"SEMBRAR PARA PRODUCIR" by m781C2R

VIEWS: 79 PAGES: 56

									     TALLER: OPCIONES NACIONALES DE PRODUCCIÓN DE MATERIAS PRIMAS CON
                 POTENCIAL PARA LA ALIMENTACIÓN DE CERDOS



SITUACION DE LAS MATERIAS PRIMAS UTILIZADAS EN LA
ALIMENTACION DE CERDOS EN COSTA RICA

Introducción: El presente trabajo se realizó con el objetivo de brindar un marco de
referencia para la reunión interdisciplinaria que analiza las posibilidades de producción de
materias primas a nivel nacional para la alimentación de cerdos.

Tipos de productores de cerdos: Para efectos del presente trabajo se definen dos tipos
principales de productores. El primer grupo fabrica su propio alimento en la granja a partir
de materias primas que adquiere en el mercado nacional. Generalmente, conforme el nivel
de productividad es mayor, los alimentos tienden a ser de mayor concentración y por lo
tanto, el uso de subproductos agroindustriales es más restringido. El Cuadro 1 detalla
ejemplos de las dietas que normalmente las porquerizas de alta producción están utilizando.

Cuadro 1. Dietas para cerdos de alta capacidad de producción
Fórmula                    Inicio Desarrollo Engorde Gestación Lactancia Reemplazos Verracos

Maíz                       62.26    68.29     75.13      52.77      56.49       71.41      65.56
Harina de soya             30.36    25.96     19.77       8.56      30.76       22.54      13.82
Salvadillo de trigo                                      31.47                   2.28      15.00
Aceite                     3.06      2.65      2.15                 8.61
Melaza de caña                                            3.50                              2.19
Carbonato de calcio         1.33     1.29      1.39       1.54       1.71        1.54       1.29
Fosfato mono-dicálcico      0.98     0.81      0.64       0.62       1.09        0.89       0.68
Sal fina                    0.40     0.35      0.35       0.45       0.45        0.40       0.40
Cloruro de colina          0.100    0.087     0.087      0.170      0.170       0.170      0.170
Biolys                     0.429    0.174     0.216      0.303      0.038       0.137      0.272
DL-metionina               0.116    0.040     0.005                 0.092       0.041
L-treonina                 0.071                         0.050                  0.006      0.041
Premix Vit &Min.           0.350    0.230     0.230      0.350      0.350       0.350      0.350
Oxido de zinc               0.30
Sulfato de cobre                     0.10
Enzimas                    0.045    0.041     0.035      0.024      0.046       0.038      0.029
Secuestrador               0.200                         0.200      0.200       0.200      0.200

El segundo grupo de productores adquiere los alimentos necesarios para su
producción en forma terminada, en las fábricas de alimentos balanceados que
ofrecen sus fórmulas en forma comercial. Dentro de este grupo podemos hacer
una subdivisión: unos adquieren las fórmulas denominadas “comerciales”,
caracterizadas por contener una diversidad de subproductos de origen
agroindustrial, como se muestra en el Cuadro 2.
       Cuadro 2. Dietas “comerciales” para cerdos.
       Fórmula                    Inicio Desarrollo Engorde Gestación Lactancia

       Maíz                       48.00    46.73      43.13     25.95      45.99
       Harina de soya             18.92     8.06       6.76                 9.21
       Salvadillo de trigo                  6.00       8.00     20.00
       Acemite de trigo           10.00    10.00      10.00     20.00      12.00
       Semolina de arroz          4.00      6.00       6.00      8.00       6.00
       DDGS                       4.00      6.00       8.00                 6.00
       Harina de carne y hueso    3.00      3.46       3.50      3.50       3.50
       Harina de coquito          3.00      4.00       5.00      6.00       3.00
       Aceite                     1.70      2.45       2.74      2.80       6.50
       Melaza de caña             6.00      6.00       6.00     12.00       6.00
       Carbonato de calcio        0.108               0.098     0.423      0.167
       Fosfato mono-dicálcico     0.551    0.353                0.470      0.643
       Sal fina                   0.350    0.350      0.350     0.380      0.380
       Cloruro de colina                                        0.250      0.209
       Biolys                     0.207    0.451      0.268     0.082      0.247
       DL-metionina               0.016    0.003
       Premix Vit &Min.           0.100    0.100      0.100     0.100      0.100
       Propionato de calcio       0.050    0.050      0.050     0.050      0.050

Estas fórmulas están caracterizadas por contener una menor concentración de nutrientes, en
comparación con aquellas utilizadas por el primer grupo de productores. Sin embargo, estas
dietas son de menor costo, y aunque la producción que se puede obtener a partir de éstas es
menor, muchas veces se adaptan al presupuesto que el productor está en capacidad de
destinar a su producción. Normalmente el tipo de cliente para estos tipos de alimentos
invierte menos recursos económicos y su producción, si bien es de bajo costo, en términos
de rendimientos biológicos es muy susceptible de mejora.

Un grupo de productores adquiere en las plantas comerciales los denominados alimentos
“especiales”, los cuales son generalmente fórmulas con altos contenidos de maíz y harina
de soya, pocas cantidades de subproductos y concentraciones de nutrientes suficientes para
mantener una producción razonablemente adecuada. Las unidades de producción que
utilizan estas líneas de alimentos son de tamaño pequeño a mediano (hasta 250 vientres).

Utilización de materias primas: Por mucho, el maíz es el principal ingrediente de uso en
todas las dietas de cerdos. Como tal, provee la mayoría de la energía que requiere el animal
en sus diferentes etapas de producción. El segundo lugar lo ocupa la harina de soya, la cual
se constituye en la principal fuente de proteína y aminoácidos para el cerdo. En términos
nutricionales, generalmente se reconoce que estos dos ingredientes, maíz y harina de soya,
son los de mejor calidad y capaces de provocar los mejores rendimientos biológicos, una
vez combinados con una serie de aditivos complementarios. Por otro lado, actualmente en
nuestro país, estos dos ingredientes pueden ser adquiridos en cantidades prácticamente
ilimitadas, ya que el maíz se adquiere y se importa del exterior, principalmente desde los
Estados Unidos. Igualmente, la harina de soya se origina como un subproducto del
procesamiento del frijol de soya para extraer el aceite de consumo humano. En el caso de
las fórmulas de maíz-harina de soya, los contenidos de estos ingredientes suman desde un
61% hasta un 95% del total de ingredientes y en el caso de las fórmulas comerciales desde
un 25% hasta un 67%. Normalmente las fórmulas comerciales no alcanzan a contener todas
las cantidades de subproductos que se incluyen en los ejemplos antes citados (Cuadro 2).

La utilización de subproductos agroindustriales como los detallados en el Cuadro
2, se hace en función de disminuir el costo de materias primas de una dieta
cualquiera. Sin embargo, la calidad de los subproductos es variable y posiblemente
menor que la aportada por el maíz o la harina de soya. Los subproductos de origen
vegetal generalmente contienen más fibra y parte del fósforo no es disponible para
el cerdo. Los subproductos de origen animal son muy variables en composición y
disponibilidad de proteína y aminoácidos. La disponibilidad de los subproductos
tanto de origen vegetal como animal es limitada, y al existir una demanda mayor
que la oferta, sus precios se mantienen relativamente altos, por lo cual, al mismo
tiempo, en muchas circunstancias el uso de éstos se hace prohibitivo en fórmulas
de alta concentración.

Origen de las materias primas: Una gran mayoría de las materias primas que son
utilizadas para la elaboración de los alimentos de cerdos son importadas directamente para
este fin o proceden de materias primas importadas, como se aprecia en el Cuadro 3.

Cuadro 3. Origen de las materias primas de uso en la alimentación de cerdos.
                         Origen                 Compra             Procedencia

Maíz                         Importación              Importado            EUA, Argentina
Harina de soya               Importación              Local                EUA, Brasil
Salvadillo de trigo          Importación              Local                Canadá, EUA
Acemite de trigo             Importación              Local/Importado      Canadá, EUA
Fosfato mono-dicálcico       Importación              Importado            EUA
DDGS                         Importación              Importado            EUA
Cloruro de colina            Importación              Importado            EUA, China
Biolys                       Importación              Importado            EUA
Premix Vit &Min.             Importación              Local                EUA, China, UE
Propionato de calcio         Importación              Importado            EUA
Semolina de arroz            Importación/Nacional     Local                EUA
Aceite                       importación/nacional     Local/Importado      EUA
Harina de carne y hueso      Nacional                 Local
Harina de coquito            Nacional                 Local
Melaza de caña               Nacional                 Local
Carbonato de calcio          Nacional                 Local
Sal fina                     Nacional                 Local

Al considerar la importación y producción de materias primas para la alimentación
animal en general, resulta que el 88.6% de éstas son de origen importado y
solamente producimos a nivel nacional un 11.4%. Esto se detalla en el Cuadro 4.
Los datos de este cuadro son estimados para los años 2003 y 2004.
       Cuadro 4. Utilización mensual (toneladas métricas) de materias primas en la
       alimentación animal según su origen.
                                                                 Origen
                                    tm/mes       %       Importado       Local

      Maíz                            43,119       57.0       57.0
      Harina de soya                  12,396       16.4       16.4
      Salvadillo de trigo              2,345        3.1        3.1
      Acemite de trigo                 4,498        5.9        5.9
      Semolina de arroz                1,623        2.1                    2.1
      Aceite                            800         1.1                    1.1
      Harina de carne y hueso           920         1.2                    1.2
      Harina de coquito                1,250        1.7                    1.7
      Melaza de caña                   4,000        5.3                    5.3
      DDGS                             4,700        6.2        6.2
      Totales                         75,651      100.0       88.6         11.4

No se considera que parte de la semolina ocasiones procede de arroz importado, y
que una parte del aceite se importa directamente para consumo animal.

Costos de las materias primas: Desafortunadamente, los precios de los ingredientes
importados están sujetos a los cambios que la oferta y la demanda provocan en el mercado
internacional, además, deben ser cancelados en dólares estadounidenses con el consiguiente
efecto de la constante devaluación que sufre nuestra moneda.

Si calculamos el efecto del costo de cada uno de los ingredientes dentro las fórmulas del
Cuadro 1 y Cuadro 2, tenemos que en promedio el maíz y la harina de soya alcanzan el
87.5% y el 55.3% del costo total en cada caso, lo cual indica que en cualquier circunstancia
el costo final de las fórmulas es muy dependiente de los precios que se deban pagar por
estos dos ingredientes.

