden constitucional y todos los presidentes electos a través de las
urnas han finalizado su mandato, siendo este un indicativo de un clima de estabilidad
democrática en Uruguay.

           Venezuela.-

           Los mandatos presidenciales democráticos de las décadas de los setenta y ochenta
en la República de Venezuela, se dieron de acuerdo a la siguiente relación: Rafael Caldera
quien gobierna de 1969 hasta 1974, Carlos Andrés Pérez ejerce el mando de 1974 a 1979,
Luís Herrera Campins de 1979 a 1984; y Jaime Lusinchi de 1984 hasta 1989,

78
     LANIC. Países. Uruguay. Gobierno. Presidencia de la República.


                                                     59
consolidándose de esta manera el sistema democrático como forma de gobierno durante
estos veinte años.

       En el año 1989 Carlos Andrés Pérez vuelve a la presidencia por segunda ocasión, en
este período de gobierno se genera una gran inestabilidad política, con dos intentos de
golpe de estado en febrero y noviembre de 1992 respectivamente; aunque el presidente
logró sobrevivir a los mismos, algunos hechos de corrupción dieron origen a un proceso
judicial por malversación de fondos siendo destituido del cargo el 20 de mayo de 1993. Se
encarga de la presidencia por unos cuantos días Octavio Lepage quien era presidente del
Senado, luego el Congreso procede a nombrar como Presidente interino a Ramón José
Velásquez, haciéndose cargo de la presidencia en forma interina el 5 de junio de 1993,
procediendo a gobernar hasta 1994.

       En las elecciones de diciembre de 1993 gana la presidencia Rafael Caldera por
segunda ocasión, tomando posesión el 2 de febrero de 1994, en su período de gobierno, la
crisis financiera se agudizó hasta provocar la caída de algunas instituciones bancarias. 79 Sin
embargo logró subsistir en el poder y llegó a finalizar el período presidencial el 2 de febrero
de 1999.

       En 1999, en medio de una crisis política, económica y social, asume la presidencia
el Coronel Hugo Chávez Frías, (líder de la revuelta militar de 1992 que intentó defenestrar
al gobierno de Carlos Andrés Pérez); ante el pedido del Presidente el 12 de agosto de 1999,
la Asamblea Constituyente declara el Estado de Emergencia Nacional; concediendo plenos
poderes el presidente Chávez, quien una semana después disuelve el sistema judicial y
luego destituye al Parlamento; estos hechos fueron considerados en el ámbito internacional
como un Golpe de Estado. Luego del proceso eleccionario, Chávez llega a su segundo
período presidencial durante el cual enfrenta una grave crisis política: el descontento
popular y la oposición de los partidos políticos, contribuyó a que los sectores sociales
exijan la renuncia del presidente; desde el once hasta el catorce de abril del 2002, se
produjeron hechos de confrontación, conflictividad y violencia; que terminaron con un
golpe militar, el Presidente Hugo Chávez fue tomado prisionero y depuesto de su cargo por

79
  ORTIZ, Mauricio y MORENO, Xavier. “Estudio País. Venezuela”, año 2007. Colegio Interamericano de
Defensa.


                                               60
una facción de las Fuerzas Armadas venezolanas que instaló a Pedro Carmona Estanga
como Presidente Provisional durante dos días y a Diosdado Cabello Rondón por unas pocas
horas; sin embargo gracias a la presión internacional y a la presencia de grupos leales a
Chávez al interior de las Fuerzas Armadas, después de cuarenta y ocho horas, le fue
restituido el poder al Presidente Chávez80 quien terminó el período presidencial el 10 de
enero del 2007; cabe resaltar que en las elecciones del año 2006 fue reelegido por tercera
ocasión, razón por la cual desde el 10 de enero del 2007 se encuentra ejerciendo el poder
hasta la actualidad.

        Este breve repaso por la vida política de Venezuela, nos muestra una etapa de
consolidación de la democracia seguida por una de gran inestabilidad política, en esta
última han existido acciones que han quebrantado la democracia como son las destituciones
presidenciales o los intentos de golpes de estado, razones estas que representan que el
sistema de gobierno democrático en Venezuela es inestable, no se encuentra consolidado y
aún está en vías de desarrollo.

        Corolario.-

        Del análisis realizado sobre el ambiente político en los países sudamericanos,
correspondiente al período de 1970 al 2006, se desprende que los países de Chile, Uruguay,
Colombia y Brasil han tenido gobiernos democráticos más estables, y por el contrario,
Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela son los que mayor inestabilidad
política y democrática han presentado; debido fundamentalmente a la ingobernabilidad,
corrupción y falta de inversión social, lo que ha generado protestas de la población, dando
como resultado la destitución de presidentes o su renuncia. También se ha visto que
muchos gobiernos de la región elegidos democráticamente, han sostenido su autoridad con
métodos no democráticos, por ejemplo modificando las Constituciones nacionales a su
favor, interviniendo y restando independencia a los poderes legislativo y judicial.




80
  SOSA, Diego. “Identificación de los países latinoamericanos que cuentan con las democracias más estables
de la región y determinación de los factores comunes que lo han permitido” Tesis de Master en Defensa y
Seguridad Hemisférica, año 2006. Universidad del Salvador, Argentina. Colegio Interamericano de Defensa,
EEUU.


                                                   61
          En el cuadro # 1 se presenta un resumen de los quebrantamientos del orden
constitucional que se han dado en Sudamérica, luego de 1980 en que se restablece la
democracia en la mayoría de los países de la región.

                                     Cuadro # 1
                Quebrantamientos del orden constitucional en Sudamérica

   PAÍS        PRESIDENTE              FECHA                  OBSERVACIÓN
               R. Alfonsín      1989                   No culminó su mandato
Argentina      F. de la Rua     20 diciembre 2001      Renuncia a su cargo
               H. Siles         1984                   Renuncia al poder
               G. Sánchez       1989                   Congreso nombra otro presidente
Bolivia        H. Bánzer        2001                   Abandona la presidencia
               G. Sánchez       17 octubre 2003        Depuesto del cargo
               C. Meza          9 junio 2005           Renuncia al poder.
Brasil         F. Collor        29 diciembre 1992      Renuncia al poder.
Chile
Colombia
               L. Febres        1985                   Destituye la Corte Suprema de
                                                       Justicia
               S. Durán         1996                   Vicepresidente Dahik con orden de
                                                       prisión por corrupción.
Ecuador        A. Bucaram       11 febrero 1997        Cesado de sus funciones.
               R. Arteaga       11 febrero 1997        Desconocida como presidente
               J. Mahuad        21 enero 2000          Derrocado del poder
               L. Gutiérrez     Diciembre 2004         Destituye la Corte Suprema de
                                                       Justicia.
                                20 abril 2005          Derrocado del poder.
               J. Wasmosy       Abril 1996             Intento de golpe de estado.
Paraguay       R. Cubas         23 marzo 1999          Renuncia al cargo.
               L. González      2000                   Intento de golpe de estado.
                                2001                   Intento de destitución.
               A. Fujimori      5 abril 1992           Disuelve el Congreso, desconoce al
Perú                                                   Poder Judicial.
                                19 noviembre 2000      Renuncia al cargo.
Uruguay
               C. Pérez         1992                   Dos intentos de golpe de estado.
                                20 mayo 1993           Destituido del cargo
Venezuela      H. Chávez        Agosto 1999            Disuelve al Sistema Judicial y
                                                       destituye el Parlamento
                                14 abril 2002          Golpe de estado por 48 horas.




                                            62
        Este cuadro resumen es confirmado por lo mencionado en el curso a distancia sobre
el Sistema Interamericano, del Colegio Interamericano de Defensa, en el cual se menciona
que “los gobiernos democráticos se han establecido en Sudamérica, sin embargo, varios
países aún enfrentan crisis políticas mientras sus frágiles instituciones democráticas tratan
de luchar contra una serie de desafíos que van desde la pobreza, la exclusión social, el
narcoterrorismo hasta el colapso financiero, lo que conlleva implicaciones profundas no
solo para la paz y la seguridad en la región sino también para el futuro de la gobernabilidad
democrática en las Américas”.81

        Análisis de indicadores estadísticos en Sudamérica.

        Al respecto del sistema democrático como forma de gobierno en Sudamérica, el Sr.
Comandante Sosa Diego, determina que “los sistemas políticos de algunos países
sudamericanos no atienden las demandas de su población en forma eficiente, por lo que no
se puede manifestar en forma tácita que estos sistemas políticos constituyen una
democracia y peor aún que esté totalmente consolidada.82

        Por su parte Mark Malloch, indica que Sudamérica “presenta una extraordinaria
paradoja: por un lado la región puede mostrar con orgullo más de dos décadas de gobiernos
democráticos. Por otro, enfrenta una creciente crisis social, se mantienen profundas
desigualdades, existen serios niveles de pobreza, el crecimiento económico ha sido
insuficiente y ha aumentado la insatisfacción ciudadana con esas democracias, generando
en algunos casos consecuencias desestabilizadoras.”83 Manifiesta además que el panorama
se torna complejo si se tiene en cuenta que varios factores indispensables para la
gobernabilidad democrática, tales como: una prensa libre, una sólida protección de los
derechos humanos, un poder judicial independiente y vigoroso, requieren todavía ser
sustancialmente fortalecidos. Y muchos grupos tradicionalmente excluidos no tienen
acceso al poder a través de los canales formales, manifestando sus frustraciones por vías
alternativas que en algunas ocasiones degeneran en la violencia.


81
   Colegio Interamericano de Defensa. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a distancia 2006
82
   Ibid.
83
   PNUD. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. “Informe sobre la Democracia en América
Latina”. Página 13. Buenos Aires. 2004


                                                 63
        En el cuadro # 2 se presentan algunos datos estadísticos, los cuales nos permitirán
determinar si en las últimas décadas del siglo pasado en las cuales ha estado presente la
democracia como sistema de gobierno en Sudamérica, esta ha tenido una influencia
significativa para el desarrollo político, económico y social de la población.84


                                      Cuadro # 2
                        La Democracia en Sudamérica y su relación
                             con algunos indicadores sociales.

         Años            Índice       Pobreza      Indigencia Desigualdad Desempleo
                        electoral
      1981-1990            0,65         41,96           17,53          0,534             7,60
      1991-1997            0,91         37,40           13,63          0,569             7,43
      1998-2002            0,91         40,80           17,00          0,581            10,40
        Fuente.- Informe sobre la Democracia en América Latina 2004


        De los datos expresados en el cuadro # 2, correspondientes al período en que la
democracia se ha establecido como sistema de gobierno en Sudamérica, se desprenden las
siguientes conclusiones:

           El índice electoral85, nos indica que la participación de la población
            sudamericana en los actos electorales ha crecido notablemente durante este
            período democrático, reconociéndose por parte de la ciudadanía el derecho que
            tienen a escoger a sus gobernantes a través de las urnas.

           Los niveles de pobreza experimentaron en un inicio un nivel aceptable de
            disminución de un 41,96% a un 37,40%; sin embargo, la pobreza nuevamente
            volvió a aumentar a un nivel elevado (40,80%), debido entre otras cosas al
            aumento de la población, situándose una mayor cantidad de personas por debajo
            de la línea de la pobreza. Se puede decir, que la democracia no representó
            ningún beneficio y no logró disminuir los niveles de pobreza en la región.




84
   Cuadro adaptado de la tabla # 2 página 42 del “Informe sobre la Democracia en América Latina”. PNUD.
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. 2004
85
   Índice electoral. Va de 0 (falta de democracia electoral) a 1 (indica que los requisitos de democracia
electoral se cumplen)


                                                   64
           El nivel de indigencia de la población prácticamente se ha mantenido en
            alrededor del 17% de la población, sin que la democracia como sistema de
            gobierno haya podido solucionar este grave problema que aqueja a los países
            sudamericanos.

           El índice de desigualdad en la región creció, debido a que la mayor cantidad de
            ingresos se reparte entre una minoría de ricos, quedando para la gran mayoría de
            pobres una pequeña cantidad de ingresos; lo que quiere decir que los ricos son
            más ricos, mientras que los pobres son más pobres; contradiciendo de esta
            manera el precepto de igualdad democrática. Según datos del Banco Mundial,
            Sudamérica es la región del mundo que presenta mayores desigualdades, en
            donde el 10% de la población son ricos y reciben entre el 40% y 47% de los
            ingreso generados, mientras que el 20% más pobre, solo recibe entre el 2% y el
            4% de los ingresos; esta marcada desigualdad puede incentivar la desintegración
            y dificultar la gobernabilidad.

           El nivel de desempleo ha crecido en la región, ha aumentado el subempleo o la
            informalidad laboral, disminuyendo consecuentemente la seguridad social de la
            población. El aumento de personas sin plazas de trabajo se vincula directamente
            con el aumento de la pobreza y por ende de la delincuencia común.

       En el informe sobre la Democracia en América Latina, se identifican la pobreza y la
desigualdad como las principales deficiencias de la democracia en la región. En el año 2002
la región contaba con 218 millones de personas (42,9% de la población), cuyos ingresos se
situaban por debajo de la línea de la pobreza; mientras que en lo referente a la desigualdad
se indica que las sociedades latinoamericanas son las más desiguales del mundo, ésta
característica se ha mantenido a lo largo de las tres últimas décadas, sin que la democracia
haya podido menguar esta adversa particularidad existente en la región. Además se
menciona que el alza de los índices de desocupación durante la década de los noventa es
una de las más grandes falencias de las democracias de los países latinoamericanos, lo que
ha conllevado a que la protección social de la población disminuya y aumente el empleo
informal.



                                              65
        Los datos de este informe también muestran que la participación electoral es
irregular y en algunos países muy baja; asimismo, los partidos políticos como agentes de
representación atraviesan por una crisis severa, que se expresa en el hecho de que la gente
desconfía de ellos.86 La preferencia de los ciudadanos por la democracia es relativamente
baja, e incluso los resultados de la encuesta de opinión, revelan que el 54,7% de los
latinoamericanos estarían dispuestos a aceptar un gobierno autoritario si éste resolviera la
situación económica.87

        En el cuadro # 3, se presentan algunos datos de los países sudamericanos, cuyo
promedio es comparado con Europa, región de más alto desarrollo democrático; lo que
permitirá demostrar cuantitativamente las diferencias existentes entre Sudamérica y Europa.

                                       Cuadro # 3
                       Datos comparativos entre Sudamérica y Europa
     País       Participación    Corrupción      Pobreza        Desigualdad     Libertad      Desempleo
                  electoral                                                      prensa
                     %            Coeficiente       %           Coeficiente     Muerte            %
                                                                  Gini         periodistas
Argentina            78,0             2,8          45,4           0,590              2           19,7
Bolivia              55,2             2,2          62,4           0,614              1            8,7
Brasil               75,9             4,0          37,5           0,639             10            7,1
Chile                74,4             7,5          20,6           0,559              0            9,0
Colombia             33,3             3,6          50,6           0,575             31           16,2
Ecuador              65,8             2,2          49,0           0,513              0            6,3
Paraguay             53,9             1,7          61,0           0,570              1           14,7
Perú                 66,6             4,0          54,8           0,525              1            9,4
Uruguay              94,8             5,1          15,4           0,455              1           17,0
Venezuela            45,7             2,5          48,6           0,500              2           15,9
Sudamérica           64,3             3,5          44,5           0,554             49           12,4
Europa               73,6             7,8          15,0           0,290              3            3,1
Fuente.- Informe sobre la Democracia en América Latina 200488


        Del Cuadro comparativo # 3, se desprenden las siguientes conclusiones:




86
   Según datos de la encuesta Latinobarómetro, solo el 14% de los latinoamericanos tienen confianza en los
partidos políticos.
87
   PNUD. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. “Informe sobre la Democracia en América
Latina”. Página 33. Buenos Aires. 2004
88
   Cuadro adaptado de los datos obtenidos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. “Informe
sobre la Democracia en América Latina” de las páginas 84, 100, 123 y 127.


                                                   66
   La participación electoral en Sudamérica comparada con Europa es menor; esto
    se debe principalmente a la baja concurrencia a las urnas que presentan
    Colombia y Venezuela, países donde el voto no es obligatorio. En el resto de
    países donde concurrir a sufragar es una obligación, los porcentajes de
    participación se encuentra sobre el 50%. Lo que indica que aún no se toma plena
    conciencia de la importancia de la participación electoral dentro de la
    democracia y, la ciudadanía concurre a las urnas en un gran porcentaje por
    obtener su certificado y cumplir con una obligación.

   Los datos obtenidos sen relación a la corrupción son proporcionados por la
    organización Transparencia Internacional, el índice indica que mientras más
    bajo es, existe mayor corrupción. En este caso, Paraguay es el país de mayor
    grado de corrupción en la región, seguido por Bolivia y Ecuador; mientras que
    Chile es el país con el menor nivel de corrupción, llegando a niveles similares a
    los existentes en Europa. Curiosamente se nota que los países que mayor
    estabilidad democrática han presentado, son los menos corruptos y, los que
    menor estabilidad democrática son los que más problemas de corrupción
    presentan. Es decir: la corrupción es inversamente proporcional a la estabilidad
    democrática. Por lo tanto, el alto nivel de corrupción existente en la región
    sudamericana, es un indicativo de un bajo nivel de estabilidad democrática en la
    región.

   El porcentaje de pobreza existente en Sudamérica es sumamente alto comparado
    con Europa, prácticamente se triplica el porcentaje de la población pobre de los
    países sudamericanos en relación con los del continente europeo. Los países que
    presentan el nivel más alto de pobreza son Bolivia, seguido muy de cerca por
    Paraguay; mientras que los países cuya población presenta un menor nivel de
    pobreza son Uruguay y Chile. En este caso nuevamente una relación
    inversamente proporcional pues los países con menor estabilidad democrática
    son los que presentan mayores niveles de pobreza de su población.




                                     67
             El índice de desigualdad promedio de los países sudamericanos es casi el doble
              del valor del índice de Europa, lo que indica que Sudamérica es una región
              sumamente desigual; expresándose esta desigualdad en las diferencias existentes
              entre los hombres y las mujeres, entre los pobres y los ricos, por la presencia de
              grupos marginados en los diferentes países; es decir los ideales de libertad,
              fraternidad e igualdad, tan solo son proclamas que no han llegado ha plasmarse
              a pesar de que en las últimas tres décadas ha existido en la región un sistema
              democrático de gobierno.

             Los datos referidos a la libertad de prensa, se refieren a las muertes
              comprobadas de periodistas en el cumplimiento de su deber en el período
              comprendido de 1993 al 2002. Como se puede verificar, en Sudamérica las
              muertes de periodistas superan con creces a las habidas en Europa en un mismo
              lapso de tiempo, siendo este un indicativo que el régimen democrático
              imperante en Sudamérica mancilló el derecho a la libertad de información.

             El nivel de desempleo promedio de Sudamérica, es cuatro veces mayor que el
              existente en Europa; con las consiguientes consecuencias que la falta de
              oportunidad de trabajo conlleva, esto es: pobreza, desesperanza, formándose de
              esta manera el ambiente propicio para la delincuencia.

          En síntesis, la democracia en la región es aún inmadura, frágil, inestable, no se
encuentra consolidada en todos los países sudamericanos, los cuales necesitan resolver los
problemas      gobernabilidad, corrupción,      pobreza, desigualdad, derechos        humanos,
desempleo; es decir, la democracia se encuentra en proceso de formación y desarrollo y se
necesitarán muchos años para que se fortalezca y se perfeccione. Estas características
negativas consienten indicar que los        países sudamericanos no están en capacidad de
desmilitarizarse, por cuanto la región no goza de un clima de estabilidad política que
permita afianzar el concepto de “paz democrática” la cual indica que entre gobiernos de
este tipo es más fácil alcanzar acuerdos negociados sin tener que recurrir al empleo de la
fuerza.




                                                68
        2.2.2 Política Exterior de Estados Unidos para Latinoamérica.

        Los factores que influyen sobre las decisiones de políticas a seguir, son complejos,
entre estos podemos anotar: la ubicación geográfica, las influencias socio-culturales y
económicas, los recursos disponibles y los potenciales. Un aspecto importante de la teoría
de equilibrio de poder, es el principio fundamental según el cual las áreas geográficas
próximas están vinculadas con los intereses vitales esenciales de un Estado; de esta manera,
los Estados poderosos reaccionan ante acontecimientos desfavorables que ocurren en
Estados cercanos o ante acciones de Estados exteriores cuya influencia pudiera competir en
esas áreas adyacentes.

        Las unidades diferenciadas más importantes en la política internacional actual son,
como en los últimos tres siglos, los Estados-nación soberanos, y seguirán siendo las más
importantes en un futuro previsible; a pesar de que la independencia de los Estados está
lejos de ser absoluta, ya sea en el plano interno como en el internacional y la
interdependencia es creciente en gran medida.89

        Estos conceptos dan la razón a la natural oposición estadounidense que se ha
manifestado a lo largo de la historia, de no permitir la influencia y la presencia de potencias
extranjeras en el continente americano. Así como a la interdependencia de los Estados en
todos los aspectos, sean estos: políticos, económicos, sociales o militares; que tengan que
ver con el desarrollo y la seguridad de cada nación.

        La política exterior de Estados Unidos a lo largo del tiempo, ha ido variando de
acuerdo a las circunstancias que se han presentado en el mundo; siendo sus guías
filosóficas las siguientes: la No Intervención en la época de los Presidentes Washington y
Jefferson, la Realista Limitada del presidente Taft, la Idealista de John Quince Adams, la
Internacional Idealista de los presidentes Wilson y Carter, la Internacional Realista del
presidente Nixon y la Neo Conservadora del presidente Bush.

        A continuación se realizará un análisis de la política exterior estadounidense, para
poder determinar si esta potencia, debería encargarse de la seguridad y defensa de cada uno
89
  POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980


                                                    69
de los Estados sudamericanos, en caso de que estos optaran por la decisión de
desmilitarizarse. Se dará énfasis a lo relacionado con el hemisferio, sin embargo, no se
puede dejar de lado al resto del mundo, por tratarse de una potencia mundial cuya presencia
e influencia ha trascendido los límites continentales.

        El 4 de julio de 1776 se declaraban independientes del coloniaje anglosajón trece
colonias, las cuales pasaron a formar los Estados Unidos de Norteamérica; en los albores de
su independencia su política exterior se caracterizó por el aislacionismo o no intervención,
teniendo como objetivo principal el mantener y fortalecer su independencia, contando para
ello con la amplitud del océano como un aliado para su seguridad. En el siglo XVIII
durante los inicios de su vida republicana, el objetivo principal de la política exterior
estadounidense fue su seguridad, mantener su independencia y la libertad del país.

        A principios del siglo XIX Estados Unidos era un actor relativamente débil, pero a
lo largo del mismo fue adquiriendo poder firmemente y casi triplicó su territorio desde
1802 hasta 1825. El gran territorio de Luisiana que Francia había obtenido mediante un
tratado con España en 1800, es comprado por Estados Unidos (Presidente Jefferson) en
1803; posteriormente en 1819 el Presidente John Quince Adams, negoció el Tratado
Adams–Onis por el cual España cedió la península de la Florida a Estados Unidos y, a
partir de este hecho su expansión territorial se dirige hacia el occidente, procediendo a
anexar al Estado de Tejas. Luego de concluida la Guerra Civil en 1865, desarrollo sus
potenciales industriales y militares y su población aumentó rápidamente, lo que le permitió
emerger como una gran potencia al terminar el siglo en mención.90

        Durante el siglo XIX se cristaliza la independencia de la gran mayoría de los países
americanos, sin embargo, existía el temor de que las potencias europeas intenten
reconquistar a sus ex colonias, ésta posibilidad fue considerada por Estados Unidos como
un peligro para la paz y su seguridad; razón por la cual y con el fin de limitar el riesgo de
que las potencias europeas intervengan y reconquisten América, el Presidente James
Monroe enuncia en el año 1823 la Doctrina Monroe, la cual manifiesta que: "Los países
americanos, por la libre e independiente condición que han asumido y que mantienen, no

90
  POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
de estudios internacionales. 1980.


                                                    70
deberán ser considerados ya como susceptibles de futura colonización por cualquiera de las
potencias europeas"91; esta doctrina también conocida con el nombre de “América para los
Americanos”, se fundamentaba en el principio de la “no intervención” y el respeto a la
soberanía de todos los países americanos.

        A pesar de la advertencia hecha a Europa de quitar las manos de las Américas,
Estados Unidos no dominó completamente los asuntos del hemisferio occidental, pues
carecía del poder militar necesario para mantener alejado de América a las fuerzas europeas
continentales; para lo cual se amparó en la Gran Bretaña, siendo protegido por el poder
marítimo británico. Ambos países compartían un interés coincidente en mantener a las
potencias continentales europeas alejadas de América.92 Esto explica que ante la invasión
británica a las islas Malvinas en 1833, no se realizó ningún tipo de defensa continental y
Estados Unidos no hizo el menor intento por impedir que dichas islas fuesen arrebatadas a
Argentina por la fuerza.

        Al referirse a la Doctrina Monroe, Luís Dallanegra Pedraza, Profesor de Teoría de
las Relaciones Internacionales, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad del
Salvador, de Argentina, manifiesta que “La doctrina Monroe constituye un protectorado
arbitrario, impuesta sobre los pueblos que no lo han solicitado ni tampoco lo necesitan. La
doctrina Monroe no es recíproca y, por consiguiente, es injusta”.93

        Posterior a ello, la política exterior estadounidense continúa bajo la convicción de
llevar al mundo la democracia, la libertad y la civilización en base al “destino
Manifiesto”94, cabe resaltar que éste enunciado no constituyó una política emitida por el
gobierno, sin embargo, fue una guía para continuar su proceso de expansión, de esta

91
   MUÑOZ, Andrés “Política exterior de los Estados Unidos”. Monografía de Diplomado en Derecho.
Universidad Complutense. Oxford Internacional University.
92
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980
93
    MUÑOZ, Andrés “Política exterior de los Estados Unidos”. Diplomado en Derecho. Universidad
Complutense. Oxford Internacional University.
94
   La frase "Destino Manifiesto" fue publicada por primera vez en el artículo "Anexión" del periodista John
O`Sullivan, publicado en la revista Democratic Review de Nueva York, en el número de Julio-Agosto de
1845. “El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido
asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un
derecho como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus
capacidades y el crecimiento que tiene como destino.”


                                                    71
manera procedieron a anexar los territorios de Texas en 1840, California en 1845,
Colorado, Arizona, Nuevo México, Nevada, Utah y parte de Wyoming en 1847 y 1848. De
esta manera México perdió casi la mitad de su territorio frente a Estados Unidos, hecho que
quedó sellado y consumado con el acuerdo de paz de 1848.

        A pesar de la alianza estratégica con Gran Bretaña, este país fue el principal rival de
Estados Unidos en Centroamérica, donde la construcción del canal interoceánico era una
preocupación constante para ambos Estados que los arrastró a un serio conflicto. Los dos
Estados firmaron el Tratado Clayton – Bulwer en 1850 con el propósito de suavizar su
fuerte rivalidad, el tratado establecía que ninguno de los dos construiría o controlaría
exclusivamente un canal o ejercería dominio sobre cualquier área de América Central. 95

        Del análisis realizado a la política exterior estadounidense en la primera mitad del
siglo XIX, se desprende que ésta tuvo como objetivos principales: la difusión de los valores
democráticos a través de la expansión territorial y, la seguridad de los Estados Unidos. Sin
embargo, a pesar de la existencia de doctrinas formuladas, dejó a un lado la seguridad
hemisférica y no contribuyó en la defensa de la soberanía de Argentina; muy posiblemente
porque esas acciones exteriores, no se interponían con sus intereses.

        Continuando con la revisión vemos que, el príncipe Maximiliano de Austria fue
nombrado emperador de México en abril de 1864, apoyado por el ejército francés, sin
embargo, la continua resistencia de los patriotas mexicanos bajo el liderazgo de Benito
Juárez y la oposición de Estados Unidos a la ocupación francesa al finalizar la guerra civil
norteamericana, troncharon las ambiciones imperiales francesas en América Latina. Francia
pronto adoptó un nuevo proyecto americano: unir los océanos Atlántico y Pacífico
mediante un canal transístmico. Estando Gran Bretaña y Estados Unidos neutralizados en
Centroamérica por el tratado de 1850, una compañía privada francesa inició la construcción
del Canal de Panamá; la mala administración, una ingeniería deficiente, la fiebre amarilla y




95
   POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 61.


                                                   72
la corrupción causaron la bancarrota y el abandono del proyecto en 1888, finalmente las
acciones del canal fueron vendidas a Estados Unidos en 1902.96

           Estados Unidos surgió como potencia en forma definitiva a partir de su victoria
bélica sobre España en 1898. Desde entonces asumió el nuevo papel de poder policial
internacional en la región. Aplicó varias formas de intervención unilateral coercitiva,
violando la soberanía de muchos Estados. Las intervenciones estaban destinadas a evitar la
ingerencia europea con el objeto de implementar estabilidad en los alrededores del Canal de
Panamá y de asegurar el acceso al istmo desde el Caribe, algo vital para los intereses de
Estados Unidos.97

           En el año 1903, el presidente Theodore Roosevelt, con una política exterior
expansiva basada en la doctrina conocida con el nombre del Gran Garrote, intervino
militarmente en Colombia para apoyar la separación del Departamento de Panamá,
asegurando con esto la concesión para construir el canal de navegación interoceánico, por
medio del Tratado Hay – Bunau Varilla. Otro hecho importante relacionado con esta
doctrina es el establecimiento de la base de Guantánamo en Cuba realizada en el mismo
año. A continuación, en 1904 Roosevelt emitió el Corolario a la doctrina Monroe,
afirmando que, “si un país americano situado bajo la influencia de los Estados Unidos
amenazaba o ponía en peligro los derechos o propiedades de ciudadanos o empresas
estadounidenses, el gobierno de Estados Unidos estaba obligado a intervenir en los asuntos
internos del país para reordenarlo”. Como se puede ver, este enunciado se constituye en una
puerta de entrada para el intervensionismo de Estados Unidos en América Latina y el
Caribe, pues proclama el derecho para ejercer funciones de policía internacional y de esta
manera transgredir la soberanía de los estados americanos.

