FORMACI�N DE CIUDADANOS by 8VG6j46

VIEWS: 22 PAGES: 8

									            FORMACIÓN DE CIUDADANOS
           CON VALORES SOCIOCÉNTRICOS
Propuesta de la FEDERACIÓN DE FAMILIAS PARA LA PAZ MUNDIAL Y LA
UNIFICACIÓN ante la Comisión Permanente de Educación, Cultura, Deportes y
  Recreación de la Asamblea Nacional. República Bolivariana de Venezuela.
                     Caracas, 07 de noviembre de 2001.

                                    Atención:
                    Diputado José Armando Salazar, Presidente
                     Diputado José Luis Farías, Vicepresidente

                                  Presentado por:
                             Magister David K. Stewart
                             Magister Jesús A. Navarro
                         Doctora María Gabriela de Tomasini



                   Súplica del Director de una escuela (anónimo)
      Querido Maestro,
      Yo soy el sobreviviente de un campo de concentración. Mis ojos
      vieron lo que ningún hombre debería ver: cámaras de gas construidas
      por educados ingenieros, niños envenenados por doctores instruidos,
      infantes asesinados por enfermeras entrenadas, mujeres y niños
      fusilados y quemados por bachilleres y graduados universitarios. Por
      esto, tengo mis dudas y sospechas respecto a la educación.
      Mi súplica es que:
      Ayude a sus estudiantes a convertirse en seres humanos. Sus
      esfuerzos nunca deben producir monstruos educados, diestros
      psicópatas, educados hombres de mal. Leer, escribir y aritmética son
      importantes sólo si sirven para hacer a nuestros niños más humanos.
INTRODUCCIÓN:

“FORMACIÓN DE CIUDADANOS CON VALORES SOCIOCÉNTRICOS” es una propuesta que presenta la
Federación de Familias para la Paz Mundial y la Unificación ante la Comisión Permanente de Educación,
Cultura, Deportes y Recreación de la Asamblea Nacional, con el fin de ser considerada en la segunda
discusión de la Ley Orgánica de Educación. Este aporte a nuestra nación puede propiciar una significativa
disminución de los problemas de inseguridad personal y de muchos otros males que lesionan la sociedad y
atentan contra el porvenir personal y de las generaciones de relevo a corto plazo y hasta una abolición de los
mismos a largo plazo. Con esto, esperamos tener en nuestras manos una posibilidad real de construir una
nación más justa, ordenada y próspera.

La adopción de este aspecto de la educación que proponemos es un paso hacia adelante después de haber
madurado las etapas del desarrollo filosófico de la educación: (1) centrada en el docente, (2) centrada en el
estudiante, para arribar a (3) la educación centrada en la sociedad o sociocéntrica.

El objetivo primordial de la educación de valores sociocéntricos es proveer una base sólida de capacidades y
conocimientos básicos que hagan posible cumplir cualquier meta que el Estado se trace en pro del bienestar
de todos los venezolanos. Lamentablemente, hoy no contamos con dicha base, carecemos de punto de
apoyo y eso se evidencia en la crisis social actual.

Después de analizar el Proyecto de Ley Orgánica de Educación aprobado en la primera discusión y
presentado por la Comisión Permanente de Educación, Cultura, Deportes y Recreación de la Asamblea
Nacional, proponemos: (I) definir la manera práctica de impartir la educación de los valores mencionados a lo
largo de dicha Ley (Exposición de Motivos, Artículos 3, 4, 8, 10, 11, 13, 18, 26, 29, 30, 58, 66 y 85), y (II)
desarrollar una Cátedra de Formación de Ciudadanos con Valores Sociocéntricos como sustituto o
complemento de la centenaria Educación Religiosa que se ha venido impartiendo y se reitera en el Artículo
62.

   Artículo 62. Será atribución específica del padre y la madre decidir si los hijos reciben educación
   religiosa en las instituciones educativas, de acuerdo con el principio de libertad religiosa que se
   establece en la Constitución de la República.

