Estudio_de_caso

Document Sample
Estudio_de_caso Powered By Docstoc
					                                                   1



                                    ESTUDIO DE CASO


                                           Contexto

Situación del país y de la ciudad.
Paradojas...
“El 9 de abril de 1997, cuando el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas examinó el
cuarto informe sobre los derechos humanos, deploró que “continúen las violaciones patentes y en
gran escala de los derechos humanos y que el nivel de violencia política y delictiva sea aún más
alto. En especial el Comité deplora las ejecuciones extrajudiciales, los asesinatos, la tortura, y otros
tratos degradantes, las desapariciones forzadas y las detenciones arbitrarias llevadas a cabo por
                                                                                             1
miembros de las Fuerzas Armadas, la Policía, los grupos paramilitares y los guerrilleros.”
Este párrafo habla por sí solo de la situación en Colombia. ¿Porqué empezar con esta imagen
dramática del país? ¿ Porqué empezar por su lado oscuro? Sólo porque Colombia suele ser
presentada como la democracia la más estable y la más vieja de América Latina... Colombia, país
democrático, un régimen republicano, con un Presidente elegido por cuatro años, jefe de estado,
de gobierno y del ejército, autoridad mayor en términos de justicia y un Congreso... ¿Cuál
democracia? ¿Cómo hablar de democracia y de libertad en un país donde se tiene que plantear el
derecho a vivir como derecho fundamental?
Colombia, país de paradojas: por un lado un régimen político estable, una economía que florece y
por el otro la pobreza, la miseria, y los asesinatos de defensores de derechos humanos y de
habitantes de la calle, de militantes políticos y sociales en manos de organizaciones paramilitares
y hasta por el ejército y la policía...
Otra manera de presentar esta guerra es hablar de los gastos militares. En 1995, el 2% del
Producto Interno Bruto (PIB) fue invertido en la defensa del país (Programa de Naciones Unidas
para el Desarrollo -PNUD- 1997). El gasto militar representó en 1990-91 el 57% del gasto en
educación y en salud (PNUD, 1997). Ahora: ¿cómo conciliar estos datos con la idea de que la
economía colombiana es una de las más estables del mundo? ¿Será que la guerra permite la
prosperidad de algunos pocos? ¿Cómo comprender que el mismo estado colombiano es violador
de los derechos humanos?

Sobrevivir...
Dentro de este contexto, se trata de sobrevivir. Y eso es lo que pasa, pese al conflicto y a la
violencia: el país se moderniza, se abre al mundo.
Un rasgo importante de este cambio es la urbanización del país. En 1960, más de la mitad de los
colombianos vivía en zonas rurales. Hoy en día, 72% de la población vive en zonas urbanas, y 40%
de la población urbana vive en ciudades de más de 750.000 habitantes (PNUD, 1997). Este
fenómeno resulta de una cantidad de factores: la necesidad de encontrar un empleo, querer tener
el acceso a servicios de base, la transformación económica del país, el desplazamiento interno de
la población, generado por la acción de grupos organizados y de paramilitares... Es crucial
subrayarlo porque está vinculado a muchos cambios de la sociedad en su conjunto: la creación de
una desigualdad entre zonas rurales y urbanas, la industrialización del país, la concentración de la
propiedad en las manos de pocos, la generación de una cultura urbana...


1
   Artículo de las ONGs Centro de Investigación y Educación Popular        -Cinep-   y de la Comisión
Intercongregacional de la Iglesia -Justicia y Paz- (marzo 1998).
                                                  2


...y Bogotá...
Es dentro de este contexto que vamos a presentar Bogotá, ciudad que tiene un carácter líder en el
país. El primer aspecto de este liderazgo es político: el Distrito Capital abarca el orden político a
nivel nacional, departamental y municipal, cubre las dimensiones económica, social y demográfica.
En cuanto al orden político, los centros de decisiones de las tres ramas del poder público, con casi
toda su ramificación e infraestructura, están ubicados en Bogotá. Así, el expansionismo
burocrático del Estado tiende a concentrarse en la ciudad. El carácter empleador de Bogotá implica
que miles de empleados públicos generen un efecto multiplicador, que se expresa en una demanda
masiva hacia los servicios, el comercio y los bienes manufacturados requeridos por ellos y ellas y
sus familias.
Bogotá tiene también un liderazgo económico. En cuanto a la ocupación y al empleo, Bogotá
presenta una capacidad de absorción laboral como resultado de su producción industrial y del
comercio organizado.
En cuanto a su liderazgo poblacional, Bogotá tiene hoy en día cerca de 7 millones de habitantes, lo
que representa alrededor de 20% de la población nacional. La ciudad sigue creciendo. La tasa de
crecimiento de la ciudad en el período 1990-1995, era de 2,9% (PNUD, 1997). Bogotá es un
espacio de convergencia de todas las regiones del país. Este crecimiento, su naturaleza (con la
constitución de barrios ilegales a la periferia de la ciudad) y el déficit de servicios, ha determinado
que los expertos de desarrollo urbano califiquen éste como caótico, acelerado y arbitrario.
La administración actual ha impulsado una política de retroceso de la participación de las
comunidades. Una concepción arbitraria, esteticista y ornamental del Espacio Público orienta las
acciones de desalojos masivos de miles de habitantes, vendedores ambulantes, núcleos
poblacionales de barrios periféricos y habitantes de zonas tradicionales urbanas, con el ánimo de
crear zonas verdes y parques. En las palabras del alcalde mayor, Enrique Peñalosa, es necesario
que Bogotá construya muchos “Campos Elíseos”. No existen políticas de reubicación de los
pobladores desalojados.
El espejismo de la participación comunitaria ha posibilitado que las comunidades bogotanas
confluyan en la formulación de proyectos de desarrollo local. Proyectos que nutren hoy los bancos
de datos de las alcaldías de las 20 localidades, sin que se asigne a las comunidades proponentes
la ejecución de lo que han soñado.
Los niveles de corrupción de la administración de la ciudad continúan prevaleciendo. Millares de
ciudadanos impulsan hoy una lucha sin igual por la revocatoria del mandato del alcalde.


Aspectos político-administrativos.
Los aspectos político-administrativos que son importantes en Colombia hoy en día, están
vinculados a la nueva Constitución de 1991. La Constitución dio lugar a una reforma entera de la
administración y del sistema político. Se reformó el Congreso, la justicia, el sistema electoral, la
controlaría, la Procudaría; se creó la Defensoría del pueblo, se reformó el ordenamiento del
territorio colombiano...
El contexto de reforma política que ha signado esta década se expresa de manera clara en la
nueva constitución, manifiesta en la fuerza del municipio como unidad básica, la implementación a
fondo del modelo neoliberal -condensado en su máxima expresión en el plan de desarrollo “la
revolución pacífica” del gobierno del presidente Gaviria en 1990-; la apertura de choque, la
privatización, los cambios en la legislación, la reforma del estado, hechos todos que han conducido
a un deterioro de las condiciones de vida de los colombianos. La estrategia ha sido la de
conectarse a los procesos de internacionalización de la economía, apertura de fronteras,
modernización del sector productivo, elevación de la competitividad.
La nueva constitución tenía unas metas claras: democratizar el país, permitir más participación
ciudadana, acabar con la corrupción, moralizar las instituciones... Los siguientes son principios
generales que salieron de esta reforma, y en particular de los derechos de la ciudadanía, de la
                                                   3


forma participativa del Estado y finalmente del nuevo ordenamiento territorial.

Principios generales
La Constitución estableció un nuevo concepto sobre el Estado y la forma de gobierno:
1)        Se estableció como un Estado Social de Derecho, lo que significa que teóricamente debe
          proteger los derechos humanos, las libertades, a los individuos, los grupos y las
          comunidades.
2)        Se vuelve una República Unitaria, en contraste con un sistema federal.
3)        Es un estado descentralizado, con autonomía de las entidades territoriales.
4)        Es un estado democrático que pretende defender la libertad, la igualdad, la propiedad y la
          fraternidad; es un estado que se propone ser participativo. Y
5)        Es un estado pluralista: que respeta las diferencias en los terrenos políticos, ideológicos,
                                             2
          religiosos, étnicos y culturales

Un Estado Social de Derecho
La nueva constitución establece una serie de derechos y en particular una serie de derechos
fundamentales (el derecho a la vida, a la libertad de conciencia y de culto, a circular libremente en
el territorio colombiano, a libre asociación, a ser elegido...). Establece además derechos sociales,
económicos y culturales (como la protección y asistencia a personas de tercera edad, a los niños y
niñas, el derecho de negociación y de huelga, la búsqueda de conocimiento y de expresión
artística...), y derechos colectivos y del ambiente, respeto al uso de recursos naturales, la
                                  3
integridad del espacio público...
La Constitución de 1991 establece un organismo de control del estado en este ámbito: la
Defensoría del Pueblo. Este organismo ha sido creado para poder garantizar que este Estado de
Derecho exista en los hechos. Las funciones de éste son varias, entre ellas: ejercer y orientar a los
habitantes en el ejercicio y defensa de sus derechos, divulgar a los derechos humanos, invocar el
                                                                                      4
Hábeas Corpus y la Acción de tutela por vulneración de derechos a los ciudadanos...