Además, los precios de los subproductos siguen la tendencia del maíz y la harina de soya,
como se muestra en el Cuadro 5.
       Cuadro 5. Tendencia de los precios de materias primas de uso en     alimentación de
       cerdos para el período octubre del 2003 a julio del 2004.
                                   Oct-03    Jul-04     Dif.     Dif. %
                                    ($/qq)    ($/qq)   ($/qq)


       Maíz amarillo                 6.45     8.06      1.61     24.97
       Har. de soya                 12.87     18.59     5.72     44.47
       Acemite de trigo              5.61      6.79     1.18     21.11
       Salvadillo de trigo           5.36      6.49     1.13     21.09
       Semolina de arroz             5.72      7.34     1.62     28.29
       Harina de coquito             4.83      4.83     0.00      0.00
       DDGS                          7.33      8.64     1.32     17.95
       Aceite                        20.7     26.22     5.52     26.67
       Harina carne y hueso          9.56     10.86     1.30     13.65

El cuadro anterior refleja una situación bastante delicada para la producción animal en
general, y en particular para la producción porcina. A finales del año 2003 y la primera
parte del 2004, los precios del maíz y frijol de soya en el mercado internacional sufrieron
una alza significativa. De la misma manera, la mayoría de los subproductos siguió la misma
tendencia. Consecuentemente, los costos de producción de todo el sector pecuario
aumentaron en forma drástica, mientras que el precio de la carne al productor de cerdos
sufrió su acostumbrada disminución (efecto de la Semana Santa).

Perspectivas: Aparentemente, los precios de futuros del maíz y el frijol de soya
actualmente han sufrido bajas importantes para fin de año. Esto podría traer un
alivio en el costo de producción para el sector, dependiendo de las cantidades
compradas hasta ahora y de los precios futuros de los fletes marítimos.
Conclusiones:

Siendo el maíz y la harina de soya los principales ingredientes que contienen los alimentos
para cerdos, y aportando la porción más grande de su valor, cualquier esfuerzo para mejorar
el costo de alimentación deberá concentrarse en la sustitución económica de estos
ingredientes.

El uso de subproductos agroindustriales o de origen animal es una alternativa de
disminución del costo de alimentación, sin embargo, sus precios deben ser consecuentes
con su aporte nutricional en comparación con el maíz y harina de soya.

El cultivo de maíz en Costa Rica
Por: Ing. Arnoldo Vargas

Antecedentes de producción del cultivo de maíz en Costa Rica
En el año 1986 se establecen los programas de ajuste estructural, con las cuales se
dictan políticas de diversificación de la producción y promoción de la exportación y
sustitución de actividades tradicionales; conlleva también la aparición de otros
programas como el PL480, por medio del cual se importa trigo, sorgo, y maíz
amarillo y se eliminan los programas de apoyo a la producción de estos elementos
y se concentra en la producción de maíz blanco para consumo humano.

La importación de trigo afecta la disminución en el consumo de la tortilla, lo que se
manifiesta como un sustituto del maíz blanco. Todo esto produjo un decrecimiento de un
80.3% en la producción de maíz de 1986 hasta 1995. En 1996 interviene DEMASA en el
negocio de la compra y estímulo directo de la producción de maíz para industrializarlo
para el consumo humano, garantizando la compra a precios preestablecidos y se procura
establecer una cantidad de compra de maíz nacional y el resto se importa, manteniendo el
área de producción en unas 18000 hectáreas. Sin embargo, en la cosecha 1997-1998,
debido a los efectos del Niño y el Huracán Mitch, hubo una disminución en el área
sembrada.

El cultivo de maíz ha sido afectado por políticas de globalización que provocaron la
desaparición del precio de sustentación del grano.
El Programa PL-480, Ley Pública de los Estados Unidos que permite al pais importar
granos en moneda local a los precios mundiales.

Desde 1982 C.R. empezó a hacer uso de este programa, concentrándose especialmente
en la importación de Maíz amarillo.

Precios distorsionados con respecto a una norma o estandar de libre competencia.

CAPACIDAD DE USO DE LA TIERRA

De acuerdo con la información del Departamento de Suelos y Evaluación de Tierras del
MAG, el país dispone de 482.3 miles de hectáreas con aptitud para el cultivo del maíz, (el
11% con una sola limitante de producción y el 89% con más de una limitante. La Región
Chorotega dispone de un 34.2% de las tierras con capacidad de uso 1 y 2; la Región
Huetar Norte de un 27.37%; la Región Brunca de un 13% y el 15.4% entre las otras
regiones.
Temperatura              20-25                   15-20 o 25-28    15 o 28
Promedio         anual
(oC)
Precipitación            1800-3500               3500-5000        5000
Promedio         anual
(mm)
Meses secos              2-5                     0-2              0o5
Consecutivos al año
Brillo solar (Hr/día)    4                       3-4              3
Variable                 Rango de aptitud
fisicoedáfica
                         Apto                    Moderado         No apto
Pendiente (%)            -3 mecanizado           3-7 mecanizado   7 mecanizado
                         1-5 manual              15-30- manual    30 manual
Suelos                   Franco,       franco-   Pesada           Muy pesada
Textura                  arenosa,                                 Muy arenosa
                         arcillo,arenosa
Drenaje                  Bueno                   Deficiente       Nulo
Fertilidad aparente      Media a bueno           Media a baja
Acidez (pH)              5,5-7,0                 4,5-5,5          4,5



Clase 1: Presenta las condiciones óptimas para el desarrollo del cultivo, se caracteriza
por:

Temperatura promedio anual entre 20 y 25 Cº.
-    Precipitación promedio anual entre 1.800 y 3.500 mm.
-    Meses secos consecutivos al año de 2 a 5.
-    Brillo solar promedio diario mayor a 4 horas.
-    Pendiente menor a 0 a 3%.
-    Suelos: Textura franco, franco-limosa- arenosa arcillo-arenosa.
             Profundidad efectiva mayor a 0.75 metros
             Fertilidad aparente media a buena
             Acidez con pH de 5,5 a 7,0
             Drenaje bueno
             Fragmentos en el perfil menor a 5%.

ZONA PRODUCTORAS

De acuerdo con la información del Depto. De Información de Mercados del CNP, puede
observarse que la producción de maíz durante los últimos años se concentra en las
regiones Huetar Norte, Brunca y Chorotega. Dentro de ellas las principales subregiones
productoras son Pocosol, Upala, Guatuso, Pejibaye, Corredores, Buenos Aires, Santa
Cruz, Liberia y Nicoya.

PROBLEMAS DE LA ACTIVIDAD MAICERA
1.Problema de productividad
Se identificó que no está en funcionamiento un Programa de Investigación y Transferencia
de Tecnología Sectorial, existen una serie de iniciativas institucionales pero no así de
forma colectiva. En la producción se denotan una serie de aspectos que deben corregirse
para mejorar los rendimientos de maíz. En este sentido, existe mucha tecnología
investigada que no llega a los productores, por no disponer de un programa de asistencia
técnica en las principales zonas productoras.

Al no ejercerse un eficiente sistema de transferencia se presentan una serie de
deficiencias tecnológicas tales como: se utilizan variedades de bajo rendimiento, baja
densidad de siembra, uso inadecuado de insumos, baja calidad de semilla (uso de
mezclas o semilla de baja germinación), pudrición de mazorca, cogollero, mancha de
asfalto, pequeño tamaño semilla y mal manejo de suelos.


2.Problemas de precios, rentabilidad y mercado


En relación con el análisis económico, se observan bajos precios de los productos, altos
costos de mano de obra e insumos, y al no aplicar un paquete tecnológico adecuado,
agrega problemas de bajos rendimientos, así como pérdidas por problemas en pos
cosecha que ocasiona incremento en los niveles de aflatoxinas o pérdidas ocasionadas
por depredadores del grano, como el gorgojo y las ratas. Otros factores son la
disponibilidad oportuna de maquinaria de siembra y cosecha y las posibilidades de
establecer contratos de mercado en el momento apropiado a precios de compra
preestablecidos.


Cuadro: Características climáticas y fechas de Siembra de las principales zonas maiceras
de Costa Rica


Región      Provincia   Altitud     Zona de      Temp    Precipitació   %H        Epoca           de
                        (msnm)      vida         .       n              Relativ   siembra
                                    (Holdrige)   (ºC)    (mm)           a
Choroteg    Guanacast   0-40        Bosque       30-35   1500-2000      80        Mayo-Agosto
a           e                       Seco
                                    Trop.
Huetar      Alajuela    95-600      Bosque       24-28   2200-2600      90        Junio-Oct.
Norte                               Hum.
                                    Trop.
Huetar      Limón       90-500      Bosque       25-30   1500-2500      90        Febrero-Julio
Atlántico                           Hum.
                                    Trop.
Brunca      S.José       40-600     Transició    27-33   1200-1600      85        Marzo-
            Punt                    n                                             Septiembre
            arenas
Central     S.    José- 800-                     22-27                  80        Mayo
            Alaj. Cart . 1200
Cuadro. Factores de estrés responsables por la reducción en la producción y los
rendimientos en el cultivo de maíz en Costa Rica

Factores Bióticos                          Factores Abióticos
1.   Alta    incidencia  de     plagas   y 1. Costos de producción
enfermedades:
a) Pudrición de mazorca y tallo             a) Fertilizantes   principalmente, fuertes
                                            incrementos
b) Spodoptera, Diatraea y Phyllophaga
c) Achaparramiento                          2. Equipo técnico desmembrado

2. Material Genético No apropiado 3. Créditos y Seguros
susceptible       a       enfermedades,
principalmente de mazorca y tallo causada
por Fusarium spp.
                                          4. Bajo nivel organizacional        de   los
                                          Agricultores
                                          5. Falta de semilla
ENSAYO DE
Híbridos Blancos QPM 9CHTTWQ)