En otras palabras, consideramos de vital importancia formar a nuestros ciudadanos con valores
sociocéntricos, independientemente de que se acuerde mantener o no la educación religiosa ligada a la
educación escolar oficial.

Para facilitar la exposición de nuestra propuesta, a continuación definimos los conceptos fundamentales:

Valores: Según un enfoque esencialmente pragmático, los valores son el conjunto de principios y normas
universales que rigen las acciones y actitudes del ser humano y por ello definen quiénes somos, cómo
vivimos y cómo tratamos a otras personas y al medio natural que nos rodea.

Valores Sociocéntricos: conjunto de principios o normas universales de las acciones y actitudes del ser
humano que lo definen como bueno, le permite mejorar su vida, lo conlleva a tener una buena relación con
otros y lo conduce naturalmente a contribuir con el bienestar de la comunidad. Los Valores Sociocéntricos
trascienden culturas, son generalizables, están enraizados en la naturaleza humana, tienen beneficios
objetivos y observables, son reconocidos por la conciencia, son personificados como virtudes y se nace con
el potencial de desarrollarlos; sin embargo, si no se cultivan tienden a extinguirse, en muchos casos de
manera irreversible. Estos valores se manifiestan como virtudes según el punto de vista del bien colectivo y
social, enmarcado en cualquier contexto cultural e histórico. Es importante destacar que la forja de valores
sociocéntricos es una rama redescubierta de la educación de vanguardia que debe ser:
        (1) a través del ejemplo,
        (2) temprana, acorde con el desarrollo psico-emocional del individuo,
        (3) continua,
        (4) preventiva de vicios o conductas viciadas,
      (5) motivadora, para que los valores no sean impuestos sino descubiertos y practicados
          voluntariamente, y
      (6) enseñada según un enfoque pragmático.

Virtud: poder o potencial desarrollado del individuo de actuar en pro del bienestar de otros, el cual se
manifiesta a través de buenos hábitos.

Bueno: desde una perspectiva sociocéntrica se define como el calificativo de algo o alguien que favorece a
otros, a la familia, a la comunidad, por extensión a la sociedad, a la nación, al mundo y al medio ambiente,
con lo cual, naturalmente, asegura el bienestar personal.

Ciudadano con Valores Sociocéntricos: individuo del sexo masculino o femenino, en cualquier etapa de
su vida, que actúa espontáneamente considerando el bienestar de la totalidad, según sus capacidades
psico-bio-emocionales y según su nivel de madurez; es decir, es aquel individuo que piensa, siente y actúa
en pro del bienestar colectivo y social.


¿EDUCACIÓN RELIGIOSA O EDUCACIÓN SOCIOCÉNTRICA?

La educación religiosa es de suma importancia para la formación espiritual e integral de todos los individuos;
sin embargo, en una República laica este tipo de educación es sólo competencia de las instituciones
religiosas y debe ser impartida a través de sus mecanismos propios de difusión. El Art. 59 de la Carta
Magna, “... El padre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hijas reciban la educación religiosa que
esté de acuerdo a sus convicciones...”, no implica que sea el Estado quien provea dicha educación religiosa.
Además, la participación oficial del Estado en la educación religiosa podría favorecer inevitablemente a un
grupo religioso específico mientras discriminaría a otros. Esta situación violaría el Art. 21 de la Constitución
de la República: “Todas las personas son iguales ante la ley; en consecuencia: 1.- No se permitirán
discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo ...”

Consideramos que proponer educación religiosa (Art. 62, Ley Orgánica de Educación) en el sistema
educativo de nuestra República laica, implica el patrocinio de la difusión de la doctrina de alguna religión en
particular, lo cual sería una contradicción constitucional.