El nuevo ordenamiento territorial
La descentralización se justifica y se explica por la posibilidad directa de la comunidad para
participar en los asuntos que la afectan. A nivel nacional no es posible la participación directa, así
muchas entidades hayan establecido formas de participación.
Un primer carácter de este orden es la autonomía de sus entidades territoriales. En el artículo 1o.
de la Constitución, se declara que “Colombia es un Estado Social de derecho, organizado en forma
de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales...”. Esta
autonomía debe ser entendida en el sentido administrativo; significa que la prestación de servicios,
la construcción de obras y el desempeño de otras actividades administrativas del Estado, deben
ser asignadas a las Entidades Territoriales, despojando así a la nación de estas competencias.
Estas competencias serán fijadas de acuerdo a los principios de coordinación, concurrencia y
              5
subsidiaridad
Sin embargo, la ley define las competencias entre los diferentes niveles administrativos, sobre
bases como las siguientes:


2
    Zubiria Samper: 1991: 36-37
3
    Zubiria Samper:1991: 42-44
4
    Zubiría Samper:1991:109
5
    Tamayo, 1992
                                                     4


1)      Descentralización administrativa local.
2)      Categorización de departamentos y municipios.
3)      Definición de competencias mínimas y no excluyentes.
4)      Utilización de criterios de escala técnica, económica y geográfica
5)      Redistribución de los recursos con equidad, según la responsabilidad de cada nivel
        administrativo.
El nuevo orden territorial diferencia claramente entre las diferentes entidades según los derechos
que les otorga:
1)      Gobernarse por autoridades propias.
2)      Ejercer las competencias que les correspondan.
3)      Administrar los recursos y establecer los tributos necesarios para el cumplimiento de sus
        funciones.
4)      Participar en las rentas nacionales.
Dentro de estos principios, se definieron niveles:
1)      Regiones
2)      Departamentos
3)      Provincias como divisiones territoriales de los departamentos.
4)      Municipios
5)      Distritos
6)      Territorios indígenas y
7)      Áreas metropolitanas.


Indicadores socio-económicos.
Otra paradoja...
Colombia es un país con una economía dinámica, un crecimiento económico continuado y
mantenido en los últimos 50 años, la economía más estable de todo el continente latinoamericano,
que ha evitado las irrupciones inflacionarias; a pesar de eso está caracterizado por una
desigualdad importante y por una parte importante de la población que vive en condiciones de
miseria. Para presentar esta situación con más detalles, vamos a empezar con dos indicadores
globales, antes de entrar en detalles.

El PIB per capita
El PIB per cápita en Colombia en 1994 es de US$D 6.107, este indicador refleja por una parte las
condiciones económicas del país. Para dar una idea, el mismo año el PIB per cápita en los Estados
Unidos es de US$D 26.397, el PIB de Bolivia es de US$D 3000 y el PIB de Ecuador de US$D
4.626 (PNUD, 1997). Pero si el PIB refleja la economía del país, sin embargo no permite saber hasta
que punto el país está desarrollado, ni la distribución de las riquezas en el país, ni el estado del
mercado laboral.

El Índice de Desarrollo Humano (IDH)
El IDH de Colombia es de 0,848 y, según el PNUD (1997), eso hace de Colombia el 51 mejor
índice en el mundo. Este índice refleja tres elementos: la longevidad, los conocimientos y un nivel
de vida decente. Así, en 1994 la esperanza de vida al nacer para los Colombianos era de 70,1
años, la tasa de alfabetización de los adultos de 91,1% y la tasa de matrícula combinada primaria,
                                                     5


secundaria y terciaria es de 70% (PNUD, 1997). Si este índice permite de reflejar el desarrollo del
país en estos campos, no permite tampoco indicar las desigualdades del país.

Indicadores de NBI (Necesidades Básicas Insatisfechas)
                                   Urbano (%)                   Rural (%)                Total (%)
    Hogares con NBI                    20,6                       58,9                      32,2
    En miseria                         6,1                        30,8                      13,5
                                                                            Datos de 1993. CEPAL (1998:45).

Este cuadro aporta diferentes elementos: da una imagen global de la proporción de Colombianos
que tienen necesidades básicas insatisfechas; muestra que 1 Colombiano de cada 3 está en esta
situación y que más de 1 entre 10 vive en condición de miseria.
Un segundo elemento muestra la división entre zonas rurales y urbanas. Las condiciones de vida
son peores en las primeras -6 personas que viven en el campo entre 10 tienen NBI y 1 entre 3
vive en condiciones de miseria.
El conjunto de estos tres indicadores da una primera idea de la situación socio-económica en
Colombia. Sin embargo, es importante abordar otros temas para complementar esta imagen.

El empleo
Oficialmente 40% de la población está en edad activa: 36% son mujeres. De estos, en 1990, 27%
trabajaban en el sector de la agricultura, 23% en el sector industrial y 50% en los servicios (PNUD,
1997). La población colombiana era joven y el sector más desarrollado era el sector de servicios. La
proporción de la población que trabaja hoy en la agricultura muestra que Colombia ya no es un
país rural, pero que el proceso de desarrollo, presentado desde una perspectiva neoliberal, está en
curso.
El empleo en Colombia presenta una gran precariedad. Una gran parte del empleo es temporal
                                      6
(20%), además el desempleo es alto . La tasa de desempleo nacional en Julio 1998, es
                      7
oficialmente de 15,8% . Pero esta cifra global no permite dar una imagen precisa de este
fenómeno; en efecto, el desempleo no afecta de la misma manera a personas de diferentes
edades, así como a mujeres y hombres.
            Tasas de desempleo por grupos de edad y sexo, 7 áreas urbanas en 1997.
           Grupos de edad                     Hombres (%)                         Mujeres (%)
        12-14                                              21,5                                30,5
        15-19                                              30,7                                42,2
        20-29                                              14,2                                22,0
        30-39                                               7,3                                12,0
        40-59                                               6,6                                  8,1
        60 y más                                            4,5                                  3,2
                                                                                   Zerda Sarmiento, p 131.

Los más afectados por el desempleo son los jóvenes y las mujeres. En particular es importante
señalar que las mujeres tienen una tasa de desempleo mucho más alta que los hombres. Entre 20
y 29años, es 60% más alta que el desempleo masculino. Esta desigualdad se va reduciendo con el
tiempo, entre 40 y 59 años, esta diferencia está todavía alrededor de 20%.

6
    Zerda Sarmiento, 137
7
    DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística
                                                6


El empleo en Colombia está caracterizado por un grado elevado de informalidad. Según el
Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas -DANE-, en áreas urbanas el trabajo
informal -que incluye el trabajo familiar sin remuneración, el empleo doméstico y el trabajador
independiente- representa 39,1% de los trabajadores, y hasta 55% cuando se contabiliza a
quienes laboran en empresas de menos de 10 empleados o microempresas. Las políticas
neoliberales del estado no han permitido crear las condiciones para que se desarrollen condiciones
de trabajo y suficiente demanda.
De manera diferenciada, del total de trabajadores del sector informal, el 61% está constituido por
mujeres. Se calcula que existe un importante porcentaje de niños y niñas trabajadores (6%).

Educación.
                               Urbano (%)               Rural (%)                   Total (%)
 Tasa de                                6,6                    22,8                        11,1
 analfabetismo
 Población sin                        22,6                     63,1                           34
 educación o primaria
 incompleta
 Primaria completa o                  50,7                     50,7                        45,5
 secundaria incompleta
 Secundaria completa                  22,5                     22,5                        17,3
 o superior incompleta
 Superior completa                      4,2                     4,2                          3,1
                                                                      Datos de 1995. CEPAL (1998:45).

Estos datos expresan el acceso de los ciudadanos colombianos a la educación. Una tercera de la
población está clasificada como “sin educación”; casi la mitad de la población cumple solo la
primaria y una muy pequeña parte tiene acceso a la educación superior. Las cifras muestran
entonces que el acceso a la educación no está garantizado por el estado colombiano y que hay
mayores desigualdades en este ámbito. Confirma además una característica que hemos
mencionado anteriormente, la división entre las zonas rurales y urbanas

Calidad de vivienda
                             Urbano (%)               Rural (%)                   Total (%)
Materiales                            3,6                    15,7                          7,3
inadecuados de
vivienda
Hacinamiento crítico                10,0                     19,1                        12,8
Carencia de servicios                 3,7                    25,4                        10,4
básicos
                                                                      Datos de 1995. CEPAL (1998:45).

Estos indicadores muestran un conjunto interesante en la medida que se habla de la calidad de los
materiales de construcción pero también del acceso a los servicios básicos. En cuanto a lo primero,
7,3% de la población vive en casas construidas con materiales inadecuados, de nuevo con una
desigualdad mayor entre las zonas rurales y las zonas urbanas. La situación en el campo es 4
veces peor que en las ciudades. En cuanto a las carencias de servicios básicos, 1 persona de cada
10 carece de ellos en Colombia. Este mismo problema afecta a 1persona de cada 4 en las zonas
rurales.
                                                  7


Aspectos culturales.
Es importante presentar la cultura colombiana como un conjunto de elementos: sus orígenes y las
identidades regionales, así como otros aspectos que pueden ayudar en la presentación de este
caso como la cultura urbana, la cultura política y la violencia y, finalmente, las relaciones hacia el
medio ambiente.

