Folleto 207 20 20Mediador 20Texto by p3hS0XY

VIEWS: 5 PAGES: 33

									                                                                  EL EDUCADOR LASALIANO,
                                                                           MEDIADOR ENTRE
                                                                 LA CULTURA Y LA PERSONA




PRESENTACIÓN

         ¿Quién, en algún momento de su vida, no ha necesitado tener ante sí una persona
que, con su palabra o con sola su presencia, le haya servido de puente para atravesar ese
momento de dificultad o duda del que depende una idea o una decisión?


         ¿Qué sociedad, convulsionada y confusa, no requiere la presencia de personas que
den testimonio de paz y muevan las mentes hacia los valores propios de la humanidad?


         ¿Qué niño o joven, en su proceso de crecimiento y maduración, no necesita alguien
en quien confiar, en quien creer, y de quien esperar un modelo que le sirva de
identificación?


         Con estas preguntas iniciales vamos dando alguna pista para conocer los rasgos
de ese educador a quien hoy llamamos Mediador. Mediar es colocarse entre dos
realidades para relacionarlas; entre dos personas en conflicto, entre dos países
malquistados, entre las leyes y quien las inflige. Pero este sería el significado oscuro de la
Mediación.


         Mediar es también aproximar, enriquecer, ayudar a encontrar sentido. Este es el
caso de la Educación como Mediación: el educador se coloca entre la cultura y los
alumnos; entre la experiencia y la iniciación; entre el significado y sentido de la vida y
quien inicia su recorrido por la misma; entre la dificultad de contenidos y la capacidad
para adquirirlos. En esta actividad dialógica o dialogal que es la educación, el Mediador
es el creador del “diá”, es decir del ambiente, el método, el clima en el cual se puede
realizar el “logos”, es decir, el sentido y significado de lo que se aprende o de lo que se
educa.




                                                                                             1
1. LA MEDIACIÓN, PRIVILEGIO Y CONOCIMIENTO.


1.1. Del enfoque lineal a la perspectiva sistémica


      La Mediación es una realidad que se pone en ejercicio por el simple hecho de la
convivencia humana. Tratándose de Educadores, el tema se hace de especial importancia
puesto que de su ejercicio depende en gran parte tanto el desarrollo de las personas y
sus competencias, como su capacidad para tratar con los conflictos.


      Dada la abundante red de interacciones e influencias que coinciden en el
desarrollo de las personas, quienes ejercen con ellas la función de formadores – padres y
educadores en general – requieren de una visión sistémica del comportamiento humano.
Los comportamientos de los niños, su actividad, sus formas de respuesta, se originan a
partir de estímulos del ambiente, de la actividad neuronal o genética de cada individuo,
de la influencia de los Media, de los subrayados culturales (competitividad, agresividad,
primacía de resultados sobre los procesos, etc.)


      La concepción sistémica hace evitar reacciones de Mediación torpes por ser
reduccionistas; y ayuda a orientar a los niños y jóvenes teniendo en cuenta que en la vida
todo son procesos: mentales, cognitivos, afectivos, de hábitos, de modificación de
conductas.   Con    frecuencia,   los   adultos    creemos   que   podemos   cambiar   los
comportamientos de los niños por nuestras indicaciones u órdenes verbales. Pero la
realidad es otra: los cambios obedecen más a creación de ambientes y situaciones
reguladas por la intención consciente de los adultos.


      En el desempeño de la Mediación, hay tres indicaciones importantes. La primera
alude al distinto grado de sensibilidad Mediadora de padres y educadores. Entre ellos
hay quienes están a la espera de que los procesos lleguen “cuando el niño madure”, o
bien obsesionados por la importancia de los contenidos escolares, sin tener en cuenta
que la estimulación persigue más la creación de esquemas mentales y que dichos
esquemas han de ser promovidos de modo intencional por quienes educan.


      La segunda destaca que las conductas de apego-desapego que manifiestan
muchos niños, tienen su origen en los lazos familiares que se prolongan con frecuencia
en los lazos niño-educadores. Apego o desapego al campo de percepción, a las figuras
que ayudan al niño, al estilo de comportamientos y de aprendizaje. El refuerzo que se
realiza en la enseñanza, haciendo depender en exceso al alumno del profesor, no
permiten la soltura y liberación del joven de esos mismos lazos de apego-desapego.


      La tercera alude a la influencia que tienen sobre niños y adolescentes los dogmas
sociales o creencias impuestas por la sociedad neocapitalista, que es sobre todo
productiva y consumista. Los Media propagan mensajes atractivos que crean y estimulan
2
las necesidades de poseer, y además de hacerlo de modo inmediato: el todo, aquí y ahora
tiene su vigencia. Los esquemas mentales se van configurando a base de repeticiones que
quieren quedar en las mentes como verdades, creencias o dogmas impuestos por nuestra
propia sociedad.


1.2. El bosque nos deja ver cada árbol.


         Pese a todo lo que podamos decir de “los” niños o jóvenes, hoy se acepta la
existencia de distintos estilos cognitivos espontáneos, de distintos comportamientos en
niños con similares ambientes familiares y educativos, de diferentes reacciones ante los
objetos que llaman a su posesión y disfrute; pero hay que admitir que siempre se puede
afirmar el grado de influencia del tipo de relación previa establecida entre adultos y
niños:


        . Por una parte encontramos niños con un estilo reflexivo ya manifiesto en su
         misma forma de manipular sus propios juguetes: miran, observan permanecen
         más tiempo en interacción con ellos. De esta manera van interiorizando con mayor
         facilidad elementos estables en su propio pensamiento.


        . Por otra, el niño impulsivo permanece más tiempo anclado en el egocentrismo, lo
         cual le lleva a mayor número de errores en el tratamiento de la información y
         ejecución de pequeñas tareas.


         El Mediador sabe que la pura “estimularidad” o reacciones primarias e inmediatas a
estímulos, no explica todo el comportamiento; hay en cada persona una capacidad innata
de tomar conciencia y de regular sus propias reacciones. Sin embargo, la necesidad de
Mediación es evidente, sobre todo con sujetos faltos de mediaciones familiares o
estimulados de modo carencial en su ambiente.


         El estudio de Miguel Pérez Pereira, apoyado en Flavell, sobre la psicología del
desarrollo, le hace concluir con algo importante:


   1. Existen procesos generales a partir de los cuales se conoce la realidad, que afectan
         a la capacidad del individuo más allá de las tareas de conocimientos concretos.
         Dichos procesos están condicionados por el contexto y por la estabilidad de los
         ambientes en que se desarrolla el individuo.


   2. Los patrones de comportamiento de los sujetos obedecen más a patrones
         graduales que a la aparición de nuevas capacidades de modo espontáneo. No se
         puede esperar, como ejemplo, el surgir espasmódico de un vocabulario que
         requiere procesos de aprendizaje lento y sistemático; ni la aparición de
         comportamientos moderados en un sujeto hiperactivo o agresivo.


                                                                                          3
    3. Aunque se afirme que los niños poseen características comunes a todo el género
       humano por ser individuos de la misma especie, “la polémica sobre las diferencias
       individuales se beneficiaría de una visión del desarrollo que tuviese más en cuenta
       los contextos diferentes en que evolucionan los niños. Investigaciones realizadas
       sobre el desarrollo cognitivo indican la influencia de los contextos en que son
       criados los niños y la repercusión de la calidad de las interacciones con personas
       significativas de su entorno”.


1.3. La sociedad necesita mediaciones.


       La sociedad, cualquiera que sea su nivel de evolución, necesita mediaciones y
Mediadores. En el devenir de la cultura hemos contado siempre con personas que se han
“interpuesto” entre el universo del conocimiento y el resto de sus componentes humanos.
Los científicos, los artistas, los literatos, los pensadores, los santos, han hecho posible
que el acceso al saber o a la virtud se haya hecho posible para el resto de la humanidad.
Ellos han dirigido las conquistas históricas y nos han mostrado los secretos del
conocimiento en todas las áreas del saber.


       De esta manera, los consideramos “Mediadores” entre lo desconocido y la
limitación humana: unos han procurado remedios para la enfermedad, otros nos han
descubierto los secretos de la vida, otros han creado pensamiento que nos ha acercado a
la “filosofía de la vida” y a su sentido cercano o último.


       Las circunstancias por las que atraviesa nuestra sociedad y nuestra cultura siguen
exigiendo la presencia de quienes son capaces y tienen una palabra pública, para
combatir el individualismo y acercarnos a significados comunes que hagan posible la
convivencia humana en todas sus manifestaciones. La dificultad actual, pongamos por
ejemplo, de llegar a un consenso sobre los valores que deben presidir las relaciones
internas y externas de cada país, necesitan voces autorizadas por su conocimiento y su
presencia personal, que pongan de relieve las ventajas de una escala de valores
significativa, y que contrapongan o denuncien las desviaciones culturales que se
producen entre nosotros.


       Señalemos tres razones que refuercen la anterior afirmación general:


       a. La sociedad y la cultura son memoria. Nuestra historia es un proceso que
progresa gracias a las aportaciones de las generaciones anteriores. Quienes provocan
cambios importantes en cualquier campo de la vida, no pueden caer en el olvido, como
tampoco sus aportaciones. Resulta fácil disfrutar de los avances técnicos, científicos,
ideológicos; no tan fácil seguir la ruta trazada por los hombres sabios que han marcado
pistas de convivencia y de justicia social. Por eso mismo se requiere la presencia
constante de personas de alto significado para nuestra sociedad; profetas y Mediadores
entre el sentido de la historia y el futuro de la misma.
4
      Frente a movimientos de violencia, de sinsentido, de neocapitalismo feroz,
deberán existir personas o grupos que clamen por la convivencia pacífica, por el sentido
humano y trascendente de la persona, por la justicia y la atención a las víctimas de los
sistemas globalizados. Personas y grupos que, al instituirse en líderes sociales, sean
memoria de lo que la sociedad ha conquistado y que siempre debe permanecer en el
recuerdo de nuestro propio progreso y crecimiento en la libertad.


      b. Nuestra cultura va siempre a la búsqueda de sentido. No somos seres arrojados
a la existencia sin un “porqué” ni un “para qué”. La acumulación de hechos, de progresos
concretos, de trabajos realizados diariamente, no dan el sentido a la existencia; han de
gozar de la dotación de sentido, sin el cual se quedan en la simple concatenación de
hechos que llevan al llamado “fin de la historia”. La falta de sentido es una de las neurosis
más peligrosas de nuestra sociedad, tan rica en acontecimientos y en progresos.