           En la primera década del siglo XX, se vivía en los países latinoamericanos un
ambiente de desorden financiero e inestabilidad política debido a la presencia de
movimientos revolucionarios que afectaban los intereses económicos de inversionistas
europeos, quienes acudían a sus gobiernos en busca de protección, la misma que se
manifestó con la exigencia de pesadas compensaciones o mediante el bloqueo de puertos

96
     Ibíd. Página 127.
97
     Ibíd.


                                             73
como fue el caso de Venezuela en el año 1902 con la presencia de buques ingleses,
italianos y alemanes. Ante el temor de que estas intervenciones se radicalicen y con el fin
de resguardar la seguridad hemisférica, el presidente William Howard Taft, diseño su
política exterior conocida con el nombre de la Diplomacia del Dólar, en referencia a su
célebre frase “dólares en vez de balas”. Taft consideraba que la seguridad podía ser
resguardada y garantizada mediante la aplicación de fórmulas de carácter económicas y
reformas de las prácticas financieras; de esta manera lograr que los países americanos
alcancen una estabilidad política y económica, mejores condiciones sociales y paguen las
deudas a los acreedores europeos; para lo cual alentó a los banqueros y empresarios
estadounidenses a invertir en los países americanos. 98

        En República Dominicana mediante un tratado ingresaron en el año 1904;
posteriormente ante el peligro de una irrupción alemana, Estados Unidos volvió a controlar
la República Dominicana desde 1912 hasta 1922. En Nicaragua el año 1909 ocurrió el
fusilamiento de dos norteamericanos acusados de colaborar con los rebeldes, originando
que el presidente Taft ordene desembarcar "marines" para colaborar con los rebeldes,
quienes destituyeron al presidente, tomando su lugar Adolfo Díaz, con quien se negoció el
Pacto Knox-Castrillo cuyo objetivo era consolidar la deuda de Nicaragua por medio de
nuevos préstamos de bancos de Nueva York, así la deuda nicaragüense paso de manos
inglesas a manos estadounidenses; en febrero de 1913 Estados Unidos aprovechó la
situación coyuntural para firmar un tratado por el cual recibían el derecho exclusivo para
construir un canal, establecer una base naval en el Golfo de Fonseca y el arrendamiento por
un periodo de 99 años de las islas Cayo Grande y Cayo Chico en el mar Caribe. Mientras
tanto, la caótica situación de Haití era permanente preocupación, en 1915 el presidente
Wilson ordenó la ocupación militar, controlando las aduanas hasta el año 1934.99

        Por medio de este mecanismo se logró en República Dominicana, Nicaragua y
Haití: reducir la agitación revolucionaria y la violencia política existente, se creó una
atmósfera política más firme, se estabilizó la economía lo que alentó nuevas inversiones;
con los ingresos obtenidos se realizaron diversas obras públicas, se redujo la deuda; en

98
   LAGOS, Darío. “La diplomacia del dólar y su aplicación en América Latina y el Caribe”. Anuario de
Postgrado. Enero 01, 2001.
99
   Ibíd.


                                                74
resumen, existió desarrollo y bonanza económica, pero no se logró acabar por completo con
los movimientos revolucionarios, los cuales establecieron como bandera de lucha el
rechazo a la intervención norteamericana.

        Como se puede ver, la intervención de Estados Unidos en Centroamérica y el
Caribe si bien estaba dirigida a proteger a sus inversionistas, tenía como objetivo superior
el de mantener la seguridad de Estados Unidos y la del hemisferio en base al ejercicio y
mantenimiento de su hegemonía en la región, para lo cual establecieron bases militares en
posiciones estratégicas, lo que limitaba la posibilidad de intervenciones europeas en la
zona.

        Con el transcurrir de los años deviene la Primera Guerra Mundial, siendo política de
los Estados Unidos en un inicio la neutralidad, sin embargo, ingresan a la guerra al
considerar su presidente Woodrow Wilson que su país era el llamado a salvar a la
humanidad, defender la democracia, la dignidad humana, la libertad, la seguridad y la paz
de las naciones. Al finalizar la Gran Guerra propuso que el orden mundial se defendiera por
el consenso de todos los amantes de la paz, para lo cual se creó la Sociedad de Naciones
bajo el principio de la seguridad colectiva. El mundo que proponía Wilson se basaba en
principios y no en el poder, en el derecho y no en los intereses; lastimosamente en el
Tratado de Versalles se declaró a Alemania como única responsable de la guerra,
imponiéndole sanciones políticas, económicas y militares, siendo este hecho uno de los
factores desencadenantes de la Segunda Guerra Mundial.100

        Desde 1917 hasta 1933, la mayoría de los países latinoamericanos siguieron el
ejemplo de los Estados Unidos al negarse a reconocer a la Unión Soviética. La Política del
Buen Vecino mantuvo a América Latina, después de 1933, sujeta a los deseos
estadounidenses aun cuando se reconociera a la Unión Soviética.

        Teniendo como presidente a Franklin Delano Roosevelt comienza la desaparición
del aislacionismo como principio básico de la política exterior norteamericana y la toma del
liderazgo a nivel mundial. En la década de los cuarenta el avance alemán en Europa se

100
   MUÑOZ, Andrés “Política exterior de los Estados Unidos”. Diplomado en Derecho. Universidad
Complutense. Oxford Internacional University.


                                             75
convirtió en una amenaza, ante lo cual Estados Unidos en un principio modifica su posición
de neutralidad para que franceses e ingleses pudieran comprar armas norteamericanas,
finalmente, luego del ataque japonés a Pearl Harbor ingresaron en la Segunda Guerra
Mundial, convencidos de que el nazismo y el fascismo eran una amenaza contra la
seguridad estadounidense.101

        La finalización de la Segunda Guerra Mundial dio como resultado un equilibrio de
poder simple102, con la bipolarización de la política internacional, teniendo a dos potencias
opuestas en sus sistemas políticos y económicos; por un lado los Estados Unidos defensora
del capitalismo y la democracia y, por el otro lado la Unión Soviética con su sistema
comunista. Estableciéndose como el objetivo inmediato de posguerra de los Estados
Unidos, ser el contrapeso de la Unión Soviética y por ende detener el avance del
comunismo en el mundo. Cada intento soviético en América Latina y en el resto del
mundo, produjo una fuerte respuesta estadounidense.

        La política exterior estadounidense luego de la Segunda Guerra Mundial, fue
establecida por la Doctrina Truman, la cual defiende la democracia de acuerdo con los
principios de la Carta de las Naciones Unidas; entre otras cosas enunciaba que las naciones
debían tener instituciones libres, gobernantes electos por el pueblo, garantía de la libertad
individual, libertad de expresión y de religión; es decir era una posición diametralmente
opuesta a lo que se practicaba en la Unión Soviética, esta doctrina fue complementada o
apoyada por el Plan Marshall el cual contemplaba la reconstrucción y recuperación
económica de Europa y Japón, bajo la consideración de que ayudando a las naciones
amenazadas por el expansionismo soviético, se lograría la seguridad de los Estados Unidos.

        La política exterior estadounidense dirigió sus pasos a contener la expansión del
comunismo (política de contención), para lo cual participó económica y militarmente en
gran parte del mundo, o donde sus intereses vitales se veían afectados. Así, en los años
cincuenta y sesenta su atención estuvo centrada en el continente asiático, pues la victoria
101
   Ibíd.
102
   Equilibrio de poder múltiple, implica que varias naciones se compensan mutuamente a escala global, este
esquema de política internacional estuvo presente en el planeta desde el nacimiento de los estados-nación
hasta la Segunda Guerra Mundial. El equilibrio simple implica la concentración de poder en dos polos de
fuerza aproximadamente iguales. Semejante sistema bipolar existió después de la Segunda Guerra Mundial,
con Estados Unidos y la Unión Soviética, liderando dos flancos compuestos por grandes grupos de Estados.


                                                   76
del comunismo en China y Corea, hizo pensar que como las fichas del dominó, sería
seguido por Indochina, Birmania, Tailandia y los demás estados de la región, (teoría
dominó). Los años setenta y ochenta en base a la Doctrina Carter, tuvieron al Oriente
Medio como zona de intervención motivada por la necesidad de garantizar el acceso a las
reservas petrolíferas de la zona.103

        Con respecto a América Latina, Estados Unidos era el socio comercial más grande,
el mayor inversor y era quien monopolizaba las relaciones militares en la región. Entre
1945 y 1948 se formalizó el Sistema Interamericano mediante el Tratado de Río y la Carta
de la Organización de Estados Americanos, que organizó a los Estados latinoamericanos
más débiles en un bloque liderado por Estados Unidos, convirtiéndose el Sistema
Interamericano en una alianza anticomunista.104 Al respecto Larman C. Wilson manifiesta
que Estados Unidos generalmente trató de excluir otras influencias extranjeras en América
Latina y de apoyar la estabilidad política en la región; con estos propósitos intentó unificar
a América Latina en una organización regular caracterizada por relaciones amistosas pero
con liderazgo estadounidense; de hecho siempre ha perseguido la mayoría de sus políticas
regionales latinoamericanas a través de instituciones multilaterales formales del Sistema
Interamericano, considerando al sistema como una manera convencional de organizar toda
América Latina bajo su liderazgo y adelantarse a influencias no hemisféricas.

        Abraham Lowenthal en su artículo titulado “Estados Unidos y América Latina a
inicios del siglo XXI”, publicado en Foreign Affairs, indica que “desde la Segunda Guerra
Mundial hasta la década de 1970, la relación entre Estados Unidos y América Latina estuvo
definida por la presunción hegemónica estadounidense, país que utilizó el poderío militar,
la intervención clandestina de la Agencia Central de Inteligencia, asesoría y tutoría de sus
agregados militares, asistencia para el desarrollo, influencia económica, financiación y
asesoría a los partidos políticos, es decir todo lo que fuera necesario, para asegurarse de que
en toda América Latina y el Caribe gobernaran partidos políticos afines a Estados Unidos”.
Su política exterior durante esos años se basaba en tres objetivos: Un imperativo de

103
    CRUZ, Alberto. “Breve manual sobre la política exterior de los Estados Unidos: Estrategia única desde
1947” [s.l.], [s.a.], [s.e.]
104
    POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 65.


                                                    77
seguridad para impedir que la Unión Soviética estableciera puntos de influencia en el
continente americano; metas ideológicas para contrarrestar el atractivo internacional del
comunismo y; llevar adelante los intereses de las corporaciones estadounidenses.105

        De esta manera, América Latina era inevitablemente una esfera de influencia
estadounidense, lo que imposibilitaba los avances comunistas; las amenazas que se
presentaban eran tratadas en forma individual por Estados Unidos, ejemplo de ello es el
derrocamiento de un gobierno izquierdista en Guatemala en 1954 con apoyo secreto de
Estados Unidos.

        En 1959 se produce la revolución de Fidel Castro en Cuba, país que se alineó con la
Unión Soviética; esta actitud representó el primer desafío importante a la supremacía
norteamericana en América Latina desde la Segunda Guerra Mundial. Luego de lo cual
Estados Unidos otorgó a América Latina una posición preeminente en sus planes de acción
mundial y temporalmente destinó mayores recursos a sus políticas latinoamericanas. Estos
planes de acción incluyeron mecanismos de cooperación tales como programas de ayuda.106
De esta manera los intereses de Estados Unidos y América Latina convergieron en lo que
llegó a llamarse la “Alianza para el Progreso”, determinando que el concepto de seguridad
incluía el de desarrollo nacional, lo cual coincidía con los principales intereses económicos
de los Estados latinoamericanos.

        Pero también exhibieron medios coercitivos ejercidos a través de varias formas de
intervención, pues la política de contención estadounidense abrió la puerta al
intervencionismo en la región; debido al síndrome de Cuba y al miedo a la incorporación
del comunismo, Estados Unidos deja a un lado sus principios democráticos y pasó a
auspiciar los derrocamientos de gobiernos de izquierda elegidos democráticamente,
poniendo en su lugar regimenes de facto militares o civiles según su conveniencia. En 1961




105
    LOWENTHAL, Abraham. “Estados Unidos y América Latina a inicios del siglo XXI” En Foreign Affairs
en español, Enero-Marzo 2007. http://www.foreignaffairs-esp.org
106
    POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 65.


                                                    78
auspició una invasión de exiliados a Cuba y promovió acuerdos multilaterales en el Sistema
Interamericano para imponerle sanciones en 1962 y 1964.107

         Un acontecimiento de especial importancia relacionado con la Guerra Fría, lo
constituyó la presencia de misiles soviéticos en Cuba en octubre de 1962, fue un episodio
prominente que trascendió al resto de América Latina. El resultado del enfrentamiento fue
que la Unión Soviética accedió a retirar sus recién instalados armamentos a cambio de la
promesa estadounidense de no invadir Cuba. Posteriormente, en 1970 Estados Unidos
protestó por la construcción de una instalación nuclear submarina soviética en la base naval
de Cienfuegos en Cuba; la Unión Soviética, deseando evitar otro enfrentamiento con
Estados Unidos a causa de Cuba, aceptó en octubre de 1970 guiarse por su acuerdo bajo los
mismos términos por los cuales se dio fin a la crisis de los misiles.108

         Cuando Cuba abandonó el redil, Estados Unidos declaró que no permitiría que eso
volviera a ocurrir y forzó a la República Dominicana a regresar a su esfera de influencia
mediante la intervención armada de 1965 (con el apoyo de la OEA y con la participación de
fuerzas militares de Brasil) para restaurar el orden público, pero sobre todo para evitar “otra
Cuba”. Esa intervención terminó de hecho con la Alianza para el Progreso y la coincidencia
de intereses latinoamericanos y estadounidenses.109 El Che Guevara héroe de la revolución
cubana murió en 1967 al frente de un grupo guerrillero luchando contra las fuerzas
militares bolivianas, mientras que un golpe militar reaccionario depuso al presidente
chileno Salvador Allende en 1973; ambos resultados fueron relacionadas con acciones
estadounidenses.110

         Tras el retiro de los misiles soviéticos, la amenaza estratégica de la alianza cubano-
soviética declinó drásticamente, los Estados Unidos abandonaron las políticas desarrollistas
hacia América Latina, disminuyendo ostensiblemente las cantidades de fondos destinados a
programas de asistencia tanto militar como económica; pero sin dejar de ejercer un firme




107
    Ibíd. Página 66.
108
    Ibíd. Página 67.
109
    Ibíd. Página 66.
110
    Ibíd. Página 140.


                                              79
control intervencionista, por el miedo de perder el control sobre lo que Estados Unidos
había controlado durante mucho tiempo.111

        El presidente Ronald Reagan reforzado por el informe de la Comisión Kissinger de
enero de 1984, que aseguraba que la expansión comunista estaba orientada a establecer
dictaduras marxistas-leninistas en la región, reforzando y ampliando su penetración en
Nicaragua, para luego continuar en El Salvador y de ahí a otros países centroamericanos,
hasta amenazar a Estados más grandes como México al norte y Colombia y Venezuela al
sur. La expansión comunista, orientada a una presencia permanente más amplia, podría
ofrecer a la Unión Soviética importantes ventajas militares con el establecimiento de bases
en la región. Estas bases además de amenazar el Canal de Panamá y las líneas de
comunicaciones marítimas en los dos océanos, permitirían la instalación de fuerzas y armas
enemigas convencionales y nucleares capaces de asestar un duro golpe sobre Estados
Unidos.112 De esta manera renació el interés estratégico de Estados Unidos por la región,
especialmente por Centroamérica y el Caribe, es así que en los años ochenta y noventa, a
través de la Doctrina Reagan apoyan a Nicaragua, El Salvador y Guatemala en su lucha
contra los revolucionarios comunistas, y se produce la intervención norteamericana en
Grenada en 1983.

        En 1989 cae el muro de Berlín, desmoronándose un año después la Unión Soviética
culminando así la guerra fría; el mundo bipolar se transformó en unipolar, creándose un
desequilibrio en el sistema internacional, donde la hegemonía la ejerce Estados Unidos, sin
que ningún país, ni organización internacional pueda oponérsele. Con esta característica de
preeminencia, en 1991 George Bush realiza la primera guerra contra Irak, la cual tenía el
objetivo de liberar a la invadida Kuwait, pero además tenía la finalidad de defender los
intereses estratégicos estadounidenses representados por el petróleo.

        En la década con la que finalizaba el siglo XX, los centros de atención fueron:
Oriente Medio con el problema entre Israel y Palestina; Europa del Este con las guerras de
origen étnico que produjeron la desintegración de Yugoslavia en 1999 donde Estados
111
    LOWENTHAL, Abraham. “Estados Unidos y América Latina a inicios del siglo XXI” En Foreign Affairs
en español, Enero-Marzo 2007. http://www.foreignaffairs-esp.org
112
    POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980. Página 141.


                                                    80
Unidos interviene aduciendo razones humanitarias; y Sudamérica con la lucha contra el
narcotráfico en Colombia, en donde Estados Unidos interviene en apoyo al Plan Colombia.

           Estados Unidos ha sido el más significativo actor externo en América Latina,
durante la mayor parte del siglo XX. A lo largo del siglo XX, los Estados caribeños
generalmente estuvieron bajo la esfera de influencia norteamericana, el poder y la
influencia han sido y continuarán siendo los principales factores en la política internacional
del Caribe. Estados Unidos ha sido el policía internacional de la zona.

           Luego de los ataques terroristas del once de septiembre del 2001, los Estados
Unidos readecuaron su estrategia con el fin de enfrentar al terrorismo, de esta manera
realizaron la operación "Libertad Duradera" en Afganistán, guerra contra el grupo terrorista
Talibán.

           En septiembre del 2002, el gobierno de George W. Bush detalló la estrategia de
seguridad nacional, documento en el cual expone la doctrina de la “prevención”, mediante
la cual indica que para impedir o prevenir actos hostiles, actuará si es necesario en forma
preventiva, es decir, atacará primero, ya que no puede permitir que lleguen ataques para
recién poder reaccionar. Esta estrategia, aclara Colin Powell, se aplica solo a las amenazas
no disuadibles, que provienen de actores no estatales como son los grupos terroristas, no
sustituye a la disuasión, sólo la complementa.113

           Al respecto otros autores manifiestan que la tesis de que solo se puede responder a
un ataque cuando este se ha producido esta hoy día en gran medida superada por la
naturaleza de los nuevos conflictos. Frente a amenazas globales como el terrorismo y su
apoyo por algunos Estados, la propia consideración humanitaria exige no esperar hasta que
sea tarde.114

           Como se puede advertir, la política exterior estadounidense actual se enmarca en el
poder hegemónico que ostenta, tal como lo indica el columnista Charles Krauthammer, al
hablar del nuevo unilateralismo, en el que Estados Unidos se negará a desempeñar el papel


113
      POWELL, Colin. “Estrategia de Asociaciones”. De Foreign Affairs. Abril-junio 2004
114
      ORREGO, Francisco. “Uso de la fuerza y derecho internacional.” [s.l.], [s.a.], [s.e.]


                                                        81
de un dócil ciudadano internacional y perseguirá sin tapujos sus propios intereses115.
Interviniendo cuando considere que su seguridad puede verse afectada, eliminando a un
adversario que amenace con capacidades peligrosas. Es importante mencionar que con la
estrategia de la pre-emption, perdió importancia el principio de la seguridad colectiva, que
es clave en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.

        A continuación basándose en dicha estrategia, por considerar que había una
proliferación de armas de destrucción masiva, intervino militarmente en Irak el año 2002;
sin embargo, al término de la guerra no se encontraron indicios de dichas armas, con lo que
la desconfianza hacia Estados Unidos aumentó. Al respecto el analista neoconservador
Robert Kagan manifestó: “Ahora, los norteamericanos, no podremos decir al mundo,
confíen en nosotros, porque sabemos lo que hacemos.” Al demostrarse la falacia de las
armas de destrucción masiva, Estados Unidos permanece en Irak bajo el lema de
“Intervención humanitaria”.

        Es decir, en la actualidad las autoridades estadounidenses parecen sustituir
“comunismo” de la época de la guerra fría con “terrorismo”, como un prisma de distorsión
a través del cual pueden afrontar otros temas en cualquier región del mundo; preservando
de esta manera su histórica característica intervencionista.

        Con relación a nuestro hemisferio, Lowenthal manifiesta que las preocupaciones
estadounidenses contemporáneas por América Latina tienen mucho más que ver con
asuntos prácticos de comercio, finanzas, energía y otros recursos; y con manejar problemas
compartidos que no pueden resolver los países por si solos: combate al terrorismo,
contrarrestar el tráfico de estupefacientes y de armas, proteger el medio ambiente,
garantizar la estabilidad energética y manejar la migración.116




115
    NYE, Joseph. “Poder y estrategia de Estados Unidos después de Irak.” Foreign Affairs. Julio-Septiembre
2003.
116
    LOWENTHAL, Abraham. “Estados Unidos y América Latina a inicios del siglo XXI” En Foreign Affairs
en español, Enero-Marzo 2007. http://www.foreignaffairs-esp.org


                                                   82
        Corolario.-

        Del análisis realizado a la política exterior estadounidense desde su independencia
hasta nuestros días, se desprende que ésta se ha enmarcado en garantizar y alcanzar sus
intereses vitales de seguridad y desarrollo. Su búsqueda de poder, ha ido de la mano con la
seguridad, utilizando para ello todas las herramientas que ha tenido a su alcance.

        No existe nada reprochable al respecto, pues como lo manifiestan Belli y Fonseca
en su artículo sobre gobernabilidad internacional: “Los países siguen moviéndose de
acuerdo con sus intereses particulares y siguen buscando incrementar su poder en
detrimento de los otros. Los Estados solo tienen una preocupación: la acumulación de
poder y el objetivo de sobrevivir en un ambiente hostil.117

        Al respecto Tucidides manifestó muchos siglos atrás “Los Estados actúan con el
objetivo de incrementar su poder, no el de sus rivales potenciales”,118 como se puede ver
esta idea es muy vigente a pesar de que se remonta a la época de las guerras del Peloponeso
entre Atenas y Esparta, y describe el comportamiento de las naciones durante todo el
tiempo; las naciones seguirán buscando tener mayor poder y seguridad a expensas de las
demás, nos guste o no así es el mundo.119

        En lo concerniente a la política exterior estadounidense en relación a los países
latinoamericanos y del Caribe, se desprende como corolario que ésta se ha visto
históricamente marcada por la injerencia e intervenciones en los asuntos internos de los
países, dando como resultado más negativo y perdurable el fomento de la hostilidad y la
desconfianza por parte de la sociedad en general hacia la clase gobernante de dicho país.
Este resentimiento se ha mantenido por muchos años hasta el día de hoy, dañando las
relaciones de los países latinoamericanos y su poderoso vecino del norte.

        Según K. J. Holsti (1988), algunos papeles típicos que jugó Estados Unidos en la
región se resumen a continuación: Defensor, líder, policía regional que protege a otros

117
    BELLI, Benoni y FONSECA, Nelson. “Gobernabilidad Internacional: Apuntes para un análisis sobre el
(des) orden contemporáneo.”
118
    TUCIDIDES. Historiador griego. Las guerras del Peloponeso entre Atenas y Esparta.
119
    GLENNON, Michael. “¿Por qué fracasó el Consejo de Seguridad?” Foreign Affairs. Julio-septiembre
2003.


                                                 83
Estados en un área definida; de mediador contribuyendo a la resolución de conflictos
internacionales, de protector de la ideología, incitando en décadas recientes al
anticomunismo y al desarrollo democrático.120

        Todo lo dicho respecto a la política exterior de Estados Unidos a nivel mundial y
específicamente en relación con Latinoamérica, demuestra que los países latinoamericanos
no pueden confiar ciegamente en el vecino del norte, y por tanto no deben ceder a él, la
responsabilidad de defender la soberanía e integridad territorial de cada Estado, ni nuestros
objetivos nacionales permanentes, ni nuestros más altos intereses y aspiraciones. Los
únicos llamados a velar por ellos son los propios países, razón por la cual no se debe ni
siquiera pensar como opción, la desmilitarizar a los Estados sudamericanos.

2.3     Las Fuerzas Armadas como medios para mantener la paz.

        Los objetivos supremos del Estado son aquellos identificados con el concepto de
interés nacional, por lo cual también se los conoce como intereses vitales de la nación; en la
mayoría de los países sudamericanos se los ha definido en los términos de evolución y
supervivencia del Estado, o en otras palabras como: desarrollo y seguridad. El propósito
más grande de todo estado, se centra en estos dos ejes fundamentales de desarrollo y
seguridad, por lo que su consecución permitirá alcanzar el ideal supremo de la paz.

        El binomio: “desarrollo-seguridad”, tiene una relación recíproca e interdependiente,
que los obliga a marchar juntos en búsqueda de su consecución; no se puede alcanzar en
forma independiente uno de estos intereses vitales, su consecución obliga a que se lo realice
en forma integrada y paralela. Al respecto el Almirante Sergio Vázquez manifiesta:
“Seguridad sin desarrollo es un sofisma peligroso, pues oculta un hecho innegable: las
armas del enemigo no son tan poderosas como el hambre, la pobreza, el analfabetismo, las
injusticias sociales… aquellas destruyen los cuerpos, estas van destruyendo la unidad
nacional. Pero, desarrollo sin seguridad, es también otro sofisma peligroso, pues significa
descuidar el elemental sentido de supervivencia del Estado”.



120
   POPE, G. “América latina. El sistema político internacional”. Grupo Editor Latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980.


                                                  84
           De lo dicho se desprende que un Estado debe contar con los medios de seguridad
necesarios para enfrentar interna o externamente las presiones, interferencias o amenazas; y
crear las condiciones de tranquilidad necesarias que permitan el desarrollo y la prosperidad
de su pueblo. Las Fuerzas Armadas o fuerzas de defensa, son uno de los medios que
dispone el Estado en sus relaciones internacionales; las mismas se utilizan para prevenir o
enfrentar las amenazas, generalmente de origen externo. Por medio de la “función defensa”,
el Estado emplea el poder nacional y en particular los recursos militares, para contribuir a
mantener la seguridad y consecuentemente facilitar y proveer un ambiente propicio para el
desarrollo; de esta manera teniendo una situación de seguridad y desarrollo, se alcanzará la
anhelada paz que todos deseamos.

           Los recursos militares son el conjunto de medios materiales, humanos y morales
que una Nación posee para oponerse a las amenazas de un adversario que atenta contra sus
objetivos nacionales, principalmente su soberanía e integridad territorial. Las Fuerzas
Armadas constituyen el órgano esencial de la defensa, están orientados y organizados por
una política estatal que expresa la voluntad del Estado para usarlos en la paz, mediante la
disuasión o la cooperación, y en la guerra, mediante acciones bélicas para enfrentar
interferencias externas que amenacen los intereses vitales de la nación. En síntesis, la
Defensa brinda protección a la población, al territorio y a los bienes y actividades que se
desarrollan dentro de las fronteras nacionales y concurre, a apoyar la gestión de la política
exterior.121

           La función defensa es un bien público raramente consumido por la población, se
mantiene a la espera, pocas veces es empleada, por lo cual es apreciada en su gran
magnitud sólo cuando existen conflictos. Sin embargo, es un bien social puro o perfecto,
que sirve para toda la sociedad, por lo tanto, el Estado tiene la tarea y responsabilidad de
proveerla.122 De esta manera, cada país es el único llamado a defenderse, no debiendo
delegar esta responsabilidad en otro Estado o en organizaciones o tratados internacionales;
por cuanto la abolición de la guerra no es simplemente cuestión de firmar tratados y la



121
      CHILE. “Libro de la Defensa Nacional de Chile” 2002.
122
      QUINTANA, Juan. “La defensa nacional: un bien público”, editado por UDAPE, Bolivia, 1999.


                                                    85
seguridad no se basa solamente en convenios políticos. “Los Estados deben usar sus
propios recursos para lograr sus objetivos e impedir los desafíos de otros Estados”.123

        Por lo tanto para cumplir a cabalidad la función de defensa cada Estado debe contar
con los medios militares acordes al valor de sus intereses vitales. De ahí que, la necesidad
de invertir en defensa se deriva de la importancia de garantizar una paz sostenible,
existiendo una relación directa entre el nivel de amenaza percibida y la inversión en
defensa que se requiere realizar.124 Cada Estado libre y soberanamente realiza el análisis de
la realidad interna, vecinal, regional y mundial; define los objetivos nacionales de política
externa e interna que requerirían el empleo de las Fuerzas Armadas; en base a lo cual se
determina la capacidad militar que debe tener para enfrentar a las amenazas previstas en las
hipótesis de conflicto levantadas.

        Sin embargo, en este punto se debe enfatizar que para mantener la paz entre los
Estados sudamericanos, debe existir un equilibrio de poder o balance militar entre los
mismos; lo cual permitirá que exista el efecto de la disuasión y no se generen guerras entre
países vecinos. El equilibrio o balance de poder lleva implícito el ejercicio de la disuasión
como medio para reducir la posibilidad de conflictos.

        Según Beaufré, la disuasión tiende a impedir que una potencia adversaria tome la
decisión de emplear sus armas o que actúe o reaccione frente a una situación dada,
mediante la existencia de un conjunto de disposiciones que constituyen una amenaza
suficiente, que lo afectan psicológicamente y le impiden actuar.125 Por su parte Wilhelmy,
plantea la disuasión como una relación estratégica en virtud de la cual dos o más partes en
conflicto se abstienen de concretar entre si eventuales propósitos estratégicos ofensivos,
debido a que anticipan que los costos de una acción de esta especie serían superiores a
cualquier beneficio que pudiera reportarles.126 Finalmente, Horacio Justiniano indica que la
disuasión “es un método de acción con el que se busca evitar que un oponente inicie una
acción militar contraria a los intereses propios, obligándolo a renunciar a sus propósitos
123
    POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980
124
    PALOMINO, Fernando. “Economía de la defensa nacional” Lima 2004.
125
    BEAUFRÉ, André. “Disuasión y Estrategia”. Editorial Pleamar, Buenos Aires, 1980, Página 24.
126
    WILHELMY, Manfred. “Los procesos políticos en el sistema internacional: Enfoques y realidades”, GEL,
Buenos Aires, 1988, Página 254.