Diversidad y pluralidad...
Un primer rasgo de la sociedad colombiana es su pluralidad y sus orígenes diferentes. Este
mestizaje es el resultado del proceso de colonización de esta región. El continente y el país
estaban poblados con diferentes tribus indígenas antes de la llegada de los conquistadores y
colonizadores (Muiscas, Taironas, Zenúes, Chibchas, Ingas, Koguis, etc.), con una forma de vivir
distinta, sus lenguas, sus prácticas religiosas y su organización socio-política.
El aporte hispánico debe ser diferenciado por su heterogeneidad: castellanos, vascos, andaluces,
árabes... No queremos dar detalles de cada aspecto de esta cultura hispánica, pero presentaremos
algunos.
Un aspecto del aporte hispánico es la cultura árabe. En efecto, Andalucía fue dominada durante
más de 800 años por los árabes. Esta permanencia permitió construcciones culturales importantes:
los sabios del Islam contribuyeron con el recuerdo de las obras olvidadas de los pensadores
griegos, pensamiento relegado durante el medioevo.
Decenas de palabras de uso común en la lengua actual provienen de este ancestro árabe: alcalde,
berenjena, cifra, elíxir, zanahoria, taza, azúcar, almohada y miles mas...
Aportaron una nueva forma de ver y de hacer en particular en la costa colombiana. Con la llegada
de los españoles y de los andaluces, algunos rasgos culturales árabes fueron aportados a los
colombianos. La poligamia es tolerada en la costa. Aunque sea una práctica ilegal, aún condenada
por el cristianismo, esta práctica es autorizada. Otro elemento es un aporte a la manera de ver de
los colombianos. OJALA, Oj-Alá, quiera Alá, que es casi “¡si Dios quiere!” y que pertenece al
vocabulario común de los colombianos. Podríamos describir igualmente los aportes vascos, judíos
y castellanos.
Un tercer ingrediente fundamental de la cultura colombiana es el aporte africano; existe una cultura
afrocolombiana muy fuerte. Los negros que llegaron a Colombia llegaron como esclavos al final de
siglo XVI. Llegaron a la Costa Caribe y al Chocó donde se explotaban minas. Con el tiempo fueron
se extendieron al Valle del Cauca. Los africanos conservaron sus costumbres, tradiciones,
comportamientos, visiones del mundo, habilidades y su arte.
Las influencias que permanecen hoy en día son diversas. Podemos por supuesto hablar de la
influencia musical, con ritmos llamados “afro-cubanos”, como la cumbia, la gaita, el porro, el
bullerengue...
A pesar de que las religiones como el umbanda, el candomblé o el vudú desaparecieron, el
pensamiento mágico-religioso quedó con las prácticas de santería, resultado de un proceso de
sincretismo religioso mediante el cual antiguos dioses africanos fueron ocultados por dioses
indígenas.

Identidades regionales...
Estas influencias crearon un país plural y multinacional. En Colombia no existe una sola cultura
sino varias, como tampoco una misma historia, ni un mismo idioma, ni un mismo pueblo... Se
reconocen diferentes grupos y diferentes identidades marcadas como los paisas, que se
encuentran en Antioquia. Los paisas son conocidos como hombres y mujeres de empresa y de
trabajos arraigados a su tierra y de algún modo trashumantes disgregados hoy por todo el territorio
colombiano.
Se reconocen de la misma manera los costeños caribes, los andinos, los llaneros o los
afroamericanos del pacífico: cada grupo tiene sus especificidades y conforma esta cultura diversa y
                                                   8


plural.

Las transformaciones estructurales de la sociedad colombiana
Algunos cambios en estos últimos 50 años han afectado la cultura colombiana. Estos cambios
fueron la consecuencia del proceso de urbanización, del aumento de la población, la ampliación de
la expectativa de vida y de los niveles de alfabetización y de educación, la reducción de las
distancias por el desarrollo de los medios de transporte y desde luego la violencia.
Este cambio ha modificado la estructura de la mayoría de las instituciones privadas, los sistemas
de regulación de la sociedad, las relaciones sociales individuales y colectivas, cuestionando la
familia, la escuela y los partidos políticos para dar unos ejemplos.

Los procesos culturales urbanos, la violencia y la participación ciudadana
Con el proceso de urbanización del país, se creó una verdadera cultura urbana. Las ciudades se
han transformado en verdaderas “industrias culturales”: libros, discos, antenas parabólicas,
revistas, cine, han invadido el mundo tradicional de las instituciones culturales. Los grandes centros
comerciales se han vuelto importantes centros de referencia urbanos... La moda pauta los
comportamientos de la cotidianidad y la política tradicional se ha visto obligada e entrar en la nueva
dimensión de los medios de comunicación masivos.
Todos estos fenómenos son conjugados con la crisis de la vivienda, del transporte, de los medios
de consumo colectivos, o con otros fenómenos como el anonimato, la impersonalidad, la carencia
de solidaridad, la competencia y la violencia que son reforzados por el gigantismo de las ciudades
y por la segregación.
Un aspecto de la cultura urbana es la violencia dentro de la ciudad. Se habla de “carros-bomba”, de
matanzas, de los “niños sicarios”, de secuestros, de limpieza social hacia la población callejera...
Esta violencia es primero una violencia económica, como resultado del sistema económico
                                                                          8
neoliberal, “existe la violencia contra la propiedad y desde la propiedad” .
Esta violencia es una violencia política que tiene que ver con la confrontación por el control de los
aparatos del estado, pero también con la reforma y la transformación institucional que rigen la vida
institucional y colectiva de los ciudadanos. Por fin, la violencia social incluye violencias “privadas”,
dentro de la familia, contra las mujeres y más colectivas como ajustes de cuentas o limpieza... El
segundo tipo de violencia tiene una magnitud demasiado grande, y significa un alto nivel de
intolerancia frente a conductas, creencias o costumbres que se salen del marco “oficialmente”
reconocido como permisible (mendigos, delincuentes, locos, homosexuales...).
Un otro aspecto de la cultura urbana la participación de la ciudadanía. Los ciudadanos colombianos
parecen carecer de referencia identificadora de pertenencia, por el hecho de no poder participar de
manera activa en la ciudad. Esto tiene como consecuencia limitar las aspiraciones de los
habitantes, en particular con lo que tiene que ver con la calificación de su entorno y las
circunstancias que informan su vida cotidiana. Esta identidad cultural ciudadana, fundada en el
conocimiento y análisis de los problemas cotidianos e inmediatos y en el control de sus eventuales
soluciones, tienen efectos políticos y ambientales en todos los campos de la cotidianidad.
Esta falta de referencias culturales de la ciudadanía, así como el ejercicio tradicional
profundamente antidemocrático (recuérdese la intolerancia histórica frente a la participación política
de los partidos no tradicionales, a partir de la cual fueron asesinados, por ejemplo, mas de 3.000
militantes de la Unión Patriótica) tiene un efecto que es que las iniciativas de la formulación de
propuestas a solución son dejadas a los sectores dominantes y es de allí que salen las
concepciones estéticas y renovadoras del espacio y que el espacio físico y la calidad de vida
cotidiana se empobrecen.




8
    Mosquera Mesa: 1991, 32
                                                 9


Política ambiental y urbana en el campo de los desechos sólidos
Bogotá produce diariamente entre 5000 y 5.500 toneladas de desechos urbanos. El relleno
sanitario llamado “Doña Juana”, ubicado en pleno casco urbano en la zona sur de la ciudad,
rodeado de barrios populares, recibe cada día 5000 toneladas. Se calcula que más del 60% está
constituida por desechos orgánicos, que la mayor proporción se constituye de residuos
convencionales, que ingresan al menos 10 toneladas diarias de residuos hospitalarios y
                                                                                   9
aproximadamente 120 toneladas diarias de residuos sólidos potencialmente peligrosos .
Los residuos son depositados allí por cinco consorcios de aseo, que comparten la recolección de
las basuras desde 1994, año en el que se liquidó la empresa estatal EDIS -Empresa Distrital de
Servicios- asegurando oficialmente la cobertura existente.
Una gran parte de los desechos generados por la ciudad escapa a la recolección de los consorcios,
particularmente en las zonas de difícil acceso para los vehículos convencionales y en los barrios
populares, en donde las vías son de mayor dificultad y los habitantes se encuentran en los
llamados barrios “subnormales”, es decir que carecen de cualquier servicio público.
El cálculo estimado de residuos que son recolectados, clasificados, organizados, acopiados,
microtransformados y/o comercializados por las 15.000 familias de recicladores populares que
habitan en la ciudad de Bogotá es de 840 toneladas diarias, correspondientes al 16% del volumen
que ingresa a Doña Juana. Tan solo el 3% de los recicladores populares se encuentra organizado
en cooperativas que desarrollan una actividad cada ver más cercana a la venta de servicios (aseo
de vías y sitios públicos como parques o terminales de transporte) o a la comercialización de
productos.
El resto de la población de recicladores populares habita en corredores férreos, o rondas de ríos y
lagunas, o debajo de los puentes. Son frecuentemente desalojados de los espacios que habitan
por considerarse “invasiones” en condiciones de “ilegalidad”, aún cuando muchos de estos
espacios puedan ser habitados por más de 40 años. Ninguno de los desalojos ha aportado
soluciones dignas de vivienda a las familias que son desalojadas, salvo un solo caso, el de los
habitantes del Pedro León Trabucci, barrio de 44 familias desalojadas por la administración
capitalina, que se vio obligada a brindar una solución digna gracias al proceso de organización,
cualificación y construcción de ciudadanía y protagonismo alcanzado por estos habitantes, con la
permanente asesoría de Enda América Latina. Igualmente ha sido el único caso en que se ha
constituido una articulación entre el estado, la comunidad y la ONG asesora para decidir las
características de la reubicación, lograda en 1999 luego de más de 5 años de trabajo.
Las políticas de la administración distrital apuntan a la defensa del espacio público, por lo cual se
favorecen los desalojos masivos de pobladores de amplias zonas de la capital.
En términos generales no existen políticas coherentes frente al manejo de los residuos en la
capital. Puede señalarse que la ausencia empieza por el desconocimiento frente al crecimiento de
la población y por tanto de la generación de residuos, el tipo de residuos desechados según
hábitos de consumo y capacidad adquisitiva (materia orgánica, papel, plástico, vidrio, metales,
textiles, otros), las transformaciones de los hábitos de consumo (cada vez más volcados hacia
los empaques) el crecimiento en la producción de bienes de muy corta vida (obsolescencia
planificada), que son productos que no posibilitan su reuso, así como el crecimiento generalizado
de envases sin retorno.
También el desconocimiento acerca de la relación frente a la subida del precio de transporte y de
maquinaria adecuada, o la proyección de las salidas para el manejo una vez finalice la vida útil
del relleno Doña Juana, estimada en 10 años.
Ausencia de políticas educativas masivas frente a la separación primaria de materiales de desecho
en la misma fuente y de políticas que acompañen la transformación de estos hábitos: en efecto,
esta separación se convierte en inútil si no está acompañada de una recolección cuyo fin sea,