      Los Medios de Comunicación social, en su intento de mantenerse “asépticos”, son
capaces de fomentar esa cultura postmoderna en la que la ruptura, la fragmentación, la
trivialidad, vayan quedando como forma de ser y de pensar de quienes se acercan a ellos
sin un mínimo de conciencia crítica y sin esquemas mentales capaces de tomar distancia
y relativizar todo en función de su propia escala de valores y de creencias. Esto exige la
presencia de esas otras personas, e incluso de los Media, que sean portadores o
Mediadores de sentido, de significado, y de lo que en el buen sentido llamamos cultura.


      c. La sociedad y su cultura son, además, proyecto. El futuro queda siempre abierto
a toda realización humana, a nuevas formas de vida, a nuevos avances y significados. Si
tenemos conciencia de ser historia, no podemos pensar que ésta termina con nosotros,
por tanto somos una parte de la misma y, por tanto, eslabones de enganche de las
nuevas generaciones. Toda ruptura cultural distorsiona nuestro proceso histórico –
alusión obligada a toda violencia, a todo atentado contra la vida, a toda desavenencia
intra o internacional – por el cual nos consideramos siempre realización y comienzo de
tiempos nuevos y de realidades que podrán mejorar la vida de quienes nos sigan.


      La familia y la escuela son los lugares donde se enseñan y aprenden los
significados de la vida. Dichos significados se realizan, en parte, por los contenidos
curriculares, ya que ellos son los transmisores de la cultura. Pero hay otros significados
que están más allá del contenido y que incluimos dentro del concepto de metacognición.
Los comportamientos de los alumnos, sus criterios, sus valores, la consideración que
tienen de sí mismos y de los demás, las influencias que inconscientemente reciben de la
sociedad de comunicaciones... todo ello está implícito en el hecho de dar significados por
la Mediación.


1.4. La tradición se enriquece por la Mediación.


                                                                                            5
        Podemos afirmar que gozamos de una gran tradición educativa en la cual –
tomando la generalización en su justo medio – los educadores componen el bellísimo
panorama de todo el entramado social y cultural de nuestros pueblos. Los maestros o
educadores tienen el doble “valor” de educar: de hacer algo que vale la pena como es
intentar elevar a las personas al nivel de serlo, y como “valor” de valentía para integrarse
en una labor, gratificante en muchos sentidos, pero ingrata en múltiples ocasiones.


        El maestro ha sido el transmisor de unos conocimientos y el artífice de la cultura.
Los métodos han cambiado; ya no puede subsistir el maestro repetidor de conceptos,
pero tampoco podemos desprestigiar a quien con su habilidad y buen hacer sigue siendo
capaz de comunicarlos y de hacerlos querer.


        Conocemos muchos maestros que han entrado con pie seguro en ese enfoque
pedagógico de ayudar a “construir el saber”, en los “métodos activos”, en la “pedagogía
del descubrimiento”, en el “aprendizaje cooperativo”, etc. Y sabemos que ellos han
adquirido la flexibilidad suficiente como para recibir y adaptarse a nuevas corrientes y
paradigmas, siempre que tengan un peso suficiente como para suplantar a los anteriores.


        Y también es numeroso el grupo de maestros que de siempre se han preocupado,
al menos de modo global, de formar el pensamiento de sus alumnos: “piensa”, “fíjate”,
“lee de nuevo”, “explícame cómo lo has hecho”... ¿Quién no ha oído en su infancia
algunas de estas frases de sus maestros, empeñados en que además de saber
supiéramos pensar y razonar de modo correcto?


        ¿Acaso cambiarles el nombre de profesor, maestro, educador... por el de Mediador
va a cambiar la entraña misma de sus acciones o de sus personas? No es éste nuestro
objetivo. Si ellos han sido, sin etiqueta, Mediadores, lo que procede es dar al término
mayor amplitud de significado.


1.5. La Mediación en su amplitud de significados:


        El término Mediación se ha enriquecido y nos ha ayudado a tomar conciencia de
algunos rasgos peculiares de la psicología de la persona:
    -   de la posibilidad de ayudarle a construir su espiritualidad.
    -   de su evolución personal y de la plasticidad en su construcción (Mediación
        educativa)
    -   de la posibilidad de construir su estructura mental y de desarrollar sus
        capacidades (Mediación cognitiva)
    -   del posible influjo afectivo (Mediación de la inteligencia emocional),
    -   de la necesidad imperiosa de mediar en la familia como ámbito de especial influjo
        en los niños y jóvenes (Mediación familiar)



6
   -   de la importante actuación de los educadores en situaciones especiales como la
       inadaptación, la violencia y el acoso (Mediación adulta en situaciones de riesgo), y
       de la eficaz intervención de los iguales entre sí (Mediación entre iguales).


Las nuevas perspectivas afectan siempre a la relación educativa en cualquier situación
que persiga el aprendizaje y la toma de conciencia de los propios procesos.


2. LA MEDIACIÓN EN LA VIDA DE LA PERSONA


2.1. La Inteligencia espiritual


Resulta curioso encontrar este término en autores que hablan de Empresas, de mejora de
rendimiento académico, de Negocios, de técnicas para encontrase a sí mismo, etc.
Autores como Pablo Dorrego (Inteligencia espiritual en los negocios), Tony Buzan (El
poder de la inteligencia espiritual) o de Dahna Sohar (La Inteligencia Espiritual. La
Inteligencia que permite ser creativo, tener valores y fe. Plaza Janés, 2006), saltan las
fronteras de lo que parecía monopolio de las religiones para hacer de la Inteligencia
Espiritual algo así como patrimonio de la humanidad.


La IEs “se ocupa de la trascendencia, de lo sagrado, de los comportamientos virtuosos:
perdón, gratitud, humildad y compasión, de comprender que somos parte de un todo con
el cual necesitamos estar en contacto. Algunos lo hacen orando, otros asumiendo su
responsabilidad social, practicando las leyes espirituales del amor, paz, felicidad. Son los
que mejoran la calidad de sus vidas. (Pablo Dorrego)


Se reconoce a la persona como capaz de penetrar en sus propios sentimientos y más en
su espíritu, que abarca el pensamiento, las emociones, los estados fisiológicos,
anímicos… a los que añade esa profundidad de la interiorización. La conciencia de la
totalidad es el espíritu. De ese conocimiento puede surgir la fuerza interior, el dinamismo
que se siente impulsado por la totalidad de la persona.


“Primero encontremos nuestra misión, luego consultemos con ella, sin limitarnos a la
mera interpretación sensorial. Mis pensamientos crean mi mundo, me alejaré de lo que
hago sin querer, y sembraré la semilla de lo que quiero ser, confiando en mi capacidad,
en mis propósitos y superando mis limitaciones.”
La vida nos somete a gran cantidad de estimulaciones, pero la repuesta es nuestra: esa
libertad que media entre el estímulo y la respuesta y que se encuentra llena de valores,
de creencias, de hábitos de reflexión, de demorar respuestas… en suma de la Inteligencia
Espiritual.


¿Qué impide la plenitud humana? ¿Por qué esa baja puesta en escena del potencial
humano? Para los adalides de la IEs, la persona necesita “conductores”. Uno es la Claridad
en el querer, otro el Compromiso con el trabajo, además la Adaptación de la acción al
                                                                                           7
talento y a los objetivos, y por fin Operar con sistemas y recursos aptos para cumplir con
la misión. La Sinergia es el coro armónico con los demás.


A partir de este elevado nivel de funcionamiento personal, se puede construir una
Empresa Amorosa, para lo cual renecesita, entre otras cosas:
       Una misión y visión amorosa: querer generar al positivo par ala humanidad..
       Con personas que vibren en el amor y pasión por lo que hacen.
       Que todos sientan que su trabajo tiene un gran sentido.
       Énfasis en hacer las cosas como artistas y con amor, no en la competitividad.
       Énfasis en la colaboración, respeto y desarrollo de confianzas.
       Al cliente se le ayuda, comprende, respeta y siempre se le entrega más de lo
        ofrecido.
       A los empleados, se les conoce, comprende, quiere, y agradece. Así crearán y
        darán más de lo imaginable.
       Las energías sólo se centran en hacer felices a los empleados y clientes no
        olvidando nunca que son seres humanos. (Horacio Krell, La Inteligencia
        Espiritual.www.ilvem.com/shop/otraspaginas)


Sin entrar en discusión sobre los contenidos anteriores, comprobamos la presencia de
elementos coincidentes con los planteamientos cristianos y de educación de la fe. Todo lo
que es el desarrollo de la persona, de sus capacidades, y del desarrollo de su misión,
solamente tiene una versión en sí misma; los referentes, la dimensión será distinta si esto
se acomete desde la laicidad, desde el esoterismo, o desde el referente cristiano. En
todos los casos hay figuras encargadas de hacer posible su realización: son los
Mediadores.


2.2. La Mediación educativa de la fe.


En los centros de La Salle tenemos bien marcados los itinerarios de Mediación para lograr
comunicar la fe a los alumnos. El Proyecto de Misión, (Sant Martí de Sesgueioles 2006.
Folleto 3)


La constatación de la realidad actual, de una sociedad secularizada, los Educadores
toman conciencia de la dificultad y del cambio de perspectivas y de pedagogía necesarias
para realizar esta labor evangelizadora. “A pesar de las dificultades para comunicar la fe
hoy día no renunciamos en modo alguno a anunciar a Jesucristo” H. John Johnston) y
estamos dispuestos a seguir ofreciendo una educación integral con referencia
trascendente.


El problema de la fe se encuentra con un escollo previo como es la falta de cultura
religiosa. La Educación tiene los recursos para realizar una doble labor: primero cultural y
además religiosa. Todo lo que realiza en la Educación tiene una vertiente humanizadota y
como tal debe disponer de las Mediaciones necesarias par hacerla posible. ¿Qué cometido
8
mediador se le exige? El rasgo primordial de la pastoral es ser “pastoral de la presencia”
que supone:


       -   Estar junto a los jóvenes en los ambientes en que ellos se mueven.
       - “Amar y respetar a nuestros jóvenes como personas distintas.
       - Aceptarlos „como son‟ y tomarlos en serio.
       - Caminar a su lado, permitiéndoles abiertamente compartir sus perplejidades e
         interrogantes acerca del sentido de la vida y de la fe religiosa”.