                                                    86
mediante la amenaza de represalias, mas perjudiciales que los beneficios que lograría como
fruto de la agresión."127

        Estos tres conceptos vertidos por diferentes autores indican que la existencia de
Fuerzas Armadas disuasivas disminuye la ocurrencia de guerras, pero es necesario volver a
repetir que para que el efecto disuasivo funcione debe existir un equilibrio de poder entre
las naciones vecinas o entre las que tienen intereses comunes.

        El equilibrio de poder implica estabilidad y provee un mecanismo informal para
regular conflictos internacionales. Si se mantiene el equilibrio, se impide la guerra; la paz
está asegurada y garantizada la independencia de los Estados. A la inversa, una situación
bélica indica desequilibrio, o un colapso del equilibrio de poder.128 Efectivamente, en la
tesis presentada por Rafael Zariquiey, en el Colegio Interamericano de Defensa, se
establece que “el desbalance militar entre los países sudamericanos que estuvieron
involucrados en períodos de tensión, fue un factor determinante de los conflictos
interestatales.”129

        Como ejemplos de desequilibrio de poder y/o de disuasión, se mencionan a
continuación las tensiones o conflictos que se presentaron en Sudamérica en las últimas tres
décadas:

        En los años setenta, existió un período de tensión entre Perú y Chile, el primero
tenía la intención de realizar una invasión militar para recuperar los territorios que le
pertenecían antes de la Guerra del Pacífico en 1879; por su parte los chilenos consideraron
la posibilidad de realizar una guerra de agresión preventiva para desalentar esa intención.
Al respecto señala el General de Aviación chileno Fernando Matthei que la variable de un
ataque sorpresivo fue analizada en el Estado Mayor de la Defensa Nacional ante Pinochet;
el Ejército aprobaba atacar por sorpresa, la Armada no estaba dispuesta a realizarlo,
mientras que la Aviación indicó que garantizaba que los peruanos harían pedazos a la

127
    JUSTINIANO, Horacio. “Temas de Estrategia Naval” 1993, página 459.
128
    POPE, G. “América Latina en el sistema político internacional”. Grupo editor latinoamericano. Colección
estudios internacionales. 1980.
129
    ZARIQUIEY, Rafael. “Los gastos en defensa en los países sudamericanos y su influencia en el ambiente
de seguridad y defensa”. Tesis de Master en Defensa y Seguridad Hemisférica. Universidad del Salvador,
Argentina. Colegio Interamericano de Defensa, Estados Unidos. 2006


                                                    87
Fuerza Aérea de Chile durante los primeros cinco minutos de guerra. De esto se desprende
que el efecto disuasivo generado por las Fuerzas Armadas peruanas, evitó que sus
contrapartes chilenas tomaran la decisión de desencadenar una guerra preventiva.130

              Otro hecho con características disuasivas fue el suscitado en 1987 entre Colombia y
Venezuela, cuando buques de la Armada colombiana ingresaron en las aguas en disputa en
la boca del Golfo de Maracaibo; provocando un incidente de gran alcance, pues las Fuerzas
Armadas de ambos países se mantuvieron en alerta por dos semanas; los buques
colombianos se retiraron del lugar por orden del Presidente Virgilio Barco. Después de la
crisis, Colombia aumentó su gasto militar con el fin de equilibrar el balance militar que
favorecía a Venezuela, aunque no de manera muy apreciable. Como se puede apreciar, la
disuasión causada por las Fuerzas Armadas venezolanas, impidió que Colombia intente
alcanzar los objetivos por medio de un conflicto armado.

              En 1982 ocurrió la guerra de las Malvinas en la cual se enfrentaba Argentina con un
poder militar significativo en la región sudamericana, pero no a nivel de las potencias
mundiales; su adversario fue Inglaterra, conocida como por su gran poder en todo el
planeta; sin duda alguna, existía un desequilibrio a favor de Inglaterra, la cual en ningún
momento dudo, ni fue disuadida de entrar en acción. Posiblemente, se trató de un error de
apreciación por parte de Argentina, la cual jugó con las intenciones del enemigo al pensar
que Inglaterra no tendría la voluntad de desplegar sus Fuerzas Armadas hasta un lugar muy
distante.

              Finalmente, en 1995 se desarrolla el conflicto entre Ecuador y Perú el cual duró
treinta y cuatro días. La victoria alcanzada por Ecuador, a decir de su Presidente Sixto
Durán Ballén, se debió a catorce años de preparaciones militares, en los cuales se logró
reducir la disparidad en capacidades operacionales y tecnológicas, cambiando de manos el
balance militar que históricamente era favorable a Perú. Posiblemente, Ecuador consideró
que el balance militar que en esa ocasión le eran favorables, tal vez no se volverían a




130
      Ibíd.


                                                  88
repetir. En este caso la disuasión no funcionó y se dio el conflicto fruto del desequilibrio de
poder a favor de Ecuador.131

           Los ejemplos presentados permiten inferir, que el equilibrio o balance de poder es
determinante para que la disuasión sea efectiva y no se desencadenen conflictos armados
entre países.

           Ahora bien, la pregunta sería ¿Cómo alcanzar el balance de poder? O ¿Existe
equilibrio de poder entre los países sudamericanos?

           Al respecto se puede manifestar que los países sudamericanos son defensivos por
naturaleza, orientados hacia la preservación de la paz y la estabilidad; por lo que con el fin
de alcanzar un equilibrio de poder entre otras aspectos, se han generado medidas de
transparencia, medidas de confianza mutua y, medidas para el control de armamentos.

           En lo referente a las medidas de transparencia, se han alcanzado importantes
progresos con la publicación de los libros Blancos de la Defensa, el desarrollo de
metodologías estándares comunes para medir el gasto en Defensa entre algunos países de la
región, un régimen de transparencia respecto de los armamentos convencionales que se
adquiere o que se posee y la información sobre los presupuestos y recursos destinados a la
defensa.132

           Es así como a inicios del presente siglo, como una medida de transparencia para
generar confianza mutua entre los países de la región; se comenzó a difundir información
que anteriormente era considerada como secreta y guardada celosamente como tal; así por
ejemplo: los países comenzaron a detallar el número total de efectivos de sus Fuerzas
Armadas, distribuidos por fuerza y jerarquía. Se pone a disposición del público interno o
externo a través de los portales de Internet, las contrataciones que realizan las Fuerzas
Armadas de cada país. Se presenta la planificación sobre el número de ejercicios de
entrenamiento que se llevarían a cabo a lo largo del año. Se pone a disposición de la
sociedad en general los presupuestos destinados a la defensa.


131
      Ibíd.
132
      CHILE. “Libro de la Defensa Nacional de Chile”. 2002


                                                     89
       Por ejemplo, en el cuadro # 4, se presentan los presupuestos de defensa, de los
países sudamericanos, correspondientes al año 2005, los cuales fueron obtenidos del Atlas
Comparativo de la Defensa en América Latina, publicado por la Red de Seguridad y
Defensa de América Latina.


                                      Cuadro # 4
                                 Presupuestos de Defensa


                            País       Dólares    % P.I.B.
                         Argentina  1.715’309.645    1,13
                         Bolivia      204’036.717    2,18
                         Brasil    11.048’842.136    1,84
                         Chile      3.312’530.808    3,54
                         Colombia   3.118’804.941    3,28
                         Ecuador    1.095’934.898    3,67
                         Paraguay      59’936.741    0,86
                         Perú       1.042’093.453    1,54
                         Uruguay      163’846.669    1,36
                         Venezuela 1.780’597.674     1,66
                         Fuente.- RESDAL


       En base a los datos presentados en el cuadro # 4, se puede establecer lo siguiente:

          Ecuador es el país que posee el presupuesto más alto en relación al Producto
           Interno Bruto (3,67%); pero comparando las cifras presupuestadas por sus
           vecinos se determina que: con Perú existe un equilibrio mientras que Colombia
           tiene un presupuesto casi tres veces mayor, pero esto es entendible ya que este
           país se encuentra librando su guerra interna contra el narcoterrorismo.

          Chile es el segundo país en la región que tiene el presupuesto de defensa más
           alto en relación al Producto Interno Bruto, debiéndose esto a su reciente compra
           de unidades submarinas, aviones y tanques. Haciendo una comparación con sus
           países vecinos vemos que Argentina tiene un menor presupuesto, pero existe un
           relativo equilibrio. Perú tiene un presupuesto que representa prácticamente la
           tercera parte que el de Chile, siendo este un indicativo de desequilibrio.




                                             90
            Mientras que Bolivia tiene un presupuesto sumamente bajo con relación a Chile,
            existiendo en este caso un marcado desequilibrio de poder.

           Brasil es el país en la región que mayores recursos económicos destina a la
            defensa, sin embargo, dada su superficie terrestre, su mar territorial y su zona
            económica exclusiva, amerita que destine esa cantidad de recursos, sin embargo,
            en relación al Producto Interno Bruto, el porcentaje se encuentra equilibrado con
            los países de la región.

           Los países que menor presupuesto destinan a la defensa en la región son
            Paraguay, Uruguay y Bolivia. Los cuales no podrían ni deberían iniciar una
            carrera armamentista, porque les sería sumamente difícil o prácticamente
            imposible igualarse a vecinos tan poderosos como Brasil o Argentina, Chile o
            Perú.

        Según David Pion-Berlin, el presupuesto militar de Latinoamérica es menor que en
cualquier otra región del mundo; y el promedio de gastos militares como un porcentaje del
Producto Interno Bruto, es menor que en Norteamérica, Europa, África y Asia.133 Lo que
remarca el espíritu pacifista y defensivo de las Fuerzas Armadas de la región. Sin embargo,
posiblemente restaría sincerar aún más la información proporcionada por cada país, para lo
cual es necesario la implementación de una metodología común de medición del gasto en
defensa como un mecanismo óptimo de confianza mutua, pudiéndose ampliar en la región
la exitosa experiencia que ha tenido Argentina y Chile en esta materia. A la vez que se
debería tratar de definir límites para el presupuesto de defensa de los países de la región en
relación al producto interno bruto, pudiendo determinarse que éste no debe ser mayor al
3,5%. Esto permitiría alcanzar y mantener un equilibrio de poder entre los países, y
aumentar el clima de confianza existente.

        Se debe resaltar que la información sobre los presupuestos de defensa tiene
incidencia a nivel interno y       externo de cada país: dentro del plano interno, permite
perfeccionar las posibilidades de una efectiva conducción civil de la defensa. Mientras que

133
  PION-BERLIN, David. “El manejo político de las Fuerzas Armadas en Latinoamérica”. Military Review.
March-April 2005.


                                                 91
en el plano externo, permite que el resto de los países puedan apreciar, basados en una
fuente precisa, las intenciones y capacidades subyacentes de la política de defensa, alejando
la construcción de percepciones distorsionadas.134.

        Si bien es cierto que esta información sobre los presupuestos de defensa, puede
adolecer de errores, debido principalmente a que no todos los países han adoptado una
manera estandarizada de medición, sin embargo con el paso de los años se irá haciendo más
fidedigna; lo importante por el momento es que esta información está saliendo a la luz
pública, aunque hasta muy poco tiempo atrás era materia calificada con el carácter de
secreta.

        Con respecto a las medidas de confianza mutua, ellas proveen un ambiente de paz y
seguridad en la región, al atenuar las percepciones de amenaza recíproca y evitar
situaciones que por error induzcan a una crisis. La Declaración de Santiago de 1995, fruto
de la Primera Conferencia Regional sobre Medidas de Fomento de la Confianza y
Seguridad, recomendó la aplicación de las siguientes medidas, con el carácter de
voluntario:135

           Gradual adopción de acuerdos sobre notificación previa de ejercicios militares.

           Intercambio de información y participación en el Registro de Armas
            Convencionales y en el Informe Estandarizado Internacional sobre Gastos
            Militares.

           Fomento de la elaboración e intercambio de información sobre políticas y
            doctrina de defensa.

           Consideración sobre un proceso de consultas con miras a avanzar en la
            limitación y control de armas convencionales.


134
    SIBILLA, Gustavo. “Los presupuestos de defensa en América Latina. Creciente apertura y transparencia”
Tomado del Capitulo II del Atlas Comparativo de la Defensa en América Latina. RESDAL. Red de Seguridad
y Defensa de América Latina. 2006
135
    ZARIQUIEY, Rafael. “Los gastos en defensa en los países Sudamericanos y su influencia en el ambiente
de seguridad y defensa.” Tesis de Master en Defensa y Seguridad Hemisférica. Universidad del Salvador,
Colegio Interamericano de Defensa. Washington 26 de mayo del 2006.


                                                   92
           Invitación a observadores para ejercicios militares. Intercambio de personal
            militar y civil.

           Reuniones para prevenir incidentes e incrementar la seguridad en el tránsito
            terrestre, naval y aéreo.

           Programas de cooperación en caso de desastres naturales.

           Desarrollo de las comunicaciones entre las autoridades civiles o militares de
            países vecinos.

           Realización de seminarios, cursos de difusión y estudios sobre medidas de
            fomento de la confianza mutua y de seguridad.

           Programas de educación para la paz.

        Para dar cumplimiento a estas recomendaciones, las Fuerzas Armadas de los países
sudamericanos, en los últimos años han establecido con gran entusiasmo una serie de
actividades que van desde visitas recíprocas, entrenamiento, simulaciones conjuntas,
colaboración en capacitación; hasta acuerdos de seguridad y cooperación para enfrentar a
las amenazas asimétricas que por ser de origen transnacional, requieren de una respuesta
multilateral.

        Es decir a la capacidad de disuasión que poseen las Fuerzas Armadas, se le agrega
la capacidad de cooperación, lo que amplia los roles y tareas de las Fuerzas Armadas y de
la función defensa, haciendo más necesaria y visible la existencia de ellas.

        Estos roles y tareas de cooperación, hacen más remota la posibilidad de un
enfrentamiento armado entre vecinos, favoreciendo por lo tanto a la estabilidad política de
la región. El motivo principal de estos esfuerzos cooperativos no es el de establecer una
mejor defensa en contra de un enemigo, sino el de incrementar la confianza, la
transparencia y evitar la tentación de ir a una guerra.

        Como ejemplo de estas medidas tenemos los ejercicios combinados entre Argentina,
Brasil y Uruguay, en busca de avanzar en la interoperatividad de las respectivas Fuerzas


                                              93
Armadas. La continuación de los ejercicios combinados entre Argentina y Chile iniciados
en 1998. La participación activa en misiones de mantenimiento de paz por parte de la
mayoría de países sudamericanos. El desminado humanitario. La participación de las
Fuerzas Armadas en misiones humanitarias en situaciones de desastres naturales. La
cooperación en seguridad marítima. Y también se pueden mencionar dentro de las medidas
de confianza a las Conferencias de Ministros de Defensa.

        En el cuadro # 5, se presentan las Misiones de Mantenimiento de Paz, en las cuales
han participado y participan las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, con el
número de efectivos destinados a ellas; siendo esta una muestra palpable del espíritu
pacífico y del alto grado de cooperación que mueve a los militares sudamericanos en su
esfuerzo por alcanzar la paz a nivel mundial. En el se puede visualizar que los países
sudamericanos cooperan en las operaciones de mantenimiento de paz, establecidas por la
Organización de las Naciones Unidas, en cualquier lugar del planeta donde se requiere su
contingente, logrando de esta manera una interoperabilidad de las Fuerzas de los diferentes
países, la cual podría ser utilizada además para combatir a otras amenazas que se presenten
en la región, pero sobre todo se logra un alto grado de confianza, camaradería y amistad
entre los miembros de los países participantes.

                                   Cuadro # 5
    Participación de países sudamericanos en Misiones de Mantenimiento de Paz
Misión          Lugar                 Arg. Bol. Bra.   Chi. Ecu. Par. Per. Uru.
MINUSTAH        Haití                  563     4 1216   580    67  3 210 787
UNFICYP         Chipre                 302                                    1
UNMIK           Kosovo                 131     1     3
UNMIS           Timor Oriental           6           7             6    8
ONUVT           Palestina- Israel        3                 3
UNOCI           Costa de Marfil          3     3     7          2 11    3    14
MONUC           Congo                    2  225                   17    4 1570
UNMIL           Liberia                  2     3     1          4  4    5     2
MINURSO         Sahara Oriental          1                                    8
ONUB            Burundi                        3                   3    3     3
UNAMSIL         Sierra Leona                   3                              5
UNMOGIP         India-Pakistán                             2                  1
MINUEE          Etiopía- Eritea                                    3    3    40
UNOMIG          Georgia                                                       3
Fuente: RESDAL. Elaboración propia.




                                             94
        Dentro de las medidas de confianza mutua se mencionó a las Conferencias de
Ministros de Defensa, creadas con la finalidad exclusiva de constituirse en un foro de
debate entre los Ministros de Defensa del continente americano, que permita ampliar la
cooperación y contribuir a la Seguridad y Defensa de los Estados Miembros. Las cuales se
han realizado en un número de siete, en su orden: Williamsburg, Bariloche, Cartagena,
Manaos, Santiago, Quito y Managua; fruto de ellas se han formulado las respectivas
declaraciones, cuyas resoluciones no son de carácter vinculante, pero permiten saber cuales
son las tendencias dominantes, cuales son los temas con una acogida mayoritaria y al
contrario, los que generan mayor desacuerdo.

        Justamente en la Declaración de Quito, se reconoce que la cooperación en materia
de seguridad y defensa regional es esencial. “Sólo a través de la cooperación a nivel
bilateral, subregional y regional, podemos enfrentar las amenazas tradicionales y nuevas
amenazas. El diálogo en materia de seguridad y defensa, fortalece el sistema interamericano
y promueve un clima de confianza transparencia y estabilidad en el hemisferio.” 136 La
reunión estuvo signada por el concepto de la multidimensionalidad de la seguridad, a partir
de la Declaración sobre Seguridad en las Américas, de México 2003. Con respecto a la
Conferencia de Managua, se debe resaltar como propuesta concreta la creación de un
Centro Internacional de Desminado.

        Debido a que las Conferencias de Ministros de Defensa no tienen un carácter
vinculante y obligatorio, las declaraciones producto de las mismas, corren el riego de
constituirse en un instrumento más de orden demagógico que no aporta en forma práctica a
la solución de los problemas de defensa y seguridad existentes en la región; de ahí el
desafío a que en la próxima conferencia a llevarse a cabo el año 2008 en Canadá, se
concreten y formalicen programas de cooperación regional; en un inicio estas deben
enmarcarse en ámbitos que no tengan ingerencia en la soberanía de los Estados, y que
cualquiera pueda estar dispuesto a apoyar o ser apoyado. Un buen inicio podría ser la
concreción del Centro de Desminado Humanitario y la creación de un Centro de
Prevención y Combate ante Desastres Naturales; estas dos propuestas deberían tener la


136
   “VI Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas” San Francisco de Quito, 19 de noviembre del
2004.


                                                  95
participación de todos los países y ante estos casos, ningún país negaría su colaboración y
tampoco cerraría las puertas a la ayuda del exterior, es decir se mantendría incólume la
soberanía de cada Estado.

        Con respecto al control de armamentos este es un mecanismo que ayuda a alejar la
posibilidad de conflictos y facilitar en consecuencia, la estabilidad en la región. En relación
con las armas convencionales, la comunidad internacional ha negociado un solo
instrumento multilateral denominado “Convención sobre Prohibición o Restricción del
Empleo de Ciertas Armas Convencionales que pueden considerarse excesivamente nocivas
o de efectos indiscriminados”.

        Todos estos hechos contribuyen a que de manera progresiva se vayan superando
recelos y temores históricos, dando paso a un mayor predominio de la confianza, la
cooperación y el diálogo en las relaciones entre los países sudamericanos.137 De esta
manera, Sudamérica seguirá siendo una de las zonas más pacíficas del mundo. Cabe
destacar que en todas estas acciones, las Fuerzas Armadas de la región juegan un papel
preponderante, lo que permite inferir que ellas son un ente fundamental para mantener la
paz en Sudamérica, por la disuasión que ellas generan, por la capacidad de cooperación a
nivel internacional y por el apoyo que pueden prestar para enfrentar a las amenazas
asimétricas.

2.4     Conclusiones del capítulo.

        Los Organismos Internacionales a nivel mundial y hemisférico, cumplen nobles y
loables tareas tendientes a alcanzar y mantener los más altos intereses de la humanidad,
esto es la paz, la seguridad y el desarrollo; obteniendo en su cometido grandes logros, los
cuales lastimosamente son opacados por resonantes fracasos, lo que ha influido en la
pérdida de confianza y credibilidad en dichas instituciones; por lo tanto, si bien son
necesarias, no son un mecanismo eficaz para mantener y garantizar la paz.

        Del análisis realizado sobre el ambiente político en los países sudamericanos,
correspondiente al período de 1970 al 2006, se desprende que en la gran mayoría aún existe
137
   ARGENTINA. “Libro Blanco de la República Argentina”. Ministerio de Defensa Nacional. Buenos Aires
31 de diciembre de 1998.


                                                96
mucha inestabilidad política e ingobernabilidad, representada por intentos de golpes de
estado, deposiciones de presidentes, renuncias al poder; a esto se suma que en muchos de
nuestros países hay un alto índice de corrupción, pobreza, desigualdad, desempleo e
irrespeto por los derechos humanos. Por lo que se puede manifestar que la democracia en
Sudamérica es inmadura, frágil, inestable, está en proceso de formación y todavía no se
encuentra consolidada, por lo tanto los países sudamericanos no están en capacidad de
desmilitarizarse.

       Del análisis realizado a la política exterior estadounidense se desprende que: los
países sudamericanos no podemos confiar ciegamente en nuestro vecino del norte y ceder a
él la responsabilidad de defender la soberanía e integridad territorial de nuestros Estados, ni
nuestros objetivos nacionales permanentes, ni nuestros más altos intereses y aspiraciones;
siendo los propios países los únicos llamados a velar por sus propios intereses. Razón por la
cual, los países sudamericanos no pueden pensar en la opción de desmilitarizarse y encargar
la seguridad y defensa a Estados Unidos.

       La democracia en la mayoría de los países sudamericanos aún es inmadura y sigue
en proceso de consolidación y desarrollo y, por otra parte Estados Unidos se preocupa de
sus propios intereses, por lo que no se puede responsabilizar a dicho país en la defensa de
los intereses y aspiraciones de los países sudamericanos; estas son razones suficientes que
determinan que por ningún motivo se deben desmilitarizar los Estados de América del Sur.

       La existencia de Fuerzas Armadas en cada uno de los países sudamericanos, con un
alto grado de alistamiento y preparación que les permita mostrarse como fuerzas disuasivas;
el establecimiento de un equilibrio o balance de poder entre las mismas, a través del
desarrollo y aplicación de medidas de transparencia y de confianza mutua; facilitan el
mantenimiento de un ambiente de paz en la región.

       El objetivo específico número uno de este estudio, se planteó en los siguientes
términos:




                                              97
       “Determinar que las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, pueden ser un
factor para alcanzar la paz en la región”,

       Luego del análisis realizado en el presente capítulo denominado ¿Cómo mantener la
paz en Sudamérica?, se puede manifestar que el objetivo específico número uno ha sido
logrado. Pues como se pudo comprobar a lo largo del capítulo, entre las alternativas
planteadas para mantener la paz en Sudamérica: las organizaciones internacionales si bien
no son descartadas, tampoco son la más eficiente alternativa para mantener la paz. Por otro
lado, definitivamente no se deben desmilitarizar los países sudamericanos, por cuanto no se
tiene en la región una democracia estable y consolidada; y, no podemos responsabilizar a
otro país por la defensa de nuestros intereses. Por su parte, el hecho de que cada país posea
unas Fuerzas Armadas altamente disuasivas y con un balance de poder entre las mismas,
facilitará que se alcance y se mantenga la paz en la región.

       Por lo tanto queda determinado que: “Las Fuerzas Armadas de los países
sudamericanos, son un factor sumamente importante y necesario para alcanzar y mantener
la paz en la región.”




                                             98
                                     CAPÍTULO 3

                    REALIDAD SUDAMERICANA ACTUAL




       En el capítulo anterior se determinó que existe una gran gama de instituciones y
organismos internacionales que tienen como uno de sus objetivos           fundamentales el
establecimiento de la paz regional y mundial, sin embargo, en determinadas ocasiones no
han logrado alcanzar dicho objetivo. Por otro lado se demostró que la desmilitarización no
es una buena medida para que los países puedan alcanzar y mantener sus objetivos
nacionales permanentes concernientes a la seguridad como son la soberanía y la integridad
territorial. Y finalmente se determinó que las Fuerzas Armadas disuasivas y un equilibrio
de poder de las mismas en los diferentes países de Sudamérica, son un factor fundamental
para alcanzar y mantener la paz en la región.

       En el presente capítulo se determinará cual es la realidad sudamericana actual, en lo
concerniente a las amenazas reales y potenciales, sean estas convencionales o asimétricas,
que existen en cada uno de los países sudamericanos; dando énfasis a las que ameritan la
participación de las Fuerzas Armadas o requieren una solución militar en forma directa,
también se considerarán las amenazas o problemas que requieren de una solución militar
parcial o el empleo transitorio de las Fuerzas Armadas en apoyo a las fuerzas de seguridad
interna. Dejando de lado las amenazas o problemas cuya solución no requieren de una
solución militar.

       En la actualidad, los conflictos tienen su origen en los intereses antagónicos entre
los Estados que se constituye en la amenaza tradicional o convencional, pero además se han
sumado amenazas no tradicionales conocidas como amenazas asimétricas. Los


                                                99
antagonismos no sólo ocurren entre Estados sino que también se presentan crecientemente
al interior de los mismos, especialmente en aquellos considerados como débiles,
subdesarrollados, con sistemas de gobierno frágiles o no consolidados, de dudosa
viabilidad, o con poblaciones empobrecidas y por debajo del umbral de subsistencia.

        Al respecto, la Declaración de Bridgetown 2002, presenta un enfoque
multidimensional de la seguridad hemisférica, donde las amenazas, preocupaciones y otros
desafíos a la seguridad en el hemisferio son de naturaleza diversa y alcance
multidimensional y que el concepto y enfoque tradicionales deben ampliarse para abarcar
amenazas nuevas y no tradicionales, que incluyen aspectos políticos, económicos, sociales,
de salud y ambientales. Además se reconoce que estas nuevas amenazas son de naturaleza
transnacional y pueden requerir una cooperación hemisférica para enfrentarlas, utilizando
respuestas múltiples por parte de distintas organizaciones nacionales y no exclusivamente
por parte de las instituciones encargadas de la seguridad y de la defensa.

        Por su parte en la Declaración sobre Seguridad de las Américas, producto de la
Conferencia Especial sobre Seguridad realizada el año 2003 en la ciudad de México, se
reconoce que los Estados del Hemisferio enfrentan tanto amenazas tradicionales, como
nuevas amenazas, preocupaciones y otros desafíos a la seguridad, determinándose dentro de
estas últimas a las siguientes: terrorismo, delincuencia organizada transnacional, el
problema mundial de las drogas, corrupción, lavado de activos, tráfico de armas; la pobreza
extrema y la exclusión social de amplios sectores de la población, que también afectan la
estabilidad y la democracia; los desastres naturales y los de origen humano, el síndrome de
inmuno deficiencia adquirida, otras enfermedades y riesgos a la salud, el deterioro del
medio ambiente; la trata de personas; los ataques a la seguridad cibernética; la posibilidad
de que surja un daño en el caso de un accidente o incidente durante el transporte marítimo
de materiales potencialmente peligrosos, incluidos el petróleo, material radioactivo y
desechos tóxicos; la posibilidad del acceso, posesión y uso de armas de destrucción en
masa y sus medios vectores por terroristas.138



138
  “Declaración de Seguridad de las Américas”. Aprobada en la tercera sesión plenaria, celebrada el 28 de
Octubre del 2003 en México.


                                                   100
       Como se observa, ahora las amenazas a la seguridad son de índole multidimensional
requiriéndose la participación de todas las organizaciones de la sociedad y el empleo de
diferentes medios para enfrentarlas; por lo tanto, la seguridad, no es una tarea que compete
exclusivamente a las fuerzas policiales ni a las fuerzas militares, requiriéndose actualmente
medios de índole política, económica, social, tecnológicos y científicos. Por tal motivo, se
debe distinguir entre las cuestiones de seguridad vinculadas al orden interno, de índole
policial, legal o criminal; de las de defensa las cuales se ocupan de la preservación del
Estado, de su soberanía territorial y se vinculan a la solución de los conflictos de origen
externo. Además hay que separar los fenómenos producto de circunstancias económicas y
sociales, así como aquellos no producidos por actos del hombre.

       Partiendo de la “Declaración sobre Seguridad en las Américas” y las amenazas en
ella determinadas, de una manera a priori se procederá a tabular las mismas dependiendo
del grado de intervención de las fuerzas militares para enfrentarlas, dichas amenazas se
clasificarán en las siguientes divisiones:

          Amenazas que requieren de una solución militar: Entre estas se encuentran:
           los problemas convencionales de tipo fronterizo o límites territoriales aún
           pendientes en los países sudamericanos y, problemas que atentan contra la
           soberanía e integridad territorial de nuestros Estados.

          Amenazas que requieren de una solución militar parcial o empleo
           transitorio de las fuerzas militares en apoyo a otras instituciones: Dentro de
           estas se consideran: terrorismo, delincuencia organizada transnacional, el
           problema mundial de las drogas, tráfico de armas; los desastres naturales y los
           de origen humano, el deterioro del medio ambiente; migración, la posibilidad de
           que surja un daño en el caso de un accidente o incidente durante el transporte
           marítimo de materiales potencialmente peligrosos, incluidos el petróleo,
           material radioactivo y desechos tóxicos; la posibilidad del acceso, posesión y
           uso de armas de destrucción en masa y sus medios vectores por terroristas.

          Amenazas que no requieren de una solución militar: En esta división se
           consideran a: corrupción, lavado de activos; la pobreza extrema y la exclusión


                                             101
           social de amplios sectores de la población, que también afectan la estabilidad y
           la democracia; el síndrome de inmuno deficiencia adquirida, otras enfermedades
           y riesgos a la salud; la trata de personas.

       En el cuadro # 6 se representa a través de un Diagrama de Venn, el conjunto de
amenazas, desafíos y/o problemas que requieren una solución militar, y el conjunto de
amenazas que no requiere una solución militar; la intersección de los mismos representa a
las amenazas, desafíos y/o problemas que requieren una solución militar parcial o
transitoria, en apoyo a otras instituciones y organismos del Estado.