Igualmente, la aspiración de impartir educación religiosa a través de entidades del Estado violentaría
Acuerdos y Tratados Internacionales suscritos por la República Bolivariana de Venezuela con la
Organización de Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos, como por ejemplo:
1. Declaración Universal de los Derechos Humanos, Artículos 1, 2.2, 26.2 y 26.3.
2. Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, Artículo 2.
3. Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, Artículos 2.1, 2.2, 2.3 y 3.a.
4. Pacto Internacional de los Deberes Económicos, Sociales y Culturales, Parte II, Artículos 2.3, 3, 5.1, 5.2,
    13.1 y 13.3.
5. Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica), Artículos 1.1 y
    12.4.
6. Convención de los Derechos del Niño, Parte I, Artículos 2.1, 2.2, 5, 14.1, 14.2 y 30.
7. Código de Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley (Todos los Poderes
    Públicos), Artículo 2.

Sin embargo, sería conveniente que el Estado patrocinara la educación de valores sociocéntricos de
manera específica, por ejemplo, a través de agregar un artículo o adherirlo al Artículo 8, para así garantizar
el cumplimiento de los acertados objetivos por ustedes expuestos en el Proyecto de Ley respecto a los
valores ciudadanos.

Los valores sociocéntricos son reconocidos como de beneficio colectivo y vitales para la formación de
ciudadanos responsables, productivos y felices. Estos abarcan valores de la educación religiosa que son
objetivos y que promueven el bienestar público sin estar necesariamente sujetos a dogmas o doctrinas
específicas porque son universales.

Por esta razón la FEDERACIÓN DE FAMILIAS PARA LA PAZ MUNDIAL Y LA UNIFICACIÓN sugiere
enfatizar y basarse en un sistema educativo que ayude a asegurar el desarrollo de voluntades y conciencias
centradas en valores sociocéntricos.

Esta propuesta está en línea con la vigencia de importantes maestros precursores de la formación de
ciudadanos con valores sociocéntricos de la Nación:

"Moral y luces son nuestras primeras necesidades...”
                                                                                                 Simón Bolívar

"Que el Maestro pues, se llame de otro modo, v.g Director, y la Escuela, Sociedad. Formar el espíritu y el
corazón de la juventud, he aquí la ciencia del Director: este es su fin."
                                                                                          Simón Bolívar

"Educar es enseñar al hombre a tratar con las cosas e infundirle ideas sociales, esto es, enseñarle una
industria que asegure su subsistencia y una moral que regule sus relaciones con los demás...”
                                                                                          Simón Rodríguez

"... la educación es decisivo factor de progreso moral, vía lógica para el cultivo de políticos prudentes... y
ciudadanos virtuosos."
                                                                                             Miguel José Sanz

"...todo Gobierno debe a la Nación: la instrucción que guíe la razón y la coerción de las pasiones, cuyos
errores y demasías ofenden a la sociedad..."
                                                                                        José María Vargas

"La enseñanza debe ir de abajo para arriba, y no al revés, como se usa entre nosotros, porque no llega a su
fin, que es la difusión de las luces ... para ser padre de familia, ciudadano o industrial; de aquí la necesidad
de la instrucción elemental, que fecunda esas dotes."
                                                                                                  Cecilio Acosta

"Todo el mundo debería de marchar hacia el fin de la suprema felicidad humana: la armonía de las
inteligencias, el equilibrio de las voluntades, la concordia de las almas..."
                                                                                     Luis Razzeti

"la instrucción es aquella que obra sobre la inteligencia ... la educación es aquella que obra sobre el carácter
... y forma al hombre ... (La mera) instrucción nunca ... logrará sacar ... el tesoro de un carácter bien
acrisolado, ni una voluntad sabiamente cultivada."
                                                                                              Rómulo Gallegos


JUSTIFICACIÓN:

Todo individuo desea y vive en busca de la felicidad plena derivada de la satisfacción de sus aspiraciones
como individuo, de sus relaciones interpersonales con familiares, amigos, compañeros de trabajo y
conciudadanos, y de su contribución a la sociedad. Sin embargo, se consigue en la vida que alcanzar la
felicidad y el éxito no es algo automático, no es fácil y hasta se ha llegado a considerar imposible, porque
ignora los valores verdaderamente eficaces para alcanzar la realización personal y social.