En el Proyecto de Misión se afirma que “para realizar nuestra tarea hoy “es necesario un
cambio de actitud. Pasar de la imposición a la escucha; de mandar a compartir”, apostar
por ser un Educador convencido, testimonial, con talante cercano y entregado a la Misión
educativa y evangelizadora de la Iglesia y del Instituto”. Estas características son
específicas de toda acción mediadora.


E. Alberich sintetiza las actitudes del mediador de pastoral en: simpatía, diálogo,
apertura, acogida, amor. SE trata de proponer no imponer, impulsar, animar, infundir
esperanza. Proponer la fe: anuncio de Jesucristo y reinterpretación de la fe. Esto implica,
en primer lugar, anunciar a Jesucristo con palabras y obras, dando testimonio, invitando,
proponiendo: “ven y verás”.


Desde el punto de vista pedagógico, la presentación del mensaje cristiano se debe hacer
de modo culturalmente aceptable y comprensible. Lo cristiano no tiene por qué separarse
de la realidad; la Escuela es lugar privilegiado para dar la síntesis entre la cultura y la fe,
para realizar una pastoral unificada y orgánica, con sentido universal y eclesial.


Nuestros documentos lasalianos insisten en poner la pastoral escolar como "eje
constructor de todo el proyecto educativo". La actividad pastoral es sobre todo, en un
ambiente escolar, el empeño educativo integral, al servicio de la promoción humana y
cristiana de los jóvenes. En otros ambientes (hogares) será más difícil llegar a la
propuesta de la fe, pero se pueden cumplir todas las condiciones de mediación ya
señaladas.


Si en alguna situación se han de necesitar los rasgos de Mediador, es en el
acompañamiento pastoral. La formación religiosa que se imparte en la ERE o en la
Catequesis tiene la virtud de impartirse en grupo; pero la desventaja de la falta de
personalización. El Educador de la fe conoce bien la necesidad de llegar a la persona, de
conectar con sus experiencias, sus dudas, sus ilusiones. Por el acompañamiento se logra
una Mediación eficaz:


      a. Crear situaciones desinhibidas y de fácil expresión.
      b. Poner en juego los recursos de las personas, ayudándoles a percibir la realidad –
           y su realidad – de una manera global y armónica.
                                                                                              9
      c. El acompañamiento permite conocer los esquemas de pensamiento, los
          esquemas religiosos, e influir en su configuración.
      d. Acompañar es todo un ejercicio de toma de conciencia. La conciencia reflexiva es
          el núcleo de donde dimana la progresiva maduración de los individuos, y
          también su maduración religiosa.


Tanto la Mediación educativa como la pastoral tienen diversos planteamientos y escuelas
que van desde la directividad a la no directividad, pasan por las eclécticas. No es este el
lugar para su desarrollo.




2.3. El concepto de Mediación en Juan Bautista de La Salle


      San Juan Bautista de La Salle utiliza rara vez el término Mediación, pese a la
constante alusión a los escritos de San Pablo. En el Apóstol hay un pasaje importante por
el que afirma la condición de Mediador solamente de Jesucristo.


     “No hay más que un Dios y no hay más que un Mediador entre Dios y los hombres,
     un hombre, el Mesías Jesús, que se entregó como precio por la        libertad       de
     todos.” (1 Tim 2, 5-7)


      El término Mediación tiene actualmente un sentido específico y resulta pretencioso
hacerlo coincidir con los términos educativos empleados por La Salle. Además, todo el
papel que concede al Educador va encaminado a asegurar la educación cristiana de los
niños, que sus comportamientos se ajusten a las verdades del Evangelio y que sean
preservados del mal y del pecado.


       “Haceos merecedores de tener a Jesucristo por vuestro Soberano, vuestra Cabeza y
       vuestro Mediador en el cielo.” (M 40,3)


       “Sois para con ellos (los niños) "Mediadores de que Dios se sirve para enseñarles
       los medios de conseguir la salvación " (M 56,3)


       “...por Mediación vuestra.” (M 208,3)


      La Salle eleva el término a la categoría de ministerio, algo que se recibe de Dios
para bien de aquellos a favor de los cuales se ejercita: “Vosotros, elegidos por Dios para
tal ministerio, ejercitad, según la gracia que recibisteis, el don de instruir, enseñando, y
de exhortar, impeliendo a los confiados a vuestra custodia, y guiándolos con diligencia y


10
vigilancia. De ese modo cumpliréis con ellos el principal de los deberes que tienen los
padres y madres con sus hijos.” (M 193,3)


      En el contexto general de su obra, La Salle entiende que los Educadores son
Mediadores entre las verdades que se deben aprender y la limitación cultural de los
alumnos. De aquí que, términos como “ministros”, “ministerio”, “ángeles visibles”, “guías
y conductores” de los alumnos, tengan una estrecha relación con el Educador Mediador:

      - se dirige por la intencionalidad,
      - trata de construir la autoimagen del alumno,
      - les ayuda a trascender su propia situación,
      - da un significado a los aprendizajes,
      - se mantiene optimista de forma radical.


   “Si queréis salir airosos en vuestro ministerio, debéis, pues, aplicaros mucho a la
   oración, presentando de continuo en ella a Jesucristo las necesidades de los
   discípulos; y exponiéndole las dificultades que os salgan al paso en su educación.
   Para desempeñar debidamente el ministerio, no os bastaría ejercer con los niños
   vuestras funciones conformándoos únicamente al proceder externo de Jesucristo en la
   conversión de las almas; si, de igual modo, no hicierais vuestros sus designios e
   intenciones.” (M 196, 2,3)

      En La Salle el contenido principal es el contenido cristiano, para ello instituye las
escuelas. Pero el telón de fondo es la vida de los niños, sus comportamientos y conseguir
que el día de mañana sean buenos cristianos y ciudadanos de provecho por su trabajo. En
ello encontrará el Maestro “el particularísimo gozo de verlos vivir, llegados a mayores,
justa y piadosamente. (M 207,3)


      De ahí el término “ángeles visibles”, cuidadosos de los niños a quienes considera
“débiles de espíritu“ y dotados de “escasas luces para obrar el bien”. La concepción del
niño resulta en La Salle negativa: la propensión al mal, a la vida propia de los pobres, a
vivir según las tendencias negativas de su naturaleza. En contraposición, quedará patente
la conducta de los Maestros, a quienes quiere dotados de “espíritu de sabiduría y de luz”
para enseñarles “lo que deben saber según sus años y capacidad”; atendiendo de modo
especial a aquellos que son, precisamente, “los menos despiertos” (M 206,1)


     Ponderad aquello que dice san Pablo: Es Dios quien ha establecido en la Iglesia
     apóstoles, profetas, doctores; y os convenceréis de que es Dios también el que os ha
     constituido a vosotros en vuestro empleo. Poned, pues, de manifiesto en todo
     vuestro proceder con los niños confiados a vuestra custodia, que os consideráis
     como ministros de Dios, desempeñando el oficio con caridad y celo sincero y
     verdadero, sobrellevando con mucha paciencia las molestias que en él hayáis de
     padecer. (M201,2)
                                                                                         11
     Ésa es la razón de que requieran los niños ángeles visibles, los cuales, tanto con sus
     instrucciones como con sus buenos ejemplos, los animen a gustarlas y ponerlas por
     obra, a fin de que, utilizando esos dos medios, tan santas máximas les produzcan
     impresión profunda, que las grabe en sus mentes y corazones. (M 197,3)

      La Mediación no se queda, por tanto, en la simple transmisión de conocimientos;
intenta llegar al fondo del corazón de los niños. En esta Mediación, en este Ministerio, los
Educadores se sienten dotados de una Misión que afecta tanto a sus propias vidas como a
las de aquellos que educan.


      Ciertamente, hay que dar saltos en la Historia de las ideas, en el proceso de
desarrollo de la Teología y de la Psicología; pero estos espacios se pueden al menos
relacionar con la inquietud que La Salle tuvo y que expresó en términos de la época y que
nosotros podemos aquilatar y ampliar en su significado.

      “El ejemplo produce mucha mayor impresión que las palabras en las mentes y en
      los corazones. Y esto es más de notar en los niños, quienes, por carecer aún su
      espíritu de suficiente capacidad de reflexión, toman ordinariamente por dechado
      de su vida el ejemplo de sus maestros, y se inclinan más a imitar lo que les ven
      hacer, que a practicar lo que les oyen decir, especial mente cuando sus palabras
      no concuerdan con sus obras.” (M202, 3)

      “Y la razón verdadera de esto es que, con tal de cumplir bien la función de guías y
      conductores de las almas que tienen a su cargo, satisfarán debidamente también
      sus propias obligaciones con Dios, y Dios los colmará de tantas gracias, que se
      santificarán a sí mismos al contribuir en toda la medida de sus fuerzas a la
      salvación de los demás. (M 205,2)


3. MEDIAR EN DISTINTAS SITUACIONES.


3.1. La Mediación cognitiva.


      Nos adentramos en la llamada psicología cognitiva, que descansa sobre dos
presupuestos básicos: la persona considerada como estructura y como organismo; es la
naturaleza cambiante – y por tanto accesible a ser estructurada - del ser humano; su
organismo está en proceso de construcción; del ser racional por naturaleza al devenir
como persona capaz de determinar sus comportamientos y conocimientos por los
significados que atribuye a sus propias acciones.


      Según Vygotsky, todo el proceso de actividad de un sujeto está regulado
socialmente. El desarrollo cultural del niño aparece primero en el plano social por la
acción de los adultos sobre él; luego, en el plano psicológico, interior al individuo mismo.

12
De ahí que el autor nos defina la Mediación como “Toda actividad generadora de
procesos mentales superiores”. De hecho, toda Mediación va dirigida a la comprensión
del significado de los comportamientos que todo individuo debe realizar para lograr su
adaptación.


       El Mediador trata de elaborar toda una “arquitectura funcional de la conciencia”; en
la relación con los otros aprende cada persona a tener “contacto social consigo mismo” y
a realizar sus procesos de adaptación a los objetos y a las personas en las condiciones
objetivas de la vida social.