                                      Cuadro # 6
                Amenazas, desafíos y problemas que afectan a la seguridad




                                      SOLUCIÓN
                                                                  SOLUCIÓN
                                       MILITAR
        SOLUCIÓN                                                  NO MILITAR
                                      PARCIAL O
         MILITAR.                    TRANSITORIA
                                                              Pobreza extrema.
   Amenazas tradicionales              Narcotráfico           Corrupción.
   que atentan contra la         Delincuencia organizada      Lavado de activos.
   soberanía e integridad              Terrorismo             Exclusión social.
   territorial.                    Desastres naturales        Estabilidad democrática.
                                  Deterioro ambiental.        Sida.
                                        Migración             Enfermedades.
                                                              Trata de personas.




       En base a lo anterior, a continuación se realizará una revisión de la realidad de cada
país para determinar las amenazas existentes en cada uno de ellos.




                                              102
3.1     Argentina.139

        Su territorio comprende la parte continental, los espacios insulares: la parte oriental
de la Isla Grande de Tierra del Fuego, las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del
Sur, la Isla de los Estados y otras menores del Atlántico Sur y un sector en la Antártida que
está comprendida entre los meridianos 25° y 74° de longitud Oeste y al Sur del paralelo 60°
S, hasta el Polo Sur.

        Tras una rápida carrera armamentista y como consecuencia de diferendos limítrofes
no solucionados, Argentina y Chile estuvieron muy cerca de entablar un conflicto armado
en el año de 1978; gracias a la mediación del Papa Juan Pablo II se llegó a un acuerdo entre
las partes evitando de esa manera la precipitación del conflicto, superando de esta manera
los problemas limítrofes entre los dos países. Con respecto a la zona denominada de los
Hielos Continentales, ubicados sobre el extremo sur de la Cordillera de los Andes, los
cuales establecen el límite natural entre Argentina y Chile, existía un diferendo el cual fue
solucionado en 1991 mediante un acuerdo firmado por los Presidentes Carlos Menem de
Argentina y Patricio Aylwin de Chile, y ratificado por ambos Congresos en 1999. De esta
manera Argentina tiene superados todos los conflictos limítrofes con Chile, mientras que
con el resto de los países sudamericanos fronterizos, Argentina no tiene ningún problema
pendiente de este tipo. El perímetro del país en el ámbito continental sudamericano, es de
aproximadamente 14.500 Km. Tiene fronteras terrestres con cinco países (Bolivia, Brasil,
Chile, Paraguay y Uruguay). Argentina ya ha solucionado la totalidad de sus diferendos
limítrofes con los países vecinos en Sudamérica.

        Con el fin de recuperar las Islas Malvinas usurpadas por los ingleses en 1833, las
Fuerzas Armadas argentinas procedieron a ocupar estos territorios en abril de 1982; las
cuales luego de una guerra de tres meses de duración, capitularon el 24 de junio de 1982.
Sin embargo, Argentina reitera como una aspiración nacional la recuperación de las Islas
Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos y aéreos
circundantes; la recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía,
respetando el modo de vida de sus habitantes, y los principios del Derecho Internacional,

139
   CORNEJO, Rafael y NUNEZ, Fernando. “Argentina. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de
Defensa. Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               103
constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino. En la actualidad
los legítimos intereses soberanos sobre estos espacios son tratados en el campo
diplomático, cuyas conversaciones entabladas son un claro reconocimiento por ambas
partes sobre la existencia de un problema de soberanía.

        Ocupa especial atención la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias
del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos y aéreos circundantes, cuya
recuperación es una aspiración que en la actualidad tiene contenido constitucional. Los
derechos argentinos con respecto a la disputa de soberanía sobre territorios y espacios
marítimos, que nuestro país mantiene con el Reino Unido, se encuentran protegidos por la
reserva de derechos que establece el punto 2 de la «Declaración Conjunta de las
Delegaciones de la República Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del
Norte», adoptada en Madrid el 19 de octubre de 1989. La disputa se mantiene latente, con
una presencia militar británica significativa en la zona. A ello se le agregan enfoques
diferentes sobre la explotación de los recursos renovables, lo que constituye una fuente de
recurrentes desacuerdos. A esto, se ha incorporado recientemente, como nuevo factor, la
eventual explotación futura de yacimientos de hidrocarburos.140

        Un área indisolublemente ligada a los intereses de la Argentina, es la del continente
antártico, donde la situación geopolítica ha sido, desde siempre, compleja. Diversidad de
actores y los consecuentes intereses contrapuestos, pueden, en algún momento, generar
situaciones conflictivas debido a las posiciones que al respecto tienen los países implicados.
Históricamente, la Argentina ha mostrado al mundo un claro y definido interés en la
Antártida, en razón de ser uno de los doce signatarios originarios del Tratado Antártico y
miembro consultivo; y por la labor científica ininterrumpida que ha desarrollado por más de
cien años, a partir de la instalación del primer observatorio científico en las Islas Orcadas,
en 1904, de esta manera, la presencia argentina en la Antártica es la más antigua y
permanente. La proximidad geográfica le permite, además, constituirse en una base de




140
   ARGENTINA. “Libro Blanco de la República Argentina” Ministerio de Defensa Nacional. Buenos Aires
31 de diciembre de 1998.


                                               104
proyección y apoyo de las actividades en la zona. Dentro de los términos del Sistema
Antártico, la Argentina afirma sus derechos a la soberanía en el sector reclamado.141

        El tema del continente Antártico cobró gran relevancia en los años noventa como
factor aglutinante de coordinación política entre los latinoamericanos, de manera muy
particular entre Argentina y Chile. La posición actual de Argentina es de respeto al Tratado
Antártico, sin embargo preserva para si sus derechos soberanos sobre este continente, los
mismos que se encuentran confrontados con Chile e Inglaterra; y según otras teorías como
la de la Defrontación, entrarían en juego los intereses de otros países.

        Con respecto a los Pasajes Interoceánicos, el canal de Beagle y el pasaje de Drake
fueron, desde sus descubrimientos, alternativas del Estrecho de Magallanes. El pasaje
Drake representa la derrota más austral y más larga para comunicar ambos océanos, dicho
pasaje representa hoy la única alternativa para buques de gran porte, super petroleros y
grandes buques de guerra, en especial submarinos. También, y por otras razones, ha sido la
ruta elegida por terceras banderas para el tránsito de buques que transportan ciertas
substancias, como plutonio y desechos radioactivos. La Argentina, sigue bregando por la
libre navegación y la aplicación de los instrumentos internacionales que rigen en estos
pasajes. Este esfuerzo se refleja en las negociaciones para normar el uso de estos pasajes.142

        En síntesis, Argentina no posee hipótesis de conflicto con sus países vecinos por
razones de índole limítrofe en el área continental, solo queda pendiente la solución sobre la
soberanía de Las Islas Malvinas, esperando que esta se de por la vía diplomática; y existe la
posibilidad aunque muy potencial de un conflicto internacional por el continente Antártico.

        Sin embargo, las relaciones internacionales y los problemas que ellas conllevan no
solo se remiten a cuestiones de índole limítrofe. En la actualidad se mantiene un conflicto
con Uruguay, debido a que en las márgenes del río del mismo nombre frente al puerto
argentino de Gualeguaychú, se han instalado dos plantas procesadoras de celulosa
pertenecientes a la empresa española Enze y a la finlandesa Botnia. La República Argentina
considera que las mencionadas plantas podrían contaminar el medio ambiente, por su parte
141
     CORNEJO, Rafael y NUNEZ, Fernando. “Argentina. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de
Defensa. Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.
142
    Ibíd.


                                               105
el gobierno de Uruguay ha ratificado su voluntad de seguir adelante con el proyecto. La
escalada de esta crisis con Uruguay, llevó a que diputados y senadores aprobarán una
declaración de aval al Gobierno para que recurra, a la Corte Internacional de Justicia de La
Haya con una demanda contra la construcción de las papeleras. En estos momentos el
conflicto se encuentra en dicha Corte, en espera de un dictamen sobre si se continua con la
construcción de las plantas, o si se traslada a otra zona donde el impacto ambiental pudiera
ser menor.

        En lo que respecta a las amenazas de índole no convencional, cabe señalar que la
inestabilidad política y económica que soportó la Argentina, desde 1998 hasta el 2002,
sumieron a cerca de la mitad de la población en un alto nivel de pobreza, originando que un
gran número de personas emigre hacia los países desarrollados, y por otro lado se
acreciente un tanto entre los jóvenes la delincuencia, la drogadicción y el alcoholismo;
Argentina no es un país productor de droga, ni es un paso para el tránsito de la misma,
simplemente es consumidor de la misma, pero en un grado muy bajo. Actualmente, se
evidencia un llamativo crecimiento sostenido y el sentimiento generalizado de los
argentinos es hoy la esperanza. Si bien es cierto en la década pasada, se produjeron dos
atentados terroristas, en la Embajada de Israel en Argentina (1992) y en el edificio de la
Asociación de Mutuales Israelitas Argentina en 1994, estos son considerados como dos
hechos aislados. Los pasos fronterizos existentes han pasado a ser motivo de atención para
prevenir el desarrollo de actividades ilícitas como contrabando, migraciones clandestinas,
tráfico de drogas y armamentos.

        La Argentina puede llegar a estar expuesta a la amenaza emergente del narcotráfico
y otros fenómenos transnacionales, si éstos incrementan su accionar, circunstancia agravada
por las características de sus fronteras sumamente extensas, con cordilleras, montañas,
selvas y bosques que dificultan el control y obliga a constantes esfuerzos de vigilancia.
Otro desafío, como ocurre también a nivel global, lo constituye el terrorismo, del cual el
país ha sufrido sus acciones, con gran pérdida de vidas.143



143
   ARGENTINA. “Libro Blanco de la República Argentina” Ministerio de Defensa Nacional. Buenos Aires
31 de diciembre de 1998.


                                               106
       De lo antes descrito se puede concluir que Argentina no presenta graves problemas
de orden asimétrico, no existe terrorismo, ni narcotráfico, mientras que la delincuencia, la
drogadicción y las migraciones no son causa de una mayor preocupación, y aún no ha
sobrepasado la capacidad de la Policía por lo que las Fuerzas Armadas no se empeñan
todavía en el combate de estos flagelos a nivel interno.

3.2    Bolivia.144

       El año 2004 se cumplió el centenario de la firma del tratado de Paz y Amistad
firmado con Chile luego de la guerra del Pacífico, en la cual Bolivia fue derrotada y perdió
una superficie de 120.000 kilómetros cuadrados, entre los cuales se contemplaban 400
kilómetros de costa, quedando enclaustrada y sin salida al mar.

       Bolivia no mantiene relaciones diplomáticas con Chile desde 1978, pero entre los
intereses con éste país se encuentra el desminado de la frontera común, poder usar y
aprovechar las aguas manantiales del río Sílala, el cual según versión boliviana fue
desviado de su curso normal; pero el objetivo más importante e irrenunciable por parte del
estado boliviano es obtener una salida libre y soberana al Océano Pacífico, descartando
soluciones mediante facilidades de tránsito, portuarias o comerciales, para lo cual demanda
una franja al norte de Arica que implicaría una cesión de la soberanía chilena.

       Con la República del Perú también existen algunos asuntos limítrofes pendientes,
que tienen referencia con los ríos Mauri y Suches, estos impases están siendo analizados a
través de compromisos bilaterales entre los dos países y se espera una pronta solución en
base al dialogo.

       En el año 2006 a raíz del acuerdo suscrito entre Venezuela y Bolivia para construir
dos bases militares, las relaciones con la República del Paraguay se han obscurecido. El
convenio con Venezuela establece la construcción de dos bases militares, la primera se trata
de un puerto marítimo con muelles para granos de soya, aceite, crudo, harina de soya, se
localiza en la población de Quijarro cerca de la frontera con Paraguay, con este puerto se
acortará la salida de Bolivia al mar por el Río de la Plata, de 1.600 kilómetros a 720
144
   BÁEZ, Jorge y BELTRÁN, Héctor. “Bolivia. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de Defensa.
Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                              107
kilómetros. La segunda es un fuerte militar en la localidad de Riberalta en la frontera con
Brasil y Perú. El acuerdo también contiene entre otros puntos el repotenciamiento del
material bélico de las Fuerzas Armadas bolivianas, el mantenimiento de maquinaria pesada
del Ejército y el permiso para el ingreso de tropas venezolanas a territorio boliviano, lo que
levantó una serie de críticas y comentarios polémicos en Paraguay, Chile y Perú, exigiendo
explicaciones al respecto.

       El Ministro de Defensa boliviano Walter San Miguel, manifestó que el acuerdo
tiene fines pacíficos y busca enfrentar el tráfico ilícito de armas, el narcotráfico y el
terrorismo, recalcando que las bases no son para atacar ni para defenderse de nadie.

       Por otro lado, Bolivia presenta serios problemas internos como la pobreza, el
desempleo y la marginación, haciendo que su población emigre hacia los países limítrofes,
Estados Unidos y España en busca de fuentes de trabajo y huyendo de la situación de
pobreza que existe en la nación. Por otro lado se ha incrementado la producción de coca
debido a que los mineros y campesinos encuentran en esta actividad una solución rentable a
sus problemas. El movimiento indígena que ha creado espacios para la emergencia de un
aymarismo radical el cual enfrenta todas las formas de colonialismo, la marginalidad y
afirma la defensa de la identidad indígena frente a la cultura occidental.

       Pero uno de los más graves problemas que enfrenta Bolivia lo constituye el
narcotráfico, el cual es un mal para la humanidad, el país ha pasado de ser productor de
materia prima a procesador de pasta de coca y sus derivados, ocupando el tercer lugar a
nivel mundial, tan solo detrás de Colombia y Perú. El problema se agrava ya que las
ganancias del cultivo y comercialización de los productos agrícolas tradicionales, no
pueden compararse con lo que genera la producción de hoja de coca y mucho menos con
las altas ganancias del narcotráfico, lo que motiva a los campesinos a dedicarse a esta labor;
influyendo además en los círculos políticos, donde algunos de sus líderes se han visto
comprometidos con esta actividad ilícita.

       Cabe señalar que en los últimos años se ha emprendido una lucha contra el tráfico
ilícito de drogas, erradicado más del 90% de los cultivos excedentarios de coca, a través del
trabajo concertado con los campesinos. Esta lucha contra el narcotráfico se la está llevando


                                             108
a cabo a través del Plan Dignidad y comprende cuatro frentes de acción: la erradicación, la
interdicción, el desarrollo alternativo y la prevención. Las tareas de interdicción están a
cargo de la Policía, apoyados logísticamente por efectivos de las Fuerzas Armadas,
contando con el apoyo coordinado de Estados Unidos para la lucha contra el terrorismo
vinculado con el narcotráfico.

        Directamente vinculado con el narcotráfico se encuentra la delincuencia organizada,
la cual ha encontrado el ambiente propicio en la población boliviana, donde poco a poco se
viene incrementando la criminalidad, la violencia, el consumo de drogas, el robo, la
migración ilegal, el lavado de dinero.

        Sintetizando lo antes expuesto se puede concluir que Bolivia desde su punto de
vista, mantiene problemas limítrofes pendientes con Chile y Perú; sus relaciones con
Paraguay se han visto afectadas en estos últimos años, mientras que su principal amenaza
asimétrica se refiere al narcotráfico y la delincuencia organizada. Otros problemas
presentes en Bolivia son los desastres naturales los cuales se encuentran relacionados
principalmente con inundaciones y terremotos; finalmente la emigración ilegal constituye
otro problema que involucra a organizaciones criminales constituidas por coyoteros que
cobran ingentes sumas de dinero para transportar en forma infra humana a la población que
desea llegar a otros países más desarrollados.

3.3     Brasil.145

        Con respecto a la defensa territorial, la República de Brasil considera no tener
hipótesis de conflicto relacionadas con diferencias limítrofes con los países vecinos,
manteniendo dentro de la comunidad internacional un espíritu de convivencia pacífica, sin
embargo, no puede afirmar que está totalmente libre de amenazas o conflictos, ya que
puede verse involucrada en conflictos externos, como consecuencia de amenazas al
patrimonio e intereses vitales de la nación, esto se visualiza principalmente debido a la gran
extensión de su territorio, a la existencia de muchos recursos naturales y, a la baja densidad
poblacional especialmente en la región amazónica.

145
   WANDERLEY, Jeferson y LÓPEZ, Héctor. “Brasil. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de
Defensa. Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               109
        En relación a la amazonía brasileña, esta es una región muy extensa y prácticamente
desabitada que requiere una especial atención, razón por la cual su protección es
considerada como una tarea de importancia estratégica, puesto que las posibilidades de
acciones ilegales en la región exigen mayor presencia del estado, debiendo procurar la
implementación de medidas que permitan el desarrollo sustentable, en concordancia con el
medio ambiente y los recursos existentes. Un gran problema en este sector se relaciona a las
quemas de grandes extensiones selváticas y a la tala indiscriminada de árboles deteriorando
el medio ambiente y matando la gran biodiversidad existente en la selva amazónica. La
protección de la amazonía se encuentra prevista en la Política de Defensa Nacional,
teniendo como vertiente importante el programa de ocupación y desarrollo de las regiones
inhóspitas, principalmente en la faja fronteriza septentrional, para de esta manera mantener
la integridad territorial y la soberanía nacional.

        Teniendo en consideración el ámbito regional y la situación interna que viven
algunos países vecinos especialmente en el sector amazónico, existen zonas de inestabilidad
que pueden contrarrestar los intereses brasileños, entre los problemas más considerables se
encuentran la guerrilla y el narcotráfico asociado al terrorismo; los cuales han tomado un
carácter transnacional. Al respecto, el gobierno brasileño considera prudente reforzar la
cooperación para combatir estas amenazas, pero con plena observancia del principio de no
intervención y del respeto a la soberanía; en este sentido anuncia la ampliación de la
vigilancia de la frontera y la protección de la población de este sector.

        En cuanto tiene que ver con el ámbito interno, en el Brasil existe una sociedad
injusta, con enormes desigualdades sociales, con una pequeña población que accede a todos
los recursos y una inmensa mayoría totalmente pobre, lo que ha generado el
establecimiento de las fabelas o cinturones de miseria en las grandes ciudades, en donde
existe un alto grado de violencia. En la actualidad el crimen organizado constituye un
desafío para la sociedad y para el gobierno brasileño, la violencia urbana es una amenaza
que está en serio crecimiento y que ha tomado las características de crimen organizado pues
está relacionado con la producción, tráfico y consumo de drogas, el tráfico de armas, el
robo de vehículos, la extorsión mediante el secuestro, la trata de blancas y la migración
ilegal, haciendo que las estadísticas criminales hayan crecido alarmantemente en este país,


                                               110
especialmente en las grandes ciudades como Río de Janeiro y Sao Paulo. En relación a esta
creciente amenaza, el gobierno ha resuelto combatirla, a través de un mayor
involucramiento de las fuerzas armadas, particularmente en el control de fronteras y
puertos, además del apoyo tradicional que se ha venido dando a las fuerzas policiales en las
áreas de inteligencia, logística, entrenamiento y comunicaciones.

        En síntesis se puede decir que Brasil no tiene conflictos de carácter convencional
con los países vecinos, sus límites se encuentran prácticamente definidos, pero debido a su
gran extensión y la falta de presencia poblacional en las fronteras, estas se encuentran
desprotegidas pudiendo verse afectado su integridad territorial y su soberanía; en la
actualidad las quemas de amplias zonas de la selva amazónica constituye un gran problema
a resolver, el cual afecta directamente al medio ambiente. En relación al ámbito interno,
especialmente de las grandes ciudades, la mayor amenaza la constituye la delincuencia
organizada vinculada directamente con el narcotráfico.

3.4    Chile.146

        La mayor fuente de conflictos que ha tenido Chile con los países vecinos de
Argentina, Bolivia y Perú, está referida principalmente a cuestiones de diferencias
limítrofes, a continuación se realizará un análisis de la situación actual para determinar si
existen pendientes temas fronterizos u otros problemas que pudieran llevar a Chile a
conflictos con sus vecinos.

        Con relación a Argentina, las diferencias en temas limítrofes se encuentran resueltos
casi en su totalidad; en 1991 se arreglaron veintidós de los veinticuatro diferendos
fronterizos quedando pendiente únicamente la demarcación de la zona de Campos de Hielo
Sur. Otro espacio en el que existen intereses comunes entre Argentina y Chile es el
continente Antártico, cuyo Tratado garantiza la no existencia de conflictos en el área; a
pesar de ello, no hay que desconocer que por su importancia estratégica en cuanto a
ubicación y cantidad de recursos, los países mantienen sus pretensiones sobre porciones
territoriales, razón por la cual la antártica, podría convertirse en un conflicto potencial
146
   CHILE, “Libro de la defensa nacional de Chile” 2002
y CARVAJAL, Jhony y PAZMIÑO, Gerardo. “Chile. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de Defensa.
Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               111
derivado de la superposición de las reclamaciones entre la República de Argentina, el Reino
Unido y Chile, sobre algunos sectores de la Península Antártica.

           En el ámbito continental americano, Chile y Argentina no tienen temas limítrofes
pendientes en su agenda bilateral. En la Antártida, ambos países superponen sus sectores en
21º geográficos, entre las longitudes 53º y 74º, donde la frontera no está definida, y se han
reconocido mutuamente su soberanía entre los 25º y 90º de longitud oeste, según lo
dispuesto en la Declaración Vergara-La Rosa del 4 de marzo de 1948. En 1984, con la
mediación de S.S. el Papa Juan Pablo II, se suscribió el Tratado de Paz y Amistad entre
ambos países, el que dejó definitivamente atrás uno de los períodos más difíciles y
riesgosos de la relación bilateral, respetando el derecho internacional y consolidando el
compromiso explícito de no recurrir a la fuerza entre ambos países. En 1991, los
Presidentes de Chile y Argentina alcanzaron un acuerdo sobre 22 de los 24 puntos
limítrofes sobre los que se mantenían litigios pendientes. En dicho acuerdo convinieron
también someter a un procedimiento de arbitraje la controversia sobre Laguna del Desierto,
produciéndose una sentencia en 1994, la que fue debidamente cumplida. Finalmente, en
diciembre de 1998, se suscribió el Acuerdo para precisar el recorrido del límite desde el
Monte Fitz Roy hasta el Cerro Daudet, en Campo de Hielo Sur, ratificado por ambos
Congresos en 1999.147

           El Territorio Antártico Chileno constituye un elemento relevante para la definición
de la política antártica. En 1940, Chile precisó, mediante el decreto supremo N° 1.747, los
límites de su territorio en el continente helado. En dicho decreto se establece que forman la
Antártica Chilena o Territorio Antártico Chileno todas las tierras, islas, islotes, arrecifes,
glaciales y demás conocidos o por conocerse, en el mar territorial respectivo existente
dentro de los límites del casquete constituido por los meridianos 53° y 90° de longitud
oeste de Greenwich. Los derechos antárticos de Chile se encuentran fundados sobre bases
históricas, geográficas y jurídicas. Con estos antecedentes, Chile concurrió a la negociación
del Tratado Antártico en 1959, junto a otros once estados. En relación con los derechos de
soberanía territorial, el Tratado establece en su artículo IV que ninguna de sus
disposiciones puede interpretarse como un menoscabo de los fundamentos de soberanía

147
      CHILE. “Libro de la Defensa Nacional de Chile”. 2002


                                                    112
territorial de tales derechos, ni como renuncia a los mismos o a bases de reclamaciones
previamente formuladas. En este sentido, el Tratado protege la situación jurídica del
Territorio Antártico Chileno, y garantiza la posición de las partes respecto de los temas
atinentes a la soberanía sobre dicho continente. Como lo reconoce el Tratado Antártico en
su artículo IV, Chile mantiene en forma irrenunciable sus derechos de soberanía territorial
en la Antártica. Cabe señalar que otros dos países han formulado reclamaciones de
derechos de soberanía en parte de la misma área geográfica donde Chile afirma sus
derechos soberanos. Establecimiento de bases permanentes en territorio antártico.
Actividades científicas y meteorológicas y apoyo a actividades científicas. Apoyo
logístico.148

              A comienzos del 2004 el presidente de la República Argentina dictó una norma que
facultó a restringir los envíos de gas natural a Chile, sin previo aviso y en concepto de
Chile, violando acuerdos vigentes entre ambos Estados, poniendo en tela de juicio las
relaciones entre ambos países. El problema se calmó luego de innumerables reuniones, sin
embargo, los recortes de suministro de gas han continuado durante los años 2005 y 2006,
procediendo en este ultimo año ha incrementar el valor del gas en un alto porcentaje.

              Sin embargo el espíritu de paz y cooperación ha primado en las relaciones entre
Chile y Argentina, las Medidas de Confianza Mutua se han fortalecido a través de las
siguientes actividades: Fortalecimiento de la cooperación en temas de seguridad, ejecución
de ejercicios combinados para enfrentar situaciones de catástrofes o desastres naturales,
cooperación en materias antárticas, operaciones combinas de fuerzas navales en ejercicios
de búsqueda, rescate y salvamento marítimo, operaciones y ejercicios entre las respectivas
Fuerzas Aéreas de búsqueda y rescate y acuerdo para desarrollar y poner en práctica un
método efectivo que permita la estandarización para la medición del gasto militar.

              Con la República de Bolivia Chile no mantiene relaciones diplomáticas desde 1978;
el principal problema se debe a que Bolivia mantiene una política sistemática de reclamo y
petición de revisión del Tratado de Paz de 1904, llevando el problema a diferentes foros
internacionales en los que plantea su salida soberana al océano Pacífico; logrando eco


148
      Ibíd.


                                                 113
especialmente en el gobierno de Venezuela, cuyo presidente intervino más de una vez con
declaraciones a favor de Bolivia. Al respecto la posición chilena es que no entrará en
ningún diálogo sobre las aspiraciones bolivianas de lograr una salida libre al mar; la
sociedad chilena no tiene la disposición bajo ningún aspecto de ceder soberanía para un
eventual acceso al mar de Bolivia; pudiendo convertirse en el futuro en un conflicto.

              Los principios, tratados y convenios en que se sustenta esta relación, conforme a los
cuales no existen temas territoriales pendientes entre ambos países. El régimen de libre
tránsito que beneficia a Bolivia en los puertos de Arica y Antofagasta, basado en el Tratado
de Paz y Amistad de 1904, constituye un aspecto fundamental en la relación bilateral.149

              Finalmente, con Perú se tienen unas relaciones fluctuantes, afectadas por la herencia
del pasado; la Guerra del Pacífico y sus consecuencias más visibles como la pérdida
territorial y la invasión chilena aún son un factor determinante en el avance y desarrollo de
las relaciones bilaterales. En el Perú, muchas de las acciones chilenas y su política militar
aún se ven a través del prisma de este trauma que vivieron hace más de un siglo; para una
fracción importante de los peruanos aún existe la noción del orgullo nacional herido por la
derrota y por la invasión chilena. Esta herencia histórica, resurge frente a cualquier
divergencia.

              Chile y Perú han expresado puntos de vista coincidentes, especialmente a partir de
la suscripción del Acta de la Comisión Mixta Chileno-Peruana encargada de verificar la
posición del Hito fronterizo Nº 1 y señalar el límite marítimo, del 19 de agosto de 1969.

              Acordaron fortalecer e intensificar las relaciones de cooperación y confianza mutua
en el ámbito de la seguridad y la Defensa, y acordaron desarrollar un proceso de
homologación del sistema de medición de los gastos de defensa respectivos.

              En la actualidad existe una discrepancia con respecto a la delimitación marítima,
manifestando el Perú que no ha suscrito un acuerdo que establezca los límites marítimos
con Chile y buscará a través de la negociación diplomática y la justicia internacional,
reivindicar sus demandas marítimas, algunos sectores de la sociedad peruana han tratado de

149
      Ibíd.


                                                  114
ligarla con el planteamiento realizado por Bolivia para que sean materia de una propuesta
integral; al respecto, el Gobierno de Chile y la población en general mantienen que el tema
de la frontera marítima está totalmente definido y no existe ningún problema pendiente.

       En el sector de la defensa, Chile se ha empeñado en el fortalecimiento de las
Medidas de Confianza Mutua, se pueden señalar, entre otras, las siguientes actividades:
Entrenamiento y apoyo a las actividades en la antártica, ejercicios y operaciones navales
conjuntas en búsqueda y rescate, establecimiento de mecanismos de homologación de los
respectivos sistemas de cálculos del gasto de defensa.

       En relación al ámbito interno, en la actualidad Chile exhibe índices generales que lo
hacen percibir, como un país estable, con bajos índices de corrupción, alta competitividad y
una excelente calificación en materia de riesgo país; sin embargo, no puede estar exento de
la delincuencia, el crimen organizado aunque en un nivel bajo, el consumo de drogas y
alcohol. Para contrarrestar estas amenazas el gobierno ha incrementado las plazas de
Carabineros, se han implementado planes de seguridad, se ha reforzado la lucha contra el
narcotráfico especialmente en la frontera norte del país, que es el área de mayor ingreso de
las drogas; permitiendo de esta manera que los ciudadanos se sientan cada vez más
protegidos contra la delincuencia, el crimen organizado y el tráfico de sustancias ilícitas y
su consumo.

       Por su ubicación geográfica y por estar atravesado por la cordillera de los Andes, la
república de Chile se ve afectada por desastres naturales que se relacionan con
inundaciones por efectos del fenómeno del niño, maremotos, terremotos y erupciones
volcánicas.

       En resumen, se puede afirmar que Chile goza de una estabilidad interna, con bajos
índices delincuenciales los cuales son enfrentados por los Carabineros que aún tienen la
capacidad para afrontarlos. Desde su punto de vista, no mantiene conflictos externos, sin
embargo Bolivia y Perú mantienen discrepancias de orden limítrofe con este país.