9
    Maldonado,Ricardo.1998
                                                   10


efectivamente, el reciclaje (políticas de reuso, transformación, comercialización, etc.). Es decir que
la educación acerca del reciclaje dirigida desde el estado se reduce a programas educativos
ambientales escolares en un solo grado de toda la enseñanza básica primaria. El resto queda a las
ONGs y a las comunidades mismas, y los consorcios no están obligados a desarrollar políticas
educativas o de promoción del reciclaje.
Las licencias ambientales expedidas al relleno Doña Juana han sido letra muerta: en 1998, por
causas atribuidas bien al diseño de los contenedores (ausencia de capacidad de drenaje de
lixiviados), bien al mal manejo en el depósito de los residuos (aumento en la generación de
biogás), bien a la mala administración, se produjo el derrumbe de 800.000 metros cúbicos de
residuos sólidos que se deslizaron en avalancha sobre un río de lixiviados, que fueron
directamente a la cuenca del río Tunjuelito. Las epidemias no se hicieron esperar y sin embargo las
autoridades distritales se negaron a declarar la emergencia sanitaria hasta cuando fue imposible
ocultar la gravedad del hecho. Se puso en evidencia, pues, la ausencia de políticas, medidas y
reglamentaciones adecuadas para el manejo adecuado de los desechos.
Puede señalarse que las políticas distritales se refieren a la administración y coordinación para los
5 consorcios de aseo, su distribución en las diferentes zonas y localidades de Bogotá, la fijación de
tarifas para esta recolección y su cobro por parte de la empresa de acueducto y alcantarillado de la
ciudad. Para los usuarios del servicio, cabe anotar que en los dos últimos años el distrito produjo
un aumento del 52% en las tarifas.
No existen políticas distritales, así mismo, frente a la labor de reciclaje ejercida por los recicladores
populares. No se les reconoce como trabajadores, el reciclaje no se reconoce como oficia y en
términos generales se desconoce el papel ambiental del oficio y de quienes lo ejercen. Las
medidas son policivas frente a esta población.
Durante los dos primeros meses de 1999 se han presentado, para su aprobación, cerca de 5
proyectos de acuerdo ante el Concejo de la Ciudad de Bogotá, que aún no han sido aprobados por
esta instancia decisoria de la capital.
Algunos de ellos hacen referencia a la dignificación de la labor del reciclaje y a la consideración de
los recicladores populares con derechos y deberes y como ciudadanos


Proceso de               descentralización                municipal           y     participación
ciudadana.
La descentralización política y los nuevos postulados de la hacienda pública le colocan a las
localidades y regiones nuevos retos, no solo desde el punto de vista económico, sino también
desde un punto de vista más global de la gestión local del desarrollo.
La compleja interacción entre las megatendencias de descentralización y la transnacionalización de
la economía implica que no solo son las naciones las que se enfrentan a la competencia mundial,
sino también las ciudades y las regiones. Es a la vez la contradicción entre un fortalecimiento de
tendencias democratizantes y los negativos y empobrecedores de la política de ajuste estructural
frente a las condiciones económicas de la mayoría de la población: mayor participación pero
mayores niveles de pobreza.
En los nuevos procesos de planeación del desarrollo se destaca la perspectiva de la gestión local
del mismo, dado que es la posibilidad de recuperar y cualificar la participación ciudadana y popular,
asumiendo los postulados democratizantes de la nueva constitución.
En este contexto cambiante de lo público y lo privado, el actual papel del estado está por
construirse tanto conceptual como políticamente.
Un objetivo claro de la nueva Constitución es cambiar el esquema democrático formal
representativo por una democracia real participativa. En este sentido se introducen las formas de
participación democrática, tales como el plebiscito, el referendo, la consulta popular, el cabildo
abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato.
                                                 11


Por otra parte autoriza a las organizaciones comunitarias para prestar servicios públicos, bajo la
regulación, control y vigilancia del Estado y la participación de la comunidad. Contradictoriamente a
estos postulados, en la práctica el trabajo desarrollado por las comunidades mismas y de manera
particular por las mujeres de sectores populares, carece de reconocimiento en lo público, bien
como prestación de servicios -atención a la infancia, transformación y mejoramiento de hábitat,
atención a personas de tercera edad, prevención de drogadicción, etc.- bien como trabajo en si
mismo. En estas condiciones, se promueve la participación pero ella en si misma no es reconocida
como trabajo, y mucho menos susceptible de remuneración. De otro lado, las organizaciones
comunitarias populares carecen de la organización necesaria y suficiente que les permita participar
de manera cualificada, y mucho menos ser protagónicas. Camino largo, pues, hace falta por
recorrer en este sentido.
Un efecto claro del proceso de descentralización ha sido la atomización de las luchas de sectores
populares. Las expresiones nacionales de demandas e inconformidad debidas a políticas estatales,
decisiones sobre servicios públicos, movilizaciones de las llamadas organizaciones masivas (de
trabajadores, indígenas, campesinos, estudiantiles, etc.), han sido confinadas al plano de lo local.
Si bien estas manifestaciones confrontan problemas concretos y posibilitan una relación directa
entre los diversos actores, sin embargo, mientras más se atomizan las fuerzas ciudadanas, más se
consolidan las fuerzas económicas nacionales y transnacionales.
El municipio, pues, se constituye en la unidad política básica y en el escenario para la construcción
de ciudadanía, así como el espacio de eficacia y eficiencia en la prestación de servicios públicos
-la constitución establece que los servicios públicos domiciliarios serán prestados directamente por
los municipios-. La competencia entre municipalidades puede darse en términos de calidad de vida
para sus habitantes, así como también en competitividad por los recursos financieros.

La participación y la gestión local del desarrollo
En este nuevo escenario, no solo desde la perspectiva de la descentralización política, sino desde
la perspectiva de la planeación y de la constitución de regiones, la nueva constitución pone a la
gestión pública en una dimensión cualitativamente diferente, brindando la posibilidad de
participación de los ciudadanos en esos procesos.
No obstante, las características históricas de clientelismo y corrupción política siguen
predominando. La realidad habla claramente de que las intenciones y propósitos no se han
convertido en una práctica. El fenómeno de la descentralización se ha constituido en una
desconcentración de las funciones, dado que los presupuestos no son asignados a los entes
territoriales o municipales competentemente.
Para el caso de la ciudad de Bogotá, se ha presentado un fenómeno: el retroceso de la
participación es real. El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, elegido con la más alta votación en
la historia de la ciudad, ha recentrado los recursos financieros, impidiendo así que las localidades
que componen el Distrito Capital -20 en total- los usufructúen autónomamente.
Y no es que se hubiese presentado en administraciones anteriores una auténtica participación de
los ciudadanos, entre otras razones porque no se han implementado los mecanismos para que la
ciudadanía se apropie de la posibilidad de participar. Los procedimientos, las instancias, las formas
de participación continúan siendo desconocidas para la población.
Debe señalarse que solo una acción de concertación, planeación y por encima de todo de una
adecuada articulación entre actores puede sacar a la gestión del sitio a que se ha reducido, una
mera forma utilitarista de relacionamiento entre las comunidades, el estado y las empresas
privadas para la consecución de recursos; el reto podría ser la construcción de alianzas
estratégicas que se consoliden en proyecto político y democrático para el desarrollo de la
urbano-regional.
Es dentro del marco de la Constitución de 1991 que analizaremos más a fondo los procesos de
descentralización respecto a los municipios y a la participación de los ciudadanos. Según Tamayo,
la reforma de los municipios de 1991 no fue de gran profundidad: se reforzó la figura del alcalde y
la participación ciudadana y comunitaria como mecanismo de fortalecimiento del sistema
                                                 12


democrático.

Las funciones municipales
El municipio se consagra como un ente prestador de servicios públicos y su gama de funciones se
amplía. Le corresponde construir obras que demande el progreso local, ordenar el desarrollo de su
territorio, promover la participación comunitaria, el mejoramiento social y cultural de sus habitantes
y cumplir las demás funciones que la Constitución y la ley le señalen. El cumplimiento de estas
responsabilidades implica por supuesto el desarrollo de una amplia gama de actividades.
Existen tres niveles de autoridad en los municipios: (1) el Consejo Municipal, (2) el alcalde y (3) la
Junta Administradora Local.
   El Concejo Municipal tiene la función de expedir normas de presupuesto que tendrán
    prevalencia y superior jerarquía a los demás acuerdos municipales. Además se les faculta para
    expedir normas para el control, preservación y defensa del patrimonio ecológico y cultural del
    municipio. Este nuevo deber es importante en la medida que el desarrollo industrial del campo
    y de la ciudad está generando un cúmulo de problemas al medio ambiente.
   Se les atribuye a los alcaldes la función de suprimir y fusionar entidades y dependencias
    municipales de conformidad a los acuerdos.
   Las Juntas Administradoras Locales corresponden a las divisiones del territorio urbano en
    comunas y el rural en corregimientos. Se les permite participar en la elaboración de los planes
    y programas municipales de desarrollo. Los consejos podrán hacer de las juntas verdaderas
    instancias de decisión de la comunidad si en ellas delegan funciones que a ellos les
    corresponde.
Como el caso que vamos a presentar ahora tuvo lugar en Bogotá, nos parece importante de
presentar el estatuto de la ciudad. La Constitución prevé un gobierno desconcentrado en el Distrito
Capital. Esta desconcentración será mediante la división del territorio en localidades,
organizándose administraciones en cada localidad, con actividades y funciones propias, pero
integradas al gobierno central de la ciudad, es decir que las localidades no serán autónomas pues
el desarrollo de la ciudad y el tratamiento de los problemas generales requieren una unidad de
acción y de políticas. Por está razón hay en cada localidad una Junta Administradora elegida
popularmente y su función es de distribuir las partidas globales que le asigne el presupuesto
distrital.