Considerando, que los valores que asume el individuo dibujan su personalidad y su capacidad de
relacionarse con los demás, y que los valores más arraigados se aprenden o descubren en el período de
formación desde el nacimiento hasta la etapa de joven adulto, las cuales transcurren en el seno de la familia
y de la comunidad educativa;

Considerando, que los seres humanos tienen intrínsecamente valores como la compasión y el deseo de
relacionarse con otras personas y que, si no se cultivan (estos y otros valores) la tendencia es a perderlos,
algunos de ellos de manera irreversible como ocurre con la empatía;

Considerando, que cada ser humano trae consigo un potencial emocional, intelectual y volitivo particular que
debe desarrollarse idealmente “conducido” y facilitado por quienes le rodean y que requiere de guía
consciente y sistematizada para lograr el equilibrio entre su coeficiente emocional e intelectual que permita
su sano desenvolvimiento y el logro de sus deseos, generándole alegría.

Considerando, que la sabiduría acumulada de la historia y nuestra propia experiencia nos enseñan que la
felicidad y el éxito individual y social están relacionados con la conducta gobernada por los valores
sociocéntricos; que no es una coincidencia que estos valores han sido exaltados por sabios y filósofos en
todas las culturas, momentos históricos y países del mundo; que la norma ha sido aprender estos valores por
ensayo y error y no a través de un sistema organizado de educación de valores sociocéntricos;

Considerando que el ámbito principal donde ocurre la transmisión de valores, el seno familiar, se encuentra
en crisis, como lo indican los resultados siguientes:
- En los últimos 50 años el 40%-50% de los “nacimientos provienen de madres solteras”, (Anuario
    Estadístico, OCEI)
- El 25% de los nacimientos entre 1988 y 1994 proviene de madres menores de 16 años (OMS, 1998).
- El 35% de la juventud menor de 15 años creció con uno o ambos padres ausentes (ENJUVE, 1993, p.
    96).
- El 58% de los consumidores de drogas ilícitas están entre 12-16 años y el 31% entre 17-26 años?
    (CONACUID, 1996).
- El 98% de los jóvenes han tenido pensamientos suicidas (ENJUVE, p. 136).
- Entre 1990 y 1995 el número de matrimonios disminuyó en un 30% (OCEI, 1995).
- El 96% de los hijos de padre y madre divorciados quedan bajo la guarda y custodia de la mujer. Esto
    representa una carga emocional y económica súbita y elevada para la madre y los niños (OCEI, 1995).

Considerando el predominio de una cultura de antivalores, es decir, egocéntrica, manifestada por
corrupción, delincuencia, abandono del hogar, abuso y tráfico de drogas ilícitas, abuso y corrupción de
menores, violencia doméstica y destrucción del bien público entre otros;

Considerando los estudios científicamente conducidos y respaldados por análisis estadístico de sus
resultados acerca del impacto que puede tener la educación planificada y continua de valores sociocéntricos,
a cargo de todos los componentes de la comunidad educativa, la cual, efectivamente aplicada, deberá
producir los siguientes efectos en los estudiantes que la reciban:

    (a) disminuir la probabilidad de incurrir en conductas potencialmente destructivas, como son:
        involucrarse en hurtos y en actos de delincuencia en general, utilizar la violencia contra otros
        estudiantes o ciudadanos, involucrarse en peleas de bandas, consumir alcohol, drogas u otros
        productos farmacológicos con carácter no terapéutico y de uso no permitido,
    (b) disminuir la probabilidad de iniciarse irresponsablemente en la sexualidad y provocar embarazos
        adolescentes e infecciones de transmisión sexual,
    (c) disminuir la probabilidad de evadir pagar por daños provocados sobre otros o la propiedad de otros,
    (d) disminuir la probabilidad de ausentarse de clases,
    (e) disminuir la probabilidad de incurrir en conductas o actitudes que comprometan su rendimiento
        académico,
    (f) evitar mostrar conducta evasiva de la Ley y/o de los reglamentos escolares y
    (g) evitar no reconocer la autoridad policial y/o escolar.
Todos ellos acarrean serios efectos financieros y sociales, de allí que sea imperativo cambiarlos por
conductas constructivas de una sociedad sana, próspera, pacífica, armónica y segura en el nivel familiar,
escolar, social y nacional; es decir:

      Fortalecimiento del sentido de colectividad.
      Mejoría observable de la conducta dentro del salón de clases, en todo el ámbito escolar y hasta en el
       ámbito familiar.
      Testimonio directo por parte de los estudiantes de sentirse que “pertenecen” a la escuela, que
       “pueden lograr metas”, que se “deben a la comunidad”, etc.
      Desplazamiento observable de la cultura originada por las presiones externas (compañeros, TV,
       modas, etc.) por una cultura constructora de virtudes.
      Ayudar a los estudiantes a ser mejores padres cuando tengan sus propios hijos.
      Promover el uso de todos los recursos intelectuales y culturales que tengan a la mano, incluyendo
       tradiciones de fe, cuando se trata de tomar decisiones importantes.
      Conocer los reglamentos escolares y hasta velar por su sano cumplimiento.
      Sustituir la violencia por el diálogo.
      Sentirse a gusto en la comunidad y desarrollar el sentimiento de agradecimiento y hasta de
       endeudamiento para con ella, con lo que impera la necesidad de cuidarla, nutrirla, fortalecerla y
       perpetuarla.
      Reconocer y respetar naturalmente cualquier figura en la posición de autoridad (maestro, director,
       padre o representante, policía, etc.)
      Construir un ambiente o ecología armonizadora (adultos “conscientes” de su rol de modelos,
       facilitadores, asesores, responsables de crear una atmósfera cálida y receptiva, respaldada por
       respeto).
      Aprender a vivir reconociendo los derechos de otros y cuidando de no violarlos ni siquiera leve o
       transitoriamente.
      Desarrollar capacidades sobre una base de entendimiento multicultural.
      Llegar a ser agentes de cambio positivos en la sociedad.

Considerando que para lograr que un sistema educativo funcione adecuadamente debe proveer a los
estudiantes las herramientas necesarias para desenvolverse en un campo de trabajo que les permita
realizarse intelectual y profesionalmente y que les proporcione la capacidad de tomar decisiones sabias
acerca de su vida personal y participar responsable y positivamente en los procesos de la sociedad;

Considerando que el modelo del sistema educativo vigente no garantiza que se cumplan sus nobles
objetivos expresados en la Ley Orgánica de Educación en el Artículo 3: “La educación tiene como finalidad
fundamental el pleno desarrollo de la personalidad y el logro de un hombre sano, culto, crítico y apto para
convivir en una sociedad democrática, justa y libre, basada en la familia como célula fundamental y en la
valorización del trabajo...”; y que por lo tanto, sería imperativo analizar el potencial que tiene el Proyecto en
estudio en cuanto a su capacidad de garantizar los objetivos aprobados en el seno de la reunión ordinaria de
la Comisión Permanente, realizada el miércoles 01 de agosto del año en curso, que dice: Art. 5°, “La
educación tiene como finalidades” Ordinal 2°: “Favorecer el desarrollo integral del individuo para que ejerza
plenamente sus capacidades humanas.”. Ordinal 3°: “Generar condiciones que garanticen la participación
activa del estudiante, estimulando su iniciativa en los aprendizajes y su sentido de responsabilidad
ciudadana...“ Ordinal 10°: “Fomentar actitudes solidarias, cooperativistas y positivas hacia el trabajo, la
justicia, la equidad y el bien común.” Ordinal 11°: “Defender como valores fundamentales el derecho a la
vida, al trabajo, la cultura, la justicia social y la igualdad de derechos, sin discriminación ni subordinación
alguna”;