                                            115
3.5    Colombia.150

       En la actualidad Colombia mantiene algunas diferencias de carácter limítrofe con
los países vecinos, las cuales pueden generar conflictos convencionales que determinen la
utilización de las Fuerzas Armadas; así tenemos:

       La república de Nicaragua reclama como suyas a las islas San Andrés, Providencia,
Santa Catalina, los islotes y cayos asociados, cabe señalar que existen tratados firmados y
ratificados por ambos países pero Nicaragua los desconoce. Con Venezuela mantienen un
diferendo por la definición de los límites marítimos, en el mar Caribe a la entrada del golfo
de Maracaibo, las posturas de ambos países se han debatido en foros internacionales, como
la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Derecho del Mar (CONVEMAR), sin que
hasta la fecha se haya llegado a ningún acuerdo. Colombia también tiene otros conflictos
territoriales de menor intensidad con Costa Rica, y Honduras.

       A más de los problemas de índole limítrofe, el narcoterrorismo, el tráfico de drogas
ilícitas y el tráfico de armas por las fronteras colombianas, han afectado las relaciones
diplomáticas, llegando a tener problemas a nivel internacional. Colombia manifiesta que se
requiere la participación y colaboración de los países limítrofes para contrarrestar estas
amenazas, sin embargo algunos gobiernos de la región se han limitado en señalar a
Colombia como la amenaza a la seguridad regional y a crear un cordón de seguridad y
aislamiento entorno suyo, eludiendo la responsabilidad en el control de la circulación de
material bélico, precursores, drogas y dineros ilegales.

       El gobierno colombiano lamenta que algunos gobernantes de países vecinos han
tomado sus propias iniciativas de dialogo o acuerdo con los grupos terroristas, los cuales
han encontrado en Venezuela y Ecuador el escondite cercano para ocultarse de las
operaciones militares; sin embargo dichos países no se han comprometido con el estado
colombiano, al no controlar y cerrar los corredores de movilidad de terroristas, tráfico de
drogas y tráfico de armas; razón por la cual se han deteriorado las relaciones diplomáticas.



150
  SAAVEDRA, Eleazar y LÓPEZ Luis. “Colombia. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de Defensa.
Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               116
       Las diferencias y acusaciones bilaterales que existen entre Colombia y Venezuela
representan el área de mayor volatilidad política. Venezuela critica a Colombia por su
debilidad al controlar las fronteras terrestres y las acciones terroristas sobre la
infraestructura petrolera que inciden en el deterioro y la contaminación de las cuencas
hidrográficas comunes; estos hechos motivaron a Venezuela a reforzar sus fronteras con la
asignación de unidades adicionales. Por su parte, el gobierno de Colombia critica al
gobierno Venezolano por su posición de neutralidad, de favorecer a los grupos terroristas y
de interferir con los problemas internos de Colombia.

       Con Ecuador también se han agravado las relaciones diplomáticas, debido
especialmente a las fumigaciones que se realizan para aniquilar las plantaciones de coca en
la frontera, según versiones del gobierno ecuatoriano, esas limpiezas químicas también
están afectando la agricultura y ganadería de su país, se contaminan los ríos causando
estragos en la población de la región. A esto se añade el problema causado por el flujo de
miles de refugiados o desplazados que huyendo del narcoterrorismo ingresan al Ecuador,
trayendo consigo problemas sociales de drogadicción y delincuencia, agravando la
situación inestable que vive dicho país.

       A nivel interno existen problemas de pobreza, desempleo y delincuencia, pero sin
lugar a dudas, la mayor amenaza a la seguridad interna de Colombia, son los grupos al
margen de la ley, representados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas
(FARC), el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) y las Auto Defensas Unidas de
Colombia (AUC), estos grupos han sembrado de terror el territorio colombiano por mas de
cincuenta años, produciendo desplazamientos de las poblaciones, asesinatos, masacres de
campesinos, enfrentamientos armados, atentados terroristas; generando de esta manera
violencia y desestabilización del país. En un inicio fueron grupos guerrilleros subversivos
que combatieron en base a una ideología, en la actualidad esos supuestos ideales los han
perdido pasando a ser terroristas, que financian sus actividades en base a la extorsión, los
secuestros, el lavado de dinero y el narcotráfico.

       Como consecuencia del narcoterrorismo, se han producido asesinatos, masacres,
atentados terroristas y enfrentamientos armados especialmente en la región selvática de
Colombia, ocasionando el desplazamiento forzoso de los campesinos que huyen de esos

                                             117
problemas dirigiéndose a las principales ciudades, muchas de las cuales no cuentan con los
servicios públicos suficientes para atender las necesidades de toda la gente, ni existen las
oportunidades laborales para atender todos los requerimientos, generándose el incremento
de la delincuencia común y la drogadicción. Se estima que existen alrededor de 1’700.000
desplazados, que han huido de la amenaza de los grupos armados ilegales.

       Los objetivos de seguridad son consolidar el control estatal del territorio, proteger a
la población, eliminar el negocio de las drogas ilícitas y lograr el completo control del
territorio por parte del Estado.

       Desde que asume la presidencia de la república en el año 2002, Álvaro Uribe decide
entablar conversaciones con los miembros de los grupos armados ilegales, estableciendo
como objetivos específicos: la reducción del número de integrantes de los grupos
narcoterroristas, brindándoles a estas personas una alternativa flexible y rápida para
reiniciar su vida, recuperar su núcleo familiar y abandonar la clandestinidad. Mientras que
el objetivo final es el de alcanzar la paz en Colombia.

       Las reuniones han tenido grandes avances pero también han sufrido serios
retrocesos. Con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) se iniciaron las conversaciones
exploratorias en el año 2002, las cuales se mantienen hasta la actualidad, destacándose la
voluntad de las partes para crear un ambiente de paz; sin embargo aún no se produce la
desmovilización de este grupo.

       Por su parte las Autodefensas Unidas de Colombia (AUD) declararon el 29 de
noviembre del 2002 un cese de hostilidades con alcance nacional, quedando excluido de
esta iniciativa el Bloque Metro que se había pronunciado en contra del proceso. Las
Autodefensas Unidas de Colombia comenzaron la desmovilización el 25 de noviembre del
2003, abriendo paso a una serie de desmovilizaciones colectivas con la entrega de armas,
que se extendieron hasta el 15 de agosto de 2006, finalizando así el proceso de
desmovilización de los denominados grupos de autodefensa, el cual arroja un balance de
31,671 hombres y mujeres desmovilizados y 18,025 armas entregadas.




                                             118
       Con respecto a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), estas
todavía no presentan indicaciones de querer iniciar un proceso de dialogo que conduzca al
cese de hostilidades y al establecimiento de la paz. Es voluntad del Gobierno Nacional
iniciar un proceso para liberar a todas las personas secuestradas por esta organización
terrorista, la que ha respondido negativamente a la propuesta, previéndose que el proceso
de desmovilización será más difícil aún.

       A la par de los procesos de diálogos         establecidos,   y con el propósito de
contrarrestar las acciones terroristas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia,
el gobierno implementó el Plan Patriota, el cual consiste en un despliegue permanente de
militares para llevar la presencia efectiva del Estado a zonas del país donde los grupos
armados ilegales habían llegado a tomar el control. Los objetivos planteados para este plan
son: Recuperar el control territorial del estado, disminuir los atentados terroristas y
secuestros, neutralizar los corredores de abastecimiento y, recuperar la confianza ciudadana
en estas zonas del país mediante el control territorial. El retorno del Estado a estos
territorios debe acompañarse de una estrategia de acción integral que permita consolidar la
presencia, preservar el control territorial e implementar alternativas de producción que
sustituya a las drogas.

       También se continúan con los trabajos de eliminación del negocio de las drogas
ilícitas, mediante la erradicación de las plantaciones de cultivo de coca, esta tarea es
sumamente difícil pues Colombia es el país con el mayor número de hectáreas plantadas,
las cuales son custodiadas por los grupos ilegales, los mismos que poseen armamento
sofisticado.

       Por su ubicación geográfica y por estar atravesado por la cordillera de los Andes, la
República de Colombia se ve afectada por desastres naturales que se relacionan con
inundaciones por efectos del fenómeno del niño, terremotos y erupciones volcánicas; las
cuales afectan gravemente a la población y causan graves secuelas en la infraestructura de
la nación.




                                            119
3.6       Ecuador.151

          Las relaciones entre Ecuador y Colombia tradicionalmente han estado sustentadas
en la amistad, cooperación e integración, pero en la actualidad se presentan dificultades y
diferencias, generadas por el conflicto interno colombiano. Ecuador es el país vecino más
afectado por las consecuencias del conflicto colombiano, no sólo en las relaciones de
vecindad y la seguridad fronteriza, sino también por su impacto económico, político y
social.

          El territorio ecuatoriano en la región nororiental fronteriza con Colombia, está
siendo afectado por las acciones de destrucción forzosa de cultivos que se realiza por medio
de fumigaciones con insumos químicos, los cuales destruyen la agricultura, el suelo, los
bosques naturales, las fuentes de agua, el medio ambiente y la salud de la población; con lo
que se dificulta los planes de cultivos alternativos, agravándose la situación de pobreza en
la zona fronteriza del país; lo que ha motivado un permanente reclamo por parte del
gobierno ecuatoriano a su homólogo de Colombia.

          Por otro lado, los cultivos de coca se están extendiendo hacia las zonas selváticas
ecuatorianas, cuya población poco a poco se va involucrando en este ilícito, o en
actividades informales relacionadas con el narcotráfico, como son el tráfico de precursores,
el tráfico de armas y el lavado de activos. Finalmente, ante los miles de desplazados que
huyen de la narcoguerrilla colombiana, el Ecuador enfrenta los efectos de las migraciones y
la presencia de refugiados, que incrementan la presión social y laboral en un país con
escaso desarrollo y poca infraestructura productiva; lo que ha influido en el incremento de
la violencia y actos delincuenciales.

          Aunque el gobierno ha ratificado su posición de no intervención en el conflicto
interno de Colombia, si participará en el combate a las amenazas transnacionales, como el
lavado de dinero, el tráfico de armas, precursores químicos y drogas, el crimen organizado
y el terrorismo. Para lo cual realiza operaciones militares tendientes a proteger las fronteras
y evitar la presencia de los grupos irregulares colombianos en territorio ecuatoriano.

151
   MANTILLA, Ramiro y SUÁREZ, Luis. “Ecuador. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de
Defensa. Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               120
       Con respecto al Perú, la firma del Acuerdo de Paz del 26 de octubre de 1998, dio
por terminado el diferendo fronterizo que había enfrentado a ambos países. En la actualidad
las relaciones bilaterales se basan en la confianza mutua, la cooperación y la consolidación
de los acuerdos de integración, prueba de ello es el Convenio de ejecución del desminado
humanitario de la frontera común de acuerdo a un plan de trabajo de diez años de duración;
pero aún se encuentra retrazado el desarrollo de los centros de comercio y navegación
ecuatorianos y la construcción del eje vial de comunicación amazónica.

       A nivel interno Ecuador presenta una serie de amenazas a la seguridad, entre las
más importantes se encuentra la emigración que se estima sobrepasa los dos millones de
personas, lo que ha originado la desintegración de la familia que es el núcleo vital de la
sociedad. Este fenómeno se ve acompañado por la migración interna de miles de personas
que se establecen en las grandes ciudades formando los cinturones de miseria; ante la falta
del trabajo que venían buscando, muchas de estas personas se han dedicado a la
delincuencia, drogadicción y alcoholismo.

       En cuanto a delincuencia doméstica los principales problemas se relacionan con los
delitos contra la propiedad, esto es el robo de domicilios, asaltos a bancos y casas
comerciales, robo de vehículos y asaltos a buses de transporte de pasajeros. En lo
relacionado a delincuencia organizada los problemas más importantes se relacionan con
narcotráfico, tráfico de armas, tráfico ilegal de personas y la extorsión. En cuanto al
narcotráfico el Ecuador es un país de tránsito y almacenamiento de sustancias ilícitas previa
su exportación a los mercados de consumo, lo que ha determinado que muchas de las
organizaciones narco delictivas establezcan parte de sus redes en el Ecuador.

       Los Movimientos Indígenas, en las últimas décadas han adoptado posiciones
radicales ante la desatención y abandono de las autoridades seccionales y nacionales, han
provocado la caída de tres gobiernos democráticos; entre los principales planteamientos de
los grupos indígenas se encuentra la construcción de un Estado plurinacional, y la equidad
en la distribución de la riqueza.

       Aunque en la década de los ochenta los grupos terroristas fueron aniquilados,
debido a las condiciones económicas actuales, existen focos de insurgencia incipientes


                                            121
como el Grupo de Combatientes Populares (GCP), que han desarrollado varios atentados
mediante la detonación de artefactos explosivos y bombas panfletarias en diversas partes
del país.

        Ecuador es un país que a menudo se ve seriamente afectado por los desastres
naturales, siendo estos de carácter volcánico, terremotos e inundaciones a causa del
fenómeno del niño, ante estas emergencias las Fuerzas Armadas cumplen una loable labor
en apoyo a la Defensa Civil.

3.7     Paraguay.152

        En la actualidad se identifica como una zona de fricción en grado menor a la
frontera correspondiente con la República Argentina, a causa de un desvío provocado de las
aguas del río Pilcomayo, que es el demarcador natural de esa parte de la frontera. Este río
tiene un curso variable dependiendo del caudal de agua, a ambas márgenes se extiende la
gran llanura del Chaco, con tierras secas y dependientes del regadío natural de este
importante río. Cada país está interesado en sacar el mayor provecho posible de este
recurso natural compartido y así, canalizaciones unilaterales e interpretación de cotas
producen posiciones dispares entre ambos países. Afortunadamente, ambas partes hasta la
presente fecha con un mismo espíritu de cooperación, han superado esas posiciones
divididas.

        En la frontera con Bolivia aun falta la demarcación de algunos hitos y
constantemente existen problemas de seguridad como el robo de vehículos en Bolivia que
son introducidos en Paraguay para su negociación. Por otra parte, también existe el
problema referente al tráfico de cocaína desde Bolivia y Perú hacia el Paraguay para su
posterior transporte a otros países consumidores. Actualmente el mayor conflicto que
enfrenta a Paraguay con Bolivia, se debe a la construcción de bases militares bolivianas
cercanas a la frontera con la ayuda y participación de Venezuela.




152
   VALENCIA, Gilberto y ESPITIA, Ricardo. “Paraguay. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de
Defensa. Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               122
       Con relación a la República de Brasil, existe un tramo de la línea de frontera común,
en la parte noreste de la región oriental del Paraguay, que a la fecha no se encuentra bien
definida.

       Sintetizando se puede manifestar que Paraguay, mantiene pequeñas diferencias
limítrofes con sus vecinos Argentina, Bolivia y Brasil, las cuales podrían ser definidas y
solventadas a través del diálogo, pero no se descarta la utilización de las fuerzas militares
por parte de los diferentes actores.

       En lo que respecta al ámbito interno paraguayo, este país se encuentra según la
Organización Transparencia Internacional, entre los países más corruptos del mundo; tiene
un grado de pobreza muy alto ya que el 41 % de la población se encuentra en esa situación,
estando la mitad de la misma en los niveles de pobreza extrema; lo que ha incitado que
muchos pobladores emigren a los países vecinos o a Estados Unidos y Europa, en busca de
mejores días para sus familias.

       La presencia de la llamada “Mafia China” en Ciudad del Este y Asunción, que son
parte de una red internacional del crimen organizado, cuyo accionar abarca una muy
variada gama de actividades delictivas, tales como: el contrabando, la piratería, el tráfico de
armas y drogas, las falsificaciones, extorsiones y secuestros; hace que exista una sensación
general de inseguridad, lo que influye en las actividades cotidianas de la población,
constituyéndose en un real obstáculo para el normal desarrollo de las diferentes actividades.

       Ante esta situación de inseguridad, el presidente de la nación, decretó la salida de
las fuerzas militares a las calles como medida de resguardo, de la población y para
preservar la estabilidad política del estado. Además autorizó la presencia de asesores
militares norteamericanos en territorio Paraguayo, para mejorar las capacidades de combate
contra el tráfico de drogas, el terrorismo, el lavado de dinero y la corrupción.




                                             123
3.8    Perú.153

       Con la firma del Acta Presidencial de Brasilia el 26 de octubre de 1998, se sella el
Acuerdo de Paz entre Perú y Ecuador donde se define la demarcación total de la frontera
entre ambos países. En la actualidad la relación bilateral se caracteriza por la paz, la
amistad, la cooperación y el desarrollo.

       En cuanto a su relación con Chile, el 13 de noviembre de 1999 se firmó el Acta de
Ejecución de Asuntos Pendientes del Tratado de 1929 y su Reglamento, de acuerdo a la
cual, Chile entregará al Perú un malecón de atraque para buques de gran calado, un edificio
para funciones de la aduana peruana y una estación terminal para empleo del ferrocarril
Tacna-Arica. Recientemente ha solicitado formalmente a Chile el inicio de negociaciones
con el propósito de determinar el límite marítimo entre ambos países, el cual según Perú
aún no se encuentra definido, lo que no es aceptado por Chile país que indica que los
límites marítimos con el Perú ya se encuentran establecidos por medio de la línea del
paralelo.

       En resumen, desde el punto de vista peruano, no existen diferencias limítrofes con
sus vecinos en lo que respecta a su frontera terrestre, existiendo una discrepancia con Chile
en relación a la frontera marítima, país que niega tener problemas y mantiene que ya están
definidas las fronteras.

       A nivel interno, en Perú se vive una situación con un alto grado de pobreza, poco
desarrollo social, bajo nivel educativo, falta de servicios básicos y un nivel elevado de
corrupción, lo que configura un escenario propicio para que la población se inmiscuya en
actividades ilegales como la delincuencia común, la drogadicción, el narcotráfico, el
terrorismo y el crimen organizado; amenazas estas que atentan contra la seguridad.
Mientras otras personas emigran a países más desarrollados en busca del trabajo que les
permita mantener a sus familias.




153
   PERÚ. “Libro Blanco de la Defensa Nacional” 2005.
y SALAZAR, Freddy y MEDINA, Flavio. “Perú. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de Defensa.
Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                              124
       El narcotráfico en el Perú, es un problema socioeconómico, pues la situación de
pobreza y el afán de salir de ella, ha originado el involucramiento miles de personas en esta
actividad de manera directa e indirecta. Perú es un país, productor, consumidor y traficante
de drogas ilegales, el ciclo comienza con los campesinos que encuentran en el cultivo de la
hoja de coca una forma de rentable de subsistencia, pero han pasado paulatinamente de
cultivadores y cosechadores, a productores de coca y pasta de cocaína. Luego se produce el
tránsito de la droga, para lo cual se emplean todos los medios posibles de transporte para la
extracción de la droga del país, estos medios incluyen los acuáticos, aéreos, terrestres e
inclusive humanos; conformando una red clandestina e ilegal de comercialización. Las
organizaciones de narcotraficantes operan a nivel internacional y su presencia en el Perú se
debe a que el país es uno de los principales productores de la hoja de coca, insumo base
para la elaboración de la cocaína.

       En esta red se han inmiscuido remanentes de los grupos terroristas Sendero
Luminoso y Movimiento Revolucionario Tupac Amaru, que asolaron el país en décadas
pasadas, quienes se han unido a los narcotraficantes. Los grupos terroristas proporcionan
seguridad a cambio de dinero, encontrando de esta manera la fuente de financiamiento para
acceder al mercado negro de armas y poder cumplir con sus actividades delictivas. De esta
manera se forma el narcoterrorismo, amenaza que actualmente tiene que enfrentar el Estado
peruano.

       Como se expresó anteriormente al analizar la situación actual de Colombia, los
movimientos terroristas de dicho país también están operando bajo una alianza con el
narcotráfico, y no se descarta que se creen nexos con los grupos narcoterroristas peruanos,
convirtiéndose en una gran amenaza, para la seguridad hemisférica y mundial.

       En relación al terrorismo en Perú, cabe indicar que los grupos terroristas Sendero
Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, quienes mediante la muerte y el
terror pusieron en peligro la existencia misma del Estado, fueron desmantelados y
prácticamente aniquilados en las décadas de los ochenta y noventa, como se indicó
anteriormente existen pequeños remanentes que se han refugiado en la selva y han pasado a
ser parte de los grupos narcoterroristas. Con la violencia terrorista prácticamente derrotada,
la delincuencia común en sus diversas manifestaciones ha pasado a ser el centro de la

                                             125
atención del gobierno; una de las causas para el incremento delincuencial en las grandes
ciudades, es la migración campesina, la cual ha conformado los cinturones de miseria,
hacinamiento y barrios marginales, en donde se ha incrementado el consumo de drogas y
se han formado las pandillas.

        Este país, andino por excelencia, también se ve afectado por múltiples desastres
naturales como son: terremotos, maremotos, erupciones volcánicas e inundaciones a causa
del fenómeno del niño.

        En síntesis la situación interna del Perú, se caracteriza por un ambiente de
inseguridad por la delincuencia común existente, sin embargo la mayor amenaza a la paz y
seguridad interna lo constituye el narcoterrorismo y la delincuencia organizada.

3.9     Uruguay.154

        La República de Uruguay en cuanto a sus relaciones exteriores, mantiene varias
disputas limítrofes con Brasil acerca de los territorios conocidos como la Isla Brasilera y el
Rincón de Artigas que hasta la actualidad se encuentran sin una solución definitiva.

        La isla Brasilera está ubicada en el Río Uruguay, cercana a la desembocadura del
Río Cuareim, donde Uruguay tiene frontera con Brasil. La situación controvertida se da ya
que el estado brasileño entiende que la mencionada isla está en la desembocadura del Río
Cuareim, mientras que el estado uruguayo sostiene que la isla es uruguaya puesto que se
ubica frente a sus costas en el Río Uruguay. Las soluciones bilaterales que hasta hoy se han
acordado, no han logrado resolver el problema limítrofe de fondo, el cual continúa en
espera de una solución definitiva.

        Con relación al Rincón de Artigas, el problema surge en un error hecho en la
demarcación de fronteras por parte de la comisión demarcadora, cuando se realizó el
trazado de la línea fronteriza de acuerdo al Tratado de límites de 1851, quedando dentro del
territorio brasileño 25.000 hectáreas que de acuerdo al tratado pertenecían a Uruguay. La
situación se mantuvo sin ser cambiada hasta que se verificó que en la zona reclamada por

154
   ORTIZ, Gervasio y GUEVARA, Margarita. “Uruguay. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de
Defensa. Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               126
Uruguay se había establecido un pueblo, con la autorización de las autoridades brasileñas,
denominado “Thomas Albornoz”; en la actualidad el tema continúa sin solución.

       Con respecto a la república Argentina, actualmente Uruguay mantiene un conflicto
debido a la instalación de dos grandes plantas de celulosa en territorio uruguayo, sobre el
Río Uruguay, cerca de las poblaciones Fray Bentos (Uruguay) y Gualeguaychú
(Argentina). La disputa está referida al eventual carácter contaminante de las plantas, que
podrían afectar a ambos países. Las posiciones políticas y los informes técnicos aportados
por cada país difieren de tal modo que fue imposible llegar a un acuerdo. Uruguay se apoyó
en el informe ambiental elaborado por el Banco Mundial en diciembre de 2005. Argentina
por su parte cuestionó la localización de las plantas y realizó varias críticas al informe del
Banco Mundial y a los informes de las empresas, exigiendo un informe independiente.

       El 30 de abril del 2006 la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú organizó una
marcha al puente Internacional General San Martín, a la cual concurrieron más de 80.000
personas, reafirmando el rechazo a las papeleras. Por su parte Uruguay presentó una
demanda contra la Argentina ante el Tribunal Internacional de La Haya por los cortes de
ruta realizados por la población de Gualeguaychú y el 30 de noviembre el presidente
uruguayo movilizó al Ejército para custodiar las plantas, contra eventuales ataques que
pudiera sufrir.

       En relación a la situación interna que se vive en Uruguay, se puede decir que éste es
uno de los países sudamericanos con los mejores indicadores sociales, tiene los porcentajes
más bajos de pobreza y desempleo; presentando de manera general una situación de
seguridad que permite que su población goce de una gran tranquilidad colectiva.

       Sus conflictos internos no son significativos y se refieren básicamente a cuestiones
como los delitos contra la propiedad, delincuencia callejera, el tráfico de drogas, la
migración y, el terrorismo cibernético; los mismos que no son muy marcados, sus índices
aún son bajos y se concentran básicamente en la ciudad de Montevideo.




                                             127
        En conclusión, la República Oriental del Uruguay, mantiene ciertas diferencias
limítrofes con Brasil, un pequeño conflicto con Argentina de carácter ecológico; mientras
que su situación interna es muy estable.

3.10    Venezuela.155

        La República de Venezuela en sus relaciones internacionales, mantiene ciertos
problemas pendientes referidos a sus límites fronterizos, con Guyana y con la República de
Colombia.

        Las relaciones con Guyana merecen una especial atención, debido a las aspiraciones
que siempre ha tenido el Estado Venezolano, de reivindicar el territorio de Esequibo que
Gran Bretaña le concediera a Guyana luego de la Independencia. La reclamación territorial
se basa en que el Acuerdo de Ginebra no objeta la autoridad de Guyana sobre el territorio
de Esequibo, para los fines del usufructo de los recursos y de otros derechos relacionados
con el territorio; pero el segundo párrafo del artículo V del mismo acuerdo, establece la
salvaguarda de los derechos de soberanía venezolanos al señalar: “Ningún acto o actividad
que se lleve a cabo mientras se halle en vigencia este Acuerdo constituirá fundamento para
hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía territorial, en los territorios de
Venezuela o la Guayana Británica, ni para crear derechos de soberanía en dichos
territorios”.

        Hasta nuestros días no se ha llegado a establecer un acuerdo definitivo sobre el
tema, y continúan los esfuerzos para lograr una solución satisfactoria, pacífica, justa y
duradera para ambas naciones. Actualmente las diferencias con Guyana se mantienen en
statu quo, gracias a un clima de entendimiento y cooperación que ha generado algunos
acuerdos especiales de control del medio ambiente.

        Por otro lado, Venezuela mantiene sus diferencias con Colombia en cuanto a la
delimitación marítima en el Golfo de Maracaibo, el mismo que fue analizado
anteriormente; este diferendo limítrofe en la actualidad también se encuentra en un estado
de status quo, a la espera de que sea resuelto por la vía diplomática a través del diálogo. En
155
   ORTIZ, Mauricio y MORENO, Xavier. “Venezuela. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de
Defensa. Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.


                                               128
relación a la frontera terrestre, se presentan situaciones problemáticas como la del Río
Arauca que es el límite natural entre los dos Estados, el mismo que en ciertas ocasiones
cambia su curso alterando la línea limítrofe. Razón por la cual en el Acta de San Pedro
Alejandrino del 6 de marzo de 1990, se definieron entre otros los siguientes asuntos como
prioritarios en su relación bilateral: la delimitación de las áreas marinas y submarinas y, la
demarcación y densificación de los hitos fronterizos en tierra.

       Si bien estos problemas de tipo territorial, se encuentran a la espera de una solución
diplomática, no se descarta la utilización de las Fuerzas Armadas en caso de que los
intereses sean vitales para los Estados.

       En el ámbito regional Venezuela ha expresado su firme voluntad con Colombia,
para mediar en el problema de la guerrilla y trabajar por alcanzar la paz; así como continuar
con el combate a todas las manifestaciones del narcotráfico. Entre los aspectos más
importantes se destacan: la integración regional, el desarrollo fronterizo, la seguridad, la
lucha contra el narcotráfico y sus delitos conexos.

       En el ámbito interno, Venezuela enfrenta graves problemas sociales como son la
pobreza, la corrupción, el narcotráfico, la delincuencia organizada, la delincuencia común y
la emigración.

3.11   Cuadro resumen.

       En el cuadro # 7 se presentan de manera resumida las amenazas que en la actualidad
prevalecen en los países sudamericanos; siendo estas de dos tipos:

          Convencionales, las cuales se refieren principalmente a disputas limítrofes o
           territoriales que afectan la soberanía e integridad territorial de cada Estado, ante
           las cuales el uso de las Fuerzas Armadas es sumamente necesario ya sea en
           apoyo a la diplomacia o en forma directa a través de un conflicto armado que
           resuelva el litigio.

          No convencionales, también conocidas como amenazas asimétricas las cuales
           para su solución requieren la participación de las Fuerzas Armadas de manera


                                             129
           temporal o en apoyo a otras instituciones del Estado, cuando la capacidad de
           estas haya sido sobrepasada.



                                    Cuadro # 7
                 Resumen de las amenazas en los países sudamericanos

              PAÍS            AMENAZA                 NUEVAS AMENAZAS,
                            CONVENCIONAL                 DESAFÍOS Y
                                                         PROBLEMAS
                                                     N. D.O. T. D.N. M.
          Argentina                  SI              NO SI NO NO NO
          Bolivia                    SI              SI  SI NO SI    SI
          Brasil                     NO              SI  SI NO NO SI
          Chile                      SI              NO NO NO SI NO
          Colombia                   SI              SI  SI   SI  SI SI
          Ecuador                    NO              SI  SI NO SI    SI
          Paraguay                   SI              SI  SI NO NO SI
          Perú                       SI              SI  SI   SI  SI SI
          Uruguay                    SI              NO NO NO NO NO
          Venezuela                  SI              SI  SI NO NO SI
               Elaboración propia.
               Simbología:      N = Narcotráfico    DO = Delincuencia organizada.
                                T = Terrorismo      DN = Desastres naturales.
                                M = Migración



3.12   Conclusiones del capítulo.

       El análisis realizado en cada uno de los países sudamericanos, presenta que aún no
se ha resuelto por completo la herencia colonial en materia de delimitación territorial; en la
gran mayoría de ellos, se encuentran pendientes algunas diferencias de carácter limítrofe,
que si bien es cierto pueden ser resueltas en base al dialogo, eventualmente se podría llegar
al rompimiento de las relaciones diplomáticas y con ello a confrontaciones armadas si
existen intereses contrapuestos vitales para cada Estado. Al respecto Rafael Zariquiey,
manifiesta que “Las percepciones de los Estados sudamericanos, tienen un fuerte
componente en temas sobre soberanía y límites territoriales, lo cual produce un ambiente de




                                              130
inestabilidad que eventualmente puede escalar con rapidez y desembocar en conflictos
interestatales.”156

        La aparente situación de paz que existe en la región, está siendo ensombrecida por
la aparición y fortalecimiento de amenazas asimétricas que atentan contra la seguridad
hemisférica; entre las más importantes se encuentran el narcotráfico, la delincuencia
organizada y en menor nivel el terrorismo. En muchos de los países la capacidad de acción
de las fuerzas de seguridad internas para combatir estas amenazas asimétricas, ha sido
sobrepasada, requiriéndose la participación de las Fuerzas Armadas para contrarrestarlas en
forma directa o en apoyo a las fuerzas de seguridad.