Localización: Cañas, Guanacaste, 2000

    Pedigree      Rendimient   Aparició   Liberació   Altur   Altura   Acam    Acam   Pudrició   Aspect Cobertura
                  o            n     de   n      de   a de    de       e de    e de   n     de   o    de de mazorca
                  (Kg/ha)      estigmas   polen       plant   mazorc   tallo   raíz   mazorca    mazorc (%)
                               (No. De    (No. De     a       a        (%)     (%)    (%)        a (%)
                               días)      días)       (cm)    (cm)
    Cms983015     7,4          56         54          203     95       1,5     0.9    2.4        3.0    2.4
    Cms983011     7.3          `54        54          218     105      0.8     0.0    0.7        2.5    2.0
    Cms983013     6.6          53         53          207     102      0.0     0.0    2.1        3.0    4.2
    Cms983049     6.3          53         54          198     113      4.8     0.0    2.8        3.0    0.6
    Cms983037     6.2          54         53          205     100      4.0     0.0    2.8        3.0    1.5
    Cms983019     6.1          53         52          198     92       3.8     0.0    0.9        3.0    1.1
    Cms933043     6,1          53         54          185     95       2,4     0.8    1.6        3.0    1.6
    5
    Cms993011     5.9          53         52          195     83       4,3     0.0    2.5        3.0    3.3
    Cms993021     5.5          56         55          212     100      1.5     0.9    4.7        3.0    5.5
    Medias        5.2          52         53          191     92       2,7     0.1    2,3        3,2    2,8
    55 % LSD      1.1          1.2        0.6         18.8    15.2     5.6
    CV            10.4         1.1        0.5         4,8     9.7      6.9

CONCLUSIONES
 - La importación de granos y de maíz en especial ha afectado a la población que representa un 54% de la población total.
 - Entre el 57% y 70% de los costos de producción corresponden a insumos agroquímicos que generalmente son
importados.
- Existe poco financiamiento y los intereses son muy altos.
- La importación de maíz significa altas salidas de divisas del país, provoca desempleo y otros problemas sociales.
-      El enfoque económico se desliga de la realidad cuando afirma que la producción únicamente debe
       justificarse bajo ese aspecto, sin tomar en cuenta los aspectos agronómicos, son los que en primera
       instancia influyen en la producción, mientras que los aspectos económicos deben utilizarse para
       determinar cuál o cuáles elementos con los responsables del alto costo de la producción.


 - La perspectiva de Costa Rica debe ser necesariamente estratégica, no estática, es decir no tomar
los niveles actuales como datos y asumir que se mantendrán así en el futuro.

      Análisis y posibilidades de la producción de sorgo como suplemento para
                                                la alimentación animal.

                                                                                1
                                                                                Acuña, Alonso. Tinoco, Roberto.

      El sorgo es una poácea que se adapta a una amplia gama de ambientes, incluso bajo condiciones
      de sequía, la característica fisiológica de ser una planta con el mecanismo fotosintético C4 le
      permite, bajo condiciones de alta luminosidad, contar con un muy buen potencial de producción; es
      un cultivo que posee un ciclo relativamente corto porque la mayoría de las especies adaptadas a
      nuestras condiciones tardan entre germinación y cosecha cerca de los 95 y 120 días.


      Desde el punto de vista técnico, una de las principales bondades que puede tener este cultivo en la
      actividad agrícola del país es la posibilidad de rotarse con el cultivo de arroz, en especial por la uso
      de diferentes herbicidas a los utilizados en ese cultivo, lo cual permite que se combatan especies
      maleza como el arroz maleza/rojo (arroz rojo) que invade gran parte de los campos productivos
      donde se siembra arroz, disminuyéndole sustancialmente la capacidad productiva al arroz comercial.
      Por otro lado, se adapta a sistemas de rotación con arroz por utilizar la misma maquinaría para la
      siembra, la cosecha, el transporte y el almacenamiento. Es por esto, que desde el punto de vista
      social y económico puede contribuir a mejorar la calidad de vida de la zona rural y de los productores
      agrícolas. Desde hace muchos años se utiliza en la alimentación animal, como sustituto del maíz o
      en complemento con la soya. Como si fuera poco, más recientemente, por su alto contenido de
      almidones se ha utilizado en otras latitudes para la producción de etanol anhidro.


      En nuestro país, la historia nos recuerda que en 1988 se dio el pico más alto en cuanto a cantidad de
      área sembrada, estableciéndose en ese entonces 30000 has y lográndose alcanzar una producción
      de 70000 ton, para un promedio aproximado a las 2.5 ton/ha; a partir de la década de los 90 se dejo
      de cultivar por la implementación del programa PL-480, en el cual, ingresaron granos al país a
      precios tan bajos que fue mas barato la importación del grano, que producirlo.




1
    Funcionarios del Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria. San José, Costa Rica. 2004.
En el segundo semestre del 2003, y por iniciativa del Ministerio de Agricultura y Ganadería se crea
una comisión interinstitucional para evaluar la posibilidad de que del sorgo se pueda extraer etanol
anhidro, el cual podría ser mezclado con la gasolina, reduciéndose de ésta forma una dependencia
total por el petróleo, la salida de divisas del país, y la contaminación ambiental al sustituirse el MTBE
de la gasolina por el etanol. Para tal efecto, se le hizo solicitud formal al Instituto Nacional de
Innovación y Transferencia de Tecnología Agropecuaria –INTA- para que evaluara material genético
que satisficiera esta demanda tecnológica, para esto se acudió a las casas comercializadoras de
semillas de este grano que proporcionaron 17 materiales entre híbridos y variedades, evaluándose
entre el segundo semestre del 2003 y lo que va del 2004. Las localidades en las que se
establecieron los trabajos fueron principalmente arroceras como Cañas y Libera en la Región
Chorotega, Parrita en la Región del Pacífico Central y Los Chiles y La Vega en la Región Huetar
Atlántica. Los resultados experimentales desde el punto de vista agronómico fueron muy alagadores,
ya que, se lograron rendimientos de hasta 4.2 ton/ha, superándose el potencial de rendimiento hasta
en un 68% con respecto al promedio alcanzado en el año 1988, condición que evidencia un mayor
potencial en los materiales, mostrándose agronómicamente más competitivos que los utilizados en
aquellas épocas.


Con respecto a la los análisis realizados por la Escuela de Química de la Universidad de Costa Rica
se demostró que en general el contenido proteíco del sorgo (8-9%) no ha variado con respecto a los
materiales antes existentes. Los análisis para la obtención de etanol a partir de materiales con
mayores resultados, en especial de rendimiento de grano (ton/ha), demostraron que es posible lograr
de ellos entre un 10.4 y 12.6% de etanol, lo que equivale a decir que es posible lograr entre 114.6 y
116.9 galones/ton, respectivamente; obteniéndose además, del proceso industrial de fermentación y
destilado una torta con alto contenido proteíco que podría también ser utilizada en la alimentación
animal.


La seguridad alimentaria esta referida a garantizar la alimentación del hombre, la cual puede ser sin
lugar a dudas a través del consumo complementario de carnes, por lo tanto, la alimentación de
bovinos, cerdos, aves y peces es importante en éste concepto. El precio en el mercado internacional
del sorgo y del maíz, materias primas para el desarrollo de concentrados animales, se ha
incrementado en los últimos meses, reduciendo los márgenes de utilidad a quines producen la carne
en nuestro país.


Los potenciales de rendimiento alcanzados en estos trabajos de investigación son valederos para
pensar en la posibilidad de que el sorgo producido en nuestro país, es una alternativa válida para la
producción de concentrados animales, para tal efecto, se hace necesario mencionar que los costos
   de producción para lograr rendimientos experimentales de 4.2 ton/ha fueron de $410/ha, por lo tanto,
   el costo de producir una tonelada fue de $97/ton, si se considera una utilidad para el productor del
   20% adicional, el costo de la tonelada para el proceso industrial se ubicaría cerca de los $117/ton.


   Consideramos importante analizar cuidadosamente la alternativa de producir sorgo en nuestro país
   vrs importarlo; en caso de que se produjera, el valor agregado debe entenderse no sólo en términos
   económicos, sino que también desde el punto de vista social, ya que, se puede mejorar la calidad de
   vida de los productores y en general de una gran parte del sector que se dedica a la agricultura como
   son en personal de campo, los transportistas, las casas comerciales de venta de agroquímicos, los
   industriales que se dedican a la fabricación de concentrados alimenticios de animales. En el pasado
   se dio, y se puede dar otra vez, el único factor de riesgo que puede desestimular la producción de
   éste cereal en nuestro país, son los precios internacionales.


                         La soya en Costa Rica: Antecedentes y perspectivas

Enrique Villalobos R., PhD. Centro de Investigaciones en Granos y Semillas (CIGRAS), UCR.

El interés por la soya en Costa Rica, se remonta a los años 60. Para finales de los 70 se habrían
evaluado en el país, específicamente en la Universidad de Costa Rica y en el Ministerio de Agricultura y
Ganadería, aproximadamente 275 introducciones, algunas de ellas posiblemente repetidas con
identificación diferente. Durante la segunda mitad de los 70 y a principios de los 80, la soya se cultivó en
escala comercial, con el apoyo de CARE de Costa Rica, institución que compraba la semilla a
productores seleccionados y la procesaba, mediante un extrusor mecánico. Este equipo extraía
parcialmente el aceite y dejaba una pasta rica en proteína que era empleada para producir varios
alimentos para el consumo humano. No obstante, no se logró despertar en los productores un verdadero
interés por producir la soya. Algunos argumentos que se daban para justificar la falta de entusiasmo por
el cultivo, eran muy sólidos: i) ausencia de una planta procesadora que comprara la semilla, ii) falta de
variedades comerciales altamente productivas, iii) dificultad para poder competir con la soya
subvencionada en los Estados Unidos. La instalación de una planta extractora de aceite en Puntarenas
por INOLASA, apenas logró entusiasmar un grupo de agricultores que se arriesgaron a sembrar en
1984, la que fuera la última siembra comercial de soya en Costa Rica. Una razón importante para que
esto ocurriera fue la importación, apresurada por las circunstancias, de una semilla de la variedad
Júpiter, con muy buena germinación pero que mostró una enorme variabilidad genética, incluyendo
plantas precoces y tardías; otras con crecimiento determinado e indeterminado y otras que nodulaban
con el inoculante existente en el mercado y otras que no.