       J. Bruner, desde enfoques educativos, se preocupa del problema de la capacidad de
reflexión consciente de cada persona en su proceso de aprender. Los educadores deben
dar importancia a la capacidad de razonamiento orientada a la redefinición, la
remodelación o la reorganización de los problemas que se les presentan. Por eso incide
en la importancia que se debe dar a la estimulación de la autoconciencia sobre el
pensamiento y su empleo. “Consideramos que la mejor manera de enfocarla es
enseñando el arte de obtener y utilizar información, esto es, que el niño aprenda cómo ir
más allá de la información dada y qué es lo que hace posible dar este paso.”

       Los esfuerzos de los alumnos para retener los datos en la memoria deberían
transformarse    en   esfuerzos   por   conocer   sus   estrategias   de   pensamiento,   los
instrumentos del mismo, las explicaciones causales, la categorización y otros recursos.
Esto lleva a Bruner a poner especial énfasis en la transferencia de los aprendizajes, en su
aplicabilidad más allá de la situación en que se aprenden. Esto debe mover a los
profesores a facilitar las condiciones de la transferencia, a examinar de cerca qué sucede
cuando tratamos de generalizar lo aprendido, cuáles son las condiciones de motivación,
las prácticas escolares, las disposiciones necesarias para alcanzar una comprensión
genérica correcta de los materiales pedagógicos utilizados.


       R. Feuerstein coloca la Mediación y al Mediador en el centro de su sistema
psicológico y pedagógico. Constata que la educación se puede resumir en el hecho de la
Experiencia de Aprendizaje Mediado (EAM): el sujeto se ve sometido a múltiples estímulos
(S), pero en lugar de verse expuesto a ellos directamente, sin intervención adulta, lo
realiza bajo la influencia del Mediador, quien se interpone entre estímulos y organismo
para hacer que lleguen de determinada manera, provocando la experiencia del sujeto:


       Sobre la forma de enfrentarse un alumno a los estímulos surgen dos cuestiones
importantes:


     a. La interacción directa del individuo con el estímulo (digamos un ejercicio de clase,
     un conflicto de relación, un objeto que atrae la intención de robo…) no asegura la
     flexibilidad y plasticidad del mismo, ni nos da seguridad sobre su forma de utilizar
     la experiencia para utilizarla de modo adecuado. En principio se puede afirmar que
                                                                                           13
         la exposición directa (sin Mediación) a los estímulos provoca en la persona formas
         estereotipadas o repetitivas de afrontar las tareas.


         b. La Experiencia de Aprendizaje Mediado, sin embargo, puede ayudarle en el
         desarrollo de su inteligencia por medio del despliegue de esquemas flexibles para
         realizar la adaptación y asimilación en un proceso en el que el Mediador desempeña
         un papel importante. El individuo aprovecha sus propios procesos mentales, no por
         la acción de los estímulos, sino por la del Mediador: éste le ayuda a desarrollar sus
         funciones mentales superiores como son la abstracción, la generalización, la
         representación mental, que podemos explicar por la interacción “intencionada” del
         Mediador.


3.2. La Mediación emocional


          La obra de D. Goleman ha suscitado un interés especial por la Inteligencia
Emocional y en consecuencia por la Mediación de contenido afectivo. Para este autor,
Inteligencia Emocional hace “Referencia a un sentimiento y a los pensamientos, los
estados biológicos, los estados psicológicos y el tipo de tendencias a la acción que los
caracterizan”.


          “Existen centenares de emociones y muchísimas más mezclas, variaciones,
          mutaciones y matices diferentes entre todas ellas. En realidad, existen más
          sutilezas en la emoción que palabras para describirlas.” (Goleman, D., 1996).


          Dentro de esta complejidad, podemos distinguir en las personas distintos estados
de ánimo, que son rasgos emocionales duraderos. El temperamento, como tendencia a
evocar una determinada emoción o estado de ánimo que vuelve a la gente especialmente
melancólica, tímida o jovial. Y los desórdenes emocionales, tales como la depresión
clínica o la ansiedad irremisible, en cuyas redes alguien se encuentra atrapado de
continuo en un estado negativo.


          Tratándose de Mediación emocional, los rasgos del Mediador cobran algunos
matices como: la capacidad de influir sobre las emociones; la capacidad de empatía; la
capacidad de manejar o gestionar los conflictos; el liderazgo inspirador y orientador.


Estas competencias tienen manifestaciones concretas:


         Utilización de estrategias para recabar el consenso y el apoyo de los demás.
         Destacar los hechos más sobresalientes para exponer más eficazmente sus
          opiniones y atraer la expresión.
         Escucha abierta y comunicación de mensajes convincentes.
         Permanecen abiertos a todo comportamiento sin perder el ánimo.
         Manejan a las personas difíciles y las situaciones tensas con diplomacia y tacto.
14
      Reconocen los posibles conflictos, sacan a la luz los desacuerdos y fomentan la
       reducción de la tensión.
      Alientan el debate y la discusión abierta y moderada.
      Buscan el modo de llegar a soluciones que satisfagan plenamente a todos los
       implicados.
      Articulan y estimulan el entusiasmo por las perspectivas y los objetivos
       compartidos.
      Cuando resulta necesario, saben tomar decisiones de modo autónomo.
      Lideran con el ejemplo.


       En las orientaciones que Goleman enuncia como tratamiento emocional, emplea
una expresión muy significativa: “Escolarización de las emociones”, o sea que propone
una intervención capaz de lograr la “alfabetización de las emociones” de modo que cada
sujeto haga conscientes sus sentimientos, sepa nombrarlos, distinguir sus efectos y
consecuencias… Creo que volvemos al enfoque cognitivo de las emociones: la toma de
conciencia es la clave de todo tratamiento. En todas las escuelas de Terapia (Directiva,
Racional-Emotiva, No directiva, Psicoanalítica, etc) se ha afirmado la necesidad de hacer
que el individuo llegue a ser consciente de sus actos y de lo que para él significan, de sus
emociones, de sus sueños o de sus fantasías. Sin esa consciencia, la terapia se ve
arrinconada por el fracaso.


       Vuelvo a mi preferencia por lo que X. Zubiri llamó Inteligencia sentiente, ya que
todo acto de inteligencia viene precedido por la orientación afectiva hacia el objeto de
conocimiento (nihil cognitum…) y además porque todo comportamiento mental,
emocional… requiere su aprehensión cognitiva para que pueda ser integrado en la
persona y dominado posteriormente en cualquier situación.


       Cuando los sentimientos y las emociones logran desestructurar el campo de
percepción y de conciencia, rompiendo la armonía y equilibrio de la persona, la terapia
intenta reconstruir el puzzle: las piezas están en desorden, o una de ellas se apodera de
todo el campo de percepción (un sentimiento de inferioridad, una frustración, un
complejo, un sentimiento de persecución…) El terapeuta y el Mediador tienen como gran
labor hacer que esa pieza ocupe su lugar de modo que se pueda ver la totalidad. Esa
orientación consiste en ayudar a racionalizar; impulsar los sentimientos hacia la
conceptualización; a descargar las emociones dándoles una visión más amplia y racional.
Esta es una función de gran importancia puesto que la Mediación se realiza en
situaciones que tienen mucho de terapéuticas.


3.3. Programas de Mediación cognitiva – emocional.


3.3.1. PROGRAMA “ARPA”: Actividades para Reforzar el Potencial de Aprendizaje.



                                                                                          15
        Al elaborar el Programa ARPA, los autores (José Mª Martínez, Diri Gamazo, Manuel
Serrano, Luis Octavio Solano, Mari Carmen Ancosta, Felipe Serret) hemos tenido en cuenta
que, si bien aprender conceptos es importante, lo es más estructurar el pensamiento por
medio del desarrollo de las capacidades, de habilidades mentales, de valores y de la
expresión práctica en forma de competencias.


Los años que dedicamos a la formación de Mediadores en el PEI y al trabajo con alumnos,
nos movió a elaborar el Programa ARPA. La riqueza de aquella experiencia no podía quedar
en el olvido.


Dejamos que presidan algunos enunciados importantes:


 a)    Toda persona, sea cual sea su condición, es un organismo activo, creativo, que tiende
     a crearse sus propias leyes de aprendizaje, de análisis, de revisión de hipótesis...de una
     manera original. La actividad puede tiene mucho de espontáneo, pero necesita la
     Mediación para que se realice; a partir de la creación de un "sistema de necesidades"
     adecuado.


 b)     El niño elabora sus propios constructos, esas formas personales de ver el mundo, y
     para ello necesita la configuración de esquemas, claves, formas de percibir la realidad de
     modo sistemático. No basta con "lo natural" ni en conceptos ni en métodos. Lo
     significativo, afirma Ausubel, vendrá por la instrucción.


 c)El educador-mediador quiere dar una estructura a la persona de modo que sea capaz de
     "exponerse directamente a los estímulos" (R. Feuerstein) y extraer de ellos su significado
     existencial. Hablamos de estímulos de conocimiento, de experiencias, de comprensión
     del mundo; lo que la educación puede dar es la forma, la construcción, las estrategias
     para dominar los significados.


        El Mediador centra su atención en la metacognición: ayudar al alumno a tomar
conciencia de sus propios procesos y actividades mentales y personales. Es la "habilidad
para conversar con uno mismo acerca del propio proceso de aprendizaje". Las actividades
de investigar, analizar, formular, revisar... propuestas por la enseñanza actual, tienen un
carácter concienciador de uno mismo, interiorizador del propio ser y del dominio personal.


        Si el individuo es capaz de "aprender a aprender", el Educador puede aprovechar esa
fuerza personal para ayudarle a configurar su estructura personal; "partir de la situación de
los alumnos", dar conocimientos en armonía con la estructura mental de quienes los
reciben, para hacer que los aprendizajes sean significativos.


ARPA se propone estos Objetivos:



16
      Ayudar a los niños y niñas en la identificación de los objetos y en la diferenciación de
 sus características, llegando al uso de conceptos cada vez más numerosos y abstractos.

    Iniciarles en el agrupamiento de unidades que tengan una o varias características
 comunes, para llegar a la clasificación como capacidad que es la puerta para el
 razonamiento lógico.