        Del análisis de la situación sudamericana actual, se desprende que los países tienen
intereses comunes en materia de seguridad y defensa que posibilitan y estimulan un
accionar mancomunado; pero al mismo tiempo, cada país enfrenta amenazas, desafíos y
problemas que le son propios e inherentes a su realidad particular y que requieren medios
específicos para solventarlas, pudiendo considerarse a las Fuerzas Armadas como un medio
de solución de dichas amenazas, desafíos o problemas.

        El objetivo específico número dos de este estudio, se planteó en los siguientes
términos:

        “Analizar la realidad sudamericana, en relación con las amenazas reales o
potenciales que podrían afectar la paz de la región y en base a ellas definir la necesidad de
contar con Fuerzas Armadas”

        Luego del análisis realizado en el presente capítulo, se puede manifestar que el
objetivo específico número dos ha sido logrado. Pues como se pudo comprobar a lo largo
del mismo, aún existen problemas pendientes de tipo convencional que podrían requerir en
último término el uso de las Fuerzas Armadas; a lo que se suman las amenazas asimétricas,
desafíos y otros problemas que aquejan a los países de la región, ante los cuales las Fuerzas



156
   ZARIQUIEY, Rafael. “Los gastos en defensa en los países sudamericanos y su influencia en el ambiente
de seguridad y defensa”. Washington, 2006. Universidad del Salvador, Argentina. Colegio Interamericano de
Defensa, Estados Unidos.


                                                  131
Armadas pueden ser utilizadas de manera directa o en forma temporal en apoyo a otras
organizaciones del Estado.

       Por lo tanto se define que: “Las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, son
sumamente necesarias para resolver las amenazas que existen en la región.”




                                           132
                                       CAPÍTULO 4

               LAS FUERZAS ARMADAS EN SUDAMÉRICA




       En el capítulo segundo se determinó que una de las mejores alternativas para
alcanzar y mantener la paz en la región sudamericana es que sus países cuenten con Fuerzas
Armadas altamente disuasivas y complementariamente a ello, exista un equilibrio de poder
entre las mismas. En el tercer capítulo se estableció que en la realidad sudamericana actual,
existen amenazas de tipo convencional aún no resueltas y nuevas amenazas a la seguridad,
razón por la cual es necesario que cada país cuente con Fuerzas Armadas con un alto grado
de alistamiento. En el presente capítulo se establecerán las misiones que deben cumplir las
Fuerzas Armadas en los países sudamericanos, frente a esa realidad existente.

       Las Fuerzas Armadas se afirman en tres conceptos básicos o bases fundamentales:
el primero es su naturaleza o razón de ser, ya que estas se originaron para cumplir una
tarea que la sociedad les concedió desde su nacimiento; en segundo lugar es el estado de
derecho o marco jurídico que regula y legitima su funcionamiento; y en tercer lugar, el
Estado les entrega ciertas capacidades las cuales les permiten el cumplimiento de las tareas
o funciones asignadas.157

       Lo anteriormente dicho se encuentra esquemáticamente representado en el cuadro #
8, el cual se expone a continuación.




157
    GARCÍA, Jaime, Dr. “Transformación de la Defensa: El caso de EE.UU. y su aplicación en
Latinoamérica.” Lectura recomendada en el Curso de Defensa y Seguridad Hemisférica. 2007.


                                            133
                                      Cuadro # 8
                        Bases fundamentales de las Fuerzas Armadas


                                          Naturaleza




                                         FUERZAS
                                         ARMADA
                                            S
                Marco
               Jurídico                                                Capacidades




4.1    Naturaleza de las Fuerzas Armadas.

       La naturaleza o razón de ser de las Fuerzas Armadas en los países sudamericanos,
está dado por el motivo por el cual fueron creadas, y esto se remonta a la época de la
independencia, resumiéndose básicamente que la existencia de las Fuerzas Armadas es para
defender la libertad e independencia alcanzada y proteger la soberanía e integridad
territorial del Estado. Es de esta manera como en la Constitución o en la legislación militar
respectiva se enuncia la Misión de las Fuerzas Armadas, así tenemos:

       Argentina.- Las Fuerzas Armadas son el instrumento militar de la defensa nacional
y se integran con medios humanos y materiales orgánicamente estructurados para
posibilitar su empleo en forma disuasiva y efectiva. Están constituidas por el Ejército
Argentino, la Armada de la República Argentina y la Fuerza Aérea Argentina.

       La misión principal o primaria de las Fuerzas Armadas argentinas es la de:
Contribuir a la defensa nacional actuando en forma disuasiva o empleando los medios en
forma efectiva, a fin de proteger y garantizar de modo permanente la soberanía e



                                            134
independencia, la integridad territorial, la capacidad de autodeterminación, la vida y
libertad de los habitantes y los recursos de la Nación frente a los riesgos y eventuales
amenazas de origen externo.158

        Bolivia.- Las Fuerzas Armadas bolivianas están constituidas por el Ejército, la
Aviación y la Marina; teniendo como misión especificada en el artículo 208 de la
Constitución de la República de Bolivia la de “Defender y conservar la independencia
nacional, la seguridad y estabilidad de la República, el honor y soberanía nacional, asegurar
el imperio de la Constitución Política del Estado, garantizar la estabilidad del gobierno
legalmente constituido y cooperar en el desarrollo integral del país.”

        Brasil.- El artículo 142 de la Constitución de la República Federativa de Brasil,
determina que las Fuerzas Armadas, están constituidas por el Ejército, la Marina y la
Aeronáutica, son instituciones nacionales permanentes y regulares, organizadas con base en
la jerarquía y disciplina, bajo la autoridad suprema del Presidente de la República; están
destinadas a la defensa de la Patria, a garantizar los poderes constitucionales; y por
iniciativa de cualquier de estos, garantizar la ley y el orden.

        Chile.- El propósito de la función de defensa es proteger a la población, preservar el
territorio nacional y resguardar la capacidad del Estado para el ejercicio de su soberanía
frente a amenazas externas, así como apoyar el logro de los objetivos nacionales en el
ámbito internacional. En este sentido, las Fuerzas Armadas constituyen el soporte del poder
defensivo de Chile y surgen formalmente como              organizaciones con sentido nacional
preparadas para asumir la defensa del pueblo, su territorio y su soberanía expresada en el
Estado nacional. A la soberanía y al espíritu libertario que surge de la emancipación del
dominio hispánico, se unirán las exigencias de una convivencia armónica, de organización,
de desarrollo, de equidad y estabilidad. El componente militar brinda la protección a la
población, al territorio y a los bienes y actividades que se desarrollan dentro de las fronteras
nacionales, y concurre a apoyar la gestión de la política exterior del país.159



158
    ARGENTINA. “Libro Blanco de la República Argentina” Ministerio de Defensa Nacional. Buenos Aires
31 de diciembre de 1998.
159
    CHILE. “Libro de Defensa Nacional de Chile” 2002.


                                                135
       En la república de Chile, la misión asignada en la constitución, específicamente en
el Art. 104, indica que “Las Fuerzas Armadas existen para la defensa de la patria, son
esenciales para la seguridad nacional y garantizan el orden institucional de la República.
Efectúan labores de resguardo y apoyo durante los estados de emergencia interna o de
catástrofes naturales, de acuerdo a normas constitucionales que regulan su ejecución”.

       Colombia.- El artículo número 2 de la Constitución Política de la República de
Colombia, establece que el fin esencial del Estado es defender la independencia nacional y
mantener la integridad territorial. En el artículo 216 se establece que es obligación
ciudadana de tomar las armas cuando las necesidades públicas lo exijan para defender la
independencia nacional. Por su parte, en el artículo 217 se señala la naturaleza o razón de
ser de las Fuerzas Armadas de la República de Colombia, el mismo que indica que: las
Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la
independencia, la integridad del territorio nacional y del orden constitucional, tendiente a
contribuir a la seguridad de la población y sus recursos.

       Ecuador.- En el artículo 183 de la Constitución Política de la República del
Ecuador, se indica la misión de las Fuerzas Armadas, en los siguientes términos: “Las
Fuerzas Armadas tendrán como misión fundamental la conservación de la soberanía
nacional, la defensa de la integridad e independencia del Estado y la garantía de su
ordenamiento jurídico.”160

       Por su parte la Ley de Seguridad Nacional en el artículo 38, indica que “Las Fuerzas
Armadas constituyen el principal instrumento de acción del Frente Militar; están destinadas
a la conservación de la soberanía nacional, a la defensa de la integridad e independencia del
Estado y a la garantía de su ordenamiento jurídico.”

       Paraguay.- La misión de las Fuerzas Armadas de Paraguay se encuentra
consagrada en el artículo 173 de la Constitución Política de la República del Paraguay, y
textualmente dice: “Las Fuerzas Armadas tienen la misión de custodiar la integridad



160
   ECUADOR. “Constitución Política del Ecuador, 1998”. Ultima actualización 17 de Enero del 2002.
Consultado en http://midena.gov.ec/documentos/legislación-ecuatoriana/constitucion-politica.pdf


                                              136
territorial y la de defender a las autoridades legítimamente constituidas, conforme con la
Constitución y las leyes”.

           Perú.- La Constitución del Perú, promulgada el 29 de diciembre de 1993, indica en
el artículo 44 que es deber primordial del Estado, defender la soberanía nacional. Para lo
cual cuenta con las Fuerzas Armadas cuya misión se encuentra especificada en el artículo
165, el cual señala que “Las Fuerzas Armadas están constituidas por el Ejército, la Marina
de guerra y la Fuerza Aérea y tienen como finalidad primordial la de garantizar la
independencia, la soberanía y la integridad territorial de la República.

           Garantizar la independencia que debe ser entendida como la protección contra todo
intento de imponer una voluntad ajena al Perú. La soberanía, que es la garantía de que las
decisiones del Estado Peruano rijan internamente con supremacía. La integridad territorial
de la República, que es la intangibilidad del territorio, que no puede ser ocupado por
potencias extranjeras o afectado por fuerzas de ninguna naturaleza o magnitud.161

           Uruguay.- Las Fuerzas Armadas, según el Artículo 2do del Decreto de Ley 14.157
del 21 de febrero de 1974, tienen como objetivo fundamental; defender el honor, la
independencia, la paz de la República, la integridad de su territorio, su Constitución y sus
leyes.

           Venezuela.- La Fuerza Armada Nacional, tiene el deber de garantizar la soberanía
de la patria y salvaguarde la defensa de los intereses geopolíticos nacionales. La naturaleza
de la misma se encuentra estipulada en el artículo 328 de la Constitución, donde se indica
que su misión es la de garantizar la independencia y soberanía de la Nación, asegurar la
integridad territorial y demás espacios geográficos de la República mediante la defensa
militar.

           Síntesis.- Del estudio realizado sobre la misión fundamental que tienen las Fuerzas
Armadas en cada uno de los países sudamericanos, se puede encontrar factores comunes
que indican la naturaleza de las mismas; así, se puede manifestar que las Fuerzas Armadas



161
      PERÚ. “Libro Blanco de la Defensa Nacional” Lima. 2005


                                                   137
en Sudamérica, son esencialmente para la defensa de la Patria y, sirven para garantizar la
independencia, la soberanía y la integridad territorial de cada Estado.

4.2     Marco Jurídico.

        Uno de los cimientos o bases fundamentales de los Estados, lo constituyen sus
Fuerzas Armadas, las cuales son reguladas a través de normas jurídicas, de disposiciones y
reglas obligatorias, establecidas en forma permanente por la autoridad pública competente.
Esos cánones comienzan con la norma fundamental representada por la Constitución y
aquellas normas de derecho internacional que han sido adoptadas por cada país, continúan
con las leyes y disposiciones legales; luego con las instrucciones reglamentarias y culmina
en las resoluciones.

        En términos muy generales, las normas jurídicas que regulan a las organizaciones
militares son de dos tipos: Unas son generales y abarcan a toda la entidad política en la que
están insertadas y a la que sirven; entre ellas están las disposiciones constitucionales, que
en algunos casos tienen capítulos específicos sobre la fuerza militar y la dependencia en el
mando del jefe de Estado y gobierno. Y las otras son normas de tipo específico, las cuales
abarcan un sistema de reglas establecido para gobernar internamente las organizaciones
militares, tanto en el marco colectivo como en el referido a los individuos que las
integran.162

        A continuación se revisarán en los respectivos países, la normativa jurídica que
legitima el accionar de las Fuerzas Armadas en las distintas tareas o funciones a ellas
encomendadas. No se considerará la misión básica de la defensa de la Patria, la soberanía y
la integridad territorial, por cuanto ya fue enunciada anteriormente al analizar la naturaleza
de las Fuerzas Armadas, más bien se dará énfasis al marco jurídico que permite que las
Fuerzas Armadas sean empleadas en otras misiones, roles o funciones; recalcando que estas
misiones son complementarias, se suman a la misión principal pero no la sustituyen.

        Argentina.- A la misión tradicional o primaria se le suman otras misiones, acordes
a las nuevas demandas que plantea el escenario estratégico; el empleo en estas misiones
162
   RIAL, Juan. “Las Normas Jurídicas y las Organizaciones de la Defensa”. RESDAL. Atlas Comparativo de
la Defensa en América Latina.


                                                138
estará basado en las capacidades que se disponga y serán contribuyentes a la acción del
Estado en relación con los intereses estratégicos, en apoyo a la paz mundial, y a los
esfuerzos de la comunidad nacional e internacional para mejorar la calidad de vida.

        En el Libro Blanco de la Defensa se enuncian las misiones secundarias de las
Fuerzas Armadas, las cuales están contempladas en la Ley de Defensa Nacional 23.554 del
13 de abril de 1988, siendo estas las siguientes: Participación en operaciones de paz y/o
coaliciones multinacionales bajo mandato de Organismos Internacionales; participación en
el desarrollo de medidas de cooperación militar, de fomento de la confianza mutua y otras
para la prevención de situaciones de conflicto; participar en operaciones de búsqueda y
salvamento; apoyar a las actividades en la Antártida; participar en actividades de asistencia
humanitaria; desarrollar actividades de apoyo a la comunidad; contribuir a la preservación
del medio ambiente; cumplir otras competencias asignadas por el Estado y participar en
misiones de Seguridad Interior.163

        La Ley de Defensa Nacional N° 23.554 promulgada en el año 1988 establece las
bases jurídicas, orgánicas y funcionales para la preparación, ejecución y control de la
Defensa Nacional, fijando sus finalidades y delimitándola claramente de la Seguridad
Interior, la que es regida por otro instrumento legal,164 específicamente por la Ley de
Seguridad Interior N°. 24.059, la cual establece en principio el no empleo de las Fuerzas
Armadas en el campo de la Seguridad Interior, pero fija la participación eventual, en roles
de apoyo logístico a las Fuerzas de Seguridad y Policiales, mediante los servicios de
arsenales, intendencia, sanidad, veterinaria, transporte, construcciones, elementos de
ingenieros y sistemas de comunicaciones; bajo el principio de complementación. Esta ley
prevé los casos de excepción de empleo de elementos de combate de las Fuerzas Armadas
en el restablecimiento de la Seguridad Interior, previa declaración del "Estado de Sitio", o
en defensa de sus propias unidades. Las Fuerzas Armadas no participan en aspectos que
hacen a la Seguridad Interior de la República, y se rigen por la Ley de Defensa Nacional
23.554 en la cual queda establecido que las Fuerzas Armadas podrán participar en tareas de
Seguridad Interior cuando las Fuerzas de seguridad se vean sobrepasada en su accionar y

163
    ARGENTINA. “Libro Blanco de la República Argentina” Ministerio de Defensa Nacional. Buenos Aires
31 de diciembre de 1998.
164
    Ibíd.


                                               139
cuando el Presidente de la Nación así lo determine, para lo cual está facultado a hacerlo
únicamente en los términos que determina esa misma Ley y en circunstancias tipificadas en
ese mismo documento.165

              La Constitución otorga al Congreso Nacional la atribución de autorizar al Poder
Ejecutivo el permitir la salida de Fuerzas Armadas nacionales fuera del territorio argentino,
para cumplir compromisos internacionales como por ejemplo: misiones de mantenimiento
de paz.

              La Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate Marítimo (SAR marítimo) a cargo de
la Armada, ejerce sus competencias legales asignadas por la Ley N° 22.445, en cuanto a la
salvaguarda de la vida humana en el mar, según los compromisos internacionales
adquiridos por el país en el marco de la Organización Marítima Internacional (OMI).

              En síntesis, el Marco Jurídico de la República Argentina, establece que sus Fuerzas
Armadas participen en operaciones de tipo convencional, en apoyo a la lucha contra
amenazas no convencionales, en operaciones internacionales y en operaciones de apoyo al
desarrollo nacional.

              Bolivia.- En correspondencia con lo enunciado en el artículo 8 de la Constitución
Política de Bolivia, la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas Nº 1.405 del 30 de diciembre
de 1992, en el artículo Nº 6 señala las tareas o funciones para las Fuerzas Armadas, siendo
estas las siguientes:

        Garantizar el imperio de la Constitución Política del Estado y la estabilidad del
              Gobierno legalmente constituido.

        Precautelar la seguridad, soberanía y honor nacional.

        Contribuir en la formulación y consecución de los objetivos nacionales.

        Defender y garantizar el legal desenvolvimiento de las instituciones nacionales.



165
      Ibíd.


                                                  140
    Defender, controlar y conservar la integridad territorial, las aguas territoriales y el
       espacio aéreo, así como contribuir a la protección del medio ambiente, los recursos
       naturales y de todo el patrimonio nacional.

    Preparar y organizar al pueblo para la defensa de la República.

    Coadyuvar en caso necesario a la conservación del orden público, a requerimiento
       del Poder Ejecutivo y de acuerdo a la Constitución Política del Estado.

    Mantener latente la conciencia cívica patriótica y de recuperación marítima, así
       como la veneración y el respeto a los símbolos nacionales.

    Formar, completar y actualizar la cartografía nacional y sus derivados.

    Participar activamente en el desarrollo e integración física y espiritual de la Nación.

       Por otro lado, la Política de Defensa prescribe la participación de las Fuerzas
Armadas en operaciones de mantenimiento de la paz, con fuerzas de paz y observadores,
como contribución y apoyo del país a los procesos de paz internacional. Finalmente, con
Decreto Supremo Nº 27.977 del 14 de enero del 2005, entró en vigencia el Manual de Uso
de las Fuerza Armadas en Conflictos Internos.

       En síntesis, el Marco Jurídico establece que las Fuerzas Armadas de Bolivia,
pueden actuar frente a amenazas convencionales, coadyuvar al mantenimiento del orden
público en la lucha contra amenazas asimétricas, en operaciones internacionales y en apoyo
al desarrollo nacional.

       Brasil.- Sin dejar de lado la defensa convencional cuya misión de protección del
territorio y la defensa de la soberanía, deben permanecer inmutables, Brasil reconoce el
nuevo enfoque multidimensional de la seguridad, en la que las Fuerzas Armadas deben
participar en forma directa o en apoyo a las fuerzas de seguridad públicas; para lo cual, las
normas legales que regulan su funcionamiento se mencionan a continuación:

       La Ley Nº 97 de 1999, trata sobre “Las normas generales para la organización,
preparación y empleo de las Fuerzas Armadas”, en el artículos 1 establece la misión


                                            141
principal de las Fuerzas Armadas, e indica que sin detrimento de su misión constitucional,
deberán cumplir misiones subsidiarias explícitas en esta ley; así en el artículo 15 menciona
la participación de las Fuerzas Armadas en misiones de paz; y la actuación de las mismas
en la garantía de la ley y el orden público por un tiempo limitado y en un área previamente
establecida. En el artículo 16 determina como atribución subsidiaria la de cooperar en el
desarrollo nacional y la defensa civil.

       En el artículo 17 expresa las atribuciones subsidiarias particulares de cada fuerza,
así a la marina le corresponde controlar la seguridad de la navegación acuática. Al Ejército
le corresponde cooperar con los órganos federales cuando sea necesario para reprimir los
delitos de repercusión nacional e internacional; actuar por medio de acciones preventivas y
represivas en la frontera terrestre contra los delitos transfronterizos y ambientales. En el
artículo 18 indica que la Aeronáutica debe actuar de manera continua y permanente en el
control del espacio aéreo contra todo tipo de flagelo aéreo ilícito, con énfasis a los
relacionados con el tráfico de drogas, armas, municiones y pasajeros ilegales.

       Esta ley ha sido reforzada con la Ley Complementaria Nº 117 del año 2004, en la
que se establecen nuevas atribuciones subsidiarias para el empleo de las Fuerzas Armadas
en la lucha contra amenazas no convencionales, especialmente en el control de las fronteras
y puertos, donde además del apoyo tradicional en las áreas de inteligencia, logística,
instrucción y comunicaciones, se les han asignado funciones policiales como: revista de
personas, de vehículos, embarcaciones y aeronaves; y aprensión en caso de delito flagrante.

       En síntesis, las Fuerzas Armadas brasileñas en base a su Marco Jurídico, pueden
realizar operaciones convencionales, operaciones contra amenazas no convencionales,
operaciones internacionales y operaciones de apoyo al desarrollo nacional.

       Chile.- En el Libro de la Defensa Nacional de Chile del año 2002, se indica que la
seguridad nacional se obtiene mediante funciones estatales bien definidas, así: La seguridad
exterior se logra primordialmente, a través de la función Diplomática y de la función de
Defensa, cuyas tareas le corresponde cumplir a los diplomáticos y a las fuerzas militares
respectivamente; la seguridad interior se obtiene mediante la función de Orden Interior




                                            142
cuyas tareas son de competencia de las fuerzas policiales; y la seguridad ante catástrofes se
consigue por medio de la función de Protección Civil y Ambiental.

           Como se puede apreciar, la defensa es sólo un medio o un factor esencial para
alcanzar la seguridad en un ámbito específico, ella no produce por sí sola una condición de
seguridad general o total.

           Bajo este contexto, las amenazas no convencionales constituyen problemas de
seguridad; por lo mismo, corresponde enfrentarlas por medio de las fuerzas de orden y
seguridad; siendo el papel reservado a las Fuerzas Armadas para estos casos, el de prestar
su apoyo a las autoridades del Estado y a las fuerzas policiales; es así como la propia
Constitución de la República indica que sus Fuerzas Armadas efectuarán labores de
resguardo y apoyo durante los estados de emergencia interna o de catástrofes naturales.
Estableciéndose en ciertas situaciones las normas que regulan el empleo de las Fuerzas
Armadas en tareas de orden interno: guerra interna o conmoción interior, grave alteración
del orden público o peligro para la seguridad nacional por causa de origen interno, y
calamidad pública; a través de la Ley Nº 19.806 del 31 de mayo del 2002 denominada Ley
Orgánica Constitucional de las Fuerzas Armadas.166

           A las Fuerzas Armadas no se las puede concebir como instituciones abocadas única
y exclusivamente a los problemas de la guerra, sino también a los problemas de la
construcción de la paz en el contexto Internacional, razón por la cual en el Libro de la
Defensa Nacional se indica que la paz es valorada como un bien vital y se declaró la
voluntad chilena de participar en operaciones de mantenimiento de la paz propiciadas por
las Naciones Unidas.

           Finalmente, se indica que si bien la Defensa está esencialmente orientada a la
seguridad exterior del país, las Fuerzas Armadas constituyen un valioso aporte al desarrollo
nacional contribuyendo con el apoyo de los recursos humanos y materiales en especial en
aquellas áreas consideradas como zonas aisladas, apoyo a iniciativas relacionadas con
zonas fronterizas y cooperación con la industria nacional y el progreso cultural, científico y
tecnológico del país.

166
      CHILE. “Libro de la Defensa Nacional de Chile”. 2002.


                                                     143
       Colombia.- El Marco Jurídico que regula las funciones de las Fuerzas Armadas de
Colombia lo constituye la Constitución Política de la República. El artículo 216 indica que:
la fuerza pública estará integrada en forma exclusiva por las Fuerzas Militares y la Policía
Nacional. La legalidad y legitimidad de las Fuerzas Militares de Colombia emanan del
artículo 217 que indica que la Nación tendrá para su defensa unas Fuerzas Militares
permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea que tendrán como
finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio
nacional y del orden constitucional.

       El Ministerio de Defensa Nacional centraliza el uso legítimo de la fuerza, con el
propósito de lograr los objetivos de la defensa y seguridad nacional y de contribuir al
desarrollo nacional, mientras que la Policía Nacional mantiene las condiciones necesarias
para el ejercicio de las libertades y derechos y aseguran que los habitantes de Colombia
vivan en paz.    La Ley Nº 684 del 13 de agosto del 2001, regula la organización y
funcionamiento de la seguridad y la defensa nacional.

       Durante algunos años hubo un gran vacío de la acción del Estado en algunas
regiones de Colombia, dando como resultado el crecimiento del narcotráfico y de las
organizaciones terroristas. Ahora se ha llegado a concienciar que la seguridad no es
responsabilidad únicamente de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, de allí que el
Presidente Álvaro Uribe en agosto del 2002, implementó la estrategia de “Política de
Defensa y Seguridad Democrática” cuyos objetivos son los de consolidar el control estatal
del territorio, proteger a la población, eliminar el negocio de las drogas ilícitas en Colombia
y mantener una capacidad disuasiva; todo lo anterior para lograr el completo control del
territorio por parte del Estado, para asegurar el pleno imperio de la ley, la gobernabilidad y
el fortalecimiento del Estado de Derecho. Por su parte el “Plan Patriota”, es la principal
estrategia del actual gobierno, comprende en el despliegue permanente de unos 18,000
miembros de las Fuerzas Armadas, y busca llevar la presencia efectiva del Estado a zonas
del país donde los grupos armados ilegales habían tomado el control. El objetivo final de




                                             144
este Plan, como de la Estrategia misma, es el de proteger a la población, que ha sido la
principal víctima de los abusos de las FARC y los otros grupos terroristas.167

        Ecuador.- El marco jurídico que legaliza y legitima la actuación de las Fuerzas
Armadas ecuatorianas está constituido por la Constitución de la República, la Ley de
Seguridad Nacional Nº 275 del 0 9 de agosto de 1979 y la Ley Orgánica de las Fuerzas
Armadas Nº 109 del 28 de septiembre de 1990.

        La Constitución del Ecuador, en el artículo 180 indica que el Presidente de la
República decretará el estado de emergencia, en todo el territorio nacional o en parte de él,
en caso de inminente agresión externa, guerra internacional, grave conmoción interna o
catástrofes naturales. El artículo 181 indica que declarado el estado de emergencia el
Presidente de la República podrá disponer el empleo de la fuerza pública, la cual según el
artículo 183 está constituida por las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Por otra parte
en el artículo 190 se indica que las Fuerzas Armadas podrán participar en actividades
económicas relacionadas con la defensa nacional.

        La defensa responde a los grandes objetivos de la seguridad nacional, básicamente
para el mantenimiento de la soberanía y protección de la población, las fronteras y los
recursos naturales contra cualquier tipo de agresión, así lo corrobora el artículo 2 de la Ley
Orgánica de las Fuerzas Armadas, donde se indica que las Fuerzas Armadas como parte de
la fuerza pública, tienen las siguientes misiones constitucionales: Conservar la soberanía
nacional. Defender la integridad e independencia del Estado. Garantizar el ordenamiento
jurídico. Colaborar en el desarrollo social y económico del país, particularmente en
actividades y áreas de carácter estratégico; y colaborar e intervenir en los demás aspectos
concernientes a la seguridad nacional.168

        Cabe recalcar que las políticas de defensa y de seguridad pública son
complementarias y determinan la especificidad de las tareas que cumplen las instituciones
de la fuerza pública: por un lado la institución militar tiene como misión el empleo legítimo

167
    SAAVEDRA, Eleazar y LÓPEZ Luís. “Colombia. Estudio País 2007” Colegio Interamericano de Defensa.
Página web. www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiopaís. Consultado en Enero y Febrero 2007.
168
     ECUADOR. “Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas”. 28 de septiembre de 1990. Consultado en
http://midena.gov.ec/documentos/legislación-ecuatoriana/constitucion-politica.pdf


                                               145
de la fuerza para la defensa del Estado, y por otro lado la institución policial tiene como
misión garantizar la seguridad y el orden público. En consecuencia las Fuerzas Armadas,
cooperan y apoyan con los otros órganos de seguridad del Estado y aportan al concepto
integral de la seguridad nacional.

            Paraguay.- El marco jurídico que legaliza el accionar de las Fuerzas Armadas en la
República de Paraguay está dado por la Constitución política, la Ley de Defensa Nacional y
de Seguridad Interna Nº 1.337/97 del 05 de septiembre de 1998 y, la Ley de Organización
General de las Fuerzas Armadas de la Nación Nº 244 del 21 de diciembre de 1993.

            La constitución en el artículo 172 indica que la fuerza pública está compuesta por:
fuerzas militares y policiales, mientras que en el artículo 173 se señala la misión de las
Fuerzas Armadas, la misma que ya fue enunciada anteriormente, señalando además que
para cumplir con sus finalidades deben: Mantener la inviolabilidad de las fronteras
terrestres, fluviales y del espacio aéreo; cooperar en la Defensa Civil; y cooperar con el
restablecimiento del orden interno cuando así lo disponga el Presidente de la República por
Decreto fundado.

            La Ley de Organización General de las Fuerzas Armadas de la Nación, determina
que estas comprenden el Ejército, la Armada y la Aeronáutica, las cuales son necesarias
para garantizar la seguridad integral y permanente de los siguientes intereses nacionales: La
existencia del Estado Paraguayo, su libertad, independencia y soberanía; la integridad de la
población nacional y del patrimonio de la Republica; la plena vigencia del Estado de
Derecho y de las Instituciones democráticas; la preservación de la identidad y unidad de la
Nación; las condiciones propicias para la consecución y /o mantenimiento de los objetivos
nacionales; la permanencia de las condiciones de estabilidad y previsibilidad indispensables
para el normal desarrollo de la vida nacional. Además, las Fuerzas Armadas se preparan
para: participar del mantenimiento del orden interno, apoyar a la población civil y las
organizaciones e instituciones encargadas del servicio público, cooperar con instituciones
encargadas del desarrollo sostenible, apoyar en la lucha contra el narcotráfico y otros
ilícitos.