Desde finales de los 80, la UCR las siguientes tecnologías: i) desarrollo de un inoculante excelente y
preparado con cepas seleccionadas de Bradyrhizobium japonicum (CIA) ii) desarrollo de variedades
(para uso industrial y para el consumo humano) que superan las variedades IAC-8 y Júpiter hasta en
más de 700 kg. ha-1 y desarrollo de un inoculante con cepas seleccionadas de Lactobacillus brevis 3,
que acelera la fermentación del ensilaje de soya. La aplicación de esta tecnología en una lechería con
vacas Holstein bajo estabulación ha demostrado que cosechando la planta entera de soya en el estado
R6, cuando las semillas están llenas, y ensilando con melaza o maíz, se logran reducir los costos de
producción de leche en forma importante. La Azucarera El Viejo estudia la posibilidad de cosechar la
planta entera de soya, secarla y producir un concentrado con subproductos de la caña que tendrían un
valioso potencial para la alimentación animal.
Es la producción de grano de soya una alternativa viable para Costa Rica? La mayor producción de
semilla de las variedades CIGRAS y el contar ahora con un excelente inoculante indican que la
producción de soya para grano podría ser una alternativa rentable. No obstante, la información que
tenemos se reduce a evaluaciones comparativas de material en parcelas pequeñas y a la reproducción
de materiales en parcelas medianas (1 a 2 hectáreas). Los datos de costos de producción obtenidos en
diferentes partes del país, son positivos. Sin embargo, la fluctuación de los precios en el mercado
internacional son muy grandes para atreverse a dar una respuesta seria al respecto. A manera de
ejemplo, que nos puede dar alguna luz, por tratarse de un país vecino, Nicaragua posee una variedad,
CEO-86, que fue superada en un 45% en productividad, por la variedad CIGRAS-06 en una prueba
oficial comparativa realizada por el Gobierno de Nicaragua, en Posoltega. Por otra parte, el inoculante
que ellos usan posee una sola cepa de Bradyrhizobium, a pesar de ello, Nicaragua es un productor
importante de soya en la región.

No obstante, debo admitir que, igual que al principio de los 80, no veo en el sector productivo nacional
con el que he interactuado en los últimos años, un interés claramente definido por producir soya para
grano. Más aún, tengo la impresión de que muy pocos productores dispondrían de la maquinaria y el
equipo necesario para ello. Siento que la mayor parte de nuestros productores, pequeños y grandes,
buscan alternativas de exportación que puedan aprovechar las ventajas que les ofrecería el Tratado de
Libre Comercio y no quisieran correr el riesgo de enfrentar eventualmente la competencia con productos
subvencionados.

Las alternativas mencionadas antes sobre el aprovechamiento de la planta entera de soya, en mi
opinión, tienen más potencial que la producción de grano. El ensilaje no exige de una inversión en
maquinaria y equipo alta y reduce los riesgos a los que está expuesta la producción de grano comercial.
Además, puede hacerse sin mucho riesgo, incluso, en el trópico húmedo. La formulación de
concentrados usando la planta entera de soya puede ser también una alternativa muy buena,
especialmente si la empresa dispone de la energía para secar, moler y peletizar la soya junto con otros
subproductos de la caña de azúcar. No obstante, esta no parece ser tampoco, una solución para reducir
los costos de producción porcina. En Barquisimeto, Venezuela, se evalua la tecnología desarrollada por
la UCR, para alimentar bovinos para engorde (“feed lots”).

El CIGRAS (tel. 207-3511y el CIA 207-3005) disponen de semilla e inoculante que pueden adquirirse a
un bajo costo      para hacer evaluaciones comerciales o semicomerciales de estos desarrollos
tecnológicos. Nosotros no hemos podido digerir la idea de descartar una especie agrícola que puede
producir hasta 2 TM de proteína por hectárea y estamos en la mejor disposición de colaborar con el
sector productivo nacional interesado en aprovechar la soya, independientemente del uso que se le
quiera dar a esta especie.


    Análisis y posibilidades de producción de harina de pejibaye (Bactris gasipaes K)

                                                                               Carlos L. Arroyo Oquendo
                                                                               Universidad de Costa Rica


La demanda cada día mayor de alimentos balanceados en la alimentación animal, el alto costo y la poca
disponibilidad de las materias primas requeridas para la elaboración de los mismos; así como la
creciente demanda de algunas de estas materias primas para consumo humano son factores que
tienden a variar los patrones de alimentación animal tradicionalmente utilizados, y basados en dietas tipo
maíz-soya. Esta situación ha estimulado la búsqueda de nuevas fuentes de alimentación que a un costo
razonable puedan lograr una adecuada alimentación de los animales.
El pejibaye (Bactris gasipaes K.) usado entero, en harina o como ensilaje, podría llenar parte del faltante
de materias primas, debido a su gran valor nutritivo, alta productividad por hectárea y características que
hacen de esta fruta un producto de gran potencial.

El programa nacional de pejibaye y algunos investigadores han realizado estudios sobre la composición
nutricional del pejibaye que evidencian el posible uso de esta materia prima a costos bastante
razonables como fuente energética en dietas para aves, cerdos y bovinos; pues presenta una materia
prima con excelentes valores nutricionales, así como un valor calórico promedio en términos de energía
digestible de 3500 Kcal/kg y hasta de 4700 Kcal/Kg de energía digestible, que lo convierte en una
excelente fuente de energía. Los Cuadros 2 y 3 hacen referencia a la composición proximal del fruto del
pejibaye y al contenido de aminoácidos esenciales de la pulpa, semilla y fruto entero respectivamente
(Murillo y Zumbado, 1984).

Murillo y Zumbado (1984) y Arguello y Afanador (2002), realizaron estudios sobre la composición
nutricional del pejibaye y sugieren el posible uso de esta materia prima como fuente energética en dietas
para alimentación de aves y cerdos, también Arroyo y Murillo (2000) recomiendan la inclusión de harina
de pejibaye hasta en máximo de 30 % en dietas para aves y el posible uso en dietas para cerdos ya que
presenta excelentes valores nutricionales por su contenido de ácidos grasos esenciales y un valor de
energía digestible que oscila entre 4100 - 4800 kcal/kg. Sin embargo, Murillo et al. (1983) en
investigaciones pertinentes a la utilización de la harina de pejibaye en pollos de engorde y gallinas
ponedoras, recomiendan suplir un tratamiento calórico a la fruta de pejibaye, ya sea mediante cocción o
por extrusión a temperaturas superiores a los 100 °C ; previo a la elaboración de la harina, para eliminar
supuestos factores antinutricionales, posiblemente un inhibidor de enzimas proteolíticas. También,
Gómez et al (1998), informan de la presencia de lectinas e inhibidores de tripsina en pejibaye,
consideradas factores antinutricionales por el efecto negativo que ejercen en la digestión y absorción de
proteínas de la dieta. El empleo de harinas no tratadas conduce a alteraciones nutricionales en las
aves, observándose reducción en el consumo de alimento, pobre conversión alimenticia y bajas
ganancias de peso, siendo este efecto más severo en animales jóvenes que en adultos.




                                 Cuadro 1. Composición pejibaye fruto

                        Nutrientes                                   %
                       Humedad                                      50.7
                       Proteína cruda                               6.1
                       Extracto etéreo                              12.1
                       Fibra cruda                                  5.3
                       Extracto libre de nitrógeno                   74
                       Cenizas                                      1.7
                       Calcio total                                 0.5
                       Fósforo total                                0.05
                       Energía Digestible                  3800-4500 kcal/kg
                  Datos promedio de 11 muestras


Cuadro 2.    Contenido de aminoácidos esenciales del fruto entero de pejibaye comparado con los
             valores reportados para el maíz, (% M.S.total)

                      Aminoácido           Pejibaye             Maíz amarillo-US
                     Arginina                0.29                      0.3
                     Glicina                 0.27                      0.4
                     Histidina               0.09                      0.2
                     Isoleucina              0.16                      0.4
                     Leucina                 0.28                      1.1
                     Lisina                  0.21                      0.2
                     Metionina               0.08                     0.18
                     Fenilalanina            0.14                     0.41
                     Treonina                0.18                      0.4
                     Tirosina                0.14                     0.41
                     Valina                  0.19                      0.4
                     Proteína                 5.1                      8.6
                     Murillo y Zumbado. 1984

Campabadal (1984), realizó un experimento donde se sustituyó la fuente energética (sorgo) por la harina
de pejibaye, en un nivel de sustitución de 50 y 100 por ciento en dietas para cerdos en la etapa de
iniciación.   El tratamiento térmico que se suplió a las harinas almacenadas para llevar a cabo la
comparación, en este caso consistió en una cocción utilizando autoclave a 120°C durante 1 hora a 15
libras de presión por pulg2 (1.05 kg/cm2). Se evaluaron parámetros productivos en un total de 20
lechones con una edad de 3 meses y un peso promedio inicial de 24 kilos.
Los consumos de alimento y ganancias de peso disminuyeron al aumentar el nivel de harina de pejibaye
en la ración, sin embargo, no se presentaron diferencias en cuanto a la conversión alimenticia, lo cual
podría ser atribuido a una mayor utilización de las dietas elaboradas con harina de pejibaye que
contienen un mayor nivel de energía digestible. El tiempo de almacenamiento de la harina parece que
causa una reducción de la actividad inhibidora de las enzimas proteolíticas por algún proceso de
fermentación que aumenta la acidez destruyendo o reduciendo la acción de los preservantes naturales
presentes en el fruto del pejibaye.

Los resultados obtenidos por los diferentes investigadores que han efectuado ensayos con pejibaye en
alimentación animal (harina, pulpa, ensilado o entero), demuestran que la utilización del pejibaye en
alimentación animal es muy favorable en todas las especies que se ha experimentado. Es importante
destacar, la necesidad de implementar el uso por parte de los agricultores, que muchas veces
desconocen la gama de posibilidades para su aprovechamiento.

Existen ciertas limitaciones como:

      Producción no es suficiente  industrias grandes.
      No existen industrias procesadoras de harinas  círculo
      Proceso de secado es el cuello botella
      Análisis económico depende varios factores
      Ensilado si es factible pero requiere de conocimiento para preparación.
      Pejibaye crudo presenta lectinas e inhibidores de tripsina
Recomendaciones:

      Realizar un estudio detallado y optimizar el secado sin disminuir alterar la diges-
       tibilidad y su contenido de nutrientes.
      Definir mejor opción para fabricación de harina.
      Detallar análisis económico harina
      Solicitar al MAG un plan de operaciones con políticas y presupuestos adecuados para
       desarrollar la harina



                                          Literatura Citada

ALFARO, A. I. 1988. Elaboración de harina de pejibaye (Bactris gasipaes k) para consumo animal.
     Tesis de Licenciatura en Tecnología de Alimentos. Facultad de Agronomía. Universidad de
     Costa Rica. 128p.