Considerando que el sistema educativo que se persigue debe asegurar los fines mencionados porque son
los que realmente producirán una diferencia en el presente y futuro de nuestra nación, muy necesarios para
el sustento, la prosperidad, la felicidad y la paz; y que la falta de aplicación en el sistema educativo del
componente de valores sociocéntricos como un complemento curricular y extracurricular impidirá alcanzar los
fines descritos en la Ley.
PROPUESTA:

Por las razones ya expresadas, se propone que:

1.) El Estado debe asumir la porción de responsabilidad de suficiente magnitud para garantizar en la Ley
Orgánica de Educación la Formación con Valores Sociocéntricos a los estudiantes de las escuelas de
Educación Preescolar, Básica I, II y III Etapa y Media Diversificada y Profesional (Población-Meta), con
materias y actividades curriculares y extracurriculares, que incluyan la participación activa de padres,
docentes y demás componentes de la comunidad educativa.

2.) El contenido del programa de Formación de Ciudadanos con Valores Sociocéntricos debe incluir todos los
aspectos cognitivos, emocionales y conductuales del ser humano, concebido como un ser libre y
responsable, al igual que como un ser capaz de amar, de razonar y trabajar, según la perspectiva más
amplia y acertada de sus dimensiones y potencialidades. Especial énfasis se deberá hacer particularmente
en las responsabilidades con las relaciones afectivas familiares y sociales y en la puesta en práctica del
conocimiento adquirido para el beneficio de la colectividad, lo cual le genera felicidad.

3.) La Formación de Ciudadanos con Valores Sociocéntricos deberá cubrir las áreas del conocimiento
(intelecto), la emoción y la voluntad del educando a través de:

I. Colmar el currículo con valores sociocéntricos (incluir ejemplos de acciones sociocéntricas adaptados a
       cada materia).
II. Desarrollar una Cátedra de Formación de Ciudadanos con Valores Sociocéntricos como elemento de
       programación, coordinación, investigación y actualización según las necesidades particulares de
       nuestra Nación.

4.) La Formación de Ciudadanos con Valores Sociocéntricos idealmente debe formar parte de los
Fundamentos Básicos Obligatorios (Artículo 8) y desarrollarse en todos los niveles de educación adaptada a
cada grupo de edad.

5.) El currículo de esta materia contemplará:
a Instrucción de los valores sociocéntricos fundamentales.
b Talleres para el desarrollo de virtudes y hábitos dentro del contexto de los valores sociocéntricos.
c Talleres y dinámicas de grupo con padres, representantes y docentes, que demuestren el conocimiento,
      el sentimiento y la práctica de los valores sociocéntricos.
d Servicio voluntario a la comunidad educativa y a la sociedad en general.

En la actualidad se cuenta con más de diez currículos contemporáneos para la formación de ciudadanos con
valores sociocéntricos producidos por organizaciones y publicaciones educativas que pueden ser estudiados
y adaptados a la realidad del pueblo venezolano. Entre ellos podemos mencionar:
      Adquisición de Pautas del Desarrollo Ético Individual (APDEI).
      Currículo de Educación de Carácter Sociocéntrico (CECS).
      Proyecto para el Desarrollo de los Niños (PDN).
      Comunidad Consciente (CC).
      Proyecto Esencial (PE).
      Currículo Ético para Niños (CEN).
      Programa de la Jirafa (PJ).
      Lecciones de Carácter Sociocéntrico.
      La Aventura de los Leones: Destrezas para Crecer.
      El Salón de Clase Responsable.