     Ejercitarles en la formulación verbal de los tipos de razonamiento lógico, como
 puede hacerse por medio de hipótesis y deducciones. Esto les llevará al razonamiento
 lógico formal.

    Promover en los niños y niñas el sentimiento de seguridad cognitiva, afectiva y
 emocional. Desarrollar conductas expresivas, con atención especial a los bloqueos
 cognitivos o afectivos que puedan darse en estas edades.

      Realizar una mediación constante del significado de las cosas, de las personas, de
 las fiestas, para valorar las manifestaciones culturales y darles el gozo de pertenecer a
 una región con su cultura peculiar.

     Todo lo anterior tiene sentido si se llega al conocimiento del conocimiento o
 metacognición: proceso lento y delicado de ir dando conciencia a los niños y niñas de
 sus capacidades, formas de hacer y relacionarse. Esta toma de conciencia reflexiva es
 nuestra aportación a lo largo de todo el programa, y el dispositivo seguro de la
 maduración personal.

       En ARPA se fusionan los aspectos cognitivo – afectivo, así como los valores y la
transferencia que hace a los aprendizajes significativos.

Capacidades- 1. Relacionar 2. Orientarse 3. Identificar
Competencias 4. Describir, diferenciar 5. Usar
             categorías mentales. 6. Comparar 7.
             Clasificar
             8. Representar mentalmente 9.
             Codificar
             10. Recoger o seguir información de
             modo sistemático 11. Seriar 12. Crear;
             pensamiento divergente. 13. Analizar-
             sintetizar
             14. Atención continuada 15. Recordar
             (memoria) Razonamiento lógico: 16.
             Hipótesis – predicción. 17. Deducir –
             Inducir
             18. Pensamto analógico 19. Razonamto
             silogístico 20. R. Transitivo
Valores      1. Respeto: a sí mismo; a los demás
                 2. Solidaridad 3. Creatividad 4.
                 Convivencia
                 5. Responsabilidad 6. Interioridad.

El Programa comprende:
Educación Infantil:
       ARPA 3 años: Cuaderno para los niños.
       ARPA 4 años: Cuaderno para los niños.
       ARPA 5 años: Cuaderno para los niños.
                                                                                             17
        Propuesta Didáctica con programación de actividades.
        Educación Primaria:
        ARPA 1 y ARPA 2: Cuadernos para alumnos de 1º Ciclo.
        Propuesta Didáctica con programación de cada lección.
        ARPA 3 y ARPA 4: Cuadernos para alumnos de 2º Ciclo.
        Propuesta Didáctica con programación de cada lección.
        ARPA 5 y ARPA 6: Cuadernos para alumnos de 3º Ciclo.
        Propuesta Didáctica con programación de cada lección.


        El Programa COLOTLI (palabra Nahuatl que significa estructura) lo hemos elaborado
(José Mª Martínez y Cony Rodríguez) para los cursos de Secundaria y Prepa de México.


3.3.2. Programas de Innovación


        Estos Programas surgieron en el Distrito de Bilbao y se han ido implantando
progresivamente en los otros Distritos. Básicamente se trata de los siguientes programas:


     1) Programa Ulises de estimulación integral temprana
     2) Programa Crea de desarrollo de la inteligencia lateral
     3) Programa Optimis de desarrollo de capacidades cognitivas
     4) Programa Ideal de resolución de problemas
     5) Programa Fénix de desarrollo integral de proyectos


Sus objetivos:


 a.     El desarrollo de la Inteligencia como prioridad de nuestra oferta educativa y rasgo
        distintivo de la misma.


 b.     La adquisición de una serie de competencias por nuestros alumnos, visualizadas
        como necesidades de futuro.


 c.     Potenciar la adhesión de los educadores a un Proyecto Común.


 d.     La potenciación de unos rasgos distintivos de la oferta educativa La Salle.


 e.     La continuidad de una tradición lasaliana basada en la innovación pedagógica
        constante.


1) El Programa Ulises es un Programa de Estimulación Integral Temprana (PETI).
Se despliega desde los 2 a los 7 años, cubriendo la Etapa de Educación Infantil y Primer
Ciclo de Educación Primaria. Las áreas de trabajo son las siguientes:



18
Area RN – Redes Neuronales: Esta área trabaja la estimulación neuronal a través de
canales audio – visuales con el fin de asegurar el desarrollo efectivo de conexiones
neuronales en tiempo crítico – es decir 2-7 años - su equivalente en otros programas de
estimulación neuronal, por ejemplo Gleen Doman (Ver nota al final de esta apartado *)


Area PC – Perceptivo – Cognitiva: para el desarrollo de la Inteligencia Vertical de los niños
a través del desarrollo de las Capacidades Cognitivas. Los niños trabajan en esta área:
Observar – Identificar – Comparar – Relacionar – Diferenciar - Clasificar con criterio
Clasificar sin criterio – Inducir – Deducir – Definir - Sintetizar


Area Neuromotora: Preparar /afianzar las bases para que todos los niños puedan
desarrollar su lateralidad de forma adecuada y automatizada.


2) El Programa Crea es un programa para el desarrollo de la Inteligencia Lateral, así como
patrones básicos de Inteligencia Emocional.
El programa trabaja a lo largo de la Educación Primaria las siguientes capacidades
laterales: Identificación de modelos estables - Superación de modelos estables -
Alternativa múltiple. Superación de supuestos previos - Pensamiento expansivo.
De igual forma, los alumnos interiorizan a lo largo de la Etapa algunas herramientas
básicas para el desarrollo de procesos lateral – creativos: Brainstorming – Infografía -
Six&Six – Boxes - Check–list.
Los patrones emocionales básicos: Aplazamiento del juicio de valor - Respeto a las
opiniones ajenas - Sentido crítico - Interflujo (trabajar a partir de las ideas del otro) –
Colaboración.


Crea – Ciclos Formativos: despliega el trabajo por proyectos; el dominio de una serie de
herramientas avanzadas para la resolución de problemas en términos lateral- creativos:
Herramientas de desarrollo de parámetros: Six&six - Lista de atributos - Diagrama
Ishikawa
Herramientas de gestión de conocimiento: Diagramas – Tablas – Organigramas – Mapping
–Infografía.
Herramientas de generación de alternativa múltiple: Brainstorming – Boxes - Check – list.
Herramientas de evaluación de alternativas: Votación sobre opciones                  - Matriz
multicriterio - W&W - Análisis Foda - Análisis de campo de fuerzas.
Herramientas de planificación: Diagramas de flujo – Gantt – Pert - Metodo de camino
crítico (mcc)
Por otro lado, el programa continúa trabajando los patrones emocionales básicos:
Aplazamiento del juicio de valor - Respeto a las opiniones ajenas - Sentido crítico -
Interflujo (trabajar a partir de las ideas del otro) - Colaboración


3) El programa Optimis es un programa para el desarrollo de la inteligencia vertical y en
concreto de las capacidades cognitivas en contextos de trabajo concretos, es decir las
distintas áreas curriculares
                                                                                              19
a) Objetivo didáctico estandar:
Capacidad + Contenido Conceptual + Procedimiento + Contenido Actitudinal (opcional)
b) Panel de actividades determinación de mínimos y niveles de consecución.


4) El Programa IDEAL es un programa para el desarrollo de un procedimiento general de
resolución de problemas.
I – Identificar el Problema - D – Definir el Problema - E – Evaluar Opciones - A – Actuar -
L – Logros.
El programa también trabaja intensamente patrones emocionales básicos: Sentido crítico
– Responsabilidad – Autonomía – Perseverancia - Colaboración


5) El Programa Fénix es un programa de desarrollo integral de proyectos que se despliega
a lo largo de la Etapa de Educación Secundaria Obligatoria.
Proyecto Multiárea, diseñado, participado y monitorizado por un conjunto de áreas
curriculares cuyo número varia entre cuatro y siete, dependiendo de la naturaleza del
proyecto.


* Nota sobre la Mediación en Gleen Doman


Glenn DOMAN y Janet DOMAN fundan en Filadelfia el Evans Thomas International School,
Filadelfia, USA. De la lectura de sus obras (Como dar conocimientos enciclopédicos a su
bebé. Como enseñar a leer a su bebé. Como enseñar a su bebé a ser fisicamente
excelente) extraigo las orientaciones que da a los padres y por tanto a los educadores,
sobre las actitudes que deben adoptar cuando enseñan a sus hijos (se refiere sobre todo
a padres de niños con problemas cerebrales).


      “El sistema nervioso central y periférico de los bebés es muy inmaduro y falto de
      mielinización, así que su desarrollo va a ser producto de la interacción de los
      factores genéticos y ambientales que influyen considerablemente en este sistema
      tan elástico y moldeable. De ahí la importancia de que los niños crezca rodeados
      de estímulos que los ayuden a su desarrollo integral.”
      “El primer objetivo es que los niños crezcan felices potenciando al máximo sus
      posibilidades físicas e intelectuales por medio de una estimulación regulada y
      continua del desarrollo perceptivo, sensorial, comunicativo, cognitivo, motor,
      afectivo y social.”


Doman no utiliza el término Mediación en sus escritos; sin embargo, orienta a los padres
y por tanto a los educadores, sobre las actitudes que deben adoptar cuando enseñan a
sus hijos.


Actitudes y planteamientos de los padres



20
      Si a usted le atrae la idea de enseñar a su hijo, entonces siga adelante y dedíquese
a ello. Deje el teléfono descolgado y ponga en la puerta de su casa un letrero que diga:
«Silencio. Madre profesional trabajando. No molesten»


      Si no le gusta la idea de enseñar a su hijo; si existe, en efecto, algún motivo por el
que a usted le parezca un deber, le ruego que no lo haga. No dará resultado. A usted no
le gustará. A su hijo no le gustará. Esto no es para todos.


      Aprender es la mayor aventura de la vida. Aprender es deseable. Es vital, es
inevitable y es, por encima de todo, el juego mayor y más estimulante de la vida. El niño
lo cree así y siempre lo creerá, a no ser que nosotros le convenzamos de que no es cierto.


      La regla principal consiste en que tanto el padre o la madre como el hijo deben
abordar gozosamente el aprendizaje como el juego maravilloso que es. Los pedagogos y
los psicólogos que nos dicen que no debemos enseñar a los niños pequeños para no
despojarlos de su preciosa infancia echando sobre sus espaldas la carga del aprendizaje
no nos dicen nada acerca de la actitud del niño con respecto del aprendizaje, pero sí nos
dicen mucho acerca de lo que ellos mismos sienten respecto del aprendizaje.