ARGUELLO, A. A.; AFANADOR, T. G. 2002. utilización de la harina integral de chontaduro cruda y
    extruida en la alimentación de aves y cerdos. Programa multidisciplinario para la expansión del
    chontaduro en Colombia. Facultad de Agronomía, Universidad Nacional de Colombia. 18 p.

ARROYO-OQUENDO C.; MURILLO, M. 2000. Nutrición Animal Tropical. Vol 6 (1). 145-168.

ARROYO-OQUENDO C. Evaluación de la harina de pejibaye (Bactris gasipaes k) en dietas para
    gansos durante el período de inicio. En prensa.

ARROYO-OQUENDO C.; BRENES, L.; SOTO, C.; MENESES, R.; MORA-URPÍ, J. 1995. Harina de
    Pejibaye. III Informe técnico del Proyecto Eco-Pejibaye Tucurrique. Universidad de Costa Rica.
    Facultad de Ciencias Agroalimentarias.

ARROYO-OQUENDO C.; ROJAS-BOURRILLÓN, A.; ROSALES, R. 2003. Urea o pollinaza como
    suplemento proteico para toretes consumiendo ensilaje de pulpa de pejibaye. Agronomía
    Costarricense 27(2): 67 -73.

CAMPABADAL, C. 1994. Evaluación de la harina de pejibaye (Bactris gasipaes) en dietas para cerdos
     en inicio. Escuela de Zootecnia, Universidad de Costa Rica. Mimiografiado.


GOMEZ, G.; QUESADA, S.; NANNE, C. 1998. Efecto de factores antinutricionales en el pejibaye
    (Bactris gasipaes) sobre el metabolismo de ratas jóvenes. Agronomía Costarricense. 22 (2):
    191-197.

MURILLO, M.; KRONEMBERG, A.; MATA, J. F.; CALZADA, J. G.; CASTRO, V. 1983. Estudios
     preliminares sobre factores inhibidores de enzimas proteolíticas presentes en la harina de
     pejibaye (Bactris gasipaes). Revista Biología Tropical 31(2): 227 – 231.

MURILLO, M.; ZUMBADO, M. S.F. 1984. Composición química y valor nutritivo de la harina de
     pejibaye en la alimentación de las aves. Informe final de proyecto de investigación Universidad
     de Costa Rica – CONICIT. 82p.



                                 AMARANTO (AMARANTHUS SPP)
                   ¿ UNA OPCIÓN FORRAJERA MÁS PARA EL TRÓPICO HÚMEDO ? 2



INTRODUCCIÓN:


Existe enorme evidencia en la literatura, de la gran variedad de usos que ha tenido a través del tiempo el
Amaranto (Amaranthus spp). Este cultivo formó parte de la alimentación humana, apegado
principalmente a ritos religiosos que lo llevaron a ser un alimento que satisfacía requerimientos
nutricionales que otros no cumplían.

En los tiempos de la llegada de Cristóbal Colón y de otros conquistadores de importancia, uno de los
alimentos fundamentales de los Aztecas, Mayas e Incas era el Amaranto. Miles de hectáreas de tierras
se hallaban sembradas de este cultivo, el cual formaba parte de la dieta cotidiana de aquellos
pobladores, tanto como el maíz o el frijol.

Debido al color de sangre de las panojas en algunas variedades, el Amaranto era también una planta
mística unida a la leyenda y al rito, que se plantaba con frecuencia como protección contra los espíritus
malignos. En ciertos días del calendario religioso, las mujeres tostaban los granos y los molían, los
teñían de rojo, los mezclaban con miel y les daban las formas de figurillas de serpientes, aves y
montañas, que se comían, a manera de la comunión católica, en los templos durante las ceremonias.

Cuando Hernán Cortés invadió a los Aztecas en 1519 y posteriormente Francisco Pizarro a los Incas,
comenzaron por abolir sus ceremonias y su cultura. A fin de destruir la religión y suprimir sus ritos
"bárbaros", proscribieron el cultivo del Amaranto. Estos conquistadores merodeaban por las campiñas
pisoteando y dando fuego a millares de campos, amputando las manos o matando a quienes seguían
cultivando y consumiendo Amaranto.



DISTRIBUCIÓN Y ADAPTABILIDAD:


El vocablo Amaranto identifica al conjunto de especies del género Amaranthus spp, pertenecientes a la
familia de las Amarantáceas, comprendida dentro del orden Centrospermales, caracterizadas por su
amplia distribución geográfica y gran variabilidad morfológica.

El género Amaranthus comprende más de 50 especies herbáceas, en su mayoría anuales, que crecen
principalmente en zonas cálidas o templado-cálidas. Algunas especies han sido cultivadas como
ornamentales, mientras que otras son promisorias como cultivos graníferos, hortícolas o forrajeros.

En general, el Amaranto posee destacadas cualidades agronómicas para la producción extensiva de
granos y follaje, entre las que cabe mencionar su adaptabilidad a diversos ambientes agroecológicos y la
calidad nutricional de sus productos, lo cual le confiere un elevado potencial con vista a ser utilizado en
los sistemas agrícolas o ganaderos.



CARACTERÍSTICAS PRODUCTIVAS Y DE CALIDAD:


2
    Revisión realizada por: Ing. Edwin Orozco Barrantes
                        INTA
Muchas especies de Amaranto contienen un elevado contenido de proteínas en sus hojas y semillas,
conteniendo estas últimas una alta proporción de lisina. Son muy tolerantes a la sequía y poseen un
sistema fotosintético muy eficiente.

Si bien se trata de plantas cuyo cultivo es milenario, los Amarantos constituyen aún un material
semidomesticado, con diversas características propias de plantas silvestres; en general falta en ellos
adaptación al cultivo mecanizado, que será el que prevalecerá en la producción masiva de los mismos.

Han existido procesos de selección orientados a obtener plantas de mayor altura o a reducir la época de
maduración.

La recuperación del cultivo de Amaranto en los últimos años está ligada principalmente a las
características nutricionales de la semilla, no sólo por la cantidad y calidad de las proteínas que
contiene, sino principalmente, debido a la presencia del aminoácido lisina. Pero los Amarantos poseen
otras características que aumentan su potencialidad como uno de los nuevos cultivos más promisorios
en el mundo y que avalan la importancia de su recuperación.

El origen de las diferentes especies explotadas del género Amaranthus no está bien definido, ya que los
mecanismos que han llevado a la especiación no se han logrado comprender con certeza; sin embargo,
se plantea la hipótesis de que varias de las especies conocidas proceden de un antecesor común como
lo es el Amaranthus hibridus, que a través de la domesticación ha generado las especies más usadas
recientemente.

Todos los estudios realizados hasta el momento indican, en el género, la existencia de dos números
cromosómicos básicos, N = 16 y N = 17, para las diferentes especies. De lo que sí existen
conocimientos, que llevan a concluir con certeza la factibilidad de su uso, es de algunas características
fisiológicas que lo hacen ser una planta sumamente eficiente en el uso del agua, CO 2 y luminosidad.

Las características más sobresalientes se encuentran ligadas al tipo C4 de fijación del CO 2 que
presentan todos los Amarantos estudiados hasta la fecha. Las ventajas fotosintéticas se derivan de la
falta de fotorrespiración de las plantas C4.

La presencia del tipo C4 en estas plantas incluye una serie de características anatómicas, fisiológicas y
ecológicas.

 Entre ellas sobresalen: a) estructura anatómica tipo Kranz; b) temperatura óptima para fotosíntesis
relativamente alta; c) saturación lumínica para fotosíntesis a intensidades muy altas; d) bajo punto de
compensación para CO2; e) alta eficiencia par el uso del agua; f) ausencia de fotorrespiración. Estos
aspectos determinan un comportamiento ventajoso bajo condiciones de alta temperatura, alta
luminosidad y deficiencia hídrica.

La temperatura óptima para la fotosíntesis en este tipo de plantas es elevada y no muestran saturación
lumínica aún con las intensidades máximas de un día soleado. El estrés hídrico afecta la capacidad
fotosintética, aunque en menor medida que otras especies cultivadas que no poseen el tipo C4.

Los Amarantos cultivados, sean graníferos, hortícolas o forrajeros. Son monoicos, con flores masculinas
y femeninas de variada conformación, reunidas en panojas terminales o glomérulos axilares. En
particular los Amarantos graníferos poseen típicamente una gran panoja terminal.

Según las especies, ocurre protoginia o protandria. A pesar de que la morfología y fisiología floral
favorecen la alogamia (es decir de cruzamientos naturales), los Amarantos cultivados son
prevalentemente autógamos, con una proporción de alogamia que puede variar entre el 15 y el 35 por
ciento.
A pesar de todas las características positivas que se han mencionado hasta aquí de este cultivo, existen
reportes acerca de la toxicidad del Amaranto causados por nitratos, oxalatos y saponinas.

Sin embargo la mayoría de los casos presenta las siguientes características:

a) condiciones anormales de la planta.
b) las intoxicaciones se han basado en diagnóstico clínicos y en pocos casos han sido verificados.

Diferentes estudios en los cuales se ha alimentado a animales domésticos con Amaranto, han
demostrado los bajos niveles de nitratos, oxalatos y saponinas en menores proporciones incluso que en
otros forrajes.

A pesar de que el Amaranto puede contener algunas sustancias antinutrientes como alcaloides,
betacianinas, compuestos cianogénicos, polifenóles, inhibidores de la protinasa, saponinas y
sesquiterpenos, éstas no son las únicas sustancias que posee, ya que puede ofrecer la lecitina y la
amarantina, la cual ha demostrado tener un potencial como antígeno humano T para la diagnosis del
cáncer del colon.


Por otro lado en trabajos recientes sobre la evaluación de posibles efectos tóxicos de la planta completa
usada en la alimentación de rumiantes, se concluye que los niveles de oxalatos, nitratos y nitritos, fueron
relativamente bajos, además no se encontró evidencia de acumulación de éstos, ni se observaron
signos de intoxicación en los animales sometidos a la prueba de alimentación.