6.) La Formación de Ciudadanos con Valores Sociocéntricos deberá propiciar la formación de personas
socialmente efectivas y que constituyan la base para que las medidas económicas, políticas, sociales y
culturales puedan materializarse sin conflictos y signifique éxito colectivo y hasta nacional.
7.) Los valores sociocéntricos a fomentar se deberán discutir en la Cátedra de Formación de Ciudadanos con
Valores Sociocéntricos. De manera ilustrativa se mencionan los seis valores que seleccionó la UNESO, en el
Manifiesto 2000, como necesarios para establecer los cimientos para la paz en la primera década del nuevo
milenio: respeto a la vida, no violencia, generosidad, diálogo, solidaridad y preservación del medio ambiente.
Otros valores ampliamente investigados y que han generado resultados positivos al mejorar la confianza y el
orden en la familia y la escuela, y, por extensión, en la sociedad, son: orden y disciplina, respeto, capacidad
para compartir, fidelidad, empatía, honestidad, responsabilidad, trabajo, integridad, dignidad y voluntad entre
otros.

8.) La Formación de Ciudadanos con Valores Sociocéntricos deberá:

1. SENSIBILIZAR a los adultos de la comunidad educativa a sentir entusiasmo por ejercer efectivamente
    su rol de modelos, facilitadores y conductores “conscientes” de la formación de valores de sus hijos y
    alumnos; y a estos últimos para que valoren a sus padres, representantes y maestros.
2. INSTRUIR y FORMAR, es decir, sembrar valores en el educando a través de actividades teóricas y
    prácticas que les permitan conocer, sentir y practicar los valores sociocéntricos y observar su incidencia
    en pro de la armonía y paz familiar y social.
3. ESTIMULAR la reflexión acerca de los valores sociocéntricos a través del debate, dramatizaciones y
    discusiones en grupo.
4. DAR EL EJEMPLO a través de actividades dirigidas a docentes, padres y representantes que puedan
    reforzar la actitud y la voluntad de comprometerse a vivir una vida ejemplar de bondad y beneficio para
    la colectividad, ante los hijos y alumnos, como la manera más eficaz de formación en valores.
5. MEJORAR las relaciones interpersonales en el hogar y la escuela a través de motivarlos para que se
    involucren y continúen con este proceso forjador de buenas virtudes y buenos ciudadanos, capaces de
    alcanzar la felicidad y el éxito en sus vidas.
6. CREAR LA TRADICIÓN de involucrar al educando para que forje valores sociocéntricos en los alumnos
    de menor edad. De esta manera, los valores serán reforzados en la Población-Meta año tras año, de
    jóvenes a jóvenes.
7. DESARROLLAR una cultura que exalte los valores sociocéntricos a través de publicidad en los medios
    de comunicación social y la difusión de los mismos a través de organizaciones gubernamentales y la
    sociedad civil organizada.
8. AUMENTAR Y AFIANZAR en la Población-Meta los conocimientos, sentimientos y prácticas de los
    valores universales estudiados, comprobando por la experiencia propia sus beneficios al individuo, la
    familia, la escuela y la nación.
9. GENERAR UN CAMBIO de conducta hacia el bienestar y el orden (acato de las normas) en las
    actuaciones de los alumnos en la familia, la escuela y la sociedad.
10. MOTIVAR el rendimiento académico de los alumnos y mejorar la comunicación con sus docentes,
    padres y representantes y posteriormente, autoridades civiles, supervisores de trabajo, etc., de manera
    que se puedan desenvolver efectivamente en cada cargo o posición que desempeñen en el futuro.
11. DESPERTAR mayor interés público en conocer y difundir la Formación de Ciudadanos con Valores
    Sociocéntricos como una estrategia para el desarrollo personal, mayor armonía y felicidad en el contexto
    social donde se desenvuelvan los individuos.
12. AUMENTAR el interés de la Población-Meta sobre el valor de la familia como núcleo de la sociedad; es
    decir, la repercusión que ejercen los resultados del funcionamiento de cada familia sobre la sociedad y la
    nación. En otras palabras, entender la trascendencia de nuestras acciones individuales dentro de la
    familia, la comunidad educativa, la sociedad y la nación.
13. DISMINUIR los índices delictivos, la inseguridad personal, los conflictos familiares y todos aquellos
    problemas que surgen de la falta de práctica de los valores sociocéntricos.

								
To top