                     Iniciativa y arranque del proyecto

Iniciativa
A lo largo de 10 años, ENDA América Latina ha tenido una relación de trabajo solidario compartido
con FUNDAC, una organización conformada por mujeres de sectores populares dedicadas a
desarrollar y ejecutar iniciativas de atención a la infancia, trabajo comunitarios, atención a los
ancianos.
Enda y Fundac han trabajado en muy diversos proyectos, tanto en el campo de las tecnologías
apropiadas con los jardines infantiles comunitarios y con el equipo directivo, como también con el
crecimiento cualitativo en torno de experiencias democráticas y no sexistas. Cada año, Enda y
Fundac desarrollan conjuntamente el Encuentro Distrital de Organizaciones Populares de Mujeres,
a los que asisten cada vez más mujeres dedicadas al trabajo de desarrollo y participación local.
Los trabajos desarrollados        en el campo de las tecnologías socialmente apropiadas,
históricamente han sido:
-       La implementación de Filtros Lentos de Arena (FLA), para mejorar y garantizar la calidad
        de agua para el consumo de los niños de los jardines, prevenir las diarreas, maximizar el
                                                 13


        uso del tiempo de trabajo de las mujeres en la cocina.
-       Cultivos hidropónicos, para proveer de legumbres a los niños de los jardines comunitarios.
-       La reflexión y análisis de la relación de las mujeres organizadas con la tecnología, la
        posibilidad de la apropiación social del conjunto de técnicas y el papel democratizante de
        esta apropiación colectiva, el desarrollo social y la transformación paulatina de los roles
        de género, evaluación del impacto de los FLA y los cultivos en la división del trabajo.
-       La divulgación de las acciones tecnológicas, así como las reflexiones hechas por ellas o
        por actores que han compartido las vivencias y acompañado los procesos, a través de
        videos y publicaciones (fotonovelas, libros, volantes, afiches, etc.).
Con el paso del tiempo, los cultivos hidropónicos dieron lugar a los cultivos orgánicos, el manejo de
los desechos domésticos orgánicos para la reparación de suelos y la construcción de espacios
verdes como posibilidad de contribuir a general una cultura ambiental y ecológica.
Paralelamente, el crecimiento del liderazgo fue evidenciando la necesidad de profundizar en
acciones de investigación y capacitación que dieron origen a múltiples y creativos programas
acerca de las mujeres, los jardines, las comunidades, la pedagogía, la participación en los
procesos de descentralización y el acercamiento de los planes de desarrollo local.
Diversas publicaciones también se abrieron paso: la experiencia de Fundac fue estudiada por
ONGs, instituciones académicas (universidades) y por mismos organismos estatales.
Así, se dio comienzo a un proyecto que estabilizó fuertemente las relaciones entre las dos
instituciones y se consiguieron fondos de Ecofondo (Corporación que apoya acciones comunitarias
ambientales) y de Misereor (ONG de cooperación alemana).
Finalizados los recursos de esta financiación, se encontró que había elementos de sostenibilidad
(el crecimiento pedagógico, la constitución de programas ambientales acogidos y experimentados,
relaciones con actores comunitarios), pero se hacía necesario avanzar en búsqueda de nuevas
financiaciones que potenciaran el espíritu de esta propuesta.
En este contexto, surge la posibilidad de construir un nuevo proyecto en el que, a partir de estos
antecedentes, las mujeres multiplicaran su acción con las huertas escolares, extendiendo la acción
hacia otros actores comunitarios (ancianos, jóvenes) para quienes tampoco existen políticas
distritales, en aras de desarrollar un a propuesta pedagógica a partir de los espacios verdes, el
ciclo vital, las unidades de compostaje.
De otro lado, la necesidad de desarrollar una sistematización de la experiencia de la organización
de mujeres realizada por las mujeres mismas y no por expertos ajenos a su institución, así como
una investigación sobre el tipo de liderazgo femenino que se construye y su impacto en las
comunidades.
En este periodo se concreta el proyecto Preceup, financiado por la Unión Europea y coordinado por
la Delegación de Enda en París.
Sin embargo, Enda América Latina no deseaba circunscribir su acción exclusivamente a las
mujeres de Fundac para implementar nuevas huertas y espacios verdes recreativos y pedagógicos.
En la inclusión de otros actores jugaron diversos antecedentes:
-       Enda ha sido parte de la Corporación Ecofondo desde su inicio, conformada por mas de
        100 organizaciones ambientalistas en Colombia. La preocupación por la precariedad de la
        educación ambiental condujo a la institución a establecer vínculos con otras ONGs que
        trabajaban en la temática específica de la educación ambiental y construían posibilidades
        de articular diversos actores tradicionalmente aislados entre sí. También la condujo a
        establecer contactos con escuelas públicas del distrito capital y con maestros interesados
        en impulsar creativamente un nuevo camino de formación ecológica y ambiental. La
        propuesta de contribuir a esta educación a través de las huertas escolares nació de estos
        lazos con fuerte entusiasmo.
-       La relación histórica que se mantenía desde Enda con la organización femenina Rehacer,
                                                14


        grupo de mujeres dedicadas a los trabajos de participación ambiental en la localidad de
        Suba, quienes habían montado una fábrica de transformación de plástico, una planta de
        reciclaje, una oferta de capacitación sobre separación de residuos en la fuente a 3.500
        familias en el barrio Nueva Tibabuyes, fue también importante para incluirlas como actores
        del proyecto diferentes de Fundac.
Así, la iniciativa derivada de estas 3 diversas experiencias se concretó en la formulación del
proyecto denominado Programa de Economía Popular Ambiental Urbana, Preceup.


Papel de los actores en el arranque
Autoridades Locales: Alcaldía Mayor    Política de defensa del espacio público, desalojos masivos
                                       de habitantes, trabajadores e incluso barrios enteros,
                                       reducción del gasto mediante reducción de bonificaciones a
                                       las educadoras comunitarias. Concentración de los recursos
                                       financieros en sus manos, retroceso de la participación
                                       ciudadana.
Autoridades Locales: Departamento      Ausencia de políticas públicas coherentes sobre atención a
Administrativo de Bienestar Social del la infancia; desconocimiento del trabajo comunitario y de los
Distrito Capital, DABS                 programas pedagógicos de Fundac.
Autoridades: alcaldes en las           Implementan las políticas del alcalde mayor, carecen de
localidades                            autonomía. En algunos casos sensibilidad social y apertura
                                       para trabajar con actores comunitarios.
Servicio Nacional de Aprendizaje - Institución del estado que capacita técnicos. Designación de
SENA                               estudiantes para trabajo comunitario en convenio con
                                   personas o instituciones, y también con autoridades locales.
Autoridades: Juntas Administradoras Mediación para la construcción de planes locales de
Locales - JAL                       desarrollo. En la mayoría de los casos, continuación de la
                                    cultura política tradicional, basada en el clientelismo.
                                    Apropiación de los proyectos comunitarios. Administran los
                                    predios de la localidad y los recursos.


Consorcios privados      de     Aseo, La administración distrital fija las áreas de recolección y las
recolectores de basuras.              tarifas. No recogen residuos en la mayoría de los sitios
                                      donde se encuentran ubicados los jardines infantiles de
                                      Fundac.



Fundac Central: Junta Directiva,       Liderazgo distrital y nacional en programas de atención a la
Equipo de Apoyo, Equipo Asesor         infancia a nivel popular. Pioneras en construcción de
                                       liderazgos democráticos y participación comunitaria,
                                       impulsoras de la organización “Mujeres 2.000”, que trabaja a
                                       nivel político en el marco de la descentralización.
                                       Constituidas como ONG, presentan y negocian proyectos
                                       internacionales y locales. Tienen acuerdos y convenios con
                                       el Departamento Administrativo de Bienestar Social, DABS.
                                       Fundac ha contado en su historia con un amplio espectro de
                                       asesores y financiadores y convoca encuentros entre ellos.
                                       Desarrolla una estrategia sinérgica que le permite su
                                       reconocimiento y protagonismo socio-político.
                                               15


Mujeres 2.000                         Mujeres líderes de sectores populares del Distrito Capital,
                                      pretenden participar en las jornadas electorales en calidad
                                      de candidatas. Realizan formaciones sistemáticas sobre
                                      temáticas necesarias y útiles al calor de la nueva
                                      constitución colombiana, se califican en temas urbanos y de
                                      ciudadanía.
Amcolombia                            Grupos de madres comunitarias que tienen relación con el
                                      Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, de
                                      carácter nacional. Dependen laboralmente de esta entidad
                                      nacional. Las relaciones entre Fundac y Amcolombia
                                      avanzan favorablemente. Amcolombia es invitada principal a
                                      los Encuentros Distritales de Organizaciones de Mujeres
                                      Populares que impulsan Fundac y Enda.
Asociación de Trabajo                 ONG que apoya a Amcolombia en sus negociaciones con el
Interdisciplinario, ATI               ICBF, contribuye a su calificación para la participación local.
Grupo de Apoyo Pedagógico - GAP       ONG que apoya a Fundac y a organizaciones de mujeres en
                                      el distrito. Participa en los Encuentros Distritales de
                                      Organizaciones Populares.
Socolpe, Sociedad Colombiana de       ONG que coordina el programa de formación política de
Pedagogía                             Mujeres 2000.
Jardines Infantiles de Fundac         17 Jardines. Enda tiene relación de trabajo con 7 de ellos.
                                      Desarrollan programas de atención a la infancia, ancianos,
                                      jóvenes a través de participación en el desarrollo local;
                                      gestoras ambientales, culturales, de desarrollo. De su seno
                                      se eligen las líderes de Fundac Central.
Ecofondo                              Fondo democrático y participativo para asignar recursos
                                      para el desarrollo de proyectos ambientales estratégicos a
                                      nivel nacional. Administra recursos financieros de
                                      reconversión de deuda externa. Dinamizador de procesos
                                      sinérgicos ambientales en temas de prioridades
                                      ambientales. Lo conforman más de 200 organizaciones
                                      (ONGs y OCBs)
Escuelas Distritales La Gaitana       Ubicadas en la localidad de Suba, empiezan a desarrollar
                                      una actividad educativa ambiental teórica, desean articularla
                                      a la práctica. Cuenta con un grupo de maestros interesados
                                      en el ambientalismo.
Grupos de ancianos                    Viven a la expectativa de lo que otros actores comunitarios
                                      puedan brindarles. Sujetos de caridad social. Beneficiarios
                                      de las acciones de Fundac de acompañamiento y
                                      recreación.
Grupos Juveniles                      Organizaciones dinamizadoras de la acción de desarrollo
                                      local, activistas ambientales, culturales y de derechos
                                      humanos. Beneficiarios de la acción educativa de Fundac.
Organizaciones Comunitarias: Juntas   Organismos ciudadanos funcionales a los partidos
de Acción Comunal                     tradicionales, en muchos casos cooptan las iniciativas
                                      ciudadanas y las inscriben en los partidos tradicionales, en
                                      otros se están generando aperturas. Pueden administrar
                                      predios de las localidades.
Precooperativa Rehacer                Grupo de mujeres que ha trabajado en la localidad de Suba
                                                16