Además se han observado disminuciones marcadas de oxalatos entre los 37 y 76 días de edad,
presentando el tallo siempre los menores valores, pasando los valores de 4.6% a 2.5%, manteniéndose
hasta el momento de la cosecha. En hoja las variaciones fueron menores durante el ciclo de vida, pero
presentaron los mayores valores de toda la planta (de 4 a 10%).


Por estas razones se concluye que, tomando en cuenta los valores de ingestión diaria admisible de
oxalato, es posible utilizar las hojas del Amaranto en la alimentación de ganado bovino y equino.

Como se puede observar, son muchos los aspectos favorables que presenta este cultivo, lo cual lo hace
tener un potencial enorme para su explotación. El la siguiente tabla se muestran los usos de las
diferentes partes de la planta.

Tabla 1. Usos de las diferentes partes de la planta de Amaranto

        PARTE             USO
       Tallos     alimentación animal
       Hojas      sopa de vegetales
                  condimento
                  alimentación animal
       Semillas   como dulce
                  tostada
                  germinada
                  harina
                  variedad de platos
                  pan
                  alimentación animal
Las plantas del genero Amaranthus spp. se distinguen por el alto contenido proteínico de las hojas y en
menor grado de los tallos, existiendo una gran variación que oscila de 12 a 38%, dependiendo de
especie, edad y parte de la planta muestreada.

En un estudio sobre la composición química general del Amaranto comparado con la espinaca, se
obtuvieron los resultados que se muestran a continuación.


Tabla 2. Composición química promedio del follaje de tres especies de Amaranto comparadas con la de
         la espinaca (Spinacia oleracea)

             NUTRIMENTO          Amaranthus sp. Spinacia oleracea
       Ceniza, %                     22.15           16.10
       Fibra cruda, %                13.01            6.40
       N total, %                     4.23             ---
       Proteína cruda, %             26.44           34.40
       Lisina disp, g/16 gr. N        4.29             ---
       Fósforo total (como P), %      0.54            0.55
       Calcio (como Ca) %             2.10            1.00
       Nitrato (como NO3-), %         2.05            1.22
       Acido oxálico anh., %          3.92            9.30


Por lo general, los alimentos de origen vegetal carecen de lisina suficiente para la salud humana óptima
y son considerados pues incompletos, en cambio la proteína del Amaranto contiene tres veces más
lisina que la que existe en la leche y contiene los diez aminoácidos esenciales a más alto tenor en
minerales.
Las especies semicultivadas de Amaranto para producción de forraje presentan al inicio de su ciclo de
vida 60% de su biomasa asignada a la producción de hojas, presentan una floración muy retardada y un
porcentaje de biomasa relativamente bajo en estructuras reproductivas (12%).

Resultados obtenidos en Cuba con relación a la proteína bruta de hojas y tallos, muestran que el
porcentaje de Proteína Bruta disminuye entre los 37 y 76 días de edad de la planta, presentando el tallo
siempre los menores valores, que van desde un 29% hasta un 11%.

El Amaranto muestra una abundante producción de materia seca por unidad de tiempo y área, además
de un alto contenido de proteína. Hay diferentes reportes acerca de la producción de algunas especies
de Amaranto, llegando a valores de 25 ton/ha en períodos que pueden oscilar entre los 30 y los 120
días, produciendo cantidades de materia seca por ha/año, equivalentes a la producción de otros forrajes
convencionales.

Otros autores reportan rendimientos de M.S. de 6795 kg/ha a los 38 días y en un segundo corte a los 90
días, de 5247 kg/ha, para hacer un total de 12042 kg/ha a los 128 días en dos cortes. La calidad de
estos materiales fue de 20.7% de proteína cruda y 29.8% de pared celular para el primer corte a los 38
días, y del 10% de proteína cruda y 38.2% de pared celular para el segundo corte a los 90días.

En otro estudio realizado con el Amaranto utilizado como forraje, se reporta un contenido de 86% de
humedad, 31.9% de proteína cruda, 1.1% de grasa, 11.1% de fibra cruda, 3.1% de cenizas y 52.6% de
extracto libre de nitrógeno, una digestibilidad de la proteína del 70% y de la fibra cruda de 30%.

Algunos autores han investigado el valor forrajero de los Amarantos, y han encontrado, trabajando con
borregos, mayor aceptabilidad de ciertas especies consideradas malezas y pertenecientes al genero
Amaranthus, que para la avena.
Incluso se ha llegado a la conclusión, después de varios estudios, de que algunas malezas estudiadas
pertenecientes al grupo de los Amarantos, contenían mucho más proteína y minerales que muchos
forrajes comúnmente utilizados para pastoreo, como el bermuda (Cynodon dactylon) y la festuca
(Festuca arudinacea).

En otros estudios, comparando la harina de Amaranthus hibridus contra la harina de alfalfa a diferentes
niveles en la dieta de terneras en destete precoz y de vacas lecheras, se concluye que la harina del
Amaranto es comparable a la harina de alfalfa en el comportamiento de las terneras y que la producción
de las vacas no se ve afectado aún cuando se incluye hasta un 40% de harina de Amaranto en la ración.

El forraje verde del Amaranto ha sido evaluado en diferentes especies animales, incluidos los bovinos,
caprinos, suinos, ovinos, conejos y ratas. En la mayoría de los casos se ha comparado con alfalfa y no
se han detectado diferencias importantes entre los dos cultivos.

Existe suficiente evidencia para tener la seguridad de usar el Amaranto hasta niveles del 60% de la
ración de rumiantes sustituyendo en algunos casos a la alfalfa. Incluso la palatabilidad del forraje del
Amaranto se ha observado similar a la de la avena.

El forraje del Amaranto ha sido también ensilado, y comparado con otros forrajes que pierden calidad, el
Amaranto ha mostrado incrementos en la digestibilidad y los niveles de las sustancias tóxicas ha
descendido.

Cuando se ha ensilado con el 4% de melaza, se ha obtenido un ensilaje de similar calidad que el
ensilaje de maíz, teniendo una palatabilidad muy buena cuando se ha incluido en niveles de hasta un
40% en la ración de cabras. Esto indica que hay un incremento en la eficiencia alimenticia cuando se
utiliza el ensilaje de Amaranto.

Independientemente del uso que se le dé a la semilla, el cultivo de Amaranto genera un volumen
apreciable de rastrojo, que al igual que lo que sucede con el rastrojo de maíz o sorgo, se quema o se
reincorpora al suelo. Sólo en algunos casos el rastrojo se recolecta y se utiliza en la alimentación de
rumiantes, en especial durante la sequía.

El rastrojo del Amaranto que queda después de la cosecha de los granos, tiene un valor biológico
superior al del heno de alfalfa.

Esta situación la confirma un trabajo realizado utilizando diferentes niveles de paja de Amaranto en la
alimentación de borregos en el cual se concluye que es factible emplear la paja del Amaranto en la
alimentación de rumiantes en crecimiento a niveles de hasta 65% del total de la ración, siempre y
cuando se proporcione al mismo tiempo un suplemento proteico-energético para estimular la actividad
microbiana ruminal y probablemente acelerar la tasa de dilución ruminal que permitiría incrementar el
consumo de paja.



OTROS ASPECTOS IMPORTANTES:


Los Amarantos por lo común, son cultivados en áreas marginales, de ahí que la resistencia al estrés
hídrico es de importancia fundamental; la gran evidencia de la amplia gama de variación en el
germoplasma de los Amarantos, da la seguridad de obtener producciones en distintas condiciones
climáticas y edáficas, incluyendo respuestas al fotoperíodo, tolerancia a heladas y salinidad o acidez del
suelo.
Los déficits hídricos son un fenómeno común a la mayoría de ambientes agrícolas. En estos se
producen períodos recurrentes de sequía que afectan en mayor o menor grado a la producción de los
cultivos y que en ambientes áridos y semiáridos, son más intensos y frecuentes, a lo que se agrega la
posibilidad de ocurrencia esporádica de períodos secos muy largos.

Por estos motivos, la producción y desarrollo de cultivos en estas zonas debe orientarse hacia especies
o cultivares bien adaptados a las mismas, que presenten fundamentalmente mecanismos de tolerancia a
la sequía.

Experiencias recientes indican que los Amarantos son un cultivo de alto potencial para zonas que
presentan las condiciones anteriormente descritas, y sobre todo con altos costos de irrigación.

En condiciones de baja disponibilidad de agua, los Amarantos han presentado respuestas iguales o
superiores a otros cultivos con alta tolerancia a la sequía o con una alta eficiencia en el uso del agua,
como los son el sorgo y el mijo. Además, se ha comprobado que es factible la producción con
volúmenes de agua de aproximadamente la mitad o menos que los usados por el maíz.

Todo lo anterior hace referencia al cultivo cuando ya está establecido, pero como cualquier otro forraje,
tiene que tener ciertas condiciones mínimas para su establecimiento. Esta etapa del cultivo es sin duda
la más delicada, dada la pequeñez de la semilla, el lento crecimiento inicial de las plantulas, el riesgo del
"planchado" del suelo antes de la emergencia, así como la acción depredadora de hormigas y aves.

Cabe aquí, hacer referencia a la ubicación del cultivo en el planeamiento de la siembra. Para ello deben
tenerse en cuenta dos aspectos básicos: la estabilidad y fertilidad del suelo y la posible incidencia de
malezas.

Con relación a la estabilidad y fertilidad del suelo, debe enfatizarse la necesidad de establecer los
Amarantos en suelos con buena estructura y con cobertura de rastrojo, para reducir los riesgos de
erosión eólica. Con respecto a la fertilidad del suelo, debe señalarse la excelente respuesta de los
Amarantos al contenido de nitrógeno asimilable del suelo.

Los aspectos señalados ponen de manifiesto la necesidad de que el cultivo integre un plan de rotación
que incluya pasturas perennes integradas con leguminosas. El cultivo del Amaranto no debe repetirse
después de varios años consecutivos de otras cosechas, ya que esto puede afectar la estructura y la
fertilidad del suelo.



ESTABLECIMIENTO:


Un factor importante que puede determinar la mejor época de siembra, es la longitud del ciclo de la
especie que se está sembrando. La temperatura media mínima del suelo para una buena germinación
es alrededor de los 16 °C.