                                                146
       Perú.- La Constitución Política del Perú, establece el marco jurídico que legitima la
participación y existencia de las Fuerzas Armadas. Su misión ya fue expuesta
anteriormente, por lo que sólo se mencionarán los artículos que legalizan y autorizan su
accionar en otros ámbitos, así, el artículo 165 de la Constitución indica que las Fuerzas
Armadas asumen el control interno de acuerdo al artículo 37. El artículo 171 indica que las
Fuerzas Armadas participan en el desarrollo económico y social del país, y en la defensa
civil de acuerdo a ley.

       Dentro del marco legal, también se encuentra la Ley del Sistema de Defensa
Nacional aprobada por Decreto Legislativo Nº 743 del 08 de noviembre de 1991, y La
Política de Seguridad y Defensa Nacional la cual tiene por finalidad orientar la selección,
preparación y utilización de los medios del Estado, para la obtención y mantenimiento de la
Seguridad Nacional, tanto en el frente externo como en el interno. Esta política esta
constituida por el conjunto de lineamientos generales para estructurar, coordinar y
armonizar los esfuerzos para hacer frente a los obstáculos, riesgos, amenazas o desafíos
contra la seguridad y los intereses del Estado. Estas políticas establecen:

          Garantizar la independencia, soberanía, integridad territorial y la salvaguarda de
           los intereses nacionales.

          Prevenir y afrontar cualquier amenaza externa o interna que ponga en peligro la
           paz social, la seguridad integral y el bienestar general.

          Garantizar la plena operatividad de las Fuerzas Armadas orientadas a la
           disuasión, defensa y prevención de conflictos, así como al mantenimiento de la
           paz.

          Disponer de Fuerzas Armadas profesionales, modernas, flexibles, eficaces,
           eficientes, y de accionar conjunto, con capacidad de prevención y disuasión; y
           en condiciones de contribuir al mantenimiento de la paz internacional.

          Garantizar la presencia efectiva del Estado en el Territorio Nacional,
           principalmente en las zonas susceptibles a la violencia terrorista, al narcotráfico
           o al narcoterrorismo.


                                             147
       Finalmente, el Perú según los mandatos de la Organización de las Naciones Unidas
participa del esfuerzo internacional, en la implementación de Fuerzas Conjuntas Regionales
para la realización de Operaciones de Paz.

       Uruguay.- La Constitución de la República del Uruguay, es el marco jurídico que
establece el funcionamiento de sus Fuerzas Armadas, las mismas que deben actuar siempre
bajo el mando superior del Presidente de la República, de conformidad con lo prescrito en
el artículo 168, inciso segundo.

       Por su parte, la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, Nº 14.157 del 21 de febrero
de 1974; modificada por la Ley de las Fuerzas Armadas aprobada por decreto Nº 15.808 del
0 7 de abril de 1986, establece el objetivo fundamental de las mismas. Indicando también
que de manera concreta y en forma transitoria, pueden cumplir labores de apoyo y
colaboración con la Policía, ante amenazas no convencionales como el terrorismo, el
narcotráfico y la migración ilegal. Finalmente establece la participación de las fuerzas
militares en Misiones de Paz.

       Venezuela.- El marco jurídico que regula el funcionamiento de la Fuerza Armada
Nacional de Venezuela, es la Constitución de la república, la misma que en el artículo 328 a
más de indicar la misión fundamental, revela que la Fuerza Armada Nacional cooperará en
el mantenimiento del orden interno y participará activamente en el desarrollo nacional, de
acuerdo con la Constitución y las Leyes.

       El mismo artículo exterioriza que la Fuerza Armada Nacional es una institución
esencialmente profesional y sin militancia política y, se organiza en cuatro componentes: el
Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional.

       Por otra parte, la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación del 18 de diciembre del
2002, en el artículo 20 indica que las leyes determinarán la participación de la Fuerza
Armada Nacional en el desarrollo integral de la Nación. Finalmente otro instrumento que
forma parte del marco jurídico es la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional del 6 de
septiembre del 2005.




                                             148
       En síntesis, la propia Constitución de la República Bolivariana de Venezuela asigna
responsabilidades a la Fuerza Armada Nacional en materia de seguridad, defensa,
cooperación en el mantenimiento del orden interno y participación activa en el desarrollo
nacional.

       Corolario.- Resumiendo la naturaleza y el marco jurídico que legitima el
funcionamiento de las Fuerzas Armadas en la región sudamericana; se puede mencionar
que la misión constitucional común o más general de las mismas, es la conservación de la
soberanía nacional, la defensa de la integridad e independencia del Estado y la garantía de
su ordenamiento jurídico. Otra misión que también es usual, pero que en la mayoría de
países sudamericanos la cumplen considerando situaciones especiales y cuando son
formalmente autorizadas por el Poder Ejecutivo con la anuencia del Poder Legislativo, es el
empleo en el restablecimiento de la seguridad interior, en la lucha contra amenazas
asimétricas como el terrorismo o el narcotráfico; en el control del medio ambiente y la
mitigación de efectos por desastres naturales. También se considera la colaboración de las
Fuerzas Armadas, sin menoscabo del ejercicio de su función principal, en el desarrollo
social y económico de sus países. Finalmente la gran mayoría de los Estados
sudamericanos consideran el empleo de sus Fuerzas Armadas en operaciones de
mantenimiento de la paz, en apoyo a los organismos internacionales.

4.3    Capacidades.

       De manera general, las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos poseen
capacidades que les permiten cumplir con la misión fundamental para la que fueron
creadas, es decir la defensa de la soberanía e integridad territorial; pero dichas capacidades
les permiten cumplir con otras tareas o funciones subsidiarias, esto es: en apoyo a las
fuerzas de seguridad públicas, en apoyo a organismos de defensa civil, en apoyo al
desarrollo nacional y en operaciones internacionales en cumplimiento a mandatos de las
organizaciones internacionales.

       Entre las capacidades de las Fuerzas Armadas podemos mencionar:




                                             149
           Adecuada capacidad de proyección estratégica por estar dotadas de una alta
            movilidad.

           El sostenimiento logístico que permite desarrollar operaciones prolongadas y en
            distintos ámbitos geográficos.

           Su doctrina de empleo asegura un accionar específico, pero a la vez facilita la
            integración operativa e interoperabilidad para el accionar conjunto y combinado,
            evitando la duplicación de esfuerzos y permitiendo cumplir operaciones en
            apoyo a otros organismos del Estado.

           La polivalencia, la versatilidad, la flexibilidad y la evolución permanente acorde
            con el desarrollo tecnológico les permiten adaptarse a cualquier situación, de
            acuerdo a los intereses a proteger, las misiones a cumplir, los espacios en que
            deben actuar y, los tiempos de alistamiento y empleo.

           Poseen sistemas de comunicaciones, inteligencia e informática, los cuales
            permiten el comando y control de las operaciones.

        Según el General Juan Emilio Cheyre, las capacidades que de manera general
poseen las Fuerzas Armadas de la región se las puede clasificar en:

           Capacidades Estratégicas.

           Capacidades político estratégicas.

           Capacidad de integración.

           Capacidad de colaboración.

        En el cuadro # 9, se exponen las capacidades que poseen las Fuerzas Armadas de
los países sudamericanos.169


169
   Cuadro adaptado de la presentación sobre “Desafíos y lecciones aprendidas en la conducción y
materialización de un proceso de transformación de la fuerza en el Cono Sur” General Juan Emilio Cheyre.
Colegio Interamericano de Defensa. 2007.


                                                 150
                                         Cuadro # 9
                              Capacidades de las Fuerzas Armadas


             • Reduce amenazas.                      • Presencia internacional con
             • Incrementa Poder Nacional.                 capacidad de permanencia.
             • Fortalece acción conjunta.            • Participación en misiones de paz.
                                                     • Integración regional.

                        DISUASIÓN                           COOPERACIÓN



                                                       POLÍTICO
                           ESTRATÉGICAS              ESTRATÉGICAS



                         COLABORACIÓN                    INTEGRACIÓN


                        DESARROLLO                       UNIDAD Y COHESIÓN
                         NACIONAL                             SOCIAL



       •   Integración física del territorio         •    Aporte a la integración social.
       •   Aporte al desarrollo.                     •    Presencia permanente en el territorio.
       •   Capacitación de la juventud.              •    Capacitación de la juventud.
       •   Participación en Ciencia y Tecnología.    •    Apoyo en emergencias y catástrofes.



       Capacidades estratégicas.- Pues a través de la disuasión que las Fuerzas Armadas
generan se logra: reducir las amenazas, incrementar el poder nacional y fortalecer la acción
conjunta.

       Capacidades político estratégicas.- A través de la cooperación que pueden brindar
las Fuerzas Armadas participando en misiones internacionales, el Estado tendrá presencia y
proyección estratégica internacional. Logrando de esta manera una integración regional al
existir un accionar conjunto de las diversas Fuerzas Armadas de la región, lo que permitirá
fomentar la confianza y el respeto.

       Por otra parte se cumplirán los compromisos internacionales contraídos y se
coadyuvará en forma práctica a alcanzar la paz mundial, cuando contingentes de Fuerzas




                                                    151
Armadas participan en las operaciones de mantenimiento de paz; de igual manera al asistir
a los distintos foros que analizan la seguridad.

       Capacidad de integración.- Las Fuerzas Armadas basadas en su doctrina de
seguridad nacional, como defensoras de la soberanía e integridad territorial y gracias a los
valores patrióticos y cívicos que ellas profesan, son entes de unidad y cohesión social,
aportando de esta manera a la integración de toda la población.

       Su presencia es permanente en todo el territorio nacional, aún en los más recónditos
lugares del territorio; apoyan a la capacitación de la juventud que se enrola en los servicios
militares en forma obligatoria o voluntaria dependiendo del país; además son de gran apoyo
a las organizaciones de defensa civil en caso de emergencias y catástrofes naturales o
desastres provocados por el hombre.

       Capacidad de colaboración.- En el desarrollo nacional a través de la integración
física del territorio, siendo un aporte al desarrollo nacional por medio de sus industrias que
generan fuentes de trabajo y recursos propios para la defensa; participación a través de sus
centros de instrucción en el desarrollo de la ciencia y tecnología y propendiendo en base a
la investigación a dejar de depender de países más desarrollados.

4.4    Misiones de las Fuerzas Armadas.

       Una vez examinada la naturaleza, el marco jurídico y las capacidades de las Fuerzas
Armadas de los países sudamericanos; a continuación se establecerán las misiones que ellas
pueden realizar, lógicamente dependerá de cada Estado el determinar las prioridades de
actuación del medio militar.

       Cabe recalcar que las Fuerzas Armadas fueron creadas para cumplir una misión y se
les ha dotado de capacidades para cumplir la misma, lo lógico sería emplearlas sólo en ese
marco de actuación, es decir en la defensa de la soberanía e integridad nacional. Por su
parte los Estados debería desarrollar las capacidades para resolver los diferentes tipos de
problemas o amenazas a la seguridad, sin embargo la realidad de nuestros países nos
muestra las apremiantes necesidades en el sector de desarrollo social donde se requiere
disminuir la pobreza y dotar a la sociedad de los servicios básicos de salud, educación, agua


                                             152
potable, electricidad, alcantarillado; y por lo tanto, los escasos recursos existentes no
pueden ser destinados al sector de la seguridad, debiendo utilizar los medios existentes, en
este caso las Fuerzas Armadas, para apoyar a otros organismos nacionales.

        En base a la naturaleza o razón de ser de las Fuerzas Armadas, y al marco jurídico
que las legaliza; se establecen cuatro ámbitos básicos de actuación de las Fuerzas Armadas
que son:

        En primer lugar en defensa de los intereses vitales de la Nación, es decir contra
amenazas convencionales que atenten contra la soberanía, independencia e integridad
territorial del Estado.

        En segundo lugar en apoyo a las fuerzas de seguridad para combatir contra las
amenazas de tipo no convencional o asimétricas que atentan contra la seguridad del Estado
y en apoyo a otros organismos nacionales para la resolución de problemas o desafíos que
pudieran presentarse.

        En tercer lugar dentro del marco de las Naciones Unidas y de otros organismos
internacionales en operaciones de cooperación para el establecimiento o mantenimiento de
la paz a nivel mundial.

        En cuarto lugar en tareas de apoyo al desarrollo social y económico de la nación.

        Estas misiones no se encuentran establecidas en orden de prioridad y será cada
Estado el que las priorice de acuerdo a sus necesidades.

        El cuadro # 10 es extraído de la presentación realizada por el Dr. Jaime García
Cobarrubias en el Colegio Interamericano de Defensa durante el Seminario sobre “Los
roles y tendencias de las Fuerzas Armadas en el Hemisferio”, en el se presenta el cuadrivio
de las misiones que cumplen las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, para lo cual
como se vio anteriormente, éstas cuentan con el marco jurídico que legitima su accionar y
con las capacidades necesarias para cumplir con las tareas y funciones asignadas dentro de
estos cuatro ámbitos de actuación.




                                            153
                                    Cuadro # 10
                           Misiones de las Fuerzas Armadas




                                       Convencional




         Apoyo al                                                          No
         desarrollo
                                         MISIÓN                        Convencional




                                       Internacional




       4.4.1 Misión convencional.

       A pesar de que la tendencia exteriorizada por casi todas las naciones es la
cooperación y la negociación para solucionar las diferencias interestatales y, de que existen
grandes esfuerzos que realizan los Estados en la búsqueda del bien común, con el fin de
alcanzar el desarrollo en un ambiente de paz y armonía; el mundo ha sido testigo de la
proliferación de los conflictos armados de tipo convencional que siguieron al fin de la
guerra fría; sin duda alguna, esto se debe a la naturaleza misma de los hombres; pues los
conflictos son inherentes a toda relación humana y por tanto a las relaciones interestatales,
es decir, mientras haya hombres habrá conflictos; lo cual se ve corroborada por una famosa




                                            154
frase que dice: “La paz es el sueño de los sabios, pero la guerra es la historia de los
hombres”.

        Los conflictos de tipo tradicional, provenientes de actores estatales debido a causas
como las siguientes: diferencias territoriales, antecedentes históricos, conformación de los
Estados luego del período colonial y asuntos que envuelven intereses de índole económica;
han sido comunes en la región sudamericana, desde la independencia hasta nuestros días.
Al respecto Jorge Domínguez en su artículo “Conflictos territoriales y limítrofes en
América Latina” indica que las más graves disputas interestatales en Sudamérica en el
último tercio del siglo veinte estuvieron directamente relacionados a conflictos limítrofes o
territoriales”.170 Por su parte la Organización de Estados Americanos considera que las
disputas fronterizas o disputas territoriales aún no resueltas, están entre los pocos asuntos
que contribuirían a desencadenar la violencia militarizada entre los países de la región,
dificultar las relaciones bilaterales y regionales y desviar los recursos de desarrollo social
hacia usos militares.

        Efectivamente, como se vio anteriormente al analizar la situación sudamericana
actual, todavía existen problemas pendientes de tipo convencional, aún perduran los
conflictos tradicionales con sus hipótesis de guerra vecinales; los cuales si bien es cierto
pueden ser ventilados en el campo diplomático a través de instrumentos de negociación, no
se puede descartar que la existencia de grandes intereses contrapuestos amerite la
intervención de tipo militar, al no llegarse a un entendimiento por medio de las diversas
alternativas de solución pacífica. Esto es corroborado por la Licenciada Gisela Armending
quien manifiesta que a pesar de ser Sudamérica considerada una zona de paz, esta situación
no puede ser garantizada para siempre o asegurar que las amenazas que ahora son
potenciales no aparezcan en el futuro; por lo tanto, queda clara la necesidad de contar con
Fuerzas Armadas con capacidades militares en condiciones de proveer la defensa.171

        Debemos recordar también que el uso de la fuerza, enmarcada en la legalidad y el
derecho internacional, continúa siendo un recurso político plenamente vigente para resolver
170
    DOMÍNGUEZ, Jorge. “Conflictos territoriales y limítrofes en América Latina y el Caribe”. Editores
FLACSO Universidad de Belgrano, Buenos Aires, Argentina, 2003, pág. 19. ZARIQUIEY.
171
    ARMENDING, Gisela. “MERCOSUR: ¿Hacia una comunidad de defensa?”. Programa de Estudios:
Defensa & Seguridad. CAEI Centro Argentino de Estudios Internacionales. Web Site: www.caei.com.ar


                                                155
problemas inter estatales; razón por la cual las Fuerzas Armadas de la región deben
mantener como su función principal la defensa de la soberanía e integridad territorial; por
lo que, su preparación y alistamiento debe enmarcarse para afrontar este tipo de conflictos.
El no hacerlo significaría un debilitamiento de la fuerza militar conllevando al detrimento
del nivel disuasivo que ella genera, lo cual podría ser aprovechado por algún país con el
que mantiene intereses contrapuestos generándose de esta manera el conflicto.

       Por lo tanto, las Fuerzas Armadas en Sudamérica, deben concentrarse en los pilares
centrales de su misión: garantizar la defensa de la soberanía y la integridad del territorio, la
defensa del orden constitucional y la permanencia de las instituciones.

       4.4.2 Misiones no convencionales.

       Se debe aclarar que dentro de la misión de orden no convencional, por un lado se
encuentran aquellas funciones que se refieren a contrarrestar a las amenazas a la seguridad,
entendiéndose como amenaza a una manifestación que formula un actor antagónico, con el
propósito o la intención de producir daño a los bienes o intereses de otro; es decir, está
explícita una voluntad de producir un efecto perjudicial. Por otro lado, tenemos aquellas
tareas que las Fuerzas Armadas pueden cumplir en apoyo a otros organismos nacionales
para enfrentar problemas que no son amenazas, porque no existe la voluntad e
intencionalidad de otro actor de causar daño y por lo tanto no es necesario el uso del
armamento o de la fuerza para contrarrestarlo, pero que requieren de una solución con la
participación de las Fuerzas Armadas, como por ejemplo en tareas de prevención o
mitigación de desastres naturales o desastres provocados por el hombre.

       Debemos tener presente que las amenazas tradicionales persisten y que las nuevas
amenazas pueden eventualmente evolucionar desde conflictos intraestatales hacia
interestatales, por la expansión de éstas más allá de las fronteras de un determinado país,
razón por la cual no se debe descartar a priori la participación de las Fuerzas Armadas en la
lucha contra las amenazas asimétricas; pero por otro lado se debe evitar asignarles
funciones sin un cuidadoso análisis de las características de dichas amenazas; por cuanto
cada una de ellas debe ser encarada por los medios más idóneos y eficientes que disponga
el Estado.


                                              156
        Al respecto Pedro Villagra, de manera coincidente manifiesta que en la
identificación de los medios más idóneos para enfrentar las amenazas, se debe establecer la
institución que tiene las competencias y las mejores capacidades para hacerlo, recalcando
que la asignación a las Fuerzas Armadas de funciones que no les son propias, implica el
riesgo de desnaturalizar su función específica; sin embargo al enfocar las características
multidimensional y transnacional de las nuevas amenazas, hay que considerar desde esa
óptica que se podría o debería asignar una función a las Fuerzas Armadas para alcanzar su
solución.172

        Dentro de estas nuevas formas de amenaza, ante las cuales las Fuerzas Armadas
requieren de la decisión estatal para actuar en apoyo a las fuerzas policiales; las de mayor
predominio e influencia en la región son el narcotráfico, la delincuencia organizada y el
terrorismo.

        El narcotráfico.- Gretchen Small, considera que la guerra contra la droga, es una
guerra terrible, sostiene que no hay peor guerra química que la droga; pues ésta en lo
psicosocial sirve para adormecer a los pueblos, en lo político sirve para incrementar la
corrupción, y en lo económico sirve para sostener la narcoeconomía o el movimiento
financiero de banqueros corruptos que lavan el dinero.173

        Efectivamente, el narcotráfico y los delitos que se derivan de este flagelo es la más
peligrosa amenaza que se presenta en Sudamérica, teniendo especial incidencia en
Colombia, Perú y Bolivia países que son los principales productores de cocaína en el
mundo; mientras que Ecuador, Venezuela y Paraguay son países de tránsito de la misma;
por su parte Argentina y Brasil son las principales fuentes de precursores químicos
utilizados en la producción de narcóticos ilegales. Los países en que menor incidencia tiene
este flagelo en la región son Uruguay y Chile en los cuales sólo se consumen los narcóticos.



172
    VILLAGRA, Pedro. “Nuevo paradigma de seguridad hemisférica” Foreign Affairs en español, octubre-
diciembre 2003.
173
    SMALL, Gretchen. “El Complot para aniquilar a las Fuerzas Armadas y a las Naciones de Iberoamérica”.
Primera Parte. 1994. Editada por la Secretaría de la Defensa Nacional. Edición exclusiva para el Ejército
Mexicano.




                                                  157
       El narcotráfico ha pasado a ser uno de los principales factores que inciden en la
ingobernabilidad de las naciones especialmente de la subregión andina pues su poder
corruptor ha producido serios daños en todos los campos del poder de las naciones,
impidiendo la existencia de un ambiente de seguridad, que permita el desarrollo y el
progreso en general.

       La naturaleza lucrativa de la producción y tráfico de narcóticos ha creado un
imperio criminal considerable y bien armado, convirtiéndose en una amenaza transnacional
a la seguridad al sobrepasar las fronteras de los países de la región. Su accionar viola la
soberanía de los países y su integridad territorial, condición que justifica la participación de
las Fuerzas Armadas en el esfuerzo por su detención y erradicación, en donde las mismas
pueden jugar un papel fundamental en el control de las fronteras, control del tráfico de
precursores químicos y armas que van a manos de los grupos narcotraficantes; además
pueden realizar operaciones de exploración, reconocimiento, inteligencia e interdicción de
medios de transporte de drogas a través del aire o del mar; y transmisión de información a
través de la Red Interamericana de Telecomunicaciones para el Control de Drogas, en la
cual se encuentran conectados: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y
Venezuela.

       El fenómeno de los narcóticos ilegales no existe aislado sino que casi siempre es
una cadena de problemas cuyos eslabones incluyen al tráfico de armas, lavado de dinero,
crimen organizado, corrupción política, terrorismo y otras actividades ilícitas.

       Delincuencia organizada.- La delincuencia organizada tiene varias aristas
delictivas en la región, todas ellas involucradas con el narcotráfico entre estas se
encuentran:

       El tráfico ilegal de armas, en particular el de armas pequeñas constituye un
problema creciente para los países sudamericanos; muchas armas se compran y se venden
en el mercado negro, las cuales suelen terminar en manos de traficantes de drogas, milicias
privadas, pandillas juveniles, barras bravas y criminales comunes; por lo que la mayor




                                              158
disponibilidad de armas de fuego ha incrementado la letalidad de la criminalidad en
nuestros países.174

       Sin embargo, el mayor problema es que estas armas van al mejor postor, en este
caso los grupos narcoterroristas, de esta manera el tráfico de armas es parte integral de la
producción y tráfico de drogas a gran escala. Las armas son utilizadas para proteger las
drogas, realizar asesinatos, robos, secuestros, actos terroristas, para intimidar a los clientes
e incluso a las fuerzas de seguridad y a los gobernantes.

       Las Fuerzas Armadas deben apoyar en el control de la manufactura y tráfico ilícito
de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales, debido a los efectos dañinos
que estas actividades tienen en la seguridad de los Estados y de la región.

       Otra de las aristas de la delincuencia organizada que existe en la región, y que
también está íntimamente ligada al narcotráfico es el lavado de dinero, siendo: Brasil,
Colombia, Paraguay, Uruguay y Venezuela los principales países de Sudamérica donde se
comete este ilícito.

       La migración es otro de los ámbitos donde se mueve la delincuencia organizada;
debiéndose destacar que en los últimos años, se ha incrementado el movimiento de
personas a través de las fronteras nacionales de manera ilegal, representando un problema
para la seguridad de la vida humana, pues las redes de la delincuencia organizada a nivel
transnacional trafican inmigrantes bajo condiciones peligrosas, convirtiéndolos en víctimas
de explotación y forzándolos a realizar actividades ilegales en los países de destino. Si bien
es cierto, esta actividad debe ser controlada por las fuerzas de policía y de migración, sin
embargo debido a que el transporte desde los países sudamericanos, generalmente se realiza
por la vía marítima a bordo de barcos pesqueros, las unidades Guardacostas normalmente
parte de las Armadas de cada país, deben apoyar a controlar este problema realizando,
búsqueda e interdicción de los buques que transportan migrantes ilegales.

       El terrorismo.- El terrorismo, definido como el uso sistemático del terror como
medio de coerción, no es un fenómeno nuevo en Sudamérica. Actividades terroristas han
174
    COLEGIO INTERAMERICANO DE DEFENSA. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a
distancia por Internet. 2006


                                              159
sido documentadas en Argentina, Colombia, Perú, Venezuela y otros países de la región.
En 1994, ochenta y seis personas murieron y aproximadamente trescientas resultaron
heridas en el atentado contra el edificio sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina en
Buenos Aires; en diciembre de 1996, más de quinientas personas fueron tomados como
rehenes por el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru en la embajada del Japón en
Perú.175

       El terrorismo está considerado como una amenaza a los valores, a la estabilidad y a
la existencia de las sociedades como de los Estados, constituyéndose en un problema
transnacional en crecimiento, por poseer la capacidad para operar a una escala internacional
que supera el ámbito nacional convirtiéndose en una amenaza externa, obligando a la
participación de las Fuerzas Armadas. En la región, el terrorismo está íntimamente ligado
con el narcotráfico pues los grupos terroristas colombianos han pasado a formar parte de
los grupos narcotraficantes brindándoles protección en el cultivo, procesamiento y tráfico
de los estupefacientes a cambio de lo cual reciben ingentes sumas de dinero, con la cual
compran el armamento para seguir sembrando el terror en Colombia. Algunos grupos
terroristas no se han contentado con las ganancias fruto de la protección brindada a los
carteles del narcotráfico, sino que han pasado a ser los propios productores de la droga.
Algo parecido sucede en el Perú donde los remanentes de los grupos terroristas Sendero
Luminoso y Tupac Amaru, se han refugiado en la selva peruana pasando a conformar
grupos narcoterroristas.

       Se debe tomar especial consideración de lo que esto significa pues, los grupos
guerrilleros que alguna vez supuestamente cobijaron y lucharon por ideales de igualdad
para la población, ahora se han convertido en delincuentes o peor aún en terroristas cuyo
único objetivo que les mueve es el poder del dinero, en este aspecto, no dudarán en utilizar
sus métodos terroristas cuando vean sus intereses menoscabados. De ahí que la lucha contra
los grupos narcoterroristas es una prioridad en la región, pues de no hacerlo, corremos el
riesgo de una inminente expansión en todos los países.



175
    COLEGIO INTERAMERICANO DE DEFENSA. “El Sistema Interamericano”. Curso de educación a
distancia por Internet. 2006


                                            160
       Con respecto a grupos terroristas que no estén vinculados con el narcotráfico, se
puede decir que en la actualidad la región está libre de ellos; sin embargo en Paraguay, en
el sector de la triple frontera supuestamente se refugian elementos ligados con el terrorismo
islámico, existiendo noticias que indican que desde esta región salen muchos recursos para
financiar las actividades terroristas, lo que nos impide descartar que desde este lugar se
generen atentados terroristas en el hemisferio.

       Desafíos o problemas.- Por otro lado tenemos los desafíos o problemas que atentan
contra la seguridad nacional, pero no son amenazas y no se requiere el uso de la fuerza, por
lo que las Fuerzas Armadas deberán utilizar otras capacidades en apoyo a los organismos
nacionales encargados de contrarrestarlas; entre estos problemas o desafíos, los más
comunes en la región son los desastres naturales, desastres provocados por el hombre y el
deterioro ambiental.

       Desastres naturales.- Los desastres naturales son considerados un gran problema
en la región, debido a las nefastas consecuencias producto de los embates de la naturaleza
especialmente en los países del occidente sudamericano, los cuales tienen la particularidad
de ser susceptibles a diferentes tipos de catástrofes como: terremotos debido a la
interposición de las placas tectónicas de Nazca y Sudamericana; inundaciones por efecto
del fenómeno del niño, sequías a causa del fenómeno de la niña, o erupciones volcánicas de
los múltiples volcanes activos que existen en la cordillera de los Andes.

       En todas estas situaciones el empleo de las Fuerzas Armadas es fundamental,
apoyando a los comités de emergencia y a los organismos de defensa civil; en la
planificación para atender la emergencia, administración de albergues, remoción de
escombros, mitigación de daños, búsqueda, rescate, asistencia, salvamento, evacuación,
hospitalización y atención de refugiados.

       De igual manera juegan un papel fundamental en la prevención de los desastres o de
las consecuencias que estos generan, ya que a través de sus medios de monitoreo pueden
pronosticar y evaluar situaciones meteorológicas y marítimas, para de esta manera dar una
alerta temprana que disminuya las pérdidas especialmente en vidas humanas que estos
desastres generan.


                                             161
       Deterioro ambiental.- El deterioro ambiental se presenta como uno de los nuevos y
graves problemas en la región, lo que ha incidido para que las Fuerzas Militares sean
consideradas para ser utilizadas en apoyo a la preservación del Medio Ambiente, debido a
que las capacidades de equipamiento y logísticas que estas tienen para el cumplimiento de
su misión principal y su despliegue permanente, las hacen también muy aptas para cooperar
con las autoridades civiles pertinentes, en la prevención y recuperación del medio ambiente.

       Gran variedad de temas ambientales como: investigación del medio ambiente, el
apoyo al saneamiento hídrico, protección de parques nacionales, promoción de la
conciencia ambiental, traslado de depósitos de basura, apoyo a la lucha contra incendios
forestales, forestación, control de la contaminación de aguas y costas y actividades de
docencia, pueden ser cumplidas por las Fuerzas Armadas.