                                       ofreciendo servicios comunitarios de reciclaje, capacitación
                                       en manejo de residuos domiciliarios, siembra de plantas
                                       nativas y ornamentales, aseo de vías, planta de
                                       microtransformación de plástico.
Agencias de Cooperación                Geneve Tiers Monde, Suiza: ha financiado el trabajo con la
                                       Precooperativa Rehacer. Hace seguimiento y evaluaciones
                                       de los procesos y se involucra profesionalmente con la
                                       comunidad.
                                       Misereor, Alemania: Ha financiado los Filtros Lentos de
                                       Arena en algunos jardines infantiles de Fundac, se interesa
                                       por las tecnologías apropiadas, se está retirando de
                                       Colombia.
                                       Novib, Holanda: apoya a Fundac en sus procesos. Ha
                                       construido la “plataforma Novib” en la que confluyen sus
                                       socios en Colombia, para trazar conjuntamente sus políticas
                                       de cooperación.
Habitantes beneficiarios               150 niños por jardín (aproximadamente 1.000 niños); 15
                                       mujeres promedio por jardín (aproximadamente 105); 22
                                       mujeres Fundac central.
Enda América Latina                    Trabaja con diversas organizaciones comunitarias en los
                                       campos de medio ambiente, género y desarrollo. Impulsa
                                       programas de tecnologías apropiadas socialmente. Articula
                                       diversos actores, impulsa la Escuela Popular de Reciclaje,
                                       en que se hace educación, acompañamiento y promoción de
                                       procesos con recicladores populares.



                           Funcionamiento del proyecto

Actividades del Proyecto
Actividades del proyecto: aspectos técnicos
Puede señalarse ésta como una segunda etapa del proceso de este proyecto “de la practica
comunitaria a la gestión publica del medio ambiente urbano”. La primera etapa consistió en el
impulso de los FLA, los cultivos hidropónicos y la conclusión definitiva de suspenderlos por parte
de Enda y Fundac (alza de los precios de los insumos, desplazamientos para la compra de
insumos, utilización de productos químicos y rechazo a esta política) para desarrollar un trabajo de
agricultura urbana,
Es sobre la base de la convicción de desarrollar agricultura orgánica que se piensa en la
construcción de huertas en los jardines. El planteamiento inicial de Fundac es el de abastecer el
consumo de legumbres de los niños en cada uno de los espacios, así como generar la suficiente
cantidad de desechos orgánicos que se posibiliten unidades de compostaje manual susceptibles de
ser manejadas por las mujeres.
Se impulsa la experiencia y se encuentran, en el proceso, dificultades previsibles: las fantasías
colectivas chocan contra la realidad de estas comunidades. Son demasiadas las tareas que las
mujeres se proponen desarrollar y el tiempo nunca es suficiente para ejecutarlas.
Cuando se inicia la presente etapa, la recarga de trabajo es clave: conduce al análisis acerca del
trabajo comunitario de las mujeres, de lo que se considera como la “jornada redonda”, en que ellas
son las responsables del desarrollo social de las comunidades, de la transformación del hábitat, del
                                                   17


mantenimiento de sus familias, de la elaboración de las propuestas y demás (ver siguiente punto,
actores).
Esta recarga de trabajo tiene severas implicaciones en lo técnico:
-       A pesar de que las mujeres aprenden colectivamente a manejar los filtros lentos de arena y
        la capacitación es generalizada, solo unas pocas se responsabilizan permanentemente por
        su mantenimiento. Es la tarea de una mujer en cada jardín: la apropiación social se
        convierte en un sueño mas que en una realidad. Es esta mujer la encargada de tomar las
        muestras de análisis, de lavar los tanques, de solucionar los problemas que se presenten.
        Puede pasar el tiempo requerido sin que se haga mantenimiento adecuado.
-       De otro lado, los precios de insumos cuando se dañan los materiales no siempre están al
        alcance de las mujeres. Se introduce entonces el hábito de hacer provisiones
        presupuestales para los imprevistos, pero la precariedad económica impide que ello se
        produzca en efecto.
-       En relación con las huertas, el tiempo destinado colectivamente es bien poco. En algunos
        casos las mujeres se ven obligadas a contratar mano de obra comunitaria para el
        desarrollo de las tareas, o continuar haciéndolo individualmente según la asignación de
        responsabilidades.
Para cumplir con el objetivo de generar espacios verdes productivos para abastecimiento del
consumo de legumbres de los niños, se requiere un volumen de producción que no es posible
alcanzar a partir de los espacios de los que se dispone. El tamaño varía de acuerdo con el espacio
mismo en cada jardín infantil, que generalmente son terrenos comprados por las comunidades y
que para ampliarlos se construye verticalmente.
                                               2          2
Los tamaños de 7 huertas fluctúan entre 18 m y 180 m . Los otros jardines, por falta de espacio,
                                      2
han impulsado invernaderos de 10m , en los cuales se ha hecho una experimentación de
microclimas.
Hablamos de huertas escolares de producción mixta: de los 11 jardines infantiles que las trabajan,
se encuentran sembradas verduras y legumbres, hierbas aromáticas y medicinales. Algunos
jardines han optado por plantas ornamentales y nativas, y en una de ella árboles nativos.
Al final del proyecto las mujeres de un jardín (Mi Primera Comunidad) han decidido una
transformación importante: por vocación propia y necesidad financiera, proponer una
microempresa para la producción y comercialización de ungüentos y pomadas a partir de las
hierbas medicinales. Ya han unido a un programa de capacitación colectiva en la localidad de
Bosa y se encuentran en la actualidad en la primera etapa de este proyecto. En su desarrollo hace
presencia el grupo más antiguo en el trabajo de huertas iniciado entre Fundac y Enda.
Los cultivos desarrollados, a pesar de ser permanentes, trabajan con intensidad durante las épocas
de escolaridad de los niños (salvo las escuelas distritales). Las mujeres durante sus periodos de
vacaciones acuden a los espacios para hacer mantenimiento, o bien contratan mano de obra
comunitaria.
Este proyecto llegó a trabajar en un total de 11 huertas. Los procesos de construcción contaron con
la presencia de todas las mujeres de los jardines. En todos los casos el diseño y el tipo de
producción fueron decididos colectivamente.
En algunos de ellos la comunidad se vinculó de manera activa en la limpieza y adecuación de los
espacios en caso de presencia de escombros, en la nivelación de los suelos, en jornadas de
embellecimiento y pintura; también en la construcción de estructuras, específicamente para el caso
de plantas medicinales y aromáticas. Todos los espacios han tenido una preparación de los suelos
con abono orgánico producto de las unidades de compostaje (7 huertas) y de los desechos
orgánicos domiciliarios producidos por los comestibles de los jardines.
Los jóvenes participaron en la compra de los insumos, en el acopio de la tierra y los materiales, Los
ancianos asesoraron el proceso de siembra y participaron algunos de ellos en la acción misma de
limpieza y mantenimiento. En dos de los espacios fueron ellos quienes sembraron las hortalizas.
                                                18


El trabajo técnico ha sido permanentemente acompañado de los procesos pedagógicos y las
jornadas de integración con la comunidad. Los padres de familia se sienten vinculados porque
participan y trabajan en las huertas.
En todos los casos el terreno ha sido propiedad de los jardines, salvo en el Jardín El Triunfo, que
fue el producto de una negociación con la Junta de Acción Comunal. El compromiso adquirido fue
la utilización de todo el espacio (150 M2 metros cuadrados) permanentemente, a cambio de su
cuidado y mantenimiento y de garantizar que el uso del terreno sería comunitario y no solo para el
Jardín.
Las huertas de las escuelas distritales tienen un tamaño mayor, de 180 M2. En ellas se han
sembrado árboles nativos y hortalizas y han sido trabajadas por los estudiantes de los grados
superiores. Sin embargo, la adecuación de los suelos ha sido un trabajo de maestros y padres de
familia. Estos espacios son los más debilitados por la ausencia de mantenimiento en etapas de
vacaciones escolares. Los maestros no tienen como garantizar la continuidad de la presencia de
los padres de familia. Cada recomienzo, entonces, significa comenzar por adecuar los espacios y
repetir el ciclo enteramente.
No deja de ser interesante, sin embargo, el análisis según el cual las mujeres continúan adelante
con el trabajo comunitario independientemente del tiempo que tengan que dedicarle, mientras que
los hombres desarrollan trabajos relativos a la infraestructura, más no a la reproducción y
mantenimiento de espacios.
El proceso, desde el comienzo, ha contado con asesoría técnica para estudio, adecuación e
implementación de las huertas. También ha brindado asesoría a estudiantes del Servicio Nacional
de Aprendizaje (SENA), quienes han participado en las jornadas comunitarias. Se trata de
aprendices técnicos designados por la institución para el desarrollo de su trabajo social.
Puede decirse que las más importantes dificultades se han presentado en relación con los
sistemas de riego. El problema central ha consistido en el desnivel de los suelos (en dos casos) y
en una falla en la selección del sistema mismo (Riego por goteo), por ausencia de mecanismos de
control y seguimiento (en casi todos los casos), por el costo muy alto del sistema. Múltiples
debates se llevaron a cabo acerca de si la inversión hecha en los invernaderos se justificaba, dado
el muy alto costo. Los invernaderos requieren de sistema de riego especial, puesto que al estar
cubiertos no se benefician con el agua lluvia.
La ya señalada dificultad de la recarga de trabajo genera, a su vez, otro debate: ¿es importante
para ellas el trabajo de huertas? ¿es prioritario? La explicación de una débil motivación por
ausencia, en términos generales, de un reconocimiento financiero del trabajo comunitario, puede
explicar en parte esta desmotivación. No obstante, no hay una valoración consensuada al respecto,
bien de parte de Fundac o bien de parte de Enda.
Sin embargo, una política estatal ha impactado decididamente el proyecto: en la competitividad a
que son sometidas las acciones populares, competencia por la oferta de servicios en condiciones
desventajosas por no contar con igualdad de oportunidades, las mujeres se han ofrecido a asumir
el cuidado de ancianos y jóvenes en jornada alterna. Para ello se les exige el requisito de disponer
de una capacidad instalada que los jardines no poseen y que deben construir, entonces, en los
espacios donde se encuentran las huertas.
Salvo el jardín en donde las mujeres pretenden desarrollar su microempresa productiva y obtener
un ingreso financiero a partir de ella, así como otros dos jardines que tienen espacios suficientes
en la localidad de Santafé, los otros tendrían que renunciar a esos espacios en función de la
sobrevivencia.
Por último, cabe señalar que el propósito de productividad nunca ha sido posible. Tempranamente
las mujeres fueron consientes de este hecho. El énfasis entonces, ya decidido en el marco del
proyecto Preceup, fue pedagógico y recreativo, dirigido a los niños y al crecimiento pedagógico de
las mujeres.
                                                 19