      El padre no debe olvidar nunca que el aprendizaje es el juego más emocionante de
la vida: no es un trabajo.
   Aprender es una recompensa, no es un castigo.
   Aprender es un placer, no es una tarea ingrata.
   Aprender es un privilegio, no es un acto negativo.
   El padre debe recordarlo siempre y nunca debe hacer nada que pueda destruir esta
   actitud natural en el hijo.


   Existe una ley infalible que usted no debe olvidar nunca. Es la siguiente: si usted no lo
   está pasando de maravilla o si su hijo no lo está pasando de maravilla, ¡déjenlo! Están
   haciendo algo mal.

      Relájese y diviértase. Este es el mejor juego que existe. El hecho de que provoque
cambios importantes en su hijo no deberá darle un aspecto «serio» a ojos de usted. Usted
y su hijo no tienen nada que perder y lo pueden ganar todo.


Respeto y confianza


      Su hijo confía en usted, completa y absolutamente en muchos casos. Devuélvale
esa confianza. Su hijo percibirá el respeto y la confianza de usted en su actitud, en sus
modales y en sus actos. Desea aprender; lo desea más que ninguna otra cosa en el
mundo. Dé a su hijo la oportunidad de aprender como si fuera un privilegio que se ha
ganado. Las cosas que usted está enseñando a su hijo son muy valiosas.


                                                                                            21
         Enseñar a su hijo es como darle un beso de otra clase.
Ahora usted dispone de otra manera de manifestar la forma más profunda de afecto; el
respeto. Cada vez que usted enseña a su hijo, deberá hacerlo con el espíritu con que le
da un beso o un abrazo.

Otras actitudes:

        Diga siempre a su hijo la verdad.
        Cuando haga alguna pregunta, respóndale de manera sincera, concreta y con
         entusiasmo.
        Aproveche los mejores momentos para enseñar.


         Cfr. Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé. EDAF, Madrid, 1999

4. LA MEDIACIÓN FAMILIAR.


         El primer Coloquio Internacional, celebrado en Roma en 1994, tuvo como tema Las
Familias Los contenidos del mismo permitieron constatar que, tanto la situación social como
la familiar son un reto a nuestras instituciones lasalianas a comprometerse en el
conocimiento y acompañamiento de los recursos y responsabilidades de la familia en un
mundo que cambia: realidad universal, pero con formas múltiples, la familia es esencial en
el devenir de los individuos y de las sociedades. La familia alcanza a todas las etapas de la
vida humana; y por este motivo nos atañe a todos hasta lo más profundo.


     LA FAMILIA no deja de ser la célula natural de acogida de todo hombre y mujer, garante
     y responsable de su crecimiento, de su desarrollo personal, tanto físico como psíquico y
     espiritual, de su primer aprendizaje y fundamento de la vida en sociedad.

         Las formas de la institución familiar van cambiando al ritmo del cambio social y de
los nuevos conceptos y formas de pensar . ¿A qué se debe?:


        A la cultura consumista que acentúa la búsqueda de la felicidad privada
        A la imagen de la mujer que trabaja y solicita también un estatuto social seguro
        A la idea de que el niño no es un destino, sino el resultado gratificante de una opción
        Al rechazo de compromisos a largo plazo
        A los medios de comunicación y la opinión pública, que moldean la imagen de la
         familia del mañana


     La fuente de porvenir que encierra toda familia no se da, sino que es una conquista
     permanente en la lucidez y el valor.

         Hoy se constata la existencia de un vigoroso anhelo de jóvenes y adultos para vivir en
familia estable y duradera, en torno a los valores tradicionales del amor, la fidelidad, la
22
mutua ayuda: sentimiento confuso que la familia, a través de sus formas tornadizas, podrá
continuar siempre transmitiendo los valores culturales y éticos, ser factor esencial de
protección del hombre contra la soledad, la violencia y los demás peligros de la civilización
contemporánea.

4.1. Nuestro Instituto, colaborador de las familias


       Las familias están en el centro de una amplia tela de araña: Sistema económico,
mundo laboral, vida asociativa, agrupaciones locales, trabajadores sociales, el Estado y la
justicia que se interesan por los derechos y las nuevas obligaciones creadas por situaciones
inéditas y a las que se les pide mitigar las deficiencias del sistema familiar, religiones que
continúan señalando el universo mental: todos estos colaboradores contribuyen a moldear
la identidad de la pareja, del joven; modificando poco a poco el contenido de esta matriz
universal.


       El Educador puede ser el colaborador más próximo de las familias, y muy influyente;
verdadero, abierto a la variedad de situaciones, a las dudas, a los fracasos, a los
sufrimientos... En este sentido, tiene una especificidad que puede enunciarse bajo tres
aspectos complementarios:


a) Lugar de escucha: lugar de diálogo, discernimiento y acompañamiento


b) Comunidad humana: nuestra Misión no tiene sentido sino al servicio de la condición
humana y de quienes tienen que afrontar las realidades fundamentales de la vida, del amor,
del sufrimiento, del deseo, de la paternidad, de la maternidad, de la separación, de la
muerte... Y sabemos que en el fondo de esas realidades esenciales, Dios está presente y
llama a cada cual por su nombre.


c) Comunidad cristiana: Todo camino humano es una pista hacia Dios. La pastoral cristiana
podría también acompañar los titubeos, los fracasos, las dudas del progreso humano:
ruptura de parejas, cuidado de los hijos, segundas nupcias, familias recompuestas o
monoparentales, padres separados... Cada situación pueden llegar a ser "lugar teológico" en
donde se acrecienta la palabra misericordia y vida.


Implicaciones para nuestros Educadores


       El    Hermano   John   Johnston,   en   el   Coloquio   mencionado,   apreció   algunas
convergencias que podrían servir como conclusión.


       1. Respeto profundo para todo joven, amor, acogida de         lo que él (o ella) son.
       2. Necesidad de tener intercambios con los padres y las   familias.
       3. Que nuestras escuelas sean centros donde los jóvenes puedan preguntar sobre el
       sentido de su vida, sobre la sexualidad y el matrimonio.
                                                                                               23
4.2. Un ejemplo concreto: La LEY 1/2007, de 21 de febrero, de Mediación Familiar de la
Comunidad de Madrid.


         El modelo de familia actual, tan diverso, requiere extender el uso de modos de
solución pacífica de los conflictos en el ámbito familiar. Entre ellos, la mediación ha
adquirido un especial protagonismo, pues permite un acuerdo beneficioso para las
distintas partes, mediante la intervención de un profesional, sin poder de decisión, que
ayuda a que alcancen por sí mismas un acuerdo, bajo las características de voluntariedad,
neutralidad, imparcialidad y confidencialidad.

      La Comisión de la Comunidad Europea, a solicitud del Consejo, el 19 de abril del
2002, presentó el Libro Verde sobre modalidades alternativas de solución de conflictos en
el ámbito del derecho civil y mercantil. En él se hace referencia, entre otros, a la
mediación y a los principios rectores que deben gobernarla.

         Plan de apoyo a la familia 2005-2008. La introducción a esta área recoge el
protagonismo de la mediación a la hora de abordar los conflictos familiares, abrir
espacios de diálogo constructivo y lograr acuerdos beneficiosos para las partes. La Ley
regula los requisitos que deben reunir los mediadores profesionales que realicen su
actividad en la Comunidad de Madrid, su inscripción en el Registro de Mediadores
Familiares y las normas básicas que rigen el procedimiento de mediación familiar.


         Puede ser objeto de mediación cualquier tensión o conflicto intrafamiliar que
no deba ser abordado desde la psicología u otras disciplinas o terapias a juicio del
mediador o profesional competente.


         Los mediadores deberán estar en posesión de cualquier título universitario de
grado superior o medio y tener una formación específica en materia de mediación.


Principios de la mediación familiar:
        Voluntariedad de las partes para acogerse a la mediación
        Confidencialidad y reserva respecto a las entrevistas y a los datos
        Imparcialidad y neutralidad del mediador actuante
        Los participantes en el procedimiento de mediación actuarán conforme a las
         exigencias de la buena fe.
        El mediador y las partes han de asistir personalmente a las sesiones
        Protección de los intereses de los menores y personas dependientes.


         Se sugiere una figura de Mediador familiar como profesional especializado,
imparcial y neutral, cualificado:
        Título universitario de grado superior o medio
        Acreditar las acciones formativas teórico-prácticas específicas de mediación, en
         los términos que reglamentariamente se determine.

24
      Esta Ley puede darnos una idea sobre la conveniencia de la formación de personas
que sean Mediadores de las familias. Cada Educador lo es en el contacto con los padres
de los alumnos, por lo cual la formación de algún especialista daría mayor solidez a una
acción sumamente importante en nuestros lugares educativos.


5. LA MEDIACIÓN EN SITUACIONES DE RIESGO.


      Uno de los campos de actuación que se extienden en muchas instituciones es el de
la Mediación en situaciones conflictivas. Son muchas y de muy diversos matices, aunque
toda ellas partan de un foco común como es la inadaptación social, escolar o familiar:
Entendemos por inadaptado el individuo que rompe los esquemas de interiorización de
normativas, debido a la deficiente estimulación exterior o a su propia deficiencia.


      El inadaptado crea una distancia entre sí mismo y las personas con las que se
encuentra en cada situación: un grupo al que pertenece por lazos familiares o
institucionales, o simplemente al o los grupos con los que se encuentra de modo
ocasional. Para el inadaptado, el margen de la normalidad social es su ambiente y los
comportamientos discrepantes su forma de expresión. No acepta las pautas sociales, ya
que previamente no ha ido interiorizando normativas requeridas en su proceso de
crecimiento de la conciencia.


      Quienes trabajan con adolescentes en riesgo, conocen bien las reacciones sociales
ante ellos: aceptación, tolerancia, rechazo, acogida, o persecución policial. Depende de
las características del autor de los comportamientos así como del grupo social a que
pertenezca.