Para un buen establecimiento de cultivares con fines forrajeros, se recomienda sembrar de 3 a 5 kilos
por hectárea de semilla con un porcentaje de germinación alrededor del 80%.

Dado que la semilla no pasa de un milímetro de diámetro y que en consecuencia las reservas que
alimentan al embrión son escasas, la profundidad de siembra debe conciliar la capacidad de crecimiento
de la plántula y su emergencia. De ahí que la profundidad óptima de siembra debe ser de un centímetro,
siempre y cuando haya buena disponibilidad de humedad a ese nivel.
En cualquier caso, conviene efectuar la siembra inmediatamente después de una lluvia de regular
intensidad, para favorecer una germinación y emergencia a breve plazo, con el fin de reducir riesgos.

Los Amarantos se siembran corrientemente en hileras distanciadas a unos 70 cm, lo que permite
eventuales labores de control de malezas. Se debe descartar la siembra al voleo, por su escasa
eficiencia, irregularidad en la distribución de la semilla y dificultad de controlar la profundidad de siembra.



PLAGAS Y ENFERMEDADES:


A pesar de los cuidados mínimos que debemos tener a la hora de establecer el Amaranto, una vez
establecido, éste presenta una marcada resistencia a enfermedades y plagas, ya que las primeras no
han mostrado ser un factor adverso importante y cuando se han observado ataques de plagas, se han
presentado ocasionalmente y con muy escasa intensidad.

En cambio, una plaga como la oruga de la verdolaga (Loxostege similalis) ha mostrado ser de
importancia en varios lugares en estado de plántula. Además pueden ser severamente afectados por
diversas especies de hormigas, controlable mediante la dispersión de cebos tóxicos preparados con
granos quebrados y por lo común, insecticidas clorados.

En terrenos donde previamente se cultivó maíz, es posible la aparición de plagas devorando el follaje y
el ápice, presentando una eclosión que se puede tornar incontrolable si no se aplica un insecticida de
manera inmediata. Algunas de estas especies pertenecen a los géneros: Frugiperda spp, Spodóptera
spp, y Pheltia spp.

Otras plagas observadas son Dysencha spp, Diabrótica spp, áfidos y chinches pequeñas, sin embargo
su ataque no ha presentado pérdidas importantes a los cultivos infectados.

Una plaga que sí ha causado pérdidas importantes a algunos cultivos, sobretodo por su ataque a
plántulas, es la paloma de monte (Notioenas maculosa).

Otro factor importante a tener en cuenta en los primeros estadíos del desarrollo fenológico del cultivo, es
el control de malezas, ya que es uno de los factores más limitantes de la producción. Las malezas son
una de las principales adversidades del cultivo de Amaranto, debido principalmente al lento crecimiento
inicial de los mismos. El uso de los herbicidas disponibles es uno de los recursos a tenerse en cuenta.

Como recomendaciones generales se pueden contemplar que si las malezas predominantes son
gramíneas, pueden aplicarse algunos de los herbicidas específicos para el control de ese grupo de
plantas. Pero como regla general, los que se usan para controlar malezas de "hoja ancha", son
inaplicables en cultivos de Amaranto, ya que también son plantas de ese grupo. También deben
descartarse los herbicidas de presiembra o preemergencia de uso corriente en cultivos de semilla
grande.

En materia de malezas no sólo importa el carácter competitivo de las mismas, sino también el problema
que se deriva de la dificultad de separar las semillas de algunas especies de las de los Amarantos,
durante el proceso de limpieza de las semillas cosechadas. Un ejemplo importante y digno de mención
es el Chenopodium album.

Una serie importante de malezas que se pueden encontrar compitiendo con el Amaranto son:

Del grupo de las gramíneas: Cynodon hirsutus, Cynodon dactilon, Digitaria sanguinalis, Panicum
capillare, Setaria italica, Eragrostis cilianensis.
Del grupo de "hoja ancha": Chenopodium album, Kochia scoparia, Salsola cali, Vervesina enceloides.

En un trabajo relacionado con la competencia de malezas sobre el rendimiento del Amaranto se
concluye que el rendimiento del cultivo se abate significativamente después de los 45 días de la
emergencia de las plántulas, por lo que deben permanecer libre de malezas durante ese mismo período.

En el Instituto Fitotécnico de Santa Catalina, Argentina, se ha trabajado sobre el control de malezas en
el cultivo de Amaranto, plan que tuvo por finalidad la búsqueda de herbicidas que actúen sobre las
latifoliadas y que sean selectivos hacia el cultivo.

De dicha búsqueda surgió el herbicida cuyo principio activo es el 2-(2-clorofenil) metil 4, 4 dimetil-3-
isosaza lidinona, conocido como Clomazone. Se trata de un herbicida preemergente capaz de controlar
algunas gramíneas anuales y latifoliadas. Las especies susceptibles al emerger del suelo tratado, están
faltas de pigmentación y la muerte ocurre en un corto período.

Complementariamente con el control químico de malezas, se están llevando a cabo estudios
citogenéticos en plantas de Amaranto procedentes de parcelas tratadas con herbicidas, con el fin de
detectar en ellas posibles anormalidades cromosómicas.



FERTILIZACIÓN:


Pasando a otro tópico importante para el desarrollo del cultivo, debemos de considerar los aspectos de
fertilidad del terreno donde se va a sembrar el Amaranto, ya que este requiere de suelos aireados y
permeables, buen drenaje, altos niveles de nitrógeno, así como un buen balance de nitrógeno y fósforo y
adecuadas cantidades de potasio, calcio y magnesio.

El Amaranto responde a aplicaciones de nitrógeno, fósforo y potasio y es muy sensible a la
disponibilidad de fósforo. La aplicación de nitrógeno incrementa la altura de las plantas, el peso seco
total y la proteína cruda; el potasio y otros micronutrientes afectan solamente la altura de la planta.

Este cultivo ofrece muy buena respuesta a elevada disponibilidad de nitrógeno asimilable. No obstante,
a menudo no se manifiesta tal reacción, lo que ocurre cuando el agua edáfica es el factor limitante de
crecimiento.

En general se puede aconsejar, cuando el cultivo se ha establecido sobre un terreno limpio que sucede
a varios años de otros cultivos de cosecha, ensayar la aplicación de alrededor de 60 kilos de nitrógeno,
repartiéndolos a razón de 30 kilos a la siembra y 30 antes del panojamiento, o después del primer corte
en los cultivos con fines forrajeros.

En algunos ensayos que se han realizado en suelos salinos, la adición de nitrógeno hasta 270 kg/ha,
incrementa el contenido de carotenoides, N, NO3, Fe, B y decrece el contenido de Cl, Ca y Mg en las
hojas. La adición de potasio al suelo no tiene efecto sobre los carotenos, ácido ascórbico y clorofila en
las hojas, pero sí mejora el contenido de proteína.

La adición de fósforo puede incrementar el contenido en las hojas de P, K, Ca, Mg, y Na. Sin embargo
no se encontró respuesta sobre el contenido de proteína en las hojas al fertilizar con fósforo.

Por otro lado, observando la respuesta en producción del Amaranto bajo programas de investigación en
fertilización, se reportan datos de aumentos en la producción de materia seca, usando dosis superiores
a 40 kg/ha de fósforo como P2O5.
Se ha observado que la respuesta a 80 y 100 kg/ha de nitrógeno es favorecida por la aplicación de
potasio como K2SO4 hasta niveles de 160 kg/ha de potasio, por lo que se concluye que un adecuado
abastecimiento de potasio favorece la respuesta del Amaranto a la fertilización nitrogenada.

Debido a efectos negativos encontrados al fertilizar con potasio como KCl, se recomienda la no
aplicación de dicha fórmula debido a la alta toxicidad de Cloro.
Literatura revisada.


1. Bárrales-Domínguez, J.S.; García-Reyes, J.; Mestiza-Hernández, C. (1991). Influencia de la
   precipitación pluvial sobre el desarrollo del Amaranto. Memorias del Primer Congreso Internacional
   del Amaranto. Oaxtepec, Morelos, México. Pág. 52.

2 Bertoni, N.H. y Cattano,P. (1987). Aspectos nutricionales del follaje y la semilla de Amarantos
  americanos cultivados. Actas de las Primeras Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad
  Nacional de la Pampa. Argentina. Págs. 71-86.

3 Cavagnaro, J.B. (1987). Aspectos fisiológicos de los Amarantos. Actas de las Primeras Jornadas
  Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pág. 11-18.

4 Cervantes, J.M. (1986). El Amaranto: recurso forrajero mexicano no aprovechado. Veterinaria-México,
   volumen XVII, número 4 Pág. 289-296.

5 Cervantes, J.M. (1988). Efectos del nivel de alimentación y del nivel de inclusión de paja de Amaranto
   (Amaranthus hypochondriacus L.) sobre la digestibilidad in vivo de dietas completas para borregos.
   Veterinaria-México, volumen XIX, número 4, Pág. 335-339.

6 Cervantes, J.M. (1990). Amaranth (Amaranthus spp.) as a forage. Proceedings of the Fourth National
   Amaranth Symposium. Minneapolis, Minnesota, EE.UU. Pág. 47-54.

7 Covas, G. (1987). Fitomejoramiento de los Amarantos. Actas de las Primeras Jornadas Nacionales
  sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pág. 50-55.

8 Elenes-Buelna, S. y Castellanos-Villegas, A. (1991). Análisis de crecimiento en cinco especies de
  Amaranto. Memorias del Primer Congreso Internacional del Amaranto. Oaxtepec, Morelos, México.
  Pág. 28.

9 Frecentese, M.A. y Covas, G. (1987). Técnicas culturales de los Amarantos. Actas de las Primeras
   Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pág. 56-62.

10 Gavi-Reyes, F.; Trinidad-Santos, A.; Mares-Afanador, J.(1991). Fertilización nitrogenada de Amaranto
   bajo diferentes niveles de K en el cultivo de Amaranto (Amaranthus hypochondriacus L.. Memorias
   del Primer Congreso Internacional del Amaranto. Oaxtepec, Morelos, México. Pág. .47.

11 Gonzáles-Murillo, R. y colaboradores. (1991). Pruebas de evaluación del quelite (Amaranthus spp.)
  Utilizado como fuente de forraje en la alimentación de conejos en crecimiento. Memorias del Primer
  Congreso Internacional del Amaranto. Oaxtepec, Morelos, México. Pág. 104.