       El medio ambiente no debe ser depredado, su explotación debe realizarse de manera
sustentable, existen muchas áreas de la región sudamericana en la que las Fuerzas Armadas
deben participar en su defensa tal es el caso de la región amazónica y del mar territorial con
la zona económica exclusiva aledaña a él, y porqué no mencionar al continente Antártico
donde algunos países sudamericanos mantienen sus ponencias de derechos territoriales o
como patrimonio de la humanidad.

       Corolario.- En la región sudamericana existen amenazas a la seguridad como el
narcotráfico, la delincuencia organizada y el terrorismo; así como desafíos y problemas
como los desastres naturales, la degradación ambiental y la migración ilegal; pero en ellas
no se debe emplear el instrumento militar a gran escala; pues las fuerzas de seguridad
interna, los organismos de defensa civil y las autoridades de migración son los organismos
capacitados para contrarrestarlas, mientras que las Fuerzas Armadas ante el llamado de los
gobernantes, en forma ocasional y específica deben actuar en apoyo a estas otras fuerzas;
proporcionando apoyo logístico, inteligencia, vigilancia, cobertura, y en las zonas
marítimas interdicción.

       Las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, deberán desempeñar acciones de
seguridad interna, siempre que los Objetivos Nacionales Permanentes de cada Estado sean




                                             162
amenazados y conforme con las constituciones y legislaciones de cada país, que de un
modo general ya prevén este empleo bajo ciertas circunstancias.

        Cabe señalar que a más del apoyo en la lucha contra las amenazas, desafíos y
problemas expuestos, las Fuerzas Armadas tienen tareas específicas en el campo de la
seguridad, especialmente en el sector marítimo donde la Armada de cada uno de los países
sudamericanos, cumple los papeles de policía marítima o guardacostas, debiendo por tanto
ser responsables por el control y la seguridad de la vida en el mar, para lo cual se encargan
del control de los puertos, realizar inspecciones de seguridad a los buques, proteger el
tráfico marítimo y fluvial, realizar operaciones de búsqueda y rescate, brindar el servicio
público de seguridad náutica mediante la diseminación de la información hidrográfica,
oceanográfica, de balizamiento y de navegación.

        Los países legítimamente ribereños poseen grandes intereses en el mar que les son
comunes, y por lo tanto, tienen una misma necesidad de ejercer el control del espacio
marítimo para su protección.176 Aproximadamente el 90% del comercio exterior de la
región fluye por el mar, los principales productos de exportación e importación se
transportan íntegramente por vía marítima, por lo que su protección adquiere una especial
importancia.

        De igual forma, es importante el resguardo de los recursos vivos y minerales del
mar territorial, de la zona económica exclusiva, para lo cual se requiere un esfuerzo
permanente de vigilancia y medios para detener a los depredadores, siendo estos medios las
Fuerzas Armadas y específicamente la Armada de cada país.

        4.4.3 Misiones internacionales.

        Las tareas para la construcción de la paz inician una vez el conflicto armado se
detiene. Esto implica la compleja reconstrucción de la sociedad, el tratamiento de las
heridas causadas por la guerra y el propiciar las condiciones necesarias para una paz
duradera.


176
   ARGENTINA. “Libro Blanco de la República Argentina” Ministerio de Defensa Nacional. Buenos Aires
31 de diciembre de 1998.


                                               163
       Los desafíos de la reconstrucción son grandes, las instituciones encargadas de
cumplir y de hacer que se cumplan las leyes están dañadas o no existen. Las economías
están en ruina y generan un alto nivel de desempleo y de delincuencia. Los gobiernos están
debilitados y no cuentan con el equipo adecuado para proveer los servicios necesarios. La
infraestructura se encuentra destruida. Existen daños al Medio Ambiente con la presencia
de minas y pertrechos de guerra sin explotar, así como la polución del medio ambiente.
Daños Sociales: heridas emocionales y psicológicas causadas por la guerra. El aumento de
elementos criminales, comunidades desplazadas.177

       Los países sudamericanos consideran de gran valor la preservación de la paz y la
estabilidad internacional, de ahí que contribuyen a alcanzar estos anhelados ideales
participando bajo el mandato de la Organización de las Naciones Unidas y otras
organizaciones internacionales en operaciones de paz, con grupos integrados por
componentes civiles, policiales y militares, en donde se pueden cumplir diferentes tipos de
operaciones, entre estas podemos citar:

       Manejo de crisis, para proveer auxilio y asistencia durante y después de una crisis
ya sea debido a un desastre natural o a un conflicto. Fuerzas de pacificación, para evitar que
el conflicto se desarrolle e iniciar el proceso de paz. Implementación de la Paz, la cual
conlleva el uso coercitivo del poder militar para castigar la agresión, revertir las
consecuencias de la agresión o imponer una solución a la disputa. Mantenimiento de la Paz,
para verificar y monitorear el cese al fuego.178

       Además de dichas operaciones, las Fuerzas Armadas cumplen tareas como: la
protección de envíos de ayuda humanitaria, atención de víctimas y refugiados, desminado
humanitario, supervisión de elecciones políticas, vigilancia de derechos humanos y
reconstrucción de infraestructura.

       Mediante este tipo de operaciones, se pueden lograr muchos objetivos
simultáneamente entre los que se pueden citar los siguientes: aumentar el prestigio

177
    COLEGIO INTERAMERICANO DE DEFENSA. “Manejo y Negociación de Conflictos”. Curso a
distancia por Internet. 2006.
178
    COLEGIO INTERAMERICANO DE DEFENSA. “Manejo y Negociación de Conflictos”. Curso a
distancia por Internet. 2006


                                             164
profesional de las Fuerzas Armadas y por ende el nivel de disuasión, alcanzar un alto grado
de alistamiento, lograr un alto nivel de interoperabilidad entre Fuerzas Armadas de distintos
países lo que podría ser utilizado en otro tipo de misiones, se contribuye al fortalecimiento
de la confianza, pero sobre todo se coopera con la comunidad internacional.

           La importancia dada a estas operaciones por los países sudamericanos es tal que la
gran mayoría tiene contingentes en varios lugares del orbe; por su parte Argentina ha
creado el Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz, donde se
adiestra el personal argentino y de otras Fuerzas Armadas extranjeras, con el fin de cumplir
sus tareas con conocimiento y profesionalismo.

           4.4.4 Misión en apoyo al desarrollo.

           La misión de las Fuerzas Armadas en apoyo al desarrollo nacional, es una actividad
en la que han participado desde su nacimiento aunque no es su responsabilidad, viéndose
involucradas en el apoyo al sector educación, salud, transporte, obras públicas; todo ello a
partir del rol principal que es la defensa nacional.179

           Dentro de las misiones de apoyo al desarrollo, merecen especial mención las tareas
que cumplen las Fuerzas Armadas en apoyo al desarrollo de las zonas aisladas, las cuales
son muy características en la región por ejemplo las regiones selváticas del amazonas, las
regiones australes del continente; en estas la baja densidad poblacional constituye un factor
de vulnerabilidad importante, ante lo cual la presencia de las Fuerzas Armadas es un factor
vigorizante para la seguridad y el desarrollo de estas áreas. En muchos casos, la presencia
de unidades de las Fuerzas Armadas en estas zonas aisladas y alejadas de los centros
vitales, genera un polo de atracción para la vida humana o nacimiento de una comunidad.180

           Otras tareas de apoyo al desarrollo son el transporte marítimo y fluvial y el sostén
logístico fijo y móvil, que se realiza por medio de unidades de las Fuerzas Armadas a zonas
alejadas. Participación en el ámbito educacional por medio de colegios y universidades




179
      GARCÍA, Cobarrubias, Jaime “Seguridad y defensa en el cono sur”, 2004.
180
      CHILE. “Libro de la Defensa Nacional de Chile” 2002


                                                    165
pertenecientes a las Fuerzas Armadas, en las cuales se propicia la investigación y desarrollo
tecnológico con el fin de disminuir la dependencia logística y tecnológica del exterior.181

        Dentro de las tareas de investigación merece la pena mencionar aquellas que
realizan en forma directa las Fuerzas Armadas de diferentes países en el continente
antártico, proveyendo el apoyo logístico y el transporte a las estaciones implantadas por
cada país en dicho continente.

        Construcción de infraestructura básica, dentro de la cual merece ser resaltada la
construcción de carreteras y el desarrollo de las áreas más extremas de cada Estado.

4.5    Conclusiones del capítulo.

        Considerando la naturaleza o razón de ser de las Fuerzas Armadas, el marco jurídico
que las sustenta y las capacidades de las que están dotadas, estas deben cumplir
primariamente su misión principal que es la defensa de la soberanía, integridad territorial,
independencia del Estado y la garantía de su ordenamiento jurídico; sin embargo y sin
menoscabo a su función primaria, pueden ser empleadas en apoyo a otros organismos del
Estado para el combate a las amenazas a la seguridad, en apoyo a los organismos
internacionales para mantener la paz a nivel mundial y/o en misiones de apoyo al desarrollo
de cada país.

        En la región sudamericana existen amenazas a la seguridad como el narcotráfico, la
delincuencia organizada y el terrorismo; así como desafíos y problemas como los desastres
naturales, la degradación ambiental y la migración ilegal, siendo las fuerzas de seguridad
interna, los organismos de defensa civil y las autoridades de migración los organismos
capacitados para contrarrestarlas; sin embargo, las Fuerzas Armadas en forma ocasional y
específica deben actuar en apoyo a otros organismos del Estado, proporcionando apoyo
logístico, inteligencia, vigilancia, cobertura, e interdicción.

        Las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, deberán desempeñar acciones de
seguridad interna, siempre que los Objetivos Nacionales Permanentes de cada Estado sean

181
   ARGENTINA. “Libro Blanco de la República Argentina” Ministerio de Defensa Nacional. Buenos Aires
31 de diciembre de 1998.


                                               166
amenazados y conforme con las constituciones y legislaciones de cada país, que de un
modo general ya prevén este empleo bajo ciertas circunstancias.

          El objetivo específico número tres de este estudio, se planteó en los siguientes
términos:

          “Determinar las bases fundamentales de las Fuerzas Armadas de los países
sudamericanos y, las misiones que deben cumplir en relación a la realidad sudamericana
actual”

          Luego del análisis realizado en el presente capítulo, se puede manifestar que el
objetivo específico número tres ha sido alcanzado. Pues se determinaron las bases
fundamentales de las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, siendo estas: la
naturaleza, el Marco Jurídico y las capacidades. Directamente relacionadas con estas bases
fundamentales se determinó que las Fuerzas Armadas de la región deben cumplir misiones
de carácter convencional, misiones contra amenazas no convencionales, misiones de
carácter internacional y misiones de apoyo al desarrollo social y económico de cada país.




                                            167
                                    CAPÍTULO 5

                                  CONCLUSIONES




       Los Organismos Internacionales a nivel mundial y hemisférico, cumplen nobles y
loables tareas tendientes a alcanzar y mantener los más altos intereses de la humanidad,
esto es la paz, la seguridad y el desarrollo; alcanzando en su cometido grandes logros, los
cuales lastimosamente son opacados por resonantes fracasos, lo que ha influido en la
pérdida de confianza y credibilidad en dichas instituciones; por lo tanto, si bien son
necesarios, no son el mecanismo idóneo para mantener y garantizar la paz.

       En la mayoría de países sudamericanos existe mucha inestabilidad política e
ingobernabilidad, representada por intentos de golpes de estado, deposiciones de
presidentes, renuncias al poder; a esto se suma que en algunos países hay un alto índice de
corrupción, pobreza, desigualdad, desempleo e irrespeto por los derechos humanos. Por lo
que se puede manifestar que la democracia en Sudamérica es inmadura, frágil, inestable,
está en proceso de formación y todavía no se encuentra consolidada.

       La política exterior estadounidense se caracteriza por buscar y alcanzar en primer
lugar sus propios intereses; razón por la cual los países sudamericanos no podemos confiar
ciegamente en nuestro vecino del norte y ceder a él la responsabilidad de defender la
soberanía e integridad territorial de nuestros Estados, ni nuestros objetivos nacionales
permanentes, ni nuestros más altos intereses y aspiraciones; siendo los propios países los
únicos llamados a velar por su defensa.




                                           168
       Dadas las condiciones de inestabilidad e inmadurez de la democracia en la mayoría
de los países de la región, y considerando que no podemos ceder a Estados Unidos o a otra
potencia la responsabilidad de defender la soberanía e integridad territorial; se determina
que por ningún motivo es válida la opción de desmilitarizar los países sudamericanos para
de esta manera alcanzar la paz en la región.

       Las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, con un alto grado de preparación
y alistamiento que les permita mostrarse como fuerzas disuasivas y el establecimiento de un
equilibrio o balance de poder de las mismas, a través del desarrollo y la aplicación de
medidas de transparencia y de confianza mutua; permite determinar que ellas son un factor
sumamente importante y esencial para alcanzar y mantener la paz en la región.

       La gran mayoría de países sudamericanos mantienen pendientes algunas diferencias
en materia de delimitación territorial, que pueden ser resueltas en base al dialogo, pero al
existir intereses contrapuestos, eventualmente se podrían llegar al rompimiento de las
relaciones diplomáticas y con ello a confrontaciones de carácter convencional. Además, la
aparente situación de paz que existe en la región, está siendo ensombrecida por la aparición
y fortalecimiento de amenazas asimétricas que atentan contra la seguridad hemisférica,
como son el narcotráfico, la delincuencia organizada, el terrorismo; en muchos de los
países la capacidad de acción de las fuerzas de seguridad internas ha sido sobrepasada,
requiriéndose la participación de las Fuerzas Armadas para apoyar en el combate de dichas
amenazas. Por lo tanto, las Fuerzas Armadas de los países sudamericanos, son sumamente
necesarias para resolver las amenazas que existen en la región.

       La naturaleza o razón de ser de las Fuerzas Armadas, el marco jurídico que las
sustenta y las capacidades de las que están dotadas, permiten que las Fuerzas Armadas de la
región puedan participar primariamente en misiones convencionales; sin embargo y sin
menoscabo a su función primaria pueden cumplir misiones no convencionales en apoyo a
otros organismos del Estado en la lucha contra las amenazas asimétricas; misiones
internacionales en apoyo a los organismos internacionales en la búsqueda de la paz
mundial; y misiones de apoyo al desarrollo de cada país; siendo potestad de cada país
utilizarlas de acuerdo a su realidad.



                                               169
       Todas las conclusiones anteriormente anotadas permiten afirmar que el objetivo
general del estudio se ha cumplido, ya que el análisis de la realidad sudamericana actual,
indica que se requieren Fuerzas Armadas con el fin de alcanzar la paz en la región.
Demostrándose de esta manera la hipótesis de la tesis de investigación, en consecuencia:

       “La existencia en los países sudamericanos de Fuerzas Armadas, contribuirá
ha alcanzar la paz en la región”.




                                           170
                                 BIBLIOGRAFÍA

1. ARBILLA, Danilo. La ONU es un despilfarro. [s.a.], [s.e.]

2. ARIAS, Sánchez, Oscar. El mundo después de la guerra fría: los principales retos.
   Programa Paz y Seguridad en las Américas. 9 de diciembre de 1999. [s.e.]

3. BÁEZ, Jorge y BELTRÁN, Héctor. Estudio País Bolivia 2007. Colegio Interamericano
   de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

4. BELLI, Benoni y FONSECA, Gelson. Gobernabilidad internacional: apuntes para un
   análisis sobre el (des) orden contemporáneo. Revista de Estudios Internacionales.
   Brasil.

5. BENÍTEZ, Manaus, Raúl. Avances y límites de la seguridad hemisférica a inicios del
   siglo XXI. Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN). Universidad
   Nacional Autónoma de México. [s.a]

6. BITENCOURT, Luis. Latin American Security: Emerging Challenges. Capitulo 42.

7. CARVAJAL, Jhony y PAZMIÑO, Gerardo. Estudio País Chile 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

8. CARMONA, Ernesto. ¿Para qué guerra se está armando Chile? Chile 08 febrero
   2004.

9. CHEYRE, Juan. General Comandante en Jefe del Ejército de Chile. Componentes de
   una nueva arquitectura de seguridad en la región. De Foreign en español, enero-
   marzo 2006.

10. CHEYRE, Juan. General de Ejército. Desafíos y lecciones aprendidas en la
   conducción y materialización de un proceso de transformación de la Fuerza en el
   Cono Sur. Presentación en Power Point, para la conferencia dictada en el Colegio
   Interamericano de Defensa. Washington. 2007.

11. CHILE. Libro de la Defensa Nacional de Chile. Año 2002.


                                          171
12. COLEGIO INTERAMERICANO DE DEFENSA. (CID). El Sistema Interamericano.
   Curso de educación a distancia. 2006.

13. COLEGIO INTERAMERICANO DE DEFENSA. (CID). Manejo y Negociación de
   Conflictos. Curso de educación a distancia. 2006.

14. CORNEJO, Rafael y NUNEZ, Fernando. Estudio País Argentina 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

15. CORBETT, Julián. Algunos principios de la Estrategia Marítima. Libro digitalizado
   de la Academia de Guerra Naval del Ecuador. Guayaquil, 2005.

16. CRAIG, Deare. Capacidades Militares. Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa.
   Washington. 11 enero 2007. Paper para la Conferencia dictada en el Colegio
   Interamericano de Defensa.

17. FUENZALIDA, Vollmar, Fernando. Sudamérica y la Cuenca del Pacífico.
   Consideraciones sobre seguridad y defensa en el año primero del siglo que se inicia.
   Mayo 2001 [s.e.], [s.l.i.]

18. GARCÍA, Cobarrubias, Jaime. Transformación de la Defensa: El caso de EE.UU. y
   su aplicación en Latinoamérica. Military Review. Hispano-American. March-April
   2005. Revista profesional del Ejército de Estados Unidos.

19. GARCÍA, Cobarrubias, Jaime. Transformación de las Fuerzas Armadas. Presentación
   en Power Point, para la conferencia dictada en el Colegio Interamericano de Defensa.
   Washington. Octubre 2006.

20. GLENNON, Michael. ¿Por qué fracasó el Consejo de Seguridad? Foreign Affairs.
   Julio-Septiembre 2003.

21. GRAM, John. La OEA se hunde: ¿merece ser salvada? De Foreign Affairs en español,
   abril-junio 2005.




                                           172
22. GREBE, López, Horst. Criterios y mecanismos para la zona de paz andina. Consultor
   externo. La Paz, mayo de 2004. [s.e.]

23. HOLZMANN, Pérez, Guillermo. La función de asesoria de las Fuerzas Armadas en
   las democracias latinoamericanas: un aporte a la relación civil militar. Universidad
   de Chile. Instituto de ciencia política. 2002.

24. IBASETE, Francisco. En los 60 años de Naciones Unidas: ¿un fracaso de la ONU?

25. ISACSON, Adam. Programa de desmilitarización. Seguridad Cooperativa en
   Centroamérica. Dialogo Centroamericano.

26. LEYTON, Cristian. Programas de modernización de tecnología militar versus
   carreras armamentistas. Universidad Católica de Chile. Santiago 2006.

27. LOWENTHAL, Abraham. Estados Unidos y América Latina a inicios del siglo XXI.
   De Foreign Affairs en español, enero-marzo 2007.

28. MAGALLÓN, Portolés, Carmen. El derecho humano a la paz y la sociedad civil.
   Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los derechos de la mujer. [s.a.]
   [s.e.] [s.l.]

29. MANTILLA, Ramiro y SUÁREZ, Luís. Estudio País Ecuador 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

30. MARES, David. “Conflictos territoriales y Democracia en América Latina” FLACSO
   Chile Siglo XXI. Junio 2003.

31. MINISTERIO DE DEFENSA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA. Libro Blanco de
   la República Argentina. Buenos Aires, Argentina 1999.

32. MINISTERIO DE LA DEFENSA. Política de Defensa Nacional. Brasil, Brasilia. 2005

33. MUELLO, Peter. Río de Janeiro reclama la intervención del Ejército. Río de Janeiro.
   Brasil. Febrero 2007.




                                             173
34. MUÑOZ, Heraldo. ¿El fin de América Latina? De Foreign en español, enero-marzo
   2006.

35. NAVARRO, Miguel. Los Niveles de Conducción de la Función de Defensa. Center
   for Hemispheric Defense Studies. REDES 2001. Research and Education in Defense
   and Security Studies. May 22-25, 2001, Washington DC. Panel on Defense Economics.

36. NUÑEZ, Bennett, José. La posguerra fría en el hemisferio. Ministro de Defensa de
   Honduras.

37. NYE, Joseph. Poder y estrategia de Estados Unidos después de Irak. Foreign Affairs.
   Julio- Septiembre 2003.

38. ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS. Declaración sobre seguridad en
   las américas. 28 de octubre de 2003.

39. ORREGO, Francisco. Uso de la fuerza y derecho internacional.

40. ORTIZ, Gervasio y GUEVARA, Margarita. Estudio País Uruguay 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

41. ORTIZ, Mauricio y MORENO, Xavier. Estudio País Venezuela 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

42. PION-BERLIN, David. El manejo político de las Fuerzas Armadas en Latinoamérica.
   Military Review. Hispano-American. March-April 2005. Revista profesional del
   Ejército de los Estados Unidos.

43. PNUD. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Informe sobre la
   Democracia en América Latina. Buenos Aires 2004.

44. POPE, Atkins, G. América Latina en el sistema político internacional. Traducido por
   Laura Nicastro. Grupo Editor Latinoamericano. Colección de estudios internacionales.
   1980.




                                          174
45. POWELL, Colin. Estrategia de Asociaciones. Foreign Affairs en español, Abril-Junio
   2004.

46. PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA. Ministerio de Defensa Nacional. Política de
   Defensa y Seguridad Democrática. República de Colombia, Bogotá, 2003.
   www.mindefensa.gov.co

47. RADSECK, Michael. El Sistema Interamericano de Seguridad: ¿Quo vadis?
   Posiciones del Cono Sur a la luz de la Conferencia Especial sobre Seguridad
   Hemisférica. Paper preparado para el Segundo Congreso Latinoamericano de Ciencia
   Política, de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política. México. 29 de
   septiembre 2004.

48. RESDAL, Red de Seguridad y Defensa de América Latina. Atlas comparativo de la
   Defensa en América Latina. 2006

49. ROJAS, Aravena, Francisco. Factores de cambio en el sistema hemisférico de
   seguridad. FLACSO. Año 17, # 3, julio-septiembre 2002.

50. ROJAS, Aravena, Francisco. Centroamérica: una nueva agenda de seguridad.
   Programa Paz y Seguridad en las Américas. No. 9 Diciembre 1996.

51. ROOS, Jennifer. The changing role of the military in Latin América. FOCAL.
   Fundación Canadiense par las Américas. Documento de Política.

52. SAAVEDRA, Eleazar y LÓPEZ Luís. Estudio País Colombia 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

53. SALAZAR, Freddy y MEDINA, Flavio. Estudio País Perú 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

54. SÁNCHEZ, Walter. Las Naciones (des) Unidas después de la guerra de Irak. Estudios
   Internacionales. Chile. Año XXXVI, No. 142 Julio – Septiembre 2003.

55. SACHS, Jeffrey. Paz, ahora. La Nación. Costa Rica. 27 de agosto del 2006.



                                          175
56. SECRETARÍA DE MARINA. Armada de México. Glosario de términos de Seguridad.
   Estado Mayor General. Comisión de Estudios Especiales. Ciudad de México. [s.a.].

57. SHANNON, Thomas. Importancia del Continente Americano. Secretario de Estado
   adjunto de Estados Unidos para asuntos del hemisferio occidental.

58. SIBILLA, Gustavo. Los presupuestos de defensa en América Latina. Creciente
   apertura y transparencia. Atlas comparativo de la defensa en América Latina.
   RESDAL 2006.

59. SMALL, Gretchen. El Complot para aniquilar a las Fuerzas Armadas y a las
   Naciones de Iberoamérica. Primera Parte. 1994. Editada por la Secretaría de la
   Defensa Nacional. Edición exclusiva para el Ejército Mexicano.

60. SMALL, Gretchen. El Complot para aniquilar a las Fuerzas Armadas y a las
   Naciones de Iberoamérica. Segunda Parte. 1994. Editada por la Secretaría de la
   Defensa Nacional. Edición exclusiva para el Ejército Mexicano.

61. SOSA, Diego. Identificación de los países latinoamericanos que cuentan con las
   democracias más estables de la región y determinación de los factores comunes que
   lo han permitido. Tesis de Master en defensa y seguridad hemisférica. 2006.
   Universidad del Salvador. Argentina. Colegio Interamericano de Defensa. Estados
   Unidos.

62. VALENCIA, Gilberto y ESPITIA, Ricardo. Estudio País Paraguay 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.

63. VILLAGRA, Delgado, Pedro. Nuevo paradigma de la seguridad hemisférica. De
   Foreign Affairs en español, octubre-diciembre 2003.

64. VI Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas. Declaración de Quito. San
   Francisco de Quito, Ecuador. Noviembre 2004.

65. VII Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas. Declaración de Managua.
   Managua, Nicaragua. Octubre 2006.


                                          176
66. WANDERLEY, Jeferson y LÓPEZ, Héctor. Estudio País Brasil 2007. Colegio
   Interamericano de Defensa. En www.jid.org.colegio.biblioteca.estudiodepaíses.




                                 Consultas en Internet.

67. BARTOLOMÉ, Mariano. El empleo del instrumento military frente a las nuevas
   amenazas ¿Es extrapolable la experiencia de la OTAN al hemisferio americano?
   www.airpower.maxwell.af.mil/apjinternational/apj-s/3trimes04/bartolome.html
   Documento creado el 23 August 04. Air & Space Power Journal - Español Tercer
   Trimestre 2004.

68. Bolivia.gov.bo. Portal del Gobierno de Bolivia. Galería de Presidentes de la República
   de Bolivia. LANIC, Latin American Network Information Center.

69. CARMONA, Ernesto. 08/02/2004) ¿Para que Guerra se está armando Chile? 08
   febrero 2004. http://www.elcorreo.eu.org/esp/article.php3?id_article=2966

70. CHILE. Galería de Presidentes. www.gobiernodechile.cl LANIC Latin American
   Network Information Center. Países. Chile.

71. Contexto. La ilusión de la paz. www.artehistoria.com/historia/contextos/ el 15 de
   diciembre 2006.

72. DANERI, Marta. La Seguridad Humana como Tema de la Agenda Hemisférica.
   Tomado de “Nuevas amenazas y oportunidades en la región”. Consejo Argentino para
   las Relaciones Internacionales. Instituto de Seguridad Internacional y Asuntos
   Estratégicos. Año 2003. www.cari1.org.ar/pdf/amenazas-oportunidades.pdf

73. ECUADOR. Constitución Política del Ecuador, 1998. Actualizada 17 de Enero del
   2002.    http://midena.gov.ec/documentos/legislación-ecuatoriana/constitucion-politica.
   pdf




                                           177
74. ECUADOR. Ley orgánica de las Fuerzas Armadas. 28 de septiembre de 1990.
   Consultado en http://midena.gov.ec/documentos/legislación-ecuatoriana/constitucion-
   politica.pdf

75. ECUADOR. Gobierno Nacional de la República del Ecuador. Presidencia de la
   República. Historia de los Presidentes. LANIC, Latin American Network Information
   Center.

76. El Pacto Briand-Kellogg 1928. Consultado en www.historiasiglo20.org el 15 de
   diciembre 2006.

77. LANIC, Latin American Network Information Center. Países en América Latina y el
   Caribe. Consultado en la página del Colegio Interamericano de Defensa, en Links.

78. Los Tratados de Paz. Consultado en clio.rediris.es/udidactica/IGM/ el 15 de diciembre
   2006.

79. LÓPEZ, Édison. Preocupación en Perú por Sendero Luminoso. Lima, Perú. Marzo
   2007. Agencia de prensa. Associated Press.

80. LUCERO, Guillermo. La Doctrina de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.
   Tomado de “Nuevas amenazas y oportunidades en la región”. Consejo Argentino para
   las Relaciones Internacionales. Instituto de Seguridad Internacional y Asuntos
   Estratégicos. Año 2003. www.cari1.org.ar/pdf/amenazas-oportunidades.pdf

81. PARAGUAY. Países. Presidencia de la República. Historia. LANIC Latin American
   Network Information Center.

82. ROBALDO, Bonifacio. Los Nuevos Desafíos de la Protección Marítima y Portuaria
   de la Región en el nuevo escenario Internacional de Seguridad. Tomado de “Nuevas
   amenazas y oportunidades en la región”. Consejo Argentino para las Relaciones
   Internacionales. Instituto de Seguridad Internacional y Asuntos Estratégicos. Año 2003.
   www.cari1.org.ar/pdf/amenazas-oportunidades.pdf

83. SÁNCHEZ, Parga, J. El nuevo orden antiterrorista mundial. historiasiglo20.org


                                          178
84. SOMOZA, Luís. El Conflicto Social en Argentina. Tomado de “Nuevas amenazas y
   oportunidades en la región”. Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales.
   Instituto   de   Seguridad   Internacional    y   Asuntos   Estratégicos.   Año   2003.
   www.cari1.org.ar/pdf/amenazas-oportunidades.pdf

85. VALSECCHI, Héctor. Nuevos desafíos en el ámbito marítimo y fluvial. Tomado de
   “Nuevas amenazas y oportunidades en la región”. Consejo Argentino para las
   Relaciones Internacionales. Instituto de Seguridad Internacional y Asuntos Estratégicos.
   Año 2003. www.cari1.org.ar/pdf/amenazas-oportunidades.pdf

86. VIOLA, Guillermo. Los Nuevos Desafíos ¿Conflictos o amenazas? Breves
   consideraciones referidas al actual cuadro de situación.          Tomado de “Nuevas
   amenazas y oportunidades en la región”. Consejo Argentino para las Relaciones
   Internacionales. Instituto de Seguridad Internacional y Asuntos Estratégicos. Año 2003.
   www.cari1.org.ar/pdf/amenazas-oportunidades.pdf

87. ZIBECHI, Raúl. Informe Especial del IRC Programa de las Américas: El nuevo
   militarismo en América del Sur. 10 de mayo del 2005. Obtenido en internet.
   http://www.americaspolicy.org/reports/2005/sp_0505militar.html




                                           179

								
To top