      Cada sociedad determina las características del comportamiento inadaptado,
teniendo en cuenta las diferencias sociales y problemas que se generan, como también el
tipo de instituciones de control social que crea o debe crear. Pero la legislación no es el
todo para quienes se dedican a ser Mediadores en situaciones de inadaptación, ya que
ellos van más allá de las leyes para intentar adaptar a los jóvenes y orientarlos hacia la
integración social y laboral.


      Hago un breve listado de mediaciones que Juan Bautista de las Heras expone en el
libro que ha salido de su experiencia, Adolescentes en conflicto. Sin muchos requiebros
psicológicos, los títulos pueden configurar toda una pedagogía de la Mediación:
      -   Paciencia
      -   Pedagogía del afecto; empatía.
      -   Normas sí, pero con flexibilidad
      -   Dar explicaciones
      -   Negociar
      -   Intencionalidad educativa
                                                                                         25
      -   Orden externo imprescindible para el interno
      -   Asamblea, taller de diálogo
      -   Espacios y salidas terapéuticas


      Las situaciones de riesgo abundan, pero hoy tenemos la sensibilidad puesta en el
acoso entre iguales o Bullying: “serie de conductas intimidatorios y de maltrato, las
agresiones físicas y la victimación son diferentes formas de participación de los niños en
prácticas violentas durante la etapa escolar”. Igualmente cobra especial importancia el
Mobbing Escolar: “el continuado y deliberado maltrato verbal y modal que recibe un niño
por parte de otro u otros, que se comportan con él o ella cruelmente y que atenta contra
su dignidad y sus derechos fundamentales.” (A. Oñate, I. Piñuel, 2007)

      La gama de comportamientos es amplia, si bien los autores citados perfilan los
resultados de encuestas dando como ítems de más frecuencia: llamarle por motes; no
hablarle; reírse de él cuando se equivoca; insultarle; acusarle de cosas que no ha dicho o
hecho; y así hasta una lista de 25 modalidades.


      Las consecuencias para los acosados son previsibles: síntoma de estrés
postraumático, disminución de la autoestima y depresión. Sus manifestaciones:
irritabilidad en situaciones de relación; recuerdo de las situaciones en que han sufrido el
acoso, con el consiguiente estado ansioso y de miedo; deterioro cognitivo; fallos de
atención; aislamiento social; deficiencias en la relación y tendencia al aislamiento;
dificultad para las expresiones de alegría; insomnio; hipersensibilidad a la crítica.


      Las víctimas tienden a estar próximas a sus padres, los cuales con frecuencia se
pueden describir como ansiosos, sobreprotectores. La característica quizá más destacada
de las víctimas es que tienden a ser físicamente más débiles que sus compañeros.


      Los acosadores (Bullies) tienen necesidad de sentirse poderosos y sin control.
Sienten cierta satisfacción al molestar, al herir o hacer sufrir a las víctimas, defendiendo
sus actos diciendo que les han provocado. Los estudios indican que estos sujetos
provienen de hogares en los que se usa el castigo físico, donde se enseña a los niños a
tratar con los problemas de forma violenta, y donde la implicación parental y el calor
familiar son bajos o nulos. Igualmente se encuentra que quienes se comportan como
acosadores son desafiantes u opuestos a los adultos, antisociales, y dispuestos a romper
las reglas de la escuela. (Batsche & Knoff, 1994; Olweus, 1993).


      No es este el espacio para hacer un tratado sobre el acoso escolar, pero es
obligado hacer una referencia a la parte que afecta a los educadores como Mediadores:


      Los Educadores desestiman con frecuencia el Bullying, ya que no siempre se
manifiesta o se percibe aunque tenga lugar delante de sus ojos. "Los niños dicen que
cuando cuentan a los adultos algo sobre el Bullying, éstos no se lo toman en serio, o bien
26
los hacen responsables por meterse en esas situaciones” (Nan Stein) Hay adultos que lo
consideran como inevitable "los niños son niños" y deben aprender de lo que les ocurre.
Pero los estudiosos dicen que el problema es fuerte y que ignorarlo es peligroso.


         La Mediación habrá ocasiones en que, por lo avanzado del problema, deberá
realizarse como terapia en alguna de sus múltiples formas. Lo más frecuente es que el
educador o los padres tengan la suficiente capacidad para mediar de una forma
preventiva y eficaz. Algunas estrategias serán de gran efecto:


     -    Primero, escuchar al niño. No tomar lo que cuentan como una tontería, sino
          analizar el problema y tratarlo conjuntamente padres y educadores.


     -    Hablarles del fenómeno del acoso, de por qué algunos compañeros actúan de
          esa manera, evitando en todo momento que el acosado se sienta culpable.


     -    Ayudar a los niños a cambiar de grupo, de amigos; favorecer en la clase el
          trabajo de grupos variables.


     -    Los adultos deben vigilar sus propios comportamientos agresivos, ya que los
          niños pueden imitarlos.


     -    Tanto en la familia como en la escuela, los niños necesitan saber dónde están los
          límites en sus comportamientos, sobre todo en los que afectan a los demás.


     -    Una vez conocido este problema, educadores y padres pueden ser buenos
          observadores de comportamientos, de actitudes, de caras, de interacciones. Si la
          observación detecta problema, hay que tratarlo de forma individual o grupal,
          dando refuerzos positivos cuando se logran mejoras.


5.1. La Mediación entre iguales.

         Entre las muchas iniciativas que surgen para combatir problemas y sobre todo para
hacer la vida de los alumnos más agradable, es digno de mención el desarrollado en La
Salle – Andalucía – de un programa que trata de formar a alumnos como Mediadores en
situaciones de conflicto. Los autores nos lo describen:

         El Programa de “Mediación entre iguales” es un intento de dar respuestas positivas
a la creciente violencia escolar (bullying, abusos, matonismo, violencia física y
psicológica, etc.) que se viene produciendo en los centros educativos, especialmente en la
Etapa de Enseñanza Secundaria Obligatoria. Es un intento de hacer que los alumnos
participen de forma activa y colaboren en la disciplina del centro.




                                                                                         27
Este Programa de “Mediación entre iguales” se subdivide en dos subprogramas, que
atienden a cada Ciclo de Secundaria, pero que se complementan: “Programa de alumnos
ayudantes” (1º y 2º de ESO) y “Programa de alumnos mediadores de conflictos” (3º y 4º de
ESO).


Ha sido elaborado por el Equipo de Urgencias Educativas del Distrito “La Salle –
Andalucía”, que está integrado por: Reyes González Fliguete. Rocío Ruiz Machado.
Gonzalo Aguilar Morión y Manuel Jesús Ceballos García.

         A grandes rasgos, este Programa de “Mediación entre iguales” puede ser un
camino para prevenir de forma creativa y participativa las situaciones contrarias a la
convivencia. El Programa se plantea con el indispensable concurso de los propios
alumnos, con la ayuda del profesorado y, de forma especial, con la intervención de los
Defensores del Menor, los Jefes de Estudio, los Orientadores de los Centros o cualquier
profesor/a interesado y preocupado por el tema.

         Se trata de formar a algunos alumnos en su nuevo papel de Mediadores. Se
perfilan las cualidades más notables que ha de tener el alumno Mediador o ayudante.
Puede actuar de intermediario y convocar a diferentes personas involucradas en un
conflicto. Su relación de apoyo ocurrirá cuando sea solicitado o cuando observe que
alguien se siente mal o necesita ayuda: esto no supone necesariamente que han de ser
mejores amigos en el futuro. La actitud del alumno ayudante ha de ser neutral y no tomar
parte sino buscar las necesidades de los otros y motivar una solución satisfactoria.


Las funciones y objetivos del alumno ayudante son:


         Ayuda a sus compañeros cuando alguien se mete con ellos o necesitan que les
          escuchen. No les aconseja, sino que les escucha.


         Lidera actividades de grupo en el recreo o en clase.


         Puede ayudar a otro compañero cuando tenga alguna dificultad con un profesor,
          mediando o siendo intermediario.


         Puede ayudar a otros compañeros en la organización de grupos de apoyo en
          tareas académicas (deberes), o como alumno ayudante en alguna materia que se
          le dé bien.


         Ayuda a alumnos que estén tristes o decaídos por algún problema personal y que
          necesiten que alguien les escuche o les preste un poco de atención.


         Acoge a los recién llegados al centro y actuará como alumno acompañante.
         Facilita la mejora de la convivencia en el grupo.

28
6. LA MEDIACIÓN EN EL CARÁCTER PROPIO DE LOS CENTROS LA SALLE


       En la elaboración del Carácter Propio de los centros La Salle, los autores tuvimos
muy presente el papel del Educador como Mediador. Basta seguir algunos de los artículos
para constatar la importancia concedida a tan delicada función.


       La nota principal del CP es que todo gira en torno a la persona, sea en el ámbito
del aprendizaje como de su desarrollo: se quiere educar todas sus capacidades y
competencias que permiten construir al individuo y a su dimensión social. Los
educadores ejercen su papel Mediador entre el/la alumno/a y el aprendizaje, le facilitan
la adquisición de los conocimientos, los procedimientos y las actitudes para su desarrollo
armonioso, y la incorporación responsable y crítica a la sociedad. (Art. 4)


       Para conseguir ese objetivo, nuestra metodología se rige por criterios que buscan
la calidad, la respuesta a las necesidades de los alumnos, el rigor científico, el trabajo
cooperativo, la autonomía responsable y la sintonía con los avances tecnológicos y
medios didácticos más eficaces. Fomentamos la formación continua y la creatividad del
profesorado para responder a los retos educativos con total profesionalidad, sentido de
equipo y eficacia docente. (Art. 12)


       Ayudamos a cada alumno a ser consciente de sus esfuerzos, éxitos o dificultades
en el aprendizaje; así como a apreciar y estimar las ayudas y medios que le
proporcionamos. Consideramos que todo avance se apoya en la exigencia personal y en
el esfuerzo constante, origen de su propia estima. (Art. 13)


       Orientamos nuestra educación hacia el desarrollo de las peculiaridades de cada
persona, respetando sus ritmos y capacidades; atendemos a la diversidad de situaciones,
ofreciendo a cada uno las oportunidades para su pleno desarrollo.