12 Kalinowski, L.S. (1987). Los Amarantos: nueva alternativa alimentaria. Actas de las Primeras
  Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pág. 96-100.

13 Loyola, J.J.; Vega-Arciga, M; Tafoya-Razo, A. (1991). Competencia sobre el rendimiento del
  Amaranto (Amaranthus hypochondriacus L..) Memorias del Primer Congreso Internacional del
  Amaranto. Oaxtepec, Morelos, M‚xico. Pag. 51.

14 Makus, D.J. (1990). Composition and nutritive value of vegetable amaranth as affect by stage of
  growth, environment and method of preparation. Proceedings of the Fourth National Amaranth
  Symposium. Minneapolis, Minnesota, E.E.U.U. Pags 35-46.
15 Mapes, C. y Bye, R. (1991). El Amaranto como "quelite" en México: comparación de estrategias de
  domesticación. Memorias del Primer Congreso Internacional del Amaranto. Oaxtepec, Morelos,
  México. Pág. 29.

16 Melis, F.A. (1987). Pruebas de afinidad por injerto entre amarantáceas y quenopodiáceas. Actas de
  las Primeras Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina.
  Pág. 112.

17 Montecinos, E.R. y Lemcoff,J.H. (1987). Tolerancia a sequía en Amarantos. Actas de las Primeras
  Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pág. 19-33.

18 Peiretti, E.G. y colaboradores. (1987). Evaluación de la potencia forrajera del Amaranto. Actas de las
   Primeras Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pág.
   106.

19 Peiretti, E.G. y Gesumaría, J.J. (1987). Programa de investigación y desarrollo del Amaranto (PIDA).
   Actas de las Primeras Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa.
   Argentina. Pág. 108

20 Peláez, I. y colaboradores. (1991). Aspectos fisiológicos del Amaranto en Cuba. I. Características
  bioquímicas y nutricionales. Memorias del Primer Congreso Internacional del Amaranto. Oaxtepec,
  Morelos, México. Pág. 80.

21 Poggio, L. (1987). Aspectos citogenéticas de los Amarantos silvestres y cultivados. Actas de las
   Primeras Jornadas Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pág.
   34-49.

22 Sánchez, D.S. y colaboradores. (1991). Densidad de población y fertilización química en Amaranto
  (Amaranthus hypochondriacus L.) en Morelos. Memorias del Primer Congreso Internacional del
  Amaranto. Oaxtepec, Morelos, M‚xico. Pag.45.

23 Semenas, G. y Pulgar, J. (1987). Amaranto, un cultivo promisor. Actas de las Primeras Jornadas
  Nacionales sobre Amarantos. Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pag. 87-95.

24 Siliquini, O.A. y Pagella, H. (1990). Confrontación de dos cultivares de Amaranto como hortalizas de
   hoja. Boletín #4. Amarantos, novedades e informaciones. Facultad de agronomía de la Universidad
   Nacional de la Pampa. Argentina. Pag. 5-6.

25 Singhal, B.K. (1990). Nutritive value of varius amaranth and their industrial prospects in India.
   Proceedings of the Fourth National Amaranth Symposium. Minneapolis, Minnesota, E.E.U.U. Pag.
   181-184.
26 Suárez-Aguilar, B. y colaboradores. (1991). Estudio preliminar para la evaluación de posibles efectos
   tóxicos de la planta completa de Amaranto usada en la alimentación de rumiantes. Memorias del
   Primer Congreso Internacional del Amaranto. Oaxtepec, Morelos, México. Pag. 109.

27 Valverde, F.M. y Trinidad, A. (1991). Efecto del nitrógeno y potasio en el desarrollo y rendimiento de
   Amaranto (Amaranthus hypochondriacus L.) tipo mercado. Memorias del Primer Congreso
   Internacional del Amaranto. Oaxtepec, Morelos, M‚xico. Pag. 46.

28 Vega, O.D. y Noelting, M.C. (1991). Avances en el control químico de malezas en el cultivo del
  Amaranto. Boletín #8. Amarantos, novedades e informaciones. Facultad de agronomía de la
  Universidad Nacional de la Pampa. Argentina. Pag. 2-3.
     TALLER: OPCIONES NACIONALES DE PRODUCCIÒN DE MATERIAS PRIMAS CON
                 POTENCIAL PARA LA ALIMENTACION DE CERDOS.


METODOLOGÍA DE TRABAJO DE LOS GRUPOS




Tiempo:        Dos horas 30 minutos.

Lugar: Colegio Ingenieros Agrónomos

Fecha: 13 agosto 2004.

Materiales:    marcadores, pilot, láminas transparentes, papel periódico y rotafolios.


Propósito:       Decidir la factibilidad de elaborar un proyecto productivo de la materia prima en
cuestión, con base en la información suministrada por los conferencistas y la experiencia de los
participantes del grupo. En caso positivo elaborar un perfil de proyecto con los elementos básicos
que se deben considerar para la realización de los términos específicos de referencia que deben
desarrollarse en un proyecto de factibilidad por parte de un consultor.

   1. Selección de participantes para la formación de un grupo por materia prima involucrada.
      Tomar en cuenta la constitución de grupos en cantidad de participantes, de acuerdo con la
      idoneidad con el tema y la institución a que pertenece.

   2. Nombramiento de un coordinador y de un relator del grupo.

       RELATOR: persona que resuma los acuerdos del grupo y los presentes en la plenaria.

       COORDINADOR: velará por que cada uno de los participantes tenga la oportunidad de
       expresar sus ideas además de consensuarlas.

   3. Primera fase del trabajo de grupo

       El trabajo propiamente dicho se iniciará con un breve resumen del expositor, donde
       expondrá los argumentos que sustentan la importancia de elaborar un proyecto productivo
       de la materia prima en cuestión.

       Luego se permitirá la participación de dos miembros del grupo que estén a favor y dos que
       adversen la idea.

      Al final se tomará la decisión por parte del grupo de recomendar o no la elaboración de un
      proyecto.
   4. Segunda fase del trabajo de grupo

       En el caso de que el grupo considere oportuno la realización del proyecto, inmediatamente
       se abocarán a completar la propuesta de perfil que se les adjunta. Esta propuesta será
       presentada en la plenaria, para ser discutida con la posibilidad de hacerle modificaciones.

   5. Tercera fase

       Los diferentes perfiles de proyecto serán reunidos por el Comité Organizador para
       preparar una propuesta completa que será entregada al señor Vice-Ministro de Agricultura
          y Ganadería, para llevar a cabo un proceso de elaboración de proyectos de factibilidad de
          producción, transformación y utilización de la materia prima respectiva en la alimentación
          de cerdos.

        ESTRUCTURA BÁSICA DE PERFIL DE PROYECTO


I.- VARIABLES DE IDENTIFICACIÓN

    Antecedentes: Situación que da origen al proyecto

    Identificación del problema

    Objetivos

    Justificación

    El Proyecto en el Marco de las Políticas y Estrategias de Desarrollo del País


II.-      COMPONENTES DEL PROYECTO

        Técnico

        Organizativo

        Mercado

        Ambiental

        Económico


III.-     RECURSOS

IV.-      METAS

V.-       BENEFICIARIOS

VI.-      RESPONSABLES

VII.- RESULTADOS ESPERADOS

VIII      ASPECTOS LEGALES
TALLER : OPCIONES NACIONALES DE PRODUCCION DE MATERIAS PRIMAS CON POTENCIAL
                       PARA LA ALIMENTACION DE CERDOS

                          13 DE AGOSTO DE 2004
                   COLEGIO DE INGENIEROS AGRONOMOS

  NOMBRE      INSTITUCION/EMPRESA    TELEFONO        E-MAIL       FIRMA
TALLER :     OPCIONES NACIONALES DE PRODUCCION DE MATERIAS
               PRIMAS CON POTENCIAL PARA LA ALIMENTACION
                                    DE CERDOS


                           13 DE AGOSTO DE 2004
                    COLEGIO DE INGENIEROS AGRONOMOS


GRUPOS DE TRABAJO EN:___________________________________



COORDINADOR DEL GRUPO:________________________________



REDACTOR DEL GRUPO:____________________________________


INTEGRANTES DEL GRUPO:
                                   PITTA-CERDOS

ANEXO:

Taller: Opciones nacionales de producción de materias primas con potencial para la
alimentación de cerdos.

Objetivo: “Buscar opciones nacionales con potencial para la alimentación de
cerdos que vengan a solventar la problemática de la dependencia de las materias
primas importadas”.

Lugar de realización del Taller: Colegio de Ingenieros Agrónomos, sita
Residencial Los Colegios, del cementerio de Moravia, 300 Mts al oeste,
                    100 Mts norte y 200 Mts oeste.
Fecha:         13 de agosto del 2004
Horario:       7:00 am. a 5.30 pm.

Organizador: Programas de Investigación y Transferencia Tecnológica en cerdos
(PITTA-CERDOS)

Patrocinadores:

-   Sistema Nacional de Investigación y Transferencia de Tecnología Agropecuaria
    (SNITTA)
-   Fundación para el Fomento de la Investigación y la Transferencia de Tecnología
    Agropecuaria (FITTACORI)
-   Colegio de Ingenieros Agrónomos



                                   PITTA-CERDOS
Integrantes:

Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)
Instituto Nacional de Innovación y Transferencia Tecnológica (INTA)
Universidad de Costa Rica (UCR)
Universidad Nacional (UNA)
Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR)
Universidad Estatal a Distancia (UNED)
Instituto Nacional de Aprendizaje (INA)
Escuela Centroamericana de Ganadería (ECAG)
Ministerio de Salud (M.S)
Asociación Costarricense de Técnicos Especialistas en Cerdos (ACOTEC)
Asociación Cámara Costarricense de Porcicultores ( A.C.C.P.)
Comité Organizador del Taller:

Ing. Manuel Padilla P.           MAG
Ing. Alexandra Urbina B.         INTA
Dr. Johan Lotz A.                UCR
Ing. Ana María Conejo E.         ACCP
Ing. Olman Díaz S.                 UNED
Ing. Fernando Mojica B.            SNITTA
Ing. Maricel Mèndez V.             INA
Lcda. Naida Monge Ruiz             MAG

								
To top