Actividades del proyecto: el proceso de formación
Tal como se ha señalado, uno de los componentes fundamentales del proyecto Preceup con la
organización Fundac consistió en un proceso de formación en investigación, surgido de la propia
demanda de las mujeres. Deseosas de impulsar ellas mismas su auto-conocimiento y de acceder a
la investigación misma, las mujeres fueron capacitadas a lo largo de un año y medio en formación
para investigar.
Se conformaron así 3 grupos:
1)      Trabajó sobre la sistematización de la historia de su organización. Las mujeres priorizaron
        este aspecto del proyecto, decididas a crecer. Esta sistematización las condujo a
        redescubrirse y a presentar una historia en la que se ven reflejadas porque les ha
        pertenecido, y no como objeto de estudio hecho por agentes externos, tal como era, en
        efecto, la decisión colectiva.
        Asistieron juiciosamente a los talleres de formación, se enfrentaron a lecturas propias y
        ajenas, acudieron a sus archivos, a sus asesores y ex-asesores. El resultado: una
        publicación sobre la historia organizacional.
2)      Una investigación sobre el liderazgo femenino y su impacto en las familias y la comunidad.
        También a lo largo de 2 años las mujeres se dedicaron a observar, analizar e interpretar las
        condiciones de su propio liderazgo, a entrevistar sistemáticamente a miembros de
        comunidades y familias, a desarrollar encuentros intergeneracionales. El resultado: una
        publicación sobre liderezas.
3)      Un diagnóstico sobre agricultura urbana: a partir de su propia experiencia y del
        conocimiento adquirido, las mujeres hicieron recorridos ambientales por la ciudad,
        analizaron las prioridades en este campo, observaron procesos de agricultura urbana y
        caracterizaron aspectos centrales de este hecho. El resultado: un texto sobre exploración
        diagnóstica acerca de la agricultura urbana en una localidad de Bogotá.
En cada una de las anteriores publicaciones de presentan la metodología, el proceso adelantado,
la participación y el desarrollo de las mujeres frente a esta experiencia. Enda dirigió el proceso de
formación en este campo, así con en el de formulación y evaluación de proyectos ambientales.

Las actividades del proyecto: encuentros e intercambios
Uno de los propósitos del proyecto consistió en propiciar intercambios entre mujeres, para que
pudiesen inspirar de experiencias ajenas. 36 mujeres de Bogotá, entre maestras y educadoras de
jardines comunitarios viajaron inicialmente a Medellín, en donde las mujeres que participan en el
proyecto Centro de Escucha de Enda Medellín sirvieron de guías para intercambiar sobre
experiencias de agricultura urbana, reciclaje y compost, calidad de agua. Se analizaron y
debatieron aspectos de gestión ambiental urbana y participación en el desarrollo local.
Ocho mujeres de Medellín visitaron Bogotá, recorrieron cada una de las experiencias Preceup.
La presidenta de la Junta Directiva de Fundac viajó a un intercambio de experiencias en
Cochabamba, Bolivia, sobre agricultura urbana. Allí se hicieron presentes mujeres de 10 países de
América Latina.
El intercambio “Mujer y Siembra” trabajó sobre plantas medicinales y su uso en la medicina
alternativa, la elaboración de productos naturales, elaboración de cremas medicinales, champú y
preparación de alimentos. Asistieron 105 mujeres de diferentes localidades y organizaciones
populares de Bogotá, cultivadoras urbanas y profesionales asesoras de l Grupo de Apoyo
Pedagógico, la organización Semillas de Mejorana.
El intercambio sobre “liderazgo femenino, características e impacto" se desarrolló con el encuentro
de 20 mujeres de Bogotá, quienes se desplazaron a la ciudad de Pereira y se encontraron con 18
mujeres de la organización Arabella. El papel de las mujeres en la gestión integrada del medio
ambiente urbano, la cualificación de protagonistas, las competencias y capacidades, fueron los
temas de estos dos días de trabajo.
                                                 20


Por último, deben reseñarse los permanentes intercambios inter-huertas que se desarrollaron de
forma permanente a lo largo del proceso.
Los Encuentros Distritales de Organizaciones Populares de Mujeres se realizaron con la presencia,
en total, de más de 500 mujeres populares. Fueron, en su orden:
1)      La participación política de las organizaciones populares en la concertación y gestión local
        urbana.
2)      Retos y esperanzas de las mujeres en la urbe.
3)      Derechos Económicos, sociales y culturales.
4)      Gestión Integrada del Medio ambiente urbano.
5)      Políticas de Bienestar y discriminación de género
En el marco de Preceup se llevaron a cabo dos y se continuarán hacia el futuro.
Los Foros Ambientales Locales se desarrollan en el contexto de los Carnavales de la Alegría, que
son eventos que se realizan en cada una de las localidades en donde hay un jardín comunitario de
Fundac. En ellos Enda prepara actividades lúdicas sobre recuperación de memoria ambiental local,
mesas redondas, paneles, etc. Un video recogiendo esta actividad es uno de los resultados.


Los actores
Los modos de intervención
Se presentarán aquí mas informaciones sobre los actores principales participantes en el proyecto.

Fundac
Fundac es una organización de mujeres populares que desarrollan un trabajo de atención a la
infancia. De acuerdo con las tarifas de servicios públicos, la población colombiana está clasificada
en estratos, que van del 1 al 6, habiendo sectores de población por debajo y por encima de estos
rangos. Las mujeres de Fundac son estratos 1 y 2.
El surgimiento de esta organización se dio cuando las mujeres, afligidas por la ausencia de
políticas estatales (en este caso distritales) que les permitieran acudir a su trabajo y
simultáneamente cuidar de sus niños, empezaron a turnarse para acoger a los pequeños de las
vecindades. Constituyeron después los jardines comunitarios en donde el principio de solidaridad
ha sido el rector de las relaciones.
Fundac cuenta hoy con 17 grupos de mujeres ubicadas en 10 localidades de Bogotá, dedicadas al
desarrollo social de sus comunidades. Sus organizaciones son independientes del estado y han
construido, a partir de su experiencia y del intercambio con otros actores, así como del esfuerzo
permanente por el estudio, un proyecto pedagógico con el cual se han constituido en pioneras no
solo a nivel de la capital, sino también a nivel nacional.
A los 17 jardines infantiles se suma un grupo central directivo, un grupo de apoyo pedagógico y un
grupo asesor, grupos estos compuestos por mujeres elegidas democráticamente. La construcción
de un liderazgo femenino, en los terrenos individual y colectivo, se ha convertido en notorio para el
conjunto de las organizaciones de mujeres en el país. Para ser parte del equipo Central de Fundac,
conformado por 22 mujeres, se realizan elecciones democráticas.
Fundac es una organización de Segundo Grado para responder a la atención integral a la infancia
y a la búsqueda continua de la realización de los derechos económicos, sociales y culturales de las
mujeres de sectores populares. La Asamblea Anual que Fundac realiza es la máxima autoridad
democrática. En ella se eligen las mujeres que hacen parte de la Junta Directiva, el equipo asesor
y el equipo de apoyo pedagógico. Estas 3 instancias son conocidas como “Fundac Central” y tiene
bajo su responsabilidad ejecutar las decisiones de la Asamblea. Fundac Central posee su propia
personería jurídica.
                                                21