     Las características sociales y familiares dan origen a situaciones de niños y jóvenes
     tan variadas que necesitan con frecuencia una atención personalizada. Para lograrla,
     y también para que cada alumno/a encuentre personas y lugares de acogida,
     ofrecemos toda una gama de recursos: tutoría individual y grupal, servicio de
     orientación, adaptaciones curriculares, programas de integración... (Art. 14)

       Cada alumno y alumna tiene la oportunidad de desarrollar todas sus habilidades
cognitivas y de adquirir una sólida cultura. Esto se traduce en el logro de su creciente
autonomía, en su seguridad ante diversas situaciones, en su sentido ético y en su deseo
de aprender durante toda la vida. (Art. 15) Los alumnos de La Salle se sienten implicados
en actividades de aprendizaje cooperativo y colaboran en la resolución de problemas y de
conflictos, en la toma de decisiones, en actividades de atención a compañeros más
necesitados... (Art. 16)
                                                                                        29
       La formación de los alumnos en el uso de las Nuevas Tecnologías la efectuamos
con sentido crítico, velando para que prevalezcan los valores personales, éticos y
relacionales sobre lo puramente técnico. (Art. 17) Se les ayuda a conocer y apreciar los
distintos   lenguajes,   para   facilitar   su   expresión   y   enriquecer   la   comunicación.
Proporcionamos a los alumnos las claves para comprender los códigos y símbolos que
usan las diferentes culturas, para valorar e interpretar sus mensajes. Nuestras respuestas,
creativas y plurales, les preparan para responder a los cambios incesantes de la sociedad.


       Aspecto importante de la Mediación es la educación de la percepción del mundo
circundante y de los hechos que en él se producen con sentido crítico, para saber
descubrir los valores y contravalores que encierra esta sociedad plural. La Reflexión diaria
es una tradición lasaliana y una forma de mantener a los alumnos atentos a la realidad de
la vida y a sus diversos significados. (Art. 19) De ahí la cooperación con otras
instituciones, el uso formativo de los medios de comunicación, del tiempo libre, de la
práctica del deporte, de la organización de grupos y asociaciones, que dan cauce a las
posibilidades de esparcimiento, de compromiso social y de vivencia espiritual. (Art. 20)


       Cada profesor/a es consciente de la importancia de su aportación para la buena
marcha del Proyecto Educativo. Es el primer responsable de la calidad de los procesos
pedagógicos, de su formación permanente y del resultado de la educación de sus
alumnos. Su función mediadora es de acogida, de comprensión, de acompañamiento y
organización de la vida del aula; favorece el talante positivo, optimista y amable dentro
de la Comunidad Educativa. Su labor de equipo le mantiene unido, tanto a los padres
como a los compañeros docentes. Su tarea educativa afecta a todos los aspectos de la
vida de cada alumno. La fuerza de su testimonio es la mayor garantía de los valores y de
la formación que desea transmitir. (Art. 25)


7. MEDIADORES DENTRO DE UN PARADIGMA DE PERSONA.


       Ningún método o programa es capaz de realizar los objetivos que le pedimos por sí
solo. Quien hace posible su desarrollo es el educador a quien, en nuestro planteamiento
llamamos Mediador. Pero toda acción Mediadora debe tener como trasfondo un paradigma
(conjunto de ideas que sirven de norma) de lo que la persona es y de sus capacidades para
llegar a ser lo que se es.


       Nuestro siglo se ve recorrido en su médula por un hilo conductor que se traduce en
la concepción optimista de la persona dada por la psicología y la pedagogía. No se puede
dudar de su entronque en el existencialismo ni de su repercusión sobre la vida, la
experiencia y la construcción de la personalidad.


       El optimismo aparece como algo radical en la Psicología Humanista (C. Rogers, C. H.
Patterson, V. Frankl, R. Feuerstein)        En todos ellos se da un lugar común: la concepción
30
organísmica de la persona, es decir, de un ser impulsado desde sí mismo hacia la
autorrealización y capaz de extraer de la experiencia los significados que necesita para su
propio funcionamiento integrador. Esta concepción organísmica puede significar, en
síntesis, que:


       El individuo tiende a realizarse en plenitud de persona, posee "la capacidad inherente
de orientarse, dirigirse y controlarse, siempre que se den ciertas condiciones" (C. Rogers).
Esta tendencia actualizante dirige el desarrollo del organismo, implica leyes de su propia
motivación, le hace capaz de tomar conciencia de sus dinamismos psíquicos y ser dueño de
sus propias decisiones. Este principio es fundamental en cualquier situación educativa:
formal o no formal; y la fe en esa disposición hacia la plenitud es condición de acierto en
toda situación.


       Nos sentimos mejor si nos consideramos proceso que producto; somos proceso,
fluir, cambio, dinamismo hacia la realización plena que se abre a toda la dimensión de la
experiencia, incluso al misterio (Friedman, V. Frankl).


       Toda persona se puede construir cuando está en proceso de crecimiento mental. Los
rasgos mencionados anteriormente dan soporte a cualquier sistema educativo que los tome
por fundamento. De hecho, las reformas educativas asumen parte de esta realidad al
proponernos como objetivo la personalización y socialización, favorecer el máximo
desarrollo personal del alumno. En este desarrollo, el pensamiento es como la síntesis de la
racionalidad y la afectividad de cada uno.


       Toda      persona   debe   desarrollarse   siguiendo   unos   procesos,   camino   del
pensamiento lógico y de la madurez afectiva. Esto tiene lugar en parte por el mismo
proceso de crecimiento y de adquisición de conocimientos; pero necesita de la Mediación
durante los periodos en que dicho proceso es más delicado. La persona que se erige en
regulador de los procesos es el Mediador y su acción la Mediación. Entendemos por
Mediación toda interacción educativa que hace explícita su intención de construir el
pensamiento de aquellos a quienes educa. El Mediador se coloca entre el universo del
conocimiento y el sujeto, para que éste establezca su propia interacción con ese universo
que intenta aprehender por el conocimiento: universo del saber, del saberse o conocerse
a sí mismo y de la relación consigo mismo y con los demás. Cuando decimos universo del
conocimiento nos referimos a los conceptos, a las capacidades y a los procesos que debe
poner en juego una persona tanto para llegar a la aprehensión de la realidad externa
como de su propia realidad.


       "Todo comportamiento está determinado y relacionado con el campo perceptual del
       organismo" (A.W.Combs)

       Cada persona percibe y construye su mundo mediante la organización interna de
estímulos (sensoriales, culturales, de imitación...) que interioriza e interpreta de un modo
                                                                                           31
inmediato, pero necesita la ayuda de mediaciones sobre el significado de los estímulos. La
llegada a la madurez se va a caracterizar por:
       1) tener una percepción clara de sí mismo;
       2) una mayor apertura a la experiencia;
       3) tener un campo de percepción más amplio; y
       4) ser capaz de una amplia identificación con los demás.


       El concepto de Mediación queda claro y bien delimitado en lo concerniente a los
contenidos del saber, por darse los dos polos "en medio" de los cuales se coloca el profesor
para hacer posible la adquisición por parte del alumno. Sin embargo, para poder hablar de
Mediación en lo que respecta a la personalidad se requiere definir el modelo hipotético de
persona que sirva de referente para ejercer la Mediación entre dicho modelo y el alumno.


       Partiremos, además, del modelo axiológico, como si se tratara del recipiente en el
que han ido a depositarse las esencias de las diversas corrientes educativas. Encontramos
una finalidad sobre la cual "no existe discusión": "la socialización y su preparación para la
vida como personas responsables, autónomas y libres en su medio social y cultural". Dentro
de un sistema democrático no cabe más opción que construir demócratas: personas hechas
para la convivencia ciudadana pacífica, participativa y sin discriminación; educadas en
libertad y solidaridad.


       A la educación se le asignan tres adjetivos que surgen del conocimiento de la
naturaleza y de la sociedad: ser humanizadora, creadora de cultura y liberadora.


       Queremos dar una formación integral a los alumnos para que se sitúen en el mundo
de una manera "autónoma, libre y crítica, contribuyendo así, activa y responsablemente, a la
construcción de una sociedad más justa y solidaria". Y en estas dos dimensiones se cifra la
calidad de enseñanza: en su capacidad para atender de manera conjunta ambos imperativos
personalizador y socializador.


       Desde una visión cristiana, pensamos que lo “integral” no puede darse si no cuenta
con el componente religioso y en nuestro caso con el componente cristiano: visión del
mundo desde el proyecto creador de Dios y desde el proyecto salvador realizado en Jesús
de Nazaret. Nada de lo expuesto hasta aquí desmerece; nada es distinto con o sin el
enfoque cristiano; pero todo es distinto por la visión del universo y de la sociedad, todo
cambia de sentido por el referente de la paternidad de Dios y de la fraternidad de Jesús.
De ahí que el Mediador vuelva los ojos al “único Mediador” para sentirse partícipe de su
misma misión y carisma.




Consultas:
32
Cardús, S. (2006) Bien educados, Paidós, Barcelona.
De las Heras, Juan B (2007) Adolescentes en conflicto, CCS, Madrid.
Defensor del Pueblo (1999). Informe del defensor del pueblo sobre violencia escolar.
http://www.defensordelpue-blo.es/info/estudios.
Doman, Glenn - Doman, Janet, Como dar conocimientos enciclopédicos a su bebé. Como
enseñar a leer a su bebé. Como enseñar a su bebé a ser físicamente excelente
Emilio Alberich, (1997) Educar en la fe a los jóvenes de Europa: Retos y perspectivas.
Encuentro Europeo de Animadores de Pastoral (C.L.E.P.), Roma.
GOLEMAN, D. (1996) Inteligencia Emocional, Barcelona, 4a edición, Kairós.
GOLEMAN, D. (1999) La practica de la inteligencia emocional, Barcelona, 4ª edición,
Kairós.
H. Álvaro Rodríguez, Carta Pastoral de 2004.
H. John Johnston, Carta Pastoral de 2000.
Marina, J. A. (2006) Aprender a convivir, Ariel, Barcelona.
Olweus, D. (1998). Conductas de acoso y amenaza entre escolares. Madrid, Morata.
Oñate. A, Piñuel. I. (2007) Acoso y violencia escolar en España. Informe Cisneros X, Ed.
Iiedi, Madrid.
Ortega, R. (1998). La convivencia escolar: qué es y cómo abordarla. Sevilla: Consejería de
Educación y Ciencia. Junta de Andalucía.




                                                                                           33

								
To top