Son creadoras y partícipes activas del Movimiento Distrital de Casas Vecinales
Cada Jardín tiene también su propia personería jurídica y actúa autónomamente, coordinando sus
acciones con Fundac. Cada Jardín atiende un promedio de 150 niños y tiene un promedio de 12
mujeres.
Existe un permanente intercambio de experiencias entre los Jardines y una coordinación con el
equipo central. Se procura, mediante planes trienales de desarrollo (en el que participan las
mujeres de Fundac Central y las mujeres de los jardines), brindar capacitación a todas las mujeres
de la organización, en temáticas que van desde la pedagogía hasta el liderazgo, la promoción
popular y comunitaria, la constitución y otros temas, decididos en los componentes de
capacitación.
Los planes trienales son el resultado de un trabajo democrático de participación colectiva, y en
ellos se consignan los acuerdos y convenios con ONGs asesoras. Para efectos del proyecto
Preceup, fue analizado colectivamente por Fundac Central y los Jardines específicos donde se
trabajaron las huertas y los filtros. Se estableció un convenio escrito, sujeto a evaluaciones
periódicas semestrales.
Fundac en su construcción democrática ha formulado colectivamente una serie de principios, a
saber:
-      Solidaridad
-      Democracia
-      Flexibilidad
-      Eficiencia
-      Transparencia
-      Equidad
Los Jardines Infantiles de Fundac son:
                      Nombre                                      Barrio
       La Escuelita                                  Bosa
       Mi Segundo Hogar                              San Pablo
       Capullitos                                    Perpetuo Socorro
       Paraíso                                       Paraíso
       Hunza                                         Lomas de Suba
       Atanasio Girardot                             Girardot
       Asoniñez                                      Verbenal
       La Península                                  Península
       Rincón                                        Rincón
       Mis primeros Sueños                           Charalá
       El Triunfo                                    El Triunfo
       Pequeños Gigantes                             Brasil
       Goticas de Rocío                              Rocío
       Esperanza de Vivir                            Costa Rica
       Mi refugio                                    Casablanca
                                                22


        Abeja Maya                                   La Estancia

Enda
ONG de carácter internacional que surge de la Conferencia de Estocolmo. Tiene su sede principal
en Dakar (Enda Tercer Mundo) y su sede de Bogotá fue la primera de América Latina, desde
1982. Abrió un programa en la ciudad de Medellín en 1995.
Tiene personería Jurídica. Posee una Asamblea de Fundadores y de Socios, una Junta Directiva y
un equipo de trabajo, dentro del cual funciona el Comité de Dirección. La Dirección General
desarrolla a la vez la función de Representación Legal.
Las políticas gruesas institucionales son definidas por la Asamblea de Fundadores y Socios, y la
Junta Directiva vela por el avance institucional.
En el proyecto Preceup trabajaron una Coordinadora General, 2 promotores, un técnico y cerca de
6 profesionales en labores puntuales de formación y capacitación.
Las diversas instancias en Enda trabajan en la actualidad en un mejoramiento de sus
comunicaciones. Se pretende en 1999 desarrollar un plan trienal dirigido por la JD.
Puede decirse que, en términos generales, el desarrollo del proyecto fue acertado y con un muy
buen entendimiento entre las dos organizaciones. No obstante, las principales dificultades y
tensiones se presentaron siempre en relación con los aspectos técnicos, particularmente frente a
los sistemas de riego y al papel jugado por el técnico en relación con los jardines.
Fundac y Enda, en su convenio, accedieron a asumir gastos por mitad. Este fue otro factor de
desencuentros, dado que se presentaron malos entendidos en el manejo de la información, que
generaron tensiones. El manejo que se brindó a estas tensiones fue adecuado, sin permitir la
agudización o polarización de las posiciones. El clima de violencia y la lucha por la paz han calado
hondo en las dos organizaciones, que se dedican a aprender a resolver conflictos a partir de las
vivencias cotidianas, por fortuna con acertado éxito.

Escuelas públicas
Dos escuelas públicas fueron parte de este proceso. Dependen de las decisiones del Centro de
Atención Educativa Local (CADEL) y de las decisiones de los rectores de estas escuelas.
No son muchos los maestros distritales interesados efectivamente en la educación ambiental y en
términos generales resulta difícil que logren el compromiso institucional para avanzar en propósitos
de esta naturaleza, salvo que de manera oficial el PEI (Plan de Educación Institucional) sea
abiertamente ambiental. En la actualidad y con algo de timidez está surgiendo una red de maestros
ambientales. Las tareas de las huertas no fueron incorporadas a los planes institucionales
educativos, lo que significó que no se contó con el respaldo del estamento decisorio. A pesar de
ello se obtuvo una presencia en las huertas, el trabajo con los alumnos se logró.
Un muy celoso manejo del tiempo hace que la generalidad de los maestros oficiales se rehusen a
trabajar en horas no laborables. No obstante, 6 profesoras se dedicaron a apoyar el trabajo de las
huertas, a convocar a los padres de familia y a mantener relaciones con ellos. Algunas de estas
maestras asistieron los fines de semana a trabajar con padres de familia de diversos grados.
Una dificultad explícita consiste en que no se logra generar un sentido de proceso e interacción
entre maestros y padres de familia. Los padres se sienten, más que interesados, obligados a asistir
cuando son convocados por el magisterio. Las huertas, que tienen sentido para la escuela, no lo
tienen para los padres. No son partícipes activos ni se genera un sentido de pertenencia. Asisten
rotativamente, son invitados por grado. Un temor hacia una oculta represalia sobre las
calificaciones de los niños motiva a los padres a hacerse presentes. Tanto como los maestros, los
padres esperan el momento de finalizar la faena. Este hecho da cuenta de un magisterio de
espaldas a la comunidad, ausente frente a sus intereses y relacionado a partir no de intereses
comunes sino de un poder específico sobre los alumnos. En este contexto es muy valorable la
actitud e interés de este pequeño núcleo de maestras y el resultado con los alumnos.
                                                  23


Relaciones entre los actores
El actor principal de este proceso ha sido Fundac. Podemos señalar las siguientes relaciones de
trascendencia:

Con las autoridades locales:
Progresivamente, las mujeres de Fundac han conquistado un lugar y una presencia en el campo de
la atención a la infancia frente al distrito capital y particularmente frente al Departamento
Administrativo de Bienestar Social. El proceso ha sido desde el desconocimiento absoluto al
reconocimiento parcial.
De las 127 Casas Vecinales y Jardines Infantiles comunitarios que funcionan en el Distrito Capital,
Fundac ha organizado al 12% y reúne en su seno al 17% de las mujeres. Sus programas
representan el 22% de la cobertura de programas destinados a la infancia, el 5% de los destinados
a escolares y el 2% de los ancianos.
Fundac ha establecido una relación con el Departamento Administrativo de Bienestar Social
gracias a su trabajo y a la presión que se ha ejercido en demanda de atención integral a la infancia.
Se han hecho encuentros y acuerdos, en los que el DABS ha incumplido su parte.
En uno de los encuentros el DABS prometió la “dotación de casas vecinales y jardines
comunitarios, bonificación para las madres comunitarias y rubro para la afiliación de las madres
comunitarias a la seguridad social”.
El DABS incumplió sus compromisos y Fundac interpuso una tutela (acción legal) ante el Tribunal
de Cundinamarca. Fundac ganó la tutela con una sentencia que se ha considerado histórica.

Con otros actores: comunidades de base y ONGs.
De otro lado, Fundac desarrolla relaciones con autoridades locales: alcaldías menores, Juntas
Administradoras Locales, Comités Ambientales Locales.
Parten del principio de que el empoderamiento femenino supone construir redes: así, Fundac
tiene una relación permanente con el campo popular en la ciudad de Bogotá y a nivel nacional.
Algunas de ellas son:
-       Movimiento Distrital de Casas Vecinales
-       Red de Centros de Promoción Popular para el Desarrollo Redesarrollo
-       Red Popular de Mujeres
-       La Casa de la Mujer
-       Red Mujer y Hábitat
-       Programa de Género de la Universidad Nacional
-       Ruta Pacífica de Mujeres por la Paz
Fundac y Enda se encuentran en la mayoría de estos espacios. Tratándose de una ONG
comunitaria, se constituye en un lazo entre las organizaciones de base y las ONGs.



                          Innovación y sostenibilidad
El proceso de huertas comunitarias, tanto como el de los jardines mismos, significa una muy
importante innovación para las experiencias ambientales. Puede decirse que la gestión integrada
del medio ambiente urbano es, en sí, una innovación. El contexto de descentralización y la
construcción de ciudadanía son nuevos en Colombia. No obstante, los sectores populares han
hecho una demanda por la participación desde muchos años atrás. Y Fundac ha significado en
                                                 24


este ámbito una fuerte innovación.
La articulación de diversos actores constituyen en
El Plan impulsado por la actual alcaldía de Bogotá (El Plan que Queremos, 1998-2001”) presenta
varias tendencias:
1)      Transformación de jardines infantiles y casas vecinales en EMPRESAS SOCIALES con
        criterio de rentabilidad y eficiencia, para lo cual se requiere administración racional,
        recursos humanos calificados formalmente, personería jurídica, elaboración de portafolio
        de servicios, con el ánimo de competir en el mercado de contratación para la prestación de
        programas sociales.
        Esto supone una nivelación académica que las mujeres no poseen, el desconocimiento de
        sus programas de formación (múltiples y calificados pero imposibles de reconocer desde
        una óptica neoliberal, tal el caso de investigación-acción-participación u otros); el vínculo
        entre bonificación (ganada anos atrás en la tutela) a la cobertura que se brinde, imposición
        de horarios oficiales (en contraposición a los requeridos por las comunidades), disminución
        del número de madres comunitarias con seguridad social y la dificultad de realizar el
        trabajo de educadoras comunitarias con carácter obligatorio y gratuito.
2)      Impone metas de construcción de infraestructura y zonas verdes, lo que amenaza con
        descartar las edificaciones existentes (por carencia de espacios) e imposibilita que Fundac,
        por carencia de recursos, pueda ser tenido en cuenta para las licitaciones.
3)      El criterio de focalización apunta a “apoyar a los estratos 1 y 2” (toda la población de
        Fundac pertenece a estos estratos), priorizando a la población de indigentes, habitantes de
        la calle y adictos. No se destinan, entonces, esfuerzos en la formulación de políticas para la
        población de estratos 1 y 2 que no son los anteriormente citados.
4)      La administración desconoce la historia transcurrida, los acuerdos y negociaciones. En los
        documentos actuales de la actual administración no se reconocen, incluso, términos larga y
        ampliamente debatidos como el de atención integral a la infancia.
Puede pensarse, por tanto, que las políticas administrativas actuales ***

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:26
posted:11/10/2011
language:Spanish
pages:24